Está en la página 1de 2

SENTENCIAS LATINAS (Y NO LATINAS)

Quidquid delirant reges, plectuntur Achivi--- Cualquier yerro de los reyes es a costa de los
griegos

“Cuando el hombre ya no encuentre placer en su trabajo y trabaje sólo para alcanzar sus
placeres lo antes posible, entonces sólo será casualidad que no se convierta en delincuente” -
THEODOR MOMMSEN

“Uno de los rasgos fundamentales de la nobleza reside en saber humillarse ante un inferior,
tratar correctamente a los iguales y manifestar una limpia independencia hacia el superior”
AL-JAHIZ: “Epístola sobre la nobleza, el dárselas de noble y contra el orgullo”

“La Pintura es una Poesía muda, y la Poesía es una Pintura ciega.”


LEONARDO DA VINCI: “Tratado de la Pintura”

“Mi estirpe comienza en mí, la tuya en ti termina”


Ifícrates, general ateniense, a un tal Harmodio que se decía descendiente del famoso tiranicida y le
reprochaba su bajo origen. Sentencia recogida por PLUTARCO en su obra “Apotegmas de reyes y
generales”

“En España lo mejor es el pueblo. Por eso, la heroica y abnegada defensa de Madrid, que ha
asombrado al mundo, a mí me conmueve, pero no me sorprende. Siempre ha sido lo mismo.
En los trances duros, los señoritos -nuestros barinas- invocan la patria y la venden; el pueblo
no la nombra siquiera, pero la compra con su sangre y la salva. (…)”
ANTONIO MACHADO: “Carta a Vigodsky”

“Y es que Granada, pienso yo, una de las ciudades más bellas del mundo y cuna de españoles
ilustres, es también -todo hay que decirlo- una de las ciudades más beocias de España, más
entontecidas por su aislamiento y por la influencia de su aristocracia degradada y ociosa, de
su burguesía irremediablemente provinciana. ¿Pudo Granada defender a su poeta? Creo que
sí. Fácil le hubiera sido probar a los verdugos del fascio que Lorca era políticamente innocuo,
y que el pueblo que Federico amaba y cuyas canciones recogía no era precisamente el que
canta la Internacional. (…)”
ANTONIO MACHADO: “Carta a Vigodsky”

“No hay hombre que pueda conservar la vida si se opone valientemente a vosotros o a
cualquier otro pueblo, y si trata de impedir que sucedan en la ciudad muchas cosas injustas e
ilegales; por el contrario, es necesario que el que de verdad lucha por la justicia, si pretende
vivir un poco de tiempo, actúa privada y no públicamente”.
Palabras de Sócrates ante el tribunal que le juzga en la “Apología de Sócrates”, de PLATON

“Sin embargo, les pido una sola cosa. Cuando mis hijos sean mayores, atenienses, castigadlos
causándoles las mismas molestias que yo a vosotros, si os parece que se preocupan del dinero o
de otra cosa cualquiera antes que de la virtud; y si creen que son algo sin serlo, reprochadles,
como yo a vosotros, que no se preocupan de lo que es necesario, y que creen ser algo sin ser
dignos de nada”.
Palabras de Sócrates después de ser condenado a muerte, en la “Apología de Sócrates”, de
PLATON