Está en la página 1de 8

ANIVERSARIO DE LA ORDENACIÓN

SACERDOTAL

DON LÁZARO PÉREZ JIMÉNEZ


III Obispo de Celaya

PARROQUIA DE LOS SANTOS REYES


TIZIMÍN, YUCATÁN
ARQUIDIÓCESIS DE YUCATÁN
PROPIO PARA EL ANIVERSARIO DE LA
ORDENACIÓN SACERDOTAL

ANIVERSARIO DE LA ORDENACIÓN SACERDOTAL

DON LÁZARO PÉREZ JIMÉNEZ


III Obispo de Celaya

PARROQUIA DE LOS SANTOS REYES


TIZIMÍN, YUCATÁN
ARQUIDIÓCESIS DE YUCATÁN
ANIVERSARIO DE LA ORDENACIÓN SACERDOTAL DEL EXMO. Y RVMO.
DON LÁZARO PÉREZ JIMÉNEZ
III Obispo de Celaya

En el aniversario de la ordenación sacerdotal


ANTÍFONA DE ENTRADA Jn 15, 16
“No son ustedes los que me han elegido,
soy yo quien los he elegido;
y los he destinado para que vayan y den fruto,
y su fruto dure”, dice el Señor.
_________________________________________________________________________
Monición de entrada
Hermanos: los invitamos a unirnos a esta alegría y a la acción de gracias, en este cuadragésimo aniversario,
de la ordenación sacerdotal de nuestro obispo Lázaro. Elevemos juntos nuestra oración pidiendo a nuestro
Señor Jesucristo, que lo consagre enteramente a este servicio, en bien de toda la Iglesia
_________________________________________________________________________

ORACIÓN COLECTA
Padre santo, tú que me has llamado
no por méritos míos sino por gracia tuya,
a participar del eterno sacerdocio de Cristo
en el servicio de tu Iglesia,
concédeme anunciar tu Evangelio con bondad y valentía
y administrar con fidelidad tus sacramentos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Por el sacrificio de alabanza que vamos a ofrecerte,
concédeme, Señor,
desempeñar mejor el ministerio sacerdotal,
que sin mérito alguno mío tú me has confiado.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Se sugiere utilizar el prefacio de Jesucristo Sumo y eterno Sacerdote
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. 1 Cor. 10, 16
El cáliz de bendición que bendecimos
es la comunión con la sangre de Cristo,
y el pan que partimos
es la comunión con el cuerpo de Cristo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Recordando, Señor, lleno de gratitud hacia ti,
el día de mi ordenación sacerdotal,
ha celebrado con gozo esta Eucaristía;
concédeme por ella ser en mi vida
el Cristo que ofrecí y recibí en este sacrificio.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

LITURGIA DE LA PALABRA
En el aniversario de la ordenación sacerdotal
_________________________________________________________________________
Monición Primera Lectura
A continuación escucharemos un texto del profeta Isaías, es el cierre de la segunda parte
de su libro. El profeta viene a decirnos que los planes y pensamientos de Dios y su manera
de actuar contrastan fuertemente con las actitudes humanas.
_________________________________________________________________________

PRIMERA LECTURA
Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes

Del libro del profeta Isaías


55, 6-9

B usquen al Señor mientras lo pueden encontrar, invóquenlo mientras está cerca; que el
malvado abandone su camino, y el criminal, sus planes; que regrese al Señor, y él
tendrá piedad; a nuestro Dios, que es rico en perdón.

Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, sus caminos no son mis caminos,
dice el Señor. Porque así como aventajan los cielos a la tierra, así aventajan mis caminos a
los de ustedes y mis pensamientos a sus pensamientos.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 18

R. El mensaje del Señor resuena en toda la tierra.

Los cielos proclaman la gloria de Dios


y el firmamento anuncia la obra de sus manos.
Un día comunica su mensaje al otro día
y una noche se lo trasmite a la otra noche. R.

Sin que pronuncien una palabra,


sin que resuene su voz,
a toda la tierra llega su sonido,
y su mensaje hasta el fin del mundo. R.

_________________________________________________________________________
Monición Segunda Lectura
La liturgia de hoy nos propone como segunda lectura un pasaje de san Pablo a los efesios, El texto
es una invitación a los miembros de esa comunidad a vivir de acuerdo con la vocación cristiana
que han recibido.
_________________________________________________________________________

SEGUNDA LECTURA
El fue quien concedió a unos ser apóstoles y a otros, evangelizadores.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los efesios


4, 1-7. 11 13

H ermanos: Yo, Pablo, prisionero por la causa del Señor, los exhorto a que lleven una
vida digna del llamamiento que han recibido. Sean siempre humildes y amables; sean
comprensivos y sopórtense mutuamente con amor; esfuércense en mantenerse unidos en el
espíritu con el vínculo de la paz.

Porque no hay más que un solo cuerpo y un solo Espíritu, como es también sólo una la
esperanza del llamamiento que ustedes han recibido. Un solo Señor, una sola fe, un solo
bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que reina sobre todos, actúa a través de todos y
vive en todos.

Cada uno de nosotros ha recibido la gracia en la medida en que Cristo se la ha dado. El fue
quien concedió a unos ser apóstoles; a otros, ser profetas; a otros, ser evangelizadores; a
otros, ser pastores y maestros. Y esto, para capacitar a los fieles, a fin de que,
desempeñando debidamente su tarea, construyan el cuerpo de Cristo, hasta que todos
lleguemos a estar unidos en la fe y en el conocimiento del Hijo de Dios y lleguemos a ser
hombres perfectos, que alcancemos en todas sus dimensiones la plenitud de Cristo.
Palabra de Dios.

_________________________________________________________________________
Monición Evangelio
El evangelista nos narra la llamada de Mateo. El llamado de Jesús hace pasar de la esclavitud del
dinero a la libertad del seguimiento. Mateo lo abandona todo y luego se levanta para seguirlo.
_________________________________________________________________________

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO


(Jn 15, 4. 5)

R. Aleluya, aleluya.
Señor, Dios eterno, alegres te cantamos,
a ti nuestra alabanza.
A ti. Señor, te alaba el coro celestial de los apóstoles.
R. Aleluya.

EVANGELIO
Sígueme. Él se levantó y lo siguió.
Lectura del Santo Evangelio según san Mateo
9, 13

E n aquel tiempo, Jesús vio a un hombre llamado Mateo, sentado a su mesa de


recaudador de impuestos, y le dijo: “Sígueme”. El se levantó y lo siguió.

Después, cuando estaba a la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores se


sentaron también a comer con Jesús y a sus discípulos. Viendo esto, los fariseos
preguntaron a los discípulos: “¿Por qué su Maestro come con publicanos y pecadores?”
Jesús los oyó y les dijo: “No son los sanos los que necesitan de médico, sino los enfermos.
Vayan, pues, y aprendan lo que significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios. Yo no he
venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”.
Palabra del Señor.
DI ÓC
ES IS
DE
C EL
AY A
C I U D A D C U R I A L