Está en la página 1de 184

Peatones admirando teléfonos llegados a Valparaíso, 1913.

U N C A B L E A L C I E L O
T E L E F Ó N I C A C T C C H I L E
( 1 8 8 0 – 2 0 0 5 )
Un Cable al Cielo
Telefónica CTC Chile (1880–2005)
Telefónica CTC Chile, 125 Años de Historia. Volumen 1
Dirección
Julio Covarrubias Fernández
Isabel Margarita Bravo Collao
Coordinación
Verónica Gaete Dell
Verónica Calaf Alamo
Edición
Sol Serrano Pérez
Alejandra Pérez Lecaros
Textos
Mónica Perl Schmidt
María José Vial Lyon
Investigación
Mónica Perl Schmidt
María José Vial Lyon
Trinidad Zaldívar Peralta
Patricia Urrejola Scanlterbury
Jorge Iturriaga Echeverría
Dirección de arte y diseño
Pozo Marcic Ensamble
Fotografía
Archivos Telefónica CTC Chile
Archivo sucesión de Ambrosio Alliende
Archivo fotográfico Museo Histórico Nacional, Chile
Thomas A. Edison Papers, Universidad de Rutgers, Estados Unidos
Edison National Historic Site, Estados Unidos
Thomas Wedderwille
Impresión
Quebecor World S.A.
Queda prohibida la reproducción parcial o total de esta
publicación, así como su almacenamiento, reproducción o
transmisión en forma alguna, sin la autorización expresa de
Telefónica CTC Chile.
Telefónica CTC Chile, 125 Años de Historia.
ISBN Nº 956-8531-00-9
Un Cable al Cielo, Telefónica CTC Chile.
ISBN Nº 956-8531-01-7
Impreso en Chile / Printed in Chile
Un Cable al Cielo
Telefónica CTC Chile
(1880–2005)
V O L . 1
T E L E F Ó N I C A C T C C H I L E
1 2 5 A Ñ O S D E H I S T O R I A
CARTA DE PRESENTACIÓN
LA ARQUEOLOGÍA DEL FUTURO
INTRODUCCIÓN
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880-1930)
Primeros pasos para la construcción
de una red de comunicaciones
El teléfono llega a Chile
Quiénes usaban el teléfono. Una lenta
expansión territorial. Urgen nuevos capitales.
The West Coast Telephone Co.
Primera empresa norteamericana
a cargo de la telefonía chilena
Fin del monopolio. Primer cuerpo legal sobre telefonía.
Llegada de capitales ingleses:
The Chili Telephone Co., Limited
Más necesidades, nuevas compañías.
Teléfono e infraestructura urbana.
Cambio de siglo. Los cables invaden la ciudad.
Expansión de la Chili Telephone Co. y de otras
compañías. Un nuevo escenario político y social.
9
11
15
19
23
35
42
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930-1987)
Una nueva era para las comunicaciones en Chile
Nace la Compañía de Teléfonos de Chile
El contrato de 1930.
Primeros pasos de ITT en el país.
Un golpe inesperado.

Los años de expansión
Uniendo la geografía. La telefonía: permanente aliada
de la ciudad. Comunicación para más personas.
El “nudo telefónico”. Las tarifas: una polémica de siempre.
Un servicio moderno y eficiente: la automatización.
Vientos de cambio para la
Compañía de Teléfonos de Chile
El dictamen de los ingenieros. Planes de crecimiento.
El terremoto que trajo la competencia. Early Bird
en el mundo satelital. Intentos de masificación,
primeros teléfonos en poblaciones.
La Compañía pasa a manos del Estado
Intervención y escándalos. ITT abandona la conducción
de la Compañía de Teléfonos de Chile. Hacia el mercado
abierto. Últimas innovaciones en telefonía. La Compañía
de Teléfonos inicia la era digital en Chile. Un nuevo
escenario para las telecomunicaciones.
65
70
78
98
116
Índice
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987-2005)
Privatización de la Compañía de Teléfonos de Chile
Bond Corporation en Chile
Nuevos negocios, nueva estructura: filialización.
Telecomunicaciones para todo Chile y para todos
los chilenos: modernización y expansión de la red.
Estrategia financiera para un gran plan de inversiones.
Telefónica España llega a Chile
CTC en Wall Street. Ley del multicarrier,
la larga distancia se abre a la competencia.
Desarrollo social y vanguardia tecnológica.
Operador Universal,
Compañía de Telecomunicaciones de Chile
El paradigma de Internet.
La telefonía celular se expande en el país.
La Compañía se reinventa
Soluciones para un panorama adverso.
Movilidad y conectividad, acortando la brecha digital.
Telefónica CTC Chile en la Sociedad de la Información.
BIBLIOGRAFÍA
ANEXOS
135
142
148
158
166
179
181
8
p
Telefónica CTC Chile cumple 125 años. La mezcla de experiencias y capacidad de asombros han
hecho que nuestra empresa sea un puente entre el pasado y el futuro. Un puente sólidamente
asentado en la tierra, ambiciosamente proyectado hacia el cielo.
En Telefónica CTC Chile estamos convencidos de que tenemos futuro porque tenemos historia,
porque nuestra historia ha sido la de una permanente apuesta al futuro. Y al recordar quienes
hemos sido, recordamos también todos esos planes de futuro, todos esos proyectos de vida y de
país que han circulado por nuestros cables, teléfonos y computadores.
Pero no hemos estado solos en la apuesta de comunicar a Chile. Hemos entrado, una y otra vez
—con nuevas tecnologías que implican nuevas visiones y oportunidades— a la intimidad de los
chilenos. Hemos vivido juntos la revolución de las telecomunicaciones. Es de esta revolución,
sin sangre, ni víctimas, la que habla este libro. Pero también de la vida íntima de estos chilenos
que han aprendido que las distancias se borronean, y que el tiempo se apura.
De esos distintos tiempos, y de estos nuevos espacios, se trata este libro. Un regalo que es
una forma de renovar la alianza que nos une con nuestros clientes. Recordar como hemos
crecido juntos, como nos hemos —una y otra vez— reconocido en las mismas necesidades y las
mismas expectativas. Saber una vez más que cualquiera sea el medio de comunicación, el mensaje
ha sido siempre el mismo. Un mensaje que nos une, y que nos reconoce, semejantes en nuestras
diferencias. Un mensaje que tiene su historia, sus leyendas, sus gestas y sus gestos. Una historia
que este libro cuenta.
CLAUDIO MUÑOZ ZÚÑIGA
GERENTE GENERAL (1999—2005)
TELEFÓNICA CTC CHILE
JOSÉ MOLÉS VALENZUELA
GERENTE GENERAL (DESDE 2005)
TELEFÓNICA CTC CHILE
Carta de presentación
:o
::
JULIO COVARRUBIAS FERNÁNDEZ
GERENTE CORPORATIVO DE ADMINISTRACIÓN Y FINANZAS
TELEFÓNICA CTC CHILE
La arqueología del futuro
Al entrar a esta Compañía es difícil no sentir el peso de la historia y la responsabilidad por un
pasado que es también el de cada uno de los que trabajamos aquí. Todos hemos sido testigos de
la llegada del teléfono, el fax, el celular, la banda ancha, el Wi-Fi y de tanta tecnología, aparatos y
procedimientos que encierran tras sus teclas un nuevo tiempo y otro espacio que descubrir.
A principios del 2003, en un almuerzo entre ejecutivos, nos preguntamos sobre la mejor forma
de conmemorar los 125 años de la empresa, que es la heredera natural y directa de la primera
telefónica fundada en el país. Y empezamos a contar nuestros recuerdos y las anécdotas que
habíamos escuchado. Así salieron a la palestra varios trozos de historia personal, y del país.
De pronto se me hizo evidente que relatar esta historia, nuestra historia, era la mejor manera
de renovar el pacto de complicidad entre nuestra empresa y el desarrollo de Chile.
Con el apoyo y entusiasmo de Loreto Mandujano y Ricardo Montero, empezó esta aventura.
Una aventura que nunca pensamos nos obligaría a bucear tan a fondo en la historia colectiva,
no sólo del país, sino de sus relaciones con el mundo.
Suponíamos, al emprender la marcha, que éramos una de las tantas historias de la empresa que
se habían escrito. Que sólo tendríamos que actualizar una pila de documentos. No contábamos
con la endémica falta de cariño que sufrimos los chilenos por nuestro patrimonio histórico.
Así, para encontrar las huellas de esta historia el equipo de historiadoras a cargo del proyecto
debió hurgar dentro de archivos históricos, bibliotecas, ferias de antigüedades e incluso en
Internet. Actuaron de arqueólogas del presente —y de alguna forma del futuro— buscando la
raíz de cada uno de los proyectos y logros que dan sentido a esta Compañía.
:i
Empezamos por poner a disposición del equipo de investigación las memorias y balances publi-
cados desde 1931, además de gran parte de las revistas institucionales elaboradas desde entonces.
Fundamentales fueron las horas de conversiones sostenidas con diversas personas que trabajan o
han trabajado en nuestra empresa y que iluminaron con su visión la historia de Telefónica CTC
Chile. No podemos dejar de agradecer —conscientes de que muchos nombres se nos escapan—
a Cecilia Araya, Francisco Aylwin, Diego Barros, Raimundo Beca, Patricio Cáceres, Jaime Charles,
Hernán Cheyre, Franco Faccilongo, Enrico Gatti, Rigoberto González, Carlos Haramoto, Leonidas
Henríquez, Jorge Id, Luis Villalobos, Pedro Lecaros, Gustavo Marambio, Pedro Martinic, Iván
Pauvif, Ricardo Ramos, Julio Vieyra, y Mario Raúl Domínguez, y al que entonces era nuestro
Gerente General, Claudio Muñoz.
Ante la inmensidad de la labor se fueron incorporando y convirtiéndose en fundamentales,
Isabel Margarita Bravo, Alejandra Pérez, Verónica Calaf y Verónica Gaete, así como también
aquellos empleados y ex-empleados que aportaron con sus testimonios, anécdotas y con material
fotográfico para este libro. Y para tener la perspectiva histórica contamos con el equipo de
investigación conformado por Sol Serrano, María José Vial, Mónica Perl y Trinidad Zaldívar.
Un equipo que con perspicacia y rigor no sólo se limitó a pasar largas horas en los fondos
ministeriales del Archivo Nacional o consultar la correspondencia de Thomas Alva Edison con
José D. Husbands, su socio del fin del mundo, o hurgar en los archivos del Public Record Office
en Londres, sino también en indagar en la vida familiar, social y cultural de los chilenos.
Junto a los rostros y testimonios de los pioneros de las telecomunicaciones chilenas, están aquí
el de los clientes, de los ciudadanos unidos por el mismo anhelo de comunicación, por el mismo
hambre de decir y de hacer un nuevo Chile, que ya no fuera una tierra en los confines del mundo,
sino un mundo en sí mismo comunicado, a pesar y a través de sus fronteras, mares y montañas.
Además de los logros y dificultades de nuestra empresa, este es el retrato de un país que integra
sus distintas voces, que construye una identidad nueva a la altura de los tiempos. Otra versión, viva
y palpitante de nuestro siglo y algunas claves esenciales para entender por dónde ira el siglo XXI.

El libro que tienen en sus manos es más que la historia de una Compañía, es la de un sueño y
un esfuerzo en común de todos esos conceptos que llamamos telecomunicaciones, pero que
puede también llamarse simplemente comunicación. Y es a esa comunicación a la que nos
hemos abocado nos sólo a través de la tecnología, sino también del arte.
Durante más de diez años nuestra Sala de Exposiciones ha sido un sello que nos distingue, además
de un aporte fundamental en el fomento de las artes plásticas chilenas. Sentimos que este trabajo
merecía un libro aparte, uno en que la belleza, el rigor, la profundidad de las búsquedas y
propuestas de Matta, Miró, Parra o Soto, entre muchos otros, pudieran expresarse en plenitud.
En esta selección de lo mejor que ha pasado por nuestra Galería, ha sido invaluable el trabajo
de recopilación e investigación de Patricio Pozo y de quienes trabajan en Fundación Telefónica,
especialmente Claudia Villaseca.
Así, estos dos libros —uno en que el texto, los testimonios, las ideas son lo central, otro en que
la imagen y las sensaciones son los protagonistas— se convierten en una buena muestra de
nuestra labor. De un trabajo que es al mismo tiempo racional y conceptual, y en gran parte
también de sentimientos.
Son las dos huellas que hemos dejado en 125 años, la de un país que se comunica con el futuro,
pero que tiene sus necesarias raíces en el pasado.
Estos libros son un testimonio de ese pasado, este presente y nuestro compromiso de futuro.
:{
:,
SOL SERRANO PÉREZ
HISTORIADORA
Introducción
Esta es la historia de una empresa, una historia económica y tecnológica. Es también una historia
de políticas públicas, de inversiones extranjeras y de internacionalización, pero es, por sobre
todo, la historia de un pequeño instrumento que cambió la vida de millones de hombres y de
mujeres que encontraron una nueva forma de hacer negocios, una nueva forma de administrar
el Estado, una nueva forma de cortejar, de callejear, de mantener la tribu, de habitar el territorio,
de vivir en sociedad, de pertenecer al mundo.
El teléfono inició a fines del siglo XIX una revolución tecnológica que, junto con el telégrafo,
permitió la simultaneidad de las comunicaciones y con ello dio inicio al proceso de globalización
en cuya madurez nos encontramos. Llamarlo una revolución tecnológica a estas alturas que
hemos vivido tantas, parece una nimiedad. Pero en realidad, el teléfono transformó una vivencia
humana ancestral que era la relación entre el espacio y el tiempo. Hasta entonces, los seres
humanos nunca, desde aquel que se paró en sus dos pies, pudo separarlos, pues llegar de un punto
a otro era un acto físico que demoraba un tiempo.
El mismo tiempo suponía el mismo espacio. El telégrafo descolocó ese vínculo a través de la
palabra escrita, pero el teléfono lo hizo con la voz, y la voz reproducía una simultaneidad que las
culturas sólo habían conocido en la oralidad.
Romper la relación entre espacio y tiempo en la comunicación humana le dio a la historia una
velocidad que se hizo arrolladora y fascinante. Es la velocidad en que vivimos hoy a través de las
telecomunicaciones que nos permiten todas las formas de comunicación humana, salvo tocarse,
que todavía requiere desplazarse en una distancia que necesita tiempo.
:o
Esa es la historia de la Compañía de Telecomunicaciones de Chile en sus distintas etapas, que
parte en aquel momento en que el primer teléfono llega de la mano de un socio del mismo Edison
cuando el país recién dejaba de medirse en leguas —que era la distancia recorrida caminando
una hora— para marcar los kilómetros del ferrocarril.
Quizás lo más interesante de esta historia —de cualquier historia— sea aquello que hoy nos
sorprende de tal forma que sentimos el cambio sin necesidad de explicarlo. Y resulta sorprendente
una historia que es relativamente homogénea hasta hace sólo veinte años, cuando las comunica-
ciones revolucionaron Chile. No era la tecnología sola, sino las formas de comprenderla.
Esta empresa tuvo siempre exceso de demanda y pobre oferta, tuvo que vencer los escollos
de una geografía larguísima que había que cablearla a través de montañas y desiertos, que se
acomodó a políticas económicas proteccionistas donde fue monopolio y como tal, preocupada
del producto... ¡pero no de los clientes! Un país donde los teléfonos se “conseguían” y no se
compraban. En fin, un país tan reciente y, a la vez, tan remoto.
Y esta historia muestra una sociedad que ha cambiado tanto, desde la comunicación telefónica
concebida como un lujo, a pesar de que apenas se escuchaba, a la conexión total y permanente
con los cercanos, con los amigos los mas jóvenes, con los hijos las madres que han ingresado
al mercado laboral, y todos con seres desconocidos y con archivos siderales. El teléfono de uso
comercial se hizo una tecnología también íntima. Mal que mal, se escuchaba la voz.
Y el teléfono a su vez se transformó en una red de telecomunicaciones que nos permite a todos
pertenecer a aquella estirpe que la antigüedad sólo permitió a los aventureros. Es la estirpe de los
navegantes. Ese navegar, sin embargo, todavía no se abre a todos, principalmente a aquellos que
necesitan zarpar de la pobreza. El último capítulo cuenta esa historia que es la del futuro y la de
esta empresa cuyo pasado la sustenta.
Oírse a la distancia
(1880–1930)
io
i:
El 8 de octubre de 1879, en Menlo Park, Nueva Jersey (Estados Unidos), Thomas Alva Edison y
José Dottin Husbands acordaron que era el momento propicio para introducir la explotación del
teléfono en Chile, Perú, Bolivia y Ecuador, donde ese auspicioso negocio era casi completamente
desconocido
1
. Además, este comerciante estadounidense, desde entonces agente de Edison, conocía
bien esa región, pues distribuía allí productos norteamericanos desde hacía algunos años.
En Chile, aquel mismo día, esta república obtuvo un crucial triunfo para la Guerra del
Pacífico en la batalla de Angamos. Lograba así dominar la ruta marítima disputada durante
esa contienda y abrir el camino para que el ejército ocupara en forma definitiva la valiosa zona
salitrera del Desierto de Atacama. Controlar allí la explotación del nitrato había sido la causa
del conflicto que enfrentó al país con Perú y Bolivia entre los años 1879 y 1884. Fue la victoria
definitiva en la guerra la que permitió a Chile iniciar el ciclo del salitre
2
, gracias al cual se integró
al sistema capitalista internacional. La producción y la exportación de nitrato a gran escala
modernizaron su economía y transformaron a la inversión extranjera en uno de sus actores
fundamentales. Cada vez se hizo más habitual encontrar en las calles de Valparaíso, Santiago e
Iquique a europeos y norteamericanos, a quienes las hostilidades bélicas, como telón de fondo,
no les pareció inconveniente para iniciar los más diversos negocios.
Husbands, el pionero de la telefonía chilena, es un reflejo de los hombres de aquella época
—“sobrios, con trajes discretos”
3
—, dispuestos a aventurarse hasta los más alejados confines
para construir un sistema global, un mundo único que permitiera la expansión del capitalismo
industrial.
Primeros pasos para la construcción de una red de comunicaciones
Cuando Samuel Morse inventó en 1837 el telégrafo eléctrico, el panorama de las comunicaciones
mundiales cambió radicalmente, pues se hacía posible transmitir en forma veloz mensajes a
grandes distancias
4
. Casi recién inventada la telegrafía eléctrica, no cesaron de multiplicarse en
prácticamente todo el planeta las líneas y los postes telegráficos, conformando una verdadera red
de comunicaciones. Luego se le sumaron el ferrocarril —símbolo del poder tecnológico y político
en el siglo XIX— y los barcos de vapor, acelerando entre todos ellos, de forma insospechada, el
tiempo requerido en las comunicaciones entre lugares distantes. En este proceso, el logro más
significativo fue la construcción de los cables telegráficos submarinos, epopeya que comenzó
a principios de la década de 1850 con la colocación del que atravesaba el Canal de la Mancha.
Hacia 1870 las líneas internacionales ya rodeaban prácticamente todo el globo, permitiendo, por
primera vez, unir los continentes y transmitir mensajes a cualquier país en sólo unos minutos.
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
Telefonistas operando centralita telefónica, fines del siglo XIX.
1
José D. Husbands y Thomas A. Edison.
Acuerdos y contratos, 8 de octubre,
1879, TAED D7939V.
2
Éste se prolongó entre 1880 y 1930.
3
Eric Hobsbawm, La era del capital,
1848-1875. Editorial Planeta,
Buenos Aires, 2001, p. 16.
4
Este medio reemplazó casi
inmediatamente al telégrafo óptico,
surgido en 1790 durante la Revolución
Francesa como herramienta de
administración y unificación nacional,
el cual funcionaba sobre la base de
un intrincado conjunto de torres con
señalizaciones móviles.
ii
En Chile, el comercio fue el principal estímulo para el desarrollo de una red de comunicacio-
nes que incorporara al país a dicho sistema mundial. El ingeniero norteamericano Guillermo
Wheelwright se convirtió en una de las figuras claves en este proceso cuando, en 1838, fundó la
línea de vapores The Pacific Steam Navigation Co. Ésta realizaba el tráfico comercial entre los
países de la costa Pacífica de Sudamérica, y además el servicio postal entre América y Gran Bretaña.
Más tarde, en 1851, se convirtió en el pionero de los ferrocarriles chilenos al inaugurar el tren
entre Copiapó y el puerto de Caldera. Durante las siguientes décadas, otros agentes privados y el
propio gobierno se encargaron de prolongar la red ferroviaria por el país.
Fue Wheelwright quien también trajo, en 1851, el primer telégrafo, de modo que Santiago,
la capital política y administrativa, contó desde entonces con una completa red telegráfica.
Al año siguiente logró emplazar el primer servicio telegráfico interurbano sudamericano, entre
Valparaíso y Santiago
5
.
De esta manera, tanto el servicio como la construcción de la red telegráfica chilena fueron
asumidos inicialmente por privados, a quienes más tarde se sumó el Estado. En un importante
esfuerzo conjunto, que demandó varias décadas, lograron unir casi la totalidad del territorio
nacional. A este empeño de integración interna debió sumarse otro aún mayor para entroncar
a Chile con la red internacional. Algunas compañías extranjeras tendieron, desde 1864, cables
submarinos en las costas chilenas; así se fue organizando el sistema que comunicó al país, a
través del Pacífico, con Estados Unidos y, desde ahí, con el resto del planeta.
Desde 1872, tras la instalación del Telégrafo Transandino que cruzaba la Cordillera de los
Andes, Valparaíso y Buenos Aires también quedaron intercomunicadas
6
. Dos años más tarde
esta línea se conectó con el cable submarino que iba desde la capital argentina a Rio de Janeiro,
logrando la anhelada comunicación directa de Chile con Europa. El primer cablegrama, suceso
celebrado con una fiesta en el castillo Hidalgo del cerro Santa Lucía, fue enviado al prefecto del
Sena, en París.
A estas nuevas redes vendría a agregarse muy pronto el teléfono, descubrimiento patentado
por Alexander Graham Bell, en 1876, y que se constituyó en uno de los avances revolucionarios
del último cuarto del siglo XIX. Era ésa la época de los inventores, marcada por la aparición de
creaciones tales como las turbinas, el motor de combustión interna, el gramófono, la bombilla
eléctrica incandescente, el automóvil, la cinematografía y la aeronáutica, además de todas
aquellas que pasaron al olvido. Pioneros como Thomas Alva Edison —quien en 1876, en Menlo
Park, puso en marcha el que fue el primer laboratorio industrial privado— se convirtieron en
verdaderos héroes. En Chile su nombre no sólo quedó asociado a la invención de la ampolleta
incandescente y del fonógrafo, sino a las primeras empresas de telefonía y electricidad del país,
5
Sin embargo, y como curiosidad,
treinta y tres años antes, entre 1819 y
1820, ya había circulado en la capital
un periódico con el nombre de
El Telégrafo, llamado así precisamente
como símbolo de modernidad.
Durante el siglo XIX aparecieron
varios periódicos con el mismo
nombre, además de otros bautizados
como El Teléfono.
6
Como se trataba del telégrafo
instalado a mayor altura en el mundo,
y estaría sometido al rigor del clima
cordillerano, decidieron utilizar el
mismo tipo de cable eléctrico usado
en las instalaciones submarinas.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE

las cuales disfrutaron de las licencias del inventor: la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison,
fundada en 1880; la Compañía de Luz Eléctrica de Edison de Santiago, establecida en 1884; la
Compañía Eléctrica de Edison, creada al año siguiente; y la Central Hidroeléctrica Chivilingo,
en Lota, diseñada por él mismo en Estados Unidos, y que, desde 1897, iluminó las faenas de la
minería del carbón. Fue la primera planta hidroeléctrica de Chile, y la segunda de Sudamérica.
v: 1v:vvoxo ::vcz z cn::v
Tras firmar el acuerdo con Edison en Nueva York, José Dottin Husbands se embarcó en
noviembre de 1879 hacia Chile. Llevaba en su equipaje una pequeña central telefónica y seis
teléfonos, además de los documentos que sentaron las bases para el desarrollo del negocio
telefónico en ese país. Los aparatos que traía tenían el micrófono de carbón inventado y paten-
tado por Edison, el que permitió dar un salto cualitativo crucial en la calidad y el alcance de la
transmisión de la voz.
Una vez en Valparaíso, Husbands concentró sus esfuerzos en hacer operativa la central, para
así transformarla en su herramienta de promoción. Siguiendo la experiencia norteamericana,
consciente de que necesitaba ser utilizado “para ser apreciado”, decidió lucir el milagro que trans-
portaba la voz
7
. Es posible presumir que en esos momentos el teléfono no era del todo desconocido
en este rincón del planeta, pues, aparentemente, Julio Dittborn, dueño de la línea telegráfica
norteamericana, instaló algunos aparatos. También un comerciante apellidado Meeks, agente
para Chile de la Old Bell Co., pudo haber traído otros cuantos. Sin embargo, ninguno de esos
aparatos habría formado parte de un verdadero sistema, ya que sólo funcionaron como citófonos
que comunicaban dos puntos unidos entre sí por un cable. De hecho, así sucedió con todos los
teléfonos en el mundo antes de que, en 1878, entrara en operación la primera central telefónica
en New Haven, Estados Unidos. Este sistema significó un profundo cambio en la historia de las
telecomunicaciones, pues por primera vez era posible que un suscriptor se conectara con otro
abonado a su elección.
Para realizar la campaña de demostraciones telefónicas, Husbands acomodó una oficina
central —“tan buena como cualquiera en Estados Unidos”
8
— en el número 73 de la calle Prat
de Valparaíso. Ésta fue una estrategia utilizada también durante los primeros años de la industria
telefónica en Norteamérica, donde se transmitieron noticias, servicios religiosos y hasta con-
ciertos por vía telefónica para dar a conocer las posibilidades del aparato
9
. Un logro importante
para la difusión en Chile fue la interconexión, a fines de enero de 1880, de la oficina central y
7
José D. Husbands, Cuatro cartas de
José D. Husbands a Benjamín Vicuña
Mackenna. Valparaíso, 23 de mayo,
1880, ANCH, Colección Benjamín
Vicuña Mackenna, vol. 344, foja 302.
8
Husbands a Edison, 31 de enero, 1880,
TAED D8047 H.
9
Claude S. Fisher, America calling.
A social history of the telephone to
1940. University of California Press,
Los Ángeles, California, 1992, p. 35.
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
i{
el despacho del cónsul norteamericano, Lucius H. Foote, que provocó gran impresión entre los
residentes y los más notables hombres de negocios de la ciudad. La prensa fue testigo, trans-
formándose en un importante medio de divulgación del servicio que Husbands ofrecía. “Ayer”,
relató El Mercurio de Valparaíso, “hemos estado viendo confirmado práctica y plenamente cuanto
se ha dicho sobre esta invención, que al principio no pasó de ser una curiosidad y que después se
ha podido utilizar al extremo de hacerla necesaria a los usos de la vida, sin que tal vez esté lejano
el día en que la consideremos indispensable. Cualquier vecino”, continuaba el periódico, “puede
ponerse al habla o pico a pico con otro sin que nadie pueda intervenir en sus relaciones, sean
comerciales o sean simplemente domésticas [...] es lo mismo que estar conversando el uno
enfrente del otro, o más bien, teniendo la boca del interlocutor en el mismo oído mientras uno
está con la palabra”
10
.
Mayor impresión aún causó la primera comunicación de larga distancia, realizada el 28
de abril de 1880 entre Valparaíso y Santiago, a través de las líneas del Telégrafo Transandino.
Los jefes de las oficinas de esta empresa en la capital y el puerto conversaron a través del alambre,
que hasta ese momento sólo había transmitido señales telegráficas. Mientras hablaban por teléfono, el
encargado porteño comentó a su colega de Santiago, al otro lado de la línea, que lo notaba ronco;
éste le contestó que, efectivamente, hacía días que estaba “constipado”. Por el cable también se
escucharon algunas melodías. Había sido un ensayo espléndido, “un verdadero triunfo para el
sabio robador de los secretos de la electricidad, el inmortal Edison, y también para su entusiasta
propagador, el señor Husbands, a quien Chile debe su voto de gracias por la introducción de tan
maravilloso como importantísimo descubrimiento”, relató la prensa al día siguiente
11
. Luego de
este éxito, Husbands firmó un contrato con garantía estatal para unir telefónicamente ambas
ciudades a través de una línea de 145 kilómetros; sin embargo, la comunicación permanente
entre ellas sólo se logró siete años más tarde.
La utilización de cables telegráficos como soporte para la telefonía, tal como ocurrió en este
ensayo, fue sólo circunstancial, aun cuando la transmisión de señales telegráficas y de la voz
responde a un principio físico similar. Los primeros teléfonos emplearon el mismo esquema
del telégrafo, es decir, señales transmitidas a través de un solo hilo de hierro galvanizado con
conexiones a tierra en cada extremo que permitieran el retorno del mensaje. No obstante, este
método fue abandonado casi inmediatamente por la telefonía, pues generaba sonidos débiles y
de mala calidad. La solución fue añadir un segundo hilo a la infraestructura, de manera de generar
un circuito completo entre los equipos de los abonados. Otro paso adelante fue el reemplazo del
hierro por hilos de cobre, cuya capacidad de conducción de la electricidad es muy superior.
Desde que Husbands comenzó su campaña de promoción en Chile, fue tangible la acogida del
10
El Mercurio de Valparaíso,
21 de febrero, 1880, p. 2.
11
Ibid., 29 de abril, 1880.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
i,
Oficina central de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison, Valparaíso, 1880.
Cortesía Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica,
Servicio de Parques Nacionales, Edison National Historic Site.
io
Nota de pago por insumos remitida a Thomas A. Edison desde Valparaíso, enero de 1880.
Cortesía Thomas A. Edison Papers, Universidad de Rutgers.

público hacia la telefonía. Inmediatamente recibió decenas de pedidos —“todos apurados”— de
interesados en poseer un teléfono conectado a la oficina central
12
. El agente debía calcular muy
bien cada uno de sus pasos para transformar la novedad en negocio. Pretendía crear en Chile
un sistema de oficinas distribuidas en 25 ó 50 localidades interconectadas por el telégrafo. Para
lograrlo necesitaba generar planificadamente una red, captar una cantidad creciente de clientes,
además de accionistas que diesen solidez económica a la compañía. Por otra parte, debía evitar
al máximo la competencia y colaborar en la generación de normas para la operación y para la
instalación de postes y líneas, tanto dentro de las ciudades como entre ellas.
Desde Estados Unidos, Edison lo autorizó a crear una sociedad anónima para formar una
empresa telefónica con sede en Valparaíso o en Santiago, ciudades que concentraban cerca del
46% de la población urbana
13
. Husbands decidió comenzar en el puerto, metrópoli comercial y
financiera de Chile. En vista de la gran cantidad de comerciantes nacionales y extranjeros que
operaban allí, y de que el teléfono fue concebido como un instrumento destinado prioritaria-
mente a hombres de negocios, Valparaíso era el lugar ideal para traer este prodigio de la técnica.
En esa ciudad habitada por casi 100 mil habitantes bullía la actividad, se hablaban numerosos
idiomas, circulaban varias monedas y la necesidad de comunicaciones cada vez más rápidas era
imperiosa, aunque fuese para evitar la demora en la entrega de un mensaje a pocas calles de
distancia. Cualquier minuto ganado podía ayudar a un buen trato.
Una de las primeras medidas que tomó Husbands para ofrecer una empresa verdaderamente
atractiva a posibles socios y accionistas, fue proveerse de resguardos legales para evitar la compe-
tencia. Debía convertirse en el único suministrador de telefonía e impedir que otros ofrecieran
un servicio más barato. Aunque ya poseía los derechos exclusivos de Edison para Chile, Perú,
Bolivia y Ecuador, deseaba asegurarse aún más. En enero de 1880 solicitó al presidente Aníbal
Pinto (1876-1881), a nombre de Edison, un privilegio de explotación exclusiva en Chile del
sistema telefónico perfeccionado por éste, y de todas las mejoras que hiciera en el futuro.
Como los progresos realizadas por Edison sobre el aparato de Bell eran vitales para el buen
funcionamiento de los teléfonos, este beneficio podía considerarse como un virtual monopolio.
Conseguir esta prerrogativa no fue fácil. En palabras de Husbands, él y sus colaboradores tuvieron
“una dura lucha [...], no con buenos hombres ni con el gobierno, simplemente con hombres
pendencieros que causan retrasos y gastos”
14
. Se refería a Julio Dittborn, quien se había opuesto
formalmente a esa concesión, argumentando que un monopolio sólo acarrearía perjuicios al
país y a quienes quisieran establecer industrias similares
15
. Husbands respiró aliviado en abril de
ese año, cuando el Presidente de la República le concedió la patente a nombre de Thomas Alva
Edison, por ocho años, para construir y usar sus aparatos en el país. Ésta comenzaría a regir un
12
Husbands a Edison, 31 de enero, 1880,
TAED D8047 H.
13
En esos momentos en Chile no había
más de 200 sociedades anónimas,
las que representaban la forma más
moderna de organizar y administrar
una empresa.
14
Husbands a Edison, 3 de abril, 1880,
TAED D8047 ZAE.
15
Ibid., 31 de enero, 1880, TAED D8047 H.
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
i8
año después, plazo otorgado para poner en ejercicio la industria
16
. Es así como en Chile se dio
un esquema de propiedad similar al norteamericano, regido entre 1881 y 1893 por el monopolio
legal absoluto conferido a Bell, poseedor de la primera patente de registro. En otros países, como
Francia y Alemania, la situación fue diferente, ya que el Estado se hizo cargo del negocio.
Para conformar la nueva compañía telefónica, Husbands activó sus contactos dentro la
sociedad porteña. Al poco andar, cuatro norteamericanos —Santiago Martin, Pedro A. Macke-
llar y Martin McNiel, junto a Lucius H. Foote— aceptaron la oferta, convirtiéndose en socios de
Husbands y Edison en la primera empresa telefónica del país: la Compañía Chilena de Teléfonos
de Edison. El 15 de diciembre de 1880 quedó constituida como sociedad anónima, y en mayo del
año siguiente la entidad adquirió existencia legal, pudiendo así emitir y vender acciones, las que
muy pronto comenzaron a ser transadas en la Bolsa de Valparaíso. Sin embargo, desde hacía un
año operaba proveyendo de servicio telefónico a un creciente número de suscriptores.
La participación de Edison en ella fue bloqueada por las disputas legales generadas en torno a
los derechos de explotación telefónica en Estados Unidos. En ese país, poco tiempo después de
patentada, la telefonía fue un negocio floreciente. Tanto así que a mediados de 1878 había allí
cerca de diez mil aparatos funcionando. Bell se vio rápidamente amenazado por competidores
que pretendían arrebatarle el negocio. El más peligroso de éstos fue la Western Union Telegraph
Co., titán de la telegrafía y líder en las telecomunicaciones norteamericanas. Desde 1877 esta
compañía instaló sus propios teléfonos, pero Bell la demandó ante la justicia argumentando
que sólo él poseía ese derecho en Norteamérica. No obstante, la empresa de telégrafos alcanzó
a conectar una red de más de 50 mil teléfonos a través de 55 ciudades norteamericanas, antes
de llegar a un acuerdo extrajudicial con Bell. A fines de 1879, ambas partes convinieron que la
Western Union Telegraph Co. se marginase del negocio telefónico y que cediese sus patentes e
instrumentos telefónicos a Bell, a cambio de que éste no ingresase al negocio telegráfico, y que
durante diecisiete años le entregase el 20% de sus ingresos brutos de telefonía. Un poco más
tarde, en junio de 1881, la justicia decidió que la patente original de Bell cubría cualquier tipo de
transmisión telefónica en Estados Unidos, instaurando el monopolio legal hasta 1893.
Como consecuencia de estos hechos, y tras una compleja negociación, Edison renunció a su
propiedad en la empresa chilena, a cambio del pago de sus derechos en ella
17
. A esto se sumó
que desde mayo de 1881 la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison debió comprar todos
los suministros a una filial de las empresas Bell, que de paso le cobraría un elevado royalty.
Ante esta nueva realidad, y como el acuerdo entre Husbands y Edison garantizaba a la firma
chilena insumos a valor de fábrica, su directorio exigió a éste que, antes de abandonar la sociedad,
solucionase el problema del elevado precio de los materiales y negociase con Bell el otorgamiento
16
Chile. Presidente y Edison. Acuerdos
y contratos, 26 de abril, 1880, TAED
D8047 ZAP1.
17
Este pago se haría efectivo cuando
enviase poderes correctamente
legalizados para Chile, Perú, Bolivia
y Ecuador.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
ip
de una licencia exclusiva a la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison. El conflicto se resolvió
en septiembre de 1881.
Quiénes usaban el teléfono
Los clientes de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison correspondían principalmente a
empresas. Esto era previsible, pues las primeras telefónicas concentraron sus esfuerzos de venta
entre hombres de negocios y comerciantes, a quienes vieron como el grupo de usuarios por exce-
lencia. En la primera lista de suscriptores, publicada por la compañía en abril de 1880, aparecen
numerosas casas comerciales. Entre éstas, las más relevantes del Valparaíso de la época, como
Williamson, Balfour y Cía., Duncan, Fox y Cía., y Weir, Scott y Cía. Otros de los abonados iniciales
correspondían a algunas de las empresas de mayor empuje de ese tiempo, como Urmeneta y
Errázuriz, Compañía Explotadora de Lota y Coronel, Compañía de Remolcadores, Compañía de
Diques Flotantes, Compañía Chilena de Balleneros, Telégrafo Transandino, Banco de A. Edwards
y Banco de Valparaíso. Pionera fue la empresa cervecera de los hermanos Anwandter al avisar por
la prensa, durante todo el mes de mayo de 1880, que recibía encargos por teléfono a través de la
oficina central de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison, “sin costo alguno para el público”
18
.
Destacaban además las suscripciones de algunos de los principales corredores de bolsa del puerto
que operaron ahí durante las últimas décadas del siglo XIX; entre ellos, Guillermo Adelsdorfer,
Alfredo Lyon, Arturo Price, Walter Squire y Carlos T. Berry. También tuvieron tempranamente
teléfono lugares de esparcimiento, tales como el Club de la Unión, el Café de la Bolsa y el Café
del Pacífico, cuyo aparato era de uso público; y por supuesto, como corroboración de que el
teléfono fue concebido para las emergencias, tanto los cuarteles N° 1 y N° 3 de Bomberos
como las consultas de dos médicos y la de un dentista. Más tarde —recién en la cuarta lista de
suscriptores, publicada en julio de 1880— apareció el primer teléfono de una oficina pública:
el del Palacio de la Intendencia de Valparaíso.
En su mayoría, los primeros clientes de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison eran de
origen extranjero, principalmente ingleses y norteamericanos. Casas particulares con teléfono
había muy pocas, menos del 10% de los suscriptores, destacando las de los médicos. Y es que en
Chile los primeros usos asignados al teléfono fueron muy similares a los de su país de origen:
negocios y consultas médicas. El Mercurio de Valparaíso escribió que “el comercio, como era
de esperarlo, ha comprendido la importancia de este nuevo descubrimiento, que le pone en
contacto o más bien, al habla entre sí, economizando tiempo y dinero, y permitiendo ahorrar
los mensajes o recados, que no siempre pueden confiarse a cualquier empleado [...], los médicos
18
El Mercurio de Valparaíso,
mayo de 1880.
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
¡o
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
debieran ser de los primeros, después del comercio, en ponerse a disposición de los vecinos por
medio del alambre. Esto, aparte de la comodidad para el público, sería de mucha conveniencia
para ellos. Estamos seguros de que en cuanto se supiese que los médicos tenían teléfono, se
apresurarían a ponerlo también muchas familias. ¡Qué comodidad no sería poder llamar en el
acto al doctor por cualquier accidente!
“—Venga usted que se nos muere el enfermo [...]
“Y el doctor correrá en el acto en socorro de sus clientes, ahorrando por lo menos la mitad del
tiempo que en muchos casos importará la salvación del paciente”
19
.
Los aparatos de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison estaban adosados a la pared
de la casa u oficina, y tenían una pesada pila que les entregaba la energía eléctrica necesaria
para operar. No eran modelos tan sofisticados como los clásicos teléfonos con manivela —un
generador magnético destinado a mandar una señal a la central, donde la telefonista establecía
manualmente la llamada solicitada— que aparecieron más adelante; sin embargo, operaban
según principios similares. Para utilizarlos, el cliente debía apretar tres veces un botón y esperar
al sonido de la campanilla; luego giraba una pequeña manivela, colocaba el oído en el auricular
—fijo al teléfono— y aguardaba a que la telefonista le contestara “¿qué hay?”. Después tenía que
mantener apretado otro botón y solicitar el número, hablando a través de un micrófono que
también era fijo. Finalizada la conversación, podía soltar el botón para girar la manivela
20
.
Aunque era un método engorroso, Husbands previó que “en una fecha no muy lejana el
teléfono será adaptado para todos los propósitos, tanto de negocios como domésticos”
21
.
Aún así, también él repitió la fórmula norteamericana de diferenciar entre usos útiles y
superficiales: el receptor estaba ahí para transmitir mensajes relevantes y no como medio de
simples conversaciones o “mensajes frívolos”
22
. Esto, en parte, se debió a que los primeros empre-
sarios de la telefonía provenían del ámbito de la telegrafía, y le asignaron al teléfono una función
similar a la del telégrafo. Sus conceptos excluían la conversación social, y más bien lo reducían a
un instrumento laboral y de transmisión de recados importantes o urgentes. Fueron los usuarios
quienes le asignaron un destino no previsto ni valorado por las compañías, es decir, el de la
sociabilidad, incluyendo todas aquellas comunicaciones calificadas por la industria como estériles,
inútiles y superficiales
23
.
Gracias a los datos existentes, es posible conocer el ritmo de crecimiento de la clientela que
acompañó a la compañía durante sus tres años de operación. En la primera lista de suscriptores
de 1880 aparecen 46 abonados. De éstos, 27 tenían teléfonos comunicados a través de la oficina
central, cinco poseían líneas particulares —es decir, que operaban como citófonos entre dos
puntos determinados— y 14 estaban a la espera de su instalación. Los siguientes listados muestran
19
Ibid., 17 de abril, 1880, p. 2.
20
Compañía Chilena de Teléfonos
de Edison y Husbands. Circulares y
prospectos, 1880, TAED D8047ZCC.
21
Husbands, Cuatro cartas, foja 302.
22
Compañía Chilena de Teléfonos
de Edison y Husbands. Circulares y
prospectos, 22 de mayo, 1880,
TAED D8047 ZAY1.
23
Fisher, op.cit., passim.
Primera acción de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison, Valparaíso, abril de 1881.
Cortesía Thomas A. Edison Papers, Universidad de Rutgers.
¡:
¡i
una persistente progresión en la cantidad de abonados, los que en agosto, cuando se inauguró
el servicio diurno y nocturno, habían crecido a 135, los suficientes para abrir nuevas oficinas en
Valparaíso y en otros lugares, como el Hotel de Viña del Mar. Un año más tarde, el número de
abonados se había incrementado a 240, los que realizaban entre 1.200 y 1.500 llamadas diarias
atendidas por tres telefonistas, quienes demoraban en promedio ocho segundos en establecer las
comunicaciones.
En 1882, los clientes porteños superaban los 300, y se había sumado la mensajería a los servi-
cios de la compañía, todo lo cual generaba ingresos anuales por tres mil libras esterlinas. Pero el
mayor cambio fue el incremento del promedio de llamadas diarias por suscriptor, pues subió, en
menos de un año, de cinco a 22
24
.
Las cifras en sí mismas pueden parecer modestas, pero es interesante compararlas con el
número de abonados de esa época en algunas ciudades norteamericanas. Por ejemplo, Buffalo
tenía 1.800 aparatos para 80 mil habitantes; Cleveland, 1.500 para 50 mil; Saint Louis, 2.500
para 350 mil; Nueva York, cinco mil para 900 mil; y Boston tres mil para 300 mil
25
. Si bien en
estas ciudades la penetración era mayor, la incorporación del teléfono había comenzado varios
años antes y los índices económicos hablaban de un país más rico que Chile
26
. En éste, el peso se
devaluaba en forma persistente respecto de la libra esterlina y del dólar, se sucedían años de gran
inflación con otros de deflación, y la deuda externa, pública y privada, crecía. Además, el producto
per cápita nacional era bastante inferior al de Estados Unidos
27
. Allí bastaron pocas décadas para
que el teléfono dejara de ser una herramienta sólo para los negocios y un producto de lujo, y ya
durante la Primera Guerra Mundial era considerado de uso común, pues había penetrado en la
clase media y comenzaba a expandirse entre las clases obreras.
Una lenta expansión territorial
“Es ciertamente maravilloso que el teléfono nos dé la posibilidad de hablar libremente en todas
partes de cualquier gran ciudad, y de conversar sin dificultad entre localidades distantes, por un
simple cable”
28
.
Esta idea, escrita por Husbands a Benjamín Vicuña Mackenna, ex Intendente de Santiago,
muestra su visión de que la telefonía sería capaz de crear una red amplia a lo largo del país,
e incluso más allá, para entretejerse con los cables telefónicos que intercomunicarían a Chile
con el mundo. Sin embargo, todavía no era factible pensar más que en dotar al mayor número
posible de ciudades de sistema telefónico, e intercomunicar aquellas que estuviesen tan cerca
como Valparaíso y Viña del Mar. Entre las demás, la comunicación aún debía realizarse a través
24
Husbands a Edison, 5 de junio,
1882, TAED D8254 A. Otras fuentes
indican que en 1883 había cerca de
mil abonados. Ver Victor Berthold,
History of the Telephone and Telegraph
in Chile, 1851-1922. ATT Corp.,
Nueva York, 1924.
25
Husbands, Cuatro cartas, foja 304.
26
Muy luego se produciría una
diferencia notable entre el crecimiento
telefónico en Estados Unidos y en
Chile, donde el parque de teléfonos
tendió a aumentar con lentitud.
27
Por ejemplo, si durante la década de
1870 el promedio de este índice
en Chile fue de 1.511 dólares, el de
Norteamérica fue de 2.845 dólares;
durante la década siguiente en Chile
subió a 1.970 dólares, mientras que en
Estados Unidos llegaba a 3.556 dólares.
28
Husbands, Cuatro cartas, foja 302.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
¡¡
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
del telégrafo. La telefonía de larga distancia comenzaba recién su fase experimental y parecía una
utopía, tanto por motivos técnicos como económicos. Comunicaciones como el primer llamado
entre Valparaíso y Santiago a través del hilo telegráfico no constituían una vía factible. Era
necesario desarrollar un sistema que pudiese soportar la larga distancia.
La Compañía Chilena de Teléfonos de Edison no logró crecer territorialmente más allá de
Valparaíso, Viña del Mar y Santiago. El país era extenso y estaba en pleno proceso de expansión
interna, lo que hacía difícil organizar oficinas distantes y dotarlas de clientes suficientes para
recuperar la inversión en infraestructura y personal. Esta misma dificultad la vivieron posterior-
mente otras empresas, las que por décadas coexistieron con pequeñas compañías independientes
y, en general, poco rentables, que se encargaban de surtir de telefonía a zonas distantes del centro
del país.
Durante los primeros meses de su gestión, Husbands sólo respondió a solicitudes que vinieran de
Valparaíso, a pesar de que recibió otras, como, por ejemplo, desde el distrito minero de Iquique.
Veía un interesante nicho en las ricas salitreras y, aunque no pudiese responder en lo inmediato,
pensó en un sistema de tendido de líneas más barato que el convencional. Sólo el transporte de
los postes hacia las regiones del norte habría sido carísimo, y por esto sugería la posibilidad de un
método a ras de suelo, adecuadamente aislado para que no sufriera deterioro por la abundancia
de salitre en el terreno
29
.
La capital, inmersa en un potente proceso de modernización urbana, también debió esperar
algunos meses antes de ver aparecer las líneas de la nueva tecnología. Husbands había decidido
aventurarse a Santiago recién cuando su negocio estuviera preparado. Según él, esto no sólo
implicaba tener una empresa matriz organizada e insumos suficientes, sino que el municipio
santiaguino dictara normas para regular el servicio y la postación. No bastaban las reglas existentes,
pues la telefonía se incorporaba a la infraestructura urbana de manera diferente a como lo había
hecho la telegrafía. Ésta consiste en un servicio centralizado, ordenado en oficinas centrales que
concentran el flujo de información y la atención al usuario; en cambio, la telefonía es un servicio
distribuido que exige conectar cada teléfono a la red, de manera tal que el volumen de postes e
hilos que con ella entraron en la ciudad era completamente inédito.
No obstante, el gerente hizo interesantes excepciones, como una línea que comunicó a la Sociedad
Nacional de Agricultura con el edificio donde se realizó la Exposición de Santiago de 1880.
Husbands había accedido a colocarla a petición de Benjamín Vicuña Mackenna, sin dejar de
insistir en el complicado desvío de recursos que esto le generaba. Sin duda, ayudó a esta decisión
el hecho de que el ex Intendente fuese un personaje clave en términos sociales y políticos. Tenía
una importante tribuna con sus artículos escritos en el periódico El Ferrocarril, y hasta el año
29
Husbands a Edison, 12 de marzo, 1880,
TAED D8047 Y.
¡{
anterior había sido senador por Santiago, en tanto que comenzaba su período senatorial por
Coquimbo. A lo largo de varias cartas, Husbands le describió en detalle la realidad de la telefonía
y de los beneficios que ya generaba ésta en Estados Unidos, y aprovechó de pedirle que dijera
“a su buena gente de Santiago que los atenderemos a todos ellos tan pronto como vayamos por
negocios, y hasta que no tengamos una oficina allí, y personal apropiado para encargarse de ella,
sería inútil instalar teléfonos individuales, ya que debe ser un sistema general”. Pero se atrevió a
dar un paso más allá al sugirile que “el Congreso añadiera la palabra ‘Teléfono’ a todas las leyes
que regulan al telégrafo, de manera que cuando se lea líneas, postes, soportes, estándares o aparatos se
entienda que se refieren tanto a telegráficos como a telefónicos, de manera tal que protejan la
propiedad del telégrafo y la del teléfono”
30
. Esta petición no era antojadiza, pues una de las preocu-
paciones de Husbands fue que se crease un marco legal claro para la operación de la telefonía, la
que, al igual que los demás servicios eléctricos, estuvo reglamentada por los municipios hasta 1888
31
.
Urgen nuevos capitales
En 1882, cuando fue evidente que los fondos nacionales no bastaban para enfrentar el desafío
de dotar al país de infraestructura telefónica, Husbands viajó a Europa y Estados Unidos en
busca de nuevos inversionistas. Aunque la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison era una
empresa rentable con ganancias de tres mil libras anuales, no había logrado la meta inicial, que
contemplaba alcanzar el primer año 500 suscriptores sólo en Valparaíso. A este traspié se sumaron
años económicamente difíciles para Chile. La inflación y una moneda en constante devaluación
eran la tónica. A pesar de que entre los años 1880 y 1882 la producción per cápita se elevó, este
período estuvo enmarcado por los ciclos de crisis desarrollados en 1876-1877 y 1883-1885, y que
corresponden a los dos más profundos del siglo XIX.
La telefonía ha sido siempre exigente en recursos y cara por la gran cantidad de insumos
y empleados que requiere Desde la perspectiva chilena, la inversión extranjera era la mejor
alternativa disponible. Tal como sucedía en la industria del salitre, y más adelante en la gran
minería del cobre, la explotación del servicio telefónico por parte de inversionistas foráneos se
dio, esencialmente, debido a la ausencia de empresarios nacionales dispuestos a operaciones de
gran escala. No es extraño, entonces, que los directores de la Compañía Chilena de Teléfonos de
Edison hubiesen optado por esta solución para despertar a su empresa del incipiente letargo y,
de paso, recuperar el capital de socios y accionistas. Le entregaron a Husbands un poder para
negociar la venta de la empresa a alguna sociedad europea o norteamericana que se interesara en
seguir operando la telefonía en el país
32
.
30
Husbands, Cuatro cartas.
3 de julio, 1880, foja 307.
31
Éstos eran los encargados de regular
el servicio telefónico dentro de sus
circunscripciones. Durante los
primeros meses en que la Compañía
Chilena de Teléfonos de Edison operó
en Valparaíso, el municipio porteño
no reglamentó las condiciones a las
que debería someterse. Sin embargo,
cuando ya no bastó el simple tendido
de cables sobre los techos de las casas
para satisfacer la demanda por líneas
telefónicas, la empresa debió solicitar
a la municipalidad permiso para
colocar postes en algunas de sus calles.
Éstos debieron cumplir varios
requisitos: ser colocados a una
distancia no menor de 50 metros
entre sí —en noviembre de 1880 se
aumentó a 80 metros—, tener al
menos siete metros de altura, y estar
pintados, pulidos y bien pegados a
la muralla exterior de los edificios, o
en la misma solera de la acera, para no
interrumpir el tránsito. Se fijó
también un impuesto anual por el
privilegio de ocupación de caminos
públicos. Por su parte, la alcaldía se
reservaba el derecho de poner término
al permiso de postación.
32
Berthold, op. cit.; citado en
Carlos Donoso, Compañía de
Telecomunicaciones de Chile S.A. CTC.
1880-1996. Tesis para optar al grado
de Licenciado en Historia, Pontificia
Universidad Católica de Chile,
Santiago, 1997, pp. 10-11.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
¡,
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
Llegado a Londres, desarrolló las bases de una nueva sociedad, la Anglo-Pacific Electric Light,
Telephone & Power Co., Limited, que adquiriría todos los bienes y derechos de la Compañía
Chilena de Teléfonos de Edison. Se trataba de una gran empresa, cuyo capital social sería de 300
mil libras esterlinas, dividido en 60 mil acciones de cinco libras cada una, de las cuales 20 mil
estaban reservadas para los vendedores. Las acciones se transarían en la Bolsa de Londres, sin
duda la más importante del mundo. Sin embargo, el negocio fue un desastre, ya que Husbands
fue víctima de maniobras poco éticas por parte de la oficina que actuó como broker para la
colocación de acciones
33
.
1nv wvs1 cozs1 1v:vvnoxv co.,
vv:mvvz vmvvvsz xov1vzmvv:czxz z czvco nv :z 1v:vvoxíz cn::vxz
Tras dos años de fatigosos intentos, Husbands consiguió su meta cuando fue creada en
Norteamérica, a instancias suyas, la West Coast Telephone Co., domiciliada en Nueva York.
Ésta debía comprar todas las instalaciones y los bienes de la precursora de la telefonía en Chile.
Pretendía, además, ampliar su giro y tender líneas tanto telefónicas como telegráficas entre
Concepción y Nueva York, para intercomunicar a los países de la costa oeste de Sudamérica.
La nueva empresa comenzó a operar en Chile desde 1884. Mantuvo no sólo su oficina central
en la calle Prat en Valparaíso, sino también a Husbands como gerente general, encargado de llevar
a cabo el ambicioso plan de expansión. Éste debía renunciar a los derechos que Edison le había
cedido y garantizar a la nueva compañía el privilegio exclusivo de representación de los principales
inventores de la telefonía y de algunas subsidiarias de la International Bell Telephone Co.
34
.
El gobierno concedió esta prerrogativa por un período de diez años a nombre de Husbands,
quien la transfirió a la West Coast Telephone Co. Así esta empresa se convertía en la poseedora del
virtual monopolio telefónico en Chile hasta 1894, como representante exclusiva de los principales
proveedores del mundo.
El plan de conectar zonas tan distantes entre sí todavía era difícil de cumplir. Aunque el reem-
plazo de los alambres de hierro galvanizado por otros de cobre había mejorado notablemente
la capacidad de transmisión de los cables telefónicos, la larga distancia requería otros avances
como, por ejemplo, adelgazar el hilo para abaratar los insumos. Imbuido en la búsqueda de una
solución para estos problemas en Estados Unidos, Theodore N. Vail, presidente de la American
Bell Telephone Co., creó en 1885 la American Telephone and Telegraph Co., AT&T, subsidiaria
encargada del desarrollo de la telefonía de larga distancia en Norteamérica. Ese mismo año
33
Husbands a Edison, 6 de mayo, 1882,
TAED D8254 A.
34
Carlos Donoso, “De la Compañía
Chilena de Teléfonos de Edison a
la Compañía de Teléfonos de Chile:
los primeros 50 años de la telefonía
nacional, 1880-1930”. En Historia,
vol. 33, 2000, p. 106.
¡o
José D. Husbands junto a sus colaboradores en la oficina central de la
Compañía Chilena de Teléfonos de Edison. Valparaíso, 1880.
Cortesía del Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica,
Servicio de Parques Nacionales, Edison National Historic Site.
¡¡
¡8
fue posible, por primera vez, hablar desde Nueva York a Philadelphia, ciudades separadas por
156 kilómetros; recién siete años más tarde Nueva York quedó interconectada con Chicago, a
1.275 kilómetros; y en 1915, con San Francisco. Unir las costas este y oeste había sido una ambición
largamente perseguida por AT&T, y para lograrlo fue necesario colocar más de 130 mil postes
a lo largo de casi cinco mil kilómetros, además de numerosas bobinas de carga que mejoraban
las características eléctricas del cable. En algunos países europeos como Alemania el proceso de
interconexión fue más rápido, puesto que las dificultades geográficas eran también menores y las
distancias entre centros urbanos mucho más cortas. En 1883 existía ya comunicación telefónica
entre algunas ciudades alemanas cercanas; sin embargo, Berlín debió esperar hasta 1886 para
establecer contacto directo con Hannover, a 236 kilómetros, y hasta el año siguiente, para hacerlo
con Hamburgo, que está unos 18 kilómetros más alejada.
El modelo de expansión que impuso en Chile la West Coast Telephone Co. fue el de crear redes
dentro y en torno de aquellas ciudades que representaban un polo de desarrollo económico impor-
tante, sin necesariamente comunicarlas entre sí. Los sectores que recibieron servicio telefónico
fueron básicamente mineros, comerciales, de servicios y de exportación agrícola. Aunque gran
parte de las ciudades no dispusiese de interconexión, se prestaba un servicio útil a las diversas
áreas económicas y su entorno. La escasa documentación disponible sobre este período permite,
al menos, establecer que la West Coast Telephone Co. concentró inicialmente su mirada hacia el
centro del país y el norte minero. Desde su primer año de funcionamiento solicitó autorizaciones
para instalar servicio telefónico en diversas ciudades; por ejemplo, en el puerto de Coquimbo,
donde se embarcaban los metales extraídos en el interior
35
.
En 1886 se produjo un cambio importante para el proceso de expansión de la compañía:
Husbands fue reemplazado por un nuevo gerente general llegado desde Estados Unidos que
lideró el crecimiento de la West Coast Telephone Co. Sin duda, traía consigo los últimos cono-
cimientos respecto de la larga distancia en Norteamérica, y pudo aplicarlos en sus tempranos
logros. Algunos de éstos fueron el establecimiento de comunicación telefónica desde Santiago a
San Antonio vía Melipilla, utilizando los postes del telégrafo del Estado
36
; la instalación de líneas
entre Concepción, Penco y Tomé
37
; y, a partir de 1887, el primer servicio estable que unía la
capital con Valparaíso. Con este fin la empresa recibió una concesión por tres años para utilizar
los postes telegráficos estatales, a condición de que se hiciese cargo de su mantención y de que
colocase teléfonos gratuitos para las oficinas de telégrafos del Estado en esas ciudades
38
.
Beneficios mutuos que compensaban con creces el ahorro de la compañía por no tener que
instalar postes de ciprés cada 80 metros. La compañía norteamericana fue autorizada al año
siguiente para construir una nueva línea telefónica entre Santiago y Valparaíso, pasando esta vez
35
AHCIET, Las telecomunicaciones en
Hispanoamérica: pasado, presente y
futuro. 1993, p. 100.
36
BLD, libro LVI, p. 879.
37
Ibíd., p. 340.
38
Ibíd., pp. 877-879.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
¡p
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
por Curacaví y Casablanca
39
. Más adelante obtuvo la facultad para una línea entre Concepción,
Lota y Coronel con postes propios que no podían perjudicar el tráfico en caminos y calles
40
.
El papel membrete que la West Coast Telephone Co. utilizaba en 1887 indica que la compañía
tenía, o pretendía tener, además de su oficina general en el 44 de la calle Broadway de Nueva
York, otras en Guayaquil, Quito, Callao, Lima, Iquique, Pisagua, Valparaíso, Santiago, Concep-
ción y Talcahuano
41
. Dos años más tarde se habían agregado en Chile oficinas en La Serena,
Coquimbo, Talca, Chillán, Tomé, Penco, Coronel y Lota. De las ciudades del Norte Grande
dependía la producción salitrera de la región de Tarapacá; La Serena y Coquimbo aportaban plata
y cobre; Valparaíso y Santiago concentraban el comercio y los servicios; Concepción y Talcahuano,
junto a Penco, Tomé, Lota y Coronel, conformaban un interesante polo industrial y minero,
además de ser el principal sector desde donde se exportaba la producción agropecuaria del país.
Desde 1884 también aumentaron y se diversificaron los abonados a la telefonía. Cuando, cinco
años más tarde, la empresa terminó de operar, tenía en el país unos 2.400 teléfonos, de los cuales
más de 1.300 estaban en Santiago, 466 en Valparaíso y 637 en el resto de las localidades. Si bien
el puerto seguía siendo un punto emblemático para la empresa, la capital era la que auguraba
mayores proyecciones: sólo en 1888 colocó allí 468 nuevas líneas. Esto le exigió tender 725 kiló-
metros de cables y ubicar 270 postes de pino Oregón ornamentales en calles y otros 370 de ciprés
en zonas rurales. Aumentaron las reparticiones públicas que contrataban servicio telefónico,
como los ministerios, el Registro Civil y la Penitenciaría. Otro cliente importante lo constituyó
la Policía de Seguridad de varias ciudades. Hacia 1887 todas las comisarías de Santiago poseían
líneas y teléfonos dispuestos en las calles dentro de cajas con puerta, chapa y llave para que los
guardias pudiesen reportar alguna emergencia. A pesar de que también se produjo un aumento
notable de casas particulares suscritas, el grupo más importante de abonados seguía siendo el de
los hombres de negocios y los comerciantes, a los que se agregaron numerosos industriales.
Varios de éstos, como los cerveceros Gubler y Cousiño, recibieron autorizaciones municipales
para que la West Coast Telephone Co., o alguna de las nuevas telefónicas que muy luego comen-
zarían a nacer, colocasen líneas privadas entre sus oficinas comerciales y las fábricas, ubicadas
frecuentemente fuera del radio urbano. Esto era un fiel reflejo de la evolución de la actividad
económica del país, pues, a pesar de las periódicas crisis, se vivía un proceso de industrialización
debido al aumento de la demanda por bienes importados y manufacturados.
De esta manera el teléfono, sus cables y sus postes fueron elementos cada día más presentes en
la infraestructura urbana chilena. Aunque no se llegó a situaciones extremas, como las que afec-
taron, por ejemplo, a la ciudad de Nueva York, donde en algunas calles el cúmulo de alambres
casi no dejaba ver el cielo, sí hubo preocupación por que la nueva tecnología no entorpeciera la
39
ANCH, IS, vol. 59, Santiago,
2 de enero, 1888.
40
BLD, libro LVII, p. 321.
41
Las ciudades ecuatorianas y peruanas,
en las que no entregaba servicio
telefónico, desaparecieron a los
pocos años del membrete. La telefonía
comenzó en esos países con más
retraso; en Perú hacia 1898 y en
Ecuador recién en 1900.
{o
vida citadina. Las concesiones exigían la colocación de postes y alambres que no perjudicasen el
tránsito de personas o coches, y que no pusiesen en riesgo su seguridad. A su vez, los municipios
mostraron interés en que las instalaciones respondieran a ciertas condiciones estéticas, como
se desprende de numerosas solicitudes de postación. El superintendente de la compañía norte-
americana aclaraba en una de éstas que, para la extensión de sus líneas en la calle San Francisco,
y eventualmente al Matadero, los postes serían “hermosamente construidos y pintados de color
blanco y chocolate”, tal como aquél colocado de muestra en la Alameda con San Francisco. “Mi
intención”, proseguía, “es hacerlos como un ornato en vez de desfigurar las calles”
42
.
Fin del monopolio
A pesar de que Husbands contaba con un virtual monopolio por diez años, esta realidad no
duró más allá de 1886, cuando fue creada la Sociedad Nacional de Teléfonos para instalar apa-
ratos en Valparaíso, Santiago y Concepción, además de interconectar esas ciudades. Fue esta
compañía la que inició la competencia dentro del mercado telefónico nacional. Ante esta nueva
realidad, y para resolver situaciones conflictivas derivadas de la lucha por obtener suscriptores en
Santiago, en septiembre de 1886, la Comisión de Obras Públicas del municipio capitalino propuso
una serie de reglas para la instalación de líneas dentro de la ciudad. En esencia, éstas exigían a las
empresas de teléfonos o telégrafos que, al instalar líneas en lugares donde ya existían otras, tomasen
todas las precauciones necesarias para hacerlo sin interrumpir el servicio de las demás
43
.
Aún así, la imprevisión de los operarios de la Sociedad Nacional de Teléfonos, y, según
constataron funcionarios municipales, el espíritu de rivalidad de las empresas competidoras,
en 1887 se produjeron graves problemas de cruzamiento de líneas en Santiago. Las empresas
involucradas insistieron ante la autoridad para que interviniese en sus conflictos. La West Coast
Telephone Co. se quejó recurrentemente por las anomalías que causaban en sus líneas telefónicas
los trabajos de la Sociedad Nacional de Teléfonos al colocar sus propias rutas en la ciudad.
Al igual que los enlaces del telégrafo del Estado, las líneas permanecieron cruzadas durante
semanas. Según la compañía norteamericana, era como si su rival sintiera “placer en cruzar todas
las líneas que puede”. Aunque, posteriormente, ambas empresas dividieron la capital en zonas de
influencia, los conflictos continuaron. Hacia 1889, la mayoría de las rutas de la Sociedad Nacional
de Teléfonos iba de norte a sur, mientras que las de su competidora corrían de oriente a poniente.
Era en los puntos de encuentro donde se desataban los problemas. La calle Santo Domingo era
uno de éstos, y aunque los responsables de la West Coast Telephone Co. reconocían que estaba
recargada de postes, reclamaban que cualquiera podía apreciar que no habían sido colocados
42
ANCH, IS, vol. 54, Santiago,
16 de noviembre, 1887.
43
Ibíd., vol. 53, Santiago, 15 de
octubre, 1887; y vol. 53, Santiago,
18 de octubre, 1887.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
{:
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
inútilmente, “ni para entorpecer los pasos de la Sociedad Nacional”, como era la acusación de
ésta. La calle Huérfanos era otro lugar complejo: la compañía norteamericana no aceptó que la
otra colocase cables sobre los postes que le pertenecían. El superintendente agregaba que no sería
justo “esperar que nosotros nos sometiéramos humildemente a medidas que están calculadas
para rectificar los errores de la Sociedad Nacional en su selección de rutas y del local de su oficina
central, dándoles de esta manera las armas con que podrían perjudicar nuestros intereses. [...]
Si el señor Tupper [uno de los dueños de la empresa] necesitaba más calles, seguramente tuvo
bastante tiempo para pedir permiso año y medio pasado. Pedir ahora que nosotros quitemos
nuestros postes para su conveniencia nos parece pueril e injusto”
44
.
Primer cuerpo legal sobre telefonía
Hasta 1888 fueron las municipalidades las encargadas de reglamentar la telefonía y todos
los demás servicios eléctricos que operaban en el país. Ellas entregaban las autorizaciones y
concesiones —incluso para líneas privadas—, cobraban impuestos y fijaban normas de uso.
Esta situación perduró hasta septiembre de ese año, cuando el presidente José Manuel Balmaceda
(1886-1891) promulgó un decreto que es considerado el primer cuerpo legal chileno relativo a
la telefonía
45
. Su intención expresa era reglamentar las condiciones a las que deberían someterse
las personas o sociedades que solicitasen permisos para colocar líneas telefónicas, telegráficas y
cables submarinos, y asegurar así la adecuada construcción de esas líneas y “consultar al mismo
tiempo al servicio público”
46
. Entre otras novedades, determinó que de ahí en adelante las
concesiones serían solicitadas exclusivamente al Presidente de la República. También estableció
que durarían diez años, tras los cuales el Estado podía adquirir las instalaciones pagando en
moneda corriente del país y a justa tasación de peritos. Autorizó, además, que las compañías
fijasen sus propias tarifas y que ocuparan terrenos fiscales a cambio del libre uso de los servicios
por parte del Estado en caso de interrupción de las líneas estatales.
A pesar de esta normativa, no fue sino hasta 1904, cuando se promulgó la primera Ley de
Servicios Eléctricos en Chile, que estos sistemas se desenvolvieron dentro de una realidad jurídica
orgánica. Durante el período previo, la autoridad reaccionaba ante casos particulares; dictando
leyes y decretos sin conexión entre sí y faltos de una finalidad o política determinada.
::vcznz nv czv:1z:vs :xc:vsvs: 1nv cn::: 1v:vvnoxv co., ::m:1vn
44
Ibíd., Santiago, enero de 1889.
45
Decreto N° 2.646 del Ministerio del
Interior, de 21 de septiembre de 1888.
46
BLD, libro LVII, pp. 1282-1284.
{i
Un nuevo e inesperado cambio en la operación de la telefonía nacional se produjo en 1889.
A mediados de ese año la West Coast Telephone Co. fue vendida, junto a todas sus propiedades,
derechos y franquicias, a una sociedad formada en Londres con el propósito de asumir el
negocio en Chile. Un paso lógico, pues el país ya formaba parte de la órbita de influencias de
Gran Bretaña y eran numerosos los ingleses que realizaban aquí rentables negocios.
La nueva dueña de la telefónica más importante de la república, la Chili Telephone Co.,
Limited, parecía cumplir todos los sueños de José D. Husbands, pues sus estatutos contemplaban,
además de la telefonía y la telegrafía, la posibilidad de convertirse en generadora y proveedora
de electricidad, luz, calor y fuerza motriz eléctrica
47
. La compañía quedó registrada en Londres
el 28 de junio de 1889 y se constituyó con un capital social de 250 mil libras esterlinas, dividido
en 50 mil acciones. Los siete socios fundadores de esta aventura, que se prolongaría por casi
treinta años, apostaban a la estabilidad política chilena y a que su economía crecía a pesar de las
fluctuaciones y desequilibrios macroeconómicos.
La también llamada Compañía Inglesa de Teléfonos inició su gestión con grandes inversiones
para construir nuevas centrales, líneas troncales y principales —es decir, entre dos centrales o
interurbanas—, además de tender una nueva ruta entre Santiago y Valparaíso y aumentar el
número de abonados. Especial importancia tuvo la compra de la Sociedad Nacional de Teléfonos,
mediante la cual integró a más de 700 nuevos clientes repartidos entre oficinas centrales de
San Felipe, Los Andes, Valparaíso, Viña del Mar, Quillota, Ocoa, Llai-Llai, Santiago, Talagante,
San Bernardo, Buin y Rancagua
48
. Esta estrategia de captación de su competencia fue utilizada
en diversas ocasiones por la empresa, cuando pretendió ampliar su cobertura geográfica hacia
nuevas zonas ocupadas por pequeñas compañías de provincias.
El ímpetu de crecimiento se vio momentáneamente detenido tras el estallido de la Guerra Civil
de 1891, que enfrentó a “balmacedistas” y “congresistas”. El Ejército y la Armada representaron a
uno y otro bando, y fueron los actores principales en las batallas que se prolongaron hasta agosto
de ese año. Este hecho político tuvo importantes efectos sobre la telefonía chilena, ya que, además
de los perjuicios en su infraestructura, detonó la intervención de la Chili Telephone Co., la toma
de control de las líneas telefónicas dentro del área que controlaba el Ejército, la monopolización
del servicio telefónico público y la suspensión del mismo en Santiago e Iquique
49
. En esta última
ciudad se había organizado un gobierno paralelo bajo el mando de una Junta
50
, que, contando
con las ricas ganancias del salitre, adquirió el armamento necesario para su victoria final en las
batallas de Concón y Placilla.
Aunque desde marzo de 1891 algunas posiciones controladas por el Congreso reanudaron
el servicio telefónico para el público, la compañía sufrió importantes pérdidas. Se destruyeron
47
Memorándum de asociación de
la Chili Telephone Co., Limited.
En BLD, libro LVII, tomo II de
Sociedades Anónimas, pp. 1549-1586.
48
ANCH, IS, vol. 81. Santiago,
1 de marzo, 1890.
49
Telegraphic Journal & Electrical
Review. 10 de julio, 1891.
50
Formada por Pedro Montt, Ramón
Barros Luco y Waldo Silva.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE

OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
aparatos, postes y cables. También en Santiago hubo algunos daños materiales tras los saqueos
iniciados el 29 de agosto, los que fueron aplacados dos días después, cuando el Ejército
restableció el orden en la capital. El servicio especial telefónico de la policía de seguridad fue
destruido casi en su totalidad
51
.
A pesar de esta situación, en julio de ese año, la empresa emitió en Londres informes muy
optimistas. Aun con la Guerra Civil de por medio, ella arrojaba ganancias y un notable aumento
de clientes —965 nuevos, que equivalían a un 33% del total previo—, por lo que sus directivos
hablaban de “brillantes” perspectivas. Por esto, aprovecharon de explorar zonas de expansión,
como la de Traiguén, centro del cultivo de granos del país y un área en rápido desarrollo.
Tras el término de la revolución de 1891, que además significó el suicidio del presidente
Balmaceda, el nuevo gobierno fue asumido por el almirante Jorge Montt (1891-1896), elegido
Presidente de la República en votación parlamentaria sin oposición. Éste debió indemnizar a la
empresa con 62 mil libras esterlinas por daños y perjuicios. El nuevo gobierno mostró especial
interés en que la compañía inglesa pudiese satisfacer las crecientes necesidades del país. En esta
línea se firmó, en 1892, un novedoso convenio que obligaba al gobierno a usar, en todas las
oficinas de su dependencia dotadas de teléfono —y también en aquellas que más adelante lo
tuviesen—, exclusivamente las líneas y aparatos de la Chili Telephone Co.
52
. Paralelamente, el
contrato impuso a la compañía ciertas exigencias “en prenda de las obligaciones que contrae
para con el Supremo Gobierno”, tales como el compromiso de invertir 30 mil libras destinadas
a mejorar sus instalaciones y oficinas. Además de otros aspectos técnicos sobre el tendido de
líneas, el documento exponía por primera vez el incipiente rol del Estado en la fijación tarifaria
y una cierta protección de los usuarios, pues autorizaba a la empresa a mantener sus precios
vigentes siempre y cuando el valor del peso no excediese los 32 peniques. Si el tipo de cambio
mejoraba, la tarifa debía ser rebajada. Sin embargo, esta premisa no se cumplió. Una nueva
crisis económica mundial afectó a la Chili Telephone Co. con una fuerte devaluación del peso
y el consiguiente encarecimiento de los insumos. Esto la obligó a aumentar tanto el precio de
las suscripciones como el de las tarifas —también los sueldos de sus empleados—, lo que trajo
como consecuencia que el número de clientes se estancara, y que en ciertos momentos incluso
disminuyese, como sucedió durante 1894
53
. Los efectos de la inflación eran tan complejos que,
al año siguiente, el gobierno debió decretar la convertibilidad de la moneda, medida que se
prolongó hasta 1898, cuando fue nuevamente abandonado el patrón oro.
Más necesidades, nuevas compañías
51
ANCH, IS, vol. 101, Santiago, 10 de
diciembre, 1891. Como dato curioso,
dos años después fue encontrada una
de las llaves de las cajas de seguridad
de los teléfonos de emergencia
dispuestos para los policías en las
calles. El prefecto de la policía de
Santiago le manifestó entonces al
intendente la urgente necesidad de
cambiar todas las chapas de dichos
teléfonos, para evitar que quienes
habían robado las llaves en agosto de
1891 pudieran hacer uso indebido de
los aparatos.
52
BLD, libro LXI, p. 293-295.
53
Un fenómeno similar se vio en otras
empresas, como Ferrocarriles del
Estado y Compañía de Consumidores
de Gas de Santiago. Ver Donoso,
Compañía de Telecomunicaciones, p. 20.
{{
A pesar de este freno, desde mediados de la década de 1890 se hizo patente el apremio del
país por más telefonía. Cundieron solicitudes para que el Presidente de la República autorizase
la instalación de líneas particulares y centrales telefónicas. Y las concesiones no se hicieron
esperar. No bastaban ya las líneas que la Chili Telephone Co. tenía conectadas dentro de los
cinco distritos en que había dividido el país —Iquique, La Serena, Santiago-Valparaíso, Talca y
Concepción, con un total de 4.129 suscriptores— y que cubrían unos 1.900 kilómetros. El más
importante correspondía al sector Santiago-Valparaíso, que en 1894 tenía 2.852 abonados y 27
oficinas conectadas a líneas troncales. La mayor distancia a la que se podía hablar dentro de él
era de 282 kilómetros
54
.
Paralelamente, nacían en el país otras compañías que abastecían de servicio telefónico a las
áreas que la inglesa no cubría, aunque con tecnología inferior; fueron ellas las que se hicieron
cargo de algunos sectores rurales que de otra forma no podían acceder al servicio
55
. Sin embargo,
el predominio del latifundio impidió que en Chile pequeños y medianos propietarios agrícolas
se convirtieran en un potencial nicho de clientes para las telefónicas, como sucedía en España o
Norteamérica.
De esta manera, desde 1893, comenzó a configurarse un nuevo puzzle de comunicaciones
sobre el mapa del país. En abril de ese año nació la Compañía Nacional de Teléfonos de Valdivia,
para instalar y explotar una red de teléfonos en esa ciudad y sus alrededores. Sus primeros clientes
fueron 55 vecinos de la zona; con el tiempo se agregaron nuevas localidades al área cubierta
por esta empresa, que existe hasta el día de hoy con el nombre de Telefónica del Sur. A su vez,
el ingeniero Eduardo Pernard obtuvo en mayo de 1894 una autorización para construir una
línea de sólo 18 kilómetros entre Curicó y El Guaico, destinada a entregar “grandes beneficios
al comercio y la agricultura”
56
. La concesión fue ampliada en junio de ese mismo año para
prolongar la línea por el norte hasta Santiago y por el sur hasta Concepción
57
.
Diversos permisos otorgados buscaron solucionar problemas puntuales. Aunque fueran casos
específicos, constataban demandas insatisfechas y requerimientos nuevos, como la necesidad de
comunicación directa entre la administración de la Salitrera Buena Esperanza y el río Loa, desde
donde se extraía agua para sus procesos
58
. En enero de 1895 el gobierno autorizó también abrir al
público una oficina telefónica del Estado en el pueblo atacameño de San Antonio, con una línea
hasta Copiapó atendida gratuitamente por un celador o por quienes estuviesen interesados
59
.
Esa localidad tenía importancia comercial y minera, pues era paso de ganado argentino, había
explotación de oro y era estación de término del ferrocarril. Sin embargo, no disponía de
telégrafo ni de teléfono, lo que era problemático, especialmente para los ganaderos argentinos,
quienes no podían informarse del precio de los pastos y de la carne para tomar sus decisiones
54
Foreign Office, Accounts and Papers
Vol. 96. F.O. 1895. A. S. n° 1516
D.A.C.R.O.T.A.F.CH. Report of the
year 1894, on the trade of the consular
district of Valparaiso. P. to b. H. of
P. by c. of H.M. Abril, 1895. Londres,
1895. Cónsul Gral. Waburton. Valp.
12-2-1895.
55
Seguían el nuevo modelo
norteamericano surgido en 1893,
cuando expiró el monopolio legal
de las empresas Bell. Desde entonces,
y hasta la Primera Guerra Mundial,
proliferaron en Estados Unidos
nuevas y pequeñas empresas que
ofrecían servicio con tecnología más
barata y de menor calidad que las del
gigante telefónico. Eran la alternativa
para quienes querían pagar menos y
para aquellos que vivían en los lugares
que Bell desatendió, principalmente,
en el mundo rural.
56
ANCH, MI, vol. 1905, 27 de abril,
1894 y 2 de mayo, 1894.
57
En varias de estas localidades la Chili
Telephone Co. ya tenía desde hacía
algunos años sus propias oficinas.
En ANCH, MI, vol. 1906, 15 de mayo,
1894 y 15 de junio, 1894.
58
ANCH, MI, vol. 2000, Antofagasta,
varios documentos, noviembre de
1894 a enero de 1895.
59
Ibid., s/f.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
{,
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
comerciales. Por este motivo, algunos evitaban utilizar esta vía hacia o desde Chile
60
.
Otra zona de interés la constituía el Territorio de Magallanes, la mayor división administrativa
del país, que recién a partir de la década de 1890 dispuso de telegrafía
61
. A fines de ese año empe-
zaron a operar ahí los primeros teléfonos de una línea privada que comunicaba la oficina matriz
de la casa Braun & Blanchard en Punta Arenas con el muelle de esa ciudad, distantes unos 500
metros
62
. Tres años después, el ingeniero inglés Guillermo Jones instaló, en el hotel Kosmos de
Punta Arenas, una pequeña central y líneas aéreas sobre los postes de electricidad recientemente
plantados en la ciudad. Luego amplió la cobertura de su compañía, la Magallanes Telephone Co.,
con líneas que se extendieron hacia las estancias ganaderas vecinas, que florecían al norte de la
ciudad y que necesitaban comunicación con Punta Arenas. Esta expansión fue compleja, ya que
las estancias estaban separadas por enormes distancias. El cambio de siglo marcó un nuevo hito
para esta compañía, pues la demanda telefónica rural impulsó que el servicio llegara hasta la pro-
vincia argentina de Santa Cruz. Fue así como en noviembre de 1900 se realizó la primera llamada
internacional desde Chile, entre Punta Arenas y la localidad argentina de Río Gallegos
63
.
El Territorio de Magallanes permite graficar con un ejemplo extremo las dificultades especiales
que presentaba la geografía chilena para conseguir la interconexión de todas sus provincias.
En 1901, Jones recibió una subvención estatal de 20 mil pesos para tender una línea telefónica
entre Punta Arenas y Porvenir, en la isla de Tierra del Fuego, separada del continente por el
Estrecho de Magallanes. Inicialmente intentó tender un cable submarino de 4,8 kilómetros en
la Primera Angostura del estrecho, pero la velocidad de la corriente frustró todos los esfuerzos.
Luego probó con la nueva tecnología de ondulaciones, y también fue un fracaso. Finalmente,
en 1913 —luego de que en 1905 la empresa fuera vendida a Baeriswyl y Compañía—, el Estado
declaró nulo el contrato de subvención, pues la conexión había sido impracticable
64
.
Teléfono e infraestructura urbana
Hacia fines del siglo XIX la estructura urbana de la ciudad de Santiago cambió notoriamente.
En gran medida esto se debió a una de las leyes más emblemáticas del gobierno de Jorge Montt,
dictada en diciembre de 1891. Sin buscarlo, la ley de la comuna autónoma tuvo incidencia sobre
el desarrollo de la telefonía dentro de la capital. La finalidad original del cuerpo legal había sido
eliminar la supervisión central de los cerca de 200 municipios del país, y darles el control de las
elecciones a las comunas. Éstas se organizaron sobre nuevas bases, sin importar si abarcaban sólo
terrenos urbanos, territorios rurales, o si comprendían áreas mixtas. Una de sus consecuencias
fue que el municipio de la ciudad de Santiago mantuvo su autoridad dentro de todo el espacio
60
Ibid., Copiapó, 4 de enero, 1895.
61
En 1902 fue posible por primera vez
la comunicación telegráfica directa
entre Punta Arenas y Santiago,
utilizando las líneas que corrían por la
costa atlántica hasta Buenos Aires.
Con este servicio se puso término
a los infructuosos intentos por unir
telegráficamente Punta Arenas con la
zona central, a través de Puerto Montt.
62
Se trataba de la empresa comercial de
Gastón Blanchard y Mauricio Braun,
quien con el tiempo llegaría a ser uno
de los más importantes empresarios
de Chile gracias a la riqueza
que le entregó la mítica compañía
ganadera Sociedad Explotadora de
Tierra del Fuego.
63
Mateo Martinic, Magallanes de
antaño. Sociedad Difusora Patagonia
Ltda, Punta Arenas, 1985, pp. 113 y ss.
64
Más adelante —en 1917—, Baeriswyl
y Compañía fue adquirida por la
Sociedad Anónima Compañía
Telefónica de Magallanes, fundada
con capitales locales aportados
principalmente por ganaderos, y
más tarde, en 1952, fue adquirida
por la Compañía de Teléfonos de
Chile. Cuando inició sus actividades
en 1917, tenía 526 suscriptores, los
que para el año 1927 habían
aumentado a 1.222, descompuestos
en 1.107 urbanos en Punta Arenas;
88 rurales en las estancias del
Territorio de Magallanes, en territorio
argentino, frigoríficos, faros y minas
de carbón, entre otros; y 39
suscriptores urbanos en Puerto
Natales. La empresa entregó un
servicio en provecho de la ganadería
de la zona, de las industrias locales y
del comercio, que se encontraban
estrechamente ligados a este “rápido
medio de comunicación”, como
destacaba un inserto publicado por
esta empresa. Las líneas rurales, que
recorrían miles de kilómetros en
diversas direcciones desde Punta
Arenas, habían sido un esfuerzo
necesario para lograr que todo el
territorio pudiese tener comunica-
ciones con la capital de Magallanes,
centro neurálgico de las actividades
de esa zona. Para mantener la
telefonía hacia Argentina, donde la
mayoría de las estancias que poseían
teléfonos eran de propiedad
de chilenos o de sociedades chilenas
residentes en Punta Arenas, la
compañía obtuvo concesiones
del gobierno de ese país. En inserto
aparecido en Álbum de los Clubes
Sociales de Chile. Sociedad Imp. y
Litográfica Universo, Santiago, 1928-1929.
{o

urbano, pero se vio despojado de su entorno rural, que fue dividiéndose rápidamente en un
conjunto de comunas sobre las cuales Santiago no tenía autoridad ni función
65
.
Las nuevas alcaldías, por muy rurales que fuesen, necesitaban una cabecera donde establecer
sus servicios. La ley las obligaba a mantener, entre otras cosas, una casa consistorial, el Registro
Civil y el dispensario de salud. A esto se unió la urbanización, pues estaban facultadas para
autorizar loteos de terrenos como una manera de obtener recursos. Así, cinco años después de
promulgada la ley, Ñuñoa y Providencia ya albergaban pequeñas poblaciones que se convirtieron
en pioneras de la urbanización fuera del centro de la capital.
Estos conjuntos urbanos fueron pensados inicialmente para la clase media que estaba en plena
expansión, y que se vio impelida a emigrar desde el centro hacia la periferia por el alza de los
arriendos. Como eran zonas que “se recomendaban solas”, fue fácil convencer a este grupo para
que viviera en ellas. Otro tipo de clientes lo constituyeron familias de origen extranjero, que se
avenían bien con la naturaleza y los deportes. En su mayoría eran dueños, socios principales
o empleados de las industrias que se habían establecido desde la segunda mitad del siglo XIX.
Un poco más tarde, jóvenes de clase alta vieron con interés este estilo de vida moderno y sano,
y muy luego buscaron cómo abandonar las viejas mansiones, con sus patios interiores y sus fríos
salones. Se adoptó el modelo británico de la ciudad jardín, es decir, conjuntos de acogedoras
casas que conformaban barrios homogéneos. Aparecían como la última moda y la forma más
confortable y moderna de vivir. Ante el éxito de estas urbanizaciones, algunos ricos comerciantes e
importantes funcionarios construyeron en esos mismos barrios grandes casas rodeadas de jardines,
que llamaron villas, principalmente en las calles Pedro de Valdivia y Ricardo Lyon
66
.
Por todo esto, el teléfono sobrepasó sus límites originales del casco antiguo, siguiendo el
crecimiento de la ciudad hacia nuevos sectores. Relatos costumbristas permiten reconstruir el
rol que el aparato telefónico desempeñó en algunas de estas comunas. Su llegada a Providencia,
a principios del siglo XX, marcó un hito. La crónica de una dama de la época cuenta que
contribuyó a alimentar citas y romances. Los primeros teléfonos estuvieron en el Regimiento,
en la Casa de Huérfanos, en el Hospital de El Salvador y en tres casas de influyentes vecinos.
“Al dar vuelta la manivela estos aparatos se comunicaban con la mesa central. La telefonista,
señorita Clotilde, era el centro de información, se imponía de las conversaciones, de los
pelambres y alabanzas, nacimientos y muertes, amores y peleas, que a su vez retransmitía con
entusiasmo. [...] Se cuenta que en cierta oportunidad un comandante [del regimiento] quiso
imponer una disciplina más rígida, no concediendo ninguna licencia durante tres semanas
seguidas, a causa de lo poco marcial de la apariencia del cuartel y de sus ocupantes. Las llamadas
de las señoritas bien y de las sirvientas acosaron a la telefonista, hasta que Clotilde se comunicó
65
Desde ese año Renca, Maipú y Ñuñoa
rodearon completamente a Santiago.
En 1892, La Granja y Puente Alto
se desgajaron de Ñuñoa; en 1896,
San Miguel se desprendió de
la misma; al año siguiente nacieron
Providencia y Barrancas (hoy
Pudahuel); en 1899, La Florida; en
1901 se desmembró de Providencia la
comuna de Las Condes; en 1915,
Quinta Normal se separó de
Barrancas; y en 1928 fue creada la
comuna de Conchalí.
66
Sin embargo, el traslado de los grupos
sociales de mayor antigüedad y
prestigio se produciría recién durante
la década de 1940, cuando Elena
Errázuriz de Sánchez loteó su chacra
San Pascual, dando origen al barrio
El Golf. Ahí comenzó el traslado
masivo de la clase alta santiaguina, y
la intensificación de la urbanización
de Providencia y Las Condes. Para el
desarrollo de la ciudad de Santiago,
ver Armando de Ramón, Santiago de
Chile, Editorial Sudamericana,
Santiago, 2000.
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
Cables eléctricos y telefónicos sobre la calle Huérfanos, Santiago, 1913.
Fotografía Archivo Fotográfico Museo Histórico Nacional, Chile.
{8
con el rígido comandante y en tono nada disciplinado, le espetó: ‘o suelta a la tropa o cierro el
teléfono’. Naturalmente hubo salida para todos”
67
.
Cambio de siglo
Al comenzar el siglo XX, la Chili Telephone Co. tenía 267 empleados y 5.308 aparatos
en servicio
68
. Sus instalaciones estaban valoradas en 295 mil libras esterlinas y el número
de ciudades y localidades que servía se había incrementado a cincuenta
69
. Los suscriptores
aumentaban y los usos se diversificaban, a pesar de que los motivos para coger el auricular
seguían siendo preponderantemente prácticos. Las emergencias, el comercio, los negocios y la
administración gubernamental serían acompañados en forma creciente por la sociabilidad a
través del teléfono. También las mujeres comenzaban a tener mayor relevancia como usuarias.
Las de clase acomodada se acostumbraban cada día más a tener aparatos telefónicos en sus
casas, y también aquellas que se incorporaban al trabajo. En la mayoría de los casos, aunque
estas últimas no eran propietarias de la línea, lo utilizaban por motivos laborales. Dentro de las
empresas telefónicas el personal femenino conformaba el mayor porcentaje de empleados, pues
la norma mundial fue que el rol de telefonista fuese desempeñado por mujeres. También otras
trabajadoras, como empleadas públicas, costureras y modistas —oficio que durante décadas fue
el más numeroso para la mano de obra femenina chilena—, se habituaron a hablar por teléfono.
Desde su creación en 1905, la revista Zig-Zag retrató el espíritu y las formas de vida de la
oligarquía, de las cuales el teléfono no estaba excluido. Ese mismo año describió el ajetreado día
de fiestas patrias de una santiaguina. La desdichada había entrado en crisis nerviosa, porque la
modista no llegaba con el vestido nuevo que debía estrenar ese día durante las carreras en el Club
Hípico. Aunque había prometido entregarlo a las 9 AM, eran las 12 y no había rastros de ella.
Ante esto, “ha telefoneado con esa nerviosidad que gustan las mujeres cuando están amenazadas
de no poder vestir un traje nuevo. La modista no contesta; seguramente ha descolgado el fono.
¿Qué hacer? No es posible improvisar otro vestido. [...] ¿Qué dirá la fulana? ¿Qué se comentará
en el país? Esos rumores de que su marido anda mal de fortuna tomarán cuerpo; esos otros
de que ella es incapaz de vestirse bien, subirán como una ola. [...] Por fin llega a la casa un
paquete envuelto en paños blancos, de donde se extrae un hacinamiento vaporoso de tules,
gasas impalpables y encajes invisibles”. Finalmente, fue la más elogiada de las asistentes a la
glamorosa carrera
70
.
En Chile el teléfono seguía siendo un artículo de lujo con una penetración relativamente baja,
accesible a pocos. Si en 1894 había 1,5 teléfonos por cada mil habitantes, en 1911 se habían elevado
67
Estela Armas Cruz, Historia de
Providencia. Citado por Ana Francisca
Aldunate y Consuelo Larraín en
Providencia. 100 años de la comuna.
Ediciones de la Esquina, Santiago,
1997, p. 64.
68
Sinopsis estadística y jeográfica de
la República de Chile. Imprenta
del Universo, Valparaíso, 1900,
pp. 107-108. Citado en Donoso,
Compañía de Telecomunicaciones, p. 20.
69
Iquique, Negreiros, Dolores, Caleta
Buena, Huantajaya, Huaras, Pozo
Almonte, La Serena, Coquimbo,
Pan de Azúcar, Higuera, Totoralillo,
Marquesa, Vicuña, Paihuano, Ovalle,
Sauce, Andacollo, Tongoy, La Palma,
Valparaíso, Las Zorras, Viña del Mar,
Quilpué, Ocoa, La Calera, Llai-Llai,
San Felipe, Los Andes, Casablanca,
Santiago, San Bernardo, Buin,
Graneros, Rancagua, Melipilla, Puente
Alto, Cerrillos, Lo Espejo, Los
Guindos, Concepción, Talcahuano,
Penco, Tomé, Coronel, Lota, Traiguén,
Chillán, Talca y San Javier.
70
Zig-Zag, 1 de octubre, 1905.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
{p
a cuatro, cifra que Estados Unidos había alcanzado ya veinte años antes. Aun así, este artefacto
se percibía imprescindible, como muestra la prensa de la época. Zig-Zag lo presentaba así en un
artículo aparecido en 1905: “¿Se necesita médico? Al teléfono. ¿Se llama confesor? Al teléfono.
¿Se sienten deseos de insultar a alguien, sin pérdida de tiempo? Al teléfono. ¿Se cobra? Al
teléfono. ¿No se quiere pagar? Al teléfono. ¿Se piden acciones de ganaderas? Al teléfono.
¿Se quiere evitar una conferencia de dos horas? Al teléfono. ¿Se desea organizar Ministerio?
Al teléfono. ¿Se rehúsa una invitación a comer? Al teléfono. ¿Se ama? Al teléfono. ¿Se odia?
Al teléfono. ¿Se investiga? Al teléfono. ¿Se fallece? ¡Al teléfono! [...] Suprímanse repentinamente
todos los aparatos de todas las casas, oficinas, bancos, fábricas y colegios, y la faz del mundo se ha
alterado. [...] Los días que tienen ahora cuarenta o cincuenta horas, volverían a ser esos infames días
de antaño que apenas contaban doce horas hábiles. Las semanas, los meses, los años pasarían como
relámpagos, sin que ningún asunto quedara terminado. Hoy por hoy, treinta días son treinta
años, y el que vive trescientos sesenta y cinco y no se entiende con Forlivesi, es un Matusalén”
71
.
Las clases media y baja estaban casi totalmente postergadas de los planes de la Chili Telephone
Co. La devaluación y la inflación las perjudicaban de manera especial, con sueldos y salarios
que no bastaban para pensar más que en lo básico. De forma excepcional, algunos profesionales
alcanzaban ingresos más elevados. Mientras en 1905 la tarifa telefónica anual era de 170 pesos,
el arriendo de una casa modesta costaba entre 720 y 1.260 pesos al año. Sin embargo, un oficial
primero de Correos y Telégrafos ganaba 900 pesos en el mismo lapso; un oficial segundo,
792; uno tercero, 600; y un portero, 420
72
. Cinco años más tarde, esos mismos sueldos habían
aumentado a 1.400, 1.200, 1.000 y 600 pesos, respectivamente, pero también la inflación y la
tarifa de la compañía, que alcanzó los 200 pesos anuales.
La primera década del siglo XX fue testigo de cómo comenzaron a incorporarse de
manera paulatina los teléfonos de batería central en las principales ciudades de Chile
73
. Este
perfeccionamiento, implementado desde 1893 en Estados Unidos, ha sido uno de los más
relevantes a lo largo de su historia. A partir de entonces los aparatos eran alimentados desde la
central con la corriente de una batería de bajo voltaje, común a todos los abonados, y enviada
a través de la misma línea telefónica. Así no sólo desaparecía la clásica manivela, sino que la
forma de llamar a la central se simplificó: sencillamente había que levantar el auricular y esperar
a que la operadora dijera “¿número?”. Además, al eliminarse tanto la pila como el generador,
fue posible reducir el peso y el tamaño del aparato. Con esto pudo despegarse del muro para
ser instalado en diversos lugares de la casa, como escritorios o dormitorios, modificándose los
contenidos de las conversaciones. Incluso algunos abonados, con bastante reticencia de parte
de la Chili Telephone Co., obtenían cordones de varios metros de longitud para trasladar el
71
Ibid., 19 de febrero, 1905.
72
Mariana Aylwin, et. al., Chile en el
siglo XX. Emisión Ltda., Santiago,
pp. 52-53.
73
La escasez de documentos impide
especificar exactamente cuándo
llegaron las primeras centrales de este
tipo al país.
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
,o
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
teléfono a lugares más privados. La salida de éste desde la salita o del recibo —donde cualquiera
podía escuchar lo que se hablaba—, dio cabida a espacios de creciente intimidad para las
conversaciones, tal como lo retrataron la prensa y la literatura de la época.
Con la telefonía de batería central, la conmutación, o el establecimiento de enlaces temporales
entre líneas, siguió realizándose de forma manual, es decir, servida por operadoras sentadas frente a
un panel repleto de clavijas y luces. La inteligencia de las plantas manuales residía entonces en las
operadoras, consideradas durante décadas como el emblema de las compañías telefónicas.
Los cables invaden la ciudad
Los primeros síntomas de que la relación de la principal telefónica nacional con el gobierno, las
autoridades y los usuarios sería cada día más compleja, comenzaron con el cambio de siglo. Poco
a poco surgió una sensación generalizada de que el servicio no era suficientemente bueno, que
no incorporaba adelantos y que era caro. Proliferaron en la prensa y en el debate parlamentario
los comentarios sobre el retraso de la telefonía nacional, y los peligros que encerraban las líneas
aéreas con sus cables y postes dentro del radio urbano
74
.
Lo mismo había sucedido décadas antes en ciudades como Nueva York, donde los cables de
electricidad, teléfono, telégrafo y tranvía invadieron de manera violenta la infraestructura
ciudadana, convirtiéndose en tema fundamental de campañas políticas. En 1884, sus autoridades
ordenaron a todas las compañías eléctricas enterrar sus cables, norma que no fue acatada.
El alcalde no se quedó de brazos cruzados y, en 1888, presionó a las compañías cortando
algunos postes. Comenzaron las disputas legales, y en medio de éstas sucedió un accidente que
desencadenó la solución final. Un empleado de la Western Union Telegraph Co. se electrocutó
mientras manipulaba un cable. Su cuerpo calcinado quedó colgado en el aire por casi una hora,
mientras botaba llamas azules por la boca. Al día siguiente el municipio ordenó enterrar todas
las líneas que condujeran electricidad, de modo que, hacia fines de siglo, prácticamente no
quedaban hilos sobre los postes
75
.
Sin duda, el cableado de Santiago fue menor, aunque en varias ocasiones la municipalidad
debió tomar medidas precautorias. La amenaza de caída de postes podridos y la presencia de
cables a baja altura eran una constante, de manera que los accidentes eléctricos fueron comunes.
Casi a diario la prensa denunciaba alguno, como aquél ocurrido durante el invierno de 1900,
cuando la carreta de don Manuel García de la Huerta cortó los alambres de la compañía inglesa
ubicados en la calle Bascuñán Guerrero. Aunque éste pagó la multa impuesta por la compañía,
afirmó ante la justicia que la responsabilidad era de ella, pues los cables estaban colocados a una
74
Como ejemplo, un columnista de
El Mercurio auguraba en 1909 con
ironía que “lo único que, sin temor a
error, puede vaticinarse de 1909 es
que durante el año no se mejorará el
servicio de teléfonos”. En El Mercurio,
2 de enero, 1909.
75
José De la Peña, Historia de las
telecomunicaciones. Editorial Ariel,
Barcelona, 2003, pp. 220-222.
Primeros trabajos de canalización en Santiago, calle Catedral, 1912.
,:
,i
Tendido de cables subterráneos en Santiago, calle Morandé, 1912.

altura insuficiente. Luego de las mediciones de rigor, se verificó que efectivamente estaban a sólo
seis metros, lo que infringía las normas municipales. Se comprobó, además, que numerosos hilos
estaban a cinco metros desde el suelo
76
.
El problema se hizo más complejo cuando comenzó a correr el tranvía eléctrico en el año 1900.
Si la Chili Telephone Co. no respetaba la altura mínima para los cables, era fácil que se produjeran
peligrosos accidentes, como el que sucedió en la calle Compañía al llegar a San Martín, cuando
un alambre del teléfono cayó sobre un trolley. Se produjo una descarga que lo fundió y lo cortó
en varias partes
77
. Debido a este tipo de problemas, junto al desorden de los cables telefónicos
que cruzaban las calles a mitad de cuadra, se exigió a las telefónicas a ordenarlos y elevarlos a
ocho metros de altura, además de colocar redes de protección. A su vez, el Estado pensó que
fomentar las instalaciones subterráneas sería la solución definitiva a estas dificultades. Para esto
envió un proyecto que derivó en la primera ley de servicios eléctricos, promulgada en 1904
78
.
Marcó un hito en la legislación eléctrica chilena, pues creó un sistema jurídico orgánico para
esa industria y concentró en una sola autoridad, el Presidente de la República, tanto la vigilancia
de las empresas eléctricas como el otorgamiento de las concesiones. A éstas se les dio además
caracteres definidos y uniformó sus plazos. De ahí en adelante los permisos para instalaciones
eléctricas subterráneas fueron de veinte años, y para las aéreas, de diez. En las ciudades donde
hubiese tranvía, se exigió que las líneas de teléfonos, las de alumbrado, y todas las que tuvieran
por objeto distribuir energía eléctrica, fueran tendidas subterráneamente en un plazo de cuatro
años y dentro del recinto que fijase el presidente.
La canalización en Santiago demoró más de lo previsto por la ley. En parte, su atraso se debió a
que en ese momento se realizaba una de las obras de ingeniería más ambiciosas entre las con-
cebidas para el centenario de la República: la construcción del alcantarillado. Como éste correría
en zigzag y a una profundidad mayor que los conductos de los cables telefónicos, sin duda se
dañarían las nuevas instalaciones para los hilos. Se sugirió postergar las obras de las empresas
telefónicas hasta que estuviese concluido el sistema de desagüe, propuesta aceptada por el gobierno
a condición de que la canalización telefónica se realizara en cuatro años. Finalmente, en 1908 la
Chili Telephone Co. comenzó los trabajos en el centro de Santiago
79
.
Expansión de la Chili Telephone Co. y de otras compañías
A pesar de que la imagen pública de las empresas telefónicas, en general, se había menoscabado,
el servicio se expandió con creciente rapidez a través del país. También aumentaba el área de
interconexión. En 1904 había nacido la Cautín Telephone Co., filial de la compañía inglesa,
76
ANCH, IS, vol. 195, Santiago,
12 de julio, 1900.
77
El Mercurio, 14 de abril, 1901.
78
Ley N° 1.665.
79
Igual cosa sucedió en otras ciudades
del país. Según el representante de
la empresa, esto se debía a que varios
municipios demoraron el término de
los trabajos de instalación de sus
sistemas de alcantarillado, y a la
posterior falta de materiales a causa de
la Primera Guerra Mundial. En marzo
de 1919 la canalización de líneas en
Talca, Valparaíso, Concepción, y de la
calle Providencia en Santiago, aún no
habían sido iniciadas.
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
,{
para organizar el servicio telefónico en torno a Temuco, Lautaro, Nueva Imperial, Carahue,
Pitrufquén y Valdivia
80
. Con esto, la empresa se hizo presente en todas las provincias, salvo al sur
de Llanquihue y en Atacama. Efectivamente, la zona norte no podía ser desoída por más tiempo,
pues cada día adquiría mayor relevancia económica, gracias al aumento de oficinas salitreras
y al surgimiento del cobre como fuente de riqueza. Desde fines del siglo anterior se había
producido una brusca demanda mundial por este metal, estimulada por el auge de la industria
eléctrica —incluyendo la misma telefonía— y por la expansión del sector de la construcción.
Firmas norteamericanas invirtieron, desde 1904, en la mina de El Teniente y, a partir de 1911, en
Chuquicamata.
La primera respuesta vino del inmigrante Jerónimo Yankovic, quien decidió crear una
compañía que desde Antofagasta surtiera de teléfonos, de manera especial, a la minería del salitre.
Sin embargo, su empresa no logró satisfacer adecuadamente las necesidades de la provincia,
por lo que otros decidieron instalarse con pequeñas centrales y líneas privadas entre poblados
vecinos. Uno de éstos fue Santiago Herepic, quien en 1907 recibió la autorización para tender un
cable de 30 kilómetros entre Calama y Chiu-Chiu para unir sus establecimientos comerciales.
Dos años más tarde nació la Compañía de Teléfonos de Calama y Chuquicamata, que en su
momento de máximo esplendor contó con 103 teléfonos en servicio, y que en 1919 fue comprada
por la Chili Telephone Co. Un poco más al norte de Antofagasta, la Compañía Mutual de Teléfonos
y Telégrafos abasteció de comunicaciones a diversas salitreras en torno al puerto de Taltal.
Hasta 1919, Yankovic fue el proveedor principal de telefonía en la zona cuando la compañía
inglesa adquirió sus instalaciones y comenzó a agregar otras nuevas para empalmarlas con
su propia red de Tarapacá; claro que aún no existía la posibilidad de comunicación telefónica
directa con el centro del país.
Otras pequeñas empresas que se organizaron en el resto del territorio nacional alrededor de
1910 —varias de las cuales fueron adquiridas a partir de 1930 por la recién creada Compañía
de Teléfonos de Chile, sucesora de la Chile Telephone Co.—, entregaron telefonía a lugares
tan dispersos como Tacna, Arica, Copiapó, Ovalle, el valle del Huasco, Combarbalá, Monte
Águila, Constitución, Capitán Pastene, Concepción y sus alrededores, además de Puerto Varas.
En algunos sitios coexistieron con otras sociedades; en otras partes, en cambio, eran la única
posibilidad de acceder a la telefonía.
En forma paralela, la Chili Telephone Co. expandió su cobertura y aumentó la interconexión
de sus oficinas, desenvolviéndose, a pesar de la proliferación de nuevas compañías, dentro de
un escenario casi monopólico. Había crecido notablemente el número de aparatos en servicio,
los que en 1911 alcanzaban ya a 11.520; sumados éstos a los 1.934 operados por el resto de las
80
Fue absorbida por su matriz en 1913,
cuando tenía 513 teléfonos en servicio.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
,,
telefónicas, daban un total de 13.454.
En la industria telefónica mundial predominaban los monopolios naturales. La visión que
imperó desde fines de la primera década del siglo XX fue que la expansión de un servicio de
calidad dentro de cada país era posible únicamente cuando era asumida por una gran compañía.
Sólo ésta podría realizar enormes inversiones y estandarizar sus equipos para prestar un servicio
universal, es decir, que llegara a cada persona en cualquier punto del país. Theodore N. Vail
—presidente de las empresas Bell— había acuñado el lema “un sistema, una política, servicio
universal”, y creó este modelo de negocio que perduró hasta fines del siglo XX, cuando los
mercados se abrieron nuevamente a la competencia.
A pesar de la situación privilegiada de la Chili Telephone Co., un aspecto legal desequilibraba
sus intereses, pues estimulaba la inversión en ciertas áreas mientras que la desincentivaba en
otras. Aunque la duración de las concesiones había sido igualada a través de la ley de 1904, su
caducidad quedó sujeta a la fecha original en que habían sido entregadas. Por lo tanto, aquellas
que estaban prontas a terminar no ofrecían atractivo para implementar mejoras. Fue por este
motivo que la compañía solicitó al gobierno, a principios de 1911, la igualación de la fecha de
término para todos sus permisos aéreos. Ese año, el Estado caducó las licencias de la empresa, y
decretó que las ya existentes y aquellas por instalar durasen hasta 1921.
A mediados de la década de 1910 seguía vigente el problema de la canalización de las líneas
en varias ciudades del país. Seis años más tarde, la Chili Telephone Co. había terminado de
colocar bajo tierra, en Santiago, todas las líneas dentro del radio exigido por el Presidente de la
República, esto es, entre Alameda y el río Mapocho, y desde Plaza Italia a la calle Brasil. También
había incorporado otras calles de importancia, de modo que más de la mitad de los suscriptores
totales que tenía en Santiago estaban conectados a su red subterránea. Gracias a esto, dentro del
área de canalización obligatoria sólo 70 postes pertenecían a la compañía inglesa. Sin embargo,
la sensación pública era que ninguna de las empresas cumplía con la exigencia gubernamental
debido a la numerosa presencia de postes telegráficos y de los de la Compañía Nacional de
Teléfonos en el centro de la capital. Especialmente tensa fue la relación entre ésta y el municipio
de Santiago, pues la empresa se resistía enterrar sus cables. A tal punto llegó el conflicto, que en
1915 el alcalde ordenó cortar sus tendidos.
En medio de estas discusiones se agregó un nuevo factor discordante cuando, en marzo de
1916, el gobierno decretó que todas aquellas tarifas que no habían sido aprobadas por ley
o por algún decreto, ni fijadas por contrato o concesión municipal, debían ser sometidas a
la aprobación del Presidente de la República. Las tarifas se determinarían consultando a las
empresas, pero, una vez establecidas, no podrían ser alteradas. El presidente se reservaba la
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
,o
facultad de caducar o de no renovar las concesiones de aquellas empresas que no cumplieran
con la nueva fijación de tarifas. En junio de ese año se establecieron las de la Chili Telephone Co.
La empresa se sintió perjudicada en sus ingresos y en la posibilidad de realizar las inversiones
necesarias para ampliar su cobertura. Por esto, se negó a cumplir el decreto tarifario, declarando
que era inconstitucional e ilegal
81
.
Más tarde, a dos años de que caducasen todas las concesiones aéreas de la compañía, el diálogo
con el gobierno estaba lejos de ser cordial. En 1919, todavía tenía que canalizar subterráneamente las
líneas en ciudades como Talca, Valparaíso y Concepción, y en la calle Providencia en la capital,
obras que aún no había comenzado. La empresa justificó esta demora por el retraso de la cons-
trucción del alcantarillado en esas localidades, y por la escasez de materiales como consecuencia
de la Primera Guerra Mundial. Este incumplimiento, sumado a la negativa de respetar las tarifas
decretadas por el presidente, llevó a que algunos sectores plantearan la posibilidad de nacionalizar
la empresa. Incluso hubo conversaciones al respecto entre la compañía y el ministro del Interior.
El concepto de nacionalización de algunos sectores económicos había ingresado al debate
nacional a principios del siglo XX. Ello habría implicado que empresarios chilenos asumieran
el control de las principales actividades económicas, asunto complejo, pues, en general, ellos no
manejaban las técnicas más modernas de producción.
Un nuevo escenario político y social
La realidad nacional cambiaba rápidamente, lo que en parte explicaba el fuerte descontento
hacia la Chili Telephone Co., y también el temor de ésta por mantener sus inversiones en
un país que ya no parecía tan estable. El fin de la Primera Guerra Mundial en 1918 dislocó
profundamente la economía nacional, poniendo a prueba un sistema político parlamentario
cuya ineficiencia ya era evidente para muchos. Las limitaciones se hicieron palpables durante
la posguerra: sobredependencia respecto de la producción de materias primas, políticas fiscales
y monetarias inadecuadas, y además una creciente inercia de la agricultura. Finalmente, la
combinación de los trastornos políticos con las necesidades económicas impulsó al Estado y a la
economía a tomar nuevos rumbos
82
.
En diciembre de 1920 asumió la presidencia el carismático Arturo Alessandri (1920-1925),
quien intentó, por sobre todo, encauzar las nuevas demandas sociales de grupos cada vez más
conscientes de sí mismos. Pretendía modificar las estructuras económicas, reemplazando el
modelo liberal del laissez-faire imperante por una legislación laboral moderna y que se hiciera
cargo de los grupos más desprotegidos. Sin embargo, quienes pusieron sus esperanzas en
81
Donoso, “De la Compañía Chilena”,
pp. 114-115.
82
Simon Collier y William F. Sater,
Historia de Chile. 1808-1994.
Cambridge University Press,
Madrid 1999, p. 183.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
Construcción de la central telefónica de la Chili Telephone Co. en calle San Martín, Santiago, 1913.

,8
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
reformas inmediatas se decepcionaron muy pronto, pues no era fácil modificar usos políticos
fuertemente arraigados.
Previo a este cambio de mando, el Ejecutivo había decretado una prórroga provisional de dos
años para todas las concesiones de la Chili Telephone Co., a partir de mayo de 1921. Además,
le exigió a ésta terminar dentro de un plazo de un año y medio las obras de canalización en
Santiago
83
. Esta determinación obedeció a la necesidad de estudiar las condiciones para una
posible concesión definitiva a la compañía, y a que existía la propuesta concreta de su venta al
Estado o a alguna empresa nacional. Aunque nada de esto se concretó, era un tema latente y
varios sectores veían en esa opción la mejor posibilidad de modernizar la telefonía.
La llegada de Alessandri no logró tranquilizar a los inversionistas extranjeros, pues el país se
presentaba con una peligrosa inestabilidad política y económica. Durante 1921 los ejecutivos de
la compañía en Londres observaban con extrema preocupación el descenso del valor de la moneda
chilena. Esto encarecía fuertemente los materiales que requería la telefónica para modernizar
sus instalaciones, y además bajaba las utilidades. La única solución posible fue un alza de tarifas,
mientras la justicia aún no se definía respecto de la legalidad del cuestionado decreto de 1916.
Se sucedían propuestas, estudios y proyectos de ley para ordenar todos estos temas. En mayo
de 1923 debían caducar las concesiones de la compañía inglesa, pero aún no se habían resuelto
las nuevas condiciones. Alessandri nombró una comisión para estudiar el tema, la que presentó
un proyecto de ley para servicios telefónicos. Entre sus novedades destacaba la propuesta de un
plazo máximo de cincuenta años para las concesiones. A su término, las instalaciones y todas las
propiedades muebles e inmuebles pasarían a manos del Estado. El proyecto pasó todo el año en
estudio, sin lograrse un consenso de los parlamentarios. Temiendo que el debate se eternizara
por las próximas elecciones, el gobierno decretó, en mayo de 1924, una serie de medidas, algunas
de las cuales fueron consideradas impracticables por la Chili Telephone Co.
84
.
Los aspectos más relevantes de este decreto tenían relación con la posible nacionalización de la
empresa y con la modernización de sus instalaciones. La compañía debía tener su domicilio legal
en Chile y una representación de su directorio con amplias facultades. Se le pedía que el menos
el 80% de sus empleados fuesen chilenos y que procurara la nacionalización del 40% de su capital.
Por su parte, el gobierno se reservaba el derecho de comprar todos sus bienes, y la obligaba a
reconstruir la planta de Santiago e instalar allí, dentro de los próximos tres años, un servicio
automático tal como ya lo había hecho en Valparaíso; le daba un plazo de cinco años para instalar
cinco mil teléfonos automáticos
85
. Asimismo, le exigía levantar nuevas líneas troncales desde
Santiago hacia Valparaíso, Talca, San Antonio, San Felipe y Los Andes, y cuatro troncales entre
Concepción y Cautín. Amplió el radio de canalización dentro de Santiago y le demandó enterrar
83
El Mercurio, 14 de diciembre, 1920, p. 21.
84
Decreto N° 1.723 de 26 de mayo de 1924.
85
Para hacer frente a los costos
que demandaban las obras de
modernización, ese año aumentó su
capital social a 750 mil libras esterlinas.
,p
su tendido en Iquique, Antofagasta, La Serena, Talca, Chillán y Concepción. Finalmente, le solicitó
presentar un proyecto de concesión de una red subterránea entre Santiago y Valparaíso. Junto a
todo esto, fijó tarifas —cobradas por trimestres anticipados— que aseguraban a la empresa una
utilidad mínima del 8% anual.
La aplicación de este decreto fue muy breve, pues la situación política cambió radicalmente
luego del fracaso programático y el exilio de Alessandri. Había aumentado el descontento en
el país, incluidas las filas del Ejército. Tras una serie de movimientos y exigencias, el presidente
renunció a su cargo y el gobierno fue asumido el 11 de septiembre de 1924 por una junta
militar. Sin embargo, dentro del Ejército algunos sospecharon que se preparaba una restauración
conservadora y se decidieron por la conspiración. En enero de 1925 se instaló una nueva junta,
que telegrafió a Alessandri invitándolo a asumir nuevamente la presidencia y concretar sus
reformas sociales. Antes de que éste regresara a Santiago en marzo, aclamado por la multitud,
la junta promulgó un nuevo decreto que establecía disposiciones generales sobre instalaciones
eléctricas, telefónicas y de comunicación
86
. La Ley de Servicios Eléctricos de 1923 otorgó gran
cantidad de facultades al Presidente de la República para intervenir en casi todas las materias.
En ella se aprecia, además, un ánimo de tecnificar el diálogo entre el gobierno y las empresas
eléctricas, pues les exigía que designasen ingenieros para relacionarse con el Ejecutivo.
El decreto clasificó las concesiones en provisionales y definitivas. Las primeras eran de dos
años, durante los cuales el interesado debía presentar los planos, proyectos, presupuestos y
estudios que implicaría el establecimiento de sus instalaciones. Las definitivas, en cambio, no
podían ser menores de treinta años ni superiores a noventa. Terminado el tiempo de concesión,
la empresa podría seguir explotando el servicio por períodos sucesivos de treinta años. En todo
caso, el Estado se reservaba el derecho de adquirir la compañía en cualquier momento luego de
cumplidos diez años desde el otorgamiento de la concesión definitiva, pagando únicamente el
valor no amortizado del capital. Si decidía comprarla antes, debía abonar además el lucro cesante
por el número de años que faltasen para completar diez.
Entre otras muchas disposiciones, resaltaban también los aspectos relativos a las tarifas. Las
eléctricas sólo podrían cobrar los valores que autorizase un Consejo de Servicios Eléctricos y que
fuesen aprobados por el Presidente de la República. Este cobro se regularía sobre la base de que
la entrada neta no excediese el 15% sobre el capital inmovilizado en ella. Además, establecía una
rebaja del 50% para las oficinas fiscales.
Luego de su vuelta, Alessandri mantuvo cierta tutela de los militares y realizó la esperada
reforma constitucional. Aunque no significó un retorno total al presidencialismo, sí inclinó la
balanza hacia el Ejecutivo. Además inició importantes cambios económicos después de que la
86
Decreto ley N° 252, publicado el
18 de febrero de 1925.
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
oo
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
misión Kemmerer —invitada el año anterior para asesorar a Chile en materias económicas—
emitiera sus conclusiones. Los norteamericanos propusieron revisar los sistemas fiscales y
tributarios del país, restaurar el patrón oro, crear el Banco Central y reformar el ineficiente
sistema ferroviario, entre numerosas medidas. Éstas ayudarían a solucionar, en parte, los
problemas financieros que arrastraba la nación y a crear una plataforma atractiva para la llegada
de crecientes capitales extranjeros.
El mandato de Alessandri terminaba en diciembre de ese mismo año, pero nuevos conflictos
lo llevaron a renunciar anticipadamente. Fue elegido presidente el liberal-demócrata Emiliano
Figueroa (1925-1927), quien gobernó bajo la sombra del ya muy popular coronel Carlos Ibáñez.
La situación política se hizo intolerable, al punto que en 1927 nombró vicepresidente a Ibáñez y
renunció a su propio cargo.
En el intertanto, la Chili Telephone Co. realizó algunas modernizaciones en su servicio. Una
de las más aplaudidas fue la automatización de las plantas de las principales ciudades. Esta
tecnología, que existía desde 1891, prescindía de la intermediación de las telefonistas para
establecer la comunicación. Sin embargo, en el país no se usaron centrales de autoconmutación
sino hasta la década de 1920, cuando la compañía inglesa inauguró en Valparaíso, en 1924, la
primera planta automática del país, y luego, en 1927, en Santiago.
La realidad había mostrado que la conmutación manual estaba naturalmente limitada, pues
cada operadora no podía hacerse cargo de más de 70 abonados ni cursar una gran cantidad de
llamadas en forma simultánea. Los autoconmutadores primitivos realizaban mecánicamente este
procedimiento, dirigido por la información enviada por el propio abonado a través del marcaje
del número. Los equipos originales eran conocidos como “paso a paso”, pues funcionaban como
una cadena de unidades: la primera enviaba el tono y preparaba a la segunda, que se activaba
con el primer número discado por el abonado, subiendo “una escobilla” a buscar el contacto al
nivel del número discado, y una vez que lo había hecho, una pieza rotativa hacía la interconexión
con el siguiente equipo, y así, sucesivamente, hasta completar el número. Más adelante, en
julio de 1931, la central automática de Santiago demostró su eficiencia durante las protestas
que culminarían en el derrocamiento del presidente Ibáñez. Ese día fueron efectuadas más de
cien mil llamadas entre la una y las cinco de la tarde —todas con carácter de emergencia—, es
decir, en promedio unas 25 mil llamadas por hora. En tiempos normales esa planta era capaz de
procesar un promedio de 12 mil llamadas.
A pesar de progresos como éste, la percepción de los usuarios era que el servicio que entregaba
esta compañía no mejoraba y que seguía siendo anticuado e ineficiente. Por este motivo, fue
recibido con esperanza el anuncio hecho en 1927 de que la norteamericana International
o:
Telephone and Telegraph (ITT) se haría cargo de la telefonía en el país. Según la prensa, “la
noticia produjo en los círculos bien informados una viva satisfacción, porque son conocidos los
métodos que emplea la International y los resultados que ha obtenido”
87
.
87
El Mercurio, 9 de octubre, 1927, p. 15.
OÍRSE A LA DISTANCIA
(1880–1930)
oi

Sala de conmutación para el distrito
Temuco-Cautín, Chili Telephone Co., 1922.
o,
Acercando lejanías
(1930–1987)
oo

“Su servidor más diligente y discreto.
Cualquier hogar moderno, por muy modesta que sea su categoría, no es un hogar completo sin el
servicio del teléfono, como no lo sería si faltasen en él los servicios de luz y agua [...]”.
La publicidad aparecida en la guía telefónica de la recién creada Compañía de Teléfonos de
Chile, el año 1931, apelaba a la anhelada condición moderna del país. El mensaje hacía ver a los
suscriptores la absoluta necesidad de contar con un teléfono, elemento ya no sólo imprescindible
en la oficina o la fábrica, sino dentro del hogar. El aviso, además, aludía a los hogares modestos,
los cuales tampoco debían privarse de este servicio tan básico como la electricidad y el agua.
Esta visión era compartida por el Estado, que aspiraba a que los servicios de utilidad pública,
entre ellos la telefonía, estuvieran al alcance de todas las personas. Buscando alcanzar esta meta,
aprobó un contrato de concesión telefónica novedoso y paradigmático con la International
Telephone and Telegraph Corporation (ITT). A través de éste se dio vida a la Compañía de
Teléfonos de Chile, cuya explícita misión era lograr que los chilenos, a lo largo de su territorio,
pudieran oírse a la distancia.
Una nueva era para las comunicaciones en Chile
Durante la década de 1920, varias empresas de comunicaciones norteamericanas habían
clavado sus ojos en América Latina, con el beneplácito de su gobierno, que aprobaba este nuevo
posicionamiento. El Departamento de Estado de Estados Unidos no dudó en apoyar esas inicia-
tivas —y otras de diferente índole comercial—, a través de las cuales capitales estadounidenses se
involucraron en las economías de varios países de la región. Tradicionalmente, aunque no en su
política formal de gobierno, esa nación abogaba por la autosuficiencia del continente americano
y por la seguridad de las Américas. La Primera Guerra Mundial había sumado a este interés de
carácter estratégico un incentivo comercial, ya que los países europeos, diezmados por el conflicto,
se retiraban de la zona dejando libres amplios sectores de inversión.
En 1921, la recién creada International Telephone and Telegraph Corporation compró la principal
telefónica uruguaya, después de algunos intentos infructuosos por adquirir la Chili Telephone Co.
Los hermanos Sosthenes y Hernard Behn, fundadores del que llegaría a ser uno de los gigantes
de las telecomunicaciones norteamericanas, buscaron sumar a sus mercados telefónicos una red
latinoamericana, y crear un circuito radiotelefónico que cubriera gran parte del Cono Sur de América.
ITT realizó un verdadero asalto sobre la zona con el objeto de conseguir la mayor cantidad
posible de concesiones telefónicas. Con esta estrategia, en poco más de dos años, entre 1927 y
1930, adquirió media docena de compañías que hasta ese momento estaban en manos británicas,
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
Teléfonos automáticos tipo K500 instalados en los años 60.
o8
y creó una verdadera red latinoamericana organizada y dirigida desde sus oficinas centrales en
Nueva York. Así, a fines de la década de 1920, contaba con nueve compañías en América Latina y España
—en este último país desde 1924—, con un total de 580 mil teléfonos en servicio. Luego de adquirirlas,
iniciaba en cada uno de los países un fuerte programa de mejoras para conectar las telefónicas
con otros circuitos ITT, y finalmente las dejaba bajo la conducción de un ejecutivo de la empresa
enviado desde Estados Unidos.
En Chile, los principales intereses norteamericanos habían estado en la explotación del cobre
y el salitre, pero al poco andar acapararon algunas áreas de servicios públicos como la telefonía
y la electricidad, que requerían renovadas inversiones. La nación apenas sobrepasaba los cuatro
millones de habitantes cuando ITT comenzó sus operaciones a lo largo de su territorio. Cerca
de la mitad de la población vivía en sectores rurales, muchas veces alejados y fuera del circuito
modernizador. Aun con su escaso mercado, Chile ofrecía varias ventajas para la multinacional,
ya que su telefonía manejada por la Chili Telephone Co., ocupaba el tercer puesto en tamaño
en Sudamérica. A pesar del desprestigio acumulado, producto de un servicio poco eficiente, la
empresa británica ya había comenzado la modernización de sus instalaciones. Sin embargo, los
avances tecnológicos introducidos por ella se habían concentrado en la zona de mayor actividad
económica, es decir, las ciudades de Santiago, Viña del Mar y Valparaíso. En ese radio geográfico,
la Chili Telephone Co. tenía instalados 26.205 teléfonos y cuatro centrales automáticas el año
en que fue adquirida por ITT, cubriendo el 78,8% de la telefonía nacional. En el resto del
país, principalmente en las zonas de desarrollo minero o industrial, las pequeñas compañías
privadas acogían las necesidades de su sector sin interconexión entre sí. En esos años Chile aún
no contaba con una red organizada para comunicaciones de larga distancia interna, ni menos
con una conexión al exterior. Motivo suficiente para que el gobierno se sintiera poderosamente
atraído por la visión integradora que, a través de una fuerte inversión en infraestructura de
redes, propugnaba la multinacional norteamericana. Esta inyección de capitales permitiría
romper tanto el aislamiento como la dificultad de conectarse con el resto del mundo. Por esto,
el recién asumido presidente, coronel Carlos Ibáñez (1928-1931), estuvo dispuesto a modificar
ciertas disposiciones con rasgos estatistas que contenía la ley de Servicios Eléctricos de 1925,
y que frenaban el interés por invertir en el sector. La principal de ellas era la que reservaba al
Estado el derecho de adquirir las empresas de telefonía en cualquier momento, después de diez
años de otorgada la concesión definitiva. En este sentido, los ejecutivos de ITT encontraron en el
gobierno un interlocutor dispuesto e interesado, que coincidía con la idea de despejar las barreras
que impidieran una solución práctica a sus propósitos de desarrollo. Es así como, al margen de
la legislación sectorial vigente, y mostrando una nueva actitud frente a las materias de regulación
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
op
en el área de las telecomunicaciones, el gobierno otorgó a ITT una concesión completamente
novedosa en cuanto a las garantías que entregaba a la compañía, definiendo para sí mismo un rol
fundamentalmente activo y regulador dentro del negocio.
Con la adquisición por parte de ITT —en mayo de 1927, en Londres— de la totalidad de las
propiedades e instalaciones de la Chili Telephone Co., Chile pasó a ser una pieza fundamental del
circuito radiotelefónico del Cono Sur. Sin duda, su punto neurálgico en Sudamérica era Buenos
Aires —telefónica adquirida por ITT en 1928—, tanto así que en la década de 1930 un cuarto
de las inversiones de la compañía en todas sus sucursales telefónicas iba hacia Argentina. “El
gran diseño del Coronel Behn apareció obvio hasta para el más casual observador. Los cables de
ITT se alargan a la costa oeste de América Latina. Aquí se conectan con los sistemas telefónicos
domésticos de Chile, Uruguay y ahora Argentina. Así un rápido mensaje puede ser transmitido
desde Nueva York a una casa en los suburbios de Montevideo sin abandonar una sola vez los
circuitos de ITT”, anotaba la revista Time a fines de 1928
1
. La segunda compañía sudamericana
con mayor nivel de inversión sería la chilena.
Para ITT, claramente, Chile representaba expectativas interesantes desde el punto de vista
financiero, ya que su economía marchaba poco a poco hacia la estabilidad y el orden. Las leyes
de Kemmerer habían tendido un lazo de confianza a los inversionistas extranjeros; entre otras
medidas, al imponer el patrón oro, que otorgaba mayor estabilidad monetaria y controlaba la
inflación. Además, los planteamientos del presidente Ibáñez, que abandonaba los supuestos del
liberalismo y el laissez faire de las décadas anteriores, conducían a una política de modernización
general del país que aspiraba a una suerte de redención nacional. El anhelo de Ibáñez era terminar
con la politiquería improductiva que tanto despreciaba, y dar forma a un Estado protector y
funcional, con mayor iniciativa económica, y que, organizado según los principios del orden y de
la economía social, permitiera a Chile dar el salto definitivo hacia la modernidad. Sin embargo,
su mandato se desarrolló bajo un clima político y social revuelto, que fue contrarrestado con
medidas abiertamente dictatoriales que incluyeron detenciones, deportaciones, exilios y una serie
de condiciones que limitaron las libertades civiles.
En esos años las relaciones con Estados Unidos se encontraban en buen pie. Incluso, el
presidente Hoover visitó Chile en 1928, cuando éste aparecía como una de las posibilidades
de inversión dentro de América Latina. Aunque Ibáñez encabezaba un gobierno abiertamente
nacionalista en el cual la industrialización era la vía para hacer de Chile un país menos depen-
diente —y, a la vez, capacitado para ofrecer al mundo ya no sólo los minerales de su tierra, sino
algunos productos manufacturados—, mostró una conducta ecléctica y permeable a la entrada
de capitales extranjeros. Aprovechando la bonanza económica de los últimos años de la década
1
Time, 24 diciembre, 1928, p. 26.
Citado por Robert Sobel, ITT.
The management of opportunity.
Times Books, Nueva York, 1982, p. 57.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
¡o
de 1920, puso en marcha un enorme proyecto de obras públicas con marcado énfasis en las vías
de comunicación y en los servicios de utilidad pública, impulsando —por primera vez en el
país— un proceso de industrialización. Dentro de este programa, la influencia del capital nor-
teamericano adquirió una importancia fundamental, ya que el gobierno no sólo recibió grandes
empréstitos, sino que también admitió fuertes inversiones, principalmente en las áreas de la
minería y de los servicios públicos.
Tanto en su visión estratégico-militar como en su idea de un Chile industrializado, Ibáñez
consideraba indispensable contar con buenas redes de telecomunicación y una telefonía
moderna y eficiente, por lo que apoyó públicamente el establecimiento de ITT en Chile. De
esta manera, telefonía y electricidad, ambos servicios del sector eléctrico, fueron puestos por el
gobierno en manos de diferentes multinacionales norteamericanas.
xzcv :z comvzxíz nv 1v:vvoxos nv cn::v
El contrato de 1930
A fines de 1928, cuando ITT —controladora de la Chili Telephone Co.— trabajaba en sus
planes iniciales de mejora, el gobierno encargó a una comisión especializada un estudio referido
al asunto telefónico y a la forma en que se regularían las relaciones entre la empresa y el Estado.
El resultado de ese documento, ratificado por el Presidente de la República, pasó como proyecto
de ley al Congreso y finalmente sentó las bases del contrato-ley de 1930, firmado entre el Estado
e ITT
2
. Fue ese acuerdo el que dio vida a la Compañía de Teléfonos de Chile.
El contrato-ley telefónico no tenía precedentes en el país, como tampoco los tenía el posterior
contrato eléctrico firmado también entre el gobierno y una compañía norteamericana. Ambos
pactos dieron pie a un intenso debate político en torno a su conveniencia y legalidad. Con
respecto al primero, las aprehensiones se acumulaban, ya que, efectivamente, definía en términos
inéditos el marco regulatorio en que ITT manejaría el negocio de la telefonía, y la relación que
mantendría con el Estado chileno. Varios diputados argumentaron la impropiedad de entregar
una concesión por una ley especial —al margen de la Ley de Servicios Eléctricos vigente—,
y el peligro que significaba la penetración del “imperialismo” norteamericano. Sin embargo,
mediante este acuerdo Chile se liberó de la enorme inversión que le habría significado la
imprescindible ampliación de la red telefónica, más aún si no contaba con capacidad empresarial
y tecnológica para asumir un proyecto de esta envergadura, ni menos con acceso a los mercados
2
Ley N° 4.791, 23 de enero de 1930.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
¡:
internacionales. Esta decisión le permitiría crear una red nacional que, entre otras cosas,
homologara las diversas tecnologías de telefonía que funcionaban a lo largo del país.
Por primera vez una empresa, ITT, recibía una concesión sobre todo el territorio nacional para
dar servicio telefónico local y de larga distancia, con plazos que se extendían por entre cincuenta
y noventa años. Asimismo, se exigió que la compañía se constituyera en Chile como una sociedad
anónima con capital suficiente para la explotación del negocio, aunque la casi totalidad de sus
capitales y acciones fuesen extranjeros. Se le otorgaban ventajosas condiciones para expandirse
e incentivar la inversión, ya que el Estado renunciaba a adquirir la propiedad telefónica antes de
cincuenta años de otorgada la concesión. Se le entregaban los derechos y franquicias necesarios
para la instalación y el desarrollo de sus servicios, y se le consentía adquirir instalaciones, propie-
dades, sistemas o elementos de otras empresas telefónicas en el territorio nacional. Respecto
de las tarifas, se la autorizaba a proponerlas, quedando sujetas a la aprobación del gobierno.
Para determinarlas, se estableció una tasa adecuada de retorno de las inversiones que admitía
utilidades equivalentes al 10% de la inversión neta, más el 2% para reservas no especificadas
3
.
Finalmente, la compañía estaba autorizada para convertir mensualmente su contabilidad a oro,
de manera que en caso de adquirirla el gobierno debía cancelar su valor estimado en ese metal.
Indudablemente, el margen de acción de la empresa era bastante amplio comparado con las
condiciones anteriores, principalmente porque se alejaba de Chile el fantasma de la estatización,
muy presente en otros países. Además, ante la probabilidad de un contexto inflacionario se
le aseguraba recibir sus dividendos en moneda fuerte, sin arriesgarse a los vaivenes del peso
nacional. Estas garantías levantaron suspicacias contra el gobierno, que fue duramente criticado
por algunos congresistas: lo acusaban de rendirse ante los requerimientos de ITT, ya que a
través del contrato la Compañía de Teléfonos de Chile se desentendía de todos los organismos
legales que controlaban los servicios eléctricos. El listado de reproches señalaba, entre otras
cosas, el hecho de quedar el país a merced de la multinacional, que las acciones fueran en su
gran mayoría extranjeras y que las tarifas dependieran del monto de la inversión que definiera la
compañía. Todavía años más tarde, en 1947, un diputado alegaba que la ley había sido impuesta
a un Congreso que ya estaba raleado porque muchos de sus miembros independientes estaban
deportados o relegados, mientras otros no se atrevían a concurrir al recinto. Acusaba, además,
que el reglamento no había sido comentado por los periodistas que orientaban a la opinión
pública, ni discutida por los centros intelectuales o técnicos.
Ni los más ácidos y amargos comentarios revirtieron la decisión gubernamental de poner la
telefonía nacional en manos de ITT. A través del contrato, el Estado se aseguraba, por primera
vez, un papel activo y participativo en el negocio telefónico mediante tres delegados estatales que
3
Para determinar dicha utilidad debían
deducirse de los ingresos brutos las
siguientes cantidades: los gastos de
la compañía, los impuestos, derechos
o contribuciones fiscales, municipales o
de cualquier naturaleza, más un
2% de la inversión neta para constituir
y mantener una reserva, mientras
ésta no superase en un 20% la
inversión neta. Con el objeto de
obtener esta utilidad, la compañía
podía establecer y modificar tarifas
para su servicio que, de acuerdo con
las normas que estimase convenientes,
produjesen una suma equivalente al
aludido 10%.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
¡i
se sumaban al directorio para definir el control tarifario público, que luego era aprobado por
el presidente de la nación. También se guardaba la facultad de controlar los balances anuales e
impugnarlos si lo estimase necesario. Fue así como finalmente, y aún en medio de la polémica, el
18 de noviembre de 1930 se firmó la escritura pública que constituyó la Compañía de Teléfonos
de Chile, cuya existencia se legalizó en abril del año siguiente.
En mayo, pocos días antes de la caída de Ibáñez, se complementó el contrato telefónico pro-
mulgando la nueva Ley General de Servicios Eléctricos
4
. Ésta reemplazaba a la de 1925, a la vez
que reafirmaba varias características del marco regulatorio telefónico, como la validez del recién
promulgado contrato —ya que no lo sustituyó, ni modificó sus disposiciones
5
—, la visión de la
telefonía como servicio público y el carácter de monopolio de hecho, y no legal, de la Compañía
de Teléfonos. Por último, dicha ley creó el agente regulador para el mercado eléctrico y telefónico:
la Dirección de Servicios Eléctricos, dependiente del Ministerio del Interior.
Primeros pasos de ITT en el país
Sólo tras la entrada de ITT al mercado nacional es posible hablar, con propiedad, de un sistema
telefónico en Chile. Anteriormente, las compañías recibían concesiones gubernamentales que
entregaban el servicio dentro de la zona adjudicada, y no estaban forzadas a establecer inter-
conexión con el resto de las operadoras telefónicas. Esto se debía, en parte, a la dificultad que
presentaba la disgregación de las personas dentro del territorio, pero a su vez traslucía una total
falta de planificación estatal, ya que nunca se había elaborado un proyecto serio para instalar una
red nacional de telefonía. Por primera vez, un gobierno se proponía dotar al país de un sistema
telefónico universal que operase como una herramienta de apoyo al proceso político de unión
territorial, basado sobre la eficiencia y el desarrollo tecnológico. El gran desafío apuntaba a poner
en red al país de punta a cabo, y conectarlo con el exterior.
ITT no se hizo esperar, e inició su plan de acción ya en 1927. En medio de la engañosa bonanza
económica de los últimos años de la década, parecía que el país alcanzaba un cierto vuelo y se
vivía un ambiente activo y optimista. Inmediatamente, la nueva administración preparó un programa
de modernización y mejoras para todas las plantas telefónicas, incluyendo la instalación de una
base de batería central en cada capital de provincia, junto con una intensiva postación entre
Iquique y Temuco. En esos años se extendió fuertemente el uso del teléfono automático en el
servicio urbano de Santiago, Valparaíso y Viña del Mar. Nacieron además las oficinas comerciales
de la compañía en esas ciudades —además de Concepción—, con atención integral al público a
través de diversas secciones como instalaciones, reclamos, pago de facturas y locutorios.
4
DFL Nº 244, publicado el 30 de
mayo de 1931.
5
El Contrato Telefónico de 1930 no
incluyó en su articulado la habitual
frase del tipo “en lo que este Contrato
no prevé, se aplicarán las leyes,
decretos, reglamentos y ordenanzas
vigentes o que se dicten en el futuro”
(que sí estaba, por ejemplo, en el
Contrato Eléctrico de 1931,
establecido para dos compañías de
electricidad). Sólo diez años después
la Corte Suprema estableció
expresamente, en sentencia de 4 de
julio de 1940, que, en defecto de
las disposiciones del Contrato-Ley,
se aplicaría la Ley General de Servicios
Eléctricos de 1931.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
¡¡
Poco a poco los usuarios chilenos comenzaron a disfrutar de importantes mejoras, entre las
cuales sobresalía la larga distancia, mediante el circuito ITT. Recibida con un optimismo desbor-
dante, la inserción de Chile en las conexiones internacionales constituye un hito en la historia
contemporánea del país. Se desvanecía así la idea de ser “el último rincón del mundo”, la última
provincia. La cordillera de los Andes y el desierto de Atacama no constituían ya un obstáculo
para el intercambio con otras naciones y culturas. Como comentaba El Mercurio, “Ya no existe
más límite a la distancia que el impuesto por la falta de aparatos telefónicos”
6
.
La conexión con la estación radiotransmisora de ITT en Buenos Aires, a comienzos de 1930,
fue una obra titánica para la época, ya que requirió emplazar un tendido subterráneo a través
de la cordillera de los Andes, entre Juncal y Las Cuevas, para unir Chile y Argentina a más de
cuatro mil metros de altura. La operación fue dirigida por técnicos estadounidenses de ITT, que
a lomo de mula subieron delicados instrumentos, cables, y también la dinamita que rompería
la roca sólida donde fuera necesario. Se trataba del cable subterráneo más alto del mundo, con
capacidad para 15 circuitos telefónicos y seis telegráficos. Las nuevas instalaciones permitieron
un abanico de conexiones hacia Estados Unidos, Canadá, México, Cuba, Brasil y España.
Las inauguraciones de estos servicios aparecieron como verdaderos actos de Estado, con Ibáñez
comunicándose personalmente con el presidente de Estados Unidos, Herbert Hoover, o con
Alfonso XIII de España. Concitaban gran interés general y se transformaban en sucesos noticiosos
a los que acudían ministros, altos funcionarios públicos, miembros del cuerpo diplomático, la
prensa nacional, agencias noticiosas y, por supuesto, representantes de la Compañía de Teléfonos.
Al día siguiente de cada evento inaugural, el servicio se abría al público, con un horario de 9 a
17 horas y a un alto costo. Una llamada de tres minutos a Nueva York costaba 319 pesos, lo que
equivalía a 38,6 dólares de la época, más 41 pesos —cinco dólares— por cargo de informe.
A Madrid, por el mismo lapso de tiempo, se cobraba 261 pesos —31,5 dólares—, más 47 pesos
—5,6 dólares— por cargo de informe.
Al año siguiente, en 1931, se agregó el servicio a Inglaterra, Francia y Bélgica, mediante
conexión radiotelefónica vía Buenos Aires-Madrid, y poco tiempo después se logró el enlace con
Colombia, Perú e incluso Australia. Chile avanzaba al ritmo de los nuevos tiempos en materia
de comunicaciones internacionales, si se considera que AT&T, el coloso de la larga distancia,
inauguró recién en 1927 el servicio transatlántico mediante radiotelefonía, uniendo Estados
Unidos con la ciudad de Londres. En sus inicios se podía efectuar sólo una llamada a la vez, que
costaba 75 dólares por cada tres minutos. En 1934, la misma compañía inauguraba el servicio
transpacífico, que comenzó funcionando entre Estados Unidos y Japón. En ese caso la llamada
costaba 39 dólares por los tres minutos.
6
El Mercurio, 11 de abril, 1930, p. 11.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
¡{
Tendido del cable trasandino en el Cristo Redentor.
Ruta Santiago-Buenos Aires, 1930.
¡,
¡o
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
Mientras se sucedían los planes de mejoras, la Compañía de Teléfonos de Chile se estableció
legalmente el 28 de abril de 1931 con un capital de 120 millones de pesos —equivalente a
12.698.412 dólares de la época—, dividido en 600 mil acciones de 200 pesos cada una, de
las cuales un 99,8% era propiedad de ITT y un 0,1% de chilenos. Para el país, este monto de
inversión era importante si se lo compara con las exportaciones FOB, que ese año alcanzaron los
935 millones de pesos.
Un golpe inesperado
El extraordinario programa de obras públicas y desarrollo que conducía el gobierno de Ibáñez
—completamente desligado de las posibilidades económicas reales del país— aumentó los
devastadores efectos que la Gran Depresión del año 1929 tuvo sobre Chile. De hecho, el optimismo
nacional no previó que la catástrofe alcanzaría hasta el más remoto rincón de América. El
derrumbe de la Bolsa de Nueva York provocó tal falta de liquidez, que se redujeron drásticamente
los precios internacionales de los bienes transables y de los activos, detonando una crisis bancaria
mundial, que golpeó especialmente a los países que funcionaban con patrón oro, como Chile.
Todavía en 1930 muchos veían las consecuencias de esta debacle como algo transitorio, pero
muy luego hubo consenso en que se trataba de la mayor crisis económica de la historia. El PIB
por habitante cayó en Chile en un 45% y por primera vez, a mediados de 1931, el país suspendió
el pago de su deuda externa; las exportaciones de salitre y cobre colapsaron, reduciendo al
mínimo los ingresos fiscales y las reservas. La crisis política y económica desembocó en la caída de
Ibáñez en julio de ese año, acusado éste de haber hipotecado el país por la inusitada envergadura
que alcanzó la deuda contraída. Exiliándose en Argentina, Ibáñez abandonó la nación en medio
de un profundo descontento social.
La recién creada Compañía de Teléfonos se vio, sorpresivamente, en medio de la conmoción
desatada por este descalabro, que desembocó en una corta pero álgida anarquía. De un momento
a otro la situación había cambiado drásticamente: el país se encontraba en bancarrota, su moneda
se veía fuertemente devaluada, y se decretó la inconvertibilidad de la moneda en curso legal al
patrón oro
7
. La suspensión del pago de la deuda externa había replegado los créditos exteriores
y el país dejó de percibir divisas, produciéndose un fuerte déficit fiscal y una intensa contracción
de las importaciones. En poco más de un año se sucedieron varios regímenes de gobierno, hasta
la vuelta al poder de Arturo Alessandri —tras las elecciones de 1932—, quien logró restablecer la
normalidad política y dar inicio a la reactivación de la economía. Las circunstancias eran espe-
cialmente preocupantes para la telefónica, ya que el contrato de concesión había sido redactado
7
En 1932, y a raíz de la crisis económica,
Chile abandonó el patrón oro.
Publicidad del servicio de larga distancia de la Compañía de Teléfonos de Chile.
Guía de teléfonos, 1938.
¡¡
¡8
en plena bonanza económica. Ciertamente, aunque se había avanzado, sobre todo en la larga
distancia internacional y en la automatización en las ciudades, tres años no bastaban para la
realización de la red nacional.
En estas condiciones el debut financiero de la Compañía de Teléfonos resultó durísimo. En
1931 las utilidades alcanzaron sólo el 1,6% —la empresa debió retirar más teléfonos de los que
instaló— y, en 1933, el 3%. En 1932 la compañía registró pérdidas que se doblaron en 1934. Así,
su derecho por contrato a obtener una utilidad equivalente al 10% de la inversión neta no fue
más que una utopía en esos años
8
. Inflación, cesantía, pobreza y migración campo-ciudad fueron
algunos de los lastres que afectaron por largo tiempo a la población nacional.
Especialmente complicado para la empresa resultaba conseguir los capitales necesarios
para efectuar las ampliaciones, y lo mismo las divisas indispensables para la importación de
materiales. Las dificultades aumentaron cuando, en 1933, no logró cumplir con lo estipulado
a pesar de las alzas tarifarias aceptadas por el gobierno, tanto en su servicio de larga distancia
como en el servicio urbano de algunas ciudades. Es que la marea inflacionaria había comenzado
a subir, y junto al alza del costo de la vida el gobierno de Alessandri imponía aumentos
considerables a los sueldos de los empleados, incrementando los gastos de operación de la
empresa. Así y todo, con el peso de la dificultad de esos años, la Compañía de Teléfonos logró
ganancias, aunque obviamente muy por debajo de las expectativas. El gobierno, por su parte,
accedió a aceptar prórrogas de las obras de mejoramiento especificadas en el contrato.
:os zxos nv vxvzxs:óx
Uniendo la geografía
En 1930 la Compañía de Teléfonos tenía 37.687 aparatos en servicio, de los cuales un 38%
eran automáticos. Sin embargo, estaba conciente de que el país se encontraba bajo los límites
deseables de telefonía ya que sólo contaba con nueve teléfonos por cada mil habitantes en 1931,
mientras que en Estados Unidos había 158 y en Alemania 45 por igual número de personas.
Por supuesto, eran situaciones poco comparables, dado que el teléfono era ya un instrumento
masivo en Estados Unidos a mediados de los años 20, cuando “la mayoría de los norteamericanos
podían hablar con otros dentro de su pueblo o a través del país en forma rápida, de ida y vuelta,
y completa”
9
. Los esfuerzos de la empresa apuntaban especialmente a la interconexión, de manera
que los chilenos pudieran contar, al menos, con un aparato telefónico en cada poblado del
8
En la mayor parte de las memorias
anuales de la compañía no se indica
el porcentaje de utilidad con relación
a la inversión neta, sino sólo la cifra
absoluta de ganancia o pérdida
Del total de años que señalan esta
información, las utilidades más
elevadas registradas no superan el 8%;
por ejemplo, el 7,7% de 1958 y el 6,5%
de 1969. Durante la década de 1950 el
promedio no superó el 4,2%.
9
Fisher, op. cit., p. 23.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
¡p
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
territorio y así alejar la sensación de aislamiento que embargaba a gran parte de sus habitantes.
Durante años se discutió y polemizó sobre la forma en que la Compañía de Teléfonos —y otras
empresas extranjeras que monopolizaban servicios públicos— expandía su monopolio natural, y
cómo el contrato de 1930 amparaba la falta de competencia en el sector. Ocurría que el negocio
telefónico requería una alta inversión en mano de obra, mantenimiento, equipos y materiales.
De hecho, la telefonía no era especialmente rentable en Chile, y la compañía se expandía mediante
planes de mejoramiento basados sobre dos estrategias fundamentales: adquisición de pequeñas
empresas telefónicas regionales �tal como lo había hecho antes la Chili Telephone Co.�, e instala-
ción y ampliación de circuitos propios. Una tercera modalidad, aunque menos frecuente, fue la
interconexión con redes de otras telefónicas que operaban en esos años. De hecho, las empresas
pequeñas, no sólo en Chile sino en todo el mundo, difícilmente podían sostenerse a lo largo del
tiempo, y muchas de ellas terminaron por vender sus activos. Si en 1911 existían en el país diez
operadoras, con un peak de 16 en 1915, a mediados de 1950 no eran más de cuatro.
La primera adquisición de la Compañía de Teléfonos de Chile fue la Compañía de Teléfonos del
Bío-Bío, que funcionaba desde 1914, con lo que monopolizó el servicio de los pujantes centros
urbanos de Los Ángeles, Concepción, Talcahuano y Angol. Un año después, en 1931, interconectó
sus redes con las de la Compañía Nacional de Teléfonos de Valdivia —segunda en tamaño con
1.664 teléfonos en servicio—, permitiendo que la región sureña de Valdivia y Osorno, “cuya
importancia agrícola es por todos conocida y a la que este medio prestará incalculables beneficios”,
pasara a formar parte de su red nacional
10
. Ese mismo año la Compañía de Teléfonos compró la
Compañía Nacional de Teléfonos, que se encontraba en franca decadencia, con sólo 368 aparatos
funcionando en Santiago y Valparaíso. A su vez, en 1937 captó una pequeña telefónica —Empresa
Telefónica de Copiapó— que funcionaba, suministrada por Ferrocarriles del Estado, con 86
suscriptores y unos 100 teléfonos. Bastante más tarde, en 1952, fue adquirida la austral Compañía
Telefónica de Magallanes, que contaba con algo más de dos mil teléfonos en servicio, principal-
mente en la ciudad de Punta Arenas y las estancias ovejeras de la zona.
Si bien la incorporación de dicha infraestructura resultaba un aliciente para los avances de
la Compañía de Teléfonos, su verdadero motor fue la construcción de una red terrestre que
interconectara todos los rincones de Chile. Una tarea nada sencilla en un país acorralado entre
los Andes y el Pacífico. Con la mirada siempre puesta sobre los distantes centros de desarrollo,
debía además sobrepasar las dificultades que implicaba un territorio longitudinal que en más
de cuatro mil kilómetros recorre una geografía rebelde y dispar, que se extiende desde el más
árido desierto, pasando por cordones montañosos, bosques impenetrables e islas australes, hasta
los casquetes polares de la Antártica. Las redes de la empresa debían acercar a una población
10
Notas Telefónicas, Santiago,
15 de octubre, 1931, p. 1.
8o
8:
dispersa. Si bien ésta se concentraba alrededor de las áreas urbanas, una gran parte vivía en
sectores rurales alejados y con medios de transporte precarios.
La sección Ingeniería de Tráfico de la compañía definía, luego de hacer estudios de demanda,
hacia dónde se propagarían las redes. Obviamente, resultaba antieconómico el tendido de líneas
hacia lugares donde los posibles suscriptores eran pocos y disgregados. Además, las longitudes
de los circuitos rurales eran tan extensas que entraban en la categoría de “larga distancia”, con
tarifas más elevadas que las del servicio local. De esta forma, resultaba irremediable dejar de lado
sectores con escasa población, o aquellos sitios alejados de los principales centros de acción de la
Compañía de Teléfonos.
Los intereses económicos de un país eminentemente minero indujeron prontamente la
conexión telefónica con el Norte Chico mediante un circuito terrestre Santiago-La Serena, que
en 1939 se extendió hasta Copiapó. Varios de sus tramos utilizaron la postación del Telégrafo del
Estado. Ese mismo año, el propio presidente Alessandri inauguró desde La Moneda el servicio
radiotelefónico entre Antofagasta y Santiago, acto que se repitió dos años después para la
conexión entre Iquique y la capital.
Los esfuerzos de extensión de la compañía fueron desbaratados en varias ocasiones por los
fuertes sismos que amenazan la región. Así fue como el 24 de enero de 1939, pasadas las diez
de la noche, la tierra se remeció, diseminando muerte y destrucción por ciudades y poblados
de la zona centro sur del país. Chillán fue el epicentro de la tragedia, que mostró en toda su
crudeza las desventajas de una geografía inestable que acoge a sus habitantes en núcleos lejanos
y desperdigados. El Mercurio informó que “uno de los detalles más angustiosos de la catástrofe
del martes pasado, de los que más contribuyeron a hacer crecer la ola de inquietud que produjo
el siniestro en todos los rincones del país, fue la falta de comunicaciones”
11
. Efectivamente, el
terremoto había echado por tierra la postación del telégrafo y del teléfono, dejando en estado
de aislamiento a los lugareños, que salvaron el trance gracias a la radio, la que por primera vez
mostraba su enorme potencial de servicio público. Dos días después, el mismo diario explicaba
los esfuerzos que hacía la Compañía de Teléfonos para expeditar las líneas hasta las ciudades
afectadas. Contaba que las maniobras eran “en grado sumo difíciles”, ya que se habían perdido no
sólo todas las líneas y redes, sino que también se destruyeron las estaciones de energía eléctrica
que surtían el servicio. Asimismo, el personal de las diversas oficinas se encontraba disperso o
simplemente había perecido en el siniestro. Finalmente, aplaudió la cooperación de la compañía,
ya que “ha dado pruebas de estar animada de un espíritu de servicio que la honra”
12
.
11
El Mercurio, 29 de enero, 1939, p. 3.
12
Ibid., 31 de enero, 1939, p. 3.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
Central telefónica rural, San Patricio, años 40.
8i
La telefonía, permanente aliada de la ciudad
Teléfono y ciudad han sido en Chile dos socios inseparables desde que esta tecnología llegó
al país. Por el contrario, en naciones como España la telefonía hizo sus primeras apariciones en
sectores rurales, cuando terratenientes y comerciantes importaron unos pocos aparatos para tender
lazos de acercamiento entre casas y fincas, o entre diversos poblados de una región. En Chile,
en cambio, desde un comienzo el teléfono fue concebido como un instrumento que cooperaría
con los principales polos de desarrollo, además de facilitar la vida urbana. Más aún si, cuando a
partir de la década de 1930, el crecimiento de Santiago se aceleró en tal magnitud que adquirió
proporciones inéditas en su historia. Tras casi cuatro siglos de expansión pausada y ordenada,
los años 30 trajeron consigo no sólo un gran aumento de población, sino también un fuerte y
sostenido incremento de su área urbana. En una superficie que se sextuplicó entre los años 1930
y 1980 —de 6.500 hectáreas en 1930 a 38.296 en 1980—, la población de la capital creció en casi
cuatro veces entre 1940 y 1982 —de 952.075 a 3.937.300 personas—
13
.
Enormes postes de madera, cables de metal que inundaban el cielo y obreros arrastrando
gigantescos rollos de líneas, son imágenes que hablan del aspecto que fueron tomando las
principales ciudades y pueblos del país cuando los teléfonos irrumpieron en ellos. Santiago y
Valparaíso siguieron siendo los grandes polos de acción de la compañía. La densidad telefónica
de la capital siempre estuvo muy por encima de la de otras ciudades. Si en 1930 el sistema
telefónico de Santiago era de cinco dígitos —es decir, se proyectaba un parque de decenas de
miles de suscriptores—, otras ciudades sólo contaban con sistemas de tres o cuatro dígitos —esto
es, centenas o miles de suscriptores—. Todavía en 1980, Santiago indicaba 8,8 teléfonos por cada
cien habitantes, mientras que la media nacional era de cinco aparatos para la misma cantidad de
personas
14
.
En este proceso de expansión urbana, que fue especialmente agudo entre los años 1930 y 1950,
las plantas telefónicas aumentaban cada año su capacidad y sus centrales manuales se convertían
paulatinamente en automáticas. La compañía intentaba seguir el ritmo vertiginoso del Gran
Santiago, que se extendía disparejo y descoordinado hacia las comunas que crecían al son del
trazado del transporte urbano. La instalación de nuevas tecnologías y el aumento de redes fueron
la tónica no sólo en la planta principal de Santiago Centro, sino también en otros sectores como
Santa Lucía, Estación Central, Yungay, Recoleta, Matadero y Santa Elena. Un buen estímulo de
inversión continuaban siendo los barrios residenciales de mejores ingresos que se desarrollaban
en la zona oriente, como Providencia, cuya central automática se inauguró en 1935 con capacidad
para 2.200 líneas. Esta central cubriría además los barrios de Los Leones, Pedro de Valdivia y Ñuñoa.
13
De Ramón, op. cit., p. 237.
14
Noticiero CTC,
Santiago, junio de 1980, p. 2.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE

Acompañar los pasos de una ciudad que crecía en dimensiones inusitadas y que veía nacer
nuevos sectores periféricos, de clases media y baja, con escasos recursos para lo suntuario, era
un desafío para la compañía. Con el tiempo, sólo algunas comunas de clase media gozaron
también de cobertura, como Independencia que inauguró su planta en 1954, o La Cisterna,
en 1961. A pesar de la lentitud de su avance, la instalación de líneas telefónicas en esas zonas
residenciales benefició notablemente a las actividades comerciales instaladas en esas áreas y a
ciertas profesiones liberales que aumentaron su demanda al integrarse a la red telefónica. Una
de las formas de publicitar una industria o determinados servicios profesionales era justamente
a través de las guías telefónicas clasificadas, que permitían romper el límite del barrio para
alcanzar notoriedad provincial. Estas guías contaban con clasificador comercial, industrial y
profesional —que pocos años después se llamó “sección de páginas amarillas”—, y ofrecían
a los suscriptores el derecho a figurar gratuitamente con sus profesiones e industrias en letra
corriente, prometiéndoles positivos beneficios.
Comunicación para más personas
El teléfono significaba una verdadera revolución que, se pensaba, cambiaría la vida de quienes
lograran obtenerlo. Conseguirlo no era fácil, pues en la ciudad las personas debían esperar
años para adquirir una línea, pero cuando finalmente el teléfono entraba en el hogar, se hacía
símbolo indiscutible de modernidad. En el campo las cosas resultaban aun más difíciles, ya que
la compañía cubría principalmente sectores aledaños a ciertas ciudades o centros industriales.
Por esto, se lo recibía con euforia aunque no se instalaran más que un par de aparatos en el
pueblo. Los festejos fueron grandes cuando, en 1937, se estrenó el servicio de larga distancia en
Cunco, un poblado inserto en los faldeos cordilleranos de la Octava Región. El “Teléfono Público
de Larga Distancia” fue el protagonista de un completo programa de celebraciones organizado
por el vecindario de esa localidad, el cual reunió a autoridades provinciales y corresponsales
periodísticos, infaltables en las inauguraciones de telefonía. “A la llegada de la comitiva que fue
de Temuco, el alcalde don Moisés Ríos la invitó a un vermouth de honor en los salones de la
Municipalidad. Momentos después se procedió a inaugurar el servicio establecido en el Hotel
Central de Cunco. El Agente de la Cía., señor Bernales, puso en contacto telefónico al señor
Alcalde con el Intendente y el Alcalde de Temuco”
15
.
Durante décadas los privilegiados fueron principalmente hogares de clase alta y media alta,
por lo que el teléfono era asociado a un modo de vida burgués. Era un lujo caro, ya que sólo
por la instalación de una línea se llegó a pagar entre mil y dos mil dólares. Hacia fines de 1950
15
Notas Telefónicas,
Santiago, agosto de 1937, p. 4.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
8{
el ministro del Interior reconocía que el teléfono no era utilizado por las clases populares, sino
por “las gentes acomodadas, los profesionales, los comerciantes, los industriales, los bancos,
etc.”
16
. Efectivamente, en las tiras cómicas de diarios y revistas aparecían caballeros y damas
de la alta sociedad hablando distendidamente desde sus elegantes salones. La publicidad de
revistas ilustradas, como Zig-Zag, usaba el teléfono como un objeto que representaba estatus y
sofisticación. Dentro de la casa ubicaba a los aparatos sobre el piano o al costado de los divanes,
como un objeto interesante, un artefacto que venía a facilitar la vida cotidiana. Así, en 1930,
una joven en ropa interior sentada grácilmente y hablando por teléfono daba a conocer las fajas
Nirvana, “como la marca consagrada por la alta sociedad”. Poco más tarde la misma revista
avisaba a través de la fotografía de una mujer sonriente, recostada sobre su cama hablando por
teléfono, los beneficios que deparaba el agua mineral Sorrento. Placidez, refinamiento y lujo
parecen ser temas que en el Chile de la época se ligaban bien con las propiedades del teléfono.
Por otra parte, la posibilidad de comunicarse más allá del círculo familiar o de amistades logró
estimular las fantasías de un cronista de El Mercurio que, en 1930, soñaba en grande: “Desde
que se ha establecido la comunicación con Estados Unidos [...] por trescientos cincuenta pesos,
puede usted esta tarde llamar a casa de [la actriz] Gloria Swanson. [...] ¿Cree usted que es un
lujo demasiado caro? Los que todos los meses tienen que pagar la letra del automóvil y la letra
del abrigo de piel, consideran que no. ¿Y acaso hablar por teléfono desde Santiago con la casa de
Gloria Swanson no es algo muchísimo más elegante que un automóvil y una piel?”
17
.
En Estados Unidos, los empresarios telefónicos entendieron la fuerza y el enorme potencial de
la sociabilidad a distancia ya entrados los años 30; a partir de entonces su publicidad dio un giro
magistral y se dirigió por primera a vez a los que estaban interesados en estrechar lazos familiares
o en cultivar la amistad mediante el teléfono. En Chile, es posible observar una tendencia similar
mediante el atractivo registro de conversaciones cotidianas efectuadas por diversas personalidades
de la clase alta santiaguina que dejó el “servicio de observación” establecido por Ibáñez en los
períodos más álgidos de su gobierno. De todo se hablaba por teléfono. Se preguntaba por la
salud, se anunciaban visitas, se relataban viajes y vacaciones. Incluso, al ser un medio íntimo
y discreto, abría posibilidades para el romance, y aun las infidelidades: “una señora llama al
mayor Bruce para preguntarle cómo sigue de salud. El Mayor le contesta que está bien. Siguen
una animada y picaresca conversación acerca de cierta visita hecha por el mayor a casa de dicha
señora, diciéndole entre otras cosas que ahora sería el momento propicio para que él repitiera
la aventura de cierta noche que apagaron las luces [...] la señora le dice que mande a buscar los
cigarros que tiene en casa. Él le contesta que está muy bien, y que mañana o pasado pase por su
oficina. La señora advierte al mayor que cuando vaya a casa lo haga en traje civil”
18
.
16
El Mercurio, 14 de enero, 1958, p. 3.
17
Ibid., 5 de abril, 1930, p. 3.
18
Memorándum telefónico, Carabineros
de Chile, Dirección de Investigaciones,
Santiago, 28 de noviembre, 1930,
ANCH, MI, vol. 7.926.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
8,
En otro diálogo, “Una de las señoritas Errázuriz llama a Luz Vicuña. [...] Le contesta una tal
Chita, diciéndole que la Vicuña no estaba. Se saludan y la última pregunta por la salud de un
tal Jorge. Le contesta que está mal. Le agrega que llamaba a Luz para enseñarle una fórmula
de ‘manda’ que su señor padre aprendió en Europa y que consiste en ciertos papelillos con la
estampa de la Virgen del Perpetuo Socorro”
19
. La concertación de visitas e invitaciones, que por
mucho tiempo la etiqueta reservó a cartas y mensajeros, también aparece entre los diálogos más
recurrentes: “en la mañana habla una señora que no dio su nombre a casa del general Palacios
con una señora Irma y conversan sobre costura, convidando esta última señora a la primera
a tomar té. Más tarde una señora de nombre Blanca habla con la señora del general Palacios
diciendo que la señora Marta no asistirá al té de la señora Munizaga, por encontrarse enferma”
20
.
Otras damiselas llamaban al periódico para informarse de una noticia de último momento,
“unas señoritas de la casa de Brito preguntan a La Nación que cuál fue el resultado del match
de foot-ball; un señor contestó que el partido no había terminado aún, pero que los chilenos
llevaban dos y los uruguayos uno”
21
.
Por otra parte, las guías de suscriptores hablaban de una amplia gama de profesionales y
trabajadores del comercio que debieron adquirir un teléfono para mejorar la atención a su
clientela. Médicos, dentistas, abogados, contadores, arquitectos e ingenieros eran los oficios más
recurrentes. También los puntos de venta de alimentos, como almacenes, botillerías, fruterías,
panaderías y restaurantes, tenían teléfonos, de manera que la gente pudiera hacer encargos
a domicilio o reservas de ciertos productos. Establecimientos relacionados con el vestir y
belleza, como peluquerías, casas de moda, zapaterías y sastrerías, también ofrecían un servicio
personalizado a través del teléfono. Una serie de locales relacionados con el transporte, con
repuestos y reparación de automóviles, con la construcción, con ferreterías y maquinarias
y, sorprendentemente, todo lo que atañía al uso de la radio, como receptores y equipos de
radiotelefonía y radiotelegrafía, publicaban sus números telefónicos. Por supuesto, las farmacias
no podían quedar fuera del listado telefónico aparecido en las guías de los años 30 y 40.
A comienzos de la década de 1940, dos balnearios turísticos de la región precordillerana de San
Felipe daban a conocer sus encantos en medio de una zona plagada de aguas termales, las que
prometían ser fuente de belleza y salud para sus visitantes. En su publicidad detallaban el tiempo
que tomaba el viaje en automóvil, los atractivos naturales del paisaje y las modernas instalaciones,
readecuadas para recibir “a personas acostumbradas a vivir cómodamente”. Entre las diversas
atracciones que se mencionaban —canchas de tenis, piscinas, jardines y otros—, se aclaraba que
las termas de Jahuel contaban con servicio de telégrafo, teléfono, correo y radio. El balneario
aseguraba a sus huéspedes que la distancia no sería ya un impedimento para estar comunicados
19
Ibid , 15 de abril, 1931, ANCH, MI,
vol. 7.926.
20
Ibid., 8 de abril, 1931, ANCH, MI,
vol. 7.926.
21
Oficio de Carabineros de Chile,
Santiago, 12 de diciembre, 1930,
ANCH, MI, vol. 7.926.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
8o
durante el tiempo de vacaciones.
Efectivamente, el teléfono penetraba pausadamente en los usos de la sociedad, al punto
que en esos años la revista Zig-Zag promocionaba la participación en un concurso telefónico.
Cada martes a las 22 horas, la radio La Americana —auspiciada por el Instituto Chileno-
Norteamericano de Cultura— transmitía la audición “Nuevo Mundo”, un espacio de entrevistas
a destacados personajes sobre tópicos norteamericanos. Luego de oír las conversaciones sobre
las impresiones de los entrevistados que habían recorrido Norteamérica, la gente que tenía
teléfono debía enviar a la radio su opinión sobre el programa, además de su número de teléfono
y su dirección. Una vez registrados 500 números telefónicos, se procedía a sortear entre ellos el
favorecido con el Llamado de la Suerte... “Aló, ¿83546? Habla Nuevo Mundo [...] ¡Ha ganado
usted $250!”.
En esos años no existía razón para limitarse en el tiempo de conversación telefónica, ya que
la compañía tuvo hasta 1981 —cuando se estableció el Servicio Local Medido (SLM)— un
sistema de tarifa plana que se pagaba mensualmente, y por anticipado, para las llamadas
locales. No importaba si se hablaba largo y tendido o corto y preciso, ya que la cuenta mensual
no sufría alteración alguna. Un artículo de El Mercurio alegaba que lo paradójico era que
mientras los hombres de negocios y comerciantes, verdaderos necesitados del servicio, hablaban
“con parsimonia y el tiempo estrictamente indispensable”, “la dueña de casa con abundante
servidumbre o la muchacha vividora se pegan al teléfono por horas enteras”
22
.
Otra cosa muy diferente sucedía con las comunicaciones de larga distancia. Éstas se cobraban
por tiempo hablado —siendo el mínimo tres minutos— con tarifas muy altas. Además, no era
simple realizarlas, pues estas llamadas pasaban por la conmutación manual, que fácilmente se
congestionaba, de modo que generalmente había que esperar varias horas para establecer la
conexión. En definitiva, cuando de larga distancia se trataba, los suscriptores hablaban corto y
con fines muy específicos.
El “nudo telefónico”
Pese a la actividad desarrollada por la Compañía de Teléfonos durante sus primeras décadas
de gestión, el nudo telefónico seguía atado. Aunque en 1943 se realizó el enlace de los extremos
geográficos nacionales, Arica y Magallanes, todavía no se lograba acelerar el lento crecimiento del
parque telefónico ni completar una red nacional totalmente interconectada. En treinta años, entre
1930 y 1960, Chile había aumentado de uno a 2,4 teléfonos por cada cien habitantes, mientras
que su población había crecido un 58% en ese mismo lapso. Otros países como Alemania habían
22
El Mercurio, 9 de marzo, 1950, p. 3.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE

pasado de 4,5 a 10,8 en igual intervalo de tiempo, mientras que en Argentina 6,2 de cada cien
habitantes poseían un teléfono en 1960.
El crecimiento era insuficiente para los tiempos que corrían. La migración campo-ciudad
había comenzado a principios del siglo XX, pero el gran movimiento se suscitó tras la crisis de
1929, cuando gente de todas las regiones del país llegó a instalarse a la capital buscando mejores
oportunidades laborales. Tan importante fue el desplazamiento, que hacia 1960 la capital había
recibido a más de 960 mil personas y la población urbana alcanzaba un 68,2% del total nacional
23
.
Disconforme con los avances conseguidos por la Compañía de Teléfonos, ya a mediados de la
década de 1930 el presidente Alessandri había propuesto al Congreso estudiar un nuevo convenio
para la operadora de modo que, en vez de líneas terrestres, instalara sistemas de radiotelefonía.
Sin embargo, los congresistas no aceptaron relevar a la empresa del compromiso de unir cada
provincia de Chile mediante cables de tierra.
En 1938, Alessandri entregó el poder a una alianza de centroizquierda, el Frente Popular,
tras grandes esfuerzos por devolver a Chile el orden y la buena imagen. Con el mandato de
Pedro Aguirre Cerda (1938-1941) se inauguraba un largo período de gobiernos radicales
—1938 a 1952—, los que acentuaron el rol del Estado como promotor y gestor del proceso
de industrialización del país. Para lograr esta meta, y persiguiendo un desarrollo técnico-
económico estable, se creó en 1939 la Corporación de Fomento (CORFO), institución técnica
que formularía un programa nacional de desarrollo, largamente anhelado por el empresariado
nacional. Como primera institución pública que contó explícitamente con recursos para
financiar actividades de inversión, fue ella la que estableció las líneas de desarrollo que debían
priorizarse para encauzar la industrialización del país. Electrificación, yacimientos petrolíferos
y producción de hierro y acero para la industria fueron algunas de las áreas fuertemente
estimuladas por CORFO, y que en esos años dieron vida a las grandes empresas estatales en los
sectores intermedios industriales básicos.
En ese momento las telecomunicaciones no entraron en el listado con carácter de urgencia para
el país, pues nadie dudaba que la telefonía todavía era un servicio accesible sólo a unos pocos.
Los gobiernos radicales, que vivieron de lleno las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial,
tomaron una serie de medidas económicas para equilibrar la balanza de pagos y paliar la escasez
de divisas y créditos externos, escasez que desató altas tasas de inflación y fuertes alzas salariales.
Así, mientras la economía daba tumbos, la Compañía de Teléfonos sufría en carne propia
la inestabilidad financiera y la falta de incentivos que emanaban de estas nuevas y variables
reglamentaciones. Tanto así, que el ítem remuneraciones creció desproporcionadamente, sin
guardar relación alguna con las entradas de la empresa. Entre 1933 y 1949, los sueldos y salarios
23
De Ramón, op. cit., p. 241.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
88
8p
subieron en un 2.839%, mientras que las entradas de la compañía lo hicieron sólo en un 1.116%.
En 1950, nada menos que el 69,6% de las entradas de la empresa iban a cubrir los sueldos y
salarios de sus 2.394 trabajadores. Producto de esto, los suscriptores debían enfrentar tarifas que
aumentaban anualmente en porcentajes entre el 20% y el 60%. De hecho, hasta los años 50 hubo
un frecuente retiro de teléfonos, en gran medida por las alzas de tarifas. El mismo Estado eliminó
algunas líneas en las reparticiones fiscales, debido al elevado precio del servicio
24
.
El descontento de los usuarios era conocido y reconocido por todos. Existían “eternas” listas
de espera, en las que los solicitantes debían aguardar hasta siete años para obtener una línea.
Los que poseían teléfono pagaban caro y recibían un servicio que no siempre funcionaba bien, ya
que las líneas se cruzaban por saturación del sistema. Durante la década de 1950, una comisión
técnica gubernamental concluyó que existían más de 57 mil solicitudes de teléfono pendientes; es
decir, había un 37,7% de demanda insatisfecha sobre la oferta de ese momento, que contaba con
150.894 teléfonos habilitados. El alcalde de Las Condes llegó a concebir el proyecto de crear una
empresa telefónica municipal para cubrir el servicio en esa comuna, dado que la Compañía de
Teléfonos no satisfacía la demanda por nuevas líneas
25
.
Por su parte, la prensa se hacía eco de los reclamos denunciando la incompetencia de la
compañía para abastecer a los usuarios. La revista Topaze describía así el funcionamiento de los
teléfonos en 1954: “[...] Uno llama a un número, sale otro. Insiste. Suena ocupado en el segundo
número. Llama a Reparaciones. Está ocupado. Pregunta a Informaciones. Después de media
hora nos contestan que Reparaciones está precisamente en reparaciones. Volvemos a llamar al
número inicial. Ahora está bueno. Levantan el fono y cuando preguntamos por la fulana, sale la
zutana y nos pone de vuelta y media por no saber usar el marcador. Lo único que funciona bien
en el teléfono es el alza de tarifas”
26
. Mientras, en El Mercurio se denunciaba que el barrio alto,
y especialmente la comuna de Providencia, afrontaba el grave problema de la escasez de líneas
telefónicas, lo cual repercutía en el progreso de la ciudad y por ende de la nación
27
. Décadas más
tarde, el diario El Clarín, en su particular estilo, llamaba a los teléfonos “aparatitos negros que
sirven para cualquier cosa menos para comunicarse con quien uno desea”
28
.
¿Qué había sucedido con los planes que la empresa definió en sus primeros años, y a qué se
debía la dificultad para llevarlos a cabo? Sin duda, las condiciones del país habían cambiado
radicalmente al estallar la crisis de 1929. Tras la debacle económica, la Compañía de Teléfonos no
dudó que su futuro financiero sería menos favorable de lo presupuestado, pero tampoco imaginó
que por décadas la inestabilidad política y económica sería un obstáculo permanente para su
gestión. Y es que, lo que para el gobierno era un servicio público que debía funcionar en buena
forma y para todas las personas, para la empresa era un negocio que requería ciertos mínimos
24
El Mercurio, 4 de marzo, 1955, p. 17.
25
Ibid., 19 de marzo, 1955, p. 17.
26
Topaze, 22 de octubre, 1954, p. 13.
27
El Mercurio, 22 de marzo, 1957, p. 3.
28
El Clarín, 14 de julio, 1971, p. 18.
Personal de la compañía reparando el servicio en poblado de la zona central, años 40.
po
incentivos para rendir sus frutos. Ciertamente, las miradas de ambos confluían en el interés por
llevar a cabo los planes estipulados, pero la compañía replegaba sus esfuerzos si las garantías de
buen rendimiento económico no estaban aseguradas.
Las tarifas, una polémica de siempre
El buen estado financiero de la empresa, y su capacidad de cumplir con las condiciones esti-
puladas en el contrato, dependían del mecanismo fundamental de la regulación telefónica: las
tarifas y su control público. En su rol regulador, el Estado velaba por los derechos del usuario,
que debían traducirse en un buen servicio a justo precio. La compañía, por su parte, se defendía
de las imputaciones por mal servicio culpando a las tarifas fijadas por el gobierno. Con éstas,
alegaba la empresa en su memoria de 1941, no era posible obtener las utilidades necesarias para
hacer las mejoras estipuladas en el contrato; “un verdadero entonamiento sólo podría obtenerse
mediante un tarifado que representase el valor real de los servicios prestados por la compañía”
29
.
Las mayores quejas de los usuarios se referían al servicio de larga distancia, ya que sus tarifas
siempre fueron muy superiores a las locales. Suscriptores de provincias, ejecutivos de empresas e
industriales fueron los más afectados por la política de negocio denominada “subsidio cruzado”
que se implantó en casi todas las telefónicas del mundo, a partir del ejemplo de Bell en Estados
Unidos. El sistema estimaba que este servicio era usado fundamentalmente por personas de altos
ingresos, y que las de menores entradas centraban su demanda en la telefonía local. Basándose
sobre esta suposición, la larga distancia tenía tarifas más altas, subsidiando con ese excedente
el servicio local, donde incluso se decía que la compañía perdía plata al no tener medidores de
consumo. El tema fue conflictivo desde un principio. Ya en septiembre de 1930, el gobierno
había congelado la aprobación de nuevas tarifas, basándose en las demandas de un grupo
de suscriptores, especialmente de las industrias agrícolas, que consideraban lesionados sus
intereses. Los agricultores se quejaban por tener que pagar tarifas de larga distancia para cada
comunicación. El diario El Mercurio explicaba cuál era la piedra de tope del problema: “en la
ciudad el teléfono es útil en pequeñas distancias; se paga, pues, con la sola renta mensual todo o
casi todo el servicio que se necesita. En los campos se puede decir que el servicio a corta distancia
no existe: siempre habrá que comunicarse a más de diez kilómetros de distancia —del fundo
a la ciudad, siempre distante— y pagar por consiguiente tarifa extraordinaria. Por el lado de la
Compañía la situación se presenta en igual sentido: las innumerables rentas percibidas por la
intensidad del uso del teléfono le permiten darlo a bajo precio en la ciudad; no así en el campo,
donde la suscripción alcanza un pequeñísimo número de abonados”. Sin embargo, de poco
29
Memoria CTC, 1941, p. 3.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
p:
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
valían argumentos y justificaciones, ya que algunos años después, en 1934, el Consejo Directivo
de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) insistía en protestar por las elevadas tarifas de larga
distancia, que consideraba excesivas, “a tal punto que para los que tienen teléfonos fuera de
Santiago, este servicio de comunicación les cuesta tres, cuatro o cinco veces más caro”
30
.
El país necesitaba más que todo acercar sus lejanías y terminar con la sensación de fragmen-
tación que recorría su territorio. Para los chilenos era costoso y difícil moverse dentro de su
propia tierra, lo que hacía que los servicios de telégrafo y correos fueran fundamentales para la
población. De hecho, la suscripción telefónica rural se mantendría notablemente baja durante
estos años, y todavía en 1980 se estimaba que la densidad telefónica rural era de apenas 0,7
aparatos por cada cien habitantes, mientras que en el ámbito nacional era de cinco teléfonos por
la misma cantidad de habitantes
31
.
Las políticas sociales de los gobiernos radicales durante la década de 1940 no contribuyeron a
aminorar la dificultad, y las empresas que se encontraban bajo similares condiciones regulatorias,
como las eléctricas y las sanitarias, alzaron su voz contra la falta de incentivos propugnados
desde el Estado. La Compañía de Teléfonos aseguraba no poder sustentar los programas
de mejoramiento ni, tampoco, cancelar las gratificaciones a los empleados, por causa de lo
insuficiente de las tarifas. Un gran vuelco se dio en este sentido cuando en marzo de 1950, y
tras declarar la empresa ante el Ministerio del Interior que no podría atender nuevas solicitudes
telefónicas mientras no se solucionaran sus problemas financieros, el gobierno autorizó un
aumento provisional del 60% para las tarifas urbanas y rurales, y un recargo de 60%, por nueve
meses del año 1950; éste último para compensar el pago de la gratificación legal retroactiva
adeudada al personal por el año 1949, que había generado paros y huelgas por parte de los
trabajadores de la empresa
32
. Algunos criticaban las medidas tributarias y salariales que de forma
indirecta perjudicaban a los suscriptores telefónicos, ya que a través del alza tarifaria pagaban
un impuesto adicional al Estado, que no contribuiría en absoluto con las anheladas mejoras del
servicio. Otros consideraban que la situación se hacía insostenible, debiendo el gobierno pensar
seriamente en la posibilidad de estatizar un servicio que constituía el verdadero sistema nervioso
de la nación, tal como lo había hecho la vecina Argentina pocos años antes.
Un aumento tan significativo en las tarifas telefónicas podría haber causado gran revuelo
público, pero de alguna manera los usuarios parecían resignarse. Para justificarlo, el gobierno
apelaba a la situación de éstos, haciendo ver que las clases populares y asalariadas no se verían
afectadas, ya que estaban prácticamente excluidas del servicio. El Mercurio concordaba con
esa visión y aseguraba que “[…] el problema de la tarifa telefónica no tiene, en consecuencia,
los aspectos sociales que tienen las tarifas del agua potable, del alumbrado eléctrico, de la
30
Boletín de la Sociedad de Fomento
Fabril, tomo 51, 1934, pp. 468-469.
31
Noticiero CTC, Santiago,
junio de 1980, p. 2.
32
El Mercurio, 7 de marzo, 1950, p. 3.
pi
locomoción colectiva, o los precios de los artículos de primera necesidad o de los arriendos de la
habitación popular”
33
. La opinión pública fue especialmente crítica con las empresas manejadas
por capitales externos, más aún si de ellas dependían servicios públicos. Consideraba que la
Compañía de Teléfonos, y otras similares, obtenían jugosas utilidades mediante el alto precio de
sus servicios, y que no invertían lo suficiente como para mejorarlos definitivamente
34
. A fines de
1930 el Ministerio del Interior revisó las tarifas en cada comuna del país con servicio telefónico,
debido a las quejas de los suscriptores e, incluso, de los mismos alcaldes
35
. A su vez, los medios
de comunicación apoyaban la causa y hacían sátira del tema. La revista Topaze acusaba en 1933
de que “ya va en un 20% de recargo de oro el que cobra la Cía. de Teléfonos por sus servicios.
El gobierno y la Dirección de Servicios Eléctricos no se han dado cuenta del asunto. Y la prensa
seria, tampoco”
36
. Diez años más tarde, la visión que esta publicación tenía de la empresa no
había cambiado, pues la caricaturizaba, como la “grúa para alzar las tarifas”.
Pero no todas las causas del llamado problema telefónico provenían del momento
económico recesivo, si bien éste, sin lugar a dudas, desmotivó fuertemente a los inversionistas
norteamericanos. En el diseño mismo del sistema regulatorio había factores que explican la
dificultad de la empresa para cumplir con las condiciones que se le establecieron. La principal
traba emanaba de su condición de monopolio natural, debido el cual no enfrentaba competencia
efectiva y, por tanto, no recibía presión para minimizar costos ni para incorporar tecnología
moderna, realizando básicamente mejoras sobre la infraestructura instalada.
Por otra parte, la ganancia de la empresa se establecía a partir de su contabilidad y garantizán-
dole un rendimiento del 10% sobre su utilidad neta. Ésta fórmula comúnmente usada para
empresas del área de los servicios, con el tiempo mostró su talón de Aquiles, desprestigiando el
sistema. Efectivamente, nadie podía asegurar que los activos declarados fueran los estrictamente
imprescindibles para el negocio. Fue la recurrente acusación de la época contra las empresas así
reguladas, ya que éstas exigían una utilidad sobre un activo histórico que difícilmente podían
alcanzar. Este hecho explica, en parte, que la compañía nunca haya logrado el tan mentado 10%
de utilidad sobre la inversión, y que las cifras en los años en que obtuvo ganancias fluctuaran
entre el 1,5% y el 8%. Si bien la Compañía de Teléfonos registró pérdidas en once años durante
su larga historia, los balances muestran que la empresa obtuvo utilidades variables a lo largo del
período, las que se incrementaron notablemente a partir del año 1958, como consecuencia de los
convenios de mejoramiento que firmaría con el gobierno
37
.
33
Ibid., 14 de enero, 1958, p. 3.
34
Notas telefónicas, Santiago,
11 de diciembre, 1936, p. 2.
35
El Mercurio, 5 de octubre, 1930, p. 9.
36
Topaze, 19 de abril, 1933, p. 8.
37
Entre 1931 y 1987, CTC registró
pérdidas en once años. Éstos fueron
1932, 1934, 1941, 1949, 1972, 1973,
1974, 1975, 1976, 1977 y 1982.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE

ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
Un servicio moderno y eficiente: la automatización
El desafío de lograr un servicio moderno y eficiente se resumió, durante años, en la palabra
automatización. Cuando la compañía se instaló en Chile, ya existían centrales de ese tipo en Santiago
y Valparaíso; ahora era preciso extender esa tecnología que, además de multiplicar y abaratar los
enlaces entre líneas, permitiría mejorar la calidad del servicio y masificarlo. Se reemplazaba la
planta de conmutación manual, repleta de clavijas y luces que manejaban eficientes operadoras,
por autoconmutadores que toleraban mayor cantidad de enlaces simultáneamente. Las plantas
automáticas terminaron finalmente por reemplazar al emblemático gremio de las operadoras
telefónicas, esas señoritas que aparecen en fotografías impecablemente vestidas frente al panel,
conectando con máxima rapidez hasta 20 llamadas simultáneas. En ellas residía la inteligencia
de las plantas manuales, pues eran quienes colocaban los enlaces temporales entre los teléfonos
de los suscriptores. Una operadora podía tener a su cargo unos setenta abonados aproximadamente,
mientras que los autoconmutadores realizaban la misma operación en forma mecánica. Las
telefonistas fueron la “voz” de la empresa, y en sus manos estuvieron todas las comunicaciones
no automatizadas hasta que se implementó el discado directo de larga distancia para quienes
disponían de servicio automatizado, en 1980. Sin embargo, todavía en 1985 existían en el país
24.900 líneas de conmutación manual, mayormente distribuidas en regiones
38
.
En el servicio de larga distancia, en cambio, las operadoras no sólo establecían el enlace,
sino que también medían el tiempo de duración de la llamada marcando una tarjeta, ya que
aquél era un servicio medido. Para ello, debían memorizar cerca de 500 nombres de ciudades,
pueblos y villorrios del país, y sus correspondientes claves de cuatro letras, las que eran marcadas
manualmente en la tarjeta. Hasta 1970 las operadoras tenían turnos de ocho horas diarias, con
mínimos intervalos de descanso. La jornada de trabajo no permitía distracciones de ningún
tipo y antes de abandonar el puesto, aunque fuera por cinco minutos, debían avisar y esperar a
que una colega las reemplazara. Era una disciplina estricta, siempre bajo la mirada atenta de la
supervisora, quien tenía a cargo unas 20 posiciones. Ella se paseaba por la sala escuchando cómo
eran atendidos los llamados, controlando el uso de las frases estandarizadas y comprobando la
rapidez con que apagaban el cuadro conmutador. Dos operadoras recuerdan la concentración
que requerían para este trabajo: “Una gran sala en Larga Distancia permitía establecer miles de
llamados a través de un cuadro conmutador donde estaban instaladas las líneas de todo Chile.
[...] Allí llegaban las señales de llamados de entrada y salida a Santiago, aproximadamente 100
voces femeninas producían un solo murmullo que acogía las necesidades de comunicación de
los ‘abonados’, que eran representados por una señal luminosa. Establecida la comunicación,
38
Anuario estadístico del desarrollo
telefónico, período 1960-1997.
Santiago, CTC, 1998, p. 40.
p{
p,
Ingeniero de la Compañía de
Teléfonos de Chile recorriendo
un área rural. Tiltilco, años 40.
po
los tiempos se controlaban con un reloj manual llamado ‘calculógrafo’; por lo tanto, debíamos
estar muy atentas a todas las señales de luz que aparecía ante nuestros ojos. La supervisión de
los llamados era muy importante, un mecanismo que nos permitía saber, sin que los abonados
se percataran, si estaban hablando perfectamente; en caso contrario debíamos intervenir para
mejorar o restablecer la comunicación”
39
.
El profesionalismo de las operadoras fue puesto a prueba en varias ocasiones. Una situación
dramática se vivió cuando la marinería de la Escuadra se sublevó durante 1931, exigiendo
medidas en favor de la clase obrera. El gobierno reprimió el movimiento, generándose enfrenta-
mientos armados en los diferentes puertos del país. Un cronista rescató el rol de las operadoras
telefónicas en medio de ese caos: “mientras en Coquimbo, La Serena y Pan de Azúcar, las pobla-
ciones abandonaban sus hogares ante el peligro cierto de un ataque de la escuadra insurrecta,
las operadoras de las oficinas telefónicas permanecían estoicamente en sus puestos, conscientes
de la alta misión que les estaba encomendada. [...] En Talcahuano, bajo el fuego de la metralla,
cercanas al Apostadero Naval, blanco de los buques sublevados, un grupo de valientes mujeres
soportaron durante muchas horas el fragor de un bombardeo largamente sostenido, sin
desmayar un momento”
40
.
Al contrario de lo que pudiera pensarse, las ventajas de la automatización no fueron en
un principio suficientemente atractivas para el público. En un proceso lento, que demoró en
prender, ésta tardó varios años en ser aceptada por los usuarios. Por mucho tiempo la gente
siguió prefiriendo la comunicación mediante operadoras, quienes conocían exactamente el
manejo del disco, el cual causaba cierto temor, especialmente entre las clases populares. La
Compañía de Teléfonos debía enseñar a discar y evitar las equivocaciones que terminaban por
congestionar el servicio. En ocasiones, mientras se instruía al público a discar cinco números,
algunos introducían al mismo tiempo los cinco dedos en el disco y lo giraban.
Todavía en la década de 1970 se insistía en la “educación telefónica”; así lo muestra el
instructivo siguiente:
“Cómo llamar desde un teléfono automático individual.
Consulte siempre la guía antes de marcar.
No confíe en su memoria.
Una llamada equivocada significa pérdida de tiempo para Ud. y para todos.
Levante el receptor y espere el tono de marcar. Es un ruido continuo y uniforme (rrrr).
No golpee el gancho. Con ello sólo contribuye a demorar la obtención del tono de marcar.
Una vez obtenido el tono, marque de inmediato.
Si marca ocupado en alguna cifra antes de completar el número, cuelgue el receptor y espere
39
El aviso, Santiago, 2004, s/p.
40
Notas Telefónicas, Santiago,
15 de septiembre, 1931, p. 1.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE

ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
un tiempo prudencial para llamar nuevamente.
Marque cada cifra con el receptor en el oído y deje que el disco vuelva solo.
Después de algunos segundos de haber terminado de marcar, oirá el tono de llamada
o el tono de ocupado.
No cuelgue el receptor si no recibe inmediatamente alguno de los tonos.
Éstos pueden tardar hasta 12 segundos en obtenerse.
Cuando termine la comunicación, asegúrese de que el auricular esté bien colgado.
No hacerlo produce graves congestiones y molestias en el servicio”
41
.
Como el resto de las mejoras, ésta se centró en las principales ciudades. A mediados de la década
de 1940 la conmutación telefónica de Santiago estaba prácticamente automatizada y en 1958 el
porcentaje de automatización nacional había subido, de un 61% a principios de los años 30, al 71%.
Los equipos electromecánicos que realizaban la autoconmutación �que medían hasta tres
metros de altura y ocupaban pisos enteros dentro de las centrales telefónicas� eran una tecnología
útil, pero costosa. Estaban compuestos por un complejo sistema de piezas mecánicas móviles y
rotatorias que requerían un constante trabajo de mantención. Funcionaban como un sistema
de relojería, por lo que debían conservarse herméticos para impedir que el polvo se introdujera
entre los contactos, además de ser aceitados, limpiados y pulidos en forma permanente. Para
esto, la compañía contó hasta los años 80 con una planta de electromecánicos que realizaban esta
tarea en turnos de 24 horas.
Una verdadera revolución causó la llegada, en 1955, de la primera central Pentaconta. Estas
plantas automáticas de última generación, fabricadas por Standard Electric, recibieron su nombre
en referencia a la palabra griega que significa “cuenta cincuenta”, aludiendo a las 52 líneas de
capacidad que utiliza el conmutador de este sistema. La primera versión, Pentaconta 500, se
instaló originalmente en Francia en 1953 con una central de 600 líneas. Dos años después,
Chile recibía su primera Pentaconta. El entusiasmo fue grande, según relata la propia compañía
en su memoria de 1955: “con el objeto de incorporar a sus instalaciones los más modernos
adelantos en materia telefónica, la Compañía de Teléfonos de Chile ha puesto en servicio, en la
planta automática de Santa Lucía, un equipo de 500 líneas de un sistema absolutamente nuevo
y diferente de los empleados tradicionalmente en plantas automáticas. Se trata del sistema
llamado Pentaconta, que ha sido construido por la Compagnie Générale des Constructions
Téléphoniques, de París. Conviene destacar que la instalación que se ha hecho en Chile es la
primera de su clase en América del Sur, y la segunda en todo el mundo. El nuevo equipo se
caracteriza especialmente por su excelente calidad de transmisión, su rapidez de operación y,
sobre todo, por la facilidad y economía de mantención”
42
.
41
Breve historia de la telefonía en Chile.
Santiago, CTC, 1972, s/p.
42
Memoria CTC, 1955, p. 13.
p8
Estas centrales electromecánicas utilizaban la tecnología denominada crossbar o barras cruzadas,
basada sobre relays o pequeños contactos electromecánicos. Ya no se trataba de la escobilla de
las “paso a paso”, que se paseaba por varios contactos hasta encontrar el de salida. Su principal
ventaja en relación a éstas era que ofrecían mayor capacidad —centrales de diez mil abonados—,
rapidez, y ocupaban menos espacio. Las Pentaconta probaron ser completamente fiables, de
manera que su tecnología se hizo popular no sólo en Chile, sino también en Estados Unidos y
en otros países. Si bien eran más costosas por el consumo de energía y por sus necesidades de
mantención, fallaban muy poco, por lo que hasta hoy existen millones de líneas asociadas a estas
centrales en el mundo.
Aun así, la congestión de líneas siguió existiendo en el sistema automático, aunque en menor
medida. Esto, por un asunto de diseño, ya que las plantas podían cursar alrededor de un 20% del
total de las líneas simultáneamente, dado que los sistemas se proyectaban para el tráfico normal
promedio y no para situaciones excepcionales. La solución final al problema llegó a principios
de los años 90, cuando Telefónica CTC Chile determinó como política de empresa digitalizar la
totalidad del sistema de conmutación.
v:vx1os nv czmv:o vzvz :z comvzxíz nv 1v:vvoxos nv cn::v
El dictamen de los ingenieros
Por muchos años, las telecomunicaciones no representaron una prioridad en las iniciativas
industrializadoras del gobierno. Como se decía entonces, era un tema que por su carácter
estratégico parecía interesar sólo a los militares. El Estado tampoco había logrado crear una
situación económica suficientemente estable que motivara inversiones de mayor envergadura
por parte de la Compañía de Teléfonos, la cual se limitaba a continuar con sus programas de
ampliación fundamentalmente urbanos, sin dar grandes pasos hacia la implementación de un
servicio universal. Si bien los habitantes del país en el área de la empresa habían aumentado en
un 60% entre los años 1930 y 1957, y aunque la cantidad de teléfonos se incrementó en un 300%
en el mismo plazo, las cifras aún se mantenían muy por debajo de lo requerido por la población.
Reconociendo esta situación, la telefónica alegaba que “los treinta años que ha cumplido la
Compañía de Teléfonos de Chile han sido pródigos en realizaciones, sobre todo si se toma en
cuenta que la Empresa encontró serias dificultades en su camino. La última Guerra Mundial
restringió la adquisición de elementos telefónicos; el rápido incremento de la inflación que sufrió
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
Cables telefónicos importados desde Inglaterra.
pp
:oo
el país le significó un serio impacto; la escasez de divisas en el período de posguerra imposibilitó
la importación de materiales en la cantidad necesaria, y, por otra parte, la baja rentabilidad de
la Empresa gravitó durante muchos años en forma adversa, impidiendo los lógicos afanes de
progreso de la Compañía”
43
.
Ciertamente, los avances de las comunicaciones telefónicas y radiotelefónicas ocurrieron en
gran medida gracias “a la cooperación técnica y financiera de las empresas matrices norteameri-
canas”, como aseguraba un artículo de El Mercurio en 1950
44
. Los chilenos estaban conscientes de
que el teléfono aún seguía siendo un lujo costoso y esquivo. En una carta al mismo diario, un lector
se asombraba de que en Estados Unidos las compañías ofrecieran “teléfonos en colores, teléfonos
para la cocina, para la terraza, para la piscina, teléfonos con dial iluminado, con campanilla
regulable, con intercomunicador”, entre otras modernidades
45
. Algunos culpaban a una moneda
permanentemente devaluada que hacía que los artículos importados fueran inalcanzables para
un segmento amplio de la población, mientras otros creían que la tarifa plana no incentivaba un
sistema eficiente, en el que tampoco se invertía como era debido. En su sesión de septiembre de
1953, la Sofofa llegó a la conclusión de que el problema telefónico era estructural y sólo podía
revertirse mediante profundas modificaciones. Dada la imposibilidad de otra salida, se determinó
simplemente pedir a la Dirección de Servicios Eléctricos “castigar los abusos de los clientes del
servicio telefónico, como ser comunicaciones prolongadas durante horas, descolgado durante
días o noches enteras, etc.”. En vista de que ello era inviable, ya que no existían medidores de
consumo, se decidió apelar a la buena voluntad de los abonados para el uso correcto del servicio.
Fue el gremio de los ingenieros, fuertemente ligado a los planes de industrialización del país, el
que convenció al gobierno de explorar seriamente la posibilidad de desarticular el atolladero en
que se encontraba el sistema telefónico; eso sí, dentro de una visión integral de las telecomunica-
ciones. Para ellos, las tecnologías de comunicación debían permitir incorporar diversas zonas del
país a actividades productivas, acelerar e intensificar la producción, y economizar tiempo. Tras
un detenido estudio realizado bajo la segunda presidencia de Carlos Ibáñez (1952-1958), estos
profesionales —congregados en el Colegio de Ingenieros— publicaron en 1954 un documento
titulado “Política Chilena de Telecomunicaciones”, en el cual señalaban que las instalaciones
telefónicas eran anticuadas, precarias y dispersas, “a pesar del sacrificio que gastan en mantenerlas
quienes tienen la responsabilidad de operarlas”. A sus ojos, lo más relevante, era la falta de circuitos
de distancia, aspecto extremadamente grave en un país con una población desperdigada sobre
un extenso territorio. Manifestaban así, la urgencia de llevar a cabo una planificación coordinada
de todas las telecomunicaciones nacionales, siguiendo como ejemplo a los países europeos, y de
establecer una red nacional de larga distancia.
43
Ibid., 1960, s/p.
44
El Mercurio, 9 de marzo, 1950, p. 3.
45
Ibid., 27 de septiembre, 1959, p. 11.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:o:
Con 141.275 teléfonos en funcionamiento, de los cuales un 70% ya eran automáticos, la
Compañía de Teléfonos había logrado hasta ese momento interconectar las ciudades y puntos
más importantes de la nación. Sin embargo, en el recorrido de su red terrestre, que iba desde
Arica hasta Valdivia, además de la zona de Punta Arenas, quedaban todavía muchísimos
poblados y rincones en que sus habitantes se veían marginados de esta forma de comunicación.
En el norte los puntos de red eran escasos, en el centro del país la densidad aumentaba
notablemente, y hacia el sur sólo alcanzaban hasta la ciudad de Valdivia, en la Décima Región.
Desde este lugar, y hasta la ciudad de Puerto Montt, seguía operando la Compañía Nacional de
Teléfonos de Valdivia, que manejaba su propia red y atendía a la totalidad de los usuarios de la
región, aunque conectada con la Compañía de Teléfonos de Chile. En 1952 ella era la segunda
empresa telefónica del país con 48 oficinas y 4.748 teléfonos en servicio, equivalentes a un 3,5%
de los que operaba la Compañía de Teléfonos. Para los territorios más australes, incluidas las
zonas insulares, la Compañía de Teléfonos tenía instaladas varias estaciones de radio que le
permitían establecer comunicaciones radiotelefónicas hasta Tierra del Fuego, donde se ubicaba
la más austral de sus estaciones. Ese mismo año, en un esfuerzo importante por unificar las
telecomunicaciones del país y llegar a su más remoto extremo, la empresa adquirió la Compañía
de Teléfonos de Magallanes, cuyos antecedentes se remontaban hasta fines del siglo XIX.
Planes de crecimiento
A fines de la década de 1950 el sentimiento de muchos chilenos, y especialmente de personas
ligadas a la industria y al comercio, era que “el teléfono realmente caro es el que no se tiene”
46
.
Resultaba un medio indispensable para los negocios, ya que agilizaba la producción y disminuía
los costos, permitía explorar mercados, realizar operaciones financieras y, por supuesto, acceder a
la información de último minuto. En esos años prácticamente no existía en Chile alguna empresa
o institución de tamaño y nivel apreciables que pudiera darse el lujo de prescindir de teléfono.
La latente dificultad para conseguir líneas telefónicas suscitó una verdadera obsesión y dio
paso a una teléfono-dependencia tal, que se sabe de firmas que compraban o arrendaban
departamentos aledaños a sus oficinas sólo para obtener su línea telefónica, la que luego
extendían hacia la empresa. El departamento era un mero —si bien costoso— trámite, pues
lo que realmente importaba era adquirir su línea de teléfono. Algunos, en su desesperación
por conseguirlas, ni siquiera reparaban en los costos de éstas, alegando que no era lógico que
“una casa cuyo precio sea del orden de los cinco o diez o más millones de pesos no pueda
tener teléfono. ¿Cómo va a ser posible que una industria, comercio u oficina, en las que se han
46
Ibid., 18 de enero, 1958, p. 15.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
:oi
invertido cuantiosas sumas de dinero y que mueven respetables capitales, no puedan disponer
de teléfono?”
47
. Cuando las posibilidades telefónicas se hacían muy escurridizas los servicios
privados de radio cumplieron un rol de salvataje. La misma Compañía de Teléfonos participó
en el diseño de este sistema, junto a la Dirección General de Servicios Eléctricos, estableciendo
desde sus primeros años radios de comunicación libre dentro de distancias razonables
48
.
Empresas tan relevantes como la Nacional de Electricidad y la Nacional de Petróleo, la Compañía
de Aceros del Pacífico o Ferrocarriles del Estado, se apoyaban en ese sistema que, ya en 1965,
contaba con 215 servicios privados de radio. Además de ellas, existían diversas compañías
comerciales, sociedades mineras y haciendas ganaderas que habían optado también por este
mecanismo. Sin embargo, la proliferación de la radiotransmisión se dio no sólo en el ámbito
industrial y comercial, sino también para satisfacer necesidades individuales. Ese mismo año
había inscritos en el territorio nacional 2.675 radioaficionados
49
.
El informe de los ingenieros sobre el estado de las telecomunicaciones caló hondo en los
círculos gubernamentales, y éstos, presionados por una opinión pública disconforme, exigieron
una solución definitiva. A través de un convenio firmado entre la Compañía de Teléfonos y el
gobierno en enero de 1958, se le exigió a la empresa adoptar medidas inmediatas para mejorar la
atención al público y para dar servicios telefónicos eficientes y en conformidad a los adelantos de
la técnica. Entre ellas aparecían, con carácter de urgencia, el aumento de teléfonos y el crecimiento
de la automatización, además de la instalación de nuevas líneas y circuitos de larga distancia.
El acuerdo marcaba el comienzo de una real alianza entre la empresa y el Estado, fruto de una
visión gubernamental integral sobre las telecomunicaciones. En virtud de esta planificación,
gobierno y empresa firmaron sucesivos convenios, llegando el primero a participar en la propiedad
de ésta.
Reconociendo la imposibilidad de hacerse cargo de la telefonía mediante una empresa estatal
que manejara el servicio, el Ejecutivo estipuló, en conjunto con la compañía, un programa
de obras urgentes y reafirmó el derecho a obtener una ganancia adecuada —la estipulada en
el contrato de 1930— para hacer frente a las cuantiosas inversiones que se llevarían a cabo,
aun cuando eso significase un alza notable de las tarifas. En esos términos, la empresa se
comprometió a ejecutar un programa de ampliación y mejoramiento de los servicios que, en un
plazo de ocho años, debía aumentar el parque telefónico en un 54%
50
. Instalaría 84.300 nuevos
teléfonos, 50 mil en Santiago y el resto en las demás provincias. Por su parte, las redes de larga
distancia requerían incrementarse en 421 circuitos.
Nuevas plantas automáticas se instalaron en Santiago, Valparaíso y Viña del Mar, y, por primera
vez, se programó la automatización de ciudades tan importantes como Concepción (planta
47
Ibid., 22 de marzo, 1957, p. 3.
48
Boletín de la Sociedad de Fomento
Fabril, tomo 51, 1934, p. 524.
49
Geografía económica de Chile, 1966,
pp. 236-237.
50
En 1958 CTC tenía 155.269 teléfonos
en servicio.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:o¡
inaugurada en 1959), Talcahuano (1960), Talca (1961), Temuco (1961), San Antonio (1961),
Melipilla (1961), Antofagasta (1962), Punta Arenas (1963), Los Andes (1964), Rancagua (1964)
y Chillán (1964), entre otras. Además, se convertirían a batería central las plantas de Coquimbo
(1959), San Felipe (1962), Calama (1963), Ovalle (1963), Angol (1963) y Copiapó (1964), entre
otras. Aparte de esto, se instalaron 5.300 teléfonos de magneto en otros puntos.
Centro de máxima atención dentro del programa fue la zona de Concepción. Era ya un
importante polo industrial que reunía las principales instalaciones siderúrgicas del país, el puerto
de Talcahuano, las minas de carbón de Lota, Coronel y Curanilahue, y la industria textil de Tomé.
Con todo, poseía un sistema telefónico anticuado, dependiente de una planta de batería central
instalada veinte años antes y que hasta 1959 funcionaba manualmente. Gran revuelo causó por
esto la inauguración, ese año, de una planta telefónica automática de 5.200 líneas que superaba
ampliamente la capacidad de la antigua, a la vez que abría decenas de nuevos circuitos de larga
distancia. Tal fue la preponderancia que se le dio a la zona, que de los 87 circuitos de larga
distancia que la Compañía de Teléfonos implementó ese año en el país, 39 correspondieron a
Concepción.
La ejecución de una red paralela de larga distancia entre Santiago y Puerto Montt se transformó
en otro de los objetivos fundamentales de la compañía en los años del convenio. Desde hacía
tiempo ella venía realizando estudios y trabajos pensando en la factibilidad de instalar una
red nacional de radiotelefonía por microondas, sistema abundantemente utilizado en Estados
Unidos desde 1951. Esto significaba una gran innovación tecnológica para Chile, ya que se
trataba de una red paralela a la terrestre, y que complementaba el servicio de larga distancia en
zonas en que ésta última era insuficiente.
Hasta el surgimiento de la microonda en la década de 1950, las señales radiotelefónicas inalám-
bricas que se usaban para conectar puntos muy distantes eran transmitidas en forma de campos
electromagnéticos —amplias y no concentradas— mediante estaciones de onda corta de baja
potencia, situadas más o menos a unos 20 kilómetros entre sí. Cuando debutó la microonda en
Estados Unidos, las señales comenzaron a transmitirse de forma más precisa, punto a punto.
Las ondas se concentraban en haces estrechos mediante reflectores parabólicos situados a mayor
distancia entre sí, entre 50 y 80 kilómetros. Su propagación se limitaba al horizonte óptico, por lo
cual las antenas parabólicas se situaban en línea recta, frente a frente, y se ubicaban en la cima de
cerros o altas torres para que la señal tomase un despliegue suficiente, sin rebotes.
El primer circuito de este tipo fue instalado por la Compañía de Teléfonos entre Valparaíso y
Santiago durante 1959, con equipos importados desde la Standard Telephones & Cables,
de Inglaterra.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
:o{
:o,
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
Gracias al convenio de 1958, y dentro de un marco de estabilización económica que controló
férreamente la inflación, la empresa pudo llevar a cabo este gran proceso de expansión. De esto
da cuenta el que apenas en cuatro años, entre 1958 y 1962, aumentara su personal en 1.600
trabajadores, de 2.700 a 4.300; en el mismo período la automatización ascendió de 71% a 83%.
A comienzos de la década de 1960, la compañía registraba el índice de construcción e instalación
más alto en su historia: una nueva planta telefónica o una ampliación sustancial cada treinta y
cinco días, como promedio. Antes del plazo acordado en el convenio, la Compañía de Teléfonos
ya había cumplido su objetivo fundamental, aumentando sustancialmente el número de teléfonos,
de 155.269 en 1958 a 239.713 en 1964, es decir, cerca de 85 mil nuevos aparatos.
La década de 1950 se cerró con una nueva la Ley General de Servicios Eléctricos que, aunque
similar a la de 1931 en sus principios fundamentales, renovó y modernizó algunos aspectos, e
integró las telecomunicaciones al sector eléctrico —que dependía del Ministerio del Interior—.
Confirmó que no habría monopolios sino para el servicio nacional de telégrafo, así como
también corroboró el principio de conceder licencias para establecer, operar y explotar servicios
de telecomunicaciones públicos y privados. Las concesiones continuaron siendo provisionales
o definitivas, y las de servicio público podían durar entre treinta y noventa años. A su vez, los
concesionarios tenían la obligación de interconectarse con las demás empresas telefónicas.
Mediante esta nueva normativa
51
el presidente Jorge Alessandri (1958-1964), de centroderecha,
dio señales favorables a las empresas eléctricas, entre ellas a la Compañía de Teléfonos. Buscando
dinamizar y despolitizar el proceso de fijación tarifaria, esta ley traspasaba la facultad de apro-
bación de tarifas desde el Presidente de la República hacia un organismo mixto y más técnico:
la Comisión de Tarifas. Junto con confirmar que las tarifas fijadas debían proveer un retorno de
un 10% anual sobre los activos, autorizaba a las empresas eléctricas a solicitar un alza entre dos
fijaciones de tarifas anuales si los costos de operación crecieran significativamente sobre el 10%.
Para las funciones de supervisión e inspección de las diversas empresas del rubro se estableció
formalmente la Dirección General de Servicios de Electricidad, Gas y Telecomunicaciones,
también dependiente del Ministerio del Interior.
El terremoto que trajo la competencia
En medio del auge de circuitos inalámbricos para la comunicación, y recién creada la Comisión
Nacional de Telecomunicaciones en 1960 —para estudiar la coordinación, el control y el fomento
de las telecomunicaciones de la nación—, un inesperado remezón causó estragos dentro del país.
El 21 de mayo de 1960, a las seis de la mañana, un devastador terremoto sacudió la zona sur de
51
DFL N° 4 de 1959.
Postes y tendidos en el centro sur del país, 1962.
:oo
Chile. Además de las pérdidas materiales y humanas en un territorio completamente anegado
y modificado por el cataclismo, saltaron a la vista carencias fundamentales. Una de éstas, de
primera necesidad para la emergencia, era el sistema eléctrico y telefónico. Las comunicaciones
alámbricas estaban por el suelo, destruidas por la magnitud del movimiento y dejando en
evidencia su vulnerabilidad. Los circuitos telegráficos y telefónicos quedaron interrumpidos
por varios días en las ciudades de Concepción, Chillán y Los Ángeles. En la primera, de 5.100
teléfonos sólo 200 funcionaban después del terremoto. Nuevamente la radio fue la salvadora,
y a través de ella el resto del país pudo enterarse del alcance de la tragedia. A los diez días de
ocurrido el sismo aún no estaba en servicio la totalidad de los teléfonos de la zona, aunque sí la
mayor parte de ellos, que habían sido restablecidos gracias a la labor del personal de la Compañía
de Teléfonos, el Ejército y la Armada.
Este desastre comunicacional no pasó desapercibido. En carta a El Mercurio, el jefe del labora-
torio de electrónica y telecomunicaciones de la Universidad de Chile planteaba sus conclusiones:
“¿Es inevitable esta calamidad de nuestras telecomunicaciones? [...] no es inevitable, muy por el
contrario, no podría haber tales roturas de hilos telegráficos y telefónicos si en vez de las antiguas
postaciones dispusiera el país, al igual que tantos otros, de una ruta de larga distancia basada en
repetidores de microondas o sistemas semejantes de UHF o VHF. [...] Lógicamente el conjunto
representa un proyecto de cierta envergadura. [...] lo que hace falta es coordinar y poner el todo
bajo una dirección y explotación eficientes, al igual que lo que se hace en otros países”
52
. Tres
años después, vivos aún los recuerdos de devastación y fracaso, la Comisión Nacional de Teleco-
municaciones informaba al Ministerio del Interior acerca de su gran proyecto: una red troncal de
larga distancia que uniría al país con estaciones de alta frecuencia desde Arica hasta Coyhaique,
disponible para “todos los concesionarios y usuarios que desearen transportar sus propias comu-
nicaciones entre puntos servidos por éstas”.
La deuda de la Compañía de Teléfonos residía fundamentalmente en el área de la larga distancia
que, junto con la automatización, había sido objetivo principal del convenio de 1958.
Durante la presidencia de Jorge Alessandri la mirada del gobierno apuntó a dar una solución
definitiva a carencias de infraestructura aún pendientes, entre las cuales se encontraban las
telecomunicaciones, y específicamente la telefonía. Mientras el sistema telefónico estatal argen-
tino lograba cifras de 6,2 teléfonos por cada cien habitantes durante 1960, en Chile sólo había
2,4. Por esto, después de un frustrado intento por intervenir el contrato de 1930, CORFO accedió
a estudiar las posibilidades de un plan nacional de telecomunicaciones conducido desde el Estado.
Poco a poco, la empresa comenzó a vislumbrar el fantasma de la competencia. El informe de
los ingenieros de 1954, y sus planteamientos posteriores referentes a crear conciencia en materia
52
El Mercurio, 27 de mayo, 1960, p. 3.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:o¡
Sistema de microonda dirigida Santiago-Valparaíso inaugurado en 1959.
:o8
de telecomunicaciones, habían encendido la polémica, dando paso a la idea de romper el monopolio
telefónico y crear un servicio integrado de telecomunicaciones sobre la base de una organización
general para todo Chile. La creación de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones dio la
primera alerta a la compañía. Un año después, en 1961, fue instaurado por CORFO el Comité
de Telecomunicaciones, con la misión de “llevar a la práctica la ejecución inmediata de un plan
de mejoramiento de las comunicaciones que permitiera dotar a algunas regiones y ciudades
apartadas del territorio, del número indispensable de enlaces telefónicos y telegráficos, cuya
carencia o insuficiencia estaba perjudicando fuertemente su economía y administración”
53
.
Previendo lo que se venía, ya en 1962 ITT había mostrado al gobierno su preocupación ante
los planes de una red estatal, la que competiría con los medios de la Compañía de Teléfonos.
En agosto de ese año el embajador chileno en Washington recibió la visita de dos representantes
de la multinacional, quienes le manifestaron “la diferencia fundamental de apreciación sobre
quién debe ser el dueño del canal central de radiocomunicaciones”. En una carta, el embajador
le comunicó al presidente Jorge Alessandri que temía que ITT usara sus influencias en Estados
Unidos para “perturbar los créditos” necesarios para ese proyecto. Efectivamente, al día siguiente
el embajador recibió una llamada del gerente general de la Standard Oil Co., quien le había seña-
lado “la preocupación que existe en los círculos financieros y de inversionistas norteamericanos
en Chile acerca del problema [...] que la solución en contra de la Compañía de Teléfonos podría
perturbar las gestiones de crédito en nuestro país”
54
.
El terremoto de 1960 parece haber sido el detonante final de este proceso que culminó en 1964 con
la creación de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones S.A., ENTEL, una filial de CORFO
que estaría a cargo del servicio de larga distancia entre las ciudades de Arica y Coyhaique,
desbaratando el gran sueño de la Compañía de Teléfonos de ser ella quien construyera esa red.
Como sucesora del Comité de Telecomunicaciones, ENTEL nació con la misión de instalar a lo
largo del país una extensa red de telecomunicaciones. Ésta debía permitir el transporte, a través
de un solo sistema troncal de larga distancia, de todos los medios de telecomunicaciones, tales
como telefonía, telegrafía, télex, radiodifusión, televisión, facsímil y telecomando, entre otros, lo
que suponía además una significativa economía para los usuarios. De esta manera, la Compañía
de Teléfonos fue “invitada” a no invertir en un doble esfuerzo, y, por consiguiente, se le denegó
el derecho de operar líneas de microondas como lo venía haciendo desde fines de los años 50.
Desde ese momento, sólo estaba autorizada para instalar redes de larga distancia terrestres entre
aquellos puntos no cubiertos por la red ENTEL. Los equipos de microondas que ya se habían
importado desde Inglaterra para instalar una red entre Santiago y Concepción permanecieron
en las bodegas de la compañía, hasta que, finalmente, debieron ser transferidos a ENTEL, que
53
Ibid., julio de 1964.
54
Walter Müller, Cartas a Jorge
Alessandri de Walter Müller,
Embajada de Chile, Washington,
29 y 30 de agosto, 1962, Biblioteca
Nacional de Chile, Sala Medina,
Archivo Alessandri.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:op
se adjudicó la concesión para larga distancia con dicha tecnología. Así, en lo que restaba de esa
década, la nueva empresa pudo crear una red paralela a la de la Compañía de Teléfonos, para
conectar las ciudades entre Arica y Puerto Montt y unir algunas de las islas más importantes del
país —Chiloé, Juan Fernández, Mocha— con el territorio continental. Sin embargo, y tras una
compleja negociación, se le concedió a la Compañía de Teléfonos continuar operando sus circuitos
microondas entre Santiago y Valparaíso.
La desazón que invadió a la empresa a raíz de la creación de ENTEL no logró frenar los buenos
términos en que ella y el Estado programaban la ampliación del servicio telefónico. En 1964
pactaron un nuevo y ambicioso convenio por medio del cual la compañía instalaría, en un plazo
de cinco años, un total de 141.850 líneas, lo que representaba, aproximadamente, 185 mil nuevos
teléfonos y una inversión de 125 millones de dólares. Sin embargo, la insuficiencia de capitales
no le permitió cumplir con las metas propuestas y debió solicitar una prórroga en los plazos de
ejecución. Ello dio origen a un nuevo convenio, firmado en 1967; era el más exigente pactado
hasta la época, pues pretendía casi duplicar el parque existente mediante la instalación de 190 mil
nuevos teléfonos entre 1968 y 1971.
El plan era verdaderamente ambicioso. Se estimaba que la inversión era equivalente a lo
invertido en los últimos años en la gran minería del cobre, justamente en momentos en que ITT
se sumía en una crisis integral tras haber vivido su momento de gloria a mediados de los años
60. Dada la situación, y en concordancia con la nueva política nacional de telecomunicaciones,
el gobierno acordó una primera participación en la propiedad de la Compañía de Teléfonos
mediante un aporte estatal que permitiera sacar adelante los planes del convenio. Para ello se
estipularon dos aspectos fundamentales: por una parte, un plan de expansión que representaba
una inversión de 148 millones de dólares, de los cuales 25 millones serían aportados por CORFO
en equipos adquiridos a crédito y entregados a la empresa a cambio de acciones. Y, por otra, que
este aporte, más el fondo de reserva del 2% autorizado en el contrato-ley, sería íntegramente
transferido a CORFO. De esta forma, el organismo de fomento iría adquiriendo progresivamente
acciones de la sociedad.
Mientras se realizaba la negociación, la casa matriz de ITT sufría irremediablemente un
fuerte decaimiento. Esto, tras haberse expandido a su nivel máximo mediante la adquisición de
decenas de compañías en el mundo, y registrando ventas multimillonarias que crecieron de 930
millones de dólares en 1961 a ocho billones en 1970
55
. Sin embargo, pronto vino el descenso.
En 1966, su tentativa de adquirir la cadena ABC en Estados Unidos generó una fuerte reacción
antimonopólica, no sólo por parte del Estado de ese país, sino también desde los medios de
comunicación y la opinión pública. Más tarde, la divulgación de su presunta participación en
55
Robert Sobel, op. cit., p. 240.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
::o
campañas electorales chilenas, sumada a un par de escándalos en Estados Unidos, acrecentó el
desprestigio del conglomerado. La estatización de varias telefónicas sudamericanas durante los
años 60, entre ellas la brasileña y la peruana, la despojó sucesivamente de sus puntos más fuertes
dentro del continente. Para 1970, sólo mantenía posesiones en Puerto Rico y Chile.
Reducida al extremo y fuertemente cuestionada, la casa matriz de la Compañía de Teléfonos
auguraba pocas posibilidades de cumplir a cabalidad con el programa establecido en el convenio
de 1967. Con todo, la empresa veía en este acuerdo “una asociación entre el interés nacional y la
empresa privada que interpreta cabalmente la orientación moderna en los servicios de utilidad
pública, y a la que la Compañía concurre en la seguridad de que de esta manera podrá llenar
mejor las urgentes necesidades de la población frente al problema del servicio telefónico”
56
.
Early Bird en el mundo satelital
Uno de los frutos trascendentales de la nueva planificación de las telecomunicaciones fue
la integración chilena al sistema internacional de comunicación satelital. En 1965, Chile
firmó en Washington el acuerdo que lo incluía dentro de la Organización Internacional de
Telecomunicaciones por Satélite, Intelsat, creada el año anterior. El gobierno designó a ENTEL
como el organismo especializado representante en el directorio de Intelsat. Se trataba, por
supuesto, del mercado occidental de comunicaciones, que representaba el 90% del tráfico
internacional de telecomunicaciones e involucraba a 45 países. El acuerdo estipulaba, entre
otras cosas, que “las partes cooperarán en la proyección, construcción, establecimiento,
mantenimiento y explotación del segmento espacial del sistema comercial mundial de
telecomunicaciones por medio de satélites”
57
. Aunque la participación chilena era modesta
—su cuota correspondía al 0,3% del fondo total, que alcanzaba a 200 millones de dólares—,
comprendía una inversión de siete mil dólares para instalar una estación terrestre que operaría
en el sistema. Con este fondo nació el Early Bird o Pájaro Madrugador, nombre informal del
satélite geoestacionario Intelsat I, lanzado en 1965 por la Hughes Corp., a 35 mil kilómetros de
altura sobre la línea ecuatorial, y que cubría gran parte del hemisferio sur del planeta. Gracias a
ello, ese año se pudieron cursar 280 conversaciones telefónicas simultáneas, número que sería
fuertemente rebasado con las futuras generaciones Intelsat
58
.
El sistema satelital —compuesto por una parte terrestre, las estaciones, y otra espacial, el
satélite— difiere poco de los sistemas hertzianos terrestres. Se transmiten frecuencias entre dos y
30 GHz mediante antenas parabólicas, de diámetros de cinco a 20 metros. El satélite es la estación
emisora/repetidora —dotada de antenas y repetidoras—, que no sólo admite la conexión entre dos
56
Memoria CTC, 1967, s/p.
57
El Mercurio, 8 de mayo, 1965, p. 29.
58
La generación Intelsat VII de la
década de 1990 podía cursar 20 mil
conversaciones simultáneas.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:::
puntos terrestres, sino que puede operar como punto nodal de una red de estaciones terrestres.
Su gran ventaja es que permite transmitir señales a costos independientes de la distancia, y que
el área de cobertura abarca, desde fines de los años 60, toda la superficie del planeta.
El entusiasmo despertado en Chile por este acuerdo no fue menor. Se decía que una conversación
a Europa se escucharía como si fuese dentro del territorio nacional. Su utilidad parecía evidente,
como aseguraba un editorial de El Mercurio de 1965: “nuestra situación geográfica, alejada
de los grandes centros de actividad mundial, y de difícil conformación interna, podrá sacar
gran provecho de este nuevo sistema, solucionando problemas de comunicación hasta ahora
insolubles o de excesivo costo”
59
. Efectivamente, el satélite aumentó de manera notable el servicio
telefónico de larga distancia internacional en Chile, además de mejorar la conexión con la zona
austral; de hecho, todavía hoy Punta Arenas se liga con la red nacional mediante conexión satelital.
En adelante, la totalidad del tráfico de larga distancia internacional sería servido por ENTEL
a las diferentes operadoras telefónicas —salvo Santiago-Mendoza, que continuaría en manos
de la Compañía de Teléfonos—. Ya en 1970 las comunicaciones de larga distancia internacional
desde Santiago, Concepción y Valparaíso pudieron ser cursadas vía satélite, gracias al nuevo
Centro Internacional de Conmutación Automática, más conocido como Torre ENTEL. A partir
de esa fecha, comenzó en Chile no sólo la telefonía satelital, sino también la transmisión —por
este sistema— de señales de televisión, telégrafo, télex, facsímiles, fotogramas y transmisiones de
datos. El tráfico internacional mejoró notablemente al año siguiente, al inaugurarse la Estación
Terrestre de Longovilo I, que permitió la conexión hacia todo el mundo, reemplazando los
equipos de ITT Comunicaciones, que hasta esa fecha utilizaba la empresa para el transporte del
servicio internacional
60
.
Intentos de masificación, primeros teléfonos en poblaciones
La década de 1960 trajo consigo un Santiago aún más extendido que los períodos previos y
que seguía creciendo a un ritmo desmedido. Los planes urbanísticos no regulaban la expansión
indiscriminada de diversas comunas que nacían bajo el alero autónomo de los municipios y que
albergaban a la creciente población de clase media y media baja, que buscaba abaratar sus costos
de vida instalándose en los nuevos barrios del sector poniente y sur de la capital. Hacia la zona
oriente, en cambio, las personas más acomodadas continuaban construyendo sus residencias en
barrios como Providencia, El Golf, Las Condes y Ñuñoa. Poco a poco, se configuraba una ciudad
enorme y desarticulada, en la que el sector central histórico había dejado de ser residencial
y la gente se desperdigaba en comunas extremadamente separadas unas de otras. Se produjo
59
El Mercurio, mayo de 1965.
60
Esta situación se mantuvo hasta
1982, cuando la Ley General de
Telecomunicaciones permitió a cada
compañía tener sus propios medios de
larga distancia.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
::i
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
un distanciamiento espacial de los diferentes estratos sociales, que conllevó a un progresivo
alejamiento entre las viviendas de los trabajadores y sus lugares de trabajo.
Si bien es cierto que la fuerte marea migratoria que se dejó caer sobre Santiago hasta la década
de 1950 fue aminorándose, en esos años las poblaciones marginales crecieron en las llamadas
comunas periféricas —La Florida, La Granja, La Cisterna, Renca, Conchalí y Pudahuel— que
limitaban con zonas rurales. Durante los años 60 ellas concentraban a unas 700 mil personas, es
decir, un tercio de la población de la capital; y sus habitantes sufrían graves dificultades derivadas
de la falta de urbanización y de servicios básicos.
Por su parte, en esa época la compañía se aplicó decididamente a la solución de problemas que
se arrastraban por largo tiempo. Los convenios con el Estado y las fuertes inversiones para Chile
eran una clara muestra de ello. Para la ejecución de los planes de 1958 la empresa invirtió —en
equipos, terrenos, edificios, aparatos y otros elementos— una suma que rebasaba los 70 millones
de dólares. Con esto se avanzó significativamente en la modernización de las plantas, ya que se
precisaba reemplazar los sistemas manuales que todavía operaban en muchos lugares. Un 74%
de aquellas instaladas en el período fueron del tipo Pentaconta, sistema que permitía ampliar y
abaratar el servicio, y, por lo tanto, difundirlo entre diferentes sectores de una población que, al
comenzar la nueva década, contaba con escasos 3,8 teléfonos por cada cien habitantes.
Los planes incluyeron una importante dotación de teléfonos públicos tanto en ciudades como
en provincias y continuaron concentrados básicamente en las mejoras de las redes urbanas.
Los primeros aparatos públicos habían sido instalados en los tiempos de la Chili Telephone Co.
—“outdoors”, los llamaban en la época— y se ubicaron dentro de los barrios altos para facilitar
el servicio a las personas de ese sector en caso de que se encontraran en la vía pública o tuvieran
en mal estado el teléfono de la casa. En 1967 las cosas no variaron demasiado cuando fueron
instaladas las primeras 39 cabinas telefónicas en calles de Providencia, Las Condes, Ñuñoa y La
Reina. El teléfono continuaba siendo un objeto exclusivo, y se hacía más escaso a medida que se
avanzaba hacia los sectores más pobres de la ciudad. Años después, a mediados de la década de
1970, de los 285 mil teléfonos en servicio en la capital, 114 mil operaban en Santiago Centro, 110
mil en la zona oriente y sólo 61 mil en la zona sur.
La injerencia del gobierno en materia de telecomunicaciones fue decisiva para el inicio del
proceso de masificación, ya que, por primera vez, se consideró la inclusión de teléfonos en
barrios populares y poblaciones marginales. Tímidamente se esbozaba una nueva tendencia,
manifestada en la aspiración de que todos los habitantes pudieran acceder a este servicio. Se
trataba, básicamente, de instalar teléfonos públicos en almacenes o en casas de representantes de
las Juntas de Vecinos, con el propósito de integrarlos a las redes de comunicación. Entre 1965 y
::¡
Transporte de poste telefónico a isla Rocuant, Talcahuano.
::{
::,
1968, la Compañía de Teléfonos instaló 553 de estos aparatos en poblaciones del Gran Santiago,
y 231 en el resto del país.
Uno de estos casos se dio en la casa del presidente de la Junta de Vecinos de la población
Arquitecto Cochrane, en la comuna de Conchalí, quien recibió un teléfono como parte de
un convenio entre la compañía y la Consejería Nacional de Promoción Popular, suscrito para
entregar telefonía a bajo costo a las poblaciones. El financiamiento de la instalación corrió por
parte de la comunidad. Los pobladores contribuían con el 50% del valor de ella y el resto era
cancelado con cuotas provenientes del uso del aparato. El impacto fue evidente, como relataba
el propio presidente de la Junta, más todavía si el flamante aparato cubría las necesidades de
cerca de dos mil vecinos: “imagínese que antes no teníamos cómo comunicarnos y ahora los
casos urgentes podrán ser resueltos rápidamente, por lo que toda la comunidad está feliz con la
adquisición”
61
. Como recuerda una de las operadoras, la gente se sentía con derecho de hacer uso
del teléfono a cualquier hora y en cada momento, sin reparar en que éste se encontraba dentro
de una casa particular.
En el sector rural, varios poblados aún debieron esperar otro tiempo para integrarse a las redes
comunicacionales del país, las que no se restringían sólo a las telecomunicaciones. Así lo sentía la
directora de la Escuela N° 65 de Los Maquis, comuna de Malloa, cuando dirigió una petición al
Secretario General de Gobierno: “considerando las condiciones de aislamiento en que viven más
de 500 habitantes que forman la población del lugar [...] y la falta de servicios tales como: Cara-
bineros y Posta de Primeros Auxilios, y además se carece de todo medio de comunicación aparte
de una micro que recorre hasta Rengo dos veces al día”
62
. También el director de Educación
Primaria de Santa Cruz pedía a la misma autoridad que intercediera ante la Compañía de Teléfonos
para acelerar la instalación de un teléfono para la Escuela N° 9 de Chépica, arguyendo que se
trataba de “una sentida aspiración de la comunidad y en forma muy especial para atender casos
de emergencia, especialmente de salud”
63
. Parecía así de unánime consenso lo que expresó el diario
La Tarde, en un artículo de 1970, que decía que “la única forma de romper el aislamiento de
ciertos territorios es dotándolos de vías de acceso expeditas, líneas telefónicas, estaciones de
radio, canales de televisión, que integren a la vida nacional incluso a las más lejanas comunidades
del país. También existe acuerdo en el sentido de que sólo un desarrollo armónico de todas las
regiones es capaz de garantizar la estabilidad económica y social de un pueblo. [...] El teléfono ha
llegado a ser el equivalente de progreso y un instrumento indispensable ya no solamente de las
relaciones económicas, sino también de las relaciones humanas. El contacto que facilita una línea
de comunicación entre dos puntos distantes vale por su rapidez, comodidad y productividad
tanto como el más moderno medio de transporte de personas y mercaderías”
64
.
61
Noticiero CTC, Santiago, marzo-abril
de 1970, s/p.
62
Los Maquis, 26 de noviembre, 1973,
ANCH, MI, vol. 17.553.
63
Santa Cruz, 12 de diciembre, 1973,
ANCH, MI, vol. 17.553.
64
“Más y mejores teléfonos”,
La Tarde, Santiago, 15 de junio, 1970
Reproducido en Noticiero CTC,
Santiago, mayo-junio de 1970, p. 2.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
Inauguración de la primera cabina telefónica pública instalada en la calle Providencia, 1967.
::o
:z comvzxíz vzsz z mzxos nv: vs1zno
Intervención y escándalos
Las elecciones presidenciales de 1970 dieron el triunfo al candidato de la Unidad Popular (UP),
el socialista Salvador Allende (1970-1973). En medio del interés mundial, por primera vez Occi-
dente observaba el acceso de un marxista a la presidencia a través de las urnas, lo cual planteaba
la posibilidad real de un tránsito al socialismo dentro del sistema democrático parlamentario.
La UP elaboró su propuesta económica apuntando al carácter monopolista de la economía
chilena en casi todas sus áreas. Efectivamente, el 17% de las empresas concentraba el 78% de todos
los activos
65
, históricamente dependientes del extranjero. A partir de esta realidad, se programó
la estatización de las actividades económicas más importantes —gran minería del cobre, sistema
financiero, comercio exterior, monopolios de distribución, monopolios industriales energéticos,
entre otras— y, en general, aquellas que en la visión de la UP condicionaban el desarrollo social y
económico de la nación.
Desde ese momento, el Estado comenzó a desdibujar la regulación telefónica sancionada
en 1930, buscando imponer sus intereses históricos de acceso universal y servicio moderno,
interviniendo la propiedad de la Compañía de Teléfonos y su administración. Aunque ITT
intentó defenderse, el proceso de participación del Estado chileno en la propiedad de la empresa
parecía irreversible. Ya en 1970, CORFO poseía el 12,7% de las acciones, frente a un 80,2% de
ITT y un 5,9% de chilenos particulares.
El alto valor del costo por línea —que alcanzaba los mil dólares, mientras que en otros países
variaba entre 300 y 500 dólares— fue uno de los argumentos del gobierno para inmiscuirse
en la conducción de la operadora. Además, se señalaba la antigüedad de ciertas líneas, la
concentración casi exclusiva del servicio en los centros urbanos y el atraso tecnológico.
Paralelamente, se inició una serie de negociaciones para la compra de la compañía, la que no se
llevó a cabo dada la falta de acuerdo entre las partes; mientras el gobierno ofrecía 24 millones de
dólares por la empresa, ITT no esperaba menos de 153 millones.
La Compañía de Teléfonos de Chile fue intervenida el 23 de septiembre de 1971 por la
Superintendencia de Servicios Eléctricos, Gas y Telecomunicaciones. En sus manos quedó
entonces la administración de la empresa, que en adelante sería dirigida por un interventor
—el superintendente de dicho organismo— junto con un asesor militar, “para efectos de la
Seguridad Nacional”
66
. Una semana después, en medio de la incertidumbre frente al futuro,
fueron detenidos el gerente general, Benjamín Holmes, y otros tres ejecutivos, por supuestas
65
Patricio Meller, Un siglo de economía
política chilena (1890-1990). Editorial
Andrés Bello, Santiago, 1996, p. 111.
66
El Mercurio, 24 de septiembre,
1971, p. 12.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
::¡
irregularidades cometidas en la sociedad Guías y Publicaciones S.A., que tenía a su cargo la
confección y distribución de las guías telefónicas. Poco tiempo después se determinó su inocencia.
Igual suerte corrieron la Telefónica de Coyhaique y la Compañía Nacional de Teléfonos de
Valdivia, incluidas en un total de 91 empresas de diversos sectores económicos que debían pasar
al Área de Propiedad Social.
Meses más tarde, en marzo de 1972, cuando la situación general del país ya mostraba serios
signos de deterioro, estalló el escándalo internacional que destruiría la imagen de la casa matriz
de la Compañía de Teléfonos. El periodista Jack Anderson publicaba en un diario de Washington
una serie de memorandos internos de ITT que demostraban su participación, junto al gobierno
de Estados Unidos a través de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), en una campaña destinada
a impedir la elección de Allende. El traspaso de fondos, que habría alcanzado un monto de 400
mil dólares para la oposición al entonces candidato, fue negada por los ejecutivos de la empresa,
quienes explicaron que las remesas iban dirigidas a la construcción de un programa habitacional
67
.
Pero las acusaciones no terminaban ahí, pues además se culpaba a ITT de participar en el Track
Two, un plan de la CIA destinado a desestabilizar la economía chilena para impedir el triunfo
socialista. La difusión de estos documentos tuvo un efecto electrizante en Chile al ser traducidos
al castellano y publicados por la editorial estatal Quimantú, que distribuyó miles de volúmenes.
ITT, y en general las compañías norteamericanas instaladas en el país, fueron caratuladas como
enemigas públicas y, en cierta medida, responsables de la mala situación económica del momento.
Las negociaciones de venta entre la multinacional y el gobierno no fueron reanudadas.
Ese año el Presidente de la República presentó al Congreso dos proyectos de ley que alterarían
de forma dramática la conducción de la compañía en lo venidero. El primero dejaba sin efecto la
concesión telefónica de 1930, con lo cual se ponía término al derecho de explotación otorgado a
la Compañía de Teléfonos; el segundo autorizaba a proceder con la nacionalización de sus bienes.
El presidente solicitaba, a su vez, modificar el artículo constitucional que aludía a la inviolabilidad
de todas las propiedades, sin distinción alguna, y agregarle que, “tratándose de nacionalización,
la adecuada indemnización se determinará tomando en consideración, preeminentemente, los
intereses de la colectividad”
68
. Así, en febrero de 1973 se puso punto final al documento que había
delineado el marco regulatorio telefónico durante casi medio siglo. Eso sí, se señalaba que, para
evitar la interrupción del servicio, la empresa continuaría trabajando en forma normal, como lo
había hecho hasta el momento de implantadas las nuevas disposiciones. Sin embargo, la intervención
no cesaría mientras no se estableciera otro régimen legal para proporcionar servicio telefónico.
Las acusaciones contra la política intervencionista de ITT justificaban ante parte importante de
la opinión pública la nacionalización de la compañía, más aún cuando los escándalos no pararon ahí.
67
Jack Anderson, Los Documentos
Secretos de la ITT. Editorial Quimantú,
Santiago, 1972; y Sobel, op. cit.,
pp. 302-335.
68
Cámara de Diputados, Sesiones
Ordinarias 13, 18 de julio de 1972,
p. 957.
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
::8
Telefonista, años 70.
::p
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
En Estados Unidos, durante abril de 1973, el periodista Anthony Sampson publicó un libro con
el revelador título de El estado soberano de ITT. La obra, best-seller en poco tiempo, influyó en la
decisión del Senado norteamericano de iniciar una investigación sobre el tema. En siete sesiones
efectuadas entre marzo y abril de 1973, el Subcomité de Corporaciones Multinacionales del
Comité de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano interrogó a la plana mayor de ITT,
entre otras personas. El caso nunca fue llevado a los tribunales y las repercusiones fueron menores
en términos legales. Sin embargo, años más tarde, en 1978, el Departamento de Justicia acusó a
dos estrechos colaboradores del presidente de ITT, Harold Geneen, de haber cometido perjurio
en sus declaraciones al Senado. Finalmente, se estableció una suerte de consenso en cuanto a que
la multinacional sí habría colaborado económicamente en las campañas opositoras a Allende en
1970, pero no en el Track Two, destinado a estrangular la economía del país.
¿Qué sucedía en esos años con el servicio telefónico nacional, más allá de las decisiones de las
altas esferas políticas y económicas, nacionales e internacionales? Claramente, la intervención
estatal no redundó en un mejor desempeño de la empresa. Al contrario, ésta se vio afectada
por una severa crisis caracterizada por un progresivo empeoramiento en la calidad del servicio,
escaso incremento de teléfonos en operación y pobres mejoras tecnológicas. Tanto así, que en
1973 se decidió postergar y restringir todos los programas de nuevas ampliaciones y mejoras en
el servicio.
Una de las pocas medidas de sesgo socialista que la compañía puso en práctica durante los
años de la intervención fue el de las tarifas discriminadas, es decir, tarifas especiales para los que
tenían escaso acceso al servicio telefónico, como eran los sectores populares, las poblaciones y
los pueblos aislados geográficamente. CORFO dio prioridad a otras empresas a su cargo y no
invirtió mayormente en la mejora del servicio; fue así como, para evitar la parálisis, la empresa
decidió entregar a los fabricantes la instalación de las plantas externas a cambio del pago del cargo
de instalación. La estrategia permitió mantener un aumento anual de entre diez mil y 15 mil
teléfonos sin necesidad de grandes inversiones, aunque —eso sí— a costa de transferir la ganancia
por instalación a los fabricantes.
ITT abandona la conducción de la Compañía de Teléfonos de Chile
El golpe de Estado llevado a cabo por las Fuerzas Armadas y de Orden, el 11 de septiembre de
1973, puso fin al experimento socialista cuando los militares tomaron el control del país.
El bombardeo al palacio presidencial de La Moneda, el suicidio del presidente Allende, el cierre
del Congreso y el establecimiento de una fuerte represión interna contra los ex miembros y
:io
partidarios de la UP, fueron las manifestaciones más violentas del quiebre democrático. El nuevo
gobierno, encabezado por el comandante en jefe del Ejército, general Augusto Pinochet (1973-1990),
realizaría a mediano plazo modificaciones económicas y políticas estructurales que cambiarían
de plano la faz del país.
En un decidido intento por liberalizar la economía, y asesorado por un grupo de economistas
que pensaron e implementaron las bases económicas y legales para el desarrollo del país en
esos años, el gobierno militar logró que en poco tiempo se hablara del “milagro chileno”. Desde
1974 privatizó numerosas empresas expropiadas durante la UP, eliminó barreras comerciales
—decretando libertad de precios— y liberalizó el mercado de capitales. Cinco años más tarde
promulgó el Plan Laboral, que flexibilizaba el empleo y disminuía radicalmente el poder
de los sindicatos. A su vez, la inflación fue controlada, las exportaciones se multiplicaron y
la economía creció a un promedio cercano al 7% anual. El mercado nacional se inundó de
productos importados, sobre todo automóviles y electrodomésticos, que pocos años antes eran
prácticamente impensables para el consumidor nacional.
Sin embargo, en lo inmediato, la nueva administración estatal no implicó grandes cambios
en la Compañía de Teléfonos, más allá del fin de las tarifas discriminadas. Tanto el gobierno
socialista como la junta militar consideraron a la telefonía como un servicio estratégico
que convenía mantener bajo la conducción del Estado; el primero, con el fin de priorizar la
socialización del servicio entre la población de menores recursos; la segunda, para mantenerla
como aliada de la seguridad nacional. Fuera de estas consideraciones, era poco probable que
tras los escándalos que envolvían a ITT la compañía fuese devuelta a sus manos. El golpe de
Estado en Chile desató una oleada de nuevas acusaciones; en Estados Unidos se sospechó de la
complicidad de ITT en el proceso golpista, por lo que sus oficinas en Roma, Zürich y Madrid
fueron atacadas con bombas. “ITT estaba verdaderamente bajo sitio a fines de 1973”
69
.
Aunque la multinacional intentó defender su última posesión en Sudamérica, se vio presionada
a retomar las conversaciones sobre la venta de la compañía con el gobierno chileno. A fines de
1974, se logró el acuerdo para la nacionalización de la empresa. El 11 de diciembre de ese año fue
promulgado un decreto ley del Ministerio del Interior, el cual declaraba que las acciones “A” de la
empresa eran de utilidad pública, por lo que serían expropiadas, pasando a manos de CORFO; el
Estado indemnizaría al conglomerado con 87.200.000 dólares, pagados en 26 cuotas semestrales
a partir de enero de 1975; otro de los puntos relevantes fue la idea de que ITT y el gobierno de
Chile establecerían un laboratorio de ciencias, sin fines de lucro, para la investigación y trans-
ferencia tecnológica, aportando cada uno 25 millones de dólares para la construcción de sus
instalaciones. Era la primera piedra de la futura Fundación Chile.
69
Sobel, op. cit., p. 333.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:i:
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
La nacionalización implicó importantes cambios dentro la empresa, comenzando por un proceso
de ajuste en la plana directiva. Si bien la mayor parte del personal y los ejecutivos se mantuvieron
en sus cargos, el gobierno incorporó a personas de su confianza en la administración. En cuanto
al servicio, éste sufrió un fuerte deterioro debido a la escasa inversión. Entre 1971 y 1977 sólo
se registraron pérdidas. CORFO reducía el presupuesto a lo estrictamente necesario para poder
subsistir y realizar sus operaciones básicas. Pero de crecer y expandirse, ni hablar. Probablemente,
los más favorecidos durante ese período fueron algunos sectores populares, que recibieron 909
teléfonos en poblaciones marginales de Santiago y 986 en provincias, entre 1971 y 1974. Por
otra parte, al quedar las dos mayores empresas de telecomunicaciones en manos del Estado, éste
estableció una política de “separación de áreas” que dejaba a la Compañía de Teléfonos como
operadora de telefonía local y a ENTEL como principal operador de larga distancia.
A fines de la década, los registrados en las listas de espera para recibir un teléfono habían
superado los 100 mil, sólo en Santiago. Los períodos de inscripción se anunciaban en la prensa,
avisando qué sectores de la ciudad se cubrirían. Cuando se abrían, la gente se aglomeraba en las
oficinas comerciales, generando una demanda interminable.
La intervención estatal en la administración de la compañía se prolongó hasta 1978, con un
régimen de renovación de concesiones limitadas en el tiempo a 18 meses, implementado desde
1973 a falta de una legislación sectorial. Si bien aún tendría que pasar otra década para presen-
ciar la real solución al problema telefónico en Chile, a fines de los años 70 comenzaron a sentarse
las bases para la expansión del negocio, entre buenos augurios de recuperación financiera y una
nueva forma de concebir la telefonía. Efectivamente, las telecomunicaciones dejaron finalmente
de depender del sector eléctrico —Superintendencia de Servicios Eléctricos, Gas y Telecomuni-
caciones—, para integrarse al nuevo Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones. Desde ese
momento, el teléfono se consideró y se pensó esencialmente como un medio de transporte de
información, y no ya como una forma de suministro de energía eléctrica. La creación de la
Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), en 1978, reforzó el viraje radical que tomaba el
sector a través de un organismo regulador dedicado en forma exclusiva a las telecomunicaciones.
La adopción, el año anterior, de una nueva política tarifaria que permitió a las empresas del
Estado, o dependientes de él, autofinanciarse y generar utilidades, fue otro determinante para
destrabar los retrasos de la compañía. Incentivada por esta serie de cambios, adquirió en esos
días la Empresa Municipal de Teléfonos de Arica y, con ello, la concesión para la explotación
del servicio urbano en esa ciudad. Con esta nueva extensión, la operadora aumentó significa-
tivamente sus teléfonos en servicio, cuyo número creció en 47.329 aparatos entre 1977 y 1978,
alcanzando un total de 513.530 para poco más de diez millones de habitantes.
:ii
Hacia el mercado abierto
Una vez finalizada la intervención, la Compañía de Teléfonos fue conducida, como en tiempos
normales, por un directorio votado por la Junta General de Accionistas. Eran los días en que el
general Pinochet anunciaba el tránsito en etapas hacia una democracia restringida, mientras se
preparaba la nueva carta constitucional que sería aprobada dos años más tarde, en 1980, mediante
plebiscito.
El ambiente económico liberal permitía un mayor dinamismo de la empresa privada,
aumentando las facilidades de créditos y estimulando la inversión extranjera. Negociaciones
entre la empresa Telefónica S.A., de España, y la Compañía de Teléfonos, en 1978, fueron una
señal positiva de lo que ocurriría en el área de telecomunicaciones, pues redundaron en un
acuerdo de asistencia técnica para la instalación de una red piloto de transmisión de datos, así
como para la planificación a mediano y largo plazo de la red telefónica de Santiago.
Consciente del ineludible privilegio que las telecomunicaciones debían obtener durante la
década que se iniciaba, el gobierno entendió como fundamentales en la reorientación de su regula-
ción dos nuevos factores: el tecnológico y el ideológico. Por una parte, la innovación tecnológica
estaba desafiando los sistemas reguladores, no sólo de las telecomunicaciones, sino de casi todos
los servicios considerados públicos, en Chile y en el resto del mundo. El cambio tecnológico
modificó la estructura de los mercados, erosionando monopolios y disposiciones regulatorias
vigentes. En este sentido, el caso de las telecomunicaciones es paradigmático, ya que la tecnología
moderna ha creado nuevos mercados que estaban fuera del ámbito de la regulación existente.
Por otra parte, desde el punto de vista ideológico, el libre mercado avalaba un sistema
de competencia y desregulación. Es así como la orientación del marco regulatorio en las
telecomunicaciones cambió radicalmente. De una situación monopólica se pasaba ahora a una
de competencia que fomentaba la inversión y que protegía a los consumidores. En adelante sólo
existirían monopolios naturales en algunas partes del proceso productivo, como, por ejemplo, en
telefonía fija local. Es más, incluso se llegó a hablar de desregulación, pensando que un sistema
con muchas especificaciones y detalles podía desincentivar la producción y la inversión.
Las autoridades de la época consideraron necesario dotar al Estado de organismos técnicos
especializados capaces de dirigir, controlar y fomentar el desarrollo del sector. Con este objetivo
nació Subtel, un organismo superior de alto nivel técnico profesional que a través de su Política
Nacional de Telecomunicaciones dictó ese año los lineamientos de largo plazo para el sector.
Además, sentó las bases del proceso desregulador de los años 80, al instituir tres principios
fundamentales. Para comenzar, estableció el papel subsidiario del Estado que regula y no opera,
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:i¡
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
salvo en los lugares donde las empresas no cubren el servicio. Luego, en un hecho novedoso
y vanguardista para el momento, determinó la no discriminación a la inversión extranjera.
Finalmente, decretó la apertura a la competencia y la posibilidad de concesiones superpuestas y
sin restricciones, lo que también fue visto como una acción inusual en el ámbito internacional.
En términos prácticos, la liberalización efectiva del mercado comenzó en 1981, al otorgarse
concesiones de telefonía fija superpuestas con las de la Compañía de Teléfonos a dos nuevas
empresas, Complejo Manufacturero de Equipos Telefónicos S.A.C.I. (CMET), y Compañía
Telefónica Manquehue. La empresa debió suscribir convenios para la interconexión a sus redes
de las instalaciones de las dos nuevas telefónicas. CMET se instaló primero en la comuna de
Providencia en Santiago, en ese entonces centro empresarial y comercial en crecimiento, y en
Viña del Mar. Ahí encontraba un público asegurado, ávido de líneas telefónicas para el mejor
funcionamiento de sus negocios. Luego lo hizo en los sectores periféricos de la capital y del país.
Detrás de esta decisión estaba, por supuesto, el viejo problema telefónico: en algunos sectores
urbanos la cobertura se hacía insuficiente, y a otros simplemente no llegaba. Así como en sus
primeras décadas de operación la Compañía de Teléfonos estimulaba el crecimiento inmobiliario
con sus plantas en los nuevos barrios residenciales, en estos años la situación se daba a la inversa:
diversos proyectos inmobiliarios se encontraban estancados por la falta de cobertura telefónica.
De hecho, la concesión de la empresa Manquehue surgió por la necesidad de dar telefonía al
proyecto inmobiliario de Santa María de Manquehue. Al ser denegada su solicitud de teléfonos,
la inmobiliaria no tuvo más opción que entrar en el negocio.
En esta línea, durante 1981 el gobierno también otorgó una concesión de telefonía móvil para
automóviles en Santiago y alrededores a Cidcom, una compañía con capitales extranjeros.
Últimas innovaciones en telefonía
Las mejoras tecnológicas desarrolladas desde mediados de la década de 1970 permitieron
finalmente, mediante un alto endeudamiento de la empresa, poner en práctica un sistema
moderno y eficiente. En 1980 se completó el proceso de automatización de los enlaces. El deno-
minado Proyecto 2.000 o Teleselección, desarrollado durante varios años en conjunto con el
Ministerio de Defensa, permitió que a partir de ese año la larga distancia nacional prescindiese
de la operadora, al inaugurarse el Discado Directo Distante (DDD) entre Santiago, Valparaíso
y Concepción, ciudades que representaban el 76% de las líneas telefónicas de la compañía.
Para fines de ese período, más del 90% de los suscriptores podían acceder al DDD, llegando el
porcentaje de automatización de los teléfonos en servicio a un 93%. Adelanto relevante para un
:i{
Instalaciones y ampliaciones hacia el norte del país.
:i,
:io
público acostumbrado a la lentitud y congestión de las líneas de larga distancia, que sentía que
debía “felicitar” a la compañía por haber podido comunicarse en noche de Año Nuevo con el sur
del país en no más de diez minutos
70
.
Del mismo modo, luego de varios años de trabajo e investigación, el denominado Proyecto
3.000 vería la luz, con la compra en 1980 de equipos y servicios a la compañía francesa Thompson
CSF, por un valor de 41 millones de dólares. Se trataba del anhelado Servicio Local Medido
(SLM), puesto en marcha en 1981 para las principales ciudades del mercado telefónico: Santiago,
Valparaíso y Concepción.
La medición del consumo local, además de regular el tráfico en momentos de alta demanda,
hacía posible racionalizar el servicio mediante un sistema tarifario más justo. Terminaba así la
era de las tarifas planas. En adelante, cada suscriptor debía pagar de acuerdo al tiempo real de
llamados, lo que generó una actitud más cuidadosa respecto del uso del servicio. Cambiaba
también la modalidad de facturación, de mes adelantado a mes vencido.
El SLM trastocó fuertemente los usos que se daban al teléfono. La misma empresa se preocupó
de sensibilizar a los usuarios acerca del nuevo escenario. De la noche a la mañana, existió
consenso en que sólo debía utilizarse para cosas importantes, dejando de lado las conversaciones
triviales, que pasaron a ser una suerte de amenaza para quien pagaba la cuenta. Notable es en este
sentido un artículo aparecido en la Revista Telefónica titulado “El arte de hablar por teléfono”,
que en 1981 recomendaba a las mujeres eliminar sus “vicios” telefónicos: “brevedad: el error más
frecuente que se comete al hablar por teléfono está en la longitud de la comunicación. [...] Deje
las conversaciones superficiales para sus reuniones con las amigas. Los diálogos amorosos revelan
mal gusto personal y desconsideración hacia los demás”.
A comienzos de los años 80 se implementó otra medida clave que, esta vez, abría posibilidades
antes prohibitivas a personas y comunidades de menores recursos, en un intento serio por
extender el acceso al servicio. El Departamento de Finanzas de la empresa lanzó el sistema de
venta a crédito por medio de financiamiento bancario, pues hasta ese momento no existían
facilidades de pago para cancelar el elevado precio de la instalación, salvo para los teléfonos
comunitarios de las poblaciones.
La Compañía de Teléfonos inicia la era digital en Chile
Sin duda, la empresa dio un gran paso en 1983 con la instalación de las primeras líneas digi-
tales en el país. La decisión de reemplazar los equipos de conmutación electromecánicos —mu-
chos de los cuales se vendieron a otras naciones— por procesadores computacionales se tomó a
70
Noticiero CTC, Santiago,
enero de 1980, p. 3.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:i¡
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
inicios de 1979. Éstos representaban una novedosa posibilidad para las comunicaciones, porque
eran capaces de resolver en forma aún más rápida y eficiente la operación de interconexión de
llamadas. Para incorporar esta tecnología, todavía en etapa de experimentación, los ingenieros de
la empresa enfrentaron un importante desafío, ya que fue necesario introducir modificaciones de
diseño a los planos de los equipos importados para hacerlos operativos
71
. Los cambios estuvieron
relacionados principalmente con los sistemas de supervisión montados sobre la estructura básica
para proveer el servicio y sobre los sistemas que permitían que la nueva telefonía digital funcionara en
conjunto con la ya existente analógica. La tecnología digital hacía posible la convergencia entre
el mundo del teléfono y el de la informática, uniendo dos ámbitos casi enteramente separados.
Desde ese momento, la comunicación transmitió imágenes y todo tipo de datos, además de la
voz, en forma de números binarios en combinaciones de unos (1) y ceros (0), llamados bits.
Al compartir el mismo lenguaje de números, se produjo una unión natural que posibilitó a la
red de telefonía ampliar su oferta tradicional de servicios. De esta manera, lo más relevante de
esta innovación fue que permitió vehicular información digitalizada, incrementando el tipo de
información que se podía transmitir por la misma red existente.
Así, la telefonía se abrió a un mundo de insospechadas proyecciones, las que constituyeron
un salto revolucionario en las telecomunicaciones. Gracias a la digitalización se hizo posible la
tan esquiva masificación, al permitir, entre otras cosas, operar un mayor número de llamadas
de mejor calidad y menor costo. En el mundo analógico la comunicación se establecía a través
de un par de alambres de cobre entre dos puntos, separados por varios kilómetros de conexión
alámbrica. La distancia hacía que la voz se atenuara e introducía alteraciones en ella, además de
incorporar molestos ruidos. La gente debía alzar la voz para poder ser oída. Con la digitalización
este inconveniente desapareció del todo, ya que el nuevo sistema se independizaba de la distancia
recorrida por la señal digital.
A pesar de los fuertes cambios que presenciaba Chile respecto de su sistema de telecomuni-
caciones, todavía en 1984 existían seis variedades de tecnologías funcionando en el país, en sus
527 mil líneas telefónicas. Ese año operaban más de 41 mil líneas asociadas a la tecnología paso a
paso, 287 mil a la de barras cruzadas, ocho mil a la analógica —eran conocidas como “centrales
electrónicas”— y 172 mil a la digital, todas ellas de conmutación automática. En cuanto a la telefonía
manual, funcionaban en Chile 13 mil líneas de batería central y 15 de magneto
72
.
En las grandes ciudades la evolución tecnológica fue más o menos lineal, es decir, se pasó de
la telefonía de conmutación manual a la automática electromecánica, y luego a la digital. Sin
embargo, con el empuje modernizador y digitalizador de la compañía en los años 80, algunos
poblados rurales pasaron de la tecnología más básica, los teléfonos de magneto, a la más avanzada,
71
Se cuenta que la instalación del
sistema digital estuvo influida por la
compra de 16 aviones Mirage por
parte de la Fuerza Aérea de Chile entre
1979 y 1983. Thompson CSF tenía
una línea para armamento
relacionada con estos aviones, y
con ellos habrían llegado a Chile las
centrales que no habían funcionado
en Grecia, adquiridas a precio muy
conveniente.
72
Anuario estadístico del desarrollo
telefónico, período 1960-1997.
Santiago, CTC 1998, p. 40.
:i8
la digital, saltándose las etapas intermedias. En este sentido, el esfuerzo técnico de la empresa fue
relevante, dado que la aparición de una nueva tecnología hizo necesaria su compatibilización
con la ya existente en la red para un adecuado diálogo entre las señales que se intercambiaban al
efectuar una conexión entre dos suscriptores que no pertenecían a una misma central.
Reconocida como una empresa fuertemente caracterizada por sus aportes en las áreas de la
ingeniería y la tecnología, la Compañía de Teléfonos marcó otro hito trascendental con la intro-
ducción de la fibra óptica, la cual revolucionó los medios de transmisión, permitiendo un inima-
ginado aumento de capacidad. Las comunicaciones digitales operadas a través de esta modalidad
provocaron una aún mayor accesibilidad de las comunicaciones a un porcentaje cada vez mayor
de la población. El primer enlace se realizó a mediados de la década de 1980, entre la “Principal”,
central ubicada en la calle San Martín, y Providencia.
Desde entonces, la voz que, convertida en bits, viajaba por la red junto con todo tipo de
información transformable a números, pudo transmitirse a través de la luz, y a velocidades
inéditas. El delgado filamento de vidrio de alta pureza, extremadamente compacto y cuyo grosor
es similar al de un cabello humano, utiliza la luz como medio de transporte en la forma de
una onda electromagnética de la misma naturaleza que las ondas de radio, pero de frecuencia
muchísimo mayor. Fabricadas a alta temperatura con base en silicio, su proceso de elaboración es
controlado por medio de computadoras, para lograr que el índice de refracción de su núcleo, que
es la guía de la onda luminosa, sea uniforme y evite las desviaciones.
Comparado con el sistema convencional de cables de cobre, donde la atenuación de la señal
es de tal magnitud que requiere repetidores cada dos kilómetros para regenerar la transmisión,
en el sistema de fibra óptica se pueden instalar tramos de hasta 70 kilómetros sin que exista la
necesidad de recurrir a repetidores, lo que lo hace más económico y de fácil mantenimiento.
A diferencia de los pulsos eléctricos propios del cable, los impulsos luminosos no son afectados
por interferencias causadas por la radiación aleatoria del ambiente. Por otra parte, a través de
un cable de sólo seis fibras se puede transportar la señal de más de cinco mil canales o líneas
principales, mientras que se necesitan diez mil pares de cable de cobre convencional para brindar
servicio a ese mismo número de usuarios, con la desventaja de que este último medio ocupa un gran
espacio en los ductos, y requiere grandes volúmenes de material, lo que también eleva los costos.
Un nuevo escenario para las telecomunicaciones
Los cambios comenzaron a sucederse con rapidez en los años en que las políticas del Estado
tendían a la liberalización de los mercados, acorde con lo establecido en la Constitución Política
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:ip
ACERCANDO LEJANÍAS
(1930–1987)
de 1980. En esa misma línea, emblemático para las telecomunicaciones mundiales fue el fallo
que en 1982 puso fin al monopolio de las empresas Bell en Estados Unidos, imponiendo la
liberalización del mercado y excluyendo a las compañías locales como prestadoras del servicio
de larga distancia. Paralelamente, en Chile se establecía la Ley General de Telecomunicaciones
de 1982, la que, acogiendo los planteamientos elaborados por la Subtel en 1978, desregulaba el
sector con el fin de introducir la competencia. La nueva normativa derogó todas las disposiciones
vigentes desde 1959 relativas a telecomunicaciones, y aquéllas contrarias e incompatibles con
la recién instaurada ley. En ésta, las telecomunicaciones se definieron como “toda transmisión,
emisión o recepción de signos, señales, escritos, imágenes, sonidos e informaciones de
cualquier naturaleza, por línea física, radioelectricidad, medios ópticos u otros sistemas
electromagnéticos”
73
. Sus orientaciones fundamentales fueron las de desarrollar un sector basado
sobre la iniciativa privada, donde pudieran funcionar diversas empresas que estaban obligadas a
interconectarse. También abordó el complejo tema tarifario, decretando como principio general
la libertad de precios, salvo donde no hubiesen condiciones de competencia. Así, la Comisión
Resolutiva Antimonopolios debía velar por una competencia efectiva dentro del mercado, y
regular el área donde existiese una empresa dominante.
A los pocos días de dictada dicha ley, y por Decreto Supremo N° 202 del Ministerio de
Transportes y Telecomunicaciones, se otorgaron y renovaron las concesiones definitivas de
servicio público telefónico a la Compañía de Teléfonos de Chile S.A. El decreto comprendía
“todos los sistemas, derechos, servidumbres, activos y demás medios constituidos válidamente
por la Compañía para asegurar su establecimiento y desarrollo, destinados a prestar servicio
público en todo el país, a excepción de la X y XI Regiones”. Se permitía a la empresa la operación
plena y libre en la zona de su concesión por un plazo de cincuenta años.
Por otra parte, durante el año 1985 aparecieron publicados dos nuevos reglamentos que
complementaban la normativa aplicable a las empresas de telecomunicaciones: el Reglamento
General de Telecomunicaciones y el Reglamento Técnico de Intercomunicaciones para los
Servicios Públicos de Telefonía y Télex
74
.
En ese entonces, la compañía aún poseía acciones de tipo “A” y “B”, ambas con iguales
facultades, salvo que las acciones de tipo “B” tenían mayor derecho, proporcionalmente, a la
elección de directorio. En éste, de los siete directores designados, seis eran elegidos por las
acciones de la serie “A” de entera propiedad de CORFO y sólo uno por las de la serie “B”, que
pertenecían mayoritariamente a accionistas particulares nacionales y extranjeros.
Paulatinamente, el problema telefónico dejaba de ser un problema, y la empresa demostraba
una solidez financiera suficiente para enfrentar, incluso, los efectos de la intensa recesión
73
Ley N° 18.168, Ley General de
Telecomunicaciones, Art. 1.
74
Aprobados por Decreto Supremo
N° 119 del 10 de septiembre de 1984 y
Decreto Supremo N° 72 del 29 de
mayo de 1985, respectivamente.
:¡o
económica de 1982. Ese año, y en medio de un fuerte hundimiento de la economía mundial,
el PIB cayó en un 13,5% y las empresas nacionales en bancarrota llegaron a 800. Aunque
es recordada como la peor crisis vivida por el país desde 1931, la recuperación no tomó
demasiado tiempo, y ya en 1985 Chile comenzaba una etapa sin precedentes en los índices de su
crecimiento. Fue también el momento en que el gobierno decidía que la Compañía de Teléfonos
debía volver al sector privado, iniciando la venta de las acciones “A” a particulares.
En este marco la empresa enfrentaría los tremendos desafíos del período que se avecinaba:
un crecimiento superlativo de la demanda, nuevos negocios surgidos a partir de las tecnologías
de comunicación, y un mercado abierto a la competencia como nunca antes. La larga era del
monopolio había terminado y la Compañía de Teléfonos entraba de lleno en el torbellino de
la competencia.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:¡i
Estación satelital
:¡¡
:¡,
En la vorágine de las
telecomunicaciones
(1987–2005)
:¡o
:¡¡
A partir de la década de 1980 primó a nivel mundial la percepción de que las telecomunicaciones
eran un elemento indispensable y estratégico para el desarrollo competitivo de las naciones y sus
economías. Paulatinamente, las autoridades de numerosos países dejaron de considerar los bene-
ficios generados por las tecnologías de comunicación como intangibles o frívolos, y, por lo tanto,
inaceptables para justificar prioridades nacionales de inversión. En gran parte, esta opinión se
basaba sobre el hecho de que, a través de la historia, tales medios habían estado destinados de
manera especial al uso de los sectores privilegiados de la sociedad. Por eso, invertir en ellos
parecía acentuar la desigual distribución de los ingresos. Sin embargo, con el cambio de enfoque
respecto del rol del sistema de telecomunicaciones, se hizo indispensable generar condiciones
de universalidad de sus servicios, como también crear una infraestructura que permitiera a los
usuarios entrar efectivamente en contacto con la información crecientemente disponible.
Este giro fue de la mayor trascendencia para los países en vías de desarrollo, donde potenciar
las telecomunicaciones se convirtió en un imperativo. Los estudios demostraban que una
inadecuada infraestructura de esta área provocaba, en un Estado del primer mundo, pérdidas
cercanas al 2% del PNB; éstas crecían aún más en los países en vías de desarrollo. Se sumaba
la constatación de que al aumentar la densidad telefónica en un 1% dentro de estas naciones,
su PIB se incrementaba en cerca de 0,1%
1
. Actualmente, existe consenso respecto de que las así
llamadas Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TICs) son fundamentales para el
crecimiento económico a largo plazo y de que constituyen un input esencial para los demás
sectores que conforman las economías nacionales
2
.
Como visualizaron algunos académicos desde los años 60, el mundo ha evolucionado hacia
un modelo de producción en el cual el control y la optimización de los procesos industriales
como claves económicas están siendo reemplazados por la disponibilidad de información y
conocimiento. El hecho de que las personas puedan acceder y utilizar todo tipo de información
generada por otros, desde cualquier lugar y en la forma que prefirieran, está produciendo
cambios sociales de gran alcance. Se habla incluso de un nuevo estadio de desarrollo social,
definido como Sociedad de la Información
3
.
Chile no quedó al margen de esta tendencia, convirtiéndose el desarrollo de las telecomunica-
ciones en un tema de relevancia nacional. Hacia 1985, los índices que mostraba el país en este
sector hablaban de un notable retraso respecto de las naciones desarrolladas. La telefonía local
era uno de los aspectos más críticos, ya que aún registraba una fuerte demanda insatisfecha y
una lista de espera que excedía el 45% del total de las líneas existentes. Mientras los chilenos
tenían un poco más de seis aparatos en servicio por cada cien habitantes, en Uruguay había 12,
en Argentina diez, en México nueve y en Brasil ocho. Por otra parte, en países como la República
1
Comisión G de AHCIET, Las
telecomunicaciones y su impacto
global en la economía y la sociedad.
Fundesco, Madrid.
2
Telefónica España, La Sociedad
de la Información en España 2003.
Madrid, 2003, pp. 16-18.
3
Este concepto, en torno al cual aún
existe debate académico, tiene su raíz
en los estudios realizados por Daniel
Bell desde la década de 1960 sobre
los fundamentos y características de la
sociedad post-industrial.
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
Fibra óptica: la voz viaja a la velocidad de la luz.
:¡8
Federal de Alemania esta relación sobrepasaba los 62, en Australia los 55 y en España los 37
4
.
Para revertir este atraso, CORFO diseñó en 1987 un nuevo Plan de Desarrollo para la Compañía
de Teléfonos. Según éste, dentro de los próximos diez años, la empresa debía duplicar el número
de líneas telefónicas —550 mil en servicio a la fecha—, y alcanzar un grado de automatización y
digitalización del 100% y 71%, respectivamente
5
. Sin embargo, el monto de inversión proyectado,
cercano a los 1.350 millones de dólares, hizo necesario buscar nuevas fuentes de financiamiento
para obtener recursos.
La capacidad de inversión de la empresa estaba trabada por diversos factores, entre otros, la
limitación permanente de los fondos fiscales y las severas restricciones al endeudamiento público
impuestas al país por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Por otra parte, y a raíz de la
compleja situación económica que aún se vivía en 1985 y a la devaluación del peso, la empresa
tuvo grandes pérdidas, que le exigieron realizar ajustes. Una de las medidas fue la incursión, ese
mismo año, en el mercado de valores chileno a través de la venta de acciones al sector privado.
También emitió bonos de largo plazo entre inversionistas institucionales como las Administradoras
de Fondos de Pensiones (AFP)
6
, fondos de inversión, fondos mutuos y compañías de seguros.
No obstante, este mercado financiero no era suficientemente profundo y no bastaba para costear
los desafíos que debía enfrentar la empresa.
La Compañía de Teléfonos necesitaba una solución estructural, por lo que la palabra privatización
comenzó a cobrar cada vez más sentido. Finalmente, se optó por esta estrategia para desarrollar
la empresa.
Esta decisión se enmarcó dentro del proceso privatizador que vivía la gran mayoría de las
empresas estatales chilenas durante esa década, y que revirtió el enorme abultamiento del Estado
empresario. En el mundo se observaba una acelerada innovación tecnológica, la integración
creciente de los mercados financieros y la consolidación de acuerdos de comercio entre las naciones.
Esto significó un profundo viraje en la economía internacional, que de ahí en adelante exigió
mayor flexibilidad y versatilidad a los países para sumarse al mundo global y a los intercambios
sin fronteras.
A partir de la década de 1980, también se conformaron las grandes transnacionales del
sector de telecomunicaciones, a través de fusiones y alianzas corporativas que les permitieron
incursionar en mercados extranjeros y en la cobertura de servicios globales. Países en desarrollo,
como Chile, fueron para ellas un interesante nicho por explotar, debido a su insuficiente
infraestructura tecnológica. El desequilibrio mundial era tal, que nueve países del primer mundo
—Estados Unidos, Japón, República Federal de Alemania, Francia, Inglaterra, Italia, Canadá,
España y Australia— concentraban el 75% de los teléfonos instalados del planeta, es decir, 450
4
Donoso, Compañía de
Telecomunicaciones, anexos 3 y 6.
5
La densidad telefónica de 1987 era
de 6,6 teléfonos por cien habitantes,
la que en 1997 debería alcanzar 13,6.
La automatización llegaba ese año
a 98%, ésta se ampliaría reutilizando
equipos paso a paso, ampliando
centrales existentes y con plantas
nuevas, completamente digitales.
6
Creadas en 1982.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:¡p
millones de un total de 600 millones de aparatos.
El proceso privatizador y el desmantelamiento de los monopolios eran la tónica en el sector de
telecomunicaciones mundial. Esta corriente fue alentada por organismos internacionales como
la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el Banco Mundial y el Acuerdo General de
Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT). Los cambios instaurados en prácticamente todas las
naciones se rigieron por tres tendencias globales: desregulación, privatización y liberalización.
Los primeros países que desmantelaron sus monopolios públicos fueron Inglaterra, en 1984, y
Japón, en 1985. Por su parte, la justicia norteamericana ya había dado en 1982 una señal clara en
cuanto a que no toleraría el monopolio privado de las empresas Bell, obligando a sus 22 filiales
regionales a escindirse de la matriz y formar siete sociedades independientes.
En Chile, la privatización de la Compañía de Teléfonos y, un poco más tarde, la de ENTEL,
permitió dar el salto definitivo hacia la modernización. A este proceso se sumaron el debut
de los más novedosos servicios asociados a la red y la entrada de nuevos actores al mercado,
configurándose una industria altamente competitiva.
Privatización de la Compañía de Teléfonos de Chile
Factor crucial para el éxito de la privatización del área de telecomunicaciones en Chile, fue el
mejoramiento, en 1987, de la legislación en materia de concesiones y en la determinación de la
forma para fijar las tarifas. Con esto se pretendía dar una efectiva señal a los potenciales accionistas
en cuanto a que el sector se desenvolvería con reglas claras y ajenas a vaivenes políticos.
El marco conceptual siguió siendo la Ley General de Telecomunicaciones dictada en 1982,
cuyo propósito fundamental había sido liberalizar y desregular ese mercado para beneficio de
los consumidores y fomento de la inversión. Sin embargo, y no obstante que el principio rector
de la legislación era que las tarifas fuesen libres, al no instaurar un método de fijación tarifaria
para aquellos servicios en donde todavía no existían condiciones de mercado, subsistieron los
conflictos entre los actores del sector.
La solución al problema llegó a través de una modificación de la Ley de 1982, dictada en febrero
de 1987. Con ella las autoridades perseguían que el reglamento se convirtiera, efectivamente,
en una herramienta moderna, objetiva y flexible en el contexto de una industria cambiante
7
.
El mayor aporte de esta reforma fue el innovador método de fijación tarifaria para los servicios
donde existiera una calificación expresa por parte del organismo antimonopolios en cuanto a
que las condiciones existentes en el mercado no son suficientes para garantizar un régimen de
libertad de tarifas para el servicio. Se buscaba no traspasar a las tarifas aquellas ineficiencias
7
El DFL N° 1 estableció: 1° la
obligación por parte del concesionario
de proporcionar servicio a todo aquel
que lo solicitase; 2° el derecho a exigir
de parte de los futuros suscriptores un
aporte de financiamiento
reembolsable (bonos, acciones, u
otro), con el objeto de poder
financiar los proyectos de inversión
necesarios para satisfacer la demanda
telefónica. Este aporte tendría como
máximo el equivalente al costo de
inversión necesario para instalar una
línea telefónica; y 3° una metodología
técnico-económica de determinación
del nivel y de la estructura del servicio
telefónico. Para eso establecía: a) un
período de 5 años de validez de tarifas;
b) un sistema automático de
indexación para mantener su valor
real en todo el período, y c) una
rentabilidad de acuerdo a la tasa del
costo de capital de cada empresa.
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:{o
derivadas de la gestión de la operadora y garantizar el autofinanciamiento de la empresa eficiente
sujeta a regulación de precios. Para lograrlo, los técnicos delinearon un método inspirado en
el modelo del sector eléctrico y vigente hasta la actualidad. Diseñaron una empresa modelo
—teórica— eficiente que sólo ofrece los servicios regulados. Consideraba los costos
indispensables para proveer cada uno de éstos de acuerdo a la tecnología disponible, la más
eficiente gestión técnica y económica, la calidad establecida para el servicio y lo dispuesto por la
normativa general y particular aplicable a la concesionaria. El nuevo sistema tarifario se basó sobre
el cálculo del costo incremental de desarrollo y del costo total de largo plazo de una empresa
eficiente. A partir de éstos, las tarifas se determinan de modo que el valor presente neto de
los planes de expansión y reposición, respectivamente, sea igual a cero. La tasa de descuento
utilizada desde entonces, debe reflejar el nivel de riesgo del sector y se calcula utilizando el
método de Capital Asset Pricing Model (CAPM), novedoso en ese momento. En caso de que la
empresa no tuviese planes de expansión, se previó el uso de los costos marginales de largo plazo de
la hipotética empresa eficiente
8
.
El hecho de que este método tuviera rango legal en vez de simple reglamento, por ende, más
difícil de modificar, reforzó la señal de estabilidad que el Ejecutivo quería enviar a los potenciales
inversionistas privados
9
. Debido a la fuerte incidencia que tienen sobre el mercado las tarifas así
establecidas, el marco regulatorio se ha convertido en un factor determinante —para bien o para
mal— para la industria y para las políticas de negocio de las empresas de telecomunicaciones del país.
Luego de la dictación del nuevo decreto, CORFO suscribió con la Compañía de Teléfonos
un compromiso de desconcentración accionaria
10
. Como parte de esta política, en 1987, vendió
el 6,4% de sus acciones a trabajadores de la empresa, el 7,6% a diversas AFPs y el 11% a otros
privados. En forma paralela, determinó la factibilidad de venta de la empresa a inversionistas
extranjeros y llamó a una licitación pública nacional e internacional. El licitante ganador debía
adquirir el 30% de las acciones de la institución estatal y suscribir un número adicional en un
aumento de capital posterior. Tras un proceso de precalificación quedaron seleccionados ocho
consorcios: Bond Corporation, Telefónica Hispano-Francesa S.A., Comunicaciones Chile S.A.,
Bell South Co., Nippon Telegraph, Sonda, Alcatel N.V. y Chase Manhattan Bank.
El éxito de esta convocatoria se entiende en gran medida por el período de notable recupera-
ción económica que se inició a partir de 1985 y que se prolongó por más de una década.
Chile fue, junto con México, la única nación latinoamericana capaz de generar una profunda
recuperación tras la fuerte caída que significó la crisis de 1982
11
. Las políticas que sustentaron
este despegue pueden resumirse en control de la inflación, políticas fiscales sólidas, creación de
un sistema financiero fuerte, y decidida apertura al comercio internacional; todo esto basado
8
La Subtel es la encargada de realizar el
proceso completo, dividido en etapas.
En primer lugar, la presentación
de estudios para fijar las tarifas de
los servicios regulados, realizados
por las propias empresas telefónicas,
usando como referencia las bases
técnico-económicas elaboradas
por Subtel. Luego ésta dispone de
120 días para realizar sus objeciones
y contraproposiciones. Aunque las
diferencias respecto de las bases y
de las objeciones que surjan entre
las empresas y Subtel son sometidas
a arbitraje de una comisión pericial,
la decisión final recae en el regulador.
Las compañías pueden recurrir a los
Tribunales de Justicia en caso de que
se sientan perjudicadas por el regulador.
9
Las tarifas se fijan mediante un
decreto supremo conjunto emitido
por el Ministerio de Transportes y
Telecomunicaciones, y el de
Economía, Fomento y Reconstrucción.
10
Esta primera medida tendiente a la
privatización, implicaba la venta de
un 30% de las acciones de la
Compañía de Teléfonos en un plazo
de cinco años, y la obligación de que
durante los tres primeros adjudicara
al menos el 25%.
11
José de Gregorio, “Crecimiento
económico en Chile: Evidencia,
fuentes y perspectivas”, en Estudios
Públicos, Santiago, N° 98, 2005, p. 26.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:{:
sobre una institucionalidad estable, una adecuada infraestructura y estímulo a la inversión.
Sin embargo, la crisis económica también había reconfigurado el escenario político chileno,
pues gatilló el surgimiento de una fuerte oposición al régimen del general Pinochet. Entre 1984
y 1986 se vivió un período de intensas protestas ciudadanas, que derivaron en la reorganización
de los partidos políticos. La marea opositora ya no se detendría hasta su triunfo en el plebiscito
de 1988. Esta victoria determinó que al año siguiente se realizaran elecciones democráticas para
elegir Presidente de la República y representantes para el nuevo Congreso Nacional. Chile volvió
a ser una democracia.
La Compañía de Teléfonos de Chile fue adjudicada a un holding australiano, Bond
Corporation, que manejaba activos avaluados en cerca de 8.700 millones de dólares. Tenía
inversiones distribuidas en industrias tan variadas como la carbonífera, cervecera, aeronáutica,
turística, inmobiliaria y medios de comunicación, con negocios en Gran Bretaña, Papúa Nueva
Guinea, Corea del Sur, Hong Kong, China, Estados Unidos y Australia. En este último país poseía
Bond Media, grupo pionero en comunicaciones.
En diciembre de 1987, cuando la transacción estaba casi finalizada, problemas formales
amenazaron con echarla por tierra. Debido a estas complicaciones, CORFO declaró desierta
la licitación y optó por la venta directa. Fue así como, tras casi veinte años de administración
estatal, la corporación transfirió, el 27 de enero de 1988, el 30% del capital autorizado de CTC a
Bond Corp. Chile S.A., convirtiéndose el consorcio australiano en el nuevo socio mayoritario de
la Compañía de Teléfonos de Chile
12
. La transacción costó 138 millones de dólares e implicó el
traspaso de 151 millones de acciones serie “A”. Posteriormente, el directorio de la compañía acordó
venderle otras 10.440.204 acciones serie “B”. El consorcio australiano se convirtió en el dueño
del 50,13% de las acciones de la empresa, a pesar de que el porcentaje máximo autorizado en sus
estatutos era del 45%. Por este motivo, se comprometió a disminuir ese porcentaje, cosa que fue
realizando de forma paulatina. Por su parte, CORFO había reducido a un 2,9% su participación
en la compañía, durante 1989, para desaparecer definitivamente desde 1990.
Con su ingreso al mercado chileno, el controlador sentó nuevas bases para las telecomunica-
ciones del país. Como primera meta, asumió solucionar el grave problema de escasez de telefonía
básica. En este sentido, el primer decreto tarifario, publicado en 1988, fue una positiva señal que
incentivó la inversión en el sector. Entre sus medidas destacó el aumento del valor del cargo fijo
para terminar con las distorsiones históricas de precio que existían entre la telefonía local y la de
larga distancia derivadas del subsidio cruzado.
12
El holding australiano constituyó
la firma Bond Corp. Chile S.A.
para canalizar los recursos
externos destinados a materializar su
participación accionaria en la compañía.
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:{i
voxn covvovz1:ox vx cn::v
Desde un primer momento el grupo australiano se propuso que la Compañía de Teléfonos
ingresara en la vorágine de las tecnologías de vanguardia. Los cambios que diseñó fueron
radicales, y se centraron en la estructura de la empresa y en la readecuación de sus objetivos
comerciales y sus lineamientos, tanto técnico-operativos como de gestión.
Mark Babidge, nuevo presidente del directorio, tuvo un papel de primera importancia en la
transformación de la empresa. Fue él quien inyectó la fuerza en los equipos de trabajo para crecer
a una escala mayor de la establecida dos años antes por el plan CORFO. Su estrategia consistió
básicamente en acceder a fuentes de financiamiento internacionales para modernizar, diversificar y
ampliar las redes de la compañía. Además, decidió reestructurarla como un consorcio de empresas,
y estableció que el marketing y la publicidad serían ejes fundamentales de su acción.
Luego de décadas, el concepto de “abonados” fue reemplazado por el de “clientes”, quienes
se transformaron en la alternativa de desarrollo más viable para la empresa. Esta visión quedó
reflejada en la campaña publicitaria de 1989, guiada por el lema “CTC, más compañía para
usted”. En un spot televisivo aquélla exhibía una nueva imagen corporativa, centrada en las
letras CTC. El comercial mostraba, desde la altura, a una ciudad en medio del ajetreo nocturno.
Poco a poco, las luces urbanas se transformaban en tubos de fibra óptica que formaban el
nuevo logotipo: CTC. Terminaba la escena con el amanecer y esferas que emergían de las
letras, representando mensajes, líneas y vías de comunicación. La ausencia de la clásica figura
del teléfono como símbolo de marca, mostró a la compañía como una empresa que venía a
solucionar necesidades de telecomunicaciones, más allá de la telefonía
13
.
La campaña fue premiada por su calidad, efectividad y vanguardia tecnológica, y el departa-
mento de Marketing de CTC por el trabajo coherente y de gran eficiencia en su actividad
comunicacional. Además, tanto el logotipo como el anuncio fueron galardonados por el
Smithsonian Institute en Estados Unidos.
Nuevos negocios, nueva estructura: filialización
La consolidación de CTC como compañía de telecomunicaciones exigió impregnarla de una
visión empresarial más focalizada, que pretendía ampliarse a toda una nueva gama de negocios.
Así otorgó a su red un valor agregado, atractivo para clientes y rentable para la empresa.
La filialización de CTC fue el resultado de este enfoque, sumándose a la tendencia de otras
compañías chilenas de diversos rubros. El nuevo diseño separó en ramas independientes aquellas
13
La idea de utilizar esferas como
elemento esencial del logotipo no
era del todo nueva, ya que empresas
como Telefónica España lo habían
hecho algunos años antes con la
misma finalidad, es decir, mostrar la
ampliación del ámbito de sus servicios.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:{¡
actividades corporativas que desarrollasen potenciales líneas de negocios. Cada empresa filial se
especializó según las necesidades que presentaban los distintos segmentos de clientes. Como
empresa matriz, CTC S.A. concentró todas las actividades regidas por tarifas reguladas, es decir,
el servicio local y la larga distancia nacional e internacional
14
. La primera filial en nacer fue CTC-
Celular S.A., la que desde septiembre de 1988 debía establecer, instalar, explotar y administrar la
telefonía móvil. A fines de ese mismo año, fueron creadas además CTC-Operaciones Telefónicas
S.A. —abocada a la infraestructura que requieren las telecomunicaciones—, CTC-Negocios S.A.
—para comercializar equipos y servicios de telecomunicaciones y redes privadas de datos,
destinados principalmente a grandes clientes— y CTC-Servicios S.A., que tenía por objetivo
prestar todo tipo de servicios, ya sea jurídicos, financieros, tributarios, computacionales,
inmobiliarios, entre otros, a CTC y sus filiales. Ese mismo año, la Isapre Istel —creada por
la compañía en 1987 para mejorar la calidad de las prestaciones de salud de sus empleados y
familiares—, fue convertida en filial. En abril del año siguiente, se constituyó también CTC-
Transmisiones Regionales S.A., que debía poner en marcha el negocio de larga distancia
operado a través de medios propios. Con el correr de los años algunas filiales han reorganizado
sus negocios y han aparecido nuevas —cada una de ellas con un directorio independiente,
capacidad de gestión autónoma y reglas claras en su relación con otras sociedades del grupo y
sus competidores—; otras, en cambio, han desaparecido.
El proceso de filialización requirió una renovada estructura organizativa. Las políticas de
personal debieron ser flexibilizadas, pues la empresa necesitaba transferir personal de la matriz a
las filiales. El nuevo enfoque empresarial, que incorporaba al trabajador como una persona más
autónoma y participativa, exigió de parte de los empleados —que a fines de 1988 alcanzaban a
7.518— una permanente capacidad de adaptación. Sin embargo, estos conceptos y requerimientos
crearon una relación crecientemente tensa dentro de la empresa. Inicialmente, los dirigentes
sindicales se opusieron a los cambios en los contratos que exigía la reorganización, y observaron
con recelo la actitud de los ejecutivos. La situación era compleja, como muestra un boletín
especial del Sindicato Nacional Telefónico, de septiembre de 1989. Allí, los dirigentes expresaron
que este proceso significaba “el despedazamiento del patrimonio nacional […], cuya formación
costó muchos sacrificios y recursos a este país y a sus habitantes”. Los sindicatos aumentaron sus
presiones hasta que, en junio de 1990, ya bajo la administración de Telefónica España, se produjo
una huelga legal de cinco de las siete organizaciones sindicales que se encontraban en proceso de
negociación con la empresa. Luego de ésta se firmaron los contratos colectivos de trabajo para el
período 1990-1992. Con el tiempo, los temores de los trabajadores fueron disminuyendo, y las
relaciones entre ejecutivos y empleados mejoraron sustancialmente.
14
Los servicios regulados han variado
desde entonces.
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:{{
Telecomunicaciones para todo Chile y para todos los chilenos:
Modernización y expansión de la red
La administración australiana revolucionó desde un principio el ritmo de crecimiento de CTC.
Decidió acortar de diez a cinco años el plazo del plan de desarrollo CORFO. Éste contemplaba
duplicar el número de líneas existentes, incrementar la red digital y automatizar la totalidad
de su parque telefónico, eliminando así definitivamente el obsoleto sistema manual que aún
se utilizaba en algunas localidades del país. Sin embargo, sus metas no terminaban ahí, ya que
pretendía, además, aumentar los servicios prestados a través de su red digital y ampliar en un
150% la telefonía pública en un plazo de cuatro años. Para esto, instaló, en 1988, a lo largo
de todo el país 1.350 teléfonos públicos. Los de color amarillo servían para llamadas locales,
mientras que los de color azul, para comunicaciones de larga distancia. Al año siguiente, inició
la instalación de teléfonos públicos inteligentes (TPRI), es decir, aquellos que permiten realizar
todo tipo de llamadas y que aceptan diferentes medios de pago.
La modernización de la red de CTC significó incorporar diferentes tipos de redes a la red
pública, centrada hasta entonces en el servicio telefónico convencional. Una de ellas fue la
tecnología móvil, que no era del todo novedosa en el país, puesto que desde 1981 Cidcom
operaba un sistema de esta naturaleza. No obstante, en 1988 CTC decidió configurar una red
capaz de proporcionar una cobertura más amplia por medio del uso de equipos portátiles de
bajo poder. Se trataba de un sistema telefónico inalámbrico basado, como sus antecesores, sobre
el uso de ondas electromagnéticas para transmitir la voz. Sin embargo, permitió que muchísimos
equipos transmitieran simultáneamente dentro de un mismo espacio geográfico porque lo
dividió en celdas o zonas reducidas de manera de poder utilizar la misma frecuencia en áreas no
adyacentes. Así no se producían interferencias entre los equipos y era posible optimizar el uso de
la frecuencia. Ello gracias a la confluencia de la informática, pues requería que una inteligencia
central administrase la asignación de frecuencias.
Bond Corp. se abocó a impulsar la telefonía portátil inalámbrica, llevando adelante un plan
de expansión que sobrepasó las predicciones del mercado. La primera medida para operar
este nuevo servicio y para desarrollar el negocio, fue la creación de CTC-Celular S.A. Subtel
había dividido el país en dos zonas de operación, una correspondiente a las Regiones Quinta y
Metropolitana —incluyendo la ruta 68, entre Santiago y Valparaíso—, y otra que abarcaba el
resto del país. En noviembre de 1988 CTC y Cidcom obtuvieron concesiones para operar dentro
de la primera, que concentraba cerca del 70% de los potenciales suscriptores. Por su parte, las de
la segunda, fueron asignadas a ENTEL y VTR
15
. Fue así como, en marzo de 1989, CTC puso en
15
Vía Transradio Chilena (VTR) fue
fundada en 1928 como la primera
empresa de telecomunicaciones
privada del país, siendo sus accionistas
cinco de las principales empresas de
telecomunicaciones mundiales de esa
época, tales como RCA y Siemens.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:{,
marcha la primera red de telefonía celular en Latinoamérica.
Para promoverla, desarrolló una atractiva campaña publicitaria y de marketing, destinada
a empresas, instituciones y a aquellas personas que por su trabajo requerían comunicarse de
manera fácil y expedita desde o hacia cualquier parte del mundo. Por esto, entre sus primeros
objetivos estuvo conectar a la red celular aquellos polos agrícolas y portuarios que hasta entonces
se encontraban marginados del servicio telefónico. En diciembre de 1989, y a pesar del elevado
costo de esta nueva tecnología, ya había aproximadamente cinco mil terminales celulares de CTC
en uso. Desde estos teléfonos era posible acceder a diversos servicios suplementarios, tales como
transferencia a otro número y conferencia tripartita. El índice de penetración de un 0,8% observado
durante los primeros ocho meses de funcionamiento, era similar al de naciones desarrolladas.
Para el servicio de larga distancia, la Compañía de Teléfonos decidió implementar nuevos
sistemas propios, ya que las redes disponibles, tanto de ENTEL como de CTC, aún se hacían
insuficientes. Enlaces satelitales y de fibra óptica complementarían así la infraestructura de la
empresa —basada hasta el momento sobre tecnología de microondas y cables coaxiales— y
el servicio que le proveían otras operadoras. Entre los principales focos de acción de CTC
estuvieron sectores de difícil acceso, donde se encontraban polos de producción en pleno
desarrollo, como centros mineros y sectores agroindustriales.
Este programa de larga distancia desafiaba el acuerdo que, desde 1984, delimitó áreas de acción
y desarrollo entre CTC y ENTEL, mientras ambas empresas estaban en manos de CORFO
16
.
Sin embargo, una vez privatizada, CTC decidió regirse según lo acordado dentro del contrato
de concesión de 1982, que la autorizaba explícitamente a realizar el servicio de larga distancia a
través de medios propios
17
. Por esto, en 1989, había comenzado a instalar la red de fibra óptica
entre la capital y Valparaíso —finalizada a mediados de 1990—, tramo en que hasta el momento
utilizaba sus propias instalaciones de microondas. Era la primera etapa de un plan de prestación
de larga distancia que prescindía del arriendo de medios a otros operadores. El ímpetu por
ampliar sus redes para operar la larga distancia, derivó en un pleito de cinco años con los
prestadores de telefonía de larga distancia.
La filial encargada de desarrollar el proceso de expansión fue CTC-Transmisiones Regionales
S.A. Recién creada, en 1989, solicitó concesiones para proporcionar servicios intermedios
de telecomunicaciones a través de nuevos medios propios, es decir, fibra óptica y tecnología
satelital. Ese año la empresa adquirió estaciones satelitales —a pesar de que recién en 1993 le
fueron otorgadas dichas concesiones— y diseñó el así llamado Proyecto Satelital. Mediante éste
proporcionaría servicio, principalmente, a aquellos centros económicos importantes que, por
su ubicación, carecían de comunicaciones expeditas. Los enlaces entre estaciones se realizarían a
16
Operación de llamadas locales para
CTC y larga distancia para ENTEL.
17
Así lo dice el artículo 3 de dicho
contrato: La prestación del servicio
público telefónico por parte de la
Compañía de Teléfonos de Chile
S.A., comprenderá el servicio
telefónico local que proporcione a
través de medios propios y el servicio
telefónico interurbano e internacional
que otorgue mediante medios propios
y/o la interconexión con las demás
empresas concesionarias del sector.
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:{o
través del transponedor del satélite Panamsat I.
Mientras la Subtel analizaba las solicitudes de concesiones que había presentado CTC, ENTEL
—empresa que dominaba el mercado de la larga distancia— recurrió ante este organismo, pues
temía a la integración vertical. La subsecretaría consultó a la Comisión Antimonopolio si,
desde el punto de vista de la libre competencia y asumiendo que CTC dominaba el 95% del
mercado de telefonía local, era posible otorgarle dichas concesiones. Las comisiones Resolutiva
y Preventiva mostraron diferentes posiciones: La primera estuvo a favor, siempre y cuando
los beneficios se traspasaran a los usuarios. La segunda, dictaminó que no era factible, pues la
posición dominante de CTC en el mercado de telefonía local le entregaba un público cautivo.
Esto la convertía, prácticamente, en la única empresa que se relacionaba en forma directa con los
usuarios y a la cual necesariamente deberían acceder los demás prestadores de larga distancia y
de servicios intermedios, como ENTEL y Chilesat
18
.
Cuando CTC volvió a recurrir ante la Comisión Resolutiva, los demás portadores de larga
distancia, presentaron en conjunto todas sus objeciones a las concesiones a CTC. Sin embargo,
esta instancia acogió la tesis de la compañía y estableció las reglas de conducta y procedimiento
para la operación del sistema de multicarrier discado
19
. No conforme con esto, ENTEL inter-
puso un recurso de queja ante la Corte Suprema. El tribunal dejó sin efecto la resolución de
la comisión, pues consideró que ésta no había tomado en cuenta informaciones técnicas ni
periciales, por lo tanto, ordenó que volviera a pronunciarse. Tras nuevos estudios y recursos, la
solución al problema llegaría recién en 1994.
La ampliación de esta red permitió además dar un paso decisivo en relación con la comunica-
ción de voz, textos, datos, imagen y sonido. Con nuevos medios de transmisión y un intensivo
programa de cableado con fibra óptica, CTC potenció el servicio de la telefonía al incorporarle
numerosas aplicaciones y desarrollar nuevas redes que hacen de soporte para servicios
novedosos, como operación de bases de datos, correo electrónico, o transferencia electrónica de
fondos y documentos.
Estrategia financiera para un gran plan de inversiones
Las metas propuestas por Bond Corp. no habrían tenido sentido sin el diseño de una estrategia
financiera que permitiera multiplicar la capacidad de inversión de CTC a cifras nunca antes vistas
en la compañía. Si en 1987 invirtió 25 millones de dólares, en 1989 esta cifra aumentó a 112 millones.
Para lograrlo, básicamente dirigió su mirada a fuentes de financiamiento externas, pues el
mercado de capitales en Chile no tenía la capacidad para financiar proyectos de tal envergadura.
18
Otras cinco compañías
proporcionaban telefonía local,
dos de ellas en el área de concesión
de CTC. Por su parte, ENTEL había
solicitado concesiones para operar
como proveedor local en áreas
centrales de Santiago y anunció el
desarrollo de proyectos similares en
otras ciudades del país.
19
Por otra parte, autorizó a las empresas
de larga distancia a prestar servicios
de telefonía local. En Donoso,
Compañía de Telecomunicaciones, p. 139.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:{¡
Como holding internacional, el grupo australiano introdujo dentro de CTC una mirada global
respecto de los instrumentos financieros a los que podía recurrir. Fue esta visión la que permitió
transformar y expandir la empresa, y la que, sin buscarlo, modificó el mundo de las finanzas
nacionales. Su primer objetivo fue la incursión en el mercado de capitales norteamericano en
forma directa. Era sólo la etapa inicial de un ambicioso programa financiero. Éste preveía capital
internacional, créditos de proveedores, bonos colocados tanto en Chile como en el extranjero y
créditos bancarios sindicados internacionales, todos instrumentos relativamente desconocidos en
el país. Ingresar a Wall Street era la estrategia para darse a conocer entre inversionistas y analistas
extranjeros, y así acceder a otros mercados financieros. Además, esto le abriría las puertas para
comprar equipos de alta calidad a mejor precio, pues las empresas registradas en la Superinten-
dencia de Valores de los Estados Unidos (Security and Exchange Commission, SEC) reducían el
costo de financiamiento de parte de proveedores internacionales. La administración australiana
tenía el convencimiento de que las expectativas de crecimiento y desarrollo de CTC, junto a su
buena situación en términos de análisis de riesgo, hacían factible acceder incluso a financiamiento
e inversión directa por parte de organismos multilaterales. Fue así como, en 1989, la compañía
estableció contactos con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y con International
Finance Corp. (IFC), filial del Banco Mundial.
Durante el último trimestre de ese año, el directorio decidió obtener recursos por un valor de
100 millones de dólares a través de la colocación de American Depositary Receipts (ADRs) en la
Bolsa de Valores de Nueva York. La coyuntura era propicia para invertir en CTC, ya que el país se
encontraba en medio de una escalada de desarrollo económico y mejoraba su imagen internacional
debido al impulso del proceso democrático. Luego de las elecciones de 1989, asumiría la presi-
dencia del país, en marzo del año siguiente, el demócratacristiano Patricio Aylwin (1990-1994).
El desafío no era menor para la compañía, pues en esos años ninguna empresa chilena, ni
tampoco latinoamericana, transaba acciones en forma directa y privada en bolsas internacionales.
La operación fue planificada y liderada por Claudio García desde la vicepresidencia de Adminis-
tración y Finanzas de CTC. Conocido más tarde como “el hombre de los ADRs”, sus éxitos le
significaron ser elegido por la International Investment Magazine entre los quince mejores gerentes
corporativos de finanzas del mundo.
La emisión de ADRs demandó un intenso trabajo para adaptar aspectos normativos, tributarios
y contables en Chile. Fue necesario que la Bolsa de Comercio de Santiago compatibilizara esta
operación de capitales con las normas chilenas y que la Superintendencia de Valores y Seguros
(SVS) dictara la circular que desde entonces rige este instrumento financiero en el país. También
el Banco Central editó un nuevo capítulo del Compendio de Normas, el 26, para regular los
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:{8
flujos de dinero que implican operaciones de este tipo, incluyendo las operaciones de inflow y
flowback. Este mecanismo de traspaso de acciones a ADRs, y viceversa, permite el arbitraje que
minimiza las diferencias de precio entre el mercado norteamericano y el chileno. El Servicio
de Impuestos Internos (SII) determinó las tasas de impuestos aplicables a las transacciones
de ADRs. En Estados Unidos, CTC obtuvo las clasificaciones de riesgo de sus acciones.
Adicionalmente, elaboró un prospecto para la Superintendencia de Valores norteamericana,
que representa un hito en la historia del mercado de capitales en Chile, pues se trata del primer
documento realizado bajo estándares internacionales.
Mientras esto sucedía, durante el segundo semestre de 1989 surgieron noticias que hicieron
temer por el éxito de la gestión emprendida por CTC. Corrían rumores de que Bond International
tenía graves problemas financieros en el resto de sus empresas, lo que provocó reticencia en el
mercado de capitales nacional. Para impedir que los flujos de caja de CTC pudiesen servirle
de paliativo, la banca chilena dificultó las operaciones de crédito a la empresa en forma velada,
mediante tasas inconvenientes o acortando los plazos de renovación de deuda. Al término de ese
año, se produjo la crisis financiera final del grupo Bond, el que, altamente endeudado, tuvo que
deshacerse de la telefónica chilena.
1v:vvóx:cz vsvzxz ::vcz z cn::v
Producto de la crisis del grupo Bond, Telefónica España se transformó en el controlador
principal de CTC cuando compró, en febrero de 1990, la mayoría accionaria de esta compañía
a través de su filial Telefónica Internacional Chile S.A. Esta venta permitió transferir indirecta-
mente todos los haberes de Bond Corp. Chile y las acciones que ésta tenía en CTC a Telefónica
Internacional Chile S.A. Adquirió así el 49,2% de la propiedad de la empresa en 388,5 millones
de dólares, más una opción para comprar un 1,2% adicional.
Coincidiendo con el emblemático momento político que vivía Chile, Telefónica España
—noveno operador mundial de telecomunicaciones
20
— iniciaba su actividad en el país sesenta
años después de que el presidente Carlos Ibáñez inaugurara la puesta en marcha del servicio
telefónico entre Chile y España mediante una conversación con el rey Alfonso XIII. Asimismo,
hizo propias las metas y estrategias iniciadas por Bond Corp., las cuales fueron consolidadas
y profundizadas. El liderazgo asumido por la empresa hispana permitió a CTC potenciar su
compromiso con el desarrollo del sector de telecomunicaciones nacional, contribuyendo en
forma activa a la inserción de Chile dentro del mundo globalizado.
20
En 1991, las cuatro empresas
más grandes del rubro eran: la
norteamericana AT&T, con ingresos
por 63 billones de dólares; la nipona
NTT, con ingresos por 48,1 billones
de dólares; la alemana DBP Telekom,
con ingresos por 28,4 billones de
dólares; y British Telecom, con
ingresos por 23,3 billones de dólares.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:{p
En ese momento, CTC era propietaria del 95% del total de las líneas nacionales en servicio
y proporcionaba telefonía a todo el territorio chileno, con excepción de las Regiones Décima
y Undécima. Continuaba siendo la principal operadora de telefonía local del país y, sin duda,
era la única dispuesta a efectuar grandes inversiones necesarias para una adecuada penetración
del servicio. Con 6,6 líneas por cada cien habitantes, contaba en 1990 con más de 800 mil
líneas operativas. Su competencia en telefonía local la representaban empresas de menor
tamaño, como la Compañía Telefónica del Sur (CNT), con cerca de 30 mil líneas. Dentro de
la capital, la concurrencia estaba conformada por dos empresas más pequeñas: la Compañía
Telefónica Manquehue —que proveía de servicio a unos siete mil abonados—, y la Compañía
Manufacturera de Equipos Telefónicos (CMET), que en esa misma época contaba con ocho mil
líneas en servicio en las Regiones Quinta y Metropolitana
21
.
Con la adquisición de CTC, Telefónica España revertía su frustrada candidatura en la licita-
ción de 1987, en la cual había presentado la segunda mejor oferta como parte de un consorcio
hispano-francés. La empresa española iniciaba así su expansión internacional en el marco de una
estrategia latinoamericana. Chile representó su primera inversión en el extranjero como socia
mayoritaria de una operadora telefónica, y el comienzo de su participación en la globalización
del mercado de las telecomunicaciones. Su presidente, CándidoVelázquez-Gaztelu, señaló, junto
con anunciar la compra en Santiago, que se habían propuesto “sustituir las viejas ideas autár-
quicas de operación de redes nacionales por la búsqueda de una proyección internacional, que
permita participar en todas las oportunidades de negocio que ofrecía un mercado supranacional.
Hay una necesidad evidente de facilitar a los clientes una oferta global de nuevos servicios, que
hace imprescindible abordar el negocio telefónico desde una óptica internacional”
22
.
Desde ese momento, Telefónica España concretó, además, la compra de varias empresas de
telecomunicaciones de América Latina, donde existía una demanda telefónica no atendida
e infraestructuras que requerían fuertes inversiones para su modernización. Ese mismo año
compró al Ejército de Chile su propiedad en ENTEL, y en Argentina obtuvo una concesión
para crear Telefónica Argentina. A partir de 1991 participó en la privatización de la operadora
venezolana CANTV, y tomó control de Telefónica Larga Distancia en Puerto Rico; esta última
operación resultaba un paso importante para ingresar al negocio de las comunicaciones en
Estados Unidos. En 1994 adquirió las dos principales operadoras peruanas, fusionándolas
como Telefónica Perú. Luego se proyectó en Centroamérica, asumiendo la dirección del
servicio telefónico en El Salvador y Guatemala. En 1996 se insertó dentro del mercado brasileño
—el mayor de la región— a través de la compra de parte de la Companhia Riograndense de
Telecomunicacoes (CRT) y, dos años más tarde, mediante un consorcio liderado por Telefónica
21
Además existían otras compañías
pequeñas y cooperativas que operaban
en diversas regiones, tales como la
Compañía de Teléfonos de Coyhaique
(Telcoy), en la Undécima Región,
y la Cooperativa Rural Eléctrica de
Llanquihue, en la Décima Región.
22
Telefónica,1924-1999. Setenta y
cinco años. Madrid, p. 258.
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:,o
Internacional que se adjudicó el 51,8% de las acciones de Telesp en el estado de Sao Paulo, la
operadora más importante de ese país. En 2001 ingresó al mercado móvil mexicano a través de la
adquisición de cuatro empresas móviles.
En esta misma línea, CTC participó en procesos internacionales de licitación y privatización
de compañías de telefonía en América Latina. En 1993 obtuvo, como parte de un consorcio
internacional, la licencia de telefonía celular para una zona de Colombia y, tres años más tarde,
una participación en CRT fija y móvil en Brasil.
CTC en Wall Street
A pesar del cambio de controlador de la compañía, el proceso de colocación de ADRs en la
Bolsa de Nueva York siguió su curso. Varios ejecutivos de CTC viajaron a los principales centros
financieros de Estados Unidos y Europa para entrevistarse con posibles inversionistas. Desde un
comienzo percibieron que la iniciativa sería un éxito, pues importantes instituciones compro-
metieron su participación. The Wall Street Journal informó en su portada la gran demanda por
acciones de la telefónica chilena. Entre elogiosos comentarios respecto de la economía nacional,
auguraba a CTC un positivo desarrollo. Por su parte, la revista Fortune recomendó las acciones
de esta empresa como las más seguras del sector telecomunicaciones.
El 20 de julio de 1990 a las 11:30 de la mañana, en el puesto número siete de la rueda, comen-
zaron a transarse las acciones de la compañía. Con esto, Chile se convertía en el decimoquinto
país del mundo en participar en la bolsa neoyorquina. El hecho en sí era de gran importancia,
ya que de las 1.700 acciones registradas en el New York Stock Exchange (NYSE), menos de un
centenar eran extranjeras.
A fines de ese año, los ADRs representaban el 14,7% de la propiedad de la empresa. La coloca-
ción de estas acciones supuso no sólo un importante escalón para acceder a nuevas fuentes
de financiamiento para el plan de desarrollo de la compañía, sino que fue una contribución
significativa de CTC al progreso del mercado de capitales chileno. De hecho, hacia fines de la
década de 1990, 25 empresas nacionales de diversas áreas ya transaban sus acciones en la Bolsa de
Nueva York.
En adelante, el desarrollo de la compañía se encaró con una creativa y agresiva estrategia de
financiamiento. Por primera vez emitió parte de su deuda a través de bonos convertibles en
acciones en el mercado público internacional, más profundo que el nacional, ya que cuenta con
un mayor volumen y número de participantes. La empresa recurrió también a otras operaciones
financieras innovadoras, como bonos a 12 y 25 años en el mercado local; créditos sindicados
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:,:
internacionales; créditos de organismos y bancos internacionales; contratos de crédito con los
proveedores; y contratación de leasing para equipos terminales y centrales privadas. Junto con
el uso de estas estructuras de financiamiento vino la utilización de mecanismos de cobertura de
riesgos de tasa de interés y de moneda extranjera, a través de operaciones swaps, contratación de
seguros de cambio, compra de opciones y otros similares.
Gracias a esta labor, pionera en la mayoría de los casos, CTC logró importantes reconoci-
mientos por su solidez y sus resultados. En 1993, fue calificada por Euromoney como la segunda
empresa latinoamericana mejor gestionada. Además, las principales agencias de clasificación
de riesgo internacionales le otorgaron la categoría de investment grade. Dos años más tarde,
mejoraba positivamente la clasificación de la deuda de la compañía quedando en (A-), categoría
máxima que podía ostentar una empresa chilena. Por su parte, 1996 es recordado como el año
de la colocación de los yankee bonds, por un monto de 200 millones de dólares. El atractivo de
estos bonos transados en el mercado de deuda de Estados Unidos, era que servían como base
de financiamiento externo de largo plazo, ya que algunos tienen un tiempo de vencimiento de
hasta cien años y contaban con tasas de interés convenientes. El mercado europeo tampoco
quedó fuera del alcance de CTC, desde que en 1995 algunos de sus bancos comenzaron a otorgar
créditos a la empresa. Punto culminante fue, en 1999, la colocación de eurobonos realizada por
la compañía.
En agosto del 2005, directores y ejecutivos de la compañía, junto a numerosos invitados de
la comunidad financiera nacional e internacional, celebraron, con la clásica ceremonia del
“Cierre de Campana de Día” en la Bolsa de Valores de Nueva York, el aniversario número 15
de la colocación de ADRs de CTC, que la convierte en la empresa latinoamericana de mayor
permanencia en la NYSE.
Ley del multicarrier, la larga distancia se abre a la competencia
La disputa legal y la polémica que se había iniciado en 1989 por la participación de CTC en el
mercado de la larga distancia con nuevos medios propios, se resolvió finalmente el 10 de marzo
de 1994. Ese año, se implantó el sistema multiportador para las llamadas de larga distancia
nacional e internacional tras una modificación a la Ley General de Telecomunicaciones de 1982
23
.
Se determinó que los operadores de telefonía pública participaran de ese mercado a través de
empresas filiales constituidas como sociedades anónimas abiertas, es decir, mediante integración
vertical regulada
24
. Debido a esto, CTC-Transmisiones Regionales —conocida como CTC-
Mundo— obtuvo, finalmente, las concesiones de servicios intermedios de telecomunicaciones.
23
Ley N° 19.302, llamada Ley 3-A.
24
En 1993 la compañía había recibido
señales positivas, cuando la Comisión
Resolutiva Antimonopolios dictaminó
que se permitiera la participación de
las empresas de servicio público en la
larga distancia, a través del sistema de
multiportador, lo que fue ratificado en
enero de 1994 por la Corte Suprema.
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:,i
Sin embargo, llegar a este desenlace no estuvo exento de dificultades y requirió incluso de la
intervención del gobierno. El ministro Secretario General de la Presidencia invitó a los represen-
tantes de CTC y ENTEL a una mesa de trabajo, trasladando así el problema de la arena técnica a
la política. Ejecutivos y especialistas se “encerraron” durante diciembre de 1993 en el palacio de
gobierno, para estudiar posibles soluciones respecto de la inserción de CTC dentro del mercado
de la larga distancia. La mayor aprehensión apuntaba a la eventual “depredación” de los futuros
competidores menores por parte de CTC. Para contrarrestar esos efectos, ambas empresas acor-
daron establecer cuotas de mercado durante cuatro años, es decir, porcentajes máximos que cada
portador podía ocupar dentro de éste.
Otro de los puntos en discusión fue la necesidad de definir lo que se entendía por larga distancia
nacional. La reforma a la ley dividió a Chile en 24 áreas primarias, de modo que las llamadas al
interior de ellas correspondían al servicio local, mientras que las conexiones entre dichas zonas, a
larga distancia nacional.
Paralelamente, esta normativa solucionó otro aspecto relevante, al ordenar que los cargos de
acceso, esto es, el precio que debe pagar una compañía para utilizar las redes de otra, debían ser
regulados sobre la base de criterios estrictamente técnicos. Si bien existía la obligatoriedad de
interconexión, las tarifas se fijaban de común acuerdo entre las compañías involucradas. Por falta
de un adecuado mecanismo, esta situación había generado innumerables problemas que derivaron
en juicios por interconexión.
El sistema multiportador entró en vigencia al tiempo que el demócratacristiano Eduardo Frei
(1994-2000) asumía la presidencia de la nación. Aunque había otros siete países que contaban
con un modelo de este tipo, la gran novedad chilena consistía en que el usuario podía elegir, al
momento de discar, el carrier que deseaba utilizar
25
. La puesta en marcha, estipulada para el 10
de julio, se retrasó, entre otras cosas, porque gran parte de los nuevos operadores no alcanzaron a
tender sus redes. En contraste, y anticipándose a la apertura del mercado de larga distancia, CTC
poseía ya una red 100% digitalizada, una extensa red de fibra óptica dentro de las zonas primarias
y, además, tenía desplegadas numerosas estaciones satelitales a lo largo del país. Esta arriesgada
apuesta facilitó la integración de CTC al nuevo sistema, pues bastó solamente que adaptara sus
tecnologías a las necesidades de la larga distancia nacional e internacional.
Tras un sorteo en el céntrico Hotel Carrera, cada una de las empresas operadoras recibió un
código de discado propio, al cual debía anteponerse el número 1. Bellsouth: 81; Chilesat: 71;
CNT: 21; CTC-Mundo: 88; ENTEL: 23; ETSE: 77; Hewster S.I.: 10; TDI S.A.: 55; Transam: 13;
VISAT: 80 y VTR: 20. A partir de agosto de 1994, el sistema multiportador comenzó a operar en
las ciudades de Talca y Curicó, extendiéndose paulatinamente hacia el resto del país. En octubre
25
Los otros países eran Japón, Reino
Unido, Estados Unidos, Australia,
Puerto Rico, República Dominicana y
Filipinas, en los cuales la modalidad
era de multiportador contratado.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:,¡
de ese año ya estaba completamente instalado.
Los comienzos del multicarrier se caracterizaron por una encarnizada competencia comercial
entre las diversas compañías. Una fuerte guerra de precios, sumada a una intensa publicidad
que demandó al sector cerca de 50 millones de dólares, llegó incluso a amenazar el negocio. La
situación alcanzó su punto máximo en diciembre de 1994 con el “Bellsouth de 4 pesos” como se
denominó la oferta de esta compañía, que por el minuto cobró un centavo de dólar de ese año�
para llamadas a cualquier lugar de Chile y el mundo. Como consecuencia de esta suerte de lucha
a muerte, las empresas debieron readecuar rápidamente sus estrategias. La señal más evidente se
dio en marzo del año siguiente, cuando reemplazaron parte de sus planas ejecutivas.
CTC-Mundo enfrentó esta verdadera debacle con una intensa vigilancia del mercado, tanto
de la competencia como del comportamiento de los usuarios, ya que no habían sido previstas
una ofensiva de precios tan extrema ni tampoco la dispersión de los clientes entre los distintos
carriers. Asimismo, la empresa diseñó una asertiva campaña publicitaria para posicionar adecua-
damente la marca y su código de discado, 188: dos osos de peluche, los “ochitos”, promocionaban
el producto de la mano de rostros famosos. Fue tal su éxito, que más adelante Telefónica España
los utilizó en otros países donde operaba.
Con el correr del tiempo, y luego de estabilizado el mercado, se multiplicó varias veces el
tráfico telefónico de larga distancia y los usuarios pudieron acceder a un mejor servicio. Además,
la libre competencia introdujo mayor transparencia en los precios, a la vez que los disminuyó.
Así, en la larga distancia nacional, los chilenos pasaron de hablar 1.243 millones de minutos
al año en 1994 a 2.647 en 1998. En la internacional, las cifras son igualmente significativas: en
1994 el tráfico anual de salidas en millones de minuto era de 76,5; cuatro años después había
aumentado a 594. Respecto de los precios, si en 1995 una llamada de tres minutos en horas altas
a Estados Unidos costaba a un mexicano cinco dólares, a un argentino seis y a un japonés siete,
para un chileno sólo valía 1,6 dólares.
Desarrollo social y vanguardia tecnológica
Si a lo largo de su historia la empresa había considerado que su capital fundamental estaba
compuesto por su extensa infraestructura, en las postrimerías del siglo XX, se hizo indiscutible
que ese lugar era ocupado por los clientes. Serían éstos los actores imprescindibles de un mundo
estructurado en torno al acceso a la información. Era en función de las necesidades de ellos que
la compañía debía planificar estrategias y políticas para continuar liderando el sector.
La economía nacional crecía a lo largo de la década de 1990 a tasas promedio superiores al
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:,{
Internet, plataforma tecnológica de la
Sociedad de la Información.
:,,
:,o
7,5% anual. A su vez, el desarrollo tanto industrial como económico generó mayor riqueza
y redujo la pobreza a la mitad. La capacidad de consumo de las personas se elevó en forma
inusitada, generándose nuevos mercados objetivos. Con un acceso masivo al crédito, el país
vio cómo se multiplicaban marcas, productos y grandes centros comerciales. Esto acarreó
significativas transformaciones en las formas de producción y en los patrones de empleo, con
especial influencia tanto en la movilidad de los grupos como en el acceso cada vez mayor a la
sociedad de consumo. Los chilenos se volvían más exigentes frente a ofertas que en todos los
ámbitos del mercado se hacían más amplias y variadas. Para CTC, volver la mirada hacia las
personas se hizo así indispensable. “Nuestro objetivo, el cliente. Nuestra meta: la excelencia en el
servicio”, fue el lema que, desde 1991, plasmó este propósito.
Una de las primeras e incipientes manifestaciones de este cambio conceptual fue la creación
de los Centros de Atención Integral de Clientes (CAIC), destinados a acoger los diversas reque-
rimientos de los usuarios. A esta misma inquietud respondió el concepto de “ventanilla única”,
según el cual la empresa entregaba un solo acceso directo a la solución de las necesidades de
ellos. Realizó nuevos estudios de comportamiento entre sus clientes, los que revelaron una mayor
racionalidad de éstos a la hora de administrar los gastos, pues el servicio local medido inducía
a realizar llamadas cortas y en horarios más baratos. En 1991, por ejemplo, quienes más usaban
el teléfono dentro de los hogares eran los jóvenes mayores de 14 años, seguidos por las dueñas
de casa y, en tercer lugar, por los jefes de hogar. Las llamadas eran mayoritariamente sociales.
El estudio demostró que el 60% de las personas hablaba menos de seis minutos por llamada;
y que mujeres y jóvenes de ambos sexos, entre 15 y 24 años, eran quienes más largo hablaban.
Igualmente, se observó que las llamadas de fines de semana, en particular las del domingo, eran
las más extensas.
Telefónica España elaboró en Chile una estrategia doble para optimizar su acción de cara a
los usuarios, ya fueran ciudadanos, empresas o administración pública. Por una parte, buscó
convertir las telecomunicaciones nacionales en un agente integrador del desarrollo socio-cultural
—que incorporase a sectores deprimidos y a localidades apartadas, corrigiendo las desigualdades
en el acceso a las tecnologías de la información y del conocimiento—, y, por otra, dotar al país de
comunicaciones de vanguardia que redujesen a cero los conceptos de distancia y tiempo en todos
los servicios.
Para lograr esto, CTC lideró así el período de mayor crecimiento de la red de líneas fijas en
la historia del país, estimulado desde el propio gobierno por los decretos tarifarios de 1988 y
1994. A pesar de los avances conseguidos por la administración de Bond Corp., la empresa había
cerrado el ejercicio de 1989 con 284 mil solicitudes pendientes, es decir, 44% de las líneas en
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:,¡
servicio. Durante el primer año de la gestión española —y en forma simultánea a la instalación
del teléfono un millón—, ésta logró reducir la demanda insatisfecha a cerca del 38% y, al año
siguiente, al 29%. A fines de 1991, una de cada tres líneas telefónicas en servicio había sido
instalada por CTC, y de éstas casi la mitad fue emplazada en regiones. Llevar adelante esta
masificación del servicio significó un gran esfuerzo en términos técnicos y profesionales, que
sólo fue posible gracias a la multiplicación de la capacidad de instalación de líneas telefónicas.
Las cifras son elocuentes: entre los años 1969 y 1988 se conectaban 2,3 líneas por hora; en 1993,
se implementaron 68,5 líneas por hora.
La política de telefonía pública se convirtió en foco de acción relevante como agente integrador.
Se planteaba como un área de asistencia a la comunidad al extender esta red a sectores en los
cuales un gran número de personas no podía costear teléfonos particulares. Desde 1990 la tele-
fonía pública se amplió hacia calles secundarias y sectores urbanos marginales. Se consolidó en
Santiago la presencia del teléfono público inteligente con la instalación de 1.160 nuevos equipos
en las principales avenidas de la ciudad. Esto permitió la introducción al mercado, en 1993, de la
Tarjeta Telefónica de Prepago que vino a simplificar la realización de llamadas. Emblemática fue
también la inauguración de los primeros teléfonos públicos en la Antártica.
Tecnológicamente, Telefónica España había recibido la compañía con un alto nivel de digitali-
zación —51%—, lo que la impulsó a insistir en esa dirección para homologar su red bajo dicha
técnica, posibilitando así la introducción de servicios avanzados. Decidida a marchar por esta vía,
la empresa superó el 70% de digitalización al año siguiente de su llegada a Chile, nivel sólo supe-
rado por operadores de telecomunicaciones en Francia, Hong Kong y Nueva Zelanda. A fines de
1993, CTC pudo vanagloriarse de haber logrado la digitalización en el 100% de su red, superando
con creces la meta del 71% que había impuesto CORFO cuando llamó a licitación internacional
seis años antes. Gracias a este logro los españoles introdujeron en Chile el concepto de “autopistas de
la información”, es decir, redes capaces de soportar todos los servicios de telecomunicaciones que
se utilizan actualmente y que adoptaron un trazado semejante al de las carreteras.
La digitalización permitió a los usuarios acceder, a partir de 1994, a la plataforma de Red
Inteligente que los proveyó de nuevos servicios como el cobro revertido automático y número
telefónico único
26
. Esta plataforma hizo posible la rápida introducción y el desarrollo de servicios
adaptados a las cambiantes necesidades de los clientes, sin requerir de CTC una modificación
en su infraestructura ya instalada. Por otra parte, gracias a ella fue implementada la Red Digital
de Servicios Integrados (RDSI) para telefonía básica, una red pública digital multiservicio que
proporciona conectividad para la prestación de una amplia gama de servicios que incluyen
voz, texto, imagen y sonido. Las grandes empresas e instituciones del país fueron multiplicando
26
El conjunto de servicios provistos
por ésta se denominó “CTC
Smart – Un servicio inteligente”.
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:,8
sus necesidades específicas de comunicaciones privadas con tecnología digital. Este escenario
fue abordado por CTC, desde 1995, a través de la Red Privada de Datos (DataRed) y de la red
de tecnología Modo de Transferencia Asincrónica (ATM), plataforma especializada para el
transporte digital de datos a altas velocidades
27
.
Para optimizar el uso de la tecnología digital era fundamental implementar una adecuada red
de fibra óptica. Por esto, fue de suma relevancia que, en junio de 1993, la filial CTC-Transmisiones
Regionales haya obtenido la concesión para instalarla, operarla y explotarla. Ese año llegó a contar
con 258 enlaces locales e intraprimarios de fibra óptica destinados a la prestación de servicio
telefónico básico y a aquellos servicios adicionales a éste. Así, CTC dispuso de la infraestructura
para construir una plataforma única de red que la integraba a la corriente mundial que, en un
ambiente de interactividad, proveía las transmisiones de voz, datos e imagen dentro del concepto
conocido como Red Multimedia. Destacaban servicios tales como telefonía, TV Cable, video a
demanda, teleeducación, TV de alta definición y transmisión de datos. En este marco, en 1994,
CTC entró al negocio del TV Cable tras la compra del 80% de la empresa Invercom S.A., propie-
taria de Comunicaciones Intercom S.A. Esta última, surtía de TV Cable a todas las comunas de la
Región Metropolitana y a algunas fuera de ella.
La red digital de CTC también incidió en el desarrollo de su telefonía móvil, la cual, operada
por CTC-Celular, vivió importantes avances que la llevaron a liderar el mercado nacional.
Para entregar servicio más allá de su área de concesión, suscribió, en 1991, con las firmas VTR-
Celular y Telecom-Celular contratos de roaming, posibilitando la conexión de llamadas directas
entre cualquier punto del país. Dos años más tarde, y luego de que la Subtel aumentara a tres
las zonas de concesión, CTC-Celular se amplió hacia las regiones Undécima y Duodécima.
Asimismo, la empresa completó la extensión de su red para cubrir nuevas e importantes
rutas y localidades, e incorporó servicios suplementarios, destacando el roaming internacional.
La compra de Instacom S.A., en 1994, le permitió expandir sus servicios móviles hacia el paging
o buscapersonas, y el radio trunking —sistema de radiocomunicaciones móviles de voz troncali-
zadas— destinado a aquellas empresas cuyo personal debe desplazarse continuamente
28
.
ovvvznov ux:vvvsz:, comvzxíz nv 1v:vcomux:czc:oxvs nv cn::v
El impulso y los logros que había alcanzado la empresa gracias a la gestión encabezada por
Telefónica España, sufrieron un primer revés tras la dictación del decreto tarifario de 1994.
A partir de entonces, el sector de telecomunicaciones chileno se reestructuró, afectando de forma
27
ATM es una tecnología de última
generación que permite el transporte
de distintas señales —datos, audio
e imagen de alta calidad— en forma
simultánea y asíncrona, es decir, de
una forma que asume espontánea-
mente las distintas señales que son
generadas periódicamente por el
emisor para organizarlas
eficientemente en cápsulas o paquetes
que son transferidos a gran velocidad
por canales virtuales. Esto implica
que tanto el emisor como el receptor
no tienen que estar sincronizados
para la transmisión de datos, ya que el
paquete de datos lleva la identificación
sobre el inicio y término de la
transmisión. Conocida también como
la “supercarretera de la información”
de banda ancha, ATM transmite a una
velocidad que parte desde los 155
Kbps y se espera que pueda llegar
hasta los 2,4 Gbps.
28
También implementó el servicio
TREK, un sistema de comunicaciones
móviles de datos cuyo principal
progreso radicó en la posibilidad de
intercambiar información y mensajes
desde o hacia cualquier lugar.
CTC-Celular fue la primera empresa
sudamericana en ofrecer este tipo de
tecnología.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:,p
especial a CTC, que debió realizar un esfuerzo adicional de eficiencia en su administración.
Entre las principales modificaciones que introdujo el decreto, estuvieron la incorporación de
nuevas áreas dentro del conjunto de servicios regulados —tales como telefonía pública, líneas
de dedicación exclusiva y servicios de conexión a servicios regulados— y la reestructuración de
los precios. El gobierno eliminó la renta plana que aún se aplicaba en ciertos lugares y rebajó las
tarifas de telefonía fija en un 5%. La situación era compleja para la compañía, pues su utilidad
neta disminuyó en 8,8% respecto del ejercicio anterior
29
.
A pesar de este cambio de escenario, CTC reafirmó su opción estratégica de convertirse en un
operador universal y masivo de telecomunicaciones, sustentado en una plataforma única de red.
Claro reflejo de esto fue el cambio de razón social de la Compañía de Teléfonos de Chile S.A.
que, desde 1995, pasó a llamarse Compañía de Telecomunicaciones de Chile S.A. Ésta partici-
paba integralmente en todos los segmentos de dicho mercado, es decir, telefonía local y de larga
distancia, servicios de valor agregado, redes para empresas e instituciones, telefonía móvil, TV
Cable, telefonía pública y venta de equipos.
La renovada imagen de la empresa tomó cuerpo en su nuevo edificio corporativo inaugurado
por los reyes de España en 1996, durante una visita a Chile. Este referente urbano de la ciudad de
Santiago alberga la sala de arte más concurrida del país. Hacia mediados de 2005 contabiliza más
de 1.800.000 visitantes a lo largo de 48 muestras de artistas de la talla de Roberto Matta, Joan
Miró y Jesús Rafael Soto.
CTC enfrentaba una agresiva competencia en todas sus áreas de negocio, de manera que
optó por la implementación de alianzas estratégicas. En 1994 CTC-Celular constituyó una
sociedad con Sonda, el mayor proveedor de servicios computacionales del país y uno de los más
importantes en Latinoamérica. En 1997, CTC firmó alianzas estratégicas con IBM y SONDA S.A.,
además participó en el desarrollo de negocios con empresas como Microsoft y NEC-Chile.
Por otra parte, la cobertura alcanzada por las redes de cable y fibra óptica permitieron a
la compañía incrementar sus servicios multimedia e interactivos a través de la fusión de dos
operadoras de televisión por cable, Metrópolis e Intercom S.A. En 1996 nacía Metrópolis-
Intercom, la mayor sociedad de TV Cable en Chile, en la cual CTC poseía el 30% de la propiedad.
Tras esta fusión, la nueva empresa abarcó el 41% del mercado nacional —abastecido por dos
operadores principales— y ofreció a sus clientes alrededor de sesenta señales de televisión.
También las comunicaciones móviles se vieron potenciadas tras la fusión de CTC-Celular
y VTR, en 1996. Fue así como se originó Startel, empresa que se constituyó en el único
operador de comunicaciones móviles con cobertura nacional y en el mayor del país, con un
57% de participación de mercado. Tras esta operación, los clientes de telefonía celular de
29
Para CTC la nueva estructura de
precios significó que ese año se
redujera su nivel de ingreso por línea
en un 3,1%, y que las utilidades por
servicios regulados sólo aumentaran
en un 0,1%, mientras que las líneas
promedio en servicio crecieron
en 14,2%.
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:oo
CTC aumentaron desde 66 mil, en 1995, a 175 mil al año siguiente. Una de las más acertadas
realizaciones de Startel fue la introducción de Amistar, la primera tarjeta de prepago en el país,
que permitió ampliar el uso a través del control del gasto.
El estreno de CTC como operador de larga distancia profundizó su acción como empresa de
telecomunicaciones, modernizando e internacionalizando sus redes. A fines de 1995, CTC-Mundo
se había convertido en la segunda compañía dentro del mercado de larga distancia —con el 31%
de participación en LDN y 20%, en LDI— y contaba con la principal red nacional, compuesta
por 1.810 kilómetros de cables de fibra óptica y 11 estaciones satelitales. Esto no sólo le permitió
prescindir del arriendo de medios a terceros, sino alquilarlos a otros. Al año siguiente, la empresa
completó su red de fibra óptica desde Arica hasta Puerto Montt, incluyendo conexiones con
Argentina a través del Cable Trasandino y a Perú por medio del Cable de la Concordia.
Por otra parte, la compañía se integró a las megarredes mundiales que se ampliaban a través de
nuevos circuitos de fibra óptica. Estas alianzas fueron posibles gracias a la posición que ocupaba
Telefónica España en el sistema global de telecomunicaciones, que facilitó a CTC-Mundo la
participación en el tendido de los cables submarinos. Uno de los primeros pasos de la empresa
chilena fue la conexión al cable submarino del consorcio Unisur, en 1995, gracias a la puesta
en servicio de un cable de 1.900 kilómetros de fibra óptica entre Santiago y Buenos Aires, que
permitió las transmisiones a Estados Unidos y Europa. Como socio del Consorcio Panamericano,
conformado por 40 portadores internacionales, CTC intervino también en la construcción de
un cable submarino para unir los países latinoamericanos de la costa del Pacífico con el resto
del mundo. Su aporte consistió en el montaje del aterraje de este cable en Arica
30
. Fue así como,
desde 1998, CTC-Mundo se integró en el desarrollo y la utilización de diversas redes submarinas
de fibra óptica
31
.
Empeñada en transformarse en líder como prestadora de servicios de larga distancia, ese
mismo año CTC adquirió VTR-Larga Distancia, actualmente conocida como Globus 120
32
.
Gracias a esta compra, CTC alcanzó una participación del 38% en LDN y del 35% en LDI.
En telefonía básica, CTC se convirtió desde 1995 en la única empresa con concesiones para
operar en todo el país, cuando obtuvo autorizaciones para dar servicio en las regiones Décima y
Undécima. Como Chile se encontraba en una positiva coyuntura económica —con crecimiento
elevado, balanza comercial excedentaria, déficit fiscal virtualmente eliminado, vigorosa
formación de capital y moderadas tasas de desempleo e inflación— y la demanda por líneas fijas
continuaba ascendiendo, CTC siguió potenciando el crecimiento de esta red. De esta manera,
alcanzó, en 1998, las 2.650.000 líneas en servicio, con una densidad de 17,6 líneas por cada
cien habitantes
33
. Particular foco de atención para la compañía fueron las principales ciudades
30
En abril de 1999 se dio inicio a las
operaciones del Cable Submarino
Panamericano que conectó Chile con
Estados Unidos, Europa y las
principales redes de fibra óptica
del mundo, con un tendido de 7.200
kilómetros desde Arica hasta la isla
de Saint Thomas en el Caribe, punto
que concentra los cables
internacionales que se conectan
hacia el hemisferio Norte. A través
de esta red fue posible conducir más
de 60 mil conversaciones simultáneas,
aumentando siete veces la capacidad
de la ruta.
31
Tales como Unisur, Americas I,
Americas II, Atlantis II, Columbus II,
Panamericano, Maya I y TPC-5 y
en los sistemas satelitales Intelsat y
Panamsat.
32
Para realizar esta operación, había
debido esperar a una respuesta
positiva de la Comisión Antimonopolio.
33
Si bien siguió siendo el principal
operador, redujo su participación
en el mercado —históricamente del
95%— al 89%, en 1998.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:o:
de regiones, las que por una tendencia descentralizadora se habían convertido en puntos de
distribución y consumo de redes bancarias, financieras y comerciales
34
. Para las áreas rurales que
quedaron al margen, el Estado instauró, en 1995, los concursos públicos del Fondo de Desarrollo
de las Telecomunicaciones (FDT). La compañía, como parte de su compromiso por entregar un
servicio universal, se adjudicó el 76,5% de estos proyectos el año de su apertura.
El paradigma de Internet
En 1995, CTC comenzó la prestación de servicio de acceso a Internet, plataforma tecnológica
esencial para crear los cimientos de la Sociedad de la Información en Chile. Se sumaba así a la
corriente mundial de difusión masiva de esta tecnología que instauró una nueva manera de
organizar la actividad, modificando las relaciones entre las personas, los modelos de trabajo y
la acción de gobiernos e instituciones. Una de sus manifestaciones más tangibles y relevantes ha
sido el surgimiento de la Nueva Economía, que articula globalmente las prácticas económicas
dominantes en torno a redes descentralizadas. En ella la información y el conocimiento son las
claves de la producción, productividad y competitividad.
Internet es una red mundial de comunicaciones digitales en la cual millones de computadores
interconectados comparten información a través de sistemas de transferencia de datos. Esos
ordenadores se relacionan virtualmente a través del protocolo TCP/IP (Transmission Control
Protocol / Internet Protocol), diseñado para hacer posible la interconexión universal de distintas
plataformas de comunicación de computadores, ya sea personales o grandes equipos
35
. El prin-
cipio de operación de Internet fue ideado en la década de 1960 como parte de una iniciativa
del Ministerio de Defensa de los Estados Unidos para proteger información en la eventualidad
de un conflicto mundial durante la Guerra Fría (1945-1990). Pretendía crear un sistema de
comunicación seguro y a prueba de errores basado sobre una red descentralizada. Con este
fin, diseñó un modo de transmisión que divide la masa de datos para enviarla en pequeños
“paquetes”, los cuales pueden tomar diferentes rutas hasta su destino, donde se recomponen en
su formato original. Así se aseguraba la inviolabilidad de los datos transportados a través de las
redes militares de comunicación. En 1972, el invento fue mostrado al mundo en una exhibición
pública durante la International Computer Communication Conference en Washington, donde
se conectaron 40 computadores. Pronto se hizo evidente que el concepto podía ser utilizado
en la vida civil, y así nacieron redes públicas y privadas de transmisión de datos mediante este
procedimiento. El posterior auge y expansión vivido por Internet se debió, principalmente, a
la convergencia de una serie de factores desarrollados desde principios de la década de 1990.
34
A su vez, las empresas competidoras
concentraban sus actividades en
concesiones limitadas a las principales
ciudades del país y a las zonas más
atractivas comercialmente, es decir,
aquellas de mayor tráfico, adoptando
políticas de “descreme” de los usuarios
de CTC. Su efecto sólo benefició así a
los sectores de mayores ingresos.
35
Los protocolos son un conjunto
organizado de procesos y normas,
conocidas y respetadas, que regulan
las transmisiones en todos los
sentidos en los extremos de un enlace
de telecomunicaciones.
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:oi
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
Los más determinantes fueron la creación del protocolo TCP/IP, la expansión de la World Wide
Web y la difusión de browsers o instrumentos de navegación sencillos, eficientes y de libre
disposición
36
.
En Chile, la historia de Internet se remonta a los años 80, aunque todavía restringida al
ámbito académico y sin la posibilidad de conectarse con servidores fuera del país. A mediados de
esa década nacieron varios proyectos simultáneos en el seno de los departamentos de informá-
tica y computación de las principales universidades chilenas. Una de las primeras experiencias
se dio en 1985, con una red de información que funcionaba entre la Facultad de Medicina de la
Universidad de Chile y el Ministerio de Salud. Al año siguiente se realizaron ensayos de envío de
correo electrónico entre los departamentos de Ciencias de la Computación de la Universidad de
Chile y de Ingeniería Informática de la Universidad de Santiago. Sin embargo, determinante para
el despegue de Internet en el país fue la creación del proyecto Red Académica Chile, REUNA, en
1986. Esta iniciativa surgió de la empresa IBM y de Académicos Asociados —institución que
reunía a docentes de las principales universidades chilenas— quienes se propusieron poner en
red a todas las universidades del país, incluyendo sus bibliotecas y centros de investigación.
La suma de estos avances permitió que Chile ingresara como el primer país latinoamericano
a la “red de redes”, en 1992. A pesar de que Chile poseía los índices de penetración de Internet
más altos de Latinoamérica, era bajo comparado con países desarrollados. Esta tendencia se
mantuvo hasta 1995 cuando diversos multiportadores, entre ellos CTC-Mundo, comenzaron a
operar dentro de este mercado. En adelante, la caída de los precios de interconexión, el aumento
de computadores per cápita y la ampliación de la red de telecomunicaciones, fueron factores
decisivos para el desarrollo de Internet. En esos momentos aparecían los primeros sitios web
chilenos, principalmente universitarios, y ya a partir de 1997 se observó en el país un importante
crecimiento en el tráfico a través de esta tecnología, que ese año ya contaba con 20 mil usuarios
37
.
Paralelamente, CTC suscribió un convenio con REUNA, del cual surgieron dos empresas: CTC
REUNA e InfoEra. La primera, que posteriormente se llamó CTC Internet, entregaba servicios de
conectividad, mientras que InfoEra se orientó al desarrollo de contenidos de información para
Internet, Intranet y Extranet.
Sin embargo, CTC entendió que no bastaba con dotar al país de una adecuada infraestructura
tecnológica, sino que además debía colaborar con la formación de una población capaz de
desenvolverse en forma autónoma y creativa en torno a las tecnología de la información y de
la comunicación. Por esto, la educación y la difusión de Internet se transformaron en desafíos
claves para la empresa. Desde 1998 ha entregado conexiones a Internet gratuitas a 5.500
establecimientos educacionales públicos, es decir, a cerca de tres millones de estudiantes, como
36
Tales como Mosaic, Netscape y
Microsoft Explorer.
37
En 1998, el tráfico aumentó en un
250% respecto del año anterior. Esta
tendencia se repitió al año siguiente.
Por su parte, CTC aumentó en cinco
veces su tráfico en ese mismo período.
Telefónica CTC Chile, primera red digitalizada del país.
:o¡
:o{
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
parte de su proyecto Internet Educativa 2000. Esta iniciativa, que demandó una inversión
cercana a los diez millones de dólares, se enmarcó dentro del Proyecto Enlaces, elaborado por el
Ministerio de Educación seis años antes, como el inicio de una política nacional para introducir
las tecnologías de la información y de la comunicación en Chile. Con el fin de disminuir la
brecha digital, la empresa ha capacitado además a profesores en las áreas de computación e
Internet para guiar a los alumnos en la navegación por la web, y ayudarles a operar sitios y
programas educacionales creados por el ministerio. Enlaces ha incidido fuertemente en las tasas
de acceso a nivel nacional, pues para la mayoría de las familias chilenas la escuela, el colegio o el
liceo son los únicos puntos de contacto de sus hijos con la computación e Internet.
La telefonía celular se expande en el país
Así como la acogida de Internet indujo una serie de nuevas actitudes de los usuarios frente a
las telecomunicaciones, la independencia de movimiento aportada por la telefonía celular sería
capaz de imprimir un fuerte impulso a este negocio. Chile contaba, en 1996, con 1,38 abonados
por cada cien habitantes, el índice más alto de la región y, en general, de los países con renta
per cápita media superior. No obstante, las naciones desarrolladas tenían 8,7 clientes por igual
cantidad de habitantes.
Startel, filial de CTC, compartía el mercado móvil con otras dos compañías que tenían conce-
sión para operar en la banda 800 de radiofrecuencia. Sin embargo, la estructura de este mercado
cambió a partir de 1997 cuando se amplió el espectro de la telefonía móvil con la adjudicación
de tres licencias nacionales de Servicio Telefónico Móvil Digital en la banda 1.900 MHz, llamado
PCS. Aún así, Startel —desde ese año en un 99,9% propiedad de CTC—, en una decisión corpo-
rativa se mantuvo en la banda 800. Aunque participó en la licitación, no jugó sus cartas en ella,
pues optó por digitalizar los servicios de telefonía móvil en la banda 800 para entregar a sus
clientes todos los servicios en tecnología dual, es decir, analógica y digital. Con el tiempo, se vio
que la banda 1.900 resultó ser superior en términos comerciales y tecnológicos, y que la apuesta
de Startel no había sido del todo acertada.
Durante 1998, el mercado de telefonía celular chileno experimentó un crecimiento explosivo,
aumentando la penetración de 3% a 6%
38
. Con campañas originales, ofertas innovadoras y una
publicidad exitosa, CTC se lanzó a la masificación de la telefonía móvil. Para lograrlo, la medida
más efectiva que se estaba aplicando a nivel mundial fue la introducción del prepago, que cambió
definitivamente la fisonomía del mercado. Los resultados son elocuentes y se reflejan en un
incremento del 152% de usuarios de celulares Startel, los que llegaron ese mismo año a 554 mil.
38
El alza se debió, en parte, a la entrada
de los nuevos operadores en la banda
de 1900 MHz.
Telefonía celular, un país en movimiento.
:o,
:oo
:z comvzxíz sv vv:xvvx1z
El desenvolvimiento de CTC a partir de fines de la década de 1990, estuvo fuertemente
marcado por los lineamientos internacionales de Telefónica España. El grupo hispano se había
embarcado en un proceso de reorganización interna, orientado hacia el desarrollo de una
estrategia de integración mediante la división de sus negocios en líneas de enfoque global
39
.
Perseguía así expandir su presencia en Europa y Latinoamérica, y competir exitosamente con
las multinacionales del sector. A raíz de esto dotó, desde 1999, de una única marca a todos los
mercados en los que operaba. Desde entonces la Compañía de Telecomunicaciones de Chile pasó
a llamarse Telefónica CTC Chile, y se agregó la palabra Telefónica al nombre de sus filiales.
Ese mismo año, y en conjunto con Fundación Telefónica de España, la compañía chilena creó
la Fundación Telefónica Chile. Ésta —que también se hizo cargo de la administración de la
sala de arte del edificio corporativo— nació con el objeto de potenciar las distintas actividades
que la empresa realiza en el marco de su compromiso con el desarrollo integral de la sociedad.
Por ello, es la encargada de ejecutar y canalizar la acción social y cultural de las empresas del
grupo Telefónica en Chile, apoyando especialmente la alfabetización digital.
Soluciones para un panorama adverso
En Chile, la detonación de la crisis económica del sudeste asiático de 1998, había significado un
punto de inflexión para el acelerado desarrollo de la compañía. Dentro de un escenario mundial
altamente complejo, el país enfrentó fuertes declinaciones en sus precios de exportación —16%—,
especialmente en el cobre, cuya cotización registró una caída del 28%. Además, se vivió la peor
sequía en cien años, lo que incidió fuertemente en los sectores agropecuario y energético. Sin
embargo, al poco tiempo el crecimiento nacional volvió a recuperarse, aunque sin alcanzar el
nivel de los índices de la década anterior.
CTC no quedó incólume ante esta realidad, viendo afectados principalmente sus negocios
de telefonía local y de larga distancia. Su tráfico disminuyó y la morosidad aumentó en forma
significativa, con un claro deterioro de los resultados de la compañía. El panorama se complicó
aún más a partir de la dictación del decreto tarifario de 1999, que para la empresa se tradujo en
caída de márgenes e ingresos. Sólo durante su primer año de vigencia sus entradas bajaron en
146 millones de dólares. Rápidamente, pasó de ser la empresa generadora de mayores utilidades
en el país —cercanas a 280 millones de dólares—, a producir pérdidas.
La causa más directa de esto fue la reducción en un 24,7% de los ingresos anuales por línea
39
Los negocios globales implementados
por Telefónica España potenciaron
principalmente las áreas de Internet
y telefonía móvil, esta última a través
de la creación de la filial Telefónica
Móviles. Por su parte, Terra Networks
nació para proveer servicios de
acceso a Internet, y DataCorp para el
negocio de datos y servicios
destinados a empresas. Se sumaron
también Atento —centros de
teleatención a clientes— y Telefónica
Latinoamérica, responsable de
los activos de telefonía fija en ese
continente. Emergia se creó para
proveer servicios de comunicación de
gran ancho de banda, por medio de
un cable de 25 mil kilómetros que
unió todo el continente americano.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:o¡
provenientes de los servicios regulados —más un 1% anual adicional de reducción de tarifas
entre 1999 y 2004—, con tarifas de carácter de máximas para Telefónica CTC Chile, no obstante
que sus competidores en áreas específicas podían aplicar precios libres, horarios diferenciados o
planes con rentas planas. La variación del ingreso por línea estuvo determinada por dos causas:
la disminución de un 17% de los ingresos provenientes de los suscriptores y por la rebaja en un
73% sobre las tarifas de cargos de acceso de las empresas interconectadas, ya sea de portadores
de larga distancia, de otras compañías de telefonía fija o de compañías móviles. De esta manera,
dichas empresas se vieron favorecidas al reducir sus costos de operación, lo que les permitió
mejorar sus propios márgenes. Esto provocó, a su vez, una gran asimetría, ya que las tarifas de
cargos de acceso de los competidores de CTC eran hasta 2,5 veces superiores. Las nuevas reglas
significaron un duro golpe para la compañía, pues en ese momento el 60% de sus entradas
provenía de los servicios regulados.
Para que la normativa volviera a actuar como base del desarrollo competitivo del sector, la
empresa intentó demostrar a la Subtel que ésta había establecido fuertes rigideces tarifarias
y graves asimetrías en los cargos de interconexión. Entre otras cosas, solicitó a la Comisión
Resolutiva Antimonopolios una flexibilización tarifaria y pidió a la Subtel que adecuara los
cargos de acceso a través de un alza que corrigiera las distorsiones artificiales que se habían
producido. La empresa aseguraba que, en definitiva, parte importante del desarrollo del sector
se realizaba a costa de ella, por la vía del traspaso de eficiencias a los demás operadores.
En marzo de 2002, CTC presentó ante los Tribunales de Justicia una demanda de indemniza-
ción de perjuicios en contra del Estado. En su opinión, se habían cometido graves ilegalidades y
errores en la dictación del decreto tarifario, los cuales no habían sido refutados ni corregidos por
las autoridades pertinentes, causando un daño a la compañía que superaba los 270 millones de
dólares. A octubre del año 2005, el juicio aún se encuentra a la espera del fallo de la sentencia en
primera instancia.
Las nuevas condiciones que impuso el regulador a Telefónica CTC Chile, la forzaron a tomar
urgentes medidas para sobreponerse y evitar un posible descalabro económico. Para esto, optó
por enfocarse hacia la rentabilidad de aquellos negocios de mayor potencial. Lo más adecuado
era fortalecer su presencia dentro de los servicios no regulados e introducir nuevos productos
que incrementasen el consumo. Paralelamente, la empresa buscó mecanismos para recuperar la
generación de flujos de caja y para fortalecer su situación financiera. Redujo fuertemente tanto
su inversión como sus gastos de operación, vendió activos fijos prescindibles e implementó
medidas tendientes a disminuir la deuda. También negoció todos sus contratos de deuda con los
bancos y con los tenedores de bonos locales, para contar durante los próximos dos a cuatro años
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:o8
con una mayor flexibilidad financiera.
Una de las primeras medidas fue la venta de activos prescindibles que generaban poca rentabi-
lidad. Bajo este prisma cayó el negocio de la televisión por cable, del cual se marginó el año 2000.
Ese año además vendió su participación en CRT Fija, manteniendo su presencia en CRT Celular
de Brasil. También se replanteó su alianza con la empresa de servicios informáticos Sonda, de
cuya propiedad se deshizo paulatinamente hasta el 2002. Al año siguiente, la compañía vendió su
Isapre además de sus acciones de Terra Networks, filial de Telefónica España dedicada al negocio
de Internet. Esta transacción se restringió al segmento residencial, ya que las necesidades de
conectividad de las empresas continuaron siendo atendidas por Telefónica Empresas. Más tarde,
el año 2004, Telefónica España adquirió la participación de Telefónica CTC Chile en Publiguías
S.A. y el total de las acciones de Telefónica Móvil Chile S.A.
Asimismo, Telefónica CTC Chile reestructuró su organización cambiando la plana directiva y
reduciendo la planta de empleados. Esto se tradujo en un largo y difícil proceso de renegociación
de contratos, además de recambio y despido de personal, que incluyó un “Plan de Retiro
Extraordinario” para ofrecer una alternativa a quienes no aceptaran afrontar las condiciones por
las que atravesaba la compañía.
Este proceso alcanzó durante la negociación colectiva del año 2002 su punto más complejo, al
quebrarse definitivamente las antiguas prácticas laborales. La empresa debía simplificar y flexi-
bilizar los contratos existentes, propuesta aceptada por el 43% de los empleados; sin embargo,
otros 3.445, agrupados en una alianza de sindicatos, optaron por quebrar la negociación y realizar una
huelga legal que se prolongó por 28 días. Algunos meses más tarde, la reestructuración anunciada
implicó la salida de 1.070 personas de la matriz y de las filiales, quienes se unieron a los 3.500
trabajadores despedidos entre los años 2000 y 2001. Así, a lo largo de cuatro años, la política de
racionalización de personal redujo a la mitad la planta de personal de Telefónica CTC Chile.
Los flujos de caja mejoraron gradualmente y pudieron ser utilizados tanto para financiar el
plan de inversiones de la compañía como para disminuir la deuda financiera. De hecho, ésta bajó
en un 60% desde su punto máximo en julio de 1999, alcanzando los 936 millones de dólares en
junio de 2005.
Detrás de estas pautas, estaba la decisión fundamental de Telefónica CTC Chile de reorientar
su estrategia corporativa basada históricamente sobre el crecimiento de su red de telefonía fija.
Sin embargo, como la nueva reglamentación la convirtió en antieconómica, la empresa debió
conformarse con maximizar el rendimiento de las líneas existentes. Por esto, si el promedio de
inversión anual entre los años 1995 y 1999 en telefonía fija osciló en torno a los 280 millones de
dólares —correspondientes al 44% del total de las inversiones de la compañía—, ella se redujo a
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:op
unos 42 millones de dólares durante el período 2000-2004, esto es, a un 20% del total invertido
40
.
Quedaba atrás la década durante la cual el país vivió el mayor crecimiento de su telefonía fija
—la penetración aumentó del 5,3%, en 1989, al 20,4%, en 1998—, dando paso al de la masifica-
ción de la telefonía móvil y el posterior desarrollo de la banda ancha y sus redes de soporte.
Por otra parte, y en consonancia con su socio mayoritario, Telefónica CTC Chile profundizó
aún más su apuesta por el cliente, situándolo como pieza clave de su propio crecimiento.
Surgieron así áreas de negocio, que organizaban sus productos en función de tipos de usuarios.
La segmentación y la constante innovación de productos y servicios, ha permitido a la
compañía, a pesar del entorno regulatorio adverso, la creación de fuentes adicionales de ingresos
y rentabilizar la infraestructura existente. Esto implicó ahondar en el conocimiento de sus
clientes, ofrecer servicios y beneficios adecuados. Este vuelco hizo indispensable para Telefónica
CTC Chile implementar nuevas herramientas de manejo de la información, para hacer posible
una acción comercial basada sobre la identificación nítida de potenciales nichos. Los esfuerzos
de la empresa se dirigieron principalmente a reconocer nuevos segmentos del mercado, como,
por ejemplo, el adulto joven, extremadamente permeable a la adopción de nuevos servicios
y tecnologías; la mujer y su progresiva incorporación a la vida laboral; además de técnicos y
profesionales independientes que desarrollan actividades de servicios. Elementos inéditos hasta
ese entonces en la dirección del negocio, cobraron ahora relevancia. Conocer estilos de
vida y perfiles —según criterios tales como actividades preferidas, profesión, grupos de
referencia y afinidades—, se convirtió en un factor determinante a la hora de diseñar las
estrategias de crecimiento de la empresa.
Movilidad y conectividad, acortando la brecha digital
A raíz del vuelco de la fisonomía de la industria como resultado de la baja tarifaria para la
telefonía fija y para los cargos de interconexión, Telefónica CTC Chile centró sus inversiones
en móviles y banda ancha. Esta opción se vio reforzada por la implementación del sistema
“quien llama paga” o calling party pays. Hasta ese momento, el dueño del móvil pagaba, tanto
si había realizado como si había recibido la llamada. Con esta fórmula, la penetración de la
telefonía móvil en el país se incrementó de 6,3%, a fines de 1998, a 14,2%, en 1999. Por su parte,
Telefónica Móvil, que lideraba el mercado con un 54% de participación, duplicó el número de
clientes durante ese año, alcanzando a 1.150.000.
Ante esta inusitada demanda, la empresa tuvo problemas en la capacidad de sus redes, ya que
había quedado fuera de la licitación de tres licencias de PCS en la banda 1.900 MHz, realizada
40
Entre 1995 y 1999, la inversión
promedio anual alcanzó 640 millones
de dólares. Entre los años 2000 y
2004, ésta se redujo a 177 millones
de dólares.
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
:¡o
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
en 1996. Solicitó, entonces, a la Subtel la concesión de 30 MHz que ésta había reservado para
potenciales operadores adicionales. Luego de un largo proceso, Telefónica Móvil se adjudicó, el
año 2002, dos franjas (20 MHz) por un monto total de 12,8 millones de dólares. La tercera franja
(10 MHz) fue entregada a Bellsouth.
La baja inversión en la red fija, sumada al impacto desatado por el prepago para celulares, hizo
que a fines del año 2001 el número de usuarios de teléfonos móviles superara al de teléfonos
fijos. Esta tendencia, que se mantiene hasta hoy, ha impactado notablemente sobre la industria y
las formas de comunicarse. Un informe de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU)
mostró que se trata de una corriente mundial, según la cual el mercado de líneas fijas ha frenado
su crecimiento en beneficio de la telefonía móvil, especialmente en los países en desarrollo. Esto
pone en entredicho la óptima inserción dentro de la Sociedad de la Información, ya que para
acceder plenamente a la conectividad se requiere de líneas fijas o de planes móviles con servicios
integrales. En Chile, ese fenómeno se observa principalmente en hogares de clase media y baja,
los que, atraídos por la variada y conveniente gama de ofertas de servicios móviles y de prepago,
optaron por ahorrar el costo del cargo fijo. Durante el año 2003 el número de celulares en el país
creció en un 16,7% alcanzando los 7.500.000 de clientes. Según estas cifras, uno de cada dos chilenos
tenía en ese momento teléfono celular. En contraste, el número de líneas fijas se redujo en un 6,2%,
bajando de 3.467.000 a 3.251.000. Sin embargo, estas cantidades deben ser relativizadas, ya que tras
cada línea fija, hay, en promedio, cuatro usuarios, mientras que detrás de un celular, hay sólo uno.
La penetración de la tecnología inalámbrica se insertó dentro de los fenómenos que configuran
la realidad social del Chile actual. Cuando llegó al país, éste experimentaba importantes
cambios culturales que se vieron reflejados en un creciente individualismo. En este “nuevo
Chile”, el celular introdujo una forma diferente de autonomía e independencia, gracias a la
libertad de desplazamiento espacial que ofrecía. Además entregó un medio de legitimación
individual, debido a su carácter personal. La veloz expansión del teléfono celular y su ingreso a la
cotidianidad han contribuido a que, durante los últimos años, los chilenos hayan experimentado
cambios tanto en las formas de comunicarse como en la sociabilidad. Progresivamente, se
han desdibujado los espacios de intimidad, al superponer en ellos otros ámbitos que se hacen
presentes a través de la comunicación. Hoy esta tecnología ha invadido prácticamente todos los
espacios públicos y privados.
La explosión de este mercado, con la masificación y multiplicidad de su oferta, permitió que
los usuarios se diversificaran, que distintos estratos sociales pasaran a formar parte de esta
realidad y que cambiara la composición de los poseedores de celular. Si en 1995 casi el 100%
pertenecía al grupo ABC1, el año 2002 el uso de móviles tenía alta presencia en otros segmentos:
Proyecto Enlaces: alfabetización digital.
:¡:
:¡i
en el C2 fue de 66%, y en el C3 y D, 48% y 37%, respectivamente. La alta penetración en los
sectores C y D se explica por la oferta del mercado de prepago, modalidad utilizada el año 2004,
por el 70% de los usuarios, mientras que el 30% restante lo hacía contratando algún tipo de plan.
Telefónica CTC Chile jugó un rol importante en este proceso, pues desde un comienzo
uno de sus objetivos fue la masificación de este servicio. Con Faúndez, un sencillo albañil
protagonizando su campaña publicitaria, la empresa recogió los cambios sociales que vivía el
país. Su imagen fue una notable construcción mediática y publicitaria del chileno emergente de
la década de 1990, que a partir de su trabajo y esfuerzo, y secundado por la tecnología, se hacía
parte de la modernidad.
A mediados del 2004 los clientes móviles totales del país alcanzaron los 8.373.000, lo que
representó una penetración de 52,8 abonados por cada cien habitantes, cifra que se eleva a 60 si
se considera sólo la población cuya edad fluctúa entre 19 y 24 años. Estos índices convierten a
Chile en el país con mayor penetración de telefonía celular en la región. La alta tasa de usuarios
jóvenes es similar a la de Brasil, aunque casi cuatro veces mayor que la registrada en Argentina.
Si bien los jóvenes no constituyen el segmento de usuarios de mayor rentabilidad para el sector,
una parte importante de las estrategias de marketing se ha dirigido a ellos. El mercado ha
apostado por captarlos como usuarios, pues en un futuro cercano serán los clientes premium.
En el marco de la política de negocios globales propugnada por Telefónica España, la empresa
chilena vendió, en el año 2004, el negocio de comunicaciones móviles a su socio mayoritario por
un valor 1.321 millones de dólares. Al momento de esta transacción la compañía chilena tenía
2.738.000 clientes.
Junto con el impulso a la telefonía móvil, Telefónica CTC Chile había puesto sus energías
en ampliar sus servicios a través de su red fija. En vista de la importancia que adquiría la
conectividad, en 1999, inició el despliegue de la infraestructura de la primera red IP del país.
Con esta plataforma unificada de red y de servicios de valor agregado, la empresa consolidó
su oferta de productos como comercio electrónico, Internet, videoconferencias, entre otros.
Adicionalmente, introdujo el año 2000 los servicios de banda ancha de tecnología ADSL,
Asymetric Digital Subscriber Line, es decir, Internet a alta velocidad. Esto posibilitó transmitir,
en forma interactiva, voz y datos a una velocidad 160 veces mayor que la tradicionalmente
permitida por el par de cobre. Funcionaba sobre la misma red de cobre que había sido instalada
para transmitir la voz con una frecuencia máxima de 3.400 Hz, pero ahora se le agregaba
informática en los extremos, de modo que la corriente pudiera fluir miles de veces más rápido.
De esta forma, contenidos más sofisticados —como, por ejemplo, el video— lograron viajar por
la misma red. Como verdadero alquimista, transformó el cobre en oro, permitiendo que la red
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:¡¡
EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES
(1987–2005)
tradicional tuviese la posibilidad de ampliar fuertemente su potencial de servicios mediante la
convergencia de informática y telecomunicaciones.
Las cifras del crecimiento de Internet son aplastantes. En pocos años, la compañía vio cómo
se quintuplicaron sus conexiones, pasando desde 120 mil computadores conectados, en 1998,
a 600 mil dos años más tarde. Durante el año 2004, Telefónica CTC Chile incrementó en un
10% su participación en el mercado de conexiones a Internet. El número de usuarios que
disponían de una conexión ADSL aumentó desde el año anterior en un 60%, al pasar de 125
mil a 200 mil. Aunque estas cifras revelan la importante expansión de este sector de la industria,
la penetración de la banda ancha ha continuado siendo limitada en Chile en comparación con
otros países. Mientras aquí, el año 2004, llegaba a cerca del 3%, en países europeos como España
la penetración era de alrededor del 12%.
Al igual que el celular, esta tecnología ha incidido en cambios sobre la sociabilidad, especial-
mente entre los jóvenes. El más llamativo es, sin duda, el “chat”. Hoy el “chateo” ocupa un lugar
importante dentro de la cultura juvenil, la cual incluso ha desarrollado un nuevo lenguaje que
transforma las palabras en códigos sólo comprensibles para los “iniciados”: fds = fin de semana;
tpc o tpo = tampoco, b = a veces es bien. Un estudio de la Universidad Católica de Chile, que reveló
varios testimonios juveniles, expone entre los motivos principales para integrarse a esta red, la
entretención y el que muchas personas lo poseen. Los jóvenes menores de 24 años han llegado
a preferir el messenger antes que el teléfono, pues, como explicó un universitario consultado en el
estudio, esta nueva forma de comunicación —dentro de la cual hacen amistades— exige un menor
esfuerzo de compromiso, ya que las personas simplemente se encuentran en el ámbito de lo virtual.
Espacios íntimos por definición, han sido invadidos por el messenger: amistades, pololeos,
rupturas, proposiciones de matrimonio, son transportadas hoy a través del ciberespacio.
1v:vvóx:cz c1c cn::v vx :z soc:vnzn nv :z :xvovmzc:óx
Telefónica CTC Chile ha asumido un compromiso que va más allá de la implementación y
masificación de los servicios de telecomunicaciones de vanguardia, puesto que se ha involucrado
en el gran desafío nacional de integrar al país a la Sociedad de la Información. Sin las redes
que permiten que digitalización y convergencia sean conceptos reales, esta aspiración sería
inalcanzable. En este sentido, la construcción de la mayor red de telefonía básica del país y la
permanente innovación en Tecnologías de la Información y Comunicaciones llevada adelante
por la compañía, han permitido que Chile lidere en la región la disminución de la brecha digital
respecto de los países desarrollados.
:¡{
La integración social irá de la mano con la alfabetización digital. Actualmente la compañía,
a través de Fundación Telefónica, está extendiendo hacia los establecimientos educacionales
que participan del programa Enlaces los servicios de banda ancha ADSL mediante planes
especiales. El programa incluye docentes, apoderados y dirigentes vecinales. Por otra parte,
sumó el proyecto Aulas Unidas que entregó laboratorios computacionales y conexión gratuita a
Internet a numerosas escuelas rurales del país.
Los aportes de Telefónica CTC Chile en el ámbito de la educación representan una de las
iniciativas privadas más trascendentes realizadas durante las últimas décadas. Esto no sólo
debido a los montos invertidos, sino por el impacto que han generado sobre los sectores más
alejados o marginados del país. De hecho, en Chile el acceso a la red digital se da principalmente
en los establecimientos educacionales, a diferencia de lo que ocurre en países desarrollados.
En el camino de la integración, el “gobierno electrónico” ha significado un gran avance en la
relación entre los ciudadanos y las instituciones. El propio gobierno invitó a Telefónica CTC
Chile a colaborar en el desarrollo de una red digital de comunicaciones de gran ancho de banda
que integrara 20 ministerios y seis servicios públicos. Esta red debía, además, colaborar con las
necesidades de la población durante las 24 horas del día, independientemente de su lugar de
residencia y de su condición económica. Esta iniciativa ha colocado a Chile en el quinto lugar en
el e-government, ubicándose detrás de países con un alto desarrollo tecnológico, como Taiwán,
Corea del Sur, Canadá y Estados Unidos.
Expandir y profundizar las destrezas de la alfabetización digital; hacer del Estado un espacio
ciudadano en vez de un ogro hostil; incorporar a las pequeñas empresas a la conexión que las
hará mas sólidas y competitivas, son las áreas de fuerte compromiso de la compañía en el presente.
Su misión es acercar a personas, familias, grupos, empresas y naciones; a grandes, jóvenes,
viejos y niños; a hombres y a mujeres para vivir, emprender y crear. A fin de cuentas, la historia
que estas páginas relataron es la historia de la forma en que los chilenos han incorporado una
tecnología para comunicarse. Los capítulos siguientes contarán la historia de una compañía que
hizo de las telecomunicaciones un instrumento al servicio de la integración.
UN CABLE AL CIELO
TELEFÓNICA CTC CHILE
:¡o
Telefónica CTC Chile,
Santiago, 2005.
:¡¡
:¡p
Bibliografía
AHCIET, Las telecomunicaciones en
Hispanoamérica: Pasado, Presente y
Futuro. España, 1993.
Álbum de los Clubes Sociales de Chile.
Sociedad Imp. y Litográfica Universo,
Santiago, Chile, 1928-1929.
Aléyard, Jorge, “Un nuevo esquema de
regulación de monopolios naturales”,
en Estudios Públicos, Santiago, Chile,
N° 37, 1990.
Aldunate, Ana Francisca y Consuelo
Larraín, Providencia. 100 años de la
comuna. Ediciones de la Esquina,
Santiago, Chile, 1997.
Ambrose, William W., Paul R.
Hennemeyer y Jean-Paul Chapon,
Privatizing Telecommunication
Systems. Business Opportunities in
Developing Countries. The World
Bank/International Finance Corp.,
Washington, D.C., 1990.
Anderson, Jack, Los Documentos
Secretos de la ITT. Editorial Quimantú,
Santiago, Chile, 1972.
Anuario Estadístico del Desarrollo
Telefónico. Período 1960-1997.
Santiago, Chile, 1998.
Aylwin, Mariana, et. al.,
Chile en el siglo XX. Emisión Ltda.,
Santiago, Chile.
Bell, Daniel, The Coming of
Post-Industrial Society.
Basic Books, Nueva York, 1999.
Boletín de Leyes y Decretos de
la República de Chile (BLD).
Santiago, Chile.
Sofofa, Boletín de la Sociedad de
Fomento Fabril. Santiago, Chile.
Braun, Juan, Matías Braun, Ignacio
Briones y José Díaz, Economía Chilena
1810-1995. Estadísticas Históricas.
Documento de Trabajo N° 187,
Facultad de Economía, Pontificia
Universidad Católica de Chile,
Santiago, Chile, 2000.
Briggs, Asa y Peter Burke,
De Gutenberg a Internet. Una historia
social de los medios de comunicación.
Taurus, Madrid, 2002.
Cairncross, Frances, The Death of
Distance, How the Communications
Revolution will Change our Lives.
Orion Bussines Books, Londres, 1997.
Caraves, Francisco, El Cambio en CTC.
Compañía de Telecomunicaciones
de Chile. Informe de Executive MBA,
Universidad Adolfo Ibáñez, Santiago,
Chile, 1998.
Chili Telephone Company,
Guías telefónicas.
Clayton, Jade, Diccionario ilustrado
de telecomunicaciones. McGraw-Hill
Profesional, Madrid, 2002.
Collier, Simon y William F. Sater,
Historia de Chile. 1808-1994.
Cambridge University Press,
Madrid, 1999.
Comisión G de AHCIET,
Las telecomunicaciones y su impacto
global en la economía y la sociedad.
Fundesco, Madrid.
Compañía de Teléfonos de Chile,
Breve historia de la telefonía en Chile.
Santiago, Chile, 1972.
Compañía de Teléfonos de Chile,
Guías Telefónicas.
Compañía de Teléfonos de Chile,
Nuestra Realidad.
Santiago, Chile, 1976.
Compañía de Teléfonos de Chile y
Compañía de Telecomunicaciones de
Chile, Memorias y Balances.
Santiago, Chile, 1931-2004.
CORFO, Geografía económica
de Chile. Santiago, Chile, 1962.
Couyoumdjian, Juan Ricardo,
“El alto comercio de Valparaíso y las
grandes casas extranjeras, 1880-1930.
Una aproximación”, en Historia,
Santiago, Chile, vol. 33, 2000.
De Castro, Sergio, “La transformación
económica de Chile”, a propósito
del libro de Felipe Larraín, Rodrigo
Vergara y otros, en Puntos de Referencia,
Estudios Públicos, Santiago, Chile,
N° 226, 2000.
De Gregorio, José, “Crecimiento
económico en Chile: Evidencia, fuentes
y perspectivas”, en Estudios Públicos,
Santiago, Chile, N° 98, 2005.
De la Peña, José, Historias de las
telecomunicaciones. Editorial Ariel,
Madrid, 2003.
De Ramón, Armando, Santiago
de Chile. Editorial Sudamericana,
Santiago, Chile, 2000.
Díaz, José, Rolf Lüders y Gert Wagner,
Economía Chilena 1810-1995:
Evolución Cuantitativa del Producto
Total y Sectorial. Documento de
Trabajo N° 186, Facultad de Economía,
Pontificia Universidad Católica de Chile,
Santiago, Chile, 1998.
Donoso, Carlos, Compañía de
Telecomunicaciones de Chile S.A.
Tesis para optar al grado de Licencia-
tura en Historia de la Pontificia
Universidad Católica de Chile,
Santiago, Chile, 1997.
Donoso, Carlos, “De la Compañía
Chilena de Teléfonos de Edison a la
Compañía de Teléfonos de Chile:
Los primeros 50 años de la telefonía
nacional, 1880-1930”, en Historia,
Santiago, Chile, vol. 33, 2000.
Estrategia, Empresarios en la Historia.
Un reconocimiento de Estrategia al
espíritu emprendedor. Publicaciones
Editorial Gestión, Santiago, Chile, 1995.
Fisher, Claude S., America calling.
A social history of the telephone to 1940.
University of California Press,
Los Ángeles, California, 1992.
Fisher, Ronald y Pablo Serra,
“Efectos de la privatización de servi-
cios públicos en Chile: Casos sanitario,
electricidad y telecomunicaciones”,
en Serie Economía, Departamento de
Ingeniería Industrial, Universidad de
Chile, Santiago, Chile, N° 186, 2003.
Flichy, Patrice, Una historia de la
comunicación moderna. Espacio público
y vida privada. Ediciones Gustavo Gili,
México, 1993.
:8o
Gilder, George, “Introduciéndonos a la
fibrósfera. De los alambres a las ondas”,
en Seminario tendencias internacionales
en las telecomunicaciones.
Buenos Aires, 1996.
Guillies, Donald J., “Innovations in
Telecommunications Executive
Management Training: a Canadian
Initiative”, en D. J. Wedemeyer and
M.R. Ogden (eds.). Telecommunications
and Pacific development: alternatives for
the next decade. Elsevier Science
Publishers B.V., North Holland, 1988.
Hobsbawm, Eric, La era del capital,
1848-1875. Editorial Planeta,
Buenos Aires, 2001.
Hobsbawm, Eric, La era del imperio,
1875-1914. Editorial Planeta,
Buenos Aires, 2001.
Horcajo, Xavier, Al otro lado del
Atlántico. La aventura equinoccial de la
empresa española en América Latina.
Laia, Barcelona, 2004.
Instituto Nacional de Estadísticas,
Anuario Estadístico de Chile.
Años 1911-1952. Santiago, Chile.
ITT Network, “Telecomunicaciones
y desarrollo económico nacional”,
en Serie de conceptos de Telecomunica-
ciones. 2000.
Larroulet, Cristián, “Estudio. Efectos
de un programa de privatizaciones: el
caso de Chile (1985-1989)”, en Estudios
Públicos, Santiago, Chile, N° 54, 1994.
Marín, Cristóbal, Algunos resultados
de la investigación sobre usos del tiempo
y medios de comunicación en Chile.
Universidad Diego Portales, Santiago,
Chile, 2000.
Martinic, Mateo, Magallanes de antaño.
Sociedad Difusora Patagonia Ltda.,
Punta Arenas, 1985.
Meller, Patricio, Un siglo de economía
política chilena (1890-1990). Editorial
Andrés Bello, Santiago, Chile, 1998.
Melo, José Ricardo, “Las telecomuni-
caciones como elemento económico”,
en Semana de las telecomunicaciones,
Santiago, Chile, 1975.
Telefónica, 1924-1999, Setenta y
cinco años. Telefónica, Madrid, 1999.
Telefónica CTC Chile, La sociedad
de la información en Chile, 2004/2007.
Presente y perspectivas.
Santiago, Chile, 2005.
Unctad, Informe sobre Comercio
Electrónico y Desarrollo de las
Naciones Unidas. 2004.
Vial, Gonzalo, Historia de Chile
1891-1973. Editorial Santillana,
Santiago, Chile.
Williams, Raymond, Ed., Historia
de la comunicación. Volumen. 2.
De la imprenta a nuestros días.
Bosch, Barcelona, 1992.
Winston, Brian, Media Techonology
and Society. A History: From the
Telegraph to the Internet. Routledge,
Nueva York, 1999.
PERIÓDICOS Y REVISTAS
Diario Electrónico Telefónica CTC Chile
El Mercurio, Santiago
El Mercurio de Valparaíso
La Nación
La Segunda
Revista Topaze
Revista Zig-Zag
Revista Qué Pasa
Revista Telefónica Chilena
Notas Telefónicas
Noticiero CTC
ARCHIVOS
Archivo Alessandri, Sala Medina,
Biblioteca Nacional.
Archivo Nacional de Chile (ANCH)
[Colección Benjamín Vicuña
Mackenna. Fondo Intendencia de
Santiago (IS). Fondo Dirección
General de Telégrafos del Estado,
1901-1908. Fondos ministeriales (FM):
Ministerio del Interior (MI), 1885-1973;
Ministerio de Justicia (MJ), 1889-1892;
Ministerio de Guerra (MG), 1898-1900;
Ministerio de Marina (MM), 1898-1900;
Ministerio de Defensa Nacional
(MDN), 1901-1960; Ministerio de
Obras Públicas (MOP), 1914-1978;
Moguillansky, Graciela, “Las reformas
del sector de telecomunicaciones en
Chile y el comportamiento de la inversión.”
En Reformas Económicas, CEPAL,
Santiago, Chile, 1998.
Ortiz, Luis, La regulación del mercado
de las telecomunicaciones de la
República de Chile y las cuestiones sobre
libre competencia a larga distancia
pendientes de decisión por la honorable
Comisión Resolutiva Antimonopolios.
Informe en derecho, 1991.
Pérez, S., et al., Sociabilidad por
softwares de mensajería instantánea
—icq y messenger— en adolescentes y
jóvenes universitarios. Pontificia
Universidad Católica de Chile,
Santiago, Chile.
Polanco B., Eliana, Filialización: una
respuesta al cambio. Tesis para optar al
título de Técnico en Administración
CTC, Santiago, Chile, 1995.
“Política chilena de telecomunicaciones”,
en Apartado de Anales del Instituto
de Ingenieros de Chile, Santiago,
Chile, 1954.
Potocnjak, Javier, Las telecomunicacio-
nes como factor de desarrollo económico
del país y sus regiones. ENTEL,
Santiago, Chile, 1975.
Salazar, Gabriel y Julio Pinto, Historia
contemporánea de Chile I. Estado,
legitimidad, ciudadanía. LOM,
Santiago, Chile, 1999.
Saunders, Robert J., et al. Telecommu-
nications and Economic Development.
The World Bank, The Johns Hopkins
University Press, Baltimore, 1983.
Seguel, José Miguel, La industria
eléctrica ante la legislación chilena.
Imprenta Leblanc, Santiago,
Chile, 1941.
Sobel, Robert, ITT. The management
of opportunity. Times Books,
Nueva York, 1982.
Subtel, Estadísticas básicas del
sector telecomunicaciones en Chile.
Santiago, Chile, 2000.
Telefónica, La sociedad de la informa-
ción en España, 2003. Madrid, 2003.
Ministerio de Hacienda (MH),
1916-1965. Ministerio de Relaciones
Exteriores (MRREE), 1930-1950
Ministerio de Agricultura (MA),
1931-1978; Ministerio de Fomento
(MF), 1935-1940; Ministerio de Edu-
cación, (ME) 1940-1950. Ministerio de
Bienes Nacionales (MBN), 1950-1951.]
Foreign Office, Accounts and Papers.
Vol. 96. F.O. 1895. A. S. n° 1516.-
D.A.C.R.O.T.A.F.CH. Report of the
year 1894, on the trade of the consular
district of Valparaiso. P. to b. H. of P.
by c. of H.M. April 1895. London 1895.
Consul Consul gral. Waburton.
Valp. 12-2-1895.
Thomas Alva Edison Papers T.A.
Edison Documents, (TAED),
edición on-line. Universidad
de Rutgers, Nueva Jersey.
ENTREVISTAS
Cecilia Araya
Francisco Aylwin
Diego Barros
Raimundo Beca
Isabel Margarita Bravo
Patricio Cáceres
María Eugenia Castillo
Julio Covarrubias
Jaime Charles
Hernán Cheyre
Mario Raúl Domínguez
Franco Faccilongo
Joaquín Fermandois
Enrico Gatti
Rigoberto González
Carlos Haramoto
Leonidas Henríquez
Jorge Id
Ida Lazcano
Pedro Lecaros
Gustavo Marambio
Pedro Martinic
Claudio Muñoz
Ricardo Nazer
Iván Pauvif
Ricardo Ramos
Julio Vieyra
:8:
INVERSIÓN ANUAL
(Millones de US$ de cada año)
AÑO INV. ANUAL
1960 11
1961 20
1962 15
1963 15
1964 12
1965 16
1966 13
1967 12
1968 24
1969 34
1970 43
1971 28
1972 29
1973 20
1974 14
1975 13
1976 19
1977 23
1978 36
1979 45
1980 39
1981 56
1982 27
1983 34
1984 40
1985 37
1986 39
1987 46
1988 112
1989 228
1990 319
1991 271
1992 338
1993 441
1994 361
1995 560
1996 723
1997 709
1998 615
1999 589
2000 349
2001 291
2002 204
2003 241
2004 151
Anexos
PRESIDENTES Y GERENTES
AÑO PRESIDENTE GERENTE GENERAL
DEL DIRECTORIO
1931–1937 s/I John T. Quinn
1938–1941 s/I Henry A. Arnold
1942–1943 s/I Richard M. Reingehl
1944 s/I Enrique Rosselot
1945–1947 Juan Esteban Montero Enrique Rosselot
1948–1952 Luis Gutiérrez A. Demetrio R. Peña V.
1953–1962 Ernesto Barros J. Demetrio R. Peña V.
1963–1970 Ernesto Barros J. Benjamín W. Holmes
1971–1973 s/I s/I
1974 s/I C. Ejército Jorge Araos I.
1975–1977 s/I C. Ejército Sergio Möller E.
1978 C. Ejército Mario Varela C. C. Ejército Sergio Möller E.
1979–1980 Julio Ponce L. C. Ejército Sergio Möller E.
1981–1982 Julio Ponce L. Iván Van de Wyngard M.
1983 Julio Polloni P. Iván Van de Wyngard M.
1984–1985 Rolando García L. Iván Van de Wyngard M.
1986 Sergio Cadenasso F. Iván Van de Wyngard M.
1987 Sergio Badiola B. Gerson Echavarría M.
1988–1989 Mark H. Babidge Gerson Echavarría M.
1990 Luis Terol M. Gerson Echavarría M.
1991–1992 Luis Terol M. Germán Ramajo R.
1993 Oscar Garretón P. Germán Ramajo R.
1994–1996 Oscar Garretón P. Jacinto Díaz S.
1997–1998 Claudio García S. Jacinto Díaz S.
1999–2000 Javier Aguirre N. Claudio Muñoz Z.
2001–2005 Bruno Philippi I. Claudio Muñoz Z.
:8i
TELEFONIA FIJA
AÑO TELÉFONOS LÍNEAS DENSIDAD TELEFÓNICA
1

EN SERVICIO EN SERVICIO Teléfonos por Líneas por
100 hbts. 100 hbts.
1931 37.130 s/I s/I s/I
1932 38.569 s/I s/I s/I
1933 40.403 s/I s/I s/I
1934 43.277 s/I s/I s/I
1935 49.916 s/I s/I s/I
1936 53.173 s/I s/I s/I
1937 65.915 s/I s/I s/I
1938 73.137 s/I s/I s/I
1939 79.140 s/I s/I s/I
1940 85.287 s/I s/I s/I
1941 90.638 s/I s/I s/I
1942 95.441 s/I s/I s/I
1943 97.995 s/I s/I s/I
1944 100.079 s/I s/I s/I
1945 102.136 s/I s/I s/I
1946 106.385 s/I s/I s/I
1947 112.019 s/I s/I s/I
1948 118.811 s/I s/I s/I
1949 124.164 s/I s/I s/I
1950 127.344 s/I s/I s/I
1951 130.081 s/I s/I s/I
1952 135.041 s/I s/I s/I
1953 137.933 s/I s/I s/I
1954 141.275 s/I s/I s/I
1955 146.002 s/I s/I s/I
1956 149.003 s/I s/I s/I
1957 150.894 s/I s/I s/I
1958 155.269 s/I s/I s/I
1959 170.989 s/I s/I s/I
1960 179.871 116.909 2,3 1,7
1961 189.759 124.519 2,7 1,8
1962 206.845 136.709 2,9 1,9
1963 220.790 146.709 3,0 2,0
1964 240.388 155.995 3,1 2,1
1965 251.659 163.226 3,2 2,1
1966 262.058 173.427 3,3 2,2
1967 273.647 180.170 3,4 2,2
AÑO TELÉFONOS LÍNEAS DENSIDAD TELEFÓNICA
1

EN SERVICIO EN SERVICIO Teléfonos por Líneas por
100 hbts. 100 hbts.
1968 293.048 196.108 3,6 2,4
1969 325.789 225.087 4,0 2,7
1970 348.856 240.901 4,2 2,8
1971 380.752 263.183 4,2 2,9
1972 402.420 278.985 4,4 3,1
1973 415.407 287.634 4,5 3,1
1974 426.818 296.317 4,5 3,2
1975 434.265 304.737 4,5 3,2
1976 451.076 314.878 4,7 3,3
1977 466.571 322.503 4,7 3,3
1978 514.013 343.338 5,1 3,4
1979 536.057 352.948 5,3 3,4
1980 550.124 360.367 5,4 3,5
1981 574.725 386.706 5,4 3,6
1982 577.224 397.543 5,4 3,7
1983 601.385 415.114 5,6 3,8
1984 651.053 456.473 5,9 4,2
1985 718.659 505.300 6,4 4,5
1986 749.110 527.789 6,6 4,7
1987 770.119 548.359 6,7 4,8
1988 820.260 591.565 7,0 5,0
1989 894.825 645.863 7,4 5,4
1990 1.096.056 811.811 8,9 6,6
1991 1.345.157 996.738 10,8 8,0
1992 1.598.609 1.213.216 12,8 9,9
1993 1.770.839 1.437.138 13,3 11,4
1994 1.838.308 1.545.074 14,1 12,1
1995 1.985.400 1.754.060 15,0 13,6
1996 2.298.328 2.056.353 15,2 14,3
1997 1.476.903 2.393.707 16,8 16,2
1998 s/I 2.649.786 s/I 17,6
1999 s/I 2.592.397 s/I 17,0
2000 s/I 2.700.536 s/I 17,5
2001 s/I 2.723.310 s/I 17,4
2002 s/I 2.686.695 s/I 17,1
2003 s/I 2.416.779 s/I 16,0
2004 s/I 2.427.364 s/I 15,7
Fuente: Memorias y Anuario Estadístico (1997) de Compañía de Telecomunicaciones de Chile S.A.
1
Líneas de Telefónica CTC Chile por cada 100 habitantes
:8¡

TELEFONÍA CELULAR
AÑO TOTAL CLIENTES PENETRACIÓN PAÍS
TELEFONÍA MOVIL DE CTC (Teléfonos móviles por 100 hbts.)
1989 5.000 s/I
1990 9.353 s/I
1991 18.679 s/I
1992 31.058 s/I
1993 33.067 s/I
1994 43.350 s/I
1995 66.325 1,4
1996 175.085 2,2
1997 220.070 2,8
1998 554.225 6,5
1999 1.153.794 15,0
2000 1.224.540 22,2
2001 1.570.087 34,0
2002 1.849.283 41,1
2003 2.269.757 48,0
2004 0 61,0

LINEAS ADSL
AÑO LÍNEAS ADSL EVOLUCIÓN DE USUARIOS
EN SERVICIO DE INTERNET (Miles)
1999 0 625
2000 279 2.537
2001 14.808 3.102
2002 54.163 3.575
2003 125.262 4.000
2004 200.794 s/I

Peatones admirando teléfonos llegados a Valparaíso, 1913.

U N

C A B L E

A L
C T C

C I E L O
C H I L E

T E L E F Ó N I C A

( 1 8 8 0 – 2 0 0 5 )

125 Años de Historia. Telefónica CTC Chile. Estados Unidos Edison National Historic Site. sin la autorización expresa de Telefónica CTC Chile. 125 Años de Historia. Volumen 1 Dirección Julio Covarrubias Fernández Isabel Margarita Bravo Collao Coordinación Verónica Gaete Dell Verónica Calaf Alamo Edición Sol Serrano Pérez Alejandra Pérez Lecaros Textos Mónica Perl Schmidt María José Vial Lyon Investigación Mónica Perl Schmidt María José Vial Lyon Trinidad Zaldívar Peralta Patricia Urrejola Scanlterbury Jorge Iturriaga Echeverría Dirección de arte y diseño Pozo Marcic Ensamble Fotografía Archivos Telefónica CTC Chile Archivo sucesión de Ambrosio Alliende Archivo fotográfico Museo Histórico Nacional. Universidad de Rutgers.A. Queda prohibida la reproducción parcial o total de esta publicación. así como su almacenamiento.Un Cable al Cielo Telefónica CTC Chile (1880–2005) Telefónica CTC Chile. Telefónica CTC Chile. Estados Unidos Thomas Wedderwille Impresión Quebecor World S. Edison Papers. Chile Thomas A. ISBN Nº 956-8531-01-7 Impreso en Chile / Printed in Chile . ISBN Nº 956-8531-00-9 Un Cable al Cielo. reproducción o transmisión en forma alguna.

1 .T E L E F Ó N I C A 1 2 5 A Ñ O S D E C T C C H I L E H I S T O R I A Un Cable al Cielo Telefónica CTC Chile (1880–2005) V O L .

Las tarifas: una polémica de siempre. ITT abandona la conducción de la Compañía de Teléfonos de Chile. La Compañía de Teléfonos inicia la era digital en Chile. Un golpe inesperado. Teléfono e infraestructura urbana. Intentos de masificación. Urgen nuevos capitales. El terremoto que trajo la competencia. Un servicio moderno y eficiente: la automatización. 98 35 The West Coast Telephone Co. Cambio de siglo. Los años de expansión Uniendo la geografía. Comunicación para más personas. Planes de crecimiento.. Un nuevo escenario para las telecomunicaciones. Una lenta expansión territorial. y de otras compañías. El “nudo telefónico”. Primeros pasos para la construcción de una red de comunicaciones 23 78 El teléfono llega a Chile Quiénes usaban el teléfono. 42 116 . nuevas compañías. primeros teléfonos en poblaciones. Primeros pasos de ITT en el país.Índice 9 11 15 CARTA DE PRESENTACIÓN LA ARQUEOLOGÍA DEL FUTURO 65 ACERCANDO LEJANÍAS (1930-1987) Una nueva era para las comunicaciones en Chile INTRODUCCIÓN 70 19 OÍRSE A LA DISTANCIA (1880-1930) Nace la Compañía de Teléfonos de Chile El contrato de 1930. Primer cuerpo legal sobre telefonía. Expansión de la Chili Telephone Co. Últimas innovaciones en telefonía. Un nuevo escenario político y social. La Compañía pasa a manos del Estado Intervención y escándalos. Los cables invaden la ciudad. Llegada de capitales ingleses: The Chili Telephone Co. Vientos de cambio para la Compañía de Teléfonos de Chile El dictamen de los ingenieros. Primera empresa norteamericana a cargo de la telefonía chilena Fin del monopolio. La telefonía: permanente aliada de la ciudad. Early Bird en el mundo satelital. Hacia el mercado abierto. Limited Más necesidades.

Telefónica España llega a Chile CTC en Wall Street. nueva estructura: filialización. La telefonía celular se expande en el país. Operador Universal. Telefónica CTC Chile en la Sociedad de la Información. BIBLIOGRAFÍA ANEXOS 148 158 166 179 181 .135 EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987-2005) Privatización de la Compañía de Teléfonos de Chile 142 Bond Corporation en Chile Nuevos negocios. Compañía de Telecomunicaciones de Chile El paradigma de Internet. Estrategia financiera para un gran plan de inversiones. Ley del multicarrier. acortando la brecha digital. Movilidad y conectividad. Telecomunicaciones para todo Chile y para todos los chilenos: modernización y expansión de la red. Desarrollo social y vanguardia tecnológica. la larga distancia se abre a la competencia. La Compañía se reinventa Soluciones para un panorama adverso.

 .

En Telefónica CTC Chile estamos convencidos de que tenemos futuro porque tenemos historia. la que habla este libro. sin sangre. Un puente sólidamente asentado en la tierra. el mensaje ha sido siempre el mismo. La mezcla de experiencias y capacidad de asombros han hecho que nuestra empresa sea un puente entre el pasado y el futuro. Saber una vez más que cualquiera sea el medio de comunicación. Pero también de la vida íntima de estos chilenos que han aprendido que las distancias se borronean. ni víctimas. Un mensaje que tiene su historia. se trata este libro. como nos hemos —una y otra vez— reconocido en las mismas necesidades y las mismas expectativas. porque nuestra historia ha sido la de una permanente apuesta al futuro. ambiciosamente proyectado hacia el cielo. De esos distintos tiempos. Es de esta revolución. Una historia que este libro cuenta.  . y que nos reconoce. y de estos nuevos espacios. todos esos proyectos de vida y de país que han circulado por nuestros cables. Un mensaje que nos une. Recordar como hemos crecido juntos. Hemos entrado. Pero no hemos estado solos en la apuesta de comunicar a Chile. semejantes en nuestras diferencias. Un regalo que es una forma de renovar la alianza que nos une con nuestros clientes. y que el tiempo se apura. teléfonos y computadores. sus leyendas.CLAUDIO MUÑOZ ZÚÑIGA GERENTE GENERAL (1999—2005) TELEFÓNICA CTC CHILE JOSÉ MOLÉS VALENZUELA GERENTE GENERAL (DESDE 2005) TELEFÓNICA CTC CHILE Carta de presentación Telefónica CTC Chile cumple 125 años. sus gestas y sus gestos. recordamos también todos esos planes de futuro. Hemos vivido juntos la revolución de las telecomunicaciones. Y al recordar quienes hemos sido. una y otra vez —con nuevas tecnologías que implican nuevas visiones y oportunidades— a la intimidad de los chilenos.

 .

Todos hemos sido testigos de la llegada del teléfono. Y empezamos a contar nuestros recuerdos y las anécdotas que habíamos escuchado. el celular. Una aventura que nunca pensamos nos obligaría a bucear tan a fondo en la historia colectiva. Que sólo tendríamos que actualizar una pila de documentos. Así. sino de sus relaciones con el mundo. Actuaron de arqueólogas del presente —y de alguna forma del futuro— buscando la raíz de cada uno de los proyectos y logros que dan sentido a esta Compañía. A principios del 2003. en un almuerzo entre ejecutivos. el Wi-Fi y de tanta tecnología. al emprender la marcha. que éramos una de las tantas historias de la empresa que se habían escrito. ferias de antigüedades e incluso en Internet. Suponíamos. la banda ancha. no sólo del país. el fax. No contábamos con la endémica falta de cariño que sufrimos los chilenos por nuestro patrimonio histórico. Así salieron a la palestra varios trozos de historia personal. nos preguntamos sobre la mejor forma de conmemorar los 125 años de la empresa. para encontrar las huellas de esta historia el equipo de historiadoras a cargo del proyecto debió hurgar dentro de archivos históricos. bibliotecas.  . que es la heredera natural y directa de la primera telefónica fundada en el país. era la mejor manera de renovar el pacto de complicidad entre nuestra empresa y el desarrollo de Chile. De pronto se me hizo evidente que relatar esta historia. nuestra historia. aparatos y procedimientos que encierran tras sus teclas un nuevo tiempo y otro espacio que descubrir. y del país.JULIO COVARRUBIAS FERNÁNDEZ GERENTE CORPORATIVO DE ADMINISTRACIÓN Y FINANZAS TELEFÓNICA CTC CHILE La arqueología del futuro Al entrar a esta Compañía es difícil no sentir el peso de la historia y la responsabilidad por un pasado que es también el de cada uno de los que trabajamos aquí. empezó esta aventura. Con el apoyo y entusiasmo de Loreto Mandujano y Ricardo Montero.

Gustavo Marambio. a pesar y a través de sus fronteras. Pedro Martinic. de los ciudadanos unidos por el mismo anhelo de comunicación. Pedro Lecaros. sino también en indagar en la vida familiar. Jaime Charles. Luis Villalobos. Diego Barros. Carlos Haramoto. Patricio Cáceres. Husbands. Alejandra Pérez. y al que entonces era nuestro Gerente General. No podemos dejar de agradecer —conscientes de que muchos nombres se nos escapan— a Cecilia Araya. Raimundo Beca. Leonidas Henríquez. que ya no fuera una tierra en los confines del mundo. Isabel Margarita Bravo. Junto a los rostros y testimonios de los pioneros de las telecomunicaciones chilenas. Y para tener la perspectiva histórica contamos con el equipo de investigación conformado por Sol Serrano. sino un mundo en sí mismo comunicado. que construye una identidad nueva a la altura de los tiempos. Ricardo Ramos. están aquí el de los clientes. mares y montañas. Otra versión.Empezamos por poner a disposición del equipo de investigación las memorias y balances publicados desde 1931. Fundamentales fueron las horas de conversiones sostenidas con diversas personas que trabajan o han trabajado en nuestra empresa y que iluminaron con su visión la historia de Telefónica CTC Chile. así como también aquellos empleados y ex-empleados que aportaron con sus testimonios. viva y palpitante de nuestro siglo y algunas claves esenciales para entender por dónde ira el siglo XXI. Franco Faccilongo. anécdotas y con material fotográfico para este libro. este es el retrato de un país que integra sus distintas voces. Rigoberto González. Un equipo que con perspicacia y rigor no sólo se limitó a pasar largas horas en los fondos ministeriales del Archivo Nacional o consultar la correspondencia de Thomas Alva Edison con José D. Además de los logros y dificultades de nuestra empresa. Enrico Gatti. Francisco Aylwin. social y cultural de los chilenos. Julio Vieyra. Iván Pauvif. además de gran parte de las revistas institucionales elaboradas desde entonces. Verónica Calaf y Verónica Gaete. su socio del fin del mundo. o hurgar en los archivos del Public Record Office en Londres. Ante la inmensidad de la labor se fueron incorporando y convirtiéndose en fundamentales. Hernán Cheyre. Mónica Perl y Trinidad Zaldívar. Jorge Id. María José Vial.  . y Mario Raúl Domínguez. Claudio Muñoz. por el mismo hambre de decir y de hacer un nuevo Chile.

este presente y nuestro compromiso de futuro. pero que puede también llamarse simplemente comunicación. entre muchos otros. además de un aporte fundamental en el fomento de las artes plásticas chilenas. Parra o Soto. Son las dos huellas que hemos dejado en 125 años. uno en que la belleza. otro en que la imagen y las sensaciones son los protagonistas— se convierten en una buena muestra de nuestra labor. En esta selección de lo mejor que ha pasado por nuestra Galería. Así. pudieran expresarse en plenitud. De un trabajo que es al mismo tiempo racional y conceptual. es la de un sueño y un esfuerzo en común de todos esos conceptos que llamamos telecomunicaciones. los testimonios. y en gran parte también de sentimientos. Miró. especialmente Claudia Villaseca. Sentimos que este trabajo merecía un libro aparte. sino también del arte. la profundidad de las búsquedas y propuestas de Matta. las ideas son lo central. pero que tiene sus necesarias raíces en el pasado. Estos libros son un testimonio de ese pasado. el rigor. estos dos libros —uno en que el texto.  . Y es a esa comunicación a la que nos hemos abocado nos sólo a través de la tecnología. la de un país que se comunica con el futuro. Durante más de diez años nuestra Sala de Exposiciones ha sido un sello que nos distingue.El libro que tienen en sus manos es más que la historia de una Compañía. ha sido invaluable el trabajo de recopilación e investigación de Patricio Pozo y de quienes trabajan en Fundación Telefónica.

 .

una historia económica y tecnológica. Pero en realidad. los seres humanos nunca. y la voz reproducía una simultaneidad que las culturas sólo habían conocido en la oralidad. el teléfono transformó una vivencia humana ancestral que era la relación entre el espacio y el tiempo. pero el teléfono lo hizo con la voz. una nueva forma de cortejar.SOL SERRANO PÉREZ HISTORIADORA Introducción Esta es la historia de una empresa. El telégrafo descolocó ese vínculo a través de la palabra escrita. El teléfono inició a fines del siglo XIX una revolución tecnológica que. que todavía requiere desplazarse en una distancia que necesita tiempo. de vivir en sociedad. la historia de un pequeño instrumento que cambió la vida de millones de hombres y de mujeres que encontraron una nueva forma de hacer negocios. por sobre todo.  . de habitar el territorio. de pertenecer al mundo. Romper la relación entre espacio y tiempo en la comunicación humana le dio a la historia una velocidad que se hizo arrolladora y fascinante. salvo tocarse. de inversiones extranjeras y de internacionalización. pero es. de callejear. Hasta entonces. Es también una historia de políticas públicas. desde aquel que se paró en sus dos pies. junto con el telégrafo. pudo separarlos. una nueva forma de administrar el Estado. de mantener la tribu. parece una nimiedad. El mismo tiempo suponía el mismo espacio. Llamarlo una revolución tecnológica a estas alturas que hemos vivido tantas. pues llegar de un punto a otro era un acto físico que demoraba un tiempo. Es la velocidad en que vivimos hoy a través de las telecomunicaciones que nos permiten todas las formas de comunicación humana. permitió la simultaneidad de las comunicaciones y con ello dio inicio al proceso de globalización en cuya madurez nos encontramos.

Y resulta sorprendente una historia que es relativamente homogénea hasta hace sólo veinte años. un país tan reciente y. a la conexión total y permanente con los cercanos. Quizás lo más interesante de esta historia —de cualquier historia— sea aquello que hoy nos sorprende de tal forma que sentimos el cambio sin necesidad de explicarlo. Mal que mal. se escuchaba la voz. Y el teléfono a su vez se transformó en una red de telecomunicaciones que nos permite a todos pertenecer a aquella estirpe que la antigüedad sólo permitió a los aventureros. y todos con seres desconocidos y con archivos siderales. desde la comunicación telefónica concebida como un lujo. a pesar de que apenas se escuchaba. Ese navegar. que se acomodó a políticas económicas proteccionistas donde fue monopolio y como tal. No era la tecnología sola. todavía no se abre a todos.Esa es la historia de la Compañía de Telecomunicaciones de Chile en sus distintas etapas... tuvo que vencer los escollos de una geografía larguísima que había que cablearla a través de montañas y desiertos. tan remoto. que parte en aquel momento en que el primer teléfono llega de la mano de un socio del mismo Edison cuando el país recién dejaba de medirse en leguas —que era la distancia recorrida caminando una hora— para marcar los kilómetros del ferrocarril. con los amigos los mas jóvenes. ¡pero no de los clientes! Un país donde los teléfonos se “conseguían” y no se compraban. cuando las comunicaciones revolucionaron Chile. sino las formas de comprenderla. preocupada del producto. sin embargo. El último capítulo cuenta esa historia que es la del futuro y la de esta empresa cuyo pasado la sustenta. principalmente a aquellos que necesitan zarpar de la pobreza. con los hijos las madres que han ingresado al mercado laboral. Y esta historia muestra una sociedad que ha cambiado tanto.  . El teléfono de uso comercial se hizo una tecnología también íntima. a la vez. Esta empresa tuvo siempre exceso de demanda y pobre oferta. Es la estirpe de los navegantes. En fin.

.

.

Oírse a la distancia (1880–1930) .



OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930)

El 8 de octubre de 1879, en Menlo Park, Nueva Jersey (Estados Unidos), Thomas Alva Edison y José Dottin Husbands acordaron que era el momento propicio para introducir la explotación del teléfono en Chile, Perú, Bolivia y Ecuador, donde ese auspicioso negocio era casi completamente desconocido1. Además, este comerciante estadounidense, desde entonces agente de Edison, conocía bien esa región, pues distribuía allí productos norteamericanos desde hacía algunos años. En Chile, aquel mismo día, esta república obtuvo un crucial triunfo para la Guerra del Pacífico en la batalla de Angamos. Lograba así dominar la ruta marítima disputada durante esa contienda y abrir el camino para que el ejército ocupara en forma definitiva la valiosa zona salitrera del Desierto de Atacama. Controlar allí la explotación del nitrato había sido la causa del conflicto que enfrentó al país con Perú y Bolivia entre los años 1879 y 1884. Fue la victoria definitiva en la guerra la que permitió a Chile iniciar el ciclo del salitre2, gracias al cual se integró al sistema capitalista internacional. La producción y la exportación de nitrato a gran escala modernizaron su economía y transformaron a la inversión extranjera en uno de sus actores fundamentales. Cada vez se hizo más habitual encontrar en las calles de Valparaíso, Santiago e Iquique a europeos y norteamericanos, a quienes las hostilidades bélicas, como telón de fondo, no les pareció inconveniente para iniciar los más diversos negocios. Husbands, el pionero de la telefonía chilena, es un reflejo de los hombres de aquella época —“sobrios, con trajes discretos”3—, dispuestos a aventurarse hasta los más alejados confines para construir un sistema global, un mundo único que permitiera la expansión del capitalismo industrial. Primeros pasos para la construcción de una red de comunicaciones Cuando Samuel Morse inventó en 1837 el telégrafo eléctrico, el panorama de las comunicaciones mundiales cambió radicalmente, pues se hacía posible transmitir en forma veloz mensajes a grandes distancias4. Casi recién inventada la telegrafía eléctrica, no cesaron de multiplicarse en prácticamente todo el planeta las líneas y los postes telegráficos, conformando una verdadera red de comunicaciones. Luego se le sumaron el ferrocarril —símbolo del poder tecnológico y político en el siglo XIX— y los barcos de vapor, acelerando entre todos ellos, de forma insospechada, el tiempo requerido en las comunicaciones entre lugares distantes. En este proceso, el logro más significativo fue la construcción de los cables telegráficos submarinos, epopeya que comenzó a principios de la década de 1850 con la colocación del que atravesaba el Canal de la Mancha. Hacia 1870 las líneas internacionales ya rodeaban prácticamente todo el globo, permitiendo, por primera vez, unir los continentes y transmitir mensajes a cualquier país en sólo unos minutos.

1

2 3

4

José D. Husbands y Thomas A. Edison. Acuerdos y contratos, 8 de octubre, 1879, TAED D7939V. Éste se prolongó entre 1880 y 1930. Eric Hobsbawm, La era del capital, 1848-1875. Editorial Planeta, Buenos Aires, 2001, p. 16. Este medio reemplazó casi inmediatamente al telégrafo óptico, surgido en 1790 durante la Revolución Francesa como herramienta de administración y unificación nacional, el cual funcionaba sobre la base de un intrincado conjunto de torres con señalizaciones móviles.

Telefonistas operando centralita telefónica, fines del siglo XIX.



UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE

5

6

Sin embargo, y como curiosidad, treinta y tres años antes, entre 1819 y 1820, ya había circulado en la capital un periódico con el nombre de El Telégrafo, llamado así precisamente como símbolo de modernidad. Durante el siglo XIX aparecieron varios periódicos con el mismo nombre, además de otros bautizados como El Teléfono. Como se trataba del telégrafo instalado a mayor altura en el mundo, y estaría sometido al rigor del clima cordillerano, decidieron utilizar el mismo tipo de cable eléctrico usado en las instalaciones submarinas.

En Chile, el comercio fue el principal estímulo para el desarrollo de una red de comunicaciones que incorporara al país a dicho sistema mundial. El ingeniero norteamericano Guillermo Wheelwright se convirtió en una de las figuras claves en este proceso cuando, en 1838, fundó la línea de vapores The Pacific Steam Navigation Co. Ésta realizaba el tráfico comercial entre los países de la costa Pacífica de Sudamérica, y además el servicio postal entre América y Gran Bretaña. Más tarde, en 1851, se convirtió en el pionero de los ferrocarriles chilenos al inaugurar el tren entre Copiapó y el puerto de Caldera. Durante las siguientes décadas, otros agentes privados y el propio gobierno se encargaron de prolongar la red ferroviaria por el país. Fue Wheelwright quien también trajo, en 1851, el primer telégrafo, de modo que Santiago, la capital política y administrativa, contó desde entonces con una completa red telegráfica. Al año siguiente logró emplazar el primer servicio telegráfico interurbano sudamericano, entre Valparaíso y Santiago5. De esta manera, tanto el servicio como la construcción de la red telegráfica chilena fueron asumidos inicialmente por privados, a quienes más tarde se sumó el Estado. En un importante esfuerzo conjunto, que demandó varias décadas, lograron unir casi la totalidad del territorio nacional. A este empeño de integración interna debió sumarse otro aún mayor para entroncar a Chile con la red internacional. Algunas compañías extranjeras tendieron, desde 1864, cables submarinos en las costas chilenas; así se fue organizando el sistema que comunicó al país, a través del Pacífico, con Estados Unidos y, desde ahí, con el resto del planeta. Desde 1872, tras la instalación del Telégrafo Transandino que cruzaba la Cordillera de los Andes, Valparaíso y Buenos Aires también quedaron intercomunicadas6. Dos años más tarde esta línea se conectó con el cable submarino que iba desde la capital argentina a Rio de Janeiro, logrando la anhelada comunicación directa de Chile con Europa. El primer cablegrama, suceso celebrado con una fiesta en el castillo Hidalgo del cerro Santa Lucía, fue enviado al prefecto del Sena, en París. A estas nuevas redes vendría a agregarse muy pronto el teléfono, descubrimiento patentado por Alexander Graham Bell, en 1876, y que se constituyó en uno de los avances revolucionarios del último cuarto del siglo XIX. Era ésa la época de los inventores, marcada por la aparición de creaciones tales como las turbinas, el motor de combustión interna, el gramófono, la bombilla eléctrica incandescente, el automóvil, la cinematografía y la aeronáutica, además de todas aquellas que pasaron al olvido. Pioneros como Thomas Alva Edison —quien en 1876, en Menlo Park, puso en marcha el que fue el primer laboratorio industrial privado— se convirtieron en verdaderos héroes. En Chile su nombre no sólo quedó asociado a la invención de la ampolleta incandescente y del fonógrafo, sino a las primeras empresas de telefonía y electricidad del país,



consciente de que necesitaba ser utilizado “para ser apreciado”. servicios religiosos y hasta conciertos por vía telefónica para dar a conocer las posibilidades del aparato9. 1880. Llevaba en su equipaje una pequeña central telefónica y seis teléfonos. 1992. Para realizar la campaña de demostraciones telefónicas. foja 302. para así transformarla en su herramienta de promoción. 7 8 9 José D. fundada en 1880. California. el que permitió dar un salto cualitativo crucial en la calidad y el alcance de la transmisión de la voz. Siguiendo la experiencia norteamericana. De hecho. Este sistema significó un profundo cambio en la historia de las telecomunicaciones. Husbands acomodó una oficina central —“tan buena como cualquiera en Estados Unidos”8— en el número 73 de la calle Prat de Valparaíso. Husbands. desde 1897. Estados Unidos. University of California Press. Cuatro cartas de José D. pudo haber traído otros cuantos. Valparaíso. Un logro importante para la difusión en Chile fue la interconexión. y que. aparentemente. la Compañía Eléctrica de Edison. así sucedió con todos los teléfonos en el mundo antes de que. donde se transmitieron noticias. la Compañía de Luz Eléctrica de Edison de Santiago. Husbands concentró sus esfuerzos en hacer operativa la central. decidió lucir el milagro que transportaba la voz7. 31 de enero. Sin embargo. ya que sólo funcionaron como citófonos que comunicaban dos puntos unidos entre sí por un cable. además de los documentos que sentaron las bases para el desarrollo del negocio telefónico en ese país. America calling. agente para Chile de la Old Bell Co. Los Ángeles. Fue la primera planta hidroeléctrica de Chile. Colección Benjamín Vicuña Mackenna. establecida en 1884. instaló algunos aparatos. p.OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930) las cuales disfrutaron de las licencias del inventor: la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison. ANCH.      Tras firmar el acuerdo con Edison en Nueva York. creada al año siguiente. Husbands a Edison. Los aparatos que traía tenían el micrófono de carbón inventado y patentado por Edison. Claude S. pues. vol. de la oficina central y  . 1880. 344. diseñada por él mismo en Estados Unidos. iluminó las faenas de la minería del carbón. También un comerciante apellidado Meeks. A social history of the telephone to 1940. Julio Dittborn. Fisher. Husbands a Benjamín Vicuña Mackenna. a fines de enero de 1880. pues por primera vez era posible que un suscriptor se conectara con otro abonado a su elección. 35. TAED D8047 H. José Dottin Husbands se embarcó en noviembre de 1879 hacia Chile. entrara en operación la primera central telefónica en New Haven. en Lota. en 1878. Una vez en Valparaíso. ninguno de esos aparatos habría formado parte de un verdadero sistema. y la segunda de Sudamérica. Es posible presumir que en esos momentos el teléfono no era del todo desconocido en este rincón del planeta.. y la Central Hidroeléctrica Chivilingo. Ésta fue una estrategia utilizada también durante los primeros años de la industria telefónica en Norteamérica. 23 de mayo. dueño de la línea telegráfica norteamericana.

2. Lucius H.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 10 11 El Mercurio de Valparaíso. Los primeros teléfonos emplearon el mismo esquema del telégrafo. continuaba el periódico.] es lo mismo que estar conversando el uno enfrente del otro. y también para su entusiasta propagador.. que al principio no pasó de ser una curiosidad y que después se ha podido utilizar al extremo de hacerla necesaria a los usos de la vida. fue tangible la acogida del  . Desde que Husbands comenzó su campaña de promoción en Chile. transformándose en un importante medio de divulgación del servicio que Husbands ofrecía. Foote. 29 de abril. que lo notaba ronco. Ibid. éste le contestó que. Los jefes de las oficinas de esta empresa en la capital y el puerto conversaron a través del alambre. teniendo la boca del interlocutor en el mismo oído mientras uno está con la palabra”10. Mayor impresión aún causó la primera comunicación de larga distancia. 1880. 21 de febrero. sin que tal vez esté lejano el día en que la consideremos indispensable. sin embargo. que hasta ese momento sólo había transmitido señales telegráficas. La solución fue añadir un segundo hilo a la infraestructura. Por el cable también se escucharon algunas melodías. Otro paso adelante fue el reemplazo del hierro por hilos de cobre. el encargado porteño comentó a su colega de Santiago. “hemos estado viendo confirmado práctica y plenamente cuanto se ha dicho sobre esta invención. relató la prensa al día siguiente11. fue sólo circunstancial.. cuya capacidad de conducción de la electricidad es muy superior. 1880. realizada el 28 de abril de 1880 entre Valparaíso y Santiago. hacía días que estaba “constipado”. pues generaba sonidos débiles y de mala calidad. Husbands firmó un contrato con garantía estatal para unir telefónicamente ambas ciudades a través de una línea de 145 kilómetros. al otro lado de la línea. este método fue abandonado casi inmediatamente por la telefonía. La utilización de cables telegráficos como soporte para la telefonía. el despacho del cónsul norteamericano. a través de las líneas del Telégrafo Transandino. p. tal como ocurrió en este ensayo. Luego de este éxito. aun cuando la transmisión de señales telegráficas y de la voz responde a un principio físico similar. a quien Chile debe su voto de gracias por la introducción de tan maravilloso como importantísimo descubrimiento”. que provocó gran impresión entre los residentes y los más notables hombres de negocios de la ciudad. de manera de generar un circuito completo entre los equipos de los abonados. la comunicación permanente entre ellas sólo se logró siete años más tarde.. o más bien. señales transmitidas a través de un solo hilo de hierro galvanizado con conexiones a tierra en cada extremo que permitieran el retorno del mensaje. el inmortal Edison. “puede ponerse al habla o pico a pico con otro sin que nadie pueda intervenir en sus relaciones. es decir. Cualquier vecino”. el señor Husbands. Había sido un ensayo espléndido. Mientras hablaban por teléfono. “un verdadero triunfo para el sabio robador de los secretos de la electricidad. “Ayer”. No obstante. sean comerciales o sean simplemente domésticas [. La prensa fue testigo. efectivamente. relató El Mercurio de Valparaíso.

 .Oficina central de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison. 1880. Cortesía Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica. Servicio de Parques Nacionales. Valparaíso. Edison National Historic Site.

 . Edison desde Valparaíso. Universidad de Rutgers. enero de 1880. Edison Papers.Nota de pago por insumos remitida a Thomas A. Cortesía Thomas A.

OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930)

público hacia la telefonía. Inmediatamente recibió decenas de pedidos —“todos apurados”— de interesados en poseer un teléfono conectado a la oficina central12. El agente debía calcular muy bien cada uno de sus pasos para transformar la novedad en negocio. Pretendía crear en Chile un sistema de oficinas distribuidas en 25 ó 50 localidades interconectadas por el telégrafo. Para lograrlo necesitaba generar planificadamente una red, captar una cantidad creciente de clientes, además de accionistas que diesen solidez económica a la compañía. Por otra parte, debía evitar al máximo la competencia y colaborar en la generación de normas para la operación y para la instalación de postes y líneas, tanto dentro de las ciudades como entre ellas. Desde Estados Unidos, Edison lo autorizó a crear una sociedad anónima para formar una empresa telefónica con sede en Valparaíso o en Santiago, ciudades que concentraban cerca del 46% de la población urbana13. Husbands decidió comenzar en el puerto, metrópoli comercial y financiera de Chile. En vista de la gran cantidad de comerciantes nacionales y extranjeros que operaban allí, y de que el teléfono fue concebido como un instrumento destinado prioritariamente a hombres de negocios, Valparaíso era el lugar ideal para traer este prodigio de la técnica. En esa ciudad habitada por casi 100 mil habitantes bullía la actividad, se hablaban numerosos idiomas, circulaban varias monedas y la necesidad de comunicaciones cada vez más rápidas era imperiosa, aunque fuese para evitar la demora en la entrega de un mensaje a pocas calles de distancia. Cualquier minuto ganado podía ayudar a un buen trato. Una de las primeras medidas que tomó Husbands para ofrecer una empresa verdaderamente atractiva a posibles socios y accionistas, fue proveerse de resguardos legales para evitar la competencia. Debía convertirse en el único suministrador de telefonía e impedir que otros ofrecieran un servicio más barato. Aunque ya poseía los derechos exclusivos de Edison para Chile, Perú, Bolivia y Ecuador, deseaba asegurarse aún más. En enero de 1880 solicitó al presidente Aníbal Pinto (1876-1881), a nombre de Edison, un privilegio de explotación exclusiva en Chile del sistema telefónico perfeccionado por éste, y de todas las mejoras que hiciera en el futuro. Como los progresos realizadas por Edison sobre el aparato de Bell eran vitales para el buen funcionamiento de los teléfonos, este beneficio podía considerarse como un virtual monopolio. Conseguir esta prerrogativa no fue fácil. En palabras de Husbands, él y sus colaboradores tuvieron “una dura lucha [...], no con buenos hombres ni con el gobierno, simplemente con hombres pendencieros que causan retrasos y gastos”14. Se refería a Julio Dittborn, quien se había opuesto formalmente a esa concesión, argumentando que un monopolio sólo acarrearía perjuicios al país y a quienes quisieran establecer industrias similares15. Husbands respiró aliviado en abril de ese año, cuando el Presidente de la República le concedió la patente a nombre de Thomas Alva Edison, por ocho años, para construir y usar sus aparatos en el país. Ésta comenzaría a regir un

12

13

14

15

Husbands a Edison, 31 de enero, 1880, TAED D8047 H. En esos momentos en Chile no había más de 200 sociedades anónimas, las que representaban la forma más moderna de organizar y administrar una empresa. Husbands a Edison, 3 de abril, 1880, TAED D8047 ZAE. Ibid., 31 de enero, 1880, TAED D8047 H.



UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE

16

17

Chile. Presidente y Edison. Acuerdos y contratos, 26 de abril, 1880, TAED D8047 ZAP1. Este pago se haría efectivo cuando enviase poderes correctamente legalizados para Chile, Perú, Bolivia y Ecuador.

año después, plazo otorgado para poner en ejercicio la industria16. Es así como en Chile se dio un esquema de propiedad similar al norteamericano, regido entre 1881 y 1893 por el monopolio legal absoluto conferido a Bell, poseedor de la primera patente de registro. En otros países, como Francia y Alemania, la situación fue diferente, ya que el Estado se hizo cargo del negocio. Para conformar la nueva compañía telefónica, Husbands activó sus contactos dentro la sociedad porteña. Al poco andar, cuatro norteamericanos —Santiago Martin, Pedro A. Mackellar y Martin McNiel, junto a Lucius H. Foote— aceptaron la oferta, convirtiéndose en socios de Husbands y Edison en la primera empresa telefónica del país: la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison. El 15 de diciembre de 1880 quedó constituida como sociedad anónima, y en mayo del año siguiente la entidad adquirió existencia legal, pudiendo así emitir y vender acciones, las que muy pronto comenzaron a ser transadas en la Bolsa de Valparaíso. Sin embargo, desde hacía un año operaba proveyendo de servicio telefónico a un creciente número de suscriptores. La participación de Edison en ella fue bloqueada por las disputas legales generadas en torno a los derechos de explotación telefónica en Estados Unidos. En ese país, poco tiempo después de patentada, la telefonía fue un negocio floreciente. Tanto así que a mediados de 1878 había allí cerca de diez mil aparatos funcionando. Bell se vio rápidamente amenazado por competidores que pretendían arrebatarle el negocio. El más peligroso de éstos fue la Western Union Telegraph Co., titán de la telegrafía y líder en las telecomunicaciones norteamericanas. Desde 1877 esta compañía instaló sus propios teléfonos, pero Bell la demandó ante la justicia argumentando que sólo él poseía ese derecho en Norteamérica. No obstante, la empresa de telégrafos alcanzó a conectar una red de más de 50 mil teléfonos a través de 55 ciudades norteamericanas, antes de llegar a un acuerdo extrajudicial con Bell. A fines de 1879, ambas partes convinieron que la Western Union Telegraph Co. se marginase del negocio telefónico y que cediese sus patentes e instrumentos telefónicos a Bell, a cambio de que éste no ingresase al negocio telegráfico, y que durante diecisiete años le entregase el 20% de sus ingresos brutos de telefonía. Un poco más tarde, en junio de 1881, la justicia decidió que la patente original de Bell cubría cualquier tipo de transmisión telefónica en Estados Unidos, instaurando el monopolio legal hasta 1893. Como consecuencia de estos hechos, y tras una compleja negociación, Edison renunció a su propiedad en la empresa chilena, a cambio del pago de sus derechos en ella17. A esto se sumó que desde mayo de 1881 la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison debió comprar todos los suministros a una filial de las empresas Bell, que de paso le cobraría un elevado royalty. Ante esta nueva realidad, y como el acuerdo entre Husbands y Edison garantizaba a la firma chilena insumos a valor de fábrica, su directorio exigió a éste que, antes de abandonar la sociedad, solucionase el problema del elevado precio de los materiales y negociase con Bell el otorgamiento



OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930)

de una licencia exclusiva a la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison. El conflicto se resolvió en septiembre de 1881. Quiénes usaban el teléfono Los clientes de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison correspondían principalmente a empresas. Esto era previsible, pues las primeras telefónicas concentraron sus esfuerzos de venta entre hombres de negocios y comerciantes, a quienes vieron como el grupo de usuarios por excelencia. En la primera lista de suscriptores, publicada por la compañía en abril de 1880, aparecen numerosas casas comerciales. Entre éstas, las más relevantes del Valparaíso de la época, como Williamson, Balfour y Cía., Duncan, Fox y Cía., y Weir, Scott y Cía. Otros de los abonados iniciales correspondían a algunas de las empresas de mayor empuje de ese tiempo, como Urmeneta y Errázuriz, Compañía Explotadora de Lota y Coronel, Compañía de Remolcadores, Compañía de Diques Flotantes, Compañía Chilena de Balleneros, Telégrafo Transandino, Banco de A. Edwards y Banco de Valparaíso. Pionera fue la empresa cervecera de los hermanos Anwandter al avisar por la prensa, durante todo el mes de mayo de 1880, que recibía encargos por teléfono a través de la oficina central de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison, “sin costo alguno para el público”18. Destacaban además las suscripciones de algunos de los principales corredores de bolsa del puerto que operaron ahí durante las últimas décadas del siglo XIX; entre ellos, Guillermo Adelsdorfer, Alfredo Lyon, Arturo Price, Walter Squire y Carlos T. Berry. También tuvieron tempranamente teléfono lugares de esparcimiento, tales como el Club de la Unión, el Café de la Bolsa y el Café del Pacífico, cuyo aparato era de uso público; y por supuesto, como corroboración de que el teléfono fue concebido para las emergencias, tanto los cuarteles N° 1 y N° 3 de Bomberos como las consultas de dos médicos y la de un dentista. Más tarde —recién en la cuarta lista de suscriptores, publicada en julio de 1880— apareció el primer teléfono de una oficina pública: el del Palacio de la Intendencia de Valparaíso. En su mayoría, los primeros clientes de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison eran de origen extranjero, principalmente ingleses y norteamericanos. Casas particulares con teléfono había muy pocas, menos del 10% de los suscriptores, destacando las de los médicos. Y es que en Chile los primeros usos asignados al teléfono fueron muy similares a los de su país de origen: negocios y consultas médicas. El Mercurio de Valparaíso escribió que “el comercio, como era de esperarlo, ha comprendido la importancia de este nuevo descubrimiento, que le pone en contacto o más bien, al habla entre sí, economizando tiempo y dinero, y permitiendo ahorrar los mensajes o recados, que no siempre pueden confiarse a cualquier empleado [...], los médicos

18

El Mercurio de Valparaíso, mayo de 1880.



Los aparatos de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison estaban adosados a la pared de la casa u oficina. Sus conceptos excluían la conversación social. Circulares y prospectos. en parte. debieran ser de los primeros. 1880. Compañía Chilena de Teléfonos de Edison y Husbands. abril de 1881.] “Y el doctor correrá en el acto en socorro de sus clientes. Finalizada la conversación. TAED D8047ZCC. podía soltar el botón para girar la manivela20. también él repitió la fórmula norteamericana de diferenciar entre usos útiles y superficiales: el receptor estaba ahí para transmitir mensajes relevantes y no como medio de simples conversaciones o “mensajes frívolos”22. y le asignaron al teléfono una función similar a la del telégrafo. Aunque era un método engorroso. ahorrando por lo menos la mitad del tiempo que en muchos casos importará la salvación del paciente”19.cit. Husbands.. Fisher. De éstos. el cliente debía apretar tres veces un botón y esperar al sonido de la campanilla. donde la telefonista establecía manualmente la llamada solicitada— que aparecieron más adelante. luego giraba una pequeña manivela. 2. Para utilizarlos. Después tenía que mantener apretado otro botón y solicitar el número. Edison Papers. Husbands previó que “en una fecha no muy lejana el teléfono será adaptado para todos los propósitos. hablando a través de un micrófono que también era fijo. Estamos seguros de que en cuanto se supiese que los médicos tenían teléfono.. Esto. No eran modelos tan sofisticados como los clásicos teléfonos con manivela —un generador magnético destinado a mandar una señal a la central.. que operaban como citófonos entre dos puntos determinados— y 14 estaban a la espera de su instalación. sin embargo. 1880. 1880. aparte de la comodidad para el público. y más bien lo reducían a un instrumento laboral y de transmisión de recados importantes o urgentes. tanto de negocios como domésticos”21. colocaba el oído en el auricular —fijo al teléfono— y aguardaba a que la telefonista le contestara “¿qué hay?”. TAED D8047 ZAY1. foja 302. Universidad de Rutgers. 22 de mayo. Cuatro cartas. Los siguientes listados muestran  Primera acción de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison. Gracias a los datos existentes. passim. se apresurarían a ponerlo también muchas familias. es posible conocer el ritmo de crecimiento de la clientela que acompañó a la compañía durante sus tres años de operación. es decir. 17 de abril. En la primera lista de suscriptores de 1880 aparecen 46 abonados. ¡Qué comodidad no sería poder llamar en el acto al doctor por cualquier accidente! “—Venga usted que se nos muere el enfermo [. Valparaíso. Compañía Chilena de Teléfonos de Edison y Husbands. operaban según principios similares. p. inútiles y superficiales23. y tenían una pesada pila que les entregaba la energía eléctrica necesaria para operar. Cortesía Thomas A. cinco poseían líneas particulares —es decir. . Circulares y prospectos. en ponerse a disposición de los vecinos por medio del alambre. sería de mucha conveniencia para ellos. Aún así. op.. se debió a que los primeros empresarios de la telefonía provenían del ámbito de la telegrafía. incluyendo todas aquellas comunicaciones calificadas por la industria como estériles.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 19 20 21 22 23 Ibid. Fueron los usuarios quienes le asignaron un destino no previsto ni valorado por las compañías. 27 tenían teléfonos comunicados a través de la oficina central. después del comercio. el de la sociabilidad. Esto.

 .

crecía. Otras fuentes indican que en 1883 había cerca de mil abonados. Allí bastaron pocas décadas para que el teléfono dejara de ser una herramienta sólo para los negocios y un producto de lujo. pero es interesante compararlas con el número de abonados de esa época en algunas ciudades norteamericanas. TAED D8254 A. Además. para entretejerse con los cables telefónicos que intercomunicarían a Chile con el mundo. cuando se inauguró el servicio diurno y nocturno. Muy luego se produciría una diferencia notable entre el crecimiento telefónico en Estados Unidos y en Chile. Las cifras en sí mismas pueden parecer modestas. el número de abonados se había incrementado a 240. Nueva York. Nueva York.845 dólares. Un año más tarde. Entre las demás. si durante la década de 1870 el promedio de este índice en Chile fue de 1. de cinco a 2224. muestra su visión de que la telefonía sería capaz de crear una red amplia a lo largo del país. Ver Victor Berthold. ATT Corp. Husbands. foja 304. Husbands. Esta idea. por un simple cable”28. History of the Telephone and Telegraph in Chile.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 24 25 26 27 28 Husbands a Edison. donde el parque de teléfonos tendió a aumentar con lentitud. pues había penetrado en la clase media y comenzaba a expandirse entre las clases obreras. escrita por Husbands a Benjamín Vicuña Mackenna. mientras que en Estados Unidos llegaba a 3.200 y 1. En éste. Por ejemplo. Por ejemplo. todavía no era factible pensar más que en dotar al mayor número posible de ciudades de sistema telefónico. habían crecido a 135. pública y privada. e incluso más allá. Sin embargo. Si bien en estas ciudades la penetración era mayor. los que realizaban entre 1. una persistente progresión en la cantidad de abonados.500 llamadas diarias atendidas por tres telefonistas. la incorporación del teléfono había comenzado varios años antes y los índices económicos hablaban de un país más rico que Chile26. el de Norteamérica fue de 2. Cuatro cartas. 1.970 dólares. durante la década siguiente en Chile subió a 1. Buffalo tenía 1. el peso se devaluaba en forma persistente respecto de la libra esterlina y del dólar. la comunicación aún debía realizarse a través  . quienes demoraban en promedio ocho segundos en establecer las comunicaciones.511 dólares. cinco mil para 900 mil.500 para 350 mil. e intercomunicar aquellas que estuviesen tan cerca como Valparaíso y Viña del Mar. y se había sumado la mensajería a los servicios de la compañía. los que en agosto. y la deuda externa. Pero el mayor cambio fue el incremento del promedio de llamadas diarias por suscriptor. el producto per cápita nacional era bastante inferior al de Estados Unidos27. En 1882. como el Hotel de Viña del Mar. 2.500 para 50 mil. y ya durante la Primera Guerra Mundial era considerado de uso común. y de conversar sin dificultad entre localidades distantes. y Boston tres mil para 300 mil25. 1882.800 aparatos para 80 mil habitantes. pues subió. 5 de junio.556 dólares. 1851-1922. los suficientes para abrir nuevas oficinas en Valparaíso y en otros lugares. ex Intendente de Santiago. todo lo cual generaba ingresos anuales por tres mil libras esterlinas. 1924. Una lenta expansión territorial “Es ciertamente maravilloso que el teléfono nos dé la posibilidad de hablar libremente en todas partes de cualquier gran ciudad. los clientes porteños superaban los 300. en menos de un año.. se sucedían años de gran inflación con otros de deflación. foja 302. Saint Louis. Cleveland. Cuatro cartas.

ayudó a esta decisión el hecho de que el ex Intendente fuese un personaje clave en términos sociales y políticos. a pesar de que recibió otras. Era necesario desarrollar un sistema que pudiese soportar la larga distancia. las que por décadas coexistieron con pequeñas compañías independientes y. y hasta el año 29 Husbands a Edison. en cambio. que se encargaban de surtir de telefonía a zonas distantes del centro del país. la telefonía es un servicio distribuido que exige conectar cada teléfono a la red. pues la telefonía se incorporaba a la infraestructura urbana de manera diferente a como lo había hecho la telegrafía. en general.OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930) del telégrafo. sino que el municipio santiaguino dictara normas para regular el servicio y la postación. sin dejar de insistir en el complicado desvío de recursos que esto le generaba. de manera tal que el volumen de postes e hilos que con ella entraron en la ciudad era completamente inédito. ordenado en oficinas centrales que concentran el flujo de información y la atención al usuario. el gerente hizo interesantes excepciones. Sin duda. inmersa en un potente proceso de modernización urbana. desde el distrito minero de Iquique. No bastaban las reglas existentes. adecuadamente aislado para que no sufriera deterioro por la abundancia de salitre en el terreno29. Husbands había accedido a colocarla a petición de Benjamín Vicuña Mackenna. La telefonía de larga distancia comenzaba recién su fase experimental y parecía una utopía. Según él. Husbands había decidido aventurarse a Santiago recién cuando su negocio estuviera preparado. Ésta consiste en un servicio centralizado. No obstante. aunque no pudiese responder en lo inmediato. Durante los primeros meses de su gestión. y por esto sugería la posibilidad de un método a ras de suelo. Comunicaciones como el primer llamado entre Valparaíso y Santiago a través del hilo telegráfico no constituían una vía factible. Sólo el transporte de los postes hacia las regiones del norte habría sido carísimo. tanto por motivos técnicos como económicos. La capital. TAED D8047 Y. Tenía una importante tribuna con sus artículos escritos en el periódico El Ferrocarril. El país era extenso y estaba en pleno proceso de expansión interna. pensó en un sistema de tendido de líneas más barato que el convencional. lo que hacía difícil organizar oficinas distantes y dotarlas de clientes suficientes para recuperar la inversión en infraestructura y personal. Viña del Mar y Santiago. como. por ejemplo. Veía un interesante nicho en las ricas salitreras y. esto no sólo implicaba tener una empresa matriz organizada e insumos suficientes. como una línea que comunicó a la Sociedad Nacional de Agricultura con el edificio donde se realizó la Exposición de Santiago de 1880. Husbands sólo respondió a solicitudes que vinieran de Valparaíso. también debió esperar algunos meses antes de ver aparecer las líneas de la nueva tecnología. La Compañía Chilena de Teléfonos de Edison no logró crecer territorialmente más allá de Valparaíso. 1880. 12 de marzo. poco rentables. Esta misma dificultad la vivieron posteriormente otras empresas.  .

. A este traspié se sumaron años económicamente difíciles para Chile. foja 307. Sin embargo. Le entregaron a Husbands un poder para negociar la venta de la empresa a alguna sociedad europea o norteamericana que se interesara en seguir operando la telefonía en el país32. Aunque la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison era una empresa rentable con ganancias de tres mil libras anuales. y estar pintados. de manera que cuando se lea líneas. Éstos debieron cumplir varios requisitos: ser colocados a una distancia no menor de 50 metros entre sí —en noviembre de 1880 se aumentó a 80 metros—. el municipio porteño no reglamentó las condiciones a las que debería someterse.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 30 31 32 Husbands. recuperar el capital de socios y accionistas. debido a la ausencia de empresarios nacionales dispuestos a operaciones de gran escala. la explotación del servicio telefónico por parte de inversionistas foráneos se dio. y que corresponden a los dos más profundos del siglo XIX. cit. pulidos y bien pegados a la muralla exterior de los edificios. o en la misma solera de la acera. A lo largo de varias cartas. 3 de julio. y hasta que no tengamos una oficina allí. la alcaldía se reservaba el derecho de poner término al permiso de postación. que los directores de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison hubiesen optado por esta solución para despertar a su empresa del incipiente letargo y. soportes. 1880-1996. y personal apropiado para encargarse de ella. pues una de las preocupaciones de Husbands fue que se crease un marco legal claro para la operación de la telefonía. al igual que los demás servicios eléctricos. La inflación y una moneda en constante devaluación eran la tónica. anterior había sido senador por Santiago. tener al menos siete metros de altura. op. y más adelante en la gran minería del cobre. Berthold. Husbands viajó a Europa y Estados Unidos en busca de nuevos inversionistas. cuando ya no bastó el simple tendido de cables sobre los techos de las casas para satisfacer la demanda por líneas telefónicas. la inversión extranjera era la mejor alternativa disponible. Durante los primeros meses en que la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison operó en Valparaíso. 1880. no había logrado la meta inicial. citado en Carlos Donoso. Tal como sucedía en la industria del salitre. Santiago. postes. de paso. que contemplaba alcanzar el primer año 500 suscriptores sólo en Valparaíso. Pero se atrevió a dar un paso más allá al sugirile que “el Congreso añadiera la palabra ‘Teléfono’ a todas las leyes que regulan al telégrafo. No es extraño. ya que debe ser un sistema general”. la empresa debió solicitar a la municipalidad permiso para colocar postes en algunas de sus calles. CTC. estándares o aparatos se entienda que se refieren tanto a telegráficos como a telefónicos. cuando fue evidente que los fondos nacionales no bastaban para enfrentar el desafío de dotar al país de infraestructura telefónica. Éstos eran los encargados de regular el servicio telefónico dentro de sus circunscripciones. estuvo reglamentada por los municipios hasta 188831. Se fijó también un impuesto anual por el privilegio de ocupación de caminos públicos. este período estuvo enmarcado por los ciclos de crisis desarrollados en 1876-1877 y 1883-1885. Compañía de Telecomunicaciones de Chile S. pp. Tesis para optar al grado de Licenciado en Historia. 10-11. Pontificia Universidad Católica de Chile. en tanto que comenzaba su período senatorial por Coquimbo. Cuatro cartas. y aprovechó de pedirle que dijera “a su buena gente de Santiago que los atenderemos a todos ellos tan pronto como vayamos por negocios. Husbands le describió en detalle la realidad de la telefonía y de los beneficios que ya generaba ésta en Estados Unidos. A pesar de que entre los años 1880 y 1882 la producción per cápita se elevó. entonces. La telefonía ha sido siempre exigente en recursos y cara por la gran cantidad de insumos y empleados que requiere Desde la perspectiva chilena. Esta petición no era antojadiza. 1997.  . Por su parte. sería inútil instalar teléfonos individuales. la que.A. para no interrumpir el tránsito. Urgen nuevos capitales En 1882. de manera tal que protejan la propiedad del telégrafo y la del teléfono”30. esencialmente.

domiciliada en Nueva York. presidente de la American Bell Telephone Co. además.     . Ésta debía comprar todas las instalaciones y los bienes de la precursora de la telefonía en Chile.          Tras dos años de fatigosos intentos. dividido en 60 mil acciones de cinco libras cada una. sino también a Husbands como gerente general. Las acciones se transarían en la Bolsa de Londres. desarrolló las bases de una nueva sociedad.. En Historia. creó en 1885 la American Telephone and Telegraph Co. Imbuido en la búsqueda de una solución para estos problemas en Estados Unidos. la Anglo-Pacific Electric Light. 33 34 Husbands a Edison.34. Así esta empresa se convertía en la poseedora del virtual monopolio telefónico en Chile hasta 1894.OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930) Llegado a Londres. Telephone & Power Co. subsidiaria encargada del desarrollo de la telefonía de larga distancia en Norteamérica. La nueva empresa comenzó a operar en Chile desde 1884. AT&T. Mantuvo no sólo su oficina central en la calle Prat en Valparaíso. TAED D8254 A. cuyo capital social sería de 300 mil libras esterlinas. encargado de llevar a cabo el ambicioso plan de expansión. 33. Vail. 6 de mayo. a instancias suyas. como representante exclusiva de los principales proveedores del mundo. Aunque el reemplazo de los alambres de hierro galvanizado por otros de cobre había mejorado notablemente la capacidad de transmisión de los cables telefónicos. Theodore N. la West Coast Telephone Co. por ejemplo.. 2000. adelgazar el hilo para abaratar los insumos. para intercomunicar a los países de la costa oeste de Sudamérica.. de las cuales 20 mil estaban reservadas para los vendedores. ampliar su giro y tender líneas tanto telefónicas como telegráficas entre Concepción y Nueva York. vol. El gobierno concedió esta prerrogativa por un período de diez años a nombre de Husbands. p. Ese mismo año  . Husbands consiguió su meta cuando fue creada en Norteamérica. Sin embargo. ya que Husbands fue víctima de maniobras poco éticas por parte de la oficina que actuó como broker para la colocación de acciones33. 106. Limited. 1880-1930”.. que adquiriría todos los bienes y derechos de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison. “De la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison a la Compañía de Teléfonos de Chile: los primeros 50 años de la telefonía nacional. Éste debía renunciar a los derechos que Edison le había cedido y garantizar a la nueva compañía el privilegio exclusivo de representación de los principales inventores de la telefonía y de algunas subsidiarias de la International Bell Telephone Co. 1882. Se trataba de una gran empresa. Pretendía. sin duda la más importante del mundo.. Carlos Donoso. la larga distancia requería otros avances como. el negocio fue un desastre. El plan de conectar zonas tan distantes entre sí todavía era difícil de cumplir. quien la transfirió a la West Coast Telephone Co.

Valparaíso. Servicio de Parques Nacionales. Edison National Historic Site.  . Cortesía del Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica.José D. 1880. Husbands junto a sus colaboradores en la oficina central de la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison.

 .

y para lograrlo fue necesario colocar más de 130 mil postes a lo largo de casi cinco mil kilómetros. Aunque gran parte de las ciudades no dispusiese de interconexión. pasando esta vez  . Los sectores que recibieron servicio telefónico fueron básicamente mineros. sin embargo. al menos.275 kilómetros. en el puerto de Coquimbo. por primera vez. que está unos 18 kilómetros más alejada. pp. La escasa documentación disponible sobre este período permite. comerciales. p. el primer servicio estable que unía la capital con Valparaíso.. 877-879. fue el de crear redes dentro y en torno de aquellas ciudades que representaban un polo de desarrollo económico importante. Unir las costas este y oeste había sido una ambición largamente perseguida por AT&T. BLD. y pudo aplicarlos en sus tempranos logros. En 1886 se produjo un cambio importante para el proceso de expansión de la compañía: Husbands fue reemplazado por un nuevo gerente general llegado desde Estados Unidos que lideró el crecimiento de la West Coast Telephone Co. ciudades separadas por 156 kilómetros. 879. y. por ejemplo.. p. 340. con San Francisco. Las telecomunicaciones en Hispanoamérica: pasado. Beneficios mutuos que compensaban con creces el ahorro de la compañía por no tener que instalar postes de ciprés cada 80 metros. Desde su primer año de funcionamiento solicitó autorizaciones para instalar servicio telefónico en diversas ciudades. y en 1915. En algunos países europeos como Alemania el proceso de interconexión fue más rápido. Ibíd. concentró inicialmente su mirada hacia el centro del país y el norte minero. p. la instalación de líneas entre Concepción. a condición de que se hiciese cargo de su mantención y de que colocase teléfonos gratuitos para las oficinas de telégrafos del Estado en esas ciudades38. y hasta el año siguiente. Con este fin la empresa recibió una concesión por tres años para utilizar los postes telegráficos estatales. Penco y Tomé37. hablar desde Nueva York a Philadelphia. 1993. puesto que las dificultades geográficas eran también menores y las distancias entre centros urbanos mucho más cortas.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 35 36 37 38 AHCIET. Berlín debió esperar hasta 1886 para establecer contacto directo con Hannover. a 1. El modelo de expansión que impuso en Chile la West Coast Telephone Co. presente y futuro. se prestaba un servicio útil a las diversas áreas económicas y su entorno. para hacerlo con Hamburgo. La compañía norteamericana fue autorizada al año siguiente para construir una nueva línea telefónica entre Santiago y Valparaíso. Ibíd. fue posible. recién siete años más tarde Nueva York quedó interconectada con Chicago. En 1883 existía ya comunicación telefónica entre algunas ciudades alemanas cercanas. donde se embarcaban los metales extraídos en el interior35. libro LVI. sin necesariamente comunicarlas entre sí. traía consigo los últimos conocimientos respecto de la larga distancia en Norteamérica. además de numerosas bobinas de carga que mejoraban las características eléctricas del cable. utilizando los postes del telégrafo del Estado36. establecer que la West Coast Telephone Co. 100. a partir de 1887. a 236 kilómetros. Algunos de éstos fueron el establecimiento de comunicación telefónica desde Santiago a San Antonio vía Melipilla. Sin duda. de servicios y de exportación agrícola.

OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930)

por Curacaví y Casablanca39. Más adelante obtuvo la facultad para una línea entre Concepción, Lota y Coronel con postes propios que no podían perjudicar el tráfico en caminos y calles40. El papel membrete que la West Coast Telephone Co. utilizaba en 1887 indica que la compañía tenía, o pretendía tener, además de su oficina general en el 44 de la calle Broadway de Nueva York, otras en Guayaquil, Quito, Callao, Lima, Iquique, Pisagua, Valparaíso, Santiago, Concepción y Talcahuano41. Dos años más tarde se habían agregado en Chile oficinas en La Serena, Coquimbo, Talca, Chillán, Tomé, Penco, Coronel y Lota. De las ciudades del Norte Grande dependía la producción salitrera de la región de Tarapacá; La Serena y Coquimbo aportaban plata y cobre; Valparaíso y Santiago concentraban el comercio y los servicios; Concepción y Talcahuano, junto a Penco, Tomé, Lota y Coronel, conformaban un interesante polo industrial y minero, además de ser el principal sector desde donde se exportaba la producción agropecuaria del país. Desde 1884 también aumentaron y se diversificaron los abonados a la telefonía. Cuando, cinco años más tarde, la empresa terminó de operar, tenía en el país unos 2.400 teléfonos, de los cuales más de 1.300 estaban en Santiago, 466 en Valparaíso y 637 en el resto de las localidades. Si bien el puerto seguía siendo un punto emblemático para la empresa, la capital era la que auguraba mayores proyecciones: sólo en 1888 colocó allí 468 nuevas líneas. Esto le exigió tender 725 kilómetros de cables y ubicar 270 postes de pino Oregón ornamentales en calles y otros 370 de ciprés en zonas rurales. Aumentaron las reparticiones públicas que contrataban servicio telefónico, como los ministerios, el Registro Civil y la Penitenciaría. Otro cliente importante lo constituyó la Policía de Seguridad de varias ciudades. Hacia 1887 todas las comisarías de Santiago poseían líneas y teléfonos dispuestos en las calles dentro de cajas con puerta, chapa y llave para que los guardias pudiesen reportar alguna emergencia. A pesar de que también se produjo un aumento notable de casas particulares suscritas, el grupo más importante de abonados seguía siendo el de los hombres de negocios y los comerciantes, a los que se agregaron numerosos industriales. Varios de éstos, como los cerveceros Gubler y Cousiño, recibieron autorizaciones municipales para que la West Coast Telephone Co., o alguna de las nuevas telefónicas que muy luego comenzarían a nacer, colocasen líneas privadas entre sus oficinas comerciales y las fábricas, ubicadas frecuentemente fuera del radio urbano. Esto era un fiel reflejo de la evolución de la actividad económica del país, pues, a pesar de las periódicas crisis, se vivía un proceso de industrialización debido al aumento de la demanda por bienes importados y manufacturados. De esta manera el teléfono, sus cables y sus postes fueron elementos cada día más presentes en la infraestructura urbana chilena. Aunque no se llegó a situaciones extremas, como las que afectaron, por ejemplo, a la ciudad de Nueva York, donde en algunas calles el cúmulo de alambres casi no dejaba ver el cielo, sí hubo preocupación por que la nueva tecnología no entorpeciera la

39

40 41

ANCH, IS, vol. 59, Santiago, 2 de enero, 1888. BLD, libro LVII, p. 321. Las ciudades ecuatorianas y peruanas, en las que no entregaba servicio telefónico, desaparecieron a los pocos años del membrete. La telefonía comenzó en esos países con más retraso; en Perú hacia 1898 y en Ecuador recién en 1900.



UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE

42

43

ANCH, IS, vol. 54, Santiago, 16 de noviembre, 1887. Ibíd., vol. 53, Santiago, 15 de octubre, 1887; y vol. 53, Santiago, 18 de octubre, 1887.

vida citadina. Las concesiones exigían la colocación de postes y alambres que no perjudicasen el tránsito de personas o coches, y que no pusiesen en riesgo su seguridad. A su vez, los municipios mostraron interés en que las instalaciones respondieran a ciertas condiciones estéticas, como se desprende de numerosas solicitudes de postación. El superintendente de la compañía norteamericana aclaraba en una de éstas que, para la extensión de sus líneas en la calle San Francisco, y eventualmente al Matadero, los postes serían “hermosamente construidos y pintados de color blanco y chocolate”, tal como aquél colocado de muestra en la Alameda con San Francisco. “Mi intención”, proseguía, “es hacerlos como un ornato en vez de desfigurar las calles”42. Fin del monopolio A pesar de que Husbands contaba con un virtual monopolio por diez años, esta realidad no duró más allá de 1886, cuando fue creada la Sociedad Nacional de Teléfonos para instalar aparatos en Valparaíso, Santiago y Concepción, además de interconectar esas ciudades. Fue esta compañía la que inició la competencia dentro del mercado telefónico nacional. Ante esta nueva realidad, y para resolver situaciones conflictivas derivadas de la lucha por obtener suscriptores en Santiago, en septiembre de 1886, la Comisión de Obras Públicas del municipio capitalino propuso una serie de reglas para la instalación de líneas dentro de la ciudad. En esencia, éstas exigían a las empresas de teléfonos o telégrafos que, al instalar líneas en lugares donde ya existían otras, tomasen todas las precauciones necesarias para hacerlo sin interrumpir el servicio de las demás43. Aún así, la imprevisión de los operarios de la Sociedad Nacional de Teléfonos, y, según constataron funcionarios municipales, el espíritu de rivalidad de las empresas competidoras, en 1887 se produjeron graves problemas de cruzamiento de líneas en Santiago. Las empresas involucradas insistieron ante la autoridad para que interviniese en sus conflictos. La West Coast Telephone Co. se quejó recurrentemente por las anomalías que causaban en sus líneas telefónicas los trabajos de la Sociedad Nacional de Teléfonos al colocar sus propias rutas en la ciudad. Al igual que los enlaces del telégrafo del Estado, las líneas permanecieron cruzadas durante semanas. Según la compañía norteamericana, era como si su rival sintiera “placer en cruzar todas las líneas que puede”. Aunque, posteriormente, ambas empresas dividieron la capital en zonas de influencia, los conflictos continuaron. Hacia 1889, la mayoría de las rutas de la Sociedad Nacional de Teléfonos iba de norte a sur, mientras que las de su competidora corrían de oriente a poniente. Era en los puntos de encuentro donde se desataban los problemas. La calle Santo Domingo era uno de éstos, y aunque los responsables de la West Coast Telephone Co. reconocían que estaba recargada de postes, reclamaban que cualquiera podía apreciar que no habían sido colocados



OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930)

inútilmente, “ni para entorpecer los pasos de la Sociedad Nacional”, como era la acusación de ésta. La calle Huérfanos era otro lugar complejo: la compañía norteamericana no aceptó que la otra colocase cables sobre los postes que le pertenecían. El superintendente agregaba que no sería justo “esperar que nosotros nos sometiéramos humildemente a medidas que están calculadas para rectificar los errores de la Sociedad Nacional en su selección de rutas y del local de su oficina central, dándoles de esta manera las armas con que podrían perjudicar nuestros intereses. [...] Si el señor Tupper [uno de los dueños de la empresa] necesitaba más calles, seguramente tuvo bastante tiempo para pedir permiso año y medio pasado. Pedir ahora que nosotros quitemos nuestros postes para su conveniencia nos parece pueril e injusto”44. Primer cuerpo legal sobre telefonía Hasta 1888 fueron las municipalidades las encargadas de reglamentar la telefonía y todos los demás servicios eléctricos que operaban en el país. Ellas entregaban las autorizaciones y concesiones —incluso para líneas privadas—, cobraban impuestos y fijaban normas de uso. Esta situación perduró hasta septiembre de ese año, cuando el presidente José Manuel Balmaceda (1886-1891) promulgó un decreto que es considerado el primer cuerpo legal chileno relativo a la telefonía45. Su intención expresa era reglamentar las condiciones a las que deberían someterse las personas o sociedades que solicitasen permisos para colocar líneas telefónicas, telegráficas y cables submarinos, y asegurar así la adecuada construcción de esas líneas y “consultar al mismo tiempo al servicio público”46. Entre otras novedades, determinó que de ahí en adelante las concesiones serían solicitadas exclusivamente al Presidente de la República. También estableció que durarían diez años, tras los cuales el Estado podía adquirir las instalaciones pagando en moneda corriente del país y a justa tasación de peritos. Autorizó, además, que las compañías fijasen sus propias tarifas y que ocuparan terrenos fiscales a cambio del libre uso de los servicios por parte del Estado en caso de interrupción de las líneas estatales. A pesar de esta normativa, no fue sino hasta 1904, cuando se promulgó la primera Ley de Servicios Eléctricos en Chile, que estos sistemas se desenvolvieron dentro de una realidad jurídica orgánica. Durante el período previo, la autoridad reaccionaba ante casos particulares; dictando leyes y decretos sin conexión entre sí y faltos de una finalidad o política determinada.    :    ., 

Ibíd., Santiago, enero de 1889. Decreto N° 2.646 del Ministerio del Interior, de 21 de septiembre de 1888. 46 BLD, libro LVII, pp. 1282-1284.
44 45



pues el país ya formaba parte de la órbita de influencias de Gran Bretaña y eran numerosos los ingleses que realizaban aquí rentables negocios. detonó la intervención de la Chili Telephone Co. vol. entre dos centrales o interurbanas—. La compañía quedó registrada en Londres el 28 de junio de 1889 y se constituyó con un capital social de 250 mil libras esterlinas. Se destruyeron  .. y fueron los actores principales en las batallas que se prolongaron hasta agosto de ese año. Formada por Pedro Montt. libro LVII. Santiago. Aunque desde marzo de 1891 algunas posiciones controladas por el Congreso reanudaron el servicio telefónico para el público. IS. 81. que. Telegraphic Journal & Electrical Review. la toma de control de las líneas telefónicas dentro del área que controlaba el Ejército. la compañía sufrió importantes pérdidas. En BLD. fue vendida. Los siete socios fundadores de esta aventura. adquirió el armamento necesario para su victoria final en las batallas de Concón y Placilla. San Bernardo. Santiago. 1549-1586. líneas troncales y principales —es decir. Ramón Barros Luco y Waldo Silva. que enfrentó a “balmacedistas” y “congresistas”. Limited. la Chili Telephone Co.. La nueva dueña de la telefónica más importante de la república. El Ejército y la Armada representaron a uno y otro bando. 1890. además de tender una nueva ruta entre Santiago y Valparaíso y aumentar el número de abonados. Viña del Mar. El ímpetu de crecimiento se vio momentáneamente detenido tras el estallido de la Guerra Civil de 1891. 10 de julio. mediante la cual integró a más de 700 nuevos clientes repartidos entre oficinas centrales de San Felipe. cuando pretendió ampliar su cobertura geográfica hacia nuevas zonas ocupadas por pequeñas compañías de provincias. Un nuevo e inesperado cambio en la operación de la telefonía nacional se produjo en 1889. pp. pues sus estatutos contemplaban. tomo II de Sociedades Anónimas. la posibilidad de convertirse en generadora y proveedora de electricidad. además de la telefonía y la telegrafía. Limited. 1 de marzo. Un paso lógico. derechos y franquicias.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 47 48 49 50 Memorándum de asociación de la Chili Telephone Co. calor y fuerza motriz eléctrica47. Especial importancia tuvo la compra de la Sociedad Nacional de Teléfonos. A mediados de ese año la West Coast Telephone Co. que se prolongaría por casi treinta años. Los Andes. contando con las ricas ganancias del salitre. ANCH. Talagante. dividido en 50 mil acciones. En esta última ciudad se había organizado un gobierno paralelo bajo el mando de una Junta50. Llai-Llai. La también llamada Compañía Inglesa de Teléfonos inició su gestión con grandes inversiones para construir nuevas centrales. apostaban a la estabilidad política chilena y a que su economía crecía a pesar de las fluctuaciones y desequilibrios macroeconómicos. Este hecho político tuvo importantes efectos sobre la telefonía chilena. Quillota. Valparaíso. Buin y Rancagua48. junto a todas sus propiedades.. a una sociedad formada en Londres con el propósito de asumir el negocio en Chile. 1891. la monopolización del servicio telefónico público y la suspensión del mismo en Santiago e Iquique49. parecía cumplir todos los sueños de José D. ya que. luz. Husbands. Ocoa. Esta estrategia de captación de su competencia fue utilizada en diversas ocasiones por la empresa. además de los perjuicios en su infraestructura.

vol. en 1892. 20. ella arrojaba ganancias y un notable aumento de clientes —965 nuevos. los que fueron aplacados dos días después. dos años después fue encontrada una de las llaves de las cajas de seguridad de los teléfonos de emergencia dispuestos para los policías en las calles. cuando fue nuevamente abandonado el patrón oro. en todas las oficinas de su dependencia dotadas de teléfono —y también en aquellas que más adelante lo tuviesen—. Como dato curioso. medida que se prolongó hasta 1898. la empresa emitió en Londres informes muy optimistas. Por esto. elegido Presidente de la República en votación parlamentaria sin oposición. IS. A pesar de esta situación. El prefecto de la policía de Santiago le manifestó entonces al intendente la urgente necesidad de cambiar todas las chapas de dichos teléfonos. Sin embargo. como la de Traiguén. Además de otros aspectos técnicos sobre el tendido de líneas. 1891. exclusivamente las líneas y aparatos de la Chili Telephone Co. centro del cultivo de granos del país y un área en rápido desarrollo. El servicio especial telefónico de la policía de seguridad fue destruido casi en su totalidad51. En esta línea se firmó. en julio de ese año.OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930) aparatos. con una fuerte devaluación del peso y el consiguiente encarecimiento de los insumos. Éste debió indemnizar a la empresa con 62 mil libras esterlinas por daños y perjuicios. Los efectos de la inflación eran tan complejos que. como Ferrocarriles del Estado y Compañía de Consumidores de Gas de Santiago. Aun con la Guerra Civil de por medio. El nuevo gobierno mostró especial interés en que la compañía inglesa pudiese satisfacer las crecientes necesidades del país. Ver Donoso. y que en ciertos momentos incluso disminuyese. Paralelamente. como sucedió durante 189453. al año siguiente. que además significó el suicidio del presidente Balmaceda. esta premisa no se cumplió. el contrato impuso a la compañía ciertas exigencias “en prenda de las obligaciones que contrae para con el Supremo Gobierno”. p. Un fenómeno similar se vio en otras empresas.52. Compañía de Telecomunicaciones. También en Santiago hubo algunos daños materiales tras los saqueos iniciados el 29 de agosto. nuevas compañías 51 52 53 ANCH. tales como el compromiso de invertir 30 mil libras destinadas a mejorar sus instalaciones y oficinas. lo que trajo como consecuencia que el número de clientes se estancara. Santiago. Más necesidades. Una nueva crisis económica mundial afectó a la Chili Telephone Co. libro LXI. pues autorizaba a la empresa a mantener sus precios vigentes siempre y cuando el valor del peso no excediese los 32 peniques. BLD. cuando el Ejército restableció el orden en la capital. p. 293-295. 10 de diciembre. Tras el término de la revolución de 1891.  . que equivalían a un 33% del total previo—. Esto la obligó a aumentar tanto el precio de las suscripciones como el de las tarifas —también los sueldos de sus empleados—. aprovecharon de explorar zonas de expansión. la tarifa debía ser rebajada. el gobierno debió decretar la convertibilidad de la moneda. Si el tipo de cambio mejoraba. el nuevo gobierno fue asumido por el almirante Jorge Montt (1891-1896). el documento exponía por primera vez el incipiente rol del Estado en la fijación tarifaria y una cierta protección de los usuarios. un novedoso convenio que obligaba al gobierno a usar. 101. postes y cables. para evitar que quienes habían robado las llaves en agosto de 1891 pudieran hacer uso indebido de los aparatos. por lo que sus directivos hablaban de “brillantes” perspectivas.

1895. Abril. Sin embargo. 1894. 1905. quienes no podían informarse del precio de los pastos y de la carne para tomar sus decisiones  . vol. Ibid. constataban demandas insatisfechas y requerimientos nuevos.O. ANCH.852 abonados y 27 oficinas conectadas a líneas troncales. comenzó a configurarse un nuevo puzzle de comunicaciones sobre el mapa del país. s/f. Cundieron solicitudes para que el Presidente de la República autorizase la instalación de líneas particulares y centrales telefónicas. 96. Y las concesiones no se hicieron esperar. no disponía de telégrafo ni de teléfono. con el tiempo se agregaron nuevas localidades al área cubierta por esta empresa. Diversos permisos otorgados buscaron solucionar problemas puntuales. La Serena. Sin embargo. 1895. Waburton.900 kilómetros. para instalar y explotar una red de teléfonos en esa ciudad y sus alrededores.R. En varias de estas localidades la Chili Telephone Co. fueron ellas las que se hicieron cargo de algunos sectores rurales que de otra forma no podían acceder al servicio55. En ANCH. ANCH. vol. Paralelamente. pues era paso de ganado argentino. ya tenía desde hacía algunos años sus propias oficinas. A pesar de este freno. el predominio del latifundio impidió que en Chile pequeños y medianos propietarios agrícolas se convirtieran en un potencial nicho de clientes para las telefónicas. que en 1894 tenía 2. 1895.O. que existe hasta el día de hoy con el nombre de Telefónica del Sur. Cónsul Gral. by c.CH. of P. proliferaron en Estados Unidos nuevas y pequeñas empresas que ofrecían servicio con tecnología más barata y de menor calidad que las del gigante telefónico. Desde entonces. 1894 y 2 de mayo. S. Londres.A. con una línea hasta Copiapó atendida gratuitamente por un celador o por quienes estuviesen interesados59. 1894. como la necesidad de comunicación directa entre la administración de la Salitrera Buena Esperanza y el río Loa. La concesión fue ampliada en junio de ese mismo año para prolongar la línea por el norte hasta Santiago y por el sur hasta Concepción57. desde 1893. Eran la alternativa para quienes querían pagar menos y para aquellos que vivían en los lugares que Bell desatendió. lo que era problemático. 12-2-1895. P. De esta manera. Accounts and Papers Vol. of H. aunque con tecnología inferior.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 54 55 56 57 58 59 Foreign Office. con un total de 4. F. El más importante correspondía al sector Santiago-Valparaíso. En abril de ese año nació la Compañía Nacional de Teléfonos de Valdivia. Antofagasta.129 suscriptores— y que cubrían unos 1. Talca y Concepción.. varios documentos. La mayor distancia a la que se podía hablar dentro de él era de 282 kilómetros54. Aunque fueran casos específicos. tenía conectadas dentro de los cinco distritos en que había dividido el país —Iquique. H. principalmente. No bastaban ya las líneas que la Chili Telephone Co. nacían en el país otras compañías que abastecían de servicio telefónico a las áreas que la inglesa no cubría. había explotación de oro y era estación de término del ferrocarril. Esa localidad tenía importancia comercial y minera. el ingeniero Eduardo Pernard obtuvo en mayo de 1894 una autorización para construir una línea de sólo 18 kilómetros entre Curicó y El Guaico.F. Sus primeros clientes fueron 55 vecinos de la zona. Report of the year 1894. en el mundo rural. vol. 2000. especialmente para los ganaderos argentinos. 15 de mayo. n° 1516 D. destinada a entregar “grandes beneficios al comercio y la agricultura”56. A. En enero de 1895 el gobierno autorizó también abrir al público una oficina telefónica del Estado en el pueblo atacameño de San Antonio. y hasta la Primera Guerra Mundial.C. desde mediados de la década de 1890 se hizo patente el apremio del país por más telefonía. cuando expiró el monopolio legal de las empresas Bell.T. 1906. on the trade of the consular district of Valparaiso. to b. MI. A su vez.M. Santiago-Valparaíso. 1894 y 15 de junio.A. Seguían el nuevo modelo norteamericano surgido en 1893. 27 de abril. como sucedía en España o Norteamérica. Valp. MI. desde donde se extraía agua para sus procesos58. noviembre de 1894 a enero de 1895. MI.

Sociedad Difusora Patagonia Ltda. Por este motivo. Una de sus consecuencias fue que el municipio de la ciudad de Santiago mantuvo su autoridad dentro de todo el espacio 60 61 62 63 64 Ibid. 1985. y más tarde. fundada con capitales locales aportados principalmente por ganaderos. 1928-1929. como destacaba un inserto publicado por esta empresa. 88 rurales en las estancias del Territorio de Magallanes. o si comprendían áreas mixtas. en 1913 —luego de que en 1905 la empresa fuera vendida a Baeriswyl y Compañía—. En inserto aparecido en Álbum de los Clubes Sociales de Chile. El cambio de siglo marcó un nuevo hito para esta compañía. pero la velocidad de la corriente frustró todos los esfuerzos. la compañía obtuvo concesiones del gobierno de ese país. y Litográfica Universo. sin importar si abarcaban sólo terrenos urbanos. el ingeniero inglés Guillermo Jones instaló. y también fue un fracaso. Las líneas rurales. pues la demanda telefónica rural impulsó que el servicio llegara hasta la provincia argentina de Santa Cruz.OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930) comerciales. faros y minas de carbón. Magallanes de antaño. en el hotel Kosmos de Punta Arenas. Esta expansión fue compleja. los que para el año 1927 habían aumentado a 1. Teléfono e infraestructura urbana Hacia fines del siglo XIX la estructura urbana de la ciudad de Santiago cambió notoriamente. Otra zona de interés la constituía el Territorio de Magallanes. Finalmente. donde la mayoría de las estancias que poseían teléfonos eran de propiedad de chilenos o de sociedades chilenas residentes en Punta Arenas. pues la conexión había sido impracticable64. 1895. La empresa entregó un servicio en provecho de la ganadería de la zona. que recorrían miles de kilómetros en diversas direcciones desde Punta Arenas. Baeriswyl y Compañía fue adquirida por la Sociedad Anónima Compañía Telefónica de Magallanes. ya que las estancias estaban separadas por enormes distancias. que recién a partir de la década de 1890 dispuso de telegrafía61. Sociedad Imp. frigoríficos.. Inicialmente intentó tender un cable submarino de 4. y 39 suscriptores urbanos en Puerto Natales. y darles el control de las elecciones a las comunas. Mateo Martinic. 4 de enero. Jones recibió una subvención estatal de 20 mil pesos para tender una línea telefónica entre Punta Arenas y Porvenir. pp. en territorio argentino. el Estado declaró nulo el contrato de subvención. Éstas se organizaron sobre nuevas bases.  . algunos evitaban utilizar esta vía hacia o desde Chile60. en la isla de Tierra del Fuego. Punta Arenas. centro neurálgico de las actividades de esa zona. territorios rurales. Luego amplió la cobertura de su compañía.222. Luego probó con la nueva tecnología de ondulaciones. entre Punta Arenas y la localidad argentina de Río Gallegos63. en 1952. dictada en diciembre de 1891. la Magallanes Telephone Co. de las industrias locales y del comercio.. la ley de la comuna autónoma tuvo incidencia sobre el desarrollo de la telefonía dentro de la capital. Copiapó. tenía 526 suscriptores. 113 y ss. En 1902 fue posible por primera vez la comunicación telegráfica directa entre Punta Arenas y Santiago.8 kilómetros en la Primera Angostura del estrecho. utilizando las líneas que corrían por la costa atlántica hasta Buenos Aires. Tres años después. distantes unos 500 metros62.107 urbanos en Punta Arenas. Para mantener la telefonía hacia Argentina. con líneas que se extendieron hacia las estancias ganaderas vecinas. Cuando inició sus actividades en 1917. Más adelante —en 1917—. una pequeña central y líneas aéreas sobre los postes de electricidad recientemente plantados en la ciudad. que florecían al norte de la ciudad y que necesitaban comunicación con Punta Arenas. A fines de ese año empezaron a operar ahí los primeros teléfonos de una línea privada que comunicaba la oficina matriz de la casa Braun & Blanchard en Punta Arenas con el muelle de esa ciudad. la mayor división administrativa del país. Con este servicio se puso término a los infructuosos intentos por unir telegráficamente Punta Arenas con la zona central. El Territorio de Magallanes permite graficar con un ejemplo extremo las dificultades especiales que presentaba la geografía chilena para conseguir la interconexión de todas sus provincias. Santiago. La finalidad original del cuerpo legal había sido eliminar la supervisión central de los cerca de 200 municipios del país. separada del continente por el Estrecho de Magallanes. En gran medida esto se debió a una de las leyes más emblemáticas del gobierno de Jorge Montt. En 1901. Sin buscarlo. Se trataba de la empresa comercial de Gastón Blanchard y Mauricio Braun. quien con el tiempo llegaría a ser uno de los más importantes empresarios de Chile gracias a la riqueza que le entregó la mítica compañía ganadera Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego. entre otros. Fue así como en noviembre de 1900 se realizó la primera llamada internacional desde Chile. descompuestos en 1. a través de Puerto Montt. habían sido un esfuerzo necesario para lograr que todo el territorio pudiese tener comunicaciones con la capital de Magallanes. que se encontraban estrechamente ligados a este “rápido medio de comunicación”. fue adquirida por la Compañía de Teléfonos de Chile.

 .

que llamaron villas. y que se vio impelida a emigrar desde el centro hacia la periferia por el alza de los arriendos. en la Casa de Huérfanos. en 1899. Un poco más tarde. nacimientos y muertes. en 1896. conjuntos de acogedoras casas que conformaban barrios homogéneos. La Granja y Puente Alto se desgajaron de Ñuñoa.OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930) urbano. Fotografía Archivo Fotográfico Museo Histórico Nacional. entre otras cosas. Aparecían como la última moda y la forma más confortable y moderna de vivir. que se avenían bien con la naturaleza y los deportes. En su mayoría eran dueños. Las llamadas de las señoritas bien y de las sirvientas acosaron a la telefonista. Quinta Normal se separó de Barrancas. de los pelambres y alabanzas. cuando Elena Errázuriz de Sánchez loteó su chacra San Pascual. Maipú y Ñuñoa rodearon completamente a Santiago. y muy luego buscaron cómo abandonar las viejas mansiones. Los primeros teléfonos estuvieron en el Regimiento. el Registro Civil y el dispensario de salud. [. Santiago de Chile. Para el desarrollo de la ciudad de Santiago. Ante el éxito de estas urbanizaciones. con sus patios interiores y sus fríos salones. que a su vez retransmitía con entusiasmo. el teléfono sobrepasó sus límites originales del casco antiguo. “Al dar vuelta la manivela estos aparatos se comunicaban con la mesa central.. a causa de lo poco marcial de la apariencia del cuartel y de sus ocupantes. Ahí comenzó el traslado masivo de la clase alta santiaguina. pues estaban facultadas para autorizar loteos de terrenos como una manera de obtener recursos. es decir. señorita Clotilde. principalmente en las calles Pedro de Valdivia y Ricardo Lyon66. La telefonista. y en 1928 fue creada la comuna de Conchalí. Se adoptó el modelo británico de la ciudad jardín. siguiendo el crecimiento de la ciudad hacia nuevos sectores. por muy rurales que fuesen. La crónica de una dama de la época cuenta que contribuyó a alimentar citas y romances. necesitaban una cabecera donde establecer sus servicios. 2000. A esto se unió la urbanización. Otro tipo de clientes lo constituyeron familias de origen extranjero. dando origen al barrio El Golf. ver Armando de Ramón. Las nuevas alcaldías. Cables eléctricos y telefónicos sobre la calle Huérfanos. La ley las obligaba a mantener. Santiago. cinco años después de promulgada la ley.] Se cuenta que en cierta oportunidad un comandante [del regimiento] quiso imponer una disciplina más rígida.. En 1892. era el centro de información. Sin embargo. socios principales o empleados de las industrias que se habían establecido desde la segunda mitad del siglo XIX. amores y peleas. a principios del siglo XX. que fue dividiéndose rápidamente en un conjunto de comunas sobre las cuales Santiago no tenía autoridad ni función65. Estos conjuntos urbanos fueron pensados inicialmente para la clase media que estaba en plena expansión. marcó un hito. 1913. Santiago. La Florida. Editorial Sudamericana. en el Hospital de El Salvador y en tres casas de influyentes vecinos. algunos ricos comerciantes e importantes funcionarios construyeron en esos mismos barrios grandes casas rodeadas de jardines. Ñuñoa y Providencia ya albergaban pequeñas poblaciones que se convirtieron en pioneras de la urbanización fuera del centro de la capital. y la intensificación de la urbanización de Providencia y Las Condes. una casa consistorial. en 1915. Por todo esto. Así.  . se imponía de las conversaciones. hasta que Clotilde se comunicó 65 66 Desde ese año Renca. en 1901 se desmembró de Providencia la comuna de Las Condes. Chile. Su llegada a Providencia. Relatos costumbristas permiten reconstruir el rol que el aparato telefónico desempeñó en algunas de estas comunas. Como eran zonas que “se recomendaban solas”. fue fácil convencer a este grupo para que viviera en ellas. jóvenes de clase alta vieron con interés este estilo de vida moderno y sano. no concediendo ninguna licencia durante tres semanas seguidas. al año siguiente nacieron Providencia y Barrancas (hoy Pudahuel). pero se vio despojado de su entorno rural. el traslado de los grupos sociales de mayor antigüedad y prestigio se produciría recién durante la década de 1940. San Miguel se desprendió de la misma.

Santiago. 20. Valparaíso.. Higuera. la Chili Telephone Co. La Serena. Totoralillo. Concepción.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 67 68 69 70 Estela Armas Cruz. 64. la revista Zig-Zag retrató el espíritu y las formas de vida de la oligarquía. de donde se extrae un hacinamiento vaporoso de tules. subirán como una ola. Huantajaya. a pesar de que los motivos para coger el auricular seguían siendo preponderantemente prácticos. el comercio. Sauce. Quilpué. Talca y San Javier. Compañía de Telecomunicaciones. Rancagua. Marquesa. gasas impalpables y encajes invisibles”. 1997. p. Santiago. También las mujeres comenzaban a tener mayor relevancia como usuarias. La desdichada había entrado en crisis nerviosa. aunque estas últimas no eran propietarias de la línea. Puente Alto. Sus instalaciones estaban valoradas en 295 mil libras esterlinas y el número de ciudades y localidades que servía se había incrementado a cincuenta69. Casablanca. Ese mismo año describió el ajetreado día de fiestas patrias de una santiaguina. en 1911 se habían elevado  . [. se habituaron a hablar por teléfono. Dentro de las empresas telefónicas el personal femenino conformaba el mayor porcentaje de empleados. Lo Espejo.5 teléfonos por cada mil habitantes. Vicuña. Caleta Buena. pues la norma mundial fue que el rol de telefonista fuese desempeñado por mujeres. Cerrillos. Lota. porque la modista no llegaba con el vestido nuevo que debía estrenar ese día durante las carreras en el Club Hípico. p. de las cuales el teléfono no estaba excluido. los negocios y la administración gubernamental serían acompañados en forma creciente por la sociabilidad a través del teléfono. ¿Qué hacer? No es posible improvisar otro vestido. y también aquellas que se incorporaban al trabajo. lo utilizaban por motivos laborales. Si en 1894 había 1. Graneros. Imprenta del Universo. Pozo Almonte. En Chile el teléfono seguía siendo un artículo de lujo con una penetración relativamente baja. Finalmente. Chillán. le espetó: ‘o suelta a la tropa o cierro el teléfono’. Coquimbo. con el rígido comandante y en tono nada disciplinado. costureras y modistas —oficio que durante décadas fue el más numeroso para la mano de obra femenina chilena—. Buin. Paihuano. seguramente ha descolgado el fono. “ha telefoneado con esa nerviosidad que gustan las mujeres cuando están amenazadas de no poder vestir un traje nuevo. Sinopsis estadística y jeográfica de la República de Chile. Las emergencias. [. En la mayoría de los casos. También otras trabajadoras. accesible a pocos. Citado en Donoso. Tomé. La Calera. eran las 12 y no había rastros de ella. fue la más elogiada de las asistentes a la glamorosa carrera70. esos otros de que ella es incapaz de vestirse bien. Cambio de siglo Al comenzar el siglo XX.. Coronel.] Por fin llega a la casa un paquete envuelto en paños blancos. Ante esto. Andacollo..308 aparatos en servicio68. La modista no contesta. Citado por Ana Francisca Aldunate y Consuelo Larraín en Providencia. Las de clase acomodada se acostumbraban cada día más a tener aparatos telefónicos en sus casas. 1 de octubre. Traiguén. tenía 267 empleados y 5. Ovalle. Valparaíso. Talcahuano. La Palma. Los Andes. pp. Naturalmente hubo salida para todos”67. Negreiros. 1905. San Bernardo.. Pan de Azúcar. 107-108. 100 años de la comuna. Ediciones de la Esquina. Los Guindos. Huaras. Zig-Zag. Llai-Llai. Ocoa. Melipilla. Historia de Providencia. como empleadas públicas. Penco. 1900. Desde su creación en 1905.] ¿Qué dirá la fulana? ¿Qué se comentará en el país? Esos rumores de que su marido anda mal de fortuna tomarán cuerpo. Los suscriptores aumentaban y los usos se diversificaban. Las Zorras. Tongoy. Aunque había prometido entregarlo a las 9 AM. Viña del Mar. San Felipe. Dolores. Iquique.

] Suprímanse repentinamente todos los aparatos de todas las casas. Emisión Ltda. treinta días son treinta años. Las semanas. fábricas y colegios. pero también la inflación y la tarifa de la compañía. ¿Se fallece? ¡Al teléfono! [. un oficial primero de Correos y Telégrafos ganaba 900 pesos en el mismo lapso.. Así no sólo desaparecía la clásica manivela..OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930) a cuatro. respectivamente.] Los días que tienen ahora cuarenta o cincuenta horas. Mariana Aylwin. implementado desde 1893 en Estados Unidos. Además. ¿Se cobra? Al teléfono.  . sin que ningún asunto quedara terminado. ¿Se piden acciones de ganaderas? Al teléfono. ¿Se ama? Al teléfono.260 pesos al año.. este artefacto se percibía imprescindible. ¿Se rehúsa una invitación a comer? Al teléfono. al.. un oficial segundo. 52-53. ¿Se desea organizar Ministerio? Al teléfono. y la faz del mundo se ha alterado. A partir de entonces los aparatos eran alimentados desde la central con la corriente de una batería de bajo voltaje. como escritorios o dormitorios. ¿No se quiere pagar? Al teléfono. oficinas. al eliminarse tanto la pila como el generador. fue posible reducir el peso y el tamaño del aparato. 42072. La devaluación y la inflación las perjudicaban de manera especial. 19 de febrero. y enviada a través de la misma línea telefónica. [. que alcanzó los 200 pesos anuales.000 y 600 pesos. Zig-Zag lo presentaba así en un artículo aparecido en 1905: “¿Se necesita médico? Al teléfono. ¿Se investiga? Al teléfono. Mientras en 1905 la tarifa telefónica anual era de 170 pesos. 1. Chile en el siglo XX. pp. uno tercero. ¿Se quiere evitar una conferencia de dos horas? Al teléfono. 792. esos mismos sueldos habían aumentado a 1. volverían a ser esos infames días de antaño que apenas contaban doce horas hábiles.. 600. obtenían cordones de varios metros de longitud para trasladar el 71 72 73 Ibid. con sueldos y salarios que no bastaban para pensar más que en lo básico. ¿Se odia? Al teléfono.. algunos profesionales alcanzaban ingresos más elevados. Este perfeccionamiento. cifra que Estados Unidos había alcanzado ya veinte años antes. De forma excepcional. modificándose los contenidos de las conversaciones. Incluso algunos abonados. Sin embargo. ¿Se llama confesor? Al teléfono.. bancos.400. Las clases media y baja estaban casi totalmente postergadas de los planes de la Chili Telephone Co. los meses. sino que la forma de llamar a la central se simplificó: sencillamente había que levantar el auricular y esperar a que la operadora dijera “¿número?”. el arriendo de una casa modesta costaba entre 720 y 1. sin pérdida de tiempo? Al teléfono. y el que vive trescientos sesenta y cinco y no se entiende con Forlivesi. Cinco años más tarde. común a todos los abonados. Hoy por hoy. Con esto pudo despegarse del muro para ser instalado en diversos lugares de la casa. La primera década del siglo XX fue testigo de cómo comenzaron a incorporarse de manera paulatina los teléfonos de batería central en las principales ciudades de Chile73.200. y un portero. como muestra la prensa de la época.. Santiago. La escasez de documentos impide especificar exactamente cuándo llegaron las primeras centrales de este tipo al país. et. 1905. los años pasarían como relámpagos. ¿Se sienten deseos de insultar a alguien. 1. ha sido uno de los más relevantes a lo largo de su historia. Aun así. con bastante reticencia de parte de la Chili Telephone Co. es un Matusalén”71.

Con la telefonía de batería central. Historia de las telecomunicaciones. La salida de éste desde la salita o del recibo —donde cualquiera podía escuchar lo que se hablaba—. Un empleado de la Western Union Telegraph Co. hacia fines de siglo. pp. sus autoridades ordenaron a todas las compañías eléctricas enterrar sus cables. aunque en varias ocasiones la municipalidad debió tomar medidas precautorias. donde los cables de electricidad. pues los cables estaban colocados a una  Primeros trabajos de canalización en Santiago. Casi a diario la prensa denunciaba alguno. tal como lo retrataron la prensa y la literatura de la época. La amenaza de caída de postes podridos y la presencia de cables a baja altura eran una constante. y en medio de éstas sucedió un accidente que desencadenó la solución final. Aunque éste pagó la multa impuesta por la compañía. José De la Peña. teléfono. 1909. las autoridades y los usuarios sería cada día más compleja. Al día siguiente el municipio ordenó enterrar todas las líneas que condujeran electricidad. siguió realizándose de forma manual. dio cabida a espacios de creciente intimidad para las conversaciones. prácticamente no quedaban hilos sobre los postes75. Sin duda. servida por operadoras sentadas frente a un panel repleto de clavijas y luces. consideradas durante décadas como el emblema de las compañías telefónicas. 220-222. En 1884. Lo mismo había sucedido décadas antes en ciudades como Nueva York. un columnista de El Mercurio auguraba en 1909 con ironía que “lo único que. convirtiéndose en tema fundamental de campañas políticas. Editorial Ariel. En El Mercurio. Poco a poco surgió una sensación generalizada de que el servicio no era suficientemente bueno. mientras botaba llamas azules por la boca. calle Catedral. presionó a las compañías cortando algunos postes. la conmutación. que no incorporaba adelantos y que era caro. teléfono a lugares más privados. telégrafo y tranvía invadieron de manera violenta la infraestructura ciudadana. 2 de enero. y los peligros que encerraban las líneas aéreas con sus cables y postes dentro del radio urbano74. 1912.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 74 75 Como ejemplo. el cableado de Santiago fue menor. se electrocutó mientras manipulaba un cable. afirmó ante la justicia que la responsabilidad era de ella. de manera que los accidentes eléctricos fueron comunes. comenzaron con el cambio de siglo. La inteligencia de las plantas manuales residía entonces en las operadoras. 2003. en 1888. o el establecimiento de enlaces temporales entre líneas. como aquél ocurrido durante el invierno de 1900. . Comenzaron las disputas legales. puede vaticinarse de 1909 es que durante el año no se mejorará el servicio de teléfonos”. Los cables invaden la ciudad Los primeros síntomas de que la relación de la principal telefónica nacional con el gobierno. es decir. norma que no fue acatada. sin temor a error. Proliferaron en la prensa y en el debate parlamentario los comentarios sobre el retraso de la telefonía nacional. El alcalde no se quedó de brazos cruzados y. Su cuerpo calcinado quedó colgado en el aire por casi una hora. de modo que. cuando la carreta de don Manuel García de la Huerta cortó los alambres de la compañía inglesa ubicados en la calle Bascuñán Guerrero. Barcelona.

 .

1912.Tendido de cables subterráneos en Santiago. calle Morandé.  .

de diez. Según el representante de la empresa. En parte. Debido a este tipo de problemas. Marcó un hito en la legislación eléctrica chilena. 195. De ahí en adelante los permisos para instalaciones eléctricas subterráneas fueron de veinte años. Se sugirió postergar las obras de las empresas telefónicas hasta que estuviese concluido el sistema de desagüe. Concepción. lo que infringía las normas municipales. el Presidente de la República. junto al desorden de los cables telefónicos que cruzaban las calles a mitad de cuadra. También aumentaba el área de interconexión. Luego de las mediciones de rigor. y de otras compañías A pesar de que la imagen pública de las empresas telefónicas. El problema se hizo más complejo cuando comenzó a correr el tranvía eléctrico en el año 1900. comenzó los trabajos en el centro de Santiago79. además. A su vez. se exigió que las líneas de teléfonos. y para las aéreas. En marzo de 1919 la canalización de líneas en Talca. y de la calle Providencia en Santiago. 76 77 78 79 ANCH. 14 de abril. se verificó que efectivamente estaban a sólo seis metros. Como éste correría en zigzag y a una profundidad mayor que los conductos de los cables telefónicos. y a la posterior falta de materiales a causa de la Primera Guerra Mundial.  . 1900. se había menoscabado. 1901. y todas las que tuvieran por objeto distribuir energía eléctrica. En 1904 había nacido la Cautín Telephone Co. como el que sucedió en la calle Compañía al llegar a San Martín. las de alumbrado. IS. La canalización en Santiago demoró más de lo previsto por la ley. filial de la compañía inglesa.OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930) altura insuficiente. propuesta aceptada por el gobierno a condición de que la canalización telefónica se realizara en cuatro años. Para esto envió un proyecto que derivó en la primera ley de servicios eléctricos. en 1908 la Chili Telephone Co. además de colocar redes de protección. Santiago.. en general. Valparaíso. Finalmente. vol. cuando un alambre del teléfono cayó sobre un trolley. A éstas se les dio además caracteres definidos y uniformó sus plazos. En las ciudades donde hubiese tranvía. su atraso se debió a que en ese momento se realizaba una de las obras de ingeniería más ambiciosas entre las concebidas para el centenario de la República: la construcción del alcantarillado. era fácil que se produjeran peligrosos accidentes. el Estado pensó que fomentar las instalaciones subterráneas sería la solución definitiva a estas dificultades. el servicio se expandió con creciente rapidez a través del país. 12 de julio. pues creó un sistema jurídico orgánico para esa industria y concentró en una sola autoridad. Igual cosa sucedió en otras ciudades del país. se exigió a las telefónicas a ordenarlos y elevarlos a ocho metros de altura. esto se debía a que varios municipios demoraron el término de los trabajos de instalación de sus sistemas de alcantarillado. tanto la vigilancia de las empresas eléctricas como el otorgamiento de las concesiones. que numerosos hilos estaban a cinco metros desde el suelo76. no respetaba la altura mínima para los cables. Se produjo una descarga que lo fundió y lo cortó en varias partes77. Expansión de la Chili Telephone Co. aún no habían sido iniciadas. El Mercurio. fueran tendidas subterráneamente en un plazo de cuatro años y dentro del recinto que fijase el presidente. Se comprobó. Ley N° 1. promulgada en 190478. sin duda se dañarían las nuevas instalaciones para los hilos. Si la Chili Telephone Co.665.

Yankovic fue el proveedor principal de telefonía en la zona cuando la compañía inglesa adquirió sus instalaciones y comenzó a agregar otras nuevas para empalmarlas con su propia red de Tarapacá. pues cada día adquiría mayor relevancia económica. y que en 1919 fue comprada por la Chili Telephone Co. Efectivamente. entregaron telefonía a lugares tan dispersos como Tacna. En algunos sitios coexistieron con otras sociedades. Otras pequeñas empresas que se organizaron en el resto del territorio nacional alrededor de 1910 —varias de las cuales fueron adquiridas a partir de 1930 por la recién creada Compañía de Teléfonos de Chile. Desde fines del siglo anterior se había producido una brusca demanda mundial por este metal. dentro de un escenario casi monopólico.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 80 Fue absorbida por su matriz en 1913. Nueva Imperial. eran la única posibilidad de acceder a la telefonía. Combarbalá. salvo al sur de Llanquihue y en Atacama. la empresa se hizo presente en todas las provincias. Capitán Pastene. expandió su cobertura y aumentó la interconexión de sus oficinas. la Chili Telephone Co. la zona norte no podía ser desoída por más tiempo.934 operados por el resto de las  . En forma paralela. el valle del Huasco.520. Hasta 1919. La primera respuesta vino del inmigrante Jerónimo Yankovic. los que en 1911 alcanzaban ya a 11. Dos años más tarde nació la Compañía de Teléfonos de Calama y Chuquicamata. Un poco más al norte de Antofagasta. en cambio. su empresa no logró satisfacer adecuadamente las necesidades de la provincia. la Compañía Mutual de Teléfonos y Telégrafos abasteció de comunicaciones a diversas salitreras en torno al puerto de Taltal. Había crecido notablemente el número de aparatos en servicio. sucesora de la Chile Telephone Co. Sin embargo. Lautaro. a partir de 1911. a la minería del salitre. en la mina de El Teniente y. desde 1904. en Chuquicamata. además de Puerto Varas. por lo que otros decidieron instalarse con pequeñas centrales y líneas privadas entre poblados vecinos. Concepción y sus alrededores. gracias al aumento de oficinas salitreras y al surgimiento del cobre como fuente de riqueza. cuando tenía 513 teléfonos en servicio. quien decidió crear una compañía que desde Antofagasta surtiera de teléfonos.—. estimulada por el auge de la industria eléctrica —incluyendo la misma telefonía— y por la expansión del sector de la construcción. Con esto. Uno de éstos fue Santiago Herepic. en otras partes. Firmas norteamericanas invirtieron. de manera especial. Copiapó. claro que aún no existía la posibilidad de comunicación telefónica directa con el centro del país. Pitrufquén y Valdivia80. sumados éstos a los 1. Carahue. para organizar el servicio telefónico en torno a Temuco. Monte Águila. quien en 1907 recibió la autorización para tender un cable de 30 kilómetros entre Calama y Chiu-Chiu para unir sus establecimientos comerciales. Arica. a pesar de la proliferación de nuevas compañías. Constitución. Ovalle. que en su momento de máximo esplendor contó con 103 teléfonos en servicio. desenvolviéndose.

el Estado caducó las licencias de la empresa. También había incorporado otras calles de importancia. Ese año. una política. Las tarifas se determinarían consultando a las empresas. Por lo tanto. el gobierno decretó que todas aquellas tarifas que no habían sido aprobadas por ley o por algún decreto. pues estimulaba la inversión en ciertas áreas mientras que la desincentivaba en otras. A tal punto llegó el conflicto. de modo que más de la mitad de los suscriptores totales que tenía en Santiago estaban conectados a su red subterránea. esto es. Seis años más tarde. es decir. y desde Plaza Italia a la calle Brasil. entre Alameda y el río Mapocho. había terminado de colocar bajo tierra. la Chili Telephone Co.454. servicio universal”. pues la empresa se resistía enterrar sus cables. en marzo de 1916. y creó este modelo de negocio que perduró hasta fines del siglo XX. no podrían ser alteradas. un aspecto legal desequilibraba sus intereses. Aunque la duración de las concesiones había sido igualada a través de la ley de 1904. que en 1915 el alcalde ordenó cortar sus tendidos.. debían ser sometidas a la aprobación del Presidente de la República. la sensación pública era que ninguna de las empresas cumplía con la exigencia gubernamental debido a la numerosa presencia de postes telegráficos y de los de la Compañía Nacional de Teléfonos en el centro de la capital. A mediados de la década de 1910 seguía vigente el problema de la canalización de las líneas en varias ciudades del país. ni fijadas por contrato o concesión municipal. En medio de estas discusiones se agregó un nuevo factor discordante cuando. Theodore N. su caducidad quedó sujeta a la fecha original en que habían sido entregadas. Sin embargo. cuando los mercados se abrieron nuevamente a la competencia. Sólo ésta podría realizar enormes inversiones y estandarizar sus equipos para prestar un servicio universal. daban un total de 13. a principios de 1911. la igualación de la fecha de término para todos sus permisos aéreos. Vail —presidente de las empresas Bell— había acuñado el lema “un sistema.OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930) telefónicas. La visión que imperó desde fines de la primera década del siglo XX fue que la expansión de un servicio de calidad dentro de cada país era posible únicamente cuando era asumida por una gran compañía. Gracias a esto. dentro del área de canalización obligatoria sólo 70 postes pertenecían a la compañía inglesa. pero. que llegara a cada persona en cualquier punto del país. todas las líneas dentro del radio exigido por el Presidente de la República. una vez establecidas. El presidente se reservaba la  . en Santiago. En la industria telefónica mundial predominaban los monopolios naturales. A pesar de la situación privilegiada de la Chili Telephone Co. Fue por este motivo que la compañía solicitó al gobierno. Especialmente tensa fue la relación entre ésta y el municipio de Santiago. y decretó que las ya existentes y aquellas por instalar durasen hasta 1921. aquellas que estaban prontas a terminar no ofrecían atractivo para implementar mejoras.

Historia de Chile. la combinación de los trastornos políticos con las necesidades económicas impulsó al Estado y a la economía a tomar nuevos rumbos82. lo que en parte explicaba el fuerte descontento hacia la Chili Telephone Co. y por la escasez de materiales como consecuencia de la Primera Guerra Mundial. declarando que era inconstitucional e ilegal81. en general.. En 1919. Finalmente. Un nuevo escenario político y social La realidad nacional cambiaba rápidamente. pp. La empresa justificó esta demora por el retraso de la construcción del alcantarillado en esas localidades. Cambridge University Press. reemplazando el modelo liberal del laissez-faire imperante por una legislación laboral moderna y que se hiciera cargo de los grupos más desprotegidos. Por esto. todavía tenía que canalizar subterráneamente las líneas en ciudades como Talca. Incluso hubo conversaciones al respecto entre la compañía y el ministro del Interior. quien intentó. Simon Collier y William F. 183. ellos no manejaban las técnicas más modernas de producción. Sin embargo. llevó a que algunos sectores plantearan la posibilidad de nacionalizar la empresa. La empresa se sintió perjudicada en sus ingresos y en la posibilidad de realizar las inversiones necesarias para ampliar su cobertura. y en la calle Providencia en la capital. a dos años de que caducasen todas las concesiones aéreas de la compañía. sumado a la negativa de respetar las tarifas decretadas por el presidente. Santiago. asunto complejo. Valparaíso y Concepción. Ello habría implicado que empresarios chilenos asumieran el control de las principales actividades económicas. políticas fiscales y monetarias inadecuadas. 1808-1994. por sobre todo. encauzar las nuevas demandas sociales de grupos cada vez más conscientes de sí mismos. pues. 1913. En junio de ese año se establecieron las de la Chili Telephone Co. el diálogo con el gobierno estaba lejos de ser cordial. Pretendía modificar las estructuras económicas.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 81 82 Donoso. Sater. Las limitaciones se hicieron palpables durante la posguerra: sobredependencia respecto de la producción de materias primas. Más tarde. Madrid 1999. en calle San Martín. . y también el temor de ésta por mantener sus inversiones en un país que ya no parecía tan estable. se negó a cumplir el decreto tarifario. El fin de la Primera Guerra Mundial en 1918 dislocó profundamente la economía nacional. obras que aún no había comenzado. facultad de caducar o de no renovar las concesiones de aquellas empresas que no cumplieran con la nueva fijación de tarifas. El concepto de nacionalización de algunos sectores económicos había ingresado al debate nacional a principios del siglo XX. p. poniendo a prueba un sistema político parlamentario cuya ineficiencia ya era evidente para muchos. 114-115. “De la Compañía Chilena”. En diciembre de 1920 asumió la presidencia el carismático Arturo Alessandri (1920-1925). Este incumplimiento. quienes pusieron sus esperanzas en  Construcción de la central telefónica de la Chili Telephone Co. y además una creciente inercia de la agricultura.

 .

En mayo de 1923 debían caducar las concesiones de la compañía inglesa. Se sucedían propuestas. el gobierno se reservaba el derecho de comprar todos sus bienes. le exigía levantar nuevas líneas troncales desde Santiago hacia Valparaíso. el Ejecutivo había decretado una prórroga provisional de dos años para todas las concesiones de la Chili Telephone Co. estudios y proyectos de ley para ordenar todos estos temas. Aunque nada de esto se concretó.84. San Antonio.. la que presentó un proyecto de ley para servicios telefónicos. algunas de las cuales fueron consideradas impracticables por la Chili Telephone Co. a partir de mayo de 1921.723 de 26 de mayo de 1924. Durante 1921 los ejecutivos de la compañía en Londres observaban con extrema preocupación el descenso del valor de la moneda chilena. y la obligaba a reconstruir la planta de Santiago e instalar allí. Alessandri nombró una comisión para estudiar el tema. 21. y a que existía la propuesta concreta de su venta al Estado o a alguna empresa nacional. una serie de medidas. San Felipe y Los Andes. El proyecto pasó todo el año en estudio. Temiendo que el debate se eternizara por las próximas elecciones. mientras la justicia aún no se definía respecto de la legalidad del cuestionado decreto de 1916. sin lograrse un consenso de los parlamentarios. Entre sus novedades destacaba la propuesta de un plazo máximo de cincuenta años para las concesiones. La llegada de Alessandri no logró tranquilizar a los inversionistas extranjeros. pues el país se presentaba con una peligrosa inestabilidad política y económica. Asimismo. pues no era fácil modificar usos políticos fuertemente arraigados. 1920. era un tema latente y varios sectores veían en esa opción la mejor posibilidad de modernizar la telefonía. ese año aumentó su capital social a 750 mil libras esterlinas. A su término. Los aspectos más relevantes de este decreto tenían relación con la posible nacionalización de la empresa y con la modernización de sus instalaciones. Por su parte. dentro de los próximos tres años. y además bajaba las utilidades. La única solución posible fue un alza de tarifas. p. Además. reformas inmediatas se decepcionaron muy pronto. Esto encarecía fuertemente los materiales que requería la telefónica para modernizar sus instalaciones. Decreto N° 1. Se le pedía que el menos el 80% de sus empleados fuesen chilenos y que procurara la nacionalización del 40% de su capital. en mayo de 1924.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 83 84 85 El Mercurio. le exigió a ésta terminar dentro de un plazo de un año y medio las obras de canalización en Santiago83. las instalaciones y todas las propiedades muebles e inmuebles pasarían a manos del Estado. Para hacer frente a los costos que demandaban las obras de modernización. el gobierno decretó. pero aún no se habían resuelto las nuevas condiciones. y cuatro troncales entre Concepción y Cautín. Amplió el radio de canalización dentro de Santiago y le demandó enterrar  . un servicio automático tal como ya lo había hecho en Valparaíso. 14 de diciembre. La compañía debía tener su domicilio legal en Chile y una representación de su directorio con amplias facultades. Esta determinación obedeció a la necesidad de estudiar las condiciones para una posible concesión definitiva a la compañía. le daba un plazo de cinco años para instalar cinco mil teléfonos automáticos85. Previo a este cambio de mando. Talca.

que telegrafió a Alessandri invitándolo a asumir nuevamente la presidencia y concretar sus reformas sociales. Alessandri mantuvo cierta tutela de los militares y realizó la esperada reforma constitucional. resaltaban también los aspectos relativos a las tarifas. pagando únicamente el valor no amortizado del capital. no podían ser menores de treinta años ni superiores a noventa. Las definitivas. le solicitó presentar un proyecto de concesión de una red subterránea entre Santiago y Valparaíso. sí inclinó la balanza hacia el Ejecutivo. la empresa podría seguir explotando el servicio por períodos sucesivos de treinta años. En ella se aprecia. el Estado se reservaba el derecho de adquirir la compañía en cualquier momento luego de cumplidos diez años desde el otorgamiento de la concesión definitiva. Terminado el tiempo de concesión. Talca. Antes de que éste regresara a Santiago en marzo. un ánimo de tecnificar el diálogo entre el gobierno y las empresas eléctricas. debía abonar además el lucro cesante por el número de años que faltasen para completar diez. Si decidía comprarla antes. durante los cuales el interesado debía presentar los planos. Junto a todo esto. Entre otras muchas disposiciones. La Ley de Servicios Eléctricos de 1923 otorgó gran cantidad de facultades al Presidente de la República para intervenir en casi todas las materias. presupuestos y estudios que implicaría el establecimiento de sus instalaciones. Tras una serie de movimientos y exigencias. el presidente renunció a su cargo y el gobierno fue asumido el 11 de septiembre de 1924 por una junta militar. Sin embargo. aclamado por la multitud. Luego de su vuelta. la junta promulgó un nuevo decreto que establecía disposiciones generales sobre instalaciones eléctricas. La Serena. Este cobro se regularía sobre la base de que la entrada neta no excediese el 15% sobre el capital inmovilizado en ella. Chillán y Concepción.OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930) su tendido en Iquique. Antofagasta.  . en cambio. incluidas las filas del Ejército. Las eléctricas sólo podrían cobrar los valores que autorizase un Consejo de Servicios Eléctricos y que fuesen aprobados por el Presidente de la República. proyectos. En todo caso. dentro del Ejército algunos sospecharon que se preparaba una restauración conservadora y se decidieron por la conspiración. publicado el 18 de febrero de 1925. fijó tarifas —cobradas por trimestres anticipados— que aseguraban a la empresa una utilidad mínima del 8% anual. Aunque no significó un retorno total al presidencialismo. En enero de 1925 se instaló una nueva junta. Además. establecía una rebaja del 50% para las oficinas fiscales. El decreto clasificó las concesiones en provisionales y definitivas. La aplicación de este decreto fue muy breve. pues la situación política cambió radicalmente luego del fracaso programático y el exilio de Alessandri. pues les exigía que designasen ingenieros para relacionarse con el Ejecutivo. Finalmente. Además inició importantes cambios económicos después de que la 86 Decreto ley N° 252. telefónicas y de comunicación86. Las primeras eran de dos años. Había aumentado el descontento en el país. además.

pues funcionaban como una cadena de unidades: la primera enviaba el tono y preparaba a la segunda. al punto que en 1927 nombró vicepresidente a Ibáñez y renunció a su propio cargo.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE misión Kemmerer —invitada el año anterior para asesorar a Chile en materias económicas— emitiera sus conclusiones. los problemas financieros que arrastraba la nación y a crear una plataforma atractiva para la llegada de crecientes capitales extranjeros. en Santiago. Éstas ayudarían a solucionar. quien gobernó bajo la sombra del ya muy popular coronel Carlos Ibáñez. la Chili Telephone Co. crear el Banco Central y reformar el ineficiente sistema ferroviario. Por este motivo. A pesar de progresos como éste. Los equipos originales eran conocidos como “paso a paso”. la primera planta automática del país. pues cada operadora no podía hacerse cargo de más de 70 abonados ni cursar una gran cantidad de llamadas en forma simultánea. que se activaba con el primer número discado por el abonado. en 1924. La situación política se hizo intolerable. cuando la compañía inglesa inauguró en Valparaíso. En tiempos normales esa planta era capaz de procesar un promedio de 12 mil llamadas. Los autoconmutadores primitivos realizaban mecánicamente este procedimiento. La realidad había mostrado que la conmutación manual estaba naturalmente limitada. subiendo “una escobilla” a buscar el contacto al nivel del número discado. realizó algunas modernizaciones en su servicio. entre numerosas medidas. en promedio unas 25 mil llamadas por hora. Más adelante. fue recibido con esperanza el anuncio hecho en 1927 de que la norteamericana International  . en el país no se usaron centrales de autoconmutación sino hasta la década de 1920. Una de las más aplaudidas fue la automatización de las plantas de las principales ciudades. en 1927. que existía desde 1891. pero nuevos conflictos lo llevaron a renunciar anticipadamente. Esta tecnología. dirigido por la información enviada por el propio abonado a través del marcaje del número. y luego. la central automática de Santiago demostró su eficiencia durante las protestas que culminarían en el derrocamiento del presidente Ibáñez. y así. El mandato de Alessandri terminaba en diciembre de ese mismo año. es decir. prescindía de la intermediación de las telefonistas para establecer la comunicación. una pieza rotativa hacía la interconexión con el siguiente equipo. Fue elegido presidente el liberal-demócrata Emiliano Figueroa (1925-1927). en julio de 1931. hasta completar el número. restaurar el patrón oro. sucesivamente. la percepción de los usuarios era que el servicio que entregaba esta compañía no mejoraba y que seguía siendo anticuado e ineficiente. y una vez que lo había hecho. en parte. Los norteamericanos propusieron revisar los sistemas fiscales y tributarios del país. Sin embargo. Ese día fueron efectuadas más de cien mil llamadas entre la una y las cinco de la tarde —todas con carácter de emergencia—. En el intertanto.

9 de octubre. 15. “la noticia produjo en los círculos bien informados una viva satisfacción. 1927. porque son conocidos los métodos que emplea la International y los resultados que ha obtenido”87. 87 El Mercurio. p.  . Según la prensa.OÍRSE A LA DISTANCIA (1880–1930) Telephone and Telegraph (ITT) se haría cargo de la telefonía en el país.

 .

1922. Chili Telephone Co.Sala de conmutación para el distrito Temuco-Cautín.  ..

.

Acercando lejanías (1930–1987)  .

 .

aunque no en su política formal de gobierno. los cuales tampoco debían privarse de este servicio tan básico como la electricidad y el agua. elemento ya no sólo imprescindible en la oficina o la fábrica. en poco más de dos años. Teléfonos automáticos tipo K500 instalados en los años 60. sino dentro del hogar. fundadores del que llegaría a ser uno de los gigantes de las telecomunicaciones norteamericanas. El mensaje hacía ver a los suscriptores la absoluta necesidad de contar con un teléfono. A través de éste se dio vida a la Compañía de Teléfonos de Chile. aludía a los hogares modestos. cuya explícita misión era lograr que los chilenos. Con esta estrategia. La publicidad aparecida en la guía telefónica de la recién creada Compañía de Teléfonos de Chile. como no lo sería si faltasen en él los servicios de luz y agua [. El Departamento de Estado de Estados Unidos no dudó en apoyar esas iniciativas —y otras de diferente índole comercial—. Buscando alcanzar esta meta. La Primera Guerra Mundial había sumado a este interés de carácter estratégico un incentivo comercial. con el beneplácito de su gobierno. la recién creada International Telephone and Telegraph Corporation compró la principal telefónica uruguaya. no es un hogar completo sin el servicio del teléfono. ITT realizó un verdadero asalto sobre la zona con el objeto de conseguir la mayor cantidad posible de concesiones telefónicas. pudieran oírse a la distancia..ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) “Su servidor más diligente y discreto. Cualquier hogar moderno.. a través de las cuales capitales estadounidenses se involucraron en las economías de varios países de la región. entre 1927 y 1930. Esta visión era compartida por el Estado. después de algunos intentos infructuosos por adquirir la Chili Telephone Co. estuvieran al alcance de todas las personas. el año 1931. se retiraban de la zona dejando libres amplios sectores de inversión. apelaba a la anhelada condición moderna del país.]”. Una nueva era para las comunicaciones en Chile Durante la década de 1920. varias empresas de comunicaciones norteamericanas habían clavado sus ojos en América Latina. Los hermanos Sosthenes y Hernard Behn. que aprobaba este nuevo posicionamiento. y crear un circuito radiotelefónico que cubriera gran parte del Cono Sur de América.  . diezmados por el conflicto. En 1921. entre ellos la telefonía. por muy modesta que sea su categoría. adquirió media docena de compañías que hasta ese momento estaban en manos británicas. aprobó un contrato de concesión telefónica novedoso y paradigmático con la International Telephone and Telegraph Corporation (ITT). esa nación abogaba por la autosuficiencia del continente americano y por la seguridad de las Américas. Tradicionalmente. El aviso. que aspiraba a que los servicios de utilidad pública. buscaron sumar a sus mercados telefónicos una red latinoamericana. ya que los países europeos. a lo largo de su territorio. además.

En el resto del país. Chile ofrecía varias ventajas para la multinacional. y mostrando una nueva actitud frente a las materias de regulación  . la empresa británica ya había comenzado la modernización de sus instalaciones. a través de una fuerte inversión en infraestructura de redes. cubriendo el 78. principalmente en las zonas de desarrollo minero o industrial. iniciaba en cada uno de los países un fuerte programa de mejoras para conectar las telefónicas con otros circuitos ITT..205 teléfonos y cuatro centrales automáticas el año en que fue adquirida por ITT. que requerían renovadas inversiones. producto de un servicio poco eficiente. y finalmente las dejaba bajo la conducción de un ejecutivo de la empresa enviado desde Estados Unidos. las ciudades de Santiago. los principales intereses norteamericanos habían estado en la explotación del cobre y el salitre. Motivo suficiente para que el gobierno se sintiera poderosamente atraído por la visión integradora que. A pesar del desprestigio acumulado. La principal de ellas era la que reservaba al Estado el derecho de adquirir las empresas de telefonía en cualquier momento. Sin embargo. Cerca de la mitad de la población vivía en sectores rurales. ya que su telefonía manejada por la Chili Telephone Co. al margen de la legislación sectorial vigente. propugnaba la multinacional norteamericana. los avances tecnológicos introducidos por ella se habían concentrado en la zona de mayor actividad económica. que coincidía con la idea de despejar las barreras que impidieran una solución práctica a sus propósitos de desarrollo.8% de la telefonía nacional. En Chile. Así. pero al poco andar acapararon algunas áreas de servicios públicos como la telefonía y la electricidad. En esos años Chile aún no contaba con una red organizada para comunicaciones de larga distancia interna. En ese radio geográfico. los ejecutivos de ITT encontraron en el gobierno un interlocutor dispuesto e interesado. contaba con nueve compañías en América Latina y España —en este último país desde 1924—. En este sentido. Luego de adquirirlas.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE y creó una verdadera red latinoamericana organizada y dirigida desde sus oficinas centrales en Nueva York. Aun con su escaso mercado. ni menos con una conexión al exterior. La nación apenas sobrepasaba los cuatro millones de habitantes cuando ITT comenzó sus operaciones a lo largo de su territorio. muchas veces alejados y fuera del circuito modernizador. Viña del Mar y Valparaíso. la Chili Telephone Co. es decir. a fines de la década de 1920. ocupaba el tercer puesto en tamaño en Sudamérica. el recién asumido presidente. con un total de 580 mil teléfonos en servicio. Esta inyección de capitales permitiría romper tanto el aislamiento como la dificultad de conectarse con el resto del mundo. coronel Carlos Ibáñez (1928-1931). tenía instalados 26. Por esto. después de diez años de otorgada la concesión definitiva. y que frenaban el interés por invertir en el sector. las pequeñas compañías privadas acogían las necesidades de su sector sin interconexión entre sí. Es así como. estuvo dispuesto a modificar ciertas disposiciones con rasgos estatistas que contenía la ley de Servicios Eléctricos de 1925.

anotaba la revista Time a fines de 19281. que abandonaba los supuestos del liberalismo y el laissez faire de las décadas anteriores. ITT. deportaciones. el presidente Hoover visitó Chile en 1928. Incluso. permitiera a Chile dar el salto definitivo hacia la modernidad. Para ITT. al imponer el patrón oro. definiendo para sí mismo un rol fundamentalmente activo y regulador dentro del negocio. con mayor iniciativa económica. tanto así que en la década de 1930 un cuarto de las inversiones de la compañía en todas sus sucursales telefónicas iba hacia Argentina. “El gran diseño del Coronel Behn apareció obvio hasta para el más casual observador. mostró una conducta ecléctica y permeable a la entrada de capitales extranjeros. entre otras medidas. Uruguay y ahora Argentina. capacitado para ofrecer al mundo ya no sólo los minerales de su tierra. exilios y una serie de condiciones que limitaron las libertades civiles.  . Los cables de ITT se alargan a la costa oeste de América Latina. p. y dar forma a un Estado protector y funcional. en Londres— de la totalidad de las propiedades e instalaciones de la Chili Telephone Co. a la vez. Las leyes de Kemmerer habían tendido un lazo de confianza a los inversionistas extranjeros. 24 diciembre. Chile pasó a ser una pieza fundamental del circuito radiotelefónico del Cono Sur. Times Books. cuando éste aparecía como una de las posibilidades de inversión dentro de América Latina. Citado por Robert Sobel. Aquí se conectan con los sistemas telefónicos domésticos de Chile. La segunda compañía sudamericana con mayor nivel de inversión sería la chilena. 57. su mandato se desarrolló bajo un clima político y social revuelto. Chile representaba expectativas interesantes desde el punto de vista financiero. 1982. que fue contrarrestado con medidas abiertamente dictatoriales que incluyeron detenciones. 26. los planteamientos del presidente Ibáñez. su punto neurálgico en Sudamérica era Buenos Aires —telefónica adquirida por ITT en 1928—. que otorgaba mayor estabilidad monetaria y controlaba la inflación. Aunque Ibáñez encabezaba un gobierno abiertamente nacionalista en el cual la industrialización era la vía para hacer de Chile un país menos dependiente —y. sino algunos productos manufacturados—. Sin duda. el gobierno otorgó a ITT una concesión completamente novedosa en cuanto a las garantías que entregaba a la compañía. y que. Nueva York.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) en el área de las telecomunicaciones. ya que su economía marchaba poco a poco hacia la estabilidad y el orden.. The management of opportunity. Aprovechando la bonanza económica de los últimos años de la década 1 Time. El anhelo de Ibáñez era terminar con la politiquería improductiva que tanto despreciaba. 1928. conducían a una política de modernización general del país que aspiraba a una suerte de redención nacional. organizado según los principios del orden y de la economía social. Así un rápido mensaje puede ser transmitido desde Nueva York a una casa en los suburbios de Montevideo sin abandonar una sola vez los circuitos de ITT”. Sin embargo. p. Además. claramente. Con la adquisición por parte de ITT —en mayo de 1927. En esos años las relaciones con Estados Unidos se encontraban en buen pie.

firmado entre el Estado e ITT2. definía en términos inéditos el marco regulatorio en que ITT manejaría el negocio de la telefonía. Tanto en su visión estratégico-militar como en su idea de un Chile industrializado. fueron puestos por el gobierno en manos de diferentes multinacionales norteamericanas.— trabajaba en sus planes iniciales de mejora. Varios diputados argumentaron la impropiedad de entregar una concesión por una ley especial —al margen de la Ley de Servicios Eléctricos vigente—. puso en marcha un enorme proyecto de obras públicas con marcado énfasis en las vías de comunicación y en los servicios de utilidad pública. telefonía y electricidad. sino que también admitió fuertes inversiones. pasó como proyecto de ley al Congreso y finalmente sentó las bases del contrato-ley de 1930. ni menos con acceso a los mercados  . 23 de enero de 1930. la influencia del capital norteamericano adquirió una importancia fundamental. el gobierno encargó a una comisión especializada un estudio referido al asunto telefónico y a la forma en que se regularían las relaciones entre la empresa y el Estado. principalmente en las áreas de la minería y de los servicios públicos.        El contrato de 1930 A fines de 1928. efectivamente. Sin embargo. mediante este acuerdo Chile se liberó de la enorme inversión que le habría significado la imprescindible ampliación de la red telefónica. Dentro de este programa. las aprehensiones se acumulaban. por lo que apoyó públicamente el establecimiento de ITT en Chile. ya que.791. Ibáñez consideraba indispensable contar con buenas redes de telecomunicación y una telefonía moderna y eficiente. como tampoco los tenía el posterior contrato eléctrico firmado también entre el gobierno y una compañía norteamericana. ratificado por el Presidente de la República. cuando ITT —controladora de la Chili Telephone Co. de 1920. El resultado de ese documento. Ambos pactos dieron pie a un intenso debate político en torno a su conveniencia y legalidad. y el peligro que significaba la penetración del “imperialismo” norteamericano. Fue ese acuerdo el que dio vida a la Compañía de Teléfonos de Chile. ambos servicios del sector eléctrico. impulsando —por primera vez en el país— un proceso de industrialización. Con respecto al primero. más aún si no contaba con capacidad empresarial y tecnológica para asumir un proyecto de esta envergadura. ya que el gobierno no sólo recibió grandes empréstitos. De esta manera. y la relación que mantendría con el Estado chileno. El contrato-ley telefónico no tenía precedentes en el país.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 2 Ley N° 4.

Ni los más ácidos y amargos comentarios revirtieron la decisión gubernamental de poner la telefonía nacional en manos de ITT. A través del contrato. de acuerdo con las normas que estimase convenientes. el Estado se aseguraba. se la autorizaba a proponerlas. de manera que en caso de adquirirla el gobierno debía cancelar su valor estimado en ese metal. produjesen una suma equivalente al aludido 10%. ya que el Estado renunciaba a adquirir la propiedad telefónica antes de cincuenta años de otorgada la concesión. Para determinarlas. Indudablemente. recibía una concesión sobre todo el territorio nacional para dar servicio telefónico local y de larga distancia. además. ante la probabilidad de un contexto inflacionario se le aseguraba recibir sus dividendos en moneda fuerte. homologara las diversas tecnologías de telefonía que funcionaban a lo largo del país. aunque la casi totalidad de sus capitales y acciones fuesen extranjeros. en 1947. ITT. Además. municipales o de cualquier naturaleza. sistemas o elementos de otras empresas telefónicas en el territorio nacional. derechos o contribuciones fiscales. Asimismo. entre otras cosas. Esta decisión le permitiría crear una red nacional que. con plazos que se extendían por entre cincuenta y noventa años.  . que el reglamento no había sido comentado por los periodistas que orientaban a la opinión pública. entre otras cosas. propiedades. quedando sujetas a la aprobación del gobierno. ya que a través del contrato la Compañía de Teléfonos de Chile se desentendía de todos los organismos legales que controlaban los servicios eléctricos. El listado de reproches señalaba. principalmente porque se alejaba de Chile el fantasma de la estatización. Respecto de las tarifas.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) internacionales. Finalmente. los impuestos. mientras otros no se atrevían a concurrir al recinto. se estableció una tasa adecuada de retorno de las inversiones que admitía utilidades equivalentes al 10% de la inversión neta. un papel activo y participativo en el negocio telefónico mediante tres delegados estatales que 3 Para determinar dicha utilidad debían deducirse de los ingresos brutos las siguientes cantidades: los gastos de la compañía. mientras ésta no superase en un 20% la inversión neta. Acusaba. y se le consentía adquirir instalaciones. que fue duramente criticado por algunos congresistas: lo acusaban de rendirse ante los requerimientos de ITT. ni discutida por los centros intelectuales o técnicos. Con el objeto de obtener esta utilidad. el margen de acción de la empresa era bastante amplio comparado con las condiciones anteriores. más un 2% de la inversión neta para constituir y mantener una reserva. Se le entregaban los derechos y franquicias necesarios para la instalación y el desarrollo de sus servicios. que las acciones fueran en su gran mayoría extranjeras y que las tarifas dependieran del monto de la inversión que definiera la compañía. más el 2% para reservas no especificadas3. por primera vez. Estas garantías levantaron suspicacias contra el gobierno. Por primera vez una empresa. la compañía podía establecer y modificar tarifas para su servicio que. sin arriesgarse a los vaivenes del peso nacional. un diputado alegaba que la ley había sido impuesta a un Congreso que ya estaba raleado porque muchos de sus miembros independientes estaban deportados o relegados. Todavía años más tarde. Se le otorgaban ventajosas condiciones para expandirse e incentivar la inversión. la compañía estaba autorizada para convertir mensualmente su contabilidad a oro. el hecho de quedar el país a merced de la multinacional. se exigió que la compañía se constituyera en Chile como una sociedad anónima con capital suficiente para la explotación del negocio. muy presente en otros países.

en el Contrato Eléctrico de 1931. decretos. dicha ley creó el agente regulador para el mercado eléctrico y telefónico: la Dirección de Servicios Eléctricos. e inició su plan de acción ya en 1927.  . un gobierno se proponía dotar al país de un sistema telefónico universal que operase como una herramienta de apoyo al proceso político de unión territorial. Fue así como finalmente. como la validez del recién promulgado contrato —ya que no lo sustituyó. por ejemplo. que luego era aprobado por el presidente de la nación. Primeros pasos de ITT en el país Sólo tras la entrada de ITT al mercado nacional es posible hablar. la visión de la telefonía como servicio público y el carácter de monopolio de hecho. parecía que el país alcanzaba un cierto vuelo y se vivía un ambiente activo y optimista. establecido para dos compañías de electricidad). También se guardaba la facultad de controlar los balances anuales e impugnarlos si lo estimase necesario. ni modificó sus disposiciones5—. Anteriormente. En medio de la engañosa bonanza económica de los últimos años de la década. Nacieron además las oficinas comerciales de la compañía en esas ciudades —además de Concepción—. En esos años se extendió fuertemente el uso del teléfono automático en el servicio urbano de Santiago. cuya existencia se legalizó en abril del año siguiente. se aplicarán las leyes. la nueva administración preparó un programa de modernización y mejoras para todas las plantas telefónicas. de la Compañía de Teléfonos. se sumaban al directorio para definir el control tarifario público. ITT no se hizo esperar. pocos días antes de la caída de Ibáñez. Esto se debía. en sentencia de 4 de julio de 1940. El gran desafío apuntaba a poner en red al país de punta a cabo. con propiedad. que. En mayo. y conectarlo con el exterior. y no estaban forzadas a establecer interconexión con el resto de las operadoras telefónicas. Por último. a la dificultad que presentaba la disgregación de las personas dentro del territorio. y aún en medio de la polémica. pago de facturas y locutorios. incluyendo la instalación de una base de batería central en cada capital de provincia. reglamentos y ordenanzas vigentes o que se dicten en el futuro” (que sí estaba. se aplicaría la Ley General de Servicios Eléctricos de 1931. el 18 de noviembre de 1930 se firmó la escritura pública que constituyó la Compañía de Teléfonos de Chile. de un sistema telefónico en Chile. Ésta reemplazaba a la de 1925. basado sobre la eficiencia y el desarrollo tecnológico. publicado el 30 de mayo de 1931. las compañías recibían concesiones gubernamentales que entregaban el servicio dentro de la zona adjudicada. reclamos. dependiente del Ministerio del Interior. Inmediatamente. a la vez que reafirmaba varias características del marco regulatorio telefónico. ya que nunca se había elaborado un proyecto serio para instalar una red nacional de telefonía. con atención integral al público a través de diversas secciones como instalaciones. en parte. Por primera vez. Sólo diez años después la Corte Suprema estableció expresamente. pero a su vez traslucía una total falta de planificación estatal. en defecto de las disposiciones del Contrato-Ley. y no legal. junto con una intensiva postación entre Iquique y Temuco.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 4 5 DFL Nº 244. El Contrato Telefónico de 1930 no incluyó en su articulado la habitual frase del tipo “en lo que este Contrato no prevé. Valparaíso y Viña del Mar. se complementó el contrato telefónico promulgando la nueva Ley General de Servicios Eléctricos4.

entre Juncal y Las Cuevas. entre las cuales sobresalía la larga distancia. inauguró recién en 1927 el servicio transatlántico mediante radiotelefonía. Al año siguiente. Al día siguiente de cada evento inaugural.6 dólares de la época. Se trataba del cable subterráneo más alto del mundo. En sus inicios se podía efectuar sólo una llamada a la vez. 11. Como comentaba El Mercurio. para unir Chile y Argentina a más de cuatro mil metros de altura. con un horario de 9 a 17 horas y a un alto costo. Se desvanecía así la idea de ser “el último rincón del mundo”. Canadá. lo que equivalía a 38. Las nuevas instalaciones permitieron un abanico de conexiones hacia Estados Unidos. con capacidad para 15 circuitos telefónicos y seis telegráficos. La operación fue dirigida por técnicos estadounidenses de ITT. Recibida con un optimismo desbordante. La conexión con la estación radiotransmisora de ITT en Buenos Aires. p. representantes de la Compañía de Teléfonos. la prensa nacional. Brasil y España. y también la dinamita que rompería la roca sólida donde fuera necesario.5 dólares—. por el mismo lapso de tiempo. en 1931. Las inauguraciones de estos servicios aparecieron como verdaderos actos de Estado. La cordillera de los Andes y el desierto de Atacama no constituían ya un obstáculo para el intercambio con otras naciones y culturas. En ese caso la llamada costaba 39 dólares por los tres minutos. o con Alfonso XIII de España. que a lomo de mula subieron delicados instrumentos. fue una obra titánica para la época. más 47 pesos —5. 1930. ya que requirió emplazar un tendido subterráneo a través de la cordillera de los Andes. Concitaban gran interés general y se transformaban en sucesos noticiosos a los que acudían ministros. la inserción de Chile en las conexiones internacionales constituye un hito en la historia contemporánea del país. el servicio se abría al público. cables. y poco tiempo después se logró el enlace con Colombia. miembros del cuerpo diplomático.6 dólares— por cargo de informe. “Ya no existe más límite a la distancia que el impuesto por la falta de aparatos telefónicos”6.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) Poco a poco los usuarios chilenos comenzaron a disfrutar de importantes mejoras. la última provincia. se agregó el servicio a Inglaterra. que comenzó funcionando entre Estados Unidos y Japón. altos funcionarios públicos. En 1934.  . agencias noticiosas y. uniendo Estados Unidos con la ciudad de Londres. si se considera que AT&T. a comienzos de 1930. mediante conexión radiotelefónica vía Buenos Aires-Madrid. Una llamada de tres minutos a Nueva York costaba 319 pesos. Cuba. se cobraba 261 pesos —31. México. Perú e incluso Australia. con Ibáñez comunicándose personalmente con el presidente de Estados Unidos. A Madrid. 6 El Mercurio. Herbert Hoover. el coloso de la larga distancia. Francia y Bélgica. que costaba 75 dólares por cada tres minutos. la misma compañía inauguraba el servicio transpacífico. Chile avanzaba al ritmo de los nuevos tiempos en materia de comunicaciones internacionales. 11 de abril. más 41 pesos —cinco dólares— por cargo de informe. mediante el circuito ITT. por supuesto.

1930.  . Ruta Santiago-Buenos Aires.Tendido del cable trasandino en el Cristo Redentor.

 .

dividido en 600 mil acciones de 200 pesos cada una. y a raíz de la crisis económica. este monto de inversión era importante si se lo compara con las exportaciones FOB. hasta la vuelta al poder de Arturo Alessandri —tras las elecciones de 1932—. La crisis política y económica desembocó en la caída de Ibáñez en julio de ese año. quien logró restablecer la normalidad política y dar inicio a la reactivación de la economía. La recién creada Compañía de Teléfonos se vio. Las circunstancias eran especialmente preocupantes para la telefónica. las exportaciones de salitre y cobre colapsaron. Ibáñez abandonó la nación en medio de un profundo descontento social. su moneda se veía fuertemente devaluada. ya que el contrato de concesión había sido redactado  Publicidad del servicio de larga distancia de la Compañía de Teléfonos de Chile. En poco más de un año se sucedieron varios regímenes de gobierno. 1938. que golpeó especialmente a los países que funcionaban con patrón oro. Chile abandonó el patrón oro. . reduciendo al mínimo los ingresos fiscales y las reservas. el país suspendió el pago de su deuda externa.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 7 En 1932. El derrumbe de la Bolsa de Nueva York provocó tal falta de liquidez. acusado éste de haber hipotecado el país por la inusitada envergadura que alcanzó la deuda contraída. que ese año alcanzaron los 935 millones de pesos. Mientras se sucedían los planes de mejoras. pero muy luego hubo consenso en que se trataba de la mayor crisis económica de la historia. Guía de teléfonos. que se redujeron drásticamente los precios internacionales de los bienes transables y de los activos.1% de chilenos. y se decretó la inconvertibilidad de la moneda en curso legal al patrón oro7. a mediados de 1931. detonando una crisis bancaria mundial. en medio de la conmoción desatada por este descalabro. De un momento a otro la situación había cambiado drásticamente: el país se encontraba en bancarrota. El PIB por habitante cayó en Chile en un 45% y por primera vez. sorpresivamente. de las cuales un 99. produciéndose un fuerte déficit fiscal y una intensa contracción de las importaciones. Un golpe inesperado El extraordinario programa de obras públicas y desarrollo que conducía el gobierno de Ibáñez —completamente desligado de las posibilidades económicas reales del país— aumentó los devastadores efectos que la Gran Depresión del año 1929 tuvo sobre Chile. La suspensión del pago de la deuda externa había replegado los créditos exteriores y el país dejó de percibir divisas. el optimismo nacional no previó que la catástrofe alcanzaría hasta el más remoto rincón de América. Exiliándose en Argentina. la Compañía de Teléfonos de Chile se estableció legalmente el 28 de abril de 1931 con un capital de 120 millones de pesos —equivalente a 12. Todavía en 1930 muchos veían las consecuencias de esta debacle como algo transitorio. que desembocó en una corta pero álgida anarquía. Para el país. como Chile.8% era propiedad de ITT y un 0. De hecho.412 dólares de la época—.698.

 .

por ejemplo. con el peso de la dificultad de esos años. tres años no bastaban para la realización de la red nacional. en 1933. cesantía. las utilidades más elevadas registradas no superan el 8%. aunque obviamente muy por debajo de las expectativas. sobre todo en la larga distancia internacional y en la automatización en las ciudades. tanto en su servicio de larga distancia como en el servicio urbano de algunas ciudades.. Especialmente complicado para la empresa resultaba conseguir los capitales necesarios para efectuar las ampliaciones.7% de 1958 y el 6.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 8 9 En la mayor parte de las memorias anuales de la compañía no se indica el porcentaje de utilidad con relación a la inversión neta. en plena bonanza económica. cit. la Compañía de Teléfonos logró ganancias. incrementando los gastos de operación de la empresa.2%. en 1933. eran situaciones poco comparables. mientras que en Estados Unidos había 158 y en Alemania 45 por igual número de personas. de los cuales un 38% eran automáticos. su derecho por contrato a obtener una utilidad equivalente al 10% de la inversión neta no fue más que una utopía en esos años8. el 7. Sin embargo.5% de 1969. y lo mismo las divisas indispensables para la importación de materiales. Por supuesto. op. de ida y vuelta. Los esfuerzos de la empresa apuntaban especialmente a la interconexión. Ciertamente.     Uniendo la geografía En 1930 la Compañía de Teléfonos tenía 37. dado que el teléfono era ya un instrumento masivo en Estados Unidos a mediados de los años 20. y completa”9. En estas condiciones el debut financiero de la Compañía de Teléfonos resultó durísimo. En 1931 las utilidades alcanzaron sólo el 1. El gobierno. cuando “la mayoría de los norteamericanos podían hablar con otros dentro de su pueblo o a través del país en forma rápida. por su parte. Así y todo. Las dificultades aumentaron cuando. con un aparato telefónico en cada poblado del  . y junto al alza del costo de la vida el gobierno de Alessandri imponía aumentos considerables a los sueldos de los empleados. En 1932 la compañía registró pérdidas que se doblaron en 1934.6% —la empresa debió retirar más teléfonos de los que instaló— y. no logró cumplir con lo estipulado a pesar de las alzas tarifarias aceptadas por el gobierno. aunque se había avanzado. el 3%. Así. Inflación. accedió a aceptar prórrogas de las obras de mejoramiento especificadas en el contrato. de manera que los chilenos pudieran contar. pobreza y migración campo-ciudad fueron algunos de los lastres que afectaron por largo tiempo a la población nacional. Durante la década de 1950 el promedio no superó el 4. al menos. estaba conciente de que el país se encontraba bajo los límites deseables de telefonía ya que sólo contaba con nueve teléfonos por cada mil habitantes en 1931.687 aparatos en servicio. 23. Fisher. p. sino sólo la cifra absoluta de ganancia o pérdida Del total de años que señalan esta información. Es que la marea inflacionaria había comenzado a subir.

debía además sobrepasar las dificultades que implicaba un territorio longitudinal que en más de cuatro mil kilómetros recorre una geografía rebelde y dispar. la telefonía no era especialmente rentable en Chile. Las redes de la empresa debían acercar a una población 10 Notas Telefónicas. con 86 suscriptores y unos 100 teléfonos. fue adquirida la austral Compañía Telefónica de Magallanes. interconectó sus redes con las de la Compañía Nacional de Teléfonos de Valdivia —segunda en tamaño con 1. Con la mirada siempre puesta sobre los distantes centros de desarrollo. no sólo en Chile sino en todo el mundo. su verdadero motor fue la construcción de una red terrestre que interconectara todos los rincones de Chile. equipos y materiales. e instalación y ampliación de circuitos propios. 15 de octubre. hasta los casquetes polares de la Antártica. que se encontraba en franca decadencia. suministrada por Ferrocarriles del Estado. y cómo el contrato de 1930 amparaba la falta de competencia en el sector. difícilmente podían sostenerse a lo largo del tiempo. en 1937 captó una pequeña telefónica —Empresa Telefónica de Copiapó— que funcionaba. pasando por cordones montañosos. y la compañía se expandía mediante planes de mejoramiento basados sobre dos estrategias fundamentales: adquisición de pequeñas empresas telefónicas regionales �tal como lo había hecho antes la Chili Telephone Co. De hecho. 1931. en 1931. Durante años se discutió y polemizó sobre la forma en que la Compañía de Teléfonos —y otras empresas extranjeras que monopolizaban servicios públicos— expandía su monopolio natural. Si bien la incorporación de dicha infraestructura resultaba un aliciente para los avances de la Compañía de Teléfonos. que contaba con algo más de dos mil teléfonos en servicio.  . a mediados de 1950 no eran más de cuatro. bosques impenetrables e islas australes. en 1952. las empresas pequeñas. fue la interconexión con redes de otras telefónicas que operaban en esos años. que funcionaba desde 1914. Una tercera modalidad. con sólo 368 aparatos funcionando en Santiago y Valparaíso. La primera adquisición de la Compañía de Teléfonos de Chile fue la Compañía de Teléfonos del Bío-Bío. De hecho. Si en 1911 existían en el país diez operadoras. mantenimiento. Un año después. Bastante más tarde. Una tarea nada sencilla en un país acorralado entre los Andes y el Pacífico. aunque menos frecuente. que se extiende desde el más árido desierto. p.664 teléfonos en servicio—. pasara a formar parte de su red nacional10. Concepción. y muchas de ellas terminaron por vender sus activos. “cuya importancia agrícola es por todos conocida y a la que este medio prestará incalculables beneficios”.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) territorio y así alejar la sensación de aislamiento que embargaba a gran parte de sus habitantes. principalmente en la ciudad de Punta Arenas y las estancias ovejeras de la zona. permitiendo que la región sureña de Valdivia y Osorno. 1. A su vez. con lo que monopolizó el servicio de los pujantes centros urbanos de Los Ángeles. Ocurría que el negocio telefónico requería una alta inversión en mano de obra. Ese mismo año la Compañía de Teléfonos compró la Compañía Nacional de Teléfonos. Talcahuano y Angol. Santiago. con un peak de 16 en 1915.�.

 .

las longitudes de los circuitos rurales eran tan extensas que entraban en la categoría de “larga distancia”. Efectivamente. Los intereses económicos de un país eminentemente minero indujeron prontamente la conexión telefónica con el Norte Chico mediante un circuito terrestre Santiago-La Serena. Ibid. una gran parte vivía en sectores rurales alejados y con medios de transporte precarios. el propio presidente Alessandri inauguró desde La Moneda el servicio radiotelefónico entre Antofagasta y Santiago. que en 1939 se extendió hasta Copiapó. con tarifas más elevadas que las del servicio local. Central telefónica rural. Además. p. Si bien ésta se concentraba alrededor de las áreas urbanas. pasadas las diez de la noche. Obviamente.. De esta forma. el mismo diario explicaba los esfuerzos que hacía la Compañía de Teléfonos para expeditar las líneas hasta las ciudades afectadas. Asimismo. dejando en estado de aislamiento a los lugareños. luego de hacer estudios de demanda. El Mercurio informó que “uno de los detalles más angustiosos de la catástrofe del martes pasado. ya que se habían perdido no sólo todas las líneas y redes.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) dispersa. Chillán fue el epicentro de la tragedia.  . la tierra se remeció. el personal de las diversas oficinas se encontraba disperso o simplemente había perecido en el siniestro. Finalmente. Así fue como el 24 de enero de 1939. Los esfuerzos de extensión de la compañía fueron desbaratados en varias ocasiones por los fuertes sismos que amenazan la región. La sección Ingeniería de Tráfico de la compañía definía. diseminando muerte y destrucción por ciudades y poblados de la zona centro sur del país. 1939. resultaba irremediable dejar de lado sectores con escasa población. 31 de enero. 3. el terremoto había echado por tierra la postación del telégrafo y del teléfono. hacia dónde se propagarían las redes. 11 12 El Mercurio. o aquellos sitios alejados de los principales centros de acción de la Compañía de Teléfonos. la que por primera vez mostraba su enorme potencial de servicio público. 29 de enero. acto que se repitió dos años después para la conexión entre Iquique y la capital. años 40. San Patricio. que mostró en toda su crudeza las desventajas de una geografía inestable que acoge a sus habitantes en núcleos lejanos y desperdigados. ya que “ha dado pruebas de estar animada de un espíritu de servicio que la honra”12. Contaba que las maniobras eran “en grado sumo difíciles”. Varios de sus tramos utilizaron la postación del Telégrafo del Estado. sino que también se destruyeron las estaciones de energía eléctrica que surtían el servicio. 3. aplaudió la cooperación de la compañía. 1939. p. fue la falta de comunicaciones”11. resultaba antieconómico el tendido de líneas hacia lugares donde los posibles suscriptores eran pocos y disgregados. Dos días después. que salvaron el trance gracias a la radio. Ese mismo año. de los que más contribuyeron a hacer crecer la ola de inquietud que produjo el siniestro en todos los rincones del país.

La densidad telefónica de la capital siempre estuvo muy por encima de la de otras ciudades. cuya central automática se inauguró en 1935 con capacidad para 2. Un buen estímulo de inversión continuaban siendo los barrios residenciales de mejores ingresos que se desarrollaban en la zona oriente. cuando a partir de la década de 1930. además de facilitar la vida urbana.  . cables de metal que inundaban el cielo y obreros arrastrando gigantescos rollos de líneas.200 líneas.8 teléfonos por cada cien habitantes. el crecimiento de Santiago se aceleró en tal magnitud que adquirió proporciones inéditas en su historia.075 a 3.296 en 1980—. Estación Central. Matadero y Santa Elena. Más aún si. son imágenes que hablan del aspecto que fueron tomando las principales ciudades y pueblos del país cuando los teléfonos irrumpieron en ellos. en naciones como España la telefonía hizo sus primeras apariciones en sectores rurales. Si en 1930 el sistema telefónico de Santiago era de cinco dígitos —es decir. las plantas telefónicas aumentaban cada año su capacidad y sus centrales manuales se convertían paulatinamente en automáticas. Santiago. Enormes postes de madera. cuando terratenientes y comerciantes importaron unos pocos aparatos para tender lazos de acercamiento entre casas y fincas. que se extendía disparejo y descoordinado hacia las comunas que crecían al son del trazado del transporte urbano. Pedro de Valdivia y Ñuñoa. Santiago indicaba 8.500 hectáreas en 1930 a 38.937. junio de 1980. Noticiero CTC. mientras que la media nacional era de cinco aparatos para la misma cantidad de personas14. que fue especialmente agudo entre los años 1930 y 1950. En una superficie que se sextuplicó entre los años 1930 y 1980 —de 6. La telefonía. En este proceso de expansión urbana. La compañía intentaba seguir el ritmo vertiginoso del Gran Santiago. otras ciudades sólo contaban con sistemas de tres o cuatro dígitos —esto es. Tras casi cuatro siglos de expansión pausada y ordenada. centenas o miles de suscriptores—.. Esta central cubriría además los barrios de Los Leones. 2. permanente aliada de la ciudad Teléfono y ciudad han sido en Chile dos socios inseparables desde que esta tecnología llegó al país. La instalación de nuevas tecnologías y el aumento de redes fueron la tónica no sólo en la planta principal de Santiago Centro.300 personas—13. Santiago y Valparaíso siguieron siendo los grandes polos de acción de la compañía. los años 30 trajeron consigo no sólo un gran aumento de población. sino también un fuerte y sostenido incremento de su área urbana. En Chile.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 13 14 De Ramón. Recoleta. 237. sino también en otros sectores como Santa Lucía. Yungay. p. se proyectaba un parque de decenas de miles de suscriptores—. Por el contrario. la población de la capital creció en casi cuatro veces entre 1940 y 1982 —de 952. cit. p. o entre diversos poblados de una región. Todavía en 1980. como Providencia. op. en cambio. desde un comienzo el teléfono fue concebido como un instrumento que cooperaría con los principales polos de desarrollo.

Durante décadas los privilegiados fueron principalmente hogares de clase alta y media alta. Una de las formas de publicitar una industria o determinados servicios profesionales era justamente a través de las guías telefónicas clasificadas. o La Cisterna. “A la llegada de la comitiva que fue de Temuco. el cual reunió a autoridades provinciales y corresponsales periodísticos. Por esto. cambiaría la vida de quienes lograran obtenerlo. 4. p. Comunicación para más personas El teléfono significaba una verdadera revolución que. era un desafío para la compañía. con escasos recursos para lo suntuario. por lo que el teléfono era asociado a un modo de vida burgués. señor Bernales. Los festejos fueron grandes cuando.. de clases media y baja. sólo algunas comunas de clase media gozaron también de cobertura. el alcalde don Moisés Ríos la invitó a un vermouth de honor en los salones de la Municipalidad.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) Acompañar los pasos de una ciudad que crecía en dimensiones inusitadas y que veía nacer nuevos sectores periféricos. en 1937.  . puso en contacto telefónico al señor Alcalde con el Intendente y el Alcalde de Temuco”15. y ofrecían a los suscriptores el derecho a figurar gratuitamente con sus profesiones e industrias en letra corriente. industrial y profesional —que pocos años después se llamó “sección de páginas amarillas”—. En el campo las cosas resultaban aun más difíciles. A pesar de la lentitud de su avance. agosto de 1937. El “Teléfono Público de Larga Distancia” fue el protagonista de un completo programa de celebraciones organizado por el vecindario de esa localidad. infaltables en las inauguraciones de telefonía. ya que la compañía cubría principalmente sectores aledaños a ciertas ciudades o centros industriales. que permitían romper el límite del barrio para alcanzar notoriedad provincial. se hacía símbolo indiscutible de modernidad. Con el tiempo. Santiago. en 1961. ya que sólo por la instalación de una línea se llegó a pagar entre mil y dos mil dólares. Hacia fines de 1950 15 Notas Telefónicas. como Independencia que inauguró su planta en 1954. Estas guías contaban con clasificador comercial. prometiéndoles positivos beneficios. El Agente de la Cía. la instalación de líneas telefónicas en esas zonas residenciales benefició notablemente a las actividades comerciales instaladas en esas áreas y a ciertas profesiones liberales que aumentaron su demanda al integrarse a la red telefónica. Conseguirlo no era fácil. un poblado inserto en los faldeos cordilleranos de la Octava Región. pero cuando finalmente el teléfono entraba en el hogar. Era un lujo caro. se pensaba. se lo recibía con euforia aunque no se instalaran más que un par de aparatos en el pueblo. Momentos después se procedió a inaugurar el servicio establecido en el Hotel Central de Cunco. pues en la ciudad las personas debían esperar años para adquirir una línea. se estrenó el servicio de larga distancia en Cunco.

Así. el ministro del Interior reconocía que el teléfono no era utilizado por las clases populares. 14 de enero. Por otra parte. Poco más tarde la misma revista avisaba a través de la fotografía de una mujer sonriente. “como la marca consagrada por la alta sociedad”. MI. un artefacto que venía a facilitar la vida cotidiana. soñaba en grande: “Desde que se ha establecido la comunicación con Estados Unidos [. Se preguntaba por la salud. 3. La publicidad de revistas ilustradas. una joven en ropa interior sentada grácilmente y hablando por teléfono daba a conocer las fajas Nirvana. Memorándum telefónico. Incluso. se relataban viajes y vacaciones. Dirección de Investigaciones. recostada sobre su cama hablando por teléfono. 7. 1930. 3. Dentro de la casa ubicaba a los aparatos sobre el piano o al costado de los divanes. y aun las infidelidades: “una señora llama al mayor Bruce para preguntarle cómo sigue de salud. Efectivamente. a partir de entonces su publicidad dio un giro magistral y se dirigió por primera a vez a los que estaban interesados en estrechar lazos familiares o en cultivar la amistad mediante el teléfono. ANCH. Ibid.] la señora le dice que mande a buscar los cigarros que tiene en casa. los industriales...UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 16 17 18 El Mercurio. en 1930. usaba el teléfono como un objeto que representaba estatus y sofisticación. los empresarios telefónicos entendieron la fuerza y el enorme potencial de la sociabilidad a distancia ya entrados los años 30. Siguen una animada y picaresca conversación acerca de cierta visita hecha por el mayor a casa de dicha señora. los beneficios que deparaba el agua mineral Sorrento.] por trescientos cincuenta pesos. como un objeto interesante. La señora advierte al mayor que cuando vaya a casa lo haga en traje civil”18. abría posibilidades para el romance. diciéndole entre otras cosas que ahora sería el momento propicio para que él repitiera la aventura de cierta noche que apagaron las luces [. y que mañana o pasado pase por su oficina. 5 de abril. En Estados Unidos. Él le contesta que está muy bien. Santiago. p. sino por “las gentes acomodadas.. Placidez. vol. [. 28 de noviembre.926. El Mayor le contesta que está bien.  . es posible observar una tendencia similar mediante el atractivo registro de conversaciones cotidianas efectuadas por diversas personalidades de la clase alta santiaguina que dejó el “servicio de observación” establecido por Ibáñez en los períodos más álgidos de su gobierno.. refinamiento y lujo parecen ser temas que en el Chile de la época se ligaban bien con las propiedades del teléfono. los profesionales.] ¿Cree usted que es un lujo demasiado caro? Los que todos los meses tienen que pagar la letra del automóvil y la letra del abrigo de piel. los comerciantes.”16. 1958... En Chile. los bancos. en 1930. Carabineros de Chile. la posibilidad de comunicarse más allá del círculo familiar o de amistades logró estimular las fantasías de un cronista de El Mercurio que. De todo se hablaba por teléfono. 1930. ¿Y acaso hablar por teléfono desde Santiago con la casa de Gloria Swanson no es algo muchísimo más elegante que un automóvil y una piel?”17. se anunciaban visitas.. en las tiras cómicas de diarios y revistas aparecían caballeros y damas de la alta sociedad hablando distendidamente desde sus elegantes salones. consideran que no. puede usted esta tarde llamar a casa de [la actriz] Gloria Swanson. al ser un medio íntimo y discreto. como Zig-Zag. p. etc.

7. [.] Le contesta una tal Chita. 1930. con ferreterías y maquinarias y. publicaban sus números telefónicos. Una serie de locales relacionados con el transporte.. las que prometían ser fuente de belleza y salud para sus visitantes. Médicos. convidando esta última señora a la primera a tomar té. También los puntos de venta de alimentos. todo lo que atañía al uso de la radio. El balneario aseguraba a sus huéspedes que la distancia no sería ya un impedimento para estar comunicados 19 20 21 Ibid . “unas señoritas de la casa de Brito preguntan a La Nación que cuál fue el resultado del match de foot-ball. Otras damiselas llamaban al periódico para informarse de una noticia de último momento. las farmacias no podían quedar fuera del listado telefónico aparecido en las guías de los años 30 y 40. Se saludan y la última pregunta por la salud de un tal Jorge. ANCH. 1931. como receptores y equipos de radiotelefonía y radiotelegrafía. Entre las diversas atracciones que se mencionaban —canchas de tenis. Le agrega que llamaba a Luz para enseñarle una fórmula de ‘manda’ que su señor padre aprendió en Europa y que consiste en ciertos papelillos con la estampa de la Virgen del Perpetuo Socorro”19. Por supuesto. readecuadas para recibir “a personas acostumbradas a vivir cómodamente”. 15 de abril. “Una de las señoritas Errázuriz llama a Luz Vicuña.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) En otro diálogo. 7. también aparece entre los diálogos más recurrentes: “en la mañana habla una señora que no dio su nombre a casa del general Palacios con una señora Irma y conversan sobre costura. zapaterías y sastrerías. dos balnearios turísticos de la región precordillerana de San Felipe daban a conocer sus encantos en medio de una zona plagada de aguas termales. se aclaraba que las termas de Jahuel contaban con servicio de telégrafo. que por mucho tiempo la etiqueta reservó a cartas y mensajeros. fruterías. vol. vol. ANCH. 1931. Por otra parte. 7. Más tarde una señora de nombre Blanca habla con la señora del general Palacios diciendo que la señora Marta no asistirá al té de la señora Munizaga. ANCH. A comienzos de la década de 1940. La concertación de visitas e invitaciones. casas de moda. con repuestos y reparación de automóviles. también ofrecían un servicio personalizado a través del teléfono. Ibid. piscinas. por encontrarse enferma”20.926. 12 de diciembre.  . Establecimientos relacionados con el vestir y belleza. diciéndole que la Vicuña no estaba. Le contesta que está mal. pero que los chilenos llevaban dos y los uruguayos uno”21. abogados. vol. teléfono. como peluquerías. de manera que la gente pudiera hacer encargos a domicilio o reservas de ciertos productos. Oficio de Carabineros de Chile..926. botillerías. como almacenes. tenían teléfonos. jardines y otros—.. con la construcción. MI. dentistas. En su publicidad detallaban el tiempo que tomaba el viaje en automóvil. un señor contestó que el partido no había terminado aún. MI. 8 de abril. Santiago. contadores. MI. los atractivos naturales del paisaje y las modernas instalaciones. correo y radio. sorprendentemente. panaderías y restaurantes.926. arquitectos e ingenieros eran los oficios más recurrentes. las guías de suscriptores hablaban de una amplia gama de profesionales y trabajadores del comercio que debieron adquirir un teléfono para mejorar la atención a su clientela.

En esos años no existía razón para limitarse en el tiempo de conversación telefónica.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 22 El Mercurio. Efectivamente. hablaban “con parsimonia y el tiempo estrictamente indispensable”. la radio La Americana —auspiciada por el Instituto ChilenoNorteamericano de Cultura— transmitía la audición “Nuevo Mundo”. Aunque en 1943 se realizó el enlace de los extremos geográficos nacionales. Además. Otros países como Alemania habían  . el teléfono penetraba pausadamente en los usos de la sociedad. los suscriptores hablaban corto y con fines muy específicos. durante el tiempo de vacaciones. En treinta años.4 teléfonos por cada cien habitantes. El “nudo telefónico” Pese a la actividad desarrollada por la Compañía de Teléfonos durante sus primeras décadas de gestión. pues estas llamadas pasaban por la conmutación manual. “la dueña de casa con abundante servidumbre o la muchacha vividora se pegan al teléfono por horas enteras”22. p. ¿83546? Habla Nuevo Mundo [.. Otra cosa muy diferente sucedía con las comunicaciones de larga distancia. mientras que su población había crecido un 58% en ese mismo lapso. En definitiva. Cada martes a las 22 horas. la gente que tenía teléfono debía enviar a la radio su opinión sobre el programa.. un espacio de entrevistas a destacados personajes sobre tópicos norteamericanos. 1950. Un artículo de El Mercurio alegaba que lo paradójico era que mientras los hombres de negocios y comerciantes. al punto que en esos años la revista Zig-Zag promocionaba la participación en un concurso telefónico. Arica y Magallanes. el nudo telefónico seguía atado. que fácilmente se congestionaba. verdaderos necesitados del servicio. ya que la cuenta mensual no sufría alteración alguna. “Aló. Una vez registrados 500 números telefónicos. Éstas se cobraban por tiempo hablado —siendo el mínimo tres minutos— con tarifas muy altas. entre 1930 y 1960. No importaba si se hablaba largo y tendido o corto y preciso.. no era simple realizarlas. cuando de larga distancia se trataba. además de su número de teléfono y su dirección. se procedía a sortear entre ellos el favorecido con el Llamado de la Suerte. Luego de oír las conversaciones sobre las impresiones de los entrevistados que habían recorrido Norteamérica. 3. de modo que generalmente había que esperar varias horas para establecer la conexión. y por anticipado.. ya que la compañía tuvo hasta 1981 —cuando se estableció el Servicio Local Medido (SLM)— un sistema de tarifa plana que se pagaba mensualmente. todavía no se lograba acelerar el lento crecimiento del parque telefónico ni completar una red nacional totalmente interconectada. 9 de marzo. Chile había aumentado de uno a 2.] ¡Ha ganado usted $250!”. para las llamadas locales.

En ese momento las telecomunicaciones no entraron en el listado con carácter de urgencia para el país. los que acentuaron el rol del Estado como promotor y gestor del proceso de industrialización del país. la Compañía de Teléfonos sufría en carne propia la inestabilidad financiera y la falta de incentivos que emanaban de estas nuevas y variables reglamentaciones.. y que en esos años dieron vida a las grandes empresas estatales en los sectores intermedios industriales básicos. Alessandri entregó el poder a una alianza de centroizquierda. 241. mientras que en Argentina 6.2% del total nacional23.2 de cada cien habitantes poseían un teléfono en 1960. que hacia 1960 la capital había recibido a más de 960 mil personas y la población urbana alcanzaba un 68. que vivieron de lleno las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial.5 a 10. Tanto así. pues nadie dudaba que la telefonía todavía era un servicio accesible sólo a unos pocos. cit.8 en igual intervalo de tiempo. Tan importante fue el desplazamiento. los congresistas no aceptaron relevar a la empresa del compromiso de unir cada provincia de Chile mediante cables de tierra. Disconforme con los avances conseguidos por la Compañía de Teléfonos. fue ella la que estableció las líneas de desarrollo que debían priorizarse para encauzar la industrialización del país. sin guardar relación alguna con las entradas de la empresa. Como primera institución pública que contó explícitamente con recursos para financiar actividades de inversión. Sin embargo. tomaron una serie de medidas económicas para equilibrar la balanza de pagos y paliar la escasez de divisas y créditos externos. ya a mediados de la década de 1930 el presidente Alessandri había propuesto al Congreso estudiar un nuevo convenio para la operadora de modo que. en vez de líneas terrestres. mientras la economía daba tumbos. p. op. La migración campo-ciudad había comenzado a principios del siglo XX. Entre 1933 y 1949. largamente anhelado por el empresariado nacional. tras grandes esfuerzos por devolver a Chile el orden y la buena imagen. pero el gran movimiento se suscitó tras la crisis de 1929. Los gobiernos radicales. cuando gente de todas las regiones del país llegó a instalarse a la capital buscando mejores oportunidades laborales. institución técnica que formularía un programa nacional de desarrollo. instalara sistemas de radiotelefonía.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) pasado de 4.  . Así. los sueldos y salarios 23 De Ramón. el Frente Popular. Con el mandato de Pedro Aguirre Cerda (1938-1941) se inauguraba un largo período de gobiernos radicales —1938 a 1952—. y persiguiendo un desarrollo técnicoeconómico estable. El crecimiento era insuficiente para los tiempos que corrían. yacimientos petrolíferos y producción de hierro y acero para la industria fueron algunas de las áreas fuertemente estimuladas por CORFO. En 1938. Electrificación. que el ítem remuneraciones creció desproporcionadamente. Para lograr esta meta. se creó en 1939 la Corporación de Fomento (CORFO). escasez que desató altas tasas de inflación y fuertes alzas salariales.

 .

. 13. Existían “eternas” listas de espera. la prensa se hacía eco de los reclamos denunciando la incompetencia de la compañía para abastecer a los usuarios.894 teléfonos habilitados. En 1950. pero tampoco imaginó que por décadas la inestabilidad política y económica sería un obstáculo permanente para su gestión.6% de las entradas de la empresa iban a cubrir los sueldos y salarios de sus 2. Lo único que funciona bien en el teléfono es el alza de tarifas”26. dado que la Compañía de Teléfonos no satisfacía la demanda por nuevas líneas25. 18. lo cual repercutía en el progreso de la ciudad y por ende de la nación27. Levantan el fono y cuando preguntamos por la fulana. Mientras. 1957. que contaba con 150. las condiciones del país habían cambiado radicalmente al estallar la crisis de 1929. p. 1971. Los que poseían teléfono pagaban caro y recibían un servicio que no siempre funcionaba bien. Tras la debacle económica.394 trabajadores. la Compañía de Teléfonos no dudó que su futuro financiero sería menos favorable de lo presupuestado. para la empresa era un negocio que requería ciertos mínimos 24 25 26 27 28 El Mercurio. sale otro. 19 de marzo. p. Y es que. ya que las líneas se cruzaban por saturación del sistema. Ibid. Por su parte. Está ocupado. 22 de marzo. p. Pregunta a Informaciones. Ahora está bueno. 3. en su particular estilo. p. El descontento de los usuarios era conocido y reconocido por todos. La revista Topaze describía así el funcionamiento de los teléfonos en 1954: “[. una comisión técnica gubernamental concluyó que existían más de 57 mil solicitudes de teléfono pendientes. nada menos que el 69. p. en gran medida por las alzas de tarifas. Producto de esto. El alcalde de Las Condes llegó a concebir el proyecto de crear una empresa telefónica municipal para cubrir el servicio en esa comuna. 1955. Personal de la compañía reparando el servicio en poblado de la zona central. hasta los años 50 hubo un frecuente retiro de teléfonos. 22 de octubre. Décadas más tarde. El Clarín. 1955.  . Topaze. y especialmente la comuna de Providencia. 17. es decir. el diario El Clarín.subieron en un 2. debido al elevado precio del servicio24. ¿Qué había sucedido con los planes que la empresa definió en sus primeros años. Llama a Reparaciones. Volvemos a llamar al número inicial.7% de demanda insatisfecha sobre la oferta de ese momento. Durante la década de 1950. De hecho. los suscriptores debían enfrentar tarifas que aumentaban anualmente en porcentajes entre el 20% y el 60%. 14 de julio. 17. afrontaba el grave problema de la escasez de líneas telefónicas. Suena ocupado en el segundo número. mientras que las entradas de la compañía lo hicieron sólo en un 1. en El Mercurio se denunciaba que el barrio alto. llamaba a los teléfonos “aparatitos negros que sirven para cualquier cosa menos para comunicarse con quien uno desea”28. El Mercurio. años 40.] Uno llama a un número. sale la zutana y nos pone de vuelta y media por no saber usar el marcador. Insiste. 4 de marzo. había un 37. 1954.116%. lo que para el gobierno era un servicio público que debía funcionar en buena forma y para todas las personas. y a qué se debía la dificultad para llevarlos a cabo? Sin duda. Después de media hora nos contestan que Reparaciones está precisamente en reparaciones. El mismo Estado eliminó algunas líneas en las reparticiones fiscales...839%. en las que los solicitantes debían aguardar hasta siete años para obtener una línea.

las miradas de ambos confluían en el interés por llevar a cabo los planes estipulados. En los campos se puede decir que el servicio a corta distancia no existe: siempre habrá que comunicarse a más de diez kilómetros de distancia —del fundo a la ciudad. Con éstas. la larga distancia tenía tarifas más altas. p. ejecutivos de empresas e industriales fueron los más afectados por la política de negocio denominada “subsidio cruzado” que se implantó en casi todas las telefónicas del mundo. El sistema estimaba que este servicio era usado fundamentalmente por personas de altos ingresos. donde incluso se decía que la compañía perdía plata al no tener medidores de consumo. “un verdadero entonamiento sólo podría obtenerse mediante un tarifado que representase el valor real de los servicios prestados por la compañía”29. y su capacidad de cumplir con las condiciones estipuladas en el contrato.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 29 Memoria CTC. La compañía. incentivos para rendir sus frutos. que consideraban lesionados sus intereses. Las mayores quejas de los usuarios se referían al servicio de larga distancia. El tema fue conflictivo desde un principio. dependían del mecanismo fundamental de la regulación telefónica: las tarifas y su control público. por su parte. pues. se paga. Las tarifas. con la sola renta mensual todo o casi todo el servicio que se necesita. Basándose sobre esta suposición. de poco  . pero la compañía replegaba sus esfuerzos si las garantías de buen rendimiento económico no estaban aseguradas. ya que sus tarifas siempre fueron muy superiores a las locales. el gobierno había congelado la aprobación de nuevas tarifas. una polémica de siempre El buen estado financiero de la empresa. a partir del ejemplo de Bell en Estados Unidos. que debían traducirse en un buen servicio a justo precio. no así en el campo. alegaba la empresa en su memoria de 1941. 1941. basándose en las demandas de un grupo de suscriptores. siempre distante— y pagar por consiguiente tarifa extraordinaria. Por el lado de la Compañía la situación se presenta en igual sentido: las innumerables rentas percibidas por la intensidad del uso del teléfono le permiten darlo a bajo precio en la ciudad. 3. el Estado velaba por los derechos del usuario. especialmente de las industrias agrícolas. Ciertamente. subsidiando con ese excedente el servicio local. Ya en septiembre de 1930. no era posible obtener las utilidades necesarias para hacer las mejoras estipuladas en el contrato. donde la suscripción alcanza un pequeñísimo número de abonados”. En su rol regulador. Sin embargo. Suscriptores de provincias. Los agricultores se quejaban por tener que pagar tarifas de larga distancia para cada comunicación. El diario El Mercurio explicaba cuál era la piedra de tope del problema: “en la ciudad el teléfono es útil en pequeñas distancias. y que las de menores entradas centraban su demanda en la telefonía local. se defendía de las imputaciones por mal servicio culpando a las tarifas fijadas por el gobierno.

debiendo el gobierno pensar seriamente en la posibilidad de estatizar un servicio que constituía el verdadero sistema nervioso de la nación. tal como lo había hecho la vecina Argentina pocos años antes. y tras declarar la empresa ante el Ministerio del Interior que no podría atender nuevas solicitudes telefónicas mientras no se solucionaran sus problemas financieros. 1950. mientras que en el ámbito nacional era de cinco teléfonos por la misma cantidad de habitantes31. cancelar las gratificaciones a los empleados. Otros consideraban que la situación se hacía insostenible. de la 30 31 32 Boletín de la Sociedad de Fomento Fabril. la suscripción telefónica rural se mantendría notablemente baja durante estos años. ya que a través del alza tarifaria pagaban un impuesto adicional al Estado. junio de 1980. por causa de lo insuficiente de las tarifas. tomo 51. el gobierno apelaba a la situación de éstos. p. Un aumento tan significativo en las tarifas telefónicas podría haber causado gran revuelo público. El Mercurio concordaba con esa visión y aseguraba que “[…] el problema de la tarifa telefónica no tiene. Las políticas sociales de los gobiernos radicales durante la década de 1940 no contribuyeron a aminorar la dificultad. que consideraba excesivas. ya que estaban prácticamente excluidas del servicio. que no contribuiría en absoluto con las anheladas mejoras del servicio. haciendo ver que las clases populares y asalariadas no se verían afectadas. por nueve meses del año 1950. el Consejo Directivo de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) insistía en protestar por las elevadas tarifas de larga distancia. que había generado paros y huelgas por parte de los trabajadores de la empresa32. “a tal punto que para los que tienen teléfonos fuera de Santiago. este servicio de comunicación les cuesta tres. Algunos criticaban las medidas tributarias y salariales que de forma indirecta perjudicaban a los suscriptores telefónicos. los aspectos sociales que tienen las tarifas del agua potable.  . 3. Para justificarlo. Santiago. éste último para compensar el pago de la gratificación legal retroactiva adeudada al personal por el año 1949. 2. p.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) valían argumentos y justificaciones. en 1934. El país necesitaba más que todo acercar sus lejanías y terminar con la sensación de fragmentación que recorría su territorio. del alumbrado eléctrico. pp. pero de alguna manera los usuarios parecían resignarse. Noticiero CTC.7 aparatos por cada cien habitantes. La Compañía de Teléfonos aseguraba no poder sustentar los programas de mejoramiento ni. y todavía en 1980 se estimaba que la densidad telefónica rural era de apenas 0. ya que algunos años después. 468-469. como las eléctricas y las sanitarias. y un recargo de 60%. lo que hacía que los servicios de telégrafo y correos fueran fundamentales para la población. tampoco. el gobierno autorizó un aumento provisional del 60% para las tarifas urbanas y rurales. De hecho. alzaron su voz contra la falta de incentivos propugnados desde el Estado. y las empresas que se encontraban bajo similares condiciones regulatorias. Para los chilenos era costoso y difícil moverse dentro de su propia tierra. cuatro o cinco veces más caro”30. 7 de marzo. en consecuencia. El Mercurio. 1934. Un gran vuelco se dio en este sentido cuando en marzo de 1950.

1973. 14 de enero. los medios de comunicación apoyaban la causa y hacían sátira del tema. Fue la recurrente acusación de la época contra las empresas así reguladas. la visión que esta publicación tenía de la empresa no había cambiado. Y la prensa seria. 19 de abril. La opinión pública fue especialmente crítica con las empresas manejadas por capitales externos. tampoco”36. 1934. 8. debido a las quejas de los suscriptores e. debido el cual no enfrentaba competencia efectiva y. los balances muestran que la empresa obtuvo utilidades variables a lo largo del período. En el diseño mismo del sistema regulatorio había factores que explican la dificultad de la empresa para cumplir con las condiciones que se le establecieron. Consideraba que la Compañía de Teléfonos. más aún si de ellas dependían servicios públicos. locomoción colectiva. p. 2. Entre 1931 y 1987. 1949. ya que éstas exigían una utilidad sobre un activo histórico que difícilmente podían alcanzar. 1977 y 1982. nadie podía asegurar que los activos declarados fueran los estrictamente imprescindibles para el negocio. obtenían jugosas utilidades mediante el alto precio de sus servicios. 1972. de los mismos alcaldes35. incluso. p. Este hecho explica. 1976. las que se incrementaron notablemente a partir del año 1958.5% y el 8%. como consecuencia de los convenios de mejoramiento que firmaría con el gobierno37. no recibía presión para minimizar costos ni para incorporar tecnología moderna. Por otra parte. Topaze. en parte. A fines de 1930 el Ministerio del Interior revisó las tarifas en cada comuna del país con servicio telefónico. de Teléfonos por sus servicios. p. Pero no todas las causas del llamado problema telefónico provenían del momento económico recesivo. pues la caricaturizaba.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 33 34 35 36 37 Ibid. 9. por tanto. Efectivamente. y que no invertían lo suficiente como para mejorarlos definitivamente34. p. 1975. 1941. Si bien la Compañía de Teléfonos registró pérdidas en once años durante su larga historia. 1933. A su vez. 1974. La revista Topaze acusaba en 1933 de que “ya va en un 20% de recargo de oro el que cobra la Cía. 1958. 1930. como la “grúa para alzar las tarifas”. La principal traba emanaba de su condición de monopolio natural. CTC registró pérdidas en once años.  . desmotivó fuertemente a los inversionistas norteamericanos. con el tiempo mostró su talón de Aquiles. Éstos fueron 1932. Ésta fórmula comúnmente usada para empresas del área de los servicios. Notas telefónicas. si bien éste. sin lugar a dudas.. Diez años más tarde. El gobierno y la Dirección de Servicios Eléctricos no se han dado cuenta del asunto. y otras similares. 1936. desprestigiando el sistema. 11 de diciembre. y que las cifras en los años en que obtuvo ganancias fluctuaran entre el 1. 3. Santiago. 5 de octubre. la ganancia de la empresa se establecía a partir de su contabilidad y garantizándole un rendimiento del 10% sobre su utilidad neta. que la compañía nunca haya logrado el tan mentado 10% de utilidad sobre la inversión. realizando básicamente mejoras sobre la infraestructura instalada. o los precios de los artículos de primera necesidad o de los arriendos de la habitación popular”33. El Mercurio.

900 líneas de conmutación manual. Se reemplazaba la planta de conmutación manual. Las plantas automáticas terminaron finalmente por reemplazar al emblemático gremio de las operadoras telefónicas. controlando el uso de las frases estandarizadas y comprobando la rapidez con que apagaban el cuadro conmutador. En el servicio de larga distancia. ya existían centrales de ese tipo en Santiago y Valparaíso. por autoconmutadores que toleraban mayor cantidad de enlaces simultáneamente. debían memorizar cerca de 500 nombres de ciudades. y sus correspondientes claves de cuatro letras. La jornada de trabajo no permitía distracciones de ningún tipo y antes de abandonar el puesto.] Allí llegaban las señales de llamados de entrada y salida a Santiago. esas señoritas que aparecen en fotografías impecablemente vestidas frente al panel.. Sin embargo. pues eran quienes colocaban los enlaces temporales entre los teléfonos de los suscriptores. CTC. las que eran marcadas manualmente en la tarjeta. mayormente distribuidas en regiones38. aproximadamente 100 voces femeninas producían un solo murmullo que acogía las necesidades de comunicación de los ‘abonados’. en 1980. [.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) Un servicio moderno y eficiente: la automatización El desafío de lograr un servicio moderno y eficiente se resumió. p. sino que también medían el tiempo de duración de la llamada marcando una tarjeta. 40. período 1960-1997. 38 Anuario estadístico del desarrollo telefónico. además de multiplicar y abaratar los enlaces entre líneas. y en sus manos estuvieron todas las comunicaciones no automatizadas hasta que se implementó el discado directo de larga distancia para quienes disponían de servicio automatizado. las operadoras no sólo establecían el enlace. siempre bajo la mirada atenta de la supervisora. en la palabra automatización. Establecida la comunicación.. ahora era preciso extender esa tecnología que. que eran representados por una señal luminosa. quien tenía a cargo unas 20 posiciones. debían avisar y esperar a que una colega las reemplazara. Para ello. durante años. permitiría mejorar la calidad del servicio y masificarlo. Dos operadoras recuerdan la concentración que requerían para este trabajo: “Una gran sala en Larga Distancia permitía establecer miles de llamados a través de un cuadro conmutador donde estaban instaladas las líneas de todo Chile. aunque fuera por cinco minutos. con mínimos intervalos de descanso. todavía en 1985 existían en el país 24. conectando con máxima rapidez hasta 20 llamadas simultáneas. repleta de clavijas y luces que manejaban eficientes operadoras. 1998. Hasta 1970 las operadoras tenían turnos de ocho horas diarias. mientras que los autoconmutadores realizaban la misma operación en forma mecánica. Cuando la compañía se instaló en Chile. ya que aquél era un servicio medido. Santiago. Una operadora podía tener a su cargo unos setenta abonados aproximadamente.  . en cambio. Era una disciplina estricta. Las telefonistas fueron la “voz” de la empresa. Ella se paseaba por la sala escuchando cómo eran atendidos los llamados. pueblos y villorrios del país. En ellas residía la inteligencia de las plantas manuales.

 .

años 40. Tiltilco.Ingeniero de la Compañía de Teléfonos de Chile recorriendo un área rural.  .

No golpee el gancho. Es un ruido continuo y uniforme (rrrr). y para todos. generándose enfrentamientos armados en los diferentes puertos del país. el cual causaba cierto temor. 1. Un cronista rescató el rol de las operadoras telefónicas en medio de ese caos: “mientras en Coquimbo. El profesionalismo de las operadoras fue puesto a prueba en varias ocasiones. marque de inmediato. La supervisión de los llamados era muy importante. exigiendo medidas en favor de la clase obrera. Notas Telefónicas. blanco de los buques sublevados. si estaban hablando perfectamente.] En Talcahuano.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 39 40 El aviso. Santiago. [. Levante el receptor y espere el tono de marcar. las poblaciones abandonaban sus hogares ante el peligro cierto de un ataque de la escuadra insurrecta. Con ello sólo contribuye a demorar la obtención del tono de marcar. En ocasiones. Al contrario de lo que pudiera pensarse. en caso contrario debíamos intervenir para mejorar o restablecer la comunicación”39. conscientes de la alta misión que les estaba encomendada. 15 de septiembre. ésta tardó varios años en ser aceptada por los usuarios. Una vez obtenido el tono. cuelgue el receptor y espere  . s/p. 1931. las operadoras de las oficinas telefónicas permanecían estoicamente en sus puestos. La Compañía de Teléfonos debía enseñar a discar y evitar las equivocaciones que terminaban por congestionar el servicio. especialmente entre las clases populares. mientras se instruía al público a discar cinco números. que demoró en prender. Todavía en la década de 1970 se insistía en la “educación telefónica”. cercanas al Apostadero Naval. La Serena y Pan de Azúcar. algunos introducían al mismo tiempo los cinco dedos en el disco y lo giraban. Por mucho tiempo la gente siguió prefiriendo la comunicación mediante operadoras. bajo el fuego de la metralla. En un proceso lento.. p. las ventajas de la automatización no fueron en un principio suficientemente atractivas para el público. así lo muestra el instructivo siguiente: “Cómo llamar desde un teléfono automático individual. El gobierno reprimió el movimiento. No confíe en su memoria. Consulte siempre la guía antes de marcar. por lo tanto. Una situación dramática se vivió cuando la marinería de la Escuadra se sublevó durante 1931. Si marca ocupado en alguna cifra antes de completar el número. un grupo de valientes mujeres soportaron durante muchas horas el fragor de un bombardeo largamente sostenido. debíamos estar muy atentas a todas las señales de luz que aparecía ante nuestros ojos. sin desmayar un momento”40. sin que los abonados se percataran. Una llamada equivocada significa pérdida de tiempo para Ud. los tiempos se controlaban con un reloj manual llamado ‘calculógrafo’. Santiago. 2004. un mecanismo que nos permitía saber. quienes conocían exactamente el manejo del disco..

A mediados de la década de 1940 la conmutación telefónica de Santiago estaba prácticamente automatizada y en 1958 el porcentaje de automatización nacional había subido. Después de algunos segundos de haber terminado de marcar. al 71%. de un 61% a principios de los años 30. que ha sido construido por la Compagnie Générale des Constructions Téléphoniques. s/p. por la facilidad y economía de mantención”42. No hacerlo produce graves congestiones y molestias en el servicio”41. 1955. El nuevo equipo se caracteriza especialmente por su excelente calidad de transmisión.  . se instaló originalmente en Francia en 1953 con una central de 600 líneas. Estaban compuestos por un complejo sistema de piezas mecánicas móviles y rotatorias que requerían un constante trabajo de mantención. Una verdadera revolución causó la llegada. su rapidez de operación y. en la planta automática de Santa Lucía. la compañía contó hasta los años 80 con una planta de electromecánicos que realizaban esta tarea en turnos de 24 horas.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) un tiempo prudencial para llamar nuevamente. Cuando termine la comunicación. 1972. Funcionaban como un sistema de relojería. y la segunda en todo el mundo. No cuelgue el receptor si no recibe inmediatamente alguno de los tonos. fabricadas por Standard Electric. en 1955. aludiendo a las 52 líneas de capacidad que utiliza el conmutador de este sistema. Éstos pueden tardar hasta 12 segundos en obtenerse. oirá el tono de llamada o el tono de ocupado. un equipo de 500 líneas de un sistema absolutamente nuevo y diferente de los empleados tradicionalmente en plantas automáticas. Conviene destacar que la instalación que se ha hecho en Chile es la primera de su clase en América del Sur. pero costosa. por lo que debían conservarse herméticos para impedir que el polvo se introdujera entre los contactos. Memoria CTC. limpiados y pulidos en forma permanente. El entusiasmo fue grande. La primera versión. además de ser aceitados. Marque cada cifra con el receptor en el oído y deje que el disco vuelva solo. ésta se centró en las principales ciudades. Los equipos electromecánicos que realizaban la autoconmutación �que medían hasta tres metros de altura y ocupaban pisos enteros dentro de las centrales telefónicas� eran una tecnología útil. Como el resto de las mejoras. p. según relata la propia compañía en su memoria de 1955: “con el objeto de incorporar a sus instalaciones los más modernos adelantos en materia telefónica. Pentaconta 500. la Compañía de Teléfonos de Chile ha puesto en servicio. Dos años después. CTC. Para esto. de París. de la primera central Pentaconta. asegúrese de que el auricular esté bien colgado. 41 42 Breve historia de la telefonía en Chile. Estas plantas automáticas de última generación. 13. Santiago. Se trata del sistema llamado Pentaconta. Chile recibía su primera Pentaconta. sobre todo. recibieron su nombre en referencia a la palabra griega que significa “cuenta cincuenta”.

la telefónica alegaba que “los treinta años que ha cumplido la Compañía de Teléfonos de Chile han sido pródigos en realizaciones. sin dar grandes pasos hacia la implementación de un servicio universal. y ocupaban menos espacio. La solución final al problema llegó a principios de los años 90. dado que los sistemas se proyectaban para el tráfico normal promedio y no para situaciones excepcionales. La última Guerra Mundial restringió la adquisición de elementos telefónicos. la congestión de líneas siguió existiendo en el sistema automático. . era un tema que por su carácter estratégico parecía interesar sólo a los militares. fallaban muy poco. ya que las plantas podían cursar alrededor de un 20% del total de las líneas simultáneamente. Si bien eran más costosas por el consumo de energía y por sus necesidades de mantención. las cifras aún se mantenían muy por debajo de lo requerido por la población. y aunque la cantidad de teléfonos se incrementó en un 300% en el mismo plazo. Si bien los habitantes del país en el área de la empresa habían aumentado en un 60% entre los años 1930 y 1957. por un asunto de diseño. Las Pentaconta probaron ser completamente fiables. Esto.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE Estas centrales electromecánicas utilizaban la tecnología denominada crossbar o barras cruzadas. Como se decía entonces. rapidez. la cual se limitaba a continuar con sus programas de ampliación fundamentalmente urbanos. basada sobre relays o pequeños contactos electromecánicos. El Estado tampoco había logrado crear una situación económica suficientemente estable que motivara inversiones de mayor envergadura por parte de la Compañía de Teléfonos. Reconociendo esta situación.           El dictamen de los ingenieros Por muchos años. por lo que hasta hoy existen millones de líneas asociadas a estas centrales en el mundo. Aun así. Ya no se trataba de la escobilla de las “paso a paso”. sobre todo si se toma en cuenta que la Empresa encontró serias dificultades en su camino. sino también en Estados Unidos y en otros países. que se paseaba por varios contactos hasta encontrar el de salida. de manera que su tecnología se hizo popular no sólo en Chile. aunque en menor medida. el rápido incremento de la inflación que sufrió  Cables telefónicos importados desde Inglaterra. Su principal ventaja en relación a éstas era que ofrecían mayor capacidad —centrales de diez mil abonados—. las telecomunicaciones no representaron una prioridad en las iniciativas industrializadoras del gobierno. cuando Telefónica CTC Chile determinó como política de empresa digitalizar la totalidad del sistema de conmutación.

 .

”. Tras un detenido estudio realizado bajo la segunda presidencia de Carlos Ibáñez (1952-1958). el que convenció al gobierno de explorar seriamente la posibilidad de desarticular el atolladero en que se encontraba el sistema telefónico. se decidió apelar a la buena voluntad de los abonados para el uso correcto del servicio. siguiendo como ejemplo a los países europeos. la baja rentabilidad de la Empresa gravitó durante muchos años en forma adversa. aspecto extremadamente grave en un país con una población desperdigada sobre un extenso territorio. En vista de que ello era inviable.. lo más relevante. p. 1959. acelerar e intensificar la producción. p. eso sí. en el cual señalaban que las instalaciones telefónicas eran anticuadas. Algunos culpaban a una moneda permanentemente devaluada que hacía que los artículos importados fueran inalcanzables para un segmento amplio de la población. descolgado durante días o noches enteras. El Mercurio. como aseguraba un artículo de El Mercurio en 195044. teléfonos con dial iluminado. para la piscina. estos profesionales —congregados en el Colegio de Ingenieros— publicaron en 1954 un documento titulado “Política Chilena de Telecomunicaciones”. dentro de una visión integral de las telecomunicaciones. era la falta de circuitos de distancia. En su sesión de septiembre de 1953. y economizar tiempo. ya que no existían medidores de consumo. los avances de las comunicaciones telefónicas y radiotelefónicas ocurrieron en gran medida gracias “a la cooperación técnica y financiera de las empresas matrices norteamericanas”. impidiendo los lógicos afanes de progreso de la Compañía”43. precarias y dispersas. con intercomunicador”. la urgencia de llevar a cabo una planificación coordinada de todas las telecomunicaciones nacionales. las tecnologías de comunicación debían permitir incorporar diversas zonas del país a actividades productivas. 1960.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 43 44 45 Ibid. “a pesar del sacrificio que gastan en mantenerlas quienes tienen la responsabilidad de operarlas”. y. Fue el gremio de los ingenieros. la Sofofa llegó a la conclusión de que el problema telefónico era estructural y sólo podía revertirse mediante profundas modificaciones. En una carta al mismo diario. para la terraza. Los chilenos estaban conscientes de que el teléfono aún seguía siendo un lujo costoso y esquivo. fuertemente ligado a los planes de industrialización del país. el país le significó un serio impacto. un lector se asombraba de que en Estados Unidos las compañías ofrecieran “teléfonos en colores. 3. por otra parte. y de establecer una red nacional de larga distancia.  . Para ellos.. la escasez de divisas en el período de posguerra imposibilitó la importación de materiales en la cantidad necesaria. 1950. A sus ojos. 11. con campanilla regulable. Manifestaban así. etc. 9 de marzo. como ser comunicaciones prolongadas durante horas. 27 de septiembre. se determinó simplemente pedir a la Dirección de Servicios Eléctricos “castigar los abusos de los clientes del servicio telefónico. Dada la imposibilidad de otra salida. en el que tampoco se invertía como era debido. mientras otros creían que la tarifa plana no incentivaba un sistema eficiente. teléfonos para la cocina. Ibid. s/p. Ciertamente. entre otras modernidades45.

donde se ubicaba la más austral de sus estaciones. la Compañía de Teléfonos tenía instaladas varias estaciones de radio que le permitían establecer comunicaciones radiotelefónicas hasta Tierra del Fuego. en el centro del país la densidad aumentaba notablemente.  . equivalentes a un 3. en un esfuerzo importante por unificar las telecomunicaciones del país y llegar a su más remoto extremo. ya que agilizaba la producción y disminuía los costos. que se sabe de firmas que compraban o arrendaban departamentos aledaños a sus oficinas sólo para obtener su línea telefónica. aunque conectada con la Compañía de Teléfonos de Chile. en la Décima Región. En esos años prácticamente no existía en Chile alguna empresa o institución de tamaño y nivel apreciables que pudiera darse el lujo de prescindir de teléfono. Planes de crecimiento A fines de la década de 1950 el sentimiento de muchos chilenos. ni siquiera reparaban en los costos de éstas. además de la zona de Punta Arenas. que iba desde Arica hasta Valdivia. y hasta la ciudad de Puerto Montt. 18 de enero. la Compañía de Teléfonos había logrado hasta ese momento interconectar las ciudades y puntos más importantes de la nación. La latente dificultad para conseguir líneas telefónicas suscitó una verdadera obsesión y dio paso a una teléfono-dependencia tal. pues lo que realmente importaba era adquirir su línea de teléfono. era que “el teléfono realmente caro es el que no se tiene”46. acceder a la información de último minuto. Algunos. En 1952 ella era la segunda empresa telefónica del país con 48 oficinas y 4. El departamento era un mero —si bien costoso— trámite. 1958. ¿Cómo va a ser posible que una industria. la que luego extendían hacia la empresa. En el norte los puntos de red eran escasos. realizar operaciones financieras y. seguía operando la Compañía Nacional de Teléfonos de Valdivia. Ese mismo año. Para los territorios más australes. que manejaba su propia red y atendía a la totalidad de los usuarios de la región. en el recorrido de su red terrestre.5% de los que operaba la Compañía de Teléfonos.275 teléfonos en funcionamiento. 15. en las que se han 46 Ibid.748 teléfonos en servicio. comercio u oficina. alegando que no era lógico que “una casa cuyo precio sea del orden de los cinco o diez o más millones de pesos no pueda tener teléfono. incluidas las zonas insulares. permitía explorar mercados. quedaban todavía muchísimos poblados y rincones en que sus habitantes se veían marginados de esta forma de comunicación. Desde este lugar.. la empresa adquirió la Compañía de Teléfonos de Magallanes. por supuesto. en su desesperación por conseguirlas. cuyos antecedentes se remontaban hasta fines del siglo XIX. p. Sin embargo. y hacia el sur sólo alcanzaban hasta la ciudad de Valdivia.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) Con 141. de los cuales un 70% ya eran automáticos. Resultaba un medio indispensable para los negocios. y especialmente de personas ligadas a la industria y al comercio.

tomo 51. la empresa se comprometió a ejecutar un programa de ampliación y mejoramiento de los servicios que. debía aumentar el parque telefónico en un 54%50. p. 3. 1966.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 47 48 49 50 Ibid. 50 mil en Santiago y el resto en las demás provincias. Entre ellas aparecían. se programó la automatización de ciudades tan importantes como Concepción (planta  . Reconociendo la imposibilidad de hacerse cargo de la telefonía mediante una empresa estatal que manejara el servicio. sociedades mineras y haciendas ganaderas que habían optado también por este mecanismo. el aumento de teléfonos y el crecimiento de la automatización. A través de un convenio firmado entre la Compañía de Teléfonos y el gobierno en enero de 1958. sino también para satisfacer necesidades individuales. llegando el primero a participar en la propiedad de ésta.. en conjunto con la compañía. Geografía económica de Chile. no puedan disponer de teléfono?”47. exigieron una solución definitiva. y. Cuando las posibilidades telefónicas se hacían muy escurridizas los servicios privados de radio cumplieron un rol de salvataje. con carácter de urgencia. las redes de larga distancia requerían incrementarse en 421 circuitos. 22 de marzo. El informe de los ingenieros sobre el estado de las telecomunicaciones caló hondo en los círculos gubernamentales. En virtud de esta planificación. Valparaíso y Viña del Mar. estableciendo desde sus primeros años radios de comunicación libre dentro de distancias razonables48. p. existían diversas compañías comerciales. Sin embargo. En 1958 CTC tenía 155. En esos términos. la Compañía de Aceros del Pacífico o Ferrocarriles del Estado. en un plazo de ocho años. además de la instalación de nuevas líneas y circuitos de larga distancia. la proliferación de la radiotransmisión se dio no sólo en el ámbito industrial y comercial. Por su parte. contaba con 215 servicios privados de radio. fruto de una visión gubernamental integral sobre las telecomunicaciones. Además de ellas. Boletín de la Sociedad de Fomento Fabril. aun cuando eso significase un alza notable de las tarifas. 524.269 teléfonos en servicio. y éstos.675 radioaficionados49. 1957. 236-237. se apoyaban en ese sistema que. Empresas tan relevantes como la Nacional de Electricidad y la Nacional de Petróleo. gobierno y empresa firmaron sucesivos convenios. ya en 1965. invertido cuantiosas sumas de dinero y que mueven respetables capitales. 1934. La misma Compañía de Teléfonos participó en el diseño de este sistema. Instalaría 84. por primera vez. El acuerdo marcaba el comienzo de una real alianza entre la empresa y el Estado. Ese mismo año había inscritos en el territorio nacional 2.300 nuevos teléfonos. se le exigió a la empresa adoptar medidas inmediatas para mejorar la atención al público y para dar servicios telefónicos eficientes y en conformidad a los adelantos de la técnica. pp. un programa de obras urgentes y reafirmó el derecho a obtener una ganancia adecuada —la estipulada en el contrato de 1930— para hacer frente a las cuantiosas inversiones que se llevarían a cabo. presionados por una opinión pública disconforme. Nuevas plantas automáticas se instalaron en Santiago. junto a la Dirección General de Servicios Eléctricos. el Ejecutivo estipuló.

Era ya un importante polo industrial que reunía las principales instalaciones siderúrgicas del país. Rancagua (1964) y Chillán (1964). Esto significaba una gran innovación tecnológica para Chile. se convertirían a batería central las plantas de Coquimbo (1959). Hasta el surgimiento de la microonda en la década de 1950. San Felipe (1962). poseía un sistema telefónico anticuado. Además. Tal fue la preponderancia que se le dio a la zona. Punta Arenas (1963). sistema abundantemente utilizado en Estados Unidos desde 1951. Desde hacía tiempo ella venía realizando estudios y trabajos pensando en la factibilidad de instalar una red nacional de radiotelefonía por microondas. Talcahuano (1960). Calama (1963). sin rebotes. y la industria textil de Tomé. Con todo. de una planta telefónica automática de 5. entre otras. punto a punto. Ovalle (1963). El primer circuito de este tipo fue instalado por la Compañía de Teléfonos entre Valparaíso y Santiago durante 1959. que de los 87 circuitos de larga distancia que la Compañía de Teléfonos implementó ese año en el país. Temuco (1961). 39 correspondieron a Concepción. las señales radiotelefónicas inalámbricas que se usaban para conectar puntos muy distantes eran transmitidas en forma de campos electromagnéticos —amplias y no concentradas— mediante estaciones de onda corta de baja potencia. y se ubicaban en la cima de cerros o altas torres para que la señal tomase un despliegue suficiente.200 líneas que superaba ampliamente la capacidad de la antigua. Su propagación se limitaba al horizonte óptico. Coronel y Curanilahue. Cuando debutó la microonda en Estados Unidos. Angol (1963) y Copiapó (1964). a la vez que abría decenas de nuevos circuitos de larga distancia. dependiente de una planta de batería central instalada veinte años antes y que hasta 1959 funcionaba manualmente. por lo cual las antenas parabólicas se situaban en línea recta. frente a frente. las minas de carbón de Lota. el puerto de Talcahuano.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) inaugurada en 1959). con equipos importados desde la Standard Telephones & Cables. Talca (1961).  . Antofagasta (1962).300 teléfonos de magneto en otros puntos. Melipilla (1961). entre 50 y 80 kilómetros. ese año. La ejecución de una red paralela de larga distancia entre Santiago y Puerto Montt se transformó en otro de los objetivos fundamentales de la compañía en los años del convenio. las señales comenzaron a transmitirse de forma más precisa. y que complementaba el servicio de larga distancia en zonas en que ésta última era insuficiente. Centro de máxima atención dentro del programa fue la zona de Concepción. ya que se trataba de una red paralela a la terrestre. Las ondas se concentraban en haces estrechos mediante reflectores parabólicos situados a mayor distancia entre sí. situadas más o menos a unos 20 kilómetros entre sí. San Antonio (1961). Los Andes (1964). de Inglaterra. se instalaron 5. entre otras. Gran revuelo causó por esto la inauguración. Aparte de esto.

 .

ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) Gracias al convenio de 1958. así como también corroboró el principio de conceder licencias para establecer. Gas y Telecomunicaciones. 1962. Postes y tendidos en el centro sur del país. los concesionarios tenían la obligación de interconectarse con las demás empresas telefónicas. de 2. y las de servicio público podían durar entre treinta y noventa años.600 trabajadores.269 en 1958 a 239. cerca de 85 mil nuevos aparatos. un devastador terremoto sacudió la zona sur de 51 DFL N° 4 de 1959. operar y explotar servicios de telecomunicaciones públicos y privados. renovó y modernizó algunos aspectos. como promedio. aunque similar a la de 1931 en sus principios fundamentales. también dependiente del Ministerio del Interior.  . dio señales favorables a las empresas eléctricas. El terremoto que trajo la competencia En medio del auge de circuitos inalámbricos para la comunicación. Junto con confirmar que las tarifas fijadas debían proveer un retorno de un 10% anual sobre los activos. A comienzos de la década de 1960. autorizaba a las empresas eléctricas a solicitar un alza entre dos fijaciones de tarifas anuales si los costos de operación crecieran significativamente sobre el 10%. la empresa pudo llevar a cabo este gran proceso de expansión. de centroderecha. Antes del plazo acordado en el convenio. e integró las telecomunicaciones al sector eléctrico —que dependía del Ministerio del Interior—. y recién creada la Comisión Nacional de Telecomunicaciones en 1960 —para estudiar la coordinación. Buscando dinamizar y despolitizar el proceso de fijación tarifaria. la Compañía de Teléfonos ya había cumplido su objetivo fundamental. Las concesiones continuaron siendo provisionales o definitivas. entre ellas a la Compañía de Teléfonos. entre 1958 y 1962. y dentro de un marco de estabilización económica que controló férreamente la inflación. aumentando sustancialmente el número de teléfonos. De esto da cuenta el que apenas en cuatro años. en el mismo período la automatización ascendió de 71% a 83%. Mediante esta nueva normativa51 el presidente Jorge Alessandri (1958-1964). A su vez. El 21 de mayo de 1960.700 a 4. es decir. La década de 1950 se cerró con una nueva la Ley General de Servicios Eléctricos que.300. el control y el fomento de las telecomunicaciones de la nación—. la compañía registraba el índice de construcción e instalación más alto en su historia: una nueva planta telefónica o una ampliación sustancial cada treinta y cinco días. esta ley traspasaba la facultad de aprobación de tarifas desde el Presidente de la República hacia un organismo mixto y más técnico: la Comisión de Tarifas. a las seis de la mañana.713 en 1964. Confirmó que no habría monopolios sino para el servicio nacional de telégrafo. un inesperado remezón causó estragos dentro del país. de 155. Para las funciones de supervisión e inspección de las diversas empresas del rubro se estableció formalmente la Dirección General de Servicios de Electricidad. aumentara su personal en 1.

junto con la automatización. Una de éstas. Durante la presidencia de Jorge Alessandri la mirada del gobierno apuntó a dar una solución definitiva a carencias de infraestructura aún pendientes. Los circuitos telegráficos y telefónicos quedaron interrumpidos por varios días en las ciudades de Concepción. muy por el contrario. p. La deuda de la Compañía de Teléfonos residía fundamentalmente en el área de la larga distancia que. Además de las pérdidas materiales y humanas en un territorio completamente anegado y modificado por el cataclismo.2 teléfonos por cada cien habitantes durante 1960. Mientras el sistema telefónico estatal argentino lograba cifras de 6. Por esto. la Comisión Nacional de Telecomunicaciones informaba al Ministerio del Interior acerca de su gran proyecto: una red troncal de larga distancia que uniría al país con estaciones de alta frecuencia desde Arica hasta Coyhaique. saltaron a la vista carencias fundamentales. Chile. aunque sí la mayor parte de ellos. Tres años después. no podría haber tales roturas de hilos telegráficos y telefónicos si en vez de las antiguas postaciones dispusiera el país. CORFO accedió a estudiar las posibilidades de un plan nacional de telecomunicaciones conducido desde el Estado. Este desastre comunicacional no pasó desapercibido... 3. en Chile sólo había 2. al igual que lo que se hace en otros países”52. Las comunicaciones alámbricas estaban por el suelo.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 52 El Mercurio.. el Ejército y la Armada. [.] no es inevitable. Poco a poco.100 teléfonos sólo 200 funcionaban después del terremoto..] lo que hace falta es coordinar y poner el todo bajo una dirección y explotación eficientes. En la primera. había sido objetivo principal del convenio de 1958. después de un frustrado intento por intervenir el contrato de 1930. de una ruta de larga distancia basada en repetidores de microondas o sistemas semejantes de UHF o VHF. 27 de mayo.. el jefe del laboratorio de electrónica y telecomunicaciones de la Universidad de Chile planteaba sus conclusiones: “¿Es inevitable esta calamidad de nuestras telecomunicaciones? [. Chillán y Los Ángeles. y específicamente la telefonía. A los diez días de ocurrido el sismo aún no estaba en servicio la totalidad de los teléfonos de la zona. El informe de los ingenieros de 1954. [. vivos aún los recuerdos de devastación y fracaso. disponible para “todos los concesionarios y usuarios que desearen transportar sus propias comunicaciones entre puntos servidos por éstas”. destruidas por la magnitud del movimiento y dejando en evidencia su vulnerabilidad. la empresa comenzó a vislumbrar el fantasma de la competencia.4. al igual que tantos otros. y sus planteamientos posteriores referentes a crear conciencia en materia  . era el sistema eléctrico y telefónico. En carta a El Mercurio.. y a través de ella el resto del país pudo enterarse del alcance de la tragedia. de primera necesidad para la emergencia.] Lógicamente el conjunto representa un proyecto de cierta envergadura. de 5. Nuevamente la radio fue la salvadora. 1960. que habían sido restablecidos gracias a la labor del personal de la Compañía de Teléfonos. entre las cuales se encontraban las telecomunicaciones.

Sistema de microonda dirigida Santiago-Valparaíso inaugurado en 1959.  .

facsímil y telecomando. Previendo lo que se venía. Desde ese momento. y. Los equipos de microondas que ya se habían importado desde Inglaterra para instalar una red entre Santiago y Concepción permanecieron en las bodegas de la compañía. 1962. Walter Müller. de todos los medios de telecomunicaciones.A. una filial de CORFO que estaría a cargo del servicio de larga distancia entre las ciudades de Arica y Coyhaique.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 53 54 Ibid. De esta manera. Archivo Alessandri. en 1961. sólo estaba autorizada para instalar redes de larga distancia terrestres entre aquellos puntos no cubiertos por la red ENTEL. Ésta debía permitir el transporte. a través de un solo sistema troncal de larga distancia. Embajada de Chile. hasta que. desbaratando el gran sueño de la Compañía de Teléfonos de ser ella quien construyera esa red. Como sucesora del Comité de Telecomunicaciones. En una carta. de telecomunicaciones. se le denegó el derecho de operar líneas de microondas como lo venía haciendo desde fines de los años 50. finalmente. tales como telefonía. lo que suponía además una significativa economía para los usuarios. radiodifusión.. la Compañía de Teléfonos fue “invitada” a no invertir en un doble esfuerzo. ENTEL. dando paso a la idea de romper el monopolio telefónico y crear un servicio integrado de telecomunicaciones sobre la base de una organización general para todo Chile. Sala Medina. 29 y 30 de agosto. Cartas a Jorge Alessandri de Walter Müller. con la misión de “llevar a la práctica la ejecución inmediata de un plan de mejoramiento de las comunicaciones que permitiera dotar a algunas regiones y ciudades apartadas del territorio. el embajador le comunicó al presidente Jorge Alessandri que temía que ITT usara sus influencias en Estados Unidos para “perturbar los créditos” necesarios para ese proyecto. ya en 1962 ITT había mostrado al gobierno su preocupación ante los planes de una red estatal. por consiguiente. televisión.] que la solución en contra de la Compañía de Teléfonos podría perturbar las gestiones de crédito en nuestro país”54. En agosto de ese año el embajador chileno en Washington recibió la visita de dos representantes de la multinacional. Washington. al día siguiente el embajador recibió una llamada del gerente general de la Standard Oil Co. entre otros. Un año después. cuya carencia o insuficiencia estaba perjudicando fuertemente su economía y administración”53. Biblioteca Nacional de Chile. fue instaurado por CORFO el Comité de Telecomunicaciones. que  .. télex. El terremoto de 1960 parece haber sido el detonante final de este proceso que culminó en 1964 con la creación de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones S. julio de 1964. debieron ser transferidos a ENTEL. del número indispensable de enlaces telefónicos y telegráficos.. Efectivamente.. ENTEL nació con la misión de instalar a lo largo del país una extensa red de telecomunicaciones. quienes le manifestaron “la diferencia fundamental de apreciación sobre quién debe ser el dueño del canal central de radiocomunicaciones”.. telegrafía. habían encendido la polémica. quien le había señalado “la preocupación que existe en los círculos financieros y de inversionistas norteamericanos en Chile acerca del problema [. La creación de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones dio la primera alerta a la compañía. la que competiría con los medios de la Compañía de Teléfonos.

Se estimaba que la inversión era equivalente a lo invertido en los últimos años en la gran minería del cobre. De esta forma. la divulgación de su presunta participación en 55 Robert Sobel. en lo que restaba de esa década. Dada la situación. Así. El plan era verdaderamente ambicioso. un total de 141. justamente en momentos en que ITT se sumía en una crisis integral tras haber vivido su momento de gloria a mediados de los años 60. no sólo por parte del Estado de ese país. p. Más tarde. el organismo de fomento iría adquiriendo progresivamente acciones de la sociedad. 240. sino también desde los medios de comunicación y la opinión pública. tras haberse expandido a su nivel máximo mediante la adquisición de decenas de compañías en el mundo.  . y registrando ventas multimillonarias que crecieron de 930 millones de dólares en 1961 a ocho billones en 197055. y en concordancia con la nueva política nacional de telecomunicaciones. Y. la nueva empresa pudo crear una red paralela a la de la Compañía de Teléfonos. 185 mil nuevos teléfonos y una inversión de 125 millones de dólares.850 líneas. Esto. pronto vino el descenso. Ello dio origen a un nuevo convenio. firmado en 1967. Para ello se estipularon dos aspectos fundamentales: por una parte. Sin embargo. cit. En 1966. En 1964 pactaron un nuevo y ambicioso convenio por medio del cual la compañía instalaría. más el fondo de reserva del 2% autorizado en el contrato-ley. Sin embargo. op.. y tras una compleja negociación. La desazón que invadió a la empresa a raíz de la creación de ENTEL no logró frenar los buenos términos en que ella y el Estado programaban la ampliación del servicio telefónico. Mocha— con el territorio continental. la insuficiencia de capitales no le permitió cumplir con las metas propuestas y debió solicitar una prórroga en los plazos de ejecución. su tentativa de adquirir la cadena ABC en Estados Unidos generó una fuerte reacción antimonopólica.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) se adjudicó la concesión para larga distancia con dicha tecnología. por otra. la casa matriz de ITT sufría irremediablemente un fuerte decaimiento. de los cuales 25 millones serían aportados por CORFO en equipos adquiridos a crédito y entregados a la empresa a cambio de acciones. era el más exigente pactado hasta la época. en un plazo de cinco años. pues pretendía casi duplicar el parque existente mediante la instalación de 190 mil nuevos teléfonos entre 1968 y 1971. el gobierno acordó una primera participación en la propiedad de la Compañía de Teléfonos mediante un aporte estatal que permitiera sacar adelante los planes del convenio. lo que representaba. Juan Fernández. que este aporte. se le concedió a la Compañía de Teléfonos continuar operando sus circuitos microondas entre Santiago y Valparaíso. para conectar las ciudades entre Arica y Puerto Montt y unir algunas de las islas más importantes del país —Chiloé. aproximadamente. sería íntegramente transferido a CORFO. un plan de expansión que representaba una inversión de 148 millones de dólares. Mientras se realizaba la negociación. Sin embargo.

Se transmiten frecuencias entre dos y 30 GHz mediante antenas parabólicas. Chile firmó en Washington el acuerdo que lo incluía dentro de la Organización Internacional de Telecomunicaciones por Satélite. del mercado occidental de comunicaciones. Reducida al extremo y fuertemente cuestionada. por supuesto. sólo mantenía posesiones en Puerto Rico y Chile. campañas electorales chilenas. la empresa veía en este acuerdo “una asociación entre el interés nacional y la empresa privada que interpreta cabalmente la orientación moderna en los servicios de utilidad pública. entre ellas la brasileña y la peruana. comprendía una inversión de siete mil dólares para instalar una estación terrestre que operaría en el sistema. nombre informal del satélite geoestacionario Intelsat I. lanzado en 1965 por la Hughes Corp. Con todo. que “las partes cooperarán en la proyección. la casa matriz de la Compañía de Teléfonos auguraba pocas posibilidades de cumplir a cabalidad con el programa establecido en el convenio de 1967. sumada a un par de escándalos en Estados Unidos. Intelsat. de diámetros de cinco a 20 metros.3% del fondo total. s/p. En 1965. 1965. El Mercurio. Con este fondo nació el Early Bird o Pájaro Madrugador. mantenimiento y explotación del segmento espacial del sistema comercial mundial de telecomunicaciones por medio de satélites”57.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 56 57 58 Memoria CTC. las estaciones. número que sería fuertemente rebasado con las futuras generaciones Intelsat58. a 35 mil kilómetros de altura sobre la línea ecuatorial. que alcanzaba a 200 millones de dólares—. y otra espacial. 29. La generación Intelsat VII de la década de 1990 podía cursar 20 mil conversaciones simultáneas. construcción. que representaba el 90% del tráfico internacional de telecomunicaciones e involucraba a 45 países. el satélite— difiere poco de los sistemas hertzianos terrestres. 8 de mayo. Se trataba. La estatización de varias telefónicas sudamericanas durante los años 60. que no sólo admite la conexión entre dos  . El acuerdo estipulaba. El satélite es la estación emisora/repetidora —dotada de antenas y repetidoras—. El sistema satelital —compuesto por una parte terrestre. la despojó sucesivamente de sus puntos más fuertes dentro del continente. 1967. establecimiento. Aunque la participación chilena era modesta —su cuota correspondía al 0. entre otras cosas. y que cubría gran parte del hemisferio sur del planeta. acrecentó el desprestigio del conglomerado. El gobierno designó a ENTEL como el organismo especializado representante en el directorio de Intelsat. Para 1970. Gracias a ello. y a la que la Compañía concurre en la seguridad de que de esta manera podrá llenar mejor las urgentes necesidades de la población frente al problema del servicio telefónico”56. p. Early Bird en el mundo satelital Uno de los frutos trascendentales de la nueva planificación de las telecomunicaciones fue la integración chilena al sistema internacional de comunicación satelital. ese año se pudieron cursar 280 conversaciones telefónicas simultáneas.. creada el año anterior.

Los planes urbanísticos no regulaban la expansión indiscriminada de diversas comunas que nacían bajo el alero autónomo de los municipios y que albergaban a la creciente población de clase media y media baja. en la que el sector central histórico había dejado de ser residencial y la gente se desperdigaba en comunas extremadamente separadas unas de otras. comenzó en Chile no sólo la telefonía satelital. Se decía que una conversación a Europa se escucharía como si fuese dentro del territorio nacional. como aseguraba un editorial de El Mercurio de 1965: “nuestra situación geográfica. A partir de esa fecha. el satélite aumentó de manera notable el servicio telefónico de larga distancia internacional en Chile. que buscaba abaratar sus costos de vida instalándose en los nuevos barrios del sector poniente y sur de la capital. Su utilidad parecía evidente. de hecho. al inaugurarse la Estación Terrestre de Longovilo I. Esta situación se mantuvo hasta 1982. que permitió la conexión hacia todo el mundo. El Golf. Se produjo 59 60 El Mercurio. Concepción y Valparaíso pudieron ser cursadas vía satélite. Intentos de masificación. telégrafo. podrá sacar gran provecho de este nuevo sistema. Ya en 1970 las comunicaciones de larga distancia internacional desde Santiago. y de difícil conformación interna. más conocido como Torre ENTEL. fotogramas y transmisiones de datos. y que el área de cobertura abarca. En adelante. se configuraba una ciudad enorme y desarticulada. que continuaría en manos de la Compañía de Teléfonos—.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) puntos terrestres. Las Condes y Ñuñoa. cuando la Ley General de Telecomunicaciones permitió a cada compañía tener sus propios medios de larga distancia. alejada de los grandes centros de actividad mundial. sino también la transmisión —por este sistema— de señales de televisión. facsímiles. gracias al nuevo Centro Internacional de Conmutación Automática. la totalidad del tráfico de larga distancia internacional sería servido por ENTEL a las diferentes operadoras telefónicas —salvo Santiago-Mendoza. Efectivamente. Su gran ventaja es que permite transmitir señales a costos independientes de la distancia. las personas más acomodadas continuaban construyendo sus residencias en barrios como Providencia. El entusiasmo despertado en Chile por este acuerdo no fue menor. sino que puede operar como punto nodal de una red de estaciones terrestres. además de mejorar la conexión con la zona austral. en cambio. Hacia la zona oriente. primeros teléfonos en poblaciones La década de 1960 trajo consigo un Santiago aún más extendido que los períodos previos y que seguía creciendo a un ritmo desmedido.  . que hasta esa fecha utilizaba la empresa para el transporte del servicio internacional60. télex. mayo de 1965. desde fines de los años 60. Poco a poco. El tráfico internacional mejoró notablemente al año siguiente. reemplazando los equipos de ITT Comunicaciones. solucionando problemas de comunicación hasta ahora insolubles o de excesivo costo”59. todavía hoy Punta Arenas se liga con la red nacional mediante conexión satelital. toda la superficie del planeta.

terrenos. y sus habitantes sufrían graves dificultades derivadas de la falta de urbanización y de servicios básicos. a mediados de la década de 1970. por primera vez. básicamente. Entre 1965 y  . Se trataba. —“outdoors”. El teléfono continuaba siendo un objeto exclusivo. Tímidamente se esbozaba una nueva tendencia. manifestada en la aspiración de que todos los habitantes pudieran acceder a este servicio. contaba con escasos 3.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE un distanciamiento espacial de los diferentes estratos sociales. Las Condes. Para la ejecución de los planes de 1958 la empresa invirtió —en equipos. Por su parte. Años después. es decir.8 teléfonos por cada cien habitantes. La injerencia del gobierno en materia de telecomunicaciones fue decisiva para el inicio del proceso de masificación. 110 mil en la zona oriente y sólo 61 mil en la zona sur. En 1967 las cosas no variaron demasiado cuando fueron instaladas las primeras 39 cabinas telefónicas en calles de Providencia. edificios. Con esto se avanzó significativamente en la modernización de las plantas. de instalar teléfonos públicos en almacenes o en casas de representantes de las Juntas de Vecinos. y se hacía más escaso a medida que se avanzaba hacia los sectores más pobres de la ciudad. aparatos y otros elementos— una suma que rebasaba los 70 millones de dólares. Durante los años 60 ellas concentraban a unas 700 mil personas. que conllevó a un progresivo alejamiento entre las viviendas de los trabajadores y sus lugares de trabajo. ya que se precisaba reemplazar los sistemas manuales que todavía operaban en muchos lugares. los llamaban en la época— y se ubicaron dentro de los barrios altos para facilitar el servicio a las personas de ese sector en caso de que se encontraran en la vía pública o tuvieran en mal estado el teléfono de la casa. sistema que permitía ampliar y abaratar el servicio. La Granja. al comenzar la nueva década. Ñuñoa y La Reina. Los planes incluyeron una importante dotación de teléfonos públicos tanto en ciudades como en provincias y continuaron concentrados básicamente en las mejoras de las redes urbanas. Un 74% de aquellas instaladas en el período fueron del tipo Pentaconta. en esos años las poblaciones marginales crecieron en las llamadas comunas periféricas —La Florida. Conchalí y Pudahuel— que limitaban con zonas rurales. de los 285 mil teléfonos en servicio en la capital. 114 mil operaban en Santiago Centro. por lo tanto. ya que. con el propósito de integrarlos a las redes de comunicación. un tercio de la población de la capital. difundirlo entre diferentes sectores de una población que. y. Si bien es cierto que la fuerte marea migratoria que se dejó caer sobre Santiago hasta la década de 1950 fue aminorándose. en esa época la compañía se aplicó decididamente a la solución de problemas que se arrastraban por largo tiempo. Renca. Los primeros aparatos públicos habían sido instalados en los tiempos de la Chili Telephone Co. se consideró la inclusión de teléfonos en barrios populares y poblaciones marginales. La Cisterna. Los convenios con el Estado y las fuertes inversiones para Chile eran una clara muestra de ello.

 . Talcahuano.Transporte de poste telefónico a isla Rocuant.

 .

553. ANCH.] y la falta de servicios tales como: Carabineros y Posta de Primeros Auxilios. varios poblados aún debieron esperar otro tiempo para integrarse a las redes comunicacionales del país. Inauguración de la primera cabina telefónica pública instalada en la calle Providencia. arguyendo que se trataba de “una sentida aspiración de la comunidad y en forma muy especial para atender casos de emergencia. Santa Cruz. cuando dirigió una petición al Secretario General de Gobierno: “considerando las condiciones de aislamiento en que viven más de 500 habitantes que forman la población del lugar [. Santiago. ANCH. La Tarde. 17. canales de televisión. 2. El contacto que facilita una línea de comunicación entre dos puntos distantes vale por su rapidez. comodidad y productividad tanto como el más moderno medio de transporte de personas y mercaderías”64. MI. la Compañía de Teléfonos instaló 553 de estos aparatos en poblaciones del Gran Santiago. la gente se sentía con derecho de hacer uso del teléfono a cualquier hora y en cada momento. s/p. vol. El impacto fue evidente. Santiago. En el sector rural.. como relataba el propio presidente de la Junta. estaciones de radio. 17. que integren a la vida nacional incluso a las más lejanas comunidades del país. sino también de las relaciones humanas. quien recibió un teléfono como parte de un convenio entre la compañía y la Consejería Nacional de Promoción Popular. 12 de diciembre. mayo-junio de 1970. y además se carece de todo medio de comunicación aparte de una micro que recorre hasta Rengo dos veces al día”62. 1973.  . suscrito para entregar telefonía a bajo costo a las poblaciones. que decía que “la única forma de romper el aislamiento de ciertos territorios es dotándolos de vías de acceso expeditas. Parecía así de unánime consenso lo que expresó el diario La Tarde. “Más y mejores teléfonos”. más todavía si el flamante aparato cubría las necesidades de cerca de dos mil vecinos: “imagínese que antes no teníamos cómo comunicarnos y ahora los casos urgentes podrán ser resueltos rápidamente. Los Maquis. 1970 Reproducido en Noticiero CTC. [. Uno de estos casos se dio en la casa del presidente de la Junta de Vecinos de la población Arquitecto Cochrane. y 231 en el resto del país. en un artículo de 1970. comuna de Malloa. en la comuna de Conchalí. líneas telefónicas. especialmente de salud”63. 15 de junio. sin reparar en que éste se encontraba dentro de una casa particular. las que no se restringían sólo a las telecomunicaciones.] El teléfono ha llegado a ser el equivalente de progreso y un instrumento indispensable ya no solamente de las relaciones económicas. MI. por lo que toda la comunidad está feliz con la adquisición”61.. También el director de Educación Primaria de Santa Cruz pedía a la misma autoridad que intercediera ante la Compañía de Teléfonos para acelerar la instalación de un teléfono para la Escuela N° 9 de Chépica. 61 62 63 64 Noticiero CTC. 26 de noviembre. 1967. marzo-abril de 1970. Los pobladores contribuían con el 50% del valor de ella y el resto era cancelado con cuotas provenientes del uso del aparato. Como recuerda una de las operadoras.. Santiago. Así lo sentía la directora de la Escuela N° 65 de Los Maquis. También existe acuerdo en el sentido de que sólo un desarrollo armónico de todas las regiones es capaz de garantizar la estabilidad económica y social de un pueblo. 1973. vol. p. El financiamiento de la instalación corrió por parte de la comunidad.553..ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) 1968.

Además. en general. el 17% de las empresas concentraba el 78% de todos los activos65. la que no se llevó a cabo dada la falta de acuerdo entre las partes. fueron detenidos el gerente general. La UP elaboró su propuesta económica apuntando al carácter monopolista de la economía chilena en casi todas sus áreas. 12. por supuestas  . lo cual planteaba la posibilidad real de un tránsito al socialismo dentro del sistema democrático parlamentario. Ya en 1970. En sus manos quedó entonces la administración de la empresa. Desde ese momento. 1996. se señalaba la antigüedad de ciertas líneas. La Compañía de Teléfonos de Chile fue intervenida el 23 de septiembre de 1971 por la Superintendencia de Servicios Eléctricos.        Intervención y escándalos Las elecciones presidenciales de 1970 dieron el triunfo al candidato de la Unidad Popular (UP). Santiago. Efectivamente. frente a un 80. y otros tres ejecutivos. 24 de septiembre. p. monopolios de distribución. Editorial Andrés Bello. la concentración casi exclusiva del servicio en los centros urbanos y el atraso tecnológico. Gas y Telecomunicaciones.9% de chilenos particulares. el Estado comenzó a desdibujar la regulación telefónica sancionada en 1930. El Mercurio. aquellas que en la visión de la UP condicionaban el desarrollo social y económico de la nación. p. en medio de la incertidumbre frente al futuro. se programó la estatización de las actividades económicas más importantes —gran minería del cobre. mientras que en otros países variaba entre 300 y 500 dólares— fue uno de los argumentos del gobierno para inmiscuirse en la conducción de la operadora. comercio exterior. Un siglo de economía política chilena (1890-1990). El alto valor del costo por línea —que alcanzaba los mil dólares. que en adelante sería dirigida por un interventor —el superintendente de dicho organismo— junto con un asesor militar. 1971. CORFO poseía el 12. el socialista Salvador Allende (1970-1973). A partir de esta realidad. buscando imponer sus intereses históricos de acceso universal y servicio moderno.2% de ITT y un 5. Benjamín Holmes. mientras el gobierno ofrecía 24 millones de dólares por la empresa. por primera vez Occidente observaba el acceso de un marxista a la presidencia a través de las urnas. “para efectos de la Seguridad Nacional”66. entre otras— y. el proceso de participación del Estado chileno en la propiedad de la empresa parecía irreversible. Una semana después. se inició una serie de negociaciones para la compra de la compañía. interviniendo la propiedad de la Compañía de Teléfonos y su administración. Paralelamente.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 65 66 Patricio Meller. ITT no esperaba menos de 153 millones. 111.7% de las acciones. Aunque ITT intentó defenderse. sistema financiero. En medio del interés mundial. monopolios industriales energéticos. históricamente dependientes del extranjero.

estalló el escándalo internacional que destruiría la imagen de la casa matriz de la Compañía de Teléfonos. que habría alcanzado un monto de 400 mil dólares para la oposición al entonces candidato. Así. preeminentemente. la adecuada indemnización se determinará tomando en consideración. p. se señalaba que. en marzo de 1972. Igual suerte corrieron la Telefónica de Coyhaique y la Compañía Nacional de Teléfonos de Valdivia. cit. el segundo autorizaba a proceder con la nacionalización de sus bienes. modificar el artículo constitucional que aludía a la inviolabilidad de todas las propiedades. para evitar la interrupción del servicio. a su vez.A. y agregarle que. pp. Los Documentos Secretos de la ITT. incluidas en un total de 91 empresas de diversos sectores económicos que debían pasar al Área de Propiedad Social. y en general las compañías norteamericanas instaladas en el país. que distribuyó miles de volúmenes. más aún cuando los escándalos no pararon ahí. pues además se culpaba a ITT de participar en el Track Two. La difusión de estos documentos tuvo un efecto electrizante en Chile al ser traducidos al castellano y publicados por la editorial estatal Quimantú. Poco tiempo después se determinó su inocencia. Editorial Quimantú.. quienes explicaron que las remesas iban dirigidas a la construcción de un programa habitacional67. responsables de la mala situación económica del momento.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) irregularidades cometidas en la sociedad Guías y Publicaciones S. Las negociaciones de venta entre la multinacional y el gobierno no fueron reanudadas. la intervención no cesaría mientras no se estableciera otro régimen legal para proporcionar servicio telefónico. “tratándose de nacionalización. junto al gobierno de Estados Unidos a través de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). 302-335. Las acusaciones contra la política intervencionista de ITT justificaban ante parte importante de la opinión pública la nacionalización de la compañía. con lo cual se ponía término al derecho de explotación otorgado a la Compañía de Teléfonos. El traspaso de fondos. en cierta medida. Santiago. los intereses de la colectividad”68. como lo había hecho hasta el momento de implantadas las nuevas disposiciones. 18 de julio de 1972. Sin embargo. Cámara de Diputados. 67 68 Jack Anderson. 1972. Pero las acusaciones no terminaban ahí. cuando la situación general del país ya mostraba serios signos de deterioro. fue negada por los ejecutivos de la empresa.  . un plan de la CIA destinado a desestabilizar la economía chilena para impedir el triunfo socialista. y Sobel. 957. El presidente solicitaba. ITT. El primero dejaba sin efecto la concesión telefónica de 1930. que tenía a su cargo la confección y distribución de las guías telefónicas. sin distinción alguna. en febrero de 1973 se puso punto final al documento que había delineado el marco regulatorio telefónico durante casi medio siglo. El periodista Jack Anderson publicaba en un diario de Washington una serie de memorandos internos de ITT que demostraban su participación. la empresa continuaría trabajando en forma normal.. en una campaña destinada a impedir la elección de Allende. Ese año el Presidente de la República presentó al Congreso dos proyectos de ley que alterarían de forma dramática la conducción de la compañía en lo venidero. Sesiones Ordinarias 13. Eso sí. Meses más tarde. fueron caratuladas como enemigas públicas y. op.

Telefonista.  . años 70.

las poblaciones y los pueblos aislados geográficamente. pero no en el Track Two. en 1978. puso fin al experimento socialista cuando los militares tomaron el control del país. En siete sesiones efectuadas entre marzo y abril de 1973. entre otras personas. Sin embargo. como eran los sectores populares. la intervención estatal no redundó en un mejor desempeño de la empresa. El bombardeo al palacio presidencial de La Moneda. ésta se vio afectada por una severa crisis caracterizada por un progresivo empeoramiento en la calidad del servicio. Harold Geneen. el periodista Anthony Sampson publicó un libro con el revelador título de El estado soberano de ITT. el Departamento de Justicia acusó a dos estrechos colaboradores del presidente de ITT. nacionales e internacionales? Claramente. más allá de las decisiones de las altas esferas políticas y económicas. es decir. el cierre del Congreso y el establecimiento de una fuerte represión interna contra los ex miembros y  . aunque —eso sí— a costa de transferir la ganancia por instalación a los fabricantes. El caso nunca fue llevado a los tribunales y las repercusiones fueron menores en términos legales. Al contrario. ITT abandona la conducción de la Compañía de Teléfonos de Chile El golpe de Estado llevado a cabo por las Fuerzas Armadas y de Orden.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) En Estados Unidos. best-seller en poco tiempo. tarifas especiales para los que tenían escaso acceso al servicio telefónico. que en 1973 se decidió postergar y restringir todos los programas de nuevas ampliaciones y mejoras en el servicio. durante abril de 1973. Una de las pocas medidas de sesgo socialista que la compañía puso en práctica durante los años de la intervención fue el de las tarifas discriminadas. años más tarde. destinado a estrangular la economía del país. el 11 de septiembre de 1973. para evitar la parálisis. La estrategia permitió mantener un aumento anual de entre diez mil y 15 mil teléfonos sin necesidad de grandes inversiones. escaso incremento de teléfonos en operación y pobres mejoras tecnológicas. CORFO dio prioridad a otras empresas a su cargo y no invirtió mayormente en la mejora del servicio. influyó en la decisión del Senado norteamericano de iniciar una investigación sobre el tema. el Subcomité de Corporaciones Multinacionales del Comité de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano interrogó a la plana mayor de ITT. fue así como. de haber cometido perjurio en sus declaraciones al Senado. Finalmente. La obra. se estableció una suerte de consenso en cuanto a que la multinacional sí habría colaborado económicamente en las campañas opositoras a Allende en 1970. el suicidio del presidente Allende. la empresa decidió entregar a los fabricantes la instalación de las plantas externas a cambio del pago del cargo de instalación. Tanto así. ¿Qué sucedía en esos años con el servicio telefónico nacional.

El nuevo gobierno. Zürich y Madrid fueron atacadas con bombas. el gobierno militar logró que en poco tiempo se hablara del “milagro chileno”. p. pagados en 26 cuotas semestrales a partir de enero de 1975.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 69 Sobel. Sin embargo. en lo inmediato. aportando cada uno 25 millones de dólares para la construcción de sus instalaciones. pasando a manos de CORFO. que pocos años antes eran prácticamente impensables para el consumidor nacional. partidarios de la UP.200. “ITT estaba verdaderamente bajo sitio a fines de 1973”69. Aunque la multinacional intentó defender su última posesión en Sudamérica. por lo que sus oficinas en Roma. Cinco años más tarde promulgó el Plan Laboral. A su vez. sobre todo automóviles y electrodomésticos. A fines de 1974. 333. fueron las manifestaciones más violentas del quiebre democrático.000 dólares. se vio presionada a retomar las conversaciones sobre la venta de la compañía con el gobierno chileno. Fuera de estas consideraciones. Desde 1974 privatizó numerosas empresas expropiadas durante la UP. general Augusto Pinochet (1973-1990). encabezado por el comandante en jefe del Ejército. el Estado indemnizaría al conglomerado con 87. que flexibilizaba el empleo y disminuía radicalmente el poder de los sindicatos. era poco probable que tras los escándalos que envolvían a ITT la compañía fuese devuelta a sus manos. se logró el acuerdo para la nacionalización de la empresa.. El golpe de Estado en Chile desató una oleada de nuevas acusaciones.  . para mantenerla como aliada de la seguridad nacional. por lo que serían expropiadas. y asesorado por un grupo de economistas que pensaron e implementaron las bases económicas y legales para el desarrollo del país en esos años. la inflación fue controlada. realizaría a mediano plazo modificaciones económicas y políticas estructurales que cambiarían de plano la faz del país. el primero. cit. En un decidido intento por liberalizar la economía. Tanto el gobierno socialista como la junta militar consideraron a la telefonía como un servicio estratégico que convenía mantener bajo la conducción del Estado. otro de los puntos relevantes fue la idea de que ITT y el gobierno de Chile establecerían un laboratorio de ciencias. op. con el fin de priorizar la socialización del servicio entre la población de menores recursos. Era la primera piedra de la futura Fundación Chile. El 11 de diciembre de ese año fue promulgado un decreto ley del Ministerio del Interior. el cual declaraba que las acciones “A” de la empresa eran de utilidad pública. más allá del fin de las tarifas discriminadas. las exportaciones se multiplicaron y la economía creció a un promedio cercano al 7% anual. eliminó barreras comerciales —decretando libertad de precios— y liberalizó el mercado de capitales. El mercado nacional se inundó de productos importados. para la investigación y transferencia tecnológica. la nueva administración estatal no implicó grandes cambios en la Compañía de Teléfonos. sin fines de lucro. la segunda. en Estados Unidos se sospechó de la complicidad de ITT en el proceso golpista.

éste estableció una política de “separación de áreas” que dejaba a la Compañía de Teléfonos como operadora de telefonía local y a ENTEL como principal operador de larga distancia. ni hablar. o dependientes de él. Si bien aún tendría que pasar otra década para presenciar la real solución al problema telefónico en Chile. la operadora aumentó significativamente sus teléfonos en servicio. autofinanciarse y generar utilidades. entre 1971 y 1974. fue otro determinante para destrabar los retrasos de la compañía. Gas y Telecomunicaciones—. en 1978.329 aparatos entre 1977 y 1978. generando una demanda interminable. Incentivada por esta serie de cambios. A fines de la década. para integrarse al nuevo Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) La nacionalización implicó importantes cambios dentro la empresa. entre buenos augurios de recuperación financiera y una nueva forma de concebir la telefonía. alcanzando un total de 513. adquirió en esos días la Empresa Municipal de Teléfonos de Arica y. reforzó el viraje radical que tomaba el sector a través de un organismo regulador dedicado en forma exclusiva a las telecomunicaciones. el gobierno incorporó a personas de su confianza en la administración. Por otra parte. con ello. avisando qué sectores de la ciudad se cubrirían. Entre 1971 y 1977 sólo se registraron pérdidas. cuyo número creció en 47. al quedar las dos mayores empresas de telecomunicaciones en manos del Estado. las telecomunicaciones dejaron finalmente de depender del sector eléctrico —Superintendencia de Servicios Eléctricos. Si bien la mayor parte del personal y los ejecutivos se mantuvieron en sus cargos. Pero de crecer y expandirse. los registrados en las listas de espera para recibir un teléfono habían superado los 100 mil. Los períodos de inscripción se anunciaban en la prensa. Efectivamente. Probablemente. la gente se aglomeraba en las oficinas comerciales. La creación de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel).  . Desde ese momento. con un régimen de renovación de concesiones limitadas en el tiempo a 18 meses. y no ya como una forma de suministro de energía eléctrica. La intervención estatal en la administración de la compañía se prolongó hasta 1978. La adopción. la concesión para la explotación del servicio urbano en esa ciudad. comenzando por un proceso de ajuste en la plana directiva. de una nueva política tarifaria que permitió a las empresas del Estado. éste sufrió un fuerte deterioro debido a la escasa inversión. que recibieron 909 teléfonos en poblaciones marginales de Santiago y 986 en provincias. el teléfono se consideró y se pensó esencialmente como un medio de transporte de información. sólo en Santiago. Cuando se abrían. implementado desde 1973 a falta de una legislación sectorial. los más favorecidos durante ese período fueron algunos sectores populares. a fines de los años 70 comenzaron a sentarse las bases para la expansión del negocio. Con esta nueva extensión. En cuanto al servicio. CORFO reducía el presupuesto a lo estrictamente necesario para poder subsistir y realizar sus operaciones básicas. el año anterior.530 para poco más de diez millones de habitantes.

controlar y fomentar el desarrollo del sector. Eran los días en que el general Pinochet anunciaba el tránsito en etapas hacia una democracia restringida. por ejemplo.  .. la Compañía de Teléfonos fue conducida. el caso de las telecomunicaciones es paradigmático. de España. el gobierno entendió como fundamentales en la reorientación de su regulación dos nuevos factores: el tecnológico y el ideológico. mientras se preparaba la nueva carta constitucional que sería aprobada dos años más tarde. Además. fueron una señal positiva de lo que ocurriría en el área de telecomunicaciones. El ambiente económico liberal permitía un mayor dinamismo de la empresa privada. como. Negociaciones entre la empresa Telefónica S. Por una parte. no sólo de las telecomunicaciones. en 1978. al instituir tres principios fundamentales. erosionando monopolios y disposiciones regulatorias vigentes. Consciente del ineludible privilegio que las telecomunicaciones debían obtener durante la década que se iniciaba. En adelante sólo existirían monopolios naturales en algunas partes del proceso productivo. la innovación tecnológica estaba desafiando los sistemas reguladores. aumentando las facilidades de créditos y estimulando la inversión extranjera. Con este objetivo nació Subtel. un organismo superior de alto nivel técnico profesional que a través de su Política Nacional de Telecomunicaciones dictó ese año los lineamientos de largo plazo para el sector. pensando que un sistema con muchas especificaciones y detalles podía desincentivar la producción y la inversión. pues redundaron en un acuerdo de asistencia técnica para la instalación de una red piloto de transmisión de datos. y la Compañía de Teléfonos. Las autoridades de la época consideraron necesario dotar al Estado de organismos técnicos especializados capaces de dirigir. Por otra parte. así como para la planificación a mediano y largo plazo de la red telefónica de Santiago. por un directorio votado por la Junta General de Accionistas. en Chile y en el resto del mundo. De una situación monopólica se pasaba ahora a una de competencia que fomentaba la inversión y que protegía a los consumidores. incluso se llegó a hablar de desregulación. Para comenzar. sentó las bases del proceso desregulador de los años 80. El cambio tecnológico modificó la estructura de los mercados. Es así como la orientación del marco regulatorio en las telecomunicaciones cambió radicalmente. como en tiempos normales. desde el punto de vista ideológico. En este sentido. estableció el papel subsidiario del Estado que regula y no opera. mediante plebiscito. sino de casi todos los servicios considerados públicos. Es más. el libre mercado avalaba un sistema de competencia y desregulación. ya que la tecnología moderna ha creado nuevos mercados que estaban fuera del ámbito de la regulación existente.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE Hacia el mercado abierto Una vez finalizada la intervención. en 1980. en telefonía fija local.A.

Últimas innovaciones en telefonía Las mejoras tecnológicas desarrolladas desde mediados de la década de 1970 permitieron finalmente. y a otros simplemente no llegaba. una compañía con capitales extranjeros. permitió que a partir de ese año la larga distancia nacional prescindiese de la operadora. La empresa debió suscribir convenios para la interconexión a sus redes de las instalaciones de las dos nuevas telefónicas. Ahí encontraba un público asegurado. CMET se instaló primero en la comuna de Providencia en Santiago. lo que también fue visto como una acción inusual en el ámbito internacional. decretó la apertura a la competencia y la posibilidad de concesiones superpuestas y sin restricciones. mediante un alto endeudamiento de la empresa. durante 1981 el gobierno también otorgó una concesión de telefonía móvil para automóviles en Santiago y alrededores a Cidcom.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) salvo en los lugares donde las empresas no cubren el servicio. la liberalización efectiva del mercado comenzó en 1981. El denominado Proyecto 2. y Compañía Telefónica Manquehue. De hecho. Así como en sus primeras décadas de operación la Compañía de Teléfonos estimulaba el crecimiento inmobiliario con sus plantas en los nuevos barrios residenciales. Luego lo hizo en los sectores periféricos de la capital y del país. en un hecho novedoso y vanguardista para el momento. la concesión de la empresa Manquehue surgió por la necesidad de dar telefonía al proyecto inmobiliario de Santa María de Manquehue. En 1980 se completó el proceso de automatización de los enlaces. Adelanto relevante para un  . Valparaíso y Concepción. poner en práctica un sistema moderno y eficiente. ávido de líneas telefónicas para el mejor funcionamiento de sus negocios.000 o Teleselección. la inmobiliaria no tuvo más opción que entrar en el negocio.A. Complejo Manufacturero de Equipos Telefónicos S. en estos años la situación se daba a la inversa: diversos proyectos inmobiliarios se encontraban estancados por la falta de cobertura telefónica. y en Viña del Mar. Luego. En esta línea. Detrás de esta decisión estaba. ciudades que representaban el 76% de las líneas telefónicas de la compañía. Finalmente. al otorgarse concesiones de telefonía fija superpuestas con las de la Compañía de Teléfonos a dos nuevas empresas. en ese entonces centro empresarial y comercial en crecimiento. Para fines de ese período. el viejo problema telefónico: en algunos sectores urbanos la cobertura se hacía insuficiente. (CMET).I. por supuesto.C. al inaugurarse el Discado Directo Distante (DDD) entre Santiago. llegando el porcentaje de automatización de los teléfonos en servicio a un 93%. determinó la no discriminación a la inversión extranjera. desarrollado durante varios años en conjunto con el Ministerio de Defensa. más del 90% de los suscriptores podían acceder al DDD. Al ser denegada su solicitud de teléfonos. En términos prácticos.

 .Instalaciones y ampliaciones hacia el norte del país.

 .

de mes adelantado a mes vencido. El Departamento de Finanzas de la empresa lanzó el sistema de venta a crédito por medio de financiamiento bancario. De la noche a la mañana. puesto en marcha en 1981 para las principales ciudades del mercado telefónico: Santiago. por un valor de 41 millones de dólares. Valparaíso y Concepción. cada suscriptor debía pagar de acuerdo al tiempo real de llamados. 3. esta vez. Los diálogos amorosos revelan mal gusto personal y desconsideración hacia los demás”. Cambiaba también la modalidad de facturación.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 70 Noticiero CTC. La medición del consumo local. dejando de lado las conversaciones triviales. luego de varios años de trabajo e investigación.. en un intento serio por extender el acceso al servicio. hacía posible racionalizar el servicio mediante un sistema tarifario más justo. Terminaba así la era de las tarifas planas. A comienzos de los años 80 se implementó otra medida clave que. El SLM trastocó fuertemente los usos que se daban al teléfono.] Deje las conversaciones superficiales para sus reuniones con las amigas. enero de 1980. la empresa dio un gran paso en 1983 con la instalación de las primeras líneas digitales en el país. [. La decisión de reemplazar los equipos de conmutación electromecánicos —muchos de los cuales se vendieron a otras naciones— por procesadores computacionales se tomó a  . lo que generó una actitud más cuidadosa respecto del uso del servicio. abría posibilidades antes prohibitivas a personas y comunidades de menores recursos.000 vería la luz. público acostumbrado a la lentitud y congestión de las líneas de larga distancia. con la compra en 1980 de equipos y servicios a la compañía francesa Thompson CSF. que sentía que debía “felicitar” a la compañía por haber podido comunicarse en noche de Año Nuevo con el sur del país en no más de diez minutos70. Notable es en este sentido un artículo aparecido en la Revista Telefónica titulado “El arte de hablar por teléfono”. p. el denominado Proyecto 3. En adelante.. además de regular el tráfico en momentos de alta demanda. Se trataba del anhelado Servicio Local Medido (SLM). que pasaron a ser una suerte de amenaza para quien pagaba la cuenta. Santiago. Del mismo modo. La misma empresa se preocupó de sensibilizar a los usuarios acerca del nuevo escenario. existió consenso en que sólo debía utilizarse para cosas importantes. La Compañía de Teléfonos inicia la era digital en Chile Sin duda. que en 1981 recomendaba a las mujeres eliminar sus “vicios” telefónicos: “brevedad: el error más frecuente que se comete al hablar por teléfono está en la longitud de la comunicación. salvo para los teléfonos comunitarios de las poblaciones. pues hasta ese momento no existían facilidades de pago para cancelar el elevado precio de la instalación.

las que constituyeron un salto revolucionario en las telecomunicaciones. Ese año operaban más de 41 mil líneas asociadas a la tecnología paso a paso.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) inicios de 1979. adquiridas a precio muy conveniente. todavía en 1984 existían seis variedades de tecnologías funcionando en el país. p. la telefonía se abrió a un mundo de insospechadas proyecciones. los teléfonos de magneto. 287 mil a la de barras cruzadas. CTC 1998. lo más relevante de esta innovación fue que permitió vehicular información digitalizada. A pesar de los fuertes cambios que presenciaba Chile respecto de su sistema de telecomunicaciones. algunos poblados rurales pasaron de la tecnología más básica. se pasó de la telefonía de conmutación manual a la automática electromecánica. De esta manera. Desde ese momento. separados por varios kilómetros de conexión alámbrica. 40. es decir. Los cambios estuvieron relacionados principalmente con los sistemas de supervisión montados sobre la estructura básica para proveer el servicio y sobre los sistemas que permitían que la nueva telefonía digital funcionara en conjunto con la ya existente analógica. Gracias a la digitalización se hizo posible la tan esquiva masificación. y con ellos habrían llegado a Chile las centrales que no habían funcionado en Grecia. Santiago. además de incorporar molestos ruidos. en forma de números binarios en combinaciones de unos (1) y ceros (0). Anuario estadístico del desarrollo telefónico. entre otras cosas. la comunicación transmitió imágenes y todo tipo de datos. ya que el nuevo sistema se independizaba de la distancia recorrida por la señal digital. Para incorporar esta tecnología. En el mundo analógico la comunicación se establecía a través de un par de alambres de cobre entre dos puntos. incrementando el tipo de información que se podía transmitir por la misma red existente. se produjo una unión natural que posibilitó a la red de telefonía ampliar su oferta tradicional de servicios. ya que fue necesario introducir modificaciones de diseño a los planos de los equipos importados para hacerlos operativos71. funcionaban en Chile 13 mil líneas de batería central y 15 de magneto72. porque eran capaces de resolver en forma aún más rápida y eficiente la operación de interconexión de llamadas. Thompson CSF tenía una línea para armamento relacionada con estos aviones. En cuanto a la telefonía manual. La distancia hacía que la voz se atenuara e introducía alteraciones en ella. uniendo dos ámbitos casi enteramente separados. ocho mil a la analógica —eran conocidas como “centrales electrónicas”— y 172 mil a la digital. en sus 527 mil líneas telefónicas. período 1960-1997. al permitir. todas ellas de conmutación automática. Éstos representaban una novedosa posibilidad para las comunicaciones. llamados bits. Al compartir el mismo lenguaje de números. los ingenieros de la empresa enfrentaron un importante desafío. a la más avanzada. La tecnología digital hacía posible la convergencia entre el mundo del teléfono y el de la informática. todavía en etapa de experimentación.  . con el empuje modernizador y digitalizador de la compañía en los años 80. Con la digitalización este inconveniente desapareció del todo. Sin embargo. operar un mayor número de llamadas de mejor calidad y menor costo. Así. además de la voz. En las grandes ciudades la evolución tecnológica fue más o menos lineal. 71 72 Se cuenta que la instalación del sistema digital estuvo influida por la compra de 16 aviones Mirage por parte de la Fuerza Aérea de Chile entre 1979 y 1983. La gente debía alzar la voz para poder ser oída. y luego a la digital.

entre la “Principal”. la voz que. viajaba por la red junto con todo tipo de información transformable a números. sea uniforme y evite las desviaciones. la Compañía de Teléfonos marcó otro hito trascendental con la introducción de la fibra óptica. lo que lo hace más económico y de fácil mantenimiento. y a velocidades inéditas. dado que la aparición de una nueva tecnología hizo necesaria su compatibilización con la ya existente en la red para un adecuado diálogo entre las señales que se intercambiaban al efectuar una conexión entre dos suscriptores que no pertenecían a una misma central. mientras que se necesitan diez mil pares de cable de cobre convencional para brindar servicio a ese mismo número de usuarios. Desde entonces. En este sentido. El delgado filamento de vidrio de alta pureza. el esfuerzo técnico de la empresa fue relevante. acorde con lo establecido en la Constitución Política  . y requiere grandes volúmenes de material. extremadamente compacto y cuyo grosor es similar al de un cabello humano. con la desventaja de que este último medio ocupa un gran espacio en los ductos. Reconocida como una empresa fuertemente caracterizada por sus aportes en las áreas de la ingeniería y la tecnología. que es la guía de la onda luminosa. Por otra parte. a través de un cable de sólo seis fibras se puede transportar la señal de más de cinco mil canales o líneas principales. para lograr que el índice de refracción de su núcleo. convertida en bits. lo que también eleva los costos. permitiendo un inimaginado aumento de capacidad. pero de frecuencia muchísimo mayor. la cual revolucionó los medios de transmisión. Comparado con el sistema convencional de cables de cobre. central ubicada en la calle San Martín. en el sistema de fibra óptica se pueden instalar tramos de hasta 70 kilómetros sin que exista la necesidad de recurrir a repetidores. Un nuevo escenario para las telecomunicaciones Los cambios comenzaron a sucederse con rapidez en los años en que las políticas del Estado tendían a la liberalización de los mercados. pudo transmitirse a través de la luz. saltándose las etapas intermedias. utiliza la luz como medio de transporte en la forma de una onda electromagnética de la misma naturaleza que las ondas de radio. A diferencia de los pulsos eléctricos propios del cable.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE la digital. El primer enlace se realizó a mediados de la década de 1980. donde la atenuación de la señal es de tal magnitud que requiere repetidores cada dos kilómetros para regenerar la transmisión. y Providencia. los impulsos luminosos no son afectados por interferencias causadas por la radiación aleatoria del ambiente. Fabricadas a alta temperatura con base en silicio. su proceso de elaboración es controlado por medio de computadoras. Las comunicaciones digitales operadas a través de esta modalidad provocaron una aún mayor accesibilidad de las comunicaciones a un porcentaje cada vez mayor de la población.

radioelectricidad. 1. y aquéllas contrarias e incompatibles con la recién instaurada ley. durante el año 1985 aparecieron publicados dos nuevos reglamentos que complementaban la normativa aplicable a las empresas de telecomunicaciones: el Reglamento General de Telecomunicaciones y el Reglamento Técnico de Intercomunicaciones para los Servicios Públicos de Telefonía y Télex74. se otorgaron y renovaron las concesiones definitivas de servicio público telefónico a la Compañía de Teléfonos de Chile S. respectivamente. Así. en Chile se establecía la Ley General de Telecomunicaciones de 1982. Por otra parte. Sus orientaciones fundamentales fueron las de desarrollar un sector basado sobre la iniciativa privada. imponiendo la liberalización del mercado y excluyendo a las compañías locales como prestadoras del servicio de larga distancia.A. decretando como principio general la libertad de precios. A los pocos días de dictada dicha ley. En esa misma línea. imágenes. proporcionalmente. destinados a prestar servicio público en todo el país. Paulatinamente. donde pudieran funcionar diversas empresas que estaban obligadas a interconectarse. y por Decreto Supremo N° 202 del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones. seis eran elegidos por las acciones de la serie “A” de entera propiedad de CORFO y sólo uno por las de la serie “B”. Ley General de Telecomunicaciones. la Comisión Resolutiva Antimonopolios debía velar por una competencia efectiva dentro del mercado. En ésta. activos y demás medios constituidos válidamente por la Compañía para asegurar su establecimiento y desarrollo. señales. la compañía aún poseía acciones de tipo “A” y “B”. El decreto comprendía “todos los sistemas. salvo que las acciones de tipo “B” tenían mayor derecho. por línea física. emisión o recepción de signos. En éste. desregulaba el sector con el fin de introducir la competencia. que pertenecían mayoritariamente a accionistas particulares nacionales y extranjeros. acogiendo los planteamientos elaborados por la Subtel en 1978. y regular el área donde existiese una empresa dominante. la que. La nueva normativa derogó todas las disposiciones vigentes desde 1959 relativas a telecomunicaciones. Se permitía a la empresa la operación plena y libre en la zona de su concesión por un plazo de cincuenta años. a excepción de la X y XI Regiones”. los efectos de la intensa recesión 73 74 Ley N° 18. Aprobados por Decreto Supremo N° 119 del 10 de septiembre de 1984 y Decreto Supremo N° 72 del 29 de mayo de 1985. el problema telefónico dejaba de ser un problema. En ese entonces. incluso. sonidos e informaciones de cualquier naturaleza. y la empresa demostraba una solidez financiera suficiente para enfrentar. emblemático para las telecomunicaciones mundiales fue el fallo que en 1982 puso fin al monopolio de las empresas Bell en Estados Unidos.168. Paralelamente.ACERCANDO LEJANÍAS (1930–1987) de 1980. escritos. salvo donde no hubiesen condiciones de competencia. de los siete directores designados. servidumbres. a la elección de directorio. medios ópticos u otros sistemas electromagnéticos”73. También abordó el complejo tema tarifario. ambas con iguales facultades. las telecomunicaciones se definieron como “toda transmisión.  . derechos. Art.

 . nuevos negocios surgidos a partir de las tecnologías de comunicación. y en medio de un fuerte hundimiento de la economía mundial. la recuperación no tomó demasiado tiempo. Ese año. el PIB cayó en un 13. Aunque es recordada como la peor crisis vivida por el país desde 1931. y un mercado abierto a la competencia como nunca antes. La larga era del monopolio había terminado y la Compañía de Teléfonos entraba de lleno en el torbellino de la competencia. y ya en 1985 Chile comenzaba una etapa sin precedentes en los índices de su crecimiento. En este marco la empresa enfrentaría los tremendos desafíos del período que se avecinaba: un crecimiento superlativo de la demanda. iniciando la venta de las acciones “A” a particulares. Fue también el momento en que el gobierno decidía que la Compañía de Teléfonos debía volver al sector privado.5% y las empresas nacionales en bancarrota llegaron a 800.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE económica de 1982.

.

Estación satelital  .

 .

.

En la vorágine de las telecomunicaciones (1987–2005)  .

 .

Telefónica España. en un Estado del primer mundo. se hizo indispensable generar condiciones de universalidad de sus servicios. Madrid. pp. Chile no quedó al margen de esta tendencia. los índices que mostraba el país en este sector hablaban de un notable retraso respecto de las naciones desarrolladas. donde potenciar las telecomunicaciones se convirtió en un imperativo. está produciendo cambios sociales de gran alcance. La Sociedad de la Información en España 2003. Actualmente. Se habla incluso de un nuevo estadio de desarrollo social. Paulatinamente. y. tiene su raíz en los estudios realizados por Daniel Bell desde la década de 1960 sobre los fundamentos y características de la sociedad post-industrial. El hecho de que las personas puedan acceder y utilizar todo tipo de información generada por otros. esta opinión se basaba sobre el hecho de que. en torno al cual aún existe debate académico. como también crear una infraestructura que permitiera a los usuarios entrar efectivamente en contacto con la información crecientemente disponible. Mientras los chilenos tenían un poco más de seis aparatos en servicio por cada cien habitantes. Este concepto. convirtiéndose el desarrollo de las telecomunicaciones en un tema de relevancia nacional. Madrid. Por eso. Fibra óptica: la voz viaja a la velocidad de la luz. en Argentina diez. Los estudios demostraban que una inadecuada infraestructura de esta área provocaba. 2003. pérdidas cercanas al 2% del PNB. En gran parte. con el cambio de enfoque respecto del rol del sistema de telecomunicaciones. Como visualizaron algunos académicos desde los años 60. en México nueve y en Brasil ocho. en países como la República 1 2 3 Comisión G de AHCIET. las autoridades de numerosos países dejaron de considerar los beneficios generados por las tecnologías de comunicación como intangibles o frívolos. por lo tanto. Se sumaba la constatación de que al aumentar la densidad telefónica en un 1% dentro de estas naciones. Fundesco. su PIB se incrementaba en cerca de 0. Por otra parte.  . inaceptables para justificar prioridades nacionales de inversión. éstas crecían aún más en los países en vías de desarrollo. el mundo ha evolucionado hacia un modelo de producción en el cual el control y la optimización de los procesos industriales como claves económicas están siendo reemplazados por la disponibilidad de información y conocimiento. 16-18. en Uruguay había 12.1%1. ya que aún registraba una fuerte demanda insatisfecha y una lista de espera que excedía el 45% del total de las líneas existentes. La telefonía local era uno de los aspectos más críticos. Las telecomunicaciones y su impacto global en la economía y la sociedad. definido como Sociedad de la Información3. Este giro fue de la mayor trascendencia para los países en vías de desarrollo. Sin embargo. tales medios habían estado destinados de manera especial al uso de los sectores privilegiados de la sociedad. desde cualquier lugar y en la forma que prefirieran. invertir en ellos parecía acentuar la desigual distribución de los ingresos. existe consenso respecto de que las así llamadas Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TICs) son fundamentales para el crecimiento económico a largo plazo y de que constituyen un input esencial para los demás sectores que conforman las economías nacionales2. a través de la historia. Hacia 1985.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) A partir de la década de 1980 primó a nivel mundial la percepción de que las telecomunicaciones eran un elemento indispensable y estratégico para el desarrollo competitivo de las naciones y sus economías.

a través de fusiones y alianzas corporativas que les permitieron incursionar en mercados extranjeros y en la cobertura de servicios globales. Según éste. ese mismo año. Esto significó un profundo viraje en la economía internacional. Compañía de Telecomunicaciones. anexos 3 y 6. que nueve países del primer mundo —Estados Unidos. fondos de inversión. Finalmente. como Chile. cercano a los 1. y alcanzar un grado de automatización y digitalización del 100% y 71%. completamente digitales. dentro de los próximos diez años. la que en 1997 debería alcanzar 13. Sin embargo. la empresa tuvo grandes pérdidas. hizo necesario buscar nuevas fuentes de financiamiento para obtener recursos. la integración creciente de los mercados financieros y la consolidación de acuerdos de comercio entre las naciones. en Australia los 55 y en España los 374. que de ahí en adelante exigió mayor flexibilidad y versatilidad a los países para sumarse al mundo global y a los intercambios sin fronteras. entre otros. Esta decisión se enmarcó dentro del proceso privatizador que vivía la gran mayoría de las empresas estatales chilenas durante esa década. este mercado financiero no era suficientemente profundo y no bastaba para costear los desafíos que debía enfrentar la empresa. Por otra parte. en el mercado de valores chileno a través de la venta de acciones al sector privado. República Federal de Alemania. ampliando centrales existentes y con plantas nuevas. fueron para ellas un interesante nicho por explotar.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 4 5 6 Donoso. Canadá. Italia. La densidad telefónica de 1987 era de 6. la empresa debía duplicar el número de líneas telefónicas —550 mil en servicio a la fecha—.6. Japón.6 teléfonos por cien habitantes. fondos mutuos y compañías de seguros. Francia. debido a su insuficiente infraestructura tecnológica. La automatización llegaba ese año a 98%. CORFO diseñó en 1987 un nuevo Plan de Desarrollo para la Compañía de Teléfonos. También emitió bonos de largo plazo entre inversionistas institucionales como las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP)6. No obstante. también se conformaron las grandes transnacionales del sector de telecomunicaciones. El desequilibrio mundial era tal. La capacidad de inversión de la empresa estaba trabada por diversos factores.350 millones de dólares. 450  . España y Australia— concentraban el 75% de los teléfonos instalados del planeta. se optó por esta estrategia para desarrollar la empresa. Creadas en 1982. por lo que la palabra privatización comenzó a cobrar cada vez más sentido. Inglaterra. el monto de inversión proyectado. Federal de Alemania esta relación sobrepasaba los 62. A partir de la década de 1980. Países en desarrollo. La Compañía de Teléfonos necesitaba una solución estructural. ésta se ampliaría reutilizando equipos paso a paso. y a raíz de la compleja situación económica que aún se vivía en 1985 y a la devaluación del peso. En el mundo se observaba una acelerada innovación tecnológica. que le exigieron realizar ajustes. y que revirtió el enorme abultamiento del Estado empresario. Una de las medidas fue la incursión. respectivamente5. es decir. Para revertir este atraso. la limitación permanente de los fondos fiscales y las severas restricciones al endeudamiento público impuestas al país por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

en 1984. El marco conceptual siguió siendo la Ley General de Telecomunicaciones dictada en 1982. fue el mejoramiento. u otro). la de ENTEL. obligando a sus 22 filiales regionales a escindirse de la matriz y formar siete sociedades independientes. en 1985. efectivamente. objetiva y flexible en el contexto de una industria cambiante7. un poco más tarde. La solución al problema llegó a través de una modificación de la Ley de 1982. en 1987.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) millones de un total de 600 millones de aparatos. El proceso privatizador y el desmantelamiento de los monopolios eran la tónica en el sector de telecomunicaciones mundial. En Chile. El mayor aporte de esta reforma fue el innovador método de fijación tarifaria para los servicios donde existiera una calificación expresa por parte del organismo antimonopolios en cuanto a que las condiciones existentes en el mercado no son suficientes para garantizar un régimen de libertad de tarifas para el servicio. Esta corriente fue alentada por organismos internacionales como la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT). y c) una rentabilidad de acuerdo a la tasa del costo de capital de cada empresa. Este aporte tendría como máximo el equivalente al costo de inversión necesario para instalar una línea telefónica. subsistieron los conflictos entre los actores del sector. en una herramienta moderna. A este proceso se sumaron el debut de los más novedosos servicios asociados a la red y la entrada de nuevos actores al mercado. b) un sistema automático de indexación para mantener su valor real en todo el período. Sin embargo. Los primeros países que desmantelaron sus monopolios públicos fueron Inglaterra. y no obstante que el principio rector de la legislación era que las tarifas fuesen libres. de la legislación en materia de concesiones y en la determinación de la forma para fijar las tarifas. al no instaurar un método de fijación tarifaria para aquellos servicios en donde todavía no existían condiciones de mercado. 2° el derecho a exigir de parte de los futuros suscriptores un aporte de financiamiento reembolsable (bonos.  . Privatización de la Compañía de Teléfonos de Chile Factor crucial para el éxito de la privatización del área de telecomunicaciones en Chile. Los cambios instaurados en prácticamente todas las naciones se rigieron por tres tendencias globales: desregulación. Se buscaba no traspasar a las tarifas aquellas ineficiencias 7 El DFL N° 1 estableció: 1° la obligación por parte del concesionario de proporcionar servicio a todo aquel que lo solicitase. Por su parte. y Japón. privatización y liberalización. la justicia norteamericana ya había dado en 1982 una señal clara en cuanto a que no toleraría el monopolio privado de las empresas Bell. con el objeto de poder financiar los proyectos de inversión necesarios para satisfacer la demanda telefónica. acciones. la privatización de la Compañía de Teléfonos y. y 3° una metodología técnico-económica de determinación del nivel y de la estructura del servicio telefónico. Para eso establecía: a) un período de 5 años de validez de tarifas. permitió dar el salto definitivo hacia la modernización. cuyo propósito fundamental había sido liberalizar y desregular ese mercado para beneficio de los consumidores y fomento de la inversión. dictada en febrero de 1987. el Banco Mundial y el Acuerdo General de Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT). Con esto se pretendía dar una efectiva señal a los potenciales accionistas en cuanto a que el sector se desenvolvería con reglas claras y ajenas a vaivenes políticos. Con ella las autoridades perseguían que el reglamento se convirtiera. configurándose una industria altamente competitiva.

Fomento y Reconstrucción. la presentación de estudios para fijar las tarifas de los servicios regulados.. respectivamente. Esta primera medida tendiente a la privatización. CORFO suscribió con la Compañía de Teléfonos un compromiso de desconcentración accionaria10. El licitante ganador debía adquirir el 30% de las acciones de la institución estatal y suscribir un número adicional en un aumento de capital posterior. el 7.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 8 9 10 11 La Subtel es la encargada de realizar el proceso completo. por ende. 2005. p. Santiago. todo esto basado  . En forma paralela. reforzó la señal de estabilidad que el Ejecutivo quería enviar a los potenciales inversionistas privados9.A.V. y decidida apertura al comercio internacional.. 26. determinó la factibilidad de venta de la empresa a inversionistas extranjeros y llamó a una licitación pública nacional e internacional.A. “Crecimiento económico en Chile: Evidencia. Diseñaron una empresa modelo —teórica— eficiente que sólo ofrece los servicios regulados. Chile fue. implicaba la venta de un 30% de las acciones de la Compañía de Teléfonos en un plazo de cinco años. y la obligación de que durante los tres primeros adjudicara al menos el 25%. fuentes y perspectivas”. En caso de que la empresa no tuviese planes de expansión. El nuevo sistema tarifario se basó sobre el cálculo del costo incremental de desarrollo y del costo total de largo plazo de una empresa eficiente. usando como referencia las bases técnico-económicas elaboradas por Subtel. Las políticas que sustentaron este despegue pueden resumirse en control de la inflación. el marco regulatorio se ha convertido en un factor determinante —para bien o para mal— para la industria y para las políticas de negocio de las empresas de telecomunicaciones del país. creación de un sistema financiero fuerte. y el de Economía. políticas fiscales sólidas. Telefónica Hispano-Francesa S. Las compañías pueden recurrir a los Tribunales de Justicia en caso de que se sientan perjudicadas por el regulador.. en 1987. la más eficiente gestión técnica y económica. Para lograrlo. José de Gregorio.4% de sus acciones a trabajadores de la empresa. Las tarifas se fijan mediante un decreto supremo conjunto emitido por el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones.6% a diversas AFPs y el 11% a otros privados. dividido en etapas. Nippon Telegraph. Alcatel N. El hecho de que este método tuviera rango legal en vez de simple reglamento. En primer lugar. los técnicos delinearon un método inspirado en el modelo del sector eléctrico y vigente hasta la actualidad. A partir de éstos. derivadas de la gestión de la operadora y garantizar el autofinanciamiento de la empresa eficiente sujeta a regulación de precios. La tasa de descuento utilizada desde entonces. en Estudios Públicos. Comunicaciones Chile S. Sonda. la calidad establecida para el servicio y lo dispuesto por la normativa general y particular aplicable a la concesionaria. El éxito de esta convocatoria se entiende en gran medida por el período de notable recuperación económica que se inició a partir de 1985 y que se prolongó por más de una década. N° 98. Debido a la fuerte incidencia que tienen sobre el mercado las tarifas así establecidas. la decisión final recae en el regulador. la única nación latinoamericana capaz de generar una profunda recuperación tras la fuerte caída que significó la crisis de 198211. novedoso en ese momento. las tarifas se determinan de modo que el valor presente neto de los planes de expansión y reposición. realizados por las propias empresas telefónicas. y Chase Manhattan Bank. junto con México. sea igual a cero. Tras un proceso de precalificación quedaron seleccionados ocho consorcios: Bond Corporation. Luego de la dictación del nuevo decreto. Aunque las diferencias respecto de las bases y de las objeciones que surjan entre las empresas y Subtel son sometidas a arbitraje de una comisión pericial. Como parte de esta política. debe reflejar el nivel de riesgo del sector y se calcula utilizando el método de Capital Asset Pricing Model (CAPM). más difícil de modificar. Luego ésta dispone de 120 días para realizar sus objeciones y contraproposiciones. Bell South Co. Consideraba los costos indispensables para proveer cada uno de éstos de acuerdo a la tecnología disponible. se previó el uso de los costos marginales de largo plazo de la hipotética empresa eficiente8. vendió el 6.

Como primera meta.A. Fue así como. fue una positiva señal que incentivó la inversión en el sector. inmobiliaria y medios de comunicación. la corporación transfirió. tras casi veinte años de administración estatal. asumió solucionar el grave problema de escasez de telefonía básica. Por este motivo. el 27 de enero de 1988.440. para canalizar los recursos externos destinados a materializar su participación accionaria en la compañía.A. Bond Corporation. Tenía inversiones distribuidas en industrias tan variadas como la carbonífera. cosa que fue realizando de forma paulatina. durante 1989. que derivaron en la reorganización de los partidos políticos. problemas formales amenazaron con echarla por tierra. el primer decreto tarifario. Esta victoria determinó que al año siguiente se realizaran elecciones democráticas para elegir Presidente de la República y representantes para el nuevo Congreso Nacional. convirtiéndose el consorcio australiano en el nuevo socio mayoritario de la Compañía de Teléfonos de Chile12. Corea del Sur.204 acciones serie “B”. el directorio de la compañía acordó venderle otras 10. turística. 12 El holding australiano constituyó la firma Bond Corp.9% su participación en la compañía. Por su parte. se comprometió a disminuir ese porcentaje. Entre 1984 y 1986 se vivió un período de intensas protestas ciudadanas. el 30% del capital autorizado de CTC a Bond Corp. La Compañía de Teléfonos de Chile fue adjudicada a un holding australiano. Chile S. pues gatilló el surgimiento de una fuerte oposición al régimen del general Pinochet. Chile S. Chile volvió a ser una democracia. una adecuada infraestructura y estímulo a la inversión. Entre sus medidas destacó el aumento del valor del cargo fijo para terminar con las distorsiones históricas de precio que existían entre la telefonía local y la de larga distancia derivadas del subsidio cruzado. China. Sin embargo. Estados Unidos y Australia. Debido a estas complicaciones.700 millones de dólares. a pesar de que el porcentaje máximo autorizado en sus estatutos era del 45%. cuando la transacción estaba casi finalizada. para desaparecer definitivamente desde 1990. cervecera.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) sobre una institucionalidad estable.. la crisis económica también había reconfigurado el escenario político chileno. En este último país poseía Bond Media. Hong Kong. grupo pionero en comunicaciones. Papúa Nueva Guinea. Posteriormente. CORFO declaró desierta la licitación y optó por la venta directa. que manejaba activos avaluados en cerca de 8. con negocios en Gran Bretaña.  . La transacción costó 138 millones de dólares e implicó el traspaso de 151 millones de acciones serie “A”. En este sentido. En diciembre de 1987.13% de las acciones de la empresa. publicado en 1988. La marea opositora ya no se detendría hasta su triunfo en el plebiscito de 1988. el controlador sentó nuevas bases para las telecomunicaciones del país. Con su ingreso al mercado chileno. aeronáutica. El consorcio australiano se convirtió en el dueño del 50. CORFO había reducido a un 2.

Terminaba la escena con el amanecer y esferas que emergían de las letras. las luces urbanas se transformaban en tubos de fibra óptica que formaban el nuevo logotipo: CTC. diversificar y ampliar las redes de la compañía. La ausencia de la clásica figura del teléfono como símbolo de marca. Esta visión quedó reflejada en la campaña publicitaria de 1989. guiada por el lema “CTC. mostrar la ampliación del ámbito de sus servicios. nuevo presidente del directorio. efectividad y vanguardia tecnológica. Poco a poco. representando mensajes. decidió reestructurarla como un consorcio de empresas. desde la altura. ya que empresas como Telefónica España lo habían hecho algunos años antes con la misma finalidad. quienes se transformaron en la alternativa de desarrollo más viable para la empresa. centrada en las letras CTC. sumándose a la tendencia de otras compañías chilenas de diversos rubros. Mark Babidge. El comercial mostraba. El nuevo diseño separó en ramas independientes aquellas  . Nuevos negocios.     Desde un primer momento el grupo australiano se propuso que la Compañía de Teléfonos ingresara en la vorágine de las tecnologías de vanguardia. Además. La campaña fue premiada por su calidad. y se centraron en la estructura de la empresa y en la readecuación de sus objetivos comerciales y sus lineamientos. tanto técnico-operativos como de gestión. nueva estructura: filialización La consolidación de CTC como compañía de telecomunicaciones exigió impregnarla de una visión empresarial más focalizada. líneas y vías de comunicación. a una ciudad en medio del ajetreo nocturno. Luego de décadas. En un spot televisivo aquélla exhibía una nueva imagen corporativa. La filialización de CTC fue el resultado de este enfoque. Los cambios que diseñó fueron radicales. y estableció que el marketing y la publicidad serían ejes fundamentales de su acción. tuvo un papel de primera importancia en la transformación de la empresa. más compañía para usted”. es decir. Además. y el departamento de Marketing de CTC por el trabajo coherente y de gran eficiencia en su actividad comunicacional. Así otorgó a su red un valor agregado. que pretendía ampliarse a toda una nueva gama de negocios. atractivo para clientes y rentable para la empresa. Fue él quien inyectó la fuerza en los equipos de trabajo para crecer a una escala mayor de la establecida dos años antes por el plan CORFO. más allá de la telefonía13. tanto el logotipo como el anuncio fueron galardonados por el Smithsonian Institute en Estados Unidos. Su estrategia consistió básicamente en acceder a fuentes de financiamiento internacionales para modernizar. mostró a la compañía como una empresa que venía a solucionar necesidades de telecomunicaciones.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 13 La idea de utilizar esferas como elemento esencial del logotipo no era del todo nueva. el concepto de “abonados” fue reemplazado por el de “clientes”.

pues la empresa necesitaba transferir personal de la matriz a las filiales. La primera filial en nacer fue CTCCelular S. ya bajo la administración de Telefónica España. de septiembre de 1989.A. —para comercializar equipos y servicios de telecomunicaciones y redes privadas de datos. La situación era compleja. —abocada a la infraestructura que requieren las telecomunicaciones—. computacionales.. CTC S. los dirigentes sindicales se opusieron a los cambios en los contratos que exigía la reorganización. la Isapre Istel —creada por la compañía en 1987 para mejorar la calidad de las prestaciones de salud de sus empleados y familiares—. financieros. Con el correr de los años algunas filiales han reorganizado sus negocios y han aparecido nuevas —cada una de ellas con un directorio independiente. que tenía por objetivo prestar todo tipo de servicios. cuya formación costó muchos sacrificios y recursos a este país y a sus habitantes”. que debía poner en marcha el negocio de larga distancia operado a través de medios propios. Inicialmente. Luego de ésta se firmaron los contratos colectivos de trabajo para el período 1990-1992. instalar.A. entre otros. se constituyó también CTCTransmisiones Regionales S. destinados principalmente a grandes clientes— y CTC-Servicios S. concentró todas las actividades regidas por tarifas reguladas. y las relaciones entre ejecutivos y empleados mejoraron sustancialmente. capacidad de gestión autónoma y reglas claras en su relación con otras sociedades del grupo y sus competidores—. Las políticas de personal debieron ser flexibilizadas.A. explotar y administrar la telefonía móvil.A.A. Como empresa matriz. A fines de ese mismo año.. fueron creadas además CTC-Operaciones Telefónicas S. exigió de parte de los empleados —que a fines de 1988 alcanzaban a 7.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) actividades corporativas que desarrollasen potenciales líneas de negocios. el servicio local y la larga distancia nacional e internacional14. otras. Ese mismo año. inmobiliarios. que incorporaba al trabajador como una persona más autónoma y participativa. han desaparecido. Cada empresa filial se especializó según las necesidades que presentaban los distintos segmentos de clientes. El nuevo enfoque empresarial. es decir. se produjo una huelga legal de cinco de las siete organizaciones sindicales que se encontraban en proceso de negociación con la empresa.  . En abril del año siguiente. 14 Los servicios regulados han variado desde entonces.518— una permanente capacidad de adaptación. a CTC y sus filiales. ya sea jurídicos.A. y observaron con recelo la actitud de los ejecutivos. El proceso de filialización requirió una renovada estructura organizativa. Sin embargo. en cambio. fue convertida en filial. la que desde septiembre de 1988 debía establecer. los temores de los trabajadores fueron disminuyendo. en junio de 1990. Allí. Con el tiempo. Los sindicatos aumentaron sus presiones hasta que. los dirigentes expresaron que este proceso significaba “el despedazamiento del patrimonio nacional […]. estos conceptos y requerimientos crearon una relación crecientemente tensa dentro de la empresa. CTC-Negocios S. tributarios.. como muestra un boletín especial del Sindicato Nacional Telefónico.

que concentraba cerca del 70% de los potenciales suscriptores. Una de ellas fue la tecnología móvil. Ello gracias a la confluencia de la informática. Se trataba de un sistema telefónico inalámbrico basado. Sin embargo. La primera medida para operar este nuevo servicio y para desarrollar el negocio. permitió que muchísimos equipos transmitieran simultáneamente dentro de un mismo espacio geográfico porque lo dividió en celdas o zonas reducidas de manera de poder utilizar la misma frecuencia en áreas no adyacentes. Al año siguiente. para comunicaciones de larga distancia. Decidió acortar de diez a cinco años el plazo del plan de desarrollo CORFO. fue la creación de CTC-Celular S. que no era del todo novedosa en el país. eliminando así definitivamente el obsoleto sistema manual que aún se utilizaba en algunas localidades del país. sus metas no terminaban ahí. en 1988.A. incrementar la red digital y automatizar la totalidad de su parque telefónico. en 1988 CTC decidió configurar una red capaz de proporcionar una cobertura más amplia por medio del uso de equipos portátiles de bajo poder.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 15 Vía Transradio Chilena (VTR) fue fundada en 1928 como la primera empresa de telecomunicaciones privada del país. La modernización de la red de CTC significó incorporar diferentes tipos de redes a la red pública. las de la segunda. No obstante. En noviembre de 1988 CTC y Cidcom obtuvieron concesiones para operar dentro de la primera. aumentar los servicios prestados a través de su red digital y ampliar en un 150% la telefonía pública en un plazo de cuatro años. Así no se producían interferencias entre los equipos y era posible optimizar el uso de la frecuencia. sobre el uso de ondas electromagnéticas para transmitir la voz. tales como RCA y Siemens. además. llevando adelante un plan de expansión que sobrepasó las predicciones del mercado. pues requería que una inteligencia central administrase la asignación de frecuencias. siendo sus accionistas cinco de las principales empresas de telecomunicaciones mundiales de esa época. Subtel había dividido el país en dos zonas de operación. inició la instalación de teléfonos públicos inteligentes (TPRI). puesto que desde 1981 Cidcom operaba un sistema de esta naturaleza. Sin embargo. Bond Corp. Los de color amarillo servían para llamadas locales. CTC puso en  . instaló. a lo largo de todo el país 1. Éste contemplaba duplicar el número de líneas existentes. es decir. Fue así como. mientras que los de color azul. y otra que abarcaba el resto del país. Para esto. Por su parte. centrada hasta entonces en el servicio telefónico convencional.350 teléfonos públicos. ya que pretendía. se abocó a impulsar la telefonía portátil inalámbrica. aquellos que permiten realizar todo tipo de llamadas y que aceptan diferentes medios de pago. una correspondiente a las Regiones Quinta y Metropolitana —incluyendo la ruta 68. como sus antecesores. en marzo de 1989. entre Santiago y Valparaíso—. Telecomunicaciones para todo Chile y para todos los chilenos: Modernización y expansión de la red La administración australiana revolucionó desde un principio el ritmo de crecimiento de CTC. fueron asignadas a ENTEL y VTR15.

8% observado durante los primeros ocho meses de funcionamiento.  . una vez privatizada. desarrolló una atractiva campaña publicitaria y de marketing. Entre los principales focos de acción de CTC estuvieron sectores de difícil acceso. Mediante éste proporcionaría servicio. Este programa de larga distancia desafiaba el acuerdo que. tales como transferencia a otro número y conferencia tripartita. Por esto. instituciones y a aquellas personas que por su trabajo requerían comunicarse de manera fácil y expedita desde o hacia cualquier parte del mundo. mientras ambas empresas estaban en manos de CORFO16. Por esto. carecían de comunicaciones expeditas. Era la primera etapa de un plan de prestación de larga distancia que prescindía del arriendo de medios a otros operadores. Recién creada. ya había aproximadamente cinco mil terminales celulares de CTC en uso. Así lo dice el artículo 3 de dicho contrato: La prestación del servicio público telefónico por parte de la Compañía de Teléfonos de Chile S. CTC decidió regirse según lo acordado dentro del contrato de concesión de 1982.. a aquellos centros económicos importantes que. El ímpetu por ampliar sus redes para operar la larga distancia. comprenderá el servicio telefónico local que proporcione a través de medios propios y el servicio telefónico interurbano e internacional que otorgue mediante medios propios y/o la interconexión con las demás empresas concesionarias del sector. La filial encargada de desarrollar el proceso de expansión fue CTC-Transmisiones Regionales S. Los enlaces entre estaciones se realizarían a 16 17 Operación de llamadas locales para CTC y larga distancia para ENTEL. donde se encontraban polos de producción en pleno desarrollo. tanto de ENTEL como de CTC. principalmente. destinada a empresas.A. en 1989. entre sus primeros objetivos estuvo conectar a la red celular aquellos polos agrícolas y portuarios que hasta entonces se encontraban marginados del servicio telefónico. En diciembre de 1989. por su ubicación. como centros mineros y sectores agroindustriales. Sin embargo. Para promoverla. Enlaces satelitales y de fibra óptica complementarían así la infraestructura de la empresa —basada hasta el momento sobre tecnología de microondas y cables coaxiales— y el servicio que le proveían otras operadoras. era similar al de naciones desarrolladas. había comenzado a instalar la red de fibra óptica entre la capital y Valparaíso —finalizada a mediados de 1990—. y a pesar del elevado costo de esta nueva tecnología. la Compañía de Teléfonos decidió implementar nuevos sistemas propios. delimitó áreas de acción y desarrollo entre CTC y ENTEL. desde 1984. Desde estos teléfonos era posible acceder a diversos servicios suplementarios.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) marcha la primera red de telefonía celular en Latinoamérica. derivó en un pleito de cinco años con los prestadores de telefonía de larga distancia. fibra óptica y tecnología satelital. El índice de penetración de un 0. aún se hacían insuficientes. Para el servicio de larga distancia. que la autorizaba explícitamente a realizar el servicio de larga distancia a través de medios propios17. Ese año la empresa adquirió estaciones satelitales —a pesar de que recién en 1993 le fueron otorgadas dichas concesiones— y diseñó el así llamado Proyecto Satelital.A. solicitó concesiones para proporcionar servicios intermedios de telecomunicaciones a través de nuevos medios propios. tramo en que hasta el momento utilizaba sus propias instalaciones de microondas. es decir. ya que las redes disponibles. en 1989.

En Donoso. Esto la convertía. presentaron en conjunto todas sus objeciones a las concesiones a CTC. dictaminó que no era factible. pues consideró que ésta no había tomado en cuenta informaciones técnicas ni periciales. dos de ellas en el área de concesión de CTC. Estrategia financiera para un gran plan de inversiones Las metas propuestas por Bond Corp. desde el punto de vista de la libre competencia y asumiendo que CTC dominaba el 95% del mercado de telefonía local. pues el mercado de capitales en Chile no tenía la capacidad para financiar proyectos de tal envergadura. como ENTEL y Chilesat18. básicamente dirigió su mirada a fuentes de financiamiento externas. ENTEL —empresa que dominaba el mercado de la larga distancia— recurrió ante este organismo. esta instancia acogió la tesis de la compañía y estableció las reglas de conducta y procedimiento para la operación del sistema de multicarrier discado19. autorizó a las empresas de larga distancia a prestar servicios de telefonía local. No conforme con esto. por lo tanto. Por otra parte. ENTEL interpuso un recurso de queja ante la Corte Suprema. textos. no habrían tenido sentido sin el diseño de una estrategia financiera que permitiera multiplicar la capacidad de inversión de CTC a cifras nunca antes vistas en la compañía. prácticamente. CTC potenció el servicio de la telefonía al incorporarle numerosas aplicaciones y desarrollar nuevas redes que hacen de soporte para servicios novedosos.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 18 19 Otras cinco compañías proporcionaban telefonía local. o transferencia electrónica de fondos y documentos. en 1989 esta cifra aumentó a 112 millones. El tribunal dejó sin efecto la resolución de la comisión. La ampliación de esta red permitió además dar un paso decisivo en relación con la comunicación de voz. La segunda. datos. pues la posición dominante de CTC en el mercado de telefonía local le entregaba un público cautivo. siempre y cuando los beneficios se traspasaran a los usuarios. correo electrónico. ordenó que volviera a pronunciarse. Con nuevos medios de transmisión y un intensivo programa de cableado con fibra óptica. Tras nuevos estudios y recursos. en la única empresa que se relacionaba en forma directa con los usuarios y a la cual necesariamente deberían acceder los demás prestadores de larga distancia y de servicios intermedios. los demás portadores de larga distancia. La subsecretaría consultó a la Comisión Antimonopolio si. Las comisiones Resolutiva y Preventiva mostraron diferentes posiciones: La primera estuvo a favor. Por su parte. Mientras la Subtel analizaba las solicitudes de concesiones que había presentado CTC. Si en 1987 invirtió 25 millones de dólares. era posible otorgarle dichas concesiones. través del transponedor del satélite Panamsat I. p. la solución al problema llegaría recién en 1994. imagen y sonido. ENTEL había solicitado concesiones para operar como proveedor local en áreas centrales de Santiago y anunció el desarrollo de proyectos similares en otras ciudades del país. Sin embargo. Para lograrlo.  . como operación de bases de datos. 139. pues temía a la integración vertical. Cuando CTC volvió a recurrir ante la Comisión Resolutiva. Compañía de Telecomunicaciones.

La emisión de ADRs demandó un intenso trabajo para adaptar aspectos normativos. Su primer objetivo fue la incursión en el mercado de capitales norteamericano en forma directa. Conocido más tarde como “el hombre de los ADRs”. en 1989. (IFC). Fue necesario que la Bolsa de Comercio de Santiago compatibilizara esta operación de capitales con las normas chilenas y que la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) dictara la circular que desde entonces rige este instrumento financiero en el país. esto le abriría las puertas para comprar equipos de alta calidad a mejor precio. Fue esta visión la que permitió transformar y expandir la empresa. Durante el último trimestre de ese año. el directorio decidió obtener recursos por un valor de 100 millones de dólares a través de la colocación de American Depositary Receipts (ADRs) en la Bolsa de Valores de Nueva York. Éste preveía capital internacional. y la que.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) Como holding internacional. pues en esos años ninguna empresa chilena. Era sólo la etapa inicial de un ambicioso programa financiero. sus éxitos le significaron ser elegido por la International Investment Magazine entre los quince mejores gerentes corporativos de finanzas del mundo. SEC) reducían el costo de financiamiento de parte de proveedores internacionales. y así acceder a otros mercados financieros. tributarios y contables en Chile. el demócratacristiano Patricio Aylwin (1990-1994). sin buscarlo. el 26. Fue así como. para regular los  . Además. en marzo del año siguiente. La coyuntura era propicia para invertir en CTC. transaba acciones en forma directa y privada en bolsas internacionales. el grupo australiano introdujo dentro de CTC una mirada global respecto de los instrumentos financieros a los que podía recurrir. También el Banco Central editó un nuevo capítulo del Compendio de Normas. La operación fue planificada y liderada por Claudio García desde la vicepresidencia de Administración y Finanzas de CTC. Luego de las elecciones de 1989. ya que el país se encontraba en medio de una escalada de desarrollo económico y mejoraba su imagen internacional debido al impulso del proceso democrático. El desafío no era menor para la compañía. modificó el mundo de las finanzas nacionales. pues las empresas registradas en la Superintendencia de Valores de los Estados Unidos (Security and Exchange Commission. ni tampoco latinoamericana. filial del Banco Mundial. hacían factible acceder incluso a financiamiento e inversión directa por parte de organismos multilaterales. junto a su buena situación en términos de análisis de riesgo. todos instrumentos relativamente desconocidos en el país. Ingresar a Wall Street era la estrategia para darse a conocer entre inversionistas y analistas extranjeros. La administración australiana tenía el convencimiento de que las expectativas de crecimiento y desarrollo de CTC. asumiría la presidencia del país. bonos colocados tanto en Chile como en el extranjero y créditos bancarios sindicados internacionales. créditos de proveedores. la compañía estableció contactos con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y con International Finance Corp.

Chile y las acciones que ésta tenía en CTC a Telefónica Internacional Chile S.2% de la propiedad de la empresa en 388. Corrían rumores de que Bond International tenía graves problemas financieros en el resto de sus empresas. permite el arbitraje que minimiza las diferencias de precio entre el mercado norteamericano y el chileno. flujos de dinero que implican operaciones de este tipo.5 millones de dólares.  . Esta venta permitió transferir indirectamente todos los haberes de Bond Corp. Adquirió así el 49. y British Telecom. El liderazgo asumido por la empresa hispana permitió a CTC potenciar su compromiso con el desarrollo del sector de telecomunicaciones nacional. lo que provocó reticencia en el mercado de capitales nacional. Telefónica España —noveno operador mundial de telecomunicaciones20— iniciaba su actividad en el país sesenta años después de que el presidente Carlos Ibáñez inaugurara la puesta en marcha del servicio telefónico entre Chile y España mediante una conversación con el rey Alfonso XIII. mediante tasas inconvenientes o acortando los plazos de renovación de deuda.A. Telefónica España se transformó en el controlador principal de CTC cuando compró. tuvo que deshacerse de la telefónica chilena. Mientras esto sucedía. la nipona NTT. Coincidiendo con el emblemático momento político que vivía Chile. durante el segundo semestre de 1989 surgieron noticias que hicieron temer por el éxito de la gestión emprendida por CTC. con ingresos por 48.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 20 En 1991.1 billones de dólares. altamente endeudado. en febrero de 1990.4 billones de dólares. contribuyendo en forma activa a la inserción de Chile dentro del mundo globalizado. que representa un hito en la historia del mercado de capitales en Chile.      Producto de la crisis del grupo Bond. Para impedir que los flujos de caja de CTC pudiesen servirle de paliativo. elaboró un prospecto para la Superintendencia de Valores norteamericana. la mayoría accionaria de esta compañía a través de su filial Telefónica Internacional Chile S. Al término de ese año. las cuatro empresas más grandes del rubro eran: la norteamericana AT&T. Asimismo. se produjo la crisis financiera final del grupo Bond. pues se trata del primer documento realizado bajo estándares internacionales. Adicionalmente.A. el que. más una opción para comprar un 1.. CTC obtuvo las clasificaciones de riesgo de sus acciones. con ingresos por 63 billones de dólares. Este mecanismo de traspaso de acciones a ADRs. El Servicio de Impuestos Internos (SII) determinó las tasas de impuestos aplicables a las transacciones de ADRs.3 billones de dólares. las cuales fueron consolidadas y profundizadas. incluyendo las operaciones de inflow y flowback. y viceversa.2% adicional. En Estados Unidos. hizo propias las metas y estrategias iniciadas por Bond Corp. la alemana DBP Telekom. la banca chilena dificultó las operaciones de crédito a la empresa en forma velada. con ingresos por 28. con ingresos por 23.

además. Continuaba siendo la principal operadora de telefonía local del país y. y la Cooperativa Rural Eléctrica de Llanquihue. CTC era propietaria del 95% del total de las líneas nacionales en servicio y proporcionaba telefonía a todo el territorio chileno. que permita participar en todas las oportunidades de negocio que ofrecía un mercado supranacional. tales como la Compañía de Teléfonos de Coyhaique (Telcoy). En 1994 adquirió las dos principales operadoras peruanas.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) En ese momento. sin duda. Ese mismo año compró al Ejército de Chile su propiedad en ENTEL. la compra de varias empresas de telecomunicaciones de América Latina. Telefónica. CándidoVelázquez-Gaztelu. en la cual había presentado la segunda mejor oferta como parte de un consorcio hispano-francés. como la Compañía Telefónica del Sur (CNT). Hay una necesidad evidente de facilitar a los clientes una oferta global de nuevos servicios. Telefónica España concretó. esta última operación resultaba un paso importante para ingresar al negocio de las comunicaciones en Estados Unidos. Luego se proyectó en Centroamérica. 258. Chile representó su primera inversión en el extranjero como socia mayoritaria de una operadora telefónica. asumiendo la dirección del servicio telefónico en El Salvador y Guatemala. que hace imprescindible abordar el negocio telefónico desde una óptica internacional”22. con excepción de las Regiones Décima y Undécima. y la Compañía Manufacturera de Equipos Telefónicos (CMET). Con 6.  . mediante un consorcio liderado por Telefónica 21 22 Además existían otras compañías pequeñas y cooperativas que operaban en diversas regiones. Setenta y cinco años. la concurrencia estaba conformada por dos empresas más pequeñas: la Compañía Telefónica Manquehue —que proveía de servicio a unos siete mil abonados—. Madrid.6 líneas por cada cien habitantes. y en Argentina obtuvo una concesión para crear Telefónica Argentina. Con la adquisición de CTC.1924-1999. que se habían propuesto “sustituir las viejas ideas autárquicas de operación de redes nacionales por la búsqueda de una proyección internacional. era la única dispuesta a efectuar grandes inversiones necesarias para una adecuada penetración del servicio. y el comienzo de su participación en la globalización del mercado de las telecomunicaciones. en la Décima Región. p. donde existía una demanda telefónica no atendida e infraestructuras que requerían fuertes inversiones para su modernización. con cerca de 30 mil líneas. fusionándolas como Telefónica Perú. Telefónica España revertía su frustrada candidatura en la licitación de 1987. Dentro de la capital. junto con anunciar la compra en Santiago. A partir de 1991 participó en la privatización de la operadora venezolana CANTV. y tomó control de Telefónica Larga Distancia en Puerto Rico. que en esa misma época contaba con ocho mil líneas en servicio en las Regiones Quinta y Metropolitana21. Su competencia en telefonía local la representaban empresas de menor tamaño. contaba en 1990 con más de 800 mil líneas operativas. En 1996 se insertó dentro del mercado brasileño —el mayor de la región— a través de la compra de parte de la Companhia Riograndense de Telecomunicacoes (CRT) y. dos años más tarde. Desde ese momento. Su presidente. señaló. en la Undécima Región. La empresa española iniciaba así su expansión internacional en el marco de una estrategia latinoamericana.

ya que de las 1. la operadora más importante de ese país. auguraba a CTC un positivo desarrollo. Chile se convertía en el decimoquinto país del mundo en participar en la bolsa neoyorquina. los ADRs representaban el 14. El hecho en sí era de gran importancia. La empresa recurrió también a otras operaciones financieras innovadoras. la revista Fortune recomendó las acciones de esta empresa como las más seguras del sector telecomunicaciones.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE Internacional que se adjudicó el 51. como bonos a 12 y 25 años en el mercado local. La colocación de estas acciones supuso no sólo un importante escalón para acceder a nuevas fuentes de financiamiento para el plan de desarrollo de la compañía.7% de la propiedad de la empresa. créditos sindicados  . De hecho. el desarrollo de la compañía se encaró con una creativa y agresiva estrategia de financiamiento. ya que cuenta con un mayor volumen y número de participantes. Varios ejecutivos de CTC viajaron a los principales centros financieros de Estados Unidos y Europa para entrevistarse con posibles inversionistas. A fines de ese año.700 acciones registradas en el New York Stock Exchange (NYSE). The Wall Street Journal informó en su portada la gran demanda por acciones de la telefónica chilena. Por primera vez emitió parte de su deuda a través de bonos convertibles en acciones en el mercado público internacional. el proceso de colocación de ADRs en la Bolsa de Nueva York siguió su curso. menos de un centenar eran extranjeras. una participación en CRT fija y móvil en Brasil. En 2001 ingresó al mercado móvil mexicano a través de la adquisición de cuatro empresas móviles. tres años más tarde. 25 empresas nacionales de diversas áreas ya transaban sus acciones en la Bolsa de Nueva York. CTC en Wall Street A pesar del cambio de controlador de la compañía. CTC participó en procesos internacionales de licitación y privatización de compañías de telefonía en América Latina. como parte de un consorcio internacional. El 20 de julio de 1990 a las 11:30 de la mañana. la licencia de telefonía celular para una zona de Colombia y. en el puesto número siete de la rueda. pues importantes instituciones comprometieron su participación. Entre elogiosos comentarios respecto de la economía nacional. comenzaron a transarse las acciones de la compañía. Con esto. En esta misma línea.8% de las acciones de Telesp en el estado de Sao Paulo. más profundo que el nacional. sino que fue una contribución significativa de CTC al progreso del mercado de capitales chileno. En 1993 obtuvo. Desde un comienzo percibieron que la iniciativa sería un éxito. Por su parte. hacia fines de la década de 1990. En adelante.

la colocación de eurobonos realizada por la compañía. a través de operaciones swaps. finalmente. las principales agencias de clasificación de riesgo internacionales le otorgaron la categoría de investment grade. desde que en 1995 algunos de sus bancos comenzaron a otorgar créditos a la empresa. En 1993. contratos de crédito con los proveedores. En agosto del 2005. El atractivo de estos bonos transados en el mercado de deuda de Estados Unidos. la larga distancia se abre a la competencia La disputa legal y la polémica que se había iniciado en 1989 por la participación de CTC en el mercado de la larga distancia con nuevos medios propios. es decir. llamada Ley 3-A. que la convierte en la empresa latinoamericana de mayor permanencia en la NYSE. fue calificada por Euromoney como la segunda empresa latinoamericana mejor gestionada. las concesiones de servicios intermedios de telecomunicaciones. lo que fue ratificado en enero de 1994 por la Corte Suprema.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) internacionales. con la clásica ceremonia del “Cierre de Campana de Día” en la Bolsa de Valores de Nueva York. 1996 es recordado como el año de la colocación de los yankee bonds. El mercado europeo tampoco quedó fuera del alcance de CTC. CTC-Transmisiones Regionales —conocida como CTCMundo— obtuvo. Ese año. era que servían como base de financiamiento externo de largo plazo. por un monto de 200 millones de dólares. CTC logró importantes reconocimientos por su solidez y sus resultados. a través del sistema de multiportador. Además. mediante integración vertical regulada24. cuando la Comisión Resolutiva Antimonopolios dictaminó que se permitiera la participación de las empresas de servicio público en la larga distancia. ya que algunos tienen un tiempo de vencimiento de hasta cien años y contaban con tasas de interés convenientes.302. el aniversario número 15 de la colocación de ADRs de CTC.  . contratación de seguros de cambio. se implantó el sistema multiportador para las llamadas de larga distancia nacional e internacional tras una modificación a la Ley General de Telecomunicaciones de 198223. Por su parte. se resolvió finalmente el 10 de marzo de 1994. Punto culminante fue. en 1999. categoría máxima que podía ostentar una empresa chilena. Ley del multicarrier. créditos de organismos y bancos internacionales. celebraron. mejoraba positivamente la clasificación de la deuda de la compañía quedando en (A-). Dos años más tarde. Gracias a esta labor. Se determinó que los operadores de telefonía pública participaran de ese mercado a través de empresas filiales constituidas como sociedades anónimas abiertas. Junto con el uso de estas estructuras de financiamiento vino la utilización de mecanismos de cobertura de riesgos de tasa de interés y de moneda extranjera. junto a numerosos invitados de la comunidad financiera nacional e internacional. pionera en la mayoría de los casos. directores y ejecutivos de la compañía. En 1993 la compañía había recibido señales positivas. compra de opciones y otros similares. 23 24 Ley N° 19. y contratación de leasing para equipos terminales y centrales privadas. Debido a esto.

Otro de los puntos en discusión fue la necesidad de definir lo que se entendía por larga distancia nacional. a larga distancia nacional. tenía desplegadas numerosas estaciones satelitales a lo largo del país. La mayor aprehensión apuntaba a la eventual “depredación” de los futuros competidores menores por parte de CTC. CTC poseía ya una red 100% digitalizada. cada una de las empresas operadoras recibió un código de discado propio. porque gran parte de los nuevos operadores no alcanzaron a tender sus redes. El ministro Secretario General de la Presidencia invitó a los representantes de CTC y ENTEL a una mesa de trabajo. A partir de agosto de 1994. Australia. el precio que debe pagar una compañía para utilizar las redes de otra. Transam: 13. Sin embargo. Reino Unido. CNT: 21. al ordenar que los cargos de acceso.I. al momento de discar. ETSE: 77. extendiéndose paulatinamente hacia el resto del país. de modo que las llamadas al interior de ellas correspondían al servicio local. ambas empresas acordaron establecer cuotas de mercado durante cuatro años.A. Para contrarrestar esos efectos. Ejecutivos y especialistas se “encerraron” durante diciembre de 1993 en el palacio de gobierno. TDI S. Tras un sorteo en el céntrico Hotel Carrera. trasladando así el problema de la arena técnica a la política. además. al cual debía anteponerse el número 1. Paralelamente.: 55. es decir. estipulada para el 10 de julio. y anticipándose a la apertura del mercado de larga distancia. Chilesat: 71. se retrasó. La reforma a la ley dividió a Chile en 24 áreas primarias. las tarifas se fijaban de común acuerdo entre las compañías involucradas. para estudiar posibles soluciones respecto de la inserción de CTC dentro del mercado de la larga distancia. CTC-Mundo: 88. Estados Unidos. esto es. en los cuales la modalidad era de multiportador contratado. la gran novedad chilena consistía en que el usuario podía elegir. República Dominicana y Filipinas. debían ser regulados sobre la base de criterios estrictamente técnicos. esta normativa solucionó otro aspecto relevante. Bellsouth: 81. Por falta de un adecuado mecanismo. entre otras cosas.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 25 Los otros países eran Japón. Hewster S. VISAT: 80 y VTR: 20. Esta arriesgada apuesta facilitó la integración de CTC al nuevo sistema. llegar a este desenlace no estuvo exento de dificultades y requirió incluso de la intervención del gobierno. En octubre  .: 10. Puerto Rico. Si bien existía la obligatoriedad de interconexión. La puesta en marcha. el sistema multiportador comenzó a operar en las ciudades de Talca y Curicó. Aunque había otros siete países que contaban con un modelo de este tipo. El sistema multiportador entró en vigencia al tiempo que el demócratacristiano Eduardo Frei (1994-2000) asumía la presidencia de la nación. porcentajes máximos que cada portador podía ocupar dentro de éste. el carrier que deseaba utilizar25. mientras que las conexiones entre dichas zonas. una extensa red de fibra óptica dentro de las zonas primarias y. pues bastó solamente que adaptara sus tecnologías a las necesidades de la larga distancia nacional e internacional. ENTEL: 23. esta situación había generado innumerables problemas que derivaron en juicios por interconexión. En contraste.

Asimismo. Además.6 dólares. Los comienzos del multicarrier se caracterizaron por una encarnizada competencia comercial entre las diversas compañías. CTC-Mundo enfrentó esta verdadera debacle con una intensa vigilancia del mercado. que por el minuto cobró un centavo de dólar de ese año� para llamadas a cualquier lugar de Chile y el mundo. ya que no habían sido previstas una ofensiva de precios tan extrema ni tampoco la dispersión de los clientes entre los distintos carriers. cuando reemplazaron parte de sus planas ejecutivas. la empresa diseñó una asertiva campaña publicitaria para posicionar adecuadamente la marca y su código de discado. Fue tal su éxito. tanto de la competencia como del comportamiento de los usuarios. en la larga distancia nacional. Con el correr del tiempo.5.647 en 1998.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) de ese año ya estaba completamente instalado. si en 1995 una llamada de tres minutos en horas altas a Estados Unidos costaba a un mexicano cinco dólares. La señal más evidente se dio en marzo del año siguiente. llegó incluso a amenazar el negocio. para un chileno sólo valía 1. y luego de estabilizado el mercado. La economía nacional crecía a lo largo de la década de 1990 a tasas promedio superiores al  . La situación alcanzó su punto máximo en diciembre de 1994 con el “Bellsouth de 4 pesos” como se denominó la oferta de esta compañía. las cifras son igualmente significativas: en 1994 el tráfico anual de salidas en millones de minuto era de 76. promocionaban el producto de la mano de rostros famosos. Serían éstos los actores imprescindibles de un mundo estructurado en torno al acceso a la información. se multiplicó varias veces el tráfico telefónico de larga distancia y los usuarios pudieron acceder a un mejor servicio. cuatro años después había aumentado a 594. Respecto de los precios. Así. sumada a una intensa publicidad que demandó al sector cerca de 50 millones de dólares. en las postrimerías del siglo XX. Como consecuencia de esta suerte de lucha a muerte. los “ochitos”. las empresas debieron readecuar rápidamente sus estrategias. se hizo indiscutible que ese lugar era ocupado por los clientes. Una fuerte guerra de precios. 188: dos osos de peluche.243 millones de minutos al año en 1994 a 2. la libre competencia introdujo mayor transparencia en los precios. En la internacional. Era en función de las necesidades de ellos que la compañía debía planificar estrategias y políticas para continuar liderando el sector. a la vez que los disminuyó. Desarrollo social y vanguardia tecnológica Si a lo largo de su historia la empresa había considerado que su capital fundamental estaba compuesto por su extensa infraestructura. a un argentino seis y a un japonés siete. los chilenos pasaron de hablar 1. que más adelante Telefónica España los utilizó en otros países donde operaba.

Internet.  . plataforma tecnológica de la Sociedad de la Información.

 .

por ejemplo. los que revelaron una mayor racionalidad de éstos a la hora de administrar los gastos. plasmó este propósito. en particular las del domingo. Los chilenos se volvían más exigentes frente a ofertas que en todos los ámbitos del mercado se hacían más amplias y variadas. pues el servicio local medido inducía a realizar llamadas cortas y en horarios más baratos. “Nuestro objetivo. 44% de las líneas en  . El estudio demostró que el 60% de las personas hablaba menos de seis minutos por llamada. La capacidad de consumo de las personas se elevó en forma inusitada. por los jefes de hogar. según el cual la empresa entregaba un solo acceso directo a la solución de las necesidades de ellos. A pesar de los avances conseguidos por la administración de Bond Corp. se observó que las llamadas de fines de semana. quienes más usaban el teléfono dentro de los hogares eran los jóvenes mayores de 14 años. dotar al país de comunicaciones de vanguardia que redujesen a cero los conceptos de distancia y tiempo en todos los servicios. buscó convertir las telecomunicaciones nacionales en un agente integrador del desarrollo socio-cultural —que incorporase a sectores deprimidos y a localidades apartadas.. es decir. Realizó nuevos estudios de comportamiento entre sus clientes. Para CTC. eran las más extensas. Las llamadas eran mayoritariamente sociales. la empresa había cerrado el ejercicio de 1989 con 284 mil solicitudes pendientes. el cliente. el país vio cómo se multiplicaban marcas. seguidos por las dueñas de casa y. Telefónica España elaboró en Chile una estrategia doble para optimizar su acción de cara a los usuarios. Una de las primeras e incipientes manifestaciones de este cambio conceptual fue la creación de los Centros de Atención Integral de Clientes (CAIC). en tercer lugar. y. generándose nuevos mercados objetivos. estimulado desde el propio gobierno por los decretos tarifarios de 1988 y 1994. productos y grandes centros comerciales. entre 15 y 24 años. eran quienes más largo hablaban.5% anual. con especial influencia tanto en la movilidad de los grupos como en el acceso cada vez mayor a la sociedad de consumo. empresas o administración pública. Nuestra meta: la excelencia en el servicio”. corrigiendo las desigualdades en el acceso a las tecnologías de la información y del conocimiento—. Esto acarreó significativas transformaciones en las formas de producción y en los patrones de empleo. Con un acceso masivo al crédito. Por una parte. Igualmente. A su vez. En 1991. CTC lideró así el período de mayor crecimiento de la red de líneas fijas en la historia del país. volver la mirada hacia las personas se hizo así indispensable. A esta misma inquietud respondió el concepto de “ventanilla única”.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 7. destinados a acoger los diversas requerimientos de los usuarios. Para lograr esto. el desarrollo tanto industrial como económico generó mayor riqueza y redujo la pobreza a la mitad. por otra. ya fueran ciudadanos. fue el lema que. desde 1991. y que mujeres y jóvenes de ambos sexos.

redes capaces de soportar todos los servicios de telecomunicaciones que se utilizan actualmente y que adoptaron un trazado semejante al de las carreteras. Las grandes empresas e instituciones del país fueron multiplicando 26 El conjunto de servicios provistos por ésta se denominó “CTC Smart – Un servicio inteligente”. sin requerir de CTC una modificación en su infraestructura ya instalada. y de éstas casi la mitad fue emplazada en regiones. La digitalización permitió a los usuarios acceder. Desde 1990 la telefonía pública se amplió hacia calles secundarias y sectores urbanos marginales. Esto permitió la introducción al mercado. Esta plataforma hizo posible la rápida introducción y el desarrollo de servicios adaptados a las cambiantes necesidades de los clientes. al año siguiente. A fines de 1993.3 líneas por hora. en 1993. texto.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) servicio. imagen y sonido. Gracias a este logro los españoles introdujeron en Chile el concepto de “autopistas de la información”. Emblemática fue también la inauguración de los primeros teléfonos públicos en la Antártica. A fines de 1991. a partir de 1994.  . de la Tarjeta Telefónica de Prepago que vino a simplificar la realización de llamadas. Tecnológicamente. que sólo fue posible gracias a la multiplicación de la capacidad de instalación de líneas telefónicas. nivel sólo superado por operadores de telecomunicaciones en Francia. lo que la impulsó a insistir en esa dirección para homologar su red bajo dicha técnica. una red pública digital multiservicio que proporciona conectividad para la prestación de una amplia gama de servicios que incluyen voz. Se consolidó en Santiago la presencia del teléfono público inteligente con la instalación de 1. la empresa superó el 70% de digitalización al año siguiente de su llegada a Chile. CTC pudo vanagloriarse de haber logrado la digitalización en el 100% de su red. Llevar adelante esta masificación del servicio significó un gran esfuerzo en términos técnicos y profesionales. al 29%. Se planteaba como un área de asistencia a la comunidad al extender esta red a sectores en los cuales un gran número de personas no podía costear teléfonos particulares. en 1993. Hong Kong y Nueva Zelanda. Telefónica España había recibido la compañía con un alto nivel de digitalización —51%—. posibilitando así la introducción de servicios avanzados. Decidida a marchar por esta vía. Por otra parte. ésta logró reducir la demanda insatisfecha a cerca del 38% y.160 nuevos equipos en las principales avenidas de la ciudad. a la plataforma de Red Inteligente que los proveyó de nuevos servicios como el cobro revertido automático y número telefónico único26. se implementaron 68. gracias a ella fue implementada la Red Digital de Servicios Integrados (RDSI) para telefonía básica. La política de telefonía pública se convirtió en foco de acción relevante como agente integrador. es decir. Las cifras son elocuentes: entre los años 1969 y 1988 se conectaban 2. Durante el primer año de la gestión española —y en forma simultánea a la instalación del teléfono un millón—. una de cada tres líneas telefónicas en servicio había sido instalada por CTC.5 líneas por hora. superando con creces la meta del 71% que había impuesto CORFO cuando llamó a licitación internacional seis años antes.

TV de alta definición y transmisión de datos. e incorporó servicios suplementarios.. Dos años más tarde. es decir. afectando de forma  . sufrieron un primer revés tras la dictación del decreto tarifario de 1994. También implementó el servicio TREK. en 1994. y el radio trunking —sistema de radiocomunicaciones móviles de voz troncalizadas— destinado a aquellas empresas cuyo personal debe desplazarse continuamente28. CTC entró al negocio del TV Cable tras la compra del 80% de la empresa Invercom S. de una forma que asume espontáneamente las distintas señales que son generadas periódicamente por el emisor para organizarlas eficientemente en cápsulas o paquetes que son transferidos a gran velocidad por canales virtuales. Asimismo. Ese año llegó a contar con 258 enlaces locales e intraprimarios de fibra óptica destinados a la prestación de servicio telefónico básico y a aquellos servicios adicionales a éste. A partir de entonces. TV Cable. fue de suma relevancia que. CTC-Celular fue la primera empresa sudamericana en ofrecer este tipo de tecnología. a través de la Red Privada de Datos (DataRed) y de la red de tecnología Modo de Transferencia Asincrónica (ATM). Así.A.  . con las firmas VTRCelular y Telecom-Celular contratos de roaming. La red digital de CTC también incidió en el desarrollo de su telefonía móvil. Esta última.. Por esto. posibilitando la conexión de llamadas directas entre cualquier punto del país. en 1991. desde 1995. un sistema de comunicaciones móviles de datos cuyo principal progreso radicó en la posibilidad de intercambiar información y mensajes desde o hacia cualquier lugar. el sector de telecomunicaciones chileno se reestructuró. y luego de que la Subtel aumentara a tres las zonas de concesión. ATM transmite a una velocidad que parte desde los 155 Kbps y se espera que pueda llegar hasta los 2. Esto implica que tanto el emisor como el receptor no tienen que estar sincronizados para la transmisión de datos. le permitió expandir sus servicios móviles hacia el paging o buscapersonas. surtía de TV Cable a todas las comunas de la Región Metropolitana y a algunas fuera de ella. CTC-Celular se amplió hacia las regiones Undécima y Duodécima. la empresa completó la extensión de su red para cubrir nuevas e importantes rutas y localidades. vivió importantes avances que la llevaron a liderar el mercado nacional. CTC dispuso de la infraestructura para construir una plataforma única de red que la integraba a la corriente mundial que. suscribió. teleeducación. Conocida también como la “supercarretera de la información” de banda ancha. en junio de 1993. audio e imagen de alta calidad— en forma simultánea y asíncrona.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 27 28 ATM es una tecnología de última generación que permite el transporte de distintas señales —datos. Este escenario fue abordado por CTC. En este marco. La compra de Instacom S.A. Para optimizar el uso de la tecnología digital era fundamental implementar una adecuada red de fibra óptica. ya que el paquete de datos lleva la identificación sobre el inicio y término de la transmisión. propietaria de Comunicaciones Intercom S. proveía las transmisiones de voz.A. la filial CTC-Transmisiones Regionales haya obtenido la concesión para instalarla. sus necesidades específicas de comunicaciones privadas con tecnología digital. destacando el roaming internacional. Destacaban servicios tales como telefonía.      El impulso y los logros que había alcanzado la empresa gracias a la gestión encabezada por Telefónica España. operada por CTC-Celular. en 1994. video a demanda. operarla y explotarla. datos e imagen dentro del concepto conocido como Red Multimedia. la cual.4 Gbps. en un ambiente de interactividad. Para entregar servicio más allá de su área de concesión. plataforma especializada para el transporte digital de datos a altas velocidades27.

Tras esta operación. sustentado en una plataforma única de red.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) especial a CTC. CTC enfrentaba una agresiva competencia en todas sus áreas de negocio.2%. redes para empresas e instituciones. Ésta participaba integralmente en todos los segmentos de dicho mercado. En 1996 nacía MetrópolisIntercom.A. y que las utilidades por servicios regulados sólo aumentaran en un 0. Hacia mediados de 2005 contabiliza más de 1. CTC firmó alianzas estratégicas con IBM y SONDA S. En 1994 CTC-Celular constituyó una sociedad con Sonda. servicios de valor agregado.000 visitantes a lo largo de 48 muestras de artistas de la talla de Roberto Matta. de manera que optó por la implementación de alianzas estratégicas.1%. El gobierno eliminó la renta plana que aún se aplicaba en ciertos lugares y rebajó las tarifas de telefonía fija en un 5%. con un 57% de participación de mercado. durante una visita a Chile. En 1997. la cobertura alcanzada por las redes de cable y fibra óptica permitieron a la compañía incrementar sus servicios multimedia e interactivos a través de la fusión de dos operadoras de televisión por cable. que. Metrópolis e Intercom S. Tras esta fusión. Fue así como se originó Startel.8% respecto del ejercicio anterior29. telefonía local y de larga distancia. los clientes de telefonía celular de 29 Para CTC la nueva estructura de precios significó que ese año se redujera su nivel de ingreso por línea en un 3. la nueva empresa abarcó el 41% del mercado nacional —abastecido por dos operadores principales— y ofreció a sus clientes alrededor de sesenta señales de televisión.A..  . También las comunicaciones móviles se vieron potenciadas tras la fusión de CTC-Celular y VTR. es decir. A pesar de este cambio de escenario. que debió realizar un esfuerzo adicional de eficiencia en su administración. Este referente urbano de la ciudad de Santiago alberga la sala de arte más concurrida del país. además participó en el desarrollo de negocios con empresas como Microsoft y NEC-Chile. el mayor proveedor de servicios computacionales del país y uno de los más importantes en Latinoamérica. estuvieron la incorporación de nuevas áreas dentro del conjunto de servicios regulados —tales como telefonía pública. La situación era compleja para la compañía. pues su utilidad neta disminuyó en 8. líneas de dedicación exclusiva y servicios de conexión a servicios regulados— y la reestructuración de los precios. TV Cable. La renovada imagen de la empresa tomó cuerpo en su nuevo edificio corporativo inaugurado por los reyes de España en 1996. empresa que se constituyó en el único operador de comunicaciones móviles con cobertura nacional y en el mayor del país. en la cual CTC poseía el 30% de la propiedad.800. telefonía pública y venta de equipos. la mayor sociedad de TV Cable en Chile. Por otra parte. CTC reafirmó su opción estratégica de convertirse en un operador universal y masivo de telecomunicaciones. desde 1995.A. Entre las principales modificaciones que introdujo el decreto. Joan Miró y Jesús Rafael Soto.A. telefonía móvil. pasó a llamarse Compañía de Telecomunicaciones de Chile S.1%. Claro reflejo de esto fue el cambio de razón social de la Compañía de Teléfonos de Chile S. en 1996. mientras que las líneas promedio en servicio crecieron en 14.

000 líneas en servicio.650. Americas I. CTC alcanzó una participación del 38% en LDN y del 35% en LDI. CTC se convirtió desde 1995 en la única empresa con concesiones para operar en todo el país. Panamericano. Tales como Unisur. en 1998.200 kilómetros desde Arica hasta la isla de Saint Thomas en el Caribe. Fue así como. Para realizar esta operación. con una densidad de 17. CTC intervino también en la construcción de un cable submarino para unir los países latinoamericanos de la costa del Pacífico con el resto del mundo. incluyendo conexiones con Argentina a través del Cable Trasandino y a Perú por medio del Cable de la Concordia. compuesta por 1. modernizando e internacionalizando sus redes. CTC-Mundo se integró en el desarrollo y la utilización de diversas redes submarinas de fibra óptica31. Uno de los primeros pasos de la empresa chilena fue la conexión al cable submarino del consorcio Unisur. a 175 mil al año siguiente. ese mismo año CTC adquirió VTR-Larga Distancia. cuando obtuvo autorizaciones para dar servicio en las regiones Décima y Undécima. Americas II. gracias a la puesta en servicio de un cable de 1.900 kilómetros de fibra óptica entre Santiago y Buenos Aires. Columbus II. alcanzó. la primera tarjeta de prepago en el país. que facilitó a CTC-Mundo la participación en el tendido de los cables submarinos. vigorosa formación de capital y moderadas tasas de desempleo e inflación— y la demanda por líneas fijas continuaba ascendiendo. Una de las más acertadas realizaciones de Startel fue la introducción de Amistar. déficit fiscal virtualmente eliminado. Si bien siguió siendo el principal operador. en LDI— y contaba con la principal red nacional. balanza comercial excedentaria. Por otra parte. aumentando siete veces la capacidad de la ruta. Su aporte consistió en el montaje del aterraje de este cable en Arica30. A través de esta red fue posible conducir más de 60 mil conversaciones simultáneas. que permitió las transmisiones a Estados Unidos y Europa. en 1998. Esto no sólo le permitió prescindir del arriendo de medios a terceros. desde 1998. sino alquilarlos a otros. redujo su participación en el mercado —históricamente del 95%— al 89%. actualmente conocida como Globus 12032. la compañía se integró a las megarredes mundiales que se ampliaban a través de nuevos circuitos de fibra óptica. en 1995. De esta manera. Particular foco de atención para la compañía fueron las principales ciudades  . Estas alianzas fueron posibles gracias a la posición que ocupaba Telefónica España en el sistema global de telecomunicaciones. A fines de 1995. Europa y las principales redes de fibra óptica del mundo. CTC siguió potenciando el crecimiento de esta red. CTC-Mundo se había convertido en la segunda compañía dentro del mercado de larga distancia —con el 31% de participación en LDN y 20%. Al año siguiente. conformado por 40 portadores internacionales. Como Chile se encontraba en una positiva coyuntura económica —con crecimiento elevado. punto que concentra los cables internacionales que se conectan hacia el hemisferio Norte. Empeñada en transformarse en líder como prestadora de servicios de larga distancia. la empresa completó su red de fibra óptica desde Arica hasta Puerto Montt. en 1995. Como socio del Consorcio Panamericano.6 líneas por cada cien habitantes33. había debido esperar a una respuesta positiva de la Comisión Antimonopolio. Gracias a esta compra.810 kilómetros de cables de fibra óptica y 11 estaciones satelitales.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 30 31 32 33 En abril de 1999 se dio inicio a las operaciones del Cable Submarino Panamericano que conectó Chile con Estados Unidos. Atlantis II. CTC aumentaron desde 66 mil. Maya I y TPC-5 y en los sistemas satelitales Intelsat y Panamsat. que permitió ampliar el uso a través del control del gasto. las 2. En telefonía básica. El estreno de CTC como operador de larga distancia profundizó su acción como empresa de telecomunicaciones. con un tendido de 7.

donde se conectaron 40 computadores. diseñó un modo de transmisión que divide la masa de datos para enviarla en pequeños “paquetes”. Esos ordenadores se relacionan virtualmente a través del protocolo TCP/IP (Transmission Control Protocol / Internet Protocol). El posterior auge y expansión vivido por Internet se debió. La compañía. que regulan las transmisiones en todos los sentidos en los extremos de un enlace de telecomunicaciones. En ella la información y el conocimiento son las claves de la producción. los concursos públicos del Fondo de Desarrollo de las Telecomunicaciones (FDT). Los protocolos son un conjunto organizado de procesos y normas. Internet es una red mundial de comunicaciones digitales en la cual millones de computadores interconectados comparten información a través de sistemas de transferencia de datos. el Estado instauró. las que por una tendencia descentralizadora se habían convertido en puntos de distribución y consumo de redes bancarias. productividad y competitividad. y así nacieron redes públicas y privadas de transmisión de datos mediante este procedimiento. que articula globalmente las prácticas económicas dominantes en torno a redes descentralizadas. principalmente. adoptando políticas de “descreme” de los usuarios de CTC. financieras y comerciales34. los modelos de trabajo y la acción de gobiernos e instituciones.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) de regiones. Se sumaba así a la corriente mundial de difusión masiva de esta tecnología que instauró una nueva manera de organizar la actividad. Así se aseguraba la inviolabilidad de los datos transportados a través de las redes militares de comunicación. Para las áreas rurales que quedaron al margen. a la convergencia de una serie de factores desarrollados desde principios de la década de 1990. se adjudicó el 76. ya sea personales o grandes equipos35. El principio de operación de Internet fue ideado en la década de 1960 como parte de una iniciativa del Ministerio de Defensa de los Estados Unidos para proteger información en la eventualidad de un conflicto mundial durante la Guerra Fría (1945-1990). Una de sus manifestaciones más tangibles y relevantes ha sido el surgimiento de la Nueva Economía. las empresas competidoras concentraban sus actividades en concesiones limitadas a las principales ciudades del país y a las zonas más atractivas comercialmente. aquellas de mayor tráfico. modificando las relaciones entre las personas. es decir. En 1972. el invento fue mostrado al mundo en una exhibición pública durante la International Computer Communication Conference en Washington. en 1995. Pretendía crear un sistema de comunicación seguro y a prueba de errores basado sobre una red descentralizada. Con este fin. conocidas y respetadas. donde se recomponen en su formato original.  . El paradigma de Internet En 1995. diseñado para hacer posible la interconexión universal de distintas plataformas de comunicación de computadores. como parte de su compromiso por entregar un servicio universal.5% de estos proyectos el año de su apertura. los cuales pueden tomar diferentes rutas hasta su destino. 34 35 A su vez. CTC comenzó la prestación de servicio de acceso a Internet. Pronto se hizo evidente que el concepto podía ser utilizado en la vida civil. plataforma tecnológica esencial para crear los cimientos de la Sociedad de la Información en Chile. Su efecto sólo benefició así a los sectores de mayores ingresos.

y ya a partir de 1997 se observó en el país un importante crecimiento en el tráfico a través de esta tecnología. Desde 1998 ha entregado conexiones a Internet gratuitas a 5. CTC entendió que no bastaba con dotar al país de una adecuada infraestructura tecnológica. Esta iniciativa surgió de la empresa IBM y de Académicos Asociados —institución que reunía a docentes de las principales universidades chilenas— quienes se propusieron poner en red a todas las universidades del país. Esta tendencia se mantuvo hasta 1995 cuando diversos multiportadores. en 1986. Sin embargo. REUNA. Paralelamente. La suma de estos avances permitió que Chile ingresara como el primer país latinoamericano a la “red de redes”. Una de las primeras experiencias se dio en 1985. es decir. el aumento de computadores per cápita y la ampliación de la red de telecomunicaciones. la historia de Internet se remonta a los años 80. la caída de los precios de interconexión. que ese año ya contaba con 20 mil usuarios37. En adelante. del cual surgieron dos empresas: CTC REUNA e InfoEra. .500 establecimientos educacionales públicos. Netscape y Microsoft Explorer. con una red de información que funcionaba entre la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y el Ministerio de Salud. Los más determinantes fueron la creación del protocolo TCP/IP. En esos momentos aparecían los primeros sitios web chilenos. La primera. sino que además debía colaborar con la formación de una población capaz de desenvolverse en forma autónoma y creativa en torno a las tecnología de la información y de la comunicación. Por su parte. como  Telefónica CTC Chile. Esta tendencia se repitió al año siguiente. determinante para el despegue de Internet en el país fue la creación del proyecto Red Académica Chile. incluyendo sus bibliotecas y centros de investigación. el tráfico aumentó en un 250% respecto del año anterior. mientras que InfoEra se orientó al desarrollo de contenidos de información para Internet. fueron factores decisivos para el desarrollo de Internet. aunque todavía restringida al ámbito académico y sin la posibilidad de conectarse con servidores fuera del país. En Chile. A pesar de que Chile poseía los índices de penetración de Internet más altos de Latinoamérica. A mediados de esa década nacieron varios proyectos simultáneos en el seno de los departamentos de informática y computación de las principales universidades chilenas. primera red digitalizada del país. en 1992. CTC aumentó en cinco veces su tráfico en ese mismo período. principalmente universitarios. Sin embargo. Intranet y Extranet. comenzaron a operar dentro de este mercado. la educación y la difusión de Internet se transformaron en desafíos claves para la empresa. a cerca de tres millones de estudiantes.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 36 37 Tales como Mosaic. En 1998. CTC suscribió un convenio con REUNA. que posteriormente se llamó CTC Internet. entre ellos CTC-Mundo. era bajo comparado con países desarrollados. Al año siguiente se realizaron ensayos de envío de correo electrónico entre los departamentos de Ciencias de la Computación de la Universidad de Chile y de Ingeniería Informática de la Universidad de Santiago. eficientes y de libre disposición36. entregaba servicios de conectividad. Por esto. la expansión de la World Wide Web y la difusión de browsers o instrumentos de navegación sencillos.

 .

se enmarcó dentro del Proyecto Enlaces. el colegio o el liceo son los únicos puntos de contacto de sus hijos con la computación e Internet. y ayudarles a operar sitios y programas educacionales creados por el ministerio. Enlaces ha incidido fuertemente en las tasas de acceso a nivel nacional. . Con campañas originales. la estructura de este mercado cambió a partir de 1997 cuando se amplió el espectro de la telefonía móvil con la adjudicación de tres licencias nacionales de Servicio Telefónico Móvil Digital en la banda 1. Chile contaba. de los países con renta per cápita media superior. la independencia de movimiento aportada por la telefonía celular sería capaz de imprimir un fuerte impulso a este negocio. compartía el mercado móvil con otras dos compañías que tenían concesión para operar en la banda 800 de radiofrecuencia. Startel —desde ese año en un 99.900 resultó ser superior en términos comerciales y tecnológicos. pues para la mayoría de las familias chilenas la escuela. se vio que la banda 1. Startel. analógica y digital.38 abonados por cada cien habitantes. la medida más efectiva que se estaba aplicando a nivel mundial fue la introducción del prepago. Esta iniciativa. llamado PCS.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 38 El alza se debió. a la entrada de los nuevos operadores en la banda de 1900 MHz. el índice más alto de la región y. y que la apuesta de Startel no había sido del todo acertada. No obstante. Con el tiempo. Con el fin de disminuir la brecha digital. que demandó una inversión cercana a los diez millones de dólares. Aunque participó en la licitación. en general. Los resultados son elocuentes y se reflejan en un incremento del 152% de usuarios de celulares Startel. CTC se lanzó a la masificación de la telefonía móvil. la empresa ha capacitado además a profesores en las áreas de computación e Internet para guiar a los alumnos en la navegación por la web. Aún así. ofertas innovadoras y una publicidad exitosa.  Telefonía celular. con 1. como el inicio de una política nacional para introducir las tecnologías de la información y de la comunicación en Chile. en parte.900 MHz. un país en movimiento. pues optó por digitalizar los servicios de telefonía móvil en la banda 800 para entregar a sus clientes todos los servicios en tecnología dual. no jugó sus cartas en ella. en 1996. La telefonía celular se expande en el país Así como la acogida de Internet indujo una serie de nuevas actitudes de los usuarios frente a las telecomunicaciones.9% propiedad de CTC—. los que llegaron ese mismo año a 554 mil.7 clientes por igual cantidad de habitantes. las naciones desarrolladas tenían 8. Para lograrlo. Durante 1998. el mercado de telefonía celular chileno experimentó un crecimiento explosivo. Sin embargo. es decir. que cambió definitivamente la fisonomía del mercado. elaborado por el Ministerio de Educación seis años antes. parte de su proyecto Internet Educativa 2000. filial de CTC. en una decisión corporativa se mantuvo en la banda 800. aumentando la penetración de 3% a 6%38.

 .

apoyando especialmente la alfabetización digital. desde 1999. lo que incidió fuertemente en los sectores agropecuario y energético. Soluciones para un panorama adverso En Chile. por medio de un cable de 25 mil kilómetros que unió todo el continente americano. viendo afectados principalmente sus negocios de telefonía local y de larga distancia. La causa más directa de esto fue la reducción en un 24. había significado un punto de inflexión para el acelerado desarrollo de la compañía. y DataCorp para el negocio de datos y servicios destinados a empresas. se vivió la peor sequía en cien años. El panorama se complicó aún más a partir de la dictación del decreto tarifario de 1999. Rápidamente. con un claro deterioro de los resultados de la compañía. y se agregó la palabra Telefónica al nombre de sus filiales. especialmente en el cobre. Perseguía así expandir su presencia en Europa y Latinoamérica. al poco tiempo el crecimiento nacional volvió a recuperarse. A raíz de esto dotó. la detonación de la crisis económica del sudeste asiático de 1998. Sólo durante su primer año de vigencia sus entradas bajaron en 146 millones de dólares. Por su parte. Ésta —que también se hizo cargo de la administración de la sala de arte del edificio corporativo— nació con el objeto de potenciar las distintas actividades que la empresa realiza en el marco de su compromiso con el desarrollo integral de la sociedad. y en conjunto con Fundación Telefónica de España. a producir pérdidas. la compañía chilena creó la Fundación Telefónica Chile. es la encargada de ejecutar y canalizar la acción social y cultural de las empresas del grupo Telefónica en Chile. Además. y competir exitosamente con las multinacionales del sector. que para la empresa se tradujo en caída de márgenes e ingresos. aunque sin alcanzar el nivel de los índices de la década anterior. Sin embargo. Su tráfico disminuyó y la morosidad aumentó en forma significativa. CTC no quedó incólume ante esta realidad.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE 39 Los negocios globales implementados por Telefónica España potenciaron principalmente las áreas de Internet y telefonía móvil. responsable de los activos de telefonía fija en ese continente.7% de los ingresos anuales por línea  . orientado hacia el desarrollo de una estrategia de integración mediante la división de sus negocios en líneas de enfoque global39. Emergia se creó para proveer servicios de comunicación de gran ancho de banda. de una única marca a todos los mercados en los que operaba. el país enfrentó fuertes declinaciones en sus precios de exportación —16%—. Ese mismo año. pasó de ser la empresa generadora de mayores utilidades en el país —cercanas a 280 millones de dólares—. El grupo hispano se había embarcado en un proceso de reorganización interna. cuya cotización registró una caída del 28%. esta última a través de la creación de la filial Telefónica Móviles. estuvo fuertemente marcado por los lineamientos internacionales de Telefónica España. Terra Networks nació para proveer servicios de acceso a Internet. Dentro de un escenario mundial altamente complejo. Se sumaron también Atento —centros de teleatención a clientes— y Telefónica Latinoamérica.     El desenvolvimiento de CTC a partir de fines de la década de 1990. Desde entonces la Compañía de Telecomunicaciones de Chile pasó a llamarse Telefónica CTC Chile. Por ello.

De esta manera. parte importante del desarrollo del sector se realizaba a costa de ella. no obstante que sus competidores en áreas específicas podían aplicar precios libres.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) provenientes de los servicios regulados —más un 1% anual adicional de reducción de tarifas entre 1999 y 2004—. con tarifas de carácter de máximas para Telefónica CTC Chile. optó por enfocarse hacia la rentabilidad de aquellos negocios de mayor potencial. Redujo fuertemente tanto su inversión como sus gastos de operación. de otras compañías de telefonía fija o de compañías móviles. La variación del ingreso por línea estuvo determinada por dos causas: la disminución de un 17% de los ingresos provenientes de los suscriptores y por la rebaja en un 73% sobre las tarifas de cargos de acceso de las empresas interconectadas. En marzo de 2002.5 veces superiores. CTC presentó ante los Tribunales de Justicia una demanda de indemnización de perjuicios en contra del Estado. En su opinión. A octubre del año 2005. ya sea de portadores de larga distancia. el juicio aún se encuentra a la espera del fallo de la sentencia en primera instancia. la forzaron a tomar urgentes medidas para sobreponerse y evitar un posible descalabro económico. Las nuevas condiciones que impuso el regulador a Telefónica CTC Chile. para contar durante los próximos dos a cuatro años  . Esto provocó. vendió activos fijos prescindibles e implementó medidas tendientes a disminuir la deuda. se habían cometido graves ilegalidades y errores en la dictación del decreto tarifario. por la vía del traspaso de eficiencias a los demás operadores. La empresa aseguraba que. horarios diferenciados o planes con rentas planas. También negoció todos sus contratos de deuda con los bancos y con los tenedores de bonos locales. a su vez. causando un daño a la compañía que superaba los 270 millones de dólares. los cuales no habían sido refutados ni corregidos por las autoridades pertinentes. en definitiva. la empresa intentó demostrar a la Subtel que ésta había establecido fuertes rigideces tarifarias y graves asimetrías en los cargos de interconexión. Entre otras cosas. la empresa buscó mecanismos para recuperar la generación de flujos de caja y para fortalecer su situación financiera. Lo más adecuado era fortalecer su presencia dentro de los servicios no regulados e introducir nuevos productos que incrementasen el consumo. Paralelamente. solicitó a la Comisión Resolutiva Antimonopolios una flexibilización tarifaria y pidió a la Subtel que adecuara los cargos de acceso a través de un alza que corrigiera las distorsiones artificiales que se habían producido. pues en ese momento el 60% de sus entradas provenía de los servicios regulados. Para que la normativa volviera a actuar como base del desarrollo competitivo del sector. Para esto. Las nuevas reglas significaron un duro golpe para la compañía. una gran asimetría. ya que las tarifas de cargos de acceso de los competidores de CTC eran hasta 2. dichas empresas se vieron favorecidas al reducir sus costos de operación. lo que les permitió mejorar sus propios márgenes.

A. También se replanteó su alianza con la empresa de servicios informáticos Sonda. sin embargo.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE con una mayor flexibilidad financiera. quienes se unieron a los 3. Los flujos de caja mejoraron gradualmente y pudieron ser utilizados tanto para financiar el plan de inversiones de la compañía como para disminuir la deuda financiera.A. ésta bajó en un 60% desde su punto máximo en julio de 1999. del cual se marginó el año 2000.445. Algunos meses más tarde. a lo largo de cuatro años. Así. la reestructuración anunciada implicó la salida de 1. otros 3. propuesta aceptada por el 43% de los empleados. ya que las necesidades de conectividad de las empresas continuaron siendo atendidas por Telefónica Empresas. manteniendo su presencia en CRT Celular de Brasil. al quebrarse definitivamente las antiguas prácticas laborales. estaba la decisión fundamental de Telefónica CTC Chile de reorientar su estrategia corporativa basada históricamente sobre el crecimiento de su red de telefonía fija. la empresa debió conformarse con maximizar el rendimiento de las líneas existentes. Bajo este prisma cayó el negocio de la televisión por cable. la política de racionalización de personal redujo a la mitad la planta de personal de Telefónica CTC Chile. agrupados en una alianza de sindicatos. Esto se tradujo en un largo y difícil proceso de renegociación de contratos. alcanzando los 936 millones de dólares en junio de 2005. la compañía vendió su Isapre además de sus acciones de Terra Networks. Por esto.070 personas de la matriz y de las filiales. Al año siguiente. Telefónica CTC Chile reestructuró su organización cambiando la plana directiva y reduciendo la planta de empleados. y el total de las acciones de Telefónica Móvil Chile S. Detrás de estas pautas. optaron por quebrar la negociación y realizar una huelga legal que se prolongó por 28 días. que incluyó un “Plan de Retiro Extraordinario” para ofrecer una alternativa a quienes no aceptaran afrontar las condiciones por las que atravesaba la compañía. Sin embargo. el año 2004. Ese año además vendió su participación en CRT Fija. Este proceso alcanzó durante la negociación colectiva del año 2002 su punto más complejo. filial de Telefónica España dedicada al negocio de Internet. como la nueva reglamentación la convirtió en antieconómica. ella se redujo a  . Una de las primeras medidas fue la venta de activos prescindibles que generaban poca rentabilidad. si el promedio de inversión anual entre los años 1995 y 1999 en telefonía fija osciló en torno a los 280 millones de dólares —correspondientes al 44% del total de las inversiones de la compañía—. Telefónica España adquirió la participación de Telefónica CTC Chile en Publiguías S. La empresa debía simplificar y flexibilizar los contratos existentes. De hecho. Más tarde. de cuya propiedad se deshizo paulatinamente hasta el 2002. Asimismo. Esta transacción se restringió al segmento residencial.500 trabajadores despedidos entre los años 2000 y 2001. además de recambio y despido de personal.

en 1999. a un 20% del total invertido40. esto es. a 14. Los esfuerzos de la empresa se dirigieron principalmente a reconocer nuevos segmentos del mercado. Por su parte. duplicó el número de clientes durante ese año. en 1989. Con esta fórmula. además de técnicos y profesionales independientes que desarrollan actividades de servicios. en 1998—.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) unos 42 millones de dólares durante el período 2000-2004. la empresa tuvo problemas en la capacidad de sus redes. Por otra parte. Telefónica CTC Chile profundizó aún más su apuesta por el cliente. para hacer posible una acción comercial basada sobre la identificación nítida de potenciales nichos. al 20. alcanzando a 1. que lideraba el mercado con un 54% de participación. extremadamente permeable a la adopción de nuevos servicios y tecnologías.3%. ofrecer servicios y beneficios adecuados. Hasta ese momento. Entre los años 2000 y 2004.900 MHz. la inversión promedio anual alcanzó 640 millones de dólares. la penetración de la telefonía móvil en el país se incrementó de 6. la mujer y su progresiva incorporación a la vida laboral. Surgieron así áreas de negocio.2%.000. Elementos inéditos hasta ese entonces en la dirección del negocio. Telefónica Móvil.150. tanto si había realizado como si había recibido la llamada. Movilidad y conectividad. dando paso al de la masificación de la telefonía móvil y el posterior desarrollo de la banda ancha y sus redes de soporte. Esto implicó ahondar en el conocimiento de sus clientes.  . Quedaba atrás la década durante la cual el país vivió el mayor crecimiento de su telefonía fija —la penetración aumentó del 5. el dueño del móvil pagaba. Conocer estilos de vida y perfiles —según criterios tales como actividades preferidas. acortando la brecha digital A raíz del vuelco de la fisonomía de la industria como resultado de la baja tarifaria para la telefonía fija y para los cargos de interconexión. a pesar del entorno regulatorio adverso. a fines de 1998. situándolo como pieza clave de su propio crecimiento. cobraron ahora relevancia. que organizaban sus productos en función de tipos de usuarios. Ante esta inusitada demanda. La segmentación y la constante innovación de productos y servicios. por ejemplo. grupos de referencia y afinidades—. como. profesión. Telefónica CTC Chile centró sus inversiones en móviles y banda ancha. y en consonancia con su socio mayoritario. el adulto joven.3%.4%. la creación de fuentes adicionales de ingresos y rentabilizar la infraestructura existente. Esta opción se vio reforzada por la implementación del sistema “quien llama paga” o calling party pays. se convirtió en un factor determinante a la hora de diseñar las estrategias de crecimiento de la empresa. ha permitido a la compañía. ésta se redujo a 177 millones de dólares. realizada 40 Entre 1995 y 1999. ya que había quedado fuera de la licitación de tres licencias de PCS en la banda 1. Este vuelco hizo indispensable para Telefónica CTC Chile implementar nuevas herramientas de manejo de la información.

ya que para acceder plenamente a la conectividad se requiere de líneas fijas o de planes móviles con servicios integrales.251.000 de clientes. Telefónica Móvil se adjudicó. Durante el año 2003 el número de celulares en el país creció en un 16. que distintos estratos sociales pasaran a formar parte de esta realidad y que cambiara la composición de los poseedores de celular. estas cantidades deben ser relativizadas. En este “nuevo Chile”.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE en 1996. entonces. según la cual el mercado de líneas fijas ha frenado su crecimiento en beneficio de la telefonía móvil. Progresivamente. cuatro usuarios.500. los que. Sin embargo. Solicitó.8 millones de dólares. se han desdibujado los espacios de intimidad. hay sólo uno.000. hizo que a fines del año 2001 el número de usuarios de teléfonos móviles superara al de teléfonos fijos. los chilenos hayan experimentado cambios tanto en las formas de comunicarse como en la sociabilidad.2%. durante los últimos años. el año 2002 el uso de móviles tenía alta presencia en otros segmentos:  Proyecto Enlaces: alfabetización digital. uno de cada dos chilenos tenía en ese momento teléfono celular. La baja inversión en la red fija. atraídos por la variada y conveniente gama de ofertas de servicios móviles y de prepago. el número de líneas fijas se redujo en un 6. Luego de un largo proceso. La explosión de este mercado. gracias a la libertad de desplazamiento espacial que ofrecía. con la masificación y multiplicidad de su oferta. dos franjas (20 MHz) por un monto total de 12. Esta tendencia. La penetración de la tecnología inalámbrica se insertó dentro de los fenómenos que configuran la realidad social del Chile actual. En Chile. La tercera franja (10 MHz) fue entregada a Bellsouth. permitió que los usuarios se diversificaran.467. Hoy esta tecnología ha invadido prácticamente todos los espacios públicos y privados. en promedio. Esto pone en entredicho la óptima inserción dentro de la Sociedad de la Información. Además entregó un medio de legitimación individual. En contraste.7% alcanzando los 7. La veloz expansión del teléfono celular y su ingreso a la cotidianidad han contribuido a que. Si en 1995 casi el 100% pertenecía al grupo ABC1. a la Subtel la concesión de 30 MHz que ésta había reservado para potenciales operadores adicionales. especialmente en los países en desarrollo. que se mantiene hasta hoy. el celular introdujo una forma diferente de autonomía e independencia. optaron por ahorrar el costo del cargo fijo. Un informe de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) mostró que se trata de una corriente mundial. debido a su carácter personal. ha impactado notablemente sobre la industria y las formas de comunicarse. el año 2002. ya que tras cada línea fija. Según estas cifras. Cuando llegó al país. . éste experimentaba importantes cambios culturales que se vieron reflejados en un creciente individualismo.000 a 3. mientras que detrás de un celular. hay. al superponer en ellos otros ámbitos que se hacen presentes a través de la comunicación. bajando de 3. ese fenómeno se observa principalmente en hogares de clase media y baja. sumada al impacto desatado por el prepago para celulares.

 .

y secundado por la tecnología. Su imagen fue una notable construcción mediática y publicitaria del chileno emergente de la década de 1990. Con Faúndez. aunque casi cuatro veces mayor que la registrada en Argentina. inició el despliegue de la infraestructura de la primera red IP del país.400 Hz. cifra que se eleva a 60 si se considera sólo la población cuya edad fluctúa entre 19 y 24 años. Telefónica CTC Chile jugó un rol importante en este proceso. Internet. un sencillo albañil protagonizando su campaña publicitaria. De esta forma. Junto con el impulso a la telefonía móvil. la empresa consolidó su oferta de productos como comercio electrónico. se hacía parte de la modernidad.8 abonados por cada cien habitantes.000. mientras que el 30% restante lo hacía contratando algún tipo de plan. Estos índices convierten a Chile en el país con mayor penetración de telefonía celular en la región. En el marco de la política de negocios globales propugnada por Telefónica España. Como verdadero alquimista. Asymetric Digital Subscriber Line. El mercado ha apostado por captarlos como usuarios. permitiendo que la red  .321 millones de dólares. Con esta plataforma unificada de red y de servicios de valor agregado.738. la empresa chilena vendió. pues desde un comienzo uno de sus objetivos fue la masificación de este servicio. videoconferencias.373. introdujo el año 2000 los servicios de banda ancha de tecnología ADSL. La alta tasa de usuarios jóvenes es similar a la de Brasil. el negocio de comunicaciones móviles a su socio mayoritario por un valor 1. Telefónica CTC Chile había puesto sus energías en ampliar sus servicios a través de su red fija. Adicionalmente. entre otros. lo que representó una penetración de 52. modalidad utilizada el año 2004. contenidos más sofisticados —como. Al momento de esta transacción la compañía chilena tenía 2. La alta penetración en los sectores C y D se explica por la oferta del mercado de prepago. por ejemplo. el video— lograron viajar por la misma red. la empresa recogió los cambios sociales que vivía el país. Internet a alta velocidad. en 1999. pues en un futuro cercano serán los clientes premium. En vista de la importancia que adquiría la conectividad. A mediados del 2004 los clientes móviles totales del país alcanzaron los 8. es decir. de modo que la corriente pudiera fluir miles de veces más rápido. Si bien los jóvenes no constituyen el segmento de usuarios de mayor rentabilidad para el sector. pero ahora se le agregaba informática en los extremos.000 clientes. transformó el cobre en oro. en el año 2004. respectivamente.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE en el C2 fue de 66%. por el 70% de los usuarios. y en el C3 y D. Funcionaba sobre la misma red de cobre que había sido instalada para transmitir la voz con una frecuencia máxima de 3. Esto posibilitó transmitir. 48% y 37%. que a partir de su trabajo y esfuerzo. voz y datos a una velocidad 160 veces mayor que la tradicionalmente permitida por el par de cobre. en forma interactiva. una parte importante de las estrategias de marketing se ha dirigido a ellos.

la entretención y el que muchas personas lo poseen. en 1998. El más llamativo es. Un estudio de la Universidad Católica de Chile. la penetración de la banda ancha ha continuado siendo limitada en Chile en comparación con otros países. Telefónica CTC Chile incrementó en un 10% su participación en el mercado de conexiones a Internet. puesto que se ha involucrado en el gran desafío nacional de integrar al país a la Sociedad de la Información. al pasar de 125 mil a 200 mil. pololeos. a 600 mil dos años más tarde. en países europeos como España la penetración era de alrededor del 12%. la cual incluso ha desarrollado un nuevo lenguaje que transforma las palabras en códigos sólo comprensibles para los “iniciados”: fds = fin de semana. la compañía vio cómo se quintuplicaron sus conexiones. En este sentido. que reveló varios testimonios juveniles. son transportadas hoy a través del ciberespacio.  . Los jóvenes menores de 24 años han llegado a preferir el messenger antes que el teléfono.          Telefónica CTC Chile ha asumido un compromiso que va más allá de la implementación y masificación de los servicios de telecomunicaciones de vanguardia. Aunque estas cifras revelan la importante expansión de este sector de la industria. rupturas. proposiciones de matrimonio. han sido invadidos por el messenger: amistades. esta nueva forma de comunicación —dentro de la cual hacen amistades— exige un menor esfuerzo de compromiso. han permitido que Chile lidere en la región la disminución de la brecha digital respecto de los países desarrollados. pasando desde 120 mil computadores conectados. especialmente entre los jóvenes. sin duda. Sin las redes que permiten que digitalización y convergencia sean conceptos reales.EN LA VORÁGINE DE LAS TELECOMUNICACIONES (1987–2005) tradicional tuviese la posibilidad de ampliar fuertemente su potencial de servicios mediante la convergencia de informática y telecomunicaciones. El número de usuarios que disponían de una conexión ADSL aumentó desde el año anterior en un 60%. Al igual que el celular. el “chat”. En pocos años. Mientras aquí. llegaba a cerca del 3%. Durante el año 2004. ya que las personas simplemente se encuentran en el ámbito de lo virtual. esta tecnología ha incidido en cambios sobre la sociabilidad. Las cifras del crecimiento de Internet son aplastantes. la construcción de la mayor red de telefonía básica del país y la permanente innovación en Tecnologías de la Información y Comunicaciones llevada adelante por la compañía. b = a veces es bien. pues. Espacios íntimos por definición. tpc o tpo = tampoco. Hoy el “chateo” ocupa un lugar importante dentro de la cultura juvenil. expone entre los motivos principales para integrarse a esta red. el año 2004. esta aspiración sería inalcanzable. como explicó un universitario consultado en el estudio.

sumó el proyecto Aulas Unidas que entregó laboratorios computacionales y conexión gratuita a Internet a numerosas escuelas rurales del país. Los aportes de Telefónica CTC Chile en el ámbito de la educación representan una de las iniciativas privadas más trascendentes realizadas durante las últimas décadas. grupos. jóvenes. colaborar con las necesidades de la población durante las 24 horas del día. como Taiwán. Por otra parte. Su misión es acercar a personas. El programa incluye docentes. viejos y niños. a través de Fundación Telefónica. sino por el impacto que han generado sobre los sectores más alejados o marginados del país. hacer del Estado un espacio ciudadano en vez de un ogro hostil. Expandir y profundizar las destrezas de la alfabetización digital. familias.  . En el camino de la integración. Esta iniciativa ha colocado a Chile en el quinto lugar en el e-government. en Chile el acceso a la red digital se da principalmente en los establecimientos educacionales. la historia que estas páginas relataron es la historia de la forma en que los chilenos han incorporado una tecnología para comunicarse. ubicándose detrás de países con un alto desarrollo tecnológico. A fin de cuentas. incorporar a las pequeñas empresas a la conexión que las hará mas sólidas y competitivas. Esto no sólo debido a los montos invertidos. el “gobierno electrónico” ha significado un gran avance en la relación entre los ciudadanos y las instituciones. independientemente de su lugar de residencia y de su condición económica. De hecho. Corea del Sur. está extendiendo hacia los establecimientos educacionales que participan del programa Enlaces los servicios de banda ancha ADSL mediante planes especiales. a grandes.UN CABLE AL CIELO TELEFÓNICA CTC CHILE La integración social irá de la mano con la alfabetización digital. Actualmente la compañía. Esta red debía. Canadá y Estados Unidos. emprender y crear. empresas y naciones. apoderados y dirigentes vecinales. son las áreas de fuerte compromiso de la compañía en el presente. a hombres y a mujeres para vivir. a diferencia de lo que ocurre en países desarrollados. El propio gobierno invitó a Telefónica CTC Chile a colaborar en el desarrollo de una red digital de comunicaciones de gran ancho de banda que integrara 20 ministerios y seis servicios públicos. Los capítulos siguientes contarán la historia de una compañía que hizo de las telecomunicaciones un instrumento al servicio de la integración. además.

.

2005.  . Santiago.Telefónica CTC Chile.

 .

AHCIET, Las telecomunicaciones en Hispanoamérica: Pasado, Presente y Futuro. España, 1993. Álbum de los Clubes Sociales de Chile. Sociedad Imp. y Litográfica Universo, Santiago, Chile, 1928-1929. Aléyard, Jorge, “Un nuevo esquema de regulación de monopolios naturales”, en Estudios Públicos, Santiago, Chile, N° 37, 1990. Aldunate, Ana Francisca y Consuelo Larraín, Providencia. 100 años de la comuna. Ediciones de la Esquina, Santiago, Chile, 1997. Ambrose, William W., Paul R. Hennemeyer y Jean-Paul Chapon, Privatizing Telecommunication Systems. Business Opportunities in Developing Countries. The World Bank/International Finance Corp., Washington, D.C., 1990. Anderson, Jack, Los Documentos Secretos de la ITT. Editorial Quimantú, Santiago, Chile, 1972. Anuario Estadístico del Desarrollo Telefónico. Período 1960-1997. Santiago, Chile, 1998. Aylwin, Mariana, et. al., Chile en el siglo XX. Emisión Ltda., Santiago, Chile. Bell, Daniel, The Coming of Post-Industrial Society. Basic Books, Nueva York, 1999. Boletín de Leyes y Decretos de la República de Chile (BLD). Santiago, Chile. Sofofa, Boletín de la Sociedad de Fomento Fabril. Santiago, Chile. Braun, Juan, Matías Braun, Ignacio Briones y José Díaz, Economía Chilena 1810-1995. Estadísticas Históricas. Documento de Trabajo N° 187, Facultad de Economía, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile, 2000. Briggs, Asa y Peter Burke, De Gutenberg a Internet. Una historia social de los medios de comunicación. Taurus, Madrid, 2002.

Cairncross, Frances, The Death of Distance, How the Communications Revolution will Change our Lives. Orion Bussines Books, Londres, 1997. Caraves, Francisco, El Cambio en CTC. Compañía de Telecomunicaciones de Chile. Informe de Executive MBA, Universidad Adolfo Ibáñez, Santiago, Chile, 1998. Chili Telephone Company, Guías telefónicas. Clayton, Jade, Diccionario ilustrado de telecomunicaciones. McGraw-Hill Profesional, Madrid, 2002. Collier, Simon y William F. Sater, Historia de Chile. 1808-1994. Cambridge University Press, Madrid, 1999. Comisión G de AHCIET, Las telecomunicaciones y su impacto global en la economía y la sociedad. Fundesco, Madrid. Compañía de Teléfonos de Chile, Breve historia de la telefonía en Chile. Santiago, Chile, 1972. Compañía de Teléfonos de Chile, Guías Telefónicas. Compañía de Teléfonos de Chile, Nuestra Realidad. Santiago, Chile, 1976. Compañía de Teléfonos de Chile y Compañía de Telecomunicaciones de Chile, Memorias y Balances. Santiago, Chile, 1931-2004. CORFO, Geografía económica de Chile. Santiago, Chile, 1962. Couyoumdjian, Juan Ricardo, “El alto comercio de Valparaíso y las grandes casas extranjeras, 1880-1930. Una aproximación”, en Historia, Santiago, Chile, vol. 33, 2000. De Castro, Sergio, “La transformación económica de Chile”, a propósito del libro de Felipe Larraín, Rodrigo Vergara y otros, en Puntos de Referencia, Estudios Públicos, Santiago, Chile, N° 226, 2000.

De Gregorio, José, “Crecimiento económico en Chile: Evidencia, fuentes y perspectivas”, en Estudios Públicos, Santiago, Chile, N° 98, 2005. De la Peña, José, Historias de las telecomunicaciones. Editorial Ariel, Madrid, 2003. De Ramón, Armando, Santiago de Chile. Editorial Sudamericana, Santiago, Chile, 2000. Díaz, José, Rolf Lüders y Gert Wagner, Economía Chilena 1810-1995: Evolución Cuantitativa del Producto Total y Sectorial. Documento de Trabajo N° 186, Facultad de Economía, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile, 1998. Donoso, Carlos, Compañía de Telecomunicaciones de Chile S.A. Tesis para optar al grado de Licenciatura en Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile, 1997. Donoso, Carlos, “De la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison a la Compañía de Teléfonos de Chile: Los primeros 50 años de la telefonía nacional, 1880-1930”, en Historia, Santiago, Chile, vol. 33, 2000. Estrategia, Empresarios en la Historia. Un reconocimiento de Estrategia al espíritu emprendedor. Publicaciones Editorial Gestión, Santiago, Chile, 1995. Fisher, Claude S., America calling. A social history of the telephone to 1940. University of California Press, Los Ángeles, California, 1992. Fisher, Ronald y Pablo Serra, “Efectos de la privatización de servicios públicos en Chile: Casos sanitario, electricidad y telecomunicaciones”, en Serie Economía, Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile, Santiago, Chile, N° 186, 2003. Flichy, Patrice, Una historia de la comunicación moderna. Espacio público y vida privada. Ediciones Gustavo Gili, México, 1993.

Bibliografía



Gilder, George, “Introduciéndonos a la fibrósfera. De los alambres a las ondas”, en Seminario tendencias internacionales en las telecomunicaciones. Buenos Aires, 1996. Guillies, Donald J., “Innovations in Telecommunications Executive Management Training: a Canadian Initiative”, en D. J. Wedemeyer and M.R. Ogden (eds.). Telecommunications and Pacific development: alternatives for the next decade. Elsevier Science Publishers B.V., North Holland, 1988. Hobsbawm, Eric, La era del capital, 1848-1875. Editorial Planeta, Buenos Aires, 2001. Hobsbawm, Eric, La era del imperio, 1875-1914. Editorial Planeta, Buenos Aires, 2001. Horcajo, Xavier, Al otro lado del Atlántico. La aventura equinoccial de la empresa española en América Latina. Laia, Barcelona, 2004. Instituto Nacional de Estadísticas, Anuario Estadístico de Chile. Años 1911-1952. Santiago, Chile. ITT Network, “Telecomunicaciones y desarrollo económico nacional”, en Serie de conceptos de Telecomunicaciones. 2000. Larroulet, Cristián, “Estudio. Efectos de un programa de privatizaciones: el caso de Chile (1985-1989)”, en Estudios Públicos, Santiago, Chile, N° 54, 1994. Marín, Cristóbal, Algunos resultados de la investigación sobre usos del tiempo y medios de comunicación en Chile. Universidad Diego Portales, Santiago, Chile, 2000. Martinic, Mateo, Magallanes de antaño. Sociedad Difusora Patagonia Ltda., Punta Arenas, 1985. Meller, Patricio, Un siglo de economía política chilena (1890-1990). Editorial Andrés Bello, Santiago, Chile, 1998. Melo, José Ricardo, “Las telecomunicaciones como elemento económico”, en Semana de las telecomunicaciones, Santiago, Chile, 1975.

Moguillansky, Graciela, “Las reformas del sector de telecomunicaciones en Chile y el comportamiento de la inversión.” En Reformas Económicas, CEPAL, Santiago, Chile, 1998. Ortiz, Luis, La regulación del mercado de las telecomunicaciones de la República de Chile y las cuestiones sobre libre competencia a larga distancia pendientes de decisión por la honorable Comisión Resolutiva Antimonopolios. Informe en derecho, 1991. Pérez, S., et al., Sociabilidad por softwares de mensajería instantánea —icq y messenger— en adolescentes y jóvenes universitarios. Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile. Polanco B., Eliana, Filialización: una respuesta al cambio. Tesis para optar al título de Técnico en Administración CTC, Santiago, Chile, 1995. “Política chilena de telecomunicaciones”, en Apartado de Anales del Instituto de Ingenieros de Chile, Santiago, Chile, 1954. Potocnjak, Javier, Las telecomunicaciones como factor de desarrollo económico del país y sus regiones. ENTEL, Santiago, Chile, 1975. Salazar, Gabriel y Julio Pinto, Historia contemporánea de Chile I. Estado, legitimidad, ciudadanía. LOM, Santiago, Chile, 1999. Saunders, Robert J., et al. Telecommunications and Economic Development. The World Bank, The Johns Hopkins University Press, Baltimore, 1983. Seguel, José Miguel, La industria eléctrica ante la legislación chilena. Imprenta Leblanc, Santiago, Chile, 1941. Sobel, Robert, ITT. The management of opportunity. Times Books, Nueva York, 1982. Subtel, Estadísticas básicas del sector telecomunicaciones en Chile. Santiago, Chile, 2000. Telefónica, La sociedad de la información en España, 2003. Madrid, 2003.

Telefónica, 1924-1999, Setenta y cinco años. Telefónica, Madrid, 1999. Telefónica CTC Chile, La sociedad de la información en Chile, 2004/2007. Presente y perspectivas. Santiago, Chile, 2005. Unctad, Informe sobre Comercio Electrónico y Desarrollo de las Naciones Unidas. 2004. Vial, Gonzalo, Historia de Chile 1891-1973. Editorial Santillana, Santiago, Chile. Williams, Raymond, Ed., Historia de la comunicación. Volumen. 2. De la imprenta a nuestros días. Bosch, Barcelona, 1992. Winston, Brian, Media Techonology and Society. A History: From the Telegraph to the Internet. Routledge, Nueva York, 1999.

Ministerio de Hacienda (MH), 1916-1965. Ministerio de Relaciones Exteriores (MRREE), 1930-1950 Ministerio de Agricultura (MA), 1931-1978; Ministerio de Fomento (MF), 1935-1940; Ministerio de Educación, (ME) 1940-1950. Ministerio de Bienes Nacionales (MBN), 1950-1951.] Foreign Office, Accounts and Papers. Vol. 96. F.O. 1895. A. S. n° 1516.D.A.C.R.O.T.A.F.CH. Report of the year 1894, on the trade of the consular district of Valparaiso. P. to b. H. of P. by c. of H.M. April 1895. London 1895. Consul Consul gral. Waburton. Valp. 12-2-1895. Thomas Alva Edison Papers T.A. Edison Documents, (TAED), edición on-line. Universidad de Rutgers, Nueva Jersey.

ENTREVISTAS

PERIÓDICOS Y REVISTAS

Diario Electrónico Telefónica CTC Chile El Mercurio, Santiago El Mercurio de Valparaíso La Nación La Segunda Revista Topaze Revista Zig-Zag Revista Qué Pasa Revista Telefónica Chilena Notas Telefónicas Noticiero CTC

ARCHIVOS

Archivo Alessandri, Sala Medina, Biblioteca Nacional. Archivo Nacional de Chile (ANCH) [Colección Benjamín Vicuña Mackenna. Fondo Intendencia de Santiago (IS). Fondo Dirección General de Telégrafos del Estado, 1901-1908. Fondos ministeriales (FM): Ministerio del Interior (MI), 1885-1973; Ministerio de Justicia (MJ), 1889-1892; Ministerio de Guerra (MG), 1898-1900; Ministerio de Marina (MM), 1898-1900; Ministerio de Defensa Nacional (MDN), 1901-1960; Ministerio de Obras Públicas (MOP), 1914-1978;

Cecilia Araya Francisco Aylwin Diego Barros Raimundo Beca Isabel Margarita Bravo Patricio Cáceres María Eugenia Castillo Julio Covarrubias Jaime Charles Hernán Cheyre Mario Raúl Domínguez Franco Faccilongo Joaquín Fermandois Enrico Gatti Rigoberto González Carlos Haramoto Leonidas Henríquez Jorge Id Ida Lazcano Pedro Lecaros Gustavo Marambio Pedro Martinic Claudio Muñoz Ricardo Nazer Iván Pauvif Ricardo Ramos Julio Vieyra



ANUAL AÑO PRESIDENTE DEL DIRECTORIO Anexos 1931–1937 1938–1941 1942–1943 1944 1945–1947 1948–1952 1953–1962 1963–1970 1971–1973 1974 1975–1977 1978 1979–1980 1981–1982 1983 1984–1985 1986 1987 1988–1989 1990 1991–1992 1993 1994–1996 1997–1998 1999–2000 2001–2005 s/I s/I s/I s/I Juan Esteban Montero Luis Gutiérrez A. Iván Van de Wyngard M. Holmes s/I C. Ejército Sergio Möller E. Iván Van de Wyngard M. Reingehl Enrique Rosselot Enrique Rosselot Demetrio R. John T. Claudio García S. Javier Aguirre N. Jacinto Díaz S. Ejército Sergio Möller E. Ernesto Barros J. Peña V. Rolando García L. Ejército Sergio Möller E. Julio Ponce L. s/I s/I s/I C. Ejército Jorge Araos I. Ernesto Barros J. Sergio Badiola B. Claudio Muñoz Z. C. Julio Polloni P. C. 1960 1961 1962 1963 1964 1965 1966 1967 1968 1969 1970 1971 1972 1973 1974 1975 1976 1977 1978 1979 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1986 1987 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 11 20 15 15 12 16 13 12 24 34 43 28 29 20 14 13 19 23 36 45 39 56 27 34 40 37 39 46 112 228 319 271 338 441 361 560 723 709 615 589 349 291 204 241 151  . Julio Ponce L. Oscar Garretón P. Mark H. Germán Ramajo R. Jacinto Díaz S. Ejército Mario Varela C. Gerson Echavarría M. Germán Ramajo R. Babidge Luis Terol M. Claudio Muñoz Z. Benjamín W. C. Bruno Philippi I. Quinn Henry A. Oscar Garretón P. Demetrio R. Arnold Richard M. Sergio Cadenasso F. Gerson Echavarría M. Iván Van de Wyngard M. Peña V. Gerson Echavarría M. Luis Terol M.PRESIDENTES Y GERENTES INVERSIÓN ANUAL (Millones de US$ de cada año) GERENTE GENERAL AÑO INV. Iván Van de Wyngard M.

737 314.7 5.818 434.277 49.9 3.359 591.173 65.0 9.6 17.420 415.048 325.503 343.7 2.416.8 s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I 2.3 3.6 5.A.598.403 43.3 3.1 15.565 645.344 130.388 251.752 402.1 3.183 278.407 426.216 1.437.878 322.948 360.096.2 3.789 348.894 155.298.053 718.170 s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I 2. 1 Líneas de Telefónica CTC Chile por cada 100 habitantes  .136 106.2 1968 1969 1970 1971 1972 1973 1974 1975 1976 1977 1978 1979 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1986 1987 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 293.124 574.3 14.995 163.9 6.4 s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I 1.110 770.300 527.058 273.1 3.8 13.4 6.367 386.985.995 100.056 1.706 397.226 173.1 5.7 4.3 3.2 2.609 1.397 2.2 4.789 548.903 s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I 196.519 136.4 5.0 15.400 2.2 16.825 1.1 3.838.723.709 155.901 263.9 11.9 10.0 4.4 8.4 5.9 2.811 124.079 102.4 6.909 124.2 4.8 5.265 451.3 2.4 12.108 225.543 415.5 4.3 16. 100 hbts.592.130 38.856 380.353 2.076 466.985 287.328 1.700.275 146.8 12.759 206.308 1.634 296.6 14.5 4.2 3.686.1 2.779 2.659 262.138 1.157 1.119 820.140 85.427.002 149.060 2.4 3. 100 hbts.8 1.738 1.770.2 17.647 s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I s/I 116.6 8.473 505.571 514.725 577.2 3.345.213.569 40.TELEFONIA FIJA AÑO TELÉFONOS EN SERVICIO LÍNEAS EN SERVICIO DENSIDAD TELEFÓNICA 1 Teléfonos por Líneas por 100 hbts.709 146.476.707 2.074 1.754.4 2.545.013 536.224 601.933 141.659 749.4 5.0 15.5 4.0 17.041 137.9 3.989 179.8 4.310 2.4 3.8 2.5 3.5 4.137 79.260 894.087 240.393.790 240.0 7.1 16.0 3.364 3.385 651.638 95.164 127.5 17.019 118.7 4.4 4.6 6.081 135.7 1.269 170.839 1.6 3.427 180.287 90.649.6 4.863 811.7 3.915 73.338 352.441 97.7 Fuente: Memorias y Anuario Estadístico (1997) de Compañía de Telecomunicaciones de Chile S.0 2.2 4.786 2.385 112.317 304.114 456.811 996.056.7 7.1 2.916 53.0 5.536 2. 1931 1932 1933 1934 1935 1936 1937 1938 1939 1940 1941 1942 1943 1944 1945 1946 1947 1948 1949 1950 1951 1952 1953 1954 1955 1956 1957 1958 1959 1960 1961 1962 1963 1964 1965 1966 1967 37.3 5.003 150.7 2.871 189. AÑO TELÉFONOS EN SERVICIO LÍNEAS EN SERVICIO DENSIDAD TELEFÓNICA 1 Teléfonos por Líneas por 100 hbts.4 17.695 2.845 220.057 550.1 13.

5 15.000 s/I  .537 3.575 4.058 33.102 3.353 18.225 1.224.794 1.163 125.1 48.0 22.570.679 31.849.087 1.) 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 5.085 220.153.4 2.000 9.2 34.540 1.794 625 2.0 LINEAS ADSL AÑO LÍNEAS ADSL EN SERVICIO EVOLUCIÓN DE USUARIOS DE INTERNET (Miles) 1999 2000 2001 2002 2003 2004 0 279 14.8 6.269.067 43.325 175.2 2.070 554.350 66.0 61.283 2.757 0 s/I s/I s/I s/I s/I s/I 1.TELEFONÍA CELULAR AÑO TOTAL CLIENTES TELEFONÍA MOVIL DE CTC PENETRACIÓN PAÍS (Teléfonos móviles por 100 hbts.808 54.0 41.262 200.