P. 1
Bendiciones. . . ¡¡ cuántas tienes ya !! - Ro 5 Vs 1 al 5

Bendiciones. . . ¡¡ cuántas tienes ya !! - Ro 5 Vs 1 al 5

|Views: 630|Likes:
Publicado porcarlosrocha661
Bendiciones, cuántas tienes ya; cuenta las riquezas que el Señor te dio, bendiciones, te sorprenderás cuando veas lo que Dios por ti hará; estas son frases tomadas de un himno cristiano que hace referencia a la multitud de bendiciones que ha recibido el creyente gracias a la obra de justificación llevada a cabo en la cruz por nuestro Salvador Jesucristo.

Las bendiciones de Dios hacia hombre, son una gloriosa manifestación de su gracia, en la que libre y generosamente, mediante actos y palabras, Dios transfiere, entrega algo –no necesariamente material- al hombre.
Bendiciones, cuántas tienes ya; cuenta las riquezas que el Señor te dio, bendiciones, te sorprenderás cuando veas lo que Dios por ti hará; estas son frases tomadas de un himno cristiano que hace referencia a la multitud de bendiciones que ha recibido el creyente gracias a la obra de justificación llevada a cabo en la cruz por nuestro Salvador Jesucristo.

Las bendiciones de Dios hacia hombre, son una gloriosa manifestación de su gracia, en la que libre y generosamente, mediante actos y palabras, Dios transfiere, entrega algo –no necesariamente material- al hombre.

More info:

Published by: carlosrocha661 on Mar 16, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/12/2014

pdf

text

original

Epíst ola del Apóst ol Pablo a los Romanos

Bendiciones . . . ¡¡¡ Cuant as t ienes ya ! ! ! - Ro. 5: 1- 5

1

La Epíst ol a del Apóst ol Pabl o a l os Romanos
Bendi ci ones. . . ¡¡ cuánt as t i enes ya ! !

Bendiciones, cuánt as t ienes ya; cuent a las riquezas que el Señor t e dio, bendiciones,
t e sorprenderás cuando veas lo que Dios por t i hará; est as son frases t omadas de un
himno crist iano que hace referencia a la mult it ud de bendiciones que ha r ecibido el
creyent e gracias a la obra de j ust ificación llevada a cabo en la cruz por nuest ro
Salvador Jesucrist o.

Bendecir es “ hablar bien de aquel a quien se bendice” , es “ agradecer” , es “ prosperar
a quien se bendice” , es una “ alabanza” ; puede ser t ambién una forma común de
saludarse, puede ser un deseo o una súplica en pro de una bendición fut ura.

Cuando las bendiciones son de Dios hacia hombre, son una gloriosa manifest ación de
su gracia, en la que libre y generosament e, mediant e act os y palabras, Dios
t ransfiere, ent rega algo –no necesariament e mat erial- al hombre. Las bendiciones de
Dios “ Denot an una disposición favorable que halla su expresión en una acción
bondadosa. . . lo que se t iene en ment e es el proceso en virt ud del cual alguien que
t iene algo, en est e caso Dios, se vuelve favorablement e, hacia alguien que est á en
necesidad”
1
, en est e caso ust ed y yo, Sant iago lo expresa clarament e 1: 17

Toda buena dádiva
y t odo don perfect o
desciende de lo alt o,
del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza,
ni sombra de variación.

¿Cuál es el propósit o de Dios, para ust ed y para mi, cada vez que por gracia,
derrama sus abundant es bendiciones, sobre nosot ros?

Uno solo: ¡¡¡ la alabanza de su gloria ! ! !

Hermano, cada bendición que recibes de Dios ha sido planeada y muchas de ellas,
las mayores, las mej ores, las mas import ant es, ej ecut adas desde ant es de la
fundación del mundo. Y no t erminarán. Las sobreabundant es bendiciones de Dios al
crist iano son infinit as y et ernas, son por gracia y t odas son en Crist o.

Desde el moment o mismo de la creación, Dios colmó de bendiciones al hombre, le
puso en el huert o del Edén, en medio de una creación “ buena en gran manera” , hizo
nacer para él, “ t odo árbol delicioso a la vist a y bueno para comer”

1
Kit t el Gerhard - Friedrich Gerhard – Bromiley Geoffrey W. ; Compendio del Diccionario Teológico del
Nuevo Test ament o; Libros Desafío; E. U. ; 2003, pag. 1287.
Epíst ola del Apóst ol Pablo a los Romanos
Bendiciones . . . ¡¡¡ Cuant as t ienes ya ! ! ! - Ro. 5: 1- 5

2


A diferencia de como lo hizo con los animales, Dios, generosament e, bendij o al
hombre, creándolo a su propia imagen y semej anza, Gn. 1: 26
Ent onces dij o Dios:
Hagamos al hombre
a nuest ra imagen,
conforme a nuest ra
semej anza . . .

Le ent regó ciert os “ reflej os de algunas de sus propias perfecciones” , ent re ellos
at ribut os int elect uales como: conocimient o, int eligencia, memoria, y at ribut os
morales, como: j ust icia, sant idad, aut oridad, bondad, gracia, compasión, paciencia.
Dios bendij o al hombre concediéndole ser responsable moral. Además le bendij o con
un alma inmort al y le concedió señorío sobre la creación.

También le bendij o dándole la facult ad de mult iplicarse y de llenar la t ierra para que
en su est ado de sant idad soj uzgara y señoreara sobre ella, dándole las habilidades
para labrar y guardar el huert o.

Fue una bendición crear y sant ificar el sépt imo día
2
para que descansáramos y
adoráramos al Creador y aun mas, le bendij o grandement e, creando para él, ayuda
idónea
3
.

Pero por sobret odo había paz ent re Dios y el hombre.

Las Escrit uras nos muest ran esa gran bendición: una relación int ima y direct a ent re
Dios y el hombre, en Gn. 1: 29 Dios habla al hombre: “ Y dij o Dios: he aquí que os he
dado . . . "; en Gn. 2: 16- 17, nuevament e en ínt ima comunicación Dios habla al
hombre: “ De t odo árbol del huert o podrás comer . . . ” y Gn. 2: 19 nos muest ra a Dios
en perfect a comunión con el hombre asignándole que ha de dar nombre a los
animales, luego, en el Vs. 22 le vemos t rayendo y present ando a Adán, esa preciosa
bendición: la muj er.

Es evident e la paz y comunión ent re el Creador y el hombre, un perfect o bienest ar,
hay bendición.

Pero el hombre pecó, y desde ese fat ídico moment o perdió t odas las bendiciones,
salvo la gracia común, desapareció la paz, se quebrant ó la armonía ent re Adán y
Eva, ent re el hombre y la nat uraleza y mas grave aun, ent re el hombre y su Creador,
ahora, en vez de paz, hay guerra.


2
Génesis 2: 3
3
Génesis 2: 18- 23
Epíst ola del Apóst ol Pablo a los Romanos
Bendiciones . . . ¡¡¡ Cuant as t ienes ya ! ! ! - Ro. 5: 1- 5

3

Gn. 3: 8 cuent a que Dios se paseaba por el huert o, pero para ese moment o, ya no
había paz, había sido rot a por el pecado.

Mient ras que Dios se paseaba al aire del día, Adán y Eva se escondían ent re los
árboles del huert o.

Mient ras Dios, - con un claro propósit o redent or- , pregunt aba: ¿Dónde est ás t ú?,
¿Quién t e enseñó que est abas desnudo?, ¿Has comido del árbol que yo t e mandé no
comieses?, el hombre, en clara e impenit ent e rebeldía acusaba a su muj er
evidenciando el rompimient o de la paz en el mat rimonio y en la raza humana.

Quien en Génesis 2: 24 había dicho: “ dej ará el hombre a su padre y a su madre, y se
unirá su muj er, y serán una sola carne”
4
, es decir, vivirán en ínt ima paz, ahora en
Gn. 3: 12 responde: “ La muj er . . . me dio del árbol” primero, no la prot egió y ahora
no la defendió
5
, al cont rario, la expuso públicament e. Mas gravé aun, se evidenció la
rebeldía del hombre, culpando a Dios de su propio pecado: “ La muj er que me dist e
por compañera” algo así como, - t u me la dist e, t uya es la culpa.

Ahí est án las consecuencias del pecado, desapareció la paz, las cosas ya no eran las
mismas, ahora el hombre est á en enemist ad con Dios, se ha rebelado cont ra su
Creador, , dicha enemist ad se manifest ó de varias maneras: la inmediat a muert e
espirit ual, el ocult amient o del pecado, el t emor ant e la presencia de Dios, la evasión
de la responsabilidad, la maldición a la serpient e, el dolor, durant e, y desde el
moment o mismo del nacimient o, la maldición de la t ierra, el sufrimient o para obt ener
el aliment o diario, la pérdida de aut oridad del marido sobre su muj er.

El clímax de la enemist ad se evidenció en la rupt ura irreversible y definit iva de la
comunión ent re Dios y el hombre; Jehová expulsó del huert o del Edén al hombre.

Génesis present a t res expresiones que clarament e muest ran que de un est ado de paz
y armonía, por el pecado, el hombre ent ró en un est ado de enemist ad con Dios: ( 1)
Gn. 3: 23 “ Lo sacó Jehová del huert o del Edén” , el hombre fue enviado lej os, arroj ado,
despedido, el t érmino en hebreo, inclusive significa: lo repudió; Jehová lo repudió y
lo sacó del huert o del Edén, de t odo aquello que significaba una relación sant a,
ínt ima y permanent e, una relación de paz y bienest ar, ¿a dónde lo sacó? a que
labrase la t ierra, esa misma que Dios en Gn. 3: 17- 19 maldij o con t an grande
maldición que: “ con dolor comerás de ella t odos los días de t u vida” , “ espinos y
cardos t e producirá” y t e exigirá t rabaj ar hast a que t u rost ro sude. ( 2) “ Echó, pues
fuera al hombre” , la idea es básicament e la misma ant erior, pero ahora se usa una
palabra aun mas fuert e: “ expulsó” , una acción de sacar apresuradament e, con enoj o
y con fort aleza. Dios le repudió y por lo t ant o le expulsó, le dest erró y ( 3) “ una

4
Génesis 2: 24
5
Aunque no t enía defensa ¿o sí?
Epíst ola del Apóst ol Pablo a los Romanos
Bendiciones . . . ¡¡¡ Cuant as t ienes ya ! ! ! - Ro. 5: 1- 5

4

espada encendida que se revolvía por t odos lados” , nunca más podría regresar al
Edén, la comunión est á absolut ament e rot a, Dios no solo lo expulsó de su presencia,
sino que además cerró t oda posibilidad de que el hombre por si mismo pudiera
regresar a esa comunión, la comunión con Dios est á rot a para siempre y eso es
claro, mediant e querubines y una espada que es un símbolo de guerra, de cast igo
divino, una espada encendida que revolviéndose por t odos lados, impedirá cualquier
int ent o pecaminoso del hombre de rest ablecer la comunión con Dios.

En su est ado nat ural, - y esa puede ser su condición, la suya, si ust ed no ha creído en
Crist o, si su fe no est á en el Hij o de Dios- , el hombre es enemigo de Dios y su único
dest ino es la muert e et erna.

Pero Dios además de ser j ust o, es t ambién un Dios de gracia, la gracia es:

“ el regalo grat uit o de la generosidad para alguien que no t iene derecho
a reclamarlo . . . la inmerecida bondad o amor de Dios para quienes se
han hecho indignos de ella, quienes est án baj o sent encia de
condenación”
6


Desde ant es de la fundación del mundo, desde ant es de la caída, en lo que
podríamos llamar un sant o concej o int er- t rinit ario, las t res personas, acordaron la
obra redent ora mediant e Jesucrist o
7
, para aquellos escogidos para salvación; ¡¡¡ Qué
t remenda bendición ! ! ! por esa bendición ust ed y yo, hermano Crist iano –sin
derecho, siendo indignos, est ando baj o sent encia de muert e- , est amos aquí, en sant a
y armoniosa comunión con Dios.

Por gracia, aun después de la t errible caída y ant es de señalar a la muj er y al hombre
las consecuencias de su pecado, Dios cont inuo bendiciendo al hombre, le dio
esperanza, le anunció ese Redent or dest inado desde ant es de la fundación del
mundo y manifest ado gloriosament e en el t iempo, por amor de sus escogidos: ¡¡¡
Jesucrist o ! ! ! , Gn.3: 15
Y pondré enemist ad
ent re t i y la muj er,
y ent re t u simient e y la simient e suya;
El t e herirá en la cabeza,
y t ú le herirás en el calcañar.

¿Cuál es la más grande y gloriosa bendición, dada al hombre?, ¡¡Jesucrist o! ! , una
bendición que nos fue dada desde ant es de la fundación del mundo, fuimos escogidos
para ser salvos, sant os y sin mancha, predest inados para ser adopt ados hij os suyos,
nacimos de nuevo y fuimos sellados con el Espírit u Sant o de la promesa, t odo en

6
Berkhof L. ; Teología Sist emát ica; Libros Desafío; E. U. ; 2002, pag. 83
7
1Pd. 1: 18- 20
Epíst ola del Apóst ol Pablo a los Romanos
Bendiciones . . . ¡¡¡ Cuant as t ienes ya ! ! ! - Ro. 5: 1- 5

5

Crist o; por su obra redent ora, con un propósit o: la alabanza de la gloria de su gracia.
Pero son muchas mas inimaginables y abundant es bendiciones, Romanos 5: 1 al 5
nos present a algunas de las bendiciones que son result ado de la j ust ificación.

Y ahora, t ras haber dedicado buena part e de su cart a a present ar la mas grande
bendición para persona alguna, la j ust ificación por fe en Jesucrist o, como si fuera
poco, en Romanos 5: 1 al 5, Pablo nos muest ra una cascada de bendiciones.

Leer Romanos 5: 1- 5

Comienza anunciando la mayor de ellas, Ro. 5: 1

Just ificados, pues, por la fe,
t enemos paz para con Dios
por medio de nuest ro Señor Jesucrist o.

En Romanos 5: 1, el apóst ol bien habría podido decir: “ en conclusión” ó “ como
result ado de” , o habría podido decir “ ahora que les he hablado acerca de la
j ust ificación por fe
8
y les he most rado el ej emplo de Abraham,
9
pasaré a hablarles
sobre est o o aquello . . .” . Pero no ha sido así, Pablo cont inua enfat izando en la idea
cent ral de su epíst ola, por esa razón inicia la siguient e sección de su cart a con la
expresión: “ Just ificados pues” ; ese es el ej e de Romanos, una explicación hist órica,
t eológica, doct rinal y práct ica de la j ust ificación mediant e la fe en Jesucrist o. Así que
Pablo expresa algo así como: “ Ahora que hemos sido j ust ificados. . . “ y pasa a
present ar t res preciosas e inimaginables bendiciones, result ado de la j ust ificación.

Est a es una primera aplicación del pasaj e, es solament e por fe salvadora en
Jesucrist o, el obj et ivo de la fe en Jesucrist o es ser salvos, las Escrit uras muest ran
clarament e que hay un solo mediador ent re Dios y los hombres y que ese mediador
es Jesucrist o
10
, Crist o fue dest inado a llevar a cabo la obra de redención
11
desde
ant es de la fundación del mundo, Crist o fue anunciado y promet ido desde Génesis
3: 15, Crist o fue quien murió en la cruz y resucit ó glorioso; las bendiciones vienen
después de la salvación.

Dios, de manera soberana, generosa y amándole incondicionalment e, por gracia
bendice al creyent e, le hace feliz derramando abundant es e inimaginables
bendiciones espirit uales sobre él, lo ha hecho desde ant es de la fundación del
mundo, le escogió para salvarle y hacerle sant o y sin mancha
12
, le predest inó para

8
Romanos 3: 21- 31
9
Romanos 4: 1 - 25
10
1Timot eo 2: 5
11
1Pedro 1: 20
12
Efesios 1: 4
Epíst ola del Apóst ol Pablo a los Romanos
Bendiciones . . . ¡¡¡ Cuant as t ienes ya ! ! ! - Ro. 5: 1- 5

6

ser adopt ado hij o suyo
13
, le hizo nacer de nuevo, le selló con el Espírit u Sant o de la
promesa
14
y t odo lo hizo en Crist o
15
, en su obra redent ora, con un propósit o: la
alabanza de la gloria de su gracia
16
.

La j ust ificación, podríamos decir es un “ paquet e complet o” , exclusivo para los
creyent es, además de la salvación, - la mayor bendición que un ser humano puede
recibir- incluye ot ras adicionales, t odas derivadas, por gracia, - ni ust ed, ni yo las
merecemos- de la obra redent ora de nuest ro Señor Jesucrist o. Son espirit uales, el
énfasis es en bendiciones espirit uales, no mat eriales
17
, la Biblia enseña que el
creyent e recibirá los dos t ipos de bendiciones, pero el énfasis est á en las espirit uales,
claro, el Padre promet e aliment ar, vest ir
18
, cuidar a sus hij os, pero el énfasis siempre
est á en las bendiciones
19
espirit uales
20
.

Y cont inúa: Vs. 2: “ por quien t ambién t enemos” , es decir, además de la j ust ificación,
“ por medio de nuest ro Señor Jesucrist o” t ambién, por él, t enemos aun mas,
menciona al menos t res que Dios concede a sus escogidos:

( 1) " paz para con Dios” . . . ( 2) firmes en la gracia, ( 3) en cualquier circunst ancia
gloriosos en la esperanza de la gloria de Dios.

En primer lugar nos enseña que mediant e Jesucrist o se ha re- est ablecido la paz con
Dios, hermano ya no eres enemigo de Dios, claro sufriremos las consecuencias del
pecado hast a nuest ro últ imo suspiro, el pecado siempre t iene consecuencias; los
at ribut os con que Dios nos bendij o, se desfiguraron, oscurecieron, e infect aron por el
pecado, pero por Jesucrist o, por su obra redent ora en la cruz, los querubines y la
espada encendida que impedían el ret orno a la comunión con Dios, podríamos decir
han sido quit ados, ahora t enemos ent rada al Padre. Est ábamos sin Crist o, sin
esperanza y sin Dios en el mundo, pero ahora en Crist o Jesús, por su sangre, hemos
sido hechos cercanos, Crist o, el Príncipe de paz
21
, es nuest ra paz, mediant e la cruz,
nos reconcilió con Dios, en su carne abolió las enemist ades.


13
Efesios 1: 5
14
Efesios 1: 13
15
Efesios 1: 3
16
Efesios 1: 6, 12, 14.
17
Mat eo 6: 33
18
Mat eo 6: 25- 34
19
La Biblia, desde el A. T. present a mult it ud de bendiciones para el creyent e, algunas de ellas en:
Smo. 3: 8; Ro. 8: 28; Ga.3: 8- 9; Col.2: 10; St g. 1: 17; 2Pd. 1: 3; Mt . 25: 34.
20
El t érmino “ prosperar” es uno de los significados del t érmino griego cuìo¸co y se da dent ro del
ent orno espirit ual, si bien Dios puede “ prosperar” económicament e, - y de hecho lo hace- , a algunos
creyent es, aquí se usa en t érminos espirit uales – Hc. 3: 26; Ga. 3: 9- ; y no se implican ni afirman
bendiciones mat eriales, como falsos profet as, lobos rapaces, quieren hacerlo parecer.
21
I saías 9: 6
Epíst ola del Apóst ol Pablo a los Romanos
Bendiciones . . . ¡¡¡ Cuant as t ienes ya ! ! ! - Ro. 5: 1- 5

7

La paz denot a varias bendiciones, inicialment e implica prosperidad, pero aclaro, no la
prosperidad que ofrece y desea el mundo que se origina en la codicia y vanagloria
t ant o de quienes la ofrecen
22
, como de quienes desesperadament e la buscan
23
, sino
la prosperidad que da Dios, que en las Escrit uras se describe con el t érmino griego:
cuoooe cuyo significado es: “ llevar por buen camino” , “ guiar bien” , “ llevar al sendero
correct o”
24
en dependencia de Dios y confianza en él. Así que la expresión “ t enemos
paz para con Dios” , indica que por Jesucrist o hemos sido colocados en el buen
camino, en el sendero correct o, en ese sendero que nos lleva a la plena comunión
con Dios, sin querubines o espadas encendidas que puedan impedirlo, porque ahora,
en Crist o, cont amos con el beneplácit o del Padre.

Además el t érmino “ paz” hace referencia a “ bienest ar” a “ est abilidad” , la cual
proviene de Dios
25
y es t ot alment e suficient e. Su significado mas profundo es la
salvación, la reconciliación con Dios. El perfect o bienest ar de la reconst it ución a la
imagen de Dios. En Ro. 5: 1 es la relación en la que Dios coloca a los creyent es
mediant e su obra de reconciliación en Crist o, nos coloca en un sendero correct o,
est able y de bienest ar hacia Dios, que finalizará en la et erna presencia de Dios,
cuando nos gozaremos por los siglos de los siglos alabándole.

Quien da la paz es Dios, él t érmino usado en el griego indica que la paz proviene de
Dios, es obra de Dios, no del hombre, si est a dependiera de nosot ros, no habría paz,
bast a con mirar al mundo, ¿la ves en algún lugar? Por cuant o proviene de Dios,
nunca será quit ada.

Hermano, deseo que lo que dicen las Escrit uras, t e haga llorar de alegría y al t iempo
t e haga caer de rodillas delant e de Dios, éramos enemigos de Dios y él mismo, por
su Hij o Jesucrist o nos reconcilió, nos dio la paz, nos puso en el camino correct o,
¿recuerdas como Dios expulsó al hombre del Edén? No solo hubo rupt ura t ot al, sino
que el hombre quedo vagando en el laberint o de sus propios pecaminosos caminos.

Pero Dios por Jesucrist o nos puso en el camino correct o, nuevament e disfrut amos la
comunión que perdimos en el paraíso.

Ahora el apóst ol señala ot ra bendición, Vs.2 “ ent rada por la fe a est a gracia en la
cual est amos firmes” , - es decir, firmes en la gracia- .


22
Lobos vest idos de ovej as, falsos past ores, promot ores y mot ivadores del éxit o.
23
Quienes dej ándose arrast rar por vanas filosofías de buena fe o con pleno conocimient o, usan el
evangelio como vehículo para enriquecerse y pract ican “ siembras” y ot ras paganas cost umbres,
buscando grandes ret ribuciones económicas.
24
Kit t el Gerhard - Friedrich Gerhard – Bromiley Geoffrey W. ; Compendio del Diccionario Teológico del
Nuevo Test ament o; Libros Desafío; E. U. ; 2003, pag. 657
25
Job 25: 2
Epíst ola del Apóst ol Pablo a los Romanos
Bendiciones . . . ¡¡¡ Cuant as t ienes ya ! ! ! - Ro. 5: 1- 5

8

El t érmino griego que ut iliza Pablo, es iotcui. significa: confirmar, perseverar,
sost enerse en pie, la figura gramat ical hace referencia a “ quedarse quiet o” ,
permanecer en la fe, lo cual, como lo dice Filipenses 4: 1 es permanecer en el Señor,
pero ese “ permanecer en el Señor” se origina en Dios, es Dios quien t iene el poder
para mant ener firme en la fe al creyent e. “ Mi consej o permanecerá” –dice Dios- “ y
haré t odo lo que quiero” , y lo que quiere Dios y por lo t ant o lo hace, es que el
creyent e permanezca firme, de pie, perseverando en el Señor, en medio de cualquier
circunst ancia: física o espirit ual.

Dios nos mant iene firmes, sobre el sólido fundament o que es Crist o, piense por un
moment o en la parábola de los dos cimient os en Mat eo 7: 24 al 29 piense en el
hombre que edificó la casa sobre la roca, a pesar de la lluvia, los ríos y los fuert es
vient os, su casa se mant uvo firme, se sost uvo en pie, permaneció, y lo hizo por una
sola razón, no por la casa misma, porque not e que la ot ra casa de la hist oria cayó
con grande ruina, así que la casa no se sost uvo por sí misma, se sost uvo por el
fundament o, por la roca, I saías 28: 16 nos aclara quien es ese fundament o, esa roca:

por t ant o,
Jehová el Señor dice así:
He aquí que yo he puest o en Sion
por fundament o
una piedra, piedra probada,
angular, preciosa,
de cimient o est able;
el que creyere, no se apresure.

Y 1Co.3: 11
Porque nadie
puede poner ot ro fundament o
que el que est á puest o,
el cual es Jesucrist o.

¿Ves lo maravilloso hermano? Dios nos bendice rest ableciendo la comunión,
colocándonos en el camino correct o y no solo eso, sino que habiéndonos dado esa
gracia nos mant iene firmes de t al manera que “ nos gloriamos en la esperanza de la
gloria de Dios” .

En la Biblia el significado del t érmino esperanza es complet ament e diferent e del que
el hombre común le da, el hombre común y corrient e usa el t érmino esperanza para
indicar que espera que algo suceda, aunque la posibilidad de que suceda sea mínima,
eso realment e no es esperanza, es un débil anhelo, disfrazado de esperanza, casi que
podría decirse que la persona se consuela a sí misma, esperando obt ener algo, que
sabe que no obt endrá o que a duras penas lo obt endrá.

Epíst ola del Apóst ol Pablo a los Romanos
Bendiciones . . . ¡¡¡ Cuant as t ienes ya ! ! ! - Ro. 5: 1- 5

9

En las Escrit uras es diferent e, cuando las Escrit uras hablan de “ esperanza” dicen que
algo va a suceder porque Dios así lo promet ió y por cuant o Dios así lo promet ió, así
será, por eso Abraham creyó en esperanza cont ra esperanza, porque la promesa
provino de Dios y por lo t ant o Abraham sabía que era una realidad, t enía su
esperanza fundament ada en algo y en alguien infinit a, et erna y poderosament e
sólido, algo que no fallaría, la palabra de Dios, alguien que cumple sus promesas,
Dios.

Pablo enseña en Romanos que por cuant o hemos sido puest os en el camino correct o,
que por cuant o ha sido rest ablecida la comunión con Dios est amos t an firmes, t an
inamovibles en nuest ro peregrinar hacia la presencia et erna delant e de nuest ro
Creador, que podemos gozarnos de la gloria de Dios, ahora mismo.

Finalment e nos present a una t ercera bendición de enorme import ancia, Vs. 3 y 4, en
cualquier circunst ancia gloriosos en la esperanza de la gloria de Dios.

Por el pecado, vino maldición sobre el hombre, aun los creyent es, en t ant o que
vamos a la presencia de Dios, sufriremos las consecuencias del pecado de Adán, de
nuest ro propio pecado y aun las consecuencias por el pecado de personas que ni
siquiera llegaremos a conocer, t ales consecuencias serán t ribulaciones, sufrimient os.
El ser humano solo t iene dos maneras de reaccionar ant e las t ribulaciones, las
angust ias, los sufrimient os, o reacciona pecando aun mas, o reacciona como un hij o
de Dios, como un crist iano.

Tenemos los fundament os, por Jesucrist o, ahora est amos en paz y t enemos
comunión con Dios, hemos sido puest os en el camino correct o, él mismo nos
mant iene firmes y lo hará cuando est emos en t ribulación y no solo nos mant endrá
firmes, sino que usará esas t ribulaciones para enseñarnos paciencia, la paciencia no
es esperar desconsolada y resignadament e a que pasen las circunst ancias y el
t iempo borre sus consecuencias, no, la paciencia crist iana es resist ir, aguant ar
act ivament e con cont ent amient o y confianza en Dios, por cuant o El es soberano, el
t iene el cont rol de t odo lo que nos acont ece, las t ribulaciones nos enseñan a esperar
confiadament e en El y prueban nuest ro caráct er crist iano, ¿en quién est á nuest ra
confianza?, ¿cómo será nuest ro t est imonio durant e el t iempo de la prueba?,
¿acudiremos a las Escrit uras en busca de consej o? ¿nos mant endremos fieles a la
iglesia? ¿est imularemos la comunión con nuest ros hermanos en la fe? ¿haremos uso
de los medios de gracia? ¿el mundo verá que nuest ra confianza est á en Crist o?

Hermano, si est ás en t ribulación, est ás siendo probado, pero est ás siendo probado
para que t u esperanza est é en el Dios de t u salvación, en aquel que ent regó a su Hij o
a morir en la cruz para salvart e del pecado, Jesús no fue avergonzado por el Padre,
al cont rario fue grandement e exalt ado, est á a su diest ra int ercediendo por t í, t u
t ampoco serás avergonzado, serás mant enido firme, porque como Pablo como lo ha
demost rado a lo largo del pasaj e, versículo 5:
Epíst ola del Apóst ol Pablo a los Romanos
Bendiciones . . . ¡¡¡ Cuant as t ienes ya ! ! ! - Ro. 5: 1- 5

10


La esperanza no avergüenza;
porque el amor de Dios
ha sido derramado
en nuest ros corazones
por el Espírit u Sant o
que nos fue dado.


¡¡¡ Aleluya, gloria a Dios ! ! !


Denunci a
Que lej os est án de las Escrit uras, aquellos que promet en riquezas y sanidades a
cambio de siembras y compra de indulgencias, t rist ement e hoy se predica un
evangelio cont rario al revelado en las Escrit uras, que promet e bendiciones,
especialment e mat eriales, a t ravés de siembras milagrosas promovidas por falsos
past ores, lobos rapaces vest idos de ovej as, que se aprovechan de la pecaminosa
codicia de los asist ent es y los despoj an de sus pocas pert enencias. No hay diferencia
ent re esos pret endidos past ores y cualquier hechicero, bruj o o est afador de los mas
baj os y oscuros rincones de nuest ra ciudad. Es una burla, es un insult o a nuest ro
Dios sant o y soberano que se use su nombre en púlpit os prost it uidos y t ant o o mas
por miles de asist ent es que pret enden ser crist ianos, pero que, ávidos de riqueza
mat erial llevan sus dineros y los siembran, esperando ret ornos –el cual es su único
int erés- , según promet en los est afadores que los engat usan, superiores al 100 por
cient o.

Lobos que le piden a sus feligreses escribir en papelit os lo que van a pact ar con Dios,
la suma que le darán a Dios y por la cual Dios, - según ellos- , les ret ribuirá
generosament e con mult it ud de bendiciones mat eriales, escuché a una persona
expresar en medio de sollozos, que t ras revelación de Dios, “ sembró” su ropa viej a y
ahora t iene ropa nueva, t oda de marca y cuent a como sembró su carro viej o y como
confía en que a cambio Dios le dará un últ imo modelo. ¡¡ Es vergonzoso ! !


Bi bl i ogr af ía

 Berkhof L. ; Teología Sist emát ica; Libros Desafío; E. U.; 2002.
 Calvino Juan; I nst it ución de la Religión Crist iana –Vol.1- ; Ed. Felire; Paises
Baj os; 1986.
 Kit t el Gerhard - Friedrich Gerhard – Bromiley Geoffrey W. ; Compendio del
Diccionario Teológico del Nuevo Test ament o; Libros Desafío; E. U.; 2003
 La Biblia - VRV 1960 – SBU

Epíst ola del Apóst ol Pablo a los Romanos
Bendiciones . . . ¡¡¡ Cuant as t ienes ya ! ! ! - Ro. 5: 1- 5

11

 MacArt hur John; La Biblia de Est udio MacArt hur; Ed. Port avoz; USA; 2004
 St rong James - Nueva Concordancia St rong Exhaust iva - Concordancia
Exhaust iva de la Biblia; Ed. Grupo Nelson; E. U. ; 2002
 Vila- Escuain - Nuevo Diccionario Bíblico I lust rado - Ed. Clie, España, 1985
 W. E. Vine; Diccionario Exposit ivo de Palabras del Ant iguo y Nuevo Test ament o
Exhaust ivo; Ed. Grupo Nelson; 2007


Recursos Elect rónicos

 Ayuda Gramat ical para el Est udio del Griego - Robert o Hanna

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->