Está en la página 1de 4

MAESTRÍA EN EVALUACIÓN EDUCATIVA

ALUMNA:

ORIANA ALELÍ ZAMBRANO GUTIÉRREZ

DOCENTE:

DRA. MARÍA EUGENIA GUTIÉRREZ PALACIOS

ASIGNATURA:

PLANEACIÓN EDUCATIVA

TUXTLA GUTIÉRREZ, CHIAPAS

25 DE ABRIL DEL 2020.


El diseño curricular basado en competencias es un documento elaborado
a partir de la descripción del perfil profesional. En el nivel de macro
currículo, comprende los campos de acción y competencias de los
egresados, la estructura organizativa del plan de estudios y la
planificación del diseño. Se propone articular las características, las
necesidades y las perspectivas de la práctica profesional, con las del
proceso formativo. El eje de la formación profesional en el desarrollo de
capacidades profesionales que, a su vez, constituyen la base que
permitirá el progreso en aquellos desempeños en los ámbitos de trabajo
y formación.

El modelo curricular basado en competencias pretende enfocar los


problemas que abordarán los profesionales como eje para el diseño. Se
caracteriza por: utilizar recursos que simulan la vida real, ofrecer una
gran variedad de recursos para que los estudiantes analicen y resuelvan
problemas, enfatizan el trabajo cooperativo apoyado por un tutor y
abordan de manera integral un problema cada vez.

 Características del diseño curricular por competencias:

Un currículo basado en competencias es aquel aplicado a la solución de


problemas de manera integral, que articula conocimientos generales,
profesionales y experiencias de trabajo. Promueve una enseñanza total
que privilegia el cómo se aprende, el aprendizaje permanente, la
flexibilidad en los métodos y el trabajo en equipo. Considera el qué,
cómo y cuándo se aprende.

El diseño curricular basado en competencias tiene las siguientes


características:

 La definición del perfil profesional como referente del mundo


productivo, que orienta la determinación de metas formativas en
términos de competencias profesionales o conjunto conocimientos,
habilidades y actitudes y destrezas.
 La adopción de una estructura modular que responda puntualmente
a las competencias (conocimientos, habilidades, actitudes), que la
persona necesita desarrollar en un contexto para alcanzar un nivel
de formación deseado.

 Criterios para alcanzar la aprobación de los distintos módulos que


se basan en los de evaluaciones establecidas en la norma.

 La identificación de competencias necesarias para el desempeño


profesional, proceso en el cuál se distinguen el propósito principal
del sector, campo ocupacional, empresa y organización productiva.

 Un enfoque integrador respecto de todas sus dimensiones.

 La adopción para su desarrollo, de un enfoque, de enseñanza-


aprendizaje significativo.

Un currículo modular está basado en la concepción del


aprendizaje/enseñanza coherente con la formación de competencias
profesionales; se desarrolla a través de actividades formativas que
integran teoría/práctica, en función de los elementos de competencia;
tiene relativa autonomía entre un módulo y otro, lo que da más
flexibilidad al diseño curricular; centra las actividades en la solución de
problemas, derivados de la práctica profesional; se selecciona los
contenidos según áreas, en función de su aporte a la resolución de
problemas y a la formación de competencias afines al módulo.

Ventajas del enfoque por competencias:

 La formación basada en normas de competencia permite


desarrollar modalidades por alternancia, facilitando el tránsito
entre la institución educativa y el medio laboral.

 Estimula la actualización continua de los individuos.


 Permite integrar propuestas de formación individualizada mediante
el desarrollo de módulos. Estos, además de adaptarse a las
capacidades y requerimientos del sujeto le proporcionan la
capacidad de adquirir niveles de competencia más altos.

Desventajas
 Grupos números
 Poco tiempo para revisión de evidencias.
 Carga horaria reducida para abordar todos los contenidos.
 Reducción de carga horaria en asignaturas que desarrollan el
pensamiento creativo y productivo.
 Causa aburrimiento cuando se aplica la coevaluación en grupos
numerosos perdiendo el objetivo de la evaluación.

Conclusiones

Los modelos curriculares, han permitido facilitar el análisis de la acción


educativa, pero todo modelo es un esquema conceptual que no agota en
forma definitiva y absoluta la interpretación de la realidad, por lo tanto,
un modelo curricular tiene que ser flexible, ecléctico, operacional y
dinámico para poder ser pertinente y factible a la realidad existente; es
decir, adoptar el modelo curricular elegido a la realidad, y no la realidad
al modelo curricular.