Está en la página 1de 13

https://www.youtube.com/watch?

v=fyF_kWPTMyw
HIGADO SALUDABLE, HIGADO 100% SANO - Audio Subliminal MUSICA

BEA BUSCAR “Hay un protocolo, un ejercicio para trabajar cada órgano” en


biodescodificación Protocolo de duelo y liberación de Programas de tus ancestros

https://www.youtube.com/watch?v=yFmCHXMIr9Y

¿Te identificas con el conflicto emocional de alguien cercano?


¿Soy yo quien lo estoy viviendo?

FASE DE REPARACIÓN
Nuestro hígado ya está sanando porque hemos resuelto el conflicto y el cerebro ya está enviando
sangre para sanarlo.
Hipertrófica, a falta de los microbios que destruyan las manchas, se encapsulan y se inflaman. Si hay
microbios adecuados, es como si se comieran las manchas y dejaran “cavernas” en el hígado, es
decir, se está regenerando el hígado, y se están aumentando las transaminasas. CUIDADO que no se
mal diagnostique.

¿Cuál ES MI CONFLICTO EMOCIONAL RELACIONADO CON CARENCIA?


Familiar, laboral, social, en que he sentido miedo a morir de hambre, real o simbólico, hace un año, por
un hecho por pequeño que sea, miedo ano tener de qué vivir, en dónde vivir, a no tener ingreso
seguro, no recibir alimento, no tener para pagar la comida que me gusta o el estilo de vida a que he
estado acostumbrado. Algo que me hizo pensar en un futuro incierto económicamente.
Alguna enfermedad falla física o orgánica, con miedo a no poder comer, a no poder ingerir alimento.
Perderme en un bosque y temer no comer o morir de hambre BUSCAR TODAS LAS EXPERIENCIAS
por pequeñas que sean relacionadas con falta de sustento, comida, dinero, alimento, miedo a morir de
hambre……

HIGADO GRASO: que acumula más grasa de la necesaria. Vivir en un estado de desnutrición crónica
lo puedo provocar.
CONFLICTO EMOCIONAL RELACIONADA CON MIEDO a ahogarme en alcohol, por ej. socialmente,
y que bebo una o 2 veces al año, y le tengo miedo, que pueda matarma

No quiero ahogarme, quiero mantenerme sobrio, debo flotar, salir o mantenerme a flote, ganador,
fuerte. Y el hígado acumula más grasa -para flotar.
En mi subconsciente, miedo a morir de hambre si mis padres se separan, si no se reconcilian.
Empiezo a beber alcohol porque inconscientemente, aumentará la grasa de mi hígado, para sacar la
situación a flote, para terminar con esa separación y yo vivir en paz. Que la situación no muera. Querer
salvar a alguien

DEJAR DE PENSAR QUE CON ALCOHOL voy a resolver los problemas de mi vida
YO NO ESTOY PARA SALVAR A NADIE, es su decisión
Lograr mis propios triunfos.

https://monsaludluque.es/blog/el-higado-segun-la-biodescodificacion/
En nuestro hígado no sólo se acumula toxicidad de alimentos y productos, también se
acumulan emociones que no sabemos gestionar ni digerir.
Siempre se habla de la ira como la emoción relacionada con el hígado.
Desgraciadamente hay muchas más emociones tóxicas que dañan a tu hígado.
El odio, la rabia, la frustración, celos, agresividad contenida, enfado pasan factura a tu hígado.
Si tienes tendencia a criticar a los demás, a juzgar, guardas rencor y eres intolerante con los demás, tu
hígado se está resintiendo.
Cuando el hígado esta sobrecargado por temas alimenticios o emocionales, tendrás síntomas físicos
que igual no sabes que son consecuencia del hígado.
Tensión muscular en el cuello, en los hombros, dolor de cabeza, molestias en el pecho derecho, etc.
Lo qué dice la Biodescodificación sobre el hígado:
El hígado pertenece a la 1ª Etapa embrionaria: Supervivencia.
Cualquier enfermedad del hígado está relacionada con un problema de “supervivencia”.
Estos son los conflictos relacionados con el hígado
Conflicto de falta: alimentos, dinero, familia.
Memorias de hambre en el transgeneracional.
Miedo a carecer de algo.
Problemas de escasez relacionados con la familia.
Falta de algo.
Sensación de Pérdida
El problema puede ser real o simbólico. Si tu te crees que no vas a llegar a fin de mes, aunque
luego te sobre, tu inconsciente ha recibido el mensaje desde esa emoción de carencia.
Siempre está relacionado con Alimentos, Hambre, Herencias…
“Miedo a no tener suficiente comida”
“Miedo a no tener suficiente dinero para comprar”
“Te impacta que alguien muera de hambre”
“Mi hija/o se casa con un “muerto/a de hambre”
En un cáncer de hígado o Nódulos en el hígado
Esta persona ha vivido una emoción de carencia total.
Alguien que han despedido del trabajo.
La pareja que trabaja muere, la otra entra en pánico pensando que no habrá dinero para comer.
El hígado graso
El hígado grasos es consecuencia de una emoción fuerte de “me están matando”
Pensar que los medicamentos te “están matando”
Sabes que lo que comes es comida basura “esta comida me está envenenando”
Hay una persona tóxica a tu lado y sientes que “me está matando”
Si tienes estos pensamientos el hígado se protege con grasa. No importa si lo que piensas y sientes
es real o simbólico. El inconsciente no entiende si la emoción es real o sólo lo estás imaginando.
Como he dicho antes, el hígado se considera el órgano “espiritual”. Todos los conflictos referentes a
la “fe”, van a afectar a tu hígado. Si sientes un vacío existencial, si tienes dudas sobre tu fe, tu
futuro…estarás afectando a tu hígado.
Si tenemos estas carencias, estas emociones, vamos a hacer que crezca nuestro hígado para que nos
proteja. Se crea más hígado en función de las necesidades, reales o simbólicas, que creas tener y
vivas desde una emoción fuerte de carencia y miedo a morir, sobre todo, de hambre.
Trabajar con el transgeneracional es buscar similitud en tus antepasados, mirar coincidencia en
nombres, fechas de nacimiento y muerte, historias de hambre, de ruinas, etc.
Hay que buscar la emoción oculta en tu biología. En tu hígado se reflejan todas las críticas
recibidas, tus justificaciones, tu autoengaño, tus reacciones más viscerales.
Para liberarte tienes que tomar consciencia de que tú te estás creando el problema desde tus
emociones mal gestionadas. Tienes que “sentir” que por mal que vaya la vida no vas a morir de
hambre. “Saber” que puedes buscar recursos en tu entorno. “Tomar consciencia de que a tu alrededor
hay gente que te quiere. Y sobre todo, confiar en ti, en tu poder interior para gestionar las emociones
que afectan a tu hígado.
Los síntomas son varios y, dependiendo de la intensidad de la emoción oculta, pueden ser más o
menos graves.
Los conflictos emocionales que vive una persona con problemas de hígado son los de alguien que se
preocupa en exceso, que no “digiere” los acontecimientos de su alrededor, le da miedo errar
porque teme las consecuencias de sus errores. En el fondo hay una especie de depresión
inconsciente. Darse cuenta es el primer paso para salir a flote.
Son personas que reprimen y sienten amargura y tristeza. Son personas poco alegres. Disfrutan
poco de la vida porque siempre están viendo defectos en ellos y en los demás. Cómo no saben
gestionar sus emociones y desahogarse, sufren un problema hepático.
Para liberar la emoción biológica
El hígado es indispensable en la función de la digestión, en la función de nutrirse. Alrededor del hígado
se asocia la noción de falta: “el miedo a tener carencia de algo”, porque una función del hígado es
almacenar.
Transforma los azúcares en ácidos grasos y los almacena para volver a transformarlos en azúcares,
en caso de necesidad. Esta función de almacenamiento tiene una gran lógica en relación a: “tengo
miedo de tener carencia de algo” porque, si me da miedo que me falte algo, voy a almacenar. Por
tanto, multiplicaré las células del hígado para que sea más eficiente.
La noción de hepatitis es un poco diferente. El hígado tiene también como función depurar el
organismo, en caso de envenenamiento y también como filtro para los alimentos. Es más bien en esta
función que vamos a enmarcar la hepatitis. Porque esta enfermedad está asociada al conflicto de
amenaza grave para el individuo, como si un veneno exterior me pudiera afectar. La función del
hígado es gestionar este veneno.
El veneno, en un lenguaje real, puede tener que ver con setas o plantas venenosas. Pero con nuestro
Córtex escuchamos muchos lenguajes diferentes de nuestro inconsciente biológico. A menudo la
hepatitis no se refiere a un lenguaje real. Si comemos una seta venenosa, es normal estar enfermo o
muy enfermo. Pero es lo mismo si nos da la impresión de que estamos: “comiendo una información
envenenada”. Esta emoción la vamos a gestionar en un plan digestivo.
Las distintas hepatitis están relacionadas con esta noción de: “información envenenada”. Hay hepatitis
A, B, C, D y hay tonalidades diferentes. Hay que tener en cuenta que en principio, es esta noción de
toxicidad mental, intelectual o biológica, la que va a estar alrededor de esta enfermedad.
La diferencia va a ser: “Conozco esta toxicidad”, esto va a provocar una hepatitis A.
“Siento que algo es tóxico, pero no identifico bien de dónde viene”, aquí estaremos más en una
hepatitis B. La hepatitis está relacionada con la amenaza. En el Córtex, cuando hay una amenaza en
el territorio por el aire, puede afectar los senos.
La diferencia para que una amenaza afecte los senos o el hígado es nuestra historia personal. Es la
manera de conectar lo que vivimos con nuestros órganos y es interesante escuchar los predicados de
las personas.
Si una persona dice: “¡a esta persona no la puedo tragar!”, o “¡me remueve!” Estaremos afectando el
tubo digestivo.
Si una persona dice: “¡a esta persona no la puede ni oler!”, va a estar relacionado con de la nariz, con
la respiración.
Escuchando a la persona podemos entender con el órgano que está viviendo el problema.

La hepatitis se asocia con la idea de amenazas en el territorio, vivida de una manera digestiva. Lo
mejor es escuchar el resentir de la persona y poder llegar con ella hasta el conflicto para
descodificarlo.

En generar todo aquello que no soportamos, que no toleramos, que nos huele mal, que no tragamos,
que no asimilamos, que no nos gusta…y un largo etc. puede estar enviando la emoción
correspondiente a un órgano y afectando sin saberlo.

Así que un trabajo de revisar todo aquello que te desequilibra, y entender que todo lo que retienes te
“tiene”, puede ayudarte a soltar y con ello liberar tus órganos y tejidos.

Pregúntate: ¿Si no cuido mi cuerpo, dónde voy a vivir?

El hígado organiza diferentes funciones del cuerpo. Cuando hay problemas en el hígado, te está
avisando de qué estás olvidando organizar en tu vida. Aprende a conocerte y conocer a los demás. No
juzgues y no quieras cambiar a nadie. A la única persona que puedes cambiar, es a ti. Baja de tu
mente a tu corazón y ponlos de acuerdo.

Trabaja la empatía: ponte en el lugar del otro. Cálzate sus zapatos y camina una jornada con ellos.

¡Cambia la batalla de tener razón por la de ser Feliz!

Un nuevo modelo mental donde haya amor, alegría, tolerancia, confianza en ti y en los demás, digerir
bien los errores y los cambios, pueden mejorar tu hígado y tu vida en general.

Puedes “descodificar” tu hígado con un protocolo sencillo y efectivo, adatándolo a este órgano, que
puedes encontrar en mi web a un asequible precio:

https://monsaludluque.es/tienda/audios/protocolo-de-duelo-devolucion-de-programas/

Monsalud Luque
Para descodificar el hígado, o cualquier órgano, iremos a ver qué conflictos o emociones afectan a
ese órgano. Hay que ir unos meses antes de que comenzara el problema y ver qué conflicto,
relacionado con esa emoción, hubo en tu pida.
Al hígado le afecta principalmente la ira, la rabia y la frustración. Esto para problemas “leves”.
Cuándo hay temas grabes, buscaremos conflictos relacionados con la carencia, con lo material.
Algo que se ha vivido con un sentimiento de carencia…cómo falta de dinero…
El hígado es el “almacén” del cuerpo. Si se tiene un conflicto con el dinero, si crees que te van a
faltar los recurso, el inconsciente entiende que tiene que hacer más hígado para abastecer tus
necesidades.´

Hígado- Louise Hay


Relacionado con la colera y emociones primitivas. Se hace la víctima con autoengaño,
justificándose como exigente y se siente mal
Escojo vivir desde el corazón. Busco el amor en todas partes y lo encuentro.

Una mancha

ALTERACION DEL HIGADO hernias, hombro derecho, dolores de cabeza, sensación de tener algo
mal colocado ahí. También en relación hígado

https://www.youtube.com/watch?v=gqXFiOoA988

Origen emocional de la disfunción de hígado y vesícula biliar


Emoción ligada al estrés – enfado crispación ira (enfado más del hígado) que
generan reflejos y trasladan a su siguiente órgano problemas

Papitaciones, estreñimiento, … fuego

Si el problema de estrés persiste, se traslada al órgano anterior: riñón-vegiga


Miedo al fracaso a la ruina

Estos miedos perjudicarán

Estrés cotidiano, y estrés más ligado a riñón-vejiga como miedo al fracaso o sobrecarga intensa por miedo al
fracaso, a la ruina.

ALIMENTACIÓN:

Exceso de grasas animales, fritos, café, dulces, lácteos mandarinas, se alían con estas emociones, repercutiendo
los problemas en hígado-vesícula sobre la espalda.
Esto es lo que dice la Biodescodificación de las BACTERIAS

Cada uno de nosotros llevamos cien mil millones de bacterias en el intestino y mil millones en la
piel. Intervienen en la fase de reparación para superar nuevas etapas de la vida.

Las bacterias no son enemigos, colaboran con nosotros en casi todos los aspectos de la vida.
Si se produce un conflicto o enfermedad debido a una bacteria es que algo debemos aprender.

Tratamiento: Nuevo Modelo Metal: Acepto los cambios de la vida con alegría e ilusión, me adapto
a las nuevas circunstancias, colaboro con mi entorno y agradezco la ayuda que recibo a todos los
niveles.

ttps://asscat-hepatitis.org/cuales-pueden-ser-los-sintomas-de-la-enfermedad-del-
higado/
Los síntomas de la enfermedad hepática pueden ser difíciles de detectar,
especialmente al principio.
Según un estudio reciente, entre el 6% y el 7% de la población mundial tiene fibrosis hepática y no lo sabe
porque no tienen síntomas. A menudo, las personas no saben que tienen algún problema con su hígado a
menos que se diagnostique algo durante las pruebas realizadas por otro motivo. Cualquier síntoma que se
muestre tiende a ser inespecífico y las personas a menudo los descartan como causados por algo más.
La velocidad con la que se desarrolla la enfermedad en el hígado es diferente para cada persona y, a menudo,
depende de la predisposición de la persona y/o su composición genética. Si bien el estilo de vida tiene un
papel que desempeñar en la mayoría de las enfermedades hepáticas en el Reino Unido, hay una serie de
afecciones autoinmunes que no incluyen colangitis biliar primaria / cirrosis (CBP), hepatitis autoinmune (HAI).
A medida que el hígado se vuelve más irritado e inflamado, comienzan a aparecer los síntomas. La primera
etapa de la enfermedad hepática es la fibrosis, que es el término usado para describir una cicatrización leve
en el hígado y se produce cuando el hígado se daña o inflama repetida o continuamente. Es una condición
que puede revertirse si se detecta en las primeras etapas y se toman medidas para evitar daños adicionales,
como el tratamiento y/o cambios en el estilo de vida.
La identificación y el tratamiento de la causa generalmente pueden revertir la fibrosis temprana. Si el daño se
repite o es continuo (como ocurre en la hepatitis crónica a largo plazo), las células hepáticas intentarán
repararse por sí mismas, pero los intentos pueden significar que se produzca tejido cicatricial.
Durante un período de meses y años, este ciclo puede causar una fibrosis avanzada más significativa, que
luego puede progresar a cirrosis.
En ocasiones, las personas con fibrosis pueden experimentar:
 Un dolor sordo o doloroso en la parte superior derecha de la barriga (en la parte inferior derecha de las
costillas). Los pacientes generalmente lo caracterizan como un dolor palpitante o punzante persistente.
 Cansancio extremo (fatiga) y debilidad: los investigadores han notado que el agotamiento y la fatiga son
los síntomas más comunes del daño hepático. Desafortunadamente, las causas específicas de la fatiga
relacionada con la enfermedad hepática y el agotamiento no se entienden completamente. Los
investigadores especulan que la causa raíz de la fatiga crónica relacionada con la enfermedad hepática
puede ser causada por cambios en la química cerebral y los niveles hormonales que resultan de una
función hepática dañada. En particular, los niveles alterados de corticotropinas, serotonina y
noradrenalina pueden estar en la raíz de los niveles de energía agotados. Los investigadores también
señalan que es probable que los síntomas relacionados con la fatiga empeoren por un aumento general
de la presencia de subproductos tóxicos en la sangre, que el hígado dañado no puede eliminar
adecuadamente.
 Pérdida de peso inexplicable y pérdida de apetito. Las personas tienden a tener síntomas notables a
medida que su hígado se daña más severamente. A medida que la afección avanza a cirrosis, también
pueden experimentar:
 Coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos, también conocida como ictericia: este
color amarillento de la piel y la parte blanca de los ojos es el resultado de la bilirrubina (un pigmento
biliar). La bilirrubina se acumula en la sangre y no se puede eliminar como desechos del cuerpo.
 Vómitos o sensación de malestar (náuseas): los sentimientos persistentes de náuseas surgen de la
capacidad disminuida del cuerpo para procesar y eliminar toxinas, así como cambios en el metabolismo
y la digestión. Los problemas digestivos, como la indigestión y el reflujo ácido, pueden ocurrir con daño
hepático y pueden provocar ataques de vómitos.
 Picazón en la piel: nuevamente, esto se relaciona con niveles altos de bilirrubina y el hígado no puede
procesar la bilis. Esta falta de flujo de líquido se muestra con mayor frecuencia en la superficie de la piel
en parches escamosos y con picazón.
 Dolor de estómago, o un estómago hinchado: a medida que se retienen los niveles de albúmina y
proteínas en la sangre y el líquido, puede hacer que las personas parezcan embarazadas (una condición
que a menudo se denomina ascitis). Mientras que la ascitis puede ser causada por numerosas afecciones
médicas, la cirrosis del hígado es la razón más común.
 Orina de color amarillo oscuro y/o caca y diarrea de aspecto alquitranado: la orina puede tornarse de
color amarillo oscuro y caca de color negro oscuro debido al aumento de los niveles de bilirrubina en el
torrente sanguíneo del cuerpo, que el hígado dañado no puede eliminar mediante la excreción a través
de los riñones.
 Una tendencia a sangrar o magullarse fácilmente: cuando el hígado se daña, disminuye la velocidad o
deja de producir las proteínas que son necesarias para la coagulación de la sangre, conocidas como
plaquetas.
 Inflamación en las piernas, tobillos y pies causada por una acumulación de líquido (edema): esto ocurre
porque la función hepática alterada inhibe la capacidad del cuerpo para producir y circular proteínas, lo
que a su vez causa problemas circulatorios que se localizan en las piernas, pies y tobillos porque la
gravedad atrae el líquido de manera natural hacia los extremos inferiores del cuerpo. La retención de
líquidos también puede ser causada o empeorada por la disminución de la función renal, que puede
acompañar a daño hepático grave.
 Cambios de personalidad, confusión, dificultad para concentrarse, pérdida de memoria o alucinaciones:
el hígado no puede filtrar la sangre normalmente y eliminar sustancias dañinas del torrente sanguíneo,
por lo que las toxinas pueden acumularse y viajar al cerebro, lo que genera confusión y pérdida de
memoria, así como también el estado de ánimo, cambios, alteración del juicio, desorientación, habla y
movimientos lentos, somnolencia y coma, a veces se denomina encefalopatía hepática.
Otros síntomas de daño hepático grave pueden incluir:
 Fiebre y ataques de estremecimiento.
 Pequeñas líneas rojas (capilares sanguíneos) en la piel sobre el nivel de la cintura.
 Pérdida del deseo sexual (libido).
 Dificultad para mantener el peso.
 En mujeres, períodos anormales.
 En los hombres, senos agrandados, un escroto inflamado o testículos encogidos.
¿Cuándo ver a un médico?
Concierta una cita con tu médico si tienes cualquier signo o síntoma persistente que te preocupe. Busca
atención médica de urgencia si tienes un dolor abdominal tan intenso que no puedes permanecer quieto.

https://asscat-hepatitis.org/cuales-pueden-ser-los-sintomas-de-la-enfermedad-del-higado/

Cuando la función del hígado se ve afectada y ciertas sustancias como las bilirrubinas y las
transaminasas aumentan se provoca una serie de molestias como decaimiento, dolor de
piernas, trastornos digestivo y alteraciones sexuales, específicamente perdida del deseo e
impotencia.

https://www.cancer.net/es/blog/2018-03/lo-que-necesita-saber-de-los-efectos-secundarios-de-la-
inmunoterapia
http://www.airedeluz.com/blog/index.php/glosariocuerpofisico/1058-higado

Hígado
Cuerpo Físico
El hígado es el "dador de vida", limpiando la sangre de sus venenos y excesos, y conservando nuestro
estado emocional (la sangre) en un justo equilibrio. El nos proporciona el impulso para llevar adelante
el propósito, la pulsión de realizar sin la cual todo quedaría en sueños.
Pero el hígado es también el lugar donde puedo acumular emociones
intoxicantes y excesivo odio. Es la sede de la ira.
Las frustraciones acumuladas, los odios, los celos, la agresividad
contenida son factores activadores de los problemas del hígado. Estos
sentimientos esconden miedos que no pueden expresarse de otro modo.
Tu hígado sufre si tienes tendencia a criticar y juzgar a los demás con
facilidad, te quejas constantemente, guardas resentimiento, vives mucho
disgusto o aceptas difícilmente a los demás tal y como son.
La gente que padece del hígado frecuentemente carece de alegría de vivir,
porque tiene envidia de los demás, lo que a su vez es triste y perturbador.
Es fácil que no hayan comprendido que lo que reprochan al otro sólo es el
reflejo de si mismo. Sólo es un espejo.
Si te quejas constantemente y pides a los demás que cambien. ¿Dónde está tu buena voluntad y tu
responsabilidad? ¿Cuál es el esfuerzo por tu parte? Es necesario buscar el camino de la simplicidad.
Puedes desarrollar un cáncer de hígado si todas las emociones que te son nefastas te "agobian" durante
mucho tiempo. Frecuentemente, resulta de un conflicto con relación a la familia o al dinero,
especialmente cuando se tiene miedo a carecer de algo.
Antes de que los problemas serios de salud te alcancen toma consciencia de que debes aceptarte tal
como eres y aprender a amarte más. Ser capaz de amor y comprensión hacía ti abre la vía hacia la
comprensión y hacia el amor de los demás. Así podrás recobrar la alegría de vivir.

http://tugestordesalud.com/nutricion-en-hepatitis-autoinmune/

¿Relación con otras enfermedades autoinmunes?


Existen numerosos estudios que demuestran que en muchos casos de hepatitis autoinmune coexiste también la
enfermedad celiaca, debido a que el 30% de los pacientes con una enfermedad autoinmune también padece de
otras patologías autoinmunes concomitantes. En estos casos, llevar una dieta exenta de gluten podría traer
beneficios para estos pacientes.

El gluten es el conjunto de proteínas que se encuentra en el trigo y granos relacionados, como el centeno y la
cebada, y los pacientes con enfermedad celiaca presentan un severo tipo de alergia intestinal a estos
componentes. Esta inflamación intensa conlleva a una atrofia intestinal que puede adoptar un espectro de
manifestaciones clínicas, desde el paciente completamente asintomático, hasta diarrea crónica, anemia
ferropénica, síndromes de malabsorción, distensión abdominal, edemas o esteatorrea. Por lo tanto, estos
pacientes podrían beneficiarse de una dieta sin gluten.

-https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/hepatitis-autoinmune