Está en la página 1de 18

Pedrito y su madre eran muy pobres.

Un
da, su madre le dijo:


-Pedrito, tenemos que vender la vaca porque
nos hace falta el dinero. Maana acrcate al
pueblo a ver si alguien nos la puede comprar.

-As que al siguiente da, tomo a Daisy
y emprendi el camino.

Ya en el pueblo, un
comerciante le dijo:
-Tienes una vaca
realmente bonita!

Si me vendes esa vaca, te doy estas
habichuelas mgicas y con ellas podrs hacer
todo lo que quieras.

Pedrito pens que le vendran muy
bien para dejar de hacerse pis en la
cama, un problema que le
atormentaba desde haca mucho
tiempo y al que no le encontraba
solucin. As que vendi la vaca al
comerciante y volvi a casa tan
contento.
Al ver que el nio haba vendido la
vaca por un puado de habichuelas,

su madre se llev un disgusto
tan grande que arroj las
habichuelas por la ventaja.
Pedrito, muy triste, pens que
haba hecho algo malo.

Aquella noche las
habichuelas no dejaron
de crecer y crecer hasta
llegar a la ciudad de las
nubes.

Un golpe en la ventana
despert a Jack y vio
como creca la mayor
planta que jams haba
visto.

Hasta donde llegara?, Se pregunto, sin
pensarlo comenz a trepar

Como era un nio muy curioso, trep por
la planta para ver lo que haba en lo alto.

Trepando y
trepando, lleg a
un pas lleno de
riquezas y de
tesoros, que
estaba custodiado
por un ogro
malvado.


En un descuido del ogro, Jack logro
llevarse un saco con un cofre y algunos
huevos de oro.

Pedrito entendi as
que con esfuerzo,
poda conseguir lo
que se propusiera, y
aquella noche no se
hizo
Gracias a la gallina y al cofre, Pedrito y su madre
ya no eran tan pobres, y su madre estaba muy
contenta que Pedrito no mojara ms la cama.
Un da la planta se sec y Pedrito no pudo subir
ms; l pens que volvera a mojar la cama, pero
eso ya no ocurri nunca ms. Sus esfuerzos
haban valido la pena.
FIN