Está en la página 1de 2

Nuestra mente crea nuestra realidad

La vieja modalidad de la realidad ósea la mente y las cosas son entes


separados con la conversión que nos da la física cuántica la mente
subjetiva y la mente objetiva no están relacionados. La mente y las
cosas físicas son una sola entidad
Asi que para cambiar nuestra mente y llevarla a una nueva ciencia
cuántica e infinitas de posibilidades la física cuántica nos muestra la
forma de aplicar ese ciencia cuántica de observar en nuestra mente
nuestra realidad cuántica en nuestros pensamientos e imágenes de
nuestro nuevo mundo de posibilidad para crear la vida que deseamos

Primer debes saber que deseas y ese deseo debe de ser visualizado en
el campo cuántico día y noche y ese pensamiento o esas imágenes de lo
que deseas debe de estar cargando tu cuerpo de infinitas emociones
que alteran tu realidad y a partir de allí lo sueltas al campo cuántico
para que se materialice

Si lo que deseas no genera emoción en tu cuerpo y si no lo visualizas día


y noche y juegas con el en tu mente disfrutando como si ya fuera real no
se va a materializar y lo único que va a generar es la misma realidad
que hoy vives

UN CEREBRO COHERENTE  – Es decir un cerebro con una intención clara que genera una carga
eléctrica.

UN CORAZÓN COHERENTE  – Un corazón que siente una emoción elevada y genera así una carga
magnética.

Sin embargo, lo que hacemos normalmente cuando deseamos crear un


futuro distinto, es pensar enfocar la mente en nuestros objetivos y
olvidar el corazón.
Pero no podremos crear un futuro distinto sin incluir al corazón y sus
emociones.

CLAVES PARA CREAR


–Si en efecto somos creadores de la realidad, ¿por qué existen tantos
deseos insatisfechos, tanta frustración? ¿No deberíamos estar
generando a cada momento las fuentes de nuestra satisfacción?

–Para realmente crear la realidad con energía intencional se requiere


entrenamiento, práctica, aprendizaje y suficiente conocimiento sobre la
consciencia, el cerebro y la mente, recopilar información sobre física
cuántica y entender cómo la energía se transforma en forma. Esta
instrucción y práctica no es algo que se obtiene sin algún grado de
esfuerzo, porque tenemos esta distracción crónica según la cual la
mayoría de seres humanos viven; nos distraemos tanto por tantos
elementos en nuestro mundo externo… Mantener el pensamiento
enfocado durante un periodo extenso de tiempo en el cerebro, la mente
y el lóbulo frontal es lo que empieza a permitir que la realidad tome
forma, pero la mayoría de la gente no tiene la pasión o el interés o la
facilidad de pensar más allá de su entorno.

La mayoría de nosotros pensamos igual que nuestro entorno;


reaccionamos a éste. Sin embargo, tenemos que separarnos de él, ir a la
soledad y crear un nuevo ideal de nosotros mismos con una nueva
realidad y mantener ese sueño vivo y repetirlo una y otra vez para que
el cerebro empiece a rastrear y estructurar esa realidad antes de que
realmente la experimentemos con los sentidos. Ese esfuerzo es algo que
trasciende el vivir una vida normal; requiere práctica y cuesta al
principio, pero cuando mejoramos se vuelve más fácil (como cuando
aprendemos a jugar al golf, o a tenis, o a tocar el piano).