P. 1
Jezabel La Malvada Esposa de Acab

Jezabel La Malvada Esposa de Acab

|Views: 93|Likes:
Publicado porGerizim11

More info:

Published by: Gerizim11 on Dec 21, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/07/2013

pdf

text

original

JEZABEL, LA MALVADA ESPOSA DE ACAB (1 R.

19:1-21) Verdad central:

Dios siempre está dispuesto a socorrer y alentar a sus siervos cuando éstos se deprimen a causa del ministerio.
A. Fondo histórico:

La ubicación geográfica de los lugares mencionados en este capítulo es muy interesante:
Jezreel: Es tanto un valle como una ciudad en el reino del norte, la ciudad está en la misma línea del monte

Carmelo en dirección al Jordán.
Beerseba: Ciudad que se encuentra en el sur de Judá a 100 km de Jezreel en dirección del desierto. Horeb: También llamado “monte de Dios”, es otra manera de llamar al monte Sinaí que se encuentra en la

península del mismo nombre.
El recorrido de Elías: Se debe mencionar que entre Beerseba y Horeb había una distancia de 300 km. Desde el

Carmelo hasta Jezreel, hay casi 50 km y de allí hasta Beerseba hay más de 100 km. De allí hasta Horeb hace una suma de más de 500 km.
El desánimo de Elías: No cabe duda que después del gran esfuerzo en el monte Carmelo el profeta enfrentara no solamente un gran cansancio sino también un tiempo de decaimiento. Las palabras de ánimo que recibe de parte de Dios confirman claramente esta apreciación. En este momento necesita tener un reencuentro con su Dios y Señor. Cuando en la cueva de Horeb sintió la presencia de Dios cubrió su cara con su manto, antigua costumbre oriental de mostrar respeto ante un superior. La ayuda para Elías: Estaba bien claro que Elías necesitaba ayuda. Para eso Dios le señala a Eliseo, un joven al que

debe nombrar para que ocupe su lugar. Para cumplir con esto recurrió al simbolismo de echar su manto sobre él. El manto de los profetas tenía valor simbólico, por lo que arrojarlo sobre otro implicaba llamarlo al servicio.
B. Énfasis:

Elías ante Jehová en Horeb, 1 R. 19:1-18. Una vez que Elías ha terminado con los sacerdotes de Baal y que la lluvia llegó, el rey Acab se dirigió a su palacio a contar a Jezabel lo que el profeta había hecho. Ella envió un mensaje a Elías afirmando que pensaba matarlo. El profeta decide huir hacia el sur. Haría su viaje en 3 etapas: en la 1ª alcanzó Beerseba, donde dejó a su criado. En la 2ª, un día después, descansó del gran esfuerzo y recibió alimento de parte de Dios. Por último, llegó al “monte de Dios” donde se metió en una cueva a esperar que Dios le hablara. Después de ver las manifestaciones violentas de la naturaleza: viento tormentoso, terremoto, fuego o rayo, no encontró a Dios allí. Hasta que en un silbo apacible sintió la presencia de Dios. Allí recibió una nueva comisión que dio un nuevo rumbo a su ministerio. Debía reconocer que no estaba solo y que necesitaba ayuda, porque debía nombrar a los sucesores den los que estaban en el poder en ese momento y esa era una tarea de gran trascendencia. Elías unge a Eliseo como profeta, 1 R. 19:19-21. Una de las tareas encomendadas por Dios a Elías fue que llamara a su servicio a Eliseo, para que estuviera a su lado, y luego ocupara su lugar. Eliseo estaba arando el campo y ante el llamado de Elías pidió permiso para despedirse de su familia repartiendo entre el pueblo lo que tenía. El gesto simbólico de sacrificar los bueyes y de romper el yugo, elementos con los que estaba identificada la vida campesina de Eliseo, señala la ruptura total con el pasado para el desempeño de una misión nueva.
COMENTARIO BIBLIA BL95

Elías tuvo miedo y huyó para salvar su vida. Así, pues, el milagro no solucionó milagrosamente los problemas de la fe. Se puede ver en el mapa cómo Elías atraviesa de norte a sur los dos reinos de Israel y de Judá. El Carmelo dista 250 kilómetros de Beerseba, último pueblo antes del desierto, en el sur de Judá. Elías iba solamente a la entrada del desierto para ponerse a salvo, pero Dios lo lleva mucho más allá. Se le da un pan misterioso que recuerda el maná de los hebreos en el desierto y el pan que dará Jesús para nuestro camino espiritual (Juan 6:8). Caminó cuarenta días y cuarenta noches. (Ver Ex.24:18). Elías va al encuentro de Jehová. Jesús mismo irá al desierto como a una prueba necesaria, y nosotros también necesitamos en ciertos momentos <ir al desierto>, o que Dios, a la fuerza, nos ponga en el desierto, es decir, a solas con nuestra pobreza, para saber mejor cuánta falta nos hace él. (Ver también Os 2:16.) El camino solitario de Elías anuncia el itinerario que habrán de emprender los que buscan a Dios. Por más que necesitemos el apoyo del cónyuge, de los compañeros, de la Iglesia, cada uno sigue su propio camino, y encuentra a Dios a solas.

HOJA DE TRABAJO

JEZABEL, LA MALVADA ESPOSA DE ACAB (1 R. 19:1-21) Verdad central:

Dios siempre está dispuesto a socorrer y alentar a sus siervos cuando éstos se deprimen a causa del ministerio.
Lee tu Biblia y responde: 1. Elías huye, 1 R. 19:1-8. v. 1-4. Acab le dio el reporte a Jezabel de lo que había sucedido en el monte Carmelo. Enfurecida por lo sucedido a

sus profetas, le envió un mensaje a Elías. La reina amenazó con matarlo en 24 h en venganza por haber degollado a los profetas de Baal (v.__). La declaración de que estaba dispuesta a ser castigada severamente por sus dioses (“así me hagan los dioses”) señala la seriedad de su amenaza. Sin lugar a dudas, el temor de Elías se fundamentó en el poder que Jezabel ostentaba. En lugar de confiar en Dios para que lo protegiera como en los últimos tres años y medio, Elías (v.3) “… se levantó y se fue para salvar su ______”. Corrió por todo el reino de Judá y llegó a Beerseba, la ciudad más al sur del territorio; dejó allá a su criado y viajó solo por un día de camino (24 km aprox.) hacia el desierto del Neguev. Estaba tan desalentado que deseaba morirse. Su oración de que no era mejor que sus padres (v.__) sugiere que no había tenido mayor éxito que sus antecesores en erradicar de Israel la idolatría. v. 5-8. En ese momento el siervo de Dios necesitaba ayuda, y Dios vino en su socorro. En primer lugar, el Señor considera sus necesidades físicas pues Dios le provee de alimento; al abrir sus ojos (v.6) “he aquí a su cabecera una _______ cocida sobre las ascuas, y una vasija de _______; y comió y bebió, y volvió a dormirse”. Por último, Dios le anima a través de las palabras del ángel (v.7): “Levántate y come, porque _________ camino te resta”, lo están reconfortando al afirmar que todavía tiene mucho que hacer. Después de recibir esta ayuda de parte de Dios el profeta se sintió mejor. Con las fuerzas de aquella comida, inició una nueva etapa del viaje que había emprendido: llegar hasta Horeb, el monte de Dios, atravesando el desierto en 40 días y 40 noches (v.__). Este tramo de la jornada le tomaría a Elías unos 14 días a pie (320 km). Dios quería recordarle y enseñarle muchas cosas durante ese tiempo.
2. Revelación a Elías, 1 R. 19:9-18 v. 9-14. Al llegar al Sinaí, Elías encontró una cueva y se metió en ella. Jehová comenzó su lección con la pregunta: “¿Qué haces aquí Elías?”, el hecho de que esta pregunta vuelve a repetirse (v.__) muestra que de alguna manera

Elías no estaba listo para responder a la misma hasta que tuviera un reencuentro con Dios. La respuesta de Elías, que también vuelve a repetirse (v.__) muestra que ha emprendido la tarea como una “cruzada personal” (notar la repetición del pronombre personal: he, yo, solo, me). Elías se colocaba en el centro de la acción. La orden que recibe (v.11) “Sal _______, y ponte en el monte”, tiene como propósito mostrarle que tiene que salir de sí mismo y colocarse “delante de Jehová”. Si queremos tener una experiencia con Dios debemos colocarnos en actitud de expectación. A partir de allí recibe 3 tipos de experiencias que no le revelaron la presencia de Dios (v.11-12): Un grande y poderoso ________, luego un ___________ y por último un fuego, las 3 son sensaciones impactantes, sin embargo ¡Dios no estaba allí! Pero Dios estaba cuando escuchó un ______ apacible y delicado. Dios le enseña a Elías que para poder escucharlo no necesita el fragor y ruido de las multitudes, sino la tranquilidad de un encuentro personal. Cuando sintió la presencia de Dios cubrió su _______ con su manto en señal de respeto y reconocimiento. v. 15-18. Dios comisiona a Elías para que nombre a 3 personas: como rey de Siria a _______, como rey de Israel a _______ y como profeta a ________, Dios tenía ayudantes para la tarea de Elías. El profeta debía regresar por su camino pues había quienes lo necesitaban: 7,000 personas que no adoraron a Baal.
3. Elías unge a Eliseo, 1 R. 19:19-21.

Elías regresó del Sinaí para encontrarse con Eliseo (mi Dios es salvación), cuando éste araba sus tierras con ____ yuntas de bueyes. Echó sobre él su ________, lo cual simbolizaba que le estaba dando el poder y la autoridad de su llamamiento. Eliseo entendió el significado de ello porque abandonó su ocupación y siguió a Elías. Eliseo selló su decisión al matar los bueyes, cocer la carne con la madera del arado y ofreció un banquete de despedida (v.___). Después se levantó y fue tras Elías y le servía.
APLICACIONES DEL ESTUDIO. 1. Los informes parciales. El siervo cristiano debe estar preparado para enfrentar estas situaciones. A veces se

darán informes parciales sobre su ministerio; y sin embargo, debe seguir adelante con su tarea.
2. Los siervos de Dios necesitan regularmente renovar su compromiso. El recordar los motivos de su servicio le

ayudará a mantenerse firme frente a la tarea que debe realizar.
3. El siervo de Dios debe reconocer que no puede hacer solo la tarea. Ninguno es imprescindible. Todos necesitamos de otros. Elías debía dejar de pensar que estaba solo, había otros con las mismas convicciones que él que estaban dispuestos a ayudarlo.

COMENTARIO BÍBLICO JAMIESON-FAUSSET-BROWN CAPITULO 19 1-3. ELIAS HUYE A BEER-SEBA. 3. se levantó y se fue por salvar su vida—El entró a Jezreel lleno de esperanzas. Pero un mensaje de la reina airada

y de corazón endurecido, que juraba venganza por sus sacerdotes muertos, disipó todas sus brillantes visiones del porvenir. Es probable, sin embargo, que en el estado de ánimo en que se encontraba el pueblo, aun ella no se haya atrevido a echar mano violenta sobre el siervo del Señor, y lo amenazó porque no podía hacer nada más. La amenaza produjo en Elías el efecto deseado, porque de repente le faltó la fe, y huyó del territorio del reino hasta las partes más septentrionales del territorio de Judá; no se creyó seguro aun allí, porque, despidiendo a su siervo, resolvió buscar refugio en las montañas solitarias de Sinaí, y allí deseó la muerte (Stg. 5:17). Esta depresión mental, repentina y extraordinaria, vino por una confianza demasiado grande inspirada por los milagros obrados en el Carmelo, y por la disposición de la gente que estuvo allí. Si Elías hubiera quedado firme e inmóvil, la impresión en la mente de Acab y del pueblo tal vez habría producido buenos resultados. Pero él había sido exaltado sobre medida (2 Co. 12:7-9), y ahora, quedando solo el gran profeta, en vez de mostrar el espíritu indomable de mártir, huyó de su puesto de deber.
4-18. ES CONFORTADO POR UN ANGEL. 4. fué por el desierto un día de camino—En el camino de Beer-seba a Horeb, ancha expansión de médanos,

cubiertos de retama (no enebro), cuyas altas y anchas ramas, de hojas blancas, daban una sombra alegre y refrescante. Su benévolo Dios no perdió de vista al fugitivo, mas lo vigilaba y, ministrando a sus necesidades milagrosamente, le permitió terminar su viaje, en un estado mental mejor, aunque no del todo correcto, debido a la provisión sobrenatural. En la soledad de Sinaí, Dios apareció para instruirle. “¿Qué haces aquí, Elías?” fue una pregunta penetrante dirigida a uno que había sido llamado a una misión tan ardua y tan urgente como la suya. Por una terrible manifestación del poder divino, el profeta reconoció que quien le hablaba era Dios; su atención fue atraída, se le quitó el mal humor, fue tocado su corazón, y se le mandó volver sin demora a la tierra de Israel, y seguir con la obra del Señor allí. Para convencerlo de que una nación idólatra no quedará sin castigo, Dios lo comisionó para ungir a tres personas que estaban destinadas por la providencia a vindicar la disputa de Dios con el pueblo de Israel. Ungir se usa como sinónimo de nombrar (Jue.9:8), y se aplica a todos los mencionados, aunque sólo a Jehú le fue derramado el aceite consagrado sobre su cabeza. Los tres fueron destinados a ser instrumentos eminentes en efectuar la destrucción de los idólatras, pero de maneras distintas. Pero de las tres unciones, Elías personalmente ejecutó una sola, la de Eliseo, al ser llamado para ser su ayudante y sucesor, y por éste fueron cumplidas las otras dos. (2R. 8:7-13; 9:1-10). Habiendo satisfecho el celo ardiente del errante, pero sincero y piadoso profeta, el Señor procedió a corregir una impresión errónea bajo la cual Elías había estado luchando, la de que él era el único adherente a la verdadera religión en el país; porque Dios, quien ve en secreto, sabía que había 7.000 personas que no habían rendido homenaje (literalmente, “besado la mano”) a Baal. 16. Abel-mehola—es decir, el prado de bailar, en el valle del Jordán.
19-21. ELISEO SIGUE A ELIAS. 19. Eliseo hijo de Saphat—Probablemente pertenecía a una familia distinguida por su piedad, y por su oposición al culto del becerro. araba con doce yuntas delante de sí—Indicando que era hacendado. Elías… echó sobre él su manto—Esta fue una investidura del oficio profético. Los brahmanes, los sofíes de Persia, y otros personajes

sagrados y sacerdotales del Oriente son nombrados de esta manera, echando un manto sobre las espaldas por algún sacerdote eminente. Eliseo probablemente había sido educado en las escuelas de los profetas. 20. ¿qué te he hecho yo?—es decir, ve, pero ten en cuenta la solemne ceremonia que yo acabo de hacer sobre ti. No soy yo, sino Dios quien te llama. No permitas que algún afecto terrenal te detenga a obedecer su llamamiento. 21. tomó un par de bueyes—Habiendo preparado (2 Sa.24:22) apresuradamente un convite de despedida para su familia y amigos, dejó su lugar natal, y se unió con Elías como su ministro.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->