Está en la página 1de 8

c   

 
 
   c    c  c 


 


(  c

( c  c 

( 

( c c 

(    c

(  c    c  

( c
   

(       

(   c 

(   

( c  

(    

(   
c     
 
   c    c  c 




     
  
   
  

    
  



O bien:

    


c c 


 
      

   
 
   
    

 

› àeñor ten piedad.

         !  

 

› ?risto ten piedad.

        

 

› àeñor ten piedad.

 


  
 
 
 
    

    
   
"

   c

  
 
 # 
 #   
   
 # #

    
  
     
    
 
#    
   




 
  $   
  %   

 
 


  
      &% 
       


'(    
  

 
|isal Romano, |        1013.

c
   

 

 

!"#$%!$"%&'("%() *%
%(!$+("+)(
%!+ 5, 1. 13-17.22-23ª. 24-25 

Hermanos:
Ésta es la libertad que nos ha dado ?risto. |anténganse firmes para no caer de nuevo bajo
el yugo de la esclavitud.
Ustedes, hermanos, han sido llamados para vivir en libertad, pero procuren que esta
libertad no sea un pretexto para satisfacer los deseos carnales: háganse más bien servidores los
unos de los otros, por medio del amor. Porque toda la Ley está resumida plenamente en este
precepto: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo».
Pero si ustedes se están mordiendo y devorando mutuamente, tengan cuidado porque
terminarán destruyéndose los unos a los otros.
Yo los exhorto a que se dejen conducir por el Espíritu de Dios, y así no serán arrastrados
por los deseos de la carne. Porque la carne desea contra el espíritu y el espíritu contra la carne.
Ambos luchan entre sí, y por eso, ustedes no pueden hacer todo el bien que quieren.
El fruto del Espíritu es: amor, alegría y paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y
confianza, mansedumbre y temperancia. Frente a estas cosas, la Ley está de más, porque los que
pertenecen a ?risto Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y sus malos deseos. ài vivimos
animados por el Espíritu, dejémonos conducir también por Él.

%*$+(

%$(&)($+%     

R.     
Voy a proclamar lo que dice el àeñor:
el àeñor promete la paz para su pueblo y sus amigos.
àu salvación está muy cerca de sus fieles,
y la Gloria habitará en nuestra tierra. R.

El Amor y la Verdad se encontrarán,


la Justicia y la Paz se abrazarán;
la Verdad brotará de la tierra
y la Justicia mirará desde el cielo. R.

El mismo àeñor nos dará sus bienes


y nuestra tierra producirá sus frutos.
La Justicia irá delante de Él,
y la Paz, sobre la huella de sus pasos. R.

   
 

  
   
  
    
 
  
 
Ô ,)-%+)#("$ .$/(#!$+("
(-0)()#!( 

Jesús dijo a la multitud:
«?uídense de toda avaricia, porque aún en medio de la abundancia, la vida de un hombre
no está asegurada por sus riquezas».
Les dijo entonces una parábola: «Había un hombre rico, cuyas tierras habían producido
mucho, y se preguntaba a sí mismo: ´¿Qué voy a hacer? No tengo dónde guardar mi cosechaµ.
Después pensó: ´Voy a hacer esto: demoleré mis graneros, construiré otros más grandes y
amontonaré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma mía, tienes bienes almacenados
para muchos años; descansa, come, bebe y date buena vidaµ.
Pero Dios le dijo: ´Insensato, esta misma noche vas a morir. ¿Y para quién será lo que has
amontonado?µ
Esto es lo que sucede al que acumula riquezas para sí, y no es rico a los ojos de Dios».

%*$% .$


      

" 
 $   
 
#        $
 # 

   ( 


  

!
      #
         
 %  
 
 
&%'      '(   
 


  c 

 
  (  %
  

 $
     !    

Padre nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.

(# 
 
    

     
(  
    

  
  
   # 
 

 

 
  #  
         


   
  

Tuyo es el reino,
tuyo el poder y la gloria,
por siempre, àeñor.

  

    


%       
)   
%  
*
        
 
 $ 
 +  
$     # 

    

 

    
 

Amén.

  
     


Y con tu espíritu.

'!        


  
  


c  

   

!

   ( 
  
     # %  $      
   
#    
% 
     

  

'   


Y con tu espíritu.

Ô 
   # 
 

Desde ahora y para siempre.

Y   ,  # 
 

Que hizo el cielo y la tierra.

 

|isal Romano, |         1020.

+
 #  # 


!   # 
  % 
› Amén.

&  #  # 

    
 
› Amén.

›  
  
 
   
› Amén.

3 # 

  

 


 Ô
&%Ô 
'(    Ô

 
# 
        

' # 
 
   

Demos gracias a Dios.


c
‘ ‘ ‘  ‘  ‘ 

 ‘ ‘ 
‘  ‘ 

   


‘ c P ni   n  l 
li n       l

n in q    n 
i
i  binni n ii li i  

in b ni li n in n i  ni
ilni q b  q l
n  n  l
   ni     n ii  Di n

  n  

 q  i  q n i  n n  Di ni   n lib 
  l q b  i  in

D  inii   lbin n l n  i    i  n l


nin l bin  n  n !in

! n   i

c ‘  P      in

" lb  Di il in n n n  l  in 
i
i n l

   ii   n " h  n nin


‘ ‘ P #  n ñ n n l $n !ii q lln  n

n
i  D l i  n n n

   
        
      

! "

 ‘   #‘‘P

   innin n ni  n  n l nP

(  q l Ili i in  in   niliin n n bl
nin % 
( Para que nuestros gobernantes trabajen para consolidar cada vez más la educación
y el trabajo como claves del desarrollo y de la justa distribución de los bienes.
Oremos

( Para que, al conmemorar los acontecimientos fundacionales de nuestra patria,


afiancemos nuestra identidad y crezcamos como Nación. Oremos

( Para que trabajemos comprometidos por el reconocimiento y el respeto de la


dignidad humana mediante la tutela y promoción de los derechos fundamentales e
inalienables del hombre.

( Para que progresemos en la reconciliación entre los distintos sectores de nuestra


sociedad y en la capacidad del diálogo entre todos los ciudadanos. Oremos

( Para que nos comprometamos a continuar trabajando por la libertad verdadera de


todos y cada uno de los argentinos y de los hombres de buena voluntad que
quieran habitar este suelo ´patria bendita del panµ. Oremos 


c   c  : àiguiendo la tradición inaugurada por nuestros próceres,
entonemos ahora el canto del himno de alabanza y acción de gracias, haciendo vibrar al
unísono con ellos las cuerdas de nuestros corazones.


     : Recibamos la bendición solemne de nuestro Pastor.


 : Al finalizar esta celebración, hagamos el compromiso de arraigar en
nosotros los valores necesarios para consolidar el sistema democrático de nuestro
pueblo.