Está en la página 1de 7

Aceros Estructurales

Modernos
Acero

Comúnmente se entiende por acero la aleación de


hierro y carbono, donde el carbono no supera el 2%
en peso de la composición de la aleación,
alcanzando normalmente porcentajes entre el 0.2%
y el 0.3%. Porcentajes mayores que el 2% de
carbono dan lugar a las fundiciones, aleaciones que
al ser quebradizas y no poderse forjar —a diferencia
de los aceros—, se moldean.
Acero de propósito general (A-36)

Es un acero con un esfuerzo mínimo de fluencia


Fy=36 ksi.

En décadas pasadas fue el acero más utilizado en la


construcción civil en los países desarrollados.

De 1995 a la fecha, la mayoría del acero estructural


utilizado en estos países se fabrica fundiendo acero
chatarra en hornos eléctricos, obteniendo acero de
50 ksi casi al mismo precio que el A-36.
Aceros al carbono (A
529)
Tienen como principales elementos de
resistencia al carbono y al manganeso en
cantidades cuidadosamente dosificadas.

Estos aceros tienen los siguientes elementos


con cantidades máximas de :
1.7% de carbono
1.65% de manganeso
0.60% de silicio
0.60% de cobre
Aceros de alta resistencia
y baja aleación (A 572)
Estos aceros obtienen sus altas resistencias y
otras propiedades por la adición, aparte del
carbono y manganeso, de uno o más agentes
aleantes como el columbio, vanadio, cromo,
silicio, cobre, níquel y otros.

Se incluyen aceros con esfuerzo de fluencia


comprendidos entre 40 y 70 ksi.

El término baja aleación se usa para describir


aceros en los que el total de elementos
aleantes no excede el 5% de la composición
total.
Aceros de alta resistencia, baja aleación
y resistentes a la corrosión atmosférica
(A 242 y A 588)
Cuando los aceros se alean con pequeños
porcentajes de cobre, se vuelven más
resistentes a la corrosión.

Cuando se exponen a la atmósfera, las


superficies de estos aceros se oxidan y se les
forma una película adhesiva muy comprimida
que impide una mayor oxidación y se elimina
así la necesidad de pintarlos.
Aceros templados y
revenidos (A 514 y A 852)
Estos aceros tienen agentes aleantesen exceso, en
comparación con las cantidades usadas en los
aceros al carbono, y son tratados térmicamente para
darles dureza y resistencia con esfuerzos de fluencia
comprendidos entre 70 y 110 ksi.

El revenido consiste en un enfriamiento rápido del


acero con agua o aceite, cambiando la temperatura
de por lo menos 1650°F a 300 ó 400°F.

En el templado el acero se recalienta por lo menos


1,150°F y luego se deja enfriar.