Está en la página 1de 3

Nuestra iglesia cree que los niños son un regalo de Dios, y estamos muy

contentos de que usted se interese en presentar y dedicar su hijo a Dios.

Presentar a un niño es un compromiso público que haces delante de Dios, tu


iglesia y tu familia. La presentación proporciona a los padres, una oportunidad
para expresar públicamente su deseo de liderar y nutrir espiritualmente al niño
en cooperación con el Espíritu Santo, por lo tanto su hijo va a desarrollar un
deseo de amar a Dios y amar a los demás.

A continuación tenemos una lista de preguntas frecuentes sobre la


presentación de niños.

Tómese el tiempo necesario para leer las respuestas a las preguntas que
hemos preparado. Si luego de leerlo usted tiene alguna duda puede
comunicarse con nuestra oficina al 0343 4951157 o contactar a uno de
nuestros pastores.

¿Qué es lo que dice la Biblia de la presentación de los niños?

El origen en las escrituras de la presentación de un niño se encuentra en 1


Samuel 1:27–28, donde una mujer piadosa llamada Ana año tras año oró a
Dios para que Él le conceda un hijo. Dios respondió su oración y dio a luz un
hijo, a quien llamó Samuel. Cuando nació Samuel, Ana oró estas palabras:

«Yo le pedí este niño, y él me lo concedió. Por eso ahora se lo entrego, para
que le sirva todos los días de su vida». (TLA)

En Lucas en el capítulo 2, tras el nacimiento de Jesús, María y José llevaron al


niño Jesús al templo y lo presentaron.

En ambos pasajes de las escrituras, los padres confiaron su hijo


completamente a Dios.

Los escritos de Moisés se encuentran en Deuteronomio 6:5–9 describen el plan


de Dios para los padres que deseen el bien para sus hijos:

Ama a tu Dios con todo lo que piensas, con todo lo que eres y con todo lo que
vales. Apréndete de memoria todas las enseñanzas que hoy te he dado, y
repítelas a tus hijos a todas horas y en todo lugar: cuando estés en tu casa o
en el camino, y cuando te levantes o cuando te acuestes. Escríbelas en tiras de
cuero y átalas a tu brazo, y cuélgalas en tu frente. Escríbelas en la puerta de tu
casa y en los portones de tu ciudad.

Un paso clave para dar testimonio de su deseo de guiar a su hijo en los


caminos de Dios es presentarlo públicamente, a través de una ceremonia de
presentación.

¿Para presentar a mi hijo debo ser miembro de la iglesia?


No necesita ser miembro de la Iglesia Congregacional para que su niño sea
dedicado públicamente en uno de nuestros servicios.
Animamos a los padres a tomar una decisión respecto a si esta será su iglesia. 
¿Por qué? Cuando usted presenta su hijo a Dios, usted asiente que está
dispuesto a colaborar con Dios y la iglesia para criar a su hijo en cooperación
con los planes de Dios. 
Para esta “asociación” con la iglesia, uno o ambos padres deberían
comprometerse con la doctrina y visión de la iglesia, para que puedan ser UNO
con la iglesia.
Cuando usted elige convertirse en miembro de la Iglesia Congregacional, usted
afirma que está de acuerdo con las creencias y valores de esta iglesia, y que
desea que esta sea SU iglesia.

Para que su hijo se presentado:

a. Le pedimos a los padres que tengan una relación personal con Jesucristo.
b. Pedimos a los padres estar de acuerdo con las creencias y valoren de
nuestra iglesia.
c. Le pedimos a los padres ser participantes regulares de servicios de fin de
semana.
d. Le pedimos a los padres que viven juntos y que no están casados que tomen
la decisión de casarse, según el plan de Dios para su relación, antes de
participar de la presentación de su hijo.

Estamos abiertos a tener charlas con usted sobre cualquiera de los puntos
mencionados. Si usted está interesado, póngase en contacto con uno de
nuestros pastores o llame al 0343 4951 157.

¿Cómo es la presentación de niños?

Durante la presentación de niños, los padres expresan delante de Dios, su


familia y la iglesia, su deseo de criar a su hijo en una manera que honre a Dios.
Los padres son los principales modelos para sus hijos, ellos juegan un papel
primordial en la presentación.
Se les pedirá a los padres que respondan afirmativamente algunas preguntas
sobre el compromiso. // Estas preguntas se le proporcionarán en el encuentro
previo a la presentación que deberá tener con los pastores.

¿Ustedes bautizan a los niños?

La escritura da evidencia que el bautismo sigue a la decisión de un individuo de


recibir a Cristo como salvador (Hechos 2:41, 8:12 y 10:47–48). 
El nuevo testamento registra los bautismos de adultos creyentes solamente.

En la Biblia, encontramos a los padres llevando a sus hijos a Jesús. Él los


sostuvo, oró por ellos y nos dijo que los dejemos ir a Él. Pero él no los bautizo y
no le dijo a nadie que los bautice. En Centro Congregacional creemos que el
bautismo es para aquellos que han tomado una decisión personal de seguir a
Cristo y que tienen la madurez y la capacidad de entender lo que eso significa.
Como regla general, hemos determinado que un creyente debe tener al menos
6 años de edad para ser bautizado.

Presentar a un niño no es un sacramento; ni imparte gracia o salvación a un


niño. La salvación viene solamente por la fe en Jesucristo, cuando la persona
reconoce su pecado, recibe el perdón y la vida eterna a través de Cristo y su
obra en la Cruz.

En lugar de bautizar a los bebés o niños, aquí animamos a los padres


cristianos a presentar a sus hijos. Se trata de una ceremonia en que los padres
hacen un compromiso público donde se comprometen a guiar a sus hijos según
el plan de Dios.

¿A qué edad un niño puede ser presentado?

No tenemos un requisito de edad establecido para la presentación de niños, la


edad para que un niño sea dedicado es desde su nacimiento a ocho meses de
edad, aunque hay padres que desean dedicar a sus hijos que ya no son bebes,
generalmente en casos donde los padres son nuevos creyentes en Cristo y no
habían presentado a sus hijos cuando eran bebés.

¿Una Madre soltera puede presentar a su hijo?

¡Sí! Presentar a un hijo significa el compromiso de los padres (incluyendo a


padres solteros) para hacer su mejor esfuerzo para criar a su hijo para ser un
seguidor de Cristo. Además, animamos a los padres solos para presentar a sus
hijos y a comprometerse a guiarlos en el camino de Cristo. La decisión de
presentar a un niño no tiene relación con las creencias de su ex cónyuge; sin
embargo sugerimos que los padres solos, conversen sobre la presentación del
niño con su ex cónyuge. 
Una madre soltera necesita hacer un esfuerzo adicional para criar a un niño.
Como iglesia, estamos comprometidos en apoyar a padres solteros
proveyéndoles apoyo y fundamento para la crianza de sus hijos.