P. 1
4. Identidad en La Sociedad Chilena

4. Identidad en La Sociedad Chilena

|Views: 105|Likes:

More info:

Published by: Fuerza Nacional-Identitaria on Apr 20, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/25/2014

pdf

text

original

4.

IDENTIDAD EN LA SOCIEDAD CHILENA Por Fuerza Nacional-Identitaria

La población de Chile, considerada en su conjunto, no reúne los factores objetivos y subjetivos necesarios para conformar una única Nación. En efecto, la población de Chile corresponde a una sociedad, o sea, un conjunto de personas que interactúan entre sí y comparten ciertos intereses comunes . El principal motivo por el cual afirmamos que en Chile no existe una Nación, es por la ausencia de su factor objetivo, esto es, una Identidad común. El grado de unidad identitaria debe analizarse considerando los distintos componentes que integran la Identidad, y que según se indicó, son de carácter bio-psico-cultural. Este análisis lo haremos desde dos perspectivas: bio-psíquica (o racial), y cultural. Perspectiva bio-psíquica o racial: La sociedad chilena carece de unidad bio-psíquica o racial. Considerando exclusivamente a los grupos humanos que han habitado Chile desde su fundación (y por tanto, excluyendo a las actuales masas de inmigrantes), la sociedad chilena se integra por blancos (30%), mongoloides amerindios (5%), y una población con diversos grados de mestizaje (65%) producto de la mezcla entre los dos primeros. De lo dicho puede concluirse que, si bien la diversidad racial presente en Chile no es absoluta (comprende sólo tres grupos raciales), es suficiente para reconocer la ausencia de la unidad identitaria que requiere la existencia de una Nación. Algunas teorías que han reconocido esta diversidad como nociva, han optado por simplificar artificialmente el panorama racial definiendo la totalidad de la población en base a uno solo de sus grupos raciales. Así surgen las corrientes que afirman la existencia de una supuesta “nación chilena”, atribuyéndole un carácter exclusivamente racial blanco, mestizo, o indígena. Fuerza Nacional-Identitaria ha evitado incurrir en este grave error, y por esta razón, estimamos que cualquier teoría que desconozca la existencia de estos tres grupos raciales consiste en una simplificación arbitraria de nuestro panorama racial, y que por tanto, merece ser rechazada por falsa.

Perspectiva cultural: A diferencia de lo que ocurre en el plano racial, la sociedad chilena goza de un mayor grado de unidad en lo cultural. A partir del período de la Conquista, en Chile la cultura indígena comenzó a ser sustituida por la proveniente de España, y posteriormente por otras de origen igualmente europeo. Sin perjuicio de la conservación de ciertos elementos culturales indígenas en específicos sectores del territorio, la cultura de Chile es casi en su totalidad de origen europeo occidental.

La errada concepción de Chile como Nación se debe a la existencia de esta unidad cultural, que desde luego facilita la convivencia y continuidad institucional, pero que sin embargo se encuentra lejos de contribuir a la formación de una Nación. La unidad cultural de Chile sólo fue posible mediante la homogeneización cultural forzada. Tras haber impuesto elementos culturales foráneos a población indígena e indomestiza, (como parámetros éticos y estéticos), se impulsó en estos últimos un deseo por asimilar la Identidad de origen europeo. Relacionando lo europeo c on lo “deseable” y lo indígena con lo “indeseable”, los indo-descendientes experimentaron sentimientos de vergüenza y frustración por sus orígenes. Esto, hasta el día de hoy motiva que personas oculten su origen indígena, y pretendan lucir y actuar como lo haría un europeo. Como podrá advertirse, la homogeneización cultural ha contribuido directamente al proceso de mestizaje que atenta contra la ya analizada unidad racial, y de paso, contra la posibilidad de existencia de una verdadera Nación. Reducir la unidad nacional exclusivamente a vínculos culturales, terminaría por relativizar en extremo la trascendencia de la pertenencia a una Nación. Al ser la cultura el factor más mutable de los tres que integran la Identidad, el desplazamiento de población de una a otra Nación desvalorizaría el vínculo entre sus integrantes, y culminaría por comprender a personas racialmente diversas entre sí. La cultura por si sola no es condición suficiente para la existencia de una Nación, y es que el grado de integración entre razas diversas, es inversamente proporcional al de unidad e identificación entre quienes lo experimentan.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->