Está en la página 1de 84

RUTAS

MEDIOAMBIENTALES
DEL VALLE DEL JÚCAR
(PROVINCIA DE
ALBACETE)

Josefa Daría López López, José Cabañero Fuentes,


Alfredo Alcahut Utiel, Felicitas Monteagudo Gualda,
Francisca Clara Selva Carrillo, Isabel Torres Villalba,
María José Nortes Ruipérez y María Luisa Merino Azorí

1
RUTAS MEDIOAMBIENTALES DEL VALLE DEL JÚCAR
(PROVINCIA DE ALBACETE)

PRÓLOGO
Pasar del simple ver, al mirar con interés, con amor, con dedicación…
Pasar del ignorar al conocer, al apreciar, al valorar…
Cambiar de mentalidad ante la realidad que nos circunda, la naturaleza que
nos rodea y de la que somos, inevitablemente, parte…
Pensar, reflexionar, sentir y actuar en torno a nuestro medioambiente, tan
cercano, tan ignorado, tan nuestro, tan frágil
Estas son las razones que nos han movido a realizar y a documentar estar rutas
de este rincón de La Mancha, esta comarca de La Manchuela de Albacete,
unas rutas que, de tan sencillas, tan sencillas, resultarán maravillosas.

ÍNDICE
1. MADRIGUERAS-CAMINO DEL MOLINO- MOTILLEJA-
CUASIERMAS-EL GUIJARRAL
2. LA RECUEJA-ALCALÁ DEL JÚCAR-TOLOSA
3. LAS MARIQUILLAS-LOS YESARES-VALDEGANGA-BOLINCHES
4. NAVAS DE JORQUERA
5. MADRIGUERAS-EL CARRASCAL-MAHORA
6. CENIZATE-CAÑADA CANDEAL-CENIZATE
7. CENIZATE EL TEJAR
8. PASEO BOTÁNICO POR CUASIERMAS
9. CUASIERMAS-LA MARMOTA
10. VILLALGORDO-BATANEJOS
11. CUASIERMAS-EL TORCÍO
12. NOCHE DE LEYENDAS
13. RUTA BOTÁNICA DEL IES RÍO JÚCAR

2
INTRODUCCIÓN

La Manchuela es una comarca situada al noreste de la provincia de Albacete y al sureste


de Cuenca. Esta surcada por dos ríos el Cabriel y el Júcar, por lo que tiene una gran
variedad paisajística y un gran atractivo visual, para aquellas personas que disfrutan
contemplando sitios nuevos y pintorescos. Además, de su belleza paisajística, esta
comarca presenta una gran variedad de vegetación pudiéndonos encontrar sin movernos
del sitio a un lado el típico bosque de ribera y al otro el bosque mediterráneo junto a una
viña o un bancal de cereales. Otro aspecto, que hacen única a esta comarca, es su
patrimonio cultural ya que junto a estos paisajes nos encontramos las huellas de
antiguas civilizaciones (iberos, romanos, visigodos, árabes y medievales) que habitaron
esta zona. Por todo esto, sus
tradiciones y arquitectura
típica, decidimos empezar a
hacer pequeñas rutas a lo
largo de estos ríos y de sus
pueblos, para intentar
conocerlos mejor e inculcar a
las personas de nuestro
entorno el amor por la
naturaleza y las tradiciones
de la zona.

La idea de hacer este trabajo surgió a partir de la experiencia de un grupo de trabajo


variado y singular que planteó una excursión interdisciplinar en la que se investigaría
sobre el terreno aspectos relacionados con la naturaleza pero también con la interacción
entre hombre y paisaje: vegetación, estratos, minerales, fósiles, degradación, acción
geológica, ruinas, topónimos, etc. Todo este elenco de materiales es objeto de estudio
independiente de disciplinas tan diversas como éstas: Ciencias Naturales, Biología,
Botánica Aplicada, Ciencias de la Tierra, Cultura Clásica, Latín, Lengua Española,
Física y Química, Geología, Geografía, Historia...

3
RUTA 1: MADRIGUERAS-CAMINO DEL MOLINO--
CUASIERMAS-EL GUIJARRAL

En octubre del 2002 se llevó a cabo con participación de alumnos y profesores esta
excursión, en la que cada cual aportó sus conocimientos para dar una imagen conjunta
de la realidad de unos parajes del río Júcar cercanos a las poblaciones de Motilleja y
Madrigueras, en el norte de la Provincia de Albacete, en La Mancha Oriental.

Cuasiermas.

El grupo de profesores preparó un trayecto a pie partiendo de la localidad de Motilleja.


Desde allí por un camino en buen estado nos dirigimos a la llamada zona verde de
Motilleja, junto a la Ermita de San Isidro (1). Después, ya en el término de Madrigueras,
bajamos por el Torrente de la Escalerilla (2). Recorrimos los restos de la presa del
molino y de las casas que hay precisamente al final del llamado Camino del Molino (3).
Recorrimos el paraje de la ribera del río, llamado el Guijarral (4), hasta llegar a un
paraje, llamado las Zorreras, lleno de fósiles provenientes de la excavación de decenas
de cuevas (5). La excursión puede seguir río arriba hasta el paraje de Cuasiermas. (6)

En cada paraje se hace un breve comentario sobre los aspectos más destacables:
geología, biología, acción humana y alteración del paisaje, toponimia, historia,
arqueología, paleontología, hidrografía, etc. Los alumnos toman notas, hacen fotos,
recogen muestras, de acuerdo con las indicaciones del grupo de profesores.

4
ZONA VERDE DE
MOTILLEJA

A corta distancia de
la localidad llegamos a la
"zona verde" de Motilleja.
Se recomienda ir a pie,
aunque el camino está tan
bien que se puede llegar
incluso en autobús. La "zona
verde" es un paraje pensado
para el ocio en la naturaleza que ha sido objeto de una reciente repoblación. Tiene
servicios, agua potable y bancos para sentarse. Normalmente está cerrado y para usar
sus instalaciones hay que dirigirse previamente al Ayuntamiento de Motilleja (Tel. 967
49 36 06/967 49 36 19).

5
Ribera del Júcar

Destaca desde el punto de vista histórico un paseo rodeado de los rulos de piedra
que se empleaban en las eras. Curiosamente varios de ellos proceden de fustes de
columnas romanas. Al lado de la "zona verde" hay dos promontorios, coronados
respectivamente por la moderna ermita de San Isidro y una imagen del Sagrado Corazón
de Jesús. El interés principal de los dos lugares es el paisajístico, ya que es un buen
lugar de observación del río Júcar y de gran parte del recorrido posterior.

TORRENTE DE LA ESCALERILLA

El torrente de la escalerilla es un vallejo


formado por la acción del agua a lo largo de los
años. Actualmente el lecho de torrente es
recorrido por aguas residuales procedentes de
Motilleja, lo que es una muestra más de
degradación de la naturaleza en tanto no se
construya la depuradora prevista. El paraje, sin
embargo, es de gran belleza, pues hay una
cascada y una lagunilla, y se ve un fuerte contraste entre las zonas rocosas y expuestas
al sol, con vegetación esteparia, de esparto (Stipa tenacísima), cerrillo (Stipa offneri),
tomillo (Thymus vulgaris), cardillos (Scirpus holoschoenus). En cuanto a fauna es fácil
ver patos (Anas platyrrhynchus), pollas de agua (Gallinula chloropus), liebres (Lepus),

6
lagartos (Laceta viridis), lagartijas (Podarcis hispanica); y pese a la contaminación,
ranas (Rana ridibunda). La acción geológica erosiva de las aguas ha dejado al
descubierto los estratos de las paredes del valle, con diversos entrantes según la distinta
dureza de las rocas calizas y de antiguos sedimentos.

MOLINO DE LOS NUEVOS

El Molino, llamando también Molino de los Nuevos, es un conjunto de molinos, casas y


restos de una presa cuyos sillares se remontan a época romana. Se halla precisamente al
final del camino del Molino, que arranca de Madrigueras, a cuyo término municipal
pertenece. El interés histórico viene del hecho de que parte de su gran antigüedad, el
molino fue en tiempos medievales una linde entre los territorios de Alarcón
(Madrigueras), Jorquera (Motilleja) y Chinchilla (Albacete). En las ruinas de las
viviendas aún se puede observar un horno antiguo, que se usaba para hacer el pan.

En el paraje se observa claramente el contraste entre la vegetación húmeda de la umbría


(ribera de Albacete), la vegetación seca de los riscos de la orilla de Madrigueras
(tomillo, romero, aliaga, esparto, cardillo, ruda, retama) y la vegetación típica de ribera:
roturación de parcelas en lo que antes fueron, en su mayoría, huertas, plásticos y botes
por doquier y, en la orilla opuesta, el Campo de Golf, que ha constreñido a la vegetación
autóctona a unos metros de las paredes del valle del Júcar.

7
EL GUIJARRAL

Partiendo del molino recorremos un camino río abajo. El paraje recibe el nombre de El
Guijarral. El topónimo se debe a la abundancia de guijarros del lecho del río Júcar en
este tramo: en efecto, por ser zona de corriente donde el río bajaba rápido, su fondo
estaba lleno de guijarros, producto de la lenta acción erosiva de las aguas.

Este discurrir se vio impedido durante siglos por la antigua presa de origen romano y
actualmente por el efecto de la cercana presa de El Torcío por lo que las aguas hoy
discurren más lentamente.

El camino corre paralelo al cauce del río. Este es un buen lugar para pasear, observar la
belleza del paisaje, el contraste entre la vegetación de ribera y las formaciones rocosas
del valle que la erosión ha ido formando. Hay sendas que se acercan mucho a la orilla,
aunque estorbadas frecuentemente por las zarzas. De la vegetación destacamos: el
chopo (Populus nigra), el álamo (Populus alba), el junco (Scirpus holoschoenus), la
enea (Typha angustifolia), la zarzamora (Rubus ulmifolius), la caña (Arundo donax), etc

8
LAS ZORRERAS

Este paraje es uno de los más interesantes de la excursión. Para empezar el topónimo se
debe a la abundancia de madrigueras de zorros, o zorreras, de este paraje. El hombre ha
aprovechado este paraje semidesértico para construir decenas de cuevas destinadas a

cultivo de champiñón, hoy totalmente abandonadas. Estas cuevas suelen tener dos
salidas y una altura de 1´60 a 1´70 metros, lo que obliga a recorrerlas agachados.
Aunque abandonadas, la mayoría están en buen estado, si bien no hay que dejar de tener
precauciones.

No es casualidad que el paraje esté lleno de zorreras y de cuevas, pues la mayor parte de
los estratos está compuesta de sedimentos calizos formados por fósiles lacustres,
concretamente del género Planorbis, de entre 3 y 10 millones de años de antigüedad.

El río Júcar, que geológicamente hablando es bastante joven, ha atravesado este paraje
de sedimentos dejando al descubierto capas donde se acumulan estratos sedimentarios.

9
En éstos encontramos gredas, fósiles precedentes en su mayor parte de antiguos fondos
lacustres, yeso en punto de flecha e incluso unas capas horizontales de apenas unos
centímetros de espesor de lignito, que es una de las más jóvenes formas del carbón,
solamente más antiguo que la turba.

Esta capa de lignito se extiende de manera bastante uniforme por casi toda la Mancha
Oriental, aflorando en lugares como aquí en los que la erosión propiciada por el río lo
ha dejado al descubierto.

En la fotografía se ven algunas muestras que pudimos recoger in situ.

CUASIERMAS

Volviendo río arriba recorremos el paraje de Cuasiermas, de nuevo en el término de


Madrigueras, donde a la altura del puente se ven restos de sillares del antiguo molino de
Cuasiermas. Un poco más allá comienza el término municipal de Tarazona de La
Mancha.

10
El topónimo Cuasiermas deriva de Cuevas Yermas, es decir, cuevas deshabitadas, Pero
según ciertas observaciones son cuevas en su mayor parte hechas por el hombre y
usadas en algún momento como habitáculo o almacén. Es una pena que la roca, en
forma de conglomerado no permita ver claramente las trazas de los trabajos. En cambio
río abajo (Bolinches, Puente Torres, Ribera de Cubas, Jorquera), es frecuente que las
casas-cueva hayan sido ocupadas hasta nuestros días.

El paraje presenta aquí un fuerte contraste entre la zona de umbría y la seca, en cuanto a
verdor y vegetación.

Antaño había fuentes y manantiales, debajo y cerca del puente. Hoy han desparecido,
unos por el descenso del nivel freático, otros por la brutal y directa acción del hombre.

11
Los impactos más negativos que ha sufrido últimamente la zona han sido primero la
construcción de la "Playa de Cuasiermas", que acabó destruyendo un hermoso paraje,
después la desecación temporal del río Júcar y finalmente el Campo de Golf. Lo que fue
la playa ahora ha sido objeto de una actuación que ha recuperado en parte el lugar como
espacio de ocio en la naturaleza, con un enfoque didáctico y recreativo a la vez. Sin
embargo el daño que se hizo es irremediable.

Desde el punto de vista geológico se observa muy bien la acción erosiva de las aguas en
los últimos cientos de miles de años. Algunos pequeños torrentes rompen la pared
rocosa, con el consabido interés paisajístico.

Desde el punto de vista histórico destacan los sillares romanos de casi dos mil años de
antigüedad, procedentes de la antigua presa y reutilizados hoy en parte en una parada,
restos de un antiguo molino y de una presa.

12
RESUMEN DIDÁCTICO
1. TOPONIMIA

Camino del Molino: Camino antiguo que une el cerro de San Jorge con el antiguo
molino y presa romana. Cuasiermas: deriva de "Cuevas Yermas". Al contrario que en
Alcozarejos, la Ribera de Cubas y Alcalá, las cuevas de esta parte del río están yermas
(deshabitadas). En todo caso se emplearon algunas como corral de ganado.

Júcar: nombre ibérico, llamado en lengua griega Súkron, el latín Sucro, en mozárabe
Xucru y por influjo árabe Xúcar, finalmente en castellano actual Júcar.

Motilleja: una mota es una pequeña colina, generalmente sede de un poblado en la Edad
del Bronce (cultura de las motillas). Junto a Motilleja, en la mota llamada "La Morrica",
hay vestigios cerámicos ibéricos y romanos.

2. HISTORIA

En época romana había una presa (quizá dos) y un molino de agua en el río, que se
mantuvieron durante siglos. El río se cruzaba en barca por la presa, al final del Camino
del Molino, y no había puente.

13
En la época musulmana la comarca perteneció al alcorato de Cuenca y sucesivamente a
los taifas de Toledo y Valencia.
La ribera del Júcar fue un tiempo frontera entre los dominios castellanos y árabes.
Posteriormente fue frontera entre los alfoces (territorios) de Alarcón y Chinchilla. En
concreto los molinos de Cuasiermas y La Marmota eran las lindes entre ambos
concejos.

3. GEOGRAFÍA

Aunque nace en Teruel y desemboca en Valencia, el Júcar recorre la mayor parte de su


curso por tierras castellano manchegas. Baja de norte a sur para torcer luego hacia
levante. La curva que forma delimita una comarca de la Mancha Oriental situada entre
los ríos Júcar y Cabriel, llana pero con ondulaciones y cruzada por cañadas y arroyos,
como el río Valdemembra, la Cañada de Iniesta y el Arroyo de Ledaña o de Abengibre.
Entremedias algunos torrentes cortan el paisaje en tramos de varios kilómetros, como
ocurre con el Torrente de la Escalerilla y otros muchos que configuran un interesante
paisaje a lo largo de la ribera del río.

4. GEOLOGÍA

El río ha formado un cañón con los aportes de agua (abundantes en el pasado,


misérrimos hoy). Este cañón recorre estratos formados en un fondo lacustre donde hay
depósitos calizos, de yeso (yeso en punta de flecha), de greda, de arena y de fósiles
Planorbis.

Muy curiosa es la formación de unas capas muy delgadas de lignito, visibles claramente
en los cortos producidos al excavar las cuevas.

5. BOTÁNICA

La zona horadada por cuevas y expuesta al mediodía, las Zorreras, es auténticamente


desértica. Algunos torrentes desembocan en el río, como el di la Escalerilla, por donde
bajan hoy las agua residuales sin depurar directamente al río.

La zona conoce los siguientes tipos de vegetación:

14
-Vegetación de ribera: chopo, álamo, cañas, carrizos, juncos, enea...

-Vegetación esteparia de zonas rocosas: tomillo, romero, aliaga, lechetrezna, esparto,


cardos...

-Bosque mediterráneo: encina y pino piñonero, matarrubia o coscoja, romero, retama...

6. PALEONTOLOGÍA

Las muestras más fáciles de recoger son Planorbis, género de moluscos pulmonados,
con un solo par de tentáculos y de agua dulce. Habitaron desde hace unos 3 a 10
millones de años los inmensos lagos que ocupaban casi toda la Mancha en el Mioceno y
que terminaron desaguando en el mar por los ríos Tajo, Guadiana y Júcar.

7. ZOOLOGÍA

El contrate entre zonas de umbría y soleadlas, junto con la presencia del río y el bosque
de ribera, a lo que hay que añadir el refugio que suponen las cuevas y oquedades, hacen
que estos parajes ofrezcan una singular riqueza: Entre la fauna merece la pena destacar
al jabalí, la liebre, el conejo, perdices, mochuelos, búhos, lechuzas, cuervos, urracas,
cernícalos, torcaces, abubillas, gavilanes, patos, garzas reales, garcetas, pollas de agua,
cigüeñuelas, etc.

15
RUTA 2: LA RECUEJA-ALCALÁ DEL JÚCAR-TOLOSA

LA RECUEJA
Vemos el hábitat de un pueblo tranquilo apegado al río, con restos por doquier de
cuevas y huertas. A la orilla del río hay un espacio para el ocio (pesca, paseo, baño,

paseo, fotografía). No es difícil ver una majestuosa garza real surcando los cielos por en
medio del valle.

ERMITA DE SAN LORENZO

Un buen lugar para descansar y


ver el paisaje al tiempo que
reflexionamos sobre las tradiciones y la
arquitectura rural. Es el patrón de
Alcalá del Júcar y sus fiestas de agosto
son muy celebradas. La Ermita de San
Lorenzo de Alcalá del Júcar está situada
a tres kilómetros de Alcalá del Júcar. Se
tiene constancia de que en el año 1579
ya existía, aunque entre sus pinturas hay
una inscripción que alude al año 1.805 como fecha de conclusión. Su decoración es de
estilo neoclásico.

16
ALCALÁ DEL JÚCAR

Muy destacable por su puente de piedra del siglo XVIII (construido al parecer sobre
restos de uno romano), su castillo medieval de origen árabe, que ha dado precisamente
nombre al pueblo (al qalá: el castillo), su muy original y elíptica plaza de toros, sus
cuevas, su iglesia y su paisaje. Esta histórica y pintoresca población merece muy buen
un día entero ella sola.

17
TOLOSA
Se trata de un pequeño núcleo de población a 4 Km. río debajo de Alcalá: allí en el
embalse se puede pasear, bañarse, practicar diversos deportes acuáticos.

LAS ROZAS

Más allá la naturaleza se a


enseñoreando del paisaje, entre
restos de una presa, en dirección
a la aldea de las rozas. Por allí en
la parte de la umbría es fácil ver
manantiales que llenan de frescor
al viandante en días de calor,
adornados con colgantes
helechos. La riqueza vegetal de
la húmeda umbría contrasta fuertemente con los estratos rocosos blancos y rojizos.
Abundantes aves (rapaces, grullas, patos, etc. y mamíferos como el zorro y el jabalí
pueblan este reducto natural. De regreso hacia Alcalá vale la pena detenerse en Tolosa
para ver el atardecer sobre la presa.

18
MIRADOR DE LA CARRETERA DE VILLAVALIENTE

Un espectáculo realmente maravilloso es Alcalá del Júcar al anochecer, tal y como se ve


desde el mirador de la carretera que baja desde Villavaliente. Desde este punto
despedimos nuestra ruta. Esperemos que hayan disfrutado.

19
RUTA 3: MARIQUILLAS , LOS YESARES,VALDEGANGA

En esta ruta seguiremos el curso del río Júcar desde su cruce con la carretera N-
322 (Albacete-Casas Ibañez-Requena) hasta Valdeganga. El trayecto es de unos 8 Km
y se puede recorrer andando o en bicicleta.

Parada 1.- Desde la carretera N-322, dirección Requena, tomamos el desvío que sale
hacía Valdeganga justo antes del puente que cruza el río. Nos acercamos al puente viejo
para ver el río y su ribera aguas abajo. La vegetación de ribera, muy deteriorada, está
formada fundamentalmente por cañas, algunas choperas, álamos y zonas de cultivo.
En las laderas de los dos márgenes encontramos monte bajo donde predominan
coscojas, carrascas, pinos y aromáticas (romero, tomillo, aliagas...).

Parada 2.- Continuamos por la carretera y aproximadamente a 1 km encontramos una


minicentral hidroeléctrica abandonada.
Desde la central sale el antiguo cauce,
construido para aprovechar la energía del
agua, que ahora está cubierto de cañas.
Este tipo de instalaciones eran muy
frecuentes en la zona pero en la actualidad
están en desuso. Además de la vegetación

20
de ribera aparecen chopos de repoblación.
Aquí comienza un coto de pesca intensiva
de trucha muy frecuentado por pescadores de
la zona.

Parada 3.- Si avanzamos unos 500 m por la


carretera llegaremos al famoso paraje de
“Las Mariquillas”, donde se encuentra un
conocido merendero con el mismo nombre. Antes de llegar, a la derecha, (cerca de
unos contenedores basura), encontramos un pino piñonero con una gran “escoba de
brujas” (producida por un parásito). Justo en la ribera del río hay pequeñas huertas y
un aparcamiento que ha utilizado la
llanura de inundación.

Parada 4.- Seguimos andando por la carretera y llegamos a una curva desde donde sale
un camino hacia la izquierda que llega al río (Mariquillas). Antes de tomar el camino
nos detenemos a mirar los materiales que forman la cuneta derecha de la carretera.
Observamos pequeños cristales de yeso que aparecen solos o agrupados, nos
encontramos cerca de una cantera de yeso conocida como “Los Yesares”. A
continuación cogemos el camino de la izquierda hasta llegar a una zona despejada del

21
río, es una gran explanada donde el bosque de ribera prácticamente ha desaparecido,
quedando reducido a algunos sauces, fresnos, chopos y juncos. Aprovechando la poca
profundidad y corriente, se utiliza como zona de recreo y baño.

Parada 5.- Volvemos a la carretera y a unos 500 m nos encontramos a la derecha con
un camino que nos lleva hasta “Los Yesares”. Esta zona tiene dos características que la
diferencian del resto: un suelo rico en yesos y el haber sido utilizada hasta no hace
mucho tiempo para uso industrial.

Como consecuencia
de la explotación de la
cantera han aflorado los
distintos estratos en los que
observamos yesos, arcillas,
margas y lechos de caliza
intercalados. Una
propiedad de estos
materiales es la plasticidad
que poseen. Al estar en
pendiente y embebidos en
agua pueden sufrir desplazamientos produciéndose repliegues que dan lugar a una
estructura geológica llamada “slump”, que podemos apreciar claramente en la pared. A
estas circunstancias se une el que en las zonas más bajas se forman charcas y en
algunas laderas aparecen depresiones cerradas de contorno redondeado (dolinas) por
la disolución de los yesos.

Por todo lo anterior la vegetación


es muy particular. La acción del hombre
ha dado lugar a la desaparición del estrato
arbóreo, excepto en los lugares más
próximos al camino de entrada donde
aparece algún pino carrasco y algún
ejemplar de ailanto. En las zonas secas

22
predomina el pequeño matorral con matas de hierba piojera, tomillo, romero y aliagas.
También observamos algunas especies con gran afinidad al yeso, tales como el esparto,
lamium, jarillas y salvia. En las zonas encharcadas aparecen carrizos, espadañas y
juncos.

Parada 6.- Seguimos


por la carretera,
observando pinos de
repoblación, monte
bajo y zonas de
cultivo, entre las que
se encuentra una finca
con un gran pinar de
pino piñonero.
Pasamos un puente
que cruza una pequeña
rambla. Va desapareciendo la vegetación autóctona que ha sido sustituida por cultivos,
sobre todo cereales. Aproximadamente a 4 km de “Los Yesares”, subimos un pequeño
repecho y a la izquierda, entre los cultivos, observamos un “cuco”, una construcción
típica de la zona que servía de refugio a agricultores y pastores. Para llegar al cuco
tomamos un camino que sale a la izquierda justo antes de las primeras construcciones
del pueblo.

Parada 7.- Por fin llegamos a Valdeganga, podemos descansar, repostar y dar un paseo
para deleitarnos con las espléndidas vistas de la ribera del río. En el cruce con la
carretera que va a Bormate giramos a la izquierda, y al pasar la Cooperativa nos
desviamos hacia la derecha, continuamos todo recto hasta llegar a una pequeña plaza
llamada “El mirador de la ceja”. Desde aquí observamos el meandro formado por la
acción geológica del río, la llanura de inundación ocupada por cultivos de huerta, una
minicentral eléctrica y una cantera de áridos en explotación.

23
RUTA 4: POR LOS CAMINOS DE NAVAS DE JORQUERA
FOTOGRAFÍAS: JAVIER GUTIÉRREZ JUNCOS

Salimos de Navas de Jorquera a las 10de la mañana y nos disponemos a dar un paseo.
Primera foto: dos gatos mimándose en un tejado.

Partimos de la orilla del lugar, donde vemos unas hormas de piedra hechas para proteger
los ribazos de la erosión.

24
Avanzamos hacia una zona arbolada, un pinar, en el que vemos cómo la repoblación
está haciendo que crezcan árboles jóvenes.

Cruzamos una cañada, paso natural de las aguas cuando llueve mucho. Vemos los
efectos de la erosión.
A un lado del camino podemos ver un chozo de piedra, construcción tradicional donde
se refugiaban los pastores. En la imagen se puede ver la piedra con la que está hecha,
por debajo del material con el que se restauró.

Siguiendo la ruta entre los cultivos vemos un Cañar, en el que se acude en primavera a
veces para coger cañas para usos diversos: bastones, etc. Antes se usaban las cañas más
que ahora.

25
Más adelante el camino cruza por un pinar.

Y aún más adelante nos encontramos con una gran carrasca, un árbol autóctono que está
actualmente protegido. Aquí, alas 12 de la mañana, damos por concluida nuestra ruta y
regresamos.

26
RUTA 5: MADRIGUERAS-EL CARRASCAL-MAHORA-
MADRIGUERAS

Nuestra ruta arranca de la Plaza de Madrigueras. Allí partimos del antiguo cruce de
caminos situado entre el Ayuntamiento, la antigua fuente del S. XVIII y la Iglesia de S.
Pedro y S. Pablo. Ésta última nació como ermita (cuya primitiva portada aún se puede
ver) en el siglo XIII y fue construida en su aspecto actual en el XVIII, por el arquitecto
José Martín de Aldehuela. Destaca sobremanera su espectacular fachada rococó.
Desde aquí iniciamos el recorrido y nos dirigimos hacia la calle Mahora, para, una vez
atravesada la carretera, pasear por los caminos de riego.
Un nuevo y moderno paisaje agrario, con tonalidades distintas a las tradicionales pero
salpicados de encantadoras huertecillas nos distraen. No faltan algunas manchas de
arbolado de alguna nueva repoblación forestal.
Cogeremos los caminos en dirección a la pequeña elevación que se ve en el horizonte, la
Cabeza de Los Hitos o de los Hilos.

27
CABEZA DE LOS HITOS

Muchas son las leyendas e historias que se refieren a este paraje, un yacimiento
arqueológico de época del bronce e ibera y puno de confluencia de los términos de
Madrigueras, Motilleja y Mahora. Desde aquí arrancaba el carril de Bolinches, si bien

los caminos antiguos han sufrido alteraciones por la concentración de paralelas del
regadío. Por eso proponemos buscar el camino del paraje llamado el Carrascal.

EL CARRASCAL

Manchas de arbolado, de carrascas y variada


vegetación autóctona (retama, tomillos,
aliaga, etc.) nos sorprende con su natural
belleza. Por aquí y allá vemos edificaciones
típicas de la arquitectura rural manchega,
como la típica casilla, restos de balsas y de
corrales, y unas construcciones típicas
llamadas chozos, cucos u hornillos, de base
generalmente circular y construidos con falso
arco obtenido mediante la antiquísima
técnica de la aproximación de hiladas.

28
HORNILLO CUARTERO

Merece la pena destacar este hornillo en particular por su antigüedad, sus grandes
dimensiones y su aceptable estado de conservación. Es un interesante ejemplo de
arquitectura popular en piedra, característico de esta comarca y especialmente
abundante en la zona que rodea a Mahora, Las Navas, Cenizate y Golosalvo.
Seguiremos el camino en dirección a Mahora, encontrándonos con algún otro hornillo
de dimensiones más reducidas. En el horizonte vemos la esbelta y artística imagen de la
torre de Mahora, y a otro lado de la carretera, el molino de viento, recientemente
restaurado.

29
MOLINO DE VIENTO

Son varios los molinos de viento que se conservan en esta comarca, aunque sólo están

en buen estado el de Ledaña y éste de Mahora, tal y como podemos ver tras su
afortunada restauración, que ha permitido recuperar tejado y aspas y sobre todo salvarlo
de la ruina total. Su estampa, además de símbolo de La Mancha, es un testimonio vivo
de un tipo de arquitectura popular, y su imagen nos evoca inmediatamente las andanzas
de Don Quijote.

MAHORA

Un recorrido por este pueblo nos permite


admirar su notable Iglesia de la Asunción, del
siglo XVI, adornada de una bellísima torre.
Caminar por Mahora nos permite admirar
casas y blasones señoriales y los restos del
cuartel, una casa palacio del siglo XVI.
Cruzando el pueblo aún podemos admirar la
iglesia del antiguo convento, del siglo XVIII.
A unos metros, unos puentes son aún el testimonio en pie de un proyecto frustrado: el
ferrocarril Baeza –Utiel.

30
RUTA 6: CENIZATE-CAÑADA DEL CARDEAL-CENIZATE.

RUTA DE LA CAÑADA DEL CARDEAL - CENIZATE


La ruta propuesta comienza en la carretera de Cenizate a Fuentealbilla. Desde aquí nos
desviamos por un camino a la izquierda, en dirección a la Balsa de Jumillano, que aún
está en uso. Desde allí comenzamos un trayecto por un camino que al principio es apto

para toda clase de vehículos pero que luego sólo es recomendable para ir en bici o a pie.

31
CAÑADA DEL CARDEAL
El recorrido es alrededor de una cañada, la
llamada “Cañada Cardeal” que en tiempos fue
un río y que recibe en otros tramos nombres
como Arroyo de Ledaña y Arroyo de
Abengibre. Es de gran importancia histórica
pues es una antigua ruta de comunicación
entre el valle del Júcar y las comarcas al norte.
Por aquí cruzó Aníbal con su ejército para
tomar Ikalesken (Iniesta) antes de partir contra
Roma. En época ibérica y romana unía el valle
del Júcar con Iniesta y luego seguía hacia Valeria y Segóbriga. Todavía hay numerosas
fuentes y manantiales a lo largo de su recorrido que han favorecido cultivos de huerta y
que hoy tienen el interés paisajístico de mostrar parajes llenos de verdor.

LA FUENTE DEL CUERVO, EL POZO


MELCHOR Y LOS POCICOS
La Fuente del Cuervo se ha utilizado para fines
agrícolas y ganaderos. Hoy la fuente está en un estado
de abandono. Desde aquí seguimos hacia el Pozo
Melchor, donde antaño sacaban agua para regar, pero
que ahora está en estado de ruina. Después la senda
nos lleva a Los Pocicos, que como su nombre indica
es el paraje con más abundancia de agua del término.
Tiene bastantes fuentes, de algunas de las cuales aún
puede beber agua el caminante.
Seguimos recto y luego nos desviamos a la derecha
para llegar al Tollo.

EL TOLLO
Un tollo es una hondonada de una rambla que se llena de agua. El nombre, como
vemos, también nos habla de la presencia abundante de agua. Es una zona llena de

32
verdor, y si tenemos suerte y ha llovido podremos ver el tollo lleno de agua. Cerca del
Tollo, en la Casilla de Juan de Dios, se encontró recientemente una necrópolis romana.

El siguiente lugar que visitamos es la Peña del Águila.

LA PEÑA DEL ÁGUILA


Se trata de un promontorio rocoso de difícil acceso que muestra las señales de erosión
del agua de la cañada en tiempos en los que el cauce era mucho más abundante. El
nombre, al decir de las gentes, se debe a que un águila habitaba en el lugar.
Continuamos todo derecho y llegamos ahora a la Cueva del Menor.

LA CUEVA DEL MENOR


Es un paraje donde antes había un típico caserío
manchego habitado por una familia, que ahora está
casi en ruina. Aquí hay un manantial. Se puede
cómodamente beber agua junto a la balsa. Unos
pasos arriba hay una cueva bastante espaciosa, que
es la que da nombre al paraje, y que fue usada
como refugio por pastores.

33
EL CERRO PELAO
Siguiendo justo por el cauce de la Cañada, ya en dirección a Cenizate, pasamos por el
llamado Cerro Pelao, un lugar muy interesante por ser un yacimiento de la edad del
bronce. Se trata de una elevación natural, situada en un lugar en la que la cañada hace
un profundo meandro y que estuvo edificada en su parte superior, y defendida por el
desnivel del terreno y por algunos muros, algo típico de la cultura de las motillas
manchegas.

Desde aquí el camino sigue la Cañada en dirección inversa a la del agua hasta llegar a la
carretera de Cenizate a Villamalea, con lo que hemos completado la ruta.

Fotografías: Luis Miguel Bueno Picazo, Javier García Gil y Alfredo Alcahut Utiel.

34
RUTA 7: CENIZATE-EL TEJAR (RUTA DEL TEJAR)

RECORRIDO HACIA EL TEJAR

En el Tejar es donde la gente de Cenizate celebra las fiestas de Jueves Lardero y


de San Isidro (15 de mayo). El Tejar es un pinar extenso con tres partes: la parte más
alta (La Colmenica), la parte media (donde están las barbacoas y los servicios) y la parte
baja. El Tejar es como una pequeña montaña en la que la ladera es la parte media, la
cima es la parte alta (La Colmenica) y el valle es la parte baja. Toda la montaña está
llena de árboles y hay mucha sombra.
En la parte baja, al principio hay una casa blanca donde el día de San Isidro la
gente, antiguamente, con la procesión desde la iglesia del pueblo hasta el Tejar llevando
la santo lo depositaba allí hasta la noche, cuando volvían al pueblo y lo volvían a dejar
en la iglesia del pueblo hasta el año siguiente. Allí también se celebran comidas durante
todo el verano, como por ejemplo cumpleaños, despedidas, comidas familiares, fiestas
nocturnas... Es un lugar, junto a la Ermita de Santa Ana, en el que se celebran fiestas y
romerías al aire libre.
La ruta puede empezar desde Cenizate, saliendo por el parque de la calle
Cuevas.

35
De allí seguimos hasta encontrarnos con la carretera que une Cenizate con
Villamalea.

Continuamos por la carretera hasta que giramos y nos desviamos a la izquierda


por este camino.

Seguimos hasta un pinar, que dejaremos a la derecha.

36
Seguimos el camino recto hacia el Tejar.

En el recorrido hacia el Tejar podemos observar unas casas en ruinas.

Por fin hemos llegado: estos árboles que vemos en las fotos son ya el Tejar.

37
ES UN LUGAR MUY ESPECIAL PARA LOS CIUDADANOS DE CENIZATE

38
RUTA 8: PASEO BOTÁNICO DE CUASIERMAS

Para la realización de esta ruta


de interés botánico partimos
del aparcamiento situado junto
al puente de Cuasiermas. El
camino sale a la derecha, al
lado de unas ruinas. Siguiendo
el camino encontramos a la
derecha un antiguo bancal
abandonado donde podemos
observar, sobre todo en
Recorrido Cuasiermas – Casa del Presón
primavera, vegetación arvense:
Avena loca (Avena sterilis L.)
Ababoles (Papaver rhoeas L.)
Pajitos (Anacyclus clavatus (Desf..) Pers.)
Espiguillas (Hordeum murinum L.)
Malvas (Malva sylvestris L.)

Más allá podemos ver el bosque de ribera que crece junto a la orilla del río y donde
podemos ver especies como:
Chopos ( Populus nigra L.)
Álamos ( Populus alba L.)
Fresnos (Fraxinus angustifolia Vahl.)
Zarzamoras (Rubus ulmifolius Schott)

Si tenemos suerte incluso podemos observar


alguna garza iniciando el vuelo a nuestro
paso.
Continuando por el camino, a nuestra
izquierda, se ve el típico bosque
mediterráneo donde predominan el pino
Alamos del bosque de ribera

39
carrasco (Pinus halepensis Millar), romero (Rosmarinus officinalis L.), tomillo
(Thymus vulgaris L.), coscoja (Quercus coccifera L.), cerrillo (Stipa offneri Breistr.),
nepeta (Nepeta amethystina Poiret in Lam. Poiret), espino negro (Rhamnus lycioides
L.), cervero (Brachypodium retusum (Pers) Beauv.)…

A nuestra derecha nos acompañan en las antiguas huertas de la ribera del río una
plantación de nogales jóvenes (Junglans regia L.), que habrán sido plantados por su
excelente madera, sin olvidar sus sabrosos frutos.

A unos cinco minutos de iniciada


la marcha podemos ver junto a la
orilla del río dos hermosos
ejemplares de pino piñonero
(Pinus pinea L.), a la izquierda a
la altura de estos árboles
podemos ver un pequeño altar
dedicado a la Virgen, obra de
Pinos piñoneros autor anónimo.

Continuamos nuestro camino observando a la izquierda más especies vegetales como:

Esparto (Stipa tenacissima L.)


Uva de gato (Sedum dasyphyllum L)
Aliaga ( Genista scorpius L)
Nueza blanca (Bryonia dioica Jacq.)
Aladierno (Rhamnus alaternus L.)
Ruda (Ruta angustifolia Pers.)

Aladierno con frutos

40
En el lado izquierdo vemos la
pared vertical que ha labrado el río
Júcar a lo largo del tiempo y que
anticipa lo que aguas abajo se
convertirá en la Hoz del Júcar

Espartizal con inicio de la hoz al fondo

Cuando llevamos recorridos unos 800 m (10 minutos de marcha), nos encontramos con
las ruinas de una balsa de riego y el comienzo de una senda más estrecha que hace que la
recorramos bajo un dosel vegetal que nos da frescor en verano y nos protege del frío en
invierno.
Al estar en la umbría, aquí las plantas
alcanzan un tamaño considerable. Estas
mismas especies en otro hábitat son
bastantes más pequeñas.

Volvemos a encontrarnos con pinos


carrascos y aparecen esparragueras
(Asparagus acutifolius L.), coscojas con
hojas tan grandes como acebos,
madreselvas (Lonicera periclymenum
L.), zarzamoras, torvisco (Daphne
gnidium L.), abundante musgo, hiedra
(Hedera helix L.), vidarras (Clematis

Frondoso inicio de la senda vitalba L.) que es una liana propia de la


ribera, aladierno (Rhamnus alaternus L.),
boj (Buxus sempervirens L)….

En algunos rincones más húmedos podemos ver violetas (Viola alba Besser, Prim.)

41
En las orillas del río hay abundantes carrizos (Phragmites anstralis (Car.) Trin. ex
Steudel) y debido a la acción erosiva de las aguas algunos árboles próximos al cauce
caen al río.

Mención especial merecen los troncos secos de algunos olmos (Ulmus minor Miller.)
muertos por la enfermedad de la grafiosis.

Olmo muerto por grafiosis Galerias de puesta en un olmo

Cuando llevamos andando unos 30 minutos, en distancia aproximadamente 1,9 km,


termina la senda con vegetación a los dos lados, y se abre un claro a la derecha
correspondiente a antiguas huertas abandonadas. A la izquierda nos sigue acompañando

42
el típico pinar mediterráneo, con algunas encinas
(Quercus rotundifolia Lam.). Podemos también ver
dedalera (Digitalis obscura L.), tomillo salsero
(Thymus zygis L.), retamas (Retama sphaerocarpa
L.), alguna cornicabra (Pistacia terebinthus L.),
aliaga, cervero….

Tomillo en flor

Bosque mediterráneo al fondo y bancal abandonado

También es posible ver algunas pequeñas ramblas que conducen el agua de las tormentas
hasta el río.

A la derecha nos encontramos con un transformador eléctrico abandonado.

Continuamos bordeando el pinar siguiendo una senda estrecha hasta llegar a las ruinas
de una casa que los lugareños llaman Casa del Presón. Hasta aquí habremos recorrido
unos 2,6 km y tardaríamos 50 minutos.

43
Podemos continuar por un camino a la izquierda viendo pinares y cultivos hasta las casas
de la Dehesa del Presón, donde daremos la vuelta regresando por el mismo camino de la
ida.

Habremos recorrido unos 3,5 km y tardando unos 60 minutos.

Final de ruta, Casa del Presón

44
RUTA 9: CUASIERMAS LA MARMOTA
Ruta: Puente de Cuasiermas-Casa de los Guardas-Los Pontones-La Marmota y regreso.

ITINERARIO
La ruta recorre algunos tramos de camino, peor en su mayor parte va bordeando
el río. Caminaremos por la parte de la solana, a la orilla del río, por los términos de
Madrigueras y Tarazona de La Mancha.

45
HISTORIA
La zona por la que vamos a pasar estuvo poblada desde época muy antigua: hay
restos romanos en varios sitios (Cuasiermas, casa de los Guardas).
En la
Edad Media
durante
algunos años
frontera entre
Castilla y los
territorios
musulmanes.
Después fue
frontera entre
Alarcón
(Madrigueras y
Tarazona de la Mancha), Chinchilla (Albacete) y Jorquera (Motilleja).
Desde el s. XVI se fueron independizando las villas de Madrigueras y Tarazona
de la Mancha. En el siglo XIX estos pueblos se incorporaron a la llamada anteriormente
provincia de La Mancha Alta, luego
Albacete.

ARQUEOLOGÍA
Bajando desde La Marmota
aguas abajo por caminos paralelos al
río o acercándose desde Madrigueras o
Motilleja, ya sea desde el camino del
Molino y la vereda, ya sea por la
carretera de Cuasiermas, llegamos a
este paraje donde encontramos restos
de presas y molinos construidos con
sillares de piedra. De los dos molinos
el primero está muy cerca del actual
puente de Cuasiermas. Es

46
perfectamente observable un muro de sillar en la orilla perteneciente al término de
Madrigueras.
Muy cerca de esta presa pasa una vereda, en la que es posible observar rastro de
ruedas de carro romano, lo que muestra la antigüedad del camino y del paraje.

Unos cientos de metros más abajo está el Molino de los Nuevos, donde se ven
vestigios de presa y del molino, así como restos de unas viviendas y de un horno.

En el término de Tarazona hay fincas grandes del tipo cortijo, llamadas por aquí
aldeas, algunas de las cuales se remontan a la época romana, como la Casa de los
Guardas, en la que se encontraron mosaicos (Museo Arqueológico Provincial de
Albacete). Se ven restos de tejas romanas. Abundan los pinares de pino piñonero,
extendidos también desde esta misma época. romanos (Casa de los Guardas). Hay
abundantes restos de presas y molino (La Marmota).
En el paraje de Los Pontones, donde hay una presa en ruinas, se encontró se
encontró un anillo de plata de 2´1 cm. de diámetro y una anchura máxima de 0´6 cm. El
interés principal del anillo es que tiene grabada una cruz griega, lo que lo hace datable
en época romana tardía o visigótica, entre los siglos IV al VI.

GEOLOGÍA
El actual valle del Júcar se sitúa en el interior de una antigua cuenca
sedimentaria formada tras una distensión que tuvo lugar después de la Orogenia Alpina
en el Terciario Medio. Esta depresión se rellenó, poco a poco, y se colmató con
materiales neógenos y cuaternarios, que yacen horizontalmente sobre los estratos
mesozoicos.
Sobre este basamento mesozoico, se sitúan distintas capas: una detrítica inferior
de tonos rojizos que destacan sobre las tonalidades ocres y blanquecinas predominantes
en el valle, otra caliza intermedia que descansa horizontalmente sobre los materiales
anteriores, formada por capas de calizas que alternan con capas de margas y un delgado
estrato de color negro (lignito). En esta zona es fácil encontrar numerosos fósiles de
agua dulce. Sobre las calizas de la unidad superior se sitúan una serie de estratos más
modernos y de espesor mucho menor, que por ello pasan desapercibidos, formados por
diversos materiales como areniscas, margas, arcillas, conglomerados, etc. Se

47
depositaron en un periodo de transición entre el Terciario y el Cuaternario. Estos
materiales son los que colmatan totalmente la cuenca sedimentaria de la fosa del Júcar y
antes de la aparición del actual río Júcar constituían extensas llanuras.
Es ya en el Cuaternario, cuando sucesos de orden tectónico y también climático,
comenzaron a configurar la red hidrográfica que conocemos hoy. Los sedimentos
detríticos de poco espesor pronto fueron erosionados. En estas condiciones el trazado
del río era sinuoso al no haber pendientes.
A partir de este momento el Júcar se en encuentra con materiales del Mioceno
que presentan mayor residencia a la erosión, por lo que el río se encaja profundizando
su lecho, y de esta forma, con el paso del tiempo, se iría encajando, conservando su
inicial trazado meandriforme, dando lugar en algunos tramos a las números cuevas que
se pueden ver, a multitud de oquedades y las espectaculares hoces del Júcar.

FAUNA
Pese a que la presencia humana es intensa, no es difícil ver aves como la garza
real, la garceta, patos silvestres, rapaces, el martín pescador etc. Ente los reptiles la
culebra y el lagarto ocelado, culebra de agua y culebra de escalera.
Los estudios documentan la presencia en la zona de:
Halcón común (Falco peregrinus).
Águila perdicera (Hieraaetus fasciatus).
Águila real (Aquila chrysaetos).

VEGETACIÓN
El valle del Júcar, encajado como está en la llanura manchega, constituye un
ejemplo de bosque de ribera, con sus características típicas de ecosistema linear, que
estudiaremos más adelante al hablar de la vegetación autóctona de esta comarca.
La estructura de la vegetación presenta dos tipos de estratificación, vertical, con
sus distintos estratos y horizontal, en función de sus necesidades de agua.
Este bosque de ribera constituye una frontera entre el medio acuático y el medio
terrestre, con una gran biodiversidad. En las zonas más cercanas al agua se encuentran
los sauces y arbustos como las sarguillas. Un poco más alejados están álamos, chopos y
fresnos. A continuación el olmo y el taray.

48
Junto a ellos la orla de vegetación formada por especies arbustivas como zarzamoras,
rosales silvestres, etc. De ahí pasamos a la vegetación mediterránea típica de la zona
donde abundan especies arbóreas como la encina y los pinos y arbustos como la
coscoja, torvisco, retama, etc.

49
RUTA 10: VILLALGORDO DEL JÚCAR-EL BATANEJO

VILLALGORDO DEL JÚCAR-PUENTE

Villalgordo del Júcar es el municipio situado más al norte de la provincia de Albacete y


está rodeado por el término municipal de Tarazona de la Mancha y por la provincia de
Cuenca. Dista a 49 km de la capital y
ocupa una extensión de 46,37 km2.

Remontándonos en la historia,
Villalgordo del Júcar perteneció a
tierras de Alarcón. En la época de los
Reyes Católicos la población quedó
incluida en la Corona, pues pertenecía
a Villanueva de la Jara y ésta tomó
partido por los monarcas y no por el
marqués de Villena.

50
Transcurrido un largo tiempo Villalgordo del Júcar logró su segregación en el año 1672.

Nuestra ruta arranca de la localidad de Villalgordo del Júcar, concretamente desde el


puente que sale de lo localidad en dirección a la Roda. Desde el mismo puente podemos
comprobar la belleza del paisaje: el río, repodado por un hermoso parque y por los
terrenos del Palacio de Gosálvez ofrece un grato espectáculo. Patos, ocas, patos
salvajes, pollas de aguas, garzas y otros animales son fáciles de ver. Seguimos por la
carretera y al pasar la primera curva nos desviamos por un camino que sale hacia la
derecha.

EL CAMINO
El camino que vamos a recorrer discurre en paralelo al río, al que se va acercando. Es
muy agradable, pues vemos un paisaje salpicado de aldeas y construcciones rurales,
bien visibles en la orilla opuesta, que da al mediodía. De entre la vegetación destaca el
viñedo, junto con
almendros, olivos, bancales
y manchas de pinares y
encinas. Cuando nos
acercamos al río vemos
restos de molinos y
antiguas canalizaciones.

Finalmente el camino
desemboca en El Batanejo.

EL BATANEJO
El nombre recuerda la toponimia árabe, un lugar de antiguo aprovechamiento industrial
del río para molinos y batanes y, literariamente, la famosa aventura de Don Quijote con
los batanes.

51
El lugar ha permitido un aprovechamiento milenario de los recursos del río, cuya fuerza,
regulada mediante presas y canales, ha servido tanto para el riego agrícola en pequeñas
parcelas como para molinos de agua, batanes, y últimamente papeleras, como en el caso
de Villlalgordo del Júcar, y también empresas hidroeléctricas. En esta parte del río hay
un coto de pesca y una pequeña presa. Aquí se ven sillares, probablemente restos de una
presa antigua.

52
ALTAR DE JÚPITER
En este paraje se encontró un altar consagrado al dios Júpiter, con la advocación
Júpiter Óptimo Máximo, que es la más frecuente: se trata de una piedra de base
rectangular, con aspecto de una mesa pequeña. En la parte frontal tiene una inscripción
bastante borrada por el paso del tiempo. La inscripción IOVI OPTIMO MAXIMO
PLOTIVS RHADANVS EX VOTO, es decir: “A Júpiter Optimo Máximo, por
ofrecimiento, (dedica) Plocio Radano”.
Es muy posible que este altar esté relacionado con los restos conservados, es
decir, con los sillares, que bien podrían formar parte de una presa.
El mundo antiguo era más consciente de la dependencia del hombre hacia la
naturaleza. Por eso muchos parajes naturales han sido usados para prácticas religiosas.
Sacrificios y ceremonias se llevan a cabo delante de los templos o en lugares como éste,
en sencillos altares de piedra. Encima se dejaba la víctima o la ofrenda y alrededor se
congregaban los fieles.
Actualmente el altar se
encuentra en el Museo
Arqueológico provincial de
Albacete.

53
ÁREAS DE VEGETACIÓN
BOSQUE DE RIBERA DEL RÍO JÚCAR

El valle del Júcar constituye un ejemplo de bosque de ribera, con un microclima


más húmedo en un área seca. En las zonas más cercanas al agua hay carrizos y juncales,
chopos, álamos, fresnos y sauces.

BOSQUE DE UMBRÍA
En la zona de la umbría la humedad se conserva mejor y la temperatura es más
fresca, los que da lugar a una vegetación muy diferente: zarzamoras, rosales silvestres,
espinos albares, madreselvas y clemátides. Piedras y árboles están cubiertos por
líquenes y musgo.

54
BOSQUE MEDITERRÁNEO
El bosque mediterráneo, con gran predominio de la encina, está hoy bastante
amenazado, tanto por cultivos como por repoblaciones bastante discutibles, como los
que han extendido el pino carrasco. Por ello en los parajes llanos pero cercanos al río no
faltan enclaves de encinas y los pinos carrascos y piñoneros y arbustos como la coscoja,
torvisco, retama, romero, lino, tomillo, rusco...

55
ESTEPA
En las zonas secas predomina el pequeño matorral con matas de hierba piojera,
tomillo, romero y aliagas. También observamos algunas especies con gran afinidad al
yeso, tales como el esparto, lamium, jarillas y salvia.

REGRESO
El regreso aun siendo por el mismo
lugar, nos permite ver una perspectiva diferente
del camino, y apreciar vistas que seguramente a
la ida se nos han pasado por alto, como la de la
iglesia en ruinas del palacio de Gosálvez, que
es nuestra próxima parada.

56
PALACIO DE GOSÁLVEZ
A unos metros del puente, ya casi en Villalgordo, pero en el término municipal
se casas de Benítez, encontramos el Palacio de Gosálvez: es un palacio de estilo francés
versallesco que fue ordenado construir por Enrique Gosálvez en 1902, junto con otras
factorías en las proximidades del río Júcar. Abandonado en tiempos de la Guerra Civil
Española por la decadencia de la familia Gosálvez, se encuentra bastante deteriorado. El
palacio y finca fueron comprados en 2006 para ser restaurados y convertidos en un
complejo hotelero. En la actualidad se están llevando a cabo las obras encaminadas a su
restauración.

Reconstrucción en maqueta del


palacio original.

Estado antes de la restauración

Fotografía y texto: Rubén Talavera García y Alfredo Alcahut Utiel

57
RUTA 11: CUASIERMAS-EL TORCÍO

ITINERARIO

Esta ruta puede hacerse complementando parte de la ruta 1, ya explicada, que nos
llevaba desde Cuasiermas por los parajes de la zona verde, el Guijarral y las Zorreras.
La ruta será: Cuasiermas-Molino de los
Nuevos-Las Zorreras-Senda por la
ribera del río-El Torcío-senda por un
carrascal-Zona Verde-Ermita de San
Isidro-Torrente de la Escalerilla-
Cuasiermas (restos de la presa-cuevas-
restos de la calzada romana).

58
LAS ZORRERAS
Comenzamos aquí, en este paraje, subiéndonos a un alto, desde donde se puede
contemplar la impresionante curva que sigue el río Júcar. Después seguimos, pues, de
este punto, río abajo, por la margen izquierda del río. Lo primero que comprobamos es
que aquí los escarpes son menores.
Seguimos notando la gran diferencia de paisaje y vegetación entre la zona de la solana,
que es la que nosotros llevamos, frente a la zona de umbría, correspondiente al término

municipal de Albacete, en la otra orilla del río. Aun así, como se ve en la fotografía, en
terrenos más frescos y protegidos aparece en verano un manto de flores también en la
zona expuesta al sol. También llaman la atención algunas formaciones rocosas, que
presentan formas curiosas por efecto del agua y de los agentes atmosféricos.

EL CAMINO POR LA RIBERA DEL RÍO


Esta ruta ofrece grandes contrastes, pues el río hace una vuelta casi completa (de ahí el
nombre de El Torcío: esto propicia el que pasemos en poco espacio de la vegetación
esteparia a la vegetación húmeda, con tramos de formaciones boscosas de carrascas y de
pinos que casi se mezclan con el bosque de ribera. Esto se puede ver perfectamente en
las fotos que acompañan al texto.

59
A lo largo del trayecto es sorprendente la variada vegetación. En la umbría vemos
hiedra y clemátides, a la orilla del río carrizos, chopos y álamos. Destacan en el ribazo
rocoso plantas aromáticas como tomillo, espliego, morquera, etc.

60
EL TORCÍO
En este paraje hay unas casas, restos de cuevas ocupadas y una central hidroeléctrica.

En el camino de vuelta observaremos el contraste cromático entre especies como los


álamos, las clemátides y el espino albar.

El regreso se hará por una ruta conocida, por lo que nos remitimos a la ruta
correspondiente, como dijimos al principio.

61
RUTA 11: NOCHE DE LEYENDAS
MADRIGUERAS (ALBACETE)

INTRODUCCIÓN

Vamos a plantear una ruta muy especial, una caminata que pretende aunar tradiciones
populares y cultas, conocimientos artísticos y astronómicos, mitología y folclore. Toda
esta amalgama tiene como hilo conductor la imaginación que, libremente o en ocasiones
ligada con la realidad, se plasma en la conciencia humana como modo de buscar
explicaciones a las cosas del
mundo y a los hechos de los
hombres.
Os invitamos a realizar esta
ruta, tal y como nosotros lo
hicimos, una noche de
verano en Madrigueras, allá
por el mes de julio…

1. LA FUENTE DE LA
PLAZA Y EL TOISÓN
DE ORO
Nuestra ruta parte de la
plaza de Madrigueras. Aquí,
en la antigua fuente,
podemos observar un escudo
de España del siglo XVIII,
con el típico Toisón de Oro.
Vamos a explicar qué es este
símbolo.

62
En la mitología griega, el Vellocino de Oro era el vellón de un carnero dorado
consagrado a los dioses. Atamante, rey de Orcómeno, tuvo como primera esposa a
Néfele, con quien tuvo dos hijos, Hele y Frixo. Más tarde se enamoró y se casó con Ino,
la hija de Cadmo. Ino tenía celos de sus hijastros y planeó sacrificarlos en un altar en
presencia del Vellocino. Entonces el vellón
se elevó por los aires y los niños huyeron
montando el carnero sobre el mar, pero Hele
cayó y se ahogó en el estrecho del
Helesponto, llamado así en su honor. El
carnero llevó a Frixo hasta la lejana
Cólquide. El Vellocino fue colgado en un
árbol y estaba custodiado por un dragón. Allí
permaneció hasta que Jasón se hizo con él,
con la ayuda de Medea, hija del rey de la
Cólquide.
El Vellocino era un talismán para el país que
los poseía. Por ello en el siglo XV su imagen
fue elegida como símbolo para la cadena o
condecoración de la Orden del Toisón de
Oro. Esta orden caballeresca subsiste aún
hoy, con dos titulares: el rey de España y el jefe de la casa de Habsburgo. Debido a eso
aparece aquí en la plaza de Madrigueras en el escudo de España del siglo XVIII.

2. LAS MORERAS DEL CAMINO DE SAN JORGE Y LA FÁBULA


DE PÍRAMO Y TISBE

Seguimos ahora por la calle de la Virgen, en dirección al Cerro de San Jorge. En el


Paseo de San Jorge vemos varias moreras. Una antiquísima leyenda habla de este
árbol. Vamos a conocerla.
La morera es un árbol que da un sabroso fruto, ora blanco, ora rojo. La explicación está
en una antigua leyenda.

63
Hace miles de años en la hermosa ciudad de Babilonia vivían dos niños: Píramo era el
mancebo más apuesto de la ciudad. Tisbe, la doncella más hermosa de aquel entonces.
Eran vecinos y se querían profundamente desde niños. Pero las familias se habían
enemistado y no podían verse ni hablarse en público. Un día encontraron una rendija
que comunicaba la casa de ambos y a través de ella conseguían hablar. Pero la situación
iba de mal en peor. Los padres de Tisbe estaban ya pensando en casarla. Los niños
estaban desesperados.
Un día deciden escaparse. “¿Cuándo?” dice ella. “Esta misma noche. ¿Dónde podríamos
quedar?”, preguntó él. En la fuente de Nino, a las afueras de la ciudad. Llega la noche y
Tisbe salió de su casa embozada en un chal. Cruzó el suelo húmedo y se asentó en una
piedra. De pronto oye un rugido y se esconde. Al echar a correr se le enredó el chal en
las ramas de una morera que se erguía junto a la fuente, y cayó al suelo. Era una leona
que acaba de comerse a un cabritillo y veía sedienta. Olisqueó el chal, lo desgarró, pero
pronto se cansó. Bebió y se marchó. Poco después Píramo sale de su casa embozado en
una capa y con un puñal. Llega junta a la fuente cuando una impertinente nube oculta la
luna. De pronto se retira la oscuridad y aparecen, claramente marcadas, las pisadas de
una mujer, luego las de la leona, en medio del claro, el chal de Tisbe ensangrentado y
desgarrado. Píramo se temía lo poder y en su desesperación se dio muerte. Al oír el
ruido Tisbe salió de su escondrijo, pero sólo puedo cerrar los ojos de ya cadáver.
Entonces, con el mismo puñal se dio muerte.
Y cuenta la leyenda que tanta fue la sangre que esa noche regó las raíces de la morera,
que aquel árbol, que hasta ese día daba frutos blancos, ahora los da rojos.

3. SAN JORGE Y EL DRAGÓN

Subimos ya al Cerro de San Jorge y


paseamos en torno a la ermita homónima. En
ella está la figura el heroico soldado san
Jorge de Nicomedia. ¿Qué dice su leyenda?
En el siglo IX aparece la leyenda de san Jorge
a caballo como vencedor de un dragón.
Comienza con un dragón que hace un nido en
la fuente que provee de agua a una ciudad.

64
Como consecuencia, los ciudadanos debían apartar diariamente el dragón de la fuente
para conseguir agua. Así que ofrecían diariamente un sacrificio humano que se decidía
al azar entre los habitantes. Un día resultó seleccionada la hija del rey. Cuando estaba a
punto de ser devorada por el dragón, aparece Jorge a caballo, se enfrenta con el dragón,
lo mata y salva a la princesa.

4. PERSEO Y ANDRÓMEDA

Pero la leyenda de san Jorge y el dragón se inspira en una antigua leyenda.


Andrómeda era hija de Cefeo y de Casiopea, reyes de Etiopía. Casiopea, habiendo
presumido ser tan bella como las Nereidas, provocó la furia de Poseidón, quien envió
una inundación sobre la tierra y un monstruo marino, Ceto, para que acabase con
hombres y ganado. Sabiendo que no podrían encontrar una solución hasta entregar a su
hija al monstruo, el rey Cefeo la dejó encadenada a una roca, desnuda y con joyas.
Perseo, volando sobre el caballo Pegaso, vio a Andrómeda y se enamoró de ella. Bajó a
la playa a hablar con Cefeo y Casiopea para pedir su mano si la libraba del monstruo
marino. Perseo luchó con el monstruo marino, lo mató y usó la cabeza de Medusa (que
convertía en piedra a quien la miraba) para petrificar al animal y convertirlo en coral.
Después desató a Andrómeda y fue feliz a contraer el prometido matrimonio. Tras su

65
muerte, Andrómeda, Pegaso, Ceto, Casiopea, Cefeo y Perseo fueron situados por los
dioses en el cielo, como las constelaciones.

5. BELEROFONTE Y LA QUIMERA

Aunque los detalles de la historia de Perseo liberando a Andrómeda han alimentado la


de san Jorge, la imagen de san Jorge clavando la lanza en la boca del dragón procede
de la leyenda de Belerofonte.
Belerofonte es un héroe griego que, por culpa de un azaroso destino, hubo de enviar una
carta a la corte del rey de Licia, Yobates, quien le encargó un servicio imposible de
conseguir: le pide matar a la Quimera con la esperanza de que la fiera acabara con él.
Belerofonte se enfrenta a la Quimera, un monstruo terrible con forma de león y cola de
serpiente, que arrojaba fuego por la boca. Belerofonte domó a Pegaso y se dirigió a
hacer frente al terrible monstruo. Volando sobre Pegaso, introdujo la punta de su lanza
hecha de plomo en las fauces de la Quimera, cuyo aliento de fuego funde el plomo. Éste
escurre por la garganta de la Quimera, quemando los órganos vitales y de esta manera
Belerofonte logró vencerla.

6. SAN ISIDRO LABRADOR

Junto con san Jorge en la ermita se encuentra una


imagen de un santo muy querido, san Isidro
Labrador, patrón de las gentes del campo. Vamos
a saber algo de los muchos relatos sobre esta
figura.
Sobre la figura del santo se han vertido muchas
narraciones populares. La más conocida de ellas es
la que nos presenta a un hombre muy piadoso que
muy a menudo tenía que soportar las burlas de sus
vecinos porque cada día iba a la iglesia antes de
salir a labrar el campo.
A veces, Isidro llegaba algunos minutos tarde al
trabajo y sus compañeros lo denunciaron al patrón

66
por holgazán. Juan de Vargas, que así se llamaba el propietario de la finca, lo quiso
comprobar por sí mismo, y un buen día se escondió tras unos matorrales situados a
medio camino entre la iglesia y el campo. Al salir del templo le recriminó su actitud.
Cuando llegaron al campo, su patrón vio por sorpresa que los bueyes estaban arando
ellos solos la parte que le correspondía al buen Isidro. El patrón entendió aquél hecho
como un prodigio del cielo.

7. EL SUEÑO DEL TESORO.

Paseando por la ermita y sus alrededores se comprende el atractivo que tiene para los
lugareños este paraje. Y este es también un buen momento para recordar esta historia.
Ángel Escribano cuenta en su libro sobre las Fiestas de San Jorge Mártir lo siguiente: en
1776 un madriguereño de nombre José Ibáñez contó que se le había parecido un joven
moro guapo y pelirrojo que le había comunicado que en el cerro de san Jorge, junto a la
ermita, había un tesoro oculto y encantado. Y que para acceder a aquel tesoro había de ir
allí y pronunciar esta frase: “Justa Moyses”, y a continuación, “Leonit”. Y que entonces
se abriría un agujero en la tierra y aparecerían unas tinajas llenas de ro y encima de ellas
un conejo. Entonces había que hincarle un sable al conejo por la boca para hacerse con
el oro.
Esta historia la contó con tanto convencimiento que mucha gente lo acompañó al cerro,
para comprobar si era verdad, aunque casi todo el mundo pensaba que era una fantasía.
Aun así, la gente fue a cavar para al final no descubrir nada, y el pobre José Ibáñez
acabó amonestado por la Inquisición.

8. LA MANTA DEL PADRE

Bajamos ahora del cerro y seguimos por el paseo. A la altura de la Residencia Las
Viñas, nos desviamos a la derecha, para cruzar la carretera. Este es un buen sitio para
recordar un relato tradicional muy oportuno.
Una vez un hijo llevó a su padre a un asilo. Como hacía frío fue y le puso una manta.
Andando por el camino se cansó el padre y se sentó en una piedra. Al rato de estar
sentado le dijo al hijo: “Estoy pensando, hijo mío, en partir la manta, para que no tengas

67
frío cuando tu hijo te traiga a ti al asilo.” Y entonces le dijo el hijo al padre: “No partas
la manta que nos volvemos a casa, que nunca me quería ver yo en tu lugar.”

9. LA ERA DEL MANZANO Y LOS OLMOS DE LAS ERAS

Cruzamos la carretera y bordeamos el pueblo por un camino que antes pasaba junto a
las eras. Durante siglos las eras y los olmos que daban sombra en ellas eran parte del
paisaje manchego. Una antigua leyenda habla de ellos.
El dios Zeus y su hijo y mensajero, el dios Hermes, visitaron un día una hermosa ciudad
para comprobar si los habitantes eran benévolos y hospitalarios.
Disfrazados de extranjeros pobres pasaron el día observando una ciudad rica y opulenta,
donde la gente parecía satisfecha. Al llegar la noche fueron a pedir hospitalidad a una de
las mansiones más ricas, pero les echaron de allí con cajas destempladas. Probaron
suerte en otras, y ni siquiera les dieron un mendrugo de pan.
Pasaba la noche y ye Zeus ardía en cólera cuando, de camino hacia las afueras ven una
luz en una humilde casa. Se deciden a llamar, y salen a abriles dos ancianos, él Filemón,
ella Baucis. Los falsos pobres les explican su situación. Los viejecillos, compadecidos,
les responden: “Somos muy pobres, no tenemos hijos ni nadie que nos ampare. Sólo nos
queda un ganso, un poco de harina y un hacil de leña; sin embargo lo gastaremos todo
en una cena para agasajar a nuestros huéspedes, y mañana que sea lo que los dioses
quieran, si hemos de morir, moriremos”.
Los dioses disfrutaron de la hospitalidad de los ancianos.
Por la mañana, antes de despedirse, les dijeron que eran dioses y que esperasen, pues
verían recompensada su generosidad.
Poco después Zeus hizo llover fuego sobre esta ciudad egoísta, que quedó destruida
salvo la casa de los ancianos. Zeus ordenó de inmediato que fuera reconstruida por otros
habitantes, y que éstos cuidasen de que no le faltase nada a Filemón ni a Baucis.
Una vez concluida, Zeus se presentó a los ancianos y les dijo que les concedería un
deseo, el que le pidiesen. Estos se miraron tiernamente y dijeron: sólo te pedimos una
cosa, que ninguno de los dos vea morir al otro.
Y así fue. Pasaron aun muchos años ya. Un día estaban los dos viejecillos, cargados de
años, en la puerta del templo, tomando el sol, juntos. Zeus desde el cielo los vio, sonrió

68
y los convirtió en un olmo y un tilo, que durante cientos de años presidieron con sus
ramas entrelazadas la plaza principal de esa ciudad.

10. LOS CAMINOS. EL MATRIMONIO Y LA BURRA

Seguimos avanzando por los caminos del riego. Estos caminos eran antes transitados
por carros y mulas. A la memoria se nos vienen cuentecillos como este.
Al lao de la lumbre un matrimonio había y el marido dice: “María, mañana voy al
molino”, y la mujer le contesta: “Di Si Dios quiere”. “Quiera Dios o no quiera, tengo la
cebá y la burra y voy al molino”.
Se levanta por la mañana y va a la cuadra. Se había muerto la burra. Vuelve y dice:
“María, que se ha muerto la burra, si Dios quiere”.

11. CAMINO DEL RIEGO

Por estos caminos nuevos pasaba antes el Carril de Bolinches, que ponía en
comunicación directamente Madrigueras con este paraje del Júcar, tan cargado de
historia, al igual que la pedanía de Puente Torres, de donde procede esta leyenda.
Según se contaba en Valdeganga, antiguamente había una procesión al santo en la orilla
del río; traían al Cristo desde san Pedro y hacían una competición: consistía en el
lanzamiento de herraduras. Esta procesión y la competición la hacían todos los años
hasta que un día llegó un caballero en un caballo negro y lanzó la herradura tan lejos
que no lograron encontrarla. Decían que este caballero era el diablo y desde este año

69
dejó de celebrarse la procesión. La ermita fue abandonada y ahora solo se conservan las
ruinas de la abadía.

12. LA CABEZA DE LOS HILOS O CERRO DE LA ENCANTADA

Siguiendo el camino que va paralelo a la carretera de Motilleja, se divisa una elevación


llamada Cabeza de los Hilos. Aquí se juntan los términos municipales de Mahora,
Motilleja y Madrigueras. Y aquí aún se puede notar el eco de antiguas leyendas.

Contaban los viejos del lugar que en el paraje de la Cabeza de los Hilos hay una ligera
ondulación de la tierra, una pequeña colina que se asemeja a una mujer dormida.
Cuentan que por arte de un encantamiento reposa en este lugar, y que a la salida del sol,
cuando apenas raya la aurora en la mañana de San Juan, la mujer se despierta y baila
tan solo unos breves momentos, con una pandereta y unos cascabeles.
Cuentan también que algunos habían logrado verla, pero que para ver este prodigio
debían tener unas cualidades especiales.

70
Todavía se conserva la leyenda, y cada alborada de San Juan, algunos lugareños que
conocen la historia, se acercan al paraje deseosos de ver a esta bella mujer danzar
durante ese corto espacio de tiempo. Pues quien la ve, nunca puede olvidarla.

13. EL MORO Y EL CABEZO DE LOS HILOS

Otra historia sobre este mismo paraje.


Un mozo de Madrigueras estaba haciendo el servicio militar en el Protectorado de
Marruecos, cuando lo ocupaba España. Hizo amistad con un viejo moro, y la
preguntarle éste que de qué parte de España era, le dijo el muchacho que era de
Madrigueras. Entonces el moro le dijo que en Madrigueras había un cerro, llamado
Cabezo de los Hilos, en el que había mucho oro. Cuando el muchacho se licenció y
volvió al pueblo, lo primero que hizo fue ponerse a cavar a ver si descubría el oro.
No encontró oro, pero lo cierto es que ese cerro es un yacimiento arqueológico.

14. LEYENDAS DEL CIELO

Volvemos al pueblo, por el camino del riego, en dirección ahora a la carretera de


Mahora. Si hacemos la ruta de noche,
puede ser un buen momento para ver
el cielo estrellado. Allí se puede ver el
carril de Santiago o Vía Láctea, y a
personajes de esta ruta, convertidos
en constelaciones (Perseo,
Andrómeda, Pegaso, etc.).
Dicen los antiguos que Zeus fue padre
del famoso héroe Heracles, más
conocido como Hércules. Cuando
nació quiso hacerlo dios, pero el niño
era mortal. Zeus lo puso en el pecho
de su esposa, la diosa Hera, con la
esperanza de que la criatura mamase
leche inmortal y se hiciera dios. Pero

71
Hércules, aun siendo bebé. Era tan fuerte que mordió el pecho de la diosa. Esta al verlo,
llena de cólera arrojó al niño al otro lado del cielo. Pero la leche que había succionado
Hércules dejó un rastro en el cielo, la Vía Láctea.

15. ¿DÓNDE ESTÁ EL VELLOCINO DE ORO?

Y también si miramos al cielo hallaremos el talismán del que hablábamos al principio.


Comenzamos esta ruta en la plaza, hablando del Toisón de Oro, un antiguo talismán.
Pues bien, muchas horribles muertes tuvieron lugar por culpa del deseo de apoderarse
del Vellocino de Oro. Por eso los dioses se lo quitaron a los mortales y lo colocaron en
el cielo, con la figura de un carnero o Aries. Allí, si miráis por la noche al cielo
estrellado, entre las constelaciones de Piscis y de Tauro, lo podréis ver para siempre.

ITINERARIO ACONSEJADO: Plaza / Camino de San Jorge / Cerro de San Jorge /


Camino de San Jorge / Residencia “Las Viñas” /
Cruzar carretera Albacete / Era del Manzano /
Caminos del riego / Cabeza de los Hilos / Caminos
del riego / Cruzar Carretera Mahora / Calle
Mahora/Plaza.

72
RUTA 12: PASEO BOTÁNICO POR EL PATIO DEL IES
RIO JUCAR

INTRODUCCIÓN

Esta ruta surgió hace años, cuando se impartía la asignatura de botánica aplicada, con la
intención de demostrar que no había que salir lejos de nuestro entorno para hacer un
recorrido botánico.
A nuestro alrededor, en los jardines y en las calles nos encontramos con ejemplares de
plantas muy variados. Solo en el patio de este centro existen 35 ejemplares distintos,
que hemos ubicado sobre un plano con números y su correspondiente relación de
plantas.

73
RELACIÓN DE PLANTAS

Empezaremos con la relación de plantas para que los alumnos o los visitantes se
familiaricen con ellas y las puedan reconocer con facilidad en el recorrido.

1.- Nombre científico o latino: Acer pseudoplatanus L.

Nombre común o vulgar: Arce blanco, Arce sicómoro, Falso plátano,

Blada, Plátano bastardo.

Familia: Aceraceae.

2. - Nombre científico o latino: Platanus hibrida.

Nombre común o vulgar: Plátano de sombra, Plátano de paseo,

Plátanos de sombra.

Familia: Platanaceae.

3. –Nombre común: Cerezo

Nombre científico: Prunus avium

Familia: Rosáceas (Rosaceae).

4. - Nombre científico o latino: Crataegus monogyna.

Nombre común o vulgar: Espino albar, Majuelo,


Espino majuelo, Majoleto.

Familia: Rosaceae.

74
5.- Nombre científico o latino: Ulmus pumila L.

Nombre común o vulgar: Olmo de Siberia, Olmo siberiano.

Familia: Ulmáceas.

6.- Nombre científico o latino: Syringa vulgaris

Nombre común o vulgar: Lilo, Lila.

Familia: Oleáceae.

7.- Nombre científico o latino: Rosa canina

Nombre común o vulgar: Rosal

Familia: Rosáceas.

8.- Nombre científico o latino: Quercus ilex L.

Nombre común o vulgar: Encina, Carrasca.

Familia: Fagáceae.

9.- Nombre científico o latino: Ligustrum japonicum

Nombre común o vulgar: Aligustre del Japón, Troana.

Familia: Oleáceae.

75
10.- Nombre científico o latino: Euonymus japonicus

Nombre común o vulgar: Evónimo, Bonetero del Japón.

Familia: Celastraceae.

11.- Nombre científico: Rosmarinus officinalis.

Nombre vulgar: Romero.

Familia. Labiadas.

12.- Nombre científico: Thymus vulgaris L.

Nombre vulgar: Tomillo.

Familia. Labiadas

13.- Nombre científico: Santolina chamaecyparissus.

Nombre común: Abrótano hembra, Escoba mujeriega, Manzanilla.

Familia: Asteraceas

14.- Nombre científico o latino: Iris germanica

Nombre común o vulgar: Lirio azul, Lirio cárdeno, Lirio común,

Lirio morado, Lirio Pascual, Lirio barbado.

Familia: Iridaceae (Iridáceas).

76
15.- Nombre científico o latino: Quercus coccifera.

Nombre común o vulgar: Coscoja, Carrasquilla, Chaparro,

Matarrubia.

Familia: Fagáceae

16.-. Nombre científico: Juglans regia.

Nombre común: Nogal

Familia: Junglaráceas

17.-. Nombre científico: Prunus amygdalus

Nombre vulgar: Almendro.

Familia: Rosaceae.

18.- Nombre científico o latino: Prunus persica.

Nombre común o vulgar: Melocotonero, Durazno, Duraznero, Griñón.

Familia: - Rosaceae

19.- Nombre científico o latino: Parthenocissus quinquefolia

Nombre común o vulgar: Parra virgen, Viña virgen, Viña del Canadá,

Enamorada del muro, Enredadera de Virginia.

Familia: Vitaceae (Vitáceas).

77
20.- Nombre científico o latino: Juniperus phoenicea L.

Nombre común o vulgar: Sabina negral, Sabina negra, Sabina suave,

Familia: Cupressaceae.

21.- Nombre científico o latino: Hibiscus syriacus

Nombre común o vulgar: Altea, Rosa de Siria

Familia: Malvaceae.

22.- Nombre científico o latino: Hedera helix

Nombre común o vulgar: Hiedra, Yedra

Familia: Araliaceae (Araliáceas).

23.- Nombre científico o latino: Morus alba L.

Nombre común o vulgar: Morera, Morera blanca, Moral blanco.

Familia: Moraceae.

24.- Nombre científico o latino: Menta spicata.

Nombre común o vulgar: Hierbabuena.

Familia: Labiadas.

78
25.- Nombre científico o latino: Cotoneaster nebrodensis.

Nombre común o vulgar: Cotoneaster.

Familia: Rosáceas

26.- Nombre científico o latino: Pinus pinaster

Nombre común o vulgar: Pino marítimo, Pino rodeno.

Familia: Pináceas (Pinaceae).

27.- Nombre científico o latino: Vinca major

Nombre común o vulgar: Hierba doncella, Vincapervinca

Familia: Apocynaceae.

28.- Nombre científico o latino: Pinus halepensis.

Nombre común o vulgar: Pino carrasco, Pino de Alepo,

Pino Alepensi, Pino blanquillo, Pino borde, Pino carrasqueño.

Familia: Pinaceae.

29.- Nombre científico o latino: Celtis australis L.

Nombre común o vulgar: Almez, Almecino.

Familia: Ulmaceae.

30.- Nombre científico o latino: Fraxinus angustifolia.

Nombre común o vulgar: Fresno de hoja estrecha.

Familia: Oleaceae.

79
31.- Nombre científico o latino: Ficus carica

Nombre común o vulgar: Higuera, Brevera,


Cabrahigo.

Familia: Moraceae (Moráceas).

32.- Nombre científico o latino: Ilex aquifolium

Nombre común o vulgar: Acebo, Cardón, Cardonera.

Familia: Aquifoliaceae.

33.- Nombre científico o latino: Ulmus minor

Nombre común o vulgar: Olmo común, Negrillo.

Familia: Ulmaceae.

34.- Nombre científico o latino: Cupressus sempervirens L.

Nombre común o vulgar: Ciprés común.

Familia: Cupressaceae.

35.- Nombre científico o latino: Euphorbia serrata.

Nombre común o vulgar: Lechetrezna, higuera del infierno.

Familia: Euphorbiaceas.

80
PLANO DEL CENTRO CON LA UBICACIÓN DE LAS DISTINTAS
PLANTAS

El recorrido se puede hacer como indican las flechas.


Podemos empezar la ruta situándonos enfrente del
instituto, aquí se ven falsos plataneros y un sicomoro.
Al entrar al centro a la derecha hay un jardín, en su
recorrido veremos coscoja, un nogal, un almendro,
un melocotonero, pinos, olmos siberianos, un cerezo
y plantas aromáticas.
A continuación nos encaminamos a la entrada del
instituto paseando a la orilla de otro jardín con
rosales, lilos, aligustre, una carrasca y evónimo o bonetero de Japón.

81
Atravesando el recibidor del
instituto, llegamos a un pequeño
patio interior con sicomoros y
olmos siberianos.

Al fondo se ve una higuera que da paso a las pistas


deportivas, aquí podremos encontrarnos con varios
árboles como sicomoro, olmos siberianos, carrascas,
nogales, moreras, pinos rodenos, almeces y cipreses.

Al salir al aparcamiento vemos jardines a


ambos lados, en los que hay gran variedad
de plantas como sicomoro, espino albar,
rosal, parra de Virginia, sabina, rosa de
siria, hiedra, morera, cotoneaster, pino
rodero, almez, fresno, higuera y acebo

82
COLABORADORES
AGUSTÍN MONTERO LÓPEZ
ALEJANDRO GARCÍA MONTEAGUDO
ANA ISABEL DE LA CRUZ
EMILIO JIMÉNEZ MONSALVE
FRANCISCO JARA GARCÍA
JAVIER GARCÍA GIL
JAVIER GUTIÉRREZ JUNCOS
LUIS MANUEL BUENO PICAZO
Mª CARMEN CEBRIÁN
Mª VICTORIA GARRIDO
RUBÉN TALAVERA GARCÍA

BIBLIOGRAFÍA
AAVV Guía de Castilla La Mancha JCCM
AAVV Revista Zenizate
AAVV Rutas de senderismo en la comarca de La Manchuela CEDER La Manchuela.
Camacho Cabello, José La población de Castilla-La Mancha (Siglos XVI, XVII, XVIII)
Cano y otros Historia de la provincia de Albacete Azacanes
García-Saúco y otros Arquitectura de la provincia de Albacete JCCM
Guía de Patrimonio Histórico de la Manchuela de Albacete CEDER Manchuela de
Albacete
Pretel/Rodríguez El Señorío de Villena en el siglo XIV IEA
Sánchez y otros Plantas útiles de la comarca de La Manchuela CEERRLM.
www.artehistoria.jcyl.es
www.dipualba.es
www.enciclopediacatolica.com/a/abad.htm
www.pueblos-espana.org

83
EPÍLOGO

Conocer nuestra tierra es un primer paso para amarla, cuidarla y comprometerse


con ella. Por ello desde instituciones y desde los centros educativos se está trabajando
desde hace años en divulgar nuestra para muchos desconocida riqueza natural, humana
e histórica. Este es un trabajo que esperamos difundir dentro y fuera de los centros
docentes porque supone en esfuerzo interesante y colectivo sobre nuestra tierra.

Un grupo de personas, dedicados a la enseñanza, de diferentes perfiles y campos


de trabajo, han aunado esfuerzos para diseñar novedosas rutas en las tierras bañadas por
el río Júcar, al NE de la Provincia de Albacete. Esperamos que este trabajo conjunto y
coordinado desde distintos puntos de vista aporte una visión más completa y
enriquecedora de nuestras tierras, de la realidad de unos parajes del río Júcar, en el
nordeste de la Provincia de Albacete, la comarca de la Manchuela albacetense, en La
Mancha Oriental.

84

Intereses relacionados