Está en la página 1de 5

Sobre la calidad del agente.

Para estos casos, la ley prevé en el artículo 386 párrafo 3ro lo siguiente: Cuando
el ladrón es criado o asalariado de la persona a quien se hizo el robo, o cuando
ésta, aunque no sea el dueño de la casa, esté hospedada en ella, o cuando el
criado o asalariado robe en casa que se hospede su amo, acompañado de éste,
o cuando el ladrón es obrero, oficial o aprendiz de la casa taller, almacén o
establecimiento en que se ejecute el robo o cuando trabaje habitualmente para
aquellos.

Analizando lo que dispone el citado artículo, hay que tomar en cuenta aspectos
importantes a saber:

1º. La confianza que la ley presume, que debe tener el dueño de la casa en el
agente; y

2º. Es prácticamente imposible que el dueño de la casa se proteja contra el robo


de estos servidores de confianza, quienes tienen en razón de su trabajo,
facilidades particulares para cometer la sustracción.

La ley agrava la pena del robo contra esta categoría de personas en tres
hipótesis distintas:

 Cuando la cosa sustraída pertenece al dueño de la casa. Esta sola


condición es suficiente ya que existe un lazo personal de confianza que
une al criado con su patrón, por lo tanto, debe respetar la propiedad de
éste, es indiferente el lugar donde haya cometido el robo.
 Cuando el robo se comete en la casa del patrón. El robo se agrava en
este caso, aun cuando la cosa sustraída no pertenezca al dueño de la
casa. La agravación resulta únicamente del lugar donde el robo ha sido
perpetrado. Basta que el robo se cometa en la casa del patrón, se
encuentre el patrón ausente o presente. Todo lo que se encuentre en la
casa, está confiado al agente en su condición de criado, y en virtud de la
misma confianza depositada necesariamente en él.
 Cuando el robo se realiza en cualquier lugar donde el criado
acompañe a su patrón. En este caso tampoco se toma en cuenta a quien
pertenece la cosa sustraída. El sirviente, recibido en el séquito
(acompañamiento) de su patrón, en un hotel, no se hospeda allí, sino en
virtud de su condición de criado.

Los Robos Cometidos Por Obreros, Oficiales O Aprendices.

Los robos cometidos por obreros, oficiales, aprendices o individuos que trabajan
habitualmente en una casa, no son agravados sino en un solo caso: Cuando la
sustracción ha sido perpetrada en un taller, almacén o en el establecimiento en
el cual laboran.

Es decir, que mientras el sirviente asalariado se hace culpable de robo calificado


al apropiarse de la cosa del patrón, en cualquier parte que se encuentre la cosa;
en razón de que debe dar sus servicios al patrón todo el tiempo, tanto en su
domicilio como fuera de él. En cambio, el obrero es pasible, de las penas de robo
simple, si ha ejecutado el robo en cualquier otro lugar fuera del taller donde
trabaje,

El obrero no vive en la intimidad de su patrón. La circunstancia agravante solo


se admite si el robo lo comete el obrero en los lugares donde se dedica a sus
labores.

Para que sea admitida la circunstancia agravante prevista por el artículo 386
párrafo 3ro. del Código Penal es preciso:

 Que el agente ejecute un trabajo. La ley se refiere a todos los trabajos


indistintamente, poco importa la naturaleza del trabajo a ejecutar por el
agente.
 Que este trabajo sea habitual. No basta que el agente ejecute un trabajo
en la casa donde comete la infracción, es preciso que el agente trabaje
habitualmente.
 Que el robo se haya cometido en el lugar mismo donde el agente
trabaja.

Robos Cometidos Por Posaderos, Hoteleros, Carreteros, Banqueros o Sus


Encargados.

Los efectos sustraídos fraudulentamente en los hoteles por una persona distinta
del hotelero y sus preposés, no son robos simples. Pero si son cometidos por el
mismo hotelero o preposés, y si se cometen robos sobre o parte de las cosas
que le han sido confiadas a ese titulo, se califican crímenes y la pena es de tres
a diez años de reclusión.

Conductores de Animales, Vehículos o Embarcaciones Fluviales,


Marítimas o Aéreas y Sus Preposés.

Estos son pasibles también de la pena tres a diez años de reclusión cuando
hayan sustraídos todo o parte de lo que le haya sido confiado a ese titulo. Los
elementos constitutivos de esta agravante son:

1º. La calidad de conductor o transportador profesional o de preposés del


conductor o transportador. No es suficiente que el transporte haya sido confiado
a un individuo cualquiera para que sea asimilado a un conductor o transportador
profesional.

2º. Que el objeto haya sido confiado al agente en su calidad de conductor o


transportador profesional o de preposés. Aquí se trata de un verdadero contrato
de depósito, accesorio al contrato de transporte.

Robos Agravados en Razón del Tiempo.

El robo contiene su segunda causa de agravación en el tiempo durante el cual


ha sido cometido. En efecto, el robo revela mayor criminalidad, cuando su
comisión ha tenido lugar de noche, pues el silencio, la soledad y la oscuridad
reinantes, son las razones que ha inducido al legislador a castigar mas
frecuentemente el robo nocturno, el cual resulta un ambiente propicio para el
agente realizar su obra.

Pero el robo cometido en esa circunstancia, sin la presencia de otra agravante,


quedaría sujeto a las penas establecidas en el artículo 401 del Código Penal,
para el robo simple.

En ese sentido, para que el robo cometido de noche se considere agravado, ha


de estar acompañado de otra circunstancia determinada por la ley en los
artículos 381, 385, 386, 388 del Código Penal. Es decir, que se deben dar los
siguientes elementos:

 a) Es necesario que la sustracción haya sido cometida de noche, porque


jurídicamente es una circunstancia de hecho. En nuestro sistema judicial,
los jueces de fondo aprecian y ponderan la hora en que el robo se haya
realizado.
 b) Es preciso también la circunstancia agravante de la pluralidad de
agentes, el robo a sido cometido por dos o mas personas, esto lo
contempla el art. 386 del Código Penal.
 c) El hecho de que la sustracción haya sido cometida en casa habitada o
en sus dependencias, o en lugar consagrado al culto legalmente
establecido en la República (art. 386 C. P.).
 d) Que el robo sea cometido en camino público o en un tren.(art. 383 C.
P.).
 e) Que el robo haya sido cometido con violencias y fractura o
escalamiento en una casa habitada (art. 381 C. P.),
 f) Que el robo cometido de noche sea cometido con armas (art. 385 C.
P.); o que tenga por objeto cosechas en los campos (art. 388 C. P.).

Robos Agravados en Razón del Lugar de la Ejecución.

Los robos son pasibles de una agravación en razón de su perpetración, cuando


han sido cometidos en los lugares determinados por la ley, a saber:

1º. En casa habitada o sus dependencias.

2º. En un cercado.

3º. En camino Público.

4º. En los vagones de un ferrocarril que sirva para el transporte de viajeros,


correspondencias o equipajes.

El concepto de casa habitada exige que constituya la morada de una o mas


personas. Los artículos 385 y 386 del Código Penal asimilan a una casa habitada
los edificios consagrados a cultos religiosos, iglesias, ermitas, capillas.
Por otro lado, el artículo 390 del citado texto legal, comprende todo edificio, toda
vivienda, toda casilla o caseta, toda cosa aun ambulante, destinada a la
habitación.

De manera que el concepto de casa habitada independientemente de que clase


de morada sea, no se pierde por el hecho de que los moradores de la misma, se
encuentren o no presentes al momento de ocurrir el hecho.

Robos en Cercados, Caminos Públicos y Ferrocarriles. En lo concerniente a los


robos efectuados en Cercados, Caminos Públicos y ferrocarriles, estos están
contemplados en los artículos 383 y 390 del Código Penal y cuya penalización
es aplicada de acuerdo a las circunstancias agravantes establecidas en dicho
texto legal.

Robos Agravados En Razón de las Circunstancias Que Han Acompañado


su Ejecución.

Diversas circunstancias agravantes se relacionan con el modo de Ejecución del


robo, lo constituyen:

A) Pluralidad de Agentes (arts. 381, 383, 385, 386 C. P.). El hecho de que dos
o más personas se asocien para consumar el robo aumenta la gravedad de la
infracción. Pues la asociación supone una perversidad refinada, pero además,
debe haber otras circunstancias como son la agravante de la nocturnidad, la casa
habitada, camino público).

Además, en todo robo cometido por dos o mas personas, debe tratarse de
coautores, no seria suficiente que el autor solo tuviera cómplices. No es ocioso
indicar que la infracción existiría aun cuando los asociados no porten armas.

B) Robo con Armas. El porte de armas en los casos de robo es también una
agravante, porque sirve para demostrar que el agente del delito, tiene la intención
de emplearlas, ya sea para repeler fuerzas o para intimidar.

C) Fracturas. La fractura es el forcejeo, rompimiento, deterioro o demolición de


paredes, techos, pisos, puertas, ventanas, cerrojos y otros utensilios o
instrumentos que sirvan para cerrar o impedir el paso. De acuerdo a lo
establecido en el artículo 383 del Código Penal, también se llama fractura la de
la cualquiera otra especie de cercado, sea cual fuere este.

Las fracturas están clasificadas en;

 Fractura exterior, que consiste en los medios empleados para penetrar en


las casas, patios, cercados, viviendas, o sus dependencias y otros lugares
habitados.
 Fractura interior, es si se efectúa después de penetrar el culpable a los
lugares ya mencionados, a puertas, ventanas, paredes interiores, así
como la que tiene por objeto abrir armarios, cajas fuertes, gabetas,etc.
D) Escalamiento. El artículo 397 del Código Penal, agrava el robo cuando se
perpetrare con escalamiento. Este texto define el escalamiento como la entrada
de las casas, patios, jardines, corrales u otros edificios cercados, efectuada por
encima de las paredes, puertas o techos.

El escalamiento es incriminado por la ley, cuanto tiene por objeto facilitar la


introducción del ladrón en el lugar donde se halla la cosa objeto de la sustracción.

E) Uso de Llaves Falsas. El Código Penal, en el articulo 381 Inciso 4to. ha


asimilado el uso de llaves falsas ala fractura y al escalonamiento, y lo convierte
en una circunstancia agravante en los mismos casos y da lugar a las mismas
penalidades.

El artículo 388 reputa llaves falsas: los garabatillos, ganzúas, llaves maestras y
cualesquiera otra y los instrumentos de que se valga el culpable para abrir los
cerrojos, candados, o cerraduras de las puertas, ventanas, armarios y demás
muebles cerrados cuando aquellos no sean las del propietario, huésped o
inquilino usaba para este objeto.

F) Robos cometidos con el empleo de un falso Titulo, o de un Falso


Uniforme o Alegando una Falsa Orden de la Autoridad. El párrafo 4to. del
artículo 381 prevé hipótesis en la cual el agente ha usurpado un titulo de una
autoridad o ha alegado una orden falsa de la autoridad civil o militar.

 La primera agravación del uso de uniforme es que haya sido empleado


como un medio de introducción en la casa habitada o en sus
dependencias y
 La segunda lo constituye el hecho mismo de la usurpación.

G) Robo con amenazas o violencias. El empleo de violencia, de acuerdo a lo


previsto por el artículo 381 del C. P., es de igual manera, en si mismo, una
circunstancia agravante del robo.

Nada contribuye a turbar el orden público, como ocurre en estos atentados. La


violencia generada en un atentado corporal contra la víctima, se manifiesta, no
por simples hechos, sino por acto físico.