Está en la página 1de 2

Colegio Santa María de los Andes

Hermanos Maristas

Oración Mariana en Familia


Primera Semana

El mes de mayo, es un mes especial para la Familia Marista; pues recordamos a María, madre de
Jesús y nuestro modelo. El P. Champagnat tenía una especial devoción a Ella y por eso nos dio su
nombre para que viviéramos de su espíritu.

Madre: Iniciamos este momento de oración en familia: en el nombre del Padre, del Hijo y del
Espíritu Santo. Amén.

Ahora cantamos:

Mientras recorres la vida


tú nunca solo estás, contigo por el camino
Santa María va.
Ven con nosotros a caminar
Santa María, ven.

Padre: Unidos a la familia marista del Perú rezamos la Salve, como expresión de confianza y
fortaleza en María nuestra Buena Madre, como nos lo enseño Marcelino:

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,


vida, dulzura y esperanza nuestra.
Dios te salve, a Ti clamamos los desterrados hijos de Eva,
a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,


vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.

Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.


Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las promesas
de Nuestro Señor Jesucristo. Amén

En la primera semana los invitamos a reflexionar con el pasaje bíblico de la Anunciación.

Hijo/a: 1° Semana: LA ANUNCIACIÓN (leemos en Lucas 1, 26 - 38)

Al sexto mes envió Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen
desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.

Y, entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se conturbó por
estas palabras y se preguntaba qué significaría aquel saludo.
El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en
el seno y vas a dar a luz un hijo a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande, se le llamará
Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de
Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.»

María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?»

El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con
su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y se le llamará Hijo de Dios. Mira, también
Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez y este es ya el sexto mes de la que se
decía que era estéril, porque no hay nada imposible para Dios.»

Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y el ángel, dejándola,
se fue.

Palabra del Señor.

Reflexión: El SÍ de María ha permitido la venida de Jesús al mundo. La respuesta de María


resulta ejemplar para todos nosotros. Ella acepta, aunque no vea ni comprenda. Por eso, lo más
extraordinario de María, en la hora de la Anunciación, es su fe. ¿A qué diremos SÍ en esta
semana en nuestro hogar y en la comunidad?

Pueden compartir y al finalizar rezan un Ave María.

Padre: Rezamos todos juntos para terminar:

Jesús, María y José en vosotros contemplamos


el esplendor del verdadero amor,
a vosotros, confiados, nos dirigimos.
Santa Familia de Nazaret, haz también de nuestras familias
lugar de comunión y cenáculo de oración,
auténticas escuelas del Evangelio y pequeñas iglesias domésticas.

Santa Familia de Nazaret, que nunca más haya en las familias


episodios de violencia, de cerrazón y división;
que quien haya sido herido o escandalizado sea pronto consolado y curado.

Santa Familia de Nazaret, haz tomar conciencia a todos


del carácter sagrado e inviolable de la familia,
de su belleza en el proyecto de Dios.
Jesús, María y José, escuchad, acoged nuestra súplica. Amén.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo

Tomado y adaptado de:


http://www.pastoralfamiliarsantiago.cl/mesfamilia/Diptico_mes_de_Maria_en_Familia2019.pdf