Está en la página 1de 2

Fray Romano, un franciscano brasileño que trabaja en Belén, dice curar el cáncer, gracias a

una fórmula de productos naturales muy fácil de elaborar, y no solo cura el cáncer...
también lo previene.

La fama de Fray Romano, franciscano brasileño, actual maestro del Seminario de Belén do
Pará, se va extendiendo por las montañas de Judea.

Fray Romano es de sonrisa fácil, ojos inquietos y trato afable. No es taumaturgo, ni


curandero, ni médico. A la pregunta de si es verdad, según se oye que cura el cáncer,
responde: "Yo curo el cáncer, tú puedes curar el cáncer y cualquier persona que lo
quiera, lo puede curar, sin hacer milagros, simplemente aplicando los elementos que
produce la naturaleza. La naturaleza tiene remedios para curar las enfermedades, basta
descubrirlos."

Y nos da la receta: "Medio kilo de miel pura de abeja, dos hojas grandes o tres pequeñas de
la planta llamada Penca Sábila, tres cucharadas de coñac o whisy o tequila o agua ardiente.
Se quita el polvo y las espinas de la sábila, se corta en pequeños trozos y se introducen
todos los elementos en la batidora. Esperar hasta que se haga una pasta viscosa y ya está
listo el remedio para curar el cáncer".

Abunda: "Se prescribe tomar una cucharada grande tres veces por día, un cuarto de hora
antes de cada comida y esto durante 10 días". Antes de tomar el brebaje, Fray Romano
aconseja agitar bien el frasco y haber pasado varias horas en ayunas con el fin de que
las pepsinas del organismo ansíen entrar en acción y el medicamento pueda penetrar
fácilmente en todos los tejidos del cuerpo.

Fray Romano explica cómo funciona su fórmula: "El brebaje purifica el organismo por
medio de la miel, alimento que llega a los órganos más alejados; la sábila tiene un gran
poder cicatrizante y el alcohol dilata los vasos sanguíneos. De este modo la sangre se
purifica lentamente en 10 días".

Fray Romano advierte que si después de haber tomado la bebida salen abscesos en la piel,
buena señal: la sangre se está purificando. No alarmarse si hay que visitar el cuarto de aseo

(baño)...

Si el primer tratamiento no produce efecto, "el paciente debe someterse a una nueva serie
de exámenes para ver si hay necesidad de una segunda, tercera y cuarta dosis, hasta la
curación total"

Desde hace varios años, el padre franciscano está usando esta receta con óptimos frutos.
Ha curado a varias decenas de personas de Belén y alrededores, entre ellas a una
desahuciada por los médicos.

Se le pregunta qué clase de cáncer cura. Responde: "El remedio que prescribo no sólo cura
el cáncer, sino que también lo previene. Cura el cáncer de la piel, del cerebro, de la
próstata, del pulmón, de la garganta, la leucemia.."< Cuenta Fray Romano que ltimamente
ha curado a una religiosa italiana de 29 años, enferma de esclerosis. "Por ahí anda
trabajando y moviéndose sin problemas", dice el religioso. Fray Romano no se opone a que
se publique su fórmula, "pues no cobro por la receta", dice bromeando, y añade :"Prolongar
la vida de una persona me da una satisfacción inmensa".

AVERTENCIA: La resina amarga o Acíbar de la Sábila o Aloe es nefrotóxica, es decir


que puede causar daños a los riñones, por lo cual es preciso tener las siguientes
precauciones: al cortar la hoja manténgala vertical para dejar que gotee ese líquido
amarillo y amargo, luego deje la hoja por 24 horas en agua. Cuando ya tenga
preparada la mezcla con la miel de abeja, consuma el remedio por 7 días, descanse 7 y
vuelva a comenzar. Pero si nota algún daño al riñón, como orina en sangre, no dude en
suspenderlo. Nota del CENTRO NORDESTINO DE MEDICINA POPULAR, Olinda.