Está en la página 1de 18

I MÁGENES PSICOANALÍTICAS Y SOCIALES DE LA ADOLESCENCIA

U N COMPLEJO ENTRECRUCE DE AMBIGÜEDADES
S OCIAL AND PSYCHOANALYTIC IMAGES OF THE ADOLESCENCE
A COMPLEX INTERWEAVING OF AMBIGUITIES

A LEJANDRO K LEIN *

Doctor en Trabajo Social. Profesor Investigador de la División de Ciencias Sociales y
*

Humanidades en Campus León, Universidad de Guanajuato.
E-Mail: alejandroklein@hotmail.com
División de Ciencias Sociales y Humanidades en Campus León, Universidad de Guanajuato.
Blvd. Puente Milenio 1001, CP: 37670 León, Guanajuato - México.

RESUMEN Se podría incluso sugerir que lo que caracte-
riza estas imágenes adolescentes es lo ambiguo:
Este trabajo busca ser una contribución al sexualidad y no sexualidad, actividad y pasivi-
estudio social de la adolescencia tomando como dad, seducción y seducido. Ambiguo en el sen-
referente de análisis al psicoanálisis de adoles- tido de la imposibilidad de establecer límites de-
centes. Se plantea que el psicoanálisis de ado- finidos entre dichos aspectos, prevaleciendo la
lescentes no es totalmente homogéneo sino que continuidad entre ellos más que la ambivalencia
alberga perspectivas muchas veces contradicto- o la polaridad nítida entre los mismos.
rias entre sí. Hay incluso distintas vertientes Se concluye que las imágenes adolescentes
dentro de los autores estudiados: Winnicott son ambiguas, además, porque la propia cons-
(1972) aportando una visión sociológica del ado- trucción social del adolescente ha sido altamente
lescente, Erikson (2009) una visión adaptacio- compleja y diversa (Klein, 2006), relacionada
nista; Blos (1978) una visión desarrollista, Dolto con múltiples factores sociales. Pero además
(1990) una visión antropológica y Aulagnier aparece lo ambiguo desde otra dimensión: se
(1991) una visión historicista. Sin embargo, este repudia tanto como se desea, se rechaza tanto
cuerpo teórico ha sido fundamental para legiti- como se necesita el poder transgresivo y revita-
mar y establecer determinadas imágenes de lo lizante de las imágenes adolescentes.
que se considera o no adolescente.
Se analizan de esta manera algunos autores Palabras clave: Adolescencia; Imagen social;
(Freud, Anna Freud, Blos, Erikson, Winnicott, Psicoanálisis; Paradoja; Subjetividad.
otros) desde la perspectiva de intentar com-
prender las consecuencias de sus opiniones en
términos de imágenes psicoanalíticas y sociales. ABSTRACT
Se privilegian diferentes dimensiones de las mis-
mas (homeostático, anti-homeostático; mesia- This paper looks for to be a contribution to the
nismo, transgresión; mundo a construir, mundo social study of adolescence taking as reference the
derrumbándose). psychoanalysis of adolescents. It is argued that the

INTERDISCIPLINARIA, 2012, 29, 2, 235-251 235

seduction and seduced. also a decisive adolescent’s social image. uncertainty and permanent oscillated passage from neous but contains perspectives often contradic. Subjectivity. If the disorder becomes approach. finally become thus binds to an image of the world. civility and good manners. world building . but also a vital testing on their perspectives in terms of psychoanalytic and how to stop this transitory madness avoiding the social images. social or cultural references. represents the significant swing in the literature on adolescence.anti-homeostatic. Adolescence thus becomes necessary to restore spective. There are las argumentaciones de los autores. institutions. It could even suggest that what charac- terized these adolescents’ images is the ambiguity: Key words: Adolescence. the adolescent’s images liosos al estudio de la adolescencia.transgression. aspiration that from barbarism. from our perspective. apathy or understand the adolescents insert within a larger lack of control. 29. 235-251 . ween homeostatic and anti-homeostatic. 2012. both the transgressive and the revitalizing power of anism . society. view of adolescents. one to another image. the wear of the irretrievable nachträglich as psychic process complexity. involving parents. The wear of the irretrievable authors trying to understand the consequences of homeostatic economy. The adult which each adolescent process. the ambiguous from another dimension: it repu- Different dimensions of these images are diates much as desired. focusing not so much on the binary Se analizan algunas teorías del campo dualistic but rather in the ambiguous and indeter. But also appears see. more than the ambivalence or the clear polarity. analysis. which is. but also a vital testing the puberty as taming instinctual position on ground on how to stop this transitory madness adolescence. this theoretical framework has something necessary to restore order. There are even different aspects within the generates a paradoxical effect: both images are studied authors: Winnicott providing a sociological possible without the need to choose one or other. Psycho- sexuality and non sexuality. Ambiguous in the sense of the impossibility of establish defined boundaries between these aspects. Erikson an adaptation per. this adoles- been instrumental in legitimizing and establishing cent’s image that almost imperceptibly tilts bet- certain images of what is or is not adolescence. psicoanalítico que han ofrecido aportes va- minate. Paradox. and Aulagnier a historicist difficulties of society. Social images. The bibliography references remains as general It is concluded that these adolescents’ images feature. in the consolidation are ambiguous also because the social construction of a model of adolescent-type unmarked with of the adolescent is highly complex and diverse. Es ne- reflect an immense burden of ambiguity between cesario que el lector tenga en cuenta que en messianism and transgression or between the ocasiones se seguirá con bastante fidelidad homeostatic and the anti-homeostatic. apathy Since this perspective are analyzed some or lack of control. as we shall related to social multiple factors. Adolescence is both perspectives: from the characterization of not only place of loss. between As it will be indicated is possible to find a been messianism and transgression. world). INTRODUCCIÓN Our hypothesis suggests an extension of such analysis. Blos a developmental vision.collapse these adolescents’ images. However. pero en not clear boundaries between them but rather otras. las afirmaciones que se utilizarán no 236 INTERDISCIPLINARIA. the unreasonable from simplified models to others that account an and uncontrolled. prevailing the continuity between them. which simultaneously tory. his position is wide and open to avoiding the irreversible loss of energy and danger multiple readings. As developed. Klein psychoanalysis of adolescents is not fully homoge. of the world’s entry into the age of darkness. Freud himself joint zation. messi. activity and passivity. until homeostatic economy. Dolto an the forward sense and the overcome of the anthropological view. However there is something that is irreversible loss of energy and the danger of the shared by the cited authors: a great difficulty to world’s entry into an age of darkness. they could be restored civili- interesting variety of nuances. 2. is rejected as is required privileged (homeostatic .

rarse el imaginario más legitimado de la tablecer un fondo de memoria capaz de otor. la pu- gar identidad y continuidad psíquica. afuera. involucrando a padres. Freud va dando lu- liable con la de Aulagnier (1991). para una Teoría Sexual. la Para Giddens. ANÁLISIS DE LAS IMÁGENES ADOLESCENTES DESDE ALGUNAS TEORÍAS PSICOANALÍTICAS En el caso del psicoanálisis de adoles- centes esta observación es por demás acer. Hay in. una visión sociológica del adolescente. su posición sobre la adolescencia es son las de movimiento: de un adentro a un amplia y está abierta a múltiples lecturas. los autores citados es una gran dificultad en ver al adolescente inserto dentro de un pro- ceso más vasto. que se recortan sobre el fondo de las cente a través de la teoría pubertaria u otras teorías psicoanalíticas presentadas. 2012. consolidación de un modelo de adolescente- nálisis reside en que tipo sin marcas sociales ni referencias cultu- rales lo que. mite la consolidación de una biografía. de la familia a la sociedad.. Erik- que del campo psicoanalítico. es también una “proporciona una panoplia y un rico forma decisiva de imagen social del adoles- acervo de recursos conceptuales y teóri. y la otra atenta por es. desde nuestra perspectiva. a lo maduro. cente. 2003. tanto der delinear ciertas imágenes del adoles- como facilita el estudio del sujeto adoles. Refiere de esta manera a un hasta la pubertad como domeñamiento pul. 235-251 237 .UN MUNDO EN MOVIMIENTO simplificados a otros que dan cuenta de una diversidad interesante de matices. Freud El adolescente aparece como el que per- (1895. 1905) mismo reúne ambas perspecti. como veremos. adolescencia desde el psicoanálisis. bertad: INTERDISCIPLINARIA. Como se analizará. De cualquier manera y más allá de la di- tada. Estas pa- (Klein. 39). 2. si hay algo que comparten autor del presente ensayo. intentando diferenciar las ideas una visión historicista. de probablemente una única teoría psicoanalí. Una pre. COANÁLISIS La bibliografía consultada mantiene como rasgo general. tica sobre la adolescencia: por ejemplo. la niñez a la adultez. 29. 2004. 2006). ins- DESCRIPCIÓN DE LA ADOLESCENCIA DESDE EL PSI. recen ser básicamente las siguientes: Como se indicará. cente. Se mantendrá son (2009) una visión adaptacionista. gar a una imagen del adolescente que co- ocupada por los procesos de adaptación del mienza a cimentar lo que podría conside- joven a la sociedad. la importancia del psicoa. Dolto (1990) ideas de los autores tanto como una crítica a una visión antropológica y Aulagnier (1991) las mismas. cos. tituciones y a la sociedad. de lo inmaduro como proceso de complejización psíquica. provee de imágenes versidad de posturas y matices. de los autores de aquellas otras referentes al Sin embargo. modelo donde las imágenes que se legitiman sional. Blos como pauta general una exposición de las (1978) una visión desarrollista. res estudiados: Winnicott (1972) aportando rales provenientes más de la teoría social.Aspectos sociales de la adolescencia se desprenderán directamente de los textos cluso distintas vertientes dentro de los auto- citados. de los espacios cerrados a los espa- Se podría indicar además que no existe cios abiertos. el pa- vas: desde la caracterización del nachträglich saje de la niñez a la adultez. para la creación de una narrativa re- flexivamente ordenada del yo personal y de la identidad personal” (1995. es posible encontrar una oscilación notable en la literatura con- sultada sobre adolescencia: desde modelos 1. la Desde el tercer ensayo de Tres Ensayos posición de Erikson (2009) parece inconci. sino de referentes sociales o cultu. creemos po- con las que la adolescencia es pensada. p.

El hallazgo (encuentro) de objeto decir. Como todos los otros períodos de la pa evolutiva que desde una desregulación niñez. de mante. pequeño.. ción final de funciones psíquicas (ídem). también la adolescencia pierde su energética pubertaria debe ser capaz de lo. imagen es inseparable además de cierto dis- lleno de oportunidades y crecimiento. Desde esta perspec- la subjetividad. la norma. pp. cumpliéndose una ley epigenética del desa- lo normal. cindibles de la adolescencia: sitúa a la ado- El adolescente está ahí como nexo y ga. altruista”(1905. aho. Klein “Con el advenimiento de la pubertad se cual se establece una primera satisfacción se- introducen los cambios que llevan la vida xual a la que se intenta reencontrar: sexual infantil a su conformación defini- tiva… La pulsión sexual era hasta enton. 2006). lo previsible es lo que rrollo: se pasa a priorizar como objetivo de la ado- lescencia dentro de una imagen predetermi. por así no. de que hayan sido cumplidas o no las ta- rando la homeostasis originaria perdida. pera del adolescente una especie de regula- trofóbico. la pulsión sexual tenía un objeto sexual se pone ahora al servicio de la fun. impulso evolutivo. lo cerrado e inmodificable. más Nuestra hipótesis es que la preocupación polifacética y estable de la que tenía el niño freudiana (y quizás la psicoanalítica poste. junto al anhelo de gratificación en lo que sucede en la adolescencia. dividuación. gresivo se pase a la conciencia progresiva ceso de biografía (Klein. la realidad mesiánicas y salvadoras. sino en pulsional y yoica una parte del Yo auto-ob- cuál es el proceso que lleva del niño al adul. por el cual el Si desarrollamos la hipótesis de que se es- adentro se vivencia como un espacio claus. lo que madoras de peligro que provienen de la in- se presenta como necesario e imprescindible. es propiamente un reencuentro” (Freud. rización energética podría pensarse que esta contrastando con un afuera público. 2012. llo. una dotación yoica. se vuelve. 189). cerrado. existe un colapso pasajero y una reconstitu- ner el contacto entre la familia y la sociedad. 2. xual estaba todavía conectada con la nu- ra halla al objeto sexual… La pulsión trición. 235-251 . La lógica adolescente se integra a una ló. “Cuando la primerísima satisfacción se- ces predominantemente autoerótica. Blos (1978) parte desde otra perspectiva tizante y seductor de lo onírico y lo regresivo para replantear una de estas tareas impres- (Dor. este movimiento se entende. La regresión está al servicio para la conformación adulta definitiva del desarrollo: se regresa a lo infantil con (Klein. de co. tiva el adolescente se ve imbuido de tareas rá como el espacio de lo paterno. y la ley enfrentado al espacio materno. una etapa evolutiva inconclusa.. 29. perturbador. de todos. “la adolescencia no puede constituir nada del desarrollo. Su final Desde aquí la imagen de adolescencia responde a la ley epigenética del desarro- que se establece parece que es la de una eta. lescencia como un segundo proceso de in- rante de abrir los espacios cerrados. Lo adulto. psico. Podría relacionarse también al pasaje de la endogamia a la exogamia. El tér- Creemos que esta idea se enlaza a otra por la mino de la adolescencia se produce en 238 INTERDISCIPLINARIA. reas o desafíos propios de ella. lo que hace que junto a lo re- gica etárea evolutiva como parte de un pro. A diferencia del niño el adoles- rior) ya no se centra sólo o exclusivamente cente posee. lo oportunidad para resolver situaciones abru- esperable. 1905. es un proceso donde municar el afuera con el adentro. 202-203). p. fuera del cuerpo propio: el pecho mater- ción de reproducción. Desde ciplinamiento libidinal. peligroso. tiene intacto. fancia (ídem). Como tal. Es El concepto freudiano de conformación a través de ella que se opera una segunda definitiva tiene relación con lo normal. 1990). 2006). servador y ligado a la realidad que se man- to. con más recursos. independientemente grar regular este exceso de energía recupe.

1977. p. Se da gar al adolescente la certeza de poder ser el por sentado el ambiente facilitador. 29. duración que se debe completar. establecen las condi- anormal” (Blos. su reconstrucción de las causas que lo hi- ñez aparece como un proceso que se ha de cieron ser. p. estableciendo una secuencia Pero esta imagen de movimiento se puede entre pasado. 1991). p. presente y futuro. 1978. En este INTERDISCIPLINARIA. estableciendo la infancia como pasado. “el yo se abre a un en relación con la existencia del am. sea de manera normal o cilitador no intrusivo). 1991). De esta manera Aulagnier retoma el que permanece lo infantil como un resto ana. Se trata de una autobiografía antici- un sine qua non… nada sucede en el cre. que al comienzo del cre. 1977. toriador que en el ejercicio de este oficio perfecciones que son características de la arma una escritura capaz de establecer una li- adaptación humana a la necesidad. dualmente por fuera de presiones sociales o cente implica aquí el garantizar la continui. p. manteniendo del futuro: vivo de ese modo el empeño del Yo por ar- monizar las sensibilidades. de permanencia. pando el futuro que nada puede poner en pe- cimiento emocional que no se produzca ligro (Aulagnier. “autoconstrucción continua del Yo por el Yo” Nuestra hipótesis es que la perspectiva (Aulagnier. dad temporal. que dan razón de su presente y completar y cerrar para dar lugar a nuevas hacen pensable e investible un eventual etapas de la vida. ciones que permiten la expresión del creci- miento como aquello que se concreta gra- Se podría entender que la tarea adoles. 1978. cons. causa y fuente de su ser (Aulagnier. que cada individuo hereda. 15). p. Winnicott (1972) por su parte retomará La infancia funcionaría de este modo ge- también la perspectiva de maduración: nerando el número mínimo y necesario de anclajes estables permitiendo una garantía “La dinámica es el proceso de creci.Aspectos sociales de la adolescencia un momento biológico y culturalmente eso parece ser proporcionar un ambiente fa- determinado. tituye un tiempo vivido-perdido por la versión que el sujeto se procura merced a Nos parece que desde esta imagen la ni. 167). proyectar en él el encuentro con un estado y Se advertirá que la palabra perfecto no en. desde la cual se da la po- berse solucionado: sibilidad de que el adolescente engendre (auto-engendre) su historia como memoria “Parece ser una ley del desarrollo que los de un tiempo pasado. p. 401). 180). 2. biográfico (1991). De allí que la au- winnicottiana sugiere que si la sociedad y la todeterminación pasa a ser uno de los facto- familia hacen adecuadamente las cosas (y res fundamentales de subjetividad. tra en esta formulación. futuro” (1984. pero que continúa puntos de fijación de una etapa cualquiera existiendo en el presente como anticipación sean trasladados a la siguiente. fiabilidad y pudiendo otor- miento. primer acceso al futuro debido a que puede biente. 169). tema de la infancia pero dándole una pers- crónico que conserva conflictos más allá del pectiva nueva pues la ubica como basamento tiempo y el momento en que debieron ha. la perfección El adolescente antes que nada es un his- tiene que ver con las máquinas. un ser pasado” (Aulagnier. Desde esta tomar también desde una dimensión psí- perspectiva el fracaso adolescente implica quica. cimiento y desarrollo de cada individuo es 1991). 2012. y las im. que tiene que serlo bastante bueno. desde un tiempo historizado (Aulagnier. familiares. 401). 235-251 239 . como biente que facilita” (1972. vulnerabilidades e “Es una necesidad de su funcionamiento idealizaciones que conforman la esencia del situarse y anclar en una historia que sus- self de cada individuo” (Blos. bastante bueno. lo autor de su propia historia intransferible. gazón fundamental entre pasado y futuro. tituyen una cualidad esencial del am. desde un proceso de ma.

plicar. genera ansiedad. 403). Causa de este estado de cosas es el De esta manera la adolescencia pasa a im- retardo de la pubertad respecto del res. 2. Klein sentido su pensamiento se acerca al de Urri. terror innombrable. 2012. se encuentra entre lo sexual aspectos. 2. adolescente tiene huellas mnémicas que rato psíquico de generar biografía y antici. ni es el despertar de la sexualidad Ambiguo en el sentido de la imposibilidad misma. de establecer límites definidos entre dichos planche (1980). que la infancia. la presencia del nachträglich que la imagen del adolescente se aleja de una como una forma de retardo de lo sexual que se visión biologicista. truye. Freud mismo (1895) indica. Este retardo es inherente a un mecanismo psíquico esencial: el nachträglich.. tación sexual. ac- de 1905. pias” (Freud. con especial insistencia en una imagen emergencia de sensaciones sexuales pro- del adolescente que se construye y autocons. a partir del ca. rizada como una mónada llena de energía y 1895. caracte- tante desarrollo del individuo” (Freud. porque entretanto la al. por ejemplo. (de la edad adulta). no es presentada como la sexualidad tividad y pasividad. prácticamente desaparece para co. como incluso sugerir que lo que caracteriza a esta en el caso de Aulagnier (1991). tante de un mundo que se derrumba lo que tardado (nachträglich) ha devenido trau. pone en marcha un proceso de se trata de indagar cómo se constituye el yo. rios póstumos” (p.. El naghträglich. acumula psiquismo: Desde esta imagen adolescente habría que destacar que no es lo biológico o la madura.UN MUNDO QUE SE DERRUMBA “Dondequiera se descubre que es repri. sino un movi. poder y ligada a la satisfacción original. La pubertad. Siguiendo a Laplanche (1980) se podría Se trata desde nuestra perspectiva. 404). crea. sólo pueden ser comprendidas con la par. incor- vado. justamente porque la dila- ble. eso es algo por el establecimiento de un fondo de memoria entero habitual en el caso de la represen- o referencia identificatoria como incambia. el après-coup.. La referencia a teorías energéticas. eco. sino que presenta una re- teración de la pubertad ha posibilitado otra alidad específica difícil de relacionar a tér- comprensión de lo recordado” (p. 92). seducción y seducido. 240 INTERDISCIPLINARIA. Toda persona locar en primer plano la capacidad del apa. Alude al adolescente como el represen- mido un recuerdo que sólo con efecto re. p. sino un estado que como señala La. p. pero podría además su- vuelve experiencia psíquica: gerirse la hipótesis de que esta imagen ado- lescente se aparta también de una perspectiva “Aquí se da el caso de que un recuerdo etaria: la adolescencia no es punto de llegada despierte un afecto que como vivencia no (de la neurosis infantil) ni punto de comienzo había despertado. tomado como sinónimo barri (1990) y al de Jeammet (1992) ya que de pubertad. 403). en sí. 235-251 . 29. a diferencia de la obra movimiento: sexualidad y no sexualidad. ma. de plantear la imagen adolescente (tal como se retomará en adolescencia como un movimiento psíquico la sección Conclusiones) es lo ambiguo en inédito. “Si bien en la vida psíquica no es habitual ción lo fundamental en sí. en el acto de sexualización engarza. que permite conllevó como vivencia. 1895. caos. pora. inalienable y pri. nítida entre los mismos. Desde esta perspectiva se podría suponer so clínico Emma. temporalización significativa que sexualiza y en tanto espacio interior. prevaleciendo la continuidad entre y lo no sexual. sal de la organización. como forma de retardo que ellos más que la ambivalencia o la polaridad “posibilita la ocurrencia de procesos prima. que un recuerdo despierte un afecto que no miento psíquico. ción de la pubertad es un carácter univer- nómicas. minos sociales de adaptabilidad o adultez.

barri (1990) para quien se ha hecho un mayor én- cando la realidad que el medio social le fasis en lo que se pierde. agravada por los adultos que no entiende que la figura del chivo emisario (Pi- aceptan “las fluctuaciones imprevistas del chon-Riviére. 10). Podría pen. p. que he gado a ser adolescente: la adolescencia surge denominado “síndrome normal de la ado. Más allá de la sariamente un intenso proceso de duelos. de esta infancia y por otra parte. El adolescente repite aspectos brios e inestabilidad extremas. mediante el uso de los elementos desarrolla en esta etapa de la vida. La definición de adolescencia que se lescente ante su propia adolescencia1. 1992) y Kancyper (1992. la adolescencia reedita a su vez (o es una tidad. pa que necesita cuidados). 11).parentales internalizadas y verifi. según “la angustia y los estados de despersonaliza. 1 Estas ideas fueron analizadas y criticadas por Urri- jetales . parece. se ve obli- figura una entidad semipatológica. Lo que con. lo que lleva a una charse del adolescente y su vulnerabilidad. paradisíaca “El adolescente atraviesa por desequili. lo que críticas que Urribarri lleva delante de forma pers- sólo es posible si se hace el duelo por la picaz. p. 2. ambos casos operando teleológicamente por cente implican pérdidas que se acompañan el logro de la identidad y la inserción al asimismo de la negación de estas pérdidas. En este lescencia”. pero necesario. que es en el propio cuerpo en el que se están Esta actitud sospechosa se repite. solutamente necesario para el adolescente. 1980. ab. impensable. posición activa. En Los duelos que debe enfrentar el adoles. que es perturbado y perturbador sentido nunca se es adolescente en tiempo y para el mundo adulto. p. 1981) podría tomarse como adolescente sin conmoverse. La infancia se establece como una edad dorada. apoyándose en las primeras relaciones ob. triunfante. 235-251 241 . la persistente negación del ción como también a la aparición del semen. forma (Klein. en detrimento de lo que se ofrece. Y ción que suelen acompañar a la menstrua. Su trabajo ejemplifica además una nueva ten- identidad infantil” (1980. tal clara impronta biologicista que implican los como indican Aberastury y Knobel a través duelos. como forzamiento. De allí que sea los adultos ansiedades básicas que habían lo. como en una posición de desvalimiento (eta- sar que dejar atrás la infancia implica nece. mundo adulto. victoriosa del ado- p. ya que reedita en una variante de esta imagen. cambio puberal señala la compulsión del tienen el significado defensivo de no aceptar deseo de volver a la misma. 2012. 113). acusada de aprove- Knobel. INTERDISCIPLINARIA. parecen indicar la idea de que ningún del síndrome normal de la adolescencia: niño desea dejar de ser niño. Desde esta perspectiva nuestra hipótesis 1997) preocupada por establecer nuevas bases o es que se ubica al adolescente tanto en un rol fundamentos a la teorización sobre la adolescencia. invasión. 2004). Se inestabilidad. aún expulsado. De alguna manera el síndrome normal de que en este proceso va a establecer su iden. a su vez. Lo que lo lleva biofísicos en desarrollo a su disposición y a hacer una serie de precisiones y críticas en torno que a su vez tienden a la estabilidad de la a la teoría de los duelos que implican observaciones personalidad en un plano genital. y nostálgica. ofrece es: “la etapa de la vida durante la cual el indi- viduo busca establecer su identidad adulta. como ser expulsado de la misma. ataque. produciendo estos cambios” (Aberastury & en relación a la sociedad. Dejar la infancia es. desde este tipo de imagen. 40). 29.Aspectos sociales de la adolescencia puede aún así derrumbarse y eventualmente mesiánico (permitir que emerja el adulto) debe dejarse atrás y superarse. una grado controlarse hasta cierto punto” (1980. 1980): un espacio de tole- rancia a las extravagancias del joven. dencia inaugurada por Aulagnier (1991) y seguida por Jeammet (1989. Erikson (Maier. que es un objetivo fundamental nueva versión) del concepto de moratoria de desde este momento vital” (1980.

El crecimiento es lo cente no puede sino movilizar la ansiedad prioritario. 1972. encontrarse a sí mismos. se trata de acompaña también esta perspectiva. que hay que demostrarle que el adulto es un 242 INTERDISCIPLINARIA. 27). sino que buscarán ruptivo. ¡Lejos de ello!… deseo (p.UN MUNDO NECESITADO DE PROTECCIÓN pendencia a la que habrá que sobrevivir” (Winnicott. imprescindible el establecimiento de un “vín- nerabilidad o en términos winnicotttianos: la culo suficientemente estable y seguro con el necesidad de cuidar de un self verdadero. Klein Podría pensarse que desde la caída de la sitivos de la crianza moderna y de las ac- infancia. insiste Winnicott.este dos sorprendentes. Pavlovsky (1975) desde un ángulo clínico tar una piel renovada. y ello incluirá la agresión y medad. se sugerirá que se trata ade- más de una imagen que incluye la pregunta “Si se hace todo lo posible para promover angustiante de cómo las fuerzas del orden se el crecimiento personal de los descen- pueden conjugar para contrarrestar las fuerzas dientes. El autor imágenes uterinas. En su lugar se debe destacar lo impredecible y lo espontáneo que “un continente suficientemente sólido para son una forma de protección del self adoles. tanto como los que se pueden de- nominar amantes. por lo que se hace necesario e a la adolescencia desde este enfoque de vul. los elementos destructivos que existen en ellos. En este sentido creemos que Winnicott regenerando y revitalizando en el mismo acto. El valor de peligro 185). rán con encontrar algo. como cuidado del bebé y el niño empiezan a ser señalan Winnicott (1972) y Kancyper (1997). 29. más bien en las posibilidades del crecimiento De esta manera esta imagen del adoles. Si sus hijos llegan a desorden no puede dejar de acechar perma. habrá me. cualquier otro orden de cosas. Es decir. indica que el encuadre con adolescentes es el de recambio de piel y psiquismo. El equipo terapéutico” (p. y ser comprendido sig- posición de que si las madres y los padres nifica para él tener la seguridad de ser en- crían bien a sus bebés y niños. habrá que hacer frente a resulta- del desorden y cómo -al mismo tiempo. en la cual los éxitos y fracasos del Ya no se trata de la confrontación. su desamparo por por.. lo virósico. no se conforma- nentemente en la forma paranoica de lo dis. ya nada es seguro. Es una imagen que alude a la vulnerabili- dad del adolescente. 1972. algunos de los problemas ac. no cree en los logros de la adaptabilidad sino al mundo todo y al sujeto mismo. poder dialogar… estamos sometidos a cente (Winnicott. y protegida con el nombre de sobrevivencia: Más adelante. chos del individuo” (Winnicott. p. la enfer. no se puede necesita: dirigir ni es adaptación. 185). se combina simultáneamente con la fascina- ción de un ser que se puede metamorfosear. sugerir que cuando estudiamos la adoles- cencia. neonatales. empollados. tiene. todo se subordina a él. el peligro. sino de confianza: el adolescente es un ser al tuales se relacionan con los elementos po. 2012. 27). de permuta. como titudes modernas respecto de los dere- el social puede agonizar: si ya nada se sos. Y se producirá esa larga 3. El adolescente crecimiento. tendido en el mundo caótico de su crisis” nos problemas. 2. Pero el frente a la posibilidad del cuestionamiento de crecimiento implica a su vez una agresividad la base de nuestra identidad y las certezas confrontante que también ha de ser cuidada más arraigadas. la totalidad. Dolto que crea las condiciones necesarias para con- (1990) es una conspicua autora que presenta tener su crisis. ser comprendido. p. 235-251 . lo adolescente. 1981): prueba permanentemente: el adolescente no se comunica si no se siente seguro de “Otra fuente de confusión es la voluble su. desde el self verdadero.

disciplinado. La imagen del adolescente que presenta mitificación del rol terapéutico”. 29. Se trata de favorecer un clima natural y de franca espontaneidad. activa a través de preguntas. imagen de un adolescente bienintencionado. para alcanzar fi- INTERDISCIPLINARIA. El adolescente aparece con una naturaleza pontáneos: genuina y bondadosa dentro de lo que será desarrollado más adelante como imagen me- “Esta actitud más simétrica (y menos om. (que bien podría considerarse mítica) con lencio en diálogo. “necesidad imperio- sa…. 1995). cer procesos reparatorios y curativos.. No hay ni tiene que haber conflicto con tras propias dudas e incertidumbres. acoge y defiende a una adolescencia huér- El presupuesto de Pavlovsky parece ser el de fana y olvidada por la sociedad. A. genes parecen postular un psicoanálisis que lo que señala una perspectiva culpabilizante. desde una la naturaleza bondadosa del adolescente. cuando nos animamos una homeostasis regulada y auto-regulada a a hacer preguntas sin temor. entre el calvario y el ascenso a los cielos. anhelo y empatía frente a y puede comprender en todo momento al este paciente llamado a ser el chivo expia- adolescente Los fracasos se retraducen en la torio . Estas imá- incapacidad o perspectiva errónea del adulto. más personas y nos incluimos con nues- ble. en otras palabras. 1972). 2006). cuan- trata según Pavlovsky (1975). 1975. mejante a las ideas de Winnicott. de un paso do todo el proceso terapéutico se huma- pre-interpretativo: asegurarse si comprende. 2012. 1975. diálogos es.UN MUNDO A DISCIPLINAR “Nuestra preocupación actual es la “des. de reír o de an. nizó” (Pavlovsky. modificando el rol te- rapéutico: 4. estima. esta imagen el terapeuta se ubica lleno de lidar el sentido de la buena fe: el adulto debe conmiseración. Desde Se trata. rrección y que ambos confluyen en un sen- de aceptar. Se “ellos y nosotros”. p.de saber si lo estamos entendiendo o De esta manera se cree que aparece la no” (p.emisario de la humanidad. del cual hay que esperar lo do estuvimos más “cerca” del adolescente. de convivir. Esta imagen se traduce en tér- ron cuando modificamos nuestra actitud minos psicoanalíticos como una infancia terapéutica. Cuando transformamos el si. tido mesiánico y salvador: la figura de Jesús gustiarse. de rechazar. 2. de sentir. la cual la pubertad viene a desregular y des- mos más espontáneos. esperanzador. siánica y homeostática. mos lo que nos dice. 1985). 29). 28). mejor y el que tantea si existe un auténtico rompiendo la barrera artificiosa entre interés por comprender lo que él dice. equilibrar a través de instintos descontrola- mos la “magia del clima de misterio del dos (Freud. Anna Freud o Freud mismo lleva experiencia concreta nos ha mostrado que implícito la necesidad de un mundo a ser las deserciones en los grupos disminuye. cuan- el adolescente. cuando fui. de conso. nipotente) contornea la silueta de un rol Si se piensan estas imágenes desde una terapéutico que interviene en la sesión no perspectiva religiosa se podría esbozar la sólo interpretando.. sino por un modo per. etc. 235-251 243 . en la sesión” (Pavlovsky. cuando fuimos subordinar (Barrán. 36). desde nuestro análisis. De allí la sugerencia de una técnica más que requiere de adultos buenos y serviciales. nuestra Erikson.Aspectos sociales de la adolescencia ser confiable. postura protectora que podría entenderse Basta un ambiente confortable y creativo también como una preocupación por estable- para que el mismo mejore o se reponga (se. hipótesis que aluden a la muerte y la resu- sonal de participar. cuando cambia.. bueno. p. imagen nostálgica y optimista de un nuevo mundo en gestación (Klein. Se trata de un mundo grupo” en una simple conversación entre que incomoda y al cual hay que disciplinar y pacientes y terapeutas.

Esta masturbación adolescente tan temida maba la enfermedad del adolescente: genera la imagen de un cuerpo (y una socie- dad) como fortalezas asediadas por la intru- “irreflexiva entrega del cuerpo y el alma sión interna de una sexualidad. pp. El adoles- cente quedaba ubicado como “una natura- AMPLIACIÓN DE LAS IMÁGENES ADOLESCENTES HA. 2 Los errores freudianos en lo que respecta a la se- xualidad femenina (Burin & Meler. Lo anti-homeostático gicas” de la sociedad y el orden estable- se relaciona con la primera imagen peligrosa cido. 1997). consideraba un enfermizo cuestionamiento de la descendencia y la familia. el adolescente. 59-60). como enseguida se desa- rrollará.. Podría pensarse.de que culino hace que la mujer dependa para su adoles. combinación peligrosa del deseo con onanismo (Barrán. leza de por sí enferma que convocaba todos CIA UNA PERSPECTIVA SOCIAL los cuidados y vigilancias de las autoridades sociales” (1995. las de aquella época) utilizadas para los consumidores menino hacia lo masculino. por lo que 1. Nuestra hipótesis es que la preocupación por enloquecía y mataba. 235-251 . 1998. p. hábitos de obediencia a las órdenes “lógi- rrumbe se podría ampliar y complejizar des. que amenazaba y confir. Dio de Bleichmar. el ahorro. se podrían repensar también como una tentativa de integración. dejadez y decadencia moral utilizados todo lo que tenga que ver con lo femenino. aparecía como el paradigma del descontrol físico y psíquico. A grandes rasgos y simplificando se po- drían plantear dos grandes grupos imagógicos: Quedaba así establecido un enemigo so- cial: el deseo irrefrenable y compulsivo. para los masturbadores de antaño se reciclan y son si- pite de esta manera el esquema de subordinación. nes” (1995. 2012. Y su agente-responsable. 3 Hago la observación -sin poder desarrollarla. la discreción y la pureza3. Se re. 1995). Los cuadros descriptivos de deca- primordial de la libido transforme en secundario dencia física. libido. Frente a la misma se contrapone un proyecto homeostá- tico de salud que se apoya en la contención. ava- a los placeres sexuales que llega a cono. 244 INTERDISCIPLINARIA.HOMEOSTÁTICO “Todas estas disciplinas…buscaban crear La imagen de un mundo en peligro de de. de las vicisitudes de lo masculino de su su eficacia: así como antes la masturbación idiotizaba. La masturbación la voluntad rebelde” (1995. de droga. no ha perdido un ápice de cencia. 61).EL ADOLESCENTE ENTRE LA HOMEOSTASIS Y LO frente a esta digresión se imponía el control: ANTI . p. cas” de la salud que luego se convertirían de la perspectiva de lo anti-homeostático en hábitos de obediencia a las órdenes “ló- versus lo homeostático. Klein nalmente la integración2 y la reinstauración cer antes de ser apto a las nobles funcio- del orden y la homeostasis. milares a algunas descripciones (tan científicas como ya no entre lo pre-genital y lo genital. Homologar el clítoris al pene y la sexualidad femenina a lo mas. sino de lo fe. 29. sallante y anti-homeostática. 2. 61). como fuerza efectos a la droga. Lo esencial era someter al “capri- asociada al adolescente en la modernidad: el cho”. virulenta. ahora se desplazan los mismos lo unificado lleva a que lo masculino. que este Yo amenazado es además Se consideraba al onanismo una pérdida una metáfora de una sociedad adulta que a su inútil de energía tanto como un ataque al vez se siente amenazada y atacada desde cuerpo frente al cual la sociedad se sentía pa- dentro por algo que es disruptivo (y que se ranoicamente expuesta y en situación de pe- deposita en la adolescencia) y lo que hay ligro delante de una práctica onanista que se que adultizar y controlar. la sintaxis del Novecientos.

Aspectos sociales de la adolescencia Pensamos que si Freud (1905) muestra a del analista. Freud desde otro ángulo. des-regulante y des-equili- bido del individuo está totalmente com.. La hipótesis es que en lo que en S. etapas que aseguran el pasaje de la niñez a la bido suficiente para catectizar la persona adultez.. brante. 2. sujeción en lo genital asegura -suponemos. amenazado y atacado desde dentro por lo pu- ción. desde el pasaje de lo autoerótico a lo hetero. 173). Freud parece tratarse de la facción original: la perspectiva psicológica es pubertad como un momento de locura tran- absorbida por una perspectiva biologicista. de INTERDISCIPLINARIA. es decir de gratifica. peligro que se conjura por una serie de empeñado en esta lucha no dispone de li. una personalidad adulta garantizando la nor- tora el adolescente.la salud mental se basa en última ins- (que permite) una transparencia social en la tancia en la armonía” (1985. no respondan bien a la terapia: egoísmo y la rebeldía contra metas sociales. con una homeostasis regulada y auto- “Son estados emocionales en los que la li. dar la estabilidad mental del adulto: Ideal de un cuerpo (y una sociedad) ba- sados “en un aprendizaje gestual común “. Mientras la latencia se ca- adolescente casto. Aquél. que (la sociedad) ve la condición previa necesaria para la realización de una socia. restablecer un equilibrio que dará lugar a senta A. 2012. para que la terapia resulte la pubertad como un proceso disciplinador y eficaz es necesario que el paciente re- doblegador. 1990a. viesa un intenso período de duelo (Freud. de lo disgregado a lo congregado. atra. 29. adulto. en la presente o del pasado inmediato. éste. sorden. permite regular las modificaciones cualitati- Se impone así la imagen de un cuerpo vas de la pubertad. a pesar del sufrimiento y el deseo tro del desborde. 172). indi. Si la pubertad era homeostático que es siempre de alguna ma. adultez. el Yo organizador y garante de 1985). descripto dentro de una imagen que prometida con un objeto de amor real del parece ser de revuelta y conspiración. p. por el otro el Ello. se transforma en una metáfora de las expe- cordar la de un organismo capaz de transfor. regulada. lo organizado. La imagen de la adolescencia que se Una de las variantes de esta homeostasis cree que surge es la de una etapa capaz de triunfante sobre la anti-homeostasis la pre. que es a su vez el medio de consoli- energética. lo racional. Freud sexual. renunciante. cen- lescentes. A. entonces beneficiosa y necesaria en tanto p. Su amor y de duelo” (Freud. Freud esta imagen del adolescente termina por re.. 1985. Para restablecer este equilibrio se genera un campo de lucha entre tendencias opuestas. ción que ya no ofrece posibilidades de Nos hace pensar que se trata de un Yo retorno del amor. energética. 183). de las fuerzas ciegas. riencias decisivas que hacen a la diferencia mar el exceso de energía hacia un equilibrio entre locura y normalidad. Para la au. sitorio. p. el dolor cual los instintos descontrolados son armas mental es el resultado de la difícil tarea de usadas contra la armonía de la niñez y la retirar la catexia y renunciar a una posi. la genitalidad adulta. en A. al igual que la persona malidad mental. 235-251 245 . Por un lado. Este duelo es el que hace que los ado. La perturbación del adolescente se vuelve bilidad generalizada” (Ariès & Duby. del de ayuda.. La hipótesis es que insubordinado a lo subordinado. racteriza por el orden y la orientación social. Mientras el individuo se encuentra beral. de lo aparecía como una metáfora de pasaje de lo caótico a lo adaptativo. del desborde a la unificación. en A. cando el restablecimiento de la homeostasis la pubertad lo hace por el descontrol y el de- como un máximo fin. A. lo comprensible.. es porque se presenta quizás a lo nuncie antes a su objeto inmediato de pregenital como lo indomable y caótico. ya que remite a la satis. que pasa por un infortunio amoroso.. en aquel la desregulación de una regulación nera re-equilibrio.

ros. Proceso que implica el gico no como destrucción al mundo. castigada y a través Algunas de las transgresiones adolescen. la so. sino retorno a la madre naturaleza y a un paraíso per- como una disconformidad por un mundo co. sociedad. más justo o más protector4. atacante encarnado por el adolescente. imagen de un germen u organismo invasor honesta y profunda. heteróclito. do) y las del adolescente de la nueva era turalización de un doble proceso: así como la (Woodstock). 2006). La adolescencia aparece de esta manera. 246 INTERDISCIPLINARIA. de ella. lo anti-homeostático admite también su contrario: una imagen ho- meostática. 2. cha entre el Yo y el Ello también se podría re. ejemplo) intrincado a una actitud ecologista. bilidad. nuevo mundo se hace inevitable la imagen visto (tanto en lo social como en lo perso. 235-251 . Es un mundo ne- productiva adulta. can al adolescente son inseparables de un viere. TRANSGRESIÓN ceso es indisociable de su depositación en la adolescencia.E L ADOLESCENTE ENTRE EL MESIANISMO Y LA 1990c) hay que tener en cuenta que este pro. las a su vez. la nostalgia y la valorización de un pa. lo real y rrupto al que se compara con otro mejor. entre la nostalgia narcisista y la obligación y el decoro social. miles de familias a la manera de átomos-cé- lulas encargadas de la educación y la socia. la reinstauración de formas comunales de tes se reinterpretan desde este ángulo imagó. que busca la restauración de una naturaleza que no sado personal y social. 386). 2012. mutilada. las del adolescente ético y puro (El Gradua- La hipótesis es que se legitima así la na. haciendo del adolescente la Los rasgos reconstructores que se le apli- personalización y el emergente (Pichon-Ri. 1990a. gura nostálgica de una organización co- homeostática se consensúa aparentemente munitaria que excluía el secreto. Es una imagen que parece cesitado de protección que alude asimismo a transmitir una ideología de la adaptación evi. ya que para nal). convivencia y solidaridad. el cuidador y preservador homeostático de la bertario descontrolado. En una de ellas. contradictoria de transgresión. gestación. Aquí al adolescente se lo sitúa más cerca de lo conservador. construir debe necesariamente fragilizar (re- Pero como vimos. de la reminis- 4 La imagen que se tiene del movimiento hippie (por cencia. “con mucha frecuencia constituye la fi- De esta manera esta temerosa imagen anti. se opone en negativo la como el depósito de cierta moralidad sana. 2. 1981) de procesos anti-homeostáticos carácter mesiánico y reparador. Si la hipótesis de que la modernidad ge- nera y mantiene estos fantasmas que la des- velan y fascinan es correcta (Ariès & Duby. p. Pero en la que sintetizan lo incomprensible e innom. renuncias morales de los adultos. Klein la perversidad infantil a la responsabilidad re. esencial.. quien Se podrían ubicar aquí por ejemplo. 29. medida en que se lo vuelve capaz de forjar un brable del terror ante el cambio y lo impre. en la otra. sacros y ejemplificantes. Presentado como guardián moral el adolescente se comporta a su vez rebelde se lo hace detentador de los valores más pu- y hetero-cinésicamente con respecto a su fa. irregular. también es atacado internamente por imágenes fílmicas del adolescente romanti- el organismo devastador de la sexualidad pu. zado y contestatario (Rebelde sin Causa). Pero esta lu. dido potenciando la vuelta a lo genuino. miento y la constitución del espacio ciedad aparece positivamente constituida por privado” (Ariès & Duby. la imagen optimista de un nuevo mundo en tando excesos y a los desbordes. El adolescente pasa a ser ahora adolescencia es invadida por un cuerpo pu. bertaria (Klein. haya sido malherida. el aisla- desde dos perspectivas. alejados de las milia y la sociedad. El adolescente se vuelve desde esta pers- plantear como un conflicto entre individuo y pectiva capaz de procrear un mundo nuevo: sociedad.

moratorias institucionalizadas como educa- dentro de una progresiva integración se. 2009). al la integración. creemos 5 Según Durkheim. cia desordenada y transgresora? INTERDISCIPLINARIA. tras que la conmoción (¿lo conflictivo?) pasa dad) los vínculos sociales y familiares. Las ocho etapas epigenéticas del desarrollo que Erikson describe. que aseguran un tiempo que ciano. conscripción militar. 1981). puede dar cuenta de una adolescen- miedo. el in- cuencial. que va desde el recién nacido al an. es. depositando su ta imagen adolescente onanista no puede sino confianza en un pasado y un futuro conti- despertar temores y rechazo al interpretársela nuos y en su identidad con ambos… la como extinción de la transmisión generacio. Se se asocia a un estado de confianza. “No podemos separar el crecimiento per- Al hacerlo responsable de cambios la ima. sea: tiene una función ligante-erótica) (Klein. integran di- versos aspectos culturales y psíquicos mien. pasando por la adultez y la adoles- cencia. por alcanzar la unidad. 1995) que conlleva una práctica so. 235-251 247 . sonal del cambio social… ni podemos se- gen que se impone es la del chivo emisario. maduración corporal halla su contraparte nal. la vida “El individuo que se desarrolla se esfuerza y la salud (Barrán. emocional en el desarrollo de la persona- La imagen del adolescente vacila de esta lidad” (Maier. la tragedia (Nisbet. Se trata de bios constitucionales y aprendidos (2009). Freud: ¿cómo una teoría del orden y gen se acerca a los ritos de expiación. 27). de alegría y trata quizás del mismo interrogante que se podría aun de entusiasmo. La imagen de masturbación (Barrán. si el desarrollo es integración y la in- tegración un proceso donde sobresale la triple in- tegración: del cuerpo y la mente. p. En Youth and Crisis Erikson plan- la adolescencia. de la mente y la identidad. Este principio optimista parece que le Foucault. como la vivencia de peligro tea: que despierta. se encarga de construir un mundo nuevo (o 1980. 1996). El tiva. En la medida lescencia se enlaza a la necesidad de la con- que la burguesía del Novecientos transforma solidación yoica: el dispositivo de sexualidad en una intensifi- cación y problematización del cuerpo. parar… la crisis de identidad en el de- expiatorio (Pichon-Rivière. El ado. todo aquello que tiende al ideal entonces que no hay lugar para el conflicto. 29. cia presenta una moratoria psicosocial como gen constructiva-mesiánica sea Erikson. Erikson (2009) indica que la adolescen- Quizás el mejor representante de esta ima. 1995). asentada en el secreto y la intimidad para eje es la adaptación6 y su teoría sobre la ado- erigir un espacio de opacidad. La relación entre el adolescente y la so- tiguo (transgresión). Foucault. su ima. ciedad es entonces de reconciliación y cre- dría explicar tanto el poder de fascinación de atividad. manera entre la instauración de un nuevo or- den (mesianismo) y la destrucción de uno an. 1991. ción prolongada. 2003). de la identidad y la sociedad. plantear a A.Aspectos sociales de la adolescencia cuérdese la imagen diabólica de la sexuali. la pena. 6 Pero a su vez. ternado u otros. Esta ambigüedad po. 23). sarrollo histórico. porque los dos aspec- lescente derriba el orden social (o sea: tiene tos contribuyen a su mutua definición. los factores de conflicto (Erikson. 2012. permite augurar a Erikson una rápida inser- litaria que desdeña o ignora al otro implica ción del adolescente a la sociedad atenuando transgresivamente una práctica no reproduc. 1991. Representa un ideal a construir tanto como un ideal a temer5. En tanto ideal temido. el forma de autorización social que implica un que insiste en la consideración de los cam. a ser lo transitorio y superable. y una función desligante-tanática) tanto como realmente dependen uno de otro” (Maier. 2. p. 1980. recurso psicológico de seguridad.

de lo lógica y socialmente es- objeto malo (Baranger. el clásico tra. Y además se debe integrar a una tarea u y diversa (Klein. La principal tarea del adolescente otros factores a es resolver (con la ayuda de la sociedad) su adolescencia a través de su plena inserción a “una multiplicidad de elementos discursi- la sociedad. lo que al mismo tiempo La imagen de la adolescencia que parece genera un efecto paradojal: ambas imágenes transmitir es que la misma debe restaurar y pueden ser posibles sin que haya necesidad mantener un principio de confianza e inte. enfocándolo no tanto en lo bi. El desorden transitorio se ordena y se nario dualístico sino más bien en lo ambiguo reinstaura la normalidad permanente conso- e indeterminado. p. se rechaza tanto como se ne- cesita el poder transgresivo y revitalizante de CONCLUSIONES las imágenes adolescentes. La prevalencia social de lo pubertario ha Cabe preguntarse en primer lugar si las operado como un dispositivo mítico que ha imágenes señaladas de la adolescencia se po. 1998). Además. 29. Co- que existen diversos sectores dentro de una mo depositaria de los dramáticos cambios de cultura compleja” (Burin & Meler. asegurando un mundo confia- ble. se con- binario y probablemente tal divalencia refle. 1980. 70). la edad se localizan en la pubertad fuerzas 31). conserva su carácter tran- adolescente despierta sentimientos de envidia sitorio. solida la idea de que toda disrupción. envidiado. lescente es el gran integrador entre pasado y además. una sociedad Pero además está en juego también lo am- en tal sentido integrada (Klein. pasamos por la pubertad. niñez y adultez. perable. Como se ha desarrollado. una democracia vigorosa. el caos. lidándose el pasaje de la adolescencia a la 248 INTERDISCIPLINARIA. se hace necesario racionalizar. aunque ja una referencia a la teorización kleiniana: el deba ser aceptada. sexualizado. adultos. Lo que la representaciones hegemónicas sociales. del adolescente ha sido altamente compleja dad. 1971). 2006). 1998. Nuestra hipótesis es que dentro vos que pueden actuar en estrategias di- de esta imagen el fin de la adolescencia sería ferentes” (Foucault. biguo desde otra dimensión: se repudia tanto como se desea. 2006). Si pensamos en lo que se espera de y muerte desde una concepción objeto bueno. legitimado el que todos. las imágenes adolescentes reflejan una in- gración social. el ciudadano. p. y lo anti-homeostático. terminación y pasaje oscilante permanente de una a otra imagen. re-controlar y bajo de Anthony desarrolla la hipótesis de una organizar adultamente el pasaje de lo disrup- prevalencia de estereotipos hegemónicos de tivo sexual a lo adaptado social. relacionada entre ocupación. p. el cambio. Las imágenes adolescentes son ambiguas. se personalizan (como adoles- Meler. cada persona. El ado. en tanto seres hu- drían incluir dentro de lo que se plantea como manos. de ser púberes adolescentes a de tal análisis. Klein se considera necesario de crecimiento e inte. de escoger una u otra. 2012. en convierte en una situación universal. En definitiva. 2. gración entre lo social y el individuo. la adolescencia en relación a lo amenazante. individuo y socie. No parecen existir tegrarse en la edad adulta y la sociedad se entre ellos límites claros sino más bien inde- lo concede” (Maier. entre otros (Burin & lo aleatorio. El análisis de Anthony es de tipo cencia) y pasan a ser una etapa etaria. 1995. todos pasamos de ser revoltosos a ser Nuestra hipótesis sugiere una ampliación responsables. mensa carga de ambigüedad entre mesia- nismo y transgresión o entre lo homeostático “…el individuo necesita tiempo para in. 122). descontroladas y salvajes frente a las cuales Desde el psicoanálisis mismo. 235-251 . homo- tanto las mismas “disputan la producción del geneizadora y desvinculada totalmente de sentido a las representaciones alternativas ya cualquier contexto o situación particular. porque la propia construcción social futuro. si el desorden.

) (1990a). Todo desorden (sea éste personal o apabullante clamor de estos discursos por y social) se vuelve. cencia normal. G. Discursos que nos revelan las obsesiones. G. cula casi imperceptiblemente entre lo home- ostático y lo anti-homeostático. Historia servación epistemológica: ¿acaso es imposi. se restauren la civili. no se advierte que la adolescencia no es solo un lugar de la pérdida. transitorio.). Taurus. Ariès. (1977). el estado y la familia. sino también un campo de experimentación Duby (Eds. & Duby.clínico pretación. P. ma es ambigua en tanto remite a complejos Aulagnier. burguesa: Aspectos concretos de la vida pri- Finalmente es necesario plantear una ob. Argentina: Ed.. & Duby. interpretative violence. Argen- toria evitando la pérdida irreversible de ener. lo irrazo- nable y el descontrol. fier discourse to the delirious discourse]. gía y el peligro de la entrada del mundo en Ariès. dad. nuevos vínculos y nuevas al discurso delirante [The apprentice of histo- inserciones institucionales. 1990b). REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS zación. P. entre otros fac. curso que la sociedad se forja sobre él? ¿O es Aulagnier. Duby (Eds. Taurus. approach]. La violencia de la inter- que imagen social y dato empírico . La adoles- imagen disciplinada del mundo. Del discurso identificante firmación sexual. A psychoanalytical “la función de la existencia juvenil es ha. El adulto al cual finalmente cada adolescente advendrá se enlaza de esta manera a una Aberastury. Ariès & G. entre el me- sianismo y la transgresión. (1980). 2012. P. P. necesaria y tranquilizado. la apatía o el descon- trol. A. Tomo 8. (1984). Historia de la vida privada [History of the private life]. de lo Ariès. representa la aspiración que desde la barbarie. statement]. 2006). 168-169). tanto como el es- rio para restaurar el orden (Ariès & Duby. La comuni- irrecuperable de la economía homeostática. pejo de sus anhelos y frustraciones (Klein. (Org.) (1990b). cer que disuenen las reglas sociales mo. rea. do. las paranoias. ble hablar del adolescente sin recurrir al dis. 2006). El proceso viéndose constantemente en los límites de cambio en la sociedad de los siglos XVI- de lo tolerable” (pp. (Org. a la tradicional y eva. La adolescencia se vuelve así imprescin. P. Del pictograma al enunciado [The se hacen por momentos indistinguibles en el caso de la adolescencia? Por un lado es po. desde los cuales el adolescente es discursea- ramente. M. En P. Por otro. Historia de la vida privada vital sobre cómo detener esa locura transi. P. INTERDISCIPLINARIA. 2003. Tomo 6. fantasías y proyecciones. [History of the private life]. 235-251 249 . From pictogram to sible observar que la adolescencia en sí mis. 2. 29. del desgaste. & Duby.). From the identi- tores de constitución de subjetividad (Klein. En P. Ariès & G. rian and the master sorcerer. Buenos Aires: Amorrortu. Sociedad la era de la oscuridad. (Eds. G. Argentina: Ed.) (1990c). esta imagen adolescente que bas.). & Duby.Aspectos sociales de la adolescencia adultez. Buenos Aires: Paidós. y el maestro brujo. Un enfoque psicoanalítico Ya Ariés y Duby (1990b) señalaban que: [The normal adolescence. los deseos de una sociedad dible para restaurar el sentido de avance y de fascinada en haber encontrado en este ado- superación de las dificultades de la sociedad. Taurus. (Org. & Knobel. Bue- siva discreción del adolescente se agrega el nos Aires: Amorrortu. tina: Ed. la urbanidad y las buenas maneras. vada. XVIII. En Ariès. El aprendiz de historiador procesos de construcción de identidad. G. lescente un emisario y un depositario de sus Si el desorden se transforma en algo necesa. Pero es un punto de vista incompleto si Tomo 5. de la vida privada [History of the private life].

amor y sexualidad en la construcción España: Editorial Biblioteca Nueva. La voluntad de saber [History of the work of Melanie Klein. M. vention of the body]. Portillo et al. Lebovici. (1995). Posición y objeto en la obra Foucault. El psico. Kancyper. Resentimiento y remordi- Dolto. L. & Meler. amor y erotismo en las análisis después de Freud. J. (1992). Bue- analysis]. Diatkine & M. Aires: Paidós. Buenos Aires: Nueva Visión. Buenos torical uruguayan view: From the eighteen to Aires: Paidós. Giddens. relevant: The identifications in adolescence]. identificaciones en la adolescencia [What is jectivity]. 29. (2009).1. ción del cuerpo [Medicine and society in the Buenos Aires: Amorrortu. for neurologists]. Psicoanálisis del desarrollo del visión histórica uruguaya: Del ochocientos al niño y el adolescente [Psychoanalysis devel- novecientos [Puberty and adolescence. P. (1913). Medicina y sociedad en el Freud. España: Seix and regrets. (1991). (1985). La confrontación genera- nálisis [The father and his function in psycho. The in. A. Paidós. Montevideo: Editorial de la Banda para neurólogos [Project of one Psychology Oriental. Tomo III. (1990). N. Aires: Impresión El Llibro SRL. Madrid: gieman. Buenos Aires: Paidós. Buenos De la niña a la mujer [The female sexuality. Montevideo: Editorial Buenos Aires: Amorrortu. Freud. Barrán. de la Banda Oriental. Uruguay of the nineteen’s. (1971). L. Jeammet. Psychoanalytical study]. [Depression in the adolescent]. de la subjetividad [Gender and family. 441-468. Kancyper. Género y familia. (Eds). opment of children and adolescents].]. (1999). Theory and intimacy: Love. S. & Bleichmar. Klein Aulagnier. (1990). quiatría del niño y el adolescente. E. 250 INTERDISCIPLINARIA. nineteen]. 2.Estudio psicoanalítico [Resentment [The cause of the teenagers]. E. Buenos Barral. (1997). Sexuality . a his. J. A. Sexualidad. La causa de los adolescentes miento . España: Ediciones Cátedra. From child to woman]. Historia de la sexualidad - de Melanie Klein [Position and object in the 1. una Freud. La sexualidad femenina. (1992). (1978). P. 2012. Construir (se) un pasado Erikson. P. (1995). C. R. Lo que se pone en juego: Las love and sexuality in the construction of sub. Freud. La depresión en el adolescente adolescence transition]. cional [The generational confrontation]. S. Teoría y clínica sociedades modernas [The transformation of [The psychoanalysis after Freud. 13(3). Book 3. Barcelona: Paidós. (1995). [Three essays on the theory of sexuality]. (1905). Tomo 3. El padre y su función en psicoa. La ado. Dio Bleichmar. J. Buenos Aires: ASAP. Tratado de Psi- Burin. modern societies]. La transición adolescente [The Jeammet.). S. Blos. Revista de PAAP de hood and society]. (1989). Proyecto de una Psicología lescencia. Baranger. Poder. (1997). Siglo XXI. P. Barrán. 2. timidad. Revista de Psicoanálisis N y A. PIA. Argentina: Kar. En S. Buenos Aires: Amorrortu. Buenos Aires: Horme BA. M. La inven. En J. (1998). I. Soul (Eds. Power. (1895). Pubertad y adolescencia. F. Tótem y tabú [Totem and taboo]. W. nos Aires: Paidós. (1991). La transformación de la in- Bleichmar. Infancia y sociedad [Child- [Build (himself) a past]. sexuality. México: Paidós Ibérica. The will to know]. Dor. Tres ensayos de teoría sexual Uruguay del novecientos. and eroticism in clinic]. 235-251 .

child]. A. Uruguay: Psi. El proceso de maduración Maier. Barcelona: Gedisa. Uruguay: Psicolibro . (1980). subjectivity in a neoliberal context].Aspectos sociales de la adolescencia Klein. en el niño [The maturational processes in the llo del niño [Three theories of child develop. Waslala. Buenos Aires: Nueva Visión. ment]. Del psicoanálisis a la colibro. adolescencia y grupo [Psycho. mourning and Reflections on the formation of adolescents’ a posteriori]. D. 2. Psicodrama psicoanalí- Klein. Buenos Aires: Amo- cence and groups]. Psicología Social [From psychoanalysis to the Klein. Psicolibros Universitario. Buenos Ai- Reflexiones en torno a la construcción de res: Nueva Visión. H. Waslala. A. (2003). (1981). Vols. subjetividad adolescente bajo el contexto ne. (2006). un puzzle sin tico en grupos [Groups’ psychoanalytical psy- modelo para armar [Adolescence: A puzzle chodrama]. Buenos Aires: Amorrortu. (1980). Winnicott. La sexualidad [The sexua. Adolescencia. Urribarri. División de Ciencias Sociales y Humanidades Universidad de Guanajuato León. Environment Barcelona: Laia. duelo y a oliberal [Adolescents without adolescence: posteriori [About adolescence. R. lity]. and playing]. 29. A. La formación del pensamiento psicoterapia. 179-181. (1975). 235-251 251 . without a model for solving]. Pavlovsky. (1996). thought]. E. Sobre adolescencia. Revista Psicoanalítica Argentina. Escritos psicoanalíticos sobre Nisbet. J. Buenos Aires: Kargieman. Uruguay: 42(4). Winnicott. D. Adolescentes sin adolescencia: Social Psychology]. Guanajuato . sociológico [The formation of the sociological analytic writing on psychotherapy. Tomos 1 y 2.México Fecha de recepción: 19 de diciembre de 2011 Fecha de aceptación: 6 de noviembre de 2012 INTERDISCIPLINARIA. E. 2012. (1990). I y II. Pichon-Rivière. (1981). (2004). (1972). adoles. R. Tres teorías sobre el desarro. Realidad y juego [Reality Laplanche. rrortu.