Está en la página 1de 3

El cuarto camino

Del libro “Curso de Eneagrama Esencial completo” editorial Dunken. Autor Claudio Alejandro Moraga
Flores. http://ar.geocities.com/claudiomoraga_ar/

Es un sistema de autoconocimiento que se basa en el desarrollo integral de la persona, mediante el logro de


diferentes estados de conciencia superiores al cotidiano. No se lo considera –al Cuarto Camino- un sistema
tradicional como los que se nombran a continuación:

a. Caminos para personas motrices. Predominan fundamentalmente técnicas sobre el cuerpo y el organismo.
El Yoga en su versión Hatha, dietas ayunos, etc.
b. Caminos para personas emocionales. Son sistemas que se dedican exclusivamente al desarrollo emocional
con un gran cúmulo de técnicas para dominar y controlar la emoción: arte y religión, entre otras.
c. Por último los sistemas que tienen un enfoque predominantemente intelectual, se basan en el estudio:
ciencias, filosofías y psicologías. Obviamente nos referimos a las psicologías que se dedican a explorar el alma
(psique) y no las que solucionan problemas de conducta.

Cada persona que está en la búsqueda, tiende a identificarse con alguna de las formas de sistemas que
mencionamos. A veces se puede incurrir en varios de ellos, pero queda siempre una sensación de que algo está
incompleto en uno.
En la antigüedad los distintos sistemas exigían de los alumnos esfuerzos increíbles, muchos eran necesarios y
otros se hacían por tradición o porque si. Lo que ofrecían no era poco: libertad interior, desarrollo espiritual y
hasta poderes paranormales.
Estos sistemas consumían mucho tiempo y exigían abandonar la vida cotidiana, eran full time. El problema se
planteaba cuando después de transitar gran cantidad de tiempo por el sistema escogido, la persona se encontraba
incompleta ya que desarrollaba de sobre manera una parte de la psique: la voluntad, la emoción o la inteligencia a
expensas de los otros.
En casos excepcionales se podía llegar a transitar por los tres sistemas tradicionales en una vida. Había que tener
mucha suerte y una gran salud para poder llegar a vivir lo suficiente y para encontrar donde continuar los estudios
necesarios. No había tantos libros y facilidades de transporte como hoy para buscar lo que era necesario.
A medida que la humanidad fue «avanzando» en el tiempo y que las complicaciones cotidianas comenzaron a
ocupar más al ser humano y a consumir su vida, estos distintos sistemas unilaterales comenzaron a ser inútiles para
la vida diaria. De todas maneras siguieron existiendo por inercia y por tradición dogmática.
Hoy en día prácticamente es difícil encontrar un lugar donde se enseñe lo de antaño tal cual era. Es más, si se lo
encontrara veríamos muchos aspectos contradictorios, ya que la simple cultura general que tenemos hoy
trascendería en creces muchos conocimientos que esos sistemas ya caducos tratarían de enseñarnos.
Ya hace mucho tiempo, los maestros previeron lo que sucedería con los seres humanos y la cultura. Por
consiguiente, se reunieron para entrenar y formar a un grupo de personas con lo más importante y básico de cada
camino. Se descartó lo tradicional y dogmático y solo se enseño lo indispensable. Se hizo un gran esfuerzo para
enseñar a este nuevo grupo de alumnos la actitud interior para poder construir y encontrar el conocimiento cuando
hiciere falta. De esta manera no se estudiaría todo, se lo podría construir o reconstruir a partir de algunos axiomas o
principios universales.
Con esta actitud los maestros del cuerpo, la emoción y el intelecto, dieron lo mínimo necesario y funcional de
sabiduría a este nuevo grupo y les enseñaron a que construyeran el conocimiento que les hiciera falta en el
momento preciso. De esta manera en pocos años los nuevos alumnos quedaron listos y formados de manera
integral en todas las áreas de su vida. Tenían las técnicas y los conocimientos necesarios para llevar una vida
saludable a nivel físico, emocional, intelectual y espiritual, sin abandonar las responsabilidades de su vida cotidiana
y sin tener la necesidad de encerrarse en alguna forma de monasterio.
Estos nuevos alumnos superaban en creces a sus maestros, en el hecho que tenían una integración de todos los
sistemas en sí mismos. Además, podían formar a otras personas que quisieran crecer sin tener que apartarlos de su
vida cotidiana. Y lo más importante: el nuevo método de enseñanza aprendizaje daba sus resultados en forma casi
espontánea y se veían reflejados literalmente en la vida que cada uno llevaba. Por fin la humanidad tuvo la
oportunidad de utilizar un sistema para el crecimiento interior sin exageraciones, prácticas agotadoras y efectos
colaterales secundarios impredecibles a nivel espiritual y psicológico.
Este nuevo camino que integraría a los tres sistemas básicos para el desarrollo interior se llamó CUARTO
CAMINO.
EL CUARTO CAMINO es la síntesis. Es el camino del hombre moderno para llegar a un desarrollo tanto mental
como espiritual sin abandonar la vida que le ha tocado vivir.
EL CUARTO CAMINO es el camino para la persona que se ha dado cuenta que es necesario desarrollarse en
forma integral, de una manera simple y sana. Siempre hablando de los aspectos: voluntad, emoción, intelecto y
espiritualidad.

Las Escuelas de Cuarto Camino

El CUARTO CAMINO no se puede aprender de libros sino de una persona que lo haya transitado antes que uno.
Como todo sistema de desarrollo interior debe aprenderse en una ESCUELA y por tradición oral.
Las ESCUELAS de CUARTO CAMINO se adaptan al lugar y circunstancias temporales del país en el cual se
constituye. Una ESCUELA de Cuarto Camino de un país diferente al nuestro, no nos serviría si no llevásemos la
vida de dicho país. La influencia del lugar sobre el ser humano es indiscutible. Por eso la ESCUELA de Cuarto
Camino toma formas locales, se adapta al lugar. Al aquí y ahora. Si la ESCUELA cambia de país también cambia
la forma externa en la que se expresa. Culturas diferentes formas diferentes.

Los métodos de las Escuelas de Cuarto Camino

Se debe trabajar en uno, con el grupo de trabajo y para difundir el método de ESCUELA.
Me desarrollo y crezco, comparto mi crecimiento con otras personas del grupo; luego, como grupo compartimos
nuestro crecimiento con las personas que quieran cambiar. De esta manera la ESCUELA crece en todos los niveles:
personal, grupal e institucional.

El Trabajo Personal

Esta parte del trabajo está íntimamente ligada al estudio del sistema, al cambio personal y al mejoramiento de la
calidad de vida cotidiana. Se aprende a cerca de nuestro cuerpo para mejorarlo y mantener la salud. Se aprende
sobre las emociones, como controlarlas y administrarlas para que no entorpezcan el camino a la unidad. Se
adquieren las herramientas mentales para aprender a planear y administrar nuestro trabajo, tiempo y nivel de
aprendizaje. También se aprenden las técnicas de meditación para no perder el contacto con lo superior.
Es una etapa vigilada cuidadosamente por el instructor, guía, maestro, coordinador o como le queramos llamar.

El Trabajo en Grupo

Todo ser humano tiende a llevar vida gregaria. El grupo de trabajo se basa en este instinto. El grupo que se forma
bajo los principios de la ESCUELA tiene tareas y ejercicios que le son propios. Hay grupos intelectuales,
emocionales, motrices y mixtos.
Se comparten las vivencias y la forma de como se han trascendido diversas dificultades. Esta información al
provenir de primera mano ahorra mucho tiempo en el trabajo interior; cada compañero se transforma, cuando
comparte su experiencia de trascendencia, en un «pequeño maestro». Esto es humanamente impagable.
Es normal en esta etapa del trabajo personal que si un compañero sabe «alguna gracia» la comparta con los
demás, por ejemplo hacer pan.
Todo lo que nos fantaseamos, de lo que debería ser un grupo de trabajo bajo las condiciones de ESCUELA de
CUARTO CAMINO, se vuelven reales: el compañerismo, la fraternidad, la ayuda del y al prójimo.

El Trabajo de Escuela

Cuando se ha transitado por los aspectos personales y grupales más un entrenamiento especial, ya nos
encontramos en condiciones de realizar el trabajo de ESCUELA. Este consiste fundamentalmente en transmitir y
dar a conocer las técnicas y los métodos para alcanzar lo que uno ya, a esta altura, vive. Es un aspecto totalmente
humanitario y cultural de la ESCUELA. Forman parte de esta etapa dar cursos, conferencias, realizar escritos,
exposiciones, etc. También entran aquí trabajos sencillos como pintar, reparar y mantener limpia la ESCUELA.

Aprovechando el tiempo

Una ESCUELA de CUARTO CAMINO desarrolla todos los aspectos de una persona tratando de aprovechar al
máximo el tiempo y las condiciones que la propia vida nos da. La vida es muy corta y hay que hacer muchas cosas
tanto por uno como por los demás. No se debe perder el tiempo.
Las etapas del trabajo interior muy excepcionalmente se desarrollan en una persona en la forma cronológica
explicada. En general, se realizan todas al mismo tiempo pero con intensidades diferentes. Por ejemplo, si uno
descubrió o aprendió la forma de aplicar una técnica para poder separase de un estado emocional negativo, lo
comparte inmediatamente con otras personas del grupo y además puede invitar a sus amigos a reuniones (charlas,
cursos, conferencias, etc.) para que conozcan lo que se aprende en la ESCUELA, o simplemente preparar el té o
barrer el humilde lugar en el que recibe instrucción y formación.
La meta es que en algún momento todas las formas de trabajo vibren en uno con la misma intensidad para
lograr un fin trascendental en la vida. Las Escuelas de Cuarto Camino están para esas personas que sienten
que debe haber algo más.
Las palabras siempre son pocas a la hora de explicar de qué trata el Cuarto Camino, por eso la mejor
definición la da la experiencia personal al transitarlo.