Está en la página 1de 2

Casandra

Áyax, hijo de Oileo se dispone a arrastrar a Casandra agarrada a la estatua de 
Atenea. Copa ática de figuras rojas, 440­430
      a.    C. ).
En la mitología griega, Casandra (en griego antiguo Κασσάνδρα, ‘la que enreda a los hombres’)[1] 
era hija de Hécuba y Príamo, reyes de Troya. Fue sacerdotisa de Apolo, con quien pactó, a cambio 
de un encuentro carnal, la concesión del don de la profecía. Sin embargo, cuando accedió a los 
arcanos de la adivinación, rechazó el amor del dios; éste, viéndose traicionado, la maldijo 
escupiéndole en la boca: seguiría teniendo su don, pero nadie creería jamás en sus pronósticos. 
Tiempo después, ante su anuncio repetido de la inminente caída de Troya, ningún ciudadano dio 
crédito a sus vaticinios.
Leyenda
Apolo amaba a Casandra pero, cuando ella no le correspondió, él la maldijo: su don se convertiría 
en una fuente continua de dolor y frustración. En algunas versiones de este mito, Apolo escupe en 
su boca al maldecirla; en otras versiones griegas este acto suele suponer la pérdida del don 
recientemente adquirido, pero el caso de Casandra es diferente. En Orestes ella promete a Apolo 
que se convertirá en su consorte, pero no lo cumple, por lo que desata su ira.
Aunque Casandra previó la destrucción de Troya, la muerte de Agamenón y su propia desgracia, fue 
incapaz de evitar estas tragedias, tal era la maldición de Apolo. Su familia creía que estaba loca y, 
en algunas versiones, la mantuvieron encerrada en casa o encarcelada, lo que la hace enloquecer. En 
otras versiones, simplemente era una incomprendida.
Una vez concluida la guerra de Troya, durante el saqueo de la ciudad, Áyax, hijo de Oileo, encontró 
a Casandra refugiada bajo un altar dedicado a Atenea. Aunque la princesa se agarró a la sagrada 
estatua de la diosa, (bien fuera el Paladio, bien otra estatua distinta), en el frenesí del saqueo Áyax 
desoyó los ruegos, y la arrastró junto con la estatua. Según algunas fuentes la violó en ese preciso 
lugar; para otras fuentes el sacrilegio cometido por Áyax había consistido en no respetar la sagrada 
estatua de la diosa. Este hecho condenó al guerrero, pues Poseidón, impelido por la humillada 
Atenea, hundió su barco al provocar una tormenta en las cercanías del promontorio de las rocas 
Giras, donde Áyax muere ahogado o clavado a las rocas por el tridente de Poseidón, según otra 
variante de la leyenda.
 
Más tarde fue entregada como concubina al Rey Agamenón de Micenas. Éste ignoraba que mientras 
guerreaba en Troya, su esposa Clitemnestra había comenzado un romance con Egisto. Cuando 
Agamenón y Casandra regresaron a Micenas, Clitemnestra le pide a su marido que ande por encima 
de una alfombra morada, el color que simboliza a los dioses. A pesar de que Casandra le avisó que 
no lo hiciera reiteradamente, el Rey la ignoró y cruzó la alfombra, cometiendo un sacrilegio. 
Clitemnestra y Egisto asesinaron a ambos. En algunas versiones, Casandra y Agamenón habían 
tenido gemelos: Telédamo y Pélope. Ambos fueron asesinados también por Egisto.
Télefo, hijo de Heracles, también amaba a Casandra. Sin embargo, ella se burlaba de él y le ayudó a 
seducir a su hermana Laódice.
Hay versiones alternativas de la historia en las que pasa la noche en el templo de Apolo con su 
hermano gemelo Héleno y las serpientes del templo chupan y limpian sus orejas, por lo que es 
capaz de oír el futuro. Este es un tema recurrente en la mitología griega. Otras versiones sugieren 
que Casandra consiguió la habilidad de entender el idioma de los animales, en lugar de conocer el 
futuro.