Está en la página 1de 9

MOTOR DE CORRIENTE ALTERNA

En la actualidad, el motor de corriente alterna es el que más se utiliza para la mayor


parte de las aplicaciones, debido fundamentalmente a que consiguen un buen
rendimiento, bajo mantenimiento y sencillez, en su construcción, sobretodo en los
motores asíncronos.

Partes básicas de un motor de corriente alterna

1. Carcasa: caja que envuelve las partes eléctricas del motor, es la parte externa.
2. Estator: consta de un apilado de chapas magnéticas y sobre ellas está enrollado el
bobinado estatórico, que es una parte fija y unida a la carcasa.
3. Rotor: consta de un apilado de chapas magnéticas y sobre ellas está enrollado el
bobinado rotórico, que constituye la parte móvil del motor y resulta ser la salida o
eje del motor.

Los motores de corriente alterna se clasifican por su velocidad de giro, por el tipo de
rotor y por el número de fases de alimentación.

a) Por su velocidad de giro:


1. Asíncronos
2. Síncronos

b) Por el tipo de rotor:


1. Motores de anillos rozantes.
2. Motores con colector
3. Motores de jaula de ardilla

c) Por su número de fases de alimentación:


1. Monofásicos
2. Bifásicos
3. Trifásicos
Motores asíncronos
El motor asíncrono fue creado es su forma más simple por Galileo Ferraris y Nikola
Tesla entre 1885 y 1886. La diferencia del motor asíncrono con el resto de los motores
eléctricos radica en el hecho de que no existe corriente conducida a uno de sus
devanados (normalmente al rotor).
La corriente que circula por el devanado del rotor se debe a la fuerza electromotriz
inducida en él por el campo giratorio; por esta razón, a este tipo de motores se les
designa también como motores de inducción.
Se les llama motores asíncronos porque la velocidad de giro del motor no es la de
sincronismo, impuesta por la frecuencia de la red.
Hoy en día se puede decir que más del 80% de los motores eléctricos utilizados en la
industria son de este tipo, trabajando en general a velocidad prácticamente constante.
No obstante, y gracias al desarrollo de la electrónica de potencia en los últimos años
está aumentando considerablemente la utilización de este tipo de motores a velocidad
variable.
La gran utilización de los motores asíncronos se debe a las siguientes causas: fácil
construcción, bajo peso, poco volumen, económico y mantenimiento inferior al de
cualquier otro tipo de motor eléctrico.
Hay dos tipos básicos de motores asíncronos: motores de jaula de ardilla y motor de
rotor bobinado.

Motor asíncrono trifásico


Cuando se alimenta el estator de un motor asíncrono con un sistema trifásico de
tensiones de frecuencia f1, se origina en el entrehierro un campo magnético giratorio de
amplitud constante cuya velocidad es:

ns = (60 x f) / p

p es el número de pares de polos con los que se construyen los devanados del estator.
f es la frecuencia de la red.

Esta velocidad recibe el nombre de velocidad de sincronismo y depende del número de


pares de polos del estator y de la frecuencia.

Ejemplo: se dispone de un motor asíncrono trifásico de 2 pares de polos. Averiguar la


velocidad de sincronismo para frecuencias de 50 y 60 Hz.
ns = (60 x 50) / 2 = 1500 r.p.m.
ns = (60 x 60) / 2 = 1800 r.p.m.

Motor asíncrono trifásico de rotor en cortocircuito


En el estator de estos motores se colocan las bobinas encargadas de producir el campo
magnético giratorio. Estas se alojan en ranuras practicadas en un núcleo formado,
generalmente por paquetes de chapas magnéticas. Las 3 bobinas quedan desfasadas
entre sí 120º y los 6 terminales de que constan se conectan a la placa de bornes del
motor, conectándose en estrella o en triángulo.
El rotor es cilíndrico, en éste se sitúan conductores de aluminio alojados en las ranuras
del núcleo y cortocircuitados por sus extremos mediante anillos conductores.

Funcionamiento
Cuando las bobinas del estator son recorridas por un sistema de corrientes trifásicas, se
forma en él un campo magnético giratorio. Los conductores del rotor, que en un
principio está parado, son barridos por el campo magnético giratorio por lo que se
induce en ellos una f.e.m. Como estos conductores están en cortocircuito, aparece una
corriente por los mismos que en unión con el campo magnético del estator da lugar a un
par de fuerzas que pone en movimiento el rotor en el mismo sentido que el campo
giratorio.

La velocidad del rotor no puede alcanzar a la del campo giratorio, ya que si son iguales
no se induciría tensión alguna en el rotor, por lo que el rotor siempre gira a una
velocidad menor a la de sincronismo.

El deslizamiento de un motor asíncrono se define como la diferencia de estas


velocidades expresada en porcentaje:

S = {(ns – n) / ns} x 100

Ejemplo: Un motor asíncrono trifásico de rotor en cortocircuito posee una velocidad


síncrona de 3000 r.p.m. ¿Cuál será el deslizamiento del rotor a plena carga si se mide
con un tacómetro una velocidad de 2850 r.p.m.?

S = {(3000 – 2850) / 3000} x 100 = 5%

El deslizamiento de un motor varía con la carga mecánica que tenga que arrastrar.
Cuando el motor trabaja en vacío el deslizamiento es mínimo (0.1%). Al arrastrar la
carga nominal el motor tiende a frenarse y el deslizamiento aumenta un poco (4%).
Cuando el motor arrastra una carga mecánica el rotor tiende a frenarse. Esto hace que el
movimiento relativo del campo magnético giratorio respecto a los conductores del rotor
aumente, lo que acrecenta la f.e.m. y la corriente inducida en los mismos. Como el par
de fuerzas que se desarrolla en el rotor depende de la corriente, se produce un aumento
de dicho par que tiende a equilibrar el par resistente con el motor. Según aumenta la
carga en el motor, también aumenta el deslizamiento.

Arranque
Al conectar el estator de un motor trifásico, permaneciendo el rotor sin movimiento, en
un principio, el campo giratorio corta los conductores del rotor, induciendo en estos una
f.e.m. elevada de la misma frecuencia que la del estator, que a su vez producirá una
corriente fuerte (cientos de amperios). Esta corriente al interactuar con el campo
magnético, produce elevadas fuerzas mecánicas que al actuar sobre el rotor le
proporciona un fuerte par de arranque. La fuerte corriente del rotor genera un campo
magnético que intenta modificar el flujo común; como esto solo depende de la tensión
aplicada al estator, aparece un incremento de corriente en el mismo que intenta
compensar la f.m.m. producida por el rotor. Cuando aumenta la intensidad rotórica
también lo hace la corriente estatórica que corresponde a la corriente tomada de la red
por el motor.

Aceleración y carga
Al momento de circular corriente por el rotor parado, empieza a girar con un
movimiento acelerado y en el mismo sentido que el campo giratorio. Debido a esto el
movimiento relativo entre el campo y el rotor disminuye igual que la f.e.m. y la
corriente. Si el motor está en vacío, se alcanza una velocidad próxima a la de
sincronismo. Si se aplica una carga mecánica, el rotor tenderá a perder velocidad hasta
lograr un equilibrio entre el par motor creado por el mismo y el par resistente ofrecido
por la carga.

Motor asíncrono de rotor bobinado o de anillos rozantes


El estator posee las mismas características que el rotor en cortocircuito, sin embargo el
rotor se construye insertando un devanado trifásico en las ranuras de un núcleo
cilíndrico de chapas magnéticas.

Este devanado se conecta normalmente en estrella y los tres terminales restantes se


conectan a tres anillos colectores. Unas escobillas frotan los anillos y permiten conectar
unas resistencias externas en serie para limitar la corriente rotórica.

El principio de funcionamiento es igual que el del rotor en cortocircuito. Ahora es


posible la regulación directa de la corriente rotórica y con ella, la propia corriente
estatórica. Tiene la ventaja de que no es necesario disminuir la tensión en el estator para
disminuir el flujo y con él la corriente rotórica que trae una reducción del par motor.

El arranque se hace en sucesivos escalones, obteniendo un arranque con corriente suave


en el estator con un buen par de arranque.

El gran inconveniente que presentan estos motores frente a los de jaula de rotor en
cortocircuito es que resultan bastante más caros y necesitan de un mayor
mantenimiento.

MOTOR TRIFÁSICO SÍNCRONO


Este tipo de motor presenta la ventaja de que gira a una velocidad constante para
diferentes regímenes de carga, siempre que se mantenga constante la frecuencia de
alimentación.

Al aplicar corriente alterna al devanado trifásico del estator se produce un campo


magnético giratorio que gira la velocidad síncrona. Si se hace girar a las piezas polares
del rotor a una velocidad igual, se produce una especie de acoplamiento entre los polos
de distinta polaridad del rotor y los del campo giratorio, produciéndose un arrastre del
rotor por dicho campo giratorio.

La velocidad del rotor coincide con la velocidad de sincronismo del campo giratorio:

n = 60 x f
p

n = velocidad del motor síncrono (r.p.m.)


f = frecuencia de la red (Hz)
p = número de pares de polos del devanado estatórico.
El inconveniente de este motor es que necesita ser empujado hasta la velocidad de
sincronismo para que funcione, por lo que se suelen arrancar sin carga. Existen
diferentes procedimientos, como son el arranque mediante motor auxiliar de
lanzamiento o el arranque como motor asíncrono.

Estos motores requieren de una fuente DC para la alimentación de la excitación del


rotor. No se les puede someter a variaciones bruscas de la carga, pues podría ocasionar
la pérdida de sincronismo del rotor, provocando la parada del motor.

Estos motores desarrollan un factor de potencia muy alto y poseen un rendimiento muy
bueno.

Se pueden construir pequeños motores síncronos monofásicos que consiguen una


velocidad constante con una construcción relativamente sencilla. En estos casos el
motor no posee ningún tipo de bobinado y se construye para que se formen polos
magnéticos opuestos a los del campo giratorio generado por el estator. Estos pequeños
motores son ideales para la construcción de relojes eléctricos, registradores y en las
aplicaciones donde es importante mantener una velocidad constante.

MOTORES MONOFÁSICOS
Dada la sencillez, robustez, bajo precio y ausencia de chispas son de gran aplicación los
motores asíncronos monofásicos de inducción de rotor en cortocircuito.
La utilización de motores monofásicos será factible para aplicaciones de pequeña
potencia. En los motores monofásicos no resulta sencillo iniciar el campo giratorio, por
lo cual se tiene que usar algún elemento auxiliar.

MOTOR MONOFÁSICO DE INDUCCIÓN


Su funcionamiento es el mismo que el de los motores asíncronos de inducción. Dentro
de este grupo existen los siguientes motores:

1. De polos auxiliares o también llamados de fase partida


2. Con condensador
3. Con espira en cortocircuito o también llamados de polos partidos

Motor monofásico de fase partida


Tiene dos devanados, uno principal y otro auxiliar. El devanado auxiliar es el que
provoca el arranque del motor, debido a que desfasa un flujo magnético respecto al flujo
del devanado principal, así se logra tener dos fases en el momento del arranque. Al tener
el devanado auxiliar la corriente desfasada respecto a la corriente principal, se genera un
campo magnético que facilita el giro del rotor. Cuando la velocidad del giro del rotor
acelera el par de motor aumenta. Si esta velocidad está próxima al sincronismo, se logra
alcanzar un par de motor tan elevado casi como en un motor trifásico. Cuando la
velocidad alcanza un 75% del sincronismo, el devanado auxiliar se desconecta gracias a
un interruptor centrífugo que llevan incorporados estos motores, lo cual hace que el
motor solo funcione con el devanado principal.
Este tipo de motor dispone de un rotor de jaula de ardilla como los utilizados en los
motores trifásicos. El par de motor de estos motores oscila entre 1500 y 3000 r.p.m.,
dependiendo si el motor es de 2 ó 4 polos, teniendo unas tensiones de 125 y 220 V. La
velocidad es prácticamente constante. Para invertir el giro del motor se intercambian los
giros de uno solo de los devanados (principal o auxiliar).

Motor monofásico con condensador de arranque


También disponen de devanado principal y auxiliar. Se añade un condensador en serie
con el devanado auxiliar de tal modo que el ángulo de desfase entre los flujos
producidos por ambas bobinas se acerque a 90º. El par de arranque conseguido por estos
motores aumenta con la capacidad del condensador. Sin embargo una capacidad
excesivamente elevada puede reducir la impedancia total del devanado auxiliar a
valores pequeños, aumentando la corriente absorbida por el devanado auxiliar. Si este
devanado no se desconecta una vez arrancado el motor, el calor producido por la fuerte
corriente puede llegar a destruirlo. Sin embargo para que esto no ocurra, se procede a la
desconexión del conjunto formado por el condensador y el devanado auxiliar mediante
un interruptor centrífugo.

Motor monofásico con espira en cortocircuito

El rotor de estos motores es de jaula de ardilla. El estator es de polos salientes, en el


cual se arrolla la bobina principal como si fuese un transformador. En la parte extrema
de cada polo se coloca una espira en cortocircuito. El devanado principal produce un
campo magnético alternativo que atraviesa el rotor y las dos espiras en cortocircuito
situadas en el estator. En las espiras se induce una f.e.m. que hace aparecer una pequeña
corriente y un pequeño flujo magnético que queda retrasado respecto al flujo principal,
que es suficiente para provocar un par de arranque en el motor.

El sentido de giro de estos motores depende de la disposición relativa de las espiras de


cortocircuito y de los polos principales. El par de arranque, el rendimiento y el factor de
potencia no es muy bueno. Sin embargo la gran sencillez de este motor lo hace ideal
para aplicaciones de poca potencia.

Motor universal
Motor monofásico que se puede alimentar con corriente alterna o continua. En realidad
se trata de un motor de C.C. con la excitación conectada en serie con el inducido.

En los motores serie C.C. el sentido de giro se invierte cuando se cambia la polaridad de
uno de los dos devanados, el inducido o el inductor. Si se invierte el sentido de la
corriente en los dos devanados a la vez, el sentido de giro no cambia. Esta es la razón
por la cual estos motores funcionan en corriente alterna. Los motores universales se
diseñan especialmente para funcionar con C.A., construyendo los núcleos con chapa
magnética tal como se hace con los motores C.A.

Pueden funcionar a velocidades muy altas (por encima de los 10000 r.p.m.). Además se
puede regular fácilmente la velocidad, bien modificando la tensión total aplicada al
motor, o la aplicada al circuito de excitación. Estos motores tienen el inconveniente de
que al precisar del colector de delgas y escobillas se producen chispas y desgastes en
ambos elementos. La velocidad de estos motores se disminuye con la carga. La
principal aplicación de estos motores es como elemento motriz de pequeños
electrodomésticos y pequeñas máquinas herramientas: batidoras, robots de cocina,
molinillos, taladradoras portátiles, etc.

MOTORES ESPECIALES
La característica principal de estos motores es que posee un amplio margen de control y
regulación de sus características funcionales. Esta regulación se hace mediante equipos
electrónicos.

Motores paso a paso


Su eje se puede posicionar de una forma determinada, además es muy posible tener un
control muy preciso de su velocidad de giro. El estator está constituido por varios
electroimanes y el motor por uno o varios imanes permanentes. A las diferentes bobinas
del estator se alimenta mediante impulsos, proporcionados por un circuito electrónico,
consiguiendo que el rotor se posicione paso a paso según sea el avance de dichos
impulsos. La velocidad de giro del rotor depende de la frecuencia de los impulsos y del
número de polos. Se fabrican motores con diferentes ángulos de paso, por ejemplo, 24
pasos por revolución, 28, 96, 200, etc. Si un motor paso a paso posee 24 pasos, su
ángulo de paso será 360º/24 = 15º.

Algunas de las aplicaciones son: impresoras plotters, teletipos, telefax, cintas


magnéticas, equipos médicos, lectores de tarjetas magnéticas, taxímetros, contadores,
etc.

Servomotor
Estos motores son muy utilizados en las máquinas herramientas modernas. Con ellos se
consiguen movimientos precisos gracias a la regulación y control electrónica que se
ejerce sobre ellos. Se trata de un motor de corriente continua de pequeña potencia en el
que la excitación se realiza mediante imanes permanentes especiales de tipo cerámico
que producen una elevada intensidad de campo magnético. El rotor es similar al de un
motor C.C. y es alimentado a través de un colector, con C.C. regulada mediante
circuitos electrónicos.