Está en la página 1de 36

Qué es un Volcán?

Los volcanes son montañas,


pero son muy diferentes a otras
montañas ya que se van
creando y destruyendo
continuamente y crecen a través
de miles de años por el
acumulamiento del propio
material incandescente
producto de sus erupciones y el
cual es lanzado por su cráter.
COMO ES UN VOLCÁN
Estado de un volcán: activo, inactivo
o extinguido
Un volcán activo, es el que tiene una fuente de
magma que podría generar una erupción.

Los volcanes activos a veces presentan signos de


actividad como la presencia de fumarolas (la
salida de gases y vapor de agua desde varios
puntos en el cono), la salida de ceniza, ruidos
subterráneos, entre otros.
Un volcán inactivo, es aquel que no demuestra
signos de su estado de actividad, pero todavía
tiene la potencia para hacer una erupción.

Cada volcán tiene su período de erupciones.


Algunos conos tienen erupciones con bastante
frecuencia, como el volcán Sangay que tiene
erupciones diariamente, mientras que el
Cotopaxi tiene erupciones cada 50 - 100 años.
En el Ecuador hay ocho
volcanes en la Sierra que
han tenido erupciones desde
1534, sin embargo
vulcanólogos consideran
que existen por lo menos 13
o más volcanes que son
potencialmente activos,
debido a su historia
geológica, su forma y su
química.
Estos volcanes son: Antizana, Chimborazo, Cotopaxi,
Cuicocha, Guagua Pichincha, Imbabura, Mojanda,
Pululahua, Quilotoa, Reventador, Sangay, Sumaco y
Tungurahua.

Un volcán extinguido es el que no tiene una fuente de


alimentación de magma.
Erupción Volcánica

Es la liberación violenta de
energía desde el interior de la
tierra. Se manifiesta con la
expulsión del magma (roca
fundida) que llega a la
superficie de la tierra por el
conducto y se produce la
erupción. Viene acompañada
de ceniza, gases, lluvia,
actividad sísmica.
Es predecible la Erupción?
Cuando el magma asciende, la roca del conducto
empieza a romperse, generando sismos volcánicos.

Estos sismos son uno de los indicios más fuertes que


señalan que el volcán esta reactivándose.

Juntar los datos sismológicos, con datos sobre la


deformación de los flancos, el incremento de gases, la
composición química del agua más el monitoreo ayuda
a los científicos a predecir, dentro de un rango
determinado de tiempo cuando ocurrirá la erupción.
Tipos de erupciones y sus
características

Se clasifican las erupciones por la intensidad y la


naturaleza de la actividad explosiva del volcán.

El grado de explosividad depende, en gran parte,


de la viscosidad de la lava; los más viscosos
producen erupciones violentas que generan
grandes nubes, mientras que otras erupciones
con magma de baja viscosidad no son muy
violentas
Tipos de erupciones

Tipo Vulcaniano
Tipo Hawaiano

Se caracterizan por sus


suaves pendientes de 2 a 10º
que dan lugar a edificios en
forma de escudo, su lava es
muy fluida y puede abarcar
cientos de kilómetros a lo
largo y ancho, emiten muy
pocas cenizas y piroclástos,
no poseen explosiones sino
más bien surtidores de lava.
Tipo Estromboliano
Sus erupciones son poco
violentas, emiten grandes
cantidades de cenizas y
piroclástos.

La lava de estos volcanes es


poco viscosa, en nuestro país
los volcanes que encajan
perfectamente en este tipo son:
el Tungurahua, el Sangay y en
cierto modo el Cotopaxi.

Actualmente el volcán
Tungurahua se encuentra en
erupción y se aprecia con
claridad las características de
erupciones de tipo
estromboliano
Tipo Vulcaniano

Se caracterizan por
erupciones violentas, con
grandes cantidades de
piroclástos, cenizas y lava de
tipo espesa, este tipo de
volcán está representado en
nuestro país por los volcanes
Cotopaxi, Quilotoa,
Cayambe, Mojanda entre
otros.
Tipo Plineano

Es muy violento; el magma


saturado con gas es expulsado
a una gran altura, generando
grandes volúmenes de ceniza
piroclástos, las columnas de
cenizas se caracterizan por
semejarse a gigantescas
coliflores que se elevan miles
de metros desde el cráter.

De este tipo de volcanes en


nuestro país se podría clasificar
a los volcanes chacana y
chalupas afortunadamente
extintos.
Tipo Peleana

Caracteriza por la gran


abundancia de material
piroclástico, nubes ardientes
de ceniza, gases y la formación
de domos de lava muy espesa,
por lo que lo hace muy
peligroso este tipo de volcán
está representado en nuestro
país por los volcanes: Santa
Cruz, Guagua Pichincha y
Pululahua, entre otros.
Productos de una Erupción Volcánica

 Flujos Piroclásticos
 Caídas de piroclástos (Cenizas)
 Flujos de lodo y de escombros (Lahares)
 Gases volcánicos
 Flujos de lava y domos
 Avalanchas de escombros
Flujos Piroclásticos
Son masas incandescentes
formadas por ceniza, gases y
fragmentos de roca a altas
temperaturas. Se desplazan
pendiente abajo a altas
velocidades (50-250 km/h) y
tienen elevadas temperaturas al
momento del depósito (350-1000˚
C).

Se producen durante las


erupciones explosivas por el
colapso de las columnas
eruptivas o por el colapso de un
domo de lava.
Un flujo piroclástico está constituido por una parte inferior
densa, la cual se encuentra confinada a los valles y una
parte superior menos densa, la cual no se encuentra
controlada por la topografía.

Los flujos piroclásticos pueden ser extremadamente


peligrosos debido a sus altas velocidades, altas
temperaturas y a la gran extensión que pueden cubrir.

Los objetos y estructuras que se hallen en su camino


pueden ser destruidos o arrastrados mientras que la
madera y otros materiales combustibles comúnmente se
queman cuando entran en contacto con residuos y gases
calientes.

Debido a su capacidad devastadora, los flujos


piroclásticos son considerados como el fenómeno
volcánica más letal, siendo las posibilidades de sobrevivir
a su paso nulas.
Caídas de piroclástos
(ceniza)
Las erupciones explosivas producen
la fragmentación del magma,
resultado de lo cual, se tiene una
gran variación en el tamaño de los
fragmentos de lava expulsados por
un volcán.

Los fragmentos de roca más


grandes (denominados bombas y
bloques) caen en las cercanías del
cráter (generalmente en los flancos
del cono volcánico).

Los fragmentos más pequeños


(menos de 2 mm de tamaño),
denominados ceniza volcánica
(compuesta por vidrio volcánico,
minerales y fragmentos de roca),
pueden viajar grandes distancias
bajo la acción de los vientos.
El material expulsado por un volcán en una erupción
explosiva forma las denominadas columnas de erupción,
las cuales pueden alcanzar desde pocos cientos de
metros (erupciones poco explosivas) hasta varias
decenas de kilómetros de altura sobre el cráter
(erupciones altamente explosivas).

Los materiales finos expulsados por el volcán (ceniza


volcánica) pueden extenderse, decenas o cientos de
kilómetros de distancia desde el cráter con ayuda de los
vientos.

El espesor de la caída de ceniza en un punto es función de


la magnitud de la erupción, de la distancia al cráter y de la
dirección de los vientos en el momento de la erupción.
Flujos y Domos de Lava
Los flujos de lava son corrientes de
roca fundida, relativamente fluida,
que usualmente salen del cráter de
la cima de un volcán o de la parte
superior de sus flancos.

Estos flujos están restringidos a los


drenajes y pueden viajar ladera
abajo hasta por varias decenas de
kilómetros.

Se mueven generalmente a bajas


velocidades, del orden de decenas y
raramente de centenas de metros
por hora.

Los flujos tienden a disminuir su


velocidad y se esparcen
lateralmente en cuanto alcanzan el
pie del cono.
La movilidad de los flujos de lava está controlada, entre
otros factores, por la viscosidad de la lava.

Así, una lava poco viscosa (o muy fluida) como es el


caso de una lava de composición basáltica, puede fluir
fácilmente.

Por el contrario, una lava muy viscosa (poco fluida),


como es el caso de una lava de composición andesítica
o dacítica generalmente viaja distancias cortas desde el
cráter; o inclusive puede acumularse formando los
denominados domos de lava.
Flujo de lodo y escombros (Lahares)

Un flujo de lodo y escombros


(lahar) es una mezcla de
materiales volcánicos (rocas,
cenizas, fragmentos de
pómez) saturada en agua con
proporciones variables, la
cual se mueve ladera abajo
por la fuerza de la gravedad,
siguiendo los drenajes
existentes.
El agua puede proceder de la
lluvia, de la fusión de nieve o hielo,
del desbordamiento de un lago de
un cráter, entre otros factores.

Los flujos pueden descender


grandes distancias a través de los
valles; se mueven a altas
velocidades (hasta 85 km/h),
dependiendo de la pendiente y de
su fluidez.

El principal peligro para la vida


humana debido a estos flujos, es el
enterramiento o el impacto de
bloques y otros escombros.
Debido a su alta velocidad, los
flujos pueden mover y aún
arrastrar objetos de gran tamaño y
peso, tales como puentes,
vehículos, grandes árboles, etc.
Avalanchas de Escombros
Son grandes deslizamientos que
ocurren en los volcanes.

Este fenómeno se atribuye a la


inestabilidad de los grandes conos
volcánicos con flancos muy pendientes
que están constituidos por materiales
no consolidados, los cuales pueden
derrumbarse fácilmente bajo el efecto
de la gravedad.

El derrumbe también puede ser


causado por el ascenso de magma en
el cono volcánico, por la sacudida
producida por un fuerte sismo y/o por
la pérdida de la estabilidad del edificio
volcánico ocasionada por la alteración
hidrotermal.
Gases Volcánicos
Los volcanes antes o
durante una erupción
emiten grandes cantidades
de gases.

Las grietas en el edificio


volcánico permiten que los
gases y el vapor de agua
presurizados en el interior
del volcán, alcancen la
superficie formando lo que
se conoce como fumarolas.

Las fumarolas están


constituidas principalmente
(> 90%) por vapor de agua
(H2O) proveniente de las
lluvias.
El porcentaje restante está constituido por gases de origen
magmático. Sin embargo estos gases –muchos de ellos tóxicos- se
encuentran en bajas concentraciones y son generalmente diluidos
en la atmósfera.

Dentro de los gases comunmente emitidos por los volcanes tenemos


el dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO), dióxido de
azufre (SO2), ácido sulfhídrico (H2S), hidrógeno (H) y el flúor (F).

Los gases de la columna eruptiva pueden ser lavados por las lluvias
que generalmente acompañan las erupciones, provocando lluvias
ácidas que podrían impactar seriamente en el medio ambiente; este
fenómeno puede ocurrir hasta decenas de kilómetros del volcán.
PREPÁRESE

 Elabore planes de emergencia que contemplen


una evacuación.
 Conozca y practique medidas de autoprotección
 Motive y exija la acción municipal para elaborar
los planes de emergencia
 Apoye al cuerpo de Voluntarios
 Vincúlese a labores comunitarias
CONOZCA LAS ALERTAS
CONOZCA LAS ALERTAS
ANTES
DURANTE
DESPUÉS