Y pensar que todo estaba

en nuestra imaginación
Dos décadas de la FNPI
Un proyecto del Gabo educador
Y pensar que todo estaba
en nuestra imaginación
Dos décadas de la FNPI. Un proyecto del Gabo educador.
Fundación Gabriel García Márquez
para el Nuevo Periodismo Iberoamericano FNPI
Presidenta de la junta directiva / Mecerdes Barcha de García Márquez
Junta directiva / Germán Rey / Jaime García Márquez / Jean-François Fogel /
Jon Lee Anderson / María Teresa Ronderos / Sergio Ramírez /
Yolanda Pupo de Mogollón
Director general / Jaime Abello Banfi
Director ejecutivo / Ricardo Corredor Cure
Director de relaciones institucionales / Jaime García Márquez
Director del centro de periodismo / José Luis Novoa
Directora administrativa y financiera / Ana Teresa Hernández
Directora de proyectos especiales / Natalia Algarín
Directora de comunicaciones / Karen de la Hoz
Equipo comunicaciones / Carlos Serrano / Daniela Buelvas / Marcela Madrid /
Melissa García / Paola Nirta
Equipo centro de periodismo / Jaime Beltrán / Jéssica Arrieta Majul / Stephanny Rúa /
Teresita Goyeneche
Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Dos décadas de la FNPI. Un proyecto del Gabo educador. Equipo proyectos especiales / Daniel Marquínez / Iván Cárdenas

Edición y diseño: Equipo administrativo y financiero / César Ortiz / Delsy Martínez / Elkin Cruz /
Tragaluz editores María Eugenia Fernández / Omar Ladeutt / Yamile Chamorro
Revisor fiscal / Rafael López
Impresión:
Marquillas S. A. Colaboradores externos / Antonio Celia Maestre / Hernán Restrepo Cardona /
Javier Darío Restrepo / Juliana Bedoya / Marcela Falquez / Natalia Martínez /
ISBN 978-958-98251-8-1 Paula Jaramillo
Coordinación editorial / Ricardo Corredor Cure
Primera edición: diciembre de 2016
Apoyo editorial / Claudia Celedón, practicante / Isabela Restrepo /
Impreso en Colombia / Printed in Colombia Jennifer Ballestas, practicante

Queda prohibida, sin la autorización escrita de los editores, bajo las sanciones establecidas en © 2016, FNPI
las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento.
Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo
Iberoamericano, FNPI.
La FNPI agradece de manera especial el generoso apoyo recibido
de parte de la Organización Ardila Lülle (OAL) en el marco del Centro, calle San Juan de Dios 3-121, tel. (57) 5-6645890.
convenio de alianza institucional 2013-2015 Cartagena de Indias, Colombia.
www.fnpi.org - contactenos@fnpi.org - @fnpi_org
Índice
1 5
Introducción................................................... 6 «Un espía en la FNPI».................................... 102
El sentido del taller Crónica del día a día (año 2014)
Gabriel García Márquez Miguel Ángel del Arco

2 6
«Y pensar que todo estaba Miradas estratégicas ..................................... 118
en nuestra imaginación».............................. 10 El mejor oficio del mundo
Camilo Jiménez Gabriel García Márquez......................................119

3 Defensa de la utopía
Tomás Eloy Martínez ..........................................125
Lo que somos, lo que hacemos, El lector más fiel es el motor de búsqueda
lo que logramos.............................................. 58 Jean-François Fogel.............................................133
Misión y estrategias......................................................59 Cazadores de monstruos
La FNPI en síntesis.......................................................60 Sergio Ramírez......................................................142

7
El taller como eje..........................................................62
La preocupación por la ética.......................................64
El impulso a la crónica.................................................66
Epílogo............................................................. 146
El Premio y Festival Gabriel García Márquez............68
Legado en movimiento
Estímulos para un mejor periodismo.........................76
Jaime Abello Banfi

Comunicación, redes y gestión
de conocimiento............................................................84
Los logros.......................................................................88
In Memoriam ................................................. 150

4 Siempre los recordaremos

Los pilares de la FNPI..................................... 92
La red de maestros.......................................................93
La red de alianzas y colaboraciones.........................96
El equipo humano.........................................................98
Desde Cartagena para el mundo............................100
I
1

Introducción

En los talleres de la FNPI conocí grandes maestros, me hice de muy buenos Fuera del aula la experiencia no perdía intensidad: dieciséis periodistas
amigos y sentí que no estaba solo en mis ganas de poder contar buenas jóvenes se reconocían en una ciudad tropical y bella como pocas de nuestra
historias y hacer periodismo con herramientas de la literatura. Fue un región, que explorábamos en la doble misión de divertirnos y de reportearla
empujón clave, decisivo para mi futuro, del que estoy –y seguiré– muy para escribir los textos que nos corregiría Bastenier. Pronto nos dimos cuenta
agradecido de Gabo. de que América Latina no es un conjunto de países sino una sola nación con
JUAN PABLO MENESES. CHILE. muchas identidades.
EMILIANO RUIZ. MÉXICO.
El sentido
del taller
Por Gabriel García Márquez

9

Taller con Gabo en la sede de la Biblioteca Piloto de Barranquilla en 1997.

Introducción
Desde que me inicié como reportero, con una terque- El Universal podría asegurarme tres destinos al mismo
dad enfermiza, he soñado con hacer un periódico. tiempo: resolverme la vida de una manera digna y útil,
No quiero que se me recuerde por Cien años de Soledad, colocarme en un medio profesional que era por sí solo un
ni por lo del Premio Nobel, sino por el periódico. Nací oficio importante y trabajar con Clemente Manuel Zabala,
periodista y hoy me siento más reportero que nunca. Lo el mejor maestro de periodismo que podía imaginarse4.
llevo en la sangre, me tira. Además, quiero que hagamos el Me interesa enormemente la enseñanza de las artes, de
mejor diario de América Latina, el mejor informado, el más las letras, del periodismo (que considero un género litera-
veraz, el más exacto. Que nunca nos rectifiquen1. rio) y del cine (que sin duda es un arte). Esta enseñanza
El periodismo: ese tema sí que me interesa. No sé si debe ser completamente atípica, sui géneris, informal5.
tuve la buena o la mala suerte de que me han tocado los Al igual que sucede con los cantantes, ser un narrador
dos lados del escritorio. Lo hice como al revés. Empecé es un don. No se puede aprender. La técnica sí que pue-
de editorialista y terminé de reportero raso, metido en de aprenderse, pero la capacidad de contar una historia
las selvas, en los países socialistas... Del otro lado del es una cualidad innata6.
escritorio, porque me ha tocado ser, no sé por qué, una Nadie enseña a escribir, salvo los buenos libros, leídos
de las personas más perseguidas por los periodistas. con la aptitud y la vocación alertas. La experiencia de
Digo perseguido en el buen sentido. No en el sentido trabajo es lo poco que un escritor consagrado puede
que sea sometido a una persecución. Entonces tengo transmitir a los aprendices si estos tienen todavía un mí-
10 casi una visión global del oficio, del oficio que es el que nimo de humildad para creer que alguien puede saber
me interesa a mí más en el mundo. Además, lo consi- más que ellos. Para eso no haría falta una universidad,
dero como un género literario. Unos hacen teatro, otros sino talleres prácticos y participativos, donde escritores
escriben novelas, otros cosas en cine y otros hacen y artesanos discutan con los alumnos la carpintería del
hacemos periodismo2. oficio: cómo se les ocurrieron sus argumentos, cómo
Escribir es un oficio, y un oficio difícil, que exige disci- imaginaron sus personajes, cómo resolvieron sus pro-
plina y mucha concentración. Lo mismo es para el pintor blemas técnicos de estructura, de estilo, de tono, que es
o para el músico3. lo único concreto que a veces puede sacarse en limpio
Quería ser un escritor distinto, pero trataba de serlo del gran misterio de la creación. El mismo sistema de
por imitación de otros autores que no tenían nada que talleres está ya probado para algunos géneros del pe-
ver conmigo. De modo que en aquellos días estaba en riodismo, el cine y la televisión, y en particular para re-
una pausa de reflexión, porque después de mis prime- portajes y guiones. Y sin exámenes ni diplomas ni nada.
ros tres cuentos publicados en Bogotá, y tan elogiados Que la vida decida quién sirve y quién no sirve, como de
por Eduardo Zalamea y otros críticos y amigos buenos y todos modos ocurre7.
malos, me sentía en un callejón sin salida. Zapata Olivella Se ha producido una distorsión del oficio en todo el
insistió contra mis razones en que periodismo y literatura mundo. La intensidad de lo que pasa ha hecho que lo
terminaban a la corta por ser lo mismo, y un vínculo con que ocurre prime en una carrera contra el tiempo. Ya no

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
tenemos lugar para ver la noticia en perspectiva, en todos
sus significados, a no ser que lo que pase sea contunden-
te, como la guerra del Golfo o la Conferencia de Paz de
Madrid, que por cierto fue un acontecimiento de singular
importancia. Lo importante es dar primero la noticia. Si es
falsa o no, poco significa; lo importante es darla prime-
ro. Hay un cambio casi orgánico del oficio de periodista
que vamos a tratar de parar un poco. Vamos a tratar de
recuperar ese concepto de aquellos viejos tiempos del
periodismo en que se contaba cómo era la gente8.
La calidad de la noticia se ha perdido por culpa de la
competencia, la rapidez y la magnificación de la primicia.
A veces se olvida que la mejor noticia no es la que se da
primero, sino la que se da mejor. En otros casos, se le pide
al periodista que escriba un reportaje y luego llega una
publicidad y el reportaje se ve reducido a una columna9.
Yo no tengo nada que enseñar, pero tomé conciencia
Texto construido con fragmentos de las siguientes fuentes: 11
de que no quería llevarme conmigo la experiencia de
casi toda una vida. Pensé que la única manera de con- 1 Gabo no contado de Darío Arizmendi. 2014.
tarla era al estilo de los antiguos maestros del Renaci- 2 Entrevista con Gilberto Bello en El Espectador.
miento, de persona en persona. Pero como esto era una 14 de enero de 1991.

exageración, decidí reunirlos de diez en diez10. 3 Entrevista para El Correo de la Unesco. 1996.
Lo que creo es que debemos volver a la vieja manera 4 Vivir para contarla de Gabriel García Márquez. 2002.
del oficio. Eso es lo que tratamos de meterles en la ca- 5 Entrevista para El Correo de la Unesco. 1996.
beza a los periodistas que van a Cartagena. Llevamos a
6 Entrevista con Silvana Paternostro para
periodistas de mucha trayectoria para que les hablen a The Paris Review. 1996.
los jóvenes desde su experiencia directa en los medios. 7 Un manual para ser niño. Documentos de la Misión
La ética y el oficio son los ingredientes principales11. Ciencia, educación y desarrollo. 1995.
8 Entrevista con Juan Cruz en Babelia, El País. 1991.
9 Entrevista con Boris Muñoz en el suplemento
Radar, Página/12. 1996.
10 Entrevista con Rosa Mora en El País. 7 de septiembre de 1995.
11 Entrevista con Boris Muñoz en el suplemento
Radar, Página/12. 1996.

Introducción
H
2

«Y pensar que todo estaba
en nuestra imaginación»
Historia coral de 20 años
Por Camilo Jiménez - Periodista y editor colombiano
Fueron días impresionantes que han marcado mucho mi carrera periodística Ir al taller de periodismo cultural de la Beca Gabriel García Márquez creó
y, sobre todo, me dieron amplitud de miras para enfocar mi labor como definitivamente una comunidad de colegas y amigos que se mantiene hasta
maestro de periodistas en la Universidad de La Habana, donde imparto el día de hoy. Siempre es grato recibir noticia de sus últimos proyectos,
clases sobre técnicas narrativas en periodismo. El contacto con publicaciones textos, libros, logros, al igual que casamientos, viajes y otras felicidades. Es
como The Clinic, El Malpensante, The New Yorker, me ha abierto también también genial el apoyo que nos damos mutuamente y la alegría que nos da
espacios para publicar y para divulgar la realidad de mi país. encontrarnos por el mundo. El taller no solo fue un momento de aprendizaje,
RAFAEL GRILLO. CUBA. fue una experiencia completa que continúa dando frutos y que hasta ahora
recuerdo con una sonrisa en los labios.
MARIA JESÚS ZEVALLOS. PERÚ.
La prehistoria, 1983-1993

Jaime Abello Banfi: Gabo me buscó cuando estaba en
plan de volver al periodismo. Vivía retornando al perio-
dismo. En esa época estaba construyendo su casa en
Cartagena. Estaba pensando en el tema de la educación
en Colombia, con la Misión de Sabios que convocó el
presidente de ese entonces, César Gaviria. Estaba es-
cribiendo Noticia de un secuestro. Participaba en el no- Gabo y Jaime Abello con Consuelo Araújo
en el Festival Vallenato de 1992 en Valledupar.
ticiero QAP. Había dictado varios talleres de guión en la
Escuela de Cine en Cuba. Fue toda una conjunción de pasando por la revista Alternativa, por los noticieros, todo
cosas la que yo creo que lo llevaron a pensar nuevamen- lo hacía en Colombia. Sus medios, su periodismo tuvieron
te en hacer los talleres de periodismo, que es una idea mucho que ver con Colombia. Inclusive, la versión mexi-
que, ahora se sabe, viene de tiempo atrás. cana de su revista Cambio se derivó de la colombiana.

Ricardo Corredor: A comienzos de los ochenta Gabo
Fue toda una conjunción de cosas
quiso hacer con Darío Arizmendi un periódico que iba 13
a llamar El Otro. Quería hacer el mejor periódico del que lo llevaron a pensar nuevamente
mundo, esa era su obsesión, y a través del periódico
formar a un grupo de periodistas jóvenes. En esa época en hacer los talleres de periodismo.
empezó a indagar en Colombia, y el periódico que más
le gustó era El Mundo de Medellín que dirigía Arizmendi. Darío Arizmendi: En ese momento, el novelista caribe-
ño gozaba de un prestigio internacional y de los frutos
Darío Arizmendi: Un día cualquiera de 1982 aterrizó que dejaban las regalías de su obra macondiana, por
en mi oficina una carta que no había querido abrir mi lo que podía soñar con libertad en su anhelo de fundar
secretaria, como era la costumbre. Miré la contratapa y este periódico en su tierra. No quería, eso sí, acercarse
se destacaba una casilla postal de México D. F. a sus antiguas casas periodísticas, como El Espectador
o El Heraldo, pues conocía sus secretos y sus vicios. Él
Jaime Abello Banfi: En materia de periodismo casi todos quería influir hasta en el cabezote o las fotografías de su
sus proyectos fueron en Colombia. Desde la época de ju- nueva empresa periodística. Deseaba marcar para siem-
ventud en Cartagena en que fue director de un diario ves- pre a un grupo de reporteros sin la fatiga de los años,
pertino pequeñito que duró una semana, El Comprimido, alimentar su amor por el oficio.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Ricardo Corredor: El memorando de Gabo donde des- tan riguroso en el dato, tan obsesivo con el trabajo bien
cribe El Otro, que está recogido en el libro de Arizmen- escrito, que no sería capaz de asumir esas banderas a
di, Gabo no contado, es muy interesante. Por ejemplo, larga distancia. Gabo era un hombre extremadamente
decía cosas como que el periódico no iba a tener pá- perfeccionista.
ginas de opinión, solo información; no iba a tener ni
siquiera editorial, solo se publicaría un editorial cuando Jaime Abello Banfi: En el libro de Darío Arizmendi se
la situación lo ameritara, y saldría en la primera plana. revela un documento de una argumentación irrefutable
Decía también que el periódico no iba a tener una foto que le envió su asesor Rodolfo Terragno, periodista ar-
de dos presidentes posando para una imagen de pro- gentino luego convertido en político. En la carta le ex-
tocolo, excepto que uno estuviera haciendo un gesto plicaba a Gabo por qué no le convenía seguir con el
contra el otro. Otra cosa: todos los periodistas serían proyecto de El Otro. Al final hay una frase donde le dice
jóvenes y saldrían a reportear con una cámara, para que algo así: lo que sí puede ser interesante es que veas la
ellos mismos tomaran las fotos de sus historias. idea de los talleres de periodismo.

Juan Gossaín: Gabo tenía una obsesión por tener un Aun aceptando que tuvieras un débito (y no un cré-
periódico insuperable, el mejor periódico del mundo. dito) en tu cuenta con Colombia, creo que el diario
Más de una vez lo conversamos. Quería un periódico no sería el único modo de saldar. Otras iniciativas (e
14 donde se contaran las mejores historias, donde no hu- incluyo entre las posibles la del taller de periodismo)
biera afanes por la chiva, donde todos los datos estuvie- supondría menos sacrificios innecesarios.
ran puestos donde debía ser y contrastados. Hecho por Rodolfo Terragno en carta a Gabriel García Márquez,
jóvenes con la guía de maestros del oficio. Él admiraba 6 de agosto de 1983.
esa escuela norteamericana del nuevo periodismo, por
el rigor en los datos y por el poder narrativo. Darío Arizmendi: De alguna forma, el sueño frustrado
del periódico es la semilla de la Fundación Nuevo Perio-
Darío Arizmendi: Se dio cuenta de que el periodismo dismo Iberoamericano, que pudo edificar años después.
que amaba era tan exigente, tan meticuloso en el detalle, Suplió así el objetivo inicial de crear una escuela del

De alguna forma, el sueño
frustrado del periódico es la
semilla de la Fundación Nuevo
Periodismo Iberoamericano
periodismo a través del periódico, ya que era un profe- María Cristina Mejía: Yo estaba en la Universidad de
sor innato que respiraba felicidad dando clases, entre- los Andes, trabajando en una idea del rector que en esa
gando las lecciones del oficio. época era Arturo Infante de crear un posgrado en pe-
riodismo. Entonces, Gabo, me acuerdo que fue conmigo
Alma Guillermoprieto: Lo he visto llegar al salón de a la universidad, y él con Daniel Samper revisaron mu-
un taller y sentarse a la mesa llena de muchachos de la chos de los documentos que le presentamos a Arturo
prensa como quien se instala en una tina de aguas deli- para que finalmente el posgrado se creara. Con Enrique
ciosas, perfumadas con rosas y azahar. Hasta los bigotes Santos, Daniel y Gabo tuvimos varias reuniones. Aunque
se le esponjan de gusto. Creo que es porque lo que está nunca se contempló la idea de que Gabo fuera profesor
oliendo es la tinta de la sala de redacción. del posgrado ni mucho menos, sí había un interés de
él de mirar cómo estábamos montando el posgrado, y
Darío Arizmendi: Gabo era generoso en sus expre- aportó algunas ideas. Lo mismo Daniel y Enrique.
siones y duro en sus exigencias, por eso no descansó
hasta tener el espacio real de una escuela para preparar Alberto Abello: En algún momento hablamos de escue-
a los mejores periodistas de todo el continente. la, pero él nos insistía en un taller y fue muy insistente en
eso, a tal punto que en un principio se llamaba Escuela
María Fernanda Márquez: Hay un origen de la Fundación Taller de Periodismo y en un momento dado desapareció
en una idea muy clara y muy brillante de Gabo de emular en la palabra escuela, porque él tenía aversión a todo lo que 15
esos talleres la forma como él aprendió periodismo, que era significara escolar, a la formalidad.
en esas tertulias con los viejos maestros. Al calor de unos
cafés o unos aguardientes, los viejos les iban trasmitiendo Germán Mendoza: La única idea que tenía era que no
a los jóvenes cómo era que se hacía este oficio, en un fuera académica, que no hubiera exámenes ni pruebas
espacio de conversación y de enriquecimiento intelectual de ninguna clase. Taller práctico y que los maestros se
a partir de la experiencia práctica. Ese es el origen, la dedicaran con el ejemplo a enseñar.
esencia. Y Gabo, muy nostálgico de ese periodismo que
se enseñaba a partir del oficio y no en las facultades María Cristina Mejía: Creo que esa fue una conversa-
de comunicación social, pues dice quiero montar esto ción de Gabo y yo solos, y me da un susto tremendo
y busca a Jaime. decir lo que no sea exactamente verdad. Pero sí estoy
segura de que Gabo estaba buscando a una persona
Alberto Abello: Él quería un ambiente relajado, un am- que reuniera los requisitos para manejar la escuela de
biente que se semejara a la sala de redacción. Él quería periodismo que estaba planeando, que eran el conoci-
que el ejercicio fuera una especie de taller, tal cual: un miento, el nivel de cultura pero también la capacidad
maestro y unos aprendices trabajando. Eso lo insistió de gestión y gerencia.
mucho, enfatizó mucho en eso.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Katya González: Yo me acuerdo que en esos días ha- hablamos sobre temas de la ciudad en los que estaba
bía en Barranquilla como una… como mucho runrún de interesado y que yo conocía por mi trabajo. Después
quién iba a dirigir la escuela de García Márquez, había nos volvimos a ver por temas de cine en Caracas en
un rollo con eso. 1989, cuando se firmaron los convenios para promover
las coproducciones iberoamericanas, luego en un Festi-
María Cristina Mejía: Yo le hablé de Jaime, le hablé de val Vallenato y el Festival de Cine de Cartagena, siendo
las cosas importantes que habíamos hecho con todos es- yo gerente de Telecaribe.
tos temas de Telecaribe, la Cinemateca y demás. En esa
época Jaime estaba en Telecaribe, pero yo lo conocía de María Fernanda Márquez: Gabo busca a Jaime para
antes, cuando trabajaba en la Cámara de Comercio de Ba- que materialice la idea. En esas dos cosas reside el éxi-
rranquilla, y habíamos estado cerca por el tema del cine. to de la Fundación: una idea muy poderosa y una perso-
na con mucha fuerza para poderla materializar.
Jaime Abello Banfi: Gabo y yo nos habíamos conocido
en el 83 en una reunión en Barranquilla. Yo trabajaba Katya González: La última llamada que me hizo fue en
en la Cámara de Comercio y nos tocó discutir sobre la que me dijo «consígueme a Jaime Abello, que quiero
el manejo del Teatro Municipal. Quizá me puso en el hablar con él». Yo me acuerdo que me sentí feliz, porque
radar porque me invitó a su casa y esa misma noche cuando me llamó ya se había decidido por Jaime.
16
Jaime Abello Banfi: El 28 de diciembre del 93, cuando
salimos a comer en Barranquilla, evidentemente él llegó
Gabo estaba buscando a una persona buscando algo, pero yo no lo sabía, me di cuenta a pos-
que reuniera los requisitos para manejar teriori. Me honra mucho que me hubiera buscado. Pero
me hablaba de periodismo todo el tiempo, cosa que me
la escuela de periodismo que estaba sorprendió un poco. Me parecía interesante y bonito oír-
le el cuento, pero yo en mi ingenuidad no sabía por qué.
planeando, que eran el conocimiento,
el nivel de cultura pero también la Ricardo Corredor: Lo que pasa es que Gabo siem-
pre tuvo una manera muy particular de hacer las cosas.
capacidad de gestión y gerencia. Porque ¿qué pasa cuando sale a comer con Jaime? No
le dice que quiere hacer un taller de periodismo o una
escuela o lo que sea. Él llega y le habla a Jaime de perio-
dismo, de sus años en El Espectador, de sus nostalgias
de joven reportero.
Jaime Abello Banfi: Yo no me olí que estaba armando día siguiente regresé temprano a Barranquilla y le dicté
un proyecto. Me hablaba de la grabadora, de la ética… a mi secretaria de Telecaribe, que en ese entonces era
todos esos cuentos. Yo le oía y le hacía preguntas. Fue Patricia Bustamente, un documento de dos hojitas que
divertido. Cuando lo llevé al hotel, me sienta en el lobby recogía las ideas que había desarrollado, con base en
y sigue con el tema. De pronto me empiezo a dar cuenta las discusiones de las reuniones con Ernesto McCaus-
de que va detrás de algo. Empieza a hablarme de talle- land, Raimundo Alvarado y otros amigos del periodismo.
res, me menciona a la Universidad de los Andes… Hasta
ahí era para mí algo social, pero por la insistencia me La última llamada que me hizo fue en
fui dando cuenta de que quería algo más. Entonces le
digo: «bueno, ¿qué quieres que haga?». Y ahí es cuando
la que me dijo «consígueme a Jaime
se suelta: «Piensa en eso, ayúdame a pensar en eso». Abello, que quiero hablar con él».
Le dije: listo, claro que sí. A la noche siguiente volví a
estar con ellos, con Gabo y Mercedes, en una parranda Alberto Abello: La primera parte de ese año fueron
vallenata. Pero no tocamos más el tema, simplemente reuniones de trabajo, de sondeo, de aprendizaje, de
cantamos y bailamos. escribir las primeras ideas, estábamos aprendiendo, y
Gabo venía a Cartagena y en varios momentos nos reu-
Raimundo Alvarado: Cuando yo le pregunté que por níamos con él. Eso se convirtió en un evento y él parti-
qué Jaime, él me dijo que había propuesto su nombre cipaba de esas reuniones. Hicimos varias en la Cámara 17
a César Gaviria para que fuera director de Focine. Pero de Comercio, en un mezanine de la Cámara. Porque
Gaviria nombró a María Emma o a Maruja Pachón, no trabajar con Gabo era muy rico. De un punto soltaba
recuerdo. «Bueno, como Gaviria se lo perdió, entonces y jalaba la madeja y se le venían todas las historias.
yo me lo cojo para mí». Así me dijo él. Así me lo dijo Eran los momentos donde expresaba su opinión sobre
García Márquez. la crónica, el reportaje, las diferencias entre el cuento y
la crónica, bueno, nos daba sus lecciones de literatura
El diseño, 1994 y de periodismo, las de un hombre maduro y que ha
reflexionado sobre el oficio.
Jaime Abello Banfi: Llegó fines de marzo del año 94
y resulta que estábamos en la inauguración del Festival
de Cine de Cartagena. Vi a Gabo de lejos. Él me vio y
me llamó con una seña del dedo. Me acerqué como
para abrazarle y él ni me saludó, sino que de una me
dijo, casi en plan de reclamo: «¿Ajá, entonces qué?,
¿qué has pensado?». Le contesté: «Sí lo he pensado y
he hecho consultas, nos reunimos cuando quieras». Al

Un fotógrafo captó el momento justo en que Gabo se encuentra
con Jaime Abello y le pregunta si había pensando sobre lo
que hablaron en Barranquilla a finales del año pasado.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Jaime Abello Banfi: El 94 es el año de gestar la idea y
fue un año muy singular en la vida de Gabo. Muy chéve-
re. Él estaba en uno de esos años pletóricos, de madu-
rez, en un momento en que se combina todo lo bueno:
la fama, la creatividad, el éxito, el emprendimiento, el
poder. Era como un Midas.

El estudio de factibilidad
Jaime Abello Banfi: Cuando Gabo leyó las dos hojitas factibilidad para unos talleres de periodismo. Nos vinimos
que le entregué en la cafetería del Hilton, me preguntó: a Cartagena y el desayuno fue en el Hilton. Gabo llegó
«Esto está bien, estoy de acuerdo. ¿Ahora qué sigue, qué vestido de tenista y allí empezó a decir lo que quería. Lo
hacemos?». A mí se me ocurrió decirle que había que dijo desde el primer momento, se reflejaba que la idea la
hacer un estudio de factibilidad para profundizar en deta- había pensado y repensado: quería organizar una serie
lles, como los costos. «¿Y eso cómo se hace?». Le dije «Yo de momentos donde periodistas que estuvieran en el ofi-
no sé, pero tengo un primo que hace estudios, investiga- cio, jóvenes, al lado de maestros del periodismo, desarro-
ciones de ese tipo. Alberto Abello, que es economista». llaran experiencias y se diera un proceso formativo para
«Llámalo, contrátalo, yo pago eso», me contestó. elevar la calidad del periodismo. Yo le dije que sí, que yo
18 miraría cómo podría colaborarle.
Alberto Abello: Una noche me llama Jaime Abello, que
estaba en la gerencia de Telecaribe, mientras caía un tre- Javier Darío Restrepo: Desde el principio pesa mucho
mendo aguacero y me dice: «Gabo quiere que desayunes la visión de García Márquez sobre el periodismo. Hay
mañana con él en Cartagena». Le pregunté de qué quería una finalidad, y es la frase que he citado un millón dos
Gabo hablar conmigo y me explicó que él le había co- veces: ser periodista es tener la oportunidad de cambiar
mentado la posibilidad de que yo le hiciera el estudio de algo todos los días. Eso es lo periodístico: cambiar algo
todos los días a través del gran instrumento de la infor-
mación. La responsabilidad es inmensa.

Alberto Abello: Fue muy preciso en que no iban a ser ta-
lleres para medios, que eran talleres para periodistas jóve-
nes en el oficio, que estuvieran trabajando en algún medio.
Y estableció la diferencia entre los medios y los periodistas.

Juan Gossaín: Desde un principio la Fundación se ha enfo-
Los cuatro fundadores de la FNPI: A la derecha de Gabo, Jaime Abello. cado en el trabajo con los periodistas. No con estudiantes
A su izquierda: Alberto Abello y Jaime García Márquez.
con los borradores corregidos. Yo tengo unos por ahí.
Hubo ene versiones. Tengo la versión final aprobada
que él me regaló. Me la entregó al final, con una califica-
ción sobresaliente y su firma, como si hubiera aprobado
el examen. Una cosa bien emotiva.
Facsímil del documento de estudio de factibilidad de la FNPI elaborado
por Alberto Abello y corregido personalmente por Gabo. Jaime Abello Banfi: Ese equipo hizo una serie de reu-
Crédito: archivo personal de Alberto Abello.
niones según un plan de trabajo. Gabo fue a varias de
o medios, con periodistas. Por mandato de Gabo. Los ellas. Había una persona que se encargaba de la parte
talleres son experiencias diseñadas para ellos. Renovar jurídica, otra de la parte económica, otra de la parte
la vocación en el periodista, estimular la reflexión sobre periodística y Alberto que era el director de equipo. Así
su oficio, para que regrese al medio enriquecido con fue armándose la estructura. Concretándose el estudio.
la experiencia. Alberto tiene el documento con las anotaciones de puño
y letra de Gabo.
Jaime Abello Banfi: Lo bueno de esa etapa del estudio
es que Alberto trató de sistematizar la reflexión en esas Alberto Abello: Gabo no quería una escuela, que nada
reuniones, entonces eso fue muy útil, interesante y bonito. se pareciera a un aula. Que eso no formaba, eso mal for-
maba, que era muy antipático. En cierta forma, él renuncia 19
Alberto Abello: Parte del equipo mío fueron Lola Sal- a la vida universitaria. Él llegó a Cartagena en el 48 y se
cedo, muy importante periodista barranquillera; Felipe matriculó en la Universidad de Cartagena, pero no pasa el
Merlano, que era en ese entonces economista de la Cá- semestre. En eso, él la tenía clarita. Habló de las faculta-
mara de Comercio, y Madalina Barboza Senior, que era des de comunicación y fue muy crítico con ellas.
la abogada, y quien ya murió.
La fundación de la Fundación
Raimundo Alvarado: Jaime me llamó para invitarme a Alberto Abello: La Fundación nace alrededor de una
una primera reunión del grupo. Nos reunimos con Mir- piscina, la del Hotel Caribe. Eso fue después de un tiem-
tha Buelvas, con Lola Salcedo, con Alberto Abello, con po largo de estar haciendo las exploraciones para su
otra gente ahí. creación y dar desarrollo a esa idea que Gabo tenía.
Allí se leen los estatutos, que fueron elaborados por
Alberto Abello: Hubo reuniones de trabajo a las que Madalina Barboza, y se definen quiénes van a ser sus
asistió Gabo cuando volvió a Colombia. Hacía una cosa fundadores. Es decir, Gabo define quiénes van a ser. Le
muy bonita y era que le entregábamos borradores im- pide a Jaime Abello que llame desde ahí a su hermano
presos, él se los llevaba y a la reunión siguiente llegaba Jaime García Márquez.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Jaime García Márquez: Yo soy ingeniero civil y en ese IBEROAMERICANO, como persona jurídica de dere-
tiempo tenía un contrato en la Sierra Nevada. Cuando cho privado, con la calidad de institución de interés
bajé a Santa Marta, Margarita mi esposa me dijo que común sin ánimo de lucro, organizada y regida por
Gabito me había llamado. Lo llamé y me dijo: «Dame tu las leyes de la República de Colombia.
número de cédula. Te estoy mandando un sobre. Firma Acta de constitución, de aprobación de estatutos y
esos papeles que van ahí y me lo vuelves a enviar. No designación de dignatarios de la Fundación para un Nuevo
preguntes». Y me dijo algo como: «Firma esa vaina pero Periodismo Iberoamericano, Cartagena de Indias, 1994.
no vayas a creer cosas, que aunque firmes vas a seguir
siendo pobre», algo así me dijo, así como era él. Cuando El «taller de talleres»
vi el sobre, era el acta de constitución de la Fundación. Jaime Abello Banfi: Firmamos los estatutos y queda-
mos con Gabo en hacer una reunión de planeación de
Jaime Abello Banfi: Gabo debía decidir quiénes sería- las primeras actividades. Esa reunión es la que hacemos
mos el grupo fundacional. Entonces la decisión de él fue en octubre del 94 en la sede de la Cooperación Españo-
meter a su hermano Jaime, porque en ese momento con- la en Cartagena, la antigua Casa de España. Ahí la clave
sideramos que quien fuera debía ser alguien de su con- fue la participación de Tomás Eloy Martínez, periodis-
fianza. Fueron siete millones de pesos de aporte inicial, de ta y escritor argentino, muy importante, gran amigo de
los cuales yo puse un millón de mi sueldo en Telecaribe. Gabo, y convocamos un grupo de periodistas colombia-
20 nos muy destacados.
Alberto Abello: Y Gabo dice en algún momento que
faltaba otro Abello para empatar, para que quedaran dos Juan Gossaín: Recuerdo una reunión clave en la sede de
García Márquez y dos Abello, y me dijo a mí. Jaime se la Cooperación Española en Cartagena a finales de 1994.
quedó con todos esos papeles y Madalina se encargó de Era como una reunión preparatoria. Creo que estaba Eli-
oficializar las cosas. Eso se hizo en el 94, a mediados. gio García Márquez, Germán Mendoza Diago, Tomás Eloy
Martínez. El gran intérprete de Gabo era Tomás Eloy Mar-
El 25 de junio de 1994, siendo las 6:00 p.m., se tínez, su cómplice en los asuntos periodísticos.
reunieron en la cafetería de la piscina del Hotel Cari-
be de Cartagena de Indias, Colombia, los ciudadanos Germán Mendoza: Gabo estaba interesado en que es-
Gabriel García Márquez, Jaime García Márquez, Jaime tuviéramos en la reunión gente activa en el periodismo,
Abello Banfi, Alberto Abello Vives, Madalina Barboza que trabajáramos en ese momento, y pues, considera-
Senior y Rafael Enrique López López como invitado ba que el periódico de Cartagena tenía que estar ahí,
especial en representación de la firma AUDIAFIN, con porque él trabajó aquí en El Universal. Lo primero que
el objeto de constituir la Fundación que se denomi- me dijo es: «Nada es formal, todos vamos a hablar paja
nará FUNDACIÓN PARA UN NUEVO PERIODISMO durante tres días. No hay nada protocolario».
Participantes del taller de talleres en 1994. De izquierda a derecha: Juan Gossaín, Germán Mendoza, Tomás Eloy Martínez,
Jaime Abello, Mirtha Buelvas, Gabo, Ana Lucía Duque, Daisy Cañón, Raimundo Alvarado, José Salgar y Eligio García Márquez. 21

Raimundo Alvarado: Yo le pregunté a Gabriel García Jaime Abello Banfi: En esa reunión de planeación se
Márquez en un momento del taller cómo iba a garantizar hace una lista y ahí, por ejemplo, sale el nombre de
la sostenibilidad –es la palabra que se usa ahora, no Alma Guillermoprieto. Lo propuso Tomás Eloy Martínez,
sé cuál usaría yo en ese momento– de la Fundación. Él ya García Márquez la había leído y dijo: «Bueno, vamos
sacó una agenda electrónica que tenía un directorio y a invitar a Alma».
me mostró: Claudia Cardinale, Woody Allen, el teléfono
privado de César Gaviria en Washington, que acababa Germán Mendoza: Propuso que los talleres fueran bas-
de asumir la OEA… me mostró como cinco nombres y tante centrados en el uso del idioma. Tomás Eloy, con
me dijo: «Si estos contactos no sirven para hacer soste- toda su experiencia, contó cómo en Caracas se enfren-
nible este proyecto, entonces nada sirve». tó a la dictadura y qué hacer como periodistas en ese
tipo de situaciones. Hablamos de ética, y de la práctica
Germán Mendoza: Había unos puntos como para no del periodismo. Soltamos nuestras ideas sobre lo que le
perder el norte. Hablamos sobre cómo serían los talleres; faltaba a los periodistas colombianos y qué se necesita-
él insistió mucho en que no se llamara escuela sino taller, ba. Había muchas carencias, muchas cosas que no nos
para que no fuera académico, insistió bastante en eso. enseñaban en la universidad. En general convinimos en

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
que en la universidad no nos enseñan a los periodistas Jaime Abello Banfi: Ahí aterrizamos esas ideas que,
a enfrentarnos a la noticia diaria y a la vida. Hablamos más o menos, en la planeación con Alberto habíamos
de cuál era el papel del periodista ante la realidad, no recogido. Después de ahí quedan las cosas aterrizadas.
cuestiones de teoría sino prácticas. Todo se va afinando luego a través de ensayos.

Raimundo Alvarado: Contó que se fastidió mucho Primeros días, 1995-1997
cuando unos periodistas de Santa Marta le hicieron pre-
guntas impertinentes. Y mencionó otro chasco que le Ricardo Corredor: La Fundación solo inicia actividades
pasó con periodistas de Barranquilla. Entonces, él venía en el 95 con un seminario organizado junto con el Co-
con la idea de que a las tres ciudades había que ayu- mité para la Protección de Periodistas, (CPJ). El de Alma
darles, subir el nivel del periodismo en la región Caribe. Guillermoprieto, la gran cronista mexicana, fue el primer
Pero también tenía claro que la cosa debía tener dimen- taller, pero la primera actividad fue la que se organizó
sión latinoamericana. fue con el CPJ. Por cierto, ese seminario fue la semilla
para la posterior creación, en 1996, de la Fundación
para la Libertad de Prensa FLIP.

Jaime Abello Banfi: Cada cosa se hace con un signifi-
22 cado. Los lugares escogidos, las actividades. Todo tiene
su sentido. La primera actividad se organiza alrededor
de la libertad de prensa y la protección a los periodistas.
El primer taller que dirige Gabo no lo hace en Cartage-
na, sino en Barranquilla, en El Heraldo. A su vez, el pri-
mer taller de la Fundación, que lo dio Alma, lo hacemos
en El Universal de Cartagena. Los primeros talleres son
sobre crónica, ética, reportaje, investigación. Gabo dicta
varios talleres el primer año.

Temo que algunos de ustedes se pregunten qué tiene
Imagen facsimilar del periódico El Universal de Cartagena,
que ver una escuela de periodismo empírico con los
informando sobre el primer taller de la FNPI con nobles propósitos del Comité para la Protección de
Alma Guillermoprieto en abril de 1995.
Periodistas. Es muy sencillo: un factor esencial en
la defensa de la integridad de un periodista, de su
independencia y hasta de su vida, es una buena for-
mación profesional.
Empecemos por observar juntos que cuanto más
se fundan escuelas académicas de periodismo, más
evidente se hace que enseñan muchas cosas útiles
para el oficio, pero muy poco del oficio mismo. Y
casi nada de las dos materias más importantes: la
práctica y la ética.
Palabras de Gabriel García Márquez al inaugurar su
Fundación y abrir el Seminario sobre Libertad de Prensa
organizado por el CPJ y la FNPI, Cartagena de Indias,
marzo de 1995.

Javier Darío Restrepo: Yo había tenido un acercamiento Gabo en uno de sus talleres de reportaje en Cartagena.
con Jaime Abello en Barranquilla en tiempos del cura Ho-
yos, porque él estuvo en una conferencia que di en el ho- Jaime Abello Banfi: Fuimos probando, experimentan-
tel El Prado. Ahí estaba Jaime, quien era director del canal do poco a poco hasta dar con el modelo del taller que
regional del Caribe. La conferencia fue sobre asuntos de quería Gabo y que habíamos perfilado en las reuniones
ética periodística. Jaime retuvo eso. Después vendría la preparatorias.
fundación de la Fundación y se habló de esto a instancias 23
de Gabriel, él siempre obsesionado con el tema. Me con- Andrés Grillo: Yo tomé dos talleres con Gabo, uno con
sultaron si era posible que yo les organizara unos talleres, Phil Bennett, uno con Alma Guillermoprieto, otro con
entonces vino el primer taller de ética en la Fundación. Miguel Ángel Bastenier y otro con Yamid Amat... tomé
seis. Creo que me quedaron debiendo uno y que tengo
Jaime Abello Banfi: La línea de talleres de Javier Darío el récord de asistencia a talleres de la Fundación. A ex-
Restrepo de ética es muy importante y empezó muy tem- cepción de Jaime Abello, por supuesto.
prano en las actividades de la Fundación. Eran talleres
más cortos. Pero el tema de la ética es muy importante Jaime Abello Banfi: Puedo decir que fui un alumno del
para Gabo y desde muy pronto comenzamos a trabajar cien por ciento de los talleres que se hicieron en la Fun-
en eso en la Fundación. dación durante los cuatro primeros años. Prácticamente
estuve en todos de principio a fin.
Javier Darío Restrepo: Gabriel me dice: ¿Y como va
a ser la vaina? Entonces le expliqué que los talleres se Andrés Grillo: En mayo de 1995 yo estaba en Cam-
hacían con base en hechos o noticias que habían sido bio 16 Colombia, y Patricia Lara empezó a mandar a
publicadas o circunstancias periodísticas que habían su- toda su gente a los talleres de la Fundación. Se hablaba
cedido y sobre las cuales los participantes iban a hacer mucho de la Fundación de García Márquez de Nuevo
su reflexión.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Periodismo. Y pues para mí era un sueño ir a los talle- mismo idioma pero no nos entendíamos los significados.
res. Este taller fue en Barranquilla, fue el primero de los Claro que yo no le decía Gabo, no era capaz. Todo el
que Gabo dio en la Fundación, que llevaba muy poquito, mundo le decía Gabo y yo le decía maestro. Y en ese ta-
como tres meses operando. ller, sí, básicamente él habló todo el tiempo de Noticia de
un secuestro. Porque ya estaba a punto de terminarla... El
Ricardo Corredor: Unos se hicieron en la sede de la último día del taller leyó el primer capítulo.
Cooperación Española, otros en El Universal, otros en El Eso sí que fue alucinante para mí, porque yo era el
Heraldo, otro en España, con el propio Gabo en un sitio más chiquito, era el benjamín del grupo, y era el úni-
cerca de Madrid, que no recuerdo cómo se llama. Dicen co colombiano aparte de Jaime Abello. Cuando leyó el
que ahí leyó Noticia de un secuestro. Él ya lo tenía listo primer capítulo para mí fue como entender mi país, no
y leyó un capítulo en el taller. sé, entender algo. Porque yo no había vivido todo eso,
y era ver un pedazo de la historia de mi país desde otro
Jaime Abello Banfi: Ese primer año Gabo y yo viaja- punto de vista. Fue muy impresionante. Me acuerdo que
mos a nuestro primer taller en Madrid, en un sitio que lloré, se me escurrieron las lágrimas cuando terminó de
se llama La Cristalera, que era un taller conjunto de esta leer ese capítulo.
alianza con la Escuela de Periodismo de El País. Bas-
tenier nos rondaba allá. Al primer taller se fue como a Joaquín Estefanía: Así fue. En octubre de 1994 nace la
24 espiar. Gabo me dice que lo llame y yo lo invito a hacer Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano. Des-
su primer taller aquí en Cartagena. de entonces, los intercambios de profesores se han multi-
plicado. Los de la Escuela de Periodismo Universidad Au-
Miguel Ángel Bastenier: Me vio Gabo en un artículo tónoma de Madrid UAM / El País hemos acudido muchas
que publiqué en El País, en un suplemento. El director veces a Cartagena; los maestros de la FNPI han dado con-
del suplemento un día me dijo: «Te va a llamar un se- ferencias en la Escuela de Periodismo UAM / El País. Un
ñor colombiano, mañana, pasado, un día de estos, en año después de esta presencia de Gabo en la calle Miguel
nombre de una Fundación creada por García Márquez Yuste de Madrid (sede de la Escuela de Periodismo), en
para promocionar el periodismo. Te tienes que poner de septiembre de 1995, volvió para dar el taller de reporteris-
acuerdo con él». mo y redacción citado, en Miraflores de la Sierra. Durante
tres días, todas las mañanas, muy temprano, Gabriel García
Andrés Grillo: La reunión en España fue muy simpática Márquez tomaba un coche a las puertas del hotel Ritz y se
porque éramos doce periodistas, seis latinos y seis espa- dirigía a la residencia La Cristalera, donde convivía todo el
ñoles, pero cada uno de los españoles era de una región día con la docena de alumnos que participaban en el taller.
diferente de España, y Gabo muchas veces hacía el papel El tercer día, el 6 de septiembre, la clausura consistió en
de traductor. Decía: «No, esto significa tal cosa, estamos la lectura de las primeras páginas de aquel libro reportaje
hablando de esto». Era muy divertido, hablábamos el que había anunciado: Noticia de un secuestro.
Jaime Abello Banfi: Por esa época veíamos como mo-
delo la Escuela de Periodismo de El País, de Madrid,
porque era eminentemente práctica, las clases se im-
partían en la sala de redacción. Se parecía mucho a lo
que García Márquez quería hacer.

Miguel Ángel Bastenier: Lo que veía Gabo en la Es-
cuela de Periodismo de El País era la institución de
enseñanza práctica del periodismo más importante y
adelantada del mundo en lengua castellana. Él quería
una formación basada en la práctica, y eso era lo que
hacíamos en la escuela de El País. Muy pronto me in- Grupo del taller que dio Gabo en Miraflores de la
Sierra, España, en conjunto con el diario El País.
vitaron a la Fundación y así fue como comencé a dar
cursos en Cartagena y en otros sitios, como La Paz,
México, Bogotá. Durante tres días, todas las mañanas, muy
temprano, Gabriel García Márquez tomaba
Primeros cómplices
Alberto Abello: La primera oficina de la Fundación no un coche a las puertas del hotel Ritz y se 25
es en Cartagena sino en Barranquilla, con María Eugenia
dirigía a la residencia La Cristalera, donde
Fernández. Eso lo alcancé a conocer. Porque una vez
constituida la Fundación yo viajé a Bogotá, me fui a vivir convivía todo el día con la docena de
a Bogotá tres años, hasta el 98. Estaba en contacto per-
manente con Jaime, me contaba, pero yo estaba allá y la alumnos que participaban en el taller.
Fundación estaba aquí, entre Barranquilla y Cartagena.
no como ahora, que todo queda organizado. Trabajába-
Patricia Bustamante: En Telecaribe yo era lo que se mos de sol a sol. En algún momento Jaime me expresó
dice todera. El cargo oficial era secretaria de Guillermo unas dudas, se preguntaba si se iba o se quedaba en
Lara, después pasé a jefe de archivo, pero siempre es- Telecaribe… Estaba haciendo una muy buena labor en
tuve al lado de Jaime Abello, lo apoyé mucho con las Telecaribe. Le iba bien a él, le iba bien a Telecaribe y le
actas, a él le gustaba como me quedaban a mí las actas iba bien a todo el mundo. Pero al final renunció al canal
de las reuniones. Las hacía en el primer computador que y se dedicó del todo a la Fundación de García Márquez.
tuvimos en Telecaribe, que compró Jaime para hacer me-
moria de cosas pequeñas. Hacíamos esas actas en un Jaime Abello Banfi: El primer equipo era una secretaria y
programa que se llamaba WordStar, quedaban horribles, el mensajero en Barranquilla. No se habían popularizado

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
los servicios de mensajería o de correo local, así que María Eugenia Fernández: Él me dictaba, yo hacia el
tocaba trabajar con mensajero, sin eso no se podía vivir. borrador y él lo revisaba como diez veces. Él es súperdeta-
llista con cualquier punto, coma, con todo, todo tiene que
Ricardo Corredor: No había convocatoria pública, sino estar perfecto.
que se invitaba a los periódicos y se les pedía que man-
daran a alguien. Era en grupos más chiquitos, porque Jaime Abello Banfi: Lo que hacía yo era que contrata-
Gabo prefería que no fueran más de diez o doce. ba a personas que conocía para la producción. Uno de
esos fue Juan Manuel Buelvas, que hoy es gerente de
María Eugenia Fernández: Llamábamos a los medios, Telecaribe. Fue un grupo de gente joven que contrataba
a los editores. Era la época de invitaciones o convoca- por taller o por grupo de talleres y que me ayudó mu-
torias por fax. Se hacían las cartas y se mandaban las cho. Y estuve así con esos equipos por proyecto o acti-
invitaciones por fax, teníamos unos listados de la gente vidad o por un paquete de servicios durante tres años.
que se invitaba. No es como ahora que uno los tiene a la
mano haciendo clic.

Jaime Abello Banfi: Una cosa muy divertida pero al
tiempo muy seria es que Gabo me dijo con toda clari-
26 dad: «Tú puedes usar mi nombre, te lo autorizo, pero
nunca te equivoques». ¡Imagínate! Cosa seria. En ese
tiempo yo le consultaba todos los asuntos. Y después
con mucha prudencia les decía a los maestros o a los
aliados: «Gabo te manda a decir tal cosa…». Un com-
promiso grandísimo.

Ricardo Corredor: La primera idea de Gabo era que la
Grupo del primer taller con Tomás Eloy Martínez. Cartagena, mayo de 1995.
Fundación no tuviera ni siquiera sede. Él decía que fuera
una cosa itinerante, muy liviana. Pero en la medida en
que empieza a crecer y consolidarse se ve que no es
posible. Mucho menos con un líder como Jaime Abello,
que siempre va hacia adelante. Entonces, claramente,
tiene que crecer. Pero entiendo que la primera oficina
de la Fundación era una que tenía Jaime en Barranquilla
y la usaban para las cosas de la Fundación.

Gabo y un grupo de talleristas conversan con un
dibujante de retratos hablados de la policía, para un
taller de crónica judicial en Ciudad de México.
Una cosa muy divertida pero al tiempo
muy seria es que Gabo me dijo con toda
claridad: «Tú puedes usar mi nombre, te lo
autorizo, pero nunca te equivoques».

María Teresa Ronderos: En el 97 fui a hacer unas
entrevistas a Barranquilla. Y Arturo Sarabia que es un
político de allá, intelectual, me presentó a Jaime Abe-
llo. Conversamos sobre muchas cosas, yo en esa época
Maria Teresa Ronderos dictando uno de sus
estaba en La Nota Económica. Y bueno, había hecho primeros talleres para la FNPI en 1999,
varios experimentos de cobertura electoral y sobre todo
cobertura de la política cuando había sido editora po- es mi primer contacto con la Fundación: un taller clásico
lítica de El Tiempo. Me contó que estaba organizando de cinco días en Cartagena, en la sede de la Fundación.
en Cartagena una conferencia grande, de toda América
Latina, sobre cobertura de elecciones y sobre cómo re- María Teresa Ronderos: Me acuerdo que Gabo, que
novar y cambiar la cobertura electoral. Así que me invitó estaba como a cuatro o cinco personas de mí, cuando 27
a que hiciera una presentación en esa conferencia. No terminé mi presentación me mandó un papelito que decía
era en un auditorio, sino alrededor de una mesa grande, algo así como «has aprobado el examen», algo así, una
todos sentados allí, periodistas de toda América Latina. cosa chistosa con un dibujito de esos que hacía él, como
Estaba Gabo, yo era joven, me puse nerviosa pero conté con una florecita. Entonces, pues, obviamente, yo que era
mi experiencia y los experimentos que habíamos hecho una pelada, me morí de la emoción y me pareció lo máxi-
sobre cobertura electoral. mo. Y creo que fue una manera de hacerme saber que
me estaba dando el visto bueno, que chévere que yo hi-
José Luis Novoa: Entré al taller de redacción de El ciera cosas con la Fundación. Seguimos en contacto y al
Tiempo y me enteré ahí de que Gabo había creado hacía poco tiempo Jaime me dijo que por qué no hacía un taller
un par de años una Fundación para el nuevo periodis- en Ecuador para editores políticos sobre cómo hacer otro
mo. Al año siguiente, en el 98, el periódico me envía, tipo de cobertura en política y elecciones.
porque en ese tiempo no era postulación sino que se
invitaba a los periódicos. Me envió a un taller con Tomas Javier Darío Restrepo: «Tienes que venir a Cartagena»,
Eloy Martínez y el Indes, que era un instituto del BID, me dijeron. Yo les dije que vivir en Cartagena implicaba
para hacer un taller de cobertura de temas sociales. Ese divorciarme y que no estaba en ese plan. Continuaron

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
los talleres y mire lo interesante: cada vez que se hacía
un taller y García Márquez estaba en Cartagena, se apa-
recía en el taller, porque tenía una cierta fascinación por
el tema de la ética. Pero cuando él llegaba lo desbarata-
ba, porque entonces todos los que estaban ahí estaban
inquietos por salir a comprarse un libro de él en una
librería para tener su autógrafo.

Primeros apoyos Alma Guillermoprieto en un taller de crónica
en la sede de la FNPI en Cartagena.
Jaime Abello Banfi: Los primeros años de la Funda-
ción fueron deficitarios, y Gabo de su bolsillo cubría los escribió alguna vez. Una de las visitas que hacemos es
déficits. Giraba a fin de año 50 o 60 mil dólares, casi al despacho del presidente del Banco Interamericano
durante cinco años. Gabo realmente quiso que funcio- de Desarrollo, en ese momento Enrique Iglesias, y en-
nara. Cuando venía a Cartagena, se acostaba en un sofá tonces Gabo me presenta, le dice: «Mira, aquí te traje
y yo le iba dando el informe. Quería una vaina seria y al director de mi Fundación». Muy a su manera, ¿no?
bien hecha, cosas que funcionaran, tenía la gran preo- Yo me había preparado para esa visita y planteé unas
cupación de que no creciéramos demasiado, o por lo ideas. Iglesias nos dice que nos va a poner un técni-
28 menos que tuviéramos un crecimiento sostenible. No co para que estructuremos un proyecto. Entonces ese
quería fracasar ni que nos desbordáramos. técnico viajó a Cartagena y hacía preguntas que de-
mandaban una reflexión estratégica. Eso nos impulsó a
Ricardo Corredor: Al inicio fue Unesco quien dio la institucionalizarnos.
plata para hacer los primeros talleres, de los cuales te-
nemos un archivo en Cartagena. La Unesco y el BID Jaime Abello Banfi: La Unesco y el BID fueron claves
son las primeras instituciones que apoyan de manera para pensarnos, para vernos, para hacernos preguntas.
continuada a la Fundación para organizar los primeros Llenar esos formularios y atender esos requerimientos
talleres y seminarios. obligaba a hacer una reflexión estratégica. Son momentos
en que la organización se piensa. Y empezamos ya a iden-
Jaime Abello Banfi: Un momento que nos puso a tra- tificar unas líneas de actuación, unos principios claros. Nos
bajar en pensarnos fue cuando formulamos el primer comenzamos a caracterizar. Desde entonces cada año
proyecto ante el Banco Interamericano de Desarrollo. hacemos reuniones de esas, donde pensamos quiénes
Que debió ser en el 97 justamente. Yo viajo ese año a somos, qué estamos haciendo, para dónde vamos, cómo
Washington con Gabo. Es el año en que se reúne con estamos cumpliendo el mandato de García Márquez.
Clinton y le entrega el mensaje de Fidel acerca del cual
El despegue: 1998-2000 Crece el equipo
Jaime Abello Banfi: La primera persona que vinculé
Jaime Abello: En el 98 conseguimos esta sede donde formalmente en programas fue Ingrid Bejerman, una
estamos todavía, la casa en la calle San Juan de Dios en brasilera que habla perfectamente español, inglés, fran-
el centro de Cartagena. Era una necesidad, la cosa se cés… yo quería una persona internacional.
estaba formalizando, requería de un mínimo de equipo,
una sede, organización… Ingrid Bejerman: En un taller de narración periodística
en Buenos Aires conocí a Jaime y él me invitó a Cartage-
Alberto Abello: El enano se crece y se van a necesitar na a conocer la Fundación. Me dijo que quería reforzar
cosas, un mensajero, los sistemas y demás, una opera- las relaciones con Brasil y también quería establecer un
dora que maneje tiquetes y logística. Alguien tiene que programa que había del BID, por un lado becas y por
ocuparse de quince, treinta personas que llegan a Car- otro lado una red de periodistas. La idea era que los
tagena a un evento: hoteles, viáticos, comidas, transpor- periodistas conocieran el taller y siguieran en contacto,
te... Eso requiere de una infraestructura, por mínima que retroalimentando la experiencia del taller. No era época
sea. Gabo quería algo flexible, sin institucionalidad fuerte, del Facebook ni nada, ahora crear redes es más fácil.
pero la realidad te va diciendo lo que se va necesitando.
María Fernanda Márquez: Ingrid estuvo entre finales
José Luis Novoa: La sede era mucho más grande de lo del 98 y de pronto mediados del 99. La Fundación eran 29
que es ahora, porque como hasta el 2008 o 2009 tuvi- ella, Jaime por supuesto, Patricia Torres, una sobrina de
mos también el apartamento de al lado. Ahí antes se ha- Gabo que se encargaba de la logística de los talleres;
cían los talleres, había una sala para grupos grandes y otra Everly, la secretaria; el mensajero, Maria Eugenia desde
más chica para los talleres de doce a quince periodistas. Barranquilla y un pelao que hacía una pasantía en siste-
mas, Humberto Yances, que estudiaba ingeniería.
Jaime Abello Banfi: Yo le propongo a Gabo que las
dos salas se llamen una Clemente Manuel Zabala y la José Luis Novoa: Con Jaime siempre hay un proceso
otra Álvaro Cepeda Samudio, ambos editores, perio- como de acercamiento, de encantamiento. Con las perso-
distas a quien Gabo respetaba y quería mucho. Eso le nas y con las instituciones. Gabo era un poco así también.
pareció fabuloso, se puso contentísimo. Van mirando, van conociendo y si durante un tiempo las
cosas funcionan bien entre ambas partes, se hace una pro-
Alberto Abello: La dueña de la casa, Isabel Feldsberg, puesta. Todo tiene un proceso lento como de seducción.
también ha puesto de su parte para el sostenimiento de
la Fundación. Es una mujer muy querida, colaboradora. Ingrid Bejerman: Para un taller de Gabo llegaron como
Yo creo que todos ponen alrededor de una idea, hasta 800 solicitudes. Imagínate, para escoger a 10 periodistas.
la persona que arrienda con un canon. Unas cifras así impresionantes y Jaime necesitaba mucha

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
ayuda para procesar todo eso. Y yo todavía no estaba se- incluso le habían entregado sus sitios de internet a Terra
gura. Me sentía encantada, fascinada con Cartagena, con y Terra era el que los estaba desarrollando, porque ellos
la Fundación, todo, pero mi trabajo en Sao Paulo era mi no sabían muy bien cómo manejarlos.
trabajo soñado. Tenía una editora sensacional y prestigio y
estaba haciendo lo que más me gustaba. Jaime me habla- Ingrid Bejerman: Nosotros hicimos el sitio web con
ba de la Fundación, de los proyectos y me iba pasando a Humberto Yances; más o menos en octubre del 98 ya es-
varias personas al teléfono, como para que los conociera, taba listo y la gente estaba muy contenta porque, como te
para conectarme. Hablé con el presidente de la comuni- digo, hacíamos el taller y subíamos las direcciones de con-
dad judía de Barranquilla, con otros judíos, periodistas y tacto. No había problema para subir el e-mail y el teléfono
eso. Sin decirme nada me pasó una vez a Gabo y yo no en internet. Así la red iba armándose, eso fue muy exitoso.
sabía que era él, una gran sorpresa, y buena parte de la
charla fue sobre periodismo de internet. Gabo estaba muy Jaime Abello Banfi: Teníamos que decidir cómo íba-
interesado en eso, en aquel momento Jaime había hecho mos a aparecer, entonces Íngrid propuso la sigla FNPI,
un taller de periodismo con Rosental Alves y tenían mucho y ahí empezamos a usar esa abreviatura con la página
interés en seguir esa línea. Bueno, y al final fue esa con- web. Terminamos identificándonos mucho con la sigla,
versación con Gabo la que me convenció. «efeenepei», «la efeenepi».

30 Alberto Abello: Cuando emerge internet, Gabo empie- El periódico ideal
za a decir: «Internet no nos puede dejar a un lado, ojo Vladdo Flórez: Un día me llamó el diseñador Roger
con esto, párenle bolas». Estaba súperatento a eso. Black y me dijo: «Oye, vamos a hacer una cosa con Gar-
cía Márquez; vamos a hacer un periódico». En la primera
Jaime Abello Banfi: La Fundación es pionera en for- reunión con Gabo, Roger le preguntó: «¿Tú conoces a
mación de periodismo en internet, desde muy temprano Vladdo?», porque estaba pensando en que yo me metie-
hicimos un taller con Rosental Alves. A Gabo lo tenía ra al proyecto por estar en Colombia y ser su socio aquí.
fascinado el tema. Gabo le contestó: «Sí, claro que lo conozco; es un terro-
rista». Entonces empezamos, fuimos a estas reuniones
María Teresa Ronderos: Yo creo que ese es el gran que se desarrollaron a lo largo de un año muy intenso.
mérito de la Fundación: fue pionera en América Latina La primera tarea que todos debíamos llevar, indepen-
en reunir a los periodistas de la región y hacer que se dientemente de lo que fuéramos a hacer en el taller,
conocieran, creó una especie de cofradía, de compli- era que cada uno contara lo que consideraba que era
cidad de la buena, de red entre periodistas. Estamos un periódico ideal; casi nada. ¿Fácil, no?, para llegar a
hablando del año no sé… 99, o antes, cuando inter- presentarle la lección a Gabo; y de eso se trató el taller,
net claro que existía pero donde todavía no sabíamos de discutir entre todos qué es un periódico ideal.
en Colombia qué hacer con eso. Los grandes medios
Jaime Abello Banfi: Lo importante fue el taller de cómo inscripciones, todo se empieza a hacer en línea. 1999
sería el periódico ideal. ¡Eso era lo que valía la pena! es un año de inflexiones: hay una sede, hay un equipo
Esos encuentros en Cartagena y México costaron un más grande, se firman nuevos convenios, comienza en
dineral, porque había gente que se pagaba sus pasajes, firme la presencia en la web.
pero los otros nos tocaba ponerlos a nosotros. En un
momento dado, hicimos el presupuesto de cuánto iba Jaime Abello Banfi: Luego vino María Fernanda Már-
a costar el día único de tiraje del periódico. Había que quez. Ingrid se fue a trabajar a la Cátedra Cortázar en
conseguir como 250.000 dólares y yo le dije: Gabo, Guadalajara y yo pensé en Mafe Márquez, a quien había
¿de dónde va a salir esa plata? conocido en Barranquilla porque teníamos unos amigos
comunes. Ella trabajaba con la Fundación Social y venía
Vladdo Flórez: El periódico se iba a llamar El ideal e de la comunicación. Una persona chévere, hicimos clic,
iba a ser más comprimido que Comprimido; iba a ser de le propuse que se viniera a Cartagena.
una sola edición, de una sola vez, pero como si fuera el
periódico de todos los días. No es que íbamos a decir: María Fernanda Márquez: Trabajé el 99 y todo el
en esta edición extraordinaria y única, no; era como 2000. Empecé organizando el archivo, una labor que
si al otro día fuéramos a salir otra vez. Y tenía otra había empezado Íngrid. Era asistente del director y
peculiaridad: ese periódico se iba a imprimir simultá- coordinadora de programas y proyectos. Mejor dicho,
neamente en Colombia, en Nueva York, ¡en Japón! y en yo era todera, porque era una organización más chiquita 31
París… Además, ¡en español! Otra singularidad es que y todos hacíamos un poco de todo.
era un periódico local, de Cartagena; no era como el
International Herald Tribune. Ingrid Bejerman: Hice una carpeta taller por taller con
convocatoria, participantes, memorias, incluso las fotos,
Jaime Abello Banfi: Había un Gabo al que le gustaba porque Jaime insistió siempre en tomar fotos del grupo,
experimentar, innovar; él lo que quería era probar, ver en conservar las biografías de los participantes, las rela-
hasta dónde llegaba. El Ideal nunca se publicó, pero de torías, todo muy completo.
ahí salió un medio… la revista Cambio México, porque
uno de nuestros compañeros en esas jornadas fue Ra- César Ortiz: Llegué el 1 de junio de 1999. Llegué a
món Alberto Garza, que era director de Reforma en Mé- través de un amigo en Barranquilla que trabajaba como
xico, y se convirtió en socio de Gabo. mensajero en la Fundación en sus inicios, cuando tenía
oficina en Barranquilla, la sede no estaba aquí en Car-
Primeros convenios tagena. En el momento en que yo llego ya se están ha-
Ricardo Corredor: Entre el 98 y el 99 la Fundación ciendo talleres, ya todo estaba andando. El primero que
pasa progresivamente de manual a digital. A partir de me tocó fue uno de Jon Lee Anderson, de perfiles. Era
ahí se crea una plataforma para las convocatorias, las un trabajo más operativo y logístico: ayudar a la persona

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
de programación logística, acomodar el salón, adecuarlo creé–, hicimos junto a Gabo un taller titulado «Juegos
al taller o al evento, ayudar con las conexiones, conse- de guerra y paz». Se trataba de reflexionar sobre la
guir cosas, un poco el montaje de las actividades. cobertura informativa del conflicto y las negociacio-
nes que en ese momento se hacían con las FARC. Y,
Jon Lee Anderson: Conocí la Fundación a raíz de un por fortuna, el ejercicio ha continuado.
perfil de Gabo que hice para The New Yorker en 1999. Juan Manuel Santos, palabras durante la entrega del Premio
El primer encuentro fue en Barcelona, pero luego vine Gabriel García Márquez de Periodismo,1 de octubre de 2014.
de correría por la costa Caribe a hacer la investigación.
Durante el reporteo conocí a Jaime García Márquez, a María Fernanda Márquez: Un día me mandaron a una
Mercedes, a Jaime Abello… Recuerdo que en la Funda- reunión de organizaciones del tercer sector en Argentina. Y
ción estaban María Fernanda Márquez, Patricia Torres ahí conocí a este periodista que se llama Geraldinho Vieira,
y otros. Eran el equipo principal. Estaba César también. que era en ese momento el director de un proyecto que
Era un lugar lindo, pequeño e histórico en la calle San se llama ANDI en Brasil: Agencia de Noticias para los
Juan de Dios. Tuvimos un buen taller y a partir de ahí me Derechos de la Infancia. Y él presentó un modelo que
fueron enganchando con una serie de cosas más. a mí me pareció la vaina más espectacular. Y Jaime
en algún momento sugiere invitarlo pues había unos
María Fernanda Márquez: Estaba tomando fuerza el talleres que hacíamos con el Indes, el Instituto de De-
32 tema del Caguán, entonces hubo una actividad con per- sarrollo Económico y Social del BID, que fueron los
sonas claves del gobierno y la pren-
sa sobre cómo cubrir procesos de
paz. Era con la Fundación Buen Go-
bierno, la Universidad de Harvard
y la Fundación Nuevo Periodismo.
Estaba Gabo, estaba Pacho Santos,
Enrique Santos, Juan Manuel Santos
que era el director de la Fundación
Buen Gobierno, Rafael Pardo, Rodri-
go Pardo. Era un juego de roles que
hacía la Universidad de Harvard con
todo el tema del proceso de paz.

Recuerdo que hace 15 años,
con esta Fundación y la Fun-
dación Buen Gobierno –que yo
Gabo, Donna Hicks de Harvard, Jaime Abello y Juan Manuel Santos,
entonces presidente de la Fundación Buen Gobierno.
primeros talleres permanentes que tuvo la Fundación. que presentar un proyecto PIDC, que es un fondo inter-
Era un convenio en el que los del Indes presentaban gubernamental que aprueban todos los países. La sigla
indicadores y estudios económicos y sociales, de po- significa Programa Internacional para el Desarrollo de
breza y desarrollo, y un periodista que normalmente las Comunicaciones. Entramos en consultas con la ofi-
era María Teresa Ronderos, hacía el taller periodístico cina de Unesco en Quito. Iban, venían versiones hasta
por las tardes. Y luego era como medio día Javier Darío que quedó el proyecto. Ellos lo tramitaron y en París se
hablando de ética periodística. aprobó en la Asamblea del PIDC. Y ese proyecto ya fue
de 100 mil dólares, ese fue más importante.
María Teresa Ronderos: Tenían un acuerdo con el In-
des, daban un taller de una semana a periodistas en ge- María Fernanda Márquez: Yo escribía los proyectos y
neral de América Latina que cubrieran temas sociales. Y Jaime los revisaba, comentaba, agregaba y así íbamos
ellos por la mañana daban la parte técnica, económica, llegando poco a poco a la versión definitiva. Así fue con
de las tendencias, de las nuevas políticas sociales, de se- el Indes, con Unesco, con Cemex, con Fescol. Trabaja-
guir la oferta en lugar de la demanda, todo el cambio es- mos, me acuerdo, consolidando una cosa que se llamó
tructural de política social que hubo en esos tiempos, que el Proyecto Antonio Nariño.
ya se estaba dando en los noventa en América Latina, y
por las tardes la Fundación aportaba un periodista que La expansión: 2001-2008
hacía el taller. Eso fue lo que hice durante un tiempo con 33
la Fundación, cuatro, cinco años. Iba siempre en octubre. José Luis Novoa: En la Fundación nace este proyec-
to, que junta a Fescol, Andiarios, Medios para la Paz
César Ortiz: Había que organizar las mesas en U, poner y la Fundación para la Libertad de Prensa. El modelo
el proyector… En ese entonces era con el papel trans- me gusta, el Proyecto Antonio Nariño (PAN) no tiene
parente, creo que acetato era que se llamaba. Tener lista personería jurídica, no tiene sede propia, no tiene una
la grabadora, las baterías, tener a punto el coffee break, estructura propia sino que es un espacio de coalición en
imprimir el material, fotocopiar. Todo lo que tenía que el que estas instituciones nos reunimos para trabajar en
ver con lo operativo. Eran aquí en la sede y también temas relacionados con la libertad de prensa y la pro-
usábamos mucho el hotel Las Américas. tección a periodistas. Es una instancia de coordinación
interinstitucional que todavía funciona.
Jaime Abello Banfi: Al principio la Unesco nos financió
unos talleres, fueron dos ayudas como por 25 mil dóla- María Fernanda Márquez: Fue una iniciativa nuestra
res cada una. Pero a finales de los noventa entramos ya con el propósito de apoyar el tema de la protección de
a otra esfera con ellos. Nos dijeron que para que hubie- periodistas con la FLIP y el derecho a la información y la
ra una ayuda más importante y más sostenida teníamos libertad de expresión.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Fundación Social y en ese momento estaba en el Minis-
terio de Cultura. Yo sentía que era la persona perfecta
para la Fundación en ese momento. Pero Jaime sentía
que él necesitaba ahí un periodista, y yo le dije: «no,
Jaime, porque un buen periodista quiere ser periodista,
no quiere trabajar en una fundación. Tú necesitas es a
alguien que esté en proyectos, que diseñe proyectos,
que sepa de coordinación y gerencia de proyectos».
Pero Jaime no estaba seguro todavía y se acercaba la
fecha de mi matrimonio. Me acuerdo alguna noche que,
Sergio Ramírez dictando el taller «El hecho periodístico
y el hecho literario» en Cartagena.
así como es Jaime, me dice: «¿Y por qué no aplazas tu
matrimonio?».
José Luis Novoa: Eso nace exactamente en el 2001,
quizás haya habido unos acercamientos antes pero re- Ricardo Corredor: Llegué a la Fundación en un mo-
cuerdo que el lanzamiento formal fue en ese año. A ver: mento en que realmente está despegando, ya venía con
cuando nace la Fundación estábamos en un momento un buen ritmo de talleres. Yo creo que el primer año se
grave porque el narcotráfico y el paramilitarismo ata- debieron hacer quince, el segundo veinte y así. Encuen-
34 caban durísimo al periodismo colombiano. Entonces la tro una Fundación con varios convenios establecidos. Y
FNPI sentía que una fundación iberoamericana de perio- ya se estaba cocinando lo del premio Nuevo Periodismo.
dismo debía poner un ojo a la situación en Colombia, la
patria de Gabo, el sitio donde nace la Fundación. Pero María Fernanda Márquez: Me vine para Bogotá como
al mismo tiempo los fundadores tenían claro que la FNPI coordinadora del Proyecto Antonio Nariño, pero dejé an-
no iba a hacer activismo ni debía ponerse a proteger dando varios proyectos. El primer proyecto para Cemex
directamente a los periodistas, pues para eso ya estaba lo escribimos Jaime y yo.
la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), que fue
creada desde el seno de la misma FNPI. Así que el Pro- El Premio de Periodismo Cemex-FNPI
yecto Antonio Nariño enfoca su trabajo hacia el apoyo a Alberto Abello: Cada taller debía financiarse y buscar
la protección de los periodistas a través de otras institu- recursos para sostenernos. Eso costaba. Hubo que salir
ciones y organismos. a buscar dinero para eso. El primer gran patrocinador
fue Cemex con el premio.
María Fernanda Márquez: En diciembre del 2000
me casé con mi primer esposo. Y entonces le dije a Jaime Abello: Luis Gabriel Cano es elegido presidente
Jaime que contratara a Ricardo Corredor. Yo lo cono- de la SIP. Gabo va a Los Ángeles a dar su discurso en
cía desde la universidad, también había trabajado en la la SIP, «El mejor oficio del mundo», que tuvo gran éxito.
de la compañía, Lorenzo Zambrano, porque no se cono-
Ya en el año 2001 la Fundación está
cían personalmente. Ellos se vieron en Ciudad de México
andando sin la plata de Gabo, con varios y enseguida hicieron clic. El proyecto se aprobó, y con-
templaba que para poder hacer una buena gestión del
convenios y ya teníamos un equipo mas premio era necesario contribuir al funcionamiento de la
consolidado. Fundación. Empezó entonces un compromiso de Cemex,
inicialmente 20 mil dólares al mes. Esos 20 mil dólares
Pero ahí se dispone también una colaboración de la SIP en etapas de devaluación eran mucho dinero, pero cuan-
con la Fundación. Un hijo de Luis Gabriel tiene un amigo do se empezó a revaluar el peso se acabó la fiesta.
que trabaja en comunicaciones en Cemex. Y desde ahí
desarrollamos la relación con la gente de Cemex. César Ortiz: Todo lo cuadraban con Monterrey. Patricia
Torres se encargaba desde Cartagena de los viajes de
Jaime García Márquez: Yo llego a la Fundación en el los invitados. Era la ceremonia de entrega del premio.
2000, porque aunque soy miembro fundador con Gabi-
to y Jaime Abello, llegué a trabajar varios años después. Darío Fernando Patiño: Hubo otro tipo de eventos
Empecé por petición de Eligio y de Gabito. Uno de mis como una reunión que hubo en Monterrey previa al pre-
primeros encargos fue acompañar a Jaime a Monterrey mio de periodismo Cemex, y en Cartagena un encuen-
a hablar con la gente de la cementera Cemex. En ese tro binacional con periodistas venezolanos. Fueron muy 35
viaje firmamos un acuerdo, que le dio un buen empujón provechosos para mi trabajo puntual en ese momento.
a la FNPI.

Jaime Abello Banfi: Poco tiempo después el gerente
de comunicaciones de Cemex, Luis Garibay, dice que
deberíamos pensar en unas cosas más constantes, más
ambiciosas. Nos preguntaron qué se nos ocurría, enton-
ces yo hablé con Gabo. Y me dijo hagamos un premio.

María Fernanda Márquez: Cemex quería financiar a la
Fundación, se dio la oportunidad de pasarles el proyec-
to del premio y pues lo trabajamos con Jaime.

Jaime Abello Banfi: Preparamos el proyecto del premio,
nuestro contacto en Cemex lo recibió y me dijo que de-
bíamos propiciar un encuentro de Gabo con el presidente Lorenzo Zambrano, presidente de Cemex, y Gabo, en Monterrey, en
reunión del Consejo Rector del Premio Nuevo Periodismo.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Ricardo Corredor: Ahí la Fundación está empezando La fase de crecimiento
a coger una dinámica propia y a sostenerse sola con José Luis Novoa: Desde el momento que nace en
proyectos, matrículas y con los apoyos. El premio se 1994 hasta el 2000 la FNPI se manejó con un equi-
vuelve un componente de apoyo económico a la Funda- po muy pequeño y las acciones eran bien concretas,
ción muy importante. Ya en el año 2001 la Fundación talleres y seminarios. Alguna publicación puntualita y
está andando sin la plata de Gabo, con varios convenios la figura clave era el coordinador. En aquel periodo en
y ya teníamos un equipo mas consolidado. que coincidimos Jaime, Ricardo y yo, que fue entre el
año 2001 a 2004, ahí la Fundación se abre. Surgen
José Luis Novoa: El Premio Nuevo Periodismo obliga a las colecciones editoriales, hacemos el primer curso a
crear formalmente una instancia que sirva como Conse- distancia en Monterrey con el TEC, consolidamos la co-
jo Rector, como quienes pueden avalar, opinar y tomar munidad virtual que cuando llegué era de 3.000 sus-
decisiones. Desde el principio Jaime pensó que el Con- criptores y la ampliamos a 30.000, también empiezan
sejo Rector debería cumplir al mismo tiempo funciones los primeros convenios a largo plazo con instituciones.
del consejo asesor de la Fundación, pero diferente de
la Junta Directiva. Ricardo Corredor: Jaime estuvo muy involucrado en
la producción de las actividades hasta el 2000. Entre
Alberto Abello: En ese momento ingresan a la Junta 2001 y 2005 la Fundación crece bastante. Ya hay pre-
36 Gustavo Bell y Yolanda Pupo. Gente de las entrañas de mios, se hacen más talleres, firmamos un convenio con
Gabo pues se pensó que «a esto hay que meterle más CAF (que en ese momento se llamaba Corporación An-
músculo y coco». dina de Fomento y hoy se llama Banco de desarrollo
de América Latina) en el 2002. Empieza a crecer a un
María Fernanda Márquez: Había una Junta Directiva buen ritmo. Y ya Jaime siente que no tiene que estar en
ampliada. Podríamos decir que en ese momento la Fun- el detalle de las cosas.
dación fue tomando instancias más formales.

Ya hay premios, se hacen
más talleres, firmamos un
convenio con CAF en el
2002. Empieza a crecer a un
buen ritmo.
Junta directiva de la FNPI en 2002. Sentados de
izquierda a derecha: Yolanda Pupo de Mogollón,
Gabo y Alberto Abello. Parados: Jaime Abello,
Gustavo Bell y Jaime García Márquez.
Yamile Chamorro: Es que Jaime Abello siempre estaba
pendiente de todo; de los jugos, del refrigerio, del café.
Cuando hacían los talleres aquí mismo él estaba siem-
pre pendiente de que todo estuviera bien puesto.

José Luis Novoa: Jaime me dijo que si me podía ha-
cer cargo de las comunicaciones de la Fundación, como
coordinador de comunicaciones. Lo que pasó fue que
con el paso de los meses hicimos muy buen equipo con
Ricardo y muy rápidamente empezamos los tres a en-
Jaime Abello inaugurando uno de los seminarios dedicados a la
granar. Fue una época que recuerdo con mucho cariño;
excelencia periodística en Monterrey en 2003. Lo acompañan Gabo,
los tres teníamos y tenemos una manera de dialogar y Enrique García, presidente de CAF y José Luis Ramírez, director de
de interpelarnos que funciona muy bien. Mientras Jaime comunicaciones de CAF.

tiene todo este gran radar, esta visión estratégica, el
alma de la Fundación, Ricardo tiene más experiencia en Alberto Salcedo Ramos: Quedé nominado con la cró-
comunicación para el desarrollo, tiene un pensamiento nica del Viejo Emiliano en el Premio Cemex en el 2004.
más ONG y de gestión, y yo tengo un pensamiento más Ahí empecé a sentir el espíritu de la FNPI. Me acuerdo
de periodista y de pedagogía, entonces los tres hace- que viajé con José Luis Novoa. Nos llevaron a un evento 37
mos un paquete que funciona muy bien para los objeti- muy especial, que se llamaba seminario de ganadores.
vos de la Fundación. Recién llegado, Jaime me pide que Éramos Josefina Licitra, que fue la que ganó; José Sil-
me encargue del premio Nuevo Periodismo. No había va de Nicaragua y una pareja de brasileños. Nos tocó
empezado todavía. Habían aprobado las bases a finales hablar sobre cómo habíamos hecho el trabajo al que
del año anterior, Gabo y el Consejo Rector. estábamos nominados. Ahí estaba Gabo, era algo muy
inspirador. Estar hablando de cómo hacemos un trabajo,
Jaime García Márquez: El director de la cementera, compartiéndolo, y tener a García Márquez ahí. Esa fue
Lorenzo Zambrano, hizo del premio un acontecimien- la primera vez que lo vi. Fue muy emocionante para mí.
to. Llevábamos gente, a los participantes, los finalistas,
había una parranda de primera. La ayuda sirvió para María Eugenia Fernández: Claro, la expansión. Esto
desarrollar otros programas de la Fundación y, segundo, antes era más local, pero cada vez se hacen más cosas
darle también una dimensión latinoamericana. La Fun- en el exterior. Argentina, Bolivia, en México. Desde que
dación empezó ahí verdaderamente a pisar fuerte en empezó, inició con la misma visión, mejorar el periodis-
América Latina. A hacerse conocer más. mo, llegar a más periodistas. Ahora hay más facilidades
para las becas. Hay actividades en toda América Latina.
Todo eso tiene que ver con el crecimiento.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Fernando Alonso: Cemex era financiador del premio y daba una contri-
bución mensual. La CAF con la serie de talleres y seminarios, el encuentro
anual pegado a la entrega del premio. También estaban los talleres tradi-
cionales de cinco días en Cartagena, un grupo pequeño de jóvenes con
un maestro experimentado. Cada vez más empresas apoyaban con becas:
Promigas, Fundación Proa de Buenos Aires, Agrisal de El Salvador… cada
año iba creciendo el número de apoyos. Bueno, estaban algunos proyectos
que comenzaron en esa época de periodismo digital.

Darío Fernando Patiño: En el 2005 hubo una serie de actividades muy
Taller "Cómo es escribe un periódico impreso y
digital" con Miguel Angel Bastenier. Cartagena, 2008.
buenas en la conmemoración de los diez años. De hecho hubo una en
Cartagena, y Jaime me invitó para que hablara de mi experiencia con la Fun-
dación y de mis recomendaciones para los siguientes años. Ahí hablándole
al grupo del Consejo Directivo y los maestros presentes, les insistía en la
necesidad de que si bien era necesario que hubiera talleres de televisión,
también era importante que los periodistas de televisión pudieran asistir
a los talleres de prensa escrita, para que se convencieran de que lo más
38 importante para hacer buena televisión es saber escribir.

Martín Caparrós: Mi primer taller en la Fundación fue un taller raro, por-
que me pidieron que lo diera sobre televisión, cosa que he hecho bastante
pero que no es mi especialidad mayor. Pero en esa época trabajaba en un
Taller de crónica con Alberto Salcedo Ramos. 2011.
programa de TV donde intentaba armar un sistema de reportajes con una
camarita pequeña de videos. Era la época en que llegaron las cámaras
personales que no requerían operadores, con la calidad suficiente para ser
emitidas por TV abierta. Yo había esperado por años que eso sucediera, y
cuando esto empezó me lancé a reportear con la camarita y armé una espe-
cie de lenguaje. Sobre eso hice el primer taller que yo le llamaba televisión
de campaña. Tuve la suerte de que el relator de ese taller –que se hizo en
la Universidad Javeriana de Bogotá porque necesitábamos salas de edición
y demás–, fue Omar Rincón. Lo que él escribió mejora mucho el taller.

Yamile Chamorro: Cuando hacíamos los talleres acá en la sede de la Fun-
Taller de fotoperiodismo con Stephen Ferry.
Cartagena, febrero de 2002.
dación, nada más me dedicaba a mi limpieza. Eso sí, a las 6 de la mañana ya
yo estaba aquí, para que me pudiera alcanzar el tiempo, que todo estuviera
limpio. Había dos salones y tres baños. Y había talleres como muy… pues realmente eran los periodistas más
muy largos, como los de Bastenier. Esos sí los lidiaba yo prometedores de esa generación. Bueno, no estoy di-
porque eran de un mes, un mes que los tenía yo aquí ciendo que yo lo fuera... Además el taller era alucinan-
a él y a los muchachos. Entonces los muchachos me te, ya todos estábamos fascinados de poder estar con
decían: «Yami es la mamá de todos los pollitos». Yo con Kapuscinski y de pronto llega García Márquez. Yo creo
ellos sí me acoplaba porque duraban más tiempo aquí. que García Márquez estaba un poco impresionado de
Y había grupos muy chéveres. que él no fuera la estrella por primera vez de algo. Aun-
que bueno, lo intentó y lo logró en pocos segundos por-
Miguel Ángel Bastenier: Este taller es distinto por una que cualquier cosa que decía García Márquez era bri-
cosa: es una síntesis amplia del curso de un año en la llante. Los quince periodistas estábamos absolutamente
Escuela de Periodismo de El País; estoy explicando lo maravillados de estar con Kapuscinski y pues claro, lo
que explico, de manera más comprimida, pero no infini- de García Márquez era ya lo máximo. Tenerlos al frente
tamente, porque allá se da economía de la empresa, pe- cinco días además compitiendo un poco por quién es el
riodismo cultural, periodismo internacional, se dan otras más seductor, nosotros nos pellizcábamos a ver si era
muchas cosas; aquí se suprime todo y queda el tronco: verdad eso que estábamos viendo.
Cómo se escribe un periódico.
Darío Fernando Patiño: Del taller con Kapuscinski me
Jaime Abello Banfi: Se vuelven recurrentes una serie de quedó una libreta de apuntes que cargo siempre entre 39
talleres con determinados maestros. El de Alma, a comien- los trasteos. Lo que uno trataba de absorber ahí eran
zos de cada año, Bastenier que dura un mes, el de Ca- detalles de su técnica de trabajo, de su uso de la memo-
parrós, los de María Teresa Ronderos, los de Javier Darío ria, de la investigación, de los datos. Hay una frase que
Restrepo, son talleres que se institucionalizan, por decirlo uso y usé en los debates sobre si los periodistas son
de alguna manera. Los de Tomás Eloy y Jon Lee Anderson. muy crudos y muestran demasiada realidad. Sobre si
Mónica González, gran periodista de investigación. Los de son muy exagerados. Al respecto dijo Kapuscinski en el
Kapuscinski, por supuesto. Kapu dio tres talleres. Uno en taller: «Los periodistas no mostramos más que realidad,
Buenos Aires, uno en México y otro en Caracas. pero mostramos menos que la realidad». Es cierto que
mostramos mucho, pero es menos de lo que vemos.
Juanita León: El taller con Kapuscincki y García Már- Que hay una cantidad de cosas que filtramos. Eso fue
quez fue como un sueño hecho realidad. Siento que fundamental para mí respecto al tema de la autorregula-
para ese taller en la Fundación escogieron la gente ción de nosotros los periodistas.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Taller de Kapu en México (2001)
Hollman Juanita Cristián Arturo Óscar Carlos Alberto Darío Fernando Alejandra
Morris León Alarcón Cano Alvarado Giraldo Patiño Xanic

40

Laura Julio Boris Marcela Gabriel García Ryszard Graciela Juan Andrés Gerardo
Weffer Villanueva Muñoz Turati Márquez Kapuscinski Mochkofsky Guzmán Albarrán

Están también en la foto: Roberto Zamarripa, Jenaro Villamil, Roberto Herrscher, Carlos Osorio, Ricardo Corredor,
Guadalupe Sánchez, José Carreño, Alberto Bello, Víctor Avilés, Jaime Abello, Andrés González, Rossana Fuentes.
1) Qué hacía en 2001 / 2) Qué hace en 2016 / 3) Entre 2001 y 2016 Marcela Turati. México. 1) Reportera del diario Reforma 2) Beca-
ria Nieman de la Universidad de Harvard 3) Fundadora de Perio-
Laura Weffer. Venezuela. 1) Reportera de Tal Cual. 2) Cofundadora distas de a Pie, colaboradora de la revista Proceso, ganadora de
y directora de Efecto Cocuyo. 3) Reportera de El Nacional y Últimas varios premios, entre ellos el reconocimiento a la excelencia del
Noticias, ganadora de varios reconocimientos entre ellos el pre- Premio GGM.
mio GGM de Periodismo y el Moors Cabot de la U. de Columbia.
Graciela Mochkofsky. Argentina. 1) Reportera de La Nación en
Julio Villanueva Chang. Perú. 1) Cronista independiente. 2) Edi- Buenos Aires. 2) Directora del Programa de Periodismo en Espa-
tor de la revista Etiqueta Negra. 3) Fundador de Etiqueta Negra, ñol de CUNY. 3) Autora de seis libros, cofundadora y editora de El
autor de los libros Mariposas y murciélagos y De cerca nadie es Puercoespín, becaria Nieman en la Universidad de Harvard y del
normal. Maestro de la FNPI. Cullman Center de la Biblioteca Pública de Nueva York.

Arturo Cano. México. 1) Director del suplemento político del dia- Juan Andrés Guzmán. Chile. 1) Reportero de la revista Paula. 2)
rio La Jornada. 2) Cronista de La Jornada. 3) Enviado especial de Reportero de CIPER. 3) Director de The Clinic, autor de varios libros
La Jornada a varios países de América Latina y "corresponsal de de investigación periodística, editor de CIPER, maestría en méto-
guerra" en su propio país. Coautor del libro Doña Perpetua. dos de investigación en la Universidad de Bristol.

Hollman Morris. Colombia. 1) Reportero de TV. 2) Concejal de la Carlos Alberto «Capeto» Giraldo. Colombia. 1) Reportero espe-
ciudad de Bogotá. 3) Director de varios documentales, director de cializado en el conflicto armado colombiano. 2) Asesor de la di-
Canal Capital, ganador de varios premios entre ellos el Premio rección, editorialista y columnista de El Colombiano. 3) Ganador
Nuevo Periodismo FNPI+Cemex. premio Rey de España, SIP (en tres ocasiones) y el Simón Bolívar
de Colombia (en cuatro ediciones).
Juanita León. Colombia. 1) Editora de reportajes revista Semana. 41
2) Directora de La Silla Vacía. 3) Autora y editora de varios libros, Darío Fernando Patiño. Colombia. 1) Director de emisión de no-
fundó La Silla Vacía y Flypmedia, becaria Nieman en la Universi- ticias Caracol TV. 2) Director de Señal de la Mañana de Radio Na-
dad de Harvard, ganadora del Premio Gabriel García Márquez de cional de Colombia y Conversemos de Actualidad de Canal Insti-
Periodismo en la categoría cobertura. tucional. 3) Director de noticias de Caracol, director de noticias de
Ecuavisa, director de varios programas de TV, maestro de la FNPI.
Cristian Alarcón. Argentina/Chile. 1) Reportero de Página/12. 2) Di-
rector de Anfibia y de Cosecha Roja. 3) Profesor de periodismo en la Gerardo Albarrán. México. 1) Coordinador de proyectos especia-
Universidad de La Plata, autor de varios libros, maestro de la FNPI. les del semanario Proceso. 2) Defensor de la Audiencia de Radio
Educación y miembro del consejo directivo de la Organización In-
Oscar Alvarado. El Salvador. 1) Periodista del Grupo Editorial Alta-
teramericana de Defensoras y Defensores de Audiencias (OID). 3)
mirano (GEA). 2) Director editorial de los medios digitales del GEA.
Creó la primera Defensoría de la Audiencia de una radio comer-
3) Ganador de varios premios entre ellos el premio Periodista del
cial en México (Noticias MVS), miembro del consejo directivo de
Año 2001 otorgado por la Asociación de Periodistas de El Salvador
la Organization of News Ombudsmen (ONO), desde 1999 dirige
y el premio de UNICEF por el reportaje «Los hijos de la barbarie».
Saladeprensa.org.
Boris Muñoz. Venezuela. 1) Corresponsal de El Nacional en Nue-
Alejandra Xanic. México. 1) Reportera de la revista Cambio. 2) Co-
va York 2) Editor de opinión del New York Times en español 3)
laboradora de varios medios y profesora universitaria. 3) Reporte-
Doctor en literatura de Rutgers University, director de la revista
ra de la revista Cambio México, ganadora del premio Pulitzer en
Exceso, becario Nieman en la Universidad de Harvard.
un reportaje con David Barstow de The New York Times.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
El espíritu del taller José Luis Novoa: ¿Cual es el maestro clásico de la
Fernando Alonso: ¿Qué busca un taller? Un taller de Fundación? Esta persona que tú ya tienes en la cabe-
la FNPI busca claramente una experiencia práctica. Es za, que tienen veinte o treinta años de experiencia, un
un taller donde se trabaja en compañía de una persona, viejo lobo curtido, con valores éticos y profesionales
un maestro, con la legitimidad para que a partir de su indiscutidos, con una obra, con libros. Pero eso no es
experiencia guíe el hacer para aprender. Ese maestro suficiente, nosotros elegimos un maestro porque aparte
debe tener unas características particulares. de tener todo eso sea chévere. Literalmente, esa es la
palabra, que sea chévere. Un periodista que tenga todo
José Luis Novoa: Es gente que tú has admirado, has eso pero que no se dé a la gente y que sea cascarra-
leído y lo tienes para ti, junto con otros diez o quince bias, ese no es maestro de la Fundación.
colegas durante cinco días. Con esa lógica de desayuna-
mos, almorzamos, comemos y salimos a tomarnos una Jaime Abello Banfi: Antes de todo está el maestro. El
cerveza o ron todos, con una fiesta final y un almuerzo maestro generoso. Una persona muy clara en su perio-
de bienvenida. Es una experiencia transformadora. dismo, en lo que tiene que dar. Pero generosa en su
capacidad de compartir. Es un maestro que tiene ese
Tú estás en un taller con unos chicos y espíritu realmente de contribuir al desarrollo. Lo otro es
hacen un almuerzo y te pones a hablar con mantener la informalidad y ese espíritu de que el taller
42 sea alegre. Gabo decía siempre que los talleres tenían
ellos, y se comparte tanto o más que en el que ser alegres como es la vida. Ese es un mandato
de Gabo. Yo siempre he dicho que es clave generar
salón. El almuerzo, la cena o la fiesta es una
una rápida familiaridad entre todos a través del primer
forma de inspirar, acercar, se lleva el proceso almuerzo. Además hay unos tamaños de grupo que fun-
cionan, no puede ser un grupo excesivamente grande ni
pedagógico mucho más allá del aula... excesivamente pequeño.

Juan Gossaín: Con Antonio José Caballero y Tulande Alberto Salcedo Ramos: Para los talleres presenciales
hicimos el ejercicio: les hicimos seguimiento a varios se hace un plan académico jornada por jornada. Cómo
reporteros que RCN Radio envió a los talleres de la Fun- voy a hacer las críticas con los muchachos de corrección
dación. Y uno veía algunos cambios. En el cubrimiento, de textos, planeación de historias, cómo voy a orientar
en la mirada a las noticias, o en el enfoque. Fue algo que las discusiones. Todo eso está planeado de antemano.
nos llamó la atención, nos dimos cuenta de un cambio Jaime es estricto con eso, que no haya vacíos, entonces
positivo casi por casualidad y luego hicimos el rastreo, uno como maestro trabaja con el coordinador del taller
y sí notamos una transformación en los reporteros que y mira qué va a pasar en el taller todos los días, mañana
asistían a los talleres de la Fundación. y tarde. Y hasta en los almuerzos y las reuniones por la
veíamos el potencial creativo de los periodistas, porque
ponían su energía y creatividad en ese escrito breve. Era
una autobiografía de 800 palabras. Es una estrategia
que yo todavía uso en algunas de mis clases en Canadá.

Jaime Abello Banfi: La autobiografía narrada es reve-
ladora. La gente que tiene un ego muy fuerte lo proyec-
Foto del grupo del taller con Juan Villoro frente
a la iglesia de San Pedro. Cartagena, 2010.
ta en la autobiografía. Básicamente hay que tratar de
encontrar grupos de gente relativamente homogéneos
noche o la fiesta de despedida. Todo es muy planeado. A en lo colectivo, con potencial de desarrollo en lo indivi-
veces el primer o segundo día Jaime va a almorzar con el dual. Gente no que venga a pontificar sino que venga a
maestro para mirar cómo va el taller. Sin los alumnos. Por aprender, a aportar, que se le note que tiene vocación
eso la experiencia es tan importante para los asistentes. por el periodismo, ganas, ilusión. Por eso la prioridad
son los jóvenes. Fuera de eso hay que equilibrar todo: el
Darío Fernando Patiño: En la escogencia de los pe- género, gran prensa y medios más pequeños, capitales
riodistas que dan los talleres está la clave de eso. A y regiones, países, y tratar de hacer un buen coctel, sin
diferencia de las universidades, en donde los profesores diferencias de edad extremas.
odian el periodismo o están resentidos o ya no los quie- 43
ren en el medio, en la Fundación los periodistas son de Ricardo Corredor: Es un proceso informal pero cui-
los medios, han estado allí, están allí, quieren el oficio, dadoso de selección, en el que siempre hay un comité
están agradecidos con el oficio, quieren mejorarlo. En- interno que se reúne para analizar todas las autobiogra-
tonces eso finalmente se transmite. fías, que nos ha resultado muy efectivo. Nuestro margen
de error a la hora de seleccionar es bastante bajo. Mi-
Fernando Alonso: Fundamental la selección del grupo guel Angel Bastenier alguna vez dijo, si mi memoria no
de periodistas, por el intercambio que se da entre ellos. me falla, que el periodismo era una ciencia exacta de
No es una clase. ¿Cómo deben ser seleccionados los la cual desconocíamos sus reglas; así pienso que es el
periodistas del grupo para que participen? En eso la proceso de selección a nuestros talleres.
Fundación pone mucho cuidado.
Fernando Alonso: Se piensa también en qué tipo de
Ingrid Bejerman: Algo que me pareció fascinante es continuidad se le puede dar en el intercambio luego de
que a Jaime en aquel momento se le ocurrió que no los cinco días de trabajo a través de comunidades en
había que mandar el currículo, sino una hoja de vida internet. Cómo se asegura el ambiente de colegaje de
narrada: quién eres, por qué quieres venir al taller, por esos días de taller y que se vaya formando una red. En
qué te tengo que elegir a ti. Muy interesante, porque eso la Fundación ha sido estratégica.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Alberto Salcedo Ramos: Uno aprende ahí mucho. Co-
nocí a mucha gente, Jon Lee, Caparrós, a Leila ya la co-
nocía de antes. Villoro, Alma... Son inspiradores. La FNPI
tiene una forma muy creativa de desarrollar los procesos
pedagógicos. Ellos hacen las fiestas, las reuniones, que
considero que son parte del ADN de la FNPI. Tú estás en
un taller con unos chicos y hacen un almuerzo y te pones
a hablar con ellos, y se comparte tanto o más que en el
salón. El almuerzo, la cena o la fiesta es una forma de ins-
pirar, acercar, se lleva el proceso pedagógico mucho más Seminario en Bogotá para conmemorar los 10 años de la FNPI.

allá del aula, es una experiencia siempre en construcción.
Hay gente a la que el taller de la FNPI le cambió la vida.

Reflexión y crisis,
2009-2012
44 Ricardo Corredor: Para esa época salió un proyecto
que yo empecé pero no terminé porque me fui de la
FNPI a finales del 2004. Fue con los holandeses, con
apoyo de Nuffic, muy grande, de fortalecimiento de la
Fundación, al que le dieron buenos recursos. Porque
hasta ese momento los procedimientos no estaban tan
estandarizados. Nosotros teníamos muchas fortalezas, Taller de proyectos de libros periodísticos en asocio con
habíamos formalizado ciertos procesos, pero faltaba or- la Feria del Libro de Oaxaca y la Fundación Tomás Eloy Martínez,
bajo la dirección de Martín Caparrós.
den y sistematización. Con el aporte de Nuffic se con-
trató a la Universidad de los Andes y se pagaron unos
consultores que ayudaron a organizar toda la parte ad-
ministrativa y operativa de la Fundación. En esa época
la decana de la facultad de administración era María
Lorena Gutiérrez, quien fuera luego mano derecha del
presidente Juan Manuel Santos. Y mira qué curioso pero
otro consultor clave de ese momento fue Alejandro Ga-
viria, que actualmente es ministro de salud también de

Participantes del seminario «El papel del editor en la búsqueda
de la calidad periodística» de 2006 en la sede del Museo de Arte
Contemporáneo de Monterrey.
Santos. Después de mi salida, José Luis asume un papel en el área de talleres para el año siguiente, 2009. Me
de coordinación general y después José sale y se decide puse azul, me hablaban de una cantidad de entidades,
contratar a un director ejecutivo. personas y procesos que yo ni idea. Me decían que
tenía que presupuestar. El reto era grandísimo, pero
Fernando Alonso: Estaba trabajando en Conexión Co- para coraje, coraje y medio. Nos costó casi un año con
lombia, que es de Semana, y María Teresa Ronderos me Fernando Alonso organizar la casa. Se normalizaron mu-
dijo que la FNPI iba a comenzar un proyecto de fortaleci- chos de los procesos. Eso ayuda al desenvolvimiento de
miento institucional con una organización holandesa y la las actividades de la Fundación porque hay políticas cla-
Universidad de los Andes. Jaime buscaba a alguien para ras sobre pagos, recursos humanos, tesorería, caja. Pero
manejar el proyecto. Él me explicó que era una alianza muy importante: todo esto sin perder la cheveridad, la
entre Radio Nederland Training Center y Nuffic, que es buena onda que caracteriza a la Fundación.
la Organización de los Países Bajos para el Apoyo a la
Educación Superior. Se trataba de hacer un diagnóstico Fernando Alonso: Ese fue siempre el dilema y la ten-
y fortalecer la Fundación en todas las áreas: formación, sión, entre la cheveridad, que es una de las caracterís-
estrategia, todo el tema digital, hacer una plataforma ticas de la FNPI, que es muy importante porque es lo
de gestión de conocimiento. Un proyecto muy grande que hace que la gente se sienta atraída a aportar, traba-
y muy interesante. Por eso terminé viviendo en Carta- jar, formarse, conectarse, y la necesidad de formalizar.
gena. Más de dos años trabajamos con consultores de Digamos que era una tensión entre cómo mantener el 45
Radio Nederland, un grupo de Costa Rica, otro en Chile, ambiente y los valores, y la necesidad de estructurar la
otro en Argentina, otro en Holanda, y por parte de la organización, que era necesario. Pensar más allá de lo
Universidad de los Andes, profesores de la facultad de que se había hecho y se había venido construyendo:
administración. ¿para qué se hacía? ¿cómo asegurar su permanencia
en el tiempo? ¿cómo asegurar que el conocimiento es-
Martín Caparrós: La Fundación está en crisis de cre- tuviera en la organización y no en las personas? Un
cimiento permanente. En el sentido positivo: no es una gran reto. Fue un cambio.
institución que se anquilosa sino que se reformula,
siempre está en el intento de repensarse, de volver so- Tanya Escamilla: Entré en 2010 como remplazo de
bre sí y preguntarse «y ahora qué». Eso produce gran- Fernando Alonso, claro que ya venía trabajando con
des debates y discusiones, a veces fogosas, pero me Jaime y con la Fundación desde antes, yo estaba estu-
parece que es bueno, porque es parte de la riqueza diando en Londres y trabajaba con Cristina Fuentes en
del proyecto. cosas del Hay Festival. Como en el 2007 o 2008 fui a
Cartagena y ahí me conocí con Jaime. Habían acabado
Ana Teresa Hernández: Mi primer día de trabajo, cuan- de tener una consultoría muy grande con los holande-
do llegué, me recibieron con una reunión de planeación ses y se estaban estructurando algunos procesos. Jaime

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
estaba más en la función de abrir puertas, establecer Ricardo Corredor: Los estudios recomendaron forta-
alianzas, conseguir apoyos, y yo me fui a trabajar en los lecer la Junta. A mí me tocó cuando en la Junta estaban
proyectos, a perfeccionarlos. Yolanda Pupo de Mogollón, Gabo, los dos Jaimes, Alber-
to Abello y Gustavo Bell. Yolanda está aún, Gustavo no.
Fernando Alonso: En el caso de la Fundación las opor- Luego salió Alberto.
tunidades llegan. Es una Fundación que brinda con-
fianza. Google nos buscó, en AECID postulamos una Alberto Abello: Salí en el momento en que se hizo un
propuesta y ganamos, en Open Society también, con ejercicio en el que se consiguieron unos recursos con
el PNUD igual. La oportunidades estaban ahí y diga- Nuffic y con ellos la Universidad de los Andes hizo un
mos que había dos tipos de financiación: una base, la ejercicio de repensar la Fundación. En ese ejercicio fui-
de la CAF y Cemex y otras instituciones que aportaban mos muy claros en que la Fundación tenía que abrirse
anualmente para una programación fija de actividades, y y que la dirección estuviera en manos de periodistas, y
a partir de ahí debíamos buscar recursos complementa- ninguno de nosotros lo era.
rios, para actividades puntuales.
Ricardo Corredor: Cuando llego nuevamente en 2011
Tanya Escamilla: La consultoría con la Universidad de ya había una junta más amplia con Germán Rey, Jean-
los Andes patrocinada por Nuffic fue clave porque aclaró François Fogel, Alma Guillermoprieto, María Teresa Ron-
46 la cultura organizacional y administrativa de la Funda- deros, Sergio Ramírez y Mercedes Barcha. Y por su-
ción. Ayudó también a optimizar los recursos. Con la puesto Gabo de Presidente, aunque ya no tan activo.
consultoría se estableció más o menos un calendario Su esposa Mercedes comenzó por ese entonces a estar
anual de actividades fijas, se racionalizaron los gastos, más presente en la Fundación.
se aclararon procesos.
Fernando Alonso: Eso fue uno de los cambios gran-
Fernando Alonso: Fue un trabajo largo, de dos a tres des. Había una junta muy pasiva en realidad porque ha-
años. Pero sirvió mucho. Aclaró el panorama. Fortaleció cía falta darle un papel de protagonismo, como el que
la Fundación. Por ejemplo, al principio se hizo un grupo tiene cualquier organización estructurada. El papel de la
virtual, eran discusiones por internet muy interesantes junta es dar la línea, decir «la organización va para allá».
en las que aportaban entre otros Germán Rey, Fran- Si la institución va para otro lado, ella la redirecciona.
cis Pisani, Juanita León, María Teresa Ronderos, Jean-
François Fogel, Alma Guillermoprieto, Marcelo Franco, María Teresa Ronderos: La Junta Directiva revisa pre-
Cristian Alarcón. Se hicieron debates alrededor de cómo supuestos y toma decisiones difíciles cuando la plata
la Fundación está en un nuevo contexto del mundo y del escasea, y busca plata y ayuda a que se administre bien
periodismo, su papel, el mandato de Gabo. Siempre sin la Fundación, y da una garantía a quienes donan pla-
perder de vista el mandato del inspirador de todo esto, ta de que esa plata está bien manejada y que se está
que es Gabriel García Márquez. usando para el objeto social, es decir, lo que hace una
Junta Directiva normal de cualquier entidad. El Consejo porcentaje y empieza a sufrir. Tocó dejar uno de los dos
Rector, como yo lo entiendo, tiene más que ver con la locales arrendados, porque no daba para mantenerlo.
identidad intelectual de la Fundación, como con la línea Tocó hacer unos ajustes. En ese momento la directora
periodística y pedagógica de la Fundación. ejecutiva era Tanya, yo estaba en Brasilia. Pero supe que
fueron momentos duros para la Fundación.
Javier Darío Restrepo: Yo estuve en el Consejo hasta
que me pudo la sordera. Hubo un tiempo en que los Natalia Algarín: Entré a la FNPI en octubre de 2010
premios se daban en Monterrey y seguían dos días aca- a apoyar a Jaime. Estaban en un momento duro y Jai-
démicos y en algunos de esos momentos se reunía el me sabía que yo podía conseguir recursos, algo de
Consejo Rector. La sede era un museo. Estábamos to- eso había hecho para el Carnaval de las Artes, para
dos allí. Otras veces nos reuníamos en Cartagena, don- Barranquijazz y otras partes donde había trabajado en
de pudiéramos estar. Pero al menos una vez por año la Barranquilla. Quería que lo ayudara a estructurar pro-
Fundación nos reunía, y lo hace todavía con los actuales yectos y me dijo que me viniera con él a trabajar con
miembros del Consejo y la Junta. la Fundación en Cartagena.

Años difíciles María Eugenia Fernández: Hubo un momento en que
Jaime García Márquez: Lástima que Cemex entró en estábamos sin nada, sin embargo nadie se fue. Estába-
una situación difícil. Pero fueron también muy gallardos, mos mal de plata pero nadie desertó. Digo, de pronto 47
nos avisaron con tiempo. Aun cuando no tenían obliga- un par de personas que tenían situaciones familiares
ción nos siguieron apoyando durante seis meses. Ya no difíciles, pero de resto todos nos quedamos. Eso habla
tenían responsabilidad con nosotros, pero nos siguieron muy bien de Jaime Abello. Fue una época en que se
apoyando. En la crisis que estaba, toda esa crisis de atrasaban los meses, pero él mismo conseguía de su
2008 les pegó muy duro, pero ellos se retiraron con plata, sus créditos y sus cosas y las solucionaba para
elegancia. Allá en México decían una cosa que a mí pagar la nómina. Y en las reuniones decía: «Se va a me-
siempre me pareció muy bonita, lo oí creo en Monte- jorar la cosa». Solucionaba algunas obligaciones por el
rrey precisamente, en algún viaje por lo del premio. momento y después otra vez venía el problema de pa-
Allá decían que Gabriel García Márquez era un escritor gos. Fue un momento duro.
mexicano nacido en Colombia. Una cosa muy bonita,
que mostraba un respeto muy grande con la figura de Tanya Escamilla: Durante esa época difícil de la Funda-
Gabito. Mercedes y los hijos de Gabito también recibían ción Fernando Alonso hizo una presentación para explo-
permanentemente muestras de cariño de los mexicanos. rar alternativas estratégicas. Estaban todos, Gabo, Jaime
Abello, los consultores, en fin. Fernando es bogotano,
Ricardo Corredor: Como Cemex daba como treinta o entonces con esa formalidad hizo su presentación con
cuarenta por ciento de la plata que sostenía la Funda- cuadros de Excel, proyecciones, costos, en fin, algo muy
ción, entonces, a partir de 2010 la Fundación pierde ese serio y formal. Se discutieron las opciones, se armó ahí

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
una conversación acalorada discutiendo qué se iba a Jon Lee Anderson: Son actividades que hacemos con
hacer y cuáles eran la salidas que tenía la Fundación gusto los miembros de la Junta Directiva. Creemos en la
para pasar la tormenta. De pronto todo el mundo cayó Fundación y la queremos, entonces le ayudamos. Ha pa-
en cuenta de que García Márquez no había hablado, sado que yo estoy en un país cualquiera y Jaime debe te-
entonces se le preguntó él qué pensaba. Todos callados ner una reunión allí con un financiador y yo lo acompaño.
esperando a ver qué decía el maestro Gabo. Como era,
que nunca respondía de una vez sino que se tomaba Carlos Serrano: Del 2010 al 2012 fue un periodo mo-
su tiempo, y con su hablado así como parsimonioso, vido, con incertidumbres. Fueron años difíciles. En el
contestó después de un rato mientras todo el mundo 2012 sentimos que pisamos tierra firme porque reci-
esperaba: «Lo que se puede se puede y lo que no se bimos un apoyo sólido de la Organización Ardila Lülle
puede no se puede». Eso se volvió una frase de batalla (OAL), Conaculta, Grupo Sura, Bancolombia, Alcaldía de
de la Fundación. «Lo que se puede se puede y lo que no Medellín y, evidentemente, salen más proyectos. Des-
se puede no se puede». pués de esos momentos duros viene una época chéve-
re para la Fundación: hacemos el libro Gabo periodista,
María Teresa Ronderos: En algunos momentos pude recibimos donaciones, organizamos Cronistas de Indias
ayudar a la Fundación a hacer un poquito de fundraising, en México, crecemos mucho, se despierta interés con
de conseguir dinero cuando tuvo una crisis, algún par otros socios grandes.
48 de veces di conferencias que cobramos caro, pero era
todo para ayudarle a la Fundación. Me volví parte de Ana Teresa Hernández: Con la Organización Ardila
quienes quieren mucho ese proyecto y entonces Jaime Lülle se firmó un convenio en 2012. Eso es clave por-
me invitó a que primero fuera parte del Consejo Rec- que en 2013 pudimos operar con más aire. Jaime venía
tor, por mi trayectoria y por los premios y lo que había hablando con el doctor Carlos Julio Ardila y se acuer-
hecho y tal. Así que empecé a hacer parte del Consejo da que aporten determinada cantidad de dinero para
Rector y luego de la Junta Directiva. que la fundación siga adelante con sus actividades. Se

En la firma del convenio entre la OAL y la FNPI aparecen de izquierda a derecha: Fernando
Molina, Presidente de RCN Radio; Jaime Abello Banfi; Carlos Julio Ardila,
Presidente de la Organización Ardila Lülle; Germán Rey, miembro de la Junta Directiva
de la FNPI; y Gabriel Reyes, presidente de RCN Televisión. Archivo Canal RCN Televisión.
convirtieron en aliados institucionales. La contrapresta- El crecimiento ha sido orgánico y correspondiente a rea-
ción no estaba amarrada a talleres, actividades y demás: lidades económicas e institucionales que evolucionan.
dan una plata, el 70 por ciento se va para actividades
y el resto para el funcionamiento de la fundación. Eso Natalia Algarín: Hemos trabajado para darle continui-
fue una gran ayuda. Y durante 2012 y 2013 se con- dad al Premio y al Festival Gabo con la Alcaldía de Me-
solidaron otras alianzas que nos dieron mayor firmeza dellín y los patrocinadores para que sea un evento de
financiera y operacional. ciudad, que sin importar los cambios en la administra-
ción se lleven a cabo el festival y el premio en Medellín.
Otra cosa es que decidimos incluir a Gabo
Jaime Abello Banfi: Después de un par de años duros,
en nuestro nombre, en la razón social de a comienzos de esta década logramos reorganizarnos,
la Fundación, así como en el nombre del soportar el temporal y fortalecernos. A finales de 2011
regresa Ricardo Corredor en calidad de director ejecutivo
premio que empezamos a dar cada año en para reemplazar a Tanya, que se casó y se fue a vivir a
México. Con el apoyo de Ricardo establecimos alianzas
Medellín, en reemplazo de Monterrey. con socios muy importantes como la Organización Ardila
Lülle, la Alcaldía de Medellín, Sura y Bancolombia. Segui-
José Luis Novoa: Hace 10 años hacíamos aproxima- mos con alianzas sólidas como Promigas, que le apues- 49
damente 50 % programas estructurados de largo plazo ta al mejoramiento del periodismo en la región Caribe,
y 50 % de actividades puntuales. Yo siento que ahora con Tenaris y la Fundación Proa en Argentina, con la CAF,
estamos actuando 70 u 80 % en el marco de proyectos que ha sido tan importante para nosotros desde hace
estructurados de largo plazo y 20 a 30 % con eventos tantos años, con la Fundación para la Cultura Urbana de
puntuales. ¿A qué me refiero? El Premio Gabriel García Venezuela, el Premio Simón Bolívar de Periodismo, Red
Márquez es una alianza público-privada con una expec- Assist de Adriana Bernal. Tendría que mencionar tantos
tativa de largo plazo; el Premio Roche de Periodismo en nombres… Con todos ellos estamos muy agradecidos,
Salud ya va por su cuarta edición y nosotros creemos porque apoyan nuestros programas sobre la base de va-
que eso va para largo. La oficina del Alto Comisionado lores y objetidos compartidos, con total respeto a nuestra
para la Paz ya va para tres años de talleres; el programa independencia institucional. Otra cosa es que decidimos
anual con la CAF casi quince años; el programa de ética incluir a Gabo en nuestro nombre, en la razón social de
con Sura se volvió estable. Cada vez veo que hacemos la fundación, así como en el nombre del premio que em-
menos actividades puntuales. ¿Y eso cómo le pega al pezamos a dar cada año en Medellín, en reemplazo de
crecimiento institucional? Que cuando tú tienes proyec- Monterrey. Fue una autorización expresa dada por él y
tos grandes con socios grandes, con expectativas de lar- Mercedes y firmada por ambos ante notario. O sea, es
go tiempo, tú tienes la confianza de un proyecto sólido. dentro de la razón social, una licencia de uso del nombre,

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
un permiso formal que se autenticó con su firma en no- evento de ciudad. Le dijimos a Jaime que lo hiciéramos
taría, y además dio lugar al registro de las marcas ante la en Medellín por varias razones, pero principalmente por
Superintendencia de Industria y Comercio. dos: es una ciudad que sabe hacer alianzas público-pri-
vadas y es una ciudad que tiene una historia para con-
La consolidación: 2013-2015 tar. Y además Medellín sabe recibir a la gente.

César Ortiz: Si hablamos de algo desafiante es cuando César Ortiz: Una vez hasta me tocó conseguirle medias
inicia el Premio Gabriel García Márquez en Medellín, en a un maestro en Medellín. Resulta que tenía un vestido
el 2013, en el que trabajo como coordinador logístico. gris y sólo le habían empacado medias blancas. Enton-
Todo era nuevo, el premio, la ciudad, los espacios, las ces Jaime me dijo que le ayudara y me fui a conseguirle
actividades. Estábamos probando todo. Pero no te ima- medias. Compré dos pares, para que escogiera. Hasta
ginas la alegría del equipo en general y mi satisfacción en cosas como esas estamos ahí trabajando.
cuando vimos las salas de Plaza Mayor a reventar. Con
la charla de Rubén Blades tocó cerrar las puertas y la María Teresa Ronderos: Al premio en su nueva edición
gente gritando afuera. le dimos un vuelco, porque era más tradicional cuando
era el premio Nuevo Periodismo con Cemex: televisión,
Jaime García Márquez: Hubo una reestructuración prensa escrita… pero le dimos la vuelta y eso fue puro
50 grande del premio para su edición en Medellín. Otra trabajo conjunto de muchas cabezas para sacar estas
cosa muy distinta a lo que se hacía en Monterrey. Me cuatro categorías. Teníamos miedo de que no funciona-
pasan a mí a director de relaciones institucionales. Me ra, y yo creo que está funcionando bastante bien; toda-
volví un todero. O como dicen ahora, facilitador. Soy vía hay cosas que ajustar, pero creo que mejoramos el
un facilitador. premio. Lo pusimos a la vanguardia en premios de pe-
riodismo. Entonces me parece que la fundación siempre
Paula Jaramillo: Natalia Martínez que es mi aliada en va abriendo camino porque tiene gente muy pensante
cuestiones de mercadeo me dice que Jaime Abello está entre sus colaboradores.
buscando patrocinadores para el premio de periodismo
de la fundación, porque Cemex no iba más con ellos. Me Ricardo Corredor: La bolsa económica es mas o me-
reuní con Jaime y con Natalia en Cartagena, Jaime me nos la misma cifra del premio Cemex, pero la dividimos.
habló del premio, de las actividades, de lo que hacían en Esta vez le damos dinero tanto al ganador como a los
Monterrey y los cambios que querían implementar. Yo finalistas. También hicimos el Festival. En Monterrey ha-
soy periodista por encima y por debajo de todo, es mi cíamos la ceremonia y reuníamos a los ganadores con
vena, siempre he sido y seré periodista. Así que de in- el Consejo Rector y otros invitados, y hacíamos un fa-
mediato me interesó la idea y empezamos a darle forma buloso seminario donde los ganadores contaban cómo
al premio pero también al festival. A convertirlo en un habían hecho los trabajos. En Medellín propusimos que
se hiciera algo de tres días, eventos gratuitos con invi-
tados especiales, y a los patrocinadores les encantó esa
idea. Antes era algo bonito pero corto. Aquí se amplía
en tiempo y en actividades.

Natalia Algarín: La primera edición fue grande, pero
comparada con las de los años siguientes podemos de-
cir que fue modesta. En 2014 la misma ciudad y los
patrocinadores nos mandaron muchas señales de que
esas charlas podían convertirse en algo más grande, en
Reunión de reflexión estratégica con motivo de los 20
un evento de ciudad. Y la Fundación lo asumió también
años de la FNPI en la Casa Surtigás en el barrio El Cabrero.
como una nueva etapa. Ahora se piensa un poco más en
grande pero porque hemos demostrado que podemos,
tenemos credibilidad y aprecio por parte del gremio, Cuando nos encontramos
instituciones y personas.
ahí es porque queremos
Paula Jaramillo: Nos pareció una oportunidad extraor- que la institución funcione
dinaria para juntar en Medellín periodistas de todo el 51
mundo, que contaran lo que está pasando en esta ciu- mejor, no queremos más
dad. Además Medellín está preparada, los habitantes se
poder o algo así.
sensibilizan ante este tipo de eventos. Pensamos con
Jaime que con el Festival y el Premio acercábamos el
periodismo al ciudadano, le hacíamos caer en cuenta Ana Teresa Hernández: El cambio es grande. Una de
de la importancia de hacer un buen periodismo. Así no nuestras maestras, Leila Guerriero, me decía con su acen-
seas periodista, un evento de esta magnitud, saber que to argentino que estaba asombrada con el cambio de la
tienes cerca de cien de los periodistas más destacados fundación y del premio. Recordaba la primera edición en
del mundo, te vincula afectivamente al periodismo. Pero 2013, pero con la de 2015 estaba muy sorprendida por
también pasó que en algún momento de las reuniones la cantidad de gente en los eventos, los invitados, la va-
que tuvimos para darle forma a la propuesta se nos riedad de actividades. La gente sale contenta del premio.
ocurrió sacarlo del contexto exclusivo del periodismo y La imagen que se llevan de la capacidad de convocatoria
abarcar las pasiones de Gabo: la música, la conversa- de la fundación es increíble. El premio y el festival de
ción, y así los invitados y los eventos se diversificaron, y periodismo ahora son nuestro orgullo.
se pudo llegar a mucha más gente.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Alberto Salcedo: Yo he estado en las dos orillas, como participante y como
jurado. Fui pre-lector, el primer filtro, y dos veces fui jurado de la ronda
principal, una vez en televisión con María Teresa Ronderos y Caparrós y
el pasado en texto con Josefina Licitra y Éric Nepomuceno. Es una delicia
porque uno le mide el pulso al continente, es como ver ante nuestros ojos
la vida de América Latina a través de quienes hacen memoria de ella en las
crónicas. Uno trabaja con independencia, algo transparente. Es una mara-
Gabo saluda a los participantes del seminario con los villa de trabajo.
ganadores y finalistas del Premio Nuevo Periodismo
en Monterrey, 2004.
José Luis Novoa: Los miembros del Consejo Rector se reúnen dos veces
al año, una en Medellín para la entrega del premio y en otro momento del
año en Cartagena u otra ciudad para evaluar la marcha del premio, hablar
de las bases, designar jurados, en fin. Recordemos que además del Consejo
Rector tenemos la junta directiva. En la junta directiva están varios miem-
bros del Consejo Rector, con lo cual una reunión de junta directiva puede
ser perfectamente la excusa para una reunión virtual con el Consejo Rector.
Uno creería que en medio de las ocupaciones que tienen no participan o se
52 demoran y tal, pero normalmente siempre están dispuestos y dan consejos
puntuales y muy acertados.

Martín Caparrós: Siempre hay discusiones y debates sobre caminos que
la fundación puede tomar. Nosotros no lo decidimos pero somos un órgano
consultivo al que se recurre. Son discusiones, nos encontramos dos o tres
días en Cartagena o en México, últimamente en Medellín por lo del Premio
Jaime Abello, Gabriela Polit, Eric Nepomuceno
y Héctor Feliciano conversan y el Festival de periodismo. Nos encerramos a discutir un temario amplísi-
en el Festival Gabo de 2015. mo, hay cosas que no se alcanzan a charlar y a veces las discusiones se
A pesar de que Gabo desde hacía calientan un poco y eso. Se arman pequeñas banderitas de paz, pero todos
sabemos que lo hacemos porque queremos que todo marche mejor. No hay
unos cinco años ya no estaba en el
ninguna pretensión particular, todos sabemos que nuestro orgullo profesio-
día a día de la Fundación, su muerte nal está en otro lado. Cuando nos encontramos ahí es porque queremos que
fue un golpe contundente, porque él la institución funcione mejor, no queremos más poder o algo así.
nunca dejó de ser el alma, el tutor, el
Jon Lee Anderson: Todos hablan, se proponen directrices, acciones pen-
mentor, la fuerza de la FNPI. sando en su futuro, qué está pasando en el periodismo según la experiencia
de cada uno en sus lugares de trabajo o en sus paí- gracias a la fundación Gabo y Mercedes me honraron
ses. Es un poco la orientación filosófica y práctica de con su confianza y amistad personal.
la fundación, pero siempre amenizado con almuerzos o
cenas. Muy al estilo de Jaime y del propio Gabo. José Luis Novoa: La muerte de Gabo implicaba unos
retos institucionales grandes.
José Luis Novoa: No creo que Jaime haya tomado nun-
ca una decisión fuerte de la fundación sin consultar a los Carlos Serrano: Ahora que no contamos con él, tene-
amigos, a los maestros, a la Junta o al Consejo Rector. mos un nombre, pero no al hombre. Lo que tenemos es
Antes a Gabo directamente, ahora a esa red de maes- un prestigio, o por lo menos es lo que se percibe: la ma-
tros y cómplices que se ha ido formando. yoría de personas que pasan por las actividades tienen
buena imagen, nos quieren, respetan y valoran. Obvio
Jon Lee Anderson: ¿Sabes una cosa? Tengo que de- hay gente que no opina igual. No tenemos mucho dinero,
cirte que en la Junta Directiva de 2014 recibimos la pero hay un nombre que suma responsabilidad, porque
noticia de que a Gabo lo habían ingresado al hospital. Yo cualquier error es poner en juego el nombre de Gabo.
estaba sentado al lado de Jaime, su hermano, que aca-
baba de perder a otro hermano. Puso una cara que… Jaime Abello Banfi: Con su muerte, para mí cobró más
bueno. Era una especie de rumor que resultó ser cierto sentido eso que me dijo Gabo alguna vez: «Tú puedes
y a las semanas murió Gabo. Intentamos confortar a Jai- usar mi nombre, pero nunca te equivoques». A partir de 53
me. Se querían muchísimo. su muerte sí que me tomé en serio esa advertencia.

Adiós al mentor José Luis Novoa: Hace veinte años no éramos cono-
Jaime Abello Banfi: A pesar de que Gabo desde hacía cidos en América Latina, Gabo nos ayudó a abrir las
unos cinco años ya no estaba en el día a día de la fun- puertas y en eso fue muy activo. Pero con el paso de los
dación, su muerte fue un golpe contundente, porque él años el prestigio de la fundación ha crecido, así como la
nunca dejó de ser el alma, el tutor, el mentor, la fuerza capacidad que tiene de convocar. Afortunadamente en
de la FNPI. Nunca dejamos de juntarnos dos o tres América Latina nosotros convocamos y la gente llega;
veces al año como mínimo para hablar de la fundación, nos cree y cree en nuestro profesionalismo, en la lim-
de los talleres, de las actividades, de los seminarios. pieza de nuestros objetivos. Con lo cual creo que con el
Afortunadamente pudimos sacar a tiempo y entregarle paso de los años la marca Gabo, el influjo Gabo ha ido
en sus manos el libro Gabo periodista, que nos coordi- equilibrándose con algo que puede ser ya influjo FNPI.
nó Héctor Feliciano y es un bello testimonio de ese
legado. Al momento de su muerte la fundación estaba Ricardo Corredor: Jaime Abello lo dijo de forma muy
estable institucional y financieramente, pero ese gol- elocuente: desde que Gabo no está físicamente, ha es-
pe me dolió en lo más profundo. Nunca olvido que tado más presente que nunca en la Fundación. A partir

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
de su muerte, su esposa Mercedes asumió la Presi- Carlos Serrano: Nuestro verdadero tesoro es la infor-
dencia, y ha estado al tanto en varias de las reuniones mación y el conocimiento generado, las experiencias
y discusiones que hemos hecho desde la muerte del y vivencias. Si ese tesoro no es consultable y no está
maestro en abril de 2014. organizado, no puede ser disfrutado. Esa es una tarea
fundamental, que el conocimiento documentado en rela-
El futuro torías, sito web, notas, micrositios y demás esté abierto
al mundo. Crecer las cifras es muy pirotécnico, llama
Ricardo Corredor: Yo creo que un reto para el futuro mucho la atención, se las muestras a un financiador y le
es experimentar más lo virtual. Los talleres son costosos gusta, pero eso no es el reto, ni lo difícil. Lo verdadera-
pero los seguiremos haciendo, por supuesto, son el espí- mente difícil y el verdadero reto es crear una comunidad
ritu de la Fundación, y queremos garantizar al menos diez bien armadita, integrada, que dialogue. Más que crecer,
al año. Pero así mismo vale la pena explorar otras opcio- el verdadero reto es tener una comunidad activa, engra-
nes, aprovechando el poder de las plataformas digitales. nada y comunicada entre ella, eso es difícil. La palabra
de moda es engagement. En eso estamos, ese es el
Carlos Serrano: Ahora estoy encargado de la renova- futuro de la fundación.
ción de la estrategia digital de la fundación. La nueva
etapa del sitio web de la FNPI. El CRM es lo grande, es José Luis Novoa: Un tema fundamental de la Fundación
54 un sistema de gestión de clientes, un sistema online que en términos organizativos es cómo hacer la cantidad de
nos ayuda hacer inteligencia de nuestros stakeholders, cosas que hacemos con un equipo pequeño al que hay
que cualquier transacción, por cualquier canal de la que mantener motivado y alienado con la misión, en
FNPI, quede consignada en un cerebro inteligente que medio de mucho trabajo y de tantas responsabilidades.
ayude a monitorear, segmentar y usar esos datos para Ese es uno de los dos puntos de permanente monitoreo.
tomar decisiones.
Jaime Abello Banfi: García Márquez me decía siempre:
Ricardo Corredor: Hasta 2010 la fundación usa inter- «No te compliques, haz las cosas sencillas»; él era siem-
net para algo muy funcional, anuncios y convocatorias. pre muy pragmático. Yo digo que su gran talento era el
Desde 2010 con la llegada de Carlos, empieza a ser «pragmatismo mágico». Decía «lo mejor es lo que pasa».
más sistemática con lo de los webinars, los tuitdebates, Lo importante es hacer lo que nos corresponde hacer.
la activación de una comunidad orgánica a través de Mantener el foco. Pero hacerlo de una manera natural,
la web, de manera regular, y vamos aprendiendo poco sencilla, y dentro de unas líneas que ya hemos pensado
a poco a organizar actividades online. Hemos venido y reflexionado.
creciendo en ese sentido, fortaleciendo esas relaciones
que son nuestro gran capital social. María Teresa Ronderos: La otra parte que es fabulosa
en la fundación ha sido el gran talento de Jaime Abello
para reclutar el equipo de trabajo.
Difícil encontrar gente más abierta,
más flexible, más interesante. Sien-
do todos muy jóvenes, con esa cosa
costeña preciosa de tratar a todo el
mundo como igual, que nunca se
amedrentaron ni se asustaron por-
que había grandes maestros ni gran-
des sabios trabajando con ellos.

Carlos Serrano: Queremos que la
FNPI sea un centro de conocimiento,
que en estos temas y cada línea de
acción haya una agenda de debate y
conversación, a través de red u otro
mecanismo, pero ese es el interés.

Jaime Abello Banfi: Lo importante 55
es que las actividades, todo lo que
hagamos, guarden el espíritu del ta-
ller. El seminario, el seminario-taller,
las charlas web, todo debe ser orien-
tado a aprender haciendo, a discutir
un periodismo en la práctica. A inter-
cambiar, a interaprender. Y a hacer
que sea una experiencia significativa
para todos.

José Luis Novoa: En Monterrey, creo
que en una entrega del premio, Gabo
dijo: «Y pensar que todo esto estaba
en nuestra imaginación…». Después
Vale la pena hacer lo que hacemos,
de los años estaba contento, satisfecho
con todo lo que estábamos haciendo, vale la pena una entidad que trabaje
por los valores del periodismo.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
como diciendo mira todo lo que hemos hecho de una Dramatis personae
idea tan simple. Alberto Abello Vives: economista, cofundador de la
FNPI. Fue director del Observatorio del Caribe Colom-
Carlos Serrano: Reafirmo y me doy cuenta de que vale biano y codirector del Laboratorio Iberoamericano de
la pena trabajar por el periodismo. Hoy pasan muchas Investigación e Innovación en Desarrollo y Cultura de la
cosas en la comunicación y tiene mucho sentido trabajar Universidad Tecnológica de Bolívar.
por el periodismo. Vale la pena hacer lo que hacemos,
Jaime Abello Banfi: abogado de formación, es director
vale la pena una entidad que trabaje por los valores del
general y cofundador de la FNPI. Antes fue gerente del
periodismo. Eso lo he aprendido, porque cuando eres pe-
canal regional Telecaribe, trabajó en la Cámara de Co-
riodista te dedicas a hacer lo tuyo, pero no tienes ese mo-
mercio de Barranquilla y en producción cinematográfica.
mento de reflexión para mirar la enorme responsabilidad
que tienes. Es muy importante que haya una Fundación Natalia Algarín: estudió Relaciones Internacionales. Es
que trabaje para lograr espacios de reflexión, es más im- directora de Proyectos Especiales de la FNPI y coordina-
portante hoy que nunca. dora general del Premio y del Festival Gabo.

Jaime Abello: Siempre he tratado de ser leal a la fi- Fernando Alonso: administrador de empresas, fue di-
losofía y el estilo de Gabito. Cuando pienso en la tra- rector ejecutivo de la FNPI. También de la Fundación
56 yectoria de dos décadas de la FNPI, en el equipo que Chevrolet y de la Fundación para la Libertad de Prensa.
hemos formado, en esta institución consolidada, los re-
Raimundo Alvarado: periodista, fue corresponsal de El
sultados obtenidos, el impacto logrado, me enorgullezco
Tiempo en Barranquilla. Es promotor de redes de perio-
ante todo de haber sido su intérprete, en mi papel de
distas del Caribe colombiano.
director general de esta gran red de maestros, aliados
y periodistas de todo un continente, la cual hemos sido Jon Lee Anderson: escritor y periodista. Es colabora-
capaces de convocar, mantener y profundizar, gracias a dor permanente de la revista The New Yorker. Su último
sus ideas visionarias, apalancados con la potencia de su libro es Crónicas de un país que ya no existe. Maestro y
prestigio. Ahora que no está con nosotros, me he dedi- directivo de la FNPI.
cado a releer su obra, he vuelto sobre sus entrevistas, he
examinado en detalle sus distintas biografías. Sobre todo Darío Arizmendi: periodista, es director de noticias de
hemos trabajado duro para visualizar y planear el Centro la cadena radial colombiana Caracol. Sus testimonios
Gabo como una nueva etapa de programas, servicios y fueron tomados de su libro Gabo no contado, Bogotá,
desarrollo institucional para la FNPI. Y lo hemos podido Aguilar, 2014.
hacer gracias a él, otra vez, porque Gabriel García Már-
quez es una fuente de inspiración viva e inagotable.
Miguel Ángel Bastenier: columnista y editorialista María Eugenia Fernández: ha sido colaboradora de
del diario El País, de España. Autor de los libros El Jaime Abello Banfi desde la época de Telecaribe; en la ac-
blanco móvil y Cómo se escribe un periódico. Maestro tualidad es asistente administrativa y tesorera de la FNPI.
de la FNPI.
Jaime García Márquez: ingeniero civil, cofundador y
Ingrid Bejerman: periodista doctorada en la Universi- directivo de la FNPI. En la actualidad ocupa la dirección
dad de McGill, donde coordina el programa Canadá en de relaciones institucionales en la Fundación.
las Américas. Fue la primera coordinadora de proyectos
Katya González: arquitecta, exviceministra de Cultura
de la FNPI.
de Colombia. Ahijada de Gabriel García Márquez y ami-
Patricia Bustamante: secretaria en Telecaribe, donde ga cercana de la familia García Barcha.
trabajó al lado de Jaime Abello Banfi mientras este fue
Juan Gossaín: periodista y escritor, fue el director de
gerente de ese canal regional de televisión.
Radiosucesos RCN. Ha dictado talleres para la FNPI.
Martín Caparrós: periodista y escritor. Autor de más
Andrés Grillo: periodista, es editor del área de educa-
de una docena de títulos de crónica, ensayo y novela.
ción en editorial Planeta.
Su más reciente libro es El hambre. Maestro y miembro
del Consejo Rector de la FNPI. Alma Guillermoprieto: periodista y escritora. Estuvo
vinculada como maestra y directiva a la FNPI durante 57
Yamile Chamorro: hace parte del equipo de operación y
más de quince años. Su testimonio es tomado del libro
administración de la FNPI, donde trabaja desde el año 2000.
Gabo periodista, Cartagena, FNPI, 2012.
Ricardo Corredor Cure: comunicador social, es el di-
Ana Teresa Hernández: administradora de empresas,
rector ejecutivo de la FNPI. Antes estuvo en la Funda-
es la directora administrativa y financiera de la FNPI.
ción Avina, en Brasil, en los ministerio de Cultura y Edu-
cación, y la Fundación Social, en Colombia. Paula Jaramillo: periodista, es la directora y fundadora
de Grupo Trébol Comunicaciones, empresa especializa-
Tanya Escamilla: comunicadora barranquillera residen-
da en contenidos, comunicaciones y eventos.
te en México. Fue coordinadora de proyectos y directora
ejecutiva de la FNPI. Juanita León: periodista. Es la fundadora y directora del
portal La Silla Vacía. Ha dictado talleres para la FNPI.
Joaquín Estefanía: periodista, fue director del diario
El País, de publicaciones del Grupo Prisa y de la Escue- María Fernanda Márquez: comunicadora, fue coordi-
la de Periodismo El País-UAM. Maestro y miembro del nadora de programas y proyectos de la FNPI.
Consejo Rector de la FNPI. Su testimonio es tomado del
libro Gabo periodista, Cartagena, FNPI, 2012.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
María Cristina Mejía: socia de CT Partners en Colom- Vladdo Flórez: diseñador y caricaturista colombiano.
bia, una firma cazatalentos. Fue viceministra de Comu- Sus testimonios fueron tomados del libro «Gabo perio-
nicaciones y directora ejecutiva de Andiarios. dista». Memorias del VII Encuentro Internacional de Pe-
riodismo en la Feria Internacional del Libro de Bogotá,
Germán Mendoza Diago: periodista y editor. Es el edi-
2015. Publicación de la Cámara Colombiana del Libro
tor general del diario El Universal de Cartagena.
y la Facultad de Comunicación Social-Periodismo de la
José Luis Novoa: filósofo, es el director Centro de Pe- Universidad Externado de Colombia.
riodismo de la FNPI. Ha sido director ejecutivo de la or-
ganización Consejo de Redacción y trabajó en El Tiempo "La Fundación es lo que queríamos. ¡Qué
y otros medios.
buena idea tuvimos! Lo que soñamos,
César Ortiz: coordinador de logística de la FNPI, donde
trabaja desde 1999.
lo que visualizamos es lo que se está

Darío Fernando Patiño: periodista, fue director de
haciendo. Yo estoy muy contento. De
noticias del canal televisivo Caracol en Colombia y de la Fundación siempre recibo buenas
Ecuavisa en Ecuador. Maestro de la FNPI.
noticias, y eso que yo tengo filtros. A mí
58 Javier Darío Restrepo: periodista experto en ética
periodística, profesor universitario. Es autor de más de me traen mucha información y chismes,
veinte libros. Consultor de ética y maestro de la FNPI.
pero de la Fundación siempre me hablan
María Teresa Ronderos: periodista, ha dirigido noticie-
bien. Por todas partes me encuentro
ros, programas de televisión y portales periodísticos en
línea. Actualmente es la directora del programa de pe- periodistas jóvenes que han estado en
riodismo independiente de Open Society Foundations,
Su último libro es Guerras recicladas. Maestra y directiva los talleres y siempre tienen la mejor
de la FNPI. opinión, y esto es muy importante. Lo
Aberto Salcedo Ramos: periodista y escritor. Su úl- único verdaderamente contante es la
timo libro es Botellas de náufrago. Maestro de la FNPI.
evaluación que se hace de los programas
Carlos Serrano: periodista, fue director de estrategia
digital y contenidos de la FNPI. Antes estuvo en la revis- de la Fundación".
ta Semana y en la revista digital Blog.com. Palabras de Gabo registradas en el acta n.o 10 de la junta directiva de la
FNPI, celebrada en Ciudad de México en 2003.
Un puesto de ventas ambulantes del centro histórico de Cartagena con
una foto de Gabo a los pocos días de su fallecimiento

Participantes del seminario que se realizó en la sede del Centro de Formación de la Cooperación Española para
conmemorar los 20 años de la FNPI y que cerró con la visita sorpresa de un grupo de actores disfrazados de Gabo.
L
3

Lo que somos, lo que
hacemos, lo que logramos
Creo que no se pueden analizar los últimos veinte años del periodismo Los talleres de la FNPI me han enseñado a convivir con el fracaso (inevitable)
iberoamericano sin tomar en cuenta la influencia de la FNPI. Tanto en el cada vez que afronto un nuevo texto, a exigirme siempre más de la cuenta y
desarrollo de nuevos narradores como en la difusión de técnicas y puntos a mirar la realidad con ojos de niño. También, a creer en el oficio, a dejarme
de vista a la hora de analizar hechos de la realidad. A través de los talleres, guiar por los detalles cada vez que salgo a la calle y a ser humilde.
congresos y charlas sobre ética, formas de encarar el reporteo, las maneras ÁLEX AYALA. ESPAÑA / BOLIVIA.
de escribir una crónica; se podría decir que, de alguna manera, García
Márquez revolucionó el statu quo de la pirámide invertida.
FEDERICO BIANCHINI. ARGENTINA.
Misión y estrategias
A partir de la idea original de su fundador, hacer talleres Líneas estratégicas 2008-2015
de periodismo, la FNPI ha evolucionado a lo largo de sus • Narración periodística: formar en reportería, relato
21 años de existencia, con base en distintos procesos y edición de historias con valor periodístico, estimu-
de planeación estratégica y con la aplicación de herra- lar el periodismo narrativo e impulsar nuevas gene-
mientas para gestionar el avance hacia sus objetivos. raciones de autores periodísticos.
• Ética periodística y sostenibilidad de los medios:
Misión 1995-2007 ayudar con consultas, debates, guías de actuación y
La Fundación se crea con la finalidad de contribuir al estándares a orientar una práctica profesional honrada
mejoramiento integral del periodismo en los países de y eficaz, dentro de las cambiantes condiciones de los
Iberoamérica, mediante el estímulo a las vocaciones y la medios y el periodismo contemporáneo.
promoción de la ética, la independencia y la calidad en el • Investigación, cobertura y opinión sobre temas
ejercicio profesional, con fundamento en los valores tra- claves para América Latina: mejorar las capacida-
dicionales del oficio, adaptados a las nuevas necesidades des de periodistas y medios interesados en procesos
sociales y tecnológicas modernas, en un marco de respe- informativos de calidad, que contribuyan a la com-
to a los principios universales de libertad de expresión, prensión y debate público, sobre temas claves para
responsabilidad social de los medios de comunicación, el fortalecimiento de los sistemas democráticos, la 61
derecho a la información y derecho a la intimidad. garantía de los derechos humanos, el desarrollo sus-
Para alcanzar sus fines la fundación realizará: cursos, tentable, inclusivo y competitivo de nuestros países,
talleres prácticos, investigaciones, publicaciones, aseso- así como su integración cultural, económica y política. 
rías, seminarios y otras actividades de capacitación, es- • Innovación y medios digitales: facilitar la difusión,
tudio y discusión que aporten experiencias e ideas para la apropiación y aprovechamiento de las posibilidades
mejorar la formación de los periodistas, así como para el que para el periodismo de excelencia ofrecen los me-
análisis y la superación de los problemas del periodismo dios digitales, la innovación, la participación de las au-
y de los medios de comunicación de Iberoamérica. diencias y la creación de servicios periodísticos en red.

Misión 2008-2015 Misión actual de la FNPI
Trabajar por la excelencia del periodismo y su contri- Formar, inspirar, incentivar y conectar a los periodistas, los
bución a los procesos de democracia y desarrollo de medios y emprendimientos periodísticos de lengua espa-
los países iberoamericanos y del Caribe, a través de ñola y portuguesa para promover la excelencia, la innova-
talleres y seminarios de formación e intercambio entre ción y la ética del periodismo, de modo que este contri-
periodistas, colaboración en redes y estímulos al desa- buya a que avancemos hacia sociedades vitales y mejor
rrollo profesional. informadas, en las que se ejerza plenamente la ciudadanía.

La FNPI en síntesis: lo que hacemos y lo que logramos
FNPI en síntesis

Misión
• Inspirar

El taller
como método pedagógico
• Incentivar
• Formar
• Conectar

n
ac s ció

s
le
n

rn le a
e aci col zas

na
te na or
ac

in o ab

io
n
rm

de lia

Pág. 96
Fo

A

Pág. 62
n

• Talleres
• Seminarios y encuentros
• Seminarios-Taller
• Charlas y conferencias
• Actividades en línea
* Charlas y conferencias en línea (webinars) • Proyecto Antonio Nariño (PAN)
* Formación a distancia • Global Forum for Media Development (GFMD)
* Tuitdebates • Red ANDI América Latina
* Transmisiones vía streaming • Iniciativa de la Comunicación
* Talleres virtuales en línea • Global Reporting Initiative(GRI)
* Curso TEC Monterrey (2003)

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
(pag. 84)

n
• www.fnpi.org


• Actividades de formación en periodismo digital

ac
• Laboratorio de emprendimientos - Nodo Digital

ic
un
• Publicaciones impresas y digitales (pág. 86)
• Boletín electrónico
m
• Redes sociales
Co

nt e
ie d
o
m n
(pág. 84)
ci stió
• Relatorías
no e
co G

• Libros
• Publicaciones digitales
• Memoria periodística de GGM
• Investigaciones
• Consultorio Ético (pág. 64)
os
tí os
ul
es i

63
m
y rem

• Premio Gabriel García Márquez de Periodismo • Festival Gabo
P

(pág. 68)
• Premio Roche de Periodismo en Salud (pag. 76)
• Beca Michael Jacobs para Periodistas de Viajes (pag. 78)
• Premio de Crónica Seix Barral (pag. 79)
• Becas al periodismo joven con el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar (pag. 78)
• Premio Nuevo Periodismo FNPI+CEMEX (2001-2009) (pag. 78)

Pág. 84
es
ca d
ti da

• Nuevos Cronistas de Indias
ác ni

• Red Iberoamericana de Periodismo Cultural
de co es

• Cosecha Roja
pr mu
y ed

• Red Ética Segura
R

• Grupos de los talleres y seminarios vía e-mail y Facebook

La FNPI en síntesis: lo que hacemos y lo que logramos
El taller como eje
Talleres Seminarios-taller
presenciales
Luis Miguel González y Alejandra Xanic
“El objetivo final debería ser el retor- Participan expertos y, de en el seminario sobre desigualdad,
no al sistema primario de enseñanza manera simultánea, un grupo Ciudad de México.

mediante talleres prácticos en pe- de periodistas que aplica sus
queños grupos, con un aprovecha- conocimientos en ejercicios de «No existían las juntas de
miento crítico de las experiencias producción de contenidos.
históricas, y en su marco original de redacción institucionales,
servicio público. Es decir: rescatar pero a las cinco de la tarde,
para el aprendizaje el espíritu de la
tertulia de las cinco de la tarde. sin convocatoria oficial, todo
[...] La duración de cada taller
el personal de planta hacía
depende de la disponibilidad del
maestro invitado –que escasas ve- una pausa de respiro en las
64 ces puede ser de más de una se-
mana–, y este no pretende ilustrar a tensiones del día y confluía
sus talleristas con dogmas teóricos y a tomar el café en cualquier
prejuicios académicos, sino foguear-
los en mesa redonda con ejercicios lugar de la redacción».
prácticos, para tratar de transmitirles
sus experiencias en la carpintería del
oficio. Pues el propósito no es en-
señar a ser periodistas, sino mejorar
con la práctica a los que ya lo son.
No se hacen exámenes ni evaluacio-
nes finales, ni se expiden diplomas ni
certificados de ninguna clase: la vida
se encargará de decidir quién sirve y Talleristas junto al maestro
Jon Lee Anderson en el barrio Taller de radio con Daniel
quién no sirve”. Nelson Mandela de Cartagena. Alarcón, Buenos Aires.
Fragmentos de El mejor oficio del
mundo, Gabriel García Márquez

Taller de edición fotográfica
Ver texto completo en la pág. 119.
con Donna de Cesare, El Salvador.
Seminarios

Reúnen más periodistas que un
taller (50 aprox.) y duran menos
días. Se discute sobre los desafíos
del periodismo o de cierta cober-
tura. En la mayoría de los casos,
G Seminario internacional en Cartagena
las invitación es directa.
ab
o dijo
:

Charlas y conferencias

Abiertas al público en general,
en especial a estudiantes, 65
profesores y ciudadanos
interesados en el periodismo.
Charla para estudiantes
en la Universidad Eafit de Medellín.

Total de talleres y seminarios organizados : 471
Formación a distancia Charlas y conferencias Talleres virtuales
y en línea en línea (webinars)
La FNPI ha experimentado con Presentaciones de maestros o Tienen el mismo espíritu de los
diferentes formas de educación a invitados especiales en las que los talleres presenciales pero se hacen
distancia. Su primera experiencia participantes solo necesitan acceso mediante plataformas en línea de
fue en 2001 con la universidad a internet. El video de la charla se fácil acceso.
virtual del Tecnológico de publica en FNPI.org
Monterrey.

"Debe haber permanente preocupación porque los talleres sean divertidos,
que no sean aburridos, que sean como lo que es la vida". Palabras de Gabo en la Junta Directiva número 10 de la FNPI.
La preocupación
por la ética
Consultorio Ético
La FNPI ha considerado la ética como una Espacio en línea dirigido especialmente a
los periodistas en ejercicio que día a día
dimensión fundamental del oficio
enfrentan diversas situaciones que po-
periodístico. Para Gabo, la ética y la nen a prueba su ética profesional y
técnica van de la mano, y desde para las que requieren orientación.
La plataforma recoge las pregun-
1995, año en que la Fundación
tas que llegan semanalmente, tres de
empezó su actividad, invitó a Javier las cuales son respondidas por Javier
Darío Restrepo, periodista colombia- Darío Restrepo, considerado uno de
los mayores expertos en el mundo so-
no, para que diera una serie de talle- bre ética periodística. Las consultas son
res sobre el tema. Cuando en mayo de ese clasificadas mediante un sistema de etique-
tas que facilita la búsqueda en el archivo de más
año se hizo el primero de ellos, con el apoyo de
de 1.500 respuestas.
la Unesco, Gabo pronunció una frase que hoy es famosa y Desde 2016, el consultorio tiene una versión para mó-
se ha convertido en un lema: «En periodismo, la ética es a viles con sistema IOS y Android.

la técnica como el zumbido al moscardón».
Red Ética Segura
Iniciativa de la FNPI, en alianza con el grupo Sura, que
Proyecto con Sura tiene como objetivo abrir un espacio de reflexión y de-
Desde 2012 la FNPI, en alianza con el Grupo Sura y bate acerca de los desafíos éticos que enfrentan los
sus filiales, desarrolla el proyecto Ética periodística y periodistas en un contexto de profundas transformacio-
sostenibilidad de las empresas de medios, que ha per- nes de la práctica, el negocio y la función social del
mitido potenciar el trabajo acumulado a lo largo de los periodismo, por causa de las nuevas formas de rela-
años –en particular del Consultorio cionamiento con las audiencias en la era digital. La red
Ético–, y crear la Red Ética Segura. funciona como un punto de encuentro para periodistas
En 2016, el grupo Bancolombia se de Iberoamérica en el que pueden
unió como socio del proyecto. compartir, discutir, publicar y con-
sultar contenidos relacionados con
la ética periodística, así como entrar
en contacto con otros colegas inte-
Taller de ética periodistica
resados en el tema.
con Javier Darío Restrepo.
Monterrey. 2000.
En el marco de la Red se organizan periódicamente tuit- Una nueva ruta empresarial
debates a partir de una pregunta que es discutida en hacia el periodismo de
Twitter. A 2015 se habían realizado 147 tuitdebate que
calidad. La autoevaluación
contaron con la participación de decenas de tuiteros de
toda Iberoamérica. como estrategia para
Visitas a la web
asegurar la credibilidad de los
2013 2014 2015
Total de visitas al sitio web desde
productos informativos y una
2013 hasta 2015: gestión sostenible
120.918 145.808 160.668 427.398
En el marco de su programa de Ética
Periodística y Sostenibilidad de las Em-
Guía para la elaboración de informes presas de Medios, la FNPI desarrolló
de sostenibilidad para medios una guía práctica de autoevaluación
basada en los lineamientos propuestos
El Suplemento GRI para el sector de medios nació de por el grupo de trabajo que se cons-
un proyecto conjunto entre Global Reporting Initiative tituyó gracias a la iniciativa
Taller de ética periodística
(GRI), la FNPI, la Fundación Avina y la Universidad Ja- conjunta con Global Re- con Javier Darío Restrepo.
veriana de Colombia. El proceso del Grupo de Trabajo porting Initiative (GRI). Cartagena, 1995.
del Suplemento del Sector de los Medios, coordinado
por la FNPI, se llevó a cabo entre diciembre de 2009
y diciembre de 2011 e incluyó a 20 representantes de Encuentros
compañías y organizaciones de medios y organizacio- de directores y
nes ambientales, laborales y no gubernamentales como
editores de medios
The Guardian, BBC, Bertelsmann, Vivendi, Clarín, Warner
Brothers, The Nature Conservancy, ANDI Comunicación colombianos
y Derechos, la Federación Internacional de Periodistas y
Transparencia Internacional. Desde 2002 la FNPI convoca anualmen-
El GRI, con sede en Ámsterdam (Holanda), ha desar- te a los principales directores y editores
rollado una guía para promover la realización de me- de medios nacionales para reflexionar
morias de sostenibilidad que aborda y debatir sobre aspectos críticos de la
toda la complejidad de factores práctica periodística en Colombia. En los
que determinan el éxito de los 14 encuentros organizados hasta 2015
negocios y el manejo de los im- se han convocado alrededor de 300
pactos sociales, económicos y personas.
ambientales de la producción.
«En periodismo, la ética es a la técnica
como el zumbido al moscardón» .
premios, los encuentros como Nuevos Cronistas, la FNPI ha
sembrado unas semillas que han fructificado bien.
No se trata únicamente de lo que la FNPI haya podido
aportar, sino del sentido visionario de oportunidad con
el que Gabriel García Márquez y sus cómplices, nuestros
maestros, enfocaron a la FNPI para adaptar sus progra-
mas y propuestas a unas condiciones relacionadas con la
Daniela Silva de Chile reportea en Barranquilla en el marco de la primera
edición de la Beca Gabriel García Márquez de Periodismo Cultural. época, con la economía de los medios, con la tecnología,
con la ruptura de fronteras, con la revalorización del pe-

El impulso
riodista como autor o del periodista que se ve como líder
en el proceso o como un editor. Todos esos factores que
han incidido en este florecimiento de la crónica, al que le

a la crónica auguramos un futuro aún más interesante que el actual.
La FNPI está comprometida con el periodismo na-
rrativo en general, no solo el escrito, sino también con
Los talleres otros lenguajes y formatos como el video, la radio, la
televisión, etc. Dentro de ese interés general sobresale
68 A lo largo de 20 años, la FNPI ha organizado 91 talleres la apuesta específica de la FNPI por la crónica, esa cate-
dedicados a la crónica y el reportaje, así como a la rela-
goría más ambiciosa del viejo y nuevo periodismo: una
especie de coche de lujo para descubrir mundos con el
ción entre el periodismo y la literatura. Grandes nombres periodismo narrativo.
del periodismo están entre los maestros que han dado (Tomado de La Fundación de Gabo, 2014).

talleres, empezando por el propio García Márquez (que
«A mediados de los noventa, en Cartagena de Indias,
impartió seis), el argentino Tomás Eloy Martínez y el bajo la tutela de Gabriel García Márquez, apareció la
polaco Ryszard Kapuscinski (que dio tres, uno en el D. F., Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI),
que propició talleres bajo la guía de autores como la
otro en Buenos Aires y el último en Caracas). mexicana Alma Guillermoprieto o el argentino Tomás
Eloy Martínez. Siguió, a eso, el surgimiento de re-
El papel de la FNPI ha sido el de promotor y catalizador: vistas –las colombianas Gatopardo, El Malpensante,
aporta maestros, inspiración, conocimiento; visibiliza nue-
vos referentes y autores; forma tejidos de colaboración y
redes de colegas que hace que los cronistas se conozcan
y trabajen juntos, que se emulen. Sumando los talleres, los

Taller de crónica con Tomás Eloy
Martínez. Buenos Aires, 2001.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
SoHo, y la peruana Etiqueta Negra–, que comenzaron
a publicar a aquellos periodistas dispersos, y a sus
referentes tozudos, y dibujaron el mapa aún borroso
de un futuro que nadie veía venir».
La verdad y el estilo, Leila Guerriero. Primer encuentro Nuevos Cronistas de
El País, 18 de febrero de 2012. Indias. Bogotá, 2008.

Nuevos Cronistas de Indias
En 2008 y 2012, la FNPI organizó los encuentros Nue-
vos Cronistas de Indias. El primero se llevó a cabo en
Bogotá en el marco de la Feria del Libro. El segundo se
hizo en Ciudad de México, con el apoyo de Conaculta,
y convocó a cien cronistas, editores y estudiosos del
género. Ambos fueron hitos claves para visibilizar nue-
vos autores y debatir las tendencias del periodismo na-
rrativo en la región. Sobre los dos encuentros, escribió
Martín Caparrós en la relatoría del segundo:

«Hubo un cambio: creo que hace cuatro años, la pri-
mera vez que reunimos nuevos cronistas de indias,
nuestra preocupación principal era convencernos de
que existíamos, de que éramos.Tratábamos de com-
pletar la Fundación y, por eso, en eso días, la discusión
central consistía, más que nada, en saber de qué hablá-
bamos cuando hablábamos de crónica y nos dedicába-
mos a reconocernos los unos a los otros.
[…] Pero pasaron cuatro años. Nos hicimos más
grandes. En el medio tuvimos ese famoso éxito de
estima. Se nos pasó supongo, espero ese síndrome Martín Caparrós lee su relatoría en el cierre del segundo encuentro de Nuevos
Cronistas de Indias . Ciudad de México, 2012.
adolescente. Se han publicado antologías de crónica,
abundan los cursos de crónica, aparecen tesis que
estudian la crónica, nos reunimos en un castillo del
imperio: ahí están las posibilidades –y el peligro–.
Aprendimos, entretanto, que aquella función de rom-
per el silencio ahora quedó más bien en manos de las
redes sociales, de la virtualidad inmediata».

Segundo encuentro Nuevos Cronistas de Indias.
Ciudad de México, 2012. La FNPI en síntesis: lo que hacemos y lo que logramos
Finalistas y ganadores
2013
Categoría texto
Ganador: Alejandro Almazán, Cartas desde
La Laguna. Revista Gatopardo, México.
Finalistas: Diego Erlan. La larga risa de
todos estos años. Revista Ñ, Argentina. /
Natalia Viana. Especial Paraguai. Agéncia
Pública, Brasil.
Categoría imagen
Ganador: León Esteban Félix Alfaro. Azúcar
amargo: la epidemia misteriosa. Associated
Press, Perú.
Finalistas: Álvaro Andrés Cardona Gómez.

El Premio y el Festival
Padre, Hijo y Espíritu Armado. Revista SoHo,
Colombia. / Amaro Gómez-Pablos Benavides,
Miguel Soffia Serrano y Paulo Bravo San
Martín. Plástico: doble filo. Televisión Nacional

Gabriel García Márquez
de Chile, Chile.
70 Categoría cobertura
Ganador: Lúcio Castro. Memórias do
chumbo. ESPN, Brasil. «No basta con ser el mejor, sino que se sepa».
Finalistas: Rodrigo Pardo, Carlos Julio Con esta frase Gabriel García Márquez resaltó el compromiso de la FNPI con
Betancur, Javier Patiño, Fredy Rincón y Mónica el estímulo a la calidad periodística. Contribuir a la renovación de nuestro
Ximena Pe. Un sueño llamado paz. RCN periodismo, impulsar las vocaciones y el espíritu de servicio público de este
Televisión, Colombia. / Marcela Turati. Marcha oficio, generar nuevos modelos y referentes mediante un aprovechamiento
de los 10.000 ausentes. Revista Proceso,
de las experiencias y el reconocimiento a los logros periodísticos de per-
México.
sonas y trabajos, así como un afán incansable de ganarse la atención de la
Categoría innovación
audiencia con relevancia, creatividad y humor, son algunas de las premisas
Ganador: Olga Lucía Lozano y equipo. sobre las que Gabo creó la FNPI, en consonancia con su propio estilo y
Proyecto Rosa. La Silla Vacía, Colombia.
trayectoria. El premio institucional que ahora lleva el nombre del fundador,
Finalistas: Laura Zommer. Un chequeo así como otros premios y estímulos especializados (ver página 76), quieren
al mensaje presidencial. Chequeado.com,
Argentina. / Daniel Valencia y equipo. El Faro,
proyectar esos ideales y celebrar el «mejor oficio del mundo», como lo defi-
El Salvador. nió el propio escritor.
2014
Categoría texto
Ganador: Eduardo Suárez: Exxon Valdez:
una mancha de 25 años. periódico El Mundo,
España.
Finalistas: Bruno Larocca. El caso del
doctor Favarolo. Revista Gatopardo, México. /
Alexandra Samper. El secuestro de la Chiva.
Revista El Malpensante, Colombia.
Categoría imagen
Ganador: Manolo Sarmiento y Lisandra
Rivera. La muerte de Jaime Roldós.
Ganadores de la segunda edición del Premio Gabriel García Márquez , 2013.
Independientes, Ecuador.
Finalistas: Carolina Trejo y José Tomás
Postulaciones Correa. Mehuín y la defensa del mar. La Red
Televisión, Chile. / Eliza Capai y el equipo de
2013 1.379 Agéncia Pública. Severinas. Agéncia Pública,
Brasil.
2014 1.400 71
Categoría cobertura
2015 1.645 Ganador: César Batiz y el equipo de Últimas
Noticias. Sucesos del 12F. Con armas cortas
Premio Gabriel García Márquez de Periodismo atacaron a manifestantes. Últimas Noticias,
Creado en 2013 para reconocer e incentivar la búsqueda de la excelencia, Venezuela.
la innovación y la coherencia ética por parte de los periodistas y los me- Finalistas: Alejandra Gutiérrez y el equipo
dios que trabajan en idioma español y portugués. El Premio, con sede en de Plaza Pública. Juicio por genocidio. Plaza
Pública, Guatemala. / Alejandro Sánchez. Yo,
Medellín, es posible gracias a una alianza público-privada conformada junto
autodefensa. Así expulsamos a los templarios.
a la Alcaldía de Medellín, los grupos Bancolombia y Sura, y sus filiales en Revista Emeequis, México.
América Latina.
Categoría innovación
El diseño del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo se propone
Ganador: Daniel Alarcón, Carolina
asumir la hibridez y la convergencia que caracterizan una época de pro-
Guerrero, Camila Segura, Martina Castro,
fundos cambios del periodismo. Por eso, las categorías del concurso están Silvia Viñas, Luis Trelles y Annie Correal.
pensadas para que se integren todos los lenguajes, los formatos, los gé- Radio Ambulante. Estados Unidos.
neros y los soportes, y para que en ellas se sientan incluidos todo tipo de Finalistas: Olga Lucía Lozano y equipo de
medios y de periodistas, y se borren las barreras profesionales. La Silla Vacía. ¿Quién es quién? La Silla Vacía,
Colombia. / Marcelo Leite y el equipo de Folha
de São Paulo. A batalha de Belo Monte. Diario
Folha de São Paulo, Brasil.
2015 De esa manera, el Premio le abre las puertas al texto, al video, a la fotografía
Categoría texto y a la radio, pero también a las narrativas y las interacciones propias de la era
Ganador: Javier Sinay. Rápido, furioso, digital como blogs, microblogs, redes sociales, gráficos, animaciones o apli-
muerto. Revista Rolling Stone, Argentina. caciones realizadas en cualquier plataforma por periodistas que pueden ser
Finalistas: Sabrina Duque. Vasco Pimentel, empleados de un medio, colaboradores freelance o autores independientes.
el oidor. Revista Etiqueta Negra, Perú. /
Cristiane Segatto. O lado oculto das contas de
Categorías:
hospital. Revista Época, Brasil.
• Texto. Para el periodista o el equipo autor del mejor trabajo de perio-
Categoría imagen dismo escrito, ya sea impreso o digital, que se destaque por la reporte-
Ganador: Tomás Munita. Vaqueros ría, la investigación y el valor narrativo de la historia.
extremos. National Geographic en español, • Imagen. Para el periodista o equipo autor del mejor trabajo de fotogra-
Chile.
fía, video o visualización de datos que sobresalga por la eficacia infor-
Finalistas: José Palazón. Paisajes de mativa y estética en la utilización de imágenes como lenguaje esencial
desolación. eldiario.es, España. / Álvaro
del relato sobre hechos con valor periodístico.
Ybarra Zavala. Dombass. ABC y XL Semanal,
España. • Cobertura. Para el periodista o el equipo que haya producido la mejor
pieza o conjunto de piezas periodísticas con unidad de tema, tratamien-
Categoría cobertura
to editorial e investigación, para reportar, explicar, hacer seguimiento e
72 Ganador: Rafael Cabrera, Daniel Lizárraga,
interactuar con la audiencia sobre un acontecimiento o proceso noticio-
Irving Huerta, Sebastián Barragán y Carmen
Aristegui. La casa blanca de Enrique Peña so actual y de interés público, que preferiblemente se haya realizado
Nieto. Aristegui Noticias, México. dentro de un margen de inmediatez y sea reportado usando las mejores
Finalistas: Rafael Soares y Luã Marinatto. herramientas periodísticas disponibles.
Minha casa, minha sina. Periódico Extra, • Innovación. Para el periodista o equipo que haya diseñado y puesto en
Brasil. / Pablo Ferri y Nathalie Iriarte. El práctica la iniciativa que merezca ser resaltada como la más valiosa con-
caso Tlatlaya. Revista Esquire Latinoamérica, tribución a una mejor práctica periodística, por el desarrollo de nuevos
México.
tipos de medios, contenidos, lenguajes, herramientas de visualización
Categoría innovación de datos y otros servicios, plataformas o aplicaciones, así como mode-
Ganador: Laura Zommer y equipo. Che- los de participación y relación con la audiencia.
queado.com Argentina.
Finalistas: Javier Ortega, Andrea Insunza
Reconocimiento a la excelencia
y equipo. Los casos de la vicaría. Universidad
El Consejo Rector, mediante decisión sustentada, escoge como ganador
Diego Portales, Chile. / Emilia Díaz-Struck,
Katherine Pennacchio, Emily Avendaño, César –sin finalistas– a un periodista o equipo periodístico de reconocida inde-
Batiz, Mariengracia Chirinos, Juan José Faría, pendencia, integridad y compromiso con los ideales de servicio público
Cristina González, Gabriela Moreno, Clavel del periodismo, que merece ser destacado y puesto como ejemplo por el
Rangel, Ana Rodríguez y Yoleida Salazar. conjunto de su trayectoria o por un aporte excepcional a la búsqueda de la
Propietarios de la censura en Venezuela.
verdad o el avance del periodismo.
Ipys Venezuela, armando.info y Poderopedia,
Venezuela.
Consejo Rector Ganadores de excelencia
Es la máxima autoridad del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo.
Determina las bases del concurso, escoge al ganador del Reconocimiento a
la excelencia y actúa como grupo consultivo de la FNPI.

• Rosental Alves. Periodista brasileño. Director del Centro Knight de Pe-
riodismo en las Américas.
• Martín Caparrós. Periodista, novelista y ensayista argentino.
• Mónica González. Periodista chilena. Directora del CIPER. 2013
• Jean-François Fogel. Periodista francés. Consultor de medios y profe- Giannina Segnini (Costa Rica)
so en Sciences Po.
• Germán Rey. Escritor, investigador y columnista colombiano.
• María Teresa Ronderos. Periodista colombiana. Directora del Progra-
made Periodismo Independiente de Open Society Foundations.
• Jon Lee Anderson. Periodista estadounidense. Cronista de The New
Yorker.
• Sergio Ramírez. Escritor y exvicepresidente de Nicaragua.
• Héctor Feliciano. Periodista y escritor puertorriqueño. 73
2014
• Carlos Fernando Chamorro. Periodista nicaragüense. Director de Javier Darío Restrepo (Colombia)
Confidencial. y Marcela Turati (México)
• Joaquín Estefanía (hasta 2016). Periodista español. Exdirector y co-
lumnista de El País.
• Héctor Abad Faciolince (hasta 2015). Escritor, columnista y periodista
colombiano.
• Juan Villoro (hasta 2014). Escritor y periodista mexicano.
Reunión final de los jurados de la tercera edición
y la secretaría técnica del Premio en Cartagena.

2015
Dorrit Harazim (Brasil)
El proceso de juzgamiento
La selección de los ganadores se hace mediante un pro-
ceso riguroso y exhaustivo que consta de tres rondas y
en las que participan jurados designados por el Consejo
Rector. A lo largo de las tres primeras ediciones han
participado en el juzgamiento 138 profesionales y ex-
pertos en periodismo.
Qué reciben los ganadores
• Son invitados con todos los gastos pagos al Festival
Gabo de Periodismo en Medellín, Colombia.
• Diplomas y premios en dinero.
• Un ejemplar de la escultura Gabriel, del artista co-
lombiano Antonio Caro solo para ganadores.

74

Escultura "Gabriel" del artista Antonio Caro.

Clemente Manuel Zabala.
Reconocimiento Clemente Manuel Zabala
a un editor colombiano ejemplar ¿Quién fue Clemente Manuel Zabala?
Un panel de expertos conformado por maestros de la El primer editor y maestro periodístico de Gabriel García
FNPI, editores y directores de medios colombianos y al Márquez en el diario El Universal, el cual había comen-
menos dos periodistas internacionales, designado por el zado un par de meses antes de su llegada a Cartage-
Consejo Rector del premio, elige desde 2015 a un editor na en mayo de 1948, cuando tenía 21 años. Conocido
de cualquier región colombiana y tipo de medio, que se como «El maestro Zabala», fue un jefe de redacción de
distinga como periodista, ciudadano y formador de sus gran experiencia como reportero, crítico de la situación
colegas, por ejercer su liderazgo en la redacción. El primer política de su época, muy culto y con la capacidad de
ganador fue Mauricio Sáenz de la revista Semana y en dirigir el trabajo de la redacción sobre temas de muy
2016 Jorge Cardona de El Espectador. diversa índole.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
El Festival Gabo
Medellín acoge un gran encuentro internacional dedica-
do al periodismo, la ciudadanía y la cultura, que ofrece
el marco ideal para proyectar y entregar el premio a las
mejores historias del periodismo iberoamericano como
espacio de aprendizaje, celebración e inspiración. En
sus primeras tres ediciones, entre 2013 y 2015, el Fes-
tival Gabo de Periodismo ha recibido a más de 20.000
personas, especialmente periodistas y estudiantes de
periodismo y comunicación venidos de todos los países
de América Latina, que han participado en 93 eventos
gratuitos y abiertos a todo público en varias partes de la
ciudad, con las intervenciones de más de 200 invitados
nacionales e internacionales.

La programación del Festival
75
• Maratón de las mejores historias de Iberoamérica:
trabajos finalistas del premio.
• Conversaciones sobre los periodismos que cruzan
fronteras.
• Conversaciones sobre las obsesiones de Gabo: la
literatura, el cine, la música y la política.
• Talleres.
• Encuentros en universidades.
• Exposiciones fotográficas.
• Documentales.
• Conciertos.
• Ceremonia del Festival Gabo.

20.000 93 200
Asistentes Eventos gratuitos y Invitados nacionales
abiertos al público e internacionales

La FNPI en síntesis: lo que hacemos y lo que logramos
La cantante Tania Libertad, de México, en el concierto dedicado Héctor Abad Facioline conversa con la ganadora de excelencia, Dorrit Harazim.
a la memoria de Gabo en el Parque de los Pies Descalzos.

76

Enrique Santos Calderón, Juan José Hoyos y Ernesto Carlos González Romero, Pablo Milanés
Y pensar que todo estaba en Pizano
Samper nuestraen imaginación
el conversatorio dedicado a Álvaro y Jaime Abello en el Festival 2015.
Cepeda Zamudio, escritor amigo de Gabo.
77

La artista cubana Telmary con raperos de Medellín. Asistente a las charlas en Plaza Mayor leyendo el
programa del festival de 2015.

El Consejo Rector, el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el alcalde Medellín,
Anibal Gaviria, presiden la ceremonia de entrega del Premio en el Teatro Metropolitano. La FNPI en síntesis: lo que hacemosRubén Blades
y lo que en su conversatorio
logramos
con Alberto Salcedo Ramos.
Estímulos para de juzgamiento y seleccionar a los jurados de manera
autónoma e independiente.

un mejor
La Secretaría Técnica es la máxima autoridad para inter-
pretar las bases, resolver controversias y atender las con-
sultas y las solicitudes de aclaración de los interesados.

periodismo Categorías
El concurso tiene cuatro categorías que se alternan
cada año. En los años impares se premian los trabajos
Premio Roche escritos y de televisión y video, y en los años pares, los
de Periodismo en Salud de radio e internet.

Postulaciones El concurso convoca trabajos sobre los siguientes temas:
182 2013 • Innovación en cuidados de la salud.
• Biotecnología en salud.
208 2014 • Accesos a tratamientos de salud.
314 2015 • Investigación y desarrollo en temas de salud.
78 • Regulación y políticas públicas de salud.
El Premio Roche de Periodismo en Salud es una iniciati- • Oncología.
va de Laboratorios Roche América Latina con la Secreta-
ría Técnica de la FNPI, que busca reconocer la excelen- Los ganadores reciben una beca para participar en un
cia y estimular la cobertura periodística de calidad sobre taller de la FNPI. Asimismo, son invitados con todos los
temas de salud en Latinoamérica. gastos pagos a la ceremonia de entrega del premio que
La FNPI lleva la Secretaría Técnica del Premio y es se realiza en el marco del Roche Press Day, que cada año
responsable de verificar que los trabajos inscritos cum- tiene sede en una ciudad diferente de América Latina.
plan con las bases del concurso, administrar el proceso

João Alegría y América Valenzuela, jurados de la tercera edición Grupo de ganadores del Premio Roche en su segunda edición.
del Premio Roche, reunidos en Cartagena junto con José Luis Novoa
de la FNPI, Élmer Huertas, asesor médico de los jurados,
Jessica Majul y Bernardo Esteves.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Finalistas y ganadores Premio Roche de Periodismo en Salud

2013 2015
Categoría periodismo escrito Categoría periodismo escrito
Ganador: Flávia Duarte. Longevidade para todos? Correio Braziliense, Ganador: Anna Beatriz Pouza, Gabriela Sá Pessoa y Natacha Cortéz.
Brasil. Dor em dobro. Agéncia Pública, Brasil.
Finalistas: Carolina Gamazo, Daniel Villatoro y Dénnys Mejía. Siete
Finalistas: Carlos Henrique Fioravanti. Lucha contra el sol. Revista
cucharas y medio centenar de muertos bajo la mesa. Plaza Pública,
Pesquisa Fapesp, Brasil. / Sigfredo Ramírez. La gran reforma que no fue.
Guatemala. / Gabriela García. La matrona en el colegio. Revista Paula,
La Prensa Gráfica, El Salvador.
Chile.
Categoría televisión y video Categoría televisión y video
Ganador: Federico Uribe. Valiente Valentina. Telemedellín, Colombia. Ganador: Luciana Osório, Drauzio Varella, Wellington Almeida, Flavio
Lordello, Amanda Prada Marconi Matos. Pedra no caminho. TV Globo,
Brasil.
Finalistas: Luis Pavón. Con los brazos abiertos. Televisa, México. /
Bianca Vasconcellos. A vida por um fio. TV Brasil, Brasil. Finalistas: Carolina Mella y Ramón Murillo. Larón, la lucha por crecer.
Ecuavisa, Ecuador. / Evandro Siqueira, Graziela Azevedo, Felipe Santana,
2014 Lilia Teles y Renata Chiara. Quando o único remédio é a maconha. TV
Globo, Brasil. 79
Categoría internet

Ganador: Airam Fernández, Tamoa Calzadilla, Jesús Alberto Yajure
y Laura Weffer Cifuentes. Pinchanalgas al garete. Últimas Noticias,
Venezuela.

Finalistas: Alice Cristiny Ferreira de Souza y Camila Melo de Souza.
Osteogênese imperfeita. A doença dos ossos de vidro. Diario de
Pernambuco, Brasil. / César Daniel Gómez Carrillo, Jesús Peña Sánchez,
Gonzalo Elí Vázquez Sifuentes y Alejandro Tomatsu Puente. La cesárea
innecesaria. La Vanguardia, México.

Categoría radio
Ganador: Hebert Araújo y Luis Sousa. A alta da voz. Radio CBN,
Brasil.
Finalistas: Daniel Revol. Cuídate... De algunos males de este mundo.
Radio Splendid, Argentina. / Fabián Werner. Opositores al aborto
exhortan habilitar el referéndum. Radio Francia Internacional, Uruguay.

La FNPI en síntesis: lo que hacemos y lo que logramos
Beca Michael Jacobs para Premio Nuevo Periodismo
periodistas de viajes FNPI+Cemex
En alianza con el Hay Festival Cartagena, la beca Mi- El Premio Nuevo Periodismo FNPI+Cemex fue el ga-
chael Jacobs para periodistas de viajes cuenta con una lardón que antecedió al Premio GGM y tuvo nueve
dotación de 5.000 dólares y está dirigida a periodistas ediciones desde 2002 hasta 2010. Contaba con seis
que estén desarrollando un artículo o un libro de viajes categorías de premiación: fotografía, internet, radio, te-
original sobre América Latina o España. levisión y texto, más una de homenaje. Fue creado por
El ganador es seleccionado teniendo en cuenta la ori- la FNPI en alianza con la empresa de cementos Cemex y
ginalidad y el potencial del proyecto. Además, es invita- se entregaba en Monterrey (México) en una ceremonia
do a presentarlo en el Hay Festival Cartagena de Indias. que tenía lugar en el Museo de Arte Contemporáneo.
La primera beca se lanzó en 2014 y el ganador fue el
periodista de nacionalidades española y boliviana Álex Aya- Consejo Rector
la. En 2015, el ganador fue el argentino Federico Bianchini.
El Premio Nuevo Periodismo también tuvo un Consejo
Rector que actuó como principal autoridad del concur-
Becas al periodismo joven con so. El consejo estuvo presidido honorariamente por el
80
el Premio Nacional de Periodismo propio Gabriel García Márquez y por Lorenzo Zambrano,
presidente de Cemex, y lo componían: Sergio Ramírez,
Simón Bolívar Geraldinho Vieira, Susan Meiselas, Alma Guillermoprie-
El Premio de Periodismo Simón Bolívar, el más impor- to, Germán Rey, Horacio Verbitsky, Carlos Monsiváis, Ro-
tante de Colombia, ofrece desde 1997 a los ganadores sental Alves, Tomás Eloy Martínez, Javier Darío Restrepo,
en la categoría Estímulos al periodismo joven, la posibi- y Joaquín Estefanía.
lidad de participar en talleres de la FNPI.

Consejo Rector
del Premio Nuevo
Periodismo.
Seminario de excelencia
Premio de Crónica Seix Barral
En las primeras ediciones del premio se convocó a un En alianza con la editorial Seix Barral, se lanzó en 2005
seminario en Monterrey para conocer los bastidores de un premio para estimular y promover la escritura de
los trabajos finalistas y ganadores. A partir de 2003, en crónicas en formato de libro. Los ganadores recibie-
alianza con CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, ron 20.000 dólares y la publicación de su trabajo en
los encuentros se ampliaron y se convirtieron en semi- la colección Crónicas Seix Barral. En la primera edición
narios internacionales para discutir asuntos relacionados (2006) el ganador fue el argentino Hernán Iglesias Illa,
con la calidad del periodismo. En total, se llevaron a cabo y en la segunda (2007) fue el español Braulio García
siete encuentros que reunieron 563 participantes. Jaén. Una de las particularidades de este premio fue
que, además del dinero, el ganador recibía la tutoría de
un maestro de la FNPI.
Encuentros de Periodismo CAF+FNPI
Seminario de ganadores en Monterrey en 2003.
• 2003 – Ética, calidad y empresa periodística en
América Latina. 58 participantes.
• 2004 – La búsqueda de la calidad periodística y
la transformación del periodismo profesional. 63
participantes.
• 2005 – La búsqueda de la calidad en los medios 81
audiovisuales y las nuevas demandas sociales en
América Latina. 68 participantes.
• 2006 – El papel del editor en la búsqueda de la
calidad periodística. 103 participantes.
• 2007 – Búsqueda de la calidad periodística, parti-
cipación ciudadana y contribución de los medios al
desarrollo. 105 participantes.
• 2008 – La otra cara de la libertad. La responsabili-
dad social empresarial en medios de comunicación
de América Latina. 80 participantes. Seminario en Monterrey dedicado a los medios
audiovisuales en 2005.
• 2009 – Seminario: No todo está inventado. 86
participantes.

La FNPI en síntesis: lo que hacemos y lo que logramos
Finalistas y ganadores FNPI+Cemex

IX edición - 2010 Categoría radio
Categoría texto Ganadora: Marta del Vaco Chicharro. Los muros del mundo. Cadena
Ganadora: Leila Guerriero. El rastro en los huesos. Revista Gatopardo, SER, España.
México. Finalistas: Sandra Karina Hernández. Paso del norte, el camino del
Finalistas: Emiliano Ruiz Parra. Morir por Pemex. Tragedia en la silencio. Radio Educación, México. / Jade Ramírez Cuevas Villanueva y
Sonda de Campeche. Reforma, México. / Martín Riepl. Los olvidados, el Priscila Hernández Flores. La discriminación vuela por Avianca. Radio
capítulo que faltaba. Revista Etiqueta Negra, Perú. / Juan Andrés Valencia. Universidad de Guadalajara, México. / Hernán Restrepo Cardona. Dios
Historia humana de una bala. Revista SoHo, Colombia. / Jorge Alejandro en las noticias. RCN Radio, Colombia. / Federico Miri, Ramiro Rojas,
Sullivan y Jorge Figueroa. Muertos de nadie. Centro de Investigación e Lisandro Contreras, Javier Germinario y Ezequiel Pérez. La final de la
Información Periodística (Ciper), Chile. Copa Davis, una mirada local. Fm de la Azotea Comunitaria, Argentina.

Categoría imagen Categoría televisión
Ganador: Alejandro Cossio. México en el punto de quiebre. Semanario Ganadores: Daniel Coronell, Ignacio Gómez, Juan Luis Martínez
Zeta, México. Cadena, Jaime González y Carlos Cárdenas. Crimen casi perfecto.
Noticias Uno, Colombia.
Finalistas: Walter Astrada. Violencia sexual en la República Democrática
del Congo. Revista Nuestra Mirada, Ecuador. / Edu Ponces. El municipio Finalistas: Carlos de Elía, Ricardo Ravanelli, Miriam Lewin, Sergio
263, prisiones de El Salvador. Medio digital El Faro, El Salvador. / Alexandre Elguezabal, Mario Markic, Karina Graziano, Félix Villaverde, Daniel
Severo. Á flor da pele. Jornal do Commercio, Brasil. / Matías Costa. Cargo. Gordo Diaz, Carlos Christensen, Carlos Torres, Daniel Raichijk, Ricardo
Revista Etiqueta Negra, Perú. Zambrani, Juan Pablo Chaves, Gabriel Sapori, Martín Villaverde y
Paula Bernini. Malvinas, la guerra que nos alejó de las islas. Canal
82 Homenaje: Gustavo Gorriti, Perú. 13, Argentina. / Andrés Wiesner Collazos, Guillermo Prieto y Eduardo
VIII edición - 2009 Contreras. Fantasmas en la ciudad de piedra. RCN, Colombia. / Jaime
Díaz Lavanchy, Pedro Chaskel y Francisca Araya. La revolución de
Categoría internet los pingüinos. Televisión Nacional de Chile, Chile. / Alexandra Borges,
Ganadoras: María Arce y Paula Lugones. Ruta 66, el largo camino Julio Barulho y Miguel Freitas. Infância traficada. TVI-Televisão
hacia la Casa Blanca. Diario Clarín, Argentina. Independente, Brasil.
Homenaje: Miguel Ángel Granados Chapa, México.
Finalistas: Horacio Bilbao, María Farber, Nicolas Lound, Maria
VII edición - 2008
Seoane, Gustavo Lo Valvo, Ricardo González, Franco Torchia. 1983,
camino a la democracia. Diario Clarín, Argentina. / Juan Simo, Mara Categoría texto
Balestrini y Lizandro Guzmán. El juicio a Menéndez. La Voz del Interior, Ganador: Cristóbal Peña. Viaje al fondo de la biblioteca de Pinochet.
Argentina. / Chico Felitti, Elio Gaspari, Nancy Dutra, Matheus Gomes y Centro de Investigación e Información Periodística (Ciper), Chile.
Gerardo Rodríguez. A reunião que radicalizou a ditadura. Folha Online,
Brasil. / Fernando Irigaray, Dardo Adrián Ceballos, Marcelo Coleman, Finalistas: Leonardo Faccio. El humanitario negocio de alquilar tu
Paulo Ballán y Gabriel Guillaumet. Vibrato. Escuela orquesta del barrio cuerpo para el progreso de la ciencia. Revista Etiqueta Negra, Perú. /
Ludueña. Portal de la Universidad Nacional de Rosario, Argentina. Andrés Felipe Solano. Seis meses con el salario mínimo. Revista SoHo,
Colombia. / Carlos Salinas Maldonado. Los olvidados del Casita. Diario La
Prensa, Honduras. / Juan Manuel Robles. Cromwell, el cajero generoso.
Revista Gatopardo, México.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Categoría imagen V edición - 2006
Ganadora: María Eugenia Cerutti. Un barrio, demasiadas ausencias. Categoría texto
Clarín, Argentina.
Ganador: José Carlos Paredes. Las mentiras de un héroe oficial.
Finalistas: Alfredo Santiago Srur. Antiguos mambos. Revista Dulce Revista Etiqueta Negra, Perú.
Equis Negra, Argentina. / Walter Astrada. Feminicidio en Guatemala.
Finalistas: Pablo Calvo. Juan y la carta de amor que venció a su
Revista Wild y Zazpika, Paraguay. / Álvaro López. Terrorismo en El
tristeza. Diario Clarín, Argentina. / Angelina Nunes, Alan Gripp, Carla
Salvador. Periódico Más, El Salvador. / Patricia Aridjis. Las horas negras.
Rocha, Dimmi Amora y Maiá Menezes. Homens de bens da Alerj. Diario
Revista Etiqueta Negra, Perú.
O Globo, Brasil. / Carlos Martínez. La tormentosa fuga del juez Atilio.
Homenaje: Iñaki Gabilondo, España. Revista Gatopardo, México. / Antolín Maldonado. Sueño que les cuesta
VI edición - 2007 la vida. Periódico El Nuevo Día, Colombia.

Categoría internet Categoría imagen
Ganadora: Juliana de Melo. Longe da casinha de boneca. JC Online, Ganador: Diego Goldberg. Persiguiendo un sueño. Los rostros
Brasil. olvidados. Diario La Nación, Argentina.

Finalistas: David Wroclavsky y equipo. El golpe del 76. Clarín, Finalistas: María Eugenia Cerutti. U 31 cárcel de mujeres. Revista
Argentina. / Sofía Lalanne y equipo. Azucena Villaflor, la madre de todas Viva (Clarín), Argentina. / Rodrigo Abd. Violencia en Guatemala: masacres
las madres. Diario Clarín, Argentina. / Gustavo Berlarmino e Inês Calado. de ayer, pandillas de hoy e injusticia permanente. Associated Press,
Educação sem fronteiras. JC Online, Brasil. / Élber Gutiérrez. La tragedia Estados Unidos. / Víctor Ruiz. El lado íntimo de las maras. Las Últimas
de San Onofre. Revista Semana, Colombia. Noticias, Chile. / José Álvaro López. Los hijos de la 18. Revista Vértice,
México. 83
Categoría televisión
Homenaje: Mónica González Mujica, Chile.
Ganador: Hollman Morris. Toribío, la guerra en el Cauca. Canal Uno,
Colombia. IV edición - 2005
Finalistas: Emilio Cartoy y equipo. Historia de dos orillas. Canal 7, Categoría internet
Argentina. / Juan Mascardi y equipo. Gud mornin Colón. Cablevisión, Ganador: no hubo ningún ganador.
Argentina. / María Carolina Fuentes. El mayor secreto de Colonia
Finalistas: Ana María Mariani, Franco Piccato y Juan Carlos Simo. El
Dignidad. Canal 13, Chile. / Margarita Martínez. La sierra. Caracol,
horror está enterrado en San Vicente. La Voz del Interior, Argentina. /
Colombia.
Horacio Bilbao y Javier Febre. El riachuelo mata en silencio. Diario Clarín,
Categoría radio Argentina. / Julliana de Melo. Luta pela terra. JC Online, Brasil. / Mónica
Ganadores: Alberto Recanatini y equipo. Made in Bajo Flores. Fm La Godoy. La juventud al desnudo. Terra Networks, Estados Unidos.
Tribu, Argentina.
Finalistas: Joaquín Cofreces. Saqueo 01. Radioactiva, Argentina. /
Ana María Díaz. De brujas, riegos y conjuros. Univalle Estéreo, Colombia.
/ Jade Ramírez e Irma Gloria Pérez. Educação sem fronteiras. Red Radio
Universidad de Lagos de Moreno, México. / Valeria Perasso. Rituales en
la ruta. BBC Mundo, Inglaterra.
Homenaje: Rogelio García Lupo, Argentina.

La FNPI en síntesis: lo que hacemos y lo que logramos
Categoría televisión II edición - 2003
Ganadora: Sonia Goldenberg. Memorias del paraíso. Canal N y Categoría internet
Televisión Nacional del Perú, Perú.
Ganadores: Gastón Depetris, Marcelo Franco, Gerardo Young, Lucas
Finalistas: Marcelo Canellas, Lucio Alves, Danielle Sarmento y Joelson Guanini y Alberto Amato. La cara oculta del fenómeno piquetero. Diario
Maia. Cerrado. Rede Globo, Brasil. / Lúcio de Castro. Os passageiros Clarín, Argentina.
da esperança. Rede Globo, Brasil. / Carolina Fuentes. Trata de blancas.
Finalistas: Fernando Rodrígues. Controle público. Folha Online y
Canal 13, Chile. / Alicia Ortega. Viaje sin regreso. CDN Multimedios del
Universo Online, Brasil. / Blanca Bulnes. Los travestis de San Camilo.
Caribe, República Dominicana.
Canal 13, Chile.
Categoría radio
Categoría televisión
Ganador: Guido moreno. Muerte en la basura. Escuelas Radiofónicas
Ganador: Jorge Enrique Botero. Cómo voy a olvidarte. RCN Televisión,
Populares de Ecuador, Ecuador.
Colombia.
Finalistas: Filomena Saleme. Um retrato da habitação. Radio
Finalistas: Marcelo Pasqualoto Canellas, Lúcio Matildes Alves, Laura
Eldorado, Brasil.
Fernández, María Aparecida Hipólito y Luis Olivera. Fome. Tv Globo, Brasil.
Homenaje: Hermenegildo Sábat, Argentina.
Categoría radio
III edición - 2004
Ganadores: Sandra Vanesa Robles, Mario Mercuri y Gilberto
Categoría texto Domínguez con el apoyo de la periodista Cecilia Waisman. La cruz de
Ganadora: Josefina Licitra. Pollita en fuga. Revista Rolling Stone, Juárez. Radio Universidad de Guadalajara, México.
84 Argentina. Finalistas: Waldir Ochoa. Medellín: crónicas de una ciudad por dentro.
Finalistas: Ana Beatriz Magno y Erica Montenegro. Os órfãos do Múnera Eastman Radio, Colombia. / Maria Filomena Saleme. Um retrato
Brasil. Correio Braziliense, Brasil. / Alberto Salcedo Ramos. El da fome. Radio Eldorado, Brasil.
testamento del viejo Mile. Revista El Malpensante, Colombia. / Homenaje: José Salgar, Colombia.
Marcela Turati. Muerte en el desierto. Diario Reforma, México. / José
I edición - 2002
Adán Silva. Nemagón, herencia maldita. La Prensa, Honduras.
Categoría texto
Categoría imagen
Ganador: Claudio Cerri. Um rio à procura de um país. Revista Globo
Ganador: Mauricio Lima. Esperanza sin techo. Agencia France Presse
Rural, Brasil.
(AFP), Francia.
Finalistas: Daniel Santoro. El traficante de armas. Revista Gatopardo,
Finalistas: Luis Eduardo Galdieri. Guerra de gas. Associated Press
México. / Equipo de investigación de El Comercio. Sistema de verificación
(AP), Estados Unidos. / Julián Alberto Lineros. Escuelas de guerra.
de firmas bajo la lupa. El Comercio, Lima.
Revista Cromos, Colombia. / Víctor Ruiz Caballero. Maras: la mano
dura. Asocciated Press (AP), Estados Unidos. / Juan Carlos Ramos. Categoría fotografia
Extradición de Cavallo. La Jornada, México. Ganador: Diego Levy. La muerte y la vida. Revista dominical del diario
Homenaje: Clóvis Rossi, Brasil. La Nación, Argentina.
Finalistas: José Augusto Varella Neto. Escola do crime. Correio
Braziliense, Brasil. / Marco Antonio Cruz. Ciegos. Imagenlatina/www.
zonezero.com, España.
Homenaje: Julio Scherer, México

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
José Salgar recibe el premio de homenaje en 2003. Josefina Licitra, Jaime Abello y Alberto Salcedo en el seminario
de ganadores. Monterey en 2004.

Reunión Consejo Rector. Monterrey, 2006. Gabo, Lorenzo Zambrano y Mercedes Barcha en la ceremonia del Premio en 2008.

Miguel Ángel Bastenier y Sergio Muñoz en el seminario de 2009. Ganadores del Premio en 2009.
Comunicación,
redes y gestión
de conocimiento
Grupo de participantes del taller con Rosental Alves

La FNPI y el universo digital en alianza con O Estado de São Paulo.

Desde que la internet apareció de forma abierta al pú- su propio fortalecimiento tecnológico y la ampliación de
blico a mediados de los años 90, la FNPI se enfocó a sus capacidades de actuación desde las redes y las pla-
asumir las posibilidades periodísticas del que entonces taformas digitales, y se propone profundizar, extender
surgía como nuevo medio y a aprovechar las ventajas y consolidar los programas de formación a distancia a
que se avizoraban en las nuevas herramientas digitales través de internet, en los que comenzó a experimentar
para ampliar desde Colombia el trabajo con periodistas desde 2003.
y medios de todos los países iberoamericanos. Anima-
86 dos por el potencial periodístico que Gabo le vio al nue- Redes sociales
vo sistema de comunicación, organizamos en 1997 en (datos al 5 de septiembre de 2016)

la sede del diario Estado de São Paulo, por primera vez
en América Latina, un taller de periodismo para internet,

Facebook Twitter Instagram
con la dirección del periodista brasilero Rosental Alves,

81.519 78.700 5.061
a cuyos talleres sobre el tema se le sumaron en los años
subsiguientes los de Jean-François Fogel, Bruno Patiño
y otros maestros. Desde 1998 la FNPI lanzó la primera seguidores seguidores seguidores
versión de su sitio web, desarrolló una estrategia de
promoción, comunicación y gestión del conocimiento a
través de internet y empezó a digitalizar procesos en lí- Por su trabajo en redes sociales, la
nea, como la inscripción a las convocatorias de los talle- FNPI recibió a principios de 2016
res de periodismo. La organización está plenamente in- el Premio Iredes, que otorga el
mersa en la cultura del ecosistema digital, ha puesto en Congreso Iberoamericano de Redes
marcha múltiples proyectos y actividades para impulsar Sociales en Burgos (España).
la innovación y coadyuvar a la transición del periodismo
iberoamericano a la esfera digital, busca constantemente

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
"La ética en el periodismo de internet
debería ser uno de los tesoros de la
Fundación. Pensemos en cien años.
Los periódicos van a desaparecer".
Palabras de Gabo registradas en el acta No. 10
de la junta directiva de la FNPI, celebrada en Ciudad
de México en 2003.

Actividades de formación Laboratorio de emprendimientos
en periodismo digital Nodo Digital
Webinars: 149 Total de talleres: 9 Entre 2008 y 2011, Nodo Digital fue un proyecto para
aprender, compartir, debatir y experimentar las diversas
Gestión de conocimiento formas de hacer periodismo en internet. Esta iniciativa
La FNPI produce sistemáticamente productos impresos y de la FNPI, con el apoyo de la Agencia Española de
digitales en donde registra, de manera concisa, el saber Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), 87
práctico más valioso y útil surgido de sus diferentes activi- creó una comunidad abierta a editores, periodistas, es-
dades de formación. Entre los diferentes productos están: tudiantes, profesores, organizaciones civiles y aficiona-
dos al mundo en línea, interesados en sacarle el máximo
• Relatorías provecho a los medios interactivos para producir conte-
• Especiales multimedia nidos útiles, pertinentes y atractivos para las sociedades
• Libros y publicaciones impresas (ver página 86) latinoamericanas.
• Videos Mediante talleres y seminarios en línea, herramien-
• Micrositios tas, experimentos, redes, blogs, wikis y toda clase de
recursos interactivos, se construyó un gran centro de
Al momento hay mas de 500 productos disponibles conocimiento para mejorar la práctica del periodismo en
en www.fnpi.org para uso de profesionales, estudiantes internet. Asimismo, Nodo Digital sirvió como apoyo para
y profesores de periodismo y comunicación medios alternativos, locales y comunitarios que querían
Los directores editoriales de una parte de las colec- iniciar su transición hacia plataformas digitales y explo-
ciones de libros publicados por la FNPI han sido los rar las posibilidades de la red.
maestros Tomás Eloy Martínez (2001 a 2009) y Héctor
Feliciano (2010 en adelante).

La FNPI en síntesis: lo que hacemos y lo que logramos
Colección Nuevo Periodismo con el Fondo de Cultura Económica

Publicaciones

Colección Foro Eurolatinoamericano de la Comunicación (coordinación editorial a cargo de APE)

88

Colección Periodistas Siglo XXI-CAF+FNPI

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Publicaciones institucionales

Colección Proyecto Antonio Nariño

CALIDAD

INFORMATIVA

Y CUBRIMIENTO

DEL CONFLICTO

89

Otras publicaciones

La FNPI en síntesis: lo que hacemos y lo que logramos
Logros en cifras Actividades
por líneas de
actuación
Total %

854 247 28,9
Narración periodística
actividades
(a diciembre de 2015) Ética periodística y
sostenibilidad de los 199 23,3
60.646 medios
Investigación, cobertura
participantes
y opinión sobre temas 329 38,5
81.519 clave de América Latina
Innovación y medios
seguidores en Facebook digitales 79 9,3

110.400 Total %
seguidores en Twitter Actividades presenciales 578 67,6
(sumando las cuentas @FNPI_org,
@EticaSegura y @RedCulturalFNPI) Actividades en línea 276 32,4
90
70.000 Actividades por modalidades
suscriptores al boletín Presenciales

200.000 Taller 286
Seminario 109
visitas únicas anuales al sitio web de la FNPI

46
Seminario-taller 76
publicaciones impresas (ver pág. 86)
Charla pública /
conferencia
120

151 organizaciones aliadas (ver pág. 96) Subtotal presencial 591

En línea
121 maestros y consejeros (ver pág. 93) Tuitdebate 114
webminar 149
Subtotal en línea 263

Total 854

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Evaluación
¿Cómo calificaría el taller?

externa
de impacto
Encuesta realizada en 2009 con 127 participantes del pro-
grama Encuentros de Periodismo CAF+FNPI.

• El total de los encuestados respondió que su par- Un taller más.
ticipación en el taller reforzó el sentido ético de su Un taller que me aportó herramientas útiles.
Un taller que me enseñó destrezas y prácticas para el oficio.
ejercicio profesional.
Un taller que me aportó conceptos fundamentales para el oficio.
• 74 % de los encuestados manifestaron que los talle- Un taller que incidió centralmente en mi vocación periodística.
res significaron un cambio fundamental en su modo Un taller que me impactó en su momento pero luego olvidé.
de hacer periodismo. No responde.
• 72 % respondieron que lo aprendido en el taller fue 91
aplicado en su medio. Su participación en el taller le sirvió
• 45 % destacaron que el taller contribuyó a reforzar de motivación para:
su vocación por el periodismo. Ningún encuesta-
do mencionó que el taller hubiera debilitado su
vocación.

Una segunda evaluación hecha con 537 encuestados por
la Universidad de los Andes de Colombia destacó tres forta-
lezas de los programas de formación de la FNPI:

• Contar con maestros reconocidos por su experiencia
y trayectoria como periodistas (92 %). Reforzar su vocación.
• Realizar talleres que satisfacen sus necesidades de Reafirmar valores periodísticos.
Modificar alguna actitud personal hacia el periodismo.
capacitación (87 %). Debilitar su vocación.
• Abordar los temas y los problemas actuales del pe- Conocer nuevos valores de la profesión.
riodismo (83 %).

La FNPI en síntesis: lo que hacemos y lo que logramos
• Riohacha 3
• Santa Marta 3
• Valledupar 1

Actividades
• Barranquilla 34
• Cartagena de
Indias 188

presenciales
• Aracataca 3
• San Basilio
de Palenque 1

de la FNPI
• Cúcuta 1
• Mompox 1
• Bucaramanga 6

por ciudades
• Barrancabermeja 1
• Montería 2

y países
• Medellín 91
• Manizales 1
92 • Bogotá 45
• Pereira 1
• Ibagué 2
• Cali 11
• Albania 1
• Mocoa 1
• Leticia 1

Colombia

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Norteamérica • Washington [USA] 1 España y Portugal
• Miami [USA] 4
• Tijuana [MX] 1
• Monterrey [MX] 14
• Cola de
Caballo [MX] 1
• San Luis
Potosí [MX] 1
• Guadalajara [MX] 5
• Tapalpa [MX] 1
• Ciudad de
México [MX] 30
• Patzcuaro [MX] 1
• Huesca [ES] 1
• Cocoyoc [MX] 1
• Madrid [ES] 2
• Mérida [MX] 1
• Miraflores [ES] 1
• Telchac Puerto [MX] 1
• Cádiz [ES] 1
• San Agustín
• Santo Domingo [DOM] 2 • Salamanca [ES] 1
Etla [MX] 1
• Tegucigalpa [HN] 1 • Lisboa [PT] 1
• Oaxaca [MX] 2
• Sonsonate [SV] 1
• Guatemala [GT] 1
• San Salvador [SV] 4 • Antigua [GT] 1 • Maracaibo [VE] 1
• Managua [NI] 1 • Caracas [VE] 11
• Montelimar [NI] 1 • Asunción [PAR] 1
• San José [CR] 3 • Sao Paulo [BR] 1
• Ciudad de Panamá [PA] 9 • Río de Janeiro [BR] 6
• Quito [EC] 5 • Mar del Plata [AR] 1
• Guayaquil [EC] 4 • Rosario [AR] 1
• Buenos Aires [AR] 21
• Lima [PE] 8
• Ica [PE] 1
• Santiago de Chile [CL] 9
• Santa Cruz
de la Sierra [BO] 3
• La Paz [BO] 4

Suramérica
P
4

Los pilares de la FNPI

Y eso, creo, es lo mejor que puede hacer un taller: no entregarte una llave Cada taller de la FNPI es una experiencia única, intensa e inolvidable. Es
mágica sino dar el empujón necesario para que uno mismo expanda ciertas la posibilidad de aprender de los mejores, de hacer una inmersión rápida
fronteras narrativas. O para que las cuestione. Por lo menos en mi caso fue así. pero profunda en el periodismo, de afianzar la pasión por el oficio, de
ANTONIO DÍAZ OLIVA. CHILE. conocer gente maravillosa, de compartir, de equivocarse, de crecer. Si el
periodismo es el mejor oficio del mundo, como decía Gabo, es imposible no
hacerlo gozando. A los que trabajan en la FNPI siempre los vi gozando, y ese
compromiso y esa alegría por el trabajo es el mejor ejemplo para quienes
estamos en este oficio.
MARÍA ALEXANDRA CABRERA. COLOMBIA.
Los maestros

A.O. Scott Alberto Salcedo Ramos Alex Grijelmo Alma Guillermoprieto Álvaro Sierra Ángela Posada Swafford Arturo Larena
(Estados Unidos) (Colombia) (España) (México) (Colombia) (Colombia) (España)

Bruno Patiño Boris Muñoz Borja Echavarría Caco Barcellos Carlos Eduardo Huertas Carlos Fdo. Chamorro Carlos Dada
(Francia) (Venezuela) (España) (Brasil) (Colombia) (Nicaragua) (El Salvador) 95

Cristian Alarcón Daniel Alarcón Daniel Samper Pizano Daniel Santoro Darío Fernando Patiño David Welna Donna De Cesare
(Argentina/Chile) (Perú) (Colombia) (Argentina) (Colombia) (Estados Unidos) (Estados Unidos)

Diego Fischerman Diego Fonseca Esther Vargas Francis Pisani Francisco Goldman Gabriel García Márquez Geraldinho Vieira
(Argentina) (Argentina) (Perú) (Francia) (Estados Unidos) (Colombia) (Brasil)

Los pilares de la FNPI
Gervasio Sánchez Guillermo Culell Gumersindo Lafuente Héctor Abad Héctor Feliciano Hernando Álvarez Horacio Verbitsky
(España) (Argentina) (España) (Colombia) (Puerto Rico) (Colombia) (Argentina)

Javier Darío Restrepo Jean-François Fogel Joaquín Estefanía Jon Lee Anderson Jonathan Levi Josefina Licitra Jorge Cardona
96 (Colombia) (Francia) (España) (Estados Unidos) (Estados Unidos) (Argentina) (Colombia)

Juan Gossaín Juan Villoro Juanita León Julio Villanueva Chang Leila Guerriero Luis Miguel González Mar Cabra
(Colombia) (México) (Colombia) (Perú) (Argentina) (México) (España)

Marcelo Beraba Marcelo Canellas Marcelo Franco María Teresa Ronderos Mario Jursich Mario Tascón Marta Ruiz
(Brasil) (Brasil) (Argentina) (Colombia) (Colombia) (España) (Colombia)

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Martín Caparrós Miguel Ángel Bastenier Milagros Socorro Mónica González Olga Lucía Lozano Pablo Corral Phil Bennett
(Argentina) (España) (Venezuela) (Chile) (Colombia) (Ecuador) (Estados Unidos)

Roberto Herrscher Rosental Alves Ryszard Kapuscinski Sandra Crucianelli Santiago Gamboa Sergio Muñoz Bata Sergio Ramírez
(Argentina) (Brasil) (Polonia) (Argentina) (Colombia) (Estados Unidos) (Nicaragua) 97

Stephen Ferry Susan Meiselas Tomás Eloy Martínez Ernesto McCausland Susana Rotker
(Estados Unidos) (Estados Unidos) (Argentina) (Colombia) (Venezuela)

Alexandra García (Estados Unidos) / Antonio Gois (Brasil) / Ana Arana (Estados Unidos) / Andreu Missé (España) / Anne Midgette (Estados Unidos) / Arturo Guerrero
(Colombia) / Bernardo Marín (España) / Bettina Ambach (Alemania) / Bill Gentile (Estados Unidos) / Caio Cavechini (Brasil) / Carlos Figueroa Crespo (Cuba) / Carlos
Francisco Fernández (Colombia) / Carlos Monsiváis (México) / Daniela Pinheiro (Brasil) / Edward Schumacher (Estados Unidos) / Ernesto Bazán (Italia) / Ernesto
Cortés (Colombia) / Fernanda Solórzano (México) / Francine Prose (Estados Unidos) / Guillermo González Uribe (Colombia) / Germán Castro Caicedo (Colombia)
/ Gregorio Rodríguez (España) / Heriberto Fiorillo (Colombia) / James Breiner (Estados Unidos) / Joaquín Fernández Sánchez (España) / Joao Moreira Salles (Brasil)
/ José Carreño Carlón (México) / José Ribas (España) / Julia Preston (Estados Unidos) / Julio Blanck (Argentina) / Ignacio Fernández Bayo (España) / Mandalit del
Barco (Estados Unidos) / Mayra Montero (Puerto Rico) / Martina Castro (Uruguay) / Matthew Caruana-Galizia (Malta) / Patricia Nieto (Colombia) / Paulo Roberto
Pires (Brasil) / Plinio Apuleyo Mendoza (Colombia) / Rafael Argullol (España) / Rossana Reguillo (México) / Scott Wallace (Estados Unidos) / Steven Dudley (Estados
Unidos) / Terry Anderson (Estados Unidos) / Yamid Amat (Colombia) / Waldir Ochoa (Colombia) / William Ospina (Colombia) / Xaquín González (España).

Los pilares de la FNPI
Red de alianzas • UNESCO
• PNUD
• UNICEF

y colaboraciones Organizaciones
intergubernamentales

1995-2015
• Global Forum for Media Development GFMD • The Comunication Initiative /
• International Media Support IMS La Iniciativa de la Comunicación
• Asociación de Periodistas Europeos APE • International Center for Journalists ICFJ
• Fundación para la Libertad de Prensa FLIP • Consejo de Redacción
• Andiarios • Foro de Periodismo Argentino FOPEA
• Fundación Tomás Eloy Martínez • Instituto Prensa y Sociedad IPYS
• ANDI Comunicación y Derechos • Clases de Periodismo

Organizaciones
• Centro Knight de Periodismo de las Américas • DW Akademie
• Comité para la Protección de Periodistas CPJ • Agencia Pandi
• Sociedad Interamericana de Prensa SIP • Medios para la Paz de medios
y periodismo
• Asociación de Televisiones Educativas • Radio Nederland Training Center
Iberoamericanas ATEI

98

• Sura Empresas privadas y
• Bancolombia
• Roche
fundaciones empresariales
• Organización Ardila Lülle
• Promigas • Fundación BAT • Econoinvest
• Fundación Tenaris Tubocaribe • Cámara de Comercio de Cartagena • Techint
• Surtigas • Cámara de Comercio de Barranquilla • Tigo
• Cemex • Julio Mario Santodomingo • Cerrejón Medios de
• Fundación Pedro y Rosa • Unión Fenosa
comunicación
• Red Assist
• Premio Simón Bolívar • Gases de Occidente • Coosalud EPS
• Sociedad Portuaria de Santa Marta • Fundación Angel Ramos

• Canal Futura • Clarín • Publicaciones Semana • Grupo Vocento Bancos de
• CIPER • El Heraldo • La Nación • El Deber
• El Universal de Cartagena • Radio Ambulante • Kien y Ke • O Estado de Sao Paulo desarrollo
• Revista Piauí • El Comercio • Telemedellín • El Colombiano multilateral
• El Faro • El Mercurio • Canal Capital • Público
• Revista Soho • El Universo • Telecaribe • CAF Banco de Desarrollo de América Latina
• El Espectador • Caracol TV • Teleantioquia • Banco Interamericano de Desarrollo BID
• El Tiempo • RCN TV • El Meridiano de Córdoba • Banco Mundial
• Revista Cambio • RCN Radio • Grupo Reforma
• WWF • Fundación Proa
• The Nature Conservancy TNC • Feria del Libro de Oaxaca
• Global Reporting Initiative GRI • Hay Festival
• Cepei • Fundación para la Cultura Urbana
• Observatorio del Caribe • Fundación Carnaval de Barranquilla
• Dejusticia • Instituto Moreira Salles
ONG • Cámara Colombiana del Libro
• Festival de Teatro de Bogotá
• Fondo de Cultura Económica
• Parque Cultural del Caribe
• Feria del Libro de Guadalajara
• Corporación Luis Eduardo Nieto Arteta
Instituciones • Itaú Cultural
• Festival Internacional de Cine de Cartagena FICCI
culturales • Fundación Cinemateca del Caribe
• Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey

• Porticus
• Cartago Foundation
• Open Society Foundations
• Howard Buffet Foundation

Fundaciones
• Fundación AVINA
• Friedrich Ebert Stiftung
internacionales • Fundación Konrad Adenauer
• Freedom Forum 99

• Universidad Nacional de Colombia • Universidad EAFIT
Universidades e • Escuela de Periodismo de El País /
Universidad Autónoma de Madrid
• Universidad Pontificia
Bolivariana
instituciones educativas • Universidad Nacional de San Martín • Universidad Casa Grande
• Universidad Javeriana (Centro Ático y Facultad • Universidad Diego Portales
de Comunicación y Lenguaje) • Universidad Centroamericana
• Universidad Jorge Tadeo Lozano • Universidad de Ciencias
• Universidad de Cartagena Aplicadas
• Universidad de los Andes • Universidad Iberoamericana
• Universidad Tecnológica de Bolívar • Universidad de Guadalajara
• TEC de Monterrey • Universidad Autónoma
Entidades públicas • Universidad Externado de Colombia del Caribe
• Universidad del Rosario • Universidad de Harvard
• Universidad de Antioquia • Universidad Rey Juan Carlos /
• Universidad Luis Amigó El Mundo
Agencias de
cooperación • Alcaldía de Medellín
• Oficina del Alto Comisionado para
• Embajada Británica en Colombia
• Instituto de Patrimonio y Cultura
internacional la Paz en Colombia de Cartagena IPPC
• Ministerio de Cultura de Colombia • Procolombia / Marca País
• AECID • Ministerio de TIC de Colombia • Vicepresidencia de la República
• NUFFIC • Ministerio de Educación de Colombia de Colombia
• NED • Conaculta (México) • Secretaría de Cultura
• Secretaría de Cultura de Barranquilla de la Nación Argentina
• Embajada de los Estados • Fábrica de Licores de Antioquia
Unidos en Colombia
1 2

100

4

3

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
El equipo humano Colaboradores que
han trabajado en la FNPI
Foto 1 Foto 2 • Alexandra Cuervo
• Alicia Padilla
Sentados De izquierda a derecha • Ana María Cuesta
•Carlos Serrano • Delsy Martínez • Ariadna Padrón
Director de comunicaciones Secretaria • Carolina Ethel Martínez
6 años (hasta agosto de 2016) 4 años
•Natalia Algarín • Jaime García Márquez
• Carolina Pérez Vinculaciones
• Claudia Marcela Mejía
Directora de proyectos especiales Director de relaciones institucionales • Diego Fajardo recientes (2016)
5 años 18 años • Evelyn Medina
De pie, de izquierda a derecha • Jessica Majul • Everly Merlano
•Nilson Beltrán Coordinadora de proyectos • Fernando Alonso
Asistente de sistemas 3 años • Flavio Vargas
2 años • Daniel Marquínez • Francisca Ponce
•Stephanny Rua Coordinador de proyectos • Freddy Cabezas
Coordinadora de proyectos 3 años • Gina Benavides
6 años • Yamile Chamorro • Gina Sosa
•Elkin Cruz Auxiliar de servicios generales • Gisel González
Auxiliar contable 18 años • Henry Porto
3 años • César Ortíz • Hermes Martínez
•Teresita Goyeneche Coordinador logístico • Humberto Yances
Coordinadora de proyectos 18 años • Ingrid Bejerman
4 años (hasta septiembre de 2016)
101
• Isabela Restrepo
•Melissa García • Jairo Echeverri
Coordinadora de comunicaciones • Jairo Iriarte
5 años (hasta septiembre de 2016) • Juan Manuel Buelvas
• Juan Miguel Villegas
Foto 3 Foto 4 • Katherine Erazo
• Laura Burgos
De izquierda a derecha De izquierda a derecha • Laura Suárez
• Jaime Beltrán • Rafael López • Limberg Mercado
Coordinador de proyectos Revisor fiscal • Margarita García Robayo
3 años 20 años • María Fernanda Márquez
• Ana Teresa Hernández • María Eugenia Fernández • Mauricio Gaviria
Directora administrativa y financiera Asistente de tesorería • Mayra Dueñas
8 años 20 años • Miriam de Paoli
• José Luis Novoa • Jaime Abello Banfi • Nadine Wolff
Director del Centro de Periodismo Director general • Natalia Martínez
9 años 21 años • Oderay Game
• Paola Nirta • Omar Ladeutt • Olga Martínez
Coordinadora de diseño gráfico Contador • Paola Valderrama (QEPD)
3 años 6 años • Patricia Torres
• Alexander Carrascal • Ricardo Corredor Cure • Susana Díaz De arriba a abajo
Asesor de sistemas Director ejecutivo • Tanya Escamilla • Karen de la Hoz
4 años 9 años • Tatiana Díaz • Marcela Madrid
• Ximena Ospina • Daniela Buelvas
Tiempo en la FNPI • Iván Cárdenas

Colaboradores externos / Antonio Celia Maestre / Hernán Restrepo Cardona /
Javier Darío Restrepo / Juliana Bedoya / Marcela Falquez / Natalia Martínez / Paula Jaramillo
Los pilares de la FNPI
Desde Cartagena para el mundo
Cartagena es una ciudad que estu- «El día siguiente, al desayuno, le pregunté a la dueña del hotel dónde estaba
la calle de San Juan de Dios, y ella me la señaló con el dedo desde la ventana.
vo en los afectos de Gabo toda su
–Es ahí mismo –me dijo–, dos cuadras más allá.
vida, donde decidió construir una Allí estaba la oficina de El Universal, frente a la inmensa pared de piedra
casa para vivir y en donde decidió dorada de la iglesia de San Pedro Claver, el primer santo de las Américas,
cuyo cuerpo incorrupto está expuesto desde hace más de cien años bajo el
instalar la sede de su Fundación.
altar mayor. Es un viejo edificio colonial bordado de remiendos republicanos
La FNPI ha organizado 188 activi- y dos puertas grandes y unas ventanas por las cuales se veía todo lo que
dades en Cartagena que han con- era el periódico. Pero mi verdadero terror estaba detrás de una baranda de
madera sin cepillar a unos tres metros de la ventana: un hombre maduro
vocado a centenas de periodistas y solitario, vestido de dril blanco con saco y corbata, de piel prieta y ca-
de todo el mundo. bellos duros y negros de indio, que escribía a lápiz en un viejo escritorio
con rimeros de papeles atrasados. Volví a pasar en sentido contrario con
una fascinación apremiante, y dos veces más, y en la cuarta vez como en
102 la primera no tuve ni la mínima duda de que aquel hombre era Clemente
Manuel Zabala, idéntico a como lo había supuesto, pero más temible. Ate-
rrado, tomé la decisión simple de no concurrir a la cita de aquella tarde con
un hombre a quien bastaba verlo por una ventana para descubrir que sabía
demasiado sobre la vida y sus oficios».

Gabriel García Márquez en Vivir para contarla.

Cartagena deCentro
IndiasHistórico

Colombia

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
«Estar en los cursos de la FNPI es una de las
cosas buenas que me han pasado en la vida.
Tengo guardado el sabor de un plato de cebiche
que comimos en Cartagena con Beatriz, Gerardo
y José. Era un puesto pequeño y hacía mucho
calor ese día. Después nos fuimos a tomar fotos
muertos de risa. Estábamos felices».
Marcela Ramos, Chile.

«Cuando un periodista muere, si ha sido bueno,
despierta de su muerte en un balcón en
Cartagena, o en un traspatio en Buenos Aires,
tomando un café y comiendo una empanada
antes de entrar al taller que le tocó como edén
de turno».
Carlos Martínez /
Equipo de la FNPI en la terraza de su sede. Al fondo, la iglesia de San Pedro. Óscar Martínez, El Salvador.

«No entraré en detalle de las noches de rumba interminable,
las amistades para toda la vida y los amores furtivos que han
florecido a la sombra cómplice de los talleres. Eso es asunto 103
de cada quien. Lo que queda claro es que es un lujo que ni la
mejor escuela de periodismo del primer mundo puede ofrecer.
¿Es posible pedir más?».
Boris Muñoz, Venezuela.

Los pilares de la FNPI
C
5

«Un espía en la FNPI»
Crónica del día a día (año 2014)
Por Miguel Ángel del Arco
Periodista, profesor e investigador de la Universidad Carlos III de Madrid

Lo que más recuerdo de los talleres de la Fundación no son ni los maestros El impacto fue brutal. Una sacudida a la comodidad que generaba creerte un
ni sus recomendaciones para el oficio, sino los grupos de periodistas que me buen periodista en medio de una mediocre redacción (en aquel entonces no
correspondieron por suerte. Una red de contactos que todavía sigue viva y trabajaba para El Faro, vale aclarar). Me jodió el momento. De eso se trata,
que me ha sido muy útil. Además, ese encuentro entre colegas cada tanto ¿no? El impacto fue tan violento que generó un vínculo que al día de hoy
constituye una radiografía precisa sobre nuestros países, el periodismo que no se rompe. Yo me considero familia FNPI. Ahí me siento cómodo y ahí me
hacemos y las preocupaciones que compartimos. No puedo dejar de recordar pienso quedar.
esos talleres sin una sonrisa. ÓSCAR MARTÍNEZ. EL SALVADOR.
JUAN DAVID LAVERDE. COLOMBIA.
En un hotel de Cartagena de Indias, una veintena de

periodistas del Caribe colombiano comparte cierto aire

de misterio. Se les va a contar lo que está pasando en La

Habana, en las conversaciones de paz entre el Gobierno

de Colombia y la guerrilla de las FARC. Van a tener la

oportunidad de ver, oír y saber de primera mano. A

cambio se les pide la discreción del off the record, dado

lo delicado del asunto. Y asesores del alto comisionado,

negociadores, habituales de esos encuentros, explican

los protocolos, las maneras de verse, las discusiones, las

rutinas, los lenguajes empleados, verbales y no verbales, 105
entre los guerrilleros y los enviados del gobierno de

Bogotá. Junto a ellos, un gran periodista que domina los

entresijos, que conoce a quienes parlamentan, Álvaro

Sierra, ayuda a interpretar señales y mensajes. Jaime Abello y Álvaro Sierra, maestro de la FNPI,
conversan previo al inicio del taller sobre la cobertura
de las negociaciones de paz.

E
s un momento delicado, controvertido, porque a la mesa de negociación, con nuevos contactos en sus
los encuentros de La Habana se hacen sin agendas, con detalles sorprendentes sobre los gustos y
una tregua previa, sin alto el fuego, lo que su- las actitudes de quienes dialogan. Y, sobre todo, llenos
pone que esa mesa de negociación tenga muchos ene- de claves para leer entre líneas los comunicados y movi-
migos y exija una cobertura periodística rigurosa y tran- mientos que lleguen de la capital de Cuba.
quila. Tras dos largos días concentrados, los periodistas A otro hotel, este de Bogotá, acuden quince periodis-
salen del hotel sabiendo qué se acuerda, quién, cómo tas de otros tantos países con historias pensadas para
se traslada a los guerrilleros desde la selva colombiana investigar: ¿cómo se arma la población en Costa Rica?,

«Un espía de la FNPI»
la explotación sexual de niñas en Caracas, la ciudad «Me hizo entender de golpe la sagacidad
más violenta de Nicaragua, el microtráfico en El Bronx del personaje: el taller sería impartido
de Bogotá, campesinos guardianes del narco en Boli-
via, el crimen organizado y el sector de la construcción por periodistas, pero no por cualquier
en Medellín, tregua entre pandillas en El Salvador, la in-
periodista, tendrían que ser grandes
fancia en el territorio narco de Rosario (Argentina), las
raíces del miedo en Lima, y pulso entre autodefensas, periodistas, tener star quality […]
narcos y gobierno en Michoacán (México). Tras una
semana, esas ideas para desarrollar salen como pro- Hay que deslumbrar».
yectos discutidos, enriquecidos y, a veces, reenfocados.
De eso se encarga María Teresa Ronderos, la maestra, Se la inventó el nobel colombiano para hacer la gue-
que los hace repensar, comparte experiencias y ensaya rra, como recuerda la escritora mexicana Alma Guiller-
con ellos cómo mirar, cómo investigar, cómo conseguir. moprieto: «A la idea misma de la ‘comunicación social’,
Alberto Salcedo Ramos, premio Ortega y Gasset y uno la plaga de las facultades iberoamericanas». Su fórmula:
de los grandes contadores de historias, se encierra con lecciones de buen periodismo, talleres prácticos que son
diez periodistas seleccionados en un hotel de Mede- mitad reunión, mitad lección, pero, sobre todo, intercam-
llín para convencerlos de que la crónica es un género bio y convivencia entre un maestro reconocido y un gru-
106 periodístico que no hace florituras porque debe narrar, po pequeño y seleccionado de jóvenes periodistas.
pero, sobre todo, informar. Les muestra su cocina, cómo Durante tres meses fui sombra de la FNPI. Estuve
emborrona él cientos de cuartillas y a quien llega arro- en sus talleres, en sus reuniones, los observé, conviví,
pado con el paraguas del estilo, le explica la teoría de los seguí; entrevisté a maestros y alumnos, y compren-
Hemingway sobre la investigación: «Es como un iceberg, dí algunos de los secretos de su éxito. Las mejores
se ve solo un diez por ciento de lo que hay. Pero si no crónicas se escriben en América Latina y los mejores
hay, el otro noventa porciento no se sostiene». Así que la cronistas han pasado por la FNPI. Encontré una institu-
principal lección que les deja es que se embarren, que ción que tiene la rara habilidad de conciliar cheveridad,
se mojen, que se ensucien las manos si quieren hacer relaciones internacionales y periodismo, como tituló
buen periodismo. la propia Alma, «Entre la disciplina y la parranda». La
Cartagena, Bogotá, Medellín son una muestra de fundó García Márquez y en ella han sido maestros de
las incontables actividades que organiza la Fundación periodistas él mismo, Tomás Eloy Martínez, Ryszard
Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Ibe- Kapuscinski, Carlos Monsiváis, y lo son Jon Lee Ander-
roamericano (FNPI), la institución que el autor de Cien son, María Teresa Ronderos, Cristian Alarcón, Alberto
años de soledad ideó hace casi veinte años para trabajar Salcedo y Martín Caparrós.
por la excelencia del periodismo y la búsqueda de bue- La FNPI parece una máquina bien engrasada que no
nos periodistas. puede parar. Como si su supervivencia dependiera de

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
que no se enfríe su pulso ni un instante. Desde su di- y mecenas, a quienes Jaime Abello llama «cómplices cor-
rector general, Jaime Abello, hasta su penúltimo becario, diales»– se sienten con una misión: hacer que el legado
Jaime Beltrán, pasando por la secretaria-recepcionista, de García Márquez se mantenga y su proyecto, entre la
Delsy Martínez, o su director gerente, Ricardo Corredor, pedagogía y el periodismo, continúe ampliando su red
o su encargada de la cafetería y mantenimiento, Yamile de influencias. Así que cada semana, cada día, a veces a
Chamorro, todos se afanan en empujar el ingenio para cada hora, se celebran cursos o talleres o foros o chats o
que no se detenga nunca. Están convencidos de que de conferencias o webinars o seminarios, en vivo, en direc-
esto depende, de no parar, la estabilidad y el éxito de la to, presenciales o virtuales. Una oferta de charlas y de-
Fundación que soñó García Márquez. bates sobre el mejor oficio del mundo y su aprendizaje,
La sede de la FNPI está en el centro de la ciudad pero, también, sobre los retos de las nuevas tecnologías
amurallada, en un segundo piso de la calle San Juan o el proceso de paz entre el Gobierno colombiano y las
de Dios, junto a la iglesia de San Pedro Claver. Justo al Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC),
lado de la antigua sede de la redacción de El Universal, que parecería apabullante si no fuera porque es la ma-
el periódico donde García Márquez empezó a escribir nera de hacer que no pare la música tras la muerte de
crónicas cuando llegó a Cartagena de Indias. Gabo. En la FNPI no se acaba de desarrollar una activi-
La veintena de personas empleadas allí, y los maestros, dad y ya se está preparando otra, mientras otra más se
los alumnos brillantes y los aliados –los patrocinadores está diseñando y otra se está poniendo en marcha.
107
Grupo del taller con Jon Lee Anderson en el barrio
Nelson Mandela. Cartagena, 2015.

«Un espía de la FNPI»
Alma Guillermoprieto recuerda cómo empezó todo
porque ella fue quien dictó el primer taller de la FNPI,
entre el 3 y el 8 de abril de 1995. «Cuando me llamó
Gabriel García Márquez a fines de 1994 para participar
en la construcción de la nueva Fundación que andaba tra-
mando, lo escuché con cuidado –porque soy periodista y
siempre escucho con cuidado–, pero también porque el
proyecto que traía en mente me entusiasmó». Lo que lle-
vaba en la mente era un taller, «un lugar de trabajo, donde
se practicarían las formas para lograr echar el cuento bien
contado». Así dice que dijo, el cuento bien contado. Se
acuerda de una idea más: «Me hizo entender de golpe la
sagacidad del personaje: el taller sería impartido por pe-
riodistas, pero no por cualquier periodista, tendrían que
ser grandes periodistas, tener star quality» –pronunció con
cuidado la frase en inglés, remarca Alma–. «Hay que des-
lumbrar. Lo dijo porque yo le había nombrado a varios
108 colegas que a mi juicio estarían capacitados para impartir
esos talleres y los descontó de inmediato con esa frase».
Total que: «A pesar de mis dudas, acabé dando el primer
taller oficial de la Fundación».
Otro punto importante, entonces y ahora, es la selec- concursado para un taller «porque no les interesa con-
ción de los talleristas: «¿Seleccionamos a los más há- vertirse en parte de ese gremio de presumidos».
biles o a los más necesitados? Si fuera por lo hábiles, Algunos hay, periodistas que pasaron por la FNPI, con
todos los talleristas serían argentinos, pero si no inclu- cierto nombre, que son presumidos y miran y dicen como
yéramos a una gran cantidad de muchachos sin mucha si tuvieran en la frente un sello de calidad. De la coque-
formación y cero condiciones, dejaríamos fuera a los tería a la tontería a veces hay una línea endeble que unos
talentosísimos jóvenes que han ido surgiendo y que han traspasan y otros no. Pero ninguno puede evitar presumir,
ido transformando el periodismo en El Salvador, Nica- unos por dentro y otros por fuera, de sus momentos con
ragua, Perú, México y la propia Colombia». Un equili- Gabo, de sus clases con Kapuscinski. Alberto Salcedo en-
brio difícil: «Quizás lo más difícil para la Fundación ha tiende que «la FNPI permite el prodigio de que un repor-
sido evitar convertirse en un Club de Toby y me parece tero joven de América Latina pueda desayunar con Juan
que ahí queda trabajo por hacer». Cuenta Alma que en Villoro, almorzar con Jon Lee Anderson y cenar con Alma
los últimos años, algunos reporteros talentosos no han Guillermoprieto». Y proporciona la posibilidad de «crear

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
tienen esa capacidad clarificadora, el periodismo no es
solo información, es mirada, investigación permanente
y literatura».
Se apuntó a un taller que daba Kapuscinski en Méxi-
co, en 2001: «Me encontré allí con periodistas talento-
sos, Juanita León, Boris Muñoz, Julio Villanueva Chang,
Carlos Alberto Giraldo». Todos nombres de impacto hoy.
Aquel fue un taller paradigmático. Alarcón recuerda las
charlas, los tequilas compartidos en la Plaza Garibaldi,
los modos de hacer del gran periodista polaco: «Kapus-
cinski decía que debes investigar más pensando en un
libro que para el apuro del cierre». Cuenta que también
iba Gabo iba al taller, verborreico, y no paraba de hablar,
hasta el punto que Giraldo hacía preguntas a Kapus-
cinski. Decía: «Esta es una pregunta para el maestro
Kapuscinski».
Carlos Alberto Capeto Giraldo, periodista de El Colom-
«La FNPI permite el prodigio de que un biano de Medellín, ha tomado talleres con Tomas Eloy 109
reportero joven de América Latina pueda Martínez, Daniel Santoro, Jean-Francois Fogel, García
Márquez. Siempre tuvo debilidad por Kapuscinski. Tiene
desayunar con Juan Villoro, almorzar con grabado cómo hacía que todos los talleristas hablaran
de sus dificultades con la investigación o la escritura.
Jon Lee Anderson y cenar con
«Él tomaba notas, callado, y al día siguiente volvía con
Alma Guillermoprieto». soluciones perfectamente estructuradas». Tiene tesoros
de aquella época, como cuatro horas de grabación de
una lección del polaco, o una foto en la que aparecen
redes, compartir saberes, reflexionar sobre el oficio, todas Kapuscinski y Gabo y la casualidad muestra un letrero
esas cosas que los periodistas difícilmente pueden hacer entre los dos que dice: «periodismo».
en sus medios».  Jean-Francois Fogel pertenece a la Junta Directiva de
El chileno-argentino Cristian Alarcón, editor de la re- la FNPI. «Yo conocí al Gabo en los setenta. En el mo-
vista Anfibia, ha sido alumno y es maestro de la Funda- mento de creación de la Fundación me pidió venir como
ción, así que ha probado los dos lados: «Es una epifanía maestro, pero yo estaba en el diario Le Monde y no tenía
encontrarse con un espacio de aprendizaje creativo tan tiempo, y le dije que no. En 2002 me fui de Le Monde de
potente. Los espacios de formación de la Fundación papel y quedé en la web, y me dijo ‘ahora ya no tienes

«Un espía de la FNPI»
una excusa’, y ya, me incorporé». El periodista francés influyentes de Norteamérica y de Europa. En cada pe-
tiene una explicación más graciosa para la marca de la riódico, en cada medio, tienen un aliado: o es maestro
FNPI. «En mi opinión, no hay nada parecido a la Funda- que enseña o es alumno que aprende, o es aspirante a
ción. Tiene una doble dimensión: la que tiene que ver con una cosa o a otra. Una foto que pone Jaime Abello en
la matriz inicial, la idea de Gabo por el gran periodismo, el Facebook, un selfi de Ricardo Corredor, recibe al instan-
interés por América Latina y por la democracia, y lo que te cientos de me gusta. Marcas un teléfono o escribes
podemos llamar un poco familiarmente la cheveridad, que un email nombrando a la FNPI y se abren las puertas.
es una forma alegre de juntarse. Es decir, la Fundación de Cuando llegué, a finales de abril, estaban en pleno
Gabo no es la de un país del norte de Europa ni de China, dolor. Habían pasado apenas diez días desde el Jueves
tiene que ver con una forma festiva de hacer las cosas, Santo, el 17 de abril de 2014, la fecha de la muerte de
compartiendo todos los momentos, el taller, el almuerzo, Gabriel García Márquez. Los correos, digitales y analó-
desayuno y cena, y hasta la fiesta. Era la única manera gicos, aparecían atestados de condolencias, de emo-
de crear un intercambio completo entre los participantes, ciones amarillas, de testimonios, de muestras solidarias.
maestros y talleristas». Las mesas se veían sembradas de recortes de perió-
Todos, alumnos presuntuosos y descreídos, maestros, dicos, de revistas en todos los idiomas con la imagen
directivos y aliados, son portavoces de la FNPI. Decía del nobel. Alcancé sudoroso el primer piso, tras caminar
García Márquez que no es suficiente con ser los mejores, bajo el sol achicharrante de Cartagena. Me recibió Jessi-
110 sino que se sepa. Así que están todos empeñados en ca y me abrazaron los dos Jaimes, el director general y
esa misión, ser la referencia del periodismo latinoameri- el hermano de García Márquez. Me sentaron con ellos a
cano y que lo sepa todo el mundo, cacarearlo.  escuchar el homenaje que en la ONU se hacía al escritor.
Pasé tres meses largos y dichosos entre ellos, vi que Me encontré a la FNPI a toda pastilla, con la web dedi-
logran ser buenos y, desde luego, hacen que se sepa. cada a los afectos, con Jaime Abello multiplicándose para
Sus redes de cómplices abarcan desde la Patagonia intervenir en la asamblea de la Unesco, responder a pe-
hasta el río Bravo, pero también llegan a los lugares ticiones de entrevistas, presidir homenajes o coordinar la
edición de un libro que se hizo en tres días, en el que se
recogió todo lo publicado en el mundo tras la muerte de
En cada periódico, en cada Gabo: las portadas, las crónicas, las fotos, las reacciones,
los testimonios, los reportajes. El resultado fue un volu-
medio, tienen un aliado: o men grueso, de pastas amarillas, que llevaron fresco a
Mercedes Barcha, la viuda y ahora presidenta de la FNPI.
es maestro que enseña o es Unos días después estaba convocada una reunión ge-
alumno que aprende, o es neral de todo el equipo. Las cotidianas se celebran en
la sala principal de la sede, alrededor de una gran mesa
aspirante a una cosa o a otra. rectangular, como la de una redacción antigua, presidida

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
por Jaime Abello en la cabecera, en el mismo sitio donde y pide responsabilidades preguntando a cada uno por
antes se sentaba el propio García Márquez, y se da cuenta su parcela. Se habla de talleres en ciernes, la razón de
de lo pendiente, se improvisan soluciones y se recompo- ser principal de la Fundación, de futuro, de patrimonio,
nen proyectos. Pero la junta extraordinaria los concentró de gobernanza, de nuevos escenarios, de los premios
en el hotel Corales de Indias, junto al mar en Cartagena. venideros.
Empezó a las nueve, una pausa a las doce para comer Tengo apuntadas en una pequeña libreta frases caza-
y se prolongó hasta el atardecer de un sábado de mayo. das al vuelo, como preocupaciones:
Estaban los tres Jaimes de la FNPI, el director general,
el hermano y el becario; Ricardo Corredor, director eje- • Un año crucial.
cutivo; Ana Teresa Hernández, directora administrativa • Gabo se fue, afortunadamente en un contexto de
y financiera; Carlos Serrano, Natalia Algarín, Stephanny estabilidad económica.
Rúa, Jessica Arrieta, Melissa García y César Ortiz. Abello • Una oportunidad nueva.
aprovechó para presentarme a todos y para bromear. • Guardar y mostrar el legado de García Márquez, total
Y acordó él mismo que no, que amigo y cómplice. Así fidelidad a su mandato y a su espíritu.
vi cómo trabajan, cómo deciden, cómo aúnan simpatía • Escarbar más en los testimonios de los talleres.
caribeña y rigor, baile costeño y eficacia. Jaime Abello, • Nuevas estrategias.
el jefe, cuenta historias, revolotea, le gusta escucharse, • Publicar lo mejor del periodismo iberoamericano.
tiene en la cabeza mil cuentos, pero no da una puntada • Impulsar la idea de un centro cultural. 111
sin hilo. Sus anécdotas parecen rodeos por tranquilos • Nueva ley de honores que estudia el Gobierno.
atardeceres, pero nunca olvida desembocar en un men- • Cuidar y fortalecer las alianzas.
saje claro que pone las pilas al equipo. Da soluciones • Encontrar nuevos aliados.

Reunión del equipo en la sede de Cartagena luego del fallecimiento de Gabo.
«Un espía de la FNPI»
Buena parte del equipo anda viajando continuamente
porque no todos los talleres y encuentros se celebran en
Cartagena, de hecho, la mayoría ocurre fuera, en Bogo-
tá, Medellín, México, Brasil, Argentina, Costa Rica... Y si
Ricardo y Natalia y Carlos viajan, Jaime Abello se pasa
la vida en los aeropuertos del mundo, cacareando la
buena nueva de la FNPI, presentando talleres, conce-
diendo entrevistas, atrayendo cómplices. Además, es
de Barranquilla, así que aprovecha los huecos de su
atestada agenda para pasar algunas horas en su ciudad,
lo que no agrada mucho a un buen número de cartage-
neros. Pero diplomático y afectuoso, ni una vez olvida
Ricardo Corredor en la ceremonia del Premio Roche
en Guadalajara, México.
pasar a saludar, a preguntar si estoy bien, a contar. Y
propone comer en Crepes & Waffles o en el Bistro o el
A lo largo del día se repasan tareas, aparecen ideas Charladero, donde plantea compartir platos y postres en
que se desechan y luego se retoman y después se les su proceso, parece que exitoso, de perder algunos kilos.
da una vuelta, «y qué tal un concierto conjunto de Calle El espíritu de Gabo está presente en cada rincón del
112 13, Shakira y Carlos Vives». Ricardo maneja desde su caserón de la FNPI. No porque estén sus fotos, sus re-
portátil un Excel que proyecta en la pantalla de la sala cuerdos, sus libros o sus sentencias sobre la vida y el
de reuniones del hotel. Columnas y filas muestran lo periodismo o la literatura colgadas en las paredes, que
previsto, lo pendiente y lo propuesto en forma de acti- están –«novela y reportaje son hijos de una misma ma-
vidades asignadas y fechadas por meses: mayo, junio… dre», «la crónica es la novela de la realidad», «la mejor no-
hasta diciembre de 2014, talleres, seminarios, nuevos ticia no es siempre la que se da primero, sino la que se
maestros. Arriba, el título: cronograma de planeación da mejor»–, es porque se percibe su misma presencia.
operativa FNPI. Da la sensación de que puede aparecer con su guaya-
Y entre risas, requiebros, zumbas, anécdotas sabrosas bera blanca en cualquier momento. Quien aparece así,
de Gabo con Jaime Abello, de Gabo con Fidel Castro, de de blanco, es su hermano Jaime, que corrobora datos,
Gabo con Clinton, Ricardo va llenando su cronograma. Se que siembra sus charlas de recuerdos, que te agarra
habla de presupuestos, de dineros, del alquiler de la sede del brazo, risueño, y te cuenta momentos y detalles.
que se queda pequeña y Ana Teresa ya está buscando Así que se siente el aliento del nobel en el hall, donde
otra para trasladarse. Cuando llega la tarde, el ambiente Delsy da la bienvenida, en los despachitos de la de-
se va ablandando, perdiendo gas. Ricardo anuncia que se recha, alineados como en un tren, donde suelen estar
ha tratado el 30 % de lo previsto. Ahí se levanta la sesión. Teresita y Natalia y quien esto escribe, entre los más de
Se continuará el lunes. 2.000 títulos de periodismo que forman la biblioteca;

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Da la sensación de que puede
aparecer con su guayabera
blanca en cualquier momento.

113

Conjunto vallenato rinde homenaje a García Márquez en la ceremonia del
premio de ese año, la primera tras su muerte.

«Un espía de la FNPI»
está a la izquierda, en la cocina, donde sacan su tapper papeles con lo que se dijo en los primeros encuentros,
quienes llevan al trabajo la comida, César, Stephanny, las reuniones con Tomás Eloy Martínez para darle forma
Ana Teresa, Melisa, Ómar o Paola, y donde se celebran a esa idea de taller. Pero también la cabeza de Jaime
los cumpleaños, con Yamile, que siempre ofrece un tinto Abello tiene dentro toda la historia, todos los momentos,
(café solo) y una sonrisa. todos los detalles, todos los nombres. Y allí arriba, en el
Sigue estando al cruzar la cocina y el pasadizo de los mismo despacho o en Crepes & Waffles ante un postre,
baños hasta llegar a la sala grande, con la gran mesa se pone a hilar recuerdos y contar historias que son oro
rectangular en el centro y los espacios de trabajo ubi- puro. Se están cumpliendo veinte años de lo que él lla-
cados a lo largo de las paredes como puestos de te- ma «el año en que Gabo tiene el brazo caliente».
leoperadores. Está en la planta de arriba, con la gente El año que el Nobel tuvo el brazo así empezó con las
de administración a la derecha y los despachos de Jaime navidades del 93 al 94, en Cartagena, que fueron bien
y Ricardo a la izquierda de la escalera. Y está en la movidas: pasó la noche del 28 de diciembre con los re-
terraza, desde la que se ven los tejados de Cartagena, yes del vallenato; la del 31 fue a celebrar el fin de año
donde Gabo organizaba fiestas y tragos por las noches. y festejar en la plaza de San Diego; el domingo, 1 de
Disciplina y parranda. enero, se desenguayabó en su casa; el lunes 3 de enero
El despacho de Jaime Abello es el núcleo de todo salió a jugar tenis en el Hotel Las Américas y luego a
el tinglado. Su Mac preside un espacio atiborrado de desayunar y trabajar con Sergio Cabrera en un guión. Ahí
114 documentos, de fotografías, de libros, de recuerdos, de le sonó el celular y era el presidente de México entonces,
revistas, en un aparente caos perfectamente controlado. Carlos Salinas de Gortari, para decirle que había nacido
A él fue a quien dijo García Márquez hace casi veinte una nueva guerrilla mexicana, los zapatistas. Celebró su
años que ejecutara su proyecto, su sueño de inventar cumpleaños, el 6 de marzo, en La Ranchería, en Boca-
una escuela para arreglar el periodismo. Ahí tiene los grande, con veinte grupos de vallenato, una parranda

Conversatorio en la universidad EAFIT de Medellín con Gumersindo Lafuente, Alexandra García y Xaquín González.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
babilónica. Tomaron un taxi para volver a casa, en la calle A él fue a quien dijo García Márquez
del Curato de Santo Toribio, junto a la muralla. Y Gabo «no
llevaba plata» y le dijo al taxista que a él le habría gustado hace casi veinte años que ejecutara
ser taxista y este le respondió que a él ser escritor.
su proyecto, su sueño de inventar una
García Márquez viajó a Sevilla para estar en la Feria
de Abril y el 23 del mismo mes llegó a su apartamento escuela para arreglar el periodismo.
de Barcelona para la presentación del libro Del amor
y otros demonios. El 15 de junio estaba de nuevo en Mirtha Buelvas, antropóloga barranquillera, recuerda la
Cartagena de Indias para ser el verdadero anfitrión de lluvia de ideas durante una reunión densa en Cartagena
la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Gobierno y paseó de Indias, en el edificio de la Cooperación Española, en
por la ciudad amurallada con el rey de España y con Fidel la Plaza de Santo Domingo. Estaban Tomás Eloy Martí-
Castro. El 25 de junio, en la piscina del Hotel Caribe, se nez, Gabriel García Márquez, Jaime Abello y ella, «un día
firman los estatutos de la FNPI. En julio viajó a Medellín a completo, siguieron tras el almuerzo, discutiendo cómo
hacer la entrevista a Jorge Luis Ochoa, el jefe del Cartel de sería la escuela» y relata que estaba el presidente Ernesto
Medellín. El 13 de agosto estaba en su casa de México y Samper en Cartagena y quiso acercarse a saludar. «Gabo
allí lo llamó de nuevo Carlos Salinas de Gortari, en plena dijo que no se podía interrumpir el trabajo».
crisis de los balseros, porque Clinton le había pedido un Mirtha llama Kapu a Kapuscinski, «le gustaba tomar
mediador con Fidel Castro. grapa, le hablé de los indios wayuus y me dijo que quería 115
Y viajó Gabriel García Márquez a Nueva York, en com- ir a La Guajira, que si quería ir con él». Parece que Kapu
pañía de William Styron y Carlos Fuentes, a encontrarse nunca llegó a ir. No cree Mirtha que el periodista polaco
con Clinton. En octubre se reúne con Tomás Eloy Martí- fuera tímido, «era como García Márquez, si no tiene in-
nez para seguir perfilando su particular escuela de perio- terés, aparece callado y lejano». También Mirtha, como
dismo y para reafirmarse en que no aceptaría el Premio todos, recuerda que Gabo aparecía siempre al final de
Cervantes, del que era candidato cada año. En diciembre cada taller para decir lo trascendental que es el perio-
va a La Habana a dictar su taller de cine. dismo, para insistir en que lo que importa no es la chiva
Un año caliente que muestra la intensidad, la activi- (primicia), sino la historia.
dad, las relaciones, los intereses, los sueños y la vida Patricia Nieto es una de las grandes periodistas de
de Gabriel García Márquez. Periodista, escritor, político, hoy que también pasó por la FNPI. Llegó a Cartagena
curioso, hombre influyente y ciudadano. Podría pensar- buscando una revelación: quería descubrir el misterio
se que el hijo del telegrafista era intuitivo y apasiona- de Gabo, cómo contar las historias. Era 1995, su pri-
do, que lo era, y que el sueño de la Fundación lo armó mer taller, y el escritor guardaba un regalo para los
con los amigos entre dos tragos. Pero también hemos diez elegidos que atendían: les iba a leer nada menos
sabido que era meticuloso, concienzudo, obsesivo e, que unas páginas de su próximo libro, aún por publicar,
incluso, podía ser colérico. Noticia de un secuestro.

«Un espía de la FNPI»
Y Gabo fue derramando párrafos, embrujándolos, hasta
que se rompió la fascinación. En el silencio sagrado se
escuchó claramente el clic de una grabadora. Alguien se
había atrevido a romper la confidencialidad, a traicionar la
confianza, lo más oscuro del oficio. El maestro se transfor-
mó en fiera y salió dando un portazo.
También ese enfado sucedió en el año caliente de
1995. Abello entendió desde el primer momento lo que
quería hacer Gabo, lo acompañó y hoy se empeña en
sostener el ingenio. Costeño también, le encanta hablar,
dicen que si coge un micrófono, no hay quien se lo quite.
Es capaz de levantar el teléfono y juntar influencias, ca-
pitanear el proceso de paz en Colombia o encontrar un
patrocinio. Se le puede ver bailando una cumbia, como
Wally apareciendo en todas las fotografías de grupo, pre-
sentando cada taller. No lo imagino jugando tenis, aunque
seguro que lo haría si eso granjeara otro aliado a la FNPI.
116 Repite la sencilla fórmula: los mejores maestros com-
parten experiencias y sabiduría con los jóvenes perio-
distas más destacados. Cuenta que en 2006, cuando
comentaban en lo que se había convertido aquella idea
de 1995, en un continuo ir y venir de grandes perio-
distas y aplicados talleristas, le dijo García Márquez: «Y
pensar que esto estaba en nuestra imaginación».
Si en 2006 habían cambiado mucho las cosas, en
2015, bastante más. Hoy, las charlas se han olvidado un
poco de los géneros y abarcan todas las temáticas. Antes

Hablaban de las míticas fiestas en la terraza del piso de la calle San Juan
de Dios y también es cierto que en los tres meses de mi estancia no
hubo ninguna. Pero los talleristas de hoy viven momentos tan únicos
como los de ayer. Y además tienen selfis.

Miembros de la junta directiva de la FNPI caminan
por las calles del centro histórico de Cartagena.
Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
se sabía que el taller de Kapuscinski era de reportaje, el  Dicen que los talleres eran un acontecimiento, antes,
de Carlos Monsiváis de crónica. Ahora, que serán mu- durante y después, con los tragos y la rumba y la con-
chos, como setas en otoño. Los nuevos tiempos, las tec- vivencia; que se reconocían por ser únicos, por la dura-
nologías y la viabilidad han ido transformando dinámicas. ción y por el contenido globalizador, un canto al buen
Ya no es exactamente una semana conviviendo con periodismo. Y que ahora muchos talleres son foros, en-
Kapuscinski, es una jornada con Leila Guerriero, una vi- cuentros, videoconferencias, seminarios web. Probable-
sita con Jon Lee Anderson al barrio Nelson Mandela o mente, la sostenibilidad hace que se organicen más y
una comunicación online con Nacho Escolar. De ahí la más concentrados, más en red, más píldoras, más micro.
lista tan larga, atestada de propuestas que necesitan Quizá no son tiempos para la star quality que deseaba el
una financiación para ser llevadas a cabo. Es la máquina fundador, como recuerda Alma Guillermoprieto.
que no puede parar y que llena el cronograma de Ricar- Es verdad que en los talleres a los que asistí no vi
do Corredor de actividades. La violencia, el periodismo mucha rumba, pero sí trago, expectación y convivencia.
cultural, periodismo de datos, la ética, la investigación, Hablaban de las míticas fiestas en la terraza del piso de
la innovación, las redes sociales, la salud, la ciencia, la la calle San Juan de Dios y también es cierto que en los
política, las tecnologías… los argumentos, los debates tres meses de mi estancia no hubo ninguna. Pero los
de los nuevos tiempos. talleristas de hoy viven momentos tan únicos como los
A los críticos con el presente de la FNPI, algunos anti- de ayer. Y además tienen selfis.
guos talleristas hoy con nombre, pero lejos de la coque- Quienes comparten y escuchan a María Teresa Ronde- 117
tería, no les gusta el elitismo, el cierto endiosamiento de ros, Miguel Ángel Bastenier, Jon Lee Anderson, Cristian
una crema de periodistas con marchamo de la Fundación
de García Márquez. Consideran, también lo dicen algu-
nos maestros, que se ha producido un cierto abando-
no de los talleres por las conferencias online. Echan de
menos el ambiente de redacción, de contacto personal.
Creen que el espíritu del que partió Gabo, la reunión de
las cinco de la tarde, se da cada vez menos.
Cristian Alarcón lo reconoce: «Es cierto que la Fun-
dación ya no es el espacio que nosotros conocimos, ni
en la forma de promover el periodismo. Las épocas han
cambiado y en la nueva manera en que se organiza el
premio, por ejemplo, va teniendo más importancia el
periodismo digital y la imagen».

Concierto del Festival Gabo de 2014 en Medellín.

«Un espía de la FNPI»
Alarcón, Alberto Salcedo Ramos, Juan Villoro, Leila Gue- vanguardista a largo plazo que en ese momento estaba
rriero o Martín Caparrós son tan conscientemente pri- surgiendo a nivel mundial, que es este sector del de-
vilegiados como los que oían y participaban de Carlos sarrollo de medios». Y otorga: «Nos vimos forzados a
Monsiváis, Ryzard Kapuscinski, Alma Guillermoprieto o ensayar nuevos modelos, nuevas maneras de hacer las
Tomás Eloy Martínez. Matilde, Éel, Melisa, Martin, Ju- cosas ante la descomposición del modelo anterior, de
lia, Jorge, Jackeline, Alejandro, Priscila, Tammy, Jorge, buscar nuevos caminos, dominando lo digital».
José Enrique, Silvina, Nelfi, Bruno, Leonardo, Ana María, Jean-Francios Fogel afirma que la idea básica de Gabo
Nelson, Oswialdo, Verónica, Ignacio o Angélica son de era un «encuentro entre periodistas para hablar de pe-
Nicaragua, São Paulo, Medellín, Barranquilla, Panamá, riodismo» y eso es lo que se hace en los talleres, digita-
Bolivia, Venezuela, Cali, Buenos Aires, Ecuador, México, les o presenciales. «Mi opinión es que, por el momento,
El Salvador o Chile. Ya son buenos periodistas y en bre- la dinámica, el capital, el conocimiento de actividades
ve recibirán premios y fundarán medios y serán líderes. nos dan una gran fuerza a corto y medio plazo. Es cierto
Todos van acumulando recuerdos y vivencias únicos. que la relación del mundo digital nos plantea preguntas,
Queda por saber si lo que aprenden, lo oído y lo prac- pero la calidad de la narración, contar bien, todo lo que
ticado en los talleres sobre investigación, ética y buena fue el aporte de Gabo, es el ADN de la Fundación».
escritura, lo pueden aplicar en los medios de donde vie- No podemos saber qué diría el fundador, aunque su
nen. Pero ellos lo llevan. Forman ya parte del canon. Están deseo era convencer a los periódicos de que invirtie-
118 donde han estado los mejores exponentes de lo que se ha ran menos en la tecnología y más en la capacitación
dado en llamar periodismo narrativo. Si bien uno piensa del personal. ¿Diría él mismo que la FNPI se ocupa
que todo periodismo debe ser narrativo, lo cierto es que más de la tecnología, de los nuevos medios, como exi-
la FNPI es un referente mundial por su fundador y porque gen los tiempos, que de los talleres presenciales? ¿Le
se ha convertido en cantera de buenos periodistas, en un gustaría que haya más comunicación en red y menos
lugar medio mítico, lleno de nombres de impacto, y en red tertulia? Él, que era tan mirado en la elección de maes-
de reporteros y editores que interactúan con conciencia tros y solo quería la star quality, ¿estaría contento con
de elegidos, se apoyan, se llaman y se citan. los nuevos?
La duda está en el futuro, las pegas en el desarraigo Tengo la sensación, tras verlos de cerca, tras la con-
y la nostalgia de que los talleres y las convivencias no vivencia, de que la maquinaria de la calle San Juan de
sean los que eran. Los hechos ciertos: que ya no está Dios a veces no tiene tiempo de pararse a pensarlo. La
Gabo, que los grandes maestros se van sustituyendo y dinámica establecida los hace, a los veinte que traba-
también que el espíritu sí parece el mismo. jan allí, huir hacia adelante, viajar, casar agendas, cerrar
Abello no solo ve naturales los cambios, sino que acuerdos, encontrar patrocinios, idear contenidos nue-
los considera previstos. Incluso, los pone en el haber vos, recibir invitados.
del propio fundador: por visionario. «García Márquez Solo muy de tarde en tarde conceden que existe cier-
piensa una Fundación que no existía y tiene una visión ta preocupación por el futuro, o que les duele que la

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
ciudad que los acoge, Cartagena de Indias, no sepa mu- hacer un periódico. Me convocaron a sus cumpleaños,
cho de ellos, o que no les gusta que en algunos ámbi- conocí maestros y talleristas, estudié sus informes, fui
tos se les considere demasiado elitistas. Fue una suerte jurado en segunda instancia del Premio García Márquez.
y un privilegio pasar tres meses en aquel despachito A cada rato fui testigo, más que espía. Hay claroscuros
rodeado de tantos libros sobre periodismo, de charlas, entre los logros, el mito del nobel los cobija y confunde,
con la sonrisa de Delsy cada mañana, con la voz cantari- quedan las dudas del futuro, pero todos los jóvenes pe-
na de Yamile a cada rato, «un tinto, profesor», «un agüita, riodistas iberoamericanos darían lo que fuera por tener
profesor». Las dos con sus camisetas amarillas cuando un asiento reservado en el salón del hotel de Bogotá, en
jugaba Colombia el Mundial, sin aguantarse los nervios el de Cartagena de Indias o en el de Medellín para com-
si el equipo contrario cruzaba el medio campo. partir con Álvaro Sierra, María Terea Ronderos o Alberto
Tomé para ellos el pulso a la ciudad intentando co- Salcedo Ramos.
nocer dónde fallan las relaciones de buena vecindad.
Participé en sus talleres: con María Teresa Ronderos
sobre violencia, con Álvaro Sierra sobre el proceso de «Lo cierto es que la FNPI es un referente
paz en Colombia, con Sandra Crucianelli sobre periodis-
mo de datos, con Miguel Ángel Bastenier sobre cómo mundial por su fundador y porque se
ha convertido en cantera de buenos
Imagen de Gabo en el puesto de un vendedor ambulante en la torre 119
del reloj en Cartagena. Foto tomada a los pocos días de su fallecimiento. periodistas, en un lugar medio mítico,
lleno de nombres de impacto».

«Un espía de la FNPI»
M
6

Miradas estratégicas

En los talleres de la FNPI se combinan a la perfección la teoría y la práctica, La experiencia de los talleres no solo reafirmó la noción del periodismo como
el conocimiento y el placer, la reportería y el baile, la escritura y las charlas una vocación, sino que me sirvió como una gran sacudida para comenzar a
informales pero de gran valor con periodistas de primer nivel. Haber formado ejercerlo con una conciencia mucho más profunda. Conocer otros talleristas y
parte de los talleristas de la FNPI en dos oportunidades ha sido de las escuchar de primera mano de los maestros cómo es que han logrado contar
experiencias más inspiradoras y enriquecedoras en mi formación periodística. historias que cambian el rumbo de la historia, o simplemente de una carretera,
Lo que más destaco de los talleres en los que he participado es haber tenido solidificó mi decisión, me recordó que pertenezco a una especie rara pero noble
la oportunidad no solo de aprender de verdaderos maestros del periodismo de gente que sabe que lo que no se cuenta no existe, y hay que contarlo bien
narrativo, sino de compartir e interactuar con algunos de los mejores para que exista y para que cuente.
reporteros del mundo. ANA TERESA TORO. PUERTO RICO.
JORGE PINZÓN SALAS. COLOMBIA.
El mejor oficio Por Gabriel García Márquez

del mundo
Discurso del fundador y presidente de la FNPI, ante la

52.a asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa

(SIP), en Los Angeles, EE. UU., octubre 7 de 1996.

A
una universidad colombiana se le preguntó y éramos tan fanáticos del oficio que no hablábamos de
cuáles son las pruebas de aptitud y vocación nada distinto que del oficio mismo. El trabajo llevaba
que se hacen a quienes desean estudiar pe- consigo una amistad de grupo que inclusive dejaba poco
riodismo y la respuesta fue terminante: «Los periodistas margen para la vida privada. No existían las juntas de
no son artistas». Estas reflexiones, por el contrario, se redacción institucionales, pero a las cinco de la tarde,
fundan precisamente en la certidumbre de que el perio- sin convocatoria oficial, todo el personal de planta hacía
dismo escrito es un género literario. una pausa de respiro en las tensiones del día y confluía a 121
Hace unos cincuenta años no estaban de moda las tomar el café en cualquier lugar de la redacción.
escuelas de periodismo. Se aprendía en las salas de re- Era una tertulia abierta donde se discutían en calien-
dacción, en los talleres de imprenta, en el cafetín de en- te los temas de cada sección y se le daban los toques
frente, en las parrandas de los viernes. Todo el periódico finales a la edición de mañana. Los que no aprendían en
era una fábrica que formaba e informaba sin equívocos, aquellas cátedras ambulatorias y apasionadas de veinti-
y generaba opinión dentro de un ambiente de participa- cuatro horas diarias, o los que se aburrían de tanto hablar
ción que mantenía la moral en su puesto. Pues los perio- de lo mismo, era porque querían o creían ser periodistas,
distas andábamos siempre juntos, hacíamos vida común, pero en realidad no lo eran.

Miradas estratégicas
El periódico cabía entonces en tres grandes secciones: problemas vitales, y prima un afán de protagonismo
noticias, crónicas y reportajes, y notas editoriales. La sec- sobre la vocación y las aptitudes congénitas. Y en es-
ción más delicada y de gran prestigio era la editorial. El pecial sobre las dos condiciones más importantes: la
cargo más desvalido era el de reportero, que tenía al mis- creatividad y la práctica. La mayoría de los graduados
mo tiempo la connotación de aprendiz y cargaladrillos. llegan con deficiencias flagrantes, tienen graves proble-
El tiempo y el mismo oficio han demostrado que el mas de gramática y ortografía, y dificultades para una
sistema nervioso del periodismo circula en realidad en comprensión reflexiva de textos. Algunos se precian de
sentido contrario. Doy fe: a los diecinueve años –siendo que pueden leer al revés un documento secreto sobre
el peor estudiante de derecho– empecé mi carrera como el escritorio de un ministro, de grabar diálogos casuales
redactor de notas editoriales y fui subiendo poco a poco sin prevenir al interlocutor, o de usar como noticia una
y con mucho trabajo por las escaleras de las diferentes conversación convenida de antemano como confiden-
secciones, hasta el máximo nivel de reportero raso. cial. Lo más grave es que estos atentados éticos obe-
La misma práctica del oficio imponía la necesidad de decen a una noción intrépida del oficio, asumida a con-
formarse una base cultural, y el mismo ambiente de ciencia y fundada con orgullo en la sacralización de la
trabajo se encargaba de fomentarla. La lectura era una primicia a cualquier precio y por encima de todo. No los
adicción laboral. Los autodidactas suelen ser ávidos y conmueve el fundamento de que la mejor noticia no es
rápidos, y los de aquellos tiempos lo fuimos de sobra siempre la que se da primero sino muchas veces la que
122 para seguir abriéndole paso en la vida al mejor oficio del se da mejor. Algunos, conscientes de sus deficiencias,
mundo… como nosotros mismos lo llamábamos. Alber- se sienten defraudados por la escuela y no les tiembla
to Lleras Camargo, que fue periodista siempre y dos ve- la voz para culpar a sus maestros de no haberles incul-
ces presidente de Colombia, no era ni siquiera bachiller. cado las virtudes que ahora les reclaman, y en especial
La creación posterior de las escuelas de periodismo la curiosidad por la vida.
fue una reacción escolástica contra el hecho cumplido Es cierto que estas críticas valen para la educación
de que el oficio carecía de respaldo académico. Ahora general, pervertida por la masificación de escuelas que
ya no son solo para la prensa escrita sino para todos los siguen la línea viciada de lo informativo en vez de lo for-
medios inventados y por inventar. mativo. Pero en el caso específico del periodismo parece
Pero en su expansión se llevaron de calle hasta el ser, además, que el oficio no logró evolucionar a la mis-
nombre humilde que tuvo el oficio desde sus oríge- ma velocidad que sus instrumentos, y los periodistas se
nes en el siglo xv, y ahora no se llama periodismo sino extraviaron en el laberinto de una tecnología disparada
Ciencias de la Comunicación o Comunicación Social. El sin control hacia el futuro. Es decir, las empresas se han
resultado, en general, no es alentador. Los muchachos empeñado a fondo en la competencia feroz de la moder-
que salen ilusionados de las academias, con la vida por nización material y han dejado para después la formación
delante, parecen desvinculados de la realidad y de sus de su infantería y los mecanismos de participación que

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
fortalecían el espíritu profesional en el pasado. Las salas Creo que es la prisa y la restricción del espacio lo que
de redacción son laboratorios asépticos para navegantes ha minimizado el reportaje, que siempre tuvimos como el
solitarios, donde parece más fácil comunicarse con los género estrella, pero que es también el que requiere más
fenómenos siderales que con el corazón de los lectores. tiempo, más investigación, más reflexión, y un dominio
La deshumanización es galopante. certero del arte de escribir. Es en realidad la reconstitu-
ción minuciosa y verídica del hecho. Es decir: la noticia
Creo que es la prisa y la restricción completa, tal como sucedió en la realidad, para que el
lector la conozca como si hubiera estado en el lugar de
del espacio lo que ha minimizado los hechos.
Antes de que se inventaran el teletipo y el télex, un
el reportaje, que siempre tuvimos
operador de radio con vocación de mártir capturaba al
como el género estrella, pero que es vuelo las noticias del mundo entre silbidos siderales, y
un redactor erudito las elaboraba completas con porme-
también el que requiere más tiempo, nores y antecedentes, como se reconstruye el esqueleto
más investigación, más reflexión, y un entero de un dinosaurio a partir de una vértebra.
Solo la interpretación estaba vedada, porque era un
dominio certero del arte de escribir. dominio sagrado del director, cuyos editoriales se presu-
mían escritos por él, aunque no lo fueran, y casi siempre 123
No es fácil entender que el esplendor tecnológico y el con caligrafías célebres por lo enmarañadas. Directores
vértigo de las comunicaciones, que tanto deseábamos en históricos tenían linotipistas personales para descifrarlas.
nuestros tiempos, hayan servido para anticipar y agravar Un avance importante en este medio siglo es que
la agonía cotidiana de la hora del cierre. Los principiantes ahora se comenta y se opina en la noticia y en el re-
se quejan de que los editores les conceden tres horas portaje, y se enriquece el editorial con datos informa-
para una tarea que en el momento de la verdad es im- tivos. Sin embargo, los resultados no parecen ser los
posible en menos de seis, que les ordenan material para mejores, pues nunca como ahora ha sido tan peligroso
dos columnas y a la hora de la verdad solo les asignan este oficio. El empleo desaforado de comillas en decla-
media, y en el pánico del cierre nadie tiene tiempo ni raciones falsas o ciertas permite equívocos inocentes
humor para explicarles por qué, y menos para darles una o deliberados, manipulaciones malignas y tergiversacio-
palabra de consuelo. «Ni siquiera nos regañan», dice un nes venenosas que le dan a la noticia la magnitud de un
reportero novato ansioso de comunicación directa con arma mortal. Las citas de fuentes que merecen entero
sus jefes. Nada: el editor que antes era un papá sabio y crédito, de personas generalmente bien informadas o
compasivo, apenas si tiene fuerzas y tiempo para sobre- de altos funcionarios que pidieron no revelar su nombre,
vivir él mismo a las galeras de la tecnología. o de observadores que todo lo saben y que nadie ve,

Miradas estratégicas
amparan toda clase de agravios impunes. Pero el culpa- equivocada de que la voz de la verdad no es tanto la del
ble se atrinchera en su derecho de no revelar la fuente, periodista que vio como la del entrevistado que declaró.
sin preguntarse si él mismo no es un instrumento fácil Para muchos redactores de periódicos la transcripción es
de esa fuente que le transmitió la información como qui- la prueba de fuego: confunden el sonido de las palabras,
so y arreglada como más le convino. Yo creo que sí: el tropiezan con la semántica, naufragan en la ortografía y
mal periodista piensa que su fuente es su vida misma mueren por el infarto de la sintaxis. Tal vez la solución sea
–sobre todo si es oficial– y por eso la sacraliza, la con- que se vuelva a la pobre libretita de notas para que el pe-
siente, la protege, y termina por establecer con ella una riodista vaya editando con su inteligencia a medida que
peligrosa relación de complicidad, que lo lleva inclusive escucha, y le deje a la grabadora su verdadera categoría
a menospreciar la decencia de la segunda fuente. de testigo invaluable. De todos modos, es un consuelo
Aún a riesgo de ser demasiado anecdótico, creo que suponer que muchas de las transgresiones éticas, y otras
hay otro gran culpable en este drama: la grabadora. An- tantas que envilecen y avergüenzan al periodismo de hoy,
tes de que esta se inventara, el oficio se hacía bien con no son siempre por inmoralidad, sino también por falta de
tres recursos de trabajo que en realidad eran uno solo: dominio profesional.
la libreta de notas, una ética a toda prueba, y un par de
oídos que los reporteros usábamos todavía para oír lo De todos modos, es un consuelo suponer
que nos decían. El manejo profesional y ético de la gra- que muchas de las transgresiones éticas, y
124 badora está por inventar. Alguien tendría que enseñarle
a los colegas jóvenes que el casete no es un sustituto otras tantas que envilecen y avergüenzan
de la memoria, sino una evolución de la humilde libre- al periodismo de hoy, no son siempre por
ta de apuntes que tan buenos servicios prestó en los
orígenes del oficio. La grabadora oye pero no escucha, inmoralidad, sino también por falta de
repite –como un loro digital– pero no piensa, es fiel pero dominio profesional.
no tiene corazón, y a fin de cuentas su versión literal no
será tan confiable como la de quien pone atención a las Tal vez el infortunio de las facultades de comunicación
palabras vivas del interlocutor, las valora con su inteli- social es que enseñan muchas cosas útiles para el oficio,
gencia y las califica con su moral. Para la radio tiene la pero muy poco del oficio mismo. Claro que deben per-
enorme ventaja de la literalidad y la inmediatez, pero sistir en sus programas humanísticos, aunque menos am-
muchos entrevistadores no escuchan las respuestas por biciosos y perentorios, para contribuir a la base cultural
pensar en la pregunta siguiente. que los alumnos no llevan del bachillerato. Pero toda la
La grabadora es la culpable de la magnificación vicio- formación debe estar sustentada en tres pilares maestros:
sa de la entrevista. La radio y la televisión, por su na- la prioridad de las aptitudes y las vocaciones, la certidum-
turaleza misma, la convirtieron en el género supremo, bre de que la investigación no es una especialidad del
pero también la prensa escrita parece compartir la idea oficio sino que todo el periodismo debe ser investigativo

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
por definición, y la conciencia de que la ética no es una
condición ocasional, sino que debe acompañar siempre
al periodismo como el zumbido al moscardón. El objetivo
final debería ser el retorno al sistema primario de ense-
ñanza mediante talleres prácticos en pequeños grupos,
con un aprovechamiento crítico de las experiencias histó-
ricas, y en su marco original de servicio público. Es decir:
rescatar para el aprendizaje el espíritu de la tertulia de las
cinco de la tarde.
Un grupo de periodistas independientes estamos tra-
tando de hacerlo para toda la América Latina desde Car-
tagena de Indias, con un sistema de talleres experimen-
tales e itinerantes que lleva el nombre nada modesto de
Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano. Es
una experiencia piloto con periodistas nuevos para traba-
jar sobre una especialidad específica –reportaje, edición,
entrevistas de radio y televisión, y tantas otras– bajo la Gabo y Kapucisnki en 2001.
dirección de un veterano del oficio. En respuesta a una 125
convocatoria pública de la Fundación, los candidatos son
propuestos por el medio en que trabajan, el cual corre
con los gastos del viaje, la estancia y la matrícula. Deben
ser menores de treinta años, tener una experiencia míni-
ma de tres, y acreditar su aptitud y el grado de dominio
de su especialidad con muestras de las que ellos mismos
consideren sus mejores y sus peores obras.
La duración de cada taller depende de la disponibili-
dad del maestro invitado –que escasas veces puede ser
de más de una semana–, y este no pretende ilustrar a
sus talleristas con dogmas teóricos y prejuicios acadé-
micos, sino foguearlos en mesa redonda con ejercicios
prácticos, para tratar de transmitirles sus experiencias
en la carpintería del oficio. Pues el propósito no es en-
señar a ser periodistas, sino mejorar con la práctica
a los que ya lo son. Gabo y Mercedes conversan con un grupo de amigos
y colegas de la FNPI en el restaurante Café del Santísimo de Cartagena.

Miradas estratégicas
No se hacen exámenes ni evaluaciones finales, ni se consideramos como síntomas alentadores el entusias-
expiden diplomas ni certificados de ninguna clase: la vida mo creciente de los talleristas, que son ya un fermento
se encargará de decidir quién sirve y quién no sirve. multiplicador del inconformismo y la subversión creativa
Trescientos veinte periodistas jóvenes de once países dentro de sus medios, compartido en muchos casos por
han participado en veintisiete talleres en solo año y me- sus directivas. El solo hecho de lograr que veinte perio-
dio de vida de la Fundación, conducidos por veteranos de distas de distintos países se reúnan a conversar cinco
diez nacionalidades. Los inauguró Alma Guillermoprieto días sobre el oficio ya es un logro para ellos y para el
con dos talleres de crónica y reportaje. Terry Anderson periodismo. Pues al fin y al cabo no estamos propo-
dirigió otro sobre información en situaciones de peligro, niendo un nuevo modo de enseñarlo, sino tratando de
con la colaboración de un general de las Fuerzas Arma- inventar otra vez el viejo modo de aprenderlo.
das que señaló muy bien los límites entre el heroísmo y Los medios harían bien en apoyar esta operación de
el suicidio. Tomás Eloy Martínez, nuestro cómplice más rescate. Ya sea en sus salas de redacción, o con escena-
fiel y encarnizado, hizo un taller de edición y más tarde rios construidos a propósito, como los simuladores aé-
otro de periodismo en tiempos de crisis. Phil Bennet reos que reproducen todos los incidentes del vuelo para
hizo el suyo sobre las tendencias de la prensa en los que los estudiantes aprendan a sortear los desastres
Estados Unidos y Stephen Ferry lo hizo sobre fotografía. antes de que se los encuentren de verdad atravesados
El magnífico Horacio Verbitsky y el acucioso Tim Golden en la vida. Pues el periodismo es una pasión insaciable
126 exploraron distintas áreas del periodismo investigativo, que solo puede digerirse y humanizarse por su confron-
y el español Miguel Ángel Bastenier dirigió un seminario tación descarnada con la realidad. Nadie que no la haya
de periodismo internacional y fascinó a sus talleristas padecido puede imaginarse esa servidumbre que se ali-
con un análisis crítico y brillante de la prensa europea. menta de las imprevisiones de la vida. Nadie que no lo
Uno de gerentes frente a redactores tuvo resultados haya vivido puede concebir siquiera lo que es el pálpito
muy positivos, y soñamos con convocar el año entrante sobrenatural de la noticia, el orgasmo de la primicia, la
un intercambio masivo de experiencias en ediciones do- demolición moral del fracaso. Nadie que no haya nacido
minicales entre editores de medio mundo. Yo mismo he para eso y esté dispuesto a vivir solo para eso podría
incurrido varias veces en la tentación de convencer a los persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya
talleristas de que un reportaje magistral puede ennoble- obra se acaba después de cada noticia, como si fuera
cer a la prensa con los gérmenes diáfanos de la poesía. para siempre, pero que no concede un instante de paz
Los beneficios cosechados hasta ahora no son fáciles mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca
de evaluar desde un punto de vista pedagógico, pero en el minuto siguiente.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
En defensa de la utopía
Por Tomás Eloy Martínez
Discurso inaugural del taller «Entre la literatura

y el periodismo. La crónica de hoy». Cartagena, 1997.

H
ace ya casi cuatro décadas, el 1 de enero de
1958, un joven periodista colombiano desem-
barcó en Maiquetía, el aeropuerto de Caracas,
después de tres años de escribir en Roma sobre los ata-
ques de hipo de Pío XII y de terminar los originales de
su segunda novela en el invierno implacable de París. De
la mano de dos colegas fraternales entró en Caracas,
atravesó el fulgor de las autopistas y se emocionó ante
los reflejos malva que exhalaba el Ávila en ese momento
del crepúsculo. Antes de que pudiera disipar los sopo-
res del viaje en avión por el Atlántico fue abandonado
en una sala de redacción sin ventanas e iluminada por
sucios tubos de neón, donde un hombre flaco, nervio-
so y con anteojos oscuros daba órdenes frenéticas y
a menudo contradictorias a un par de vascos que se
afanaban sobre una mesa de dibujo. En la mitología que
cada quien crea para su uso personal, ese ha sido para
mí el instante en que nació, en América Latina, lo que
se conocería después como «nuevo periodismo» o «pe-
riodismo literario», y el punto de partida del moderno
periodismo cultural. La sala de redacción, ubicada en una
casa desvencijada de San Bernardino, pertenecía a la re-
Gabriel García Márquez y Tomás Eloy Martínez
vista semanal Momento. El joven colombiano se llamaba, en Cartagena de Indias. Foto: Archivo FunTEM.

Miradas estratégicas
como tal vez ustedes ya lo han adivinado, Gabriel Gar- narrador de La hojarasca explicaba que, a los hombres
cía Márquez. Uno de los colegas que le había dado la de la resistencia, «los días les estaban quedando cor-
bienvenida en Maiquetía era Plinio Apuleyo Mendoza, tos». Enriquecido por un lenguaje de novela, transfigu-
jefe de redacción de Momento. Quien estaba con él era rado en literatura, el periodismo desplegaba ante los
su hermana Soledad, que más tarde en la vida también ojos del lector una realidad aún más viva que la del cine.
dirigiría en este país revistas y suplementos. Aquellos Todo parecía tan nuevo como si, al cabo de un largo
vascos de la mesa de dibujo se llamaban –me han di- olvido, las cosas pudieran ser nombradas por primera
cho– Karmele Leizaola y Paúl de Garat. Y al hombre vez. ¿De dónde sino de ese instante salió el afán de ir
de anteojos oscuros, Carlos Ramírez MacGregor, se lo inscribiendo el nombre verdadero de los objetos y las
conocía entonces en Caracas como «el loco», porque se funciones para las que sirven, como se lee en Cien años
había echado sobre las espaldas la irresponsable misión de soledad? Si aquellas crónicas revolucionarias fluyeron
de editar una revista donde la realidad se parecía a las con naturalidad en la Caracas tempestuosa e incierta de
novelas. Esa fundación mítica del periodismo cultural es 1958, fue porque había una larga tradición que la hizo
un apólogo con tantos significados que aún ahora, 37 posible. El terreno había sido antes fecundado por José
años después, se puede leer como si fuera una noticia Martí, en sus escritos para La Opinión Nacional durante
del periódico de mañana. Primero, porque la época en los años de Guzmán Blanco, por los estremecedores re-
que sucedía esa historia coincidía con el nacimiento de la latos de Canudos que Euclides da Cunha compiló en Os
128 democracia, que se le había negado a Venezuela durante Sertões, por los cronistas apasionados del modernismo
todo el siglo –con el fugaz intervalo de la presidencia –Rubén Darío, Manuel Gutiérrez Nájera, Julián del Casal–
de Rómulo Gallegos–, y que al fin era conquistada con y por los escritores testigos de la Revolución Mexicana.
un alto precio de sangre, torturas, exilios y cárceles. Y A esa tradición se incorporaron, más tarde, los repor-
también porque en la redacción de Momento confluían tajes políticos que César Vallejo escribió para la revista
hombres de otros rincones de la lengua española, aven- Germinal, las reseñas sobre cine y libros de Jorge Luis
tados de sus patrias por las desventuras de la perse- Borges, los aguafuertes de Roberto Arlt, los medallones
cución política y las guerras. Las grandes crónicas de literarios de Alfonso Reyes en La Pluma, los editoriales
aquellos años fundacionales nacieron al amparo de una de Augusto Roa Bastos en El País de Asunción, los ca-
realidad que se iba creando a medida que se la escribía. bles delirantes que Juan Carlos Onetti escribía para la
Estaba a punto de secarse el dique de La Mariposa y, en agencia Reuters, las minuciosas columnas barrocas de
vez de decirlo así, con esas palabras de álgebra, Gar- Alejo Carpentier y las crónicas sociales del mexicano
cía Márquez inventaba a un personaje que para poder Salvador Novo. Todos, absolutamente todos los grandes
afeitarse en la ciudad sin agua se mojaba la cara con escritores de América Latina fueron alguna vez periodis-
jugo de duraznos. Se caía a pedazos la dictadura de tas. Y a la inversa: casi todos los grandes periodistas se
Marcos Pérez Jiménez y para no contar la historia como convirtieron, tarde o temprano, en grandes escritores.
en los telegramas de las agencias de noticias, el joven

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
vida real», como suelen denominarse allí los escritos de
Todos, absolutamente todos los Truman Capote, Norman Mailer y Joan Didion, es en Amé-
grandes escritores de América Latina rica Latina donde nació el género y donde alcanzó su
genuina grandeza. El periodismo encuentra su sistema
fueron alguna vez periodistas. Y a actual de representación y la verdad de su lenguaje en
el momento en que se impone una nueva ética. Según
la inversa: casi todos los grandes
esa ética, el periodista no es un agente pasivo que ob-
periodistas se convirtieron, tarde o serva la realidad y la comunica; no es una mera polea de
transmisión entre las fuentes y el lector sino, ante todo,
temprano, en grandes escritores. una voz a través de la cual se puede pensar la realidad,
reconocer las emociones y las tensiones secretas de la
Esa mutua fecundación fue posible porque, para los es- realidad, entender el porqué, el para qué y el cómo de
critores verdaderos, el periodismo nunca fue un mero las cosas con el deslumbramiento de quien las está
modo de ganarse la vida sino un recurso providencial viendo por primera vez. Siempre que las sociedades
para ganar la vida. En cada una de sus crónicas, aun en han estado a punto de cambiar de piel, los primeros
aquellas que nacieron bajo el apremio de las horas de síntomas de ese cambio han aparecido en la cultura.
cierre, los maestros de la literatura latinoamericana Piénsese en las canciones de los Beatles o en las nove-
comprometieron el propio ser tan a fondo como en el las «del camino» de Jack Kerouac y se encontrará prefi- 129
más decisivo de sus libros. Sabían que si traicionaban a guradas en ellas la rebeldía, la avidez mística y el heroís-
la palabra, hasta en el más anónimo de los boletines de mo anárquico de las dos décadas que siguieron.
prensa, estaban traicionando lo mejor de sí mismos. Un Piénsese en la soledad escéptica de los personajes que
hombre no puede dividirse entre el poeta que busca la aparecen en las novelas que Raymond Carver o Paul
expresión justa de nueve a doce de la noche y el gace- Auster escribieron en los años 80 y se obtendrá un re-
tillero indolente que deja caer las palabras sobre las me- trato cabal de las reivindicaciones capitalistas de este
sas de redacción como si fueran granos de maíz. El final de siglo. En la cultura es posible descubrir los mo-
compromiso con la palabra es a tiempo completo, a vida delos de realidad que se avecinan y que aún no han sido
completa. Puede que un periodista convencional no lo formulados de manera consiente. Imagínense cuánta
piense así. Pero un periodista de veras no tiene otra sali- responsabilidad entraña dar cuenta de eso. No sería po-
da que pensar así. El periodismo no es algo que uno se sible cumplir cabalmente con semejante misión si cada
pone encima a la hora de ir al trabajo. Es algo que duerme quien, ante la hoja o la pantalla en blanco, no se repitiera
con nosotros, que respira y ama con nuestras mismas vísce- una vez y otra: «Lo que escribo es lo que soy, y si no soy
ras y nuestros mismos sentimientos. Aunque los Estados Uni- fiel a mí mismo no puedo ser fiel a quienes me lean».
dos han reivindicado para sí la invención o el descubrimiento Solo de esa fidelidad nace la verdad, aunque de esa
del periodismo literario, de las factions o de las «novelas de la verdad nacen siempre los riesgos. Estos son tiempos de

Miradas estratégicas
dispersión y de desencuentro para la cultura de América fanatismos y todas esas odiosas vallas que tanto empo-
Latina. El continente que hasta hace apenas un cuarto brecen la condición humana. Somos más débiles como
de siglo parecía férreamente unido exhibe ahora graves naciones, porque ya no podemos negociar unidos con
signos de intolerancia e incomunicación. Desde la me- los poderes de las metrópolis sino que debemos hacer
trópoli nos anunciaron que había llegado el fin de la todo por separado y a espaldas los unos de los otros.
historia –lo que también significa el fin de las utopías– y Hubo momentos de la historia en que América Latina
nos vaticinaron una era de bonanza bajo el modelo alzó la voz como si su inteligencia, sus emociones y su
triunfante del neoliberalismo. La mayoría de nuestros lengua fueran una sola. Cada vez que el continente po-
gobiernos democráticos han aceptado ese credo, con la día hablar al unísono despuntaba en la cultura una nue-
certeza de que las miserias actuales afrontadas por los va edad de oro. Sucedió en las décadas de lucha por la
pueblos latinoamericanos serán compensadas por las Independencia. Sucedió en los años del primer centena-
abundancias del futuro. «Para que haya menos pobres rio de las revoluciones nacionales (que fueron también
es necesario que, antes, los ricos sean mucho más ri- los años de la revolución mexicana), cuando los grandes
cos», afirma la doctrina neoliberal. Ese mandato de re- poetas de América acudían a Buenos Aires para celebrar la
signación se asemeja al de las religiones fatalistas: «Para inminente grandeza de nuestras naciones; también suce-
entrar en el reino de los cielos es necesario ser antes dió en los años 60, cuando la revolución cubana nos en-
humillado y ofendido». Los vaticinios han sido errados, cendió el espíritu y La Habana se convirtió en el viento
130 no porque nuestros pueblos sean impacientes o insen- que parecía poner fin a todas las mordazas de la inteli-
satos, sino porque la resignación termina donde empie- gencia. Y también, aunque de un modo más desordena-
za la voluntad de sobrevivir. Es en el orden de la cultura do y clandestino, sucedió en los aciagos 70, cuando las
donde el neoliberalismo ha resultado más pernicioso en dictaduras militares arrojaron su sombra sobre todos
América Latina. Esperábamos que las consignas de li- nosotros y solo la consciencia de que estábamos juntos
bertad sirvieran para derribar muros, fronteras, y para nos ayudaba a resistir. Una de las secretas fuerzas del
fortalecer la unidad de nuestras naciones a la sombra de
un proyecto de bien común. Por lo contrario, estamos Tomás Eloy Martínez y Susana Rotker en el taller
más divididos que nunca: hemos dejado de leernos los «Entre la literatura y el periodismo –la crónica de hoy–». Cartagena, 1997.

unos a los otros, porque las incesantes convulsiones de
la realidad y la necesidad imperiosa de sobrevivir en un
afuera siempre hostil nos consumen las energías y los
sueños. Hemos dejado de vernos, de oírnos, de cono-
cernos. El modelo neoliberal ha tornado tan alto el precio
de cualquier conocimiento que todo lo que podríamos
ser se nos escapa de las manos día tras día. Se han acen-
tuado los nacionalismos, los regionalismos, los

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
periodismo de buena ley es su capacidad para fortale- el Poder podía enmendar o tomar a la ligera los testimo-
cerse en la adversidad, para soslayar las censuras y las nios del periodista. Un ejemplo memorable de ese des-
mordazas, para cantar cuatro verdades y seguir siendo dén fue la actitud que asumió el editor del diario La
incorruptible e insumisa cuando a su alrededor todos Nación de Buenos Aires, Bartolomé Mitre, cuando José
callan, se someten y se corrompen. Se han probado ya Martí envió, desde Estados unidos, una crónica sobre
las más diversas armas para acallar su voz incómoda: se las elecciones presidenciales de 1880. Como lo que
le ha reprimido con la prisión, con el cepo, con la hogue- Martí relataba era un proceso democrático, Mitre neu-
ra; se le ha tratado de espantar con bombas a mediano- tralizó la información con un título que la negaba como
che y asesinatos en el resguardo de las redacciones; se verdad: «Narraciones fantásticas». Inseguro de la eficacia
han probado el soborno, la seducción de los premios y de su advertencia, añadió esta aclaración: «Martí ha
de los honores, el hospicio, las amenazas de muerte y el querido darnos una prueba del Poder creador de su
exilio, sin conseguir que el periodismo sepulte o domes- privilegiada imaginación enviándonos una fantasía que,
tique sus verdades. Una de las últimas estrategias del por lo ingenioso del animado y pintoresco del desarrollo
Poder fue simular indiferencia. Cada vez que el periodis- escénico, se impone al interés del lector. Solamente a
mo alzaba su voz, el Poder no oía. La sordera, los desa- José Martí, el escritor original y siempre nuevo, podría
parecidos y la simulación de ignorancia ante los críme- ocurrírsele pintar a un pueblo, en los días adelantados
nes del Estado fueron las grandes contribuciones de las que alcanzamos, entregado a las ridículas funciones
dictaduras militares del Cono Sur a la historia política. electorales...». En la segunda mitad de este siglo, en 131
Cuando el Poder se declara iletrado, cuando el Poder no cambio, la amplitud y celeridad de los mecanismos in-
lee, la escritura no lo lastima. Algunas democracias neo- formativos impidió que los textos quedaran sometidos a
liberales han asimilado esa lección. Hasta hace cuatro las manipulaciones que padeció Martí. Los escritores
décadas las páginas culturales eran el único espacio de entablaron un diálogo de igual a igual con el Poder y las
libertad en los medios. Los empresarios menos confor- crónicas de los corresponsales-escritores dejaron de te-
mistas acuñaron por entonces un precepto que pronto ner la función inocua e inofensiva que se les había adju-
se convirtió en patrón de conducta: según esa regla de dicado. Hacia atrás, a lo largo de todo el pasado, el Po-
oro, los periódicos debían ser independientes en sus der había podido imponer su voluntad impunemente.
informaciones políticas y conservadores en las seccio- La escritura de la historia era, en última instancia, la
nes económicas. Con la cultura se podía ser osado, utó- escritura del Poder. Cuando la escritura transgredía las
pico, rebelde o «de izquierda», como solía decirse enton- conveniencias del Poder se la suprimía, se la vetaba, se
ces. A la cultura nadie le prestaba demasiada atención. la silenciaba. A sor Juana Inés de la Cruz le vetaron el
La cultura era la loca de la casa. El advenimiento de la saber y el decir. Se lo vetaron por mujer, porque una
revolución cubana alteró esos códigos de comporta- mujer no podía saber. Y se lo vetaron por monja, porque
miento, porque la cultura comenzó a convertirse en un una monja no tenía derecho a decir. A fray Servando
espacio incontrolable de debate político. En el siglo xix, Teresa de Mier le prohibieron los sermones y a Simón

Miradas estratégicas
lograrlo se incitó al escritor a que descuidara su instru-
Siempre he pensado (y este es un
mento. A un escritor que desafina nadie lo lee. En los
tema para discutir largamente) que el tiempos en que Collingwood publicó su Idea de la histo-
ria se dividieron las aguas de la inteligencia. Algunos
periodismo no tiene sino dos formas que creadores se declararon impotentes ante la barbarie del
cuidar: la de su herramienta –el lenguaje– Poder y partieron al exilio, para salvar la dignidad o, en
los casos extremos, para salvar la vida. Es el camino que
y la de su ética, que no responde a otro emprendieron Thomas Mann, Fritz Lang, Bela Bartok,
Hermann Broch. Otros inclinaron la cerviz y se entrega-
interés que el de la verdad. No tiene por ron, como parece haber sucedido con Heidegger y con
qué conciliar, con nada ni con nadie. Richard Strauss. Otros supusieron, erradamente, que
debían sacrificar lo que pensaban o callar lo que veían
Rodríguez le censuraron las enseñanzas porque en am- en nombre de un proyecto político superior. A esa tenta-
bos las palabras eran como una llama sin freno: quema- ción cedieron miles de los mejores intelectuales de Oc-
ban todo lo que tocaban. Se les llamó locos, porque la cidente, seducidos por los espejismos del «padrecito
transgresión y el coraje han sido siempre para el Poder Stalin», con excepciones tan honrosas y singulares como
lenguajes de locura, como bien lo supieron las Madres la de André Gide. Se creía entonces que era preciso
132 de la Plaza de Mayo –«las locas»– cada vez que alzaron callar en nombre de cierta conveniencia política, de cier-
la voz. No bien la escritura se dio cuenta de que podía to futuro, sin advertir que no hay modo más brutal de
entablar un diálogo de igual con el Poder, se multiplica- enajenar el propio futuro que el silencio, puesto que el
ron las estrategias para cerrarle el camino. En un libro silencio siempre acaba convirtiéndose en complicidad.
memorable, Idea de la historia, el filósofo inglés Robin Es verdad que, en algunos casos, la brutalidad del Poder
George Collingwood advirtió que: «Solo lo que se escri- impone la retórica excluyente del silencio. Para poder
be es histórico», solo lo que ha sido escrito permanece. hablar después hay que sobrevivir ahora. Esa fue la des-
En el pasado bastaba con prohibir o excomulgar: la garradora alternativa que afrontaron los internados de los
amenaza del patíbulo garantizaba el silencio de los in- campos de concentración, donde quiera existieron esos
sumisos. Pero ahora, ¿qué podía hacer el Poder? Se campos: en Auschwitz, en la isla Dawson, en las «pece-
imaginaron diversos recursos: las asfixias económicas, ras» de Buenos Aires. ¿Enfrentarse al Poder con la certe-
los vetos publicitarios, la suspensión, el cierre o la mera za de la derrota o fingir resignación ante el Poder para
compra de los medios, las coimas, mordidas o palan- dar luego testimonio de la ignominia? Pero cuando el
gres, las ofertas de cargos públicos, para citar solo silencio dura demasiado tiempo la palabra corre el ries-
aquellos recursos que parecen más civilizados. Una for- go de contaminarse, de volverse cómplice. Para hablar
ma sutil y sinuosa de neutralizar el vigor de la palabra hace falta valor y para tener valor hace falta tener valo-
fue apagar ese vigor desde su propio nacimiento. Para res. Sin valores, más vale callar. Hace poco más de diez

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
años, a medida que se iba reconquistando la democra- fortaleza. Entre la misión del artista y la del periodista
cia en Brasil, Uruguay, Argentina, Chile o Bolivia, algunos hay, sin embargo, una diferencia esencial: la naturaleza
periodistas pensaron que debían callar los errores de la del diálogo que cada uno de ellos establece con el pú-
democracia porque la sombra de las dictaduras militares blico. Para el artista crear pensando solo en el éxito es
todavía se alzaba en el horizonte, y señalar los tropiezos algo suicida, porque cuando el arte trata de satisfacer a
de algo por lo que tanto se había luchado y que era tan todo el mundo termina por no satisfacer a nadie. El diá-
fresco aún, tan inmaduro, equivalía a una traición. Para logo entre la obra de arte y el público nace solo cuando
cuidar la democracia, se pensaba, era preciso disimular la obra ya está terminada. Hasta ese momento nada
los pasos en falso de la democracia. Y, sin embargo, debe contar para el artista: ni la música de los aplausos
nada es menos democrático que callar. ¿Qué sentido ni los halagos de lo que está de moda. Lo único que
tendría proteger a la democracia privándola de su razón importa en el momento de la creación es la fidelidad del
de ser: la libertad de pensar, de expresar, de saber? artista a lo que él es. El periodista, en cambio, está obli-
¿Para qué queremos la democracia si no nos atrevemos gado a pensar todo el tiempo en su lector, porque si no
a vivirla? Hay que cuidar las formas, me repetía un jefe supiera cómo es ese lector, ¿de qué manera podría res-
de redacción en el diario donde me inicié cuando era ponder a sus preguntas? En el periodista hay, entonces,
adolescente. Hay que conciliar, me decía, hay que en- una alianza de fidelidades: fidelidad a la propia concien-
tender el juego del Poder. Esa fue la primera enseñanza cia, fidelidad al lector y fidelidad a la verdad. El lector es
contra la cual me sublevé. Siempre he pensado (y este siempre un factor mucho más activo y exigente de lo 133
es un tema para discutir largamente) que el periodismo que algunos empresarios suelen suponer. A la avidez de
no tiene sino dos formas que cuidar: la de su herramien- conocimiento del lector no se la sacia con el escándalo
ta –el lenguaje– y la de su ética, que no responde a otro sino con la investigación honesta, no se le aplaca con
interés que el de la verdad. No tiene por qué conciliar, golpes de efecto sino con la narración de cada hecho
con nada ni con nadie. Su misión es en eso idéntica a la dentro de su contexto y de sus antecedentes. Al lector
del artista: revelar los abismos y las luces más secretos no se lo distrae con fuegos de artificio o con denuncias
del hombre, agitar las aguas, estimular la imaginación, estrepitosas que se desvanecen al día siguiente, sino que
provocar el cambio, luchar sin sosiego para que las pere- se lo respeta con la información precisa. Cada vez que un
zas y los conformismos que adormecen la inteligencia periodista arroja leña en el fuego fatuo del escándalo está
sean derribados con el mismo estrépito liberador que apagando con cenizas el fuego genuino de la informa-
hace tres milenios hizo caer las murallas de Jericó. Si el ción. El periodismo no es un circo para exhibirse sino un
periodista concilia, si transa con el Poder, si se vuelve instrumento para pensar, para crear, para ayudar al hom-
cómplice de la mentira y de la injusticia, no solo está bre en su eterno combate por una vida más digna y
traicionándose a sí mismo. Traiciona, sobre todo, la fe menos injusta. Porque, a semejanza del artista, el perio-
que el lector ha puesto en él, y con eso destroza el me- dista es también un productor de pensamiento. En este
jor argumento de su legitimidad y el único escudo de su fin de siglo neoliberal tan orgulloso de sus certezas, tan

Miradas estratégicas
convencido de que ya hemos llegado al «fin de la histo- embargo– en el corazón mismo de los grandes proce-
ria», la cultura tiene la misión de ver la realidad como sos de cambio. En tanto periodistas, en tanto intelectua-
una enorme interrogación, como una perpetua duda, y les, nuestro papel, como siempre, es el de testigos. So-
de imaginar el futuro como una incesante utopía. El mos testigos privilegiados. Por eso es tan importante
hombre se ha movido en las oscuridades de la historia conservar la calma y abrir los ojos: porque somos los
a golpes de utopía, y la utopía es lo que ha permitido al sismógrafos de un temblor cuya fuerza viene de los
hombre seguir teniendo fe en la historia. En casi cada pueblos. Hacia dónde nos están llevando los vientos de
país de América Latina que he visitado me dicen que la historia es algo difícil de ver o predecir ahora. Solo sé
estos son los tiempos más difíciles que se han vivido. que en este confuso filo del milenio tenemos que poner-
¿Alguna vez, sin embargo, nuestros tiempos han sido de nos a pensar juntos. Es preciso renovar las utopías que
otro modo? Los tiempos difíciles suelen ser aquellos en languidecen en el cansado corazón del hombre. Una de
que uno se formula las preguntas importantes y en que, las peores afrentas a la inteligencia humana es que siga-
para sobrevivir, necesita contestar a esas preguntas lo mos siendo incapaces en la libertad y en la justicia. No
antes posible. Cuando Atenas produjo las bases de la me resigno a que se hable de libertad afirmando que
civilización afrontaba conflictos políticos y padecía a lí- para tenerla debemos sacrificar la justicia, ni que se pro-
deres demagógicos semejantes a muchos de los que meta justicia admitiendo que para alcanzarla hay que
hoy se ven por estas latitudes. Y sin embargo Aristóteles amordazar la libertad. El hombre, que ha encontrado res-
134 imaginó las premisas de la democracia a partir de los puesta para los más complejos enigmas de la naturaleza,
rasgos que Atenas tenía entonces. En el siglo xvii nadie no puede fracasar ante ese problema de sentido común.
podía imaginar tampoco hacia dónde se encaminaba In- Ya que fue cerca de aquí, en Caracas, donde el periodis-
glaterra. Se sucedían las guerras de religión y de con- mo latinoamericano tomó consciencia por primera vez,
quista, los reyes iban y venían del cadalso, pero del hace treinta y siete años, de que podíamos narrar el mun-
magma de esas convulsiones brotaron las grandes pre- do a nuestra manera, con un lenguaje que no se parecía
guntas de la modernidad y las geniales respuestas de Loc- a ningún otro. Me parece justo que sea aquí, en Cartage-
ke, de Hume, de Francis Bacon, de Newton, de Leibniz y na, donde al fin de cuentas empezó esta historia, donde
de Berkeley. Del caos de aquellos años nacieron las luces afirmemos nuestro derecho a reclamar un mundo que no
de los tres siglos siguientes. Algo semejante está suce- se parezca a ningún otro, y que pongamos nuestra pala-
diendo ahora en América Latina. Cuando más afuera de bra de pie para ayudar a crearlo.
la historia parecemos, más sumidos estamos –sin
En tanto periodistas, en tanto intelectuales, nuestro papel, como
siempre, es el de testigos. Somos testigos privilegiados. Por eso es
tan importante conservar la calma y abrir los ojos: porque somos los
sismógrafos de un temblor cuya fuerza viene de los pueblos.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
El lector más fiel es
el motor de búsqueda
Por Jean-François Fogel

T
odo chiste tiene una parte de verdad. Pero en
el clásico apunte de Jerry Seinfeld sobre el pe-
riodismo no hay más que verdad. «Es asombro-
sa –decía con su negra mirada de burlón profesional– la
cantidad de noticias que ocurren en el mundo: todos los
días llenan exactamente lo que cabe en un diario».
Extraer de un diluvio de hechos, datos, indicios, pro- 135
paganda, rumores, imágenes, mensajes y comunicados
el contenido preciso que cabe dentro de un medio sigue
siendo la hazaña diaria del periodismo, aunque en los
últimos años esta hazaña se haya duplicado. Ahora hay
que nutrir el medio y, a la vez, conseguir su visibilidad
en el océano de informaciones que ofrece internet. Esta
segunda tarea es tan nueva, tan invasora, tan necesaria
y, al final, tan fugaz y frustrante que los periodistas lle-
gan a dudar del porvenir de su oficio.
Acorralado por el crecimiento incesante de los conte-
nidos digitales que están disponibles, el periodismo vive
una incómoda expectativa de futuro. Su historia es for-
midable, pero internet obliga a todos, políticos, taxistas,
libreros, hoteleros, músicos, incluso a la audiencia de los
medios, a reinventarse. El periodismo también se reinven-
ta, pero parece llegar tarde y a regañadientes. Se trata de

Miradas estratégicas
la clásica historia que contaron tantas veces los periodis- ilusión sobre la permanencia de su trabajo. Los que le
tas burlándose del conservadurismo. Cambia el mundo apuntan a la calidad ven que el periodismo tiene futuro
y una institución cargada con el bulto de su pasado y si logra ser un servicio que ofrece señales claras en
de una posición de preeminencia tiene dificultad para medio del ruido digital. Los que miran a los números de
aceptar el cambio que afecta a todos; en este caso: los la facturación piden un nuevo modelo de negocio. Los
medios, los periodistas, la escritura –herencia sagrada de que se preocupan por las condiciones laborales bus-
los tiempos lejanos– y hasta el público. can revisar la cantidad creciente de notas diarias y he-
rramientas –teléfono móvil, tableta, grabadora, cámara
y computadora– en la vida de cada periodista. Los que
Medios quieren inventar se meten en laboratorios de medios,
comités de innovación o experimentos para construir la
En la novela Cumbres abismales del escritor ruso Ale- sala de redacción de los nuevos tiempos. Todos, inclu-
jandro Zinoviev, la tripulación de un submarino que se yendo a los pesimistas que esperan un futuro tétrico sin
hunde manda un último recado al Comité Central del hacer nada, quieren defender la posición de sus medios
Partido Comunista: «Tenemos buen ánimo, nos vamos a como imprescindibles proveedores de contenidos para
pique». Aunque quizás no se diga de esa manera, hoy el público. Esta posición confirma la observación de
en las salas de redacción se piensa de forma parecida. Marshall McLuhan, el profeta de la comunicación: «Nos
136 Por una parte, se entiende que las nuevas costumbres fijamos en el presente a través de un espejo retrovisor.
del público traen consecuencias ineludibles. Una mane- Marchamos hacia atrás en el futuro».
ra nómada de acercarse a la información digital, de rela- El «atrás» del periodismo era lo que los economistas
cionarse sin interrupción con su entorno social, de con- llaman una «posición dominante». A veces era monopo-
vivir con pantallas móviles pone en peligro los negocios lio, a veces oligopolio, pero los medios siempre eran
de la prensa. Por otra parte, los periodistas mantienen la dueños del mundo de la información. Así se referían

Fogel con María Teresa Ronderos, Rosental Alves y Alexandra García, en el Festival Gabo de 2015.

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
los periodistas a este poder: «La radio anuncia la no- La respuesta definitiva la tiene el Jedi Qui-Gon Jinn,
ticia, la televisión la enseña y el periódico la explica». en la Guerra de las galaxias, cuando le explica al jo-
El presente del periodismo, es decir, el auge de las ven Skywalker, al momento de su primera carrera: «Re-
redes sociales, es un proceso mucho más brutal: una cuerda, tu enfoque determina tu realidad». En internet
notificación anuncia una noticia de última hora en un no existen medios, sino páginas aisladas en las que el
teléfono móvil; inmediatamente después, un entorno usuario se enfoca durante su recorrido digital, apoyán-
de tartamudos digitales repite sin fin el envío de ese dose en los motores de búsqueda, en las redes sociales
enlace por toda la red. Y con relación al futuro del pe- y en los algoritmos. Su navegación no es un producto
riodismo –lo siento, señor McLuhan–, ya no importa si de prensa que vale para todos; su enfoque es único: su
se utiliza o no el espejo retrovisor: en todas partes se pantalla está llena de su propia realidad.
ve la misma tormenta digital.
Los medios no experimentan –hasta ahora– las ca-
tástrofes mayores que tumbaron a los negocios de la Periodistas
fotografía analógica, las agencias de viajes o la industria
musical. Sin embargo, tampoco gozan de buena salud. Para los periodistas, el cambio es aún más grande, ya
Internet es una máquina para distribuir contenidos a que, por primera vez, disponen con internet de espacios
granel. Superpone un asfixiante mosaico de páginas, fo- de noticia en estado puro. Después de siglos de divi-
tos, podcast y videos sobre el viejo universo de revistas, sión absoluta entre el acontecimiento, que pertenece 137
periódicos, radios y televisiones. Entre tantas ofertas de al mundo real, y de la información que lo cuenta, que
contenidos en las pantallas, los medios apenas tienen forma parte del mundo periodístico, internet ha creado
protagonismo. Hasta el terrorismo islamista lo muestra: un espacio de síntesis que pertenece tanto al uno como
en los primeros años del siglo, Al-Qaeda enviaba videos al otro. Un ejemplo: cuando la esposa del presidente de
al canal Al-Jazeera para reivindicar atentados; hoy, el Estados Unidos se autopublica en el flujo #BringBac-
Estado Islámico distribuye directamente sus horrorosas kOurGirls de Twitter para denunciar el secuestro de 276
imágenes en plataformas de videos y redes sociales. colegialas en una escuela de Chibok en Nigeria, esta-
Esto no quiere decir que nos acercamos a un periodis- mos en la Casa Blanca dentro de una operación de co-
mo sin medios: Medyan Dairieh, un reportero reconoci- municación, estamos también en Nigeria, en el entorno
do, recibió del propio Estado Islámico el permiso para de Abubakar Shekau, líder del grupo Boko Haram que
trabajar en las zonas más peligrosas de Irak y Siria, y cometió el crimen, y de igual manera estamos dentro
publicar contenidos en vicenews.com. Pero hay una pre- de los grupos que actúan para conseguir la liberación
gunta obvia: ¿cuál es el futuro de un medio si el más fiel de las rehenes, sin olvidar a todas las personas, en el
de sus lectores, el único que ve todo lo que publica, es público, que se enfocan en el mismo acto de barbarie
el motor de búsqueda? e intervienen también en el mismo flujo de información.

Miradas estratégicas
Estamos en un lugar nuevo donde la noticia vive y sigue
Las preocupaciones legítimas de los
viviendo desde el momento del secuestro o, mejor, des-
periodistas frente al debilitamiento de de el momento de la publicación de la primera noticia
o del primer mensaje privado sobre Boko Haram; esto,
los medios son solo la mitad del paisaje para el periodismo, lo cambia todo.
del periodismo. En la otra mitad están los Bill Kovach y Tom Rosenstiel, los autores de Los ele-
mentos de periodismo, que sigue siendo la Biblia de lo
profesionales que viven el entusiasmo de que es este oficio, lo explican en su último libro Blur:
«Ahora, no se puede imaginar una noticia que nace des-
ser los pioneros frente a nuevos territorios. de la nada». La próxima noticia, la que todavía no ha
ocurrido, se publicará en una página o un flujo que ya
existe y donde el público también está ya presente. El
periodismo, arte del cierre y del dominio del espacio
restringido –que puede ser una página o lo que dura
una señal de radio o de televisión al aire–, tiene como
futuro la conquista de este espacio digital que está
abierto de manera permanente.
138 Las preocupaciones legítimas de los periodistas frente
al debilitamiento de los medios son solo la mitad del
paisaje del periodismo. En la otra mitad están los pro-
fesionales que viven el entusiasmo de ser los pioneros
frente a nuevos territorios.
Se trata de borrar los viejos límites, algo que ya se
hace cada día al utilizar los recursos y las herramientas
del mundo digital. Desaparecen las fronteras en dolarto-
day.com que utiliza un servidor ubicado en Toronto para
informar en tiempo real a los venezolanos sobre la tasa
de cambio de su moneda nacional en el mercado negro
–de hecho, son dos fronteras las que se rompen en un
mismo sitio web: la del país y la de la economía oficial–.
Crecen las filtraciones a una dimensión industrial cuando
el informático Edward Snowden saca, según la agencia
NSA, 1,7 millones de documentos, en gran parte hacia la
plataforma Wikileaks –la cobertura periodística que se le

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
dio a este flujo, galardonada con el Premio Pulitzer para demostrado con las descargas crecientes de videos y
Glenn Greenwald, nos hace vislumbrar un periodismo de podcast. Este periodismo descubre la segunda vida de
datos enchufado a las computadoras de los poderes–. sus contenidos y se libera de la dictadura de la transmi-
Se va más allá de la mera historia del día cuando lasi- sión en directo.
llavacia.com pone como telón de fondo de sus noticias Lo que no quita, para todos, la tremenda presión del
una infografía dinámica sobre los vínculos entre todos evento en directo. Transforma al periodista que hace un
los protagonistas de la vida política de Colombia –en el live en un doble rehén: de su público que quiere todo
mediano plazo, no bastará describir a una persona en sin demora y del evento que impone su ritmo y sus
unas cuantas palabras, pues el público pedirá que se sorpresas a la cobertura. A veces, esto produce una
le recopile y se le agrupe toda la información que esté nueva raza de periodistas que puede ser un lastre: el
disponible en la red sobre esta persona–. «notario-avalador», un profesional que se limita a prego-
Quizás, de todo lo que viene llegando, lo más alentador nar como cierto, en un tiempo mínimo y sin valoración
y peligroso para el oficio es el salto más allá del presente. alguna, algo que ya circula en la red.
Se espera que el periodismo cuente no solo lo que ocu- Una de las afirmaciones más citadas sobre el perio-
rrió, sino lo que ocurrirá con base en todo lo que se sabe. dismo son las dos frases acertadas y de una exquisita
Tal como John Anderton, el policía interpretado por Tom lucidez de Juan Villoro: «El prejuicio que veía al escritor
Cruise en Minority report, que detiene a criminales antes como artista y al periodista como artesano resulta ob-
de que cometan algún crimen, el sitio fivethirtyeight.com soleto. Una crónica lograda es literatura bajo presión». 139
anticipó, con un riguroso análisis estadístico, el resultado Esto debe seguir siendo válido en los tiempos futuros,
de las anteriores elecciones presidenciales en Estados no hay razón para renunciar a las más altas ambiciones,
Unidos y de la Copa Mundial de Fútbol. incluyendo rozar la literatura, pero no se puede ignorar
El tiempo no pertenece al pasado o al futuro, sino al que el artista del periodismo se encamina hacia niveles
presente del enfoque de cada usuario. Para la radio y la de presión nunca experimentados hasta ahora.
televisión es una tremenda oportunidad, lo que queda
Seminario-taller Datos que cambian entornos. Buenos Aires, 2016.

Miradas estratégicas
Taller de editores Releyendo el periódico con Alex Grijelmo y Gabo. Cartagena, 1998.

Escritura
140 El futuro del periodismo se escribe así: más palabras. Por en directo o de Slack para gestionar y publicar un flujo
una razón obvia: no existe una página sin texto en el mun- de mensajes–. Son modas, a lo mejor modificaciones de
do digital. Una página –no importa si viene del periodismo recursos que ya tenemos. No cambian un mundo digital
escrito, de la radio o de la televisión– se puede descargar, definido por internet, los motores de búsqueda, las redes
registrar en los motores de búsqueda y circular como en- sociales y la conexión permanente. Más importantes, y
lace solo si tiene una dirección en internet, un título y un poco percibidos, son los cambios que se producen en el
texto –para tener en cuenta una página, Google pide un patrimonio secular del periodismo: la escritura.
mínimo de 800 caracteres–, pie de fotografía, firma del En muchos países, el nacimiento del periodismo mo-
autor, enlaces, etc. Esos datos son el alimento de los mo- derno, con medios de masa, corresponde a la aparición
tores de búsqueda; si los periodistas no les dan de comer del periódico cuya misión era anunciar en cada rincón
a estos minotauros, su contenido, por más valioso que del territorio lo que se había dicho el día anterior en el
sea, se perderá en el inmenso laberinto digital. congreso. Así se crearon géneros que evolucionaron a
En este nuevo contexto, un error muy común entre los pe- lo largo de siglos de periodismo y que siguen siendo la
riodistas, consecuencia del trastorno actual en sus medios, referencia más común del oficio: nota, crónica, entrevis-
es sobrevalorar el papel de la tecnología. No importa tanto. ta, perfil, análisis, etc. Estos géneros, desde el principio,
Cada mes surge algo nuevo –en el momento de cerrar tienen un rasgo común en la prensa de papel: ser un
este texto se habla mucho de Periscope para imágenes solo texto, continuo. Es lo que legitima el paralelo de

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Villoro entre literatura y periodismo: producen dos caras periodismo audiovisual –radio y televisión–. Su futuro es
de un mismo monolito, el texto. el acercamiento entre sus géneros, no tanto por la pre-
Hoy, sin que muchos periodistas entiendan el alcance sencia creciente de la imagen, sino por el dominio del
del cambio, se hace periodismo escrito, y se distribuye texto en todas sus páginas. El proceso no pone en pe-
el contenido de diarios y revistas, sin someterse a las ligro, por el momento, la gran tradición periodística: la
obligaciones del pasado. El texto que antes tenía que mezcla de la investigación con escritura de primer rango.
caber dentro del espacio restringido de la página im- Libros como Inside Team Sky de David Walsh sobre el
presa hoy se extiende en la web sin límite de tamaño ni dopaje entre los ciclistas o La bestia, de Óscar Martínez,
hora de cierre. El texto que era antes el dominio de la que cuenta el viaje de inmigrantes a Estados Unidos a
tipografía es ahora invadido por fotos, videos, infogra- través de América Central, confirman que, por el momen-
fías, etc. El texto que era una sola pieza se transforma to, el periodismo amplía su territorio sin perder nada de
en una suma de tuits y mensajes, se fragmenta en listas lo que fue la cuna de su arte narrativo: la entrega de una
o clasificaciones, y hasta explota en los componentes de noticia utilizando todos los recursos del escritor.
páginas de curaduría.
Aún más, el texto, espacio antes reservado del autor, En este nuevo contexto, un error muy
incluye ahora pensamientos, comentarios y contenidos
de otras personas que son embedded, tal como en las
común entre los periodistas, consecuencia
novelas que empezaron en el siglo xix a utilizar el esti- del trastorno actual en sus medios, 141
lo indirecto libre para sacar al lector de la narración y
llevarle dentro de la mente de un personaje. La historia es sobrevalorar el papel de la tecnología.
reciente del periodismo, y por mera continuidad su fu-
No importa tanto.
turo, es una apertura acelerada del abanico de formas
que puede registrar un texto.
Se nota esto al seguir a ciertos periodistas del perio-
Público
dismo escrito, como en la revista The New Yorker. Perio- Para entender de manera eficiente a dónde va el perio-
distas que escribían artículos muy largos –que llegan a dismo, el mejor libro es Últimas noticias del periodismo,
ser libros– añaden intervenciones cortas en blogs que del italiano Furio Colombo. Lo publicó en 1995, un año
tratan de todo y se dedican también a jugar con mensa- clave, pues fue en este cuando empezó lo que sigue
jes en la pequeña área de los 140 caracteres de Twit- siendo el futuro del periodismo. El primer navegador,
ter. Siguen siendo figuras de la revista emblemática del Netscape, apareció el 14 de diciembre de 1994 y le
periodismo, pero rompieron –con el mismo talento– la siguió el desarrollo de internet. En 1995 se crearon Wi-
herencia del texto abriendo camino al futuro. kipedia, Amazon, Yahoo y también los primeros sitios
El periodismo ya no tiene las categorías cerradas de de información. Era imposible adivinar la importancia
su historia: periodismo escrito –en realidad impreso– y del cambio que se iniciaba. Tampoco Colombo tenía

Miradas estratégicas
conciencia de estar haciendo el balance final del perio- agrega con rigor las noticias sobre el conflicto sirio, o
dismo preinternet al escribir en la primera línea de su li- verdadabierta.com, que investiga sobre la violencia en
bro: «Desde sus orígenes, el periodismo se ha visto ame- Colombia: una parte de la audiencia aplaude la publica-
nazado y asediado por cuatro adversarios: la escasez de ción de noticias que considera acertadas y la otra, con la
las fuentes, la fuerza del poder, el riesgo de la censura misma intensidad, afirma que son mentiras.
y el estado de ánimo de la opinión pública».
Dos décadas después, es decir hoy, se ve todo muy Este contexto de polarización creciente
claro: tres adversarios son debilitados y el cuarto es
más potente que nunca. Internet multiplica las fuentes y
del público ya produce un efecto natural:
facilita el acceso a ellas, impide a los poderes políticos y el seguimiento de una firma, un blog, una
económicos monopolizar la influencia sobre la informa-
ción y ofrece muchas opciones para superar la censura. cuenta en Twitter como puerta hacia la
Por el contrario, con respecto al cuarto adversario, se
información periodística. Un periodista
complica tremendamente la relación entre el periodismo
y el público. Ahí se plantea el problema más preocupan- como profesional, como héroe de la
te para el futuro.
Internet, tal como funciona ahora, debilita y a veces defensa de la información que conviene
142 destruye la relación de complicidad entre medios perio- a un usuario, supera de manera natural a
dísticos y público. El usuario de internet que llega a una
noticia a través de un motor de búsqueda o del enlace una redacción o un medio.
de una red social no siente la típica cita del lector con
su periódico o del telespectador con su noticiero de la En internet, Google, Facebook, Twitter, los chats y
noche. Al utilizar internet como canal de distribución, el correos electrónicos del público alimentan una polari-
periodismo pierde en gran parte la afinidad natural que zación creciente y, de paso, reducen la posibilidad de
vincula un medio con su público. un cara a cara entre un internauta y las informaciones
El proceso no cambia el contenido de la noticia, por u opiniones que van en contra de sus posiciones. Los
supuesto, pero sabemos que una noticia depende del buscadores envían al usuario a los mismos sitios que
contexto de su recepción. Recordemos que en Brasil, ha visitado anteriormente, los amigos recomiendan lo
cuando la revista Veja demostró la existencia del «men- que aprecian sus amigos, y muy poco lo que detestan.
salão», el pago del gobierno de Lula da Silva a congre- Internet es un cortesano que garantiza a cada usuario
sistas de la oposición para conseguir sus votos, una par- más de sí mismo.
te del país hablaba de un caso de corrupción y la otra La prensa no puede apartarse de esta dinámica. Fu-
denunciaba una presión mediática. Es lo que ocurre hoy rio Colombo, en el siglo pasado, denunciaba el poco
en internet con las informaciones de syriadeeply.org, que «ánimo» del público para aceptar noticias que no le

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
convienen. Con internet es peor: muchas de estas noti- Con internet, la prensa llega a todas partes, a cada
cias nunca le llegarán. instante. Debería ser un sueño cumplido para los pe-
Este contexto de polarización creciente del público ya riodistas. Pero, para lamento de todos ellos, se tilda a
produce un efecto natural: el seguimiento de una firma, internet como un espacio social incontrolado, con un
un blog, una cuenta en Twitter como puerta hacia la in- tono canalla y un contenido desordenado. En la novela
formación periodística. Un periodista como profesional, Blanco nocturno, el escritor argentino Ricardo Piglia utili-
como héroe de la defensa de la información que conviene za su inagotable personaje Emilio Renzi como periodista
a un usuario, supera de manera natural a una redacción para buscar durante un largo tiempo a una fuente que
o un medio. Dice más como marca periodística Carmen por fin le habla para decirle la verdad. Y le habla así: «Us-
Aristegui en México que la radio MVS que albergaba su tedes los periodistas están destruyendo lo poco que nos
programa de investigación de la mañana. Pasa lo mismo queda de soledad y aislamiento. Murmuran y difaman. Y
con Gustavo Gorriti en Perú y los medios que le publica- gritan sobre la libertad de prensa que para ustedes sen-
ron desde la época de la revista Caretas. ¿Y qué decir de cillamente significa libertad para vender escándalos y
Zhao Yan o Gao Yu, periodistas presos en China? Son destruir reputaciones». Debemos pensar que el autor de
referencias periodísticas más allá de los medios chinos o estas palabras es una excelente muestra de la audiencia
extranjeros que reproducen sus trabajos. que produce la red. Una población que confía más en los
Hay en la red una dinámica global que alimenta el motores de búsqueda y en las redes sociales que en los
recelo o la sospecha hacia todos y sobre todo hacia la periodistas, aunque se conecta cada día a internet para 143
prensa. No es un amor-odio, que sigue siendo amor, saber y criticar lo que cuenta el #periodismo.
sino un amor-desprecio, que tiene poco amor y mucha
voluntad de humillación. Es fascinante observar cómo Con internet, la prensa llega a todas
la adhesión más fuerte del público va hacia personas
que se ubican en la frontera del periodismo utilizando la
partes, a cada instante. Debería ser un
ironía, la sátira, la indignación sonriente, para hacer pe- sueño cumplido para los periodistas.
riodismo sin comportarse como periodistas. El progra-
ma de televisión Periodismo para todos de Jorge Lanata Pero, para lamento de todos ellos, se
en Argentina muestra dentro de un show que se puede
tilda a internet como un espacio social
hacer lo que no hacen los medios. El pulso de la Repú-
blica de Chumel Torres, en México, hace el pastiche de incontrolado, con un tono canalla y un
lo que hacen los medios. Jon Stewart acaba de poner fin
a su Daily Show, que ofreció durante 17 años en Esta- contenido desordenado.
dos Unidos la crítica diaria de lo que hacen los medios,
desde The New York Times hasta Fox News.

Miradas estratégicas
que Gabo dio al periodismo, una de las dos mitades de

Cazadores de
su propia vida, como un oficio de trascendencia social
y de poder transformador. La otra mitad, ya sabemos,
pertenece a la literatura.

monstruos
Al hacer esta escogencia, y al ponerle su sello, pen-
só, seguramente, que la formación de los periodistas en
ejercicio, y sobre todo la de los jóvenes cronistas, repor-
teros y redactores, necesita más auxilios que la de los
Por Sergio Ramírez escritores, que hasta ahora han sabido valerse solos, en
la absoluta soledad de su oficio. Faulkner fue su maestro,
y era él quien decía que de un taller literario nunca ha

E
s llamativo que Gabriel García Márquez nunca salido un buen escritor, un juicio aventurado, si se quiere;
se planteó la idea de una entidad destinada pero cuántos periodistas que viven lejos de la soledad, en
a promover la escritura creativa, una escuela medio del rumor de las redacciones y el ajetreo de la ca-
para escritores de invención, pero en cambio nos here- lle, y que han hecho de la profesión un oficio innovador y
dó la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoameri- valiente, han pasado con ventaja por las aulas de nuestra
cano, que ahora lleva su nombre, y que ha cumplido sus Fundación para velar, y afilar, sus armas.
144 primeros veinte años de existencia. Tampoco los periodistas se fabrican en un taller o en
Esta escogencia es un mensaje para la posteridad, un seminario, claro está, por muy excelentes que sean
y lo primero que debemos leer en él es la importancia sus maestros; quienes nacieron para el oficio lo que

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
Sergio Ramírez en el cierre del encuentro Nuevos Cronistas de Indias 2,
junto con Jon Lee Anderson y Martín Caparrós en el Museo de Antropología. Ciudad de México, 2012.

reciben son instrumentos de trabajo para potenciar sus cito, porque la comparación entre ambos oficios, el de
destrezas, encontrar caminos nuevos, y abrir posibilida- escritor y periodista, compartidos por el propio Rubén,
des desconocidas, igual que ocurre con los escritores, sigue siendo válida; y porque Gabo fue un dariano como 145
nacidos también para el oficio, que concurren a los talle- no ha habido otro:
res literarios, que los hay muy buenos. En ambos casos,
los candidatos deben tener esa cualidad innata, simple ¿Tienes, joven amigo, ceñida la coraza
pero fundamental, que debemos llamar el don. La gracia para empezar, valiente, la divina pelea?
con la que ya se viene dotado. ¿Has visto si resiste el metal de tu idea
Isaac Bashevis Singer, premio Nobel de Literatura igual la furia del mandoble y el peso de la maza?
que Gabo, decía que el oficio de escritor se alimenta de
una necesidad: la necesidad apremiante de comunicar a ¿Te sientes con la sangre de la celeste raza
otros lo que uno cree extraordinario, digno de ser con- que vida con los números pitagóricos crea?
tado, y que considera singular bajo la convicción de que ¿Y, como el fuerte Herakles al león de Nemea,
nadie más antes ha abordado ese tema desde un punto a los sangrientos tigres del mal darías caza?
de vista propio y personal. Es lo mismo para el periodis-
ta. Esa necesidad, que se convierte en urgencia, hace al La necesidad que guía al escritor consta de los mis-
escritor e igualmente hace al periodista. mos elementos de aquella que guía al periodista: deseo
Rubén Darío, en el soneto dedicado a Juan Ramón de indagar, curiosidad inagotable, capacidad de obser-
Jiménez, discípulo suyo, lo pone de otra manera. Y lo vación, habilidad para registrar los detalles; y afán por la

Miradas estratégicas
lectura, precisión creativa en el uso del idioma, discipli- FNPI trata de que sea creativo y novedoso, insuflando
na, deseo de aprender, el vicio inagotable de la lectura. siempre el espíritu de libertad, sin la cual no hay perio-
Estas son las cualidades que la FNPI de Gabo ayuda a dismo posible. Esta es también una enseñanza de Gabo.
despertar, a desarrollar, y a fijar, junto con el sentido de Ética y libertad. Ya está probado que el siglo veintiuno
la ética, claro está, y que ha sido esencial en nuestros tiene entre nosotros una creciente necesidad del ejerci-
programas de formación a lo largo de estos veinte fruc- cio de la libertad de palabra, frente a los proyectos de
tíferos años. sociedad autoritaria que pretenden limitarla o someterla
Pero el periodismo, igual que la narrativa de imagi- a regulaciones odiosas que oscurecen el panorama de
nación, lo que hace es contar historias, y siendo esta la la democracia; y el ejercicio de la libertad ciudadana
Fundación de Gabo, nunca ha estado en duda que las comienza por el ejercicio de la libertad de información,
historias periodísticas deben tener una calidad literaria, sin restricciones ni mamparas.
allí donde las aguas de una y otra corriente se juntan Este es el gran desafío frente al que Gabo se adelantó
para que la crónica se convierta en un verdadero género hace veinte años al crear la FNPI, respaldar el desarrollo
literario. En el desarrollo de este género, cultivado hoy de un periodismo creativo, de garra y de calidad, en un
por decenas de jóvenes, la influencia de la FNPI ha sido mundo cambiante, en el que la libertad de informar y
innegable. Asistimos a un florecimiento de la crónica opinar se halla en riesgo, en la medida que no se ajusta
como no se veía desde los tiempos del modernismo al a parámetros ideológicos excluyentes, y se resiste a re-
146 despuntar el siglo veinte. ducirse a una calidad oficial; y esta amenaza tiene que
Las cualidades personales dan paso al desarrollo de ver no solo con lo que se escribe y se dice en los medios
las habilidades a través del aprendizaje, que a su vez la tradicionales, sino, sobre todo, en los nuevos, los que

Asistimos a un florecimiento de
la crónica como no se veía desde
los tiempos del modernismo al
despuntar el siglo veinte.

Gabo y Sergio Ramírez en los años 80.
Foto: archivo Sergio Ramírez.
pertenecen al cada vez más creciente y diverso mundo preverlo Gabo al idear esta iniciativa, el poder político
digital, cuyas posibilidades se multiplican cada día. arbitrario que busca silenciar a los periodistas, y que
Cuando el poder político no depende del consenso de- niega la democracia, tiene su par en el poder subterrá-
mocrático, ni respeta las reglas de juego institucionales, neo del crimen organizado que dinamita redacciones
se considera amenazado por la extensión cada vez más y asesina corresponsales y reporteros en Honduras,
desafiante de los medios electrónicos y de las redes so- Guatemala, Colombia o México, que desafía al estado
ciales, que al poder, así concebido, le parecen siempre para establecerle un poder paralelo, o busca debilitarlo,
fuera de control. Una verdadera pesadilla palaciega. Por corrompiéndolo. Digo que Gabo debió preverlo porque
eso los intentos de regulación a través de leyes y decre- al tiempo de crear la FNPI la mano ensangrentada de los
tos, o medidas de fuerza, que buscan quitar de en medio sicarios del narcotráfico y del paramilitarismo ya asesi-
la multitud de palabras libres que circulan en el espacio naba periodistas en su propio país, y desde entonces el
cibernético, allí, precisamente, donde las posibilidades de tributo pagado con sus propias vidas por tantos hom-
libertad se vuelven infinitas como nunca. bres y mujeres de prensa a la libertad de informar, ha
Cuando Gabo pensó en esta gran escuela con múlti- sido abundante en el continente.
ples aulas en diversos países, que es la FNPI, y que en- Gabo eligió la ciudad de Cartagena de Indias para
lazara también la península ibérica con América Latina, establecer la FNPI, y allí, gracias a lo establecido en la
fue, sin duda, como un gran espacio de libertad crítica. Ley de Honores del 24 de diciembre de 2014, se abri-
La ética del periodismo comienza por no callarse, por ir rá el centro internacional para el legado Gabriel García 147
al fondo de las cosas, no importa los riesgos que trae Márquez, con el concurso de la propia FNPI, según el
consigo desnudar las verdades y perseguir lo que el espíritu y la letra de esa ley. Es un proyecto ambicioso,
poder quiere siempre que permanezca oculto. Desafiar que demanda la participación de diversas entidades y
el silencio. Levantar piedras. «Mi tarea es levantar pie- voluntades, pero que debe redundar en la fortaleza del
dras, no es mi culpa si debajo lo que encuentro son proyecto de Gabo y en su idea de que esta gran escuela
monstruos», decía José Saramago. Los periodistas son de periodismo, desde su centro de irradiación, multipli-
cazadores de monstruos. que cada vez más sus frutos.
Monstruos de toda catadura, pelaje y tamaño. San- Esta será la manera en que siempre estaremos cele-
grientos tigres del mal. Hoy en día, y esto también debió brando su grandeza y su trascendencia.

«Mi tarea es levantar piedras, no es mi culpa si debajo lo
que encuentro son monstruos», decía José Saramago.
Los periodistas son cazadores de monstruos.

Miradas estratégicas
E
7

Epílogo

Los talleres de la FNPI me aportaron destrezas técnicas, es decir Participar en un taller de la FNPI nos hace reflexionar entorno a nuestra
herramientas para afinar la estructura, la narración y la edición de los textos, labor, crecemos como personas y propicia productos periodísticos de alta
para entender la mejor manera de acercarme y escuchar a los personajes, calidad. Siempre es una invitación a elevar el nivel profesional y la ética.
para saber dónde y de qué manera posar la mirada, para saber distinguir Dichos talleres más ser finalista del premio Gabriel García Márquez 2013 me
lo sustancial de lo descartable. Pero también, y quizás primordialmente, me motivaron a seguir buscando las historias que nos hacen ser más humanos.
permitieron ser partícipe de un ecosistema cargado de una energía que ÁLVARO CARDONA. COLOMBIA.
puede llevar a una sola conclusión: el periodismo es una pasión y, a pesar de
las complejidades que lo atraviesan en la actualidad, la mejor manera de salir
airoso es viviéndolo con ese pulso.
SANTIAGO ROSERO. ECUADOR.

fnpi 20 AÑOS
Legado en
movimiento
Por Jaime Abello Banfi

Gabriel García Márquez se dedicó al periodismo por más creamos en 1994 en Cartagena de Indias, la ciudad del
de cincuenta años, movido por su pasión de investigar
Caribe colombiano de sus afectos, donde hoy día reposan
sus cenizas.
la realidad para interpretarla y contar cuentos que son Como lo relatan los entrevistados para la historia oral
verdad, y también como una manera de ejercer ciuda- que abre este libro, Gabo dedicó muchos meses de tra-
bajo intenso a la tarea de planear y fundar esta organi-
danía y participar en el debate político. Soñó montar
zación sin ánimo de lucro, con el fin de llevar a cabo el 149
un periódico propio para hacer el mejor periodismo del proyecto de talleres prácticos de educación periodística
mundo y luego se empeñó en realizar esa visión a través que visualizaba en su imaginación. Al inaugurar las acti-
vidades de la FNPI el 18 de marzo de 1995 en la Casa
de talleres con periodistas jóvenes. de España, sede de la Cooperación Española, expresó de
manera inequívoca que su recién creado emprendimien-

M
ás allá de su dedicación principal a los oficios to institucional tendría vocación de continuidad, como
de escritor, como autor de textos periodísti- un legado suyo que aspiraba a proyectar hacia el futuro.
cos, guiones de cine y sobre todo las obras «Bienvenidos al primer siglo de labores de la Fundación
literarias que lo hicieron famoso y merecedor del Pre- para un Nuevo Periodismo Iberoamericano» declaró en
mio Nobel en 1982, García Márquez fue un hombre de su discurso inaugural ante los invitados a nuestro primer
múltiples dimensiones e intereses, un hombre de acción seminario, que tenía como tema la defensa de la libertad
que logró de manera pragmática que sus ideas visiona- de expresión y la protección del trabajo periodístico.
rias se plasmaran en los dos proyectos educativos que Gabito aportó a la FNPI una visión estratégica de al-
lideró y que han perdurado: la Escuela Internacional de tos ideales, financió su arranque y mandó más dinero
Cine y Televisión establecida en 1986 en San Antonio cuando hizo falta, dictó muchos de sus talleres iniciales,
de los Baños, Cuba, y la fundación de periodismo que ayudó personalmente a conseguir la vinculación de los

Epílogo
primeros cómplices –maestros y aliados instituciona- proyectos y actividades. Todos ellos respetan la autono-
les–, y llevó la presidencia de la junta directiva hasta el mía de la FNPI y están alineados alrededor de la idea de
momento de su fallecimiento. trabajar juntos para promover un mejor periodismo, que
Su sueño se realiza plenamente. La FNPI se ha conso- contribuya a que haya en nuestros países sociedades
lidado en sus primeras dos décadas de existencia como mejor informadas y con pleno ejercicio de la ciudadanía.
una institución internacional independiente, con gober- Quienes hemos hecho parte del equipo de la FNPI la
nanza y economía estables, con un equipo de trabajo vivimos como una organización flexible, de espíritu ale-
altamente comprometido, enfocada a cumplir la visión gre e igualitario, en la que debatimos constantemente
de su fundador de impulsar a nuevos periodistas para y tratamos de aprender de todo lo que hacemos. Nos
que se propongan hacer el mejor periodismo del mundo reconocemos en permanente evolución, y a lo largo de
desde los países iberoamericanos. estas dos décadas hemos adaptado progresivamente
La FNPI ha desplegado el prototipo pedagógico ori- nuestra misión y métodos con miras a mantener nues-
ginal del taller práctico de intercambio de experiencias tros valores fundacionales y a la vez abordar con perti-
propuesto por Gabo, como factor modelador de diver- nencia e impacto los cambios que se vienen dando en
sas líneas de actuación que apuntan en conjunto a for- el contexto del periodismo como oficio, sector y servicio
mar, inspirar, incentivar y conectar los periodistas de los a la ciudadanía. Asumimos que hemos entrado irrever-
países de lenguas española y portuguesa, para promo- siblemente a un ecosistema digital complejo, impulsa-
150 ver en ellos la búsqueda de la excelencia, la coherencia do por la innovación tecnológica, que ha dado lugar a
ética y la innovación. nuevos poderes del lado de las audiencias y múltiples
El impacto logrado por la FNPI ha sido posible por su corrientes comunicacionales dispersas y fragmentadas.
capacidad de implantarse y renovarse como fructífero es-
pacio de encuentro y camaradería y como nodo de redes Mercedes Barcha y sus hijos Rodrigo y Gonzalo, junto con Jaime Abello.
de comunicación y cooperación con periodistas, medios,
emprendimientos periodísticos, asociaciones profesio-
nales, organizaciones de la sociedad civil, instituciones
educativas y distintas entidades de muchos países. Dos
ejes centrales de esa dinámica son el núcleo de distin-
guidos maestros y expertos comprometidos a fondo con
la FNPI, que aportan su tiempo, experiencia e ideas a
los proyectos y actividades que conforman los progra-
mas anuales, y el selecto grupo de entidades aliadas y
colaboradoras de distinto tipo, privadas y públicas, na-
cionales e internacionales, cuyo compromiso, confianza
y apoyo se traducen en recursos que posibilitan dichos

Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación
periodistas y otros grupos de la sociedad, especialmen-
te niños, jóvenes y minorías sociales.
Es por ello que a lo largo de 2015 adelantamos con el
apoyo de los Ministerios de Cultura y de TIC de Colombia
un extenso proceso de consultas y planeación estraté-
gica, a partir de la decisión institucional de comprome-
Niños y jóvenes participantes del taller ternos con el rol que nos asignó el artículo 7º. de la Ley
Cronicando en el barrio Nelson Mandela
1.741 de honores a Gabriel García Márquez, promulgada
Con su expresa aprobación, impartida ante notario el 24 de diciembre de 2014, en el sentido de actuar
en 2012, la FNPI lleva ahora el nombre del fundador como aliados gestores del Centro Internacional para el
en la razón social: Fundación Gabriel García Márquez Legado de Gabriel García Márquez en Cartagena.
para el Nuevo Periodismo Iberoamericano. A partir de la Como resultado de dicho proceso la junta directiva
reflexión estratégica sobre nuestro futuro, abierta cuan- de la FNPI resolvió ampliar el objeto social de la funda-
do celebramos quince años de existencia en 2010, y ción, estamos haciendo las primeras experiencias piloto
teniendo en cuenta procesos exitosos como la investi- de talleres de periodismo con niños, hemos puesto en
gación y producción editorial del libro «Gabo periodis- marcha proyectos de investigación y difusión desde pla-
ta», cuya primera edición data de 2012, y el Premio taformas digitales y nos proponemos convocar una am-
y Festival Gabriel García Márquez de Periodismo que plia alianza público-privada para sacar adelante como 151
celebramos en Medellín desde 2013, así como en vista emprendimiento social el proyecto Centro Gabo.
de múltiples solicitudes y propuestas que hemos veni- El objetivo general o misión del Centro Gabo es gene-
do recibiendo del mundo entero por el fallecimiento de rar procesos de apropiación social del conocimiento a
Gabo en 2014, hemos comprendido que en los años partir del legado en movimiento de Gabriel García Már-
venideros nos toca asumir un papel responsable ante quez, para despertar e impulsar vocaciones hacia las
el horizonte de oportunidades de impacto social que se artes y las ciencias, promover el pensamiento crítico e
derivan de la creciente intersección entre las dinámicas innovador, e inspirar y formar a la ciudadanía en el uso
del periodismo, la tecnología digital y la ciudadanía con ético y creativo del poder de investigar, contar y com-
los objetivos del desarrollo social y cultural. Los motores partir historias.
inspiradores de la nueva fase serán el ejemplo vital, la El próximo libro de aniversario de la FNPI tendrá, enton-
perspectiva ética y las ideas de nuestro fundador, pero ces, dos secciones igualmente importantes: la del Centro
asumiéndolas con cuidado, como un legado en movi- de Periodismo, en el cual vamos a englobar el conjunto de
miento, no para sacralizar su memoria, que no lo ne- nuestros programas periodísticos, y la del Centro Gabo,
cesita ni le habría gustado, sino para convertirla en un del cual ahora empezaremos, con Ustedes, a escribir las
activo social que sirva de punto de partida para nuevos primeras páginas de la nueva historia de la Fundación de
aprendizajes, experiencias e iniciativas en beneficio de Gabo. Bienvenidos a esta nueva y prometedora etapa.

Epílogo
M
In Memoriam

Siempre los recordaremos
Cortesía Portal Vallenato
José Salgar, Colombia Ernesto McCausland, Colombia Paola Valderrama, Colombia
(21 de noviembre de 1921- 21 de julio de 2013) (4 de enero de 1961- 21 de noviembre de 2012) (23 de abril de 1979- 3 de diciembre de 2014)

Carlos Monsiváis, México Gabriel García Márquez, Colombia Eligio García Márquez, Colombia
(4 de mayo de 1938- 19 de junio de 2010) ( 6 de marzo de 1927- 17 de abril de 2014) (14 de noviembre de 1947- 29 de junio de 2001)

Susana Rotker, Venezuela Ryszard Kapuscinski, Polonia Tomás Eloy Martínez, Argentina
(3 de julio de 1954- 27 de noviembre de 2000) (4 de marzo de 1932- 23 de enero de 2007) (16 de julio de 1934- 31 de enero de 2010)
Los talleres que tomé en Cartagena han sido piedras angulares en mi Quienes asistimos alguna vez a un taller de la FNPI sabemos
desarrollo profesional. De todas las acciones de capacitación en que he perfectamente que nadie sale de allí siendo el mismo periodista de antes.
participado en mi vida, son las que recuerdo en forma más vívida, por la Nadie es el mismo después de escuchar las experiencias del oficio de
forma como me marcaron los maestros y los compañeros de los talleres. A boca de los maestros como Tomás Eloy Martínez, Jon Lee Anderson, María
estos últimos no los recuerdo a todos, por supuesto, pero sí la interacción Teresa Ronderos, Javier Darío Restrepo, y Alberto Salcedo Ramos. Tuve
que se produjo entre las maneras de hacer y entender el periodismo en el privilegio de compartir con ellos el encierro semanal para hablar de
nuestra región latinoamericana. Aún hoy, la forma como yo practico el periodismo junto a otros tantos colegas de Latinoamérica, que salimos
periodismo y como pido que mis dirigidos lo practiquen, está influenciada cargados de entusiasmo y pasión por explotar la creatividad, potenciar
en alto porcentaje por este par de experiencias con la Fundación. la búsqueda del rigor profesional y consolidar la cofradía de hombres y
ALFONSO OSPINA. COLOMBIA. mujeres a los que el periodismo no salta por los poros como en la piel de
los atletas que entrenan a diario para lograr el objetivo.
El taller, al menos desde mi experiencia, permite desasirse durante MIGUEL ALBERTO VELÁRDEZ. ARGENTINA.
una semana de la vorágine de la información; y solo así, en un estado
de alerta, con el ojo y el cerebro puestos en las formas de narrar la El taller de la FNPI me sirvió para refrendar lo que hasta ese momento era
realidad, la práctica del periodismo cobra la dimensión de un verdadero solo una sospecha: que a pesar de la crisis del periodismo escrito y la feroz
acto de pensamiento. Escribir no es solo escribir: ser periodista (explorar competencia (y aparente desventaja) que tiene frente a la Internet o la
la realidad para mediarla a través de palabras o imágenes) consiste televisión, siempre existirán lectores dispuestos a dejarse cautivar por una
fundamentalmente en pensar. Quizás el aprendizaje que brinda la FNPI buena crónica. Una que abreve lo mejor de la literatura para ser narrada y el
reside en tomar conciencia de que esa naturaleza casi filosófica que rigor y la profundidad de la reportería que caracterizan al buen periodismo.
cimienta nuestro ejercicio profesional debe trascender la semana que dura Desde entonces, en el desarrollo de mi labor diaria en El País me acompaña
el taller. No hay fórmulas, sino disciplina, subjetividad y pensamiento. la convicción de que la supervivencia del periodismo literario no es solo una
SERGIO RODRÍGUEZ. MÉXICO. cuestión de editores dispuestos a publicar, sino de reporteros dispuestos a
convertir una fría noticia en una buena historia.
LUCY LIBREROS. COLOMBIA.

La FNPI necesita y agradece las donaciones, patrocinios y aportes que posibilitan
sus programas y proyectos. Las personas, empresas e instituciones interesadas en
apoyar o colaborar encontrarán información útil en www.fnpi.org

Este libro se terminó de imprimir
en Medellín, Colombia.
Diciembre de 2016.
“La Fundación es lo que queríamos. ¡Qué buena idea tuvimos! Lo que
soñamos, lo que visualizamos es lo que se está haciendo. Yo estoy muy
contento. De la Fundación siempre recibo buenas noticias, y eso que yo
tengo filtros. A mí me traen mucha información y chismes, pero de la
Fundación siempre me hablan bien. Por todas partes me encuentro pe-
riodistas jóvenes que han estado en los talleres y siempre tienen la me-
jor opinión, y esto es muy importante”.

Cita de Gabriel García Márquez,
fundador y presidente de la FNPI, tomada del acta de la sesión
No. 10 de la junta directiva, celebrada en Ciudad de México en 2003.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful