Está en la página 1de 11

QUEJOSA: TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A.

DE
C. V.

H. TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA DE TRABAJO


DEL PRIMER CIRCUITO EN TURNO

BENITO ALEJANDRO MEDINA ALONSO, en mi carácter de administrador


único y apoderado de TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A. DE C. V., demandada en el juicio laboral del
rubro CRUZ MANGAS ALEJANDRO VS TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A. DE C. V. , y que bajo el
expediente número 922/2010 se tramita ante la Junta Especial Número CINCO DE LA LOCAL DE
CONCILIACION Y ARBITRAJE DE LA CIUDAD DE MEXICO, personalidad que acredito en términos de
la escritura notarial número 69,068, de fecha 26 de mayo del 2009, pasado ante la fe del Notario Público
número noventa y seis del Estado de México LIC. LEONARDO ALFREDO BELTRAN BALDARES,
documento que agrego al presente escrito en original y copia, a efecto de que se me devuelva el original y se
certifique la copia para que se agregue al expediente que se integre con motivo de la presente demanda,
autorizando en términos de la Ley de Amaro en vigor a los C. C. LICENCIADOS Y PASANTES EN
DERECHO, JOSE FLORES PRUNEDA CON CEDULA PROFESIONAL NUMERO 581188, FELIPE
MORALES VALDEZ NUMERO DE CÉDULA 2734204, JACOBO TOXQUI TERAN CON CEDULA
PROFESIONAL NUMERO 10465241, OMAR MENDOZA GARCIA CON NUMERO DE CÉDULA
PROFESIONAL 7382474, IRVING DANIEL RIOS RIVERO CON CEDULA PROFESIONAL 6115912 ;
FABIOLA ALEXANDRA PALACIOS PUCHETA CON CEDULA NUMERO 5869558, OSCAR
ANGELES FUENTES CON CEDULA PROFESIONAL NUMERO 5047723, LUIS ALBERTO ORTIZ
HUERTA CON CEDULA NUMERO 6051839, LAURA PAOLA RAMIREZ GONZALEZ CON CEDULA
PROFESIONAL NUMERO 9658943, YONATHAN ISAY ALVAREZ ORTIZ, CON CEDULA
PROFESIONAL NUMERO 9729579, JOSE ADRIAN MORALES NARVAEZ CON CEDULA
PROFESIONAL NUMERO 09134592, JOSE HERON GALICIA RODRIGUEZ CON CEDULA
PROFESIONAL NUMERO 8728164, EDMUR SILVA HERNANDEZ con Carta de Pasante número
93726, JESUS VERA GUERRERO, con carta de pasante número 01915, en términos de la Ley de
amparo en vigor, señalando como domicilio para oír y recibir notificaciones el ubicado en la Calle de Donato
Guerra Número 1, Despacho 206 en la Colonia Juárez en la Ciudad de México, ante Usted respetuosamente
comparecemos y exponemos.

Por medio del presente escrito a nombre de mi representada TECNO PRINTER


DE MEXICO, S. A. DE C. V., vengo a demandar el amparo y protección de la Justicia Federal, en contra de
los actos de autoridad consistentes en: DE LA JUNTA ESPECIAL NUMERO CINCO DE LA LOCAL DE
CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE DE LA CIUDAD DE MEXICO, el laudo de fecha 13 de marzo del 2018
emitida en el juicio laboral del rubro CRUZ MANGAS ALEJANDRO VS TECNO PRINTER DE MEXICO,
S. A. DE C. V., y que bajo el expediente número 922/2010 se tramita ante la referida Junta, laudo del que
se enteró mi representada con fecha 23 de marzo del 2018 cuando el C. Actuario adscrito al Primer Tribunal
Colegiado en Materia del Trabajo del Primer Circuito le notificó a mi representada el auto de fecha 22 de
marzo del 2018 al que acompaño copia del referido laudo.

Para el efecto de dar cumplimiento al artículo 175 de la Ley de Amparo en vigor


manifiesto:

I.- QUEJOSA: TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A. DE C. V., con domicilio


para oír y recibir notificaciones el ubicado en la Calle de Donato Guerra Numero Uno, Despacho 206 en la
Colonia Juárez Delegación Cuauhtémoc en la Ciudad de México.

II.- PROMUEVE EN SU NOMBRE: BENITO ALEJANDRO MEDINA ALONSO ,


en su carácter de administrador único y apoderado de TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A. DE C. V.,
demandada en el juicio laboral y ahora quejoso en el presente amparo, personalidad que se acredita en los
términos señalados con antelación.

III.- TERCERO INTERESADO: ALEJANRO CRUZ MANGAS, con domicilio


para oír y recibir notificaciones, ubicado en Calzada San Antonio Abad número 122 Cuarto Piso, Colonia
Transito, Delegación Cuauhtémoc, en la Ciudad de México.
2

IV.- ACTOS RECLAMADOS: DE LA JUNTA ESPECIAL NUMERO CINCO DE


LA LOCAL DE CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE DE LA CIUDAD DE MEXICO, el laudo de fecha 13 de
marzo del 2018 emitido en el juicio laboral del rubro CRUZ MANGAS ALEJANDRO VS TECNO PRINTER
DE MEXICO, S. A. DE C. V., y que bajo el expediente número 922/2010 se tramita ante la referida Junta,
laudo que se notificó a mi representada con fecha 23 de marzo del 2018, cuando el C. Actuario adscrito al
Primer Tribunal Colegiado en Materia del Trabajo del Primer Circuito le notificó a mi representada el auto de
fecha 22 de marzo del 2018 al que acompañó copia del referido laudo.
.

V.- FECHA DE NOTIFICACION DE LOS ACTOS RECLAMADOS: Bajo


Protesta de decir verdad, manifiesto que de los actos que se combaten mi representada se notificó con fecha
23 de marzo del 2018 cuando el C. Actuario adscrito al Primer Tribunal Colegiado en Materia del Trabajo del
Primer Circuito le notificó a mi representada el auto de fecha 22 de marzo del 2018 al que acompañó copia
del referido laudo.

VI.- AUTORIDADES RESPONSABLES: LA JUNTA ESPECIAL NUMERO


CINCO DE LA LOCAL DE CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE DE LA CIUDAD DE MÉXICO.

VII.- GARANTIAS CONSTITUCIONALES VIOLADAS: LAS DERIVADAS DE


LOS ARTICULOS 1, 14, 16 y 123 CONSTITUCIONALES.

VIII.- CONCEPTOS DE VIOLACION: Los que se detallan en el cuerpo del


presente escrito.

ANTECEDENTES

A continuación bajo protesta de decir verdad, pasó a exponer los hechos que me
constan y que constituye los antecedentes del acto reclamado.

HECHOS

1.- Mediante escrito de fecha 16 de agosto de 2010, el C. ALEJANDRO


CRUZ MANGAS actor en el juicio laboral, hoy tercero interesado, demanda por conducto de su apoderado
JESUS RAMIREZ GARCIA a TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A. DE C. V., y ALEJANDRO BENITO
MEDINA ALONSO con domicilio para ser notificados y emplazados a juicio el ubicado en Calle Francisco I.
Madero número 111, en la Colonia Progresista, Delegación Iztapalapa en la Ciudad de México, el pago y
cumplimiento de las prestaciones señaladas en su escrito inicial de demanda y las aclaraciones y
modificaciones realizadas a la misma y que fueron las siguientes: Indemnización constitucional con salario
integrado, salarios caídos, vacaciones, prima de vacaciones, aguinaldo, prima de antigüedad, indemnización
por incapacidad permanente o parcial, consistente en el pago del tanto por ciento que fija la tabla de
incapacidades en base a lo establecido por el artículo 492 de la Ley Federal del Trabajo, dos horas extras a la
semana, el reconocimiento como riesgo de trabajo del accidente sufrido por el trabajador el 10 de junio del
2010 que le provocó una incapacidad permanente parcial, inscripción retroactiva, enteramiento y pago de
cuotas al IMSS, enteramiento y pago de aportaciones al SAR, e INFONAVIT. Fundó su demanda en los
siguientes HECHOS: I.- Que fue contratado para prestar los servicios consistentes en visitar clientes para
ofertar los productos que los demandados venden, ofrecer los servicios de reparación de codificadores,
realizar la entrega y cobro de los productos. II.- Que ingresó el 1 de octubre del 2009, que su horario de
labores se comprendía de las 8:30 a las 18:00 de lunes a viernes, horario que aclaró señalado que laboraba
de las 8:00 a las 18:00 horas de lunes a viernes, con descanso de los días sábados y domingos y que solo
tenía 10 minutos para descansar, que su salario nominal era de $133.33 diarios y su salario integrado con
prima de vacaciones y aguinaldo era de $139.34 diarios, salario que aclaró para señalar que su salario
nominal era de $333.33 y su salario diario integrado era de $339.34 diarios. III.- Que su último lugar de
trabajo se ubicaba en Calle Framboyanes número 135, Colonia la Perla, en el Municipio de Nezahualcóyotl,
Estado de México. IV.- Que el 26 de noviembre de 2009, el C. ALEJANDRO BENITO MEDINA ALONSO le
ordenó que ayudara en la mudanza que se realizaría del domicilio antes mencionado al señalado en el
proemio de la demanda (Calle Francisco I. Madero número 111, en la Colonia Progresista, Delegación
Iztapalapa en la Ciudad de México). V.- Que el 6 de noviembre del 2009 por la noche, una vez que terminaron
de empacar el C. WILFRIDO DAVILA RAMIREZ, le ordenó se retirarán a sus domicilios particulares. VI.- Que
acatando la orden abordó un vehículo propiedad de los demandados que lo trasladaría a su domicilio y que al
momento de iniciar el C. GILBERTO TIRADO a circular por la calle de Framboyanes, los impactó una patrulla
del Estado de México, lo que le produjo diversas lesiones. VII.- Que quien conducía la patrulla, solicitó la
presencia de personal paramédico y ajustador de la compañía de seguros, presentándose los paramédicos a
bordo de una ambulancia del escuadrón de radio patrullas y urgencias médicas (ERUM) y el ajustador
ALEJANDRO CHECA de la compañía de seguros BANCOMER, que entregó al accionante el pase de servicio
número 148445 para que el personal paramédico lo trasladara al Hospital Dalinde ubicado en Calle Tuxpan,
número 52, esquina Baja California, Colonia Roma Sur, Delegación Cuauhtémoc, Ciudad de México. VIII.-
Que en el Hospital fue atendido en urgencias, diagnosticándosele contusión en ojo derecho, probable
desprendimiento de retina, probable hemorragia vítrea, herida maxilar derecha, contusión en hombro derecho,
3

esguince cervical grado II, ordenando su internamiento para brindarle atención médica (operación quirúrgica
en el ojo lesionado). IX.- El 2 de diciembre d 2009 una vez revisada la herida quirúrgica, el médico tratante, le
otorgó el alta hospitalaria, prescribiéndole toma de medicamentos. X.- El 7 de diciembre de 2009 el actor se
presentó al Hospital Dalinde después de revisar el médico el ojo lesionado le manifestó que era necesaria la
operación del mismo programándole para el 12 de diciembre del 2009. XI.- Que el 12 de diciembre del 2009,
el actor fue al SANATORIO OFTALMOLOGICO MERIDA, S. A. DE C. V., ubicado en Calle Chihuahua Número
71, Colonia Roma, Delegación Cuauhtémoc, Ciudad de México, en donde intervinieron quirúrgicamente al
actor en el ojo lesionado otorgándole al término de la operación el alta hospitalaria. XII.- Que el 7 de enero del
2010, le entregaron al actor el pase de servicio número 138660 para continuar su atención médica en el
SANATORIO OFTALMOLOGICO MERIDA, S. A. DE C. V. XIII.- Que el 8 de enero del 2010, nuevamente le
operaron el ojo, en el sanatorio señalado, otorgándole el médico, al término de la operación el alta hospitalaria
prescribiéndole medicamentos. XIV.- Que el 11 de enero se reincorporo a sus labores. XV.- Que los
demandados cubrieron los salarios del actor del 26 de noviembre del 2009 al 8 de enero del 2010
depositando su salario en forma quincenal en la cuenta 1461182218 de BANCOMER. XVI.- Que el 19 de
marzo de 2010, le entregaron al actor resumen clínico en el Hospital Dalinde. XVII.- Que dada la disminución
de las facultades del actor derivadas del riesgo de trabajo, procede previa valoración que emita el médico, se
cubra al mismo el pago de la Indemnización por incapacidad parcial permanente en términos del artículo 492
de la Ley Federal del Trabajo. XVIII.- Que tiene la presunción de que el accidente es de trabajo. XIX.- Que
tan el accidente fue de trabajo, que los demandados se responsabilizaron de cubrir el salario íntegro hasta el
8 de enero del 2010 cumpliendo en forma parcial su responsabilidad. XX.- Que nunca le cubrieron sus
vacaciones y prima de vacaciones. XXI.- Que los demandados nunca lo inscribieron al IMSS, reclamando su
inscripción a partir del 1 de octubre del 2009 y hasta el 14 de junio del 2010. XXII.- Que los demandados se
abstuvieron de enterar las cuotas al IMSS, así como las relativas al SAR, por lo que deben cumplir con su
obligación. XXIII.- Que los demandados se abstuvieron de inscribir y enterar las cuotas y aportaciones al
INFONAVIT. XIV.- (aun cuando debe corresponder al numeral XXIV), Que el 15 de junio aproximadamente a
las 10:00 horas el actor fue despedido por el C. ALEJANDRO BENITO MEDINA ALONSO, en la puerta de
acceso principal de la fuente de trabajo.

2.- Con fecha 13 de abril del 2011, se llevó a efecto la audiencia de Demanda,
Excepciones, ofrecimiento y admisión de pruebas, en la que la actora ratificó su demanda y ampliaciones y
los demandados contestaron la demanda, el demandado ALEJANDRO BENITO MEDINA ALONSO, negando
lisa y llana la relación laboral y TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A. DE C. V., que aceptó la relación laboral
negó acción y derecho al actor para demandar las reclamaciones mencionadas en su demanda y en cuanto a
los hechos los contestó en los siguientes términos: I.- Que el actor fue contratado únicamente para laborar
para TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A. DE C. V., y efectivamente sus funciones consistían en visitar
clientes para ofertar los productos que los demandados venden, ofrecer los servicios de reparación de
codificadores, realizar la entrega y cobro de los productos. II.- Que ingresó el 4 de enero del 2010, que su
categoría era la de empleado, que su jornada de labores se comprendía de las 8:00 a las 16:00 horas de
lunes a viernes de cada semana, disfrutando de treinta minutos diarios para descansar o tomar alimentos
comprendido de las 13:30 a las 14:00 con posibilidad de salir dentro de dicho periodo fuera de la fuente de
trabajo y que jamás firmó ni checo constancias de asistencia y tiempo, que su salario nominal era de
$2,000.00 quincenales, o sea 133:33 diarios, mismos que le eran depositados de la cuenta número
0166977626 que mi representada opera en BBVA BANCOMER, S. A., a la cuenta número 1461182218 de la
que es titular el actor y que su salario integrado con prima de vacaciones y aguinaldo era de $139.34. III.- Que
jamás se le asignó como último el ubicado en Framboyanes número 135, Colonia la Perla, en el Municipio de
Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, ya que el domicilio que se le asignó desde su ingreso fue el
ubicado en Calle Francisco I Madero número 111, Colonia Progresista, Delegación Iztapalapa, en la Ciudad
de México. IV.- Que es falso que el 26 de noviembre del 2009 el C. Alejandro Benito Medina Alonso le
ordenara ayudar en la mudanza, del domicilio ubicado en Framboyanes número 135, Colonia la Perla, en el
Municipio de Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, a la Calle Francisco I Madero número 111, Colonia
Progresista, Delegación Iztapalapa, en la Ciudad de México y es física, material y jurídicamente que
desempeñara las labores de mudanza que narra, ya que el domicilio ubicado en Framboyanes número 135,
Colonia la Perla, en el Municipio de Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, no es de mi representada e
ignora a quien pertenezca, amén de que el actor ingresó el 4 de enero del 2010 y por ello el 26 de noviembre
del 2009, no existía relación laboral con el actor. V.- Que es imposible que el 26 de noviembre del 2009 por la
noche una vez que terminaron de empacar el C. WILFRIDO DAVILA RAMIREZ le ordenara al actor se retirara
a su domicilio. VI.- Que aun cuando no es hecho propio, es falso que el actor hubiere sufrido el accidente que
relata el 26 de noviembre del 2009, y más aún que dicho accidente pudiere considerarse de trabajo, ya que
en esa fecha ni siquiera laboraba para mi representada y el domicilio en el que dice estuvo laborando no es ni
jamás ha sido de mi representada. VII.- Que aun cuando no es hecho propio, es falso, en virtud de que el 26
de noviembre del 2009, entre el actor y mi representada no existía relación laboral. VIII.- Que aun cuando no
es hecho propio, el 26 de noviembre del 2009, no existía relación laboral entre el actor y mi representada. IX.-
Que se ignora por no ser hecho propio, pero en todo caso el 26 de noviembre del 2009 no existía relación
laboral entre el actor y mi representada. X.- Que se ignora por no ser hecho propio, pero el 26 de noviembre
del 2009, no existía relación laboral entre el actor y mí representada, XI.- Que se ignora por no ser hecho
propio, pero el 12 de diciembre del 2009 entre el actor y mi representada no existía relación laboral. XII.- Que
se ignora por no ser hecho propio si el 7 de enero del 2010, le entregaron el pase médico que señala. XIII.-
Que se ignora por no ser hecho propio, que lo único que mi representada sabe, es que el actor le informó que
4

en esa fecha acudiría a una revisión médica. XIV.- Que el actor jamás fue despedido, aun cuando es cierto
que el 11 de enero del 2010 se presentó a la fuente de trabajo a realizar sus labores en forma normal. XV.-
Que mi representada ignora para quien prestaba sus servicio del actor antes de 4 de enero del 2010, ya que
en esa fecha ingresó al servicio de mi representada. XVI.- Que se ignora por no ser hecho propio. XVII.- Que
es falso y se niega que el actor hubiere sufrido un riesgo de trabajo el 26 de noviembre del 2009, pero si así
fue, no fue al servicio de mi representada, por lo que resulta improcedente a reclamación de la incapacidad
parcial reclamada por el mismo, ya que el actor el 26 de noviembre del 2009, no laboraba para mi
representada. XIX.- Que es falso que al actor se le cubrieran sus salarios desde el 26 de noviembre del 2009
hasta el 8 de enero del 2010, ya que ingresó el 4 de enero del 2010, e incluso firmó su contrato de trabajo en
esa fecha y al servicio de mi representada, el actor jamás sufrió riesgo de trabajo. XX.- Que al haber
ingresado el 4 de enero del 2010, las vacaciones, prima de vacaciones y aguinaldo, no se encontraban
actualizadas y por ello era improcedente su reclamación de pago. XXI.- Que resulta improcedente la
reclamación del actor de que se le inscriba ante el IMSS, INFONVIT y SAR, desde el 1 de octubre del 2009 y
hasta el 14 de junio del 2010, ya que ingresó el 4 de enero del 2010 y jamás proporcionó los datos y
documentos necesarios para ser inscrito ante dichas instituciones de seguridad social. XXII y XXIII.- Que si no
se enteraron las cuotas y aportaciones al IMSS, INFONVIT Y SAR, ello se debe a que el actor se negó a ser
inscrito y jamás proporcionó los datos y documentos necesarios para ello. XXIV.- Que jamás fue despedido de
su trabajo.

3.- En la etapa de ofrecimiento y admisión de pruebas, las partes ofrecieron las


siguientes pruebas: EL ACTOR: 1.- LA CONFESIONAL DE ALEJANDRO BENITO MEDINA ALONSO; 2.- LA
CONFESIONAL DE TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A. DE C. V.; 3.- LA TESTIMONIAL DE MARISOL
SOLANO ORTIZ Y ROSALBA POSADA VAZQUEZ; 4.- LA PERICIAL MEDICA; 5.- LA INSPECCION
OCULAR; 6.- LA DOCUMENTAL PUBLICA consistente en DICTAMEN MEDICO; 7.- LA INSTRUMENTAL DE
ACTUACIONES y 8.- LA PRESUNCIONAL LEGAL Y HUMANA: LOS DEMANDADOS: 1.- LA
CONFESIONAL DE ALEJANDRO CRUZ MANGAS; 2.- LAS DOCUMENTALES consistentes en a).-
CONTRATO INDIVIDUAL DE TRABAJO de 4 de enero del 2010, b).- 11 COPIAS DE COMPROBANTES DE
NOMINA de 15 de enero, 15 y 26 de febrero, 16 y 29 de marzo, 15 y 30 de abril, 14 y 28 de mayo y 16 de
junio del 2010; 3.- LA TESTIMONIAL de BRUNO DIAZ RAMIREZ, ERIKC ARELLANO RAMIREZ y CARLOS
SANTINO RAMIREZ GARCIA; 4.- INFORME DE BBVA BANCOMER, S. A.; 5.- PRESUNCIONAL LEGAL Y
HUMANA; 6.- INSTRUMENTAL DE ACTUACIONES, pruebas que se desahogaron oportunamente, las que
así lo ameritaron, ordenándose turnar los autos a resolución y la junta emitió un laudo con fecha 20 de enero
del 2015, mediante el cual en sus puntos resolutivos PRIMERO y SEGUNDO, textualmente señala:
“PRIMERO.- El actor el C. ALEJANDRO CRUZ MANGAS, acreditó su acción ejercitada; la demandada
TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A. DE C. V., no acreditó sus excepciones y defensas. El demandado
BENITO ALEJANDRO MEDINA ALONSO, negó la relación laboral imputada… SEGUNDO.- Se condena a la
demandada TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A. DE C. V., al pago de $618,401.54 por concepto de
incapacidad parcial permanente del 35%, indemnización constitucional, indemnización constitucional, pago de
Salarios Caídos, independientemente de los que se acumulen hasta que se cumplimente esta resolución, al
pago de la prima de antigüedad, y a la Inscripción retroactiva al IMSS, INFONAVIT y SAR y pago de
aportaciones correspondientes ante ellos mismos, desde su fecha de ingreso” ” para concluir en el punto
resolutivo SEGUNDO condenando a mi representada a pagar al actor la cantidad de $618,401.64 por
concepto de incapacidad parcial permanente del 35%, indemnización constitucional, salarios caídos,
independientemente de los que se acumule hasta que se cumplimente el laudo, prima de antigüedad y la
reinscripción relativa al IMSS, INFONAVIT y SAR.

4.- Inconforme mi representada promovió amparo haciendo valer los conceptos de


violación que considero pertinentes, integrándose con dicho amparo el Expediente número DT 4/2018
tramitado y resuelto por el Primer Tribunal Colegiado en Materia del Trabajo del Primer Circuito, quien
mediante ejecutoria de fecha 9 de febrero del 2018 concedió a mi representada el amparo y protección de la
Justicia de la Unión a efecto de que la Responsable “deje insubsistente el laudo combatido, y dicte otro,
firmado por todos los integrantes, subsanando la irregularidad apuntada, en el que resuelva la controversia
conforme a derecho corresponda”.

5.- Con base en lo señalado, la Autoridad Responsable, emitió laudo con fecha 13
de marzo del 2018, en el cual reitera sus argumentos y condenas contenidas en el laudo de fecha de fecha 20
de enero del 2015 que se solicita se tengan por reproducidas en obvio de repeticiones innecesarias y en el
concluye en los puntos resolutivos SEGUNDO y TERCERO lo siguiente: “SEGUNDO.- El actor el C.
ALEJANDRO CRUZ MANGAS, acreditó su acción ejercitada. La demandada TECNO PRINTER DE MEXICO,
S. A. DE C. V., no acreditó sus excepciones y defensas. El demandado BENITO ALEJANDRO MEDINA
ALONSO, negó la relación laboral imputada… TERCERO.- Se condena a la demandada TECNO PRINTER
DE MEXICO, S. A. DE C. V., al pago de la cantidad de $618,401.64 a favor del actor por concepto de
incapacidad parcial permanente del 35%, indemnización constitucional, pago de Salarios Caídos,
independientemente de los que se acumulen hasta que se cumplimente esta resolución, al pago de la prima
de antigüedad, y a la Inscripción retroactiva del actor ante el IMSS, INFONAVIT y SAR y pago de
aportaciones correspondientes ante ellos mismos, desde su fecha de ingreso.”
5

Como mi representada no se encuentra conforme con dicho laudo, promueve el


presente amparo, haciendo valer para ello los siguientes:

CONCEPTOS DE VIOLACIÓN

I.- Violación de lo establecido por los artículos 17, 840, 841 y 842 y demás
relativos y aplicables de la Ley Federal del Trabajo , 1, 14, 16 y 123 Constitucionales y de los
precedentes establecidos por nuestra H. Suprema Corte de Justicia de la Nación y nuestros
Tribunales Colegiados en Materia del Trabajo del Primer Circuito .

En efecto, la Responsable en el laudo que se combate en lo conducente señala en


el considerando VI que “En virtud de que en el presente juicio el actor se dice despedido con fecha 5 de
octubre del 2009….La Litis en el presente asunto se centrará en determinar… A).- Si como lo afirma el actor
el C. ALEJANDRO CRUZ MANGAS” sufrió un accidente de trabajo en fecha 26 de noviembre del 2009 y fue
despedido en fecha 15 de junio del 2010… B).- O, si como lo afirman la demandada TECNO PRINTER DE
MEXICO, S. A. DE C. V., tal accidente no existió, dada la inexistencia de la relación laboral imputada. Y el
despido argumentado tampoco;… C).- si son procedentes las prestaciones reclamadas por el actor.” Y
continúa señalando en el considerando V II.- En el presente caso, si existió controversia, ya que el actor el C.
ALEJANDRO CRUZ MANGAS, Planteó su demanda fundado en el hecho del accidente de trabajo sufrido el
26 de noviembre del 2009, lo que le produjo una lesión en el ojo derecho de su cara, hecho que negó la
demandada TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A. DE C. V., argumentando que no era su trabajador en esa
fecha, pero el actor con las documentales ofrecidas por su parte mismas que obran a fojas 74 y 75 de auto se
acredita que el actor se accidentó en un vehículo asegurado por Bancomer a nombre de la demandada, por
tanto resultó herido con lesiones que interesaron a su ojo derecho, por lo que la excepción de inexistencia de
la relación laboral opuesta es declarada improcedente, dado que si no era su trabajador el actor en dicha
fecha como es posible que hubiese resultado herido en un accidente vehicular de la empresa demandada,
por lo que la presuncional obra a favor de la actora afirmar que la relación de trabajo se dio desde la fecha
que señala el actor, esto es el 1º de octubre del 2009 y el accidente sufrido fue de trabajo, lo que trajo una
incapacidad parcial permanente del 35%, que fue lo que determinó el dictamen médico que obra a fojas 77 a
80 de autos, por lo que procede su valuación en un importe de $42,004.20.”.

Pero un laudo dictado en esos términos no puede considerarse debidamente


fundado y motivado y esto es así, por las siguientes razones:

Una póliza de seguros es un documento mediante el cual se acredita que un ente


asegurador (persona jurídica constituida con arreglo a lo dispuesto por la legislación correspondiente, se
dedica a asumir riesgos ajenos, mediante el pago de un precio denominado prima), se obliga a asumir los
riesgos que el tomador o proponente (persona física o jurídica que contrata y suscribe una póliza de seguro,
por cuenta propia o de un tercero con el objeto de que trasladar un determinado riesgo a un tercero (ente
asegurador), a efecto de que le sean resarcidos a él o a un tercero los daños o perdidas que puedan derivar
de la eventualidad o acaecimiento de un suceso incierto previsto en el contrato de seguro, cubriendo el pago
del precio (prima), en términos de lo establecido por los artículos 1, 8 y demás relativos y aplicables por la
Ley sobre el contrato de seguro, luego entonces, es claro que la naturaleza jurídica de estos documentos no
son las de acreditar una relación laboral, sino el que se suscitó la eventualidad pactada y con base en ello,
que el ente asegurador tiene la obligación de responder por esa eventualidad, por lo cual es claro que al no
considerar lo anterior la responsable y con su actuar desnaturalizar la naturaleza jurídica de las pólizas de
seguro ofrecidas por la parte actora, les atribuye un valor probatorio del que carecen basado en la presunción
que de dichas pólizas infiere que por que se dio el accidente señalado por el actor, esté laboraba para mi
representada, lo que desde luego resulta incorrecto, ya que es claro que lo único que se puede probar con
esas pólizas, es que mi representada contrato un seguro de accidentes respecto de la unidad en la que el
actor sufrió el percance y que con motivo del referido contrato, el actor tenia derecho a ser atendido por el
accidente que sufrió y que le ocasionó las lesiones que señala en su demanda y que por ello el ente
asegurador estuvo obligado a cubrir los daños causados por el percance y que los cubrió, pero de ello a
deducir que de ahí se presume una relación laboral, existe una abismo enorme, ya que la prueba de
presunción tiene por objeto establecer o demostrar de un hecho conocido, la veracidad de un hecho o acto
alegado y desconocido en el proceso, por lo cual las presunciones se establecen como medio de prueba, con
la finalidad de aportar esos elementos de prueba a través de la inferencia que se hace a partir de ciertos
hechos, y la presunción se establece como una excepción al principio jurídico que señala quien está obligado
a probar un determinado hecho ante los tribunales es quien afirma y que deriva de un aforismo de derecho
que señala que lo normal se presume y lo extraordinario se prueba, por tanto, quien invoca algo extraordinario
o anormal, debe probarlo fehacientemente, lo que no acontece en la especie. En otro orden de ideas, las
presunciones pueden ser legales y humanas, la legales derivan de la Ley (las que esta establece
expresamente), por lo cual los datos contenidos en la póliza de seguro ofrecida como prueba por la parte
actora, aun vinculados entre sí, no son aptos para evidenciar la existencia de la relación laboral que deriva de
los artículos 784 y 804 de la Ley Federal del Trabajo y que en su caso debe demostrarse a través de los
documentos que el patrón ha de conservar por disposición expresa de la Ley y, en caso de requerimiento, de
exhibir los documentos relativos, es decir, la existencia de la relación laboral únicamente puede generarse a la
luz de la normatividad mencionada. Asimismo, resulta insuficiente, pretender establecer una presunción
6

humana a través de documentos que no tienen elemento alguno suficiente para acceder al hecho
desconocido, ya que el valor indiciario que tiene sobre la verdad buscada es puramente lógico, sin
correspondencia necesaria con la realidad de los hechos, aspecto que es fundamental en el ámbito probatorio
del juicio laboral, como se infiere del artículo 841 de la Ley Federal del Trabajo y como lo ha sostenido nuestra
H. Suprema Corte de Justicia de la Nación en Jurisprudencia emitida en contradicción de tesis bajo el número
204/2008 y que si bien no se refiere al caso concreto, sí resulta aplicable al presente asunto, dado que se
refiere al análisis de documentos que nada tienen que ver con la relación laboral. Tesis que textualmente
establece:

Tesis: 2a./J. 204/2008 Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Novena Época


168055 1 de 1
Segunda Sala Tomo XXIX, Enero de 2009 Pag. 646 Jurisprudencia(Laboral)
RELACIÓN LABORAL. PARA PROBAR SU EXISTENCIA NO BASTA LA PRESUNCIÓN, DERIVADA
DE LA ADMINICULACIÓN DE LA INFRACCIÓN LEVANTADA AL CHOFER DE UN VEHÍCULO Y LA
TARJETA DE CIRCULACIÓN DONDE CONSTA EL NOMBRE DE UN TERCERO COMO SU
PROPIETARIO.

De los artículos 776, 777, 784, 795, 804, 805, 830, 831 a 834 y 841 de la Ley Federal del Trabajo, se advierte
que si bien es cierto que los documentos relativos a la infracción de tránsito y la tarjeta de circulación
constituyen documentales de carácter público, por haber sido elaboradas por funcionarios en el ejercicio de
sus respectivas facultades y, por tanto, merecen eficacia probatoria, también lo es que ésta se contrae al
contenido expreso en ellos consignado, de manera que un primer análisis de tales documentos permite
advertir que la infracción levantada a quien iba conduciendo un automotor solamente es apta para probar que
en la fecha ahí consignada efectivamente se le impuso la infracción relativa, por haber violado alguna regla de
tránsito; mientras que la tarjeta de circulación sólo genera convicción respecto de los datos que contiene y
que fueron anexados para su expedición, entre los que se encuentra el nombre del titular del vehículo
respectivo. En estas condiciones, los datos ahí contenidos, aun vinculados entre sí, no son aptos para
evidenciar la existencia de la relación laboral que, según deriva de los artículos 784 y 804 de la Ley Federal
del Trabajo, debe demostrarse a través de los documentos que el patrón ha de conservar por disposición
expresa de la ley, de ahí que para probar esa relación laboral deba acudirse al análisis de tales documentos.
Además, si bien en términos de los artículos 784 y 805 de la misma ley, la existencia de la relación laboral
puede acreditarse a través de la presunción legal, sin embargo, dicha presunción sólo deriva de la negativa o
de la omisión del patrón de conservar y, en caso de requerimiento, de exhibir los documentos relativos, es
decir, la presunción de la existencia de la relación laboral únicamente puede generarse a la luz de la
normatividad mencionada. Asimismo, resulta insuficiente pretender establecer una presunción humana a
través de documentos que no tienen elemento alguno suficiente para acceder al hecho desconocido, ya que
el valor indiciario que tienen sobre la verdad buscada es puramente lógico, sin correspondencia necesaria con
la realidad de los hechos, aspecto que es fundamental en el ámbito probatorio del juicio laboral, como se
infiere del artículo 841 de la Ley Federal del Trabajo.

Contradicción de tesis 178/2008-SS. Entre las sustentadas por los Tribunales Colegiados Segundo y Tercero,
ambos en Materia de Trabajo del Cuarto Circuito. 26 de noviembre de 2008. Unanimidad de cuatro votos.
Ausente: Genaro David Góngora Pimentel. Ponente: Sergio Salvador Aguirre Anguiano. Secretario: Eduardo
Delgado Durán.

Tesis de jurisprudencia 204/2008. Aprobada por la Segunda Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada del
veintiséis de noviembre de dos mil ocho.

Por tanto, es claro que con las documentales ofrecidas por la parte actora, no se
prueba que entre el actor y mi representada existió relación laboral del 1 de octubre del 2009 al 3 de enero del
2010, luego entonces al determinar la responsable que existió relación laboral entre el actor y mi representada
a partir del 1 de octubre del 2009 y por ende concluir que el accidente sufrido por el actor el 26 de noviembre
del 2009, fue un accidente de trabajo, laborando al servicio de mi representada, es claro que con ese
razonamiento y la valoración que se da a los documentos analizados, viola en perjuicio de mi representada,
sus garantías de legalidad y seguridad jurídica establecidas por los artículos 14 y 16 constitucionales, por lo
cual resulta procedente se conceda a mi representada el amparo y protección de la Justicia de la Unión a
efecto de que la responsable deje insubsistente el laudo que se combate y en su lugar emita otro en el que
considere lo señalado en el presente inciso y con ello concluya que los documentos analizados no son
suficientes para demostrar que entre el actor y mi representado existió relación laboral a partir del 1 de
octubre del 2009 y consecuentemente que el accidente sufrido por el actor el 26 de noviembre del 2009, no
puede ser considerado como accidente de trabajo.

b).- Porque independientemente de lo señalado, la responsable viola en perjuicio


de mi representada, sus garantías de legalidad y seguridad jurídicas establecidas por los artículos 14 y 16
constitucionales, en virtud de que no analiza todas y cada una de las pruebas ofrecidas por las partes, ya que
de haberlas analizado, hubiere concluido que mi representada acredito con el contrato de trabajo de 4 de
enero del 2010 que ofreció en el numeral 2 Inciso a) del escrito de ofrecimiento de pruebas que, el nexo
laboral que le unió al ahora tercero perjudicado dio inicio el 4 de enero del 2010, y por ende que el accidente
7

que sufrió el mismo con fecha 26 de noviembre del 2009 al no estar laborando para mi representada, no
puede ser considerado como un accidente de trabajo, ni que el actor en esa fecha estaba al servicio de mi
representada, documento que como se ha señalado, la responsable jamás analizo, ni valoro.

c).- Por todas estas razones es incuestionable que un laudo dictado con la pura
valoración de los documentos ofrecidos por la parte actora analizados en el presente concepto de violación,
sin el análisis de los demás elementos probatorios ofrecidos por las partes, no puede considerarse
debidamente fundado y motivado, por lo cual resulta procedente se conceda a mi representada el amparo y
protección de la Justicia de la Unión a efecto de que la responsable deje insubsistente el laudo que se
combate y en su lugar emita otro en el que considere lo señalado en el presente concepto de violación y en
esos términos niegue valor probatorio a los documentos ofrecidos por la parte actora que en el laudo que se
combate considero para concluir que el actor acredita la relación laboral que le unía a mi representada a partir
del 1 de octubre del 2009, analice todas las pruebas ofrecidas y desahogadas por las partes y en su
oportunidad emita la resolución que en derecho corresponda y concluya que con dichos documentos no se
acredita por el actor haber iniciado sus labores al servicio de mi representada a partir del 1 de octubre del
2009 y le de valor probatorio al contrato de trabajo ofrecido como prueba por mi representada y
consecuentemente concluya que el actor inicio su relación laboral con mi representada a partir del 15 de
enero del 2010 y por ende que no pudo haber sufrido un accidente de trabajo el 26 de noviembre del 2009, al
no estar laborando para mi representada.

II.- Violación de lo establecido por los Artículos 17, 840, 841 y 842 y demás
relativos y aplicables de la Ley Federal del trabajo , 1, 14, 16 y 123 Constitucionales y de los
precedentes establecidos por nuestra H. Suprema Corte de Justicia de la Nación y nuestros
Tribunales Colegiados en Materia del Trabajo del Primer Circuito .

Independientemente de lo señalado, la responsable viola en perjuicio de mi


representada, sus garantías de legalidad y seguridad jurídicas establecidas por los artículos 14 y 16
constitucionales en virtud de que respecto del despido argumentado por el actor en el considerando VII,
señala textualmente “y por lo que hace al despido argumentado si bien la demandada lo niega y ofrece la
reinstalación se considera de mala fe dado que jamás lo dio de alta ante el IMSS, por confesión de esta
demandada, por lo que al no haber opuesto excepciones que destruyeran el despido argumentado, es de
condenarse a la demandada persona moral demandada al pago de indemnización constitucional de
$30,540.60 a razón de salario diario integrado de $339.34, más el pago de salarios caídos con importe de
$544,980.04 computado desde la fecha del despido acaecido el 15 de junio del 2010 y hasta la fecha de
emisión de esta resolución (26 de enero del 2015), independientemente de los que se acumulen hasta que se
cumplimente este resolución, al pago de la prima de antigüedad con importe de $876.80, en términos de los
artículos 162 en relación a los numerales 485 y 486 todos de la Ley Federal del Trabajo ” y concluye señalado
“A la inscripción retroactiva del actor ante el IMSS, INFONAVIT y SAR y pago de aportaciones
correspondientes ante ellos mismos, desde su fecha de ingreso”.

Esto es, basa su consideración de que el ofrecimiento de trabajo es de mala fe, por
el simple hecho de que como se señaló al contestar la demanda el actor en el juicio laboral no fue inscrito al
IMSS, sin analizar las condiciones de trabajo con las que se le ofreció el trabajo, lo que desde luego es ilegal
por las siguientes razones:

a).- Porque el disfrute de los beneficios de seguridad social, si tomamos en


consideración que el ofrecimiento de trabajo es una figura propia del derecho laboral creada por la
Jurisprudencia en la cual, tiene una importancia relevante la conducta procesal de las partes y en donde la
intención y el ánimo juega un papel preponderante, es claro que no se puede concluir calificando en forma
dogmática que el ofrecimiento de trabajo realizado al actor en el juicio laboral, sea de mala fe, simple y
sencillamente por no haber sido Inscrito en el Seguro Social, para con ello condenar a mi representada a
cubrir al actor el pago de indemnización constitucional, salarios caídos y prima de antigüedad. Es importante
señalar que para poder determinar si un ofrecimiento de trabajo es ofrecido de buena o mala fe, no basta con
que se analice si un trabajador fue o no inscrito en el Seguro Social, sino lo que importa para esa calificación
es que, lo primero que se debe analizar es la forma en que se ofreció el trabajo, y para esto, primero se debe
analizar si las condiciones en que se ofreció el trabajo no se encuentran en contra de los mínimos y máximos
permitidos por la Ley Federal del Trabajo, y luego si esas condiciones de trabajo con las que se ofreció el
trabajo, corresponden a las señaladas por el trabajador, y si habiéndose ofrecido el trabajo con condiciones
diferentes a las señaladas por el trabajador, el patrón las acredito o no, y en su caso si se mejoran o
desmejoran las condiciones de trabajo argumentadas por el trabajador, y es a partir de este análisis cuando
se puede comenzar a vislumbrar las conductas procesales de las partes e iniciar la calificación del
ofrecimiento de trabajo para determinar si existe buena o mala fe en el ofrecimiento de trabajo, y esto es así,
ya que si el trabajo se ofrece con una jornada superior a la permitida por la Ley , o con un salario inferior al
permitido por la misma, incuestionablemente el ofrecimiento de trabajo tendría que considerarse como de
mala fe, aun cuando el trabajador hubiere señalado esas condiciones de trabajo y hubiere aceptado el trabajo
con esas condiciones, y aun cuando el patrón las probare; si después de este análisis se concluye que se
respetan los máximos y mínimos permitidos por la Ley Federal del Trabajo, el siguiente paso sería el
determinar si el ofrecimiento de trabajo se hizo en las condiciones de trabajo argumentadas por el trabajador,
8

ya que si se controvirtieron esas condiciones de trabajo pero al ofrecer el trabajo con estas condiciones se
mejoran como en el caso que nos ocupa en donde el actor afirmo que su jornada de trabajo se comprendía de
las 8:00 a las 18:00 horas diariamente de lunes a viernes con diez minutos para descansar o tomar alimentos
y el trabajo se le ofreció para laborar en una jornada de trabajo comprendida de las 8:00 a las 16:00 horas de
lunes a viernes y treinta minutos para descansar o tomar sus alimentos) al grado de que el patrón se someta
a las condiciones de trabajo argumentadas por el trabajador (como en el caso que nos ocupa en que no
obstante que el salario nominal del actor era de $2,000.00 quincenales, esto es $133.33 diarios, se le ofreció
el trabajo con un salario nominal de $333.33 diarios y un salario integrado de $339.34 diarios como el actor lo
argumento en su demanda), indiscutiblemente el trabajo deberá considerarse de buena fe, para que en el
siguiente paso se analice continuando con la conducta procesal de las partes si de las constancias del juicio
laboral se desprende si existe animo e intención del patrón de reinstalar al trabajador, o solo se hace el
ofrecimiento de trabajo con el único fin de revertir la carga probatoria al trabajador para que a este le
corresponda acreditar el despido de que se duele, lo que como se ha señalado en el caso particular mi
representada, siempre demostró el ánimo y la intención de realmente reinstalar al actor, ya que como quedo
señalado y consta en las propias actuaciones del juicio laboral, el trabajo se ofreció con una jornada inferior a
la que el señalo y a la máxima legal diurna permitida por la Ley Federal del Trabajo y un mejor salario, por
tanto de haber analizado esto la responsable y no basar su calificativa de que el ofrecimiento de trabajo fue
de mala fe porque el trabajador no fue inscrito al Seguro Social, hubiere concluido que el ofrecimiento de
trabajo era de buena fe, ya que resulta absurdo siquiera suponer que por mejorar el horario y el salario
cuando se ofrece el trabajo (menor jornada de la que dice el actor laboraba y mayor salario del que se probó
que el actor percibía) se pueda concluir que esto implica mala fe en el ofrecimiento de trabajo, por tanto la
determinación de la Junta de Considerar de mala fe el ofrecimiento de trabajo, solo porque no se inscribió al
actor al IMSS, y sin analizar lo señalado, pretendiendo con ello arrojar la carga de la prueba a mi
representada para acreditar la inexistencia del despido, resulta ilegal, más aun cuando con la calificativa de
que el ofrecimiento de trabajo fue de mala fe se arroja indebidamente la carga probatoria a mi representada
para acreditar la inexistencia del trabajo, y concluyendo que mi representada no acredito la inexistencia del
despido, y con ello condenar a mi representada a cubrir al actor el pago de indemnización constitucional,
prima de antigüedad y salarios caídos hasta que se cumplimente el laudo, por tanto al no considerar lo
anterior la responsable y concluir en los términos en que lo hizo como se ha señalado, resulta ilegal: Es
importante señalar que la falta de inscripción de un trabajador perse, no hace que un ofrecimiento de trabajo
pueda ser calificado de mala fe, puesto que esa situación no revela que el patrón carezca de voluntad para
reintegrar al trabajador a sus labores, en virtud de que el disfrute de ese beneficio de seguridad social no
constituye una condición de trabajo que pueda pactarse para la prestación de sus servicios, ni que afecte los
derechos del trabajador y contraríe la Ley, así como tampoco modifica los términos y condiciones de trabajo
en perjuicio del trabajador, como en su caso sería el salario, la categoría y el horario, pues la inscripción ante
el IMSS, es una obligación impuesta al patrón por la Ley del Seguro Social, cuyo cumplimiento puede
subsanarse por el trabajador, quien tiene expedito su derecho para solicitarla conforme a lo que establece el
artículo 18 de la Ley del Seguro Social, como lo ha sostenido nuestra H. Suprema Corte de Justicia, por tanto
si las condiciones de trabajo con las que se ofreció al actor el trabajo son mejorándole sus condiciones reales
de trabajo, es claro que el ofrecimiento de trabajo en esos términos debe ser calificado de buena fe y por
ende el ofrecimiento de trabajo realizado al actor por mi representada en el juicio laboral debe ser
considerado de buena fe, y en esos términos revertirse la carga probatoria al trabajador para acreditar el
despido de que se duele, por tanto, es claro que con la resolución que se combate, la responsable viola en
perjuicio de mi representada sus Garantías de Legalidad y Seguridad Jurídicas establecidas por los artículos
14 y 16 constitucionales y por este solo hecho resulta procedente se conceda a mi representada el amparo y
protección de la Justicia de la Unión a efecto de que la responsable deje insubsistente el laudo que se
combate y en su lugar emita otro en el que considere lo señalado en el presente concepto de violación y con
ello considere que el ofrecimiento de trabajo ofrecido por mi representada fue de buena fe y con base en ello
arrojar la carga de la prueba al actor a efecto de que le corresponde acreditar el despido de que se duele y
concluya que al no acreditar el actor el despido que argumenta, se absuelva a mi representada del pago de
indemnización constitucional, salarios caídos y prima de antigüedad.

Al respecto nuestra H. Suprema corte de Justicia de la Nación en Jurisprudencia firme emitida en


contradicción de tesis, ha sostenido lo siguiente.

OFRECIMIENTO DE TRABAJO. LA OMISIÓN DE PROMETER LA INSCRIPCIÓN DEL


TRABAJADOR ANTE EL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL NO IMPLICA SU MALA
FE.

Cuando el trabajador demanda un despido injustificado y el patrón lo niega, ofreciendo reinstalarlo


nuevamente en su puesto, pero sin prometerle su inscripción ante el Instituto Mexicano del Seguro Social, tal
situación no revela que carezca de voluntad para reintegrar al trabajador en las labores que venía
desempeñando, por lo que dicha oferta no puede considerarse de mala fe, en virtud de que el disfrute de ese
beneficio de seguridad social no constituye una condición de trabajo que pueda pactarse para la prestación de
los servicios, ni que afecte los derechos del trabajador y contraríe la ley, así como tampoco modifica los
términos y condiciones de trabajo en perjuicio del trabajador, como son el salario, la categoría y el horario,
pues la inscripción ante dicho organismo es una obligación a cargo del patrón impuesta por la Ley del Seguro
9

Social, cuyo incumplimiento puede subsanarla el trabajador, quien tiene expedito su derecho para solicitarla
conforme al artículo 18 de la Ley indicada, por lo que en tales condiciones, al considerarse de buena fe el
ofrecimiento del trabajo, se revierte la carga de la prueba al trabajador.

2a./J. 210/2007

Contradicción de tesis 109/2007-SS. Entre las sustentadas por los Tribunales Colegiados Primero, Tercero,
Quinto, Octavo y Noveno, todos en Materia de Trabajo del Primer Circuito, el entonces Tribunal Colegiado del
Vigésimo Circuito, actualmente Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito y el Primer Tribunal Colegiado
en Materias Administrativa y de Trabajo del Décimo Sexto Circuito. 10 de octubre de 2007. Mayoría de cuatro
votos. Disidente: Genaro David Góngora Pimentel. Ponente: Margarita Beatriz Luna Ramos. Secretaria: Rosa
María López Rodríguez.

Tesis de jurisprudencia 210/2007. Aprobada por la Segunda Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada del
siete de noviembre de dos mil siete.

Instancia: Segunda Sala. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Epoca. Tomo
XXVI, Diciembre de 2007. Pág. 211. Tesis de Jurisprudencia.

OFRECIMIENTO DEL TRABAJO. EL AVISO DE BAJA DEL TRABAJADOR ANTE EL


INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL, POSTERIOR A LA FECHA
INDICADA COMO DEL DESPIDO PERO PREVIA A LA OFERTA, SIN ESPECIFICAR
LA CAUSA QUE LA ORIGINÓ, NO IMPLICA MALA FE (MODIFICACIÓN DE LA
JURISPRUDENCIA 2a./J. 19/2006 E INTERRUPCIÓN DE LA DIVERSA 2a./J.
74/2010).

El ofrecimiento de trabajo formulado por el patrón en el juicio laboral, cuando dio de


baja al trabajador ante el Instituto Mexicano del Seguro Social en fecha posterior a la
indicada como del despido, pero previa a esa oferta, sin especificar la causa que la
originó, no implica mala fe, porque tal aviso constituye la comunicación obligatoria que
debe darse dentro del plazo de 5 días hábiles posteriores al en que dejó de existir la
causa de aseguramiento en el régimen obligatorio del seguro social; esto, porque el
aviso sólo muestra que la relación de trabajo dejó de estar vigente en determinada
fecha, sin prejuzgar sobre la causa de la baja, pues esto será motivo de análisis de la
controversia sobre el despido alegado. De manera que la conducta del patrón cuando,
habiendo dado de baja al trabajador en fecha posterior a la señalada como de despido,
propone al trabajador regresar a laborar, no puede considerarse contraria a un recto
proceder que ponga en entredicho su verdadera intención de continuar con la relación
de trabajo. Además, el aviso no representa, por sí mismo, modificación a las
condiciones fundamentales de la relación laboral, ni afecta los derechos del trabajador
previstos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en la Ley Federal
del Trabajo o en la Ley del Seguro Social, porque si en el juicio se resuelve que el
despido fue injustificado, quedará descubierta la verdadera causa de la baja y, como
consecuencia, podrá ordenarse restablecer la inscripción en el Instituto Mexicano del
Seguro Social. Por lo anterior, esta Segunda Sala modifica la jurisprudencia 2a./J.
19/2006, de rubro: "OFRECIMIENTO DEL TRABAJO. EL AVISO DE BAJA DEL
TRABAJADOR ANTE EL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL EN FECHA PREVIA
A AQUELLA EN QUE EL PATRÓN LE OFRECE REINTEGRARSE A SUS LABORES EN EL
JUICIO RELATIVO, SIN ESPECIFICAR LA CAUSA QUE LA ORIGINÓ, IMPLICA MALA FE."
e interrumpe la diversa 2a./J. 74/2010, de rubro: "OFRECIMIENTO DEL TRABAJO. EL
AVISO DE BAJA DEL TRABAJADOR ANTE EL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO
SOCIAL Y SU ALTA POSTERIOR, AMBAS EN FECHA PREVIA A AQUELLA EN QUE EL
PATRÓN LE OFRECE REINTEGRARSE A SUS LABORES EN EL JUICIO RELATIVO, DONDE
NIEGA HABERLO DESPEDIDO, SIN ACREDITAR LA CAUSA QUE ORIGINÓ LA BAJA,
IMPLICA MALA FE."

2a./J. 39/2013 (10a.)

Solicitud de modificación de jurisprudencia 18/2012. Magistrado y secretario de


tribunal en funciones de Magistrado integrantes del Primer Tribunal Colegiado
en Materia de Trabajo del Segundo Circuito. 13 de febrero de 2013. Mayoría de
cuatro votos. Disidente: José Fernando Franco González Salas. Ponente: Sergio
A. Valls Hernández. Secretario: Luis Javier Guzmán Ramos.

Tesis de jurisprudencia 39/2013 (10a.). Aprobada por la Segunda Sala de este


Alto Tribunal, en sesión privada del veintisiete de febrero de dos mil trece.

Instancia: Segunda Sala. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta,


Décima Epoca. Libro XIX, Abril de 2013. Pág. 1607. Tesis de Jurisprudencia.
10

b).- Ahora bien si la ahora Responsable se hubiere tomado la molestia de analizar


todas las pruebas ofrecidas por las partes, se hubiere percatado que, si bien es cierto que mi representada
controvirtió las condiciones de trabajo del actor como lo fue el salario y el horario, también lo es que en cuanto
al salario y las prestaciones que lo conforman, como se desprende de las pruebas y demás constancias que
obran en el juicio laboral, mi representada acreditó lo que sobre este respecto afirmó, ya que con las
constancias de depósitos bancarios que ofreció como pruebas se acredito que el salario del actor fue de
$2,000.00 quincenales o $133.33 diarios como mi representada lo afirmo al contestar la demanda, luego
entonces en cuanto al salario, es claro que mi representada lo acredito; por cuanto hace al horario es
incuestionable que mi representada le mejoro el horario al actor, ya el actor afirmo que su jornada de trabajo
se comprendía de las 8:00 a las 18:00 horas diariamente de lunes a viernes con diez minutos para descansar
o tomar alimentos y mi representada le ofreció el trabajo para laborar en una jornada de trabajo comprendida
de las 8:00 a las 16:00 horas de lunes a viernes y treinta minutos para descansar o tomar sus alimentos y en
cuanto hace a la categoría, no la controvirtió y le ofreció el trabajo con la categoría de empleado que fue la
que afirmo el actor. Luego entonces es incuestionable que el ofrecimiento de trabajo realizado al actor debe
ser calificado de buena fe y al no considera lo anterior la responsable, sino considerar de mala fe el
ofrecimiento de trabajo que mi representada le realizo al actor, es claro que con esas conclusiones, viola en
perjuicio de mi representada sus garantías de legalidad y seguridad jurídicas establecidas por los artículos 14
y 16 constitucionales, por lo cual se debe conceder a mi representada el amparo y protección de la Justicia de
la Unión a efecto de que la responsable deje insubsistente el laudo que se combate y en su lugar emita otro
en el que considere lo señalado en el presente concepto de violación.

III.- Violación de lo establecido por los Artículos 17, 840, 841 y 842 y demás
relativos y aplicables de la Ley Federal del trabajo , 14, 16 y 123 Constitucionales y de los
precedentes establecidos por nuestra H. Suprema Corte de Justicia de la Nación y nuestros
Tribunales Colegiados en Materia del Trabajo del Primer Circuito .

Como se ha señalado, mi representada acredito el salario que argumento, luego


entonces cuando la responsable dogmáticamente concluye condenando a mi representada a cubrir las
prestaciones reclamadas por el actor considerando el salario integrado de $339.34 diarios que argumentó,
pero jamás señala las razones por las cuales cuantifica las condenas con ese salario, esto es no señala, si
fue porque el actor lo acreditó con sus prueba o si porque correspondiendo la carga probatoria a mi
representada, esta no la satisfizo, por lo cual al considerar el salario integrado de $339.34 para la base de su
condena, el laudo no se encuentra debidamente fundado y motivado, más aún cuando como se ha señalado,
mi representada acreditó el salario que argumento, por tanto resulta procedente se conceda a mi
representada el amparo y protección de la Justicia de la Unión a efecto de que la responsable deje
insubsistente el laudo que se combate y en su lugar emita otro que tome en consideración lo manifestado en el
presente concepto de violación.

Para los efectos legales a que haya lugar, me permito manifestar que la Junta del
conocimiento, no laboro los días 26, 27, 28, 29 y 30 de marzo del año 2018 por ser días inhábiles para la
misma, por tanto en esos días no corrieron términos procesales, como se acredita con la caratula del boletín
laboral emitidos por la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México, de donde depende la
responsable, en fecha22 de marzo del 2018, que acompaño al presente amparo.

Como pruebas de la parte que represento en el presente juicio de amparo, ofrezco


las siguientes:

1.- LA INSTRUMENTAL PUBLICA DE ACTUACIONES CONSISTENTES EN: Todas


y cada una de las actuaciones que integran el expediente Laboral Número 922/2010 del rubro CRUZ
MANGAS ALEJANDRO VS. TECNO PRINTER DE MEXICO, S. A. DE C. V. Y OTROS, que se tramita ante la
Junta Especial Número Cinco de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México, y que
solicito se pida a la autoridad responsable para que lo envíe junto con su informe justificado, por tratarse de
un juicio terminado y ser necesario para emitir la resolución de amparo que se promueve por constar en el
mismo los hechos y conceptos de violación. Esta prueba se ofrece y se relaciona con los hechos y
conceptos de violación hechos valer en el presente amparo.

2.- LA PRESUNCIONAL LEGAL Y HUMANA en cuanto beneficie a los intereses de


la parte que represento

3.- LA INSTRUMENTAL DE ACTUACIONES en cuanto beneficie a los intereses


del quejoso.

Por lo expuesto.

A ese H. Tribunal, atentamente pido.


11

PRIMERO.- Tenerme por presentado intentando en tiempo y forma el presente


juicio de garantías, en nombre de mi representada en los términos contenidos en el presente escrito.

SEGUNDO.- Previo cumplimiento de los trámites legales establecidos por la Ley de


amparo, conceder al quejoso el amparo y protección de la Justicia Federal en contra de los actos señalados
como reclamados, de las autoridades señaladas como responsables.

PROTESTO LO NECESARIO

Ciudad de México, a 3 de abril del 2018

BENITO ALEJANDRO MEDINA ALONSO

AMP DIRECTO TECNO PRINTER(ALEJANDRO)