Está en la página 1de 25

Las revistas literarias de la vanguardia

argentina (1948-1956): presencia de
Georges Bataille y Maurice Blanchot

Las lecturas de Bataille y Blanchot en una
incipiente nueva crítica de los años ’50 en
Argentina, permiten pensar un punto de inflexión entre
la tradición filológica y estilística heredada de la
década anterior, y la raigambre humanista que atravesaba a Sur
– en su versión más liberal – y a Contorno – desde el
existencialismo sartreano.

En ellas aparece
un modo de leer que se
desplaza de la “marca de época”,
Este trabajo se propone indagar esos
desplazamientos de la crítica, en torno a dos
conceptos polémicos: “presente” y
“realidad”, en los años ’50.

intersectadas y debatidas. el psicoanálisis.En la segunda mitad del siglo XX distintas corrientes como el existencialismo. hay dos nombres que no es posible ordenar bajo alguna de estas oleadas sin que resulte insuficiente lo que esa ubicación podría prestar: Maurice Blanchot y Georges Bataille . el marxismo. transformadas. el estructuralismo y el posestructuralismo fueron asimiladas.

dirigida por Aldo Pellegrini.En el marco de una nueva apuesta vanguardista se publica la revista Ciclo (1948). titulado “La moral de Henry Miller”. Enrique Pichon-Riviére y Elías Pieterbarg. En 1953 se publica el famoso número 11-12 de Poesía Buenos Aires en homenaje a René Char. . y es en sus páginas donde se publicará un ensayo inédito de George Bataille. donde Raùl Gustavo Aguirre traduce un extenso trabajo de Maurice Blanchot dedicado a Hojas de Hipnos.

.

.

menos de diez años después de Acéphale. basada en el principio sagrado del derroche.Se publica un extenso fragmento traducido de Trópico de capricornio. Este ensayo esboza las primeras hipótesis sobre una economía no restringida. . Se trata de la primera traducción de Bataille en la Argentina. de Henry Miller y un ensayo de Georges Bataille. titulado “La moral de Henry Miller”. desarrollaba algunas de las ideas fundamentales en torno a la literatura como soberanía.

• y un nihilismo no necesariamente dialéctico (el del néant sartreano) sino el acefálico rien. • el tiempo aion-instante frente al tiempo cronos de una concepción evolutiva de la historia.• la potencia del gasto como principio sagrado del derroche. .

.

.

.

y la imposibilidad de su cumplimiento . dice Blanchot–. • expone la idea de “realidad increada” a partir de la cual produce una teoría de la literatura como contradicción nunca resuelta entre el conocimiento productivo de la realidad –pretensión poética por excelencia. una semblanza crítica de Maurice Blanchot. para poesía buenos aires.En 1950 Raul Gustavo Aguirre traduce. “René Char”.

La crítica de los años ‘50 que se produce o circula en las revistas parece hacerse eco de una polémica transatlántica. más que de una escuela teórica: Los debates entre Critique y Les temps modernes. La pregunta es cuáles fueron las apropiaciones y efectos de dicha polémica en la crítica literaria argentina .

sesgada por una política de lo monstruoso como consecuencia de no percibir el tiempo en que se vive de según garantías de lo porvenir. . más cercana a pensar los efectos del monstruo que del pecado. que anuncia la lectura de Alberto Vanasco. de Sade a Arlt.La lectura de Bataille sobre Miller funciona como re-invención de genealogías posibles: • se establece una genealogía de narradores. • En 1953 Letra y línea publica en tapa de su primer número un retrato de Roberto Arlt.

.

.

que desafía las discusiones sobre la “presencia de realidad en la poesía” y por lo tanto habilita la lectura de poetas argentinos como Francisco Madariaga. . sobre la persecución de realidad en el poema. al igual que Max Bill.El rodeo de Blanchot. en una gramática de la paradoja radical. en cuyos versos es rápidamente advertible un problema en torno a la subjetividad-desubjetivación de aquel o aquello que habla en él. es sin dudas una de las lecturas que forman parte de la matriz teórica de Edgar Bayley en “Realidad interna y función de la poesía”.

Georges Bataille. por lo tanto permite pensar una fórmula de lo teológico en la contradicción de la contingencia.Bajo Materialismo. • Una política del instante es la condición de una literatura soberana. .Hipotesis de “La moral de Henry Miller”. que es el curso de la acción. – Mímesis del instante • La obscenidad es vacio y orden de lo sagrado. . que desafíe los limites de la conciencia y sea capaz de detener el curso por el cual las palabras parecen construir el mundo.

Sólo con crueldad se puede exponer este ir y venir ruidoso. Se puede naturalmente aceptar la esclavitud – ya se sabe que la aceptación paga – pero al rehusarla. Pero no está justificado hablar de un fracaso de Miller y tildarlo de inhábil como si se vislumbrara alguna salida. el quedarse apresado en lo imposible. En tales condiciones no se . desenfrenado de un espíritu que no puede resolver a la vez las exigencias contradictorias que se le imponen. se rehúsa al mismo tiempo lo posible: se acepta en contraposición el ser desagarrado.

la destrucción de la conciencia. y por lo tanto. Elección de la vulgaridad: No es en las estrellas sino en el lodo donde se escapa el imperio de la seducción .La renuncia es al tiempo como confianza al porvenir – “se pertenece al porvenir pero se consume en el presente” – es una apuesta la instante.

Anonadamiento sin límites .La lengua del instante.

.El bajo materialismo solo se alcanza en el presente.

Maurice Blanchot.Hipotesis de “René Char”. .

en todas sus formas. es la pretensión poética por excelencia. no significa sino uno de los términos de la contradicción poética fundamental: el poema va hacia la ausencia pero para recomponer con ella la realidad total. la imposibilidad de su cumplimiento. si alguna vez le ocurre . pero porque se propone “el conocimiento productivo de la realidad”. La búsqueda de la totalidad. como su condición. la complacencia por lo imaginario y lo maravilloso. es tensión hacia lo imaginario. una pretensión en la cual está incluida. de tal manera que.Bien se comprende cómo el horizonte de ausencia y de irrealidad que rodea al poema.