Está en la página 1de 1

Resumen: Desigualdad monetaria

La socioeconomía es interactuar entre factores tanto sociales como económicos y llegar


a analizar los aspectos de una sociedad en la economía, considerando sus causas y efectos.

No hay una relación directa entre desigualdad y pobreza, de hecho, en muchos países, los
que más han progresado, no todos, pero la mayoría, hay desigualdad en la medida que
progresa y en los países en donde hay más igualdad es donde hay más pobreza. La
completa igualdad se da en la completa miseria, el progreso implica desigualdad.
Manifestando que la desigualdad tiene causas sociales, sería importante tomar en cuenta
la educación para modificar a corto o largo plazo la realidad social. Pero si se considera
que son causas económicas, se propondrían mejoras en ese sentido como mejor
distribución de la renta, aumento de la productividad, mayor competitividad, etc. Los
derechos sociales tienen la función de garantizar igualdad de oportunidades sin interesar
el monto de ingreso de un hogar. Pero si no tienen buena cobertura o la misma calidad,
sigue la desigualdad de ingreso.

Las alteraciones que se dan en la desigualdad se evalúan con las variaciones porcentuales
en los coeficientes de GINI. Este coeficiente sirve para medir la diferencia que existe
entre los gastos de un grupo y la situación hipotética de igualdad absoluta. El mínimo
valor que puede tomar es 0 si no hay diferencia entre ambos. Por el contrario, su máximo
valor es de 1 si es que solo una persona percibe todos los ingresos del grupo. El ingreso
de los hogares se compone principalmente de ingresos laborales, el progreso, la creación
de empleos productivos se da en una relación directa a la inversión en el cual se necesita
cierto porcentaje de inversión para un determinante crecimiento del empleo productivo.

Existen dos ideas contrapuestas: la de quienes quieren reducir la riqueza y la de quienes


quieren reducir la pobreza. Esto es, la de quienes quieren reducir todo lo posible el número
de ricos y la de quienes quieren reducir todo lo posible el número de pobres. La de quienes
creen que la riqueza de unos pocos es la causa de la pobreza de muchos y la de quienes
piensan que estos muchos serían aún más pobres sin la riqueza de esos pocos. En
conclusión, se puede decir que la equidad consiste en la justicia distributiva de bienes y
servicios; y lo opuesto es la desigualdad, caracterizada por la imposibilidad para acceder
a determinados bienes, recursos, derechos y beneficios, por lo tanto, es una manifestación
de pobreza. La reproducción de esa desigualdad solo hace que siga creciendo el número
de pobres y que cada día empeoren los problemas locales y globales. Por ello, es una
prioridad realizar cambios que generen bienestar para las personas, sobre todo para
proveer de oportunidades a quienes lo requieran.