Está en la página 1de 3

Montería, 13 de septiembre de 2018

Doctor:
NESTOR MURCIA
Director administrativo C.C.F. Comfacor.

C.C. Procuraduría General de la Nación, Supersubsidio, Agente Interventor, Defensoría del Pueblo y medios de
comunicación de orden nacional.

Referencia: Solicitud de información.

Jaime Luis Araujo León, identificado con cédula de ciudadanía N°1.063.277.065, en


mi calidad de progenitor-acudiente de la niña Lauren Araujo Contreras, quien cursa
en la C.C.F. Comfacor el curso de Natación, me permito tomar la vocería de los
demás padres de familia que coadyuvan la presente petición y de contera
solicitamos a usted respuestas justificantes a inconvenientes presentados con la
interrupción abrupta de las clases de natación, y el improvisado cambio del cuerpo
de instructores que estaban a cargo.

Siendo varias las aristas a mencionar, a prima facie le hacemos saber que luego de
la reunión que los padres de familia mantuvimos la tarde del 12/sep/2018 con el
coordinador de las disciplinas deportivas de la C.C.F. Comfacor, quedamos con más
dudas e incertidumbres legitimas que merecían respuestas concretas, y sobre las
cuales no se nos dio explicación, las cuales esperamos de su parte, y que
procedemos a enlistar a continuación.

Partiendo de la base que el cuerpo de instructores está vinculado [laboralmente] a


través de Contrato de Prestación de Servicios, es un hecho previsible desde el inicio
contractual la fecha de clausura del mismo, motivo por el cual, es poco convincente
que se nos diga que la abrupta irrupción del curso normal de clase obedece a la
culminación de contrato de los instructores, pues, siendo ustedes una entidad de
mayúscula proporción organizacional, que maneja recursos públicos provenientes
del SGSS en el área del subsidio familiar, deben aplicar irrestrictamente los
principios generales del proceso administrativo, cuales son la Planeación,
Organización, Dirección y Control, los cuales se desconocieron en su totalidad
puesto que no hubo planeación para efectuar las labores de renovación contractual
del cuerpo de instructores de natación, previa a la finalización del contrato
ejecutado; tampoco hubo organización o control por parte de los órganos o
funcionarios que debieron prever y agendar esta eventualidad que no constituye ni
fuerza mayor o caso fortuito, puesto que la ocurrencia del finalización contractual de
los instructores se sabía de antaño.

En virtud de lo anterior, ruego se nos explique ¿por qué falló el(los) funcionario(s),
órganos y/o dependencias de la C.C.F. Comfacor, en aplicar los principios de la
función administrativa, al punto de permitir culposa o dolosamente la abrupta
interrupción de las clases de los niños(as) de natación?

De otra parte, se nos manifestó en la reunión antes aludida que tres de los docentes
de natación no les sería renovado el contrato y que para ello estaban en proceso de
selección del nuevo personal que entraría en su remplazo; ante lo que indagamos
respecto a faltas disciplinarias, llamados de atención o quejas de padres de familias
que hayan motivado dicha decisión, y las respuestas fueron negativas, dándonos
como única explicación la simple discrecionalidad de las directivas de la C.C.F.
Comfacor en aplicar renovación de personal.

Lo anterior, lejos de ser un acto desagradecido con los instructores que venían
desarrollando eficaz y eficientemente su trabajo, es un acto de irrespeto e
irresponsabilidad con los niños(as) del curso y con el cuerpo de padres de familia,
a quien sin consultarnos la opinión de satisfacción, desagrado o calificación a los
instructores, se nos notifica la decisión tomada sin explicación concreta y veraz
alguna; ello riñe con los principios que rigen la administración pública, la docencia
en la población infante y adolescente y la prevención del daño antijurídico en la
prevención de posibles demandas judiciales que afecten el patrimonio de la C.C.F.
Comfacor, quien administra los recursos de los trabajadores de Córdoba; máxime
cuando nuestros hijos ya han creado un vínculo emocional y de confianza con sus
docentes que tomará tiempo en construirse con el posible remplazo, además, se
verá afectado el proceso evolutivo y de formación, puesto que sólo el instructor que
viene manejando nuestros hijos es quien sabe cuál el progreso y deficiencias de
cada alumno, de modo que conoce en trabajar personalizadamente a cada niño;
como para que por la “libre discrecionalidad” (o capricho) de la C.C.F. Comfacor, se
les cambie su docente sin justa causa alguna, y luego de que éstos lleven años
formando y creando procesos que hoy ustedes pretenden irrumpir.

En virtud de lo anterior, ruego se nos explique ¿Cuál es la razón concreta para que
la C.C.F. Comfacor, tome la decisión de cambiar el cuerpo instructores de natación,
sin existir queja de padres de familia, llamado de atención, memorando o deficiencia
en la prestación del servicio por parte de los instructores de natación? ¿Cuáles son
los criterios aplicados al cambio de personal y de que manera pretende garantizar
la C.C.F. Comfacor que el servicio prestado por los nuevos instructores será menor,
mejor o igual que los actuales que vienen conociendo a nuestros hijos? ¿Cuál fue
la razón para que de manera unilateral e inconsulta con el cuerpo de padres de
familia se haya tomado esta determinación, y solo se nos comunica a última hora?
¿Cuál es el cronograma administrativo que se incumplió como para que hayan
permitido la interrupción de clases por dejar vencer el contrato de cuerpo docente?

Aunado a deprecar respuestas concretas a los anteriores interrogantes,


SOLICITAMOS CONJUNTAMENTE, que se reanude la contratación del cuerpo de
instructores de natación con los que venían nuestros hijos, dado a que nos sentimos
a gusto y complacidos con el avance que han tenido los niños(as) en el proceso
formativo con el cuerpo de instructores actual.

Cordialmente,

Jaime Luis Araujo León


C.C. 1.063.277.065

PADRES DE FAMILIA QUE COADYUVAN,