Está en la página 1de 9

La MasCaraDa

Un FanFic del manga What does the fox say?

La MasCaraDa Un FanFic del manga What does the fox say? Fecha: 15/12/2015 Autora: Tsuyu-San

Fecha: 15/12/2015 Autora: Tsuyu-San

Eran las 9:00 AM y Ju Sungji apenas abría los ojos y al despertar se vio a si misma desnuda en una habitación desconocida y tuvo una abrumadora sensación de culpa.

-Seju: Buenos días, ¿dormiste bien?

Dijo la presidenta con su característica sonrisa mientras se encontraba al otro lado de la cama revisando su email desde su teléfono móvil. Ella estaba sentada, con las sabanas cubriendo sus caderas y piernas, en tanto su parte superior estaba descubierta. Ju Sungji la vio y sus mejillas se sonrojaron entonces intentó desviar la mirada.

-Ju Sungji: Presidenta yo… no debería estar aquí…

-Seju: ¿No? ¿Por qué no?

Obviamente Seju sabía los motivos de Sungji pero también sabía perfectamente que Sumin quería mantener su relación en secreto y por lo tanto la joven rubia no sabría darle un argumento convincente.

-Ju Sungji: Yo… solo siento que dormí demasiado y tengo muchas cosas que hacer

hoy…

-Seju: ¿En serio? No creo que tengas trabajo pendiente, según recuerdo vamos al día en todo… además, has hecho un muy buen trabajo.

-Ju Sungji: No… no es eso…

-Seju: ¿Entonces?

Intentó presionar un poco a Sungji pero ella solo guardó silencio con la mirada baja.

-Seju: Supongo que estás un poco inquieta por lo de anoche, dime ¿tan mal estuvo?

Al escuchar esto último vinieron a la mente de Sungji imágenes de sus cuerpos húmedos compenetrados, caricias íntimas, besos intensos y gemidos suaves, aferrada al torso de la presidenta Baek Seju.

-Ju Sungji: Por favor no me malinterprete. Sinceramente disfruté lo que ocurrió… solo que… no sé si estuvo bien…

La presidenta complacida con la respuesta se acercó a Sungji y acomodó su cabello rubio tras su oído, despejándole el rostro para verla a los ojos.

-Seju: Si ambas lo disfrutamos… no puede estar mal.

Y dicho esto se levantó de la cama mostrando su cuerpo curvilíneo en tanto se cubría con una bata de seda.

-Seju: Tal vez desees ducharte mientras preparo café.

Mientras Seju estaba en la cocina su celular sonó, era Sumin, pero la presidenta no contestó. En cambio le respondió con un mensaje de texto.

“Estoy ocupada ahora. Hablamos cuando regreses, tranquila… falta poco.”

Después apagó su teléfono para evitar interrupciones, suspiró y se dijo a sí misma.

-Seju: Sumin… tú me obligaste a hacer esto.

Los siguientes días pasaron con normalidad aunque ciertamente había cierta tensión entre la presidenta Seju y la joven Sungji. Cierta tarde estaban ambas en la oficina y Sungji preguntó:

-Ju Sungji: Disculpe presidenta, ¿puedo preguntarle algo?

-Seju: Claro.

-Ju Sungji: ¿Ha sabido algo de la directora del equipo?

-Seju: Tranquila, ella estará de regreso el lunes.

-Ju Sungji: ¿Ha hablado con ella?

-Seju: No. Pero ya confirmó su vuelo.

-Ju Sungji: Me alegra saber eso, estaba preocupada sin tener noticias de ella…

-Seju: Con todas las reuniones y la diferencia horaria es difícil tener contacto con ella en estos momentos.

-Ju Sungji: Sí, supongo que es por eso…

La presidenta se sintió incómoda al ver a Sungji tan preocupada por Sumin, pensó que tal vez debía actuar de alguna forma para distanciarlas un poco más. Entonces se puso de pie y se acercó a Ju Sungji con mirada gentil.

-Seju: He estado pensando Sungji… quiero darte un ascenso.

-Ju Sungji: ¿A mí? ¿Tan pronto?

-Seju: Sí. Has hecho bien tu trabajo, pienso dejarte a cargo de un equipo de trabajo en otro departamento. Así trabajarás directamente conmigo, tal como lo has hecho hasta ahora. ¿Te parece bien?

-Ju Sungji: Tal vez sea algo prematuro… no me siento preparada para dirigir un departamento completo.

Seju se sonrió confiada y se acercó a Sungji viéndola muy cerca a los ojos.

-Seju: Yo sé de lo que eres capaz Ju Sungji, no le daría esta oportunidad a cualquiera. Solo hazlo.

Las mejillas se la rubia se sonrojaron, su corazón comenzó a latir más a prisa y poco a poco comenzó a sentirse atraída hacia los labios de la presidenta. Entonces, se abrió la puerta abruptamente y entró una mujer alta, esbelta de cabello azul y actitud un tanto masculina.

-Nammi: ¿Interrumpo algo?

-Seju: Tú siempre interrumpes respondió a Nammi-.

-Ju Sungji: Las dejaré hablar tranquilas, permiso.

-Seju: Hablaremos más tarde Ju Sungji, pero debes saber que no me agradaría una negativa de tu parte.

-Ju Sungji: Intentaré no decepcionarla presidenta Baek Seju.

La joven rubia salió de la oficina y Namei se sentó muy cómodamente con su particular cara irónica.

-Nammi: Así que ¿Cuál es tu plan?

-Seju: ¿A qué te refieres?

-Nammi: Sabes bien de lo que hablo ¿Ahora pretendes poner celosa a Sumin?… me sorprende que caigas tan bajo…

-Seju: ¿En serio crees que mis intenciones son tan básicas? Eso demuestra que no sabes nada de mí. En fin, ¿a qué venías?

-Nammi: Solo pasaba a dejarte estos documentos.

-Seju: Esta bien, gracias. Ahora déjame sola por favor… estoy ocupada con otros asuntos.

-Nammi: Sí, ya me di cuenta… -respondió insidiosa y se aproximó a la puerta- te deseo suerte con “ese asunto”.

El lunes llegó y en cuanto Sumin se presentó al trabajo fue de inmediato a la oficina de la presidenta Baek Seju.

-Seju: ¡Hola Sumin! ¿Tuviste buen viaje? Preguntó con serenidad.-

-Sumin: No es necesario que finjas gentileza conmigo a estas alturas. Dime, ¿¡Por qué me enviaste ese mensaje?!

-Seju: No lo sé. Supongo que quería ponerte celosa…

-Sumin: Pero, ¿¡por qué con Ju Sungji?! ¡No es justo que la metas a ella en esto!

-Seju: Te diré por qué: me gusta Ju Sungji, es mi tipo y estoy segura que te lo había dicho antes.

-Sumin: Pero ¡no puedes meterte con ella!

-Seju: ¿¡Por qué no?! Siempre has dicho que son solo amigas… ¿o acaso era mentira para evitar que la despida o algo así?

-Sumin: … No deberías jugar así con las personas Seju…

-Seju: Es curioso, que tú me digas eso… si te hubiese importado de verdad Sungji le hubieses dado una oportunidad en serio, pero tus inseguridades jamás te van a dejar tener una relación estable por eso sigues actuando como una niña inmadura.

-Sumin: A veces olvido lo dura que puedes llegar a ser…

-Seju: Tú te lo has ganado.

Ambas comparten un instante una pirada de desilusión como si ahí hubiese muerto su última esperanza de volver a estar juntas.

Cuando Sumin salió Seju se sentó en su sillón y cubrió su cara con sus manos, intentando contener las emociones contradictorias que emanaban de ella en ese momento; rabia, tristeza, culpa, desilusión y también confusión ya que si pudo atreverse a encarar así a Sumin era porque una parte de ella había buscado lastimarla y dar fin a su historia. Entonces pensó un poco a voz suave:

-Seju: Ya no hay vuelta atrás con Sumin, todo terminó y no vale la pena seguir torturándonos… tal vez debí dejarla ir antes…

En ese momento la puerta se abre suavemente, era Sungji que entró con unas carpetas.

-Ju Sungji: Presidenta, lamento interrumpirla solo que olvidé dejarle est…

No pudo terminar de hablar ya que al ver la expresión entristecida de Seju se acercó preocupada junto a ella.

-Ju Sungji: ¿Está bien presidenta?

-Seju: Descuida, solo tuve un pequeño mal rato, estaré bien.

La joven rubia se sintió mal viendo a una mujer tan íntegra tan vulnerable en ese momento. Además, en esas semanas habían compartido tantas cosas que ya incluso sentía aprecio complicidad con ella. En ese instante Ju Sungji deseó ser más fuerte para poder contener a la presidenta Baek Seju.

-Ju Sungji: ¿Hay algo que pueda hacer por usted? ¿Le traigo un café o un vaso de

agua?

-Seju: Estaré bien, gracias Ju Sungji.

La presidenta miró con ternura a Ju Sungji y ella a la vez la vio del mismo modo. Después se disculpó por la interrupción y se retiró de la oficina.

Al salir se encontró en un pasillo con Sumin.

-Ju Sungji: Directora del equipo, que gusto verla por fin.

-Sumin:

Deberías

dejar

de

llamarme

así,

departamento de esta empresa.

-Ju Sungji: ¿Ocurre algo?

ya

no

trabajaremos

en

el

mismo

-Sumin: Me enteré que Seju te daría un nuevo cargo, eso es todo…

-Ju Sungji: Sí, lo supuse. Pero me refería a todo lo demás ¿Por qué no me llamó en todo este tiempo?

-Sumin: Lo siento, pero el horario en Estados Unidos es muy diferente y mi itinerario era muy pesado. Además las veces que intenté llamarte, tu celular estaba apagado… al parecer, tú también estuviste muy ocupada.

La joven rubia recordó entonces todo el tiempo que había estado compartiendo con la presidenta y lo que había pasado entre ellas, entonces se sintió apenada.

-Ju Sungji: Es verdad, estuve algo ocupada esos días…

-Sumin: Tal vez ambas necesitábamos tiempo…

-Ju Sungji: Puede ser…

Sumin siguió de largo y dejó a Sungji con una sensación amarga de incertidumbre y de culpa. ¿Cómo es que las cosas se confundieron tanto en tan poco tiempo?

Esa noche Seju estaba en su sala, en bata y prendió un cigarrillo hace tiempo que no lo hacía- entonces comenzó a pensar sobre lo que había ocurrido con Sumin y Ju Sungji.

Mientras, en ese instante Ju Sungji estaba en su cama sin poder dormir mientras intentaba comprender lo que había ocurrido con Sumin esas últimas semanas.

-Ju Sungji: Tal vez la presidenta del equipo no sabe bien lo que quiere, por eso de alguna forma nunca puedo llegar a ella por más que me esfuerce. Ella no quiere querer a alguien o simplemente no puede…

Ya bordeaba la media noche y en el departamento de Sumin alguien tocó la puerta.

-Sumin: ¿Por qué tardaste tanto?

Preguntó mientras una hermosa peliroja se le lanzó a los brazos. Sumin no tardó en desabotonar su blusa y meter su mano bajo el brasier de la muchacha que no paraba de besarla. Pronto la directora también se despojó de su blusa y condujo la mano de su compañera bajo su pantalón.

-¿Cuál es la prisa? Preguntó la colorina con la respiración agitada-

-Sumin: No hay prisa, estamos recién empezando y tenemos toda la noche.

-Me agrada escuchar eso- Dijo con una sonrisa y tocó a Sumin con fuerza-

La directora se bajó el cierre para que las manos de su amante pudiesen moverse con más libertad mientras ella le rodeaba su cuello con los brazos y le mordía el oído.

Después Sumin le levantó la falda y la despojó de su ropa interior, luego la puso contra la puerta y ahí pasó sus dedos entre las piernas de la chica hasta entrar en ella.

-Sumin: ¿Extrañabas esto?

-Sí- Respondondió entre gemidos la muchacha de cabello rojo.

-Sumin: ¿Y esto?

Preguntó la presidenta mientras le apretaba los senos a su compañera.

-También…- Dijo mientras se mordía los labios.

-Sumin: Yo también.

Y pasó la lengua por la espalda de la pelirroja haciendo que la piel de ella se erice y exhale satisfecha.

Después de aquello Sumin fue a la cocina a refrescarse y servirse un trago.

-Sumin: ¿Te sirvo algo?

-Lo mismo que tú- Respondió ella.

-Sumin: Yo estoy tomando vodka sin nada.

-Entonces mézclalo con un poco de jugo por favor, no me gusta el vodka solo.- Dijo.

-Sumin: Lo imaginé.

-¿Por qué?- Preguntó.

-Sumin: Pocas mujeres disfrutan el vodka puro.

La directora llevó los vasos y los dejó en la mesita que estaba frente al sofá.

-¿Estás triste por algo? ¿Por eso estás bebiendo?- Preguntó la pelirroja.-

Sumin puso expresión molesta con ese comentario y en vez de responder tomó la cara de su amante y la besó, después le dijo viéndola a los ojos.

-Sumin: Ya sabes que no me gusta hablar de mis problemas, no te invité para eso…

Y volvió a besarla, pero esta vez recargó su cuerpo sobre el de ella para recortarla sobre el sofá, en tanto los hielos del vodka se derretían lentamente en el vaso.

En tanto, Seju revisó una vez más su celular antes de irse a la cama, vio a Ju Sungji en línea y casi sin pensarlo le escribió un mensaje.

-Seju: Es tarde, ¿no deberías estar durmiendo?

-Ju Sungji: Lo sé. Pero no puedo dormir :(

-Seju: Yo tampoco… ¿Tienes algo que hacer mañana?

-Ju Sungji: Nada en especial, ¿por qué?

-Seju: Solo iba a invitarte a almorzar a mi departamento…

La chica rubia recordaba perfectamente lo que había ocurrido en su última visita al departamento de Seju y por ello tardó varios minutos en responder.

-Seju: ¿Y bien?

Ju Sungji leía una y otra vez los mensajes y estaba indecisa sobre que responder. Entonces finalmente escribió.

-Ju Sungji: ¿A qué hora?

-Seju: ¿Paso por ti a las 13:00?

-Ju sungji: De acuerdo. Nos vemos.

-Seju: Hasta mañana Sungji.

-Ju Sungi: Hasta mañana presidenta :)

Y apagó su celular. Luego volvió a prenderlo, releyó los mensajes antes de dormir y

pensó para sí misma.

-Ju Sungji: A diferencia de Sumin, la presidenta parece una persona muy segura de lo

que quiere, ella… ha sido muy buena conmigo, pero ¿qué es lo que ella espera de mí? ¿Será

que de verdad le atraigo o solo seré un capricho para ella?

ella sí me importa a mí… aunque no comprendo por qué… -Exhaló- ¿por qué todo se ha vuelto tan confuso? La verdad no sé qué es lo que podría pasar…

de cualquier forma, parece que

Y dicho esto, volvió a apagar su celular y se volteó para descansar de todas esas

dudas y sentimientos encontrados.

Continuará