Está en la página 1de 0

IATENA

Instituto Argentino de Terapias Naturales











CURSO DE
FLORES DE BACH






NIVEL III


Clase Nº 27


IATENA
Instituto Argentino de Terapias Naturales

Flores de Bach Nivel III, clase 27 Página 2 de 13






INDICE



1. CÓMO LLEGAR A LA FÓRMULA FLORAL
1.1. Sobre el número de flores
1.2. Anotaciones de la entrevista

2. CÓMO PRESCRIBIR LOS REMEDIOS
2.1. Las cinco reglas de la doctora Marisa Pastorino
2.2. Otros criterios que ayudan a elegir los remedios
2.3. Acerca de la preparación de las flores



























IATENA
Instituto Argentino de Terapias Naturales

Flores de Bach Nivel III, clase 27 Página 3 de 13


1. CÓMO LLEGAR A LA FÓRMULA FLORAL

1.1. Sobre el número de flores
El Centro Bach recomienda dar no más de seis flores. En caso de
dar Rescue Remedy, se cuenta como una.

Si bien este criterio ha sido repetido por muchos autores,
encontramos en las anotaciones del Dr. Bach dos fórmulas más
numerosas:

“SRTA BREEDON
Crab Apple + Impatiens + Star of Bethlehem + Mimulus + Aspen +
Cherry Plum + Rock Rose + Agrimony + Sweet Chestnut”

“SRTA MONTFORD (SECRETARIA)
Centaury + Mustard + Honeysuckle + Clematis + Agrimony + Walnut +
Scleranthus + Oak + Cerato.” (1)


Mechthild Scheffer dice que para cubrir todos los aspectos
necesarios, a veces hay que dar hasta 12 flores.

Mi opinión es que, más que de número, se trata de que sean las
flores adecuadas a cada momento de la terapia.

Personalmente rara vez he dado más de 8.
Por momentos hace falta concentrarse en un aspecto,
entonces doy una o dos.

El mismo Bach ha dejado escritas fórmulas de variadas
cantidades, de 1 a 9.

Al principio es mejor dar pocas, para poder chequear el efecto.
De otro modo uno no sabe cuál le hizo bien a la persona.



¿Tomó alguna vez una sola flor? ¿Cómo fue su
experiencia?
Si nunca lo hizo es recomendable que lo experimente.





IATENA
Instituto Argentino de Terapias Naturales

Flores de Bach Nivel III, clase 27 Página 4 de 13


1.2. Anotaciones de la entrevista
Las palabras y las frases del paciente nos sugieren flores. Es
bueno anotarlas al lado de cada una.
Por ejemplo:

Voy de un lado para otro. (Impatiens)

Tengo unas contracturas terribles (Vervain)

No transo con mis principios (Rock Water)

Me sobrecargo de trabajo (Oak)

Tengo tantas preocupaciones que no duermo bien (White
Chestnut)

No tolero la gente grosera (Beech)

De este modo es posible llegar a una larga lista, que por sí sola
no puede ser una fórmula.

Quienes trabajan así alopatizan las flores, fragmentan a la
persona en un montón de síntomas sin sentido.

Es necesario llegar a una visión más integral, a un retrato más
preciso de la persona. Y para ello nos valemos de varios
instrumentos:

Las preguntas en la entrevista nos dan mayor precisión. Para
poder preguntar es necesario tener presente las diferencias entre
las flores, o sea hacer diagnóstico diferencial.

En el ejemplo anterior preguntamos por ejemplo:

¿Cómo es lo que dijo que va de un lado para el otro? ¿Qué hace?
- “Es que me entusiasmo y hago muchas cosas.” -
(No es Impatiens, es Vervain)

Explíqueme sobre sus principios.
- “Cuando me llevan la contra no doy el brazo a torcer, discuto y
discuto a muerte.” -
(No es Rock Water es Vervain)



IATENA
Instituto Argentino de Terapias Naturales

Flores de Bach Nivel III, clase 27 Página 5 de 13


¿Cómo llega a sobrecargarse de trabajo?
- “Hago muchas cosas y con mucho entusiasmo.” -
(No es Oak, es Vervain)

Cuénteme qué le pasa de noche.
- “Me voy a la cama y pienso en las cosas que tengo que hacer
mañana.” -
(No es White Chestnut, es Vervain)

Sus amigos, sus familiares ¿le dicen que es intolerante?
- “Me dicen que soy cabeza dura.”-

¿Usted se reconoce en actitudes críticas o intolerantes?
- “Me reconozco más como cabeza dura, no transo, cuando algo
se me mete en la cabeza, nadie me lo saca.” -
(No es Beech, es Vervain)


Este es un claro ejemplo de cómo, después de haber anotado
cinco flores, llegamos a una sola preguntando con mayor
precisión.

No hay que engañarse con las palabras, sino ver el contexto:
miedo al ridículo no es miedo, es vergüenza. (No es Mimulus, es
Crab Apple)

Siempre hay que ahondar en el significado de las palabras e
investigar el sentido del síntoma.

Por ejemplo, si la persona está cansada, no sólo hay que pensar
en Olive o Hornbeam.
Puede ser que se canse por trabajar con demasiada pasión y
entusiasmo, haciendo muchas cosas a la vez (Vervain).

También que se recargue de tareas por no saber delegar y por un
excesivo sentido de la responsabilidad (Oak).

Que esté momentáneamente abrumado por muchas cosas (Elm).

Que se agote por ser demasiado detallista (Crab Apple).





IATENA
Instituto Argentino de Terapias Naturales

Flores de Bach Nivel III, clase 27 Página 6 de 13



Haga este ejercicio con usted mismo: pruebe de jerarquizar sus
emociones.






2. CÓMO PRESCRIBIR LOS REMEDIOS

2.1. Las cinco reglas de la doctora Marisa Pastorino

1. Dar pocas Flores.
Es importante hacer un esfuerzo para diagnosticar con precisión y
diferenciar síntomas. De este modo las fórmulas se acortan
mucho.
Al principio dar pocas flores nos permite chequear el efecto.


2. Dar los Remedios para emociones concientes y
manifiestas.
Los Remedios se eligen por lo que la persona dice y por lo tanto
tiene conciencia de lo que le está pasando.


También podemos dar en base a lo que se ve - lo manifiesto - y
que tal vez la persona no verbaliza, no habla, pero que si se lo
señalamos se puede dar cuenta enseguida.

Por ejemplo: alguien que viene a consulta no expresa en ningún
momento que es ansioso, impaciente. Pero mueve las piernas
constantemente.

La mayor dificultad en este punto la tienen los psicólogos que
tratan de llegar a las emociones ocultas o reprimidas.

Los conocimientos de psicología y psicoanálisis pueden ser de
utilidad para comprender a las personas, pero no para elegir las
flores.




IATENA
Instituto Argentino de Terapias Naturales

Flores de Bach Nivel III, clase 27 Página 7 de 13


3. Jerarquizar
Al hacer la entrevista es fundamental jerarquizar las flores
Es importante observar cuál es la emoción dominante del cuadro,
cuál es la que debemos equilibrar en primer término o qué es
más importante en el paciente.

Para esto también hay que preguntarse si una emoción deriva de
otra.

“Una persona puede relatar que está deprimida a raíz de la
pérdida de su trabajo, no cree que pueda volver a conseguir otro
empleo y se siente insegura para efectuar entrevistas tendientes
a conseguirlo. Rápidamente elegiremos Gentian y Larch como
las flores indicadas. Pero si interrogamos más detenidamente
quizá podamos prescindir de Larch, pues puede ser un estado
mental subsidiario de la depresión y desaparecerá con la sola
indicación de Gentian. Y es evidente que cuando se da un
medicamento único se lo ve actuar más rápidamente:” (2)


4. Relacionar el síntoma con la causa.
“Si el paciente manifiesta que padece insomnio, esto solo no nos
dice nada para el sistema Bach. Debemos preguntar por qué no

puede dormir, pero no nos debe interesar la causa inconsciente
profunda, sino la causa más superficial. Suelo pedir a mis
pacientes que me describan su insomnio.

Alguien me dirá, por ejemplo, que va a la cama y a los pocos
minutos se levanta, que se siente inquieto, aparece alguna idea
que le preocupa, lee un rato, luego interrumpe la lectura y apaga
la luz, minutos después se levanta nuevamente, come algo,
intenta de nuevo dormir, no puede y termina tomando una copa
de alcohol o un psicofármaco.

Este tipo de insomnio corresponde a Agrimony. Como se
recordará esta flor corresponde al sujeto que niega su tortura
interna, disfraza su sentir y frecuentemente siente angustia con
opresión en el pecho. Estas personas al irse a dormir no pueden
enmascarar sus sentimientos tan fácilmente como lo hacen
durante del día, aparece la preocupación negada y finalmente
recurren a un medio artificial para poder conciliar el sueño.” (3)



IATENA
Instituto Argentino de Terapias Naturales

Flores de Bach Nivel III, clase 27 Página 8 de 13


“Otro paciente nos dirá que cada vez que va a dormir siente
miedo a la oscuridad, lo que llevará a indicar Mimulus, o bien
que siente miedo y no sabe a qué, lo que requerirá Aspen. En
síntesis: la descripción fenomenológica nos indicará el remedio
adecuado.” (4)


5. Ir de lo más superficial a lo más profundo.
Lo mejor es trabajar sobre lo que aparece, sobre lo que se
manifiesta, aunque nosotros podamos deducir que hay otros
estados más profundos.
Es como pelar las capas de una cebolla.

Los remedios van actuando por capas. Damos una flor, por
ejemplo Agrimony porque la persona, cuanto más debería estar
sufriendo, más bromea y niega la situación.

Al actuar Agrimony el paciente se deprime, se sume en una
honda tristeza porque ha tomado plena conciencia de su
situación.
Entonces le damos Mustard.

A los pocos días se encuentra enojado y furioso contra las
personas que lo han traicionado y cuyo comportamiento se
negaba a ver. Allí lo indicado es Holly.





¿Alguna vez las flores no le hicieron nada?
¿Notó diferencia entre la acción de una fórmula con muchas flores y
otra con pocas?



2.2. Otros criterios que ayudan a elegir los remedios

1. Tipos de personalidades

En general las personalidades abiertas, extravertidas,
exuberantes, suelen necesitar remedios como Vervain,
Impatiens, Vine, Chicory, Oak.

Las personalidades más tranquilas, introvertidas: Mimulus,
Centaury, Larch, Water Violet.
IATENA
Instituto Argentino de Terapias Naturales

Flores de Bach Nivel III, clase 27 Página 9 de 13

Los siguientes criterios se refieren al contexto en que aparecen
los desequilibrios:


2. El síntoma puede ser agudo o crónico

Un síntoma agudo es intenso y reciente.
Por ejemplo una gran angustia que sobreviene ante la muerte de
un familiar o un miedo muy pronunciado ante la cercanía de un
viaje en avión.

Por lo general estos síntomas se alivian muy rápido y la elección
de las flores correspondientes no presenta problemas. A menudo
se utiliza Rescue Remedy o Star of Bethlehem.

Un síntoma crónico es algo que afecta a la persona desde hace
mucho tiempo como una timidez extrema desde la niñez, una
adicción, un miedo a viajar en avión que persiste por muchos
años, una fobia, etc. En este caso la respuesta a las flores es
variada. Puede ser muy rápida y sorprendente o bien puede llevar
algunos meses y hasta necesitar otro tipo de recurso terapéutico.


3. Crisis vital
Se llaman crisis vital a una etapa de la vida de conmoción y de
cambio y que sucede en una época previsible. Por ejemplo:

• Adolescencia
• Matrimonio
• Embarazo y parto
• Crisis de la mediana edad
• Menopausia
• Jubilación

Estas crisis, si bien presentan sus peligros, tienen el natural
empuje y la expansión de la vida. En la crisis misma está el
germen de la resolución.
Si bien la gama de Remedios Florales que podemos utilizar es
muy amplia, en general tenemos la certeza de un buen
pronóstico.


4. Crisis accidental
Es otro tipo de crisis, con mayor peligro porque son sorpresivas.
Por ejemplo:

IATENA
Instituto Argentino de Terapias Naturales

Flores de Bach Nivel III, clase 27 Página 10 de 13


• Despido del trabajo
• Enfermedad grave
• Divorcio
• Quiebra económica

En estos casos es necesario dar prioridad a los remedios que
alivian y ser precavidos con los remedios movilizantes.


5. Shock o trauma
Un shock o una situación traumática es determinante en la
aparición de síntomas. A veces complica los cuadros, dando lugar
a varios desequilibrios que tienen todos el mismo origen.
De ahí que sea un punto fundamental para componer la fórmula.

Después de un asalto, la persona puede quedar con miedo y
hasta con pánico. De nada servirá darle Mimulus o Rock Rose si
conjuntamente no damos Star of Bethlehem o Rescue
Remedy.

No es lo mismo lo que se siente ante la muerte inesperada de un
querido que ante una enfermedad terminal que da tiempo para
prepararse emocionalmente.


6. Fortaleza yoica
Cuando hablamos de fortaleza yoica no nos referimos al Yo
Superior o espíritu, sino al yo de la personalidad terrena.
Es bueno evaluar si hay una fortaleza interna, un poder personal.
De ser así, aunque su estado actual sea muy crítico, será más
probable que pueda recuperarse.


7. Sector de salud
El hecho de que haya un sector muy sano de la personalidad o de
la vida del consultante, puede servir de punto de apoyo para
alentarlo a ganar mayor salud, a adquirir otras virtudes o
capacidades y a superar sus dificultades en otros sectores.


8. Conciencia de enfermedad o de cambio
En general las personas que mayor conciencia tienen de sus
desequilibrios o de su enfermedad, mejoran más rápido.
También las que quieren hacer un cambio y no saben cómo.

IATENA
Instituto Argentino de Terapias Naturales

Flores de Bach Nivel III, clase 27 Página 11 de 13


Cuanto mayor consciencia hay de los rasgos negativos de un tipo
o carácter, es más fácil superarlos con la ayuda de los remedios
caracterológicos.
También es más oportuno dar remedios movilizantes si la
persona se siente trabada o estancada.





Deténgase a pensar qué es un sector de salud en la personalidad.



9. Las fórmulas acompañan la evolución de la persona
No es lo mismo componer las primeras fórmulas que las
siguientes. A medida que la persona va mejorando las flores
disminuyen o varían su efecto, aparecen emociones o situaciones
diferentes.

Es necesario prestar atención a los cambios para ir cambiando los
remedios.

Otro factor a tener en cuenta son las circunstancias de vida que
atraviesa el paciente. Si se va a mudar o va a dar un examen o
se va a operar es necesario evitar las flores movilizantes.
También si se va de vacaciones.

Frente a momentos que representen una más alta exigencia o
que pongan a prueba a la persona es bueno recurrir a remedios
que den fortaleza: Larch, Elm, Mimulus si hay miedo, etc.

En caso de recurrir a uno de los catalizadores (Holly o Wild Oat)
para encontrar los remedios adecuados, se da una cita a los 15
días para ver qué surgió y si ya se está en condiciones de dar la
fórmula personal. Si aún no, se esperan 15 días más.

Las Flores de Bach son un sistema terapéutico simple.
No lo es así la naturaleza humana y la posibilidad del cambio y el
crecimiento están en la persona, no sólo en el remedio.





IATENA
Instituto Argentino de Terapias Naturales

Flores de Bach Nivel III, clase 27 Página 12 de 13



Un sector de salud se refiere, a un aspecto de la personalidad que está
equilibrado. Se puede manifestar en algo que hace la persona con
creatividad y entusiasmo. Es diferente en cada edad.



2.3. Acerca de la preparación de las flores
No todos los países tienen la misma reglamentación respecto a
los remedios florales. El hecho de que no sean clasificables como
remedios químicos originó, en algunos lugares, la situación de
que no se vendían en las farmacias.

En otro tiempo los farmacéuticos los confundían con remedios
homeopáticos y por eso no los preparaban bien.

Tal vez por estos motivos es bastante común que los mismos
terapeutas preparen las flores. Este es un hecho que suele
inspirar mayor confianza a los pacientes.

De todos modos es más serio y profesional preguntarle a la
persona si prefiere hacerlo preparar en la farmacia. Y también es
ético, de todos modos, entregarle la fórmula escrita.

Algunos terapeutas preparan las flores delante del paciente y
otros lo hacen en un sitio aparte.
Personalmente prefiero la segunda opción que le da un cierto aire
de misterio.


Veamos algunos ejemplos de lo que es un sector de salud.
Un adolescente podrá estar muy mal, muy conflictuado. Sin embargo,
puede haber algo que hace que nos indica su sector de salud: su
apasionamiento por un deporte, tiene una novia, le entusiasma la
música, o pasa largas horas leyendo poesía.

Una señora mayor puede estar muy deprimida, pero no deja de ver a
sus nietos.

Un hombre de 40 años está muy deprimido y angustiado porque lo
despidieron de su trabajo. Sin embargo se dedica a su hobby un rato
todos los días.





IATENA
Instituto Argentino de Terapias Naturales

Flores de Bach Nivel III, clase 27 Página 13 de 13



(1) Dr. Edward Bach: “Bach por Bach, Obras Completas, Escritos florales. Ed.
Continente; Buenos Aires 2006 Pág. 135
(2) Dra. María Luisa Pastorino: “La Medicina floral de Edward Bach”. Ed.
Urano; Barcelona, 1989. Pág. 111
(3) Ídem. Págs. 109 - 110
(4) Ídem. Pág. 110