Está en la página 1de 17

Análisis comparativo de las formas de tratamiento empleadas entre homosexuales

y heterosexuales

Carmen Chavarría Úbeda


Flor de María Aguilar
Preliminares

Con la realización de este pequeño ensayo se pretende estudiar la variación


diastrática que hay en relación con el empleo de las formas de tratamiento, en el habla
de hombres heterosexuales y hombres homosexuales.

Después de una intensiva revisión acerca de los estudios que se han hecho sobre
las formas de tratamiento en el español nicaragüense, hemos podido comprobar que este
tema se ha analizado bastante, sin embargo, no hay ningún trabajo que enfoque este
estudio en relación con la orientación sexual de los informantes. Por tal razón, nos
pareció relevante explorar el empleo de las formas pronominales de segunda persona del
singular y comparar estos usos entre un pequeño grupo de informantes homosexuales y
otro de hombres heterosexuales.

También es de nuestro interés observar si factores como la discriminación


influyen en el habla, ya que en un país con una cultura de base machista, obviamente las
personas que no se inscriben dentro de la heterosexualidad, como el único camino
aceptable, son estigmatizadas. Es por ello que las personas que sufren algún tipo de
discriminación necesitan emplear ciertos mecanismos de defensa, como por ejemplo,
tratar de construir cada día una imagen positiva de sí mismos, que puede reflejarse en la
vestimenta, la forma de hablar y, en general, en un comportamiento lo más “correcto”
posible que les permita paliar esta situación desfavorable y así poder enfrentar este mal
de nuestra sociedad. Teniendo en cuenta las excepciones del caso, consideramos que
ésta es una situación bastante común.

Para tener una mejor idea de lo anteriormente se expone, consideramos la


necesidad de referirnos brevemente al tema de la orientación sexual:

De acuerdo con la Asociación Americana de Sicología1, la orientación sexual es


una atracción emocional, romántica, sexual o afectiva duradera hacia otros. Se distingue
fácilmente de otros componentes de la sexualidad que incluyen sexo biológico,
1
Página Web: http://www.apa.org/centrodeapoyo/sexual.aspx
identidad sexual (el sentido psicológico de ser hombre o mujer) y el rol social del sexo
(respeto de las normas culturales de conducta femenina y masculina).

La orientación sexual existe a lo largo del continuo que va desde la


heterosexualidad exclusiva hasta la homosexualidad exclusiva e incluye diversas formas
de bisexualidad.
La homosexualidad es la orientación sexual de las personas que se sienten
atraídas afectiva y sexualmente por las personas de su mismo sexo. A los hombres que
se sienten atraídos por otros hombres se les conoce como gays y a las mujeres a las que
les atraen otras mujeres se las denomina lesbianas. Las personas que sienten atracción
por ambos sexos son bisexuales. Estas categorías, como cualquier clasificación de los
seres humanos, no son absolutas.

La orientación gay y lésbica no debe confundirse con la transexualidad, el


transformismo o el travestismo. Transexual es la persona que tiene el cuerpo de un
género diferente a su género psicológico. Transformista es la persona que realiza
espectáculos en los que se viste con las ropas del otro género. Travestida es la persona
que disfruta vistiéndose con ropas del género contrario. Tanto los transexuales como los
transformistas o los travestidos pueden ser hombres o mujeres, heterosexuales,
homosexuales o bisexuales. Hay que distinguir siempre entre género, orientación sexual
y práctica sexual. 2

Los seres humanos no pueden elegir ser gay o heterosexuales. Para la mayoría
de las personas, la orientación sexual surge a principios de la adolescencia sin ninguna
experiencia sexual previa. Si bien podemos elegir actuar de acuerdo con nuestros
sentimientos, los psicólogos no consideran la orientación sexual una elección consciente
que pueda cambiarse voluntariamente.
No es de nuestro interés hacer un enfoque profundo acerca de la orientación
sexual, ya que éste es un trabajo corto y no hay mucho espacio para abordar esta
temática, pues su contenido es muy amplio y controvertido en varios de sus aspectos.
Además, el principal enfoque de este trabajo es sociolingüístico. Por lo que basta decir
que hemos ubicado en el grupo de heterosexuales y homosexuales a aquellos
informantes que se identificaron como tal.

En Nicaragua son varios los trabajos que se han realizado sobre las formas de
tratamiento, aunque en la mayoría de éstos solamente lo hacen de una manera breve
(desde Eligio de la Rocha hasta investigaciones más recientes, como la de Christiansen
y Chavarría (2011). En los trabajos realizados se ha podido notar que existen tres
2
Página Web: http://www.observatori.apfcib.org/docs/10/25preguntes.pdf
formas de tratamiento pronominales, siendo el vos (trato de solidaridad) la más
destacada, el usted (respeto y alejamiento), y el tú es una forma muy inusual en la
lengua hablada, como veremos más adelante.

Objetivo General:

• Contribuir al conocimiento de las diferencias entre el habla de los homosexuales


y heterosexuales en el habla nicaragüense.

Objetivos específicos:

• Estudiar las diferencias diaorientacionales (variable de orientación sexual) en el


empleo de las formas de tratamiento.

• Incluir la variable de orientación sexual dentro del estudio sociolingüístico y


tenerla como diferente a la variable sexo.
Metodología

Para la aplicación de las encuestas se tomó como base el cuestionario del Atlas
Lingüístico Etnográfico de Costa Rica (ALECORI), el cual fue ampliado con el fin de
estudiar el empleo de las formas de tratamiento en otros contextos, como el trato que se
da en el envío de chat o en una discoteca.

Sabemos que existen formas de vida y preferencias sexuales diversas, pero en


este estudio no se encuestó a bisexuales, a transgéneros, ni a metrosexuales, etc., pues el
criterio de selección básica fue que los informantes manifestaran identificarse o bien
como heterosexuales o bien como homosexuales. Son cinco informantes de cada grupo,
todos del sexo masculino.

Los informantes proceden de ciudades del Pacífico nicaragüense como


Managua, Jinotepe, Rivas y Nagarote, y del centro-norte, como San Rafael del Norte.

Decimos la procedencia de los informantes únicamente para que se tenga en


cuenta su lugar de residencia, pues éste no es un estudio dialectal, sino sociolingüístico.
Además recordemos que diversas investigaciones anteriores, como el Atlas Lingüístico
de Nicaragua (2010), reflejan que el voseo en Nicaragua es nacional y no regional.

Cabe mencionar, también, que todos los informantes cumplen con ciertos
patrones socioculturales similares como el nivel de instrucción, pues 9 de ellos tienen
estudios universitarios y uno de ellos, que no ingresó a la universidad, es bachiller. Las
edades de ellos oscilan entre los 20 y los 40 años3, de manera que también se trata de un
grupo de informantes jóvenes y bastante homogéneo, en este sentido. Si bien el nivel de
instrucción formal y la edad son variables sociales que no se tomó en cuenta en este
estudio, consideramos importante dar a conocer estos datos con el fin de que el lector
conozca más detalles de las particularidades del grupo encuestado.

Todas las entrevistas fueron grabadas entre noviembre de 2010 y enero de 2011.
Se hicieron en la casa de los informantes, de manera anónima, con el fin de que la
conversación fuera más espontánea y evitar que los informantes sintieran amenazada su
privacidad.

3
0cho de los informantes están entre el rango de edades de 22 a 30 años y
solamente dos de ellos, entre 31 y 40 años.
Un país voseante, en el habla

Nicaragua es un país voseante. A parte del usted, vos es considerada la única


forma de tratar a los demás.

Según Fontanella de Weinberg “se trata de un sistema con dos únicas formas
para el singular que se oponen por formalidad: vos y usted. La forma vos como trato de
confianza está totalmente generalizada y no existe ningún tipo de alternancia o contraste
con tú, que resulta una forma ajena a la comunidad.” (1999: 1406) Carlos Mántica dice
lo mismo: “El Voseo (tratar de vos) es la única forma de tratamiento en el habla popular
nicaragüense.” (1994: 54)

Sobre las formas verbales que acompañan a los usos no estándar, dice Fontanella
de Weinberg que la explicación de esta situación es muy clara: “al tratarse de usos no
estándar, la variabilidad geográfica y en muchos casos social es muy amplia.” (1999:
1408). Páez Urdaneta también afirma que Nicaragua es un país voseante, y cita a
hablantes nicaragüenses que afirman que “en su país se vosea más rápida y fácilmente a
una persona desconocida que en otros lugares de Centro América; creen así mismo que
el tuteo no tiene “muchas posibilidades” en Nicaragua.” (1981:81) Dice que con
hispanohablantes extranjeros, individuos de los altos grupos sociales utilizan tú con
bastante consistencia, aunque combinaciones de TÚ + {formas verbales de vos} se
filtran consciente o inconscientemente en tal uso. Según Carricaburo (2000), en
Nicaragua el vos abunda en la lengua oral, pero se tiende al tuteo en la escritura. Lipski
dice que los nicaragüenses tienen fama de “confianzudos” por utilizar vos con
conocidos con toda libertad. (2004: 313) También dice que “[E]l español de Nicaragua
emplea sólo vos como pronombre familiar” (ib.) En uno de sus ensayos sobre el ser
nicaragüense, Pablo Antonio Cuadra afirma lo mismo:

[...] Tampoco en el carácter nicaragüense hay reservas o distancias, y en su lengua


corriente y popular se descoyuntan y se distorsionan las concordancias, apenas un
fingido respeto le obliga a salirse de su confianzudo e igualitario voseo. (1969: 63)
El que más ha penetrado en el uso de las formas de tratamiento en el habla
nicaragüense es Alberto Rey. En 1995 realizó un estudio muy grande, con 254
informantes de diferentes sexos, clases sociales y edades que respondieron a un
cuestionario con 76 preguntas. A base de este estudio escribió tres artículos (1994,
1996, 1997), de los cuales el primero es una comparación del uso de usted en
Nicaragua, Honduras y Colombia. Presenta los resultados estadísticamente, así que
nunca llega más allá de la pura descripción de los usos. Sin embargo concluye con que
Nicaragua tiene un porcentaje muy alto de voseo. En el artículo en que compara el uso
de usted con Honduras y Colombia, también llega a la conclusión de que se usa menos
el usted en Nicaragua que en los otros países. En general hay más voseo en el trato de
hombres que en el trato de mujeres, que prefieren el usted en más casos. Igualmente hay
más voseo en el trato de menores que en el trato de mayores, sin que importe el sexo.
Las variables sexo y edad tienen un alto número de correlaciones significantes con el
pronombre. La baja variación en cuanto a lugar de nacimiento se debe a la afirmación
de Páez Urdaneta (1981), que dice que el voseo en Nicaragua es nacional, no regional, a
diferencia de, por ejemplo, Colombia, que tiene un voseo regional.

Uso de usted
Con respecto a usted, no sólo denota respeto para quien lo recibe, ni para quien
lo usa, sino que en el área centroamericana también se emplea en el trato íntimo. El
usted lleva una carga semántica contextual, es decir que la ampliación de su significado
está determinada por la invención y las circunstancias en que se usa, respeto - poner
distancia - forma usual de tratamiento familiar (sectores campesinos), nos cuenta Carlos
Alemán Ocampo (2001:27 en Bo Wande, 2002: 17) quien agrega que: “América y las
dos grandes sedes virreinales, eran hipersensibles a los tratamientos, que se sentían
como signo de consideración social. De ahí la rápida devaluación de vos, y el triunfo
arrollador de ‘vuestra merced’ (que dio a usted)” (2001:29) También Mauro Fernández
(2003: 9) afirma que el uso de usted como forma de intimidad existe en Nicaragua, al
igual que en Costa Rica, Venezuela y Colombia.

Uso de tú
Hoy en día, se reconoce el tú, pero “se oye un poco extraño, y se siente pedante
y afectado entre personas comunes y corrientes.” Esto dijo Matus Lazo en La Prensa
Literaria, revista del periódico La Prensa en 1997. Fernández no dice nada
específicamente sobre Nicaragua, pero hace constar que:
[C]omo contrapartida a la canonización del vos en Argentina y a su avance en
Uruguay y en Chile, se observa en otras partes de América un avance del tú, que
algunos ven como inquietante atentado contra las esencias nacionales o
regionales. (2003: 23)

La infiltración del tú en el habla puede tener varias explicaciones: para algunos


es negativo, mientras para otros es positivo. Murillo Medrano afirma que pasa lo mismo
en Costa Rica, y que el tratamiento en el ámbito de confianza, de amistad o familiar
debe plantearse como tripartida. (2002: 135) Dice que faltan herramientas teóricos-
metodológicas que ayuden a aclarar la situación de uso de esos tres pronombres (ib.),
pero plantea dos posibles hipótesis sobre el fenómeno: la primera es que se usa cada vez
más por influencia de la televisión. La segunda posible explicación se encuentra en la
necesidad de los costarricenses de ser diferentes de la cada vez más grande inmigración
nicaragüense. El voseo es considerado un rasgo típico de los nicaragüenses, y el deseo
de sentirse “superiores” a ellos puede ser una razón de la infiltración del tú en el habla
costarricense:

El hecho de que los costarricenses se han burlado siempre de los nicaragüenses, y


en especial de su forma de hablar, puede justificar el desplazamiento del vos
(típico de los “nicas”) en el español de Costa Rica, para sustituirlo por un tú, que
de todas formas suena al costarricense más sofisticado y elegante, lo cual estaría
muy de acuerdo con esa visión que el “tico” tiene de sí mismo. (2002: 137)

Esta hipótesis nos parece muy interesante, porque a pesar de que la explicación
tiene que ser diferente en Nicaragua, penetra un poco la problemática en torno al deseo
de aspirar socialmente, o mostrar lingüísticamente su lugar social en la sociedad o para
diferenciarse de un grupo sin poder y sin prestigio social.

Se ha escrito bastante sobre las formas de tratamiento en el habla de Nicaragua,


pero aparte de los artículos de Rey, las investigaciones se basan en suposiciones más
que en la empírica.

Análisis e interpretación de los resultados

De acuerdo al conteo estadístico de los datos que obtuvimos en las entrevistas, el


vos y el usted son las formas de tratamiento predominantes y suelen tener un ámbito de
uso diferenciado, en dependencia del tipo de relación que haya entre los interlocutores.
No obstante, se encontró porcentajes muy bajos del uso del tú, pero en ámbitos de uso
determinados. En las líneas que siguen nos dedicaremos a abordar detalladamente estos
resultados.

Tratamiento Vos Tú Usted Vos~tú~usted Vos~usted Vos~tú Tú~usted


Entre esposos 3 (60%) 1 (20%) 1 (20%)
Padres a hijos 3 (60) 2 (40%)
Hijos a padres 4 (80%) 1 (20%)
Entre hermanos 5 (100%)
Entre primos 5(100%)
Abuelos a nietos 4(80%) 1 (20%)
Nietos a abuelos 5 (100%)
Tíos a sobrinos 4 (80%) 1 (20%)
Sobrinos a tíos 4 (80%) 1(20%)
A un desconocido 1(20%) 4(80%)
A una persona de respeto 4(80%) 1(20%)
o cargo elevado
Alguien de respeto o 4(80%) 1(20%)
cargo elevado a uno
Entre novios 3 (60%) 2 (40%)
Cuando se pide un favor 1(20%) 4(80%)
Extranjero latino 1(20%) 3(60%) 1(20%)
Extranjero 3(60%) 1(20 1 (20%)
(norteamericano o %)
europeo)
A un amigo 4 (80%) 1 (20%)
A una amiga 4 (80%) 1 (20%)
Amigo gay 4(80%) 1(20%)
Amiga lesbiana 4(80%) 1(20%)
Disco de ambiente 5 (100%)
mesero 2(40%) 3(60%)
Sms o msn 4(80%) 1(20%)
Pareja 2(40%) 1(20%) 1(20%) 1(20%)

Cuadro 1. Empleo de las formas de tratamiento, según el testimonio de hombres


homosexuales
Tratamiento Vos Tú Usted Vos~tú~usted Vos~usted Vos~tú Tú~usted
Entre esposos 3 (60%) 1(20%) 1(20%)
Padres a hijos 3(60%) 2(40%)
Hijos a padres 3(60%) 2(40%)
Entre hermanos 4 (80%) 1(20%)
Entre primos 4(80%) 1(20%)
Abuelos a nietos 4(80%) 1(20%)
Nietos a abuelos 1(20%) 4(80%)
Tíos a sobrinos 5(100%)
Sobrinos a tíos 2(40%) 1(20%) 2(40%)
A un desconocido 2(40%) 1(20%) 1(20%) 1(20%)
A una persona de respeto o 4(80%) 1(20%)
cargo elevado
Alguien de respeto o cargo 4(80%) 1(20%)
elevado a uno
Entre novios 3(60%) 1(20%) 1(20%)
Cuando se pide un favor 1(20%) 4(80%)
A un latino extranjero 1(20%) 1(20%) 1(20%) 2(40%)
Extranjero (norteamericano o 1(20%) 1(20%) 1(20%) 1(20%) 1(20%)
europeo)
A un amigo 4(80%) 1(20%)
A una amiga 4(80%) 1(20%)
A un amigo gay 4(80%) 1(20%)
A una amiga[2] lesbiana 3(60%)
En una discoteca 5 (100%)

Al mesero en una disco de 1(20%) 3 1(20%)


ambiente (60%)
Chat con amigo o pareja (sms o 4(80%) 1(20%)
msn)
Para hablar con la pareja 4(80%) 1(20%)
Cuadro 2. Empleo de las formas de tratamiento, según el testimonio de hombres heterosexuales

Para facilitar el análisis de los resultados de los datos estadísticos presentados en


el cuadro anterior, es preciso separar las relaciones que se inscriben dentro de la
solidaridad, que implica confianza, amistad, familiaridad. (Quesada, 2002: 101) y
aquellas que pertenecen al plano del distanciamiento, que indica desconocimiento,
respeto o cortesía. (ibid). Las relaciones que corresponden al ámbito de la solidaridad
normalmente son simétricas, ya que el emisor y el receptor pertenecen a similares
niveles sociales y afectivos, y son las que se dan entre esposos, hermanos, primos,
amigos, novios, etc. En cambio, las relaciones que se ubican dentro del distanciamiento
son asimétricas puesto que implican poder, ya que los interlocutores se mueven en
distintos niveles sociales o afectivos condicionados por la edad, la autoridad o la
jerarquía. (ibid), y son las que se dan entre padres e hijos, abuelos y nietos, tíos y
sobrinos, entre desconocidos y la relación con personas de cargo elevado o de mayor
edad, etc. Por lo tanto, la forma de tratamiento que usa el emisor y el receptor no
siempre es la misma, como veremos en este análisis.

El tuteo sigue siendo un fenómeno inusual en Nicaragua, pues los porcentajes


que muestran su frecuencia de uso reflejan que su empleo es muy exiguo, pues
únicamente un informante de cada grupo manifestó usarlo para hablar con extranjeros,
sobre todo con aquellos cuya lengua materna no es el español.

Sin embargo, la alternancia vos~tú presenta una distinción muy interesante, ya


que en el grupo de homosexuales el informante número dos la usa cuando manda
mensajes SMS (teléfono celular) y MSN (messenger) y el informante número tres dio
testimonio de usarla cuando habla con su pareja.

Por el contrario, entre el grupo de heterosexuales el informante número dos


manifestó emplearla cuando habla con su esposa, con sus primos, con un desconocido,
con un extranjero, cuya lengua materna no es el español, con amigos y para chatear.
Además, manifestó que se utiliza entre novios, especialmente, jóvenes, quienes, debido
a la influencia de la televisión utilizan el tú, sobre todo por influjo de las novelas
provenientes de Venezuela y México, que son países altamente tuteantes. También hay
dos informantes que la usan cuando hablan con latinos originarios de otros países que
no pertenecen al istmo centroamericano.

La alternancia tú~usted presentó una leve distinción, ya que en el grupo de los


homosexuales uno de ellos manifestó utilizarla únicamente en un contexto: cuando
habla con un latino extranjero. En cambio uno de los informantes heterosexuales reveló
emplear esta misma alternancia, pero en dos situaciones distintas: cuando platica con un
desconocido o cuando se dirige a una persona de respeto o cargo elevado, de manera
que a pesar de las diferencias hay algo en común en éstos contextos, pues los tres
implican situaciones de distanciamiento, respeto y tal vez de poca afinidad.

Con respecto al ustedeo se sigue empleando para marcar respeto y


distanciamiento, esto lo podemos ver reflejado en los cuadros anteriores; tanto los del
grupo de homosexuales como los heterosexuales dijeron que hacen uso del usted con
personas mayores, con una persona de respeto o cargo elevado, con un desconocido y a
los dirigirse a las meseros.
El empleo del ustedeo para marcar respeto se hace evidente tanto en un contexto
familiar, como no familiar; en el primero, cabe destacar, el trato de hijos a padres, nietos
a abuelos. Es importante mencionar que visualizamos que hay una diferenciación
interesante, ya que en éste tipo de relación hay una tónica sobresaliente y es que el
ustedeo es más frecuente en el grupo de homosexuales; éstas diferencias son un poco
leves. Sin embargo, en el trato de sobrinos a tíos o tías se vuelven un tanto interesantes,
ya que el 80% (4 informantes) de los homosexuales testimonian emplear el usted frente
a un 20% (1 informante) de heterosexuales que también lo aplican. Cabe mencionar,
también, que en el grupo de heterosexuales un 40% (2 informantes) de ellos usan la
alternancia vos~ usted y el otro 40% emplea el vos en este contexto.

En el contexto no familiar, también, hay una diferencia meritoria de mencionar,


ya que cuando se trata de hablar con un desconocido hay más homosexuales que
emplean el usted, en cambio solamente dos heterosexuales lo emplean en este contexto,
quienes también también recurren a las alternancias vos~usted, vos~ tú y tú~usted.

El testimonio del 60% de los homosexuales dice que emplean el usted cuando
hablan con un latino extranjero, en cambio, los heterosexuales alternan las tres formas.

Además, se les consultó a los informantes acerca del trato que le dan al mesero
de una disco y el resultado fue que con respecto al uso del ustedeo no hay diferencias,
ya que lo usan tanto el 60% de uno, como del otro grupo. Sin embargo, dos informantes
homosexuales emplean el vos y solamente uno de los heterosexuales vosea al camarero.
La razón principal del empleo del voseo en una disco de ambiente, a pesar de que el
tratamiento se dirija al mesero, puede ser porque se trata de un ambiente jovial e
informal, de manera que la situación también es determinante, tal como lo dijo el
informante gay número dos: “Siento que si es en una disco lo trato de vos, pero si es en
un bar o restaurante es de usted; digo que el ambiente lo condiciona, el hecho que lo
trate de vos y no de usted, independientemente sea mayor o sea menor el mesero”.

En las relaciones marcadas por el distanciamiento en el ámbito familiar


prepondera el voseo, que es usado por el interlocutor que tiene mayor edad y autoridad,
por ejemplo en el trato de padres a hijos, abuelos a nietos, tíos a sobrinos, aunque en el
primer caso vale hacer la salvedad de que dos informantes manifestaron emplear la
alternancia vos~usted, lo cual demuestra que Nicaragua se suma a la tendencia general
del español centroamericano de usar el usted en el trato íntimo. En ninguno de estos
casos se encontró una distinción, ya que todos los porcentajes de uso son exactamente
iguales en los dos grupos estudiados.

En las relaciones que implican solidaridad, como las que se dan entre hermanos
y primos y en el trato con un amigo, amiga, un amigo gay, una amiga lesbiana, tampoco
hay marcas sociolingüísticas destacables, ya que tanto los gays como los heterosexuales
emplean el voseo en igual proporción: 4 (80%) de cada grupo. Incluso, en las relaciones
que además de la solidaridad implican una situación pragmática, como el trato con un
amigo en una disco de ambiente, en el caso de los homosexuales, y una disco, en el caso
de los heterosexuales, o en el chat con un amigo o la pareja, el voseo presenta una
frecuencia de uso arriba del 80% en ambos grupos. Teniendo en cuenta estos se
resultados se puede afirmar que por lo menos en el uso de las formas de tratamiento, la
orientación sexual del interlocutor no es importante para elegir una u otra forma, lo cual
dice que en este aspecto del habla no se visualiza la discriminación.

En cambio, en el trato con un extranjero norteamericano o europeo, los gays


usan más el vos y los heterosexuales tienden a alternar el uso de las tres formas de
tratamiento, lo cual dice que entre estos informantes no hay consenso sobre la forma
que ha de utilizarse, cuando se trata de hablar con un extranjero, sin importar si su
lengua materna es el español, ya que con los latinos también alternan.

Conclusiones

Hacer un estudio del empleo de las formas de tratamiento en el habla de


hombres, tanto homosexuales como heterosexuales, nos ha permitido constatar que el
voseo sigue siendo la forma predominante en el habla nicaragüense en el trato solidario
y en situaciones de distanciamiento, pero en el ámbito familiar, ya que lo usa el
interlocutor que tiene más edad y autoridad, por ejemplo el padre cuando habla con su
hijo, quien responde a éste con la forma usted, como marca de respeto.

Pero en las relaciones que están más marcadas por el distanciamiento en un


contexto no familiar, como en el trato recíproco con una persona de respeto o cargo
elevado y para dirigirse a un desconocido, la forma que predomina de manera aplastante
es el usted, sin embargo, en este último trato, los homosexuales ustedean más que los
heterosexuales. A esto hay que agregar que los primeros también ustedean más cuando
la situación implica respeto en el ámbito familiar, por ejemplo cuando se dirigen al
padre o al abuelo. Lo anterior da pauta para afirmar que los gays son más cuidadosos en
el trato, seguramente porque tienden a cuidar más la imagen positiva, ya que están en
desventaja al pertenecer a un grupo que tradicionalmente ha sido discriminado. En
cambio, los heterosexuales alternan las tres formas, probablemente porque el uso de una
u otra va a depender principalmente de la edad del interlocutor.

El usted es la forma polisémica por excelencia, puesto que su uso puede ser
marca de respeto, de distanciamiento, de cortesía o de trato íntimo, de manera que su
significado está estrechamente ligado al contexto en que se utiliza.

El empleo del tuteo representa una innovación en el habla nicaragüense, pues las
investigaciones anteriores reflejan que el tú no existe en la lengua hablada, por ejemplo
el Atlas Lingüístico de Nicaragua, que refleja que el vos y el usted son las únicas formas
pronominales de segunda persona del singular, en donde la primera de éstas presenta
porcentajes arriba del 85% en el trato de solidaridad.

Sin embargo, el ámbito de uso del tuteo únicamente se ubica en el trato con un
extranjero que no sea centroamericano, especialmente si su lengua materna no es el
español; y en los chat, que se sitúan entre el habla y la escritura. Pero se tiene que tener
en cuenta que aún en estos contextos su frecuencia de uso es bastante exigua. De
manera que se puede concluir con que Nicaragua sigue presentando un sistema
bidimensional en cuanto a las formas de tratamiento: vos y usted, a pesar que el
aumento de la frecuencia del uso del tú en los contextos señalados anteriormente esté
siempre latente, principalmente entre los jóvenes, por influencia de programas
televisivos internacionales, como las telenovelas mexicanas y venezolanas,
principalmente, lo anterior se corresponde con la información que proporciona el
informante heterosexual número dos: “El tú lo he escuchado entre los adolescentes, muy
probablemente por influencia de la televisión”

Otra de las razones del resultado anterior podría ser que nuestros informantes
son jóvenes, con un nivel de instrucción formal alto, y recordemos que normalmente la
juventud es la responsable de los cambios en la sociedad y también es “posible que los
jóvenes sean más sensibles a las formas prestigiadas por su comunidad, quizás porque
aquí suelen ser más altos los niveles de escolaridad”. (López, 1989:114)
Algunos sociolingüistas hablan acerca de la variable social Sexo y dentro de ésta
incluyen la orientación sexual, por ejemplo, Francisco Moreno Fernández. Nosotros
consideramos que el sexo y la orientación sexual son dos cosas completamente
diferentes, por lo tanto, deben tenerse como dos variables sociales distintas, de manera
que los estudios lingüísticos que se enfoquen en la sexualidad deben tener en cuenta
esta distinción.

• Bibliografía

• López, H. (1989). Sociolingüística. Ed. Gredos, España Madrid.


• Chavarria C. y Auxiliadora R. (2010). Atlas Lingüístico Etnográfico de
Nicaragua (ALEN). Ed. PAVSA. Managua.

• Diaz, T.; Christian L. & Oneyda S. (Julio, 2008). Estudio dialectológico del
Atlas Lingüístico Pluridimensional de Nicaragua: Nivel morfosintáctico. Tesis
para optar al título de licenciadas en Filología y comunicación, UNAN-
Managua.

• Christiansen, A. & Carmen C. (2011). “Entre el habla y la escritura: un análisis


de las formas de tratamiento en los anuncios comerciales en Managua,
Nicaragua”. Revista Cátedra.

• Quesada Pacheco, Miguel Ángel. (2002). El español de América. 2a Edición.


Editorial Tecnológica de Costa Rica.

• Miguel Quesada Pacheco: Atlas lingüístico etnográfico de Costa Rica.


Cuestionario.

• Carricaburo, Norma. 2000. “Las fórmulas de tratamiento en el español actual”.


Comunicación presentada en las Sextas Jornadas Nacionales sobre Normativa
del Idioma Español. Buenos Aires: Fundación Litterae.

• Chambers, J. K. 2003. Sociolinguistics. Oxford: Blackwell Publishers.

• Cuadra, Pablo Antonio. 1969. El nicaragüense. Madrid: Ediciones Cultura


Hispánica.

• ____________. 1985. Tío Coyote y Tío Conejo. Tradición oral nicaragüense,


recogida en Granada por Pablo Antonio Cuadra. Costa Rica: EDITORIAL
UNIVERSITARIA CENTROAMERICANA – EDUCA.

• Fernández Rodríguez, Mauro. 2003. “Constitución del orden social y


desasosiego: Pronombres de segunda persona y formas de tratamiento en
español”. Ponencia plenaria en el coloquio Pronoms de 2 personne et formes
d'adresse dans les langues d'Europe, París, 7–8 de marzo de 2003. Publicación
electrónica en el Centro Virtual Cervantes:
cvc.cervantes.es/obref/coloquio_paris/indice.htm [verificado el 10.08.08]
• Fontanella de Weinberg, Beatriz. 1999. “Sistemas pronominales de tratamiento
usados en el mundo hispánico”, en Gramática descriptiva de la lengua
española. Dir. I. Bosque y V. Demonte. Madrid: Espasa; pp. 399-1426.

• La Prensa, Nicaragua. 11.04.08

• Lipski, John F. 2004. El español de América. Madrid: Cátedra. 3ra edición.

• López Morales. cita de 1992 (sin mencionar de dónde), en Moreno Fernández.


Principios de sociolingüística y sociología del lenguaje. Barcelona: Ariel
Linguística, 3ra edición; 2005: 43

• Mántica, Carlos. 1994. El habla nicaragüense. Managua: Editorial Hispamer.


Cuarta edición.

• Matus Lazo, Róger. “El voseo y otras formas de tratamiento en el español de


Nicaragua,” La Prensa Literaria, La Prensa, Managua, 1997-07-19: Citado por
Alemán Ocampos, en 2001:32 en Wande, 2002: 17.

• ______________. Mejoremos nuestro idioma, volumen III, Managua: Matus


Lazo Ediciones.

• Murillo Medrano, Jorge. 2002. “La cortesía verbal en situaciones de habla en


Costa Rica: hacia la comprensión de la imagen social en su contexto
sociocultural.” En Actas del Primer Coloquio Programa EDICE, Estocolmo.
Accesible en www.edice.org (revisado mayo 2008).


• Páez Urdaneta, Iraset. 1981. Historia y geografía hispanoamericana del voseo.
Caracas: La Casa de Bello.

• Rey, Alberto. 1994. “The usage of usted in three societies: Colombia, Honduras
and Nicaragua”. The Language Quarterly (Tampa, FL) 32(3/4); pp. 193-204.

• ___________. 1996. “Social correlates of the voseo of Managua, Nicaragua:


Family and neighborhood domains”. Hispanic Journal 16(1), 1996, 39-53.
[Repetido por error, con el añadido de un abstract y con el título
correspondiente a Rey (1997), en el núm 17(1) de la misma revista, 113-127]

• ___________. 1997. “Social correlates of the voseo of Managua, Nicaragua:


Workplace, street and party domains”. Hispanic Journal 18(1); pp. 109-126.

• Wande, Bo. 2001/2002. El habla nicaragüense, raíces y creatividad.


Universidad de Umeå, Departamento de Lenguas Modernas, Español C. Asesor:
Per Löfstrand
http://www.forumsyd.org/conferences/w_uppsats2/w_uppsats_op/el_habla_nica
raguense.pdf

• www.elcastellano.org/ns/edicion/2004/julio/voseo.html