Está en la página 1de 17

 

   

ADOBE O BARRO 
EN CRUDO 
SISTEMAS CONSTRUCTIVO 
El adobe es una pieza para construcción hecha de una 
masa de barro (arcilla y arena) mezclada a veces con 
paja, moldeada en forma de ladrillo y secada al sol; con 
ellos se construyen paredes y muros de variadas 
edificaciones. La técnica de elaborarlos y su uso están 
extendidos por todo el mundo, encontrándose en 
muchas culturas que nunca tuvieron relación 

 
RESTAURACION I

Arq. Ernesto Navas 

Br. Jeysel Cisneros 

Br. Gabriel Nolasco

07/04/2010
3. ADOBE O  
    BARRO EN CRUDO 
El adobe es  una  pieza  para  construcción  hecha  de  una  masa  de  barro 
(arcilla y arena) mezclada a veces con paja, moldeada en forma de ladrillo 
Fig. C1. Ladrillos de adobe 
y  secada  al  sol;  con  ellos  se  construyen  paredes y muros de  variadas 
secándose al sol 
edificaciones. La técnica de elaborarlos y su uso están extendidos por todo 
el mundo, encontrándose en muchas culturas que nunca tuvieron relación   

CONTENIDO
1.  Historia        Pag.2 
2. Selección de tierras.    Pag.4 
3. Proceso Constructivo    Pag.6 
4. Conclusiones y bibliografía  Pag. 17 
 
 
1. HISTORIA

La  más  antigua  ciudad  conocida, Çatalhöyük,  en Anatolia,  del  VII  milenio 


antes de Cristo, tenía las casas construidas con adobes. 
Fig. C2. Çatalhöyük Vivienda de 
En  el Antiguo  Egipto se  empleó  frecuentemente  el  adobe,  elaborado  adobe restaurada. 
con limo del Nilo,  en  la  construcción  de  casas,  tumbas  (mastabas), 
 
fortalezas,  e  incluso  palacios,  aunque  los  egipcios  también  fueron  los 
 
primeros  en  emplear  la  piedra  tallada  para  erigir  templos,  pirámides  y 
otras edificaciones monumentales. 

En Perú existe la ciudadela de Chan Chan, la ciudad de barro más grande 
de América, perteneciente a la Cultura Chimu, (1200‐1480). Chan Chan se 
ubica  en  el  valle  de  Moche,  frente  al  mar,  a  mitad  de  camino  entre  el 
balneario de  Huanchaco y la ciudad de Trujillo, capital del departamento   
de  La  Libertad  en  la  costa  norte  del  Perú.  El  sitio  arqueológico  cubre  un 
Fig. C3. Ruinas de Chan Chan, la 
área  aproximada  de  veinte  kilómetros  cuadrados.  La  zona  central  está 
ciudad de barro más grande de 
formada  por  un  conjunto  de  diez  recintos  amurallados  (llamados  America  

"ciudadelas") y otras pirámides solitarias. Este conjunto central, cubre un 
área  de  seis  kilómetros  cuadrados,  aproximadamente.  El  resto,  está 

2 | P á g i n a  
 
do  por  una  multitud  de  pequeñas  estructuras 
formad e m conservadas, 
mal 
veredaas, canales, m
murallas y cem
menterios. 

En España, es caraccterístico, entre otras, de laas regiones secas de Castilla y 
de paja al barrro. Las consttrucciones de adobe se sueelen 
León donde se añad
remozaar  con  una  capa  del  mism n  lo  que  dan  ese  aspecto  tan 
mo  barro  con
curioso bién  es  usual  en 
o  de  las  casaas  típicas  de Tierra  de  Caampos.  Tamb  
érticas  de  Áffrica,  Américaa  Central  y  América  del  Sur 
regionees  semi‐desé
F
Fig. C4.  Elaboracción de bloques dee 
(rancho
o.)  a
adobe, añadiéndo les paja. 

Perú, Bolivia, Argentina y een el sur y no
En Méxxico, Colombia, Ecuador, P orte   
de Chille las  casas  de  adobe  son  aun  patrrimonio  de  muchas  fam
milias 
humild nservan  esta  tradición  desde  tiempo
des,  que  con os  inmemoriaales. 
Mezclaar  pasto  seco
o  con  el  barro
o  permite  un
na  correcta  agglutinación,  gran 
g
resistencia  a  la  inte
emperie  y  evvita  que  los  bloques 
b una  vez  solidificaados 
tiendan a agrietarse
e. Posteriorm ques se adhieeren entre sí  con 
mente los bloq
barro p
para levantar muros. 

Actualm
mente  algunos  arquitecto
os  siguen  utilizando  murros  de  adobee  en 
combin ón debido  a  sus 
nación  con ccimientos, collumnas y losaas de hormigó
caracteerísticas. En m
muchas ciudaades y pueblo
os de Centro yy Sur de Améérica 
la  consstrucción  con
n  adobes  se  mantiene 
m viva  aunque  am
menazada  porr  las 
F
Fig. C4 . Pared coonstruida en fábricca 
imposiciones del mercado formaal o por la maala fama que  le han hecho
o los 
de bloques de ado
d obe en la parte 
sismoss  y  el  mal  de  Chagas.  En U
Uruguay,  el  adobe 
a es  unaa  de  las  técn
nicas  s
superior sobre una
a inferior de piedra. 
Imagen tomada dee una antigua casaa en 
tradicio
onales de con
nstrucción qu
ue poco a pocco fue dejadaa de lado aun
nque  A
Aguilar de Bureba  (Burgos) España
en los últimos 20 añ
ños se han reealizado experiencias tanto
o en Monteviideo 
 
como een el interior del país. 

La reacctivación de  una arquitecttura en adob
be en gran medida se deb
be al 
ahorro
o de energía q
que las edificaciones con eeste materiall suelen impliicar, 
en  efeecto  el  adobe
e  resulta  un  excelente  aisslante  térmicco  motivo  po
or  el 
cual  see  reducen  laas  demandas  de  energía  para  refresccar  o  caldearr  las 
das.  Por  otra  parte,  uno  de 
viviend d los  probleemas  típicos  del  adobe  es  su   
absorcción de la hum
medad del sueelo por capilaaridad, para eesto una solucción  F
Fig. C5 . Casa rurral de adobe 
bastan
nte  frecuente
e  es  utilizar  un 
u cimiento  hidrófugo 
h o  impermeablee  de  c 3. Chile.  
construida en 1993

hasta  aproximadam
a mente  un  meetro  de  alturaa  sobre  el  nivvel  del  suelo,  tal 
 
cimiento suele ser d
de piedras o, más modernaamente, de h
hormigón. 

3 | P á g i n a  
 
2. SELECCIÓN DE TIERRAS.
 
2.1 Suelos apropiados 
 
La tierra para fabricar adobes debe estar formada por 25 a 45% de limos y 
arcilla y el resto de arena. La proporción máxima de arcilla será del 15 al   
17%. La tierra no ser de cultivo 

 
Fig.  C6.  Los  suelos  aptos  para  la 
fabricación  de  bloques  de  adobe  se 
encuentran  aproximadamente  a  unos 
30 a 60 cm debajo del manto orgánico. 

  

 
 
 
Se  pueden  identificar  fácilmente  las  tierras  inadecuadas  por  su  color  y 
sabor.   

• Tierra con materia orgánica: Color Negruzco 
• Tierra Salitrosa: Color blanquecino y sabor salado 

2.2 Pruebas de selección 
 
Son  pruebas  cuyo  resultado  nos  dan  a  conocer  la  calidad  de  la  tierra 
analizada y si es apropiada para fabricar adobes.  Fig.  C7.  Tierra  orgánica.  Capa 
superficial utilizada para cultivos. 
Una vez seleccionada la cantera mediante las pruebas que a continuación 
se indican: es recomendable, antes de proceder a la producción masica de 
 
adobes,  fabricar  adobes  de  pruebe  y  efectuar  el  control  de  calidad 
correspondiente. 

4 | P á g i n a  
 
2.2.1 Prueba Granulométrica 
Sirve  para  determinar  la  proporción  de  los  componentes  principales 
(arena, limos y arcilla) de la tierra. 
1. Llenar  con  tierra  tamizada  (utilizar  tamiz  No.  4)  una  botella  de 
boca ancha de un litro de capacidad hasta la mitad de su altura. 
2. Llenar la parte restante con agua limpia. 
3. Agitar vigorosamente la botella hasta que todas las partículas de la 
tierra estén en suspensión 
4. Poner la botella sobre una mesa y esperar que todas las partículas 
de  arena  reposen  al  fondo.  Las  partículas  de  arena  reposaran 
inmediatamente. Las partículas de limos y arcilla durante algunas 
horas. 
 
5. Finalmente  medir  las  capas  para  determinar  la  proporción  de  Fig.  C8.  Composición  final  de  la 
arena y limos con arcilla. Se recomienda que la cantidad de arena  prueba  granulométrica.  Determinando 
la  proporción  de  los  componentes 
fluctué  entre  1.50  a  3.00  veces  la  cantidad  de  limos  y  arcilla.  Por 
principales de la tierra. 
ejemplo,  si  tenemos  una  altura  de  3  cm  con  limos  y  arcillas,  la 
altura de arena deberá estar comprendida entre 4.50 a 9.00 cm. 

2.2.2 Prueba de plasticidad (prueba del rollo) 
Sirve para determinar la calidad de la tierra y nos permite saber si esta es 
arcillosa, arenosa o arcillo‐arenosa. 
Consiste en formar con tierra humedecida un rollo de 1.5 cm de diámetro, 
suspenderlo en el aire y medir la longitud del expremo que se rompe. 

Se presentan 3 casos. 
 
1. Tierra  arenosa  (Inadecuada):  Cuando  el  rollo  se  rompe  antes  de 
alcanzar los 5 cm.  Fig.  C9.  Prueba  de  plasticidad. 
Determina  la  calidad  de  la  tierra  y 
2. Tierra  arcillo‐arenosa  (Adecuada):  cuando  el  rollo  se  rompe  al  determina la composición de la misma.  
alcanzar una longitud entre 5 y 15 cm. 
 
3. Tierra Arcillosa (inadecuada): cuando el rollo alcanza una longitud 
mayor de 15 cm. 

2.2.3 Prueba de resistencia (Prueba del disco) 
Consiste en amasar tierra húmeda y elaborar 5 discos de 3 cm de diámetro 
por  1.50  cm  de  espesor.  Dejarlos  secar  48  horas  y  luego  tratar  de 
romperlos. 
Se presentan 2 casos:   
Fig.  C10.  Prueba  de  resistencia 
1. Baja  resistencia  (inadecuada)  cuando  el  disco  se  aplasta 
determina  la  rigidez  que  el  material 
fácilmente.  presenta. 
2. Media  o  Alta  resistencia  (adecuada):  Cuando  el  disco  se  aplasta 
con dificultad o se rompe con un sonido seco. 

5 | P á g i n a  
 
2.3 Estabilización de suelos. 
 
La  arcilla  en  presencia  de  la  humedad  experimenta  cambios  de  volumen 
que  son  necesarios  controlar.  Aumenta  cuando  tiene  agua  y  disminuye   
cuando se seca. Este fenómeno origina la erosión de los adobes y por lo 
 
tanto, la perdida de estabilidad y resistencia de los muros. 

En nuestro medio se utilizan como estabilizadores para impermeabilizar el 
adobe los siguientes productos industriales: asfalto (en proporción de 1 a 
3%)  cemento  (10  a  12%)  o  cal  (15  a  20%).  Estos  productos  mejoran  la 
calidad del adobe pero elevan su costo de 3 a 5 veces más. Una alternativa 
es  utilizar  estabilizadores  únicamente  en  la  tierra  que  será  destinada  al 
tarrajeo de muros.   

Otra  alternativa  de  disminuir  los  costos  seria  utilizar  estabilizadores  de  Fig. C11.  Se recomienda repellar los 
muros  para  que  los  bloques  de  arcilla 
procedencia vegetal que constituyan recursos locales de las zonas en que 
no sufran de erosión. 
se los aplique. 
 
3. PROCESO CONSTRUCTIVO 
 

Para esta parte se tomara como ejemplo la construcción de una vivienda   
de adobe que tendría las siguientes dimensiones: 
 
Planta:  Elevación. 
 

• 13 Mts de largo  • 2.90 cm. parte más alta   

• 3 Mts de Ancho  • 2.20 cm. parte más baja 

Y se requerirán los siguientes materiales para la construcción  

• Tierra 3 Mts3  • Arena 20 camionetadas 
 
• Agua  • Piedra poma 2 camionetadas 
Fig. C12.  Vivienda de adobe. Similar 
a  la  que  se  tomara  de  ejemplo  para 
• Zacate 24 sacos  • Cal 20 bolsas 20Lb. Y 10Lb.  este trabajo. 

• Estiércol 28 sacos  • Piedrin 4 Mts.   
• Barro 32 sacos 

• Piedra quemada 18 
camionetadas 
 

6 | P á g i n a  
 
3.1 ETAPA I. Fabricación del adobe. 
En  vista  que  las  dimensiones  de  los  adobes  son  variadas,  solo  es   
conveniente dictar sobre este tema algunas recomendaciones de carácter 
general.   

1. La  longitud  no  debe  ser  mayor  que  el  doble  de  su  ancho  mas  el   
espesor  de  una  junta  de  pega.  Tanto  la  longitud  como  el  ancho 
 
tendrán una dimensión máxima de 40 cm. 
2. La altura no debe ser mayor a 10 cm en lo posible. 
3. La relación entre la longitud y la altura debe ser aproximadamente 
de 4 a 1 para permitir un traslape horizontal en proporción 2 a 1, 
lo cual brinda seguridad ante el efecto de corte producido por los 
sismos. 
 
Por  facilidades  constructivas  y  de  comportamiento  mecánico  se 
Fig.  C13.  Por  facilidades 
recomienda  la  forma  cuadrada  del  adobe  y  las  dimensiones  mas 
constructivas  y  de  comportamiento 
adecuadas para su fabricación son largo 38.00 cm, ancho 38.00 cm y alto  mecánico  las  dimensiones  adecuadas 
8.00 cm. Pues al añadir mortero de pega con espesor promedio de 2 cm.  para la fabricación de abobe es de: 

Sus dimensiones finales de trabajo serian:  Largo: 38 cm 
Ancho: 38 cm 
Alto: 8 cm 
 

 
 

3.1.1 Preparación del barro. 

Remojar el suelo y retirar las piedras mayores de 5 mm u otros elementos 
extraños. Mantener el suelo en reposo húmedo durante 24 horas. Lo cual   
facilitara el mezclado.  Fig.  C14.  Preparación  del  terreno 
antes de elaborar la mezcla. 
Todos  estos  materiales  se  mezclan  con  suficiente  agua  hasta  forma  una 
masa. Dejándola reposar cuatro o cinco días. Cada día se remueve.   

7 | P á g i n a  
 
3.1.2 Mezclado. 

Agregar al barro la cantidad de agua necesaria y realizar el mezclado con 
lampas y rastrillos o con los pies, pisando y caminando enérgicamente. 

Agregar a la mezcla materias inertes compuestas de libras de paja o pasto 
seco con una proporción del 20% en volumen. En caso de utilizar asfalto 
como  estabilizador  incorporando  a  la  mezclantes  de  la  paja  y  mezclarlo   
adecuadamente hasta que desaparezcan las manchas de asfalto. 
Fig.  C15.  Mujeres  en  proceso  de 
Antes de realizar el moldeo, se recomienda verificar la humedad correcta  mezclado,  pisando  y  caminando 
enérgicamente. 
de la mezcla mediante la siguiente prueba: 
 
1. Tomar un puñado de mezcla y tomar una bola. 
 
2. Dejarla caer al suelo desde una altura de un metro. 
 
3. Si se rompe en pocos pedazos grandes, hay suficiente agua; si se 
aplasta  sin  romperse,  hay  demasiada  agua;  y  si  se  pulveriza  en 
muchos pedazos pequeños, falta agua. 

3.1.3. Moldeo. 

El moldeo puede ser tradicional, utilizando moldes sin fondo y vaciando la 
 
mezcla  en  el  molde  directamente  sobre  el  tendal  o  también  utilizando 
moldes  con  fondo,  que  permite  producir  adobes  mas  uniformes,  mas  Fig.  C16.  Prueba  de  verificación  de 
resistentes y de mejor presentación.  humedad en el adobe. 

El  fondo  del  molde  debe  hacerse  con  un  acabado  rugoso  de   
aproximadamente 2 mm en los extremos. 

Los  moldes  serán  de  madera  cepillada  de  buena  calidad;  puede 
prolongarse su vida útil protegiendo los bordes con zuncho metálico. 

Para  la  fabricación  de  los  moldes  debe  considerarse  el  encogimiento  del 
adobe  durante  el  secado  el  cual  puede  determinarse  con  adobes  de 
prueba, de tal manera que el adobe seco correspondo a las dimensiones   
previstas en el diseño.  Fig.  C17.  Elaboración  del  bloque  de 
adobe en moldes de madera. 
 
 
 

8 | P á g i n a  
 
El moldeo se efectúa de la siguiente manera: 

1. Lavar el molde y esparcir arena fina en sus caras interiores antes 
de cada uso 
2. Formar  una  bola  con  el    barro  y  tirarla  con  fuerza  al  molde.  Esta 
debe ser suficientemente grande para llenar toda la capacidad del 
molde, porque no deberán hacerse rellenos posteriores. 
3. Para cortar los excesos de mezcla y emparejar la superficie utilizar 
una regla de madera. 
4. Desmoldar con suaves sacudidas verticales. 
 
Fig.  C18.  Cuando  el  adobe  se 
deforma  o  se  comba  es  porque  el 
barro tiene mucha agua. 

Si al retirar el molde el adobe se deforma o se comba es porque el barro 
tiene mucha agua.  

Si el adobe se raja o se quiebra es porque el barro está muy seco. 

3.1.4 secado y almacenamiento. 
 

Para  el  secado  de  los  adobes,  utilizar  una  superficie  horizontal,  limpia  y  Fig. C19.  Cuando  el  adobe  se  raja  o 
libre de impurezas orgánicas o sales. Este tendal deberá poder albergar la  se quiebra es porque el barro está muy 
producción  de  una  semana,  tendrá  que  ser  techado  en  épocas  muy  seco 

calurosas o lluviosas. 

Espolvorear arena fina sobre toda la superficie del tendal para evitar que 
se peguen los adobes. 

Luego  de  3  días  los  adobes  se  podrán  poner  de  canto  y  al  cabo  de  una 
semana se deberán apilar.   
3.1.5 control de calidad.  Fig.  C20.  Tendal  para  secado  y 
almacenamiento de bloques de adobe. 
Si a las 4 semanas el adobe de prueba presenta grietas o deformaciones, 
se debe agregar paja al barro.   

Si a las 4 semanas el adobe de prueba no resiste el peso de un hombre se 
debe agregar arcilla al barro. 

9 | P á g i n a  
 
3.2 ETAPA II  preparación del terreno para la construcción  
3.1 Ubicación del terreno. 

El terreno de cimentación debe de corresponder en lo posible a suelo firme 
(suelo  tipo  I  de  las  normas  básicas  de  Diseño  Sismo‐resistente)  no  se 
construirán  en  suelos  blandos  (tipo  III)  ni  en  terrenos  cuya  capacidad 
portante sea menos de 1.5 kg/cm².   

Debe  evitarse  construir  en  zonas  próximas  a  los  pantanos,  ríos  mar,  en  Fig.  C21.  Terreno  apto  para  la 
construcción  en  adobe.    De  poca 
zonas  de  relleno  y  zonas  de  contacto;  tampoco  se  construirán  en  zonas  pendiente  y  con  suelos  aptos  para  la 
bajas, ni en terrenos con mucha pendiente.  construcción. 

  Fig.  C22.  Preparación  del  terreno 


con el trazado y la excavación. 
3.2 Preparación del terreno 

Las  actividades  preliminares  de  una  construcción  con  adobe  son  las 
comunes a toda obra limpieza, nivelación y trazado. 

3.2.1 Cimentación. 

Los  cimentos  y  sobrecimientos  para  los  muros  de  adobe  siguen  el  mismo 
 
proceso  de  ejecución  constructiva  que  se  realiza  para  una  cimentación 
convencional.  Fig. C22. Vista de los sobrecimientos 
y primera hilada de adobe. 
La zanja para el cimiento debe tener una profundidad mínima de 40 cm y 
ser por lo menos 20 cm más ancha que el muro a construirse. 

Seguidamente  se  realizo  zanjeo  de  40x70  cm.  para  viga  sísmica,  se 
procedió a fundir la viga con piedra quemada y concreto. Una vez realizada 
la viga sísmica, se formaleteo el sobrecimiento de 30x40 cm. y se lleno con 
piedra  quemada  y  concreto  (arena‐cemento  ‐  piedrin)  luego  se  coloco 
sobre  el  sobrecimiento  una  capa  de  cal  y  arena  de  1  pulgada  de  grosor. 
Quedando en reposo 8 días, esta mezcla antes de colocarla. 
 
Fig.  C23.  Detalle  de  cimiento  de 
piedra y concreto. 

10 | P á g i n a  
 
El sobrecimiento será de los mismos materiales de la cimentación y tendrá 
una  altura  mínima  de  25  cm,  sobre  el  nivel  del  suelo  para  proteger  las 
primeras hiladas del adobe de la erosión provocada por las lluvias.  

Para el refuerzo de los muros se pueden utilizar materiales locales (madera, 
caña u otros) estos deberán anclarse en la cimentación. 

En zonas lluviosas se recomienda la construcción de un pequeño canal de 
15 cm de profundidad por 20 cm de ancho para desaguar el agua de lluvia 
que cae de los techos. 

3.2.2 Los Muros. 
 
3.2.2.1 Normas básicas.  Fig. C24. Detalle de canal en suelo 
para desaguar las aguas lluvias y no 
A) Criterios para el dimensionamiento de muros.  dañar así los adobes 

La longitud mayor de un muro tomado entre dos contrafuertes o dos muros   
perpendiculares a él, no debe ser mayor que 10 veces su espesor. 

La altura máxima de los muros no debe ser mayor que 8 veces su espesor.  

 
Fig. C25. Detalle de longitud entre 
muros. 

 
 
Fig. C26. Construcción de muro de 
Todos los vanos deberán estar centrados. El ancho de un vano no debe ser  adobe. 

mayor que 1.20 mt. La distancia entre una esquina y un vano no debe ser 
 
inferior a 3 veces el espesor del muro y como mínimo 0.90 mt la suma de 
los anchos de vanos en pared no debe ser mayor que la tercera parte de su 
longitud.  El  empotramiento  de  un  dintel  aislado  no  debe  ser  inferior  a  40 
cm. 

11 | P á g i n a  
 
B) Refuerzos. 

Las construcciones de adobe serán reforzadas para resistir adecuadamente 
las  solicitaciones  sísmicas.  El  refuerzo  en  los  muros  será  horizontal  y/o 
vertical. 

Como  refuerzo  horizontal  de  muros  se  puede  utilizar;  caña  o  similares  en 
tiras  colocadas  horizontalmente  cada  4  hiladas  como  máximo,  cocidas  en 
los  encuentros.  Se  reforzara  la  junta  que  coincide  con  el  nivel  superior  e 
inferior de todos los vanos. Deberán coincidir los niveles superiores de los 
vanos (puertas y ventanas) 

Como  refuerzo  vertical,  se  deberán  colocar  cañas  ya  sea  en  un  plano 
central  entre  unidades  de  adobe,  o  en  alveolos  de  mínimo  5  cm  de 
 
diámetro  dejado  en  los  bloques.  En  ambos  casos  se  aseguraran  la  Fig. C27. Detalle refuerzo horizontal 
adherencia rellenando los vacios con mortero. El refuerzo vertical de caña  con caña. 

deberá estar ansiado a la cimentación y fijado a la solera superior. Se usara   
caña madura y seca. 
 
En  la  parte  superior  de  los  muros  se  colocara  necesariamente  una  viga 
 
solera  que  en  lo  posible  debe  coincidir  con  los  dinteles  de  puertas  y 
ventanas.   

 
En  todos  los  encuentros  las  vigas  soleras  en  un  mismo  nivel  estarán 
firmemente  unidas  para  evitar  que  se  abran.  En  los  tímpanos  en  su  parte 
más alta se colocaran adicionalmente otra viga solera. 

La viga solera se anclara al muro. En el caso de usar refuerzos verticales, se 
podrá  realizar  el  anclaje  de  la  viga  solera,  tal  como  se  muestra  en  la 
siguiente figura. 

Fig. C28. Detalle dintel de un trozo 
de madera monolítica. 

12 | P á g i n a  
 
Según  los  materiales  que  se  encuentren  en  la  región,  esta  viga  solera  puede  ser,  tal  como  se 
muestra en la siguiente lamina. 

o Para  refuerzo  se  pueden  utilizar  troncos 


de 4” de diámetro. 
o Madera aserrada. 
o Madera rustica semilabrada 
o Madera  rustica  semilabrada  con 
diagonales como refuerzo de esquinas 
o Concreto armado. 

13 | P á g i n a  
 
 

Tipos de amarre. 

Según  la  forma  del  adobe,  ya  sea  rectangular  o  cuadrado,  tendremos  distintos  tipos  de  amarre. 
Los  adobes  deben  quedar  perfectamente  trabados  en  todas  las  situaciones  de  encuentro  de 
muros. 

a) el amarre de cabeza se utiliza con adobes rectangulares 

b) con el adobe cuadrado se utiliza un solo tipo de amarre. 

14 | P á g i n a  
 
3.2.2 Albañilería. 

El  asentado  de  los  adobes  sigue  procedimientos  similares  a  otras 


albañilerías. 

Los adobes deberán haber completado su proceso de secado, ser limpiados 
y  mojados  antes  del  asentamiento  para  que  no  absorban  el  agua  del 
mortero y haya una buena adherencia entre el adobe y el mortero.   
Fig. C29. Pegado de bloques de 
El mortero se prepara con barro y paja en forma similar a la mezcla que se  adobe con mortero de barro y paja. 
utiliza  para  la  fabricación  de  adobes.  Las  proporciones  en  volumen  de  los  Similar a la mezcla utilizada a la 
materiales son 1 de barro por 1 de paja o pasto seco.  fabricación de bloques de adobe. 

Las juntas horizontales y verticales no deberán exceder de 2 cm y deberán 
se llenadas completamente. 

   

3.2.3 Techos.  Fig. C30. Los techos se recomienda 
que sean de una o dos aguas y que las 
Se  recomiendan  techos  de  una  o  dos  aguas.  Es  importante  estudiar  la  pendientes sean entre 15 a 30% 

pendiente  de  los  techos  y  la  longitud  de  los  aleros  de  acuerdo  a  las 
condiciones  climáticas  de  cada  lugar.  La  pendiente  puede  variar  de  15  a 
30% y los aleros perimetrales tendrán una longitud mínima de 50 cm para 
impedir que los muros sean humedecidos por el agua de la lluvia. 

Los techos deberán ser livianos. El sistema tradicional de la estructura del 
techo  consiste  en  viguetas  de  troncos  de  madera  apoyadas  sobre  la  viga   
solera.  Para  luces  libres  de  techo  comprendidas  entre  3.00  y  3.50  mt  se 
Fig. C31. Detalle de cubierta. 
recomiendan troncos de eucalipto de 4” de diámetro con un espaciamiento 
de 60 a 80 cm.   

Sobre  las  viguetas  se  clavan  cañas  de  bambú  y  chancadas  colocando  la 
parte pulposa hacia abajo para una mejor adherencia del tarrajeo interior. 

Sobre las cañas se echa  una torta de barro de 1.5”  de espesor el 50% del 


volumen  de  esta  torta  debe  contener  paja  o  pasto  seco  para  aligerar  el 
peso y disminuir los agrietamientos.   

Fig. C32. Vivienda de una agua. 
Para  zonas  lluviosas,  a  la  torta  de  barro  se  le  debe  añadir  asfalto  en  una 
proporción de 2% en peso, si no se utiliza asfalto deberá de colocarse una   
cubierta de planchas de asbesto cemento o tejas. 
 

 
 

15 | P á g i n a  
 
3.2.4 Revestimientos 
 
Se  recomienda  el  revestimiento  de  los  muros  para  protegerlos  de  la 
humedad.   

Hay diferentes formas de revestir el muro, depende del material que se use   
y  de  la  forma  como  se  fija  al  muro.  Por  ejemplo,  la  tierra  o  el  yeso  se 
adhieren  fácilmente,  mientras  que  el  cemento  necesita  un  sistema  de   
fijación. 

El material debe ser semejante al material del muro para que adhiera y no 
se desprenda. Se recomiendan las siguientes alternativas. 

‐REVESTIMIENTO DE TIERRA. 
Se utiliza el barro, con un 50% más de arena y el 2% en peso de paja o pasto 
seco. Este barro puede estabilizarse con asfalto en una proporción del 2%.   
 
Fig. C33. Los revestimientos son 
‐REVESTIMIENTO DE YESO CON CAL  recomendables para proteger los 
Primera capa: Revestir con tierra  muros de la humedad. 
Segunda capa: 1 parte de yeso, 1 parte de arena y 1/10 parte de cal 
 
 
 
‐REVESTIMIENTO DE TIERRA CON CAL 
 
Utilizar  una  mezcla  compuesta  de  5  partes  de  tierra  y  1  parte  de  cal 
apagada.   

   
‐REVESTIMIENTO DE ARENA, CEMENTO Y CAL. 
 
Utilizar una mezcla compuesta de 1 parte de cemento, 1 parte de cal y de 6 
a  8  partes  de  arena.  Emplear  un  sistema  de  fijación  ya  sea  una  red  de 
alambre o malla clavada. 
 
3.2.5 PISO 

Se  pica  el  piso  a  una  profundidad  de  30  cm.  luego  se  rellena  de  piedra   
quemada y arena hasta cubrir la piedra y huecos. 
Fig. C34. Vivienda con revestimiento 
Luego  se  coloca  plástico  para  evitar  humedad  después  se  colocaron  las 
exterior de tierra. con pequeños 
reglas formando cuadros de 25x25 Cm. Esto es para evitar recentaduras en  detalles blancos elaboradas con cal. 
el piso. 
 
Una  vez  terminado  el  reglado  se  prepara  una  mezcla  con  zacate,  barro, 
estiércol y poma.   
Esta  se  vertió  en  el  reglado  dejando  el  piso  terminado  hasta  un  mes  de 
secado. 
 
 

16 | P á g i n a  
 
4. CONCLUSIONES 
 
 El adobe es un material de gran utilidad en regiones donde abundan las arcillas arenosas aptas 
para su fabricación. 
 
 Las paredes de adobe no absorben el calor, provocando un ambiente fresco y adaptable al clima, 
en la época calurosa mantendrá fresco el ambiente y en la época fría conservara el calor natural. 
 
 Es ventajoso para construcciones en las zonas rurales por su bajo costo y fácil adquisición de los 
materiales. 
 
 Alta resistencia y baja conductividad. 
 
 La construcción con adobe demanda no solo un suelo apropiado si no un clima razonablemente 
seco, en el cual las lluvias copiosas con vientos fuertes, ya que los muros exteriores no se hallen 
expuestos a constante desgaste. 
 
  Ante  el  sismo  las  paredes  tienden  a  caer  hacia  adentro,  esto  pone  en  peligro  la  vida  de  las 
personas que habitan el espacio. 
 
 No se puede construir edificaciones de más de un nivel por el área sísmica. 
 
  Ya  que  el  adobe  se  compone  de  barro  mezclado  con  paja  y  solo  secado  al  sol,  por  no  estar 
horneado su resistencia a la absorción de humedad es relativamente bajo. 
 
4. BIBLIOGRAFIA 
 
1.‐ Ing. Roberto Morales Morales  Manual  para  la  construcción  de  Viviendasa  de 
      Dr. Rafael Torres Cabrejos  Adobe. 
      Ing. Luis A. Rengifo.  Edición: CISMID‐FIC‐UNI 
      Ing. Carlos Irala Candiotti.  Impreso en talleres gráficos de Víctor Castillo 
      1992 
 
 
2.‐ Yamashiro K, Ricardo  Diseño  Sísmico  de  construcciones  de  adobe  y 
      Sanchez O, Alejandro.  bloque estabilizado 
      Morales M, Roberto   
      1997 
 

17 | P á g i n a