Está en la página 1de 491

CURSO QUENYA

Helge K. Fauskanger

Traducción: Antonio Palomino


CONTENIDO
INTRODUCCIÓN .....................................................................................................................................................1
¿Por qué estudiar Quenya? ...............................................................................................................................4
El tema de los Derechos de Autor (Copyright)................................................................................................9
¿Cómo es el Quenya? ..................................................................................................................................... 17
Las Fuentes ....................................................................................................................................................... 19
Unas palabras de advertencia acerca de las partes de la recopilación ................................................... 28
Tratado de Ortografía....................................................................................................................................... 34
LECCIÓN UNO: Los Sonidos Del Quenya.................................................................................................................. 44
Pronunciación Y Acentuación .............................................................................................................................. 44
Comentarios Generales ................................................................................................................................... 44
Consideraciones Básicas .................................................................................................................................. 45
Silabas .............................................................................................................................................................. 47
Los Sonidos Del Quenya .................................................................................................................................. 48
Consonantes Dobles ........................................................................................................................................ 49
Grupos De Consonantes (Lo Contrario De Las Simples) .................................................................................. 50
Pronunciación .................................................................................................................................................. 51
Ejercicios .......................................................................................................................................................... 78
Ejercicios Extra Sobre Los Acentos .................................................................................................................. 78
LECCIÓN DOS: El Nombre / La Forma Plural / El Articulo ........................................................................................ 80
El Articulo ............................................................................................................................................................ 86
Sumario de la Lección Dos ................................................................................................................................... 89
Vocabulario.......................................................................................................................................................... 90
Ejercicios .............................................................................................................................................................. 91
LECCION TRES: Nombre Dual / Variación De La Raíz .............................................................................................. 92
Nombre Dual ....................................................................................................................................................... 92
Variación De La Raíz......................................................................................................................................... 95
Sumario De La Lección Tres ................................................................................................................................. 98
Vocabulario.......................................................................................................................................................... 99
Ejercicios ............................................................................................................................................................ 100
LECCION CUATRO: El Adjetivo / La Cópula / Concordancia Adjetival En Número ................................................ 101
Concordancia Adjetival En Numero................................................................................................................... 106
Nota Acerca De Los Adjetivos Usados Como Nombres ..................................................................................... 111
Sumario de la Lección Cuatro ............................................................................................................................ 113
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 114
Ejercicios ............................................................................................................................................................ 115
LECCION CINCO: El Verbo: Tiempo Presente Y Concordancia En Número/Sujeto/Objeto/ La Forma Superlativa De
Los Adjetivos.......................................................................................................................................................... 116
Mas Cosas Sobre Los Adjetivos ......................................................................................................................... 126
Sumario de la Lección Cinco .............................................................................................................................. 129
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 130
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 131
LECCION SEIS: Tiempo Pasado ............................................................................................................................... 132
Sumario de la Lección Seis................................................................................................................................. 143
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 144
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 144
LECCION SIETE: Tiempo Futuro Y Aoristo .............................................................................................................. 146
El Tiempo Futuro ............................................................................................................................................... 146
El Aoristo ........................................................................................................................................................... 149
Sumario de la Lección Siete ............................................................................................................................... 157
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 158
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 159
LECCION OCHO: Tiempo Perfecto. / Terminaciones Pronominales: -n(yë), -l(yë), -s ............................................ 160
El Tiempo Perfecto ............................................................................................................................................ 160
Verbos Que Llevan Diptongos ........................................................................................................................... 165
Los Perfectos Sin Aumento:............................................................................................................................... 165
Los Verbos Que Empiezan En Vocal .................................................................................................................. 167
Pronombres ....................................................................................................................................................... 169
Sumario de la Lección Ocho .............................................................................................................................. 178
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 179
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 180
LECCION NUEVE: El Infinitivo / El Verbo Negativo / Participios Activos ............................................................... 181
El Infinitivo ......................................................................................................................................................... 181
El Verbo Negativo .............................................................................................................................................. 185
Participios Activos ............................................................................................................................................. 188
Sumario de la Lección Nueve ............................................................................................................................ 191
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 193
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 194
LECCION DIEZ: Adverbios / Las Terminaciones Pronominales –Ntë Y –T / Infinitivos Con Objetos-Pronombre / El
Pasado De Los Verbos Intransitivos Terminados En –-Ya / Participios Pasivos .................................................... 195
Adverbios ........................................................................................................................................................... 195
Las Terminaciones Pronominales –Ntë Y –T...................................................................................................... 200
Infinitivos Con Objetos-Pronombre................................................................................................................... 203
El Pasado De Los Verbos Intransitivos Terminados En -Ya................................................................................ 206
Participios Pasivos ............................................................................................................................................. 209
Sumario de la Lección Diez ................................................................................................................................ 216
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 217
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 218
LECCION ONCE: El Concepto De Los Casos / El Caso Genitivo .............................................................................. 219
Casos .................................................................................................................................................................. 219
El Genitivo.......................................................................................................................................................... 221
El Orden De Las Palabras ................................................................................................................................... 230
El Uso Del Articulo ............................................................................................................................................. 232
Sumario de la Lección Once .............................................................................................................................. 233
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 234
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 235
LECCION DOCE: El Caso Posesivo-Adjetival / Nombres Verbales O Abstractos Y Como Interactuan Con Los Casos
Genitivo Y Posesivo ............................................................................................................................................... 236
El Posesivo ......................................................................................................................................................... 236
Varias Notas....................................................................................................................................................... 243
Nombres Abstractos O Verbales (Y Como Interactuan Con Los Casos Genitivo Y Posesivo) ............................ 247
Sumario de la Lección Doce............................................................................................................................... 250
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 252
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 253
LECCION TRECE: El Caso Dativo / El Gerundio / Terminaciones Pronominales En –Lmë Y –Mmë / Un Pronombre
Indefinido .............................................................................................................................................................. 255
El Caso Dativo .................................................................................................................................................... 255
Una aplicación más antigua de la terminación de caso –n ............................................................................... 259
El Gerundio ........................................................................................................................................................ 261
Formación De Gerundios De Los Verbos De Raíz A- ...................................................................................... 266
El Pronombre “Nosotros” .................................................................................................................................. 267
Un Pronombre Indefinido.................................................................................................................................. 270
Sumario de la Lección Trece .............................................................................................................................. 271
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 272
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 274
LECCIÓN CATORCE: Los Casos Alativo Y Ablativo / Equë Y Auta: Dos Verbos Peculiares / Terminaciones
Pronominales Posesivas: - ya, -Lya, -Lma, -Nma: .................................................................................................. 275
Los Casos Alativo Y Ablativo .............................................................................................................................. 275
El Dual Alativo/Ablativo ..................................................................................................................................... 277
Tipos adicionales de significados de los casos Alativo y Ablativo ..................................................................... 278
La Adición De Terminaciones Del Alativo Y El Ablativo A Los Nombres Terminados En Consonante: ............. 279
EQUË y AUTA: Dos Verbos Peculiares ............................................................................................................... 282
El Verbo Equë-: .............................................................................................................................................. 282
El Verbo Auta-: .............................................................................................................................................. 284
Terminaciones Pronominales Posesivas ............................................................................................................ 286
Combinación De Las Terminaciones Pronominales Posesivas Con Las Terminaciones De Caso Y Número: 288
El Dual Inclusivo “Nuestro”............................................................................................................................ 290
Adición De Terminaciones Pronominales A Nombres Terminados En Consonante ..................................... 293
Sumario de la Lección Catorce .......................................................................................................................... 295
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 297
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 299
Ejercicios Adicionales: ....................................................................................................................................... 300
LECCION QUINCE: La Terminación –Rya Y Más Cosas Acerca De Las Terminaciones Del Posesivo Pronominal / El
Caso Locativo / Oraciones Relativas / Terceras Personas “Oscuras”: ................................................................... 303
Mas Cosas Acerca De Las Terminaciones Del Posesivo Pronominal ................................................................. 303
(Una Pregunta Transgresora Sobre La Verdadera Naturaleza De Las Combinaciones Ly, Ny, Ry, Ty) .............. 303
Terminaciones Pronominales Posesivas Usadas Con Infinitivos ................................................................... 308
El Caso Locativo ................................................................................................................................................. 309
Oraciones Relativas ........................................................................................................................................... 312
El Orden De Las Palabras ............................................................................................................................... 316
Terceras Personas “Oscuras” ............................................................................................................................ 317
Sumario de la Lección Quince: .......................................................................................................................... 321
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 322
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 324
LECCION DIECISEIS: El Caso Instrumental / Verbos Con Una Vocal Sin Acento + -Ta / El Imperativo / La Fórmula
Nai: ........................................................................................................................................................................ 325
El Caso Instrumental:......................................................................................................................................... 325
Los Verbos Con Una Vocal Sin Acento + -Ta:..................................................................................................... 331
El Imperativo ..................................................................................................................................................... 335
La Formula Nai:.................................................................................................................................................. 337
Sumario de la Lección Dieciseis ......................................................................................................................... 340
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 341
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 342
LECCION DIECISIETE: Los Demostrativos: Sina, Tan(Y)A, Enta, Yana / Conjugación De La Última Palabra Declinable
/ Nombres Con Raíz U- / Los Ordinales Terminados En –Ëa: ................................................................................ 343
Los Demostrativos Quenya................................................................................................................................ 343
Conjugacion De La Ultima Palabra Declinable................................................................................................... 346
Los Nombres Con Raiz –U:................................................................................................................................. 350
Ordinales ........................................................................................................................................................... 355
Sumario de la Lección Diecisiete ....................................................................................................................... 356
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 358
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 359
LECCION DIECIOCHO: Pronombres Independientes / Verbos Impersonales / Verbos De Raíz U- / Los Diferentes
Usos De Lá: ............................................................................................................................................................ 360
Pronombres Independientes: ............................................................................................................................ 360
Verbos Impersonales ......................................................................................................................................... 368
Verbos Con Raiz U- ............................................................................................................................................ 370
Los Diferentes Usos De Lá: ................................................................................................................................ 374
Sumario de la Lección Dieciocho ....................................................................................................................... 378
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 379
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 380
LECCION DIECINUEVE: Pronombres En Frases Imperativas / Pronombres Enfáticos / Palabras Interrogativas:
Man, Mana, Manen / Postposiciones ................................................................................................................... 381
Pronombres En Frases Imperativas ................................................................................................................... 381
Pronombres Enfáticos ....................................................................................................................................... 384
Palabras Interrogativas ...................................................................................................................................... 389
Postposiciones ................................................................................................................................................... 391
Sumario de la Lección Diecinueve ..................................................................................................................... 393
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 394
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 396
LECCION VEINTE: El “Oscuro” Verbo “Ser” / Ma Como Posible Partícula Interrogativa / Sa Introduciendo A Las
Oraciones Nominales............................................................................................................................................. 397
El Verbo Ser ....................................................................................................................................................... 397
Ma: ¿Una Partícula Interrogativa? .................................................................................................................... 405
Sa Introduciendo A Las Oraciones Nominales ................................................................................................... 408
Sumario de la Lección Veinte ............................................................................................................................ 410
Vocabulario:....................................................................................................................................................... 411
Ejercicios: ........................................................................................................................................................... 413
APENDICES ............................................................................................................................................................. 414
¿Cuál Es La Funcion Del Partitivo Plural?........................................................................................................... 414
La Aplicación Del Casoen Los Finales Con –t: .................................................................................................... 420
Los Infinitivos Con El Prefijo a-: ......................................................................................................................... 422
La Elision De Las Vocales Finales ....................................................................................................................... 425
VOCABULARIO: ...................................................................................................................................................... 427
Vocabulario Quenya-Español: ........................................................................................................................... 427
Vocabulario Español-Quenya: ........................................................................................................................... 437
Soluciones A Los Ejercicios: ................................................................................................................................... 448
Leccion Uno: ...................................................................................................................................................... 449
Leccion Dos: ....................................................................................................................................................... 450
Leccion Tres: ...................................................................................................................................................... 451
Leccion Cuatro: .................................................................................................................................................. 452
Leccion Cinco: .................................................................................................................................................... 453
Leccion Seis:....................................................................................................................................................... 454
Leccion Siete: ..................................................................................................................................................... 455
Leccion Ocho: .................................................................................................................................................... 456
Leccion Nueve: .................................................................................................................................................. 457
Leccion Diez: ...................................................................................................................................................... 458
Leccion Once: .................................................................................................................................................... 459
Leccion Doce:..................................................................................................................................................... 461
Leccion Trece: .................................................................................................................................................... 465
Leccion Catorce: ................................................................................................................................................ 467
Leccion Quince: ................................................................................................................................................. 472
Leccion Dieciseis ................................................................................................................................................ 474
Leccion Diecisiete: ............................................................................................................................................. 476
Leccion Dieciocho: ............................................................................................................................................. 479
Leccion Diecinueve: ........................................................................................................................................... 481
Leccion Veinte: .................................................................................................................................................. 482
INTRODUCCIÓN

De todos los idiomas inventados por el filólogo y escritor británico J.R.R. Tolkien (1892-
1973), el más popular ha sido siempre el Quenya. También parece ser el más desarrollado de
todos ellos. De hecho, tan solo dos de ellos (el Quenya y el Sindarin), son tan completos que
podríamos desenvolvernos perfectamente con ellos sin necesidad de recurrir a nuestro propio
idioma. Hasta hace poco el Sindarin era menos conocido, y su compleja fonología podría
asustar a los ocasionales estudiantes noveles (sobre todo a aquellos sin experiencia lingüística).
Mi recomendación a los que quieran estudiar los lenguajes de Tolkien sería definitivamente que
comenzaran por el Quenya. El conocimiento de esa lengua facilitará posteriores estudios de las
otras, incluido el Sindarin, puesto que el Quenya es solamente una rama de la familia de las
lenguas de los Elfos: los idiomas élficos no son entidades independientes, sino que están
desarrollados a partir de una única lengua ancestral y, con todos los respetos, el Quenya es, de
todas ellas, la que más cerca se halla del idioma primitivo original.

En una realidad totalmente opuesta a este contexto ficticio, Tolkien sabía muy bien que
estilo estaba buscando y diseñó un primitivo idioma élfico, con ingeniosos giros enfáticos que
producían una lengua con los atractivos deseados: el Quenya fue el resultado de su romance
adolescente con el finlandés; estaba, según sus propias palabras “demasiado intoxicado” con
el sonido y el estilo de ese idioma que había descubierto (Cartas:214). Sin embargo, el finlandés
no pasó de ser una mera inspiración; el Quenya no es en absoluto una enmarañada versión del
finlandés, y basta con ver algunas palabras del vocabulario para darse cuenta de que no existe
ninguna relación con sus correspondientes finesas (ver el tratado de Harri Peväla, en:
http://www.sci.fi/alboin/finn_que.htm). También citó Tolkien las influencias del griego y el latín,
a las que evidentemente tenemos que añadir las del español.

La historia ficticia o interna del Quenya, se halla resumida en mi habitual artículo en


Ardalambion (ver: http://lambenor.free.fr/ardalambion/quenya.html), y no la repetiré aquí.

Muy resumidamente, diré que de entre todos los mitos de Tolkien el Quenya era el idioma
que hablaban los Elfos que moraban en el Oeste Más Lejano; se ubicaba en El Reino Bendito,
y era la lengua “más noble del mundo”. Más tarde uno de los Clanes Elfos, el de los Noldor, fue
exiliado a la Tierra Media, llevando con ellos el Quenya. En la Tierra Media, pronto cayó en
desuso debido a las lenguas que allí se hablaban habitualmente, pero entre los Noldor se
preservó como un idioma ceremonial que, en tiempos posteriores, aprendieron incluso algunos
Hombres Mortales. Así, en El Señor de los Anillos (LotR), nos encontramos a Frodo
pronunciando el famoso saludo: elen síla lúmenn’ omentielvo “una estrella brilla sobre
nosotros en la hora de nuestro encuentro”, cuando él y sus amigos se tropiezan con un grupo
de Elfos (unos Elfos muy satisfechos al encontrarse con un “aprendiz de la Lengua Antigua”).
Si uno estudia Quenya hasta el punto de sumergirse en el mundo de la ficción de Tolkien, puede
incluso llegar a verse a sí mismo como un estudiante Mortal en la Tercera Edad de la Tierra
Media, en el período en el que se desarrollaba El Señor de los Anillos (LotR) (verse como un
elfo nativo, parlante de la Lengua Antigua en Valinor, hacia la Primera Edad, puede resultar
bastante presuntuoso). La forma particular del Quenya ofrecida intencionadamente en este
curso, es precisamente la variante que se hablaba en El Ultimo Exilio o Tercera Edad. Este es
el tipo de Quenya que se escenifica en LotR, en El Lamento de Galadriel (Namárië), como
ejemplo más relevante.

Numerosos entusiastas han llevado adelante el crecimiento de la literatura Quenya,


especialmente con el objeto de crear un gran vocabulario que, finalmente estuvo disponible con
la publicación de El Camino Perdido en 1987, quince años después de la muerte de Tolkien.

Gracias a esto, y a los otros quince libros que Christopher Tolkien publicó con material
sobre la Tierra Media desde 1977 hasta 1996, extraído de los manuscritos que dejó su padre,
podemos ahora saber mucho más acerca de las lenguas de Tolkien de lo que nunca se supo
mientras vivió. Ciertamente, no seremos capaces de sentarnos y reescribir las palabras de
Shakespeare traducidas al Quenya, pero disponemos de algunos miles de palabras para
desarrollar las líneas maestras de la gramática que Tolkien inventó. No te será posible tener un
Quenya fluido si no estás dispuesto a estudiarlo con ganas. Es muy posible que podamos
escribir largos textos en Quenya si aprendemos a rellenar las lagunas que desafortunadamente
hay aún en nuestros conocimientos, y si al menos podemos confiar en que esas lagunas
(especialmente en el cuidado de las formas gramaticales), irán rellenándose en próximas
publicaciones. En el futuro, seremos capaces de desarrollar un Quenya más útil, más coloquial,
más cotidiano. Pero obviamente, comenzaremos por asimilar la información proporcionada por
el material de Tolkien tanto como nos sea posible...

Se han hecho algunos cursos de Quenya tutoriales, incluso con ejercicios, que han
permitido a la gente el estudio del idioma con relativa facilidad. Uno de los esfuerzos más
notables en ese sentido, ha sido el Basic Quenya de Nancy Martsch. Ese es ciertamente, un
buen trabajo; el hecho de que el material publicado después haya descubierto ciertos defectos
no puede usarse en detrimento de la autora. Sin embargo, muchos quisieran disponer de un
curso más actualizado, y he sido repetidamente propuesto como la persona idónea para
escribirlo. Es para mí muy gratificante que los demás me consideren “un experto” en los
lenguajes tolkinianos, pero diría que, actualmente, es muy difícil ser experto en estas materias
debido a la gran escasez de fuentes de donde recoger información. A pesar de todo, me siento
un privilegiado al haber podido emplear mucho tiempo en el estudio de estas materias (empecé
hace más de diez años), y me veo en la obligación de recordar a tantos que contribuyeron con
sus ideas. Así que, al final me senté y empecé a escribir este curso, especialmente para
principiantes (esto es muy conveniente pues me permite estar a salvo de las personas con poco
criterio, de las mentes vulnerables y de los noveles en cuanto a mi interpretación de la gramática
Quenya, la cual está sustentada (como es lógico), en las bases más sólidas y cuidadas. ¡Ja, ja,
ja..!). Sin embargo, este curso no se presenta en formato Linguaphone, con largos diálogos,
etc., que tratan de que el estudiante consiga una fluidez básica en diversas situaciones de la
vida diaria. Esto sería contraproducente en el caso de un “idioma-arte” como el Quenya, por lo
que vamos a intentar prepararnos cuidadosamente para la prosa y el verso, en vez de hacerlo
para una charla casual. A lo largo de estas lecciones, tomarán forma una serie de ensayos en
varias partes de la gramática Quenya, revisando y analizando las pruebas disponibles, con
objeto de reconstruir las intenciones de Tolkien con el apoyo de los ejercicios.
¿Por qué estudiar Quenya?
Obviamente no porque vayas a ir a Valinor de vacaciones y necesites comunicarte con
los nativos. Habrá alguien que quiera estudiarlo para, de alguna manera, estar en consonancia
con el espíritu creativo de Tolkien. Él decía:

“...lo que principalmente pienso de mi trabajo es que es una obra completa y, fundamentalmente, una inspiración
lingüística (...) no es una diversión ni un entretenimiento, en el sentido estricto de hacer algo diferente a tu trabajo
para tomarte un respiro. La invención de las lenguas es el principio. Las historias se crearon con la intención de
dotar a los idiomas de un mundo en el que poder desenvolverse, y no al revés. Primero se me ocurre un nombre,
luego la historia. Hubiera preferido escribir en élfico, pero, por supuesto, y a pesar del trabajo que supuso El Señor
de los Anillos, hay en él muy poca literatura pues pensé que hubiera resultado más difícil de digerir para los lectores
(ahora creo que a algunos les hubiera gustado más...) (...) De cualquier forma, para mí supone un enorme ensayo
“lingüístico-estético”, como a veces contesto cuando alguien me pregunta: “¿qué es todo esto?” ...” (Cartas:219-

220)

Para aligerar estas densas declaraciones del autor y estudiando sus idiomas, no se
puede desechar cierto tipo de tonto escapismo como para adolescentes románticos. Las
creaciones de Tolkien deben considerarse como una parte esencial de la formación escolar,
profundizando en su trabajo en general: los idiomas construidos por él, son parte de su
aportación como filólogo y no precisamente menos serios que sus trabajos acerca de los
orígenes de lenguas tan serias como el anglosajón; recordemos que rechazó considerar sus
fundamentos lingüísticos como un mero entretenimiento. Se puede decir que el Quenya y los
otros idiomas son obras de arte, pero no es esa la definición que mejor lo describe. Al final, todo
se resume a esto: Tolkien no era un descriptivo de la lengua, explorando y contemplando
pasivamente sus orígenes; él era un creativo de la lengua. Como es lógico, no es requisito
indispensable tener un Quenya fluido para decir algo inteligente acerca de las narraciones de
Tolkien; está claro que algunos críticos y acólitos están profundamente molestos por la falta de
reconocimiento que sufren los idiomas inventados, encontrándose ellos mismos incapaces
incluso de acatar con completa seriedad afirmaciones del propio autor, como las citadas más
atrás. Para alcanzar a apreciar por completo la complejidad y la belleza de esta creación, se
debería estudiar activamente por el propio bien de la obra. Deberíamos ser realmente capaces
de mostrar interés por el propio bien de la propia obra. Hace algunos años, el reconocido acólito
de Tolkien, Tom Shippey, decía:

“...está claro que los lenguajes que creó Tolkien, lo fueron por uno de los más prestigiosos filólogos de todos los
tiempos, por eso siempre hay algo interesante en ellos y, creo también que en ellos falta mucho aún de su
pensamiento y sus conocimientos profesionales (...) Observo a menudo que hay muy destacadas y acreditadas
opiniones acerca de lo que Tolkien pensaba sobre la filología real que subyace en la ficción y, no sería ninguna
sorpresa, si algún día descubriéramos que hay opiniones igualmente acreditadas subyaciendo en los lenguajes
inventados. Seguro que algo acabará emergiendo de ellos...” (De una entrevista realizada durante el
simposio de Arda, en Oslo del 3 al 5 de abril de 1987, publicada en el diario Angerthas, el día
31).

Entonces, si no creemos que pueda haber nuevos conceptos filológicos esperando a ser
descubiertos dentro de la estructura de los idiomas de Tolkien, no veo porque el estudio
detallado de ellos debe necesariamente considerarse escapismo, o un tonto pasatiempos para
gente que no tiene nada mejor que hacer. Los lenguajes construidos por Tolkien han sido
comparados con la música; su biógrafo Humphrey Carpenter, observa que: “si Tolkien hubiera
sentido interés por la música, probablemente hubiera intentado componer melodías; así que,
¿porqué no desarrollar un sistema personal de palabras donde se hallara escondida una
sinfonía privada?”. Se puede estudiar cualquiera de las lenguas de Tolkien cuidadosamente
desarrollada de la misma manera que se puede estudiar una sinfonía musical: un complejo
trabajo, compuesto de infinidad de partes interrelacionadas, tejido con una intrincada belleza.
Mientras que una sinfonía es fija en su forma, el lenguaje se puede recombinar infinitamente
dentro de nuevos textos tanto de prosa como de verso, reteniendo sin disminuirlos, su
naturaleza y su aroma. Uno de los mayores atractivos del Quenya es que nosotros mismos
podemos componer música lingüística, siguiendo las instrucciones y reglas de Tolkien, por eso,
la comparación que hace Carpenter es demasiado limitada: Tolkien no hizo una sinfonía;
inventó una nueva forma de música, y habría sido una verdadera pena que su obra hubiera
muerto con él.

Habrá otros que querrán estudiar Quenya para verse inmersos en la ficción de Tolkien,
sin pretensión alguna de aprendizaje: la visión de Tolkien de los Elfos (Quendi y Eldar) es, sin
duda, el principal logro de toda su obra, y el Quenya era (al menos según las opiniones parciales
de los Noldor) “la lengua Elfica por excelencia, la más noble y uno de los más fieles garantes
de la Antigua Lengua de los Elfos” (La Guerra de las Joyas, página 374). El acercarse a ciegas
al mundo élfico de forma más profunda, tan solo conducirá a una inmersión en la ficción.
Abandonada felizmente la idea que se tenía de los Elfos como seres diminutos, excesivamente
guapos y encantadores, Tolkien concibió una visión de los Elfos como algo más: “imagino que
los Quendi que aparecen en estas historias, se parecen muy poco a los Duendes y a las Hadas
de Europa; pero siendo sincero, debería decir que los que realmente representaban la belleza
más grande, los que tienen la vida más larga y los más nobles, son los niños Eldar” (Cartas,
página 176). La quintaesencia de la visión que tuvo Tolkien de la cultura élfica, se halla
principalmente en las lenguas, “ya que la forma de hablar de los Eldar es la más antigua y más
amada de las artes” (Los Pueblos de la Tierra Media, página 398). De alguna manera, el estudio
del Quenya también puede convertirse en la búsqueda de algo maravilloso y noble, bajo el
punto de vista y la capacidad limitada de nuestros mortales y finitos egoísmos: “Los Elfos
representan el arte, la estética y los aspectos puramente científicos de los Humanos, elevados
a un nivel superior que aún no ha sido alcanzado por los Hombres” (Cartas, página 176). La
búsqueda de ese nivel superior trasciende toda ficción. Tolkien plasmó su visión interior de ese
nivel en pinturas, en sus narraciones (más intensamente), pero (lo más importante para él)
donde quedó verdadera constancia, fue en las palabras y sonidos del idioma. En el Quenya, su
visión de La Maravilla sigue viva, esperando a aquellos que sean capaces de comprenderla y
de apreciarla.

En sus páginas web el grupo sueco Mellonath Daeron, estudioso de las lenguas de
Tolkien, intenta justificar sus estudios de la siguiente manera:

“Nuestra actividad se ha descrito como el último lujo. Estudiamos algo que no existe, solo por placer. Esto es algo
que puedes permitirte cuando tienes cubiertas todas tus otras necesidades: comida, cobijo, abrigo, amigos y todo
eso. Estudiamos las lenguas de Tolkien por su gran valor estético. Y el conocimiento de estas lenguas, es
fundamental para comprender la belleza de su mejor creación: Arda, su mundo”

Estoy completamente de acuerdo con la última frase, pero no puedo estarlo con lo de
que el Quenya o el Sindarin “no existen”. Naturalmente no estamos hablando de algo físico, de
cosas tangibles, pero eso les pasa a todos los idiomas. No hay lenguajes ficticios, son todos
reales como lo puedan ser el esperanto o cualquier otro. El mismo Tolkien decía sobre sus
lenguas que “tienen cierta entidad, porque hasta que las hube terminado de crear, ya existían
aunque de forma incompleta” (Cartas, p.175).

Aunque similar al esperanto, el Quenya está estrechamente relacionado con una historia
interna ficticia (Tolkien dijo una vez que el Esperanto hubiera tenido más éxito si se hubiera
creado a partir de un mito). Los mitos asociados al Quenya ciertamente le enriquecen y nos
ayudan a entender el tipo de “aroma” que Tolkien buscaba para él; de hecho, este idioma juega
su papel en las más famosas novelas fantásticas que se han escrito, lo que le da una publicidad
gratuita que el esperanto nunca tuvo. Debemos recalcar que el Quenya existe como una entidad
actual en nuestro propio mundo, y como ya hemos dicho, ha contribuido a enriquecer la
literatura, principalmente en verso: los textos que se presentan aquí son cientos de miles de
veces más comprensibles que los que escribió Tolkien. Finalmente consiguió perfeccionar la
estructura y la evolución imaginaria de sus idiomas, pero en ellos sobreviven un manojo de
textos sustanciales. A pesar de haber dicho que “hubiera preferido escribir en élfico” (ver la cita
anterior), se limitó a escribir sobre las lenguas Elficas, en lugar de escribir en ellas. “El placer
reside en la propia creación”, dice Christopher Tolkien (la Derrota de Sauron, página 440). Su
padre creó las lenguas para que fueran amadas, no por la necesidad de usarlas para un
propósito completo. Tolkien escribió cierto número de poemas en élfico, pero esa cantidad
resulta pequeña comparada con los miles de páginas que escribió acerca de la estructura de
sus lenguas.

Tolkien tenía un fino sentido del humor; ese era su privilegio de creador original. Sin
embargo, a mi parecer, algunas personas tienen la capacidad de obtener mucho placer desde
la mera contemplación pasiva de la estructura de un idioma, o desde la lectura de la gramática
de un idioma inventado como si se tratara de una novela. Imagino que la mayoría de la gente
que quiere estudiar Quenya tiene la intención, aunque sea vagamente, de usar los
conocimientos que pueda adquirir, para escribir sus propios textos en Quenya, o al menos poder
leer los textos escritos por otros (como mínimo los escritos por Tolkien). En cualquier caso,
aprender un idioma requiere siempre una participación activa: aunque no sueñes siquiera con
publicar algo en Quenya, simplemente por poder juzgar el Elfico de Tolkien con propósitos
puramente académicos, trabajarás con los ejercicios para asimilar la gramática y el vocabulario.
Este curso contiene algunos ejercicios.

Mi visión favorita para el estudio de los idiomas de Tolkien es probablemente esta


(construyendo la analogía musical propuesta por Carpenter): diría que estamos de alguna
manera en la misma situación que un compositor virtuoso que está inventando una nueva forma
de música, escribiendo mucho acerca de su estructura y dando a conocer solo unas pocas
composiciones (algunas de las cuales no verán la luz en vida del autor. Y esas pocas
composiciones van ganando terreno, afianzándose, creciendo ante la audiencia internacional,
una audiencia que quisiera oir más, mucha más música de ese tipo). El compositor original
muere, ¿qué hacemos ahora? Solo podemos hacer una cosa: debemos emprender un completo
estudio de las composiciones publicadas, a la vez que de los escritos más teóricos, con el fin
de intentar extraer las reglas y los principios que deben regir ese tipo determinado de música.
Solo entonces podremos empezar a componer por nosotros mismos, creando completas y
nuevas melodías que cumplirán con la estructura general diseñada por el inventor o creador
original.

Esto por supuesto, es solo una analogía aproximada de lo que podría ser el estilo
narrativo de Tolkien.

Su forma de contar historias ha sido adaptada por generaciones de nuevos autores,


dando como resultado el moderno género de literatura fantástica, aunque no sería incorrecto
decir que algunos autores más antiguos han sido capaces de estar a la altura de las líneas
marcadas por el maestro. También hay que decir que la calidad de muchos textos Quenya post-
Tolkien es muy variable. En el caso de los primeros intentos, donde escaseaban las fuentes de
material disponible, vemos ahora que la interpretación de algunos textos se halla lejos de lo que
Tolkien quería dar a entender. Hoy en día, con mucho más material a nuestra disposición, diría
que es posible escribir textos que el propio Tolkien reconocería como, al menos, un correcto
Quenya (aunque también pienso que leer textos Quenya que no fueran suyos, le resultaría una
extraña experiencia; sus idiomas son originalmente algo muy privado y personal).
En cualquier caso, este curso debería serte útil sea cual sea tu visión del estudio: tanto
si quieres aprender Quenya para sumergirte en la ficción de Tolkien, como si lo haces para
apreciar mejor la parte crucial del autor, para aprender algo sobre las creaciones de un lingüista
virtuoso, para aceptar el desafío intelectual que supone el conocer al detalle un sistema
sofisticado, para meditar acerca de las cuestiones elficas, o simplemente para divertirte con la
estética del Quenya. Por supuesto, ninguna de estas opciones se excluye mutuamente. Sea
cual sea tu visión, creo que te gustará formar parte del florecimiento y crecimiento del Quenya.

Esta es otra anotación de Tolkien: “...ninguna lengua se estudia por el mero hecho de
servir a otros propósitos, pero de hecho, servirá mejor a otros propósitos filológicos o históricos
si se estudia por amor, por sí misma...” (Monstruos y Críticas..., página 189).

El tema de los Derechos de Autor (Copyright)


Este es un tema que debería ocuparnos algún tiempo y unas cuantas líneas, por mucho
que pueda sorprender a los nuevos estudiantes que nunca hayan pensado en ello. Sin embargo
los debates que se suscitan alrededor de los asuntos del copyright en el entorno de los estudios
lingüísticos de Tolkien, son en su mayoría tristemente provocados por algunos estudiosos.
Dichos debates comenzaron a suscitarse en la lista de correos de TolkLang, en vez de
someterlos a la jurisdicción de Elfling. Si los familiares de Tolkien o sus abogados leen lo que
sigue, espero que no se molesten. Con todo esto no pretendo robarles nada, se trata más bien
de dirigir la atención hacia una de las partes más importantes del trabajo de Tolkien, y de ayudar
a la gente a que aprenda, así su obra podrá vivir, crecer y permanecer como un último testimonio
a sus esfuerzos y como un tributo dinámico hacia él mismo. Hablando de su padre, Christopher
Tolkien en una entrevista televisada, describió el Quenya como “el idioma que él quiso, el idioma
de su corazón”. Los estudiantes de Quenya quieren sencillamente que sobreviva esta especial
parte del corazón de Tolkien. Nadie intenta conseguir dinero ni cualquier otro beneficio con todo
esto (si la Fundación Tolkien o mejor dicho Harper Collins hubiera querido publicar un libro con
este curso, yo me hubiera sentido feliz de que lo hiciesen y no esperaría recibir nada por los
derechos).
En 1998 y luego en 1999, en la lista TolkLang el abogado W.C.Hicklin sostuvo
ruidosamente que la publicación “no autorizada” de las descripciones gramaticales del idioma
de Tolkien, debía considerarse como una flagrante violación del copyright de la Fundación
Tolkien, asegurando que dicha publicación sería indudablemente contestada por parte de la
Fundación con “dinero, pistolas y abogados...” (Espero que la parte referida a las armas de
fuego, fuera solo una forma de hablar).

No puedo estar de acuerdo con esta interpretación de la ley del copyright, especialmente
si consideramos que la mayoría de los conocimientos que tenemos sobre el Quenya, se
desprenden de los ejemplos que tenemos, y no de la lectura de las especificaciones
gramaticales de Tolkien, que aún no se han publicado. No puedo imaginar como al estudiar los
textos disponibles en Quenya, pueda ser ilegal sacar nuestras propias conclusiones de lo escrito
y darle incluso explicaciones diferentes. Si eso es lo que significa o defiende el copyright,
resultará que todo tipo de comentario escolar de texto o cualquier crítica literaria, se irán
inmediatamente al garete por mor de las imposiciones legales. Mientras Hicklin hace estas
declaraciones, Christopher Tolkien (que es quien al final detenta el título innegable del apellido)
y la Fundación Tolkien, ya hace tiempo que declinaron manifestarse acerca de los derechos,
incluso cuando se preguntó por ello al moderador de TolkLang, Julian Bradfield. Hay que tener
en cuenta que la ley del copyright no es la especialidad del sr. Hicklin y creo que se apresuró al
definir el concepto de “carácter”, llegando a asegurar que cada una de las palabras escritas en
el idioma inventado, debía considerarse un carácter literario propiedad de Tolkien,
aparentemente refiriéndose a palabras como Aragorn o Galadriel. Misteriosamente Hicklin
estuvo de acuerdo en considerar legal el escribir nuevos textos en el lenguaje de Tolkien,
aunque en el mundo de Hicklin esto podría parecer una analogía con lo de escribir historias
utilizando los caracteres de Tolkien (lo que todo el mundo podría considerar como una violación
del copyright).

Tanto los problemas de Hicklin para sostener todos sus argumentos, como las
subsiguientes demandas legales hechas por mí mismo y por otros, me han llevado a la
conclusión de que aplicar la ley del copyright a un idioma, es prácticamente imposible. El idioma
en sí mismo no se haya encadenado a un texto fijo; es un sistema completamente abstracto y,
para proteger algo legalmente, ese algo debe contar con una forma fija a la que poder proteger.
No es válido alegar que mucha de la estructura gramatical y el vocabulario de un idioma es una
forma “fija”, ya que es un sistema abstracto, no tiene forma. Acerca del texto actual (o en el
mismo) un idioma está internamente protegido, pero no el “lenguaje” en sí mismo. Volviendo a
la analogía de nuestro compositor virtuoso que inventa una nueva forma de música: su
copyright, el de sus propias composiciones y el de sus escritos acerca de esta nueva forma de
música, no puede y no debe ser discutido por nadie. Pero si él o los suyos, no pueden demostrar
fehacientemente que todo lo publicado son nuevas composiciones, o plenamente las
descripciones originales de los principios de este tipo de música, de alguna manera estarán
violando el copyright de las mismas descripciones.

Este curso se ha escrito y publicado en Internet (gratis) por mí mismo como persona
privada. La Fundación Tolkien no debe pedir responsabilidades ni hacer comentarios sobre él,
ya que no existe vía oficial o legal para ello, y yo personalmente, asumo toda la responsabilidad
por sus contenidos. No considero una falta de respeto el indicar que todas las denuncias hechas
por la Fundación no han contribuido en modo alguno a garantizar la calidad, desde el momento
en que ciertos nuevos trabajos sobre el Quenya, que fueron publicados con el permiso expreso
de la Fundación, se han limitado a contener resúmenes obvios e incorrectas interpretaciones.
Hay razones para pensar que los abogados de la Fundación o el mismo Christopher Tolkien
deben ser capaces de juzgar con criterio la calidad de una gramática Quenya (por lo que no hay
razón alguna para que vayan contra ella; aprender Quenya basándose en las fuentes primarias
requiere un largo y laborioso estudio, reservado para especialistas realmente interesados).
Llegados a este punto, espero y deseo que la Fundación Tolkien reconozca el derecho de los
que quieran estudiarlo, a hacerlo en paz, sin trabas y a poder presentar en su caso los
resultados de sus investigaciones, especialmente si las publicaciones más importantes al
respecto, se hacen sin afán alguno de lucro. A pesar de las protestas hechas por Hicklin y
algunos otros, no existe actualmente ninguna evidencia concreta que la Fundación o
Christopher Tolkien puedan estudiar como una violación del copyright. Si así fuera, yo mismo
me pondría en contacto con ellos, y hablaríamos.
La interpretación que se ofrece aquí de la gramática Quenya, se halla basada en el
estudio de las fuentes disponibles, en el análisis de la mayoría de los textos Quenya disponibles,
y en una exégesis de las relativamente pocas y explícitas notas que se hayan disponibles en la
gramática original. Mantengo que esto es, principalmente un trabajo de análisis y comentario
(presentado de forma didáctica), y en términos generales del copyright, discutir la estructura del
Quenya no debe ser muy diferente de la discusión que pueda derivarse de la estructura de la
trama de El Señor de los Anillos: en cualquier caso he de reconocer que, en última instancia
está basada en los escritos de Tolkien, pero el resultado del estudio no es “un trabajo derivado
de...”, en los términos estrictos de la ley del copyright. Lo que hacemos aquí, no es “reexplicar”
la ficción de Tolkien (aunque nos referimos a ella), sino darle una perspectiva crítica, o mejor
aún: de comentario, para demostrar como la ficción de Tolkien y la construcción de su gramática
están interrelacionadas. Primeramente, estudiaremos uno de los idiomas de Tolkien, cuya
entidad es más actual que ficticia. El hecho de que este idioma se presentara al mundo en el
contexto de una ficción no lo convierte en un “idioma ficticio”, ni necesariamente su uso o estudio
debe ser “derivado de una ficción”. Como ya se ha mencionado, el mismo Tolkien declaró que
algunos de estos lenguajes “tienen su propia vida y existencia” simplemente porque él los diseñó
y, por ese motivo, no deben considerarse exclusivamente en un contexto ficticio (Cartas, página
175). Gran parte de vocabulario Quenya no es completamente original; Tolkien admitió de
buena gana que los vocabularios de los idiomas élficos estaban inevitablemente llenos de
reminiscencias “de las lenguas anteriores” (Los Pueblos de la Tierra Media, página 368).
Aunque con frecuencia esto no obvia que el exotismo del lenguaje sea una dificultad para los
que lo estudian, y el hecho es que los eruditos encontraran fácilmente correspondencia entre
algunas palabras indoeuropeas (y a veces, semíticas), y las raíces que sustentan algunas de
las palabras inventadas por Tolkien. Esto no debe interpretarse como una limitación de la
imaginación de Tolkien; él ya advirtió que “es imposible construir idiomas imaginarios a partir
de un número limitado de sonidos, sin que se produzcan algunas similitudes” (añadiendo que
él nunca intentó crearlas) (Cartas, páginas 384-385).

Aún donde no sería posible que una palabra “real” sirviera de inspiración para citar una
palabra Quenya, el hecho está en que no existe antecedente legal alguno que permita a alguien
que haya inventado palabras nuevas el reclamarlas como propiedad personal. El propio Tolkien
era consciente de que los nombres no pueden estar sometidos al copyright (Cartas, página
349), y que uno no puede establecer los derechos sobre nombres comunes, verbos, adjetivos
ni preposiciones, declarando “no autorizado” el uso de los mismos. Algunas palabras de uso
común y cotidiano como “robot”, se generaron primeramente en un contexto ficticio. Tampoco
se pueden reclamar como palabras ficticias, protegidas por una naturaleza ficticia, e impedir
que se usen impresas o explicadas sin permiso explícito de quien las inventó (o de lo suyos).

Las acciones legales emprendidas tras la extravagante reclamación de Hicklin, han


confirmado que las palabras pasan a ser automáticamente de completo dominio público al
segundo de ser inventadas, y nadie puede monopolizarlas o reclamar su exclusivo derecho
sobre ellas. Puedes por supuesto, registrar una palabra como marca comercial, pero eso es
otra cuestión: Apple Computers, no puede impedir a nadie el uso cotidiano de “manzana”
(apple). Tampoco sería procedente que el fabricante de algún juego de fantasía tuviera que
cambiar todas las eventuales referencias a “balrogs”, ya que no se trataría de la palabra Sindarin
balrog, aunque la naturaleza de los balrogs residiera en el copyright de Tolkien. El hecho es
que Tolkien inventó la palabra alda “árbol”, y que esa palabra hace referencia a los árboles de
su naturaleza literaria. Esto no se refiere tan solo a un árbol que crece en la Tierra Media, sino
que, si estoy escribiendo un poema en Quenya, usaré también la palabra alda para definir el
árbol que crece en mi jardín.

Estoy sin embargo de acuerdo en que el Quenya y otras lenguas disfruten de cierta
protección “en su capacidad como partes integrantes de la Tierra Media”. Si alguien escribiera
nuevas historias fantásticas, relacionando la forma de hablar de los Elfos con un idioma llamado
Quenya, y hubiera pruebas que demostraran que, ciertamente es el Quenya de Tolkien, lo que
obviamente sería el mismo tipo de plagio que si cualquier fantasía escrita tomara “prestado” el
nombre de una ciudad llamada Minas Tirith, y la descripción en el libro indicara claramente que
esa ciudad fue construida en varios niveles y se halla coronada por una torre blanca. Pero una
vez más digo: este curso es mucho más que una deliberada derivación de una determinada
ficción. Este curso trata del uso y estudio de uno de los idiomas largamente desconsiderados
en el contexto de la ficción. Aunque también aspiro a presentar el Quenya como parte de la
creación de Tolkien, haré mención a algunas de las notas narrativas que se presentan como
meramente técnicas. No obstante, es obviamente falso que los lenguajes de Tolkien no puedan
de ninguna manera separarse de su mundo ficticio (como parece desprenderse de las quejas
de Hicklin). Por ejemplo: Vicente Velasco, fue capaz de escribir un poema Quenya (Ríanna),
como homenaje a la Princesa Diana de Gales tras su trágica muerte, pero eso no implica que
el accidente en el que murió deba considerarse como un punto interesante de una novela de
Tolkien. De la misma manera, el mismo Tolkien hizo una traducción al Quenya del
Padrenuestro, un texto que, obviamente, pertenece a nuestra propia realidad y no puede
ubicarse en el desarrollo de la Tierra Media.

Cuando discutimos acerca de los derechos de autor, debemos distinguir muy claramente
entre el contexto ficticio y el “uso actual” de los sistemas o ideas descritos en la ficción en
cuestión; esto último es irrelevante para la determinación de los derechos. Por poner una
comparación: si alguien escribe una historia fantástica en la que aparece una raza de gente
pequeña, con pies peludos, viviendo bajo tierra en unas edificaciones llamadas smials, tengo
que deducir que es un claro plagio de Tolkien, que posiblemente se estén violando sus
derechos. Pero no puedo comprender que yo esté violando derecho alguno, si cavo un smial
en mi propio jardín; y, ¿qué pasa si decido trasplantarme pelo de la cabeza a los pies? Aunque
uno no pueda sentirse completamente libre para escribir historias sobre los Elfos que hablan en
Quenya, el uso de las estructuras lingüísticas soñadas por Tolkien para escribir textos nuevos
que nada tengan que ver con su propia ficción, no puede ser en absoluto una violación de sus
derechos. Los derechos de copyright de los nuevos textos en Quenya, tan solo pertenecen a
sus autores.

Felizmente, los herederos de Tolkien parecen estar de acuerdo con esto; al menos no
han intentado impedir que nadie publique sus propios textos en Quenya. Si la Fundación no
plantea ningún problema, debo deducir que sus abogados estarán también de acuerdo en que
es perfectamente legal que cualquiera escriba gramáticas Quenya o compile vocabularios
Quenya. Lo contrario, sería tener una absurda noción del uso que debe darse a un idioma, a la
descripción que deben enseñar los expertos. No puedo imaginar que la Fundación quisiera
imponer que el gran número de textos que existen en Quenya no escritos por Tolkien, fueran
rechazados y no pudieran someterse a los estudios gramáticos o lexicográficos de su ficción,
solo por el hecho de estar escritos en Quenya. Eso sería un intento de obstrucción y de veto al
conocimiento público de una completa y magnífica obra literaria, y no creo que eso sea
sostenible ni legal ni moralmente. No sé si Tolkien estaría de acuerdo con ellos.

No tengo intención de cualquier forma, de discutir los derechos de la Fundación sobre


los actuales escritos (de los idiomas o de cualquier otra cosa), y creo que es un ejercicio
interesante “la reconstrucción del Elfico original” que, supuestamente, subyace en algunos de
los poemas y cuentos de Tolkien, en vez de publicar traducciones del Elfico de un montón de
relatos. Todos estos textos si están bajo los derechos de la Fundación, hasta el final de 2023
(¿o era 2048?), y publicar traducciones sustanciales o pequeños resúmenes de cualquiera de
ellos, debe contar con la autorización expresa de la Fundación: el asunto no está en cuan
extremadamente esotérico sea el objetivo del lenguaje, ya que cualquier traducción derivada
directamente de la propiedad Tolkien está protegida. Nadie debería escribir historias
desarrolladas en el mundo de Tolkien; eso sería una violación del copyright sin importar el
idioma que se use. Sin embargo, traducir un determinado número de textos (textos concretos),
podría incluso considerarse como un beneficio (pero, por favor: no publiques un homenaje al
Poema del Anillo en tu propio Quenya... ¡ya hay demasiadas versiones...!) No tiene mucho
sentido pensar que la Fundación vaya a tomar medidas contra novelitas en Quenya que se
desarrollen en algún lugar parecido a la Tierra Media, mientras que la propuesta real que se
observe sea la de demostrar la utilidad del Quenya, y no la de escribir historias que pudieran
competir con la propiedad de Tolkien (por ejemplo: no se podrían publicar novelas en ese
contexto, concebidas con un sentido comercial). Los poemas sobre personas o eventos del
mundo de Tolkien (como el Rocalessen de Ales Bican, o La Canción de Éowyn), pueden
considerarse como ramas de un comentario o sinopsis, siempre y cuando no incluyan una
ficción nueva en sí mismos. Pero, por favor, no vayamos tan lejos; la gente de Tolkien está en
su derecho de querer proteger sus historias y trabajos.

En los ejercicios que acompañan a este curso, he añadido (deliberadamente) en cada


caso referencias directas a personas, sitios o situaciones del mundo ficticio de Tolkien (excepto
en la referencia a los dos árboles, ya que el Quenya dispone de numerosos ejemplos para
definir el nombre dual). En vez de hacer referencia a la ficción de Tolkien, he recurrido en la
mayoría de los casos a una tradición genérica global del mundo medieval; no hay nada que
excluya totalmente la posibilidad de que ese sea el mundo creado por Tolkien, pero tampoco
hay nada que lo confirme categóricamente. En estos ejercicios aparecen Elfos y Enanos y,
aunque para definirlos debamos emplear palabras como Eldar y Naucor, estas se refieren
exclusivamente a Elfos y a Enanos en su sentido genérico. Si queréis sois libres de imaginar
que estos Elfos son los Eldar de Tolkien, pero no hay nada que los ate incontestablemente a
esos mitos específicos.

A pesar de todo, no creo que la Fundación Tolkien pudiera legalmente impedir a la gente
enriquecer el Quenya más de lo que lo está actualmente (con independencia de la ficción
creada), y desde aquí animo a todos los interesados a que utilicen para ello cualquier
conocimiento que puedan obtener de forma (eso si) totalmente respetuosa. Deberíamos sentir
cierta gratitud u obligación moral para con Tolkien como creador de este idioma. El Quenya que
conocemos, es el resultado de décadas de concienzudo trabajo y una elaborada depuración
final; su creador intentó dotarlo de un augusto y sagrado halo, y no debe usarse con propósitos
viles o absolutamente denigrantes (por favor: ¡no publiquéis vuestros textos Quenya en las
paredes de los lavabos!). Existe una vieja entrevista en televisión, en la que Tolkien asegura
que a sus idiomas no les vendrían nada mal otros conocimientos y contribuciones que los
enriquecieran, pero que no le gustaría verlos convertidos en algún tipo de jerga secreta que
sirviera para excluir a algunos. Este es un deseo que animo a todos los estudiantes a respetar.
Como estudiantes y usuarios del Quenya, deberíamos también comprometernos a preservar la
integridad del sistema de Tolkien, poniendo mucho celo y cuidado en no distorsionarlo ni diluirlo
innecesariamente. En ocasiones tendremos que añadir y crear palabras nuevas, pero en esos
casos deberemos evitar la invención arbitraria, aplicando a nuestro trabajo el máximo de rigor
y las raíces propias y originales de Tolkien, usando sus métodos de derivación.

Tolkien escribió: “por supuesto, El Señor de los Anillos no me pertenece. Ha salido


adelante y ahora debe buscar su camino y afianzarse en el mundo, aunque naturalmente tengo
un profundo interés por la suerte que pueda correr, como padre que soy de la criatura. Estoy
satisfecho, sabiendo que tiene buenos amigos que lo defenderán...” (Cartas, páginas 413- 414).
Quizá pensase lo mismo acerca de los idiomas que inventó y que se hallan ejemplificados en
el libro que nos ocupa: han salido adelante y ahora deben seguir su camino en el mundo,
estudiados y usados por todos, lo que no quiere en absoluto decir que el Quenya y los otros
idiomas deban llevar vidas separadas de su “padre”, aunque él ya no viva. Dejemos a los
estudiantes e interesados que los usen, que sean sus “buenos amigos”, esos que deben
defender los sistemas empleados por el hombre que dedicó su vida a desarrollarlos, haciendo
realidad esa su visión tan particular de ese su mundo tan especial. Y todo eso, nos devolverá
de nuevo a la estructura del Quenya en sí misma...

¿Cómo es el Quenya?
¿Qué tipo de lengua es esta, estructuralmente hablando? Parece que el finlandés ejerció
una considerable inspiración, pero no solo por la estructura de los sonidos, sino también por la
estructura básica en sí misma. Tolkien describió el Quenya como “una lengua muy bien
modulada” (El Camino sigue, página 69). Esto se debe a que las palabras aparecen de muy
diferentes formas, dependiendo de su función concreta en un contexto gramatical determinado.
Las diferentes formas se construyen en su mayor parte, mediante un cúmulo de terminaciones,
las cuales tienen significados que, en cualquier otro idioma, deberían expresarse por palabras
separadas. Así nos encontramos con que en una traducción del Quenya a otro idioma,
necesitamos de un mayor número de palabras que las del texto original: en los Cuentos
Inacabados, páginas 22,51, aprendemos que tres palabras en Quenya requieren de seis en la
traducción: Anar caluva tielyanna “el Sol brillará sobre vuestro camino”. Vemos así, que
evidentemente, el Quenya es un idioma de lo más eficiente, aunque no tenga demasiada
importancia el usar una palabra larga en lugar de varias cortas para expresar un significado. El
Quenya debe resultarnos agradable por sus propias cualidades, no por la comparación con
otros idiomas. La palabra tielyanna, ilustra la principal diferencia entre el Quenya y nuestro
idioma: las pequeñas palabras independientes, como: “vosotros”, “sobre”, aparecen
frecuentemente expresadas con terminaciones que, en el ejemplo son: -lya y –nna,
respectivamente.

¿Es el Quenya un idioma difícil? Hablando del Quenya y el Sindarin, los dos idiomas
principales de sus mitos, Tolkien escribió: “ambas lenguas son, por supuesto, extremadamente
difíciles...” (Cartas:403). Sin duda, habrá cantidad de insospechadas complejidades
esperándonos a lo largo del vasto material que aún no se ha publicado. Pero sea mucho o poco
nuestro conocimiento actual, lo cierto es que no se puede decir que el Quenya sea
“extremadamente difícil”. Puede que tenga una enrevesada e intrincada estructura, pero es
bastante menos complicado que el Sindarin, y el llegar a adquirir profundos conocimientos del
Quenya tal y como lo conocemos, no es ni mucho menos una proeza sobrehumana. Algunos
estudiantes, deberían ser capaces de adquirir cierta destreza básica en los sistemas
gramaticales, en un tiempo relativamente corto: semanas e incluso días, y no meses. El
conocimiento general y la facilidad de comprensión en el campo de los idiomas, sería por
supuesto, de gran ayuda para el estudio, sin apenas más requisitos; en este curso, he intentado
hacer las explicaciones tan simples que, con un ligero asomo de raciocinio adolescente, se
pueden entender (en previsión de que algunos de los que quieran iniciarse en el Quenya sean
bastante jóvenes, y presumiblemente sin conocimientos previos de idiomas, explicaré cualquier
término lingüístico elemental. Espero que los más preparados sepan perdonarme el lenguaje
que, a veces, parece dirigido a bebés).

Debemos entender que esto no es un curso comercial programado de Esperanto. Tolkien


deliberadamente intentó hacer unos idiomas “naturales”; así que incluso hay algunos verbos
irregulares, aunque el número de ellos es bastante manejable. El Quenya se encuentra a mitad
de camino entre un esperanto absolutamente regular, y un típico idioma “real”, con su torrente
de complejidades e irregularidades, incluso quizá esté más cerca del primero. De hecho puede
que el Quenya resulte demasiado simple como para ser completamente “creíble”, como un
supuestamente, mal construido lenguaje, al menos si lo comparamos con los embrollados
idiomas de los Hombres Mortales en nuestra propia época. Pero el Quenya no estaba, en
realidad mal construido, bajo el punto de vista de la historia ficticia; fue creado y depurado por
los Elfos, y: “...los Eldar aprenden la lengua no palabra por palabra, sino por completo...” (Los
Pueblos de la Tierra Media, página 398). Quizá por eso el Eldar, siendo mucho más consciente
de la estructura de su idioma, tendería a la composición de lenguas con una gramática
relativamente ordenada. Desde el punto de vista de los estudiantes es, sin embargo, difícil sentir
pena por la ausencia de un mayor número de formas irregulares para memorizar, así que si
esta simplicidad hace que el Quenya sea menos creíble que un lenguaje “normal”, Tolkien
queda por nuestra parte perdonado con absoluta facilidad!

Las Fuentes
Sabemos que Tolkien escribió literalmente miles de páginas sobre sus idiomas. Por
desgracia, debo pedir a los nuevos que aguanten estoicamente el primer golpe, aunque ya
antes habíamos hecho referencia a ello: tenemos muy poco material disponible. Sin embargo,
Christopher Tolkien parece haber llegado a ciertos acuerdos para su publicación. Durante la
mayor parte de los noventa, envió fotocopias de los manuscritos de su padre (nunca de manera
oficial) a un grupo de americanos, a los que se refería habitualmente como a los Elfconners1,
aparentemente por ser miembros destacados de las directivas cons de las convenciones de
ELF (Hermandad lingüística de los Elfos). Sin embargo, los más sinceros miembros de este
grupo, parecían estar convencidos (hasta el punto de rehusarlo) de que el término Elfconners,
tenía siempre un sentido derogatorio, asociado siempre a la decepción. Como señaló en
TolkLang su moderador Julian Bradfield, daba la sensación de que algún miembro del grupo
estaba insultándose a sí mismo, pero por regla general lo políticamente correcto, es dirigirse a
este grupo como a la Editorial Team (ET). Como quiera que le llamemos, el grupo está integrado
por: Christopher Gilson, Carl F. Hostetter, Patrick Wynne y Arden R. Smith (en los últimos años
se les ha unido Bill Welden). Antes de que empezaran a recibir los manuscritos de Tolkien,
habían publicado regularmente las revistas (dedicadas a la lingüística de Tolkien), Vinyar
Tengwar (editada por Hostetter), y Parma Eldalamberon (editada por Gilson), manteniendo
generalmente un buen nivel. Esto, debemos reconocerlo, fue la razón principal por la que
Tolkien jr. les buscó para publicar los manuscritos de su padre.

Lo más extraño y desafortunado, es que en el momento en que comenzaron a recibir los


manuscritos de Tolkien, el nivel de publicación del grupo cayó drásticamente. Empezaron a
recibir los manuscritos en 1991; una década más tarde tenían en su poder unos cuantos cientos
de páginas de nuevo material para imprimir (la mayoría vocabularios pertenecientes a la primera

1 Elfconners : Palabra compuesta de ELF (Elvish Linguistic Fellowship = Hermandad de las Lenguas Elficas),

y de CONNERS (directivos, dirigentes). (N.del T.)


época del trabajo de Tolkien, a la etapa de El Señor de los Anillos). A algunos no nos
impresionaron. El poco material que ha aparecido, ha sido acogido con entusiasmo, pero la
realidad es que, con las actuales posibilidades para publicar, el proyecto debería haber
culminado hace ya mucho tiempo. En 1996, Tolkien jr. anunció que “el próximo año” su grupo
planeaba publicar gramáticas “absolutamente comprensibles” de los dos principales idiomas
que constituyen el mito Tolkien. Casi ya en el 2002, publicaron por fin algún material relativo a
ciertos extractos de Gnómico, y un antiguo antepasado conceptual de un lenguaje de Tolkien
que luego se llamó Sindarin; aún estamos esperando la aparición de un montante importante
de material sobre el Quenya. La mayoría de los otros plazos de entrega que los miembros del
grupo de Gilson se han autoimpuesto, han tenido los mismos pobres resultados, y desde más
o menos 1998, se han abstenido de fijar más fechas. Aun así esperamos que en diez (o veinte,
o treinta...) años, sabremos más (si la Editorial Team es capaz de comenzar una eficiente y
regular publicación del material de Tolkien, habrán por fin demostrado que tienen ciertas
habilidades).

Debemos pues trabajar con las fuentes que hay disponibles (fuentes que a menudo tocan
el idioma más o menos de pasada). El aspecto lingüístico de Tolkien como autor,
afortunadamente permite a sus palabras tal extensión que, si pudieran apiñarse todas las piezas
desperdigadas de información y analizarlas en profundidad, seríamos capaces de aprender más
sobre sus lenguas, que accediendo a sus explícitas gramáticas. Por desgracia, este método de
estudio dejaría muchas lagunas en nuestro conocimiento, lo cual sería irritante para la gente
que quiere intentar usar estas lenguas. En otros casos, el material es tan escaso que podemos
formular no una, sino varias teorías acerca de cómo definir las reglas gramaticales de lo que
estamos viendo en cada momento, y sin tener ejemplos que nos permitan identificar la teoría
correcta. Sin embargo, le damos al Quenya un buen tratamiento, aunque algunos de nuestros
conocimientos son demasiado intuitivos. Hemos puesto aquí un resumen de las fuentes; al
menos explicaremos las abreviaturas que vamos a usar en este trabajo.

Los primeros trabajos narrativos de Tolkien, El Señor de los Anillos (LotR, 1954-55) y El
Silmarillion (Silm, 1977), no necesitan ningún tipo de introducción (también está El Hobbit, por
supuesto, pero ese libro no contiene apenas información lingüística y casi nada sobre Quenya).
La mayoría de los nombres élficos de personas y sitios que se encuentran en LotR (como:
Aragorn, Glorfindel, Galadriel, Minas Tirith) son Sindarin, pero hay también ejemplos
sustanciales en Quenya. En LotR, se encuentra uno de los textos en Quenya conocidos más
largos: el poema Namárië, casi al final del capítulo VIII (El Adiós a Lórien), en el Libro Segundo
del Primer Volumen: "La Comunidad del Anillo". También conocido como El Lamento de
Galadriel, este es el poema que comienza con las palabras: "¡Ai! laurië lantar lassi súrinen..."

Varios ejemplos cortos de Quenya salpican también LotR, como cuando Frodo habla en
la guarida de Ella Laraña: "¡Aiya Eärendil Elenion Ancalima!", grita sin saber que está
diciendo; el Elogio a los Portadores del Anillo que reciben en el campo de Cormallen (parte en
Sindarin y parte en Quenya); la Declaración de Elendil tal y como la repite Aragorn en su
coronación; y el Saludo de Treebeard (Bárbol) a Celeborn y Galadriel. La parte Quenya del
Elogio de Cormallen (tal y como ya he referido), se halla en el Volumen Tres, Libro Sexto,
capítulo IV (El Campo de Cormallen), donde dice: "¡A laia te! ¡laita te! ¡Andave laituvalmet!
... ¡Cormacolindor, a laita tárienna!" (La Derrota de Sauron (SD), página 47). Esto está
traducido en Cartas, página 308: "¡Benditos sean, benditos sean! ¡Grandes alabanzas para
ellos! ... ¡Los Portadores del Anillo sean benditos largamente!"

En el siguiente capítulo (V) tenemos la Declaración de Elendil, repetida por Aragorn en


su coronación: "Et Eärello Endorenna utúlien. Sinome maruvan ar hildinyar tenn' Ambar-
metta". Esto se encuentra traducido en el propio texto como: "He llegado desde el Gran Mar a
la Tierra Media. En este sitio moraremos yo y los míos hasta el fin del mundo". El Saludo de
Treebeard (Bárbol) 2 en el siguiente capítulo (VI), es: "a vanimar vanimálion nostari",
traducido en Cartas, página 308, como: "Oh!, personas maravillosas, padres de niños
maravillosos", y en la Derrota de Sauron, página 73, como: "Oh!, grandes nobles,
engendradores de grandes nobles". Esta última versión es más literal.
El material Quenya (aunque por regla general tan solo las palabras aisladas), se
encuentra también en los apéndices de LotR, especialmente en el apéndice E.

2 Treebeard (en la versión española este nombre figura como Bárbol; no lo he traducido simplemente porque

no me gusta. (N.del T.)


En el Silmarillion también hay algunas oraciones Quenya. En el capítulo 20 hay algunos
gritos de batalla: "¡Utúlie' aurë!¡Aiya Eldalië ar Atanatári, utúlie'n aurë!" (¡los días han
llegado! En pie gente de Eldar, Hermanos de los Hombres. ¡Los días han llegado!), "¡Auta i
lómë!" (¡la noche pasa!), "¡Aurë entuluva!" (¡llegará el día otra vez!). Hacia el final del capítulo
21, hay un lamento: "¡a TúrinTurambar turun ambartanen!" (¡Oh! Turin dominador del
destino, por el destino dominado!), pero en los Cuentos Inacabados, página 138, se indica que
turun debería leerse turún' (evidentemente es una forma acortada de la forma original turúna,
donde desaparece el final -a porque la siguiente palabra empieza también en a-). En el apéndice
de Silm, titulado Elementos de los Nombres Quenya y Sindarin, también se mencionan algunas
palabras que pertenecen a ambas lenguas.

En el caso de otras fuentes, nos bastará con algún breve sumario, ya que estos libros y
revistas (a diferencia de LotR y Silm), no han aportado demasiadas ediciones y traducciones.
Así que, simplemente haremos referencia al libro y a la página donde se halle el tema concreto,
y esperemos que esa referencia sea suficiente. A continuación, damos la lista de abreviaturas
que emplearemos de ahora en adelante:

• RGEO "El Camino debe seguir" (nuestras páginas de referencia son las de
la Segunda Edición de 1978, ISBN 0-04-784011-0). La primera edición se publicó en
1968; esta es, por consiguiente, una de las pocas fuentes aparte de LotR que se
publicaron en vida del autor, lo que le concede una autoridad extra (pues cuando se
publicaba algo, él por regla general, lo consideraba como una parte fija e inmutable de
sus mitos). Del mismo modo que RGO es básicamente una canción (poemas de Tolkien
con música de Donald Swann), Tolkien incluyó extensas notas en dos poemas élficos de
LotR: Namárië y el himno Sindarin A Elbereth Gilthoniel (RGEO:66-76). Además de
escribirlos en la caligrafía Fëanorian, los dotó de una traducción interlineal; esto nos
permite saber con certeza que palabra significa que cosa. También reestrenó Namárië
en una versión en prosa más clara, como una alternativa a la versión original en verso
que figura en LotR (proporcionándonos una ocasión única de comparar el estilo en verso
con el de la prosa en Quenya. Así que, de vez en cuando, haremos referencia a la "prosa
Namárië".
• UT "Cuentos Inacabados" (1980, ISBN 0-04-823208-4). Una colección
publicada póstumamente, de material suplementario rememorando a veces las historias
de LotR y Silm, aunque como implica el título, el autor no siempre lo acababa todo. Es
particularmente interesante para los estudiantes del Elfico, El Juramento de Cirion, que
se encuentra en UT:305: "Vanda sina termaruva Elenna-nórëo alcar enyalien ar
Elendil vorondo voronwë. Nai tiruvantes i hárar mahalmassen mi Númen ar i Eru i
or ilyë mahalmar eä tennoio". La traducción (no del todo literal) que se hace de este
texto, es: "Este Juramento permanecerá en la memoria de la Gloria de la Tierra de la
Estrella, y en la confianza de Elendil el Fiel, en el cuidado de estos que se sientan en los
tronos del Oeste y en el Único que está siempre por encima de los tronos". Tolkien añadió
algunas notas interesantes sobre las palabras Quenya (UT:317), permitiéndonos analizar
el Juramento detalladamente.
• CARTAS: “Las Cartas de J.R.R.Tolkien” (1981, ISBN 0-04-440664-9).
Biografía del propio Tolkien editada por Humphrey Carpenter, que también contiene
alguna información lingüística. Algunos lectores ocasionales de LotR, remitieron a
Tolkien ciertas preguntas referentes a los ejemplos del Quenya y Sindarin encontrados
en el libro y, como quiera que era su favorito, él contestaba por regla general con detalle
y amabilidad. Entre otras cosas, las Cartas proporcionan traducciones de algnos
ejemplos élficos que no se hallan traducidos en LotR, como: Aiya Eärendil Elenion
Ancalima = “saludos Eärendil, la más brillante luz de las estrellas” (Cartas:385; ya
tenemos señalada la traducción de la Alabanza de Cormallen en cartas:308).
• MC: “Monstruos y Críticas de otros Ensayos” (1983, ISBN 0-04-809019-0).
Este libro contiene el ensayo de Tolkien “Un Vicio Secreto” (MC:198-223), en el que
expresa sus sentimientos y teorías sobre la construcción del idioma en general. También
incluye algunos poemas élficos de los que destacaremos como más notable “Oilima
Markirya” (El Último Arca), el cual aparece en varias versiones. La versión de Markirya
más interesante para nosotros, que se encuentra ejemplificada en LotR, está en MC:221-
223 (incluye algunas valiosas anotaciones).
Habiendo editado y publicado Silm, UT y MC, a partir de los papeles que su padre le
dejó, Christopher Tolkien comenzó lo que sería un ambicioso proyecto: durante el período 1983-
1996, publicó una serie de no menos de doce volúmenes, dando a conocer como su padre
había desarrollado sus mundialmente famosas narraciones a lo largo de los años. La serie de
la Historia de la Tierra Media (HoME), presenta verdaderas “capas” de manuscritos que van
superponiéndose unos a otros, que dan cuenta de cómo se fueron desarrollando Silm y LotR,
hasta convertirse en lo que ahora conocemos, y presenta también otros materiales relativos a
la vasta mitología de Tolkien. Por cuestiones de espacio, doy a continuación la lista de los
volúmenes de HoME con sus abreviaturas standard, sin extraer referencias concretas de cada
uno de ellos:

• LT1: El Libro de los Cuentos Perdidos 1 (1983, ISBN 0-04-823231-5)


• LT2: El Libro de los Cuentos Perdidos 2 (1984, ISBN 0-04-823328-2)
• LB: Los Poemas de Beleriand (1985, ISBN 0-04-440018-7)
• SM: La División de la Tierra Media (1986, ISBN 0-04-440150-7)
• LR: El Camino Perdido (1987, ISBN 0-04-440398-4)
• RS: El Regreso de la Sombra (1988, ISBN 0-04-440669-X)
• TI: La Traición de Isengard (1989, ISBN 0-261-10220-6)
• WR: La Guerra del Anillo (1991, ISBN 0-261-10223-0)
• SD: La Derrota de Sauron (1991, ISBN 0-261-10305-9)
• MR: El Anillo de Morgoth (1993, ISBN 0-261-10300-8)
• WJ: La Guerra de las Joyas (1994, ISBN 0-395-71041-3)
• PM: Los Pueblos de la Tierra Media (1996, ISBN 0-216-10337-7)

Cada uno de estos libros aporta pistas a la estructura de las lenguas de Tolkien, aunque
de vez en cuando, con alguna variación incidental (Christopher Tolkien incluyó relativamente
pocos escritos estrictamente lingüísticos de su padre, considerando el poco interés que tendrían
para la gran mayoría de lectores). Para los realmente interesados en los idiomas tal y como
aparecen en LotR, los volúmenes más importantes de HoME son: LR, WJ, SD, los cuales
deberían figurar en la biblioteca privada de cualquier estudioso serio de estas lenguas. El único
poema largo que figura en toda la colección HoME, La Canción de Fíriel, se encuentra en LR:72,
pero lo que es más importante: estos libros reproducen las tres fuentes esenciales de
documentación que citaré siempre por su nombre (como hacen la mayoría de los estudiosos
del tema). Por lo tanto, aquí las describiremos brevemente: estamos hablando de Las
Etimologías, de los Ensayos Quendi y Eldar y del Informe Lowdham:

1. Las Etimologías (Etym), se encuentran en LR:347-400 (debo explicar que hay


diferentes ediciones de LR y, por consiguiente, diferencias en las referencias de
paginación; las referencias que yo doy son las de la edición que usan
generalmente los lingüistas de Tolkien). Para los lectores causales este es, sin
duda alguna, el más desconcertante documento de toda la serie HoME; para
nosotros es la fuente más importante de vocabulario élfico. Sin embargo, no es un
diccionario sin más, es una lista alfabética que contiene alrededor de 600 raíces
o “bases” primitivas. Las variadas entradas derivadas de estas raíces, son las que
aparecen en los más tardíos lenguajes élficos (a veces también se menciona el
ulterior Elfico Primitivo, siendo este el reflejo más fiel de la propia “base”). Por
ejemplo: bajo la entrada álak (LR:348), que está definida como “precipitando”,
encontramos esta serie: alk-w􀀀 “cisne”: Q alka; T alpa; ON alpha; N alf. La idea
de Tolkien es que la palabra alk-w􀀀 en Elfico Primitivo, deriva al (Q)uenya en
alqa, al (T)elerin en alpa, al O(viejo)N(oldorin) en alpha y al (N)oldorin en alf. Las
Etimologías se escribieron en la segunda mitad de los años treinta y la ortografía
y los conceptos generales difieren en algunos aspectos del escenario en el que
se desarrollaba LoTR tal y como se publicó a principios de los ’50 (si tuviéramos
que actualizar los ejemplos escogidos, deberíamos leer Sindarin por Noldorin, y el
alqa en Quenya (alf en Noldorin/Sindarin), debería ser alqua y alf
respectivamente; ambas palabras están confirmadas en los escritos más
actuales). Aunque en algunos aspectos, las Etimologías reflejan un escenario
lingüístico pasado de moda, Tolkien realizó importantes revisiones después de
escribirlas, lo que aún sigue siendo “una mina de oro” de información (y como se
ha demostrado, todo se puede quedar rápidamente anticuado si se compara con
las últimas ideas de Tolkien). De todas las lenguas que él menciona en Etym, el
Quenya es, sin duda alguna, la única que no se ve seriamente afectada por sus
subsiguientes revisiones (en el caso del Noldorin por otra parte, fue algo
chapucero con la fonética y la evolución imaginaria, alterando drásticamente su
historia interna y produciendo así, el Sindarin que conocemos por LoTR).

2. Quendi y Eldar (QiE), se encuentra en WJ:360-417. Esto es un ostensible ensayo


de “los orígenes y significados de las palabras élficas propias de los Elfos y sus
variedades, con apéndices de sus nombres para otros Encarnados”. Es bastante
reducido y oscuro, pero afortunadamente (¡desde nuestro punto de vista!), hay
cantidad de disgresiones, apéndices y notas que proporcionan mucha información
extra acerca de las lenguas élficas tal y como Tolkien las vió en el período posterior
a LoTR: este ensayo data de 1959-60. Christopher Tolkien sintió que con su
publicación perdía una parte sustancial del ensayo en sí, y suprimió esa parte (ver
WJ:359,396). Por fortuna, la sección omitida se publicó más tarde en la revista
Vinyar Tengwar, número 39. Cuando haga referencia al Quendi y Eldar (QiE),
estaré refiriéndome a veces a WJ y otras veces a Vinyar Tengwar (VT). Aunque
la sección que aparece en VT pueda apartarse del tema, tiene por supuesto, un
inmenso interés para los que estudiamos las lenguas de Tolkien.

3. El Informe Lowdham (cuyo nombre completo es El Informe Lowdham sobre el


Lenguaje Adunaico),se encuentra en SD:413-440.Como se deduce por el título,
este informe se refiere a otra lengua que no es el Quenya: el Adunaico (que en los
apéndices de LotR figura como Adûnaico), la lengua vernácula de Númenor. Sin
embargo, contiene también alguna información sobre Quenya, que aquí consta
como Avalonio (ambos idiomas son a veces comparados o contrastados).
(Lowdham es un personaje ficticio de Tolkien. A veces presentaba información
técnica de sus lenguas como si fueran meras alusiones o referencias a las
observaciones o puntos de vista de los personajes de su ficción. Entre sus
“fuentes” ficticias favoritas, encontramos Fëanor el más grande, pero también el
más arrogante de los Noldor, Rúmil el sabio de Tirion y Pengolodh el gran
maestre de Gondolin: muchos de los personajes de Tolkien, parecen compartir
con él su interés por los misteriosos escritos y las extrañas lenguas).
Las fuentes que se han citado han sido publicadas y editadas por Christopher Tolkien,
excepto las Cartas, que lo fueron por Humphrey Carpenter. Hay además algunos trabajos
publicados por otros. Se pueden extraer también retazos de información de “J.R.R. Tolkien,
Artista e Ilustrador”, editado por Wayne Hammond y Christina Scull. Los resultados de la
Editorial Team, escasos, pero no menos importantes e interesantes, deben también tenerse en
consideración. La revista Vinyar Tengwar (VT), editada por Carl F. Hostetter, tuvo su “edad de
oro” en el período 1988-93, cuando podía mantener una publicación bimensual continua.
Cuando comenzaron a recibir el material de Tolkien (de extrema importancia para ser
publicado), a principios de los ’90, el índice de publicación cayó misteriosamente a “un número
por año” y, esta situación continuó en la siguiente mitad de los ’90, hasta llegar a la nueva
década. Los pocos números que se han publicado no incluyen todo el material nuevo de Tolkien,
tan solo algunos resúmenes muy cortos (son además ejemplos del material más antiguo que,
generalmente, no es compatible con LotR).

Algunos pocos números destacan, sin embargo, y uno de ellos ya lo hemos mencionado:
en el número 39 de Julio de 1998, Hostetter publicó la parte de Quendi y Eldar que Christopher
Tolkien extrajo de WJ, así como el ensayo Osanwe-Kenta (este último no es estrictamente
lingüístico por su forma, pero en él Tolkien menciona algunas palabras Quenya). También
aparece algo de material útil en el número 41 de Julio de 2002, que viene a rellenar algunas
lagunas de nuestro vocabulario (en especial en lo referente al verbo “poder”), y suministra nueva
información interesante para la formación del tiempo presente. En Enero de 2002, se publicaron
en el número 43 sendas traducciones al Quenya del Padrenuestro y la Salve; el Católico Tolkien
produjo más de una versión élfica de estos textos.

Otro de los grandes logros de los esfuerzos editoriales de ET, consiste en los
vocabularios: el Lexicon Gnómico (GL) y el Lexicon Quenya (QL) / Qenyaqetsa (QQ). En GL
se hace también mención a algunas palabras Quenya (en la misma medida en que QL menciona
palabras gnómicas; las lenguas se comparan con relativa frecuencia). Más adelante veremos
el Qenya contrastado con el Quenya estilo LotR. Estos dos “Lexicons”,se publicaron en los
números 11 y 12 de la revista Parma Eldalamberon en 1995 y 1998 respectivamente. Los
originales fueron escritos durante la Primera Guerra Mundial, cuando la concepción más antigua
de los mitos de Tolkien comenzaba a tomar forma: el manuscrito de QL está fechado en 1915,
el de GL en 1917. Ya se publicaron extractos sustanciales en 1983-84, donde Christopher
Tolkien sacó un gran provecho de los “Lexicones” en los apéndices de LT1 y LT2. Antepuesto
a cada Lexicon, Parma publicó también material relacionado: una inconclusa gramática gnómica
en el número 11, y algunas descripciones fonéticas para Qenya en el número 12.

De los ejemplos mencionados del Quenya actual, me referiré a menudo a Namárië, El


Saludo de Treebeard, La Proclamación de Elendil, El Juramento de Cirion, La Canción de
Fíriel y Markirya, simplemente por el título o el nombre, no siempre daré la referencia del libro
y la página. Con los datos ofrecidos más atrás, el estudiante sabrá donde tiene que buscar (¡si
se atreve a fiarse de mis notas!). En la mayoría de los casos restantes, citaré una referencia
cuando señale algo, ya que, por regla general, lo encontraremos en una de las fuentes que nos
van a permitir hacer una referencia exacta de libro y página (puesto que no hay demasiadas
ediciones que tengan diferente paginación). Cuando me refiera a entradas de las Etimologías
(en LR), simplemente daré la cabecera de la entrada, la cual se podrá localizar fácilmente en
cualquiera de las ediciones (incluso con paginación diferente).

Unas palabras de advertencia acerca de las partes de la


recopilación
Extraída de las fuentes ya citadas, tenemos aquí una recopilación total del Quenya, que
representa unas 150 páginas aproximadamente, si las tenemos todas (aunque la mayoría no
tienen por desgracia, conexiones con el vocabulario; los ejemplos de texto Quenya real son más
raros, y probablemente cabrían en no más de dos o tres páginas). Quiero hacer una advertencia:
si lo que quieres es aprender Quenya tal y como aparece en LotR, debes saber que no todos
los ejemplos de esta recopilación son completamente fiables (aunque si son genuinamente
Tolkien).Para evitar lo que objetivamente sería un completo atolladero, deberemos asumir el
hecho de que la variante Quenya usada en LotR no es la única que existe. Si empiezas a
analizar todos los ejemplos Quenya que tenemos, pronto te das cuenta de que no conforman
una masa homogénea. Si es cierto que la mayoría de los ejemplos “se parecen”, sin apartarse
demasiado en la forma de las palabras, de la inspiración finesa, pero gran parte del material
más antiguo (nunca publicado en vida de Tolkien), puede usarse para crear o presuponer
palabras, declinación de terminaciones y reglas gramaticales que difieren del sistema Quenya
de LotR. No significa esto que sea completamente distinto, pero en el material obtenido a
mediados de los ’30, no había ningún ejemplo que fuera completamente idéntico en estructura.
Tolkien era, así se ha dicho, un prodigio diseñando idiomas. Hacerlos fijos de forma clara e
inalterable era para él poco menos que imposible. Siempre fluían nuevas ideas que quería incluir
en las estructuras, aunque fueran contradictorias y dejaran obsoleto lo que ya había escrito
antes. Podemos estar seguros de que su personaje Lowdham habla por boca de él, cuando
dice (SD:240):

“Para inventar una lengua se tiene libertad, demasiada libertad (...) Cuando la estás inventando, el placer
o la diversión se experimentan justo en el momento en que estás inventando; eres el maestro y marcas la ley;
puedes hacerlo más divertido cada vez, descarado. Puedes quejarte, alterarte, ser refinado, dubitativo, fiel a tu
estilo y a tus cambios de gusto u opinión..., lo que quieras...”

Con la publicación de muchos escritos póstumos de Tolkien, tuvimos la completa


evidencia de su “queja, alteración, refinamiento y duda”. Ahora tenemos la evidencia de que el
Quenya se ha reencarnado de varias maneras, y mientras conserven el mismo “estilo general”,
se parecerán a los estudiantes primerizos, aunque actualmente difieran en algunos detalles
gramaticales, de vocabulario y de fonética. Una poderosa demostración del valor y el alcance
de las revisiones de Tolkien se halla en el poema Markirya, del cual existe una versión fechada
en los primeros ’30 (MC:213), y otra de cuarenta años después fechada en la última década de
la vida de Tolkien (MC:221-223). Ambas versiones tienen (casi) el mismo significado, pero la
última es, en el más completo sentido de la palabra, una “traducción” de la anterior y no una
mera repetición: solo unas pocas palabras y la declinación de las terminaciones son comunes
en ambos textos.

Así como en las fuentes anteriores a LotR Tolkien usa la forma Qenya en vez de Quenya
(aunque la pronunciación sea la misma) yo y otros, usamos también Qenya (sobre todo en las
notas) como nombre de la más antigua variante de Quenya, que es en alguna medida diferente
a la forma que aparece por primera vez en LotR. La primera versión de Markirya, podría
denominarse como “poema Qenya”; solo la última versión sería Quenya como lo conocemos
desde LotR. Algunos otros poemas reproducidos en MC (Nieninqe y Earendel, páginas 215-
216), como el poema alternativo El Último Arca de significado bien distinto al clásico Markirya
(MC:221), son también decididamente Qenya en vez de Quenya. Estos textos deben ser, por
supuesto, considerados por sus propias cualidades, pero aún debemos poner a prueba su
eficacia como material para estudio del Quenya estilo LotR.

Como era de esperar, el idioma va (en líneas generales) siendo gradualmente similar a
su “forma final”, conforme se va acercando a la época en la que se escribió LotR. Por ejemplo,
el texto relativamente moderno de la Canción de Fíriel, es casi (aunque no del todo) igual al
estilo de LotR. Sin embargo, no deberíamos tener una visión demasiado simplista de todo esto,
pensando que Tolkien empezó en 1915 con un idioma que era muy diferente al de LotR, y que
gradualmente, se convirtió en su Quenya más famoso, siguiendo una bella y ordenada línea
evolutiva. La escasa cantidad de material publicado, no nos permite seguir el proceso al detalle,
pero es evidente que Tolkien fue cambiándolo en su mente, no solo haciendo frecuentes
revisiones de lo último que iba escribiendo, sino profundizando además en algunos de los
primeros materiales, escritos durante WWI3; así obtenemos una impresión general de que son
más similares al Quenya de LotR que los poemas en Qenya de los primeros ’30. Parecería que
Tolkien, en vez de progresar audazmente hacia el estilo LotR, hubiera sufrido desviaciones en
su camino, aventurándose a veces con revisiones radicales y eventualmente, mostrándose
insatisfecho y rehaciéndolo todo. En otras ocasiones, las revisiones debían parecerle
adecuadas, percibiéndolas como genuinas mejoras, pero el proceso entero debía de ser
completamente impredecible, como en un juego sin un objetivo determinado o imaginable, sin
criterios aparentes que pudieran desembocar en mejoras. Como Tolkien hizo decir a Lowdham:
“...tu capricho es ley...”

Algunas cosas que parecen estar realmente cerca del estilo LotR, han hecho su aparición
en la última mitad de los ’30 con la escritura de las Etimologías. Esto ni mucho menos significa
que todo estuviera completamente decidido tras la publicación de LotR en la primera mitad de
los ’50; de hecho Tolkien aprovechó la oportunidad para juguetear un poco con algunos de los

3
WWI: Siglas inglesas de World War I (Primera Guerra Mundial) (N.del T.)
ejemplos publicados en ese libro, cuando una edición revisada apareció en 1966 (mientras que
los más quejosos daban la lata entre bastidores). Murió siete años después y hay razones para
creer que dio instrucciones (o una fórmula infalible) para fijar la estructura del Quenya y sus
otros idiomas, de forma definitiva e inamovible, a salvo de cualquier contingencia o duda. Los
miembros de la Editorial Team han indicado que los últimos manuscritos de Tolkien, actúan por
sí mismos como testigos de una última fase de intensa experimentación, pero aparentemente,
no se desprende de ellos una final o definitiva versión del idioma. Esto no es necesariamente
un error, sino simplemente lo que le podría ocurrir al gran compositor que nunca acabó su mejor
ópera: “los cambios incesantes y las constantes frustraciones de los que estudiamos estos
idiomas son factores inherentes a esta obra de arte”, observa Christopher Tolkien (SD:440). En
otro sitio, refiriéndose al trabajo de su padre sobre las lenguas, declara: “de hecho, parece que
los constantes intentos por conseguir una forma definitiva para el idioma le produjeron una
profunda insatisfacción que se traducía en el deseo de crear siempre nuevas construcciones:
quizá fue eso lo que le empujó a tratar con tanto desdén a sus maravillosos manuscritos”
(LR:342). En la medida en que “el placer reside en la misma creación”, Tolkien “no podría”
conformarse con crear una forma definitiva. De ser así, se habría acabado muy pronto su
diversión, su placer.

No obstante, si reparamos en la intensa experimentación de Tolkien en los 20 años


siguientes a 1915, el Quenya parece entrar en una especie de fase “estable” en la segunda
mitad de los ’30. En la década siguiente, escribió LotR en el que incluyó algunos ejemplos del
Quenya tal y como lo conocemos hoy (el ejemplo más notable es Namárië).Con la publicación
de LotR en 1954-55, estas formas se convierten en partes fijas de su mito (a pesar de que él
también jugueteó con esto en una ligera revisión de 1966). Una vez publicado LotR, ya
obviamente no podía revisar sus propias obras con la misma libertad de antes. Según parece
hay indicios en los manuscritos posteriores a LotR, que denotan precisamente eso: que se
sentía coaccionado. Esta relativa estabilidad llegaría a convertirse más tarde en buenas noticias
para los que estamos interesados en este idioma: la decisión de cómo más o menos debía ser
el idioma, nos remite a las edades remotas descritas en sus narraciones.
Algunos (yo incluido), hemos definido esto como “Quenya maduro”. Otros, encuentran
ese término indebido e irrespetuoso para con las antiguas formas del “Qenya”, aunque estas
opiniones implican que, de alguna manera, ellos son inmaduros. Artística y subjetivamente,
diciendo lo que en realidad pienso, la forma “final” del Quenya es más atractiva que los primeros
experimentos de Tolkien, y no hay duda alguna de que este es el modelo de Quenya que
deberéis aprender primero (y no las primeras variantes que el mismo Tolkien rechazó). Así
pues, creo que esta es la versión Quenya que Tolkien hubiera querido que aprendiérais; si
hubiera sido por él, ¡nunca hubiéramos visto las otras versiones! Puso sumo cuidado en
asegurarse de que su mito permanecería libre dentro de sus propias contradicciones, y no
hubiera reconocido nunca como válidas a las otras variantes. De hecho, el ya anciano Tolkien
se refirió a su primera forma de Qenya como “muy primitiva” (PM:379). De manera que no
tenemos más elección que tratar el material antiguo con un cuidado extremo, y creo que él se
hubiera sentido ofendido si alguien dijera (¡aún estando de acuerdo!) que su primer Qenya no
era tan atractivo como el último, con todas sus afinadas versiones.

En este curso, he optado por hablar del Quenya estilo LotR y no del “maduro”. El primer
término es completamente incontrovertible. La lengua que se enseña en este curso es por
supuesto, el estilo LotR tal y como está actualmente (no pretendo con ello ignorar la existencia
de las otras variantes más antiguas). De hecho, haré referencia a algunas de las otras formas,
con objeto de dar una idea del tipo de desarrollo que ha seguido todo el material con el paso
del tiempo. Aparte de algunas consideraciones académicas, el material antiguo puede servirnos
de apoyo en los casos en los que el mas moderno (el LotR) sea insuficiente para cubrir nuestras
necesidades. Concretamente podremos “canibalizar” el material más antiguo para conseguir,
por ejemplo, más vocabulario, asegurándonos en cada caso, que la palabra que pretendemos
trasladar al Quenya LotR, es válida para esta lengua (por ejemplo: no debe existir conflicto entre
palabras con diferente significado, y las formas de las palabras cumplirán con la fonética y con
el sistema derivado del lenguaje, tal y como Tolkien lo concibió). Después de todo, todas las
encarnaciones de Q(u)enya en el período íntegro de tiempo que va desde que se inventó en
1915 hasta la muerte del maestro en 1973, sufren las mismas variaciones finales en los mismos
temas. Es una manera de dar a entender que, en nuestro intento de desarrollar una forma útil
de Quenya, tomamos todo en consideración. Para dar una visión general de la estructura
gramatical y la fonética, debemos sin embargo dar prioridad a la versión que se usa en LotR y
en sus escritos posteriores sobre este trabajo: si tenemos algún respeto por las intenciones de
Tolkien, la forma del Quenya que al final consigamos deberá cristalizar en algo que sea
absolutamente compatible con LotR.

Hay pocas cosas fáciles o claras en este extraño rincón del mundo de los idiomas.
Reconstruir la estructura de este lenguaje es como intentar unir las piezas de un enorme puzzle,
estando estas además muy distanciadas entre sí. Para colmo, muchas de las piezas
simplemente “se han perdido”; hay cantidades inmensas de material absolutamente inaccesible
para nosotros (y lo que es peor: los únicos que tienen acceso a él, están demasiado ocupados
discutiendo si lo publican o no, poniéndose de acuerdo). Más aún: debido a las continuas
revisiones que hizo Tolkien, no podremos estar ni siquiera seguros de que algunas de las piezas
de las que disponemos pertenezcan al mismo puzzle. Algunas no encajan claramente y es un
alivio porque pueden ignorarse; muchas otras “parece” que encajan, entrando en la categoría
de “dudosas” y, realmente, no sabes qué hacer con ellas. En este curso mencionaré algunas
de las variantes y presentaré con optimismo (creo que con demasiado), mis poco fiables
conjeturas que, aunque aceptaremos de buen grado, lo mejor probablemente sería ignorarles.
En realidad, y, dada la falta general de una explícita información gramatical por parte del propio
Tolkien, no siempre seré capaz de presentar la gramática con absoluta confianza y autoridad;
aunque a menudo me veréis revisando cualquier evidencia disponible e intentando comprender
algunas reglas para poder seguirlas cuando llegue el momento de realizar nuestras propias
composiciones en Quenya. Pero, así es como ha de ser, así es como nos iremos familiarizando
con las posibles deducciones en el campo lingüístico de Tolkien.

Acerca del material que he publicado con anterioridad a este, debo decir que he recibido
(amables) críticas por la forma en que he expuesto mis conclusiones, sin explicar en que
estaban basadas, simplemente asegurando dogmáticamente: “esto es como es, creed en mi
palabra...”. Creo que en la presentación de un resumen ese estilo es inevitable, pero aquí me
aprovecharé en muchas ocasiones de la oportunidad de volver a las “fuentes primarias”, para
demostrar realmente como he llegado a según que conclusiones.
Precisamente porque el Quenya de Tolkien es una suerte de entidad viva y fluida, basada
en líneas generales en unas contradictorias variaciones de terminaciones, precisamente por
eso, estamos en nuestro derecho de sentirnos con la suficiente libertad como para crear nuestro
propio modelo (¡no haciéndolo más difícil que el que tenemos, por favor!). Mientras podamos
construir un sistema útil a partir de los elementos que Tolkien nos dio, aunque no podamos
aceptar todas las variaciones conocidas dentro de un único sistema, el idioma resultante será
un Quenya “verdadero” (así, simplemente así es como se crean las cosas, como llegan a
existir...)

Tratado de Ortografía
Durante décadas Tolkien cambió la ortografía Quenya en ciertos detalles. Tal y como se
ha dicho, casi todos los aspectos del Quenya podían variarse, pero a pesar de la inestable
gramática, las variaciones ortográficas no son excesivas: de cualquier modo, el alfabeto que
tenemos no es el del Quenya nativo, en teoría. Tolkien sencillamente dudaba de cual sería el
mejor sistema para sincronizar nuestras propias letras con el supuesto "carácter Elfico original"
(el Tengwar, llamado también escritura Fëanoriana, es un conjunto de caracteres de singular
belleza que diseñó Tolkien con el mismo cariñoso cuidado con que trató a sus lenguas). En este
curso, hemos impuesto al material una consistente ortografía, basada en su mayor parte en la
que se usó en LotR (¡y digo “en su mayor parte”, porque la ortografía de LotR tampoco es
totalmente consistente o fiable, aunque está muy cerca de serlo!) En lo referente a la ortografía
de LotR, Tolkien escribió: "El arcaico lenguaje popular (a saber: el Quenya), intenta ser una
especie de Elfico latino que, mediante la transcripción en una ortografía cerrada, parecida a la
del latín (excepto porque la "y" se usa solo como consonante), va asimilándose con este, a ojos
vista..." (Cartas: 176).

A continuación, resumiré las reglas ortográficas que se siguen en este trabajo. Esto no
es algo que debamos memorizar. Los que estudiamos Quenya, deberíamos tener sin embargo,
un conocimiento de las inconsistencias que contienen las fuentes primarias. Guiados
principalmente por la gramática usada en LotR, hemos desarrollado las siguientes reglas:
• La vocal larga indicada por un acento (y solo así): en la gramática Quenya
Tolkien usó siempre algún tipo de símbolo para destacar las vocales que debían
pronunciarse "largas" (si no sabes lo que es una vocal, mira en la Lección Uno).
Pero el símbolo que usaba no era siempre el mismo. A veces usaba una línea
horizontal corta por debajo de la vocal en cuestión (un macrón); esto es muy
común en las Etym y en otros escritos filológicos. Otras veces usaba un circunflejo,
como sería ô en la palabra fôlima "reservado", del diccionario Quenya más
antiguo (LT2:340 / QL:38). Pero en LotR, y en la mayoría de las fuentes
posteriores, Tolkien usa ya como normal general, un acento normal para indicar
la vocal larga, así tenemos: largas: á, é, í, ó, ú, en contraposición a las cortas o
normales: a, e, i, o, u. Por eso, si usamos la palabra fôlima, deberemos sustituirla
por fólima. Cuando nos refiramos a las formas del Elfico Primitivo, usaremos sin
embargo los circunflejos para marcar dichas vocales largas. En los orígenes, se
usan normalmente los macrones: ya hemos visto anteriormente la nota alk-wâ
(cisne), que se encuentra en la entrada ÁLAK de las Etym, en la que el macrón
bajo la a final, indica que es larga. Sin embargo, escribir alk-wâ será más seguro
en un documento destinado a circular por Internet; si ponemos macrones bajo las
vocales, pueden ser cambiados por otros símbolos en función del software del
receptor.

• C en vez de K: volviendo a la referencia que dí más atrás en la frase Anar caluva


tielyanna (UT, página 22), he de decir que en las fuentes, la palabra del centro es
kaluva. En Quenya la k y la c representan el mismo sonido (pronunciado k);
Tolkien simplemente no tenía claro cual de los dos tenía que usar. En las fuentes
anteriores a LotR, como las Etym y el QL más antiguo, se usa más la k (aunque
en algunos casos también aparece la c en esas fuentes). Dado que el finés era la
inspiración original del Quenya y la ortografía finesa usa la letra k, no es extraño
que Tolkien prefiriera esa letra. Pero, como queda evidenciado en Cartas:176
citada anteriormente, decidió que LotR fuera lo más parecido posible al latín, así
que, guiándose por la ortografía latina, empezó a usar la c en vez de la k: "decidí
ser consecuente y escribir todos los nombres y palabras élficas sin k" (Cartas:247).
Por ejemplo: la palabra Quenya para definir "metal" era tinko en las Etym (entrada
TINKÓ), pero en el apéndice E de LotR, la misma palabra con el mismo
significado, aparece convertida en tinco. Así que convertiremos siempre la k en
c. Es un hecho curioso que Tolkien en casi todos sus trabajos post-LotR, en
muchos casos (la mayoría) cambia y usa la k. Sus escritos son, en este punto,
bastante incongruentes. La palabra que se da como "enano" es kasar en WJ:388,
y en la página siguiente se cambia a la c cuando se cita el nombre Quenya de
Moria: Casarrondo (cueva de enanos). En WJ:369, la palabra que se usa para
definir "casa", es köa (Köarya = su/de él/de ella casa), pero en MR:250, la misma
palabra figura con c en el compuesto cöacalina (luz de la casa: una expresión
elfica para definir el alma dentro del cuerpo). En algunas notas publicadas en
VT41:10, Tolkien citó la palabra ruskuite "astuto", usando la k en vez de la c, pero
inmediatamente después, escribió más adelante calarus "cobre pulido", usando
la c. De la publicación póstuma de Silm, recuerdo nombres como Melkor y Tulkas,
pero en MC:362,382, aparecen como Melcor y Tulcas. La palabra Quenya que
significa "caballo" es rocco en Cartas:282, pero en Cartas:382 encontramos
rokko. Dada la persistente indecisión de Tolkien en esta materia, los imitadores
deberíamos poner punto final a tanta confusión. Por ejemplo: la palabra Quenya
para "cama" en LR:363, es kaima, pero en Namárië en LotR, la palabra "yace"
obviamente relacionada, es caita. Se mantiene la ortografía irregular por algún
tipo de incomprendida reverencia hacia una oscura relación entre las palabras;
cuando caita "cama" debería ser con toda seguridad caima. Debo mencionar que
hay quienes quieren regularizar hacia la k, descartando la ortografía de LotR a
favor de la usada por Tolkien en otros trabajos. Es una cuestión de gustos, y en la
discusión entre c y k , cada uno puede elegir libremente, aunque yo me adhiero al
formato de LotR. Después de todo, ese es el punto central del trabajo de Tolkien,
donde confluyen y se ubican los orígenes de todas sus lenguas.

NOTA:
En el caso del título del poema Markirya tiendo a mantener la k, simplemente porque la palabra
Markirya solo aparece en la versión antigua "Qenya" del poema. No se encuentra en la última
versión, así que no se me ocurre otra manera de escribirlo. En este caso, y dejando claro que lo
escribo con k para dar a entender que es una palabra Qenya, tengo que decir que si tuviera que
escribir la palabra "arco" en un texto Quenya actual, usaría la versión LotR: Marcirya. Supongo
que lo normal es mantener la k en algunos nombres familiares del Silm, como: Melkor, Tulkas,
Kemantári y algunos otros. Pero, el Silm también tiene algunas formas con c, como: Calaquendi
(en vez de Kalaquendi), lo que demuestra la poca consistencia ortográfica de este libro.

• QU en vez de (solo) Q: en la mayoría de las fuentes pre-LotR, la combinación c-


w se representa con una única letra, la q. Pero en algunas fuentes más antiguas
(publicadas póstumamente), y de forma más relevante en el mismo LotR, Tolkien
usó la qu en vez de solo q: una vez más inspirado por el latín. Esto afectó incluso
al propio nombre de la lengua, pues como ya hemos mencionado el nombre
original era Qenya. Por señalar otro ejemplo, diré que qesse, la palabra que en
una fuente pre-LotR significa "pluma" (Etym, entrada KWES), se convirtió en
quesse en LotR (apéndice E). Este es un cambio que encontramos continuamente
a lo largo de todos los escritos post-LotR, por eso no dudamos en aplicar esta
forma gramatical a todo el material más antiguo (el propio Christopher Tolkien lo
hace en LT1:170, al analizar el primer elemento del nombre Qerkaringa aparecido
en el material antiguo, usando la forma querka. Yo doy un paso más, y escribo
querka).

• X en vez de KS (o de otra forma CS): la opinión de Tolkien varia a la hora de usar


ks. En la mayoría de las fuentes aparece ks, pero de vez en cuando, también usa
x (ya en el Lexicon de 1915, página 95, se usa tuxa como variante de tuksa "144").
Aunque en Etym se usa ks, por ejemplo: maksa "flexible", "blando" (entrada
MASAG). En Etym entrada KARAK, tenemos también Helkarakse como el
nombre del área ártica atravesada por los Noldor cuando iban hacia el Exilio. Sin
embargo, este nombre aparece como Helcaraxë en Silm, con x en vez de ks (y c
en vez de k), y lo adaptaremos a esta última ortografía, por ejemplo: maxa en vez
de maksa. En las publicaciones post-LotR, Tolkien parecía usar conscientemente
la x en vez de la ks, por ejemplo: axan "orden, mandamiento" y nixe "helado" en
WJ:399/417, o axo "hueso" en MC:223, por lo que se deduce que x debe ser su
decisión final en esta materia. En el apéndice E de LotR, también hace mención a
"que las combinaciones ts, ps, ks(x), eran sus favoritas en el Quenya"; esto parece
sugerir que será x lo que debe considerarse como "normal" en la ortografía, en
vez de ks (no hay ejemplos actuales que contengan x/ks como parece ocurrir en
LotR, pero como ya hemos mencionado, tenemos Helcaraxë en el Silmarillion).

• N en vez de Ñ: En algunas fuentes se usa la letra ñ que no debe pronunciarse


como la española (por ejemplo, la de “señor”). En cuanto a su uso, la ñ es una
letra nasal Fëanoriana, como la ng del inglés en “king” (MR:350). A diferencia del
español, en Quenya puede haber ng al principio de una palabra (al igual que
ocurre en español en otras posiciones, como en “ángel”). Un ejemplo destacado,
es la palabra ñoldo, plural ñoldor, que aparece en varias fuentes. Pero en el
apéndice E de LotR, consta que esta ng o ñ se sustituyó por la n (como en Noldo),
en concordancia con la pronunciación de la Tercera Edad. La lista de los nombres
Tengwar en el mismo apéndice, confirma el desarrollo que le dio Tolkien: la
pronunciación de ciertos símbolos Tengwar cambiaba ligeramente a lo largo de
las Edades de la Tierra Media. Las palabras que, originalmente eran como gnoldo
y ngwalme, (ñoldo y ñwalme), fueron más tarde noldo y nwalme; aunque la
denominación de las letras es posterior al Quenya actual, las palabras acusan el
sonido de la letra y esto comporta un desarrollo por el cual, la inicial ñ- se convierte
en una n normal. Ya en las Etym, de mediados de los ’30, Tolkien incluyó un
desarrollo similar: en la entrada ÑGAR(A)M, la palabra que define “lobo” era
ñarmo, narmo, lo cual evidentemente debe entenderse como la forma vieja y la
nueva. En MR:350, se menciona la palabra ñolë “sabiduría, conocimiento”, escrita
con ñ- inicial también en las Etym (entrada ÑGOL, donde se define como
“sabiduría”), pero en el apéndice de Silm (entrada GÛL), está escrita ñolë. Esta
debe ser una forma más tardía, de la Tercera Edad. Seguiremos esta tendencia y
convertiremos la ñ en n en todas partes (aunque debo significar que en los escritos
Tengwar la distinción entre ñ y n será de gran ayuda a la hora de pronunciar,
aunque el problema se reducirá en gran medida si escribimos Quenya con nuestro
propio alfabeto materno o nativo). Indudablemente, las combinaciones ng y nc en
el centro de las palabras, son consideradas técnicamente como ñg y ñc, como en
anga “hierro” y anca “mandíbula”, pero esta pronunciación es natural para
nosotros y no es necesaria representarla por escrito. Por lo que sabemos, Tolkien
nunca usó la ñ delante de g o c en Quenya, tan solo la n.

• S en vez de φ: Este es un caso similar de alguna manera al de la ñ contra la n:


Tolkien imaginó que un Quenyaparlante en Valinor tenía la letra φ, la equivalente
más o menos a la th inglesa, con un sonido como el de “think” (muy aproximado a
la “z” española) (En el Quenya de Valinor, era solo “un poco mas s” que el sonido
inglés citado, pronunciado con la punta de la lengua contra los dientes superiores,
y no entre los dientes superiores y los inferiores como en inglés). Sin embargo,
en el dialecto de Noldor, esta s- con el papel de φ, se convirtió en una “s normal”,
como la de “siempre” (un cambio en Fëanor vehementemente opuesto, pero en
vano; ver en PM:331-339 un clarísimo ejemplo de cómo se pueden entremezclar
los lenguajes y las narraciones de Tolkien). El Quenya como lenguaje ceremonial
de la Tierra Media siempre llevaba s, incluso el dialecto Noldorin era también así.
En WJ:484, Tolkien cita φinde como palabra Quenya significando “gris pálido”, o
“gris plateado”, pero añade que en el dialecto Noldorin se convierte en sinde. En
WJ:319, encontramos φelma para definir “idea fija”, “querer”; en este caso en el
nuevo Noldorin, la forma selma no se menciona por ninguna parte, pero aquí la
usaremos ya que nuestra intención es emplear el tipo de Quenya que se usaba
en la Tercera Edad de la Tierra Media.

• La diéresis: En muchos casos Tolkien pone diéresis (dos puntos) sobre una vocal,
por ejemplo: ä, ö, ë, como en los nombres Eärendil, Eönwë. Es tan solo para
clarificar la pronunciación en principio, para los lectores de habla inglesa. Haré
hincapié en que la diéresis no es en absoluto necesaria para escribir un Quenya
correcto. Tolkien escribió acerca de la forma ë, que “es solo una herramienta de
transcripción, en absoluto necesaria en el original (esto es: en el “supuesto”
original) escrito en Tengwar...” (PM:343). Tampoco es necesaria para la
transcripción (él nunca la usó en Etym) y, seguramente, si olvidamos ponerla en
un E-mail tampoco pasará nada. Seguramente habrá quienes aboguen por
desterrarlas completamente de todos los medios, argumentando que es un gráfico
superfluo, un completo estorbo para la gente que intenta iniciarse en el Quenya (e
incluso que podría inducir a errores a los que se manejan con las ortografías de
idiomas como el alemán, el sueco o el finés), pero...no sé, supongo que es que
me gusta ver la diéresis en unos textos presentados con seriedad, aunque ese
pequeño gráfico no nos diga realmente nada. Quizá sea por añadir un tinte exótico
a los textos, por simple estética, por querer lograr un impacto visual como el que
produce el finés (aunque en la ortografía finesa existen letras como ä y ö, que
tienen sonidos distintos a los de la a y o normales, cosa que no ocurre con el
Quenya).

Si vamos a usar la diéresis, debemos usarla bien. En WJ:425, Christopher Tolkien


hace comentarios acerca del “muy variable” uso que hacía su padre de la diéresis, por
eso es necesaria cierta normalización (el mismo Christopher ha regularizado la ortografía
de su padre en varios aspectos; por ejemplo: en PM:371, cita la palabra Quenya rossë
“lluvia fina, rocío” tomada de la entrada ROS en Etym, pero ya existe una palabra rosse
sin diéresis.

El final ë de Eonwë, sirve para recordar al lector que el final –ë no es mudo, como
suele pasar en el inglés y en algún idioma más: “el final en e nunca es mudo, ni es un
mero signo de “alargamiento” como en ingles...”, observó Tolkien en el apéndice E de
LotR (esta frase viene avalada por dos ejemplos muy claros del inglés: “mute” y “mere”4.
Añadió que: “...este final e, a menudo (no siempre) se escribe ë.…”. Como él dice, esta
forma no se usa siempre, como ocurre en LotR y otras fuentes, con algunas palabras ya
citadas como: quesse, sinde, nixe. Sin embargo, de ahora en adelante daremos
consistencia a las formas quessë, sindë, nixë (la diéresis no se usa en palabras donde
la e final es además la única vocal, como en palabras cortas del tipo de: te “de ellos/a
ellos”, o ve “como”, las cuales pueden encontrarse en LotR (De vez en cuando, veo que
hay quienes siempre ponen puntos sobre palabras como las citadas të o vë, y aunque

4
“mute”, suena aproximadamente “miut” / “mere”, suena aproximadamente “mer” (N del T)
eso no es en modo alguno perjudicial, si resulta bastante superfluo. Tolkien nunca lo
haría).

Puesto que solo la –e final puede llevar diéresis, los puntos desaparecen si se
añade un final a la palabra (o se usa como el primer elemento de un compuesto), con lo
cual la –e ya no sería el final de la palabra. Un buen ejemplo de esto está en lámatyávë
“gusto profundo, placer individual”, cuyo plural sería lámatyáver (MR:215-216). No
vemos **lámatyávër, porque al tener la terminación –r del plural, la vocal e ya no está al
final de la palabra (Ah!, se me olvidaba: en este curso, el doble asterisco (**) se usa para
indicar una forma incorrecta). Asimismo, en el apéndice D de LotR, se indica que la forma
plural de enquië (el sexto día de la semana en Eldarin), será enquier, en vez de
**enquiër.

Además de en la final ë, usaremos también la diéresis para aclarar la


pronunciación de las combinaciones ea, eo, oe (para indicar que ambas vocales deben
pronunciarse claramente separadas: e-a, e-o, o-e; así que, por ejemplo, ëa no suena
junto como sonaría “heart”5 en inglés). En el caso de e+a y e+o, la diéresis se coloca
sobre la e, siempre y cuando sea minúscula: ëa, ëo. Si es mayúscula, los puntos se
trasladan a la siguiente letra: Eä, Eö (como en Eärendil, Eönwë). El propio Tolkien no lo
tenía muy claro; adoptaremos por tanto (como siempre) el sistema seguido en LotR y
Silm. A veces, él también colocaba la diéresis sobre la letra mayúscula, por ejemplo: el
nombre Quenya del universo aparece en algunos textos como Ëa (MR:7), aunque si nos
ajustamos al sistema, debería ser en realidad Eä, tal y como está en Silm (una gran
contradicción se ve en Cartas:386, donde Tolkien dice: “el intento de Eärendil para cruzar
Ëar”, que debería ser: Ëarendil Ëar, o: Eärendil Eär) Por el contrario, a veces Tolkien
también coloca la diéresis sobre la segunda vocal del grupo, aunque la primera no sea
mayúscula, resultando algo como: eä (UT:305,317), que debería ser ëa (como él mismo
hizo en otra parte; ver VT39:6). En una nota al pie en MR:206, Tolkien Jr observa que su
padre dudaba entre Fëanáro y Feänáro (la forma Quenya del nombre Fëanor); con
arreglo al sistema que aquí se ha determinado, sería Fëanáro.

5
“heart”, suena aproximadamente “jart” (N del T)
En el caso de oe (una combinación muy rara), colocaremos la diéresis sobre la ë,
como en el ejemplo loëndë en LotR, apéndice D (este es el nombre del día medio del
año en el calendario de los Elfos). En el apéndice E, Tolkien especifica que, como oe es
de hecho bisílabo, “se escribirá oë”.

En algunas fuentes, la combinación ie se rompe a menudo con diéresis,


obteniendo resultados como Niënna (el nombre de una Valië o diosa), por ejemplo, en
MR:49. Esta forma ya no se usó en Silm, donde figura como Nienna. El mismo LotR es
ambiguo en este punto. En el apéndice A tenemos los nombres Telperiën, Silmariën
(aunque en UT, página 173 viene como Silmarien). Sin embargo, en Namárië, el texto
Quenya por excelencia de LotR, no se usa la diéresis en esta combinación (este texto
tiene tier en vez de tiër para definir “caminos”, aunque la segunda forma si aparece en
RGEO:67). De acuerdo con este ejemplo, el de Nienna en Silm, no usaremos la diéresis
en la combinación ie. Sin embargo, si el grupo ie aparece al final de una palabra, la e
llevará la diéresis pues es la letra final (independientemente de que esa e forme parte de
la combinación ie), de acuerdo con la regla antes establecida.

Así que Namárië, Valië en vez de Namárie, Valie, y si el primer elemento de


Nienna existe por sí mismo, pondremos nië “lágrima”. Quitando la terminación plural –r
de tier “caminos”, se convierte en tië “camino”, porque –ë es el final.

En algunas fuentes post-LotR, Tolkien empezó a poner fin a la combinación oa,


poniéndole una diéresis (aparentemente para dar a entender que oa no tiene el sonido
del vocablo inglés “load”6).

Así tenemos vocablos como hröa “cuerpo” (MR:350 y siguientes). También


algunas de las palabras ya citadas: köarya, cöacalina. Sin embargo, Tolkien en LotR
solo escribió oa. Contrasta el vocablo loa aparecido en LotR (apéndice D): “los Eldar
veneraban también un corto período del año solar...al que llamaban loa...”), con el

6
“load”, suena aproximadamente “lod” (N del T)
vocablo löa en MR:426 (donde la palabra aparece en plural: “löar sobre löar” (años sobre
años). De acuerdo con el sistema empleado en LotR, no usaremos la diéresis en esta
combinación oa. Así que usaremos vocablos como hroa “cuerpo”, coa “casa”, etc. Hroa
sin diéresis, se puede encontrar en MR:399-400 y VT41:13, por lo que no manipularemos
el sistema de Tolkien, tan solo intentamos afianzarnos en una de las opciones que sus
escritos nos facilitan, intentando que la elegida sea la más consistente. Esto, como he
intentado demostrar, es la verdad de todo el sistema que intento imponer en este trabajo.
LECCIÓN UNO: Los Sonidos Del Quenya

Pronunciación Y Acentuación

Comentarios Generales

El Quenya como entidad en nuestro propio mundo, existe principalmente como un idioma
escrito: los entusiastas del Quenya se hallan muy dispersos y, por regla general comparten sus
composiciones tan solo mediante la escritura (me referiré a los usuarios del Quenya como
escritores y no como parlantes). No obstante, habéis de saber que podemos aproximarnos
mucho a la pronunciación que Tolkien imaginó, así como a sus intenciones. Existen algunas
grabaciones del propio Tolkien leyendo textos en Quenya. En una entrevista para la televisión,
recitó el solemne elen síla lúmenn’ omentielvo. Hizo también dos notabilísimas grabaciones
de Namárië (cantado y hablado). La versión hablada está disponible en la red, en:

http://www.salon.com/audio/2000/10/05/tolkien_elvish/index.html (bajo Poema


Élfico).

Hay algunas líneas de esta versión de Namárië que son diferentes a las correspondientes
en LotR. La grabación dice: inyar únóti nar ve rámar aldaron / inyar ve lintë yulmar vánier,
en vez de decir: yen únótime ve rámar aldaron / yen ve lintë yuldar(a) vánier, como aparece
en LotR. La grabación se hizo antes de publicar el libro (por consiguiente, antes de las revisiones
finales). También existe una grabación muy posterior con el mismo texto que el del libro. No la
he oído y por eso no la comentaré. La mayor parte de las grabaciones existentes son
interesantes, pero no son nuestra principal fuente de información. La gran mayoría de todo lo
que sabemos sobre la pronunciación Quenya, se basa en las notas que Tolkien escribió sobre
como debían pronunciarse sus lenguas, sobre todo la información disponible en el apéndice E
de LotR (realmente, la pronunciación en las grabaciones de Tolkien no es precisamente la mejor
posible, si nos atenemos a sus propias descripciones técnicas, pero claro, es que él no era
tampoco un nativo Quenyaparlante).
Cualquier lengua “normal” tiene una fonética, una serie de reglas que definen los sonidos
que deben usarse, como deben variar y comportarse, y como deben combinarse. Esto vale para
cualquier lengua, incluso para una inventada. El Quenya no es una horda de sonidos caóticos;
Tolkien construyó su fonética cuidadosamente en dos sentidos: uno, dotándola de entidad (el
Quenya clásico fue desarrollándose gradualmente a partir del Élfico Primitivo), y el otro,
dotándola de una forma fija (definiendo el tipo de Quenya que se usaba como lengua ceremonial
en la Tierra Media). Hizo observar a Pengolodh, el sabio de Gondolin, que las lenguas élficas
tendían a usar relativamente pocos sonidos: “para hacer un Eldar docto, un arte que no sea
despilfarrado a fuerza de prodigarse en proyectos ruinosos, para admirar una lengua que
debería usarse de forma experta y armoniosa, con unos cuantos sonidos bien equilibrados, en
vez de profusionarse desordenadamente...” (PM:398). Ninguno de los sonidos del Quenya es
especialmente exótico desde el punto de vista europeo, pero se hallan combinados de manera
exquisita. Comparados con el Élfico de Tolkien, muchos idiomas de los llamados reales,
parecen verdaderamente mucho más complicados.

Consideraciones Básicas

Vamos a establecer unas consideraciones básicas (los que tengan algún entrenamiento
lingüístico no perderán demasiado tiempo en esta sección). Los sonidos de cualquier idioma,
se dividen en dos grandes categorías: vocales y consonantes. Las vocales son sonidos que
dejan circular libremente el aire a través de la boca: las diferentes vocales, se producen
modificando la posición de la lengua y los labios, de forma que no se obstruya el aire de forma
completa y directa. Si alargamos varias vocales, pronunciando: aaaaaaaaaaa.........,
eeeeeeeeeeeeee.........., oooooooooo..........., vamos a sentir fácilmente el flujo de aire correr a
través de nuestra boca, sin apenas obstáculos: simplemente tendremos que configurar la
lengua y los labios para “formar” el sonido deseado. Las vocales pueden ser más o menos
abiertas o cerradas: solo deberemos tener en cuenta que la posición de la lengua y la mandíbula
inferior en la pronunciación de aaaaaaa........, es diferente a la posición requerida para
pronunciar oooooooooo........, y entender lo que esto significa. La vocal a (como en “parte”), es
la más abierta, mientras que la u (como la de “rudo”) es la más cerrada. En medio de estas dos,
hay otras vocales. Vocales que pueden ser más o menos redondeadas, principalmente
dependiendo de la posición de los labios; la vocal u (que ya se ha descrito), se dice que es
redondeada porque se produce con los labios puestos como “haciendo pucheros”. Una vocal
como o (como en el inglés sore)7, se pronuncia mucho como la a de “parte”, pero la o es
redondeada y la a no lo es (por hacerlas audiblemente distintas).

Cuando pronunciamos vocales, el aire “solo” se modifica (lo que significa que solo
usamos los sistemas ya descritos). Nunca se le debe “obstruir”. Sin embargo, en el caso de las
consonantes el aire se obstruye de forma más activa. En referencia a esto, Tolkien nos informa
de que un término para definir a una consonante en el Élfico moderno, sería tapta tengwë, o
solo tapta, que significa “estorbo” (VT39:7). En el caso más extremo el aire se puede detener
por completo por un momento: esto se percibe claramente en casos como el de la consonante
p, que se pronuncia juntando los labios por un momento y cortando el flujo de aire que viene
desde los pulmones, permitiendo crear una pequeña presión dentro de la boca. Luego los labios
se separan de repente, dejando salir el aire en una pequeña explosión, siendo esta
precisamente la que constituye el sonido de la p. Este tipo de consonantes explosivas, son: t,
p, k, y sus contrapartidas son: d, b, g (la g como la de “gato”, no con el sonido de “yin”). Todas
se forman reteniendo el aire y luego dejándolo salir de repente, por diferentes sitios de la boca.
En vez de retener completamente el aire, podemos también hacerlo salir de forma silbante por
una abertura pequeña, como cuando se pronuncia la f (forzando la salida del aire entre el labio
inferior y los dientes superiores); estos sonidos de fricción, se llaman fricativos (o espirantes), e
incluyen consonantes como: f, th, v. Aún hay otras opciones para manipular la corriente de aire,
como dirigirlo a través de la nariz para obtener consonantes nasales, como: n, m.

Debemos comprender también el concepto de la voz. Los Humanos (y los Elfos parece
que también), vienen de fábrica con un dispositivo zumbador instalado en sus gargantas, al que
llamamos cuerdas vocales.

Haciendo vibrar esas cuerdas vocales, podemos añadir ruido a esa corriente de aire,
antes de que entren en funcionamiento los propios órganos del habla. La presencia o la falta de
articulación es lo que diferencia por ejemplo el sonido de la v frente al de la f. Si dejamos salir

7
sore = sour
un sonido como fffffffffffff.........., y de repente, lo cambiamos a vvvvvvv........., sentiremos vibrar
el zumbador de nuestra garganta (pon un dedo en tu glotis –lo que en los hombres se llama la
Nuez de Adán, menos prominente en las mujeres-, y podrás sentir perfectamente la vibración
de las cuerdas vocales). En principio, el dispositivo de articulación está diseñado para producir
el doble de sonidos de los que producimos en realidad, con el fin de que la pronunciación
usando la vibración de las cuerdas vocales o no, tenga más versatilidad. Los sonidos producidos
haciendo vibrar las cuerdas vocales, son los articulados, y los que se producen sin hacerlas
vibrar, son inarticulados. En la práctica, la mayoría de los sonidos de un idioma no son versiones
inarticuladas. Algunos sonidos serian apenas perceptibles de no ser por la articulación (por
ejemplo: la n se vería reducida a un leve resoplido). En Quenya todas las vocales son
articuladas (en japonés, por ejemplo, las vocales pueden perder su articulación en ciertos
entornos o contextos). Ya nos hemos referido a d, b, g, como contrapuestas a t, p, k; son
contrapuestas en el sentido de que las primeras se articulan y las otras no. Una característica
propia del Quenya (al menos del dialecto Noldorin), es la limitadísima distribución de las
articulaciones explosivas d, b, g; estas solo se encuentran en el centro de las palabras y por
consiguiente, solo como parte de los grupos de consonantes nd/ld/rd, mb y ng. Algunos
parlantes también pronuncian lb en vez de lv (posiblemente Tolkien imaginó diferentes reglas
para el Vanyarin, el dialecto del Quenya tan descortésmente tratado: Silm, contiene un lamento
llamado Aldudénië, escrito en Vanyarin Élfico; esta palabra ha desconcertado a los
investigadores, al encontrarse con una d en una posición en la que sería casi imposible que
pudiera encontrarse en el Noldorin Quenya).

Silabas

Compuestas de vocales y consonantes, aunque el acto de hablar no es una caótica


explosión de sonidos. Más bien se organiza dentro de unos ritmos unidos que se llaman sílabas.
Las palabras más cortas posibles, son necesariamente monosílabas, es decir: que tienen solo
una sílaba (como “de” o su equivalente en Quenya: ho). Las palabras con más de una sílaba
(polisílabas), son como sucesiones de rítmicos latidos. Una palabra como “dedo” tiene dos
sílabas (de-do), una palabra como “carpeta” tiene tres sílabas (car-pe-ta), una palabra como
“ordenador” tiene cuatro (or-de-na-dor), y así sucesivamente, aunque obviamente no podríamos
ir mucho más allá de no ser que las palabras tuvieran una longitud impracticable y difícil de
pronunciar. Algunos idiomas orientales como el vietnamita muestran una gran preferencia por
los monosílabos, pero es evidente, por los ejemplos que hemos dado, que los idiomas europeos
emplean por lo general palabras más largas, y el Quenya de Tolkien se distingue por el uso de
grandes vocablos (como el finés). Consideremos si no, palabras como Ainulindalë o
Silmarillion (cinco sílabas: ai-nu-lin-da- lë, sil-ma-ril-li-on). Una palabra Quenya sin declinar
tiene normalmente dos o tres sílabas, y este número va aumentando conforme se le van
añadiendo las terminaciones declinativas y los compuestos.

Los Sonidos Del Quenya

En Quenya las vocales básicas son: a, e, i, o, u (cortas y largas). También se pueden


combinar en diptongos, que son grupos de dos vocales básicas, pronunciadas juntas como una
sola sílaba. Hay tres diptongos con -i (ai, oi, ui), y tres más con -u (au, eu, iu, aunque los
diptongos eu e iu son bastante raros). Las consonantes del Quenya de la Tercera Edad, son:
c(=k), d, f, g, gw, h, hy, hw, l, ly, m, n, nw, ny, p qu, r, ry, s, t, ty, v, y, w (esta lista no está libre
de controversias; el sistema de consonantes del Quenya, es susceptible de ser analizado en
más de una ocasión). La escritura Elfica, la ortografía Tengwar, mantiene también la distinción
entre algunas consonantes que, en la Tercera Edad, se pronunciaban de forma parecida, y así,
se mezclaron todas (ф unida con s, mientras que la ñ inicial cambió a n; discusión que ya hemos
desarrollado en las definiciones ortográficas). En la transcripción y la ortografía que se usan en
este curso, la anterior presencia de las distintas consonantes "perdidas", se refleja tan solo en
dos casos: hl y hr que, originalmente son las l y r inarticuladas, y que se convirtieron más tarde
en las l y r normales (y a pesar de todo, no están incluidas en la lista de consonantes de la
Tercera Edad que se ofreció antes). Así nos encontramos hrívë (invierno), simplemente como
rívë, haciendo de menos la típica pronunciación imaginada por Tolkien para la Tercera Edad
(haciendo desaparecer la h y dejando la r normal).

Aunque aquí las consonantes hy, gw, hw, ly, nw, ny, ry, ty, qu(y hr, hl), están escritas con
dos letras (dígrafos), deberemos evidentemente darles un sonido unitario: su pronunciación se
desarrollará más adelante con más detalle. Los dígrafos -w representan consonantes labiales,
mientras que los dígrafos -y son consonantes palatales; también más adelante se detallan estos
términos. Debemos entender que qu, es simplemente una forma estética de deletrear lo que de
otra manera se representaría como cw (la mayoría de la gente estará de acuerdo en considerar
que Quenya es estéticamente más asimilable que lo podría ser Cwenya), así que qu al igual
que nw, son consonantes labiales. Al contar las sílabas recordaremos que no hay una vocal u
en qu; en este caso, la u es la w. Una palabra como alqua (cisne) solo tiene dos sílabas: al-
ua(=al-cwa). No debemos pensar en al-qu-a y deducir que son tres sílabas. En la escritura
Tengwar la qu está representada por un solo signo, y en la mayoría de las fuentes antiguas,
Tolkien tan solo usó la q para representarla.

Consonantes Dobles

Algunas consonantes aparecen en su versión larga o doble; las consonantes dobles


opuestas a las sencillas son comparables a las vocales largas opuestas a las cortas. Casos
obvios que se representan directamente en la ortografía, y son: cc, ll, mm, nn, pp, rr, ss, tt (por
ejemplo: ecco "lanza", colla "esconder", lamma "sonido", anna "regalo", lappa "dobladillo en
la ropa", yarra "gruñir", essë "nombre", atta "dos"). El grupo pp es extraño, y se encuentra tan
solo en el material antiguo rescatado para LotR. En Notas sobre la Pronunciación, un apéndice
de Silm, Christopher Tolkien hizo notar que: "las consonantes escritas dos veces, se pronuncian
largas, así Yavanna tiene la n larga, como sonaría la de "innato", no como la n corta de "inicio"".
Las palabras como tana (que), opuesta a tanna (firma, signo), tyelë (interrupciones) opuesta a
tyellë (grado); ata (otra vez) opuesta a atta (dos), deberían oírse de formas diferentes. Es
posible que algunas de las consonantes escritas como dígrafos, puedan también considerarse
consonantes dobles cuando aparezcan entre vocales; por ejemplo: ny = n larga o n doble
palatalizada (más adelante veremos más sobre todo esto).
Grupos De Consonantes (Lo Contrario De Las Simples)

Es difícil pronunciar una secuencia de varias consonantes, por eso la mayoría de los
idiomas del mundo las reducen a grupos relativamente pequeños. La palabra típica en cualquier
idioma está formada por una serie de vocales y consonantes (consonantes simples o grupos de
ellas relativamente cortos), alternándose. El núcleo de cada sílaba lleva generalmente una
vocal. El Quenya de Tolkien no es una excepción; este idioma posee unas reglas bastante
restrictivas en cuanto a como deben combinarse vocales y consonantes dentro de las sílabas y
las palabras más largas. A pesar de todo, los grupos de consonantes son bastante comunes,
pero no se distribuyen "libremente" como por ejemplo: en inglés. Mientras que en inglés y en
Sindarin se permiten grupos de consonantes al principio de las palabras, en el Quenya no
(SD:417-418). Una palabra como "scream" que comienza con un grupo de no menos de tres
consonantes, sería una forma imposible en Quenya y, por supuesto, impensable en español.
Tolkien advirtió que el nombre con el que los Woses u Hombres Salvajes se autodenominaban:
Drughu, se adaptó al Quenya como Rú (UT:385). El Quenya no podía conservar el grupo inicial
dr- de la forma original de esta palabra tomada de otra lengua (esto, además del hecho de que
el Quenya nunca podría tener una d- en esta posición). El Quenya permite un número
medianamente limitado de consonantes en grupo, entre las vocales en el centro de las palabras;
entre los "frecuentes" de los grupos "favoritos", Tolkien citó: ld, mb, mp, nc, nd, ng, ngw, nqu,
nt, ps, tx, x(=cs). Así tenemos algunos estilos típicos de palabras como Elda "Elfo", lambë
"lengua, idioma", tumpo "encorvarse", ranco "brazo", etc. Finalmente diremos que, al final de
una palabra solo puede haber una de estas cinco consonantes: -l, -n, -r, -s, -t. (Cartas:425; sin
embargo, la mayoría de las palabras Quenya terminan en vocal). Los grupos de consonantes o
las consonantes dobles no se encuentran al final de las palabras, aunque a veces puede ocurrir,
si una vocal final desaparece (elisión), porque la siguiente palabra empiece por la misma o una
vocal con sonido similar. En LotR tenemos curiosamente una terminación -nn en la frase:
lúmenn' omentielvo (en la hora de nuestro encuentro), pero tan solo motivada por la reducción
de lúmenna omentielvo (esta forma completa, aparece en WJ:367 y Cartas:424). El único
grupo de consonantes genuino que se puede encontrar al final de una palabra parece ser -nt,
usado como una específica terminación gramatical (el dativo dual que veremos en próximas
lecciones), por ejemplo: ciryant (por un par de barcos), formado a partir de cirya (barco). Los
experimentos del Quenya más viejo de Tolkien, como nos recuerda el QL de 1915, eran más
liberales a este respecto. Qenya, permitía más consonantes finales y hasta algún grupo de
consonantes al final, pero según el estilo Quenya de LotR, desarrollado en las notas de Tolkien,
la fonética se hizo más estricta. Así nos dio una lengua con un sabor más claramente definido.

Pronunciación

Vocales

Las vocales en Quenya, son puras. Para quiénes quieran pronunciar las vocales élficas
con cierto grado de precisión, Tolkien recomendó el modelo de las vocales italianas (como hizo
Zamenhof con el Esperanto, más o menos). Los angloparlantes han adquirido el hábito de
"empañar" algunas vocales, especialmente cuando no son completamente enfatizadas; así en
una palabra como "banana" tan solo la a del centro es la que tiene el sonido propio y real de la
a. Las otras dos no se enfatizan, suenan (insisto) como "empañadas", con una oscura reducción
que los lingüistas llaman schwa (de la palabra hebrea que significa "insignificancia"; los libros
de texto ingleses prefieren a veces el vocablo shwa). Pero en Quenya, todas las vocales en
todas las posiciones deben pronunciarse clara y distintamente; aunque algunas tendencias
"empañadoras" aún persistan.

Recordemos que el Quenya tiene vocales largas y cortas; las largas se marcan con un
acento: á, é, í, ó, ú, mientras que las cortas se escriben normalmente. Las largas y las cortas
deben pronunciarse de forma diferente. A veces una vocal larga, es lo único que diferencia a
dos palabras que, de no ser así, serían muy similares, por ejemplo: cu, con una u corta, significa
"sumergido", mientras que cú con una ú larga, es "creciente".

La á larga se puede asimilar a la del "father"8 inglés: má "mano", nárë "llama", quáco
"cuervo". Sin embargo, el inglés no tiene nada que se parezca a la a corta del Quenya. Es
absolutamente necesario dominar este tema, ya que la a corta es, con diferencia, la vocal más

8
father = la a de padre
utilizada en el Quenya. Tolkien indicó que debía ser más abierta que la á larga. Lo que estamos
buscando es una vocal que por su propio sonido (o calidad) se halle a medio camino entre la
de "father" y la de "cat", pero en su longitud (o cantidad) debería expresar todo su significado
en una palabra tan corta como la última de las dos citadas. La vocal que se oye en el vocablo
español "padre", sería la correcta. Los angloparlantes se aferran a una a corta, aislando la
primera parte del diptongo ai, como por ejemplo en "aisle" (pasillo).

NOTA: Si dispones de la versión original de Starwars, escucha cuidadosamente cuando Harrison Ford
aparece por espacio de 45 minutos, presentándose a sí mismo como Han Solo: Ford consigue una pronunciación
perfecta del estilo Quenya para la a corta, cuando dice: "Han", produciendo un sonido vocal como sería el del
Quenya (por ejemplo: hanu "macho", handa "inteligente"; aparentemente en la palabra "Han", subyace cierta raíz
Quenya). Pero después, en el transcurso de la película, la vocal de "Han" se pronuncia sin consistencia, de nuevo
como la a larga del inglés, como la de "father" o la de "cat", que es precisamente la vocal que en Quenya debe
evitarse. La consistencia lingüística no era la, ejem... "fuerza" de Starwars. Y ya de paso, ¿recuerdas Endor, la
luna verde donde George Lucas colocó a sus reinventados "ositos de peluche" en la 3ª película? ¡Adivina cual es
la palabra Quenya que significa "Tierra Media"! Seguramente, Lucas diría que su intención era rendir un homenaje
a Tolkien...

NOTA ACTUALIZADA: Ahora ha aparecido la película de Peter Jackson, La Comunidad del Anillo, y
puedo citar ejemplos de la banda sonora de esta película; la mayoría de los interesados en el trabajo de Tolkien
habrán visto ya la película, y muchos la habrán comprado en video o DVD. Hay buenos ejemplos de la a corta
élfica en el nombre sindarin Caradhras "Cuerno Rojo", tal y como lo pronuncia Christopher Lee (Saruman) en la
escena en la que está epiandoa las tropas volviendo a Isengard: "Así Gandalf, intenta conducirlos a Caradhras...".
Lee, hace aquí una más o menos correcta pronunciación de la a corta en otra escena, poco después de la citada,
cuando está en lo más alto de Isengard, leyendo una invocación en Quenya: "Nai yarvaxëa rasselya taltuva
notto-carinnar..." (pero la última palabra suena como cárinnar, alargando la primera vocal. ¡Después de todo,
Chris Lee no es tampoco un nativo Quenyaparlante!).

Un desafío extra para los angloparlantes es pronunciar –a como una verdadera vocal al
final de una palabra. Donde la ortografía inglesa tiene una –a final, la pronunciación suele
convertirla en una schwa. Contrastemos la pronunciación inglesa y la española de la vocal final
en un nombre como Sara; en español, el estilo inglés de reducción o empañamiento de la vocal
final no se produce. En una fuente muy antigua, Tolkien sentó que el Qenya, como el inglés,
cambia el final, convirtiendo la –a átona en una schwa (“como en un drama inglés...”, QL:9),
pero no hay nada que indique que esa idea sea válida décadas después de haber escrito LotR.
Aunque en realidad la fuente citada solo hacía referencia a un importante dialecto como era el
Qenya, donde no se producía la debilidad de la –a final. Por eso, debemos intentar pronunciar
una a completa en todas las posiciones: nunca las a en una palabra como anna (regalo), deben
pronunciarse como las del nombre Anna en inglés.

La é larga es otro sonido que no se encuentra en el inglés contemporáneo. La é larga del


inglés, se convierte en i larga (la í del Quenya) desde hace siglos, pienso que es porque
desciende de una forma más habitual, como es la ee de see (ver)9. La é Quenya tiene el valor
de la eh alemana, como en Mehr. La pronunciación de ai en la palabra inglesa air, se aproxima
algo a la é, pero en realidad es una e corta seguida de una schwa. Tolkien dice que la é debe
ser más cerrada que la e corta (ver el apéndice E de LotR), aunque solo alargando la vocal que
se oye en la voz inglesa end, no será suficiente. La calidad que se busca en esta vocal debe
estar a medio camino entre el sonido end y el sonido see, pero tan larga como la última: nén
“agua”, ré “día”, ména “región”.

La e corta se pronuncia como la inglesa de end. En Quenya, este sonido puede también
estar al final de la palabra. Aunque en inglés, la e final es generalmente muda, Tolkien solía
emplear el carácter ë en esta posición y, por eso, lo haremos así en este curso. Esto es tan solo
para recordar a los ingleses que, en Quenya esta letra se pronuncia de forma diferente. Pero,
aunque el final e nunca aparece en el inglés hablado, algunos tienden a sustituirla por i o ey
(siguiendo la práctica inglesa en los raros casos en que un final en e tiene sonido, como cuando
se pronuncia Jesse como “Yesi”, o Karate como “karatey”). La e Quenya debe tener el valor
descrito más atrás en todas las posiciones. No debe pronunciarse i, no debe ser como el sonido
de una –y- arrastrándose: lómë “noche”, morë “negro”, tinwë “destello”.

La í larga se pronuncia como la de machine, lo mismo que la ee inglesa de see: la palabra


Quenya sí (ahora) es similar en sonido. Otros ejemplos serían: nís “mujer”, ríma “borde”. Esta
í larga debe ser considerablemente más larga que la i corta, que debe pronunciarse como la del
vocablo inglés pit: Titta “diminuto”, imbë “entre”, vinya “nuevo”. En una antigua fuente, Tolkien
adoptó precisamente la palabra pit como ejemplo de la i corta Quenya (QL:8). Los últimos

9
see = si
escritos sugieren que la calidad de sonido de esta vocal debe ser como la i de machine, que en
inglés es similar a la terminación (también inglesa) ee, que empieza con sonido y se corta en
seco (la final ee también puede acortarse en inglés, lo que sirve para hacer la distinción entre
la i y la í). Significaremos que la i nunca se pronunciará ai como en la palabra inglesa fine (fain)
(La palabra Quenya finë “alarce” tiene dos sílabas, las vocales vienen a sonar como la de pit
(mejor algo más cerrada), y la de pet, respectivamente). Por supuesto esto también sirve para
el final en –i (generalmente una terminación plural). Si se me permite otra referencia a Starwars,
os diré que el Jedi de George Lucas, podrá pronunciarse Jedai, pero el Quendi de Tolkien
definitivamente no admite la pronunciación quendai. En Quenya, el final –i debe pronunciarse
como en Iraqui, Mississippi, etc....

La ó larga se pronuncia más o menos como la de la palabra inglesa sore, pero


preferiblemente un poco más tensa y cerrada (a mitad de camino entre el sonido de sore y el
vocablo inglés oo, como son)10: mól “esclavo”, tó “lana”, óma “voz”. La o corta como la del
inglés for (cuando se acentua), o como en box. La calidad de esta última vocal debe ser algo
más abierta que la a según las descripciones de Tolkien. Él ya usó esta pronunciación en la
mayoría de los casos en que grabó la lectura de Namárië; quizá se le podría atribuir el acento
inglés. Algunas palabras con o: rondo “cueva”, olos “sueño”, tolto “ocho”. Por supuesto, la o
Quenya no se pronuncia ow como la inglesa de so, also11; una palabra como tolto, no deberá
sonar “tol-tow”. Nunca debe reducirse el sonido de la o a una schwa; hay que tener especial
cuidado con la terminación –on, que generalmente se encuentra en nombres masculinos (y
también en genitivos plurales como en el Silmarillion; ver las últimas lecciones). El estilo inglés
de pronunciación para un nombre como Sauron, daría como resultado a un Elfo escribiendo
algo como “Sór’n” (o más bien: “Sóren”). La terminación –on debería sonar como la primera
sílaba de la palabra inglesa online, con la vocal completamente intacta, aunque no acentuada,
igual que en Sauron. En la película de Jackson los actores exhiben una buena pronunciación
de este nombre, especialmente oyendo como lo pronuncian Gandalf y Saruman. Un buen
ejemplo de la o corta lo tenemos en el nombre de Mordor tal y como lo pronuncian los dos
actores citados.

10
soon = sun
11
so = sou, also = alsou
La ú larga es la vocal de la palabra inglesa brute, lo que en inglés suena habitualmente
como oo (fool): Númen “oeste”, cú “creciente”, yuyo “ambos”. Debemos distinguir entre la u
corta y la ú larga. La primera suena como la del inglés put. La forma ideal de la u corta, sería
algo más redondeada que la de put; debería ser una versión más corta de la ú larga, u oo, como
se describió antes: Cúndu “príncipe”, nuru “muerte”, ulundo “monstruo”. Advierto que la u
Quenya nunca se pronuncia yu como en el inglés union12; ulundo no puede decirse yulundo.

Los que hablan inglés deben poner cuidado especial cuando se encuentren con una
combinación vocal+r. En las combinaciones ar, or muchos tienen tendencia a alargar la vocal
cuando en realidad debería acortarse (y muchos hacen la r casi sorda, especialmente cuando
va seguida por otra consonante). Pero en Quenya, palabras como narda “nudo” o lorna
“dormido”, la vocal que va ante la r debe acortarse, indicando así la ausencia de acento. No se
permite dejar arrastrar la pronunciación hacia “ná(r)da”, “ló(r)na”, no caigamos en la tentación
de dejarnos llevar por los defectos de conversación del inglés. Donde aparecen los grupos er,
ir, ur (por ejemplo: en palabras como sercë “sangre”, tirno “vigilante”, turma “escudo”), los
angloparlantes deberán tener cuidado de NO pronunciar las vocales según el modelo inglés
serve, girl, turn (una vez tuve una profesora de inglés que describía la vocal de girl como “uno
de los sonidos más feos del mundo de los idiomas”. Ella enseñaba inglés de nivel universitario
por lo que algo debería de saber, aunque creo que no lo decía completamente en serio...). La
e, i, u cortas, deben sonar tal y como se describen más atrás, completamente independientes
de la r que les sigue. En el apéndice E de LotR, Tolkien recalcó que er, ir, ur deben sonar, no
como en inglés fern, fir, fur, sino como air, eer, oor13 (así debe hacerse, en la forma natural en
que un angloparlante pronunciaría air, eer, oor, aunque debemos comprender que esto es tan
solo un modo aproximado a lo que sería la pronunciación ideal). En la película de Peter Jackson,
los actores luchan por pronunciar correctamente la sílaba final del nombre Isildur, con
resultados variables. En la escena de recuerdo (flashback), donde Elrond (interpretado por
Hugo Weaving), lleva a Isildur al Monte Maldito y le apremia para que destruya el Anillo, la

12
union = yunion
13
air = er, eer = ir, oor = ur
pronunciación que hace Weaving del nombre Isildur es muy buena, siguiendo al pie de la letra
las líneas maestras que dictó Tolkien.

Los diptongos

Como complemento a lo básico, que es la explicación dada acerca del sonido de las
vocales (lo que los lingüistas han dado en llamar monotongos), tenemos ahora los diptongos:
combinaciones de dos vocales básicas que van juntas dentro de una misma sílaba, tomadas
como una única vocal a la hora de construir palabras. Los diptongos en Quenya, son: ai, au, eu,
iu, oi, ui.

El diptongo ai

Tiene el mismo sonido que aparece en la palabra inglesa aisle14. No es como el de mail,
aunque en la ortografía inglesa, el diptongo ai representa a este último sonido (mail). La primera
sílaba de faila “justo, generoso”, no se pronuncia como fail en inglés, sino que tiene el sonido
de I (ai), como eye: Aica “terrible”, caima “cama”, aira “contento”. ¡Por supuesto, la primera
sílaba de la última palabra no suena como la inglesa air!

El diptongo au

Se pronuncia como Haus en alemán, o más o menos como ow del inglés cow: aulë
“invento”, laurëa “dorado”, taurë “bosque”. Nunca sonará como en el inglés caught, aura (en
estas palabras au se pronuncia como la ó del Quenya). En sus Notas sobre la Pronunciación,
el apéndice del Silmarillion, Christopher Tolkien dice que la primera sílaba de Sauron debe ser
como la del inglés sour y no como la de sore (sin embargo, el diptongo de sour en el inglés
británico va seguido por una schwa, una temerosa reminiscencia de otro tipo de terminación en
r sorda. Esta schwa, no debe sonar cuando se pronuncie Sauron).

14
aisle = aisl
El diptongo eu

No existe en inglés, pero no es muy diferente a la o del inglés so. La única diferencia es
que, en inglés, la primera parte del diptongo sería una schwa, mientras que en Quenya, sería
una e normal (como la de end). Algunas pronunciaciones inglesas de alto nivel que hacen sonar
la o como en so, están más cercanas al eu Quenya (cosa que no ocurre con la pronunciación
americana). Los ejemplos Quenya: leuca “serpiente”, neuma “trampa”, peu “par de labios”. Este
diptongo no es muy común.

El diptongo iu

Suena yu como el inglés yule, con arreglo a la pronunciación habitual en la Tercera Edad.
Tolkien imaginó que, originalmente este diptongo se habría creado a partir de otros diptongos
Quenya, enfatizando más en el primer elemento que en el último (apéndice E de LotR). Sin
embargo, la pronunciación de la Tercera Edad en esta materia, se parece bastante a la inglesa.
Este diptongo no es raro en absoluto; en las Etimologías, se halla en una buena cantidad de
palabras (miule “gimoteando”, piuta “escupir”, siulë “incitación”, y el grupo tiuca “obeso,
gordo”, tiuco “muslo” y tiuya “hinchazón”; se pueden encontrar algunos ejemplos más de iu en
los materiales más antiguos).

El diptongo oi

Es fácil. Corresponde al sonido inglés oi u oy, como el de oil, toy, etc.:coirëa “viviendo”,
soica “sediento”, oira “eterno”.

El diptongo ui

A veces lo compara Tolkien con el sonido inglés ruin. Es un extraño ejemplo, teniendo
en cuenta que la palabra ruin no se pronuncia como diptongo, sino con dos sílabas distintas:
ru-in. Más bien sería ooy, como en la frase inglesa too young: huinë “sombra”, cuilë “vida”, uilë
“(larga, trepadora) planta”. Vemos que la combinación qui no contiene este diptongo; es tan
solo una forma visual de definir cwi (por ejemplo: orqui “orcos”→orcwi).

Todos los otros grupos de vocales no son diptongos, sino simplemente vocales que
pertenecen a sílabas separadas y que deben pronunciarse separadamente. En términos
lingüísticos, las vocales que se encuentran en contacto directo entre ellas sin formar por ello un
diptongo, se define como hiato. El Élfico Primitivo no tiene aparentemente este tipo de
combinaciones, al menos en el centro de las palabras: para el Fëanor, Tolkien saca la siguiente
conclusión: “nuestros padres...construyeron palabras con las vocales y las separaron mediante
las consonantes, como si fueran paredes...” (VT39:10). Pero algunas consonantes se han
perdido en Quenya, por eso las vocales (en un principio separadas), han ido tomando contacto
directo (VT39:6). En Quenya podemos encontrar palabras polisílabas compuestas
exclusivamente por vocales, como Ëa (uno de los nombres del universo), o como oa (fuera).
Las combinaciones más frecuentes de vocales formandohiato, son: ea, eo, ie, io, oa; cada vocal
debe sonar con su propio sonido. Tolkien enfatizó este hecho añadiendo diéresis o puntos a
una de las vocales, y dentro de la inconsistencia gramatical aquí impuesta por el escaso material
disponible, nosotros vamos a escribir: ëa (Eä), ëo (Eö), oë. De esta manera no tendremos
excusa para cometer errores al pronunciar ëa como en el inglés Herat o please, o oë como en
canoe o foetus (son posibles también otras distorsiones: Cate Blanchett, simplemente redujo
Eärendil a Erendil en la única vez que su versión de Galadriel tuvo que pronunciar ese nombre
en la película de Jackson: “Te doy la luz de E(ä)rendil, nuestra más bienamada estrella...”
¿Podría alguien por favor ponernos una vocal más en la versión del director?

En este curso no vamos a usar la diéresis en la combinación ie (excepto cuando sea


terminación), y oa, pero como se indica en ciertos manuscritos de Tolkien acerca del deletreo
de ië y oä, las vocales deben pronunciarse por separado, y no juntas como en el inglés piece,
tie, load15. De acuerdo con esto, Christopher Tolkien en Notas sobre la Pronunciación que
añadió al Silmarillion, indica que el nombre Nena de be pronunciarse Ni-enna, no Nena como
si ie fuera una sola pieza (inmediatamente después del punto en el que Cate Blanchett
distorsiona el nombre Eärendil, pronuncia la palabra namárië (adiós). Me alegro de poder decir

15
que, en esta ocasión, hizo un mejor trabajo con esta palabra, ¡pronunciando el –ië más o menos
bien!) Algunas palabras con vocales en hiato: fëa “alma”, lëo “sombra”, loënde “año-medio” (el
día medio del año en el calendario Élfico), coa “casa”, tië “camino”.

Consonantes

La mayoría de las consonantes Quenya son fáciles de pronunciar para la gente que está
habituada a un idioma occidental. Debemos observar estos puntos:
• La c siempre se pronuncia k, nunca s; es cierto que Tolkien usa la letra k en vez
de la c en muchas fuentes. Celma (canal), o cirya (barco) no se pronuncian selma
y sirya (esto viene de la gramática Sindarin: cuando Celeborn se pronunciaba
Seleborn, en la versión animada de LotR de Rankin/Bass, lo que da a entender
que los productores nunca han visto el famoso apéndice E).

• En los grupos hw, hy, hl, hr, la letra h no se pronuncia por separado. Estos son
dígrafos que representan una consonante unitaria.

o ¿Cómo podemos pronunciar hl, hr, cuando en su origen tanto l como r eran
sordas? Esto era así porque se pronunciaban sin hacer vibrar las cuerdas
vocales, resultando lo que podría describirse como susurrantes versiones
de l y r normales (si eres capaz de aislar la l inglesa de please, tendrás una
l sorda, aunque en este caso, es solo incidentalmente sorda debido a la
influencia de la p sorda explosiva que le precede. En inglés no existe una l
sorda como sonido independiente, como pasaba en el Qenya original). En
el Quenya estos sonidos son bastante raros; los ejemplos incluyen: hrívë
(invierno), hlócë (serpiente, dragón).
Tolkien sin embargo, afirmó que en la Tercera Edad hr y hl venían
pronunciándose como las r y l sordas normales, aún cuando el deletreo hl,
hr aún persiste en la escritura.
o Como hw se corresponde con la wh inglesa en los dialectos donde ésta se
distingue de la w normal (por ejemplo: witch y which son dos palabras
audiblemente distintas; en el inglésamericano así como en el del norte
británico se mantiene esta distinción, aunque ya se ha abandonado en la
Pronunciación Británica Recomendada). Hw es simplemente una (débil)
versión del sonido que se hace cuando se sopla una vela. Hw no es un
sonido muy frecuente en el Quenya, pero aquí hay una pequeña muestra
de las palabras que nos podemos encontrar: hwan (hongo), hwarma
(barrera), hwarin (torcido), hwermë (muestra, código), gesta (brisa,
aliento, soplo de aire)(también como verbo: hwesta = soplar), hwindë
(remolino).

o Como hy representa a un sonido que puede encontrarse en inglés, pero


que no se reconoce como dos consonantes diferentes en este idioma. Hy
denota lo que era un término alemán definido como ich-Laut o “sonido ich”,
hasta que se ejemplificó como ch en la palabra alemana ich (yo)16. Para los
angloparlantes podría sonar más como sh (alguien podría imaginarse a
Kennedy entrenando larga y duramente para terminar diciendo: “Ish bin ein
Berliner”). Como ya he dicho, en inglés se puede oir una débil versión de
este sonido en cuestión, en palabras como hew, huge, human; la h se
puede pronunciar como una (oscura) hy. En SD:418-419, Tolkien afirma
que en Quenya o Avalonio el sonido hy es “aproximadamente equivalente
a la...h de huge”. En el apéndice E de LotR, también puntualizó que hy es
como la relación existente entre y y hw (ya explicada) con la w normal: una
es sorda y la otra sonora. Así, otra forma de llegar a hy, sería empezar con
el sonido de la y (como en you), y producir una variedad susurrante de esta.
Una vez extendido el sonido, solo tienes que consolidarlo; se debe
pronunciar con la misma fuerza que la sh inglesa: hyarmen (sur), hyalma
(concha), hyellë (cristal). Parece ser que hy aparece como normal general
al principio de las palabras; ahya- (cambio), es el único ejemplo conocido

16
ich = ij
(de momento) de hy colocada entre vocales y en el centro de una palabra.
No obstante, en la combinación ht, la h siguiendo a ciertas vocales debe
pronunciarse como hy; ver más adelante. En el apéndice E de LotR, Tolkien
asegura que los parlantes del Westron (Oestron en la traducción
española)(el supuesto “lenguaje original” del Libro Rojo que Tolkien
“tradujo” al inglés), sustituían el sonido sh por el Quenya hy. Los
angloparlantes que no cuiden la sutileza de los detalles fonológicos,
pueden por supuesto hacer lo mismo: convertir una palabra como hyalma
en “shalma”. Esta sería en teoría una pronunciación que también existiría
en la Tierra Media, aunque no sería más importante que la propia
pronunciación Elfica (¡y parece más seguro apostar por la segunda!).
Supongo que habrá muchos angloparlantes a los que les resultará difícil
explicar la diferencia. Incidentalmente, se puede conseguir un bonito sonido
hy empezando por el de sh; solo hay que asegurarse de que tu lengua no
esté levantada (puedes apretar su punta contra los dientes inferiores para
obtener el efecto deseado). Si intentas pronunciar sh con la lengua en esta
posición, deberías poder conseguir un sonido como el de hy.

o Aparte de su función en los grupos hw, hy, hl, hr, la letra h representa un
sonido independiente, que se pronuncia de forma diferente dependiendo
de la posición que ocupe. Parece que, originalmente la h Quenya (al menos
por la parte que le toca de la kh del Élfico Primitivo), era típicamente más
fuerte que la h inglesa, es decir, una h “aspirada” como la de high. En
Fëanoriano parece ser que se pronunciaba como la ch del alemán ach17, o
como la escocesa de loch 18 , o como la x cirílica. En la fonética de la
escritura, el sonido se representaba como (x). Más tarde, en el principio de
las palabras se fue debilitando la (x) y convirtiéndose en un sonido como el
de la h inglesa. En el apéndice E de LotR Tolkien nos informa de que la
letra Tengwar que corresponde a esa (x), se llamaba originalmente harma;

17
ach = ak
18
loch = lok
se llamaba así naturalmente porque la inicial del nombre era un ejemplo del
sonido de la letra en cuestión (x). Pero cuando (x) en esta posición, cambió
eventualmente a la h inglesa, el tengwa correspondiente se renombró como
aha, de forma que, (x) en el centro de las palabras no quedara debilitada.
Se extraen estas reglas de todo esto: al principio de las palabras (ante una
vocal), la letra h se pronunciaba como la h inglesa, pero en el centro de las
palabras, la h se pronunciaba (x): como entre vocales, en aha (ira), y de
forma similar ante la t en palabras como pahta (cerrado), ohta (guerra),
nuhta- (atrofiar).

En una fuente posterior, Tolkien afirma que “en Quenya y en Telerin, la (x)
se convierte en h en la mayoría de los casos” (VT41:9). Cualquier palabra
como aha puede sin embargo pronunciarse con el estilo inglés de h
“aspirada”. Pero el grupo ht probablemente deba siempre pronunciarse (xt);
la h “aspirada” más débil sería difícilmente audible en esas circunstancias.

Esta regla precisa de una modificación. Probablemente la h ante la t se


pronunciaba originalmente (x) en todos los casos. Siguiendo a alguna de
las vocales a, o, u, persistía la pronunciación como en los ejemplos pahta,
ohta, nuhta anteriores. Pero siguiendo a las vocales i, e, el original (x) se
convertía en un sonido similar al alemán ich (el alemán pudo proporcionar
a Tolkien la inspiración necesaria para desarrollar toda esta parte de la
fonología Quenya). Así, en palabras como hete (lanza), rihta (sacudir), la
h se pronunciaba tal y como se ha descrito antes la hy. De nuevo Tolkien
imaginó que los Humanos (Mortales) de Westron (Oestron), tenían cierta
tendencia a sustituir el sonido original por el sonido de la sh inglesa, y decir:
“eshtë”, “rishta”.

• La l Quenya “representa más o menos el sonido inglés de la l inicial en “let””


(apéndice E de LotR). ¿Por qué especificó Tolkien que la l Quenya corresponde
al sonido de la l inicial inglesa (con independencia de la posición que esta ocupe
en la palabra Quenya)? Tolkien era perfectamente consciente de que la l en el
inglés británico se pronuncia de forma diferente según la posición que ocupe. Una
inicial l, como en let, tiene un sonido claramente “de l” y, este es el tipo de l que se
usa en Quenya en todas las posiciones (lo que es también el caso de otros idiomas
como el alemán). Pero cuando la l no es inicial, el inglés en la mayoría de los casos
emplea lo que podríamos llamar una “l oscura”, que se diferencia de la “clara” en
que la primera se pronuncia arqueando hacia arriba la parte trasera de la lengua:
contrastemos los dos sonidos de la l, en dos palabras como let (l clara) u fill (l
oscura). Comparada con la clara, la oscura suena en un tono más bajo, y este es
precisamente el sonido que debemos evitar en Quenya. Este puede ser uno de
los problemas de los americanos, ya que sus l tienden a ser más oscuras en todas
las posiciones, incluso las que son iniciales (al menos así es como se perciben
con unas orejas europeas). Los perfeccionistas también observarán otro detalle:
en Cartas:425, Tolkien mencionó la l Quenya “entre dientes”, sonido que se
consigue tocando con la punta de la lengua los dientes superiores. En inglés se
usa habitualmente una l “alveolar”, que es un sonido producido con la punta de la
lengua colocada algo más atrás, por la parte anterior de los dientes pero sin
tocarlos. Esto también produce un sonido más oscuro. Cuando pronunciemos una
l Quenya, deberemos asegurarnos de que la lengua toque los dientes.

• La n Quenya es como la inglesa. Por regla general, este sonido ha sido siempre
el de una n normal, pero en algunos casos representa a la vieja ng como la del
inglés king, ding (debo advertir que con la g no hay diferencia entre lo que se lee
y lo que se escribe). A diferencia del inglés, en Quenya si puede haber una g al
principio de una palabra. Como ya se ha dicho a la hora de describir las reglas
ortográficas, Tolkien usó a veces la letra ñ para representar a la vieja ng, por
ejemplo: ñoldor. Añadió en una ocasión una nota al pie a la palabra Noldor
(deletreada así), informando al lector de que la inicial n se pronunciaba ng como
en ding (Cartas:176). Esta es, sin embargo, la pronunciación arcaica; la gente que
habla el Quenya diario de Frodo dice simplemente Noldor: el apéndice E de LotR
indica claramente que en la Tercera Edad, la inicial ñ debía pronunciarse como
una n normal, e incluso la ñ Elfica se ha traducido como n. Aquí hemos adoptado
el mismo sistema, por lo que la n en todos los casos representará a la n inglesa
normal, independientemente de su historial fonológico en Quenya. Digo “en todos
los casos” porque delante de la c(=k), g, qu, la n aún se pronuncia ñ. Esto no
supone un gran problema, pues es la forma habitual de pronunciación del inglés y
bastantes más idiomas. En una palabra como anca (mandíbula), el grupo nc pasa
a pronunciarse nk como en inglés tank, y en una palabra como anga (hierro) la ng
debe sonar como la ng inglesa de finger 19 . Tengamos en cuenta que cuando
aparece en el centro de las palabras, la ng Quenya debe pronunciarse con la g
muy audible (esto sirve también para el grupo ngw como en tengwa “letra”).
Hemos descrito no solo la ñ sino también la ng inglesa de king, ya que ambas son
la misma g (pero, cuidado: la ng Quenya no debe pronunciarse con sonido nj como
en ángel, sino como en soga. El sonido de una g blanda como la del inglés gin20,
no existe en Quenya.

• La r Quenya “representa una r vibrante en todas las posiciones”; el sonido no


decae ante una consonante (como ocurre en el inglés británico con part)(apéndice
E de LotR). La r inglesa es mucho más débil que la Quenya. Esta debilidad viene
dada por la tendencia a desaparecer de la pronunciación ante otra consonante y
al final de las palabras (excepto cuando la siguiente palabra empieza en vocal y,
por analogía, algunos angloparlantes introducen el sonido r cuando una palabra
debería terminar en vocal y va ante otra que empieza también en vocal. Esto sería
como si vanilla ice21 se convirtiera en vanillar ice o, si te gustara mucho, en vanilla
rice!22 Por supuesto, esto no ocurre en el Quenya). La r Quenya debe ser vibrante,
como la española, la italiana, la rusa, etc., o incluso como la del inglés de Escocia.
Ciertas sutilezas de la gramática Tengwar, sugieren que la r Quenya podría quedar
algo más debilitada cuando va inmediatamente delante de consonantes (como
oposición a las vocales), y al final de las palabras. No obstante deberá tener una

19
finger = finguer
20
gin = yin
21 vanilla ice = vanila ais
22
vanilla rice = vanila rais
vibración notoria, lo suficiente como para que se produzca un sonido
completamente distinto en cada una de estas posiciones: parma (libro), erdë
(semilla), tasar (sauce), Eldar (Elfos). La vocal ante la r, no debe alargarse o ser
afectada de manera alguna. En la película de Jackson, los actores que interpretan
a Gandalf y Saruman pronuncian Mordor correctamente, con erres vibrantes y
vocales cortas (sin embargo, el Frodo de Elijah Wood, dice invariablemente Módó
con unas erres completamente "planas", sin sonido). En la película, Mordor es el
nombre Sindarin de Tierra Negra pero, por su forma y pronunciación, la palabra
podría pasar perfectamente por "mordor", el vocablo Quenya que significa
"sombras" o "manchas" (el plural de "mordo").

La r "uvular" 23 , que es común en idiomas como el francés y el alemán, debe


evitarse en Quenya por lo que nos dice el apéndice E de LotR: "un sonido que los
Elfos encontraban desagradable..." (¡esto sugiere quizá que era así como los
Orcos pronunciaban la r!).

• La consonante s es siempre sorda, "...como en inglés lo son: "so", "geese"..."


(apéndice E de LotR). La s en inglés suele sonar como z, aunque se escriba s.
Por ejemplo, aunque la s de house es sorda, en su plural houses tiene sonido (por
esta razón Tolkien afirmó que a él le hubiera gustado más el término houzes; ver
PM:24). Cuando pronunciemos Quenya, deberemos tener cuidado de no hacer la
s sonora, convirtiéndola en z: asar (fiesta), olos (sueño), nausë (imaginación). El
Quenya del Exilio en la Tercera Edad no tiene ningún sonido z (Tolkien imaginó
que habría tenido quizá una z en el primer período, pero con el tiempo se convirtió
en r, fundiéndose con la r original. Por ejemplo, en UT:396, se indica que el plural
de olos (sueño) era en un principio olozi, pero después se convirtió en olori).
Donde figura entre vocales, la s representa a la vieja ф (más o menos th como en
thin); las palabras asar y nausë mencionadas antes, representan a las antiguas
aфar y nauфë que se encontraban en la ortografía Tengwar.

23
r “uvular” = “egue”
• Sobre la v y la w: asumiremos que se pronuncian como en vine y wine 24
respectivamente (pero la inicial nw no es estrictamente n+w, sino simplemente lo
que se llama una n "labializada"; ver más adelante). Hay, sin embargo, algún punto
que no está muy claro en este tema: el apéndice E de LotR parece indicar que en
el Quenya de la Tercera Edad, la inicial w debía pronunciarse como v: se dice que
el nombre de la letra tengwa vilya, fue en un principio wilya. Por otra parte, Tolkien
indicó que la palabra véra (personal, privado, propio), fue wéra en el llamado Viejo
Quenya (PM:340). En las Etym, la evidencia es algo diferente. A veces Tolkien
emplea las raíces primitivas de la w para producir palabras con v-, como cuando
la raíz WAN produce la palabra Quenya vanya- (ir, partir, desaparecer). Otras
veces enumera listas de formas dobles, como cuando la raíz WÂ (o WAWA,
WAIWA) produce las Quenya vaiwa y waiwa, significando las dos "viento". Bajo
la raíz WAY, Tolkien dio una palabra "envolvente" como w-vaia, indicando
evidentemente una forma doble: waia y vaia (todos los otros ejemplos se
encuentran en LR:397). En LR:398 hay varias formas dobles, pero en el caso del
verbo vilin (yo vuelo) que procede de la raíz WIL, Tolkien lo cambió curiosamente
a wilin. ¿Decidió de repente tomar la ortografía del Viejo Quenya para no tener
que elegir entre una y otra?

El peso de la evidencia parece indicar que al principio de las palabras la w- acaba


pronunciándose como una v- normal, como ocurría en la Tercera Edad; cuando
Tolkien ofrece formas dobles en w- y v-, debemos pensar que la primera es la
forma arcaica. No obstante, aún no tengo claro este punto, aunque donde Tolkien
use una forma v- en vez de la w- (sola o como alternativa a la w-), yo usaré también
la forma v- en este curso (¡esto concierne también a vilin!) A pesar de todo, es
posible que de acuerdo con la pronunciación de todas las iniciales en w- en la
Tercera Edad, estas debieran sonar como v-; la distinción original entre la inicial
v- y la w- se ha perdido en el idioma hablado. No está claro si Tolkien considera
que esta distinción se sostiene consistentemente en la gramática tengwar o no
(como cuando se describe la distinción entre ф y s, aunqueacaben las dos

24
vine = vain, wine = guain
pronunciándose s). Así la letra llamada wilya=vilya, aún se usa como v
representando a la w, mientras que otra letra vala, se usaba simplemente como v.
En el caso de los grupos lw y lv, la distinción podría definirse alterando la
pronunciación de la última: "para lv y no para lw, muchos Elfos usaban lb"
(apéndice E de LotR). Así que una palabra como elvëa (estrellado, radiante),
podría pronunciarse elbëa, y también podría escribirse en tengwar. Aunque
frecuente, esta no parece ser una pronunciación demasiado habitual, y la
ortografía empleada por Tolkien apunta hacia la forma lv. Por ejemplo, celvar (o
kelvar "animales"), en vez de celbar en el habla de Yavanna y Manwë en el Silm,
capítulo 2. En PM:340, Tolkien dá una palabra Quenya que significa "rama", y es
olba en vez de olva (a pesar de todo).

• La letra y solo se usa como consonante, como la del inglés yes: Tolkien simplificó
este tema y lo definió como "una de las mayores aportaciones del latín a las reglas
gramaticales del Quenya" (Cartas:176). La "vocal" y, como la alemana ü o la
francesa u de lune, no existe en Quenya (aunque sí en Sindarin).

El tema de la aspiración

Hay cierta incertidumbre a la hora de considerar la pronunciación exacta de los registros


de la c sorda (=k), t, p: en inglés como en otros idiomas, cuando estos sonidos aparecen ante
una vocal, al principio de la palabra, son aspirados. Esto es: una h- soltando el aire y luego
introduciéndolo. En esta situación se encuentra un manojo de combinaciones: k+h, t+h, p+h
(como en backhand, outhouse, scrap-heap). El que está hablando no es consciente de todo
esto, no percibe realmente los distintos sonidos de la h: solo al principio de la palabra es cuando
esperamos oir k, t, p. Pero en algunos idiomas como el francés, el ruso y (quizá el más
importante) el finés, no existen demasiadas h siguiendo a estas consonantes citadas cuando
se encuentran en determinadas posiciones.

¿Deberían las t, p, c, del Quenya ser aspiradas como en inglés, o deberían pronunciarse
como en francés o en finés? Esta cuestión no la aborda directamente Tolkien en ninguno de
sus trabajos publicados. Podemos decir que las t, p, c, Quenya son descendientes directas de
las consonantes del Élfico Primitivo, las cuales no eran aspiradas, ya que en la antigua lengua
ya existían otros sonidos aspirados como th, ph, kh, que se convirtieron más tarde en las s, f y
h Quenya (por ejemplo: dos palabras primitivas completamente distintas como thaurâ
(detestable) y taurâ (dominante, magistral), donde la th de la primera debe sonar (en boca de
un angloparlante) de la peor manera imaginable! Sin embargo, la t de la segunda debe
pronunciarse al estilo francés, sin aspiración). Así, las Quenya t, p, c que no son aspiradas,
¿han sido así desde las lenguas primitivas?

Desde que los sonidos aspirados primitivos se cambiaron, añadiendo aspiración a t, p, c,


ya no hay lugar a la confusión. Podría tener su importancia dado que, en los sistemas de
escritura ideados para el Fëanor había originariamente letras diferentes para los sonidos
aspirados: “El sistema Feanoriano original, también poseía notas con la extensión de las raíces,
por encima y por debajo de los renglones escritos. Estas representaban a las consonantes
aspiradas (por ejemplo: t+h, p+h, k+h)” (Apéndice E de LotR). Sin embargo, estas no son las
letras t, p, c Quenya. Considerando todo esto, creo que las t, p, c, en Quenya deben
pronunciarse sin aspiración.

Para los que acostumbran a deslizar el aire para producir una h después de estas
consonantes, puede ser difícil su pronunciación hasta que sean realmente conscientes de toda
su entidad. Un maestro de fonología me dijo en cierta ocasión, que una manera de conseguir
una buena aspiración era practicar la pronunciación de t, p, c/k, con una vela encendida delante
de la boca; el objetivo es conseguir los sonidos de estas consonantes sin que oscile la llama
(ya que el aire que debería salir y no sale, es el que provoca el efecto de la aspiración).

Las contrapuestas “sonoras” a t, p, c/k, son d, b, g(fuerte) respectivamente, y no son


aspiradas en inglés. Por esta razón, los que están acostumbrados a los sonidos sordos
pronunciados en sus variaciones aspiradas (erróneamente), perciben sonidos sordos sin
aspirar, como sonidos complementarios. Pronunciadas sin aspirar, las palabras Quenya como
tarya (rígido), parma (libro) o calma (lámpara), pueden sonar como darya, barma, galma a los
oídos de los angloparlantes (los franceses, rusos o fineses no tendrán confusión). Cuando se
pronuncian algunas de estas palabras, no se deben hacer vibrar las cuerdas vocales para
producir los sonidos d, b, g. Aunque no deberíamos perder demasiado tiempo en intentar
añadirles aspiración; como ya he dicho, la pronunciación correcta de las t, p, c Quenya, no se
encuentra publicada en ningún sitio. Si realmente no es correcto el añadir la aspiración a estas
consonantes, por lo menos nos equivocaremos menos que Tolkien cuando leyó Namárië.

Consonantes palatalizadas y labializadas

En Quenya encontramos palabras como nyarma (cuento), tyalië (jugar) o nwalca (cruel).
Del deletreo de ellas, parece desprenderse que algunas palabras empiezan con grupos de
consonantes: n+y, t+y, n+w. Sin embargo, esto no estaría de acuerdo con lo establecido en el
Informe Lowdham, que dice: “El Adunáico como el Avalonio (Quenya), no permiten más de una
consonante básica al principio de cualquier palabra” (SD:417-418). Entonces, ¿cómo se explica
esto?

La solución parece estar en que las “combinaciones” como la ny de nyarma, se


consideran como una sola consonante: ny no sería un grupo formado por n+y, sino un mismo y
único sonido oportunamente representado por la letra ñ de la ortografía española (como en
señor). Por supuesto, el sonido real se parecerá mucho más a senyor, aunque la ñ sea en
realidad una sola consonante. Esta supuesta ñ no es más que una versión “palatalizada” de la
n, una n que se “tiñe”, se matiza hacia la y. El inglés usa una consonante palatalizada diferente,
representada por el dígrafo sh (lo que no es, ni mucho menos, un conjunto s+h); esto se puede
describir como “una s palatalizada”. Con el fin de comparar al detalle la pronunciación de s y sh
, podemos percibir el mecanismo de palatalización en nuestra propia boca: una consonante se
palataliza cuando se arquea la parte de atrás de la lengua hacia el “tejado” de la boca (el
paladar, de ahí el término “palatalizada”). La relación entre la s y la sh es similar a la que existe
entre la n y la ny Quenya (ñ española).

Además de la ny en Quenya son también palatalizadas las consonantes ty, ly, ry (por
ejemplo: en tyalië (jugar), alya (río), verya (hervir)); estas son palatalizadas contrarias a las
normales t, l, r. Con referencia a ty, Tolkien escribió que se podía pronunciar como la t del inglés
tune (ver, por ejemplo: SD:418-419); (debemos advertir que, cuando dice esto, está pensando
en dialectos donde existen vocablos como tyoon; este no es el caso del inglés americano).

En Gondor, algunos Mortales Quenyaparlantes pronunciaban supuestamente la ty como


ch, como la del inglés church, lo que no se acercaba ni de lejos a lo que debería ser la
pronunciación Elfica correcta. Así que para la consonante ly, sería similar el uso de lh como en
el portugués olho (ojo). En el apéndice E de LotR, Tolkien hizo notar que la l debería tener
también “cierto grado de palatalización, entre la e, i y una consonante, o como terminación
después de e, i”. La frase “cierto grado”, parece sugerir que la l no debe tener un “soplo
completo” de palatalización en las posiciones descritas (como en el sonido ly), sino que en
palabras como Eldar, Elfos o amil (madre), la l debería tener un ligero tinte de palatalización.

Además de las consonantes palatalizadas, tenemos las labializadas: nw, gw, qu(=cw).
No son realmente grupos n+w, g+w, c+w. Por el contrario, representan a n, g, c(k), pronunciadas
con labios de “pucheros”, como para pronunciar la w: con los labios de “pucheros”, la
consonante se “labializa” (esta palabra viene del término latín que se usa para definir “labios”).
La qu Quenya, puede pronunciarse como la inglesa de queen, pero lo ideal sería pronunciarla
como k y w unidas en un sonido único (es verdad que existe cierta fuente antigua en la que
Tolkien afirma que, aunque qu era en su origen solo una k “acompañada por labios
redondeados”, “ahora suena prácticamente como la qu inglesa”: una k “redondeada” y seguida
por un sonido w independiente”: Ver Parma Eldalamberon, número 13, página 63. No obstante,
creo que esta idea puede descartarse por medio de la información suministrada por fuentes
más modernas, indicando que en el Quenya no existen grupos de consonantes en los inicios
de las palabras: SD:417-418). Nw y gw representan versiones unidas de n/w, g/w. Debemos
concluir que nw es una sola consonante labializada y solo al principio de la palabra, donde
representa a la antigua ngw (por ejemplo: Tolkien podría también haber deletreado ñw usando
la ñ en vez de la ng). En el centro de las palabras, por ejemplo: en vanwa (ido, perdido), la nw
es realmente un grupo n+w, y así está descrito en la ortografía Tengwar, pero las consonantes
labializadas qu y gw también se hallan en el centro de las palabras. De hecho, gw tan solo se
encuentra en esa posición, y siempre en la combinación ngw (no ñw, sino ñgw, incluso usando
ñ como hizo Tolkien): lingwë (pez), nangwa (mandíbula), sungwa (vaso).
El tema de la longitud

Puede parecer que cuando se encuentran entre vocales, las consonantes palatalizadas
y labializadas cuentan como largas o dobles (como si los dígrafos representaran grupos de
consonantes después de todo). Contra el uso de la ñ con el valor español, está el de la n
palatalizada (y no como Tolkien hacía con frecuencia: el de la ng como en king), nos podemos
plantear si una palabra como atarinya (mi padre)(LR:61), se representa como atariña. Si es
así, el grupo ny en el centro de las palabras denotaría una n “muy” palatalizada. Entonces, la
misma palabra “Quenya”, se pronunciaría Queña en vez de Quen-ya. Otra posibilidad sería
Queñya, con la n palatalizada correctamente, aunque aún habría un sonido relativamente
distinto al de la y que le sigue y no sería el mismo sonido que el de la ny al principio de la
palabra). Al leer una versión de Namárië, Tolkien pronunció (al menos una vez) la palabra inyar
con el sonido iññar (aunque la segunda vez dijo simplemente inyar, con n+y). En cualquier
caso, los grupos ny, ly, ry, ty, qu(=cu), deben contar (para la aplicación del acento) como dos
consonantes largas o un grupo de consonantes (ver más adelante), aunque también está claro
que, a veces, deben analizarse por separado, como consonantes unitarias.

Acentuación / Énfasis

Dondequiera que exista un idioma con palabras polisílabas, sus parlantes enunciaran
algunas de estas sílabas con más fuerza que las otras. Decimos en este caso, que esas sílabas
son enfatizadas o acentuadas. En algunos idiomas, no se enfatizan unas más que otras, por
ejemplo: el japonés pone la misma intensidad aproximada en todas las sílabas, resultando para
los extranjeros un idioma poco atractivo, al que se refieren como a “una máquina de disparar
palabras”. Pero en los idiomas occidentales, lo normal es una gran variedad de énfasis: algunas
sílabas se enfatizan, y otras, naturalmente no...

Las reglas que definen cuales se enfatizan y cuales no, varían considerablemente.
Algunos idiomas usan un sistema muy simple: en francés, las palabras que no llevan énfasis se
acentúan siempre en la última sílaba. Para los nativos, París no es PARís como sería por
ejemplo en inglés, sino parIS (la s en francés y en esa posición no se pronuncia, pero esto no
influye para nada en el acento). El sistema finés es también muy simple, enfatizando todas las
palabras en la primera sílaba: los ingleses dirían “naturalmente” HelSINKI, pero los residentes
de la ciudad insistirían en llamarla HELsinki.

Dado que el finés fue una fuente importante en la inspiración de Tolkien, se podía pensar
que se limitó a copiar ese simple sistema de acentuar todas las palabras en la primera sílaba
para aplicarlo al Quenya. En la historia ficticia o “interna” del idioma, imaginó un período antiguo
en el que las palabras se acentuaban así (el llamado “período de retractación”, WJ:366). No
obstante, este sistema fue reemplazado por uno nuevo, antes ya de que los Noldor partieran
hacia el Exilio, por lo que el Quenya como idioma en la tradición de la Tierra Media, empleó
diferentes diseños de acentuación que se describen con detalle en el apéndice E de LotR. Este
es el sistema que usaremos (¡parece que Tolkien lo copiara del latín!)

Las palabras de una sola sílaba como nat (cosa), no plantean ningún problema como es
obvio; esta única sílaba es también la única candidata a recibir el acento. Las palabras
polisílabas más simples, las de dos sílabas, tampoco crean ningún problema: en el apéndice E
de LotR, Tolkien observó que “en palabras de dos sílabas (el acento) recae, prácticamente en
todos los casos, en la primera sílaba”. Como implica esta frase, puede haber algunas
excepciones; la única conocida es la de la palabra avá (¡no lo hagas!), que se acentúa en la
sílaba final: aVÁ (aunque esta única palabra también aparece con la forma alternativa áva,
acentuada en la primera sílaba cumpliendo con la regla general: Áva). El nombre del Reino
Bendito, Aman, lo he escuchado pronunciar varias veces con el acento en la segunda sílaba
en vez de en la primera, aunque la pronunciación correcta sería Aman si nos fiamos de las
reglas dadas por Tolkien (¡AmAN podría ser la capital de Jordania!)

Las palabras largas con tres o más sílabas son ligeramente más complicadas para
acentuar. Muchas de ellas se acentuan en la segunda o en la última sílaba. Sin embargo, en
algunos casos el espacio entre la segunda sílaba y la última, no está cualificado para llevar un
acento: esta sílaba no se acentúa si es corta. ¿Cómo se reconoce una sílaba corta?: si no
contiene una vocal larga (acentuada), es sin duda, un buen principio. Una vocal así, es
necesariamente corta. Si la vocal va seguida por una sola consonante o por ninguna en
absoluto, esa sílaba tiene alguna posibilidad de llevar un acento. Lo único que ya podría
confundirla con una sílaba larga, sería que, en vez de una vocal corta, fuera uno de los
diptongos: ai, au, eu, oi, ui, iu. Dos vocales combinadas en un diptongo tienen el mismo valor
en cuanto a longitud que una sola vocal larga (marcada con un acento). Pero si no hay diptongo,
si no hay vocal larga y no hay vocal corta seguida por más de una consonante, la sílaba en
cuestión será irremediablemente corta. Si todo esto se concentra de la segunda a la última
sílaba en una palabra de tres o más sílabas, la penúltima de esas sílabas tiene todos los
números para llevar el acento. En algunos casos, el acento se traslada una posición hacia
delante, cayendo en la tercera sílaba desde el final (no importa lo que esta sílaba parezca).
Tolkien hizo notar que las palabras con varias formas “son las favoritas de los idiomas Eldarin,
principalmente del Quenya”. Ejemplos:

• Una palabra como westalë (boda) se acentua VESTalë. De la segunda a la última sílaba
no pueden recibir el acento porque su vocal (la a) es corta y va seguida por solo una
consonante (la l); así que el acento se traslada una posición hacia delante, a la tercera
sílaba desde el final. Las formas plurales como Teleri (el mar de los Elfos) e Istari (los
Magos), a veces se pronuncian mal: TelERI, IsTARI; aplicando las reglas de Tolkien,
hemos de concluir que se deben pronunciar: TELeri, ISTari. La penúltima y corta sílaba
en estas palabras, no se puede acentuar.

• A una palabra como Eressëa (el nombre de una isla cercana al Reino Bendito) han
intentado colocarle el acento en la segunda sílaba desde el final (¡siguiendo el diseño de
acentuación aplicado a Eritrea!) Pero, la segunda sílaba desde el final en Er-ess-e-a, es
justamente la ë corta, no seguida por un grupo de consonantes (ni siquiera por una), esta
sílaba no se puede acentuar y el acento deberá trasladarse a la sílaba anterior: ErESSëa.
Otras palabras con el mismo diseño (sin consonante que siga a la vocal corta en la
segunda sílaba desde el final): Eldalië (el pueblo de los Elfos) (ElDAlië, aunque la palabra
Elda (Elfo) va, por supuesto, acentuada Elda), Tilion “El Cornudo”, nombre de Maía,
TILion, laureä (dorado): LAURëa, Yavannië (Septiembre): YaVANNië, Silmarillion (La
Historia de los Simarils): SilmaRILLion.
Pero, aunque algunas palabras eran sus “favoritas”, no faltan ciertamente palabras que
puedan recibir el acento en la segunda sílaba desde el final. Ejemplos:

1. El título Varda Elentári (Estrella Reina), se pronuncia ElenTÁRI, ya que la vocal á


en la segunda sílaba desde el final, es larga (si hubiera sido una a corta, no hubiera
ido acentuada de no hallarse seguida por más de una consonante, y la tercera
sílaba desde el final lo hubiera llevado en su lugar: ELENtari, pero esta palabra no
existe). Los nombres Númenórë, Valinórë, se acentuan asimismo en la ó larga
(la segunda sílaba desde el final, mientras que en las formas cortas Númenor,
Valinor, el acento recae en la tercera sílaba desde el final: NÚMenor, VALinor.

2. Las palabras como hastaina (estropeado), o Valarauco (poder demoníaco) (en


Sindarin: balrog, se acentuan: hasTAINa, ValaRAUCo, ya que los diptongos ai y
au cuentan como vocales largas a la hora de acentuar.

3. Los nombres como Elendil e Isildur, se acentuan: ELENDil e IsILDur, ya que la


vocal de la segunda sílaba desde el final, aunque es corta, va seguida por más de
una consonante (los grupos nd y ld respectivamente). Una consonante doble
tendría el mismo efecto que un grupo de consonantes diferentes; por
ejemplo:Elenna(Estrella Protectora, un nombre de Númenor), se pronuncia :
ELENNa (contrastar con el adjetivo elena (estelar, de las estrellas): este se puede
acentuar Elena, ya que la segunda sílaba desde el final en, es corta y por lo tanto
incapaz de llevar acento, al contrario de lo que sucede con la sílaba larga enn de
Elenna).

AVISO: Una letra x representa a dos consonantes ks. Por consiguiente, una palabra como
Helcaraxë (el nombre de un sitio), se acentúa HelcarAXë (no HelCARaxë como si hubiera solo
una consonante siguiendo a la a en la segunda sílaba desde el final). Ver la forma alternativa
Helkarakse en Etym, entrada KARAK.
Como citábamos más atrás, algunas combinaciones pueden aparentemente tomarse
como consonantes únicas: qu (por cw/kw), representa a la labializada k, no a k+w. De la misma
manera, ny, ty, ly, ry, representarían a las palatalizadas n, t, l, r (la primera = ñ española). Pero
en el centro de las palabras, a la hora de colocar los acentos, parece que qu, ly, ny, ty, etc.,
cuentan como grupos de consonantes (dobles consonantes o grupos – no podemos precisar lo
que pensaba Tolkien). En WJ:407, Tolkien indica que el nombre compuesto ciryaquen
(marinero)(compuesto de cirya (barco) y de quen (persona)), se acentuaba cirYAquen. Si
qu(=cw/kw), fuera tomada en ese caso como una consonante simple, una k labializada, no
habría un grupo de consonantes siguiendo a la a y no podría llevar acento: entonces la palabra
debería pronunciarse CIRyaquen. Debemos suponer que aquí, la qu cuenta como un conjunto
k+w, o bien representa a una larga o doble k labializada (o una kw labializada, seguida por w).
La última línea, es: “se pronuncia cirYAquen”, y esto implica que todo lo demás son simplemente
vaguedades académicas. Algunas otras palabras incluyen esta combinación en cuestión:
Elenya (el primer día de la semana de seis días del Eldarin, acentuado: ELENya), Calacirya o
Calacilya (un sitio en el Reino Bendito, acentuado: CalaCIrya, CalaCILya).

Algunas Palabras De Consideración Acerca De La Forma De Usar Los Acentos

Advertimos de que la marca de acento que puede aparecer sobre las vocales (á, é, í, ó,
ú), tan solo indica que la vocal en cuestión es larga. Mientras este símbolo suele indicar por
regla general a la sílaba acentuada, no es así en el caso de la ortografía de Tolkien para el
Quenya (¡alguien podría pensar que, basándonos en eso, Pokémon tampoco podría acentuarse
en la é, por eso Tolkien no profundizó demasiado en este tema!) Una vocal larga normalmente
recibirá el acento, como en el ejemplo de Elentári ya citado, aunque puede no ser así
necesariamente: si la vocal larga no aparece en la segunda sílaba desde el final, su longitud (¡y
por consiguiente el acento que la distinguiría!), sería irrelevante para la colocación del acento.
En una palabra como Úlairi, que es el nombre Quenya para definir a los Espectros del Anillo o
Nazgûl, el acento recae en el diptongo ai y no en la ú. El deletreo palantír está mal empleado,
pues esa palabra debería llevar el acento en tír. Este es el comentario de Ian McKellen, que
interpreta a Gandalf en la película de Peter Jackson, lo que describió cuando la película se
rodaba:
“...he aprendido una nueva pronunciación. He estado todo el tiempo diciendo
“palanTÍR” en vez de acentuar como en el viejo inglés en la primera sílaba.
Con esa palabra estuve a punto de cometer un error, lo que evitó Andrew Jack
el tutor del Dialecto; él me enseñó un acento que se usa en Norfolk para
Restauración, y para supervisar los acentos de LotR, los idiomas y todo lo
referente a las vocales: Palantír, siendo estrictos con su origen élfico, debería
seguir las reglas de Tolkien que dicen que una sílaba ante una consonante
doble debe acentuarse: paLANTír sería el sonido más cercano a la
“iluminación”...”

Andrew Jack estaba en lo cierto. Palantír no debe acentuarse en la sílaba final;


virtualmente ninguna palabra polisílaba Quenya se acentua de esa manera (¡como dije antes,
avá (¡no lo hagas!), es la única excepción). En su lugar será la a en la segunda sílaba desde el
final la que lleve el acento, pues va seguida por el grupo de consonantes nt (este grupo no
debería tomarse como consonante doble como hace McKellen; yo me reservo ese término para
los grupos de dos consonantes idénticas, como tt o nn –por lo que respecta a la colocación de
los acentos, la doble consonante y los grupos de consonantes diferentes, tienen el mismo
efecto). Así que, adoptaremos palANTír (en la forma plural, sin embargo, donde de repente
aparece la í larga en la segunda sílaba desde el final, será esta la que recibirá el acento:
palanTÍRi).

En el caso de las palabras largas terminadas en dos sílabas cortas, la última de estas
sílabas puede llevar un acento secundario y más débil. En una palabra, como hísimë (neblina),
el acento principal irá en hís, pero la sílaba final –më está también acentuada, aunque no
completamente. Este acento secundario es mucho más débil que el principal (sin embargo,
Tolkien indicó que, en poesía, el acento secundario podía usarse métricamente: RGEO:69).
Velocidad

Finalmente, una pequeña nota acerca de algo que conocemos poco: ¿Se debe conversar
rápido al hablar en Quenya? Las pocas grabaciones de Tolkien no son reveladoras en este
sentido; él, inevitablemente hablaba muy pausadamente en Quenya, pero recordando a Míriel,
la madre de Fëanor...: “ella hablaba rápidamente y se vanagloriaba de su destreza” (PM:333).

Hablar Quenya rápido es, por supuesto, tener un buen Quenya. Cuando Tolkien escribió
también que: “los Elfos hacían un uso considerable de...gestos concomitantes” (WJ:416), nos
hace recordar lo mucho que le gustaba el italiano (ver Cartas:223).

Las vocales Quenya son: a, e, i, o, u; las vocales largas van marcadas con un acento: á,
é, í, ó, ú. Las vocales deben ser puras, pronunciadas con sus valores italianos; la á y la é largas,
son notablemente más cerradas que la a y la e cortas. Algunas vocales llevan diéresis (ä, ë,
etc.), pero esto no afecta a su pronunciación, tan solo es una aclaración para los habituales de
la ortografía inglesa. Los diptongos son: ai, au, eu, oi, ui, iu. La consonante c se pronuncia
siempre como k; la l se pronuncia como en clear, con l dental; la r debe ser vibrante; la s es
siempre sorda; la y solo se usa como consonante (como en you). Idealmente, las consonantes
t, p, c, deben pronunciarse sin aspiración. Las consonantes palatalizadas se representan con
dígrafos acabados en –y (ty, ny, etc.); las consonantes labializadas se escriben con dígrafos
terminados en –w (por ejemplo: nw, pero cw debe deletrearse como qu). La h se pronuncia (x)
como en alemán ach-Laut ante la t, a menos que esta combinación ht vaya precedida por una
de las dos vocales e o i, en cuyo caso, la h sonará como en alemán ich-Laut. De otra manera,
la h se pronunciará como la inglesa; los dígrafos hy, hw, representan a las voces ich-Laut y a la
w sorda (como la angloamericana wh) respectivamente. Las combinaciones hl, hr, se
representan con las l, r sordas, pero en la Tercera Edad estos sonidos se pronunciaban como
las l, r normales.

En las palabras polisílabas, el acento se pone en la segunda sílaba desde el final cuando
esta es larga (incluyendo también una vocal larga, un diptongo o una vocal seguida por un grupo
de consonantes o una consonante doble). Si la segunda sílaba desde el final es corta, el acento
se traslada a la tercera sílaba desde el final (a menos que la palabra tenga solo dos sílabas, en
cuyo caso la primera sílaba será la que lleve el acento, independientemente de que sea corta o
larga).

Ejercicios

La mayoría de las sutiles críticas que me hacen en cuanto a la pronunciación, no pueden,


desafortunadamente, rebatirse con ejercicios; no estamos en un aula donde yo pueda valorar
vuestra pronunciación. Pero si nos esforzamos en controlar la acentuación de la h al menos,
será posible conseguir unos ejercicios cuando menos dignos:

1. Determinar qué tipo de vocal (única o diptongo) llevará el acento en las palabras
siguientes (no es necesario indicar donde empieza y acaba la sílaba):
a. Alcar (gloria)
b. Alcarë (variante más larga de la anterior)
c. Alcarinqua (glorioso)
d. Calima (brillo)
e. Oronti (montañas)
f. Únótimë (incontable, innumerable)
g. Envinyatar (renovador)
h. Ulundë (inundación, inundar)
i. Eäruilë (alga)
j. Ercassë (acebo)

Ejercicios Extra Sobre Los Acentos

Oyendo algunas líneas de Sindarin en la película, vemos que uno de los ejemplos más
prominentes de Quenya en La Comunidad del Anillo de Peter Jackson, es la escena en la que
Saruman (Christopher Lee) en lo más alto de Isengard, lee una invocación para provocar una
avalancha que detenga a la Comunidad. Pide a la montaña que intentan cruzar: “Nai yarvaxëa
rasselya taltuva notto-carinnar!” (“que tu sangriento cuerno caiga sobre las cabezas de mis
enemigos!”)(no está traducido en la película). El actor acentúa así las palabras: “nai yarVAXëa
RASSelya TALTuva notto-CARinnar”. ¿Están todas las palabras correctamente acentuadas, de
acuerdo con las líneas maestras dictadas por Tolkien? Si no es así, ¿cuáles están bien y cuáles
mal?

2. En las palabras Quenya en que aparece la h tal y como se ha especificado, se puede


pronunciar de varias maneras. Ignorando los dígrafos hw y hy, la h se puede pronunciar:

a. Como una “h aspirada” como en el inglés high


b. más o menos como la inglesa huge, human, o idealmente como la ch alemana de
ich Laut25
c. como la ch alemana de ach26 o la escocesa loch (fonéticamente x)
d. la h no se pronuncia en forma alguna, solo indica que la consonante siguiente era
sorda en el Quenya arcaica.

Selecciona las palabras siguientes, dentro de cada una de las cuatro categorías anteriores:

k. Ohtar (guerrero)
l. Hrávë (engordar)
m. Nahta (un mordisco)
n. Heru (señor)
o. Nehtë (punta de lanza)
p. Mahalma (trono)
q. Hellë (cielo)
r. Tihtala (parpadeante)
s. Hlócë (serpiente)
t. Hísië (neblina)

25
ich = ij
26
ach = ak
LECCIÓN DOS: El Nombre / La Forma Plural / El Articulo

Las palabras que definen cosas como oposición a las acciones, se llaman nombres. Las
cosas en cuestión pueden ser inanimadas (como una piedra), animadas (como una persona,
mujer, chico), naturales (como un árbol), artificiales (como un puente, una casa), concretas
(como (otra vez) una piedra) o completamente abstractas (como el odio). Los nombres de
personas como Pedro o María, también se consideran nombres.

A veces, un nombre puede definir no a un objeto o personas distintas, sino a una


sustancia completa (como el oro o el agua). Esto como es natural, incluye muchas cosas.

En la mayoría de los idiomas un nombre se puede declinar, es decir que puede aparecer
de varias formas que modifican su significado, o bien lo hace dentro de un específico contexto
gramatical. Por ejemplo, en inglés: si quisiéramos conectar dos nombres como María y casa,
de manera que quedara claro que María es la dueña de la casa, modificaríamos el nombre de
María añadiéndole la terminación –‘s, y convirtiéndolo en María’s que, al leerse conectado con
casa, daría la frase: Mary’s house (María’s casa = la casa de María). O bien comenzando con
un nombre como tree (árbol), si queremos dejar claro que estamos hablando de más de un árbol
modificaremos la palabra a su forma plural, añadiendo la terminación –s, y obteniendo trees
(árboles). En inglés, un nombre no puede tener muchas más formas y, tampoco en la mayoría
de los idiomas; está el singular: girl (chica), su plural: girls (chicas), la forma que se usa para
indicar que “al nombre le pertenece algo” (genitivo sajón): girl’s (de la chica), y la combinación
del plural y ese posesivo (genitivo sajón): girls’ (de las chicas), que por desgracia no se
diferencia mucho en su sonido al plural o al posesivo singular, aunque los angloparlantes
consiguen entenderse sin demasiados problemas (tenemos la seguridad de que los
equivalentes en Quenya son muy distintos en su forma!) Así que un nombre en inglés tan solo
puede manifestarse de cuatro maneras diferentes.

Un nombre Quenya, por el contrario, puede presentarse en cientos de formas diferentes.


Puede llevar finales no solo para dos diferentes tipos de plural, sino que además puede denotar
“un par” de cosas, así como también puede llevar finales para expresar significados de
emplazamientos colocados delante del nombre, que en inglés (y en otros idiomas, la mayoría),
se concretan con palabras cortas como: for (para, por), in/on (en, dentro, dentro de, encima de,
sobre), from (de, desde), to (a, para), of (de), with (con). Finalmente, diremos que un nombre
Quenya también puede llevar terminaciones que indiquen quien es el “propietario de ello”, por
ejemplo: -rya- (suyo, de ella), en la palabra máryat (las manos de ella), en Namárië (el final –t
de esta forma, es uno de los finales que definen un par de algo, en este caso un par natural de
manos).

Habiendo leído lo anterior, no debéis sucumbir a la idea de que el Quenya es un idioma


terriblemente difícil (imagínate: “cientos de formas diferentes de expresar lo que en inglés y en
la mayoría de los idiomas se hace solo con cuatro”!), o pensar que el Quenya es una especie
de “superidioma” (guau!: “cientos de formas diferentes de combinaciones, mientras que los
pobres nativos de otros idiomas tienen que conformarse con un penoso manojo de cuatro o
pocas más”!) Simplemente, se organiza la información de forma diferente, eso es todo –un
idioma “normal” prefiere una “sarta de palabras cortas”, mientras que el Quenya salta entre las
ideas para expresarlas dentro de un gran vocablo. Los cientos de formas diferentes quedan
reducidos a un número mucho más bajo y manejable con posibilidades de combinarse, así que
no hay razón para desesperarse. La explicación a lo que digo es sencilla: no necesitamos
aprender doscientos cincuenta símbolos numéricos diferentes para aprender a contar hasta
250; bastará con que aprendamos solo diez: del 0 al 9.

La mayoría de las terminaciones de los nombres no las veremos antes de que hayan
pasado algunas lecciones. Empezaremos con algo que será bastante familiar, que se puede
encontrar en la insignificante lista de los nombres en inglés (de sus funciones y posibilidades):
convertir un nombre en plural (desde una unidad a varias).

En Quenya hay dos formas plurales diferentes. Uno se forma añadiendo la terminación
–li al nombre. Tolkien le llamó partitivo plural (WJ:388), el otro es el plural general o normal (ver
Etym, entrada TELES). Por desgracia la función del partitivo plural (al diferir en su significado
del plural normal), aún no está perfectamente definida o comprendida. Tenemos algunos
ejemplos en nuestras escasas fuentes de material, pero no son de gran ayuda. Durante mucho
tiempo se especuló con la idea de que este plural implicaba que había “muchas” de las cosas
en cuestión; así que Eldali (formado a partir de Elda “Elfo”), significaría algo como “muchos
Elfos”. Puede que sea así, pero en varios ejemplos de los que tenemos, no parece haber
implicación de “muchos”. También se ha sugerido que Eldali pueda significar algo como
“algunos/varios Elfos”, algo como formando parte de un grupo más grande o numeroso, algo
considerado como parte de ese grupo más grande: el término “partitivo plural” podría apuntar
en esa dirección, sin embargo, dejaremos de lado la mayor parte del partitivo plural en este
curso. Aún no he comprendido bien su función, por lo que no me arriesgaré a fabricar unos
ejercicios que lo único que conseguirían sería fomentar las interpretaciones (quizá incorrectas),
o fomentar las dudas más contraproducentes (presento, eso sí, unas ideas acerca de la
terminación –li del plural en los apéndices de este curso).

Por ahora, nos conformaremos con el plural normal. Cualquier lector de las narraciones
de Tolkien, habrá encontrado cantidades de ejemplos de esta forma; son especialmente
numerosos en Silm. Los nombres que terminan en cualquiera de las cuatro vocales: -a, -o, -i, -
u, además de los nombres terminados en –ië, forman su plural con la adición de –r al final. Estos
son los nombres de varios grupos de gente que se citan en Silm:

Elda (Elfo), plural: Eldar


Vala (Dios –técnicamente: ángel), plural: Valar
Ainu (espíritu de la Primera Creación de Dios), plural: Ainur
Noldo (Noldo, miembro del Segundo Clan de los Eldar), plural: Noldor
Valië (Vala hembra/Diosa), plural: Valier

Hay más ejemplos de final –ië como tiër (caminos) en Namárië; comparar con el singular
tië (camino) (con arreglo a las especificaciones aquí empleadas, la diéresis de tië se pierde en
la formación del plural tier, porque los puntos solo indican que el final –ë no es mudo, pero en
tier, la e no es el final ya que se ha añadido otro y por eso se quitan los puntos). Los ejemplos
de plurales de nombres terminados en –i son raros, ya que los mismos nombres con este final,
también son raros, pero en MR:229 encontramos quendir como plural de quendi (mujer
Elfo/Elfa) (?) (y también quendur como plural de quendu (elfo); los nombres acabados en –u
tampoco abundan).

Esta palabra singular: quendi (elfa), no debe confundirse con el plural quendi que
muchos lectores de Tolkien recordarán del Silm, en la descripción que se hace en el capítulo 3,
acerca del despertar de los Elfos: “...se llamaron a sí mismos los Quendi, que significa aquellos
que hablan con voz, porque hasta entonces no habían encontrado a ningún ser vivo que hablara
o cantara...”. Quendi es la forma plural de Quendë (Elfo); los nombres terminados en –ë,
habitualmente forman su plural terminándolo en –i y como vemos, esta –i sustituye al final –ë
en vez de añadírsele. En WJ:361, Tolkien se refiere explícitamente a “los nombres con final –ë,
la mayoría de los cuales, formaban su plural terminándolo en –i.…”

Como todo esto implica, hay excepciones; existen algunos nombres acabados en –ë con
otra terminación plural: -r. Una excepción ya la hemos visto: donde la –ë es parte de –ië; también
tenemos plurales acabados en –ier, como tier (caminos). Así que deberemos evitar formas
plurales tan complicadas como **tii. Otras excepciones no se pueden explicar con facilidad. En
el apéndice E de LotR, tenemos tyeller (categorías) que, evidentemente, es el plural de tyellë.
¿Porqué tyeller en vez de **tyelli? En LR:47 se indica asimismo que el plural de mallë (senda),
es maller, ¿por qué no **malli? Puede que los nombres que acaban en -lë formen su plural en
-ler porque la terminación normal **-li podría confundirse con el partitivo plural que acaba en -li
y que ya hemos mencionado de pasada. Por desgracia tenemos pocos ejemplos que puedan
desmentir o confirmar este extremo (y es por eso, que no nos arriesgaremos a construir
ejercicios basados en meras suposiciones, aunque también podría seguir esa fórmula en mis
propias composiciones Quenya). La forma tyeller confundió a los primeros investigadores; con
muy pocos ejemplos, sacaron la errónea conclusión de que los nombres terminados en -ë,
llevaban generalmente sus plurales terminados en -er. El nombre de la antigua revista Parma
Eldalamberon (Libro de las Lenguas Élficas, aún hoy publicada esporádicamente), refleja
claramente este error: el título incorpora **lamber como supuesto plural de lambë (lengua,
idioma), aunque nosotros ahora sabemos que el plural correcto debe ser lambi. A pesar de que
este error se descubrió muy pronto, y fue reconocido por todos, el editor nunca se preocupó de
corregir el nombre de la revista y cambiarlo por el correcto, que hubiera sido: Parma
Eldalambion (de vez en cuando recibo algún E-mail preguntándome porque mi web se llama
Ardalambion en vez de Ardalamberon...) En algunos casos el mismo Tolkien parecía indeciso
acerca de la terminación plural que debía usar. En PM:332, la forma plural de Ingwë (Elfo del
Primer Clan, llamado también el Elfo-Rey de este Clan), se da como Ingwi como era previsible;
algunas páginas más adelante en PM:340, encontramos Ingwer (el contexto es el siguiente: se
dice que el Primer Clan, los Vanyar, se habían llamado a sí mismos Ingwer, entonces ¿esta es
una forma reflejo de un uso especial Vanyarin?) En el antiguo "Qenya" de Tolkien, abundaban
más los nombres terminados en -ë que formaban su plural terminando en -er. Por ejemplo, al
antiguo poema Narqelion, lleva lasser como el plural de lassë (hoja), pero en Namárië en LotR,
Tolkien usó la forma lassi para el plural.

Por lo que yo sé, las palabras de los ejercicios que hay al final de la lección, siguen al
dedillo la regla general y normal: los nombres que terminan en -ë (excepto si -ë forma parte de
-ië), llevan el plural acabado en -i.

Esto ya solo nos deja un grupo de nombres a considerar: los que acaban en consonante.
Estos nombres, como los que acaban en -ë, llevan el plural acabado en -i. Algunos ejemplos:
Eleni (estrellas), es la forma plural de Elen (estrella) que aparece en Namárië (y también en
WJ:362, donde se citan ambos, el singular y el plural). El Silmarillion tiene atani (hombres; no
"machos", sino "humanos", en comparación con los Elfos); esta forma viene de la palabra
singular atan. En concordancia con WJ:388, la palabra casar (enano), tiene como plural a
casari (enanos).

De estas dos terminaciones plurales ( la -r de Eldar (Elfos), y la -i de Atani (Hombres


Mortales), Tolkien imaginó que la última era la más vieja. La forma plural terminada en -i, viene
directamente del Élfico Primitivo -î; una palabra como Quendi, representa a la forma primitiva
Kwendî. El final plural en -r llegó más tarde: "Para mostrar algunos de los nuevos mecanismos,
diré que el uso de la r en palabras de forma determinada lo empezaron a realizar los Noldor..."
(PM:402). En los términos de muchos de los primarios, las dos formas de terminación plural se
hallaban presentes en la concepción que Tolkien tenía desde el principio; ya en sus primeros
trabajos en "Qenya", escritos durante la 1ª Guerra Mundial, encontramos formas como Qendi y
Eldar coexistiendo. Las terminaciones plurales hermanadas, son un hecho que, evidentemente
sobrevivió a través de todas las etapas del desarrollo del Quenya, desde 1915 hasta 1973.

Como un atento lector ya habrá deducido de todo lo leído hasta ahora, hay más de una
palabra para definir "Elfo". La palabra con la aplicación más amplia bajo el punto de vista de la
ficción creada por Tolkien era Quendë, plural Quendi. Esta forma se asocia con la forma
hablada (quet-), y últimamente Tolkien especuló con el hecho de que estas palabras eran
efectivamente derivadas de la base primitiva KWE-, teniendo sonido de vocal (ver WJ:391-392).
Cuando los Elfos despertaron en el lago de Cuíviénen, se autodenominaron Quendi (Kwendî
en Élfico Primitivo), ya que no habían conocido a ninguna criatura viva parlante. Eventualmente,
el dios Oromë los encontró bajo la luz de las estrellas y les dio un nombre nuevo, que en su
propio idioma era Eldâi, casi siempre traducido como "El Pueblo de la Estrella". En Quenya,
esta antigua palabra aparece más tarde como Eldar, singular Elda. En un principio el término
Eldar (Eldâi) se aplicó a la raza completa de los Elfos, pero más tarde, solo se usaba para
referirse a los Elfos que aceptaron la invitación del Valar a marchar y morar en el Reino Bendito
de Aman, embarcándose en el Gran Exilio hacia allí (el término Eldar también puede aplicarse
a aquellos que nunca hicieron el Camino hacia Aman, como los Sindar o Elfos Grises que se
quedaron en Beleriand). Aquellos que rechazaron la invitación se llamaron Avari (los
Rehusadores) y, de esta manera, todos los Elfos (Quendi) se pueden dividir en dos grupos:
Eldar y Avari. Tan solo los primeros tuvieron un papel destacado en las narraciones de Tolkien.
La situación en el Quenya moderno, ha quedado así: Quendë, plural Quendi, que permanece
como el universal y verdaderamente único término para definir a los Elfos de cualquier tipo,
aunque esta era una palabra técnica, usada principalmente por los Maestros del Conocimiento,
y no una palabra de uso diario. El género de Quendë (Elfo), tiene variaciones específicas:
quendu (masculino) y quendi (femenino), que se usan exclusivamente cuando se quiere
especificar si la referencia es a un sexo o al otro: no existen en el Quenya palabras para definir
hombre o mujer (las palabras para esa función serían nér y nís, pero aplicables a cualquier raza
racional, no solo a los Elfos). El término normal, de diario para definir a un Elfo, era Elda y de
hecho, esa palabra no se aplicaba técnicamente a los Elfos de las tribus de la oscura Avarin,
que vivían en algún sitio lejano, hacia el este de la Tierra Media, lo cual no era un problema ya
que nunca se habían visto. Atendiendo al compuesto Eldalië (combinación de Elda con lië
"gente"), Tolkien escribió que "...cuando uno de los Elfos de Aman usó esta palabra, "mencionó"
vagamente a toda la raza de los Elfos, aunque es seguro que no estaba pensando en los Avari
..." (WJ:374). A lo largo de los ejercicios de este curso, he usado Elda (en vez de Quendë),
como la traducción standard de Elfo, sin tener en cuenta ningún significado especial que pudiera
subyacer en el mito creado por Tolkien. Como ya dije en la Introducción, en estos ejercicios
encontraremos amplias y específicas referencias a las narraciones y los mitos de Tolkien.

El Articulo

Aún queda tiempo para algo más en esta lección: el artículo. Un artículo, lingüísticamente
hablando, es como las palabras el, ella, o un, una, uno. Estas palabras pequeñas se usan
conjuntamente con los nombres para expresar diferentes matices de significado, como: el
caballo, un caballo... Cualquiera que sea capaz de leer este texto, sabrá cual es la diferencia y
no necesitará más explicaciones. Resumiendo: un caballo, se refiere a un caballo que no se ha
mencionado antes, por eso lleva el artículo un como a modo de introducción: Mira, hay un
caballo fuera!. También podemos usar un caballo, si queremos decir algo cierto acerca de algún
caballo, como: un caballo es un animal. Si por el contrario, decimos: el caballo, nos estaremos
refiriendo a un caballo determinado, así que el, será el artículo definido o determinado, mientras
que un, una, uno, al carecer de aspecto definido, será el artículo indeterminado o indefinido.

Al menos en este aspecto el Quenya es tan simple como lo pueda ser cualquier otro
idioma. En Quenya solo hay un artículo, que corresponde al artículo determinado (el/ella) (si
existiera el indeterminado lo distinguiríamos, pero tan solo podemos hablar de "el artículo",
cuando trabajamos con Quenya). La palabra correspondiente al artículo es i. En Namárië por
ejemplo, consta i eleni (las estrellas). Como puede deducirse de esto, el Quenya no tiene
palabras que se correspondan con "un, una, uno". Cuando se traduce Quenya, tan solo
debemos preocuparnos de colocar "un, una, uno", donde nuestra propia gramática lo requiera,
lo cual es válido prácticamente para cualquier idioma, como en el famoso y magnífico elen síla
lúmenn' omentielvo (una estrella brilla sobre nosotros en el momento de nuestro encuentro).
Como vemos, la primera palabra de la frase es simplemente elen (estrella), sin nada delante
que se parezca a un artículo indefinido (se deduce por la misma frase). En Quenya no hay
manera de distinguir entre "estrella" y "una estrella"; ambas son elen. Afortunadamente, no hay
mucho que distinguir. Los idiomas como el árabe, hebreo y griego clásico emplean un sistema
similar: hay un artículo definido (determinado) que corresponde a "el/ella", pero no hay nada
que signifique "un/una/uno" (también es así en esperanto). Después de todo, la ausencia del
artículo determinado deberá ser suficiente para señalar que un nombre (común) es indefinido,
así que, visto de esa manera, el artículo determinado puede resultar incluso superfluo. Tolkien
decidió hacer su Quenya sin él, por consiguiente, tan solo deberemos conocer i (el/ella).

A veces Tolkien conecta el artículo a la siguiente palabra por medio de un guión o un


punto: i-mar (la Tierra) (Canción de Fíriel), i.coimas (el pan de la vida)(PM:396). Sin embargo,
no lo hizo en LotR (ya hemos citado el ejemplo i eleni (las estrellas) en Namárië) y nosotros
tampoco lo haremos.

El artículo Quenya se usa generalmente como el nuestro. No obstante, algunos nombres


que en nuestro idioma requerirían del artículo, figuran en Quenya como nombres propios y, por
consiguiente, sin el artículo. Por ejemplo, la frase: Anar caluva tielyanna, se traduce como: "el
Sol brillará sobre nuestro camino" (UT:22,51); en la frase Quenya no hay artículo. El Sol, no se
escribe **i Anar, sino simplemente Anar, que aquí se percibe como nombre propio, designando
a un único cuerpo celeste y por eso no se puede decir "el Anar", por el mismo motivo que no
decimos "el Marte". El nombre de la Luna, Isil, tiene indudablemente el mismo tratamiento a
este respecto. También podemos ver que ambas palabras se usan como nombres propios en
Silm, capítulo 11: "Isil fue la primera que se engendró y preparó, y la primera en levantarse de
entre la bendición de las estrellas...Anar se levantó glorioso, y el primer amanecer del Sol fue
como una gran llama..."

También advertimos que ante un plural que define a un pueblo entero (o raza), no se usa
el artículo. WJ:404, menciona un dicho: Valar valuvar (se hará la voluntad de Valar) (o más
literalmente: "Valar juzgará"). El Valar en Quenya, es simplemente Valar, no i Valar. De forma
similar PM:395 tiene: lambë Quendion, como "Lengua de los Elfos", y coimas Eldaron, como
"pan de vida de los Eldar", y no: **lambë i Quendion, ni **coimas i Eldaron (el final -on añadido
aquí, a los plurales Quendi, Eldar, significa "de"; este final no debería afectar a la aparición o no
del artículo ante la palabra en cuestión).

Comparemos este uso con el que Tolkien da a la palabra "Hombres" cuando aparece en
sus narraciones, cuando se refiere a la Raza Humana: "Hombres despertaron en Hildórien a
la salida del Sol...Una oscuridad cayó sobre los corazones de Hombres...Hombres (se dijo),
eran por aquél entonces poco numerosos..." (Silm, capítulo 17). Por el contrario, "los Hombres"
no se hubiera referido a la raza completa, sino tan solo a un grupo casual de Hombres o
Humanos. Los plurales Quenya que definen pueblos o razas enteras, parecen funcionar de
forma parecida. En un texto Quenya no habría artículos ante plurales como: Valar, Eldar,
Vanyar, Noldor, Lindar, Teleri, Atani, etc., desde el momento en que se está considerando al
pueblo o raza por entero, aunque en las narraciones en inglés, Tolkien habla de "el Valar", "el
Eldar", etc. Sin embargo, si sustituimos Eldar por su equivalente Elfos, vemos que en nuestro
idioma tampoco será imprescindible el artículo (por ejemplo: "Elfos son maravillosos" = "Eldar
nar vanyë"; si decimos "los Elfos son maravillosos" = "i Eldar nar vanyë", probablemente
estaremos describiendo por UNA vez a un grupo PARTICULAR de Elfos, y NO a la raza
COMPLETA).

Ocasionalmente, sobre todo en poesía, el artículo parece desaparecer sin motivo alguno
aparente. Quizá se omita simplemente por cuestiones de métrica de los versos. La primera línea
de Namárië: ai! laurië lantar lassi súrinen, la tradujo Tolkien como: "ah! Como el oro caen
(las) hojas ...", aunque i no figura ante lassi (hojas) en el texto Quenya "original". El poema
Markirya también se olvida del artículo en algunos sitios, si tenemos que opinar sobre la
traducción de Tolkien.
Sumario de la Lección Dos

Hay una terminación plural que es -li, cuya función aún no se ha comprendido del todo,
por ese motivo la dejaremos de lado por el momento. El plural normal se forma añadiendo -r a
los nombres que terminan en a, i, o, u, además de a los nombres acabados en -ië. Si por el
contrario, los nombres terminan en -ë (excepto por supuesto la -ë que forma parte de -ië), la
terminación plural será -i (suprimiendo el final -ë); los nombres que terminan en consonante
también forman sus plurales acabados en -i. El artículo definido (determinado) Quenya, se
corresponde con "el/ella", y es i; no existe en Quenya el artículo indefinido (indeterminado).
Vocabulario

Rememorando a Frodo cuando escuchaba a Galadriel cantando Namárië, en LotR se


establece que: "la forma de hablar de los Elfos queda esculpida para siempre en su memoria...".
Esto puede servir de aliciente a la hora de intentar memorizar el vocabulario Quenya. En las
siguientes lecciones, mientras desarrollamos ciertos aspectos del Quenya, mencionaré algunas
palabras, pero en los ejercicios, tan solo emplearé palabras del vocabulario que, de ahora en
adelante, presentaré al final de cada lección. Así que eso será todo lo que habrá que memorizar
con esmero (para hacer los ejercicios de lecciones posteriores, siempre necesitarás recordar
palabras que hayan aparecido en anteriores). Veremos doce nuevas palabras en cada lección:
un número reducido si tenemos en cuenta que los Elfos preferían contar por docenas en vez de
por decenas como nosotros. Una única lista de todo el vocabulario que se usará a partir de
ahora en los ejercicios de este curso puede descargarse en: http://www.uib.no/People/hnohf/q-
vocab.rtf
• minë = uno (a partir de ahora daremos un nuevo número en cada lección)
• Anar = (el) Sol
• Isil = (la) Luna
• Ar = y (una de las palabras que nos permitirá hacer dos ejercicios en uno,
traduciendo "El Sol y la Luna", por ejemplo)
• Elda = Elfo
• Lië = gente (un grupo étnico completo o una raza, como en: Eldalië = el pueblo de
los Elfos)
• Vendë = doncella (en Quenya arcaico es wendë)
• Rocco = caballo (específicamente un caballo rápido, para montar)
• Aran = rey
• Tári = reina
• Tasar = sauce (por su forma podría ser el plural de **tasa, pero esa palabra no
existe, y aquí el final -r es parte de la palabra básica y no una simple terminación.)
• nu= debajo
Ejercicios

1. Traducir al español:
a. roccor
b. aran
c. i rocco
d. i roccor
e. Arani
f. Minë lië nu minë aran
g. I aran ar i tári
h. Vendi

2. Traducir al Quenya:
i. Sauces
j. Elfos
k. Los Reyes
l. Gentes, pueblos
m. El caballo bajo el sauce
n. Una doncella y una reina
o. La reina y las doncellas
p. El Sol y la Luna
LECCION TRES: Nombre Dual / Variación De La Raíz

Nombre Dual

En la lección anterior hemos visto dos formas del plural Quenya: el siempre misterioso
partitivo plural terminado en –li, y el plural normal acabado en –r o en –i (dependiendo de la
forma de la palabra). Como casi todos los idiomas reales, el Quenya posee una forma dual, la
cual no tiene contrapartida en inglés. El nombre dual hace referencia a “dos cosas”, “una pareja
de cosas”. El dual se forma con una de estas dos terminaciones: -u o –t. Dentro del espacio
temporal ficticio creado por Tolkien, estas dos terminaciones tenían en un principio significados
diferentes y así, no terminaban de ser completamente intercambiables. Una nota al pie, en
Cartas:427 proporciona alguna información sobre esto. La final –u (del Élfico Primitivo –û), se
usaba en al caso de pares naturales, de dos cosas o personas pertenecientes de alguna manera
a una pareja lógica. Por ejemplo: con arreglo a VT39:9,11, la palabra pé “labio” tiene su forma
dual en peu “labios”, que se refiere al “par de labios” de una persona (y no por ejemplo al labio
superior de una y al inferior de otra, ya que para definir esto último usaríamos el término “dos
labios” y no el de “un par natural”). El nombre veru” pareja casada, marido-mujer”, tiene forma
dual; en este caso no existe la raíz correspondiente al singular “esposa” (aunque tenemos verno
“marido” y vessë “esposa” de la misma raíz; ver LR:352). El nombre alda “árbol” aparece en la
forma dual refiriéndose no a una casual pareja de árboles, sino a los Dos Árboles de Valinor:
Aldu.

Advertimos que, si el final –u se añade a un nombre terminado en vocal, esta se


desplazará: así, el dual de alda será aldu en vez de **aldau, aunque una palabra señalada en
PM:138, reproduciendo un borrador de los apéndices de LotR, parece sugerir que Tolkien
consideró en algún momento la última de las formas citadas. Hay también una fuente antigua
que lleva el término aldaru, aparentemente formado por la adición de la terminación dual –u a
aldar “árboles” (el plural normal), pero esto parece ser tan solo un antiguo experimento de
Tolkien que, probablemente ya estaría obsoleto cuando se escribió LotR. En la forma dual peu,
la vocal final de pé “labio” no se desplaza por la terminación dual –u. Sin embargo, pé parece
descender de la forma del Élfico Primitivo peñe, en tanto que la forma dual peu viene de peñû
(VT39:9), por eso la e de peu no era el final originalmente.

En cuanto a –t, la otra terminación dual, y de acuerdo con lo que figura en Cartas:427,
diremos que representa un elemento antiguo: ata. Este, según Tolkien, era originalmente “un
puro numeral”; efectivamente se refiere a la palabra Quenya que define al numeral “dos”: atta.
Pero con la frase “un puro numeral”, quiso evidentemente decir que la terminación dual –t
denotaría dos cosas relacionadas casualmente. Por ejemplo, ciryat como la forma dual de cirya
“barco”, se referiría a dos barcos cualesquiera; ciryat podría ser solo una forma abreviada de
la frase atta ciryar “dos barcos”. No obstante, Tolkien en un examen posterior, indicó que en el
“Quenya moderno”, las formas duales “se usaban solo para referirse a parejas naturales”.
Precisamente no queda muy claro lo que quiere decir con “Quenya moderno”; podría referirse
al Quenya como lengua ritual en la Tierra Media, en vez de a la lengua vernácula de los Eldar
en Valinor. En cualquier caso, el Quenya de la Tercera Edad al que nos apuntamos en este
curso, debe incluirse en lo que Tolkien llama “Quenya moderno”, así que aquí seguiremos la
regla que dice que cualquier forma dual debe referirse a algún tipo de pareja natural o lógica, y
no a dos cosas relacionadas casual o accidentalmente. En otras palabras, la terminación dual
–t viene a tener el mismo significado que la terminación dual –u. Un dual como ciryat “dos
barcos” (llamados curiosamente ciriat en Cartas:427), podría no referirse en el Quenya
moderno a dos barcos cualesquiera, sino a dos barcos que, de alguna manera, constituyen una
pareja, como dos barcos hermanos. Si nos queremos referir a dos barcos que no constituyan
una pareja lógica o natural (como serían dos barcos vistos juntos al pasar), no deberíamos usar
la forma dual, sino simplemente el numeral atta “dos” = atta ciryar.

Como quiera que las dos terminaciones –t y –u vienen a tener el mismo significado, será
necesario determinar algunas reglas para su uso. El definir cuál de las dos deberemos usar en
cada caso, vendrá determinado por la propia forma de la palabra (así como la forma de la
palabra determina también el tipo de terminación plural que debe llevar –i o –r). En Cartas:427,
Tolkien advirtió que “la elección de –t o –u, (se) decidía mediante “eufonía””, es decir: la que
sonara mejor, añadiendo como ejemplo que –u debería preferirse a –t, si la palabra que debe
llevar la terminación dual ya lleva una t o una d (como sonido similar). Así pues, el dual de alda
será aldu en vez de **aldat. Parece que por lo que concierne al “Quenya moderno”, la final –t
podría ser la mejor opción, aunque si el nombre en cuestión ya tiene una t o una d, optaremos
por la –u (recordando que este final desplaza a cualquier vocal final). En la lista de duales de la
Carta Plotz, ciryat (una pareja de barcos) y lasset (una pareja de hojas), formados a partir de
cirya “barco” y lassë “hoja”; se confirma que las palabras que no llevan t o d, tendrán su
terminación dual en –t. Quizá sería preferible el final en –u en el caso de los nombres que
terminen en consonante, aunque –t no se pudiera añadir directamente a algunas palabras sin
provocar un final con un grupo de consonantes, cosa que la fonética Quenya no permite; por
desgracia, no hay ejemplos (si a pesar de todo, se usa el final –t, habrá que insertar una vocal
ante él, produciendo inevitablemente una terminación más larga (probablemente –et). En los
ejercicios que siguen, mostraremos este problema mientras alguien no consiga la solución).

Está claro, no obstante, que el Quenya posee algunas formas duales antiguas, que no
siguen las reglas normales de la terminación en –t, sustituida por –u solo cuando hay una d o
una t en la palabra a la que se ha de añadir. Los ejemplos veru “pareja casada” y peu “labios,
par de labios”, son prueba de ello; en esas palabras no hay t ni d, pero la terminación es en –u
en vez de en –t. Presumiblemente, estas son formas duales “fosilizadas”, que reflejan el sistema
más antiguo, en el cual, solo la forma –u se usa en el caso de partes del cuerpo pares, como
por ejemplo: orejas, ojos, brazos, piernas, pies, manos, etc. (La otra terminación –t, puede
emplearse si otras terminaciones se imponen ante el final dual propiamente dicho; volveremos
a esto en las siguientes lecciones). La palabra en Quenya que significa “brazo”, es ranco; la
forma dual para definir “el par de brazos de una persona”, no está confirmada, pero mis mejores
suposiciones me indican que debe ser rancu. El compuesto hendumaica (perspicaz, sagaz),
que se menciona en WJ:337, puede llevar el dual hendu “(par de) ojos”. La palabra Quenya
que significa “ojo”, es hen o hend antes de un final (las Etim. Solo mencionan el plural normal
hendi “ojos”, LR:364). En el caso de esta palabra, la terminación dual debería ser –u en vez de
–t , ya que hay una d en hend. La palabra tál “pie”, probablemente lleve el dual talu (ver más
adelante el acortamiento de la vocal).
Variación De La Raíz

Este es un tema con el que habremos de emplear algunas líneas y, aún cuando estemos
en los primeros niveles de este curso, es algo que no se puede evitar. Entraré en detalles, pero
podéis estar seguros de que no seréis capaces de recordar todas las palabras y ejemplos que
vais a ver; limitaos pues, a intentar entender lo máximo posible de este apartado.

A veces la forma de una palabra Quenya sufre cambios cuando se le añaden


terminaciones. Ya antes hemos mencionado dos palabras. Si añades un final a tál "pie", por
ejemplo: -i, para formar el plural, o una -u para formar el dual, la vocal larga á, se acortará y se
convertirá en a. Así, el plural "pies", será tali en vez de **táli y el dual "un par de pies", será
talu en vez de **tálu. En cada caso, se puede decir que tál "pie", tiene la raíz -tal. De la misma
manera la palabra hen "ojo", tiene la raíz hend- y su plural será hendi en vez de **heni. La
forma de la raíz no se produce sola, sino que se forma mediante adiciones. Cuando
presentamos una glosa, representaremos cada variación radical mediante la forma original
seguida de la forma radical (entre paréntesis), con un guion donde comienza la terminación, por
ejemplo: tál (tal-) "pie", hen (hend-) "ojo".

En el caso de tál frente a tal-, la variación se debe al hecho de que frecuentemente las
vocales se alargaban en las palabras monosílabas, pero cuando la palabra tenía terminaciones,
obviamente quedaba con más de una sílaba, y entonces, el alargarla no tenía demasiado
sentido (otro ejemplo del mismo caso parece ser nér "hombre", plural neri "hombres",
MR:213/LR:354). Originalmente, la vocal era corta en todas las formas. Es cierto que la forma
de la raíz da una idea de cómo quedará la palabra, y en una primera etapa de la larga evolución
lingüística, Tolkien tuvo una idea detallada de todo esto. Hen "ojo" en su raíz hend-, refleja la
"base" primitiva KHEN-D-E, de la cual es el último derivado (LR:364). El Quenya podría no tener
-nd al final de una palabra y simplificarlo a un final -n cuando la palabra está sola (así hen
representaría de alguna manera la forma completa imposible que sería hend), pero ante una
terminación, -nd- no es el final y, por consiguiente, puede estar. Muchas variaciones radicales
se componen de enjambres de sonidos que no se permiten al final de las palabras, por lo que
pueden aparecer por cualquier otro sitio. Una palabra como talan "piso, planta", no tiene a
**talani como plural, como cabría esperar, sino a talami. El radical es talam- porque es esa la
forma de la raíz de la palabra en el Élfico Primitivo: TALAM (LR:390). Porque Quenya se
desarrolló a partir del Élfico Primitivo, y este tiene una regla que dice que solo determinadas
consonantes pueden estar al final de las palabras, y m no es precisamente una de ellas. La
consonante permitida más cercana, es n, y por eso la vieja palabra talam se convirtió en talan,
aunque su plural sigue siendo talami (y otras formas que se pueden añadir a la palabra), la m
que no va al final, persiste, sin embargo. Otro caso similar es filit "pajarito", que tiene el radical
filic-, plural filici "pajaritos": la raíz primitiva de la palabra era PHILIK (LR:381), pero Quenya no
permite la -k al final de una palabra, por eso debe ir la -t. Cuando no sea final, dejaremos la k
(mejor dicho: la c, en este curso).

En algunos casos, la forma "independiente" es un tipo de palabra simplificada o acortada,


donde la forma del radical es reflejo de la forma original. Por ejemplo, Tolkien imaginó que la
palabra merendë "fiesta, festival" se acortaba a meren, aunque el radical es merend- (LR:372).
Así que el plural de meren es merendi, y no **mereni. Cuando está sola, la palabra nissë
"mujer", se reduce a nis (o nís con vocal larga) , pero ante el final, se mantiene la doble ss, por
lo que el plural "mujeres" será nissi (LR:377, MR:213). Un caso parecido es el de Silmarillë, el
nombre de una de las legendarias joyas creadas por los Fëanor; generalmente esta palabra se
acorta a Silmaril, pero ante las terminaciones, el doble ll de la forma completa se preserva
(Silmarill-), por lo que el plural será siempre Silmarilli. En el caso de las palabras compuestas,
es decir, palabras formadas por otras varias palabras, el segundo elemento del compuesto
acostumbra a reducirse, pero la forma completa puede volver a aparecer en una terminación,
por ejemplo: el nombre Sindel "Elfo Gris" (WJ:384), incorpora -el como una forma reducida de
Elda "Elfo". El plural de Sindel no es **Sindeli, sino Sindeldi, preservando el grupo -ld- que
aparece en Elda (aunque la terminación -a se pierde en el compuesto, no podemos formar el
plural **Sindeldar).

En otros casos, una palabra se puede contraer cuando se le añaden terminaciones. En


estos casos, la forma radical no refleja la más vieja y completa forma de la palabra en cuestión.
Estas contracciones se llevan a cabo generalmente en palabras de dos sílabas que contienen
dos vocales idénticas, por ejemplo: feren "haya", se reduce a fern- ante una terminación, y su
plural será ferni en vez de **fereni. WJ:416, indica asimismo que laman "animal" se puede
reducir a lamn- ante una terminación, así tendremos lamni "animales", aunque la forma
reducida lamani también se usa. Ocasionalmente, las formas contraidas sufren algunos
cambios cuando se comparan con las normales; como el plural de seler "hermana" que podría
ser **selri, pero que como lr es un grupo no permitido en Quenya, deberemos cambiar a ll, con
lo que el plural "hermanas", será selli (LR:392).

Hay otra variante del radical que está bastante menos comprobada en cuanto a los
nombres se refiere, pero hay indicios de algunos efectos de cambio en la vocal final de algunas
palabras cuando se les añade una terminación. En Quenya, las vocales finales -o y -ë, se
convierten a veces en las finales -u e -i del Élfico Primitivo. En una cierta etapa de la evolución
de la lengua, la versión original de la -i corta, se convertía en -e cuando la vocal era final; lo
mismo pasaba con la -u corta que se convertía en -o. Por ejemplo: la palabra primitiva tundu
"colina", se convierte en tundo en Quenya (LR:395). Aunque este cambio solo se produce
cuando la vocal es final, es posible que se conservara el atributo original ante una terminación.
El plural "colinas" podría muy bien ser tundur en vez de tundor, aunque ninguno de los dos
está contrastado. Con arreglo a SD:415, el nombre Quenya lómë "noche" tiene a lómi- como
radical, lo que evidentemente, significa que la vocal final -ë, cambia a -i si se añade una
terminación tras ella. Por ejemplo: añadiendo a lómë la terminación del dual -t (para expresar
"un par de noches"), tendríamos lómit en vez de lómet. Esto es así, porque lómë procede del
vocablo primitivo dômi (LR:354), e -i nunca se convertirá en -e excepto cuando sea final. Pienso
que ciertas palabras de Namárië como lírinen y súrinen, son buenos ejemplos de este
fenómeno: estas son formas de lírë "canción" y súre "viento" (la última da testimonio de sí
misma en MC:222; el significado del final -nen que se ve en lírinen y súrinen se dilucidará en
una próxima lección). Si originalmente, esta palabra que terminaba en -i se convirtió más tarde
en -ë (solo siendo final), podría ser porque en esta palabra, -ë fuera plausible de convertirse en
-i- ante la terminación. Diríamos entonces que el radical de súrë, es súri-.

Parece ser que existen variaciones similares concerniendo a la vocal final -o que, en
algunos casos, proviene del final primitivo -u; otra vez el atributo antiguo de la vocal puede
resurgir si se le añade una terminación. Por ejemplo: rusco "zorro", se dice que tiene el radical
ruscu-, por eso, si le añadimos la terminación dual hablando de "un par de zorros", la forma
resultante sería probablemente ruscut en vez de ruscot. Sin embargo, el tratamiento de este
fenómeno no es extensivo a los escritos publicados de Tolkien; de acuerdo con lo establecido
en SD:415 y VT41:10, lómë y rusco, tienen los radicales lómiy ruscu-, siendo estas las
referencias explícitas más acertadas que hemos conseguido.

No debemos desesperar, pero pensemos que todas estas cosas extrañas suceden
cuando se añaden terminaciones a una palabra Quenya, así que disponemos de un enorme
potencial para cometer embarazosos errores (o al menos una gran cantidad de material para
memorizar). La mayoría de las palabras Quenya, parecen comportarse bastante bien, sin
diferencias que tener que recordar en sus formas radicales; solo añadir la terminación y ya está.
Donde sepamos que hay formas radicales diferentes (o donde tengamos buenas razones para
sospechar que las hay), lo indicaremos al presentar la palabra, si es relevante para los
ejercicios.

Sumario De La Lección Tres

Además de la(s) forma(s) plural(es), el Quenya tiene también un número "dual" para
definir un par de cosas formando un tipo de pareja natural o lógica (asumimos que dos cosas
asociadas solo casualmente se definen con un plural normal en conjunción con el numeral atta
"dos"). El dual se forma con una de estas dos terminaciones: -t o -u (la última desplaza a la
vocal final; el dual de alda "árbol", será aldu y no **aldau. La elección preferida parece ser -t,
pero si la palabra ya lleva una terminación añadida y esta contiene una t o una d, es preferible
el final alternativo en -u (por motivos de eufonía, si quieres, para evitar una aglomeración de t o
sonidos similares). Sin embargo, parece haber cierto número de viejas y fosilizadas formas
duales que terminan en -u aunque no haya t o d en la palabra en cuestión, como veru (pareja
casada), y peu (par de labios). El último ejemplo sugiere que todas las partes del cuerpo que
se presentan en parejas deben definirse con la forma dual terminada en -u y no en -t,
independientemente de la forma de la palabra (aunque es evidente que se prefiere la -t, si hay
otras terminaciones inmiscuidas ante el propio final dual; tendremos más de todo esto más
adelante).
Unas pocas palabras en Quenya sufren cambios cuando las terminaciones son
apéndices de ellas mismas, como talan “piso” que se convierte en talam-, plural talami. Sería
talam- la forma radical de talan. De la misma manera, las vocales finales –o y –ë, aparecen a
veces como –u e –i respectivamente si se añade alguna terminación; de esta manera, Lomé
“noche” tiene como radical a lómi-. En muchos casos, la forma del radical rememora la vieja
forma de las palabras (sonidos o combinaciones que no sobrevivieron al final de una palabra,
son preservados, pero no como final), aunque la forma del radical también puede representar
una contracción.

Vocabulario

Atta: dos
Hen (hend-): ojo
Ranco: brazo
Ando: puerta
Cirya: barco
Aiwë: pájaro
Talan (talam-): piso
Nér (ner-): hombre (macho adulto de una especie racional: Elfo, Mortal u otros)
Nís (niss-): mujer (similarmente: hembra adulta de una especie racional)
Sar (sard-): piedra (piedra pequeña, no piedra como material)
Alda: árbol
Oron (oront-): montaña
Ejercicios

1. Traducir al español:
a. Hendu
b. Atta hendi (¿cuál es la diferencia entre este y el hendu de arriba?)
c. Aldu
d. Atta aldar (¿cuál es la diferencia entre este y el aldu anterior?)
e. Minë nér ar minë nís
f. Sardi
g. Talami
h. Oronti

2. Traducir al Quenya:
i. Dos barcos (solo dos barcos que se cruzan accidentalmente)
j. Dos barcos (dos barcos, gemelos, iguales)
k. Brazos (los dos brazos de una persona)
l. Dos montañas (iguales, como “Twin Peaks” si quieres; usa la forma dual)
m. Doble puerta (forma dual)
n. Dos pájaros (una pareja)
o. Dos pájaros (SOLO dos pájaros)
p. Hombres y mujeres
LECCION CUATRO: El Adjetivo / La Cópula / Concordancia
Adjetival En Número

El vocabulario de cualquier idioma se divide en varias clases de palabras (varias partes


de la oración). Los idiomas de Tolkien se diseñaron para ser "de tipo europeo en estilo y
estructura" (Cartas:175), por eso y porque las partes de la oración no son muy exóticas,
deberían ser absolutamente familiares para cualquier estudiante de Europa o América. Ya
hemos hablado de los nombres. Ahora nos toca hablar de los adjetivos.

Los adjetivos son palabras con la misión de describir. Si queremos decir que algo o
alguien posee cierta cualidad, encontraremos siempre algún adjetivo que haga ese trabajo. En
una frase como "la casa es roja", la palabra "roja" es el adjetivo: describe a la casa. Hay adjetivos
para definir todas las cualidades, útiles para decir que algo o alguien es grande, nauseabundo,
pequeño, alegre, triste, tonto, estropeado, maravilloso, delgado, alto, bonito, odioso o cualquier
otra cosa que demande la ocasión. Se pueden distinguir dos formas diferentes del uso de un
adjetivo:

1. Combinándose con el nombre al cual describe, dando como resultado


frases del tipo de: "hombres altos", o: "(un/el) libro rojo". Estas frases se
pueden insertar en una oración completa, como "los hombres altos me
asustaron", o "el libro rojo es mío", en donde las palabras "alto" y "rojo",
añaden más información acerca de los nombres a los que acompañan. Esta
acción se realiza atributivamente: la cualidad en cuestión se presenta como
un atributo del nombre, o se le atribuye a él (hombres altos, con lo que
sabemos exactamente de qué tipo de hombres estamos hablando: altos.
Su altura es su atributo).
2. Construyendo oraciones en las que el punto principal de interés sea que
alguien o algo posea una cualidad específica. No se puede tan solo
presuponer la altura cuando hablamos de "hombres altos", queremos decir
que "los hombres SON altos", y esa es la parte que queremos definir, como
en este caso "los hombres", y se le añade el adjetivo que determina la
cualidad que poseen. Este tipo de adjetivo se llama predicativo.

Como cualquier lector atento habrá sospechado por lo leído, hay más de una
complicación: no se puede decir "los hombres altos", sino "los hombres son altos". Las
oraciones del tipo de "los hombres altos", podrían ser válidas en bastantes idiomas (el Quenya
incluso podría ser uno de ellos), pero en el nuestro hay que pasar por una palabra como "son"
o "es", colocada ante el adjetivo, cuando se usa como predicado: "el libro es rojo", "los hombres
son altos". Este "es"/"son", no da en realidad un significado completo (he aquí la razón por la
que algunos idiomas no usan este tipo de palabras), pero se usa para emparejar al adjetivo con
las palabras que nos dicen realmente de quien queremos hablar (como el libro y los hombres
de nuestros ejemplos). "Es"/"son", se llama cópula. En oraciones como "el oro es maravilloso",
"estoy elegante", o "las piedras son duras", se puede percibir la función principal de la cópula
(aquí manifestada como "es", "estoy" y "son"), que es simplemente, conectar a los adjetivos que
la siguen: "maravilloso", "elegante" y "duras", con la cosa(s) o persona(s) sobre las que estamos
hablando: "oro", "yo" y "piedras". La cópula es parte integrante del predicado de la oración. Esta
es una de las construcciones más importantes que los de habla inglesa tienen a su diposición
cuando quieren decir que X posee la cualidad de Y.

Bien, volvamos al Quenya. Cuando se compara con la plétora de formas que puede tener
un nombre, un adjetivo parece bastante restringido. La gran mayoría de los adjetivos Quenya
acaban en -a o en -ë. La última es menos común y aparece generalmente para definir los
colores: minquë "blanco", morë "negro", carnë "rojo", varnë "marrón", etc. Cuando un adjetivo
no termina ni en -a ni en -ë, lo hace siempre en -in, por ejemplo: firin "muerto", hwarin "torcido",
melin "querido" o latin "abierto, libre, claro (de tierra)". El último de estos se encuentra también
en los escritos de Tolkien, como latin(a) (LR:368), sugiriendo que latin es una forma acortada
de la forma más larga latina, apareciendo ambas en el idioma (quizá todos los adjetivos
terminados en -in se consideren formas cortas de otras formas más completas terminadas en -
ina). Los adjetivos que no terminan en -a, -ë, -in, son muy raros; al menos tenemos constancia
de la existencia de teren "delgado", pero incluso este, tiene una forma larga acabada en -ë:
terenë. Los adjetivos que acaban en -a son, con diferencia, los más comunes. La -a como vocal
final, puede aparecer por sí misma, como en lára "piso", pero acostumbra a ser parte de un final
adjetival más largo, como -wa, -na (variante -da), -ima, -ya. Ejemplos: helwa "pálido", harna
"herido", melda "querido, amado", melima "adorable", vanya "maravilloso". La misma palabra
Quenya, tiene su origen en el final adjetival -ya, que significa Quendi de los Elfos, aunque
Tolkien decidió que provenía del uso de un nombre del Alto Élfico (Cartas:176, WJ:360-361,
374).

En Quenya, un adjetivo también se puede combinar directamente con un nombre,


describiéndolo. Tenemos muchos ejemplos de adjetivos que se usan atributivamente de esa
manera; incluidos en las oraciones: lintë yuldar "corriente veloz" (Namárië), luini tellumar
"bóvedas azules" (prosa estilo Namárië), fána cirya "un barco blanco" (Markirya), quantë
tengwi "signos completos" (término usado por los primeros lingüistas; no discutiremos aquí su
verdadero significado; ver VT39:5). En estos ejemplos, el orden de las palabras es el mismo
que en inglés y el inverso al castellano: ADJETIVO+NOMBRE, aunque en Quenya puede
también darse el caso de que el adjetivo siga al nombre, por ejemplo: en Markirya está anar
púrëa "sol nubloso" (literalmente: "(un) sol nubloso"), y en LR:47, tenemos: mallë téra
(literalmente "carretera recta", en vez de "recta carretera")(LR:43). Quizá se emplee este orden
cuando se quiera enfatizar el adjetivo: el contexto en LR:47, indica que esta es una "recta
carretera" en oposición a una con curvas. No obstante, el que el adjetivo siga al nombre, puede
ser algo habitual en el caso de un título adjetival, que se use en conjunción con el siguiente
nombre: en UT:305, tenemos: Elendil Voronda "Elendil el Fiel" (pues bien, esta forma se
convierte en Elendil Vorondo al declinarse; volveremos sobre la terminación -o más adelante).
Es casi seguro que se pueda usar el orden inverso Voronda Elendil, pero eso (sospecho) sería
tan solo una forma casual de definir al Fiel Elendil y no significaría lo mismo, no tendría la misma
intensidad y solemnidad que Elendil el Fiel con el adjetivo usado como un título. Destacaremos
que en el Quenya (al contrario que en el inglés), no va insertado un artículo ante un adjetivo
usado como título (no sería **Elendil i Voronda, al menos no es necesario!).

Entonces ¿qué hay acerca del uso de los adjetivos como predicados (“rojo” como
predicado de la oración el libro es rojo)? (contrastar con el uso atributivo del adjetivo en una
frase como “el libro rojo”).

El adjetivo vanwa “perdido”, se usa predicativamente en Namárië: Vanwa ná...Valimar


“perdido está...Valimar” (un sitio en el Reino Bendito que Galadriel pensó que no vería nunca
más). Esta oración nos dice que la cópula “es/está”, tiene la forma ná en Quenya. El plural
“son/están”, parece ser nar, aparecido en una antigua versión de Namárië y grabado en
cassette por Tolkien (ver Una Introducción al Élfico, de Jim Allan, página 5). Generalmente se
asume que estas cópulas deben ser como las inglesas, por ejemplo:

• I parma ná carnë = El libro es rojo.


• Ulundo ná úmëa = Un monstruo es maligno.
• I neri nar hallë = Los hombres son altos.

En esta lección, publicada en diciembre de 2000, deslicé disimuladamente en este punto


la siguiente advertencia:
“Debería añadir que, debido a la extrema carencia de ejemplos, no podemos
asegurar cual es el orden ideal de las palabras. A partir del ejemplo vanwa
ná...Valimar “perdido está...Valimar” en Namárië, se podría argumentar que
ná debería seguir al adjetivo, por lo que “el libro es rojo” debería ser i parma
carnë na “el libro rojo es”. Sería interesante saber si ná “es/está” podría seguir
detrás de vanwa “perdido”, si colocamos Valimar al principio de la oración;
¿sería Valimar está perdido = Valimar ná vanwa al estilo inglés, o quizá:
Valimar vanwa ná? En los ejemplos citados y en los ejercicios siguientes, he
organizado las oraciones siguiendo el orden inglés, pero Tolkien puede que
haya hecho algo más exótico. No hay forma de saber cómo era lo anterior al
material publicado...”
He revisado esta lección en noviembre de 2001 y este pasado verano he añadido algunos
ejemplos más, concernientes a la palabra ná. Parece existir cierta tendencia a colocar ná al
final de la oración, como en el ejemplo lá caritas...alasaila ná (literalmente: “no hacerlo
imprudente es”) (VT42:34). El mismo artículo en donde se proporciona este ejemplo, cita
también la fórmula A ná calima lá B (literalmente: “A brilla más allá de B”), como la forma de
expresión Quenya “A brilla tanto como B” (VT42:32). Advertimos que esta fórmula utiliza el
sistema inglés del orden de las palabras, con ná “es/está”, precediendo en vez de siguiendo a
calima “brillo”. Así, parece que las oraciones como i parma ná carnë, corresponden palabra
por palabra a la inglesa “el libro es rojo”, después de todo. Por consiguiente, no he revisado
muchos de los ejemplos o ejercicios de este curso, usando el orden inglés de las palabras en
lo que a la cópula se refiere. Sin embargo, el orden i parma carnë ná “el libro rojo es”, también
debe considerarse como una alternativa perfectamente válida, y Tolkien pudo haber hecho de
este último el orden más común. Debemos esperar a tener más ejemplos, para obtener mayor
seguridad. Nueva nota de enero de 2002:

“Este mes he añadido nuevos ejemplos a lo ya publicado. Parece que el nuevo


orden de las palabras es simplemente una prueba. El ejemplo elyë na manna
“benditos seáis” de VT43:26, lleva el orden del estilo inglés y la cópula
“es/son”, aparece con la forma corta na en vez de con ná. Sin embargo,
mantengo ná en los ejercicios de este curso; la palabra na tiene otros y muy
diferentes significados. Quizá la forma corta na- sea preferible cuando haya
que añadir alguna terminación; la forma plural es nar “son/están”. Por
supuesto, la forma nár aunque no está contrastada, sería igualmente válida
por lo que sabemos hasta ahora...”

En la Canción de Fíriel (un texto pre-LotR, la palabra que figura para “es/está” es ye en
vez de ná o na: írima ye Númenor “bonita es Númenor” (LR:72). Sin embargo, en el QL:64 y
en Etym. (LR:374), se apunta ná y en Namárië tenemos también esta última en el texto más
moderno. Tanto Etym como QL, son anteriores a la Canción de Fíriel, pero Namárië es posterior,
así que parece ser que ye tan solo fue un experimento más de la evolución del Quenya de
Tolkien. En la Canción de Fíriel vemos también una terminación para “es/está” en –ië, añadido
a los adjetivos y desplazando a las vocales finales: así, en esta canción tenemos márië “(ello)
es bueno”, derivado del adjetivo mára “bueno”. Esta terminación está muy relacionada con la
palabra ye. No creo que el sistema de utilización de la terminación –ië “es/está”, sea válido para
el estilo Quenya de LotR, y no recomendaré su uso. El final –ië tiene otras funciones en el
Quenya moderno.

Otro sistema que puede ser válido: no usar ninguna cópula. Simplemente yuxtaponer el
nombre y el adjetivo, dando “es/está” por entendido: Ilu vanya “el Mundo (es) bello” (Canción
de Fíriel), maller raicar “carreteras (son) curvas” (LR:47). La fórmula “A brilla más allá de B” =
“A es tan brillante como B”, referida más atrás como “A (ná) calima lá B” en VT42:32. Como se
sugiere por los paréntesis, ná se puede omitir. El ejemplo malle téra “una carretera recta”
mencionado más atrás, también podría interpretarse como “una carretera (es) recta”, si el
contexto lo permite. La versión final de la traducción que Tolkien hizo de la Salve, publicada en
enero de 2002, está desprovista de cópulas: Aistana elyë, ar aistana i yávë mónalyo “bendita
(seas) tú, y bendito (es) el fruto de tu matriz”.

Debemos asumir que la cópula ná, nar, no se limita a la combinación de nombres y


adjetivos, sino que también se usa para igualar a los nombres: parmar nar engwi “libros son
cosas”, Fëanáro ná Noldo “Fëanor es un Noldo” (advierto de pasada que la última forma
Quenya del nombre Fëanor, es Fëanáro; Fëanor es una forma “híbrida” Quenya- Sindarin, que
se usaba en la Tierra Media después de su muerte). Vemos otra vez que se puede mantener el
significado sin necesidad de conservar la cópula: parmar nati, Fëanáro Noldo.

Concordancia Adjetival En Numero

Los adjetivos Quenya deben concordar en número con el número que describen. Esto
es: si el nombre es plural, el adjetivo debe ser plural; si el adjetivo describe a varios nombres
también debe ser plural, aunque cada uno de esos nombres será singular. Esto es así también
en español, y no nos debe extrañar que Tolkien hiciera concordar a los adjetivos en un lenguaje
altamente declinable como este.
No tenemos ejemplos de lo que podría pasar si un adjetivo tuviera que concordar con un
nombre en la forma dual (o con un nombre en partitivo plural terminado en –li). Aunque
generalmente se asume que no hay formas especiales de los adjetivos para el dual y el partitivo
plural, sino solo para el plural (¿o deberíamos decir el “no singular”?) ¿Cómo se construye
entonces la forma plural de los adjetivos? Por los ejemplos que tenemos disponibles, vemos
que Tolkien experimentó con varios sistemas a través de los años. En las fuentes más antiguas,
los adjetivos terminados en –a forman sus plurales añadiendo el final –r, así como los nombres
lo hacen en –a. Por ejemplo: el mapa más antiguo del mundo imaginario de Tolkien (descrito
como un barco imaginario), incluye una referencia a i Nori Landar. Esto evidentemente significa
“las Tierras Anchas” (LT1:84-85); el adjetivo landa “ancho” aparece en Etym, entrada LAD. En
LT1:85, Christopher Tolkien sugiere la traducción “Las Grandes Tierras”. Aquí el nombre plural
nori “tierras” se describe con el adjetivo landa “ancho” (otro ejemplo de un adjetivo atributivo
siguiendo al nombre), y como el nombre es plural, el adjetivo toma la terminación plural –r para
concordar con él. Este sistema que tienen los adjetivos para formar el plural, era aún válido
después de 1937 o un poco antes; ya hemos señalado el ejemplo maller raicar “carreteras
(son) curvas” de LR:47, donde el adjetivo raica “curva” (enumerado por él mismo en LR:383),
es plural en concordancia con maller.

Sin embargo, este sistema no es recomendable a la hora de escribir; la evidencia


demuestra que en el estilo LotR ya se abandonó. Tolkien de alguna manera, recuperó del
pasado y revivió un sistema que habría usado en su primer “Qenya”, para el primer poema que
escribió: Narqelion de 1915-16. En este poema, los adjetivos acabados en –a forman sus
plurales por medio de la terminación –i. Por ejemplo, la frase sangar úmëai, que aparece en
este poema, aparentemente significa “multitudes grandes” = “grandes multitudes”; el adjetivo
úmëa “grande” se enumera en el primer QL (QL:97), aunque en el Quenya moderno la palabra
úmëa significa “maligno”. Más tarde Tolkien introdujo una complicación añadida: los adjetivos
terminados en –a tienen su plural en –ai tan solo en el Quenya arcaico. En el Quenya del Exilio,
el que hablaban los Noldor después de volver a la Tierra Media, -ai se redujo a –ë al final de las
palabras de más de una sílaba (WJ:407; considerando la terminación –vë como representación
del arcaico “Q-vai”). Así, mientras la forma plural de quanta “completo” era quantai en las
etapas más antiguas del idioma, más tarde se convirtió en quantë. Esta forma ya la hemos visto
en algunos ejemplos señalados antes: quentë tengwi “signos completos”, donde quanta
aparece en la forma plural en concordancia con tengwi “signos” (VT39:5).

Hay un caso especial a considerar: los adjetivos terminados en -ëa como laurëa
"dorado". En el Quenya arcaico su forma plural era laurëai, pero ¿cuándo se convirtió -ai en -
e? ¿Porqué? Laurëe no fue una forma duradera; para erradicar la molesta combinación de dos
-e's concomitantes, la primera se convirtió en i. Así es como la forma plural de laurëa en el
Quenya del Exilio aparece como laurië, como en la primera línea de Namárië: Ai! laurië lantar
lassi súrinen... “Ah!, ¡doradas caen las hojas en el viento...!" (el adjetivo va en plural en
concordancia con el nombre al que describe: lassi "hojas").

Los adjetivos terminados en -ë, parecen comportarse como la mayoría de los nombres
con la misma forma: -ë se convierte en -i en el plural. No tenemos muchos ejemplos, pero la
frase luini tellumar "bóvedas azules" en la versión en prosa de Namárië, parece incorporar la
forma plural de un adjetivo: luinë "azul" (actualmente no se encuentra con esa forma, pero como
se observó antes, existen muchos adjetivos-colores, terminados en - ë). Aún más, En Etym
Tolkien llama la atención acerca del adjetivo maitë "cercano", que tiene como forma plural a
maisi (LR:371). Evidentemente, aclararemos esta forma plural antes de pasar a otro punto:
estos adjetivos acabados en -itë, tienen sus formas plurales en -isi, la consonante t se convierte
en s ante la i. Esta idea particular parece haber surgido más tarde: en una fuente posterior a
LotR, Tolkien escribió hloníti tengwi, y no hlonísi tengwi "signos fonéticos" (WJ:395). Por eso
quizá la forma plural de maitë pudiera ser simplemente maiti.

Algunas formas plurales de adjetivos terminan en una consonante, como firin "muertos",
aunque no hay demasiados ejemplos para guiarnos. Tradicionalmente se asume que forman
sus plurales terminados en -i, tal y como hacen los nombres con esa forma, y eso parece lo más
razonable.

Por eso, "muertos hombres/hombres muertos", podría ser firini neri. Si se puede levantar
algún argumento en contra de esto, será que los adjetivos terminados en -in, parecen ser formas
acortadas de los adjetivos más largos terminados en -ina. Como se apuntó más atrás, Tolkien
definió el adjetivo que significa "abierto, libre, claro (de la tierra)", como latin(a), indicando dos
formas: latin y latina. La forma plural de latina debería ser latinë, antiguamente latinai. Pero
¿qué pasa con latin? Si tan solo fuera una forma acortada de latina, la forma plural ¿sería
latinë en vez de latini? No podemos estar seguros; en los ejercicios que siguen al final de la
lección, me he ceñido a lo que está tradicionalmente aceptado, usando los plurales terminados
en -i.

Los adjetivos que acaban en consonante son, de cualquier forma, muy raros, por eso es
incierto que pongan en peligro la calidad de nuestros propios textos Quenya.

¿En qué posiciones concuerdan en número los adjetivos? Ejemplos comprobados como
el ya señalado luini tellumar "bóvedas azules", parecerían indicar que un adjetivo atributivo
delante de un nombre muestra concordancia. También lo hace un adjetivo atributivo siguiendo
a un nombre; en Markirya tenemos: i fairi nécë "los pálidos fantasmas" (néca, plural nécë
"vago, difuminado, indefinido, difícil de ver", etc., MC:223). Un adjetivo separado del nombre al
que describe también concuerda en número, como lauréa "dorado" aparece en la forma plural
laurië en la primera línea de Namárië: laurië lantar lassi "doradas caen las hojas" (en la prosa
Namárië, es: lassi lantar laurië "hojas caen doradas"). De los adjetivos predicativos también
tenemos pocos ejemplos. En alemán, los adjetivos atributivos concuerdan en número, pero los
predicativos no. El viejo ejemplo maller raicar "carreteras/caminos (son) curvos/curvados/con
curvas" en LR:47, indicaría que en Quenya, los adjetivos concuerdan en número también
cuando son predicativos. En el Quenya más moderno, se puede leer maller(nar) raicë, desde
que Tolkien cambió las reglas para la formación de los plurales de los adjetivos.

Para resumir, concluiremos que los adjetivos concuerdan en número con los nombres
que describen "en cualquier circunstancia" (ya estén delante, detrás, separados del nombre, ya
sean distributivos o predicativos). Hay unos cuantos ejemplos, aunque no demasiado fiables.
El apéndice E del ensayo Quendi y Eldar de 1960, contiene varios ejemplos del "buen
funcionamiento" del plural de los adjetivos atributivos usados con el nombre plural tengwi
"signos", recuperando varias frases usadas por los antiguos lingüistas Élficos, cuando
intentaban analizar la estructura de su lengua (como ya hemos dicho antes, aquí no vamos a
necesitar conocer el significado exacto de esos términos). Junto con hlónti tengwi "signos
fonéticos" y quantë tengwi "signos completos" ya señalados (WJ:395, VT39:5), tenemos racinë
tengwi "signos desheredados" y penyë tengwi "signos inadecuados" (VT39:6; el singular de
este último penya tengwë "un signo inadecuado", está comprobado en VT39:19). En estas
frases, los adjetivos hlonítë "fonético", quanta "completo", racina "desheredado" y penya
"inadecuado", asumen sus formas plurales concordando perfectamente bien con tengwi
"signos, elementos, sonidos". ¡Tanto bueno! Volvemos entonces al borrador del material del
apéndice E de Quendi y Eldar. Aquí Tolkien no permitió la concordancia en número de los
adjetivos, y tenemos frases como lehta tengwi "libres, elementos liberados", sarda tengwi
"sonidos difíciles" y tapta tengwi "elementos sobrantes" (VT39:17). Deberían ser así: lehtë
tengwi, sardë tengwi, taptë tengwi, pero no se encuentran estas formas. Al menos,
aceptaremos que hay varias clases de adjetivos, unos concuerdan en número y otros no (y creo
que esto es lo más cercano a la realidad), parece que Tolkien en el boceto del material, empleó
un sistema por medio del cual, un adjetivo atributivo colocado inmediatamente delante de su
nombre no concuerda en número con él. Aunque en el apéndice definitivo parece ser que
introdujo la concordancia también en esa posición, y por eso tenemos el ejemplo quantë tengwi
en vez de (?) quanta tengwi significando "signos completos". La gramática élfica se pudo
aclarar y cambiar rápidamente en el momento en que Tolkien hizo sus revisiones, así que no
deberíamos sorprendernos de todo esto.

La última versión del poema Markirya, la que piensa Christopher Tolkien que su padre
en algún momento de la última década de su vida (1963-73), es también reveladora. En la frase
"torres caídas", Tolkien escribió primero el adjetivo atalantëa "ruinoso, derribado" en su forma
plural atalantië, tal y como era de esperar. Luego, de acuerdo con lo que dice su hijo, cambió
misteriosamente atalantië al singular (o a alguna forma declinada) atalantëa, aunque el nombre
adyacente "torres" seguía en plural (MC:222). De nuevo parece estar experimentando con un
sistema mediante el cual, los adjetivos atributivos inmediatamente delante del nombre al que
describen no concuerdan en número con él, sino que figuran con sus formas no declinadas. Un
sistema parecido se advierte en los escritos Westron, la "Lengua Común" de la Tierra Media
(una lengua de la que solo hizo un boceto). ¿Consideró quizá el autor introducir también en el
Quenya una especie de sistema "parpadeante"?
Sin embargo, lo que yo recomendaría es la absoluta concordancia en número de los
adjetivos. En LotR, Namárië, tenemos la frase lintë yuldar "corrientes rápidas", y en la
traducción interlineal en RGEO:66, Tolkien apunta directamente que lintë es un adjetivo plural.
Aceptaremos pues, que lintë representa al viejo lintai, la forma plural del adjetivo linta. Si un
adjetivo atributivo que va inmediatamente delante del nombre al que describe no concuerda en
número con él, "corrientes rápidas" debería haber sido (?)linta yuldar. La fuente en la que
Tolkien explicó que lintë era una forma plural, se publicó durante su vida, posiblemente como
una nota añadida a la última versión de Markirya. Su decisión final, por lo tanto, parece haber
sido que los adjetivos deben concordar en número con sus nombres, incluso cuando el adjetivo
aparezca inmediatamente delante del nombre. Sospecho que pasaría muchas noches en vela,
considerando cuidadosamente los pros y contras de esta importante cuestión.

Nota Acerca De Los Adjetivos Usados Como Nombres

Como ya se ha descrito, Tolkien en cierta etapa decidió que los adjetivos terminados en
-a tuvieran sus plurales terminados en -ar (si se usaban como nombres), porque en algunos
casos se declinaban como nombres. Dejó instaurado que,en vez de decir penyë tengwi "signos
inadecuados", los Elfos se podían referir simplemente al penyar de "algunos inadecuados"
(usando(el adjetivo)penya como nombre técnico; VT39:19). Uno de los ejemplos más conocidos
lo proporciona el adjetivo vanya "amable, maravilloso"; este podría tener su forma plural en
vanyë (por ejemplo: vanyë nissi "mujeres maravillosas"). No obstante, el adjetivo vanya, se
puede usar también como nombre: un Vanya o un Gentil, palabra usada para describir a cierto
miembro del Primer Clan de los Eldar, por lo que deducimos que el Clan completo se definía
como los Vanyar, tal y como aparece en Silm, capítulo 3: "...los Vanyar eran (de Ingwë) la gente;
son los Elfos Gentiles...". Usando otro adjetivo: "maravilloso", en Quenya vanima, Treebeard
(Bárbol) empleó otro plural con estilo de nombre, cuando saludó a Celeborn y Galadriel como a
vanimar "los maravillosos" (traducido en Cartas:308).
Los adjetivos terminados en -ë, deberían tener sus formas plurales terminadas en -i si se
usan como nombres, ya que la mayoría de los nombres terminados en -ë también tienen -i como
terminación de sus plurales.
Sumario de la Lección Cuatro

Los adjetivos son palabras que se usan para describir cualidades como "alto,
maravilloso". Se pueden combinar con los nombres, formando frases como "(un/el) libro rojo",
"hombres altos", donde los adjetivos "rojo" y "altos", describen a los nombres "libro" y "hombres";
este tipo de adjetivo se llama atributivo. Pero también se pueden formar oraciones como "el
libro es rojo" o "los hombres son altos", donde el punto principal de la oración queda adscrito a
cierta cualidad de un nombre determinado; aquí el adjetivo se usa como predicado. En algunos
casos, se usan cópulas como "es/son" (en los ejemplos), para dejar clara la relación entre el
nombre y el adjetivo. Algunos idiomas lo hace sin la cópula (como sería escribir "el libro rojo"),
y esto parece estar también permitido en el Quenya, a pesar de que, la cópula concreta ná
"es/está", o nar "son/están", también se usa.-_La mayoría de los adjetivos en Quenya, terminan
en vocal -a, y algunos también en -ë; los únicos que terminan en consonante, son unos cuantos
que acaban en -in (aparentemente la forma corta de -ina). Los adjetivos Quenya concuerdan en
número; si un adjetivo describe a un nombre plural o a más de un nombre, el adjetivo deberá ir
también en plural. Los adjetivos terminados en -a, forman sus plurales acabados en -ë (el viejo
-ai); advertimos que si el adjetivo termina en -ëa, su forma plural será -ië para evitar una
terminación -ëe). Los adjetivos que terminan en -ë forman sus plurales acabados en -i; de los
pocos adjetivos que terminan en -in no hay muchos ejemplos, pero asumiremos que para sus
plurales se les añadirá una terminación en -i.
Vocabulario:

Excepto por las dos primeras palabras, todas las demás son adjetivos. No te preocupes
de las otras palabras que aparecen en los ejercicios que siguen; aquellas que ya has
memorizado cuidadosamente, siguiendo las instrucciones de la Lección Dos:

Neldë: "tres"
Ná: "es/está" (Nar: "son/están")
Vanya: "maravilloso, gentil"
Alta: "grande" (usado en sentido físico)
Calima: "brillo"
Taura: "poderoso"
Saila: "sabio, prudente" (usaremos esta forma más moderna que sustituye a la antigua
saira)
Úmëa: "malvado, maligno"
Carnë: "rojo"
Ninquë: "blanco"
Morë: "negro"
Firin: "muerto"
Ejercicios

1. Traducir al español:
a. Morë rocco
b. Calimë hendu
c. Neldë firini neri
d. Vanyë aiwi
e. Tári ná taura nís
f. I oronti nar altë
g. Aran taura (dos posibles traducciones)
h. I nér ar i nís nar sailë

2. Traducir al Quenya:
j. La puerta blanca
k. Un barco grande
l. El suelo es rojo
m. Una piedra negra y tres piedras blancas
n. Los reyes prudentes son hombres poderosos
o. El hombre poderoso y la mujer maravillosa son malignos
p. Los Elfos son maravillosos
q. Los Elfos son gente maravillosa
LECCION CINCO: El Verbo: Tiempo Presente Y Concordancia En
Número/Sujeto/Objeto/ La Forma Superlativa De Los Adjetivos

Como ya se mencionó al principio de la lección anterior, en el vocabulario de cualquier


idioma se distinguen varias clases de palabras. Ya hemos especificado las funciones de los
nombres que denotan cosas, y de los adjetivos que son palabras que se usan para describir
nombres (los lingüistas puede que encuentren simplistas estas definiciones, pero servirán a
nuestros propósitos). Ya hemos pasado por otras tres partes de la gramática sin profundizar en
ellas. En una parte de la Lección Dos, memorizamos la palabra nu "bajo" como preposición; las
preposiciones son palabras pequeñas o partículas, como "bajo, sobre, de, a, en", que se usan
para dar información sobre las relaciones espaciales (por ejemplo: "bajo el árbol" = nu i alda),
aunque con frecuencia se usan en contextos más abstractos. En la palabra ar "y", tenemos la
representación más típica de las conjunciones, palabras que se usan para conectar a otras
palabras, frases u oraciones, por ejemplo: Anar ar Isil "el Sol y la Luna". No parece necesario
un minucioso estudio de las preposiciones y conjunciones: en Quenya, parecen comportarse
bastante mejor que en la mayoría de los idiomas, así que nos limitaremos a aprender en cada
momento la palabra correspondiente en Quenya. Normalmente, no se declinan en ningún caso.

Otra parte del lenguaje que ya hemos tratado es algo más sofisticada e intrincada: el
verbo. Nos encontramos con un verbo en la lección anterior: ná "es", con su plural nar "son".
Como verbo, este en concreto no es muy excitante; se usa simplemente para coordinar un
nombre con algún tipo de predicado que nos dice lo que "es" el nombre: aran ná taura "un rey
es poderoso", tasar ná alda "un sauce es un árbol". Como dije en la lección anterior, la cópula
ná no proporciona en realidad demasiada información, excepto la de clarificar la relación entre
los elementos varios de la oración. No nos dicen lo que "es" algo o alguien, sino lo que "hace"
ese algo o alguien. La mayoría de los otros verbos (mejor dicho todos los otros verbos), están
llenos de significado. El verbo, lleva la acción al lenguaje.

En una oración como El Elfo baila, es fácil identificar a baila como a la palabra-acción,
que nos dice que está pasando. Y sabemos seguro que baila es una forma del verbo bailar.
Este verbo también puede aparecer de otras maneras; en vez de baila podría ser bailó, lo cual
trasladaría la acción al pasado: El Elfo bailó. Esto ilustra un hecho importante de los verbos en
los idiomas europeos: la forma del verbo ofrece información acerca de cuando tiene lugar la
acción en cuestión, en el presente o en el pasado. Algunos idiomas tienen incluso formas
especiales de futuro. Tolkien dotó al Quenya de todo esto. Las diferentes "formas de tiempo"
del verbo, se llaman de varias maneras; hablamos del tiempo presente, del pasado y del futuro.
En esta lección solo trataremos el presente, y volveremos sobre los otros tiempos más adelante
(la "Trinidad" del presente, pasado y futuro no representa sin embargo a todos los tiempos
existentes. Conoceremos en este curso un total de cinco tiempos diferentes, y me sorprendería
que en el material que falta por publicar no aparecieran algunos más de los que hasta ahora
conocemos).

Llegados a este punto, debo hacer una advertencia: no tenemos demasiada información
explícita acerca del verbo Quenya. En la ya mencionada carta que Tolkien escribió a Dick Plotz
en algún momento a medidados de los '60, expuso la declinación de los nombres. Una
información similar sobre los verbos debería haber sido lo siguiente; nunca se hizo. Y esto es
lo más desafortunado. No que Tolkien se llevara esa información a la tumba; sabemos que
escribió sobre esas materias, aunque no se ha publicado. Por ahora deberemos hacer todos
los esfuerzos posibles por nosotros mismos, si queremos contar con reglas gramaticales que
permitan que los poemas en Quenya puedan llevar verbos. Observando el tiempo presente,
descubrimos algunos retazos de información, aparecidos afortunadamente en VT#41, de Julio
de 2000. Combinando esta información con algunas deducciones lingüísticas, probablemente
podremos sacar algo en claro del sistema que Tolkien tenía en mente.

Por la forma en que aparecen en algunas fuentes, los verbos Quenya están encuadrados
en dos grandes categorías (aunque hay algunos en nuestra recopilación que incluiría también
de buena gana, sobre todo si excluimos el material del Quenya antiguo, donde hay algunas
cosas realmente misteriosas acerca del sistema verbal). La primera y mayor de las categorías
es la que podríamos denominar como la de "verbos con raíz A-", porque todos ellos acaban en
-a. Otro término para lo mismo, sería "verbos derivados", porque esos verbos nunca representan
la pura y primitiva palabra-raíz, sino que son derivados formados por la adición de terminaciones
a esa raíz. Los finales más frecuentes de los verbos de este grupo, son -ye y -ta; veremos
también, pero más raramente la final -na o solo -a. Ejemplos:

• Calya "iluminar" (raiz KAL-)


• Tulta "enviar a por, buscar, convocar" (raíz TUL-)
• Harna "herir" (raíz SKAR-; la inicial primitiva sk- convertida en h-)
• Mapa "agarrar, asir" (raíz MAP-)
(La regla es que cuando se escriben verbos derivados como estos, debemos añadir un
guión al final; Tolkien lo hacía en sus escritos. La derivación de un verbo es una forma básica
por la cual empezamos a derivarlo hacia otras formas, como son los diferentes tiempos).

Si estos verbos con raíz A, se pueden definir como verbos derivados, la otra categoría
no puede llamarse de otra forma más que no derivados o primarios. Estos son verbos que no
muestran tantas terminaciones. La derivación verbal en cuestión se puede denominar como
primaria o básica, pues representa esencialmente una raíz primitiva sin adiciones. Por ejemplo:
el verbo mat- "comer" viene directamente de la raíz MAT- de significado similar. Tac- "sujetar"
representa a la raíz TAK- "fijo, sujeto", tul-"venir" se identifica con la raíz TUL- "venir,
aproximarse, mover hacia" (contrasta con el derivado tulta- "enviar a, buscar, convocar" de la
misma raíz, derivado por el significado de la terminación -ta). En el caso de las raíces MEL-
"amor" y SIR- "fluir, manar", Tolkien no usó ninguno de los dos en sus glosas de los verbos
Quenya (ver LR:372,385).

Cuando estudiemos los verbos Quenya necesitaremos referirnos a la vocal derivada.


Esta es la vocal de la palabra raíz subyacente al verbo tal y como aparece en Quenya. En el
caso de los verbos primarios, como mel- “amar”, la vocal derivada es por supuesto fácilmente
reconocible ya que es la única vocal (la e), y también podemos tener la seguridad de que esa
será la vocal subyacente en la raíz MEL-. En el caso de los verbos derivados como pusta-
“parar” o ora- “empujar”, las vocales de la terminación añadida (aquí esas terminaciones son –
ta y –a),no contarán como vocal derivada. Pusta- por ejemplo, deriva de la raíz PUS- y su vocal
derivada es, por consiguiente, la u y no la a. En la inmensa mayoría de casos, la vocal derivada
es simplemente la primera vocal del verbo (aunque no es así necesariamente, pues podría
haber algún prefijo).

Con todos los términos necesarios ya colocados en su sitio, podemos por fin comenzar
el estudio de la formación del tiempo presente. Empezaremos con los verbos primarios, cuyo
tiempo presente deberá parecerse al del verbo mel- “amar”, como se atestigua en LR:61,
cuando Elendil le dice a su hijo Herendil: yonya inyë tye-méla “to también, hijo mío, te amo”.
Aquí tenemos un verbo describiendo una acción presente o continua (en este caso
permanente). Otro ejemplo del tiempo presente del verbo primario se puede encontrar en el
mismo LotR, en el saludo famoso elen síla lúmenn’ omentielvo “una estrella brilla/está
brillando sobre la hora de nuestro encuentro”. Síla, sería el presente del verbo sil- “brillar con
luz blanca o plateada”, tal y como aparece en elapéndice de Silm. Méla y síla muestran la
misma relación con las simples derivadas verbales mel- y sil-: las formas de los tiempos
presentes se construyen alargando la vocal derivada (la cual se destaca por supuesto, por llevar
un acento) y añadiendo la terminación –a. Esta conclusión se sustenta con un ejemplo en
VT41:13: el verbo quet- “hablar, decir”, aparece en tiempo presente como quéta “está diciendo”.

Aunque las formas como méla y síla pueden traducirse usando el tiempo presente
simple, parece que el tiempo presente en Quenya denota también acciones continuas que se
traducirían mejor utilizando el compuesto: “ser/estar” + el gerundio del verbo en cuestión, como
en el ejemplo anterior quéta que se ha traducido como “está diciendo”, en vez de “dice”.
Llegamos pues a la conclusión de que el tiempo presente denota más bien una acción
continuada, y esto se confirma también por otra evidencia: el tiempo presente Quenya del verbo
primario mat- “comer”, no se halla contrastado en ningún sitio del material publicado. Sin
embargo, Tolkien estableció que mata era “el derivado de la forma continua”, que podía
traducirse como “está comiendo” (VT39:9; â representa aquí una á larga).

Tolkien pone un asterisco (*) delante de mata para marcarlo como una forma no
comprobada, así que deberemos tomarla como una forma del Elfico Primitivo y no como una
forma puramente Quenya. Así es como el Quenya desarrollado a partir del lenguaje primitivo,
puede verse influido por muchos otros ejemplos; sabemos que mata podría convertirse en
máta. Esta forma podría sufrir las mismas variaciones que méla, síla y quéta: la vocal derivada
alargada y terminada en –a (y recapitulando podemos deducir que Tolkien quiso decir que méla,
síla, quéta, derivan del Elfico Primitivo mélâ, sílâ, kwétâ). Presumiblemente, estas son todas
las formas continuas; la palabra primitiva mata “está comiendo”, enfatiza la naturaleza de
continuidad de la acción: síla puede ser literalmente “está brillando” en vez de “brilla”. Quizá la
longitud de la vocal derivada simbolice de alguna manera la continuidad o el mantenimiento de
la acción. En el caso de méla en la oración inyë tye-méla, es más normal la traducción como
“te amo” en vez de “te estoy amando”, aunque este último significado parece ser el más literal.

Debemos considerar al segundo y más largo grupo de verbos, como el de raíz A. En este
caso, la información de VT41, es particularmente valiosa.

Parece que los verbos de raíz A forman su presente de manera parecida a la regla con
que lo hacen los verbos primarios, pero la regla necesita de una pequeña adaptación a la forma
de un verbo de raíz A. Nuestro único ejemplo fiable, es el verbo ora- “urgir, apremiar”. En
VT41:13, se indica que su presente es orea “está urgiendo, apremiando”. Como en el caso de
los verbos primarios, la vocal derivada se ha alargado y se le ha añadido la terminación –a. Hay
sin embargo una complicación: como quiera que la derivada verbal ora- ya termina en –a, se
deberá cambiar esta vocal a una –e con el fin de evitar a’s consecutivas: por tanto, lo que
debería ser óra-a termina siendo orea. Así, debemos concluir que los verbos como mapa-
“agarrar,asir” y lala- “sonreir”, figurarán como mápëa, lálëa en el tiempo presente.

Los de raiz A cortos como ora-, mapa- son sin embargo una forma bastante inusual,
pues se limitan a la acción simple de una vocal –a, a la raíz original. Como se ha dicho antes,
los de raiz A que tienen la –a tan solo como una parte de la terminación derivada más larga
(casi siempre –ya o –ta), son mucho más normales. Ya hemos destacado ejemplos como calya-
“iluminar” y tulta- “convocar” (raices KAL-, TUL-). Estos de raiz A complejos, llevan un grupo de
consonantes siguiendo a la vocal de la raiz original, como ly y lt en los ejemplos citados. No
tenemos ejemplos de los tiempos presentes de estos verbos. Si hemos de aplicar lo deducido
a partir del ejemplo de orea “está urgiendo”, deberían aparecer formas como (?)cályëa “está
iluminando” y (?)túltëa “está convocando”. Sin embargo, parece existir en Quenya cierta regla
fonológica prohibiendo una vocal larga inmediatamente delante de un grupo de consonantes.
Podría ser que la palabra (?)túltëa no existiera (pero francamente no estoy seguro en el caso
de cályëa, ya que ly/ny/ry suelen contar a veces como consonantes palatalizadas unitarias, en
vez de hacerlo como grupo). A falta de ejemplos debemos aceptar que solo en algunos casos
se puede acortar la longitud de la vocal, como ocurre en el presente de los verbos calya- y
tulya-, que serían calyëa y tultëa (aunque como ya se ha dicho, (?)cályëa también sería posible
por lo que sabemos). Esto podría aplicarse en cualquier lugar donde aparezca un grupo de
consonantes siguiendo a la vocal del derivado verbal. Otros ejemplos son lanta- “caer”, harna-
“herir” y pusta- “parar”, los cuales, presumiblemente, formarían sus tiempos presentes
acabados en –ëa: lantëa “está cayendo”, harnëa “está hiriendo”, pustëa “está parando”.

Este sistema se aplica también donde hay un diptongo en el derivado verbal, como
cuando hay una vocal delante de un grupo de consonantes, un diptongo no se puede alargar
de ninguna manera. Las formas de los presentes de los verbos como faina- “emitir luz” o auta-
“pasar”, podrían ser fainëa y autëa.

Ya sabemos lo suficiente como para empezar a construir oraciones sencillas:

• Isil síla “la Luna está brillando” (el tiempo presente síla se forma a partir del verbo
primario sil- “brillar”).
• I Elda lálëa “el Elfo está sonriendo” (el tiempo presente se forma a partir del corto
verbo de raiz A lala- “sonreir”).
• Lassë lantëa “una hoja está cayendo” (el tiempo presente se forma a partir del
complejo verbo de raiz A lanta- “caer”; no podemos usar **lántëa
alternativamente, porque una vocal larga no puede ir ante un grupo de
consonantes).

Podemos incluir algunos términos útiles. Una vez se incluye un verbo en la oración
denotando algún tipo de acción, se debe dedicar otra parte de la oración a decir quien está
realizando esa acción. La parte que “hace” cualquier cosa que el verbo nos diga que se “está
haciendo”, constituye el “sujeto” de la oración. En una oración como Isil síla “la Luna está
brillando”, tenemos que Isil (la luna) es el sujeto, ya que es la luna la que “hace” el brillo del que
nos habla el verbo síla. En una frase como i Elda máta “el Elfo está comiendo”, i Elda “el Elfo”
es el sujeto, pues el Elfo es quien “está comiendo”.

Esta misma oración i Elda máta, tiene más posibilidades. Podemos añadir un elemento
más, como el nombre massa “pan”, y tendremos: i Elda máta massa “el Elfo está comiendo
pan”. ¿Cuál es la función de la palabra que hemos añadido? Es el objetivo de la acción verbal,
en este caso “lo que está siendo comido”. El objetivo de la acción verbal se llama “el objeto”, la
contrapartida pasiva del sujeto activo: el sujeto hace algo, pero el objeto es lo que el sujeto está
haciéndole a algo. El sujeto sujeta al objeto en algún tipo de acción. Esta acción puede ser por
supuesto, mucho menos dramática que en este caso, en el que el sujeto se come al objeto. Por
ejemplo, podemos sustituirlo por la oración “el sujeto mira al objeto” (se puede rellenar con un
verbo de cualquier otro de los cinco sentidos), donde la acción del sujeto no afecta físicamente
al objeto de ninguna manera. Este no es nuestro objetivo por ahora. La idea básica del
sujeto/objeto dicotómico, es simplemente que el sujeto le hace algo al objeto, aunque “hacerle
algo a.…” podría no comprenderse en un sentido más profundo.

NOTA: Debo advertir, sin embargo, que en las orfaciones con la cópula ná/nar “es/son”,
por ejemplo: i alda ná tasar “el árbol es un sauce”, tasar “un sauce” no cuenta como el objeto
de i alda “el árbol”. Por supuesto i alda es el sujeto, ya que es quien realiza la acción que existe
en la oración: “el árbol es...”, pero tasar “un sauce” no es el objeto, porque en esta oración el
árbol no le hace nada al sauce (y lo que identifica al objeto es que se le haga algo). Más que
hacerle algo al sauce, el árbol es un sauce, que son cosas diferentes: Aquí tasar es el predicado
de i alda, como se vió en la lección anterior. Pero si sustituimos máta “está comiendo” por ná
“es”, estamos volviendo a la construcción sujeto-verbo-objeto: I alda máta tasar “el árbol está
comiendo un sauce”. Si estás algo preocupado porque piensas (indebidamente) que estos
sonidos son algo disparatados, puedes tener la completa seguridad de que gramaticalmente
son inapelables.

En el caso de algunos verbos no hay objeto. En el caso concreto de lanta- “caer”,


podemos tener un sujeto y decir: i Elda lantëa “el Elfo está cayendo”. Aquí el sujeto no le hace
nada al objeto; es el sujeto quien se hace algo a sí mismo. Un verbo como mat- “comer”, sería
la única opción que nos permitiría rellenar la oración con un objeto si quisiéramos decir i Elda
máta (massa) “el Elfo está comiendo (pan)”; esto funciona como una oración completa aunque
sin el objeto. Pero algunos verbos demandan un objeto para su significado, y la oración podría
quedar incompleta sin él. Si decimos i Elda mápëa “el Elfo está cogiendo”, provocaremos la
pregunta: “el Elfo está cogiendo... ¿qué?”, y deberemos hacernos con un objeto que complete
la oración.

En la Carta Plotz Tolkien indicó que en una variante del Quenya subtitulada como Libro
quenya, los nombres tienen una forma especial cuando hacen funciones de objeto. Los nombres
singulares terminados en una vocal, convertían esta vocal en larga (por ejemplo: cirya “barco”,
sería ciryá si apareciera como objeto en una oración), y los nombres que normalmente llevan
el plural acabado en –r lo cambian a –i (así “barcos” como objeto, sería ciryai en vez de ciryar).
Esta forma especial de objeto, lo que en términos lingüísticos es el caso acusativo, era
supuestamente la utilizada para escribir Quenya (¿el arcaico?). Sin embargo, este acusativo no
aparece en los textos más modernos, como en Namárië o incluso en la última versión del poema
Markirya, la cual es contemporánea de la Carta Plotz. Namárië cantado por Galadriel, es quizá
la obra más representativa del uso del Quenya hablado de la Tercera Edad. En cualquier caso,
yo no uso ese acusativo distinto en los ejercicios de este curso (ni en mis propias composiciones
Quenya). Parece claro que el uso del acusativo está lejos del universal, dentro o fuera del
contexto ficticio. Así que yo diría cirya(r) “barco(s)”, si la palabra aparece como el objeto de una
oración.

Con el sujeto y el objeto colocados, podemos adentrarnos en otra faceta del verbo
Quenya. Así como los adjetivos concuerdan en número con los nombres a los que describen,
los verbos también concuerdan en número con sus sujetos. Vamos a echar un vistazo a la
primera línea de Namárië: laurië lantar lassi “como oro caen las hojas”, o literalmente: “doradas
caen (las) hojas”. Aquí el adjetivo laurëa “dorado” aparece en su forma plural laurië,
concordando en número con el nombre plural lassi “hojas”, como se vió en la lección anterior.
Pero el verbo lanta- “caer” también debe concordar con su sujeto plural que es lassi. Por
consiguiente, el verbo lanta- toma la terminación –r (el último verbo se parece a un supuesto
tiempo aoristo, que veremos más adelante; podemos pensar que el aoristo lantar es la
contrapartida del presente lantëar, como en nuestro idioma sería “caer”, frente a “están
cayendo” respectivamente). El plural terminado en –r nos lo hemos encontrado ya en el
apartado de los nombres, como en Eldar “Elfos”, pero los nombres también pueden tener
plurales acabados en –i, dependiendo de su forma. En el caso de los verbos, la terminación
plural en –r parece ser la universal, independientemente de cómo sea el verbo. El final en –r no
es exclusivo del presente, sino que se usa de forma parecida en los demás tiempos verbales
dondequiera que aparezca un sujeto en plural.

Tenemos ya que la terminación plural del verbo ná- “es”, sería nar “son” (alguien podría
preguntar porque el plural de ná- no puede ser nár, manteniendo intacta la vocal larga. Es cierto,
podría serlo...si no fuera porque podría llevarnos a confusión con el nombre nár “llama”).

La existencia de más de un sujeto produce en el verbo el mismo efecto que un solo sujeto
plural: el verbo tomará la terminación –r en ambos casos:
• I arani matar “los reyes están comiendo” (singular: i aran máta “el rey está
comiendo”
• I aran ar i tári mátar “el rey y la reina están comiendo” (si queremos que el verbo
mat- “comer” aparezca en el presente singular máta, debemos enviar a paseo al
rey o a la reina para que quede un solo sujeto).

Por otra parte, tanto en el caso de un objeto plural como en el de objetos múltiples no se
produce ningún efecto sobre el verbo, por ejemplo: i aran máta massa ar apsa “el rey está
comiendo pan y carne” (apsa “comida cocinada, carne”). El verbo solo concuerda en número
con el sujeto.

Tendremos en cuenta que el verbo tan solo tiene una forma plural que es la terminada
en –r. En otras palabras: el verbo llevará el final –r no solo donde el sujeto sea un plural normal
(acabado en –r o en –i), sino también donde sea dual (acabado en –u o en –t), y donde sea
partitivo plural (acabado en –li). No obstante, no tenemos ejemplos en el Quenya de LotR y en
particular, no podemos estar seguros de que el verbo tenga una forma dual especial para usar
con objetos duales (¿acabados en –t en la mayoría de los nombres como en Aldu sílat, en vez
de Aldu sílar “los dos árboles están...brillando?)”. El material publicado hasta el momento, no
nos permite sacar conclusiones fiables en este aspecto, por eso solo los sujetos llevan forma
dual en los ejercicios de este curso.

Lo último que debemos considerar en el tema de los verbos es la cuestión del orden de
las palabras. ¿En qué parte de la oración debe colocarse el verbo? Generalmente, en las
oraciones van el sujeto, el verbo y el objeto (si hay objeto), por ese orden. El lector atento ya
habrá advertido que las oraciones Quenya vistas más atrás, están organizadas de la misma
manera. Este parece ser el orden típico de las palabras en la prosa Quenya. Ejemplos de esto,
son: lassi lantar “hojas caen”, y: mornië caita “la oscuridad cae (sobre las espumosas olas)”
(ambas de la versión en prosa de Namárië). Pero hay también ejemplos de oraciones que llevan
primero el verbo, por ejemplo: en el llanto de Fingon delante de Nirmaeth Arnoediad: ¡auta i
Lomé!, literalmente: “pasa la noche!”, pero traducido como: “la noche está pasando!” en el Silm
capítulo 20. Los dos ejemplos señalados con el orden sujeto-verbo de la prosa Namárië,
aparecen en la versión poética de LotR con el orden verbo-sujeto: lantar lassi y caita mornië.
En inglés, la única forma de construir una pregunta es precisamente esa, en ese orden verbo-
sujeto, por ejemplo: “los Elfos son maravillosos” → “¿son los Elfos maravillosos?” En nuestro
idioma no ocurre eso y en Quenya tampoco (¡auta i lomé! “pasa la noche!” en vez de “la noche
está pasando! /pasa!”, sea quizá tan solo el ejemplo del estilo dramático de un lenguaje
afectado; evidentemente la acción verbal se considera mucho más importante que el sujeto que
la ejecuta. Sospecho que, en un contexto menos dramático, podríamos decir: ¡i Lomé auta!).

Namárië nos proporciona también un ejemplo de una oración con sujeto, verbo y objeto:
hísië untúpa Calaciryo míri “el misterio (sujeto) cubre (verbo) las joyas de Calacirya (toda esta
última frase completa es el objeto)”. Aquí, otra vez el orden de las palabras es bastante flexible,
especialmente en poesía como muestran los ejemplos de Namárië. Tenemos objeto-sujeto-
verbo en la frase maryát Elentári ortanë, literalmente: “sus manos (la) Reina de las Estrellas
levantó”, traducido en LotR como: “la Reina de las Estrellas tiene sus manos levantadas”. La
oración ilyë tier undulávë lumbulë, literalmente: “todos los caminos cubiertos por la Sombra”,
lleva el orden objeto-verbosujeto (en LotR Tolkien lo tradujo como: “todos los caminos están
sumidos en la Sombra”). En la versión en prosa de Namárië Tolkien reorganizó de forma
interesante estas dos construcciones sujeto-verbo-objeto: Elentári ortanë máryat, y: lumbulë
undulávë ilyë tier. Esto es lo que nos hace pensar que este es el orden normal, preferido
cuando no hay involucradas consideraciones poéticas o dramáticas.

En general, debemos ser cuidadosos a la hora de colocar el objeto ante el sujeto, pues
en algunos casos podría haber confusión para reconocer a uno u otro (aunque la forma más
común del Quenya, no posee un caso acusativo distinto para el objeto). No obstante se permiten
ciertas inversiones cuando el sujeto es singular y el objeto es plural, o viceversa. En ese caso,
el verbo, concordando en número solo con el sujeto, lo identificará automáticamente. En la
oración ilyë tier undulávë lumbulë, podemos certificar que lumbulë “sombra” es el sujeto, y
no ilyë tier “todos los caminos”, porque el verbo undulávë no lleva la terminación –r para
concordar con la palabra plural tier, así que no puede ser el sujeto, y si lo será el nombre
singular lumbulë “sombra”.

Mas Cosas Sobre Los Adjetivos

En inglés y en otros idiomas europeos, los adjetivos tienen formas especiales para
usarlos en comparaciones. En español, el comparativo se forma anteponiendo al adjetivo la
partícula “más”, y el superlativo, anteponiendo al adjetivo la partícula “el/la/lo más”, por ejemplo:
el adjetivo alto: su comparativo sería “más alto” y su superlativo “el más alto”. La función de
estas formas es la de facilitar la comparación entre varias partes. Si queremos decir que una de
las partes posee la cualidad descrita por el adjetivo en mayor medida que otra de las partes,
deberemos usar el comparativo: “Pedro es más alto que Pablo”. La forma superlativa se usa
cuando queremos decir que una de las partes posee la cualidad descrita por el adjetivo en
mayor medida quie cualquier otra de las partes que pudieran considerarse: “Pedro es el chico
más alto de la clase”.

En la primera versión de esta lección, publicada en Diciembre de 2000, escribí: “cuando


intentamos trasladar todo esto al Quenya, no hay mucho que decir. El material publicado no
contiene absolutamente ninguna información sobre las formas comparativas; no tenemos una
palabra que podamos usar como “más””.

Desde entonces, la situación afortunadamente ha cambiado; durante el 2001 apareció


una pequeña información en las revistas Tyalië Tyelelliéva y Vinyar Tengwar. Ahora ya tenemos
una palabra que significa “más”: malda, y también conocemos una fórmula para usar en las
comparaciones: “A es más brillante que B”, se puede expresar A ná calima lá B, literalmente:
“A brilla más allá que B” (VT42:32). Sin embargo, la palabra lá tiene otros significados además
de “más allá”, y será más práctico ver y ensayar esos usos en las comparaciones en una lección
posterior (“Los diferentes usos de lá”, Lección Dieciocho).

Aquí y ahora nos centraremos en la forma superlativa de los adjetivos. Hay disponible un
diminuto rastro de evidencias: En Cartas:278-279, Tolkien explicó la forma adjetival ancalima
que aparece en LotR. La tradujo como “excesivamente brillante” y estableció que era la
construcción calima “brillante” con el prefijo an- añadido, tomando a este último como “un prefijo
superlativo o intensivo”. Por esta razón, muchos han usado el prefijo an- como el equivalente a
la terminación inglesa –est, ó a la partícula española el/la/lo más, para construir la forma
superlativa de los adjetivos, por ejemplo: anvanya “el más bello”, de vanya “bello/maravilloso”
(pero debemos recordar que ancalima sigue siendo el único ejemplo comprobado del prefijo
an- usado de este modo).

Uno desearía que esta forma del prefijo an- fuera realmente la equivalente al superlativo,
es decir: la forma del adjetivo que implica tener la mayor parte de la cualidad descrita, en
comparación con todos los demás involucrados. Hay que advertir que Tolkien tradujo ancalima
no como “el más brillante”, sino como “excesivamente brillante”. Cuando describe an- como un
prefijo superlativo o intensivo, puede casi tomarse como “un prefijo superlativo en vez de
intensivo”. Así pues, an- quizá implique “muy, excesivamente”, en vez de “el más” en
comparación con otros. Hay que observar a pesar de todo, que el contexto en el qe se encuentra
la palabra, parece implicar cierto grado de “comparación”: en LotR, ancalima aparece como
parte de la alocución en la Lengua de Frodo, en la guarida de Shelob (Ella-Laraña) (volumen 2,
Libro 4, capítulo IX): Aiya Eärendil Elenion Ancalima. No hay traducción en el mismo LotR,
pero más tarde Tolkien estableció este significado: “Hola Eärendil la más brillante de las
estrellas” (Cartas:385). En la mitología de Tolkien, Eärendil lleva el brillante Silmaril depositado
en los cielos y que daba el brillo a las estrellas. Así, aquí el significado parece ser un superlativo
genuino: “la más brillante de las estrellas” en el sentido más completo de “más brillante que
cualquiera de entre todas las otras”. En cualquier caso, no existe más información en cuanto a
como deben formarse los superlativos, así que elegiremos esta opción. Deberemos no obstante
estar preparados por si en futuras publicaciones apareciera más información al respecto.

El prefijo an- no puede aplicarse mecánicamente a cualquier adjetivo Quenya, o a grupos


de consonantes en los que el Quenya no lo permitiría. An- se puede usar de las siguientes
formas, con los adjetivos que empiezan en vocal, o en c-, n-, qu-, t-, v-, w- e y-:

• An+alta = “grande” (en medida) = analta “el más grande”


• An+calima = “brillo” = ancalima “el más brillante” (nuestro único ejemplo contrastado)
• An+norma = “duro” = anorma “el más duro”
• An+quanta = “lleno, completo” = anquanta “el más lleno, completo”
• An+vanya = “maravilloso” = anvanya “el más maravilloso”
• An+wenya = “verde” = anwenya “el más verde”
• An+yára = “viejo” = anyára “el más viejo”

Quizá pudiéramos incluir los adjetivos comenzados en f- y h- (no hay ejemplos):

• An+fána = “blanco” = (?)anfána “el más blanco”


• An+halla = “alto” = (?)anhalla “el más alto”

Lo que pasaría en otros casos, no lo sabemos con certeza. También podría insertarse
una vocal extra (e o a) entre el prefijo y el adjetivo con el fin de romper cualquier tipo imposible
de grupo consonántico, o cambiar la –n final del prefijo convirtiéndola en algo similar (o igual) a
la primera consonante del adjetivo. Se observan algunas similitudes en varios sitios de nuestra
recopilación, así que esta se ha convertido en nuestra teoría favorita en cuanto al uso de an-.
Ante la consonante p, la n de an- debería pronunciarse con los labios cerrados, ya que la
pronunciación de la p requiere ser algo cerrada; así pues, n podría convertirse en m. De pitya
“pequeño” podríamos derivar a ampitya “el más pequeño”, lo cual sería el resultado remodelado
de la palabra imposible en Quenya anpitya (En Quenya no existe el conjunto –np- y, por el
contrario, el grupo –mp- es bastante común).

Ante las consonantes l-, r-, s-, m-, la n de an- se asimilaría completamente al
convertirse en la idéntica consonante a la del principio de la siguiente palabra:

• An+lauca “caliente” = allauca “el más caliente”


• An+ringa “frío” = arringa “el más frío”
• An+sarda “difícil” = assarda “el más difícil”
• An+moina “querido” = amohína “el más querido”

Existen algunas asimilaciones comprobadas como –nl- convertida en –ll- en el


compuesto Númellótë “Flor del Oeste” (UT:227, es claramente un compuesto de los nombres
bien conocidos númen “oeste” y lótë “flor”). El grupo nm transformado en mm, se vé en el
nombre del Elfo Vanyarin Elemmírë, citado en Silm: del nombre (de ella(?)), que
aparentemente, significa “Joya de la Estrella” (elen “estrella” + mírë “joya”).

Sumario de la Lección Cinco

Las dos grandes categorías de los verbos Quenya son: los verbos primarios que
representan una antigua raíz sin adiciones, y los verbos de raíz A, que llevan adicionado un
final que incluirá la vocal a de la raíz original (a veces solo –a, aunque por lo general son finales
más largos como –ya o –ta). Los verbos primarios forman sus presentes alargando la vocal
derivada y añadiendo –a, por ejemplo: síla “está brillando”, de sil- “brillar”. Los de raíz A, forman
sus presentes de alguna manera con la misma regla, excepto cuando se añade la terminación
–a en determinados derivados (que ya terminan en –a), que deberían ser –aa y se cambian a –
ëa. En nuestro único ejemplo comprobado del presente de un verbo de raíz A, orea de ora-
“impeler”, la vocal derivada se ha alargado. Sin embargo, en la fonología Quenya hasta donde
la entendemos, una vocal no puede estar delante de un grupo de consonantes, y la mayoría de
los derivados de A tienen un grupo de este tipo siguiendo a la vocal derivada (por ejemplo:
lanta- “caer”, hilva- “seguir”). Probablemente algunos verbos podrían formar su presente
terminado en –ëa, pero la vocal derivada seguiría siendo corta. Solo los (relativamente pocos)
derivados de A sin un grupo de consonantes siguiendo a la vocal derivada, pueden alargarla en
el presente. Un verbo concuerda en número con su sujeto, llevando el final –r si el sujeto es
plural: elen síla “una estrella está brillando”, eleni sílar “las estrellas están brillando”.

La forma superlativa de los adjetivos se obtiene añadiendo el rpefijo an-, como en


ancalima “el más brillante”, de calima “brillo”. Debemos tener en cuenta, sin embargo, que la
n de este prefijo (an-) se asemeja en muchos casos a la primera consonante del adjetivo, o al
grupo de consonantes que la fonología Quenya no permitiría formar. Por ejemplo: an+lauca
“templado” podría producir allauca “el más templado” (**anlauca es una palabra imposible en
Quenya).

Vocabulario:
• Canta “cuatro”
• Nauco “enano”
• Parma “libro”
• Tiuca “gordo”
• Mapa- “agarrar, asir”
• Tir- “vigilar, guardar”
• Lala- “sonreir” 27
• Caita- “tumbarse, yacer”
• Tulta- “convocar”
• Linda- “cantar” (la palabra Ainulindalë o “Música (cantada) de los Ainur”).
• Mat- “comer”
• Cenda- “leer”

27
De acuerdo con la última fuente PM:359; anteriormente el verbo lala- de una derivación diferente significaba “negar”: ver
la entrada LA- en Etym. No necesitamos saber cual de los dos es más obsoleto; aquí usaremos lala- como “sonreir”.
Ejercicios:

1. Traducir al español:
a. I nís lálëa
b. I antiuca Nauco máta
c. I tári tíra i aran
d. I analta oron ná taura
e. I nér tultëa i anvanya vendë
f. I aiwë lindëa
g. I Naucor mápëar I canta Eldar
h. I antaura aran ná saila

2. Traducir al Quenya:
i. La mujer está mirando el barco más grande
j. Los hombres más perversos están muertos
k. El Elfo está cogiendo el libro
l. Cuatro hombres están tumbados bajo el árbol
m. El Elfo más sabio está leyendo un libro (cuidado: ¿qué puede ocurrir cuando se
añade el prefijo superlativo a una palabra como saila “sabio”?)
n. El rey y la reina están leyendo el libro
o. Los pájaros están cantando
p. Los cuatro Enanos están mirando un pájaro.
LECCION SEIS: Tiempo Pasado

En la lección anterior hemos visto el tiempo presente, el cual describe la acción que se
desarrolla en el mismo momento en que se habla. Sin embargo, el Quenya tiene diferentes
tiempos que cubren el pasado, el presente y el futuro: el pasado sirve para recuperar eventos
pasados.

En Quenya la mayoría de los pasados se forman añadiendo una terminación a la raíz


verbal. Por lo que sabemos todos los tiempos pasados de los verbos terminan en -ë (aunque
muchas terminaciones, como las plurales que acaban en -r que se usa en el caso de un sujeto
plural por supuesto, pueden añadirse después de esta vocal). En muchos casos, esta vocal -ë
es parte de la terminación -në, que parece ser la terminación más normal del pasado en Quenya.

Como hemos visto en la lección anterior, la mayoría de los verbos Quenya son de raíz
A-, lo que significa que terminan en -a. Los pasados de estos verbos se forman generalmente
con la simple adición del final -në, por ejemplo: las Etym mencionan el verbo orta- “levantar”
(ver la entrada ORO-), y en Namárië en LotR, su pasado parece ser ortanë (la traducción más
simple de ortanë es por supuesto “levantó”; la interpretación libre en LotR, emplea la traducción
“ha levantado”, pero en la traducción interlineal en RGEO:67, Tolkien lee: “levantado” (lo que
es una mera palabra alternativa a “levantó”)). Otros ejemplos de las notas de Tolkien:

Ora- “urgir”, pasado: oranë “urgió” (VT41:13,18)


Hehta- “excluir”, pasado: hehtanë “excluyó” (WJ:365)
Ulya- “derramar”, pasado: ulyawë “derramado” (Etym, entrada ULU-)
Sinta- “desteñir”, pasado: sintanë “desteñido” (Etym, entrada THIN-)

Podríamos añadir al verbo ahyanë “cambió”, del que solo consta el tiempo pasado, como
parte de la pregunta: ¿manen lambë Quendion ahyanë? “Quién cambió la lengua de los
Elfos?” (PM:395). El verbo “cambiar” podría ser ahya-.
Observando el verbo ava- (que aparentemente significa “rehusar, prohibir”), Tolkien hizo
notar que su pasado avanë “...reveló que no tenía en su origen una fuente o raíz verbal
básica...”. La última es más o menos parecida a un verbo primario. El llamó a avanë “una forma
débil” del tiempo pasado (WJ:370). Probablemente sirva para todos los tiempos pasados que
veremos (lo que Tolkien pudiera denominar como un tiempo pasado “fuerte”, no está del todo
claro. Quizá usaría ese término para los pasados formados por infijos nasales -ver más
adelante).

Debemos considerar también los “básicos” o “primarios” verbos sin terminación, verbos
que a diferencia de los de raíz A-, no llevan una vocal final: verbos como sil- “brillar”, tir- “mirar,
vigilar”, mat- “comer”.

Parece que el final -në se puede usar también para formar el pasado de algunos verbos
primarios. Tolkien citó tirnë como el pasado de tir- “vigilar” (Etym, entrada TIR-), y también
tamnë como el pasado de tam- “dar golpecitos” (Etym, entrada TAM-). En estos casos, la
adición de -në a la raíz verbal en cuestión, no produce grupos de consonantes imposibles: tanto
rn como mn, están permitidos en la fonética Quenya. Por esta razón, el final -në también puede
añadirse (probablemente) a las raices verbales terminadas en -n, ya que la nn está asimismo
aceptada en Quenya. Por ejemplo: el pasado del verbo cen- “ver” puede ser cennë “vió”,
aunque no existan ejemplos contrastados del pasado de verbos con esa forma.

Pero en el momento en que la raíz de un verbo básico termine en cualquier otra


consonante que no sea -m, -n, -r, el solo hecho de añadir la terminación -në, producirá un grupo
consonántico no permitido en Quenya. Los pasados de verbos como mat- “comer”, top- “cubrir”
o tac- “abrochar”, no pueden ser **matnë, **topnë, **tacnë, ya que los grupos tn, pn, cn, no
existen en el idioma. Entonces ¿qué vamos a hacer ahora?

La forma difícil de describir lo que pasa, es decir que la n del final -në debe cambiarse
por un infijo nasal que colaremos ante la última consonante de la raíz verbal. ¿Qué es un infijo?
Ya hemos hablado de los sufijos, elementos que se añaden al final de una palabra (como el que
forma el plural (-r), que añadido por ejemplo al nombre Elda, nos dá el plural Eldar), y también
hemos hablado de los prefijos, elementos añadidos al principio de una palabra (como el prefijo
superlativo an-, que se añade al adjetivo calima “brillante” para construir la forma superlativa
ancalima “la más brillante”). Si queremos añadir algo a una palabra, hay unas cuantas
posiciones donde lo podemos hacer; si no son prefijos ni sufijos, la única opción que nos queda
es el “infijo”, esto es: incrustado dentro de la palabra. Por ejemplo: el verbo mat- “comer” tiene
el pasado mantë “comió” (VT39:7), ó sea: una n infija incluida ante la consonante final de la raíz
verball (la t convertida en nt). Similarmente, el verbo hat- “romper en pedazos” cuyo pasado es
hantë (Etym, entrada SKAT-).

Ante la consonante p, el infijo toma la forma m en vez de n, así el pasado de top- “cubrir”
es tompë (Etym, entrada TOP-). Ante la c, el infijo aparece como n (o a veces ñ, ver más
adelante), así el pasado de tac- “abrochar” es tancë (Etym, entrada TAK-). Las diferentes
formas del infijo (n, m, ñ, dependiendo del entorno), son todas nasales, sonidos pronunciados
haciendo salir el aire por la nariz y no por la boca. El infijo nasal es el término correcto para
definir este proceso fonológico.

Como ya dije, la dificultad estriba en explicar que pasa. Por hacerlo más simple: si se
añade a un verbo primario la terminación del pasado -në, resultaría uno de los grupos
imposibles: tn, cn, pn, y la n intercambiaría su posición con la consonante que va ante ella. Tn
y cn se convertirían en nt y nc; con objeto de hacer una pronunciación más fácil, np cambia
también a mp (similarmente nc podría cambiar a ñc, usando la ñ con sonido ng como hizo
Tolkien a veces -pero de acuerdo con las reglas estblecidas aquí, ñc se representará como nc).
Así:
Mat- “comer”, pasado **matnë → mantë “comió”
Top- “cubrir”, pasado **topnë, **tonpë → tompë “cubrió”
Tac- “abrochar”, pasado **tacnë → tancë “abrochó”

Esta, es por lo menos la forma más fácil para enseñar como funciona. No podemos
asegurar que Tolkien lo imaginara realmente así: una forma como matnë, aparece en una etapa
antigua, pero últimamente convertida en mantë, intercambiando las consonantes. El término
lingüístico que define la trasposición de dos sonidos, es “metátesis”, y existen otros ejemplos
de esto en la evolución imaginaria de los idiomas de Tolkien (ver por ejemplo en Etym la entrada
KEL-). Sin embargo, hay algunas pistas que sugieren que Tolkien imaginó que estos tiempos
pasados reflejaban el genuino infijo nasal que ya aparecía en el Élfico Primitivo, y que no eran
una mera y posterior trasposición de consonantes. Después de todo, en cierta ocasión observó
que “...el infijo nasal tiene una importancia relevante en el Avalonio...” (SD:433; el Avalonio es
otro de los nombres del Quenya). Esto es tan solo una cuestión académica...

Los verbos primarios cuya consonante final es -l, merecen atención especial. El verbo
vil- “volar” parece tener como pasado a villë (Etym, entrada WIL-). Este ll representa
probablemente alguna combinación de l y n. Quizá villë represente a la vieja wilnë con la
terminación normal del pasado (en cuyo caso la v se convertiría en la vieja w: raíz WIL-),
convirtiendo en el Quenya al grupo ln en ll. No obstante, otros ejemplos sugieren que el viejo ln
podría producir el ld Quenya. Podría ser que villë representara al viejo winlë, esto es: una
variante del infijo nasal del verbo wil- (aunque en Quenya, nl se convierte en ll, por ejemplo: el
nombre nellë, parece que procede del viejo nen-le: Etym, entrada NEN-). Cualquiera que fuera
el desarrollo que Tolkien imaginara, los verbos primarios que llevan la l como consonante final,
forman su tiempo pasado añadiendo -lë.

NOTA: En Telerin, la lengua hermana del Quenya en el Reino Bendito, un verbo formado
a partir de la raíz DEL- “ir”, tiene como pasado a delle (WJ:364). Como puntualizó Ales Bican,
esta forma desciende probablemente del viejo denle (con infijo nasal). Si descendiera de delne,
podría haber permanecido inalterable en Telerin, puesto que en ese idioma el grupo ln está
permitido (como la palabra Telerin elni “estrellas”, WJ:362). Esta observación sostiene el punto
de vista de que los tiempos pasados con infijo nasal ya existían en el Elfico Primitivo.

El sistema expuesto, es el que consideramos como la manera “regular” para formar el


tiempo pasado del verbo en Quenya. Como quiera que el verbo será conforme a este sistema,
no me extenderé en el tiempo pasado cuando lo mencione por primera vez. Todos los ejercicios
que hay más adelante, están construidos conforme a este sistema, de forma que esta vez
nuestro trabajo será interiorizar las reglas descritas. En lecciones siguientes, veremos algunas
formas irregulares, pero aún así, debemos examinar aquí ciertas formas “alternativas” del
tiempo pasado combinadas con las más normales que pueden ayudarnos a asimilar el sistema
normal. Así que del material que sigue, asimilaremos todo lo que podamos para hacer los
ejercicios cuando tengamos suficiente.

El pasado de los verbos primarios con -r como consonante final, está bastante
comprobado: los ejemplos son car- “hacer”, pasado carnë (Etym, entrada KAR-), tir- “vigilar”,
pasado tirnë (Etym, entrada TIR-) y tur- “gobernar”, pasado turnë (Etym, entrada TUR-). Como
ya se ha dicho antes, los verbos con esta forma, construyen su pasado añadiendo el sufijo - në.
Pero hay algunos que son algo diferentes: el pasado del verbo rer- “sembrar” no es **rernë
como podría parecer, sino rendë (ver Etym, entrada RED-). La razón de esto es el hecho de
que la raíz original de la palabra es RED- y no **RER-. El verbo rer- figuraba como red- en las
primeras etapas, y por eso, el pasado es rendë: formado simplemente por red- con infijo nasal
+ el final -ë (igual que el verbo regular quet- “decir”, cuyo pasado es quentë). Lo que lo complica
todo un poco, es que en Quenya la d original solo sobrevive como parte de los grupos ld, nd,
rd; en todas las otras posiciones se cambia, y siguiendo a una vocal se convierte en r. Así red-
pasa a ser rer-, mientras el pasado rendë resulta ileso ante los cambios fonológicos. Desde
esta perspectiva, el verbo se define como “no irregular”; tan solo es diferente porque tiene una
historia especial, y esto nos lleva a algunas “irregularidades” más en Quenya: como observó su
hijo, las creaciones lingüísticas de Tolkien “...no se imaginan como pura estructura, sin un antes
o un después, sino como un desarrollo en el tiempo...” (LR:342). A Tolkien, indudablemente le
gustaba dejar constancia de su imaginario crecimiento durante largos períodos.

No sabemos cuantos verbos terminados en -r tienen su pasado terminado en -ndë,


debido a su especial historia. Probablemente en las Etym estén incluidos los verbos hyar-
“surcar” y ser- “descansar” (aunque vistas las relevantes entradas en Etym, estos vienen de
SYAD- y SED- y Tolkien no mencionó los pasados hyandë y sendë). En una fuente post-LotR,
tenemos el verbo nyr- “apretar, empujar, forzar”; de nuevo nos encontramos con un pasado sin
publicar, pero ya que la raíz se da como NID-, el pasado debería ser nindë en vez de nirnë
(VT41:17). Hay más ejemplos comprobados señalados en el material del primer “Qenya”, pero
esos escritos no gozan de demasiada autoridad en el Quenya estilo LotR, por ejemplo: el QL
de 1915 parece incluir el verbo nyar- “explicar, decir, relatar” en esta categoría (pasado nyandë,
QL:68). Pero en el material más moderno, Tolkien derivó este verbo de la raíz NAR- (entrada
NAR², en Etym) en vez de NAD-, con lo que su pasado sería seguramente regular (nyarnë).

Algunos verbos primarios forman su pasado evitando los sonidos nasales. El verbo recibe
la terminación -ë, la vocal que figura en todas las formas del tiempo pasado, pero en vez de
añadir un sonido nasal (infijo o como parte del final -në), se alarga la vocal del verbo, por
ejemplo: el pasado del verbo lav- “lamer”, sería lávë (comprobado en Namárië como parte del
verbo undulávë “cubierto”). Del mismo modo, el pasado del verbo negativo um- “no hacer, no
ser”, se da como úmë (Etym, entrada UGU-/UMU-; volveremos a este verbo tan peculiar en la
Lección Nueve).

Esta forma del tiempo pasado es bastante común en el primer QL y también retocada en
fuentes (pre LotR) relativamente más tardías. La Canción de Fíriel de 1936, concuerda con el
Lexicon de 1915 en que el pasado del verbo car- “hacer”, es cárë (QL:45, LR:72; la ortografía
usada en estas fuentes es káre). No obstante, de acuerdo con Etym, entrada KAR-, el pasado
es carnë y esta es la forma que usaremos aquí: Etym son al menos en parte, ligeramente más
nuevas que La canción de Fíriel. Siguiendo el modelo de cárë, algunas fuentes pre-LotR dan
túlë como pasado del verbo tul- “venir” (LR:47, SD:246), y villë como pasado de vil-, en Etym
se sugiere que el pasado “vino” podría más bien ser tullë (representando a los anteriores tulne
o tunle).

Pudiera parecer que Tolkien decidió limitar el uso de la formación del pasado
representado por túlë y cárë, aunque nunca lo abandonó del todo, como demuestra la forma
undulávë en Namárië de LotR. Se podría esperar que el pasado de lav- “lamer” fuera **lambë
en vez de lávë. La forma de pasado lambë se podría construir con el infijo nasal de la raíz
original de la palabra LAB- (también contemplada en Etym): En Quenya la b acostumbra a
convertirse en v siguiendo a una vocal, pero la b persiste sin cambios en el grupo mb. El QL
presenta a ambë como pasado del verbo av- “partir, marchar” (QL:33); este podría ser un
ejemplo de este fenómeno. Sin embargo **lambë como pasado de lav- podría confundirse con
el nombre lambë “lengua, idioma”; quizá por este motivo, Tolkien se decidiera por la forma
irregular lávë. ¿O deberíamos generalizar a partir de lav- y permitir que todos los verbos
primarios Quenya terminados en -v formen sus pasados con la forma de lávë?
Afortunadamente, estos verbos no son muy numerosos. Hay otro verbo lav- diferente que
significa “permitir, conceder” (raíz DAB-, ver Etym), posiblemente un verbo tuv- “encontrar” (raíz
verbal procedente de una forma más larga), más tyav- “probar” (ver la entrada KYAB- en Etym).

¿El pasado “probó” debería ser tyambë o tyavë? La última forma es la que aparece en
QL., página 49, aunque la forma usada en QL está comparada bastante libremente con el
Quenya moderno, no tenemos la seguridad de que esta información sea válida en las úlltimas
etapas de la concepción de Tolkien (tyávë está contrastado en una fuente post- LotR como el
nombre “sabor”, por lo que no está muy claro que forma debe usarse para decir “probó”. En el
Lexicon de 1915, Tolkien tenía nombres y tiempos verbales idénticos y coexistiendo; ver QL:49,
entrada KUMU-).

Hay algunos casos curiosos de verbos derivados algo más largos “dejando caer sus
finales” y aplicando el estilo lávë- en los pasados derivados directamente de la raíz inacabada.
Un ejemplo antiguo es el verbo serta- “atar”, pasado sérë (QL:83) en vez de **sertanë como
podría esperarse. Estas construcciones están lejos de ser las del Lexicon de 1915, pero la idea
no estaba completamente obsoleta en el Quenya moderno: las Etym de la mitad de los ’30,
recuerdan que el verbo onta- “crear” tiene dos pasados posibles: además de la forma regular
ontanë, tenemos también la forma irregular ónë (Etym, entrada ONO-).

Los verbos de raíz A más simples, los que añaden la terminación corta -a a la raíz (y no
una terminación más larga como: -ta, -ya), pueden perder también esa terminación en la
fomación de algún pasado. Más atrás hemos señalado que la forma tyávë en QL, es una forma
pasada comprobada del verbo tyar- “probar”, pero en el Lexicon de 1915, el verbo “probar” es
de raíz A: tyava-: no es el verbo primario tyav- como ocurría en las fuentes más modernas
(QL:49, frente a Etym entrada KYAB-). Con arreglo al último sistema, podríamos esperar que
uno de raíz A como tyava- tuviera el pasado tyavanë, pero la validez de ambas formas en el
Quenya estilo LotR, es muy cuestionable. ¡Es más común hacer los pasados de los de raíz A
más simples, de forma más “regular” si pretendes ignorar la terminación -a!
Como ya se ha señalado, oranë es un ejemplo de un pasado regular de un verbo de raíz
A simple (ora- “urgir, apremiar”), pero después de escribir oranë Tolkien añadió ornë como un
parentético alternativo (VT41:13). Por supuesto oranë podría ser perfectamente una forma
regular si fuera el tiempo pasado del verbo primario **or- (por ejemplo: tur- “gobernar”, pasado
turnë). En efecto, ora- se comporta como un verbo primario en tiempo pasado, descartando su
terminación e incluyéndolo en otra clase. El material más antiguo tiene ejemplos del mismo
fenómeno: En el QL las formas del pasado de los verbos papa- “vibrar” y pata- “dar golpecitos”,
se dan como pampë y pantë (página 72), y no **papanë, **patanë como cabría esperar
teniendo en cuenta el sistema “regular”. El infijo nasal pasado, tiene una forma perfectamente
regular, si asumimos que, en el pasado, los verbos de raíz A papa- y pata-, están disfrazados
de verbos primarios (**pap-, **pat-). Así pues, no podemos saber con certeza cual es el tiempo
pasado del verbo mapa- “agarrar”, que debería ser mapanë o mampë; los dos se encuentran
escritos en diferentes sitios. Ya que Tolkien parece indicar que tanto oranë como onë podrían
ser los pasados del verbo ora-, quizá los dos estén permitidos.

NOTA: En QL:59, Tolkien definió el pasado de mapa- como nampë (¡literal!) En el


contexto de 1915, habría dos raíces diferentes: MAPA- y NAPA-, que compartían el pasado
nampë. ¿Debemos asumir que esto sigue siendo válido décadas después? El varbo mapa-
figura en Etym, pero si Tolkien imaginó que su pasado sería el irregular nampë, tiendo a pensar
que podía haber sido citado explícitamente también en Etym. Es más: en Etym, no hay rastro
de la raíz alternativa NAPA-; solo encontramos MAP- (LR:371), que se corresponde con MAPA-
de QL. Por otra parte, la forma nampë está comprobada, pero si te gustan más las formas
dudosas mapanë o mampë, eres libre de usarlas.

El verbo lala- “sonreir” es otro ejemplo de uno de los más simples verbos de raíz A. Su
pasado puede ser lalanë, pero también podría ser que fuera como el de un verbo primario. De
ser así, deberemos tener en cuenta el hecho de que lala- es un derivado del viejo glada-
(PM:359); este es uno de los casos en los que una d siguiendo a una vocal se convierte en l en
vez de en r (influenciado por la l inicial de la palabra).
Si lala- tiene un pasado “corto” no será seguramente lallë, sino landë (derivado del infijo
nasal del original g-lada-). Por otro lado, el parecido, pero a la vez distinto verbo lala- “negar”,
se encuentra en Etym (LR:367) sin llevar una d, así que su pasado será lallë (a menos que sea
lalanë, y creo que me inclinaré por esta forma).

Etym proporciona algunos ejemplos de los más complejos verbos de raíz A que también
pierden su terminación y se transforman efectivamente a sí mismos en verbos primarios en el
tiempo pasado. El verbo farya- “bastar” parece tener su pasado en farnë (Etym, entrada PHAR-
); aquí desaparece todo el final -ya en el pasado, que se forma como si fuera el de un verbo
primario **fer-. Basándonos en algunos ejemplos regulares como el que ya hemos visto (ulya-
“verter”, pasado ulyanë), podríamos suponer que el pasado de ferya- fuera **feryanë. Pues
bien, nuestro ejemplo “regular” ulya- tiene también un pasado alternativo que es ullë (Etym,
entrada ULU-), y este es un ejemplo particularmente interesante, para el que Tolkien dio algunos
significados diferentes. Hay un desarrollo más completo sobre esto en la Lección Diez; de
momento será suficiente con saber que la mayor parte de los verbos terminados en -ya, pueden
conservar ese final cuando se les añade el sufijo pasado -në (pero ullë como pasado de ulya-
formado directamente de ul- en vez de hacerlo desde la forma completa del verbo, confirmaría
el hecho de que los verbos primarios acabados en -l tienen sus pasados terminados en -lë.
Exceptuando a ullë, solo tenemos el ejemplo de vil- “volar”, pasado villë, lo que es una añadida,
¡aunque indirecta confirmación de que esta forma es bastante correcta!)

Por último vamos a ocuparnos de una extraña forma de pasado que afecta a los verbos
terminados en -ta. Quizá no sea irregular, pero Tolkien describió esta forma de pasado, como
“regular...para los verbos de esta clase terminados en -ta” (WJ:366). Sin embargo, esta
formación no está ni mucho menos clara. Ya se ejemplificó en el material más antiguo: el
Lexicon de 1915 contiene el verbo lahta- (QL:50; el verbo no está descrito claramente), cuyo
pasado no es **lahtanë como podríamos suponer: en su lugar encontramos lahantë. En otras
palabras: el verbo lahta- se reconvierte a lahat- (la vocal derivada se repite entre la segunda y
la tercera consonante, rompiendo el grupo de consonantes, mientras que desaparece el final -
a), y el pasado lahantë resulta que se forma a partir de lahat-, lo que significa que se ha añadido
el infijo nasal -ë, resultando todo ello un proceso bastante familiar en la formación de los verbos
primarios.

Un ejemplo muy posterior se encuentra en Etym, donde al verbo orta- “levantar” se le


asigna el pasado orontë (Etym, entrada ORO-), aunque orontë no es una forma claramente
Quenya: en Etym no está muy claro a que idioma pertenece cada cosa. Pero en algunos bocetos
antiguos de Tolkien sobre Namárië, el pasado de orta- aparecía como orontë y no se convertía
en la versión final irregular ortanë. Entonces, ¿qué hacemos?

Nuestra única pista real, es lo que Tolkien escribió en WJ:366, donde declaraba
sorpresivamente que la forma oantë (el pasado de auta- “marchar, salir”), es una forma
bastante regular “...para los tipos de verbos acabados en -ta...”. Con arreglo al sistema “regular”
hemos intentado redactar oantë en vez de **autanë que, inevitablemente nos parece muy
irregular. Tolkien derivó el verbo auta- de la raíz AWA- (WJ:365), cuya forma en el idioma
primitivo significa probablemente awatâ (mi reconstrucción). Como sabemos, el Quenya deriva
del Elfico Primitivo, donde desaparece la segunda de dos vocales cortas idénticas, en sílabas
concomitantes; así pues, awatâ podría haberse acortado a aw’tâ = autâ y esto nos devuelve
directamente al auta- del Quenya ancestral. Pero parece que el viejo pasado de un verbo como
awatâ, con una vocal precediendo al final -tâ, se formaba con infijo nasal: Tolkien dio
explícitamente el pasado del verbo primitivo como awantê (WJ:366); la forma usada es áwa-n-
tê, los guiones antes y después de la n, aparentemente sirven para enfatizar el hecho de que
es un infijo (el acento en la á inicial, tan solo indica el énfasis, no que la vocal sea larga).

En el caso de una palabra como awantê, la regla de que la segunda de dos vocales
idénticas se pierde, no se puede aplicar (**aw’ntê), porque esto no puede ocurrir
inmediatamente delante de un grupo de consonantes, y el infijo nasal produce aquí un grupo nt.
La forma final de awantê en Quenya, renombrada a oantë, se halla de alguna manera
oscurecida porque el grupo awa se convierte después en oa en Quenya (aunque este cambio
no afecta a la formación del pasado). Ahora podemos explicar porque un verbo como orta- tiene
como pasado a orontë: en Etym, la raíz original figura como ORO- (LR:379), con lo que
probablemente Tolkien quiso decir que el verbo orta- descendía del viejo orotâ- tras la pérdida
normal de la segunda vocal. Pero el pasado de este orotâ-, era la forma infijo-nasal orontê
(ambas son reconstrucciones mías), y esto produjo el vocablo Quenya orontë, la segunda vocal
permanece en este caso, porque le sigue el grupo consonántico nt (nadie quiere pronunciar
**orntë!, ¿verdad?)

Cuando Tolkien cambió de parecer y alteró el pasado de orta-, pasándolo de orontë a


ortanë (una forma “regular” de acuerdo con el sistema que hemos presentado), parecía sugerir
que ya había decidido que las formas primitivas fueran ortâ- con el pasado ortanê: no habría
ninguna vocal delante del final -tâ después de todo, y en cualquier caso, el pasado no estaba
formado por un infijo nasal, pues la terminación independiente era -nê (- në en Quenya). No es
este el único ejemplo en el que Tolkien cambió de parecer acerca de que verbos pertenecían a
esta exclusiva clase. Etym contiene también el verbo atalta- “colapsar, caer” (entrada TALÁT-
); no se menciona el pasado, pero en un texto tenemos atalantë (LR:56, traducido como “venido
abajo”). Esto parece presumir que las formas primitivas eran atalatâ-, pasado atalantê (mis
reconstrucciones citan WJ:319 formando ATALAT como una forma derivativa de la raíz TALAT-
). Ya en los últimos textos de Tolkien, el pasado de atalta- era ataltanë (LR:47 y SD:247),
formado simplemente añadiendo la terminación normal -në. Probablemente Tolkien tenía en la
cabeza formas primitivas como ataltâ-, pasado atalta-nê (según mis reconstrucciones).

Si las aparentes revisiones orontë>ortanë y atalantë>ataltanë no reflejan cambios en


sus ideas sobre las formas del Elfico Primitivo, pudiera ser porque imaginó un desarrollo, en el
lugar en que los Eldar recolocaron las formas más complejas del tiempo pasado, con formas
más simples y analógicas. Por ejemplo: orontë como pasado de orta- podría sustituirse por
ortanë debido a la analogía existente con algunas formas de pasado poco claras, como hehta-
, pasado hehtanë (WJ:366). En Etym, la forma orontë está marcada con un símbolo que indica
que es “poética o arcaica” (LR:347); ¿quiere esto dar a entender que habitualmente debe
sustituirse por la forma no arcaica ortanë? Considerando especialmente como Tolkien
imaginaba últimamente la historia de la lengua Quenya (usada como lengua ceremonial en la
Tierra Media, pero sin ser la lengua materna de mucha gente), podríamos decir con relativa
seguridad que su gramática se simplificó, sus formaciones más complejas fueron suprimidas y
reemplazadas por otras más simples y analógicas. De hecho, es oantë en vez de **autanë
(como pasado de auta- “dejar”), el único verbo en el que pienso que debemos usar esta especial
formación de tiempo pasado, a menos que aceptemos sin reservas algunos de los materiales
más antiguos del Quenya (yo lo hago por completo).

Con esto concluimos nuestra salvación de unas cuantas extrañas e irregulares formas
del tiempo pasado; como ya dije, los ejercicios que vienen a continuación tienen sin embargo la
función de reflejar el sistema regular. Recordemos que al igual que en el presente, la forma del
pasado lleva también el final en -r si tiene un sujeto plural (o varios sujetos). Por ejemplo: el
pasado más simple del verbo lanta- “caer” es lantanë, pero con un sujeto plural sería lantaner
(SD:246). Naturalmente, la diéresis sobre la -ë final, desaparece ya que la vocal no tiene un
final largo cuando se le añade la terminación -r del plural.

Sumario de la Lección Seis

Mientras se suceden las formaciones irregulares, parece que el pasado de los verbos
en Quenya, se forma típicamente de acuerdo con estas reglas: los verbos de raíz A, llevan el
final -në. Los verbos primarios o de final indefinido, pueden llevar también ese final si sus
últimas consonantes son -r o -m, probablemente también -n (aunque no hay ejemplos). Si a un
verbo primario terminado en -l se le añade el final -në, se convertirá en -lë (dando como
resultado un ll, por ejemplo: villë como pasado de vil- “volar”).

Los verbos primarios terminan en una de estas consonantes: p, t, c y tienen sus


pasados construidos con la adición del final -ë combinado con un infijo nasal insertado ante la
última consonante de la raíz verbal; el infijo se manifiesta como una m ante una p (así tompë
será el pasado de top- “cubrir”), otras veces como una n (mantë sería el pasado de mat-
“comer”).
Vocabulario:

• Lempë = cinco
• Elen = estrella
• Harma = tesoro (nombre)
• Sil- = brillar (verbo) (con luz blanca o plateada, como el brillo de una estrella o de la Luna)
• Hir- = encontrar (verbo)
• Cap- = saltar (verbo)
• Tec- = escribir (verbo)
• Quet- = hablar, decir (verbo)
• Mel- = amar (verbo) (como amigo, no existe una palabra Quenya para definir el amor
erótico entre sexos, al menos no se ha publicado)
• Cen- = ver (verbo) (relativo a cenda- “leer”, palabra derivada de otra forma más antigua
de la misma raíz y significado, básicamente “mirar de cerca”)
• Orta- = levantar (verbo) (también se usa para “elevar, alzar”)
• Harya- = poseer, tener (verbo) (relativo al nombre harma “tesoro”, referido básicamente
a “posesión”)

Ejercicios:

1. Traducir al español y practicar el vocabulario al mismo tiempo; la mayoría de las palabras


usadas en los ejercicios de la A a la H, se han visto ya en lecciones anteriores:
a. I nér cendanë i parma
b. I Naucor manter
c. I aran tultanë i tári
d. Nís lindanë
e. I vendi tirner i Elda
f. I lempë roccor caitaner nu i alta tasar
g. I eleni siller
h. I Nauco cennë rocco
2. Traducir al Quenya:
i. Un Enano encontró el tesoro
j. El Elfo habló
k. El caballo saltó
l. El rey amaba a los Elfos
m. Un hombre escribió cinco libros
n. La reina se levantó
o. Los reyes poseían grandes tesoros
p. El rey y la reina convocaron a cuatro Elfos y cinco Enanos
LECCION SIETE: Tiempo Futuro Y Aoristo

El Tiempo Futuro

En esta lección presentaremos dos nuevos tiempos del verbo: el futuro y el aoristo. Nos
llevará algún tiempo el intentar definir la función del último, pero la del futuro no será muy difícil
de comprender: este tiempo se usa para referirse a acciones futuras. En inglés no existen
tiempos futuros distintos, a diferencia de otros idiomas (...) 28 . Los idiomas como Quenya y
Sindarin, poseen verdaderos tiempos futuros en sus verbos. Por ejemplo: el futuro de hir-
“encontrar” aparece en Namárië, en la oración nai elye hiruva “puede que tu encontrarás (lo)”
(posiblemente tu lo encontrarás). El ejemplo hiruva “encontrarás” incluye lo que parece ser un
normal (posiblemente universal) futuro Quenya, marcado: la terminación -uva. Esta forma se
confirma en el Poema Markirya que incluye los ejemplos: cenuva “tendré en cuenta”, tiruva
“vigilaré” y hlaruva “oiré” (de los verbos: cen- “ver, percibir”, tir- “vigilar”, hlar- “oir”). En LR:63,
Tolkien traduce el verbo queluva como “caerá”, por lo que un ejemplo del presente o “no
pasado”, se adaptaría también al futuro. El contexto indica claramente que la acción verbal en
cuestión pertenece al futuro: ¿Man tárë antáva nin Ilúvatar, Ilúvatar, enyárë tar i tyel írë
Anarinya queluva? “¿Qué me darás Ilúvatar, oh Ilúvatar, en el día después del final, cuando
caiga mi Sol?” (literalmente: “caerá”).

Los ejemplos posteriores tan solo recogen el futuro de los verbos primarios o sin
terminación. Parece que el final -uva se usa también en el caso de los (más numerosos) verbos
de raíz A, los que sin embargo, pierden su -a final ante la terminación del futuro que se debe
añadir (ver una excepción en la nota que hay más adelante). En una fuente post- LotR, el futuro
del verbo linda- “cantar”, aparece como linduva (comprobado con un final secundario; ver el
artículo de Taum Santoski en Octubre de 1985, publicado en el boletín “Más allá de Bree”).
También tenemos el futuro del verbo de raíz A ora- “urgir, empujar” que aparentemente, es
oruva en otra fuente post-LotR (VT41:13,18; Tolkien escribió oruv. pero el editor puntualizó

28 Hay aquí algunas explicaciones acerca de la formación del tiempo futuro en inglés que, por ser irrelevantes en esta

versión en español, no voy a incluir en la traducción. (N. Del T.)


que: “el punto podría ser una inadvertida a incompleta”: ninguna palabra Quenya termina en -
v).
NOTA: El final -a no desaparece ante la terminación -uva, cuando se usa esa -a es
también la única vocal de la raíz verbal. Así, la forma futura de las cópulas derivadas de la raíz
NÂ- “ser” (ná = es), no será **nuva, sino nauva: Esta palabra que significa “será”, está
comprobada en VT42:34.

Puede que Tolkien en algún momento imaginara algún sistema más complicado referente
a los verbos de raíz A. Antes hemos destacado una línea del texto pre-LotR llamado La Canción
de Fíriel, que incluye antáva como futuro de anta- “dar” (LR:63-72). Aquí Tolkien parece usar
un sistema mediante el cual los verbos de raíz A, forman su futuro alargando la final -a, a una -
á y añadiendo el final -va (¿una variante más corta de -uva?) No obstante, a la luz de los últimos
ejemplos linduva y oruva (en vez de **lindáva y **oráva), podemos concluir que Tolkien
decidió hacer de -uva la, más o menos forma universal de futuro: este final solo produce la
desparición del final -a de los de esa raíz A. Mis mejores intuiciones me dicen que en el Quenya
estilo LotR, el futuro de anta- debería ser antuva en vez de antáva, por lo que Tolkien habría
simplificado el sistema.

Hay sin embargo una posible complicación también en el Quenya estilo LotR, en lo que
se refiere a los verbos primarios. En Namárië de LotR, aparece la forma futura enquantuva
“rellenará, volverá a llenar”. Quitando el prefijo en- “re”, tenemos quantuva “llenará”. Esta
palabra acostumbra a usarse como futuro del verbo quanta- “llenar”, relativo al adjetivo quanta
“lleno”. En el vocabulario del primer Quenya de Tolkien, figura este verbo (QL:78: qanta-). Sin
embargo, como media década después de la publicación de LotR, en el ensayo Quendi y Eldar,
Tolkien citó el verbo Quenya “llenar” como quat- (WJ:392). Este puede parecer un verbo
primario cuyo pasado sea posiblemente quantë (también se dá el pasado qantë en QL:78, pero
existe un motivo evidente para permitir la forma corta de la completa qantanë; el pasado regular
del verbo quanta-, sería también quantanë en el Quenya actual). Si Tolkien ha decidido que el
verbo Quenya para “llenar” sea quat- y su futuro quantuva como en Namárië, ¿debemos
concluir que los verbos que forman sus pasados con infijo nasal + final -ë, formarán sus futuros
con infijo nasal + final -uva? Por ejemplo: ¿deben los futuros de mat- “comer”, top- “cubrir” y
tac- “abrochar”, ser: mantuva “comerá”, tompuva “cubrirá”, ¿tancuva “abrochará”?
(comparar con el infijo nasal en las formas del pasado: mantë, tompë, tancë). ¿O simplemente
deberíamos añadir el final -uva a la raíz verbal, sin más manipulaciones, dando como resultado:
mantuva, topuva, ¿tacuva? Los principios generales sugieren esto último, pero subsiste el
curioso ejemplo de quantuva junto a quat-. Si existe el infijo nasal en el futuro, deberíamos
aceptar que el verbo “llenar” podría ser cualquiera de los dos: quanta- o quat-, con sus
diferentes futuros: quantuva y quatuva.

He usado formas de futuro con infijo nasal en algunas de mis propias composiciones (y
hay quienes ponen una gran confianza en mi experta opinión en la medida de lo posible). Pero
bien pudiera ser que Tolkien al mencionar la forma quat- en WJ:392, tan solo estuviera
intentando que la raíz subyacente KWATA- se manifestara de alguna manera en el Quenya. El
vocablo exacto en la fuente hace una referencia a “la raíz verbal *KWATA, Quenya quat- “llenar”.
Si quat- solamente es la forma de la raíz antigua KWATA- que aparece en Quenya, el verbo
actual “llenar” podría ser también quanta-, futuro quantuva (comparar por ejemplo la entrada
PAT- de las Etym, la cual produce el verbo Quenya panta- “abrir”). También hay un adjetivo
panto “abierto” en un perfecto paralelismo con quanta “lleno”, cercano al verbo quanta- “llenar”;
quizá el verbo derive del adjetivo en ambos casos. Alternativamente, quat- realmente es el
verbo “llenar” y no solamente una forma de raíz subyacente, aunque el futuro quantuva ya
presupone un quanta- derivado de A más largo. Quizá Tolkien habría planeado olvidar que ya
había publicado una forma de raíz A del verbo quanta- “llenar” y por eso no lo liberó de su final
más largo para dejarlo reducido al verbo primario quat- (ver en PM:367-371 un ejemplo del
trabajo de Tolkien con algunas elaboradas explicaciones cuando lo desechó porque descubrió
que entraba en conflicto con lo que ya había publicado en LotR, una fatal nota al pie en los
apéndices, en la que se obligaba a renunciar a sus nuevas ideas!).

Así pues, el material disponible no nos permite sacar conclusiones fiables a este
respecto. Los escritores pueden aplicar con los verbos, el mismo criterio en cuanto al infijo nasal
para formar los futuros, que el que se aplica con los pasados (argumentando que lo de esta
pareja: quat-/quantuva, es el trabajo del idioma), o bien pueden elegir el dar una explicación
de cuales son las diferencias entre quat- y la forma del futuro de un verbo primario al que se le
añade tan solo la terminación -uva (como en hir-/hiruva). Como quiera que los usuarios del
Quenya probablemente podrán permitirse el lujo de vivir con esa duda, hasta que lleguen futuras
publicaciones que aporten algo más, nos permitiremos ahorrarnos la explicación verdadera.

Se debe aceptar que el futuro, como los otros tiempos, llevará el final -r donde haya un
sujeto plural (por ejemplo: elen siluva “una estrella brillará”; cuyo plural sería eleni siluvar “
”las estrellas brillarán”.

El Aoristo

Hasta ahora hemos visto los tres tiempos correspondientes a la trinidad básica: pasado,
presente y futuro. Pero, el verbo Quenya tiene además otros tiempos. Uno de ellos es el Aoristo.
El uso de este término con referencia a la gramática Quenya fue largamente discutido por
algunos, pero finalmente un texto de Tolkien aparecido en Julio de 2000 demuestra que
realmente inventó un tiempo Quenya llamado Aoristo (VT41:17). Es tan difícil entender la
función que tiene el Aoristo, como para alguien sin entrenamiento lingüístico entender que el
presente, el pasado y el futuro son cuatro tiempos (algunos lingüistas dirían que el aoristo no
es estrictamente un tiempo, de acuerdo con ciertas definiciones del término; sin embargo,
Tolkien usó las frases “tiempo aoristo” en VT41:17. No discutiremos eso aquí. Esa es una
cuestión meramente académica). Entonces, ¿qué es realmente un aoristo?

Comenzaremos por la palabra en sí misma: viene del griego y significa literalmente algo
como ilimitado o indeterminado. La palabra se acuñó originalmente para describir cierta forma
del verbo griego. En griego, esta forma contrasta con el tiempo pasado o imperfecto; el último
se usa para definir una acción pasada que está siendo hecha a lo largo de un período de tiempo
(no es exactamente una acción momentánea). Por otro lado, el aoristo no tiene implicaciones
que observen la duración de la acción. Tan solo denota una acción pasada, un período, sin
demasiadas distinciones. Cuando se compara con el imperfecto, el aoristo griego puede usarse
para una acción momentánea o con un final muy fijado, muy claro (no una acción continua).
Otro uso del aoristo griego no se asocia especialmente con el pasado: el aoristo puede usarse
para expresar “verdades generales” que no tienen un límite específico de tiempo, como: “la
oveja come hierba”.

Pero ese es el aoristo griego; el Quenya no se usa exactamente de la misma forma.


Seguramente el hecho de que las funciones de ambos coincidan parcialmente, fue lo que
decidió a Tolkien a emplear este término tomado de la gramática griega. Intentaremos
determinar la función del aoristo Quenya antes de abordar como se forma. Por ahora, tenéis mi
palabra de que los verbos citados en los ejemplos son aoristos.

El aoristo Quenya como el griego, puede usarse para expresar “verdades generales”.
Nuestro mejor ejemplo es una oración que aparece en WJ:391, donde los Elfos son descritos
como i carir quettar ómainen “los que hacen palabras con las voces”. El verbo aoristo carir-
“hacer” denota aquí un hábito general de los Elfos, que cubre el pasado, el presente y el futuro,
ya que los Elfos hacen palabras con las voces a lo largo de toda su historia de forma habitual.
La frase polin quetë “puedo hablar” (VT41:6) incluye otro verbo aoristo, y otra vez una “verdad
general” se nos presenta, aunque en este caso, es solo relativa al que habla: el significado es
por supuesto: “yo puedo (siempre) hablar”, presentando una capacidad general, no solo
temporal que se pudiera aplicar solo al presente (como si el que habla fuera mudo ayer y pudiera
volver a hablar mañana). Así tenemos que una función importante del aoristo Quenya, es que
se usa o puede usarse, para definir acciones verbales que trascienden el “aquí y el ahora”
(describiendo una situación general e intemporal). En Namárië de LotR, Galadriel describe el
estado deprimente de la Tierra Media usando un verbo aoristo: sindanóriello caita mornië
“fuera del país gris, cae la oscuridad” (no se presenta caitëa “está cayendo”, como si fuera un
fenómeno estrictamente presente, próximo a desaparecer). Las primeras palabras de Namárië
también incluyen un aoristo: laurië lantar lassi “como el oro caen las hojas”, pero no es solo
una descripción del “aquí y ahora” de las hojas cayendo (lo que sería lantëar, en presente): las
líneas siguientes indican que Galadriel describe la situación general en la Tierra Media, el efecto
otoñal recurrente da la sensación de que ella ha estado viéndolas caer yéni únótimë “durante
años incontables”. Así pues, nuestro ejemplo “la oveja come hierba” es probablemente el mejor
homenaje que podemos hacer al uso de un verbo aoristo: mámar matir salquë (singular “oveja”
= máma, “hierba” = salquë). Como se demuestra en el ejemplo polin quetë “puedo hablar”, el
aoristo se puede usar para describir las capacidades o hábitos de un solo individuo: i máma
matë salquë “la oveja come hierba”.

Sin embargo, parece que el aoristo Quenya no solo se usa para describir “verdades
intemporales”. En algunos casos el mismo Tolkien dudaba en la elección entre el aoristo y el
presente, describiendo este último típicamente una acción aquí/ahora continuada. Esta duda
por parte de Tolkien da a entender hasta que punto estos tiempos son intercambiables.
Tenemos un aoristo en la frase órenya quetë nin “mi corazón me dice” (VT41:11), la cual tiene
aparentemente alguna similitud con los vocablos alternativos órenya quéta nin (VT41:13),
usando un tiempo presente en lugar de un aoristo. En el saludo famoso: elen síla lúmenn’
omentielvo “una estrella brilla [está brillando] en la hora de nuestro encuentro”, Tolkien decidió
finalmente usar una forma presente (pero en bocetos anteriores usó el aoristo silë: RS:324).
Este saludo, tiene relevancia solo para “nuestro encuentro”, obviamente no puede describir una
“verdad general” trascendiendo al tiempo. Aparentemente está permitido usar una forma aorista
en algunos contextos (aunque Tolkien decidiera que era mejor usar el presente).

Vemos como el aoristo Quenya se asocia generalmente con el presente y no con el


pasado, como en el griego. Como escribió Jerry Caveney sobre Tolkien en la Lista Elfica (3 de
agosto de 2000):

"El tipismo de su creatividad y la diversión en la creación de los idiomas, reside


en que tomó la idea del aoristo y dijo: 'si un idioma utiliza el aoristo para
contrastar acciones del presente general (ilimitado), con acciones del presente
continuo, en vez de usarlo para contrastar acciones del pasado general con
el presente continuo (como en el griego clásico), el resultado es el presente
aoristo de Tolkien'. De esta manera, creó un idioma que podía distinguir
acciones del presente continuo general, que es algo que el griego clásico no
podría hacer y que algunos idiomas modernos como el inglés o el francés solo
podrían hacer con palabras extras (yo ando, yo estoy andando, etc.).
Sospecho que Tolkien se divertía con la elegancia de esta básica distinción
gramatical, la cual no creo que tengan muchos de los idiomas "vivos"..."
Por otra parte, Carl F. Hostetter cree que el aoristo Quenya se usa para describir una
acción puntual, habitual o sin duración concreta (VT41:15). Esto debe ser correcto en la mayoría
de los casos, describiendo la función típica del aoristo. Algunos ejemplos sugieren que sería
mejor decir que mientras que el tiempo presente identifica explícitamente una acción
continuada, el aoristo Quenya se limita a no determinar la duración del acto en cuestión. No es
necesario contrastarlo con el presente continuo; un aoristo como tal, no indica que una acción
verbal deba ser no continuada o sin duración establecida. A menudo, como dice Caveney, es
una forma general y la propuesta completa del tiempo presente simplemente no entra en la
cuestión de si la acción denotada es continuada, habitual o momentánea. Como observó Luká
Novák en la Lista Elfica (1 de agosto de 2000): "parece que el aoristo, que es 'aoristos' (griego:
"ilimitado"), puede expresar casi cualquier cosa..."

En la exclamación ¡auta i lómë! "la noche está pasando!" (Silm. capítulo 20), la forma
auta podría ser un aoristo (contrastando con el presente que será casi con toda seguridad
autëa). Tolkien usó la traducción "está pasando" en vez de "pasa". Así pues, parece que el
aoristo puede usarse también en una acción continua; aunque esto no esté dicho con
concreción, gramaticalmente hablando. Si esto es así, sería difícil precisar en que casos
concretos sería un error reemplazar el presente por un aoristo. Usaremos el aoristo
simplemente como una manera neutral de definir acciones presentes, aunque algunas de estas
acciones sean continuas, habituales o una mera expresión de verdades generales (así: mámar
matir salquë "la oveja come hierba", se podría entender como "la oveja está comiendo hierba",
aunque este significado sea probablemente mejor (pero fuertemente obligatorio), para usarlo
con el presente mátar). En la elección entre el aoristo y el presente la única regla difícil y rápida
que debemos tener en cuenta parece ser que el presente no debe usarse con referencia a las
acciones sin duración definida: el presente Quenya también se usa en algunos tipos de acciones
continuas (en realidad hay quien se refiere al tiempo presente en lugar de hablar de la forma
continua). Más allá de esta única restricción, parece que podemos escoger libremente entre el
aoristo y el presente.

Sin embargo, por regla general parece que el aoristo Quenya se corresponde con el
presente simple (al menos en inglés, el cual se distingue por llevar o no una -s final,
dependiendo del contexto gramatical). Tolkien tradujo aoristos Quenya como, por ejemplo: topë
"cubre" (LR:394), macë "tala" (VT39:11), tirin "veo" (LR:394). El presente Quenya por otra
parte, tiene su mejor traducción usando la construcción inglesa "is...ing": tópa "está cubriendo",
máca "está talando", tíran "estoy vigilando" (el durativo español). El final -n en los ejemplos
tirin/tíran, al igual que en la forma polin "yo puedo" citada más atrás, significa "yo": este sufijo
se estudiará en la siguiente lección.

En la Lección Cinco, vimos que el presente quéta denota "está diciendo" en vez de "dice";
inversamente el aoristo quetë significa "dice" en vez de "está diciendo". Si el aoristo Quenya se
usa de alguna manera como el presente inglés simple, podrá usarse para describir acciones
que se perciben con una duración menor de la habitual. Por ejemplo: un aoristo como capë
"salta", puede describir una acción que es momentánea (el salta) o habitual/característica (las
ranas saltan).

Parece que hay también algunos ejemplos de Tolkien del uso del presente continuo
Quenya en lugar del aoristo, donde el inglés traduce el verbo en cuestión como una simple
forma presente y no como una construcción is...ing. Consideremos la siguiente línea de
Namárië: hísië untúpa Calaciryo míri "el misterio cubre las joyas de Calacirya". El presente
untúpa describe una acción continua, más literalmente "está cubriendo", pero aquí Tolkien
escribió "cubre". Presumiblemente, no se escribió usando un aoristo. Después de todo, que el
misterio cubre las joyas de Calacirya, se percibe claramente como un estado general de las
cosas, no solamente como un fenómeno metereológico continuo que pudiera desaparecer en
cualquier momento. (el aoristo sería seguramente untupë - ¿quizá esta forma, acentuada en la
primera y no en la penúltima sílaba, se ajustaría mejor a la métrica del poema de Tolkien? - De
cualquier forma, el último elemento de este verbo untup- parece ser una variedad de top- que
aparece en las Etym; ambos verbos significan "cubrir").

Otro ejemplo de un tiempo presente donde podría esperarse ver un aoristo, se puede
encontrar en El Juramento de Cirion (UT:305,317), en la oración: i hárar mahalmassen mi
Númen "aquellos que se sientan en los tronos del Oeste". Esto se refiere a los Valar, y su
entronación en el Oeste se debe considerar como una "verdad general", tanto como lo es una
verdad general el hecho de que los Elfos hacen (aoristo: carir) palabras con sus voces. Tolkien
usó lo que parece ser un presente en vez de un aoristo: hára, plural hárar, aparentemente en
alusión al verbo primario har- "sentarse". El aoristo plural, sería harir. Debemos notar que
Tolkien tradujo hárar como "sentado" en la traducción de UT:305, y empleó la traducción más
literal "están sentados" en su desarrollo lingüístico en UT:317. Esto parece demostrar que en
Quenya, se puede usar indistintamente el presente y el aoristo para describir un estado general
de las cosas. Después de todo, la gran cantidad de tiempo que ha pasado desde que los Valar
fueron entronizados lo convierte en una "moda continua". También en la frase yonya inyë tye-
méla "yo también, hijo mío, te amo" (LR:61), Tolkien usa un presente en vez del aoristo:
literalmente inyë tye-méla, significaría "te estoy amando", pero la referencia debe ser un estado
emocional más permanente. Si lo hubiese escrito otro que no fuera Tolkien, dificilmente yo lo
hubiera advertido si el escritor en cuestión hubiera usado un aoristo (melë) en vez de méla
(sigo creyendo que en este caso, era más adecuado el uso del aoristo, aunque...si Tolkien lo
escribió así...!) Este ejemplo confirma que el presente también se puede usar para describir
verdades generales o situaciones más o menos permanentes, aunque este sea más
típicamente el territorio del aoristo.

Puedo imaginar pefectamente que tras este desarrollo, el estudiante esté ansioso por
saber si hay algún punto concreto en el que se puedan distinguir el aoristo del presente, sin que
sus funciones se sobrepongan unas a otras (la única regla concreta es que si algún tipo de
acción presente no puede ser continua en modo alguno, o no tiene una duración concreta,
deberemos usar el aoristo). En cualquiera de los otros contextos posibles, sirven aparentemente
ambos, y el uso del aoristo puede no ser necesario, implicando que la acción tiene menos
duración de lo esperado, por ejemplo: se podría describir también una verdad general o
profundizar en una acción continua (como en auta "está pasando"). El contexto debe tomarse
en consideración.

Solo puedo decir que yo no hice este idioma (fué otro chico...) Quizá en futuras
publicaciones se arroje más luz sobre estas sutiles distinciones que Tolkien tenía en la cabeza.
En los ejercicios que he preparado para este curso, he usado aoristos consistentes y
compatibles con el presente simple inglés, del mismo modo que he usado el presente Quenya
para la construcción inglesa is...ing. Creo que los escritores que trasladen este uso del inglés al
Quenya, encontrarán acertada esta fórmula (¡o al menos, yo no he localizado errores
palpables!) para la mayoría de los casos.

Esta es la función del aoristo, difícil pero precisa. Ahora nos centraremos en como se
forma el aoristo Quenya.

Parece ser que en el Elfico Primitivo, las reglas acerca de como se construía el aoristo,
eran bastante simples: en el caso de un verbo derivado o de raíz A-, el tiempo aoristo era
simplemente idéntico a la propia raíz verbal (independientemente del hecho de que el aoristo
pudiera por supuesto, recibir algunas terminaciones secundarias (como la -r del plural), cuando
fuera necesario). El presente no tenía una terminación determinada para el tiempo. Observando
a los verbos de raíz A-, resulta que este sistema persiste en el Quenya. El aoristo de un verbo
como lanta- "caer", es simplemente lanta "cae" (aparece en Namárië, aunque con la
terminación -r del plural, concordando con su sujeto "hojas": laurië lantar lassi "doradas caen
(las) hojas".

En el caso del primario o verbo sin raíz A-, como mat- "comer", originariamente (en el
Elfico Primitivo) formaba su aoristo con el final -i: "come" sería mati. En modo alguno se puede
asegurar que el final -i pertenezca estrictamente al aoristo. Si fuera así, podríamos verlo también
en la formación de los tiempos aoristos de los verbos derivados o de raíz A-. Quizá la regla para
la formación del aoristo en el Elfico Primitivo podría ser algo como esto: "El aoristo es
normalmente idéntico a la raíz verbal, pero en el caso del verbo primario o sin derivación verbal,
llevará el final -i como recurso ante la ausencia de cualquier otra terminación". (Debería añadir
que este simplificado punto de vista no está exento de problemas, pero funcionaría en la
mayoría de los casos). Este sistema persiste especialmente en el Quenya, donde el desarrollo
fonético derivado del Elfico Primitivo, ha añadido una complicación menor: donde había un final
-i en el Elfico Primitivo, se cambia ahora por -ë. (por ejemplo: el nombre Quenya rincë "sacudida
rápida" que desciende del primitivo rinki: ver la entrada RIK(H)- en Etym. La -i Quenya del final,
acostumbra a ser la versión acortada de la antigua -î larga). Así la vieja forma mati "come" se
ha convertido en Quenya en matë. Pero, aunque este cambio solo ocurre donde hay una -i final,
aún podemos ver mati- si el aoristo no lleva ninguna terminación, aparte de la -r si el sujeto es
plural. Así, Nauco matë "un Enano come", con el sujeto plural, sería: Naucor matir "los enanos
comen". El final -i enmascarado, resulta que no era un final real después de todo y, por
consiguiente, no cambia a -ë.

NOTA 1: Hay algunos ejemplos de lo que parecen ser formas aoristas donde la
terminación -ë persiste en la forma -e-, incluso si el aoristo recibe una terminación. Por ejemplo:
¿cuál debería ser el aoristo plural del verbo ettul- "aparecer"? = Figura como ettuler (en vez de
la forma esperada ettulir) en SD:290. Quizá Tolkien imaginó en algún momento que la primitiva
terminación -i se convertiría en -e en todas las ocasiones, incluso cuando no fuera final (como
ettulir se cambia a ettuler en analogía con la forma sin final ettulë). Esto parece haber sido
solo una fase "pasajera" en la evolución del Quenya de Tolkien: en nuestra mejor fuente, el
ensayo Quendi y Eldar de 1960, el aoristo plural de car- "hacer", figura como carir y no **carer
(WJ:391). Tolkien había restablecido el sistema que empleó un cuarto de siglo antes, en Etym
(la forma ettuler se traduce (aparentemente) como "están a mano" en SD:290; una traducción
más literal, sería "están apareciendo". Esto confirmaría que el aoristo también podría usarse
para definir acciones continuas; este tiempo es simplemente intrascendente para la duración de
la acción, mientras que el presente o continuo, identifica explícitamente una acción continuada.
En nuestros ejercicios, usaremos el aoristo en su forma más típica (para denotar acciones que
son momentáneas o habituales, pero sin tiempo determinado).

NOTA 2: En el caso de los verbos primarios, el aoristo y el presente no solo se diferencian


en la terminación. En el presente, la raíz vocálica está alargada (máta "está comiendo"),
mientras que en el aoristo permanece corta (matë "come"). Hay también algunas formas
extrañas que parecen aoristos por su terminación, pero siguen llevando una vocal larga en la
raíz, por ejemplo: tápë "para, bloquea, tapona" (Etym, entrada TAP-), donde hubiéramos
esperado ver tapë, con una vocal corta (estoy a punto de creer que el acento sobre la a, no es
más que una mancha de tinta del manuscrito de Tolkien...) Podemos observar también que
algunos verbos derivados (raíz A-), incluyen una vocal intrínsecamente larga, por ejemplo:
cúna- "doblar", súya- "respirar" o móta- "trabajar duro, esforzarse". Para usar el último verbo
como ejemplo, diré que su aoristo sería seguramente móta, aunque pudiera parecer el presente
de un inexistente verbo primario **mot- (debemos aceptar que el presente de móta, será
mótëa).

Sumario de la Lección Siete

En Quenya, el futuro se forma con la terminación –uva. Cuando se añade a un verbo de


raíz A-, la –a de la raíz se pierde ante la terminación, por ejemplo: el futuro del verbo linda-
“cantar” es linduva (no **lindauva). El Quenya tiene también un tiempo llamado aoristo, que
se diferencia del presente en que este último describe explícitamente una acción continuada.
El aoristo no dice nada sobre la duración de la acción y mientras se usa un aoristo, no se
presupone si la acción que se describe va a terminar, o va a continuar; parece ser que el uso
de este tiempo es, sobre todo, para describir acciones sin duración determinada o establecida,
puntuales, habituales, características o cualquier otro tipo de acción que no conlleve una
definición temporal. Un ejemplo de aoristo es quetë “habla”, como opuesto al presente quéta
“está hablando”. Puede ser que el aoristo Quenya se corresponda con la construcción inglesa
“is...ing” “está hablando” (la durativa española). En el caso de los verbos de raíz A-, el aoristo
es idéntico a la raíz verbal (con independencia de las terminaciones secundarias que el aoristo
pudiera recibir). En el caso de los verbos primarios, el aoristo se forma con el final –i, el cual,
sin embargo, se cambiará a –ë, si no hay una terminación secundaria siguiéndole (por ejemplo:
-r para el plural). Así pues, el aoristo de mat- “comer”, será matë “come” si no hay más
terminaciones que añadir a la palabra, pues de lo contrario, sería mati- + la terminación (por
ejemplo: matir “comen”, en el caso de un sujeto plural).
Vocabulario:

• Enquë: “seis”.
• Ilya: (nombre/adjetivo): “todo, cada” (“cada” ante un nombre singular. Por ejemplo: ilya
Elda (cada Elfo), pero ilya por si mismo, significa “todo”). Vemos como con un nombre
plural, esta palabra significa también “todo” y se declina en el plural como un adjetivo
normal, así tenemos la forma ilyë en vez de la más vieja ilyai (ilyë tier “todos los
caminos” en Namárië, e ilyë mahalmar “todos los tronos” en El Juramento de Cirion).
• Rimba: (adjetivo): “numeroso”, usado aquí como “muchos” (seguramente derivado de
rimbë cuando se usa en conjunción con nombres plurales, si se declina como otro
adjetivo –así, por ejemplo: rimbë rávi “muchos leones”).
• Atan: “Hombre” (no macho que sería nér, sino Hombre Mortal como opuesto al Elfo
Inmortal, o al Enano. Dentro del mito de Tolkien, esta palabra se usa especialmente para
definir a los amigos de los Elfos de Beleriand y a sus descendientes, los llamados Eldain
o Dúnedain en Sindarin. Fuera del contexto del mito, esta palabra solo se usa para definir
a los Humanos como opuestos a los Elfos, y así la usaremos aquí. Las palabras de
Ilúvatar en el Silm, capítulo I: “contempla la Tierra, que será el lugar para los Quendi y
los Atani (Elfos y Hombres)!”.
• Ohtar: “guerrero”.
• Rá (ráv-): “león”
• Ambar: “el Mundo” (el mundo Quenya probablemente no requiera el artículo i; está en
mayúsculas y es tratado como un nombre propio).
• Hrávë: “carne”
• Macil: “espada”
• Fir-: (verbo): “morir, expirar” (el adjetivo firin “muerto”)
• Tur-: (verbo): “gobernar, controlar, dominar”
• Or: (preposición): “sobre, encima”.
Ejercicios:

1. Traducir al español:
a. Rimbë Naucor haryar harmar
b. Anar ortuva ar i aiwi linduvar
c. Enquë neri tiruvar i ando
d. Ilya Atan firuva
e. Ilyë Atani firir
f. Saila nér cenda rimbë parmar
g. Ilya elen silë or Ambar
h. I Elda mapa i Nauco

2. Traducir al Quenya:
i. Cada Elfo y cada Hombre
j. El Elfo encontrará al Enano
k. El caballo salta por encima del Enano
l. El rey controla muchos guerreros y controlará todo el mundo
m. El rey y la reina leerán el libro
n. El guerrero empuña una espada
o. Todos los leones comen carne
p. Seis leones están comiendo carne
LECCION OCHO: Tiempo Perfecto. / Terminaciones Pronominales:
-N(YË), -L(YË), -S

El Tiempo Perfecto

Seguramente Tolkien imaginó un verbo Quenya con más tiempos de los que hasta ahora
han sido publicados, pero tan solo uno de estos tiempos conocidos nos queda por revisar aquí.
Este último tiempo conocido del verbo Quenya es el perfecto (aún hay varias formas verbales
que tendremos que revisar más tarde, como el infinitivo, el gerundio y el imperativo, pero estas
formas no cuentan como tiempos).

Lingüísticamente hablando, el inglés no tiene tiempo perfecto, igual que no tiene tiempo
futuro29. El tiempo perfecto (el pretérito compuesto español), describe una acción que en sí
misma es pasada, pero usando el tiempo perfecto se enfatiza el hecho de que esa acción
pasada, es aún relevante e influye de alguna manera en el momento presente: “Pedro se ha ido
(¡y aún está ido! /marchado/salido)”, “los invitados han comido” (y aún están felizmente saciados
en el momento en que estamos hablando), etc.

El Quenya dispone de un verdadero tiempo perfecto (una forma unitaria del verbo que
expresa este significado, sin circunloquios ni palabras extras. La mayoría de los ejemplos del
perfecto, se hallan en LotR. Dos de ellos se encuentran en el capítulo El Senescal/Mayordomo
y el Rey, en el volumen 3. El primer ejemplo es de la Declaración de Elendil, repetida por
Aragorn en su coronación. Es: Et Eärello Endorenna utúlien “salí del Gran Mar y (literal) estoy
venido a la Tierra Media” (o: “he venido”). Considerando el final – n con el significado de “yo”,
tendremos que el presente puro (“ha(s) venido”), sería utúlië (que, con arreglo a las reglas
establecidas anteriormente deberá llevar la e con diéresis, cuando esta sea final). Otro ejemplo
en el mismo capítulo: Aragorn encuentra el retoño del Arbol Blanco y exclama ¡Yé! ¡Utúvienyes!
“Lo he encontrado!” (la palabra yé no está traducida. Es una exclamación/interjección del tipo

29 Al igual que en la lección anterior, he omitido aquí también ciertos párrafos referentes tan solo a la gramática inglesa (N

del T).
de “Oh!”, “Ah!”, etc.). Utúvienyes podría desmenuzarse en utúvie-nye-s “he encontrado yo lo”
(literal). Utúvie sería el perfecto del verbo tuv- “encontrar” (este verbo no está comprobado en
modo alguno, a menos que sea el mismo que el verbo tuvu- “recibir”, encontrado en un material
muy antiguo (1917); ver GL:71. Suponiendo que tuv- tuviera un significado diferente que el de
hir-, no podríamos saberlo. En los ejercicios de este curso, uso siempre hir- como “encontrar”).

Un ejemplo de un tiempo perfecto del Quenya post-LotR, se encuentra en VT39:9;


Tolkien menciona una forma irícië “ha retorcido” (evidentemente el perfecto del verbo primario
ric- “retorcer”), y no otro tipo, comprobado en Etym bajo la raíz primitiva RIK(H)- = “sacudida,
movimiento brusco/repentino”). Como ya se ha establecido más atrás, la forma untúvië “ha
encontrado”, parece que concierne al verbo tuv- “encontrar”, y al verbo utúlië “ha venido”, y es
el perfecto del verbo tul- “venir”, que está reflejado en Etym (entrada TUL-). De estos ejemplos
resulta claro que el perfecto se forma con la terminación –ië, pero la raíz del verbo se mantiene
también de otras maneras. En el caso de los verbos primarios por lo menos, la raíz de la vocal
se alarga: utúvië, utúlië, irícië.

El estudiante atento recordará que se producía un “alargamiento” similar en el presente


(tendríamos túva “está buscando”, túla “está viniendo”, ríca “está retorciendo”, pero la
formación del perfecto difiere de la del presente no solo en el hecho de que este último lleva la
terminación –ië en vez de –a. El perfecto es el único tiempo Quenya de todos los conocidos,
que solo lleva un tipo de prefijo. Este prefijo vario en la forma, pero es siempre igual que la vocal
raíz (solo que corta). Así los verbos tul- “venir”, y tuv- “encontrar”, se convierten en el perfecto
en utúlië y utúvië (he subrayado el prefijo), porque su vocal raíz es u. Por otro lado, el verbo
ric- “retorcer” con la vocal raíz i, se convierte en el perfecto en irícië. Algunos ejemplos más
(construidos por mí, a los que he subrayado el prefijo y la vocal raíz):
• Vocal derivada A-: mat- “comer” → amátië “ha comido”
• Vocal derivada E-: cen- “ver” → ecénië “ha visto”
• Vocal derivada I-: tir- “vigilar” → itírië “ha vigilado”
• Vocal derivada O-: not- “considerar” → onótië “ha considerado”
• Vocal derivada U-: tur- “gobernar” → utúrië “ha gobernado”
Al prefijo que hemos visto en el tiempo perfecto se le llama el “aumento” (?). Asimismo,
el proceso de “copiado” o “repetición” de una parte de una palabra (como el prefijo de la raíz de
las vocales visto aquí), se define con el término lingüístico de “reduplicación”. Así se hace
posible el uso de muchas palabras de adorno, lo que provoca que el tiempo perfecto Quenya
pueda incluir una raíz vocálica reduplicada, que es prefijada como un “aumento”.

Hasta ahora solo hemos usado ejemplos de verbos primarios. La evidencia es


extremadamente escasa en lo que se refiere a los verbos de raíz A-. Los principios generales
sugieren que perderían la terminación –a ante una terminación añadida –ië. Por ejemplo: el
perfecto de lala- “reir” o de mapa- “coger”, sería: alálië “ha reido” y amápië “ha cogido”.
(Cuando en otros tiempos un verbo lleva una raíz vocálica larga, en el perfecto permanece igual
cuando debería alargarse de cualquier modo. El aumento debería ser probablemente una vocal
corta; así que un verbo como móta- “trabajar duro”, debería tener como perfecto a omótië “ha
trabajado duro”.

Sin embargo, muchos verbos de raíz A- llevan un grupo de consonantes siguiendo a la


raíz vocálica, por ejemplo: rn siguiendo a la primera A en el verbo harna- “herir”. Aunque el
Quenya no tiene excesivo cariño por las vocales largas colocadas inmediatamente delante de
grupos de consonantes, debemos asumir que la longitud de las raíces vocálicas simplemente
no aparece en los verbos con esta forma. Por otro lado, el tiempo perfecto debería formarse
con arreglo a las reglas normales: reduplicando la raíz vocálica como un aumento(?) y
sustituyendo la –a final por la terminación –ië (“ha herido”, sería aharnië, y no **ahárnië).
Tenemos algunos ejemplos de perfectos comprobados “sin aumento” (?) que se han saltado la
longitud de la raíz vocálica donde existe un grupo de consonantes siguiéndola (ver más
adelante).

Los numerosos verbos de raíz A- que terminan en –ya, pueden suponer algo especial.
Tenemos un verbo como hanya- “entender”. Con arreglo a las reglas normales largamente
referidas, el perfecto “ha entendido” debería ser **ahanyië (o incluso **ahányië con una vocal
alargada ya que no está del todo claro si ny cuenta aquí como un grupo de consonantes o como
una sola consonante –n palatalizada como la ñ española). Sin embargo, dicha forma es
imposible porque la combinación yi no existe en Quenya.
Quizá nos sirva de guía este nuevo ejemplo: En Namárië, tenemos el tiempo perfecto
avánië “ha pasado” (aparece en plural: yéni avánier ve lintë yuldar lisse-miruvóreva = “los
años han pasado como veloces sorbos de dulce aguamiel”, recordemos que el perfecto, como
los otros tiempos, lleva el final –r cuando tiene un sujeto plural). En el ensayo Q&E de 1960,
Tolkien presentó avánië (o vánië sin el aumento), como el tiempo perfecto del verbo muy
irregular auta- (WJ:366). Pero, un cuarto de siglo antes, en Etym, había citado el verbo vanya-
“ir, partir, desaparecer” (ver la entrada WAN-). Es muy posible que cuando escribió Namárië en
los años ’40, pensara aún en (a)vánië como el tiempo perfecto de este verbo vanya-, aunque
más tarde diera otra explicación (¿esperaba evitar quizá la posible confusión con el adjetivo
vanya “correcto”, aunque no sean ambas palabras difíciles de diferenciar?) Si es así, Tolkien
nos enseñó como hay que tratar a los verbos terminados en –ya: en el tiempo perfecto, la
terminación –ya entera, desaparece cuando se le añade –ië, y lo que queda del verbo, recibe
el tratamiento correspondiente a un verbo primario. El tiempo perfecto mostraría sin embargo el
aumento y la longitud de la raíz vocálica, reultando algo así:

• Hanya- “entender”, perfecto: ahánië “ha entendido”


• Hilya- “seguir”, perfecto: ihílië “ha seguido”
• Telya- “acabar”, perfecto: etélië “ha terminado/acabado”
• Tulya- “emplomar”, perfecto: utúlië “ha emplomado”

Por supuesto, desde las formas del perfecto no podemos determinar con precisión cual
es la raíz del verbo original. Por ejemplo: ihílië podría ser también el perfecto del supuesto
verbo primario **hil-, o una corta derivación de A-, como **hila-. No hay muchos verbos
conocidos en este caso, pero utúlië podría ser no solo el perfecto de tulya- “emplomar”, sino
también el de un verbo primario diferente como tul- “venir”. Dependerá aparentemente del
contexto en donde se encuentre: el perfecto utúlië se formará de tulya- (y significará “ha
emplomado”), o bien de tul- (y significará “ha venido”). Ocurre lo mismo con el perfecto ahárië:
esta forma significaría “ha poseído” si proviniera de harya-, pero sería “se ha sentado, ha sido
sentado”, si fuera el perfecto de har- (aparentemente un verbo primario que significa “sentarse”;
solo el presente plural de este verbo (hárar = “están sentados”) está comprobado en
UT:305,317.
Verbos Que Llevan Diptongos

En algunos casos puede haber cierta dificultad a la hora de determinar cual es la raíz
vocálica. En un verbo que contenga un diptongo en –i o en –u, será probablemente la primera
vocal del diptongo, la que hace las funciones de “aumento” en el tiempo perfecto. Por ejemplo:
el perfecto de verbos como taita- “prolongar”, o roita- “perseguir”, serán: ataitië, oroitië, y el
perfecto de hauta- “cesar” será ahautië (la vocal derivada es difícilmente alargable cuando es
parte de un diptongo, de lo contrario podrían ser: **atáitië, **oróitië, **aháutië). Las raíces
originales de estos verbos vienen en Etym como TAY-, ROY-, KHAW- respectivamente; así
pues, las vocales raíces de estos verbos serán: A-, O-, A-, también respectivamente. Las finales
–i o –u de los diptongos Quenya que hemos visto, provienen de las consonantes -y, -w, por lo
que no cuentan como vocales raíz.

Los Perfectos Sin Aumento:

El material contiene algunos ejemplos de verbos en t¡empo perfecto que están


construidos siguiendo las reglas al dedillo, excepto por que no tienen prefijo aumentativo.
MR:250 (reproduciendo una fuente post-LotR), menciona la forma fírië “ha expirado, ha
muerto”, y en un posterior “ha muerto” ha desaparecido el aumento, aunque no hay razón para
pensar que la forma completa ifírië sea incorrecta (la última traducción que se ha dado de fírië
en MR:350, es: “ella había expirado”, y aunque no se localiza ningún elemento con el significado
de “ella”, se sobreentiende). El verbo avánier “ha pasado” que aparece en Namárië, se convirtió
en vánier (sin aumento), en la primera edición de LotR; Tolkien puso el aumento en la segunda
edición (1966). Antes de esto, en el ensayo Q&E de 1960, explicó que la variedad sin aumento
no era más que una forma poética (WJ:366). Añadiendo una sílaba, como hizo Tolkien cuando
presentó la forma completa avánier en el poema de 1966, no se rellena demasiado bien la
métrica (pero evidentemente decidió que debía darle prioridad al cuidado gramatical).

En los otros tiempos perfectos aparecidos en LotR (utúlien, utúvienyes), el aumento


estaba también presente en la primera edición de 1954-55. A pesar de todo, parece que la idea
del aumento en el tiempo perfecto de los verbos, apareció relativamente tarde en la concepción
creativa y evolutiva del Quenya de Tolkien. En fuentes más antiguas el aumento no aparece.
Por ejemplo: la frase “los Elfos han venido”, aparece como: i·Eldar tulier en el “Qenya” más
antiguo de Tolkien (LT1:114,270). El tiempo perfecto de tul- aparece aquí con la misma
terminación –ië que en el Quenya estilo LotR, y el aumento con la misma longitud que la raíz
vocálica, cuando aún no se había introducido en el idioma. Revisando esta oración de LotR, por
medio de las últimas revisiones de Tolkien, se produciría Eldar utúlier (con un aumento en el
perfecto y sin artículo delante de Eldar, cuando nos referimos a la raza completa de los Elfos).

Mucho más tarde, pero antes de LotR, encontramos lantië (con el sujeto plural lantier)
como una forma del verbo lanta- “caer” (LR:56). Estas formas parecen tiempos perfectos sin
aumentar, mostrando las características propias de la terminación –ië en este tiempo.
Realmente Tolkien tradujo estas formas como “cayó” (lantië nu huinë “cayó bajo las sombras”,
ëari lantier “los mares cayeron”), como si representaran algún tipo de tiempo pasado (y no el
perfecto “ha/han caido”). No obstante, más tarde advirtió que “las formas del pasado y del
perfecto van acercándose progresivamente en el Quenya” (WJ:366). Si esto significa que el
Quenya puede a veces usar un tiempo perfecto donde debería haber un pasado, quedaría
explicado el porque de “cayó” en lugar de “ha/han caido” como posible traducción de
lantië/lantier. En SD:310, donde Tolkien Jr. desarrolla una explicación de la última versión del
texto en cuestión, recuerda como su padre cambió lantier a lantaner (sustituyendo
aparentemente un verdadero tiempo pasado por un tiempo perfecto “usado como pasado”).

Si lantier o lantië puede considerarse una forma de tiempo perfecto, esto confirmaría
que la raíz vocálica no podría alargarse ante un grupo de consonantes (**lántië). Sobre ésa
misma época Tolkien habría introducido algunos alargamientos de la raíz vocálica en el
perfecto; La Canción de Fíriel lleva a cáriër "hecho, ellos lo hicieron", ya que lleva el final - r.
Esta forma del verbo car- "hacer", parece ser otro perfecto "usado como pasado" a juzgar por
la traducción. Aunque la raíz vocálica va alargada en cárier, aceptaremos que permanece corta
en lantier por puras razones fonéticas: no se permiten vocales largas ante un grupo de
consonantes. Puede que la ausencia del aumento en las fuentes más antiguas sea debida
simplemente al hecho de que Tolkien aún no lo hubiera inventado; aplicando el Quenya estilo
LotR, yo recomendaría alantië como tiempo perfecto de lanta- y acárië como perfecto de car-
.

A pesar de todo, el ejemplo antes citado: fírië "ha expirado, ha muerto" de una fuente
posterior a LotR (MR:250), parecería indicar que aunque el Quenya estilo LotR permite suprimir
el aumento, formando el perfecto simplemente con la construcción terminación -ië +
alargamiento de la raíz vocálica, si no hay un grupo de consonantes siguiéndolo. Posiblemente
los perfectos sin aumento sean los más comunes en lo que se refiere al lenguaje informal o
coloquial, y en poesía se pueda suprimir el aumento si la sílaba extra que este produce
perjudicara la métrica. (Teníamos vánier en vez de avánier en Namárië, aunque Tolkien cambió
de forma de pensar en 1966, e introdujo la forma completa). Sin embargo, en los ejercicios que
he preparado para este curso, todos los tiempos perfectos llevan el aumento.

Los Verbos Que Empiezan En Vocal

Los verbos que empiezan con una vocal plantean un problema. Cuando un verbo tiene
un prefijo que empieza en vocal, el aumento puede introducirse entre el prefijo y la mayoría de
las raíces verbales básicas. Por ejemplo: el verbo enyal- "recordar" es, literalmente: en-yal-,
donde yal- (que no en-) es la raíz verbal básica, incorporando a la raíz vocálica; la mayoría de
nosotros pensaríamos que el perfecto debe ser enayálië. Pero, algunos verbos comienzan en
vocal y en cambio no tienen ningún elemento como prefijo, por ejemplo: anta- "dar". En este
caso, la primera vocal es también la raíz vocálica y, al mismo tiempo, no hay ninguna
consonante ante ella. Un verbo también podría llevar un prefijo que fuera idéntico a la raíz
vocálica, por ejemplo: onot- "sumar" (formado por not- "contar" y el prefijo o- "juntos", aquí
onot- es, literalmente, "contar juntos"). Otra raíz verbal con la raíz vocálica ya prefijada como
una especie de intensificación, es atalta- "colapsar, caer" (contra el verbo talta- que tiene un
significado algo menos áspero: "inclinar, deslizar"). En todos estos casos es difícil prefijar la raíz
vocálica como un aumento en el tiempo perfecto. No podemos usar a'antië como "ha dado",
o'onótië como "ha sumado", a'ataltië como "ha colapsado". Entonces ¿qué vamos a usar?
Popularmente se ha asumido en estos casos que la primera sílaba entera, se reduplica
como un aumento: así pues, el tiempo perfecto de anta- "dar", sería anantië (¿antantië?) y ya
está. Con la publicación del número 41 de VT, en Julio de 2000, esta teoría quedó "casi"
confirmada. Sin embargo, en una fuente de las más modernas, Tolkien usó orórië como el
perfecto del verbo ora- "urgir, apremiar" (VT41:13,18; esta forma no está explícitamente
identificada como el tiempo perfecto, así que aún podría complicarse algo más). Advierto que
la primera sílaba entera (or-) se reduplica en el perfecto: reduplicar la consonante que sigue a
la raíz vocálica con otra raíz vocálica igual, nos da una forma tan complicada como **o'órië,
que deberemos evitar a toda costa; en orórië, la consonante (r) reduplicada, permite conservar
el aumento y dejar a la vocal inicial de la raíz verbal confortablemente alejada. Muy bien: ¡ahora
el único problema es que Tolkien, después de anotar la forma orórië...la borró! Puede que esto
signifique que debemos volver a la forma antigua, o puede que Tolkien la eliminara no porque
quisiera invalidarla, sino simplemente porque no le gustaba hablar sobre el perfecto del verbo
ora-. Lo cierto y real, es que nadie lo sabe. Por consiguiente, no está nada claro como debemos
añadir el aumento a la mayoría de los verbos que empiezan en vocal, así que, simplemente
evitaré el tiempo perfecto de algunos verbos en los ejercicios que he hecho. Aunque el no
aumentar los perfectos está permitido, la solución más fácil será simplemente omitir el aumento
en el caso de algunos verbos: anta- "dar" → antië "ha dado", onot- "sumar" → onótië "ha
sumado" (aunque este también es el perfecto de not- "contar"), y eso es todo. Después de
rechazar la forma orórië, Tolkien escribió orië. ¿Era esto una sustitución del perfecto sin
aumento? Yo hubiera imaginado órië con una raíz vocálica alargada; orië parece más una
forma algo diferente del verbo (quizá un gerundio, a los que veremos en otras lecciones). Esta
palabra traerá más noticias...siempre igual.

Antes de dejar el tiempo perfecto, debo comentar una extraña forma que aparece en
Silm, capítulo 20. Tenemos la exclamación utúlie'n aurë, traducida como "el día ha llegado".
Utúlie (Utúlië), es claramente el perfecto de tul- "venir", como confirma la propia traducción.
Sin embargo, la 'n añadida es algo misterioso. ¿Qué significa esa consonante extra? La forma
utúlie'n es una reminiscencia de utúlien "estoy viniendo/he venido/he llegado" de la
Declaración de Elendil en LotR, pero aquí la -n es una terminación pronominal "yo" (ver la
lección siguiente). No hay muchos presentes con la terminación de utúlie'n. El apóstrofe
insertado ante la última n, probablemente indica una pronunciación diferente; la consonante
final de utúlie'n quizá deba interpretarse como el sonido de otra sílaba diferente. Puede ser que
esta n se haya añadido simplemente para evitar la eufonía, impidiendo que haya tres vocales
consecutivas (puesto que la palabra siguiente también empieza en vocal, contando el diptongo
au de aurë como dos vocales, tendríamos cuatro vocales seguidas). Si un perfecto aparece sin
una terminación secundaria añadida -ië, y la siguiente palabra empieza en vocal, ¿deberíamos
introducir siempre una 'n para evitar demasiadas vocales en hiato? He usado este sistema en
al menos una composición propia, pero esta conclusión es demasiado tentadora: en los
ejercicios que siguen al final de la lección, no he usado esta 'n extra, ya que no conozco
realmente su función. Algunos creen que representa una reencarnación alternativa del artículo
(que normalmente es i). Después de todo Tolkien empleó la traducción "el día ha llegado", así
que: utúlie'n aurë = (?)utúlië en aurë, o: (?)utúlië in aurë "ha llegado el día(?)(?)(?)" (para ver
un uso posible en Quenya de in como artículo, consultar PM:395). Esperemos que próximas
publicaciones arrojen algo más de luz sobre todo esto. Haré notar que Christopher Gilson, que
tiene acceso al material aún no publicado de Tolkien, aboga por la interpretación de 'n como
artículo.

Pronombres

Es la hora de presentar uno de los dispositivos más rentables de cualquier idioma: los
pronombres (si sabes perfectamente bien lo que es un pronombre, y conoces también las tres
diferentes personas en las que se dividen los pronombres personales, por favor, sigue
avanzando hasta que encuentres la palabra Quenya en rojo. ¡No te haré perder el tiempo con
esto!)

La palabra "pronombre" significa "por/en vez de un nombre". Los pronombres son


palabras (o terminaciones) que pueden sustituir a un nombre, haciendo referencia a ese nombre
que ya ha sido mencionado. Así no hay que repetir el mismo nombre todo el tiempo.

Los pronombres constituyen un tipo de vocablo corto, ahorrando un lenguaje más largo
y tedioso. Gracias a los pronombres podemos mantener una conversación sin tener que repetir
continuamente los nombres de los reunidos cada vez que nos dirijamos a ellos; el pronombre
"tu" sustituye a todo eso. En vez de decir: "el grupo al que me refiero", o: "la gente que está
presente en la reunión", tenemos a nuestra disposición la rápida y corta palabra "ellos". Imagina
como podrías referirte a ti mismo, si no existiera el pronombre "yo". Frases como "esta persona",
o "la persona que está hablando ahora", resultarían realmente engorrosas, tanto más para
referirte a ti mismo.

Hay varios tipos de pronombres (además de los interrogativos como "¿quién?"), pero los
más frecuentes son los pronombres personales, en los que hemos enfocado esta introducción.
Habitualmente se hallan divididos en tres personas diferentes (lo que no quiere decir que se
refieran solo a entes con sentido o racionales; "persona" en este contexto es solo un término
para establecer una clase de pronombre). Esta tradición "tripartita" provoca la tabla siguiente:

• Primera pesona: (referido a uno mismo o al grupo de uno mismo):


o Singular: yo, como objeto: a mí, posesivo: mío
o Plural: nosotros, como objeto: a nosotros, posesivo: nuestro
• Segunda persona: (dirigido a otra persona u otro grupo):
o Singular: tú, como objeto: a ti, posesivo: tuyo
o Plural: vosotros, como objeto: a vosotros, posesivo: vuestro
• Tercera persona: (referido a otra persona o grupo):
o Singular: él, ella, ello (dependiendo del género y/o naturaleza del ser al que nos
queremos referir), como objeto: a él / ella / ello (el último tiene la misma forma
que el sujeto), posesivo: suyo (de él, de ella, de ello).
o Plural: ellos, como objeto: a ellos, posesivo: de ellos

El concepto de estas tres personas es casi universal para todos los idiomas del mundo,
aunque hay idiomas que, arbitrariamente, incluyen ciertas distinciones en sus tablas de
pronombres. El sistema no es simétrico. Los pronombres mantienen las diferencias entre el
plural y el singular, pero en algunos idiomas como el inglés, esta diferencia desaparece
repentinamente en la 2ª persona. El finlandés (de importancia relevante en este trabajo por ser
una de las máximas inspiraciones de Tolkien), solo tiene una palabra (hän) que cubre las
posibilidades “el” y “ella”: Felizmente, los finlandeses siguen adelante sin hacer este tipo de
distinciones. En el otro lado, están idiomas como el hebreo: pensando seguramente en que la
distinción entre lo masculino y lo femenino era muy importante, no se conformaron con tener
palabras diferentes para “el” y “ella”, sino que además las tienen separadas también para la 2ª
persona “tú” (atta cuando se le habla a un hombre, y att cuando se dirigen a una mujer); este
principio se aplica también al plural “ellos” “ellas”: hem (un grupo de hombres), mientras que la
referencia a un grupo de mujeres es henna; para entendernos: un grupo mixto siempre tenderá
hacia la referencia masculina hem, y no puedo dejar de maravillarme cuando pienso en un grupo
de 100.000 mujeres y 1 hombre, al que sin duda se dirigirán como a hem “ellos”, en lugar de
hacerlo como a henna “ellas”. Y en Quenya, ¿qué distinciones pronominales les dio Tolkien a
los Elfos?

Existen ciertas dificultades para decir algo definitivo acerca del sistema pronominal del
Quenya. Aún hoy, con enormes cantidades de material todavía por publicar, lo que sí se puede
decir es que la seguridad acerca de los pronombres Quenya es inestable (probablemente más
que otros aspectos de sus construcciones lingüísticas). Las tablas de pronombres parecen
haber sufrido infinitas revisiones, y hay quien incluso asegura que Tolkien nunca llegó a
ajustarlos al detalle (yo personalmente, pienso que si lo hizo, el problema es que lo hizo
demasiado a menudo!)

Sabemos que el sistema pronominal del Quenya tal y como lo diseñó Tolkien en sus
últimos años, tiene algunas diferencias que no aparecen en otros idiomas que nos son más
familiares, como por ejemplo el inglés. Por una parte, solo el Quenya tiene una forma dual del
nombre añadida a las formas singular y plural, así pues, habrá al menos algún pronombre dual.
En la 1ª persona no tenemos solo el singular “yo” y el plural “nosotros”, sino que hay además
otro distinto pronombre llamado dual que viene a significar “tu y yo”, o “los dos de nosotros”.
Otra sutil distinción aparece en las palabras con significado “nosotros”: en Quenya hay
diferentes palabras o terminaciones que significan “nosotros”, dependiendo de si la parte a la
que nos dirigimos está incluida en “nosotros” o no. Por otro lado, parece que el Quenya no
siempre mantiene la distinción entre “el, ella y ello”, sino que todas estas formas se hallan
cubiertas por un mismo pronombre.
Siguiendo la manera de proceder de este curso, veremos varias partes de la tabla de
pronombres y sus oscuras conexiones, reparando también en las diferencias pronominales
especiales del Quenya. No obstante, vamos a presentar ya algunos de estos pronombres.
Debemos entender otra cosa más: en Quenya, los pronombres aparecen generalmente como
terminaciones y no como palabras independientes (donde aparece un pronombre Quenya como
una palabra separada, esta es enfática, produciendo el mismo efecto que cuando se quiere
distinguir una palabra con otro tipo de escritura: “Tú lo hiciste”. Volveremos más tarde a los
pronombres independientes). En las últimas líneas de Namárië, tenemos la palabra hiruvalyë,
traducida como “tu lo encontrarás”. Si habéis trabajado cumpliendo el programa de ejercicios
del curso, recordaréis la forma hiruva como futuro de hir- “encontrar”. Este hiruva
“encontrará(s)”, aparece aquí con la terminación pronominal –lyë añadida, denotando el sujeto
del verbo. Esta terminación –lyë pertenece a la 2ª persona y significa “tu, vosotros”. Así pues,
hiruvalyë = “tú lo encontrarás”. El sufijo –lyë puede añadirse al verbo para indicar que su sujeto
es “tú”.

Una vez mencionado este pronombre, nos adentramos ya sin remedio en ese Instante
de Oscuridad Absoluta que es una situación en la que nos veremos sumergidos a la hora de
hablar de los pronombres Quenya. No está muy claro si la terminación –lyë sirve para el singular
y el plural de la 2ª persona o no; en Namárië es singular, como queda demostrado por la
traducción 30. En uno de los borradores de los apéndices de LotR, Tolkien escribió que los
idiomas élficos no hacían distinciones entre el pronombre de 2ª persona singular o plural:
“...todos estos idiomas no hacían originalmente distinción alguna entre el singular o el plural de
los pronombres de segunda persona; pero tenían una marcada diferencia entre la forma familiar
(coloquial) y la cortés (formal)...” (PM:42-43). La terminación –lyë usada por Galadriel al dirigirse
a un “extraño” como era Frodo, podría interpretarse como un formal o cortés “usted”. En
Namárië se usa entonces “thou”31 como singular, para dirigirse a una sola persona, de acuerdo
con PM:42-43, que indica que también podría servir para el plural “vosotros” (de esta manera,

30 En la traducción, Tolkien cita el pronombre inglés “thou” que significa “tu” (en singular), a diferencia de lo que courre con

la forma normal “you” que sirve igual para el singular (tu) que para el plural (vosotros). Así nos dio a entender que su
traducción era singular, usando una forma antigua (pero inconfundible), como “thou” (N del T).
31 Como ya hemos dicho, “thou” = “you” = “tá” (la forma inglesa que aparece en la traducción de Tolkien y a la que nos

hemos referido en la nota anterior (N del T)


suponiendo que todos los miembros de la Hermandad entendieran el Quenya, no hubieran
podido saber con seguridad si Galadriel se dirigía a todos ellos o solo a Frodo).

Sin embargo, en el ensayo Q&E escrito hacia la mitad de la década posterior a la


publicación de LotR, Tolkien reveló la existencia de terminaciones pronominales que hacen una
distinción entre el singular y el plural de 2ª persona (WJ:364). Aquí los citamos como “los afijos
pronominales de 2ª persona”, que incluyen la –t en el singular y la –l en el plural. Esta –l podría
ser perfectamente una forma reducida de –lyë, que pasaría entonces a ser el plural “vosotros”.
A pesar de esto, Tolkien indudablemente usó esta forma para el singular en Namárië, ya que lo
tradujo como “tú” en el texto de LotR. Esta terminación más corta en –l, es también una parte
contrastada del verbo hamil- “tu juzgas” (VT42:33), y puede tomarse también como un singular
“tu”, aunque el contexto no es concluyente en este sentido. Podría haber ocurrido que en la
segunda mitad de los ’50, Tolkien hubiera reconsiderado el sistema pronominal. Todo lo
establecido en el borrador del texto de los apéndices de LotR, no hacía distinciones entre el
singular y el plural de la 2ª persona, a los efectos del élfico, y tampoco lo hacía en la publicación
de LotR. Por consiguiente, él no puso los límites... (en cualquier momento en que debamos
manejar el material de Tolkien que se publicó después de su muerte, nos encontraremos con la
total incertidumbre acerca de lo ortodoxa que pueda ser la información disponible. El autor
cambiaba a menudo de opinión, especialmente en lo concerniente a su trabajo sobre los
idiomas).

Tolkien aparentemente descubrió que el Quenya posee distintos pronombres para el


singular y el plural de 2ª persona después de todo. Quizá la nueva idea (1960), surgió de algo
así: -lyë y su variante más corta –l, serían el plural propiamente dicho “vosotros”, pero esta
forma también se usa como un singular formal o cortés “usted”, por lo que la traducción “thou”
en Namárië, sería “usted”. La idea de dirigirse a una sola persona como si fueran varias, podría
interpretarse como una muestra de respeto, enfatizando la importancia del interlocutor. Esta
forma tiene paralelismos en nuestro propio mundo (¡un antiguo Primer Ministro Británico usó
este sistema en una ocasión, cambiando de la 2ª persona a la 1ª, refiriéndose a “sí misma”
como a “nosotros” !, aunque tiendo siempre a incluir al lector en ese “nosotros”, por lo que te
concedo un poco de inmerecida confianza para conseguir el gradual desenmarañamiento de la
gramática Quenya que hemos acometido aquí...). Con referencia al tema de “thou” frente a
“you”, Matthew Skala escribió en la Lista Elfing (4 de enero de 2001)32 :

“’Thou’ es la segunda persona del singular “tú”, y ‘you’ es la segunda persona del plural
‘vosotros’, con la regla añadida de que en el contexto formal está permitido usar el plural aún
cuando nos refiramos a un individuo singular. Es parecido al francés ‘tu’ (singular/informal) y
‘vous’ (plural/formal). En inglés se ha generalizado el uso de ‘you’ para ambos: singular y plural,
usando una fórmula menos cortés, pero esto es una innovación relativamente moderna; hace
unos 100 o 200 años, los angloparlantes utilizaban habitualmente ‘thou’ en contextos informales
o familiares. La situación actual es que, debido a este histórico cambio, la mayoría de nosotros
aún podemos encontrar ‘thou’ en contextos históricos y formales, como en la Biblia...y de esta
manera, si lo usamos, estaremos sonando como especialmente formales y corteses. La carga
de formalidad/cortesía ha quedado ya antigua y obsoleta...”

Puede ser entonces que la terminación Quenya –lyë o –l, corresponda al uso original del
inglés “you”, antes del histórico cambio que describe Skala, pero a causa de este cambio, - l(yë)
usado como singular cortés, podría interpretarse como “thou” en la traducción de Tolkien en
LotR.

Para resumir: el final –l(yë) puede usarse como el singular “you” (tu), y probablemente
en una forma cortés/formal más que en una familiar o íntima. Es posible que –l(yë) cubra
también el plural “vosotros”, e incluso podría tener su propio significado, aunque aquí las cosas
se pondrían aún más oscuras. Tolkien seguramente cambió de opinión en un sentido y otro,
acerca de los detalles. En los ejercicios que siguen, he usado simplemente la palabra neutra
“you”33, como equivalente a –l(yë). Así será imposible equivocarse...

Parece que nos hemos atascado en la 2ª persona; volvamos a la 1ª: en la 1ª persona del
singular, las cosas afortunadamente son claras como el cristal (o al menos “casi” como el

32 El párrafo que sigue concierne tan solo a la gramática y traducción inglesas. Lo incluyo simplemente como comentario

aclaratorio definitivo de las notas anteriores (N del T)


33 Recordamos que “you” en inglés es singular y plural (tu/vosotros). En esta traducción adaptaremos los ejercicios a la

forma que más convenga (sin desvirtuarlos) a nuestro propio idioma, según el contexto de la frase (N del T).
cristal). El pronombre “yo” está representado la mayoría de las veces por –n (los lingüistas han
hecho hincapie en que, en los idiomas del mundo, el término que significa “yo, mi, me”, lleva a
menudo un marcado sonido nasal como el de la N o la M. De cualquier forma, subyacen en este
fenómeno ciertos hechos sutiles de la psicología humana; a Tolkien parecía gustarle esta
asociación y la trabajo en muchos de sus idiomas. En Sindarin, “yo” = im). Veamos como se
añade la terminación –n a los verbos utúlië (perfecto de tul- “venir”) y maruva (futuro de mar-
“morar”), en La Declaración de Elendil:

Et Eärello Endorenna utúlien = “salí del Gran Mar a la Tierra Media yo he venido”
Sinomë maruvan = “en este sitio yo moraré”

No obstante, la terminación –n “yo”, aparece también como una variante más larga –nyë
(como hemos dicho antes, el final –lyë “tu, vosotros” tiene a –l como su versión corta; la variación
–nyë enfrentada a –n tienen cierto paralelismo con la anterior). ¡Esta variante más larga se ve
en una palabra que ya hemos citado en esta lección, la forma utúvienyes “lo he encontrado!”
(una exclamación de Aragorn al encontrar el retoño del Arbol Blanco) La palabra utúvië,
aparentemente el perfecto del verbo tuv- “encontrar”, aparece aquí con “dos” terminaciones
pronominales. La primera de ellas es –nyë “yo”, que denota el sujeto del verbo: utúvië + nyë
“he encontrado + yo” = “lo he encontrado”. Sin embargo, siguiendo a –nyë tenemos otra
terminación pronominal, el sufijo –s de la 3ª persona del singular, que significa “lo, ello”. Así
pues, tenemos concentrada en una sola palabra una oración completa compuesta de verbo,
sujeto y objeto: utúvienyes “yo lo he encontrado”.

NOTA 1: Recuerdo que, conforme a lo aquí establecido, el final –ë pierde su diéresis en


el momento en que se añade una terminación: utúvië + nyë = utúvienyë, y no **utúviënyë; si
además añadimos una –s a utúvienyë, produciremos utúvienyes y no **utúvienyës. Esto es
tan solo un tema ortográfico.

NOTA 2: Podemos extraer esta regla gramatical: si un verbo lleva “dos” terminaciones
pronominales, una denota al sujeto del verbo y la segunda al objeto, la terminación del sujeto
se coloca primero y la del objeto a continuación. En el material publicado, hay dos o tres
ejemplos más de esto, además de utúvienyes.
Es obvio el porque es preferible la forma larga –nye-. Aunque utúvien sería una forma
cómoda para decir “yo lo he encontrado”, la terminación del objeto –s “lo”, no podría añadirse
a la terminación corta –n ya que **utúviens es una forma imposible en Quenya. Así, podemos
formular otra regla: la forma larga –nye (-nye-) NO se acorta a –n, debe usarse como “yo” si le
sigue otra forma pronominal (similarmente usaremos la terminación larga –lyë (-lye-) como
“you” (tu, vosotros), y no la forma más corta –l, si se le añade una segunda terminación
pronominal: “has encontrado / habéis encontrado”, podría ser utúviel o utúvielyë, pero “lo has
/ habéis encontrado”, debe ser utúvielyes en vez de **utúviels, que sería imposible).

La terminación larga –nyë “yo” puede no obstante aparecer, aunque no haya un objeto
pronombre siguiéndola (al igual que la forma larga –lyë “tu/vosotros” de hiruvalyë “lo
encontrarás” en Namárië). La forma linduvanyë “cantaré” aparece en el frontispicio de la
edición francesa bilingüe de Las Aventuras de Tom Bombadil de 1975 (ISBN 2-264-00913- 6).
Dicho frontispicio reproduce una página manuscrita de Tolkien que incluye algunas notas
lingüísticas breves (Taum Santoski analiza estas notas en el boletin Más Allá de Bree, de
octubre de 1985, leyendo esa forma como linduvanya –aunque según lo apuntado por Carl F.
Hostetter, Tolkien probablemente pensó en linduvanye. Tolkien tenía una bonita caligrafía,
pero sus manuscritos eran un desafío para los transcriptores!) Mientras no le siga una segunda
terminación pronominal, es completamente opcional el uso de la terminación larga –nyë o el de
la corta –n, significando “yo”. Tenemos la terminación larga en linduvanyë “cantaré”, pero en
la Declaración de Elendil, se usa la corta en maruvan “cumpliré”. Estos ejemplos podrían
mezclarse para producir linduvan, maruvanyë, con, exactamente el mismo significado.

Sin embargo, parece que la terminación corta –n es mucho más común que el sufijo más
largo –nyë. Ya hemos encontrado esta –n añadida a varios verbos como: polin-“puedo”, tirin-
“miro”, en la lección anterior. A menudo Tolkien cita verbos primarios como estos,
relacionándolos tal y como aparecen en la 1ª persona del aoristo (con la terminación –i intacta,
debido a que va seguida por otra terminación y, por lo tanto, no es final sin posibilidad de ese
modo, de convertirse en –ë). Tirin- es un ejemplo encontrado en Etym, entrada TIR-, pero
abundan los ejemplos con esta forma: carin “hago, construyo” (entrada KAR-), lirin “canto”
(GLIR-), cantó (LIR¹), nutin “ato” (NUT-), nyarin “digo” (NAR²), rerin “siembro” (RED-), serin
“descanso” (SED-), sucin “bebo” (SUK-), tamin “tapo” (TAM-), tucin “dibujo” (TUK-), tulin
“vengo” (TUL-), turin “manejo” (TUR-), tyavin “pruebo” (KYAP-), vilin “vuelo” (WIL-), umin “no
hago” (UGU-/UMU-). La forma polin “puedo” (VT41:6) es uno de los varios ejemplos de las
fuentes post-LotR.

Seguramente no nos equivocaremos si usamos la terminación larga –nyë (por ejemplo:


polinyë), aunque –n sea la terminación más común empleada en todo lo publicado. Pero,
especialmente en poesía, es usual el poder elegir entre una terminación pronominal corta o
larga, en función a las necesidades de la métrica de los poemas.

Advierto también de que la terminación –nyë al igual que –lyë (tu/vosotros), provoca que
el acento recaiga en la sílaba precedente a la terminación, puesto que, en este caso, ny y ly
contarán como un grupo de consonantes según las reglas del énfasis recogidas en la Lección
Uno. Si hiruvanyë “encontraré” (con el acento en la a) no suena bien en tu poema, también
puedes usar la forma corta hiruvan y entonces, el acento “aterrizará” en la i de la primera sílaba
(una vez más tenemos el mismo sistema para la 2ª persona: es muy posible que Tolkien en
Namárië escribiera hiruvalyë en vez de la forma corta hiruval, simplemente porque la primera
es más práctica y tiene mejor métrica).

Por lo que respecta a la –s con el significado de “lo/ello”, diremos que aparece como
objeto pronombre en utúvienyes “lo he encontrado”, aunque podría servir también como sujeto.

Por ejemplo: si polin es “puedo”, deberemos aceptar que “ello/lo puede”, debería ser
polis. No obstante, la terminación –s nos lleva a la 3ª persona, con su propia dósis de
oscuridades, las cuales intentaremos salvar algo más tarde (Lección Quince). En los ejercicios
que hay más adelante, se emplea la –s de la misma manera que en el ejemplo utúvienyes:
añadida a otra terminación pronominal para denotar el objeto del verbo (así como la primera
terminación añadida al verbo, denota al sujeto).
Sumario de la Lección Ocho

El tiempo perfecto Quenya, se forma añadiendo la terminación –ië a la raíz verbal (si el
final de la raíz es una vocal, se omitirá esta ante la terminación –ië; los verbos terminados en –
ya, parece que pierden toda la terminación). A menos que vaya seguida por un grupo de
consonantes, la raíz vocálica se alarga. Normalmente, se reduplica en forma de un aumento
prefijado al verbo (ric- “doblar, retorcer” → irícië “ha doblado, ha retorcido”, hanya- “entender”
→ ahánië “ha entendido”). Sin embargo, también aparecen publicados algunos tiempos
perfectos sin aumento (fírië en vez de ifírië “ha expirado”), así que está permitida la omisión
del aumento, consiguiendo igualmente una forma perfecta válida (la mayoría de los pronombres
Quenya aparecen como terminaciones en vez de hacerlo mediante palabras separadas). Entre
estas terminaciones pronominales, tenemos: -n o – nyë “yo”, -l o –lyë “tu/vosotros”, y –s “lo/ello”.
Se pueden añadir dos terminaciones pronominales al mismo verbo, la primera de las cuales
denotará al sujeto del verbo, y la segunda a su objeto.
Vocabulario:

• Otso: “siete”
• Seldo: “chico, muchacho” (Tolkien no proporcionó una glosa explícita, pero la palabra se
cita en un contexto en el que se estaban barajando palabras Quenya para definir niños, y
seldo parece ser una forma masculina. Ver la entrada SEL-D- en Etym)
• Mól: “esclavizado, esclavo”
• An: “para, por” (o incluso “porque”, dando paso a una oración que da una “razón”, como: “yo
confío en él porque me ha ayudado con frecuencia...”
• Tul-: (verbo): “venir”
• Lanta-: (verbo): “caer”
• Nurta-: (verbo): “esconder” (el Nurtalë Valinóreva o “Encubrimiento de Valinor”, relatado en
Silm)
• Lerya-: (verbo): “liberar, dejar marchar, dejar libre”
• Metya-: (verbo): “acabar, terminar, poner fin a.…”
• Roita-: (verbo): “perseguir”
• Laita-: (verbo): “bendecir, alabar”
• Imbë: (preposición): “entre”
Ejercicios:

1. Traducir al español (y practicar el vocabulario; excepto el numeral otso y las terminaciones


pronominales, los ejercicios de la A a la H solo emplean palabras que se supone que habrás
memorizado en las lecciones anteriores):
a. I nér ihírië i harma
b. I rávi amátier i hrávë
c. I aran utultië i tári
d. I nissi ecendier i parma
e. I úmëa tári amápië i otso Naucor
f. Etécielyë otso parmar
g. Equétien
h. Ecénielyes

2. Traducir al Quenya:

a. El hombre ha venido
b. Los siete Enanos han comido
c. Los chicos han visto un león entre los árboles
d. Los seis Elfos han perseguido a los siete Enanos
e. El Enano ha escondido un tesoro
f. He alabado al rey, porque el rey ha liberado a todos los esclavos
g. Te has caido y lo he visto
h. He puesto fin a eso (lo he acabado)
LECCION NUEVE: El Infinitivo / El Verbo Negativo / Participios
Activos

El Infinitivo

Todas las formas del verbo que hemos visto hasta ahora, todos los tiempos son, por
llamarlos de alguna manera formas finitas del verbo. La definición de un “verbo finito” es: un
verbo que tiene también la capacidad de hacer funciones de predicado de una oración, la parte
de la oración que nos dice lo que el sujeto hace (o lo que es –en la Lección Cuatro dijimos que
una frase construida con cópula+nombre/adjetivo cuenta también como predicado, por ejemplo:
“el oro es maravilloso”, aunque aquí trataremos con verbos más normales). En una oración
como: i Elda máta massa “el Elfo está comiendo pan”, los lingüistas pueden etiquetar todas las
partes de la oración, como: i Elda (el Elfo) es el sujeto, y massa (pan) es el objeto, entonces al
verbo máta (está comiendo) no le quedará más remedio que ser el predicado de la oración. Y
precisamente porque la forma máta, presente de mat- “comer” es aquí capaz de funcionar como
predicado, podemos decir que máta es una forma finita del verbo.

El infinitivo es otra historia. Es, como sugiere su nombre, in-finito. No está influenciado
por el tiempo como los otros casos verbales. No lleva la terminación –r a menos que el sujeto
de la oración sea plural. Además, un infinitivo por sí mismo, no tiene capacidad para funcionar
como predicado de una oración. Un infinitivo no puede asociarse directamente con un sujeto.
Entonces, ¿cuál es su función?

Los infinitivos que conocemos tienen varios usos, pero quizá el uso más importante es el
de permitir a varios verbos combinarse en una misma oración. En una frase como “los enanos
querían comer”, el verbo “querían” tiene una forma finita, apareciendo en un tiempo específico
(pasado en este caso). Pero el verbo “comer” aparece como infinitivo, complementando al verbo
finito para formar una frase verbal más larga: “querían comer”. En español, los infinitivos se
caracterizan por terminar en ar, er o ir (las tres conjugaciones posibles en nuestro idioma). En
Quenya no parece haber una marca o terminación independiente para el infinitivo, así que no
tendremos que preocuparnos de donde deberemos incluirla u omitirla. Los ejemplos fiables de
infinitivo Quenya no abundan precisamente, pero está la oración polin quetë “puedo hablar”
(VT41:6). En ella, el verbo polin “puedo” es una forma finita, el aoristo del verbo primario pol-
aparece con la terminación pronominal –n “yo” añadida, pero la palabra quetë debe analizarse
como un infinitivo. Por supuesto, quetë es similar en su forma al aoristo “habla”, pero como se
indica por la traducción “hablar” en el contexto en cuestión, aquí la forma quetë es infinitiva.
Podemos pues decir, que los verbos primarios como quet- tienen los infinitivos terminados en
–ë (la indudable representación de la –i del Elfico Primitivo). La terminación se puede analizar
como una especie de recurso para sustituir o suplir la ausencia de otra terminación, o quetë
puede verse como la representación de una “raíz-yo” primitiva indeclinable. No importa como
imaginemos la última derivación y el significado del final -ë, probablemente sepamos suficiente
como para empezar a usar la forma infinitiva de los verbos primarios. Aquí hay algunos ejemplos
(caseros), combinando infinitivos con varias formas finitas (tiempos), de los verbos mer-
“desear, querer” y pol- “poder, ser capaz”. Los verbos finitos en rojo y los infinitivos en azul:

• i Elda polë cenë i Nauco “el Elfo puede ver al Enano” (advierto que los verbos pol-
“querer” y cen- “ver”, llevan la terminación –ë, pero el primero es un aoristo y el último
un infinitivo: el contexto decidirá si la forma cenë debe considerarse como el aoristo “ve”,
o el infinitivo “ver”).
• i Naucor merner matë “los Enanos querían comer” (el verbo finito merner “querían”,
influenciado por el pasado y el plural + el infinitivo matë “comer”)
• i seldo pollë hlarë ilya quetta “el chico podía oir cada palabra”
• polilyë carë ilqua “tu puedes hacerlo todo”
• i nissi meruvar tulë “las mujeres querrán venir”

¿Y qué pasa con los verbos de raíz A-? En Etym, Tolkien glosó los verbos derivados de
A, como si fueran infinitivos, por ejemplo: anta- “presentar, dar”, varya- “proteger” o yelta-
“aborrecer” (entradas ANA¹-, BAR-, DYEL-). Esta no es por sí misma una evidencia concluyente
de que una forma como anta, pueda usarse como infinitivo “dar” en un texto Quenya, ya que en
la tradición de los lingüistas del Oeste, un infinitivo es la forma que se usa para nombrar,
relacionar o glosar un verbo en los vocabularios. Este sistema, a veces nos lleva a través de
ciertas glosas que son estrictamente falsas: un vocabulario Hebreo- Inglés da la traducción de
nathan como dar, cuando en realidad significa él dá, la cual es la forma más básica y simple de
este verbo, la forma lógica en que debe ponerse en un diccionario. No obstante, una forma
como anta- es simplemente, un verbo de raíz A sin declinar, y Tolkien se refirió a él en ciertas
circunstancias gramaticales “cuando se usa la raíz desnuda del verbo...como infinitivo”
(MC:223). El sistema general también parece sugerir que los de raíz A sin añadidos, pueden
hacer funciones de infinitivo (advertimos que los infinitivos tanto de los verbos primarios como
de los de raíz A, parecen ser similares en su forma a los aoristos sin terminación). Así que,
supongo que podemos ver oraciones como las siguientes (y dejadme que subraye los infinitivos
con el fin de preservar al texto de demasiados colorines):

• i vendi merner linda “las doncellas querían cantar”


• i norsa polë orta i alta ondo “el gigante podía levantar la gran roca”
• merin cenda i parma “quiero leer el libro”

En algunos casos, en inglés se prefiere una forma –ing (gerundio), a la del infinitivo
regular, por ejemplo, tras los verbos “empezar” y “parar”. Creo que es fácil de adivinar que el
Quenya usa el infinitivo normal en todos los casos:

• i nissi pustaner linda “las mujeres pararon de cantar”

Algunos infinitivos se pueden yuxtaponer para obtener ar “y”:

• i neri merir cenda ar tecë rimbë parmar “los hombres querían leer y escribir muchos
libros”

Todo lo considerado hasta ahora, no es todo lo que tenemos que decir sobre los infinitivos
Quenya. Se conocen algunos detalles más y los iremos suministrando a lo largo del curso, pero
hay más puntos oscuros. En algunas notas de 1969, Tolkien se refería a “el (aoristo) general
infinitivo, formado por la adición de –i” (VT41:17), pero como solo se han publicado breves notas
sobre este material, no tenemos muy claro cual es su significado: ¿Hay un aoristo infinitivo
específico? Se ha suscitado una discusión por la distinción hecha entre varias formas como
máta “está comiendo” (presente continuo) y matë “come” (aoristo). ¿Se extienden en Quenya
estas distinciones al infinitivo, pudiéndose diferenciar entre “comer” (infinitivo aoristo) y “estar
comiendo” (infinitivo continuo)? Más aún: ¿a qué se refiere Tolkien con lo de “añadir –i”?
Obviamente a un infinitivo que se formaría añadiendo –i a la raíz verbal (al menos a la de los
verbos primarios). Este final, ¿es tan solo un sufijo del Quenya contemporáneo, o representa a
una forma del Elfico Primitivo? Como ya hemos mencionado, el infinitivo quetë “decir” podría
representar a la forma primitiva kweti, que procede de la raíz kwet- con la adición de –i. Pero
si esta terminación –i es un sufijo Quenya contemporáneo, habría un infinitivo alternativo queti
“decir”. Como se usa, y saber si es intercambiable con la forma quetë que está ya aceptada,
son cosas que aún no hemos averiguado. En el ensayo Q&E, Tolkien mencionó unas cuantas
formas verbales que parecen ejemplos del infinitivo terminado en –i, como: auciri y hóciri, que
significan las dos “cortar” (en dos sentidos diferentes; ver WJ:365-366). Pero en el mismo
ensayo, un poco más adelante, señaló las mismas formas con un guión agregado (auciri-,
hóciri-), como si estas fueran raíces verbales en vez de formas infinitivas independientes
(WJ:368). Así que no podemos estar seguros de nada, y deberemos esperar a la publicación
de más material.

Como ya se apuntó, el infinitivo se usa tradicionalmente para nombrar o relacionar


verbos, o para darles significado en un comentario general. A partir de aquí, definiremos los
verbos de varias maneras, por ejemplo: comentando una raíz verbal como tul- “venir” y lanta-
“caer”. Debemos entender que la mera raíz de un verbo primario como tul-, no puede hacer
función de infinitivo (tul) en un texto Quenya (debería ser tulë). Es simplemente la costumbre y
la conveniencia de dar el significado del verbo a su glosa señalada en el infinitivo. En los
vocabularios proporcionados de la Lección Cinco a la Ocho, he escrito “verbo” delante de cada
nuevo verbo, que es claramente parte de una nueva palabra a la que pertenece. Esto es a veces
necesario: si yo definiera a lanta- simplemente como “caer”, alguien podría reparar en el guión
final que sugiere que es una raíz verbal, y concluir que “caer” es un nombre (“otoño”, o algo
parecido) He decidido poner el infinitivo, y usaré esa forma cuando comente los verbos (como
en este caso “caer”).

Nota 1: En inglés, los infinitivos van precedidos de “to”, y se usan para describir una
intención: “vine a verte” (I came to see you). En muchos contextos, parece que el Quenya no
usa esta forma largamente discutida (en español tampoco se usa), sino una construcción
bastante diferente (el gerundio en dativo, que veremos en una de las siguientes lecciones).

El Verbo Negativo

Este puede ser un buen sitio para presentar un verbo Quenya muy peculiar. Antes hemos
hablado de la cópula ná “es”, que se refiere a un tiempo del verbo “ser” (no me preguntes porque
ná es el presente o aoristo; y los otros tiempos de este verbo son desgraciadamente aún más
oscuros: el verbo “ser” es notoriamente irregular en la gran mayoría de los idiomas del mundo,
y Tolkien podría perfectamente haber inventado también algunas bonitas irregularidades para
el Quenya).

De cualquier modo, el Quenya tiene también un verbo unitario que significa “no ser”; se
puede expresar este significado combinando alguna forma de ná, con la palabra separada que
equivale a “no” (ya que el Quenya dispone de tipos de negación). Este verbo aparece en Etym,
entrada UGU- / UMU-, donde figura como umin “yo no soy/estoy” (otro ejemplo del hábito de
Tolkien de citar verbos primarios en la 1ª persona del aoristo). El pasado también consta,
aunque algo irregular: es úmë, y no **umnë como sería lo correcto con arreglo al “regular” más
simple. Úmë como pasado del verbo primario um- parecería pertenecer a la misma forma que
lávë, derivado de lav- “lamer” (unduláve “lamido” = “cubierto” en Namárië de LotR). Deberemos
tener cuidado de no confundir el pasado úmë “no era” con umë aoristo sin terminación “no es”.

Podríamos esperar que el futuro de este verbo fuera umuva, y aunque esta no es una
forma contrastada, podría ser aceptable, pero en la Canción de Fíriel aparece la forma más
corta úva. La frase en cuestión es úva...farëa “no será suficiente” (farëa = adjetivo “bastante,
suficiente”). Posiblemente este úva sea el futuro de otro verbo: junto a umin “no soy” de la raíz
UMU-. Tolkien también puso uin con el mismo significado (aparentemente derivado de la raíz
UGU-). Quizá úva sea estrictamente el futuro de este último. Podría representar una forma
primitiva parecida a uguba, ya que uin es derivado de ugin (o ugi-ni en una época más
antigua). La g entre vocales se perdió en el Quenya, así que las dos u’s de uguba convergen
en una ú larga en úva, así como la u y la i de ugin convergieron en el diptongo ui (como en
uin), cuando la desaparición de la g llevó a las dos vocales a entrar en contacto directo.
Cualquiera que sea el desarrollo que imaginó Tolkien, usaremos úva como el futuro de um- “no
ser”, evitando el no contrastado (aunque posible) umuva.

Aquí vemos como ná, esta cópula negativa, puede usarse para conectar un sujeto con
un nombre o un adjetivo:

• i Nauco umë aran “el Enano no es un rey”


• i nissi umir tiucë “las mujeres no son gordas”
• i rocco úmë morë “el caballo no era negro”
• i neri úmer sailë “los hombres no eran sabios”
• Elda úva úmëa “un Elfo no será malvado”
• nissi úvar ohtari “las mujeres no serán guerreras”

O, usando terminaciones pronominales en vez de un sujeto independiente:

• umin Elda “no soy un Elfo”


• úmen saila “yo no era sabio”
• úvalyë ohtar “tú no serás un guerrero”

Pero, antes he dicho que este ra un buen sitio para presentar el verbo negativo: esto
debe ser porque se combina también con infinitivos. Tenemos varios ejemplos, pero en la
entrada UGU-/UMU- en Etym, Tolkien indicó que umin no siempre significa “yo no soy”. Puede
significar también “yo no hago”. Combinando algún verbo con un infinitivo, seguramente se
podrá anular a los verbos en cuestión. Aquí hay algunos ejemplos caseros que implican a varios
tiempos del verbo negativo:
• umin turë macil “no empuño una espada”
• máma umë matë hrávë “una oveja no come carne”
• i Nauco úmë tulë “el Enano no venía”
• i neri úmer hirë i harma “los hombres no encontraron el tesoro”
• i nís úva linda “la mujer no cantará”
• i neri úvar cenë i Elda “los hombres no verán al Elfo”

Debemos aceptar que, siguiendo al verbo negativo, también en otros contextos, se


pueden combinar a veces varios infinitivos, como merë y cenë en esta frase (el verbo finito en
rojo, los dos infinitivos en azul y rosa respectivamente):

• i Elda umë merë cenë i Nauco “el Elfo no quería ver al Enano”

Otra vez, con los infinitivos merë y cenda:

• i Nauco úva merë cenda i parma “el Enano no querrá leer el libro”

Seguramente el presente continuo del verbo negativo (que debería ser úma), podrá usarse para
negar la existencia de una acción continuada:

• i Nauco úma linda “el Enano no está cantando” (ahora)

Contrastar con el aoristo: i Nauco umë linda “el Enano no canta”. Este último, tendría a
menudo (no necesariamente) una explicación más completa, como: “el Enano no es un
cantante”. De cualquier forma, soportaremos el aoristo en los próximos ejercicios.
Participios Activos

Las variadas partes de la gramática, como los nombres, adjetivos y verbos, conservan
distintas categorías la mayor parte del tiempo. Sin embargo, algunas palabras pierden las
propiedades de ciertas partes de la gramática. Los participios, son palabras con una función
básicamente adjetival, derivadas directamente de los verbos y, en el caso de los activos, son
incluso capaces de llevar un objeto.

Los participios se dividen en dos categorías: presentes y pasados. Estos términos son
de alguna manera engañosos, ya que la diferencia más importante entre ellos, nada tiene que
ver con los tiempos. Son mejores los términos alternativos activos y pasivos, y así los
denominaremos.

Guardaremos el pasado o pasivo para la siguiente lección y nos centraremos ahora en


el presente o activo. Esta forma se reconoce en inglés por su terminación –ing, y en español,
por la terminación –ndo. Por ejemplo: el verbo “follow” /”seguir”, tiene como participio activo (en
español gerundio), a “following”/”siguiendo”. Este adjetivo verbal describe el estado de algo o
de alguien que lleva a cabo la acción del verbo correspondiente: “el día que sigue”, se describe
como: “el día siguiente”.

Si el verbo puede llevar un objeto, ese será su participio correspondiente. Una persona
que quiera a los Elfos puede ser descrita como una persona “amante de los Elfos”.

En inglés, la forma que deriva de añadir la terminación –ing a los verbos, es bastante
ambigua. También puede hacer funciones de nombre. El participio activo de un verbo como
“kill”, es “killing”, como se deduciría claramente de la frase adjetival “a killing experience” (una
experiencia asesina), pero en la frase “the killing must stop” (el crimen debe acabar), queda
igualmente claro que hace funciones de nombre. En esta última frase, “killing” en un nombre
verbal, un nombre abstracto que denota la acción del crimen. Aquí solo nos interesan los
adjetivos verbales = participios. En Quenya, no coinciden los dos en la forma.
En Quenya el final correspondiente al inglés –ing (usado como participio/gerundio
español), es –la. Hay algunos ejemplos de participios activos en el poema Markirya. Por
ejemplo: Tolkien en su anotación indicó que ilkala (...es el) participio de ilka “brillar en blanco”
(MC:223). El participio ilcala (tal y como esta aquí), significa “brillando”, y así se usa en el
poema, en una frase traducida como “en la Luna brillando...” (MC:215).

Parece que en un participio activo Quenya, la raíz vocálica se alarga si ello es posible.
En ilcala, la i no se puede alargar porque hay un grupo de consonantes siguiéndola. Sin
embargo, Tolkien en MC:223, también mencionó el verbo hlapu- “volar, desplazarse en el
viento” (una de las extrañas raíces de U, una oscura categoría de los verbos). Su participio
aparece como hlápula en la página anterior a la citada: winga hlápula, traducido como
“espuma voladora” (MC:214). Entonces, debemos asumir que el participio de un verbo como
lala- “reir” es lálala(!) “riendo”: la raíz vocálica se alarga. Si la raíz verbal incluye una vocal que
ya es larga, simplemente permanecerá larga en el participio: los participios de píca- “disminuir”
y rúma- “trasladar”, aparecen como pícala y rúmala en el poema Markirya.

En el caso de las raíces verbales más largas, donde la raíz vocálica aparece dos veces,
como en falasta- “espumar” (la raíz es evidentemente PHALAS-), parece que es la segunda
aparición de la raíz vocálica la que se alarga si es posible. En este caso, no puede alargarse ya
que va seguida por un grupo de consonantes; el participio “espumando” está contrastado (en
Markirya) como falastala. La primera aparición de la raíz vocálica pdría alargarse tanto como
lo requiriera la fonética (**fálastala), pero esta vocal, evidentemente, no cuenta para el
alargamiento (presumiblemente no se alarga en el presente: falastëa “está espumando”;
¿encuentras difícil fálastëa?, pues es mucho más difícil **falástëa).

Los verbos primarios tienen un problema: añadiendo la terminación –la a sus raíces,
resultaría en algunos casos un grupo de consonantes imposible en Quenya. Por ejemplo: el
participio del verbo tir- “mirar” no puede ser **tirla, ni tampoco **tírla; son palabras
absolutamente imposibles en Quenya. Se ha aceptado que en muchos casos, se podría
construir la raíz continua (similar a un presente) mediante el alargamiento de la raíz vocálica y
añadiendo la terminación –a. Por ejemplo: tíra “está mirando”, y obtener el participio añadiendo
la raíz participal –la a esta forma: tírala “mirando”. Markirya tiene hácala como participio
(“bostezando”); desafortunadamente el verbo “bostezar” en cuestión, no está comprobado, pero
si es el verbo primario hac- la forma de participio comprobada confirmaría esta teoría. Por
supuesto, el verbo correspondiente a este participio hácala podría también ser uno de raíz A-,
como haca- o háca- (hlápula “soplando”, de hlapu-, y pícala “disminuyendo” de píca-).

Con la publicación de Los Pueblos de la Tierra Media en 1996, surgió una forma que
pudiera parecer el participio de un verbo primario: PM:363, referida a la raíz “it (como en) itila
‘centelleando’, e íta ‘un destello’, ita- verbo ‘brillar’”. Pero ¿es realmente itila el participio del
verbo primario it-? Tolkien se refiere a it- como a una raíz (PM:346), y no como a un verbo
Quenya. El verbo en cuestión se cita como ita-, un verbo corto de raíz A- que significa “brillar”.
Su participio, sería ítala y no itila. Si este último fuera un participio, sería muy peculiar: no
presenta alargamiento de la raíz vocálica (no es **ítila), y lleva insertada la vocal de conexión
–i- ante la terminación –la. Ya que el aoristo del verbo it-, sería iti (convirtiéndose en itë solo
ante la ausencia de otras terminaciones), podríamos plantearnos si itila es un participio aoristo.
Esto significaría que el Quenya es capaz de hacer distinciones entre el aoristo presente y el
participio, lo que daría dos formas diferentes de “haciendo” (habitual o momentáneamente), y
“haciendo” (continuamente); quizá sería algo como carila y cárala, respectivamente (del verbo
car- “hacer”). Pero esto es tan solo una especulación, y no puedo recomendar este sistema;
deberemos aguardar a la publicación de más material. Podría ser que itila fuera simplemente
una vieja forma adjetival, más que algún tipo de adjetivo en Quenya. El final –la aparece también
en los adjetivos, por ejemplo: saila “sabio”; indudablemente –la es, en su origen, simplemente
una terminación adjetival que viene a parecerse al sufijo usado para formar los adjetivos
verbales = participios.

Aún así los participios Quenya, se establecen a sí mismos como formaciones bastante
distintas de los adjetivos, de los que difieren en su comportamiento: a diferencia de los adjetivos,
los participios activos no parecen concordar en número, por ejemplo: en Markirya está rámar
sisílala, traducido como “alas brillantes” (la segunda palabra es el participio/gerundio del verbo
sisíla-, una variedad más larga del verbo sil- “brillo blanco”). Como recordaremos, los adjetivos
normales terminados en –a, tienen su forma plural acabada en –ë (que representa a la
terminación arcaica –ai). Entonces, si sisílala tuviera que concordar en número con el nombre
al que describe, debería ser **rámar sisílalë. Quizá Tolkien no quiso que los participios
terminados en –la concordaran en número, puesto que la forma plural de la terminación del
participio debería terminar en ese caso en –lë, y este final podría confundirse con la prominente
terminación abstracta –lë que se añade a la raíz verbal que deriva de los nombres verbales, por
ejemplo: lindalë “cantando”, de linda- “cantar” (como en Ainulindalë “canción de Ainu”,
traducido como “Música de los Ainur”). Ambos: lindala y lindalë se traducen como “cantando”,
aunque la última sea un nombre (un cantando/cantante), a pesar de estar en forma adjetival.

En inglés se usa el participio activo para expresar una acción continuada, combinando el
participio con una cópula como “es” o “era”, por ejemplo: “el chico está riendo”. En lo referente
a la acción presente, el Quenya podría expresar este mismo significado usando un presente
continuo genuino: i seldo lálëa. Nadie podrá decir que la forma inglesa, que sería i seldo ná
lálala sea válida en Quenya; suponemos que, aunque inteligible, el Eldar Tolkien pensaría que
no es un “buen Quenya”.

Mientras no tengamos pruebas de un participio activo llevando un objeto, asumiremos


que es solo posible, por ejemplo: Nauco tírala Elda “un Enano mirando a un Elfo”.

Sumario de la Lección Nueve

El infinitivo es una forma del verbo que no está influenciada por tiempo alguno, y por
consiguiente, no hace funciones de predicado de una oración (como lo haría un verbo “finito”);
un infinitivo puede combinarse con otros verbos para formar frases verbales más largas. Aunque
los detalles no son demasiado claros, parece que un infinitivo Quenya es idéntico a la raíz
verbal, excepto el de los verbos primarios, que llevarán la terminación –ë, por ejemplo: quet-
“hablar” en la oración polin quetë “puedo hablar”. Este infinitivo parece poder usarse cuando
los verbos finito e infinito se combinan (como en el ejemplo señalado, donde el infinitivo quetë
se combina con una forma finita del verbo pol- “poder”). – El verbo negativo um- (pasado úmë,
futuro úva), puede funcionar como cópula negativa (“no ser”) y como verbo combinado con el
infinitivo de otros verbos para expresar el “no hacer algo...”, por ejemplo: umin quetë “no hablo).
– El participio activo (un adjetivo verbal describiendo el estado de una acción denotada por el
verbo correspondiente), se obtiene mediante la adición del final –la a la raíz verbal
correspondiente. La raíz vocálica, se alarga si no hay un grupo de consonantes siguiéndola. No
está muy claro como se añade el final –la a las raíces de los verbos primarios, pero una posible
solución podría ser que la terminación sea un sufijo de la forma continua (con el alargue de la
raíz vocálica terminando en –a, por ejemplo: tíra de tir- “mirar”), con lo que el participio sería
tírala “mirando”.
Vocabulario:

• Tolto: “ocho”
• Pol-: “ser capaz” (físicamente), traducido generalmente como “poder” (donde se refiere
a una capacidad física y no a “poder” en el sentido de “saber como...”, que se referiría a
una capacidad intelectual, ni tampoco a “poder” en el sentido de “temer
autorización/permiso para...” referido a estar libre de prohibiciones. Para estos otros
significados, el Quenya utiliza otros verbos).
• Um-: (verbo negativo): “no hacer” o “no ser/estar”, pasado úmë, futuro úva.
• Mer-: “desear, querer”
• Hlar-: “oir” (traducido del Sindarin lhaw, como en Amon Lhaw “la Colina del Oyente”
mencionada en LotR).
• Verya-: “desafiar” (de la misma raíz que el nombre Sindarin Beren, que significa
“valiente, desafiante”).
• Lelya-: “ir, proceder, viajar”, pasado lendë, perfecto (e)lendië (hay más acerca de este
verbo irregular en la próxima lección).
• Pusta-: “parar”
• Ruhta-: “aterrorizar, atemorizar” (últimamente relacionado con Urco u Orco, las
palabras Quenya que significan “trasgo” “Orco”).
• Coa: “casa” (solo el edificio, no en el sentido de “familia”).
• Mir: (preposición): “dentro, en”
• Ter: (preposición): “a través de...” (está también la variedad terë, pero en los ejercicios
hemos usado ter).
Ejercicios:

1. Traducir al español:
a. Sílala Isil ortëa or Ambar
b. I cápala Nauco lantanë ter i talan
c. Polin hlarë lindala vendë
d. Minë nér túrala minë macil úva ruhta i tolto taurë ohtari
e. Mól mápala taura nér umë saila
f. I tolto rávi caitala un i aldar ortaner, an i rávi merner matë i neri
g. Rá umë polë pusta matë hrávë
h. I ruhtala ohtar pustanë tirë i lië, an i ohtar úmë saila

2. Traducir al Quenya:
i. El Hombre que persigue al Enano es un guerrero.
j. El rey quería ir.
k. La doncella no osaba mirar a la reina.
l. Las mujeres sonrientes fueron a la casa.
m. Los ocho Enanos viajeros pueden encontrar muchos tesoros.
n. No alabaste al Elfo, no alabas al Hombre (Atan), y no alabarás al Enano.
o. Quiero viajar por el mundo y liberar todos los pueblos.
p. Un hombre valiente atravesó la puerta y entró en la montaña.
LECCION DIEZ: Adverbios / Las Terminaciones Pronominales –Ntë
Y –T / Infinitivos Con Objetos-Pronombre / El Pasado De Los
Verbos Intransitivos Terminados En –-Ya / Participios Pasivos

Adverbios

Los adverbios son una parte de la gramática que se usan para suministrar información
extra en una oración. Una oración típica proporciona información acerca de “quien hace que
cosa (a quien)”, utilizando un sujeto, un predicado y si es necesario un objeto. Pero puede pasar
que también queramos información acerca del cuando, el dónde o la manera en que ocurre la
acción verbal. Aquí es donde los adverbios entran en escena.

En muchos casos, los adverbios son a los verbos lo que los adjetivos son a los nombres.
De la misma manera que un adjetivo describe a un nombre, un adevrbio describe la naturaleza
de la acción verbal de la oración. En una oración como: “se marcharon sigilosamente”, la última
palabra es un adverbio que describe como o de que manera se fueron. Si decimos: “ella está
cantando ahora”, la palabra “ahora” es un adverbio que define cuando se desarrolla la acción
verbal. Y si decimos: “ellos lo hicieron aquí”, la palabra “aquí” es un adverbio que nos dice donde
tuvo lugar la acción del verbo.

Algunos adverbios se llaman “básicos” porque no son derivados de otra parte de la


gramática. Consideremos el adverbio de tiempo “ahora” y a sí, su equivalente en Quenya; estos
no pueden analizarse mucho más. Pero algunos otros no son básicos de la misma manera. Son
claramente derivados de adjetivos, como uno de los ejemplos que hemos usado:
“sigilosamente”, está obviamente basado en el adjetivo “sigiloso”. El sufijo español –mente, es
el Gran Formador de Adverbios y puede añadirse a prácticamente todos los adjetivos para
convertirlos en adverbios (produciéndose parejas como “profundo/profundamente”,
“final/finalmente”, “grande/grandemente”, “alto/altamente”, “ligero/ligeramente”, y así, hasta una
cantidad incontable...pero evitando el “bueno/buenamente”, ya que el sitio de “buenamente”
está “dignamente” ocupado por el adverbio básico “bien”!). De esta manera, tenemos tan solo
un manojo de palabras que Tolkien identificó como adverbios reales, pero muchos adjetivos;
sería muy bonito poder confeccionar los adverbios en Quenya de la misma manera que lo
hacemos en nuestro idioma: añadiéndole al adjetivo el sufijo –mente. Así podríamos derivar y
formar nuestros propios adverbios Quenya.

Tenemos una terminación Quenya: aparece en LotR como parte de la Alabanza de


Cormallen (volumen 3, libro 6, capítulo IV: “El Campo de Cormallen”). Como parte de la
alabanza recibida por Los Portadores del Anillo, tenemos dos palabras: andavë laituvalmet,
traducido como: “largas alabanzas a ellos”, en Cartas:308. Aquí está el adverbio andavë “largo”
(que aquí tiene el sentido de “por mucho tiempo”). Sabemos que el adjetivo Quenya que significa
“largo” es anda (en Sindarin and, como en And+duin = Anduin “El río largo”). Parecería
entonces, que este adjetivo se ha convertido en adverbio con la adición de –vë (probablemente
relacionado con la preposición Quenya ve “como”). En el caso de anda/andavë, la traducción
que se hace es: “largo/a” en cualquier caso, pero normalmente, la terminación –vë
correspondería a nuestro socorrido sufijo –mente. Entonces, si como sabemos alta es “grande”,
¿podemos usar altavë para decir “grandemente”? Siendo tulca “firme”, ¿será tulcavë
“firmemente”? Sabiendo que saila significa “sabio” ¿aceptamos sailavë como “sabiamente”?
Creo que son posibles muchas formaciones de ese tipo, aunque la aplicación potencial de la
terminación –vë no debe ser literalmente ilimitada. El adjetivo Quenya que significa “bueno” es
mára, y uno se pregunta si usando máravë como “bien” podría sonar tan extraño como sonaría
“buenamente” (aparece un adverbio básico (vandë) con el significado de “bien” en el
vocabulario del Quenya más antiguo de Tolkien (QL:99); la cuestión es saber si esta era una
palabra aún válida en el Quenya estilo LotR unos cuantos años después...nadie lo puede
asegurar...).

Como con anda “largo”, ocurre con la mayoría de los adjetivos Quenya terminados en –
a. Los menos frecuentes terminados en –ë, descienden en prácticamente la totalidad de los
casos de las formas terminadas en –i del Elfico Primitivo, cuya vocal se preservaría ante una
terminación o en los compuestos: comparemos morë “oscuro, negro” con el compuesto
Moriquendi “Elfos Oscuros”. Aceptaremos que la cualidad original de la vocal podría preferirse
ante la terminación adverbial –vë (así, si intentamos derivar el adverbio “oscuramente” a partir
de morë, seguramente nos encontraremos con morivë en vez de morevë. Unos cuantos de
los adjetivos terminados en –ë, tienen correspondencia con algunos adverbios: los que definen
los tonos de los colores. Tenemos: mussë/mussivë “suave/suavemente”, nindë/nindivë
“delgado/delgadamente” y ringë/ringivë “frío/friamente” (aunque en una fuente posterior, la
palabra que significa “frío” figuraba como ringa, en vez de ringë y entonces, el adverbio sería
ringavë).

Aún no está suficientemente claro como se debe añadir la terminación –vë a algunos
adjetivos que terminan en –n. El adjetivo melin “querido” (no confundir con el sonido similar de
la 1ª persona del aoristo “yo amo”), tendría como adjetivo correspondiente melinvë
“cariñosamente”, ya que aunque nv no figura en palabras unitarias, si es una combinación
posible en Quenya (el título de Aragorn: Envinyatar “Renovador(?)”, donde En- = “Re- “). De
otra parte, la terminación –vë es relativa a la preposición ve “como”, y ambas descienden
probablemente de la forma del Elfico Primitivo “be”. Podemos pues deducir que el original
melin-be podría haberse convertido en el Quenya melimbë. Por otra parte (si es que nos
quedan partes por las que postular), los adjetivos terminados en –in parecen ser versiones
cortas de la forma más larga –ina, por lo que se puede deducir que la a se conserva ante una
terminación. Así pues, “cariñosamente” sería melinavë (tendría que decir, olvidándome de
melin, y centrándome en melda o moina, que hay dos adjetivos más que significan también
“querido”, y que son: ¡meldavë y moinavë!).

Al menos en inglés, un adverbio no describe necesariamente una acción verbal. Puede


usarse también para modificar el significado de un adjetivo (o de cualquier otro adverbio). Este
es un tipo de “metadescripción”, una palabra descriptiva que describe a otra. ¿De cuantas
maneras se pueden usar los adverbios en Quenya (especialmente los que acaban en –vë)?
Nadie lo sabe. Por ejemplo: sabiendo que valaina es “divino” en Quenya, ¿podríamos usar
libremente valainavë vanya para decir “divinamente maravilloso”? Tolkien nos suministró la
palabra aqua como el adverbio “completamente” (WJ:392) –este es un adverbio básico, no
derivado de un adjetivo, al contrario que los terminados en –mente, como sería el derivado del
adjetivo “completo”). Parece muy probable que aqua pueda modificar a un adjetivo, Por
ejemplo: aqua morë “completamente oscuro”. ¡Si no es así, Tolkien debería habérnoslo dicho...!
Podemos ver como en algunas fuentes más antiguas Tolkien usa adverbios terminados
en –o en vez de en –vë. La única prueba de este último es la ya apuntada andavë, derivada del
adjetivo anda “largo”.

No obstante, existe una oración del antiguo “Qenya” traducida como “los Elfos durmieron
un largo sueño en Kovienéni (más tarde Cuiviénen)”; ver VT número 27. En esta oración el
adverbio “largo” aparece como nando y no como andavë. Otros ejemplos de adverbios
acabados en –o, son ento “próximo, cercano, junto, siguiente”, y rato “luego, pronto” (de una
oración Artica señalada en Cartas de Navidad del Padre –obviamente una forma de “Qenya”,
aunque aparezca en un contexto que nada tiene que ver con la seria producción literaria de
Tolkien). También podemos incluir el adverbio voro “siempre, continuamente”, que proviene de
una relativamente moderna fuente como es Etym (entrada BOR-), aunque en el caso de esta
palabra, la final en –o es simplemente una raíz vocálica reduplicada y sufijada.

El ejemplo ando “largo” (no confundir con el nombre de “puerta”), que se deriva del
adjetivo anda, podría indicar que el final –o puede usarse para derivar adverbios a partir de los
adjetivos. ¿Podemos pensar que tulco “firmemente” que viene de tulca “firme”, es una
alternativa a tulcavë? O por el contrario, ¿debemos pensar que en la época de LotR, Tolkien
decidió abandonar –o como terminación adverbial? Si fuera así, nos presentó a –vë como un
sustituto y no como una alternativa (cambiando ando por andavë). No podemos estar
completamente seguros de que –o sea una terminación válida de adverbio en el estilo Quenya
de LotR. Pero cuando derivemos adverbios a partir de los adjetivos, os recomiendo que uséis
la terminación “segura” (o la “más segura”) –vë. En los ejercicios, no he usado la terminación –
o sino solo –vë. Por otro lado, en esa época no he hallado adverbios como ento, rato, voro,
manipulados para cambiarlos a (?)entavë, etc...

¿Concuerdan en número los adverbios como lo hacen los adjetivos? Se ha sugerido que
andavë es un adverbio plural, concordando con un verbo plural (andavë laituvalmet “largas
nuestras alabanzas a ellos” –advertimos que el sujet plural está representado por la terminación
añadida al verbo). Si es así, -vë podría ser la forma plural de la terminación singular adverbial
–va, la cual no está en absoluto comprobada. Con arreglo a este sistema, tendríamos algunas
variaciones como: i nér lendë andava “el hombre viajó lejos” (adverbio singular correspondiente
a un verbo singular), frente a: i neri lender andavë “los hombres viajaron lejos” (adverbio plural
que va con un verbo plural). Pero esto es hipotético al cien por cien. Como quiera que en esa
época no existen unas reglas concretas, tiendo a creer que no hay variaciones. Más
probablemente, la terminación adverbial –vë debe ser una forma invariable, relativa a la
preposición ve “como”, tal y como se ha sugerido antes.

Para terminar, debo mencionar que algunos adverbios Quenya derivan de otras partes
de la gramática además de hacerlo de los adjetivos. En Namárië tenemos oialë como el
adverbio que significa “para siempre, siempre (o ‘eternamente’”, como la traducción interlineal
que hay en RGEO:67). Pero en Etym, entrada OY-, se indica que oialë es propiamente o en su
origen, un nombre que significa “era/edad eterna”. Aparentemente, en Namárië se usa como
adverbio.

Las frases que llevan preposiciones suelen comenzar con una función adverbial, y a
veces, a partir de ellas, se pueden desarrollar adverbios unitarios: en El Juramento de Cirion,
está tennoio como otra palabra Quenya que significa “eterno, para siempre”, pero en UT:317,
Tolkien explica que esta forma solo es una contracción de dos palabras distintas y originales: la
preposición tenna “tan lejos como, lejano” + oio (un período sin final). Finalmente, tenemos lo
que he llamado “adverbios básicos”, que no derivan de ninguna otra parte de la gramática. Aqua
“completamente” y sí “ahora”, que ya he mencionado, son solo dos ejemplos; también podemos
incluir palabras como amba “hacia arriba”, haya “a lo lejos” (también puede leerse esta última
haya, como la forma de la Tercera Edad), oi “siempre”, y otros...
Las Terminaciones Pronominales –Ntë Y –T

En la Lección Ocho, vimos tres terminaciones pronominales: -n (o –nyë) “yo”, -l (o –lyë)


“tú” y –s “ello”, pero obviamente, hay más pronombres y vamos a intentar identificar las
terminaciones de la Tercera Persona Plural: “ellos” como sujeto y como objeto.

El Juramento de Cirion, en UT:305 incluye la palabra tiruvantes, traducida en UT:317


como “ellos lo guardarán”. El verbo tir- “mirar, guardar, vigilar”, la terminación del futuro –uva y
la terminación pronominal –s “ellos”, deberían sernos familiares a estas alturas. Tenemos –nte-
como el elemento traducido como “ellos”. En UT:317, se confirma explícitamente que –ntë es:
“...la inflexión de la tercera persona plural donde no exista un sujeto previamente
mencionado...”. Como la mayoría de las breves notas lingüísticas de Tolkien, esta requiere
cierta exégesis. Aceptaremos que la intención del autor es esta: si una oración tiene un sujeto
plural que ha sido mencionado previamente, colocado delante del verbo, este verbo solo podrá
llevar la terminación –r del plural normal, por ejemplo: i Neri matir apsa “los hombres comen
carne”. Pero, si no hay un sujeto mencionado con anterioridad, la terminación –r se sustituirá
por –ntë, con el significado de “ellos”: Matintë apsa “ellos comen carne”. Aparentemente, esta
terminación podría usarse si el sujeto se identifica más tarde en la oración; quizá una oración
como matintë apsa i neri “ellos comen carne (,)los hombres(lo hacen)”. El Juramento de Cirion
también identifica al sujeto más tarde en la oración (nai tiruvantes i hárar mahalmassen mi
Númen = “sea que ellos lo guardarán, los que se sientan en los tronos del Oeste”).

El Juramento de Cirion que aparece en el material post-LotR, así como la información


suministrada en UT:305,317 estaba ciertamente proyectado para ser compatible con LotR. Sin
embargo, una terminación pronominal muy diferente para distinguir entre “ellos”, aparece en el
material más antiguo de Tolkien. En LT1:14, encontramos la forma “Qenya” tulielto “ellos han
venido”, incluyendo la terminación –lto “ellos”. Esta terminación fue más tarde la habitual,
cuando Tolkien escribió La Canción de Fíriel, en la que se incluyen las formas cárielto “ellos
hicieron” y antalto “ellos dieron” (LR:72). Si esto es o no válido en el estilo Quenya de LotR, es
otro cantar. La terminación –lto parece algo extraña comparada con el resto de las
terminaciones pronominales conocidas. De las terminaciones pronominales comprobadas en
LotR o durante el período post-LotR, todas las terminaciones de sujeto que constituyen una
sílaba separada, terminan en la vocal –ë (seis terminaciones en total, si incluimos la que hemos
visto antes –ntë). Un sufijo –lto terminado en –o, no parece demasiado apropiado (algunas otras
podrían ser –lto a –ltë en el Quenya estilo LotR, aunque no hay evidencias de ninguna de estas
terminaciones). Me decanto por pensar que a Tolkien esta terminación le disgustaba y, la
reemplazó por –ntë.

La opinión generalizada es que –lto es válida igualmente. Se podría interpretar la nota


de Tolkien diciendo que –ntë usada “donde no hay sujeto previamente mencionado” en un
sentido absoluto: no sería suficiente con que el sujeto ‘no haya sido mencionado previamente’
en la ‘misma oración’, como dijimos antes. Por supuesto, cuando se usa la palabra “ellos” en
otro idioma, se refiere usualmente a algún grupo mencionado con anterioridad en el texto o la
conversación. De acuerdo con la estricta interpretación de la nota de Tolkien sobre –ntë, esta
terminación pronominal no puede usarse como “ellos” cuando se refiere a algún grupo citado
con anterioridad, aunque se encuentre en una oración diferente. La terminación –ntë apuntaría
más allá, hacia algún grupo que deberá identificarse más tarde en el texto o la oración (como
es el caso del Juramento de Cirion). “Ellos”, refiriéndose a algún otro grupo (ya mencionado en
otra oración) requeriría una terminación algo diferente, quizá –lto, comprobada en las fuentes
más antiguas.

No puedo asegurar que esta no sea una posible interpretación de las palabras de Tolkien
sobre los ejemplos disponibles. Sin embargo, tengo ciertas reservas acerca del uso de la
terminación –lto en el Quenya estilo LotR. En los ejercicios que he hecho para este curso, he
ignorado –lto, asumiendo que –ntë debe usarse como terminación pronominal con el significado
de “ellos” en un sentido general. Cuando Tolkien habla de –ntë usada solo para un sujeto que
no ha sido previamente mencionado, tengo claro que quiere decir “no mencionado previamente
en la misma oración” (porque si un sujeto plural hubiera ya aparecido, el verbo recibiría tan solo
la final –r del plural normal). Así pues, podemos (presumiblemente) conseguir formas como las
que siguen a continuación, con la terminación –ntë añadida a los variados tiempos de pusta-
“parar”:
• Aoristo: pustantë “ellos paran”
• Presente: pustëantë “ellos están parando”
• Pasado: pustanentë “ellos pararon”
• Futuro: pustuvantë “ellos pararan”
• Perfecto: upustientë “ellos han parado”

Como se indicó en el ejemplo comprobado tiruvantes = “ellos lo guardarán”, se puede


añadir una segunda terminación pronominal (-nte-), denotando al objeto de la oración. Esto nos
lleva a otra pregunta: Si –ntë es el sujeto “ellos”, ¿cuál es el objeto correspondiente a “de/a
ellos”?

Estudiando antes los adverbios, hemos ya reparado en la oración andavë laituvalmet


“largas alabanzas a ellos” de LotR. Sabiendo que laituvalmet significa “les alabaremos a ellos”,
podemos aislar fácilmente la final –t como el elemento que se traduce como “a/de ellos” (el
estudiante astuto será capaz de separar la terminación pronominal que significa “nosotros”, pero
vamos a dejarlo para más adelante: el Quenya tiene varias terminaciones para definir
“nosotros”, con diferentes formas de significado).

Como es habitual, las cosas no están absolutamente claras. Los que estaban siendo
alabados en el pasaje citado en cuestión, eran Frodo y Sam, dos personas. Habrá que asumir
que esta terminación –t es una forma dual de “a/de ellos”, lo que sugiere que laituvalmet podría
traducirse como “alabaremos a ambos (de los dos)”. Todo esto añade valor a la teoría bien
sustentada por el hecho de que hay también una terminación dual en –t (como en ciryat “dos
barcos”; ver otra vez la Lección Tres). Nada se puede dar como regla definitiva en este
momento, pero la terminación –t “a/de ellos”, estaría equiparada a –ntë “ellos”. No creo que –t
sea exclusivamente dual, pero, en cualquier caso, esta es una de las terminaciones que puede
traducirse como “a/de ellos”. Así pues, las formas siguientes serán las que tienen más
posibilidades:
• Tirnenyet = “Yo los ví a ellos”
• Melilyet = “Tu amas a ellos”
• Hiruvanyet = “Yo encontraré a ellos”
Y, además:

• Pustanentet = “Ellos pararon a ellos”

Porbablemente este último ejemplo se refiere a dos grupos diferentes. “Ellos se pararon
a sí mismos”, se expresaría seguramente de otra manera (por desgracia, no sabemos
exactamente como...).

Infinitivos Con Objetos-Pronombre

Ya hemos identificado dos terminaciones pronominales que se usan como objeto de la


oración: -s "ello" y -t "ellos". Como es evidente por los ejemplos comprobados (tiruvantes "ellos
lo guardarán"), laituvalmet "alabaremos a ellos"), estas terminaciones-objeto se pueden añadir
al verbo finito siguiendo a otra terminación pronominal que denota al sujeto. Pero ¿qué hay de
una frase verbal más larga afectando a un infinitivo?

Vamos a comenzar con una oración como i mól veryanë cenë i aran ar i tári "el esclavo
osó mirar al rey y a la reina". Aquí tenemos el verbo finito veryanë "osó" + un infinitivo (cenë)
"mirar". Ahora queremos deshacernos de la frase completa "el rey y la reina", sustituyéndola
por el objeto-pronombre "a/de ellos", así que: "el esclavo osó mirar a ellos/mirarles" (ver como,
deliberadamente, he construido un ejemplo que será compatible con la teoría de la terminación
-t "a/de ellos" siendo solo dual, aunque no creo que este sea el caso...los riesgos innecesarios
son solo eso: innecesarios!).

Bien, ¿dónde ponemos la terminación -t? Es bastante obvio que deberá añadirse al
infinitivo cenë "ver, mirar". Entonces, ¿será cenet?, o más bien, y ya que el infinitivo cenë
parece representar a la keni del Elfico Primitivo con el final antiguo -i que cambia a - ë cuando
es final, se podría pensar que cenit es una opción mejor. Así "el esclavo osó mirar a ellos" = i
mól veryanë cenit, ¿estará bien?
¡Mal! En VT número 41 de Julio de 2000, se reveló que el infinitivo de los verbos primarios
se froma con la terminación -ita si se ha añadido alguna terminación pronominal (el sufijo es
solo -ta-, que se añade a un infinitivo como cenë = ceni- y produce cenita-). En algunas de sus
notas más modernas (1969), Tolkien se refiere a "el (aoristo) general infinitivo, formado por la
adición de -i (no como algo capaz de un sufijo más permanente; sino como unos afijos
pronominales que eran la raíz del tiempo aoristo); el infinitivo particular con -ita, difiere en su
uso del precedente principal capaz de recibir objetos afijos pronominales" (VT41:17).
Continuando con el ya examinado ejemplo caritas "haciéndolo" (o quizá solo "hacerlo"): un
infinitivo del verbo car- "hacer" con la terminación de objeto -s "lo", añadida.

Como se estableció en la lección anterior, no está claro en que medida la referencia a un


infinitivo construido con la adición de -i, implica que exista un infinitivo en Quenya que muestre
la terminación -i. Tolkien solo se refiere a la terminación original del infinitivo, por ejemplo: la
forma kweti como la forma subyacente del Elfico Primitivo y que se corresponde con la forma
Quenya quetë "hablar" (comprobada en la oración polin quetë "puedo habar"). De cualquier
forma, este infinitivo "no era capaz de soportar sufijos largos", aparentemente para evitar las
posibles confusiones con "la raíz del tiempo aoristo". El infinitivo de car- "hacer" sería carë
(cari), pero si intentamos añadir una terminación como -s "lo", directamente con objeto de
expresar "hacerlo", la forma resultante **caris parecería ser el aoristo "lo hace". La forma
caritas no es ambigua.

En el caso de "ellos hacen" frente a "hace a ellos", habría una distinción, aunque sin -ta-
, ya que la terminación del sujeto "ellos" (-ntë) difiere de la terminación del objeto "a/de ellos" (-
t). A pesar de eso, Tolkien aparentemente decidió eliminar cualquier posible confusión entre las
formas aoristas con terminación de sujeto y los infinitivos con terminación de objeto: los
infinitivos insertan -ta- entre el verdadero infinitivo y el sufijo pronominal. Así, el infinitivo "ver,
mirar" se expande de cenë a cenita- cuando recibe cualquier terminación de objeto: "el esclavo
osó mirar a ellos", será: i mól veryanë cenitat, la -ta- extra colocada entre el infinitivo y la
terminación del objeto.
Sin embargo, no está claro que los verbos de raíz A- funcionen de la misma manera. VT
número 41, publicó solo una breve nota de las de Tolkien de 1969 (por lo que parece, el editor
necesitaba espacio para cosas más importantes, como un profundo artículo acerca de la óptima
traducción al búlgaro del Poema del Anillo). La nota, reproducida más atrás, parece referirse
solamente a los infinitivos de los verbos primarios (los que tienen terminaciones aoristas en -ë
o con finales en -i). Algunos escritores piensan que los verbos de raíz A- funcionando como
infinitivos, añadirían la termianción -ta ante cualquier sufijada terminación pronominal de objeto.
Así, con verbos como metya- "acabar, terminar, poner fin a...", y mapa- "agarrar", podría ocurrir
algo como esto:

• Merintë metyatas "ellos quieren acabarlo"


• I ohtari úvar mapatat "los guerreros no agarrarán a ellos"

Quizá estas oraciones estén bien y quizá no. Actualmente no hay nada concreto al
respecto. Hay dudas de que la terminación -ta se añadiera a la raíz de un verbo terminado así
mismo en -ta, como orta- "levantar". ¿Debería "puedo levantarlo" ser: polin ortatas?
Generalmente, el Quenya no es demasiado cariñoso con dos sílabas adyacentes y con sonido
similar, como las dos -ta de las que estamos hablando. Afortunadamente, podemos despejar
esta incógnita: simplemente, deberemos evitar el añadir terminaciones de objeto pronominal a
los infinitivos de los verbos de raíz A-, a menos que sepamos que es un objeto pronombre
independiente, por ejemplo: te "a/de ellos", en vez de la terminación -t, con lo que para decir "tu
querías cogerlos", tendríamos mernelyë mapa te, en vez de la incierta construcción
(?)mernelyë mapatat. Veremos los pronombres independientes en una próxima lección. En los
ejercicios de ésta, los infinitivos terminados en -ita + el sufijoobjeto concerniendo solo a los
verbos primarios.

Es interesante observar que Tolkien tradujo caritas como "haciéndolo" (VT41:17). Esto
podría sugerir que algunos infinitivos pueden usarse también como el sujeto de una oración,
por ejemplo: cenitas farya nin "viendo que es suficiente para mí" (farya- (verbo): "ser suficiente,
bastar"; nin "a/para mí").
El Pasado De Los Verbos Intransitivos Terminados En -Ya

En la Lección Seis establecimos algunas reglas para la formación del tiempo pasado
"regular", pero también tocamos algunas formas "irregulares" (esto es, la formación de los
pasados que no casan fácilmente en la mayoría de los patrones comunes). Algunos de estos
tiempos, pueden formar subgrupos que son suficientemente "regulares" de acuerdo con sus
propias y especiales reglas.

Permitidme primero presentar un par de términos que facilitarán el subsiguiente


desarrollo: transitivo e intransitivo. En términos lingüísticos, se dice que un verbo es transitivo
si puede tener un objeto. La mayoría de los verbos pueden tenerlo, pero no todos. Un verbo
como "caer" no es transitivo (=intransitivo). El sujeto en sí mismo puede "caer", pero el sujeto
no puede "caer a nada/nadie más"; no hay objeto. Un verbo intransitivo típico describe una
acción que tan solo el mismo sujeto realiza, y no una acción que es, o puede ser, hecha "a
alguien" o "a algo" (digo "típico", porque en Quenya hay verbos que no pueden llevar sujeto, los
llamados verbos impersonales, que veremos en la Lección Dieciocho).

Algunos verbos forman parejas, donde uno es transitivo y el otro intransitivo. El sujeto
puede incorporar un objeto (transitivamente), pero el sujeto por sí mismo puede también
originarlo (intransitivamente), sin involucrar a ningún objeto. Ejemplos de estos pares, son el
transitivo "derribar" o el intransitivo "yacer" frente al intransitivo "acostarse". Pero, en muchos
casos, en la mayoría de los idiomas, se usa el mismo verbo para ambas formas: transitiva e
intransitiva, por ejemplo: "hundir, sumergir".

Un sujeto puede "hundir" un objeto, por ejemplo: "el torpedo hundió al barco" (verbo
transitivo con sujeto y objeto), y el sujeto puede también "hundirse a sí mismo", por ejemplo: "el
barco se hundió" (verbo intransitivo solo con sujeto); obviamente "hundió" se usa aquí con dos
significados bastante diferentes. Esta ambigüedad se da también en el Quenya, por ejemplo:
orta- cubre ambas posibilidades: "levantar" y "subir", y será el contexto el que determine el
significado que ha de tener (por ser más concretos: comprobemos si la siguiente oración
contiene o no un objeto: i aran orta = "el rey sube", o: i aran orta ranco = "el rey levanta un
brazo").

Vamos a tomar en consideración algunos verbos Quenya irregulares. El verbo farya-


"bastar, ser suficiente" tiene su pasado en farnë, irregular en el sentido de que la terminación -
ya de la raíz verbal, desaparece ante la terminación -në del pasado: podríamos haber construido
**faryanë, pero las Etym contienen unos cuantos verbos más que nos dan ejemplos del mismo
fenómeno: vanya- "salir, ir, partir, desaparecer", tiene su pasado como vannë (probablemente
Tolkien a última hora sustituyó el verbo vanyapor auta- de similar significado). A estos ejemplos
de Etym (ver las entradas PHAR-, WAN-) podemos añadir un verbo que, seguramente, ya
habremos memorizado como parte de la lección anterior: lelya- "ir, proceder, viajar" de WJ:363.
Su pasado no es **lelyanë, sino lendë, una forma bastante irregular (¡aunque no tan irregular
como por ejemplo la del inglés “to go”, frente a su pasado “went”!) La súbita aparición del grupo
-nd- no es un misterio; procede de un infijo nasal de la raíz original LED- (esta raíz figura en las
Etym, aunque con arreglo a otra fuente más moderna, LED deriva del primitivo DEL. Lelya-
parece descender de la forma primitiva ledyâ- (ledjâ-), aunque en Quenya "la -dj- se convierte
en -ly-" (WJ:363). El pasado lendë podría venir de lendê que no es tan diferente del verbo
ledyâ- como las otras formas que vinieron después). Aquí el verdadero misterio es otro:
¿Porqué los verbos farya-, vanya y lelya- pierden la terminación -ya en el pasado?

Se puede observar que, por sus significados, los tres verbos citados son claramente
intransitivos: "bastar", "desaparecer", "ir". Podría ser solo una coincidencia por supuesto, pero
Etym nos suministra otro ejemplo muy interesante: en la entrada ULU-, hay un verbo ulya-
"verter". Tolkien indicó que este verbo tenía un tiempo pasado "doble". Si el verbo se usa como
transitivo: "el sirviente vertió agua en la copa", el pasado "vertió" será ulyanë (esta sería una
forma completamente regular). Sin embargo, si el verbo se usa en sentido intransitivo, el pasado
de ulya- será ullë (representando probablemente al más antiguo unlë, formado por un infijo
nasal ul- sin la terminación -ya, por ejemplo: villë pasado de vil- "volar", aunque en el último
caso no aparece la terminación -ya en ninguna forma del verbo). Así pues, si queremos traducir
"el río se vertió en un desfiladero", usaremos la forma ullë y no ulyanë.
Parece que por fin podemos discernir un patrón más o menos fiable: los verbos
intransitivos terminados en -ya pierden este final en el pasado; el pasado se forma a partir de la
raíz sin terminación, como en el caso de los verbos primarios. O, de otra manera: en el pasado,
los verbos intransitivos que acaban en -ya pierden esta terminación disfrazándose de verbos
primarios. En los raros casos en los que un verbo pueda ser transitivo e intransitivo, se
conservará la terminación -ya cuando se use en sentido transitivo (como ulyanë), pero se
suprimirá cuando se use en sentido intransitivo (ullë). ¿Porqué ha de ser este punto tan
complicado? En los otros tiempos aparte del pasado, el verbo ulya- "verter" aparecería en la
misma forma sin importar si es transitivo o intransitivo (el aoristo: ulya "vierte", el presente:
ulyëa "está vertiendo", el futuro: ulyuva "verterá", etc.) Pero nunca fue la intención de Tolkien
la de fabricar otro esperanto, una lengua 100% regular y lógica. Dentro de sus mitos, se suponía
que el Quenya era una lengua de uso ordinario, desarrollada a lo largo de miles de años. Así
que incluyó en ella deliberadamente todo aquello que debe encontrarse en un idioma natural:
ciertos hechos que no tienen necesariamente demasiado sentido.

La mayoría de los verbos que acaban en -ya, son transitivos y, casi seguro que
conservarán sus terminaciones en el pasado, añadiendo ante él, el sufijo -në (como en ulyanë).
Aquí tenemos algunos de los verbos intransitivos que acaban en -ya, aunque Tolkien no
mencionó sus pasados en ningún caso: hwinya- "girar", pasado: hwinnë(?); mirilya- "brillar",
pasado: mirillë(?); ulya-, pasado: ullë; ranya- "perderse", pasado: rannë(?); súya- "respirar",
pasado: súnë(?), tiuya- "engordar", pasado: tiunë(?). El verbo yerya- puede ser transitivo
"llevar puesto", e intransitivo "envejecer". Quizá el pasado sea yeryanë en el primer caso, y
yernë en el segundo, ¿pueden coexistir de la misma manera el transitivo ulyanë y el intransitivo
ullë, como pasados con el significado de "vertió"?

Debo añadir que todo esto es algo hipotético, ya que Tolkien no hizo mención a los
pasados de muchos verbos intransitivos acabados en -ya. Perod debemos al menos tener
conocimiento de los pasados "irregulares" comprobados, incluyendo el pasado doble de tulya-
"verter", y especialmente lendë "fue" como la sorpresiva forma del pasado de lelya- "ir, viajar".
NOTA: El tiempo perfecto de este verbo aparece como lendië en algunos textos. SD:56,
indica que, en un borrador, Tolkien usó lendien en vez de utúlien "he venido", en la Declaración
de Elendil "salí del Gran Mar y hacia la Tierra Media he venido". Lendien significaría,
literalmente: "he ido/fui/viajé" o algo similar. Esta forma perfecta no está aumentada, quizá
simplemente porque Tolkien aún no había inventado el aumento con el que habitualmente se
prefija el tiempo perfecto. Yo lo sustituyo usando elendië como perfecto de lelya-. He usado
este perfecto en (la solución de) uno de los ejercicios que siguen.

Participios Pasivos

Ahora volveremos a los participios. La contrapartida lógica de los participios activos que
hemos visto en la lección anterior, debe ser obviamente los pasivos. Se les llama habitualmente
participios "pasados" (ya que los activos se refieren con frecuencia a los presentes). Sin
embargo, el término "participio pasivo" es muy apropiado. Este participio es una forma adjetival
derivada de la raíz de un verbo, y describe el estado en que queda algo o alguien tras someterse
a la correspondiente acción del verbo. Por ejemplo: si escondemos "algo", estará "escondido".
Así pues, "escondido" será el participio pasivo del verbo "esconder". La palabra "escondido"
puede usarse como adjetivo predicativo ("el tesoro está escondido"), y atributivo ("tesoro
escondido"). El participio pasivo "escondido" contrasta con el participio activo "escondiendo": el
último describe el estado del sujeto, la parte activa, mientras que el pasivo describe el estado
del objeto, pasivamente expuesto a la acción del verbo.

En el caso de los verbos intransitivos, en los que no existe un objeto afectado, este
participio describe el estado del mismo sujeto "después" de desarrollada la acción verbal en
cuestión: si te "caes", después estarás "caido"; si te "vas", después de irte estarás "ido". Aquí,
el término habitual "participio pasado" si tiene verdadero sentido; los participios como "caido" o
"ido", describen la condición del sujeto tras una acción pasada. Vale la pena que los
comparemos con los participios presentes (activos) "cayendo" y "yendo", que describen la
condición del sujeto mientras se desarrolla o está presente la acción del verbo. Pero cuanto
más tratamos con los verbos transitivos (y la mayoría lo son), más convencido estoy de que es
mejor llamarlos participios activos y participios pasivos.
La inmensa mayoría de los participios Quenya parece que se forman con la terminación
- na, o su variante -ina. Algunos participios comprobados de raíz A-, incluyen la terminación más
larga, la -a final de la raíz vocálica y la i del sufijo -ina, convergiendo en un diptongo - ai- (que
llevará el acento/énfasis como cualquier diptongo en la segunda sílaba desde el final). Un
ejemplo lo da la frase: Arda Hastaina "Arda Ensombrecida", un término élfico para definir al
mundo contaminado por la maldición de Morgoth (MR:254). Este hastaina "ensombrecido,
triste", podría ser el participio pasado del verbo hasta- "ensombrecer, entristecer", ya que no
hay ningún otro contrastado. Sin embargo, el verbo hosta- "recoger", está en Etym (entrada
KHOTH-) y en el poema Markirya (MC:222-223). Su participio pasivo aparece en La Canción
de Fíriel como hostaina (comprobado en la forma hostainiéva "será recogido"; el sufijo -iéva
"será" es dificilmente válido en el Quenya estilo LotR, pero el participio subyacente si lo es).
Debemos concluir que los verbos de raíz A- terminados en -ta tienen casi siempre sus participios
terminados en -taina. Ya que anta- significa "dar", el participio "dado" deberá ser antaina. Ya
que orta- significa "levantar" ("subir" en modo intransitivo), "levantado" será ortaina ("subido"
también).

¿Puede la terminación –ina añadirse a casi todos los verbos de raíz A-? A partir de un
verbo como mapa- “asir, agarrar”, creo que podría derivarse mapaina como su participio “asido,
agarrado” (indirectamente apoyado por lo siguiente: la terminación –ina también se usa para
derivar adjetivos, como en valaina “divino” –obviamente una formación adjetival basada en
Vala, que es un nombre análogo en su forma a un verbo simple de raíz A- como mapa-.
Efectivamente se da a entender que el nombre Vala deriva originalmente de un verbo simple
de raíz A-: vala- “ordenar, tener poder”: WJ:403-4. Si hubiera permanecido solo el verbo,
valaina podría significar “ordenado”).

El comportamiento de los verbos de raíz A- acabados en –ya, es ligeramente más oscuro.


En las Etym, Tolkien dio la raíz PER- (dividir por la mitad, partir; del Sindarin: perian- “mediano,
Hobbit”). Mencionó una palabra Quenya: perya-, que evidentemente es un verbo preservando
su raíz. Inmediatamente después de perya-, dio una palabra indefinida: perina. ¿Es este el
participio pasado “dividido”? Creo que el significado de esta palabra es casi seguro, pero quizá
deberíamos verlo como una formación adjetival independiente derivada directamente de la raíz,
y no como el participio pasivo del verbo perya- (podríamos pensar que es périna –con una –é-
larga-, si fuera un participio pasivo; ver más adelante donde se ve el patrón racina).

En otro sitio, también en Etym en la entrada GYER-, tenemos el verbo yerya- “ajar, hacer
viejo, envejecer”. La misma entrada menciona también la palabra yerna “ajado”. Por lo que
concierne al inglés, yerna podría ser el participio pasado del verbo yerya-. ¿Podemos entonces
concluir que los verbos terminados en –ya forman sus participios pasivos sustituyendo esta
terminación por –na? Yo creo que yerna no es el participio de yerya-, sino una formación
adjetival independiente. Para asegurar esto, me baso en los siguientes hechos: 1): Tolkien
diseñó yerna basándose en una forma completa del Elfico Primitivo: gyernâ, por eso no puede
derivarse de un verbo más moderno; 2): Tolkien dio a conocer la forma yerna antes de
mencionar el verbo yerya-, evitando así que se pudiera pensar que la primera es derivada de
la segunda; 3): yerna se glosa como algo “ajado, viejo”, y la primera de estas glosas sugiere
que yerna se consideró un adjetivo independiente y no un participio. Ocurre lo mismo con
perina, visto antes. Esto podría servir para una pareja como halya y halda “velado, escondido”
(entrada SKAL¹-): La última forma la relacionó Tolkien con la forma del Elfico Primitivo skalnâ
(la inicial sk- se convierte en h-, y –ln- se convierte en –ld- en Quenya). Pudiera ser que en el
Elfico Primitivo skalnâ no contase como el participio pasivo de la raíz verbal SKAL- “cubrir,
esconder”, pues halda, su descendiente Quenya, se ha desarrollado dentro de un adjetivo
independiente (una de las glosas de Tolkien para esta palabra “sombreado”, también es un
adjetivo). Así que, halda no es necesariamente el participio pasivo del verbo halya- derivado
de la misma raíz, aunque tenga el mismo significado que el participio.

Entonces, ¿qué tratamiento vamos a dar a los verbos terminados en –ya? Creo que una
pista muy interesante se ofrece en MR:326 (MR:315), donde Christopher Tolkien nos dice que
en un texto post-LotR, su padre usó mirruyainar o mirroyainar “los Encarnados” (plural). Estos
podrían parecer participios pasivos declinados como nombres: “los/unos Encarnados”. Si
quitamos la terminación –r del plural, nos quedaremos con mirruyaina / mirroyaina como el
posible participio “encarnado”, y si despegamos la presumible terminación de participio, el verbo
“encarnar” podría ser mirruya- o mirroya-. Más tarde Tolkien cambió la palabra por mirroanwi,
sin ninguna partícula –ya, pero las formas rechazadas pueden repetirse en la medida en que el
participio pasivo de un verbo terminado en –ya pudiera necesitarlas. Algunos verbos podrían
tener participios terminados en –yaina, de la misma manera que los verbos acabados en –ta
tienen participios terminados en –taina. Dando por hecho que lanya- es el verbo “tejer”, “tejido”
deberá ser lanyaina. Los participios pasivos regulares de los verbos perya- “compartir”, yerya-
“ajar”, halya- “velar”, serían de forma similar: peryaina, yeryaina, halyaina (acercándose
mucho a los significados de los adjetivos: perina, yerna, halda, aunque al último no se le puede
considerar declinado en la forma que presenta –ver más adelante harna y harnaina).

Concluiremos que casi todos los verbos de raíz A- forman sus participios pasivos
añadiendo la terminación –ina. La única excepción en el corpus publicado es la forma
envinyanta “cicatrizado”, o más literalmente: “renovado” (MR:405). Podría parecer el participio
pasivo del verbo envinyata- “renovar” (no comprobado como verbo, sino más bien por el título
de Aragorn: Envinyatar “el Renovador”). Este participio está formado por un infijo nasal
insertado ante la terminación –ta. No podemos saber si la formación más “regular”
envinyataina, no comprobada, sería una forma válida.

No obstante, la terminación –inano solo se usa en el caso de los verbos de raíz A-; los
verbos primarios con c o t como consonante final, también forman sus participios pasivos con
esa terminación. El poema Markirya incluye la forma rácina “roto” (man tiruva rácina cirya(?)
= “¿quién verá (vigilará) un barco roto?”: MR:222). Tolkien identificó explícitamente rácina como
el participio pasado (pasivo) del verbo rac- “romper” (MC:223). El verbo “contar, recontar”, es
not-, y en La Canción de Fíriel tenemos nótina como el participio pasivo “contado”. Parece
entonces que los verbos primarios terminados en consonantes sordas como c y t, forman sus
participios pasivos alargando la raíz vocálica y añadiendo la terminación larga –ina. No creo
que haya ningún ejemplo comprobado del participio de ningún verbo primario terminando en –
p (otra sorda), pero podría existir alguna posibilidad con la misma forma: el verbo top- “cubrir”,
podría tener como participio pasivo a tópina “cubierto” (el verbo top- figura en Etym; el poema
Namárië de LotR, parece sugerir que Tolkien lo cambió por tup-. Si fuera así, el participio sería
túpina). Quizá los verbos primarios terminados en –v formen sus participios pasivos con arreglo
a esta forma, por ejemplo: lávina “permitido, consentido”, del verbo lav- “permitir, consentir” (no
confundir con el sonido similar del verbo que significa “lamer”). Tenemos, de cualquier forma,
pocos ejemplos...

Los ejemplos comprobados de otros verbos primarios tampoco abundan precisamente,


pero la mayoría de ellos prefieren seguramente la terminación corta –na a la más larga – ina.
MR:408 (MR:405), indica que Tolkien usó vincarna como “cicatrizado”; el significado más literal,
es claramente “renovado” o en un sentido literario absoluto “hecho de nuevo”: vin- es la raíz del
adjetivo Quenya vinya “nuevo” y carna “hecho”, solo puede ser el participio pasivo del verbo
car- “hacer”. Así, los verbos primarios terminados en –r, tienen la terminación de sus participios
pasivos en –rna (y como aquí, el grupo de consonantes es relevante, la raíz vocálica precedente
no puede obviamente alargarse como en rácina que hemos visto antes). Dado que mer- es el
verbo Quenya que significa “querer”, el “Wanted” de los posters del Salvaje Oeste Quenya, sería
Merna evidentemente. Quizá mérina, cárina (siguiendo el ejemplo de rácina), fueran también
posibles alternativas de participios pasivos de mer- y car-, y quizá no. Creo que lo mejor va a
ser dejarnos guiar por el ejemplo comprobado de carna.

Para los verbos primarios acabados en –m y –n, solo tenemos lo que podríamos llamar
“ejemplos indirectos” de sus participios pasivos, lo que probablemente no sea suficiente. El
verbo nam- “juzgar” (namin = “yo juzgo”, VT41:13), parece tener su participio pasivo en namna.
Esta forma está comprobada como un nombre con el significado de “estatuto, decreto” (como
en: Namna Finwë Míriello = “el Estatuto/Decreto de Finwë y Míriel”, MR:258). Aparentemente,
el participio namna que, básicamente significa “juzgado”, se usa también como nombre:
“veredicto, decisión judicial”, y por consiguiente “estatuto, decreto”. Para los verbos primarios
terminados en –n vamos a revisar algunos nombres como anna “regalo” y onna “criatura”, frente
a los verbos anta- “dar” y onta- “crear” (ver las entradas ANA¹- y ONO-, en Etym). Estos por
supuesto, no son verbos primarios (y en Quenya, sus participios deberían ser antaina, ontaina),
ya que los nombres anna, onna, pueden descender de las formaciones primitivas del participio
basadas en la raíz desnuda de la palabra que se añadía delante de –ta, para producir los verbos
tal y como aparecen en Quenya. Así anna podría provenir del participio primitivo “dado”, solo
más tarde usado como nombre “algo que se ha dado” = “regalo”. Asimismo, onna podría
representar un participio pasivo original “creado”, usado más tarde como el nombre “un creado”
= “criatura”. A pesar de todo, me inclino a pensar que la terminación –na puede añadirse a las
raíces de los verbos primarios Quenya terminados en –n. Por ejemplo: siendo cenel verbo “ver”,
cenna debería ser el participio pasivo “visto”. Pero cénina también podría ser una forma
alternativa permitida (quizá pudiéramos usar también námina como “juzgado”, por lo que yo
sé).

¿Qué pasa con los verbos primarios terminados en –l como mel- “amar”? No
recurriremos al patrón de rácina una vez más, usando mélina como “amado”; la terminación –
na debería añadirse directamente a la raíz verbal. Pero ya que **melna no es una palabra
posible en Quenya, convertiremos la –ln- en –ld-, como en el ejemplo citado anteriormente (la
palabra Quenya halda descendiente de skalnâ del Elfico Primitivo) Las Etym contienen la
palabra melda traducida como “amado, querido”. Estas glosas son adjetivos, ya que por sus
significados se hallan muy cercanos al participio “amado”. ¿Tenemos otra vez un participio
original que se ha desarrollado dentro de un adjetivo independiente? ¿Debería el participio de
mel- diferir en su forma, precisamente para distinguirse de este adjetivo? Si es así, deberíamos
otra vez reparar en mélina. O, ¿es melda la que realiza ambas funciones: adjetivo “querido” y
participio “amado”? Podemos preguntarnos donde está el punto exacto de diferencia entre
ambos para intentar distinguirlos, ya que sus significados son virtualmente idénticos.

Debemos considerar otro ejemplo: el verbo Quenya “llevar, transportar, portar” parece
ser col-, aunque aún no ha sido contrastado independientemente: solo varias derivaciones se
han encontrado. Una de ellas aparece en MR:385: colla = “puesto” (se usa también como
nombre “vestido, ropa”, considerado como “algo que se lleva puesto”) ¿Es este un ejemplo de
participio pasado de un verbo primario con final –l? ¿Podemos usar mella como “amado”? Creo
que colla es un derivado adjetival (quizá represente al primitivo konlâ con el infijo nasal de la
raíz KOL- (no está en Etym)). Por su derivación original, podría ser paralelo a un adjetivo
Quenya como panta “abierto” (al cual se refirió Tolkien como procedente de pantâ del Elfico
Primitivo, derivado de la raíz PAT- que figura en Etym). Me temo que no disponemos de los
conocimientos necesarios como para alcanzar a comprender los participios pasivos de los
verbos primarios terminados en –l, aunque creo que lo más seguro sería emplear el final –da
(que representa al antiguo –na), o la terminación más larga –ina, combinada con el alargamiento
de la raíz vocálica.

¿Deben los participios pasivos concordar en número como lo hacen los adjetivos
normales? En otras palabras: ¿debe la final –a convertirse en –ë (la vieja –ai), si el participio
describe un nombre plural? Por lo que se vé, lo publicado no proporciona ejemplos que nos
puedan guiar. Podría parecer que los participios pasivos (acabando en –la) no concuerdan en
número. Sin embargo, me inclino a pensar que se comportan como los adjetivos normales en
esa situación. Hemos visto en muchos casos que es difícil poder determinar que forma debe
considerarse un participio pasivo o un adjetivo, ya que los adjetivos pueden derivarse con el
mismo significado (desarrollemos un poco: un adjetivo como “desnudo”, podría haber sido un
participio pasivo por su forma; sin embargo, no existe el verbo correspondiente **desnudar, así
que no podemos formar una pareja **desnudar / **desnudado, como amar / amado). Ya que los
adjetivos valaina “divino” y yerna “viejo” concuerdan en número, es difícil imaginar que los
participios como hastaina “estropeado” o carna “hecho” no muestren alguna concordancia. Yo
cambiaría la final –a por –ë, allí donde el participio describa a un nombre plural (o a varios
nombres singulares).

En otros idiomas, los participios pasivos/pasados se usan como parte de las


circunlocuciones que simulan la función de un tiempo perfecto real: “el Enano ha visto al Elfo”,
“la mujer está (ha) caida (caido)”. Pero el Quenya en este caso usaría simplemente el tiempo
perfecto real: i Nauco ecénië i Elda, i nís alantië. Quizá también pudiera usarse ná lantaina
para decir “está caido/a”, pero escribir “el Enano ha visto al Elfo”, como: **i Nauco harya cenna
i Elda (copiando las palabras directamente de la construcción inglesa), resulta simplemente
algo sin sentido.

Una nota final: En algunos casos, las formas acabadas en –na que originalmente son
participativas o adjetivales, se han convertido a sí mismas en verbos de raíz A-. La palabra
primitiva skarnâ, que figura en la entrada SKAR- de Etym, quizá fuera originalmente un
participio pasivo “dividido, llorado” (ya que la raíz SKAR- en sí misma significa “llorar, dividir”).
En Quenya, skarnâ se convirtió en harna “herido”, probablemente con más carácter de adjetivo
que de participio. ¡Lo divertido es que harna- también viene a usarse como el verbo “herir” y si
este verbo tiene su propio participio pasivo harnaina, habremos completado el círculo! La verdad
es que tanto harna como harnaina se pueden traducir como “herido”, pero, sin embargo, harna
decribiría simplemente el estado de estar herido, mientras que harnaina implica claramente
que los heridos eran los afectados (?)

Sumario de la Lección Diez

Los adverbios son palabras que se usan para porporcionar una información extra sobre
el “como”, el “cuando” o el “donde” se describe la acción verbal en la oración. Un adverbio puede
usarse también para modificar el significado de un adjetivo, o incluso de otro adverbio. –La
terminación pronominal en Quenya para “ellos”, es –ntë (probablemente Tolkien suprimió la
terminación –lto que aparecía en el material más antiguo); la terminación del objeto que se
corresponde con “a/de ellos” parece ser –t (aunque algunos piensan que es la del dual “los dos
de ellos”). Los verbos primarios, cuyos infinitivos acaban en –ë, por ejemplo: quetë- “hablar,
decir”, convierten esta terminación en –ita, si se les añade una terminación pronominal
denotando al objeto (por ejemplo: quetitas “decirlo”), con el final –s “ello/lo”. – Los ejemplos
disponibles parecen sugerir que los verbos intransitivos acabados en –ya, pierden esa
terminación en el pasado, el cual se forma directamente de la raíz verbal (como si el verbo fuera
primario). Por ejemplo: el pasado de farya- “bastar, ser suficiente”, es farnë y no **faryanë. Los
participios pasivos son derivativos adjetivales que describen el estado provocado a algo o
alguien como consecuencia de la acción verbal: lo que tu escondes (verbo), se convierte en
algo “escondido” (participio pasivo). Los verbos de raíz A-, forman sus participios pasivos
terminados en –ina, por ejemplo: hastaina “estropeado” de hasta- “estropear”. Esta termianción
se usa también en el caso de los verbos primarios que terminan en –t y –c , probablemente
también en –p, e incluso hasta quizá los que terminan en –v; en esta clase de verbos, la
terminación se combina con el alargamiento de la raíz vocálica, por ejemplo: rácina “roto” de
rac- “romper”. Se puede aplicar el mismo patrón a “todos” los verbos primarios, pero los verbos
que acaban en –r terminan simplemente en – na, sin alargamiento de la raíz vocálica (carna
“hecho”, derivado de car- “hacer”). Los verbos primarios que terminan en –m, y probablemente
también los que terminan en –n, tomarían de forma parecida la terminación simple –na, por
ejemplo: namna “juzgado” de nam- “juzgar”, cenna “visto” de cen- “ver”. No está claro como
deberemos tratar a los verbos primarios terminados en –l; si usamos la terminación simple –na,
esta debería convertirse en –da, por razones fonéticas, por ejemplo: melna>melda “amado”,
como el participio pasivo de mel- “amar”; melda está comprobado como el adjetivo que significa
“amado, querido”. Los participios pasados concuerdan seguramente en número de la misma
manera que los adjetivos, cambiando –a por –ë, si describen a un nombre plural o a varios
nombres singulares.

Vocabulario:

• Nertë: "nueve"
• Núra: "profundo"
• Anwa: "real, actual, verdadero"
• Nulda: "secreto"
• Telda: "final" (adjetivo derivado de la misma raíz que el nombre de Teleri, el Tercer
Clan de los Eldar, así llamados porque fueron también los últimos o postreros durante
la marcha de uiviénen, lejos, más allá de los Vanyar y los Noldor, quiénes estaban
más deseosos por alcanzar El Reino Bendito)
• Linta: "veloz"
• Hosta-: "reunir, convocar"
• Nórë: "tierra" (asociada a un pueblo en particular, WJ:413)
• Lambë: "lengua, idioma" (no la lengua de la boca)
• Car-: "hacer"
• Farya-: "ser suficiente, bastar" (pasado: farnë y no **farnayë, quizá... ¿por qué el
verbo es intransitivo?)
• Ve: (preposición): "como"
Ejercicios:

1. Traducir al español:
a. melinyet núravë
b. lindantë vanyavë, ve Eldar
c. ilyë nertë andor nar tirnë
d. merintë hiritas lintavë
e. haryalyë atta parmar, ar teldavë ecendielyet
f. anwavë ecénien Elda
g. i nurtaina harma úva hirma
h. úmentë merë caritas, an cenitas farnë

2. Traducir al Quenya:
i. Habían viajado (ido) secretamente a través de la tierra
j. Los Elfos reunidos querían verlo
k. Un idioma escrito no es como un idioma hablado
l. Cinco barcos no eran suficientes; nueve bastantes
m. Realmente pararé de hacerlo
n. Rápidamente cogieron a los nueve Enanos feroces
o. Al final los verás como yo los he visto
p. No quieren oírlo
LECCION ONCE: El Concepto De Los Casos / El Caso Genitivo

Casos

Durante las lecciones de la 1 a la 10, nos hemos ocupado de los adjetivos y los verbos.
De los nombres, hemos visto como se forman sus plurales y sus duales. Hay, sin embargo,
mucho más que decir acerca de la declinación del nombre Quenya. La segunda mitad de este
curso estará ocupada principalmente con el sistema de elaboración de los casos del Quenya,
los cuales conforman el hecho más característico del idioma. Es en el tratamiento de los
nombres, donde la estructura gramatical del Quenya refleja más claramente las que fueron las
dos principales fuentes de inspiración de Tolkien: el finés y el latín.

¿Qué son los casos, lingüísticamente hablando? Un nombre puede tener muchas
funciones en una oración. En la mayoría de los idiomas, se indica la función del nombre tan solo
por el orden que ocupa en la oración. En una frase como: "el hombre ama a la mujer", es
meramente el orden de las palabras lo que nos dice que "el hombre" es el sujeto y "la mujer" es
el objeto. Esta regla que asimilaría fácilmente el subconsciente de cualquier niño tendría un
enunciado parecido a este: "el nombre delante de un verbo predicado será su sujeto, mientras
que el nombre que va tras él será normalmente el objeto". En aquellos casos en los que el orden
de las palabras no es suficiente, este asunto se soluciona mediante la colocación de
preposiciones delante del nombre, como por ejemplo "a", en una oración como: "el Elfo dá un
regalo (a el) Enano". Hay idiomas que no necesitan poner "a" en una situación así; en vez de
eso, "Enano" podría aparecer en una forma declinada.

Como es lógico, el Quenya también tiene preposiciones, y ya nos hemos encontrado con
algunas de ellas: un "bajo", or "sobre", imbë "entre", ve "como", mir "dentro" (por su forma,
esta última está construida a partir de la preposición simple mi "en"). Pero, una de las
características del Quenya es que allá donde otro idioma necesita una preposición delante de
un nombre, o debe ajustar el orden de las palabras para indicar cual es la función del nombre,
el Quenya nos dá una forma especial del propio nombre que indicaría su función. Estas variadas
y especializadas formas del nombre, se llaman casos. Por ejemplo: nuestro ejemplo anterior:
"el Elfo dá un regalo a el Enano", se traduciría al Quenya como: i Elda anta anna i Naucon,
donde la terminación del caso -n añadida a Nauco "Enano", corresponde a la preposición "a"
(este caso en particular, se llama dativo, y lo desarrollaremos en la Lección Trece).

Ciertas preposiciones pueden necesitar que la palabra (nombre o pronombre) que la siga,
figure también declinada en cada caso -a veces independientemente de la función del caso en
cuestión-. La preposición dominante será entonces la que "coge" (o "gobierna") este o aquel
caso. El mismo fenómeno se encuentra en el inglés. Aunque en inglés el sistema del caso está
muy lejos de afectar a los nombres, algunos pronombres ingleses conservan una forma
específica que se usa cuando el pronombre es el objeto y no el sujeto de una oración. Por eso:
"Peter saw he" (Pedro vió él) está mal, y debe ser: "Peter saw him" (Pedro le vió/vió a él), con
el objeto en forma de pronombre ("he" (él) sería la forma del sujeto, y en cualquier caso más
apropiado para una oración como "he saw Peter" (él vió a Pedro)). Pero mientras la función
primaria de la forma "him" (a/de él) es la de objeto de una oración, hay muchas preposiciones
que insisten también en ir seguidas por esta forma. Por ejemplo: "from he" no suena bien; debe
ser "from him", aunque aquí "him" no sea el objeto de la oración.

La forma de los nombres Quenya que ya hemos visto (singular, plural y dual), son
ejemplos del caso nominativo. La función gramatical más importante del nominativo es que esa
es la forma que tiene un nombre cuando funciona como sujeto de un verbo. En la Lección Cinco,
hemos visto brevemente otra forma del nombre –el caso acusativo, que es la forma que asume
un nombre cuando es el objeto de un verbo. En la mayoría de los idiomas modernos, no se
aprecia diferencia alguna entre el nominativo y el acusativo de los nombres (aunque persisten
algunas distinciones en partes de las tablas de pronombres de algunos idiomas como el inglés:
“he” frente al acusativo “him” que hemos visto en los ejemplos anteriores).

Generalmente, los nombres no cambian sus formas en función de si son el sujeto o el


objeto de una oración, y tampoco lo hacen los nombres en el Quenya de la Tercera Edad.
Tolkien imaginó una forma arcaica del Quenya (“Libro del Quenya”), que tenía un caso acusativo
diferente en su forma al nominativo. El nombre “barco”, que es cirya, plural ciryar, se usaba
como sujeto de la oración, mientras que ciryá plural ciryai, aparecía como el objeto: nominativo
frente a acusativo. No obstante, este acusativo diferente desapareció del idioma que se hablaba
en la Tierra Media; las formas cirya plural ciryar, se usaban ya como objeto y sujeto. Así pues,
tampoco podemos decir que en la Tercera Edad el nominativo y el acusativo fueran
completamente idénticos, más bien diremos que el nominativo hacía también las funciones de
un acusativo distinto, lo que nos lleva a concluir que no había acusativo. Todo se reduce
exactamente a lo mismo...

Por lo que sabemos, el acusativo era el único caso en Quenya que se perdió entre los
Exiliados. Los casos que persisten además del nominativo son: el genitivo, el posesivo, el dativo,
el alativo, el ablativo, el locativo y el instrumental (debo añadir que aprender la forma y la función
de cada caso, es más importante que aprender sus nombres latinos). Hay también un caso
misterioso que Tolkien expuso en la Carta Plotz, pero sin dar su nombre ni explicar su uso, así
que poco puedo decir sobre él.

En las Lecciones de la Once a la Dieciséis, trabajaremos a nuestra manera la lista de los


casos Quenya, explicando sus funciones y como se forman. Precisamente, gracias a que
tenemos la bendita Carta Plotz, disponemos de una base sólida sobre la que fundamentar
nuestros propios descubrimientos en lo referente a la gramática Quenya (¡Tolkien tenía que
haber proporcionado también a Dick Plotz una lista de pronombres y verbos!)

El Genitivo

Empezaremos nuestra explicación de los casos del Quenya con unas cuantas formas de
nombres que tienen un equivalente directo en inglés. Donde el Quenya tiene nueve o diez
casos, el inglés solo tiene dos: el nominativo y el genitivo. El nominativo ya se ha visto: en inglés
al igual que en el Quenya del Exilio, un nombre aparece en nominativo cuando es el sujeto o el
objeto de un nombre. En ambas lenguas, el nominativo singular podría considerarse la forma
más simple del nombre. No existe una terminación especial u otro elemento declinativo que
indique que es “una forma nominativa”; es más bien la ausencia de cualquier elemento de ese
tipo, lo que nos dice el caso que tiene el nombre.
Todos los otros casos (en inglés “el” otro caso), presentan terminaciones especiales. El
único caso del nombre en el inglés moderno aparte del nominativo es el genitivo (por favor, pido
vuestra máxima atención para la ortografía de la palabra: estoy cansado de leer “genetivo” en
ciertas listas de correo). En el singular, se forma añadiendo la terminación ‘s al nombre, por
ejemplo: girl’s “de la chica”. En el plural, esta terminación se completa con la –s del plural
normal, pero esta teórica presencia se sustituye por un apóstrofe (girls’ “de las chicas”), en vez
de **girls’s... ¡A Gollum le hubiera encantado esta última forma!)

La función gramatical de este caso debería ser suficientemente familiar a quien sea
capaz de leer este texto34; ya en la Lección Dos vimos brevemente esta “particular forma”. Por
mi propia experiencia sé que el Diccionario Avanzado Oxford para el Aprendiz del Inglés Actual,
dice que el genitivo se usa para indicar “origen” o “posesión”. En una combinación como the
girl’s doll “la muñeca de la chica”, el caso genitivo se usa para coordinar dos nombres, indicando
que la primera es la propietaria o posesora de la segunda35 (la palabra doll “muñeca”, con la
que conecta la forma genitiva en nuestro ejemplo, se dice a veces que es “gobernada” por el
genitivo. Diríamos que la forma genitiva en sí misma, es “dependiente” de la otra palabra; estas
son las palabras exactas que emplea Tolkien en UT:317). El genitivo inglés no tiene
necesariamente connotaciones de “propiedad” en un sentido estricto, ya que también puede
emplearse para describir otros tipos de “pertenencias”, como serían las relaciones familiares,
por ejemplo: the girl’s mother “la madre de la chica”. El genitivo en este caso sugiere “origen”, y
así podemos pensar en algunas frases como the architect’s drawings “los dibujos del
arquitecto”, “los dibujos hechos por el arquitecto”, que no quiere decir que sean de su propiedad,
sino que originariamente los hizo él. El nombre genitivo puede denotar a un ser irracional, por
ejemplo: Britains finest artists “los mejores artistas que vienen de/que viven en Gran Bretaña”.
Este último ejemplo, puede también definirse como “genitivo de localización”; “los mejores
artistas británicos”, son los mejores artistas localizados en Gran Bretaña.

34
Obviamente se refiere a los lectores de habla inglesa (N. Del T.)
35
Como se vé en el ejemplo en inglés, el orden de las palabras es el inverso al español (N. Del T.)
La forma genitiva de un nombre depende en gran parte de otro genitivo, el cual se refiere
a un tercer nombre, por ejemplo: the queen’s sister’s house “la casa de la hermana de la reina”.
En principio podemos encadenar un número infinito de genitivos: the king’s father’s aunt’s
brother’s dog’s... “el perro del hermano de la tía del padre del rey...”, y aunque no debería
suponer un gran shock para nadie que pretenda cuidar el estilo y la legibilidad, estas fórmulas
no van demasiado lejos.

Al igual que los adjetivos, los genitivos se pueden usar también atributivamente como
predicados. Todos los ejemplos mostrados, son ejemplos de genitivos atributivos combinados
directamente con un nombre del cual depende el genitivo. Un genitivo funcionaría como
predicado en una oración como the book is Peter’s “el libro es de Pedro”, pero para usar los
genitivos como predicados, el inglés acostumbra a usar este tipo de circunloquios (“el libro
pertenece a Pedro”).

Con frecuencia no se usa un genitivo en inglés, sino que se emplea una frase que
concierne a una preposición, predominantemente “de”, por ejemplo: “los mejores artistas de la
Gran Bretaña”, en vez de “los mejores artistas británicos”. En algunos contextos, las
construcciones con “de”, son preferibles a los genitivos, por ejemplo: the end of the road “el final
de la carretera”, en vez de the road’s end.

¿Qué pasa en Quenya? Las funciones de los genitivos ingleses, así como las
construcciones “de”, quedan cubiertas por dos casos del nombre en Quenya; veremos el otro
caso relevante en la próxima lección. Las funciones del caso que se refieren al correspondiente
genitivo Quenya son más limitadas que las funciones del genitivo inglés. Pero, ante todo, vamos
a ver como se forma el genitivo Quenya.

El genitivo Quenya básico termina en –o. Comenzaremos por los nombres que a estas
alturas ya conocemos, pudiendo derivar genitivos como arano “del rey”, tário “de la reina”,
vendëo “de la doncella”. Si el nombre ya termina en –o, la terminación normal del genitivo será
“invisible”. En UT:8, tenemos ciryamo “del marinero”. Este es nuestro único ejemplo
comprobado de este nombre, pero no hay razón para dudar de que el nominativo de “marinero”
sea asimismo ciryamo (esta palabra, obviamente se deriva de cirya “barco”, y la terminación
del masculino personal –mo (WJ:400), está también contrastada en otros sitios: así que: cirya-
mo = “barco-persona”). Un nombre como Ulmo podría ser el nominativo Ulmo y, al mismo
tiempo, el genitivo “de Ulmo”; será el contexto el que decida la forma que deberemos usar (sin
embargo, en el caso de los nombres terminados en –o, existe una forma especial de la raíz
terminada en –u, como curo, curu- “estratagema hábil”, cuya forma en genitivo sea
probablemente curuo).

Los nombres terminados en –a, pierden esta vocal cuando se les añade la terminación
del genitivo –o: ya que la fonética Quenya no permite la combinación ao, se simplifica a o. Por
ejemplo: en Namárië se demuestra que el genitivo “de Varda” es Vardo y no **Vardao. Resulta
entonces, que unos cuantos nombres que son diferentes, coinciden en sus genitivos, por
ejemplo: anta “cara” y anto “boca”, tienen ambos a anto como forma genitiva. El contexto
deberá hacernos caer en la cuenta y determinar a cuál de los dos nombres se está refiriendo.

En el plural, la terminación –o del genitivo se amplia a –on (como veremos más tarde, la
– n del plural aparece en la terminación de varios casos Quenya). Esta terminación –on se
añade a la forma plural más simple del nombre (nominativo), que termina en –r o en –i. Así
pues, una forma plural como aldar “árboles”, tendrá como genitivo plural a aldaron “de los
árboles”, mientras que eleni “estrellas”, tendrá como genitivo plural a elenion “de las estrellas”
(se aplican las reglas normales de acentuación, por lo que mientras eleni se acentua en la
primera sílaba, en la forma elenion el énfasis recaerá sobre la sílaba –len-). Ambas se hallan
contrastadas en LotR: Namárië lleva rámar aldaron “alas de los árboles” (una forma poética de
referirse a las hojas), y Frodo hablando en lenguas desconocidas en Cirith Ungol, refiriéndose
a Eärendil como a ancalima elenion “la más brillante de las estrellas”.

Un ejemplo importante del genitivo plural es el mismo título del Silmarillion, formado por
el nominativo plural Silmarilli (“Silmarils”). Este título tiene mucho sentido si consideramos que
es propiamente solo la mitad de una frase genitiva más larga, encontrada en el título de la
página siguiente: el Ainulindalë y el Valaquenta: Quenta Silmarillion “La Historia de los
Silmarils”. Como es evidente, un genitivo Quenya es generalmente lo que mejor representa a
una “construcción de” inglesa y no a un genitivo inglés terminado en –‘s o –s’: Stars’ brightest,
o the Silmarils’ History, no serían buenos ejemplos de inglés.

Para el genitivo dual, Tolkien indicó que su terminación es –to, combinando la


terminación dual –t con la del genitivo básico –o. En la Carta Plotz, usó el ejemplo ciryato “de
una pareja/un par de barcos”. Aquí hay algo que no está claro y tampoco consta en Plotz:
¿debería estar también la terminación –to en el caso de los nombres cuyas formas duales
terminan en –u en vez de en –t? O por el contrario, ¿debería la u simplemente sustituir a la t,
formando la terminación –uo para los genitivos duales de los nombres? Concretamente: si el
nominativo “(los) dos Árboles” es Aldu, el genitivo “de (los) dos Árboles”, ¿debería ser Alduto
o Alduo? Una forma como Alduto debería llevar una marca dual doble: ambas, la u y la t, como
ocurre con algunos genitivos comprobados que incluyen dos marcas plurales (elenion,
aldaron). Así las cosas, no estoy en situación de asegurar que los genitivos terminados en –u
deban tener genitivos acabados en –uo, por ejemplo: i cala Alduo “la luz de (los) Dos Árboles”.
Pero hasta que permitan la publicación de más material, no se pueden sacar conclusiones en
esta materia, y yo me limitaré a evitar el problema en los ejercicios.

Las formas especiales de la raíz de algunos nombres también son relevantes para la
formación de los genitivos. De rá (ráv-) “león”, tendríamos el genitivo rávo “del leon”; de nís
(niss-) “mujer” tenemos nisso “de la mujer”. La forma plural sería rávion “de los leones”,
nission “de las mujeres”, y los nominativos plurales serían rávi, nissi. No estoy muy seguro
sobre las formas duales; quizá fueran ráveto, nisseto (una –e- insertada ante la terminación –
to para evitar la formación de un grupo de consonantes; ver las últimas lecciones donde se
observan ejemplos contrastados de una –e- extra deslizada de esta manera).

Hasta aquí la formación del genitivo; ahora volvamos a su función. En inglés, el genitivo
indica “a quién pertenece el qué”, como en the man’s house “la casa del hombre”. Esta es su
función principal. Sin embargo, el genitivo Quenya no solo se usa para describir la pertenencia
de algo. Tolkien hizo notar expresamente que este caso propiamente “no (se usaba) como un
posesivo, o para describir cualidades adjetivalmente” (WJ:368).
Para entender su función sería útil tener presente su derivación final. Tolkien explicó que
“el origen de la mayoría de las inflexiones del ‘genitivo’ usado en el Quenya”, estaba en
adverbios antiguos o elementos preposicionales que significaban básicamente “de/desde”, o
“de entre”. Con arreglo a WJ:368, tenía originalmente la forma ho, o como un elemento añadido
al nombre (-hô). Este último es el origen directo de la terminación en Quenya del caso –o, plural
–on, pero de acuerdo con las Etym, el Quenya tiene también una preposición regular ho
“de/desde”, y en WJ:368, Tolkien menciona hó- “de/desde, fuera” como un prefijo verbal, por
ejemplo: en hótuli- “llegar, venir”, o literalmente: “venir desde/de”.

Ocasionalmente, la terminación –o puede expresar “de/desde”, el significado más básico


del elemento primitivo ho. En la prosa de Namárië, tenemos la línea Varda...ortanë máryat
Oiolossëo “Varda...levantó sus manos hacia Oiolossë” (es esencialmente lo mismo en la
versión de LotR, pero con un orden “poético” de las palabras, algo más complicado). La
traducción en LotR, es: “Varda...desde el Monte Siempre Blanco ha levantado sus manos”
(Oiolossë “Siempre Blanco”, viene a ser el nombre de Taniquetil, la gran Montaña del Reino
Bendito, donde vivían Manwë y Varda).

Sin embargo, Oiolossëo es el único ejemplo que tenemos del genitivo Quenya usado
con este tipo de significado (“de/desde” se expresa habitualmente en Quenya mediante el caso
ablativo, que se verá en una próxima lección). Normalmente, la terminación –o debe tener otros
significados más abstractos. Sin embargo, una función importante del genitivo Quenya, es
claramente reflejar la idea de que “algo viene de/desde algo/alguien más”:

El genitivo Quenya se puede usar para describir el “origen”, la “fuente” o “el primer
posesor” de algo (lo que se llaman “genitivos derivativos”) (WJ:369). Tolkien explicó que róma
Oromëo “el Cuerno de Oromë”, se refiere al cuerno que Oromë “llevaba”, no a un cuerno que
Oromë aún tenga o que hubiera tenido en algún tiempo (WJ:168). De la misma manera, lambë
Eldaron no puede usarse como “la Lengua de los Eldar”, sino que más bien sería “la Lengua
traída por los Eldar”; Tolkien añadió que palabras como estas serían solo válidas “en el caso de
que el idioma completo fuera adoptado por otro pueblo” (WJ:368-369). Aclarando esto un poco
más, diremos que la frase genitiva Vardo tellumar “las Cúpulas de Varda” en Namárië, no tiene
que implicar necesariamente que las divinas cúpulas fueran de algún modo propiedad de Varda,
ya que ella no las hizo, aunque se originaran con ella.

También definió Tolkien “de/desde entre” como uno de los significados del elemento
primitivo ho, y este significado se distingue en los ejemplos Quenya del genitivo partitivo, el
genitivo indicando “que cosa o quien es parte de...” En la frase Eärendil elenion ancalima
“Eärendil, la más brillante de las estrellas...” (Cartas:385), las palabras elenion ancalima,
implican “la más brillante “”de entre”” las estrellas”: Tras su mítica transformación, Eärendil
llevando el Silmaril es una de las estrellas, como se indica en el capítulo “El Espejo de Galadriel”
en el volumen Uno de LotR: “Eärendil, la Estrella de la Tarde, la más amada por los Elfos, brilló
en lo alto...”.

Parece que un genitivo partitivo puede también denotar “que algo es parte dentro de un
completo sentimiento psíquico”: en una frase traducida como “las manos de los Poderosos”, en
La Canción de Fíriel, se usa el genitivo plural Valion “de los Poderosos” (de Valar, como se
indica en Etym, entrada BAL-; Vali es una alternativa válida a Valar como la forma plural de
Vala). Las manos de los Valar, en cualquier momento en que sean encarnados, serán
psíquicamente parte de los mismos Valar.

La relación entre “un sitio” y algo “localizado en ese sitio”, se puede expresar también
mediante el caso genitivo (como en nuestro ejemplo Britain’s finest artists = “los mejores artistas
de Gran Bretaña”). Namárië tiene Calaciryo míri “las Joyas de Calacirya” (Calacirya =
“Hendidura de Luz”, que es un lugar en el Reino Bendito; advierto que en el caso de Vardo “de
Varda”, la terminación –o del genitivo se “traga” a la terminación –a). Quizá se podría analizar
esto como un genitivo partitivo, si algo localizado en un lugar se considera, de alguna manera,
como parte de ese lugar. Una más abstracta, aunque básicamente similar construcción, se
encuentra en el Juramento de Cirion: elenna·nórëo alcar “la Gloria de la Tierra de Elenna”. Si
no percibimos que alcar “la Gloria”, se halla localizada de algún modo en Elenna (=Númenor),
debemos pensar que “emana” de Elenna, así es como el genitivo denota “origen, fuente” (ver
en la siguiente lección todo lo concerniente al caso comparable alcar Oromëo).
Las relaciones familiares se denotan mediante el caso genitivo. En el saludo de
Treebeard (Bárbol) a Celeborn y Galadriel, aparece la frase en genitivo vanimálion nostari
“padres de niños maravillosos” (Cartas:308), o más literalmente: “iniciadores/engendradores de
nobles” (SD:73). Vanimáli, significa “nobles” (genitivo plural: vanimálion), y nostari
“iniciadores”. De este ejemplo se deduce que un nombre, denotando a algún tipo de agente, y
otro nombre denotando a quien ese agente le hace algo, pueden coordinarse formando el
significado del caso genitivo (los “nobles” eran “iniciados/engendrados” por los
“iniciadores/engendradores”). En cualquier caso, tenemos otros ejemplos de relaciones
familiares descritas mediante genitivos. En el índice de Silm, entrada Hijos de Ilúvatar,
aprendemos que esta es una traducción de Híni Ilúvataro. Debido a que Ilúvatar “padre
absoluto” es una denominación de “Dios”, este ejemplo es, en cierto modo profundo, aunque el
genitivo podría también usarse en frases como “los hijos del rey” (probablemente: i arano
yondor). En la medida en que el genitivo describe la relación de los padres con sus
descendientes, podremos analizar las construcciones con genitivos derivativos, en las que los
padres figuran como el origen físico de sus hijos. Pero en el ejemplo indis i·ciryamo “la esposa
del marinero” (UT:8), el genitivo describe incuestionablemente una relación familiar y nada más,
ya que el marinero no es en modo alguno la fuente o el origen de su esposa.

Podríamos quizá generalizar más, y decir que las relaciones entre la gente se describen
mediante el caso genitivo Quenya. En WJ:369, Tolkien indicó que el genitivo se usaría en frases
como Elwë, aran Sindaron “Elwë (=Thingol), rey de los Sindar (=Elfos Grises)”. Aquí, la relación
está entre el regidor y los regidos. La misma construcción podría usarse con referencia al área
regida: “Rey de Lestanórë”, que sería: Aran Lestanórëo (Lestanórë es el nombre Quenya de
una tierra llamada Doriath en Sindarin). El caso genitivo se puede referir también a “cosas
regidas”: en un boletín de la Universidad de Archivos Marquette en Septiembre de 1983, que
acompañaba a la exposición Catálogo de una Exposición de los Manuscritos de JRR.Tolkien,
Taum Santoski presentó la traducción de Tolkien del título “Lord of the Rings” (El Señor de los
Anillos): Heru i Million, donde heru “señor” + i “el” + lo que probablemente sea el genitivo plural
del nombre millë “anillo”, y no existe otra traducción comprobada. En el mismo LotR, la palabra
Quenya que significa “anillo”, es corma; Frodo y Sam, son definidos como cormacolindor “Los
Portadores del Anillo” (esta palabra aparece en La Alabanza de Cormallen). Así, “El Señor de
los Anillos” podría ser: Heru i Cormaron, pero de cualquier forma, la frase Heru i Million,
confirma que el caso genitivo se puede usar para describir la relación entre un regidor y lo regido
(gente, área o cosa).

Uno de los significados más abstractos del caso genitivo, es el correspondiente a “de” =
“sobre, acerca de...”, “concerniente a.…”, como en Quenta Silmarillion “la Historia de
(=concerniente a.…) los Silmarils”. Otro ejemplo es: quentalë Noldoron “la Historia de los
Noldor” (VT39:16). También puede ser que el genitivo se pueda usar en este sentido con objeto
de conectar con verbos como nyar- “decir, relatar”, o quet- “hablar”, por ejemplo: nyarmen i
Eldo “yo hablé sobre el Elfo”, o i Naucor quetir altë harmaron “los Enanos hablan de grandes
tesoros”. Sin embargo, tenemos pocos ejemplos.

A veces, el significado preciso de un genitivo es difícilmente definible. En el famoso


saludo: elen síla lúmenn’ omentielvo “una estrella brilla sobre nosotros en la hora de nuestro
encuentro”, el genitivo simplemente coordina los nombres “encuentro” y “hora”, para indicar que
el “encuentro” tiene lugar en la “hora”. En la frase: Heren Istanion “La Orden de los Hechiceros”
(UT:388), nos podríamos preguntar si el genitivo Istanion “de los Hechiceros” implica que la
orden fue fundada por los hechiceros, si pertenece a los hechiceros, si fue fabricada por los
hechiceros, si la organizan y la controlan (“está controlada por...”) los hechiceros, etc... Por otro
lado, varios de todos estos significados podrían verse involucrados al mismo tiempo.

Consideremos también este pasaje de LotR, en el capítulo Las Casas de Curación, en el


Tercer Volumen:

“...en ese momento entró el herborista: ‘tu señor pidió “hojas de Reyes” como
las llaman los rústicos” –dijo-, “o “athelas” en la Lengua Noble, de aquellos
que saben algo de “Valinoreano...” “Yo lo conozco” –dijo Aragorn- “y no me
importa si les llamas asëa aranion u “hojas de Reyes”, siempre que tengas”.

Así pues, asëa aranion es la traducción Quenya (o Valinoreano) de “hojas de reyes”, la


hierba llamada athelas en Sindarin. La palabra asëa se refiere a algún tipo de planta benéfica
o de ayuda, pero concretamente, ¿qué significaba el genitivo plural aranion “de reyes”,
expresado aquí? Los reyes no eran los propietarios o generadores de las “hojas de reyes”;
simplemente se usaban como remedios curativos. A menos que esto sea comparable a la
construcción Calaciryo míri, en el sentido de que la “hoja del rey” fuera “psíquicamente”
relacionada con los reyes, cuando se usaban para curar (“dar vida al moribundo/está en la mano
del rey!”), así debemos concluir que el genitivo puede usarse también para indicar lo mal
definidos que están los estados de “pertenencia”, o como una mera asociación.

El Orden De Las Palabras

En la versión en prosa de Namárië, Tolkien colocó un genitivo delante del nombre del
que dependía: Aldaron lassi = (literalmente) “árboles alas”, ómaryo lírinen = (literalmente) “en
de su voz canción”, Calaciryo míri = (literalmente) “de Calacirya Joyas”, según la traducción
interlineal en RGEO:66-67 (deberíamos observar que aldaron lassi se cambió a lassi aldaron
en la versión en poesía de LotR). Más atrás, en la versión en prosa, Tolkien también colocó la
inscripción Altariello nainië “de Altariel (=Galadriel) lamento”” El Lamento de Galadriel”. En el
Juramento de Cirion se halla el mismo orden de palabras: Nórëo alcar “la Gloria de la Tierra”,
Elendil vorondo voronwë “La Fé de Elendil el Fiel” (la terminación del genitivo vá añadida a la
última palabra en la frase Elendil voronda “Elendil (el) Fiel”; como es usual, la terminación
desplaza a la –a final). En LotR tenemos también elenion ancalima “de las estrellas la más
brillante” = “la más brillante de las estrellas”. Así, en la prosa normal, ¿debe ir el genitivo siempre
delante? Por lo que parece no es así necesariamente. La mayoría de los genitivos Quenya
comprobados, siguen al nombre del que dependen, con el mismo orden de palabras que en la
construcción “de” inglesa. En la mayoría de los casos comprobados, no tenemos razones para
suponer que el orden de las palabras sea paticularmente poético: Quenta Silmarillion “Historia
de los Silmarils”, Heru i Million “Señor de los Anillos”, lúmenn’ omentielvo “en la hora de
nuestro encuentro”, asëa aranion “asëa (planta curativa) de reyes”, Híni Ilúvataro “Niños de
Ilúvatar” (índice de Silm), mannar Valion “en las manos de los Poderes” (Canción de Fíriel),
Heren Istarion “Orden de los Hechiceros” (UT:388), Pelóri Valion “las Altas Murallas del Vali
(Valar)” (MR:18), aran Sindaron “Rey de los Sindar” (WJ:369), Aran Lestanórëo “Rey de
Doriath”, i equessi Rúmilo “los dichos de Rúmil” (WJ:398), lambë Eldaron o lambë Quendion
“la Lengua de los Elfos” (WJ:368/PM:395), Rithil- Anamo “Anillo del Destino” (WJ:401). Donde
Tolkien tradujo una construcción, usando el genitivo inglés terminado en –‘s, debió
necesariamente, invertir el orden de las palabras Quenya: Indis i·Ciryamo “la esposa del
marinero” (UT:8).

Ahora, mencionaremos algo potencialmente incomprensible: la gente se ve


generalmente seducida por las “construcciones of (de) del inglés”, pensando que la terminación
–o del genitivo deberá aparecer en el mismo sitio en el que en inglés aparece “of”. Sin embargo,
terminan por añadir la terminación del genitivo a la palabra incorrecta, en un intento inocente
por copiar el orden de los elementos de la frase al estilo inglés. Pedí a diez personas que me
tradujeran “la Gloria de Aman” al Quenya (frase genitiva), y fue divertido observar que varios de
ellos pusieron i alcaro Aman, lo que significa: “Aman de la Gloria””. La frase que yo esperaba,
la correcta, la que buscaba, era: Amano alcar, o bien: (i)alcar Amano.

En cuanto al orden de las palabras que se emplea cuando una preposición se usa en
conjunción con una frase genitiva, la prosa de Namárië proporciona el ejemplo extraño Vardo
un luini tellumar. Tolkien lo tradujo como “bajo las cúpulas azules de Varda”. Como vemos, el
orden Quenya es literalmente: “de Varda bajo azules cúpulas”, con la preposición siguiendo al
nombre genitivo (un inesperado orden, teniendo en cuenta que se supone que es prosa normal).
También estaba en la prosa Namárië: ve aldaron rámar “como las alas de los árboles” (o
literalmente): “como de árboles alas”. Aquí, el orden es el que se podía esperar: preposición
nominativa + genitivo + el nombre gobernante (no: **aldaron ve rámar, ni nada parecido!) Estoy
a punto de considerar que Vardo un luini tellumar, es un error de lo que en realidad debería
ser: (?)nu Vardo luini tellumar. Al menos, siempre podremos usar el “estilo inglés” del orden
de las palabras, que se ve en ve aldaron rámar. Quizá Vardo un luini tellumar sea un ejemplo
de la excesivamente esotérica sintáxis preferida de los Eldar, cuya forma de pensar no era como
la de los Hombres Mortales..., o quizá sea solo un modelo. Deberemos esperar a la publicación
de más material...
El Uso Del Articulo

Un genitivo determina al nombre del que depende, al igual que lo hace el artículo: indis
i·ciryamo, significa “la esposa del marinero”. No se puede interpretar como “una esposa del
marinero” en un sentido indefinido o indeterminado, de no ser que el artículo
definido/determinado i, desaparezca ante el nombre indis “esposa”, igual que lambë Quendion
“la Lengua de los Elfos” (PM:395, énfasis añadido); no se puede interpretar como “una Lengua
de los Elfos”, ya que lambë es determinado por el genitivo Quendion. Debemos entender que
mientras el primer nombre de una “construcción de” que puede o no ser definido y concordante,
recibe el artículo apropiado (“el” o “a”), un nombre Quenya que conecta con el genitivo que le
sigue, ya está determinado, se use o no el artículo i. El sistema viene a ser como el inglés, con
una complicación menos: mientras que el genitivo inglés siempre precede al nombre del que
depende, el genitivo Quenya viene siempre después del nombre. El orden de las palabras nos
hace pensar inevitablemente en la “construcción de” inglesa, pero no son estrictamente
comparables en lo que se refiere a la gramática (aunque las frases en genitivo Quenya se
traducen al inglés generalmente como “construcciones de”).

Donde el genitivo sigue al nombre del que depende, el uso del artículo determinado ante
ese nombre, es opcional. El nombre se define igualmente, por lo que incluir el artículo resulta
algo superfluo; ya hemos visto los ejemplos i arani Eldaron “los reyes de los Eldar” (WJ:369),
y i equessi Rúmilo “los dichos de Rúmil” (WJ:398). Equessi Rúmilo y arani Eldaron, sin los
artículos, significarían exactamente lo mismo. En conversación, la frase indis i ciryamo “la
mujer del marinero”, seguramente podría ampliarse a: i indis i ciryamo sin alterar tampoco su
significado.

No existen ejemplos de un “genitivo precedente” seguido por un artículo. Pero si


podemos elegir libremente entre i equessi Rúmilo y equessi Rúmilo, ¿podría aplicarse
también este principio si el genitivo se trasladara al principio de la frase? Rúmilo equessi, sería
ciertamente un orden correcto, pero ¿y Rúmilo i equessi? ¿sería también posible, o sería un
sonido tan misterioso como el del inglés? Yo de ti, evitaría esta incierta y poco fiable
construcción.
Unas cuantas preposiciones gobiernan el genitivo. Se dice que ú “sin”, normalmente va
seguida por un genitivo; Tolkien menciona el ejemplo ú calo “sin luz” (VT39:14). Este caso sería
la forma genitiva del nombre cala “luz” (como en Calaquendi “luz de los Elfos”, o en Calacirya
“luz partida”).

Sumario de la Lección Once

El nombre Quenya está afectado por cierto número de casos, que son formas especiales
que clarifican la función que tiene el nombre en la oración. Las formas son desarrolladas por los
ejemplos del caso nominativo, usado cuando un nombre es el sujeto o el objeto de una oración
(un caso diferente de “objeto”, el acusativo, formado en las primeras épocas, cayó en desuso
en el Quenya del Exilio). El genitivo Quenya tiene la terminación en –o (desplazando a la final
–a cuando esta existe); la forma plural es –on (añadido al nominativo plural), mientras que el
genitivo dual lleva el final –to (pero los nombres cuyas formas nominativas duales acaban en –
u, llevan el final del genitivo dual en –uo y no en – uto). El nombre gobernado por el genitivo
puede ir delante o detrás de él; Rúmilo equessi, o (i) equessi Rúmilo funcionarían igualmente.
El genitivo Quenya indica con propiedad la fuente o el origen (incluyendo los primeros
propietarios), pero cubre también la mayoría de las relaciones entre personas (como las
relaciones familiares), así como la relación entre un regidor y lo regido (gente o territorio). “XoY”,
o “Yxo” pueden implicar también “Y de X”, siendo Y una parte física de X, o (si X es plural), “Y
perteneciente a X”.

Así, tenemos que se dijo de Eärendil, que era elenion ancalima “la más brillante de las
estrellas” = “la más brillante de (entre) las estrellas”. La relación entre un sitio y algo localizado
en ese sitio, también se puede expresar mediante un genitivo: Calaciryo míri “las joyas de
Calacirya”. Un genitivo puede expresar también “de” = “sobre”, “acerca de...”, “concerniente
a.…”, como en Quenta Silmarillion “la Historia de los Silmarils”. Además, la preposición ú “sin”
está normalmente en el caso genitivo.
Vocabulario:

• Cainen: “diez”
• Laman: (lamn-) “animal” (la raíz puede ser simplemente laman-, pero usaremos lamn-).
• Yulma: “copa”
• Limpë: “vino” (en la mitología de Tolkien limpë era una bebida especial de los Elfos o
de los Valar, per0o en Etym, entrada LIP-, Tolkien proporcionó también entre
paréntesis la glosa “vino”, y será esta la que usaremos).
• Rassë: “cuerno” (especialmente el de un animal, aunque se aplica también a las
montañas; Etym, entrada RAS-).
• Toron-: (torn-) “hermano”
• Menel: “el Firmamento”, “el Cielo”, “los cielos” (la palabra Quenya es singular.
Aparentemente, no se usa en sentido religioso, sino que se refiere al cielo físico
solamente. Meneltarma “el Pilar del Cielo”, el nombre de la montaña central de
Númenor. La palabra Menel va en mayúsculas y se trata de un nombre propio, que no
requiere del artículo).
• Ulya-: “derramar”, “verter” (transitivo, pasado: ulyanë; intransitivo: ullë).
• Sírë: “río”
• Cilya: “grieta, garganta” (también cirya como en Calacirya “Paso de Luz” “luz
Hendida”, este nombre aparece como Calacilya en algunos textos, pero como cirya
significa “barco”, nosotros usaremos cilya).
• Anto: “boca” (representa posiblemente a la forma antigua amatô, amto; también podría
venir de la misma raíz que el verbo mat- “comer”).
• Ú (preposición): “sin” (seguida normalmente por un genitivo).
Ejercicios:

1. Traducir al español:
a. Hirnentë i firin ohtaro macil
b. Menelo eleni sílar
c. Tirnen I nisso hendu
d. Cenuvantë Aran Atanion ar ilyë nórion
e. Coa ú talamion umë anwa coa
f. I tário úmië torni merir turë Ambaro lier
g. I rassi lamnion nar altë
h. I cainen rávi lintavë manter i rocco hráve

2. Traducir al Quenya:
i. Los pájaros del cielo verán a diez guerreros entre los grandes ríos
j. El esclavo del rey puso vino en la copa más grande (más grande = analta. ¿Es el
momento de repasar la Lección Cinco, donde se han visto los superlativos?)
k. Los hermanos de los Elfos recogieron (juntos) los diez libros sobre las estrellas
l. El gran río de la tierra se vertió en la garganta
m. Un hombre sin boca no puede hablar
n. He visto la más grande de las montañas bajo el cielo
o. Quiero encontrar una tierra sin animales grandes como los leones
p. Verás un animal sin cuernos (dual: un par de cuernos).
LECCION DOCE: El Caso Posesivo-Adjetival / Nombres Verbales O
Abstractos Y Como Interactuan Con Los Casos Genitivo Y
Posesivo

Esta lección está dedicada principalmente al caso que, por su función, complementa en
muchas ocasiones al caso Genitivo. Pero, antes de nada, dejadme decir que no hay una
respuesta fácil a la pregunta de cómo debemos llamar a este caso. Tolkien lo descubre en la
Carta Plotz, pero no le da un nombre. El caso terminado en –o u –on que hemos visto en la
lección anterior, se ha definido simplemente como “genitivo” en varias fuentes. Pero en WJ:369,
Tolkien se refiere a las formas terminadas en –o(n) como a “partitivo-derivativo genitivo”,
mientras que al caso que vamos a ver ahora, lo llama “posesivo-adjetival (genitivo)”. En páginas
anteriores he hecho hincapié en el caso con la terminación –o(n) que “se usa partitivamente con
propiedad, o describe la fuente o el origen no como un posesivo” (y se añade énfasis a esto
último). El contexto indica que el otro caso que viene a describir es el que se usa como
“posesivo”. Como quiera que tan solo disponemos de una ligera idea de la designación de este
caso, adoptaremos la palabra “posesivo” como nombre para él (otro término posible sería “caso
adjetival”, que usan algunos).

El Posesivo

Este caso, por su función, es llamado por Tolkien “genitivo” (igual que el caso terminado
en –o(n)), al referirse a la gramática Quenya (se corresponde más bien con el genitivo inglés
terminado en –‘s). A pesar de ello, en ciertos contextos se traduce este caso mejor, empleando
una “construcción de”.

El caso posesivo se forma añadiendo la terminación –va, por ejemplo: Eldava será el
posesivo de Elda. En el caso de un nombre terminado en consonante, probablemente la
terminación tomará la forma –wa. Esto está basado en un hecho concreto: el sufijo –va es, en
su origen, una mera terminación adjetival, que se encuentra también en algunos adjetivos
comunes, y en muchos casos ha sido visto terminado en –wa siguiendo a una consonante (por
ejemplo: anwa “real, actual, verdadero”, o helwa “azul pálido”. En Elfico Primitivo, la terminación
tenía la forma –wâ, pero en Quenya la w se convierte en v intervocálica (entre vocales). Otro
adjetivo común que presenta esta terminación es tereva “fino, agudo”, del cual Tolkien dijo que
fue terêwâ en el Elfico Primitivo (ver Etym, entrada TER-, TERES-). Debido a que la mayoría
de los nombres Quenya terminan en vocal, la w de wâ, se convierte por regla general en
intervocálica cuando se añade esta terminación, convirtiéndose además en v (por ejemplo:
Eldâ-wâ, Eldawâ, convertido en Eldava de la misma forma que terêwâ se convierte en tereva).
Pero si combinamos esta terminacióncon un nombre acabado en consonante, como atar
“padre” (que no ha cambiado desde el Élfico Primitivo), atar-wâ produciría el vocablo Quenya
atarwa, conservando la w original porque aquí no es intervocálica.

La Carta Plotz no tiene formas duales del caso psoesivo, aunque no puedo imaginar
porque no constan tales formas. A pesar de todo, no construiré ejercicios que las contengan
pues resultarían demasiado hipotéticos, aunque presumiblemente el sufijo –va debería usarse
tras una forma dual terminada en –u, por ejemplo: Alduva como posesivo de Aldu “Dos
Árboles”. Las formas duales más frecuentes terminadas en –t, podrían tener sus formas
posesivas terminadas en –twa, como el dual ciryat “una pareja de barcos” convertido en
ciryatwa (acentuada en la segunda sílaba desde el final, por causa del grupo de consonantes
tw).

Al igual que la falta de formas duales del posesivo en la Carta Plotz, tampoco mencionó
Tolkien ninguna forma plural (este hecho ha llevado a los investigadores a concluir que este
caso ¡¡¡no tiene plural!!!) Pero en otros materiales, se indica la existencia de alguna de estas
formas (sugiriendo que tenemos libertad para extrapolar una forma dual tal y como se ha
indicado antes: la Carta Plotz no incluye necesariamente todo lo posible). En WJ:368, Tolkien
indica que el posesivo tiene la forma dual acabada en –iva, combinando la terminación simple
–va con la marca –i del plural. En este caso, esta terminación se usa siempre y cuando el sufijo
posesivo se añada a palabaras que, normalmente tendrían su terminación plural nominativa en
–r, como Eldar: el plural posesivo no es **Eldarva ni **Eldarwa, o cualquier otro, sino Eldaiva,
comprobado en la frase lambë Eldaiva “lenguaje de los Eldar” (WJ:369). La forma plural –iva
se dice que es una innovación en Quenya, y no una forma inherente a las de las más viejas
etapas del Elfico.

Cuando la vocal inicial de la terminación –iva se fusiona con la última vocal del nombre
para producir un diptongo, como –ai- en Elda+iva = Eldaiva, este diptongo por supuesto lleva
el acento (eld-AI-va). La mayoría de los nombres que terminan en –ë debieron, en una etapa
más antigua, comportarse de forma parecida originando un diptongo –ei-; el posesivo plural de
lassë “hoja”, podría haber sido lasseiva en algún momento (en sustitución del antiguo
(?)lasseiwâ, si se hubiera usado realmente alguna vez una forma así). Pero en Quenya, el
diptongo –ei- se convierte en –í- larga, así que quizá la forma correcta sería lassíva (con una í
larga atrayendo el acento). En la Carta Plotz, se observa este tipo de í larga en la forma plural
de otro caso: lassínen, como plural instrumental que veremos en otra lección.

No está muy claro que puede pasar cuando la terminación –iva se añade a un nombre
que ya termina en –i, como tári “reina”, o a un nombre con raíz en –i, como lómë (lómi-) “noche”
(SD:415). Posiblemente las dos i, se fusionen formando una í larga, de forma que “de las
reinas/de reinas”, o “de las noches/de noches”, fueran algo como (?)táríva, (?)lómíva, donde
las formas singulares “de una reina” y “de una noche”, serían táriva y lómiva (la pronunciación
será diferente: estas formas singulares irán acentuadas en la primera sílaba, la tercera desde
el final, porque la primera vocal de la terminación –iva, queda convertida en una –í larga).
Aunque también es posible que una forma como táriva deba servir para singular y plural, así
que deberemos confíar en que el contexto nos permita distinguir entre “de una reina” y “de
reinas”.

Hay algunas cosas más que decir acerca de la formación del caso posesivo (ver más
adelante “varias notas”), pero ahora volveremos a su función.

Este es el caso que se usa para describir una posesión simple, la típica función del
genitivo inglés. En la lección anterior, hemos descrito como el genitivo Quenya se usa
generalmente para indicar la fuente o el origen, y no simplemente la propiedad. Si el genitivo
describe la relación entre propietarios y propiedades, deberemos tratar con la primera propiedad
en vez de hacerlo con la actual. Tolkien explicó cuidadosamente este contraste entre los casos
genitivo y posesivo, y nos permitimos citarle, recapitulando la función del genitivo en el proceso:

“La ‘posesión’ se indicaba mediante la terminación adjetival –va... Así, ‘El


Cuerno de Oromë’, era: róma Oroméva (si lo mantenía en su poder), pero
[la frase genitiva] róma Oromëo, significaba ‘un cuerno traído a Oromë’, por
ejemplo: como un regalo, en unas circunstancias en las que el receptor,
mostrando el regalo con orgullo, podría decir: ‘este es el cuerno de Oromë’.
Si él quisiera decir ‘este era el cuerno de Oromë’, debería decir Oroméva.
Similarmente (la frase genitiva), lambë Eldaron no debe usarse con el
significado de ‘la lengua de los Eldar’ (a menos que podamos concebir un
caso en el que el idioma completo fuera adoptado por otro pueblo), sino que
lo expresaríamos como: lambë Eldaiva” (WJ:368-369)

Así, el caso posesivo puede expresar simple propiedad en el tiempo considerado (pasado
o presente, mientras que el origen o primera posesión debe indicarse mediante el genitivo). Un
ejemplo que figura en Silm, es Mindon Eldaliéva “Torre de los Eldalië [gente Elfa]”, que significa
solo una torre propiedad de los Eldalië (realmente, también ellos la habían originado o creado,
pero eran también sus propietarios, por lo que un genitivo sería menos apropiado). También
tenemos frases como (i)coa i Eldava “la casa del Elfo”, i parmar i vendíva “los libros de las
doncellas”, i mín i Naucoiva “las joyas de los Enanos”. En cuanto al orden de las palabras,
observaremos que el nombre que recibe la terminación del posesivo, aparece como la última
palabra de la frase posesiva en todos los ejemplos comprobados: el nombre que gobierna
(denotando la cosa poseída), viene delante. Podría ser muy bien que se pudiera cambiar el
orden de las palabras y decir por ejemplo: (?)i Eldava coa, en el mismo orden que en inglés:
“the Elf’s house” (la casa del Elfo). Sin embargo, evitaré esta construcción hasta que tenga
comprobaciones en los papeles de Tolkien.

El nombre gobernado por la forma posesiva, no lleva artículo en la mayoría de los casos
comprobados; ya está suficientemente determinado: róma Oroméva, no es un indefinido “un
cuerno de Oromë”, como si fuera la primera vez que se cita en la historia, o como implicando
que Oromë tuviera más cuernos (de acuerdo con Tolkien, este significado se expresaría
mediante el “compuesto libre”; las palabras se yuxtaponen sin más, sin ser afectadas por ningún
tipo de terminación: Oromë róma = “un cuerno de Oromë”). Róma Oroméva es “el cuerno de
Oromë”, estando róma determinado por Oroméva. Pero, en realidad, nos podríamos deslizar
en un artículo explícito y decir: i róma Oroméva, y eso sin cambiar el significado; como se
demostró en la lección anterior, ambas construcciones son igualmente válidas en una frase que
contenga un nombre genitivo. Un ejemplo comprobado que lleva el caso posesivo es la frase i
arani Eldaivë “los reyes de los Eldar” (WJ:369; en un principio esto significaba “aquellos reyes
en una reunión particular de los que eran Elfos”, mientras que i arani Eldaron con un genitivo,
significa “aquellos de entre los Eldar que eran reyes”, o simplemente: “los reyes que regían a
los Eldar”). El artículo, probablemente podría omitirse sin cambiar el significado: arani Eldaivë,
podría significar “los reyes de los Eldar”, la forma posesiva Eldaivë determinando a arani de
todos modos (para saber porque la terminación –iva aparece aquí como –ivë, ver más adelante;
esto probablemente contradiga algunas evidencias que hay en LotR, en las que podemos leer
Eldaiva).

El caso posesivo, no siempre indica “posesión” en el más estricto sentido, sino que
también puede describir la relación de alguien con sus atributos o propiedades “mas o menos”
abstractos. En muchos contextos, se puede también usar el genitivo. Tolkien dijo que “el
esplendor (gloria) de Oromë se podía expresar de dos maneras: una, usando el caso posesivo-
adjetival y diciendo: alcar Oroméva, referido al alcar de Oromë (esplendor, gloria), como a un
atributo “permanente”. La otra forma, sería usando el caso genitivo; las palabras alcar Oromëo
enfatizan el hecho de que Oromë es la fuente o el origen de su propio esplendor/gloria. Esto
podría referirse a “su esplendor tal y como se vé en ese momento”, emanando de él mismo, o
en algún punto determinado de la narración” (centrándonos en un momento preciso más que
en una etapa permanente) (WJ:369).

El Juramento de Cirion, usa el genitivo en la frase Elenna·nórëo alcar “la gloria de la


tierra de Elenna”. Si se hubiera usado el posesivo en su lugar para producir (i)alcar
Elenna·nóreva, aparentemente el énfasis debería recaer en la “gloria” de Elenna, como un
atributo “permanente” de la citada tierra. En el tiempo de la Tierra Media, el Juramento de Cirion
fue hecho mucho tiempo después de que Elenna (Númenor) fuera destruída y su “gloria” se
probó más bien como poco permanente, quizá por eso esto sería inapropiado.

En nuestro ejemplo “hecho en casa”: alcar Elenna·nóreva, hemos añadido la


terminación del posesivo a un nombre que no denota a algo vivo. Esto es muy impropio, aunque
tengamos ejemplos comprobados como Taurë Huinéva “Bosque de Penumbra”, y Nurtalë
Valinóreva “La Ocultación de Valinor”. No hay seres vivos implicados en estos ejemplos, y el
caso posesivo tiene obviamente otras formas para ese significado; no existen “propietarios”, ya
que las “cosas” o “sustancias”, no pueden poseer nada. Como en el primer ejemplo de este
caso que fue publicado en Namárië (LotR). Aquí tenemos Yuldar...lisse-miruvóreva, que
significaría “tragos de (la) dulce aguamiel” (en la prosa Namárië, en RGEO:68; las palabras se
yuxtaponen directamente como yuldar lissemiruvóreva; en la versión poética en LotR, se
introduce cierto número de palabras nuevas entre los dos elementos de esta frase). Durante
décadas este ha sido el único ejemplo fiable del caso terminado en –va. Aquí, esta terminación
implica: “(hecho) de”: yuldar “tragos”, consta de: lisse-miruvórë “dulce aguamiel”. Siguiendo
con este ejemplo, dos nombres como rië “corona”, y telpë “plata”, pueden evidentemente
combinarse para formar rië telpeva “corona de plata”. Podemos observar que, en este caso, el
nombre posesivo denota a un material (el nombre que gobierna no tiene necesariamente que
estar determinado por él). Por otro lado, yuldar lisse-miruvóreva, podría significar también
“**los tragos de dulce aguamiel”, pero Tolkien no lo tradujo así. Teniendo solo este único
ejemplo de Namárië para trabajar, los investigadores pensaron pronto que este caso terminado
en –va era lo que llamaron el caso “compositivo”, que denota en que consiste (de que está
compuesto) el “algo” en cuestión. Este uso, debería tener su importancia, pero ahora sabemos
que tan solo es una de las funciones secundarias de este caso.

El hecho es que la terminación –va es, en origen, simplemente adjetival, así es como
este caso puede asumir fácilmente una función “descriptiva”. Considerando el caso genitivo
terminado en –o, Tolkien hizo notar que NO se usaba “adjetivalmente para describir cualidades”
(WJ:368): esto es más que la función del caso terminado en –va. El ejemplo Taurë Huinéva
(Etym, entrada PHUY-), significa “El Bosque de la Penumbra”; de los nombres taurë “bosque”
y huinë “sombras profundas, penumbras”. Se puede tratar a huinéva casi como a un adjetivo
regular y traducir Taurë Huinéva como “Bosque Sombrío” o “Bosque de las Sombras”. La idea
es que el “bosque” se caracteriza por lo “sombrío”, así el caso terminado en –va, puede describir
y caracterizar a “que cosa” o a “quien”. Esta “característica” puede ser también un abstracto o
una acción: en materiales antiguos (LT1:14), encontramos el ejemplo Mar Vanwa Tyaliéva “La
Cabaña del Juego Perdido”; mar o “cabaña” caracterizado por vanwa tyalië “juego perdido” (se
debe leer el Silmarillion más antiguo manuscrito, reproducido en LT1 y LT2, para entender con
absoluta precisión a que se hace referencia con esto). Deberíamos, sin embargo, hacer notar
que el caso genitivo también se puede usar en varios otros contextos; en el último ensayo Q&E
tenemos Rithil-Anamo “Anillo Sombrío”, o más literalmente “Anillo Oscuro” (WJ:401; en el viejo
Quenya, la palabra rithil “Anillo, círculo”, se convertiría seguramente más tarde en risil en el
Quenya del Exilio). Rithil-Anamo, no se refiere al Anillo de Sauron, sino al Máhanaxar, el círculo
donde juzgaban los Valar. La palabra anamo no se encuentra contrastada en modo alguno,
aunque debe ser el genitivo de ambos: de anama o anan (con la raíz anam-); aparentemente
significa “sombra, juicio, juzgado”; la actividad característica o continua que se realizaba en el
Círculo (Rithil). Quizá el caso posesivo podría usarse en su lugar... ((?)Rithil Anamáva, o
(?)Rithil Ananwa), sin cambiar el significado.

En algunas instancias se podría dudar efectivamente de que caso debe usarse: el


genitivo o el posesivo; la propia elección de Tolkien es a veces muy sorprendente. El empleó el
posesivo en la frase Noldo-quentasta Ingoldova “La Historia de los Noldor de Ingoldo”
(VT39:16) (el Elfo Ingoldo es el autor de esta particular Noldo-quentasta, o “Historia de Noldo”)
(a no ser que los derechos de autor fueran un gran engaño en Valinor). Ingoldo es solo el autor
u originario, y para significar esto, podríamos esperar el caso genitivo, ya que frecuentemente
describe origen o fuente. Aquí tenemos un cierto conflicto: ya que el caso genitivo puede
significar “sobre, concerniente a.…” (como en Quenta Silmarillion), quizá Noldo-quentasta
Ingoldo con un genitivo, podría no entenderse fácilmente, ya que significaría “la Historia de
Noldo acerca de Ingoldo”.

De cualquier forma, en un ejemplo comprobado la elección de Tolkien del caso,


ciertamente nos remonta a una preocupante contradicción con lo que había escrito antes, en el
ensayo Q&E: tenemos acotada su explicación del porque consideraba impropio el uso del
genitivo en una frase como lambë Eldaron “la Lengua de los Eldar” (esto implicaría “el lenguaje
que viene de los Eldar, tomado más tarde por otros”) En su lugar, se debería usar el caso
posesivo: lambë Eldaiva. El mismo Tolkien ya había usado lambë Quendion “el Lenguaje de
los Elfos”, en una fuente muy posterior (PM:395), y Quendion es, inequivocamente, un genitivo
plural. El hecho es que aquí Tolkien usa otra palabra para definir “Elfo” (Quendë en lugar de
Elda), y nos puede llevar a alguna diferencia: de acuerdo con el sistema empleado en Q&E,
podríamos haber esperado encontrarnos lambë Quendíva, el caso posesivo que se usa aquí
para definir un propietario corriente. Quizá podamos resolver la contradicción en términos
“internos”, apelando al desarrollo lingüístico que subyace en los mitos: Tolkien advirtió que
había una creciente tendencia a preferir al caso genitivo, la gente a veces lo usa en vez del
posesivo (WJ:369). Así, en el “último uso”, quizá fuera más natural decir lambë Quendion que
lambë Quendíva; la primera se distingue fácilmente. Si se duda acerca del caso que debe
usarse (genitivo o posesivo), probablemente lo mejor sea escoger el primero.

Varias Notas

Completando algunos detalles:

NOTA 1: La vocal alargada en la sílaba precedente a la terminación del caso: el


observador ya habrá notado que a veces, la última vocal de un nombre se alarga cuando se
añade al nombre la terminación –va. Por ejemplo: Eldalië+va, produce Eldaliéva, con una é
larga (la cual debe llevar el acento, con arreglo a las normas generales). Oroméva y Tyaliéva
como formas posesivas de los nombres Oromë y Tyalië, son otros ejemplos. Advirtamos que
las palabras Eldalië, Oromë y Tyalië, terminan todas en dos sílabas cortas (sin contener grupo
de consonantes alguno, ni diptongos, ni vocales largas). Si la terminación –va se añadiera tras
ellas y no hubiera más cambios, la sílaba extra proporcionada por esta terminación provocaría
que el acento se trasladara a la que entonces sería la tercera sílaba desde el final (las reglas
de acentuación están en la Lección Uno). Esto originaría pronunciaciones tan difíciles como
**orOMeva, **eldaLIeva, **tyalLIeva. Así, donde la terminación –va deba añadirse a un nombre
terminado en dos sílabas cortas, y que no tenga consonante final, la vocal de la última de estas
sílabas se alarga, aparentemente para asegurarse de que llevará el acento: oroMÉva,
eldaliÉva, tyaliÉva. Pero si el nombre termina en consonante, no hay necesidad alguna de
alargar la vocal, pues donde nos encontremos con un nombre de esta forma, el sufijo de la
terminación del caso (que será probablemente –wa) resultará un grupo de consonantes que
hará trasladar el acento a la vocal anterior al grupo de consonantes citado. Por ejemplo:
mientras un nombre como Menelmacar (el nombre Quenya de Orión) se acentua en la tercera
sílaba desde el final por terminar en dos sílabas cortas, su forma posesiva Menelmacarwa se
acentuará en –arw-, porque aquí manda el grupo –rw-: este grupo provoca que ahora la segunda
sílaba desde el final sea larga, y deberá en cualquier caso llevar el acento.

No queda muy claro como debe aplicarse este sistema. La vocal final de un nombre
terminado en dos sílabas cortas se alarga ante la terminación –va. ¿Sigue esto siendo válido
en el caso de una palabra formada solo por esas dos sílabas cortas? Muchas palabras llevan
el acento en la primera sílaba cuando son así, por ejemplo: lië “gente”. El ejemplo Eldaliéva
muestra el alargamiento de la é, pero aquí lië está en una palabra compuesta, y Eldalië sin la
terminación del caso, está acentuado en la a. Puede que si lië estuviera solo, su forma posesiva
fuera lieva (acentuado en la primera sílaba), en vez de liéva (acentuado en la é). No podemos
saberlo con seguridad. En el caso de una palabra como Vala, mi intuición me dice que su forma
posesiva es Valava, y no (?)Valáva. Pero no tengo manera de estar seguro, y evitaré estos
problemas en los ejercicios.

Huinéva (en lugar de **huineva) como forma posesiva de huinë “sombra, oscuridad”,
es, sin embargo, un ejemplo misterioso. Por un momento pensé que la final –ë se alargaba
también ante una terminación –va, pero la Carta Plotz indica que la forma posesiva de lassë
“hoja”, es lasseva (no **lasséva). Si se cuenta el –ui- de huinë como dos sílabas (u+i) y no
como un diptongo, este ejemplo se conformaría con la regla descrita antes: hu-i-në tendría su
vocal final alargada al añadir –va, produciendo huinéva. Aunque Tolkien estableció claramente
que el –ui- Quenya es un diptongo (por eso se pronuncia aquí como una sola sílaba y no como
dos cortas), esta explicación no es del todo satisfactoria. Se supone que –ui- es también un
diptongo en Sindarin, pero en cierto poema Sindarin, -ui- aparece como dos sílabas donde la
métrica de la poesía lo requiere. Quizá –uisea después de todo un diptongo, es algo más largo
y cuenta a veces como dos sílabas, aunque se oiga como una sola. Al final de la línea, si se
añade la terminación del caso –va a un nombre con –ui- en su segunda sílaba desde el final, la
vocal en la sílaba final se alarga ante –va. Así las formas posesivas de nombres como cuilë
“vida” o tuima “brote, retoño”, deberán ser cuiléva, tuimáva.

La terminación –o del genitivo no tiene longitud similar cuando la terminación se añade


a un nombre terminado en dos sílabas cortas: la forma genitiva de Oromë está comprobada
como Oromëo y no como **Oroméo (contrastar con el posesivo Oroméva). La forma Oromëo
debería llevar el acento en –rom-. Parece probable que no pase nada especial cuando se añada
–o a una palabra como huinë (genitivo probablemente en huinëo, o en la forma más complicada
(?)huinéo). Sin embargo, algo debe pasar cuando se añade la terminación –o a un nombre
terminado en dos vocales cortas en hiato, frecuentemente –ië, como en Valië “hembra Vala”
(?)Valiëo podría estar acentuado en la i, lo cual sonaría complicado; lo mismo ocurre con la
forma plural (?)Valieron. Sospecho que, en algunos de estos casos, la vocal de la sílaba que
vá ante la terminación del genitivo, se alargaría, con lo que atraería el acento: Valiéo, Valiéron.
Pero una vez más, no hay forma de estar seguro; debemos esperar más publicaciones.

NOTA 2: Formas de raíces especiales de los nombres: Donde un nombre tiene una forma
especial de raíz, esta podría aparecer también cuando se le añade la terminación –o del
genitivo. El genitivo de nís (niss-) “mujer”, o de tálan (talam-) “piso, planta”, sería nisso “de
mujer” y talamo “de piso, de planta”. Incluso la terminación – va o –wa del posesivo puede
producir a veces resultados más complejos. Añadiendo –wa a un nombre como talan, talam-,
resultaría probablemente talanwa y no **talamwa, ya que en Quenya la –mw- se convierte en
–nw-. Añadiendo –wa como sufijo a filit (filic-) “pájaro”, resultaría filicwa, aunque esto debería
escribirse filiqua, con arreglo a las convenciones normales. No estoy muy seguro de cual debe
ser la forma posesiva de nís (niss-) “mujer”. **Nisswa no es una palabra posible en Quenya;
quizá debiera ser algo como nisseva, con una –e- “extra” colocada ante la terminación, y
rompiendo el grupo imposible de consonantes (y siguiendo a una vocal, con lo que quedaría –
va en vez de –wa). La “forma-raíz” de algunos nombres, es simplemente una contracción, por
ejemplo: fern- como raíz de feren “haya”. Seguramente el genitivo sería ferno y el posesivo
podría ser ferenwa sin contracción, ya que otros ejemplos indican que algunas contracciones
no aparecen ante un grupo de consonantes (**fernwa, no es posible en Quenya). Por supuesto,
aquí podemos deslizar una –e-, produciendo (?)ferneva, pero yo con seguridad, apostaría por
ferenwa.

NOTA 3: Una regla “Tolkiniana” que podemos permitirnos el lujo de ignorar (!): En
WJ:407, Tolkien establece que el caso derivado de la adición de –va, nunca pierde sus
connotaciones adjetivales; dice que “era y sigue siendo un adjetivo”. Como recordaremos de la
Lección Cuatro, los adjetivos terminados en –a, tienen sus formas plurales terminadas en –ë
(del arcaico –ai). De acuerdo con lo que dice Tolkien en WJ:407, un nombre posesivo (terminado
en –va) que gobierna a una palabra plural, podría concordar en número como cualquier otro
adjetivo, cambiando la terminación –va a –vë. Por este motivo, usó i arani Eldaivë “los reyes
de los Eldar” en WJ:369: Eldaiva “de los Eldar”, se convierte en Eldaivë (el arcaico Eldaivai),
para concordar en número con el nombre plural del que depende, y que no es otro que arani
“reyes”.

Sin embargo, este podría ser otro de esos casos en los que Tolkien revisó la gramática
Elfica sin avisar de que sus nuevas ideas contradecían a algo de lo que ya se había publicado.
En Namárië de LotR, tenemos yuldar...lissemiruvóreva “tragos de dulce aguamiel”, y Tolkien
confirmó más tarde esta construcción en RGEO. Como quiera que yuldar “tragos” es una
palabra plural, lisse-miruvóreva debería haber sido lisse-miruvórevë con arreglo al sistema
que el mismo Tolkien desarrolló más tarde en WJ:407. Como ya he dicho, la explicación
“externa” más probable, es simplemente que Tolkien introdujo una nueva regla sin avisar,
cuando ya había publicado algo que resultaba contradictorio. En términos “internos”, podemos
pensar que la forma posesiva se percibía como un tipo de adjetivo derivado en el período más
antiguo y, a pesar de todo, concuerda en número como los adjetivos regulares. Pero, durante
las Edades que se sucedieron en la Tierra Media, las formas derivaron hacia la terminación –
va, llegando a ser más estrictamente como el caso de un nombre, y hacia la Tercera Edad,
cuando Galadriel compuso su Lamento, se abandonó el estilo del adjetivo concordando en
número. Yo no lo uso en los ejercicios de este curso.
Nombres Abstractos O Verbales (Y Como Interactuan Con Los Casos
Genitivo Y Posesivo)

Anteriormente hemos definido los nombres como palabras que denotan cosas, mientras
que los verbos son palabras que denotan acciones (pero también hemos advertido de que los
lingüistas encuentran estas definiciones demasiado simplistas). Algunos nombres denotan
acciones y se llaman (apropiadamente) “nombres verbales”. Ya que algunos nombres pueden
interactuar con los casos genitivo y posesivo de manera relevante, este es un buen momento y
lugar para presentarlos.

Un nombre verbal se deriva de la raíz de un verbo; en inglés la terminación equivalente


es –ing, la misma que se usa para derivar los participios activos, pero estos son adjetivos, no
nombres; las formas tan solo coinciden con el inglés. “Cantando”, sería el nombre verbal
correspondiente al verbo “cantar”; en otras palabras: “cantando” es la acción que estás
realizando cuando “cantas”.

En Quenya, la raíz de algunos verbos primarios es la fuente de las formaciones


abstractas que terminan en –më; algunas de ellas parecen haber sido nombres verbales en sus
orígenes. Por ejemplo: mientras el verbo “amar” es mel-, el nombre “amor” (o “amando”), es
melmë. Algunas de ellas pueden también tener significados especializados. Carmë “arte”
(UT:439), aunque esta es básicamente un simple tipo de nombre verbal derivado del verbo car-
“hacer” (literalmente “haciendo”) (ver más adelante el ejemplo oiencarmë).

Los verbos primarios pueden también llevar la terminación –ië; el verbo tyal- “jugar,
tocar”, corresponde a la formación abstracta tyalië “jugar, tocar” / “jugando, tocando” (como
nombre; la Mar Vanwa Tyaliéva “Cabaña de los Juegos Perdidos” mencionada antes). Añadida
a un verbo de raíz A-, la terminación –ië hace desaparecer la final –a; naina- “lamentar”,
produciendo el nombre abstracto nainië “un lamento/lamentando”).
Otro tipo frecuente de formación es alargar la raíz vocálica de un verbo primario y añadirle
la terminación –ië. El verbo ser- “descansar”, corresponde al nombre abstracto sérë “descanso,
reposo, paz”. A menudo, los nombres que se derivan así tienen algún tipo de significado
concreto. Del verbo sir- “manar” tenemos sírë, que se refiere básicamente al fluído, pero no se
usa como “rio”. El nombre nútë conecta con el verbo nut- “atar”, pero el nombre se ha
desarrollado más allá del completo abstracto que sería “atando”, y ha terminado significando
“nudo”. De lir- “cantar”, tenemos lírë “canto”, en vez de “cantando”. La idea subyacente de un
nombre verbal es bastante discernible.

Las raíces de algunos verbos de raíz A-, especialmente terminados en –ta, también
pueden usarse como nombres abstractos sin adiciones. Vanta- “caminar, pasear”, pero vanta
también se usa como un abstracto: “un paseo” (es decir: “paseando”, considerado como un
nombre). Asimismo, el verbo lanta- “caer” corresponde al nombre lanta “una caida/cayendo”.
Sin embargo, el nombre puede ser también lantë, como en el nombre de la canción Noldolantë
“La Caída de los Noldor”, mencionada en el Silmarillion. En Quenya, los nombres abstractos
muestran una preferencia especial por la terminación en –ë, sola o como parte de una
terminación más larga.

Podemos ver algunas terminaciones en –lë, las cuales parecen ser uno de los más
versátiles sufijos Quenya. En principio, pudiera ser que se añadieran a los verbos de raíz A-, y
la palabra resultante sería básicamente un nombre verbal. El verbo laita- “bendecir, alabar”,
que aparece en LotR (en La Alabanza de Cormallen) y el correspondiente nombre abstracto
laitalë “bendición, alabanza”, aparecen también en UT:166,436 (donde se hace referencia a
Erulaitalë “Alabanza de Eru”, un festival de Númenor).

En las lecciones anteriores hemos usado el verbo nurta- "esconder", que solo está
contrastado bajo la forma del nombre verbal "ocultación" Nurtalë (ver más adelante la frase
concerniente a Nurtalë Valinóreva "La Ocultación de Valinor").

Volvamos a los casos genitivo y posesivo. Si se combina un nombre verbal (o una


formación abstracta que conecte claramente con un verbo), con un nombre en el genitivo,
sugiere que ese nombre será el sujeto del verbo correspondiente. Un ejemplo comprobado es
Altariello nainië "Lamento de Galadriel" (RGEO:66; la forma Quenya del nombre de Galadriel,
es Altariel con la raíz Altariell-). El genitivo Altariello ("de Galadriel") gobernando al nombre
abstracto nainië "lamento", indica que Galadriel es quien hace el lamento/quien se lamenta:
sujeto genitivo. Quizá la frase i equessi Rúmilo "los dichos de Rúmil" (WJ:398), pueda
analizarse de la misma manera: Rúmil es el sujeto que originalmente dijo los "dichos". Un caso
obvio nos lo proporciona la frase Oiencarmë Eruo "la Perpetua Creación del Único (de Eru/de
Dios)"(MR:471). Eru es el único que efectua "la Perpetua Creación" (oi-en-carmë =
probablemente "siempre rehaciendo"), y esto está indicado por la forma genitiva Eruo: otra vez
el sujeto genitivo.

Volvamos a la Lección Dos donde apunté un error contenido en el título del Parma
Eldalamberon; que debería ser Parma Eldalambion. Ahora debo hacer algo parecido con el
título de otra (¡Dios mío!) revista sobre la lingüística de Tolkien: Tyalië Tyelelliéva. Esto significa
"El Juego de los Tyelellië" (los típicos Elfos minúsculos). Como quiera que Tyelellië es el sujeto
del nombre abstracto "juego" (el único que practica el juego), probablemente lo mejor hubiera
sido usar el genitivo: quizá Tyalië Tyelelliéo.

Hasta aquí el sujeto genitivo; ¿qué hay del objeto genitivo? Este tipo de genitivo se
sustituye habitualmente por una "construcción de...": "el Descubrimiento de América" = "el
Descubrimiento del que América fue objeto". Sujeto y objeto genitivos se pueden combinar en
frases como "el Descubrimiento de América de Colón" (Colón es el sujeto que hace el
Descubrimiento, mientras que América es el objeto de ese Descubrimiento).

Nuestro único y solitario ejemplo comprobado del objeto genitivo Quenya, parece indicar
que para esta labor se emplea el caso terminado en -va. Este único ejemplo se encuentra en
Silm, casi al final del capítulo 11: Nurtalë Valinóreva "el Ocultamiento de Valinor" (Valinóreva
se forma de Valinórë, una vieja variante del nombre acortado Valinor). El hecho es que los
Valar ocultaron Valinor, de forma que Valinor es el objeto del nurtalë u "ocultamiento". Si se
usa el caso genitivo, diciendo Nurtalë Valinórëo, podría implicar que este es un sujeto genitivo
(Valinor haciendo el ocultamiento en lugar de ser su objeto). Esto podría tener poco sentido, ya
que Valinor no es una persona que pueda esconder nada. En conversación, oiencarmë Eruo
no puede entenderse como "una Perpetua Creación del Único", ya que de alguna manera el
sentido podría ser este, pero si Eru fuera el objeto gramatical que "es producido/creado",
veríamos oiencarmë Eruva en ese caso. Probablemente, el caso -o pudiera usarse como
sujeto genitivo y el caso -va como objeto genitivo en la misma frase; lo mejor sería que el genitivo
fuera delante precediendo al nombre verbal. Nurtalë Valinóreva, o "el Ocultamiento de Valinor"
podría entonces extenderse a Valaron nurtalë Valinóreva "el Ocultamiento de Valinor
hecho/llevado a cabo por los Valar". O, usando un ejemplo de fabricación casera:

• Eruo melmë Ataniva = Dios es amor de los Hombres

Y a la inversa:

• Atanion melmë Eruva = Los Hombres son el amor de Dios.

Sumario de la Lección Doce

El caso posesivo (o adjetival) se forma añadiendo la terminación -va (probablemente -


wa, tras los nombres terminados en una consonante), en el plural -iva. (No existe información
explícita acerca de las formas duales; presumiblemente la terminación -va pueda añadirse a los
nombres con formas duales terminadas en -u, mientras que la terminación del caso podría
aparecer como -wa cuando se añade a una forma dual terminada en -t). Si se añade la
terminación -va a un nombre terminado en dos sílabas cortas, y no hay consonante final, esta
vocal final se alarga ante la terminación del caso añadida, así que llevará el acento: la forma
posesiva de Oromë es Oroméva, y no **Oromeva. Por alguna razón, ciertos alargamientos
pueden aparecer también si el diptongo -ui- aparece en la segunda sílaba desde el final del
nombre; la forma posesiva de huinë "oscuridad", es huinéva. Una frase posesiva como "X Yva"
(este único orden comprobado de las palabras podría significar "la Y de X", o bien "Y de X",
refiriéndose a una simple propiedad, por ejemplo: lambë Eldaiva "la Lengua de los Elfos", o
coa i Eldava "la casa del Elfo". La forma "X Yva" puede también referirse a un atributo
permanente, por ejemplo: alcar Oroméva "la Gloria de Oromë", o a una característica
prevalente de un determinado lugar, por ejemplo: Taurë Huinéva "El Bosque de Penumbras".
Otro uso de este caso se expresa "X que consiste en Y", por ejemplo: yuldar lissemiruvóreva
"tragos de dulce aguamiel". Los nombre verbales o abstractos derivados de verbos denotan una
acción vista como una "cosa" o proceso. Muchos nombres se pueden derivar de formas muy
diferentes; las terminaciones relevantes incluyen: -më, -lë, -ië, -ë. Advirtamos de forma especial
la terminación -lë, la cual (parece) puede en principio, añadirse a cualquier verbo de raíz A-,
como cuando el verbo linda- "cantar" produce lindalë "cantando". Cuando depende de un
nombre verbal o de un abstracto asociado claramente con algún verbo, el caso genitivo adquiere
el significado de un sujeto genitivo (como en Altariello nainië "El Lamento de Galadriel"),
mientras en el caso posesivo seusa como objeto genitivo (Nurtalë Valinóreva "la Ocultación de
Valinor").
Vocabulario:

• Minquë: "once"
• Varya-: "proteger"
• Alya: "rico"
• Seler (sell-): "hermana"
• Malta: "oro" (de acuerdo con el apéndice E de LotR; las Etym, entrada SMAL-, da en su
lugar malda, pero en fuentes post-LotR, parece confirmarse indirectamente que malta
fue la decisión final de Tolkien, como cuando PM:366, cita la raíz Eldarin que produce
palabras como malat "oro").
• Engwë: "cosa"
• Muilë: "secreto" (incluyendo una de las terminaciones del abstracto mencionadas
antes, -lë; en este caso, se añade directamente a la raíz MUY-, manifestada aquí como
MUI-. Esta palabra es en Sindarin muil, como el nombre de un sitio que aparece en
LotR: Emyn Muil, que posiblemente significa algo como "Colinas del Secreto", o
"Colinas Escondidas").
• Sérë: "paz" (en origen una formación abstracta basada en el verbo ser- "descansar",
derivada de la misma raíz SED-, la cual produce también el nombre Estë [de
Esdê/Ezdê], la Valië o "diosa" del descanso y el sueño).
• Ramba: "pared, muro"
• Ondo: "piedra" (como material, aunque ondo se usa también como "una roca"; el
equivalente Sindarin gon, gond, aparece en los nombres Gondor y Gondolin, el
último de los cuales es adaptado de la forma Quenya Ondolindë).
• Osto: "ciudad" (con arreglo a las últimas fuentes = "fortaleza", aunque nosotros lo
usaremos con el sentido de "ciudad"; la palabra parece que se refiere primariamente a
una ciudad fortificada, así que la diferencia no es muy grande).
• Mornië: "oscuridad" (morë "negro"; la palabra mornië es una formación abstracta
basada en otro adjetivo derivado de la misma raíz primitiva MOR-, que origina morna
"oscuro").
Ejercicios:
Estos ejercicios tratan del caso genitivo y del posesivo-adjetival. Estamos seguros de
que escogeremos el caso correcto en los ejercicios de la I a la P (aunque a veces, funciona
cualquiera de los dos).

1. Traducir al español:
a. i limpë Eldaron (gente) i limpë Eldaiva (ya que ambas frases pueden tener la misma
traducción, explica la diferencia).
b. haryalyë yulma maltava
c. i rocco i Eldava alantië mir i núra cilya
d. neri séreva úvar ohtari
e. altë rambar ondova nurtaner i coar i cainen analyë neriva i osto
f. i coa i arano selerwa ná carnë
g. minë i mólion amápië i macil i aranwa
h. i vendëo toron hirnë ilyë i harmar i minquë Naucoiva imbë i canta rassi i ninqui
orontion

2. Traducir al Quenya:
i. Los rios de vino se derramaban en la boca del Hombre
j. La hermana de los chicos recogió las cosas de los chicos y entró en la casa de la
reina
k. El secreto de las mujeres protegió un gran tesoro de oro
l. Los once guerreros no podían proteger la paz de la ciudad, pues cayó una gran
oscuridad
m. Ellos irán a través de la tierra de grandes árboles y muchas piedras, porque quieren
ver la ciudad del guerrero poderoso
n. Un muro de secreto protegía el oro escondido de la ciudad, y no lo encontré
o. La Tierra de los Elfos es una tierra con cosas maravillosas; una tierra sin Elfos es
una tierra de oscuridad para los Hombres (Atani) de la tierra, si no pueden oir la rica
Lengua de los Elfos
p. Las hermanas de los reyes recogieron libros sobre los Elfos (fabrica un nombre
abstracto que signifique "recogida", intentando añadir la terminación -lë al verbo
hosta- "recoger").
LECCION TRECE: El Caso Dativo / El Gerundio / Terminaciones
Pronominales En –Lmë Y –Mmë / Un Pronombre Indefinido

El Caso Dativo

Volvamos a la Lección Cinco, donde presentamos el concepto de los objetos


gramaticales, el “objetivo” de la acción verbal desarrollada por el sujeto: i Elda máta massa “el
Elfo está comiendo pan”, i Nauco hirnë harma “el Enano encontró un tesoro”.

A lo largo de este curso, todos los objetos con los que hemos tratado hasta ahora han
sido más exactamente “objetos directos”. Estos son objetos afectados directamente por la
acción verbal. En el Quenya arcaico, muchos objetos tenían su propio caso gramatical: el
acusativo (pero este caso no tenía demasiadas diferencias con las formas del Quenya de la
Tercera Edad). También existían los objetos indirectos, a los cuales la gramática Quenya asigna
formas especiales. El caso que corresponde a los objetos indirectos, el Dativo, sobrevivió
perfectamente en el Quenya de la Tercera Edad. Aunque primero veremos como se construyen
las formas del Dativo, vamos antes a acercarnos a los objetos indirectos.

Un objeto indirecto es, lógicamente, un objeto afectado indirectamente por la acción


verbal de la oración. De esta manera, el objeto indirecto es por regla general, el beneficiario de
la acción verbal (aunque también podría denotar una parte afectada adversamente por esta
acción). El “ejemplo-tipo” afecta al verbo “dar”, el cual lógicamente, trae consigo tres partes: el
sujeto, que hace la “donación”, el objeto directo que es la cosa “donada/dada”, y el objeto
indirecto que es el “receptor” de lo/la “dado/donación”, y por consiguiente, el “beneficiario” de la
acción verbal:

• El hombre(sujeto) dio al chico (objeto indirecto) un libro (objeto directo)36

36
La oración correcta en español sería: “el hombre dio un libro al muchacho” (N del T)
En la mayoría de los idiomas modernos (excepto quizá el alemán), no se hacen
distinciones del caso Dativo, así en el ejemplo anterior el nombre “chico” no recibe elementos
añadidos de inflexión o marcas explícitas que lo definan como el objeto indirecto de la oración.
El objeto indirecto, puede indicarse simplemente por el orden de las palabras; el objeto indirecto
se pone en la oración delante del objeto directo 37. Pero, en los idiomas actuales se usa a
menudo una frase incluyendo la preposición “de” en vez del caso genitivo, la ausencia de un
caso Dativo diferente, se compensa mediante circunloquios prepositivos: las dos preposiciones
más empleadas para simular la función del caso dativo, son “a” y “para”: “el hombre dio un libro
al chico” (“al” = “a el”), “lo hice por los niños”, “los hombres trabajan para la reina”.

En Quenya, “el chico”, “los niños” y “la reina” de nuestros tres ejemplos, se considerarían
objetos indirectos (las partes afectadas indirectamente por la acción verbal), y los nombres
correspondientes se verían afectados por el caso dativo. No hay necesidad de mantener un
orden específico de palabras, o de usar preposiciones como “a” o “por/para”. La cuestión se
plantea a la mitad de Namárië, donde aparece el pronombre ni “yo” en dativo (relacionado con
la terminación pronominal –n o –nyë de significado similar):

• ¿Sí man i yulma nin enquantuva? “Ahora, ¿quién rellenará la copa para mí?”

El elemento traducido como “para” no es en Quenya una palabra separada; es


simplemente el final –n de nin, y esa –n es la terminación del dativo Quenya. Así que nin = “yo-
para” o más correctamente “para yo/mí”. En otro contexto se hubiera podido traducir también
como “a mí”, o (donde el objeto indirecto se identifica por su orden en la oración), simplemente
“mí”: el verbo “dar” es anta- y el equivalente en Quenya de “tu me darás un libro”, sería
probablemente algo como antuvalyë nin parma. El pronombre dativo nin se convierte en la
última línea de la Canción de Fíriel, en parte de una oración que Tolkien tradujo como “¿qué
me dará el Padre?” (LR:72). Por supuesto, también se podría traducir “¿...dará a mi?”

37 Como consecuencia del orden inverso de la oración en español, el objeto directo “un libro”, irá delante del objeto indirecto

“el chico” (N del T)


La Carta Plotz confirma que la terminación –n para el dativo no es solo aplicable a los
pronombres; también puede añadirse a los nombres comunes (Plotz se refiere a ciryan como
a la forma dativa de cirya “barco”, y apunta a lassen como a la forma dativa de lassë “hoja”).
Así podemos construir oraciones como carnelyes i Naucon “lo hiciste por/para el Enano”, o i
nér antuva i parma Eldan “el hombre dará el libro a un Elfo”. En Quenya el orden de las
palabras sería mucho más libre (¡la principal ventaja de un idioma declinable!), la terminación
del caso indicando que el nombre en cuestión es el objeto indirecto, hace que sea irrelevante el
lugar que dicho nombre ocupe en la oración. Esto permite al que habla manejar el objeto
indirecto con el fin de expresar sutiles matices o énfasis. Por ejemplo: podemos centrarnos
especialmente en el objeto indirecto: Eldan i nér antuva i parma, significando algo como “es a
un Elfo (no a un Enano, etc..) a quien el hombre dará el libro”. En cuanto a si uno va antes que
el otro (objeto directo o indirecto), no existe mucho material aclaratorio; mientras que i nér
antuva i parma Eldan significa “el hombre dará el libro a un Elfo”, i nér antuva Eldan i parma
puede traducirse como “el hombre dará a un Elfo el libro”.

En el plural, las formas dativas terminan en –in. Los nombres con el nominativo plural
acabado en –i, simplemente añadirían la terminación –n del dativo; la Carta Plotz apunta a
lassin como la forma dativa de lassi “hojas”. El dativo plural de una palabra como laman (lamn-
) “animal”, sería lamnin = “a animales”, o “por/para animales”. La terminación –in se añade
también a los nombres con los nominativos plurales acabados en –r; la marca plural –r no
aparece en las formas del dativo. Por la primera línea de la Canción de Fíriel (traducida como
“el Padre hizo el Mundo para los Elfos”), sabemos que el dativo plural de Elda es Eldain.
Deberíamos reparar en que la terminación –in se funde con la última vocal del nombre,
formando un diptongo, como –ai- en este caso concreto. La Canción de Fíriel proporciona
también el dativo plural de “Mortales”: Fírimoin (nominativo plural: Fírimor, LR:245; más tarde
Tolkien prefirió la forma Fírimar como se publica en Silm, capítulo 12. El dativo plural sería
entonces Fírimain, por supuesto).

En la lección anterior apunté que “no está muy claro que podría pasar cuando la
terminación –iva (posesivo-adjetival plural), se añade a un nombre que ya termina en –i, como
tári “reina”, o a un nombre con la raíz en –i, como lómë (lómi-) “noche” (SD:415)”. El mismo
problema se dá en el caso de las formas plurales del dativo. El adjetivo singular “a/por-para una
reina”, sería tárin, pero cuando se intenta derivar un dativo plural añadiendo –in a tári, lo
dejaremos probablemente otra vez en tárin (la terminación –i o el nombre y la inicial i- del final,
simplemente se funden). Es concebible que las dos vocales se fundieran formando una í larga
y produciendo tárín “a/por-para las reinas”, aunque esta parece una palabra extraña: en Quenya
raramente hay una vocal larga en una sílaba final átona o inacentuada (aunque existe la palabra
palantír). Podría muy bien ser que tárin tenga esa misma forma en plural y singular, y si es así,
deberemos conocer el número por el contexto en el que se encuentre.

El dativo dual termina en –nt según la Carta Plotz, la forma dual dativa de cirya “barco”,
es ciryant que significa “por/para un par/una pareja de barcos”. Esta terminación –nt
simplemente combina la terminación –n del dativo con la del dual –t. Ya en la Lección Uno,
mencioné brevemente que esta –nt parece ser el único ejemplo de un grupo final de
consonantes permitido en el Quenya estilo LotR. Puede ser que solo los nombres con formas
de nominativo dual acabadas en –t, tuvieran formas de dativo dual acabadas en – nt; en el caso
de los nombres con formas duales acabadas en –u, pudiera ser que llevaran la más simple
terminación del dativo: -n. Una vez más usamos Aldu “Dos Árboles” como ejemplo, la forma
dativa sería Aldunt en vez de Aldun (o posiblemente Alduen; ver más adelante lo concerniente
a Ar-Veruen). Sin embargo, tenemos pocos ejemplos.

En algunos casos, una oración puede incluir un objeto indirecto (un objeto dativo en
Quenya), aunque la oración no contenga un objeto directo. En el Quenya, la equivalente a la
preposición “para” en el ejemplo “los hombres trabajan para el rey”, se representaría mediante
la terminación de caso –n añadida a aran (produciendo seguramente aranen, introduciendo
una vocal –e- auxiliar ante la terminación). Hay al menos un ejemplo fiable de una oración
conteniendo un objeto dativo sin objeto directo: Tolkien en su versión Quenya del Padrenuestro,
usó una forma dativa del pronombre “nosotros/nuestro”, en la frase “...aquellos que pecan contra
nosotros” (este es, de cualquier forma, un ejemplo del caso dativo usado para identificar a una
parte afectada adversamente por la acción del verbo: el contexto decidirá en que forma del
dativo debe traducirse “contra nosotros” o “por/para nosotros”. Gramaticalmente hablando,
ambas interpretaciones son igualmente válidas, pero “aquellos que pecan por nosotros” no
tendría el mismo sentido en ese contexto en particular). El verbo “pecar” puede no tener objeto
directo, pero obviamente alguna parte debe resultar afectada por el “pecado”, así que puede
haber un objeto indirecto (un objeto dativo en Quenya).

Las formas del dativo pueden convertirse en oraciones sin sujeto, un fenómeno
gramatical virtualmente desaparecido (al menos en el inglés moderno). Muchas oraciones
pueden compararse a frases como “me parece que...”, donde el sujeto formal no es ninguno
(sería “lo” = “lo que me parece...”), solo una ficción gramatical sin un contenido real: en nuestro
idioma se puede omitir “me parece que...” y el significado permanecerá intacto. Advierto por
ejemplo que en la oración orë nin caritas no hay sujeto, pero si hay un objeto dativo: nin “a
mí”, “por/para mí”. Or- u ora- “empujar, apremiar, urgir”, es uno de los verbos impersonales
Quenya que invitan a muchas construcciones; volveremos a ellos más adelante.

Una aplicación más antigua de la terminación de caso –n

En la larga evolución del Quenya de Tolkien, -n no fue siempre la terminación del dativo.
Desde la perspectiva del escenario de LotR, una de las pocas cosas falsas del Quenya de las
Etym (escrito a mitad de los ’30), es que –n es la terminación del genitivo. Por ejemplo: la
entrada LEP-, lleva los nombres de varios días de la semana de Valinor, incluyendo Ar Manwen
= “el día de Manwë”, o Ar Ulmon = “día de Ulmo” (del nombre ar(ë) = “día”, aunque más tarde
Tolkien cambió la palabra por aurë o ré, como se indica en los apéndices de LotR).

Este uso de la terminación –n se encuentra también en una frase escrita a mediados de


los ’40, reproducida en SD:303: Quenta Eldalien “Historia de los Elfos [Eldalië = gente Elfa]”.
En versiones de borradores del poema que más tarde fue Namárië, Tolkien usó Vardan como
genitivo “de Varda” (ver por ejemplo la versión antigua reproducida en TI:284-285). En uno de
los últimos manuscritos, Tolkien aún escribió Vardan, aunque lo tachó y sustituyó por Vardo.
Este pudo ser el momento en el que cambió la terminación del genitivo de –n a –o. La
terminación del genitivo está cambiada a –o también en algunas fuentes antiguas; un poema
“Qenya” anterior a LotR, La Canción de Fíriel, ya usa – n (plural –in) como terminación del
dativo, como es evidente por los ejemplos ya citados. Más tarde, -n volvió por un tiempo a ser
la terminación del genitivo, como se refleja en los borradores de Namárië. Parece que Tolkien
cambió de idea continuamente durante décadas, aunque la decisión final (como se refleja en
LotR y queda patente en la Carta Plotz), fue que –o debía ser la terminación del genitivo,
mientras que –n lo es del dativo.

Algunos de los genitivos obsoletos de las Etym, son interesantes en sus formas. En la
entrada AY-, el nombre ailin “piscina, lago” se dice que tiene su “g.sg.” (genitivo singular) en
ailinen. Como consecuencia de las últimas revisiones de Tolkien, la forma ailinen debe
entenderse más como un dativo singular en el Quenya estilo LotR, con el significado de
“por/para un lago”, en vez del genitivo “de un lago”. El ejemplo ailinen es interesante en la
medida en que nos muestra lo que pasa si la terminación –n se añade a un nombre terminado
en una consonante como ailin. Como quiera que **ailinn no es una palabra posible en Quenya,
se inserta una –e- auxiliar ante la terminación, produciendo ailinen. Aunque la terminación –n
tenía su significado redefinido, el principio de inserción de la vocal auxiliar es válido en cualquier
sitio donde sea requerido.

Si el nombre tiene una forma especial en su raíz (la consonante final convertida en otra
consonante o grupo de consonantes, al añadir las terminaciones), se producen muchos cambios
ante la –e- extra: en la entrada LIN²- en Etym, aprendemos que Laurelin (Laurelind-), el
nombre del “Arbol Dorado de Valinor”, tiene su “g.sg.” en Laurelinden. En el Quenya estilo
LotR, este sería el dativo singular, aunque esta forma sigue siendo válida hoy día. Lo mismo
ocurre con lissen como una forma de lis (liss-) “miel”; ver la entrada LIS-. Está claro que un
nombre como nís (niss-) “mujer”, debe tener el mismo tratamiento: dativo nissen.

Una de las formas del genitivo de las Etym, puede arrojar algo de luz sobre lo que debería
ser el moderno dativo dual terminado en –u. Un día de la semana de Valinor que aparece en
las entradas VES- y LEP-, es Arveruen o Ar-Veruen “el Día de las Esposas”, que se refiere a
la pareja Vala formada por Aulë y Yavanna. Aquí tenemos veruen como genitivo de la forma
dual veru “esposos, pareja casada”. Deberíamos advertir que la vocal auxiliar –e- también se
usa aquí (algo sorprendente: se podría pensar que **verun sería una forma aceptable). Si este
genitivo veruen fuera una forma válida después de que Tolkien redefiniera la terminación –n,
entonces veruen sería la forma dativa del Quenya estilo LotR, e indicaría que los nombres
cuyas formas duales nominativas terminan en –u, deberían tener sus formas dativas terminadas
en –uen. El dativo de Aldu “Dos Árboles”, no sería entonces ni Aldunt ni Aldun, sino Alduen.
Pero es muy difícil asegurar que esto sea cierto, y no haré ejercicios basados en algo tan
sumamente hipotético.

El Gerundio

La mayoría de las veces, los nombres y los verbos son partes distintas de la gramática.
Por supuesto existen los nombres verbales que hemos visto en la lección anterior, pero hay
nombres incuestionablemente genuinos (las formaciones abstractas que denotan acciones
verbales consideradas como “cosas”). Pero los verbos tienen una forma, el gerundio, que está
en el límite de la dicotomía entre el nombre y el verbo. Se podría decir que un gerundio es un
verbo “disfrazado de nombre”.

En El Juramento de Cirion aparece la palabra enyalien que significa literalmente “para


recordar” (esto es: “con el objeto de recordar”). El prefijo en- significa “re”, y el final –n es la
terminación que hemos visto antes, el dativo correspondiente a la preposición “por/para”.
Descomponiendo estos elementos extras, nos quedamos con –yalie-, yalië. En sus notas sobre
El Juramento de Cirion, tal y como se reproducen en UT:317, Tolkien deja claro que “yalië es
una forma infinitiva (o gerundio) del verbo yal-”, que significa “llamar, convocar”. Así podemos
considerar a –ië como una terminación gramatical usada para derivar formas “infinitivas o de
gerundios”.

Antes en este curso hemos visto otro tipo de infinitivo, el cual es simplemente la raíz del
verbo (con la adición de –ë en el caso de los verbos primarios). Un ejemplo contrastado es la
frase polin quetë “puedo hablar” (VT41:6), donde quetë es la forma infinitiva del verbo quet-
“hablar”. Aunque Tolkien identificó claramente a –ië como una terminación de infinitivo en
UT:317, puede que polin quetë fuera también posible (ver más adelante). En su tutorial “Basic
Quenya” escrito con anterioridad al ejemplo polin quetë del que ahora disponemos, Nancy
Martsch usó –ië como la terminación del infinitivo Quenya por excelencia. Esto no tiene porque
ser erróneo; Tolkien imaginó una terminación del infinitivo del viejo Quenya en –ie. En las Etym,
entrada NAR²-, el Viejo Noldorin tiene una palabra trenarie “recontar”, que está explícitamente
denominada como una forma “inf.” (“Viejo Noldorin” podría ser el lenguaje al que Tolkien se
refirió más tarde como “Viejo Sindarin”, tras revisar sus mitos lingüísticos a principios de los
’50). Sin embargo, creo que en muchos casos, las formas derivadas del verbo con el sufijo –ië,
son los mejores componentes de los gerundios en Quenya.

En español, los geundios se derivan eliminando la –r final del infinitivo, y añadiendo el


sufijo –ndo/-iendo, por ejemplo: “encontrar/encontrando”, dormir/durmiendo”. En otros idiomas
como el inglés, la forma “encontrando” también puede ser un nombre abstracto (sinónimo de
dscubrimiento en español), lo mismo que un participio adjetival (como en “el hombre
encontrando el tesoro”). Pero ¿qué nos interesa ahora? Pues, que una palabra como
“encontrando” aparece en una oración como “finding the treasure was wonderful” (“el
descubrimiento del tesoro era asombroso”)38. Aquí “finding” (el descubrimiento), tiene de alguna
manera, funciones de nombre, ya que es sujeto de la oración. Pero puede decirse que en cierto
sentido, “finding” sigue siendo un verbo ya que no ha perdido una de las características más
importantes de un verbo: la posibilidad de llevar un objeto. En la frase “encontrando el tesoro”,
“el tesoro” es el objeto de “encontrando”. Si “encontrando” fuera aquí un nombre abstracto,
deberíamos usar una “construcción de...” que nos llevara a la “cosa encontrada” = “el encuentro
(=” descubrimiento”) del tesoro”. Hemos visto el objeto genitivo Quenya (como en Nurtalë
Valinóreva “Ocultación de Valinor”, en la lección anterior.

Si somos capaces de decir que en la oración “el hallazgo del tesoro fue maravilloso”, la
palabra “hallazgo” no es un nombre verbal, deberemos concluir que es un gerundio. Un gerundio
es una forma verbal con función de nombre, con mucho del significado que pueda tener un
nombre verbal genuino. Asimismo, un gerundio puede tener un objeto, y eso también vale para
el gerundio Quenya: fijémonos en la forma del gerundio terminada en – ië que usó Tolkien en
El Juramento de Cirion, definiéndola como “gobernante de un objeto directo” (UT:317).

38
La traducción correcta en español sería: “...descubrir el tesoro fue maravilloso/asombroso...” (N del T)
NOTA: En Quenya como en inglés, los gerundios no siempre pueden distinguirse con
claridad de los nombres abstractos. Así como en inglés se emplea la terminación –ing en los
gerundios y los nombres verbales, en Quenya la terminación –ië también puede usarse para
derivar abstractos, por ejemplo: tyalië “jugar, tocar” (como nombre = “juego”) del verbo tyal-
“jugar”. Realmente –ië se usa como terminación de abstracto, como la –ness del inglés, por
ejemplo: mornië (dark-ness) “oscuridad”.

Como es habitual, hay una extrema carencia de ejemplos comprobados. Debemos


pensar que en Quenya como en inglés, los gerundios pueden hacer funciones de sujeto de la
oración, y quizá fuera algo así:

• Hirië harma caruva nér alya = “encontrando un tesoro un hombre se hará rico”
• Tirië i aiwi anta i vendin alta alassë=“mirando a los pájaros las doncellas sienten
alegría”

En estos ejemplos hemos equiparado los gerundios con objetos (harma y aiwi), ya que
un gerundio podría ciertamente hacer funciones de sujeto sin más complicaciones, por ejemplo:
Matië ná i analta alassë ilyë tiucë Naucoron “comer es la alegría más grande de todos los
Enanos gordos”.

Presumiblemente el gerundio Quenya puede también usarse como objeto de una


oración, siendo esta función comparable a las construcciones inglesas: “I love fishing” (me
encanta pescar). El gerundio funcionando como objeto, puede convertirse en el gobernante de
su propio objeto: una oración como “I love watching the birds”, podría traducirse al Quenya como
melin tirië i aiwi (“mirando” es el objeto de la frase “I love...”, y “the birds” se convierte en el
objeto del gerundio “watching”). Quizá esto último pudiera expresarse como “I love to watch the
birds” (me gusta mirar los pájaros) = melin tirië i aiwi(?), usando un infinitivo en vez de un
gerundio. Los gerundios y los infinitivos también pueden intercambiarse en muchos contextos,
tanto en Quenya como en inglés.
Efectivamente nuestra terminología podría ser más estricta que la usada por el propio
Tolkien, reservando el término “infinitivo” para formas como tirë “mirar” e insistiendo en llamar
(solo) gerundio a tirië “mirando”: en UT:317, citado más atrás, Tolkien se refiere a las formas
terminadas en –ië como a “infinitivos” y “gerundios”. Como se mencionó antes, en el “Viejo
Noldorin” de las Etym, hay una forma terminada en –ie que se identifica explícitamente como
un infinitivo. El ejemplo polin quetë “puedo hablar” del Quenya post- LotR, demuestra que –ië
no puede usarse como una terminación universal de infinitivo. ¿Sería válido polin quetië, o
sería más bien una forma aproximada a la inglesa y extraña “I can speaking” (puedo estar
hablando) ?, y, ¿qué pasa con “I want to find a treasure” (quiero encontrar un tesoro)? ¿Sería
correcto merin hirië harma, o sería mejor encontrar una palabra difícil en Eldar para definir “I
want finding a treasure” del inglés (quiero encontrando un tesoro)? Estaríamos más seguros
usando el infinitivo más simple hirë, en cada uno de los contextos.

Cuando una acción verbal es el objeto o el sujeto de una oración, se puede hacer
extensiva la elección entre infinitivos y gerundios a lo que ocurre en el inglés: “To err is human,
to forgive is divine” = “Erring is human, forgiving is divine” (Errar es humano, perdonar es divino).
Especialmente cuando una acción verbal funciona como sujeto, sería más seguro usar el
gerundio (la forma acabada en –ië) en Quenya. Pero, hasta que no dispongamos de ejemplos,
es prácticamente imposible decir con entera certeza que lo que Tolkien planeó fuera lo
estrictamente acertado en los términos del Quenya.

Hay, sin embargo, un uso importante del gerundio que se halla contrastado
afortunadamente en nuestro corpus. En inglés, el infinitivo normal (con “to”) se usa para indicar
“propuesta”: “They have come to see the king” (han venido a ver al rey). Si se puede traducir
directamente al Quenya como (?)utúlientë cenë i aran, no se le puede llamar “presente” (pero
yo tiendo a dudar de que esta sea una construcción válida).

Advierto acerca de lo usado en el Juramento de Cirion: Vanda sina termaruva


Elenna·nórëo alcar enyalien. La traducción de Tolkien en UT:305, nos da: “este Juramento
permanecerá en la memoria de la Gloria de la Tierra de la Estrella”, pero literalmente, sería algo
así: “este Juramento permanecerá en [el] recuerdo de la Gloria de la Tierra de la Estrella”. Los
comentarios de Tolkien sobre la forma enyalien en UT:317 ya han sido citados en parte.

Yal-: “recoger”, en infinitivo (o gerundio): en-yalië, aquí en dativo “para la recogida”, pero
gobernando a un objeto directo [alcar “Gloria”], por lo que será: “recoger/conmemorar la Gloria”.

Aquí tenemos un verbo que es en·yal- “recordar, conmemorar”. Si añadimos la


terminación –ië del gerundio, tendremos el gerundio enyalië “recordando”. Como quiera que un
gerundio se puede definir como un verbo funcionando como un nombre, también puede llevar
terminaciones de caso como un nombre. Por eso Tolkien añadió la terminación –n del dativo
“por/para”, para producir enyalien “para recordar”. La palabra en cuestión puede ahora
funcionar como objeto indirecto de una oración, el “benefactor” de la acción verbal: el juramento:
termaruva “mantendré”, y esta acción promueve el “recuerdo” (enyalië). El gerundio dativo
enyalien “para recordar” tiene en cambio a Elenna·nórëo alcar “[la] Gloria de la Tierra de la
Estrella”, como a su objeto.

Por supuesto en nuestro idioma no decimos “este juramento mantendrá para recordar la
Gloria de la Tierra de la Estrella”, sino: “este juramento SE mantendrá PARA [con objeto de]
recordar la Gloria de la Tierra de la Estrella”. Este ejemplo parece querer decirnos que los
infinitivos que indican propuesta deberían traducirse al Quenya como gerundios con una
terminación de dativo añadida. “Ellos han venido [con objeto de, para, a] ver al rey”, se traduciría
como utúlientë cenien i aran, literalmente: “ellos han venido para viendo al rey” (si seguimos
a pies juntillas el orden de las palabras que usó Tolkien en el Juramento de Cirion, con el
gerundio al final de la oración, tendremos: utúlientë i aran cenien = “¡han venido el rey para
ver!”, aunque he de decir que en Quenya, el orden de las palabras es bastante flexible). La regla
que hemos escogido se puede definir así: si en nuestro idioma podemos añadir las palabras “en
orden” delante del infinitivo sin destruir el significado (¡no pensando en el estilo!), este infinitivo
indicará propuesta y deberá traducirse al Quenya como un gerundio influenciado por el dativo.
Formación De Gerundios De Los Verbos De Raíz A-

Todos los gerundios que se han ejemplificado han sido formados a partir de verbos
primarios (sin terminación). ¿Qué pasa si se añade la terminación –ië a un verbo de raíz A-? No
disponemos de testimonios comprobados explícitos o directos que nos guien, así que eludiré
este problema hasta el final. A pesar de todo, todas las evidencias indirectas apuntan a una
conclusión: cuando se añade el sufijo –ië, desaparece la final –a.

Las Etym, entrada ORO- nos proporciona el verbo orta- “levantar”, pero también se cita
la forma ortie, aunque esta pertenece al “Viejo Noldorin” (/Sindarin) y no al Quenya. Esta
palabra ortie es simplemente “levantar, alzar”, y debe ser una arcaica forma Elfica, que
posteriormente debió convertirse en un infinitivo Sindarin, aunque también podría perfectamente
corresponder al gerundio Quenya ortië “levantando, alzando”, ya que el Viejo Noldorin” está
relativamente cercano al Quenya. Esto indicaría que cuando la terminación –ië se añade a un
verbo de raíz A-, la final –a se pierde en beneficio de la terminación añadida. Tenemos una
posible forma contrastada que confirmaría esta conclusión: enumerando varias formas del verbo
ora- “urgir, apremiar”, Tolkien incluyó orië (VT41:13), y mientras no identifique claramente esta
u otra forma, orië debería tomarse como gerundio. Observad también que nainië “lamentando”
es un derivado del verbo naina- “lamentar” (comparar RGEO:66 con las Etym, entrada NAY-):
Nainië puede ser un gerundio o un nombre verbal.

Como ya hemos señalado, -ië también puede funcionar como una terminación general
abstracta, algo parecido a la terminación inglesa “-ness”. Donde –ië se usa para formar nombres
abstractos a partir de adjetivos, los adjetivos acabados en –a pierden su vocal final ante el
añadido –ië; mornië “oscuridad” se forma aparentemente de morna “oscuro”. Otra pareja
comprobada de palabras de este tipo, son láta “abierto”, y látië “apertura”. La terminación
abstracta –ië está ciertamente muy cercana a la terminación del gerundio –ië; básicamente es
la misma terminación (como ya hemos visto, la diferencia entre gerundios y nombres abstractos
es frecuentemente bastante difusa). Si la terminación –ië provoca la desparición de la –a cuando
se añade a adjetivos, parece razonable que esto mismo ocurra también cuando se añada a
verbos de raíz A-. Para empezar, de verbos como orta- “levantar, alzar” y nurta- “esconder”, se
derivarían gerundios como ortië, nurtië y se construirían oraciones como ortië Pelóri nurtien
Valinor úmë mára noa “levantar [el] Pelóri para esconder a Valinor, no fue una buena idea”
(¡No lo era...!, ver en MR:401,405, los comentarios críticos de Tolkien acerca de esta decisión
de los Valar!)

En el caso de los verbos terminados en –ya, por ejemplo: harya- “poseer”, la terminación
completa –ya, desaparecería probablemente ante el sufijo –ië. De no ser así, el gerundio sería
**haryië, pero –yi- no es una combinación aceptable en Quenya. Los nombres abstractos
formados mediante la terminación –ië a partir de los adjetivos terminados en – ya, parecen
también perder esta última terminación, por ejemplo: verië “audacia” de verya “audaz” (ver las
Etym, entrada BER-). Debemos asumir que verië también podría ser el gerundio del verbo
verya- “retar”. Así pues, el gerundio de un verbo como harya- “poseer”, sería más como harië
(por ejemplo: un tópico como harië malta cíva carë nér anwavë alya “poseer oro, no hace a
un hombre verdaderamente rico”).

El Pronombre “Nosotros”

Hemos practicado varias terminaciones pronominales: -n o –nyë “yo” (¡no debemos


confundir la forma corta con la terminación del dativo!), -lyë “tú, vosotros”, -s “ello”, -ntë “ellos”
y –t “de/a ellos”. Es hora de conocer las terminaciones de la primera persona del plural, que
corresponden en nuestro idioma al pronombre “nosotros”.

Tenemos en Quenya varias terminaciones para definir “nosotros”. Una de ellas aparece
en la Alabanza de Cormallen: Andavë laituvalmet “durante mucho tiempo les alabaremos”.
Aquí tenemos un verbo en tiempo futuro con la terminación pronominal de “nosotros” (sujeto) y
la de “ellos” (objeto): lait·uva·lme·t “alabar·emos·nosotros·a ellos”. La terminación “nosotros”,
es –lmë (-lme).

Sin embargo, en WJ:371, Tolkien explica la exclamación Quenya vá, señalando rechazo
o prohibición: con efectos de “¡no!” en el sentido de “no lo haré” o “no quiero”. También indicó
que vá podría recibir terminaciones pronominales concretas, tales como –n(yë) “yo”,
produciendo la forma ván o ványë “no querré, no lo haré”. Pero también habló de la forma
vammë “no querremos, no lo haremos”. Así nos encontramos de repente con que la terminación
pronominal “nosotros”, no es –lmë, sino –mmë.

NOTA: Advierto del hecho de que la á larga de vá debe acortarse en la forma vammë.
Este es uno de los ejemplos que indican que el Quenya no puede llevar una vocal larga ante un
grupo de consonantes o una consonante larga (una regla fonética repetidamente aludida en
este curso). El hecho de que la vocal permanezca larga en ványë, sugiere que –ny- se percibe
como una sola consonante (una n palatalizada como la ñ española), y no como un grupo de
n+y.

El hecho es que existen dos terminaciones para “nosotros”: -mmë y –lmë, lo cual se
explica fácilmente una vez que descubrimos que en esta parte del Quenya, la tabla de
pronombres hace una distinción que no se encuentra en otros idiomas. Tolkien se refirió a la
terminación –mmë como a “la primera [persona] del plural exclusivo” (WJ:371, énfasis añadido).
La terminación –mmë, denota un “exclusivo nosotros”, un “nosotros” que excluye a la/s
persona/s afectadas. La exclamación vammë “no queremos”, representa un “rechazo”, como si
se estuviera hablando a alguien “de otra parte” (dando a entender que somos “nosotros” los que
rehusamos obedecer). Esta “otra parte”, no se incluye en “nosotros”, sino que queda fuera del
grupo “nosotros”. El “nosotros” exclusivo o excluyente, es lo apropiado en este caso.

Por otro lado, la terminación –lmë parece denotar un “nosotros inclusivo”: la parte
afectada se incluye en “nosotros”. En el ejemplo andavë laituvalmet “mucho tiempo nosotros
alabaremos a ellos”, la gente que rendía homenaje a Frodo y Sam se estaba dirigiendo a algún
otro, no a los Portadores del Anillo. Si en vez de eso, hubieran dicho “mucho tiempo nosotros
alabaremos a vosotros”, dirigiéndose directamente a Frodo y Sam, habrían usado un “nosotros
exclusivo” o “excluyente”: terminado en –mmë y no en –lmë. Frodo y Sam no serían parte de
ese “nosotros exclusivo”; estarían fuera del grupo de los “afectados” (inversamente, un grupo
de personas conspirando “entre ellos mismos” acerca del rechazo hacia una orden, dirían valmë
y no vammë para dar a entender “¡no lo haremos!”). En los trabajos escritos, se emplea
normalmente el “nosotros exclusivo” (-mmë), a menos que el escritor tenga alguna razón para
creer que el lector será parte del “grupo nosotros” al que se refiere. En ese caso, deberá usar –
lmë.

Antes en la Lección Ocho, remarqué que el hecho de que el autor de este curso se refiera
a sí mismo en ocasiones como a “nosotros”, no quiere decir (necesariamente) que tenga un ego
de dimensiones descomunales. El autor tiende a incluir al lector dentro de ese “nosotros”, como
dando a entender que el autor y los lectores de alguna manera, comparten esta odisea a través
de los diferentes aspectos de la gramática Quenya (¡puedes tomarlo como un gesto de amistad,
o como una particularmente astuta técnica de lavado de cerebro que usa el autor para, de
alguna manera, hacerte cómplice de las dudosas conclusiones a las que a veces llega,
intentando eludir su completa responsabilidad!) De cualquier forma, en Quenya no debería
haber malentendidos. Un “nosotros real”, excluyendo a las personas afectadas, sería solo –
mmë. Un autor usando la palabra “nosotros” para referirse a sí mismo y sus lectores, afectados
directamente en su texto, usaría el “nosotro incluyente”: -lmë.

Hay aún otra terminación de “nosotros”, llamada el “dual inclusivo”, lo cual se definiría
como “nosotros referido solo a dos personas” (el efecto sería: “tú y yo”, o “nosotros dos”).(La
terminación –lmë se referiría a un “nosotros inclusivo”, afectando a tres o más personas). Por
desgracia, la terminación que denota el “nosotros inclusivo dual”, debe extrapolarse por medio
de una operación en dos pasos, y no sabemos mucho acerca de su forma (seguramente será
algo como –lwë o –lvë). Más adelante retomaremos este problema; en los ejercicios de esta
lección practicaremos tan solo con las terminaciones –lmë y –mmë.

NOTA: Ha sido mucha la confusión creada en torno a las terminaciones del Quenya que
definen “nosotros”. Una antigua interpretación en la Introducción al Elfico de Jim Allan en los
últimos ’70, decía que la terminación –lmë es exclusiva y no inclusiva. La terminación
extrapolada –lvë, fue pensada para ser el “nosotros inclusivo” (e inclusivo debía ser ciertamente,
puesto que es una forma “inclusiva dual”, referida a “nosotros” con el sentido de “solo dos
personas”). La verdadera terminación para el “nosotros exclusivo” –mmë, era desconocida
hasta la publicación de WJ en 1994 (donde figura el ejemplo vammë). Las erróneas
interpretaciones nos persiguen en algunos textos post-LotR escritos antes de medidados de los
’90, y también en el Basic Quenya de Nancy Martsch.

Un Pronombre Indefinido

Palabras como “uno” y “tú”, se usan a menudo en los idiomas “normales” con referencias
deliberadamente vagas o generales: “uno se ha ganado la vida”, o “tienes que poder...”. Aquí
“uno” no significa “el número uno” (en Quenya minë), ni “tú” se refiere a una persona concreta
afectada. Para estos significados el Quenya tiene el pronombre quen (WJ:361) (esencialmente,
una forma átona (inacentuada) del nombre quén, que significa simplemente “persona”). Aunque
ultimamente referidas a los Quendë “Elfos”, estas palabras no se refieren especialmente a ellos.
Como es usual, tenemos escasez de ejemplos comprobados, pero sabemos que quen se
usaría para definir “uno” o “alguno” en frases como quen milyanë leryalë “uno alargó el
descanso”, o quen hantë i yulma “alguien rompió la copa”.

Presumiblemente, quen puede llevar las terminaciones de los casos, por ejemplo: del
genitivo: queno “de uno”, o del dativo: quenen “para uno”: Matië yávë ná mára quenen “comer
fruta es bueno para uno”. Existe un temprano texto Qenya en el que su significado parece estar
asociado a la terminación –o: Kildo kirya ninque, traducido como “un barco blanco uno vió”
(MC:220,221). Sin embargo, transformar esto al Quenya estilo LotR quizá requiera algo más
que simplemente alterarlo a cildo cirya ninquë: mientras que las dos últimas serían aceptables,
la forma verbal kildo no parece cumplir las normas del más moderno sistema de Tolkien, y el
papel de la terminación –o en la etapa de LotR, es dudoso. Si vamos a regirnos por el Quenya
estilo LotR, es mucho más seguro usar el pronombre indefinido quen que figura en las fuentes
post-LotR.
Sumario de la Lección Trece

El caso dativo Quenya identifica objetos indirectos, la parte indirectamente afectada por
una acción verbal (a menudo el beneficiario de esa acción, aunque también puede verse
afectado adversamente). En el singular, la terminación del dativo es –n (cuando se le añade a
un nombre terminado en consonante, con una vocal auxiliar –e- insertada ante él). Los nombres
con los plurales nominativos acabados en –i, tienen dativos plurales acabados en –in; esta
terminación –in también se usa en el caso de los nombres que tienen los nominativos plurales
acabados en –r, y así, la forma dativa correspondiente al nominativo Eldar, sería Eldain. La
terminación del dativo dual es –nt, por lo menos en el caso de los nombres que tienen sus
formas nominativas duales terminadas en t (los que las tienen terminadas en –u, deben llevar
sus formas dativas duales acabadas en –uen, si nos podemos fiar del material más viejo, donde
la terminación –n se ha terminado asignando al genitivo en vez de al dativo). –Un gerundio es
una forma del verbo que puede funcionar casi como nombre, denotando la acción verbal
correspondiente, pero, al contrario de lo que ocurre con los nombres regulares, los gerundios
pueden incluso llevar un objeto. Los gerundios Quenya se forman con la terminación –ië (es
también una terminación abstracta general); si este sufijo se añade a un verbo de raíz A-,
evidentemente la –a final desaparece. En el caso de los verbos terminados en –ya, esta
terminación completa debe omitirse ante el sufijo –ië. Los infinitivos que expresan propuesta
(por ejemplo: los infinitivos significando “[con objeto de]hacer” algo), se traducen al Quenya
como gerundios declinados en dativo, por ejemplo: hirien “[con objeto de]encontrar”. –El
Quenya tiene varias terminaciones pronominales correspondientes al pronombre “nosotros”.
Una de ellas es – lmë que denota un “nosotros” que incluye a la parte “afectada”, mientras que
la terminación –mmë expresa un “nosotros” exclusivo o excluyente, que se usa cuando el que
habla se refiere a una parte que está fuera del “grupo nosotros” al que pertenece el mismo. –El
pronombre indefinido “uno” o “alguno/alguien”, es quen. Puede llevar terminaciones de caso,
como por ejemplo: genitivo: queno “de uno”.
Vocabulario:

En cada sección de vocabulario hemos puesto al principio un número nuevo. Los


números del 1 al 11 aparecen explícitamente mencionados en las Etym: minë, atta, neldë,
canta, lempë, enquë, otso, tolto, nertë, cainen y minquë. La forma de contar élfica, con base
12 en vez de 10, podría requerir de una palabra significando “doce” (el último de los números
básicos). Sin embargo, en Etym no se menciona la palabra Quenya que significa “doce”, y no
hay nada comprobado en ese sentido. Las Etym, tan solo citan la raíz primitiva de la palabra de
este número, que es RÁSAT-. “No tenemos otras formas...”, dijo Christopher Tolkien . Sin
embargo, los estudiantes de Elfico están de acuerdo en que una palabra Quenya derivada de
esa raíz podría tener la forma rasta (la palabra completa en el Elfico Primitivo era rásatâ, el
acento indica aquí el énfasis más que la longitud). Algunos escritores han usado rasta en sus
propias composiciones, al menos es una palabra post- Tolkien. Para completar nuestro surtido
de números básicos, hemos incluido rasta en el vocabulario (pero deberemos entender que
esta palabra es tan solo una posibilidad, que no se encuentra especificada en ninguno de los
materiales publicados).

• (?)rasta: “doce”
• mahta-: “luchar”
• anta-: “dar”, pasado irregular: ánë (este pasado figura en una fuente muy antigua, en el
QL, página 31. Es absolutamente posible que en el último Quenya de Tolkien el pasado
de anta- fuera regular: antanë. Sin embargo, la forma verbal Sindarin ónen “yo dí”,
aparece en el apéndice A de LotR y correspondería al Quenya ánen en vez de a
(?)antanen. En las Etym, entrada ONO-, se indica que el pasado del verbo onta-
“conseguir, crear”, podrían ser tanto ónë como ontanë; quizá el pasado de anta- pueda
ser tanto ánë como antanë. Aquí usaremos la forma comprobada ánë).
• Suc-: “beber”
• Anna: “regalo”
• Alassë: “alegria”
• Hroa: “cuerpo” (relativo a una palabra presentada antes: hráve “carne”; Tolkien explicó
que descendía de las formas del Elfico Primitivo srawâ y srâwê respectivamente; ver
MR:350)
• Noa: “idea”
• Cala: “luz”
• Mára: “bueno” (en el sentido de “provechoso, útil”. Hay también otras palabras en
Quenya que significan “bueno” en el sentido moral)
• Quen: pronombre indefinido: “uno”, “alguien/alguno”
• Arwa: adjetivo: “posesión”, “en control/con el control de..., controlando...”, “teniendo...”
(seguido por el genitivo. Ver nota)

NOTA: sobre arwa “poseyendo, controlando”: este adjetivo está en las Etym, entrada
3AR-, aunque deriva de una raíz variante: GAR-. Puede usarse para formar adjetivos
compuestos; Tolkien mencionó el ejemplo aldarwa “teniendo árboles” = “árbol·crecido”
(alda+arwa = “árbol teniendo”). Pero arwa “teniendo, poseyendo” se puede usar solo y,
entonces, iría seguido por una forma genitiva (como hemos dicho antes, la terminación genitiva
del Quenya era –n cuando Tolkien escribió las Etym, pero la regla ya debía ser válida cuando
cambió la terminación a –o). Así pues, probablemente encontremos frases como nér arwa collo
“un hombre teniendo/poseyendo una capa” (colla = “capa”, genitivo: collo). Quizá esto pueda
traducirse simplemente como “un hombre con una capa”, y si usamos arwa como “con”,
significará que las palabras con el significado de “con” y “sin” (arwa y ú respectivamente), ¡irán
ambas seguidas de un genitivo! Ya se ha dicho que arwa es un adjetivo y no una preposición,
así que arwa seguramente concuerde en número, convirtiéndose en arwë (arcaico: arwai)
cuando se apunte de nuevo a una palabra plural: Neri arwë collo “hombres poseyendo una
capa”, Naucor arwë harmaron “Enanos poseyendo tesoros”, arani arwë ohtarion “reyes
teniendo el control de/controlando guerreros”
Ejercicios:

1. Traducir al español:
a. i nér ánë i nissen anna
b. anar anta cala Ambaren
c. hiruvalmë i harma, ar antuvalmes i rasta Naucoin
d. matië hrávë carë quen tiuca, ar umilmë merë tiucë hroar, an tiucë hroar umir
vanyë
e. lendemmë mir i osto hirien i sailë nissi, an mernemmë cenitat
f. nér arwa márë noaron ná saila ar antuva sérë ar alassë i oston
g. utultiemmet quetien rimbë engwion
h. sucië limpë umë mára queno hroan

2. Traducir al Quenya:
i. Alguien dio al guerrero una gran espada
j. Hacer una casa para los chicos es una buena idea
k. Nosotros [inclusivo] luchamos por la paz; la lucha no dá a la gente [ninguna]
alegria, pero nosotros [inclusivo] hemos visto la luz
l. Hablar la Lengua Elfica [Elda lambë] es una gran alegria para los Hombres [Atani]
m. Los guerreros de dos tierras lucharán por los pueblos [gemelos](dual), y nosotros
[exclusivo], iremos a través de la gran oscuridad en busca de la luz
n. Los hombres que tenían el buen vino querían copas para beber el vino, y los
esclavos del rey dieron a los hombres doce copas de oro
o. Nosotros [exclusivo] queremos entrar en la ciudad para liberar a todos los
Hombres [Atani] y dar el oro del rey a los esclavos
p. Los muros de la ciudad son grandes; nosotros [inclusivo] los hemos hecho para
proteger a la gente
LECCIÓN CATORCE: Los Casos Alativo Y Ablativo / Equë Y Auta:
Dos Verbos Peculiares / Terminaciones Pronominales Posesivas: -
ya, -Lya, -Lma, -Nma:

Los Casos Alativo Y Ablativo

La terminación –n del caso dativo presentada en la lección anterior, puede corresponder


a veces a la preposición “a”, como cuando se añade a los gerundios: enyalien = “recordar”39
(UT:317). Esta es una variante abstracta de “to”; como hemos visto, el dativo Quenya puede
traducirse también en frases que contengan la preposición “por/para”, o simplemente
corresponderse con el orden inglés de las palabras.

No obstante, el Quenya posee una forma especial de caso, implicando “a” en el sentido
más básico de “hacia” o “contra”; el término latin para estos casos es el alativo. La terminación
Quenya en esta ocasión es –nna: en la entrada Eldanna en el índice de UT, Christopher Tolkien
identifica esta terminación como “...un sufijo de movimiento hacia...”. La palabra Eldanna en sí
misma no es un mal ejemplo; puede traducirse como “Distritos de los Elfos”, usado por los
Númenoranos como el nombre de la bahía de la costa oeste de Númenor, en la parte del Reino
Bendito donde moraban los Eldar (UT:164). En La Declaración de Elendil, repetida por Aragorn
en su coronación, la terminación –nna lleva toda la fuerza de “a” con la implicación de
“movimiento hacia...”: Et Eärello Endorenna utúlien “salí del Gran Mar y vine a la Tierra Media
[Endor]”. También la oración sin quentë Quendingoldo Elendilenna (PM:401), que
aparentemente significa “así habló Quendingoldo a Elendil” (o quizá “el tal Quendingoldo dijo a
Elendil”; el significado de la palabra sin, no está claro). Como formas alativas para cirya “barco”
y lassë “hoja”, la Carta Plotz apunta ciryanna “a un barco” y lassenna “a una hoja” (por
supuesto, aquí el énfasis recae sobre la vocal de la segunda sílaba desde el final porque le
sigue un grupo de consonantes formado por la terminación –nna: ciryAnna, lassEnna). Así

39 La preposición “a” a la que se refiere el texto, es la partícula “to” que llevan los infinitivos de los verbos en inglés. En este

ejemplo en particular, el original es “to recall” (recordar, rellamar). (N del T).


pues, si queremos decir “iré al barco” en Quenya, no usaremos una palabra separada para decir
“a/al/a el”, sino que emplearemos la terminación –nna: lelyuvan i ciryanna.

Aunque la terminación –nna pueda a veces traducirse como “hacia”, por ejemplo: Elenna
“hacia las estrellas”, como un nombre de Númenor (ver más adelante), la palabra “hacia” no
puede aplicarse libremente a cualquier terminación de nombre en Quenya. Aunque si
traducimos columbus lendë Americanna como “Colón fue hacia América” se podría considerar
una traducción aceptable, dotando al idioma de un caso alativo actual.

NOTA: Además de –nna hay también indicios de una terminación más vieja del alativo
en Quenya: en el Élfico Primitivo, estaba la forma –da, reducida más tarde a –d (WJ:366). En
Quenya, esta –d se convirtió en –z y más tarde en –r; hemos encontrado la palabra mir “dentro”
(¡literalmente mi-r “en-a”, de mi “en”!). Como esta terminación podría confundirse con la del
plural –r (como en Eldar), tan solo ha sobrevivido en un manojo de palabras que indican
“movimiento a...” o “hacia...” algún punto. Los ejemplos comprobados incluyen tar “allá”, oar
“fuera”, yar “a quien” y mir “dentro”. Actualmente “dentro” puede ser también minna, con la
moderna y más normal terminación alativa –nna. Del mismo modo, “allá” puede ser tanto tanna
como tar.

Si el Quenya puede expresar “a, hacia” mediante una terminación de caso, podemos
deducir que habrá también una terminación capaz de definir “de, desde”. La hay... Como
apuntamos en la Lección Once, la terminación –o del genitivo puede en ocasiones, tener su
significado particular, como ocurre con una palabra que hay en Namárië: oiolossëo = “de/desde
Oiolossë” (El Monte Siempre Blanco). Sin embargo, la idea “de/desde” se expresa regularmente
mediante el caso ablativo, el cual se identifica con la terminación –llo. Con arreglo a Plotz,
tenemos formas como lassello “de una hoja” y ciryallo “de un barco” (otra vez el acento en la
segunda sílaba desde el final, por supuesto). Así, podemos construir oraciones como tulin i
ciryallo “vengo del barco”. De un ejemplo del propio Tolkien, tenemos la frase métima hrestallo
“desde la orilla perdida”, en el Poema Markirya. Tanto al alativo como el ablativo se ejemplifican
en la frase telmello talmanna “desde el tejado (telmë) a la base (talma”, esto es: “de arriba
abajo” (en la entrada TEL- de las Etym tal y como se reproduce en LotR, esta expresión se cita
como telmello telmanna, pero esto es solamente un modelo, y evidentemente en la entrada
TAL-, la palabra que encontraremos con el significado de “base”, será talma y no telma).

Para la forma plural del ablativo parecen existir varias opciones. Así como el sufijo –nna
del alativo, se convierte en –nnar en el plural, la terminación –llo del ablativo podría tener su
equivalente plural en –llor: en el poema Markirya, Tolkien usó elenillor como el ablativo plural
de elen “estrella”, su traducción sería “de las estrellas”. Sin embargo, y según la Carta Plotz, el
ablativo plural termina en –llon. Esta terminación lleva la misma marca plural –n que el –on del
genitivo plural (la terminación básica del genitivo –o+la del plural –n, WJ:407). Una de las tablas
de terminaciones de casos más antiguas, lleva las dos: -llor y –llon, como posibles
terminaciones del ablativo plural. Así, “vengo de los barcos” podría ser tulin i ciryallor, y
también tulin i ciryallon. Yo prefiero –llon, la variante de la Carta Plotz, ya que esa es nuestra
fuente más moderna en cuanto a los casos Quenya, aunque – llor debe considerarse también
una alternativa válida.

El Dual Alativo/Ablativo

Las formas duales del alativo y el ablativo, incluyen las ya familiares terminaciones –t,
las cuales sustituyen a una de las consonantes de los sufijos –nna y –llo, produciendo –nta y –
lto. Así, al nominativo ciryat “dos barcos, una pareja/un par de barcos”, le corresponde la forma
alativa ciryanta “hacia una pareja de barcos”, y la ablativa ciryalto “de/desde una pareja de
barcos”. Estos son ejemplos que Tolkien usó en Plotz, pero tampoco tenemos la completa
certeza de que las mismas terminaciones sirvan para un nombre cuyo nominativo dual termine
en –u en vez de hacerlo en –t. Usando Aldu, nuestro más conocido y familiar ejemplo: “a los
Dos Árboles”, ¿sería Aldunta, o simplemente Aldunna? De la misma manera, “de/desde los
Dos Árboles”, sería Aldulto, o solo Aldullo? Tiendo a pensar que serían Aldunna y Aldullo las
mejores formas, aunque sin ejemplos comprobados, no puedo estar seguro.
Tipos adicionales de significados de los casos Alativo y Ablativo

Aunque la primera implicación de estos casos es la de “a/hacia” y “de/desde”, tienen


también otros tipos de significados:

La idea actual de un movimiento físico “hacia” o “desde” algo, no siempre está presente.
Advierto acerca del uso del ablativo en una frase hallada en J.R.R. Tolkien, Artista e Ilustrador:
Itarildë Ondolindello “Itarildë de Ondolindë”, o como mejor se conoce, en la forma Sindarin:
“Idril de Gondolin”. Esta forma identifica a Idril como una persona que vive en Gondolin; la forma
Quenya no implica necesariamente que en estos momentos, Idril haya dejado Gondolin.
Posiblemente, el ablativo pueda usarse de otras maneras que no conlleven o impliquen
movimiento. Observando el verbo Quenya ruc- “sentir miedo, temer, tener terror”, vemos que
Tolkien escribió que “está construido ‘a partir’ del objeto aterrado o atemorizado” (WJ:415). No
tenemos ni más información ni más ejemplos, pero “de/desde” se expresa generalmente
mediante el caso ablativo en Quenya. Sabiendo que “monstruo” en Quenya es ulundo, quizá
“temo al monstruo/tengo miedo del monstruo”, se pueda traducir como rucin i ulundollo (en la
medida en que las palabras “de” y “desde” expresan significados relacionados, se podría
comparar con la traducción en nuestro idioma: “tengo miedo del monstruo”).

En cuanto al alativo, no siempre significa “a/hacia”, sino que puede también implicar
“sobre”: los significados son relativos en la medida en que un objeto que descansa “sobre” algo,
también presiona “hacia” ese algo, aunque esto no describa un movimiento precisamente. Este
uso del alativo se da generalmente en conexión con el verbo caita- “yacer”, como en una oración
de la prosa Namárië: mornië caita i falmalinnar “la oscuridad cae sobre las espumosas olas”
(falma “ola espumosa”, no solo lleva aquí la terminación del alativo plural (-nnar), sino también
la marca del partitivo plural (-li), posiblemente está implicando en este contexto “un gran número
de olas”: en su traducción interlineal en RGEO:67, Tolkien analizó falma-li-nnar como “olas
espumosas-muchassobre”). Se encuentran más ejemplos de formas alativas implicando “sobre”
en el poema Markirya; tenemos atalantië mindoninnar (o mindonnar) “sobre las torres
caídas”, y axor ilcalannar “sobre los huesos brillantes”.
Sin embargo, debemos ser conscientes de que aunque los casos alativo y ablativo no
siempre implican movimiento físico “de” o “hacia” algo, sus significados básicos “a/hacia”,
“de/desde” pueden también reforzarse. El alativo puede a veces sugerir (además de movimiento
“hacia”) movimiento “hacia dentro de...”: los ejemplos comprobados son: ëari lantier cilyanna
“los mares cayeron hacia un abismo” (LR:56), y mannar Valion “entre las manos de los Vali
[Valar]” (La Canción de Fíriel). El ablativo puede indicar movimiento “hacia fuera de...” algo, y
no solamente “desde” ese algo: la palabra sindanóriello que aparece en Namárië, la tradujo
Tolkien como “fuera de un país gris” (aunque en el análisis interlineal de RGEO:67, lo partió:
sindanórie-llo, traduciéndolo como “desde un país gris”).

Estos usos adicionales de los casos alativo y ablativo, pueden conducirnos a ciertas
ambigüedades: ¿Debe interpretarse lenden i coanna como “fui a la casa”, o como “entré/fui
dentro de la casa”? Donde se suscite la confusión lo mejor será usar la palabra independiente
mir (o minna), si se quiere decir “hacia dentro”: lenden mir/minna i coa. De la misma manera
que “fuera de” es opuesto a “desde/de”, la Declaración de Elendil demuestra que la palabra et
“fuera” puede colocarse delante de una forma ablativa para aclarar el significado: et
Eärello...utúlien “fuera de [o fuera desde] el Gran Mar.…he venido”. Algunos podrían
considerar a et “fuera” como una preposición gobernando el caso ablativo (como ú “sin”
gobierna al caso genitivo).

La Adición De Terminaciones Del Alativo Y El Ablativo A Los Nombres


Terminados En Consonante:

Los sufijos como –nna y –llo y sus variantes duales/plurales, nunca se pueden añadir
directamente a un nombre terminado en consonante sin crear un grupo imposible de
cosnonantes. Por ejemplo: el alativo “a Elendil”, no puede ser **Elendilnna, ya que la fonética
Quenya no permite el grupo –lnn-. Como es evidente por la forma Elendilenna aparecida en
PM:401, el idioma ha resuelto este problema insertando una vocal –e- de conexión ante la
terminación del caso. Las formas alativa y ablativa que aparecen en la Declaración de Elendil
en LotR, son ejemplos de esto mismo: et Eärello “fuera del Gran Mar” (Eär: el nombre Quenya
del Océano), Endorenna “a la Tierra Media” (Endor: palabra Quenya que significa “Tierra
Media”). Sin embargo, la palabra Eär también se cita en la forma Eärë (SD:305), y Endor es
una forma corta de la más antigua y larga Endórë, así que no podemos tener la completa
seguridad de que esa “e” que aparece ante las terminaciones de los casos en las formas citadas,
no sea simplemente parte de la forma antigua del propio nombre. Por otro lado, el ejemplo
Elendilenna casi incluye una vocal “e” conectora, por lo que no hay razón para creer que el
nombre Elendil terminara en –ë. La principal estrategia para evitar grupos de consonantes no
deseados ante la terminación de los casos, será probablemente insertar una –e- ante la
terminación.

Debemos sin embargo advertir, que en el caso de un nombre plural requiriendo una vocal
de conexión, parece que se prefiere a –i en vez de a –e. Ya hemos mencionado que en el
poema Markirya, Tolkien usó elenillor como el ablativo plural de elen “estrella”. Efectivamente,
la terminación –llor del ablativo plural se ha añadido al nominativo plural eleni. Una versión de
Markirya tiene también mindoninnar como el alativo plural “por encima de las torres” (antes
Tolkien había decidido ir a una forma contraída; ver más adelante). Aquí, se ha añadido la
terminación del alativo plural al nominativo plural mindoni “torres”.

NOTA: Advertimos que, a pesar de todo, estos nombres terminados en –ë con el


nominativo plural terminado en – i (por ejemplo: lassë “hoja”, plural: lassi), no cambian su –ë
final a -i ante terminaciones como –nnar o –llon/-llor: Plotz indica que las formas plurales de los
casos alativo y ablativo de lassë, son respectivamente: lassennar y lassellon, y no:
**lassinnar y **lassillon. A este respecto, los casos alativo y ablativo difieren del caso genitivo:
un nombre que forma su nominativo plural terminado en –i, siempre lleva este final ante la
terminación –on del genitivo plural: el genitivo plural de lassë será lassion y no **lassëon.

Si no insertamos una vocal de conexión, otra forma de evitar un grupo de consonantes


no deseado será omitir simplemente la consonante final del nombre que debe recibir la
terminación del caso. Especialmente donde la consonante final del nombre sea idéntica a la
primera consonante de la terminación del caso, estas dos consonantes podrán simplemente
fusionarse. Como ya se ha indicado, Tolkien usó primero mindoninnar como el alativo plural
de mindon “torre”, pero luego decidió olvidarse de la vocal conectora introducida ante –nnar y
en su lugar construyó la forma contraída mindonnar, lo que simplemente representa:
mindon+nnar. Como vemos, la –n final de mindon se fusiona con la primera n- de la
terminación –nnar. Un ejemplo mucho más conocido, es Elenna (de Elen+nna) como nombre
de Númenor: después de seguir a la Estrella de Eärendil a través del océano hacia su nueva
tierra, los Eldain “...llamaron a su tierra Elenna, Guía de las Estrellas...” (Akallabêth, UT:317:
Elenna·nórë = “la tierra llamada Guía de las Estrellas”). En un estilo similar, quizá al ablativo
de Menel “cielo” pudiera ser Menello (de Menel+llo), en vez de Menelello.

NOTA: Estoy maravillado de ver como son tratados ciertos nombres con formas
especiales en su raíz. En el caso de talan, talam “piso, planta”, el alativo “a un piso/una planta”
o “sobre/encima de un piso/una planta”, sería talamenna, con una vocal de conexión insertada
(el ablativo debería ser ciertamente talamello), pero ¿podríamos empezar también a partir de
talan y emplear talanna (de talan+nna) como forma del alativo? Y, ¿qué ocurre con el nombre
toron, torn “hermano”? ¿Debería “a un hermano” ser torenna con una –e- insertada como
vocal de conexión entre la forma de la raíz y la terminación del caso, o podríamos simplemente
decir toronna (de toron+nna)? En este punto, no podemos saber que hubiera aceptado Tolkien
como correcto. Yo no rechazaría como errónea ninguna de estas alternativas.

Parece ser que la –n final de los cuatro puntos cardinales: Formen, Hyarmen, Rómen,
Númen “Norte, Sur, Este, Oeste”, se pierde en la mayoría de los casos ante las terminaciones
del alativo, ablativo y locativo (el caso locativo se verá en la próxima lección). Un refugio al este
de Númenor se llamaba Rómenna, literalmente “Guardianes del este” (ver su entrada en el
índice de UT, y en LR:47), claramente debido a que los barcos navegaban hacia allí desde los
confines del Este. Por supuesto, Rómen-nna > Rómenna es un ejemplo más de cómo la
consonante final de un nombre se fusiona con la consonante inicial de la terminación del caso.
Sin embargo, Namárië tiene a Rómello “desde el Este” como al ablativo de Rómen “Este”, y
aquí no hay duda de que la –n final se ha omitido para evitar la forma imposible **Rómenllo.
Pudiera ser que Rómenello, con una vocal conectora insertada, hubiera sido también una forma
válida, pero como ya he dicho, las contracciones parecen ser formas habituales cuando las
palabras que definen a los cuatro puntos cardinales se han de declinar en alativo o ablativo.
EQUË y AUTA: Dos Verbos Peculiares

El Verbo Equë-:

Tenemos una muy temprana referencia de la palabra Quenya que significa “decir” o
“hablar”: quet- (aoristo: quetë, presente: quéta, pasado: quentë). Este verbo no se usa
siempre; hay una palabra alternativa que se usa para introducir acotaciones. En WJ:392, Tolkien
se refiere a:

“...una curiosa y evidentemente arcaica forma que sobrevive solo en las


lenguas de Aman: [el primitivo] *ekwê, Q[uenya]: eque, T[elerin]: epe. No tiene
formas de tiempos...siendo mayormente usada ante algunos nombres propios
(singulares o plurales), o ante pronombres completamente independientes, en el
sentido de “decir/dice”, o “dicho”. Una anotación siguiéndole, directa o (más
raramente) indirectamente, tras una conjunción [por ejemplo: “Galadriel dijo que
quería ir a la Tierra Media”].

En lo referente a la declinación, equë se puede definir como el verbo más simple de todo
el idioma. “No tiene formas de tiempos...”, así que equë puede interpretarse como el pasado
“dijo” o el presente “digo/dice”, dependiendo del contexto (¡quizá incluso pudiera ser el futuro
“dirá”!). Principalmente se usa donde el sujeto es un pronombre completamente independiente
(lo que veremos más adelante en este curso), o un nombre propio (no común). También
debemos reparar en el orden de las palabras indicado por Tolkien: la palabra equë, va delante
de su sujeto. Tolkien nos dio oraciones incluyendo la palabra equë, pero al mismo tiempo fueron
oraciones basadas en la información proporcionada por él mismo, algo que haría posible una
cosa así:

Equë Elendil: “Et Eärello Endorenna utúlien”


“Elendil dice/dijo: “Fuera del Gran Mar a la Tierra Media he venido”
Tolkien glosó equë no tan solo como “dice”, sino también como “digo”. Aunque en inglés
“say” se entiende perfectamente también como plural, parece que al contrario de lo que sucede
con los verbos normales, equë no lleva terminación –r cuando tiene un sujeto plural o más de
un sujeto. Tolkien estableció que equë es típicamente “usado ante...un nombre propio” (singular
o plural). Los nombres propios no suelen aparecer en plural (excepto en oraciones como “hay
muchos Juanes en este pueblo”), así que cuando Tolkien habla del “plural de los nombres
propios”, se está refiriendo probablemente a varios nombres propios apareciendo juntos. Así
pues, debemos asumir que una oración como esta que sigue debería ser cuando menos
aceptable:

Equë Altariel ar Teleporno: “Utúliemmë Valinorello”


“Altariel y Teleporno [Galadriel y Celeborn] dicen/dijeron: ‘Hemos venido desde
Valinor’”

Tolkien indicó que equë raramente recibía sufijos de ningún tipo, ni terminación
pronominal alguna (WJ:392), aunque las formas como equën “dije yo” también pueden darse
(WJ:415).

No debe considerarse erróneo sustituir equë por una forma completa del verbo quet- con
todas sus declinaciones normales (Elendil quetë/quentë... “Elendil dice/dijo...”, Altariel ar
Teleporno quetir/quenter “Galadriel y Celeborn dicen/dijeron...”). Donde el sujeto no es un
nombre propio o un pronombre independiente, podría preferirse una forma de quet-: i nís
quentë... “la mujer dijo...”. Quizá el orden de las palabras también sea importante. Tolkien
parece querer decirnos que equë se usa para introducir una anotación/acotación a
continuación; si el que habla y el tema del que se habla se mencionan tras la anotación, quizá
sea mejor usar una forma de quet-, por ejemplo:

Equë Elendil: “Utúlien” “Elendil dijo: ‘He venido’”, pero:


“Utúlien”, Elendil quentë “’He venido’, dijo Elendil”.
También donde no haya anotación directa o indirecta incluida en la oración,
probablemente sea mejor usar una forma de quet-. El ejemplo comprobado sin quentë
Quendingoldo Elendilenna, citado más atrás (PM:401), que aparentemente significa “Así
habló Quendingoldo [=Pengolodh], a Elendil”. Muy probablemente, hubiéramos podido sustituir
quentë por equë en este caso, pero quizá no.

El Verbo Auta-:

Este verbo significa “pasar, salir”, “marchar, partir, dejar” (lo que piense el que habla)
(WJ:366). Los que hayan leído Silm, habrán encontrado en el capítulo 20 la siguiente frase
como parte de una arenga de batalla: ¡auta i lómë! “la noche está pasando!”

De acuerdo con las reglas desarrolladas en nuestro curso, este verbo es bastante
irregular, aunque Tolkien no pensaba así: en WJ:366, hace referencia a sus “variadas formas
regulares”. De cualquier forma, el pasado de auta- no es **autanë como cabría esperar. Hay
varias formas posibles para este pasado. Una de ellas es anwë, formada por el infijo nasal de
la raíz primitiva AWA-; la terminación –ta de auta- (¿quizá la primitiva awatâ-?), no aparece por
ningún sitio en esta forma de pasado. Sin embargo, la forma anwë “solo se encuentra en la
lengua arcaica”, así que nos concentraremos en las formas modernas.

Hay dos formas establecidas del pasado y el perfecto del verbo auta-, con algunas
diferencias de significado. Si el significado es “se marchó” en el puro sentido físico, algo como
dejar un sitio para ir a otro, se usa oantë como pasado. Con arreglo a lo que dice Tolkien, esta
forma es “regular para un verbo de los terminados en –ta” (aunque la mayoría de los verbos
que terminan así, parece que forman su pasado añadiendo simplemente la terminación –në).
El pasado, se supone que desciende de awantê que, es evidentemente un infijo nasal de awatâ,
y en Quenya estas palabras originan oantë y auta respectivamente (con el cambio awa>oa,
hemos presentado una palabra en la lección anterior: hroa “cuerpo”, que Tolkien derivó de la
primitiva srawâ). El perfecto de auta- usado en el mismo sentido “físico”, es oantië “se ha ido
[a otro sitio]”. Esta forma perfecta está obviamente influenciada por el pasado oantë. Tolkien
advirtió que la forma oantië muestra “intrusión de –n- desde el pasado” (WJ:366): normalmente
el infijo nasal no aparece en el tiempo perfecto.

El otro conjunto de formas del pasado y el perfecto del verbo auta- no es menos irregular.
El pasado alternativo es vánë y el perfecto avánië. La primera sílaba de vánë parece ser la
descendiente Quenya de la raíz WÂ- (WJ:366, otra aparente manifestación de AWA-), mientras
que la terminación –në es simplemente la del pasado normal (de nuevo, la forma perfecta
parece estar influenciada por la forma del pasado: la –n- de vánë deslizándose dentro del
perfecto: avánië).

La forma vánë y el correspondiente perfecto avánië, han adquirido un significado más


“abstracto” que las formas oantë, oantië. Vánë no significa “salió (hacia otro sitio)”, sino más
bien “desapareció, pasó”. El perfecto avánië aparece (con la terminación –r del plural) en
Namárië, en la oración yéni ve lintë yuldar avánier “largos años han pasado como rápidos
sorbos”. Esta oración ilustra claramente el significado de esta forma perfecta, porque
obviamente el significado no es que yéni “largos años” se hayan marchado a otro sitio. Los
“largos años” simplemente han pasado, se han esfumado y no han cambiado de lugar. Donde
el sujeto es más tangible que “largos años”, las formas vánë/avánië implicarían que dicho sujeto
ha desaparecido, está perdido, ha muerto, etc...

Tolkien indicó en efecto, que el significado de vánë/avánië estaba influenciado por la


palabra relativa vanwa “ido, perdido, evadido, pasado”. Aparece dos veces en Namárië: si
vanwa ná, Romello vanwa, Valimar “ahora está perdido, perdido [para aquellos] venidos del
Este, está Valimar”. En WJ:366, Tolkien llama a vanwa “el participio pasado” de auta-, aunque
obviamente no tiene conexión con los participios pasados o pasivos que hemos visto
anteriormente en este curso (construidos con las terminaciones –na o –ina). Hay evidencias de
algunas alternativas, de algunos participios más raros terminados en – nwa. Sin embargo, con
todos los intentos y propuestas, importa poco si llamamos a vanwa participio o adjetivo verbal
(como hace Nancy Martsch en su BQ).
NOTA 1: Como se apuntó en la Lección Ocho, también es posible que Tolkien al escribir
Namárië pensara en la palabra avánier como en la forma perfecta de un verbo que aparece en
las Etym: vanya- “ir, partir, desaparecer” (ver la entrada WAN-). Deberíamos aceptar las ideas
que tuvo Tolkien después de LotR acerca del verbo auta-; aparece después de todo, en algunas
fuentes primarias como el Silm. La palabra adjetival vanwa “ido, perdido”, se encuentra ya en
el QL de 1915 (QL:99), y se ha ido manteniendo durante todas las etapas del desarrollo del
Quenya.

NOTA 2: En las Etym, entrada GAWA-, aparece un verbo auta- “inventar” algo distinto.
Parece que el último auta- “ir, marchar, salir” no existe en el tiempo en que Tolkien escribe las
Etym. Debemos de cualquier forma, aceptar ambos verbos como válidos en Quenya, pudiendo
distinguir entre ellos en algunos tiempos, usando quizá la forma autanë como pasado simple
de auta- “inventar”.

Terminaciones Pronominales Posesivas

Hasta ahora hemos visto cinco terminaciones pronominales que se pueden añadir a los
verbos en función a sus sujetos: -nyë (acortada a –n): “yo”, -lyë: “tu”, -lmë y –mmë: “nosotros”
(inclusivo y exclusivo), más –ntë: “ellos”. También hemos señalado que los pronombres Quenya
acostumbran a aparecer como terminaciones y no como palabras separadas como sucede en
muchos idiomas.

Los pronombres también pueden describir posesión o pertenencia. En nuestro idioma,


tenemos pronombres como “mi/mío”, “tu/su/tuyo/suyo”, “el/ella/de el/de ella”, “nosotros/nuestro”,
“vosotros/vuestro”, “ellos/de ellos”. En el Quenya, estos pronombres se definen mediante
terminaciones, aunque estas se añaden lógicamente a los nombres y no a los verbos. Por
ejemplo: la terminación que definiría “mi”, sería –nya. Así pues, “mi casa” sería coanya,
mientras que “mi tierra” es nórenya. El acento recaerá en la sílaba anterior a la de la terminación
pronominal: co-A-nya, nó-RE-nya. Todas las terminaciones pronominales comienzan con un
grupo de consonantes, y en concordancia con las reglas normales, el énfasis recaerá en la
segunda sílaba desde el final cuando su vocal vaya seguida por un grupo de consonantes.
Como se ve claramente, todas las terminaciones citadas terminan en la vocal –ë: -nyë
“yo”, -lyë “tu”, etc. Las terminaciones posesivas pronominales correspondientes, pueden
derivarse cambiando simplemente la vocal final –ë por –a. Ejemplos:

• -nyë “yo” / -nya “mi”


• -lyë “tu” / -lya “su”
• -lmë “nosotros” / -lma “nuestro” (inclusivo)
• -mmë “nosotros” / -mma “nuestro” (exclusivo)

Así, además de coanya “mi casa”, podremos obtener coalya “su casa”, mientras que
coalma y coamma se podrían traducir ambas como “nuestra casa”.

NOTA: Hasta ahora hemos visto que la diferencia entre el “nuestro” inclusivo y el
exclusivo, era similar a la existente entre el “nosotros” inclusivo y el exclusivo que hemos visto
en la lección anterior. Así pues, “nuestra casa” se expresará como coalma si el único (los
únicos) al/los que se dirige/dirigen son también los propietarios de la casa, y van incluidos en la
palabra “nuestra”. De lo contrario, coamma será la palabra que utilicemos para referirnos a
“nuestra casa” si estamos hablando a una parte en la que no se encuentran los propietarios y
por consiguiente no están incluidos en la palabra “nuestra”.

Parece razonable asumir que la terminación –ntë “ellos”, tiene su contrapartida en –nta
“de ellos”, aunque este último sufijo no está comprobado en el material publicado hasta la fecha.
Un problema podría ser que chocara con la terminación del alativo dual, pero en el peor de los
casos sería más difícil explicar si ciryanta debe interpretarse como “una pareja de barcos” o
como “sus/de ellos barcos”. Presumiblemente, las terminaciones deben poder combinarse:
ciryantanta “a su/de ellos pareja de barcos”! No construiré ejercicios que contengan la
terminación no contrastada –nta “su/de ellos”, y os recomiendo que no las escribáis.
Combinación De Las Terminaciones Pronominales Posesivas Con Las Terminaciones De
Caso Y Número:

Combinar estos dos tipos de terminaciones es lo que más fácilmente nos permitirá
manejar el total de las formas del nombre Quenya. Hemos dejado de lado cientos de posibles
combinaciones, pues ya que estamos en ello (en las combinaciones), las terminaciones
relacionadas no son demasiado numerosas y la capacidad de nuestra memoria tampoco es
ilimitada después de todo.

Tomaremos como ejemplo la palabra sambelya “tu habitación” (sambë “habitación” +-


lya “tu”), declinándola para todos los números y casos que hemos visto hasta ahora en este
curso. Si esto nos parece algo complicado que nos intimida al primer golpe de vista, tengo que
deciros que poco a poco iremos descubriendo que es perfectamente regular, y que no nos
vamos a encontrar nuevas informaciones en absoluto: tan solo hay que comenzar por sambelya
“tu habitación”, y tratar de hacer lo mismo con cualquier otro nombre terminado en –a,
añadiéndole las terminaciones normales para el número y el caso. Una consecuencia de esto,
será que la palabra tendrá el plural acabado en –r (sambelyar “sus habitaciones”), aunque
sambë “habitación” aparezca en plural con la forma acabada en –i (sambi “habitaciones”).

• Nominativo/Acusativo: singular: sambelya “tu habitación”, dual: sambelyat “tu


pareja/par de habitaciones”, plural: sambelyar “tus habitaciones” (En la forma
arcaica del Quenya, que tenía un acusativo diferente, veríamos seguramente el
acusativo singular sambelyá, y el acusativo plural sambelyai, pero en este curso
no usaremos formas diferentes).

• Genitivo: singular: sambelyo “de tu habitación” (la terminación –o del genitivo


sustituye al final –a de sambelya, aunque aquí la –a es parte de otra terminación),
dual: sambelyato “de tu pareja/par de habitaciones”, plural: sambelyaron “de tus
habitaciones”.
• Posesivo: singular: sambelyava “de su habitación”, dual (?): sambelyatwa “de su
pareja/par de habitaciones”, plural: sambelyaiva “de sus habitaciones”.

• Dativo: sambelyan “para tu habitación”, dual: sambelyant “para tu pareja/par de


habitaciones”, plural: sambelyain “para tus habitaciones”.

• Alativo: sambelyanna “a tu habitación”, dual: sambelyanta “a tu pareja/par de


habitaciones”, plural: sambelyannar “a tus habitaciones”.

• Ablativo: sambelyallo “desde tu habitación”, dual: sambelyalto “desde tu


pareja/par de habitaciones”, plural: sambelyallo (o –llor) “desde tus habitaciones”
(en el caso del alativo y el ablativo, el acento recae en la vocal que va delante de
la terminación del caso [por ejemplo: sambelyAllo], en concordancia con las
reglas normales sobre acentuación, las cuales se aplican a todas las formas
citadas aquí).

NOTA: La Declaración de Elendil incluye las palabras sinomë maruvan, ar hildinyar


“en este lugar moraré, yo y los míos”. Del ejemplo hildinyar “los míos”, se podría deducir que
los nombres plurales con terminación –i (como hildi “de ellos”), deben asumir esa terminación
ante las terminaciones pronominales y las marcas secundarias del plural (como –nya o –r de
hildinyar). Si así fuera, “tus habitaciones” debería ser sambilyar en vez de sambelyar como
henos puesto más atrás. Es posible, pero el ejemplo hildinyar tiene sus propias peculiaridades;
ver más adelante.

ATENCION: La terminación del pronominal posesivo, se añade primero y las


terminaciones de número y caso se añaden tras ella: “Desde tu habitación”, sería
sambelyallo y no **sambellolya. Un ejemplo del mismísimo Tolkien es el saludo: anar caluva
tielyanna “el Sol brillará sobre tu camino” (UT:22,51): el nombre tië “camino” aparece aquí en
combinación con la terminación pronominal –lya “tu” y tielya “tu camino” se expande a su vez
con la terminación del alativo: -nna “sobre”, para expresar “sobre tu camino”.
Otro ejemplo de un nombre equipado con ambas terminaciones: la pronominal y la del
caso, aparece en el más famoso saludo élfico: “una estrella brilla en la hora de nuestro
encuentro”: elen síla lúmenn’ omentielmo, como la versión impresa en la primera edición de
LotR. Con esta lección, ya hemos presentado toda la gramática necesaria para comprender
esta oración: elen “una estrella”, síla “brilla” o mejor “está brillando” (el presente continuo del
verbo sil-), lúmenn’ (o la forma completa lúmenna) “en (la) hora” (el nombre lúmë “hora”+la
terminación alativa –nna “en”), y finalmente, la palabra que es de verdad relevante para lo que
aquí y ahora estamos tratando: omentielmo. Esta debe analizarse como un nombre (¿o
gerundio?) abstracto omentië “encontrando”+la terminación –lma del “nuestro” inclusivo
(WJ:367), y omentielma “nuestro encuentro”, va equipada con la terminación –o del genitivo,
para expresar “de nuestro encuentro”: así pues, omentielmo, ya que la –o sustituye a la –a.

El Dual Inclusivo “Nuestro”

En la edición revisada de LotR (1966), Tolkien alteró la palabra omentielmo,


convirtiéndola en omentielvo, aunque la traducción permaneció inalterable: “de nuestro
encuentro”. Hizo una explicación interna de este cambio, referida brevemente en una de las
notas de Humphrey Carpenter en la colección de las Cartas de Tolkien que editó (Cartas:447,
notas sobre la Carta #205):

“El idioma élfico Quenya tiene una diferencia en su declinación dual, la


cual cambia el número de personas involucradas; para dar a entender este
defecto, Tolkien remarcó que ‘era un error que habitualmente cometen los
Mortales’. En este caso, Tolkien dijo en una nota que en el Libro de Thain de
Minas Tirith (una de las supuestas fuentes de LotR), constaba omentielvo, pero
que el manuscrito original de Frodo (perdido), probablemente llevara
omentielmo; y que omentielvo es la forma correcta en el contexto en cuestión.

El quiz de la cuestión parece ser el siguiente: en el saludo “una estrella brilla en la hora
de nuestro encuentro”, la palabra “nuestro” se refiere al encuentro de “dos” personas (Frodo y
Gildor, el primero dirigiéndose al segundo). Sin embargo, un “nuestro” dual es apropiado aquí
(“nuestro” significando “de ti (singular) y de mí”). El manuscrito original (y perdido) de Frodo,
llevaba en cambio un “nuestro” plural (terminado en –lma, o con la terminación –lmo del
genitivo), pero ese es el tipo de “nosotros” que se usa para referirse a algo concerniente o
perteneciente a tres o más personas. Resultaba inapropiado, cuando tan solo dos personas
(Frodo y Gildor) se encuentran involucradas en “nuestro encuentro”. Este pequeño error
gramatical de Frodo fue gentilmente subsanado en el libro de Thain de Minas Tirith, una de las
copias de su manuscrito original.

Esta explicación “interna” es tan solo una mera racionalización por parte de Tolkien.
Desde un punto de vista “externo” es obvio lo sucedido: tras la publicación de LotR, el Profesor
no pudo resistir la tentación de seguir arreglando la tabla de los pronombres Quenya (un
proceso que había estado haciendo durante décadas). Aparentemente, decidió incluir formas
duales especiales de “nosotros” (inclusivo) y “nuestro”, que pudieran usarse cuando tan solo
dos personas son las afectadas: el que habla y al que este se dirige... Por desgracia, esta
revisión entra directamente en conflicto con una obra ya publicada sobre el Quenya, pero a
pesar de ello, el Profesor cambió omentielmo por omentielvo y fabricó una pequeña historia
para explicar la discrepancia desde un punto de vista “interno”: Frodo simplemente no conocía
bien la gramática! Gildor señala a los otros Elfos: “aquí tenemos a un aprendiz de la Lengua
Antigua”, de repente y con aire irónico! Quizá tengamos que imaginar un par de furtivas y
divertidas sonrisas en los labios de los asistentes: “Ah! ¡Tras todos estos siglos, los Mortales
siguen sin ser capaces de usar bien los pronombres duales...!”

Dejemos a los pobres Mortales que intenten contestar a esto: ¿Cuál es realmente la
terminación para el dual “nuestro” (inclusivo), y la correspondiente para el dual inclusivo de
“nosotros”? La mayoría de las extrapolaciones sinceras nos llevarían a esta conclusión:
sustituyendo la terminación –o del genitivo de omentielvo, nos daría omentielva, pues
seguramente el sufijo pronominal posesivo será –a, como en todos los otros ejemplos
comprobados de este tipo. Procedemos a aislar –lva como terminación para el dual “nuestro”
inclusivo, por ejemplo: coalva “nuestra casa”, definiendo a una casa propiedad de dos
personas, una de las cuales le habla a la otra. Con arreglo al patrón observado en algunos
pares como –lya “tuyo/suyo”, frente a –lyë “tu”, podemos asegurar que nuestra reconstruida
terminación –lva “nuestro”, corresponde a una terminación –lvë “nosotros”, un “nosotros”
inclusivo dual que significa “tu y yo”: leyuvalvë i ostonna “nosotros iremos a la ciudad [tu y yo]”.
Advierto que la terminación para el “nosotros” inclusivo presentada en la lección anterior –lmë,
se referiría a un grupo de al menos tres personas.

NOTA: Hasta donde se sabe, el Quenya no tiene una terminación específica para el
“nosotros” exclusivo dual (literalmente: “yo y exactamente UNA persona más!”). Se asume que
–mmë se usa para el “nosotros” exclusivo, y –mma para el “nuestro” exclusivo, y no para otro
cualquier grupo de dos o más personas afectadas. En uno de nuestros ejemplos caseros
anteriores, ponemos las palabras utúliemmë Valinorello en los labios de Galadriel y Celeborn.
Por otro lado, nadie debe sorprenderse al ver que Tolkien intentó terminaciones específicas
para el “nosotros” y el “nuestro” exclusivo dual, con objeto de hacer la tabla de pronombres
completamente simétrica.

Como ya he dicho, la más honrada y sincera reconstrucción basada en la forma


omentielvo “de nuestro encuentro”, nos llevaría a extrapolar las terminaciones duales
inclusivas –lva “nuestro” y –lvë “nosotros”. Esta reconstrucción podría ser correcta y deberíamos
prestar atención a estas formas, usadas por muchos escritores. También existen otras
posibilidades. Si aislamos el elemento dual específico de la palabra omentielvo, obtendremos
la –v- que, de alguna manera, está relacionada con la terminación dual –u (como en Aldu “Dos
Árboles”). Pero si la –u se transmutara en una consonante, lo haría seguramente en –w que
corresponde a una “semivocal” (la vocal u se usa de hecho como consonante). Se ha sugerido
también, que la terminación para el dual inclusivo “nuestro” pudiera no ser –lva después de
todo, sino quizá –lwa. Con arreglo a esta teoría, añadir la terminación –o del genitivo produciría
–lvo, en vez de **-lwo, por la simple razón de que –wo- no es una combinación posible en
Quenya. En efecto, la w (la consonante que se corresponde con la u), se convierte aquí en v
ante o. Un paralelismo fonético posible se muestra en alguno de los nombres citados en
PM:352-353. Un ejemplo es Telufinwë “El Último Finwë”, que se cita como una forma corta de
Telvo. Aparentemente, esto es el elemento inicial del nombre completo: telu+el sufijo –o
(funcionando aquí como una terminación de masculino). Vemos como la –u de Telu se ha
convertido en v en el nombre Telvo, evidentemente ante la –o. Podríamos imaginar un
desarrollo por medio del cual, una forma como Teluo se redujera a dos sílabas pronunciando
Telwo, y esta forma finalmente se hubiera visto alterada convirtiéndose en Telvo,
deshaciéndose de la desconocida combinación –wo-. De forma similar, omentielwo podría
haberse transmutado hacia la forma contrastada omentielvo.

Si la terminación del “nuestro” dual inclusivo es –lwa y no –lva, podemos también asumir
que la terminación del “nosotros” dual inclusivo será –lwë en vez de –lvë. Pero extrapolar a
partir de una forma que se ha reconstruido a sí misma, es por supuesto, un negocio muy
arriesgado.

Adición De Terminaciones Pronominales A Nombres Terminados En Consonante

Con el fin de evitar grupos imposibles de consonantes, deberemos insertar una vocal
extra (-e-) ante la terminación pronominal cuando esto sea necesario. Como recordaremos, esta
vocal extra puede colocarse también ante las terminaciones de caso. Combinando atar “padre”
con –lya “tu” para expresar “tu padre”, produciremos atarelya (**atarlya no es posible en
Quenya). “Nuestro padre”, sería ataremma (“nuestro” exclusivo) o atarelma (“nuestro”
inclusivo), y también atarelva o atarelwa si “nuestro” es un pronombre dual inclusivo (“el padre
de los dos de nosotros”). Puede que, si el pronombre es plural, se pueda utilizar –i- como vocal
conectora, si las terminaciones pronominales y las del caso se comportan de la misma manera:
el vocablo elenillor (acuñado por el mismo Tolkien) “desde las estrellas/de las estrellas”. Así
pues, “tus estrellas” sería elenilyar, y “nuestros (exclusivo) padres”, sería evidentemente
atarimmar en vez de ataremmar (por supuesto, es principalmente la –r final la que hace las
funciones de plural en este caso, así que no puede haber dudas en cuanto al número). Puede
ser que hildinyar “mis herederos” de la Declaración de Elendil, sea un ejemplo de esto, si el
nombre “heredero” fuera (?)hil, con la raíz hild-, plural hildi.

No obstante, la terminación –nya “mi” parece ser algo especial. Donde se requiere una
vocal conectora, siempre se prefiere –i-, independientemente de que el nombre al que se le
añade sea singular o plural. Parece que esta vocal conectora refleja la vocal de la raíz primitiva
que produce en Eldain la primera persona del pronombre: NI²- (citada en Etym y definida
simplemente como “yo”). La Canción de Fíriel tiene ananinya y no **anarenya “mi Sol”. De
forma parecida, “mi padre” es atarinya (LR:61) en vez de (?)atarenya; no podemos saber si la
última forma es también válida. El (nominativo) plural “mis padres”, sería atarinyar, así que
singular y plural permanecen distintos. En la misma línea, la forma singular de hildinyar “mis
herederos” podría ser hildinya “mi heredero”, con la misma –i- como vocal conectora, aunque
se prefiera siempre la terminación –nya. En el caso de otras terminaciones como –mma
“nuestro”, podríamos ver una variación entre hildemma (?) “nuestro heredero” y hildimmar
“nuestros herederos”; en el último caso, la –i- es la terminación normal del plural nominativo,
usada como vocal conectora (en Etym, entrada KHIL-, aparecen precisamente algunas formas
plurales como hildi “seguidores”, que tiene en su significado un importante paralelismo con
“herederos”).

Se ha sugerido que la terminación –nya unida a un nombre terminado en –ë, desplazaría


a la –ë con una –i (así como la terminación plural –i desplaza a la final –ë cuando se añade a
un nombre). Sin embargo, un ejemplo del mismo Tolkien que se publicó en el verano de 2000
demuestra que esto no es así: VT41:11 lleva órenya y no **órinya “mi corazón” (órë “corazón”,
en el sentido de “mundo interior”). Con arreglo al sistema que estamos intentando desarrollar,
diríamos que el plural “mis corazones” sería órenyar en vez de (?)órinyar, ya que órë termina
en –ë y así no requiere vocal conectora como sufijo. Carta Plotz: lassennar, y no **lassinnar,
como el plural alativo de lassë “hoja”, aunque el nominativo plural es lassi. En una línea
parecida veríamos lassenya “mi hoja” frente a lassenyar “mis hojas” (más difícil: **lassinyar).
La vocal conectora –i- funciona solo en los casos en los que los nombres plurales terminan en
consonante y reciben terminaciones; los nombres en singular llevan en cambio la –e- como
conectora, excepto en el caso de la terminación –nya “mi”, que prefiere –i- dependiendo de si
el nombre al que se añade es singular o plural (si es plural irá indicada por las terminaciones
secundarias de número y/o caso que llevará añadidas tras la terminación –nya).

NOTA: Por supuesto, asumimos que los nombres terminados en –ë cuyas raices llevan
–i- aparecerían con la última forma cuando se añaden terminaciones. Así, si lírë (líri-) significa
“canción”, “mi canción” sería evidentemente lírinya (plural lírinyar “mis canciones”). Esto sería
bastante diferente si viéramos líri- ante cualquier sufijo de pronombre o de caso (lírilya “tu
canción”, ablativo lírillo “de una canción”, etc.).

En algunos casos, se usan las formas contraídas en vez de insertar vocales conectoras.
En UT:193, se nos proporciona la forma aranya sin traducir, pero que aparentemente significa
“mi rey” (Erendis usa esta palabra cuando se dirige al Rey de Númenor). Es seguramente: aran
“rey” + -nya “mi”, que daría la forma imposible **arannya, simplificada a aranya. Posiblemente
también fuera aceptable (?)araninya, pero cuando el nombre termina en la misma consonante
con la que comienza la terminación pronominal, se permite la fusión de la última consonante
del nombre con la primera consonante de la terminación, un fenómeno que se observa también
donde aparecen involucradas las terminaciones de caso (mindonnar en vez de mindoninnar
como alativo plural de mindon “torre”; quizá “mis torres” fuera mindonyar en vez de
mindoninyar).

Especialmente donde figura la terminación –nya “mi”, las formas contraídas pueden
funcionar donde no sería necesario añadir una contracción a una palabra permitida. La palabra
del Alto Elfico que define “hijo” es yondo, por lo que “mi hijo” será yondonya y, a pesar de todo,
existe una buena razón para dudar de que esa forma sea válida. Ya en LR:61, Elendil se dirige
a su hijo como yonya, aparentemente una variedad contraída de yondonya. Quizá yonya se
usará como “mi hijo” principalmente cuando se dirigían al hijo como directamente afectado. Si
fuera así, tendríamos un ejemplo paralelo: una palabra para definir “niño”, es hína o hina,
usándose la última (la de la vocal corta) solo cuando “nos dirigimos a un niño (joven)” (WJ:403).
Tolkien hizo una nota acerca de este hina usado como una forma de dirigirse a alguien, y que
generalmente, aparece en la forma hinya “mi niño”, siendo esta última una forma contraída de
hinanya (otra vez WJ:403).

Sumario de la Lección Catorce

El caso alativo Quenya se forma con la terminación –nna (plural –nnar) y expresa la idea
básica de “a/hacia”, por ejemplo: ciryanna “a un barco”. En ciertos contextos, este caso también
puede expresar “sobre, encima” o “dentro”. El caso ablativo se forma con la terminación – llo
(plural –llon, alternativamente –llor), y significa “de/desde”, por ejemplo: ciryallo “de/desde un
barco”; a veces el ablativo puede también implicar “fuera de”. Las formas duales del alativo y el
ablativo terminan en –nta y en –lto respectivamente (al menos en el caso de los nombres con
las formas duales del nominativo terminadas en –t; puede ser que los nombres con las formas
duales del nominativo terminadas acabadas en –u, tengan las terminaciones básicas en –nna
o en –llo siguiendo a la vocal citada). Si un nombre que acaba en consonante tiene que recibir
la terminación del caso alativo o ablativo, debe insertarse una vocal conectora (en el singular –
e- y en el plural –i-), ante la terminación del caso a fin de evitar un grupo imposible de
consonantes; de no ser así, usaremos la forma contraída (por ejemplo: Rómello “desde el Este”
= Rómen+llo). – El verbo equë- es una forma peculiar que no se halla influenciada por el
tiempo, y raramente, lleva terminaciones de ningún tipo; significa “dicho/dijo” o “dice” y se usa
para introducir acotaciones, donde el sujeto (que sigue al verbo equë- y precede a la acotación)
es un nombre propio o un pronombre independiente. – El verbo auta- “pasar, salir, dejar” tiene
formas sorprendentes en el pasado y el perfecto: oantë u oantië si el verbo se refiere al hecho
de dejar fisicamente un sitio para ir a otro, pero vánë y avánië, si el verbo se refiere a
desaparición, pérdida, muerte, etc. – Los pronombres posesivos Quenya se expresan
generalmente por la adición de terminaciones al nombre relevante (la cosa poseida). Estos
sufijos incluyen –nya “mi”, -lya “tu”, -lma “nuestro” (inclusivo) y –mma “nuestro” (exclusivo).
Advierto que estas terminaciones posesivas corresponden a las terminaciones pronominales
del sujeto añadidas a los verbos, la primera terminación en –a mientras que la última es en –ë
(asimismo, la terminación no comprobada para “suyo/de ellos”, podría ser –nta, en
correspondencia con –ntë “ellos”). Hay también una terminación específica para el “nuestro”
dual inclusivo, pero esta forma no se puede reconstruir con entera confianza (estas son: -lva o
–lwa; tan solo –lvo con la terminación del genitivo añadida está contrastada). Donde se requiera,
se deberán incluir vocales conectoras entre el nombre y la terminación pronominal,
probablemente deberán aplicarse las mismas reglas en el caso de las terminaciones –nna y –
llo, excepto en aquellas que terminan en –nya “mi” que parecen preferir la vocal conectora –i-.
Toda vez que un nombre lleva una terminación pronominal, este nombre puede estar
influenciado por el número o el caso, como si se tratara de un nombre regular terminado en –a.
Vocabulario:

Ya hemos terminado con los números básicos del 1 al 12 (incluyendo el número que
hemos deducido: rasta). Los números más altos son desgraciadamente bastante inciertos,
aunque tenemos algunas pistas. Podemos añadir algo más a este respecto, pero en esta y en
las dos lecciones siguientes, presentaremos los números ordinales comprobados, los que
muestran o definen orden o posición en una determinada serie, como: primero, segundo, etc...

• Minya: “primero” (el número minë “uno” y la terminación adjetival –ya. El nombre original
del “Primer Clan de los Elfos” era Minyar, literalmente: “Los Primeros”, aunque más tarde
los Noldor les llamaron “Vanyar” o “Únicos Nobles” [WJ:380,382-383]).
• Equë-: “digo/dices” “dijo/dicho” (sin tiempo; este verbo introduce a los comentarios)
• Auta-: “dejar ir, pasar, marchar, abandonar” (pasado: oantë, perfecto: oantië,
alternativamente: vánë y avánië, refiriéndose estas dos últimas formas a la desaparición
o muerte, como se ha explicado antes). El participio pasado de auta-, es vanwa “perdido,
ido, pasado, evadido”, pero esta palabra puede tratarse casi como un adjetivo
independiente.
• Menta-: “enviar”
• Ruc-: “sentir miedo/horror/temor, temer” (construido a partir de “de/desde el objeto
temido”, significando presumiblemente que sería el objeto directo correspondiente al
caso ablativo en Quenya)
• Ambo: “colina”
• Mindon: “(gran) torre” (el Mindon Eldaliéva o “Gran Torre de Eldalië”, mencionada en
el Silm. La primera sílaba de mindon es relativa al nombre minë “uno”, ya que un
mindon es “una torre aislada” y no parte de una estructura más grande).
• Númen: “Oeste” (Númenor, Númenórë “Confín del Oeste” o “Tierra del Oeste”:
núme(n)+nórë). Parece que los nombres de los puntos cardinales se tratan como
nombres propios, con mayúsculas y sin necesidad de artículo: Rómello en Namárië (lo
que Tolkien tradujo como “desde el Este””, y que sin embargo en el texto Quenya figura
sin la i).
• Sambë: “habitación, cámara” (en Sindarin sam, samm-: el Sammath Naur, o “Cámaras
de Fuego” dentro del Monte Maldito).
• Yondo: “hijo”
• Haira: “lejos, remoto”
• Et: “fuera” (seguido por el ablativo para expresar “fuera de”).

Para añadir a nuestra lista tradicional de doce nuevas glosas introduciremos también un
par de nombres propios, requeridos para los ejercicios. De acuerdo con nuestra política,
evitaremos hacer referencias explícitas a la mitología de Tolkien en estos ejercicios, por lo que
aquí no apareceran nombres propios acuñados por él. Así que, acuñaremos nuevos nombres
siguiendo sus principios. La terminación –(n)dil aparece a menudo en los nombres masculinos,
y significa “amigo” o “amante”, por ejemplo: Eärendil “amigo del mar”, o Elendil “amigo de la
Estrella” (pero también implica “amigo del Elfo”, ya que las palabras elen y Elda están
relacionadas y a menudo eran confundidas por los Eldain: WJ:410). Así, nos aventuraremos y
diremos Calandil “amigo de la luz”. Para los nombres femeninos, se pueden observar ciertos
patrones en los que un adjetivo terminado en –a puede convertirse en un nombre femenino
cambiando la terminación a –ë (no confundir con la forma plural del adjetivo), por ejemplo: una
de las reinas de Númenor, se llamaba Ancalimë, un nombre claramente formado a partir del
superlativo ancalima “la más brillante” (De forma similar los nombres masculinos pueden
formarse cambiando la terminación –a por –o, o bien por –on, por ejemplo: Sauron, frente a
saura “podrido, asqueroso”. ¡De repente entendemos porque el Señor Oscuro no permitía a sus
siervos usar el nombre que los Elfos le habían dado!) Comenzando a partir de un adjetivo
manejable como nessima “juvenil”, podemos derivar el posible nombre de mujer Nessimë “la
Única Joven”. Sin embargo, el significado de los nombres Calandil y Nessimë no tiene
importancia alguna para el desarrollo de los ejercicios.
Ejercicios:

1. Traducir al español:
a. Lelyuvalmë i mindonello i coanna
b. Ilyë Eldar avánier Ambarello
c. i Naucor utúlier i orontillon; elendientë i coannar ar súcar limpelma
d. i úmië ohtari mapuvar i malta lielmava mentien harmalmar haira nórenna
e. i nís oantë coanyallo ar lendë i sírenna
f. i minya cirya tuluva Númello
g. Quen rucë i rávillon, an amátientë i aran liemmo, ar úvantë auta nóremmallo
h. Equë Nessimë Calandilenna: “Yondonya avánië sambenyallo!”

2. Traducir al Quenya (y advierto que el “nuestro” inclusivo será un pronombre plural, ya


que la forma exacta de la terminación del dual “nuestro” inclusivo no se puede reconstruir
con exactitud y certeza):
i. Calandil dijo a Nessimë: “Tu hijo ha salido de la casa junto con todos los chicos ha
ido a la colina”
j. Desde el cielo [Menel: el firmamento], el Sol da luz a nuestro (inclusivo) mundo, y la
oscuridad ha desaparecido
k. Calandil dijo al malvado rey: “He enviado a tus guerreros a la Torre para encontrar a
mis hijos. ¡Mi esclavo protegerá a los chicos y no morirán!”
l. El hombre que tenía [arwa] los barcos, quería partir y todos los barcos se dirigieron
al Oeste [confines]
m. Nosotros (exclusivo) fuimos a un apartamento de dos habitaciones [el dual de
sambë], y el hombre de las colinas dio a su hijo una gran espada diciendo [quétala]:
“La espada viene de una tierra remota, más allá de los confines del Oeste” (para
“confines del Oeste” utilizar el superlativo de haira)
n. Todos los árboles murieron y desaparecieron de nuestra (inclusivo) tierra y Calandil
y Nessimë dijeron: “Nosotros (exclusivo) enviaremos a nuestros (exclusivo) esclavos
a buscar una tierra con [o “teniendo” =arwa] muchos árboles”
o. La doncella dijo al animal: “Temo [tengo miedo de] tus grandes cuernos (dual)”
p. Fui a nuestra (inclusivo) habitación a recoger mis cosas, ya que quería dar a mi
hermano mi primer libro; el libro descansaba [estaba descansando] en el/sobre el
suelo

Ejercicios Adicionales:

Relativos a los nombres Quenya combinados con terminaciones pronominales con


sufijos para el caso y el número:

(Debemos comprobar las soluciones de los ejercicios anteriores antes de proceder a


ejecutar estos ejercicios). Los ejercicios anteriores incluyen varios ejemplos de nombres con
terminaciones pronominales y de caso, por ejemplo: lielmava “de nuestro pueblo”. Un
habilidoso conocedor del Quenya, debería ser capaz de extraer de un solo vistazo el significado
de ciertas formas, percibiendo claramente que una sola palabra como ostolmallon significa “de
nuestras ciudades”, sin necesidad de descomponer dicha palabra en: osto-lma-llo-n “ciudad-
nuestra-deplural”. Por supuesto, un habilidoso conocedor del Quenya también sería capaz de
producir ciertas palabras, combinando las terminaciones relevantes sin vacilar.

3. Traducir la siguiente lista de palabras Quenya en frases españolas:

NOTA: En las soluciones de los ejercicios se usan los siguientes “equivalentes”: los
genitivos y las formas posesivo-adjetivales, se han transformado en “construcciones de...”; las
formas dativas se representan como frases preposicionales en “por/para”, mientras que las
formas del alativo y el ablativo se representan como frases que involucran a las preposiciones
“a” y “de/desde” respectivamente. Se emplea el mismo sistema en los ejercicios siguientes de
traducción del Quenya al español, con especificación de en que momento “de” debe traducirse
como genitivo (gen.) o como un posesivo-adjetival (poss.)- En estos ejercicios hay también
algunos ejemplos del sufijo para el “nuestro” inclusivo dual, aunque con la terminación del
genitivo convenientemente añadida, ya que sabemos con certeza (gracias al famoso ejemplo
omentielvo) la forma que asumen.
A. Coalmallon
B. Hroanyan
C. Hroalmain
D. Lambelmar
E. Nórelyanna
F. Engwemmar
G. Aranelyallo
H. Mólinyo
I. Mólinyaron
J. Ostolmannar
K. Lielvo
L. Yondolyava
M. Sambemmat
N. Sambenyant
O. Sambelyato
P. Sambelmanta
Q. Sambelyalto
R. Lienyava
S. Yondolmaiva
T. Tárilyan
U. Liemmaiva
V. Nerinyaiva
W. Nerinyava
X. Seldonyain
Y. Ciryammalto
Z. Yondolvo
4. Traducir en palabras Quenya (“de”= genitivo o posesivo como se ha especificado,
“por/para”= dativo, “a”= alativo, “de/desde”= ablativo):
a. A tus colinas
b. Para nuestra (exclusivo) paz
c. Tus dos volúmenes (libros)(usar la forma dual de parma)
d. A tu torre/A tus torres (traducir el singular y el plural por separado)
e. De (poss.) nuestra (exclusiva) reina
f. De (poss.) mis hermanas
g. Desde mi hermana
h. De (gen.) nuestros (inclusivo) regalos
i. De (gen.) nuestro (inclusivo) oro
j. Para nuestra (inclusivo) alegría
k. De (gen.) tu vino
l. Desde tu mundo
m. De (gen.) mi Sol
n. Por mi rey
o. De (poss.) nuestro (exclusivo) hijo
p. De (gen.) nuestras (exclusivo) copas
q. Para nuestra pareja de pájaros (usar la forma dual de aiwë)
r. A nuestra (exclusivo) doble pared (usar la forma dual de ramba)
s. Desde nuestra (inclusivo) doble pared (como el anterior)
t. Desde nuestras tierras
u. De (gen.) mis [dos gemelas] hermanas (usar la forma dual de seler, sell-)
v. De (gen.) nuestros (exclusivos) tesoros
w. A nuestros (inclusivo) caballos
x. De (gen.) nuestra (dual inclusivo) casa (= “de la casa de nosotros dos”)
y. Por mi hermano
z. A nuestros (exclusivo) árboles
LECCION QUINCE: La Terminación –Rya Y Más Cosas Acerca De
Las Terminaciones Del Posesivo Pronominal / El Caso Locativo /
Oraciones Relativas / Terceras Personas “Oscuras”:

Mas Cosas Acerca De Las Terminaciones Del Posesivo Pronominal


(Una Pregunta Transgresora Sobre La Verdadera Naturaleza De Las
Combinaciones Ly, Ny, Ry, Ty)

En la lección anterior hemos presentado una serie de terminaciones pronominales que


pueden añadirse a los nombres: -nya “mi”, -lya “tu”, -lma “nuestro” (inclusivo) y –mma “nuestro”
(exclusivo); además, hay una terminación para el “nuestro” inclusivo dual: -lva ó –lwa (tan solo
comprobada en la forma –lvo con la terminación –o del genitivo). Si ignoramos una extraña
variante de la terminación –lya “tu” (-lda, que veremos más adelante), tan solo una terminación
pronominal nos queda ya por mencionar: -rya. Aparece dos veces en Namárië, la primera vez
va seguida por la terminación del genitivo, produciendo la forma –ryo: la palabra a la que nos
referimos es ómaryo, traducida como “de su/de ella voz”, la forma genitiva de ómarya “su/de
ella voz”. La palabra óma “voz”, está comprobada por sí misma en muchos sitios (Etym, entrada
OM-; VT39:16). La segunda vez –rya aparece en Namárië, y tiene también otra terminación
siguiéndola, en este caso la del dual: -t. La palabra máryat, se traduce como “sus/de ella
manos”, y se refiere a un “par natural de manos” (la palabra má “mano” también está
contrastada). De cualquier forma, la terminación –rya viene a significar “su/de ella”, y por los
ejemplos de Namárië, está claro que se usa combinada con otras terminaciones al igual que los
otros sufijos pronominales que ya hemos visto y practicado (samberya “su/de ella habitación”,
samberyan “para su/de ella habitación”, samberyanna “a su/de ella habitación”, samberyallo
“de/desde su/de ella habitación”, samberyo y samberyava “de su/de ella habitación”...y de
igual manera con las formas duales y plurales: samberyar “sus/de ella habitaciones”,
samberyat “su/de ella par de habitaciones” “su/de ella apartamento de dos habitaciones,
etc...etc...).
Durante cuarenta años, desde la aparición de “La Comunidad del Anillo” (en la que se
incluye Namárië) en 1954, hasta que Christopher Tolkien publicó “La Guerra de las Joyas” en
1994, “su/de ella” se conocía tan solo como –rya. En el transcurso de ese tiempo, hemos tenido
un ejemplo más de –rya como “su/de ella” en el Poema Markirya publicado en 1983 en Los
Monstruos y los Críticos (aunque en Markirya “su/de ella” no se refiere a una persona, sino a un
barco). Pero cuando en 1994 apareció WJ, se hizo evidente que el sufijo –rya no solo cubría
“su/de ella” sino también “su/de él”: Coarya se muestra como la palabra Quenya para definir “la
casa de él” o “su/de él casa” (WJ:369, que lo lleva como koarya). Por supuesto, la forma coarya
también podría significar “su/de ella casa”, al igual que las formas máryat, ómaryo de Namárië
también podrían, en otro contexto, significar “sus/de él manos” y “de su/de él voz”: hemos de
concluir que simplemente, el Quenya no hace distinción entre “de él” y “de ella”. De hecho, es
absolutamente posible que –rya cubra también “su/de ello” (ver más adelante), así que tan solo
existiría una terminación para la totalidad de la tercera persona del singular en la tabla de los
pronombres posesivos. La traducción dependerá entonces del contexto.

Hay más cosas que aprender de los dos ejemplos de –rya en Namárië. Fijémonos en la
forma dual máryat “su/de ella (par de) manos”. Como se describió en la Lección Tres, el Quenya
desarrolló un sistema por medio del cual –t sería la terminación normal del dual, sustituida
generalmente por –u solo cuando la eufonía lo requiera, cuando la palabra que deba llevarla ya
contenga una –t- o una –d- (Cartas:427, nota al pie). Pero en la Lección Tres también se
argumentó con el ejemplo peu “(par de) labios”, que las partes del cuerpo que se presentan en
parejas en formas duales “fosilizadas” llevan siempre la terminación – u, “reflejando el sistema
más antiguo en el que la –u denotaba un par lógico o natural...”. No obstante, debemos recordar
una advertencia que hacíamos entre paréntesis: “la otra terminación –t también puede usarse
si se incrustan otras terminaciones ante la propiamente dicha terminación dual; volveremos a
este punto en una lección posterior”. Bien, pues ha llegado la hora de volver a ese punto en
cuestión.

Hemos asumido que, suprimiendo la terminación –rya “de ella” de la palabra máryat “las
manos de ella”, nos quedará simplemente mát “(un par de) manos”. Como quiera que la forma
dual de pé “labio” es peu, podríamos deducir razonablemente que la forma dual de má “mano”,
será mau “par de manos”, aunque esta última forma carece de contraste. Si el nombre que
normalmente tiene su forma dual terminada en –u, debe recibir un sufijo pronominal posesivo,
parece que debería suprimirse la terminación –u y expresar entonces la dualidad mediante la
terminación –t, colocada tras el sufijo pronominal, como en máryat. Aunque el dual “par de
labios” sea peu, debemos admitir que “sus/de ella (dos) labios” se construirá a partir de la forma
singular pé “labio”, añadiéndole –rya “de él/de ella” y luego –t para completar la palabra con el
número dual, lo que en paralelo con máryat nos daría péryat (siguiendo con esto, tendremos:
genitivo: péryato, dativo: péryant, alativo: péryanta, ablativo: péryalto, etc...) Aldu es el dual
normal “par de árboles”, pero “su/de ella par de árboles” quizá tendría que construirse a partir
del singular alda con los sufijos apropiados añadidos, produciendo aldaryat. Sospecho que la
terminación dual –u puede funcionar también como una vocal conectora allá donde se necesite,
tal y como ocurre con la terminación plural –i, la cual sabemos que funciona así bajo
determinadas circunstancias. La palabra que significa “pie” es tál con raíz TAL- y quizá por eso
el dual “par de pies” sea talu. Añadiendo una terminación posesiva pronominal a tál, su raíz
TAL- requeriría, en cualquier caso, de una vocal conectora antes de que podamos pensar en
añadirle una –t como marca del dual al final de la palabra. ¿Podría ser “su/de ella par de pies”
algo parecido a taluryat, con doble marca de dual (-u y –t), al haber aparentemente dos marcas
de plural (-i y –r) en una palabra plural como talimmar “nuestros pies”? Si así fuera, sería esta
una excepción a la regla que dice que la marca dual –u no se usa ante un sufijo posesivo
pronominal. Como es usual, tenemos escasez de ejemplos, aunque en la Declaración de Elendil
se indica que “mis herederos” es hildinyar, por lo que no sería del todo imposible que la
correspondiente forma dual fuera algo como hildunyat (o puede también que la regla que
determina el final –rya “mi”, se lleve mejor con una –i- conectora, produciendo hildinyat, aunque
podríamos mantener perfectamente la –u- como conectora ante otras terminaciones
pronominales, por ejemplo: hilduryat “su/de ella (par de) herederos”).

Otra cosa más que aprendimos de los ejemplos de Namárië es que en máryat “su/de
ella manos” y en ómaryo “de su voz”, el grupo –ry- puede tomarse como un grupo de
consonantes (r+y) o bien como una única consonante (una –r- palatalizada). Esto es en cierta
forma paradójico. Ya nos tropezamos con estos problemas en la Lección Uno, pero aquí se nos
plantea una nueva disyuntiva, ya que las combinaciones con –y- (como ry, ly, ny, ty) aparecen
en varias terminaciones pronominales posesivas. Tolkien indicó repetidamente que ómaryo se
acentua en la –a- en la segunda sílaba desde el final (en una de sus transcripciones de Namárië
en RGEO, indicó todos los énfasis de esa canción, y también tenemos dos grabaciones donde
se le escucha usar esa acentuación). Para que ómaryo pueda acentuarse de alguna manera,
-ry- debe contar como un grupo de consonantes y no como una sola. Si –ry- fuera una sola
consonante, las reglas normales dictan que el énfasis no debe recaer sobre la vocal que va
delante, sino en la tercera sílaba desde el final.

Repetidamente nos hemos referido a otra regla de la fonética Quenya que debemos tener
en cuenta: no puede haber una vocal larga delante de un grupo de consonantes. Así pues, la
vocal de má “mano” deberá lógicamente acortarse en la forma del alativo plural mannar
“entre...las manos”, contrastada en La Canción de Fíriel. **Mánnar no sería una palabra posible
en Quenya. Entonces, si como pensamos –ry- es un grupo de consonantes, ¿porqué la –á- de
máryat no se acorta? ¿Porqué no vemos (?)maryat de la misma forma que mannar?

Francamente no se me ocurre una explicación lógica y clara. Aparentemente debemos


aceptar sin más que –ry- (como –ly-, -ny-, -ty-) cuenta como un grupo de consonantes a la hora
de señalar el énfasis, y que la vocal larga precedente no tiene porque acortarse. Así nos
quedaría márya “su/de él/de ella mano”, mánya “mi mano” y málya “tu mano”, con la vocal
precedente intacta. Hay otros sufijos pronominales que deben acortarse sin asomo alguno de
duda, ya que estas terminaciones preceden incuestionablemente a un grupo de consonantes:
malma y mamma = “nuestra mano” (inclusivo y exclusivo). **Málma y **mámma serían
imposibles. Algunas variantes se acercarían a una pareja de formas a las que ya nos hemos
referido, aunque requieren terminaciones de sujeto (-mmë “nosotros” y –nyë “yo”) en vez de
terminaciones de posesivo pronominal para añadir a los nombres: la exclamación vá
significando rechazo, lleva su vocal larga acortada ante el grupo –mm- en vammë “no
queremos”, aunque la vocal larga parece subsistir en ványë “no querré” (WJ:371). Así, podemos
decir que mientras –mm- es sin duda alguna un grupo de consonantes, -ny- puede
perfectamente tomarse como una sola consonante (una –npalatalizada, como la –ñ- española).
Tan solo hay un manojo de nombres que se ven afectados por estas variaciones en
cuanto a la longitud de la vocal, palabras con una sola sílaba que termina en una vocal larga:
además de má “mano”, solo están: cú “lazo”, pé “labio”, ré “día” (24 horas), y lú “tiempo,
momento, ocasión. Menos mal que, en estos casos concretos nos salva el echar mano del
“Qenya” más antiguo de Tolkien. Por supuesto, las vocales largas de estas palabras citadas se
acortarían también ante las terminaciones de caso seguidas por un grupo de consonantes,
como indica el alativo plural mannar “dentro/entre las manos” en La Canción de Fíriel. Pero
“entre/dentro de las manos”, sería evidentemente mályannar o mályanta como forma dual, ya
que, en ese caso, ly, ny, ry, ty, no contarían como grupos de consonantes.

Por otro lado, también hay alguna evidencia que sugiere que estas combinaciones
deberían ser consideradas como grupos. En un manuscrito de Namárië reproducido en
RGEO:76, Tolkien desmenuzó la palabra ómaryo en sus sílabas constituyentes, pareciendo
querer decirnos que –ar- y –yo- son sílabas separadas, como si –ry- fuera un grupo de
consonantes genuino después de todo y no solo una –r- palatalizada (es bastante seguro que
la –r- sea palatalizada ante la –y-, pero si la –y- sonara como una consonante diferente,
tendríamos aún un grupo). Del mismo modo, Tolkien descompuso las palabras fanyar “nubes”
e ilyë “todo” en: fan-yar, il-yë. Si –ry-, -ny-, -ly-, así como su implicación –ty- se toman realmente
como grupos de consonantes cuando aparecen en el centro de las palabras, quedarían
explicados los patrones enfáticos que se observan. Pero aún nos queda el problema de saber
porque las vocales largas no se acortan ante estas combinaciones. Por fortuna, estas
inconsistencias no nos causarán problemas mientras no intentemos escribir en Quenya,
mientras simplemente nos limitemos a imitar el sistema (o sistemas) empleado por Tolkien.

Espero no haberos aburrido con el desarrollo académico de los párrafos anteriores, pero
lo cierto es que aún tenemos el problema de saber como debemos pronunciar exactamente –
ly-, -ny-, -ry-, -ty- cuando van en el centro de una palabra: ¿son simples y unitarias consonantes
palatalizadas, consonantes largas palatalizadas, o consonantes simples seguidas por otra que
sería una –y-? Parece que, por lo publicado hasta ahora, no podemos dar una respuesta
concreta. Cuando Tolkien en RGEO:76, silabizó fanyar como fan-yar, parecía querer demostrar
que, al menos no tenía la pronunciación **fañ-ar en mente, aunque las –ny- y –ty- deban
pronunciarse como consonantes simples y unitarias cuando son iniciales (ya que en Quenya no
puede haber un grupo de consonantes al principio de una palabra; SD:416,417). La elección
está entre fañ-ñar (con una –ñ- doble o palatalizada), y fan-yar o fañ-yar (con un sonido distinto
para la –y-). En cualquiera de los casos, una palabra como atarinya “mi padre” (que sería:
atariñña, o bien: atariñya), iría acentuada lógicamente en la –i-, acorde con las reglas
normales. El porque esta combinación –ny- (al igual que –ly-, -ry-, -ty-) parece que pierde la
capacidad de preceder a una vocal larga acortada después, sigue siendo un misterio. Si
pronunciamos la –y- con un sonido distinto, como creo que debe ser, estas combinaciones no
deberán tomarse como grupos normales de consonantes, ya que –y- es una “semivocal” y no
una consonante propiamente dicha.

Terminaciones Pronominales Posesivas Usadas Con Infinitivos

En la Lección Diez describimos como las formas infinitivas de los verbos tienen una forma
ampliada terminada en –ta, que se usa cuando el infinitivo debe llevar un sufijo denotando un
objeto pronombre: así carë (cari-) “hacer”, será caritas “hacerlo” o “haciéndolo”. A algunas
formas ampliadas de infinitivo, se les puede añadir también una terminación pronominal
denotando al sujeto de la acción verbal. Nuestro ejemplo comprobado es caritalya(s), que
Tolkien tradujo como “tu haciéndo(lo)” (VT41:17). Aquí, “tu” es el sujeto de la acción verbal (que
es “haciendo”), y se expresa por medio de la terminación posesiva pronominal –lya “tuyo”.
Podemos añadir una segunda terminación pronominal denotando al objeto al final de la palabra:
caritalyas “tu haciéndolo”, tiritanyat “yo vigilándolos”. Algunas de estas frases probablemente
puedan usarse como nombres, haciendo por ejemplo funciones de sujeto u objeto de una
oración. Quizá “quiero que los vigiles”, pudiera expresarse como: merin tiritalyat, literalmente:
“quiero tu vigilancia a ellos”. El objeto del infinitivo podría también ser una palabra
independiente, por ejemplo: merin tiritalya i seldor “quiero que vigiles a los chicos” (“quiero tu
vigilancia a los chicos”).

Algunos infinitivos están por su significado muy cerca de los gerundios. Asumiremos como cierto
que los gerundios regulares (acabados en –ië) llevan también terminaciones posesivas
pronominales, por ejemplo: tulierya “él está viniendo” (tulië “viniendo”). Es sin embargo incierto,
que se les pueda añadir una segunda terminación pronominal para denotar al objeto
[(?)carieryas “él está haciéndolo”].

El Caso Locativo

En conexión con las formas mir, minna “dentro” nos hemos ya referido a la preposición
Quenya mi “en”, la cual a veces se combina con el artículo determinado para producir la forma
(mi+i)=mí “en el/la/lo”. Aparece en Namárië, en la frase mí oromardi, traducida como “en las
altas estancias” (es así por lo menos en RGEO:66; el texto en LotR lleva mi con vocal corta,
por lo que se deduce que debe ser solo “en”, sin el artículo incorporado, y así, la traducción
ofrecida en LotR queda simplemente en “en altas estancias”).

Con frecuencia, el Quenya reparte preposiciones usadas en formas especiales, como


cuando “a, hacia” se expresa con la terminación del alativo –nna, mientras que “desde” se
expresa mediante la terminación del ablativo –llo (aunque el Quenya posee preposiciones
independientes para expresar los mismos significados. No sería pues una sorpresa que
Quenya, en vez de emplear una preposición como mi, utilice una forma específica de caso con
objeto de expresar el significado de “en” (o “sobre”). El caso en cuestión es el locativo,
distinguido por la terminación –ssë (posiblemente inspirado en la terminación finesa –ssa, - ssä
de significado similar). Por ejemplo: “en una casa” sería coassë, “en la casa” sería i coassë,
“en mi casa” sería coanyassë, etc... (por supuesto que el acento se traslada a la vocal
inmediatamente anterior a la terminación del caso, ya que dicha terminación comienza con un
grupo de consonantes). El locativo puede hacer referencia a la “localización” en el tiempo, así
como en el espacio: en una versión antigua del saludo “una estrella brilla sobre nosotros en la
hora de nuestro encuentro”, Tolkien usó el nombre lúmë “hora” en el caso locativo (lúmessë,
RS:324).

NOTA 1: Debemos reparar en el hecho de que la terminación –ssë no es siempre el


distintivo del locativo, significando “en” o “sobre” en cualquier sitio en el que aparezca. A veces
puede funcionar como una terminación abstracta. Ya hemos presentado el nombre alassë
“alegría, júbilo”. Entulessë está contrastado como el nombre de un barco, y significa “Retorno”
(UT:171; entul- sería el verbo “volver a venir” =” retornar, regresar”). Caimassë sería la forma
locativa de caima “cama”, pero caimassë se usa también como un nombre “estar en la cama”
=” enfermedad”, y esta es la base del adjetivo caimassëa “postrado, enfermo” (Etym, entrada
KAY-). A veces –ssë como terminación de nombre, no es abstracto, sino que parece mantener
las connotaciones de “localidad” que tiene también cuando se usa como terminación del
locativo: el nombre aicassë “pico de montaña”, se deriva del adjetivo aica “puntiagudo”, por lo
que el término aicassë se refiere básicamente a algún tipo de “lugar puntiagudo”. La terminación
–ssë se encuentra también en los nombres de un par de meses del calendario Elfico, citados
en el apéndice D de LotR, como Víressë y Lótessë, correspondientes más o menos a abril y
Mayo. El significado de la palabra Víressë es incierto, pero Lótessë conecta con toda seguridad
con lótë “flor” y parece significar esencialmente “en flor”, una concreta descripción del mes de
Mayo (definir si la terminación locativa –ssë podría o debería añadirse a un nombre que ya
termina en –ssë, es más complicado). Lótessessë parece una forma demasiado voluminosa y
complicada para expresar “en Mayo”, y aicassessë resulta igual de embarazosa para decir “en
el pico de una montaña”. En vez de añadir la terminación del locativo a los nombres con esa
forma, sería mejor usar la preposición mi “en”: mi lótessë, mi aicassë.

NOTA 2: Como recordaremos, el caso alativo termina en –nna y no siempre denota


movimiento hacia algo, sino que también puede expresar la idea de “sobre”. En algunos
contextos, parecería permisible usar cualquiera de los dos: el locativo o el alativo, resultando
un significado muy atractivo (caitan caimanyassë = “estoy tumbado en mi cama” / caitan
caimanyanna = “estoy tumbado sobre mi cama”). Tolkien ya tradujo a veces una forma locativa
usando la preposición “sobre”. Por ejemplo: ciryassë “sobre un barco” (MC:216, donde figura
como kiryasse); también mahalmassen más adelante).

En el plural, el sufijo locativo simple –ssë se amplia con el mismo elemento plural –n que
se ve también en las formas plurales de las terminaciones del genitivo (-on) y el ablativo (- llon).
Así, las formas del locativo plural terminan en –ssen. El locativo plural de mahalma “trono”,
aparece en El Juramento de Cirion, donde se hacía referencia a los Valar como a i hárar
mahalmassen mi Númen “aquellos que se sientan sobre (los) tronos en el Oeste”. La
terminación del locativo dual se forma sustituyendo el elemento dual –t por la primera de las s
de la terminación –ssë. La terminación resultante –tsë no está comprobada en ninguna
composición Quenya de Tolkien, pero las citó en la Carta Plotz, así que, presumiblemente
podemos encontrar formas como sambetsë “en un apartamento de dos habitaciones”, o
ciryanyatsë “en mis (dos hermanos) barcos” (estas palabras pueden verse como las formas
duales más simples sambet, ciryanyat con la terminación locativa –ssë añadida, aunque se
simplifica a –së para evitar la combinación imposible **-tssë).

Por supuesto, las terminaciones como –ssë, -ssen, -tsë, no se pueden añadir
directamente a un nombre terminado en consonante, sin producir un grupo imposible de
consonantes. Ante la escasez de ejemplos comprobados, deberemos concluir que es necesario
el uso de vocales conectoras siguiendo las mismas reglas que se aplican en los casos alativo y
ablativo: -e- usada como conectora en el singular, y la –i- en el plural. Así pues, tendremos
elenessë “en una estrella”, y elenissen “en las estrellas”. El dual “un par/una pareja de
estrellas”, llevaría mejor la conectora –e- ([?]elenetsë). Las formas contraídas serían así:
elessë de elen-ssë. Los puntos cardinales Formen “Norte”, Hyarmen “Sur”, Númen “Oeste”,
Rómen “Este”, es casi seguro que deben perder su final –n en el locativo; así como también lo
hacen en el alativo y el ablativo. Probablemente “en el Norte”, sea Formessë; la Canción de
Fíriel tiene Númessier “ellos están en el Oeste”. Esta extraña forma parece incluir la terminación
–ië “es”, plural –ier “(ellos) están”, que probablemente Tolkien suprimió más tarde. Aún así, la
forma locativa subyacente Númessë “en el Oeste”, debe presuponerse en algunos de estos
casos. Ya que el nombre Númen “Oeste” aparece también en la forma más corta Númë, no
podemos estar seguros de que la –n final se haya suprimido, ya que esta forma locativa podría
ser idéntica.

¿Deben los nombres con las formas duales terminadas en –i construir sus locativos
duales con la terminación –tsë, o esta terminación solo debe usarse cuando tratamos con
nombres que tienen sus duales nominativos acabados en –t? ¿Podemos pensar que la forma
locativa de Aldu “Dos Árboles”, sea Aldussë con la terminación más simple –ssë, ¿estando ya
la dualidad suficientemente expresada por –u? ¿Quizá Aldatsë construido a partir de la forma
no declinada alda? ¿O bien Aldutsë con las dos marcas del dual: -u y –t? Personalmente me
inclino por Aldussë, a falta de ver un ejemplo del mismo Tolkien.
La(s) terminación(es) del locativo, se puede(n) combinar con las terminaciones posesivas
pronominales, como en los otros tipos de terminaciones de caso que ya hemos visto. El Poema
Markirya, lleva ringa súmaryassë “en su/de ella frío seno” (ringa “frío”, suma “seno”; la
referencia es la del “seno (de un barco)”.

Oraciones Relativas

En LotR, hay uno de los aislados ejemplos de un locativo Quenya. La terminación –ssen
para el locativo plural aparece en Namárië, en la frase Vardo tellumar..., yassen tintilar i eleni
= “Las Cúpulas de Varda..., donde en [en las cuales] se reflejan las estrellas”. La palabra ya
“cual/el-la cual”, aparece aquí con la terminación del locativo –ssen para implicar que “en
el/la/las cual/cuales” es un pronombre relativo. Se puede usar para construir oraciones relativas,
esto es, oraciones “empotradas” en otras oraciones como una especie de frases descriptivas.
Dos oraciones como “el tesoro es grande” y “tu lo encontraste”, se pueden combinar así: “el
tesoro que tu encontraste es grande”. Observemos que el pronombre “lo” de la oración “tu lo
encontraste”, se sustituye por “cual/el que”. Este pronombre relativo es capaz de referirse a las
palabras “el tesoro” y “el cual encontré”, convirtiéndolas en una frase descriptiva que aporta una
información extra acerca del “tesoro”. Los equivalentes probables en Quenya son estos:

i harma ná alta “el tesoro es grande” + hirnelyes “tu lo encontraste” = i harma ya hirnelyë ná
alta “el tesoro el cual encontraste es grande”

En nuestro idioma se usa “que” como pronombre relativo (“el tesoro que tu
encontraste...”). En alemán, los artículos determinados der, das, die, también se usan como
pronombres relativos. El artículo Quenya i, puede también asumir esa función. Esto queda
evidenciado en El Juramento de Cirion, cuyas últimas palabras ejemplifican la i usada primero
como artículo y luego como pronombre relativo: ...i Eru i or ilyë mahalmar ëa tennoio “...el
Único quien está siempre por encima de todos los tronos”. Ya que “el Único” (Eru = Dios), es
una persona y no una cosa, el pronombre relativo debe traducirse aquí como “quien” y no como
“cual”. Si hay alguna diferencia de significado entre i y ya usados como pronombres relativos,
deberá ser esta: i se refiere a una persona (quien), mientras que ya se refiere a una cosa o
situación (cual). Fijémonos en el hecho de que estas glosas no tienen funciones interrogativas:
la palabra i no puede usarse como “¿quién?” en una pregunta como “¿quién eres?”. El Quenya
tiene una palabra concreta para el interrogativo “¿quién?”, que es man.

NOTA: Esta diferenciación de “quien/cual” no es solo una interpretación posible de


nuestros escasos ejemplos. Otra sugerencia para el uso de i, es cuando el pronombre relativo
es el sujeto de la oración relativa, ya que ya se usa cuando este es el objeto: Elda i tirë Nauco
“un Elfo quien vigila/mira a un Enano”, y Elda ya tirë Nauco “un Elfo a quien mira/vigila un
Enano”. Necesitamos más ejemplos para poder reafirmar una interpretación fiable y correcta.

La palabra i es en Quenya el “artículo indeclinable el/la/lo” (Etym, entrada I). Esto quiere
decir que i = “el/la/lo” no puede declinarse; no puede llevar ninguna terminación de caso.
Debemos aceptar que esto es así, incluso cuando i funciona como un pronombre relativo
“quien”. Sin embargo, ya es perfectamente capaz de llevar terminaciones de caso, como se
indica mediante el ejemplo yassen “en el cual” de Namárië. La terminación locativa es plural
porque el pronombre relativo se refiere a una palabra plural, tellumar “cúpulas”; en el caso del
singular telluma “cúpula” el pronombre relativo referente sería singular de la misma manera:
yassë. Sucede lo mismo con otros nombres: coa yassë “una casa en la cual...”, plural: coar
yassen “casas en las cuales...”.

Además de la forma yassen en Namárië, tenemos un ejemplo más de ya con una


terminación de caso. Un antiguo poema Elfico en el Tolkien incluye las palabras tanya
wende...yar i vilya anta miqilis, traducido como “la doncella a quien el aire besa”
(MC:215,216). Esto no es exactamente Quenya estilo LotR, pero no lo regularizaré porque la
forma yar “a quien”, es interesante. La –r final añadida a ya, parece ser la vieja terminación del
alativo, como en mir “dentro”; aquí yar “a quien”. Los ejemplos yassen “en el/la cual” y yar “a
quien”, sugieren que si necesitamos un pronombre relativo que tenga que llevar terminaciones
de caso, aquí tenemos ya algunos añadidos a ya-. Teniendo en cuenta que ya significa “cual”,
e i significa “quien” como se ha teorizado antes, una forma como yassen debería poder cubrir
ambos significados: “en cual” y “en quien” (ya que no podremos obtener otra forma distinta como
sería **issen, teniendo en cuenta que i es indeclinable). Queda claro pues, que ya puede llevar
toda la variedad de terminaciones de número y caso, siendo declinado como un nombre
terminado en –a, como en estos ejemplos:

• Dativo: i nér yan ánen annanya “el hombre a quien dí mi regalo”, plural: i neri yain...
“los hombres a quienes...” (la forma comprobada yar “a quien”, que aparece en un
contexto que involucra al verbo “dar”, puede también hacer funciones de dativo, pero yar
es propiamente un alativo arcaico, y personalmente, creo que es mejor usar yan, plural:
yain)
• Genitivo: i nís yo yondo cennen “la mujer a cuyo [=quien su] hijo yo ví” (damos por
hecho que ya+terminación –o del genitivo, produce yo y, como es usual, desparecerá la
final –a), plural: i nissi yaron ... “las mujeres a cuyos [=quienes sus] hijos...” (una forma
como yaron es aldaron, el plural genitivo de alda “árbol”)
• Posesivo: i aran yava malta mapuvan “el rey a quien [=de quien] cogieron el oro”, plural:
i arani yaiva... “los reyes cuyos [=de quienes]...”
• Alativo: i coa yanna lenden “la casa a la cual fui”, “la casa adonde fui”, “la casa a la que
fui”, plural: i coar yannar... “las casas a las cuales/que...”
• Ablativo: i coa yallo tullen “la casa de la cual vine”, “la casa de donde vine”, “la casa de
la que vine”, plural: i coar yallon[alternativamente yallor]... “las casas de las cuales/que
vine”
• Locativo: i coa yassë marin “la casa en la cual/que vivo”, “la casa donde vivo”, plural: i
coar yassen... “las casas en/donde las que/cuales vivo”

En el nominativo singular, se usa también la forma simple ya: i parma ya etécien “el libro
el cual/que he escrito”. Puede ser que en este caso debiera usarse yar (con la terminación –r
del plural), al referirnos a una palabra plural: i parmar yar... “los libros los cuales/que...”
(debemos distinguir al pronombre relativo comprobado yar “a quien”, MC:215,216; esta forma
incluye la vieja terminación alativa acabada en –r). Donde se emplee i como pronombre relativo,
no figurará la terminación plural, ya que i es indeclinable: Eldar i lindar “los Elfos cantan”.
No hemos hecho referencia a las formas duales, pero presumiblemente serán bastante
regulares: nominativo yat (por ejemplo: i peu yat “el [par de] labios que...”), dativo yant (por
ejemplo: i veru yant “la [casada] pareja a/para quien...”), genitivo yato, posesivo yatwa(?),
alativo yanta, ablativo yalto, locativo yatsë (por ejemplo: i sambet yanta/yalto/yatsë... “el
apartamento de dos habitaciones a/de/en el cual...”).

Debo destacar el hecho de que en algunos contextos gramaticales una terminación de


caso que debiera añadirse a ya, podría omitirse y ser sobreentendida. Por ejemplo: dado que
“noche” es lómë (lómi-), pudiera producirse una oración como lómissë yassë cenneyes “en
[la] noche en la cual/que lo ví” = “(en) la noche cuando lo ví”, que también podría escribirse así:
lómissë ya cenneyes, dejando a ya con su propia forma, una construcción paralela a la inglesa:
“in (the) night that I saw it” (en [la] noche que yo lo ví).

Advierto que el artículo puede desaparecer ante el primer nombre (lómissë en el ejemplo
anterior); está suficientemente determinado por la subsiguiente oración relativa. Tolkien empleó
bastante esta construcción en su traducción al Quenya de la Salve (parafraseando “en la hora
de nuestra muerte”, como: “en [la] hora que moriremos”.

Usualmente, un pronombre relativo hace referencia a un nombre de forma que la oración


relativa que le sigue proporcione información acerca de ese nombre, como en todos los
ejemplos anteriores. Veamos, sin embargo, un ejemplo como i carir quettar “aquellos quienes
forman palabras”, tomado como una descripción de los Elfos (WJ:391). I carir quettar es, por
sí misma, una oración relativa y perfectamente podría conectar con un nombre dejando a la
oración relativa referirse a él, por ejemplo: Elda i carir quettar “los Elfos quienes forman
palabras”. Sin embargo, parece que i puede ir colocado ante un verbo para expresar “el único
que/quien” (si el verbo es singular), o “aquellos que/quienes”, “los únicos que/quienes” (si el
verbo es plural, con la terminación –r). El Juramento de Cirion proporciona otro ejemplo: i hárar
mahalmassen mi Númen “aquellos quienes se sientan sobre los tronos del/en el Oeste”.
Tenemos libertad absoluta para construir oraciones como estas:

• i lindëa ná nís “[el único] que/quien está cantando es una mujer”


• i hirner I malta nar alyë “[los únicos] que/quienes encontraron el oro, son ricos”
• Hiruvan i suncer limpenya “encontraré [los únicos] quienes bebieron mi vino” (singular:
• ...i suncë limpenya “[el único] quien bebió mi vino”).

Si ya puede usarse en varias construcciones y estamos seguros de que i significa “quien”


y ya significa “cual”, podríamos encontrarnos diferencias de significado como ecénien i túla “he
visto [el único] quien está viniendo”, frente a: ecénien ya túla “he visto que está viniendo”
(literalmente: “he visto [que] cual está viniendo”). La oración “lo que quiero es vino”, quizá
debiera traducirse como ya merin ná limpë (“[lo que] cual yo quiero es vino”).

El Orden De Las Palabras

Algunos idiomas usan un orden especial para las palabras en las oraciones relativas. En
el alemán se insiste en colocar el verbo al final del todo, así pues, hay construcciones como “el
hombre quien allí está” (der Mann der dort steht), en lugar de “el hombre quien/que está allí”.
Por un momento me pregunté si el Quenya emplearía un sistema similar; el verbo ëa- “es,
existe” aparece cerca del final en la oración relativa con la que termina El Juramento de Cirion:
i or ilyë mahalmar ëa tennoio, literalmente: “quien sobre todos los tronos está siempre”. Sin
embargo, como vemos, el verbo no está del todo al final; un genuino orden alemán de las
palabras para esta misma oración sería “quien sobre todos los tronos siempre está”.

En Namárië, el verbo va inmediatamente después del pronombre relativo en la oración


relativa yassen tintilar i eleni “en donde las estrellas se reflejan”, literalmente: “en las cuales
se reflejan las estrellas”. Podríamos pensar que este es tan solo un orden “poético”, pero Tolkien
no lo cambió en la prosa de Namárië en RGEO:66-67. ¿Hay algo por lo que podamos distinguir
si esto es un pronombre relativo con una terminación de caso añadida? ¿Sería erróneo decir
yassen i eleni tintilar, con el sujeto del verbo precediendo en vez de siguiendo al verbo? No
podemos contestar estas preguntas. Especialmente en el caso de yasse(n), yanna(r), yallo(n)
“en/a/desde cual”, yo imitaría nuestro ejemplo comprobado y dejaría al verbo siguiendo
inmediatamente al pronombre relativo: i osto yassë marë i nér “la ciudad en la cual el hombre
vive”, i tol yanna círar i ciryar “la isla hacia la cual los barcos están navegando”, i nóri yallon
tulir i ohtari “las tierras adonde llegan los guerreros”. De cualquier forma, yo no establecería
reglas más complicadas de las que de por sí tiene ya el orden de las palabras en las oraciones
relativas del Quenya.

Terceras Personas “Oscuras”

Anteriormente, hemos presentado la terminación posesiva pronominal –rya, que cubre


“su/de él” y “su/de ella”. Así pues, ¿cuál es la terminación correspondiente al sujeto que
significará “el” y “ella”?

Partiendo de la base de que la terminación –lya “tuyo” deriva de la terminación –lyë “tu”,
algunos investigadores comenzando a partir de –rya “suyo/de ella”, han extrapolado el sufijo no
comprobado –ryë como la terminación del sujeto = “ella”. Si como se indica en Namárië, la
traducción Quenya de “tu lo encontrarás” es hiruvalyë, “ella lo encontrará” podría ser
hiruvaryë. Nancy Martsch usa esta terminación –ryë “ella” a lo largo de su Basic Quenya (y
podría ser correcto). Como sabemos que –rya cubre “su/de él” y “su/de ella”, deberíamos
aceptar que –ryë, de forma similar, podría significar tanto “el” como “ella”.

Las terminaciones del sujeto de la Tercera Persona Singular (las terminaciones para “el”,
“ella” y “ello”), pertenecen sin embargo a una de las partes más oscuras de la tabla Quenya de
los pronombres. En el material más cercano, relativo a la Canción de Fíriel, se ve una
terminación para “el” que es –ro. Aparece en la forma antaváro “el dará”, comprobada en la
pregunta ¿e man antaváro? “¿qué dará él realmente?” (LR:63). Antáva, como el futuro simple
“dará”, aparece en la misma página (y en el texto completo de la Canción de Fíriel impresa en
LR:72). Este puede que no sea el genuino Quenya estilo LotR; como se argumentó en la Lección
Siete, el futuro de anta- podría ser antuva en vez de antáva con arreglo al sistema que Tolkien
decidió usar más tarde. Aún así, la forma antaváro ilustra muy bien una aparente propiedad de
–ro: por alguna razón, la vocal que precede inmediatamente a esta terminación, se alarga:
antáva se convierte en antaváro (al añadirle –ro, mientras que la vocal larga original de antáva
se acorta para evitar la forma **antáváro: en el Quenya no se permite una vocal larga en la
sílaba que precede a la vocal que lleva el acento principal, excepto cuando esta sílaba es
también la primera sílaba de la palabra). ¿Debería adaptarse antaváro a algo parecido a
antuváro en el Quenya estilo LotR?

Esta terminación –ro se halla también en un poema “Qenya” reproducido en MC:220


añadida a un par de formas verbales incluyendo la terminación –ñë del pasado, y otra vez la
vocal que precede a –ro se alarga para recibir el acento. Una de estas formas es laustanéro,
que parece ser el verbo lausta- “hacer ruido de viento” +la terminación –ro “el” (¿también
“ello”?). La frase completa es: súru laustanéro, traducida como: “el viento rugía” (puede que
literalmente sea: “(el) viento, el/ello [-ro] rugía”). Ya que esto es “Qenya” y no Quenya estilo
LotR, no pondremos demasiado énfasis en los detalles, pero Tolkien usaba una terminación –
ro que puede significar “el” (incluso “ello”), y esta es una extraña manera de usar la vocal larga
precedente. Se ha sugerido que la vocal podría permanecer larga en esta posición porque
Tolkien en algún momento imaginó que en el Elfico Primitivo era larga. Si es así, la vocal –i-
que aparece en el aoristo de los verbos primarios (por ejemplo: tulin “vengo”) no debería
alargarse, ya que esta vocal nunca fue larga (tuliro(?) en vez de tulíro (?) “el viene”).

¿De dónde viene esta terminación –ro “el”, y cual usaremos para “ella”? La entrada S-
de Etym, arroja algo de luz acerca de lo que pasaba a este respecto por la mente de Tolkien.
Ya hemos visto varias palabras élficas que sirven para “el, ella, ello”. Una palabra primitiva para
“el”, se cita como sô o so “-so, declinación de verbos”, significando posiblemente que el Elfico
Primitivo podía expresar “el” mediante la terminación –so añadida al verbo. Este – so podría
tener su origen en la terminación Quenya –ro, ya que en este último la –saparece solo entre
vocales, y suena como –z- cuando va tras la –r- (el sonido –z- se funde con la –r- original). En
Etym, Tolkien citó una palabra primitiva con el significado de “ella”: sî o si “-se declinación de
verbos”. Si –so produce –ro en Quenya, podemos perfectamente deducir que –se producirá –
rë (antiguamente –zë) como terminación que definirá “ella”. Esta –rë se halla posiblemente
validada directamente en la frase “Qenya” kirya kalliére, traducida como: “el barco brilló”
(MC:220-221), literalmente: “(el) barco, ella brilló(?)”. Volviendo a la forma kalliére en lo
referente al Quenya estilo LotR, debemos decir que probablemente no sea más que una
alteración del vocablo calliére, pero debemos considerar que la terminación –rë, así como –ro,
parecen preferir la compañía de una vocal larga en la sílaba precedente.
Muchos escritores han usado las terminaciones –ro “el” y –rë “ella”, así que deberemos
memorizarlas, pero hasta donde sabemos, están solo comprobadas en los materiales fechados
antes de que se escribiera LotR. En 1994, apareció por fin un pequeño retazo de evidencia de
las ideas post-LotR de Tolkien acerca de las terminaciones pronominales para “el” y “ella”. En
el ensayo Q&E en el desarrollo de los verbos sin tiempos como equë- “dijo, dice”, Tolkien hizo
notar que aunque esta forma no llevaba terminaciones de ningún tipo, si podría llevar ciertas
terminaciones pronominales. Citó dos ejemplos: equen traducido como “dije yo”, y eques
traducido como “dijo el/ella” (WJ:414), “dijo el, dijo alguien” (WJ:392). Aquí tenemos una
terminación –s cubriendo a ambos “el” y “ella” (o “alguien”). En el período post-LotR, Tolkien
usó demostrablemente la terminación –rya para ambos “su/de el/ella”, así que no sorprende
que pudiera haber decidido que el Quenya debía emplear una única terminación para ambos
“el/ella”. En estos momentos, esta terminación –s cubre también “ello”, por lo que es difícil
mantenerlo aparte de la terminación –s que ya hemos encontrado en la posición del objeto
(como en tiruvantes “ellos lo guardarán” en El Juramento de Cirion, o como caritalyas
“haciéndolo tuyo” en VT41:17). Probablemente eques signifique “lo dijo”. Inversamente, -s hará
también referencia a la gente/personas en la posición del objeto: quizá tiruvantes también
pudiera significar “ellos lo guardarán [vigilarán] para el/ella”.

Una forma como tulis debería traducirse indistintamente como “el/ella viene” o “ello
viene”, dependiendo tan solo del contexto. La existencia de ciertas terminaciones, no contradice
necesariamente las referencias que Tolkien hizo al primitivo: “-so declinación” y “-se declinación”
de los verbos, en las Etym: normalmente la final –o corta y la –e del Elfico Primitivo se han
perdido en el Quenya, así que las formas primitivas como tuli-so “el viene” y tuli-se “ella viene”,
podrían haberse refundido en tulis “el/ella viene”. Decir en que momento exacto se dejaron de
lado las terminaciones de género específicas y más largas –ro y –rë que se encuentran en el
material más antiguo, es muy difícil. Tolkien podría haberlas hecho derivar de variantes de
terminaciones con vocales largas (-sô y – sê), las finales –ô y –ê convertidas en –o y –ë en
Quenya. Quizá la terminación específica de género se usará corta y la 3ª persona no quedara
suficientemente especificada. Pero hay varias razones para creer que Tolkien cambió de idea
repetidamente en lo que se refiere a estos detalles; no podemos especular con la posibilidad de
que las terminaciones largas –ro “el” y –rë “ella” dejaran de emplearse al mismo tiempo.

De cualquier forma, si –s es la terminación para definir “ella/el”, ¿dónde se ha


abandonado la improbable terminación –ryë que algunos hemos extrapolado de la terminación
–rya del posesivo “su/de el/ella”? La terminación –ryë aún puede ser válida. Quizá la terminación
para “ella/el” se alterne entre –s y –ryë del mismo modo que la terminación para “yo” también
puede aparecer como –n o –nyë (aunque las terminaciones –s y –ryë son menos similares que
–n frente a –nyë, deberíamos comprender que –ryë podría venir del antiguo –sye: siguiendo a
una vocal, la combinación –sy- se convierte en –zy- y luego en –ry-. Las Etym, la entrada SUS-
; de esta raíz, Tolkien derivó la palabra Quenya surya “consonante aspirada”, que debe
entenderse como susyâ en el idioma primitivo). La terminación más larga –ryë se usaría
primariamente con una segunda terminación pronominal, denotando al objeto al que va añadida,
por ejemplo: tiriryet “ella/el los mira”, mientras que “ella/ el mira” sería tiris o tiriryë, aunque la
última sea más común o creíble. Pero los escritores que quieren evitar el uso de la no
comprobada –ryë, pueden optar por las terminaciones específicas de género –ro y –rë con una
vocal conectora insertada: tirirot “el los mira”, tiriret “ella los mira”.

En los ejercicios de esta lección hemos evitado las terminaciones especulativas y las
construcciones se han concentrado solo en los hechos conocidos que tenemos a nuestra
disposición, con arreglo a la 3ª persona del singular de la tabla de pronombres: en Quenya, tal
y como Tolkien nos lo presentó en el período posterior a LotR, la terminación –s se usa para
“el, ella, ello”, mientras que –rya cubre “su de el/ella” (quizá cubra también “su de ello”: vemos
como en la frase ringa súmaryassë “en su/de ella frío seno” citada anteriormente, la referencia
se hace a un barco, por lo que “su/de ello seno”, podría ser también una traducción apropiada).
Las terminaciones largas –ro y –rë no se usan en los ejercicios ni en las soluciones, ya que las
reglas para estas en el Quenya estilo LotR son ligeramente dudosas (no es que yo esté
especialmente en desacuerdo con que otros las puedan usar).
Sumario de la Lección Quince:

La terminación del posesivo pronominal Quenya para “su/de el/de ella”, es –rya,
funcionando como las otras terminaciones de este tipo (terminaciones de número o caso que
van añadidas tras ella). Si un nombre dual recibe una terminación pronominal, su dualidad se
indicará mediante la adición de –t a dicha terminación (maryát “su/de ella [par de] manos” en
Namárië), con la aparente excepción de los nombres que, de otra manera, llevarán la alternativa
marca dual –u. –Los infinitivos ampliados con una terminación –ta que llevan la terminación
pronominal denotando al objeto (por ejemplo: caritas “hacerlo”) también pueden llevar
terminaciones pronominales posesivas denotando al sujeto, por ejemplo: caritalya(s) “haciendo
(lo) tuyo”. –Los nombres que terminan en una vocal larga, por ejemplo: má “mano”, deben
acortar esa vocal ante un grupo de consonantes; así que el plural alativo comprobado es
mannar (en vez de la forma imposible **mánnar). Curiosamente, las vocales largas no se
acortan ante ry, ly, ny, ty, aunque estas combinaciones cuentan como grupos de consonantes
en lo que a la acentuación se refiere. –El caso locativo Quenya tiene su final en –ssë, plural –
ssen, dual –tsë (al menos en el caso de los nombres con formas duales nominativas terminadas
en –t; los nombres con las formas duales nominativas terminadas en –u, simplemente llevan
añadido –ssë). Estas terminaciones expresan la idea de “en, encima, sobre”, por ejemplo:
ciryassë “(encima/sobre) un barco”, coassen “en las casas”. –Las oraciones relativas Quenya
se pueden formar usando el pronombre relativo ya “el cual, que”. Ya puede llevar también
terminaciones de caso y número; el plural locativo yassen “en cual, en donde” que aparece en
Namárië (es plural porque se refiere a una palabra plural). El artículo i “el/la” puede usarse
también como pronombre relativo: i Eru i or ilyë mahalmar ëa tennoio “el Único quien/que
está por encima de todos los tronos”, en El Juramento de Cirion, pero aparentemente, i no
puede llevar terminaciones de caso y número. Delante de un verbo, i se puede usar por sí
mismo para expresar “el único/los únicos que/quienes lo hace(n)”, independientemente de lo
que exprese el verbo, por ejemplo: i carir quettar “los únicos/aquellos que/quienes forman
palabras”. –Las terminaciones pronominales para “el” y “ella” son bastante inciertas. El material
más antiguo contiene verbos con las terminaciones –ro “el” y –rë “ella” (a menudo combinadas
con el alargamiento de la vocal de la sílaba precedente). En el material posterior a LotR,
tenemos una prueba del uso de –s como terminación cubriendo a ambos “el” y “ella”, y ya que
la misma forma está también comprobada con el significado de “ello” (como objeto), debemos
aceptar que –s es la terminación general que cubre todas las opciones de la 3ª persona del
singular, como sujeto y objeto. Supongo que deberíamos alternar el uso de –s con la forma más
larga –ryë (probablemente extrapolada de la terminación posesiva –rya “su/de el/de ella”), pero
en los ejercicios tan solo usaremos la –s que es la que está comprobada.

Vocabulario:

• Tatya: “segundo” (el nombre original del Segundo Clan de los Elfos, era Tatyar,
literalmente “Segundos, Los Segundos”, aunque la rama Eldarin de este Clan se llamó
más tarde Noldor [WJ:380-381]. Una forma variante de
• tatya, es atya [compuesto comprobado que aparece en VT41:10], que conecta más
claramente con el número básico atta “dos”. Como explicaremos en la Lección Diecisiete,
“segundo” se expresó más tarde como attëa, pero debemos conocer también la forma
arcaica tatya que será además la que usaremos).
• Mar-: “morar, habitar”; “vivir en algún sitio”, en el sentido de “establecerse en él” (de La
Declaración de Elendil: sinomë maruvan “en este sitio moraré”).
• Ya: pronombre relativo: “que, cual” (a menudo con terminación de caso; se alterna como
pronombre relativo con i = “quien” refiriéndose a la gente y usado cuando no hay
terminación de caso o número añadida).
• Aurë: “día” (el período de luz del día, no las 24 horas completas).
• Veru: (casados): “pareja, hombre y esposa, par de esposos” (una forma dual antigua que
aparentemente carece de singular; hay algunas palabras para géneros específicos,
como: verno “marido” y vessë “esposa”, de la misma raíz).
• Má: “mano”
• Pé: “labio”, nominativo dual: peu (con arreglo a VT39:9 que reproduce una fuente
posterior a LotR. Antiguamente, en la entrada PEG- de Etym, la palabra pé se glosó
como “boca”, ¡lo cual sería un claro plagio del vocablo hebreo que significa “boca”! Pero
Tolkien debió pensárselo mejor: en el apéndice E de LotR, la palabra Quenya para “boca”
es anto, palabra que ya hemos visto en la Lección Once).
• Mallë: “carretera, calle”, nominativo plural: maller (LR:47,56; SD:310) (como teorizamos
en la Lección Dos, los nombres acabados en –lë llevan por lo general sus formas plurales
terminadas en –ler y no en –li).
• Hrívë: “invierno”
• Apa: preposición: “tras” (solo comprobada como compuesto: apanómar “los Nacidos
después”, como un nombre élfico dado a los Hombres, los Elfos se llamaban a sí mismos
“Los Primeros Nacidos”, ver Silm al principio del capítulo doce. Aquí consideramos que
apa también funciona como preposición independiente).
• Hyarmen: “el Sur”
• Hyarya: adjetivo: “izquierdo/a, zurdo/a”.

NOTA: Como sugieren estas formas, las palabras para “Sur” y “zurdo” están
estrechamente relacionadas. Como ya explicó Tolkien en el apéndice E de LotR, los cuatro
puntos cardinales Númen, Hyarmen, Rómen, Formen = Oeste, Sur, Este, Norte, se relacionan
generalmente en ese orden concreto “empezando por la cara Oeste”, pues por lo visto esa era
la dirección en la que se encontraba El Reino Bendito. Es casi seguro que no es una
coincidencia el hecho de que las direcciones vayan en sentido contrario a las agujas del reloj
dejando al Norte en último lugar, ya que en la Primera Edad (cuando se estableció esta
convención), el Norte era la dirección que señalaba hacia la fortaleza de Morgoth (Angband o
Thangorodrim). Nuestro narrador imaginario, mirando hacia el Oeste, tendría el Sur a su
izquierda y Tolkien explicó que Hyarmen significa básicamente “la Región de la Izquierda”.
Como también hizo notar Tolkien, este sistema es “el opuesto al establecido en muchos
idiomas”, los cuales tienden a usar el Este (el punto por el que sale el Sol), como el punto de
inicio al que debe mirar el hipotético narrador. Así que, las palabras para “sur” y “derecha”,
deberán estar asociadas o ser idénticas, como por ejemplo el hebreo yamîn.
Ejercicios:

1. Traducir al español:
A. Tuluvas i tatya auressë
B. i hrívessë rimbë aiwi autar marien Hyarmessë; apa i hrívë autantë Hyarmello ar
tulir nórelmanna
C. Hiritarya malta i orontissen ánë alassë lieryan, an hiritaryas carnë lierya alya
D. Tatya hrívessë ya marnes i coassë hirnes harma nu i talan
E. Quetis lambelma, an maris nórelmassë
F. Eques: “Cennen macil i ohtaro hyarya massë
G. i nér i hirnë i harma nurtuva i engwi yar ihíries samberyatsë
H. i ambossë cenis i veru yat itíries coaryallo, ar yant ánes annarya

2. Traducir al Quenya:
I. Ella vió a una pareja en la calle.
J. Encontré a la mujer que vive en la casa entre los ríos, y miré sus labios (dual) y sus
manos (dual); a su lado izquierdo ví un libro
K. Ví su taza en sus manos (dual)(de ella), la taza de la cual derramé vino en su (de
ella) boca
L. Los únicos que habitaban en las torres, a las que llegaban los guerreros
M. Que él bebiera vino no era una buena idea, dado que lo que hizo después de beber
no fue inteligente
N. Después de que nosotros (exclusivo) nos fuéramos [pasado de auta-] de nuestra
(exclusivo) tierra en el Sur, hemos visto muchos Enanos en las carreteras
O. Las torres de las colinas son grandes; el dueño de [harya=posesor] la más grande,
desde la cual [quen] se puede ver la Tierra de los Elfos [Eldanórë], es el hombre
más rico de la ciudad
P. Los pueblos cuyo rey es sabio, morarán en paz en una buena tierra a la que amarán
profundamente.
LECCION DIECISEIS: El Caso Instrumental / Verbos Con Una Vocal
Sin Acento + -Ta / El Imperativo / La Fórmula Nai:

Si aceptamos la información proporcionada en la Carta Plotz como la definitiva versión


de Tolkien del sistema Quenya de los casos, resulta que ya hemos visto todos los casos excepto
dos. Uno de ellos es bastante oscuro; Tolkien no proporcionó demasiada información acerca de
él, ni siquiera nos dijo su nombre. La terminación implicada en este caso es –s, plural –is. La
Carta Plotz sugiere que este “caso misterioso” es simplemente una alternativa y más corta
versión del locativo: la palabra que ejemplifica este caso se halla entre paréntesis bajo la forma
locativa de la misma palabra. En vez de coassë “en una casa”, plural coassen “en las casas”,
podríamos usar las formas más cortas: coas, plural: coais. Sin embargo, y dado que no
podemos tener seguridad completa acerca de la función de este caso, no construiré ejercicios
que lo contengan. Por otro lado, la función del último caso Quenya que vamos a ver en este
curso, será relativamente fácil de comprender. Vamos con ello:

El Caso Instrumental:

La regla que define como debe construirse el caso instrumental (¡pedagógicamente


hablando!) es muy simple: basta con añadir –en a la forma dativa! Partiendo de la base de que
la terminación del dativo es –n, correspondiendo –in al plural y –nt al dual, tendremos que el
instrumental tiene las siguientes terminaciones: -nen, plural: -inen, dual: -nten. Antes de ver la
función de este caso, completaremos algunos detalles relativos a las formas instrumentales.

La terminación básica del instrumental –nen se puede añadir directamente a los nombres
terminados en –n y –r , sin riesgo de crear grupos imposibles, así tendremos a elennen como
la forma instrumental de elen “estrella”, o a Anarnen como el instrumental de Anar “Sol” (estas
formas instrumentales irían acentuadas en la segunda sílaba desde el final, ya que el grupo de
consonantes –nn- o –rn-, va siguiendo a la vocal de esta sílaba). Los nombres terminados en –
s con raíz terminada en –r (la antigua –z) forman su instrumental con –rn-, por ejemplo: olornen
como la forma instrumental de olos, olor- “sueño”. Los nombres acabados en –n con raíces en
–m tienen sus formas instrumentales acabadas en –mnen, por ejemplo: talamnen como el
instrumental de talan, talam- “piso, planta”. Pero en esto no podemos estar seguros
completamente. Dado que el grupo –ln- se convierte en Quenya en –ld-, pudiera ser que el
instrumental de estel “confianza, esperanza” fuera (?)estelden en vez del viejo estelnen.
Además, en el caso de los nombres terminados en –t, nos encontramos una dificultad más:
¿Cuál es la forma instrumental de un nombre como nat “cosa”? Como quiera que **natnen no
es una forma posible en Quenya, ¿podría convertirse en (?)nanten mediante la metátesis –tn-
>-nt-?, o bien ¿debería usarse una vocal conectora (posiblemente –e-) para producir una forma
como natenen? En el caso de los nombres con formas especiales de raíz en grupos de
consonantes, una vocal conectora debe insertarse ante la terminación –nen; la forma
instrumental de nís (niss-) “mujer”, podría ser algo parecido a nissenen.

Ante la terminación del caso se pueden conservar ciertas vocales largas, como cuando
ambar “predestinación, condena” forma su instrumental como ambartanen (el ejemplo
destacado se verá ampliamente más adelante). La raíz de ambar puede ser ambart(a)-:
presumiblemente la palabra terminaba en –rta según el Elfico Primitivo, excepto cuando iba
protegida por terminaciones gramaticales, en cuyo caso, la vocal final (última) y la –t, se perdían.

Si se añade la terminación plural –inen a un nombre terminado en una de las tres vocales
a, o, u, la inicial i- de la terminación se funde con la última vocal del nombre formando un
diptongo. Constituyendo de esta forma una nueva “segunda” sílaba desde el final que, por
supuesto, llevará el acento. Así, en WJ:391 tenemos ómainen como el plural instrumental de
óma “voz”, la forma ómainen se acentua en el diptongo –ai-. Los nombres que acaban en –ë
pueden actuar de forma similar, así que lassë “hoja” tuvo una vez su plural instrumental como
lasseinen, acentuado en el diptongo –ei-; más tarde en Quenya, el antiguo –ei- se convirtió en
una –í- larga, apuntando la Carta Plotz a lassínen como forma más habitual. Por supuesto, esta
–í- larga atrae al acento, como cualquier otra vocal que aparezca en la segunda sílaba desde
el final de una palabra. Es posible que los nombres terminados en –i, como tári “reina”,
mostraran la –í- en sus formas plurales instrumentales: tári+inen manifestado como tárínen,
fundiendo dos –i- cortas en una –ílarga. Esta forma plural tárínen acentuada en la –í- de la
segunda sílaba desde el final, se contrapone al singular tárinen acentuado en tár-. Los nombres
terminados en –ë con las formas radicales en –i tienen un tratamiento similar. La forma singular
instrumental del nombre lírë, líri- “canción” está contrastada en Namárië como lírinen
(líri+nen); quizá la forma plural sea lírínen (lírí+nen).

Por última vez en este curso voy a aburriros con la cuestión de las formas duales: algunos
duales instrumentales tienen la terminación –nten como se indica en la Carta Plotz, ya que el
elemento dual es obviamente la –t-, insertada entre la terminación instrumental más simple que
es –nen. Así pues, ¿es peculiar la terminación –nten para los nombres con las formas del
nominativo dual terminadas en –t? ¿deberían los nombres con las formas nominativas duales
acabadas en –u añadir simplemente la terminación –nen tras la citada –u? Tiendo a creer que
es realmente así; la forma instrumental de Aldu “Dos Árboles”, ¿sería entonces Aldunen en
vez de (?)Aldunten? ¿quizá (?)Aldanten?

Como sugiere el nombre, la función del caso instrumental es identificar al “instrumento”


(en un sentido muy amplio) mediante el cual se ejecuta una acción. El mejor ejemplo disponible,
será probablemente la frase i carir quettar ómainen “aquellos quienes hacen palabras con las
voces” (WJ:391). Esta descripción de los Elfos conlleva la forma plural instrumental de óma
“voz”, e identifica a sus voces como el “instrumento” mediante el cual ellos fabrican palabras. A
falta del caso instrumental, otros idiomas usan la preposición “con”, como en la traducción de
Tolkien de ómainen “con las voces”. No obstante, deberíamos entender que las terminaciones
instrumentales del Quenya corresponden a la preposición “con” solo en aquellos lugares en los
que esa preposición significaría “usando” o “por medio de” (i carir quettar ómainen, también
se podría traducir como: “aquellos quienes hacen palabras usando las voces”).

Es bastante improbable que las terminaciones que se usan para el caso instrumental
puedan usarse como “con” en el sentido de “junto con” (¡y permitidme por favor, detenerme en
este punto por un momento para llamar la atención acerca de algunos escritores, que aplican
el caso instrumental Quenya de cualquier manera!). Una oración como “los ví con un Elfo”,
dificilmente puede traducirse como **cennenyet Eldanen, debido a que pierde todo su sentido,
puesto que implicaría que el Elfo es el “instrumento” por medio del cual “los ví”! Por otro lado,
en una oración como “los ví con mis prismáticos”, sería más correcto emplear la preposición
“con” para el caso instrumental (por desgracia, no puedo reconstruir la redacción Quenya de
esa oración, ya que Tolkien no parece hacer mención alguna a como se diría “prismáticos” en
Quenya: ¡quizá la gran visión lejana de los Elfos no precisara de determinados artificios!).

Las terminaciones del instrumental pueden también traducirse mediante otras


preposiciones aparte de “con”. Las dos formas instrumentales que aparecen en Namárië fueron
traducidas por Tolkien como frases afectadas por la preposición “en”; ya queda claro en el
contexto que el instrumental realmente no invade el área que, de otra manera, ocupa o cubre
el caso locativo. La primera forma instrumental aparece al final de la primera línea de la canción:
¡Ai! Laurië lantar lassi súrinen “Ah! Como el oro caen las hojas en el viento”. De la traducción
de Tolkien se desprende que aquí “el viento” (súrë, súri-) es pensado como el “instrumento”
mediante el cual las hojas caen: “en el viento”, implica “por medio del viento”, o simplemente
“por causa del viento”. Este ejemplo muestra que el caso instrumental Quenya indica
simplemente “la razón por la que algo pasa” (la terminación instrumental marca el nombre,
denotando “que” hace lo “que pasa”). El segundo ejemplo del caso instrumental en Namárië es
similar, y afecta al nombre lírë, líri- “canción”: señalado a partir de la versión en prosa, en RGEO
la referencia se hace a Vardo...tellumar, yassen tintilar i eleni ómaryo lírinen “las cúpulas
de Varda, en las cuales se reflejan las estrellas por la canción de su voz” (ómaryo lírinen=
“su/de ella voz canción-por”). Así pues, la canción de la voz de Varda es la “que hace que brillen
las estrellas”, y la palabra que define “canción” está convenientemente marcada con la
terminación instrumental –nen.

Otra terminación instrumental traducida como “en” por Tolkien, se encuentra en La


Canción de Fíriel, una de cuyas líneas dice que los Valar dieron a todo el mundo los regalos de
Ilúvatar lestanen= “en medida”. Aquí el nombre instrumental nos dice algo acerca de cómo se
cumple la acción.

El Poema Markirya incluye la forma plural instrumental (terminando en –inen) de la


palabra ráma “ala”, los marineros de un barco se refieren poéticamente a “sus alas”: el barco
se describe como wilwarin wilwa...rámainen élvië, que significa algo así como: “revoloteando
como una mariposa...con sus alas radiantes” (o: “...con sus radiantes alas”, “...por medio de
alas radiantes”). Podemos imaginarnos un ejemplo menos poético, usando la misma forma
instrumental plural: aiwi vilir rámainen: “pájaros volando con (usando) alas”. Hablando de un
solo pájaro, podríamos usar un dual instrumental: aiwë vilë rámanten: “un pájaro volando con
(un par de) alas”.

Un ejemplo (en estos momentos el único ejemplo) de una forma instrumental que
aparece en el Silm, es particularmente interesante. Casi al final del capítulo 21: De Túrin
Turambar, Níniel se refiere a su hermano como a Turambar turun ambartanen “dominador del
Destino, por el Destino dominado”. En UT:138, se indica que la lectura más apropiada sería:
Turambar turún’ ambartanen. Esta oración es peculiar por varios motivos. La palabra “destino”
(=predestinar), es aquí ambar, con raíz ambart(a)-, como en el nombre Turambar
“maestro/dominador/dueño del destino”, y la forma instrumental ambartanen “por el destino”.
Otras fuentes apuntan a umbar como a la palabra Quenya que significa “predestinación,
destino” (se menciona en el apéndice E de LotR como el nombre de una letra Tengwa). Ambar
aparece en todos los sitios con el significado de “mundo”, como en la Declaración de Elendil en
LotR (donde se hace referencia al Ambar·metta o “Fin del Mundo”), pero ambar como “destino”
solo coincide parcialmente con este nombre, ya que la forma de la raíz ambart(a)- es diferente.
La palabra Quenya apropiada para “destino” es umbar, pero la forma ambar aparece en el
Quenya del Exilio debido a la influencia de la correspondiente palabra en Sindarin: ammarth o
amarth. Debemos confiar: quizá Tolkien explique sus discrepancias en alguna nota aún no
publicada.

Otro hecho peculiar en el Lamento de Níniel, es la palabra turun (más exactamente


turún’), traducida como “dominado”. La traducción indicaría que se trata de un participio
pasado, cuya forma completa turúna habría perdido la –a debido a que la siguiente palabra
(ambartanen) comienza con la misma vocal. Esta forma turún[a] “dominado” está relacionada
con el verbo tur- “gobernar, controlar” (al igual que carna “hecho”, es el participio pasado de
car- “hacer”), y menos probablemente con túrina (al igual que rácina “roto” como participio
pasado comprobado de rac- “romper”). La forma turún[a] es bastante confusa. Podría
pertenecer a alguna fase peculiar de la evolución del Quenya, un experimento abandonado más
tarde. Ya que aquí nos dejamos guiar por el material publicado póstumamente, no podemos
tener la completa seguridad de que todas las formas lingüísticas representen las decisiones
definitivas del Profesor.

Confiaremos en que futuras publicaciones nos aclaren la extraña forma turún[a], pero si
la aceptamos como un participio pasivo, podemos elaborar una importante regla gramatical a
partir del lamento de Níniel: siguiendo a un participio pasivo, el agente que llevó a cabo la
condición descrita puede presentarse como un nombre en el caso instrumental. En nuestro
ejemplo, Túrin Turambar era “dominado” y como Níniel quiso añadir información acerca de que
era lo que dominó a su hermano, ella utilizó la forma instrumental ambartanen = “por el destino”.
Un ejemplo menos oscuro afecta a técina “escrito”, el participio pasivo del verbo tec- “escribir”:
podríamos construir una frase como: i parma técina i Eldanen “el libro escrito por el Elfo”.
Siguiendo a un participio la forma instrumental podría seguramente asumir su función básica de
denotar un “instrumento”, y así, tendríamos una frase como: técina quessenen “escrito con
una pluma” (quessë = “pluma”).

La terminación instrumental puede añadirse al pronombre relativo ya-, para expresar “por
el cual”, “con el cual”; singular: i cirya yanen lenden amba i sírë “el barco con el que/cual
atravesé el rio”, plural: i ciryar yainen... “los barcos con los que/cuales...”, dual: i ciryat
yanten... “el par/la pareja de barcos con los que/cuales...”.

Aunque nuestros ejemplos involucran a otros casos, no hay razón para dudar de que las
terminaciones instrumentales pueden combinarse también con las terminaciones pronominales
posesivas, produciendo formas como mányanen “con mi mano”, “usando mi mano”
(má+nya+nen “mano-mi-con”).

Combinado con un gerundio (terminación –ië), el caso instrumental podría expresar la


idea de “por hacerlo una y otra vez”, por ejemplo: tiriénen “vigilando, mirando” en una oración
como “lo encontré mirando/vigilando”. Cuando se añade la terminación instrumental a los
nombres terminados en –ië, la vocal que está delante de la terminación probablemente se
alargue, así recibirá el acento (una forma de énfasis/acentuación bastante difícil!): tendremos
pues tiriénen, en vez de (?)tirienen, que debería ir acentuado en la segunda – i-. No hay
ejemplos fiables del caso instrumental, salvo el del propio Tolkien: tyaliéva como forma
posesiva de tyalië “jugar”. El instrumental dificilmente puede ser tyaliénen. Algunos
alargamientos vocálicos (aparentemente para producir formas molestas de acentuación), se
observan también en otras partes de la gramática tal y como descubriremos en la siguiente
emocionante sección.

Los Verbos Con Una Vocal Sin Acento + -Ta:

Hemos visto anteriormente la distribución de las categorías de los verbos Quenya. Hay
algunos subgrupos menores de verbos que tienen formas peculiares, aunque nuestro
conocimiento sobre ellos es muy limitado (la eterna letanía de la lingüística de Tolkien): apenas
tenemos ejemplos. Más de lo mismo: unas pocas observaciones acerca de algunas de estas
subcategorías, de cómo se forman. Ahora trataremos una de ellas.

En algunos de mis ejemplos y ejercicios, he combinado el verbo car- “hacer” con un


adjetivo, por ejemplo: en el ejercicio C de la lección anterior: hiritaryas carnë lierya alya “su
encuentro hace a su gente rica”. Debo apuntar que no tenemos ningún ejemplo de Tolkien en
que se combine un adjetivo con car-, y puede que estemos imponiendo al Quenya una forma
de otro idioma. Sin embargo, esto no tiene porque ser un desastre: si alguna vez somos capaces
de crear una forma útil de Quenya, podríamos llegar a sonrojarnos al pensar en el uso que
actualmente le estamos dando (y si los Eldar volvieran de Valinor para protestar por la forma en
que maltratamos su idioma, tampoco deberíamos extrañarnos). Dicho esto, podemos observar
como el vocabulario Quenya contempla lo que se define como “verbos causativos derivados de
adjetivos”; quizá deberíamos emplear un Quenya completamente “idiomático” para usar esas
formaciones.

En una palabra: estos verbos expresan la idea de “hacer” un objeto que tiene ciertas
propiedades descritas por un adjetivo. La terminación –ta debería ya sernos familiar por
aparecer en los verbos Quenya (por ejemplo: pusta- “parar”). Es a menudo, tan solo una
terminación verbal sin implicaciones particulares, pero ocasionalmente, puede tener un
significado causativo; comparemos el verbo primario tul- “venir” con el verbo derivado tulta-
“convocar, citar” (=la “causa” para venir). A los adjetivos se les añaden terminaciones que se
usan también para derivar verbos causativos. Tenemos solo un manojo de ejemplos, pero el
adjetivo airë “santo” se corresponde aparentemente con el verbo airita- “venerar” (=” hacer
santo”). (La final –ë de airë “santo”, aparece como –i en airita, porque la –ë de airë desciende
de la –i del idioma primitivo, y se cambia a –ë cuando es final. En el aoristo hay una variación
similar: silë “brilla”, que con un sujeto plural sería: silir “brillan”, porque si se añade una
terminación a la vocal final, esta no puede ser larga).

en un manuscrito no publicado de Tolkien almacenado en Bodleian: con arreglo a una


nota al pie en VT, número 32 de Noviembre de 1993, página 7, la página del manuscrito en
cuestión “data de 1966 y da mucha información sobre los verbos Quenya. Será publicado en un
próximo número de Vinyar Tengwar”. Ocho años y nueve Vinyar Tengwar después, seguimos
por desgracia, esperando ver ese documento tan interesante, pero al menos, en VT#32 se citó
el pasado airitánë. Obviamente incluye la conocidísima terminación –në del pasado, pero
debemos reparar en el hecho de que la vocal final de –ta se encuentra en este caso alargada,
llevando además añadida la terminación del pasado.

De esta forma, la sílaba larga –tá- atrae al énfasis. **Airitanë sin el alargamiento, hubiera
dado una forma muy extraña de énfasis (con el acento en –rit-), y quizá sea por eso por lo que
existe el alargamiento citado. Esto puede implicar que si alguna terminación se añadiera tras –
në, el énfasis después de todo, no recaería en –rit-, y el alargamiento de –ta- no debería
hacerse: quizá “nosotros veneramos” sea airitanelmë, en vez de (?)airitánelmë, ya que el
énfasis debe aquí recaer en –ne- y –ta- no recibe énfasis alguno. Hay quien piensa que el
Quenya no puede llevar una vocal larga en una sílaba sin acento alguno, a menos que esta
sílaba sea también la primera de la palabra.

En cualquiera de los casos, podemos inferir esta regla: por lo que se refiere a la forma
del pasado del verbo (esto es: un verbo con una vocal sin acento delante de la terminación
verbal –ta), no lleva ningún tipo de terminación que pueda trasladar el énfasis, la terminación –
ta se alargará a –tá- cuando se coloque tras ella la terminación –në del pasado. Así pues,
airitánë será el pasado de airita-. Por supuesto, no todas las terminaciones pueden llevar a –
në como sufijo, pues tiene el poder de trasladar el énfasis, y en ese caso, el alargamiento de –
tá- debe mantenerse con el fin de prever que el acento no vaya a cualquier sitio: airitáner
“venerado” (con un sujeto plural), airitánes “el/ella veneró”, airitánen “veneré”. Posiblemente,
sería airitanenyë sin el alargamiento de –tá-, si usáramos la forma más larga de la terminación
de “yo”, con lo que el énfasis se traslada a –ne-, y –ta- se convierte en una sílaba sin acento.

En las Etym, Tolkien citó al menos un verbo más que parece tener relación con este
grupo o pertenecer a él. La entrada NIK-W- proporciona el verbo ninquitá- “blanquear”,
“poner/hacer blanco”, derivado del adjetivo ninquë “blanco” (raíz ninqui-; la forma primitiva se
da como ninkwi). Al escribir ninquitá-, Tolkien obviamente sugiere que la vocal final se alarga
con frecuencia, y podemos asegurar que el pasado es ninquitánë.

NOTA: En la entrada NIK-W-, también cita Tolkien el verbo ninquita- “brillar


blanco/plata/plateado”, que probablemente suscite otra interrogante: ¿será el pasado
(?)ninquintë con infijo nasal? (¡permitidme esta especulación!). En el aoristo, los dos verbos
podrían coincidir como ninquita; el contexto determina que esto debería interpretarse como
“blanquea” o “platea”.

Diremos algo más acerca de esta clase de verbos: como se forma el participio pasivo (o
pasado). La evidencia es, sin embargo, difusa.

En “Las Casas de Curación”, capítulo 8 del Libro Cinco en El Retorno del Rey de LotR,
Tolkien pone a Aragorn diciendo: “en la alta lengua de los viejos, yo soy Elessar la Piedra Elfica,
y Envinyatar el Renovador”. El título Quenya Envinyatar “Renovador” es interesante. Tal y
como se ve por la final –r, esta terminación podría añadirse a los verbos Quenya (derivados de
A-) con mucho más significado que la terminación de agente de nuestro idioma –ado/-ador, así
es como Envinyatar “Renovador” apunta al verbo subyacente envinyata- “renovar”. El prefijo
en- significa “re-“, y vinya es el adjetivo Quenya que significa “nuevo”, así aparentemente
estamos viendo otro verbo derivado de un adjetivo por medio de la terminación –ta.
Más interesante aún puede resultar ver como el participio pasado de este verbo
envinyata- “renovar”, está contrastado en MR:405, en la frase Arda Envinyanta. Esto lo tradujo
Tolkien como “Arda Curada/Sanada” (la referencia se hace a un mundo futuro sanado de las
consecuencias de la maldad de Morgoth). Comparándolo con el título de Aragorn, Envinyatar
“Renovador”, podemos decir que Arda Envinyanta, significa literalmente: “Arda Renovada”.
Debemos prestar atención a la formación del participio pasivo: mediante un infijo nasal insertado
ante la t de la terminación –ta del verbo envinyata-. La forma resultante envinyanta, difiere de
los participios pasivos de los verbos “normales” terminados en –ta, que tienen sus participios
terminados en –taina (comparar hastaina “estropeado” en el mismo texto que nos da el ejemplo
Arda Envinyanta “Arda Sanada”: Arda Hastaina “Arda Enferma”, era el mundo tal y como
estaba en ese momento, enfermo por causa de Morgoth. Ver MR:405,408, nota 14. Es
importante advertir que estos tipos divergentes de participios aparecen en la misma fuente,
permitiéndonos saber con certeza que las diferentes formaciones pertenecen a la misma
versión de Quenya: en efecto, podría existir la tentación de disolver algunas de las diferentes
formaciones por ser estas representativas tan solo de una cierta etapa en la evolución de la
lengua de Tolkien (ideas que él mismo despreció después).

Si el participio pasivo de envinyata- “renovar” es envinyanta, podría ser que el participio


pasivo de airita- “venerar” se forme mediante el infijo nasal airinta “venerado” (en vez de
(?)airitaina, aunque quizá esta forma fuera aceptable). Y si el pasado de airita- es airitánë con
alargamiento de –ta- a –tá-, probablemente deberíamos admitir que envinyata- “renovar” se
convierte en envinyatánë en el pasado. Similarmente, si ninquitá- es el verbo “blanquear”, con
el pasado en ninquitánë, el participio “blanqueado” sería ninquinta (las formas envinyanta,
airinta, ninquinta concordarían por supuesto en número con los adjetivos terminados en –a,
cambiando esta vocal final por –ë en el plural).

Ya hemos mencionado más o menos todos los muchos verbos conocidos que pueden
ser asignados provisionalmente a esta subclase. No existe evidencia directa que nos diga como
se comportarían en otras formas que no sean el pasado y el participio pasivo (como para el
participio activo terminado en –la, estamos casi seguros de que para la terminación –ta, habrá
el mismo alargamiento que se ha observado ante la terminación –në del pasado: así airitála
“venerando”, envinyatála “renovando”. Una vez más, la “motivación” para el alargamiento de la
vocal de la terminación –ta, sería el evitar las formas eufónicas del énfasis).

Por supuesto, es difícil saber hasta que punto somos libres para derivar nuevos verbos
Quenya por nosotros mismos, añadiendo –ta a los adjetivos (recordando que los adjetivos
terminados en –ë cambian la vocal por –i- ante las terminaciones, como en airita- “venerar” de
airë “veneración”). Volviendo a la frase con la que empezábamos: hiritaryas carnë lierya alya
“su encuentro ha hecho rico a su pueblo”, ¿se podría quizá expresar mejor como: hiritaryas
alyatánë lierya? Sabemos que el adjetivo alya se usa como base del verbo alyate- “hacer
rico/enriquecer”, con el pasado: alyatánë (y participio pasivo alyanta). En esta, como en otras
materias, los que quieren escribir Quenya se dan de bruces con una difícil elección: ¿debemos
intentar trabajar el idioma solo con las palabras que Tolkien nos dio, introduciendo términos no
comprobados o largos circunloquios donde sea necesario rodear las lagunas existentes en los
vocabularios?, o bien ¿debemos tener la libertad de poder derivar nuevas formas y palabras a
partir de los elementos tolkinianos, aplicando los principios dados por el Profesor, hasta donde
nos sean comprensibles, algo que algunos perciben como la disolución del sistema lingüístico
de Tolkien mediante elementos falsificados (y sin embargo construidos inteligentemente)?. Yo
creo que debemos sentirnos autorizados para desarrollar algunas creaciones post-Tolkien en
Quenya, haciéndolo un idioma útil, pero por desgracia, no hay respuestas fáciles para todo
esto...

El Imperativo

El imperativo es una forma del verbo que se usa para expresar órdenes o requerimientos.
En algunos idiomas como el inglés, el imperativo suele ir precedido de la expresión “por favor”
para hacerlo más amable, pero debe entenderse que una forma imperativa no tiene que tomarse
necesariamente como una orden brusca. En la traducción que hizo Tolkien del Padrenuestro al
Quenya, figuran varios imperativos y un tipo de oración como “líbranos del mal”, es por supuesto
solo eso: una oración imperativa, aunque sin ánimo de ordenar nada a Dios.
Según Tolkien, el élfico primitivo tenía una partícula imperativa que se podía usar en
conjunción con una raíz verbal para indicar que cosa iba a ser tomada como un imperativo. La
partícula en cuestión tenía la forma â, y era “originalmente independiente y de colocación
variable” (WJ:365). A veces se colocaba tras la raíz, y en algunos casos, se parecía a la
terminación –a del Quenya. En WJ:364, se menciona una “exclamación imperativa”: heca! que
significa “¡sal de aquí!” o “quédate a un lado!”, y en la página siguiente se sugiere que esta
exclamación viene de la forma primitiva hek(e) â. Hay otra exclamación primitiva: el –â “¡he
aquí!, ¡mira!”, que se supone que es lo primero que dijeron los Elfos cuando despertaron en
Cuivénen y vieron las estrellas (WJ:360). En Quenya esta palabra pasó a ser ¡ela! Era una
“exclamación imperativa dirigiendo la mirada hacia algo visible en ese momento” (WJ:362).

Si vamos a guiarnos por los ejemplos como heca y ela, deberemos aceptar que, al menos
en el caso de los verbos primarios, los imperativos se forman añadiendo la terminación –a a la
raíz verbal. Por ejemplo: tir- “mirar, vigilar”, ¡tendría su imperativo en tira! “mira!, ¡vigila!”,
representando al primitivo tir-â o tir(i)â. ¡La forma correspondiente en Sindarin es tiro! (¡advierto
que el imperativo tira! “vigila!” tiene una forma diferente a la del presente continuo tíra “está
vigilando”, ya que esta última forma tiene la raíz vocálica alargada). Esta podría ser una forma
de construir imperativos Quenya, pero es posible también que exclamaciones como heca y ela
sean tomadas como formas “fosilizadas” descendientes de las primeras etapas del Elfico.

En cuanto a la típica forma “moderna” de construir imperativos, hay evidencias que


demuestran que un descendiente de la partícula original â, fue tratado como una palabra
independiente: se colocó delante de la raíz verbal en vez de ir al final como un sufijo. Hay un
ejemplo en el mismo LotR, en la Alabanza de Cormallen: la multitud que saluda a Frodo y Sam
con las palabras a laita te...Cormacolindor, ¡a laita tárienna! “¡Benditos sean...¡Los
Portadores del Anillo, sean benditos (o alabados) por largo tiempo!” (traducido en Cartas:308).
Vemos como la raíz verbal laita- “alabar, bendecir” figura aquí precedida por la partícula
imperativa –a-, ¡con el fin de formar la frase imperativa a laita! “bendecid!, ¡alabad!”. La partícula
–a- aparece también en su forma larga –á-, formada directamente de la primitiva –â-, como en
la exclamación ¡á vala Manwë! “puede Manwë ordenarlo!” (WJ:404). En este caso, el verbo
vala- “regular, gobernar, ordenar” (el origen del nombre Valar, usado luego para referirse o
definir tan solo a los poderes divinos), se combina con la partícula imperativa –á-: el significado
literal de á vala Manwë! es claramente algo como: “haz la regla Manwë!”, si hacemos el
esfuerzo de traducir –á- como una palabra independiente. Incidentalmente, este ejemplo
demuestra que el sujeto del imperativo (el único que puede llevar a cabo o ejecutar la “orden” o
“requerimiento”), puede explícitamente mencionarse tras la propia frase imperativa.

¿Hay alguna razón por la que la partícula imperativa aparezca en su forma corta –a- en
a laita, y en su forma larga (-á-) en á vala? Se ha sugerido en ocasiones, que –á- se acorta a
–a- en el momento en que aparece delante de una sílaba larga (como lai-, por causa del
diptongo –ai-), pero no lo sabemos con seguridad. Quizá –á- frente a –a- tan solo sea un ejemplo
de variación fortuita: probablemente siendo no acentuada, la partícula podría muy bien tender
a acortarse si el narrador no la enuncia con cuidado (¡la estática multitud de Cormallen,
alabando a los hobbits que habían salvado al mundo, lo pronunció mal!) Yo personalmente,
prefiero la forma larga –á-, para evitar confusiones con la –a- como partícula de dirección (como
en el saludo de Treebeard (Bárbol) a Celeborn y Galadriel: a vanimar = “los nobles” -
Cartas:308). Por ejemplo: ya que el verbo “ir” es lelya-, el imperativo “¡ve!” sería ¡á lelya!

La partícula imperativa –á- también se puede combinar con la negación vá para formar
áva, empleado en órdenes negativas: ¡áva carë! “no lo hagas!” (WJ:371). Este ejemplo nos da
una idea de cómo se comportan los verbos primarios en las frases imperativas: aparecen con
la terminación –ë, tal y como lo hacen cuando se usan como infinitivos (y las formas aoristas
sin terminación). Así pues, a partir del verbo primario tir- “vigilar”, posiblemente podamos formar
una orden como á tirë “¡vigila!” (negativo: ¡áva tirë! “no vigiles!”).

La Formula Nai:

Si no queremos emitir una orden (ni siquiera cortesmente), sino simplemente expresar
un deseo de que algo llegue a hacerse o llegue a pasar, el Quenya tiene una fórmula especial
de “deseo”.
Casi al final de Namárië encontramos estas líneas: ¡nai hiruvalyë Valimar! ¡nai elyë
hiruva! En LotR, esto está traducido como: “quizá tu encuentres Valimar! ¡quizá tu lo
encuentres!”. La palabra nai se traduce en este caso como “quizá/puede ser/a lo mejor”, etc.
Tolkien indicó que esta palabra Quenya no solo implica que algo “es posible”. Hizo notar que
nai “expresa tanto un deseo como una esperanza, y estaría incluso más cerca de ‘puede algo
ser de cierta manera’, que de ‘quizá/puede ser/a lo mejor’” (RGEO:68). Debemos pues
preguntarnos porque usó en primer lugar la engañosa traducción “quizá”; posiblemente haya
algunos “desarrollos conceptuales” involucrados (Tolkien cambió su forma de pensar acerca del
significado preciso del texto Quenya que ya se había publicado) De cualquier forma, su decisión
final sobre el significado de la frase: ¡nai hiruvalyë Valimar! no se interpretó como “sea lo que
tu encuentres Valimar!” o “puede que tu encuentres Valimar!”. Nai elyë hiruva, significará “sea
lo que quiera que tu encuentres” (la palabra elyë “cualquiera que tu” (más o menos), aparece
aquí como un pronombre enfático independiente que se corresponde con la terminación –lyë
“tu, vosotros”, mientras que Valimar permanece como una alternativa a Valinor: Galadriel
cantando Namárië, expresa así el deseo de que Frodo “encuentre” eventualmente o “llegue” al
Reino Bendito y, como recordaremos, ambos viajaron al final a través del mar).

Tenemos una muestra más de la fórmula nai. Aparece en El Juramento de Cirion, cuando
este expresa su deseo de que los Valar respetarán dicho Juramento: Nai tiruvantes “sea lo
que ellos guardarán [vigilarán]”. Tolkien hizo notar que esto es el equivalente de “ellos pueden
guardarlo” (UT:305,317).

En relación con el significado básico de la palabra nai en sí misma, Tolkien aseguró que
es literalmente “sea (lo) que”: derivación al Quenya de la antigua nâ-i (RGEO:68). La parte nâ-
, parece ser el elemento que significa “se/sea”, sin duda estrechamente relacionado con la
cópula Quenya –ná- “es”, que en sí misma es la forma del verbo “ser”: la –i final, debe
considerarse como el elemento correspondiente a “que” de “ser (lo) que”, y ciertamente, esta –
i parece estar relacionada con el artículo Quenya i “el/la/lo”. En castellano tenemos una forma
que define exactamente el significado de la palabra nai, que es: ¡ojalá!
Cualquiera que sea el origen exacto o el significado básico de nai, es una palabra útil
que aparentemente se puede colocar al principio de una oración que lleve un verbo en futuro,
convirtiendo un simple futuro en una expresión de deseo hacia algo que debe ocurrir en ese
futuro:

• Elda tuluva coalmanna “Un Elfo vendrá a nuestra casa”>Nai Elda tuluva coalmanna!
“ojalá que un Elfo venga/vendrá a nuestra casa!” = “(yo) deseo que un Elfo venga/vendrá
a nuestra casa”, o: “puede que un Elfo venga/vendrá a nuestra casa”
• Hiruvan i malta “encontraré el oro”>Nai hiruvan i malta! “ojalá encuentre/encontraré el
oro!” = “deseo encontrar/que encuentre/encontraré el oro”
• Caruvantes “ellos lo harán”>nai caruvantes! “ojalá (ellos) lo hagan/harán!” = “deseo que
(ellos) lo hagan/harán”.

En La Comunidad del Anillo de Peter Jackson, podemos oir a Saruman pronunciando un


ejemplo de fórmula nai en la escena en la que se halla en lo más alto de Orthanc leyendo
invocaciones con la intención de hacer caer una avalancha sobre la Comunidad. Grita: ¡nai
yarvaxëa rasselya taltuva notto-carinnar! “deseo que tu cuerno manchado de sangre caiga
sobre las cabezas de mis enemigos!” (el actor hace una pausa en taltuva “derrumbará”;
Christopher Lee interpretando a Saruman no debió entender que estaba pronunciando una sola
frase y no dos!).

En nuestros ejemplos, nai se combina con el futuro, pero como solo tenemos tres
ejemplos es muy difícil establecer una regla del uso de nai en conjunción con otros tiempos
(podríamos decir que tenemos solo dos ejemplos: El Juramento de Cirion y Namárië, puesto
que los dos ejemplos que hay al final de Namárië son muy similares). Quizá nai también pueda
describir la confianza del narrador en que un deseo se cumpla al fin, o se haya cumplido en el
pasado (cuando el narrador aún no sabe si su deseo se ha hecho o no realidad). Si es así,
tendríamos las construcciones: nai tíras “ojalá el/ella esté vigilando!” = “espero que el/ella esté
vigilando” (con el tiempo presente o continuo de tir- “vigilar”), nai hirnentes “ojalá lo hayan
encontrado!” = “espero que lo hayan encontrado” (con el tiempo pasado de hir- “encontrar”),
nai utúlies “ojalá el/ella haya venido” = “espero que el/ella haya venido” (con el tiempo perfecto
de tul- “venir”). Sin embargo, en los ejercicios de esta lección, nai solo se combina con el futuro
(como sucede en los ejemplos contrastados).

Sumario de la Lección Dieciseis

El caso instrumental tiene su terminación básica en –nen, plural: -inen, dual: -nten (al
menos en el caso de los nombres con sus formas duales nominativas acabadas en –t; los
nombres con las formas duales nominativas acabadas en –u, simplemente tienen que añadir la
terminación –nen a esa vocal). La terminación instrumental se añade a los nombres para
denotar el “instrumento” mediante el cual se realiza o ejecuta una acción determinada, como
cuando los Elfos fueron descritos como “los que hacian palabras ómainen = “con las voces”
(de óma “voz”). La terminación instrumental puede corresponderse con preposiciones como
“con” o “por medio de”, donde estas palabras signifiquen “uso” o “medio”. A veces la terminación
instrumental puede marcar a un nombre simplemente indicando “que es lo que provoca que
algo pase”, como cuando la primera línea de Namárië dice: “hojas caen súrinen = en el viento,
por causa del viento”. Siguiendo a un participio pasivo, un nombre en caso instrumental puede
indicar “quien o que provoca” la situación descrita, como cuando Túrin es descrito como turún’
ambartanen “dominado por el destino”. –Los verbos que llevan una vocal inacentuada
(átona)+la terminación –ta, tienen sus formas del pasado terminadas en –tánë (observar la á
larga) y los participios pasivos acabados en –nta. Los ejemplos fiables incuyen: airitánë como
pasado de airita- “venerar”, y envinyanta como participio pasivo de envinyata- “renovar,
sanar”. Estos verbos son formaciones causativas derivadas de los adjetivos, mediante la
terminación –ta, como cuando airë(airi-) “veneración” se convierte en la base del verbo
causativo airita- “venerar”. –El imperativo Quenya va marcado por la partícula –á- (variante –a-
, negativo áva), que se coloca delante de la raíz verbal: ¡a laita! = “alabad!”, á vala!
“rige!/gobierna!”. En este contexto gramatical, la raíz de los verbos primarios toma la terminación
–ë como en la orden negativa áva carë “¡no lo hagas!”. Unas pocas (¿viejas, fosilizadas?)
formas del imperativo se ven sustituyendo a la partícula independiente –á- o –a- del imperativo,
con la correspondiente terminación –a (ela “¡he aquí!”, heca “márchate!”). –La palabra nai que
significa básicamente “ojalá!”, puede colocarse al principio de la oración para expresar un
deseo: nai tiruvantes “ojalá ellos lo ¡guardarán! /lo guarden!”, o: “pueden ellos guardarlo”
(tiruvantes “ellos lo guardarán/lo vigilarán”). En nuestros ejemplos fiables, nai va colocado
delante de las oraciones que incluyen un verbo en tiempo futuro; la posible combinación de nai
con otros tiempos está aún por comprobar.

Vocabulario:

• Nelya: “tercero” (el nombre original del Tercer Clan de los Elfos era Nelyar, literalmente:
“Terceros, los Terceros”, aunque la rama Eldarin de este clan se llamó más tarde Lindar
o Teleri [WJ:380,382]).
• Á: (partícula imperativa): (variante a, aunque aquí usaremos á).
• Áva: “¡no!” (la partícula imperativa combinada con una negación. Tiene también la forma
comprobada avá, la única palabra Quenya de dos sílabas conocida que se acentua en
la última sílaba [WJ:371]; aquí usaremos áva).
• Rac-: “romper”
• Envinyata-: “renovar, sanar”
• Airita-: “venerar”
• Harna-: “herir” (el participio pasivo es también harna, definido como “herido” en la
entrada SKAR- en Etym. La formación adjetival o participial harna “herido” es la primera
derivación de la raíz original; harna- puede usarse también como raíz verbal “herir”. Por
supuesto, si esta palabra fuera de un verbo derivado de A- regular, el participio pasivo
debería ser (?)harnaina, ya que la terminación –ina es tan solo una variante más larga
de la terminación –na, la cual está presente desde el principio, y añadir un sufijo dos
veces a la misma palabra es completamente innecesario y antiestético.).
• Namba: “martillo”
• Ehtë: “lanza”
• Yána: “sitio santo”, “santuario”
• Nilmë: “amistad”
• Rómen: “el Este” (la inicial Ró- se halla relacionada estrechamente con la or- del verbo
orta- “levantar, amanecer”, ya que el Sol se levanta/aparece/amanece por el Este).
Ejercicios:

1. Traducir al español:
a. utúlies Rómello ninquë rocconen
b. i nér harnanë i rá ehtenen, ar eques: “Áva matë yondonya!”
c. quentemmë i Eldanna: “Nimelma ná envinyanta annalyanen!”
d. i nelya auressë quentes i vendenna: “Á carë ya merilyë!”
e. quen umë polë hirë harma nurtaina Naucoinen, an Nauco melë núravë i malta
ya haryas
f. i nér ná harna rasseten i lamno; nai úvas firë!
g. Lindëas alassenen
h. á lelya i ostonna ar á quetë i taura tárinna: “Nai varyuvalyë nórelma i úmië
ohtarillon!”

2. Traducir al Quenya (usando de forma consistente la partícula independiente imperativa


en vez de la terminación –a, la cual posiblemente sea una forma fosilizada):
i. El Elfo dijo al Enano: “Rompe la copa con un martillo!”
j. Me fui con un barco [pasado de auta-] a una remota tierra en el Este
k. La ciudad está protegida por grandes muros y los guerreros que luchan con lanzas
no pueden romper los muros
l. Calandil dijo a su hijo herido: “No te mueras!”
m. ¡Ojalá vuestra reina encuentre el Santuario adorado por los Elfos!”
n. El rey y la reina fueron a mi casa y agasajaron a nuestros [exclusivo] amigos con
grandes regalos
o. Ella tomó al chico con sus manos [dual] y le dijo: “No te vayas al río!”
p. La mujer que vive [mora, habita] en la tercera casa de la calle, le dijo al Elfo: “Mira
los hombres que vienen del Santuario que se vé en lo alto de la colina; son los que
van al Este”
LECCION DIECISIETE: Los Demostrativos: Sina, Tan(Y)A, Enta,
Yana / Conjugación De La Última Palabra Declinable / Nombres
Con Raíz U- / Los Ordinales Terminados En –Ëa:

Los Demostrativos Quenya

Los “demostrativos” son palabras del tipo de “este/a”, “ese/a”, con sus correspondientes
plurales “estos/as”, “esos/as”. Tiene un significado algo más complicado que el del artículo
(aunque en los idiomas del mundo, muchos de los artículos determinados descienden de viejos
demostrativos que quedaron en desuso). Los demostrativos pueden usarse junto con los
nombres, produciendo frases como: “esta casa”, o “ese hombre”.

En el Quenya estilo LotR hay tan solo un demostrativo comprobado: El Juramento de


Cirion comienza con las palabras vanda sina, traducidas como: “este Juramento”. El orden de
las palabras en Quenya, sería “juramento este”; sina es la palabra que significa “este”: la raíz
si- concreta la posición presente en el tiempo o el espacio (palabras como sí “ahora”, o sinomë
“en este sitio, aquí”, esta última de la Declaración de Elendil en LotR).

Una palabra que define “ese/esa”, aparece como tanya en el antiguo “Qenya” publicado
en MC:215, en el texto: tanya wende “esa doncella”. El orden de las palabras en esa frase, es
como el nuestro, con el demostrativo ante el nombre (lo opuesto al orden que hemos visto en
el Juramento de Cirion). Puede que el orden sea de libre elección, con lo que vanda sina podría
ser también sina vanda. Sea comofuere, no tenemos la seguridad de que la palabra tanya sea
válida en el Quenya estilo LotR. Las Etym, citan a ta como el demostrativo élfico con el
significado de “ese”, y actualmente, la palabra Quenya que significa “ese” es tana. Dado que
esta palabra parece la contrapartida perfecta de sina “este”, nosotros usaremos tana en vez de
tanya “ese” (aunque es posible que la forma “Qenya” tanya haya sobrevivido a lo largo de las
últimas etapas de la concepción de Tolkien). Sabiendo que vanda sina significa “este
juramento”, debemos aceptar que “ese juramento” sea vanda tana. Puede que, convirtiendo la
frase “Qenya” tanya wende “esa doncella” al Quenya estilo LotR, nos diera como resultado
vendë tana (o wendë tana, con la vieja forma de la palabra “doncella”). Debemos pues,
implementar el orden de las palabras observado en el Juramento de Cirion con el demostrativo,
siguiendo en vez de precediendo al nombre con el que conecta: en la entrada TA- en las Etym,
Tolkien describió a tana como a una palabra anáfora, significando esto que se refiere de nuevo
a algo ya mencionado.

Sin embargo, sina “esto” y tan(y)a “eso” no son los únicos demostrativos Quenya que
se conocen. Aunque en la actualidad no se observan en ningún texto Quenya, en las notas de
Tolkien se hace mención a otros demostrativos. Otra palabra que significa “ese”, es enta, citada
en la entrada EN- de las Etym y descrita como un adjetivo que significa “ese de allá”. La raíz
EN- por sí misma, se dice que “es un elemento o prefijo que significa ‘más allá, ese de allá’”.
Dejando al demostrativo ir tras el nombre con el que conecta, podríamos construir una frase
como coa enta: “esa casa” en el sentido de “esa casa de allá, la casa de más allá”.

Pudiera ser también que Tolkien hubiera querido distinguir entre tres grados de cercanía
o lejanía, como los tienen algunos idiomas de nuestro propio mundo. Generalmente solo se
hacen dos distinciones, dos grados: “este/a/o” y “ese/a/o”: para simplificar todo esto de forma
aún más radical, diremos que “este” se refiere a algo cercano al narrador, mientras que “ese”
se refiere a algo que está más alejado del narrador. En algunos idiomas, sin embargo, la
posición del que escucha también es tenida en cuenta. Hay dos palabras para definir “ese”: una
referida a algo alejado del narrador pero cercano al que escucha (“esa cosa que está cerca de
ti”), y otra palabra que se refiere a algo que no está cerca de ninguno de los dos, ni del narrador
ni del que escucha (“esa cosa que (ambos) vemos allí/allá”) ¿Podría ser que en el Quenya la
palabra tana “eso” se refiriera a algo cercano a la persona que escucha, mientras que enta
hiciera referencia a algo que es lejano para ambos? Hay actualmente pocas (o ninguna)
evidencias que delaten un intento por volver a dar crédito a ciertas teorías, pero al menos
tenemos la seguridad de que la palabra enta tiene claras connotaciones de “más allá”, de algo
separado del narrador por una distancia física. La palabra Sindarin que significa “allá”, es ennas
(SD:128,129), y se sabe que representa a una forma más vieja de locativo que correspondería
a la palabra Quenya entassë “en (un lugar/sitio) más allá” (puede que tana sea simplemente
una palabra más general para definir “ese”, meramente enfocada a la identidad especial de
alguien o algo: “ese uso” como oposición a cualquier otro).

Se menciona otra palabra que significa “ese” en la entrada YA- de las Etym que es yana:
tras la glosa de “ese”, Tolkien añade una especificación entre paréntesis: “(el primero) (el
antecesor)”. Puede que aran yana signifique “ese rey” con la implicación de estar hablando
sobre un primer/antecesor rey, ahora muerto o al menos que ya no gobierna. Hay contrastes
interesantes entre yana y enta como palabras con el mismo significado: “ese”; en las Etym
Tolkien hizo notar que la raíz YA- significa “allí, más allá” o “desde hace tiempo”. Añadió que
EN-, la raíz que produce enta, significa “del tiempo que apunta al futuro”. Así pues, “ese día” se
podría traducir como aurë enta si nos referimos a un día futuro que aún no ha llegado, mientras
que aurë yana sería “ese día” con referencia a algún día en el pasado (una frase “neutral” sin
implicaciones especiales, podría ser aurë tana).

Para los demostrativos plurales “estos” y “esos”, no tenemos formas contrastadas en


Quenya. Ya hemos visto las palabras sina “esto” y tana, yana “eso” con aspecto de adjetivos
por sus formas (la terminación –na como adjetival o participal), y enta “más allá” que Tolkien
identificó explícitamente como un adjetivo (Etym, entrada EN-). Así pues, probablemente
podamos declinar todas estas palabras como adjetivos, pudiendo derivar sus plurales
simplemente cambiando sus finales en –a por –ë:

• Vanda sina “este juramento” / vandar sinë “estos juramentos”


• Nís tana “esa mujer” / nissi tanë “esas mujeres”
• Coa enta “esa casa [de allí], aquella casa” / coar entë “esas casas [de allí], aquellas casas”
• Aurë yana “ese día [del pasado]” / auri yanë “esos días”

Como en el caso de los adjetivos normales terminados en –a, las formas plurales
acabadas en –ë representarían formas arcaicas terminadas en –ai (vandar sinai, etc.…).
Algunas evidencias indirectas, confirman que los demostrativos llevarían la terminación plural
en –i en el Viejo Elfico: en LotR, en la inscripción de la Puerta de Moria, aparece la frase
Sindarin: i thiw hin, traducida como “estas runas”. Tolkien hubiera representado esto como algo
parecido a in teñwâi sinâi, en una etapa más antigua, mientras que en Quenya, el viejo plural
demostrativo sinâi “estas”, se hubiera convertido en sinai y luego en sinë.

No está claro si los demostrativos que hemos visto pueden funcionar por sí mismos
independientemente, o solo en conjunción con los nombres. ¿Podemos usar sina “este” en una
oración como “esta es una buena casa”? (y si necesitamos un plural “estas”, ¿deberemos
declinar sina como un nombre, de forma que el plural fuera sinar y no sinë?). En PM:401,
tenemos la oración sin quentë Quendingoldo. Tolkien no la tradujo. ¿Debemos entender “esto
dijo Quendingoldo”, o: “así habló Quendingoldo”? La última interpretación tiene a sin como el
adverbio “así”, pero si sin significara “este” sería lo que llamaríamos un pronombre
demostrativo, correspondiente a sina, siendo este un adjetivo que tan solo aparece en
conjunción con un nombre. Según esta interpretación, sería sin en vez de sina lo que
deberíamos usar en frases como: “esta es una buena casa”, o: “he visto esto” (y, ¿debería
entonces ser sini la palabra independiente que deberíamos usar con el significado de “estos”?)
Al igual que con los otros demostrativos, tenemos ta como una forma “independiente” de “ese”,
correspondiendo al adjetivo tana (ver Etym, entrada TA-). De las otras formas independientes
poco o nada se sabe, por lo que en los ejercicios nos vamos a concentrar en los adjetivos
demostrativos sina, tana, enta, yana, usados en conjunción con los nombres.

Conjugacion De La Ultima Palabra Declinable

Ahora que ya hemos visto todos los casos Quenya, debemos apuntar a algunas
terminaciones de caso que no van añadidas a los nombres a los cuales pertenecen en lógica.
Donde ese nombre forma parte de una frase más larga (como cuando el nombre va seguido por
un adjetivo atributivo que lo describe), la terminación del caso debe añadirse a la última palabra
de la frase. El Juramento de Cirion nos proporciona el ejemplo clásico: incluye una referencia a
Elendil Voronda “Elendil el Fiel”; voronda viene a ser el adjetivo Quenya que significa
“inquebrantable, constante, fiel”. Tolkien escribió: “los adjetivos usados como ‘título’ o usados
frecuentemente como ‘atributo’ de un nombre, se colocan detrás del nombre” (UT:317; como ya
hemos apuntado antes, el Quenya aquí difiere de otros idiomas en no tener que insertar un
artículo determinado entre el nombre y el adjetivo, así pues no sería necesario escribir Elendil
i Voronda).

En el Juramento de Cirion la frase “nombre-y-título” Elendil Voronda, aparece en


genitivo: el Juramento incluye las palabras Elendil Vorondo voronwë “Elendil, la Fidelidad del
Fiel”, o (como se tradujo en UT:305): “la fidelidad de Elendil el Fiel”. Observemos que la
terminación –o del genitivo, la cual he subrayado, se añade al adjetivo voronda (reemplazando
normalmente a la terminación –a), en vez de hacerlo al nombre Elendil. De alguna manera, el
adjetivo que sigue al nombre es tratado como una extensión del propio nombre, y de esa
manera, la terminación se añade al final de la frase. Tolkien comentó sobre la construcción
Elendil vorondo: “como es usual en Quenya, en el caso de dos nombres declinables en
oposición, tan solo se declina el último” (UT:317). Voronda “fiel”, está aquí en oposición a
Elendil como nombre adicional o título, y solo el último nombre debe declinarse (conjugado
para el caso).

Este principio funcionaría con todos los casos gramaticales. El alativo de Elendil cuando
el nombre aparece solo, es Elendilenna “a Elendil” (PM:401), ya que “a Elendil el Fiel”, sería:
Elendil Vorondanna; la última palabra de la frase lleva la terminación del caso.

Donde se afecta a un nombre propio seguido por un epíteto (como en este caso sería
voronda), el sistema de adición de cualquier terminación de caso a la última palabra de una
frase puede ser más o menos universal. Los nombres comunes (los propios no), pueden ser
calificados por adjetivos siguiendo en vez de precediendo al nombre. Por ejemplo: una frase
como mallë téra “carretera recta” = “una carretera recta” (LR:47). Si añadimos la terminación
del locativo para expresar “en una carretera recta”, ¿a cuál de las palabras deberíamos añadir
la terminación del caso? ¿deberíamos aplicar otra vez la regla de “la última palabra declinable”
(mallë térassë), o añadimos la terminación del locativo al nombre (mallessë téra)?

Parece que se permiten ambas construcciones. El Poema Markirya proporciona una serie
de ejemplos de nombres/frases donde el propio nombre va seguido por un adjetivo (en la
mayoría de los casos, un participio). Tres ejemplos consecutivos implican al nombre isilmë “luz
de luna”, combinado con varios participios (ilcala “brillante”, pícala “pálida”, lantala “apagada”),
y los tres se hallan declinados en el caso locativo, llevando añadida la terminación del locativo
en la última palabra de la frase:

• Isilmë ilcalassë = “en brillante luz de luna”


• Isilmë pícalassë = “en pálida luz de luna”
• Isilmë lantalassë = “en apagada luz de luna”

(La más poética traducción de Tolkien en MC:215, es: “en la luna brillante, en la luna
pálida, en la luna apagada).

Otra frase, complicando de nuevo al participio: ilcala “brillante/brillando”, combinado aquí


con el caso alativo, haciéndolo particularmente interesante:

• Axor ilcalannar = “sobre relucientes huesos”

Ver que aquí el nombre axo “hueso” es plural. El plural alativo “sobre huesos” sería por
supuesto axonnar. Pero en este caso, la terminación alativa plural –nnar debe añadirse a la
última palabra de la frase, el nombre axo lleva tan solo la terminación plural simple (-r).
Normalmente, axor se hubiera tomado como un nominativo plural, pero la –r tan solo señala a
una palabra como forma plural en la manera más simple imaginable: la marca del caso sigue
más tarde en la frase. Las palabras con sus nominativos plurales acabados en –i, podrían llevar
la marca del plural en su lugar, por ejemplo: vendi lindalaiva “de cantantes doncellas” (los
ejemplos caseros conciernen al caso posesivo, pero el principio debería ser el mismo para todos
los casos: dativo=vendi lindalain, alativo=vendi lindalannar, etc.). Consideramos que los
nombres duales también podrían figurar en su forma más simple (nominativo) al principio de la
frase: el nombre asumiría la terminación dual –u o –t, y el caso dual completo, iría más tarde en
la frase. Por construir un ejemplo “Tolkiniano”: Aldu caltalanta “sobre [el] brillante par de
árboles”.
Sin embargo, no sería una regla excesivamente difícil y precipitada el añadir una
terminación de caso a la última palabra de la frase completa, en vez de añadírsela al propio
nombre. Markirya, contiene ejemplos de frases en las que un adjetivo atributivo sigue al nombre
que describe, y así, la terminación del caso se puede añadir al nombre y no al adjetivo. El primer
ejemplo se refiere a una forma de plural instrumental (terminación –inen), mientras que el
segundo ejemplo atañe al caso locativo (terminación –ssë añadida al nombre que es declinado
por algún tipo de “oscuro” partitivo plural señalado por la terminación –li):

• Rámainen elvië “sobre [con] radiantes alas”


• Ondolissë mornë “sobre oscuras rocas”

Por supuesto, los adjetivos elvëa “radiante” y morna “oscuro” son aquí plurales (elvië,
mornë) para concordar conlos nombres plurales a los que describen. Pudiera ser que en ambas
oraciones, la terminación del caso no fuera añadida al adjetivo ya que la declinación plural
adjetival y el caso de la declinación, podrían chocar en cierto modo (en la frase axor ilcalannar
“sobre relucientes huesos”, no hay choque aunque “huesos” sea plural, puesto que los
participios acabados en –la, parecen no concordar en número). Está menos claro como una
terminación como –inen puede añadirse a una forma como elvië en cualquier caso: (?)elviëinen
parece una forma algo complicada de pronunciar, demasiado difícil, propensa a convertirse en
cualquier otra forma extraña como **elvínen. A lo mejor es que Tolkien prefirió añadir la
terminación del caso al nombre ráma, con lo que este nombre no sería la última palabra de la
frase.

El sistema de declinación de “la última palabra declinable”, parece ser un fenómeno


común en este idioma. Tan solo el último elemento de una lista parece llevar la terminación del
caso que, debería aplicarse a todos los nombres o elementos de esa lista. Namna Finwë
Míriello, se traduce como “la Ley de Finwë y Míriel” (MR:258). No solo se ha omitido la
conjunción ar “y”, que separaría a los dos nombres, sino que además la –o de terminación del
genitivo “de”, se ha añadido al último nombre (Míriel, Míriell-). La construcción completa hubiera
sido Namna Finwëo ar Míriello, pero parece estar permitido desmenuzar la frase con el fin de
convertir “la Ley/el Estatuto” en un conciso título.
Aunque no tenemos ejemplos, los demostrativos citados anteriormente serían buenos
candidatos para poder llevar las terminaciones de los casos si el orden de las palabras que se
observa en vanda sina “juramento este”, fuera el normal. Por ejemplo: si añadimos la
terminación instrumental para expresar “por medio de/mediante este juramento”, quizá fuera
mejor decir vanda sinamen. Sin embargo, vandanen sina puede que también se permita, y en
el plural (con el nominativo vandar sinë “estos juramentos”), añadiendo la terminación del caso
al nombre que fuera más seguro: “por medio de/mediante estos juramentos”, sería vandainen
sinë y no (?)vandar sinëinen/sinínen, o cualquier otra cosa.

Los Nombres Con Raiz –U:

Aparentemente, en la última parte del “Eldarin Común” una de las etapas de la simulada
evolución de los lenguajes élficos, suceden dos cambios paralelos, que afectan a lo que
anteriormente habían sido las finales cortas –i y –u: se convirtieron en –e y –o, respectivamente.
Sin embargo, como este cambio solo se produce cuando estas vocales son finales, han
permanecido como –i- y –u- en cualquier otra situación en la que vayan seguidas por otra
terminación o cualquier otro elemento. Ya anteriormente hemos aludido en el presente curso a
este fenómeno; en particular recordaremos las diferencias observadas en el aoristo de los
verbos primarios: silë “brilla”, plural: silir “brillan” (ya que la –i original no cambia al ir seguida
por la terminación –r del plural). Una variación similar se observa en nombres y adjetivos:
también se ha mencionado ya el nombre lómë “noche”, con raíz lómi- (SD:415) por descender
del antiguo dômi- (ver la entrada DOMO- en Etym). Aceptamos que la forma locativa “por la
noche/de noche”, es lómissë. El adjetivo carnë “rojo”, desciende del primitivo karani (ver Etym,
entrada KARÁN-), y de esa manera, su raíz será carni-, por ejemplo: en un compuesto como
Carnistir “Cara Roja” (PM:353).

La forma de estas “raíces i-“, tiene por supuesto su paralelismo en las “raíces u-“,
palabras que terminan en –o cuando esta vocal es absolutamente final, pero que preservan la
–u original cuando hay algún elemento siguiéndola. Algunas palabras parecen ser nombres
predominantes (incluso excluyentes). Un ejemplo de un nombre con “raíz u-” es ango
“serpiente”: su raíz angu- se observa claramente en el compuesto angulócë (glosado
simplemente como “dragón”, al ser una combinación de la palabra que significa “serpiente” con
la palabra cuyo significado es “dragón”: lócë; ver la entrada LOK- en Etym). En Etym, Tolkien
derivó ango “serpiente” del viejo angú (o angwa, que debió convertirse en angw y luego en
angu), así la final –o de esta palabra representa a una vieja –u. En el momento en que el nombre
ango recibe terminaciones de caso o pronombre, debe aceptarse la forma angu-, por ejemplo:
dativo: angun “para una serpiente”, ablativo: angullo “de una serpiente”, o con una terminación
pronominal, por ejemplo: angulya “tu serpiente”. El genitivo sería anguo “de una serpiente”
(como ya se demostró, los nombres “normales” terminados en –o, simplemente “funden” la vocal
final).

Donde los nombres con raíz u- terminan en –go o –co, asumen una forma peculiar en el
nominativo plural. Normalmente, los nombres terminados en –o tienen su nominativo plural
terminado en –or, sin embargo, donde –go y –co representan a los más viejos – gu y –ku, parece
que al añadir la terminación primitiva plural –î, hace covertirse a la –u en –w, por lo que los
plurales llegan a terminar en –gwî o –kwî. Probablemente la –wse fundía con la –g- o la –k- que
la precedían: las combinaciones –gw-, -kw-, son evidentemente, tomadas como sonidos
unitarios, versiones labializadas de –g- y –k- (esto es: g o k pronunciadas con los labios
redondeados; ver otra vez la Lección Uno). En Quenya, estos sonidos labializados persistieron,
aunque por conveniencia, convirtiéndose la –kw- en –qu-. Lo que queda entre líneas cuando
decimos que ango “serpiente” tiene la raíz angu-, es que el plural no será ni **angor ni **angur,
sino angwi! Las Etym confirman esto; la forma plural angwi se menciona explícitamente en la
entrada ANGWA-/ANGU-.

Un ejemplo de un plural terminado en –qui se proporciona con la palabra urco “trasgo,


espectro”, que tiene su plural como urqui (=urcwi). Observando esta palabra, Tolkien advirtió
que “como muestran las formas plurales, urco debe derivarse de urku o uruku en el lenguaje
primitivo” (WJ:390). Así pues, urco es definitivamente un nombre de raíz u-, cuyo final
representa a la más antigua –u, pudiendo aún encontrarnos con la forma urcu en algunos
compuestos y ante la mayoría de las terminaciones de declinaciones.
NOTA: La palabra urco “trasgo, espectro”, viene del Sindarin orch “orco”. En WJ:390,
Tolkien advierte que en la tradición del Reino Bendito, la palabra urco “por supuesto no se
mencionaba, excepto en los cuentos de los Días Antiguos de la Marcha [de los Eldar de
Cuivénen], y así, resulta vago su significado, referido a algo que asustaba a los Elfos, alguna
forma dudosa de sombra o criatura horrorosa...podría efectivamente traducirse como ‘espectro,
trasgo’”. Más tarde cuando los Noldor regresaron a la Tierra Media, la palabra urco plural urqui
se usó en un principio para referirse a los Orcos, ya que la forma parecida (aunque no una
equivalencia exacta) de este término Quenya con el del Sindarin orch, fue claramente
reconocida. En el Quenya del Exilio, apareció una forma también influenciada por el Sindarin:
orco, cuyo plural sería orcor u orqui. El plural orcor aparece más a menudo (MR:74), pero si
se prefiere orqui estaremos otorgando a orco “orco” todas las funciones de un “raíz u- en todos
los aspectos. Por ejemplo: si se quiere acuñar un término como “lenguaje Orco”, debería ser
orculambë en vez de orcolambë. En las Etym, se hace una lejana referencia a la fuente
reproducida en WJ:390, en la que Tolkien da la palabra orco plural orqui (glosada como
“duende”): raíz ÓROK-. En las Etym, no existe evidencia alguna de que esta palabra le fuera
prestada al Quenya desde otro idioma; orco se refiere a la forma primitiva órku. Las ideas
precisas de Tolkien sobre la historia de la palabra Quenya orco, estaban evidentemente sujetas
a cambios, aunque parece persistir la idea de que los nombres terminados en –co que derivan
de las formas primitivas terminadas en –ku, forman sus plurales acabados en –qui y no en –cor.
De acuerdo con nuestra política de evitar referencias específicas a los nombres y términos
propios de la mitología de Tolkien, en los ejercicios no nos referiremos a los orcos, sino que
usaremos la palabra urco en su sentido de “espectro, trasgo” (aparecerá en los ejercicios
añadidos en la Lección Dieciocho).

Intentaremos examinar las palabras en cuestión (excepto las del material “Qenya” más
antiguo). Ango “serpiente”, plural: angwi, parece ser nuestro único ejemplo seguro de una
terminación plural –gwi. En Etym, había también lango “garganta”, plural: langwi (ver la entrada
LANK-). La forma langwi está, por alguna razón, marcada con un asterisco (*), lo que vendría
a indicar que esta forma no está contrastada y, posiblemente, tenga otro significado. De
cualquier forma, Tolkien decidió cambiar la palabra que define “garganta” por la de lanco. Es
perfectamente posible que esta sea también una “raíz u-”, por lo que se plural sería lanqui y no
lancor, aunque no tenemos información fidedigna al respecto.

Un ejemplo seguro de “raíz u-” es la palabra ranco “brazo” (ranku en su forma primitiva).
Como cabría esperar, su plural debe ser ranqui (ver la entrada RAK- en Etym). Una palabra
que significa “brazo” podría aparecer en forma dual para definir “un par natural de brazos”.
Podemos afirmar que la forma dual de ranco es rancu (con la terminación dual –u, muy poco
relacionada con el final original –u que luego se convirtió en –o), o rancut (por ejemplo: el
nombre de raíz u- ranco, rancu- con la terminación dual –t). Como podemos deducir del
ejemplo contrastado peu “par de labios”, los nombres que denotan “partes pares del cuerpo”
pueden llevar la terminación dual “fosilizada” –u, ya que era esta terminación la que
originalmente denotaba un “par natural o lógico”.

Una vez se ha añadido una terminación pronominal, podemos al menos tener la


seguridad de que el sufijo –t indicará una forma dual. En efecto, sin esta terminación no habría
diferencia entre ranculya “tu brazo” y ranculyat “tu (par de) brazos”, cosa que no sucede
cuando aparece simplemente ranco: ante las terminaciones, ranco se puede también convertir
en rancu-.

Otro nombre con “raíz u-” es rusco “zorro”; según la fuente, Tolkien también mencionó
ruscu- con el plural rusqui (VT41:10).

No todos los nombres con “raíz u-” terminan en –co o –go, por supuesto. Un ejemplo es
la palabra curo “estratagema, ardid” (VT41:10). Tolkien citó la forma de la raíz curu-, la cual
también aparece en el nombre Quenya de Saruman: Curumo (UT:401). Este nombre parece
combinar el elemento curu- con la terminación del masculino –mo “que figura a menudo en
nombres y títulos...” (WJ:400). Nos preguntamos ¿cuál será el plural de curo, curu-? ¿Podría
ser curwi en paralelo con angwi como el plural de ango, angu- “serpiente”?

De cualquier forma las terminaciones especiales del nominativo plural en –wi (-ui cuando
es parte de –qui-), podrían reflejarse en el genitivo plural y en el dativo plural: si el nominativo
plural de rusco “zorro” es rusqui (=ruscwi), los correspondientes dativo y genitivo dificilmente
podrían ser algo como rusquin (=ruscwin) y rusquion (=ruscwion) respectivamente.
Podríamos pensar más bien que serían rusquiva (=ruscwiva) como posesivo plural, y
rusquinen (=ruscwinen) como plural instrumental. Hay una forma que puede oponerse a estas
dos últimas concepciones: el adjetivo relativo ruscuitë “astuto”, mencionado en la misma fuente
en la que se menciona a rusco, ruscu-, plural rusqui (VT41:10). En la palabra ruscuitë, que
incluye la terminación adjetival –itë, puede deducirse por su forma que llevará las terminaciones
–iva e –inen para el plural posesivo y el plural instrumental. Entonces, si tenemos ruscuitë,
¿podríamos considerar (como formas fonológicamente análogas) a ruscuiva y ruscuinen en
vez de a rusquiva y rusquinen? La verdad es que no lo sé. No construiré ejercicio alguno que
implique a las formas plurales del posesivo y el instrumental.

En los otros casos en los que las terminaciones del plural no llevan la vocal –i, todo lo
que debemos recordar es cambiar la –u final de los nombres de raíz u- terminados en – u, por
la final –o, ante cualquier otra terminación importante. Usando nuestro conocido ejemplo ango,
angu-, tendríamos el alativo plural en angunnar “a serpientes” (y no **angwinna, ni
**angwinnar, ni cualquier otra cosa, siendo el singular angunna “a una serpiente”). Igualmente,
el ablativo plural será angullon o angullor “de serpientes” (del singular angullo “de una
serpiente”). Como las formas duales correspondientes, veríamos a: angunta, angulto, angutsë
“a/de/en un par de serpientes”. Las terminaciones pronominales podrían añadirse a la raíz
angu-, y también muchas otras terminaciones para definir número y caso podrían añadirse tras
la terminación pronominal, tal y como se describe en lecciones anteriores: angulya “tu
serpiente”, plural: angulyar (difícilmente podría ser **angwilyar!) “tus serpientes”, dual:
angulyat “tu par de serpientes”, dativo: angulyan “para tu serpiente”, dativo plural: angulyain
(dificilmente sería **angwilyain!) “para tus serpientes”, etc.…etc...

NOTA: No obstante, los plurales nominativos terminados en –wi (-gwi, -qui) deberían ser
vistos como las formas más notables de los nombres de raíz u-. Al menos en una ocasión, esta
formación plural se extiende aparentemente a otro nombre por analogía: con arreglo a las Etym,
entrada TÉLEK-, el nombre telco “pierna” tiene como plural a telqui, pero a este plural se le
llama “analógico”. Presumiblemente la idea de Tolkien era la de que telco no es un verdadero
nombre de raíz u- (no viene del élfico primitivo teleku o telku, sino que desciende de algo como
telekô, telkô). Su plural debería haber sido telcor, y la forma telqui probablemente lo sea tan
solo como consecuencia de una mera influencia de parejas como ranco, ranqui o urco, urqui.
Sin embargo, telco parece ser excepcional a este respecto. No creo a pesar de todo, que
debamos sustituir a Naucor como plural de Nauco “Enano”, por **Nauqui.

Ordinales

Ya hemos presentado tres números ordinales: minya “primero”, (t)atya “segundo” y


nelya “tercero”. Los tres incluyen la terminación de adjetivo –ya (que figura también en la misma
palabra “Quenya” “Elfico”). Sin embargo, ocurre que la terminación de la mayoría de los
ordinales es –ëa, la cual sustituye a la vocal final del correspondiente número cardinal. Así pues,
tendremos las siguientes correspondencias entre cardinales y ordinales:

Canta “cuatro” → cantëa “cuarto”


Lempë “cinco” → lempëa “quinto”
Enquë “seis” → enquëa “sexto”
Otso “siete” → otsëa “séptimo”
Tolto “ocho” → toltëa “octavo”
Nertë “nueve” → nertëa “noveno”

Esta tabla se basa en una cuenta de los numerales de Eldarin escrita por Tolkien en los
últimos ’60, publicada en VT42:24-27 (ver también las notas editoriales en páginas 30- 31).
Tolkien indicó que “quinto” había sido antiguamente lemenya o lepenya (con la misma
terminación que minya, etc.…), pero esta forma “irregular” fue sustituida más tarde por lempëa,
por analogía con el cardinal simple lempë “cinco”. Tolkien presenta diversos puntos de vista
acerca de cuando tuvo lugar ese cambio (puede que ya en los tiempos anteriores al Exilio), pero
lo que al menos queda claro, es que en los días de Frodo, era lempëa la palabra que se
empleaba cuando se quería decir “quinto”.
A pesar de todo, “segundo” y “tercero” podrían llevar la terminación –ëa en vez de –ya.
El ordinal (t)atya “segundo”, era antiguamente attëa, una formación bastante regular si la
comparamos con su correspondiente cardinal atta “dos”. De forma similar, podríamos sustituir
nelya por neldëa como “tercero”, y reflejaríamos más claramente al cardinal neldë “tres” (pero
en este caso, no tenemos constancia de que neldëa haya sustituido alguna vez a nelya).

En VT42:25 también se cita una palabra para definir “décimo”: quainëa, pero esto
presupondría la existencia de otra palabra para definir “diez” además de la forma cainen ya
mencionada en las Etym. Una raíz KAY- llevó el peso del número diez en la imaginación de
Tolkien, al menos durante 30 años, pero tengo mis dudas, ya que existe una forma divergente
en uno de los últimos manuscritos (y este no es el sitio adecuado para decidir que formas deben
aceptarse como válidas u ortodoxas). El ordinal que corresponde al cardinal cainen podría ser
uno de estos dos: cainenya o cainëa (pero difícilmente lo será (?)cainenëa).

En las tres próximas lecciones trabajaremos a nuestra manera con los ordinales
contrastados, comenzando por la palabra cantëa “cuarto”.

Sumario de la Lección Diecisiete

Los demostrativos Quenya incluyen sina “este/a”, tana “ese/a” (una fuente más antigua
tiene también tanya), enta “ese (más allá), aquel” (aparentemente con cierto énfasis acerca de
la posición en el espacio, aunque también puede referirse a algo que reside en el futuro) y yana
“ese/aquel (anterior)” (de tiempo, usado con algo que reside en el pasado, lo opuesto a enta).
Puede decirse que las formas plurales correspondientes (las palabras que definirían “estos/as”
y “esos/as”), terminan en –ë y no en –a, ya que estos demostrativos tienen también funciones
de adjetivos. Los demostrativos van, o pueden ir, colocados tras el nombre con el que conectan;
el Juramento de Cirion lleva vanda sina “este juramento” (no podemos saber si el orden sina
vanda sería igualmente válido, por consiguiente, en los ejercicios he usado el mismo orden de
las palabras que figura en el mismo texto). –Cuando en una frase existen varias palabras
declinables, como por ejemplo, cuando un nombre va seguido por un adjetivo atributivo (o
participio) que lo describe, se puede añadir una terminación de caso a la última palabra de la
frase. El propio nombre, si no es singular, recibirá solo la terminación del número (las
terminaciones plurales asociadas normalmente con el nominativo, como –i o –r): la terminación
de caso que sigue después en la frase, determinará el caso que debe tener la frase completa.
–Los nombres con raíz u- terminan originalmente en –u, que se convertirá en –o cuando la
palabra aparezca sin terminaciones; donde no sea final, mantendrá sin embargo la –u. Así pues,
una palabra como ango “serpiente” aparecerá como angu- en un compuesto, como por ejemplo
angulócë “serpiente-dragón”, y sin duda, también ante las terminaciones de pronombre o de
caso, por ejemplo: angulya “tu serpiente”, o el alativo angunna “a una serpiente”. El plural
nominativo de los nombres con raíz u- se forma con la terminación –i (en vez de –r), y por lo
menos en los casos en los que el nombre termina en –go o –co, la vocal final que representa a
la antigua –u, se convierte en –w ante la terminación del plural. Por consiguiente, el nominativo
plural de ango, angues angwi, y el plural de ranco, rancu- es ranqui (=rancwi). Estos plurales
especiales se reflejan en otros casos cuyas terminaciones plurales afectan a la vocal –i-, como
el genitivo plural (angwion, ranquion) y el dativo plural (angwin, ranquin). –Los números
ordinales del “cuarto” al “noveno” se forman sustituyendo la vocal final del correspondiente
número cardinal por la terminación –ëa, por ejemplo: cantëa “cuarto”, de canta “cuatro”. Aunque
los ordinales (t)atya “segundo” y nelya “tercero” pueden sustituirse por attëa y nelyëa (de los
cardinales atta “dos” y neldë “tres”).
Vocabulario:

Como complemento a estas nuevas palabras que vamos aprendiendo, diré que el
nombre ranco “brazo” (presentado en la Lección Tres), tiene la raíz u-: rancu-:

• Cantëa: “cuarto”
• Tana (demostrativo): “ese/a/o”
• Enta (demostrativo): “aquel/lla/llo” (de tiempo, referido a alguna entidad futura)
• Yana (demostrativo): “ese/a/o” “ese último” (de tiempo, referido a alguna entidad pasada)
• Sina (demostrativo): “este/a/o”
• Ango (angu-): “serpiente”
• Sangwa: “veneno”
• Lómë (lómi-): “noche”
• Polda (adjetivo): “fuerte, poderoso” (en el sentido fisico; probablemente relativo al verbo
pol-
• “poder”)
• Halla (adjetivo): “alto”
• Forya (adjetivo): “derecha”
• Formen: “(el) Norte” (de Formenos, la Fortaleza del Norte, construida por Fëanor en el
Reino Bendito; el elemento final –os es una forma reducida de osto “fortaleza, ciudad”).

NOTA: Con esto termina la cita a los cuatro puntos cardinales: Númen, Hyarmen,
Rómen, Formen “Oeste, Sur, Este, Norte” (este es el orden propio de la Tierra Media). Así
como Hyarmen “Sur” es relativo al adjetivo hyarya “izquierda”, Formen “Norte” lo es al adjetivo
forya “derecha”. Esto se debe a que la referencia de estos puntos se toma a partir de una
supuesta persona mirando hacia el Oeste (hacia Valinor).
Ejercicios:

1. Traducir al español:
a. Engwë sina ná i macil hirna Calandil Hallanen
b. Ilyë lamni avánier nórë sinallo
c. Ango harnanë forya rancurya, ar eques: “Nai ilyë angwi firuvar!”
d. Lómë yanassë hirnentë Nauco tana ambo entassë
e. i hallë ciryar oantier Formenna; ciryar tanë úvar tulë i nórennar Hyarmeno
f. i cantëa auressë tári yana firnë anguo sangwanen
g. i poldë ranqui i nerion Formello polir mapa i ehti ohtari mahtalallon
h. Hrívë yanassë marnentë i cantëa coassë mallë tano

2. Traducir al Quenya:
i. ¡Mira a ese Enano y no mires a este Elfo!
j. Una tierra sin serpientes es una buena tierra, muchos hombres [atani] han muerto por
[instrumental] el veneno de la serpiente
k. Durante [locativo] la cuarta noche, ví un terrorífico guerrero en el camino y levanté mis
brazos [dual]
l. ¡¡Ojalá (deseo que...) [=nai] la fuerza de Calandil el Alto venga a esta tierra, para proteger
a estas ciudades en las que [inclusivo] vivimos!!
m. Esa torre [o “aquella torre”] es la cuarta que han hecho los Elfos en esta tierra
n. Esos libros se han ido [vanwë, plural de vanwa-]; han desaparecido de tu habitación
o. Ese día verás a tu hijo
p. Ese día se fueron de [aquella] montaña y vinieron a esta casa
LECCION DIECIOCHO: Pronombres Independientes / Verbos
Impersonales / Verbos De Raíz U- / Los Diferentes Usos De Lá:

Pronombres Independientes:
(inevitablemente ligados al desarrollo de cierta oscura 2ª persona)

Ya hemos visto todos los pronombres. Sin embargo, el Quenya tiene también
pronombres que aparecen como palabras independientes. Algunos de ellos son enfáticos; el
pronombre aparece como una palabra separada con el fin de poner un énfasis especial. Estos
pronombres enfáticos se tratarán en la siguiente lección. En esta, nos vamos a concentrar en
los elementos pronominales independientes más simples.

Ya hemos citado algunas oraciones Quenya que incluyen el pronombre dativo nin “para
mí”. La terminación –n del dativo, se añade en este caso a ni “yo”, que se encuentra contrastado
en la “oración Ártica” mencionada en “Las Cartas de Navidad del Padre” (aunque este trabajo
de Tolkien se publicó póstumamente y nada tiene que ver con el mito de Arda, es claramente
una forma Quenya). La parte importante de esta oración es: ni véla tye “te veo”. El verbo “ver”
es vel- y no cen- (en este caso) (¿será “ver” en el sentido de “encontrar”?), pero es más
señalable el hecho de que para definir al sujeto “yo”, se haya usado el pronombre independiente
ni en lugar de la terminación – n o –nyë. No parece haber una razón obvia para esta desviación
del sistema normal. Podríamos deducir que, dado que la audiencia natural de Las Cartas de
Navidad del Padre eran los niños más pequeños, pudo ser un intento de “simplificar” el lenguaje
a fin de hacerlo más fácil de comprender. Debido a que la última parte de la “oración Ártica”
emplea una construcción gramatical bastante compleja que además, no tiene contrapartida en
nuestro idioma, ni traducción posible alguna, difícilmente podemos hablar no obstante, de
“simplificación” del lenguaje. Para definir “yo” como sujeto, se acostumbra a emplear la
terminación –n(yë) añadida al verbo, pero