Está en la página 1de 24

CUADERNOS DE MITOLOGÍA

Nº 21 GUIÓN DE TRUSENNA
IES RÍO JÚCAR MADRIGUERAS (ALBACETE)
Donativo 2 euros. 2009-2010
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 21
GUIÓN DE TRUSENNA
TEXTO: Alfredo Alcahut Utiel. CORRECCIÓN: Raúl Alcahut Utiel.
D.L AB-286-2001 (REVISTA DIDÁCTICA DEL IES RÍO JÚCAR) 2009-2010
Avda, Levante S/N 02230 Madrigueras (Albacete)
PROYECTO DE INNOVACIÓN EDUCATIVA DE NUEVAS TECNOLOGIAS
(CEP DE CASAS IBÁÑEZ) Y TALLERES DE TEATRO Y CINE DE AMPA SAN ISIDRO,
CEP DE CASAS IBÁÑEZ
COLABORAN:
o CONSEJERÍA DE CULTURA - JUNTA DE COMUNIDADES DE CASTILLA-LA MANCHA.
o PROGRAMA ALCAZUL
o AYTO. DE MADRIGUERAS
PIE NUEVAS TECNOLOGÍAS EN LA EDUCACIÓN
COORDINADOR: Alfredo Alcahut Utiel.
PARTICIPANTES: Cabañero Fuentes, José, Catalán Fuentes, Soledad; Fernández Mancebo,
Nieves; Fuentes Gascón, Carmen; Gómez Martínez, Isabel; Gómez Sánchez, Pedro; López
López, Josefa Daría; Merino Azorí, María Luisa; Monteagudo Gualda, Felicitas; Nortes
Ripérz, Mª José; Ruiz Rodríguez, Juana; Real García, Mª Isabel; Ruipérez Picazo,Teresa;
Saéz Pardo, Pedro Andrés; García Sánchez, Carlos; Selva Carrillo, Francisca Clara; Torres
Villalba, Isabel; Martínez Merino, Mª Carmen, Torrillas Carreño, Piedad;

INTRODUCCIÓN
Este cuaderno contiene el guión de la película Trusenna. El profesor y alumnos de Cultura
Clásica, Latín y Griego, con colaboraciones puntuales de otros cursos y profesores, se han
puesto manos a la obra para llevar a cabo un proyecto sugerente: se trata de contar el
tránsito de la monarquía a la república, en Roma, centrándonos en la historia de la violación
de Lucrecia a manos de Sexto Tarquinio, del hijo del rey etrusco de Roma, Tarquinio el
Soberbio, y la posterior utilización política de esta ofensa por parte de la aristocracia latina
romana. Es decir, una recreación documental de la historia. Pero nuestro empeño de hacer
una obra fiel a la realidad nos ha llevado a utilizar en la obra CINCO IDIOMAS, a saber: el
griego, que corresponde al castellano en la película, el etrusco, el galo o celta continental, el
latín de Árdea y el latín arcaico de Roma. Este guión, que aparecerá enla página web del IEs
río Júcar y en el Blog del Dto. de Griego, pretende ser un material de trabajo innovador con
vistas a su amplio y variado empleo didáctico, solo o más bien acompañado por el visionado
de la película TRUSENNA.
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

PERSONAJES DE LA PELÍCULA
NARRADOR José Gabriel López ESCRITOR GRIEGO Adrián Cebrián Acosta REY
TARQUINIO Ángel Gabriel Escribano Jiménez AURIGA DEL REY Saúl Denia Navarro
SATÉLITES DEL REY, Francisco Utiel Cuartero, Jorge Paños Moreno, Fernando
Ortiz Ballesteros TARQUINIO EL JOVEN Antonio Rueda Moya ESCLAVO DE
TARQUINIO Miguel Ángel Talavera ARRUNTE, HIJO DE TARQUINIO Francisco Jara
García COLATINO Javier García Gil DAMOCLES Rubén Talavera García OFICIAL
GRIEGO Adrián Zornoza Ponce SOLDADOS ETRUSCOS Rafael Estrella Arcaya,
Andrés Tendero MENSAJERO Guillermo Ponce Jiménez MERCENARIOS GALOS
Avelino Gómez Alcahut, Juan Antonio Ruiz Domínguez, Federico García Cambronero,
Francisco Martínez Asensio NOTABLES DE ARDEA Alejandro García Martínez,
Alejandro García Fernández, Fernando Ibáñez García, Eva Garrido Villa, Raquel
Cabañero Aroca, Sandrina Pardo Martínez ESPOSA DE TARQUINIO Mª Carmen
García Blanco INVITADOS Adrián Jiménez García y Elena Zamora Villa
COMPAÑERO DE FIESTA Raúl Martínez Martínez COMPAÑERAS DE FIESTA Mª
Esther Denia Izquierdo, Beatriz Merino Milla, Miriam Moreno Sánchez SIERVA DE
TARQUINIO Carmen Córdoba Fuentes BAILARINA Donelia Escobar González
COMENSAL GRIEGO José Miguel Garrido Leal COMENSAL ROMANO Eduardo
Castillo Martínez ESPOSA DE ARRUNTE Carmen Fuentes Fuentes COMPAÑERAS
DE FIESTA Patricia Carcelén Fuentes BAILARINES Jesús Utiel Escribano, Tania I.
Sáez López INVITADO AL BANQUETE Braulio Mora Izquierdo LUCRECIAO Ana
Cocco García SIERVAS DE LUCRECIA Vanesa Utiel Vera, Rocío Navarro Paños
LUCRECIO, PADRE DE LUCRECIA Roque de la Cruz JUNIO BRUTO Iván Pardo
Utiel LARS PORSENNA Alejandro Valera Martínez AURIGA DE LARS PORSENNA
Héctor Carretero Milla SECRETARIO DE LARS PORSENNA Ambrosio Utiel
Escribano SATÉLITE DE LARS PORSENNA Eduard Cosmin Talif SENADOR
ROMANO Alejandro García Monteagudo PUEBLO ROMANO Emilio José Gómez
García, LLani Valera Prieto, Gemma Gil Sahuquillo, Carmen Ballesteros Martínez,
Juan María García Plaza, Miriam García Carretero, Lorena Gil Gómez, Carmen
Ballesteros Martínez, Miriam García Carretero, Paloma Gómez Cuesta.

PARTES
1. PRÓLOGO-NARRACIÓN.
2. ASEDIO DE ARDEA. APUESTA
3. VISITA A ESPOSAS
4. ASEDIO DE ARDEA. MARCHA DE TARQUINO
5. TARQUINO VISITA A LUCRECIA
6. MUERTE DE LUCRECIA
7. EPÍLOGO
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

I PRÓLOGO-NARRACIÓN

NARRADOR: Vamos relatar unos hechos históricos mezclados, acaso


deliberadamente, con la leyenda. La historia, maestra de la vida, nos enseña que toda
fortuna es cambiante, toda prosperidad, abatible, toda ambición, perniciosa. Y también
nos muestra cómo entonces y ahora los hechos son deliberadamente adulterados
para ocultar una verdad a veces molesta. Esta es la historia real del comienzo del fin
del pueblo etrusco, de Trusenna.

ESCENA I ESCRITOR

HISTORIADOR: Yo, Aristodemo de Cumas, trataré de escribir los hechos


transcurridos desde el auge del poder de Tarquinio el Soberbio, rey de Roma, hasta
su caída, hecho que coincidió con el comienzo de la decadencia de este orgulloso
pueblo, al que los latinos llaman etrusco, nosotros tirreno, y ellos, en su propia lengua,
llaman trusenna. Y lo hago para que no se olviden hechos dignos de memoria, y para
reflexionar cómo la voluntad de los dioses a veces juega empequeñeciendo a los
grandes y engrandeciendo a los pequeños. Comienzo, pues, relatando cómo
Tarquinio, apodado el soberbio, rey etrusco de Roma, sumaba conquista tras
conquista. Con sus campañas aumentaba su fortuna y poder, al tiempo que calmaba
a sus tiranizados súbditos.

ESCENA II ENTRADA TRIUNFAL DE TARQUINIO EN ROMA

Imágenes de Tarquino el Soberbio en carro, paseando por Roma. Escenas de


su llegada. Aclamado por el pueblo. No todos lo aclaman. Hay gritos en varios
idiomas: “Lauchume, Lauchume!”, “Tarchun!” “Rex Tarquinios!” “Vivat Tarquinios!”

II ASEDIO DE ARDEA. APUESTA


HISTORIADOR: Tras conquistar numerosas ciudades, se dirige contra Árdea,
llevando a su guardia personal, a mercenarios galos y el ejército de Roma,
comandado por el general griego Damocles. Pero Árdea resultó más difícil de vencer
que lo que el rey había pensado.
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

ESCENA I SACRIFICIO
ESCENA DE SACRIFICIO DELANTE DE LA TIENDA Se ven unas vísceras y unas
manos ensangrentadas. Un arúspice y unas sacerdotisas observan las entrañas.
ARÚSPICE: Mi, Arunth Churcles, Larthal clan Ramthas Nevtnial, Tinias cepen netşvis-
c, mi tur eca fler aisareri spura Rumal Lauchume-c Tarchuna. Yo, Arnuth Curcles, hijo
de Larth y de Ramtha Nevti, sacerdote de Tinia y arúspice, doy esa ofrenda exvoto
consagrado a los dioses por el estado de Roma y el rey Tarquinio.
SACERDOTISA 1: Mi-c Unial netşvia Y yo, sacerdotisa de Juno
SACERDOTISA 2: Mi-c Menervas netşvia Y yo, sacerdotisa de Minerva
El arúspice se acerca al rey y le dice que el estado de las vísceras es bueno,
pero no óptimo.

ARÚSPICE: Fler muluvanece. El sacrifico está realizado.


REY: Netşvis, flere hathna? Arúspice, ¿es propicio el sacrificio?
SACERDOTISA 1: (Tras intercambiar una mirada con el arúspice) Flere azarua. Es
suficiente.
REY: (Impaciente) Calus, netşvis? ¿Es óptimo, arúspice?
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

ARÚSPICE: (Sin mucho convencimiento) Azarua, Lauchume, azarua. Suficiente, rey,


suficiente.
El arúspice y las sacerdotisas se marchan intercambiando miradas de
preocupación. Se marcha el rey, molesto con el arúspice. El rey llama a su hijo mayor
y le dice que negocie.
REY: Tarchun, clan, zilath hanthin Ardeathi. Tarquinio, hijo, mandarás el ejército frente
a Ardea.

ESCENA II NEGOCIAN JUNTO A LA MURALLA


Los ardeates desde la muralla parlamentan
TARQUINIO: ¡Habitantes de Árdea! Mi padre el rey os ofrece un pacto.
ARDEATE 1: (Tras consultar con Ardeate 2) Ardea loifera, Ardea ne Tarcunes! ¡Ardea
es libre, no de Tarquinio!
ARDEATE 2: ¡Ningún pacto es bueno si vamos a ser esclavos!
TARQUINIO: Nuestro ejército es fuerte. Tenemos las tropas de Roma y mercenarios
griegos y galos.
(Se ven imágenes de los mercenarios griegos y de los mercenarios galos)
ARD. 1: Ardeates pro patriad pugnanti. Abei, trusce! Los ardeates luchan por su
patria. ¡Márchate, etrusco!
ARD. 2: Los ardeates tenemos hombres que saben luchar por su patria y su libertad.
¡Márchate, tirreno, si aprecias tu vida! (Le arrojan una lanza)
TARQUINIO: (Con desprecio) Lautniar! ¡Esclavos!

ESCENA III COMBATES


HISTORIADOR: Árdea resiste y la guerra se extiende con escaramuzas por
toda la región.
Los ardeates combaten valientemente defendiendo sus murallas y sus campos.
Escenas de combates. Se ven los soldados galos juramentándose:
GALOS: Carden, ni brathares di lann! ¡Amigos, somos hermanos de lanza!
GALOS: (Poniendo juntas sus armas y abrazándose) Ni brathares! Gan
coagadh¡Somos hermanos! ¡Al combate!
Se ven escenas de combates. Un mercenario galo es abatido por un ardeate.
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

Otros dos galos acuden y matan al ardeate, cargan el cuerpo y se marchan. Damocles
y un oficial griego tratan de detenerlos, sin resultado.
DAMOCLES: ¿Pero adónde van? ¿Por qué abandonan el combate?
OFICIAL: Estos galos son así, son tan valientes como imprevisibles... Le voy a
preguntar a este soldado, por si puede comunicarse con ellos.
Un soldado etrusco se acerca a ellos.
OFICIAL: (Dirigiéndose al soldado) ¡Eh tú! ¿Por que se marchan los galos?
SOLDADO: (Titubeando) No... sé... mi hablar ellos... (Habla con los galos y vuelve)
GALO: Merwel! ¡Ha muerto!
SOLDADO: Dicen, dicen... lupuce!
OFICIAL: Lupuce?
SOLDADO: Lupuce..., ya no vive.
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

DAMOCLES: (Irónico) Lupuce, lupuce... ¡qué lupuce ni lupuca!. Éste ni siquiera sabe
griego. Y los otros, ¿dónde se ha visto que un soldado abandone la batalla porque
muera un compañero? Si tuviéramos trescientos hoplitas siracusanos o espartanos la
guerra estaría acabada. Pero estos tiranos, no se fían de nadie, salvo de los salvajes
a los que contratan como guardaespaldas.
OFICIAL: ¡Cuidado con lo que dices, puede ser peligroso! (Señalando al soldado)
Éste puede entendernos.
DAMOCLES: Éste no se entera. (Al soldado) ¿A qué estás esperando?
SOLDADO: (Saca un papiro) Eca zich Tarchunal... Es un mensaje de Tarquinio
OFICIAL: Es un mensaje de T...
DAMCOLES: (Interrumpiéndole, mientras se sienta en su silla de campaña) Lo he
entendido, mensaje del rey Tarquinio. A ver el mensaje. (EL soldado le da el mensaje,
lo lee) Muy bien (Al oficial) reunión en el campamento. Esto está cada vez peor. Tú,
coge el caballo, vete a Roma e informa de la situación a Junio Bruto. Dile que le
mantendré informado de todo.
OFICIAL: Así lo haré, Damocles. En cuanto tenga respuesta vengo rápidamente. (El
oficial se va).
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

DAMOCLES: (Al soldado) Y tú... (Le hace gestos de que se marche. Damocles
también se levanta y se va).
Damocles se desespera. Les llueven lanzas a Damocles y a los griegos.
DAMOCLES: (Gritando) ¡Retirada, son demasiados, y sin estos bárbaros no
podremos con ellos!
ESCENA IV EN LA TIENDA DE TARQUINIO
HISTORIADOR: El rey Tarquinio, preocupado, ve cómo ha de prepararse para un
largo asedio. (Primer plano del Rey). Convoca a su estado mayor en la tienda de su
hijo Tarquinio, que está al mando de las tropas. Con él aguardan su otro hijo, Arrunte,
su sobrino Colatino y Damocles, un oficial griego.
Exterior de la tienda. Entra Tarquino. Después sus hermanos y su primo.
Interior de la tienda. Entran y se saludan. El esclavo les da aguamansa y les
sirve una copa.
ARRUNTE: Ruva!
TARQUINIO: Arunth!
COLATINO: Tarchun!
TARQUINIO: Culatiath!
Luego Damocles que se entretiene con el soldado que ha vuelto.
SOLDADO: Damocles, mensaje de Lucio Junio Bruto.
DAMOCLES: No levantes la voz, están dentro de la tienda los hijos del rey. (El
soldado le da un mensaje que lleva escondido. Damocles lo lee). Bien, bien.
SOLDADO: ¿Le llevo una
respuesta?
DAMOCLES: Sí, pero no
tengo tiempo de escribir.
Dile que esperen, que no
hagan aún nada, el ejército
estará pronto bajo mi
control, pero hay que
esperar. Marcha ya. (Se va
el soldado y entra en la
tienda Damocles)
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

El rey Tarquinio entra en la tienda. Allí le aguardan sus hijos Tarquinio y


Arrunte, su sobrino Colatino y el oficial griego Damocles. Un(os) esclavo(s) atienden
al rey.
REY: (A sus hijos) Cliniar! (A su sobrino) Nefts!
TODOS: Lauchume!
REY: (A Damocles) Macstrana creice, Damocles, ¡oficial griego!
DAMOCLES. Te saludo, oh rey Tarquinio, y te agradezco que me hables en lengua
griega.
REY: Hablemos todos griego, puesto que todos sabemos hablar esa lengua. (El rey
se sienta, se sientan todos y un esclavo trae un aguamanil para que el rey se lave las
manos; Tarquinio, el hijo, se tumba, para que un esclavo le masajee)¡Qué inteligentes
sois los griegos! Aunque no dominéis a ningún pueblo, habéis conseguido que todos
conozcamos vuestra lengua. Y tú, Damocles, ¿no te animas a aprender etrusco?

DAMOCLES: Es muy difícil para mí, Señor.


REY: Bien sé que nos consideráis unos bárbaros, pero tenemos artistas, sabios y
escritores tan buenos como vosotros. No como esos ignorantes latinos, que no saben
sino balbucear su inútil idioma.
DAMOCLES: El latín: un idioma de pastores y labriegos, sin futuro.
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

REY: El futuro está en mis manos, y en las de mis hijos. Si todo sale como yo he
previsto, desde Roma gobernaremos toda Italia, desde Tarento a Liguria.
DAMOCLES: Pero ahora se opone Árdea.
REY: Es cierto, no pensaba que costaría tanto tomar esta ciudad. Está bien
defendida.
DAMOCLES: Tenemos que tener paciencia y organizar un cerco eficaz.
TARQUINIO: (Apartando con desprecio al esclavo) Cuando se rinda, padre, el castigo
debe ser ejemplar. (Sentándose) Degollaremos a sus habitantes.
ARRUNTE: Yo preferiría venderlos como esclavos. Sería más rentable, aunque usar
la clemencia agrada a los dioses.
TARQUINIO: ¡No habrá clemencia para nuestros enemigos!
REY: La guerra es necesaria: no sólo para llenar las arcas públicas, y las nuestras en
particular, sino para mantener al irritable pueblo ocupado de alguna manera. Lo que
más me preocupan son esos patricios latinos, que siempre están maquinando a mis
espaldas, no me fío de ellos. Ojalá pudiéramos volver ya a Roma. ¿Y tú, Colatino, qué
piensas?
COLATINO: Yo, como todos, quisiera volver a casa, pero seguiré hasta que tú lo
ordenes.
TARQUINIO: Nosotros aquí en la guerra, pasando privaciones, y nuestras mujeres en
casa, dándose a placeres y festejos.
COLATINO: No será eso verdad.
ARRUNTE: Yo no me extrañaría que vuestras esposas estuvieran ahora mismo
bailando con un esclavo. (El rey y Damocles se ríen).
COLATINO: Mi esposa, la casta Lucrecia, es una noble matrona romana. Me fío de
ella.
ARRUNTE: (A Colatino) La mía es una esposa fiel, la tuya te engaña.
COLATINO: (Se levanta) ¿Queréis que visitemos por sorpresa a nuestras esposas?
¿Nos apostamos un talento a ver cuál de ellas se acuerda más de su esposo?
Se quedan todos un momento expectantes. Se ven primeros planos de rostros
pensativos.
ARRUNTE: (Se levanta) Vayamos ahora mismo. ¿A qué esperar? ¡Padre! ¿Nos dejas
visitar a tus nueras?
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

REY: Id, pero mañana os quiero de vuelta aquí.


TARQUINIO: (Se pone la ropa militar y se levanta) ¿A qué esperamos? ¡A los
caballos!

III VISITA A ESPOSAS


ESCENA I EN CASA DE TARQUINIO: BANQUETE
CASA DE TARQUINO: En Roma, la mujer de Sexto, se encontraba
banqueteando con los amigos y dejándose cortejar. Escena de banquete. Parejas
tumbadas en triclinios. Danzantes bailando la danza del sátiro y la ménade. Esclavos
sirviendo copas.
ESCENA II EN CASA DE TARQUINIO: UNA PAREJA CONVERSA
Pareja de etruscos en banquete: se intercambian muestras de cariño y brindis
en perfecta igualdad.

ÉL: Puia!
¡Esposa!
ÉLLA: Mariş!
¡Joven esposo!
ÉL: Eca vinum aisareri
alpan. Este vino es en
acción de gracias para los
dioses
ÉLLA: Un turu.
Hagamos una libación.
Levantan las copas y llega un esclavo a servirles.
ÉL: Mi hathna. Soy feliz.
ÉLLA: Mi hathna etnam. Yo también soy feliz
ÉL: Azaru vinum. Excelente vino
ÉLLA: En malcha alicha am. Es un buen regalo.
ÉL: Calus eca lautni am... ¡Qué guapo es este esclavo! (Acariciando al esclavo)
ÉLLA: An huthzar avils! ¡Tiene quince años! (Mohín de reproche)
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

ÉL: Mini puia! ¡Esposa mía! (Gesto de cariño zalamero)


ÉLLA: Lautni calus... ¡Es guapo el esclavo! (Gesto de comprensión. Acaricia al
esclavo)
ESCENA III EN CASA DE TARQUINIO: DOS INVITADOS CONVERSAN
Imágenes de dos invitados bebiendo y cotilleando.
COMENSAL GRIEGO: ¡Qué indecentes son estos etruscos!
COMENSAL ROMANO: Es cierto, entre nosotros los latinos no se ven estas cosas.
¡Qué vergüenza! ¡En público!
Se ve al joven acariciando, hablando al oído y besando al esclavo, mientras su
mujer sonríe divertida.
COMENSAL GRIEGO: Que una mujer esté en un banquete en público, como si fuera
igual a un hombre. Eso entre los griegos no se ve. ¿A dónde vamos a llegar?
COMENSAL ROMANO: (Muy extrañado) No, si yo criticaba lo de seducir al esclavo.
COMENSAL GRIEGO: ¿Y qué tiene de malo acostarse con un joven bello?
Mirada muy extrañada del comensal romano.

ESCENA IV EN CASA DE TARQUINIO


Se ve unas jóvenes invitadas bailando y bebiendo junto a un joven patricio.
Finalmente caen todas
aparatosamente junto a
un lecho, dando lugar a
una escena llena de
excesos.
ESCENA V EN
CASA DE TARQUINIO:
LLEGA TARQUINIO
Se ve a una
esclava preocupada
buscando con la mirada
a su señora. La localiza tumbada junto a un joven.
ESCLAVA: Mech... Señora...
ESPOSA DE TARQUINIO: Snenath,... Ama... (Gesto de interrogación)
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

La esclava que sirve el vino habla al oído con la compañera.


INVITADA: Enclthi Tarchun, mech... Tarquinio está aquí...
ESPOSA DE TARQUINIO: Ena? An enclthi thui? ¿Ahora? ¿Está él aquí dentro?
La esclava asiente. La señora con un gesto despide a la esclava y con otro, con
la mirada, invita al joven a marcharse de su asiento. Al momento llegan Tarquinio,
Arrunte y Colatino. Los tres se miran sin decir nada. Se ve el semblante serio de
Tarquinio y las risas contenidas de los otros.
TARQUINIO: (Con tono de reproche) Puia! ¡Esposa!
Se van, irritado Tarquinio y sonrientes los otros dos. Fundido en negro. Sonido
de caballos.
ESCENA VI EN CASA DE ARRUNTE
Escena de banquete. Un esclavo entra. Unas bailarinas danzan. Unos músicos
tocan. También la mujer de Arrunte se encuentra banqueteando con los amigos y
dejándose cortejar. Se ve a una esclava preocupada buscando con la mirada a su
señora. La localiza tumbada junto a un joven y a otra dama. Las dos mujeres se
disputan al joven. La esposa de Arrunte rechaza a su compañera de triclinio cuando
juega con el mancebo.

ESPOSA DE ARRUNTE: (Rechazando a su compañera) Mini calus mariş! ¡Este joven


es mío!
DAMA INVITADA: (Con tono de reproche) Tanachil...
JOVEN INVITADO: Mechiar...! ¡Señoras…!
ESCLAVA: Mech... Señora...
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

HIJA: (Acercándose después, por detrás): Ati! Ati! Apa pil per! ¡Madre! ¡Padre está en
casa!
ESPOSA DE TARQUINIO: Snenath,... Ama... (Gesto de interrogación)
ESCLAVA: Enclthi Arunth, mech... Arrunte está aquí...
ESPOSA DE TARQUINIO: Ena? Arunth enclthi thui? ¿Ahora? ¿Está Arrunte aquí
dentro?
La esclava asiente. La señora con un gesto despide a la esclava y con otro, con
la mirada, invita al joven a marcharse de su asiento, arrojándolo en brazos de su
compañera. Al momento llegan Tarquinio, Arrunte y Colatino. Los tres se miran sin
decir nada. Se ve el semblante serio de Arrunte y las risas contenidas de los otros.

ARRUNTE: (Con tono de reproche) Tanachil! Mini puia! ¡Tanaquil! ¡Esposa mía!
Se van los tres varones, irritados Tarquinio y Arrunte y sonriente Colatino.
Fundido en negro. Sonido de caballos.
ESCENA VII EN CASA DE COLATINO
La mujer de Colatino, Lucrecia, espera tejiendo un vestido para su marido.
ESCLAVA 1: Domina! Domina! Dominos est heic! ¡Señora! ¡El señor está aquí!
ESCLAVA 2: Domina! Quam gaudiom! ¡Señora! ¡Qué alegría!
LUCRECIA: (Preocupada, deja la labor) Dominos heic! Aigerne est? ¡El señor aquí!
¿Está enfermo acaso?
ESCLAVA 1: Non, non... tu eapsa eom specta! No, no, miralo tú misma.
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

LUCRECIA: (Aliviada, se levanta) Colatino, esposo querido


COLATINO: Lucecia, mi fiel esposa. No te asustes, teníamos que venir a Roma y no
pude pasar de largo.

LUCRECIA: Os
saludo, mis
parientes y
amigos. ¿Ha
acabado ya el
asedio?
TARQUINIO: No, y
me temo que será
un asedio duro y
prolongado.
LUCRECIA: ¡Las
guerras, las guerras! ¡Malditas sean! Alejan a los maridos de sus mujeres y dejan a
las madres sin hijos! ¿Cuándo acabarán todas? (Mira a la esclava, quien asiente)
Estaréis cansados, ¿os quedaréis a dormir?
Los tres hombres se miran entre ellos. Arrunte está mohíno. Colatino parece
querer aceptar. Tarquinio mira extrañamente a Lucrecia.
ARRUNTE: No, el asunto que nos traía era urgente y ya está terminado. Debemos
estar en Árdea antes del alba. (Ante una mirada de contrariedad de Colatino) ¡Son
órdenes del rey!
LUCRECIA: En ese caso no hay más que hablar. Rezaré a los dioses por vosotros y
por el fin de la guerra. Saludad al rey en mi nombre.
Miradas, primeros planos de los cinco. Se van los hombres.
LUCRECIA: (Tras un momento de meditación) Mañana iremos al templo a llevar una
ofrenda a los dioses.
ESCLAVA 1: ¿Una ofrenda por la victoria?
LUCRECIA: Me conformo con el regreso de mi esposo. Me retiro ya.
ESCLAVAS 1 y 2: Bien, señora.
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

LUCRECIA: (Sonriendo con dulzura) ¡Estamos solas, no tenéis por qué seguir
hablando en griego!
ESCLAVAS 1 Y 2: Ita, domina. Sí, señora.
Coge la lámpara y se marchan. Fundido en negro.
IV ASEDIO DE ARDEA. MARCHA DE TARQUINO
ESCENA I. EN LA TIENDA DE TARQUINIO
. Tarquinio yace tumbado bebiendo. Entra Colatino.
COLATINO: ¿Qué haces, Tarquinio?
TARQUINIO: ¡Nada, por Cástor! ¡El tedio de este asedio se me hace insoportable!
COLATINO: (Sentándose) Todos deseamos que la guerra acabe, pero Ardea resiste.
TARQUINIO: Son obstinados. Esto es interminable.
COLATINO: Si quieres hacemos otra apuesta, para no aburrirnos... (Se ríe)
TARQUINIO: (Lo mira disgustado, de reojo; después, tras pensar durante un rato)
Creo que voy a dar un paseo a caballo.
COLATINO: Yo me voy a mi tienda a descansar. No sabemos qué nos deparan los
dioses para el día de mañana.
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

V VIOLACIÓN DE LUCRECIA
ESCENA I. TARQUINIO SE HOSPEDA EN LA CASA DE LUCRECIA
HISTORIADOR: Pocos días después regresó Tarquinio, a escondidas de Colatino, a
la casa de éste. Fue allí recibido como huésped por Lucrecia y sus siervos.

Se ven escenas de cómo es recibido y


atendido. Le llevan de comer, le sirven vino.
LUCRECIA: Sé bienvenido, Sexto Tarquinio,
hijo del rey Tarquinio.
TARQUINIO: Gracias, pero no seas tan
protocolaria. Somos parientes.
LUCRECIA: Eca ara Tarchunas. ¿Se dice así?
Esta es tu casa
TARQUINIO: Hablas muy bien etrusco. (Se
acerca a ella y la acaricia. Ella rehúsa)
LUCRECIA: (Seria) Perdona, no puedo tolerar
ciertas confianzas. (Enfrentándose a él buscando el apoyo de su esclava) Soy
casada, mi mech rumath ¡Soy una matrona romana!
TARQUINIO: Mi rumath, mi trusenna! ¡Yo soy romano y etrusco!
LUCRECIA: Está claro que latinos y etruscos no tenemos las mismas costumbres,
aunque vivamos en Roma. También está claro que eres bienvenido. Te traerán bebida
y comida. Me voy a retirar. La habitación de los huéspedes está preparada. Que
duermas bien.
TARQUINIO: (Levantándose) Te lo agradezco.
Imágenes de Tarquinio con sonrisa maligna mientras le traen comida y bebida.
Come. Bebe. Maquina. Fundido en negro.
ESCENA II. VIOLACIÓN DE LUCRECIA
LUCRECIA: Quid... quid est?
TARQUINIO: ¡Calla, Lucrecia! Soy Tarquinio; No hables, ni digas nada. Una sola
palabra y te mato
LUCRECIA: ¿Qué quieres?
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

TARQUINIO: Te quiero, Lucrecia, te quiero y te deseo, has de ser mía cueste lo que
cueste
LUCRECIA: ¡No, no, respétame, por favor! (Gritando) Ego som honesta domina
Romana!
TARQUINIO: Mi-c rumath trusenna-c! (¡Y yo soy romano y etrusco!)
LUCRECIA: ¡Mi esposo es...!
TARQUINIO: ¡Olvídate de tu esposo! ¡Yo seré el rey, y haré lo que desee! Si quiero, él
morirá y tú serás mi reina, tú, si te entregas a mí
LUCRECIA: ¡No podré vivir si mi honor es ultrajado!
TARQUINIO: ¿Tanto te importa tu honor? ¿Tanto te importa?
LUCRECIA: ¡Sí, Tarquinio, por favor, por favor, déjame!
TARQUINIO: Pues si tanto te importa, mira lo que voy a hacer: Te voy a matar, y
pondré a tu lado un esclavo desnudo para que se diga que, al encontrarte en
adulterio, te he dado muerte.
LUCRECIA: ¡No, eso jamás, jamás!
TARQUINIO: Pues si no quieres sufrir esa vergüenza, entrégate a mí.
LUCRECIA: ¡No, no!
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

Escenas de la violación. El puño de Lucrecia se agarra fuertemente a la colcha


de la cama. Tarquinio se desnuda, deja a un lado el puñal y la viola. Fundido en
negro.

VI MUERTE DE LUCRECIA
ESCENA I LLEGAN A LA CASA
HISTORIADOR: Huyó al punto Tarquinio, orgulloso de haber arrebatado su honra a
aquella mujer, mientras Lucrecia, llena de desesperación, mandó una nota a su padre,
que estaba en Roma, y a su marido, Colatino, que se encontraba en el campamento
de Ardea: La nota decía : “Ven pronto con un amigo. El asunto es importante y
urgente. Ha sucedido algo atroz”. Al recibir una nota con tales palabras se pusieron al
punto en camino, su padre Lucrecio y su marido, Colatino, con Lucio Junio Bruto.

Llegan los tres a la casa. Los reciben las esclavas.


COLATINO: Ubi est uxor mea? ¿Dónde está mi mujer?
ESCLAVAS (Entre sollozos) : Intro est! ¡Está dentro!
Al momento entra un soldado, el mensajero de Damocles. Junio Bruto hace un
aparte.
BRUTO: ¿Sabe ya el ejército lo que ha ocurrido?
SOLDADO: Lo saben, y Damocles ha dado la orden de regresar a Roma. El rey se ha
quedado sólo con su guardia personal.
BRUTO: Muy bien. Ahora es importante que transmitas esta orden: cuando el ejército
llegue deben cerrar las puertas de la ciudad e impedir que el rey entre en Roma.
Utilizaremos esta ofensa para derrocarlo.
SOLDADO: Muy bien, parto en seguida.
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

ESCENA II MUERTE DE LUCRECIA


Encontraron a Lucrecia llena de tristeza sentada en su habitación. Cuando vio
que habían llegado, no pudo contener las lágrimas. El marido le preguntó:
COLATINO: ¿No estás bien?
LUCRECIA: (Entre sollozos) ¿Cómo
puede estar bien una mujer que ha
perdido la honra? Todavía hay restos
en tu lecho, Colatino; restos de un
hombre. Sin embargo sólo me ha
violado el cuerpo porque mi espíritu
es inocente. Para demostrarlo me voy
a quitar la vida. Pero antes juradme
que el culpable adúltero no ha de
quedar impune.
TODOS: ¿Quién ha sido?
LUCRECIA: Ha sido Sexto Tarquinio. (Todos se miran con expresión de temor) Yo
creía que venía a verme en calidad de huésped, a hacerme una visita de cortesía, y
como tal lo traté. Pero me deshonró por la fuerza, y esto ha sido mi perdición; y la
suya también, si vosotros tenéis lo que hay que tener.
Todos se dedican a consolarla.
LUCRECIO: Hija mía, ten en cuenta que si sólo ha sido el cuerpo, no tiene maldad. La
que peca es la mente, y donde no hay consentimiento no hay culpa. El que la tiene es
Sexto Tarquinio. Te juro que haré lo posible por vengarte, pero te recuerdo que es el
hijo del rey, y quizá el próximo rey...
COLATINO: Yo soy el primero que me siento ultrajado, pero el rey puede acabar con
todos nosotros.
LUCRECIA: (Con una frialdad impropia del momento) "Virom auxiliom non habeo. Sei
vos viroi Inter. Inousias vivetes, Loucretia, femina tantom, non potist! No tengo la
ayuda de los hombres. Si vosotros los hombres vivís entre afrentas, ¡Lucrecia, sólo
una mujer, no puede!
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

Con un cuchillo que llevaba


escondido bajo su vestido, se
atraviesa el corazón y cae
moribunda.
Todos, aterrorizados, la
rodean, formando el cuadro
viviente pintado por Rosales.
Mientras los demás se
entregan a su dolor, Bruto,
arrancando de la herida el
chorreante puñal y teniéndolo
levantado, grita:
BRUTO: "Por esta sangre, la
más casta de todas antes de que la mancillase la ofensa regia, juro, poniéndoos por
testigos, oh dioses, que yo a Lucio Tarquinio el Soberbio, con su criminal mujer y toda
la estirpe de sus hijos, con el hierro, con el fuego, y por todos los medios violentos que
pueda, he de arrojar de la ciudad, sin consentir que
ni ellos ni otro alguno vuelva a reinar en Roma.
¡Juro por los dioses que nunca el país será de un
tirano, sino del pueblo: Rem poublicam habebimos!
¡Tendremos la república!
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

VII EPÍLOGO
Lars Porsenna entra triunfante en Roma. El pueblo calla. Porsenna baja del
carro, rodeado por sus satélites y un pretor. Los magistrados de Roma le saludan.
MAGISTRADOS: Laris Pursiena, Ruma ara pera-c am! ¡Lars Porsenna, Roma es tu
casa y propiedad!
LARS PORSENNA: Zilath, zich cechal! ¡Pretor, el texto del tratado!
El pretor saca dos rollos con el texto del acuerdo. Mira a Lars.
LARS PORSENNA: Zich creice! ¡El texto en griego!
PRETOR: Leeré el texto del tratado en lengua griega: Magistrados, ¿sois vosotros los
legados y portavoces enviados por el pueblo romano para hacer vuestra propia
entrega y la del pueblo romano?
MAGISTRADOS ROMANOS: Lo somos.
PRETOR: ¿Está el pueblo romano bajo su propia potestad?
MAGISTRADOS ROMANOS: Lo está.
PRETOR: ¿Os sometéis vosotros y el pueblo romano, su ciudad, su campo, agua,
fronteras, templos, utensilios y todos los objetos divinos y humanos a la potestad de
Lars Porsena y a la del pueblo de Clusium?
MAGISTRADOS ROMANOS: Nos entregamos El pretor mira a Lars..
LARS PORSENNA: Yo, por mi parte, os recibo.
HISTORIADOR: Tarquino fue destronado y expulsado de Roma junto con toda su
familia a raíz de la fechoría cometida por su hijo Sexto Tarquinio contra Lucrecia. Su
sobrino Lucio Junio Bruto fue líder de la revuelta que se organizó contra el rey y
después proclamó la República. A partir de estos hechos, ya no fueron elegidos más
reyes. En su lugar fueron elegidos para gobernar los pretores, que más tarde fueron
llamados cónsules. Lars Porsenna, rey de Clusium, atacó y ocupó Roma, si bien no
restauró la monarquía, sino que mantuvo un régimen republicano. Esto fue una
humillación para los romanos, quienes tergiversaron la historia y contaron que el líder
etrusco, impresionado por el valor de los romanos, había acabado por retirarse. Los
etruscos cuentan una versión más distinta, pero ¿a quién importa ahora la opinión de
aquellos antaño vencedores, que luego fueron vencidos? A nadie le interesa
reconocer que hubo un pueblo, el más poderoso de esta parte del mundo, llamado
ETRUSCO, en su propia lengua TRUSENNA.
Cuadernos de Mitología nº 21: Guión de Trusenna

BIBLIOGRAFÍA

AAVV Gaelic-English, English-Gaelic Dictionary. Geddes & Grosset


Blanco Freijeiro, Antonio La República de Roma. Historia 16. Madrid, 1988.
Dionisio de Halicarnaso Historia antigua de Roma. Ed. Gredos
Heurgon, Jacques La vida cotidiana de los etruscos. Temas de hoy. Madrid, 1994.
Palmer Introducción al Latín. Ed. Ariel
Prayon, Friefhelm Los etruscos. Acento, Madrid, 2001.
Walter, Joseph M. Los Etruscos. Edimat. Madrid, 2003.

INTERNET
http://www.logosdictionary.com
http://www.maravot.com/Indo-European_Table.
http://www.evolpub.com/LCA/VTLetrvocab.html

RECOMENDAMOS:
 EN YOUTUBE: buscar IES Río Júcar, Trusenna, etc.
 Pagina web del IES Río Júcar: http://edu.jccm.es/ies/riojucar/
 Blogs de los Departamentos de Latín y Griego (iesriojucarlatgri.blogspot.com), Ciencias
Naturales (http://iesjucar.blogspot.com/), Inglés (http://teriruipe.blogspot.com/) y Geografía
(http://docenciageografia.blogspot.com/)

Intereses relacionados