Está en la página 1de 20
 
CMMRI
 The Chilean Maternal Mortality Research Initiative
Respuesta a las críticas del Instituto Guttmacher por Koch
et al.
respecto al impacto de las restricciones al aborto sobre lamortalidad materna en Chile
Elard Koch, John Thorp, Miguel Bravo, y Sebastián Gatica, representando a laCMMRIEl 23 de mayo, el Instituto Alan Guttmacher (GI) anunció la publicación de uncomentario titulado"Revisión de un estudio por Koch
sobre el impacto de lasrestricciones al aborto en la mortalidad materna en Chile"[1]. Después de unabreve introducción sobre la mortalidad materna, este documento contiene variascríticas que tratan de desacreditar algunas conclusiones de nuestro artículopublicado recientemente en PLoS ONE titulado
[2]. Después de revisar cuidadosamente el documentodifundido por el GI [1], pensamos que contiene información errónea y engañosa,que puede influir en la opinión pública desestimando los importantes hallazgosdevelados por nuestro artículo. El siguiente comentario presenta una refutaciónpunto por punto que aclarará varios aspectos y ayudará a los lectores a sacar suspropias conclusiones. Por motivos de simplificación, se excluyeron las referenciasen las citas, tanto en nuestro artículo como en el documento del GI.
 
GI
:“Evaluando un nuevo estudio de ChileUn nuevo estudio realizado por Koch y otros afirma que prohibición total delaborto en Chile en 1989 no condujo a un aumento en la incidencia de la mortalidadrelacionada con el aborto. El estudio sostiene que “hacer que el aborto sea ilegal noes necesariamente equivalente a promover el aborto inseguro.”Sin embargo, como se detalla enseguida, el estudio tiene varias fallasconceptuales y metodológicas graves que invalidan algunas de sus conclusionesconcernientes al aborto y a la mortalidad materna:” [1]
Respuesta de los autores
:¿Cuáles son exactamente las graves fallasmetodológicos de nuestro estudio?La única conclusión que desafían parece referirse sólo al nulo efecto de laprohibición del aborto sobre la tendencia de la mortalidad materna en Chile. Másseriamente, los expertos del GI no presentan ninguna prueba real en apoyo de
1
 
CMMRI
 The Chilean Maternal Mortality Research Initiative
cualquier "grave" error metodológico en nuestro estudio.Por lo tanto, nos damos cuenta que una mayor clarificación se necesita:nuestro principal objetivo no fue evaluar “las consecuencias del aborto", comoafirma el GI –a pesar que entendemos lo delicado que este asunto es. Más bien, seevaluó el impacto de diferentes factores que se cree, influyen en la mortalidadmaterna, incluyendo el nivel educativo de la mujer, un mejor acceso a servicios desalud materna y profesionales, programas complementarios de nutrición, laexpansión de servicios sanitarios, entre otros. El estatus legal del aborto no eramás que otro factor objeto de análisis.En cuanto a la situación legal del aborto, concluimos al final de nuestroartículo:“Finalmente,
la prohibición del aborto en Chile no influyó en la tendencia ala baja en la razón de mortalidad materna (RMM). Por lo tanto, lasituación legal del aborto no parece estar relacionada con las tasasglobales de mortalidad materna.
” [2] 
GI
:“1. La ley de aborto de Chile anterior a 1989 ya era altamente restrictiva, por loque en este caso no es posible derivar conclusiones sobre el impacto de un cambiode una ley liberal hacia una restrictiva:” [1] 
Respuesta de los autores
:Esta es una falta de información importante. En elApéndice S1 de nuestro artículo [2], describimos claramente que la legislaciónchilena permitía el aborto por “razones terapéuticas” con las notas respectivas. Elaborto era legal en Chile desde 1931 hasta 1967, después de un permiso de tresmédicos, o de un médico y dos testigos. Desde 1967 hasta 1989, el aborto fuesimplificado y permitido basado en la opinión de dos médicos.Está relativamente bien documentado que, hasta 1989, un númeroindeterminado de abortos electivos se llevaron a cabo por varios médicos queutilizaron la mencionada ley en diferentes regiones del país. De hecho, el término"terapéutico", fue libremente interpretado por los médicos chilenos, permitiendo larealización de abortos por razones socioeconómicas o de salud mental, osimplemente, “a petición”. Por ejemplo, en 1973, seis meses inmediatamente antesdel golpe de Estado de Chile, más de 3.000 abortos se llevaban a cabo “a petición”en el "
Hospital Barros Luco Trudeau
", ubicado en el sector sur de Santiago. Estecaso está muy bien documentado y se informó recientemente en periódico chileno The Clinic, como una crónica, irónicamente titulado "
La vía chilena Hacia el Aborto
" [3].
2
 
CMMRI
 The Chilean Maternal Mortality Research Initiative
La interpretación flexible de la práctica de aborto “terapéutico” fueprogresivamente restringida y perseguida hasta la derogación definitiva de todoslos tipos de aborto en 1989. Por lo tanto, es inexacto afirmar que: "La ley de abortode Chile anterior a 1989 ya era altamente restrictiva" [1]. Además, es evidente quela prohibición del aborto en Chile significó una importante transición desde una leyparcialmente restrictiva a una ley totalmente restrictiva en términos prácticos.
GI
:“Antes de 1989, el aborto era legal en Chile solamente para salvar la vida de lamujer (en ocasiones, la ley era interpretada para permitir el aborto si la salud de lamujer estaba amenazada). Esto significa que en el panorama de leyes restrictivas,Chile ya figuraba entre los países en donde el aborto es altamente restringido. Elendurecimiento adicional en 1989 de dicha ley ya de antemano severa colocó aChile claramente en el grupo de países con las leyes más restrictivas—aquellos endonde el aborto inducido está prohibido bajo cualquier circunstancia” [1]
Respuesta de los autores:
Como se señaló anteriormente, esto es un error omala interpretación de la ley del aborto de Chile -probablemente relacionada a unafalta de información- por parte del GI. Pero incluso si la argumentación de losexpertos de GI afirmando que “Chile ya figuraba entre los países en donde el abortoes altamente restringido” [1] fuera correcta, no invalidaría una de las principalesconclusiones del experimento natural de Chile: las leyes restrictivas de aborto noinfluyeron las tendencias de mortalidad materna. De hecho, la RMM disminuyó enforma continua durante los últimos cincuenta años. En otras palabras, esabsolutamente posible para países en desarrollo reducir la mortalidad materna ypor aborto sin necesidad de una ley liberal de aborto. Esta conclusión permaneceinalterada incluso después de las críticas del GI. Para mayor claridad, la ley chilena (Artículo 19 del Código Sanitario de Chile)fue redactada en los siguientes términos: "
Sólo con fines terapéuticos se podráinterrumpir un embarazo. Para proceder a esta intervención se requerirá la opinióndocumentada de dos médicos cirujanos
”. Como se dijo anteriormente, y debido a laevidente ambigüedad de la palabra ‘terapéutico’, el uso -y abuso- interpretativo deesta ley, permitió la realización de un número indeterminado de abortos inducidosa petición en Chile.En 1989, el Artículo 19 fue sustituido por el texto "
No podrá ejecutarseninguna acción cuyo fin sea provocar un aborto
". En términos prácticos,actualmente la ley no prohíbe el alumbramiento de un feto pre-viable para salvar lavida de la madre, ya que se interpreta como una decisión de la ética médica y elaborto no es el objetivo primordial. En cuanto a la práctica de la medicina chilena,casos excepcionales, cuando la vida de la madre está en riesgo, son resueltoséticamente mediante la aplicación del principio de doble efecto y el concepto de
3

Recompense su curiosidad

Todo lo que desea leer.
En cualquier momento. En cualquier lugar. Cualquier dispositivo.
Cancele cuando quiera.
576648e32a3d8b82ca71961b7a986505