Está en la página 1de 2

HISTORIA, GEOGRAFÍA Y CIENCIAS SOCIALES.

Profesora: María Luisa Jaque Vásquez.


Correo: marialuisa.jaque@sanignaciodetalca.cl

UNIDAD DE REPASO: “PLANTEAMIENTOS DE LA ILUSTRACIÓN”

El siglo XVIII es conocido como el Siglo de las Luces por fundamentar en la razón el conocimiento
del mundo, y pretender por medio de ella intentar sacar a la humanidad de las tinieblas de la
ignorancia.

La Ilustración, un movimiento cultural nacido de los principios del racionalismo y del


naturalismo, tomaba como referentes la naturaleza y la razón, y planteaba una nueva concepción
de la realidad opuesta a la tradicional, anclada en lo teológico y en lo sobrenatural.

La ilustración se mostró como una


nueva forma de pensar cuyos
principales planteamientos se
basaban en las críticas al orden
existente, mediante el cual
denunciaron los males de las
estructuras sociales y políticas de
su época. Además, sostenían que
la razón humana podía combatir
la ignorancia, la superstición y la
tiranía, y construir un mundo
mejor. Además, planteaban que
los prejuicios, la tradición y la
religión eran ataduras que
inhibían al ser humano para
pensar de manera autónoma y
puramente racional.

El liberalismo es una ideología política que, desde un principio, abogó por la igualdad formal
frente al poder jerárquico y hereditario. Su bandera de lucha fue la de la igualdad de
oportunidades para todos. De acuerdo con los principios de la ilustración el centro y medida de la
sociedad, de las leyes y del Estado, era la persona. El reconocimiento de los derechos ciudadanos,
la soberanía popular y la división de los poderes se convirtieron en pilares fundamentales sobre
los cuales se debía construir cualquier tipo de organización política, especialmente del sistema
republicano que se consideraba el ideal para una nación moderna.

El racionalismo, no es sólo una actitud mental, es toda una posición ante la vida; de él emerge
todo el modo de ser del hombre moderno. El racionalismo impone de manera secular la fe absoluta
en los poderes de la razón, para ella no hay conquistas imposibles pues puede poner su orden en
todo. Esta actitud alcanza plena manifestación en la organización política (Estado liberal
democrático) que terminó por imponerse a contar de la Revolución Francesa y en el desarrollo
científico y tecnológico (progreso ilimitado) a partir de la Revolución Industrial.

Las ideas ilustradas se expandieron entre los monarcas y la aristocracia que, muchas veces,
intentaron aplicarlas; sin embargo, fueron la clase media y la burguesía las que más se
identificaron con ellas.

En sus planteamientos veían reflejadas muchas de sus aspiraciones políticas, sociales y


económicas. La Ilustración es un elemento esencial para comprender el cambio en los valores
sociales de fines del siglo XVIII. Con la expansión de sus ideas, el individuo sería cada vez más
apreciado por sus talentos y méritos personales, que por el lugar que ocupara en la escala social.
Algunos planteamientos o propuestas ilustradas llegaron a ser implementados por algunos
monarcas europeos, que veían en ellas un modo de racionalizar el aparato estatal y mejorar la
condición económica de sus respectivos reinos. Este tipo de Estado recibió el nombre de
Despotismo Ilustrado. Entre los monarcas más representativos de esta corriente se destacaron
Federico II de Prusia y Catalina II de Rusia.

DESPOTISMO ILUSTRADO
Las ideas del triunfo de la razón y de la búsqueda del
progreso sedujeron políticamente a una serie de
monarcas europeos que gobernaron durante el siglo
XVIII, los que fueron llamados “déspotas ilustrados”;
reyes y emperadores que, debido a sus propios
conocimientos, o los de sus asesores, aplicaron parte de
estas ideas con el fin de elevar el nivel de vida de sus
súbditos.

LOS PRINCIPALES PLANTEAMIENTOS DE LA ILUSTRACIÓN FUERON:


• Mediante el uso de la razón, la sociedad mejoraría y el ser humano sería más feliz.
• Los seres humanos son semejantes y libres, con los mismos derechos y deberes.
• El Estado es un instrumento para conseguir el bienestar de los súbditos.
• Para resguardar la soberanía, debe existir un contrato en que el pueblo delega el gobierno
en manos del rey. Si el rey es un mal gobernante, el poder debe volver al pueblo su fuente
de origen. Se espera que el soberano se desempeñe de manera racional y respete los
derechos de todos sus miembros.
• Es indispensable que las naciones se constituyeran en Repúblicas, basadas en la división
de poderes como método que permita controlarse entre sí evitando abusos de la autoridad.
El que debería estar consagrado por una Constitución y las leyes para evitar la arbitrariedad
de las autoridades.
• El Estado debe intervenir lo menos posible en el desarrollo económico. Además, se
formulan soluciones a problemas prácticos, sobre todo en el ámbito agrícola, al incorporar
métodos que permiten a los campesinos aprovechar mejor sus recursos.
• Critica al exceso de religiosidad y fanatismo, así como los convencionalismos sociales y el
ejercicio absoluto del poder.
• Defendieron la tolerancia como la base de las relaciones humanas y criticaron la
intolerancia religiosa. Aunque la mayoría de ilustrados eran creyentes, negaban la
superioridad de una religión sobre las demás y propusieron la necesidad de establecer
unos códigos morales dictados por la razón.
• Impondrán el pensamiento conocido como liberalismo económico, cuya argumentación se
basa en la promoción de la iniciativa privada y de la renuncia del Estado a actuar en
economía, de esta forma el trabajo personal e individual es la base de la riqueza de una
sociedad.