Está en la página 1de 4

1. El poder de las creencias subconscientes.

– La gente no logra lo que es capaz de hacer, sino lo que se cree capaz de hacer.
– Todas las circunstancias de nuestra vida son un reflejo de nuestras creencias
subconscientes.
– La gente generalmente gana lo que creen que valen.
– Podemos cambiar nuestras creencias subconscientes a través de la autosugestión:
“El dinero no crece en los árboles, crece gracias a mis esfuerzos firmes y bien
planificados.
El dinero puede que no aporte felicidad, pero la falta de dinero tampoco.
El amor al dinero es la raíz de todo mal, pero en manos adecuadas es una gran
bendición.
La riqueza aporta poder, libertad y seguridad.
Soy capaz de crear Riqueza Abundante.”
(Repetir tres veces al día)
– La mente puede lograr cualquier cosa que pueda concebir y creer.
– Los que conquistan creen en ello.

Como lo aplico en la vida_

2. El poder de un Deseo Ardiente.


Si no tienes Riqueza Abundante en tu vida, es porque no tienes un deseo ardiente de ella.
No puedes obtener nada que merezca la pena en esta vida a no ser que tengas un deseo
ardiente de ello.
Tienes un deseo ardiente cuando estás dispuesto a hacer todo lo que sea preciso para
lograrlo y sacrificar lo que sea (excepto tu salud, relaciones y el respeto por ti mismo).
Puedes crear un deseo ardiente por algo empleando la táctica de los Tres Fantasmas de la
Navidad: ”Recuerda el dolor que la falta de dinero te ha causado en el pasado.
Piensa en todo el dolor que la falta de dinero te está causando en el presente.
Piensa en el dolor que te causará la falta de dinero en el futuro si tu situación económica no
cambia. Imagínate todo el placer que te aportará en el futuro tener medios económicos en
abundancia.”

3. El poder de la Solidez de Propósito.


Puedes lograr cualquier cosa que desees en la vida siempre y cuando sepas exactamente lo
que quieres y por qué lo quieres. Debes ser específico a la hora de marcarte metas, saber las
razones que descansan tras ellas y cuándo deseas lograrlas, por ejemplo, no es suficiente
decir que quieres ser rico. Debes decidir la cantidad exacta de dinero que deseas adquirir, las
propiedades que deseas tener y lo que deseas hacer con el dinero.
Siempre formula y escribe tus metas como afirmaciones en el tiempo presente; por ejemplo:
“Entre hoy y el (x) estoy ganando (y) miles/millones de euros.
Escribe tus objetivos y léelos tres veces al día (por la mañana, tarde y noche). Visualízate
habiendo logrado esas metas.
Recuerda que la prosperidad y la riqueza no consisten en acumular dinero o posesiones por sí
mismas, sino en el poder que nos aportan a la hora de satisfacer los propósitos que nos
hemos marcado en la vida.

4. El poder de un Plan de Acción Organizado.


Si quieres asegurarte el éxito de tus metas debes desarrollar una estrategia, un plan de
acción organizado.
Recuerda siempre la regla de oro en la resolución de problemas: Cuando crees que ya has
explotado todas las posibilidades, recuerda una cosa… ¡no lo has hecho!
Si quieres triunfar en algo debes hacer tres cosas: organizarte, organizarte y organizarte.
Utiliza la técnica de los diez puntos para desarrollar un plan para cada una de las metas,
realizando una lista de diez maneras posibles para lograr tus objetivos.
Antes de aceptar un trabajo o abrir una empresa, debes hacerte las siguientes preguntas:
” ¿Disfrutaré con este tipo de trabajo?
¿Está el trabajo en consonancia con mis talentos y capacidades?
¿Me acercará a mis metas profesionales y económicas?”.

5. El poder del Conocimiento Especializado.


Nadie ha reunido jamás riqueza en abundancia sin haber adquirido antes un conocimiento
especializado: sobre la ley fiscal, los planes de inversión y ahorro, su propio campo
empresarial o sobre lo que sus clientes quieren o necesitan.
El conocimiento es poder sólo cuando se organiza bien y se aplica de forma inteligente en la
consecución de un fin definido.
No es preciso que tú mismo lo sepas todo, pero necesitas saber dónde y cómo obtendrás la
información que irás precisando.

6. El poder de la Perseverancia.
El éxito no es normalmente el resultado de un esfuerzo, sino de la acumulación de muchos
esfuerzos.
La diferencia entre la gente que triunfa y los que no, no radica necesariamente en su talento,
sino en su perseverancia.
– Después de una acción que no produjo los resultados deseados, siempre pregúntate: ¿Qué
hice bien para que durase ese tiempo? De esta manera siempre te sentirás animado a probar
de nuevo.
– Si adoptas la táctica del cantero, perseveras, nunca dejas de insistir y aprendes de cada
experiencia, siempre lograrás la empresa que te propongas.

7. El poder de la Regulación de Gastos.


– La riqueza no viene determinada por el dinero que ganas, sino por la calidad de vida
resultante.
– La regulación de gastos te ayuda a vivir a gusto dentro de tus posibilidades y a crear más
ingresos.
– Cualquier persona con ingresos limitados necesita administrar lo que gasta para asegurarse
una fuente continua de ingresos.
– Parte de tus ingresos te pertenecen. Destina el diez por ciento de lo que ganas a la
inversión. De esta manera estarás creando riqueza para el futuro.
– Haz que tu dinero trabaje por ti en vez de trabajar siempre por dinero.

8. El poder de la Integridad.
– ¿De qué se beneficia un hombre que gana el mundo pero pierde su alma?
– Nuestras acciones, palabras, e incluso pensamientos, son como bumeranes: siempre
vuelven a nosotros.
– Intentar crear riqueza mediante el engaño y el fraude es como intentar construir una casa
sobre arena: no tardará en derrumbarse.
– Cuando consideres un curso de accionen tu vida personal o en una empresa, formula las
siguientes preguntas:
” ¿Es legal?
¿Es moralmente correcto?
¿Me hará sentir orgulloso de mí mismo?
¿Me gustaría que mi familia se enterase?
¿Me seguiré respetando a mí mismo después de haberlo hecho?”.

9. El poder de la Fe.
– Cuando reflexiones sobre un proyecto en el que crees, después de elaborar un plan de
acción organizado para asegurarte de su viabilidad, pregúntate:” ¿Lo haría si supiera que no
puede fallar?”
– Sé decidido y poderosas fuerzas saldrán en tu ayuda.
– Siempre “actúa como si” fueras a lograrlo.
– Confía en tus instintos, sigue tu intuición.
– Repite autosugestiones para crear fe en ti mismo:
”Nada ni nadie puede detener ni retrasar la manifestación de la Riqueza Abundante en mi
vida.
Cualquier cosa que pida de la vida la recibiré en el momento adecuado y en el lugar
adecuado”.
– Cualquier cosa que se repite lo sucinte llegará a formar parte de tu subconsciente.

10. El poder de la Caridad.


– Muy raras veces se logra abundancia de algo sin la ayuda de los demás o sin ayudar a
otros.
– Al ayudar a otros nos ayudamos a nosotros mismos.
– Procura destinar el diez por ciento de tus ingresos a ayudar a los más necesitados. Siempre
que das algo se te devuelve con creces.
– Ayudar a los demás graba en tu subconsciente una sensación de abundancia.

Estos son los diez secretos que os conducirán a una vida más próspera, como me hará a mí
en un futuro. A partir de mañana comenzaré a aplicar estos consejos, aunque no todos ya que
aún no puedo formar una empresa o acceder a un empleo, ya que no tengo la edad necesaria.
De todas formas ya os iré contando qué tal la experiencia.

Asimismo, os recomiendo 100% la lectura de este libro, ya que es increíble la cantidad de


cosas que se pueden extraer de él.

También podría gustarte