INGENIERIA

,
CALIDAD DE VIDA
Y DESARROLLO
SOSTENIBLE
Escuela Técnica Superior de
Ingenieros Industriales
Por
Doña Mª Encarnación Rodríguez Hurtado
Doctora en Ingeniería Industrial
Catedrática de Ingeniería Química
Discurso
Leído en el Solemne Acto de Entrega de los Diplomas
a los Titulados de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros
Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid
Madrid,
Septiembre de 2014
2014
Discurso
Leído en el Solemne Acto de Entrega de los Diplomas
a los Titulados de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros
Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid
Madrid,
Septiembre de 2014
INGENIERIA,
CALIDAD DE VIDA
Y DESARROLLO
SOSTENIBLE
Por
Doña Mª Encarnación Rodríguez Hurtado
Doctora en Ingeniería Industrial
Catedrática de Ingeniería Química
INGENIERIA,
CALIDAD DE VIDA
Y DESARROLLO
SOSTENIBLE
Escuela Técnica Superior de
Ingenieros Industriales
Por
Doña Mª Encarnación Rodríguez Hurtado
Doctora en Ingeniería Industrial
Catedrática de Ingeniería Química
SOLEMNE ENTREGA DE LOS DIPLOMAS ACADÉMICOS 2014
Excmo. Sr. Rector Magnífico
de la Universidad Politécnica de Madrid
Ilmo. Sr. Director de la Escuela Técnica Superior
de Ingenieros Industriales
Autoridades Académicas y Personalidades
Profesores del Claustro de esta Escuela
Señoras y señores
1
INGENIERIA, CALIDAD DE VIDA Y DESARROLLO SOSTENIBLE
Baltasar Gracián escribió que hay que ser prudente: se puede desear lo mejor,
pero siempre se debe esperar lo peor para aceptar con ecuanimidad lo que venga.
La habilidad está en apuntar más alto para compensar, pero sin que sea un desatino.
Este ajuste de ideas es necesario al empezar en un empleo: la vanidad, sin la
experiencia, suele equivocarse. Cada uno debe conocer su esfera de actividad y su
condición. Así podrá ajustar la imaginación a la realidad.
Nuestra realidad, según datos del Banco Mundial, es que este año la población
mundial alcanzará 7.200 millones de personas y que en 2050 la cifra se aproximará
a 9.500 millones gracias a la contribución, en gran medida, de la esperanza de vida
en continuo incremento que, actualmente, es de 71 años.
Para satisfacer nuestras necesidades vitales hacen falta alimentos, junto a energía
y agua. Pero los humanos necesitamos, también, satisfacer las necesidades de
nuestra mente empezando por la educación y siguiendo por el arte y el deporte.
Desde los minoicos que dejaron en los frescos de los templos de Creta
representaciones de bailes con toros, hasta la actualidad, el arte y el deporte son
esenciales en nuestra vida y no nos cuestionamos su utilidad.
La percepción de cómo consideramos resueltas nuestras necesidades vitales
está ligada al concepto de calidad de vida. Probablemente, los seres humanos
siempre hemos estado interesados en la calidad de nuestra vida. Sin embargo,
la preocupación por cuantificar este concepto de forma científica comenzó en
los años 60 del pasado siglo y actualmente está ligado a ámbitos muy diversos
como la economía, la educación, la salud, la política, el medio ambiente y los
servicios en general. Es, por tanto, un concepto relativo tanto al bienestar social
(relaciones interpersonales) como a ciertos aspectos de índole individual como
salud y seguridad y tiene, en consecuencia, diferentes definiciones dependiendo
del enfoque social, filosófico o político.
Estrechamente ligado al concepto de calidad de vida está el desarrollo sostenible
que se define como “la satisfacción de las necesidades de la generación presente sin
comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias
necesidades” y que se ha convertido en el principio rector del desarrollo mundial
a largo plazo.
2
SOLEMNE ENTREGA DE LOS DIPLOMAS ACADÉMICOS 2014
En este marco, el papel de la ingeniería en la mejora de la calidad de nuestra
vida y, por tanto, en el logro de un desarrollo sostenible, no es apreciado, en
general, por la sociedad. Sin embargo, la ingeniería ha impulsado el desarrollo de
la Humanidad y sus efectos se dejan sentir en todos los aspectos de nuestra vida.
Hay dos ramas de la ingeniería que, en este contexto, pueden destacarse tanto por
su notable evolución en el último siglo como por su intensa actividad actual, se
trata de la ingeniería del agua, también denominada ingeniería sanitaria y de la
bioingeniería.
En el caso de la ingeniería del agua hay que tener presente que las instalaciones
de tratamiento de agua potable empezaron a diseñarse a finales del siglo XIX
mediante la filtración lenta sobre arena como medio efectivo para eliminar
partículas, aunque la turbidez no era medible en esta época. En la primera mitad
del siglo XX se descubrió que la turbidez del agua era algo más que un problema
estético ya que, las partículas que la producían como la materia fecal podían servir
de refugio a los patógenos. Fue en la segunda mitad del pasado siglo cuando el
conocimiento científico evidenció las fuentes y efectos de los contaminantes en
el agua. Así como la filtración había mostrado ser una operación efectiva para
reducir la turbidez, desinfectantes como el cloro jugaron una función clave en la
reducción del número de brotes epidémicos.
A su vez, en los últimos 30 años del siglo pasado, como consecuencia del
desarrollo industrial aparecieron en el agua de abastecimiento sustancias químicas
procedentes de vertidos que propiciaron la implantación de técnicas de tratamiento
del agua cada vez más efectivas y complejas cuyo objetivo era disminuir, de forma
apreciable, la concentración de estos contaminantes (coagulación, floculación,
adsorción y técnicas de membranas).
Los sistemas de abastecimiento de agua potable sin tratar, o con un tratamiento
inadecuado, siguen siendo la mayor amenaza para la salud pública, especialmente
en los países en desarrollo, donde casi la mitad de la población consume agua
contaminada. Así, el esfuerzo para mejorar las plantas de potabilización de agua
está centrado en reducir el coste del tratamiento, fundamentalmente, el consumo
de energía eléctrica y en conseguir plantas que logren sus objetivos de suministro
con menores inversiones.
3
INGENIERIA, CALIDAD DE VIDA Y DESARROLLO SOSTENIBLE

Figura 1. Demanda mundial de agua. Fuente: UNESCO 2014
En el ámbito del ciclo del agua, la ingeniería además de tratar de conseguir el
suministro adecuado de agua a toda la Humanidad y de regular su disponibilidad
mediante la construcción de grandes presas, está orientada a la mejora de la
depuración para conseguir la reutilización del agua residual, sobre todo la
destinada a usos industriales y agrarios.
A este respecto, hay que destacar que, a comienzos de siglo XX, los daños
ambientales causados por los vertidos de aguas residuales propiciaron el diseño
de redes de saneamiento cuyo objetivo era recoger los efluentes líquidos para
conducirlos a las denominadas plantas depuradoras donde la concentración de
contaminantes se reducía de forma que el vertido final de agua no deteriorara la
calidad del medio receptor. A lo largo del pasado siglo el progreso técnico en este
campo ha sido notable como lo ha sido el número de depuradoras construidas.
4
SOLEMNE ENTREGA DE LOS DIPLOMAS ACADÉMICOS 2014
Como avances conseguidos puede destacarse la mejora en la transferencia de oxígeno
en los procesos biológicos en base a los sistemas de aireación mediante difusores,
el desarrollo de procesos para la reducción de la concentración de nutrientes y la
introducción de los sistemas de membranas. A su vez, cabe destacar el avance en el
tratamiento y gestión de los fangos generados durante la depuración y su puesta en
valor, tanto para usos agrícolas como para su aprovechamiento energético.
Tampoco en este ámbito la evolución ha terminado porque están por lograrse
objetivos como reducir el consumo de energía, depurar contaminantes emergentes
e incrementar la recuperación de algunos componentes como los nutrientes.
El objetivo de reducir el consumo de energía deriva de que este consumo está,
principalmente, ligado al funcionamiento de los equipos instalados en las plantas
de tratamiento que dan servicio, a escala mundial, a millones de personas lo que
tiene como consecuencia un gasto de electricidad bastante significativo y, por
tanto, un impacto a minimizar.
A su vez, no es posible seguir tolerando que recursos como la materia orgánica o
fertilizantes como el Nitrógeno y el Fósforo terminen vertiéndose a ríos, embalses
y, finalmente, al mar donde en buena medida son un problema y, al mismo
tiempo como contrasentido, nuestro planeta tenga territorios desérticos. Por ello
hay que rediseñar las plantas para conseguir este objetivo de recuperación.

Figura 2. Consumo de energía por m
3
de agua disponible para consumo humano.
Fuente: UNESCO 2014
5
INGENIERIA, CALIDAD DE VIDA Y DESARROLLO SOSTENIBLE
El objetivo de depurar contaminantes emergentes deriva, en buena medida, del uso
de medicamentos, productos de higiene y cosmética que terminan estando presentes
en los vertidos líquidos. Estos compuestos son escasamente degradados en las
depuradoras por lo que su concentración va incrementándose en el medio acuático
mermando, de forma alarmante, su calidad y con consecuencias en nuestra salud
escasamente conocidas, a día de hoy, por falta de los necesarios estudios.

Figura 3. Tratamiento, depuración y reutilización del agua. Fuente: T. Asano, 2001
Todo ello conlleva desarrollar nuevas tecnologías de depuración y saber decidir
sobre las alternativas de reutilización del agua. Simultáneamente hay que
establecer los límites de concentración de contaminantes tolerables en el medio
acuático y gestionar la economía del ciclo.
Por su parte, la bioingeniería en su actividad orientada a mejorar nuestra calidad
de vida aplica principios y métodos de la ingeniería en la resolución de problemas
médicos y biológicos. Su aplicación en medicina está justificada en base a que
el cuerpo humano funciona igual que otros equipos con constituyentes sólidos,
líquidos y gaseosos de manera que sus componentes (células, proteínas, hormonas,
etc.) reaccionan ante diferentes estímulos (frío/calor, compuestos químicos,
bacterias, virus y otros agentes). Este mismo principio es válido para otros seres vivos
tanto animales como vegetales lo que da base a la creciente y amplia aplicación de
la bioingeniería en el ámbito de la biología. Así, con una metodología adecuada
que incluye mediciones, como en cualquier campo de la ingeniería, se identifican
los modelos de reacción de los componentes de nuestro cuerpo y de otros seres
6
SOLEMNE ENTREGA DE LOS DIPLOMAS ACADÉMICOS 2014
vivos a diferentes estímulos y como resultado de ese conocimiento se pueden
prevenir enfermedades, recuperar la salud y mejorar la calidad de vida.
Por ello, la bioingeniería está involucrada en el ámbito de los biosensores
utilizados en la detección de parámetros biológicos que se convierten en señales
eléctricas monitorizadas que son medidas por la instrumentación biomédica.
Otra de sus áreas de trabajo es la medicina regenerativa o ingeniería de la
rehabilitación que abarca el diseño y desarrollo de dispositivos y procedimientos
para terapia y rehabilitación como la fabricación de prótesis y órganos artificiales
para sustituir o aumentar la funcionalidad corporal. Este es el caso de corazones,
válvulas y otros dispositivos de asistencia circulatoria, equipos para diálisis,
sistemas de soporte hepático, canales guía para los nervios periféricos, rodillas,
pulmones y esófagos destinados a mejorar las condiciones de vida.
En este campo de la medicina regenerativa es muy prometedor el ámbito
de trabajo orientado a intentar devolver la visión a las personas ciegas lo
que actualmente se ensaya en base a una cámara montada en unas gafas que
transmiten una vibración a la lengua y estos estímulos actúan sobre el cerebro
que genera imágenes reproduciendo la realidad.
La medicina regenerativa o de rehabilitación ha propiciado que investigadores que
trabajaban en robótica tradicional para fabricación de coches, electrodomésticos y
otros bienes de consumo se estén orientando a la robótica asistencial. La utilización
de robots en terapias con enfermos y personas que han sufrido problemas de
movilidad aporta interesantes avances en su rehabilitación, de acuerdo con los
expertos. Por tanto, la industria robótica mundial está reorientando su fabricación.
Finalmente, cabe destacar otros ámbitos de trabajo de la bioingeniería como
son la creación de fármacos a partir de bacterias modificadas genéticamente
y las aplicaciones en la industria alimentaria y en la defensa del medio físico,
especialmente, agua y suelo. En estos dos últimos medios, la bioingeniería
entronca con la ingeniería sanitaria.
El siglo XXI se considera el siglo de la Biología ya que, los avances en esta ciencia son
muy rápidos, y por eso, la bioingeniería está en pleno desarrollo a escala mundial
y tiene una importante proyección. Sin embargo, no hace tanto tiempo (1953) que
se publicó en la revista Nature el descubrimiento de la estructura del ADN.
7
INGENIERIA, CALIDAD DE VIDA Y DESARROLLO SOSTENIBLE
Una mirada hacia atrás permite comprobar la gran diferencia entre la mayor
parte de nuestros hospitales y los de hace un cuarto de siglo. Hay una diferencia
que puede calificarse de espectacular en el ámbito de la instrumentación ya sea en
cirugía, diagnóstico o laboratorios de análisis. Desde una perspectiva tecnológica, la
medicina actual concentra productos, procedimientos y aplicaciones procedentes
de la investigación, desarrollo e innovación de áreas científicas como la física y la
química y de la ingeniería.
Este breve repaso a algunos de los logros de la ingeniería en la mejora de la calidad
de nuestra vida y, por tanto, en la contribución al desarrollo sostenible pone de
manifiesto que somos capaces de abstraer y modelar la realidad de tal manera que
podemos encontrar la mejor solución desde el punto de vista técnico, económico
y social sin alterar negativamente el medio físico. Esto implica haber recibido una
formación que permite generar esas habilidades y destrezas en la vida profesional.
Hacer ingeniería es hacer progreso. Ingeniería es sinónimo de desarrollo, es
buscar sin desanimarse el bienestar de la sociedad. Los ingenieros tenemos que
aprovechar nuestra formación en la Universidad para aplicar los principios
científicos en la resolución de los problemas de nuestro mundo, problemas que
hay que dominar para avanzar.
La evolución que, a nivel mundial, registran los modelos demográficos, de
consumo y de comercio puede ofrecer grandes oportunidades de crecimiento
económico y bienestar social, pero plantea incertidumbres como las relacionadas
con la disponibilidad de recursos.
Esta preocupación por la viabilidad de nuestro futuro nos lleva a la necesidad
de un desarrollo sostenible. Aunque es frecuente hablar, indistintamente, de
sostenibilidad y de desarrollo sostenible, hay que tener presente que el concepto
de desarrollo sostenible es muy distinto del de sostenibilidad en el sentido de que
al incluir el concepto de “desarrollo” se apunta claramente a la idea de cambio
gradual y direccional.
La concepción de “desarrollo sostenible” como un esquema de desarrollo capaz de
mantener en armonía, de manera indefinida, los sistemas biofísicos del planeta,
no debe entenderse en términos inmovilistas, aunque a veces se defina como
el mantenimiento de un medio en un valor fijo, sino que se basa en evitar la
destrucción de los recursos no renovables.
8
SOLEMNE ENTREGA DE LOS DIPLOMAS ACADÉMICOS 2014
La contraposición que subyace en el concepto de desarrollo sostenible entre
“capital humano” que incluye el capital económico, tecnológico, cultural y
formativo y el “capital natural” entendido como el flujo de bienes y servicios
útiles ha favorecido la aparición de diferentes corrientes de pensamiento que
contribuyen a la relatividad del concepto.
Este hecho permite distinguir enfoques que proponen una concepción
rígida o fuerte frente a otros que plantean concepciones menos estrictas. Así,
puede distinguirse entre la denominada “sostenibilidad fuerte” o ecológica y
“sostenibilidad débil” o contable.
La “sostenibilidad débil” se plantea sobre aspectos económicos y tecnológicos
de manera que admite que los recursos que se agotan pueden ser sustituidos
ilimitadamente siempre y cuando la tecnología evolucione. En este planteamiento,
el mantenimiento del bienestar se consigue en base al intercambio de servicios
entre el capital natural y el capital humano, siempre que el valor, estimado por
distintos procedimientos de cálculo basados en el dinero, se mantenga invariable.
La “sostenibilidad fuerte” plantea el bienestar desde la racionalidad científica de la
ecología e implica una mayor exigencia para los servicios y recursos obtenidos que
han de quedar sujetos a los límites marcados por la biosfera, lo que supone una
integridad para la naturaleza y el territorio.
En definitiva, la sostenibilidad obliga al mantenimiento del capital total
(constituido por la combinación de otros dos: el capital natural y el capital
humano) y es en el enfoque (débil o fuerte) donde se establece la forma en la que
este capital puede transformarse y distribuirse.
Con independencia del enfoque, el desarrollo sostenible se entiende como una
visión integral de la sociedad que demanda esfuerzos simultáneos en los ámbitos
social, cultural, económico y ambiental para que ésta pueda evolucionar de forma
equilibrada.
Así, el desarrollo sostenible se concibe como una combinación de tres
sostenibilidades: ecológica, económica y social. La sostenibilidad ecológica es la
capacidad que tiene un sistema (o ecosistema) para mantenerse en el tiempo, sin
alterar los parámetros de volumen, tasa de cambio y de circulación o haciéndoles
9
INGENIERIA, CALIDAD DE VIDA Y DESARROLLO SOSTENIBLE
fluctuar cíclicamente en torno a valores promedio. La sostenibilidad económica,
deriva del concepto de renta de Hicks, definida como la cantidad máxima que un
individuo puede consumir en un período determinado de tiempo sin reducir por
ello su consumo futuro. Por último, la sostenibilidad social consiste en repartir
los costes y beneficios de manera equitativa tanto entre el total de la población
actual (equidad intrageneracional) como entre las generaciones futuras (equidad
intergeneracional).
A esta concepción tridimensional se le ha añadido, posteriormente, una
cuarta dimensión denominada institucional utilizada por Eurostat en 2001
al presentar un sistema de indicadores distribuidos en cuatro dimensiones,
de acuerdo con la propuesta de la Comisión de Desarrollo Sostenible de las
Naciones Unidas. No obstante, aunque esta cuarta dimensión puede tener
una especial utilidad en el ámbito político y de buena gobernabilidad, es la
concepción tridimensional la que se sigue aplicando, casi con carácter general,
en las actividades económicas.

Figura 4. Representación del desarrollo sostenible como intersección de las
tres dimensiones del ámbito empresarial. Elaboración a partir de la web
http://pulmor.com/about.asp
10
SOLEMNE ENTREGA DE LOS DIPLOMAS ACADÉMICOS 2014
La complejidad de la concepción del desarrollo sostenible presenta varios desafíos
metodológicos y operacionales entre los que destaca el diseño de instrumentos
de trabajo que, en la práctica, permitan realizar estimaciones e integrar la
multidimensionalidad del proceso. Estos instrumentos tienen que permitir la
reducción de múltiples y complejos mecanismos a un parámetro o conjunto de
parámetros manejables.
La Agenda 21 de Naciones Unidas puso de manifiesto la necesidad de elaborar
indicadores de desarrollo sostenible que sirvieran de base sólida para adoptar
decisiones en todos los niveles y que contribuyeran a una sostenibilidad
autorregulada del medio ambiente y del desarrollo. Esta Agenda surgió tras la
Cumbre de Río en 1992.
Los indicadores de sostenibilidad derivaron, en primer lugar, de la ecología
dado que ya se disponía de indicadores ambientales, todavía muy utilizados,
para evaluar acciones sobre el medio ambiente. Además, la ecología ofrece
instrumentos valiosos para evaluar la sostenibilidad.
Sin embargo, dado el carácter tridimensional del desarrollo sostenible para medir
el progreso y el cumplimiento de objetivos de todas las actividades, tanto relativas
al bienestar humano como al de los ecosistemas, es conveniente diferenciar los
indicadores ambientales de los de sostenibilidad ya que, mientras los primeros
señalan el estado y variación del medio ambiente, los de sostenibilidad han de
indicar, además, el estado y variación del sistema humano en relación con el
sistema natural. Por ello, es razonable situar los indicadores de sostenibilidad
en un plano superior a los ambientales ya que, un indicador medioambiental
necesita la adición de factores temporales, límites y objetivos para convertirse en
un indicador de sostenibilidad.
Por otra parte, la definición de un conjunto de indicadores únicos que englobe
desarrollo y sostenibilidad de forma coherente es una tarea que no está exenta de
discusión científica derivada de la diferencia, cuando no contradicción, asociada a
cada concepto.
Esta discusión supone, en la práctica, la existencia de dos visiones a la hora de
proponer el conjunto de indicadores de sostenibilidad. Por un lado, la de los
que buscan la integración de los indicadores y, por otro, la de los que abordan el
problema manteniendo los indicadores separados según su dimensión.
11
INGENIERIA, CALIDAD DE VIDA Y DESARROLLO SOSTENIBLE
Atendiendo al enfoque, los indicadores pueden agruparse en dos categorías según
se trate de indicadores conmensurables (únicos) o de indicadores de carácter
sistémico (conjuntos agrupados). Dentro de esta clasificación, los indicadores
conmensurables se clasifican, a su vez, en indicadores monetarios y en índices.
Por su parte, los indicadores sistémicos pueden clasificarse en ambientales o de
desarrollo sostenible.
Figura 5. Clasificación de indicadores según el enfoque
Los indicadores ambientales se encuentran muy generalizados en la mayoría
de los países desarrollados. También son muchos los países que han avanzado
en el desarrollo de indicadores de sostenibilidad coexistiendo ambos de forma
independiente.
De la misma forma que distintos países han desarrollado sus propios indicadores,
también numerosas regiones han seguido esa iniciativa tanto en el ámbito
medioambiental como en el del desarrollo sostenible.
En el caso de los indicadores ambientales, las regiones que los han definido han
aprovechado, en gran medida, los definidos previamente en el país al que pertenecen,
12
SOLEMNE ENTREGA DE LOS DIPLOMAS ACADÉMICOS 2014
lo que facilita las agregaciones nacionales y las comparativas interregionales. Un claro
exponente de esta tendencia se encuentra en el informe Perfil Ambiental de España
cuya última edición disponible en la página Web del Ministerio de Agricultura,
Alimentación y Medio Ambiente es la de 2012 donde se proporciona información a
nivel nacional y por comunidades autónomas.
Los indicadores tipo índice más conocidos son el Índice de bienestar económico
sostenible, el índice de sostenibilidad ambiental, la huella ecológica, la huella hídrica,
el índice del planeta vivo y la mochila ecológica, mientras que entre los indicadores
valorados en unidades monetarias está la Tasa de ahorro genuino, propuesto por
el Banco Mundial.
La actividad económica es esencial para el estado del bienestar como lo es el
desarrollo sostenible. En consecuencia, el sector empresarial ha experimentado
una transformación en la que, sin renunciar al principio de generación de valor,
busca coordinar aspectos económicos, sociales y medioambientales.
En este escenario se han desarrollo diversas metodologías enfocadas a mejorar
la imagen y reputación empresarial mediante la publicación de los llamados
informes de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), también llamados
informes de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).
La Estrategia renovada de la Unión Europea para 2011-2014 sobre la responsabilidad
social de las empresas la define como “la responsabilidad de las empresas por su
impacto en la sociedad”. De esta definición se infiere que una empresa tiene que ir
más allá del cumplimiento estricto de las obligaciones legales en materia laboral
o ambiental para abordar un conjunto de prácticas, estrategias y sistemas de
gestión empresarial orientadas a la mejora social, económica y ambiental ligadas
a su actividad.
Esta interacción entre empresa y sociedad ha dado lugar a la publicación de informes
no financieros con los que las empresas pueden dar respuesta a las exigencias de su
entorno. Para poder medir las acciones de RSE y sus resultados de forma coherente,
completa y ordenada diversas organizaciones y grupos de interés han propuesto
recomendaciones o normas para la elaboración de informes. Actualmente, hay
diversas propuestas internacionales, entre ellas figura el Pacto Mundial, el Global
Reporting Initiative (GRI), SA 8000, AA 1000, ISO 26000 e Instituto Ethos que
proporcionan el marco conceptual de referencia y las herramientas necesarias
13
INGENIERIA, CALIDAD DE VIDA Y DESARROLLO SOSTENIBLE
para la implantación y valoración de la RSE. La propuesta de normalización
más destacada y, ampliamente aceptada, es la conocida como Global Reporting
Initiative que ha publicado ya la versión G4 y que se ha convertido en el intento
más sólido y coherente de todos los emprendidos hasta la fecha para articular de
manera ordenada los avances de las empresas en el desarrollo sostenible y cuya
iniciativa ha sido respaldada por variadas organizaciones. El informe corporativo
que propone GRI se denomina Memoria de Sostenibilidad y es un documento que
recoge la estrategia, el perfil y el enfoque de la dirección de una entidad así como
sus indicadores de actividad.
También se han desarrollado índices de cotización bursátil constituidos por la
cotización de empresas a las que se les reconoce unos logros en el ámbito de la
RSE. Los más conocidos son el Dow Jones Sustainability Indexes–Sustainable Asset
Management (DJSI–SAM) y el FTSE4Good Index Series, en el que la participación
española se materializa en el FTSE4 Good IBEX.
Las memorias de sostenibilidad tienen gran utilidad ya que constituyen un estudio
comparativo del comportamiento sostenible de estas organizaciones. Un aspecto
importante de las memorias de sostenibilidad es la verificación de los datos ya que
de ello depende la credibilidad e integridad de la información proporcionada. Por
ello, aunque las compañías pueden contar con sistemas de control interno, como
parte de sus procesos para gestionar y divulgar la información, GRI recomienda
recurrir, además, a la verificación externa de las citadas memorias.
En España la RSE ha tenido una buena aceptación. El respaldo institucional se
produjo con la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible que, en su
artículo 39, establece la promoción, incorporación o desarrollo en las empresas,
organizaciones e instituciones públicas o privadas de políticas de responsabilidad
social indicando, además, que el Gobierno ofrecerá un conjunto de características,
indicadores y modelos de referencia que atiendan especialmente a los objetivos de
transparencia en la gestión, buen gobierno corporativo, compromiso con lo local
y el medioambiente, respeto a los derechos humanos, mejora de las relaciones
laborales, promoción de la integración de la mujer, de la igualdad efectiva entre
mujeres y hombres, de la igualdad de oportunidades y accesibilidad universal de
las personas con discapacidad y del consumo sostenible. A su vez, mediante el Real
Decreto 221/2008, de 15 de febrero se creó el Consejo Estatal de la Responsabilidad
Social Empresarial.
14
SOLEMNE ENTREGA DE LOS DIPLOMAS ACADÉMICOS 2014
En este planteamiento de responsabilidad social, se va incrementando el número de
empresas que adoptan enfoques de negocio denominados consumo colaborativo que
permiten a los consumidores satisfacer sus necesidades ya sea mediante alquiler o
con acuerdos sobre uso compartido, en lugar de la adquisición. Todo ello plantea
nuevas formas de diseño y comercialización de productos, prestando menos atención
al número de unidades vendidas y más a la fabricación de unos productos duraderos
y reparables.
Internet y sus posibilidades de comunicación social facilitan la búsqueda y
utilización de este tipo de productos y servicios de consumo colaborativo que
no se limita a pedir prestadas las herramientas al vecino, reservar plaza en un
sistema de uso compartido de vehículos o alquilar dispositivos electrónicos. Así,
por ejemplo, en algunos países de la Unión Europea son una realidad las llamadas
bibliotecas de ropa donde acudir para pedir prestada una prenda de forma similar
a lo que se viene haciendo con los libros.
Cualquier medida orientada a reducir el consumo de recursos y la generación
de residuos mejora nuestra sostenibilidad. Cuanto mayor calidad tenga nuestro
medio ambiente, mejor será nuestra calidad de vida.
El sistema económico al que tenemos que evolucionar recibe diversas
denominaciones, una de ellas es economía verde haciendo referencia a un
modelo económico en el que los flujos de producción y consumo se fijan de
acuerdo con el bienestar de la sociedad y la calidad del medio ambiente. Es una
economía en la que se consumen los recursos de forma eficiente, mejorando el
bienestar humano al tiempo que se conserva la calidad del entorno ya que se
generan menos emisiones y residuos y se produce más con menos recursos. Otra
de las denominaciones es la de economía circular en referencia a un sistema de
producción y consumo que reduce al mínimo las pérdidas de manera que se
reutilicen o reciclen prácticamente todos los materiales para volver a producir
nuevos bienes.
La Unión Europea ha adoptado objetivos estratégicos y programas de acción
orientados a lograr que su economía sea más sostenible. Así, la Estrategia Europa
2020 aprobada en 2010 tiene como objetivo generar un crecimiento inteligente,
sostenible y socialmente integrador. La plena aplicación de estos programas
ayudaría a consumir menos recursos por unidad de producto fabricado y, al
15
INGENIERIA, CALIDAD DE VIDA Y DESARROLLO SOSTENIBLE
mismo tiempo, la economía se beneficiaría de una innovación fundamental y de
mayor competitividad para nuestras empresas.
Los objetivos de la mencionada estrategia para España se concretan en conseguir
una tasa mínima de empleo del 74% para personas entre 20 y 64 años, que el
gasto en I+D suponga un 3% del PIB, que la tasa de abandono escolar prematuro
sea inferior al 15%, que al menos un 44% de las personas de 30 a 34 años hayan
completado enseñanza superior y que se reduzca la población en riesgo de
pobreza o exclusión social en 1500000 personas. A su vez, hay que conseguir una
reducción de las emisiones de CO
2
del 10% respecto a los valores de 1990, que las
energías renovables supongan el 20% del consumo total y que la reducción del
consumo energético sea de 25,2 Mtep.
En el periodo 2000-2011, la productividad de los recursos de la UE se incrementó
en un 20 %, aproximadamente, pasando de 1,34 a 1,60 euros de valor añadido
por kilo de material empleado. Esta productividad de los recursos se calcula
dividiendo el producto interior bruto por el consumo interior de materiales
(extracción interna de materias primas más importaciones menos exportaciones).
Es relativamente baja en algunos países europeos que no alcanzaron 0,5 euros por
kilo de materia prima, al final de este periodo, frente a otros que superaron 3 euros
en valor añadido por kilo de material. La estructura económica de un país influye
notablemente en esa productividad de manera que los sectores de servicios y de
tecnologías de la información junto a unas elevadas tasas de reciclado de residuos
tienden a incrementarla.
La mayoría de los materiales que se utilizan en los procesos productivos de la
Unión Europea se extraen del propio territorio. En 2011, se consumieron 14,6
toneladas de materiales per capita de los que 12,4 se habían extraído en la UE
frente a 3,2 toneladas que se habían importado y 1 tonelada que se exportó. El
consumo de materiales varía considerablemente de un país a otro.
En 2011, en la UE se generaron una media aproximada de 4,5 toneladas de
residuos per capita. Aproximadamente la mitad de esa cantidad volvió al proceso
productivo.
De una forma u otra, nuestras casas, nuestros coches, bicicletas, alimentos, ropa
y energía son parte del medio ambiente. Extraemos recursos de la naturaleza,
16
SOLEMNE ENTREGA DE LOS DIPLOMAS ACADÉMICOS 2014
los procesamos y satisfacemos nuestras necesidades. Esta conexión con nuestro
entorno y la dependencia que tenemos de él han sido y son esenciales para
nuestra existencia.
Es posible transformar nuestra economía, pero esa transformación exigirá acción
y compromiso durante décadas. La UE ha logrado aumentar de forma significativa
su eficiencia en el uso de los recursos, pero con eso no basta.
Destacaba al comienzo que necesitamos alimentos pero se estima que, a escala
mundial, entre el 30 y el 50 % de los alimentos acaba en la basura. Solo en la UE
generamos casi 90 millones de toneladas de residuos de alimentos al año, o lo
que es lo mismo, casi 180 kilos por persona. Estos residuos suponen desperdiciar
la energía, el agua, el trabajo y la tierra utilizados en su producción. Una mejor
gestión de nuestros residuos urbanos demuestra que las ganancias, tanto en
términos económicos como medioambientales, son importantes.
La reorientación de nuestra economía es una tarea de envergadura ya que
implica el uso sostenible de los recursos en cada aspecto de nuestras vidas. El
ámbito económico nos ofrece herramientas para estimar costes y beneficios y
algunas propuestas acerca de cómo podemos incorporar las consideraciones
medioambientales en nuestra existencia. Pero también necesitamos innovación,
investigación y, sin duda, una perspectiva a largo plazo.
Como consumidores, todos debemos contribuir a esta necesaria transición
económica. Las pautas de consumo han ido evolucionando a lo largo de la historia
por lo que aprovechando esta flexibilidad debemos de poner rumbo hacia la
sostenibilidad. No importa nuestro nivel económico ni el lugar del mundo donde
vivamos.
Según Bertrand Russell, desde el punto de vista de la vida humana, no es
importante que no podamos crear energía. Lo importante es poder dirigirla por
uno u otro cauce y esto es posible hacerlo tanto mejor cuanto mayor es nuestro
conocimiento de la ciencia. Desde que los hombres empezaron a pensar, las fuerzas
de la Naturaleza los oprimieron. Terremotos, inundaciones, pestes y hambres los
aterrorizaron. Ahora, al fin, gracias a la ciencia, la Humanidad va descubriendo
el modo de evitar el sufrimiento que ha acompañado hasta aquí tales sucesos. El
Universo conocido por la ciencia no es amistoso ni hostil para el hombre pero se
17
INGENIERIA, CALIDAD DE VIDA Y DESARROLLO SOSTENIBLE
le puede convertir en un amigo si se llega a él con paciente conocimiento. Solo
el hombre entre todos los seres vivos se ha mostrado capaz del conocimiento
necesario para obtener un cierto dominio sobre el medio ambiente. Los peligros
que pueden acosar al hombre en el futuro, o por lo menos en un futuro mensurable,
no provienen de la Naturaleza, sino del hombre mismo.
La historia, la ciencia y la filosofía atestiguan las grandes hazañas colectivas del género
humano. Bueno sería que todo hombre civilizado adquiera el sentido de estas proezas
y comprenda la posibilidad de mayores destinos en el porvenir, con la indiferencia que
debe derivarse respecto de las bajas disputas en que pródigamente se desperdician las
pasiones individuales y nacionales.
La tecnología puede permitirnos pronto autorediseñarnos. Este planteamiento
conocido como transhumanismo se basa en que la especie humana no representa
el fin de la evolución, sino el comienzo. El filósofo Nick Bostrom presenta el
transhumanismo como un movimiento cultural, intelectual y científico que
afirma el deber moral de mejorar las capacidades físicas y cognitivas de la
especie humana y aplicar al hombre las nuevas tecnologías para que se puedan
eliminar los aspectos no deseados e innecesarios de la condición humana como
son el sufrimiento, la enfermedad, el envejecimiento e, incluso, la condición
mortal.
Hace unas semanas se ha presentado el resultado de un proyecto de investigación
consistente en la fabricación de un chip denominado TrueNorth que tiene el
tamaño de un sello de correos y que contiene el equivalente a un millón de
neuronas programables y 256 millones de sinapsis.
En nuestra realidad son familiares expresiones como ingeniería genética,
inteligencia artificial, posthumanismo y cíborg. Futurólogos como Alvin Toffler
sugieren que la Humanidad evoluciona rápidamente hacia una cuarta ola en la que
los humanos van a convertirse en posthumanos, gracias a los avances tecnológicos.
Los posthumanos serían humanos con capacidades físicas, intelectuales y
psicológicas superiores a las de los humanos normales Un posthumano podría
vivir mas de 500 años sin deteriorarse, tendría una capacidad intelectual dos veces
superior a la nuestra y controlaría el impulso de sus sentidos sin padecimiento
psicológico.
18
SOLEMNE ENTREGA DE LOS DIPLOMAS ACADÉMICOS 2014
Esta transformación en nuestra constitución biológica supondrá introducir silicio,
acero y otros materiales en nuestro organismo con unas estructuras organizadas.
La nanotecnología nos permitirá reparar errores del ADN, combatir patógenos y
expandir la inteligencia con la ayuda de nanobots más pequeños que las células
de nuestro cuerpo que nadarán en nuestra sangre.
Por otra parte, la forma en la que nos rediseñemos podría cambiar completamente
las relaciones en las que nuestra sociedad se basa y nos lleva a preguntarnos sobre
nuestra identidad y moralidad como humanos. El descubrimiento del genoma
humano implica que la clonación y la creación de vida en un laboratorio son
tareas ya resueltas por lo que no es difícil ponderar las posibilidades futuras. Así,
este año la revista Science recogía la publicación de un grupo investigador de la
Universidad Johns Hopkins sobre la síntesis de un cromosoma de la levadura
Saccharomyces cerevisiae que se utiliza para producir cerveza, biocombustibles
y antibióticos. Esta célula podría ser equipada en el futuro con un conjunto de
cromosomas sintéticos y cambiables para obtener variedades de laboratorio que
den lugar a nuevos antibióticos o biocombustibles.
Nuestras buenas características actuales están estrechamente relacionadas con las
malas. Somos violentos y agresivos y de esta manera podemos defendernos. Somos
posesivos y por ello protegemos a familia y amigos. También nuestra mortalidad
cumple su función porque permite que nuestra especie sobreviva y se adapte. No
sabemos como la modificación de cualquiera de nuestros rasgos puede influir en
un conjunto complejo e interrelacionado de características. Nuestra ignorancia
actual puede verse atenuada simplemente prestando un poco de atención a lo
que ha sucedido con la naturaleza no humana en las últimas décadas ante nuestra,
en ocasiones, muy modificadora actividad. Necesitamos pues, como proponía
Gracián, prudencia y humildad.
Francis Fukuyama autor de Nuestro Futuro Posthumano: Consecuencias de la
Revolución Biotecnológica, tiene una opinión negativa sobre el perfeccionamiento
de los humanos a través de la tecnología.
Mejorar a los humanos empleando la tecnología estará en el centro del debate
político, que, seguramente, será intenso y las decisiones que se tomen influirán, a
su vez, en el futuro de la ingeniería y, por supuesto, en el conjunto de la sociedad.
Todos tenemos que empezar a pensar dónde queremos situarnos en este debate.
19
INGENIERIA, CALIDAD DE VIDA Y DESARROLLO SOSTENIBLE
Posiblemente, la Humanidad se adaptará suavemente a los cambios, como siempre
lo ha hecho.
Tenemos una realidad que cada día nos ofrece logros muchos de ellos resultado
de esfuerzos conjuntos realizados a lo largo de varios años por grupos de
científicos y técnicos trabajando en diferentes entornos. Si nuestra realidad es
apasionante, el futuro se nos ofrece lleno de retos y como bellamente decía
Eleanor Roosevelt: el futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños.
Os animo a seguir en esta aventura maravillosa de la vida con espíritu curioso y
mucho entusiasmo.
Muchísimas gracias a todos.
Referencias
Asano, T., (2001), Water from (waste) water-the dependable water resource
http://www.agnos-online.de/inwent1/images/pdfs/water%20from%20waste%20water.pdf
Annaluru,N et al., (2014),Total synthesis of a functional designer eukaryotic chromosome,
Science, 344(6179), 55-58
Boeke, Jef D., http://www.med.nyu.edu/biosketch/boekej01 (acceso 24.07.2014)
Bolstrom, Nick, (2014), Superintelligence: Paths, Dangers, Strategies, Oxford University Press
Pueden consultarse sus publicaciones en: http://www.nickbostrom.com/ (acceso 24.07.2014)
Comisión Europea, (2011). Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo,
al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones. Estrategia renovada de la
UE para 2011-2014 sobre la responsabilidad social de las empresas.
http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=COM:2011:0681:FIN:ES:PDF
(acceso 22/08/2014)
Comisión Europea, (2011). Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, el Consejo,
el Comité Económico y Social Europeo y el Comité de las Regiones. Una Europa que utilice
eficazmente los recursos. Iniciativa emblemática con arreglo a la Estrategia Europa 2020.
http://ec.europa.eu/resource-efficient-europe/pdf/resource-efficient_europe_es.pdf
(acceso 22/08/2014)
20
SOLEMNE ENTREGA DE LOS DIPLOMAS ACADÉMICOS 2014
EEA, (2014), EEA Signals 2014, http://www.eea.europa.eu/publications/signals-2014
(acceso 22/08/2014)
Fuyama, F., (2002), Our Posthuman Future: Consequences of the Biotechnology Revolution,
Edit. Picador
Pueden consultarse sus publicaciones en: https://fukuyama.stanford.edu/
(acceso 25.07.2014)
Hicks, J. R., (1977), Valor y Capital: investigación sobre algunos principios fundamentales de
teoría económica, ISBN: 978-84-206-2030-5
Russell, B., (1990), Fundamentos de filosofía, Plaza y Janés, ISBN 84-01-45054-3 United
Nations, http://sustainabledevelopment.un.org/content/documents/Agenda21.pdf
(acceso 20/08/2014)
UNESCO, (2014), WWAP (United Nations World Water Assessment Programme). 2014
The United Nations World Water Development Report 2014: Water and Energy,
ISBN 978-92-3-104259-1
Watson, J.D., Crick, F.H., (1953), A structure for Deoxyribose Nucleic Acid, Nature,
171(4356), 737-738
Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales
Universidad Politécnica de Madrid
José Gutiérrez Abascal, 2. 28006 Madrid
Tel.: 91 336 3060
www.industriales.upm.es

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful