Está en la página 1de 2

Vigilia

 Pascual  
Becerril  de  Campos,  23  de  abril  de  2011  
 
Recuerdo   que   una   vez,   en   clase,   el   profesor   de   religión   nos   preguntó   a   los   niños:  
“¿Cuál  es  la  fiesta  más  importante  para  los  cristianos,  la  Navidad  o  la  Pascua?”  Tres  
cuartas   partes   contestamos   que   la   Navidad,   y   unos   poquitos   contestaron:   “¡La  
Pascua!”.   Recuerdo   la   expectación   por   saber   cuál   era   la   respuesta   concreta.   Yo  
estaba   seguro   que   sería   la   Navidad,   mucho   más   divertida,   entrañable,   familiar,   y  
sobre  todo,  con  los  regalos.  Pero  no.  El  profesor  escribió  en  la  pizarra:  “La  Pascua”,  
porque  era  la  celebración  de  la  muerte  y  resurrección  de  Jesucristo.  
 
Esta  anécdota  me  ha  hecho  pensar  mucho  a  lo  largo  de  mi  vida.  ¿Cómo  es  posible  
que   el   acontecimiento   más   importante   de   nuestra   fe   cristiana,   la  victoria  de  la  vida  
y   el   amor   sobre   la   muerte,   puede   pasar   tan   desapercibidos?   Y   desde   entonces   he  
tratado  de  colocar  al  centro  de  mi  vida  de  fe  el  misterio  de  la  Pascua  del  Señor.  
 
En   las   lecturas   de   hoy   hemos   hecho   un   repaso   de   los   acontecimientos   más  
importantes   de   la   historia   del   pueblo   de   Israel.   La   vida   de   los   israelitas   es   una  
pascua,   un   paso,   una   llamada.   El   pueblo   de   Israel   vivía   oprimido   bajo   el   yugo   del  
faraón  de  Egipto.  Un  pueblo  sin  identidad,  sin  esperanza,  sin  futuro.  Por  medio  de  
Moisés,  el  Señor  los  eligió,  los  liberó,  los  acompañó  a  través  del  Mar  Rojo,  luchó  con  
ellos   contra   los   ejércitos   faraónicos.   Hizo   un   pacto   de   amor   y   fidelidad   en   el   monte  
Sinaí.   Les   guió   y   alimentó   en   medio   del   desierto   y   les   hizo   entrar   en   la   Tierra  
Prometida.  Fueron  acontecimientos  tan  fuertes  y  espectaculares  que  marcaron  por  
completo  la  identidad  del  pueblo  de  Israel.  En  adelante,  todos  los  años,  los  judíos  
recordarían  la  Pascua,  el  paso,  y  les  contarían  a  sus  hijos  que  el  Señor  había  sido  
bueno  con  ellos  y  les  había  liberado.  
 
Precisamente  en  el  contexto  de  estas  celebraciones  pascuales  judías,  tiene  lugar  la  
pasión,   muerte   y   resurrección   de   Jesús.   Los   primeros   cristianos   descubrieron  
pronto  las  semejanzas  entre  aquella  Pascua  de  Israel  y  esta  Pascua  de  Jesús.  Y  es  lo  
que  celebramos  nosotros  hoy  en  esta  noche:  el  paso  de  Jesús  de  la  muerte  a  la  vida,  
y  nuestra  liberación  de  las  cadenas  del  pecado.  La  liturgia  de  esta  noche  está  llena  
de  símbolos  que  nos  hablan  de  este  paso,  de  esta  Pascua:  el  contraste  entre  la  luz  y  
las   tinieblas,   los   ritos   en   torno   al   agua,   que   nos   hablan   de   purificación,   la  
transformación  de  los  dones  eucarísticos  del  pan  y  del  vino  en  el  cuerpo  y  la  sangre  
del  Señor…  
 
La  resurrección  de  Jesús  no  es  una  simple  vuelta  a  la  vida,  como  Lázaro.  Es  un  salto  
hacia   adelante,   a   una   dimensión   totalmente   nueva.   Es   un   estallido   de   luz,   una  
explosión  del  amor  que  inaugura  un  tiempo  nuevo.  Pero  ¿cómo  nos  puede  afectar  a  
nosotros  algo  que  sucedió  hace  casi  dos  mil  años?    
 
La   respuesta   nos   la   da   el   rito   que   vamos   a   celebrar   justo   a   continuación:   el  
bautismo.  En  el  bautismo  fuimos  insertados,  como  un  esqueje,  en  la  vida  nueva  de  
Jesús.   En   tiempos   de   los   primeros   cristianos,   la   ruptura   representada   por   el  
bautismo   era   mucho   más   clara.   En   los   primeros   siglos   del   cristianismo,   se  
bautizaban   únicamente   los   adultos,   después   de   haber   solicitado   en   ingreso   en   la  
comunidad   cristiana   y   de   haber   realizado   un   proceso   de   tres   años   de   inmersión  
paulatina   en   los   misterios   de   la   vida   de   Jesús.   En   este   proceso   se   exigía   a   los  
catecúmenos   un   cambio   real   de   vida,   una   conversión   interna   y   externa,   un  
verdadero   “paso”   o   “Pascua”,   una   muerte   al   yo   egoísta,   posesivo,   dominador,  
mentiroso.  Por  eso,  el  que  recibía  el  bautismo  era  una  persona  que  realmente  había  
“muerto”   como   Jesús   y   se   disponía   a   resucitar   como   Él   como   un   hombre   nuevo,  
liberado  de  las  antiguas  cadenas  del  pecado  que  le  esclavizaban;  una  persona  que  
no  se  arrodillaba  ya  ante  nada  ni  ante  nadie  porque  se  arrodillaba  sólo  ante  Jesús.  
Además,   el   mismo   ritual   del   bautismo   expresaba   esa   verdad:   no   se   derramaban  
unas  gotas  de  agua  sobre  su  cabeza  sino  que  la  persona  se  sumergía  por  completo  
en  una  piscina,  donde  moría  el  hombre  viejo,  y  al  salir  se  le  vestía  con  una  túnica  
blanca,  símbolo  de  la  nueva  vida  en  Cristo.  Esta  ruptura  radical  se  fue  difuminando  
a   medida   que   se   extendió   la   costumbre   de   bautizar   a   los   niños.   Se   les   pide   a   los  
padres   y   padrinos   que   ayuden   al   niño   a   ser   consciente   de   lo   que   significa   ser  
cristiano   y   que   le   ayuden   a   realizar   este   cambio   de   vida   cuando   sea   adulto   y  
ratifique,  en  la  confirmación,  la  opción  cristiana.  
 
Pero  nosotros,  hoy,  en  esta  Vigilia  Pascua,  sí  estamos  llamados  a  dar  este  “paso”,  a  
celebrar   activamente   esta   “Pascua”,   a   morir   y   a   resucitar   con   Jesús.   Morir   al  
hombre   viejo   para   resucitar   al   hombre   nuevo.   No   se   trata   de   un   paso   fácil;   exige  
esfuerzo  y  constancia,  pero  es  lo  único  que  nos  garantiza  la  libertad  y  la  felicidad  
plenas.  
 
Tenemos   la   ocasión   de   acoger   esta   semilla   de   vida   nuevamente.   Quizá   nos  
bautizaron  a  una  corta  edad  pero  ahora  podemos  nuevamente  decir  sí  a  la  vida  que  
Jesús  nos  ofrece.  Una  vida  nueva,  distinta  a  la  que  el  mundo  nos  ofrece;  una  vida  no  
exenta  de  trabajos  y  tribulaciones.    
 
Ayúdanos,  Señor,  en  esta  noche,  a  ser  valientes  para  romper  con  aquellos  que  nos  
esclaviza.  Ayúdanos  a  ser  constantes  y  perseverantes  en  tu  seguimiento.  Ayúdanos  
a   llevar   tu   luz   a   los   hombres   y   mujeres   de   nuestro   tiempo,   a   tantos   rincones  
oscuros   como   existen   en   nuestra   sociedad.   Ayúdanos   a   creer   que   de   verdad   el  
amor,   el   perdón,   la   generosidad,   la   esperanza,   la   entrega,   son   más   fuertes   que   la  
muerte,  que  el  egoísmo.  Ayúdanos  a  que  nuestra  vida,  en  sus  pequeños  gestos,  en  
el  día  a  día,  sea  un  paso  de  la  muerte  a  la  vida,  de  la  esclavitud  a  la  libertad  y  que  el  
amor  que  Tú  nos  has  manifestado,  Señor,  sea  nuestra  única  guía.  Así  sea.