P. 1
EDUCACIÓN SEXUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL

EDUCACIÓN SEXUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL

5.0

|Views: 11.852|Likes:
Publicado porJAVIY2K
Que los niños, niñas, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual puedan
vivir su sexualidad de manera –más, o menos- sana, adecuada socialmente,
y plena, no depende exclusivamente de su limitación intelectual, sino de las
vivencias y de los apoyos que su entorno familiar, escolar y social, les posibiliten
o les nieguen.
Que los niños, niñas, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual puedan
vivir su sexualidad de manera –más, o menos- sana, adecuada socialmente,
y plena, no depende exclusivamente de su limitación intelectual, sino de las
vivencias y de los apoyos que su entorno familiar, escolar y social, les posibiliten
o les nieguen.

More info:

Published by: JAVIY2K on Oct 25, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/20/2013

pdf

text

original

GUIA PARA EL DOCENTE.

EDUCACION 5EXUAL DE
NIÑO5, NIÑA5 Y 1OVENE5 CON
DI5CAPACIDAD INTELECTUAL
2
EDUCACIÓN SEXUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
Ministerio de Educación
División de Educación General
Unidad de Educación Especial
Coordinadora Nacional: Paulina Godoy Lenz
Secretaría Técnica de Educación en Sexualidad y Afectividad
Coordinadora: María de la Luz Silva Donoso
Encargada Área de Educación en Sexualidad y Afectividad
Unidad de Educación Especial: Inés Riquelme Muñoz
Producción de Textos: Soledad González Serrano
Edición Técnica Pedagógica: Paulina Godoy Lenz
Inés Riquelme Muñoz
Alida Salazar Urrutia
María Angélica Matus P.
Diseño y Diagramación: Gonzalo Torres / Arquetipo
Ilustraciones: Claudia Gutiérrez
Primera Edición:
Santiago de Chile, Noviembre del 2007
Tiraje: ejemplares
Inscripción N°
I.S.B.N. N°
3
Presentación
Durante el año 2005, en el Ministerio de Educación, mientras la Secretaría
Técnica de Educación en Sexualidad y Afectividad iniciaba la implementación
del “Plan de Educación en Sexualidad y Afectividad 2005-2010”, la Unidad de
Educación Especial presentaba al país la “Nueva Política de Educación Espe-
cial: Un compromiso con la Diversidad”. Ambas unidades ministeriales, en sus
diferentes ámbitos de competencia, ponían en el tapete y visibilizaban ante la
ciudadanía dos temas de enorme relevancia, el de la educación sexual de los
niños, niñas y jóvenes, por un lado, y el de los derechos de los y las estudiantes
con necesidades educativas especiales a una educación de calidad y con igual-
dad de oportunidades.
Como bien señala la Política de Educación Especial, el reconocimiento de las
diferencias es un principio básico para garantizar la igualdad de oportunida-
des a los y las estudiantes de nuestro país y se hace efectivo cuando la escuela
es capaz de dar una respuesta individual y personalizada a las necesidades
educativas especiales de todos y de todas
1
. Por ello, a fn de que las acciones
de Educación en Sexualidad y Afectividad alcanzarán también a los niños,
niñas y jóvenes con discapacidad incorporados en escuelas especiales o con
programas de integración, las unidades de Educación Especial y de Sexualidad,
emprendieron esfuerzos de coordinación para ajustar la respuesta educativa
en el ámbito de la sexualidad para este colectivo.
Sin embargo, debido a que la sexualidad de las personas que viven con alguna
discapacidad ha sido en general un tema pobremente tratado en la sociedad,
existían escasos conocimientos que dieran cuenta cabal de su especifcidad
en este colectivo, o de sus necesidades particulares en materia de educación
sexual, que determinó que el equipo central de Educación Especial, y de la
Secretaría Técnica en Sexualidad y Afectividad del Ministerio de Educación,
resolvieran iniciar un proceso de conocimiento a partir del grupo más nume-
roso de estudiantes con discapacidad al interior de los establecimientos edu-
cacionales, los niños, niñas y jóvenes que presentan discapacidad intelectual.
Para ello, solicitó a la Universidad de Chile, un estudio de carácter explora-
torio que permitiera conocer el estado de la educación sexual de los y las
estudiantes con discapacidad intelectual en el contexto de la escuela especial,
cuya información permitiera luego generar aproximaciones pedagógicas para
1 Mineduc, 2005, “Política de Educación Especial : Nuestro compromiso con la diversidad”.
4
EDUCACIÓN SEXUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
responder más adecuadamente a sus necesidades particulares de educación
sexual. Este estudio se llevó a cabo a través de un ciclo de conversaciones
con docentes, directivos/as, expertos/as, padres y madres, quienes fueron
consultados respecto a las fortalezas y debilidades del sistema en lo relativo
a la educación sexual de los y las estudiantes que presentan discapacidad
intelectual.
Los resultados de este estudio, han permitido hoy día ampliar la mirada y
la comprensión en una dimensión tan importante aunque tan poco tomada
en cuenta de los niños, niñas y jóvenes con discapacidad intelectual, la de
su sexualidad y afectividad. Entre sus conclusiones se señala que “un aspecto
central para el desarrollo de cualquier iniciativa que impulse el abordaje de la
educación en sexualidad y afectividad con niños, niñas y jóvenes que presen-
ten discapacidad, se vincula necesariamente con la instalación de un disposi-
tivo técnico y metodológico de apoyo a los y las docentes. Esto, para reparar
la ausencia académica en su formación inicial en este ámbito y, entregar infor-
mación actualizada que les permita incorporar esta faceta de sus estudiantes
en su propio quehacer profesional” (Mineduc, 2006).
2

Lo anterior, no quiere decir que los y las docentes que se desempeñan en la
educación especial no realicen intervenciones –en algunos casos de excelen-
cia- en el ámbito de la educación sexual. De hecho, ”buena parte del acervo
de conocimientos que los docentes manejan sobre este tema, proviene funda-
mentalmente de su práctica profesional cotidiana y, desde esa perspectiva, se
trata de recursos cognitivos, pedagógicos y prácticos muy cercanos a la reali-
dad” (Mineduc, 2006)
3
. Sin embargo, dado que no existe una sistematización
de este conocimiento acumulado, de las estrategias, ni de sus resultados, para
que puedan ser compartidos, refexionados y adaptados a las distintas reali-
dades y situaciones que se viven en las escuelas especiales o con programas de
integración a lo largo de nuestro país, “muchas de las situaciones emergentes,
superan el repertorio de informaciones y conocimientos disponibles por los y
las docentes, siendo fundamental entregarles herramientas de apoyo que les
ayuden a efectuar una lectura más certera de los episodios que enfrentan y,
a discernir sobre las estrategias más adecuadas para intervenir sobre ellos”.
(Mineduc, 2006)
4

2 - 3 - 4 “Estudio de educación en sexualidad y afectividad en el mundo de la discapacidad intelectual”, Mineduc,
Unidad de Educación Especial, Secretaría Técnica de Educación en Sexualidad y Afectividad, Stgo. de
Chile, 2006.
5
Introducción
Los objetivos de la educación en sexualidad y afectividad referen a aprendi-
zajes para la vida y su consecución constituye un tema transversal a todos los
niveles y modalidades del sistema educativo. Sin embargo, a pesar de que en
las escuelas y liceos de nuestro país se están realizando importantes esfuerzos
para abordar la educación sexual de los y las estudiantes, a través de estrate-
gias que involucran a diferentes actores de los establecimientos educativos,
estos esfuerzos han alcanzado débilmente a la diversidad de niños, niñas y
jóvenes con discapacidad que son atendidos bajo la modalidad de la educa-
ción especial, en escuelas especiales o con programas de integración.
Como señalara el Informe Final de la Comisión de Evaluación y Recomendacio-
nes sobre Educación Sexual (Mineduc, 2005), “la educación sexual no sólo es
un derecho de todo ser humano, sino que es un deber ineludible de la familia,
la escuela y la sociedad en su conjunto. Cada una, desde su especifcidad, debe
velar para que (todos y todas) los y las estudiantes cuenten con la oportuni-
dad de desarrollar esta dimensión fundamental de su persona de una manera
natural y pertinente”…
5
No obstante lo anterior, en la práctica, por prejui-
cios y actitudes erróneas frente a la sexualidad y/o frente a la discapacidad,
la familia, la escuela y la sociedad en general, han relegado la sexualidad de
las personas con discapacidad intelectual a un sitio casi inexistente y alejado
de las experiencias posibles para ellas, negándoseles con ello, el derecho a ser
apoyados y acompañados para transitar armónicamente su desarrollo en este
ámbito, a pesar de que por las mismas difcultades que acarrea su discapaci-
dad, lo necesitan más que nadie.
Existen ciertas imágenes instaladas con mucha fuerza respecto a que, a pro-
pósito de la falta de discernimiento asociada a la discapacidad intelectual, su
sexualidad no existe o está inhibida. “No es poco frecuente representarlos
como personas asexuadas, donde la falta de conciencia respecto de estos
temas anularía los intereses, deseos y necesidades que parecieran ser exclu-
sivas de las personas capaces de reconocerlos, nominarlos, racionalizarlos y
procesarlos”.
6
Sin embargo, paradógicamente, ante la mínima manifestación
de su existencia, se actualizan temores respecto a que su impulso sexual sea
incontrolable, desbordante y peligroso para ellos y para los demás, por lo que
hay que reprimirlo.
5 Mineduc, 2005, “Informe Final de la Comisión de Evaluación y Recomendaciones sobre Educación Sexual”.
6 Mineduc, 2006. Estudio de educación en sexualidad y afectividad en el mundo de la discapacidad intelectual”.
6
EDUCACIÓN SEXUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
Que los niños, niñas, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual puedan
vivir su sexualidad de manera –más, o menos- sana, adecuada socialmente,
y plena, no depende exclusivamente de su limitación intelectual, sino de las
vivencias y de los apoyos que su entorno familiar, escolar y social, les posibi-
liten o les nieguen. Una educación sexual adecuada desde temprana edad
puede contribuir a que niños, niñas y jóvenes con discapacidad intelectual:
sean capaces de conocer su propio cuerpo, comprender los cambios que expe-
rimentan en él, reconocer sus estados de ánimo y aprender la manera de
relacionarse con los demás. Por medio de ella, podrían lograr un desarrollo
más equilibrado y disponer de mejores herramientas para vivir plenamente
su sexualidad, evitando situaciones riesgosas para su salud física o mental, así
como para la de los demás.
Objetivos de esta guía
Objetivo generaI
Ofrecer a los profesores y profesoras, un material de apoyo a la refexión
y al quehacer en el tratamiento de la educación sexual de sus estudiantes
que presenten necesidades educativas especiales asociadas a discapacidad
intelectual en las escuelas especiales o con programas de integración a lo
largo del país.
Objetivos especíñcos
- Facilitar a las y los docentes de educación especial un material específco
de apoyo técnico y metodológico para abordar la educación en sexuali-
dad y afectividad de niños, niñas y jóvenes que presentan discapacidad
intelectual.
- Entregar información actualizada respecto a los temas de sexualidad y dis-
capacidad que pueda ser incorporada al quehacer de los docentes.
- Facilitar distinciones técnicas del desarrollo sexual de niños, niñas y jóvenes
con discapacidad intelectual.
7
- Orientar acerca de formas, estrategias y espacios para el acompañamiento
e intervención.
- Entregar herramientas de apoyo que ayuden a efectuar una lectura más
certera de los comportamientos afectivo-sexuales de los estudiantes y, a
discernir sobre las estrategias más adecuadas para intervenir sobre ellos.
- Apoyar la refexión personal de los docentes y la comprensión de las pro-
pias actitudes frente a la sexualidad de las personas que presentan disca-
pacidad intelectual, favoreciendo un cambio hacia una mayor apertura,
tolerancia y comprensión de la diversidad humana.
- Estimular la refexión y la conversación de los y las docentes entre sí y
con muchos otros y otras (padres, madres, apoderados/as, directivos/as,
conocidos/as), en torno a los derechos de las personas con discapacidad, no
solo a ejercer su sexualidad, sino a integrarse plenamente a la sociedad en
la que viven.
Esta guía está dividida en 3 módulos que si bien tienen una progresión,
pueden aplicarse independientemente y adaptarse para ser trabajados entre
los y las docentes o en reuniones con los padres, madres y apoderados.
EI primer móduIo aborda aspectos generales de la sexualidad y de la discapa-
cidad, específcamente de la discapacidad intelectual, enfatizando una pers-
pectiva basada en el enfoque de derechos, que plantea una mirada de las
personas con discapacidad más centrada en sus posibilidades y potencialida-
des que en sus limitaciones.
EI segundo móduIo entra en materia en la temática de la educación sexual,
en las creencias, enfoques y responsables de ella y en su importancia para las
personas con discapacidad intelectual.
EI tercer móduIo entrega pistas concretas a los educadores y educadoras (y a
las madres y padres) para enfrentar la educación sexual de los y las estudiantes
con discapacidad intelectual.
Cada módulo propone algunas estrategias, actividades y/o experiencias de
aprendizaje para ser trabajadas por los educadores y educadoras, con las
madres, padres y apoderados, o para tratarlas con los y las estudiantes, de
manera individual o grupal, dependiendo de sus limitaciones funcionales,
necesidades de apoyo, destrezas sociales y comunicativas, como de las condi-
ciones y capacidad de la escuela.
La gran variabilidad de los y las estudiantes con discapacidad intelectual: en
sus niveles cognitivos, capacidad de lectura, capacidad lingüística, de integra-
8
EDUCACIÓN SEXUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
ción social, vivencias personales y familiares, discapacidades asociadas, etc.,
determina que estas actividades se presenten como propuestas pudiendo
ser adaptadas a las características y posibilidades de los y las estudiantes y
de cada escuela en particular. Con algunos/as estudiantes se podrá utilizar
material escrito, con otros solamente material gráfco y visual, etc., pero,
en todos los casos, el ayudar a experimentar, la explicación personal, y la
mediación que realice el educador o educadora serán insustituibles para
que niños, niñas y jóvenes puedan comprender y aplicar los conceptos aso-
ciados a cada actividad.
Como se señaló, cada educador o educadora podrá adaptar con fexibilidad
las experiencias de aprendizaje propuestas en esta guía, de acuerdo a las
características de sus estudiantes y a las condiciones del contexto en que se
desarrolle el proceso educativo. Se recomienda además, considerar la impor-
tancia de tomar en cuenta y revisar desde una posición crítica sus propias
opiniones y actitudes al enfrentar este u otro material de sexualidad, y de
contrastar en la discusión o refexión con otros colegas aquellos aspectos que
le generan contradicción o conficto, para así tomar conciencia y ampliar con
otras perspectivas la visión personal de la sexualidad, de manera que no cons-
tituya un sesgo a la intervención educativa que realice con sus estudiantes.
La diversidad de situaciones que se enfrentan en el aula hace muy difícil prever
respuestas específcas para cada situación en un tema tan abarcador y que
genera tanta diversidad de opiniones, así como un abanico tan amplio de
posibilidades y formas de vivirla, como es la sexualidad humana. Se espera
que esta guía invite a los educadores y educadoras a una refexión que per-
mita enfrentar con mejores herramientas las situaciones que se presenten con
sus estudiantes y/o con sus madres y padres en este campo, a la vez, que los
motive a intentar nuevas estrategias para abordar las situaciones relacionadas
con la sexualidad de los niños, niñas y jóvenes con discapacidad intelectual.
9
MODULO 1
5exuaIidad y discapacidad
1.1. Introducción
El ser humano, desde el nacimiento hasta la muerte vive en un cuerpo sexuado
en masculino o en femenino, a través del que percibe, experimenta, siente y se
relaciona, consigo mismo, con los otros y otras, y con el mundo que le rodea,
construyendo en esta relación vivencial progresivamente su identidad como
individuo.
La sexualidad es parte esencial y constitutiva de los seres humanos, no se
reduce al impulso o al deseo sexual de cada individuo, sino que abarca al
sujeto en sus aspectos biológicos, psicológicos, sexuales y emocionales, y se
defne en el marco de un conjunto de normas, creencias y prácticas sociales
que infuyen poderosamente en las concepciones, en las actitudes y en las con-
ductas que manifesta cada persona, en su relación con los demás.
La manera en que los individuos, colectivos o sociedades vivan y expresen su
sexualidad y la diferencia sexual en cada etapa de su vida, los sentidos y sig-
nifcados que le otorguen, va a variar dependiendo de factores culturales, his-
tóricos, contextuales como propios de cada persona.
Por ejemplo, la experiencia de vivir en un cuerpo femenino no es igual en la
época actual que en la época de nuestras bisabuelas; a los 6, a los 15 o a los 50
años; en una desarrollada urbe europea o en un pequeño asentamiento cam-
pesino latinoamericano; para una joven con discapacidad que para otra que
no la tiene. Todas son semejantes en cuanto mujeres, no obstante la forma
de vivir su ser femenino, las situaciones y contextos a los que pueden o no
acceder debido a la diferencia sexual y los comportamientos que se derivan de
ello, pueden ser muy diversos.
Cómo experimente cada persona su propia sexualidad dependerá en gran
parte de lo que ha aprendido y vivenciado en su niñez. La madre, el padre,
son los primeros educadores de la sexualidad de sus hijos e hijas, con ellos
10
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
se desarrollan los vínculos afectivos primarios, son modelos que desde el naci-
miento proveen de mensajes respecto al afecto, al contacto, a las relaciones
con los demás, a la manera de comportarse de acuerdo a si se es hombre o
se es mujer. Posteriormente, este aprendizaje se ve infuido también por las
experiencias con el grupo de pares, por los medios de comunicación, la reli-
gión, la escuela, etc.
Como todos los individuos, las personas con discapacidad poseen un cuerpo
sexuado que experimenta: sensaciones, emociones, deseos, erotismo y placer;
y que se relaciona con otros construyendo en el transcurso de su vida su iden-
tidad como hombre o mujer. Las personas con discapacidad también pueden
amar y ser amadas y experimentar una vida sexual satisfactoria, que tendrá su
especifcidad considerando sus posibilidades y limitaciones, pero la existencia
de prejuicios y creencias generalizadas, aunque erróneas, de que son asexua-
das, que no tienen interés en lo erótico, que no son atractivas para otras per-
sonas y que, por lo tanto, deben relacionarse entre ellas y no con otros sujetos
“normales”, entre otras, han transformado su sexualidad en un ámbito pla-
gado de tabúes y prohibiciones.
“Según el estándar social, el sexo ‘normal’ debe ser practicado por un hombre
y una mujer jóvenes, heterosexuales y sin ninguna limitación física o psíquica.
Por supuesto el sexo ‘normal’ es aquel en el que se practica un coito y con-
cluye con el orgasmo”. “Este tipo de mitos y creencias erróneas menosprecian
la sexualidad entendida de una manera diferente al estándar y convierte a
personas que podrían disfrutar de una sexualidad muy satisfactoria en seres
asexuados…” (Bustamante, 2006).
7
“Preguntar por la sexualidad de los dis-
capacitados y las discapacitadas es preguntar por la sexualidad de unas per-
sonas que han sido dañadas en su capacidad de realización y de intercambio
sexual, y que lo han sido, no tanto por su défcit en sí, cuanto por la imagen
que de ellos y ellas la sociedad tiene y por el estatuto de ‘apartheid’ (‘excluí-
dos’) al que de ordinario se les destina“. (Alegre, 1999).
8

La sexualidad en las personas que presentan discapacidad tiene, dependiendo
el tipo y grado del défcit, su especifcidad en las posibilidades y formas de
vivirla, sin embargo, en lo fundamental, es similar a la de las personas sin dis-
capacidad. “La capacidad de sentir, vivir, expresar y compartir sensaciones cor-
porales, afecto y ternura, poco tiene que ver en principio con la edad, con
determinadas lesiones, enfermedades o minusvalías. El sexo forma parte de
7 Bustamante Bellmunt; J. “Mitos y derechos sexuales”. Instituto de Psicología, Sexología y Medicina Espill, 2006. www.discasex.com/
Article9.html
8 Alegre- “Manual de Educación Especial”. Consejería de Educación. Gobierno de Canarias, 1999.
11
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
9 García, J. L. Educación sexual y afectiva en personas con minusvalía psíquica. Ed. Asociación Síndrome de Down Cádiz y Bahía, 2000
10 Organización de Naciones Unidas (ONU), “Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad”, 2006
nuestra vida y no tiene sentido escindirlo de ella”.(J.L.García, 2000).
9
. La socie-
dad tiene entonces que aprender, no sólo a vivenciar y respetar el derecho a la
sexualidad de las personas con discapacidad, sino también darle las posibilida-
des de educarse sexualmente para poder ejercerla y vivirla satisfactoriamente.
Como ya se señaló, la sexualidad es inherente al ser humano y está presente
en cada individuo desde que nace hasta el fnal de su vida, y no se pierde con
la discapacidad.
1.2. ¿Oué es Ia discapacidad?
Las discapacidades –congénitas o adquiridas-, son diversas y las necesidades
que generan en los individuos pueden ser diferentes: motoras, sensoriales,
intelectuales. La presencia de discapacidad en una persona
compromete en grado variable su funcionalidad (que va a
depender también de la relación sujeto- entorno), pero no
lo invalida en sus necesidades humanas básicas tanto
físicas, psicológicas como sociales.
Como señala la Convención Internacional de los
Derechos de las Personas con Discapacidad de las
Naciones Unidas (2006) “las personas con discapa-
cidad incluyen a aquellas que tengan defciencias
físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo
plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan
impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en
igualdad de condiciones con las demás”.
10

12
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
1.2.1. EvoIución deI concepto discapacidad
La manera en que se conceptualice social y culturalmente la discapacidad,
determina el estilo de relación y de aproximación hacia las personas que la
presentan. Esto es muy importante pues cómo sea la interacción –social o
individual- con ellas, cómo se aborde su sexualidad, no será igual si se las con-
cibe como “parias”, “anormales”, “enfermos/as” o como “personas con limi-
taciones en su funcionamiento”. Las actitudes tampoco serán las mismas si lo
que se siente al interactuar con ellas es miedo, rechazo, lástima, amistad o
respeto.
Las prácticas y actitudes sociales ante las personas con discapacidad han evo-
lucionado a lo largo de la historia ya que, al igual que el concepto de género,
obedecen a una construcción social y cultural que se modifca cuando la socie-
dad va cambiando. Así, desde la eliminación sistemática de los recién
nacidos “defectuosos“, que se daba en la antigüedad, hoy día se consi-
dera a las personas con discapacidad como sujetos de derecho, en
un recorrido que ha pasado por diferentes etapas intermedias:
abandono, aislamiento, reclusión, segregación, discrimina-
ción, en el que se las ha nominado como “anormales“,
“lisiadas“, “enfermas“, “inválidas“, “minusválidas”,
“incapacitadas“, todos términos que connotan su
condición de discapacidad como perturbadora del
orden establecido, de “lo normal“, “lo legítimo“,
“lo válido“ y por tanto sujetas al temor, al rechazo
y a la segregación social.
Con el surgimiento de las instituciones de benefcencia, las personas con disca-
pacidad obtienen los cuidados básicos que necesitan y su situación en la socie-
dad mejora, a la vez que, la ideología de la institucionalización, las relega a
una situación de deuda, de sometimiento, dependencia y tutela frente a la
comunidad. Esta ideología persiste hasta hoy día y es la base de actitudes que
siguen considerando a los sujetos con discapacidad como enfermos, dignos de
lástima o como niños y niñas eternos.
Cuando se crean las primeras escuelas especiales en Europa y América
comienza a manifestarse en la sociedad una nueva noción de derechos univer-
sales o fundamentales de las personas, que culmina mucho tiempo después,
en 1948, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La aplicación
del derecho a la educación fue particularmente importante, ya que de éste se
derivaron luego, gran parte de los derechos de las personas con discapacidad,
como el derecho a la igualdad de oportunidades.
13
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
En este trayecto, va surgiendo paulatinamente la noción de Normalización,
referida a posibilitar a las personas con discapacidad acceder a condiciones de
vida lo más semejantes posibles a la de las personas sin discapacidad, permi-
tiendo de esta manera su integración social. Posteriormente, otros instrumen-
tos relacionados con los DD.HH., tales como las Normas Uniformes, sobre la
igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad (1993), la Con-
vención de Derechos del Niño (1998), la Convención Interamericana para la
eliminación de todas las formas de discriminación contra las personas con dis-
capacidad (1998), y otros, han puesto en el tapete social que las personas con
discapacidad deben poder ejercer sus derechos civiles, políticos, sociales y cul-
turales en igualdad de condiciones con el resto de personas.
Hoy día la discapacidad no se considera sólo un atributo de la persona, sino
un conjunto de condiciones, de las que muchas, son creadas por el contexto
social. La intervención se centra en la actuación social y es responsabilidad
colectiva de la sociedad hacer las modifcaciones ambientales necesarias para
lograr la participación plena de las personas con discapacidad, en todas las
áreas de la vida social.
11
Las personas que presentan discapacidad son sujetos
de derecho y como tales:
• No tienen por qué vivir, estudiar o trabajar, segregados o segregadas.
• La sociedad debe posibilitarles condiciones para su acceso y participación.
• La integración es durante toda su vida.
• Debe comenzar desde la primera infancia
• Necesitan Iograr aIto grado de autonomía personaI.
• La sociedad debe posibilitar acciones de equiparación de oportunidades
• Poder vivir en iguaIdad de derechos se basa no sóIo en Ia IegisIación sino
en Ios comportamientos y actitudes de Ias demás personas.
• Es un asunto de responsabilidad social que compete no solo a las institucio-
nes sino a todas y cada una de las personas que componen la sociedad.
• Necesitan poder acceder a desarroIIarse pIenamente en todos Ios ámbitos,
incIuido eI sexuaI.
• La sociedad debe reconocer sus derechos, entre ellos, el de vivir su sexuali-
dad y acceder a educación sexual.
11 Mineduc, 2005, Política de Educación Especial “Un compromiso con la diversidad”.
14
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
1.2.2. Convención internacionaI de Ios derechos
de Ias personas con discapacidad
Un importante hecho aconteció el 13 de diciembre del 2006, la Asamblea de
las Naciones Unidas aprobó la “Convención Internacional de los Derechos de
las Personas con Discapacidad”, primer gran tratado de Derechos Humanos
que se realiza en el siglo XXI, que pretende dejar atrás las prácticas discrimi-
natorias que sufren las personas con discapacidad. Este tratado viene a llenar
un vacío en el marco de las normas internacionales de derechos humanos,
detallando en sus artículos los derechos de las personas con discapacidad, que
comprenden, entre otros, los derechos civiles y políticos, la accesibilidad, la
participación y la inclusión, el derecho a la educación, la salud, el trabajo y
la protección social. Los gobiernos que frmen este tratado estarán obligados
legalmente a tratar a las personas con discapacidades, “no sólo como víctimas
o como una minoría, sino como sujetos de derecho, protegidos por leyes vin-
culantes”.
Con fecha 30 de marzo del 2007, en representación de la Presidenta de Chile,
Michelle Bachelet, la Ministra de Planifcación, Clarisa Hardy, frma la suscrip-
ción a esta Convención y a su Protocolo Facultativo, por parte del Estado de
Chile, ratifcando con ello el compromiso de hacer posible la plena inclusión de
las personas con discapacidad a la sociedad, con respeto a sus derechos, como
todo ciudadano.
En su discurso la Ministra señala, “No se nos escapa, como gobierno de Chile,
que entre el derecho y el hecho, hay un largo trecho. No basta con legisla-
ciones si no existe una cultura de respeto en su estricta aplicación. Nuestro
proyecto de ley, enmarcado en la Convención que hoy hemos suscrito, es una
condición necesaria, pero insufciente por sí sola”, y continúa... “Apelamos, por
lo mismo, a un cambio cultural que haga de la diversidad un valor, que incen-
tive prácticas de convivencia en la diferencia, y que defenda los derechos
iguales de quienes son distintos. Requerimos para ello de la complicidad de
los medios de comunicación y de una activa participación de la sociedad civil,
especialmente de las organizaciones representativas de las distintas comuni-
dades de personas con discapacidad”.
12
12 Extracto del discurso de la Ministra de Planifcación del Gobierno de Chile, Clarisa Hardy, en la frma de la Convencion sobre los Derechos
de las Personas con Discapacidad, Sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nueva York, 2007.
15
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
A continuación se transcriben algunas de las provisiones más importantes de
esta Convención para el tema que abordamos en esta guía
13
:
- Los países que se unen a la Convención se comprometen a elaborar y poner
en práctica políticas, leyes y medidas administrativas para asegurar los dere-
chos reconocidos en la Convención y abolir las leyes, reglamentos, costum-
bres y prácticas que constituyen discriminación (Artículo 4).
- Habida cuenta de que es esencial que cambien las percepciones para mejo-
rar la situación de las personas con discapacidad, los países que ratifcan la
convención deben combatir los estereotipos, prejuicios y las prácticas noci-
vas respecto de las personas con discapacidad, incluidos los que se basan
en el género o la edad, en todos los ámbitos de la vida; y promover la con-
ciencia de las capacidades de esas personas (Artículo 8).
- Los países deben garantizar que las personas con discapacidad disfruten del
derecho inherente a la vida en un pie de igualdad con otras personas (Artí-
culo 10), reconocer que las mujeres y niñas con discapacidad están sujetas
a múltiples formas de discriminación y, a ese respecto, adoptarán medidas
para asegurar que puedan disfrutar plenamente y en igualdad de condicio-
nes de todos los derechos humanos y libertades fundamentales (Artículo 6)
y proteger a los niños con discapacidad (Artículo 7).
- Los países adoptarán todas las medidas de carácter legislativo, administra-
tivo, social, educativo y de otra índole que sean pertinentes para proteger
a las personas con discapacidad, tanto en el seno del hogar como fuera de
él, contra todas las formas de explotación, violencia y abuso, incluidos los
aspectos relacionados con el género (Artículo 16).
- Los países deben proteger la integridad física y mental de las personas con
discapacidad (Artículo 17), garantizar que dichas personas no sean someti-
das a tortura, a otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes o a
castigos.
- Las personas con discapacidad deben tener la opción de vivir en forma
independiente, ser incluidas en la comunidad, elegir dónde y con quién
vivir y tener acceso a servicios de apoyo en el hogar, en residencias y en la
comunidad (Artículo 19).
13 Organización de las Naciones Unidas (ONU).“Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad”, 2006.
16
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
- Los países deben promover el acceso a la información, proporcionando la
información prevista para el público en general en formatos y tecnologías
accesibles, (Artículo 21).
- Es menester eIiminar Ia discriminación reIacionada con eI matrimonio, Ia
!amiIia y Ias reIaciones personaIes. Las personas con discapacidad dis!ruta-
rán de iguaIdad de oportunidades de tener reIaciones sexuaIes e íntimas,
experimentar Ia procreación, contraer matrimonio y !undar una !amiIia,
decidir eI número y eI espaciamiento de sus hijos, tener acceso a educación
y medios en materia reproductiva y de pIaniñcación de Ia !amiIia, y dis!ru-
tar de iguaIdad de derechos y responsabiIidades con respecto a Ia tuteIa,
eI pupiIaje, eI régimen de ñdeicomiso y Ia adopción de niños (ArtícuIo 23).
- Los Estados deben asegurar la igualdad de acceso a la educación primaria
y secundaria, la formación profesional, la enseñanza de adultos y el apren-
dizaje permanente. La educación debe emplear los materiales, las técnicas
educacionales y las formas de comunicación adecuados. La educación de las
personas con discapacidad debe promover su participación en la socie-
dad, su sentido de dignidad y valor personal y el desarrollo de todo su
potencial en lo que se refere a la personalidad, los talentos y la creati-
vidad (Artículo 24).
- Para que las personas con discapacidad logren la máxima independencia
y capacidad, los países deben proporcionar servicios amplios de habilita-
ción y rehabilitación en las esferas de la salud, el empleo y la educación
(Artículo 26).
- Los países deben promover la participación en la vida cultural, el recreo, el
tiempo libre y los deportes, asegurando el suministro de programas de tele-
visión, películas, material teatral y cultural en formatos accesibles, haciendo
accesibles los teatros, los museos, los cines y las bibliotecas, y garantizando
que las personas con discapacidad tengan oportunidad de desarrollar y uti-
lizar su capacidad creativa... (y) garantizar su participación en las activida-
des deportivas generales y específcas (Artículo 30).
1.2.3. ¿Oué es Ia discapacidad inteIectuaI?
Hace más de una década, se han venido produciendo modifcaciones impor-
tantes en la percepción y consideración de las personas con discapacidad
intelectual, que son coherentes con los cambios en la concepción general de
discapacidad, en tránsito desde un enfoque clínico a uno de derechos.
17
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
El cuestionamiento respecto al uso del término retardo mental, -“dado el
carácter peyorativo de su signifcado y porque reduce la comprensión de
las personas con discapacidad intelectual a una categoría diagnóstica nacida
desde perspectivas psicopatológicas”- (Verdugo, 2003)
14
, es una discusión
que se lleva a cabo hace bastante tiempo en los círculos profesionales que
trabajan en el ámbito de la discapacidad, sin embargo, sólo recientemente,
se ha desestimado defnitivamente su utilización para reemplazarlo por Disca-
pacidad Intelectual y del Desarrollo. De hecho, la Asociación Americana sobre
Retraso Mental (AAMR), asociación con 130 años de antigüedad, que repre-
senta a los profesionales que trabajan con la discapacidad en todo el mundo,
cambió también su nombre por el de Asociación Americana de Discapacidad
Intelectual y Desarrollo (AAIDD), haciendo con ello más socialmente acepta-
ble la manera de dirigirse a las personas con discapacidad intelectual.
Si bien el concepto de coefciente intelectual (CI), a pesar de sus limitaciones,
se sigue considerando una de las mejores medidas para clasifcar el funciona-
miento intelectual, los enfoques actuales de la discapacidad intelectual, no
consideran signifcativo el CI sino solamente como predictor de las posibili-
dades de éxito académico, lo importante es la relación sujeto-entorno y las
habilidades adaptativas y el funcionamiento de la persona en su medio, en
diversas áreas. La clasifcación de las personas con discapacidad intelectual se
hace en términos de la cantidad y calidad de los apoyos (limitado, intermitente,
extenso, o generalizado) que requiere para desenvolverse adecuadamente.
En cuanto a la proporción de personas que presentan discapacidad intelectual en
relación al total de la población (prevalencia), las tasas más frecuentemente cita-
das en la literatura y en informes técnicos de organismos internacionales fuctúan
entre un 1 y 3%. En Chile alcanza un 3 a 4 % de la población general (Cádiz,
2003)
15
, mayoritariamente en el rango de leve o limítrofe, mostrando una fre-
cuencia mayor en la edad escolar, probablemente porque dadas las habilidades
que exige el rendimiento académico en esta etapa sea mayormente pesquisado.
La prevalencia varía con la edad, etnia y nivel socioeconómico y es más fre-
cuente en niños que en niñas en una proporción de 1,5: 1 (Cádiz, 2003)
16
.
1.2.4. Una nueva mirada a Ia discapacidad inteIectuaI
En el año 1992, la Asociación Americana sobre Retraso Mental (AAMR)* pro-
puso una defnición del retraso mental que supuso un cambio radical del
14 Verdugo Alonso, M.Á. “Cambios conceptuales en la discapacidad” II Congreso Internacional de Discapacidad Intelectual: Enfoques y
Realidad: Un Desafío. Medellín, Colombia; 23-25 de septiembre de 2004 .
15-16 Almonte, C. y otros. “Psicopatología infantil y de adolescencia“. Ed. Mediterráneo, Stgo. de Chile, 2003.
* Actualmente Asociación Americana de Discapacidad Intelectual y de Desarrollo (AAIDD)
18
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
paradigma tradicional, alejándose de una concepción de éste como rasgo del
individuo para plantear una concepción basada en la interacción de la persona
y el contexto (Verdugo, 1994), Su principal aporte fue modifcar la concepción
del retraso mental como una característica exclusiva del individuo para enten-
derla como un estado de funcionamiento de la persona.
En su actual propuesta (AAMR,* 2002), que revisa y mejora la anterior, plantea
un nuevo modelo multidimensional de la discapacidad intelectual que incluye
los contextos en los que las personas funcionan e interactúan. La discapacidad
intelectual “se refere a un estado particular de funcionamiento que comienza
en la infancia, es multidimensional y está afectado positivamente por apoyos
individualizados”.
17
Este modelo propone sacar la discapacidad intelectual del
individuo del centro de la escena para considerarla junto con todos los demás
factores que inciden en su vida; centra la atención en los apoyos que una
persona requiere para mejorar su estado de funcionamiento y su calidad de
vida; pone énfasis en la capacidad y derecho de la persona para gestionar su
destino, y alienta desde un compromiso ético, la calidad de la gestión organi-
zacional para incrementar la calidad de vida de la persona con discapacidad
intelectual y su familia, y para mejorar los servicios y procesos de las propias
organizaciones.
De acuerdo a la defnición de la AAMR*, 2002, la discapacidad intelectual:
“es una discapacidad caracterizada por limitaciones signifcativas en el funcio-
namiento intelectual y la conducta adaptativa tal como se ha manifestado en
habilidades prácticas, sociales y conceptuales. Comienza antes de los 18 años”
(Luckasson y cols., 2002).
Para su aplicación, establece las siguientes premisas (Verdugo, 2003), que las
limitaciones en el funcionamiento actual de la persona se estimen en referen-
cia al ambiente comunitario representativo de sus iguales en edad y cultura;
que la evaluación tenga en cuenta la diversidad cultural y lingüística, las dife-
rencias en la comunicación, aspectos sensoriales, motores y comportamenta-
les del sujeto; que considere que en un individuo las limitaciones a menudo
coexisten con capacidades; que la descripción de limitaciones se realice con
miras a desarrollar un perfl de los apoyos necesarios; que al ofrecer los
apoyos personalizados apropiados durante un período prolongado, el funcio-
namiento en la vida de la persona con discapacidad intelectual generalmente
mejorará.
17 M. Á. Verdugo Alonso. Análisis de la defnición de discapacidad intelectual de la Asociación americana sobre retraso mental de 2002.
Instituto Universitario de Integración en la Comunidad. Universidad de Salamanca, 2003.
* Actualmente Asociación Americana de Discapacidad Intelectual y de Desarrollo (AAIDD)
19
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
1.2.5. EI modeIo muItidimensionaI de Ia discapacidad inteIectuaI
La defnición del año 2002 propone un sistema con 5 dimensiones que abarcan
diferentes aspectos de la persona. Los apoyos pasan al centro de la imagen y
del concepto, la disponibilidad y efcacia de éstos traerá como consecuencia
unos resultados diferentes (mejores o peores) en la misma persona. Los profe-
sionales, la familia y otros agentes son responsables de organizar y gestionar
adecuadamente estos apoyos.
Las dimensiones propuestas son las siguientes:
- Dimensión I. HabiIidades inteIectuaIes
La inteligencia se considera una capacidad mental general que incluye “razo-
namiento, planifcación, solucionar problemas, pensar de manera abstracta,
comprender ideas complejas, aprender con rapidez y aprender de la expe-
riencia” (Luckasson y cols., 2002). Señala que a pesar de sus limitaciones el
CI (coefciente intelectual) sigue siendo la mejor representación del funciona-
miento intelectual.
- Dimensión II. Conducta adaptativa
Referida a “el conjunto de habilidades conceptuales, sociales y prácticas apren-
didas por las personas para funcionar en su vida diaria”, tales como:
- habilidades conceptuales: lenguaje (expresivo y receptivo), lectura y escri-
tura, conceptos de dinero, auto dirección.
- habilidades sociales: interpersonales, responsabilidad, autoestima, creduli-
dad (probabilidades de ser engañado o manipulado), ingenuidad, sigue las
reglas, obedece las leyes, evita la victimización.
- habilidades prácticas: actividades de la vida diaria ( comida, transferencia/
movilidad, aseo, vestido); actividades instrumentales de la vida diaria (pre-
paración de comidas, mantenimiento de la casa, transporte, toma de medi-
cinas, manejo del dinero, uso del teléfono); habilidades ocupacionales,
mantiene entornos seguros.
- Dimensión III. Participación, interacción y roIes sociaIes
Uno de los aspectos más relevantes de la defnición del 2002, evalúa las “inte-
racciones con los demás y rol social desempeñado y su importancia en la vida
de la persona” y resalta el papel de las oportunidades y restricciones de parti-
cipación del individuo en la vida de la comunidad.
20
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
La participación se evalúa por medio de la observación directa de las interaccio-
nes cotidianas del individuo con su mundo material y social. El funcionamiento
adaptativo, en base al comportamiento activo e involucrado (asistiendo a…,
interaccionando con…, participando en…) con su ambiente. Los roles sociales
por el conjunto de actividades valoradas como normales para su grupo especí-
fco de edad (personales, escolares, laborales, comunitarias, de ocio, etc.).
- Dimensión IV. 5aIud (!ísica, mentaI y !actores etioIógicos)
Considerado desde la perspectiva de la Organización Mundial de la Salud
(OMS, 1980), como “estado de completo bienestar físico, mental y social”,
plantea que cualquier condición que altere la salud física o mental de la per-
sona afectará su funcionamiento y tendrá repercusión en las otras dimen-
siones. Los ambientes pueden crear peligros actuales o potenciales en el
individuo, o fracasar en proporcionar la protección y apoyos apropiados. Dis-
tingue cuatro categorías de factores de riesgo: biomédico, social, comporta-
mental y educativo que interactúan en el tiempo. Inicia un cambio desde
la perspectiva psicopatologizadora, pero no alcanza aún una comprensión
amplia del bienestar emocional y psicológico.
- Dimensión V. Contexto (ambientes y cuItura)
Referido a las condiciones interrelacionadas en las que las personas viven
diariamente. Desde una perspectiva ecológica distingue tres niveles: a)
Microsistema: el espacio social inmediato, b) Mesosistema: comunidad y
organizaciones que prestan servicios; y c) Macrosistema: patrones generales
de la cultura, sociedad, cada uno de los cuales pueden proporcionar oportu-
nidades y fomentar el bienestar de las personas.
En lo relativo al proceso de evaluación y planifcación de apoyos propuesto
por la AAMR, su estructura contiene tres funciones: una función de diagnós-
tico de la discapacidad intelectual, que determina la elegibilidad; una función
de clasifcación y descripción, para identifcar los puntos fuertes y débiles en
las cinco dimensiones y las necesidades de apoyos; y una función que permite
establecer el perfl de necesidades de apoyos, que identifca los apoyos nece-
sarios para mejorar el funcionamiento de la persona.
Esto es, en el proceso de evaluación y planifcación de los apoyos, es necesa-
rio identifcar las áreas relevantes de apoyos; las actividades de apoyo relevan-
tes para cada una de las áreas; valorar el nivel de intensidad de estos apoyos
y escribir el plan individualizado de apoyos para el individuo. El modelo de
apoyos es un aspecto clave en la concepción actual de la discapacidad intelec-
tual, y de su puesta en marcha depende en gran manera el que existan o no
21
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
verdaderos cambios en el sistema de atención a la población con limitaciones
intelectuales (Verdugo, 2004).
18
1.3. ¿Oué es Ia sexuaIidad?
La sexualidad incorpora muchos aspectos de lo que se es como persona. Tiene
que ver no sólo con tener un cuerpo sexuado o con la capacidad de reprodu-
cirse, sino con cómo se siente la persona con ese cuerpo sexuado; se relaciona
con lo que se cree y se siente acerca de ser hombre o mujer, y respecto de
los papeles y expectativas asociados a esas creencias y sentimientos. Involucra
además las conductas, interacciones y relaciones que se tienen con las demás
personas, sean del mismo sexo o del sexo opuesto; y con la capacidad de sentir
y producir placer sexual. La sexualidad es también un proceso de aprendizaje
que se desarrolla a través de la vida, y forma parte activa e inseparable de la
persona humana.
La Organización Mundial de la Salud (OMS, 2002), ha defnido a la sexualidad
como “un aspecto central en la vida de los seres humanos. Basada en el sexo,
incluye identidades y roles de género, orientación sexual, erotismo, placer
intimidad y reproducción. Se experimenta o se expresa en forma de pensa-
mientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas,
roles y relaciones. Si bien la sexualidad abarca todas estas dimensiones, no
todas ellas son siempre experimentadas o expresadas por las personas. La
sexualidad es resultado de la interacción de factores biológicos, psicológicos,
socioeconómicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos o
espirituales”.
19

La sexualidad no viene dada naturalmente, es un proceso contingente que se
moldea a través de relaciones de poder de gran complejidad histórico social.
No existe una forma de sexualidad natural biológicamente dada, a partir de
la cual se expliquen conductas “normales”, preferencias sexuales, patologías
o “desviaciones”. Hay un abanico de posibilidades sexuales, diferencias y sin-
gularidades que dan lugar a diferentes prácticas, comportamientos, orienta-
ciones, opciones e identidades sexuales; lo que sugiere, que la sexualidad es
cuestión de relaciones personales y culturales (Weeks, 1993).
20

18 M.Á. Verdugo Alonso - Cambios conceptuales en la discapacidad II Congreso Internacional de Discapacidad Intelectual: Enfoques y
Realidad: Un Desafío. Medellín, Colombia; 23-25 de septiembre de 2004
19 Defnición de trabajo del grupo de consulta de la Organización Mundial de la Salud, 2004.
20 Weeks, J. - “El malestar de la sexualidad”, Madrid, Talasa, 1993.
22
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
1.3.1. 5exo y sexuaIidad
Para entender el tema de la sexualidad humana, se debe en primer lugar dis-
tinguir entre sexo y sexualidad.
El término sexo se refere a algo que viene dado, a la carga genética que deter-
mina el sexo biológico y clasifca a los seres humanos en dos grandes grupos:
masculino o femenino, en lo que suele ser la primera distinción que se le hace
a una persona, también se alude con este término a la práctica sexual.
El concepto Sexualidad, refere en cambio, al conjunto de relaciones que los
individuos establecen entre sí y con el mundo por el hecho de tener un cuerpo
sexuado. Un aspecto esencial de ella es el impulso o deseo erótico, esta es
una emoción básica presente desde la primera infancia, que moviliza a la bús-
queda de placer, al contacto y a la vinculación “amorosa” con el mundo y con
los demás.
1.3.2. 5exo, di!erencia sexuaI y di!erencia de género
El sexo no predetermina una manera específca de ser, actuar o sentir, no hay
una sola manera correcta de ser mujer u hombre sino que existen diversidad
de maneras de vivir y actuar como uno u otra.
A esta experiencia personal de vivir en un cuerpo sexuado en femenino o en
masculino y al signifcado que cada cual le otorga a esta experiencia, se le
denomina diferencia sexual, ésta no es lo mismo que el género, referido a los
estereotipos que han caracterizado a lo masculino y a lo femenino.
“El sexo biológico socializado diferencialmente deviene género en un proceso
biopsicocultural que implica, un transitar de lo biológico como condición de
ser sexuados, pasando por lo psicológico como estructuración intrapsíquica y
expresión del comportamiento, a lo sociocultural como construcción, donde
el género se establece como diferencia a través de la interpretación cultural-
mente mediada que le damos al hecho de vivir como hombres o como mujeres
(Cabral, 2000).
21
El género es la suma de valores, actitudes, papeles, prácticas
o características culturales basadas en el sexo (OMS, 2002).
21 Cabral, B.E. “Sexualidad y género en subversión antropológica”. Boletín Antropológico N
o
48. Enero-Abril, 2000, Centro de Investigaciones
Etnológicas - Museo Arqueológico - Universidad de Los Andes. Mérida.
23
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
La teoría de los géneros, propia de las sociedades patriarcales, establece atri-
butos y roles diferenciados rígidamente para los hombres y para las mujeres,
perpetuando relaciones particulares de poder entre hombre y mujer, además
de la connotación de las características adscritas al sexo masculino (actividad,
racionalidad, voluntad, etc) como más importantes o valiosas en relación a
las “femeninas” (receptividad, pasividad, emocionalidad). La actitud caracte-
rizada por el menosprecio y desvalorización de lo que son y hacen personas de
un determinado sexo, se llama sexismo.
De esta manera, a través de la socialización que se recibe desde la infancia, se
aprende que si se es varón no está bien visto llorar; que por entretenido que
pueda ser no se espera del niño que haga galletas; que ni por nada se puede
jugar con muñecas (aunque se vaya a ser padre en el futuro); que las armas,
el fútbol, los autos, eso sí es lo propio; y que es aceptable que se resuelvan los
problemas a golpes. Si se es mujer en cambio, se tiene permiso para llorar,
aunque a dicho llanto no se le dé mucha importancia porque las mujeres
son “lloronas” (de hecho a los niños cuando lloran se les dice “mujercitas”
como insulto); que no está bien expresarse muy efusivamente, que se debe ser
“tranquila y señorita”; que hay que aprender las tareas del hogar no porque
sea necesario para la propia autonomía o para cooperar con la familia, sino
para realizarse en ello, para lo que se le regalan a la niña tacitas, platos, esco-
bas aunque ella prefera un “monopatín”… Así, la existencia de los estereo-
tipos de género niega la complejidad y la diversidad humana, y condicionan
relaciones sociales de dominación y desigualdad entre hombres y mujeres, res-
tringiéndolos a ambos en sus posibilidades de expresión y desarrollo pleno.

La diferencia sexual no tiene porqué implicar desigualdad, tanto mujeres
como hombres deben tener la posibilidad de participar y acceder libremente
al desarrollo de capacidades y características propias de los seres humanos
independientemente de su sexo. Una niña que prefere andar en bicicleta es
tan niña como otra que prefere jugar a las muñecas, un niño que expresa sus
emociones es tan niño como otro al que le han enseñado que “llorar no es
cosa de hombres”. Afortunadamente siempre ha habido mujeres y hombres
que se han atrevido a ir más allá de estos estereotipos de género y han posi-
bilitado que hoy en día en algunas sociedades se puedan vivir estos roles de
manera más amplia, fexible y menos desigual.
24
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
1.3.3. ¿Ouiénes son Ios niños, niñas y jóvenes con discapacidad
inteIectuaI, desde eI punto de vista de su sexuaIidad?
En el estudio exploratorio realizado en nuestro medio y al que nos hemos
referido con anterioridad, los y las docentes, expertos y expertas, madres y
padres fueron consultados
22
sobre cómo son los niños, niñas y jóvenes con
discapacidad intelectual, desde el punto de vista del desarrollo de su sexuali-
dad. Existe amplio consenso en que desde el punto de vista de las necesidades
fsiológicas y afectivas son personas iguales a las demás, pero hay puntos de
vista que aportan evidencia respecto de la especifcidad que asume la vivencia
de la afectividad y sexualidad en ellos y ellas.
Los niños, niñas y jóvenes con discapacidad intelectual, se caracterizan por lo
siguiente:
- Tienden a ser más desinhibidos/as en la forma de iniciar y llevar a cabo
la exploración del cuerpo y los que tienen más difcultades para integrar
racionalmente la información que se les entrega, presentan rasgos más
exacerbados y con difcultades para establecer límites respecto de los luga-
res y oportunidades en que cabe realizar estas indagaciones.
“las necesidades de estas personas son las mismas que todo ser humano
y sus intereses los mismos; quizás la diferencia es que son más abiertos,
más pueriles, que son capaces de contar todo lo que les pasa” (Testimonio
docente).
- Experimentan con mucha ‘normalidad’ la aparición y maduración del inte-
rés sexual. Los códigos con los cuales enfrentan su experiencia
erótica o amatoria ocurren más desde la naturalidad de los
episodios, que desde categorías que las califquen como
buenas o malas conductas.

“Es normal la parte de sentir placer, digámoslo
así específcamente, por ejemplo estoy hablando de mas-
turbarse, en ese sentido para él eso es como normal y
él lo siente, pero la parte intelectual es una parte súper
– no sé como decirlo – inocente o no capta” (Testimonio
de apoderado).

22 Mineduc, 2006 - “Estudio de educación en sexualidad y afectividad en el mundo de la discapacidad intelectual”.
25
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
- Funcionan desde la espontaneidad, el juego y la realización, pero no son
capaces de discriminar conductas riesgosas a trasgresoras de su intimidad
o la de otros u otras. La difcultad para poner límites los vuelve vulnera-
bles, tanto entre pares como potencialmente respecto de otros u otras que
puedan vincularse con su cuerpo.

“Un niño que va a una escuela especial o que tiene un grado de discapaci-
dad desarrolla más el aspecto sexual, más el toqueteo, son más expresivos,
no ven lo malo y ahí hay que tener cuidado, ellos no ven la maldad en el
otro, o sea ellos no lo ven como algo malo, si los están tocando lo toman
como afecto, como cariño, no por el lado sexual que lo podría tomar otro
niño que tuviera un poco más de preparación, o sea de la misma edad de
ellos, va a saber inmediatamente que aquí hay algo raro, que el tipo no
es porque le está haciendo cariño, por amor o por sentimiento, sino que es
por otra cosa, los chicos no lo ven así” (Testimonio de apoderado).
- Su capacidad de comunicar intereses, determinar expectativas y confgurar
identidades singulares respecto de sí y de los otros y otras, está fuerte-
mente infuida por el tipo y grado de discapacidad. Dependerá de las facul-
tades analíticas y comunicativas básicas y de la capacidad de manifestar
inquietudes y proyectarlas a su contexto biográfco.

“Estamos hablando de aquellos que pueden llevar una vida en pareja, que
piden una vida en pareja, no sólo que nosotros creemos que pueden sino
que ellos piden, solicitan y se consideran ‘capaces de’, pero necesitan un
mínimo de apoyo” (Testimonio experto).

- A nivel de las relaciones interpersonales y las pautas de convivencia coti-
diana, no es posible describir categóricamente el comportamiento de niños,
niñas y jóvenes con discapacidad intelectual en el ámbito de la sexualidad
y la afectividad, ya que son disímiles en la forma y no necesariamente invo-
lucran conductas problemáticas.

“Igual que en los colegios normales donde (las cosas) no pasan con todos los
chicos, igual que en los colegios básicos o medios común y corrientes, o sea,
algunos molestan a otros, otros no molestan a nadie” (Testimonio experto).

- La necesidad de tener experiencias sociales basadas en vínculos signifcati-
vos –afectivos y sexuales–, no se extingue a propósito de la discapacidad.
Por el contrario, la posibilidad de construir vínculos singulares y la incorpo-
ración del concepto del otro para defnir la propia identidad, se vuelven
elementos cruciales para lograr su integración al medio.
26
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.

“Placer sexual, que el otro te mire, de tener una pareja, tener una compa-
ñía, o sea, no es muy distinto digamos a lo que puedan, lo que sientan
los jóvenes adolescentes o uno mismo, claro, porque se buscan polola, se
buscan pololo y en un rincón escondidos como toda la gente se dan besos,
se abrazan, se tocan, o sea, hay necesidad...” (Testimonio docente)
- La diversidad y la heterogeneidad de los niños, niñas y jóvenes con discapa-
cidad intelectual no solamente debe ser vista en función de qué tan limita-
dos o constreñidos/as están estructuralmente, para organizar expectativas
y necesidades, comunicarlas de manera coherente y determinar cursos
razonables de acción. Existe también la visión constructiva donde estas
diferencias tienen que ver también con que existen aquellos que están
en perfectas condiciones de iniciar procesos de aprendizaje, demandar e
integrar información y, aprovechar las oportunidades de acompañamiento
tutorial que otros y otras signifcativos puedan efectuar para orientarlos/as
en su comportamiento y generar factores protectores o de reducción de
riesgos.

“Si bien no lo preguntan directamente, uno nota en las preguntas hacia
dónde van y hasta dónde uno los puede orientar, qué es lo que están
queriendo preguntar y por qué lo están preguntando y detrás de esa
pregunta hay una historia; yo diría que son así bien desinhibidos, viven la
sexualidad, por lo mismo también corren más riesgos, muchos más ries-
gos” (Testimonio docente).
27
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
A continuación se presentan algunas unidades de aprendizaje que facilitan la refexión y la apro-
piación de los contenidos tratados en este módulo para que sean trabajadas por los educadores y
educadoras entre sí o para realizarlos con las madres y padres en reunión de apoderados/as.
Objetivos de cada unidad
Unidad 1.4.1.
Percibir cómo la forma de concebir la discapacidad infuye en la forma de relacionarse con
las personas que presentan discapacidad.
Unidad 1.4.2.
Recordar que la aceptación que los padres y madres tengan de su hijo o hija con discapacidad
intelectual es determinante para lograr su colaboración efectiva a los objetivos de aprendi-
zaje en el ámbito de la sexualidad y la afectividad que se proponga la escuela.
Unidad 1.4.3.
Conocer que la discapacidad intelectual no depende sólo del CI de la persona.
Unidad 1.4.4.
Actualizar ideas propias respecto al tema de la sexualidad.
Unidad 1.4.5.
Conocer mitos respecto a la sexualidad de las personas con discapacidad y confrontarlos con
la realidad.
Unidad 1.4.6.
Comprender vivencialmente las necesidades sexuales de las personas con discapacidad inte-
lectual.
EvaIuación para todas Ias unidades
Se recomienda que luego de realizar cada unidad, ésta sea evaluada en su aplicación práctica y se
deje un registro de la experiencia particular vivida por cada grupo de docentes, padres, madres
o estudiantes. Esto, con el fn de que dicha experiencia no sólo pueda ser compartida con otros
educadores y educadoras, sino también recopilada y sistematizada para enriquecer y adaptar a las
diferentes realidades escolares de nuestro país, los recursos educativos en materia de sexualidad,
para los y las estudiantes que presentan discapacidad intelectual.
Escuela
Grupo al que se le aplicó
Módulo fecha aplicación
Nombre de la unidad
¿Qué fue lo más adecuado de la actividad propuesta por la unidad?
¿Qué no resultó?
¿Qué cambiaría?
¿Qué agregaría para este grupo en particular?
Comentarios:
1.4. Unidades de aprendizaje
28
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
1.4.1. Di!erentes concepciones de Ia discapacidad
Objetivo. Percibir cómo la forma de concebir la discapacidad infuye en la
forma de relacionarse con las personas que presentan discapacidad
Actividades
1) Luego de leer el punto 1.2 (completo) responda:
- ¿Qué tipo de prácticas que se dan en la actualidad en la sociedad responden a
diferentes maneras de concebir la discapacidad? Comenten situaciones o casos que
conozcan por las noticias, etc.
- ¿Qué se requiere para que en el país se pueda avanzar en el respeto a los derechos
de las personas con discapacidad?
- ¿En qué puede aportar cada persona para lograrlo? Señale ejemplos concretos.
EvaIuación
Propónganse como grupo, o individualmente, alguna acción para aportar a ello.
29
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
1.4.2. Tener un hijo o una hija con discapacidad
Objetivo. Recordar que la aceptación que los padres y madres tengan de su
hijo o hija con discapacidad intelectual es determinante para lograr su colabo-
ración efectiva a los objetivos de aprendizaje en el ámbito de la sexualidad y
la afectividad que se proponga la escuela.
Actividades
1) Lean individualmente el Material de lectura: “Diferentes etapas por las que pasan las
familias frente a la aceptación de un hijo o hija con discapacidad” que se encuentra
a continuación.
2) De acuerdo a su conocimiento de los apoderados y familias de su curso e intentando
visualizar a cada uno de ellos, individualice a aquellos que considera no han logrado
una adecuada aceptación de su hijo o hija con discapacidad y los factores que usted
cree concurren en ello.
3) Comente con otros colegas: ¿Qué se podría hacer para ayudarlos a lograr el proceso
de aceptación?
EvaIuación
Cite a entrevista individual o consiga una cita con el psicólogo/a de la escuela para
alguno de sus apoderados (padre o madre) al que usted considera podría ayudarle a
lograr una mejor aceptación de su hijo o hija, conversar esta situación.
30
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
MATERIAL DE LECTURA
“Di!erentes etapas por Ias que pasan Ias !amiIias !rente a Ia aceptación de un
hijola con discapacidad” (Mineduc, 2005)
23
“Como personas todos necesitamos a alguien que se alegre cuando estamos
contentos, que nos necesite, que espere algo de parte nuestra, necesitamos
tanto dar como recibir, estar en contacto con otros seres humanos y vivir cerca
de ellos.
La familia ha sido la institución que ha permanecido durante más tiempo en
la evolución del hombre, es un sistema social que forma parte de todas las
sociedades que conocemos, “familia consiste en un grupo de personas que
permanecen emocionalmente unidas y que están ligadas por lazos de proxi-
midad cotidiana”, ( en UNPADE, 1992, Proyecto orientación y formación para
familias, pág. 16 ).
La familia como tal, y especialmente las madres y padres por principio, tienen
el derecho a involucrarse en la educación que reciben sus hijos e hijas.
1. La IIegada de un hijo o hija con discapacidad
Cuando se planifca la llegada de un hijo o hija se espera que sea un niño o una
niña sano/a y normal, pero cuando el tan esperado niño o niña presenta una
condición de discapacidad, la familia experimenta un sentimiento de pérdida
por el hijo o hija que se esperaba y que no llegó. Este hijo que no reúne las
características de perfección que ellos deseaban, es inesperado.
Las reacciones de las familias frente a este hecho varían dependiendo de las
situaciones y reacciones particulares, que diferen según el tipo de familia y
características de sus miembros, no obstante diferentes estudios han detec-
tado reacciones y etapas comunes que son presentadas por la mayoría al
enfrentar este tipo de situación. Al respecto, la UNESCO, en 1991, da cuenta
de una secuencia de reacciones “típicas” de los padres cuando saben que su
hijo o hija recién nacido/a presenta algún tipo de discapacidad:
a. Una reacción de “shock”, les es difícil comprender, están confundidos, se
enojan, lloran.
23 Mineduc, 2005, “Trabajo educativo con la familia y la comunidad en un proceso integrador”. en “Impulso al proceso de integración
educativa de la población con discapacidad a la educación parvularia”.
31
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
b. Niegan la dura realidad, dudan de la información, buscan otras opiniones.
Expresan sentimientos fuertes como ira, culpa, depresión y frustración,
exigen y presionan a los profesionales.
c. Lentamente empiezan a aceptar la realidad, el mismo niño o niña al mos-
trar sus cualidades positivas y de relación, va modifcando las reacciones
primeras de su padre y/o madre.
d. Aparece la consolidación y aceptación de la realidad, reúnen las fuerzas
necesarias y habilidades para sacar adelante a su hijo o hija con discapaci-
dad.
Es importante considerar que estas reacciones son normales, forman parte de
un proceso de asimilación que les corresponderá enfrentar. Existen dos sen-
timientos que pueden ir acompañando las diferentes etapas por las que atra-
viesan estos padres y madres: culpabilidad, porque se sienten responsables
de los problemas de su hijo o hija y sienten que hay algo que hicieron mal;
vergüenza, como una expresión de la culpa y del dolor que les produce esta
situación.
2. E!ectos en eI Grupo famiIiar
Se piensa que desde la llegada de un hijo o hija con discapacidad a una familia
a la adaptación a este hecho, es un acontecimiento que puede producir gran
estrés familiar. Los diferentes miembros de un grupo familiar se ven afectados
por una serie de cambios al interior de su familia, estos cambios necesitan de
adaptaciones en varios ámbitos.
Efectos psicológicos y emocionales: Se alteran las relaciones con amigos y
amigas, las actividades tanto sociales como recreativas, la vida diaria. También
se altera el estado de salud y emocional de los diferentes miembros de la
familia.
Efectos en las interrelaciones entre los distintos miembros del grupo: cambios
en los compromisos y obligaciones de tiempo, en las costumbres de sueño o
comidas, en las relaciones de los demás hermanos o hermanas con sus padre
y/o madre, en el tiempo disponible de los padres hacia el resto de sus hijos e
hijas. En general, los efectos individuales que se producen en los padres son
similares a los que producen en el resto de los hijos o hijas.
Efectos en cuidados y servicios especiales: aumento en gastos médicos y en las
exigencias fnancieras producto de gastos adicionales asociadas a necesidades
de cuidado infantil especializado, preocupación y consulta médica.
32
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
Los efectos en la familia frente a la llegada de un niño con discapacidad cons-
tituyen una serie de factores positivos así como negativos, ya que se dan casos
en que la relación matrimonial se ha visto fortalecida y unida, más cercana
que nunca. Cuando el padre y la madre son capaces de enfrentar adecuada-
mente la llegada de un niño o niña con discapacidad, los hermanos o herma-
nas también demuestran esta disposición y el grupo familiar se ve fortalecido,
compartiendo los desafíos con dedicación y compromiso por parte de todos
ellos.
3. Apoyo y Aceptación
Ser padre o madre no es fácil, esta tarea se difculta más aún cuando se es
padre o madre de un hijo o hija con discapacidad. En casos de pobreza, a
los problemas de falta de vivienda o alimentación, de recursos en general, se
añade el de enfrentar la atención de un niño o niña con necesidades especia-
les.
Este conjunto de factores ambientales adversos ponen en una situación de
especial riesgo al desarrollo del potencial biológico, psíquico y social de este
niño o niña, quien queda expuesto a una situación de mayor vulnerabilidad.
De aquí que se fundamente que la labor educativa y socializadora hacia la
familia adquiere mayor relevancia.
Los sentimientos que ellos experimentan respecto a su hijo o hija con discapa-
cidad, son normales, es lógico que se sientan deprimidos, que experimenten
dolor, temores e incertidumbre. Para apoyar la aceptación de sus sentimien-
tos, es importante compartir con ellos que sus sentimientos son legítimos.
Al respecto resulta necesario orientarlos en cuanto a diferentes redes de
apoyo a las cuales ellos pueden recurrir, como las asociaciones y organizacio-
nes de padres donde pueden compartir sus experiencias. El poder manejar
una buena información al respecto puede ser de gran ayuda, hacerlos com-
prender que es necesario trabajar unidos como familia, apoyándose mutua-
mente para salir adelante como grupo familiar”.
33
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
1.4.3. Un nuevo concepto de discapacidad inteIectuaI
Objetivo.
Conocer que la discapacidad intelectual no depende sólo del CI de la per-
sona.
Actividades.
1) Lea el texto a continuación:
LE5 PRE5ENTAMO5 A DO5 AMIGO5…
24
Bruno es un hombre afable de 32 años que habita, junto a sus padres, en un barrio de
reciente construcción en los aledaños de una capital de provincia aún poco masifcada y
con un estilo de vida apacible, sin las prisas de las grandes urbes. Desde hace cuatro años
trabaja en una empresa de mantenimiento de parques y jardines. Su escolaridad transcu-
rrió en un centro de educación especial debido a que tenía ciertas difcultades vinculadas
a una encefalopatía supuestamente originada por falta de oxígeno en el momento del
parto. Cuando acabó su formación en el colegio acudió a un centro ocupacional en el
que se preparó en distintas tareas laborales. En la actualidad Bruno ha obtenido, en un
estudio de valoración psicológica y social que se le ha realizado, un funcionamiento inte-
lectual por debajo de la media (un cociente intelectual de 59, considerándose por debajo
de la media cuando es inferior a 70). En cuanto a la capacidad de Bruno para adaptarse a
su entorno, solamente presenta una limitación de importancia relativa en sus habilidades
de vida en el hogar, infuida en parte por la atención que le presta su madre en lo refe-
rente a alimentación, vestido, compras, etc. Por lo demás se maneja con autonomía en la
ciudad, se preocupa por su salud, tiene un grupo de amigos y amigas con los que sale los
fnes de semana, decidiendo él mismo qué hacer con su tiempo libre y su vida cotidiana,
con total apoyo de sus padres, amistades y vecindad.
A Bruno no se le asigna un diagnóstico de discapacidad intelectual. No es una persona
con discapacidad intelectual..., aún cuando su nivel de funcionamiento intelectual en el
momento presente es inferior a la media de la población.
Marisol es una joven de 21 años que, como Bruno, tiene informes de su niñez en los que
se afrma que las difcultades en su motricidad, lenguaje y aprendizaje pueden estar
motivadas por una falta de oxígeno en el momento del parto. En la actualidad, acaba
de terminar su escolaridad en un centro de educación especial. Vive con sus padres y
un hermano más pequeño en una preciosa ciudad costera, mirando al Mediterráneo,
24 Texto divulgativo, FEAPS. Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual.
34
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
donde la familia acudió hace quince años en busca de una respuesta a los “problemas“
de Marisol. En un estudio que se le ha realizado recientemente para orientar su activi-
dad ocupacional o laboral, ha obtenido en las pruebas de inteligencia un cociente inte-
lectual de 60. En cuanto a sus capacidades para adaptarse al medio, Marisol aprende y
tiene un buen funcionamiento con los contenidos escolares tradicionales: lee, escribe y
tiene nociones de cálculo, que maneja con cierta soltura; se desenvuelve también con
soltura en las habilidades básicas de autonomía personal y tiene afciones que cultiva
en su tiempo de ocio: pasear en bicicleta, escuchar música –es una experta en grupos
españoles de música moderna–. Sin embargo, Marisol tiene limitaciones importantes
para comunicarse con las demás personas con fuidez y espontaneidad, y de manera
acorde al momento y lugar (aunque habla correctamente y responde cuando se le
hacen preguntas complejas); lo mismo ocurre con el modo de entablar relación con
los demás. Tampoco se mueve sola por la ciudad, ni siquiera por el entorno cercano a
su vivienda; necesita que se le preste especial apoyo en lo referente al cuidado de su
salud, desconoce prácticamente los peligros (especialmente en relación con el tráfco);
carece de recursos para organizar su tiempo, para tomar decisiones y para planifcar
sus acciones teniendo en cuenta las circunstancias que la rodean. Para las personas que
la conocen son obvias las limitaciones que en la actualidad manifesta Marisol en su
relación con el medio físico y social en que vive.
A Marisol se le ha asignado un diagnóstico de discapacidad intelectual. Marisol es una
persona con discapacidad intelectual..., aún cuando su cociente intelectual sea ligera-
mente superior al de Bruno.
2) Responda individualmente las siguientes preguntas:
- ¿Qué tipos de discapacidad conoce usted?
- ¿Qué es lo primero en que piensa cuando se habla de “discapacidad intelectual”?
3) Comenten el por qué prevalece la idea de “menos inteligencia o falta de ella” cuando
se habla de esta discapacidad.
4) A la luz del Modelo multidimensional de la discapacidad intelectual señalen: ¿por
qué a Bruno no se le considera discapacitado y a Marisol sí? Comenten.
5) ¿Cuáles son las áreas de participación que tienen las personas con discapacidad inte-
lectual en nuestro medio?
Evaluación: De qué manera se puede aplicar el Modelo multidimensional de la discapa-
cidad intelectual en el trabajo con sus estudiantes.
35
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
1.4.4. ¿Oué es Ia sexuaIidad?
Objetivo. Actualizar ideas propias respecto al tema.
Actividades
1) De manera individual o en grupo pequeño, respondan a lo siguiente:
la sexualidad tiene que ver con:
1.
2.
3.
4.
Describa lo que entiende por:
sexo
diferencia sexual
diferencia de género
2) Comparta sus respuestas en el grupo, y elaboren una respuesta común para cada una
de las defniciones.
3) Comenten en qué cosas concretas se han fexibilizado los estereotipos de género
desde el tiempo de nuestros abuelos y abuelas.
EvaIuación
Describa las estrategias que utilizaría para abordar con sus estudiantes los conceptos
de: sexo – diferencia sexual – afectividad – sexualidad, para que ellos entendieran a qué
se referen.
36
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
1.4.5. ¿Mito y reaIidad respecto a Ia sexuaIidad de Ias personas con
discapacidad?
Objetivo. Conocer mitos respecto a la sexualidad de las personas con discapa-
cidad y confrontarlos con la realidad.
El tema sexual ha estado rodeado de mitos y creencias erróneas de diverso
tipo, mitos respecto a la menstruación, a los genitales, al erotismo, a cómo
deben ser las mujeres, a cómo deben ser los hombres, a lo que cada uno debe
hacer si es de uno u otro sexo, entre otros. Poco a poco se ha ido develando,
clarifcando y distinguiendo lo que es cierto de lo que no lo es y hoy día
se tiene mayor conocimiento e información respecto a la sexualidad que
antes, pero en lo relativo a la sexualidad de las personas con discapacidad
existen muchos mitos e imágenes instaladas que aún persisten con fuerza
en la sociedad.
Actividades
1) Elaboren tarjetas para cada grupo de trabajo. Comenten en el grupo cada una de
las aseveraciones indicando si es verdadera o falsa, señalando evidencias que funda-
menten su respuesta.
El coito es la conducta sexual más importante.

En la discapacidad física la sexualidad se
encuentra inhibida.
La actividad sexual es para tener hijos.

Las personas con discapacidad intelectual en
ningún caso conviene que formen pareja y
menos aún que tengan hijos.

Si la sexualidad de la persona con discapa-
cidad intelectual se despierta, será de una
manera salvaje y desbocada

Las personas con discapacidad intelectual son
como niños, también sexualmente.
Las personas con discapacidad son asexuadas.

Las personas con discapacidad dependen de
los demás, por lo que necesitan que se las
proteja.
Las personas con discapacidad no resultan
atractivas sexualmente para otras personas.

Si una persona sin discapacidad mantiene
relaciones con una persona con discapacidad
–hombre o mujer– es porque no puede atraer
a individuos normales.

Si una persona con discapacidad física padece
un trastorno sexual, casi siempre se debe a su
condición de minusválido.
Todas las personas con discapacidad intelectual
tienen o desean tener las mismas conductas
sexuales.
37
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
2) Compare sus respuestas con lo que indican las evidencias y comenten. ¿Qué otras
creencias conoce usted respecto a la sexualidad de las personas con discapacidad
intelectual? ¿Corresponden a la realidad? Comenten.
EvaIuación. Desde su experiencia como educador/a (profesor/a, padre o madre) des-
criba brevemente ¿cómo son los niños, niñas y jóvenes con discapacidad intelectual
desde el punto de vista de su sexualidad? Anoten los aspectos más importantes:
- de su desarrollo físico
- de lo que hacen
- de lo que dicen
Conserve este material que puede utilizar en otro momento. Si lo trabaja con los padres
y madres recoja el material y haga una síntesis de ello, para abordarlo con ellos poste-
riormente.
In!ormación compIementaria. Evidencias respecto a la realidad.
REALIDAD
La sexualidad está presente en todas las personas y
a todas las edades
No son siempre niños o niñas. Como cualquiera,
crecen y se desarrollan y lo que necesitan es que se
les acompañe en ese desarrollo.

Las personas con limitaciones físicas o mentales son
sujetos con intereses y necesidades sexuales, capa-
ces de atraer y gustar como cualquier ser en este
mundo.

Muchas personas con discapacidad intelectual llevan
una vida independiente, autónoma y productiva.

El contacto íntimo no es sólo penetración, coito y
reproducción. Todos los sentidos: el tacto, el gusto,
el oído, el olfato pueden ser fuente de erotismo y
de experiencias positivas y gratifcantes.

MITO

Las personas con discapacidad son asexuadas.

Las personas con discapacidad intelectual son como
niños, también sexualmente.

Las personas con discapacidad no resultan atracti-
vas sexualmente para otras personas.
Si una persona sin discapacidad mantiene relacio-
nes con una persona con discapacidad –hombre o
mujer– es porque no puede atraer individuos nor-
males.
Las personas con discapacidad dependen de los
demás, por lo que necesitan que las protejan.
El coito es la conducta sexual más importante.
38
SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD.
La actividad sexual es para tener hijos.
Las personas con discapacidad intelectual en ningún
caso conviene que formen pareja y menos aún que
tengan hijos.
Si una persona con discapacidad física padece un
trastorno sexual, casi siempre se debe a su condi-
ción de minusválida.
En la discapacidad física la sexualidad se encuentra
inhibida.
Si la sexualidad de la persona con discapacidad
intelectual se despierta, será de una manera sal-
vaje y desbocada
Todas las personas con discapacidad intelectual tienen
o desean tener las mismas conductas sexuales.
Si bien uno de los fnes de la sexualidad es la repro-
ducción, existen manifestaciones sexuales que no
tienen que ver con el deseo de reproducción y que
igualmente suponen experiencias positivas y grati-
fcantes y que cambian de formas y signifcados en
las distintas etapas de desarrollo.
En algunos casos, las personas con discapacidad con
los apoyos adecuados pueden llegar a formar una
familia y a tener hijos.
Las personas con discapacidad física pueden no
tener daño alguno en su respuesta sexual orgánica,
los trastornos en su sexualidad muchas veces se
deben a factores psicológicos debido a la infuencia
negativa de los prejuicios e ideas instaladas, tam-
bién en ellos, sobre no ser aptos o poco atractivos
sexualmente.

No hay nada que indique que sus comportamientos
sexuales sean más frecuentes o excesivos. Cuando
no se les proporciona intimidad o no se les ha
indicado lo inadecuado de algunas conductas en
público o si se ha sido más permisivo, algunas de
estas conductas puede que se hagan más visibles.

Las personas con discapacidad intelectual experi-
mentan su sexualidad de maneras diversas al igual
que todas las personas.
39
MODULO 1 5
e
x
u
a
I
i
d
a
d

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d
1.4.6. “Las personas con discapacidad inteIectuaI son
también personas sexuadas”
Objetivo. Comprender vivencialmente las necesidades sexuales de las perso-
nas con discapacidad intelectual.
Actividades
1) Escuchen en grupo la canción “Solo pienso en ti” de Víctor Manuel y considerando
los antecedentes señalados allí, escriban un fnal probable para esa historia de
amor.
“Sólo pienso en ti”
Ella fue a nacer, en una fría sala de hospital
Cuando vio la luz su cuerpo se quebró como un cristal
Porque entre los dedos a su padre como un pez se le escurrió
Hace un mes cumplió los veintitrés. Sólo pienso en ti.
El nació de pie, le fueron a parir entre algodón
Su padre pensó que aquello era un castigo del Señor
Le buscó un lugar para olvidarlo y siendo niño lo internó
Pronto cumplirá los treinta y tres. Sólo pienso en ti.
Hey, Sólo pienso en ti
Juntos de la mano se les ve por el jardín
No puede haber nadie en este mundo tan feliz
Hey, Sólo pienso en ti.
En el comedor, se sientan separados a comer
Si se miran bien les corren mil hormigas por los pies
Ella le regala una for y él le dibuja en un papel
algo parecido a un corazón. Sólo pienso en ti.
2) Vean la película chilena “El rey de San Gregorio” de Gonzalo Justiniano y comenten
sus impresiones respecto a la misma. ¿Reconocen elementos de la realidad que viven
sus estudiantes en ella? Si se desea, se sugiere también la lectura de la novela corta
“Flores para Algernon” de Daniel Keyes.
25
EvaIuación
Respondan desde su propia experiencia la pregunta ¿Cómo son las personas que pre-
sentan discapacidad intelectual desde el punto de vista de su sexualidad? Lean en esta
guía el punto 1.3.3.
25 En “Los Premios Hugo 1955-1961”, presentado por Isaac Asimov, Ed.Roca Martínez, Barcelona, 1989.
40
EDUCACIÓN SEXUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
41
MODULO 2
Educación sexuaI y discapacidad inteIectuaI
2.1 Introducción
Para llegar a interrogarse acerca de la educación sexual de las personas con
discapacidad intelectual, ha debido pasar mucho tiempo y profundas transfor-
maciones en las prácticas y formas de aproximarse no sólo a la discapacidad
sino también a la sexualidad humana.
Si se dirige la mirada hacia la familia tradicional en la sociedad occidental, se
puede observar que la educación sexual para sus miembros, en el mejor de
los casos, consistía en entregar información puntual frente a la inminencia de
ciertos hitos vitales como la adolescencia, el matrimonio o el embarazo, de
alguno de sus integrantes. Aunque todo lo relacionado con el ejercicio de los
roles de sexo y género, era fuertemente pautado y sujeto a control social,
no era considerado propiamente educación sexual, ya que correspondían a
comportamientos “naturales” y por lo tanto no sujetos a discusión o a deter-
minados aprendizajes. Se daba por supuesto que los conocimientos “sexua-
les”, debido a que aludían a contenidos demasiado “íntimos”, y “privados”,
eran exclusivos de los adultos, fundamentalmente de los varones; “la cuestión
sexual” era entendida básicamente en relación con los órganos de la genera-
ción, legitimada en la reproducción y sancionada moralmente en lo relativo
al placer. Los órganos sexuales masculino y femenino innominados o nomina-
dos con califcativos tales como “partes privadas”, o “vergonzosas”. En este
contexto, los niños y niñas -y las mujeres parcialmente-, eran mantenidos en
el desconocimiento de estas materias que atentaban contra la inocencia, el
pudor, la moral y la decencia.
La presencia de una persona con discapacidad intelectual en la familia, era
motivo de vergüenza y ocultamiento, por lo que era mantenida en aisla-
miento, con poca o ninguna participación en la vida familiar. Su condición
de limitada la sumía en una especie de niñez eterna y se creía que tampoco
alcanzaba madurez sexual, por lo que no se le concedía ser sujeto poseedor de
42
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
sexualidad, en el sentido de ser capaz de experimentar interés afectivo-sexual
hacia otro u otra; aptitud para relacionarse en este ámbito o para establecer
una relación coital, y por ningún motivo para la procreación. La expresión de
comportamientos sexuales autoeróticos como la masturbación, por ejemplo,
era fuertemente reprimida (lo era también en las personas sin discapacidad),
no obstante se les “toleraba” en secreto desde una lectura que las asumía
como expresiones “puramente biológicas” (como animalitos), que ellas (las
personas con discapacidad intelectual), no podían controlar ni comprender a
consecuencia de su defciencia, sin dar lugar siquiera a la posibilidad de que
su sexualidad tuviera relación alguna con su psiquismo, con sus necesidades
afectivas y no fuera solamente el producto de pulsiones fsiológicas.
En la actualidad, el panorama es distinto, las personas con discapacidad inte-
lectual, en la mayoría de los casos, ya no son relegadas al “patio de atrás”,
son más aceptadas como otro u otra integrante de la familia y tienen mayor
participación en la vida familiar y social abriéndose para ellas caminos de
mayor igualdad. En el ámbito de la sexualidad, en cambio, aún en la socie-
dad aparece con fuerza la imagen de sujeto asexuado asociado a la discapa-
cidad intelectual, no obstante hoy día convive con otras imágenes que le
reconocen como un sujeto afectivo y con capacidad de vinculación, que ha
posibilitado que sea visualizado más integralmente y compartiendo caracte-
rísticas con el resto de los seres humanos. Sin embargo, la tendencia a combi-
nar sexualidad-afectividad en los niños y niñas con discapacidad intelectual,
si bien “permite reconocer en ellos y en ellas, a pesar de sus limitaciones
intelectuales diferentes facetas que son propias del desarrollo humano,
genera confusiones a la hora de reconocer ámbitos concretos de realización
personal y social en estos aspectos, tendiendo a sobredimensionar la parte
afectiva y subsumir o sublimar en ella la dimensión propiamente sexual”.
“Sus inquietudes se las tiende a clasifcar como inquietudes o prácticas afec-
tivas, sin indagar si acaso esas expresiones tienen que ver con la inquietud,
necesidades, intereses y comportamientos propiamente sexuales”.
26
Por eso,
no obstante el avance indudable que esta postura implica, surge la interro-
gante de si al enfatizar o sobredimensionar en las personas con discapacidad
intelectual, su afectividad en desmedro de su sexualidad, posibilita conser-
var su imagen de niño o niña inocente y asexuado/a, manteniendo así acti-
vos los mitos y creencias de siempre.
Las personas con discapacidad intelectual, como cualquier otra persona tienen
necesidades afectivas, sociales y sexuales que necesitan integrar lo más armó-
26 Mineduc, 2006 - “Estudio de educación en sexualidad y afectividad en el mundo de la discapacidad intelectual”.
43
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
nicamente posible para realizarse como hombre o como mujer y para que
esto suceda, requieren ser acompañados/as por adultos competentes que les
faciliten el proceso de descubrir y comprender su cuerpo sexuado y construir
su identidad de hombre o de mujer, así como conocer y ejercer sus posibilida-
des de relación, de placer, de comunicación con otras personas, semejantes
o diversas, de una manera positiva y constructiva. Sus posibilidades educa-
tivas y de desarrollo en este ámbito son variadas y van a depender en gran
parte del grado de discapacidad e intensidad de apoyos que cada estudiante
requiera de su entorno sociofamiliar, pero también, y de manera importante,
de la capacidad que tenga la escuela para realizar con la familia un proceso
de enseñanza conjunto y para ajustar su respuesta educativa a las necesidades
educativas especiales de este colectivo.
2.2. Educar en sexuaIidad y a!ectividad
En la interacción diaria con los hijos, hijas y estudiantes se está permanente-
mente modelando y formando su sexualidad. A través de la forma de vivir,
de vestir, de actuar, con las palabras, gestos y actitudes, -de aprobación o
desaprobación, de respeto o de intransigencia-, respecto a la conducta de los
otros u otras, se comunica lo que pensamos, sentimos o nos han enseñado
respecto a lo que es “bueno” o “malo”, “aceptable” o “inaceptable” en un
hombre o en una mujer, -o en una persona con discapacidad-, en la expresión
de su sexualidad.
Educar en sexualidad y afectividad implica algo más
que enseñar sobre relaciones sexuales y los posibles
riesgos asociados a ellas, como los embarazos
no deseados o las enfermedades de transmisión
sexual. La educación sexual tiene que ver con
formas de expresar y sentir afecto, tiene que ver
con el placer y disfrute de la vida, con la valora-
ción y respeto al propio cuerpo y al del otro u
otra, con aprender a tomar decisiones sin ceder a
presiones o sometimiento.
27
Educar en sexualidad, requiere que los adultos -madres, padres y educadores/
as-, sean capaces de acompañar activa e intencionadamente a sus hijos, hijas
o estudiantes, cotidianamente, durante el transcurso de su desarrollo, en su
27 Comisión Intergubernamental. “Hacia una sexualidad responsable”. 2004.
44
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
aprendizaje y conocimiento de sí mismos, como hombres y mujeres que viven,
sienten y se relacionan afectivamente con y desde un cuerpo sexuado, para
alcanzar el máximo potencial de salud física, psicológica y social que sea posi-
ble dadas sus características y capacidades particulares.
La educación sexual, además tiene que ver con responder específca y veraz-
mente a las inquietudes que tienen tanto los niños, niñas como adolescentes
respecto al sexo y a la sexualidad: ¿cómo nacen los niños/as?, ¿qué es el sexo?,
¿cómo se hace el amor?, ¿duele?, ¿porqué a las mujeres les crecen los pechos
y a los hombres no?, ¿qué signifca homosexual?, y a otra multiplicidad de
interrogantes que se les plantean frente a este tema.
La educación sexual es también “un derecho que tiene todo ser humano de
ser acompañado y de contar con situaciones de aprendizaje signifcativas, que
le permitan ir integrando esta dimensión de su ser personal y social a lo largo
de las distintas etapas de su vida”.
28
2.2.1. Oué ideas hacen di!íciI educar en sexuaIidad
29
Existe una serie de ideas y creencias respecto a la educación sexual que no se
corresponden con la realidad y que muchas veces difcultan poder abordarla
con naturalidad, como por ejemplo:
- Creer que “Ia sexuaIidad no se enseña”
La sexualidad y la afectividad son dimensiones que se desarrollan a lo largo
de toda la vida de una persona. Al igual que otros comportamientos huma-
nos tales como hablar, caminar o comer, las conductas sexuales y afectivas, se
expresarán espontáneamente una vez que el niño o niña haya alcanzado el
punto de maduración biológica necesario para ello, su saludable crecimiento
y manifestación requieren de la guía y apoyo de los adultos, -madres, padres,
educadores y educadoras- con los que el niño o la niña viven y se relacionan.
Los padres, madres, maestros y maestras enseñan muchas cosas a sus hijos,
hijas y estudiantes. Se les guía para comer adecuadamente y en sus primeros
pasos, se les enseña a armar un juguete, se apoya su aprendizaje escolar de
la escritura, la lectura o el cálculo. Se les enseña valores como a ser respetuo-
sos, limpios y responsables; sin embargo, se tiende a creer que las conductas
28 En Plan de Educación en Sexualidad y Afectividad, Mineduc, 2005
29 Mineduc, Secretaría Técnica de Educación en Sexualidad y Afectividad, Boletín Informativo 3: Conversemos de educación en
sexualidad y afectividad en familia”.
45
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
afectivas y sexuales no requieren de un aprendizaje. Nada más alejado de la
realidad, en cada una de las etapas de la vida, los hijos, hijas y estudiantes
tendrán preguntas, querrán saber o necesitarán apoyo para enfrentar situa-
ciones relacionadas con su afectividad y con su sexualidad.
- EI mito que “educar en sexuaIidad es darIe permiso a Ios jóvenes para tener
reIaciones sexuaIes”
Algunas personas piensan, erradamente, que si no hablan de sexualidad con
sus hijos, hijas o estudiantes, lograrán reducir, en ellos y ellas, los deseos y
comportamientos sexuales y que, por el contrario, si les hablan de sexualidad
les estarán estimulando a iniciar relaciones sexuales. La realidad señala, en
cambio, que deseos y comportamientos sexuales de diverso tipo están pre-
sentes durante todo el desarrollo de una persona. Callar sólo favorece que
busquen en otros lugares la información respecto a la sexualidad que necesi-
tan, la que puede resultar distorsionada o inadecuada para ellos o ellas. Si los
niños, niñas y jóvenes se encuentran bien informados en el plano sexual en
cada momento de su desarrollo, se les facilitará actuar de manera responsable
y acorde con los valores y creencias que se le han inculcado en la familia. Asi-
mismo, educar su sexualidad, les aportará una mayor autoestima y ayudará
en su crecimiento personal.
- Creer que “hay un momento para habIar de sexo con Ioslas hijoslas
o estudiantes”
Los adultos –padres, madres, educadores y educadoras- a veces piensan, por
prejuicios o tradiciones, que sus hijos, hijas o estudiantes- son demasiado jóve-
nes o inocentes para aprender sobre sexualidad lo que impide que el aprendi-
zaje sexual se integre tempranamente a su formación como algo natural. La
enseñanza en sexualidad y afectividad empieza apenas se nace; no es algo
que se inicie bruscamente cuando se piensa que el o la joven está preparado/a
para tener relaciones sexuales. Por el contrario, que los hijos, hijas o estu-
diantes puedan vivir su sexualidad de forma satisfactoria, gratifcante y en un
marco de respeto, responsabilidad y cuidado consigo mismo y con la pareja
sexual, puede ser la culminación de una educación sexual que se inició cuando
era niño o niña.
- EI mito que “Ia educación sexuaI puede hacer daño”
La educación en sexualidad tiene que ver con aprender acerca de uno o una
mismo/a, de la relación con otro u otra, con afecto, con respeto y dignidad.
También tiene que ver con responder específcamente a las inquietudes e inte-
46
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
rrogantes que los hijos, hijas y estudiantes tienen en torno a la relación sexual,
que es de lo que generalmente más cuesta hablar, precisamente porque en
la propia formación no se aprendió que la sexualidad es algo de lo que tam-
bién se habla. La educación sexual no hace daño. Al contrario, es necesaria y
benefciosa, porque contribuye a la preparación integral del ser humano para
la vida.
- Creer que “existe un tipo de educación sexuaI para Ios varones y otra, dis-
tinta, para Ias niñas”
Desde la infancia se reciben mensajes en relación a qué es permitido o no,
dependiendo de si se es hombre o mujer. Así se aprende a hacer ciertas cosas
y a ser de determinada manera si se es varón y de otra manera, si se es mujer,
sin que se tomen muy en cuenta las diferencias entre las personas, sean éstas
hombres o mujeres. Muchas de estas imposiciones han signifcado desigual-
dad, especialmente para las mujeres, ya que en esta división de posibilidades
de hacer y ser según el sexo biológico, los hombres han gozado de más pri-
vilegios y las mujeres de mayores restricciones, aunque ambos se han visto
perjudicados en su desarrollo pleno. Hoy día, cuando un gran porcentaje
de mujeres trabaja fuera del hogar se comprende que las tareas del hogar
pueden ser asumidas por la familia en su conjunto y no tienen que ser respon-
sabilidad exclusiva de las mujeres, así también, el ingreso que la mujer aporta
al hogar, permite que los hombres puedan destinar tiempo y espacio a la fami-
lia, y a desarrollarse en un ámbito que antes era exclusividad de las mujeres.
La diferencia sexual no tiene que constituir desigualdad. Educar la sexualidad
y afectividad de los hijos en forma desigual, según si son hombres o mujeres,
puede restringir oportunidades y limitar habilidades para su desarrollo. Si
bien, se puede enfatizar algunos aspectos de manera diferente dependiendo
de si se trata de niños o de niñas, ambos necesitan conocer su propio cuerpo y
el del otro sexo y estar preparados para asumir las diferentes tareas y desafíos
que les proporciona el mundo donde crecen y se relacionan.
2.2.2. ¿Ouién debe reaIizar Ia educación sexuaI?
Durante mucho tiempo en la sociedad occidental se pensó que la educación
sexual se refería a dar información especial a los hijos e hijas frente a la inmi-
nencia de algunos eventos biológicos como los cambios de la pubertad o en la
antesala de acontecimientos vitales como el matrimonio de los jóvenes, y que
ésta, era una tarea de responsabilidad exclusiva de la familia, pues se refería a
materias «demasiado íntimas» que no podían abordarse fuera de sus límites.
47
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
En la familia tradicional extensa los sujetos que crecían en ella, convivían coti-
dianamente con personas de diferentes edades, y que estaban por lo tanto,
en distintos momentos de su ciclo vital; solía incluir en el seno de un mismo
hogar a más de dos generaciones, las relaciones entre las personas estaban
también más delimitadas, así como los roles y tareas que cada individuo tenía
que cumplir dependiendo de su edad, sexo y posición jerárquica dentro del
sistema familiar, las personas con discapacidad intelectual en este sentido,
estaban en los niveles inferiores de este escalafón.
Hoy día, a comienzos del siglo XXI esta situación ha evolucionado hacia una
familia que se ha reducido a su núcleo básico (padre-madre/hijos e hijas) y
ha adoptado diferentes formas existiendo incluso la familia monoparental (la
madre o el padre, mayoritariamente la madre, y sus hijos e hijas). Los roles son
más fexibles, se comparten más tareas en la crianza de los niños y niñas, la
mujer se ha incorporado al trabajo fuera del hogar y los niños y niñas perma-
necen más tiempo al cuidado de otras personas o instituciones; los medios de
comunicación se han instalado en el seno del hogar y la familia ha delegado
parte de sus tareas a instituciones fuera de su marco.
Al día de hoy, aunque en la sociedad coexisten diversas posturas respecto a las
formas en que se debe abordar la educación sexual de los niños, niñas y jóve-
nes fuera del marco familiar, existe acuerdo mayoritario respecto a que dicha
educación no se restringe necesariamente a los límites del hogar, adquiriendo
de esta manera los centros escolares un rol signifcativo en esta tarea. A pesar
de ello, el papel de la escuela sigue siendo complementario y no sustituye, no
excluye, ni libera a la familia del papel protagónico que le corresponde en la
educación de la sexualidad y afectividad de sus hijos e hijas.
- Ventajas de Ia !amiIia para educar en sexuaIidad
Como se señaló, es en la familia donde se dan los primeros y principales apren-
dizajes respecto a la sexualidad y a la afectividad. Al tratarse ésta de una
institución social de ámbito reducido permite que en su interior se puedan dar
tanto la vertiente social como la individual al mismo tiempo. En ella se refe-
jan los procesos que se viven en la sociedad, a la vez que la educación sexual
puede entregarse de manera más individual y personalizada a la situación,
edad y circunstancias particulares de cada niño, niña o joven.
La madre, el padre u otras personas signifcativas en la familia, educan en
sexualidad y afectividad, a través de actitudes, conversaciones y experiencias
compartidas en la convivencia familiar diaria y son los primeros adultos con
los que los infantes establecen vínculos más estrechos que serán determinan-
48
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
tes en su futuro desarrollo emocional. En la medida en que sean capaces de
crear vínculos afectivos sólidos y sanos permitirán a sus hijos e hijas crecer con
seguridad y confanza.
La madre y el padre son espejos donde se miran y a través de los cuales
aprenden sus hijos e hijas. Ella y él les refejan no
sólo una determinada forma de relación inter-
personal, una relación dual de pareja, sino
también un modelo femenino y mascu-
lino que el niño y la niña incorporan y
que infuye en la manera en que apren-
den a ser mujeres u hombres y a rela-
cionarse en pareja.
La convivencia de personas con
diferentes edades y situaciones
vitales al interior de la familia,
permite que determinados
aspectos relacionados con la
sexualidad se vivan de manera
más directa e intensa, tales
como un embarazo de la madre,
los cambios de la pubertad de
un hijo o hija, el pololeo de otro
u otra, etc., que facilitan poder abor-
dar estos temas con sus hijos e hijas que
presentan discapacidad intelectual.
La posibilidad de crear un elevado clima de afecto y de confanza favorece que
los integrantes de la familia puedan hablar en forma más profunda y sincera
de determinados temas de carácter sexual. Los vínculos afectivos fuertes, a la
vez, facilitan afrontar y superar problemas de carácter sexual que pueda tener
alguno de los hijos o hijas.
Los padres y madres también pueden dar orientación en valores, morales o
religiosos, en base a sus propias convicciones ideológicas sobre la sexualidad.
Además, “por su cercanía y papel en la crianza de sus hijos e hijas son líderes
naturales del proceso de socialización, en materias normativas, comportamen-
tales y valóricas de los estudiantes y para su vivencia de la sexualidad”.
30
30 Mineduc, 2006 – “Estudio de educación en sexualidad y afectividad en el mundo de la discapacidd intelectual”.
49
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
- Características de Ia escueIa para educar en sexuaIidad
A pesar de que el rol de la escuela es subsidiario a la familia, en la educación
de la sexualidad y la afectividad de los niños, niñas y jóvenes, no tiene por ello
menos relevancia.
Más allá de la información que pueda proporcionar, la escuela es un espacio
de convivencia, de relaciones interpersonales, de afectividad en el que los
niños, niñas y jóvenes se desenvuelven diariamente por muchas horas.
La convivencia escolar proporciona a los estudiantes la posibilidad de relacio-
narse con un grupo de pares más numeroso y con adultos que no son familia,
ampliando con ello su repertorio de conductas en lo relativo a cómo se actúa
el rol masculino y el rol femenino en situaciones diferentes a las hogareñas.
Los educadores y educadoras tienen generalmente más conocimientos teó-
ricos y técnicos, que las madres o padres para hablar de temas sexuales y
un menor compromiso emocional con los y las estudiantes, a la hora de
abordarlos.
Aunque la aplicación del currículo a veces difcultará abrir los espacios para
insertar el tema en la programación, potencialmente la escuela posee los
espacios y las instancias -además de una población “cautiva”- para planifcar
diversas situaciones de aprendizaje para educar en sexualidad.
El papel de la escuela en la educación sexual, no se limita a los estudiantes,
sino también a promover acciones con las madres y padres, persiguiendo a
través de ellas, que estén mejor informados respecto al tema, dando la opor-
tunidad de compartir con otros progenitores/as sus inquietudes y dudas, y por
sobre todo, ayudando a impulsar modifcaciones en el ambiente familiar que
se traduzcan en actitudes positivas hacia la sexualidad de los hijos e hijas con
discapacidad y en una mayor comunicación sexo-afectiva entre padre/madre
y sus hijos e hijas. “Los docentes identifcan como parte de las funciones que
están llamados a cumplir, el acompañar a padres, madres y apoderados en el
proceso de confrontación de sus representaciones y saberes, con informacio-
nes y conocimientos que amplíen su perspectiva y les faciliten el rol de acom-
pañamiento y formación”.
31
También puede ayudar a la familia a identifcar
los recursos que existen en la comunidad para reforzar y complementar esta
tarea.

31 Mineduc, 2006 - “Estudio de educación en sexualidad y afectividad en el mundo de la discapacidad intelectual”.
50
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
En la medida en que los educadores y educadoras sepan
aprovechar las situaciones cotidianas, el contexto escolar
puede ser un lugar privilegiado para educar la sexua-
lidad y la afectividad, pues es ahí donde muchas
veces los y las estudiantes viven sus primeros
pololeos, aprenden formas de relación con
el otro sexo, es el lugar donde muchas
veces confían sus problemas familiares,
allí se dan una multiplicidad de situa-
ciones y comportamientos, adecuados
e inadecuados a la normativa social,
que constituyen situaciones educativas
y material pedagógico invaluable para
trabajar con los y las estudiantes. Una
“simple” acción pedagógica tal como poner
límites a un joven ante una actitud de burla
sexista hacia una compañera, si se realiza en un marco
de respeto con el estudiante, sin alterarse, con claridad y
frmeza, puede constituir una “clase magistral” para todos los y las estudiantes
que lo observan.
- famiIia y escueIa en coIaboración
Contar con el apoyo o la resistencia de la familia puede ser determinante para
el éxito o fracaso de los procesos de acompañamiento que la escuela se pro-
ponga hacer en el ámbito de la educación de la sexualidad y la afectividad de
sus estudiantes.
Para que la escuela pueda lograr intervenciones efectivas en este ámbito, es
indispensable que este proceso se desarrolle en una estrecha alianza familia-
escuela, para lo que es necesario incorporar a la familia a un trabajo conjunto
promoviendo un diálogo abierto y permanente con los padres sin perder de
vista las necesidades del niño, niña o joven con discapacidad intelectual. A
partir de esto, “surge la necesidad de entregar dispositivos que permitan, por
una parte, informar a las familias acerca del desarrollo psicosexual de sus hijos
e hijas y, además, entregue orientaciones acerca de cómo las familias acompa-
ñan y orientan el desarrollo sexual en sus distintas etapas, lo que por cierto
incorpora también distinciones acerca de posibles entornos o situaciones de
riesgo en este ámbito que es preciso cautelar. (Mineduc, 2006)
32
.
32 Mineduc, 2006 - “Estudio de educación en sexualidad y afectividad en el mundo de la discapacidad intelectual”.
51
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
La comunicación con la familia es fundamental también para que el educador
o educadora pueda conocer los valores personales de la familia, compartir
los métodos de intervención para afrontar conductas sexuales inapropiadas,
identifcar las estrategias formativas que mejor funcionan para ese niño, niña
o joven en el hogar, como también darse cuenta de dónde surgen de modo
habitual sus difcultades de aprendizaje.
Por otro lado, “cuando la discapacidad intelectual está presente, la relación
de colaboración entre docentes, padres, madres, apoderados y otros profesio-
nales involucrados en el cuidado y la educación de los niños, niñas y jóvenes
intelectualmente discapacitados, se transforma en un recurso estratégico para
hacer intervenciones en red. Así, la dupla familia-escuela prefgura un aba-
nico de oportunidades de acompañamiento, socialización y formación mucho
más amplio que el que se produce cuando estos actores intervienen separada-
mente”. (Mineduc, 2006)
2.3. ModeIos de intervención en educación sexuaI
En la medida en que la sexualidad es una dimensión humana que está íntima-
mente ligada a los valores, creencias y convicciones de cada persona, no existe
una postura única y explícita en la sociedad traducible en un solo programa
de educación en sexualidad aplicable a todos y todas los/as estudiantes (Mine-
duc, 2005).
*
Se pueden distinguir cuatro modelos de intervención para la educación de la
sexualidad, cada uno de los cuales enfatiza diferentes formas para abordar
este tema.
33
La perspectiva de educación sexual en que se basan los plantea-
mientos de esta guía se sustenta en el modelo biográfco profesional cuyas
características, se considera, permiten una mejor intervención educativa para
la diversidad de personas que viven con discapacidad.
- EI modeIo de riesgo.
Proviene del modelo médico-clínico que considera la salud como ausencia de
enfermedad, por lo tanto la educación sexual tiene por objeto entregar infor-
mación técnica para evitar los “riesgos asociados a la práctica sexual” (ETS, Sida,
embarazo no deseado, etc) y promover prácticas saludables, no entra en con-
sideraciones morales. En el caso de las personas con discapacidad intelectual,
* Mineduc, 2005, Plan de Educación en Sexualidad y Afectividad.
33 López Sánchez F. “Educación sexual y discapacidad”.
52
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
las intervenciones deben reducirse o bien a evitar los riesgos, o bien a dar una
respuesta sanitaria una vez que se han producido.
- EI modeIo moraI
Se basa en general, en una concepción religiosa del ser humano, considerando
que la actividad sexual tiene sentido en el marco del matrimonio heterosexual
y orientada a la procreación. La educación sexual se orienta a preparar para el
matrimonio, desarrollar principios morales, fortalecer la voluntad y el carác-
ter y evitar riesgos asociados a la práctica sexual fuera del matrimonio o de
las normas establecidas. Desde esta perspectiva, se considera que las perso-
nas con discapacidad intelectual no están preparadas para tener hijos o hijas
ni educarlos/las, por lo que la educación sexual para ellas debe orientarse a
desarrollar el autocontrol y la abstinencia. Su metodología es directiva y suele
basarse en puntos de vista muy defnidos. Los padres, madres y tutores tienen
un rol prioritario y la escuela, para educar en esta materia, debe contar con la
autorización y supervisión de la familia, por lo “delicado” del tema. Entre sus
virtudes, está la de reconocer el rol de la familia y enfatizar que la educación
sexual incorpore contenidos éticos.
- EI modeIo para Ia revoIución sexuaI
Plantea que la revolución sexual es una condición necesaria para la revolución
social. Defende el derecho de todas las personas al placer sexual como con-
dición para la salud, desconfía de los padres y madres en cuanto educadores
sexuales, pues reproducen la ideología del sistema imperante derivando esta
tarea a profesores, profesoras y profesionales de la salud. Considera como
contenidos específcos para las personas con discapacidad enseñarles activa-
mente a masturbarse, darles oportunidades de tener relaciones sexuales con
otras personas y ayudarles a protegerse de los riesgos.
Si bien, muchas de las ideas de este modelo son hoy aceptadas por la mayoría
de la población: derecho a educación sexual, igualdad entre hombre y mujer,
conveniencia de informar sobre anticoncepción a los y las jóvenes, no restrin-
gir la sexualidad al matrimonio y a la procreación, la defensa del derecho de
las minorías a la sexualidad (personas con discapacidad, entre ellas) y a educar
a las personas de diferente edad según sus características propias (niños, ado-
lescentes, jóvenes y ancianos), las críticas a sus planteamientos se referen a
que aborda la educación sexual desde una postura que no acepta que hay
diferentes maneras legítimas de vivir la sexualidad y que no se puede imponer
a las personas ninguna de ellas.
53
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
- EI modeIo biográñco-pro!esionaI, un modeIo para Ia diversidad
Este modelo de intervención, plantea una educación sexual basada en un con-
cepto positivo de salud, o sea, la salud entendida como bienestar y promoción
de la calidad de vida de las personas. Desde esta perspectiva, la sexualidad
se percibe como un elemento que puede promover bienestar y las personas
tienen derecho a recibir información y medios para tomar decisiones y llevar
a cabo conductas -que pueden ser muy diversas, según las creencias y carac-
terísticas propias de cada persona y situación-, que promuevan su bienestar
sexual.
Teniendo como referencia las diferentes formulaciones internacionales sobre los
derechos humanos, universales, de la mujer, de los menores, de las personas
con discapacidad, etc., ofrece una visión positiva (erotofílica) del hecho sexual
humano y de las posibilidades que éste ofrece. Su objetivo básico es favorecer
la aceptación positiva de la propia identidad sexual y el aprendizaje de cono-
cimientos y habilidades que permitan vivir las diferentes posibilidades de la
sexualidad en cada edad, conforme la persona o personas implicadas deseen. En
este sentido, señala como fundamental, “reconocer las necesidades interperso-
nales de las personas discapacitadas, hacer un nuevo discurso sobre la sexuali-
dad, tener en cuenta las difcultades para aplicar los criterios de salud sexual en
estas personas y reconocer la especifcidad de su sexualidad”. (López Sánchez).
Concibe la sexualidad como una dimensión global de la persona, con diferentes
posibilidades (placer, fecundidad, comunicación, vínculos afectivos, etc.), que
puede vivirse de diversas maneras en relaciones de diverso tipo, con la implican-
cia de un uso responsable de la libertad que promueva el bienestar de las per-
sonas y los grupos sociales, por tanto involucra también un componente ético.
Desde este modelo, las actitudes más importantes para educar en sexualidad
serían:
- un discurso positivo sobre la sexualidad (actitud erotofílica),
- una búsqueda continua de conocimientos científcos fundamentados (acti-
tud profesional), y
- la aceptación de la diversidad en las formas concretas de vivir la sexualidad
que no atenten a los derechos humanos y en la que se sea responsable del
ejercicio del grado de libertad que se ponga en práctica (actitud tolerante
y ética).
54
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
2.4. Educacion sexuaI y discapacidad inteIectuaI
2.4.1. ¿Por qué es necesario entregar educación sexuaI a Ias
personas que presentan discapacidad inteIectuaI?
Porque son personas sexuadas y como taIes.
- Tienen intereses, apetencias y deseos, que se expresan en manifestaciones
sexuales, también de contacto corporal e intimidad sexual.
- Tienen necesidad de vínculos afectivos incondicionales, de poseer una red
de contactos sociales, la capacidad de enamorarse, de sentirse atraídas y de
ser atractivas para otras personas.
- Su cuerpo tiene capacidad de sentir y de excitarse.
- Piensan y tienen ilusiones.
- Porque no hacerlo, además de limitar sus posibilidades de normalización e
integración social, aumenta los riesgos asociados a la actividad sexual.
- Porque suelen ser muy explícitos en la expresión de sus necesidades afecti-
vas y sexuales y los padres, madres, cuidadores/as y educadores/as deben
enfrentar numerosas conductas sexuales, incluso cuando las rechazan.
- Porque son personas con menos conciencia de riesgos y más difcultades
para llevar a cabo prácticas sexuales seguras, que las protejan de otros ries-
gos, además del embarazo no deseado.
- Porque nuestra legislación actual apuesta por la integración de las perso-
nas con discapacidad y defende la necesidad de educar para la vida a través
de los contenidos denominados transversales. Uno de ellos es la educación
afectiva y sexual.
- Porque es importante y necesaria para el desarrollo psicosexual de todos
los niños, niñas y jóvenes y especialmente para aquellos que a causa de una
defciencia, presentan limitaciones para acceder y participar activamente
de la vida en comunidad.
55
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
2.4.2. ¿Por qué para Ias personas con discapacidad
inteIectuaI eI aprendizaje sexuaI está más Iimitado?
- Las personas que presentan discapacidad intelectual tienen oportunidades
de socialización mucho más escasas y sus contactos sociales son reducidos,
por lo tanto, disponen de menos oportunidades para observar, desarrollar
y practicar habilidades sociales, que son particularmente importantes en la
adolescencia.
- Pierden con frecuencia información valiosa, sutiles mensajes, verbales y no
verbales, de la relación entre sus pares, en la televisión y en la escuela.
- Pueden tener difcultades para tomar decisiones y para pensar de un modo
realista sobre las situaciones.
- Tienden a ser más sobreprotegidas e infantilizadas por las personas que las
rodean lo que les difculta el desarrollo de conductas autónomas.
- Tienen mayor probabilidad de depender de los demás para atender sus
necesidades básicas, a causa de su discapacidad.
- A veces no poseen las habilidades sociales necesarias para solucionar las
situaciones que viven en este aspecto.
- Pueden tener difcultades en su modo de razonar y juzgar.
- Se encuentran expuestas a un número mayor de cuidados que las demás
personas.
- Su nivel de lectura y comprensión les limita en el acceso a material impreso
o de calidad.
- Cada uno de estos factores aumenta la vulnerabilidad de las personas con
discapacidad intelectual frente a algún tipo de explotación o de abuso.
- Los propios padres y madres prolongan la dependencia hacia ellos de sus
hijos o hijas con discapacidad y no les permiten la separación emocional
del medio familiar difcultando así un comportamiento más adaptativo y
autónomo en el medio externo a la familia.
56
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
2.4.3. ¿CuáIes son Ios objetivos de educación sexuaI para
Ias personas que presentan discapacidad inteIectuaI?
Si bien es cierto que dependiendo del tipo y grado de la discapacidad las nece-
sidades, capacidades y posibilidades de aprendizaje pueden variar de un indi-
viduo a otro, los objetivos de educación sexual para las personas que viven con
discapacidad intelectual no son diferentes a los de aquellas que no la presen-
tan, sin embargo, es necesario precisarlos en algunos aspectos de mayor vul-
nerabilidad para ellas. Siguiendo a López Sánchez
34
se señalan los siguientes
objetivos:
- Asegurar que las personas con discapacidad intelectual estén protegidas y
se autoprotejan de los riesgos asociados a la actividad sexual.
- Hacer real el derecho a la privacidad e intimidad.
- Llevar a cabo programas de educación afectiva y sexual –formulado
desde el punto de vista de los tutores y educadores–. Adquirir educa-
ción afectiva y sexual -desde el punto de vista de las personas con dis-
capacidad intelectual.

Esto en concreto, es hacer lo posible porque:
- Adquieran los conocimientos posibles.
- Tengan actitudes positivas, respetuosas y tolerantes hacia las manifestacio-
nes sexuales propias y de los/las demás.
- Aprendan las habilidades interpersonales más útiles para las relaciones de
amistad y, si fuera el caso, de pareja.
- Aprendan prácticas higiénicas, saludables y seguras.
- Adquieran una ética sobre las relaciones interpersonales que considere
como valores fundamentales la igualdad entre sexos, respeto a la voluntad
del otro u otra, tomarse en serio el placer que comparte con el otro u otra
o el dolor que debe evitarle.
34 López Sánchez, F. “Educación Sexual y Discapacidad”.
57
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
2.5. factores que pueden diñcuItar a Ios padres
asumir Ia educación sexuaI de sus hijos e hijas con
discapacidad inteIectuaI
35
- EI propio proceso de aprendizaje sexuaI. Algunos padres y madres han
tenido en su propio aprendizaje de la sexualidad modelos insufcientes o
inadecuados de enseñanza.
- La edad o generación a Ia que se pertenece. Las actitudes de los padres
y madres sobre la educación sexual, -si no se han revisado y cambiado con-
cientemente-, suelen refejar las actitudes hacia la sexualidad predominan-
tes en la sociedad durante su niñez.
- La disponibiIidad de recursos y apoyos. La crianza de un hijo o hija con dis-
capacidad no es tarea fácil y muchos padres y madres se sienten abrumados
por las tareas que día a día esto les implica y relegan la educación de la
sexualidad a un lugar secundario. Y cuando se sienten dispuestos, la comu-
nidad les ofrece pocos recursos que realmente les ayuden a abordarla, lo
que les hace difícil enseñar sobre sexualidad y abandonan esta tarea.
- Ia discapacidad deI hijo o hija. Las habilidades y limitaciones del niño, niña
o joven infuyen directamente en que las personas lo perciban o no como
un ser sexual. A menudo, cuanto mayor sea la discapacidad, menos proba-
ble será que la familia sienta la necesidad de abordar temas relacionados
con su sexualidad.
2.6. Oportunidades y restricciones para educar Ia
sexuaIidad en eI contexto de Ia escueIa especiaI
36

Basándose en los testimonios de los padres, madres, educadores y educado-
ras, expertos/as y directivos/as del entorno institucional de la escuela especial
que atiende estudiantes que presentan discapacidad intelectual, obtenidos a
través del estudio exploratorio al que se ha hecho referencia con anterioridad,
aparecen los siguientes elementos:
- “En el ámbito escolar persiste el mito de que al intencionar procesos edu-
cativos basados en la conversación y la información, con abordaje de con-
35 Couwenhoven, T. “Educación de la sexualidad: cómo construir los cimientos de actitudes sanas”, Down Syndrome Clinic, Wisconsin, USA.
36 Mineduc, 2006 - “Estudio de educación en sexualidad y afectividad en el mundo de la discapacidad intelectual”.
58
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
tenidos explícitos sobre sexualidad, se intencionan conductas que sin estas
intervenciones no ocurrirían espontáneamente. Estas diferencias se dan
entre los propios docentes y, entre éstos y las familias”.
- “A las falsas representaciones sobre la sexualidad de las personas intelec-
tualmente discapacitadas, se suman prejuicios y temores de los padres,
madres y educadores en relación a la conveniencia de abordar explíci-
tamente el tema de la sexualidad, apareciendo con fuerza la imagen
del sujeto asexuado en los discursos que justifcan la inconveniencia de
hacerlo”.
- “La infantilización como forma de eludir la responsabilidad que el entorno
tiene sobre la orientación y acompañamiento del desarrollo sexual de las
personas con discapacidad, les resta a los y las estudiantes la posibilidad
de contar con referentes signifcativos que los apoyen en esta tarea, y limi-
tan sus posibilidades de lograr una integración social efectiva, a pesar de
que fuera del ambiente institucional de la educación especial, los jóvenes,
especialmente, se ven enfrentados a responder desde una identidad que
la sociedad les reclama pero cuyo desarrollo no les facilita el entorno cer-
cano”.
- “La falta de una educación sexual pertinente y oportuna, no sólo aumenta-
ría la vulnerabilidad y los riesgos a los que estas personas se exponen, sino
que además limitan considerablemente sus competencias sociales.
- “Por lo tanto, los y las docentes que trabajan desde las escuelas especiales
y con integración escolar, tienen un rol tutorial importante, porque permi-
ten aprovechar las oportunidades de desarrollo de las personas y transferir
herramientas para el autocuidado”.
- “La educación sexual puede contribuir al proceso de socialización y de inte-
gración social de los chicos. Si ésta se concreta en ambientes proclives a la
normalización – participación con otros no discapacitados – con las mínimas
restricciones posibles que tal discapacidad permita, es fundamental gene-
rar comprensiones compartidas en esos ambientes, sobre cómo apoyar las
necesidades de desarrollo de los niños y jóvenes con discapacidad”.
- Por último, “existe consenso respecto de la urgencia de educar en sexua-
lidad, cuando se identifcan situaciones críticas al interior de los propios
establecimientos o a la difcultad para establecer y poner en operación sis-
temas de reglas que permitan organizar la conducta social de los estudian-
tes, cuando se trata de comportamientos vinculados a la sexualidad. Desde
59
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
este punto de vista, la necesidad de contar con herramientas para estable-
cer sistemas de regulación de estos comportamientos y trabajar desde la
propia deliberación o discernimiento de los estudiantes, se transforma en
una faceta clave que justifca ampliamente instalar el tema de la sexualidad
en la escuela”.
2.7. Actitudes personaIes para educar en sexuaIidad
Entregar educación sexual a estudiantes que presentan discapacidad intelec-
tual no es una tarea fácil para los y las docentes dado que es un tema sobre
el que existe poca información y apoyos, y además porque tanto la sexualidad
como la discapacidad son ámbitos sobre los que existen muchos mitos y pre-
juicios, incluyendo los personales, que se deben enfrentar.
Más allá de la información que se tenga, poder ser un educador o educadora
en el ámbito de la sexualidad, tiene mucho que ver con hacer conscientes
los comportamientos, actitudes, y mensajes respecto
a la sexualidad que se incorporaron en la niñez,
y por lo tanto, con los sentimientos y emociones
que aprendimos a asociar con el propio cuerpo
sexuado y con el de los demás.
Debido a que la sexualidad implica globalmente
a los seres humanos y que la mayoría de las
veces, como personas adultas, no hemos contras-
tado sino superfcialmente lo aprendido en la
infancia con las convicciones personales actuales
sobre sexualidad, muchas veces lo que se dice no
es lo que realmente se piensa o se siente y no
porque se esté mintiendo sino porque lo dicho
no concuerda con los condicionamientos que se
aprendieron tempranamente, generándose fuerte
resistencia emocional, que se expresa en la con-
ducta no verbal y en sentimientos difusos de inco-
modidad, culpa, vergüenza o temor, que difcultan
la comunicación en esta temática, especialmente
cuanto más represiva haya sido la formación.
Así, a pesar de las declaraciones formales que las personas adultas hacen
respecto a la “naturalidad“ del sexo, frecuentemente las actitudes y com-
60
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
portamientos, la mayoría de las veces inconscientes, comunican a los y las
estudiantes que lo relacionado con “lo sexual“, es “oscuro“, “malo“, “vergon-
zoso“ y que se vive a escondidas. Por lo que, los estudiantes, además de lidiar
con sus hormonas, muchas veces deben hacerlo con los mensajes contradicto-
rios que se les entregan respecto a la sexualidad, al mismo tiempo en que
son bombardeados con imágenes hipersexualizadas a través de los medios de
comunicación.
Ser un buen educador o una buena educadora de la sexualidad y la afectividad
de los hijos, hijas y estudiantes, requiere de cada uno/a partir por conocer y
aceptar las propias resistencias y limitaciones en este ámbito, las necesidades de
información y de apoyo que se tienen, así como también valorar el avance que
signifca, en relación a generaciones anteriores, proponerse hoy día conscien-
temente, educar en sexualidad a los hijos, hijas y estudiantes. No es necesario
adoptar falsas posturas o imponerse ser de determinada manera para educar
en sexualidad. Si a los sentimientos de vergüenza, culpa o incomodidad se le
suma la obligación de dejar de sentir de esa manera, será más difícil deshacerse
de ellos. En cambio, ser capaces de darse cuenta y aceptarse con las vivencias,
sentimientos y con la propia historia, nos puede permitir, desde el conocimiento
de lo que se aprendió de la madre y el padre, reorganizar y actualizar las con-
vicciones personales a los individuos que somos hoy día, en los comienzos del
siglo XXI.
Se requiere además:
- Crear un clima de confanza, de respeto y que transmita una actitud posi-
tiva hacia la sexualidad.
- Informarse y conocer cabalmente lo que se quiere enseñar, presentando el
material de una manera abierta, franca, y adecuada a las necesidades edu-
cativas de los y las estudiantes.
- Mantener la atención de las personas con que trabaja, en el contenido a
abordar, apoyándose en el uso de materiales concretos, en ejemplos apli-
cados a su realidad, ejercicios, práctica, ayudando a nominar, etc.
- Transmitir a sus estudiantes, el sentimiento de que pueden comunicar y
plantear abiertamente sus dudas e inquietudes.
- Tener en cuenta y aceptar la singularidad y las diferencias individuales de
sus estudiantes, así como los valores de su familia.
- Saber escuchar y ayudar a resolver problemas en este ámbito de manera no
rígida.
61
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
- Ser honesto/a consigo mismo/a y con sus estudiantes, si resulta difícil
enfrentar algún tema o situación, buscar ayuda para ello.
- Vigilar las actitudes sexistas que coartan e impiden que niños y niñas
puedan desarrollar plenamente todos sus potenciales, independientemente
de su sexo.
- No problematizar el tema. La sexualidad es mucho más que el riesgo de
embarazos no deseados, ETS, Sida, abuso, etc.
2.8. 5ugerencias para trabajar con Ios padres y madres
Ia educación sexuaI y a!ectiva de sus hijos e hijas
con discapacidad inteIectuaI
Se debe tener en cuenta que la llegada de un hijo o hija con discapacidad
generalmente ha representado para los padres y madres una situación dolo-
rosa y difícil de asumir. La pérdida del esperado hijo o hija sano/a en torno
al cual ellos habían construido sus fantasías e interiorizado sus imágenes de
padre y madre y el dolor que ella conlleva, representan una situación de duelo
que requiere un proceso de elaboración para lograr la aceptación y poder
otorgarle un sentido dentro de la propia vida, a la situación de ese hijo o hija
que debe sacar adelante. En este proceso se han reconocido etapas que dura-
rán más o menos tiempo según como lo viva cada padre/madre o familia en
particular y no necesariamente se logra al mismo tiempo en la pareja (padre-
madre). Esto es importante de tener en cuenta porque de la aceptación que
la madre y/o el padre hayan logrado de su hijo o hija con discapacidad, va a
depender que lo/a integren como un miembro más de la familia y tengan con
él o ella actitudes que favorezcan su desarrollo en todos los aspectos, incluida
su sexualidad.
Para trabajar con la familia el educador o educadora debe tener en cuenta que
si bien no es necesario que sea un experto en el tema sexualidad, si juega un
papel muy importante como facilitador, en la creación de una atmósfera pro-
picia para que los padres y madres puedan dialogar y compartir experiencias
de educación sexual de sus hijos e hijas. Su papel es favorecer el surgimiento
de dudas, errores, inquietudes, y trabajar sobre ellos, generando confanzas y
articulando compromisos de participación conjunta.
El educador o educadora debe observar cómo se aproxima la familia al tema
sexual, si lo enfrenta y genera estrategias de acompañamiento para sus hijos
62
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
e hijas con discapacidad, o por el contrario, lo elude o lo niega. No sólo debe
considerar las demandas manifestas, sino las latentes, ayudando a que éstas
aforen y que los padres y madres tomen conciencia de ellas mediante el diá-
logo. La metodología a utilizar para trabajar con los padres y madres es activo-
participativa, es decir, entre todos y todas se construye el conocimiento y se
aprende a desarrollar competencias para apoyar a los niños, niñas y jóvenes
con discapacidad intelectual en este ámbito.
El educador o educadora debe facilitar un clima de confanza que transmita
como actitudes esperadas:
- Honestidad para mostrarse y reconocer las propias dudas, temores, inquie-
tudes, etc., frente al tema sexual y a la sexualidad de los hijos e hijas con
discapacidad intelectual.
- Aceptación del otro u otra como legítimo/a, aunque sea diferente.
- Disposición a compartir y aprender de los y las demás, no siempre se tiene
razón en lo que se piensa o se cree.
- Empatía para tratar de entender el punto de vista del otro u otra sin
juzgarlo/a, descalifcarlo/a o desconfrmarlo/a.
- Estar abierto al cambio de actitudes, posturas, conductas.
Es importante también, facilitar a los padres y madres la comprensión de lo
siguiente:
- La familia es la principal y primera responsable de la educación sexual de
sus hijos e hijas, pero la escuela apoya y complementa esta labor.
- Es importante ser honestos ante sí mismos/as, reconociendo las difculta-
des, preocupación y/o ansiedad que les puede producir el tema de la
sexualidad de sus hijos e hijas con discapacidad intelectual.
- Las personas adultas, por poco o mal preparadas que estén, tienen más
experiencia en esta materia que sus hijos e hijas, pueden y deben ser
capaces de transmitirles lo que saben, de acuerdo a la edad, inquietudes
y necesidades que ellos y ellas vayan presentando y a sus posibilidades de
aprenderlo.
- Se puede buscar información y aprender, al nivel que cada persona pueda,
sobre esta materia, utilizando los recursos al alcance tales como libros, folle-
tos, consulta a especialistas, reuniones de educación sexual en la escuela...
63
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
- Aunque no se hable de ello, la familia socializa diariamente la sexualidad
de sus hijos e hijas con discapacidad intelectual a través de expresiones de
afecto, cariño, respeto, responsabilidad, entre madre, padre, hijos e hijas
(modelos de comunicación en el sistema familiar).
- Si bien “más vale tarde que nunca” para entregar educación sexual, es
mejor comenzar desde la temprana infancia. Si se inicia esta formación
recién en la adolescencia, cuando la necesidad sexual irrumpe plenamente,
se habrán desaprovechado oportunidades privilegiadas para enseñar y para
que los hijos e hijas con discapacidad intelectual hayan desarrollado un
vocabulario “sexual” que les permita comprender las enseñanzas de esta
nueva etapa.
- Se debe recordar que callar, eludir o ignorar las necesidades sexuales de
los hijos e hijas con discapacidad intelectual no las elimina y puede condu-
cir a que se expresen de manera inadecuada o distorsionada o a que otras
personas puedan actuar de manera no apropiada con ellos y ellas. Hablar y
reconocer los riesgos a los que están expuestos sus hijos e hijas, es el primer
paso para prevenirlos.
- Tan importante como conversar, es observar a los hijos e hijas (no confundir
con espiar), ello dará pistas de sus necesidades e inquietudes en este aspecto.
Mejorar la comunicación y la comprensión de ellos y ellas, facilitará abordar
éste y cualquier otro tema. Además puede prevenir, con un mayor grado de
probabilidad, que les ocurran situaciones con consecuencias negativas.
- Es más fácil conversar algunos temas o inquietudes con los hijos e hijas si
se recoge primero la información que ellos o ellas manejan. Por ejemplo,
frente a la pregunta ¿qué es el sexo? preguntarle para saber que cree él,
o ella, qué es el sexo. Esto permitirá responder a su inquietud desde el con-
texto en que surgió.
- No se puede olvidar que la familia es fundamental en el proceso de desa-
rrollo psicosexual del niño y de la niña. Es el agente y modelo de referen-
cia principal para la consolidación y aceptación de la identidad sexual y de
género, también es en el seno de la familia donde el niño y la niña apren-
den, en primera instancia, los valores morales y éticos que guiarán su com-
portamiento más tarde.
64
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
2.9. Unidades de aprendizaje
A continuación se presentan algunas unidades de aprendizaje que facilitan la refexión y la apro-
piación de los contenidos tratados en este módulo para que sean trabajadas por los educadores y
educadoras entre sí o para realizarlos con las madres y padres en reunión de apoderados/as.
Objetivos de cada unidad
Unidad 2.9.1.
Conocer algunas de las ideas que maneja la gente respecto a la educación sexual, que no se
corresponden con la realidad.
Unidad 2.9.2.
Refexionar acerca de la existencia de diferentes perspectivas para educar en sexualidad.
Unidad 2.9.3.
Facilitar la refexión en torno a los propios aprendizajes y actitudes respecto a la sexualidad.
Unidad 2.9.4.
Prepararse para trabajar con la familia el tema de la educación sexual de sus hijos e hijas.
Evaluación para todas las unidades
Se recomienda que luego de realizar cada unidad, ésta sea evaluada en su aplicación práctica y se
deje un registro de la experiencia particular vivida por cada grupo de docentes, padres, madres
o estudiantes. Esto, con el fn de que dicha experiencia no sólo pueda ser compartida con otros
educadores y educadoras, sino también recopilada y sistematizada para enriquecer y adaptar a las
diferentes realidades escolares de nuestro país, los recursos educativos en materia de sexualidad,
para los y las estudiantes que presentan discapacidad intelectual.
Escuela
Grupo al que se le aplicó
Módulo fecha aplicación
Nombre de la unidad
¿Qué fue lo más adecuado de la actividad propuesta por la unidad?
¿Qué no resultó?
¿Qué cambiaría?
¿Qué agregaría para este grupo en particular?
Comentarios:
65
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
2.9.1. Ideas acerca de Ia educación sexuaI
Objetivo. Conocer algunas de las ideas que maneja la gente respecto a la
educación sexual, que no se corresponden con la realidad.
Actividades
1) Señale ante las afrmaciones siguientes si considera que son verdaderas (V) o falsas
(F), fundamentando estas últimas:
( ) No es necesario enseñar de sexualidad, cuando llegue el momento los niños,
niñas o jóvenes la aprenderán solos/as.
( ) Si se habla abiertamente de sexualidad con los y las jóvenes, se sentirán con per-
miso para tener relaciones sexuales.
( ) La enseñanza de la sexualidad y la afectividad se inicia en el momento en que el
niño o niña nace.
( ) Es necesario esperar a que los jóvenes estén preparados, para realizar educación
sexual.
( ) La educación sexual puede hacer daño pues hace que los niños o niñas pierdan
anticipadamente su inocencia.
( ) La educación sexual contribuye a la preparación integral del ser humano para la
vida.
( ) Se debe realizar una educación sexual distinta para los varones que para las
niñas.
( ) Tanto niños como niñas necesitan conocer su propio cuerpo y el del otro sexo.
2) En grupo, compartan sus respuestas y discutan las opiniones diferentes.
3) Lean en esta guía el punto 2.2.1. “Ideas que hacen difícil educar en sexualidad” y
comenten.
4) Respondan: ¿Alguna de estas ideas o creencias está o ha estado presente en la acti-
tud de uds. frente a la formación sexual de sus hijos, hijas o estudiantes? ¿Qué ideas
aparecen con mayor frecuencia?
66
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
EvaIuación.
Aplique este cuestionario a sus apoderados/as en reunión de padres y madres. Tra-
baje con ellos y ellas las creencias erróneas frente a la educación sexual.
5ugerencias.
Para trabajar esta unidad de aprendizaje con los padres y madres de manera
más dinámica, y motivarlos en el tema de la educación sexual, se pueden uti-
lizar otras alternativas de trabajo, como por ejemplo:
AIternativa 1. Dependiendo del número aproximado de personas que se
espera asistan a la reunión, elabore tarjetas de cartulina en tres colores distin-
tos (se sugieren los colores del semáforo: rojo, amarillo y verde), o sea, tres
tarjetas, una de cada color, para entregar a cada uno de los padres, madres
y/o apoderados, el día de la reunión.
Cada tarjeta representará Io siguiente.
ROJA = NO ESTOY DE ACUERDO
AMARILLA = ESTOY INDECISO O INDECISA
VERDE = ESTOY DE ACUERDO
- Se trabaja en grupo pequeño, o en plenaria sentados en círculo, si los asis-
tentes no son demasiados. El educador o educadora explica la actividad
que se va a realizar y entrega a cada persona las 3 tarjetas de colores.
- Se lee una de las afrmaciones respecto a la educación sexual (página 65) y
los padres y madres señalan mostrando la tarjeta del color correspondiente,
si están de acuerdo, en desacuerdo o indecisos/as respecto a lo que ella
plantea,.
- El educador o educadora va pidiendo a diferentes padres o madres que
fundamenten la posición representada por el color de su tarjeta y anota lo
fundamental de sus argumentos y los puntos en que existe mayor acuerdo
o divergencia. El educador o educadora estimula que los padres y madres
planteen sus opiniones y expliciten sus creencias respecto a la educación
sexual, es importante que se manifesten los puntos de vista divergentes
para enriquecer la discusión y favorecer la refexión crítica. Luego, el grupo
intenta llegar a consenso y sacar conclusiones.
- Se puede solicitar a una persona que haga de secretario o secretaria para
anotar lo planteado.
67
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
- AIternativa 2. En plenaria, el educador o educadora lee, una por una, las
afrmaciones de la página 65. Los padres y madres se desplazan por la sala
hasta ubicarse bajo el cartel que indica su posición ante la afrmación leída.
Para ello, previamente se han preparado carteles que señalan las diferentes
posturas: DE ACUERDO – INDECISO/A – EN DESACUERDO, y se han pegado
en la pared en diferentes lugares de la sala.
- El educador o educadora pide a diferentes padres o madres que fundamen-
ten la posición tomada y anota lo fundamental de los argumentos, y los
puntos en que existe mayor acuerdo o divergencia, etc.
68
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
2.9.2. ModeIos de intervención en educación sexuaI
Objetivo. Refexionar acerca de la existencia de diferentes perspectivas para
educar en sexualidad.
Actividades.
1) Lea en esta guía el punto 2.3. “Modelos de intervención en educación sexual” y
comenten con el grupo.
2) Desde los diferentes modelos, que recomendaciones le darían a la mamá en el
siguiente caso:

Ramiro, 20 años, presenta discapacidad intelectual (CI = 65) vive con su madre y her-
manos menores y asiste a una escuela especial donde está aprendiendo el ofcio de
panadero. Su madre trabaja en la casa por lo que comparte mucho con el joven.
Es amigo de Marina (hija única, 16 años, II medio), su vecina y compañera de juegos
cuando eran niños aunque en la actualidad se ven poco ya que cuando Marina
ingresó al liceo dejó de frecuentar la casa de Ramiro. Antes la niña iba a visitarlo a
menudo y veían TV juntos, otras veces lo invitaba a su casa a tomar onces.
Hace algunos meses, el padre de Marina quedó cesante por lo que su madre que
trabajaba por horas en una empresa de aseo, ha tenido que ampliar su horario y
pasa poco tiempo en la casa, desde entonces, la niña dedica menos tiempo a sus
estudios, tiene muchas actividades sociales con sus amigos/as, tiene pololo y pasa
mucho tiempo fuera del hogar.

Ramiro todos los días de semana se queda solo por aproximadamente una hora
cuando su mamá acude a buscar a sus hermanos al colegio, y la pasa en su pieza
viendo TV; últimamente Marina ha comenzado a visitarlo en este lapso en que la
mamá no está, pero se va antes de que ella llegue, incluso le ha pedido que no le
cuente de sus visitas.
Hace algunos días, al asear la pieza a Ramiro, la mamá encontró bajo su cama unas
revistas donde aparecen mujeres desnudas y parejas realizando el acto sexual. La
madre está confusa y sorprendida, ella nunca ha hablado con sus hijos de estos
temas, menos con Ramiro, no sabe qué hacer…
3) ¿Qué opinan respecto a que los y las jóvenes con discapacidad intelectual vean este
tipo de revistas y tengan relaciones sexuales? Fundamenten sus respuestas y saquen
una conclusión que considere los aspectos positivos y negativos de ello.
EvaIuación.
Desde su propia perspectiva señalen ¿qué orientaciones le darían a la mamá de Ramiro
si este fuera uno de sus estudiantes?
69
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
2.9.3. Conociendo Ias propias actitudes para educar en
sexuaIidad
Objetivo. Facilitar la refexión en torno a los propios aprendizajes y actitudes
respecto a la sexualidad.
Actividades.
1) En forma individual el educador/a elabora una lista con sus fortalezas y debilidades
personales para educar en sexualidad, determinando también las oportunidades y
amenazas presentes en el medio para hacerlo (FODA), en base al cuadro que se
señala.
- fortaIezas. referidas a todos aquellos atributos, capacidades y habilidades persona-
les especiales con que se cuenta y que aportan para ser un agente educativo en el
ámbito de la sexualidad y afectividad.
- Oportunidades. son aquellos factores del medio que resultan positivos para esta
acción.
- DebiIidades. relativo a las habilidades de las que se carece, cosas que cuestan o dif-
cultan, barreras personales.
- Amenazas. factores del medio que difcultan o ponen barreras.
fortaIezas Oportunidades
(aspecto positivo interno) (aspecto positivo externo)
DebiIidades Amenazas
(aspecto negativo interno) (aspecto negativo externo)
70
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
Ejemplos de búsqueda de evidencias para las afrmaciones señaladas anteriormente:
Ejemplos:
fortaIezas
Ejemplos:
- Con mis hijos he podido superar inhi-
biciones para hablar de este tema.
- Me he capacitado/a en relación al
tema y me siento cómodo/a.
- Por mi edad (25 años), los jóvenes
me sienten generacionalmente más
cercana.
- Por mi edad (46), ya no me asusto
de hablar de ello, a pesar de que hay
cosas que no sé, tengo más expe-
riencia que mis alumnos.
- Etc.
Oportunidades
Ejemplos:
- Me parece que el que el Ministerio
tenga un Plan de sexualidad facilita
poder conversar con los apoderados
respecto al tema.
- Mi directora es muy apoyadora y
creo que nos va a facilitar recursos
para trabajar en este tema.
- Etc.
DebiIidades
Ejemplos:
- Me cuesta aceptar que mis estudian-
tes deban tener información respecto
a las relaciones sexuales, “son tan
inocentes, es cómo estimularlos/as a
ellas”.
- “Cada vez que hablo de estos temas
no sé por qué me pongo colorada
y ahí me da vergüenza, y me con-
fundo en lo que quería decir”.
- Etc.
Amenazas
Ejemplos:
- Creo que los apoderados van a armar
tremendo lío si hablamos de estos
temas con sus hijos e hijas.
- Mi directora no es muy apoyadora
cuando de trabajar objetivos transver-
sales se trata.
- Etc.
2) Luego de completar su FODA se formulan preguntas para cada una de las afrma-
ciones señaladas, buscando evidencias de cómo se expresan éstas en la práctica.
Intente además identifcar los sentimientos subyacentes en sus afrmaciones, no
siempre evidentes para usted.
Idealmente, esta tarea es conveniente hacerla con otra persona que pueda servir de
espejo de sus actitudes, motivaciones y comportamientos de los que no está cons-
ciente respecto a la temática sexual.
71
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
fortaIezas
“Con mis hijos he podido superar inhibi-
ciones para hablar de este tema”.
Búsqueda de evidencias:
-¿Qué inhibiciones he podido superar gra-
cias a ello?
(Aprendí a hablar de ello sin sentirme cul-
pable, actuar más natural frente al con-
tacto físico… etc.).
-¿Qué he aprendido en las conversaciones
con mis hijos que hoy día me pueden
ayudar a abordar esta temática con mis
alumnos?
(Aprendí que no es un delito no saber
algo, lo podemos averiguar juntos; si uno
se “conecta” con lo que el niño/a siente se
hace mucho más fácil; que cuando estoy
relajada me siento mejor y todo fuye…).
-¿He respondido realmente a las inquie-
tudes de mis hijos o solamente he salido
bien del paso?
(En esta ocasión creo que he respondido
a lo que esperaban de mí, pero cuanto
me costó. Sentimientos: satisfacción, me
siento orgullosa/o de mí).
(Actitud: confanza, apertura para equivo-
carse y aprender, etc.).
Oportunidades
“Me parece que el que el Ministerio tenga
un Plan de sexualidad facilita poder con-
versar con los apoderados respecto al
tema”.
Búsqueda de evidencias:
- ¿De qué manera yo creo que lo facilita?
(pone el tema en la mesa, facilita que las
autoridades de la escuela aporten recur-
sos, hay más materiales a disposición,
etc.).
Sentimiento subyacente: Alivio, “si algún
apoderado se enoja no la van a cargar
conmigo, (le puedo echar la culpa al
ministerio”).
Ejemplos de búsqueda de evidencia para las afrmaciones señaladas anteriormente:
72
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
DebiIidades
Me cuesta aceptar que mis estudiantes
deban tener información respecto a las
relaciones sexuales, “son tan inocentes, es
cómo estimularlos a ellas”.
Búsqueda de evidencias:
- ¿Qué me asusta de que mis estudiantes
puedan sentir deseos sexuales? (no sé
cómo manejarlo, ¿y si lo hago mal?, no
estaré estimulando algo que no debo?,
etc).
- En el fondo, ¿no será que creo que las
personas con discapacidad intelectual
no deben tener sexualidad?
Amenazas
Creo que los apoderados van a armar tre-
mendo lío si hablamos de estos temas con
sus hijos e hijas.
Búsqueda de evidencias:
- ¿Sucede esto con la mayoría de los apo-
derados de mi curso o son sólo algunos?
¿Qué madres o padres creo se opon-
drían realmente?
- ¿Qué me preocupa de la reacción de los
apoderados?
- ¿Qué tipo de reacciones temo? ¿puedo
enfrentarlo?
3) Identifque aspectos suyos que facilitan o difcultan la tarea de educar en sexualidad,
seleccione aspectos que puede cambiar o mejorar y propóngase una o dos metas
específcas y alcanzables por usted.
4) Escriba en un papel estas metas y póngales un plazo. Luego guarde este papel en
un sobre y ciérrelo poniendo en su exterior la fecha en que evaluará su progreso en
relación a la meta. Entregue el sobre a otro/a colega para que se lo entregue en la
fecha indicada.
Si se trabaja a conciencia, esta actividad puede requerir más de una sesión de trabajo.
Si se desea, se puede seguir trabajando individualmente estos aspectos. Sea honesto/a
consigo mismo/a, ello le dará la posibilidad de conocer dónde se encuentra usted real-
mente, en lo que a educar la sexualidad se refere.
EvaIuación. En la fecha señalada por usted revise las metas que se propuso y los logros
alcanzados.
73
MODULO 2 E
d
u
c
a
c
i
ó
n

s
e
x
u
a
I

y

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
2.9.4. La aIianza con Ia !amiIia es !undamentaI para Iograr
objetivos de educación sexuaI con Ios y Ias estudiantes
Objetivo. Prepararse para trabajar con la familia el tema de la educación
sexual de sus hijos e hijas.
Actividades.
Con cierta frecuencia algunos/as educadores o educadoras se inquietan, se ponen
ansiosos, antes de realizar reuniones de apoderados, especialmente cuando tienen que
abordar temas que sienten no manejan muy bien o que le incomodan, y la educación
sexual suele ser uno de ellos. Otros educadores o educadoras, se sienten muy cómodos
y serenos al enfrentar a los papás y mamás; hay los que piensan que la reunión de
apoderados es simplemente otra tarea.
1) Describa brevemente las características de los apoderados y apoderadas de su
curso, por ejemplo: cooperadores/as, preocupados/as de sus hijos e hijas, indiferen-
tes, con situaciones familiares problemáticas, de bajo/medio/alto nivel educacional,
interesados/as en participar, sobreprotectores/as, etc.
2) En forma individual, conteste sinceramente lo siguiente:
Antes de una reunión de apoderados/as me siento
Creo que mis reuniones de apoderados/as son
Abordar la educación sexual con los apoderados/as me
Creo que puedo
No me siento preparada/o para
Necesito saber más acerca de
74
EDUCACIÓN SEXUAL Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL
3) Lea en esta guía el punto 2.8. “Sugerencias para trabajar con los padres y madres
la temática de la educación sexual y afectiva de sus hijos e hijas que presentan dis-
capacidad intelectual”.
4) Considerando las necesidades de educación sexual de los niños, niñas o jóvenes de
su grupo curso y las características de sus apoderados y apoderadas, ¿cuáles cree
usted que son los contenidos prioritarios que requiere abordar con ellos y ellas en
la reunión?. Ejemplos, “tienen muchas necesidades, pero lo prioritario es que sus
padres y madres apoyen en casa lo que hacemos en clases… voy a trabajar las acti-
tudes ante la sexualidad”; “en mi curso el problema es que tengo varios niños que
se masturban en clases… voy a intentar que hagamos lo mismo en la casa y en la
escuela para tratar el tema con los niños/as”, etc.
5) Utilizando esta guía como apoyo, propóngase, individualmente o con otros/otras
colegas, una actividad de educación sexual para trabajar con la familia en base a las
necesidades de su curso y a las características de sus apoderados y apoderadas, que
considere:
Nombre de la actividad:
Objetivos:
Motivación:
Actividades específcas:
Recursos:
EvaIuación.
Aplique la actividad diseñada, en reunión de padres, madres y apoderados/as y eva-
lúela luego, ¿qué fue lo más adecuado de esta actividad? ¿qué le cambiaría? ¿qué
agregaría?
75
3.1. Introducción
Los niños, niñas y jóvenes con discapacidad intelectual no tienen que aprender
una sexualidad distinta a la de otras personas; sino que, sin dejar de tener en
cuenta sus particulares limitaciones, deben también recibir la información y
guía apropiada y oportuna respecto al desarrollo sexual humano y al afron-
tamiento de distintas situaciones que se les planteen en relación al tema:
para establecer relaciones de colaboración, respeto, responsabilidad, equidad
y complementariedad con el otro sexo; para comprender su cuerpo, el de los y
las demás, así como el sentido del placer erótico y de los afectos.
Si hay una distinción, ésta debe hacerse en la respuesta educativa ya que,
“en la educación sexual de personas intelectualmente limitadas, no basta con
reconocer que ellas tienen derecho a ella, para asegurar que incorporen los
conocimientos y desarrollen las destrezas básicas que les permitan desplegar
necesidades e intereses afectivos y sexuales en ambientes saludables, protegi-
dos y plenos”.
37
Por sus mismas limitaciones cognitivas requieren una educa-
ción sexual intencionada para ellos y ellas, que les dé las herramientas que
necesitan para poder desenvolverse en este ámbito y comprender las expe-
riencias subjetivas que ésta conlleva. Los padres, madres, profesores y profeso-
ras deberán prepararse para llevar a cabo esta ayuda, cuidando de no adoptar
una actitud de sobreprotección, sino de respeto y comprensión hacia sus nece-
sidades educativas especiales en el aprendizaje de su sexualidad.
Si se inicia la formación sexual de los hijos, hijas y estudiantes cuando éstos
son pequeños, entregándoles la información y enseñanzas posibles en torno a
las experiencias que van viviendo cotidianamente relacionadas con su sexuali-
dad (en la hora del baño, ante la desnudez de su cuerpo o el de otros u otras,
en el aprendizaje de conductas cooperativas, etc.), se estarán sentando las
bases sobre las que construir luego, paulatinamente, las nociones y concep-
MODULO 3
Cómo educar Ia sexuaIidad de Ios niños,
niñas y jóvenes con discapacidad inteIectuaI
37 Mineduc, 2006. “Estudio de educación en sexualidad y afectividad en el mundo de la discapacidad intelectual”.
76
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
tos sobre sexualidad más avanzados que necesitarán al llegar a su madurez
sexual. De este modo, a partir de estas primeras enseñanzas y durante todo
el curso de su desarrollo se podrá ir complementando este aprendizaje, agre-
gando conceptos, reiterando los ya incluidos, reforzando y ayudando a poner
en práctica, apoyando la generalización a diferentes situaciones, o sea, apor-
tándoles los recursos y herramientas que necesitan para adquirir la mayor
autonomía posible que permita su grado de discapacidad, para vivir su sexua-
lidad de manera saludable y armónica en el entorno en que vive.
Por ejemplo, si el niño o la niña incorpora naturalmente en su vocabulario
los nombres de las partes de su cuerpo, incluyendo los genitales, será mucho
más fácil enseñarle luego los cambios corporales que experimentará al llegar
a la pubertad o, si fuera el caso, tendrá los conceptos para comunicar –y se le
pueda entender- respecto a comportamientos inapropiados de otras personas
con su cuerpo. Además se habrá establecido una relación con él o ella, en la
que tratar estos temas es natural y permitido, por lo que se sentirá con la
libertad y la confanza de comunicar sus necesidades e inquietudes. Es impor-
tante eso sí, tener la precaución de abordar los aprendizajes referidos a la
intimidad corporal, en espacios privados y no frente a cualquier persona, para
que puedan ir discriminando tempranamente que existen algunas cosas que
se pueden hacer solamente en espacios privados y no en espacios públicos.
Educar la sexualidad de los hijos, hijas y estudiantes con discapacidad intelec-
tual, es facilitarles vivir y desarrollarse en el ámbito sexual de manera lo más
natural y armónica posible de acuerdo a sus necesidades. Algunas personas
con discapacidad intelectual mostrarán poco o ningún interés en la satisfac-
ción erótica, otras buscarán placer erótico a través de la masturbación, otras
en cambio, tendrán necesidad de compartir la experiencia erótica con otro u
otra, dando y recibiendo. La imposición de determinados comportamientos
sexuales como si fuesen obligatorios es tan contraproducente como la nega-
ción y prohibición absoluta de su sexualidad. La educación sexual no debe
imponer objetivos sino sólo dar oportunidades para que las personas con dis-
capacidad intelectual, si lo desean y de acuerdo a sus propias capacidades,
puedan ejercer a plenitud sus derechos sexuales en un marco de respeto y cui-
dado consigo misma y con los demás.
77
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
3.2. Aspectos a tener en cuenta para
adaptar Ia respuesta educativa
La generación de una respuesta educativa en el ámbito de la sexualidad adap-
tada a las necesidades educativas especiales de los niños, niñas y jóvenes con
discapacidad intelectual, debe considerar:
- 5u proceso de aprendizaje
Aunque cada alumno o alumna es único, se pueden identifcar algunas carac-
terísticas básicas en el proceso general de aprendizaje de los estudiantes con
discapacidad intelectual (Ruiz, 2002)
38
que nos pueden dar pistas de cuáles
son las principales necesidades educativas especiales a tomar en cuenta a la
hora de educar en sexualidad:
- Necesitan que se pongan en práctica estrategias didácticas individuali-
zadas.
- Necesitan que se les enseñen cosas que otras personas aprenden espontá-
neamente.
- El proceso de consolidación de lo que acaban de aprender es más lento.
Aprenden más despacio y de modo diferente. Necesitan más tiempo de
escolaridad.
- Precisan mayor número de ejemplos, ejercicios, actividades, más práctica,
más ensayos y repeticiones para alcanzar los mismos resultados.
- Requieren una mayor descomposición en pasos intermedios, una secuencia-
ción más detallada de objetivos y contenidos.
- Tienen difcultades de abstracción, de transferencia y de generalización
de los aprendizajes. Lo que aprenden en un determinado contexto no se
puede dar por supuesto que lo realizarán en otro diferente. Necesitan que
se prevea esa generalización.
38 Ruiz, 2002, “Adaptaciones curriculares individuales para los alumnos con síndrome de down”, Revista síndrome de down. 20: 2-11, 2003
en http://www.pasoapaso.com.ve/gemas/gemas_157.htm#2
78
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
- Los procesos de atención y los mecanismos de memoria a corto y largo
plazo necesitan ser entrenados de forma específca.
- El aprendizaje de los cálculos más elementales es costoso para ellos y ellas.
Necesitan un trabajo sistemático y adaptado y que se les proporcionen
estrategias para adquirir conceptos matemáticos básicos.
- El lenguaje es un área en la que muchas veces tienen difcultades y requiere
de un trabajo específco e individualizado.
- Respecto a la lectura, la mayoría puede llegar a leer, siendo recomendable
el inicio temprano de este aprendizaje (4-5 años). Necesitan que se les
introduzca en la lectura lo más pronto posible, utilizando programas adap-
tados a sus peculiaridades (por ejemplo: métodos visuales).
- Necesitan que se les evalúe en función de sus capacidades reales y de sus
niveles de aprendizaje individuales.
- 5u desarroIIo a!ectivo-sexuaI
Para hacer educación sexual es importante tener una visión
general de la progresión del desarrollo de la persona en
cada edad, que nos servirá como base para visualizar el
conjunto del desarrollo de las personas con discapaci-
dad. Los niños, niñas y jóvenes con discapacidad inte-
lectual, recorren el mismo camino de desarrollo que los
niños, niñas y jóvenes que no presentan discapacidad,
pero su progreso es más lento y permanecen más tiempo
en cada estadio. No se debe olvidar, que las edades que
limitan cada etapa, constituyen una referencia para indi-
car el curso del desarrollo y son siempre una aproxi-
mación. La imprecisión es mayor, cuando se trata de
personas con discapacidad intelectual.
Para los efectos de esta guía, a continuación se señalan
los aspectos más importantes del desarrollo afectivo-
sexual de los niños, niñas y adolescentes y sugerencias educativas
para cada nivel, según el esquema planteado por Gómez Zapiaín, (2004).
39

39 en AZTEGI, 2004 - Sexualidad y afectividad en personas con defciencia. Pautas de actuación.
79
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
Aspectos deI desarroIIo a!ectivo-sexuaI y sugerencias educativas.
De 0 a 3 años
5ugerencias educativas.
- En esta primera etapa, el trabajo a realizar, se refere más a los padres y madres que
a los niños y niñas. Se trata de transmitir naturalidad, revisar las propias actitudes y
aprendizajes acerca de la sexualidad.
- Es necesario observar al niño o niña, comprender sus necesidades y responder con
fundamento.
- Las caricias, el contacto físico, el cariño y la ternura son elementos muy necesarios,
les enseña que se les quiere.
- Es necesario respetar el descubrimiento del propio cuerpo. Incluso ayudarles a que
descubran sus genitales y los del sexo contrario.
DesarroIIo sexuaI.
- En esta etapa se adquiere básica-
mente el esquema corporal
- Se inician actividades dirigidas a la
exploración y descubrimiento del
cuerpo
- Se experimentan sensaciones de
placer corporal. Tienen carácter
autoerótico.
- Probablemente se discriminen las
diferencias corporales de los sexos,
hecho importante para la adquisi-
ción de la identidad sexual
DesarroIIo a!ectivo.
- Se produce la vinculación afectiva
entre el bebé y la persona o per-
sonas de su entorno con las que
éste establece relaciones privilegia-
das (la madre, el padre, los cuidado-
res, etc).
- Se expresa en las señales de demanda
del bebé, a través de llamadas de
atención como la sonrisa, el llanto y
otras formas de expresión.
- En situaciones de aficción, desaso-
siego, se activa el sistema de apego
y se busca la proximidad, el contacto
físico con la fgura de apego.
- El contacto produce sosiego, tran-
quilidad, seguridad.
- Se adquiere seguridad básica que
permite el desarrollo personal.
80
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
- Los juegos sexuales incipientes aparecen. Los padres, madres, cuidadores y cuidado-
ras deben comprender que forman parte del desarrollo y por tanto hay que respe-
tarlos.
- Conviene hablar y responder con naturalidad a las preguntas del niño o de la niña.
No es tan importante lo que se dice, sino cómo se dice.
- No se debe contribuir a hacer de la sexualidad algo oscuro y silenciado.
De +l- 4 a 12 años
DesarroIIo sexuaI
- En esta etapa el hecho más impor-
tante es la adquisición de la identidad
sexual. Se calcula que entre los 3 y 6
años los niños o niñas toman concien-
cia de ser hombres o mujeres.
- El cuerpo es la base de la identidad.
Por eso los niños y niñas exploran y
tratan de comprender las diferencias
corporales.
- Muchos de los juegos sexuales tienen
como fn explorar el cuerpo y descubrir
las diferencias, no deben ser interpre-
tados como eróticos necesariamente.
- Respecto al erotismo, la sexualidad de
las personas de estas edades se carac-
teriza por ser autoerótica y egocén-
trica. Esto signifca que la experiencia
del placer surge de las sensaciones del
propio cuerpo.
- Las caricias en el propio cuerpo y la bús-
queda de sensaciones placenteras son
propias también de esta edad. La nece-
sidad de compartir el placer erótico con
otras personas, surge a partir de la ado-
lescencia.
- En la infancia se produce gran curiosi-
dad por los temas sexuales. Los niños y
niñas preguntan ¿por qué unos tienen
“pirulín” y otras no lo tienen? ¿cómo
nacen los niños y niñas? ¿por dónde
salen?, etc.
DesarroIIo a!ectivo
- Los niños y las niñas en esta etapa, nor-
malmente disponen de los vínculos afec-
tivos básicos establecidos en la etapa
anterior.
- Su desarrollo les permite establecer vín-
culos con otras personas signifcativas,
como el padre, los hermanos y herma-
nas, la abuela o abuelo, la familia, los
cuidadores.
- Cabe destacar que la seguridad en sí
mismo/a y la confanza en los demás
dependen en gran medida de la calidad
de los vínculos en estas edades tempra-
nas.
- Independientemente del grado de dis-
capacidad intelectual, estos vínculos
afectivos son muy importantes tanto
para el desarrollo personal como social
del niño o niña.
- También lo son para lograr un grado
óptimo de autonomía personal que, si
en general es importante, en las perso-
nas con discapacidad intelectual lo es
con mayor motivo. No obstante, éstas
pueden necesitar un apoyo especial.
- La escuela es un lugar privilegiado de
socialización.
81
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
5ugerencias educativas
- Todo lo anterior es válido para las personas con discapacidad intelectual. Las dife-
rencias pueden estar en las edades, en los ritmos de desarrollo.
- En los primeros años de esta etapa los juegos eróticos pueden ser más explícitos.
Caricias en el propio cuerpo, especialmente en las zonas erógenas, o bien juegos
compartidos.
- Estos juegos suelen tener como función el descubrimiento de los cuerpos. Por tanto,
deben ser respetados. También pueden tener sentido en cuanto que supone una
experiencia placentera.
- Los padres, madres, educadores y educadoras deben comprender que tales manifes-
taciones forman parte del desarrollo. La educación consiste en enseñar que este tipo
de comportamientos forman parte de la intimidad y que es necesario respetar a las
personas. Sólo se puede jugar con quien quiera compartir el juego. No se puede
obligar o acosar a otra persona.
- Respecto a la necesidad de conocimiento, es necesario no perder la oportunidad de
aprovechar todo tipo de recursos para asegurar los conocimientos básicos. La adqui-
sición de conocimientos estará en relación con el grado y tipo de defciencia. Se trata
de que los temas relacionados con la sexualidad no queden relegados respecto a
otros.
- Con referencia a la afectividad en esta etapa, se mantienen los vínculos familiares.
Es muy importante dar oportunidades para el establecimiento de vínculos extrafa-
miliares. Por eso la escolarización como principal vehículo de socialización es muy
importante, así como otras actividades de tiempo libre (deporte, arte, clubes, etc).
- Tener en cuenta que, cuando se escoge ropa (azul o rosada), juguetes (autitos o
muñecas) o actividades (jugar al fútbol o a la casita), se están entregando mensajes
a los hijos e hijas sobre los roles de hombre y de mujer, es importante decidir cuál es
el mensaje que se les quiere entregar.
82
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
De +l- 12 a 18 años
DesarroIIo sexuaI
- En esta etapa comienza la pubertad y
se entra en la adolescencia. La puber-
tad tiene dos grandes efectos: Trans-
forma el cuerpo convirtiéndolo poco a
poco en adulto. El cambio del cuerpo
se relaciona con la transformación de
la identidad. De ser niña se pasa a
ser mujer. De ser niño se pasa a ser
hombre.
- Aparece el deseo erótico. Esto signi-
fca, que del erotismo de la infancia
que se caracterizaba por las sensacio-
nes placenteras vividas como experien-
cias corporales individuales, se pasa al
deseo proyectado hacia otras perso-
nas.
- La masturbación se hace eco de este
cambio y ya en esta etapa suele ir
acompañada de fantasías eróticas.
- El deseo erótico se orienta hacia la
heterosexualidad o hacia la homose-
xualidad o hacia ambas.
- Poco a poco aparece la necesidad de
relaciones eróticas compartidas.
- Al fnal de esta etapa, o tal vez pos-
teriormente, algunas personas con dis-
capacidad intelectual podrían tener
acceso a las experiencias compartidas.
En algunos casos podrían ser homo-
sexuales, coyunturalmente o de
manera estable.
- Las experiencias eróticas compartidas
pueden ser muy saludables, sin
embargo, pueden aumentar los ries-
gos de embarazos no deseados, o las
enfermedades de transmisión sexual.
DesarroIIo a!ectivo
- Desde el punto de vista del desarrollo
afectivo, las emociones y afectos madu-
ran en consonancia con el desarrollo
general. A lo largo de la adolescencia
se produce un tránsito hacia otras fgu-
ras de apego. La madre, el padre, los
hermanos, etc. continúan siendo per-
sonas muy importantes de referencia,
pero aparece la necesidad de vincularse
a otras personas, como son los amigos y
amigas y más adelante las parejas.
- Como expresión de la necesidad de vin-
culación afectiva más allá de la familia,
aparecen los primeros enamoramientos
que pueden ser “platónicos” o reales.
Estos últimos, correspondidos o no.
- Estas pautas que se dan respecto al
desarrollo, pueden ser utilizadas como
referencia en las personas con discapa-
cidad intelectual. El modo de vivir estos
cambios y las maneras de expresarlos
dependerán del tipo y grado de su def-
ciencia.
- En cualquier caso, puede haber diferen-
cias en las edades de aparición de estos
cambios.
83
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
5ugerencias educativas
- Es importante explicar los cambios corporales que se van a producir en esta etapa.
Es necesario hacerlo antes de que éstos se produzcan. La mejor manera es utilizar
materiales didácticos (libros, audiovisuales) basados en imágenes, dibujos, láminas,
animaciones, etc. que se encuentren con facilidad en librerías especializadas. Estos
materiales deben ser utilizados como un recurso de apoyo a un diálogo franco y
abierto. El mismo que se emplea para enseñar y entrenar a los hijos e hijas en otros
ámbitos diferentes.
- Como expresión del deseo erótico, el autoerotismo o masturbación es uno de los
comportamientos más habituales en esta etapa. Suele ser más frecuente en los
chicos, aunque en las chicas también forma parte de su comportamiento sexual.
Conocida esta realidad, conviene no ocultarla, desdramatizarla, hablar de ella, en
los momentos adecuados con naturalidad y con cierta “despreocupación”. Conviene
asociar la masturbación a la intimidad, ayudándoles a que discriminen los momentos
adecuados para vivirla.
- Respecto a las relaciones sexuales compartidas, en el caso de que sean posibles, con-
viene estar próximos y disponibles. Coger “el toro por los cuernos” y tratar de esta-
blecer un diálogo abierto y franco, que permita valorar las dudas y enseñarles de la
mejor manera lo que se considere necesario. Es probable que se tenga que recurrir a
profesionales que ayuden respecto a las medidas de protección.
- Conviene enseñar a los hijos e hijas respecto a la posibilidad de abusos o agresiones
sexuales. La mejor prevención es la educación sexual. Se trata de lograr un difícil
equilibrio entre la potenciación de la máxima autonomía personal y la protección
respecto a espacios, momentos, lugares, etc. que potencialmente son arriesgados.
- Se debe asumir que vivir es arriesgado. No se puede mantener a los hijos o hijas en
burbujas de cristal, por el contrario, hay que dotarles de los recursos necesarios para
que se puedan defender. En el apartado siguiente se señalan algunos a tener en
cuenta.
84
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
3.3. AIgunos conceptos y temas cIaves en Ia
educación sexuaI de Ios niños y niñas
con discapacidad inteIectuaI
- La enseñanza deI cuerpo
Los niños y niñas, también aquellos que presentan discapacidad intelectual,
desde pequeños/as manifestan una curiosidad natural sobre sus cuerpos y
su funcionamiento. Si se les enseña tempranamente el conoci-
miento de su cuerpo, incluyendo sus órganos genita-
les, aprenderán a vivirlo con mayor naturalidad y sin
los sentimientos de culpa o vergüenza que frecuen-
temente se asocian con el mismo. Si se les ayuda
a nominar con las palabras correctas sus genitales,
así como las diferentes partes de su cuerpo, se les
podrá luego enseñar a cómo actuar y desenvolverse
en relación a ellas y a los procesos fsiológicos que
experimentan. Por ejemplo, si se desea que un niño
o niña aprenda a sonarse la nariz y a utilizar el
pañuelo, para que pueda entenderlo se le debe pre-
viamente enseñar a reconocer su nariz. A partir de
ello, se le puede explicar lo que pasa en su nariz, por
ejemplo, cuando se resfría, que no es conveniente andar
con la nariz sucia, que no se debe limpiar la nariz con la ropa, acerca de la
forma más apropiada de usar el pañuelo, etc., lo mismo con sus genitales, si
aprende como se llaman, se le podrá explicar luego, la forma correcta en que
se debe asear y a manipularlos sin dañarse.
Esto debe realizarse al mismo tiempo que se les enseña a reconocer otras
partes del cuerpo y su funcionamiento. Si pueden distinguir la cara, los ojos,
los brazos, también pueden aprender a distinguir su pene, la vulva, los pechos,
las nalgas, pero teniendo en cuenta que la enseñanza de las partes íntimas ha
de hacerse en un contexto de intimidad, es decir, hablarles sobre los genitales
y su funcionamiento en un momento más privado como es durante el baño.
Si disponen de un lenguaje preciso para señalar las partes íntimas del cuerpo,
es más probable que avisen en caso de sufrir un abuso y serán más creíbles
porque utilizarán un vocabulario más preciso en la descripción.
Otro aspecto importante es que puedan comprender que su cuerpo les per-
tenece y que deben aprender a cuidarlo ellas y ellos mismos. Enseñarles a
85
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
lavarse, a peinarse, a cuidar su cuerpo de diferentes formas, incluyendo las
partes íntimas, a no hacerse daño y a evitar que otros se lo puedan hacer.
Al principio será necesario hacer conjuntamente con ellos o ellas la tarea del
aseo y cuidado de su cuerpo, enseñándoles cómo deben hacerlo, los pasos
necesarios y, en la medida en que vayan adquiriendo mayor destreza, ir redu-
ciendo gradualmente la intensidad de la ayuda, entregándoles la responsabi-
lidad, hasta donde sea posible, de hacerse cargo de mantener limpias todas
las partes de su cuerpo.
El pudor acerca del cuerpo se desarrolla de manera natural a medida que los
niños y niñas maduran, sin embargo, a los niños y niñas con discapacidad inte-
lectual es necesario enseñarles a ser recatados. Por ello, al entregar información
sobre las partes del cuerpo, se debe hablar también acerca de las normas socia-
les relativas a ellas. Por ejemplo, en nuestra sociedad las partes íntimas deben
estar siempre cubiertas en los sitios públicos. Se les puede enseñar también cier-
tas conductas como cubrirse con una toalla al salir de la ducha, cerrar la puerta
del baño al hacer sus necesidades, desvestirse en sitios determinados como su
dormitorio, etc., reforzando diariamente estos comportamientos para que se
transformen en hábitos, señalando cuáles son las reglas cuando no se cumplen:
si anda desnudo por la casa por ejemplo, recordarle en qué sitios las partes ínti-
mas pueden estar al descubierto y en qué otros no. Se debe indicar al niño o a
la niña cuáles son los lugares privados tanto para él o para ella, como para las
demás personas de la casa, lo que implica también estar dispuestos a respetar
sus deseos de retirarse a un sitio privado cuando lo manifeste.
Una vez que el niño o la niña conoce y usa apropiadamente la terminología y
es capaz de aplicar correctamente las reglas sociales relacionadas con las partes
íntimas de su cuerpo, es un buen momento para comenzar a enseñarle otras
conductas, orientadas a evitar el abuso. Por ejemplo, enseñarle que las partes
íntimas de su cuerpo no pueden ser manipuladas por otras personas, ayudando
a comprender las circunstancias o excepciones que se pueden dar a esa regla,
tales como, en un control médico, para la madre, el padre, cuidador o cuidadora
durante el baño, o en otras circunstancias que sean específcas para ese niño o
niña. Enfatice la importancia de que informe cuando sienta que su intimidad no
se ha respetado, o cuando no se ha sentido agradada o agradado con la mani-
pulación de su cuerpo, incluso en las situaciones o con las personas consideradas
en la excepción a la regla. Señálele claramente a quién se lo debe informar y
préstele atención y créale, cuando busque ayuda en este aspecto.
Utilice también otros medios que tenga a disposición tales como libros e imá-
genes, para enseñar y reforzar estos conceptos acerca del cuerpo, la intimidad
y las normas sociales al respecto.
86
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
- La comprensión de Ias di!erencias de género
Otro tema fundamental en el aprendizaje de la sexualidad se refere al cono-
cimiento de las diferencias físicas entre el cuerpo del hombre y el cuerpo
de la mujer. Desde pequeños los niños y niñas
perciben y sienten curiosidad respecto a las
diferencias entre el cuerpo masculino y el
femenino, que se expresa en juegos tales
como: jugar “al papá y la mamá”,
“al doctor”, etc. Los niños con disca-
pacidad intelectual también sienten
curiosidad en este sentido, aunque a
veces ésta no se expresa de la misma
manera, por ejemplo, en niños o
niñas que presentan retraso del
lenguaje o que tienen escasez de
contactos con pares de su edad con
quienes desarrollar estos juegos,
pero aunque no sea evidente, la
curiosidad también está presente
en ellos y en ellas.
Las siguientes preguntas hechas por
niños y niñas reales, demuestran que la inquie-
tud acerca de las diferencias entre los sexos también está presente en ellas y
en ellos: “¿por qué a las mujeres les crecen los senos y a los hombres no les
crecen los pechos?”, “¿por qué el hombre puede hacer “pipí” parado?”, “¿por
qué el pecho de la mujer está levantado?” “¿por qué la mujer tiene que tener
a su hijo en la guatita y el hombre no?” “¿por qué a las mujeres les sale leche
de los pechos?”. La curiosidad se puede expresar también en conductas como
mirar a la madre, al padre o a los hermanos y hermanas cuando están en el
baño o se desnudan, o en tocar por ejemplo, el pecho de la madre o su vientre
si está embarazada.
Ya sea que los niños y niñas pregunten explícitamente o manifesten sus deseos
de conocer de otra manera, es importante acoger sus inquietudes y aprovechar-
las como una oportunidad para enseñarles acerca de las diferencias entre el
cuerpo de la mujer y del hombre. No se debe olvidar que la curiosidad en rela-
ción a su cuerpo y al de los demás, responde a sus deseos de descubrir y conocer
el mundo que le rodea y que no tiene las connotaciones negativas que muchas
veces los adultos le otorgan a todo lo relacionado con el cuerpo y la sexualidad.
Si se acoge su curiosidad de manera natural y se responde a lo que quiere saber,
87
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
el niño o la niña habrán aprendido algo nuevo respecto a la diferencia sexual,
además de la certeza de que existen adultos confables a los que pueden recu-
rrir cuando se les presente una nueva inquietud.
La identifcación de género, o sea el reconocimiento como hombre o como
mujer que tiene el niño y la niña respecto a sí mismo o misma, les indica los
comportamientos que la sociedad espera de él o de ella de acuerdo a ese rol,
masculino o femenino. Los niños y niñas con discapacidad se apegarán más a
las formas concretas de expresión de esos roles, en las personas signifcativas
que le rodean: la mamá lava los platos, el papá arregla los enchufes, etc., por
lo que es importante mostrarles que la mamá también puede hacer “trabajo
de hombres” como arreglar un desperfecto o instalar un cuadro y el papá
puede darle la mamadera a la guagua y seguir siendo muy hombre. Hay que
tener cuidado con las actitudes sexistas, ya que el sexismo limita el crecimiento
de los niños y niñas, suprimiendo muchas de sus capacidades naturales. Si se
estimula a las niñas a desarrollar sólo lo que se ha rotulado como “femenino”
y los niños son motivados a hacer solamente lo que se considera “masculino”,
por las expectativas culturales se estarán inhibiendo en ellos o ellas, áreas
importantes de sus capacidades innatas. Por el contrario, se debe enfatizar e
incluso exagerar todas las posibilidades existentes para ellos y ellas.
Por sus mismas limitaciones cognitivas y las difcultades derivadas de éstas, los
estudiantes con discapacidad intelectual requieren más que nadie poder des-
plegar la mayor cantidad de capacidades potenciales, en todas las áreas en
que les sea posible. Las limitaciones que imponen los estereotipos de género
pueden, en algunos casos, inhibir la única posibilidad para la persona con
discapacidad intelectual, de expresar capacidades que le permitirían vivir con
mejor calidad de vida. Las actitudes paternas y maternas, los medios de comu-
nicación y las escuelas desempeñan un rol importante en la formación de
actitudes sexistas, la tarea como educadores y educadoras es ampliarles a los
niños y niñas su abanico de posibilidades para vivir tanto las cualidades “mas-
culinas” como “femeninas” que son parte de su persona.
- Tocar o estimuIar partes íntimas
Una de las preocupaciones de madres, padres y educadores de niños o niñas
con discapacidad intelectual, es que éstos actúen espontáneamente sus nece-
sidades sexuales y se toquen sus genitales en público o en momentos inapro-
piados para ello, apareciendo como inadecuados u ofensivos para el medio
social.
88
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
Teniendo la precaución de no agredirlos por mani-
festar su curiosidad o expresar sus necesidades,
es muy importante enseñarles desde muy
pequeños a distinguir las conductas privadas
de las conductas públicas, especialmente, en
el ámbito de la sexualidad; de lo contrario
resultará más difícil lograrlo en la adoles-
cencia, cuando la necesidad sexual irrumpe
plenamente. Aunque con ellos y ellas hay
que tener más paciencia pues requieren más
tiempo, mayor reiteración y aplicación práctica, como
cualquier niño o niña deben aprender que existen conductas que sólo debe-
rán realizarse en privado, tales como eructar, arrojar gases, rascarse los geni-
tales, masturbarse, desnudarse, etc., pues de actuarlas en público pueden
agredir u ofender a otras personas.
“Encarémoslo: muchos niños descubren bastante pronto lo que sabemos como
adultos: que al tocarse los genitales, uno se siente bien. Aunque los términos
tocar los genitales y masturbación se usan con frecuencia de un modo inter-
cambiable, hay diferencias. Cuando se es pequeño, tocarse los genitales no
suele tener una intención ni va orientado hacia un objetivo; más bien es el
resultado de una normal curiosidad y exploración del cuerpo. Para algunos
chicos jóvenes, tocar sus genitales ofrece un modo de pacifcarse o de cal-
marse, como por ejemplo al empezar la siesta o al acostarse, o en tiempos en
que se experimentan particulares emociones como puede ser con motivo del
nacimiento de un hermano, o de un divorcio. El término masturbación se usa
cuando la estimulación genital tiene un propósito más claro, con la intención
de conseguir el placer sexual u orgasmo. La masturbación puede realizarse
antes de la pubertad. Algunos chicos o chicas pueden no realizar la explora-
ción genital ni la masturbación, lo que también es normal”.
40
Debido a que los niños y niñas con discapacidad intelectual tienen mayor
difcultad para deducir de sus experiencias cotidianas lo que es correcto-inco-
rrecto, aceptable-inaceptable, apropiado-inapropiado, van a requerir de una
mayor cantidad de experiencias y un mayor apoyo de sus madres, padres y
educadores/as para poder aprender las normas generales de la convivencia
social. Por lo tanto, se les debe ayudar a tomar conciencia de que existen con-
ductas públicas que se pueden realizar frente a otras personas y conductas
privadas que sólo pueden realizarse en la intimidad, y a identifcar los compor-
tamientos que corresponden a cada una de ellas.
40 Couwenhoven, T., “Educación de la sexualidad: cómo construir los cimientos de actitudes sanas, Down Syndrome Clinic, Wisconsin, USA.
89
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
- Lo público –lo que está a la vista o acceso de todos. Por ejemplo, el
transporte público, la calle, la sala de clases, el living de la casa. Allí se
puede caminar, sentarse, comer algunas cosas, se debe andar con ropa
de calle, etc.
- Lo privado –que es particular y personal de cada individuo o que se reduce
al ámbito familiar y doméstico en algunos casos. Ejemplo, el baño, el dor-
mitorio, algunas partes del cuerpo propio y del cuerpo ajeno. En el ámbito
privado se usa el pijama, se desnuda, etc.
Cuando el niño o la niña con discapacidad intelectual toca sus genitales en
público o en un momento no adecuado, para ello se le debe indicar inmedia-
tamente, por medio de un mensaje claro y directo, cuáles son los límites de
este comportamiento. Se le puede decir que tocar su pene o su vulva es una
conducta íntima que se realiza en privado, más aún, indicarle en qué lugar
privado es deseable que la realice, en su dormitorio con la puerta cerrada,
por ejemplo, evitando expresiones negativas o castigo ante dicho comporta-
miento. Si el niño o la niña no responde a la indicación verbal, llevarlo a su
dormitorio y mostrarle que ese es el sitio adecuado para esa actividad. Si está
en un lugar público en que esto no es posible, insistirle respecto a que esa
no es una conducta apropiada en un lugar público e intentar distraer su aten-
ción motivándolo hacia otra actividad. Se debe reiterar que los niños y niñas
con discapacidad intelectual requieren más repeticiones y entrenamiento para
aprender a comportarse de acuerdo a las normas sociales.
A algunos niños y niñas les costará más que a otros u otras, diferenciar entre
lugares públicos y lugares privados. Si se trata de una conducta más persis-
tente, que no va a parar una vez que la haya iniciado, se requerirá un mayor
control del ambiente y consistencia en el modo de actuar frente a dicha situa-
ción, de lo contrario se creará confusión en el niño o niña y disminuirá la ef-
cacia de la enseñanza que se quiere entregar. Es conveniente, frente a un niño
o niña que reiteradamente manipula sus genitales, descartar posibles causas
físicas u otras (como por ejemplo: infecciones urinarias o vaginales, prendas de
vestir poco confortables, irritaciones debidas a jabones, detergentes, etc.) que
puedan producir molestia, roces o picazón, como también, detectar la posible
presencia de mucha ansiedad en el niño o niña, que la sensación placentera
que la conducta autoestimulatoria le produce, esté ayudando a calmar, en
cuyo caso, habría que identifcar y atender primero a las situaciones que la
están provocando.
90
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
- Intimidad y privacidad
Para las personas con discapacidad intelectual, la intimidad más que un dere-
cho es un privilegio al que muchas de ellas no pueden acceder. Su intimidad
es permanentemente transgredida por sus familiares y/o cui-
dadores, de tal modo que a veces tienen difcultades para dis-
criminar entre conductas públicas y privadas dado que no
han adquirido una real noción de lo que signifca “lo
privado” en sus vidas, que les hace actuar de manera
inapropiada ante los demás.
En gran parte, la creencia que se tiene respecto a que las
personas con discapacidad intelectual tienen una sexua-
lidad exacerbada, tiene que ver con que no se les ha
enseñado ni se les ha proporcionado espacios para vivir
la intimidad, lo que las lleva a que actúen en lugares
públicos o en momentos inapropiados conductas -consi-
deradas normales en otras personas cuando se dan en los
espacios de la intimidad personal-, transgrediendo con
ello la sensibilidad social y las normas estable-
cidas, que resulta en que su comportamiento
sea califcado como “anormal” y consecuencia
de su defciencia, y no de las limitaciones que la propia sociedad le impone
para vivir su sexualidad como el resto de las personas.
La noción de intimidad se debe enseñar desde la infancia. Para enseñar a
los niños y niñas con discapacidad intelectual este concepto, es necesario en
primer lugar permitirles vivir espacios de intimidad y ofrecerles modelos que
puedan imitar. Por ejemplo, si se acostumbra a golpear la puerta de su dor-
mitorio y a esperar que responda, antes de entrar, se le podrá solicitar que
haga lo mismo cuando irrumpe en el dormitorio de papá y mamá o en el de
otros familiares, etc. Como muchos niños y niñas con discapacidad intelectual
necesitan ayuda para realizar estas tareas, se les debe dar este apoyo, inten-
tando no obstante, respetar todo lo que sea posible la existencia de espacios
y momentos privados para ellos y ellas, especialmente cuando se encuentran
en la etapa de la adolescencia.
- VíncuIos, a!ecto y Iímites
Numerosa literatura señala la importancia de los vínculos afectivos y del con-
tacto para un saludable desarrollo sexual y afectivo. El sano contacto amoroso
91
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
y nutritivo en la primera infancia va a permitir que el niño o la niña adquiera
un sentimiento de seguridad y confanza básica en las personas y en el mundo
que le rodea, que le van a posibilitar cuando sea mayor, desarrollar sanas
relaciones de intimidad con otros, además, las caricias y el contacto afectivo
ayudan a los hijos, hijas y estudiantes a conocer lo que siente hacia ellos y les
da un sentimiento de valía y de bienestar que favorece su autoestima.
La comprensión de las reglas relacionadas con los contactos, el afecto y los
límites, no es una tarea fácil para las personas con discapacidad intelectual,
por diversos factores, entre los que se encuentran.
41

- Están acostumbrados a que se les violen sus límites desde edades muy tem-
pranas.
- Desde muy pequeños están inmersos en circunstancias que pueden ser
diferentes de las del resto de los niños y niñas que no presentan disca-
pacidad. Son sometidos a programas de estimulación temprana, terapias
con fsioterapeutas, kinesiólogos, fonoaudiólogos, etc., que de una u otra
manera los tocan o manipulan sin que el niño o niña tenga posibilidad de
elección. Además de esto, el resto de las personas, frecuentemente y con
la mejor de las intenciones, se sienten con derecho a tocarlos, acariciarlos,
besarlos como a bebés, incluso cuando son más grandes. Con este tipo de
comportamientos las fronteras del niño y la niña son repetidamente trans-
gredidas y no logran discriminar lo que es apropiado de lo que no lo es, por
lo que, en virtud a lo modelado por los propios adultos, que son autoridad
para el niño y niña, empiezan a violar también el espacio de los demás.
- Las actitudes que la sociedad tiene hacia la sexualidad de las personas
con discapacidad intelectual, han impedido que se les enseñen estrategias
apropiadas a su edad en los temas de los contactos y de los límites. “Si
los padres y madres o los profesionales tienen la percepción de una persona
con discapacidad del desarrollo como ser asexuado, por ejemplo, termina-
rán creyendo que esa persona no necesita información y formación acerca
de los contactos apropiados, los límites, y otros aspectos de la sexualidad.
Y si se piensa que las personas con discapacidad son “hipersexuales” o
“incontroladas”, la consecuencia será una supervisión constante y un escru-
tinio riguroso y un hiperanálisis de cualquier conducta sexual, o la per-
cepción de que el individuo necesita más afecto que el ciudadano medio.
Cuando un adulto (con discapacidad intelectual) es considerado como niño
41 Couwenhoven, T., Educación de la sexualidad: cómo construir los cimientos de actitudes sanas, Down Syndrome Clinic, Wisconsin, USA.
92
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
perpetuo, impide que otros le vean como un individuo que madura, y que
necesita habilidades para pasar de una conducta propia de la infancia a
otra más adecuada a su edad”.
42

- Las normas y reglas sociales respecto a los contactos y límites “apropiados”
son confusos y cambian en función de diferentes contextos, que hacen difí-
cil para el niño o niña con discapacidad, comprenderlos y para los educado-
res (madres, padres, profesores), enseñarlos.
Todo lo anterior, hace necesario que se les enseñe, a los hijos, hijas y estudian-
tes con discapacidad intelectual, maneras alternativas de mostrar su afecto
hacia las personas, además de besos y abrazos, tales como, palabras y frases
para demostrar sentimientos, apretones de mano, palmaditas en la espalda,
tirar un beso con la mano, etc.
Algunas sugerencias para ayudar a los niños y niñas a comprender el contacto,
el afecto y los límites:
43
- Establecer lo más pronto posible las reglas sobre a quién se puede tocar o
no entre las personas que rodean al niño o niña. Con demasiada frecuencia,
se desconocen las conductas inadecuadas de afecto y de contacto físico en
la niñez, lo que origina problemas posteriormente.
- Respetar el derecho del niño o la niña a elegir a quién muestra afecto, con
independencia de quién sea la persona (familiar o profesional). Por ejem-
plo, no obligarlo a besar a una persona que viene de visita al hogar. Res-
petar sus NO, si no quiere que le hagan cosquillas o que le abracen en un
momento dado, no insistir en ello.
- Comunicarse con las personas que pueden apoyar sus objetivos y expecta-
tivas relativas al contacto y el afecto. La coherencia en la enseñanza y el
reforzamiento de las mismas reglas en la casa y en la escuela por ejemplo,
aumentarán las probabilidades de éxito, a pesar de que los ambientes sean
distintos.
- Si el niño o la niña muestra afecto hacia las personas de manera indiscrimi-
nada, se puede establecer un conjunto de reglas prácticas que sean fáciles
de aprender. Por ejemplo, los apretones de manos, los pequeños movi-
mientos con la cabeza y los saludos verbales son gestos muy apropiados
42 AZTEGI, 2004 - “Sexualidad y afectividad en personas con defciencia. Pautas de actuación”.
43 Couwenhoven,T., “Educación de la sexualidad: cómo construir los cimientos de actitudes sanas”, Down Syndrome Clinic, Wisconsin, USA.
93
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
para saludar a las personas menos cercanas, se puede elegir uno y utilizarlo
de forma constante y disponer de una o dos alternativas para el contacto
inapropiado que se desea eliminar. No se trata de eliminar del todo el con-
tacto y el afecto, sino de hacerlos socialmente más aceptables.
Para ayudar a los niños y niñas a diferenciar entre diferentes formas de con-
tacto se recomienda:
44

- Pedir permiso antes de tocar
Pedir permiso ayuda a suscitar un sentimiento de propiedad. Adoptar un tono
de voz que sea más suave, más delicado, más silencioso que el tono habitual de
conversación. Si su hijo tiene limitaciones verbales, debe darle tiempo para que
responda a su manera. Preguntar primero, tocar después. ¿Puedo cambiar tus
pañales?; ¿Me dejas ver si llegó tu menstruación?; ¿Quieres darle un beso a la
abuelita que acaba de llegar? ¿Te puedo ayudar con tu aseo?
- Describir Io que se está haciendo
Usando los mismos tonos suaves, describir lo que se va a hacer y hablarle des-
pués, mientras se le toca. Explicarle lo que se está haciendo y porqué. Esto le
animará a hacer preguntas, a sentirse implicado/a en el proceso, le enseñará
al niño o niña el lenguaje sobre su cuerpo y le causará una sensación de segu-
ridad.
Ejemplos:
- “Como puedes ver te llegó la regla. Vamos a cambiar tu ropa interior y pon-
dremos esta toalla higiénica para evitar que se manche la limpia y así te
sientas más cómoda. ¿Está bien así?”.
- “Hijo, el médico tiene que tocar tu cuerpo para saber por qué tienes esas
manchitas en el estómago. Eso no te va a doler, si te molesta, me dices”.
- faciIitar Ia participación
Para los padres y madres de los niños y niñas con discapacidad, un objetivo a
conseguir tiene que ser lograr una participación parcial en el contacto necesa-
rio. Si, por ejemplo, se les está enseñando las habilidades de higiene, uno de
sus objetivos sería dejar que el niño o la niña se lave mientras le dirige a través
de las cortinas de la ducha.
44 Hingsburger, D. “I Openers: Parents Ask Questiones About Sexulity with Children with Developmental Disabilities”.
94
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
- EstabIecer comunicación
Hablar al niño o a la niña después de que haya tenido el contacto, descubrirle
lo que se ha hecho. Por ejemplo, “acabamos de lavar juntos/as todo el cuerpo,
ahora ya estás limpio/a y listo/a para empezar el día”. Comentar los contactos
y los sentimientos sobre el contacto facilita el camino para seguir haciendo
comentarios en el futuro.
- Identiñcar y comunicar Ios sentimientos
Ser capaz de comunicar los sentimientos es una importante habilidad interper-
sonal y forma parte de la inteligencia emocional. Por ejemplo, ser capaz de
identifcar y responder a las emociones de un hijo, hija, estudiante o de un
amigo o amiga, promueve la comunicación y la intimidad. Sin embargo, para
la mayoría de las personas, es complejo reconocer y responder a las emo-
ciones. Los niños y niñas con discapacidad intelectual pueden tener proble-
mas a la hora de expresar sus emociones, expresarlas de manera inapropiada,
o interpretar equivocadamente los sentimientos de los demás. Se les puede
ayudar a darse cuenta de sus emociones y ponerles un nombre para identif-
carlas. Ellos y ellas necesitan saber qué tipo de sentimientos existen, que todas
las personas tienen sentimientos, que los sentimientos se pueden expresar,
compartir y comentar.
Lo anterior, se puede conseguir verbalizando con frecuencia lo que se siente,
de un modo sincero, y dando razones sobre esos sentimientos: “Me sentí ape-
nada porque mi hermana estaba enferma”. “Me siento molesta porque le
pegaste a tu compañero en clases”. Ayude al niño/a a que se dé cuenta de sus
propios sentimientos cuando van asociados a un acontecimiento. Por ejemplo,
“¿cómo te sentiste cuando ganaste ese premio?” o “te enoja no poder acom-
pañar a tu papá a la casa de los abuelos, como otras veces?, “¿estás contento
de haber hecho este dibujo tan bonito?”.
- HabiIidades sociaIes
Un objetivo importante en la educación temprana de la sexualidad es desa-
rrollar al máximo la capacidad del niño y de la niña para interactuar y rela-
cionarse con los demás. Ello requiere que sea capaz de aprender y aplicar
habilidades sociales, algo que no resulta fácil para las personas con discapaci-
dad intelectual, requiriendo generalmente apoyo y entrenamiento concretos
a lo largo de toda su vida.
95
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
El desarrollo de habilidades sociales en el niño o niña comienza en la infancia
cuando observa la conducta que tienen su madre, padre, o personas signifca-
tivas de su medio familiar, en la vinculación con otras personas. Cuando los
adultos dicen “por favor”, “gracias”, y “disculpe”, cuando sonríen al saludar
a sus vecinos o vecinas en presencia de los niños y niñas, están enseñando
formas sociales de comportarse. Luego, se podrá estimular para que prac-
tiquen por sí mismos estas conductas en situaciones sociales, así irán com-
prendiendo gradualmente que sus palabras y acciones tienen un efecto en
las personas y que algunas conductas resultan más apropiadas que otras.
Sin embargo, al comenzar a sumarse otros contextos para el niño o niña: la
escuela, el grupo de pares, otras familias, que no siempre tienen hábitos de
comunicación o de relación semejantes a los propios, y donde las habilidades
sociales que le resultaban efcaces no siempre funcionan, esta tarea se torna
particularmente difícil para el niño o niña con discapacidad intelectual, ya que
requiere de una comprensión y fexibilidad cognitivas para adaptar su com-
portamiento a las diferentes situaciones que él o ella no pueden lograr sino a
través de un proceso muy gradual en el tiempo.
Si se considera que gran parte de la vida se lleva a cabo en la relación con
otros y otras, se puede dimensionar la importancia que tiene intencionar el
aprendizaje de las habilidades sociales en los niños y niñas con discapacidad
intelectual. Las habilidades sociales tienen que ver con una amplia gama de
conductas que van desde saludar, ser capaz de mantener una conversación,
pedir un favor, interactuar con el otro sexo, aprender a decir que no, conocer y
expresar los propios sentimientos, defender los propios derechos, entre otras.
Las habilidades sociales son amplias y variadas y existen diversos modelos para
su enseñanza. Aquí señalamos, de acuerdo al modelo de Merrell y Gimpel, los
pasos para su enseñanza
45
:
- Defnir el problema. Presentar el problema al niño o niña y ayudar a def-
nirlo, buscando en conjunto diferentes alternativas de solución.
- Identifcar soluciones, proporcionando instrucciones concretas de la con-
ducta social que se desea y ayudando a identifcar los componentes de la
habilidad en cuestión.
- Se modela la habilidad o conductas interpersonales deseadas (componen-
tes cognitivos y verbales).
45 http://www.down21.org/act_social/relaciones/1hsociales/entrenamoshabilidades.htm#a52
96
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
- Se ensaya y representa la conducta con el niño o niña. Se le guía verbal-
mente para que realice la habilidad a través de los pasos consecutivos y se
representa lo aprendido tomando situaciones reales.
- Se le informa acerca de su actuación en la situación simulada. Se refuerza la
correcta realización de la conducta social deseada en la situación de repre-
sentación y se corrige lo que no se ha hecho correctamente, modelando
nuevamente lo que se debe hacer cuando la realización no es correcta, pro-
porcionando nuevas oportunidades de ensayo y representación de la con-
ducta deseada hasta que se realice bien.
- Eliminar problemas de conducta. Los problemas de conducta que inter-
feren con la adquisición y realización adecuada de las conductas inter-
personales se eliminan a través de técnicas basadas en el manejo de
contingencias, por ejemplo, refuerzo al buen comportamiento; ignorar o
aislar brevemente ante conductas inadecuadas, etc.
- Autoinstrucción y autoevaluación. Se solicita al niño o niña que “piense en voz
alta” durante el entrenamiento viendo al modelo, se modifcan las autoafrma-
ciones que refejan un modo de pensar o sistemas de creencias distorsionados.
Las sesiones de entrenamiento incluyen un cambio gradual de instrucciones en
voz alta a instrucciones pensadas y no verbalizadas.
- Entrenamiento para generalizar y mantener lo aprendido. Durante todo el
tiempo de entrenamiento, las situaciones, conductas y representaciones se
realizan de una forma tan real y cercana a la situación social natural como
sea posible.
- Límites
Todos los niños y niñas necesitan que se les pongan límites que los contengan
y regulen su comportamiento, de acuerdo a las normas del medio social en el
que viven. Aprender a comportarse de manera socialmente aceptable permite
a las personas con discapacidad intelectual una mejor adaptación a la vida
en común y una mayor probabilidad de ser aceptado por los y las demás,
tanto dentro como fuera de la familia. Un niño o una niña con buenos moda-
les resultará mucho más agradable que otro u otra que no los tenga, inde-
pendientemente de la capacidad intelectual que posea. No obstante, algunos
padres y algunas madres tienden a disculpar el comportamiento descontro-
lado de su hijo o hija atribuyéndolo a su discapacidad intelectual, siendo que
la mayoría de las veces el mal comportamiento corresponde a que no han exis-
97
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
tido oportunidades para aprender los límites y los hábitos de conducta nece-
sarios para la convivencia.
Los niños y niñas con discapacidad intelectual se sentirán más seguros si
poseen una serie de habilidades y hábitos bien adquiridos que les permitan
saber lo que los demás esperan de ellos o ellas y lo que ellos o ellas pueden
esperar de las otras personas. No siempre serán capaces de entender las razo-
nes por las que tiene que obedecer una norma, pero aprenderán a cumplirla
si los padres, madres y otros/otras adultos signifcativos reaccionan siempre de
la misma manera ante la transgresión a las normas. Si cada vez que el niño o la
niña anda desnudo o desnuda por la casa se le lleva a su dormitorio, asociará
que si quiere compartir con las otras personas de su familia deberá estar ves-
tido o vestida, por lo que será más probable que la frecuencia de sacarse la
ropa disminuya.
3.4. Abuso sexuaI
El abuso sexual de niños y niñas, es mucho más frecuente de lo que se qui-
siera creer. En Chile, según estadísticas de Carabineros y de la Policía de Inves-
tigaciones, se denuncian aproximadamente 4.500 delitos sexuales al año y,
por cada caso que se denuncia, siete permanecen en el silencio y en el ocul-
tamiento. Datos a nivel internacional, señalan que en más de un 80% de los
casos, los agresores sexuales son conocidos por el niño o la niña y muchas
veces pertenecen a la propia familia. El maltrato sexual, en cualquiera de sus
formas, es un delito ejercido hacia los niños o niñas (Sename)
46
.

Todas las defniciones que existen de abuso sexual infantil tienen en común la
presencia de tres factores:
- Se involucra a un niño o niña en actividades sexuales
- Existe diferencia jerárquica entre el abusador y su víctima, donde el abusa-
dor se encuentra en una posición de poder y control sobre el niño o niña (o
joven inmaduro y dependiente).
- El abusador usa maniobras de coerción, como la seducción, la manipulación
y la amenaza. El niño, niña o adolescente se ve involucrado en actos sexua-
les que no es capaz de comprender o detener”.
46 Sename, www.sename.cl.
98
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
Por Io tanto, eI abuso sexuaI siempre impIica
47
.
- Abuso de autoridad por parte del agresor o agresora
- Una situación de desigualdad de poder
No se debe olvidar que:
EL NIÑO O LA NIÑA NUNCA 5ON RE5PON5AßLE5
DE VIVIR UNA 5ITUACION DE AßU5O
Debido a que los niños y niñas con discapacidad intelectual, tienen mayor
probabilidad de depender de otras personas para atender sus necesidades
básicas; suelen no poseer las habilidades sociales necesarias para enfrentar
determinadas situaciones; pueden tener difcultades en su modo de razonar y
de juzgar, además de que se encuentran expuestos a un número mayor de cui-
dados e intervenciones que los niños o niñas que no presentan discapacidad,
por lo que son especialmente vulnerables de sufrir algún tipo de explotación
o de abuso.
3.4.1. Indicadores que hacen sospechar Ia existencia de abuso
sexuaI en un niño o niña
48

(Cuando no son atribuibIes a otras circunstancias)
Existen algunos indicadores que pueden advertir sobre la posibilidad de que
un niño o niña esté sufriendo abuso sexual y que obligan a los educadores y
educadoras, en su calidad de tales, a investigar la situación y si fuera el caso a
hacer la denuncia. Dado lo delicado de la situación, especialmente si el niño o
niña está siendo abusado sexualmente por parte de un miembro de la familia,
“se recomienda que la indagación, entrevistas e intervenciones de estos casos
sean hechas siempre por especialistas y nunca por docentes u otros profesio-
nales sin experiencia”.
49
47 Fundación de la familia. Ministerio de Justicia, 2004. “Protegiendo los derechos de nuestros niños y niñas. Manual de apoyo
para profesores”.
48 Mineduc, Secretaría Técnica de Educación en Sexualidad y Afectividad, Boletín Informativo No 5, ¿Qué son los delitos sexuales?,
en www.mineduc.cl
49 Fundación de la familia. Ministerio de Justicia, 2004. “Protegiendo los derechos de nuestros niños y niñas. Manual de apoyo
para profesores”.
99
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
- Indicadores !ísicos en eI niño o niña
(*) Factores considerados altamente sugerentes de que el menor está siendo víc-
tima de un delito sexual.
- Difcultades para andar o sentarse.
- Dolores abdominales o pelvianos.
- Ropa interior rasgada, manchada (*).
- Se queja de dolor o picazón en la zona vaginal y/o anal.
- Infecciones genitales y urinarias. Secreción en pene o vagina (*).
- Hemorragia vaginal en niñas pre–púberes (*).
- Lesiones, cicatrices, desgarros o magulladuras en los órganos sexuales, que
no se explican como accidentales (*).
- Genitales o ano hinchados, dilatados o rojos (*).
- Contusiones, erosiones o sangrado en los genitales externos, zona vaginal
o anal (*).
- Enfermedades venéreas, VIH-SIDA (*).
- Hematomas alrededor del ano, dilatación y desgarros anales y pérdida de
tonicidad del esfínter anal, con salida de gases y deposiciones.
- Difcultades manifestas en la defecación y no debidas a motivos de alimen-
tación (*).
- Tiene semen en la boca, en genitales o en la ropa (*).
- No controla esfínteres. Enuresis (incontinencia urinaria) y encopresis (incon-
tinencia fecal) en niños que ya han controlado primariamente.
- Embarazo, especialmente al inicio de la adolescencia, cuando es incierta la
identidad del padre.
- Somatizaciones y signos de angustia: trastornos alimenticios (anorexia, buli-
mia), dolores abdominales, fatiga crónica, trastornos del sueño.
- Indicadores emocionaIes y conductuaIes
- Cambio repentino de la conducta, ya sea, hacia los extremos de la inhibi-
ción o de la irritabilidad social.
- Baja repentina de rendimiento escolar con problemas de atención, fracaso
escolar, retrasos en el habla.
- Depresión, ansiedad, llantos frecuentes.
- Baja autoestima y valoración personal.
- Culpa o vergüenza extrema.
- Retrocesos en el comportamiento: chuparse el dedo u orinarse en la cama,
incluso puede parecer con mayores limitaciones que las que tiene(*).
- Inhibición o pudor excesivo. Parece reservado/a o muy defensivo/a.
- Reticencia al contacto físico.
100
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
- Aislamiento. Escasa relación con sus compañeros y compañeras. Se vuelve
retraído/a y tímido/a.
- No quiere cambiarse de ropa para hacer gimnasia, o pone difcultades para
participar en actividades físicas.
- Fugas del hogar o comete acciones delictivas (*).
- Intentos o ideación suicida; o autolesiones (*).
- Conducta sexual, verbalizaciones o juegos sexuales no acordes a la edad
(*), como masturbación compulsiva, agresión sexual a otros niños o niñas o
involucrarlos/as en juegos sexuales inapropiados,
- Lenguaje y conducta que demuestran conocimientos sexuales inadecuados
para la edad, actitud seductora y erotizada, erotización de relaciones y
objetos no sexuales, interés excesivo por temas sexuales.
- Miedo “inexplicable” de embarazo.
- Aparición de temores repentinos e infundados a una persona en especial,
resistencia a regresar a la casa después de la escuela, rechazo a alguien en
forma repentina (*).
- Dice que ha sido atacado o atacada por su padre o cuidador.
- Miedo a estar solo/a, a los hombres o a alguna persona en especial (por lo
general, adultos). Se vuelve desconfado/a.
- Indicios de posesión de secretos.
- Resistencia a desnudarse y a bañarse.
- Problemas de sueño, como temores nocturnos y pesadillas.
- Comportamientos auto y hetero agresivos y sexualizados.

- Conducta deI cuidador o cuidadora
- Extremadamente protector o celoso del niño o niña.
- Alienta al niño o a la niña a implicarse en actos sexuales o de prostitución
en su presencia (*).
- Sufrió abuso sexual en su infancia.
- Abuso de drogas o alcohol.
- Está frecuentemente ausente del hogar.

101
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
3.4.2. ¿Cómo se debe actuar si un niño o una niña comunica
haber sido abusado?
- Recibir la comunicación inmediatamente, no postergar.
- Facilitar un espacio privado para conversar con él o ella.
- Creerle a la persona que lo relata.
- Decirle que no es culpable.
- Hacerle sentir orgullo por haberlo comunicado.
- Transmitirle la seguridad de que no le pasará nada por haberlo comuni-
cado.
- Transmitirle el apoyo y la seguridad necesarios para superar la situación.
- Expresarle afecto de manera explícita.
- Mantener la calma.
- Asegurarse de que no haya sufrido heridas.
- Proteger a la víctima.
- Contactar a un profesional especializado en el tema y comunicarle lo que
pasa.
Lo que nunca se debe hacer
- Negar que el abuso ha ocurrido
- Culpar a la persona que ha sido víctima
- Reaccionar con alarma
- Tratar a la persona víctima del abuso de manera diferente
- Sobreprotegerle
3.4.3. ¿Oué hacer en reIación con eI agresor o agresora?
Toda relación forzada y no consentida es un delito. Lo mejor para la víctima y
para la sociedad es denunciar al agresor. Conviene no perder la calma y de la
manera más serena posible proceder a denunciarle siguiendo los pasos opor-
tunos.
Lo más importante de todo es hacer la DENUNCIA correspondiente ante Cara-
bineros, Policía de Investigaciones o Fiscalía Local del Ministerio Público que
corresponda, o cualquier tribunal competente en lo penal. Esta obligación se
encuentra consagrada en el artículo 175 del Código Procesal Penal, y se aplica,
entre otros, a los directores/as, inspectores/as y profesores/as de cualquier
establecimiento educacional, respecto de los delitos que afecten a sus alum-
nos o alumnas, que tengan lugar dentro del establecimiento escolar.
102
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
El plazo para efectuar la denuncia es de 24 horas, contadas desde que se toma
conocimiento del hecho. (art. 176 CPP).
Quien no cumpliere esta obligación, o lo hiciera tardíamente, será castigado
con multa de 1 a 4 UTM (art. 177 CPP); salvo que realice algún acto que impli-
que el ocultamiento del hecho, caso en el que incluso podría ser sancionado
como encubridor.
En el caso de tratarse de una violación, el menor debe ser trasladado dentro
de las 24 horas de ocurrido el hecho al servicio de salud de urgencia más cer-
cano, o al Servicio Médico Legal. En estos mismos lugares se podrá interponer
la denuncia ante el funcionario de Carabineros o Investigaciones destinado en
el recinto asistencial. Es relevante señalar que quien haga la denuncia puede
recibir protección en su calidad de testigo, si existe temor fundado de hostiga-
miento, amenazas o lesiones. Además, está obligado a declarar ante el Fiscal,
y podrá también ser llamado a declarar en juicio.
Se reitera la importancia de contactar a un profesional con experiencia en el
tema de abuso a menores, que pueda apoyar y contener al niño o a la niña,
especialmente si está siendo abusado o abusada por un familiar cercano.
Dada la conmoción familiar que suele producir la denuncia y/o por las diná-
micas familiares que pueden estar implicadas en este tipo de situaciones,
se requiere constatar que en la familia existe algún adulto competente que
pueda hacerse cargo y resguardar tanto física como emocionalmente al niño
o niña, al momento de sacar a la luz una situación de abuso, mientras operan
los mecanismos legales, si no se hace, se puede dejar al niño o a la niña en una
situación de mayor desprotección frente al agresor/a.
103
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
In!ormación de contactos
CARAßINERO5 DE CHILE
vvv.carabineros.cI
Teléfonos:
- 133 Emergencia
- 139 Informaciones
- 147 Fono niños
- 149 Fono familia
Comisaría N° 48 de Asuntos de la Familia:
Dirección: Calle Dieciocho 268, Santiago
Teléfonos: 6881490 – 6881492

POLICIA DE INVE5TIGACIONE5 DE CHILE
vvv.investigaciones.cI
Brigada Investigadora de Delitos Sexuales y Menores (Brisexme):
Teléfonos: 5657425 – 5657671
Correo electrónico: brisex@investigaciones.cl
Dirección: General Borgoño 1204, Independencia
Centro de Asistencia a Víctimas de Atentados Sexuales (Cavas):
Teléfonos: 2640431 – 2642493
Dirección: Román Díaz 817, Providencia
MINI5TERIO PUßLICO.
vvv.ministeriopubIico.cI
Centro de Justicia de Santiago: Teléfono: 5874991
Dirección: Avenida Pedro Montt 1606, Santiago (Metro Rondizzoni)

5ERVICIO NACIONAL DE MENORE5 (5ENAME).
vvv.sename.cI
Teléfonos: - 800 730 800 Fono Ayuda-denuncia
Ofcinas de Información, Reclamos y Sugerencias (OIRS) (presentes en
cada región)

5ERVICIO MEDICO LEGAL (5ML). vvv.smI.cI
Teléfonos: 7823500 - 7823602
Dirección: Avda. La Paz 1012, Independencia
Se sugiere que esta información sea complementada en cada región, con los teléfonos
y direcciones que correspondan.
104
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
3.4.4. ¿Cómo proteger a Ias personas con discapacidad
inteIectuaI de ser abusadas sexuaImente?
50
Es necesario anticipar escenarios de riesgo proporcionando a los niños, niñas y
jóvenes con discapacidad intelectual, contextos seguros y protegidos, pero sin
sobreprotegerlos sino ayudarles a ejercer un sentido de control personal en su
medio. “Los sujetos de educación especial que desarrollan un patrón de inde-
fensión aprendida han estado sometidos a circunstancias negativas en las que
no han podido ejercer ningún control y, como consecuencia de ello, cuando se
encuentran en circunstancias negativas en las que sí pueden ejercerlo, apenas
sí lo intentan (...) Las conductas paternas que facilitan el desarrollo del sentido
de competencia son, principalmente, el apoyo emocional
(incluso cuando el niño fracasa), la estimulación de la
independencia, el refuerzo del éxito y la realización
de tareas con el niño (...) La indefensión apren-
dida conlleva consecuencias cognitivas (incon-
trolabilidad), motivacionales (incapacidad de
esforzarse) y emocionales (conducta depre-
siva)” (Vargas Aldecoa y Polaino Lorente).
Una buena manera de resguardar a los niños
y niñas con discapacidad intelectual de ser
agredidos sexualmente es enseñarles, hasta
donde sea posible, a protegerse ellos y ellas
mismos/as, esto es, a desarrollar habilidades
y conocimientos que les permitan no ser víc-
timas fáciles de un abusador o abusadora.
“La educación afectiva y sexual debe ayudar a que las personas se autopro-
tejan hasta donde sean capaces, como hacemos con todos los menores de
edad. Debemos tener en cuenta su capacidad de autoprotección, potencián-
dola lo más posible, y completarla con la protección de los y las tutores/as,
cuidadores/as, educadores/as y de los adultos en general” (Verdugo, 2004).
51

Para ello es conveniente:
- Enseñar al niño o a la niña las palabras anatómicas correctas para referirse
a sus órganos genitales. Use “pene” y “vagina” en vez de “pajarito” o “ahí
abajo”.
50 Planned Parenthood Health Services of Southwestern, Oregon, 2002. “No hay lugar como el hogar para la educación sexual”.
51 Verdugo, M. A., Cambios conceptuales en la discapacidad... II Congreso Internacional de Discapacidad Intelectual. Madelein,
Colombia, 2004.
105
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
- Explicar la diferencia entre el contacto físico que le hace bien y aquel que
no. Por ejemplo: “el contacto físico bueno trae consuelo y uno se siente
bien, como cuando uno abraza o se acurruca con alguien con quien uno
quiere hacerlo. El contacto físico malo duele de manera física o uno se
siente mal en general, como cuando alguien nos pega o nos toca alguna
parte del cuerpo cuando uno no quiere”.
- Insistir con ellos y ellas: “Tu cuerpo es tuyo y tienes el derecho de decir ‘no’
si alguien te toca de una manera que no te gusta o si te obligan a tocar a
alguien cuando no quieres”.
- Permitir que el niño o la niña decidan si quieren o no dar o recibir besos y
abrazos. Forzarle a besar a su abuelito, a su tía o a un conocido o conocida,
no es adecuado. Incluso la madre y el padre, no deben imponer a sus hijos e
hijas su propio cariño. En vez de decirles “Ven acá y dame un abrazo” diga
“¿Me das un abrazo?”. Eso ayuda a los niños y niñas a lograr un sentido de
control sobre su propio cuerpo.
- Reiterar que ningún adulto tiene el derecho de tocar el pene a un niño o la
vulva a una niña o de pedirles que ellos o ellas toquen las partes genitales
de otros u otras. Recordarle que eso se aplica también a los familiares, con
la excepción de padre o madre bañando a los niños o niñas, o un doctor
examinándoles. Insistir en que “Me tienes que decir si eso te pasa...y no me
voy a enojar contigo”.
- Decirle que no tiene que obedecer ciegamente a todos los adultos. “Si un
adulto te pide mentir o robar, es malo. También es malo si alguien te toca,
o pide que tú lo toques, de las maneras desagradables de las que acabamos
de hablar. Le tienes que decir ‘no’ y después decírmelo”.
- Explicar que nadie le puede insistir que le oculte algo a usted, o sea, pedirle
que “guarde el secreto”. “Si alguien te toca el pene o la vulva y te pide que
no me lo cuentes, es porque hizo una cosa mala tocándote. Secretos y sor-
presas son diferentes. Sorpresas son por ejemplo, cuando papá le compra
un regalo a la mamá”.
- Practicar las respuestas con él o ella: ”¿Qué vas a hacer si la persona que
te cuida te dice que te va a dejar ver TV cuando quieras, si le tocas sus
genitales?”. “¿Y si un desconocido llama a la puerta mientras yo estoy en el
baño?”. Repasar situaciones y palabras específcas, ayudando al niño o niña
a saber qué hacer si se siente amenazada o amenazado, dónde ir y quienes
son los adultos de confanza que pueden ayudarle si la madre o el padre se
encuentran ausentes.
106
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
- Enseñarle insistentemente a diferenciar entre conductas públicas y conduc-
tas privadas, de tal modo de evitar que se exponga más de la cuenta (des-
nudarse, tocarse los genitales, orinar, son conductas que se realizan en
privado).
- Evitar estimular la expresión afectiva indiscriminada y enseñarle comporta-
mientos alternativos a los besos y abrazos para demostrar su afecto, por
ejemplo palabras y frases, apretones de mano, etc.
- Ayudarlo a lograr un sentido de control, estimulando la mayor autonomía
posible y evitando actitudes que los limiten más como la sobreprotección y
la compasión.
3.5. Recomendaciones generaIes para educar en
sexuaIidad a Ias personas con discapacidad inteIectuaI
- Usar imágenes tan a menudo como se pueda. Fotos de familia, de amigos,
amigas, pueden ser una oportunidad para hablar sobre relaciones e inte-
racciones sociales. Esto da un contexto importante e inmediato a las discu-
siones.
- Utilizar la repetición y proporcionar pequeñas cantidades de información
cada vez. Verifcar que el niño o niña entienda, haciendo preguntas que
pongan la información en un contexto práctico (¿qué podría haber hecho
tu amiga María?) Use todas las oportunidades para repetir ideas claves en
otros contextos, por ejemplo, mientras se ven programas de TV que toquen
temas relacionados con relaciones interpersonales o sexualidad.
- Dibujar, copiar, comprar un dibujo del cuerpo humano. Esta es una forma
concreta de mostrar donde están las partes del cuerpo y sus funciones.
- Separar la actividad en varios pasos, para lograr objetivos individuales
como la higiene personal relacionada con la menstruación, por ejemplo.
Se deben revisar frecuentemente los pasos con el niño o la niña y siempre
proporcionar retroalimentación y estímulo. Si está inseguro o insegura de si
sus pasos son concretos y entendibles, escríbalos y trate de seguirlos usted.
¿Dejó algo fuera? El uso de la toalla higiénica o tampón durante la mens-
truación o la limpieza de la piel en el pene puede parecer obvio, pero esas
actividades requieren muchos pasos separados en un orden particular para
que el niño o la niña puedan aprenderlos adecuadamente.
107
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
- Repetir la información a menudo y ofrecer retroalimentación y estímulo. Se
deben reforzar los conceptos importantes frecuentemente, incluso cuando
el niño o la niña los manejan.
- Practicar. Se debe asegurar que el niño o la niña tengan muchas oportuni-
dades de practicar y entrenar sus habilidades.
- Usar los recursos existentes. Informarse, visitar la biblioteca, revisar libros,
videos, etc. sobre cómo hablar con los niños y niñas sobre sexualidad.
- Establecer redes con padres, madres, educadores y educadoras, de modo
de compartir las diferentes experiencias y buscar mejores formas de abor-
dar esta temática.
- Reconocer y validar los sentimientos del niño o de la niña. Le ayudará a
conocer e identifcar lo que él o ella sienten en las distintas situaciones y es
una oportunidad única de conocer mejor al hijo, hija o estudiante.
- No temer decir “No sé la respuesta a esa pregunta”, pero asegurarse de
continuar con “podemos encontrarla juntos” y hacerlo así.
- No olvidar que no hay una sola aproximación que sea siempre la mejor.
Como padres, madres, educadores y educadoras, se tiene la oportunidad
de investigar y experimentar nuevas formas de abordar estos temas, de ser
creativos y aprender tanto de los éxitos como de los errores.
3.6. 5ugerencias de contenidos para educacion sexuaI de
Ios niños, niñas y jóvenes con discapacidad inteIectuaI
Conocer eI propio cuerpo sexuado
Nominar partes de su cuerpo
Funciones (no sólo reproductivas)
Como se siente eI propio cuerpo
Movimiento
Sensaciones corporales (lo agradable – lo desagradable)
Imagen corporal
Expresión de afectos
Autoestimulación
Rutinas de la intimidad
108
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
Un cuerpo que se trans!orma
Crecimiento: talla, peso
Desarrollo: ciclo evolutivo humano
Cambios de la pubertad
Menstruación, poluciones nocturnas
Reproducción humana: Embarazo y parto
Cuidado de Ia propia higiene
Arreglo, baño, lavado
Cuidado menstrual
Higiene de las poluciones nocturnas, etc
5er hombre, ser mujer
Reconocerse como niño o niña
Reconocer la diferencia sexual
Ser hombre, ser mujer ¿una sola manera?
Construcción de la autoestima
HabiIidades sociaIes y reIaciones interpersonaIes
Modales
Conductas públicas y privadas
Comunicar sus deseos y necesidades
Reconocer diferentes contextos
Saber decir que no adecuadamente
Los vínculos, contacto, expresión de afecto y límites
Conocidos/as y desconocidos/as
La amistad
Los confictos
Conocer lo que es un pololeo, romance
Desarrollo de citas y relaciones
Expresión de la sexualidad dentro de las relaciones
Reconocer riesgos
Prevención del embarazo
Autonomía y autocuidado
Enfermedades de transmisión sexual y modo de evitarlas
Derechos y responsabilidades en la conducta sexual
Violencia sexual
Los límites de la sexualidad
Abuso sexual
Prevención del abuso y del maltrato
Violencia de género
109
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
3.7. Cómo abordar aIgunas situaciones
- Cuidado e higiene personaI
El éxito de cada acción va a depender en gran parte de la capacidad de la
persona para ejecutarla. Cuando se realiza algo por primera vez, en un prin-
cipio se realiza muy imperfectamente o no se sabe como hacerlo, pero como
resultado de la práctica y del entrenamiento se adquiere una determinada
forma de actuar que se va perfeccionando con la repetición. Todos los niños
y niñas, con el apoyo y dirección de los adultos, aprenden de manera progre-
siva a actuar y a realizar cosas y en este proceso, se involucran sus habilidades
motoras, su capacidad de atención, de memoria, capacidad de generalización,
de imitación, etc. Las formas de actuar que se fjan producto del entrena-
miento, se denominan hábitos.
Para los niños y niñas con discapacidad intelectual este proceso es más difcul-
toso y requieren más tiempo y mayor entrenamiento para adquirir habilida-
des que son relativamente simples para las personas que no presentan esta
defciencia. Una forma de facilitar este proceso es descomponer las acciones
en pequeños pasos, en distintas operaciones parciales para lograr el compor-
tamiento global que se busca.
- Vestimenta
Los hábitos y habilidades que tienen que ver con la vestimenta están relacio-
nados con competencias que pueden ir desde vestirse y desnudarse solo o
sola, hasta otras más complejas como aprender a cuidar la vestimenta, vestirse
a la moda o de acuerdo a diferentes ocasiones, o a adquirir la propia ropa.
Para cada niño o niña con discapacidad intelectual se debe determinar de
acuerdo a sus posibilidades, nivel de desarrollo y de aprendizaje, etc., qué
habilidades trabajar, comenzando siempre por aquellas más relacionadas con
la práctica diaria y que más probabilidades de éxito tienen. Por ejemplo, si se
le quiere enseñar a sacarse el delantal o cotona se puede descomponer esta
acción en diferentes pasos: sacar el brazo de la manga, luego sacar el otro
brazo, sacar la prenda completamente, etc. Una vez que ha aprendido cómo
realizar estas acciones se podrán incorporar otras, como desabotonar. Una
estrategia que se puede utilizar es la del encadenamiento hacia atrás (¿qué
hicimos antes de sacar completamente la cotona?), donde cada paso deberá
ser reforzado aunque la contribución del niño o niña en la realización de la
actividad, haya sido mínima.
110
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
Al principio será necesario prestar mucha ayuda para, de manera gradual,
retirarla hasta que el niño o la niña hayan adquirido las competencias nece-
sarias para realizar cada paso por sí mismo/a. Es importante también, para
facilitar el aprendizaje, verbalizar cada paso de la secuencia con instrucciones
sencillas y con el uso de palabras que se tiene certeza que el niño o la niña
comprenderán. En este proceso, se pueden incorporar otros elementos o con-
ceptos, tales como las diferencias y semejanzas entre la vestimenta de hom-
bres y mujeres, explicando por ejemplo, porqué las mujeres usan sostén y los
hombres no, utilizando además ayudas visuales, facilitando la observación de
modelos, dando la oportunidad de ver cómo otros se visten, etc.
Para crear hábitos, es importante intentar que el niño o niña se vista y des-
vista siempre en el mismo orden, ya que podrá anticipar y se facilitará su
aprendizaje si todos los días realiza el mismo proceso. También será necesario
realizar un registro de los contenidos a trabajar, además de una programación
individual de cada una de las intervenciones que se vayan a realizar. A medida
que los niños y niñas vayan logrando conductas de mayor nivel de compleji-
dad, se pueden incorporar otros elementos como la apariencia personal, la
coquetería, ser atractivos, particularmente para los y las jóvenes.
- Aseo e higiene
Cotidianamente existen muchas oportunidades para desarrollar y practicar
con los niños y niñas las conductas relacionadas con su aseo personal. Para
motivar su aprendizaje de estas conductas, es importante que se asocien con
situaciones cotidianas concretas, dando, de este modo, un sentido y fnalidad
a la acción que el niño o la niña realizan. Por ejemplo, “nos lavamos las partes
íntimas para estar limpios y sin malos olores”; “se debe lavar las manos antes
de comer”, etc.
En el aprendizaje de estas habilidades se debe incluir también, el aprendizaje
de conceptos como limpio-sucio, frío-caliente-templado, olores agradables-des-
agradables, así como enseñar a darse cuenta de algunos riesgos y precauciones
como el uso del agua caliente, no botar el paño higiénico en el inodoro, etc.
Las técnicas a utilizar, pueden ser encadenamiento hacia atrás, guía de sus
movimientos, ayudas físicas, verbales y visuales, instigación de conducta, el
modelado y la práctica o ensayo de conducta. Se pueden utilizar claves visua-
les en lugares visibles para indicar la secuencia de las actividades a realizar, cui-
dando de ir retirándolas a medida que se avanza en el aprendizaje. Además
de verbalizar respecto a lo que se está enseñando, es un buen momento para
ir señalando cuáles de estas acciones se realizan en la intimidad.
111
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
- Menstruación
Explicar en qué consiste la experiencia de la menstruación antes de que una
niña la viva por primera vez, facilita que ella integre este hecho sin
miedo ni vergüenza y, por tanto, que se sienta bien en su cuerpo
de mujer. Esta información también es importante para los
niños, porque les permite reconocer y valorar más el cuerpo
femenino y satisfacer algunas de sus dudas.
Una manera de iniciar esta conversación es dejar a la vista
de la hija (o del hijo), las toallas higiénicas o los tampo-
nes de tal modo que le generen curiosidad, lo que facili-
tará la oportunidad para contarle qué le pasa en los días
en que las toallas higiénicas aparecen en los cubos de
la basura, de la capacidad de ser madre, de dónde viene
esa sangre que sale por la vagina y que no tiene nada
que ver con heridas o enfermedades, etc.
Es importante transmitir la información cuidando de que
el niño o niña no entienda que ser mujer implica obligatoriamente tener que
ser madre, sino explicarle que ésta es sólo una posibilidad. También conviene
desechar cualquier creencia que les haga pensar que la menstruación puede
producir situaciones tales como cortar la mayonesa o que implica limitaciones
para lavarse el cuerpo o el pelo, o hacer ejercicio físico, los que por el contra-
rio son positivos en este período, insistiendo que la menstruación NO ES una
enfermedad.
Una vez que a la niña le ha llegado su menstruación, se debe enseñar una
rutina de cuidado y aseo. Es recomendable también hacer con ella un calenda-
rio o cuadro de registro de su período, utilizando la creatividad y los elemen-
tos de que se dispongan.
- Iniciación de reIaciones sexuaIes compartidas
- No dejarse llevar por emociones negativas como el temor, alarmismo, culpa,
enojo, etc.
- Cálmese y refexione con tranquilidad.
- Muéstrese accesible, disponible y facilite la comunicación.
- Busque apoyo si lo requiere en personas que hayan vivido esta experiencia
o con algún especialista si lo considera necesario.
- Hable directamente del tema, sin rodeos, buscando el lugar y momento
oportunos.
112
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
- Pregúntele si necesita saber más para orientar adecuadamente, pero sin
interrogar o acosar.
- Considere la utilización de métodos de protección como el uso de anticon-
ceptivos y/o preservativos o según sea el caso, medidas irreversibles como
la ligazón de trompas o la vasectomía.
- Facilite la atención médica necesaria en esta situación. Es conveniente
acudir al ginecólogo o al urólogo.
- Respete la intimidad de la experiencia del/la joven, no invada su espacio,
proteger no signifca invadir.
- Métodos de controI de Ia nataIidad
No hace mucho tiempo, la esterilización de las personas con discapacidad era
una rutina que se llevaba a cabo en ocasiones arbitrariamente y sin conoci-
miento de la persona ni de sus familiares. En los últimos años, tanto las insti-
tuciones como los padres de familia están teniendo actitudes más tolerantes
con respecto a que las personas con discapacidad intelectual puedan mante-
ner una relación de pareja y tal vez benefciarse con el matrimonio.
El grado en que las personas que presentan discapacidad intelectual pueden
regular su sexualidad dependerá en gran medida de la índole y la gravedad
de la discapacidad, del tratamiento y del entorno en el que viven, así como de
los valores que su familia sustente. No se deben imponer los servicios de salud
reproductiva a las mujeres o a los hombres que sufren de discapacidad. Espe-
cialmente cuando se trata de anticonceptivos permanentes o a largo plazo
(implantes, DIU y esterilización), se debe estar al tanto de los requisitos legales
relativos a la obtención del consentimiento informado, incluida la explicación
de los benefcios y los riesgos, las opciones y determinar si la persona es capaz
de entender la información.
El uso de métodos de control de la natalidad en las personas con discapaci-
dad intelectual tienen partidarios como detractores y no existe una postura
única en la sociedad, aquí se señala solamente evidencia existente frente al
tema.
113
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
Generalmente los DIU no se recomien-
dan para mujeres con discapacidad
intelectual, dado que posiblemente
ellas no puedan notifcar complica-
ciones médicas dolorosas o molestas,
si ocurrieran.
Anticonceptivos
orales:
Muchas personas discapacitadas men-
tales no pueden deglutir las píldoras.
Su uso debe supervisarse muy de
cerca, y evaluarse su interacción con
otros medicamentos.
El uso de este método suele ser muy efec-
tivo.
Disminuye el fujo menstrual en las mujeres
que tengan difcultades con la higiene mens-
trual.
Ventajas y desventajas de diversos métodos anticonceptivos
para Ias personas que tienen discapacidad inteIectuaI
52
Desventajas Ventajas
Inyectables:
El uso a largo plazo de inyectables
sólo de progestina a menudo causa
amenorrea
Puede ser una ventaja respecto a la higiene
menstrual.
Los inyectables mensuales que contienen una
combinación de estrógeno y progestina pro-
ducen ciclos menstruales más regulares.
Cualquiera de este tipo de inyectables puede
ser adecuado, según las necesidades y los
deseos particulares de la mujer.
DIU:
Métodos de
barrera:
Su uso no es fable, a menos que las
personas con discapacidad intelectual
tengan un alto grado de iniciativa,
capacidad de entender y destreza
manual.
52 Las discapacidades mentales infuyen en el método Network en español: Invierno 1999, Vol. 19, No. 2
Enhttp://www.fhi.org/sp/RH/Pubs/Network/v19_2/mentaldisab.htm
Esterilización:
Nadie puede someterse a la esteri-
lización sin haber comprendido ple-
namente el procedimiento y sin su
pleno consentimiento.
La mayoría de las mujeres y de los
hombres con discapacidad intelectual
pueden comprender el signifcado
de la esterilización y, si son esteri-
lizados contra su voluntad, pueden
sufrir graves consecuencias psicoló-
gicas. En este grupo demográfco la
cirugía ginecológica, en sí, entraña
riesgos médicos, entre los cuales fgu-
ran la neumonía por aspiración y
tasas elevadas de infección debido a
trastornos subyacentes.
Un estudio realizado en la India y en el que
participaron 60 pacientes gravemente retra-
sadas mentales, que tenían difcultades en el
manejo de la menstruación, demostró que la
histerectomía vaginal mejoraba la calidad de
vida de las mujeres y de sus familiares res-
pecto a la higiene menstrual.
114
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
Antes de decidir una esteriIización
- Debe hacerse un análisis orientado sobre la responsabilidad de tener
hijos/as y no decidirlo por el simple hecho de tener la discapacidad.
- No subestimar el potencial de comprensión de la persona con défcit inte-
lectual.
- Explicar en qué consiste la esterilización.
- Explicar las razones por las que puede ser esterilizado/a.
- Detectar si realmente existe una capacidad reproductiva
- Considerar, de acuerdo con el dictamen de los especialistas, si la persona
con discapacidad es “incapaz” de dar su consentimiento y si lo será de
forma permanente.
- Tener en cuenta que son muy pocas las personas con discapacidad intelec-
tual moderada o profunda que tienen relaciones coitales.
- Revisar el estado de salud de la persona, ya que es indispensable tener un
corazón sano y una circulación estable.
Razones para no esteriIizar
- El respeto a los derechos básicos de la persona en cuanto a su nivel de auto-
nomía, la integridad de su cuerpo y su privacidad.
- Personas con discapacidad intelectual leve han resultado ser excelentes
padres de niños/as sin discapacidad.
- La salud de la persona no ofrece las condiciones para efectuar la interven-
ción.
- La cirugía presenta riesgos tales como: reacción a la anestesia, apnea, infec-
ciones, sangrados e infartos. La histerectomía sólo debe practicarse si el
útero está enfermo, ya que puede producir múltiples complicaciones.
115
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
3.8. Unidades de aprendizaje
A continuación se presentan algunas unidades de aprendizaje que facilitan la refexión y la apro-
piación de los contenidos tratados en este módulo para que sean trabajadas por los educadores y
educadoras entre sí o para realizarlos con las madres y padres en reunión de apoderados/as.
Objetivos de cada unidad.
Unidad 3.8.1.
Identifcar las características y las necesidades de apoyo en materia de educación sexual y
afectiva de los/las estudiantes y establecer las prioridades para el curso o grupo con el que se
desea trabajar.
Unidad 3.8.2.
Discriminar necesidades individuales de intervención en los y las estudiantes en el ámbito
sexual y afectivo.
Unidad 3.8.3.
Aprender a reconocer el propio sexo.
Unidad 3.8.4.
Observar como interactúan corporalmente los y las estudiantes en el contexto del aula.
Unidad 3.8.5.
Desarrollar en los y las estudiantes el concepto de imagen corporal.
Unidad 3.8.6.
Ayudar a los y las estudiantes con discapacidad intelectual a comprender que existen diferen-
tes formas de expresar su afecto que pueden variar dependiendo de las circunstancias, con-
textos o personas con quien se esté.
Se presenta también un material gráfco de apoyo para reproducir y trabajar con los y las estudiantes.
EvaIuación para todas Ias unidades
Se recomienda que luego de realizar cada unidad, ésta sea evaluada en su aplicación práctica y se
deje un registro de la experiencia particular vivida por cada grupo de docentes, padres, madres
o estudiantes. Esto, con el fn de que dicha experiencia no sólo pueda ser compartida con otros
educadores y educadoras, sino también recopilada y sistematizada para enriquecer y adaptar a las
diferentes realidades escolares de nuestro país, los recursos educativos en materia de sexualidad,
para los y las estudiantes que presentan discapacidad intelectual.
Escuela
Grupo al que se le aplicó
Módulo fecha aplicación
Nombre de la unidad
¿Qué fue lo más adecuado de la actividad propuesta por la unidad?,
¿Qué no resultó?
¿Qué cambiaría?
¿Qué agregaría para este grupo en particular?
Comentarios:
116
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
3.8.1. Mi curso
Objetivo. Identifcar las características y las necesidades de apoyo en materia
de educación sexual y afectiva de los/las estudiantes y establecer las priorida-
des para el curso o grupo con el que se desea trabajar.
Actividades
1. El profesor o profesora completa los siguientes antecedentes para cada uno de sus
estudiantes.*
Nombre: _______________________________________________________
Sexo: M __ F __

Edad: Peso: Estatura:
Vive con.
- Padres o familiares
- Padres adoptivos o familia sustituta
- Institución
- Otro
ReIación con Ia !amiIia
- Se refere a su familia con afecto
- No habla de su familia
- Existe preocupación por él/ella en su familia
- Se aprecia descuido o negligencia
- Poco cariñosos u hostiles
Antecedentes de riesgo en Ia !amiIia
Familia disfuncional, alcoholismo, drogas, pobreza, violencia intrafamiliar, etc.
Idioma que comprende mejor
- castellano
- otro __________
Modo principaI de expresión
- Ninguno
- Gestos
- Habla
- Lenguaje de signos gestuales o manuales
- Tableros o aparatos para la comunicación
- Otro
* En base al “Inventario para la Planifcación de Servicios y Programación Individual” - ICAP., de R.H. Bruininks; B.K. Hill; R. W.
Woodcock; R. F. Weatherman. Instituto de Ciencias de las Educación, Universidad de Deusto, España. Traducción y adaptación:
Delfín Moreno Centeno.
117
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
ß.- Categoría diagnóstica(*)
Diagnóstico principal
Otros antecedentes
Apoyos que utiliza actualmente o que debiera utilizar:
Comentarios
C.- Limitaciones !uncionaIes y asistencia que requiere
D. Conducta adaptativa deI niño o niña.
- Destrezas motoras
- Competencias sociales y comunicativas
- Competencias o destrezas de la vida personal
- Destrezas de vida en comunidad
D. ProbIemas de conducta
E. Actividades sociaIes y de ocio
5exuaIidad
- Se identifca como hombre o mujer
- Conoce diferencias físicas entre los sexos
- Comportamientos de género y actitud ante la sexualidad del niño/a o joven.
- Presenta inquietud o curiosidad sexual de manera explícita
- Cómo maneja sus emociones y sentimientos
- Es muy cariñoso o cariñosa
- Toca a otros/as frecuentemente
- Manifesta conductas autoestimulatorias o masturbación frente a otros/as
- Ha iniciado actividad sexual compartida.

- Necesidades de apoyo en el ámbito de la sexualidad
- Observaciones
2) Se recomienda que esta unidad se realice con otros profesores o profesoras, o en
Consejo de profesores con el fn de elaborar un diagnóstico de las necesidades de
los estudiantes del curso o del centro escolar en el ámbito de la educación sexual,
a la vez que conocer e incorporar las diferentes actividades e iniciativas educativas
individuales en este ámbito, existentes en la escuela.
Evaluación: En conjunto se proponen objetivos para trabajar con los estudiantes.
118
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
3.8.2. Las necesidades que percibo
Objetivo. Discriminar necesidades individuales de intervención en el ámbito
sexual y afectivo.
Actividades.
1) Elabore una lista del curso señalando lo que quisiera lograr en el ámbito de la edu-
cación sexual y afectiva, para cada uno de sus estudiantes (lo que me gustaría que
Juanito, María, Pedrito lograran).
2) En base a las expectativas señaladas, proponerse objetivos a lograr para cada uno
de los niños o niñas y determinar lo que se hará para intentar alcanzarlos. Esto per-
mitirá a la vez establecer las prioridades y objetivos para el grupo/curso. Esta lista se
puede conversar con algún otro u otra profesor o profesora que conozca al grupo de
estudiantes para contrastar visiones respecto a lo observado por el profesor/a jefe y
hacer modifcaciones si se considera necesario.
3) Determinar a quiénes –otros profesores/as o personas de la escuela que se relacio-
nen con él/ella– se le solicitará apoyo para lograr estos objetivos.
4) Determinar el período de intervención y la evaluación. Conservar esta lista para ir
retomando las expectativas a lo largo del año.
EjempIo 1
Expectativa
“Quisiera que María pudiera sentirse más segura y relajada en la escuela, la percibo
asustada y a la defensiva”.
Objetivos a Iograr
Con Ia niña.
a. Que me mire cuando le hablo y no esconda la mirada.
b. Que se sienta más cómoda y confada en el grupo.
c. Que sonría más a menudo.
Con Ia !amiIia.
a. Averiguar respecto al ambiente familiar de María, conocer si hay alguna situación
que incida en su comportamiento.
b. Lograr que alguno de los miembros de su familia pueda apoyar este trabajo
Cómo se intentará IograrIo.
a. Ponerme físicamente a su altura cuando le hablo; hablarle con suavidad; poner mis
manos sobre sus hombros y pedirle que me mire cuando le hablo; sonreírle cuando
me mira, en diferentes situaciones.
119
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
b. Observar la relación que otros niños/as tienen con ella; en clases ponerla junto a
niños/as que la acojan; darle tareas que pueda cumplir y hacerle saber que lo ha
hecho bien; sonreírle cuando interactúa con otras personas. Ayudarla a nominar
lo que siente cuando se observa en la niña compromiso emocional con alguna
situación, por ejemplo, ¿te da pena no poder hacer este dibujo como tú quieres?
c. Sonreírle frecuentemente, facilitarle situaciones de interacción positiva con otros
niños/as.
EjempIo 2
Expectativa.
“Desearía que Juanito aprenda que hay cosas que es mejor hacerlas en privado”.
Objetivos a Iograr
Con el niño:
a. Disminuir la frecuencia con que eructa y se rasca los genitales en clases.
Con la familia:
a. Lograr que alguno de los miembros de su familia pueda apoyar este trabajo.
Cómo se intentará IograrIo
a) Hacer un registro de la frecuencia con que se dan estos comportamientos en el niño
en el período de la clase;
b) Seleccionar una conducta cada vez, para intentar disminuirla;
c) Explicarle individualmente a Juanito qué signifca conductas públicas y conductas
privadas para asegurarnos que lo comprende y poner un límite claro en relación a
lo que es permitido o no, hacer en la sala de clases; llamar la atención del grupo
hacia otra cosa cuando se dé la conducta de eructar, por ejemplo, para evitar que los
niños/as refuercen con risas la misma.
b) Se tendrá a la vista del niño un frasco donde se introduce una bolita cada cierto
período de tiempo (previamente determinado según la frecuencia de dicha con-
ducta) en que no manifeste la conducta que se quiere extinguir. Previamente se le
ha explicado al niño lo que se va a hacer y a lo que podrá acceder cuando el frasco
esté lleno*, a la vez se registrará la frecuencia de la conducta no deseada, sin retarlo;
Acercarse, darle contacto visual y atención, además del sonido de la bolita en el
frasco cuando no eructa en clases, serán refuerzos para el comportamiento que se
quiere. Al fnal del día o de la semana, dependiendo de las posibilidades del niño y
de la frecuencia de su conducta, se contarán las bolitas que ha obtenido y se refor-
zará con un premio que para él/ella sea signifcativo, si ha tenido logros.
* El tamaño del frasco o el nivel que deben alcanzar las bolitas para obtener refuerzo deben ser alcanzables para el niño.
120
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
3.8.3. 5oy niño, soy niña
Objetivo. Reconocer el propio sexo
1. El educador o educadora pone en un lugar visible las imágenes en gran
tamaño, de un hombre y de una mujer (y/o de un niño y una niña), separa-
das entre sí por aproximadamente un metro.
2. Mostrando una de las fguras pregunta al grupo/individuo, ¿Qué es … una
mujer o un hombre? (¿un niño o una niña?), señalando siempre en segundo
lugar la respuesta incorrecta en relación a la imagen que se señala, para no
confundir con una respuesta correcta, la repetición en eco del estudiante,
de lo que dice el o la docente.
3 Una vez que todos hayan contestado correctamente, se les pide a los y las
estudiantes que se desplacen por la sala y se ubiquen al lado de la imagen
que los representa a ellos o a ellas.
Dependiendo del grado de desarrollo y de avance de los y las estudian-
tes, se puede realizar como juego con diversas modalidades, por ejemplo:
el educador/a señala o nombra alternativamente a diferentes personas
y ellos y ellas se desplazan -caminando, corriendo, levantando un brazo,
etc.- hacia la imagen que corresponda para esa persona, por ejemplo,
¿qué es la mamá mujer u hombre?, ¿qué es el papá?, ¿que es Juanita/o?,
qué soy yo?, etc.).
Otras aIternativas y sugerencias
- Formados en ronda el educador educadora pide a cada uno/a de sus estu-
diantes que diga si es NIÑO o NIÑA, HOMBRE o MUJER, cuando responde
se pasa al siguiente y así sucesivamente. La idea es que los niños y niñas
puedan ir haciéndolo lo más rápido que cada uno o una pueda de acuerdo
a sus posibilidades ej. NIÑA, NIÑO, NIÑO, NIÑA, NIÑA…. y que se diviertan;
dependiendo del tamaño del grupo se dan dos o más vueltas a la ronda,
el o la que se equivoca tiene que aplaudir dos veces o hacer alguna otra
tarea.
- El educador o educadora muestra a sus estudiantes el contorno de la fgura
de una mujer y otro de un hombre dibujados en papel de diario. En con-
junto van ubicando diferentes partes del cuerpo: cabeza, brazos, piernas,
ojos, orejas, rodillas, genitales, etc., de acuerdo a lo que vayan señalando
los propios estudiantes. Las partes del cuerpo que no aparecen espontá-
neamente son complementadas por el profesor.
121
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
- Cada vez que se señala una parte del cuerpo y es ubicada en el dibujo, los
estudiantes repiten el nombre y la tocan en su cuerpo.
- Se juega a reconocer partes del cuerpo.
- Recitan el poema “Mi cuerpo”, señalando cada parte del cuerpo que se
nombra y realizando los gestos y las acciones que aparecen en él (andar,
abrazar, etc.).

- Señalan diferentes maneras en que se les dice a los hombres y a las muje-
res. Por ejemplo: mujer, dama, señora, doña; hombre, señor, caballero,
don, etc.
- Recortar una fgura de una niña o de un niño para que los reconozcan.
- Vestir fguras de papel.
Mi cuerpo
En mi cara muy redonda, tengo ojos y nariz,
tengo también una boca, para cantar y reír.
A los lados tengo orejas, para escucharte a ti,
y arriba está mi pelo, que me hace verme así.
En mi cuerpo también tengo, pies y piernas para andar
con mis manos yo hago cosas y los brazos… pa´ abrazar.
Y si miras con cuidado, lo que tengo en la mitad,
es mi ombligo, que hace un tiempo, me unía a mi mamá.
Si a mí me llaman niña, esto tiene una razón,
en mi cuerpo la vagina, me hace niña sí señor.
Y si a mí me llaman niño, también tiene una razón,
en mi cuerpo tengo pene, yo soy niño, sí señor.
122
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
- Emparejar naipes con fguras de igual sexo.
- Cada estudiante saca de una caja la fgura de un hombre o de una mujer
(niño o niña) dependiendo de su sexo. Luego, cada uno muestra su fgura
al grupo.
- Hacen un collage con recortes de revistas la mitad con hombres y la otra
mitad con mujeres.
- Cada uno/a completa la frase: Soy un niño porque, soy una niña porque…
Soy un hombre, soy una mujer porque…
123
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
3.8.4. Cuerpo, espacio e interacción
Objetivo. Observar cómo interactúan corporalmente sus estudiantes en el
contexto del aula
Actividades.
1) Observe a sus estudiantes en lo siguiente:
¿Cuáles son sus actitudes corporales?

¿Cómo son sus movimientos?
¿Qué recursos usan para comunicarse?
¿Cuál es el ritmo de acomodación a situaciones nuevas?
¿Cómo surge la interacción entre ellos/ellas, cómo se arman o rearman grupos?
¿Cuál es la postura de cada niño?
¿Cómo interactúan con los objetos, se aproximan espontáneamente a ellos?
¿Cómo se mueven en el espacio, qué lugares eligen, tienen difcultades para despla-
zarse?
¿Cuál es la actitud corporal con el/la educador/a, qué le produce a él/ella la modali-
dad de cada niño?
2) Ponga música, invítelos e invítelas a bailar y observe nuevamente.
3) ¿Qué conclusiones puede sacar respecto de sus estudiantes luego de esta actividad?
Anótelas.
EvaIuación. Propóngase una actividad a través de la cual sus estudiantes expresen emo-
ciones corporalmente.
124
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
3.8.5. Mi cuerpo
Objetivo. Desarrollar el concepto de imagen corporal.
Para que el niño/a pueda relacionarse con otros u otras, debe previamente
tomar conciencia de su cuerpo y de sí mismo/a, en relación con las cosas y con
las otras personas.
Actividades sugeridas.
1) Tomar conciencia del cuerpo y su tamaño en el espacio percibiendo el entorno desde
distintas posiciones: rodar, andar a gatas, subirse, bajar, caminar, andar como pato,
etc. Si no lo hace espontáneamente enseñarle a hacerlo.
2) El niño/a se tumba en el suelo o en un papel grande y se traza el contorno de su
cuerpo con los brazos y piernas extendidos. Dependiendo de las posibilidades que
tengan sus estudiantes lo podrán hacer con más o menos apoyo de otras personas.
Se puede dar también como tarea para la casa, para que lo realicen con su madre, su
padre u otro familiar.
3) Mirarse en un espejo de cuerpo entero y descubrir los propios movimientos (brazos,
piernas, cabeza).
4) Reconocerse a sí mismo/a y a otros niños y niñas en el espejo.
125
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
3.8.6. Expresar de di!erentes maneras
Objetivo. Ayudar a los niños y niñas con discapacidad intelectual a compren-
der que existen diferentes formas de expresar su afecto que pueden variar
dependiendo de las circunstancias, contextos o personas con quien se esté.
Actividades.
1. Hable con los niños y niñas sobre las palabras y las frases que se pueden utilizar con
diferentes personas (las amigas y los amigos, los padres y las madres, los desconoci-
dos y desconocidas, etc.) para refejar sus sentimientos de afecto.
2. Haga con ellos y ellas una lista de las diversas formas de contacto que podrían fun-
cionar, como darse la mano, hacer un gesto con la cabeza sin tocar, suaves apretones
de brazo, darse una palmada una a otra con la mano abierta, pasar la mano sobre
la espalda, etc.
3. Juegue con ellos y ellas a mostrar sentimientos a través de la expresión facial. Haga
una expresión exagerada con su cara, de algún sentimiento como pena, rabia, sor-
presa, para que ellos y ellas adivinen cómo se siente. Por ejemplo, un bostezo indi-
caría que está cansada o cansado. Una sonrisa, que está feliz. Una mano cubriendo
una boca bien abierta, sorpresa. Una vez que los niños y niñas han comprendido, les
tocará el turno a ellos y a ellas. Lo más probable es que ellos y ellas van a señalar
en un principio, los mismos que usted ha modelado o incluso uno sólo de ellos será
reiterado. Lo importante de esta actividad es ayudarles a desarrollar un vocabulario
de “sentimientos”, para poder verbalizar sus sentimientos cuando así lo necesiten o
para poder reconocerlos en otros y otras. Se puede ir ampliando este “vocabulario”
durante el año.
4. Una vez que son capaces de nominar algunos sentimientos, se puede profundizar
respecto a lo que se siente en el cuerpo al experimentarlos (algo en la garganta
cuando tengo pena) y qué cosas les producen a ellos y ellas esos sentimientos
(cuando mi mamá me retó).
EvaIuación. Trabaje el tema en reunión de apoderados, para que los padres refuercen
esto en casa y aprendan también a ser más hábiles en el reconocimiento de
sus sentimientos personales y de sus hijos e hijas.
126
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
Anexo. MateriaI de apoyo
Se incluyen estas imágenes de un hombre y una mujer (dibujados con y sin
genitales) las que se pueden cuadricular y agrandar para ser utilizadas para
abordar diferentes contenidos en la educación sexual de los niños y niñas con
discapacidad intelectual.

127
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
REfERENCIA5 ßIßLIOGRÅfICA5
1. AGUADO D., Antonio L.eón, FLÓREZ GARCÍA, María Ángeles y ALCEDO R., María Ángeles. “Pro-
gramas de cambio de actitudes ante la discapacidad”. Universidad de Oviedo. Psicothema 2004.
Vol. 16, no 4, pp. 667-673. En: www.psicothema.com
2. ALEGRE DE LA ROSA, Olga M. “Educación Sexual En Personas Discapacitadas”, 2002.
3. ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS.
• “Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad“, Nueva York, EE.UU.,
14-25 de agosto de 2006. Sexagésimo primer período de sesiones. Tema 67 b) del pro-
grama. 24 de enero de 2007.
• Protocolo facultativo de la Convención sobre los derechos de las personas con discapaci-
dad. EE.UU., 2007. (El texto de la Convención se puede consultar en http://www.un.org/
esa/socdev/enable/)
4. BOLUARTE, Alicia; MÉNDEZ, Julia; MARTELL, Rosana. “Infuencia de un programa de entrena-
miento en habilidades sociales en las habilidades de comunicación e integración social de jóvenes
con retraso mental leve y moderado”. Instituto Especializado de Rehabilitación. En: http://www.
psicocentro.com/cgi-in/articulo_s.asp?texto=art49001
5. BUSTAMANTE B., José. Mitos y Derechos Sexuales. Instituto de Psicología, Sexología y Medicina
Espill. Enviado por : sexologos en 28 Feb, 2006. www.discasex.com/Article9.html
6. CABRAL, Blanca E. “Sexualidad y género en subversión antropológica”. Boletín Antropológico Nº
48. Enero-Abril, 2000, Centro de Investigaciones Etnológicas. Museo Arqueológico. Universidad
de Los Andes. Mérida, Venezuela, 2000.
7. CARRASCO N., José Luis. La sexualidad en personas con discapacidad. Respuestas a su derecho
al amor y ¿reproducción? En: http://www.sexualidadonline.com/anticonceptivos/anticonceptivos-
sub07.htm
8. COMISIÓN DE EVALUACIÓN Y RECOMENDACIONES SOBRE EDUCACIÓN SEXUAL, Informe Final.
Editor Responsable: Dirección de Comunicaciones Ministerio de Educación, Serie Bicentenario,
Santiago de Chile, 2005. (Este informe es un documento no-ofcial del MINEDUC)
9. COUWENHOVEN, M.S. Terri. Educación de la sexualidad: cómo construir los cimientos de actitu-
des sanas. Fundación síndrome de down de Cantabri. En: http://www.infonegocio.com/downcan/
todo/interes/sexualidad2.html
10. DE LA CRUZ, M.R, Carlos, , LÁZARO C., Oscar. Apuntes de educación sexual. Sobre la sexualidad
de niños y niñas con discapacidad. Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de
Alumnos. CEAPA, Madrid, 2006.
11. DEL HOYO, Isabel; BOLLULLOS, Ana. Cuidado personal. APNA- CÁDIZ, 2005.
En: http: / / www.uam.es / personal _pdi / psicologia/ agonzale/ Asun/ 2005/ Discap/ articulos /
CuidadoPersonal.rtf+Actitudes+hacia+las+personas+con+discapacidad.
12. DIEZMA, Juan Carlos; DE LA CRUZ, Carlos. ¿Hablamos de sexualidad con nuestros hijos? Ed. CEAPA,
Madrid, 2002. En: www.ceapa.es
13. EGEA G., Carlos; SARABIA S, Alicia. Clasifcaciones de la OMS sobre discapacidad. Murcia,
España, 2001.
http://usuarios.discapnet.es/disweb2000/art/ClasifcacionesOMSDiscapacidad.pdf.
14. FAMILY HEALTH INTERNATIONAL (FHI), 2006. Las discapacidades mentales infuyen en el
método. Network en español: Invierno 1999, Vol. 19, No. 2. http://www.fhi.org/sp/RH/Pubs/
Network/v19_2/mentaldisab.htm
15. FEAPS. Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad
Intelectual. “Discapacidad Intelectual”. Texto de divulgación. http://www.atzegi.org/Modulos/
UsuariosFtp/Conexion/archivos55A.pdf
128
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
16. FUNDOWN, FADIS. Manual de prevención y detección del maltrato para mujeres con discapacidad
psíquica. Manual para docentes. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Gobierno de la Región
de Murcia. Consejería de Trabajo y Política Social. Dirección General de Familia y Servicios Sectoria-
les. Murcia, España, 2005. http://sid.usal.es/idocs/F8/FDO13133/manual_maltrato_docentes.pdf
17. GARCÍA F., José L. Educación sexual y afectiva en personas con minusvalía psíquica. Ed. Asociación
Síndrome de Down Cádiz y Bahía, España, 2000.
18. GOBIERNO DE CHILE. Discurso de la Ministra de Planifcación, Clarisa Hardy, en la frma de la Con-
vención sobre los derechos de las personas con discapacidad. 30 de marzo del 2007.
19. GÓMEZ ZAPIAÍN, Javier. “Sexualidad y afectividad en personas con defciencia Pautas de actua-
ción”. ATZEGI, 2004.
http://www.atzegi.org/Modulos/UsuariosFtp/Conexion/archivos39A.pdf
20. GOSSART, Mary. No hay lugar como el hogar…para la educación sexual. Spanish translation:
Bojana Stefanovska, third edition. Planned Parenthood Health Services of Southwestern Oregon,
Usa, 2002.
21. JEFFREE, Dorothy M. Cuadernos de Educación Especial N.o 1. La Educación de los Niños y los Jove-
nes Defcientes Mentales, Unesco, 1986
22. JUNTA DE ANDALUCÍA, La atención al alumnado con discapacidad en la Comunidad Autónoma de
Andalucía. Tercera edición revisada, Edita Consejería de Educación y Ciencia. Dirección General de
Orientación Educativa y Solidaridad, España, 2001.
23. JUNTA DE ANDALUCÍA, Guía para la atención educativa a los alumnos y alumnas con discapacidad
psíquica asociada al retraso mental. Edita Consejería de Educación y Ciencia. Dirección General de
Orientación Educativa y Solidaridad, España, 2002.
24. LÓPEZ SÁNCHEZ, Félix. Educación Sexual y Discapacidad. III Congreso “La Atención a la Diversidad
en el Sistema Educativo”. Salamanca, 6 al 9 de febrero de 2001. Universidad de Salamanca. Insti-
tuto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO).
25. MATURANA, Humberto. Emociones y lenguaje en educación y política. Ed. Dolmen Ensayo, Décima
edición. Santiago de Chile, 2001.
26. MINISTERIO DE EDUCACIÓN. Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios de la
Educación Básica. Actualización 2002. Santiago de Chile, 2002.
27. MINISTERIO DE EDUCACION. Plan de Educación en Sexualidad y Afectividad. División de Edu-
cación General. Secretaría Técnica de Educación en Sexualidad y Afectividad. Santiago de Chile,
2005.
28. MINISTERIO DE EDUCACION. Política de Educación Especial “Nuestro compromiso con la diversi-
dad”. División de Educación General. Unidad de Educación Especial. Santiago de Chile, 2005.
29. MINISTERIO DE EDUCACION. Boletines informativos de sexualidad y afectividad, nos. 1 al 8. Divi-
sión de Educación General. Secretaría Técnica de Educación en Sexualidad y Afectividad. Santiago
de Chile, 2005, 2006.
30. MINISTERIO DE EDUCACIÓN. Antecedentes históricos y legales del proceso de integración de
las personas que presentan discapacidad. En: Impulso al proceso de integración educativa de la
población con discapacidad a la educación parvularia. División de Educación General. Unidad de
Educación Parvularia. Unidad de Educación Especial. Santiago de Chile, 2006.
31. MINISTERIO DE EDUCACION. Estudio de educación en sexualidad y afectividad en el mundo de la
discapacidad intelectual. División de Educación General. Unidad de Educación Especial. Secretaría
Técnica de Educación en Sexualidad y Afectividad, Santiago de Chile, 2006.
129
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
32. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE. La educación sexual de la primera infancia.
Guía para madres, padres y profesorado de educación infantil. Secretaría General de Educación y
Formación Profesional. España, 2003.
33. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA. La educación sexual de niñas y niños de 6 a 12 años. Guía
para madres, padres y profesorado de educación primaria. Edita Secretaría General Técnica. Sub-
dirección General de Información y Publicaciones. España, 2006.
34. MINISTERIO DE JUSTICIA. FUNDACIÓN DE LA FAMILIA. Protegiendo los derechos de nuestros niños
y niñas. Prevención del maltrato y el abuso sexual infantil en el espacio escolar. Manual de apoyo
para profesores. Santiago de Chile, 2004.
35. MINOLETTI S., Alberto. Derechos humanos de las personas con enfermedades mentales: legisla-
ción internacional y desafíos para Chile. Documento de estudio. Minsal. Subsecretaría de Salud
Pública. Departamento de Salud Mental División de Prevención y Control de Enfermedades. San-
tiago de Chile, 2005.
36. ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS): Clasifcación Internacional del Funcionamiento,
de la Discapacidad y de la Salud: CIF, Madrid, España, 2001.
37. ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. Defnición de trabajo del Grupo de Consulta Internacio-
nal de la OMS. http://www.who.int/reproductive-health/gender/sexual_health.html#4
38. PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL MUJER Y DISCAPACIDAD. Conclusiones. Valencia, España,
2003.
39. RAMÍREZ, Marcela. “NOSOTROS, ¿POR QUÉ NO? Refexiones sobre: “Sexualidad y Personas
con Necesidades Intelectuales Especiales”, Mar del Plata, Argentina, 2004. En: http://
www.discapacitados.org.ar/documentos/index.html
40. ROSADO G., Isabel Ma. ¿Quién “discapacita” a la sexualidad?. Ciclo de Conferencias “Discapaci-
dad e Igualdad de Oportunidades” del GIAT sobre Discapacidad de la Fundación Isonomía para la
Igualdad de Oportunidades. Universitat Jaume I -Castellón, 2005.
41. RUIZ R., Emilio. 2003. Adaptaciones curriculares individuales para los alumnos con Síndrome
de Down. Revista Síndrome de Down 20: 2-11, 2003 http://www.pasoapaso.com.ve/GEMAS/
gemas_157.htm#2
42. SPANGLET, Mariah. “La Educación sexual para Estudiantes con necesidades Educativas
especiales”.
http://www.geocities.com/Heartland/Cottage/6843/educacionsexual.html
43. VERDUGO, Miguel Á. Análisis de la defnición de discapacidad intelectual de la Asociación Ameri-
cana sobre Retraso Mental (AAMR) de 2002. Instituto Universitario de Integración en la Comuni-
dad. Universidad de Salamanca.
44. VERDUGO, Miguel A. «El cambio de paradigma en la concepción del retraso mental: la nueva def-
nición de la AAMR», Siglo Cero, 25 (5), España, 1994.
45. VERDUGO, Miguel Á. Cambios conceptuales en la discapacidad. En: II Congreso Internacional de
Discapacidad Intelectual: Enfoques y Realidad: Un Desafío: 23-25 de septiembre de 2004. Mede-
llín, Colombia, 2004.
46. VERDUGO, Miguel Á. Aportaciones de la defnición de retraso mental (AAMR, 2002) a la
corriente inclusiva de las personas con discapacidad. En: http://www.edu.juntaex.es/dp/badajoz/
upe/ddiversidad/escinclusivas/doc/03escuelainclusivavasca.
47. WEEKS, Jeffrey. El malestar de la sexualidad. Talasa ediciones, Madrid, 1998.
130
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
INDICE
Presentación 3
Introducción 5
Objetivos 6
MODULO 1. 5exuaIidad y discapacidad
1.1. Introducción 9
1.2. ¿Qué es la discapacidad? 11
1.2.1. Evolución del concepto discapacidad 12
1.2.2. Convención internacional de los derechos
de las personas con discapacidad 14
1.2.3. ¿Qué es la discapacidad intelectual? 16
1.2.4. Una nueva mirada a la discapacidad intelectual 17
1.2.5. El modelo multidimensional de la discapacidad intelectual 19
1.3. ¿Qué es la sexualidad? 21
1.3.1. Sexo y sexualidad 22
1.3.2. Sexo, diferencia sexual y diferencia de género 22
1.3.3. ¿Quiénes son los niños, niñas y jóvenes con discapacidad
intelectual, desde el punto de vista de su sexualidad? 24
1.4. Unidades de aprendizaje 27
1.4.1. Diferentes concepciones de la discapacidad 28
1.4.2. Tener un hijo o una hija con discapacidad 29
1.4.3. Un nuevo concepto de discapacidad intelectual 33
1.4.4. ¿Qué es la sexualidad? 35
1.4.5. ¿Mito y realidad respecto a la sexualidad de las personas con
discapacidad? 36
1.4.6. “Las personas con discapacidad intelectual son también personas
sexuadas” 39
MODULO 2. Educación sexuaI y discapacidad inteIectuaI
2.1 Introducción 41
2.2. Educar en sexualidad y afectividad 43
2.2.1. Qué ideas hacen difícil educar en sexualidad 44
2.2.2. ¿Quién debe realizar la educación sexual? 46
- Ventajas de la familia para educar en sexualidad 47
- Características de la escuela para educar en sexualidad 49
- Familia y Escuela en colaboración 50
2.3. Modelos de intervención en educación sexual 51
- El modelo de riesgo 51
- El modelo moral 52
- El modelo para la revolución sexual 52
- El modelo biográfco-profesional, un modelo para la diversidad 53
2.4. Educacion sexual y discapacidad intelectual 54
2.4.1. ¿Por qué es necesario entregar educación sexual a las personas que
presentan discapacidad intelectual? 54
2.4.2. ¿Por qué para las personas con discapacidad
intelectual el aprendizaje sexual está más limitado? 55
2.4.3. ¿Cuáles son los objetivos de educación sexual para las personas
que presentan discapacidad intelectual? 56
2.5. Factores que pueden difcultar a los padres asumir la
educación sexual de sus hijos e hijas con discapacidad intelectual 57
131
C
ó
m
o

e
d
u
c
a
r

I
a

s
e
x
u
a
I
i
d
a
d

d
e

I
o
s

n
i
ñ
o
s
,

n
i
ñ
a
s

y

j
ó
v
e
n
e
s

c
o
n

d
i
s
c
a
p
a
c
i
d
a
d

i
n
t
e
I
e
c
t
u
a
I
MODULO 3
2.6. Oportunidades y restricciones para educar la
sexualidad en el contexto de la escuela especial 57
2.7. Actitudes personales para educar en sexualidad 59
2.8. Sugerencias para trabajar con los padres y madres la
educación sexual y afectiva de sus hijos e hijas con discapacidad intelectual 61
2.9. Unidades de aprendizaje 64
2.9.1. Ideas acerca de la educación sexual 65
2.9.2. Modelos de intervención en educación sexual 68
2.9.3. Conociendo las propias actitudes para educar en sexualidad 69
2.9.4. La alianza con la familia es fundamental para lograr
objetivos de educación sexual con los y las estudiantes 73
MODULO 3. Cómo educar Ia sexuaIidad de Ios niños, niñas y
jóvenes con discapacidad inteIectuaI
3.1. Introducción 75
3.2. Aspectos a tener en cuenta para adaptar la respuesta educativa 77
- Su proceso de aprendizaje 77
- Su desarrollo afectivo sexual 78
3.3. Algunos conceptos y temas claves en la educación sexual
de los niños y niñas con discapacidad intelectual 84
- La enseñanza del cuerpo 84
- La comprensión de las diferencias de género 86
- Tocar o estimular partes íntimas 87
- Intimidad y privacidad 90
- Vínculos, afecto y límites 90
- Habilidades sociales 94
- Límites 96
3.4. Abuso sexual 97
3.4.1. Indicadores que hacen sospechar la existencia de abuso
sexual en un niño o niña 98
- Indicadores físicos 99
- Indicadores emocionales y conductuales 99
- Conducta del cuidador o cuidadora 100
3.4.2. ¿Cómo se debe actuar si un niño o una niña comunica haber sido abusado? 101
3.4.3. ¿Qué hacer en relación con el agresor o agresora? 101
3.4.4. ¿Cómo proteger a las personas con discapacidad
intelectual de ser abusadas sexualmente? 104
3.5. Recomendaciones generales para educar en
sexualidad a las personas con discapacidad intelectual 106
3.6. Sugerencias de contenidos para educacion sexual de los niños,
niñas y jóvenes con discapacidad intelectual 107
3.7. Cómo abordar algunas situaciones 109
- Cuidado e higiene personal 109
- Vestimenta 109
- Aseo e higiene 110
- Menstruación 111
- Iniciación de relaciones sexuales compartidas 111
- Métodos de control de la natalidad 112
3.8. Unidades de aprendizaje 115
3.8.1. Mi curso 116
3.8.2. Las necesidades que percibo 118
3.8.3. Soy niño, soy niña 120
3.8.4 Cuerpo, espacio e interacción 123
3.8.5 Mi Cuerpo 124
3.8.6 Expresar de diferentes maneras 125
Anexo: Material de apoyo 126
Referencias Bibliográfcas 127
132
CÓMO EDUCAR LA SEXUALIDAD DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->