Está en la página 1de 14

TIPOS DE ENSAYOS PARA ESTRACCION DE SUELOS

CPT
Prueba de penetración del cono La prueba de penetración del cono (CPT), originalmente
conocida como prueba de penetración con cono holandés, es un método preciso y versátil
que se puede utilizar para determinar los materiales en un perfil de suelo y estimar sus
propiedades ingenieriles. La prueba también se denomina prueba de penetración estática
y no son necesarias perforaciones para llevarla a cabo. En la versión original, un cono a
60° con un área base de 10 cm2 se hincaba a una velocidad constante de 20 mm/s y se
medía la resistencia a la penetración (denominada resistencia de punta). Los penetró
metros de cono actuales miden a) la resistencia de cono (qc) a la penetración,
desarrollada por el cono, que es igual a la fuerza vertical aplicada al cono, dividida entre
su área horizontalmente proyectada y b) la resistencia por fricción (fc), que es la
resistencia medida por un manguito situado arriba del cono con el suelo local rodeándolo.
La resistencia por fricción es igual a la fuerza vertical aplicada al manguito, dividida entre
su área superficial, en realidad, la suma de la fricción y la adhesión.
En general se utilizan dos tipos de penetrómetros para medir qc y fc:
1. Penetrómetro de cono de fricción mecánico. La punta de este penetrómetro está
conectada a un conjunto interior de barras. La punta se empuja primero
aproximadamente 40 mm, dando la resistencia de cono. Con un empuje adicional, la
punta acciona el manguito.
de fricción. Conforme la barra interior avanza, la fuerza en la barra es igual a la suma de
la fuerza vertical sobre el cono y el manguito. Restando la fuerza sobre el cono se obtiene
la resistencia lateral.
2. Penetrómetro de cono de fricción eléctrico. La punta de este penetrómetro está unida
a un grupo de barras de acero. La punta se empuja en el terreno a una velocidad de
20 mm/s. Los cables de los transductores se pasan por el centro de las barras y
miden continuamente las resistencias de cono y lateral. En la figura 2.25 se muestra
una fotografía de un penetrómetro de cono de fricción eléctrico.

EJEMPLO: Se muestran los resultados de una prueba en un perfil de suelo con


medición de la fricción por un penetrómetro de cono de fricción eléctrico. Se han
desarrollado varias correlaciones útiles para estimar las propiedades de suelos
encontrados durante un programa de exploración, para la resistencia de punta (qc) y
la relación de fricción (Fr) obtenidas a partir de las pruebas de penetración del cono.
La relación de fricción se define como.
RESISTENCIA POR FRICCION fc
Fr= =
RESISTENCIA DEL CONO qc

En un estudio más reciente en varios suelos en Grecia, Anagnostopoulos y


colaboradores (2003) expresaron Fr como:

1 Fr (%) = 1.45 - 1.36 logD50 (cono eléctrico)


2 Fr (%) = 0.7811 - 1.611 logD50 (cono mecánico)

donde D50 = tamaño a través del cual pasará 50% de suelo (mm).
El D50 para suelos sobre los cuales se han desarrollado las ecuaciones (1) y (2) y
que varían entre 0.001 mm y aproximadamente 10 mm.
Al igual que el caso de las pruebas de penetración estándar, se han desarrollado
varias ecuaciones entre qc y otras propiedades del suelo. Algunas de estas
correlaciones son las siguientes:

Prueba con penetrómetro de cono con medición de la fricción.


Correlaciones entre la densidad relativa (Dr ) y qc para arena.
Lancellotta (1983) y Jamiolkowski y colaboradores (1985) demostraron que la
densidad relativa de arena normalmente consolidada, Dr , y qc, se pueden
correlacionar de acuerdo con la fórmula siguiente.

donde pa =presión atmosférica (≈ 100 kN/m2)


σo=¿ esfuerzo vertical efectivo
Baldi y colaboradores (1982), y Robertson y Campanella (1983) recomendaron la
relación empírica entre el esfuerzo vertical efectivo (s9o), la densidad relativa (Dr ) y
qc, para arena normalmente consolidada.Kulhawy y Mayne (1990) propusieron la
relación siguiente para correlacionar Dr, qc y el esfuerzo vertical efectivoσ ´ o.
Variación de qc, σo y Dr para arena de cuarzo normalmente consolidada (según
Baldi y colaboradores, 1982, y Robertson y Campanella, 1983.

Los valores recomendados de Qc son los siguientes:


Arena altamente compresible = 0.91
Arena moderadamente comprensible= 1.0
Arena de baja compresibilidad = 1.09

Correlación entre qc y el ángulo de fricción drenado (∅) para arena.


Con base en resultados experimentales, Robertson y Campanella (1983) sugirieron la
variación de Dr, s9o y f9 para arena de cuarzo normalmente consolidada. Esta
relación se puede expresar como (Kulhawy y Mayne, 1990)
Con base en las pruebas de penetración de cono en los suelos de Venice Lagoon
(Italia), Ricceri y colaboradores (2002) propusieron una relación similar para suelos
con clasificaciones de ML y SP-SM como

En un estudio más reciente, Lee y colaboradores (2004) desarrollaron una correlación


entre ∅ , qc y el esfuerzo horizontal efectivo (σ ´ o ) en la forma

Intervalo general de variación de qc, N60 para varios tipos de suelo.

Correlación entre qc y N60

En la figura anterior se muestra una gráfica de qc (kN/m2)/N60 (N60=


resistencia a la penetración estándar) contra el tamaño medio de los granos
(D50 en mm) para varios tipos de suelo, que se desarrolló a partir de pruebas
de campo por Robertson y Campanella (1983).
Anagnostopoulos y colaboradores (2003) proporcionaron una relación similar
que correlaciona qc, N60 y D50, o
donde pa=presión atmosférica (mismas unidades que qc).

Correlaciones de tipos de suelos


Robertson y Campanella (1983) proporcionaron las correlaciones que se
muestran en la figura entre qc y la relación de fricción [ecuación] para
identificar varios tipos de suelos encontrados en el campo.
Correlaciones para la resistencia cortante no drenada (cu), presión de
preconsolidación (s9c) y relación de sobreconsolidación (OCR) para
arcillas.

La resistencia cortante no drenada, cu, se puede expresar como.

Correlación de Robertson y Campanella (1983) entre qc, Fr y el tipo de suelo.


(Robertson y Campanella, 1983.).

Donde
σo = esfuerzo vertical total
Nk= factor de capacidad de carga
El factor de capacidad de carga, NK, puede variar entre 11 y 19 para arcillas
normalmente consolidadas y puede alcanzar 25 para arcilla sobre
consolidada. Según Mayne y Kemper (1988):
Nk=15 (para cono eléctrico)

Nk=20 (para cono mecánico)


Con base en pruebas en Grecia, Anagnostopoulus y colaboradores (2003)
determinaron.
Nk=17.2 (para cono eléctrico)
Nk= 18.9 (para cono mecánico)Estas pruebas de campo también mostraron
que Cu=fc/1.26 (para conos mecánicos)
Cu=fc (para conos eléctricos)
Mayne y Kemper (1988) proporcionaron correlaciones para la presión de pre
consolidación (σ´c) y la relación de sobre consolidación (OCR) como.

donde σo y σ´o = esfuerzos total y efectivo, respectivamente.

Prueba del presurímetro (PMT)

La prueba del presurímetro se realiza in situ en una perforación y fue


originalmente desarrollada por Menard (1956) para medir la resistencia y
deformabilidad de un suelo. También la adoptó la ASTM como Test
Designación 4719. La prueba PMT tipo Menard consiste esencialmente en una
sonda con tres celdas, de las cuales la superior y la inferior son celdas de
guarda y la inter-media es una celda de medición, como se muestra
esquemáticamente en la figura 2.32a. La prueba se efectúa en un agujero
hecho de antemano con un diámetro entre 1.03 y 1.2 veces el diámetro
nominal de la sonda. La sonda de uso más común tiene un diámetro de 58
mm y una longitud de 420 mm. Las celdas de la sonda se pueden expandir por
líquido o bien por gas. Las celdas de guarda se expanden para reducir el
efecto de la condición de extremo sobre la celda de medición, que tiene un
volumen (Vo) de 535 cm3. Las siguientes son las dimensiones del diámetro de
la sonda y del agujero, recomendadas por la ASTM.
a) Presurímetro; b) gráfica de la presión contra el volumen total de la cavidad.

Depósitos naturales de suelo y exploración del subsuelo


A fin de realizar una prueba, el volumen de la celda de medición, V o, se mide y se
inserta la sonda en la perforación. Se aplica presión en incrementos y se mide el
nuevo volumen de la celda. El proceso se continúa hasta que el suelo falla o hasta
que se alcance el límite de presión del dispositivo. El suelo se considera que falla
cuando el volumen total de la cavidad expandida (V) es de casi dos veces el
volumen de la cavidad original. Después de terminar la prueba, la sonda de
desinfla y se desplaza para probar a otra profundidad.
Los resultados de la prueba del presurímetro se expresan en forma gráfica de
presión contra volumen, como se muestra en la figura anterior. En la figura, la
zona I representa la parte de recarga durante la cual el suelo alrededor de la
perforación se empuja de nuevo a su estado inicial (es decir, el que tenía antes de
la perforación). La presión ρ o representa el esfuerzo horizontal total in situ. La
zona II representa una zona seudoelástica en la que el volumen de la celda contra
la presión de la misma es prácticamente lineal. La presión ρ f representa la presión
de fluencia, o de cedencia. La zona marcada III es la zona plástica. La presión ρ l
representa la presión límite. El módulo del presurímetro, E p, del suelo, se
determina utilizando la teoría de expansión de un cilindro infinitamente grueso. Se
tiene entonces

PRUEBA DEL DILATÓMETRO (DMT)


El uso de la prueba del dilatómetro de placa plana (DMT) es relativamente reciente
(Marchetti, 1980; Schmertmann, 1986). En esencia el equipo consiste en una
placa plana que mide 220 mm (longitud) 3 95 mm (ancho) 3 14 mm (espesor). Una
membrana de acero, delgada, plana, circular y expandible que tiene un diámetro
de 60 mm se ubica al ras en el centro en un lado de la placa (figura 2.34a). En la
figura siguiente se muestran dos dilatómetros de placa plana con otros
instrumentos para realizar una prueba en el campo. La sonda del dilatómetro se
inserta en el terreno con un equipo de prueba con penetrómetro de cono.
Un conducto de gas y una línea eléctrica se extienden desde la caja de control en
la superficie hasta la hoja a través del penetrómetro. A la profundidad requerida,
se utiliza gas nitrógeno a alta presión para inflar la membrana. Se toman dos
lecturas de presión.