P. 1
ASEPSIA MÉDICA Y QUIRURGICA

ASEPSIA MÉDICA Y QUIRURGICA

|Views: 22.700|Likes:
Publicado porPathy Zita C H
ASEPSIA MÉDICA Y QUIRURGICA
ASEPSIA MÉDICA Y QUIRURGICA

More info:

Categories:Types, Speeches
Published by: Pathy Zita C H on Nov 12, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/31/2013

pdf

text

original

ASEPSIA MÉDICA Y QUIRURGICA Concepto.

- Es el conjunto de procedimientos que se realizan para preparar la región operatoria y zonas adyacentes, mediante las cuales se pretende eliminar al máximo posible todos los microorganismos que residen en forma habitual o transitoria en la piel. La asepsia se realiza por medio de un lavado mecánico minucioso, mientras que la antisepsia se efectúa con sustancias químicas. OBJETIVOS: • Restringir la presencia de gérmenes patógenos n la piel del paciente • Evitar la contaminación innecesaria de las heridas • Reducir el riesgo de infecciones post quirúrgicas

EQUIPO Y MATERIAL: • Mesa Pasteur o mesa de mayo • Palangana o riñón metálico • Vasos metálicos graduados • 3 pinzas forester • Guantes estériles • Compresas • Gasas estériles • Soluciones antisépticas, isodine solución y espuma, jabón liquido, benzal etc. Solución fisiológica TECNICA: 1. Por lo general el primer ayudante es quien lava la región operatoria 2. Colocar el equipo en la mesa Pasteur o mayo}abrir el equipo y colocar la solución antiséptica en los vasos metálicos 3. Dar la posición al paciente y descubrir el área operatoria 4. Colocar compresas a los lados de la región operatoria para proteger 5. Calzarse los guantes primero el derecho, y dejar la mano derecha libre para auxiliarse en servirse soluciones o gasas 6. Lave el área con movimientos rotatorios y firmes siguiendo las reglas de la asepsia 7. El lavado se efectúa en tres ocasiones 8. Después de la sepsia se realiza la antisepsia ANTISEPSIA Generalmente el cirujano realiza la asepsia y antisepsia del area operatoria 1. Limitar le área operatoria 2. Limpiar el área de la parte distal a lo proximal 3. Al terminar, retirar las compresas o toallas que se colocaron a los lados, vigilando no contaminar el área operatoria 4. Retirar le equipo y material

La preparación de la piel, la asepsia y antisepsia se harán de acuerdo al tipo de cirugía y las indicaciones médicas. ASEPSIA Y ANTISEPSIA PARA CIRUGIA VAGINAL 1. Se empieza la asepsia lavando la parte anterior del pubis de arriba hacia abajo ocn movimientos firmes 2. Muslo del tercio medio hasta la región inguinal 3. Vulva, labios mayores y menores de arriba hacia abajo 4. Orifico vaginal, introduciendo una gasa con movimientos rotatorios 5. Por último la región anal ASEPSIA Y ANTISEPSIA PARA CIRUGIA ANO RECTAL 1. Se incluyen los puntos correspondientes desde el nivel de las espinas ciáticas antero posterior hasta el tercio superior de los muslos incluyendo la región anal. 2. La antisepsia se realiza de arriba hacia abajo y de adentro hacia afuera 3. La antisepsia se inicia de afuera hacia adentro, de la cara externa de la cadera hacia la Cara interna de la región glútea.

ANTISEPSIA DEL CAMPO OPERATORIO Una vez preparada la mesa de instrumentos, corresponde desinfectar la zona donde se ha de intervenir. La antisepsia del campo operatorio consiste en destruir los gérmenes que se hallen sobre la piel (o sobre las mucosas, en operaciones dentro de cavidades naturales). Su objeto es reducir al mínimo la entrada de gérmenes en la herida para evitar la infección u otras complicaciones. Las condiciones esenciales de un buen antiséptico son: acción bactericida (destrucción inmediata de todos los gérmenes), acción bacteriostática (inhibición de la proliferación de nuevos gérmenes), persistencia del poder antiséptico durante varias horas y falta de causticidad; además del bajo costo, de menor importancia. ANTISEPTICOS MÁS USADOS Los antisépticos que se emplean habitualmente para desinfectar la piel del campo operatorio contienen una sustancia tintorial que permite distinguir el área antiseptizada. Los antisépticos más comunes son: la tintura de iodo, el Merthiolate y los productos similares, el Parofenol, el alcohol, el Espadol y el DG6. Sus principales características son: * Tintura de iodo: es la solución alcohólica de iodo metaloide al 10%. Debe ser fresca, recientemente preparada. La tintura de iodo es el antiséptico más usado en cirugía, por su bajo costo y por su acción bactericida, que dura varias horas (oscila entre cinco y seis horas), y además tiene la ventaja de que la tinción que produce desaparece pronto. Este antiséptico no debe aplicarse sobre los genitales o las mucosas, porque produce intenso escozor.

* Parofenol: se expende en forma de tintura y de solución acuosa incolora, esta última se emplea generalmente para la cara y para los genitales, porque no produce ardor y no tiñe. Es menos irritante que la tintura de iodo, pero resulta más costoso. * Merthiolate, Mercurocromo y Metaphen: son compuestos mercuriales complejos. En cirugía se los utilizan en forma de tintura; tienen el inconveniente de que colorean la piel durante mucho tiempo, y como antisépticos son muy inferiores a la tintura de iodo. Son menos cáusticos que esta ultima por lo que son utilizados en operaciones cortas, sobre pieles muy delicadas, en cirugía anal, etc. * Alcohol: el alcohol etílico puro posee escaso poder antiséptico; en cambio, la solución al 70% es desinfectante. En los hospitales, por razones económicas, se utiliza alcohol isopropílico, que es bastante eficaz aun en soluciones al 95%. El alcohol no destruye los esporos y se evapora rápidamente, por lo que es utilizado solamente para rebajar la tintura de iodo y para la preparación previa de la zona en que se va a operar. * Espadol: es el xilenol halogenado (derivado del alquitrán). Este antiséptico, aplicado sobre la piel es incoloro. Su acción es neutralizada por el jabón. Se mantiene activo de tres a cinco horas. Prácticamente no es caustico. El Espadol puro es un líquido aceitoso, por lo que es mejor diluirlo al 34% en alcohol, también puede ser disuelto en agua, con la cual forma una solución de aspecto lechoso. En la práctica este producto es más utilizado para la esterilización rápida de los instrumentos, que para la desinfección de la piel. * DG6: (cloruro de éster alifático del etilaminoetanoil piridonio). Es un derivado cuaternario del amonio, atoxico, sin olor ni color. Al igual que el Espadol es neutralizado por el jabón. Se usa diluido en agua al 1%. PREPARACION PREVIA DEL CAMPO OPERATORIO Durante el día anterior o en las horas que preceden a la intervención la piel ha de ser lavada y desinfectada con el fin de despojarla de la mayor cantidad posible de gérmenes. La preparación preoperatoria consta de tres etapas; baño, afeitado y curación aséptica. * Baño general: el día antes de la operación, el paciente tomara un baño general con abundante jabonado, debe recomendarse la correcta limpieza de los pliegues cutáneos (ombligo, pliegue inguinal, orejas, espacios interdigitales de los dedos, uñas). El enfermo, después de la intervención, puede tener que pasar varios días en la cama sin higienizarse, por lo que debe recomendarse el baño general preoperatorio. Si debido al estado físico el paciente no puede bañarse, se hará un lavado jabonoso de la zona operatoria, con jabón simple o con jabón desinfectante de acción prolongada, y si este lavado parcial tampoco resulta posible, se limpiara con bencina o éter. * Afeitado de la región operatoria: de ser posible, el afeitado se realizara el día anterior a la intervención, y no pocas horas antes. Previamente se realizará jabonado abundante de la zona. El afeitado no ha de sobrepasar la zona operatoria, en más de uno o dos traveses de dedo. * Curación aséptica: consiste en antiseptizar la piel de la futura región operatoria y cubrirla inmediatamente con una compresa o un apósito esterilizado. Se efectúa varias horas antes de la intervención y después del lavado y afeitado. La antisepsia puede hacerse con tintura de iodo al 5% o con solución acuosa de iodo, del tipo del Lugol, que no irrita como la tintura. El cirujano procede a efectuar la antisepsia propiamente dicha cuando la enfermera le haya quitado la curación al paciente, en el quirófano, con la posición

conveniente para ser intervenido. La curación antiséptica reduce bastante la proporción de gérmenes cutáneos en la herida operatoria y resulta aun más efectiva cuando se repite os veces durante el preoperatorio. TECNICA DE LA ANTISEPSIA DEL CAMPO OPERATORIO El enfermo ha de ser llevado al quirófano sobre una camilla de ruedas, con sus ojos cubiertos por una venda a fin de evitar el trauma psíquico representado por la visión del ambiente quirúrgico, y en ocasiones, para distraerlo, es conveniente que el cirujano entable una conversación con él. El paciente no debe ingresar en el quirófano hasta que todos los miembros del equipo, así como la mesa de instrumentos, estén completamente preparados para comenzar a operar sin dilación. Ello reduce el trauma psíquico y hace que la ansiedad de los allegados del paciente no se prolongue. Es conveniente que el paciente concurra a la sala quirúrgica vistiendo un pijama o camisón amplio. Una vez que el paciente se encuentre acostado en la mesa de intervenciones, la enfermera descubrirá ampliamente la región operatoria. Debe respetarse el pudor del paciente cubriendo sus genitales con una gasa, cuando la intervención haya de ejecutarse cerca de estos. El tórax se dejará libre de ropas excesivas y apretadas; el sincope cardiaco puede presentarse en cualquier tipo de intervención, por lo cual se debe prever la necesidad de efectuar rápidamente un masaje del corazón. La ropa debe enrollarse correctamente sobre el cuerpo del enfermo, hacia adentro, para que no se desenrolle intempestivamente y además ha de ser retirada suficientemente lejos de la región operatoria. En realidad, en las intervenciones sobre el tronco es mejor dejar al paciente totalmente desnudo sobre la mesa operatoria, siempre respetando el pudor del paciente. Colocado el paciente en la posición operatoria, y atadas sus manos a los bordes de la mesa, se procede a realizar la antisepsia de la región que va a ser intervenida. Hisopos para antisepsia Los hisopos de gasa se hacen plegando varias veces tres o cuatro gasas cuadradas de 12 por 12 cm aproximadamente, que luego se montan en una pinza fuera de uso. Los hisopos comunes tienen un tamaño de 5 por 4 cm, más o menos. Para pincelar zonas pequeñas o anfractuosas tendrán dimensiones menores. El antiséptico debe estar contenido en un bocal ancho; el operador mojara en el solo la mitad del hisopo, para no derramar luego el liquido sobre el sueño y la mesa mientras traslade el hisopo hasta encima del campo operatorio lo sostendrá horizontalmente, manteniendo bajo el una gasa para evitar que gotee en el suelo. Aplicación del antiséptico La desinfección debe cubrir ampliamente el campo operatorio, teniendo presente la posibilidad de que haya que extender la incisión durante el acto quirúrgico. Como regla general, la antisepsia ha de abarcar hasta 15 cm en torno de la línea del futuro corte. Según la zona por desinfectar, el antiséptico puede aplicarse de dos maneras: por pincelación (en superficies planas), y por derramamiento (en superficies anfractuosas). * La pincelación consiste en aplicar el antiséptico mediante amplias y firmes pinceladas, para hacer que impregne la piel. Donde haya cicatrices deprimidas, las pinceladas seguirán

su dirección. * El derramamiento o “chorreado” consiste en exprimir el hisopo, totalmente embebido por el antiséptico, contra la zona que se va a desinfectar, para que el líquido se desprenda y penetre en las anfractuosidades. Se emplea este procedimiento en la desinfección de los dedos, las orejas, etc. La aplicación de un antiséptico comprende dos tiempos la delimitación del campo operatorio y el cubrimiento consecutivo de éste. En general, es conveniente desinfectar primero las zonas “limpias” y después las “sucias”. Si la capa de iodo resulta muy fuerte, se quita el exceso con un hisopo embebido en alcohol; si resulta muy débil, en cambio, se aplican dos o más capas de tintura de iodo. Una vez efectuada la antisepsia se abre la pinza que sostiene el hisopo, tirando éste al lebrillo. La pinza, cuya punta no debe tocarse con los guantes estériles, se entrega a la enfermera a la enfermera del quirófano. Es un error dejar el hisopo con iodo sobre la mesa de instrumentos, porque mancha y “quema” las compresas. Después de aplicar la tintura de iodo se acelera su fijación y la evaporación del alcohol, abanicando la zona con una compresa doblada, tarea que generalmente cumple el segundo ayudante. Antisepsia de zonas “dificultosas” Hay zonas que por ser anfractuosas o por hallarse en la vecindad de órganos delicados, su antisepsia resulta algo complicada. A continuación se describe brevemente la forma de antiseptizar cada una de estas formas en particular. * Espacios interdigitales: para que puedan desinfectarse los espacios interdigitales de los pies, la enfermera del quirófano procederá a separar los dedos –espacio por espaciopermitiendo que el hisopo llegue hasta las comisuras; luego, la enfermera se retirará y el operador hará chorrear el antiséptico sobre la punta de los dedos, con el fin de desinfectar los espacios subungulares; finalmente, se pincelarán las caras dorsales y plantares de los dedos, para pasar después al resto del pie. Si no dispusiera de enfermera, el mismo operador puede entreabrir los dedos con una pinza de Kocher que luego descartará. * Genitales masculinos: la desinfección del escroto con tintura de iodo provoca intenso ardor en los enfermos despiertos, por lo cual debe efectuarse después de realizar la anestesia local mediante una aguja larga introducida por vía subcutánea desde la zona inguinal ya antiseptizada; para consentir la aplicación de la tintura de iodo sobre el escroto, un ayudante no aséptico lo desplegara en abanico. El iodado del surco balanoprepucial -con tintura al 1%- se efectúa también previa anestesia en la base del pene. Hecha ésta, un ayudante no aséptico descorrerá el prepucio y el operador aplicará el antiséptico, repitiendo luego la antisepsia del resto del miembro. Para desinfectar los genitales resultan también muy útiles los antisépticos como el Parofenol en solución, que no provoca ardor, por lo cual puede aplicarse sin efectuar antes la anestesia local desde un sitio alejado. * Genitales femeninos: para realizar la desinfección de los genitales externos femeninos y de los surcos genitocrurales es suficiente separar ambos muslos y las nalgas hacia los lados (de ser necesario, con tela adhesiva). La antisepsia con iodo de los labios mayores sobre todo en las mujeres que padecen micosis genitales, provoca ardor la desinfección de la cavidad vaginal se hará con tintura de iodo al 3 o 5%. Como en el caso de los genitales masculinos, el Parofenol y el DG6 son preferibles porque no producen comezón.

* Ano: con el paciente en posición de talla perineal resulta fácil desinfectar el ano. Cuando se trate de un perineo infundibuliforme, la enfermera lo desplegará separando ambas nalgas con las manos o con telas adhesivas anchas. * Ombligo: su antisepsia se hace por derramamiento, formando en él un pequeño “lago” de tintura de iodo; luego se delimita y pincela el resto del abdomen, y, finalmente, con el mismo hisopo se absorbe el exceso de antiséptico que haya quedado en él. * Nariz: para antiseptizar las fosas nasales se ordena al enfermo que respire con la boca y se introduce sucesivamente en cada vestíbulo una pinza envuelta con una gasa embebida en el antiséptico y exprimida para evitar su goteo. Mediante movimientos giratorios de dicha pinza se restrega la gasa contra la pared de las narinas. * Labios: se ordena al paciente que junte los labios sin apretarlos y se pasa sobre ellos el hisopo con iodo, sin que éste chorree. * Orejas: si se va a emplear tintura de iodo, previamente se introduce en el conducto auditivo un tapón de gasa impregnado con Adhesol (descartando luego la pinza usada) con el fin de evitar que el iodo penetre en dicho conducto; tal precaución es innecesaria si se emplea Parofenol o DG6. Luego se pincela minuciosamente el pabellón, todas sus anfractuosidades, como un hisopo pequeño. * Pliegues en general: a veces deben antiseptizarse zonas de piel fláccida con pliegues (surco submamario, pliegues en obesos, surco inguinal, etc.). En tales casos se pincela primero la piel visible y luego, con una gasa apoyada sobre ella, se la aparta para exponer y desinfectar el fondo de los pliegues. * Iodado de miembros en toda su circunferencia: describiremos la desinfección del miembro inferior; la del miembro superior es similar. Colocado el paciente en decúbito dorsal, el operador antiseptiza los dedos y espacios interdigitales del pie. Luego pincela todas las partes del miembro inferior que no apoyan en la mesa de operaciones. A continuación, interponiendo una gasa, el ayudante empuña el antepié y eleva el miembro; se pincela entonces su cara posterior. Finalmente, mientras se mantiene elevado el miembro, el operador coloca bajo éste una sabana esterilizada; el ayudante apoya el miembro sobre dicha sabana y tira al lebrillo la gasa empleada para empuñar el antepié. Persistencia del iodo La acción antiséptica de la película de iodo persiste de cinco a seis horas. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que durante la operación la piel se moja con sangre, y al ser quitada ésta se barre también el iodo. Además, al cabo de una hora la piel transpira y el sudor lleva a la superficie los gérmenes contenidos en las glándulas sudoríparas. A pesar de todo, por su eficacia y costo la tintura de iodo en sus diferentes concentraciones sigue siendo uno de los mejores antisépticos para el campo oper
http://www.buenastareas.com/ensayos/Antisepsia-Del-CampoOperatorio/4825729.html

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->