Está en la página 1de 4

La Teoria de la Media Naranja

A lo largo de nuestra vida soñamos con encontrar la


pareja perfecta,nuestra alma gemela, aquella que, como
oasis en medio del desierto, nos da de beber esperanza,
fuerza y amor incondicional.Aún los que disfrutan
teniendo múltiples relaciones añoran la tan mencionada
"media naranja". Están seguros que si encontraran a esa
persona especial serían capaces de comprometerse hasta
el fin de los tiempos.Pero ¿por qué es tan difícil dar
con ella?, ¿por qué no todos podemos encontrarla?Para
entrar a este interesante tema primero tenemos que
comprender lo que es el karma y cómo se relaciona esto
con nuestra alma gemela.La ley del karma es la ley de la
vida: Se cosecha lo que se siembra.Nuestras almas son
mas viejas de lo que pensamos. En el transcurso de todas
esas vidas crea lazos kármicos positivos y negativos.
Cada vida es como una misión con pequeños objetivos que
lograr, a veces podemos fallar y tenemos que repetirla
otra vez, otras veces lo logramos y avanzamos a la
siguiente etapa.El alma es pura y antes de llegar a la
Tierra no tiene intención de hacer daño ni cometer
errores. Si el espíritu ha cometido un acto negativo en
relación con alguien o algo, antes de reencarnar se
compromete a saldar esa deuda, pero una vez aquí, la
energía, al ser pesada y muy densa tiende a desviarlo
del camino elegido. Entonces el alma queda prisionera en
la Tierra.
Pero surgen oportunidades de atraer esas deudas y
reajustar nuestras respuestas, nuestras reacciones, por
eso en vez de considerar estos hechos como obstáculos a
nuestro progreso debemos admitir, felices, que ha
llegado el momento de transmutar esas energías por algo
más positivo.Del mismo modo que hay karma individual,
también existe el familiar, el más difícil, pues las
personas tienen que convivir en multitud de
relaciones(padre-hijo, marido-mujer, jefe-empleado,
amigos...) para redimir las deudas y cambiar las
energías que han producido sus encuentros en la Tierra
anteriormente. Mientras vivamos en rivalidad, odios,
culpas y amargura el resultado será el sufrimiento.
Aunque también podemos crear lazos de amor, de ayuda, y
eso también se nos retribuirá.Cada quien tiene su misión
y, la mayoría de las veces la cumple en su vida
cotidiana con las personas que tiene cerca.Con respecto
a los vínculos karmicos, no importa quien tenga razón,
lo importante es que los sentimientos negativos sean
transmutados y purificados. Debemos aceptar, con
humildad, que una relación que ha comportado
sufrimiento, también ha significado un aprendizaje y nos
ha ayudado a evolucionar y que toda persona que irrumpe
en nuestra vida acaba siendo un instrumento para
crecer.Pero yo creo que hay una mejor manera de aprender
nuestras lecciones y evolucionar: concientizarnos del
problema.Si tu sabes que tipo de deuda te une a esa
persona será más fácil hacer los cambios necesarios para
cambiar la energía negativa a una vibración positiva,
más ligera y por lo tanto más elevada.De vez en cuando,
si lo dispusimos antes de renacer en este tiempo,podemos
encontrarnos a nuestra alma gemela.Las almas gemelas son
un único espíritu. En el principio de los tiempos los
espíritus eran andróginos, tenían al mismo tiempo la
esencia femenina y la masculina, pero su evolución era
muy lenta, ya que al sentirse completos no sentían la
sed de búsqueda, y sin búsqueda no hay encuentro. La
meta final es reunirnos con la Gran Chispa Divina de la
que una vez salimos.Dios separó los espíritus en dos,
uno con una gran carga de energía femenina o yin y el
otro con energía masculina o yang., para que
evolucionaran individualmente interactuando con otros
espíritus,buscando siempre el equilibrio. Puede que se
encuentren en sucesivas encarnaciones para ayudarse
mutuamente a evolucionar, y cuando los dos hayan
conseguido equilibrar esas energías yin-yang dentro de
sí,entonces se reencontraran finalmente para unirse para
toda la eternidad.La energía masculina (yang) se refiere
a la iniciativa, la fuerza, la valentía,el poder,
mientras que la femenina (yin) maneja la intuición, la
percepción, la suavidad, la sensibilidad. Es necesario
aclarar que no estoy hablando aquí de la diferenciación
de los sexos. Cada ser humano tiene dentro de sí estas
dos energías, tal vez una mas desarrollada que la otra y
lo que tenemos que hacer es equilibrarlas, recrear
dentro de nosotros el andrógino inicial, espiritualmente
hablando. La fusión con el alma gemela solo se podrá dar
si estamos equilibrados y en sintonía uno con el otro.A
esta fusión se le llama "el vinculo cósmico". Al estar
en el mismo nivelde evolución comparten objetivos y al
estar juntos el gran amor que despiden se abre a toda la
humanidad. Cuando amamos deseamos integrarnos en el otro
pero también expandirnos a través de él y el hecho de
encontrar las mismas vibraciones en el otro nos facilita
la expansión.Mucha gente tiene la idea de que la unión
con el alma gemela es algo fácil y perfecta, que no
presenta problemas, cuando en realidad encontrarla en
este momento en la Tierra es cuestión de
aprendizaje.Cuando no hay armonía entre las almas
gemelas (ya que evolucionan separadas a veces lo hacen a
diferente ritmo) deben seguir caminos separados,
distintos. Cuando una de las almas cobra conciencia debe
esperar a la otra para ayudarla en su evolución.Esto
quiere decir que algunas veces el alma gemela no
reconoce a su compañera porque esta involucrada en otras
relaciones que le son necesarias para su evolución. El
alma que se concientizó de su estado no debe interferir
si no para ayudarle en todo lo necesario
incondicionalmente. Si ella no quiere estar a nuestro
lado no debemos empecinarnos en seguir junto a ella.
Muchas veces la relación con nuestra alma gemela no es
tan solo de pareja, podemos encontrarla en nuestro
hermano, nuestro padre o hijo,nuestro mejor amigo. No
importa el sexo, de hecho no tiene porqué despertarnos
un deseo sexual el encuentro con nuestra alma
gemela.Podemos amarnos espiritualmente sin el contacto
físico. El sentimiento más importante con el que nos
encontramos al hallar nuestra alma gemela es una intensa
e indescriptible emoción de reconocimiento, de amor
universal, de energía vivificadora y del despertar de
nuestra divinidad.Creo que es muy importante que dejemos
bien claro el papel del sexo en las relaciones íntimas.
El sexo es un intercambio de energía muy poderoso entre
dos cuerpos. Muchos yoguis han aprendido ha sublimar su
propia energía para una elevación espiritual. El kama-
sutra trata precisamente del manejo de esa energía entre
dos personas y no tan solo de las distintas posiciones
para el coito como se ha venido manejando en el
Occidente.Cambiar de pareja sin cesar provoca entonces
la separación de las almas gemelas, ya que primero
tendremos que saldar todas esas deudas contraídas con
otros espíritus con la finalidad de encontrar un
equilibrio interior.