Está en la página 1de 8

Introducción a Herbert Marcuse y

Martin Heidegger: un intercambio de cartas

Richard Wolin

El existencialismo colapsa en el momento en el que su teoría política se realiza el estado


autoritario total que anhelaba la mentira a todas sus verdades. El existencialismo acompaña
su colapso con un autoabastecimiento que es único en la historia intelectual; lleva a cabo
su propia historia como sátiro hasta el final. Comenzó filosóficamente como un gran debate
con el racionalismo e idealismo occidental, con el fin de redimir la concreción histórica de
la existencia individual por este patrimonio intelectual. Y termina filosóficamente con lo
radical. La negación de sus propios orígenes; La lucha contra la razón lo impulsa a ciegas en
los brazos de los poderes reinantes. En su servicio y protección que traiciona esa gran
filosofía que alguna vez celebró como el pináculo del pensamiento occidental

-Herbert Marcuse
"La lucha contra el liberalismo en el estado totalitario" (1934)

La agricultura es hoy una industria alimentaria motorizada, en esencia Igual que la


fabricación de cadáveres en cámaras de gas y exterminio. Campos, al igual que el bloqueo
y el hambre de Países, lo mismo que la fabricación de bombas atómicas.

-Martin Heidegger
“Comprensión de lo que és” (1949)

La historia completa de la relación de Marcuse con Heidegger aún no se ha escrito. Sabemos


que durante los cuatro años que Marcuse estuvo en Friburgo estudiando con Heidegger, su
entusiasmo por la filosofía de Heidegger no tenía reservas, como el mismo Marcuse
observaría en retrospectiva: "Debo decir francamente, durante este tiempo, digamos desde
1928 hasta 1932, hubo relativamente pocas reservas y relativamente pocas críticas de mi
parte "1. Los primeros ensayos de Marcuse de este período - "Contribuciones a una
fenomenología del materialismo histórico, "" En filosofía concreta "," El Fundamento del
materialismo histórico, "" Sobre los fundamentos filosóficos del concepto de trabajo en la
economía "y" Sobre el problema de Dialéctica "- que intenta efectuar una síntesis entre el

1 Herbert Marcuse, in "Heidegger's Politics: An Interview with Herbert Marcuse," in Marcuse: Critical Theory and the Promise of Utopia, ed. Robert
Pippin et al. (South Hadley, MA: Bergin and Garvey, 1
marxismo y existencialismo2. Por supuesto, la síntesis que buscaba Marcuse es sugerente
de la empresa filosófica análoga emprendida por el difunto Sartre en Crítica de la razón
dialéctica y otras obras. Sin embargo, mientras que Marcuse se movía del marxismo al
existencialismo, el intelectual de Sartre desarrolló la trayectoria del anverso. Sin embargo,
a través de la integración del marxismo y el existencialismo, ambos pensadores perseguían
un fin común: reconocieron que la crisis del pensamiento marxista y práctica - fue en gran
medida precipitada por su incapacidad para conceptualizar el problema del "individuo". Y
así, en las doctrinas del marxismo ortodoxo, el punto de vista del individuo amenazado con
ser aplastado en medio del peso de los determinantes históricos objetivos y condiciones
Para Sartre, escribiendo a raíz del estalinismo y la invasión soviética de Hungría, una "crítica
de la razón dialéctica" - en el kantiano sentido de establecer límites o límites
trascendentales - se había convertido en una tarea histórica urgente. Los intentos de
Marcuse de integrar estas dos tradiciones. Lo que finalmente juzgaría como fallido - parecía
anticipar muchos de los problemas históricos del marxismo que motivarían las posteriores
exploraciones filosóficas de estos temas por parte de Sartre.

En las "Tesis sobre Feuerbach" de Marx de 1946, remarca que "El jefeDefecto de todo
materialismo hasta ahora existente (incluido el de Feuerbach). es que la cosa, la realidad, la
sensualidad, se concibe solo en el objeto o de la contemplación, pero no como actividad
humana sensual, practica, subjetivamente. " En contraste con el materialismo, Marx
continúa, cayó en el" idealismo "para desarrollar el" lado activo "de la dialéctica, es decir,
ese lado que apunta en la dirección de la praxis: "revolucionario, 'práctico-crítico'.3" No es
difícil ver que lo que Marcuse valoró más arriba sobre la filosofía de Heidegger fue su
contribución potencial al" lado activo "de la dialéctica de una manera que fue paralela a la
contribución hecho por el idealismo alemán al materialismo histórico en el anterior siglo. Si
la "crisis del materialismo histórico" (en "Contribuciones a la fenomenología del
materialismo histórico", Marcuse alude a las "situaciones revolucionarias confusas" de las
cuales la historia reciente había proporcionado amplia evidencia) había sido precipitada por
el triunfo del marxismo. La autocomprensión "objetivista" no ayudaría una nueva infusión
de categorías idealistas históricamente adecuadas en gran medida a la reanimación ¿De una
teoría marxista senescente?

2
English translations of these essays are as follows: "Contribution to a Phenome-nology of Historical Materialism," Telos 4 (1969): 3-34 (caveat
emptor: this is an ex-tremely poor translation); "The Foundations of Historical Materialism," in Herbert Marcuse, Studies in Critical Philosophy
(Boston: Beacon, 1973); "On the Philosophical Foundations of the Concept of Labor in Economics," Telos 16 (Summer 1973): 9-37; "On the Problem
of Dialectic," Telos 27 (Spring 1976): 12-39. See also, "Ober konkrete Philosophie," Archivfiir Sozialwissenschaft und Sozialpolitik 62 (19
3
Karl Marx, The German Ideology (New York: International, 1970) 121.
En la historia y la conciencia de clase, Lukatcs observa que:

La filosofía clásica [alemana] es capaz de pensar lo más profundo y Los problemas más
fundamentales del desarrollo de la sociedad burguesa. Hasta el final, en el plano de la
filosofía. Es capaz - en pensamiento - para completar la evolución de clase. Y en
pensamiento - es capaz de llevar todas las paradojas de su posición al punto donde la
necesidad de ir más allá de esta etapa histórica en el desarrollo de la humanidad al menos
puede ser visto como un problema.4

De manera similar, Marcuse percibe la Existenzphilosophie de Heidegger como la expresión


más avanzada de la filosofía burguesa contemporánea, sin embargo, su valor es mayor que
ser simplemente un "privilegiado" objeto de "ideología crítica". En cambio, tiene algo
específico positivo para contribuir a la dialéctica materialista, de una manera que es
paralela. Los propios elogios de los luktcs sobre el idealismo por haber proporcionado un
pensamiento dialéctico. con la categoría de "mediación". Y así, en su "Contribución a la
fenomenología del materialismo histórico", Marcuse elogia a Heidegger's. El ser y el tiempo
"como un punto de inflexión en la historia de la filosofía, el punto donde la filosofía
burguesa se trasciende desde dentro y abre el camino a una nueva ciencia 'concreta'.5

Justo lo que era sobre el existencialismo de Heidegger que visto como tan prometedor ha
sido discutido en más detalle en otra parte en el contexto en cuestión6, es de esperar que
sea suficiente resaltar los dos aspectos esenciales "Momentos" de la apreciación de
Marcuse del pensamiento de Heidegger.

Primero, Marcuse enfatiza lo que podría denominarse "hermenéutico" punto de partida


"(Ansatz) del Ser y el Tiempo; es decir, el hecho de que el ser humano o Dasein ocupa el
centro del escenario en el "existencial de Heidegger" analítica "(a la inversa, Marcuse
muestra muy poco interés en lo estrictamente Dimensión "metafísica" u "ontológica" del
ser y el tiempo, es decir, la presentación de Heidegger del Seinsfrage). Él reverencia este
enfoque filosófico como un Aufhebung de los aspectos estáticos, casi positivistas de la
burguesía, la Filosofía y ciencias sociales, donde la humanidad es vista predominantemente
como un objeto de control científico y control, en lugar de como un activo y agente
consciente del cambio y devenir histórico identificando El Dasein como "cuidado", como
una "subjetividad encarnada", como "ese Ser para que su propio Ser es un problema para

4 Georg Lukács, History and Class Consciousness (Cambridge, MA:M.I.T., 1971)


5 Marcuse, "Contribution" 12.
6 Cf. Douglas Kellner, Herbert Marcuse and the Crisis of Marxism (Berkeley: U of Cali-fornia P, 1984) 38ff; Barry Katz, Herbert Marcuse and the Art

of Liberation (London: New Left, 1982) 58ff.


él "- el pensamiento de Heidegger muestra un potencial para la trascendencia constructiva
de lo tradicional (burgués). Antinomia filosófica entre pensamiento y ser, res cogitans y res
extensa y, en definitiva, la teoría y la práctica. Al rechazar lo objetivista marco del
pensamiento filosófico anterior, heideggeriano "Dasein. se encuentra con el mundo
objetivo como un mundo de significado orientado hacia la existencia. No lo encuentra como
res de extenso rígido, como independiente, cosas físicas abstractas. Más bien, están
relacionados con una Existenz que usa en ellos, se orienta hacia ellos, y trata con ellos;
atribuyendo así a significado, tiempo y lugar. "7 Al emplear un lugar práctico Dasein como
su punto de partida filosófico, el punto de vista de Heidegger en efecto enfatiza la primacía
de la razón práctica; y en este sentido, sus discusiones. de los problemas de la
"individualidad" y de "mi propia capacidad de al ser "presente un complemento micro-
filosófico a lo sociohistórico análisis del marxismo.

Pero de igual importancia en la apreciación juvenil de Marcuse hacia Heidegger es la


categoría de historicidad: es decir, la contención de Heidegger en División II del Ser y el
Tiempo que no solo existe toda la "vida" en la historia. (esta es la afirmación, por ejemplo,
del "historicismo" de Dilthey) pero esa "existencia" en sí misma Es histórico: es decir, Dasein
está involucrado en una reapropiación activa y constante. y la conformación de los
potenciales semánticos pre-dados de vida histórica. Por lo tanto, el Dasein siempre se
supera a sí mismo en la dirección del O como Heidegger lo expresa, "El significado principal
de la existencia en el futuro"8 .Está claro que en esta disposición "activa", "orientada al
futuro" de historicidad existencial, Marcuse percibe una crucial hermenéutica /herramienta
metodológica mediante la cual los problemas de la lucha histórica y la disputa puede ser
tematizada; problemas que el marxismo en el disfraz actual, "objetivista", seguía siendo
incapaz de o como el mismo Marcuse observa, "Pasado, presente y futuro son
características existenciales, y por lo tanto hacen posible fenómenos como la comprensión,
la preocupación y la determinación. abre el camino para la demostración de historicidad
como fundamental determinación existencial, que consideramos como el punto decisivo de
la fenomenología de Heidegger"9. Además, en virtud de la centralidad de la categoría de
"historicidad" en Ser y Tiempo, parecía una base necesaria y esencial para el matrimonio
del marxismo y que Marcuse estaba preocupado durante estos años10.

7 Marcuse, "Contribution" 13.


8 Martin Heidegger, Being and Time (New York: Harper and Row. 1962) 374.
9 Marcuse, "Contribution" 15-
10 In Marcuse's failed Habilitationsschnri, Hegel's Ontology and the Theory of Historicity, Heideggerian category of historicity also occupies center

stage, Existe cierta controversia en la literatura secundaria sobre si Heidegger leyó (y mucho menos rechazó) el trabajo o si Marcuse - consciente
de las dificultades que enfrentaría para seguir una enseñanza en medio del cambio del clima político en Alemania, siempre se molestó en presentar
un trabajo a su mentor. Para una discusión de este tema, vea: Seyla Benhabib, "Translator's to Hegel's Ontology and the Theory of Historicity
(Cambridge, MA: M.I.T., xff. For another discussion of the relation of Marcuse to Heidegger as it emerges in 1932 work, see Robert Pippin, "Marcuse
on Hegel and Historicity," The Philosophical XVI.3 (1985): 180-206. Unlike other commentators who argue for a distinct between the 1932
Habilitationsschrif and his next book on Hegel - the 1941 Reason Revolution - Pippin seeks to emphasize the elements of continuity between the
two works.
Los esfuerzos de Marcuse para fusionar el marxismo y el existencialismo serán realizados
por muchos otros en el transcurso del siglo XX. Aquí, además a Sartre, los nombres de
Merleau-Ponty, Enzo Paci, Karel Kosik, Pierre Aldo Rovatti, y Tran Duc Thao también vienen
a la mente."11 Sin embargo, según la retrospectiva de Marcuse, tales intentos de marxismo
y existencialismo estaban predestinados al fracaso. Esto fue en la medida de Marcuse, a
priori las categorías existenciales tales como "Dasein", "historicidad", "autenticidad" eran a
priori capaces de alcanzar una "pseudo-concreción". Marcuse describe sus razones para
romper con el paradigma del marxismo fenomenológico en un 1974 interviene en los
siguientes términos: Pronto me di cuenta de que la concreción de Heidegger era en gran
medida un falso, una falsa concreción, y que de hecho su filosofía era tan abstracta y tan
alejada de la realidad, incluso evitando la realidad, como las filosofías que en aquella época
habían dominado Universidades alemanas, es decir, una marca bastante seca de
neokantismo, El neo-hegelianismo, el neo-idealismo, pero también el positivismo ".
Continúa, "Si nos fijamos en los conceptos principales de [Heidegger] ... Dasein, Das Man,
Sein, Seiendes, Existenz, son resúmenes "malos" en el sentido de que son no son vehículos
conceptuales para comprender la concreción real en el aparente se llevan” 12.

En su ensayo, "Ontología existencial y materialismo histórico en la obra de Herbert


Marcuse, "Alfred Schmidt, haciéndose eco del propio Marcuse sentimientos, enfatiza de
manera similar los fundamentos conceptuales internos sobre el matrimonio entre
marxismo y existencialismo fracasó. Schmidt secunda el veredicto del filósofo y ex
Heidegger estudiante Karl Lowith con respecto a las deficiencias de la categoría de
"historicidad": es decir, la reducción de la historia a la historicidad de Heidegger está a millas
de distancia del pensamiento histórico concreto "; y de esta manera, Heidegger, en realidad,
“se encuentra detrás del tratamiento de Dilthey: porque 'en la medida en que él lo
radicaliza, [él] lo elimina así”13.

La "pseudo-concreción" de la Existenzphilosophie de Heidegger – y así, la traición de su


promesa fenomenológica original, a la que Schmidt y Lowith alude, pueden explicarse en
los siguientes términos. Ser y el tiempo opera con una distinción conceptual entre
"ontológico" ("existencial") y "ontica" ("existentiell") planos de análisis. El nivel anterior se
refiere a las estructuras fundamentales del ser humano en el mundo cuya especificación
parece ser el objetivo principal del trabajo de Heidegger en 1927. La última dimensión se
refiere a la actualización concreta, "facial" de las categorías "existenciales" en el plano de la

11 Para una encuesta de estas tendencias vea, Paul Piccone, "Phenomenological Marxism," Telos 9 (Fall 1971): 3-31.
12 Marcuse, "Heidegger's Politics: An Interview," 96-7.
13 Schmidt, "Existential Ontology and Historical Materialism in the Work of Herbert Marcuse," in Herbert Marcuse: Critical Theor and the Promise

of Utopia, 49-50.
práctica de la vida cotidiana. Es este nivel que existe más allá del alcance del "análisis
existencial" o "fundamental ontología "propiamente dicha. Sin embargo, si este es el caso,
entonces la dimensión de la vida óntica o de la concreción cotidiana parece caer por debajo
el umbral de la visión ontológica de Heidegger y en consecuencia, su categoría de
"historicidad" nunca sería capaz de dar cuenta de acontecimientos de la "historia real". El
dilema se ve agravado por el hecho que la analítica existencial de Heidegger trata la
"cotidianeidad" como tal, y así, la esfera de la "vida óntica" en su totalidad, como una
manifestación de "falta de autenticidad". Para todos los efectos y propósitos, ha sido
colonizado por el “Ellos" (das man).

Pero cualesquiera que sean los fundamentos conceptuales internos pueden haber sido para
la ruptura del proyecto de Marcuse de un "marxismo existencial", la inmediata la causa de
su disolución parecía deberse más a la fuerza del objetivo a circunstancias históricas: la
adhesión de Hitler al poder en enero de 1933, seguida de la entusiasta proclamación de
Heidegger de apoyar al régimen cuatro meses después.14 En retrospectiva, Marcuse insiste
en que, durante su estancia en Friburgo, nunca remotamente sospechó de Heidegger
abrigaba sentimientos pro Nazis. Así, la "conversión" del filósofo por la causa
nacionalsocialista en la primavera de 1933, lo llevó bien como a muchos otros, por sorpresa.
Sin embargo; Marcuse insistió en que, si en ese momento hubiera estado un poco más
atento a la semántica política latente del Ser y el Tiempo y otras obras, podría haberse
salvado de esta sorpresa posterior. Como él explica:

Ahora, por experiencia personal, les puedo decir que ni en sus conferencias, ni en sus
seminarios, ni personalmente, hubo algún indicio de las simpatías de [Heidegger] por el
nazismo ... Así que su abiertamente declarado el nazismo nos sorprendió por completo. A
partir de ese momento, de por supuesto, nos preguntamos: ¿Pasamos por alto las
indicaciones? ¿Y anticipaciones en Ser y Tiempo y los escritos relacionados? E hicimos una
observación interesante, ex-post (y quiero recalque que, ex-post, es fácil hacer esta
observación). Si miras su visión de la existencia humana, del Ser en el mundo, encontrará
una interpretación altamente represiva, altamente opresiva. Acabo hoy de ir otra vez a
través de la tabla de contenidos de Ser y Tiempo y tuvo una mira las principales categorías
en las que ve las características esenciales de la existencia o del Dasein. Puedo leerlos y tu
lo harás, mira a lo que me refiero: 'charla ociosa, curiosidad, ambigüedad, caer y ser
derribado, preocupación, el ser hacia la muerte, la ansiedad, el miedo, el aburrimiento y así.
Ahora esto da una imagen que juega bien con los miedos y frustraciones de hombres y

14See Heidegger's Rectorial Address of May 27, 1933, Die Selbstbehauptung deutschen Universitiit/Das Rektorat 1933-34: Tatsachen und
Gedanken (Frankfurt/Klostermann, 1983). See also Heidegger, "Political Texts: 1933-34," New German critique 45 (Fall 1988):98 - 114
mujeres en una sociedad represiva - una alegría existencial: ensombrecida por la muerte y
la ansiedad; material humano para la personalidad autoritaria15.

Sin embargo, en la primera cita del ensayo de 1934, "The Struggle contra el liberalismo en
el Estado totalitario", Marcuse expresa un sentimiento ligeramente diferente: a saber, que
en su partidismo por el nazismo Existenzphilosophie, no se da cuenta de su "verdad
interior"; más bien, se involucra en una "negación radical de sus propios orígenes": es decir,
su pretensión de ser el legítimo heredero de la tradición filosófica occidental.

El intercambio de cartas de 1947-48 entre Marcuse y Heidegger muestra a Marcuse lidiando


con un dilema aparentemente inexplicable: cómo podría Heidegger, quien afirmó ser el
heredero filosófico de el legado de la filosofía occidental, ponga su pensamiento al servicio
de un político movimiento que encarna la negación absoluta de todo lo que a legado
defender. Además, como queda claro a partir de las propias letras, los vínculos de Marcuse
con Heidegger no solo eran intelectuales, sino también personales: veneró a Heidegger no
solo como un pensador, sino también como el maestro que tuvo el impacto más significativo
en el propio desarrollo intelectual de Marcuse. Sus apegos se mantuvieron lo
suficientemente fuertes como para motivar la visita a la cabaña de esquí Todtnauberg de
Heidegger a principios de 1947, como el poeta Paul Celan (ver su poema, "Todtnauberg"),
Marcuse, también, viajó a el retiro del Bosque Negro de Heidegger en busca de una "sola
palabra" de arrepentimiento que el filósofo se negó a conceder. Pero incluso después de la
decepcionante discusión con Heidegger en Todtnauberg, vemos que Marcuse, en contra de
los consejos de sus compañeros emigrados germano-judíos (presumiblemente, los otros
miembros del Instituto de Investigación Social), fueron a enviar un "paquete de atención" a
Heidegger en un momento en que las condiciones de vida en Alemania se mantuvieron
tenue; por todo esto aún le debía "al hombre de quien aprendí filosofía desde 1928-1932".

Como explica Marcuse en la "Entrevista" de 1974, después de este intercambio de Cartas,


toda comunicación entre los dos hombres fue interrumpida y sin embargo, si uno se dirige
al Hombre unidimensional, encuentra a Marcuse citando los argumentos de Heidegger de
"La pregunta sobre la tecnología" en apoyo de la propia crítica de Marcuse de la razón
instrumental ("El hombre moderno toma la totalidad del ser como materia prima para la
producción y somete la totalidad del mundo objeto al barrido y al orden de producción
[Herstellen] ").16

Pasando ahora a la carta de Heidegger del 20 de enero de 1948: uno encuentra que ahí

15 Marcuse, "Heidegger's Politics: An Interview,” 99.


16 Marcuse, One-Dimensional Man (Boston: Beacon, 1964) 153-4.
están las series familiares de racionalizaciones, medias verdades y falsedades que han sido
expuestos recientemente en los libros de Victor Farias y Hugo Ott.17 Pero también se recurre
a una estrategia de negación y relativización que se convertiría en un lugar común en la
República Federal durante el "período de latencia" de los años de Adenauer: la afirmación
de que el mundo opera con un doble estándar en su condena de los crímenes de guerra
alemanes, ya que los de los aliados fueron igualmente horribles (Desde, la expulsión de los
alemanes que residen en los "territorios orientales", etc.). Para su crédito, aquí Marcuse se
niega a permitir que el "filósofo del ser" tenga la última palabra.

17 Victor Farias, Heidegger et le nazisme (Lagrasse: Verdier, 1987) (English transla- tion forthcoming from Temple UP); Hugo Ott, Martin Heidegger:

Unterwegs zu seiner Biographie (Frankfurt/Main: Fischer, 1988).