Está en la página 1de 378

Isekai Mahou wa Okureteru! Vol.

7
Artyom

1
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7
Artyom

2
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

3
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7
Artyom

4
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Tabla de Contenido

Prólogo: La Mujer Poseída ......................................................................... 6

Capítulo 1: En La Residencia Yakagi ....................................................... 16

Capítulo 2: Emergencias Siempre Vienen Con Las Nubes ................... 97

Capítulo 3: Sus Respectivas Batallas .................................................... 242

Capítulo 4: Para Que Pueda Ser Yo Mismo .......................................... 288

Epílogo: Los Diez Que Cayeron En Avaricia ......................................... 358

5
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Prólogo: La Mujer Poseída

Actualmente, en la Capital Imperial del Imperio Nelferiano de Filas Philia,


en el callejón donde se encontraba la residencia Yakagi, una leve tensión
llenó el aire. No era la sensación de tensión antes de una pelea ni era la
premonición indescriptible invitada por eventos siniestros. Si uno tuviera
que hacer un ejemplo, sería como el momento en el que uno debía
enfrentarse a un diablo que surgía durante un hechizo de invocación, era
una intersección de miradas llenas de hostilidad.

Sin embargo, la fuente de esa extraña atmósfera vino del enfrentamiento


entre Yakagi Suimei y la chica que tenía delante de él. En la parte superior
de su uniforme escolar había una bufanda roja fuera de temporada. En sus
manos, ella usaba guantes sin dedos. Era un conjunto que despedía una
sensación algo complicada. Con el largo y negro cabello brillante, un
pequeño y encantador rostro, y grandes y redondos ojos, normalmente ella
sería su buena amiga, Anou Mizuki― Pero en ese momento, había una
sensación de incomodidad que implicaba lo contrario.

Los ojos que dirigió hacia él eran negros y dorados. Normalmente, ambos
ojos deberían haber sido negros, pero, por alguna razón, uno de ellos había
cambiado de color. Esa sonrisa siempre amable que siempre había tenido,
ahora se había convertido en la burla de una diablesa y desprendía una
sensación de provocación.

Fue una transformación que uno no podría imaginar de su yo normal. Sí, en


este momento, la que está frente Suimei era Io Kuzami. Ella era, algo, que
se llamaba a sí misma. ¿Cuánto tiempo pasó desde que comenzaron a
hablar? Las miradas de Suimei y Io Kuzami simplemente colisionaron en

6
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

silencio. Y luego, ella hizo una expresión exasperada como si estuviera


cansada de esperar.

“―Entonces, ¿no es hora de que me dejes pasar?”.

“... Francamente, no quiero dejar entrar a una tipa siniestra como tú a mi


casa”.

“¿Mu―?”.

En palabras de Suimei, el rostro de Io Kuzami se volvió severo. No era del


todo sorprendente, ella era algo cuya verdadera naturaleza era
completamente desconocida, por lo que la queja de Suimei ciertamente
podría decirse que era respetable. Al ver eso, Io Kuzami estaba a punto de
decir algo con una expresión predeciblemente exasperada, cuando...

“Pero― también es cierto que no puedo decir eso”.

Como si implicara que él le permitiría entrar e ir, Suimei le dio la espalda.


Ciertamente no le sentaba bien a Suimei dejar que algo de naturaleza tan
sospechosa dentro. Pero en ese caso, sin importar cuánto tiempo
permaneciera allí de pie y esperando, nada avanzaría, y si él la alejaba de
allí, perdería la oportunidad de obtener información.

Comparado con dejar entrar a una entidad sospechosa en su casa, Suimei


era más reacio a esos otros puntos. Él quería saber exactamente qué era
ella y determinar si causaría algún daño. Era necesario que él la analizara
de todas sus palabras y acciones. En ese caso, era inevitable dejarla entrar
a su casa. Y entonces, Io Kuzami estalló en carcajadas como para burlarse
de todo eso.

7
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Eres un humano bastante problemático, ¿no es así, bastardo? A pesar de


querer vivir una vida simplista, no puedes evitar entrelazarte en teorías.
¿No acumularás resentimiento así?”.

8
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7
Artyom

9
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Cállate. ¿Qué va a hacer un mago si no se entrelazan en teoría? Teorizar


sobre todas y cada una de las cosas molestas y armar una teoría por el
propio esfuerzo de uno, es cuando la magia toma forma por primera vez,
¿no es así? Si niegas mi afección laboral, sería lo mismo que quitarme mi
comida”.

Mientras hablaba sin rodeos debido a la irritación de las cosas que no iban
a su manera, Io Kuzami desechó su propia manera frívola de hablar y
entrecerró sus ojos.

“¿Entonces? ¿Me dejarás entrar? ¿Qué dices?”.

“... ¿Es verdad que no causarás ningún daño?”.

“Odio las preguntas sin sentido”.

“Eso es gracioso viniendo de alguien que vomita mierda sin sentido tanto
como ellos quieren”.

“Fuu. Si tuviera la intención de causarles algún daño, me aseguraría de


hacérselos desprevenidos desde el principio. ¿No lo entiendes también sin
que tenga que explicar cada pequeño detalle?”.

“Solo me estoy asegurando, es todo. Si no quieres decir nada, al menos


quiero saber por tu boca que al menos no harás nada”.

“¿Realmente crees que mentiría?”.

10
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Es por eso que digo que quiero escucharlo de tu boca”.

La razón por la cual Suimei se aferraba tan persistentemente era,


naturalmente, para mantener a Io Kuzami bajo control. En este tipo de
intercambio sin fondo, incluso sin mentir, él estaba en desventaja si ella
permanecía en silencio. Por lo tanto, en cierto modo, era un último recurso
para que al menos ella declarara que no haría nada. Si ella era un espíritu
de gran pureza, no había manera de que pudiera mentir después de todo―

Eventualmente, Io Kuzami retrocedió como si se estuviera rindiendo.

“No tengo intención de lastimarlos a ustedes, bastardos. Si ese no fuera el


caso, no los habría salvado”.

“Entonces, ¿qué tipo de beneficio obtienes de esto?”.

“Para no solo aceptar honestamente mi amabilidad, eres bastante poco


cooperativo, ¿no es así?”.

“Ese es mi papel. Reiji y Mizuki son buenas personas, así que tengo que ser
quien es desconfiado”.

“Incluso las partes tuyas que no son blanditas son ingenuas”.

Diciendo eso, Io Kuzami se rió como si lo encontrara de alguna manera


encantador mientras Suimei apretaba sus dientes amargamente y se alejó.
Y luego, levantó su dedo junto a su rostro y lo agitó haciéndole señas a ella.
Al ver la actitud de Suimei, como era de esperar, Io Kuzami dejó escapar:

11
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Qué tipo tan insolente”, mientras se reía. Él todavía no tenía idea de lo que
ella estaba pensando.

“...”.

Suimei casualmente tomó un vistazo, por la esquina de su ojo, a los gatos.


Si fueran los gatos sensibles a la presencia de malos espíritus,
reaccionarían ante cualquier amenaza que planteara Io Kuzami. Sin
embargo, los gatos en el callejón estaban completamente normales, ya que
juguetonamente maullaban donde estaban.

En otras palabras, al menos significaba que un demonio no poseía a Mizuki.


Con eso, una de las preocupaciones de Suimei se había desvanecido. Siendo
ese el caso, todavía había otras posibilidades, por lo que él no podía ser
negligente. Mientras Suimei guiaba a Io Kuzami a la casa y hacia la sala de
estar, todos, excepto Liliana, estaban sentados en sillas alrededor de la
mesa.

“Menia, ¿dónde está Liliana?”.

“Liliana está en el medio de reponer su necesidad de gatos. Parece que llevó


a varios de ellos a su habitación para jugar”.

“Ya veo”.

Debido a que ella había estado lejos de los gatos por un tiempo, Liliana
probablemente quería jugar con ellos con toda su energía.

“Bueno, incluso si no todos están reunidos, no me importa en particular”.

12
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Por qué de repente estás actuando tan malditamente importante...?”.

Después de dejarla entrar, Io Kuzami estaba actuando de manera


excesivamente arrogante, lo que dejó a Suimei incapaz de contener su
asombro. Mientras intercambiaba miradas con ella, preguntándole qué
diablos estaba diciendo, Io Kuzami le devolvió una expresión como si se
estuviera dejando llevar preguntándole que simplemente lo siguiera.

“¿Me escuchaste, mi digno rival? Yo soy superior. Superior que cualquiera


a los extremos de este universo. Por lo tanto, también me mostrarás
respeto como uno mostraría a su maestro. No, te permitiré el privilegio de
hacerlo una vez cada diez días. No te pediré que lamas mis nalgas, por lo
menos te permitiré lamer la suciedad de las suelas de mis zapatos”.

“¿Quién lamerá qué? Por el contrario, si quieres que alguien te demuestre


el respeto tanto, busca una nueva religión o algo así. De esa manera es
mucho más confiable”.

“¡Ooh! Esa es también una gran idea. En ese momento, en el amanecer de


una nueva religión, el nombre de la organización será la Madre de la
Oscuridad... No, Forma de Vida de Espacio Aéreo de la Tercera Ley de...”.

“¡Oi, detén eso! ¡Hay todo tipo de cosas mal allí!”.

“¿Qué estás diciendo? ¿No fuiste tú quien me dijo que lo hiciera?”.

“No era mi intención que vayas y lo hagas, maldición”.

13
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Incluso mientras Suimei gritaba, Io Kuzami escupió imprudentemente sus


palabras con fluidez. Suimei siguió intercambiando miradas con ella para
decirle que se detuviera, pero lo único que ella hizo fue sonreír como si
estuviera jugando con él mientras lo llevaba por la nariz.

“¿Estas escuchando? Cuando leo tu maldito nombre, lo leo como un digno


oponente― en otras palabras, un rival. ¿Honestamente crees que
escucharía dócilmente las palabras de un oponente?”.

“¡AAAAAAAH, ¿por qué tengo que pasar por esta porquería en la que siento
que no puedo pasar en este tipo de lugar, maldicióóóóóóóóóón?!”.

Como era de esperar, incluso Suimei gritaba por completo


desesperadamente tratando de conectar su conversación con Io Kuzami.
Debido a que ella no estaba siendo dirigida y lo estaba haciendo a
propósito, simplemente lo hizo peor para él. Al ver este intercambio entre
ellos, Felmenia y Lefille tenían los ojos y la boca bien abiertas y daban su
impresión.

“Es asombroso, ¿no es así?”.

“Qué asombroso...”.

Para las dos, nunca pensaron que Suimei podía ser burlado en esa medida.
En la Alianza, estaban Gaius, y luego Rumeya, y esta era ahora la tercera
persona. Y entonces, Felmenia de repente lanzó una desconcertada
pregunta a Suimei.

“Umm... Suimei-dono. Al final, ¿qué causó que Mizuki-dono terminara así?”.

14
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Eso es... yo tampoco lo sé. Bueno, supongo que ella estará así hasta que
vuelva a la normalidad, ¿huh?”.

“E-Eh...”.

La respuesta de Suimei de simplemente darse por vencido era bastante


diferente a su yo habitual, y al escuchar eso, Felmenia realmente no supo
cómo responder y soltó una dudosa voz. Mientras Suimei y Felmenia tenían
ese intercambio, Reiji se rascó la cabeza mientras murmuraba: “¿Cómo lo
llamaba ella? Esa es mi historia oscura... historia oscura... Jaja...”. Su
angustia era algo que su compañero víctima, Suimei, era más que capaz de
simpatizar. Por otro lado, incluyendo a Titania, todas las chicas no tenían
ni idea de qué era qué.

“... Dejando eso de lado. ¿Hablamos en detalle sobre lo que sucedió después
de que nos separamos?”.

“... Un, tienes razón. También creo que eso es lo que deberíamos priorizar
aquí”.

“Umu, entonces empecemos”.

“Ya es suficiente para ti, ¡simplemente toma un maldito asiento!”.

15
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Capítulo 1: En La Residencia Yakagi

“Ya veo, ese tipo de cosa sucedió en la Alianza...”.

Después de que Suimei les dijera claramente sobre lo que sucedió en la


Alianza, Reiji murmuró en un tono serio. En respuesta a eso, como de
costumbre, Suimei se encogió de hombros.

“Sí. Como lo digo, todo fue bastante duro”.

“Pero pensar que incluso la amiga de infancia de Suimei sería invocada”.

“Esa es realmente una completa coincidencia, ¿huh? Cuando descubrí que


ella también tenía amnesia como un extra, realmente entré en pánico, en
serio...”.

Mientras decía eso, Suimei recordó lo que pasó justo cuando arribó a la
Alianza. Después de encontrar a Hatsumi por casualidad en el desfile,
cuando fue a verla, ella le dijo que no lo conocía, y entonces terminó por
cortarlo. Fue realmente una experiencia terrible. Reiji entonces puso una
sonrisa aliviada.

“Pero gracias al cielo. Solo habría aumentado nuestras preocupaciones si


ella todavía no tuviera sus recuerdos...”.

“Sí, en serio”.

16
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

El hecho de que su amnesia no se desarrollara en algo serio era algo de lo


que Reiji estaba encantado como buen amigo de Suimei, y Suimei le
devolvió una sonrisa de alivio. Y entonces, algo le pareció mal a Reiji.
Mientras le estaba dando a todos una sonrisa de alivio y refrescante, en un
cambio completo de repente, él hizo una expresión algo incómoda, algo
preocupada y pesada.

“Es realmente genial que hayas regresado. En serio...”.

“...”.

La razón por la que el tono de Reiji se había vuelto algo sombrío, era
naturalmente debido a la chica sentada a su lado. Él no tenía talento para
sentir las emociones detrás de esa expresión confusa, pero Suimei no pasó
por alto que una sombra melancólica había caído sobre él.

En otras palabras, él estaba envidioso de que lograron regresar de manera


segura. Pero, aun así, dado que la disposición de Reiji era una en la que
nunca sintió envidia hacia los demás, él parecía algo demacrado. No fue
difícil imaginar qué clase de ansiedades tenía mientras regresaba al
Imperio con Io Kuzami a cuestas.

Habiendo percibido esto, Suimei exhaló pesadamente. Como amigo que


compartió días pasados, esto no era el problema de otra persona. En
cualquier caso, mientras Suimei y Reiji simpatizaban entre sí, Titania habló.

“Entonces, ¿dejaste esa Héroe Hatsumi atrás en la Alianza?”.

Suimei asintió de vuelta hacia ella. Y en su lugar, Felmenia habló.

17
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Hatsumi-dono tiene su propia que encargarse. Suimei-dono respetó esto,


y decidió separarse de ella por el momento”.

“Suimei, ¿estás bien al dejarlo así?”.

“No hay nada para estar bien. Si ella tiene la intención de llevar a cabo las
cosas correctamente, sería una intromisión no deseada para mí arrastrarla
forzosamente”.

“Sin embargo, ella puede sufrir algo peligroso en la Alianza, ¿verdad?”.

Algo peligroso. Reiji reaccionó a esas palabras.

“Esos Apóstoles Universales o lo que sea que haya surgido en tu historia,


¿verdad?”.

―Los Apóstoles Universales. Era el misterioso grupo formado por Eanru,


Clarissa, Jillbert y el hombre espejismo que estaba en lo alto de ese techo.
Ellos fueron los que manipularon al grupo religioso anti Diosa desde detrás
de las sombras, y planearon secuestrar a Hatsumi, quien era una Héroe.
Ellos estaban frescos en la mente de Suimei.

Cada uno de ellos era un enemigo formidable que podía llevar a los
miembros del grupo de Suimei a una esquina, no podían ser tratados por
medios ordinarios. En la presente condición, eran un grupo del que se
podría decir que era más una amenaza que los Demonios.

18
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

A pesar de esas personas que están alrededor, Suimei dejó a Hatsumi atrás.
Si alguien le preguntara si no le preocupaba eso, él no podría decir que no.
Pero, en cualquier caso―

“Con respecto a eso, no podría ser evitado incluso si ella viniera aquí
conmigo, ¿verdad? No importa dónde estén, no sabemos cuándo van a
atacar. Es evidente que no importa lo que hagamos, no tendremos la
iniciativa. Es por eso que lo único que podemos hacer es hacer que Hatsumi
atraviese en su camino correcto lo más rápido posible mientras encuentro
la manera de regresar. Eso es lo mejor que podemos hacer. De todos modos,
más importante...”.

Como Suimei dio a entender que el foco principal de lo que quería decir era
otra cosa, Reiji parecía saber lo que él estaba implicando. Se cruzó de
brazos y comenzó a clamar de manera grave.

“Por lo que dice Suimei, eso significa que también podríamos ser atacados,
¿verdad?”.

“Si es justo como dicen esos tipos, entonces sí”.

“Un plan para tomar a los Héroes, un grupo misterioso, ¿huh...?”.

No estaba seguro de qué tipo de objetivo estaban tratando de lograr


mediante el secuestro de los Héroes. Mientras no haya suficiente
información, no es algo a lo que él pueda dar una respuesta clara. De
repente, en ese momento, Suimei se giró hacia Lefille.

Entre los Apóstoles Universales, estaba Jillbert, con quien Lefille se había
llevado bien en el Imperio. Debe haberle dejado sentimientos bastante

19
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

complejos para que una amiga se convierta en una enemiga. Como la


habitación se llenó de un pesado silencio, Reiji cambió de tema.

“Entonces, siguiente es nuestro lado de las cosas, ¿verdad?”.

“Sí, así es”.

“Umu”.

Cuando Reiji habló, tanto Titania como Io Kuzami asintieron. Suimei


escuchó acerca de por qué fueron al estado auto-gobernado antes de ir a la
casa de Suimei, pero él solo escuchó un resumen básico y no preguntó por
los detalles más finos. Él sabía sobre el enemigo que los atacó, y que fueron
a obtener una reliquia del estado auto-gobernado. Como era de esperar,
esto era algo en lo que el grupo de Suimei tenía gran interés.

“―Bueno, para decirlo claramente, después de separarnos de ustedes,


fuimos a buscar la reliquia del Héroe en el estado auto-gobernado para
compensar nuestra falta de poder”.

Cuando Reiji inició con una explicación concisa, el grupo de Suimei, cada
uno, asintió de vuelta y lo instaron a continuar.

“Después de arribar al estado auto-gobernado, recibimos una explicación


sobre la reliquia del Héroe de la persona a cargo y fuimos llevados al
interior del templo. Y en ese momento, un hombre que se llamaba a sí
mismo General Demoníaco nos atacó y repelimos―No, nos dejaron ir y
volvimos al Imperio hoy”.

20
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Este era el mismo resumen que escucharon cuando se reunieron afuera.


Escuchando esa historia una vez más, Felmenia murmuró en un tono
desconcertado.

“¿Atacados por un General Demoníaco...?”.

Suimei también encontró inesperado que un General Demoníaco


confrontaría directamente a Reiji. Fue solo natural. El hecho de que Reiji y
los demás estuvieran en el Imperio, y el hecho de que se dirigían al estado
auto-gobernado eran cosas que nadie debería haber sabido.

“En otras palabras, ¿significa que los Demonios han predicho las acciones
de Reiji-kun?”.

En respuesta a la suposición de Lefille, Titania negó con la cabeza.

“No, ese no parece ser el caso”.

“¿Quiere decir?”.

“El General Demoníaco no sabía que un Héroe estaría en el lugar donde


estaba consagrada la reliquia del Héroe. El General Demoníaco solo era
consciente de que Reiji-sama era un Héroe cuando Reiji-sama se nombró a
sí mismo”.

“Ese General Demoníaco se nombró a sí mismo Ilzarl, pero parece que el


verdadero propósito de ese hombre era la reliquia del Héroe”.

21
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Ya veo. Entonces su plan era eliminar rápidamente algo que podría haber
demostrado ser una amenaza”.

Era probable exactamente como Lefille dijo. Había suficiente razón para
que un Héroe invocado ahora intentara apoderarse de un arma que un
Héroe anterior había usado. Dado que el número de Generales Demoníacos
había disminuido, es probable que quisieran cortar esa posibilidad antes y
reducir el potencial de batalla de los Héroes. De repente, Suimei recordó
algo de lo que se acaba de decir e interrogó a Reiji.

“Hay algo de lo que estoy un poco curioso, pero en este momento llamaste
a ese General Demoníaco ‘ese hombre’, ¿verdad?”.

“Eso es lo que dije, ¿qué hay de ello?”.

“No, es solo que una palabra que definitivamente lo definía como un


hombre salió de manera tan natural, solo tenía un poco de curiosidad. ¿Su
apariencia era así?”.

“Ah... realmente no le presté atención a eso. Ciertamente”.

Después de escuchar hablar a Suimei, parecía que Reiji también llegó a una
comprensión e hizo una expresión como si notara algo. Hasta ahora, los
Demonios y Generales Demoníacos con los que Suimei se había encontrado
eran todos seres que tenían figuras que eran bastante diferentes de las de
los humanos. Era lo suficientemente diferente como para que la distinción
entre hombre y mujer fuera una idea completamente de último momento.
Naturalmente, probablemente había una diferencia entre los sexos, pero
debido a que se desviaban tanto en la apariencia externa de los seres
humanos, no era algo en lo que realmente se pensaba al verlos. Pero aquí

22
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Reiji claramente lo llamó un hombre. En otras palabras, la figura de ese


Demonio tenía características externas que parecían un hombre humano.

“Ciertamente, después de conocer a ese General Demoníaco, tampoco


pensamos que fuera un Demonio. Su figura era bastante cercana a la de un
humano después de todo... Un, así es. Ahora que lo pienso, creo que el
General Demoníaco cae en una categoría algo especial”.

“Además, cuando Reiji-dono dijo que ustedes los ‘dejaron ir’, ¿eso también
tiene algún tipo de conexión con su peculiaridad?”.

“Un. Ese General Demoníaco fue increíblemente fuerte. Incluso cuando


todos peleamos juntos, fuimos completamente incapaces de hacerle daño.
Eso es todo”.

“Eso es...”.

“Así que fue difícil incluso con la Protección Divina de Reiji, ¿huh...?”.

Viendo la expresión de Reiji, Suimei se llevó la mano a su mentón mientras


se quejaba. Era cierto que Reiji era un completo amateur antes de venir a
este mundo, pero, sin embargo, Suimei tampoco creía que su poder fuera
bajo. Hasta ahora, él había luchado contra Demonios, derrotado a Rajas y
competido contra Elliot. Para él ser “completamente incapaz de hacerle
daño” era suficiente para tener ansiedades. Y entonces, Io Kuzami resopló
como para expresar su resentimiento.

“Fuu. En ese nivel, si hago un esfuerzo serio”.

23
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Ciertamente, al final, Mizu... La magia de Io Kuzami-san parecía que


funcionaba”.

“¿Es eso así?”.

Cuando Suimei preguntó, Io Kuzami actuó bruscamente mientras estaba


inmovilizando su brazo izquierdo.

“Eso es así. Bueno, ese semi Ogro también hizo que mi brazo izquierdo
palpitara, así que debería felicitarlo, pero―”.

Viendo las acciones chuuni de Io Kuzami, por alguna razón, Reiji hizo una
expresión extraña.

“... Ummmm, ¿Io Kuzami-san? En ese momento, ¿no era tu ojo izquierdo el
que estaba palpitando?”.

“¿Hm? ¿Así es como fue? Entonces, en ese caso, para hacer que mi ojo
izquierdo palpita―”.

“¡Si te olvidaste de eso, no vayas mezclándolo en tu maldito ojo malvado


cada vez!”.

Después de inmovilizar su brazo izquierdo, ella ahora estaba actuando


mientras se tapaba el ojo izquierdo. Ya sin poder soportarlo, Suimei le
replicó de inmediato. A pesar de no ser nada importante, él no podía
entender por qué tenía que exagerar demasiado antes de estar satisfecha.
En contraste con Io Kuzami, quien decía que era algo trivial, Reiji expresó
su opinión.

24
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Pero es verdad que el General Demoníaco era fuerte”.

“¿Qué estás diciendo? ¿No estás insinuando que soy más débil que ese
hombre?”.

“No, eso no es lo que realmente quiero decir...”.

A medida que el inútil argumento de Reiji y Io Kuzami continuaba, Lefille


no pudo soportarlo más y cortó su conversación.

“No estamos llegando a ninguna parte, Reiji-kun. ¿Cuánto poder tenía ese
General Demoníaco?”.

“Ummm, veamos...”.

“¿No lo he estado diciendo todo este tiempo? Él no es más que un don nadie.
Un oponente en algún lugar en el nivel de un Dragonnewt, ni siquiera
podría ser considerado como un enemigo mío”.

“...”.

Como Io Kuzami estaba aprovechando todas y cada una de las


oportunidades para interferir en su conversación, incluso Lefille estaba
empezando a enfadarse. Sintiendo que no iban a poder controlar esto,
Suimei señaló su mirada hacia Titania. Al ver esto, ella parcialmente cerró
sus ojos como si recordara lo que había sucedido, y luego comenzó a hablar.

25
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“El poder de ese General Demoníaco es una amenaza considerable. Con


facilidad hizo a un lado nuestra magia y manipuló un poderoso relámpago
rojo que no era la magia en sí. Su habilidad física también fue asombrosa...
Veamos, es casi el nivel en el que apenas puede oponerse a mi velocidad”.

“Fumu...”.

Debido a que Suimei había peleado con Titania una vez antes, su fuerza
estaba grabada en lo profundo de su corazón. Y aquí, ella iba tan lejos para
expresar la fuerza del General Demoníaco. Sin lugar a dudas, este era un
oponente que él no podía subestimar.

“Así que, ¿hay algo más sobre él en sus mentes?”.

Mientras Reiji y Titania meditaban sobre la pregunta de Suimei, Io Kuzami


sonrió.

“No hay necesidad de reflexionar al respecto. Hay una cuestión más


importante, ¿no? Ese tipo nos había llamado a todos nosotros ofrendas,
¿correcto?”.

“¡Ah!”.

“Ahora que lo mencionas, eso es cierto...”.

Escuchando las palabras de Io Kuzami, los otros dos parecieron recordar


algo. Viéndolos aplaudir con vigor cuando se dieron cuenta, Suimei hizo
una expresión sombría.

26
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Ofrendas, ¿dijiste?”.

“Así es. Ese semi Ogro no dudó en tratar a los humanos como meros
alimentos. En realidad, varias de las personas dentro del templo cayeron
literalmente presas de ese hombre”.

“Oioi, ¿estás diciendo que no fue solo un engaño, que en serio es un tipo
quien come humanos...?”.

Como Suimei parecía quedarse sin palabras, Reiji y Titania asintieron de


vuelta. Para aquellos que tenían absoluta confianza en sus propias
habilidades, había quienes exageraban su fuerza ante aquellos que tenían
habilidades incomparablemente débiles. Cuando Suimei los escuchó decir
ofrendas, pensó que ese sería el caso aquí. Pero pensar que realmente era
un monstruo come hombres, fue lo más inesperado de inesperado que
surgió.

Mientras miraba hacia los rostros de Reiji y Titania, era fácilmente visible
que ambos estaban sombríos. Significó que los dos presenciaron “la escena
dispersa del festín”, estaba claro solo por sus expresiones. Y entonces, al
darse cuenta de repente de algo, Felmenia los interrogó con una expresión
grave.

“No podría ser, la razón por la que Gregory-dono y los demás no están aquí
es porque...”.

Escuchando sus palabras, este pensamiento también le vino a Suimei. Era


inusual que los Caballeros, que siempre estaban siguiendo a Titania, no
estuvieran aquí. Cuando Suimei y los demás comenzaron a ponerse tensos,
Titania negó con la cabeza hacia ellos.

27
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Flama Blanca-dono, no hay necesidad de preocuparse. Gregory y los otros


se lesionaron y permanecieron en el estado de auto-gobierno, pero están
bien y vivos”.

“¿Es eso así...?”.

“Bueno, eso es un alivio, al menos”.

Felmenia dejó escapar su alivio mientras Suimei asentía a su lado. Para


Felmenia, ella se sintió aliviada por la seguridad de sus compatriotas. En
cuanto a Suimei, Gregory y los demás eran personas que solo conocía de
vista, pero también eran las personas que cuidaban de Reiji y Mizuki. Si
algo les sucediera, Suimei tampoco se sentiría bien al respecto. Justo
después de que sus preocupaciones se disiparon, por alguna razón, Lefille
se quejó en una manera desconcertada.

“¡Entiendo que el que los atacó a todos ustedes era un monstruo que comía
personas, pero, en primer lugar, los Demonios no deberían ser monstruos
que coman personas!”.

“Sí. También encuentro esa parte misteriosa. Nunca antes había oído
hablar de algo así al fin y al cabo”.

Felmenia también estuvo de acuerdo con lo que Lefille estaba diciendo.


Ciertamente, a pesar de que los Demonios eran monstruos cuya apariencia
difería de la de los humanos, Suimei tampoco había escuchado hablar antes
de que los Demonios comieran personas. Titania también parecía ser de la
misma opinión.

28
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“―Yo tampoco entiendo. Sin embargo, en realidad, el que luchamos era un


monstruo come hombres”.

Al final, incluso Titania no pudo sacar una respuesta sobre este punto.
Simplemente no había suficiente información con respecto a esto también.
No se pudo evitar que no pudieran dar una respuesta clara. Un amenazante
General Demoníaco había aparecido. Solo así, cuando la conversación
sobre ese tema estaba a punto de terminar, la que mencionó al hombre que
devoraba hombres, Io Kuzami, habló.

“Mi eterno rival. ¿No tienes ninguna idea?”.

“¿Por qué me estás preguntando? No me lo arrojes”.

“¿No está bien? Solo pensé que me gustaría escuchar alguno de tus delirios
que parecían similares”.

Suimei no podía decir en qué estaba pensando Io Kuzami mientras lo


miraba con una mirada extremadamente interesada. Mientras estaba
teniendo problemas para entender claramente su intención, como si
estuviera de acuerdo con ella, Reiji se inclinó hacia Suimei.

“Suimei, también quiero escucharlo. ¿Qué piensas?”.

“Oioi, ¿incluso tú...?”.

Al ver que Reiji se estaba subiendo al vagón, Suimei murmuró


amargamente. ¿Por qué tenían tanta fe absoluta en la opinión de Suimei
durante este tipo de situaciones? En verdad, había muchas cosas que él

29
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

podía decir desde un punto de vista místico, y había bastantes


declaraciones pertinentes que podía hacer, pero―Si las decía aquí y se
acercaba demasiado al núcleo del asunto, su propia identidad terminaría
siendo expuesta, lo que dificultaba para él decir algo.

Pero al darse cuenta de que cada mirada en la habitación apuntaba hacia


él, Suimei juzgó que no había a dónde escapar. Mientras Suimei respiraba
hondo y se resignó a sí mismo, comenzó mirando a Io Kuzami. No la
reprochaba, era la mirada penetrante de un mago, a lo que Io Kuzami
reaccionó.

“¿Qué es?”.

“... Antes llamaste a ese General Demoníaco un semi Ogro, ¿verdad? ¿Qué
quieres decir con eso?”.

“Exactamente como suena. Si tuviera que decirlo de una manera que tú lo


dirías, sería un semi Ogro”.

Sintiendo que no comprendía el alcance de ‘tú’, Suimei interrogó a


Felmenia sin cambiar su mirada.

“Menia, ¿qué es un semi Ogro?”.

“... No, con respecto a eso, tampoco lo sé realmente”.

Ella no parecía saberlo. Moviéndose a Lefille, ella también cerró sus ojos y
negó con la cabeza. Cuando miró a ambos, Titania y Reiji también estaban
haciendo expresiones curiosas. Entonces eso solo podría significar una

30
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

cosa. En este mundo, la palabra semi Ogro no era una que se usara en
general. Si esas palabras eran de hecho la verdad, entonces no era como si
Suimei no tuviera ninguna pista al respecto.

“... Todo lo que digo a partir de aquí no es más que mis propias tonterías.
Creo que ese General Demoníaco probablemente esté en la cima de la
cadena alimenticia de este mundo”.

“¿Cima de la cadena alimenticia?”.

Cuando Reiji respondió su pregunta, Suimei simplemente asintió.


Naturalmente, las tres chicas de este mundo tampoco entendieron el
significado de las palabras cima de la cadena alimenticia e inclinaron sus
cabezas hacia un lado.

“Suimei, ¿qué quieres decir?”.

“Quise decir exactamente lo que dije. Hablando en términos generales, en


la situación actual en nuestro mundo, la humanidad estaría en la cima de la
cadena alimenticia. Pero en este mundo, creo que otro ser más poderoso se
encuentra en la cima”.

En el mundo de Suimei―Sin embargo, en cuanto a las personas normales


como Reiji sabían, era bien sabido que la humanidad estaba en la cima de
la cadena alimenticia. Naturalmente, lo importante aquí era el privilegio de
poder decidir sobre preservar o quitar la vida a otros seres. Hablando de la
controversia de ser el depredador máximo, el ser biológico más fuerte era
en realidad una bacteria y se criaría y se volverían complicadas―Pero eso
no tenía nada que ver con el punto de Suimei, así que lo dejó de lado.

31
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

En el momento actual, los seres que la humanidad no conocía ni cruzaba


con espadas simplemente se consideraban inexistentes. Por supuesto, al
prologarlo solo en la medida en que lo supieran, solo significaba que la
humanidad simplemente no sabía que había monstruos que podían
derrotar fácilmente a los humanos, pero―

Aunque incluso después de decir esto, Reiji aún no entendía.

“Incluso si me dices que los humanos comen otros seres...”.

“Eso no es lo que quiero decir. En este caso, es mejor pensarlo como los
seres que no están amenazados por la existencia de otros animales. Bueno,
en este mundo hay Teriomorfos, Enanos, Elfos, Dragonnewts, Demonios y
todo tipo de otros seres, así que no es extraño que haya un ser que se coma
a los humanos... En resumen, es algo así como si ese tipo es algo más que
un Demonio que es hostil a los humanos o no”.

Lo que todo se redujo, es que había una existencia diferente a los Demonios
que era el enemigo natural de los humanos. En el mundo de Suimei, sería
algo parecido a Ogros y Vampiros. Y entonces, Titania parecía que estaba
reflexionando profundamente al respecto.

“... Ciertamente, ese puede ser el caso. Ese General Demoníaco dijo algo así
como que le estaba prestando su poder al Lord Demonio Nakshatra. En
otras palabras, él no era un Demonio”.

“Así que, es decir, él no es un subordinado o sirviente. En ese caso, es


probablemente algo así como una influencia separada que respalda los
planes del Dios Maligno... Aunque incluso cuando lo digo, parece extraño”.

32
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Esta fue la parte que le dio a Suimei una sensación de inquietud. Él ya había
deducido que el conflicto entre los Demonios y los otros seres en este
mundo era una guerra por poderes entre la Diosa y el Dios Maligno.

Para decirlo en términos del cuerpo humano, los Demonios serían algo así
como un virus del exterior del cuerpo, y para contrarrestarlos estaban los
anticuerpos dentro del cuerpo humano para resistirse a ellos y a otros
invasores. Sin embargo, en este caso, donde los Demonios eran el virus, ese
virus actuaba ahora en colaboración con una porción de los anticuerpos y
se rebelaba contra el resto. Si esa hipótesis era correcta, incluso si fueran
el enemigo natural del hombre, la forma en que estaban haciendo las cosas
estaba mal. Mientras Suimei se quejaba con una expresión sombría, Io
Kuzami habló con una voz muy interesada.

“Fumu. Esa es una idea bastante divertida”.

“Bueno, gracias”.

Después de pasar por alto sus palabras evasivas con agradecimiento,


Suimei echó un vistazo al costado a Reiji, quien asentía su cabeza repetidas
veces en admiración.

“Aaah, ¿Reiji?”.

“Ah, un. Solo pensé que era justo como dijiste. A pesar de ser tu
imaginación, siento que casi llegaste a la respuesta, ¿huh...? Pero, Suimei,
¿por qué conoces ese tipo de cosas?”.

Y así vino. Suimei predijo que él tendría tales sospechas, y respondió a Reiji
sin una señal de ponerse en guardia.

33
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Por algo que leí en el Castillo Real de Astel, de alguna manera me imaginé
eso”.

“¿No es solo eso cierto?”.

Escuchando esas palabras, Suimei pudo sentir que su corazón saltaba. Y


luego, de repente, Reiji adoptó una expresión sospechosa.

“... Como pensé, Suimei, eres una persona de ese lado de las cosas”.

Mientras retrocedía un poco, Reiji miró entre Io Kuzami y Suimei varias


veces...

Por la forma en que estaba actuando, solo podía significar eso. Suimei fue
capaz de engañarlo, pero era intolerable que lo vieran de esa manera.
Levantándose de su silla, levantó la voz en señal de protesta.

“¡Oi, detén eso! ¡No me mezcles con ella!”.

“Pero, ya sabes...”.

Incluso mientras Suimei gritaba, Reiji ponía un rostro algo descontento


mientras hablaba. Era un rostro como si estuviera cansado de eso, pero no
había duda de que Suimei estaba siendo objeto de burlas. Y entonces, si fue
afortunado o no, Io Kuzami comenzó a hablar.

34
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Kukukukuku... Oh, mi eterno rival. Simplemente significa que no puedes


rebelarte contra la maldita sangre que fluye a través de tu cuerpo. Ya es
hora de que renuncies a tu bastardo ser y aceptes tu lugar como persona
de este lado”.

“¡No lo aceptaré! ¡No voy a llamarme a mí mismo Ocultador Carmesí


Oscuro, ¿escuchaste?! ¡¿Escuchaste?!”.

“Cielo santo, pensar que aún te queda algo de timidez. Fuu, todavía tienes
un largo camino por recorrer”.

“¡¿Qué quieres decir con un largo camino por recorrer?! ¡Oi, Reiji! ¡Haz algo
al respecto! ¡Esto es porque dijiste ese tipo de mierda!”.

“No puedo oírte~ no puedo oírte~”.

Mientras Suimei continuaba gritando, Reiji se dio la vuelta y fingió


descaradamente no escucharlo. Mientras gritaba “Aaaaah”, él tenía ambas
manos sobre sus orejas. Como tenían este pequeño intercambio armonioso
(?) entre ellos, Lefille de repente miró a Suimei para hablar con él en
secreto.

“Suimei-kun. Ese General Demoníaco, ¿crees que es fuerte?”.

“Con toda probabilidad, él es fuerte. El ser come hombres es, por así decirlo,
el enemigo natural de los humanos. Además”.

“¿Además?”.

35
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Cuando hablé de Eanru, la semi-Elfa que estaba cerca de Hatsumi y Rumeya-


san mencionó a un mal come hombres, ¿verdad?”.

“Ahora que lo mencionas, así es. Ciertamente se suponía que era


terriblemente fuerte o algo así... ¿Hm?”.

Probablemente en medio de recordar de lo que hablaban en la fortaleza,


Lefille comenzó a inclinar su cabeza hacia un lado de una manera
encantadora.

“¿Qué pasa?”.

“No, en ese momento recuerdo algo como el Dragonnewt siendo el que


derrotó a ese mal come hombres. Es solo una posibilidad, pero...”.

Escuchando esas palabras, Suimei hizo una expresión cansada y se puso


pálido. Era natural que se sintiera pesimista porque era algo que
involucraba al Dragonnewt Eanru. Si el oponente que derrotó a Eanru era
el General Demoníaco que Reiji y los otros estaban hablando, o uno de sus
parientes, ¿entonces cuán poderosa era la verdadera fuerza de ese
Dragonnewt?

“Uwa, me duele la cabeza ... ¿Qué diablos, ese idiota dragón era tan fuerte...?
No quiero volver a pelear contra él nunca más”.

“¿Qué dices después de todo este tiempo? ¿No le prometiste una revancha?”.

“No escuché nada, no sé nada. Era algo que el otro lado dijo por sí mismo, así
que pretendamos que no lo escuché―”.

36
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Suimei comenzó a huir de la realidad. Su corazón ya se había convertido en


uno de los niños mimados. Al darse cuenta de que estaban hablando entre
ellos, Titania llamó a Suimei.

“Suimei. ¿Ya es hora de que nos movamos al siguiente tema?”.

“S-Sí. Por favor, adelante. Así que, ¿qué es lo siguiente?”.

“Um, lo siguiente es...”.

Mientras Suimei respondía mientras ocultaba su comportamiento


vergonzoso, Titania desvió su mirada y vaciló en continuar como si fuera
difícil de decir. Por su comportamiento, Suimei entendió exactamente cuál
era el siguiente tema. Era de esperar, después de todo. Como si estuviese
arreglado de antemano, todos se giraron hacia Io Kuzami al mismo tiempo,
y luego, sin que nadie lo propiciara, todos soltaron un suspiro de cansancio.
Y, a pesar de ver esta reacción, Io Kuzami comenzó a sonreír con
compostura.

“Fuu, tener a otros suspirando sobre mí así, esta belleza mía, es aterradora
si lo digo yo misma”.

“...”.

Escuchando la declaración de Io Kuzami completamente fuera lugar, todos


bajaron sus cabezas fuertemente juntos. ¿Cómo pudo ella llegar a una
interpretación tan favorable de sus acciones? En cualquier caso, Suimei
habló sobre el tema actual de conversación.

37
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Entonces, ¿qué pasa con esto?”.

Después de preguntar, como era de esperar, el que respondió fue Reiji.

“De vuelta cuando estábamos peleando con el General Demoníaco Ilzarl,


del que hablábamos antes, ella de repente se volvió así”.

“Así, ¿huh...? Por cierto, ¿hubo alguna advertencia o disparador?”.

“... Fue en el medio de la pelea, así que realmente no podría decir mucho”.

“Hmmmm”.

Mientras gemía, Suimei se sumió en el pensamiento con una expresión


severa. Pero no era como si algo repentinamente apareciera en su cabeza.
Cuando Suimei se giró para mirar a Io Kuzami como preguntando: “¿Qué
dices?” mientras buscaba una explicación y le insistía, todo lo que ella hizo
fue hacer una sonrisa sugestiva. Ella probablemente lo sabía, pero solo
pretendía no saberlo. Como ella le dijo que no se lo dijera a los demás,
parecía no tener intención de hablar de eso aquí. Reiji entonces se cruzó de
brazos mientras se quejaba.

“Como pensé, ¿no es esta esa cosa donde nace una personalidad dividida?”.

“Me pregunto sobre eso”.

“Realmente está fuera de nuestro campo de experiencia, ¿huh...?”.

38
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

El aliento que Reiji soltó una vez más se sintió excesivamente pesado. La
forma de curarl―devolverla a la normalidad, estaba completamente fuera
de vista, por lo que sus sentimientos de ansiedad probablemente se
estaban volviendo más fuertes. Debido a que Suimei no podía hablar
descuidadamente con los demás, su única opción era hacerse el tonto.

“Suimei-dono. Parece que Suimei-dono y Reiji-dono saben sobre la Io


Kuzami-dono de Mizuki-dono, pero, ¿qué es ella?”.

Era una pregunta repleta de los debidos honoríficos. Felmenia parecía


estar confundida mientras preguntaba, y después de seguirla, Lefille se
inclinó hacia delante con curiosidad de puntillas.

“También estoy curiosa. Parece que ustedes dos saben algo después de
todo”.

“Eso es... Algo que realmente no quiero decir. Si lo hago, estaría


desenterrando las heridas de Mizuki y añadiéndoles más sal”.

Escuchando el ejemplo de Suimei, el rostro de Felmenia se retorció como


si le resultara problemático.

“Esa es una manera bastante extrema de decirlo, ¿no es así...?”.

“No, en realidad es solo ese extremo. La figura de Mizuki enterrando su cara


en su almohada y pateando violentamente viene a la mente”.

39
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Escuchando esas palabras, Reiji también parecía ser capaz de visualizar


perfectamente esa imagen en su cabeza mientras asentía repetidamente
con sus ojos cerrados. Si Suimei no hablara de lo que exactamente era Io
Kuzami, el lado otro probablemente no lo entendería, pero como era de
esperar, no podía dejar de lado la explicación por completo.

―Io Kuzami. La cosa que poseía a Mizuki, quien se llamaba a sí misma así,
tomó esa conducta del entorno de Mizuki que ella creó en sus días de
secundaria. En aquellos días, ella tuvo un brote de la enfermedad
problemática que se llamaba chuunibyou, que era característico de las
personas de esa edad. En todas y cada una de las oportunidades, ella “decía
cosas significativas de manera sin sentido” o “usaba el habla anticuada” o
“se vestía de forma extraña”, entre otras cosas. En general, ella solo actuaba
de manera extraña.

Y una de esos, era la personalidad separada que estaba sellada dentro de


ella, Io Kuzami. Como sus amigos, también fue algo que dejó a Suimei y Reiji
trabajando en sus cerebros. Era probable que la cosa que había poseído a
Mizuki, para evitar que Reiji y los demás discernieran la posesión,
fielmente reprodujera la Io Kuzami en sus recuerdos.

En este momento, Suimei todavía era incapaz predecir para qué propósito
poseyó a Mizuki, pero dejando eso de lado...

Mientras Suimei estaba mirando al pasado mientras se quejaba por su


propia cuenta, cuando se dio cuenta, la conversación había cambiado a
cuando Io Kuzami tomó parte en la pelea.

“Todos ustedes han estado diciendo lo que sea que les haya complacido por
un tiempo. ¿No tienen palabras de gratitud por mis grandes esfuerzos en
ese lugar que los salvó a todos ustedes?”.

40
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Eso es, ciertamente verdad, pero...”.

Reiji hizo una amara expresión, ya que le costaba trabajo agradecerle


sinceramente con una expresión complicada. Suimei entonces lo llamó.

“¿Es eso así?”.

“Un. Io Kuzami-san mencionó anteriormente que ese General Demoníaco


no era nada especial, ¿verdad? El momento después de que Mizuki se
convirtiera en Io Kuzami-san, ella usó magia que mezclaba atributos
múltiples y lo disparó contra el General Demoníaco”.

Después de la explicación de Reiji, Titania siguió con su asombro en ese


momento.

“Esa fue realmente una sorpresa. Pensar que tal técnica incluso existiría...”.

“Umu. Esa magia mía fue bastante poderosa, ¿no es así?”.

“Un. Es cierto”.

Como Reiji francamente dio su impresión, Io Kuzami parecía


completamente satisfecha. Su expresión parecía agradable por ser
admirada y alabada, pero por dentro ella no debería haber estado tan
simple.

41
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Mientras Suimei estaba examinando los pensamientos internos de Io


Kuzami, Reiji repentinamente pareció notar algo, y miró a Felmenia
curiosamente.

“Reiji-dono, ¿ocurre algo?”.

“No, solo pensé que la Sensei no parecía muy sorprendida”.

“¿Eh?”.

“Quiero decir, vamos, ella usó magia que mezcló múltiples atributos
¿sabes?”.

Mientras Reiji la miraba con una expresión curiosa, Felmenia miró hacia
atrás con su propia expresión curiosa. Básicamente, Reiji tenía dudas de
que Felmenia no reaccionara en absoluto cuando escuchó acerca de la
magia que Io Kuzami usó. En este mundo, la mezcla de atributos―En
resumen, la magia que estaba hecha de componentes compuestos era un
gran salto tecnológico. Por otro lado, para Felmenia, quien había estado
recibiendo lecciones de Suimei, era un nivel que ella ya había superado.
Habiendo finalmente entendido lo que estaba pasando, Felmenia se aclaró
la garganta y comenzó a responder.

“... Um, la magia que Reiji-dono y su Alteza la Princesa presenciaron fue sin
duda una técnica rara, pero si se piensa detenidamente, entonces no es un
gran salto”.

“¿Quieres decir?”.

42
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Recién ahora Reiji-dono dijo que era una mezcla de múltiples atributos,
pero ¿no sería más apropiado decir que era magia la que tenía propiedades
de ambos atributos?”.

“¿...?”.

Recibiendo la explicación de Felmenia, Reiji inclinó su cabeza hacia un lado.


Él probablemente pensó: “¿No son esas las mismas cosas?”. Sin duda fue
similar, pero en realidad había una gran diferencia.

“La mezcla de atributos... En resumen, se podría decir que es la creación de


un nuevo concepto. Por ejemplo, si se mezclan los atributos fuego y tierra,
¿cuál es el atributo que se generaría al final? Eso es, por supuesto, el
conocimiento que no tenemos forma de adquirir. Basada en eso, si lo que
Reiji-dono dice es correcto, significaría que Io Kuzami-dono dio a luz a un
atributo completamente nuevo... Por cierto, ¿estaría bien que me dijeras el
canto que Io Kuzami-dono usó?”.

“Umm, si recuerdo bien, Oh flamas y tierra... Ah”.

“Ya veo. Como pensé, están separados, ¿verdad?”.

Justo cuando Reiji se dio cuenta, Felmenia asintió mientras estaba


convencida.

“―Desde el comienzo del canto de esa magia, declara el uso de dos


atributos. De acuerdo con eso, la magia se convertirá en “magia que usa el
poder de dos elementos”, por lo que no es un sistema de magia separado
que mezcla los elementos juntos. Si uno mira la mezcla de atributos desde
el punto de vista de los elementos, no hay forma de demostrar la existencia

43
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

de un elemento que no sean los ocho atributos, por lo que no puedo


declarar que es imposible, pero es extremadamente improbable”.

Pausando ahí por un momento, Felmenia luego continuó su explicación.

“La magia se puede resumir como la afinidad entre los elementos, en otras
palabras, se puede considerar como elementos rivales que se oponen entre
sí. Sin embargo, naturalmente, existen atributos cuyas naturalezas
funcionan bien juntas y, debido a su afinidad, son capaces de cooperar.
Fundamentalmente, esta forma de pensar se aplica a la magia de este
mundo. Uno debe recordar la base de que cuando se usan dos atributos
diferentes, cuando se usan dos tipos diferentes de magia, se oponen la una
de la otra. En lugar de decir que las magias están unidas y que los atributos
cooperan entre sí, sería más apropiado decir que la magia utilizada tiene
ambos componentes”.

Cuando se trataba de mezclar magia con magia, fundamentalmente, se


podía decir que no existía la posibilidad de mezclar dos magias completas
diferentes. Era posible tomar flamas que nacieron de la magia y el viento
que nació de la magia―En otras palabras, tomar el fenómeno provocado
por los hechizos y mezclarlos, pero si eso no era lo que se estaba haciendo,
entonces podría casi decirse que se opondrían absolutamente el uno con el
otro.

Cuando uno estaba hablando de magia de este mundo, ellos usan en gran
medida el poder de los elementos. Debido a que tenían la ayuda de los
elementos, cuando se trataba de dos magias del mismo atributo, incluso si
eran magias diferentes, probablemente no era imposible mezclarlas.

Sin embargo, por otro lado, como eran incapaces de usar magia sin la
mediación de los poderes de los elementos, si el atributo no existía como
un elemento, entonces no podrían usar magia. En otras palabras, de hecho,

44
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

era imposible mezclar atributos para formar uno nuevo, ya que el nuevo
atributo no sería un elemento.

Pensando acerca de ello así, en lugar de decir que se estaban mezclando


dos atributos, era más correcto decir que tenía propiedades de ambos
componentes. Escuchando la explicación de Felmenia, los dos hicieron una
expresión como si estuvieran convencidos.

“Ciertamente, ahora que lo dices así, tal vez sea el caso, ¿huh...? Como uno
esperaría de Sensei”.

Tal vez porque se dio cuenta y sintió un sentido de admiración dentro de


él, Reiji habló con un rostro modesto. Sin embargo, Felmenia negó con la
cabeza.

“Todo lo que mencioné fue simplemente mostrar que la forma en que lo


pensabas estaba mal. Sin embargo”.

“Sí. Pensando en eso de esa manera, siento que también podríamos usarla”.

Con esas palabras, Reiji llegó a una comprensión apropiada. Eso fue
exactamente lo que Felmenia estaba tratando de transmitir. Como se
vieron atrapados en la mezcla de palabras, ella simplemente desenredó de
una manera fácil de entender la parte difícil en la que estaban atrapados.

Ella solo cambió la forma en que estaban pensando. Ser capaz de cambiar
el punto de vista era una de las cosas más esenciales para el ocultismo
occidental. Desde el punto de vista de uno, al cambiar el ángulo, sería
posible ver algo completamente diferente que no era visible antes, y sería
capaz de encontrar una respuesta usando un enfoque diferente. Esto se

45
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

aplicaba a cualquier campo, pero para el ocultismo occidental, el cual se


componía principalmente de lo físico y metafísico, para investigar a fondo
la verdadera naturaleza de las cosas, acercarse cada vez más a la verdad
era un proceso indispensable. Reiji de repente cuestionó a Felmenia.

“Entonces Sensei, ¿puedes usarlo también?”.

“No, yo... Ciertamente, si quisiera probarlo, entonces no sería imposible,


pero...”.

En este momento, Felmenia probablemente no sería incapaz de realizar la


magia de la que estaban hablando. Más bien, como lo era ahora, ella
probablemente podría hacerlo fácilmente sin ningún obstáculo. Pero en
lugar de usar eso, usar magia del mundo de Suimei era mucho más
poderoso y eficiente. Como no estaba restringido a atributos y elementos,
podría generar resultados sin restricciones.

Mientras explicaba su punto de vista, ella era realmente capaz de usar


hechizos mucho más fuertes, pero no quería decir nada, lo cual dejó a
Felmenia un poco preocupada mientras respondía. Como ella iba
“Mumumu...” con un rostro sombrío, Io Kuzami parecía haber visto a través
de ella, e interrumpió la conversación.

“Esa magia mía es poderosa, ¿sabes? Si está tan interesada, ¿quiere probar
y ver?”.

“No, no es como si estuviera dudando del poder del hechizo...”.

Mientras mostraba una actitud provocativa, Felmenia no mostró signos de


saltar mientras estaba un poco perpleja. En su lugar, Suimei respondió.

46
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Déjalo. Por ahora”.

“Qué, tan aburrido”.

Escuchando las palabras condenatorias de Suimei, Io Kuzami respondió


insatisfecha. Por ahora, ella silenciosamente renunció, pero justo como lo
indicaba su confianza en sí misma, su magia era bastante poderosa. Si la
cosa que había poseído a Mizuki era un espíritu conectado a este mundo
como Suimei pensó que era, su conexión con los elementos sería un nivel
entero más elevado que cualquier humano. En consecuencia, su magia en
sí misma también sería más poderosa.

Incluso si Felmenia usara la misma magia, probablemente no alcanzaría el


nivel de Io Kuzami. Mientras Io Kuzami estaba haciendo una expresión de
insatisfacción, Liliana entró a la sala de estar. Después de asomarse a la
habitación desde la puerta, rápidamente entró en la habitación hacia
Suimei y los demás. Viendo todas y cada una de sus acciones encantadoras,
las mujeres en la habitación sonreían ampliamente.

Sin embargo, contrariamente a la expectativa de que ella iba a tomar su


asiento, por alguna razón, Liliana se dirigió hacia Io Kuzami, quien le estaba
devolviendo la sonrisa.

“¿Has terminado de juguetear con los gatos? ¿Hm?”.

Cuando Io Kuzami hizo una expresión como si estuviera lidiando con la


alegría de un niño, Liliana no respondió. Todo lo que hizo fue poner un
amargo rostro y miró a Suimei.

47
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Suimei, ¿Mizuki sigue, siendo ridícula?”.

“... Bueno, tal como puedes ver”.

“Llamándome ridícula es bastante impertinente de tu parte. Soy


perfectamente normal, ¿sabes?”.

Io Kuzami frunció el ceño al ser ignorada por completo, mientras que


Liliana seguía haciendo una sombría expresión.

“No, no lo creo. Siento, que algo malo, te ha poseído”.

Para ser más correcto, sería algo poco cooperativo, pero dejando de lado
esa parte. A diferencia de Reiji y Titania, era inevitable que Liliana sintiera
algo sobre la condición de Io Kuzami. En este mundo, el poder nacido de la
malicia llamada el “poder de la oscuridad” probablemente percibió algo
amenazante. Fue justo lo que Suimei esperaba. De repente, Io Kuzami hizo
una amarga expresión cuando Liliana la miró más de cerca, y luego...

“Y, ei”.

―Gyuuu.

“¡¿Fuuu?!”.

Como si lo estuviera esperando, Liliana tiró de las mejillas de Io Kuzami. Al


ver esa conducta, todos, menos Liliana, tuvieron sus ojos atónitamente
abiertos. Suimei no podía decir lo que ella estaba haciendo de repente. No,

48
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

ya que ella tenía las mejillas de Io Kuzami en sus manos, solo había una cosa
que podría estar haciendo―Liliana tenía las mejillas de Io Kuzami
fuertemente agarradas y las estaba tirando y girándolas como arcilla.

“Fuga, ¡¿q~é dia~los estás ha~iendo?!”.

“Saca a Mizuki. No, rápido, deja a Mizuki, y vete”.

“¡Hey! ¡Lily!”.

Liliana continuó retorciendo las mejillas de Io Kuzami mientras trataba de


expulsarla físicamente. Incapaz de dejar que sus acciones pasaran, Lefille
trató de interponerse en medio de una conmoción. Cuando Liliana se sentía
abatida, Mizuki la animó y la cuidó mucho. Probablemente debido a eso,
estaba tratando de expulsar a Io Kuzami apretando sus mejillas. A su
manera, debe haber sentido que tenía una deuda de gratitud que la llevó a
tales excesivas acciones.

Eventualmente, Lefille logró apartar a Liliana de Io Kuzami. Sin embargo,


ella no parecía decidida a darse por vencida todavía, y apuntó con su dedo
a Io Kuzami con un chasquido. Probablemente planeaba usar su Disparo
Astral para darle un buen golpe. Al ver esto, Suimei la llamó sin emitir aires.

“Liliana, detén eso”.

“¿Por qué? Si algo, ha poseído a Mizuki, ¿no esto, lo expulsará?”.

“No, probablemente sea inútil. Ríndete”.

49
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Mu... yo, entiendo”.

Escuchando sus palabras, Liliana bajó el brazo con desaliento. Por otro
lado, Reiji y Titania parecían no tener idea de lo que estaba pasando.

―Disparo Astral. Extendía el propio cuerpo astral de uno para dar un golpe
directo al cuerpo astral del oponente. Cuando esto se manifestaba, hacía
uso de la naturaleza que une el cuerpo físico con el cuerpo astral.

El cuerpo astral se refería al caparazón de la conciencia que envolvía el


alma―Para decirlo aproximadamente, era adecuado llamarlo un concepto
que combinaba las cosas conocidas como el alma y la conciencia. Como
tenía el aspecto de “conciencia” anexa, cuando uno estaba durmiendo o
desmayado, ya no estaría unido al cuerpo y se desvanecería, por lo tanto,
en esa condición, el Disparo Astral no le haría nada a un oponente.

Actualmente, Mizuki no estaba consciente, por lo que estaba en un estado


donde el Disparo Astral se consideraría ineficaz. Pero, en realidad, el
cuerpo astral de la cosa que posee Mizuki estaba conectado a su cuerpo
físico, por lo que el Disparo Astral también afectaría su cuerpo.

El objetivo de Liliana era usar el Disparo Astral para tomar una acción
decisiva contra la cosa que había poseído a Mizuki y, si las circunstancias
lo permitían, sacarla forzosamente e instar a la mente de Mizuki a
despertar nuevamente.

Pero antes de todo eso, el acto de despertarse y sacarlo―en otras palabras,


causar la reaparición de una experiencia fuera del cuerpo, era imposible.
Sin embargo, debido a que el propietario de la capa externa de la conciencia
no era el alma, el cuerpo astral y el cuerpo físico no estaban muy
conectados, por lo que había al menos una forma de extraerlo.

50
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Un método tan prepotente sería propio de exorcismo. Este punto de vista


era probablemente el enfoque central de Liliana y podría decirse que es
una buena decisión, pero en el momento actual, incluso si lo hiciera, no
sería como si la cosa que poseía a Mizuki fuera borrada, por lo tanto, incluso
si era expulsada, simplemente la poseería nuevamente sin mucha
resistencia. Si Suimei al menos supiera su verdadero nombre, él podría
vincularla y obstruir cualquier intento de reposesión.

A pesar de haber sido pellizcada sin piedad por Liliana, Io Kuzami, por
alguna razón, tenía una expresión agradable mientras fijaba su mirada
hacia ella.

“Oh, niña con parche de ojo. Tienes un lado bastante violento y peligroso,
¿verdad? Umu, esas prendas también son de mi agrado. Te haré mi
discípula”.

“Me abstendré”.

“Fumu, así es. Ahora que te has convertido en mi discípula, necesitas tu


propio nombre de código de oscuridad... Umu, primero te daremos uno
temporal, la emisaria oscura que esconde el malvado ojo del rey dragón, así
que Lolita Oscura Ojos de Dragón será”.

“¿Es esto un juego de cartas ahora...?”.

“Realmente es un juego de cartas como el nombre...”.

“Ella no, está escuchándome...”.

51
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Como si no hubiera escuchado la negativa de Liliana, Io Kuzami estaba


avanzando silenciosamente con los preparativos (?) para hacer de Liliana
su discípula. Al ver su comportamiento vanidoso, la mitad de los ojos que
la miraban estaban exasperados mientras que la otra mitad estaban
preocupados. Aunque esa fue básicamente su reacción a Io Kuzami desde
el principio también. Sin embargo, el caos en la residencia Yakagi aún no
había terminado. Justo después de que terminó una perturbación, otra
acaba de aparecer revoloteando.

“¿―Mu?”.

Suimei notó la abrupta irregularidad y dejó escapar su voz con un ceño


dudoso.

“Suimei-dono. ¿Ocurre algo?”.

“Es un invitado. Además de eso... ¡Oioioi, ¿simplemente están entrando a la


casa como les plazca?!”.

La residencia Yakagi en el Imperio era la misma que la residencia Yakagi


en Japón, ya que tenía una barrera a su alrededor para detectar intrusos, la
cual usaba magia sensorial y de monitoreo. Por eso, cuando había intrusos
o visitantes, esa información se transmitía directamente a la cabeza de
Suimei, tal como lo hacía ahora, pero―

“Suimei-dono, ¿quién es?”.

“Espe―¡¿No es ella esa peligrosa mujer?!”.

52
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡¿Qu-Qué―?!”.

Escuchando las palabras abstractas de Suimei, Lefille fue quien gritó en voz
alta. Solo por “peligrosa mujer”, ella parecía haber adivinado quién era. En
el mundo, solo había una persona a la que Suimei se refería de esa manera.
Cuando Lefille repentinamente actuó sospechosamente, Liliana, quien
estaba a su lado, frunció el ceño.

“¿Sucede algo, malo? Lefille”.

“¡La situación se ha puesto mala! ¡¿H-Hay algún lugar donde pueda


esconderme?!”.

“Un lugar para esconderse, ¿verdad? Si es eso, entonces están por todos
lados, como allí”.

Liliana señaló su mirada hacia un escritorio dispuesto en la esquina de la


sala de estar con una manta encima. Ciertamente, con su estatura actual,
Lefille podría esconderse debajo de ella. Pero parecía terriblemente
calamitoso, por lo que incluso si pudiera esconderse, todavía se sentiría
limitada. Sin embargo, como diciendo que era inevitable, llegó a
convertirse en un viento rojo para saltar debajo de ella.

... Después de un corto tiempo, el cuerpo de Lefille se instaló debajo del


escritorio. Pero su cola de caballo roja sobresalía y se balanceaba
alrededor. Era casi la misma definición de la frase: “no te cubras la cabeza
solo para dejar tu trasero expuesto”.

53
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Era una forma bastante defectuosa de ocultarse, pero como era una
atmósfera en la que era difícil que alguien dijera algo, nadie se lo señaló. Y
luego, Titania se giró hacia Suimei mientras hacía una amarga expresión
como si estuviera rechinando sus dientes con fuerza.

“Suimei, cuando dices esa peligrosa mujer, ¿te refieres a su Alteza Imperial
Graziella?”.

“Sí. Ahora que lo pienso, Tia también odia a esa mujer, ¿huh? ¿Debería
alejarla?”.

Cuando Suimei preguntó, “¡Expúlsala! ¡Ahuyéntala!” vino desde la esquina


de la sala de estar. Sin embargo, dado que Suimei le estaba preguntando a
Titania, él no iba a ignorar su opinión, y la miró con expresión
problemática.

“No, está bien. De hecho, soy bastante reacia, pero por favor, haz lo que
mejor te parezca”.

En otras palabras, estaba bien dejarla pasar. Si ella vinera aquí, era
probable porque tenía algún tipo de negocio. Pero, como se esperaba,
Titania era incapaz de congeniar con ella, así que solo dejó escapar un gran
suspiro, ya que iba en contra de sus verdaderas intenciones.

Después de que Suimei mirara a Reiji, él también asintió de vuelta. Lo que


significa que él debería dejarla pasar. En poco tiempo, la puerta de la sala
de estar se abrió. Y la que apareció fue tal como pensaba, la Princesa
Imperial, Graziella Filas Rieseld.

54
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Sin un solo escolta, ella vino sola. Quizás eso se debió a su engreimiento
inconmovible, pero incluso si estaba dentro de la Ciudad Imperial, la
Residencia Yakagi debería haber sido un territorio hostil para ella. Pero
incluso así, ella no parecía estar vigilante en lo más mínimo. Y lo primero
que salió de su boca, fue al menos algo parecido a una disculpa.

“Lo siento. Los reportes se habían acumulado, llegué tarde”.

Ella llegó tarde. Ella estaba hablando como si se hubiera decidido que ella
vendría en primer lugar. El grupo de Suimei la miraba con expresiones
perplejas, y pareció que Graziella notó algo mientras miraba hacia la
esquina de la sala de estar. Naturalmente, estaba mirando el escritorio
sobre el que se escondía Lefille y, por supuesto, su cola de caballo aún
sobresalía y se balanceaba. No había ninguna razón para preguntar por qué
la mirada de Graziella se volvía gradualmente más severa.

“... Por cierto, ¿qué es eso?”.

Escuchando su pregunta, la cola de caballo de Lefille se levantó de un salto


por el miedo. Lefille no pudo ver a nadie desde su escondite, y no estaba
segura de si ella sabía que Graziella la había descubierto... Pero ella
probablemente podría decirlo por la atmósfera. Tal vez incapaz de
soportar la extraña atmósfera, salió de debajo del escritorio.

“Fu... Así que he sido encontrada”.

Lefille había renunciado más o menos. Pero parecía que ella no estaba lista
para darse por vencida, y estaba actuando como si nada hubiera sucedido
y tratando ignorar su anterior fracaso debajo de la alfombra. Aunque
estaba tratando de actuar genial, era triste que su apariencia no coincidiera

55
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

con su actitud. Por otro lado, cuando Graziella vio a Lefille (pequeña), su
expresión se torció aún más.

“... ¿Qué es esto? Aunque parece tremendamente familiar”.

“¿Eh? No, umm, yo soy, umm...”.

Ella no había sido descubierta todavía. Mientras Lefille pensaba eso, ella
estaba tratando de engañar a Graziella tan tarde en el juego, pero Reiji y
Titania hablaron un poco más rápido que ella.

“Es Lefille-san”.

“Es Doncella del Santuario-dono”.

“¡¡AAAAAAAAAAH!! ¡¡No se lo pueden decir!!”.

Probablemente los dos no tenían ninguna mala intención. Ellos solo


transmitieron la verdad. Sin embargo, para Lefille, fue fatal. Después de
soltar un grito, la sala se hundió en una atmósfera extrañamente silenciosa
mientras el “Uu...” de Lefille sonaba en el aire.

“Doncella del Santuario-dono, ¿dices? ¿Esto es?”.

Cuando Graziella pidió confirmación, Lefille asintió una vez. Era bastante
difícil de creer que una persona pudiera encogerse, pero quizás porque
Graziella estaba familiarizada con la apariencia de Lefille, no era capaz de

56
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

reírse de ella por imposible. Por otro lado, Lefille se vio repentinamente
atrapada por una extraña noción.

“Fu, ¡fufu! ¿Quieres pelear? ¡Si lo quieres, entonces aceptaré tu desafío!


¡Esta vez todavía puedo usar el poder de los espíritus en esta forma
después de todo! ¡Si vas a venir a por mí, entonces ven!”.

Diciendo eso, Lefille comenzó a boxear y estaba soltando sus puños hacia
Graziella. Sus puños eran bastante rápidos, pero eso solo aumentó la
extrañeza de la situación, y dejó a Graziella completamente aturdida.
Eventualmente, después de lograr asimilarlo todo, o tal vez porque sus
emociones se habían expandido, pasó sus límites...

“¡―Fu! ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJA! ¡¿Qué diablos es esto?! ¡¿No es demasiado


placentero?! ¡P-Pequeña, te volviste pequeño ¿sabes?! ¡No importa cómo lo
pongas, eso es simplemente jugar sucio Doncella del Santuario-dono!
¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!

Graziella continuó riendo. Estaba prácticamente convulsionando―aunque


no era tan lejos, pero su cuerpo estaba inclinado y se sostenía a su lado
mientras se reía a carcajadas. Hablando de Lefille a quien se reían, ella
estaba mortificada y ya estaba a punto de llorar.

“¡Mieeeeeeeerda! ¡No te rías! ¡No terminé así porque quería! ¡No te rías
más! ¡Si pretendes reírte, no mostraré misericordia!”.

Con lágrimas en sus ojos, Lefille caminaba de un lado a otro mientras


agitaba sus brazos, y en un giro inusual para ella, incluso comenzó a
maldecir. En respuesta a eso, Graziella habló mientras soportaba su risa.

57
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“N-No, cesaré por ahora. Tengo una deuda a pagarle a Doncella del
Santuario-dono, pero a este paso solo estaría intimidando al débil. No es
bueno intimidar al débil, ¿verdad? ¿Doncella del Santuario-dono?”.

Mientras hablaba mientras guardaba rencor, Graziella señaló con una


significativa mirada hacia Lefille. Parecía que estaba criticando algo que
había surgido la última vez que se encontraron. Lefille parecía no tener
palabras, y después de temblar de frustración por un tiempo―

58
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7
Artyom

59
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡U-UWAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!”.

Lefille dejó escapar su frustración a toda marcha y salió volando de la


habitación. Y entonces, como si atacara a su enrutado enemigo, la risa de
Graziella llenó la habitación.

“¡¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!! No puedo. Esto es, d-demasiado


bueno...”.

Sus palabras no tenían ningún sentido de sarcasmo, por lo que


probablemente encontró la reacción de Lefille honestamente divertida.
Tendida en una silla, ella continuamente soltó su risa. Habiendo pasado
interponiéndose en el flujo de eventos, Suimei pensó en Lefille
lastimosamente con una expresión compleja y gimió.

... Después de un corto tiempo, después de que Lefille regresara, Graziella


la cuestionó.

“Entonces, ¿qué sucedió? ¿Cómo está el cuerpo de Doncella del Santuario-


dono?”.

Ella estaba preguntando seriamente, pero debido a que su risa no se había


desvanecido por completo, aún se podía ver una leve sonrisa en el rostro
de Graziella. Lefille sacó su lengua e hizo un puchero con un rostro
extremadamente infantil mientras respondía.

“Nada en particular sucedió. ¡Hmph!”.

60
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Lefille giró su cabeza hacia un lado ostentosamente mientras Graziella


respondía.

“Sin embargo, pensar que te encogerías”.

“¿Tiene algún tipo de queja, su Alteza?”.

“No, no, ese no es el caso. Más bien, lo encuentro divertido. ¿Qué tal si
apareces en la catedral en la Capital Imperial a intervalos fijos con esa
forma? Con tal forma dulce, si realizas tus habilidades como doncella del
santuario de los espíritus, los creyentes y los fieles vendrán en manadas.
Aunque la mayoría de ellos probablemente vendría a desear tu favor. Fu,
fufufufufu...”.

Graziella filtró una risa sofocada. Probablemente estaba imaginando la


imagen de “una pequeña Lefille tratando de ganar dinero en la catedral”.

“¡Absolutamente no! ¡No soy una exhibición!”.

Después de que Lefille rechazara su propuesta, la expresión de Graziella de


repente se volvió seria.

“¿Qué estás diciendo después de todo esto? No importa cómo trates de


pasarlo por alto, las figuras influyentes y celebridades están pensadas, en
gran medida, para ser exhibidas. Es bastante útil después de todo, así que
no debería haber nada más que eso, ¿verdad?”.

“Muu...”.

61
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Era, ciertamente, un buen argumento. Era comprensible que Lefille no


tuviera nada que decir de vuelta. Incluso si la palabra exhibición dejaba una
impresión pobre, en realidad, tenía un efecto positivo, por lo que
definitivamente no era algo malo en sí mismo. Realmente no se aplicaba a
los sentimientos de la persona en cuestión, pero, en cualquier caso, no
podía ser evitado, ya que era simplemente el precio de la fama.

“Aun así, eres bastante linda así. Ni siquiera puedo imaginarla comparada
con tu forma original”.

“¡Cállate! ¡Incluso mi forma original es linda!”.

Incluso cuando Graziella no se dio aires, Lefille se opuso fuertemente a sus


palabras. Por otro lado, todos los que miraban esto desde el lado
probablemente estaban reteniendo sus palabras de: “¿Eso es lo que estás
objetando?”.

“¡Suimei-kun! ¡¿No tienes una deuda que pagarle a su Alteza?! ¡Derrótala


aquí mismo! ¡Redúcela a cenizas sin dejar rastro!”.

La gran doncella del santuario hizo a un lado el problema y, de repente,


trajo una sugerencia terriblemente violenta. Ella estaba instando a Suimei
a resolver su disputa con Graziella aquí. Como era de esperar, Suimei no
podía saltar a su declaración radical.

“No... No importa cómo lo pongas, eso es un poco...”.

“¡¿No eres mi aliado?!”.

62
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Lefi, a veces dices algunas cosas absurdas, ¿huh...? Oi, ¿haz algo al
respecto?”.

Diciendo eso, Suimei miró a Graziella. En cuanto a Graziella, ella estaba


mostrando una expresión un tanto disgustada hacia la actitud de Suimei, la
cual no llevaba a pensar que él estaba hablando con la realeza.

“Como siempre, eres bastante insolente, bastardo. Sigo siendo la Princesa


de una nación, ¿sabes? ¿No tienes la gracia de ver cómo hablas como un
plebeyo?”.

“¿Realmente crees que trataré de halagar a alguien después de que llegara


y buscara una pelea?”.

“Eso es cierto. Incluso cuando trato de imaginarte hablando cortésmente,


me envía escalofríos por la espalda”.

Cuando Graziella hizo una sonrisa provocadora, una vena apareció en la


frente de Suimei.

“¿Qué dijiste?”.

“¡Suimei-kun! ¡Hazlo! ¡Lo permitiré!”.

Cuando Suimei se agitó, Lefille aprovechó la oportunidad. No había forma


de que la conversación avanzara así. Io Kuzami estaba riendo
efusivamente, pero los otros estaban preocupados, y Reiji ya no podía
quedarse y mirar, mientras representaba a los demás.

63
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Hey, Suimei, contrólate”.

“No estoy realmente...”.

“Graziella-san también, ¿okay?”.

Reiji habló y sonrió hacia Graziella. Él probablemente estaba tratando de


calmarla y hacerla retroceder a su manera. Sin embargo, Graziella no
simplemente retrocedería así. Todos en la habitación pensaban eso, pero―

“.... Uu, bueno, tienes razón”.

Graziella retrocedió. Con extrema facilidad. Suimei pensó que su


intercambio continuaría por un rato más, y abrió mucho sus ojos al
inesperado desarrollo.

"… ¿Qué sucede? Cada uno de ustedes está haciendo una cara extraña”.

“No, pensé que habías retrocedido con bastante facilidad...”.

“¿Es eso malo?”.

“No es mal, por decir, pero...”.

Era difícil de tragar. Justo ahora con Lefille, la razón por la cual Graziella
retrocedió por su cuenta fue porque Lefille se había vuelto pequeña, pero

64
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

fundamentalmente, Graziella era una mala perdedora. Así que, para que
ella simplemente retrocediera ante un oponente como Suimei, con quien
tenía vínculos, dejó a Suimei con dificultades para convencerse de ello. Si
hubiera una suposición que él pudiera hacer, sería el que medió, Reiji. Y el
hecho de que Graziella parecía inquieta de algún modo―

“¿Eh? ¿Qué es esto? ¿Ese idiota de Reiji capturó a otra?”.

“Así es... cómo parece”.

“Umu. Lo parece”.

“Oioi, justo cuando capturó a esa...”.

Escuchando Titania e Io Kuzami en acuerdo con él, Suimei dejó escapar un


aliento desconcertado. En cierto modo, era lo mismo de siempre, pero aún
no podía detener su suspiro de asombro. Esto era desconocido para el
grupo de Suimei, pero después de que el caso en el estado auto-gobernado
había llegado a su fin, la opinión de Graziella sobre Reiji se había vuelto
bastante favorable. Como Titania sabía de las circunstancias, solo estaba
refunfuñando a sí misma diciendo: “Es culpa de Reiji-sama por haberla
salvado...”, en un tono insatisfecho.

“... Más bien, sé que es bastante tarde para preguntar, pero ¿por qué diablos
estás aquí?”.

“¿Qué? ¿No te lo dijeron?”.

“¿...?”.

65
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Naturalmente, incluso si Graziella dijo eso, Suimei no sabía lo que estaba


pasando. Todo lo que sabía era que Titania había dicho que la dejara pasar,
y el resto era unas tonterías para él. Por otro lado, Reiji parecía saber lo que
estaba pasando y estaba fingiendo inocencia.

“¿Huh? ¿No te lo dije?”.

“Oi, ¿no escuché nada de esto? Si tienes un motivo, dímelo correctamente”.

“Suimei. Su Alteza Imperial Graziella nos acompañó al estado auto-


gobernado”.

“¿Ha? ¿Qué diablos?”.

“Es culpa de ese molesto oráculo de la Diosa. Después de que abandonaste


la Capital Imperial, apareció un oráculo diciéndome que acompañe a Reiji,
y es por eso que estoy aquí hoy también”.

Habiendo dicho eso, Graziella explicó la situación aún más. Acerca de los
detalles de cómo los acompañó y de cómo se la estaba agregando a la
conversación que estaban teniendo. Escuchándola, Suimei dobló su brazo
sobre el escritorio mientras se quejaba, y la interrogó.

“Entiendo por qué estás aquí. Pero, lo que es más importante, ¿está bien
que salgas con nosotros de esta manera?”.

66
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“No puede ser evitado. Mientras tenga mi personaje público, no puedo


persistir en matarte. Si es necesario, incluso si soy reacia, no puedo
persistir”.

“Bueno, realmente no me importa mientras entiendas”.

Diciendo eso, Suimei luego giró su mirada hacia sus compañeras.

“Ah, no tengo ningún pensamiento en particular sobre el asunto”.

Felmenia negó con la cabeza, como si no tuviese ningún resentimiento.


Mientras la Princesa de su propia nación mostrara autocontrol y la
condujera a ella, como su retenedora, probablemente no podría expresar
su opinión sobre el asunto de ninguna manera. Por otro lado, Lefille miró a
Suimei con una mirada insatisfecha. Todavía existían los efectos duraderos
de lo que acababa de suceder, por lo que probablemente era reacia. Sin
embargo, después de que Graziella hablara así, no podía ser obstinada al
respecto.

“Comenzando de nuevo, soy Graziella Filas Rieseld. Estoy segura de que no


me tratarán favorablemente, pero tengan en cuenta que viajo con Reiji y las
demás”.

Después de hacer una breve introducción, Graziella se giró hacia Liliana.

“Liliana Zandyke, ha pasado un tiempo”.

“Es bueno, verle de nuevo”.

67
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Si alguna vez tienes la intención de regresar a la Élite Doce, entonces lo


escucharé en cualquier momento, ¿sabes?”.

“No, no tengo, ninguna intención, de regresar, nunca más”.

“... Ya veo. Bueno, en ese caso, no se puede evitar”.

Como Liliana negó con la cabeza en gran medida, mostró sus fuertes
sentimientos de rechazo, y Graziella retrocedió sin perseguirla en absoluto.
Por su actitud, hizo que Suimei pensara que no eran más que palabras
políticas, pero debido a que captó un atisbo de una atmósfera algo
decepcionada, ella probablemente quería que Liliana regresara en el fondo.
Desde las capacidades de Liliana, era algo que Suimei entendía, pero
incluyendo Rogue, el espacio dejado por los dos era probablemente tan
grande que no podía pasarse por alto.

“Y entonces, ¿de cuánto han hablado?”.

“Veamos, hablamos sobre el General Demoníaco Ilzarl, y casi terminamos


de hablar sobre Mizuki”.

“Ya veo. Entonces eso significa que llegué a tiempo para hablar de eso”.

“¿Eso?”.

Escuchando las palabras abstractas de Graziella, Suimei inclinó su cabeza


hacia un lado.

68
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Suimei, se trata de la razón por la que fuimos al estado auto-gobernado”.

“Aah, te refieres a esa arma o lo que sea que el Héroe dejó atrás, ¿huh?”.

“Un. Es esto”.

Reiji entonces sacó algo del bolsillo de su pecho, un accesorio plateado.


Tenía una gema azul incrustada en su centro y tenía la forma de una sola
insignia alada. Su diseño era similar a una medalla de un país extranjero, y
su construcción era bastante delicada. Viendo eso, Lefille hizo una perpleja
expresión.

“Reiji-kun, ¿qué pasa con ese accesorio?”.

Sus dudas eran naturales. Por la conexión lógica de sus palabras, él estaba
a punto de mostrarles un arma. Sin embargo, lo que sacó fue un pequeño
ornamento que no parecía un arma en absoluto. Aparte de Lefille, todos los
demás tampoco pudieron evitar inclinar sus cabezas hacia un lado.

“Lefille-san. Esta es el arma que se dijo que había sido dejada por el Héroe”.

“¿Esto es?”.

“... Reiji-dono. A mí me parece un ornamento normal, ¿pero está dotado de


una especie de poder místico?”.

69
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Felmenia estaba algo desconcertada mientras preguntaba por el


ornamento. Al escuchar su pregunta, Reiji hizo una expresión como si fuera
difícil para él decirlo.

“Ciertamente parece estar dotado de poderes místicos, pero―”.

Mientras miraba el ornamento y se lo explicaba a Felmenia, Reiji pareció


notar algo repentinamente. Y al final de su mirada debajo de sus cejas
fruncidas, estaba el amargo rostro de Suimei.

“¿Suimei?”.

“No, eso es un arma ¿verdad? Entonces, ¿por qué se ve como un accesorio


que puedes encontrar en cualquier lugar? "

“Ah, un. Se transforma. En una espada”.

“Esta cosa lo hace, ¿huh...?”.

Mientras exhalaba vagamente, Suimei acarició su mentón y escudriñó el


objeto en la mano de Reiji y lo inspeccionó desde diferentes ángulos. Reiji
entonces hizo una expresión sombría mientras comenzaba a explicar.

“Cuando lo vi por primera vez, también pensé que era extraño que se viera
como un ornamento. Pero esto definitivamente se transforma en un arma.
Aunque no sé en absoluto por qué es así”.

70
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Después de que terminó de hablar, Reiji notó que las miradas a su


alrededor no apuntaban al ornamento, sino a él mismo. Eran todas miradas
que esperaban que lo convirtiera en un arma. Sin embargo…

“Lo siento, no puedo convertirlo en un arma”.

“Qué quieres decir. Si pudieras declarar que podría convertirse en un arma,


eso significa que hiciste eso, ¿verdad?”.

“Sí, eso es cierto, pero parece que hay algún tipo de condición para
transformarla, el único momento en que pude hacerlo fue esa vez”.

“Flama Blanca-dono. La única vez que Reiji-sama fue capaz de


transformarlo en un arma, estaba en el medio de la batalla. En ese
momento, nos llevaron a una posición desfavorable, pero cuando Reiji-
sama gritó, de repente se transformó...”.

“En el momento en que esto se convirtió en un arma, prácticamente me


olvidé de la diferencia de capacidad entre el General Demoníaco y yo. A
pesar de que era una situación tan desesperada”.

“¿Quieres decir que después de que se convirtió en un arma, Reiji-kun de


repente se hizo más fuerte?”.

El fortalecimiento de la capacidad física probablemente no tocó la fibra


sensible de Lefille. La que respondió sus dudas, fue una de los que lo vieron,
Graziella.

71
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Justo por lo que vimos, esa arma probablemente fortalece el poder de su


dueño y les otorga habilidades. Él estaba manipulando algún otro poder
especial también. Ciertamente fue apropiado para algo llamado arma de
Héroe”.

Mientras asentía en comprensión, Graziella habló sobre el arma. Al ver que


no se estaba burlando de eso, la fuerza de Reiji, después de transformar el
ornamento en un arma, debió haber dejado una impresión tan profunda en
ella.

Hablando de todos los que no pertenecían al grupo de Reiji, todos estaban


medio convencidos―O mejor dicho, nada de eso parecía tener una
sensación de realidad. Pero eso era solo natural. No pensaban que Reiji y
las demás estaban mintiendo, pero todo lo que en realidad mostraban era
un ornamento, y Reiji no podía convertirlo en un arma. Había el dicho de
ver para creer. Y la información visual que estaban recibiendo no coincidía
con las palabras que escuchaban. De repente, Felmenia miró a su lado y
miró el rostro de Suimei.

“¿Suimei-dono?”.

“Hoou, esto es...”.

Después de su pregunta, Suimei respondió con un tono de sospecha un


ritmo tarde. Mientras miraba el arma que había dejado el Héroe, él estaba
emitiendo una atmósfera extraña como si estuviera fuera del grupo. Sin
embargo, Titania pareció ver su comportamiento como escéptico.

“Puede que no nos creas, pero todo lo que dijimos fue la verdad. Después
de que Reiji-sama lo convirtiera en un arma, ese General Demoníaco, en la
que fui forzada a una dura lucha, fue fácilmente abrumado...”.

72
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Mientras hablaba de ello, parecía que Titania estaba recordando la figura


galante de Reiji, y tenía una expresión algo extasiada. Lo que ella había
dicho antes estaba de alguna manera equivocada, Suimei no albergaba
dudas de que era solo su delirio salvaje. Pero dejando eso de lado. Reiji
entonces pareció tener un destello repentino de revelación, y juntó sus
manos.

“Ahora que pienso en ello, Titania también usó una espada, ¿huh? Me
sorprendió que fueras tan fuerte”.

“No, no fue eso...”.

Titania siguió el flujo de la conversación y respondió de una manera


humilde y femenina, pero...

“―Ah”.

Al final, lo que salió fue una voz confundida como si dijera: “Oh, mierda”.
En cuanto a Suimei, quien se le había prohibido hablar de ello, al ver su
comportamiento idiota, su asombro era irreprimible. En cuanto a la chica
que lo dejó salir, ella estaba temblando frente a Reiji. Moviéndose
excesivamente en confusión, no fue capaz de distinguir correctamente las
palabras a decir.

“Ah, no, eso fue, eso fue, eso fue...”.

Sin embargo, en completo contraste con ella, Reiji felizmente levantó su


voz.

73
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Cielos, si eres tan fuerte, deberías haberme dicho en primer lugar. Soy
prácticamente un amateur, me gustaría que me enseñen a pelear o cosas
así”.

“...”.

Por supuesto, Reiji en realidad no la estaba criticando, pero la forma en que


Titania se había quedado completamente muda parecía haber indicado que
ella lo tomó de esa manera. En su cabeza, ya había establecido que: “fuerte
con una espada = tomboy = odiada”, de alguna manera misteriosa, por lo
que revelarlo era un asunto serio. Mirando a Titania, quien estaba
temblando sin cesar, Graziella mostró una curiosa expresión.

“Tú, ¿no sabías que su Alteza Real Titania era fuerte?”.

“¿Eh? ¿Graziella-san ya lo sabía?”.

“Obviamente. Su Alteza Real es...”.

“¡AAAAAAAAAAAAH! ¡No puedes, no puedes, no puedes! ¡No puedes decir


eso, su Alteza Imperial!”.

Justo cuando Graziella estaba a punto de revelar la identidad de Titania,


Titania se acercó a ella con una tremenda voz y vigor. En respuesta a eso,
Graziella la miró con una mirada fría.

“No tengo idea de qué razón tienes para esconderlo, pero después de
mostrarle ese tipo de lucha, ¿no es demasiado tarde?”.

74
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“P-Pero...”.

Teniendo esto señalado, Titania vaciló. Ella todavía se oponía a ello,


probablemente porque no quería ser odiada por Reiji. Era lamentable a su
manera, pero como estaba fuera de sí, sus alrededores estaban llenos de
una atmósfera completamente desconcertada. Viendo la figura descortés
de Titania probablemente dejó a su retenedora con sentimientos
complicados. Y así, Felmenia comenzó a explicarlo.

“Reiji-dono. Su Alteza la Princesa es una de las Siete Espadas. Ella es el


cuarto asiento de las Siete Espadas, y tiene el segundo nombre de la
Princesa de Decapitación Crepuscular*. Incluso en esta región Norte, ella
es una espadachina en el pináculo absoluto”.
(NT: Nombre cambiado de “Princesa de la Decapitación del Crepúsculo”).

“―”.

De repente, se sintió como si se escuchara el sonido de alguien


completamente pálida, tal era el rostro espantoso de Titania. Finalmente,
fue descubierta. Mientras ella estaba haciendo una expresión como si
estuviera arrojada a la mayor desesperación, la reacción de Reiji fue
extremadamente positiva.

“¡Asombroso! ¡¿Tia es realmente asombrosa?!”.

“¿Eh?”.

“¿...? ¿Qué ocurre?”.

75
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Ella reaccionó como si fuera completamente inesperado... Y en respuesta,


Reiji la cuestionó en un tono curioso. Después de darse cuenta de la
inconsistencia entre sus expectativas, ambos parpadearon en sorpresa.

“¿R-Reiji-sama? U-Um, ¿no te hace pensar que soy una tomboy?”.

“¿Por qué?”.

“P-Pero, para atacar vigorosamente a un oponente con una espada, es


extremadamente impropio de una señorita... Um, parece grosero para una
mujer”.

“Uun, eso no es verdad. ¿No es Tia muy señorita y modesta? Más bien, lo
respeto”.

“¡¿R-Realmente?!”.

“Un”.

Después de que Reiji hizo una breve inclinación de cabeza, el rostro de


Titania repentinamente se iluminó. Por otro lado, después de haber visto
su pequeño intercambio desde un costado, la boca de Graziella se retorció
cínicamente.

“La percepción de Su Alteza Real sigue siendo demasiado ingenua. Un


hombre que ofreciera voluntariamente su propio cuerpo para proteger a
los demás del mal nunca miraría a una mujer como una herramienta para
llenar su codicia por predominio. Además, si usar una espada convierte a

76
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

una mujer en una violenta tomboy, entonces la Doncella del Santuario-


dono sería la encarnación absoluta de la grosería, ¿no es así?”.

“¡No me uses como referencia cada vez!”.

Como Graziella miró a Lefille, como si la estuviera ridiculizando, Lefille


levantó sus manos y gritó. Ella estaba siendo arrastrada por completo. Por
otro lado, Suimei se encogió de hombros considerablemente y le habló a
Titania.

“Es por eso que te dije esto antes. A Reiji no le importaría ese tipo de cosas”.

Y cuando lo hizo, Reiji fue quien le respondió.

“¿Huh? ¿Suimei lo sabía?”.

“¿Hm? Ah, bueno, sí. Después de que casi me golpea hasta la muerte, ella
selló mi boca”.

“... ¿Qué? ¿Peleaste con Tia?”.

Cuando Reiji preguntó, miró a Suimei con una mirada crítica y algo
sospechosa. Sin embargo, la que entró en pánico fue Titania.

“¡N-No fue nada! Eso fue, um, hubo un conflicto de opiniones entre Suimei
y yo, o más bien, hubo un error en el reconocimiento o... Hubo varios, um,
varios...”.

77
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

El duelo en ese momento fue algo que Titania comenzó. Además, a pesar de
tener una razón apropiada para hacerlo, era cierto que ella apuntó con su
espada hacia él, por lo tanto, no quería que Reiji lo supiera. Sin embargo,
Reiji parecía haber hecho su propio entendimiento como un
malentendido...

“Aaaah, Suimei enojó a Tia, ¿verdad?”.

“¿Ha? ¡¿HAAAAAA?! ¡¿Por qué soy el malo aquí?!”.

“Quiero decir, después de venir a este mundo, también enojaste a Sensei.


¿No hiciste algo otra vez?”.

Como Reiji lo miró con escepticismo, Suimei intentó objetar su afirmación.

“¡¿Cuándo enojé a Tia?! ¡Más bien, ese tipo de cosas nunca sucedieron,
¿bien?!”.

“Pero no puedo pensar en otra cosa... Como era de esperar, Suimei debe
haber hecho algo sin darse cuenta. ¿Qué hay de disculparse y dejarlo de
lado?”.

“¡Ese caso ya fue resuelto por mucho tiempo...! Realmente me arrastraron


a una experiencia terrible allí... Oi, Tia, es tu culpa, ¿sabes? ¿Tia?”.

“Fufufufufu ... Incluso una mujer fuerte no es un problema para Reiji-sama...


Ahora que lo sé, no hay nada de qué temer. Ya sea un General Demoníaco o
un rival de amor, todo lo que tengo que hacer es cortarlos y acabar con
ello...”.

78
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Mientras Titania estaba haciendo una sonrisa oscura, murmuró para sí


misma con un tono agudo. Fue como si de repente recibiera una revelación,
pero fue violenta hasta el extremo. Suimei sintió que podía ver una
atmósfera oscura y un aura peligrosa a su alrededor. Por otro lado, cuando
Reiji la miraba, él solo hizo una rígida sonrisa mientras Suimei hablaba.

“... Realmente no lo entiendo, pero parece estar muy motivada... ¿verdad?


Está bien decir que el malentendido terminó, ¿verdad?”.

“... Probablemente”.

Cuando Suimei dejó escapar un gran suspiro, instó al tema de la


conversación a cambiar. Honestamente hablando, realmente no le
importaba este tema en absoluto, y ya no estaba comprometido con ello. Y
dentro de esa atmósfera, de repente, un sonido vino de la entrada de la sala
de estar. Mientras todos cambiaban su atención al pequeño golpeteo,
vieron a un solo gato entrar.

“Nyaa”.

Desde la puerta ligeramente abierta, intentaba ser notado y apelaba por su


presencia. Ahora, ¿simplemente qué quería el gato? No parecía que
quisiera ser atendido, pero la experta en el campo, Liliana, fue la primera
en sentir lo que necesitaba.

“Tiene una solicitud, para el héroe Reiji”.

“¿Eh? ¿Yo?”.

79
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Sí. Los gatos parecen estar hambrientos, y quieren ser, alimentados”.

“¿Entonces por qué está llamando? Umm, un. Si es solo eso, entonces
realmente no me importa...”.

Reiji mostró su comprensión. Al principio se preguntó por qué tenía que


ser él y probablemente tuviera tales pensamientos, pero como no tenía
motivos para negarse, simplemente asintió. Su naturaleza de corazón
blando estaba empujando su espalda, pero incluso así, no se podía negar
que estaba un poco desconcertado.

“Reiji-dono, me ocuparé de la comida de los gatos. Lily, ¿está eso bien?”.

“No, ellos quieren que sea Reiji, no importa qué. Los gatos, parecen estar
interesados, en Reiji”.

“¿En mí?”.

“Es probable, que esté relacionado con la Protección Divina del Ritual de
Invocación del Héroe. Los gatos, probablemente perciban tu sagrado
poder”.

Escuchando la historia de Liliana, Reiji se giró hacia el gato y le preguntó:


“¿Está bien si soy yo?”, lo cual el gato respondió con un enérgico: “¡Nyaa!”
Tal adorable comportamiento provocó que Reiji rompiera en una sonrisa,
y rápidamente tomó la comida de Liliana y se dirigió hacia afuera...

80
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Mientras uno no odiara a los gatos, no existía un ser humano que no


estuviese encantado de ser amado por gatos. Reiji también parecía feliz sin
poner ninguna apariencia. Poco después de que Reiji saliera de la sala de
estar, Liliana frunció el ceño mientras murmuraba.

“... ¿Eso fue, demasiado forzado?”.

Graziella parecía haber notado que esas palabras tenían un significado


oculto detrás de ellas, y habló.

“Como pensé, ¿era tu intención separar a Reiji de nosotros?”.

“Sí. Si Reiji está aquí, entonces hay cosas de las, que será difícil hablar. Por
todo derecho, estaba planeando tener a Mizuki, yendo con él, pero...”.

Diciendo eso, Liliana miró hacia un lado hacia Io Kuzami. Como era de
esperar, su ojo izquierdo entrecerró un destello de desconfianza detrás de
este. Sin embargo, Io Kuzami actuó como si no le importara en absoluto.

“No hay necesidad de preocuparse por mí. Está bien. Pueden pensar en mí
como una escultura divina cuya belleza obliga a uno adorar su santidad en
todo momento”.

A pesar de decir que no le importa, su ejemplo fue un poco fuera de sí. Si


esa fuera la verdad, solo sería una molestia en los ojos. Aunque habló sobre
su propia belleza excesiva, solo significaba que tenía la intención de
quedarse y escuchar. Como Liliana miró a Suimei para confirmar si estaba
bien, él asintió de vuelta hacia ella.

81
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“... Entonces Lily, ¿ese gato también fue algo que preparaste?”.

“Sí. Tengo los gatos, para cooperar conmigo. Debería haberte dicho de
antemano, ¿verdad?”.

Liliana asintió de vuelta a la pregunta de Felmenia. Así que esto era lo que
ella estaba haciendo cuando comenzaron las conversaciones cuando
estaba sola con los gatos. Como era de esperar, sus acciones fueron
extremadamente cautelosas. Y entonces, Liliana continuó.

“Entonces, ¿está bien para mí comenzar?”.

Parecía que ella tenía algo de lo que quería hablar. Cuando la atención de
todos se concentró en ella, Liliana comenzó a hablar con su habitual
desconexión.

“Se, trata del arma, del que estábamos hablando”.

“Liliana. Con respecto a eso, ¿no concluimos que era algo de lo que no
sabíamos más?”.

La conversación sobre el arma ya había terminado. Como Titania lo señaló,


Liliana soltó un: “No...”, mientras se giraba hacia Suimei.

“Suimei, cuando hablábamos del arma, tus respuestas fueron vagas,


¿verdad?”.

“¿Hm? ¿Así fue?”.

82
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Sí. Suimei, ¿sabes, sobre esa arma?”.

“¿Por qué piensas eso?”.

“Cuando estábamos hablando sobre el arma, la actitud de Suimei fue


francamente evasiva. Además, cuando Suimei ve algo que no comprende,
hace una rostro muy serio e inquisitivo. No hubo, prácticamente nada de
eso, solo una actitud descuidada”.

Por eso ella concluyó que definitivamente era algo que él sabía. Teniendo
su perceptiva investigación frente a él, Suimei levantó ambas manos como
si se estuviera rindiendo.

“Como se esperaba de Liliana. Muy perceptivo de ti”.

“Aunque sería ‘antigua’, Liliana aún era una de la Élite Doce del Imperio. Es
solo natural”.

“Es un poco diferente de lo que he visto, pero, ¿no es eso un Sacramento?”.

Cuando Suimei dijo esto, las expresiones de Titania y Graziella cambiaron


a la vez. Hasta ahora, nunca mencionaron el nombre oficial del arma, por lo
que probablemente se sorprendieron de que surgiera. Incluso desde el lado
de Suimei, Felmenia fue la primera en cuestionarlo.

“Suimei-dono, entonces como se esperaba, ¿sabes algo al respecto?”.

83
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Bueno, más o menos... Realmente es más o menos. Sacramento es el


nombre de un arma de nuestro mundo, más específicamente, es artillería
pesada”.

En un giro inusual para Suimei, él introdujo su explicación sin tener


ninguna confianza. Sorprendida por ese hecho, Graziella habló.

“En otras palabras, como pensamos, esa es un arma de tu mundo”.

“¿...? ¿Como pensaban?”.

“Estoy segura de que ya sabías que era una reliquia dejada por un Héroe,
pero el nombre de otro ítem que fue dejado atrás usaba un idioma de tu
mundo. Llegamos a la conclusión de que era probable el caso”.

“¿Es eso así...?”

Mientras asentía con una expresión ligeramente curiosa, Graziella


continuó.

“Así que, ¿qué es?”.

“Incluso si me preguntas eso... Para decirlo simplemente, utiliza misterios


que son diferentes de la magia, y es un arma increíble. Cuando uno se
convierte en su dueño, incluso los impotentes podrían manipular un poder
extraordinario... Parece eso. Bueno, por lo que he oído ya, estoy seguro de
que todos vieron qué tipo de poder tenía”.

84
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Suimei-kun. Lamento interrumpir, pero cuando dices extraordinario, ¿es


ese ‘extraordinario’ según tus estándares?”.

“Hm... Bueno, eso es cierto. Así es como es. Hablamos de eso antes, pero el
General Demoníaco, al que Tia y la Princesa Imperial no pudieron
acercarse, fue abrumado por el completamente inexperto Reiji después de
todo”.

“Ya veo. Reiji-kun ya tiene la Protección Divina del Ritual de Invocación del
Héroe, si piensas que está dando otro gran salto, entonces sería justo como
dice Suimei-kun”.

Al observar los estilos de vida de Suimei, Lefille sabía que Suimei tenía la
mala costumbre de infravalorarse a sí mismo y estaba usando esa
información para comparar y ajustarse a lo que él decía. Como Suimei
parecía hosco, ella bruscamente bufó hacia él como si se lo dijera.

“Pero Suimei. ¿Qué tipo de mecanismo tiene esa arma? No importa cómo lo
pongas, creo que el poder es extremadamente inusual”.

“Eso es, un Sacramento―No, es probable que la parte increíble del Lapis


Judaicus se encuentre adentro”.

“¿Lapis Judaicus?”.

“Por dentro, ¿te refieres a esa gema?”.

Suimei asintió de vuelta a la pregunta de Graziella, y luego, tal como


siempre lo hacía, comenzó su explicación.

85
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“―Hay algo llamado la Piedra del Sabio, o la Piedra Filosofal. Es un


catalizador omnipotente que puede convertir el plomo, o cualquier otro
metal base, en oro y también se llama un Lapis. En nuestro mundo, crear
esto es uno de los objetivos de la alquimia”.

“¡¿Creación?!”.

“¡¿Oro?!”.

“¡E-Entonces, Suimei-dono! ¡Es decir, en resumen, ¿la gema que se


encuentra dentro del Sacramento es una de esas cosas?!― ¡Entonces, si la
usas, ¿puedes crear tanto oro como quieras?!”.

Al escuchar su conjetura, el color en los ojos de Titania y Graziella cambió.


Naturalmente, Felmenia probablemente estaba genuinamente interesada
en descubrir las posibilidades de un misterio escandaloso como una maga,
pero los dos miembros de la realeza probablemente pensaban en la
utilidad y el riesgo de crear oro de la nada. Sin embargo, Suimei negó con
la cabeza mientras continuaba.

“No, eso es algo más que el Lapis creado por la alquimia”.

“¿Es diferente?”.

“Bueno, escúchame. Según los eruditos de los misterios, hay tres


variedades de cosas que reciben el nombre de Lapis. Estas cosas están
ligadas al Lapis en un amplio sentido, y cada una de ellas es capaz de actuar
como un catalizador para tomar una pequeña cantidad de trabajo y dar a
luz a algo mucho mayor, por lo tanto, cada una se consideran Lapis. El

86
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

activo más valioso de la alquimia, la Piedra Filosofal, se llama Lapis


Philosophorum. El Santo Grial lleno de un líquido azul, que se dice que
puede resucitar a los muertos y otorgarles inmortalidad a los vivos, se
llama Lapis Lapsus ex Illis Stellis―En resumen, Lapis Exillis. Y otro más
entre ellos, es ese que viste”.

“Lapis Judaicus...”.

“Así es. Esta es una historia de la antigüedad. Un apóstol se volvió arrogante


y provocó la ira de Dios, y fue arrojado a la tierra desde los cielos. Una
esmeralda, la cual fue arrojada del malvado, cayó de la corona que el
apóstol usaba en ese momento, y se desvaneció y se puso azul. Se dice que
este fue el origen del Lapis Judaicus”.

“En otras palabras, eso significa que es un ítem de un Dios del mundo de
Suimei...”.

“En absoluto, esto es solo una simple leyenda. No es realmente algo creado
por algún gran Dios. No sé quién o dónde fue creado por primera vez, pero
sin duda es algo increíble... No, ya no queda nadie que pueda crear el Lapis
de la alquimia, entonces no puedo negar que el original podría ser creado
por un Dios”.

Después de negar las palabras de Titania, él murmuró para sí mismo como


si no necesariamente hubiera estado mal. Y luego, Io Kuzami, quien había
estado callada hasta ahora, de repente comenzó a hablar.

“Mi eterno rival. A pesar de ser tú, no has estado dando más que respuestas
incompletas, ¿no es así? Por un tiempo, ahora no has dicho nada
concluyente, ¿sabes?”.

87
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Soy un extraño cuando se trata de esto. Ya sea por sus orígenes o para qué
fue hecho, básicamente no hay nada que yo conozca con todo detalle”.

Suimei no tenía un medio para investigar los Sacramentos o el Lapis


Judaicus. Incluso en los archivos de los cuarteles generales de la Sociedad,
no había documentos que lo describieran en detalle. Él no sabía si se había
perdido con el paso del tiempo o si era algo que simplemente permanecía
oculto. Por lo tanto, su conocimiento sobre el tema era muy superficial.
Cuando les informó de eso, Felmenia hizo una expresión sombría.

“¿Es algo que incluso Suimei-dono no sabe...?”.

“No, quiero decir, no es como si supiera todo”.

“Pero bastardo, por lo que acabas de decir, ¿conoces a otros que poseen
armas similares?”.

“Sí, eso es ciertamente verdad Es el caso, pero... Cuando me lo dijeron,


realmente no entendí lo que estaban diciendo”.

“¿Realmente no lo entendiste?”.

Cuando la expresión de Graziella se volvió más sospechosa, Suimei hizo una


expresión compleja mientras asentía de vuelta hacia ella. Y luego, Titania
pareció haber notado algo de lo que él dijo.

88
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Ahora que lo mencionas, Faylia-dono también dijo algo similar, ¿verdad?


Ella recibió una explicación sobre ello de Héroe-sama, pero ella no podía
entender realmente”.

“Justo como pensaba...”.

Suimei también le fue dicho acerca de un Sacramento por su dueño antes.


Sin embargo, por alguna razón, la mayoría de lo que le dijeron ni siquiera
parecía palabras o incluso sonidos. Para escuchar todo acerca de los
misterios detrás de los Sacramentos―En otras palabras, para comprender
los conceptos que lo sustentan, parecía que había ciertas condiciones
especiales que debían cumplirse. Graziella entonces sacó lo que escuchó de
la Elfa también.

“Si recuerdo correctamente, la Elfa en el templo dijo que fue algo hecho
para evadir el fin del mundo”.

“¿Dijiste el fin del mundo?”.

“Sí. Todos escuchamos esto, así que no hay forma de confundirlo. Aunque
eso es solo si la Elfa no lo recuerda mal”.

Cuando Suimei miró a Titania, ella también asintió, por lo que no pareció
que escucharon mal. Sin embargo―para pensar que fue hecho para evadir
el fin del mundo. Solo había una cosa que de repente se le vino a la mente
cuando escuchó esto.

“En otras palabras, ¿eso está conectado con el síndrome del crepúsculo...?
No, es verdad que escuché acerca de tipos usando uno para golpear a esas
bestias, pero... Esa persona nunca dijo nada sobre eso tampoco...”.

89
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Cuando le preguntó a su conocido, quien tenía un Sacramento, él no dijo


nada al respecto. Él tampoco creía que el hombre no supiera hasta el último
punto de los Sacramentos, así que, ¿de qué se trataba...?

“Suimei. ¿Hay algo más que sepas? Por ejemplo, el método para convertir
el Sacramento en un arma”.

“Sí, he escuchado algo sobre eso. Escuché las palabras para convertirlo en
un arma de alguien cercano, pero en realidad no pude escucharlo”.

“Entonces, ¿hay algo más aparte de las palabras?”.

“Lo que el Sacramento necesita es una comprensión fundamentada de los


misterios detrás de él y pensamientos fuertes, o eso parece. Se requiere la
comprensión fundamentada, pero cuando el dueño de un Sacramento tiene
pensamientos fuertes, es cuando se manifiesta por primera vez... No,
cuando es capaz por primera vez de convertirse en un arma”.

“Pensamientos fuertes... ¿No es así?”.

No pareció tocar una fibra a Titania, ya que ella estaba haciendo una severa
expresión mientras gemía. Por otro lado, Io Kuzami parecía haber notado
algo.

“Cuando se trata de pensamientos fuertes, debe haber una cosa que


recuerdes que viene a la mente. En ese momento, mi prometido disparó
fuertes emociones. Es probable que, debido a eso, él haya sido capaz de
forzar al Sacramento a transformarse”.

90
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Tanto Titania y Graziella parecieron llegar a un entendimiento al escuchar


las palabras de Io Kuzami y asintieron.

“Si Reiji tiene los cimientos para usar el Sacramento, ¿no es algo que él
finalmente descubrirá? Mientras no podamos transmitir las palabras, no
hay manera de que lo sepamos después de todo”.

Cuando Suimei dejó escapar su predicción algo optimista, él se movió a una


nueva pregunta.

“¿Cuál fue la condición de Reiji después de que el Sacramento regresó?”.

“No hubo ningún cambio en particular. Tal como dijimos antes, él solo se
hizo más fuerte temporalmente”.

“Así que solo fue más fuerte durante la pelea, ¿huh...?”.

“Así es. Sin embargo, en ese momento, él instantáneamente se agotó”.

Los Sacramentos eran armas la cuales comían maná, mientras estaban en


uso, siempre consumían maná y vitalidad. Según los misterios detrás del
Lapis Judaicus, la cantidad que consumía estaba diseñada para ser
pequeña, pero incluso si se llamaba algo que daba origen a una gran
potencia a partir de una pequeña cantidad de aportación, eso era
simplemente relativo. En realidad, las cosas que los Sacramentos podían
hacer eran en una escala tan extraordinaria que, al final, la cantidad de
maná requerida era bastante grande.

91
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

De hecho, Reiji tenía la Protección Divina del Ritual de Invocación del


Héroe. Debido a su efecto, él se había fortalecido, pero incluso así,
comparado con un mago en posesión de un horno de maná o el dueño del
Sacramento en su mundo, aún era insuficiente. Viendo que él todavía
estaba creciendo y que ya tenía tanta capacidad con magia y tanta energía,
él probablemente sería capaz de proporcionarle suficiente energía
eventualmente. Mientras pensaba en eso, Suimei de repente se calló.

“...”.

“¿Qué ocurre? Suimei-dono”.

Felmenia llamó a Suimei después de que él repentinamente se callara. Él


no respondió inmediatamente, pero después de un momento, pareció
haber encontrado una respuesta, y dejó escapar un suspiro como si se
estuviera resignando.

“... No, solo estaba pensando que ya era hora de que le dijera a Reiji, es
todo”.

“Hoou... Eso es”.

“Te refieres, ¿acerca de ser un mago?”.

A partir de las palabras abstractas de Suimei, Lefille y Felmenia pudieron


adivinar a qué se refería. Titania también era la misma a este tema, y miró
a Suimei con una expresión compuesta.

“Después de todo este tiempo”.

92
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Ah? ¿Es eso algo que deberías decir después de haber sido desorientada
por el mismo tipo de cosas ahora?”.

“Quién sabe, ¿de qué estás hablando?”.

La princesa espadachina tomboy parecía estar decidida a fingir que nunca


sucedió. Mientras Suimei la miraba haciéndose la tonta y con expresión
amarga, Graziella, quien no conocía las circunstancias, habló.

“¿Por qué no se los has dicho hasta ahora?”.

“Desde el principio me enseñaron a ocultar ese tipo de información. La


razón por la que no dije nada después de venir aquí es algo así como un
rastro de eso”.

“Pero si te quedas en este mundo, terminarán descubriendo con el tiempo,


¿no es así? ¿Especialmente porque ya estás buscando un hechizo para
regresar a tu maldito mundo? Al final, cuando regreses, tendrás que
decírselos”.

“No, hubiera estado bien mantenerlo oculto y solo dar una vaga razón para
completar el círculo mágico cuando los tres volvamos. Después de que
regresen, depende de la conveniencia de Reiji y Mizuki resolverlo. Mientras
no se arrepientan y no tengan razones para detenerse en el otro mundo,
estaría bien”.

“Ya veo”.

93
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Suimei estaba pensando en ampliar sus opciones. Desde el principio,


Suimei, Reiji y Mizuki fueron invocados a la conveniencia de los líderes de
este mundo. Además de su débil posición, básicamente no tenían otra
opción en el asunto.

Sin embargo, mientras Reiji haya decidido tomar parte en la subyugación


del Lord Demonio, no hay forma de doblegar su voluntad. Habiendo dicho
eso, no había forma de que él simplemente dejara de lado el otro mundo.
Por lo tanto, si era posible retornar al otro mundo y regresar, podría hacer
su elección tranquilamente después de mirar hacia atrás. Titania no
pareció encontrarle muy divertido cuando Suimei mencionó que había
regresar a su mundo, y ella lo miró con una mirada algo cortante.

“Suimei. ¿Por qué cambiaste de opinión ahora de todas las veces?”.

“Es esa cosa justo ahora”.

“Esa cosa... ¿Te refieres al Sacramento?”.

“Sí. Ahora que él tomó tal cosa en sus manos, ya no puede volver atrás más,
¿verdad? Incluso si regresa al otro mundo, una vez que se haya quedado
solo, él meterá su cabeza en los asuntos de otras personas. Es
absolutamente seguro que se enrollará en algo. Si la Sociedad tomara
cuidado de él, mi identidad sería revelada de todos modos”.

Incluso si lograran regresar de manera segura al otro mundo, era probable


que con la personalidad de Reiji, él se involucrara con los misterios del
mundo. Una vez que una persona que no puede mirar silenciosamente la
desgracia de los demás se apodera de los poderes místicos, era natural que
comenzaran a meter la cabeza en todo tipo de asuntos. Los demás también

94
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

podrían entender esto de alguna manera, y llegaron a un consenso sin decir


una palabra.

“Suimei-dono. ¿Puedes decírselo de inmediato?”.

“Hmmm. No, lo haré paso a paso... Probablemente”.

Mientras sonreía como si estuviera tratando de esquivarlo, Lefille lo miró


sospechosamente.

“... Suimei-kun, eres un bueno para nada”.

“¡C-Cállate, Lefille-san! ¡No se puede evitar, ¿verdad?!”.

“Suimei, es tan cobarde, en los lugares más extraños”.

Suimei fue incapaz de tomar represalias a las palabras de Liliana. Y


entonces, Graziella fue la siguiente.

“En realidad, no me importa nada de ti, pero ¿tienes alguna preocupación


sobre un descanso en tu amistad al no decirle a Reiji y a Mizuki?”.

“Bueno, Mizuki se enojará hasta cierto punto, pero si les digo


honestamente, Reiji... Bueno, es probable que él simpatice conmigo. Él no
es un hombre de mente estrecha. Es cierto que hay algunas cosas que son
difíciles de decir después de todo este tiempo, pero...”.

95
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Suimei frunció el ceño al expresarlo en palabras. Naturalmente, no era que


se sintiera obligado porque no les había dicho nada, era por el efecto
dañino que podía hacer que supieran. Era un principio que la existencia de
la magia se mantenga en secreto del público en general para evitar que las
personas normales se involucren demasiado con los asuntos místicos. Los
humanos eran seres que se sentían atraídos por lo misterioso, una vez que
lo supieran, les sería más fácil darse cuenta de los misterios y también sería
más fácil para ellos involucrarse en eventos peligrosos.

Debido a esto, de vuelta en el otro mundo, él nunca planeó contárselos, e


incluso aquí nunca planeó hacerlo. Sin embargo, no podía negar que su
problema estaba, de alguna manera, limitado. No es que él pague el precio
y lo enoje mucho, pero debido a las razones mencionadas anteriormente,
no fue un error que Suimei tuviera grandes preocupaciones sobre decirle.

“Cielos, así que ha llegado a esto al final, ¿huh...?”.

Después de soltar un suspiro, Reiji regresó con una fresco rostro después
de haber sido curado hasta el borde por los gatos.

96
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Capítulo 2: Emergencias Siempre


Vienen Con Las Nubes

Era el día después de que Suimei y el grupo de Reiji llegaran a la Capital


Imperial. En este día, Suimei estaba junto con Felmenia en el callejón frente
a la residencia de Yakagi. El clima en la Capital Imperial era bastante claro,
así que decidieron salir. Mirando hacia arriba, el cielo estaba cortado por
los edificios circundantes creando un brillante cuadrado azul. Junto con la
luz del sol que se derramaba sobre el entorno blanco, era
deslumbrantemente brillante.

Y lo que los dos estaban haciendo en un ambiente tan agradable era, por
supuesto, una clase mágica. Como era de esperar, la naturaleza de un mago
era simplemente dedicar tiempo a los misterios del mundo cada vez que
podían.

“―Ahora bien, hoy también haremos una clase, pero hasta ahora hemos
hecho mucho, ¿huh?”.

“Sí. Hubo magia moderna, entropía mística, técnicas litúrgicas, la


manifestación de círculos mágicos, y finalmente la forma de usar todo tipo
de magia”.

“Sí. Con eso, creo que Menia tiene una comprensión firme de lo que es un
mago”.

97
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Justo como dijo, Suimei vio que Felmenia había crecido, pero ella no se
sentía así, y mostró una expresión de auto-desprecio mientras hablaba.

“También me gustaría que sea el caso, pero... Lamentablemente, no tengo


nada para comparar...”.

“En cuanto a eso, creo que está bien. Ayer, tú instaste a Reiji y a los demás
a que notaran su forma de pensar con respecto a los atributos, ¿verdad?
Está bien siempre y cuando tengas ese tipo de mentalidad. No hay solo una
manera de pensar. No hay absolutamente ninguna ley que establezca los
fenómenos del mundo. Si entiendes correctamente que hay muchos
enfoques, entonces no hay problema”.

“¿Qué quieres decir con muchos enfoques?”.

“En nuestro mundo, las leyes de la ciencia son generalmente conocidas, y


todos piensan en ellas como una vara de medir. Sin embargo, en verdad,
además de las teorías que explican los fenómenos del mundo, las teorías
místicas también existen ¿verdad? En resumen, solo significa no quedar
atrapado en una idea fija”.

“Ummm...”.

“Veamos. Cuando oíste hablar de nuestra magia, nunca pensaste que


pudieras manifestar misterios sin la mediación de los elementos,
¿verdad?”.

“Sí. Eso es ciertamente verdad”.

98
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

No importa lo que fuera, solo una vez que se entendiera la teoría, los
resultados comenzarían a estabilizarse. Reconocimiento y revelaciones,
esa fue la denominada “eureka”.

“En nuestro mundo, todo está pensado desde una perspectiva física, es un
mundo dominado por la doctrina del material. Todo con forma emite
energía, actúa sobre otros objetos y da lugar a resultados. Por ejemplo, sin
importar de qué se trate, el calor se emite desde allí”.

Esto fue exactamente por lo que, incluso si el fuego fuera creado por magia,
la mente de una persona moderna simularía de inmediato los movimientos
de los átomos y moléculas que actúan sobre los objetos en la atmósfera. Era
simplemente natural. Debido a esa simulación, sus entendimientos se
habían estancado.

“... Ya veo, las personas normales del mundo de Suimei-dono piensa que el
calor emitido como resultado de los hechizos y acciones místicas son
equivalentes al calor normal, por lo que lo niegan desde el principio”.

Para aprender magia, era importante despejar el pensamiento de que debe


haber calor para crear algo.

“Sí. Tal como dijo Menia, porque aquellos en el dominio super sensible no
pueden reconocer esto, ellos solo creen lo que ven con sus propios ojos.
Debido a que no pueden entender, no pueden seguir el proceso y no pueden
perseguir el resultado. La magia es algo que se puede usar una vez que la
‘comprensión’ es hecha”.

Por el contrario, si la comprensión de uno estaba medio hecha, el resultado


también sería inestable. Esto se aplica a cualquier campo de estudio.

99
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“El preámbulo fue un poco largo, pero ya es hora de que empecemos. Así
que hoy, lo que voy a explicar es―”.

Mientras Felmenia se inclinaba hacia delante, tal vez porque se estaba


dando aires, una extraña cantidad de anticipación se estaba construyendo.
Mientras se escuchaba un tambor en su cabeza mientras observaba a
Felmenia mordiéndose ansiosamente, lo que dijo luego fue...

“―Sobre la producción de un horno de maná”.

“¡La producción de un horno de maná! Dijiste que la producción de un


horno de maná, ¿verdad?”.

Escuchando los contenidos de la clase del día, Felmenia se entusiasmó aún


más. Era incapaz de dejar de temblar de emoción, realmente no podía ser
evitado para ella al estar un poco orgullosa.

“Y entonces, ¿qué se necesita para hacer un horno de maná? Al unir lo que


escuché hace un tiempo, creo que tiene alguna relación con los órganos
internos, pero es difícil pensar que agregas uno nuevo dentro...”.

Felmenia ya había estado suponiendo cómo funcionaba el horno de maná.


Ella ya había presenciado su existencia en innumerables ocasiones y había
visto su poder con sus propios ojos, por lo que probablemente tomó todo
eso para considerar sus mecanismos por sí misma. Cuando Felmenia
comenzó a enumerar sus propias conjeturas, Suimei primero le dijo que se
calmara antes de continuar.

100
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Un horno de maná está ciertamente relacionado con el sistema de órganos


internos, hay un pequeño matiz en las palabras de agregar uno nuevo, no
se agrega estrictamente corporalmente ni nada, por lo que está un poco
erróneo”.

“... ¿Qué quieres decir?”.

“En otras palabras, en lugar de corporalmente, se agrega espiritualmente”.

“¿Espiritualmente?”.

“Así es. Hace uso del cuerpo éter”.

Escuchando esas palabras por primera vez, Felmenia frunció el ceño.

“¿El cuerpo éter? Antes dijiste que el éter era un poder intangible que
flotaba en el aire, pero ¿es esto de alguna manera diferente?”.

“Sí. Es un poco complicado, pero es algo diferente de eso”.

Mientras decía esto, el pliegue en la frente de Felmenia se hizo más


profundo. Era ciertamente complicado. Era natural que ella estuviera
haciendo ese tipo de cara. Incluso si uno excluyera el éter como se lo
mencionaba en los estudios místicos, había una gran cantidad de cosas que
llevaban el nombre éter. No había otra manera que estar confundido al
principio.

101
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Del razonamiento analógico del matiz, ¿es algo relacionado con el cuerpo
físico y el cuerpo astral?”.

Por los componentes que ella estaba enumerando, Felmenia parecía estar
pensando en ello correctamente. Mientras ella lentamente se acercaba a
una conjetura en su mente, Suimei asintió de vuelta mientras respondía.

“Eso es, es justo como dice Menia. El cuerpo éter está relacionado con
aquellos. El cuerpo éter, el cuerpo físico y el cuerpo astral se consideran los
tres pilares que componen todos los seres vivos. En resumen, el cuerpo
humano consiste en esos tres componentes conectados entre sí, y cuando
cada uno se daña, se pierde o se altera, entonces el humano en cuestión
perdería su equilibrio”.

“El cuerpo físico está hecho de componentes materiales, el cuerpo astral


está conectado a la conciencia y al alma... Entonces el cuerpo del éter
está...”.

“El cuerpo éter puede considerarse como la porción espiritual... Si lo digo


así, podría confundirse con el cuerpo astral, el cual contiene el alma.
Poniéndolo aproximadamente... Veamos, podrías decir que el cuerpo éter
es como un modelo para el cuerpo físico”.

“¿Un modelo para el cuerpo físico?”.

“Así es. Es algo diferente de lo que científicamente se llama ADN, pero eso
realmente no importa. Hablando de ello desde un punto de vista místico, el
cuerpo éter es algo similar. Cada órgano y parte del cuerpo humano es
creado basándose en este modelo como origen, y se considera que siempre
estará influenciado por él. No es posible capturar una imagen de él con

102
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

magia y verlo, pero junto con el cuerpo físico, existe un corazón éter, un
cerebro éter, brazos, piernas y cabeza éter, entre otros”.

“¿...? ¿Existe? Ya que es un modelo, una vez hecho, ¿no será innecesario...?”.

“Ciertamente, con el matiz de la palabra modelo que sería el caso, pero... En


verdad, es el mapa de la construcción del cuerpo humano, así como un
manual operativo. El cuerpo éter siempre está en una condición donde
forma el doble de la forma del cuerpo humano...”.

“¿... H-Haah?”.

“Lo siento. No llegué a la conclusión. Para resumir, mientras que el cuerpo


éter es un modelo, después de que se completa ese papel, también es un
manual de instrucciones para el funcionamiento del cuerpo físico
normalmente”.

“Ya veo. Si es así, entonces lo entiendo”.

Cuando las dudas de Felmenia se aclararon, Suimei se trasladó al núcleo


del asunto.

“Después de llegar tan lejos, es solo un poco más. Si el cuerpo éter es un


modelo, entonces...”.

“¡Estaría bien reescribir ese modelo!”.

“Sí, eso es exactamente”.

103
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

El objetivo de esta clase era exactamente lo que Felmenia supuso. Cada uno
de los tres pilares tenía características especiales que tiraban de las
circunstancias entre ellos. Cuando el cuerpo físico sentía fatiga,
naturalmente, la conciencia y el alma se debilitarían. Cuando el cuerpo
astral se reducía, el cuerpo físico también se debilitaría. Y al igual que esos
dos, cuando el cuerpo éter se volvía extraño, las funciones del cuerpo físico
se verían alteradas e incluso tendrían un efecto en el cuerpo astral. Esto
podría decirse que es una debilidad del cuerpo humano y planteaba
muchas desventajas. Sin embargo, la producción de un horno de maná era
una técnica que cambiaba este argumento. Después de confirmar el logro
de Felmenia, Suimei continuó su explicación.

“Para usar el cuerpo éter para alterar el cuerpo físico, es necesario alterar
la conciencia del sujeto mediante un enfoque por etapas. Al reformarse
conscientemente a sí mismo como mago, el cuerpo astral sería impulsado
a cambiar desde esa autoconciencia. El siguiente paso es alterar el propio
cuerpo éter de uno utilizando magia, y cambiar los modelos del cuerpo
físico y el cerebro. Una vez que eso haya terminado, el cuerpo físico
cambiará gradualmente y, al final, el cuerpo físico volverá a tener un efecto
en el cuerpo astral, y uno llegará a la etapa donde su mente y cuerpo estén
alineados perfectamente”.

Después de poner fin a la explicación detallada, Suimei comenzó a


generalizarla.

“Entonces, para resumir. Usando el modelo para el cuerpo físico, no


estamos aumentando la cantidad de órganos internos materiales. Sin
cambiar su apariencia, estamos agregando nuevas funcionalidades al
cuerpo físico. Esto se conoce comúnmente como ‘órgano de ensueño*’, y
cuando se descubrió por primera vez, también se lo llamaba aumentar el
número de órganos internos espirituales”.
(NT: U órgano de sueño).

104
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Ooh... ¡Es una teoría que da una idea de las profundidades de los
misterios!”.

Al final, Felmenia se levantó de su silla y apretó sus puños. Era la expresión


brillante y emocionada de la emoción persistente de un mago que había
recibido una revelación de un nuevo misterio. En contraste con su
excitación, la expresión de Suimei se volvió severa. Y luego lo que salió de
su boca, fue una advertencia llena de preocupación.

“―Sin embargo, una vez que manipulas el cuerpo éter, ya no serás una
apropiada humana. Al fin y al cabo, estarás manipulando el modelo que te
hace humana. No solo el cuerpo físico, sino el cuerpo astral también
cambiará. Ese tipo de cosas ya no puede ser llamada humano”.

“...”.

Ella perdería su humanidad. Escuchando el peso de esas palabras,


Felmenia no pudo hablar. Perder la humanidad era algo que cualquier
persona con sensibilidades comunes normalmente rechazaría. Si uno no se
criaba como Suimei desde la temprana infancia, entonces no había nada
anormal en vacilar aquí.

“Esta es una de las razones por las que llamo a los magos exorbitantes en
el otro mundo monstruos. Dado que los poderosos magos han manipulado
sus cuerpos éter hasta quedar satisfechos, sus esperanzas de vida se han
vuelto inagotables y su maná es absurda. Incluso hay quienes han ganado
una reserva de almas o han trascendido la muerte”.

105
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡¿Muerte?! ¡¿T-T-Trascendido la muerte?! ¡¿Eso significaría que son


inmortales?!”.

“Estrictamente hablando, no es como si en realidad fueran inmortales.


Sería más correcto decir que les resulta difícil morir. Ya no se verán
afectados por causas comunes de muerte, como armas convencionales,
desastres, esperanza de vida o enfermedades. Aquellos que son liberados
de los confines de la muerte―son llamados Liche”.

“B-Pero incluso así, ser liberado de la vida y no morir es bastante


considerable...”.

“... Eso puede ser cierto, pero, bueno, esos bichos raros están realmente
limitados a solo una pequeña fracción de los tipos con el talento para
hacerlo. No es algo en lo que todos puedan volverse”.

Suimei agregó esto, pero la sorpresa y el miedo de Felmenia aún no habían


desaparecido. La inmortalidad era uno de los sueños de la humanidad.
Incluso si no podía alcanzarlo con sus propias manos, ella probablemente
había superado sus límites por haberse sorprendido de que hubiera
quienes ya lo habían agarrado.

“―Hay un dicho que dice: ‘Somos una existencia que no conoce los límites
de la expansión’. Después de que un humano manipula su cuerpo éter, se
convierten en lo que se conoce como un mago”.

Los magos eran diferentes de los humanos normales. Esto también se


aplicaba a su forma de vida, pero su propia existencia ya difería de la de los
humanos. Con una mayor cantidad de misticismo como ser vivo, ellos
podían elevar su espíritu al siguiente nivel, disparar un intenso
enfriamiento psíquico provocado por magia, podían manifestar los ojos

106
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

dorados y llameantes, y tenían un desinterés general en las máquinas.


Habiéndose distanciado tanto de un humano, ellos ya se habían apartado
de la categoría de humanos.

“... Como estoy ahora, aunque puedo usar la magia de tu mundo, significa
que todavía no soy una maga, ¿verdad?”.

“Eso es correcto. Sería apropiado decir que solo eres una usuaria mágica.
Sin embargo, eso solo depende de las circunstancias”.

“¡Significa que también me convertiré en maga, ¿verdad?!”.

Haciendo un puño con ambas manos, Felmenia levantó sus manos en


celebración. Para ella, este era un solo paso claro hacia su objetivo, por lo
que probablemente elevó su motivación.

“Y así, al mismo tiempo, sobre la asignación de Menia a partir de ahora”.

“También he dado esa consideración. Tengo una gran tarea por delante”.

“Entonces te has dado cuenta de lo que Menia necesita ahora”.

“... Como se esperaba, es poder de fuego ¿verdad?”.

“¿Hmmm?”.

107
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Felmenia estaba haciendo una seria expresión como la que mostraba Reiji
cuando hablaba del General Demoníaco. Sin embargo, debido a que era un
gran salto de lo que él estaba pensando, no pudo evitar quedarse
estupefacto. Sin embargo, como la chica ante él parecía estar buscando
confirmación, ella continuó como lo que dijo fuera insuficiente.

“Lo pensé hace un rato. Mi magia abrumadoramente no tiene suficiente


poder de fuego... ¿Cuál es el problema?”.

Felmenia se puso dudosa, ya que Suimei no pareció reaccionar en absoluto.


En respuesta, Suimei respondió con sus ojos en forma de puntos como si
estuviera completamente aturdido.

“... Ah, un, por supuesto, por favor, continúa”.

“De vuelta en la pelea con Jillbert-dono, incluso con el apoyo de Lily, tuve
que luchar en una batalla defensiva. He estado pensando en eso desde
entonces, sobre cómo podría haber mejorado esa situación. Y luego he
estado comparando cuidadosamente la forma en que he estado luchando
hasta ahora y otras formas de luchar...”.

“Y entonces, ¿por qué poder de fuego?”.

“Sí. Después de mirar hacia atrás en la lucha con Suimei-dono, creo que fue
el poder de fuego que faltaba”.

“¡¿Eh?! ¡¿Yo?!”.

108
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Además, cuando vino una maga de este mundo, el mayor ataque de


Graziella-dono también tenía mucho poder de fuego. Incluso después de
ver a Lefille pelear con una espada, la he visto presionar los ataques de sus
oponentes con los suyos aquí y allá. Entonces, como pensé, lo que se ha
vuelto necesario es una elevación en el poder de fuego”.

“...”.

Felmenia se volvió más apasionada mientras hablaba de ello. Y Suimei no


tenía nada que decir en respuesta. Mientras se preguntaba qué iba a decir,
él sintió que estaba ardiendo apasionadamente en una dirección diferente.
Ciertamente, cuando se trataba de Lefille y Suimei, ellos tenían varios
ataques diferentes con poderosos ataques individuales que podían
presionar a sus oponentes en la superficie. Cuando se taró de la opinión de
Suimei, él pensó que la técnica de Felmenia era más delicada. Entre el grupo
de Suimei, Felmenia siempre se había hecho cargo de las tareas domésticas
y el trabajo de oficina, roles que requerían atención a los detalles. La forma
en que ella trabajaba era modesta, y también se mostraba en su magia. La
razón por la que ella rápidamente llegó a un entendimiento tan
problemático, también fue una prueba de esto.

No, es normal que sea buena en delicadeza, ¿está bien concentrarse en elevar
el poder de fuego?

Actualmente, mientras en este mundo, no había ningún problema con tener


alto poder de fuego. Si ella era consciente de que la magia que usaba
siempre era modesta, entonces no era necesario especializarse en esa
dirección.

“¿Qué sucede? Suimei-dono”.

109
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“... Así es. Tal como dice Menia, aumentemos tu poder de fuego. ¿Vamos en
la dirección de aprender a controlar la magia con un gran efecto y darle su
propio toque?”.

“¡Sí!”.

“Bueno, para empezar, sobre el tratamiento médico relacionado con el


cuerpo éter y la fabricación de un altar...”.

Y justo cuando Suimei comenzó a hablar sobre la expansión necesaria para


el horno de maná...

“Hm...”.

De repente, él escuchó sonidos procedentes de la entrada del callejón.


Debido a que el callejón frente a la casa solo conducía a la entrada de la casa
de Suimei, no había otra posibilidad que la de Lefille y los otros habían
regresado, o que algún otro visitante viniera a verlos. Debido a que los
callejones de la Capital Imperial eran complicados, técnicamente también
podría significar que alguien acaba de perderse.

Mientras Suimei y Felmenia miraban hacia la entrada, salió una chica


vestida con la túnica de la Iglesia de la Salvación en un estado exhausta.
Tenía su mano apoyada contra la pared y estaba sin aliento, por lo que ellos
podrían inferir que tenía mucha prisa. Sin embargo, la apariencia de esa
chica era familiar para ambos. No hubo ningún error en que era la
sacerdotisa mágica asistente del Héroe Elliot, quien fue invocado en El
Meide, Christa.

“Qué estás...”

110
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Sin esperar a que Suimei terminara su pregunta, Christa comenzó a hablar


sin dejar de respirar bruscamente.

“M-Me disculpo por ser tan abrupta. Hay algo urgente que debo transmitir
a Héroe-sama de Astel...”.

“¿A Reiji?”.

“S-Sí...”.

“¿Qué diablos sucedió?”.

“Elliot-sama... Justo después de que Elliot-sama fue a la mansión del Duque


Hadorious...”.

―Él no regresó. Al escuchar esas palabras, Suimei y Felmenia comenzaron


a actuar inmediatamente.

Después de que Christa llegara corriendo al callejón, ya era la tarde. El


brillante y claro cielo se había derrumbado como para sugerir que estaba
sucediendo una emergencia, y nubes espesas se habían establecido, lo que
sugería que podría empezar a llover en cualquier momento. Debido a eso,
Lefille y los demás habían regresado, y en una cantidad de tiempo
inesperadamente pequeña, todos se habían reunido en la sala de estar de

111
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

la residencia Yakagi. Al ver que los preparativos para comenzar su


discusión se habían completado, Io Kuzami abrió su boca.

“Entonces, ¿qué ha sucedido que de repente reuniste a todos? Sin embargo,


creo que discutimos bastante el otro día”.

“¿...?”.

Cuando Io Kuzami mostró una actitud ligeramente insatisfecha, Christa la


miró con una mirada burlona. Estaba sentada allí con la apariencia de
Mizuki, hablando en un tono arrogante similar al de Graziella con sus
piernas cruzadas. Durante el incidente en la Capital Imperial, ella se
desempeñó como oponente de Mizuki, y de esa experiencia fue capaz de
percibir hasta cierto punto qué tipo de mujer era, lo que probablemente
explicaba por qué estaba confundida. Aunque eso se aplicó a todos los
presentes.

“No te preocupes por Mizuki. Algunas cosas sucedieron y su personalidad


cambió, es todo”.

“R-Reiji-sama, ¿qué significa eso...?”.

“Me gustaría dejarlo así de simple...”.

No preguntes más. Cuando Reiji negó con la cabeza para dar a entender eso,
Christa no les preguntó nada más sobre el asunto. Por otro lado, tal vez
porque había algo de lo que sentía curiosidad, Felmenia comenzó a hablar.

“Su Alteza Graziella parece que no está aquí...”.

112
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Tenía que ocuparse de algunos asuntos y dijo que llegaría tarde”.

“¿Es eso así?”.

“Está bien si ella no viene”.

Liliana respondió a las dudas de Felmenia, mientras que Lefille


repentinamente escupió su opinión. Como Graziella era una Princesa
Imperial, probablemente estaba bastante ocupada ahora que estaba de
vuelta en su propio país, pero―dejando de lado eso, a Lefille todavía le
quedaban algunos sentimientos del otro día. Cada vez que su nombre
aparecía, Lefille reaccionaba con fuerza. Decidiendo que era hora de
comenzar la conversación, Reiji parecía tener una idea de lo que había
pasado.

“Hey, si Christa-san está aquí y Elliot no, entonces...”.

“Sí, ya escuchamos la situación. Parece que escucharemos la explicación


una vez más desde aquí”.

Mientras Suimei la urgía, Christa comenzó a hablar con una expresión


sombría desde el asiento de su silla.

“―Fue hace una semana. Elliot-sama y yo íbamos a Astel a hacer consuelos


como lo planeamos, pero cuando entramos en la ciudad más al Oeste de
Ciudad Kurant, él recibió una invitación de Duque Hadorious a través de la
Iglesia de la Salvación”.

113
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Hadorious. La primera en reaccionar ante ese nombre fue Titania.

“¿El Duque, dices?”.

“Sí. Para mostrar su hospitalidad, quería que Elliot visitara su mansión por
todos los medios”.

Escuchando eso, el color en los rostros de Reiji y Titania cambió. Después


de que llegaron a Ciudad Kurant, ellos también fueron llamados por
Hadorious, por lo que probablemente pensaron que había algo detrás de
ello.

“En ese día estaba terriblemente agotada, así que Elliot-sama prestó
atención a mis necesidades, y fue a visitar la mansión del Duque por su
cuenta. Sin embargo, después de eso, Elliot-sama no regresó...”.

“Entonces, pensaste que algo podría haber sucedido”.

“Sí. Fui a la Iglesia de la Salvación para preguntarles qué había sucedido,


pero persistieron en que Elliot-sama fue a la mansión del Duque, pero como
él estaba descansando, no lo dejaron entrar”.

La primera en comenzar a interrogar a Christa fue Felmenia.

“¿Ha contactado la Ciudad Santa sobre esto?”.

“Al menos los contacté, pero... Su respuesta no fue favorable”.

114
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿No favorable? ¿A pesar de que se trata del Héroe?”.

Cuando Reiji sacó sus dudas, Titania le respondió.

“Duque Hadorious envía una donación bastante grande a la Ciudad Santa


cada año. Debido a eso, existe la posibilidad de que él les haya convencido”.

“Ya veo. Significa que su cimiento es perfecto. Pero por qué...”.

Mientras Reiji gruñía con una expresión severa, Christa también hizo una
amarga expresión como si estuviera de acuerdo con él.

“Sí. No entiendo la razón por la cual su Gracia, el Duque, restringiría a Elliot-


sama, no tengo más manos que pueda jugar...”.

A ella le faltaba la mano vital de poder acercarse a Hadorious directamente.


Ese era probablemente el problema principal. Mientras no haya pruebas
claras de que el Héroe sufrió algún daño, ella no podría persistir
obstinadamente. No sabían cuáles eran los motivos de Hadorious. Mientras
todos inclinaban sus cabezas hacia el misterio emergente, Lefille parecía
tener una pista. Desde su posición, donde estaba tranquilamente sentada
en su silla, ella levantó su mano.

“¿Está bien para mí hacer un comentario?”.

“Sí”.

115
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Muy recientemente, también tuvimos algunas cosas sucediendo


relacionadas con los Héroes. ¿No es probablemente eso?”.

“Relacionado con los Héroes, dices... Aah, los Apóstoles Universales,


¿huh...?”.

“¿Entonces Duque Hadorious está aliado con el grupo que atacó a la Héroe
en la Alianza?”.

“La posibilidad existe, pero eso es todo lo que podemos decir por el
momento”.

Lefille, Suimei y Reiji avanzaron la conversación por su cuenta, mientras


que Christa solo los miraba inexpresivamente desde un lado. Ella no podía
decir qué estaba pasando con la información fragmentada que tenía, por lo
que Liliana comenzó a explicárselo.

“Hace un momento, creo que Christa-san sabe, que fuimos a la Alianza.


Pero, en ese momento, la Héroe de la Alianza fue atacada por, un cierto
grupo. Ese grupo se hacía llamar a sí mismos, los Apóstoles Universales, y
todavía no sabemos la razón, pero ellos trataron de, secuestrar a la Héroe”.

“... Así que, por eso, existe la posibilidad de que Duque Hadorious sea parte
de ese grupo”.

“En el momento actual, no hay otro grupo que intente pelear con los Héroes
aparte de los Demonios después de todo. La única otra cosa que se me
ocurre es que toda la nación de Astel intente hacer algo, pero eso no parece
del todo correcto”.

116
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Suimei continuó su explicación mientras hacía una amarga expresión como


si estuviera recordando algo. Hadorious tenía algún motivo personal en
mente. Había ese grupo que intentaban usar a los Héroes para algún plan.
Las posibilidades eran infinitas, pero la probabilidad de que estuviera
relacionado con los Apóstoles Universales simplemente tenía más sentido
dado el tiempo. Sin embargo, la que levantó una objeción a esto, fue
inesperadamente Titania.

“Es solo mi opinión personal, pero me resulta difícil creer que Duque
Hadorious esté aliado con los Apóstoles Universales”.

Escuchándola decir eso, Suimei frunció el ceño.

“Qué inesperado. Pensé que no te gustaba él, ¿Tia?”.

“C-Ciertamente es alguien con quien no puedo llevarme bien, pero ese


hombre es un noble de mi país, ¿verdad...? Además, Duque Hadorious es el
sujeto más leal de mi padre. Ese hombre sirviendo a dos maestros es más
improbable que el cielo y la tierra dando vueltas”.

Escuchando la declaración de Titania, se pudieron ver expresiones de


sorpresa a su alrededor. Todos habían recibido una pista de que ella
parecía odiar al hombre, por lo que lo que ella dijo fue bastante inesperado.
Mientras eso sucedía, Felmenia completó sus palabras como una
compañera compatriota.

“He escuchado que Duque Hadorious ha estado junto con su Majestad el


Rey Almadious desde muy joven, ya que ambos corrieron tanto en los
campos de batalla como en el escenario político. La confianza de su
Majestad en él es profunda, y la lealtad de Duque es la misma. Esa es
también la razón por la que todos los asuntos relacionados con el Héroe de

117
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Astel se le confiaron... Sin embargo, tomando en cuenta la situación actual,


¿no es esta una circunstancia en la que Duque Hadorious es todavía
sospechoso después de todo?”.

“Sí. Incluso dejando de lado su participación con los Apóstoles Universales,


incluido este caso, no puedo negar que está tramando algo con los
movimientos de los Héroes. Es probable que todo se haga con Astel en
mente. Sin embargo...”.

Diciendo eso, Titania comenzó a gruñir. Probablemente estaba


destrozando sus sesos por la disparidad entre su evaluación personal de
Hadorious y sus acciones actuales. Pero en esta situación, no podían
explicar el razonamiento detrás de él directamente tomando medidas para
retener a Elliot, ella no podía simplemente decir optimistamente que
estaría bien. Mientras la sala de estar se llenaba de una atmósfera extraña,
Reiji habló.

“... Parece que tendremos que ir a Ciudad Kurant”.

“Sí, ese parece ser el caso”.

“Esa es una acción bastante apresurada, pero es algo que mi prometido ha


decidido. También lo seguiré gratamente”.

Y justo cuando Reiji, Titania e Io Kuzami llegaron a un acuerdo...

“―No, los haré esperar antes de que hagan eso”.

118
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

De repente, la puerta de la sala de estar se abrió vigorosamente. Y de pie en


la puerta, estaba Graziella, vistiendo su uniforme militar. Como de
costumbre, agitó su abrigo militar y dejó que su cabello dorado se agitara
majestuosamente. Después de un breve momento en el que todos se
sorprendieron de su repentina entrada, Suimei la miró críticamente
mientras entrecerraba sus ojos.

“Tú, solo ingresas como quieres otra vez...”.

“Este es mi país. No importa lo que haga, ¿verdad?”.

“¡Importa! ¡Irrumpir en mi puta casa como quieras es una invasión a la


privacidad!”.

“Es por eso que he estado diciendo usar palabras tan extrañas. Si vas a
hablar, utiliza los conceptos de este mundo, estúpido”.

Viendo que Suimei había comenzado a gruñir ante el comentario


despectivo, Reiji interrumpió la conversación.

“Entonces, ¿qué quieres decir con esperar?”.

“Aah, una invasión de los Demonios desde el Norte ha sido confirmada. A


este ritmo, el Imperio se convertirá en un campo de batalla”.

Mientras explicaba con franqueza la situación, el sonido de varias sillas


arrojadas a un lado sonó en el aire. Las que se pararon de repente, fueron
Titania y Lefille. Mientras todavía era apoderada por la sorpresa, Titania
fue directamente al grano.

119
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Su Alteza Imperial, ¿cuál es la escala de sus fuerzas?”.

“No sé el recuento preciso, pero he oído que hay muchos. Es probable que
tengamos que reunir todas las fuerzas militares del Imperio para luchar”.

“¿Tan repentinamente...?”.

Cuando Reiji las escuchó hablar, frunció el ceño. La invasión fue abrupta.
Su desconcierto estaba justo en el blanco. Sin embargo, Suimei tenía una
idea de lo que estaba pasando con los Demonios.

“Ya veo. Desde que perdieron algunos Generales, están tratando de


reunirse de nuevo aquí”.

Hasta ahora, Suimei y los otros derrotaron a tres Generales Demoníacos,


Rajas, Mauhario y Vuishta. Sin derrotar a un solo Héroe, habían sufrido
tales bajas, por lo que los Demonios también deben haber entrado en
pánico. Y así, para unir sus fuerzas, pusieron sus ojos en el Imperio
Nelferiano. Al Este del Imperio Nelferiano estaba el Reino de Astel, al Oeste
estaba la Alianza Saadias y el estado auto-gobernado. Yaciendo en el centro
de la parte Norte del continente.

Era un punto clave, el cual era el cruce en el camino. Debido a que era una
ruta de tráfico importante para la circulación de dinero y bienes, cortarla
aquí acabaría con el comercio en el Norte. El efecto de tener el Imperio
cayendo aquí era insondable.

“Lo diré aquí y ahora, pero no habrá refuerzos de los otros países”.

120
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Su Alteza Imperial, ¿qué quiere decir?”.

La que levanta su voz en duda, no fue otra que Titania. Debido a que era un
cruce tan importante en el camino, y porque Nelferia y Astel eran países
aliados, era obvio que deberían cooperar en tal situación. Era
completamente desconcertante que una acción tan obvia no se tomara.
Como Princesa de Astel, ella no pudo evitar sentir curiosidad por la actitud
de su propio país.

“Primero el estado auto-gobernado. Debido a que enviaron refuerzos a la


Alianza del Norte, no pueden traer más soldados. En cuanto a Astel, debido
a la limpieza a la invasión demoníaca anterior y sus contramedidas contra
futuras invasiones, y debido a que están tratando con los refugiados de
otras naciones debido a las invasiones demoníacas, hubo una respuesta de
que no enviarían sus tropas”.

Escuchando la explicación de Graziella, Lefille arrugó su frente y gimió.

“Entiendo la situación, pero... Cómo lo digo, realmente no puedo admirar


tal postura”.

“Hay una razón para eso. ¿No has escuchado los rumores que han estado
circulando por Astel, la Alianza y el estado auto-gobernado?”.

“Aah, ese rumor donde el Imperio estaba expandiendo sus fuerzas armadas
y manteniendo a raya a sus países vecinos, ¿verdad? Escuché de Liliana que
fue una maniobra engañosa... ¿Así que eso está relacionado?”.

121
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Así es. A pesar de que el Imperio se ha preparado para luchar contra los
Demonios, no se están moviendo en absoluto. En serio, ¿qué tipo de nervios
tienen? Su sensación de peligro es demasiado débil”.

Aunque los Demonios estaban invadiendo, ellos no estaban dispuestos a


cooperar. Todo lo que Graziella pudo hacer fue expresar su decepción.

“Tia, ¿es posible ese tipo de cosas?”.

“Sí. Abandonar la crisis de un país aliado no es particularmente extraño.


Mientras sepan que los Demonios están invadiendo el Imperio, la guerra
no se puede detener después de todo. Es una certeza de que sufrirían
pérdidas tanto militares como financieras. Incluso si encontraran fallas en
los problemas que vendrían después, debido a las bajas, el Imperio
terminaría teniendo dificultades para usar la fuerza contra otros países”.

“Anticipar el declive de la fuerza militar del Imperio probablemente sea


algo que haga felices a los países vecinos después de todo”.

Graziella dejó escapar un bufido como si no lo encontrara divertido en


absoluto. La razón por la que no señaló su descontento hacia Titania fue
probablemente porque entendió que no era su intención detener los
refuerzos. Suimei puso todo su peso en el respaldo de su silla y miró al
techo.

“Creo que, si el Imperio cae, el daño a los demás también sería ridículo”.

“Ése es el problema, Suimei-kun. Si el Imperio de hecho cayera en manos


de los Demonios, ¿cuáles son las próximas acciones que los países
adyacentes van a tomar? Usando la justa causa de salvar a sus compañeros

122
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

humanos de los Demonios, podrían enviar sus ejércitos al Imperio. Si la


Capital Imperial terminara cayendo, entonces la guerra total también
habría agotado terriblemente a los Demonios. Realmente no tengo que
ponerlo en palabras, pero las cosas que quieren hacer se lograrán
fácilmente”.

“Es un poco diferente, pero es algo así como dos tigres que compiten para
comer una comida, ¿huh...? De todos modos, no pienses en cosas tan duras”.

“No sé si es la razón real, pero ese tipo de motivo puede estar funcionando,
es todo”.

Escuchando a Lefille decir eso, Titania pensó que no podría ser posible
después de todo.

“Todavía me cuesta creer que mi padre juegue ese tipo de mano”.

“Eso es. Su Majestad Almadious preferiría hacer algo para crear una
obligación de gratitud del Imperio en este caso. Es difícil pensar que sería
vencido por el Congreso”.

“Todo depende de si padre es incapaz de moverse como lo desea, o si la


información no se le esté transmitiendo. Aunque lo primero es imposible”.

Después de que Titania declarara esto, Graziella intervino.

“―Sin embargo, aunque eso sea cierto, es problemático para el Imperio


luchar por su cuenta aquí. Por lo tanto, en lo sucesivo, me gustaría apelar
formalmente a su Alteza Real, Felmenia-dono y al Héroe Reiji para que

123
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

participen en la batalla para interceptar a los Demonios en nombre del


Imperio”.

“Ya veo, así que es por eso que los harás esperar. Si son arrastrados a algo,
terminarías perdiendo algo de apoyo en cierta medida”.

“Así es como es”.

Sentándose en una silla con un golpe, Graziella afirmó la declaración de


Suimei. Sin embargo―

“¡Pero en ese caso, Elliot-sama será!”.

“No puede ser evitado. Estoy más que consciente de que el caso del Héroe
Elliot es importante. Sin embargo, será problemático si no todos vamos al
plantón de batalla. Además, esos tipos probablemente no tengan la
intención de mover al Héroe de inmediato”.

“Eso es, cierto, pero...”.

Incapaz de obtener alguna cooperación, Christa quedó completamente


abatida. Tomando sus emociones cuidadosamente en consideración, Reiji
habló.

“¿No es posible de alguna manera hacer algunas preparaciones en secreto


desde el lado del Imperio?”.

124
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Incluso si lo hacemos, todo será en vano. Si un sacerdote de la Ciudad


Santa viene a nosotros en busca de ayuda, eso significa que la Ciudad Santa
no será de ninguna ayuda. En este momento, la relación del Imperio con la
Ciudad Santa es de gran importancia, incluso si tratamos de intervenir,
nada bueno saldrá de ello. En lugar de aferrarse al Imperio―”.

Graziella entonces dirigió su mirada hacia Titania.

“Es apropiado que haga algo o aquello de mi lado, ¿verdad? Entendido. Le


enviaré una carta a padre para llamar la atención sobre esto... Aunque ya
puede ser demasiado tarde ahora que Duque Hadorious ya ha salido con
tanta firmeza”.

Fue una preocupación muy razonable. Cuando se trataba de un intrigante,


cuando tomaban medidas tan abiertas con su plan, era muy probable que
ya estuvieran fuera de su alcance. Incluso si tuvieran ayuda de alguien
superior, solo probaría ser inútil.

“Como pensé, Elliot-sama será...”.

Tiene que ser pospuesto. Era fácil adivinar en qué estaba pensando Christa.
Y entonces, parecía que Io Kuzami tenía una objeción.

“En última instancia, si nos dirigimos al campo de batalla o no, todo


depende de la decisión de mi prometido, ¿no es así? Incluso si eres tú, si mi
prometido decide ir, entonces no puedes ignorar su voluntad”.

Diciendo eso, ella miró a Reiji con una mirada que implicaba “¿Y qué hay de
eso?”. Ciertamente, si él iba a salvar a Elliot, esta vez estaría dejando de lado
a Graziella y no podría revolcarlo. Y a medida que se acercaba el momento

125
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

de tomar una decisión, Reiji cerró sus ojos por un momento, y la respuesta
a la que finalmente llegó fue...

“... Christa-san, lo siento. Creo que debo priorizar a los Demonios”.

“... No, la subyugación de los Demonios es el verdadero propósito de Héroe-


sama. No hay forma de que pueda obstruir eso”.

“Un. Incluso si Elliot fue capturado, no creo que signifique que será dañado
de inmediato. Después de tratar con los Demonios de alguna manera,
vamos a salvarlo”.

Él había tomado su decisión. Y entonces, Reiji de repente se giró hacia


Suimei.

“Suimei, ¿qué harán, chicos?”.

“Nosotros, ¿huh...?”.

Era entre tomar parte en la batalla contra los Demonios o salvar a Elliot. En
este tipo de situación, hacer un juicio era bastante difícil para Suimei. En
este caso, él realmente no tenía nada que quisiera priorizar, por lo que su
juicio estaba soso. Personalmente, debido a que Reiji y Mizuki (en cuerpo)
fueron dirigidos a algún lugar peligroso, él quería apoyarlos. Pero debido a
que también le debía a Elliot por el caso de Reiji hace un tiempo, no se
oponía a ir a salvarlo en absoluto.

“Fumu. Suimei-kun, ¿estás atascado?”.

126
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Lefi, lo siento, necesito tu recomendación”.

Sintiendo que Suimei estaba dudando en tomar una decisión, Lefille lo


llamó, a lo que él respondió levantando sus manos y pidiéndole su opinión.
En momentos como estos, la existencia de la chica que tenía las
capacidades de una líder era algo por lo que él estaba agradecido. Ella tenía
un cierto poder de persuasión y podía encontrar una solución laborable.

La chica que era casi tan alta como una estudiante de primaria se apoyó en
el respaldo de su silla y cruzó sus brazos. Mirándolo desde un lado, parecía
una niña pequeña tratando de pararse de puntillas, pero las palabras que
salían de su boca eran las de un adulto.

“En este caso, mirando desde la situación general, deberíamos priorizar la


lucha contra los Demonios. Pero debido a que es algo que involucra a los
Héroes, también se puede decir que es algo que no podemos ignorar.
Mirando la imagen más grande, los Héroes son un gran poder después de
todo. Perder eso sería una gran pérdida. Sin embargo, al final todavía creo
que es un plan de mala calidad dividir nuestras fuerzas ante la gran
amenaza que podemos ver ante nuestros ojos”.

“Lefille-san y Sensei son una gran parte de nuestro potencial de guerra,


después de todo”.

Mientras Reiji daba su opinión, Lefille agregó una disculpa al final.

“Mis disculpas a Christa-jou, pero usted tendrá que esperar. Naturalmente,


si los países vecinos brindan su apoyo de inmediato y ralentizan el avance
de los Demonios, sería una historia diferente”.

127
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Sí”.

“Entonces, eso significa que vamos a luchar contra los Demonios, ¿huh...?
¿Hm? Siento que hace un momento sucedió lo mismo...”.

Mientras decía eso, Suimei ladeó su cabeza hacia un lado. Sin embargo,
¿cómo es que los que lo rodean ven este comportamiento? ¿Estaba
simplemente cometiendo un malentendido, o estaba haciendo una
exhibición tonta y pretendiendo olvidar? Todos los que habían estado
viajando con Suimei lo miraban como este último.

“Um, cómo lo digo, las cosas simplemente no parecen ir de la manera en


que Suimei-dono lo quiere”.

Su tono moderado no tenía ningún sarcasmo, pero como Felmenia estaba


sonriendo, probablemente lo encontró cómico. Por cómo quería que fuera,
probablemente ella quería decir que él no quería luchar contra los
Demonios después de todo. Esta sería la tercera vez que lo haría fuera de
su control. Y entonces, Reiji siguió su comentario.

“Has estado diciendo que no querías pelear desde que estábamos en el


Castillo también. Con la personalidad de Suimei, seguramente terminaría
así, así como pensé, deberías haber venido con nosotros desde el
principio”.

“¡Cállate! ¡Eso haría que mis planes no funcionaran!”.

“Entonces, ¿por qué no te niegas ahora? ¿No era normal negarse?”.

128
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Uu...”.

Él no podía decir nada a esas palabras. Mirando a su alrededor, había


rostros asombrados y riéndose. Incluso Reiji, quien lo había arrinconado,
rió gratamente. Y entonces, de repente dejó de reír, e hizo una seria
expresión.

“Dejando de lado eso, Suimei, ¿estarás bien?”.

“¿Hm? ¿Qué quieres decir?”.

“Me refiero a pelear. Tendrás que luchar contra los Demonios, y no solo eso,
habrá muchos de ellos, ¿verdad?”.

“¿No simplemente funcionará? Hay mucha gente fuerte alrededor, puedo


esconderme discretamente detrás de Lefi o Menia”.

“Esconder discretamente detrás de las mujeres es un poco... Ya sabes...”.

“Solo tengo una vida”.

Naturalmente, él solo decía esto porque no quería mostrarle a Reiji sus


habilidades reales, y Reiji simplemente lo tomó por su valor nominal. Sin
embargo, el equipo de Suimei no estaba satisfecho con la forma en que él
estaba hablando.

“Hou...”.

129
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“A-Ajaja”.

“Suimei, debería ser demandado, al menos una vez”.

“¿Qué pasa con ustedes?”.

Una mirada llena de críticas, una sonrisa amarga y una actitud claramente
tóxica. Al ver a cada una de ellas así, Suimei trató de contenerlas con sus
palabras, pero no tuvo ningún efecto.

130
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7
Artyom

131
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Entonces, yo...”.

Cuando Christa comenzó a hablar, Graziella la interrumpió antes de que


ella pudiera terminar de hablar.

“Debería estar bien para ti esperar en la Iglesia de la Salvación. Entiendo


que estés preocupada por el Héroe, pero hasta que hayamos terminado
nuestros preparativos, absolutamente no actúes sola”.

“... Entendido”.

“No te preocupes tanto por eso. Será suficiente si Reiji y los demás prestan
su ayuda a la primera batalla. Una vez que la perspectiva de la victoria esté
clara, pueden ir a rescatar al Héroe de El Meide”.

Graziella siguió para animar a la abatida Christa. Sin embargo, había


condiciones naturales que debían cumplirse.

“Aunque eso es solo si somos capaces de construir nuestras fuerzas


completamente para la siguiente etapa...”.

“Astel debería trabajar de una forma u otra, pero el problema es la Alianza


y el estado auto-gobernado, ¿huh...?”.

Los que dejaron salir su angustia fueron Reiji y Titania. Como se esperaba,
ese era el problema principal. Como Titania estaba presente, era posible
que Astel hiciera un movimiento, pero no se podía evitar que no tuvieran
conexión con el estado auto-gobernado y la Alianza. Sin embargo, solo
había una persona presente que sonreía con sus dientes afuera.

132
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Hey, simplemente pensé en algo interesante”.

Suimei de repente hizo una turbulenta sonrisa llena de malicia. Al ver eso,
Reiji se alejó un poco mientras hablaba.

“Uwaa... Es el rostro cuando Suimei pensó en algo malvado”.

“El mal es innecesario, maldición”.

“¿Y? ¿En qué clase de palabras mágicas pensaste esta vez?”.

“Aah, solo tengo algo en lo que Reiji y Christa necesitan colaborar...”.

Diciendo eso, Suimei comenzó a explicar el siniestro truco en el que pensó.

Cuando Reiji y Titania declararon su preparación para la guerra, la


respuesta del Reino Astel fue rápida. Al hacer que el Héroe declare su
intención de luchar contra los Demonios, y luego tener a su propia Princesa
siguiéndolo, ellos perdieron su capacidad de permanecer como
espectadores ociosos, y de inmediato anunciaron que estaban enviando
refuerzos al Imperio. Dado que Titania se dio a conocer, perdieron todas
las ventajas que obtendrían si se movían detrás de escena. Después de que
se pusieron en contacto con ella, lo único que averiguaron fue que la
información aún no había sido transmitida a la Capital Real, lo que dejó a
Titania con una sensación de alivio.

133
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Gracias al cielo, ¿verdad?”.

“Todavía es muy temprano para sentir alivio. A pesar de decir que los
refuerzos definitivamente vendrán, no está fuera de duda que digan que
tomó tiempo prepararse y que no pudieron traerlos de inmediato”.

Tal fue el intercambio entre Reiji y Graziella. Todo salió bien, pero si se
llevaba a cabo de la manera que ellos quisieran, tal como ella dijo, todo
dependía de la próxima batalla. Aún no habían establecido la fuente de por
qué la información nunca llegó allí, por lo que también era posible que el
ejército se moviera en oposición a la intención de la Capital Real y no
marchara. En el caso de que esta pelea arrinconara al Imperio en una
posición inferior, también era posible que terminaran retirándose para
evitar bajas. Mantener una posición superior de principio a fin era una
condición que tenía que cumplirse sin importar qué.

En cualquier caso, Suimei y los demás se encontraban actualmente en la


región donde las tropas se preparaban para avanzar sobre los Demonios.
Muchas montañas altas se extendían en el distrito montañoso Norteño del
Imperio. El lugar donde estaban Suimei y los demás estaba en las zonas
montañosas más bajas y de pendiente suave, pero si procedían más lejos,
las ondulaciones se volverían mucho más escarpadas.

En ese caso, sería una tontería tratar de reunir a las tropas en toda el área,
y no podrían establecer una base. Debido a eso, los cuarteles generales de
las tropas fueron construidas en una colina a un lado, lista para atacar a los
Demonios.

Con un acantilado en su retaguardia, el campamento era amplio y tenía


muchas carpas de campañas alineadas. Aparte de eso, había paredes

134
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

protectoras improvisadas, estacas de madera dispuestas como si tuvieran


la intención de repeler caballos, magos y arqueros estaban confinados en
trincheras y una gran cantidad de personas se amontonaban por todo el
lugar.

Solo habían pasado unos días desde que el ejército comenzó a moverse. La
región también era un desierto con fuertes vientos que exponían a todos a
su furia. El hecho de que fueron capaces de construir un campamento con
tanta velocidad en ese tipo de situación, como su capacidad no se había
visto afectada en nada, fue en gran parte gracias al poder de la magia.

Para hacer el campamento militar, el trabajo que requirió cambios en la


tierra y piedras en el terreno fue realizado por los usuarios del atributo
tierra. El trabajo que requería madera fue realizado por los usuarios del
atributo madera. Parecía que muchos de esos magos, que se especializaban
en el campo, estaban reunidos, y terminaron construyendo el enorme
campamento de batalla.

Este era uno de los puntos fuertes del Imperio, el cual tenía una abundancia
de magos. En un rincón del campamento que no parecía barato en absoluto,
Suimei alzó la vista hacia el cielo perfectamente despejado mientras
hablaba.

“Como se esperaba de un lugar tan alto, se está poniendo frío...”.

Fue algo dicho que no estaba destinado a ser escuchado por nadie en
particular, simplemente lo dijo por el viento frío que lo rodeaba. No era
hasta el punto en que su aliento era visible, pero la diferencia de
temperatura en comparación con los alrededores de la Capital Imperial
Filas Philia lo hacía desagradablemente frío.

135
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Después de mirar el profundo cielo azul, característico de las regiones


montañosas, Suimei bajó su vista hacia el camino de grava. Y en ese camino,
todavía en su forma diminuta, Lefille estaba de pie allí con su coleta roja
balanceándose en el viento.

“Lefi, ¿cómo está tu cuerpo? ¿Crees que lo harás a tiempo?”.

“Hay alguna reacción. Un poco más... Dentro de unos días, probablemente


pueda volver a mi forma original”.

“Entonces parece que va a estar bien”.

Si la propia Lefille sentía reacción, entonces no había ningún problema en


particular. Él había creado el círculo mágico para tomar cuidado de su
encogimiento y había estado realizando el ritual para devolverle sus
poderes, por lo que teniendo en cuenta el tiempo requerido, estaba casi
listo.

En ese espacio, donde se había vuelto pequeña, ella no parecía tener ningún
problema. Se desconocía si eso se debía al poder de los espíritus, pero tal
desarrollo era algo por lo que sentir envidia.

La ropa con volantes que llevaba parecía completamente fuera de lugar en


el campo de batalla. Sin embargo, la figura de ella mirando hacia el cielo
distante nostálgicamente era bastante apropiada. La razón por la que
parecía tan cómoda en un ambiente tan frío era probablemente porque
nació en las tierras más al Norte. Mientras los dos continuaban mirando el
cielo azul desde la esquina del campamento, una voz repentinamente los
llamó desde atrás.

136
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Suimei-dono, Lefille”.

Cuando él se giró hacia la voz, Felmenia estaba de pie allí junto con algunos
soldados.

“¿Qué pasa? Menia”.

“Parece que estarán diseñando los planes de aquí en adelante en la gran


carpa más adentro. Reiji-dono y su Alteza la Princesa ya se dirigen allí, si
no hay nada en particular que estuvieras haciendo, querían que vinieras
también”.

Suimei asintió de vuelta hacia ella, y se dirigió hacia la gran carpa junto con
Felmenia y Lefille. Después de pasar un desorden de productos
amontonados en una esquina, torres de vigilancia, carpas llenas de
despachos militares y dos comedores, ellos finalmente llegaron a la gran
tienda.

Cuando entraron, los Generales y oficiales de estado mayor, con los que se
encontraron antes, se sentaron silenciosamente en sillas. Siguiendo la guía
de Felmenia, tomaron sus asientos cerca del grupo de Reiji. El General a
cargo de los cuarteles generales era el hermano mayor de Graziella, el
primer Príncipe Imperial del Imperio, Reanat Filas Rieseld.

Tenía ornamentos majestuosos en su largo cabello rubio y vestía lujosas


ropas alrededor de su delgado y hermoso cuerpo. Graziella estaba sentada
junto a él mientras, éste tomaba el asiento en jefe. También se aplicó
durante el incidente en el Imperio, pero él parecía ser del tipo que acudía a
la escena real con bastante frecuencia. Era probable que él también
estuviera aquí para elevar sus logros como el próximo en línea para el

137
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

trono, pero dejando eso de lado. Reanat se levantó mientras encaraba a


Suimei y Reiji.

“Primero, me gustaría saludar a los invitados que han venido aquí hoy. Su
Alteza Real, Titania, es bueno que haya venido. Si no hubiera venido al
campamento, entonces Astel probablemente no habría tomado medidas.
Tiene mi agradecimiento”.

“También tenía dudas sobre la actitud de mi país. Es un honor ser de


ayuda”.

Titania elegantemente se inclinó hacia la gratitud de Reanat. Era algo


exagerado por un simple saludo y parecía que a ella realmente no le
gustaba, pero tenían sus posiciones oficiales y costumbres a seguir.
Después de que su intercambio algo cuestionable terminó, Reanat mostró
su gratitud a Reiji y Felmenia también. Y finalmente, su mirada incluso se
encontró con Liliana, quien estaba sentada al pie de la mesa.

“Es bastante extraño saludar a alguien que he perdido como una


subordinada en este lugar, ¿no es así? Liliana Zandyke”.

Con una ligera cantidad de sarcasmo, Reanat hizo una leve sonrisa. La
razón por la cual no hubo críticas en su tono, fue sin duda porque su partida
de la Élite Doce fue el resultado de sus negociaciones con él.

“Estoy aquí en el campamento, porque Suimei está aquí”.

“Nuestro invitado del otro mundo, ¿no?”.

138
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Sí. Ha pasado un tiempo desde la última vez que nos vimos”.

Suimei encaró a Reanat y le dio un ligero saludo. Él quería ser bastante


formal, pero tanto Graziella como Reanat parecían un poco confundidos.

“¿Fumu? La forma en que habla es bastante diferente hoy en día, ¿no es


así?”.

“Es porque nuestras posiciones son diferentes a las de la última vez”.

“Ya veo, estoy muy agradecido por su consideración”.

La última vez durante el incidente, ellos estaban en una posición extraña


en la que estaban negociando entre sí, pero esta vez Suimei vino a cooperar.
Él no era un enemigo, tratándolo educadamente y era mayor que él. En ese
caso, Suimei tenía que ser considerado. Y debido a que Suimei era un
invitado de otro mundo, Reanat también se quedó en una posición extraña,
y lo trataba adecuadamente.

“Permítame primero expresarle mi gratitud también. Tiene mis


agradecimientos por habernos instruido sobre el plan para hacer que la
Alianza y el estado auto-gobernado se muevan”.

Después de que Reanat mostró su gratitud, Graziella señaló una sonrisa


complacida hacia Suimei.

“Para pensar que Reiji haría ese tipo de declaración”.

139
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Aah...”.

Mientras Suimei recibía una inesperada gratitud por lo sucedido, recordó


el momento en que sacó a relucir su plan. Fue hace unos días cuando
todavía tenían que resolver que la Alianza y el estado auto-gobernado
permanecían inmóviles.

―Intenta decir que, si no van a enviar refuerzos o apoyo, no los salvarás.

Sentado en la sala de estar frente a Reiji, Suimei le propuso esto con una
leve sonrisa. Con un corazón lleno hasta el borde de malicia, todavía estaba
fresco en su mente que sonaba como una invitación del diablo. En cualquier
caso, Reiji le asintió de vuelta y ejecutó el movimiento que impulsaría a la
Alianza y al estado auto-gobernado a la acción.

Después de transmitir esa declaración a través de la Iglesia de la Salvación,


como era de esperar, estalló la burbuja creada alrededor de la Alianza y el
estado auto-gobernado e inmediatamente declararon su intención de
enviar refuerzos y apoyo. Si el hecho de que no recibirían ayuda de un
Héroe cuando eran atacados por Demonios fuera la parte más efectiva o si
pensaban que la Diosa los había abandonado, no estaba del todo claro, pero
se confirmó una vez más que la autoridad del Héroe era bastante fuerte

“Realmente fue un plan bastante ingenioso. Fue algo en lo que no


podríamos haber pensado. Al principio estábamos satisfechos de que los
refugiados del Norte fueran aceptados, pero inesperadamente ganamos un
poco de compostura. Fue un movimiento muy satisfactorio”.

“No, no pensé que fuera demasiado, pero... tengo dudas de que nadie más
lo haya pensado”.

140
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Eso es... Para la gente de este mundo, ellos están eludiendo su obligación
con los Héroes. Si perjudicaran al Héroe, entonces hay un historial de ese
proyecto de ley definitivamente reembolsado después de todo. Si un Héroe
dice que no salvará a un país, es algo que restringiría las acciones de ese
país hasta el extremo. Desafiándolos sería lo mismo que desafiar la
voluntad de la Diosa. Por ejemplo, incluso pensar en una idea así sería
asombrosamente inspirador”.

“Ya veo, quieres decir que desde el principio fue algo irrazonable, ¿huh?”.

Al escuchar su historia, Suimei estaba convencido. Tal como dijo Reanat, el


Héroe era un mensajero divino para los demás países―en otras palabras,
estaban en una posición absoluta. Tanto Astel como la Alianza Saadias
nunca pensaron en manipular firmemente a Reiji o Hatsumi. Las acciones
de Hadorious eran probablemente la excepción, pero para obligar al Héroe
a hacer algo, incluso si no hubiera mala voluntad, era probable que algo se
sintiera incómodo. Si por casualidad incurría en el disgusto del Héroe,
nunca sabrían qué tipo de calamidad les sobrevendría, y sobre todo,
porque también se considerarían traidores a la Diosa, no había mucho en
términos de estrategia imprudente que pudieran emplear.

Suimei entonces, repentinamente, notó que, aunque las miradas a su


alrededor eran severas, había una gran sensación de alivio en ellas. Eran
todas miradas que lo miraban como si fuera una persona de origen dudoso.
Pero como se dieron cuenta de que era un buen amigo del Héroe, quien fue
invocado junto a él, no hubo asperezas en sus miradas, y cambiaron a
miradas favorables de admiración y asombro. Parecía que tanto los
soldados como los nobles trataban los asuntos relacionados con los Héroes
como algo sagrado.

141
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“―Entonces, sin demora, me gustaría hablar sobre nuestros movimientos


desde aquí. Aquí hay quienes ya saben, pero la vanguardia ya se ha movido
y está frenando el avance de los Demonios. Hasta que lleguen los refuerzos
y el apoyo de cada uno de sus territorios, me gustaría que todos los lados
se dispersen para tomar medidas para detener a los Demonios”.

Reanat tenía ambas manos sobre el escritorio y daba una idea aproximada
de lo que estaba pasando. En resumen, estaban comprando tiempo hasta
que se completaran sus preparativos. En contraste con eso, Lefille parecía
tener dudas con respecto a ese plan y levantó su mano.

“Su Alteza Imperial Reanat. Dividir a los soldados en esta escala por el bien
de comprar tiempo parece demasiado esporádico. Aunque es solo mi
humilde opinión, ¿no es una mejor idea reunir nuestras fuerzas e
interceptarlos?”.

Al escuchar las instrucciones de Reanat, ella debe haber asociado su idea


de lanzar secuencialmente sus fuerzas como un movimiento pobre.
Ciertamente, si su objetivo era detener a los Demonios, pensando en ello
desde el punto de agotamiento en el campo de batalla, no era extraño
pensar que enviar una gran cantidad de soldados solo para ganar tiempo
era un desperdicio de potencial bélico. En ese caso, ella estaba pensando
que sería una mejor estrategia usar este campamento y la ventaja del
terreno para enfrentar al enemigo en una batalla seria.

“¿...?”.

Sin embargo, no hubo respuesta a la opinión sin reservas de Lefille. En su


lugar, Reanat parecía estar mirándola con asombro, e inclinó su cabeza
hacia un lado mientras miraba a Lefille con una mirada curiosa.

142
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Su Alteza Imperial, ¿ocurre algo?”.

“Aah, no. Mis disculpas, pero ¿de verdad usted es la Doncella del Santuario-
dono de Noshias?”.

“S-Sí, eso es cierto”.

“¿Es eso así?... Uumu”.

Reanat soltó un gemido cuando confirmó que era Lefille. Su amarga


expresión, con una ligera angustia mezclada, era como si estuviera
desconcertado por la desconexión entre lo que estaba ante sus ojos y lo que
recordaba. Como sus dudas no se despejaron, Graziella habló en un tono
deliberadamente insultante.

“Hermano Mayor, parece que, debido al poder de los espíritus, Doncella del
Santuario-dono termina así de achaparrada”.

“¡¿Qué quieres decir con achaparrada?! ¡¿Achaparrada?!”.

Después de fruncir el ceño a Graziella por un momento, Lefille aclaró su


garganta de una manera que no se adecuaba a su apariencia, y habló con
Reanat, quien aún parecía completamente atónito.

“Debido a algunas pequeñas circunstancias, estoy en esta forma


actualmente, pero en unos días recuperaré mi forma original. No hay
necesidad de preocuparse”.

143
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Y-Ya veo. Es bastante difícil tener un cuerpo al que se le haya confiado el


poder de los espíritus. Ya veo...”.

Y con eso, pareció que la conversación sobre el cuerpo de Lefille llegó a su


fin, Reanat no tenía nada más que preguntarle... Se decía que cuando una
persona era testigo de un fenómeno ante sus ojos que no podían
comprender, simplemente abandonaban cualquier pensamiento sobre
esto, probablemente fue solo eso.

Había personas reaccionando en su entorno, pero no había nadie con una


queja o desconfianza con respecto a este caso. Suimei creía que esto
también era un ejemplo de la autoridad del Héroe. En cualquier caso,
cuando la conversación llegó a su fin, Reanat cambió rápidamente de tema
y endureció su expresión.

“Bueno, entonces, sobre su pregunta anterior, la razón por la que nos


centramos en retrasándolos es porque estamos anticipando que nuestros
refuerzos probablemente lleguen más tarde de lo planeado”.

“¿Quiere decir?”.

“Tal como dijo Doncella del Santuario-dono, en lugar de dispersar nuestras


fuerzas, sería vital para nosotros juntar nuestras fuerzas y enfrentarnos a
todos como uno solo para pelear. Al usar todas nuestras fuerzas para
detenerlos, podríamos fusionarnos con los refuerzos y hacer retroceder a
los Demonios. Sería una batalla constante. También pensé en esto al
principio, pero la situación ha cambiado, juzgué que probablemente no
podamos reunir todas nuestras fuerzas en este campamento. Por lo tanto,
dispersaremos y ralentizaremos a todos los Demonios que avanzan, y
tendremos la batalla decisiva más hacia la retaguardia―Decidí que esto era
más confiable”.

144
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Mientras Reanat explicaba esto en un tono un tanto despreciativo, esta vez


Titania levantó su mano.

“Su Alteza Imperial. En ese caso, ¿me parece que planea abandonar este
campamento?”.

“Eso es correcto. ¿Su Alteza Real cree que esto es un desperdicio?”.

“Aunque puede ser imprudente de mi parte”.

“No, dije algo obstinado como mi hermana menor no lo haría. Como nuestro
ejército está lleno de magos, no sería un gran golpe para nosotros
abandonar este campamento. En otras palabras, atraeremos a los
Demonios. Hasta que nuestros preparativos estén completos, solo
llegaremos a detenerlos, luego abandonaremos el campamento y
retrocederemos rápidamente. Después de eso, llevaremos a cabo la batalla
decisiva en un campamento mucho más grande preparado más hacia la
retaguardia. Eso es lo que queremos hacer”.

Era un plan apropiado para la situación actual. Sin apresurarse para


obtener ningún logro, él era consciente de la cantidad de fuerzas con las
que estaba lidiando.

Tal como dijo Reanat, si se retiraban, dejaban el campamento tal como


estaban, y hacían creer a los Demonios que se escabullían, sus fuerzas
seguramente quedarían atrapadas en el momento y, de forma
independiente, los perseguirían como bestias. Si yacieran al acecho en el
campamento más hacia la retaguardia, no era imposible aplastar a cada
uno de ellos. Los Demonios que se movían por el suelo y aquellos que se

145
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

movían a través de los cielos se movían a diferentes velocidades, por lo que


se crearía una brecha en su persecución. Además de eso, este era un distrito
montañoso escarpado. Les sería difícil mantener la formación, por lo que
la probabilidad de que cayeran en la trampa era bastante alta.

Sin embargo, al igual que cuando Hatsumi fue atraída a una trampa la otra
vez, si los Demonios se movían de una manera que superaba las tácticas y
el sentido común de los humanos, ellos tenían que tener en cuenta que las
cosas podían dar un giro completo en cualquier momento.

En cualquier caso, no tenía sentido hacer esa declaración tan tarde en las
cosas. Mientras Suimei mantenía esto en la esquina de su mente mientras
acariciaba su mentón, Reanat entonces aludió al movimiento del grupo de
Suimei.

“En cuanto a nuestros invitados y al Héroe, me gustaría confiarles nuestro


cuartel general y estar listos para actuar de manera más flexible”.

“Sí. Entendido”.

Reiji asintió de vuelta a las instrucciones de Reanat sin una pizca de duda.
Por otro lado, Titania y Lefille solo murmuraron un ligero: “Como pensé”, y
“Parece que sí”, como si de algún modo se resignaran a sí mismas. Reiji
entonces se acercó al hombro de Suimei.

“... Hey, Suimei. Las dos están actuando como si entendieran lo que el Príncipe
está diciendo con una actitud extraña, pero ¿qué pasa con eso?”.

“Probablemente sea porque al principio sería malo para los extranjeros


acumular logros. El Imperio necesita acumular sus logros primero, lo que

146
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

probablemente elevará la moral de las tropas después. Como Tia y Lefille


tienen experiencia en batalla, las dos saben que somos una fuerza difícil de
manejar”.

“Aah...”.

“Si el Ejército Imperial puede empujarnos hacia la victoria en la primera


batalla, dependiendo de las circunstancias, nos arrojarán al medio o quizás
nos hagan esperar hasta la batalla decisiva”.

En los campos de batalla a lo largo de la historia, el primer golpe y la


victoria en la primera batalla fueron de suma importancia. Si un
comandante extranjero como Titania fuera quien lo hiciera, todo
reconocimiento sería para ella. En ese caso, no sería una historia divertida
para las personas del Imperio. Por las mismas razones, ellos querían evitar
el uso de Reiji, quien fue invocado en Astel. Tenía sentido para ellos esperar
en el campamento y simplemente prepararse para tomar medidas en
cualquier momento.

“Es bastante problemático tener que tener en cuenta ese tipo de cosas,
¿huh...?”.

“De verdad”.

“Entonces, ya cumplimos con nuestro propósito al lograr que los otros países
se muevan, ¿verdad?”.

“En su mayor parte. Bueno, ya que también eres un Héroe, probablemente


estén esperando grandes cosas de ti en la batalla decisiva”.

147
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Habiendo dicho eso, Reiji estaba en lo cierto, ya que la mayoría de su rol ya


había sido completado. Dependiendo de cómo fuera la batalla,
fundamentalmente, no había ninguna razón para hacer uso de personas
famosas. Ellos podrían usarlos simplemente publicitando públicamente su
presencia o borrando la responsabilidad de la derrota de ellos mismos
hasta cierto punto.

Cuando las conversaciones sobre los grupos de Suimei y Reiji llegaron a su


fin, pasaron a los roles detallados asignados a cada uno de los oficiales del
Imperio. Hasta ahora, ellos habían estado escuchando en silencio, pero por
el bien de aumentar sus logros, ahora estaban discutiendo sobre quién
tomaría los deberes más peligrosos. Su ejército era el más decidido, o no
mirarían hacia atrás al peligro en absoluto, era para su país. Ellos estaban
gritando todas estas cosas en voz alta.

A medida que la disputa avanzaba desde sus etapas preliminares hasta su


final, la entrada a la carpa de repente se abrió. Y cuando miraron hacia la
entrada, un hombre con una gran constitución vistiendo una túnica estaba
de pie allí.

Después de saludar, se quitó la capucha y se reveló el rostro de un anciano.


Con cabello blanco, mejillas caídas, muchas arrugas que daban una idea de
su edad y una expresión algo cansada, lanzó una mirada penetrante a la
carpa con un destello en el ojo. Tenía un espíritu lo suficientemente fuerte
como para que nadie dentro lo llamara fuera de su lugar para su edad. Era
un anciano con una presencia algo inconsistente. Cuando se arrodilló e
inclinó su cabeza, Reanat lo llamó.

“Gorgan. ¿Ocurre algo?”.

148
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Primero, permítanme disculparme con sus Altezas por interrumpirlos en


el medio del consejo de guerra. También pido perdón a cada uno de los
Generales reunidos”.

Diciendo eso, el anciano una vez más se inclinó profundamente. Aunque


respondió a la pregunta de Reanat con una disculpa tanto a Reanat como a
los Generales, su manera de hablar era arrogante de una manera que
implicaba que no era de ninguna manera inferior a ellos en términos de
posición. Por su discurso y comportamiento, Suimei podía decir que este
anciano era astuto. Probablemente era uno de los oficiales del Imperio―un
mago de alto estatus social. Cuando Suimei examinó al anciano, Liliana le
susurró al oído en voz baja.

“Ese hombre, es Gorgan Bartwood Goalt. Uno, de la Élite Doce del Imperio”.

“Lo que significa”.

Probablemente fue el ex superior de Liliana. Dado que era una batalla que
prácticamente arrastraba el futuro del Imperio sobre sus hombros, era
inevitable que aparecieran. Después de que Gorgan dejó de hablar cuando
terminó de disculparse, Reanat lo interrogó una vez más.

“¿Entonces?”.

“Ha. He venido aquí en esta ocasión para hacer una humilde solicitud a su
Alteza”.

“¿Hou? ¿Lo harás? Ese es un evento bastante inusual”.

149
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Por lo tanto, era raro que este hombre hiciera solicitudes. Reanat levantó
sus párpados como si fuera inesperado, y luego la mirada de Gorgan de
repente se giró hacia el grupo de Suimei.

“¿Qué sucede? ¿Esto concierne a Héroe-dono y sus compañeros?”.

“He escuchado que, en esta ocasión, ellos serán parte de nuestra batalla y
formación”.

“Eso es así, pero ¿qué hay de ello?”.

“Si tuviera que decirlo simplemente, estoy insatisfecho”.

“¿Insatisfecho? ¿Estás diciendo que estás insatisfecho de que un Héroe esté


con nosotros?”.

Cuando Reanat le dirigió una mirada crítica, Gorgan continuó con una
expresión como si fingiera ignorancia.

“Si es algo que ya se ha decidido, entonces no tenemos intención de objetar.


Sin embargo, hay otros que también son reacios, por lo que hay voces entre
la Élite Doce que no pueden consentir”.

“No es como si todos tuvieran la autoridad para dar órdenes, y tampoco te


darán órdenes. A pesar de todo eso, ¿todavía no consientes?”.

“No es un problema si pueden o no dar órdenes”.

150
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Gorgan rápidamente cortó la implicación de Reanat. Incapaz de ver


claramente el significado detrás de sus palabras, Reanat entrecerró sus
ojos, y en su lugar, Graziella soltó un bufido mientras lo descubrió primero.

“Fuu. En resumen, todo se reduce a si son lo suficientemente dignos como


para estar a tu lado”.

Cuando Graziella cortó el seguimiento, Gorgan asintió en respuesta. Y


luego, la primera en reaccionar no fue otra que Titania.

“Anciano, ¿estás diciendo que no estás satisfecho con el Héroe de la


Salvación Reiji-sama o conmigo?”.

La declaración de Gorgan fue algo que superó los límites de lo que ella
permitiría. En un cambio completo de su tono elegante habitual, ella
disparó la severa formulación utilizada por uno de alta posición. La
atmósfera en la carpa se agudizó gradualmente y se agitó por sus palabras.
La siguiente ocurrencia extraña fue su mirada llena de ira que implicaba
que ella podría simplemente cortarlo en cualquier momento.

Hasta el punto en que el sudor se estaba formando en las cabezas de los


Generales reunidos en la tienda. Titania era una espadachina con el
sobrenombre de Princesa de Decapitación Crepuscular. La atmósfera que
sostiene aquí tiene una agudeza superior acorde con su habilidad.

Pero incluso expuesto a tal atmósfera, Gorgan todavía parecía estar


compuesto, y continuó girando sus palabras con la misma actitud.

“No, no dudo de las habilidades de Héroe-dono o de su Alteza Real Titania,


quien es exaltada como la Princesa de Decapitación Crepuscular. Por lo

151
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

tanto, tampoco tengo un atisbo de insatisfacción. Sin embargo, entre los


acompañantes que has traído, ¿cuántos de ellos podrían decirse que son
adecuados?”.

Él no señaló a nadie específicamente, pero sus palabras probablemente


fueron dirigidas hacia Suimei, Io Kuzami y Liliana. En su prefacio de
“deslizado”, junto con la exclusión de Reiji y Titania, no había duda. Como
estaba siendo indirecto, solo hizo su disgusto más fuerte. Graziella
entonces habló.

“Gorgan. Lo diré de antemano, pero las personas que no sean el Héroe de


la Salvación y su Alteza Real Titania son todas personas que yo
personalmente traje. ¿Estás diciendo que aún estás insatisfecho?”.

“Con todo el debido respeto”.

“Maldito vejestorio”.

Después de que Graziella miró por un momento al obstinado Gorgan,


escupió una queja. Esta vez fue el asistente de Graziella y varios de los
Generales que estaban llenos de ira mientras llenaban la carpa con una
atmósfera tensa.

Incluso si era algo con lo que no estaban satisfechos, era algo que debía
guardarse para sí mismo. Sin embargo, el problema actual era su influencia.
Si alguien del estatus de Gorgan planteara un problema con el poder de los
compañeros del Héroe para aquellos en el consejo de guerra, nacería una
cantidad considerable de desagrado, y eso afectaría la moral. Esto no era
algo bueno para aquellos que supervisaban el ejército. Si él pudiera
identificar un punto claro con el que estar descontento, sin duda arrojaría
una sombra sobre ellos.

152
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Como Gorgan se apegó a su propia afirmación, podría decirse que estaba


tomando la moral del ejército como rehén. Como él era una fuerza
importante en su ejército, tampoco podían castigarlo aquí. Si era Graziella,
ella podría haber hecho algo, pero el actual comandante supremo era
Reanat. En esa atmósfera, la cual podría adormecer los sentidos, Gorgan
una vez más comenzó a hablar.

“No tengo preocupaciones con respecto al Héroe Reiji-dono, su Alteza Real


Titania o la estimada Flama Blanca”.

“¿Entonces quieres dudar de la calidad de todos los demás?”.

“Ha. Aquellos por los que la Élite Doce están inquietados son Liliana
Zandyke y los invitados del otro mundo”.

Lefille no fue mencionada entre las personas que Gorgan señaló. Podría ser
que, como Reanat, él no la había notado desde que se hizo más pequeña. Io
Kuzami entonces entrecerró sus ojos como si escuchara una broma que no
fuera divertida en absoluto.

“¿Hou? ¿Estás diciendo que dudas de mi verdadera fortaleza? Tienes


bastantes nervios. Ese es un parloteo que proviene de una mera reunión de
ramas marchitas que intenta simular ser un árbol grueso”.

Mientras escuchaba la manera arrogante de hablar de Io Kuzami, las cejas


de Gorgan se levantaron en un ángulo peligroso.

“Vigila la forma en que hablas, niña”.

153
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Esa es mi línea. ¿No eres tú el que debería mirar la forma en que hablas,
bastardo? ¿Te has vuelto senil con la vejez y has olvidado la importancia de
elegir tus palabras?”.

Gorgan solo miró en silencio hacia las duras palabras de Io Kuzami.


Probablemente juzgó que cualquier argumento adicional sería infructuoso.
Finalmente, su mirada feroz llegó a su fin, y se giró hacia Liliana.

“Creo que ya sabes de las capacidades de Liliana, ¿no es así, bastardo?”.

“Están los asuntos de sus logros anteriores como parte de la Élite Doce y su
papel en la resolución de esos incidentes, pero al final carece. Su naturaleza
también está en duda por la Élite Doce”.

“Entonces, ¿no puedes confiar en alguien que carece?”.

“No somos solo nosotros, la Élite Doce, cada uno de los Generales y
soldados también deben pensarlo. Creo que su reputación es bastante
buena a partir de ese incidente, pero, debido a eso, también hay muchas
voces que no están de acuerdo con ella, es lo mismo”.

Así lo dijo, pero Liliana no parecía tener la intención de hacer un


comentario descuidado. Ella simplemente se mantuvo en silencio y
escuchó. Cuando las conversaciones sobre Liliana llegaron a su fin, sus ojos
hundidos se movieron hacia Suimei.

“Y luego, estoy yo”.

154
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Gorgan no parecía tener mucho en particular que decir, y solo asintió


gravemente sin decir nada más.

“Y entonces, Gorgan, ¿qué es lo que deseas hacer?”.

“Me gustaría que nos permitiera probar estas tres personas”.

“Por prueba, ¿quieres decir?”.

Cuando Reanat le preguntó, Gorgan miró hacia el techo con una actitud
desvergonzada.

“Veamos. ¿Qué tal si tenemos encuentros entre ellos y tres miembros de la


Élite Doce?”.

“Ya veo... Entiendo tu demanda. Sin embargo, no entiendo lo que todos


ustedes tienen que ganar con esto. Incluso si comprendes sus habilidades,
¿qué tipo de influencia tiene eso sobre ti? Incluso si no terminas
reconociéndolos, es imposible que los retire de la pelea, ¿sabes? Nuestros
enemigos son Demonios. Es mejor si incluso un solo humano adicional está
presente para la batalla después de todo”.

“Por supuesto, sin importar el resultado, consideraremos razonable que


estén incluidos en la batalla. Sin embargo, es una verdad requerida que los
probemos”.

“En otras palabras, deseas demostrar la dignidad de la Élite Doce, ¿no?”.

155
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Reanat entendió las intenciones de Gorgan y dejó salir una voz convencida.
No era algo tan refinado como demostrar las habilidades de los de afuera a
quienes los rodeaban y disipar los malos sentimientos hacia ellos. Una de
las razones era probable que contuviera las objeciones de la Élite Doce,
pero a partir del flujo de su conversación, él tenía la intención de usar la
lucha contra los de afuera como carnada para demostrar una vez más la
autoridad de la Élite Doce a quienes los rodeaban. Sería malo para ellos
probar al Héroe, pero tratar con los compañeros del Héroe era un buen
compromiso y serían más fáciles de tratar que un Héroe. Por supuesto, si
ganaran, podrían usar al Héroe como pretexto para elevar la fama de la
Élite Doce

Era transparente que ellos esperaban usar el brillo de la estrella, conocida


como el Héroe, para realzar el brillo de su propia estrella cercana. En
cualquier caso, la conversación avanzó, y ahora estaba en el límite de si iba
a suceder o no, y Suimei dejó escapar un suspiro de desconcierto.

“Muy molesto”.

Él escupió sin ocultar su molestia hacia la constitución de lo que era


llamado una organización e hiciera lo que estaba por suceder. Sin embargo,
no era algo con lo que Suimei no estaba familiarizado. Había similares tipos
de grupos incluso en el otro mundo. No se limita a los magos, hubo
ocasiones en que aquellos, que tenían grandes habilidades, fácilmente se
volvieron arrogantes. Dudarían de las habilidades de aquellos que se
entrometen en su territorio, y pelearían por la fuerza para establecer una
jerarquía. Debido a que era tan poco civilizado, la Asociación de las Mil
Noches sirvió como mediador entre los grupos, pero en este mundo no era
como si una autoridad tan intensa pudiera existir.

Gorgan parecía tomar la queja ociosa de Suimei como arrogancia, y lo


miraba directamente a él. Sin embargo, después de haber competido con
tantos magos antes, Suimei ya estaba acostumbrado a manejar una

156
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

atmósfera tan sombría sin causar más olas. Sin ninguna intención de
guardar sus pensamientos para sí mismo, Gorgan desvió su mirada y
resopló.

Y cuando sus ojos se separaron, Suimei parcialmente cerró sus ojos y miró
a Gorgan una vez más. Por su apariencia, parecía un anciano con una
complexión grande. Tenía una túnica verde musgo envuelta alrededor de
su cuerpo y parecía ser un maestro experimentado. No se limita a la magia
que utiliza los elementos, debe haber metido las manos en todo tipo de
misterios sin consistencia. La evidencia de que su cuerpo no puede
soportar los efectos de tal experimentación se puede ver en todo su cuerpo.

Sus ojos estaban nublados, las puntas de sus dedos parecían marchitas
como plantas moribundas y se habían vuelto amarillas. Tal como estaban
las cosas, el interior de su cuerpo probablemente tampoco podría ser
mejor. En contraste con su apariencia robusta, su cuerpo estaba hecho
jirones por el uso excesivo. Sin embargo, la razón por la cual Suimei podía
vislumbrar una ferocidad poco común dentro de todo eso era porque él era
alguien que aspiraba a lo misterioso. La luz lasciva que podía ver detrás de
sus ojos era el karma de alguien que no podía dejar de desear lo misterioso.

No era como si Suimei no pudiese compadecerse de eso, pero al ver su


cuerpo, tal como lo había evaluado Io Kuzami, de hecho, daba la impresión
de un haz de ramas marchitas tratando de formar un árbol robusto.

Y por supuesto, las palabras de Io Kuzami le concedieron el deseo de


Gorgan para un combate.

“No me importa. Destruiré a aquellos que me toman a la ligera. ¿No es un


pensamiento agradable? Es una situación que los japoneses aman”.

157
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Tampoco, me importa”.

Liliana siguió después de ella. Ella no era tímida en lo más mínimo. La razón
por la que él podía ver una confianza inquebrantable en ella era
probablemente debido a los nuevos misterios que ella había tocado. Y
entonces, el último en responder, fue Suimei.

“Lo que sea. Lo haré”.

Después de que las dos estuvieran de acuerdo, él perdió la opción de


retirarse al final. Mientras lamentaba el hecho de que recientemente había
quedado atrapado en el flujo de las cosas, Suimei dejó escapar un suspiro y
se rindió.

Justo después de que Reanat reconoció la solicitud de Gorgan, el consejo de


guerra en la gran carpa llegó a su fin. En cuanto a los encuentros que
decidieron, parecía que iba a comenzar justo después de que sus
preparativos fueran completados. En cualquier caso, esos preparativos se
limitaron a que sus magos, que se especializaban en el atributo tierra,
crearan un simple escenario en el campamento con piedras, por lo que
significaba que iba a comenzar muy pronto. Mientras Suimei caminaba y
miraba el cielo interminable, Reiji, quien caminaba junto a él, hizo una
amarga sonrisa.

“Se ha convertido en algo extraño, ¿huh?”.

“En serio. ¿Quieren ponernos a prueba? Simplemente están descontentos


arbitrariamente, normalmente ese tipo de cosas los hace difíciles de

158
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

manejar y conducen a una degradación. ¿No tienen la autoconciencia de un


miembro de una organización?”.

Como si dejara salir toda su irritación, Suimei estaba parloteando con un


excesivo vigor. Como él mismo era miembro de una organización, no pudo
evitar albergar dudas sobre el comportamiento de Gorgan. Tal vez porque
no pudo deshacerse de esos malos sentimientos, Suimei solo gimió en voz
baja. Al ver esto como algo irracional, Reiji dejó una opinión clara sobre el
asunto.

“Esa persona debe tener suficiente poder para que no pueda hacer eso... O
más bien, esa gente, probablemente”.

“Cielos, es un ejemplo perfecto de aquellos con autoridad siendo


irresponsables. Estando tan obsesionados de autoridad que necesitan
hacer este tipo de mierda es seriamente algo que los idiotas harían”.

“Ah, ¿Suimei también se dio cuenta de que estaban tratando de usarnos?”.

“Bueno, sí. No importa cómo lo pongas, su egoísmo era completamente


obvio”.

“Eso pensé”.

“Hay seguridad en silencio. Al final, el hecho de que básicamente


demostraron que quieren que seamos sacrificios humanos para su gloria
es una forma pobre de enfrentarlo”.

159
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Cuando Suimei miró a su lado después de escupir eso, pudo ver el rostro
serio de Reiji que había estado viendo más últimamente.

“Hey, Suimei, ¿crees que va a estar bien?”.

“¿Hm? ¿El encuentro? Debería estar bien, ¿sabes? Te mostraré que puedo
solucionarlo fácilmente”.

“No estoy particularmente preocupado por Suimei. No eres del tipo que
dice que podrías hacer algo sin poder realmente después de todo. Estoy
seguro de que lograrás solucionarlo”.

“¿Entonces qué es eso?”.

“La que me preocupa es Mizuki... O no, Io Kuzami”.

“Aah, esa”.

Suimei involuntariamente dejó escapar su voz cuando escuchó eso. Y


entonces, Reiji hizo una amarga expresión, como si acabara de comer algo
extremadamente amargo.

“Eso es... Probablemente no está bien, ¿huh...? Al final, ella estaba


totalmente motivada, ¿cierto? ¿No va a hacer algo definitivamente?”.

“Suena razonable...”.

160
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

El suspiro sombrío de Reiji se extendió a sus alrededores. Probablemente


estaba imaginando a Io Kuzami corriendo salvajemente durante el
encuentro. Si Io Kuzami era el resurgir del escenario de Mizuki como Reiji
pensaba que era, no podría detener el desastre que ella causaría. Mientras
ella fuera fiel al escenario, definitivamente habría algún tipo de desastre.
Después de aclararse la garganta, por alguna razón, Suimei comenzó a
hacer ejercicios vocales como si estuviera preparándose para hacer una
imitación. Y luego, sacó su dedo y cubrió su ojo izquierdo con su mano
izquierda.

“¡―FUJAJAJAJAJA! ¡Escúchenme, oh, pequeñas existencias que han corrido


desenfrenadamente por este mundo, ustedes homo sapiens conocidos
como humanos! Lo que se desarrollará ante ustedes es mi brillante
banquete. ¡Ustedes bastardos, que son mis invitados, todos echarán un
vistazo a mi Gran Territorio conocido como la Verdadera Oscuridad...! O
algo así”.

“Como uno esperaría, eres bueno en eso. Realmente puedo verlo


sucediendo. Un”.

“No estoy feliz de ser alabado por ello”.

“En cualquier caso, también debemos tener cuidado”.

“¿Saldrá algo de nosotros siendo cuidados al respecto?”.

“Por lo menos, creo que podemos evitar ser arrastrados”.

Aunque dijo eso, Reiji no parecía particularmente seguro al respecto. Eso


fue todo lo que vio a Io Kuzami como un desastre andante. Mientras se

161
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

entretenía en esos pesados sentimientos, Reiji repentinamente cambió su


mirada hacia otra cosa.

“... De todos modos, ¿qué es eso?”.

“¿Hm?”.

Cuando Suimei siguió la mirada de Reiji, vio al Io Kuzami en cuestión. No


solo eso, ella no estaba sola, y parecía estar hablando con alguien.
Preocupados porque ella había hecho algo de nuevo, se acercaron mientras
se ocultaban, y notaron que era Lefille quien estaba con ella.

Interesados en la extraña combinación, se acercaron aún más mientras


silenciaban sus pasos. Mirando de cerca, podían ver algo como pompones
en las manos de Lefille. Mientras escuchaban su conversación, pudieron
escuchar la voz desconcertada de Lefille.

“... Entonces, ¿por qué estoy sosteniendo este tipo de cosas?”.

“Umu. Como solo tú no puedes tener la oportunidad de pararte en el


escenario de la batalla para tener la oportunidad de desatar tu propio
sentimiento, se ha decidido que tomarás actividades de vitoreo* para mí y
para los que están esperando sus propios duelos. Lo acabo de decidir. Si es
vitoreo, entonces debe tener esta apariencia”.
(NT: Para animar/alentar a una persona o grupo).

Escuchando a Io Kuzami hablar, Suimei y Reiji estaban haciendo rostros


como si algo severo sucediera frente a sus ojos. Ambos se pusieron una
mano en la frente, cerraron sus ojos y sacudieron sus cabezas. Justo

162
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

después de que decidieron tener cuidado, el dios de este mundo realmente


no tuvo tal misericordia para ellos.

“Entonces, ¿estás diciendo que debería animarlos?”.

“Así es”.

“¿Solo yo?”.

“Así es como es. Esto también es apropiado para mi discípula, pero esta vez
ella es una participante”.

“Si se trata de no participar, ¿eso tampoco se aplica a su Alteza Titania?”.

“No, esa no puede hacerlo”.

“¿Por qué?”.

Io Kuzami miró hacia la distancia como si estuviera mirando a su enemigo


y comenzó a mentir.

“Titania Root Astel. Ella es la dueña de un corazón glacial más frío que una
que buscaba empleo durante la era de hielo de 1994, una carnívora que
viste la voluminosa piel de ternura que muestra a todos. No tengo oídos
para escucharla hablar”.

163
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“... Realmente no entiendo la expresión, pero quieres decir que su Alteza no


es adecuada”.

“Umu”.

Cuando Suimei se preguntaba qué quería decir con “Umu” después de


hacer una declaración tan despiadada, Lefille sacó los pompones.

“Entonces, ¿qué son estos?”.

“Estos son los tesoros sagrados utilizados para animar, pompones. El que
está animando los eleva al cielo, y deben gritar ‘Hurra~, hurra~’, junto con
un nombre. Darle una oportunidad”.

“¿U? ¿Un? ‘¡H-Hurra~, hurra~, Suimei-kun!’... ¿Es así?”.

A pesar de estar completamente desconcertada, Lefille siguió las


instrucciones de Io Kuzami y comenzó a mover los pompones. Sin embargo,
Io Kuzami parecía incapaz de soportar el modo en que ella los balanceaba.

“¡Sé más alegre! ¡Y mueve tus manos más vigorosamente! ¡Si no lo haces,
los misterios detrás de los tesoros sagrados no funcionarán!”.

“¿A-Así? ¡Hurra~! ¡Hurra~!”.

“¡Mal! ¡Más como esto, con un alma apasionada! ¡Grita con tu alma ultra!”.

164
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Igualando la voz de Io Kuzami, Lefille comenzó a girar absurdamente


alrededor los pompones.

“... ¿Qué es eso?”.

“Lefi-san~. No tienes que mantener seriamente su compañía, ¿sabes~?


Está bien si la golpeas hasta dejarla sin sentido, ¿sabes~?”.

Suimei habló en voz baja, y por lo tanto Lefille no pudo oírlo. Titania
también casualmente estaba cerca, y se acercó a Suimei y Reiji. Y también
parecía haber estado viendo el evento desplegarse.

“Más bien, ¿no es hora de que tengamos que hacer algo con esa niña?”.

““Lo sé, ¿verdad...?””.

Ellos dos respondieron con un profundo suspiro uno encima del otro. Y en
poco tiempo, se les informó que el escenario había sido preparado.

―Actualmente, una de la Élite Doce del Imperio, Aerith Melfein estaba


rodeada por soldados que estaban formando un círculo sin una sola brecha
entre ellos. Dicho eso, no fue solo ella. Dentro de ese círculo había otra que
podría llamarse una de la Élite Doce y también podría llamarse una de los
compañeros del Héroe.

165
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Diciendo que ellas estaban rodeadas puede haberlo hecho sonar mal, pero
había una razón adecuada para eso. La razón fue que la amplia base de
piedra frente a sus ojos era el escenario para los encuentros con los
compañeros del Héroe.

Todo esto fue preparado por el jefe de Élite Doce, Gorgan. Este escenario
fue preparado como una forma de demostrar la fuerza del Imperio para el
Héroe invocado en otro país y la Princesa de Decapitación Crepuscular, así
como para los demás forasteros. De ninguna manera era probar que no
eran aptos para el campo de batalla. Y Aerith fue una de los elegidos para
luchar en los encuentros.

A pesar de que Aerith ocupaba un puesto entre la Élite Doce, no era más
que la hija de una pequeña aldea agrícola en el Sur del Imperio. La aldea
siempre necesitaba más trabajadores, por lo que, como si fuera natural,
tenía un hermano y una hermana mayores, además de un hermano y una
hermana menores, y todos ellos se ganaban la vida trabajando para la
aldea. Y mientras ayudaba a su madre y padre junto a sus hermanos hasta
que era adulta, siempre pensó que, al igual que todas las otras jóvenes de
la aldea, se casaría con un hombre de aldea y lo apoyaría hasta el final de
su vida. Esa era la vida obvia de una hija que nació como agrícola después
de todo.

Sin embargo, esa vida obvia tomó un cambio completo cuando los magos
del Instituto Mágico aparecieron. En ese momento, el Emperador fue
presionado para fortalecer a los militares, y debido a eso, las personas con
cualquier talento para magia se estaban reuniendo a lo largo y ancho de
todo el Imperio. Es por eso que incluso la pequeña aldea agrícola en la que
vivía Aerith tenía magos del Instituto Mágico enviados a esta.

La condición para ser elegido por ellos era extremadamente simple. Todo
se reducía a si uno tenía las bases para poder usar magia. También estaba
en un nivel más alto que el estándar utilizado para el Instituto Mágico.

166
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Cuando todos los hombres y mujeres de la aldea se reunieron de inmediato,


comenzaron a medir, y se determinó que Aerith tenía una fuerte
disposición para la magia.

Y el resto fue evidente. A cambio de un fuerte salario, Aerith fue invitada a


la Capital Imperial, se convirtió en una de sus magos, y finalmente fue
elegida como una de la Élite Doce. Su viaje fue con grandes avances, pero
eso de ninguna manera significaba que estaba siendo relajada. Para
convertirse en una maga, primero asistió al Instituto Mágico. Pero debido
a que era una pequeña campesina y su piel era morena como el trigo, ella
pasaba sus días siendo burlada. La cantidad de acoso que sufrió fue
simplemente incontable.

Pero incluso así, Aerith continuó estudiando magia sin rendirse, y


finalmente se distinguió entre sus compañeros. Cuando se juzgó que ella
era apta para tomar parte en el combate real, incluso pisó muchos campos
de batalla.

Como resultado, fue elegida por la realeza y seleccionada como la más


joven entre la Élite Doce en ese momento. Para Aerith, no se podía pensar
en ningún honor superior, y era el orgullo de su vida. Todos aquellos que
se burlaban de ella en el Instituto Mágico―aquellos que estaban orgullosos
de su nacimiento y talento, fueron superados por su constante esfuerzo.
Esto sirvió como base para su autoconfianza, y le permitió reconocerse a sí
misma, era completamente natural.

Por su ingenio y esfuerzo inherentes, ella era la joven chica que se convirtió
en la más joven de la Élite Doce. Esa fue la evaluación de la sociedad con
respecto a Aerith. Sin embargo, eso fue hace varios años, y terminó
desmoronándose tan fácilmente.

167
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Eso fue por la existencia de Liliana Zandyke. Ella era la hija adoptiva de uno
de la Élite Doce, Rogue Zandyke. Ella ejercía el poderoso y raro atributo
entre los elementos, el cual actuaba en contraste con la luz, el atributo de
oscuridad. Y sin siquiera esperar a la edad de cinco años, rompió el récord
de Aerith.

Si Aerith hizo grandes progresos para convertirse en una de la Élite Doce,


entonces Liliana lo hizo en un instante. Después de pasar por varios
exámenes bajo el patrocinio de Rogue Zandyke, Liliana fue elegida como
una de la Élite Doce sin siquiera pararse en el campo de batalla y mucho
menos inscribirse en el Instituto Mágico.

No había manera de que Aerith no estuviera descontenta al respecto. A


pesar del hecho de que Liliana también era de una aldea en el campo, solo
porque fue descubierta por uno de la Élite Doce, ella alcanzó la misma
posición que Aerith pasó por dificultades para obtener, y robó el título de
la más joven alguna vez de ella. Aunque no lo dejó escapar, en el fondo no
pudo despejar su resentimiento.

Cuando Liliana cumplió sus misiones una tras otra y acumuló sus logros, la
hostilidad de Aerith hacia ella solo se hizo más fuerte. Incluso cuando se
veían de vez en cuando durante las misiones, solo verla aumentaría la
irritación de Aerith. Es por eso que Aerith mostró gran descontento por el
hecho de que Liliana sería parte de las batallas por venir.

Acumulando su furia hirviente dentro de su pecho, Aerith caminó hacia el


escenario. Ella estaba pasando a la audiencia hacia el gran escenario que
traería la derrota de Liliana Zandyke.

―Ella quería poner fin a los malos sentimientos en su corazón. Y luego


probaría de una vez por todas quién era superior aquí en este lugar.

168
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Mientras dejaba que su pasión se consumiera una vez más, miró hacia un
lado del escenario donde se encontraban otras dos personas. Ambos fueron
personas elegidas para participar en estos encuentros al igual que Aerith.

“―Oioi, si te esfuerzas tanto, ¿no afectará la pelea, senpai? ¿De verdad estás
bien allí?”.

Como si derramara agua sobre su escasa determinación, quien llamó a ella


fue uno de la Élite Doce, Slane Zolnuf. Era un joven hombre que fue elegido
recientemente como uno de la Élite Doce, y aunque era mayor que Aerith,
todavía era su kouhai. Era muy rápido, pero también era muy jactancioso,
y siempre actuaba de una manera que menospreciaba y tomaba a la ligera
a los demás. Debido a eso, Aerith no aprobó a Slane. Se suponía que la Élite
Doce eran al mismo tiempo orgullosos y nobles después de todo.

“Aerith. Muestra el máximo de tu poder, así no traerás ninguna maldita


vergüenza al nombre de la Élite Doce. Bueno, una bastarda plebeya como
tú probablemente no pueda lograr una victoria adecuada de todos modos”.

Siguiendo a Slane, la voz de un hombre en su mejor momento la llamó. Con


un tono pomposo, cada palabra que salía de su boca era como las
desagradables palabras de un típico noble. Él era Baaldan Dostolf Zegent.
Aprovechando un asiento vacío en la Élite Doce en ese momento, utilizó su
influencia para deslizarse. Entre la Élite Doce, él era el miembro más
inapropiado. Su poder como mago era cierto, pero eso no iba acompañado
de una buena técnica o habilidades. Sin embargo, debido a que mostró un
talento inigualable para el engaño, había logrado mantener su asiento en la
Élite Doce. De una manera completamente diferente a Slane, él también era
un hombre desagradable.

169
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

En todos los tiempos y lugares, era normal que los poderosos magos fueran
excéntricos, pero la actual Élite Doce no era más que un montón cruel que
ni siquiera podía llamarse excéntrica. Actualmente, para Aerith, los únicos
miembros rectos serían solo Graziella y Gorgan. Sin embargo, incluso más
que Slane y Baaldan, Liliana era alguien que no era apta para un puesto
entre la Élite Doce. Ella era solo una humilde existencia que aprovechó la
fama de su padre, Rogue Zandyke, para tomar su asiento.

La Élite Doce no son tan ingenuos.

Aerith ya no podía permitir aquellos, que dependían de la influencia de sus


padres o los que no tenían la habilidad de fanfarronear como si fueran
importantes. Apostaría su orgullo como alguien que necesitara hacer una
extraordinaria cantidad de esfuerzo.

Justo antes de subir al escenario, el miembro de la actual Élite Doce que ella
respetaba más, aparte de Graziella, estaba frente a ella. Era el jefe de la Élite
Doce, Gorgan Bartwood Goalt.

“... Aerith, ¿entiendes, correcto? El hecho de que ella sea una ex asociada y
más joven que tú no significa que puedas contenerte. El honor de la Élite
Doce está en juego en esta pelea”.

“Ha. Entiendo completamente Le demostraré a esa niña tonta lo serio que


es abandonar a la Élite Doce por su propia cuenta con mi magia de agua”.

Después de inclinar su cabeza, ella lo miró directamente a los ojos, y Gorgan


asintió de vuelta a ella con satisfacción. Después de inclinarse una vez más,
ella avanzó hacia la primera batalla y al escenario, donde Liliana ya estaba
esperando.

170
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Para pensar que alguien que escapó se mostraría desvergonzadamente


así. ¿Estás diciendo que de repente tienes ganas de volver a la Élite Doce?”.

“No he, venido particularmente aquí, porque quería estar, en la Élite Doce.
Y, además, la única razón, por la que me convertí en una Élite Doce, fue para
apoyar al Coronel. No tengo apego a una Élite Doce, sin el Coronel”.

“Qué descarada. Probablemente estés usando esta pelea para mejorar tu


reputación y esperar a que Reanat-sama y Graziella-sama te llamen. A
pesar de ser una niña, eres bastante astuta”.

“...”.

Aunque Aerith estaba escupiendo palabras abusivas, la expresión de


Liliana permaneció clara. Esta niña siempre fue así. A pesar de ser una niña,
ella no mostró ningún comportamiento infantil. A pesar de tener maldad
arrojada contra ella, ella no se enojaría, ni siquiera se pondría triste. Era
como si dijera que tales provocaciones ni siquiera le daban ganas, ya que
siempre hacía esa serena expresión. Es por eso que ella puso de nervios a
Aerith. Cualquier cosa y todo sobre la niña la ponía de nervios.

“Te mostraré el poder apropiado de una de la Élite Doce”.

“Por todos los medios”.

Habiendo dicho lo que tenían que decir, cada una tomó una postura. No
había árbitro que llamara al comienzo del combate. Esta era una pelea para
demostrar la autoridad de la Élite Doce y no solo cualquier combate

171
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

regular. La Élite Doce tenían que otorgar la derrota a los forasteros que
cualquiera y todos pudieran entender.

Por lo tanto, Aerith estaba planeando resolver las cosas en un instante. Si


lo resolviera bien desde el principio, esa sería la victoria máxima y
abrumadoramente completa que ella podría lograr. Ese era un estilo de
pelea que era apropiado para la Élite Doce.

“―Oh agua. Te reunirás en una masa violenta de agua y dispararás. Supera


el vendaval y atraviesa al enemigo”.

Aerith comenzó a cantar magia del atributo de agua. Su talento para la


magia―es decir, el gran talento que descubrieron los magos que llegaron a
su aldea, era la magia del atributo de agua.

... Aerith no podía usar ningún atributo a excepción de agua. Todos los
demás miembros de la Élite Doce eran capaces de usar atributos múltiples,
pero ella solo era capaz de usar uno solo. Sin embargo, su don para usar ese
único atributo era mucho más poderoso que cualquier otra persona, y
podría usarse con mayor precisión que cualquier otra persona. Por eso ella
se convirtió en una de la Élite Doce.

“¡―Ve, Aqua Bullet Rapid Starter*!”.


(NT: Bala de Agua de Arranque/Comienzo Rápido/Acelerado).

Extendiendo su mano y apuntándola hacia Liliana, ella dejó salir su palabra


clave. Y al mismo tiempo, se formó una gran cantidad de agua en la yema
de su dedo y se envolvió a sí mismo como un remolino antes de disparar
inmediatamente.

172
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

La velocidad del agua que disparó en un instante no podía ser vista a simple
vista. Además de eso, Liliana no podía ver por un ojo, lo que produjo un
punto ciego. Era la magia más adecuada para usar contra ella. Sin embargo,
la intermitente bala de agua que ella desató fue evadida como si su
trayectoria hubiera sido completamente predicha.

“¡¿Qué ―?!”.

Todo lo que Liliana hizo fue saltar una vez como un conejo salvaje. Solo por
ese magro movimiento, la bala de agua que ella disparó colisionó contra la
barricada colocada alrededor del escenario y se dispersó.

Se suponía que era inevitable. Pero Liliana lo evadió con una expresión que
decía que era completamente trivial hacerlo. Casi hubiera sido aceptable si
supiera de la magia, pero Aerith nunca se la había mostrado ni una sola vez.
Sin embargo, el resultado fue justo ante de sus ojos.

Fue sorprendente, pero inmediatamente puso sus emociones nuevamente


en orden. Si ella evadió, significaba que al menos tenía una cierta cantidad
de habilidad. Era diferente de lo que esperaba Aerith, pero solo significaba
que había un pequeño error de cálculo en sus predicciones y realidad. Si
cubría el error de cálculo, entonces Liliana no tenía ninguna posibilidad de
ganar.

“¡―Oh, agua! ¡Te reunirás en una masa violenta de agua y dispararás!


¡Supera el vendaval y atraviesa al enemigo! ¡Aqua Bullet Rapid Starter!”.

Lo que ella se decidió fue la misma magia de bala de agua que usó antes.
Sin embargo, esta vez había más de una, había un total de cinco
intermitentes balas de agua en la punta de su dedo. Apuntó todas hacia
Liliana a distancia, y las disparó una tras otra. Aerith se mantuvo firme en

173
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

que mientras Liliana estaba evadiendo, su postura se rompería, y su última


bala atravesaría con éxito. Sin embargo―

“¿Ya, ha, acabado?”.

Todas las cinco intermitentes balas de agua fueron evadidas. A pesar de


que ella no debería haber sido capaz de ver sus trayectorias, con un
comportamiento infantil, simplemente las evadió como si fueran piedras
arrojadas por los niños de una manera completamente frívola.

“Tch ¡―No me menosprecies!”.

Sorprendida por la provocativa pregunta de Liliana, Aerith dejó escapar un


grito. Y entonces, justo cuando se estaba preparando para usar su siguiente
magia, el maná de Liliana se alteró mucho. Su maná empapado en la
atmósfera circundante, y comenzó a estimular la piel de Aerith como un
ácido volátil que estaba picándola. Esta fue la manifestación del maná que
era característico de Liliana.

“Entonces, es hora de que empiece. ―Oh, ermitaño. Escondido en el umbral


del reino de los muertos, oh, sirviente de las sombras. En este momento,
desde ese abismo, levanta tu voz inocente que hace temblar y estremecer a
toda la creación”.

Liliana comenzó a cantar un extraño hechizo. Mientras tejía ese canto que
no llamaba la atención, un círculo mágico negro apareció de repente a sus
pies, y después de eso, muchas burbujas negras oscuras comenzaron a
aparecer en la atmósfera que la rodeaba, las cuales parecían gusanos que
habían devorado el aire.

174
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Aerith supuso que esta era la especialidad de Liliana, la magia con el


atributo oscuridad. La oscuridad burbujeó hasta la superficie, desapareció
y burbujeó una vez más. Cada vez que se repite esta acción, aumenta el
número de burbujas.

La magia con el atributo oscuridad no atacaba directamente a su objetivo.


Fundamentalmente, era la magia la que afectaba la mente de su objetivo.
Podría dejar al objetivo en coma, o atormentarlos, y también era posible
utilizarla para defensa. Había muchas técnicas para usar que eran
simplemente misteriosas.

Mientras las burbujas de oscuridad aumentaban en número, Aerith se


encontró dolorosamente reacia a hacer cualquier cosa mientras sonaron
las alarmas en su mente ante el peligro inminente de la magia oscura, y le
resultó difícil pasar a la ofensiva. Mientras permanecía de pie tratando
pasivamente de decidir si pasar a la ofensiva o a la defensiva, en poco
tiempo, el aire ante sus ojos comenzó a pudrirse como si la oscuridad lo
invadiera. Como si el cielo se estuviera volteando lentamente, se enroscó
en un vórtice. Ella comenzó a ser capaz de ver un patrón asimétrico
transparente como si estuviera mirando a través de un cristal retorcido.

Eventualmente, una pálida luz se iluminó en su centro. El espacio


transparente y deformado adquirió gradualmente un color azul pálido.
Aerith no podía entender lo que estaba sucediendo. Ella no podía decir qué
pasaría después. Ella no tenía recuerdos de tal magia. Incluso en el Instituto
Mágico y en el campo de batalla, ella nunca había visto tal cosa.

A medida que Aerith comenzaba a cantar su magia defensiva, más allá de


la luz pálida, la oscuridad burbujeante y el espacio retorcido, apareció una
sola bestia.

175
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Una bestia―de su figura, parecía ser un perro. Su cuerpo estaba lleno hasta
el borde con la pálida luz que parecía filtrarse constantemente en su
entorno, tenía cuencas oculares negras que parecían poder aspirar a uno
dentro, y tenía un cuerpo lo suficientemente grande como para igualar la
altura de Liliana. Después de que terminó de manifestarse de una manera
mágica, Liliana caminó junto al perro, y cariñosamente le dio unas
palmaditas a su cabeza.

“―De ahora en adelante, tu nombre es Howler*”.


(NT: ¿Aullador?).

En el momento en que Liliana le otorgó un nombre a la bestia nacida de la


oscuridad y el fuego fatuo, una luz roja brillante nacida de maná llenó sus
cuencas oculares. Y en el siguiente instante, el perro llamado Howler
levantó un aullido que sacudió el cielo y la tierra. Esa onda de sonido, la
cual se sintió como una descarga eléctrica, se extendió por todo el
escenario, no, todo el campamento militar. Era una voz extremadamente
fuerte, pero misteriosamente no tenía ningún sentido de amenaza por
alguna razón.

“... No sé qué clase de magia es esa, pero la magia que crea una mera bestia
no podría posiblemente...”.

Después de hablar, Aerith silenciosamente cantó un hechizo y se preparó


para dispararle una bala de agua al perro. Sin embargo, como si estuviera
esperando órdenes, el perro se quedó perfectamente quieto sin moverse.
Era el objetivo perfecto así. Sin vacilar, Aerith disparó la intermitente bala
de agua. El agua voló más rápido de lo que podía reflejarse en los ojos de
uno y, acompañado de polvo y un rocío creciente, perforó en Howler.

“¡¿Viste eso?!... ¿Eh?”.

176
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

―O debería haber sido. Levantando su voz en señal de triunfo un poco


temprano por un momento, la voz de Aerith cambió a una de desconcierto
cuando su triunfo desapareció y fue reemplazado con duda. Howler no hizo
un solo ruido mientras estaba en su lugar. Traicionando su imaginación de
lo que haría la intermitente bala de agua, en el momento en que estaba a
punto de golpear a Howler, esta se desvaneció completamente.

Era como si hubiera sido negada por alguna fuerza invisible. La magia no
era algo que desaparecería debido a la magia. Cuando los atributos
conflictivos actuaban uno contra el otro, no terminaría tan
silenciosamente. Este era especialmente el caso cuando la magia
colisionaba entre sí. La intermitente bala de agua debería haber tenido
algún tipo de efecto en el perro. Pero incluso así, simplemente desapareció.
Desaparecido en la nada, Parecía que esto también sorprendió a Liliana de
alguna manera, mientras entrecerraba su ojo y miraba a Howler.

“Entonces esta es la extinción de disparidad de rango”.

Aerith no entendía exactamente qué tipo de fenómeno era, pero no tenía


tiempo para preocuparse por ello.

“Si la intermitente bala de agua no funciona, entonces...”.

“No, no es, tu turno. ¡Ve, Howler!”.

Cuando Liliana lo dirigió, el perro cobró vida, saltó sobre el escenario y


comenzó a correr hacia Aerith. Su velocidad y movimiento eran como los
de una bestia. No, eso era precisamente lo que era. Sin embargo, incluso si
sus movimientos fueran diferentes a los de un humano, ella no perdería la

177
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

compostura. Aerith era una de la Élite Doce, había peleado en muchos


campos de batalla hasta este día. Si ella estaría acabada por tales
movimientos, sería imposible para ella estar donde estaba. Mientras
lanzaba una pálida luz a su entorno, Howler entró corriendo mientras se
movía erráticamente hacia la izquierda y derecha.

“―Oh, agua. Porque estás de acuerdo con mis pensamientos, sé ágil y


resistente. Extiéndete desde la punta mi dedo y conviértete en una cuchilla
que corta todas las cosas. ¡Blade Act Liquid*!”.
(NT: Cuchilla/Hoja de Acción Liquida).

Aerith disparó su magia. Naturalmente, era del atributo agua. Con la magia
en la yema de su dedo, estalló una fluyente cuchilla de agua, y azotaba como
un látigo. Mientras la cuchilla de agua emitía constantemente el sonido del
agua fluyente, esta se elevaba por el aire como una serpiente hacia Howler.
A diferencia de la bala de agua, Howler asertivamente tomó una acción
evasiva contra la cuchilla de agua. Mientras evadía la cuchilla de agua, la
cual estaba cortando los alrededores, tomó una cierta distancia de Aerith.
En el lado opuesto completo de Liliana, estaba posicionado para emparejar
a Aerith entre ellos.

“Tch―retorciéndose alrededor... ¡Entonces, ¿qué tal esto?!”.

Haciendo esa declaración, Aerith vertió todo su poder en el siguiente canto.

“―Oh, agua. Rodearás todo ante mí como un vórtice, tragarás todo dentro
de una calamidad. ¡Otorga dolor a todos dentro de tu cuerpo y masacra a
mis enemigos en tu abrazo! ¡Hydrant Abyss Sphere*!”.
(NT: Esfera del Abismo Hidrante).

178
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

En el momento en que ella dejó escapar su palabra clave, el agua estalló


como si estuviese envolviendo todo en el escenario y comenzara a fluir en
una sola dirección. Ella podía escuchar las voces sorprendidas de los
soldados, y las voces de los magos que mantienen la barricada comenzando
a entrar en pánico a medida que el flujo del agua gradualmente se
aceleraba. Un tornado de agua tomó forma. Aerith también estaba dentro
del tornado, pero esta magia no tenía efecto en su lanzador. A medida que
el vórtice masivo se contraía gradualmente, sumergía a sus enemigos
dentro del tornado.

Era un ataque despiadado. Sin embargo, como se le dijo que no mostrara


misericordia, no importaba si alguien moría o no. No, para ella, hubiera
sido el resultado más satisfactorio si hubiera resultado en una muerte.
Cuando comenzó a hacer una sonrisa sombría en su corazón mientras
continuaba su magia, de repente escuchó algo.

―La voz de Hunter se hizo más fuerte.

Lo que se elevó hacia el cielo fue un sonido como un rugido. No había una
sola palabra para describirlo apropiadamente. Si fuera un perro o un lobo,
sería un aullido que cualquiera hubiera escuchado antes, pero era como si
la bestia ante sus ojos tuviera un relámpago que resuena constantemente
desde donde estaba en posición, y estaba escupiendo los temblores de
trueno de su boca. Si uno le dijera a ella que era “el monstruo que traía
todos los terremotos al mundo” de lo que le contaron cuando era niña, lo
creería sin ninguna duda. Y el poder de ese aullido era tremendo. El aire se
sacudió, y el vórtice se cerró en el escenario, así como incluso las barricadas
en sus alrededores, fueron disipadas en un instante.

“¡¿Eso es ridículo?!”.

179
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Aerith no pudo evitar exclamar su sorpresa ante el imposible fenómeno.


Los soldados y los magos en la audiencia, así como los otros miembros de
la Élite Doce, todos alzaron sus voces en sorpresa al unísono.

La bestia creada por el atributo oscuridad debería haber sido la magia que
solo desencadenaba un ataque en forma de perro. A pesar de eso, este
utilizó algún otro poder para disipar la magia de Aerith. La magia era algo
que solo requería un movimiento predeterminado. No había manera de
que hubiera podido tomar otra acción más que las reglas que se
establecieron en el momento de su creación. Sin embargo, había una
existencia justo antes los ojos de Aerith que lo hacía posible. Dejando
escapar un bajo gruñido, este estaba mirándola mientras seguía en
posición. Era como si hubiera una “bestia real” que llevara el poder de la
oscuridad allí mismo.

Con su atención atrapada por Howler, Aerith de repente escuchó pasos


ligeros detrás de ella. Cuando se dio cuenta de esto, Liliana Zandyke se
estaba acercando.

―Mierda. Esa palabra gradualmente se elevó en la mente de Aerith. Liliana


era la hija del espadachín exaltado en todo el Imperio, el Maestro de la
Espada Figura Solitaria, Rogue Zandyke. Aerith había oído que ella no era
capaz solo en magia, sino que también tenía conocimiento sobre cómo usar
una espada. En ese caso, incluso si ella tenía las manos vacías, era malo
dejarla acercarse más. Aerith chasqueó su lengua ante ese pensamiento,
pero Liliana se estaba acercando inesperada y rápidamente. Y mientras lo
hacía, Liliana comenzó a murmurar.

“―Mi mano es el grillete al que se le ha confiado el deseo oscuro. Graba la


enfermedad de mi toque en el corazón del que merodea ante mí, y cállalos
con desesperación”.

180
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

―Negative Touch*. En el momento en que Liliana Zandyke terminó ese


canto, una pálida luz azul idéntica a la que estaba dejando escapar Howler
comenzó a salir de su mano derecha enguantada. Se parecía a la
luminiscencia nocturna que a veces se veía en los cementerios, los
“espíritus merodeando”.
(NT: Toque Negativo).

La mano de Liliana se movió hacia Aerith, y habiendo sido lenta en tomar


maniobras evasivas, su brazo había sido rozado. Ella entonces notó el
gruñido de un perro detrás de ella. Y en el momento en que escuchó eso,
dejó de lado su apariencia y tomó una acción evasiva. Ignorando su
postura, se centró completamente en esquivar. Mientras caía sobre el
escenario, las mandíbulas de Howler se cerraron justo donde ella estaba de
pie.

Si ella no se hubiera movido por reflejo, la hubieran mordido y escupido.


Mientras un sudor frío goteaba por su espina dorsal mientras se
levantaba―justo en ese momento.

“Uu, ¿gu―? ¿Q-Qué es esto?”.

De repente, Aerith ya no pudo levantar uno de sus brazos. Al darse cuenta


de la anormalidad, miró su brazo, pero no había heridas visibles en él. Sin
embargo, por alguna razón, su brazo ya no se movería como ella quería. Era
como la sensación de lentitud que uno tenía cuando uno simplemente
despertaba, pero se sentía como un delirio cuando ese sentido estaba
completamente contenido solo en su brazo.

Este no era otro que el brazo que entró en contacto con el brazo derecho
de Liliana, quien había estado emitiendo una pálida luz. Debe haber sido un

181
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

efecto de esa magia. Habiendo pensado eso mientras rechinaba sus dientes,
Aerith escuchó a Liliana comenzando a hablar.

“¿Qué, sucede? A pesar de tomar atajos, ¿no estás demasiado,


desprevenida? ¿No ibas, a mostrarme, las gloriosas habilidades, de la Élite
Doce?”.

“Tsu― ¡Perra!”.

Al escuchar esas palabras provocativas en un intervalo tan perfecto en la


lucha como si ella hubiera agotado el tiempo, Aerith ya no pudo soportarlo
y se agitó. Debido a que eran palabras que ella había usado antes que
habían vuelto a ella, su efecto era aún más enorme. Francamente incurrió
en su ira, pero Liliana simplemente la miró como si supiera eso
perfectamente.

“Para estar tan irritada por este nivel de provocación, como una de la Élite
Doce, ¿qué piensas de eso? Las meras palabras de una niña, todas y cada
una de las palabras, simplemente puedes ignorarlas, ¿no es así? ¿O es, que
no puedes soportar que lo diga, hasta el punto en que no puedes hacer eso?
No, lo es, ¿no? Tú eres, ese tipo de persona después de todo”.

“¡Silencio! ¡Cierra esa boca inmediatamente!”.

"Tú, como tú misma, demasiado. Es por eso, que no eres particularmente


adecuada, para los oponentes que se te acercan. Porque amenaza, tu propio
ser precioso. ¿Me equivoco?”.

“No hables como si supieras cualquier cosa y todo... ¡¡Y-Yo odio esa parte
de ti!!”.

182
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Yo también, sé eso. No tienes, que ir y gritar, después de todo este tiempo,
¿verdad?”.

“¡¡CÁLLATEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!”.

Aerith dejó salir sus hirvientes y violentas emociones hacia Liliana. Un


mago nunca debería perder la compostura. Esto era porque si no tenían un
exceso de compostura, definitivamente tendría un efecto en su magia. Por
lo tanto, era algo que se enseñaba estrictamente a mantener bajo control.
Sin embargo, ella no pudo contener su ira. No solo ella misma estaba siendo
insultada, sino que incluso la Élite Doce se estaban tomando a la ligera. Fue
un acto pesado que superó con creces los límites de lo que podría ser
perdonado.

Sin embargo, solo porque estaba rugiendo de ira, no era como si la


situación actual cambiara. Si ella dejara a sus emociones ahora al tejer
magia, tal indiferente magia no tendría ningún efecto en Howler y menos
en Liliana. Y una vez dicho esto, si ella comenzaba a usar magia con un
canto largo, Howler definitivamente la interrumpiría.

Frente a ella, estaba Liliana Zandyke. Detrás de ella, estaba la pálida bestia,
Howler. Era injusto. Verdaderamente injusto. Esas palabras gradualmente
se levantaron involuntariamente dentro de la garganta de Aerith. A pesar
de ser un combate individual, ella tenía que luchar no solo contra su
oponente sino contra otro. Era cobarde. No había otra forma de describirlo
sino cobarde. Aunque quería decir eso, el orgullo de la Élite Doce no se lo
permitía. Además, parecía que Liliana Zandyke incluso anticipó esas
emociones mientras hablaba.

183
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Realmente no me importa, si Howler retrocede, ¿sabes? Aunque eso es


solo, si te quejas en voz alta, que es cobarde, aquí mismo”.

Sin tomar en consideración los sentimientos de Aerith, ella le soltó esas


palabras. Estaría bien si se quejaba, pero ella no tenía excusa para hacer
ese tipo de cosas. Si lo hiciera, arrastraría la dignidad de la Élite Doce al
suelo.

Si esto fuera solo una situación de dos contra uno, ella no estaría irritada
por eso. Sus sentidos eran agudos, incluso sabía que el público en su
entorno había dejado caer los frutos que estaban comiendo con sorpresa.
Entonces, cuando se trataba del fenómeno más reciente, ni siquiera
necesitaba ser dicho. Incluso si estuviera rodeada por diez asesinos, no se
sentiría amenazada. Sin embargo, su cerebro no reaccionaba normalmente
ante la niña y el pálido perro ante sus ojos. Cada uno de sus planes
defensivos, que podía pensar para lidiar con estar rodeada, parecía que no
funcionarían en absoluto.

Liliana una vez más comenzó a murmurar un canto. Aerith sintió como esas
palabras fluyendo interminablemente, que ella no podía escuchar, eran
todas palabras despectivas mientras Liliana la menospreciaba. Y junto con
eso, la atmósfera en los alrededores tomó un cambio repentino que hizo
que todo esto provocara aún más a Aerith. Por eso, ella tenía que sellar esa
boca incluso un momento antes.

Todo lo que ella tenía que hacer era sellar esa boca, la cual era la raíz de
todo lo que la amenazaba, ese fenómeno en constante cambio, esas
palabras provocativas que criticaban su resentimiento verbal. Por lo tanto,
con todas sus fuerzas, ella pondría en juego todo su honor y orgullo.
Permitiendo que el odio y la ira ardieran en su corazón, ella elevó su maná
con todo su cuerpo.

184
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

―Sin embargo, esa acumulación de maná fue ahogada por una acumulación
de maná que superó con creces la de ella.

“Él, quien está en nuestros alrededores, el que nuestros ojos no pueden


ver―”.

Fue un poco antes de que Liliana disparara el golpe decisivo a Aerith. Uno
de los otros participantes en los combates ese día, Suimei, estaba junto con
Felmenia mirando el flujo del combate de Liliana. Él estaba actualmente
separado de Reiji y los demás. Con el propósito de evaluar la pelea de
Liliana, se separó de ellos de una manera en la que no podían escuchar su
conversación.

En la parte superior del escenario, era casi el momento en que Liliana soltó
un canto, y salió Howler. Felmenia estaba viendo a Liliana usar magia, pero
cuestionó a Suimei con una expresión algo perpleja.

“¿Eso es... un familiar?”.

“Así es. Hay muchos familiares que toman la forma de animales, pero ese
es solo uno de ellos. Un familiar hecho de un hechizo que se le dio forma”.

Felmenia dudaba de la manera en que Suimei lo llamaba “un hechizo”, y


arrugó aún más el pliegue en su frente.

“¿Hechizo? ¿Ella no lo hizo por magia?”.

185
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Sí, un hechizo. Decir que lo hizo de la magia... No es particularmente


incorrecto, pero esa cosa no fue formada por el hechizo en sí, sino por el
poder peculiar que tienen esas palabras”.

“Y eso es, un encanto”.

Mientras miraba a Aerith blandir su cuchilla de agua, Suimei asintió de


vuelta hacia Felmenia. Luego miró a Felmenia con una mirada desafiante.

“Si fuera Menia, ¿cómo superarías eso?”.

“¿Cómo borraría el familiar de Liliana? Umumu...”.

Una respuesta no flotó inmediatamente en la cabeza de Felmenia, y ella


comenzó a gemir con un rostro sombría. Mientras lo hacía, una voz gritó
detrás de ellos.

“¿―Hou? ¿Flama Blanca-dono no sabe cómo?”.

Mientras giraban hacia la voz encantadora y tosca, vieron cabello dorado y


un uniforme militar. Con una leve sonrisa, la que interrumpió su
conversación fue Graziella Filas Rieseld. Habiendo escuchado esa pregunta,
ella habló como si supiera la respuesta. Felmenia entonces habló en un tono
algo sorprendido a su llegada.

“¿Su Alteza Graziella tiene una respuesta?”.

186
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Bueno, sí”.

“Si está bien con usted, entonces me gustaría escucharlo”.

“No me importa en particular, pero no tiene mucho sentido si no usted no


le responde a ese tipo comprobando su respuesta usted misma. Parece que
a él no le gustará si me filtrara el principio detrás de ello también”.

Hablando del hombre al que Graziella tachaba de tacaño...

“No diré algo tan tacaño”.

“¿No vas a esconderlo? Contrariamente a las expectativas, eres bastante


generoso, ¿huh? Por lo que he visto, ¿no es algo así como una carta de
triunfo?”.

“No es tan doloroso tener el camino de trabajo despejado”.

“Es una práctica normal que las cartas de triunfo estén ocultas tanto como
sea posible”.

“Desde mi punto de vista, las cartas de triunfo son algo que uno debe tener
tantas como sea posible. Bueno, si es así, entonces las palabras “carta de
triunfo” pueden terminar siendo un poco incorrecta, pero― ¿entiendes lo
que digo?”.

“Es algo extravagante decirlo, pero por ahora simplemente responderé con
‘eso es cierto’”..

187
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Graziella respondió de una manera algo dócil. Probablemente no quería


ponerse en acuerdo con un rival en cualquier momento. Dejando eso de
lado, al sentir que Felmenia la miraba como si la estuvieran instando,
Graziella comenzó a hablar del método para superar el familiar.

“Si Flama Blanca-dono no puede encontrar una respuesta, significa que lo


usted lo está pensando demasiado. Esa cosa que usted llama familiar es
algo creado a partir de las palabras de Liliana Zandyke, y así, esa cosa es,
en cierto sentido, un grupo de palabras. Es decir, como una manera de
hablar, lucha por las palabras que Liliana usa con intención detrás de ellas.
Las palabras son un concepto que se compone de la voz, por lo que, si uno
u otro es robado por ella, esa cosa ya no podrá tomar forma. Es probable
que robar un concepto en sí sea bastante difícil, por lo que en este caso
estaría bien robar los cimientos de esas palabras, el sonido, lejos de ese
familiar. ¿Como tal eso?”.

Graziella dirigió una seria mirada hacia Suimei, quien le dio a su respuesta
una calificación aprobatoria sin ninguna duda.

“Si, exacto. Estrictamente hablando, la respuesta correcta sería hacer que


el sonido no pueda existir en el entorno, pero se podría decir que robarlo
es solo otro medio de hacerlo”.

Habiendo escuchado la explicación de Graziella y Suimei resumiéndolo,


algo finalmente golpeó a Felmenia, y ella vigorosamente levantó su mano.

“¡También pensé en algo!”.

“En otras palabras, ¿algo más que la respuesta en este momento?”.

188
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡Sí! ¡Si el familiar de Liliana está hecho de palabras, entonces usar palabras
con un significado que vaya en contra de eso, o que tal vez contrarreste su
existencia, funcionaría!”.

Después de dar su respuesta, Felmenia esperó la respuesta de Suimei con


la respiración contenida. Por el contrario, Graziella encontró inesperada la
respuesta de contrarrestar su existencia y mostró una expresión muy
interesada.

“¿Hou? Palabras con significado de diferencia para contrarrestar su


existencia, ¿huh...? En ese caso, para hacer uso del canto que lo forma, y
oponerlo, ¿verdad?”.

Felmenia asintió de vuelta hacia la interpretación de Graziella. Y luego,


Suimei también asintió satisfecho.

“Eso también es una cosa que puedes hacer. Usando magia que tiene el
efecto opuesto, en otras palabras, usar counter magic* es solo un medio
más para hacerlo”.
(NT: Contrarrestar Magia).

Teniendo su respuesta evaluada como correcta, Felmenia mostró una pose


ligeramente triunfante. Probablemente estaba encantada de no haberse
quedado atrás de Graziella.

“Suimei Yakagi. Si fueras tú, ¿cómo lo manejarías?”.

189
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Yo? Obstruiría esa magia antes de que se pueda unir por completo,
desamarla y usar aire de rebote para que el lanzador se la coma. Bueno, eso
es solo si lleva tiempo construir el hechizo como lo hizo Liliana aquí”.

“Fumu. ¿Qué es ese aire de rebote?”.

“Es la falla fatal de la magia de alto rango, o el fracaso del proceso final en
las acciones que componen la magia compuesta por múltiples pasos. En
otras palabras, antes de la ‘manifestación de la magia’, en el caso de que se
obstruya el factor primario del misticismo de la magia, esta retrocederá
hacia el lanzador”.

“He tenido mi magia obstruida muchas veces, pero eso nunca ha sucedido.
¿Realmente existe?”.

“Sí. Es porque no sucederá si solo interrumpes el canto o las acciones a


mitad de camino. A menos que haya un efecto en el hechizo en sí mientras
se construye, no sucederá... Cómo debería decirlo, antes de que Liliana
utilizara el mezclador de fenómenos... Es un poco diferente, ¿pero ella
practicó una magia similar antes?”.

“¿Es eso así? La magia de Liliana Zandyke es en gran medida especial para
ella. El único que conocía todas sus habilidades era Rogue. Además, ¿qué
tipo de daño se hace cuando ocurre el aire de rebote?”.

“El aire de rebote tendría primero un efecto sobre el cuerpo éter y el cuerpo
astral. El daño se haría en gran parte a los órganos internos. Veamos...
¿Tienes gusto por el alcohol?”.

“Bueno, sí”.

190
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Es como el contragolpe de beber mucho en un solo trago... Parece que hay
un shock en la cabeza que es bastante desagradable o algo así, ¿verdad?
Nunca lo he experimentado yo mismo, así que no puedo hacer una
comparación firme, pero...”.

Escuchando la respuesta de Suimei, Graziella parecía haber experimentado


tal contragolpe antes, e hizo una clara amarga expresión.

“Prefiero no experimentar eso. Especialmente durante una pelea, si eso


sucediera, sería un obstáculo significativo”.

Diciendo eso, Graziella tenía una leve sonrisa en su rostro.

“He escuchado toda la historia divertida de ti. Pero―”.

“... ¿Qué?”.

“Tienes tendencia a ser presumido, ¿huh?”.

Al oírse a sí mismo hablar, Suimei, naturalmente, también sabía esto de sí


mismo, así que, en lugar de contener una queja en su garganta, dejó escapar
una leve sonrisa.

“Ja, no hay tal cosa como un humano que no sea presumido. Es solo cuestión
de que la escala sea más o menos. Parte de la sed de conocimiento es el
deseo de reconocimiento en primer plano. No encontrarás algo así como
un santo virtuoso que no cuelgue su opinión sobre ti sin importar dónde te
veas, ¿verdad?”.

191
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Hm? En lugar de eso, ¿no ha cambiado un poco el flujo del combate?”.

“Realmente lo ha hecho. La de la Élite Doce está siendo presionada un


poco”.

“Oi, lo mencionaste y ahora esto...”.

Al final, Suimei iba a dar la misma queja que acababa de recibir. Sin
embargo, al igual que las otros dos, inmediatamente se centró en el
encuentro. En la parte superior del escenario, Aerith estaba siendo
provocada por Liliana, y estaba extremadamente agitada. El hecho de que
Aerith fuera muy consciente de Liliana fue algo que Suimei descubrió antes
de que comenzara el combate. Sin embargo, eso se había convertido en la
fuerza motriz claramente visible detrás de su espíritu de lucha, y estaba
completamente en primer plano.

“... Por el contrario, esa es una oponente manejable, ¿huh? Solo por una
ligera provocación, ella terminó explotando así... No, su parte superior está
completamente volada en este punto, ¿huh?”.

“Ese es un mal tipo de pasión. Es del tipo que a los elementos no les gusta”.

“Aerith es joven después de todo. Bueno, dado que soy más joven, es un
poco extraño viniendo de mí, pero―ella pasó por más problemas que otros
debido a su lugar de nacimiento, por lo que tiene mucho auto-respeto y
orgullo... Sin embargo, no puedo aceptar que a ella le estén tomando el pelo
tan fácilmente por provocación. Esto necesita rectificación... Bueno, a
juzgar por la situación actual, ella entenderá por el resultado de la pelea”.

192
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Era un problema relacionado con una de sus subordinados, pero Graziella


no pareció prestarle mucha atención. Tal como ella dijo, si Liliana ganaba
allí, Aerith terminaría mirando hacia atrás y corrigiéndose a sí misma.
Aunque eso era solo si ella se daba cuenta, pero Graziella estaba emitiendo
una atmósfera de que Aerith no era alguien que no se daría cuenta.

“¿Eh, no es ella tu subordinada? ¿No vas a animarla?”.

“No concuerda con mi naturaleza levantar la voz en señal de aliento.


Además, ella no necesita ese tipo de cosas. En cualquier caso, parece que se
está moviendo a la etapa final, ¿verdad?”.

En lo alto del escenario, Liliana comenzó el canto que determinaría el golpe


final del encuentro.

“―Él, quien está en nuestros alrededores, el que nuestros ojos no pueden


ver. Él, quien se esconde de todos los ojos públicos, la voz que nadie y
cualquiera puede oír. Ahora, en este momento presente, revela tu cuerpo
ambiguo al mundo, y arranca todo a lo largo y ancho. Tú, nacido de mí, has
sido nombrado por mí, eres esclavizado por mí, tú no eres más que mi
sangre. Por lo tanto―”.

Junto con el canto de Liliana, el maná comenzó a reunirse radicalmente.


Aerith también había estado recogiendo su maná, pero fue de corta
duración cuando el maná de Liliana lo ahogó. Como si actuara en
colaboración con el maná de Liliana, Howler regresó a su lado y comenzó a
gruñir. Su voz se convirtió en una oscilación profunda y se extendió, se
amontonó y pasó a afectar los misterios del entorno a medida que la
oscuridad burbujeaba y formaba un sutil relámpago negro alrededor de
Howler. A medida que el gruñido crecía fuerte, la tierra comenzaba a
temblar, y los escombros comenzaron a elevarse hacia el cielo. Era como el
presagio antes de un enorme evento anormal.

193
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Mientras Suimei miraba esto, él soltó un ‘¿Hou?’ en un tono muy interesado.


Finalmente, como si señalara el camino hacia Howler, Liliana impulsó su
dedo afuera. Y entonces―

“¡Escúchame! ¡Deja salir el aullido que destruye todo! ¡Spell Xenoglacier,


Astral Dive, Howling Out!*”. (¡Maldición Intrínseca, Tablero del Reino de la
Muerte, Aullido de la Absoluta Destrucción!).
(NT: Traduciéndolo literalmente, sería: Hechizo Xenogalcier [Xenogalciar], Inmersión
Astral, ¿Aullando? / Si solo sacamos “Spell out”, sería “deletrear”).

194
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7
Artyom

195
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Junto con su palabra clave, un enorme aullido estalló. Una tremenda voz
irradiaba de la boca de Howler, la cual se sentía como insoportable sin
taparse las orejas y acurrucarse. El suelo, el escenario, cualquier cosa y
todo lo que está a su alrededor comenzaron a romperse en pedazos. En
respuesta a eso, Aerith había formado un gigantesco muro hecho de mucha
más agua de la que había usado hasta ahora, pero tal volumen de agua, que
incluso podía llenar una piscina, era una simple gota en el balde ante
Howler. De acuerdo con el dedo de Liliana, mientras aullaba y directamente
cargaba suicidamente, en el momento en que el pálido relámpago tocó el
muro, como si una cascada entera rompiera en la orilla, se rompió en una
hoja de rocío blanco y puro en un instante.

Inmediatamente después de la línea recta que unía a Liliana y Aerith, una


porción del escenario cedió desde la onda de choque. Habiendo traído
cosas y terminado con eso, Aerith colapsó en el acto. Al ver eso, Liliana hizo
una expresión despreocupada y habló en voz baja.

“Es, mi victoria”.

El resultado del primer encuentro, naturalmente, terminó en la victoria de


Liliana Zandyke.

Incluso después de que la primera batalla terminara, el sabor de la batalla


todavía tenía un asimiento de la audiencia. Los soldados, magos y todos y
cada uno de los miembros de la Élite Doce estaban estupefactos por haber
visto la magia de Liliana y todos estaban mirando su figura mientras
descendía del escenario. Viendo los misterios que deberían haber sido
imposibles con la magia de este mundo, debe haber sido todo un estímulo
para todos ellos. De su entorno, pudieron escuchar voces sorprendidas que
decían ‘Así que Aerith perdió’, y ‘Para pensar que la mujer más talentosa

196
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

entre la Élite Doce...’. No solo eso, sino que había algunos que decían ‘Nunca
había visto magia así antes’, y ‘¿Es eso también el poder de la magia
oscura?’. Sorpresa sobre la magia de Liliana voló junto con el ruido en el
aire.

Bajando del escenario, Liliana eventualmente llegó donde estaban Reiji y


los demás, y Suimei también se reunió con ellos. Y lo primero que se
encontró con ella, fue que Io Kuzami se colocó en una actitud arrogante con
sus brazos cruzados mientras levantaba su voz con satisfacción.

“Como uno esperaría de mi discípula. No es exagerado decir que todo lo


que hiciste fue la personificación pura del lado oscuro, ¿sabes? Incluso ese
ataque final mostró una gran semejanza con el relámpago forzoso”.

“Por favor, no, digas cosas tan incomprensibles, o declarar tal mentira, que
no somos, estudiante y maestra. Es un asunto, por el que, te demandaré”.

“¡FUJAJAJAJA! ¡No hay nadie en este mundo que pueda juzgarme!”.

Como Liliana la negó con todas sus fuerzas, nada de eso pareció alcanzar
los oídos de Io Kuzami. Con una mirada alegre en su rostro, Ella estaba
soltando una fuerte carcajada. Por otro lado, Reiji, Titania y Lefille
felicitaron y agradecieron a Liliana por su victoria. Viendo que todos
terminaron cada una de sus felicitaciones, Suimei hizo señas a Liliana junto
con Felmenia, y comenzó a hablar con ellos en secreto.

“Liliana. El modelo de ese familiar era...”.

“Sí, tal como piensa Suimei, un perro. Pero, lo que usé como referencia, fue
esa cosa de antes”.

197
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Las apariciones, ¿huh?”.

Escuchando la conjetura de Suimei, Liliana asintió en silencio. De la extraña


forma del familiar, Suimei pensó que ese sería el caso, y resultó ser justo en
el blanco.

“Suimei dijo antes, que no solo se limita al oponente que está mirando tu
magia, el influjo de las propias emociones de uno es importante. Si pensase
en algo que yo misma encontraba espeluznante, y asociado con algo
aterrador, entonces pensé que sería efectivo”.

“¡Sí! ¡Sí! ¡Como pensé, es mejor cuando la magia que muestras a otros es
llamativa!”.

Siguiendo a Liliana, Felmenia asentía repetidamente con una mirada


satisfecha. Probablemente estaba complementando el tema del poder de
fuego que surgió en su clase mágica antes. Una cantidad abrumadora de
poder y una apariencia abrumadora. El efecto mental de tal magia era
tremendo tanto para el oponente como para uno mismo. Y entonces, Liliana
bajó su cabeza ligeramente disculpándose.

“La magia que usé esta vez, ha cambiado bastante, de la que me enseñaste”.

Porque tomó la forma de algo que ella imaginó, era algo que ella tenía que
cambiar. Liliana pensó que era malo que ella lo hubiera hecho. Sin embargo,
Suimei no pensó en eso para nada.

"Creo que está bien. El hecho de que tengas originalidad es prueba de que
tienes una gran sensibilidad. Por supuesto, si confías demasiado en tus

198
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

propios sentidos, podrías quedar atrapada en una trampa, pero si tienes


cuidado, no hay nada que decir. Todavía hay algunos problemas por
resolver, pero creo que fue un buen uso de esa magia, ¿verdad?”.

“¡Sí!”.

Después de que Suimei elogió a Liliana, ella sonrió encantadoramente. A


partir de este encuentro, él entendió bien que Liliana era un tipo diferente
de practicante de Felmenia. Si Felmenia era del tipo de poner en gran
esfuerzo, entonces Liliana sería el tipo de niña prodigio. En lugar de tender
hacia Suimei, ella era una practicante más cercana a la asistente y discípula
de Suimei, Hydemary.

En cuanto a su aptitud como maga*, ella tenía una afinidad hacia la brujería.
Mientras ella no terminara especializándose en un solo tipo de magia, ella
tenía el potencial para convertirse en una gran maga. Cuando su
conversación secreta llegó a su fin, Reiji los llamó.
(NT: Magician).

“Para Liliana-chan ser tan fuerte. Me sorprendió”.

“S-Sí. Por lo menos, soy una antigua miembro, de la Élite Doce”.

“Entonces, ¿Liliana-chan era una de las más fuertes entre la Élite Doce?”.

“No, eso no es exactamente...”.

Ella realmente no podía decirlo, que sus habilidades actuales se debían a


que Suimei había estado enseñándole magia. Sin ser capaz de decir eso, ella

199
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

se volvió algo incoherente. Y entonces, si fue buena o mala fortuna, Io


Kuzami interrumpió su conversación.

“Sin embargo. Para que una discípula mía muestre una apariencia tan
elegante, tampoco puedo guardar silencio”.

“He estado diciendo, no soy tu...”.

“Una discípula mía ha demostrado una batalla tan llamativa para nosotros
después de todo. Kukuku... Para el próximo encuentro, ¿les mostraré
personalmente la estética virtuosa de la simplicidad silenciosa y el
refinamiento moderado de una sencilla pelea?”.

Sin escuchar a Liliana en absoluto, Io Kuzami continuó con su propia


psicología. Y luego, Reiji hizo una expresión complicada mientras se
acercaba a Suimei, y se llevó la mano a la boca mientras susurraba.

“Hey, Suimei. Ella está diciendo eso, pero...”.

“... No hay manera en el infierno de que sea evidente. Más bien, ¿tiene ella
siquiera el sentido estético para saber qué es la silenciosa simplicidad y el
refinamiento moderado?”.

“Probablemente esté pensando en un conjunto de estética completamente


diferente de lo que estamos pensando, ¿verdad?”.

“Como siempre, ¿huh?”.

200
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Un, como siempre”.

Mientras los dos soltaban un suspiro al mismo tiempo, Io Kuzami subió al


escenario.

Después de que la destrucción traída al escenario del primer encuentro


hubiera sido reparada, el segundo combate estaba por comenzar. La niña
problemática con sus poderes de chuuni a toda marcha, Io Kuzami se
estableció, y su oponente era uno de la Élite Doce, Slane Zolnuf.

Zolnuf era un joven hombre que parecía tener aproximadamente la misma


edad o ser un poco mayor que Aerith. Su de alguna manera rústico cabello
rojo estaba alisado y él tenía rasgos algo elegantes, pero debido a la leve
sonrisa en su rostro, le quitaba cualquier sensación refrescante que
despedía, y dejaba una impresión algo frívola.

Después de Aerith, él también parecía ser un mago, y tenía un corto bastón


mágico en una mano. Cuando los dos ascendieron al escenario, pisaron sin
ningún tipo de etiqueta. Y entonces, la que tomó la iniciativa de tener una
guerra de palabras antes del combate, fue Io Kuzami. Ella puso su propia
sonrisa tenue como si no fuera a perder contra Slane, y lo interrogó.

“Ahora bien, ¿eres mi oponente, bastardo? ¿No eres del todo el oponente
de aspecto sórdido? Para que vinieras como mi oponente, estoy siendo
tomada a la ligera”.

201
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“No sé si eres la compañera del Héroe, ¿pero no te estás volviendo


demasiado arrogante? Si dices demasiado, ¿no será embarazoso para ti
perder?”.

En respuesta a lo que Io Kuzami le hablaba, Slane le respondió con un


sarcasmo. Como era de esperar, él tuvo el juicio de no enojarse con alguien
bromeando. Como su provocación fue devuelta a ella, a Io Kuzami tampoco
pareció importarle particularmente.

“¿Perdería? No, eso no será. El que obtenga una prueba completa de la


suciedad de la derrota en el terreno de este escenario, no es otro que tú
después de todo”.

“Esa es una gran confianza la que tienes ahí...”.

“Esto no es confianza. Es algo que está predeterminado. Es lo que se conoce


como destino, no una mera coincidencia”.

“Tienes mucho valor para decir algo tan engreído. ¿Quién diablos crees que
soy? Soy Slane-sama de la Élite Doce, ¿escuchas?”.

Slane no podía escuchar las declaraciones de Io Kuzami como algo cada vez
más desvergonzado, y gradualmente se irritó más. Aunque hablaba con
frivolidad, su tono también se agudizó un poco. Luego comenzó a jactarse
orgullosamente de su propia posición, pero...

“Como me importa algo así. Es suficiente con llamar a un bastardo como tú


el hombre de cabellera en retroceso”.

202
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡Maldita perra! A pesar de tener un paño tan extraño alrededor de tu


cuello, te vas a burlar de mi gran peinado...”.

“Oi, ¿acabas de mostrar desprecio por la heroica bufanda de amor,


bastardo? ―Muy bien. Te daré cuidados especiales y te mostraré las
profundidades del infierno”.

Habiendo burlado cada uno de sus puntos de encanto, ambos se


encendieron, y las llamas de furia comenzaron a arder. Parecía una pelea
de nivel extremadamente bajo, sin embargo, la audiencia de los
alrededores estaba irritada por la disputa extremadamente fácil de
entender y se había vuelto bastante ruidosa, ya que gritaban un estímulo
bastante inapropiado.

Al ver que ella estaba mostrando desprecio por la Élite Doce, era natural
que estuvieran abucheando a Io Kuzami. Sin embargo, a pesar de ser un
campamento militar Imperial, gritos como “Muere” o “Estira la pata ya”
fueron dirigidos hacia Slane, lo que dio una idea de su virtud personal.

“Voy a matarte”.

“Tus pecados son tu ignorancia y tu desprecio por este accesorio mío


favorito. Deberás expiar con tu muerte”.

Cuando ese intercambio infantil y violento terminó, comenzó su combate...


Comenzó, pero a diferencia de Slane, quien inmediatamente abrió la
distancia entre ellos, Io Kuzami mostró completa compostura ante sus
acciones y simplemente se cruzó de brazos con una sonrisa intrépida. Ella
no se estaba moviendo. Ella no estaba cantando. Y así, el que tomó la
iniciativa fue el miembro de la élite Doce.

203
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡―Oh tierra! ¡Estírate y levántate, amenaza el punto de apoyo de mi


enemigo! ¡Lance Ground*!”.
(NT: Lanza de Tierra).

Junto con la palabra clave de Slane, el suelo sobresalió hacia arriba.


Mientras destruía el escenario, se extendió hacia Io Kuzami. Sin embargo,
sin tomar ninguna acción evasiva, ella se quedó completamente quieta
como si esperara la colisión. Y entonces, en el instante en que ella estaba a
punto de tragarse todo.

“... Fuu. No hay nada más tonto que usar la tierra contra mí”.

Cuando Io Kuzami dejó escapar un murmullo excesivamente aburrido,


pateó el gris escenario. El rápido sonido de líquido saliente golpeó los oídos
de la audiencia, y la tierra que sobresalía se calmó con una explosión. Slane
mostró una expresión de sorpresa por tener su magia rota, pero
inmediatamente se tensó su rostro.

“Así que al menos no son solo palabras, ¿huh?”.

"Por supuesto. Mi nombre es Io Kuzami. La existencia absoluta que posee


todo lo que hay en el mundo”.

Como era de esperar, ella tenía que decirlo. Como Io Kuzami declaró eso en
voz alta ante la audiencia, Suimei y Reiji se quedaron desesperados. No
había forma de salvarla, ya que este era un mundo de fantasía, incluso
cuando decía cosas que carecían totalmente de sentido común, lo único que
podían hacer era mirarla fríamente.

204
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Y? ¿Es el trabajo de esa existencia absoluta o como sea que lo llames,
simplemente estar allí y cruzar sus brazos como una idiota?”.

“Tú lo dijiste. Muy bien, solo por un bastardo como tú, usaré especialmente
una rara técnica”.

Como ella fue burlada por permanecer inmóvil, Io Kuzami aparentemente


se había entusiasmado, y una vez más comenzó a reír siniestramente. Sin
embargo, a pesar de haber dicho eso, ella permaneció inmóvil con sus
brazos cruzados. No solo eso, tampoco estaba acumulando maná. Y en ese
momento donde cualquiera pensaría que no pasaría nada, la superficie del
escenario de piedra se levantó sin ningún presagio previo. Era como si un
poder invisible y fuerte golpeara violentamente el escenario. Al ver eso,
Slane mostró una expresión decepcionada.

“¿Aaah? ¿Podría ser que esta es tu técnica? Todo lo que hiciste fue hacer un
maldito ruido. ¿Qué parte de este farol es una técnica?”.

“Un farol, dices. Fuu―si esto es un farol o no, deberías probarlo con tu
propio cuerpo. Ahí”.

“¿Ah―?”.

Al mismo tiempo que sonaba un sonido, algo sucedió una vez más sin que
Io Kuzami hiciera nada. En el momento en que habló, el costado del rostro
de Slane fue violentamente golpeado desde el costado por una fuerza
invisible.

“Guhaa―”.

205
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Un sonido como una bofetada seca sonó sobre el escenario. Tal vez porque
era un golpe en la mejilla que no pudo percibir, Slane fue ligeramente
mandado a volar por su vigor. Después de volver a levantarse
inmediatamente, comenzó a sacudir su cabeza como para limpiar su
confusión y conmoción.

“P-Perra, qué hiciste...”.

“¿Eso justo ahora? Eso fue una paliza de los sirvientes míos que uno no
puede ver con sus ojos”.

“¿Sirvientes que tú... no puedes ver?”.

“Así es. En este momento, en la cima de este escenario, mis sirvientes


siempre leales e invisibles bajo mi mando están presentes. De acuerdo con
mi voluntad, en cualquier momento y lugar, están listos para luchar por mi
vida. Mira, no terminará con un solo golpe, ¿sabes?”.

“¡Gu―!”.

Junto con las palabras de Io Kuzami, la paliza invisible continuó asaltando


a Slane. Esta vez, un golpe poderoso lo golpeó en la parte posterior de la
cabeza. Como era incapaz de sentirlo, él solo era golpeado de manera
unilateral. En un intento de proteger su cabeza, levantó sus manos para
protegerse y envolvió su cuerpo fuertemente.

El desconcierto de Slane era obvio, pero esto también se aplicaba a aquellos


en la audiencia. No era magia, el maná no se movía en el área en absoluto,
sin embargo, ese fenómeno estaba sucediendo de todos modos. No se podía

206
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

evitar que no entendieran. Esto también se aplica a Felmenia, quien estaba


sentada al lado de Suimei.

“¿Sirvientes invisibles? No, pero ese tipo de cosas no es...”.

Donde sea que se encuentre. Incluso si ella buscaba existencias


incorpóreas, por no hablar de sirvientes, ella ni siquiera podía confirmar
las huellas de la existencia de tal cosa. Como resultado, incapaz de
encontrar la respuesta por sí misma, le preguntó a Suimei.

“Um, ¿Suimei-dono? ¿Cuál es esa técnica que Io Kuzami-dono está


usando...?”.

Cuando Felmenia miró a su lado, Suimei entrecerró sus ojos mientras


miraba a Io Kuzami como si tratara de averiguar qué era. Y entonces...

"... Control psicoquinético espontáneo”.

“¿Control psicoquinético espontáneo... no es así?”.

“Así es. Es una técnica tipo espiritualismo. Debajo de la capa de


conciencia―quiero decir, es una técnica que reproduce el estallido de
fenómenos en el entorno de una persona mientras están inconscientes”.

“U-Umm...”.

207
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Poltergeist. Incluso en este mundo, hay fenómenos donde una casa


repentinamente comenzará a crujir, o cosas dentro de la casa simplemente
comienzan a moverse por sí mismas, ¿verdad?”.

“En mansiones viejas― ¿esa cosa que sucede en casas embrujadas y


Castillos viejos? Si es eso, entonces he escuchado sobre esto aquí y allá”.

Incluso en este mundo, ellos tenían poltergeists. Debido a que una red de
información aún no se había desarrollado como en el mundo moderno,
parecía que no era algo bien conocido... Viendo que Suimei y Felmenia
estaban charlando, Lefille se acercó aun sosteniendo los pompones, pero
tal vez porque escuchó la palabra “casa embrujada”, sus hombros
temblaron una vez e inmediatamente hizo una amarga expresión y volvió
sobre sus pasos. En todo caso...

“Comúnmente conocido como RSPK*, lo que se llama psicoquinesia


espontánea y predisposición psicoquinesia espontánea es algo asociado a
una sola parte de poltergeists. Excluyendo el ejemplo donde un espíritu
está interfiriendo con el mundo, es algo cuando las personas con una fuerte
sensibilidad hacia lo espiritual tienen un efecto en su entorno debido a los
pensamientos residuales y al éter. Se supone que es algo causado cuando
el poder espiritual del lanzador se vuelve salvaje. En este momento, esa
maldita Io Kuzami está tomando ese fenómeno, el cual ocurre
inconscientemente, y lo ha definido como algo que ella puede manipular
conscientemente”.
(NT: Recurrent Spontaneous PsychoKinesis Syndrome / Síndrome de Psicoquinesis
Espontánea Recurrente. Sacado de la wikia de Majutsu no Index).

―LFPK, control psicoquinético espontáneo. Para decirlo brevemente, era


una técnica para tomar los fenómenos causados por los poltergeists,
dándoles órdenes conscientemente y manipulándolos. A diferencia de la
magia mental regular, esta estaba influenciada por pensamientos
residuales y el éter en el aire, al igual que los poltergeists. Así que era un

208
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

fenómeno diferente de la magia mental. Era lo mismo en cuanto a que no


requería movimientos para realizar. Pero debido a esta diferencia, solo el
uso de la visión espiritual era insuficiente para atraparlo. Sin embargo,
debido a que tenía una influencia sobre los pensamientos residuales y la
energía en el entorno, tenía una modalidad que tomaba forma contraria a
su descripción.

Esa era la razón por la que Io Kuzami los llamaba sirvientes invisibles. Esto
fue algo que Frederic Myers propuso y fue tratado como algo que no existía
según los ocultistas actuales, pero el hecho de que la líder de la teosofía,
Helena Blavatsky, ya haya completado la técnica, puede haber sido una
simple ironía. Se dice que ella podría manipular libremente esto para
asustar a la gente y tomó el nombre de una que libremente ordenaba
fantasmas y se convirtió en la personificación de la doctrina espiritual.
Aunque en realidad, no era una técnica que manipulaba fantasmas.

Después de escuchar la explicación de Suimei, Felmenia hizo una perpleja


expresión.

“No tengo dudas sobre su efectividad, pero parece una técnica muy
indirecta. Si es así, ¿no está más pulido realizar un hechizo solo con la
mente de uno?”.

“Es cierto que la magia mental puede hacer lo mismo. Sin embargo, es
diferente porque la persona en cuestión percibe la forma, por lo que la
calidad de la técnica es alta― ¡Ja! ¡Eso es lo que era! ¡Por eso lo llamó
silenciosa simplicidad y refinamiento moderado!”.

Como Suimei parecía haberse dado cuenta de algo, gritó entusiasmado


como para confirmar su propia conjetura.

209
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Suimei-dono?”.

"Antes, esa maldita Io Kuzami hizo una declaración después de reconocer


la pelea de Liliana, ¿verdad? Silenciosa simplicidad y refinamiento
moderado―ella dijo que les daría un sabor de simplicidad y sencillez. A
diferencia de la magia mental regular, esa técnica tiene una forma. Y debido
a que se mueve independientemente del lanzador, incluso podrías llamarlo
un familiar. El punto es que ella muestra una forma completamente
opuesta de usar familiares”.

“Ah―”.

En ese momento, él solo lo escuchó como palabras irreflexivas, pero


inesperadamente ella estaba siendo bastante inteligente. Y entonces, como
si actuara en colaboración con la comprensión de Suimei, Io Kuzami lo miró
con una leve sonrisa. Esa sonrisa cínica lo puso de nervios, pero
ciertamente fue justo como ella dijo. La única cosa que él podía decir era
que ella lo había atrapado allí. Felmenia comenzó a refunfuñar con un lindo
“Mumumu...”.

“Es un ataque que parece difícil oponerse. No hay movimiento de maná, y


es difícil tomar contramedidas contra algo invisible”.

“No, siempre y cuando la base de la técnica, poltergeists, sea algo que pueda
ocurrir fácilmente de forma natural, solo convertirla en una técnica no es
tan de ese alto nivel de una habilidad. Mientras que las defensas de uno
sean estrechas, no hay nada de qué temer”.

“Entonces su agresividad, ¿no es tan buena?”.

210
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Porque es algo originalmente solo destinado a ser ruidoso”.

Por eso, de alguna manera, cuando Slane lo llamó un farol, en realidad


estaba en lo cierto. La técnica era definitivamente impredecible, pero
debido a que era posible defenderse con solo los brazos, podría decirse que
era un ataque sorpresa para el que era fácil preparar contramedidas.

“¡―Slane! ¡¿Qué estás haciendo?!”.

Como era de esperar, después de ver a Aerith saborear la derrota en el


primer combate, Gorgan no pudo evitar entrar en pánico en una pelea
unilateral. Su rostro estaba de un rojo brillante mientras soltaba un grito
enojado. Parecía que su ira fue efectiva, ya que el cuerpo de Slane se puso
rígido e inmediatamente comenzó a cantar.

“¡―Oh viento! ¡Te convertirás en mi barrera y me protegerás! ¡Air Wall*!”.


(NT: Muro de Aire).

Inmediatamente después de su palabra clave, el viento en el área formó un


muro defensivo alrededor de Slane. Como era de esperar, la psicoquinesis
fue incapaz de atravesar ese muro, y el sonido de la paliza llegó a su fin.
Viendo eso defendiéndose contra su control psicocinético subconsciente,
Io Kuzami dispersó sus pensamientos.

“Como es de esperar, al menos puedes detener este nivel de ataque, ¿huh?”.

“Realmente lo hiciste ahora, maldita perra...”.

211
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Bueno, sería problemático si en el peor de los casos no tuviera que


moverme. Si mi oponente es tan frágil como el tercer nexo de un barco,
sería aburrido y la audiencia no se emocionará después de todo”.

“Maldita... ¡No has estado parloteando nada más que tonterías desde hace
un tiempo! ¿Tu maldito cerebro está en mal estado o algo así?”.

Tal vez porque era el único que había sido golpeado por un tiempo, Slane
estaba bastante irritado. Él rabió a Io Kuzami, pero a ella no pareció
importarle en absoluto.

“Para que no entiendas mis palabras refinadas, parece que no solo tu


cabello, sino que el contenido de tu cabeza también está retrocediendo”.

Cuando Io Kuzami giró su insulto exquisitamente, la audiencia estalló en


una vorágine de risa. Mirando atentamente ese intercambio, Reiji de
repente se acercó a Suimei.

“Io Kuzami-san. Parece que está bien hasta ahora”.

“Sí. Hasta ahora”.

Como Suimei estaba insinuando que iba a cambiar, Reiji también hizo una
expresión preocupada como si estuviera de acuerdo. Como aún no había
terminado, no sabían qué pasaría. No podían bajar la guardia. Si algo
extraño sucediera, tendrían que detenerla después de todo. En el otro lado
del escenario, Gorgan gritó una vez más a Slane.

212
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡¿Me escuchas, Slane?! ¡No puedes perder! ¡Cualquier derrota más afectará
nuestro honor!”.

“¡Lo sé!”.

El regaño del primer asiento de la Élite Doce tuvo un efecto inmediato, y la


expresión de Slane estaba solo ligeramente asustada. Debido a que Gorgan
también colisionó con Io Kuzami en la tienda, él debe haber sido demasiado
consciente de ella. Después de gritarle a Slane, él solo miró fijamente a Io
Kuzami. Slane logró calmarse un poco por el regaño, pero la conversación
frívola y la irritación aún se clavaron en su pecho mientras miraba a Io
Kuzami. Y entonces, ella decidió usar magia y comenzó a cantar.

“―Oh tierra y viento. Afronta los cielos con tu calor sofocante sin
compasión y quema todo aliento. Hunde al que está ante mí en una agonía
jadeante. ¡Breath Down Burn*!”.
(NT: ¿Aliento Ardiente?).

Junto con su palabra clave, el cielo sobre el escenario comenzó a arder y se


convirtió en un vórtice. Parecía una magia que aumentaba la temperatura
de la atmósfera. Si se respirara ese aire, lo dejaría a uno indefenso.

“¡―Oh viento! ¡Actuarás de acuerdo con mi voluntad y soplarás ferozmente,


enviarás el sofocante calor y el aire helado que me amenaza más allá del
horizonte! ¡Continuum Wind*!”.
(NT: Viento Continuo).

Y entonces, Slane usó magia de viento para oponerse a Io Kuzami.


Probablemente se estaba defendiendo al soplar todo el aire caliente en su
entorno. Habiendo logrado cumplir con sus expectativas, el aire sobre el

213
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

escenario terminó en un estado en el que dos tipos de aire luchaban entre


sí.

... Los dos continuaron compitiendo al ver quién podía verter más maná en
su magia, y se convirtió en un concurso de resistencia. Sin embargo, era
obvio que un humano no podría competir contra la capacidad de maná de
un espíritu. Rindiéndose primero, la respiración de Slane estaba en
completo desorden.

“Ridículo... Simplemente, cuánto maná...”.

“No es nada. Realmente no es nada que discutir. Pero renunciar solo a este
nivel. Fumu, los hijos del hombre de este tiempo se han debilitado,
parece...”.

Io Kuzami estaba murmurando desanimada por alguna razón. Y luego, ella


deshizo la magia de fuego y el viento.

“Perra...”.

La mirada de Slane se volvió excesivamente sombría. Debió haber pensado


que ella lo estaba compadeciendo al deshacer su magia. Sin embargo, Io
Kuzami de ninguna manera estaba siendo considerada.

“―Ahora bien, ya es hora de que arreglemos esto. Parece que has gastado
demasiado de tu maná y ya es difícil para ti moverte”.

“Ku...”.

214
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Cuando la risa extraña de Io Kuzami sonó en el aire, ella pronunció la


derrota de Slane.

“Déjanos ver, la técnica que utilizaré para traer este karma entre ti y yo al
suelo esta tarde será... La patada que mata a miles de millones”.

“L-La patada que mata a miles de millones, dices...”.

“Así es. Yo soy la Santo Rey de los Cielos, Io Kuzami. En el intervalo de un


abrir y cerrar de ojos, no tendría problemas para matar seres en los meros
miles de millones”.

En la cima del escenario, Io Kuzami hizo esa declaración radicalmente


excesiva. Por otro lado, cuando Suimei y Reiji escucharon esto...

“Así ella dice, Reiji-san”.

“... Uun, ¿a qué se refiere ella exactamente? No es como si sus pies se


multiplicaran ridículamente... ¿Verdad?”.

Reiji comenzó a adivinar casualmente lo que Io Kuzami quería decir. Era


imposible que sus pies se multiplicaran mientras lanzaba una patada, pero
la parte aterradora de Io Kuzami era la posibilidad de que ella pudiera
hacer posibles tales imposibilidades.

“¡Escúchenme, mis sirvientes invisibles! ¡Es hora de celebrar un magnífico


banquete aquí y ahora!”.

215
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Io Kuzami utilizó su control psicoquinético espontáneo para amenizar el


escenario. Y entonces, se acercó a Slane, quien había usado su maná y ya no
podía moverse―

“¡Oh, hombre de cabello y cerebro en retroceso! ¡Echa un vistazo a la


superficie de Schwarzschild con esta patada mía! ¡Toma esto! ¡LA PATADA
QUE MATA A MILES DE MILLONEEEEEEEEEES!”.

Ella elevó su pierna elásticamente amagando aquí y allá mezclada con la


patada real, lo que llevó a Slane a intentar y esquivar, sin embargo, no pudo
evadir la patada de Io Kuzami. Y el objetivo de su patada, el centro de su
enfoque era―la entrepierna de Slane.

“¡NO AHÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍ!”.

El doloroso grito de Slane llenó el aire, y la bota de Io Kuzami se conectó


limpiamente con el símbolo de la masculinidad, causando que se
desmayara en agonía. Con espuma saliendo de su boca, él se desplomó en
el lugar.
(NT: ¡La patada que mata a miles de millones es muy efectiva! D’: ).

216
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7
Artyom

217
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Fue un golpe que no debería haber sido usado en un encuentro, pero la


audiencia estaba muy emocionada por ello. Había quienes se cubrían sus
entrepiernas con sus manos, pero también estaban volando frases como
“Te lo mereces” y “Bien hecho”. También estaba el coro pervertido más
pequeño que decía “Estoy celoso...” o “Quiero ser quemado también...”. Y
durante todo eso, Reiji inclinó curiosamente su cabeza hacia un lado.

“Pero, ¿por qué son esos miles de millones?”.

“Es eso, Reiji, es la cantidad de esperma”.


(NT: O semen, como quieran llamarlo).

“Aah... Qué técnica tan estúpida ..."

Habiendo sido informado de la nomenclatura de la técnica, Reiji dejó


escapar un suspiro complicado. Por otro lado, Suimei, quien llegó primero
a esa respuesta, de repente tuvo algunas dudas, y frunció el ceño.

“En realidad, ¿ni siquiera debería haber miles de millones en las bolas?
Hablando con precisión, ¿no sería más bajo?”.

“Es eso. Probablemente sea su estado de ánimo. Su pasión insoportable se


está volviendo salvaje y saliendo de su boca, probablemente”.

“Aaah, como esperaba, lo entiendes bien”.

“Detén eso, suena como si fuera uno de ellos”.

218
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“... Hey, ya es demasiado tarde para nosotros”.

“No lo digas. Lo sé”.

Diciendo eso, Reiji plantó su rostro entre sus manos. Y así, el segundo
encuentro llegó a su fin con la victoria de Io Kuzami y su fuerte risa.

Un poco después, durante el tercer encuentro.

“¡Bastardo, bastardo, bastardo, BASTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARDO!”.

En la cima del escenario, se estaba levantando un fuerte grito.

“¡Soy uno de la Élite Doce, un glorioso noble del Imperio, ¿escuchas?!


¡Entonces ¿por qué tengo que ser presionado a una dura pelea contra un
plebeyo bastardo como tú?!”.

Mientras soltaba un enojado grito, su resolución comenzaba a temblar


mientras entraba en pánico.

“¡Imposible! ¡Este tipo de cosas es imposible!”.

Por supuesto, la persona a la que estaba apuntando su ira era su oponente


para el encuentro.

219
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Más bien, realmente tienes una personalidad fácil de entender, ¿huh...?”.

Su oponente era un plebeyo del mismo mundo que el Héroe, quien lo estaba
evaluando con una voz exasperada.

―El noble Imperial Baaldan Dostolf Zegent, estaba en la cima del escenario
en una esquina del campamento militar experimentando una situación que
nunca antes había experimentado.

Esa situación no era su posición inferior en la lucha, sino el hecho de que


estaba entrando en pánico por una pérdida completa sobre cómo
continuar. Naturalmente, todavía no se había decidido si él ganaría o
perdería, por lo que todavía había una pequeña cantidad de tolerancia,
pero era indudable que Baaldan estaba siendo acorralado. Al menos,
mentalmente lo estaba.

La posición que Baaldan tenía entre la Élite Doce era ciertamente algo que
él compró con oro. Sin embargo, aun así, tuvo la presunción de que su
habilidad con la magia no podía ser comparada desfavorablemente con la
habilidad de los otros en la Élite Doce, y en realidad no estaba tan atrás.
Nacido en una casa noble de tradición y origen honorable, se graduó en el
Instituto Mágico e incluso entabló una guerra con una nación del Sur.
Poseía una buena cantidad de experiencia, y su disposición no era nada
para criticar.

Además de eso, Baaldan tenía una técnica mágica que solo él podía usar, lo
que llevó a que su presunción lo llevara demasiado lejos, pero no era un
problema.

―El uso de muchas magias. Usando puntuación y entonaciones peculiares,


podía cantar hechizos incesantemente. Entre su magia, no había ni una

220
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

pizca de intervalo, era una técnica que le permitía usar rápidamente


severas magias una tras otra. Esta era la única mano en la que Baaldan
confiaba como su joya más importante.

Utilizándola, había ganado numerosas batallas hasta ahora. Ya sea guerras,


monstruos o Demonios callejeros, siempre fue victorioso. A pesar de eso,
en este escenario, él estaba siendo guiado completamente por su nariz.

¡Ridículo! ¡Ridículo! ¡Ridículo! ¡¿Cómo puede ser esto?!

Al que estaba enfrentando era al plebeyo invocado junto con el Héroe en


Astel. Su rostro era sencillo, y no había nada en que resaltara, él era un
hombre que podía encontrarse en cualquier parte. Si alguien diera un
ejemplo de la gentuza en las calles, no había ningún error en señalar a este
hombre. Su apariencia era el verdadero símbolo de la mediocridad. Antes
de la pelea, Baaldan le había dicho a Gorgan lo siguiente.

¡―Le mostraré a mis cohortes, los cuales demostraron tales peleas


antiestéticas, un ejemplo de cómo debería luchar alguien que posee sangre
noble!

¡―Mi oponente es claramente un mero campesino! ¡Qué insatisfactorio! ¡Es


un disgusto tener que luchar contra un hombre tan cutre!

Y luego, a ese plebeyo...

¿―Puedes incluso usar magia? ¿Incluso entiendes qué es la magia en


primer lugar?”.

221
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

―No, el simple hecho de poder usarla no significa que la entiendas. Solo


cuando estés dotado de conocimiento, podrás comenzar realmente a
usarla, entonces la entenderías. ¿Me equivoco?

Por lo que escuchó, el mundo del que venía el Héroe era uno que no tenía
absolutamente ninguna relación a la magia. Solo aprendieron magia
después de venir a este mundo. Había pasado medio año desde la
ceremonia de invocación. Esos jóvenes no podrían pelear contra el que
había tocado magia durante varias décadas―o eso creía.

Sin embargo, una vez que abrió la tapa y miró, fue una historia diferente. El
plebeyo usó opciones de magia completamente extrañas para evitar la
magia de Baaldan. Si lo hiciera alguien sin compostura por desesperación,
sería una historia diferente. No sería una razón para que Baaldan se sienta
acorralado. Sin embargo, este hombre estaba actuando como si estuviera
jugando con un niño, y luchaba mientras tarareaba. No importa cuán serio
fuera Baaldan, la actitud de ese hombre seguiría siendo la misma.

Naturalmente, mientras miraban esto, el público se volvió bastante


ruidoso. La gran parte de ese ruido, fue desconcierto. Esto no se debió a
que un miembro de la Élite Doce fuera conducido por la nariz. Fue porque
la forma en que el plebeyo se defendía de la magia era algo que nunca
habían visto antes.

Era como si él estuviera peleando como si hubiera encontrado un punto


ciego que nadie había notado mientras casualmente hurgaba astutamente.
El primer asiento de la Élite Doce, Gorgan Bartwood Goalt tampoco pudo
ocultar la sorpresa en su rostro mientras miraba en asombro.

Como ejemplo, si Baaldan desatara magia de fuego, él usaría magia de


viento, lo que debería haber avivado las llamas, para causar una descarga
espontánea. Si desataba magia de agua, a pesar de la bien establecida

222
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

táctica de formar un muro de tierra para defenderse del existente, él


llamaba al elemento de madera y absorbía toda el agua. Incluso cuando
Baaldan usó su especialidad de magias múltiples encadenadas, él
continuaría interfiriendo así con la magia de Baaldan. Baaldan no pudo
alcanzarlo ni siquiera con la punta de su dedo.

Como esa situación lo irritó, se apresuró a disparar más magia, y en el


momento en que pensó que su magia golpearía al plebeyo, perdió su poder
y desapareció.

“¡¿Qu―?!”.

Fue justo como cuando Aerith Melfein disparó magia al perro que Liliana
Zandyke sacó. En cuanto al plebeyo, él estaba allí de pie riendo. Baaldan no
podía decir si se estaba riendo por desprecio, burla o simplemente deleite.
No sabía lo que ese hombre estaba pensando, pero sabía que el hombre
tenía suficiente compostura para reírse en primer lugar.

“¡Burlándote de mí...!”.

Este comportamiento avivó la ira de Baaldan hasta el punto en que podía


morir en un ataque de indignación. Sin embargo, incluso ese fuerte
sentimiento de ira no ayudaría en absoluto a su situación actual. Incluso
cuando disparaba dos o tres hechizos en sucesión, cada uno de ellos fue
evitado como pensaba que serían.

―Era algo bastante común en los juegos de azar. Independientemente de


las medidas que uno tome a continuación, el oponente del otro lado
siempre tenía una mano que superaba a la que uno tenía. Por lo tanto, uno
perdería la compostura debido al pánico y sería incapaz de tomar una
calmada decisión.

223
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Era como si él estuviera en un pantano sin fondo. Una vez que entró, no
pudo salir. Tal era el flujo de esta pelea.

“Ahora bien~, ya es hora de que haga mi propio movimiento, ¿huh? ―Oh


viento. Presta atención a mi voluntad, corta a mi enemigo. Strike Wind*”.
(NT: Golpe de Viento).

Cuando el plebeyo tiró el guante, disparó magia de su mano. La magia de


viento que disparó fue totalmente evasiva y pobre, sin embargo, tenía
suficiente fuerza destructiva que no podía ser ignorada. Para un miembro
de la Élite Doce como Baaldan, no representaba un solo problema. Pero era
molesta. Debido a que tenía suficiente poder como para defenderse de ella,
esto simplemente lo irritó más.

“¡―Oh tierra! ¡Rodéame y convertirte en un firme bastión! ¡Ninguno pasará


y amenazará esta vida! ¡Earth Wall Rising*!”.
(NT: Creciente Muro de Tierra).

224
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7
Artyom

225
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

La tierra se levantó alrededor de él y se endureció, formando un sólido


bastión y la magia de viento se estrelló contra ella, y se dispersó.

“¿Pensabas que ese tipo de magia funcionaría? ¡Maldito tonto!”.

“Bueno, con solo uno va a terminar así―Oh viento. Presta atención a mi


voluntad, corta a mi enemigo x7. Strike Wind Seven Fold*”.
(NT: Golpe de Viento de Siete Pliegues).

“¡¿Qu―?!”.

Después de la broma completa del plebeyo de un canto, siete instancias de


la magia de Strike Wind se manifestaron, y asaltaron el muro de tierra. Con
siete veces el maná, presionaron el muro en gran medida causando que se
ondulara, luego a derrumbarse.

“De ninguna manera... Para que un nivel tan bajo de magia de viento rompa
mi bastión...”.

Era imposible. Después de haber sido guiado por la nariz, ahora él tenía
que aguantar este tipo de magia, era inevitable que estuviera furioso.

“¡E-Entonces ¿qué tal esto?! ¡―Oh fuego! ¡Convierte tu cuerpo en una


apariencia aún más majestuosa y conviértete en la encarnación de la
incineración! ¡Flame the Grand!”.
(NT: Entiendo a lo que quiere llegar, pero no puedo darle traducción, ya que suena muy
raro. Perdón).

226
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Bien por mí~ ―Oh escarlata. Por esa mezcla de negro profundo y rojo que
muestras, saquea el color rojo de todos los ojos. Una flama sin color, no
tiene ninguna cualificación para ser una flama. Little Red Thief”.
(NT: Pequeño Ladrón Rojo).

Baaldan disparó magia, la cual creó una enorme bola de fuego. En respuesta
a eso, el plebeyo también usó magia de fuego. Comparado con la magia de
Baaldan, parecía un mero frijol coloreado en rojo, escarlata. Sin embargo,
muchos de ellos aparecieron por todo el escenario, y se opusieron a él.
Parecía que planeaba contrarrestar la calidad de Baaldan con la cantidad.
Sin embargo, la cantidad de calor que provenía de la enorme bola de fuego
no permitiría pasar a ninguno de esos frijoles.

Los frijoles escarlatas fueron repelidos por la bola de fuego. Una cadena de
explosiones mágicas ocurrió, y fueron engullidas por la gran esfera de
fuego. Y con eso, la cantidad de relleno rojo del campo de visión de Baaldan
aumentó. Y debido a eso, se sentía como si estuviera viendo una ilusión
donde el tono rojo de la enorme bola de fuego se estaba desvaneciendo.

Y así, la enorme bola de fuego―desapareció junto con las pequeñas flamas


como frijoles. Era probable que con la gran cantidad de magias usando
flamas, el elemento de la influencia del fuego fuera desordenado, y llevara
a que la enorme bola de fuego se extinguiera.

“¡Usando tales técnicas deshonestas todo este tiempo!”.

“¿No es divertido? El rojo es el símbolo del fuego. Sin ser influenciado por
el aumento y la caída de la temperatura que afecta su color, cuanto más rojo
es el fuego místico, mayor es su calidad, y por lo tanto se vuelve poderoso.
Por lo tanto, cuanto más pierde su color, más pierde su poder como fuego”.

227
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Perder su poder porque pierde color? ¡Deja de decir tonterías! ¡La magia
no pierde la Protección Divina que le otorgan los elementos!”.

“Cielos, así que no toca la fibra sensible, solo puedo describirlo como
carente de sentido”.

“Tch, si la magia de fuego no funciona, entonces solo tendré una magia


diferente para...”.

“―Nop, desafortunadamente ya es hora de que te quedes sin energía”.

“¿Qué?”.

“Es hora de un intervalo. Permítanos un poco de tiempo para pensar”.

Cuando el plebeyo se encogió de hombros enormemente, comenzó a


repetir palabras sin sentido y abruptamente entró en una postura
indefensa. Soltando toda la tensión de sus hombros, comenzó a girar su
cuello y hombros para relajar sus tensos músculos. Todo esto a pesar de
estar en medio de una batalla.

“¿Eres un idiota? Haciendo ese tipo de cosas en el medio de un


encuentro―”.

Aunque Baaldan lo señaló, al plebeyo no le importaba en absoluto que no


lo escuchara. Al ser menospreciado, la ira de Baaldan se intensificó y
comenzó a usar magia.

228
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡―Oh relámpago! ¡Relám! Relám-Relámpago...”.

Sin embargo, por alguna razón, el canto no salía de su boca.

“Rel.... re...”.

Cuando su aliento se detuvo, su garganta se estremeció. Y al mismo tiempo,


un sudor frío se extendió por todo su cuerpo sin ninguna causa, y sus
palpitaciones se pusieron furiosas. Él no pudo tejer más palabras, su canto.
Su voz no saldría.

―Su cerebro estaba negando el canto. Ese pensamiento cruzó por su mente.

“Haa, haa...”.

Completamente sin aliento, Baaldan miró hacia el plebeyo. Él estaba


haciendo una expresión cansada como si estuviera decepcionado. Era
como si supiera que esto sucedería, y estaba mirando abajo a Baaldan por
no saber qué sucedería. El plebeyo entonces miró a Baaldan como un
erudito que observa un tema de investigación.

“Cielos, conocía la teoría, pero sinceramente, es la primera vez que lo veo”.

“¿Que... eres...?”.

“Hey, es mejor que dejes de usar irrazonablemente magia en una cadena


como esa. Parece que lo estás haciendo porque tienes una capacidad mayor
que otros humanos para hacerlo, pero no es como si tuvieras un radiador

229
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

o una bomba de agua o algo así, así que al final terminarás sobrecalentando
así”.

“C-Como he estado diciendo, ¡deja de decir tonterías!”.

“En serio... Si eres un mago, obtenlo del matiz”.

Diciendo eso, el plebeyo cortó las palabras de Baaldan. Era imposible. Para
él, tener una figura tan vergonzosa expuesta contra semejante plebeyo era
simplemente imposible.

“¡Yo soy un noble! ¡Un humano especial, ¿escuchas?! No hay forma de que
algo así pueda suceder... Bastardo, debes haber usado otra técnica oculta
para...”.

Mientras Baaldan lo acusaba como si lo reprendiera, el plebeyo soltó un


gran suspiro―y luego de haber pensado en algo, su sonrisa se hizo más
profunda. No era otra cosa que una risa que llegaba hasta su nariz, y una
sonrisa ominosa llena con oscuridad.

“Kukuku, eso es correcto. No, si ha estado expuesto, entonces no se puede


evitar, ¿huh?”.

“Bastardo, como pensé...”.

¿Simplemente qué hizo él? Cuando Baaldan lo miró críticamente, el


plebeyo sostuvo su mentón con audacia.

230
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Ves, mira allí?”.

Mientras señalaba con un chasquido de sus dedos, Baaldan miró hacia


arriba, pero más allá de donde apuntaba el dedo del plebeyo, había―

“¿Qué hay sobre...?”.

En lo alto del escenario, la voz del noble Imperial, Baaldan Dostolf Zegent,
reverberaba en el aire. Cuando Suimei chasqueó su dedo y señaló algo,
Baaldan miró descuidadamente. Pero, naturalmente, no había nada allí
excepto el escenario habitual―

“No hay nada... ¡¿Haa?! ¡No puede ser!”.

“¡¡Caíste por ello, idiota!!”.

Cuando se dio cuenta del significado detrás de esas acciones y giró de


vuelta, ya era demasiado tarde. Como Baaldan fue reducido a tales
payasadas lamentables, Suimei cerró la distancia entre ellos por completo.
En cuanto a Reiji y Felmenia, quienes estaban viendo eso...

“Suimei, no importa cómo lo pongas, no puedes hacer eso...”.

“Suimei-dono...”.

231
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Sus dos voces abatidas resonaron. La táctica que Suimei acaba de emplear
es la misma que “¡Es un OVNI!” o “¡Hay un cerdo volador!”, eso a veces
saldría en manga, un ataque furtivo completamente astuto. La tasa de éxito
de dicha táctica era anormalmente baja, una táctica que podría
considerarse un fósil completo, pero desde su postura y actuación en esa
batalla, Suimei logró arrastrar trágicamente a Baaldan a su complot.

Y entonces, él hizo llover un incesante bombardeo de puños en Baaldan.


Mientras Suimei clavaba sus puños en varios puntos vitales en el centro de
su cuerpo, su último golpe fue enfocado debajo del mentón y levantó el
puño en señal de victoria. Aunque se dio cuenta de la intención de Suimei,
Baaldan no tuvo manera de lidiar con eso, y fue derrotado.

“Goh, ah... Para un movimiento, tan clásico...”.

“Es tu culpa por caer en ello. Por el contrario, para no prestar la atención
adecuada a tu entorno, está en un nivel en el que debes volver a empezar
desde lo básico. No importa cómo lo pongas, estás subestimando
demasiado a la gente, idiota”.

Ante el abuso verbal de Suimei, Baaldan se desplomó con un ruido sordo.


Al final, no fue una pelea interesante en absoluto. Pero dejando eso de lado.

“Bueno, con tanta sangre corriendo a su cabeza, de todos modos no podía


pensar apropiadamente”.

Naturalmente, Baaldan no podía oír a Suimei burlarse de él nunca más.


Después de sobrepasar los límites del uso continuo de la magia, debido a la
escasez de la respiración como condición basada en su maná, su cabeza se
volvió delirante con fiebre. En esa condición, era inútil esperar que no
mostrara ninguna abertura. Al principio parecía tratar a Suimei como un

232
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

oponente de menor rango, pero esto era una prueba de que las personas
con una imaginación tan pobre eran excepcionalmente fáciles de
manipular. A medida que el desdén por el oponente llegaba a su punto
máximo, la brecha que se generaba por descuido era tan grande como la
brecha entre sus habilidades reales. Y debido a eso, él se quedó sin energía.
Era diferente de cuando Graziella cayó en la trampa del derretimiento
mágico y podría decirse que es un fallo de nivel extremadamente bajo.

El uso continuo de la magia en serie, en sí mismo, no era tan extraño. Estaba


bajo la premisa de que uno no entendía completamente la entropía, pero
en el otro mundo podría decirse que era una habilidad indispensable.
Todos pueden hacerlo. Sin embargo, las personas de este mundo no
poseían un horno de maná. Debido a eso, no podían cambiar el calor
desperdiciado y el maná en vapor para irradiarlo. Por lo tanto, se quedarían
sin respiración como Baaldan.

Los casos más extremos pueden llevar a la ceguera o la restricción del


campo de visión. Mientras Suimei pensaba en esas cosas, descendió del
escenario y escuchó atentamente sobre lo que Reiji y los demás estaban
hablando.

“Hey, Tia. La pelea de Suimei y la anterior estaban en el mismo nivel, ¿no es


así...?”.

“Perdí por un hombre que hace cosas así... Imperdonable”.

“Suimei-kun. Este es un asunto que requerirá un sermón”.

Reiji estaba exasperado, Titania estaba ardiendo con un aura de ira hacia
Suimei, y Lefille rebosaba con la intención de darle un sermón.

233
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Eeeh...”.

Y en el tercer encuentro, el ataque victorioso de Suimei fue un ataque


furtivo.

Inmediatamente después de que los encuentros llegaran a su fin, en una


esquina del campamento.

“No hay forma de que tal cosa pueda...”.

Él probablemente ni siquiera pensó un poco que la Élite Doce serían


derrotadas. Mientras observaba todos los encuentros en una esquina del
campamento, Gorgan estaba en un estado de estupefacción murmurando
las mismas palabras una y otra vez.

Se suponía que los miembros de la Élite Doce que él eligió debían ganar
contra sus oponentes. Había una posibilidad de que Aerith perdería ante
Liliana en un evento poco probable, pero después de eso, se suponía que
las victorias de Slane y Baaldan serían certeras.

Sin embargo, los resultados fueron diferentes. El superior, jóven promesa


y veterano de la Élite Doce fueron derrotados. Además de eso, los dos
últimos perdieron en maneras antiestéticas. Como primer asiento de la
Élite Doce, él no podía aceptar esto. Sin embargo, el impacto de la derrota
fue tan fuerte que Gorgan no pudo pensar en nada que decir. Mientras

234
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

miraba maravillado, sin poder ordenar sus pensamientos, Reanat apareció


acompañado por su asistente.

“Gorgan”.

“S-Su Alteza Imperial...”.

Incluso cuando su cabeza fue sacudida por la derrota, al menos le quedaba


suficiente inteligencia para recordar sus modales ante alguien superior a
él, y Gorgan cayó de rodillas en una confusión. Reanat entonces pidió
confirmación en un tono como si estuviera amonestando a su subordinado.

“Los encuentros han terminado. Con esto, no tienes quejas, ¿correcto?”.

“... Ha. No me puedo disculpar lo suficiente como para que los miembros de
la Élite Doce te muestren batallas tan desagradables”.

“No puede ser evitado. Solo en este evento fueron con sus oponentes a
pobres encuentros”.

“Sin embargo, para tener a las Élite Doce guiados por la nariz en combates
deshonestos... Al dejar de lado la pelea de Aerith, es natural que el orgullo
del glorioso Ejército Imperial se viera afectado. Siento que debemos asumir
algún tipo de responsabilidad”.

“Responsabilidad, dices”.

“¡Ha!”.

235
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Tomando responsabilidad. Esta era una de las medidas desesperadas de


Gorgan. En resumen, si caían, lo harían todos juntos. Si la Élite Doce
tomaran el asunto en sus propias manos, él podría cargar con parte de la
carga de aquellos que participaron en los combates. La pelea de Aerith y
Liliana lo dejó sin palabras, pero la actitud de los otros dos oponentes solo
lo dejó con dudas en su corazón.

En lugar de asumir la responsabilidad por ellos, presentaría una queja. Si


lo hiciera, no sería una derrota completa, y él sería capaz de reducir el daño
hecho al nombre de la Élite Doce. Si las voces de simpatía llegaran en gran
número, entonces sería algo para celebrar.

Debido a eso, Gorgan bajó su cabeza profundamente mientras esperaba


que Reanat aceptara eso. Sin embargo, si Reanat se dio cuenta o no de esas
expectativas, junto con un tono suave, negó con la cabeza.

“Gorgan. Este encuentro, lloraste sobre la actitud despreocupada de los


oponentes a tu entorno desde el principio, no tiene nada que ver con la
responsabilidad. Por lo tanto, no es necesario que asumas la
responsabilidad”.

“Pero...”.

Él no podía dejarlo sin resolver, y mientras Gorgan intentaba aferrarse más.

“―En ese caso, de aquí en adelante te abstendrás de tales desarrollos


impertinentes”.

El que lo llamó por detrás de manera altiva, fue Graziella.

236
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Su Alteza Imperial Graziella...”.

“¿Qué pasa con ese rostro sombrío? ¿Lo desapruebas?”.

“Con todo el debido respeto. Este caso no es solo responsabilidad de


aquellos que lucharon. Es algo que afecta la dignidad de la Élite Doce, así
como a ti, quien es una de sus miembros”.

“¿Estás en algún tipo de posición para tramar ese tipo de cosas? En


cualquier caso, tienes la intención de encontrar fallas en sus peleas y
disminuir el daño, ¿verdad? Ya lo he visto a través de tu motivo ulterior”.

Cuando Graziella se rió con desprecio, Gorgan no pudo decirle nada y se


mantuvo en silencio. Graziella entonces pasó de reírse de buena gana a un
rostro repentinamente serio.

“... Bueno, independientemente de las circunstancias de sus expectativas.


También entiendo correctamente tu descontento con la situación actual del
Imperio. En el estatus quo donde nuestras naciones aliadas no muestran
entusiasmo, si la Élite Doce juegan un papel activo aquí, demostrarían la
fuerza del Imperio a grupos nacionales y extranjeros”.

“Si su Alteza Imperial entiende esas cosas, entonces...”.

“Gorgan, ¿mi Hermano Mayor no lo dijo en este momento? Fue un mal


oponente. Toléralo esta vez”.

237
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Incluso cuando Graziella lo reprendió, Gorgan no pareció satisfecho. Era


probable debido a la presunción que había acumulado de jugar un papel
activo como mago durante tantos años. Su expresión sombría y la luz en
sus ojos apagados se quejaban de que no estaba satisfecho del todo. Cuando
Graziella leyó las sutilezas del corazón de Gorgan, dejó escapar un suspiro
y comenzó a hablar.

“Debes haberlo visto también. Liliana ya ha sido liberada de la magia oscura


y se ha convertido en una poderosa conjuradora. La que se nombró a sí
misma Io Kuzami en la cima del escenario tomó un papel en repeler a un
General Demoníaco. Con ese tipo de oponentes, sería infantil parlotear
sobre la conclusión de que es inaceptable”.

“Sin embargo, el hombre que luchó al final. Ese hombre bromeaba


demasiado”.

“¿Viste eso como una broma?”.

“Ese tipo de pelea, todo lo que vi fue a él burlándose de su oponente”.

“... Fumu. ¿También te parecía así, Hermano Mayor?”.

Como Graziella respetuosamente le preguntó, Reanat hizo una expresión


ligeramente amarga.

“Veamos. Independientemente de cuál sea la verdad, mirándolo desde un


lado, honestamente podría decirse que es una lucha insuficiente. Lyla, ¿no
te pareció así?”.

238
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Como pensé, si no entiendes, la brecha en cómo miras algo se vuelve


bastante grande. Especialmente después de haber luchado contra ese
hombre una vez, siento que la habilidad que tiene para las tácticas y la
magia es insondable. Sin embargo, ese último estaba fuera de discusión”.

Aunque la última batalla terminó así, desde el punto de vista de Graziella,


era un truco que valía la pena pensar precisamente porque él era capaz de
ver a través de la personalidad de Baaldan por completo. Porque Graziella
también había caído en una de las trampas de Suimei antes, simplemente
viendo que no era suficiente para hacer un juicio adecuado.

“Con todo el debido respeto, su Alteza Imperial. ¿Cómo es ese hombre


insondable? No obstante, no veo eso en absoluto”.

“... Cielos, ¿así que todavía no puedes decirlo? Te has vuelto senil. Entre
todos ellos, él es el más despiadado, ¿sabes?”.

“¿Ese hombre es?”.

“Así es. Además, tú mismo dijiste que estaba bromeando, pero si cambias
eso, solo significa que, para ese hombre, esa pelea estaba en el nivel en que
podía pasar mientras bromeaba. Desde el principio, Baaldan se burlaba de
él y pedía por ello, así que terminó por jugar tanto... ¿Tienes algo que decir
sobre el descuido de Baaldan?”.

“... No”.

Y entonces, Reanat habló como si recordara algo.

239
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Lyla. Cuando luchaste contra el invitado del otro mundo, ¿escuché que lo
abrumabas?”.

“Es algo que escuché después, pero cuando luchó contra mí, parece que
sufría heridas graves que lo acercaron a la muerte. Aunque me molesta”.

Escuchando la voz de Graziella, ellos pudieron escuchar el descontento y


las emociones que no tenían más salida mezclado en la misma.

“Pero, para pensar que derrotaría tan frívolamente a uno de la Élite Doce...”.

Reanat no lo evaluó tan bien. En ese momento, pensó que él estaba cerca o
por debajo del nivel de la Élite Doce. Eso fue porque Reanat no sabía. Sobre
eso.

“Hermano Mayor, esa invasión de Demonios en Astel hace algún tiempo,


creo que ya has escuchado los reportes al respecto”.

“Aah, acerca de los casi diez mil Demonios y monstruos derrotados,


¿quieres decir? ¿Qué hay acerca de ello?”.

“... El que hizo eso, parece haber sido ese hombre”.

Al escuchar la actitud y las palabras dóciles de Graziella, la expresión de


Reanat se volvió severa.

“… Ridículo. ¿Diez mil Demonios? No importa lo fuerte que él sea, hacerlo


solo es...”.

240
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“No creo que su Alteza Titania mintiera sobre esto. Además, el hecho de
que Liliana Zandyke haya desarrollado su fuerza en tal medida en tan poco
tiempo, también es una prueba suficiente de su fuerza”.

“... ¿Aunque tenía un reporte diciendo que el invitado de otro mundo no era
un Héroe?”.

“Aah. Eso parece no ser un error. Sin embargo, en ese mundo


aparentemente hay maestros dispersos que superan a ese hombre que
abruma a los Demonios”.

“¿Es eso cierto?”.

Cuando Reanat preguntó con una pizca de temor en su voz, Graziella asintió
dócilmente. Al ver eso, Reanat quedó sin palabras. Y con una mirada de
soslayo, Graziella miró hacia Gorgan.

“Gorgan. Ni siquiera piensas en atacar a ese tipo bajo la cobertura de la


oscuridad, ¿escuchaste? Si usas esa mano, definitivamente no terminará en
una broma”.

Gorgan solo pudo retroceder ante la advertencia de Graziella.

... Por otro lado, el sermón que Suimei estaba recibiendo de Lefille
(pequeña) y Titania, todavía no había terminado.

241
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Capítulo 3: Sus Respectivas Batallas

Y así, bajo el mando de Reanat, la batalla entre el Ejército Imperial y


Demoníaco avanzaba sin problemas. Tal como su plan proponía, encima de
los escenarios de los muchos senderos que conducían desde las tierras
salvajes del Norte del Imperio hasta su propio territorio, ellos prepararon
emboscadas para la embestida de Demonios, los atacaron al descubrirlos y
los aplastaron. Los exploradores incluso fueron enviados a lugares donde
los humanos no podían atravesar, y por el momento, el frente estaba
haciendo todo lo posible para dedicarse a la defensa para que la línea no
colapsara, y estaban en un estado en el que estaban esperando para la
llegada de refuerzos.

Debido a que era tanto una serie de emboscadas como batallas defensivas,
la ventaja naturalmente yació del lado del Imperio. A diferencia de los
páramos llanos de la Alianza del Norte, ellos estaban situados en un lugar
en el que tenían la ventaja del terreno, y el número de lugares donde podían
tender una emboscada era bastante grande.

También se podría decir que esto se debió a que tenían información precisa
de antemano. Si los países en camino al Imperio fueran atacados, entonces
la información exacta fluiría naturalmente hacia ellos, y se tomarían el
tiempo para preparar sus defensas. El Imperio estaba demasiado lejos para
que los Demonios pasaran inadvertidos.

En cualquier caso, en cuanto a Suimei y los demás, tal como se había


planeado inicialmente, se les encargó cuidar los cuarteles generales, y
hasta ahora no formaban parte de la actual estrategia. Esto se debió en gran
parte a las restricciones que se les impusieron para que no aumentaran sus
logros militares por delante del Ejército Imperial. Pero ahora que el

242
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Ejército Imperial había levantado sus logros en los últimos días, ahora se
estaban poniendo en acción. Y dado que Lefille había vuelto a su forma
original durante ese tiempo, ella fue la primera a la que Reanat solicitó
cooperación.

“¿Está bien confiar una unidad a alguien como yo?”.

“Soy consciente de que los poderes de Doncella del Santuario-dono no se


limitan solo a su destreza en batalla. Me gustaría que lidere una unidad y
libere el poder de los espíritus todo lo que usted quiera”.

Y así, Lefille dirigió una unidad de soldados Imperiales para tomar parte en
la operación de detener a los Demonios. Ella había marchado junto con esa
unidad en la cordillera Norte y ahora estaba mirando hacia abajo sobre los
Demonios. Su unidad estaba alineada en una arboleda en la cima de un
acantilado. Debajo de sus ojos, los Demonios caminaban por el delgado y
serpenteante camino de montaña. Naturalmente, los Demonios no se
dieron cuenta de que ella estaba allí, por lo que era la oportunidad perfecta
para un ataque sorpresa.

“―Parece, que está a punto de llover aquí, ¿verdad?”.

En el frente de la unidad, en ese límite entre los matorrales y el acantilado,


una voz lamentándose de los signos de la lluvia venía desde atrás. Mientras
Lefille balanceaba ligeramente su cabello rojo y se daba la vuelta, vio a
Liliana entre los soldados que estaban sobre un pequeño caballo. Ella no
sabía si Liliana acababa de llegar o si ella se mezcló en las tropas anteriores,
pero apareciendo cuando menos se espera era tal y como cabría esperar de
alguien que trabajó en la división de inteligencia―no, se podría decir que
era porque ella era la hija del Maestro de la Espada Figura Solitaria.

243
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Lily, ¿qué sucede?”.

“Sí. He venido a reportar la situación actual”.

“Por favor, hazlo”

“Justo como lo planeado, los cuarteles de la tropa comenzaron a prepararse


para retirarse más atrás. Si no ocurre nada en particular, entonces el Héroe
Reiji y su Alteza Real Titania, quienes habían quedado en los cuarteles
permanecerán fuera de la batalla y se retirarán al mismo tiempo. Parece
que planean ponerlos a trabajar en la batalla decisiva”.

“Como pensé, ellos todavía no se habían movido, ¿huh?”.

“Es porque el Héroe Reiji no tiene mucha experiencia de combate, en lugar


de luchar en tal terreno escarpado, creo que se juzgó que sería mejor poder
mostrar su poder en terrenos más planos. Además, si la formación de las
tropas es más espesa, la probabilidad de su supervivencia sería mayor, y
también elevaría la moral”.

Cuando Liliana hizo su conjetura, Lefille dejó escapar un largo suspiro


como si estuviera expulsando todo lo que estaba acechando en su pecho.

“¿Qué ocurre?”.

“No, solo estoy un poco aliviada, es todo”.

“Estabas inquieta acerca de cómo iban a usar Reiji, ¿verdad?”.

244
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“No es como Reiji-kun fue invocado en el Imperio después de todo. Estaba


en mi mente cómo lo pondrían en uso, es todo. No podría evitarse si no
quisieran que él les quitara su gloria, o sin fundamento afirmar que estaría
bien porque es un Héroe y hacerlo participar en alguna extraña estrategia”.

“Está bien. Su Alteza Reanat, no representa esquemas tan severos, como su


Majestad el Emperador”.

En otras palabras, hubiera sido posible si fuera el Emperador. Ciertamente,


si era ese Emperador, parecía que él no dejaría de emplear alguna
estrategia absurda una vez que la Diosa se involucrara.

“¿Qué hay de Suimei-kun?”.

“Parece que se está moviendo como él lo cree conveniente. No se le indicó


ningún lugar específico para ir, y su Alteza Reanat lo dejó sin detalles más
finos. Dado que los logros militares no se destacan como importantes
ahora, dijo que sería lo mejor siempre y cuando él no se interponga en el
camino”.

“Lo cual quiere decir, su Alteza Reanat tiene a Suimei-kun como un peón
para moverse, pero no se le ocurrió una forma efectiva de usarlo”.

“Probablemente. La fuerza de Su Alteza Reanat se mueve alrededor de las


fuerzas al nivel de unidades. Suimei es especial después de todo”.

En este mundo, Suimei era un individuo como Lefille y los otros que
podrían considerarse en el mismo nivel como una unidad completa. Por lo
tanto, sin importar la estrategia en la que él fuera colocado, estaría más allá

245
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

del control de otras unidades conectadas a él. Si bien eso puede ser cierto,
incluso si lo movieran como individuo, no sabían cuán fuerte era su
potencial de guerra o qué tipo de especialidad tenía. Es por eso que se
convirtió en la extraña situación en la que querían utilizarlo, pero no sabían
cómo hacerlo. Si él fuera como Lefille y tuviera el carisma de dirigir un
cuerpo de ejército extranjero, sería una historia diferente.

―Soy un mago y un estudiante, ¿sabes? ¿No es obvio que no tengo nada


como eso?

Así dijo antes de irse. Cuando Lefille recordó esta conversación extraña con
una sonrisa, Liliana miró a sus alrededores.

“Y así... Por aquí, también es como estaba planeado”.

246
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7
Artyom

247
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Sí, mira. Los malditos Demonios han extendido indefensamente sus filas.
Si atacamos aquí, deberíamos poder obtener más logros de los que
esperábamos”.

Elegir esta ubicación para colocar la unidad fue la estrategia de Lefille.


Habiendo dicho eso, las rutas que los Demonios estaban tomando fueron
confirmadas de antemano, y todo lo que ella había hecho fue lanzar la red.
Dado que los Demonios caminaban por los senderos delgados de la
montaña, sus filas eran bastante delgadas a medida que recorrían el
camino. Como solo estaban alineados dos o tres seguidos, el rango de
soldados desde el lado era muy superficial. Si fueran emboscados desde
arriba, estarían desordenados y no sería imposible exterminar a todos en
un combate cuerpo a cuerpo.

“¿La preparación del petróleo ya, está...?”.

“Sin retrasos”.

Diciendo eso, Lefille señaló los flancos izquierdo y derecho. Allí estaban las
figuras de varios soldados junto con grandes ollas de barro preparadas
junto a ellos. En esta situación, no era como si no fueran a poner el fuego
en juego. Debido a la Protección Divina del Dios Maligno, los Demonios no
se pondrían ansiosos por un fuego regular, pero debido a que los
monstruos se mezclaban en sus filas, la situación era bastante diferente.
Después de dejar caer piedras en su frente y atrás y verter el petróleo, la
unidad de magos encendería una llamarada y además cortaría su camino
de retirada mientras la unidad principal golpeaba en su núcleo. Era una
estrategia simple, pero cuando se establecía apropiadamente, era de
esperar grandes resultados. Como se le demostró a Liliana la probabilidad
de victoria, ella cerró su ojo en alivio y acarició el cuello de su caballo.

“Entonces, con esto me iré”.

248
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Qué sigue?”.

“He terminado yendo incluso hasta Suimei, así que regresaré a los cuarteles
por ahora. Después de eso, probablemente seré usada para las
comunicaciones otra vez”.

“Lo dejo en tus manos”.

“Sí”.

Cuando Liliana retrocedió hacia la retaguardia, de repente desapareció


junto con el caballo que estaba montando. Si fuera solo ella, sería una cosa,
pero para que el caballo también desapareciera, Lefille se preguntaba qué
clase de artimañas estaba usando, y si era una técnica del Maestro de la
Espada Figura Solitaria o debido a la tutela de Suimei. No, podría haber sido
una combinación de ambos también―en cualquier caso. Mientras Lefille
montaba su propio caballo, se giró hacia los soldados detrás de ella. Y luego,
como si no fuera afectada por los Demonios debajo de ellos en absoluto,
desató sus órdenes a los soldados.

“¡Ya es hora de que también actuemos! Tan pronto como las rocas cayendo
se pongan en su lugar, los magos liberarán magia de fuego en la parte
delantera y trasera según lo planeado. ¡En lugar de comida y bebida, denles
un buen sabor de petróleo y piedras, y entreténganles con un banquete de
llamas! ¡Listos!”.

Mientras ella daba su sarcástico ánimo, los soldados bajaron el volumen,


pero aún respondieron con voces poderosas en respuesta a los gritos: “¡Por
la voluntad de la Diosa Alshuna!” y “¡Viva la Doncella del Santuario-dono!”.

249
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

La moral era alta. Estaba mucho más allá de la cantidad requerida. Esto era
probable porque la fe en la Diosa se mostraba en vigor. Tal como lo planeó
Reanat, el efecto del glorioso nombre de la Doncella de los Espíritus tenía
un efecto explosivo en la lucha contra los Demonios.

Justo cuando todos los soldados terminaron sus preparativos, una gran
cantidad de rocas fueron empujadas desde el acantilado. El peso puro de
ellas sobrepasó los límites de lo que podría tolerarse, matando a varios
Demonios y monstruos. Y junto con eso, el petróleo viscoso y
extremadamente inflamable se dispersó y los magos comenzaron a diluviar
magia de fuego.

“Ooh, las filas de los Demonios están en completo desorden...”.

“Bien ... Así de simple...”.

A medida que los Demonios en la parte delantera y trasera comenzaron a


moverse en confusión dentro de la cortina de humo, la confusión
lentamente se abrió paso hasta el núcleo del grupo. Finalmente, el vórtice
de confusión llenó toda la fuerza de los Demonios, y la marcha se detuvo
por completo. Entonces, habiendo notado las fuerzas encima del
acantilado, los Demonios emitieron una extraña voz mientras comenzaban
a subir. Ya había pasado el punto donde los trucos baratos sellarían el trato,
por lo tanto―

“¡Dejen atrás las defensas para los magos, toda la caballería cargue contra
los malditos Demonios en el acantilado! ¡Magos, continúen
comprometiendo la parte delantera y trasera con fuego! ¡Vamos!”.

A la orden de Lefille, los soldados descendieron por todo el acantilado


como una avalancha. Se separaron, y llevaron la lucha a un cuerpo a cuerpo.

250
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Y exactamente como lo describió Lefille, el sendero de la montaña estaba


descolorido con los cadáveres de los Demonios.

―No importaba cuántos Demonios individuales sobrepasaran las


capacidades de los humanos, era obvio a primera vista qué clase de ventaja
tenía un grupo organizado de soldados sobre uno en completo desorden.
Esto era aún más evidente en un camino estrecho. Habiendo sido
designado un lugar para pelear, Lefille y sus soldados deseaban una pelea
donde sus filas no se alteraran, y hablando de la fuerza contraria que estaba
completamente alterada, ellos estaban colisionando e hiriéndose entre sí.
del desorden puro. Eran como un grupo autodestructivo que empujaba a
sus aliados desde un acantilado, y solo aceleraban el ritmo al que perdían
sus fuerzas.

Incluso en el estrecho sendero de montaña, Lefille manejaba hábilmente a


su caballo mientras dispersaba a los Demonios circundantes. Instó al
caballo a girar en su cuello, ella giró su enorme espada hacia abajo y cortó
a los Demonios antes de abrir la distancia entre ellos.

Y a medida que los Demonios se acercaban a ella, sin excepción, ellos caían
presa de su gran espada. En poco tiempo, los Demonios sorprendidos por
su poder se pararon ante ella en una densa formación. En la parte superior
de este estrecho sendero de montaña, debido a que sus propias fuerzas se
verían perjudicadas, no podría desatar Gala Walner. En ese caso...

“Oh viento rojo... Escucha mi voluntad, conviértete en nuestro furioso


manto”.

251
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Mientras Lefille tarareaba esas palabras como si estuviera rezando, el


viento rojo envolvió su caballo como si se lo pusiera con una armadura. No
solo se aplicaba al gran cuerpo del caballo, sino que también se enroscaba
extremadamente gruesamente a sus pies―y entonces.

“¡¡HAA―!!”.

Mientras gritaba para empujar al caballo y patear sus costados, ella avanzó
hacia los Demonios. El caballo se movió hacia el muro de Demonios sin
mostrar un atisbo de miedo, y el viento rojo a su alrededor hizo volar a los
Demonios. Era innecesario mencionar que los Demonios directamente al
frente fueron forzados a la amarga experiencia de ser aplastados por el
viento rojo que se enroscaba alrededor del casco del caballo.

Justo cuando se abrieron las hostilidades, ella mantuvo una posición


superior. Todo lo que quedaba era exterminarlos como estaba planeado―o
al menos eso pensaba. Justo en ese momento, un mensajero se deslizó
colina abajo. Y luego, mientras aún se deslizaba, él gritó un mensaje de
emergencia.

“¡Doncella del Santuario-dono! ¡Refuerzos de Demonio en la retaguardia!”.

Pero incluso cuando ese reporte llegó a ella en una dolorosa voz, Lefille no
entró en pánico y dio sus órdenes.

“Ya veo. Así que los refuerzos han llegado... ¡Entonces actúen sin entrar en
pánico! Tal como lo decidimos de antemano, derrotaremos a los Demonios
en la parte delantera y nos retiraremos. ¡Me encargaré de la retaguardia,
así todos con la energía sobrante queden conmigo!”.

252
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Debido a que la retirada formaba parte de su plan original, los soldados


tomaron medidas a su disposición sin confusión. Después de derrotar a los
Demonios en el frente y asegurar un camino de retirada, los soldados
heridos y agotados se separarían inmediatamente. Mientras la unidad de
magos encima de la colina derramaba magia en apoyo, comenzó el retiro.
Mientras tanto, los refuerzos de Demonios finalmente aparecieron a la
vista... El camino hacia la retaguardia era una serpiente serpenteante como
un sendero de montaña, pero la vista detrás de los Demonios no parecía
mala. Pero solo por el hecho de que no había refuerzos en el camino...

“Ya veo, desde el cielo”.

Con las nubes en el cielo como telón de fondo, Demonios con alas de
murciélago bajaban. Como diría Suimei, parecían como los espíritus
malignos con alas llamados Diablos. Ellos agitaron sus alas con un ruido
sordo y volaron como una marca roja oscura en el cielo nublado. Desde
arriba... Para los humanos, era un punto ciego natural y un lugar
problemático desde el que atacar.

“¡Todos cálmense y lidien con ello! ¡Solo porque el enemigo viene del cielo,
no son un oponente al que temer!”.

Lefille anticipó los disturbios de los soldados y soltó un grito. Sin embargo,
no hubo respuesta de los soldados. En su lugar, una voz extremadamente
coqueta salió directamente desde arriba.

“¿―Oh, cariño? ¿Es eso así?”.

Fue un tono extremadamente lujurioso. Era completamente inadecuado en


un lugar como este, como la voz obscena y engatusadora de una prostituta.
Mirando hacia arriba, Lefille vio la sombra de un Demonio con alas. Al igual

253
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

que los otros Demonios, esas alas tenían la forma de un murciélago, pero
su figura real era completamente la de una mujer humana. Con el suave
castaño cabello claro revoloteando en el viento, los hombres se alinearían
frente a ella, y las mujeres se resentirían por su figura.

Mientras jugaba con su cola negra, ella estaba flotando allí con su espalda
ligeramente curvada hacia delante. La que trae los refuerzos de Demonios
del cielo, era una Demonio en forma de mujer. Y esa Demonio era una que
Lefille había visto antes.

―No, no había forma de que ella pudiera olvidar. Esa Demonio fue una de
los Generales Demoníacos que atacaron Noshias, se podría decir que ella
era la archienemiga de Lefille.

“Tú eres... ¡La bastarda de esa vez!”.

“Mucho tiempo sin verte~. ¿Cómo has estado? Bueno, si intentas tan duro,
es probable que lo estés haciendo con todas tus fuerzas, ¿huh?”.

Mientras sonreía como si estuviera riendo y jugando con ella, la ira de


Lefille ardió. Justo como esa vez, ella estaba burlándose de aquellos que
estaban haciendo todo lo posible para sobrevivir. En respuesta a esa frívola
Demonio, Lefille disparó un fuerte viento rojo desde la punta de su espada
sin hablar más.

“¡HAAAAAAAAAAAAAAH!”.

Con un grito de espíritu de lucha, el viento rojo rugió mientras ascendía a


los cielos. Y sin errar, se precipitó en el cielo apagado hacia La General
Demoníaca―Latora.

254
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Whoopsi, peligroso, peligroso. Da miedo si simplemente atacas de esa


manera~”.

Sin embargo, el corte destinado a dividir a la Demonio, junto con un tono


gracioso, fue esquivado por un estrecho margen. El viento rojo que la
atravesó continuaba reverberando en el aire, ya que voló a los Demonios
detrás de ella, pero a Latora no pareció importarle en absoluto.

“... Así que esquivaste”.

“Por supuesto que sí~. No importa cómo lo pongas, no me golpeará un


ataque así, ¿verdad? ¿Me estás subestimando? Sin embargo, se supone que
menospreciar a las personas es mi privilegio~”.

Diciendo eso, ella lamió su saliva con su lengua roja y dejó escapar un tono
seductor. Al escuchar una conversación tan frívola, un escalofrío temeroso
de repente se extendió por la espalda de Lefille. Naturalmente, era una
sensación instintiva de disgusto. Mientras se sacudía el miedo y miraba
hacia el cielo, Latora comenzó a sonreír como si estuviera de buen humor.

“Mi nombre es Latora. Por lo que parece, parece que lo recuerdas bien,
¿verdad?”.

“¡Por supuesto que sí! ¡No hay forma de que pueda olvidar a una bastarda
como tú!”.

“¡Ahaaaah~! Para que pienses tanto de mí, me hace feliz~. También he


estado esperando impacientemente para verte de nuevo~”.

255
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

¿―Simplemente cómo voy a atormentarte la próxima vez que nos veamos?

A medida que esas palabras con emociones inhumanas surgían de ellas,


encendía aún más las llamas de la ira que ardía en Lefille. Todo lo que ella
recordaba era la humillación que le había otorgado esta Demonio. Sin estar
satisfecha con solo derrotarla en batalla, esa Demonio mató a muchos de
los camaradas de Lefille, y lanzó una miserable maldición sobre la propia
Lefille. No había forma de que ella pudiera ser perdonada. Incluso si la
cortara en mil pedazos aquí mismo, ella seguramente todavía no estaría
satisfecha.

Como si la ira de Lefille lo aclamara, el viento rojo en su entorno se volvió


notablemente más fuerte como si estuviera envuelto en llamas. Como
ahora estaba completamente preparada para la batalla, la voz de un
soldado apareció bruscamente hacia ella desde atrás.

“¡Doncella del Santuario-sama! ¡Los preparativos para la retaguardia y el


retiro están completos! ¡Por favor, prepárese para la retirada también!”.

“¡No te preocupes por mí! ¡Todos ustedes, sigan adelante!”.

“Pero si hacemos eso...”.

“¡Debo vencer a esta Demonio! ¡Por el bien de aquellos que murieron en la


oscuridad en la lucha justo ahora! ¡Por eso deberían seguir adelante!”.

Mientras le gritaba al soldado, él respondió con un simple “Reconocido”, y


transmitió las órdenes a los otros soldados. La razón por la que no
insistieron en quedarse también, era probable porque eran soldados de

256
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

otra nación, ellos estaban pensando en su propio bienestar. Incluso si ella


era la Doncella del Santuario de los Espíritus, no era razonable pensar que
arriesgarían sus vidas por una invitada actuando como General.

En poco tiempo, los soldados Imperiales restantes se separaron hacia el


cuartel de la tropa. Los Demonios detrás de Latora los persiguieron, pero
no pudieron alcanzar a la retaguardia y mucho menos alcanzar al cuerpo
principal de los soldados.

“Aaaaah, ahí van~”.

“Fuu, tus refuerzos están un paso tarde”.

“Eso parece. Si es así, no nos pondremos al día hasta que lleguen al cuartel,
¿huh...? Bueno, siendo ese el caso, realmente no me importa”.

“¿...?”.

Sintiendo un significado oculto detrás de la risa de Latora, Lefille frunció el


ceño. Era como si no le importara no poder alcanzar a las fuerzas
Imperiales, e hizo que Lefille recordara una cierta sensación de
incomodidad.

“Estás haciendo un rostro como si no la entendieras. Fufuu, no nos importa


si te escapas~. Quiero decir, el lugar al que están huyendo pasará por algo
terrible después de todo”.

“¡¿Qu―?! ¡¿Qué quieres decir con eso?!”.

257
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Nada en particular, solo significa que eres toda una estúpida. ¿De verdad
crees que no veríamos a través de una estrategia pensada por meros
humanos? ¡Ajajaja! Eres realmente estúpida, ¿no es así? Justo ahora,
Lishbaum, Ilzarl y Grallajearus deberían lanzar un ataque sorpresa contra
el cuartel de tropas tuyo, ¿sabes?”.

“¡¿Un ataque sorpresa en el cuartel de la tropa?!”.

“Síp. Completamente inesperado, ¿verdad? Creíste que nos detenían, pero


en realidad fuiste atraída y dividida. Incluso si huyen con todas sus fuerzas
de mis tropas, hay una fuerza mucho más grande desplegada a donde ellos
van”.

Escuchándola decir eso, Lefille entendió completamente. Todo sobre


cruzar el escarpado distrito montañoso en el Norte del Imperio fue un
señuelo. Usando eso como cobertura, otra fuerza separada hizo su
movimiento. En ese caso, los Demonios ciertamente estaban un paso
adelante. Se le presentó una crisis, pero la expresión de Lefille se volvió
audaz.

“¿Qué pasa con ese rostro? ¿Crees que puedes ganar?”.

“Por supuesto que sí. Dijiste que estaban atacando el cuartel, pero allí están
el Héroe y muchos magos. La élite del Imperio está allí. Incluso si fueran
atrapados en un ataque sorpresa, no se quedarán atrás tan fácilmente”.

“¿Así que confías en ellos? Bueno, sea lo que sea~”.

258
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Latora le dio una respuesta indiferente, probablemente no le importaba en


absoluto. Cuando Lefille apuntó con su espada a la Demonio, Latora hizo un
cambio completo y sonrió como si tomara a la ligera a Lefille.

“―Fufu. A pesar de ser dejada hecha jirones la última vez, ¿pretendes ganar
contra mí?”.

“Por supuesto que sí. ¡No me quedaré atrás como la última vez!”.

“Bueno, parece que eres un poco más fuerte que antes, pero ¿eso es
suficiente para ganar~?”.

“¡Definitivamente ganaré!”.

Lefille devolvió su risa burlona con un grito, llamó al viento rojo y se vistió
con este. Con Lefille en el centro, un tornado rojo se manifestó a su
alrededor, y la tierra y la piedra a su alrededor revoloteaban en el aire.

Y en respuesta, Latora deslizó seductoramente su dedo por el aire con una


sonrisa en su rostro. Sus movimientos eran como si sintiera la piel de un
hombre. Eventualmente, hilos y cuerdas se desbordaron de la punta oscura
de su dedo y revolotearon en el viento.

Debido a que Lefille tenía experiencia previa luchando contra ella, ella ya
lo sabía. Latora manipulaba el poder oscuro de los Demonios en forma de
cuerdas. Y esas cuerdas tenían una apariencia cambiante. Ellas eran
capaces de atar a su oponente, y si se estiraban alrededor del entorno―

“Ahora bien, para el primer movimiento”.

259
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Latora repitió su técnica en capas mientras tendía sus cuerdas en los


alrededores. Las cuerdas perforaron en el suelo, en los muros del
acantilado, una, dos, y luego una tercera vez. Como para obstaculizar a
cualquiera que intentara acercarse a ella, Latora desplegó más de diez
capas de cuerdas. Como diría Suimei, se podría decir que es una barrera
simplista. Solo tocarlas podría despedazar el cuerpo, no, considerando la
personalidad de Latora, probablemente solo entrelazarían al objetivo.

Para abrirse paso, sería necesario cortarlos todos o deslizarse por las
grietas sin permitir que toquen su cuerpo. Sin embargo, esta Demonio no
difundiría algo de lo que fuera tan fácil deshacerse. Probablemente fuera
imposible cortarlos. En ese caso, la única opción que quedaba era pasar por
las grietas. Las grietas no eran ni siquiera la mitad del tamaño del cuerpo
de Lefille. Sin embargo―

“¡¿Realmente crees que no tengo forma de superar esto?!”.

“¡Por supuesto que sí~! Son cuerdas que he tejido, ¿sabes? ¡No se las puede
cortar con tanta facilidad!”.

“En ese caso, todo lo que tengo que hacer es pasar por las brechas”.

“¿Qué eres, estúpida~? No importa qué tan fino y delgado sea tu cuerpo, no
puedes pasar por ese tipo de― ¿heh? ¡¿HAA?!”.

La sorprendida voz de Latora resonó en el sendero de la montaña. Era solo


natural. Mientras creía que Lefille simplemente intentaba pasar por las
grietas de las cuerdas, en el momento en que ella estaba a punto de tocarlas,
se convirtió en un viento rojo y se deslizó limpiamente.

260
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡Espera! ¡No podías hacer ese tipo de cosas antes!”.

Viendo una técnica que Lefille no había podido hacer la última vez que
lucharon frente a sus ojos, Latora dejó escapar un grito cercano a un
chillido. Y tratando ese chillido como un asunto sin relación, el viento rojo
se deslizó a través de las brechas en su cuerda. Y mientras el viento rojo
continuaba deslizándose a un ritmo constante, este rápidamente se movió
hacia los alrededores de Latora. Eran movimientos que perturbaban su
sentido de la visión. Y, finalmente, la mirada de Latora ya no fue capaz de
mantener el ritmo.

“Solo porque puedes usar ese tipo de técnica...”.

Mientras escuchaba la voz irritada de Latora, Lefille se colocó alrededor de


su espalda, le amenazó sus costados y una vez más saltó justo frente a sus
ojos. Latora nunca esperó que el ataque viniera justo en frente de ella, y
tardó en reaccionar ante el corte―sin embargo, incluso así, el poder de
General Demoníaco no era solo para mostrarse, y ella fue capaz de evadirlo
por un pelo.

“Hup, whoops, hoh, whoopsi... ¡Maldición!”.

Tal vez porque su escape la trajo de los cielos al suelo, sus pasos mientras
evadía la espada de Lefille eran como borrachos tambaleante. No parecía
acostumbrada a pelear en el suelo, y sus movimientos no tenían delicadeza
y eran incómodos. Pero incluso así, ella se recuperó. Mientras continuaba
escapando de la cadena de cortes, Latora finalmente encontró la
oportunidad de devolver el golpe y desató sus cuerdas como un látigo.

261
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡¿Qué tal esto?!”.

Debido a que el látigo ondulaba en el aire, era difícil de manejar, pero


incluso así, no era algo tan inusual. Hablando de alguien que usaba esa
arma, recientemente en los combates con la Élite Doce, Aerith Melfein
también usó magia para producir un arma similar. Por lo tanto...

“¡¡Dije que no me quedaría atrás!!”.

“D-De ninguna manera...”.

Un solo estallido de trueno. Un solo corte de la enorme espada. El golpe,


que se enroscaba desde un lado como una serpiente, fue completamente
destruido por el fuerte golpe. El látigo que hizo Latora, justo cuando tuvo
suficiente tiempo para hacerlo, fue trágicamente borrado por el viento rojo.
Y llevando el vigor de su ataque, Lefille presionó hacia la propia Latora. Y
entonces, la sonrisa compuesta de Latora, que estaba usando hasta
entonces, se había desvanecido, y un fuerte pánico estalló en su rostro.

“Uwaa, esto es malo, voy a perder... ¡No~!”.

El pánico fue un truco. Después de que ella implicó que todo era una
fabricación, Latora de repente sacó una muñeca de la nada. La muñeca
tenía la forma de una mujer pelirroja y, a primera vista, se parecía a Lefille―

“Qué―”.

262
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Justo cuando Lefille estaba a punto de preguntar qué era, recordó de


repente. Sobre la vez que conoció a Suimei. Sobre el momento en que ella
le enseñó acerca de la maldición que se le había lanzado encima.

―A menos que hagamos algo sobre el médium utilizado cuando se colocó


la maldición, esta no se puede disipar.

En ese momento, él dijo que, para este tipo de maldición, un médium tenía
que existir. En otras palabras, algo que mediaba entre la maldición y ella
misma. Mientras recordaba lo que él dijo como destello ante ella, un
escalofrío le recorrió su espalda. Eso era todo. Eso era lo que la
atormentaba incluso ahora, la causa principal. El rostro de Latora se torció
con una sonrisa. Y en un instante, un dolor como una fiebre recorrió el
cuerpo de Lefille. Sin poder soportarlo, ella clavó su espada en el suelo y
cayó sobre una rodilla.

“Uguu... Ah...”.

“Aja, ¡AJAJAJAJAJAJAJAJAA! ¡Eres realmente una idiota! ¿Qué quieres decir


con ‘¡Definitivamente ganaré!’? No hay forma de que pudiera perder contra
ti, ¿verdad~? Tengo esto, ¿sabes? ¡Esto justo aquí, fue lo que usé para
colocar esa maldición sobre ti!”.

“Mi-Mierda... Este, tipo de...”.

“¿No es obvio que lo tendría? Más bien, ¿no es este el único resultado
razonable~? Pensar que tenías una segunda oportunidad después de
perder contra mí una vez es el epítome de la estupidez, ¿sabes? ¿O es eso?
¿Te enojaste tanto que olvidas pensar en algo? ¿No es eso un problema más
grande que la pelea en sí? ¡Estúpida, estúpida, estúpida, idiota!”.

263
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Uu, gu...”.

Desde el abuso deliberadamente fuerte, la ira, la frustración y la


humillación de Lefille se acumularon, pero debido a la fiebre que fluía por
su cuerpo, no podía moverse como quería. Era molesto. Sin embargo,
Latora no tomó ninguna medida para matarla de inmediato―

“Pues bien~, todo terminó más fácil de lo que pensé que sería, ¿huh~?”.

“Qué, estás, planeando...”.

“¿Un? ¿No es obvio que voy a llevarte así todo el camino hasta tu cuartel
mientras te atormento? Si lo hago justo ante los ojos de tus compañeros y
soldados, ¿no crees que definitivamente caerán en la desesperación? Para
ver a alguien en quien confiaban siendo burlada a su desesperación, ya
ves~”.

Viéndole poner su dedo en sus húmedos labios, de repente―una sensación


de frío recorrió los músculos de Lefille. Escuchando a Latora hablar, una
escena humillante vino a la mente. La figura de su ser atormentada a la
desesperación después de ser atrapada. Como una miserable y lastimosa
advertencia.

“Maldita, sea... Estoy, una vez más...”.

Yendo a perder, Lefille estaba una vez más mordiendo el sabor de la


derrota. Cuando ese pensamiento vino a su mente, su cuerpo ya no podía
dejar de temblar. No pudo evitar que la frustración la llenara. Y entonces,
una risa aguda de mujer resonó en el cielo. Era una risa malvada propia de

264
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

alguien llamada Demonio. Y mientras Lefille soportaba la fiebre que afligía


su cuerpo, ella temblaba de ansiedad y humillación...

“―Qué bastarda de mierda con horrible gusto... Mis disculpas, perra de


mierda, ¿no es así?”.

Y justo cuando esas palabras pronunciadas en la boca bajaban desde lo alto


del acantilado.

“¿Eh―?”.

“¿Qué? ¿Quién―?”.

“Por aquí”.

Cuando se cuestionó su identidad, esta declaró su presencia con una firme


resolución. Guiada por la suave, pero digna voz, Lefille miró hacia la cima
del acantilado. Y allí, con vestimentas religiosas ataviadas alrededor de su
cuerpo, había una sola Teriomorfa. Ella tenía el cabello ondulado y rosado,
dos orejas de gato asomando y un amable rostro. Esta era también un
rostro que Lefille nunca podría olvidar.

“¡¿H-Hermana Clarissa?! ¡¿Por qué estás aquí?!”.

“Eso es, por supuesto, porque vine a salvarte”.

Lefille podía ver su figura compuesta con la pálida luz del sol que se veía a
través de las monótonas nubes detrás de ella. Y en un cambio completo

265
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

desde ese estado, Clarissa descendió desde el acantilado hacia Lefille. Ella
era como un gato saltando desde un lugar alto con completa compostura.
Cuando dio un gran salto desde lo alto del acantilado y aterrizó
completamente en silencio, Lefille la miró con una mirada sospechosa.

“¿Viniste a salvarme? ¿Qué estás planeando? ¿No somos tus enemigos?”.

“¿No? No pensamos en ustedes como nuestros enemigos, ¿sabes? Por el


contrario, ustedes serían aliados. Ustedes son compañeros que están
caminando por un camino diferente hacia la misma meta”.

“Desde hace un tiempo no has estado dando más que mentiras evasivas”.

Sin parecer tímida en absoluto, Clarissa puso una sonrisa jactanciosa


mientras Lefille hablaba con crítica en su voz. Y entonces, Clarissa hizo una
gentil sonrisa antes de endurecer bruscamente su expresión.

“... Así es, ¿no? Permíteme corregirme a mí misma. No somos tus aliados,
hemos venido a salvarte en retrospectiva. En verdad, he venido aquí solo
para derrotar a los Demonios”.

Derrota a los Demonios―ese debe haber sido su verdadero motivo. Sin


embargo, esto todavía no eliminó todas las dudas de Lefille, como mucho
solo aumentaron. Debido a que los que estaban secuestrando Héroes ahora
estaban luchando contra los Demonios, Lefille no podía captar sus
intenciones de esas acciones conflictivas. Debido a eso, ella todavía miraba
a Clarissa con una mirada sospechosa, pero―en cualquier caso, Lefille no
era la única lanzándole tal mirada.

“¿Qué pasa con ella? ¿Tu amiga?”.

266
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Después de haber sido dejada de lado por un tiempo, Latora dejó que su
cautela se mostrara mientras interrogaba a Lefille. Y en su lugar, Clarissa
respondió.

“Justo ahora, en este momento, la estaré acompañando”.

“Fuuu. Realmente no me importa cuántos enemigos aparezcan.


Simplemente significa que la cantidad de personas que atormente
aumenta~. ―Bueno, más importante aún, ya sabes~”.

Habiendo pensado en algo importante, mirando cuidadosamente, pudieron


ver a Latora apuntando su mirada en la dirección hacia la que se retiraban
los soldados Imperiales.

“... Si vienes de allí, deberías haber chocado con mis tropas”.

“Aah, si estás hablando de esos malditos gusanos, probablemente se estén


ahogando en un mar de sangre, vómito y mierda ahora”.

A medida que las palabras de Clarissa se volvían cada vez más sucias,
Latora la miró con una cuidadosa vigilancia.

“... ¿Estás diciendo que todos fueron derrotados? ¿Todo por tu propia
cuenta?”.

“¿Oh mi? No es toda una hazaña, ¿verdad? Lefille-san aquí también podría
ocuparse de ese nivel de oponente”.

267
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Fuu. ¿Entonces quieres decir que eres fuerte?”.

“Más o menos”.

Haciendo un jactancioso reclamo mientras aún sonaba humilde, Clarissa


untó pigmentos en su rostro, y comenzó a revestir su cuerpo con maná. Y
lo que se manifestó, fue lo que causó grandes dolores Lefille en su lucha
anterior, el feroz maná que se sentía como el aura de una bestia desatada
cuando estaban cazando. Esta densamente llenó su entorno hasta el punto
donde uno pensaba que podían visualizarlo claramente. Y entonces,
Clarissa relevó su verdadera naturaleza. Ella se extendía como un gato
afilado como garras y sus colmillos superiores sobresalían hasta su
mandíbula inferior.

Y así, ella lo completó. Tribalismo. Agarrando la fe en los poderes


simbólicos, era una magia que otorgaba poderosas habilidades. Mientras
Latora miraba a Clarissa literalmente transformarse, su rostro se torció.

“¡¿Uugeh?! ¡¿Qué es eso qué es eso?! ¡¡La gente como tú no es mi tipo en


absoluto!!”.

“Esa es una buena cosa. Tampoco me gustan los oponentes como tú”.

Cuando terminó de hablar, una ráfaga de viento pasó volando. Y ese viento
era el maná empapado en sed de sangre, en cuyo caso fue un ataque de
Clarissa. Un solo corte apareció en el rostro de Latora. Y mientras miraba a
Clarissa, ella se limpió la sangre de su rostro.

“... Has estado actuando engreída por un tiempo, te mataré. En serio―”.

268
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Su sed de sangre y su poder oscuro aumentaron. Y entonces, de una manera


que era completamente incomparable a cuando luchó contra Lefille, ella
dio forma concreta a un poder fuerte y perverso.

“Qué... fuera en esta medida...”.

Mientras Lefille murmuraba estupefacta ante la presencia de semejante


poder, Latora habló.

“¿No es natural? Sigo siendo una de las vanguardias que atacaron tu país
junto con Rajas, ¿sabes? ¿Podrías no ponerme en el mismo grupo que esos
buenos para nada de mierda como Vuishta y Mauhario?”.

Esos deben haber sido los nombres de otros Generales Demoníacos.


Dejando de lado los detalles, con tanto poder...

“Ku... H-Hermana Clarissa...”.

“Lefille-san, por favor, descansa allí. Voy a eliminar este maldito gusano”.

Cuando las dos terminaron sus preparativos para la batalla, un destello


apareció justo en el centro entre ellas cuando el poder oscuro y la bruma
de maná como una masa de intención asesina chocaron. Mientras esa
terrible cantidad de poder luchaba por la supremacía, la Teriomorfa y la
Demonio chocaron.

269
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Y justo en ese momento, una voz en pánico de un mensajero resonó a través


de la carpa principal de los cuarteles del Imperial.

“¡¡Ataque enemigo!! ¡¡¡E-Es un ataque enemigo!!”.

La tela a la entrada de la carpa fue arrojada violentamente hacia un lado, y


el mensaje llegó como un trueno para transmitir el hecho de que habían
sido tomados con la guardia baja. Cuando llegó la noticia del repentino
ataque, los oficiales de alto rango de la carpa apartaron simultáneamente
sus sillas y se pusieron de pie.

Naturalmente, como el cielo fuera del cuartel estaba completamente


despejado, podría decirse que se trataba de algo salido completa de la nada,
pero―en cualquier caso, Reiji y los demás, que aún no habían tomado
ninguna medida, también estaban allí. Cuando la conversación de Reanat y
Reiji se cortó, él le gritó al mensajero con una severa expresión.

“¡¿Un ataque enemigo?! ¡¿Simplemente de dónde?!”.

“¡Ha, desde la retaguardia!”.

“¡¿La retaguardia?! ¡Imposible!”.

A medida que el mensajero reverentemente dio su respuesta, Reanat dejó


escapar una gran voz ante la increíble información. Con severa voz, pidió
confirmación adicional de las inesperadas noticias.

270
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡¿Es eso cierto?! ¡Sin embargo, ¿no debería haber habido ninguna
información sobre Demonios deslizándose tan profundamente?!”.

“Si pensamos en ello a la escala de una fuerza de ataque sorpresa,


probablemente solo unos pocos tomarán medidas encubiertas...”.

“¿Que está pasando...? Incluso si hacen ese tipo de movimiento aquí...”.

En lugar de preocuparse por ser tomados por los pelos por los demonios,
Reanat estaba más preocupado por la incomprensibilidad de la estrategia
en sí, y murmuraba mientras miraba inexpresivamente al mensajero con
asombro. Graziella entonces lo llamó.

“¡Hermano Mayor! ¡Ahora no es el momento de pensar en eso! ¡Si no nos


formamos ahora!”.

“T-Tienes razón...”.

Cuando Reanat volvió en sí, comenzó a dar órdenes a todos los Generales y
oficiales de estado mayor reunidos dentro de la carpa.

“¡Estoy yendo!”.

“¡Reiji-sama!”.

“¡Reiji!”.

271
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Mientras eso sucedía, Reiji se cansó de esperar instrucciones y salió


corriendo de la carpa. Persiguiéndole los talones estaban las voces de
Titania y Graziella. Y si fue una reacción al salir corriendo de la carpa, o si
fue porque escuchó sus voces, mientras Reiji sacaba su espada de
orichalcum, él miró hacia la parte posterior de la gran carpa. Y desde el gran
acantilado que flanqueaba el cuartel, una masa de Demonios descendía
vertiginosamente.

... Cuando un bajo velo de polvo fue levantado, ellos pisotearon varias de
las carpas e instalaciones en el camino, encima de los rugidos de los
Demonios, Reiji pudo escuchar otros gemidos. Probablemente
descendieron del acantilado sin mirar hacia dónde estaban aterrizando, y
los soldados debajo de ellos estaban teniendo la amarga experiencia de ser
aplastados. Después de Reiji, Reanat y Graziella salieron de la carpa.

“Ku.... ¿Esto significa que la fuerza al frente realmente fue un señuelo...?”.

“Hermano Mayor, por favor, retrocede aquí. Reúne fuerzas y retírate a un


lugar seguro”.

“No, Lyla. Ahora que se ha desarrollado así, no hay ningún lugar al que
retroceder. ―Sin dispersar las fuerzas, juntarlas y endurecer las defensas.
¡Llama a toda la Élite Doce restantes que se quedaron atrás!”.

Reanat negó con su cabeza hacia la propuesta de Graziella, e


inmediatamente les dio instrucciones a los soldados para reunir a la Élite
Doce. Era una táctica establecida para el comandante supremo retirarse
cuando la situación se había deteriorado, pero en lugar de retirarse
pobremente dividiendo a los soldados para que actuaran como su escolta,
él decidió que sería mejor usar esos soldados para endurecer las defensas.
Dado que el número de Demonios se vio superado en número por el

272
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

número de soldados que quedaron atrás en el cuartel y dado que la mayoría


de la Élite Doce todavía estaban allí también, no fue una mala decisión.

Sin embargo, los soldados en el cuartel no estaban listos para la batalla, por
lo que un ataque sorpresa desde atrás creó un poco de caos, por lo que
estaba claro como el día en que estaban en desventaja―

Sin tener en cuenta el caos en el cuartel, los Demonios comenzaron a


extenderse en un círculo en una loca carrera. Ellos pisotearon todo ante sus
ojos en una completa estampida. Por no hablar de endurecer las defensas,
los soldados ni siquiera pudieron tomar una formación, e inmediatamente
estalló en una lucha libre para todos. Las razas podían distinguirse
claramente, así que no había preocupación por el fuego amigo, pero eso era
un mínimo alivio.

“¡Burn Boost!”.

Cuando Reiji preparó su espada de orichalcum, dejó escapar el canto para


reforzar su cuerpo con magia. Sus habilidades físicas fueron normalmente
mejoradas por la Protección Divina de la Diosa, pero para revertir esta
situación, eso no sería suficiente. Las flamas envolvieron su cuerpo como
la encarnación de un dragón, y elevaron sus habilidades físicas.

Llevarlo así a un combate cuerpo a cuerpo era el punto fuerte de Reiji. Era
simple, pero efectivo. Se podría decir que es la táctica más adecuada para
Reiji, quien tenía buenos sentidos. Cuando Reiji atravesó a los soldados y
se deslizó dentro de un grupo de Demonios, agitó su espada de orichalcum.
Mientras que los otros soldados todavía estaban en completo desorden,
sería malo dejar a los Demonios más adentro del campamento. Hasta que
las tropas pudieran formarse apropiadamente, él tenía que forzar a la línea
del frente a un punto muerto como pudiera. Si los soldados continuaban

273
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

luchando en tan pocas filas, era inevitable que colapsaran y la base sería
invadida.

Por lo tanto, Reiji tenía que dar un paso adelante y cortarlos. Tenía que
pararse tan lejos al frente como pudiera. Hasta que las tropas Imperiales se
formaran, él tenía que contener la línea. Aunque los Demonios tenían una
fuerza individual más fuerte que los soldados individuales, en comparación
con el General Demoníaco Ilzarl que peleó en el estado auto-gobernado,
ellos no eran nada. Él podría luchar contra ellos. Sin embargo, debido a que
estaba en el frente, el número de Demonios le superaba en número, y si
bajaba su concentración, había una posibilidad de que fuera derrotado por
ellos allí mismo.

Son fuertes. Ciertamente son fuertes. Pero―.

Cada vez que él se encontraba con un Demonio, pensaba eso. Ciertamente


eran fuertes, pero él sentía que era una fuerza que carecía de una pieza en
alguna parte. Los Demonios eran resistentes y numerosos, pero estaban
fuera de control y no eran fuertes hasta el punto de la desesperación. Si los
soldados se agrupaban, todavía había esperanza.

En primer lugar, los Demonios no planeaban. Para los humanos, ellos


acumulaban muchos esquemas para usar sus habilidades con la espada y
magia para alcanzar la victoria, pero los Demonios usaban sus garras y
colmillos, y se basaban por completo en la fuerza bruta. Todos ellos
atacaban de la misma manera.

“...”.

Permaneciendo en silencio, el Demonio balanceó su brazo hacia Reiji y él


lo cortó con su espada. Cada vez que peleaba contra los Demonios, ellos

274
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

siempre eran así. Sin excepción. Como si fueran robots que ejecutaban
comandos predeterminados, cada uno de ellos usaba el mismo ataque. Es
por eso que eran fáciles de manipular. Como siempre, el Demonio que
perdió su brazo levantó su voz mientras Reiji le cortaba su cabeza, y
colapsó muy fácilmente. Y entonces, su fuerza también desapareció. Eran
fuertes, pero nada más.

“¡HAH!”.

A la misma velocidad, con el mismo brazo, Reiji esquivó hacia un lado como
de costumbre. Y, como de costumbre, el costado del Demonio estaba
completamente abierto, y fácilmente tuvo sus órganos vitales cortados.
Estaba bien moverse como siempre, con los mismos movimientos exactos.
Por eso...

¿Pueden estos tipos realmente exterminar a la humanidad así―?

¿Realmente piensan que pueden? ¿Sienten que pueden ganar? ¿Tienen la


convicción para hacerlo? No importa cuántos de ellos haya, ¿están
realmente motivados cuando luchan así? Hace un tiempo, en el Castillo Real
Camellia, Suimei dijo que era irracional y absurdo luchar contra los
Demonios. Eso fue porque los Demonios eran demasiado numerosos. Pero,
en cualquier caso, Suimei siempre fue alguien fundamentalmente
cauteloso. No importaba lo que sucediera, juzgaría con calma la situación y
nunca elegiría una mano con pocas posibilidades de éxito.

Sin embargo, al final, una vez que abrían la tapa y miraban adentro, era una
historia diferente. Incluso Suimei, quien se negó tan fuertemente a
participar, ya no decía que no era razonable. A su manera, eso fue como si
dijera que había posibilidades de éxito.

275
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Reiji no tenía ni una pizca de duda en los agudos sentidos de Suimei. Él


nunca había perdido en algo que Reiji conocía antes. Así que, si Suimei
pensaba que era una pelea que podían ganar, eso significaba que había una
posibilidad de derrotar a los Demonios.

Reiji no sabía si eso era solo optimismo debido al poder que la Diosa le
había otorgado. Sin embargo, también era cierto que esto no era suficiente
para sacudir su firme resolución y llevarlo a la desesperación. Por eso, él
pensó―

¿En serio, piensan seriamente que esto es suficientemente bueno?

Estaban tratando de lograr las cosas de una manera tan infantil que, incluso
si intentaban corregirlo, no podía ser corregido, razón por la cual Reiji no
podía evitar dudar de las cosas. ¿Por qué los Demonios no intentan hacerse
más fuertes? ¿No se les apetece, o no son capaces de hacerlo? En cualquier
caso, mientras Reiji se aferraba a esos pensamientos mientras balanceaba
su espada, él podía escuchar el sonido de algo friccionando contra el suelo.

“¿Todavía hay más...?”.

Los Demonios que participaron en el ataque sorpresa no se limitaron solo


a la primera ola. Cuando Reiji levantó su vista al sonido de más de ellos
deslizándose por la colina, pudo ver otra ola de Demonios descendiendo.

“Sin embargo, lo que debo hacer no ha cambiado”.

Cuando Reiji afirmó su resolución con un grito, cortó al Demonio ante sus
ojos. Como siempre. Y repentinamente, una presencia apareció detrás de
él, y fue en ese momento que sucedió. Era la presencia del poder oscuro

276
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

que usaban los Demonios. Debido a que estaba enfocado en los enemigos
ante él, fue negligente con sus alrededores. Cuando Reiji se dio vuelta en
una conmoción, fue evidente que ya era demasiado tarde.

Después de pensar en ese tipo de cosas, termina así, ¿huh―?

Los demonios nunca planeaban cuando peleaban. Como Reiji estaba


pensando en el fondo que siempre peleaban exactamente de la misma
manera, terminó mostrando una apertura y estaba en peligro. Fue como el
acto de un bueno para nada.

“Ku―”.

Mientras ponía su espada para defenderse del ataque, comprendió muy


bien que era obvio que no lo haría a tiempo―

Y justo ante sus ojos, dos destellos plateados parpadearon. No era más que
el brillo de la intersección de mithril, y se tragó al Demonio que amenazaba
la espalda de Reiji sin errar. La chica ante él ahora llevaba un manto
repelente a la arena y su boca no se podía ver. Sus siempre dulces ojos
ahora se estrechaban y afilaban como la punta de una espada. Esos ojos
eran como la luz plateada que emiten las espadas en sus manos. Cuando
Titania emitió una atmósfera como si cortaría a cualquiera que la tocara,
sin sumergirse en el resplandor de su ataque, le dio su espalda a él.

“Reiji-sama. Déjame tu espalda. Arreglaré todas las nimiedades aquí, así


que, por favor, mueve tu espada como quieras”.

“Un. Gracias, Tia”.

277
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Reiji dio su sincero agradecimiento a la chica galante, pero a la vez temible


y genial. Ella era confiable. Como aliada, ella era realmente
verdaderamente reconfortante. Pero en contraste, los sentimientos de Reiji
hacia sí mismo solo empeoraron.

¿―Es esto realmente lo que es un Héroe? ¿Está realmente bien que un Héroe
sea así?

En todas sus peleas hasta ahora, él siempre fue salvado. No podía contar la
cantidad de veces que luchó solo hasta el final sin poder salvar a sus
camaradas. Era consciente de su falta de habilidad en la Capital Imperial, y
era como si no hubiera progresado en absoluto. ¿Podría realmente
llamarse a sí mismo un Héroe y luchar hasta el final así? A medida que esas
dudas socavaban su espíritu y lo ponían ansioso, podía sentir un peso
apoyado en su espalda.

“―Reiji-sama”.

“¿Tia?”.

“Estoy segura de que tienes varias cosas en qué pensar, pero ahora mismo,
concéntrate solo en la punta de tu propia espada. Si vas a ser un
espadachín, debes convertirte en uno con tu propia espada”.

Incluso en medio de ese caos, resonó la voz transparente y serena de


Titania. Mientras ella lo reprochaba por quedar atrapado en pensamientos
ociosos, Reiji recobró su juicio.

“Un. Perdón. Gracias”.

278
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Cuando Reiji miró por encima de su hombro y le dio las gracias una vez
más, Titania no le devolvió su habitual sonrisa amable, sino una intrépida
sonrisa. Probablemente era una prueba de que ella era una con sus
espadas. Como espadachina, Titania era diferente de su ser Princesa
habitual.

“―Vamos”.

“Sí”.

Acompañado por Titania, ellos se zambullen cada vez más profundamente


en los Demonios, y cortan hacia el pie del acantilado. Su propósito era
derribar al Comandante Demonio que definitivamente estaría allí.

Reduciendo, tres, luego cuatro Demonios, Titania retrocedió y cortó a todos


los Demonios detrás de él. Y cuando llegaron al pie del acantilado―todo lo
que había allí era un enorme bulto de carne.

Viendo esa forma completamente extraña, los pasos de Reiji se detuvieron


inesperadamente. Usando una carpa triturada como su trono, había una
montaña de carne frente a él. No podía expresarlo de ninguna otra manera.
Era una masa grotesca. Y entonces, esa cosa, también parecía haber
encontrado lo que estaba buscando.

“―Nuestro nombre, es Grallajearus. Oh, Héroe, quien es el apóstol de la


Diosa. Para cumplir el deseo desde hace mucho tiempo de nuestro Dios
Zekaraia y la Lord Demonio Nakshatra, haremos que te desmorones aquí y
mueras en la oscuridad”.

279
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Con una voz bulliciosa como si estuviera compuesta de voces de niños


apiladas una encima de la otra, esta se comprometió a matar al Héroe.

―Un poco antes de que Reiji y los demás entraran en contacto con
Grallajearus.

En una colina lejos del cuartel del Ejército Imperial, donde luchaban, como
si dominaran la tierra como un dios del cielo, había dos sombras sobre una
colina. Una de esas sombras, dejó escapar un suspiro insatisfecho con
cierta sorpresa y habló.

“Para pensar que un ataque sorpresa se llevaría a cabo tan fácilmente”.

El que puso esos pensamientos en palabras, era un hombre apuesto con


una cadena de cobre envuelta alrededor de su cuerpo―el General
Demoníaco Ilzarl. Y junto a él, la otra sombra era―otro General Demoníaco,
Lishbaum, quien le respondió en un tono algo frío.

“La razón por la cual esta estrategia puede mostrar su efectividad es solo
porque la otra parte ha sido así de negligente. Es probable debido a que
solo hemos estado atacando directamente hasta ahora. Los Demonios son
como una tribu salvaje sin inteligencia. Podrías decir que ellos no dudarían
en absoluto de que fueran jabalís salvajes”.

Mientras señalaba la completa supervisión del ejército enemigo, Ilzarl


todavía tenía dudas.

280
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Si puedes hacerlo tan bien, ¿por qué no has atacado hasta ahora?”.

“Eso es, naturalmente, para hacer que la otra parte piense que sus
estrategias funcionan bien. Cuando la situación avanza sin problemas, se
volverán mucho más descuidados”.

Ilzarl había tenido la intención de devolverle la acusación de descuido, pero


esa fría respuesta volvió a él.

“¿Entonces todo fue para despertar la negligencia de esas ofrendas?”.

“Sí... Si tuviéramos que atacar, el otro lado interceptaría el avance, o en el


caso de que sus números no superen el número de atacantes, tomarían un
plan para detenerse para obtener refuerzos hasta que se reúnan los
números requeridos. En cualquier caso, si no pueden evitar una batalla
defensiva, es una simple cuestión hacerles pensar que estamos atacando
de frente con tonta honestidad mientras atacamos con un número menor
de fuerzas. Es algo que sucede a menudo. Atrae al enemigo y ataca donde
están falto de personal. Cualquiera puede pensar en un plan así”.

“Fuu― ¿Y eso es algo que pusiste en marcha?”.

“Es un resultado muy satisfactorio ahora que estarán más atentos a


nuestras acciones en el futuro. Si podemos asestar un golpe serio a su
cuartel, solo lo mejoraría”.

“No creo que equilibre el daño que se nos hizo mientras esperamos la
oportunidad”.

281
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Ese no es el caso. Hay suficiente efecto, más bien, tenemos un cambio


excesivo”.

Así dijo, pero Ilzarl no pudo hacer el mismo cálculo, y tenía dudas sobre la
declaración de Lishbaum. Ciertamente, el plan que Lishbaum estableció fue
bastante efectivo, sin embargo, las pérdidas que se tomaron para hacerlo
no coincidían con los resultados obtenidos, sin importar cómo lo pensara,
no cuadraba. Las pérdidas fueron la fuerza utilizada para realizar el ataque
sorpresa, así como las fuerzas que marchaban directamente a través del
traicionero sendero de montaña.

Si pudieran aplastar a la fuerza principal, podría decirse que es un precio


que vale la pena pagar, pero el campamento que se puso en marcha fue solo
la vanguardia. Solo estaba allí para ganar refuerzos. Pensando que
recaerían en un ejército escalado mucho más grande, definitivamente no
se equilibraba. Por lo tanto...

“¿Realmente podrán aprovechar esto? Más bien, con la situación actual, ¿no
es más probable que esos tipos solo se den a la fuga?”.

Esos tipos―Por eso, él quiso decir Grallajearus y la fuerza utilizada para


realizar el ataque sorpresa. Debido a que estaban tomando medidas en
pequeñas cantidades, era probable que fueran derrotados por números
absolutos. Como la fuerza estaba compuesta enteramente de Demonios, él
no creía que fuera realmente posible, pero como él no era un Demonio,
Ilzarl tenía motivos suficientes para tener preocupaciones con respecto a
eso en un rincón de su mente. Y en respuesta a esa pregunta, Lishbaum
devolvió una cruel sonrisa, que incluso hizo que la sangre de Ilzarl se
enfriara, mientras respondía.

282
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿―Y cuál es el problema con eso? Está bien para ellos en darse a la fuga.
Por el bien de los argumentos, incluso si fueran aniquilados, no es algo que
realmente importe, ¿verdad?”.

Ilzarl no tenía idea de en qué basaba esa respuesta. Se suponía que todos
los Demonios estaban completamente concentrados en la victoria, pero
dentro de esa leve sonrisa, la cual despedía una sensación
penetrantemente fría, Ilzarl podía sentir una sensación ominosa como si
Lishbaum tuviera expectativas diferentes. Después de que Ilzarl endureció
su expresión por un momento, una vez más miró sobre el flujo de la batalla
con una expresión una vez más aburrida.

“... Pensé que no eras un bastardo que usaba tácticas como Vuishta”.

“Me sobreestimas. No soy un estratega, así que soy alguien que no está
relacionado con las tácticas. Todo lo que significa es que solo puedo pensar
en métodos trillados en este nivel”.

“¿Estás hablando en serio? ¿No son los trucos siniestros tu maldita


especialidad?”.

Cuando Ilzarl habló con un toque de sarcasmo, Lishbaum respondió con


una sonrisa aparentemente feliz como si lo elogiaran.

“No, no, es solo en esta medida. Solo esta medida está bien. Atrapar a un
oponente o leer completamente sus movimientos sería en gran medida
imposible. Si pudiera hacer tal cosa, entonces sería un intrigante astuto que
se ahoga en sus propios esquemas. Una batalla es algo donde los sacrificios
son esenciales. Para un amateur en tácticas como yo, llamarlo un plan es
muy impertinente. Es por eso que, si voy a hacerlo, está bien si está en este
nivel donde está garantizado que funciona y solo es bueno para el acoso.

283
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

¿Verdad? ―Después de todo, cuando se trata de ofensivas, tendremos un


sinnúmero de oportunidades”.

Mientras Lishbaum trataba la vida de los Demonios como una idea de


último momento, Ilzarl entrecerró sus ojos y le devolvió la mirada.

“... Lishbaum. ¿Simplemente en qué diablos estás pensando?”.

“Con respecto a eso, si las cosas avanzan rápidamente, podré decirle muy
pronto. ―Oh mi, en lugar de eso, parece que están haciendo un
movimiento”.

Cuando la mirada de Lishbaum cambió su enfoque, era casi el momento en


que Reiji estaba dispersando a los Demonios con Titania a sus espaldas. Y
justo ante él, había una montaña de carne en su camino. Y ese bulto de
carne, era algo que Ilzarl conocía bien.

"―Grallajearus. ¿Vas a hacerlo?”.

“El Héroe probablemente tome todo desde el frente para reducir el estrés
de los soldados. Si el Héroe muere allí, entonces la moral de sus tropas
probablemente caerá en picada”.

Tal como dijo Lishbaum, la muerte de un Héroe tendría un efecto


tremendo. Incluso para los Demonios, derrotar a los Héroes era una de sus
mayores prioridades. Sin embargo, Ilzarl tenía una expresión algo
insatisfecha en su rostro.

“Qué inesperado. Para que ese Héroe esté allí”.

284
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Fue algo que no pudo prever?”.

“Ese Héroe todavía no se ha acostumbrado al poder de la Diosa. Las


ofrendas a su alrededor probablemente lo traten de manera preciosa y lo
lleven a ser más fuerte a medida que se acostumbre al poder. Para ese
hombre, es absolutamente necesario”.

“En efecto”.

“Sin embargo, parece que esas ofrendas aún no entienden qué es un Héroe.
Es algo prematuro presionarlo ante Grallajearus sin mantenerlo
restringido”.

“Hohou. Entonces, ¿está diciendo que el Héroe no tiene ni la más mínima


posibilidad de ganar?”.

“Es obvio. Grallajearus está en el nivel en el que se lo llama un General


Demoníaco, al menos es tan fuerte después de todo”.

Por eso, el Héroe no podía ganar. Además del Héroe no teniendo suficiente
habilidad, el Demonio conocido como Grallajearus era uno que era
particularmente fuerte entre los Demonios. Por eso―

“Así que, ¿es por eso que se ve decepcionado? ¿Porque la comida que
deliberadamente dejó de lado está siendo arrebatada?”.

“Bueno, sí”.

285
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

De vuelta en la gruta en el estado auto-gobernado, la razón por la que Ilzarl


dejó ir a Reiji fue porque el poder que podía obtener al consumirlo era
actualmente insuficiente, porque veía el potencial para engordar su
ofrenda. Por eso no se puso serio en ese lugar, y estaba esperando con
anticipación―no, solo esperando. Pero ahora eso estaba siendo arrebatado
de él. La desilusión de tener la comida favorita de uno que dejaron encima
del plato para que la comieran el último arrebatándola era algo que
cualquiera podía entender. Mientras hablaba de esas cosas, Lishbaum
cambió abruptamente el flujo de la conversación y sacó a relucir algo más.

“―Ilzarl-dono. Si recuerdo bien, le dio esa cosa que pedí a ese Héroe,
¿correcto?”.

“Esa cosa que pediste―eso, ¿huh? Fuu. Como no hice tu pequeño trabajo,
¿está aumentando tu enojo?”.

“No, no me importa en particular. No esperaba nada de nadie en primer


lugar”.

De nadie. Sin verse afectado por su sarcasmo, Ilzarl expresó sus dudas en
palabras.

“¿No te importa? ¿Eso significa que no es una gran amenaza?”.

“Cielos, no, eso―el Sacramento es algo que puede alcanzar al Dios Maligno,
tal como dije antes, esta es la verdad. Sin embargo, no es algo que pueda
usarse tan fácilmente después de todo”.

“Incluso si él es así, ese hombre fue elegido por la Diosa ¿verdad?”.

286
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Ese tipo de cosas no está relacionada. Entre ser seleccionado por la Diosa
y ser aceptado como digno por esa cosa. Cuál de los dos es más difícil es
algo que ni siquiera necesita ser considerado después de todo”.

“¿...?”.

Ilzarl no podía entender el significado detrás de las palabras de Lishbaum.


Sin embargo, él no lo cuestionó. Eso fue porque no tenía importancia para
Ilzarl. Sin embargo, Lishbaum respondió sin que se lo pidieran.

“El objetivo principal, es si la voz interna de ese Héroe puede ser escuchada.
Si los pensamientos de ese Héroe pueden llegar a sus raíces, o si esa Lapis
Judaix le responde. El poder que obtendría es―”.

Lishbaum no habló más, y solo hizo una débil sonrisa mientras sofocaba su
risa, y dejaba que se filtrara sin ninguna vacilación.

287
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Capítulo 4: Para Que Pueda Ser Yo


Mismo

―En esa montaña de carne rosa pálida, había una incontable cantidad de
ojos grotescos y pequeños brazos y piernas. El General Demoníaco,
Grallajearus. No era un Demonio con forma humana, o uno que caminaba
sobre cuatro patas como una bestia. Era solo un bulto de carne. Una
existencia que solo podría describirse de esa manera. Era como un tumor
que se había hinchado sin curarse y no hacía más que crecer
fervientemente.

Era cuestionable concluir si esto era un Demonio, o incluso un ser vivo real.
Era en la medida en que esa existencia llamativamente grotesca no
explicaba qué era exactamente, no había manera de saberlo.

“Oh, guijarros de Isa―”.


(NT: No sé si tendrá que ver, pero el nombre [Isa] se deriva más comúnmente del [árabe
clásico] “ ‫ عيسى‬Isa”, una traducción árabe de Jesús, que tiene un origen hebreo . Sin
embargo, no es la única traducción; es más comúnmente asociado con Jesús como se
representa en el islam, y, por lo tanto, comúnmente utilizado por los musulmanes –
Wikipedia).

Cuando la voz de Grallajearus sonó, pequeños, pequeños trozos de hierro


salieron disparados como balas. Impulsados por un destello oscuro, ellos
podían escuchar el sonido de varios objetos perforando el aire mientras se
abrían innumerables agujeros en el cuerpo de Grallajearus. En respuesta a
ese ataque, que eran incapaces de capturar con sus ojos, Reiji y Titania solo
pudieron correr y evadir. Antes de ese implacable ataque, no tenían
oportunidades de montar un contraataque.

288
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Mierda, no podemos acercarnos así...”.

Si se acercaban, serían presa de esos proyectiles, pero una vez dicho esto,
no era una situación en la que pudieran mantener su distancia. Incluso si
esperaban y se acercaban, en el momento en que se detuvieran, serían
perforados. Incapaces de avanzar, incapaces de retirarse, ellos eran
incapaces de hacer lo que querían.

Era un oponente donde no estaba claro cómo luchaba. A pesar de su


aspecto lento, ni siquiera podían adivinar qué tan bien podía moverse, lo
que solo los arrastró aún más a la situación desventajosa en la que se
encontraban. Se sentían como si estuvieran forzador a confrontar a una
cantidad de ametralladoras que nunca se agotaba. Sin embargo, si no
podían acercarse, estaba bien simplemente desatar sus ataques desde la
distancia.

“¡―Oh tierra! ¡Hago una solicitud de las sólidas tierras! ¡Convierte tus
pulsaciones en un violento temblor y reúnete bajo mis pies! ¡Ejerce tu
autoridad y perfora el aire ante mí y rompe el mal con esta inevitable
piedra! ¡Grand Geyser!”.

Reiji cantó rápidamente un hechizo del atributo tierra y desató su palabra


clave sin demora. Y mientras lo hacía, un sinnúmero de enormes pilares se
elevó desde el suelo alrededor de Grallajearus y apuntaron a esa montaña
de carne. Reiji no se tomó el tiempo para apuntar correctamente todos los
pilares, pero había suficientes cubriendo un rango lo suficientemente
amplio como para que no importara. Los pilares se estrecharon hasta un
punto y se clavaron en Grallajearus, sin embargo―

289
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡¿Realmente crees que este tipo de ataque improvisado nos puede


derrotar, Héroe?!”.

Mientras un grito desagradable reverberaba como un gran ruido en el aire,


la montaña de carne, Grallajearus, comenzó a burbujear e hincharse como
para compensar las partes dañadas. En el momento en que desaparecieron
los pilares de tierra provocados por Grand Geyser, el cuerpo de
Grallajearus parecía no haber recibido una sola herida y estaba
simplemente como antes.

“¿Así que este tipo puede regenerarse...?”.

Reiji murmuró mientras la impaciencia quemando su espalda se hacía más


fuerte. La amenaza de algo que podría regenerar sus heridas
inmediatamente entorpeció su juicio. No podía simplemente golpearlo
descuidadamente, y cualquier ataque a medias seguramente sería inútil.
Mientras se deprimía desorientado de qué hacer a continuación, Titania
gritó detrás de él.

“Reiji-sama. Voy a tomar el frente por un momento. Mientras que el General


Demoníaco está concentrado en mí, ve y atácalo”.

“Entiendo―”.

Después de aceptar su sugerencia, él se distanció de ella. Aprovechando el


hecho de que los Demonios también mantenían su distancia debido al
ataque de Grallajearus, Reiji rápidamente comenzó a moverse en círculos
alrededor de su objetivo mientras Titania cortaba con determinación
desde el frente. Mientras se movía de izquierda y derecha como si se
burlara de su oponente, Reiji sintió que él podía ver una ilusión óptica de
ella dejando atrás una imagen residual como una estela. Parecía que

290
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

incluso con sus muchos ojos, Grallajearus era incapaz de seguir sus
movimientos, y se centró completamente en el frente para tratar con ella.

―Fue justo como lo planeado.

Confirmando que el plan estaba funcionando, Reiji rodeó la retaguardia de


Grallajearus. Cortando a los Demonios en su camino, corrió por el
acantilado como si dibujara un arco, y vio a Titania retrocediendo a una
gran distancia.

“¡HAAAAAAAAA!”.

Juzgando que el momento era el correcto, Reiji dejó escapar su espíritu de


lucha con un solo corte. Cuando su hoja de orichalcum se lanzó hacia
Grallajearus desde atrás, los ojos que se habían enfocado completamente
en Titania, y en todos los otros ojos enterrados profundamente dentro de
ese cuerpo, se movieron y se giraron hacia Reiji.

“¡¿Ku―?!”.

Incluso los pequeños brazos y piernas, como si siguieran esos ojos,


comenzaron a moverse caóticamente. Y entonces, salieron los restos de
hierro de él―los guijarros de Isa. Como si escapase del radio de explosión
de perdigones, Reiji giró su cuerpo y se tiró al suelo en un rollo. Sin
embargo, incluso el lugar donde rodó estaba dentro de la extensión de
objetivo de los guijarros de Isa.

“―Ku, ¡oh tierra! ¡Rodéame y conviértete en un firme bastión! ¡Ninguno


pasará y amenazará esta vida! ¡Earth Wall Rising!”.

291
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Cantando un hechizo defensivo, Reiji creó un muro de tierra con su maná


mientras yacía al suelo. Ese muro, que se suponía que podría defenderlo de
cualquier ataque, se defendió de la primera oleada de los guijarros de Isa
tal como lo había planeado. Sin embargo, al igual que una ametralladora, el
ataque fue incesante. Después de detener la primera ola, las sobras de
hierro seguían lloviendo y gradualmente desmoronaba el muro de tierra. A
ese ritmo, solo se mantendría durante unos segundos. Cuando Reiji
percibió intuitivamente esto, se levantó rápidamente para alejarse de allí.

“Qué ataque tan implacable...”.

“¡No nos subestimes, Héroe! ¡¿Pensaste que caeríamos por tal plan
infantil?!”.

El grito de enojo de Grallajearus vino volando.

... Reiji estaba desconcertado por el ataque fallido a la retaguardia de


Grallajearus. ¿Cómo lo logró? A pesar de que se suponía que estaba
completamente enfocado en Titania al frente. Incluso todos los ojos que
tenía estaban ciertamente apuntados hacia ella. Era como si todos sus
órganos estuvieran operando independientemente. Como si fuera una
existencia compuesta de muchos seres.

“―Ya veo”.

Eso era probablemente―

“Tú eres, una colonia, ¿verdad?”.

292
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡Así es! ¡Somos un ejército de cientos, y somos uno! ¡No seremos


destruidos por tales ataques de mente estrecha por ustedes, malditos
humanos!”.

Grallajearus dejó escapar un fuerte grito sobre los méritos de su cuerpo.


Esto explicaba la misteriosa manera en que se refería a sí mismo como
“nosotros” siempre que hablaba en primera persona. Sus brazos, piernas,
ojos y esos pedazos de carne eran independientes entre sí. Cuando disparó
los guijarros de Isa, era un oponente sin igual a quien era difícil acercarse.

… “Esto es malo”. Un amargo sabor comenzó a extenderse en la boca de


Reiji mientras pensaba eso. El hecho de que estaba en una dura pelea con
un General Demoníaco era una cosa, pero también era malo que el Ejército
Demoníaco estuviera perforando más profundo en el campamento. Él no
tenía espacio para tomarse su tiempo.

“¡Reiji-sama! Por ahora deberías...”.

“Ku... ¿Es mucho oponente para mí...?”.

“Obviamente. Morirás en la oscuridad aquí mismo, bastardo. Vete y


lamentarás el hecho de tomar a la ligera a nosotros los Demonios”.
(NT: En la primera parte de la oración pensaba que estaba hablando Tia :’v).

Y a la orden de Grallajearus, los Demonios en el área atacaron. Parecía que


estaban planeando rodear y aplastar a Reiji. Sin embargo, se necesitaban
todos los esfuerzos de Reiji y Titania para tratar con Grallajearus. Graziella
estaba ocupada protegiendo a Reanat con los otros miembros de la Élite
Doce, por lo que no estaba allí para apoyarlo. Al ritmo actual, no podrían
hacer nada y la derrota sería inevitable.

293
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“... Tch, Tia, ¿qué deberíamos hacer?”.

“Es vital que nos retiremos de aquí por el momento. La única opción es
avanzar en la dirección de nuestros aliados”.

“Pero si hacemos eso, le mostraremos nuestras espaldas a ese General


Demoníaco”.

“Sí. Por lo tanto, serviré como escolta de retaguardia. Reiji-sama, sal del
círculo de Demonios lo más rápido que puedas y reorganiza nuestra
posición”.

“¡No puedo hacer eso! ¡Si hago eso, Tia estará...!”.

Incapaz de aceptar sus instrucciones, él le gritó a Titania. Sin embargo...

“Está bien. Reiji-sama, por favor, cree en mí”.

“Tia...”.

Reiji no podía aprobar el uso de ella como escudo y huir, sin embargo,
también era cierto que no podía pensar en ningún otro medio para superar
la situación actual. Al ritmo actual, era seguro que ambos morirían. Por lo
tanto, Titania propuso llevar la carga más pesada. Reiji apretó sus dientes.
Una vez más, él tenía que pasar por la sensación de ser impotente. Tenía
que ser protegido por sus compañeros. Y justo cuando pensaba que tenía
que tomar una amarga decisión...

294
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“―Oh tierra. Hago la solicitud de las sólidas tierras. Convierte tus


pulsaciones en un violento temblor y amenaza a todos por debajo. Ejercita
tu autoridad y conviértete en la base que apoya a todos en existencia. Y así,
perfora el aire, rompe el mal, conviértete en una piedra inevitable y
atraviesa. ¡Grand Geyser Refinement!”.

Cuando la voz de una joven chica sonó en el aire, Reiji escuchó una palabra
clave que nunca había escuchado antes. Sin embargo, fue la magia la que
fue mucho más poderosa que la magia que Reiji usó anteriormente.
Inmediatamente después de esa palabra clave, la tierra sobresalió hacia
afuera. La magia que Reiji usó creó enormes pilares afilados, pero la magia
que se manifestó aquí se parecía a las agujas de un puercoespín mientras
grandes espadas de tierra sobresalían diagonalmente del suelo.

Y los Demonios fueron despedazados en la nube de hojas excesivamente


densas, y fueron aniquilados de forma excepcionalmente fácil. En poco
tiempo, el efecto de la magia desapareció, y el suelo regresó a su estado
original. Y a partir de esa nube de polvo, una joven chica pasó por encima
de la pila de cadáveres de Demonios, los cuales hacían que el suelo
pareciera irregular―Io Kuzami apareció.

“... Cielos, no crees una atmósfera tan apretada por tu cuenta cuando estás
justo en frente de mí”.

“Io Kuzami-san...”.

“Umu. Oh, prometido mío. El hecho de que te hubieras olvidado de mí es


algo sobre lo que te preguntaré profundamente, muy profundamente, más
profundamente que la Fosa de Japón*. Así que quédate allí mientras te
preparas para eso”.

295
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

(NT: Es una fosa oceánica de 9.000 metros/9 kilómetros).

Cuando Io Kuzami empujó su dedo índice con fuerza, dejó al descubierto su


insatisfacción. A pesar de que la situación era lo que era, ella estaba
tranquila y serena como siempre. Sin embargo, en completo contraste con
su actitud, el cerco Demoníaco todavía estaba fuerte. El camino que ella les
había creado desde la dirección de los soldados Imperiales ya había sido
sellado de nuevo.

“Io Kuzami-dono, por favor, cuida a Reiji-sama. Yo tomaré la retaguardia


y―”.

296
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7
Artyom

297
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Como he estado diciendo, no solo decidas que es una situación


desventajosa por tu cuenta”

“¡Pero a este ritmo!”.

Mientras Titania persistía, Io Kuzami dejó escapar un gran suspiro por


alguna razón. Era como si estuviera cansada de que se preocupen por
cuestiones sin sentido―

“¿Qué tipo de malentendido están haciendo, bastardos? Aunque no somos


los únicos que peleamos aquí. ¿Realmente creen que son los únicos
fuertes?”.

“¿Eh―?”.

Desconcertado por las palabras de Io Kuzami, Reiji inadvertidamente dejó


escapar su voz. Había otras personas fuertes. Así ella dijo, sin embargo, en
la situación actual, los únicos que probablemente podrían abrirse paso
eran él mismo, Titania, Io Kuzami y Graziella. Reiji y Titania fueron
duramente presionados independientemente de si avanzaban o
retrocedían. Graziella y la Élite Doce tenían sus manos ocupadas con otros
asuntos. Por eso, Titania planeó confiarle a Io Kuzami la protección de Reiji.

¿Había alguien más que pudiera sacarlos de su aprieto? Mientras pensaba


en eso, Reiji de repente podía sentir una tremenda agitación de maná desde
el lado Imperial. Podía sentirlo en su cuerpo junto con la temblorosa tierra.
Se sentía como la resonancia que uno sentía antes de que se desatara un
tremendo poder. Reiji se preguntó si era la magia de tierra de Graziella. Y
al hacer esa suposición, un sonido antinatural hizo eco en el aire donde no
debería haber paredes para que el sonido rebotase. Era el canto de una
mujer. Y esas palabras fueron...

298
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“―Mana Furnace Core. ¡White Fire, Immediate Critical Load!”.


(NT: Núcleo de Horno de Maná. ¡Fuego Blanco, Carga Crítica Inmediata!).

Una severa, aunque gentil voz de canto podía ser escuchada, e


inmediatamente después de eso...

El maná agitado, que había estado sacudiendo su entorno, explosivamente


se hinchó. Una ola de maná, la cual sopló contra ellos. Acompañado por un
intenso calor, parecía que el mismo sol había descendido al suelo.
Encarando con esa mezcla de onda de choque y viento caliente, ni hablar
de Reiji y los demás, incluso los Demonios estaban completamente
enraizados en el suelo.

Y entonces, un frío cruel de repente asaltó el cuerpo de Reiji. Era una


sensación similar a cuando escuchaba una historia de miedo, o cuando iba
a lugares supuestamente encantados, una sensación de que algo malo iba a
pasar, ese tipo de temblor que cualquiera hubiera sentido en sus vidas al
menos una vez. Y todo lo que hacía temblar su cuerpo, se transformó en esa
sensación de frío.

“¿E-Esto es?”.

“¿Suimei? No, ¿quién...?”.

“Kuku, ya veo. Entonces ese tipo ha perforado tanto en ella. Aunque


siempre está haciendo el tonto, inesperadamente no pierde un paso, es una
interacción que me provoca envidia hasta el punto en que estimula esta
maldición mía”.

299
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Después de Reiji, Titania también mostró su desconcierto. Y como si los


ignorara por completo, Io Kuzami entendió lo que estaba pasando mientras
hacía una sonrisa audaz. Ella sabía algo. Y en el momento en que Reiji
estaba a punto de preguntarle, el siguiente canto resonó en el aire.

“―Lluvia, oh lluvia. Oh caliente, caliente lluvia de fuego, la cual fluye


incesantemente sin agotar mis misterios. Al igual que el humo blanco de las
nubes y niebla usada por los cielos, cubre la tierra con un bautismo de
fuego blanco que no perdona el mal. No muestres la misericordia de la
compasión a los que perturban el mundo, a los que ensucian el mundo. Y
así, purifica las tierras y amonéstalas con los fuegos del juicio emitidos
desde los cielos”.

―Rainblaze Clouds. (Gather the Burning White Rainy Clouds).


(NT: Nubes de Lluvia de Fuego. Recolecta las Nubes de Lluvia Blancas Ardientes).

La palabra clave que salió fue Rainblaze Clouds. Esas palabras sonaron
exactamente como hacían aparentes exactamente cuáles eran las
características de la magia.

Un gran círculo mágico blanco se extendía por el suelo y, actuando en


oposición directa a él, se formaba el mismo círculo mágico en el cielo azul.
Mientras giraban en direcciones opuestas el uno del otro, una corriente
eléctrica blanca corría libre entre ellas. Y a medida que esas corrientes
golpeaban el cielo despejado, las nubes blancas gradualmente tomaron
forma y se arremolinaron en un vórtice.

El cielo se estaba gradualmente nublando. Sin embargo, en completo


contraste con esa realidad, el suelo debajo todavía brillaba como el día.
Como magia, su activación era lenta. Además, por lo que Reiji podía ver,
solo parecía que la magia creaba nubes. Sin embargo, como él pensó, eso

300
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

no era todo lo que había que hacer. Con un goteo y una gota, objetos como
gotas de lluvia comenzaron a caer desde el cielo.

Comenzó a llover incesantemente en una llovizna sobre el campo de


batalla. Quizás debido a las nubes blancas que cubrían el cielo, las pequeñas
gotas de lluvia parecían blancas. Y mientras dejaban un hilo como un rastro
en el cielo, cayeron hacia los Demonios. Todas se dirigían directamente
hacia los Demonios.

Pero esas gotas no eran lluvia, eran plasma que emitía una luz blanca. Lo
que estaba cayendo incesantemente, era una lluvia de hilos blancos y
calientes. Cuando entró en contacto con los Demonios, sus cuerpos se
convirtieron en una masa de flamas blancas. Naturalmente, no tenían
forma de resistirse. Incluso mientras se vestían con el poder oscuro que
solían resistir a la magia, sus cuerpos quedaron completamente expuestos
a la lluvia, sus defensas destruidas y, finalmente, se convirtieron en fuego.
Fuego blanco. Cuando trataron de sacudirla inmediatamente, se extendió a
los otros Demonios cercanos. La velocidad a la que lo hizo podría
describirse como un abrir y cerrar de ojos. El fuego blanco se extendió
como una llamarada en un campo, y casi todos los Demonios cercanos
fueron aniquilados.

“...”.

Viendo esa desastrosa escena, Reiji estaba completamente perdido por las
palabras. Y al mismo tiempo, un frío cruel asaltó su espalda. Esto no fue por
el poder de la magia. El poder de la magia era ciertamente grande, pero el
miedo que sentía era solo en esa medida. Creando una gran cantidad de
nubes en el cielo y bañando todo con fuego blanco, solo fue una sorpresa
en esa medida. Además, las nubes que colgaban sobre los cielos todavía
parecían extenderse, y pronto cubrirían todo el campamento.

301
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

―La escala es muy diferente.

Ante el extraño fenómeno, que él ni siquiera estaba seguro de si era


apropiado llamarlo magia, perdió sus palabras, y Titania, quien estaba de
pie junto a él, también se sorprendió por completo mientras entrecerraba
sus ojos y se mantenía alerta. Io Kuzami estaba de pie allí con sus cejas
fruncidas por la insatisfacción. Y entonces, no fueron solo Reiji y las dos
chicas las que quedaron completamente sorprendidas.

“¡¿Qu-Qué es esto?! ¡¿Esta magia?! ¡¿La magia en este tipo de escala es


imposible?!”.

El que levantó ese estribillo de shock, fue el General Demoníaco


Grallajearus. Incluso para un General Demoníaco, esta fue la primera vez
que vio este tipo de magia. Cuando se enfrentó a Reiji y a Titania, siempre
tuvo una actitud serena, pero en este momento estaba extremadamente
perturbado. En poco tiempo, la que vino caminando hacia ellos, fue la
lanzadora de esa magia―Felmenia Stingray.

302
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7
Artyom

303
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“―Para llamar a este nivel de magia imposible, eso en sí mismo es la


definición de tontería. Solo hay un puñado de cosas que son
verdaderamente imposibles en el mundo. Lo que he hecho no es más que
un asunto sencillo en comparación con esas hazañas imposibles”.

“¡¿Esta magia, fue tuya, maldita?!”.

Cuando Grallajearus alzó su voz para preguntarle, Felmenia


silenciosamente asintió. Y Grallajearus solo la cuestionó con más
desconcierto en su voz en respuesta.

“¡¿Qué diablos eres tú?! ¡A pesar de no ser una Héroe, ¿por qué puedes usar
tanto poder?! ¡¿Realmente eres una maldita humana?!”.

“No, eso es―”.

―Justo el otro día, tomé la determinación de dejar de ser una.

Silenciosamente, y con frialdad, ella declaró esto, y una repentina mezcla


de miedo y frío corrió por las espaldas de cada ser presente. Para ella dejar.
El que fue atrapado en esas palabras, no era otro que el que le preguntó,
Grallajearus.

“De-Dejaste, ¿dices...? ¿Estás diciendo que un humano dejó de ser


humano...?”.

“Con respecto a eso, digamos que no es de concernencia a un Demonio”.

304
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“T-Tomándome a la ligera...”.

“Por cierto, ¿está bien preocuparte solo por mí? Hay más de tus enemigos
aquí que solo yo, ¿verdad?”.

“¿Qué―?”.

Y lo que se pudo escuchar después de la voz confusa de Grallajearus, fue un


caluroso grito de guerra.

“¡ORAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!”.

Fue un grito muy viril y violento, pero la voz era la de una mujer.

DON―Junto con ese profundo sonido de baja frecuencia, el cual resonó en


el estómago de uno, una masa de cuerpos voló hacia los cielos sobre el
círculo de Demonios que aún ardían en flamas blancas. Sus cuerpos fueron
extremadamente horriblemente dispersos en pedazos por el impacto del
ataque.

Después de eso, la cerca de Demonios ardientes fue volada por la onda de


choque. Y más allá de esa cerca, estaba una joven chica llevando una
alabarda gigantesca con cabello azul brillante y una pequeña estatura. Y esa
joven chica, como si acabara de tocar algo desagradable, hizo una amarga
expresión y sacudió su mano en el aire. Su expresión definitivamente no
era la de alguien que estaba luchando contra el enemigo jurado de la
humanidad, sino una de alguien que estaba ahuyentando a un insecto
desagradable.

305
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Quién es...”.

Cuando Titania estaba a punto de preguntar quién era, Felmenia respondió


antes de que pudiera terminar.

"Su Alteza Real, esa es una aliada. Pero tenga en cuenta para agregar, por
ahora, en su mente...”.

“¿Por ahora?”.

“Bueno, sí”.

La que respondió a Titania fue la joven chica que Felmenia llamó una aliada.
Ella debe haber escuchado su conversación. Luego empujó su alabarda
hacia Reiji y Titania.

“Yo, Héroe de la Salvación y la Princesa de Decapitación Crepuscular. Mi


nombre es Jillbert Griga. Solo por hoy voy a prestarles una pequeñísima
mano, ¿bien? Aah, también, no responderé preguntas groseras como ‘¿Por
qué?’ o ‘¿Cuál es tu objetivo?’, ¿escucharon? ¡Eso es porque es todo, no tiene
sentido que lo sepan! ¡Seiyah!”.

Después de declarar eso, ella una vez más giró su alabarda y separó la parte
del hacha de la empuñadura. Y junto con una cadena que ataba a dos piezas
juntas, comenzó a dispersar los Demonios restantes a su alrededor.

Junto con la magia de Felmenia, casi todos los Demonios de la zona fueron
derrotados y quedaron impotentes. Y el que rechina sus dientes en
respuesta a eso, era naturalmente Grallajearus.

306
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“T-Tantos, solo por las dos...”.

“¡¡Ja!! ¡Eres ingenuo por pensar que puedes arrastrar una promiscuidad de
estas malditas plagas sin poder! ¡No menosprecies a los humanos,
estúpido! ¡Idiota! Ah, soy una Enana sin embargo...”.

“Además, no es solo nuestro poder. Aquí también están los soldados


Imperiales”.

Cuando Felmenia miró hacia atrás, Graziella ya había reunido a los


soldados y estaba exterminando a los Demonios restantes.

“¡Todos, muestren un poco de espíritu! ¡Vamos a apoyar a Reiji!”.

“HA!”.

Cuando Graziella dio sus órdenes, los soldados Imperiales gritaron de


vuelta al unísono. Fueron arrojados al caos y quedaron en desventaja, pero
por lo que parece, rápidamente reorganizaron su posición y ahora estaban
presionando de vuelta la emboscada.

Sin embargo, podría decirse que lo que les otorgó un medio de


supervivencia fue, sin duda, la magia de Felmenia. Como Grallajearus
también pareció entender completamente ese hecho, disparó los guijarros
de Isa hacia ella con furia.

“¡Maldita niña!”.

307
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“―Oh barrera. Despliégate”.

En respuesta, Felmenia murmuró un canto. E inmediatamente, un grueso


muro de maná apareció ante ella, y obstruyó los innumerables restos de
hierro enviados por Grallajearus.

“¡Un escudo mágico no puede permanecer ante nuestros guijarros de Isa!”.

“Desafortunadamente, esta es una barrera”.

“¡Disparates!”.

Y después de eso, los guijarros de Isa se dispararon continuamente, pero la


barrera levantada por Felmenia no se desmoronó. A pesar del hecho de que
el muro de tierra que Reiji usó se derrumbó en un instante, con un canto
mucho más corto, usando un hechizo que él nunca había escuchado antes,
sin una palabra clave, ella creó un escudo que podría resistirlo.

En poco tiempo, Grallajearus podría decir que los guijarros de Isa no


funcionarían, y detuvo el bombardeo. Y cuando lo hizo, la barrera de
Felmenia también desapareció.

“General Demoníaco. Ese tipo de ataque no funcionará en mí. Resígnate a ti


mismo”.

“¡Gu...! Este, tipo de...”.

308
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Felmenia incrementó aún más el maná revestido a su alrededor, y amenazó


al Demonio con una presión abrumadora. Al verla así, Titania dejó salir su
admiración con una sonrisa.

“Como esperaba, Flama Blanca-dono es bastante confiable”.

“N-No, no fue mucho...”.

En un cambio completo desde su terrible aura justo ahora, Felmenia


comenzó a sentirse avergonzada. Su expresión se derrumbó ante los
elogios y la admiración de la Princesa de su propio país, sin embargo, el
maná que estaba acumulando permaneció igual, ella no mostró ningún
signo de descuido. En poco tiempo, Graziella había terminado de eliminar
los Demonios restantes y se unió a ellos.

“¿Todo lo que queda es ese monstruo?”.

“Sí. Un General Demoníaco, se llama a sí mismo Grallajearus”.

Titania le respondió. Tal vez debido a la batalla, su tono era algo sombrío,
pero Graziella respondió con una risa valiente.

“Con todo este poder reunido, no importa si es un General Demoníaco...”.

“Eres Alteza Imperial, todavía es peligroso ser tan descuidada”.

“Lo sé bien sin que me lo digas. ¿Verdad, Reiji...? ¿Reiji?”.

309
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Aunque Graziella lo llamó, Reiji no respondió. Y como estaba


desconcertada por su inesperado comportamiento, Reiji repentinamente
dio un paso hacia Grallajearus.

“¡¿Reiji-sama?!”.

“¡Oi! ¡¿Por qué estás siendo tan impertinente?!”.

Las dos Princesas comenzaron a entrar en pánico cuando Reiji caminaba


hacia adelante por su cuenta. Aunque trataron de retenerlo mientras
gritaban, Reiji no se giró para mirarlas.

“Voy a derrotar a este tipo por mi cuenta. Quiero que todos ustedes se
mantengan al margen”.

“Pero, Reiji-sama―”.

“Tengo que hacer esto por mi cuenta”.

Reiji deshizo la voz de Titania. Él tenía que hacerlo él mismo. El origen de


esa voluntad fue, naturalmente, algo que vino de la batalla en este
momento. Debido a que él no valía nada por tener que decidir desechar a
Titania como sacrificio, para que pudiera superar ese muro, él tenía que
hacerlo por su cuenta.

A pesar de ver esa determinación, Titania todavía insistía en detenerlo,


pero antes de que pudiera, Jillbert empujó su alabarda para interponerse
en el camino.

310
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“―Deja que lo haga. Cualquiera sentirá que tienen que hacerlo ellos mismos
de vez en cuando”.

“¿Qué estás...?”.

“Eso es un ritual. Para que un hombre se convierta en un guerrero,


¿verdad? Tú también lo eres, una de esos, ¿no?”.

Diciendo eso, Jillbert le guiñó un ojo y sonrió a Titania. Era cierto que uno
tenía que mantenerse firme para convertirse en un guerrero, por lo que
Titania era incapaz de decir algo de vuelta. Mientras Reiji avanzaba en su
camino para convertirse en un hombre, Grallajearus comenzó a hacer un
alboroto.

“¿Nos vencerás a todos por tu cuenta, dices? ¡Ya se comprobó que tu


maldito poder no es suficiente para vencernos! ¡¿Tú mente está afectada?!”.

“No me he vuelto loco ni nada. Es solo porque, esto es lo que debo hacer,
así que lo haré”.

“¡No te dejes llevar, maldito mocoso! ¡¿No malentendiste el poder que la


Diosa te otorgó más allá de tus posibilidades como tu propia fuerza?!”.

“Sé muy bien que este es el poder temporal que me dieron. Es por eso... ¡Es
exactamente por eso! ¡Tengo que superarlo!”.

“¡¿Estás diciendo que somos tu maldito escalón?!”.

311
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡¡Así es!! ¡¡Te derrotaré y superaré ese límite!!”.

Con un rugido, Reiji avanzó hacia Grallajearus. Justo cuando gritó, fue por
el bien de superar ese muro. Cuando se acercó, los guijarros de Isa se
dispararon en un instante. Y Reiji comenzó a evadirlos mientras daba
vueltas alrededor de Grallajearus.

“¡Después de aullar tan vigorosamente, ¿todo lo que puedes hacer es


evadir?! ¡HÉROEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!”.

“Ku...”.

Un guijarro de Isa rozó el rostro de Reiji y le dejó un corte. Él dio un paso


adelante con autoridad, pero como si estuvieran jugando con él, le costó
todo su esfuerzo seguir moviéndose, no podía ver ninguna oportunidad de
atacar, y mucho menos lograr la victoria. No, ese tipo de cosas nunca
existieron en primer lugar. Solo por el hecho de que fue forzado
inmediatamente a una dura pelea, cualquier esperanza de victoria fue
aniquilada.

Pero incluso así, Reiji tenía que superar ese muro. Incluso si fuera
imprudente, incluso si fuera tonto. Rajas lo presionó hacia atrás, Elliot se lo
tomó con calma, Ilzarl lo sometió por completo, incluso aquí, él estaba
completamente descarriado. No podía simplemente resignarse a ser un
Héroe medio hecho de aquí en adelante.

Eso fue porque tenía compañeras* en quienes podía confiar. Incluso ahora,
ellos estaban detrás de él llamándolo en preocupación. Cooperemos y
venzámoslo. No seas imprudente. Todo lo que él escuchó eran voces
amables.
(NT: O compañeros – La palabra está en neutral).

312
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Él siempre fue salvado así por alguien. ¿Pero era eso realmente lo que era
un Héroe? ¿Estaba realmente bien que se llamara a sí mismo un Héroe así?
Sin salvar a nadie, mientras que solo se salva a sí mismo, solo para ser
colocado en un pedestal y llevado por encima de los demás como un bufón.

Él no podía aceptar eso. Nunca. Ser un espectáculo ostentoso sin realidad


detrás de él no tenía sentido. No había forma de que él pudiera aceptar tal
engaño.

“No perderé”.

“¡¿Por el bien de la Diosa?! ¡¿O tal vez por el bien de las personas?!”.

“¡Falso! ¡No tiene nada que ver con Héroes, Diosas o las personas de este
mundo! ¡Es todo por mí mismo!”.

Esa era la razón. Esa era exactamente la razón. El momento de hacer un


gran paso, era ahora. Hasta ahora, él se mantuvo igual y se aprovechó de la
buena voluntad de sus compañeros. Pero era hora de separarse de ese yo
medio hecho.

Incluso si no podía volar, siempre que nunca diera el salto por su cuenta,
de hecho, nunca volaría. Por eso, él tenía que dar un paso adelante ahora.
Por esa razón―

“Seré... ¡Seré más fuerte! ¡¡Quiero ser más fuerte!!”.

313
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Sus pensamientos, sus deseos, él gritó todos ellos a sí mismo, y justo en ese
momento.

―Si lo deseas, entonces solicítalo, y llama.

“¿Eh...?”.

―La puerta final que conecta con un gran poder, en todo momento, existe
dentro de ti.

“¿Qu-Quién―?”.

Cuando un pronunciamiento robótico de repente resonó en su cabeza, Reiji


inesperadamente levantó su voz para cuestionarlo. Y cuando se dio cuenta,
estaba completamente solo en medio de un fango como la oscuridad.

“¿Qu-Qué? ¿Dónde? ¿Po-Por qué...?”.

Cuando una situación desconcertante se presentó a su alrededor, Reiji fue


tomado por sorpresa. Él definitivamente estaba en el campamento militar
del Ejército Imperial, y estaba justo en frente de Grallajearus. Y a pesar de
eso, él no podía ver esas cosas en ningún lado. Ellos no podían ser
encontrados por ningún lado. Dondequiera que miraba, solo había
oscuridad y algo que parecía una luz en la distancia.

Sin embargo, todo eso fue borrado en un instante. Eso fue porque la
pequeña luz en las profundidades de la oscuridad, se volvió más azul y más
azul.

314
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Ah―”.

Como si estuviera en trance por la lejana luz azul centelleante, una


extasiada voz salió de su boca. Sin intención de hacerlo. Su mente era la
misma que esa extasiada voz, simplemente estupefacta. Esa pasión con la
que se estaba negando a sí mismo mientras gritaba fue borrada, y todo lo
que quedaba era esa luz azul.

Él había visto esa luz antes. No era otra cosa que la luz emitida por la gema
instalada en el Sacramento.

Y en ese instante, repentinamente lo entendió. Esa luz era algo a lo que


tenía que dirigirse sin importar qué. Más allá de esa luz, la respuesta a todo
lo estaba esperando.

Por eso, él comenzó a correr. Él corría y corría, con todas sus fuerzas―para
agarrar esa luz azul.

E inmediatamente, las palabras aparecieron en su cabeza. Una voz sin voz,


y esa fue...

―Por la brillantez azul de mi Lapis.

―Cristalizar el espíritu de la espada.

Y a medida que esas palabras se repetían, la luz azul se hizo más fuerte. Y
cuando esa luz se extendió, él se concentró en su mano―pero antes de que
pudiera escuchar las últimas palabras, la deslumbrante luz desapareció.

315
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

... Cuando se dio cuenta, ese túnel de oscuridad y luz azul ya no estaba allí,
y el escenario regresó al del campamento militar Imperial. Y ante sus ojos,
Grallajearus estaba burlándose.

“Fuu. Justo cuando me preguntaba qué estabas haciendo, todo lo que


hiciste fue emitir un poco de luz”.

“...”.

Si fue como se dijo, él probablemente estaba emitiendo una luz azul en este
momento. En su mano derecha, él repentinamente estaba agarrando la
Ishar Cluster. Inconscientemente la había agarrado, o tal vez esa luz azul
que agarró era en realidad el Sacramento mismo.

Mientras el Sacramento continuaba emitiendo una pálida luz, era como el


recuerdo final de esa luz azul que estaba mirando. Si fue justo como dijo
Grallajearus, todo lo que hizo fue emitir luz. Él probablemente siempre
estaba justo allí mientras una luz azul se desbordó de su mano. Como
prueba de eso, a diferencia del tiempo que luchó contra Ilzarl, el
Sacramento no se convirtió en un arma. Como no pudo escuchar esas
últimas palabras para manifestar el arma, era solo una conclusión natural.

Sin embargo, aun así, él fue capaz de captar esa luz azul en ese momento.
Él podía ver el camino. Él podía ver la puerta. Él podía escuchar los
misterios de esa luz azul, la voz sin voz. Por lo tanto, la cantidad de poder
que captaba―no era cero.

“¡¿Qu―?!”.

316
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Agarrando su espada de orichalcum una vez más, él se movió con la misma


velocidad que abrumó a Ilzarl, y pudo escuchar un coro de choque frente a
él. Era probable, que parecía como si desapareciera ante sus muchos ojos.

Este General Demoníaco, no era más fuerte que Ilzarl. En todos los
aspectos, era inferior. Era notablemente inferior. Si Reiji fuera a perder
contra un oponente así, su sufrimiento a partir de este punto sería
insondable. Por esa razón―

El número de veces que pudo engañar a sus ojos fue solo una vez. Ganando
contra un enemigo de tal nivel directamente desde el frente, era realmente
adecuado de una victoria para ser alabado.

“...”.

Un paso. Con un paso, en completo silencio, él balanceó su espada de


orichalcum. Rechazando el guijarro que voló como una bala. Pisoteando la
tierra bajo sus pies. Con ese único y tenaz paso, su bota se hundió en el
suelo, y el suelo alrededor de su bota se hinchó como la piel de gallina.

“...”.

Cuando se acercó, la voz de Grallajearus―no pudo ser escuchada. Él ya no


podía escuchar nada. Estaba levantando un alboroto, pero Reiji ya no lo
percibía como sonido. “Ridículo”, “Este tipo de cosas”, todos esos sonidos
en lo alto del desconcierto ya no eran percibidos por él junto con su
compasión. Su sangre corrió fría de ser empujada hacia atrás por este
oponente hace solo un momento, pero él entendió la última realidad. Sin
embargo, no había una partícula de felicidad en él. Él no dio un paso
adelante para obtener ese sentido de superioridad.

317
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

El General Demoníaco estaba a solo unos pasos más. Estaba dentro del
alcance si él extendía su espada. A esa distancia, el General Demoníaco
abandonó la esperanza y disparó desesperadamente los guijarros de Isa.
Pero fue demasiado lento. Antes de incluso ser despedidos, Reiji podía ver
todo, y la marcha hacia la victoria estaba determinada antes de que
comenzara. Mientras se acercaba con su espada lista, Grallajearus gritó.

“¡Somos una colonia! ¡Entiende que un ataque de una espada no tiene


sentido ante nosotros!”.

Él podía oír, voces enojadas. No, hubo una muy pequeña cantidad de
engaños mezcladas en ella. Tras caer en una posición inferior, simplemente
expresó el punto fuerte de su cuerpo para animarse a sí mismo. Como dijo,
el hecho de que era un ejército era una molestia. Sin embargo.

“¿―Es eso así?”.

“¿Qué?”.

“Incluso si eres una colonia, el hecho de que tengas una sola conciencia,
significa que hay una torre de control que alberga esa conciencia. Si no
hubiera, serías un lío de caos incoherente. ¿No es eso cierto?”.

Mientras la verdad era empujada ante él, la voz de Grallajearus se llenó de


pánico.

“¿Po-Por, qué...? ¡¿Por qué sabes eso?!”.

318
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Luz...”.

“¿Qué?”.

“Esa luz azul, me dijo”.

Lo que le dio esa idea, fue la luz azul. Cuando tocó esa luz azul, la voz sin
voz se lo susurró. “Eso definitivamente, no es un oponente que no puedas
vencer”.

Y así, cuando Reiji balanceó hacia abajo, cortó la pequeña profundidad vital
dentro de Grallajearus sin errar.

Fue alrededor del tiempo cuando comenzó la pelea de Lefille con Latora y
la lucha de Reiji y Titania contra Grallajearus. Habiéndose distanciado del
cuartel general, Suimei estaba a medio camino entre el cuartel general y el
lugar donde estaba ubicada Lefille, y estaba chocando contra una fuerza de
Demonios.

“―Fiamma est lego. Vis Wizard”. (Ensambla Flamas. Como el Grito del
Resentimiento del Mago).

Después de su canto, él desató la magia de fuego de la flama de


Ashurbanipal en el enjambre de Demonios entrantes. Con una maldición
de la leyenda asiria como su origen, la magia tenía una eficacia particular
contra las criaturas vivientes. Cuando comenzaba el canto, formaba
muchos pequeños círculos mágicos irregularmente en el aire. Y a medida

319
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

que el canto progresaba, se formaba una esfera de fuego en el centro de ese


espacio. Quemaba como la piedra brillante era su núcleo, y revestido en
una incandescencia completa, no era una flama normal que uno
normalmente podía ver. Como un mechero, las flamas tenían
direccionalidad mientras disparaban plasma y destruían su objetivo. Una
explosiva ráfaga bailó en el centro de la multitud de Demonios. Los
Demonios atrapados en la incandescencia ni siquiera tuvieron la
oportunidad de soltar un grito de muerte, y se convirtieron en cenizas y
cayeron al suelo.

Incluso si se retrasaba en números, la diferencia en su potencial de guerra


era evidente. Pero incluso así, los Demonios no flaquearon y aún se
dirigieron hacia él. Como si estuvieran fielmente dedicados a una sola
orden, eran como máquinas que no sabían nada de adaptabilidad.

Suimei estaba tomando medidas independientes contra el ejército de


Demonios. Su objetivo era una misión de búsqueda y destrucción contra las
fuerzas Demoníacas. Habían pasado unos días desde el combate en el
cuartel, y después de que los oficiales y soldados del Imperio lograron
comenzar a aumentar sus logros, finalmente se permitió que el grupo de
Reiji se dirigiera hacia la lucha. En una conversación privada con Reanat, él
preguntó si los Demonios venían por algún camino que las unidades
enviadas para detenerlos no estaban posicionadas, y si permitiría que él
tomara medidas independientes para tomar cuidado de ellos. Por
supuesto, ya que estaba actuando solo, agregó las palabras, “en la medida
en que pueda”.

“―Originalmente planeaba para me pagaran por esto, pero no es tan malo


si lo pienso como reducir la carga de Lefille y Reiji, ¿huh...?”.

Antes de partir, Suimei hizo esa declaración en el campamento militar. En


el otro mundo, el trabajo de los magos siempre se compensaba con dinero,
por lo que era perfectamente natural para él pensar de esa manera, pero

320
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

esta vez estaban sus compañeros y el hecho de que se le proporcionaba


comida y las provisiones que él necesitaba, por lo que pensó que al menos
debería trabajar en esa parte y asumir esa responsabilidad.

Por supuesto, también era cierto que pensó que no sería razonable no
hacer absolutamente nada después de meter el cuello. Por el momento,
para que Reiji no sospechara de él, supuestamente estaba tomando
medidas junto con Lefille, a quien se le pidió que tomara un deber primero.
Y después de eso, tal como estaba planeado, se separó para tomar una
acción independiente.

Extendiendo un mapa y confirmando la posición de las estrellas, determinó


dónde estaba y dónde no se ubicaban las unidades enviadas para detener
a los Demonios. Alejándose de las rutas que usaban las tropas Imperiales,
él fortaleció su cuerpo con magia y avanzó por los empinados senderos de
montaña mientras tarareaba, y eventualmente descubrió una fuerza de
Demonios.

Eran unos doscientos. Estaban compuestos completamente por Demonios


que se movían por el suelo, una unidad de infantería. En un solo grupo,
avanzaban a través del bosque. Parecían orugas moviéndose a lo largo de
una hoja mientras la devoraban. Los árboles fueron derribados mientras
avanzaban como si fueran dueños del lugar.

Y a diferencia de los Demonios con formas humanas que parecían


Demonios que se verían en las historias, estos Demonios tenían las
características de bestias e insectos. Tenían constituciones grandes
alrededor del doble del tamaño de los jugadores de baloncesto extranjeros.
La superficie de sus cuerpos estaba cubierta de cutículas negras, tenían
exoesqueletos y parecían bastante robustos. Como si estuvieran hablando
entre ellos, las bocas de araña que tenían estaban sonando de forma
ominosa.

321
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Ugeh...”.

Dejaba una sensación de repulsión sin igual. Comparado con eso, los
Demonios de fantasía que conoció antes eran mucho más fáciles para los
ojos. Su aspecto externo estaba mucho mejor elaborado que estos. Suimei
instintivamente encontró que era fisiológicamente repugnante e
inconscientemente dejó escapar su voz. Ahora que los había encontrado,
tenía que hacer algo, y ahora estaba en la encrucijada donde tenía que
decidir cómo proceder.

¿Debería aniquilarlos? ¿O debería simplemente darles un serio golpe y


luego retirarse? Con ese número de ellos, si él usara dos o tres magias
grandes podría aniquilarlos, pero al pensar en ello desde la perspectiva de
la estrategia que el Imperio estaba poniendo en juego, estaría bien si no
fuera tan lejos. Al igual que las otras unidades, él podía detener a los
Demonios, si las circunstancias lo permiten, podría reducir sus números y
reportar. Sin embargo―

Si pienso en las cosas que vendrán, ¿huh?

Su repentina ansiedad, no se trataba de la pelea ante él, se trataba de él


mismo. Él no tenía mucho en términos de aprehensiones hacia la lucha
actual contra los Demonios, pero ahora estaba en una situación en la que
las sombras de otras amenazas parpadeaban sobre él.

Ésos serían los llamados Apóstoles Universales por ese hombre espejismo,
el grupo de Eanru. Para Suimei, ellos eran, sin exageración, una amenaza
seria. Estaba la fortaleza física de Eanru, y el talento claro que el hombre
espejismo mostró con su magia incluso desde la perspectiva de Suimei
como mago. Pensando en el inevitable conflicto con ellos, él tendría que

322
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

saltar al peligro por sí mismo y aumentar su fuerza. Para que la próxima


vez, él sea capaz de levantarse ante el dilema ante él.

“Por eso, bueno, sé que necesito agudizar mis sentidos de batalla, pero...”.

Parecía un plan pobre el solo meterse por sí mismo en medio del Ejército
Demoníaco simplemente por hacerlo. Para un mago, era obvio encontrar
una manera de luchar como un mago. No se ganaba nada acumulando
temerariamente batallas, y, sobre todo, el objetivo que esperaba obtener
era muy ambiguo.

Pero, como estaba ahora, se sintió presionado por asumir esa tarea
imprudente y ambigua en el fondo de su pecho. Descontento con la
situación actual, si se quedaba quieto sin perseguí el mismo, llegaría el día
en que sería arrastrado por la tierra.

Reafirmando la determinación en su corazón, saltó de la sombra del árbol,


y los Demonios levantaron inmediatamente sus voces que rechinaban las
orejas mientras se apresuraban. Con sus garras y sus afiladas boquillas
para insectos, deseaban desgarrar y devorar el débil cuerpo humano.

Sin embargo, el poder de otorgarle a los Demonios ese deseo no se limitaba


a eso. Se podría decir que la fuente principal es el poder de color oscuro
que envuelve sus cuerpos. Como si fuera un aura, era un aura de autoridad
misteriosa y brillante. A diferencia de los poderes negativos detrás de la
magia oscura, este era el poder que usaba al Dios Maligno como fuente. Si
alguien que no posee la Protección Divina de la Diosa, la cual se oponía al
Dios Maligno, tomaba eso con su carne desnuda, ello no terminaría con una
simple herida.

“… Sin embargo”.

323
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

―Sin embargo, ¿qué había allí que él temiera por eso? Ciertamente, el poder
del Dios Maligno era asombroso. Como tenía que ver con la divinidad,
probablemente se clasificaría en una categoría poderosa. Sin embargo, si él
tuviera que decir si todas las peleas que había experimentado hasta la fecha
se habían quedado atrás de ese poder, definitivamente no era el caso, las
peleas que había superado eran de montones.

Naturalmente, era innecesario decir que esas fueron peleas contra aquellos
que ejercían poderes místicos. No, se podría decir que las batallas comunes
en el otro mundo simplemente superaban a las de más en este mundo. En
el mundo moderno, eso se aplicaba a cualquier batalla que estallara en
cualquier lugar. Usando las herramientas de la ciencia, ellos concibieron
tácticas militares que hacían pleno uso de ellas.

Ametralladoras que podrían disparar una lluvia de balas. Granadas anti-


tanques como el RPG-7, el cual le otorgaba a un individuo la capacidad de
dar un tremendo golpe. Volar en Mach 2, misiles anti-buque que podrían
atacar con precisión desde dos kilómetros de distancia y los cruceros con
misiles, los cuales los alojaban. Helicópteros de asalto, los cuales podrían
suprimir humanos del cielo, el Super Hind.

Recordando sus peleas contra tales cosas, ¿cómo podría la pelea contra los
Demonios incluso comparar? Recordando sus batallas donde luchó contra
oponentes donde los ataques entraban básicamente a la velocidad del
sonido desde lugares desconocidos, la amenaza de un ataque justo delante
de sus ojos, a una velocidad mucho menor, era algo con un nivel de
dificultad tan bajo para lidiar con ello que él podía hacerlo con sus ojos
cerrados.

Esquivando el golpe directo desde el frente y defendiéndose contra las


garras que se balanceaban desde un costado con magia, él devolvió el

324
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

ataque con magia de fuego. A medida que el círculo de Demonios se


estrechaba, él lidiaba con ello al destruir el suelo. Y entonces, saltar al aire
al mismo tiempo...

“―Fiamma est lego. Vis Wizard. Hex agon Aestua Sursum. Impedimentum
Mors. (Ensambla Flamas. Como el Grito Del Resentimiento del Mago. Dale
Forma a la Agonía de la Muerte y Estalla en Flamas, Otórgale al Que me
Obstruye con un Terrible Destino)

... Después del canto, la flama de Ashurbanipal quemó a los Demonios.

Bajo el claro cielo azul, las flamas estallaron en su entorno, el humo blanco
de la carne incinerada se elevó en el aire, y el mundo rojo comenzó a
extenderse. Mirándolo desde un costado, es probable que pareciera el
escenario de un sueño despierto. Debajo de ese refrescante cielo azul, que
calmaría el corazón de alguien, se estaba desarrollando un banquete de un
ardiente infierno. La impresión no pareció cambiar sin importar cuántas
veces él la viera. Mientras fruncía el ceño ante los gritos de la carnicería,
Suimei se entregó por un momento a pensamientos ociosos.

... En cualquier caso, ¿qué significa que los Demonios se muevan de una
manera tan monótona y predeterminada?

Lo que le vino a la mente fue algo por lo que él tenía curiosidad desde hace
bastante tiempo. Por lo que Suimei había visto hasta la fecha, los Demonios
con los que peleaba usaban la estrategia singular de simplemente ingresar
directamente al territorio humano. Incluso cuando Vuishta atrapó a
Hatsumi en su plan, la fuerza que atacó al ejército principal en ese
momento también lo hizo simplemente cargando de frente.

325
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Con indiscreta franqueza y simplicidad, ellos al menos tomaron


formaciones, pero no tenían ni una pista del empuje y el tirón nacidos de
las estrategias. Era una táctica que dependía completamente de presionar
usando la fuerza de los números. Si uno tenía suficientes números, sin duda
era un método útil, y sin inteligencia, era naturalmente cómo ellos
acabarían peleando.

Sin embargo, cuando había una manera de oponerse a ese método, ese ya
no era el caso. Para luchar contra los Demonios, las personas de este mundo
ejercían magia y estrategias. Incluso invocaban Héroes de otros mundos.
Por eso, hasta ahora, los Demonios fueron apartados y abandonados para
sobrevivir en un rincón del mundo. Y a pesar de eso, los Demonios aún
atacaban con una simple honestidad.

Es como...

Sí, era como si estuvieran diciendo que querían que los mataran. A pesar
del hecho de que sus oponentes tomaron contramedidas contra ellos, todo
lo que ellos hacían era tomar el mismo fósil anticuado de un estilo de lucha
que usaron antes. Era como si corrieran hacia su propia muerte.

Suimei recordaba casualmente la historia del famoso engaño que


involucraba criaturas que realizaban suicidios masivos. Era una anécdota
en la que los lemminis* se formaban extrañamente en grupos, y uno tras
otro, se arrojaban desde un acantilado al océano para ahogarse. En
realidad, no había suicidios en masa entre lemminis, pero en cierto sentido,
lo que sucedía ante sus ojos parecía un fenómeno similar.
(NT: Un tipo de roedor).

“O los ataques de los Demonios son tan monótonos que sus oponentes se
vuelven descuidados como un gran señuelo... Pero no hay recompensa por

326
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

eso. Las etapas que podrían poner en práctica son muy limitadas, y no es
algo que puedan usar para cambiar la situación general de la guerra cuando
va en contra de su favor. No es esencial para la guerra tampoco. Puede que
solo lo esté pensando demasiado, o tal vez su objetivo sea algo
completamente diferente...”.

Mientras luchaba contra los Demonios, Suimei gradualmente cayó más


profundamente en el pensamiento. Por lo que estaba pensando, era posible
que la fuerza principal que atacaba al Imperio fuera un señuelo, y otra
fuerza se deslizaba bajo su vista para atacar a otro lugar. Sin embargo, ellos
atacaron de frente tanto en el Imperio como en la Alianza, si una fuerza
separada estaba moviéndose, iría al Reino Astel, pero las pérdidas que
estaban tomando solo para enviar una fuerza allí dejaban grandes dudas
sobre lo que podrían tener que ganar al hacerlo.

Ciertamente, durante el caos donde tenían que aceptar refugiados de las


otras naciones caídas al Norte, era el momento adecuado para atacar,
pero―ellos todavía estaban extendiendo el frente demasiado. También
tenía el demérito donde la ofensiva era más allá de la línea de
abastecimiento.

¿Simplemente qué estaban planeando? No, tal vez no había nada en


particular. Mientras estaba sumido en sus pensamientos, poco a poco sus
movimientos se ralentizaron, y el cerco de los Demonios a su alrededor se
hizo más espeso. La multitud que lo rodeaba comenzó a interferir en sus
pensamientos mientras se movían irritadamente. Por lo tanto, Suimei
comenzó un canto para eliminarlos a todos.

―Y entonces, los Demonios que rodeaban a Suimei desaparecieron de


repente.

“...”.

327
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Era como si hubieran sido agarrados por una gigantesca mano invisible y
aplastados. Tres. En tres lugares. En un espacio cercano. Parecía que había
esferas de cristal de maná que reflejaban las imágenes de Demonios dentro
de ella. Y sin permitir ninguna resistencia, los aplastó. Y cuando Suimei se
giró y miró a la presencia que apareció detrás de él, dejó escapar una
pregunta con una lengua filosa.

“¿―Qué estás planeando?”.

“Nada, se juntaron en una formación tan agradable, así que los eliminé”.

Cuando se dio la vuelta, le preguntó al hombre de cuernos plateados que


estaba en medio del charco de sangre y carne Demoníaca. Usando ropa
similar a las prendas tradicionales japonesas, él tenía la ropa blanca
envuelta alrededor de su cuerpo con el pecho expuesto. Tenía un rosario
brillante como collar alrededor del cuello. Su rostro siempre tenía esa
sonrisa intrépida que encontraba todos los fenómenos del mundo
entretenidos mientras desplegaba una deleitable atmósfera a su alrededor.
Sin embargo, por esa razón, mientras permanecía en esa sangrienta escena,
él se transformó en la encarnación de la batalla. El Dragonnewt de los
Apóstoles Universales, Eanru.

328
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7
Artyom

329
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Mientras reprimía su risa, el Dragonnewt se acercaba, no parecía ver a los


Demonios a su alrededor. O tal vez simplemente nunca entraron en su
campo de visión. Cuando ese hombre mostró ceguera ante cualquier
sensación de peligro, Suimei también mostró la misma ceguera.

“Creo que es un poco pronto para una revancha”.

“¿Qué estás diciendo? No es pronto o tarde cuando se trata de pelear,


¿verdad? Mientras los dos sean enemigos, ya sea en los confines de la tierra
o en el fin de los tiempos, el momento y lugar donde se encuentran es el
lugar donde luchan”.

“Para convertir un lugar de reunión en un campo de batalla, eres una


especie de miembro del clan Maeda...”.

Suimei dejó escapar una voz exasperada, y Eanru dejó que su sed de sangre
subiera como si lo presionara. Incluso en esta situación en la que estaban
rodeados por un ejército enemigo, él parecía estar vistiéndose para la
revancha. Ciertamente, era cierto que un conflicto no era algo en el que se
elegía un lugar y una hora. Aun así, hacerlo en este tipo de situaciones era
un poco demasiado caprichoso.

Sin embargo, para un Dragonnewt, quien tenía la supremacía en tal batalla,


incluso ese ambiente no era nada para él. Mientras que pelear contra los
Demonios fuera algo insignificante para él, pelear contra Suimei en medio
de ellos era algo que podía hacer en su tiempo libre. Incluso Suimei también
deseaba por esto. Cuando dos personas fuertes luchaban en el mismo
escenario, en el momento en que se encontraban, era algo que ellos
deseaban.

330
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

La atmósfera gradualmente comenzó a gritar. Los Demonios, que no fueron


detenidos por las flamas de Suimei, ya no se movían. Eran seres que no
conocían la emoción del miedo, pero a partir de la acumulación del maná
de Suimei y el inmenso poder que Eanru soltaba al enfrentarse el uno con
el otro, ellos estaban físicamente atados en su lugar.

Sin embargo, la intrépida sonrisa de Eanru repentinamente cambió por


completo―

“Jaja, es una broma, una broma. Como pensé, hay muchas cosas inútiles que
surgirían al verte”.

“¿Ah?”.

“No es nada, solo significa que no vine aquí hoy para luchar contigo”.

“Entonces―”.

“Bueno, escucha. Hoy vine aquí para vencer a estas malditas plagas. Y, de
paso, casualmente te encontré”.

“¿De paso?”.

“Sí, de paso”.

“¿Viniste todo el camino hasta aquí para vencer a tipos como estos?”.

331
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“El invitado de honor viene después de esto. Esta es la actuación de


apertura”.

“En otras palabras, un General Demoníaco o algo vendrá, ¿huh? Secuestrar


Héroes y luego luchar contra Demonios, las cosas que estás haciendo son
muy diferentes, ¿sabes?”.

“Eso solo sería desde tu punto de vista. Por el momento, desde nuestro
punto de vista, se conforman juntos”.

Eanru dijo eso mientras evadía el tema. Suimei entendió que él estaba allí
para luchar contra los Demonios. Sin embargo, a pesar de que no tenía
intención de luchar contra Suimei, dudaba de por qué Eanru se molestó en
hacer contacto en primer lugar.

“Entonces, ¿qué es lo que realmente quieres hacer?”.

“También estás aquí para vencer esas malditas plagas, ¿correcto? Solo
pensé que iría más rápido si lo hiciéramos juntos”.

“¿Estás diciendo que, dado que nuestros objetivos son los mismos,
debemos cooperar? No tengo ninguna intención de llevarme bien, ¿sabes?”.

“Yo tampoco. Después de todo, di nos llevábamos demasiado bien, solo se


convertiría en un obstáculo durante nuestra revancha”.

“En serio solo te importan mierdas así, ¿huh?”.

332
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Entonces?”.

En un cambio de tono, él preguntó. Se trataba de si Suimei estaría de


acuerdo con su sugerencia. Ese hombre era un enemigo, sin embargo, era
uno que definitivamente no estaría planeando algo. Eso fue porque ese
hombre era realmente alguien que deseaba un conflicto. Incluso en vista de
su deber, una vez que conocía a alguien que consideraba digno, descartaba
dicho deber. Ese era solo el tipo de personalidad que él tenía.

... Si Suimei se negara, sería una mala jugada para que sus peleas se
superpongan. No era necesario aumentar deliberadamente el número de
enemigos, y como también era el objetivo de Suimei derrotar a los
Demonios, sería una mano extra para hacerlo. Sin embargo, si peleaban
juntos justo allí, no se expondría una pequeña cantidad de sus manos
ocultas―pero eso era lo mismo para ambas partes. En cualquier caso,
ambos ocultaban sus secretos, por lo que no tenía sentido negarse.

“... Muy bien”.

“Entonces está decidido. Solo por ahora, te confiaré mi espalda”.

Suimei asintió de vuelta en silencio hacia Eanru. Y entonces, sin decir nada,
ellos dieron sus espaldas al otro y redirigieron el maná y el espíritu de
lucha, que se habían enfrentado, contra los Demonios.

―En un desarrollo inesperado, él ahora tenía un frente unido con un


Dragonnewt.

En cierto sentido, era una masacre. Desde el principio, fue una pelea sin
una sola sensación de peligro, pero ahora ya no había necesidad de

333
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

preocuparse por sus espaldas, y los dos solo necesitaban enfocarse


directamente hacia adelante y hacia los costados.

Usando magia, Suimei redujo los Demonios a cenizas. Pero a su espalda, el


puño de Eanru dispersó el doble de Demonios. No hubo ni la más mínima
idea de que perderían. Con una cantidad tan miserable de Demonios,
terminaría en un instante. Cuando se dio cuenta, Eanru borró a los
Demonios en la retaguardia, y se movió para aplastar a los que los
rodeaban. Sus ojos brillaban, y todos y cada uno de los Demonios, que él
estaba mirando con ambos ojos, fueron aplastados en un instante.

“Tch, Ojo Draconiano...”.

Fue la técnica que derrotó a los Demonios que rodeaban a Suimei


anteriormente. Entre todas las técnicas que causaban daño usando solo la
mirada, esta era la más fácil de imaginar―Mal de Ojo. En el mundo mágico,
era una de las técnicas más simples y antiguas. Originalmente era un tipo
de maldición que usaba una mirada de envidia o celos―aunque
obviamente, lo que Eanru estaba usando no tenía el mismo origen, pero no
había duda de que era un ataque asombroso. Uno no podía reconocerlo
como un ataque, por lo que, desde la perspectiva del objetivo, era
irresistible. Después de eliminar un gran número de Demonios, Eanru de
repente sonrió.

“¿De qué te ríes ahora?”.

“No, es solo incluso con plagas sin valor como oponentes, de pie hombro a
hombro con alguien fuerte mientras los dispersas, simplemente sentí que
era inesperadamente estimulante, eso todo”.

“¿Haah?”.

334
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“No, es realmente inesperado. A pesar de luchar durante varias décadas,


pensar en un día en el que sentiría que esto vendría. Incluso los peces
pequeños tienen su propio uso como peces pequeños a su propia manera”.

Suimei no podía decir en qué estaba pensando. Tal vez era como un juego
para derrotar a más peces pequeños, no, si se le obligaba a decirlo, esto
sería como una cadena en los juegos de acertijos. Eanru no tenía tendencias
sádicas. En ese caso, el único ejemplo en el que podía pensar, era algo
parecido a la agradable sensación de mostrar a un grupo de ellos haciendo
cola juntos, y hacer que desaparecieran todos a la vez.

Conquistando los cielos, estaba un rebaño de Demonios.

Al igual que un largo y grande rebaño de cisnes negros, ellos parecían estar
pintando el cielo negro mientras se movían a través de él.

―El Gemeral Demoníaco Striga, estaba liderando una sola porción del
Ejército Demoníaco, de su kin*, a través de los cielos y se dirigía
fervientemente hacia el Sur.
(NT: Que son del mismo tipo que él, en su forma).

“Los Ejércitos Humanos no pueden emboscar los cielos, por lo tanto, me


gustaría que carguen directamente, ¿no? ―Fuu”.

335
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Mientras agitaba sus alas con serenidad en el cielo mientras murmuraba


para sí mismo en descontento, esas fueron las palabras que le transmitió
Lishbaum, quien había decidido la estrategia.

―Es probable que, en esta batalla, los Ejércitos Humanos no tengan dudas
con respecto a nuestra simple estrategia.

―Usando eso contra ellos, Ilzarl-dono y Grallajearus-dono realizarán un


ataque sorpresa en su cuartel general, por lo que me gustaría que Latora-
dono y Striga-dono sirvan como señuelos. De esa forma, podremos asestar
un golpe severo al Ejército Humano y derrotarlos fácilmente.

Ese era el contenido de su consejo de guerra antes de partir. Ciertamente,


como dijo él, si podían burlar al Ejército Humano, ellos podrían esperar dar
un duro golpe. El acopio de humanos, que cayeron víctimas de un ataque
sorpresa, caería en el caos, y el muro de cuerpos colapsaría. Podría decirse
que es extremadamente obvio. Sin embargo, el problema era si los
humanos, a los que les estaba lanzando este ataque sorpresa, eran
realmente algo por lo que tenían que llegar a tal extremo.

“Incluso sin utilizar tales estrategias contra meros humanos, ¿no está bien
simplemente pisotearlos? ¿A qué le tiene miedo ese tipo de criaturas con
forma de gusano?”.

Las estrategias eran algo reservado cuando se enfrentaban con un


oponente que realmente lo requería. Era el poder de la inteligencia
requerida cuando la fuerza bruta no era suficiente para vencer a un
enemigo. Sin embargo, los enemigos a los que se dirigían no tenían ninguna
de esas cualidades.

336
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Los soldados humanos no tenían nada que temer. En verdad, después de


que los humanos reunieran a sus soldados y comenzaran a moverse,
algunas de sus fuerzas lograban ganar, pero cuando todos y cada uno de
ellos eran aplastados, comenzaban a retirarse. Y la forma en que huían era
corriendo en vergüenza.

Sería una cosa si los presionaran a la defensiva, pero usar una estrategia en
este caso era prácticamente una broma. Por eso, Striga dudaba de tal plan,
lo que solo intensificaba sus dudas hacia el que lo mencionó, Lishbaum.

“¿Perdió sus nervios? Es realmente ridículo. Ese maldito tonto”.

Su insatisfacción había sobrepasado los límites permisibles. Las quejas


inactivas simplemente se desbordaban de su boca de forma natural. En
cada oportunidad, Lishbaum decía, “Es un plan”, “Engañarlos”, y
“Aplastarlos antes de que se conviertan en una amenaza”, como si temiera
el poder de los humanos y se hubiera dedicado a hacer trucos. Y todo eso a
pesar de ser un recién llegado entre los Demonios. Habló como si sus
pensamientos fueran los mismos que los pensamientos de Nakshatra, y
empujó esos esquemas sobre ellos sin ninguna vacilación.

No había nada más frustrante que eso. Si tuviera habilidades como Ilzarl y
Latora, sería una cosa, pero para alguien con habilidades tan inciertas para
poner un rostro tan grandioso, no había forma de que Striga lo aceptara.
Mientras volaba mientras lanzaba quejas ociosas y maldiciones a
Lishbaum, regresó uno de sus kin que envió para reconocimiento.

―Hay humanos más adelante. Probablemente sean soldados que se


separaron de su unidad.

337
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Leyendo sus pensamientos, no recibió ninguna noticia particularmente


buena. Si encontraban una unidad humana completa desplegada, él estaba
planeando patearlos, pero solo eran dos meros rezagados. Hubiera estado
perfectamente bien dejar de lado uno o dos gusanos, pero cambiar su curso
para ignorarlos también lo dejaría con resentimiento.

Él planeó seguir el mismo curso, pisotear a los rezagados y matarlos


mientras se ahogaban en la desesperación. Esta elección también fue mejor
para su propia salud mental. En el momento en que los encuentre, estaría
bien tomar toda la insatisfacción que tenía en su corazón y desatarla en
ellos. Mientras pensaba en eso...

―La fuerza que él había enviado antes, no se encontraba por ningún lado.

“¿Mu?”.

Striga repentinamente tuvo dudas con respecto a la información que fue


traída por su kin, pero―inmediatamente negó con la cabeza al considerarlo
inútil.

Si no podían ser encontrados, entonces probablemente significaba que


simplemente se perdieron en algún lado. La fuerza de Demonios que envió
al frente estaba compuesta de nada más que centinelas que no tenían nada
parecido a la inteligencia. Los Demonios que tenían alas tenían suficiente
inteligencia para entender las palabras, pero aquellos en forma de bestias
e insectos no tenían nada de eso, todo lo que se les dio fue fuerza física. En
cuyo caso, si tuvieran pérdidas en un camino montañoso sinuoso, entonces
no tendrían la inteligencia para corregir su curso, y solo holgazanearían.

―No podrían haber sido derrotados por esos malditos humanos.

338
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Striga rechazó tales preocupaciones sobre su kin con una sonrisa. Eso en sí
mismo, era imposible.

Si fue tal como lo vio su kin, entonces no había fuerzas humanas por
delante. Entonces no había forma de que algo que pudiera superar a los
Demonios y acabara con ellos estuviera allí. No era sorprendente, si fuera
de hecho el caso, significaría que un batallón entero, que podría vencer a
los Demonios, se movía libremente alrededor de las montañas en un lugar
donde sus ojos no podían alcanzar. Si pudieran volar a través de los cielos,
sería una cosa, pero los humanos no tenían forma de lograr tal hazaña. Lo
cual solo dejaba la posibilidad de que los dos rezagados hicieran la acción,
pero eso era aún más imposible.

Bajando su altitud, él continuó avanzando hacia el Sur. Y cuando lo hizo,


apareció un área abierta. Aislada en la escarpada zona montañosa, estaba
una tierra completamente llana y sin árboles. Justo cuando lo vio por sus
ojos de kin, solo había dos hombres allí. Como esperaba, eran lastimosos
soldados varados. Naturalmente, él no tenía intención de mostrarles
misericordia. El deseo del Dios Maligno Zekaraia y la Lord Demonio
Nakshatra era la erradicación de los humanos después de todo.

―El único misterio era el hecho de que, a pesar de haber sido descubiertos
por él, los humanos no mostraban signos de sorpresa.

A pesar de tener una gran fuerza en el cielo, ellos simplemente lo miraron


con calma, un hombre de blanco y un hombre de negro. Cabello verde y
cabello negro. La combinación de un humano y uno de las razas fue algo
inesperado, pero―bueno, Striga simplemente dejó la posibilidad
existiendo después de todo y dejó de pensar en ello. Batiendo sus alas con
golpes mucho más fuertes de lo necesario, descendió.

339
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“―Humanos. Realmente son desafortunados, bastardos. Para ser dejados


atrás en tal lugar, y ser encontrados por mis fuerzas”.

Él hizo esa declaración para intimidarlos, pero ninguno de ellos abrió su


boca. Uno simplemente se quedó allí tranquilamente, y el otro solo lo miró
con expresión idiota.

“¿Qué ocurre? ¿No van a dejar salir sus voces? Está bien llorar y lamentar
como los demás humanos mientras suplican perdón. Muéstrenme ese
pequeño espectáculo que a menudo hacen bastardos al borde de la
muerte”.

“No, me abstendré de hacer algo tan patético”.

Mientras derramaba su risa desdeñosa, en un abrir y cerrar de ojos, el de


la expresión idiota se encogió de hombros mientras respondía. Hablar tan
frívolamente a pesar de haber quedado en tal situación, el hecho de que su
actitud no cambiara, esto en sí mismo también era divertido.

"Kukuku... Seguro puedes hablar después de ver una fuerza tan grande.
Alabaré tu maldito estoicismo falso”.

“No, en realidad no es estoicismo falso o fanfarronear o cualquier cosa...”.

Diciendo eso, el hombre de negro hizo una amarga expresión. Y mientras


lo hacía, inclinó ligeramente su cabeza y miró al hombre de blanco a su
lado.

340
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Parece que el otro lado está haciendo algún tipo de malentendido o algo
así, pero ¿qué piensas? ¿Son una amenaza?”.

“―Fumu, entonces te preguntaré a cambio. ¿Sientes alguna amenaza de


semejante mezcla de plagas como esa? Estas cosas son más o menos lo
mismo que un enjambre de mosquitos en el lado del camino, ¿verdad? ¿No
es ese el caso?”.

Ante la pregunta, el hombre de blanco regresó, por un instante, Striga


perdió sus palabras.

“――――”.

¿De qué estaban hablando esos humanos? ¿Fue su miedo demasiado fuerte
y afectó sus cerebros? Dejando de lado su actitud de ser dejados atrás, ellos
estaban insultando a los Demonios como si fueran plagas. No era algo que
seres tan frágiles como los humanos deberían estar expresando.

Como las cosas estaban progresando de una manera tan inesperada, él se


olvidó de lo que estaba pasando y, finalmente, se dio cuenta gradualmente
de lo que significaba la conversación que tenía ante él. Y en proporción a
eso, las llamas o la ira se hinchaban. Se burlaban de él, y mientras lo hacían,
esas grandes llamas de furia rugieron. Mientras sucedía eso, como si
derramara más aceite en el fuego, el hombre de negro habló.

“Ciertamente son simplemente molestos, ¿huh?”.

De las palabras del hombre de negro, las llamas de furia alcanzaron su


punto máximo. Una simple poca cosa mostraba tal desprecio hacia los

341
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Demonios. Estos humanos no podían quedar vivos, no podía permitirse


absolutamente.

“Bastardos, no piensen que morirán sin dolor...”.

Lo que prácticamente se estrujó de su boca mientras escupía, era una


sentencia de muerte y dolor. Coincidiendo eso, él levantó su brazo hacia el
cielo. Una vez que lo bajara, su kin tomaría acción. Con una sola orden, estos
humanos serían invadidos por sus kin, y completamente serían drenados
de sangre mientras morían.

Pero eso era demasiado poco entusiasta. Él quería dejarlos justo al borde
de la muerte y atormentarlos. Ese era el castigo que tenía que otorgarse a
aquellos que hacían el tonto de los Demonios. Toda su insatisfacción hacia
Lishbaum había desaparecido. Había sido completamente pintada por su
ira, y bajó el brazo―pero.

“¿Qué―?”.

Inmediatamente después de eso, Striga involuntariamente dejó escapar su


voz ante el desarrollo completamente inesperado frente a sus ojos.
Después de balancear abajo su brazo, sus kin deberían haberlos pintado en
una nube negra, pero en completo contraste con su imaginación, sin
ninguna causa, todos sus kin desaparecieron completamente ante sus ojos.

¿―Qué acaba de pasar? Sin entender nada, los dos hombres frente a él
hablaron entre sí.

“Seguro que los derrotaste fácilmente”.

342
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“En serio. Tenía la esperanza de tener que masticar un poco, pero... contra
tales plagas, ese tipo de deseo es inútil, ya veo”.

Sus actitudes permanecieron completamente iguales, y hablaron entre sí


como si estuvieran meramente chismoseando. Parecían saber exactamente
lo que sucedió.

“Bastardos, ¿qué hicie-...?”.

“Tal como lo viste. No es nada, también fue tal como lo vi”.

Diciendo eso, el hombre de negro puso una audaz sonrisa. Él estaba


repitiendo “tal como lo vio”, como si fuera una frase significativa. ¿Qué
significado tenían esas palabras? Striga no podía deducir lo que esas
palabras implicaban, pero―

“¡¿Qu-Qué diablos con ustedes, bastardos?! ¡¿No son soldados que se


quedaron atrás?!”.

Mientras dejaba salir sus dudas y gritaba, el hombre de blanco frunció el


ceño de manera dudosa.

“¿Fumu? Parece que hace algún tiempo que está cometiendo un


malentendido”.

“Solo estamos esperando aquí, es todo. Para que aparezca un General


Demoníaco. Pero―”.

343
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

―Hey, ¿cuándo va a aparecer algo así? Más bien, ¿realmente viene?”.

―Quién sabe. ¿Tal vez ellos no vendrán? Este mundo no es más que eventos
que van en contra de las predicciones de uno después de todo.

Los dos tenían ese tipo de intercambio. Hablaban con una actitud como si
no sintieran ningún peligro en absoluto. Probablemente solo pudieron
decir esas cosas porque no sabían que Striga era un General Demoníaco.

“Estos inferiores humanos... Para burlarse de mí...”.

Y así, su ira sobrepasó más allá de sus límites. Dejando salir una voz como
si transmitiera la ira que estaba hirviendo profundamente en su sangre, él
la soltó en el aire circundante, y dejó salir su sed de sangre. Cuando su kin
comenzó a temblar, su verdadera naturaleza fue revelada. Mostrando sus
colmillos, extendiendo sus alas, su rostro también se transformó en una
pálida figura. Y, tal vez porque el hombre de negro percibió algo de eso―

“¿Ah? Espe― ¡¿no es este tipo un Vampiro?!

Cuando su verdadera naturaleza fue revelada al hombre de negro, él de


repente comenzó a entrar en pánico. Al darse cuenta de su línea de sangre
honorable, finalmente sintió el miedo que debería haber sentido desde el
principio.

“Fu, ¡FUJAJAJAJA! ¡Es demasiado tarde para mostrar tu miedo ahora!”.

“Ku... Esto es un poco malo...”.

344
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

El hombre de negro murmuró con una amarga expresión y adoptó una


postura. Sin embargo, era demasiado tarde para tomar tal acción. Tomando
el poder oscuro y transformándolo en la forma de su kin, él lo dejó lo
suficiente como para cubrir todo el campo de visión.

“¡Primero serás tú! ¡MUEREEEEEE!”.

Un pronunciamiento de ejecución. Disparó la Bat Tide*. El de maná del


hombre de negro se entusiasmó mucho, pero los pseudo-kin creados por el
poder oscuro aplastaron incluso eso―o deberían haberlo hecho.
(NT: Marea/Oleada de Murciélago).

Un zumbido en el cielo azul, fue un chasquido, y explotó su Bat Tide, y dejó


escapar una fuerte onda de choque.

―Con un chasquido. Después de un sonido tan casual, el cuerpo de Striga


fue mandado a volar hacia atrás.

“¿Hmm?”.

“G-Guu... ¿Qué diab-...?”.

Al recibir un ataque completamente inesperado, Striga se vio obligado a


retroceder. ¿Qué sucedió? Fue un ataque completamente incomprensible,
y llenó su cabeza de desconcierto. Por otro lado, el hombre de negro tenía
una postura como si hubiera chasqueado sus dedos. Su expresión era como
si estuviera completamente aturdido, y de inmediato cambió a una de
perplejidad. En cualquier caso, su actitud estaba completamente fuera de
lugar―

345
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Eh? ¿Por qué estás siendo dañado por magia de ataque? ¿Qué? Eres un
Vampiro, ¿verdad? ¿No eres un Vampiro? ¿Eh? ¿Eh?”.

Contemplando en asombro con una voz desconcertada, el hombre de negro


miró a izquierda y derecha. ¿Qué es lo que él encontró tan misterioso? ¿Qué
estaba mal con su comprensión? ¿Estaba esperando algo más caótico? El
hombre de blanco se giró hacia él.

“¿Qué hay de eso? Ciertamente es verdad que el que está allí tiene más
poder en comparación con los otros, pero... Su característica más
sorprendente es solo su capacidad para chupar sangre, ¿sabes?”.

“No, simplemente chupar sangre, dices... Hay, como, la inmortalidad, o


como, el antepasado de los dioses”.

“¿Nunca había escuchado sobre ese tipo de cosas? En primer lugar, eso no
sería un Demonio, ¿verdad?”.

“¿―EH?”.

Lo que el hombre de negro finalmente escupió, fue una voz excesivamente


desconcertada. Y el hombre de blanco también lo miró con una expresión
curiosa.

“¿En qué estás malinterpretando esa cosa?”.

“No, no, no, no, no. ¡Quiero decir! ¡¿Ya sabes?! En nuestro mundo, los
Vampiros son seres clasificados como la raza más alta, han vivido desde la

346
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

antigüedad, y son existencias que tomarían varios grupos de batallones de


Héroes humanos y magos para derribar, entonces, ya sabes...”.

Como el hombre de negro estaba cometiendo algún tipo de malentendido


incomprensible, el hombre de blanco negó con la cabeza. Tras recibir una
respuesta tan inesperada, el hombre de negro permaneció allí,
completamente inmóvil con su boca parcialmente abierta. Eventualmente,
ignorando por completo la propia sorpresa de Striga, el desconcierto del
hombre de negro se convirtió en ira irracional y lo dirigió hacia Striga.

“¡¿Qué diablos?! ¡¿Eres solo una maldita imitación?! ¡No me asustes!


¡Malgasté mi maldita sorpresa! ¡¿Eres eso?! ¡¿Acabas de poner un
espectáculo falso como ese Vuishta o lo que sea?!”.

El hombre de negro parecía enojado por la diferencia entre lo que estaba


pensando y la realidad. En cualquier caso, el nombre que salió de la boca
del hombre de negro fue algo importante para Striga.

“¡Bastardo! ¡¿Conoces a Vuishta?!”.

“¡Lo conozco! Quiero decir, ¡hace mucho tiempo que le di una paliza!”.

“¿Q-Qué dijiste? ¡¿Lo hiciste?! ¡¿Has derrotado al que era un General


Demoníaco como yo?!”.

Mientras Striga exigía una explicación, el hombre de negro una vez más
hizo una estupefacta expresión, y―

“... ¿Ha? ¿Eh?”.

347
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Q-Qué es?”.

El hombre de negro pasó de la perplejidad a una estupefacta expresión aún


más irrazonable al mirarlo.

“… ¿Qué? Tú, ¿eras un General Demoníaco?”.

Al igual que fue completamente inesperado, él lanzó esa pregunta. Era


como si hubiera estado buscando algo que perdió por todos lados y luego
simplemente apareció donde no lo esperaba, como si estuviera
extremadamente decepcionado con ese flujo de eventos. Mientras ese
hombre miraba a Striga con ese rostro excesivamente aturdido, el hombre
de blanco comenzó a reírse.

“¿Ves? ¿No es justo como dije? Si esperamos aquí, un General Demoníaco


vendría”.

“No, no, no, ¿por qué estás haciendo una mirada tan triunfante? ¿Con esta
sincronización? ¿No es extraño?”.

Cuando el hombre de negro lo criticó, el hombre de blanco solo se quedó


allí riendo a carcajadas. A pesar de que su enemigo estaba frente a sus ojos,
ellos estaban actuando como si no lo vieran, lo que una vez más hirvió su
ira.

―Los mataré. Los mataré con todo lo que tengo.

348
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Haciendo esa determinación en su corazón, voló hacia los cielos donde él


reinaba supremamente.

“¡Bastardos humanos no pueden subir a los cielos! Desde aquí ni siquiera


serán capaces de―”.

Alcanzarme. Pero, incluso con esa verdad presionada ante ellos, sus
actitudes se mantuvieron sin cambios, y―

El frío viento otoñal, que refrescaría el corazón de cualquiera, soplaba en


el aire, y el cielo azul perfectamente despejado flotaba sobre sus cabezas.

―Mientras contemplaba un cielo así, la razón por la que él pudo haber


encontrado al Demonio volando allí para ser lamentable, era probable
porque era un mago de la Sociedad. O tal vez fue porque recibió el deseo de
su padre, y estaba caminando por el camino para salvar a los que no podían
ser salvados.

El mago Yakagi Suimei, vio al General Demoníaco Striga volar hacia el cielo,
y de repente fue capturado por una sensación de impotencia en su corazón,
y dejó escapar un suspiro.

“¿Qué ocurre?”.

“... No, ya sabes, me sentí mal librándome de ello. Por la forma en que habla,
es completamente un villano orgulloso de su propio éxito, pero al final,
todas esas cosas llamadas Demonios son peones movidos para cumplir con

349
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

los motivos del Dios Maligno, títeres, ¿cierto? Ya sea que tengan conciencia
de sí mismos o no, no, precisamente porque tienen autoconciencia, me
siento mal por deshacerme de ellos. Esos tipos no tienen ningún libre
albedrío después de todo”.

Mientras seguía mirando hacia arriba, Suimei dejó salir sus pensamientos
con una pizca de compasión. Si todos los Demonios fueran peones de la
mano del Dios Maligno en lo alto del tablero conocido como el mundo,
entonces la idea de exterminar a la humanidad y todos sus demás objetivos,
estaban todos impresos en ellos.

Él no pudo evitar verlos como lamentables. Desde la apariencia hasta sus


pensamientos, todos fueron diseñados para coincidir con los caprichos del
Dios Maligno. Y como era imposible cambiar la forma en que pensaban, la
única opción que les quedaba era ejecutarlos. Esto lo hizo sentir impotente.

¿Cómo eran diferentes de los títeres y los doll? Si pensaba que los doll eran
lamentables, entonces él probablemente pasaría una semana perdiendo el
habla por la ira de uno de sus colegas que era un doll, pero en este caso, no
había forma de salvarlos. Por lo tanto, tales emociones brotaron. Tal vez
porque su complejo estado mental apareció en su rostro, el Dragonnewt
junto a él habló con cinismo mientras se reía.

“¿Es eso lo que dices después de haberlo ridiculizado?”.

“Bueno, sigue siendo un enemigo, provocándolos, básicamente,


simplemente sale automáticamente. Esta vez, cómo lo digo, solo estoy
siendo desorientado por mi cuenta...”.

350
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Cuando vislumbró a alguien que no podía ser salvado como lo hacía ahora,
sin importar si era amigo o enemigo, tales sentimientos de repente se
hincharían dentro de él.

―Quizás, solo quizás, este también era alguien que tenía que salvar.

“Lo que intentas decir, bueno, lo entiendo. Sin embargo, lo que debemos
hacer no ha cambiado, ¿sabes?”.

“...”.

“¿Estás dudando?”.

“Es un hábito. Cada vez que veo a alguien que no puede ser salvado así, de
alguna manera...”.

“En ese caso, deberías instantáneamente mitigarlos. En este mundo, sin


excepción, hay―”.

“Detente. No digas más. Si pones el resto en palabras, no podré matar a ese


tipo”.

Suimei interrumpió la oración de Eanru. Él no podía dejarlo terminar. Sí,


sin excepción, hay quienes no pueden ser salvados. Si escuchara eso hasta
el final, ya no podría extender su mano. En el momento en que lo hiciera,
estaría tendiendo la mano para ir en contra de su propio sueño. Cuando le
advirtió a Eanru, por alguna razón, el Dragonnewt comenzó a reírse. Él era
realmente alguien simplemente lleno de alegría.

351
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Qué avaricioso. Eres tan avaricioso que prácticamente no coincide con el


poder que tienes”.
(NT: En lugar de “avaricioso[greed]”, estaba “verde[green]” en las 2 palabras de la
oración, así que las cambié a la ya mencionada porque creo que fue error de tipeo en inglés
y porque queda mejor en la oración).

“... Solo soy uno entre una reunión de personas así. Es exactamente porque
soy así, que me―”.

―Hice fuerte.

Mientras lo ponía en palabras, la sonrisa de Eanru se volvió audaz. ¿Qué es


lo que él encontró tan placentero? Suimei no estaba seguro de qué lo tenía
tan contento, pero Eanru de repente dejó de reír.

“Esa es la razón. Esa es exactamente la razón. Salvar o no salvar.


Aferrándose a tales pensamientos como tú estando por encima de ellos es
la exacta definición de arrogancia inmerecida. Si te aferras a tales
pensamientos en los que no entiendes tu propio lugar en el mundo con tal
celo religioso, algún día, se convertirá en el fuego que te quema,
¿entiendes?”.

“Desafortunadamente para ti, me dieron esa advertencia hace mucho


tiempo. Por encima de todo, me han quemado muchas veces esas cosas y
he pasado por experiencias dolorosas debido a ello”.

“¿Es eso así?”.

“Sí”.

352
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Diciendo que los salvaría, él se metía en los asuntos de los demás y siempre
terminaba cubierto de heridas. Ese fue el castigo y el precio de su propia
arrogancia. Fue algo que hizo su determinación a encarar hace mucho
tiempo, sin tener que se lo dijeran. Cuando los dos silenciosamente llegaron
a un acuerdo con esas cortas palabras, miraron una vez más al General
Demoníaco.

Probablemente planeaba aplastarlos en un solo ataque. En lo alto de los


cielos, donde sus brazos no podían alcanzar, él estaba acumulando ese
poder oscuro y amasándolo interminablemente. En esa posición, no
podrían simplemente correr hacia allí. Como sus ataques no podían
alcanzar, el Demonio solo estaba preparando el ataque que definitivamente
mataría a su oponente. En cierto sentido, era perfectamente razonable.
Pero eso era solo si sus ataques realmente no podían alcanzar―

“Eres una mera plaga. Toma mi aullido incandescente, y vete sin siquiera
dejar tus huesos―”.

“―Permutatio. Coagulatio. Vis Lamina...”. (Transformar, Solidificar,


Conseguir Poder...)

Las palabras que salieron de sus bocas, fueron los medios para aplastar al
General Demoníaco. Por un lado, estaba la aterradora declaración de un
aullido, y por el otro estaba la espada de mercurio formada por la alquimia.
Y el primero en causar un cambio en el aire, fue el rugido del Dragonnewt.
En preparación para ese aullido, el sonido de una tremenda cantidad de
aire siendo inhalado se propagó a través del mismo.

“Hoooooooooooooooh...”.

353
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Era como si todo el aire de los alrededores fuera absorbido por su pecho.
Al ver que Eanru tomaba esa postura, Suimei se movió a su posición. Y
mientras estaba en medio de caminar―

“... Si estás diciendo que no tienes otros objetivos en la vida que erradicar a
la humanidad, entonces probablemente todos se conviertan
apropiadamente en títeres del Dios Maligno. Tan lamentable. Tan
lamentable, pero si planeas hacer daño a otros, independientemente de si
eres o no Demonio, después de todo, creo que eres algo que no se puede
dejar que exista. Después de matar a tantos de ellos, también creo que soy
un poco idiota por haberlo dicho todo el tiempo―Cielos, no pensé que los
Demonios tuvieran una redención tan rezagada”.

Mientras Suimei hablaba con tristeza hacia el cielo, sacó su katana de


mercurio y cerró sus ojos.

“―El poder de transformar la luz azul perfectamente clara en el cielo


celestial. El indistinguible horizonte sobre el océano. Por este único
instante, ese límite yace dentro de mi mano. Corta el cielo azul. Su nombre
es el deslumbrante azul entre azul”.

Sosteniendo la katana de mercurio en ambas manos, él la señaló al suelo


mientras cantaba su hechizo. Mientras el canto resonó misteriosamente en
el aire, un gran círculo mágico azul cielo se extendió en su pie, y los
relámpagos azules se desataron en el aire debido a su maná. Los restos se
levantaron del suelo y comenzaron a volar hacia el cielo.

Acompañado por su crujiente maná exaltando su magia, la espada de


mercurio de Suimei inhaló el espectro del cielo, y su espada se volvió azul.
El enorme excedente de poder dio lugar a violentos vendavales a su
alrededor. Los árboles, las rocas y la hierba se mezclaban, ya que todos
estaban desarraigados y hechos trizas mientras se los llevaban volando.

354
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Mirando hacia arriba, el cielo azul había perdido su color, y parecía ser una
noche completamente oscura. Y así, el rugido incandescente del Dragón, y
la luz azul de su espada, tomó los cielos.

“¡―Breath Blade Distract!”. (¡―Oh, Hoja Purificadora que Saquea el Azul del
Cielo, Expulsa el Mal!)

Un incandescente rugido, y un brillo azul, siempre azul y puro. Como la


mezcla de azul y carmesí amenazaba el cielo negro, la bandada de
Demonios y Striga no pudieron resistir, y la onda púrpura los borró por
completo.

Al final, el General Demoníaco Striga, y todos los kin que lideraba, fueron
completamente aniquilados.

El telón cayó sobre ellos de tal manera que uno podría llamarlo demasiado
fácil, pero en ese sentido, sus oponentes eran simplemente un mal partido
para él. La técnica ganadora fue el rugido del Dragón y el poder purificador
de Breath Blade. Cuando los dos se unieron, se convirtió en un ataque
despiadado que le recordó a Suimei el violento torrente de aliento
relámpago. Desde el punto de vista de Striga, todo lo que habría parecido
fue un violento trueno asaltando sus oídos. Sin siquiera tener tiempo de
tapar sus oídos del reverberante relámpago, Striga fue incapaz de hacer
algo ante un poder tan enorme.

“―Cómo lo digo, eso es solo mala suerte, ¿huh?”.

“En serio. La desgracia de ese Demonio es realmente excesiva”.

355
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

A pesar de que encontraron que el llamado telón era un poco cómico, ellos
todavía les quitaban la vida, por lo que Eanru tampoco sonreía. Terminó
demasiado rápido. Con eso, solo quedaban cuatro Generales Demoníacos.
Ese era solo el caso si no se derrotaba a otro en alguna parte―pero todavía
había algo que Suimei no encontraba convincente. Era en lo que estaba
pensando antes de que apareciera Eanru. Simplemente estaba atrapado en
el rincón de su mente.

“¿Qué ocurre? ¿Hay algo con la parte de atrás de tu cuello?”.

En respuesta a la pregunta de Eanru, Suimei le dio la espalda. Y la dirección


a la que se enfrentó, era donde estaba el campamento militar Imperial.

“―Volveré. Tengo realmente una mala corazonada”.

“¿Una mala corazonada?”.

“Sí, una mala corazonada que tengo todo el tiempo”.

Como lo dijo de una manera molesta, fortaleció su cuerpo con magia, pero
Eanru aún tenía más que decir.

“Fumu. Entonces te acompañaré”.

“¿Ha?”.

356
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“No es nada. Si tienes una mala corazonada, entonces significa que algo que
puedo disfrutar va a suceder, es todo”.

“―Realmente tienes que poner un descanso a eso”.

Mientras Suimei adoptaba una actitud de resignación mientras hablaba,


Eanru una vez más comenzó a soltar una placentera risa.

357
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Epílogo: Los Diez Que Cayeron En


Avaricia

La batalla con los Demonios llegó a su fin, y la atmósfera tranquila del


cuartel general Imperial, antes del ataque sorpresa, comenzó a regresar.

Como todavía tenían que limpiar, la mayoría de las personas aún se movían
sin descanso, pero el caos y el peligro de la sed de sangre en el aire ya se
habían desvanecido.

En cualquier caso, los líderes del Imperio y la fuerza principal tenían


relativamente buena salud, no habían sufrido bajas importantes. Los
soldados pudieron reunirse rápidamente, los esfuerzos de Felmenia y el
estilo de lucha de Reiji fueron bastante efectivos.

Y así, por el poder abrumador que Reiji tomó en sus manos, el General
Demoníaco derrotado, Grallajearus―estaba todavía con vida. El núcleo que
unía sus muchas conciencias había sido cortado por la espada de Reiji, y su
cuerpo se había derrumbado a medias, pero fue dejado con vida para ser
interrogado.

Se podría decir que Reiji no se dejó llevar por la necesidad de matar, y fue
una prueba de que quedaba alguna razón en él. Al crear un muro de
soldados alrededor de la parte posterior de la gran carpa principal, estaba
en un estado en el que no se permitía escapar ni resistirse. Solo por el
ataque de Reiji, eso ya era imposible, pero todo estaba preparado por si
acaso. Naturalmente, Reiji y los demás estaban de pie al frente de ese muro
de soldados, y Reiji había empujado su espada hacia delante. Al atravesar

358
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

el muro de soldados, Reanat dio un paso adelante. Parecía que sus órdenes
a los otros grupos finalmente habían terminado. Gorgan y los otros
miembros de la Élite Doce estaban junto a él para garantizar su seguridad.
Él entonces habló con Grallajearus.

“General Demoníaco. ¿Por qué fuiste capaz de golpear por nuestra


retaguardia?”.

“... ¿Creen, bastardos... que diríamos algo... que te beneficiaría...?”.

“Así es, ¿no? No hay forma de que simplemente respondas honestamente.


En ese caso, solo significa que tendremos que escucharlo por la fuerza”.

Cuando Reanat levantó su mano por encima, la Élite Doce comenzaron a


moverse. Y justo como él dijo, comenzaron a herirlo, y probablemente
planeaban torturarlo. Sin embargo, incluso en ese vórtice de dolor,
Grallajearus derramó desprecio en una débil voz mientras silbaba.

“General Demoníaco. ¿Qué es tan gracioso?”.

“Es gracioso... ¿No es obvio... que es gracioso? Para pensar que te, daríamos
información, simplemente por el dolor, ustedes humanos bastardos son
verdaderamente... verdaderamente tontos...”.

Con una risa sardónica, mostró su intención de no ceder. Mientras


Grallajearus continuaba soltando la risa, Jillbert, quien había estado
escuchando cerca, interrumpió su conversación.

359
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿No tiene sentido preguntar algo así? Esos Demonios son seres que
piensan de una manera diferente a nosotros después de todo. Incluso si los
amenazan con violencia y los torturan, no dirán nada. Fundamentalmente,
no conocen el concepto de amar la vida”.

“¡Así es! ¡Para otorgar el deseo más querido del Dios Maligno Zekaraia de
construir el honor de la Lord Demonio Nakshatra, ese es el camino de
nosotros los Demonios! ¡No tememos ni al dolor ni a la muerte!”.

Después de soltar un fuerte grito, sonó un coro de risas. Ese estridente


ruido no era otra cosa que la risa loca de alguien al borde de la muerte. Un
interrogatorio era inútil. En ese caso, solo había una cosa por hacer. Justo
cuando Reanat miró hacia Reiji pidiéndole que lo acabara...

“―Eso es obvio. Si no fuera el caso, ellos serían más inútiles que la basura
después de todo”,

Una voz surgió de la nada. Era una voz mucho más severa que incluso el
clima riguroso de este territorio Imperial del Norte. No estaba claro si era
la voz de un hombre o una mujer, tenía demasiada belleza para la misma, y
si no fuera por esas palabras, era una voz que sentía que podía llevar al
éxtasis. Sin embargo, esa hermosa voz, había sido una que el grupo de Reiji
había escuchado antes. No, no había forma de que lo olvidaran.

“Esa voz es...”.

“¡No puede ser!”.

Olvidando que tenía una espada apuntando a Grallajearus, tanto Reiji como
Titania alzaron sus voces mientras miraban hacia la fuente de esa voz. Y allí

360
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

de pie, con largo cabello blanco y los profundos ojos rojos de un dios feroz,
estaba Ilzarl.

“Tú eres...”.

“Ha pasado un tiempo, Héroe. Para pensar que derrotarías a Grallajearus.


Excedió mis expectativas, ¿sabes?”.

La declaración desconcertante de Ilzarl era como si estuviera encantado


por la derrota de su aliado, sin embargo, el enfoque de Reiji estaba...

“¿Estabas mirando?”.

“Aah, estaba de espectador. Desde el principio”.

Kukuku... Suavemente, pero con una mirada definitivamente alegre, él


comenzó a reírse. Por otro lado, preguntándose quién era Ilzarl, Reanat se
giró hacia Graziella.

“Lyla, ¿quién es...?”.

“Un General Demoníaco. Uno poderoso...”.

“¿Ese es, un Demonio...?”.

Su desconcierto probablemente se debió al hecho de que Ilzarl parecía más


humano que Demonio. Reanat, la Élite Doce y todos los soldados Imperiales

361
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

comenzaron a moverse―sin embargo, a la orden inmediata de Graziella,


prepararon su magia y desenvainaron sus espadas. Y durante eso, una
persona dio un paso adelante. Fue la que pudo competir con Ilzarl en el
estado auto-gobernado, Io Kuzami.

“Para pensar que una vez más mostrarías tu rostro ante mí, semi Ogro”.

“Tienes la boca como siempre, niña. Te devoraré después, así que espera
allí por ahora”.

Como Io Kuzami e Ilzarl estaban teniendo ese pequeño intercambio―

“¿―Ya es hora de que pueda salir?”.

Otra voz sonó desde la nada. Mientras se preguntaban de dónde venía esa
voz, un Demonio apareció casualmente de la sombra de Ilzarl. Él tenía
cabello rubio y flequillo ligeramente colgando sobre su frente y un rostro
esbelto. Con una atmósfera sombría, parecía estar muy cerca de parecerse
a un humano, pero tenía cuernos extraños en su cabeza y un poder oscuro
que le cubría. Definitivamente era un Demonio. Y cuando ese Demonio
salió, de repente adoptó un comportamiento caballeroso y se inclinó.

“Por el momento, permítame ofrecerle mis felicitaciones. Héroe del Reino


Astel, Reiji Shana. Para haber alcanzado el resplandor azul más allá de la
distancia que deseaba, permítame dar mi más sincero honor por las buenas
nuevas”.

“¿Por qué tú―?”.

362
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Sabes mi nombre, y sobre el resplandor azul. Cuando Reiji estaba a punto


de preguntar eso, el Demonio que apareció desde la sombra lo interrumpió.

“Aah, está bien, ¿no? Es un placer conocerle, mi nombre es Lishbaum. No


soy un General Demoníaco, pero se me permite cumplir un rol similar. Es
un placer haberle conocido”.

Mientras hablaba con excesiva cortesía, que uno nunca usaría con sus
enemigos, Lishbaum se presentó sin problemas. Reiji no podía decir si solo
estaba mostrando su actitud serena, o si simplemente tenía el tiempo libre
para presentarse, o si la situación en sí misma no valía nada para él.

“¡Ilzarl, Lishbaum, ¿por qué, ahora de todos los tiempos...?!”.

Por otro lado, el que habló, fue Grallajearus. Definitivamente había ira en
su voz, ya que los criticaba por llegar tan tarde. Sin embargo, Ilzarl no notó
eso.

“Grallajearus. ¿Nos molestas por no venir a salvarte? Qué tonto. Para


cambiar el pecado de ser débil a los demás, es una actitud demasiado
cobarde para que un General Demoníaco la tome”.

“Bastardo... ¿Estás diciendo que eres diferente de nosotros?”.

“Por supuesto. No he nacido del Dios Maligno. Simplemente significa que


mi forma de pensar es diferente”.

Mientras Ilzarl y Grallajearus tenían una pequeña disputa, Graziella gritó.

363
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡Todos tomen sus posiciones! ¡Estos no son enemigos para ser


subestimados!”.

Los soldados ya estaban preparados para la batalla, pero después de recibir


la orden de Graziella, sabían que no debían moverse descuidadamente.
Había dos enemigos en el nivel de Generales Demoníacos ante ellos.
Además, acaban de terminar una difícil batalla.

“Meras ofrendas, ¿quieren venir?”.

Cuando Ilzarl, sin miedo, apuntó con sus colmillos hacia ellos, Reiji gritó de
vuelta.

“¡No será como la última vez!”.

“No seas presumido solo porque derrotaste a Grallajearus. Bueno, si fuera


esa maga o Enana de allí, parece que valen la pena comer...”.

“¡Soy tu oponente!”.

Mientras Ilzarl se concentraba en Felmenia y Jillbert, Reiji le apuntó con su


espada de orichalcum. Y justo cuando la batalla estaba por comenzar...

“Particularmente no me importa ir contigo aquí, pero― ¿mu?”.

“Fumu. Es, un obstáculo―”.

364
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Justo cuando Ilzarl y Lishbaum parecían darse cuenta de algo, de repente


saltaron hacia atrás. E inmediatamente después, desde el claro cielo azul,
un relámpago como destello golpeó el suelo entre Reiji e Ilzarl. Se produjo
un temblor por el poderoso golpe, y una nube de polvo se levantó. Y
finalmente, desde dentro de ese polvo, apareció un hombre con cabello
verde y cuernos plateados―Eanru apareció.

Al ver esas ropas blancas, las cuales se parecían a la vestimenta tradicional


japonesa, Jillbert gritó de repente en ira.

“¡Maldito Dragonnewt! ¿Por qué diablos viniste aquí? ¡Este no es tu maldito


lugar, ¿sabes?!”

“No, es nada. Terminé por allí rápidamente, ya ves. Escuché que algo
interesante iba a suceder, así que vine corriendo. Pero para pensar―que
sería a este nivel, ¿huh?”.

Diciendo eso, la sonrisa intrépida de Eanru creció aún más. Fue como si
hubiera encontrado oro. Mientras Reiji y los demás estaban
completamente confundidos por la aparición de alguien que no conocían,
una voz que reconocieron llegó corriendo.

“¡No te vayas por tu cuenta, maldita sea!”.

“Encontré algo interesante, así que mi reflejo entró en acción”.

Y en la dirección en que Eanru estaba hablando, pudieron ver la figura de


Suimei. Viendo esto, Reiji gritó hacia él.

365
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡Suimei!”.

“Ou, acabo de regresar, pero parece que algo atroz está―”.

Y justo cuando Suimei estaba tratando de hablar, una rabia poderosa


comenzó a hincharse desde el otro lado. Venía de la dirección que Reiji y
los demás acababan de enfrentar, desde donde se encontraba el que se
parecía a un dios feroz, Ilzarl.

Sus ojos brillantes se encendieron aún más, y dejó escapar una presión
abrumadora que enviaba escalofríos por la piel de uno. Y al final de esa
mirada llena de ira, estaba definitivamente el Dragonnewt de cabello verde,
Eanru―

“Bastardo, el Rocío de Plata...”.

“―Ku, ¡JAJAJAJAJA! ¡Cuánto tiempo ha pasado! ¡Realmente ha pasado


mucho tiempo, Comedor de Hombre! ¡Pensar que todavía estás vivo,
contrario a las expectativas, eres bastante tenaz! ¿Qué? ¿Tuviste comidas
frías en el fondo de las regiones del Norte para sobrevivir?”.

La ira de este dios feroz fue devuelta con una risa agradable de Eanru. Al
ver esa actitud, se escuchó el sonido de Ilzarl rechinando sus dientes
mientras expresaba su severa ira. En cuanto a Reiji y los demás, ver a un
oponente que tenía una compostura ilimitada contra ellos
desmoronándose de rabia, los dejaba completamente perplejos. Después
de venir aquí, personas desconocidas simplemente aparecían por su cuenta
una tras otra, por lo que no se podía evitar que estuvieran confundidos. En
cualquier caso, como Eanru mostró una sonrisa feroz hacia Ilzarl―

366
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Soy afortunado. Para pensar que podría verte. Aunque es inesperado que
estés junto con esas plagas”.

“También soy afortunado. Finalmente puedo devolver la deuda que te


debo”.

Los dos dispararon chispas el uno al otro. Uno estaba mostrando alegría
por su reunión―no, revancha, mientras que el otro estaba lleno de rabia
mientras limpiaba su baba. Por la forma en que estaban hablando, ya se
conocían bien, y era seguro que había un destino entre ellos. Cuando su
tremendo espíritu de lucha chocó entre sí, Reiji casualmente llamó a Suimei
por costumbre.

“Suimei... ¿Suimei?”.

Él llamó, pero Suimei no respondió. Cuando Reiji lo miró, él simplemente


estaba mirando un solo punto. Reiji pensó que Suimei estaba atado por la
aterradora colisión del espíritu de lucha―pero en realidad, Suimei lo
ignoraba por completo. Sí, porque una existencia mucho mayor que esos
dos, estaba justo ante sus ojos.

“¿―Qué ocurre? ¿Haciendo un rostro como si hubieras visto un fantasma?


¿Ocurrió algo inesperado?”.

De repente, una voz salió de la nada, y Reiji y los demás no pudieron decir
quién estaba hablando por un momento. Todo lo que podían oír era una
profunda, fría, pero juvenil voz de hombre. Pero Reiji recordó haber
escuchado esa voz en algún lado antes. No había pasado tanto tiempo desde
que habló el dueño de esa voz. Sí, el que estaba hablando, era el Demonio
llamado Lishbaum―

367
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Por qué, estás...?”.

Fue un murmullo perplejo y sorprendido. Justo cuando dijo, era una voz
atenazada por el miedo como si hubiera visto un fantasma. Y quien la hizo,
no fue otro que Suimei, quien se había puesto completamente rígido al
mirar a Lishbaum.

“¿Por qué estás aquí...? No, ¿por qué estás vivo―?”.

―Kudrack el Fantasma Oculto.


(NT: En el vol. 5 lo había puesto como Kudrack el Fantasma. ¿Será que me pasé el
“Oculto[Hide]”? Sinceramente no recuerdo).

“¿Kudrack?”.

“¿Fantasma... Oculto?”.

Cuando Suimei dijo ese nombre hacia Lishbaum, Reiji e Ilzarl reaccionaron.
Ambos fruncieron el ceño ante el nombre que nunca antes habían
escuchado. Era un nombre completamente diferente al que Lishbaum se
presentó a Reiji. Y con un tono completamente diferente a cuando habló
con Reiji, sonó la voz profunda y fría del hombre.

“Ha pasado mucho tiempo, Yakagi Suimei. ¿Inesperado? Apuesto a que lo


es. Debería haber sido eliminado por ti en ese momento después de todo”.

368
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Como satisfecho por el rostro conmocionado de Suimei, Lishbaum dejó


escapar una débil risa sofocada. Y en respuesta...

“... ¿Qué significa esto? ¿Por qué estás vivo? ¿Por qué tienes esa forma?”.

“Esa es la pregunta obvia, ¿no es así?... Desentrañarla simplemente no es


divertido”.

“¡No jodas!”.

Suimei gritó fuertemente con ira, pero Lishbaum no le respondió. Por otro
lado, Ilzarl miró a Lishbaum con una mirada escéptica.

“Lishbaum, ¿es esa ofrenda un maldito conocido tuyo?”.

Cuando Ilzarl preguntó, en un cambio completo, Lishbaum respondió en un


tono excesivamente educado como lo hizo antes.

“Sí. Ese es el hombre que me sirvió de gatillo para venir a este lugar”.

“¿De gatillo para traerte aquí, dices?”.

“Sí”.

Mientras Lishbaum asentía, Ilzarl no podía entender. Por otro lado, la ira
de Suimei aumentó de ser ignorado, y dejó salir una voz aún más fuerte que
antes.

369
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Kudrack... ¡Maldita sea, respóndeme!”.

“No tengas tanta prisa, Estrella Caída*. Terminó diciendo que estoy
peleando del lado de los Demonios. ¿No es todo lo que necesitas saber?
¿Qué más necesitas que no sea eso? El objetivo que quiero alcanzar en
batalla, ¿no lo entiendes por completo?”.
(NT: O Cometa).

―Eso era ciertamente verdad. El destino de Suimei con ese hombre era
profundo, y él sabía bien. Lishbaum, no, Kudrack el Fantasma Oculto es
razón para pelear. No importaba dónde estuviera o qué estuviese haciendo,
solo había un objetivo. En ese caso...

“... Entonces, ¿por qué estás del lado de los Demonios luchando de una
manera tan pobre? Si su objetivo es el mismo que antes, ¿qué diablos estás
pensando en hacer que se muevan de esa manera? ¿Estás seriamente
motivado?”.

“Claro que lo estoy. Ahora, al igual que antes, mi más querido deseo no ha
cambiado”.

“Entonces, ¿por qué...?”.

“Estoy usando tácticas que sin sentido derrochan Demonios, ¿verdad?


Veamos. Ciertamente estoy haciendo eso. Seguramente mis acciones en
este momento deben parecerte desconcertantes”.

370
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

En un completo cambio de su leve sonrisa, Lishbaum comenzó a reír


melancólicamente con una sombra detrás de su sonrisa. Y después de
calmarse...

“Creo que está bien desentrañarlo aquí. Parece que no eres el único que
quiere escucharlo después de todo”.

Diciendo eso, Lishbaum miró a Ilzarl, y comenzó a explicar.

“Estrella Caída. Creo que ya sabes, los Demonios son una raza nacida del
Dios Maligno. Al igual que toda divinidad, el Dios Maligno ejerce una
presión antagonista sobre otras religiones al tiempo que aumenta la
cantidad de peones que posee. Y aumentando su poder para interferir con
el mundo, gradualmente aumenta el número de sus peones. Eso incluso
podría considerarse su trabajo”.

“¿Estás diciendo que es lo mismo que cualquier otro dios?”.

“Así es. Sin embargo, incluso si mejora el número de peones,


eventualmente surge un problema. Los peones nacidos de su débil poder
para interferir al principio son incapaces de mantenerse al día con los
cambios que los rodean, y gradualmente se vuelven más y más fuera de su
alcance. Pero incluso si crean otros nuevos, eventualmente todos los
asientos estarán ocupados por aquellos que ya fueron creados.
Entonces―”.

―Para mejorar esa situación, ¿qué debería hacer uno?

Solo por esa palabra, Suimei lo descubrió todo, y el shock apareció en su


rostro mientras murmuraba.

371
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¿Qu―? Entonces no se trata de aumentar los recursos, ¿estás trabajando


para abrir espacios después de alcanzar la capacidad...?”.

“Es exactamente eso. No es nada, por así decirlo, es como un juego de


aventura de estrategia. Al principio solo puedes permitirte soldados
pobres debido a los bajos niveles municipales y militares. Pero a medida
que avanzas en nivel, puedes reunir a muchos mejores soldados. Entonces,
en ese caso, es solo una cuestión de a dónde enviar a esos soldados de bajo
nivel. Es el destino de esos Demonios inútiles, es todo”.

Suimei continuó mirando con asombro al Liche. El destino de los Demonios.


Después de decir tanto, esa respuesta no fue difícil de llegar. En un juego
de estrategia, uno simplemente borraba y sobrescribía los datos de esos
soldados mientras estaban en la parte de construcción de la ciudad, o en la
parte de guerra, uno los enviaba en un ataque suicida. Esto no era un juego,
sino una realidad. Pero incluso así, si eso se estaba ignorando...

“Así que ellos no son tus aliados..."

“¿No lo sabías ya? Como deseo purificar el mundo, es imposible para mí


tener verdaderos aliados. Todos los seres vivos, grandes o pequeños, son
todos el mismo estiércol y suciedad para mí después de todo”.

“¿Pero todavía sigues algo más débil que tú?”.

“Ese no es el caso. Esa es una existencia digna de mi devoción”.

Esa―De esa palabra, era el Dios Maligno, o quizás la Lord Demonio. En


cualquier caso, no estaba relacionado con el asunto en cuestión. Cuando

372
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Suimei terminó de preguntar todo lo que quería preguntar, todo lo que


quedaba era dirigirse hacia la decisiva batalla, y amasó su maná. A él ya no
le importaba ocultarlo ante Reiji.

―En el peor de los casos, era posible que fueran completamente


aniquilados justo donde estaban. Cuando Suimei comenzó a reunir maná,
el cual superó la fuerza con la que Felmenia lo estaba haciendo antes,
Felmenia le gritó.

“¡Suimei-dono!”.

“¡Quédate atrás! ¡Este tipo no es algo mediocre como un Demonio! ¡Es uno
de esos Liches inmortales de los que te hablé antes!”.

Escuchando esas palabras, Felmenia fue capaz de entenderlo. La última vez


que tuvieron una clase, cuando hablaban sobre el cuerpo éter, él le contó
sobre aquellos que se liberaron de la muerte. Mientras tragaba su saliva
con fuerza, él pudo ver la tensión en el rostro de ella. A medida que el aire
se llenaba aún más de sed de sangre, incluso Ilzarl tenía rostro de sorpresa.
En cuanto a Lishbaum, quien tenía todo ese maná apuntado hacia él, él
estaba acariciando su mentón.

“No tienes ningún aliado del que puedas depender hoy, ¿sabes? La Princesa
doll de Alzbayne, Gerard el Melkia y el Desafortunado Rey no están aquí,
¿verdad?

“Incluso así, no voy a renunciar”.

“Así es. Eso es lo que te hace Estrella Caída. Un adversario como tú, quien
es malo en abandonar, es el más adecuado para mí”.

373
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

Diciendo eso, Lishbaum adoptó una actitud como si aceptara el desafío,


pero en el siguiente instante, su actitud cambió de repente.

“Bueno, yo no vine a luchar hoy”.

“¿Qué?”.

Como esperando la pregunta de Suimei, Lishbaum hizo una amplia sonrisa


que se extendió aún más. Y mientras giraba en otra dirección, formando
filas frente a su mirada, estaba la muralla de soldados Imperiales. Era una
tontería incluso preguntar qué estaba a punto de hacer. Él fue uno de los
Diez que Cayó en Avaricia. Él no tenía compasión hacia humanos. Él no
tenía compasión hacia ningún ser vivo.

“No puedes― ¡¡DETENTEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!”.

“―Phase Severance”.
(NT: Fase de Ruptura/Separación).

Inmediatamente después de esa palabra clave, el aire fue dividido en dos,


apareció una línea límite en el aire y se deslizaron las dos piezas separadas.
Era como si todo lo que había en el aire estuviera dibujado con un bolígrafo
en una sola línea y separado por arriba desde abajo. Y la porción cubierta
por esa línea, estando en la mayoría del campamento Imperial, no eran
otros que los soldados Imperiales. Y cayeron. Cabezas. Cabezas. Cabezas.
En un instante, cabezas por todas partes cayeron al suelo. Fue como una
broma realmente mala. El deslizamiento de aire estaba justo al nivel del
cuello de un humano, y todo lo que había sobre él, las carpas, las colinas

374
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

detrás de la misma, todo estaba separado en dos y se deslizaba hacia un


lado.

“Ri...dículo”.

“Imposible...”.

Los únicos que escaparon del peligro fueron los que estaban cerca de
Suimei, sus compañeras, el grupo de Reiji, Eanru y Jillbert, Reanat y la Élite
Doce. Viendo ese paisaje excesivamente extraño y el terrible poder que lo
manifestaba, Graziella y Reiji murmuraron totalmente estupefactos. Y
durante eso, el que gritaba y levantaba su voz, como era de esperar, era
Suimei.

“¡¡KUDRACK, HIJO DE PUTAAAAAAAAAAA!!”.

“¿―Por qué te enojas tanto, Estrella Caída? Los salvé, ¿sabes? ¡Salvé a
aquellos atrapados en los grilletes del sufrimiento que es esta vida terrenal,
a muchos de ellos! ¡Tantos de ellos! ¡La muerte es la salvación! ¡Es la
salvación más allá de todos los demás medios!”.

“¡Haciendo ese tipo de cosas! ¡¿Intentas ser un maldito dios?!”.

“¿Un Dios? Eso está mal. No soy ese tipo de ser. De principio a fin, soy un
humano que lleva los pecados del mundo. ¡Tomaré los pecados de todos los
seres vivientes! ¡Sí! ¡El que lleva todo el pecado! Jaja, jajaja,
¡¡JAJAJAJAJAJAJAJAJA!!”.

Lishbaum dejó escapar una risa verdaderamente demente.

375
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“¡Lo que salva a todos los seres vivos! ¡Mostraré que puedo eliminar toda
la mugre! ¡En todo el mundo! ¡Sin dejar un pedazo!”.

Cuando Lishbaum terminó de gritar en el aire, hizo un cambio completo


como si se hubiera volteado un interruptor.

“Ahora bien, se acabó. Vamos a retirar. Aah, olvidé algo”.

“Lish...baum”.

“Grallajearus, tu papel ha llegado a su fin. Vuelve a su lado”.

“¡BASTARDOOOOOOOOOOO!”.

“¿Por qué estás tan enojado? Es el lado del Dios Maligno, ¿sabes? Has
terminado tu deber y ahora estás regresando a tu lugar de origen. ¿Aunque
no creo que haya algo más que eso?”.

“¿Crees que Nakshatra-sama permitiría tal―”.

“―La Lord me dijo ‘Haz lo que quieras’. Los débiles no tienen


cualificaciones para vivir en este mundo. Como un Demonio, entiendes eso,
¿no es así?”.

Escuchando eso, Grallajearus ya no pudo hablar. Un Demonio, quien no


debería temer a la muerte, estaba sintiendo irrefrenables sentimientos de
desesperación por haber sido abandonado por la Lord Demonio.

376
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

“Fu, fu, ¡FUJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!”.

Su fuerte risa una vez más sonó. Y al mismo tiempo, su magia se activó, y
Grallajearus fue aplastado por las dos fases presionadas juntas, y fue
aniquilado. Y así, todos los Demonios, aparte de Lishbaum e Ilzarl,
desaparecieron del campamento Imperial.

“Ahora bien, cederé esto como una victoria para el Héroe y el Imperio.
Bueno, así es más un empate debido a una herida”.

Aunque para él, no fue una herida en absoluto. Iban a recrear todos los
Demonios. Si fue su plan desde el principio hacer que todos
desaparecieran, no importaba cuántos de ellos murieran.

“Kudrack...”.

“Yakagi Suimei. Arreglaré el combate contigo algún día. Sin embargo, este
no es el escenario para eso. En cualquier caso, prepararé un campo de
batalla adecuado para nuestra lucha. Hasta entonces, corre a toda
velocidad mientras persigues los misterios y pule ese sueño que tanto
deseas”.

Y entonces, Lishbaum tarareó esas palabras.

―Recuerda aquellos que invocan lágrimas. En este mundo, no hay lluvia


para limpiar la tristeza.

377
Isekai Mahou wa Okureteru! Vol. 7 Artyom

―Recuerda aquellos que llevan dolor. En este mundo, no hay llama que
elimine la angustia.

―Los magos de la Sociedad, en nombre del Rey Mago Nestahaim, por el


bien de conceder los deseos que todos tienen...

“Sí. No importa dónde esté, te mostraré que puedo borrar todo por
completo. Liberaré a todos los seres vivos del vórtice del dolor que está
vivo, y los salvaré a todos―”.

Dejando atrás esas palabras intoxicadas y distorsionadas, uno de los Diez


que Cayó en Avaricia, el Liche, Kudrack el Fantasma Oculto, se desvaneció
junto con Ilzarl en el umbral entre las fases.

378