Está en la página 1de 9

http://www.catamarcaguia.com.ar/Arqueologia/Manual/05_DeLaFuente/Arte_Rupestre.

php
Consultado el: 3/02/07
EL ARTE RUPESTRE EN LA PROVINCIA DE CATAMARCA

Por: Lic. Nicolás de la Fuente

GOBIERNO DE LA
PROVINCIA DE
CATAMARCA
Dirección de Patrimonio
Cultural
Departamento de
Gestión del Patrimonio
Arqueológico y
Paleontológico

1. Introducción
El arte rupestre es uno de los componentes del registro arqueológico, fue y
sigue siendo abordado como un interrogante especial por muchos
investigadores. La nueva propuesta apunta a su estudio como una evidencia
más, como cualquier tecnofactura, sus antecedentes pioneros se deben a
Gradín quien intentó la primera sistematización en el arte rupestre (ver
bibliografía) y a partir de él un grupo numeroso de investigadores dedicados a
esta temática han armado este nuevo encuadre al que hago referencia.
Al presente subsiste la brecha, por un lado un grupo numeroso de
“rupestrólogos”, según palabra acuñada por Schobinger hace varios años,
estudian el arte rupestre, diría yo, un poco desglosado del registro
arqueológico, esto es así por que lo vemos en trabajos, en las reuniones e
incluso en jornadas o congresos especiales dedicados a temas de arte
rupestre.
Por otro lado en las citadas reuniones o en trabajos arqueológicos de sitios
con arte rupestre, asoma la nueva propuesta, para nuestros intereses
explicativos, hemos elegido dos trabajos representativos, uno de Isabel
Hernández Llosas que elabora un diseño de investigación para
representaciones rupestres y otro de Carlos Aschero quien desarrolla una
nueva propuesta para un encuadre arqueológico del arte rupestre (en ambos
casos ver bibliografía). Hablamos de brecha solo en un sentido figurado, en la
práctica solo las posturas teóricas y metodológicas coexisten en forma pacífica
y la verdad de cada una dirá la última palabra.
Realmente ¿el arte rupestre es un integrante más o es algo especial dentro de
las evidencias arqueológicas?, ¿presenta resonancias especiales no
compartidas con sus congéneres?, cuando me encuentro inmerso en el
corazón de La Tunita, veo resonancias especiales pero cuando en el gabinete
debo acceder a su estudio, abordarlo como un integrante más del registro me
clarifica los conceptos.
Con esto queremos expresar que hasta cierto nivel de análisis puedo ver como
cualquier tecnofactura, pero un segundo nivel se me aparece con esas
resonancias especiales de que hablaba, dicho en otra forma me resulta difícil
equiparar, por ejemplo una punta de lanza con el personaje del sacrificador de
La Tunita, se me dirá que estos son ejemplos aislados, es lógico por que
elucubraciones así me quitarían la posibilidad de acceder a la contrastación de
hipótesis previamente planteadas.
Pienso que el estudio del arte rupestre seguirá planteando problemas de este

También este mismo autor publica en 1916 un garbado rupestre localizado en la Sierra de Ambato a la altura de la población de los Angeles. donde da a conocer ruinas arqueológicas en Antofagasta de la Sierra y numerosos grabados rupestres de esa misma zona. Márquez Miranda en su conocida obra “Los Diaguitas”. Quebrada Chilca. en zona de los cuatro departamentos allí localizados. Anguana y Loma Rica. dedica varios párrafos al arte rupestre de nuestra provincia. una pintura. Ancasti. En 1928 Schreiter analiza grabados existentes en diversas localidades del valle de Santa María. Florentino Ameghino en su obra “La antigüedad del hombre en el Plata”. Juan B. incluye materiales de los departamentos Ancasti y El Alto. reproduce algunos de los grabados publicados por Liberan y Hernández de Ampajango y otros procedentes de Catamarca de los cuales no menciona el sitio exacto de origen. Insisto. Ambrosetti se ocupa en numerosas oportunidades del arte rupestre del NOA.tipo que podrán enriquecer a nuestra disciplina. creo en dos análisis. año IX. un grabado. publica varios de los grabados rupestres existentes en la localidad de Ampajango. Eric Boman en su extraordinaria obra publicada en 1908 sobre la arqueología de la Puna de Atacama. Antecedentes bibliográficos En el primer trabajo publicado sobre la arqueología del NOA aparece mencionado el arte rupestre de Catamarca. Andalhuala. el segundo sería cundo empiezo a procesar la información que me proporciona el mismo. un grabado-pintado o un geoglifo (ver el trabajo de Hernández Llosas) son equivalentes a una tecnofactura o estructura cualquiera del registro arqueológico. A partir de 1950 Ángel B. 1946. Publica los primeros resultados en 1968 en el Boletín de la Junta de Estudios Históricos de Catamarca. Segura realiza numerosos descubrimientos y relevamientos de arte rupestre en la ladera oriental de la Sierra de Ancasti. en 1904 publica un trabajo sobre la Puna de Atacama. sobre aspectos fundamentales como pueden ser la ideología o el estilo de un sistema sociocultural. pero sus características propias nos exigen la búsqueda de caminos para la contrastación de hipótesis que eventualmente hubiéramos planteado. En 1977 Rex González en su importantísima obra sobre el arte prehispánico en la Argentina. Posteriormente da a conocer las importantes pictografías de la Candelaria Dpto. Adán Quiroga en dos de sus trabajos se refiere al arte rupestre de nuestra provincia: “La Cruz en América” y especialmente en “Petrografías y Pictografías de Calchaquí”. En 1894 Barros Grez también reproduce varios de los grabados publicados por Liberani y Hernández tratando de interpretarlos. el primero todo lo referido a los procesos de producción del arte rupestre. incluye numerosos grabados de localidades del Valle de Hualfín. 1880. y por último una síntesis general del arte rupestre del este de la . 2. que llega con sus características propias diferentes de las otras evidencias del registro. En 1871 Liberani y Hernández recorren el valle de Santa María y al publicar sus resultados dan a conocer numerosos grabados relevados en las zonas de Ampajango.

diferencias observables también al interior de cada una de ellas. sus materiales localizados en La Carrera (Dpto. La zona intermedia ofrece pocas representaciones.provincia en el Boletín de la Junta de Estudios Históricos de Catamarca. descubrimos “La Tunita y zonas aledañas y descubrimos el arte rupestre del pueblo de la Aguada. incorporación de nuevas técnicas en el análisis de los materiales e interpretación de los mismos bajo un nuevo marco teórico. Estos trabajos se caracterizan por relevamientos exhaustivos. pero la cantidad de las evidencias varían notablemente según la realidad arqueológica de las distintas zonas. tanto cuantitativamente como cualitativamente. el valle de Catamarca y sus prolongaciones norte: el valle de Paclín y el valle de Ambato. Publicó los primeros resultados que incluyen grabados localizados en la mencionada región. Sierra de Ancasti. Concretamente nos referimos al oeste y al este en el territorio provincial y en cuanto a la zona intermedia. En la actualidad los estudios continúan a cargo de Aschero y Mercedes Podestá. Su análisis más detallado ocupa otro espacio de éste trabajo. mostraría dos grandes áreas con abundancia de vestigios y una tercera con escasos materiales. 3. localizadas en los . Nosotros también integramos la lista de trabajadores del arte rupestre en Catamarca. Fray Mamerto Esquiú). Se publicaron varios informes. de consulta obligada. A partir de la década del 80 se inician las investigaciones a cargo de un equipo dirigido por Carlos Aschero y colaboradores en la región de Antofagasta de la Sierra. Sus trabajos son pioneros en la región y valiosos todos los materiales que descubre y estudia. También existen profundas diferencias en las evidencias que albergan el oeste y el este. Areas con arte rupestre: pinturas y grabados En términos generales. disminuyendo progresivamente hacia el norte. También el área de Laguna Blanca se incorpora al circuito del estudio del arte rupestre. Omar Barrionuevo. expresiones de arte rupestre encontramos a lo largo y a lo ancho del territorio de nuestra provincia. Otro autor que realiza importantes aportes al conocimiento del arte rupestre de nuestra provincia es el Dr. en pleno centro del Valle de Catamarca y en la Quebrada del Tipán. exclusivamente de sitios con arte rupestre. allí trabaja actualmente Daniel Delfino a través de un proyecto de investigación de la Universidad Nacional de Catamarca. nuestras investigaciones comienzan en el mes de enero de1969. nos colocan ante claras muestras del arte rupestre del pueblo Aguada. en cambio en el este de la provincia la concentración mayores localiza en el sur y centro de la zona. En el oeste la cantidad de evidencias aumentan gradualmente desde el cercano oeste hacia el lejano este. Actualmente los estudios se encuentran concentrados en el sitio de Quebrada Seca. con cronología absoluta a través del carbono 14 de materiales asociados a los grabados rupestres. Un hipotético mapa de Catamarca. año X.

. faltan arqueólogos que trabajen esta temática. y en la región este. comenzamos con la zona oeste. En esta zona puneña se ha armado una secuencia para el arte rupestre correspondiente a distintos momentos del proceso cultural. El comienzo de la secuencia está presente en pinturas rupestres estudiadas en Quebrada Seca distante 15Km. Faltan numerosas zonas que deben estudiarse. en lo teórico y metodológico. han marginado un poco este tipo de estudios por el papel no definido aún que debe ocupar el arte rupestre en el conjunto de las evidencias del registro arqueológico. Intentaremos dar algunas características generales que se han definido para el arte rupestre catamarqueño. sucede a la inversa.P. los postulados de la Nueva Arqueología. alta antigüedad entre 4-5 a 10 milenios A. Estilos y contextos Deberá quedar claro que al presente no estamos en condiciones de elaborar un panorama exhaustivo de todo el arte rupestre de nuestra provincia a pesar de todos los trabajos acumulados desde fines del siglo pasado. se trata de un conjunto de motivos abstractos. resultado de sus estudios en Antofagasta de la Sierra y zonas aledañas (Quebrada Seca especialmente). definidos por series o alineaciones de puntos o trazos. Corresponde a grupo de cazadores recolectores precerámicos con amplio espectro de dispersión puneña hasta el norte en la provincia de Jujuy. Además la variedad de los mensajes rupestres es amplia tanto para el oeste como para el este. la situación económica inhibe investigaciones. simple. felinos y ñandúes) que según opinión de Aschero corresponden a grupos humanos del Arcáico Tardío y eventualmente el comienzo del . nuestra base de datos a usar serán los importantes aportes de Carlos Aschero y también de Carlos Aschero junto a Mercedes Podestá. Posteriormente otro Grupo Estilístico continúa la secuencia. acaparan la mayor parte de las evidencias. en el este ese rol lo juega la ladera orienta de la sierra de Ancasti. geométricos. hace difícil la interpretación de sus mensajes. lo forman motivos decorativos que incluyen figuras humanas y algunas figuras animales (camélidos.extremos sur y norte del valle de Catamarca. De la Villa de Antofagasta de la Sierra. las excavaciones y otros estudios paralelos permitieron acceder al conocimiento de los grupos portadores. formas en U invertida. abundancia destacada de pinturas rupestres. también se consiguió fechados de cronología absoluta a través de materiales asociados a las pinturas. en general. predominan las pinturas sobre los grabados y se han utilizado dos tonos básicos: el rojo y el ocre-amarillo. La Nueva Arqueología o Arqueología de la “Contrastación” observa con recelo a las evidencias rupestres por que la naturaleza de las mismas. zigzags etc.. permiten ver distintas épocas y especialmente distintas sociedades en el espacio y el tiempo. 4. En el oeste la zona puneña y grandes espacios de los valles de Hualfín y Santa María. Otras características que observamos: en la región oeste predominio de grabados rupestres.

que según expresamos es otra región con abundantes expresiones de arte rupestre. Por otro lado el registro arqueológico de la ladera oriental de la sierra de Ancasti-El Alto no ofrece la cantidad y variedad de indicadores que encontramos en los otros ambientes. un ambiente especial que lo da el bosque del cebil con la presencia de dos plantas alucinógenas relacionadas con practicas shamánicas: el cebil y el cactus San Pedro. Ancasti. elegidos por el hombre. El Alto y Santa Rosa. que presentan testimonios de ocupaciones humanas. Dpto. Santa Rosa. predomina notablemente el arte rupestre y al presente carecemos de indicios que orienten a la presencia de asentamientos importantes y permanentes. el interés arqueológico apuntaba a trabajos en los yacimientos de las restantes áreas provinciales. El Alto y en 1968 en Ampolla. por nuestra experiencia personal en el terreno solo podemos decir que son numerosas y se localizan a lo largo de la sierra en espacios de los cuatros departamentos del este de nuestra provincia. Corresponde que nos traslademos al este de la provincia. la continuidad de las investigaciones en la zona. .. en 1966 realiza labores similares en el Campo de El Algarrobal. una variedad de expresiones pictóricas que abruma. Dpto. Este esquema parco que presentamos significa un importante avance en el conocimiento del arte rupestre local. aleros. en la mayoría de los casos. Un pionero en recorrer la zona fue Ángel B. La ladera oriental de la sierra de Ancasti-El Alto es el reservorio y corresponde a los departamentos La Paz. y además la figura de los camélidos. especialmente los valles del oeste a los que se agrega con posterioridad la zona puneña. La formación geológica de la sierra ha permitido que la erosión de distintos agentes externos durante millones de años forme aleros. Al presente no contamos con estadísticas que nos informen sobre la cantidad de refugios de éste tipo que alberga la ladera. y por si esto fuera poco tenemos “La Tunita” un centro único y especial de arte rupestre.formativo. es como si los antiguos pobladores hubieran estado en la región en forma transitoria con objetivos precisos. El arte rupestre del formativo temprano presenta diferencia con los anteriores. etc. en 1988. La ultima publicación de Segura. Esta región careció de investigaciones sistemáticas por mucho tiempo. en este momento que predominan las representaciones de la figura humana con distintos atributos: tocados. Segura. cuevas y distintos refugios. Dpto. quien a partir de 1964 comienza a sistematizar sus relevamientos de arte rupestre del sitio Campos de las Piedras. para transitorias ocupaciones. la ampliación de los estudios hacia otros espacio del oeste provincial augura promisorias perspectivas. manejándose desde otros lados.. describe las pictografías del sitio de La Candelaria en el Dpto. etc. objetos. Ancasti. Existe un predominio casi total de pinturas sobre los grabados. Ancasti. tampoco el número de cuevas. Esta cubierta por la formación del bosque del cebil y corresponde a la penetración de la selva tucumano-oranense.

a partir de allí presentamos los materiales en distintos congresos y sacamos en sucesivos años un conjunto de artículos con grupos de materiales descriptivosinterpretativos. Tengo una deuda permanente con mi amigo el geólogo Dr. calcos etc. uno de esos parajes es La Tunita que nosotros elegimos para representar al conjunto. la zona en estudio se ubica por arriba delos 1100m. El 23 de octubre de 1969 publicamos en la edición dominical del diario La Prensa de Buenos Aires la noticia del descubrimiento. también la actitud de colegas que nos retacearon el reconocimiento del descubrimiento. no tenemos una secuencia clara para el arte rupestre de la ladera oriental de la sierra de Ancasti-El Alto. 5. Realizamos un relevamiento de todos los aleros y cuevas existentes en el área. “Tunita”: un caso único Nosotros realizamos el descubrimiento de la Tunita el 30 de enero de 1969. no todos recibieron la misma atención y la documentación que poseemos es abundante e irregular. ese día aproximadamente a las 20 horas llegamos al corazón de un centro de arte rupestre. que parecía nos salían a recibir de sus varios aleros y cuevas. pero la bastedad y complejidad de los reservorios que descubrimos nos inhibe al presente. presentar una secuencia mejor perfilada en el tiempo y en el espacio. rodeada por dos ríos el Chico y el Icaño que descienden al piedemonte. aproximadamente 5Km. actualmente la elaboramos.Omar Barrionuevo realiza investigaciones en los yacimientos de Nanahuasi sobre la cumbre de la sierra de Ancasti y en la quebrada del Tipán hacia el extremo sur de la citada montaña. De diámetro e incluye varios parajes de los departamentos La Paz y especialmente Ancasti. A partir de la fecha de nuestro descubrimiento hemos trabajado en La Tunita hasta el presente. hemos definidos contextos para muchos de ellos. eso en muchos casos inhibió apoyos. El paisaje corresponde al bosque del cebil que cubre la ladera de la sierra de Ancasti-El Alto.. Una obra de conjunto que incluya todos o casi todos los materiales. Empezamos a trabajar en la región a partir de 1969 cuando descubrimos “La Tunita”. faltan algunas plantas de los refugios. Raúl Leguizamón quien no solamente me aportó la información sobre la existencia de arte rupestre en esa zona. . que recorría en aras de la búsqueda de materiales para su tesis doctoral. único y espectacular por las imágenes pictóricas. además me oficio de guía para acceder a la región. en forma discontinua de acuerdo al apoyo económico que supimos conseguir. nuestra estrategia anterior de publicar artículos cortos con materiales seleccionados obedeció a una estrategia: preservar los descubrimientos por que comprobamos que aficionados visitaban la zona y obtenían mucho material especialmente fotográfico que luego comercializaban. Intentamos elaborar una secuencia basado en el estudio de nuestros materiales de “La Tunita”. a pesar de la información que proporcionan nuestros materiales y la correspondiente a los autores que acabo de citar. El área que ocupan nuestros hallazgos es pequeña. publica los resultados con aportes para el conocimiento de Aguada.

hasta ahora el único arte rupestre que tiene contexto cultural. por ejemplo un detalle que siempre tuvimos en cuenta: el alero más representativos por la cantidad y calidad de sus materiales ocupa la parte más alta del espacio en estudio. Sus pinturas jaguares. solo irán algunas muestras representativas a efectos de acceder al contexto general. eventuales asentamientos de aquel tipo parecen haberse dado por fuera del circuito pictórico. etc. serpientes y ¿shamanes? En asociación es patrimonio exclusivo de la llamada . la eventual asociación humano-felino con el consumo de alucinógenos. el material recuperado nos indica ocupaciones transitorias. Un indicio que intentamos contrastar a través de excavaciones era la ocupación permanente de los aleros y cuevas.. y esto es así por la especificidad de las imágenes rupestres. El contenido pictórico varía notablemente entre los distintos aleros. Un paisaje especial con presencia de dos plantas alucinógenas: el cebil y el San Pedro. también aparece la llama pero no en paneles centrales sino orilleros. El arte rupestre como integrante de esa cofradía que es el registro arqueológico no colabora mucho a contrastar hipótesis previamente elaboradas en un marco de análisis cultural. La variedad y cantidad de las imágenes pintadas es muy amplia. escapa a este trabajo el detalle exhaustivo. La gama de motivos pintados es amplia. respecto al jaguar sus imágenes son variadas y asociadas a la figura humana. En el caso de las primeras. Las pinturas elegidas. rescatamos en nuestra área una sola figura grabada en una cueva de boca estrecha e incomoda para penetrar pero amplia en su interior. en las orillas noroeste y sudoeste localizamos conjuntos de estructuras de piedra de diversas formas y tamaños que podrían haber sido ocupado en forma permanente. la variedad de las figuras. o sea la figura humana y al de un felino (jaguar) y de la serpiente. el sacrificador con máscara felínica. se trata de un felino de gran tamaño en actitud rampante. desde allí la vista maneja la localización de los restantes. armas y la cabeza de trofeo. no en forma arbitraria sino de acuerdo a nuestros objetivos para un posicionamiento contextual-cronológico.Excavaciones al interior de los mismos nos ha permitido adelantarnos en la identificación de estas pinturas rupestres. Las combinaciones de figuras humanas con figuras felínicas adquiere complejas modalidades. el personaje con masca y atuendos felínicos. son motivos antropomorfos y zoomorfos. representan el personaje del sacrificador con sus armas. iniciamos un análisis completo de los procesos de producción de las pinturas. no solamente por las posibilidades físicas que ofrece cada uno de ellos sino también por la ubicación de los mismos en un espacio con características especiales. existe un caso de dos felinos unidos por el cuerpo. los tocados. pero La Tunita es una excepción. Otro dato especial: la presencia de llamas con rasgos felínicos unidas por el cuerpo en una sola imagen y por si esto fuera poco sobre ese rasgo aún no interpretado. de altura) y la indudable filiación contextual de estas imágenes convierten a La Tunita en un centro dentro del arte rupestre americano. el tamaño (muchas figuras superan los 100cm.

Bibliografía recomendada   Aschero. 1986: “El arte rupestre en asentamientos de la Puna Argentina”. los estilos. XVI. Por eso es prematuro hablar de distintos estilos del arte rupestre de La Tunita adjudicándole características distintivas y de otros análisis semejantes. 1998: “Pinturas rupestres. Dijimos que por esto último. Arqueología Contemporánea Argentina. pero insistimos las imágenes de las pinturas rupestres de La Tunita que descubrimos son las mismas imágenes de la cerámica. Actualidad y perspectiva. mostrar todo su profundo simbolismo con imágenes rupestres agrega un condimento especial que se agrega a lo que trasmite la cerámica. actividades recursos naturales. La realidad pictórica es clara: La Tunita. Buenos Aires. las asociaciones. La Aguada está bien definida (ver capitulo respectivo de este libro) lo que inhibe cualquier análisis de la misma. Runa. También conviene acotar que figuras felínicas. otras someterlas a un proceso de contrastación. piedra y metales lo atestiguan. como expresé anteriormente es un espacio reducido. un encuadre arqueológico”. Debemos agregar otra carga inquietante. el estudio desde el interior de este arte rupestre lo estamos realizando. es único por la claridad de l mensaje de las imágenes que alberga. la piedra. la cantidad y variedad de las pinturas. algunas deben ser descartadas. los metales. La Tunita también aportará sus imágenes. Vol. el proceso de producción de las pinturas. Carlos. ese ambiente especial que la rodea y las plantas alucinógenas en la búsqueda de indicios que pudieran contrastar la hipótesis de la presencia en Aguada de un shamanismo asociado al jaguar y al consumo de alucinógenos. no existe otro igual. Considere el lector esta nota como una breve introducción a La Tunita. debió ser un centro clave para el mundo simbólico-religioso de aguada. todavía creemos en las utopías. permitirán acceder a su profunda complejidad.. Ediciones Búsqueda. por el paisaje especial que la cobija. la presencia de las plantas alucinógenas. . Buenos Aires. la piedra y los metales. figuras humanas con tocados de apariencia felínica se han encontrado en distintos sitios sobre la misma ladera oriental de la sierra de Ancasti-El Alto en espacios de los departamentos El Alto y Santa Rosa. Mercedes. etc. la significación. su iconografía en cerámica. Un equipo multidisciplinario y apoyo económico sólido ayudan a concretar nuestros trabajos. nos faltan completos estudios para que aquello suceda. Aschero. Carlos y Podestá. En eso andamos. “rasgos felinoides”.cultura de la Aguada. más aún la presencia más inquietante de algunas pinturas que las habrían realizado integrantes del pueblo Ciénaga Otro sí digo: la indudable importancia de La Tunita para el conocimiento de Aguada.

Hernández Llosas. De La Fuente. Pp. Revista del Centro de Estudios de Regiones Secas. Universidad de San Pablo. 9-65. Diario La Prensa. Revista del Museo Provincial. Tucumán. Catamarca”.          De La Fuente. Nicolás R. T. 1983: “Arte rupestre de la región de Ancasti. Catamarca”. Nicolás R. Buenos Aires. . Ana María. Nicolás R. Gradín. De La Fuente. Publicaciones del Centro de Estudio de Regiones Secas. González. Isabel M. Catamarca”. 1969: “La Cultura de la Aguada: nuevos aportes para su estudio”. DEDALO.Catamarca. De La Fuente. Neuquen. 120-33. Año II N°4. Arqueología. Actas del I Congreso de Arqueología Argentina. Pp. VII. Filmediciones Valero. T. Universidad del Salvador. 1975: “Arte rupestre de la región sudeste de la provincia de Catamarca”. I. Nicolás R. Tucumán-Catamarca. 1979: “Nuevos descubrimientos del arte rupestre en la región de Ancasti. Brasil. Lorandi. De La Fuente. 1-2. Buenos Aires. 1977: “Arte Precolombino de la Argentina”. Nicolás R. Buenos Aires. 1966: “El arte rupestre del Noroeste Argentino. 1990: “Nuevas pinturas rupestres en la Sierra de Ancasti. Actas del Congreso de Arqueología del Noroeste Argentino. Area del norte de la Rioja y sur y centro de Catamarca”. Gloria. Museo de Arte y Arqueología”. 23/11/69. Vol. Alberto R. 1978: “Algunos aspectos del análisis de las manifestaciones rupestres”. “Revista de Arte y Arqueología. Edic. Fesic. Carlos J. 1985: “Diseño de investigación para representaciones rupestres”. Buenos Aires. Rosario. y Arrigoni.

Intereses relacionados