Está en la página 1de 1

HISTORIA SOCIAL

Tener en cuenta si nuestras bromas molestan a los demás

A Raúl le gusta mucho hacer bromas y aprovecha cualquier momento en el que no


miran los profesores para hacer cosquillas a sus compañeros, pellizcar, poner algún
objeto en la silla o hacer desaparecer material. En su clase hay varios chicos a los
que estas bromas, que además hace de forma repetitiva le molestan mucho. La
verdad es que Raúl es un chico muy majo pero poco a poco todos se están
enfadando con él y piensan que es un pesado.

• ¿Qué puede hacer Raúl para darse cuenta si sus bromas son o no pesadas?

• ¿Qué pueden hacer los demás para parar las bromas cuando les molestan?

• ¿Con quién es adecuado hacer bromas?

• ¿Con cuánta frecuencia se hacen bromas?

• ¿Sabes explicar el límite entre lo que es una broma pesada y lo que es una broma
graciosa?

• ¿Qué señales no verbales nos indican que estamos molestando con nuestra
broma?

• ¿Cómo podemos reaccionar si nos damos cuenta que nuestras bromas están
molestando?

Material elaborado por María Merino


Proyecto Orienta TEA. Autismo Burgos- Liceo Castilla.Maristas