Está en la página 1de 5

Prólogo

Por Leonel Soto - Carla Johana Martinez

La expansión de la industrialización, la automatización, la mecanización y la


concentracion de riquezas que da estructura a sólidos monopolios de capitales,
han sido posibles solo en la medida en que han ido desplazando y reprimiendo
paulatinamente a la clase obrera del protagonismo que otrora tuvieran en el seno
de la sociedad.

Los adelantos cientificos y las revoluciones industriales, han provocado cambios


fundamentales al interior de las sociedades, no solo en el orden económico,
cultural y tecnológico, sino que también, en la forma como el sujeto interactúa y se
realaciona consigo mismo, con los demás, con la naturaleza y sobre todo, con el
propio trabajo.

Dicha actividad, que alguna vez estuviera integrada dentro de la naturaleza


primitiva del hombre, ahora se encuentra desarticulada de la simple supervivencia
para convertirse, en el hombre post industrial, en un instrumento de opresión a
través del cual se limitan sus posibilidades con actividades que, finalmente, no
satisfacen su desarrollo mental y natural, por el contrario, lo llevan a enfocar toda
su energia hacia la venta de su mano de obra, como si fuera en sí mismo una
mercancia.

Es a través del trabajo alienador con el que el individuo llega a negar su propia
existencia a través de la dominación y reprime sus instintos más básicos. Este es
quizá el aspecto más complejo y apabullante en la sociedad industrial avanzada.

Se trata de una nueva forma de esclavitud a la que el individuo ahora llega de


forma “voluntaria” e inconsciente, objetivada y justificada en el progreso a través
de la razón instrumental. El asalariado se priva de “vivir su vida” para ganar su
sustento y el de su familia. Se trata de una alienación que es aceptada y
promovida por el Estado junto a sus instituciónes de adoctrinamiento, a través de
la publicidad en los medios de comunicación y las propagandas.

Precisamente, uno de los cambios más profundos en la sociedad postindustrial lo


encontramos en la familia, pues esta sociedad ha engendrado como fruto de dicha
industrialización la llamada “cultura de masas”, caracterizada por el desarrollo de
medios de comunicación ubicuos, que han reemplazado solapadamente a la
familia como agente primario de socialización. Es decir, el proceso de educación y
socialización del individuo, que alguna vez se llevara a cabo en la sociedad a
traves de la familia, ahora, en la sociedad capitalista a la que pertenecemos, se
lleva acabo mediante mecanismos ideológicos de carácter público tales como la
religión, la escuela, lo jurídico, lo político y los medios de producción y de
comunicación, entre otros.

El yo y el superyo, entidades eminentemente psicologicas, según la teoría de


Sigmund Freud, que se desarrollan y toman su contenido en el proceso de
interacción y de realización del individuo con su familia (padres), ahora se
estructuran a partir de la interacción del individuo con agentes externos.

El yo, fortalecido por los conflictos de autoridad familiar, y el superyo, depositario


de los ideales inculcados al niño, por las figuras de autoridad familiar y variedad de
valores culturales, ahora en esta nueva sociedad tienen matices complejos, en
donde el yo , es fortalecido por los sistemas superestructurales que penetran en la
esfera individual, en tanto que el superyo es, también, eminentemente público,
formado por la misma ideología social.

En este orden de ideas, entidades eminentemete psicologicas, e individuales


como el inconsiente, son vulneradas, coaccionadas solapadamente y cambiadas
por exigencias de la sociedad. Se trata sin duda de un cambio marcado por la
heteronomía de lo social sobre la autonomía del individuo, quien reproduce las
necesidades de la sociedad como si fueran propias, las hace suyas,
automaticamente sin coerción. El individuo ahora no solo se enajena sino que
además se aliena.

Precisamente, Herbert Marcuse plantea una antropología con base al análisis


situacional del individuo en la sociedad contemporánea, más concretamente en la
sociedad capitalista, a la luz de principios marxistas y sicoanalíticos freudianos.
Presenta al hombre contemporáneo como fruto de las sociedades industrializadas,
sometido a ellas, reprimido, absorbido en su estructura personal, pues su
individualidad, su ser íntimo, no es más que expresión del sometimiento ideológico
de la sociedad, en donde la racionalidad intrumental se desarrolla más en sentido
represivo que emancipatorio, y en donde la consigna que hace eco es la búsqueda
exponencial de ganancias dentro de la orgaización socioecónomica y tecno-
burocrática.

Apoyado en Freud, sobre la contradicción permanente entre el Eros y Tánatos,


Marcuse cree que la razón instrumental les reprime, al tiempo que determina una
disputa entre ambos. Estas ideas llevan al autor a considerar que existe una
dialéctica dentro del pensamiento freudiano, que le permite diagnosticar el
principal problema de las sociedades capitalistas “tardías”. Denuncia la
homogeneidad aplastante del pensamiento y la acción, esferas castradas de todo
impulso crítico y transformador. En la sociedad del capitalismo tardío se sustitutye
el ideal utópico de enmancipación por un tipo de racionalidad técnico-instrumental,
que en lugar de conducirnos a la liberación, propugna nuevas formas de dominio
tanto de la naturaleza como de los sujetos.

Podemos entonces preguntarnos: ¿Existe una forma de liberación que permita


al hombre moderno liberarse de los efectos negativos del trabajo alienante?
¿Se puede hablar de libertad en la sociedad capitalista?
El objetivo general de esta investigación es analizar cuál es el efecto del trabajo
alienante en la sociedad industrial avanzada y su posibilidad de liberación según
Herbet Marcuse. A fin de cumplir con dicho objetivo, se caracterizan los conceptos
de trabajo, trabajo alienado, trabajo no alienado, sujeto moderno, liberación y
estética, que son relevantes para responder satisfactoriamente las preguntas que
fundamentan este trabajo de investigación. Por tanto, los objetivos específicos
de este trabajo de grado son los siguientes: a) Analizar el concepto de trabajo
según Herbert Marcuse; b) Describir el concepto de alienación según Herbert
Marcuse c) Exponer el camino a la liberación del hombre de la sociedad industrial
avanzada según Marcuse, a través del arte.

La metodología que se empleará para el desarrollo de este trabajo se enfoca en


un análisis descriptivo e interpretativo sobre las teorías sociales y psianalíticas que
plantea Herbert Marcuse, basado puntualmente en el pensamiento de Sigmund
Freud y Carlos Marx, en algunos de sus textos sobre el problema psico-represivo,
la reducción de las posibilidades del hombre y la emancipación de éste.

En el primer capítulo se caracteriza el concepto del trabajo, empleando una


metodología descriptiva-interpretativa. Para hacerlo, se toma la obra El hombre
unidimensional de Herbert Marcuse (1985). Este capítulo contiene también
aportes (obtenidos mediante una metodología descriptiva-interpretativa) del libro
"Marcuse y la civilización américana", también de Herbert Marcuse (1970).

En el segundo capítulo se explica el concepto de alienación según Herbert


Marcuse, empleando la metodología descriptiva-interpretativa. En primera
instancia, se describe el concepto de alienación para lo cual se aborda el texto El
hombre unidimensional de Herbert Marcuse y el trabajo "El arte como alienación
en la teoria marcuseana de la cultura" de Romina Conti. La alienación es el punto
más importante en el que se centrará este trabajo dado los efectos que tiene en
la relación con el sujeto de la sociedad industrial avanzada.
Finalmente, en el tercer capítulo se expone la propuestra de liberacion del hombre
de la sociedad industrial avanzada según Marcuse. Se analizan a la luz de la obra
del autor principal los siguientes textos "Un ensayo sobre la liberación", "Eros y
civilización" y los trabajos "Unidimensionalidad marcusiana, implicaciones y
alternativas de la dimension estética" de Aura Moreno, "La desalienación estetica
en shiller y Marcuse" y "Acerca del componente estético en la reflexividad
marcuseana" ambos de la candidata a Doctora Romina Conti. La lectura y análisis
de estos textos permitirá responder la pregunta de investigación de este trabajo
de grado.