Está en la página 1de 166

YOGUÍN

Jeison Zapata

YOGUÍN

Un Cuento Mágico

Jeison Zapata YOGUÍN Un Cuento Mágico

2018

Conexión Chamánica

Derechos reservados

ISBN: 978-958-48-4584-9

No. REGISTRO: 03–2014-100611201300-01

- Mexico

Texto e ilustraciones: Jeison Zapata S.

Impreso en Medellín Colombia.

AGRADECIMIENTO

AGRADECIMIENTO Un agradecimiento especial a mi amiga Aice del pueblo Arhuaco por ayudarme a ser realidad

Un agradecimiento especial a mi amiga Aice del pueblo Arhuaco por ayudarme a ser realidad este maravilloso sueño.Gratitud infinita por su aporte incondicional y toda la inspiración compartida.

Agradezco a quienes creyeron en este proyecto cuando aún era un sueño. Y a quienes aportaron de alguna manera con sus ideas para hacerlo realidad, que la vida les colme de bendiciones.

Conexión Chamánica

PRÓLOGO

“Yoguín” es el primer libro que escribo para niños, la primera forma de entregar enseñanzas espirituales escritas en un lenguaje sencillo y claro, dedicado a estos pequeños maestros donde lo que busco es que cada uno se conecte con su propia esencia, su propia energía, aquella que está en el corazón de todo ser humano y ayu- darlos a despertar consciencia desde muy temprana edad. Desde el primer momento comprendí que al trabajar con los niños estamos “Creando el futuro” y éste planeta definitivamente necesita un fu- turo mejor, seres conscientes con la capacidad de amar, de perdonar, de sanar y éste libro es un camino hacia esa creación. Durante el tiempo que escribí éste libro tuve la oportunidad de compartir con niños parte de la historia, ellos me inspiraron y ayu- daron, pues escuchar sus ideas, su opinión para la creación de los dibujos la forma de combinar colores, realmente fue todo un apren- dizaje. En cada encuentro con ellos surgían varias ideas para otros cuentos, inclusive para una segunda parte de “Yoguín”. Espero al- gún día tener el tiempo y la motivación para escribirlos y el valor acompañado de la seguridad para publicarlos.

Yoguín un cuento mágico

Escribir a “Yoguín” fue emprender un viaje a lo más profundo de

mi ser, un recorrido que me conectó con la inocencia, con la fanta-

sía, lo imposible, lo sutil y lo mágico. Fue comprender el mundo desde lo más grande que puede ser la imaginación de un niño y a la vez la verdad más pura que puede llegar a comprender el corazón. Fue retomar anhelos de mi infancia, conectarme con el pasado y proyectarlo al futuro para vivir el presente que siempre soñé.

En el corazón todos somos niños; todos jugamos, reímos, com- partimos, imaginamos, creamos, nos asombramos, preguntamos, a veces nos sentimos tristes, necesitamos afecto e inclusive anhela- mos abrazos. Es por eso que esta historia es para todo público; para aquellos adultos que quieren conectar con esa inocencia de niño que sabe que en su interior permanece intacta, para los niños que saben y sienten que existe un mundo más allá de las estrellas, donde sólo la imaginación puede llegar y especialmente para todos aquellos que anhelan el crecimiento y la evolución de su alma.

Éste es un cuento mágico que entrega enseñanzas ancestrales en

un idioma muy claro, para que los niños y adultos puedan com-

prender los grandes secretos de la vida y de una forma divertida se acerquen a lo espiritual, ése mundo mágico y poderoso que nos está

esperando.

Conexión Chamánica

INTRODUCCIÓN

Hola queridos amiguitos y amiguitas, mi nombre es “Yo- guín” y quiero contarte mi historia, quiero que conozcas los secretos del mundo mágico al cual pertenezco; donde Hadas, duendes, Unicornios, magos y muchos seres fantás- ticos viven en armonía. Quiero contarte cómo llegué al pla- neta tierra un día y conocí a los humanos que lo habitan. A medida que vayas leyendo esta historia podremos conocer- nos y quizá un día pueda guiarte por el sagrado camino que conduce al Sol de la sabiduría, nos volveremos muy buenos amigos. ¡Podrás contar conmigo SIEMPRE!

Cuando sientas que la tristeza, la ira, el miedo o cualquier energía negativa toquen tu corazón te invito a que en ese momento colorees los dibujos que hay en las páginas de este libro y sentirás como esa energía negativa se trans- forma en luz, color y alegría y como la calma vuelve a tu vida.

¿Te animas?

Yoguín un cuento mágico

Me alegra saber que estás ahí leyendo esto, me alegra saber que existes!. ¿Sabes? no estoy solo, tengo una gran amiga que me acompaña en esta aventura, es un ser mágico, se llama: “Seydin Duni” y juntos te contaremos una ma- ravillosa historia. Venimos de un planeta rosado llamado:

Uraku”, que está ubicado al otro lado del universo en una galaxia muy lejana a ésta. Nuestro planeta es pequeño y en el cielo se pueden ver dos soles. Cuatro veces al año, es decir, cada tres meses aparece un tercer sol, el cual marca los equinoccios y solsticios. ¡Dicho evento es una experien- cia espectacular!. El color que forman éstos tres soles en el cielo es indescriptible, nunca los he visto aquí en la Tie- rra, así que no podría compararlo con algo para poderlo ex- plicar. La gran energía que se siente en esos 4 momentos al año llena la naturaleza de poder, los corazones de todos de bondad y compasión, la mente de claridad y creatividad y el espíritu de conexión y magia.

Si te animas a conocer mi historia nos vemos en la próxima página.

Conexión Chamánica

Me alegra saber que decidiste conocer mi aventura, me alegra saber que me acompañarás por el recorrido de éstas páginas hasta el final ¡Nos divertiremos mucho!

me alegra saber que me acompañarás por el recorrido de éstas páginas hasta el final ¡Nos

Yoguín un cuento mágico

Conexión Chamánica

Capítulo 1

¡Seydin, Seydin! - Llegué corriendo aquella mañana bus- cando a mi amiga. - Seydin ¿dónde estás?

¿Qué te pasa Yoguín? ¿Cuál es la prisa? – Dijo ella al tiempo que bajaba del gran árbol que protegía el lugar.

Seydin Duni es un ser de pequeña estatura pero con un gran espíritu; tiene la capacidad de volar, sus alas son invi- sibles, su mirada profunda y bondadosa reflejan el senti- miento más bonito que puede existir en el corazón, acom- pañado por un brillo especial en su rostro que refleja la transparencia de su alma. Su vestido blanco representa la pureza de su consciencia y de su ser. Unas semillas que cuelgan en su pecho y unas delicadas manillas son el símbolo de sabiduría que la acompañan desde hace muchos años. Su cabello es muy largo, lo que demuestra el nivel de su liber- tad y de su ternura.

Yoguín un cuento mágico

Yoguín un cuento mágico 14

Conexión Chamánica

-¡Seydin, quiero mostrarte un lugar secreto que encontré en el centro del bosque!. ¡Es un portal que nos conectará con otro mundo!

Yoguín antes de ir a buscar aquel lugar te invito a que hagamos nuestra práctica de yoga, para activar la ener- gía necesaria que nos acompañará durante el día.

En nuestro mundo tenemos la costumbre de empezar el día haciendo yoga, pues reconocemos que ésta maravillosa práctica nos activa una gran energía, nos purifica de algu- nos sentimientos negativos, nos ayuda en la concentración y nos conecta con el mundo espiritual que protege todo lo material.

Las posturas de equilibrio nos ayudan en la concentra- ción, las de flexibilidad a que nuestras relaciones sean me- jores y las de fuerza activan nuestro corazón; todo esto es posible mediante una respiración adecuada ya que ésta te conecta con tu propio espíritu y así con el Gran Espíritu universal (Dios), que protege todo lo que existe desde hace miles y miles de años, incluso antes de que existiera el cielo y la tierra, el aire y el agua. Mucho antes de que existiera el Sol y las estrellas. ¿Puedes imaginarlo?

Yoguín un cuento mágico

Yoguín un cuento mágico 16

Conexión Chamánica

Esa mañana practicamos yoga y logramos activar mucha energía. ¡Eso era lo que necesitábamos!

Ahora si lograríamos hacer ese viaje a otro mundo que tanto anhelaba mi ser. Mi corazón tenía sed de aventura,

mi mente curiosidad de saber sobre la vida y mi alma in-

quietud por lo desconocido.

Iniciamos el recorrido antes de que saliera el segundo Sol. En nuestro planeta “Uraku” hay dos soles alumbrando

el cielo en el día, solamente 4 veces al año aparece un ter- cer sol, trayendo magia a nuestro hogar, sanando la natu- raleza, aumentando la energía de todos los seres, iluminan-

do nuestros corazones y alumbrando nuestro planeta con

fantásticos colores que solo es posible ver con la presencia

de aquel tercer sol. ¡Y precisamente en 7 días saldría por

primera vez este año! El segundo sol sale al medio día, lo que nos indica el mo- mento correcto para alimentarnos, para tomar las mejores decisiones, mejorar nuestra comunicación; es el momento más indicado para hablar y compartir con los demás. Al me- dio día nuestra energía aumenta.

Aún faltaban cuatro horas para que el segundo sol se aso- mara en el cielo aquella mañana y ya nos faltaba poco para llegar al lugar, aunque Seydin no lo demostrara, yo sabía que tenía la misma curiosidad que yo de conocer ese por- tal que nos conectaría con ese otro mundo. ¡En sus ojos lo podía notar! aunque ella hiciera comentarios para disimular su interés. Yoguín, ¿crees que es correcto que vayamos a ver ese portal sin pedir permiso a los superiores?

Yoguín un cuento mágico

- Te confesaré algo amiguita: anoche mientras dormía,

soñé que encontraba algo en el centro del bosque, eran unas imágenes muy claras y sentía la emoción muy intensa, ¡como si fuese real!. Luego vi en el sueño que todo cambiaba de forma y de pronto nos encontrábamos en un lugar muy grande con seres muy parecidos a los de este planeta, era un lugar donde el color verde y azul abundaba por todas partes. Esta mañana me desperté muy temprano y sentía el lla- mado en mi corazón, algo me decía que ése lugar esperaba por mí. No iba a estar tranquilo hasta descubrir si había sido sólo un sueño. La única forma de comprobarlo era re- correr el bosque, ¡No había otra opción!. De esta manera pude comprobar que fue un llamado todo aquello que ha- bía visto en las imágenes mientras dormía. ¡Era realmente

un mensaje! Al recorrer el bosque, dejé que mi intuición guiara mis pasos y fue solo así que: ¡Lo encontré, Seydin, lo encontré! ¡Ahí estaba! El portal del cual te hable. ¡Es- taba ahí! Y tú sabes que lo que ocurre de esta manera es un mensaje del destino, es la enseñanza que nos han dado nuestros maestros, además ¡Yo siento que debo hacer este viaje! Me encantaría que hicieras este viaje conmigo, pues, siento que de alguna manera, con tu presencia, con tu ma- gia, me proteges. ¿Me acompañas?

- Sabes que siempre tendrás mi apoyo, ahí estaré siem-

pre que me necesites – dijo ella mientras avanzábamos a gran velocidad hacia el centro del bosque. - y si quieres que te acompañe, entonces viajaré contigo Yoguín-

Conexión Chamánica

Seydin siempre me acompaña y me ayuda a tomar las me- jores decisiones, la quiero tanto! Admiro su sabiduría y agradezco al universo tener la oportunidad de compartir con ella éste camino y ésta vida.

- ¡Gracias, amiguita! ¡Por eso te quiero tanto!

- Pero,Sigo creyendo que antes de entrar al portal debemos informar a los superiores, ten en cuenta que aun eres muy joven para enfrentarte a lo desconocido – insistía Seydin.

¡Joven! ¡¿Crees que soy joven?! Si ya tengo 143 años. Sabes todas las aventuras que hemos vivido juntos, no puedo creer que pienses que soy joven para enfrentarme a lo desconocido.

Ay Yoguín, no me hagas reír, sabes que 143 años no son muchos, que aún tienes bastante por aprender – dijo mientras me miraba con infinita paciencia.

tienes razón. ¡Pero el sueño si es im-

portante y nadie lo puede negar!. Es un mensaje divino y tengo que cumplir con mi misión.

- Bueno, está bien

Nada me haría cambiar de parecer. Lo que yo había sen- tido en ese sueño realmente era un llamado. En el horizonte se podía ver saliendo el segundo sol, ya estábamos llegando a nuestro destino.

Yoguín un cuento mágico

Yoguín un cuento mágico 20

Conexión Chamánica

¡Mira! ¿Ves esa luz allá a lo lejos?- dije con gran emoción. –ese es el lugar del que te he hablado, ¿no te parece her- moso?

¡Tienes razón Yoguín! Es maravilloso y puedo sentir una energía muy especial.

Sé que ahora Seydin compartía la misma alegría que había en mi ser, después de haber percibido la magia que emanaba aquel portal energético que nos llevaría directamente a otro mundo. Habíamos llegado, nuestro corazón latía con fuerza y pasión. Nos detuvimos un instante para contemplar la increíble e inigua- lable belleza que reinaba, antes de dar el paso que nos adentraría al portal. Suspiré profundo como queriendo guardar aquella sensa- ción del momento en mi corazón.

- ¿Estás lista?- le dije mientras miraba atento el interior del portal, imaginando lo que nos esperaba al otro lado.

- ¡Sí! ¡Ya estoy lista! Ahora que he sentido la maravillosa ener-

gía, no tengo ninguna duda. Creo que lo que viste en tu sueño real- mente fue una visión de tu misión.

- Entonces no perdamos más tiempo. ¡Vamos!

A punto de dar el salto, una mano sujetó mi brazo, deteniendo mi impulso. Escuché una voz que me dijo:

- ¡Jovencito!, ¿Qué pretendes hacer? ¡No deberías estar aquí!

Yoguín un cuento mágico

Yoguín un cuento mágico 22

Conexión Chamánica

Capítulo 2

Esa voz era de Ywi, él es quien verifica que todo en Uraku fluya en armonía, según las leyes sagradas universales. To- dos en éste planeta lo respetaban por su gran sabiduría. Él es la mano derecha de la reina Nakaku. Su presencia refleja el poder que hay en su interior, un sol en su pecho representa el grado de su consciencia y sé que sus ojos pueden ver lo infinito. Siempre me causó curiosidad cono- cer su historia, ahora que estaba tan cerquita de él, podía sentir lo poderosa que era su vibración energética. Todos en Uraku, los de mayor edad, hablaban con admira- ción del “Gran viaje” que una vez hizo, pero yo desconocía aquella historia, nadie me la había contado.

Seydin me miró un poco preocupada por la reacción que pudiera tener Ywi con nosotros, el sudor en mi frente no demoró mucho tiempo en hacerse notar. No tuve el valor de responder su pregunta y mucho menos de mirarlo a los ojos.

Yoguín un cuento mágico

Yoguín un cuento mágico 24

Conexión Chamánica

- Acompáñame, te llevaré donde Nakaku, para que le expliques lo que intentabas hacer.

En nuestro planeta las leyes sagradas son interpretadas por la mujer, pues reconocemos el poder y la sensibilidad que habita en su interior, la capacidad de: sanar, crear y comprender profundamente al otro. En la mujer está la esencia de la vida, el elíxir de la belleza y la virtud de la ternura. En general las características del alma de la mu- jer son: vida, energía, amor y sabiduría.

Nakaku es la reina de Uraku, también es la persona con más sabiduría que conozco y el ser que más respeto en este planeta. Realmente la admiro tanto que me gustaría algún día llegar a ser como ella; tener su sabiduría, esa forma de solucionar los problemas de la mejor manera.

Con la mirada hacia el suelo y sin decir ni una sola pala- bra deje que Ywi me llevara donde Nakaku, Seydin volaba cerquita de mí. Aunque no dijera nada sentía su apoyo in- condicional, como siempre y con mensajes energéticos me daba a entender que siempre estaba conmigo, lo que me daba un poco de fuerza para enfrentar cualquier situación que llegara. El camino se me hizo muy largo, al menos así fue la sensación que tuve, pues mientras caminaba pensaba en lo que le contaría a Nakaku y me imaginaba la reacción que tendría. Había algo en mi consciencia que me decía que lo que iba a hacer no estaba bien, que debí haberlo consul- tado primero. Sé que me deje llevar por la emoción y que Seydin tenía razón, pero debo aceptar y responder por mis actos, ya soy grande y ¡NO ME ESCONDERÉ DETRÁS DE

Yoguín un cuento mágico

NINGUNA EXCUSA! Si quiero ser un guerrero: ¡tendré que empezar a actuar como tal! Aunque confieso que siento un poquito de nervios por la reacción de Nakaku. No dejo de pensar en eso mientras avanzamos camino a ella. Sentía que estábamos cerca, no quería mirar hacia el frente para no saber exactamente a qué distancia nos en- contrábamos del lugar, ahora mi corazón con cada paso em- pezaba a latir más fuerte.

- Esperó jovencito que hayas tenido tiempo de pensar muy bien lo que le vas a decir a Nakaku, porque sabes que ella puede leer la energía y se enterará inmediatamente si le dices mentiras.

- ¡Yo no estoy pensando en decirle mentiras! Nunca las digo, pienso que esa es la estrategia de los cobardes y: ¡YO NO SOY NINGUN COBARDE!. Tengo un corazón de honor y estoy construyendo la actitud de un guerrero.

- Pero lo que ibas a hacer no es un acto de guerreros, me parece que lo estabas haciendo a escondidas y sabes que así no actúa un guerrero.

No tuve tiempo de responder a ese comentario, pues en ese momento sentí que las puertas del castillo donde vivía Nakaku se abrieron. Caminamos por el pasillo, no recuerdo bien quienes eran los dos hombres que estaban parados al lado de las puertas, tampoco recuerdo el color del piso aunque ingresé al lugar mirando hacia abajo, tampoco ten- go memoria de cuantas personas habían en aquella inmensa sala, sólo recuerdo la sensación que había en mi corazón y

Conexión Chamánica

la vergüenza que había en mi mente.

-Disculpe, señora - dijo Ywi haciendo una breve reve- rencia y continuó hablando - he encontrado a éste jovenci-

to esta mañana intentando cruzar el portal energético del

Norte.

Al escuchar estas palabras me paré con la espalda recta, puse mi mano izquierda con la palma tocando el centro de

mi pecho y la derecha sobre ésta e incliné un poco mi cabe-

za. De esta manera se simboliza que lo que diré será con la pureza de mi corazón.

- ¿Que tienes para decirme yoguín? - dijo Nakaku con esa voz dulce y amorosa que la caracterizaba.

Por alguna razón muy extraña que yo no entendía, su pre- sencia me hacía tranquilizar, su energía me transmitía con- fianza y seguridad.

después de una breve pausa conti-

nué - He tenido un sueño, una visión y siento que es parte

de mi misión. Ayer mientras dormía vi en imágenes muy claras un planeta muy grande, con seres muy parecidos a

nosotros. En aquel lugar abundaba el color azul y el verde. Sentí un llamado, una necesidad de ir a ese mundo. Aún no

sé por qué, pero debo hacerlo. Y esta mañana cuando des-

perté, sin dudarlo, inmediatamente me dirigí hacia el bos- que y caminé intuitivamente, dejé que mi espíritu me guiará y encontré el portal. Inmediatamente sentí una energía si- milar a la del sueño que emanaba de aquel lugar. ¡Entonces

- Venerable reina

-

Yoguín un cuento mágico

comprendí que era la puerta!

Dejé que mis palabras continuaran explicando aquella sen- sación, aquella visión, aquel sueño. Todos en la sala estaban atentos a lo que decía, incluyendo a Ywi. Nakaku me miraba como si estuviera comprendiendo algo, sus ojos parecían ver a través de los míos las imágenes de aquel sueño. Al terminar de contar mi relato, la reina cerró sus ojos, inhaló profundamente al tiempo de poner las manos sobre sus rodillas con las palmas hacia arriba. El sillón en el cual estaba sentada parecía muy cómodo y tenía unos símbolos muy extraños que de vez en cuando brillaban. ¡El tiempo que ella estuvo en silencio me pareció eterno! Realmente no supe si fueron segundos, minutos o quizás:

horas! La angustia que sentía por la ausencia de sus pala- bras finalizó cuando dijo:

- Yoguín, infinita es la fuerza del universo y sabia su ma- nifestación, todo tiene un orden, un momento para actuar, tú lo sabes muy bien.- En ese entonces yo entendía la mi- tad de lo que Nakaku decía, pues mi mente aun no tenía la experiencia para comprender la sabiduría de sus palabras, aunque yo pretendiera demostrar lo contrario, no podía.

- Veo que tienes un espíritu muy sensible y hay bondad en tu corazón - Continuó hablando - sé que lo que has visto en aquel sueño es una señal que el espíritu te ha dado; pero debes saber, amado Yoguín, que si esta mañana hubieses saltado al interior de aquel portal, tu cuerpo y tu alma, se habrían perdido para siempre, hubieras desaparecido en el universo y nunca más retornarías a este lugar. Tu alma

Conexión Chamánica

estaría vagando desesperada por el firmamento sin posibi- lidad de ser encontrada nunca más.

Al escuchar sus palabras sentí que un frío recorría mi cuerpo, en especial por toda
Al escuchar sus palabras sentí que un frío recorría mi
cuerpo, en especial por toda mi columna hacia mi cabeza.
Mis piernas empezaron a temblar y mi mente se bloqueó de
sólo pensar en esa terrible posibilidad. Seydin impresiona-
da voló unos cuantos centímetros hacia atrás.
¡¡¡Qué miedo!!! Perdido por ¡todo el firmamento! La sola idea
paralizaba mi cuerpo y por culpa de un error casi arriesgo
la vida de mi amiguita Seydin. Ahora agradezco que Ywi
haya llegado a tiempo. Lo miré y exprese mi arrepentimien-
to y luego hice lo mismo con Seydin, ella respondió con una
suave sonrisa como diciendo “Todo está bien”, gesto que

Yoguín un cuento mágico

me tranquilizó un poco.

- Yoguin, todo en el universo tiene su tiempo- Nakaku retomó la palabra repitiendo aquella frase y continuó - y al- terar ese proceso a veces puede no ser tan bueno. Alterar el ritmo del universo en momentos puede, incluso, llegar a ocasionar problemas con soluciones imposibles.

No tenía palabras para decir. ¿Qué iba a decir si me sen- tía avergonzado? Opté por el silencio mientras reflexiona- ba sobre mis actos.

- No te sientas triste mi pequeño- dijo la reina Nakaku al notar mi cambio de actitud - todo en el universo ocurre por una razón, y que en éste momento estés aquí significa que te debes preparar para emprender ese viaje de la me- jor manera posible.

de la mejor manera posi-

ble?! - dije abriendo mis ojos sin entender el significado de

aquella frase - ¿a qué se refiere usted mi reina, con estas palabras?

- ¡¿Emprender

ese

viaje

- Así como lo oyes Yoguin, realmente está en tu misión el hacer un viaje fuera de Uraku, aunque no pensé que fue- ra tan pronto, ya que aún eres un niño y te falta mucho por aprender, ¡pero la oportunidad realmente es ahora! El universo se ha manifestado. – Wow!, no podía creer lo que escuchaban mis oídos - Pero este viaje que harás tendrá un sentido muy profundo y para eso te prepararemos a partir de mañana, pues debes entregar una enseñanza en aquel

Conexión Chamánica

planeta. Así que Prepárate, en 7 días viajas.

- no sabía ni que decir, su comen-

tario me dejó sin palabras, no me esperaba ésta respuesta,

ya me empezaba a hacer la idea que había mal interpretado el sueño.

- ¿En 7

días? Pero

- Sí, Yoguín, en 7 días el portal que viste se activará, con la llegada del tercer sol en el cielo, muchas cosas se activa- rán, incluyendo ése portal mágico, entonces podrás viajar sin complicaciones, mi pequeño. Dicho portal te conectará con un planeta muy lejano llamado Tierra, el cual está en proceso de evolución.

- ¡Wow! - Después de unos segundos sin poder pronunciar una sola palabra, le pregunté a Nakaku - Y mi amiguita Sey- din ¿me puede acompañar?

Me miró pensativa y dijo:

- No lo sé Yoguín, comprende que este viaje es parte de TU misión y ella

Rápidamente uní las palmas de mis manos a la altura de mi pecho entrelazando los dedos en forma de oración al tiempo de decir:

- ¡Por favor! Permita que mi amiguita me acompañe, mire que su presencia me genera seguridad y mucha tranquili- dad, por favor, por favor

- Yoguín comprende que esa decisión no depende de mí,

Yoguín un cuento mágico

le preguntaré a los espíritus de la naturaleza y en cuatro días te daré una respuesta. - no me gustó escuchar esas palabras, pues si Seydin no viaja conmigo, ésta aventura no tendría sentido. Nakaku continuó hablando. - Debes tener mucho cuidado mi niño, el mundo al cual viajarás es muy peligroso, existen energías muy densas que intentan contaminar los corazones puros. Energías como: el miedo, la ira, la tristeza, la envidia, el egoísmo y los celos; de todas estas vibraciones debes cuidarte.

Alguna vez había escuchado de ellas en una clase en la escuelita, pero: ¿cómo protegerme? No aguanté el quedarme con la duda, entonces le pregun- té a Nakaku:

- Pero mi reina, nunca me he enfrentado con aquellas

energías, no sé ni reconocerlas a primera vista, entonces, ¿Cómo me puedo proteger de ellas?

- Ese será el entrenamiento intensivo que tendrás

esta semana, además deberás aprender a comunicarte con todos los seres de ése planeta, ya que su idioma es muy distinto al nuestro. Inicialmente parecen sonidos muy extraños ya que su forma de expresar sus sentimientos y pensamientos es aún muy superficial, muy primitiva. Los humanos de la tierra expresan casi todo con sonidos o pa- labras escritas, para ellos es muy difícil la comunicación

energética, aún se les dificulta escuchar el pensamiento, percibir fácilmente el sentimiento del otro, inclusive se les hace difícil comunicarse con los animales, las plantas, las

Están tan afectados por tales energías y preo-

piedras

Conexión Chamánica

cupados por cosas superficiales que no pueden escuchar el mensaje del viento o del río, mucho menos del fuego o la tierra.

- ¿¡En serio!? ¿Me está usted diciendo la verdad? pero ¿Cómo pueden ignorar el mensaje de los ríos o el fuego? ¿Acaso los animales son mudos? - Dije sin poder creer lo que escuchaba, no me imaginaba un mundo así.

- No Yoguín, los animales no son mudos, pero el sonido que ellos emiten no es entendible para la mente humana. Aunque existen pocos seres que pueden sentir la vibración de la naturaleza, escuchar el abuelo fuego o comunicarse perfectamente con los animales, pero recuerda, son pocos en ese mundo. - Con mayor razón Seydin tenía que viajar conmigo para que me ayudara a enfrentar los peligros de la Tierra, pero tenía que esperar el mensaje de los espíritus Ojalá los espíritus estén a mi favor.

- Está bien, mi reina Nakaku, si las cosas son así, ¡En- tonces ésta semana enfocaré toda mi energía en el estudio!

- Yo misma me encargaré de prepararte muy bien, em- pezamos mañana. - En Uraku, era un privilegio que la reina entrenara a alguien. Si eras escogido para que ella te en- trenara eso demostraba que había fuerza en tu corazón,

Y a

pureza en tu mente y mucha evolución en tu espíritu partir de mañana: ¡yo sería entrenado por ella!

Nakaku finalizó con las siguientes palabras:

- La enseñanza que te entregaré está dividida en dos

Yoguín un cuento mágico

partes que son: el nivel básico y el nivel intermedio. Todo el nivel básico te lo entregaré en los primeros cuatro días, en ese momento puede estar contigo Seydin. Y si los espíritus te dan el permiso de que ella viaje contigo, entonces podrá recibir la información del nivel intermedio. El nivel avanza- do lo recibirás a tu regreso. Solamente podrás estar tres meses en la Tierra; ni un día más, ni un día menos, recuérdalo. En el próximo equinoccio el portal volverá a abrirse conectando la Tierra directa- mente con éste planeta, esa conexión permanecerá activa por tres días, así que si pierdes esa oportunidad, no habrá retorno nunca más. Recuerda que todo tiene su tiempo y en siete días y tres meses el portal conectará a Uraku con la Tierra, luego cuando el portal vuelva a activarse, la cone- xión será con otros planetas o quizá con otras dimensiones. Por eso debes estar muy atento. Ahora ve a tu casa, comunícale tu viaje a tus padres y prepara todo. Mañana nos vemos en éste lugar. Que el amor te acompañe mi niño.

Dicho esto, Nakaku se levantó de su sillón y se marchó en silencio. Seydin y yo salimos del castillo y fuimos a casa. En el camino me detuve varias veces para contemplar aquel mágico paisaje, pues no lo volvería a ver en mucho tiempo.

En casa les conté a mis padres lo sucedido, quienes demo- raron en aceptar la idea de mi viaje, pero al final compren- dieron mi misión. Preparé todo y al día siguiente estaba puntual en la cita con el conocimiento. ¡Una gran emoción recorría mi cuer- po! Estaba ansioso por conocer la enseñanza secreta que

Nakaku compartiría conmigo.

Conexión Chamánica

Nakaku compartiría conmigo. Conexión Chamánica 35

Yoguín un cuento mágico

Conexión Chamánica

Capítulo 3

Así, poco a poco fueron pasando los días en Uraku, las enseñanzas que la reina me entregaba realmente me ayu- daban a comprender la vida y el universo profundamente. Al cuarto día Nakaku me entregó la respuesta que los espí- ritus le habían dado sobre mi viaje con Seydin.

- Yoguín, los espíritus de la naturaleza han hablado, Seydin podrá acompañarte en tu viaje a la Tierra.

- ¡¡¡Yuuupii!!! - Dije (Grité) dando un gran salto, inme- diatamente abracé a Seydin! Jajaja, ella ni se lo esperaba. - Gracias reina Nakaku, Y GRACIAS ESPÍRITUS! - Grité al viento para que ellos me escucharan y sintieran mi gra- titud.

- Seydin Duni, podrás viajar con Yoguín hacia la Tierra. Los espíritus lo han manifestado; tu corazón es puro y tu

Yoguín un cuento mágico

mente es poderosa, tu misión será protegerlo y guiarlo en su misión. -dijo Nakaku refiriéndose a mi tierna amiguita.

muchas gra-

cias por brindarme ésta gran oportunidad. Mi corazón y

mi espíritu se lo agradecen. - manifestó con reverencia a

Nakaku.

- Gracias, mi señora, prometo protegerlo

- Así que podrás continuar con la enseñanza, aunque el último día te entregaré algunos secretos a ti sola, pues como parte de tu misión en este viaje es proteger a Yoguín

y guiarlo, tendrás que prepararte para ello. Mi niña: parte de mi energía se unirá a la tuya para proteger tu aura. - Sentí profunda alegría por Seydin, gracias Dios por permi-

tir compartir mi experiencia con ella.

Nakaku continuó hablando con Seydin, mientras que yo hice un pequeño recorrido por los alrededores despidién- dome del lugar en silencio.

El tiempo continúo pasando y así llegó el último día de mi enseñanza, la reina Nakaku me había entregado un pensa- miento bonito, sentía completa armonía en mi corazón.

- Yoguín, hasta este momento has recibido toda la ense- ñanza intermedia, estás preparado para tu misión, ahora me retiraré con Seydin para entregarle un conocimiento adicional que ella debe saber. Nos volveremos a ver en 6 horas en éste mismo lugar.- dicho esto se internó en el bosque en compañía de mi amada amiguita. Mientras pasaban las seis horas yo me fui a despedir del gran árbol guardián donde me gustaba sentarme a meditar

Conexión Chamánica

con Seydin. Estando allí, se me acercó Ywi, fue una visita inesperada.

- Jovencito, se cómo te sientes, pronto viajarás y no sabes lo que te espera en aquel lugar. Admiro mucho tu valentía, tu sed de conocimiento y tu nobleza de espíritu. - Hizo una pequeña pausa y se sentó a mi lado. - Te conta- ré una historia, algo que me ocurrió hace muchos años; yo también encontré un portal cuando estaba joven, aunque no tan joven como tú, en mi misión también estaba el hacer un viaje a otros mundos, no para enseñar, por el contrario, debía hacerlo para aprender y venir a Uraku a compartir el mensaje.

- ¿Y cuántos años tenías cuando encontraste el portal? - Pregunté curioso mientras miraba aquel mágico atardecer.

ummm, creo que 326

años - A diferencia de la Tierra, en Uraku los seres vivi-

mos muuuchos mas años. Nosotros decidimos cuando lle- ga el momento de partir, el momento de morir. Alrededor de 2.300 años una persona de Uraku empieza a envejecer, imagínate.

- En ese entonces tenía como

- ¿Y a qué planeta viajaste?

- Jajaja, no jovencito, mi viaje no fue a un planeta, mi misión era ir a una estrella. Yo conozco el planeta al cual viajaras, pues esa estrella que fui es el Sol de la Tierra.

- ¿¡Que!? ¿Tú viajaste al Sol del sistema planetario al

Yoguín un cuento mágico

cual yo iré?

- Así es jovencito Yoguín, mi entrenamiento fue mucho más intenso que el tuyo, pues como sabes a una estrella no

se puede entrar si no tienes totalmente limpio el corazón.

- ¡Pero a una estrella sólo puede ir un ser con un espíritu muy evolucionado y una gran consciencia!

- Así es pequeño, así es. - dijo esto y el brillo en sus ojos se hizo más intenso.

- ¿Y cómo son los seres que habitan las estrellas? - rá-

pidamente le pregunté, siempre soñaba con poder ir a las estrellas, llegar a esos mundos superiores.

- Los seres que viven en las estrellas, son los seres más evolucionados de la galaxia en la que se encuentran, allí es donde nacen las leyes que rigen a los planetas más cerca- nos. En resumen, los seres espirituales viven allí, aquellos seres que algunos llaman Dioses. Para entrar a una estrella o un sol, es muy importante que cada una de las células de tu cuerpo esté vibrando en amor, de lo contrario la energía te quemaría si intentas acercarte. Debes dejar que cada órgano, cada parte de tu cuerpo incluyendo tu energía y tu consciencia sea luz.

No me esperaba tener esa conversación con Ywi aquella tarde, pero todos los secretos que me contó del mundo in- terno de las estrellas me llenaron de esperanza. ¡Algún día yo iría a una estrella!

Conexión Chamánica

- ¡Ánimo muchacho! te deseo un gran viaje, que el amor esté en tu corazón. - y antes de marcharse me dio un abra- zo. Ese momento no lo olvidaré nunca. Saqué mi Lichiwayu (el Lichiwayu, es un instrumento de viento parecida a una flauta, pero está hecha de caña o bambú, en algunos lugares de la Tierra la llaman Quena) y empecé a tocarla. Este maravilloso instrumento de viento sirve para invocar la energía del aire y pedirle algún deseo, también lo utilizamos para meditar y dejar que la conscien- cia viaje a otras dimensiones.

Yoguín un cuento mágico

Yoguín un cuento mágico 42

Conexión Chamánica

Habían pasado las 6 horas y fui al encuentro con Nakaku. Ella estaba con Seydin esperando que yo llegara.

- Muy bien Yoguín, ahora están preparados, sólo falta lo más importante.- dijo mientras ponía sus manos sobre nuestra cabeza. Pronunció unas palabras en idioma muy ex- traño a manera de rezo y al finalizar nos dijo:

- Con esto que acabo de hacerles se podrán comunicar fácilmente con cualquier ser en el planeta Tierra.

- Gracias, mi señora. - Dijo Seydin - Mi espíritu esta infinitamente agradecido con usted.

- No me lo agradezcan, todo es parte del plan divino. Mañana viajarán y deberán hacerlo a las 3: 45 a.m. De ésta manera no tendrán ninguna dificultad en el viaje, pues as- trológicamente la energía de los planetas estará en armo- nía en ese momento facilitando todo lo que se haga. Apro- véchenla para su partida.

Nos despedimos de Nakaku en aquel momento y nos fui- mos a preparar todo para nuestro viaje, no podíamos llevar muchas cosas, solamente lo necesario. ¡Por supuesto, no dejaría mi Lichiwayu! fue lo primero que empaqué.

A las 3:45 a.m estábamos listos para el viaje, parados frente al portal mágico, en ése momento muchos de nues- tros seres queridos estaban ahí despidiéndonos. Nakaku, en ese momento no estuvo con nosotros. Quizá, estaba ha- ciendo alguna meditación para protegernos en el viaje.

Yoguín un cuento mágico

- ¿Lista Seydin?

- ¡Lista! - dijo con total seguridad.

Luego de despedirnos, ¡Dimos el graaan salto al interior del portal! Una extraña sensación de mareo sentí al inicio, luego no supe más de mí, perdí la consciencia, tampoco supe cuánto duro el viaje, pues eran unas sensaciones muy ex- trañas que mi mente no podía entender. Como si mi cuerpo y mi espíritu por momentos se separaran, girando en espi- ral y se volvieran a unir, realmente fue muy extraño, no lo sé explicar. Al interior del portal recuerdo haber visto un color azul eléctrico muy hermoso y muchos otros colores que no co- nocía, en mi vida los había visto.

Llegamos a la Tierra, descendimos cerca al mar, yo es- taba inconsciente, no supe cuánto tiempo permanecí así. Curiosamente también estaba de noche, no sé si Uraku y la Tierra estén sincronizados con el mismo tiempo.

- ¡Yoguín, Yoguín! despierta, hemos llegado - Dijo Sey- din moviendo mi cuerpo intentando que despertara - ¡Mira qué hermoso lugar! Lentamente fui abriendo mis ojos, y vi a mi amiguita Sey- din ahí, cuidándome.

- ¿Hace mucho llegamos, Seydin?

- No lo sé Yoguín, pues me acabo de despertar y quedé maravillada con tan hermoso paisaje, ¡mira! - al decir éstas

Conexión Chamánica

palabras señalaba hacia el inmenso mar. La luna llena permitía una vista espectacular en aquel mo- mento. Mi espíritu se estremecía al sentir la gran energía de este planeta Tierra. No podía creer que ayer estaba en

Uraku y hoy me encontraba en la Tierra universo!!!

¡¡¡Al otro lado del

- ¡Mira, Yoguín! hay un ser allí, en la orilla del mar, ¡vamos a ver quién es!

- Seydin, caminemos con calma que aún no he recuperado

siento debilidad en mis pies y todavía

tengo un poquito de mareo. Este planeta tiene mucha ener- gía y mi cuerpo apenas se empieza a adaptar.

todas mis fuerzas

- Si, Yoguín, te comprendo, pero mira que es el primer ser que encontramos en éste planeta, ¡vamos antes de que se vaya!

Parecía que éste viaje a Seydin no le hubiera ocasionado ninguna reacción extraña, se veía como siempre, con la mis- ma energía. Ella volaba a gran velocidad, aunque quisiera no la pude alcanzar.

Yoguín un cuento mágico

Yoguín un cuento mágico 46

Conexión Chamánica

Lo que más anhelaba en ese momento era acostarme a dormir, esperar a que el sol saliera y en plena luz del día, recorrer la Tierra. Mis pies los sentía débiles, una sed ex- traña me impedía hablar bien. ¡Me sentía agotado!

- ¡Amiguita, espérame!

- Te esperaré cuando esté allá.

Sé que Seydin Duni tenía razón, no podemos perder la oportunidad de hablar con los seres de este planeta y cuan- to antes mejor.

- ¡Holaa! ¡Acabamos de llegar a este lugar y queremos preguntarte algo! - Escuché que Seydin gritaba desde la distancia intentando llamar la atención de aquel ser que se encontraba en el mar. Por lo que pude notar, los seres de la tierra eran muy grande, pues cuando vi que Seydin se acercó a aquella per- sona que estaba en el agua noté la diferencia de tamaños, aunque seydin parecía de la estatura de un Hada, a compa- ración con aquella persona yo la veía muy pequeñita.

- ¡Hola! - dije saludando a éste ser que se me parecía a una mujer.

- ¡Es curioso niño que tú puedas verme!, realmente pocos

en este mundo lo pueden hacer. - Dijo mientras se acerca- ba un poco hacia donde estábamos.

- Eso es comprensible porque no somos de éste planeta,

Yoguín y yo venimos de otro mundo, uno que se encuentra

Yoguín un cuento mágico

allá - Seydin pronunció estas palabras al tiempo de señalar hacia las estrellas que aquella noche se veían en el firma- mento. - al otro lado del universo en una galaxia muy lejana.

¿Y por qué te parece extraño que yo pueda verte?

- No quería quedarme con aquella curiosidad, ¿por qué los otros seres de la Tierra no la podían ver?

-

Me miró de manera cariñosa y respondió - Niño, yo soy una

sirena y vivo aquí - dijo señalando el agua de éste inmenso mar. - Y los humanos no pueden verme porque realmente pertenezco a otra dimensión, solamente los que son puros de corazón pueden hacerlo. Nosotras las sirenas tenemos un gran poder y nuestros mejores amigos son los delfines

a quienes entregamos algunas enseñanzas al igual que a las Ondinas.

poder y nuestros mejores amigos son los delfines a quienes entregamos algunas enseñanzas al igual que

Conexión Chamánica

- ¿Delfines y Ondinas? Preguntó Seydin.

- Así es, ellos son quienes cuidan la energía del agua en éste planeta, pero desafortunadamente no todos los hu- manos lo saben. Nosotras las sirenas en compañía de los delfines y Ondinas intentamos proteger los ríos, el mar o el océano, pero en estos tiempos es muy difícil, la contami- nación que existe está destruyendo todo el mundo mate- rial de la Tierra y con él parte de nuestro mundo se está acabando. Sentimos que el agua está triste y necesitamos seres que nos ayuden a protegerla, pues lo que nosotras es- tamos haciendo ya no es suficiente. Es mucho esfuerzo el que estamos haciendo y así no podremos aguantar mucho.

Nos quedamos en silencio unos segundos percibiendo la tristeza que sentía la Sirena. Mi fuerza y energía poco a poco estaba regresando.

Después de un suspiro la Sirena nos preguntó:

- ¿Y cómo es el planeta del que vienen? es la primera

vez que tengo la oportunidad de hablar con seres de otro mundo.

Le conté un poco sobre la forma de vivir en Uraku, le conté también sobre el sueño que tuve y como llegamos a la Tierra, también tuve la oportunidad de contarle lo bien que me llevaba con Seydin. Y así entre relatos se nos fue pasando el tiempo hasta que llegó el momento de partir.

- Bueno, amiga Sirenita, es tiempo de continuar nuestro

Yoguín un cuento mágico

viaje, debemos buscar un lugar para descansar lo que que-

da de la noche. Me alegró mucho conocerte.

Seydin también le manifestó su aprecio y le agradeció por contarnos su historia.

- Niña, no tienes nada que agradecerme, conmigo has encontrado una amiga más. A mí también me alegra este encuentro, siento gran energía en sus corazones y pureza

en sus espíritus. Y eso basta para considerarlos mis amigos.

Si necesitan algún favor y creen que puedo ayudarlos no

duden en llamarme y por favor antes de viajar de vuelta a

- En ese

su planeta vengan a despedirse. Me llamo Marine

momento un ruido extraño en el cielo me impidió escuchar

su nombre. Con el tiempo me di cuenta que ese sonido era

de

un avión, máquina que transportaba a los seres humanos

de

este planeta de un lugar a otro.

Después de despedirnos de la Sirena, continuamos nues- tro camino hasta encontrar lo que parecía una casa en un árbol. Seydin propuso pasar allí la noche y continuar nuestro viaje cuando amaneciera, me pareció buena idea.

gracias por acompañarme en éste viaje ami-

guita - Dije una vez estábamos cómodos y listos para dor- mir en aquel árbol. Ella sólo sonrió y me abrazó, sentí tanta

(mucha) ternura de su parte. Nos quedamos dormidos, pues

mi cuerpo lo necesitaba ya que el viaje me había dejado

agotado. Aún faltaban algunas horas para que saliera el sol.

- Seydin

Conexión Chamánica

Aquella mañana me desperté muy preocupado y llamé a mi amiga - Seydin, Seydin!!! ¡Ayúdame, no puedo ver! Creo que la luz del sol es muy fuerte, no la aguanto.

- Tranquilízate Yoguín, eso es porque tus ojos aun no se

adaptan a ésta luz, sé que es mucho más brillante que la de Uraku y eso ocasiona que no puedas ver, pero te aseguro

que en pocos minutos se te pasará.

- ¿Estás segura?

- Si, amiguito, estoy segura y si hacemos yoga la energía

¿Te

que actives te ayudará a que te adaptes más rápido

animas?

Esa mañana practicamos yoga como de costumbre, efec-

tivamente la sensación se fue pasando poco a poco y fui recuperando la visión. ¡La luz de la Tierra es demasiado brillante! Aunque Uraku algunas veces al año puede llegar

a tener 3 soles, nunca alcanza tanto brillo la luz de estos como la de aquí en la Tierra.

Después de nuestra práctica matutina de yoga, salimos

a explorar los alrededores de aquel lugar en el que está-

bamos, parecía un bosque, los árboles eran muy grandes y diferentes a los de nuestro planeta, aquí en la tierra el co- lor verde y azul abundan por todas partes. Definitivamente éste era el lugar que había visto en mi sueño.

- Seydin, ¿qué comeremos? tengo hambre y no sé qué se pueda comer en este gran planeta

Yoguín un cuento mágico

- ¡Mira! vamos a preguntarle a aquel árbol, quizá nos pueda decir. - Manifestó Seydin Duni mientras señalaba lo que parecía el árbol líder del bosque. Reconocemos que es el líder por ser el árbol más grande y más antiguo del lugar, de ésta manera sabemos que es el que más ha vivido, el que más información y poder tiene. Los árboles son guardianes de la Tierra, son seres muy sabios y nos pueden ayudar en la sanación, tienen mucha energía y están dispuestos siempre a compartirla con no- sotros, también te pueden ayudar a limpiar de emociones negativas o malos pensamientos, basta con acercarse a uno de ellos y abrazarlo uniendo la frente a su tronco y per- manecer así por unos minutos. Es posible comunicarse con ellos desde la energía, aunque los árboles no hablen con pa- labras, lo hacen a través de la vibración energética y para aprender a escucharlos hace falta tener mucha sensibili- dad, una mente optimista y un corazón limpio de envidias o rencores.

Seydin se acercó y dialogó con el árbol, quien le contó que se llamaba “Alur” y que tenía memoria de muchas historias que habían ocurrido en éste bosque; historias de magos y chamanes, historias de dragones y guerreros, de prin- cesas y Unicornios. También le enseñó algunas formas de sanación y le explicó como reconocer los alimentos que más energía nos aportarían en esta Tierra. Luego de despedirnos de Alur (el gran árbol), continua- mos con nuestro camino, en busca del alimento que nos ha- bía recomendado. - ¡Seydin! mira, ¿has visto ese movimiento allá detrás de aquél arbusto?

Conexión Chamánica

- Tranquilo Yoguín, es un Hada, nos viene siguiendo des-

de que hablábamos con Alur, ha sentido nuestra vibración y

sabe que no somos de aquí, pero al parecer es muy tímida y no se atreve a acercarse. Déjame voy y hablo con ella para ver que quiere.

Me quedé en silencio mirando a Seydin acercarse lenta- mente al arbusto donde se escondía el Hada y de una forma cariñosa la llamó. El Hada un poco tímida se asomó, después de dudarlo varias veces, decidió salir. Seydin habló un ins- tante con ella y después me hizo un gesto que indicaba que me acercara.

- Jajajaaja, mira Seydin se parece a ti. - comenté al lle- gar y notar la similitud de sus cuerpos. - Parece que fueran familia. - Ambas sonrieron con mi comentario, pero real- mente era cierto, se parecían mucho, aunque el Hada era un poco más pequeña que Seydin.

- Me llamó mucho la atención tu energía… ¡Es mágica! - Me dijo el hada con voz dulce y tierna - Y sé que no eres de ésta Tierra, pues no conozco tu vibración, jamás le he sentido. Y tú tampoco Seydin, cuéntenme, ¿De dónde son?

Le conté mi historia, sus ojos brillaban al escuchar la aven- tura de mi viaje. También le conté que habíamos hablado con una sirena y con Alur quienes me entregaron grandes enseñanzas. Luego le dije que me contara un poco de ella, que tenía curiosidad de conocer sobre su mundo de Hadas.

- Me llamo Nintay - Explicó - nosotras las Hadas nos en-

Yoguín un cuento mágico

cargamos de que la naturaleza conserve el equilibrio y ar- monía, ya que actuamos desde la energía y vibramos desde el amor. Ayudamos al florecimiento de las plantas, somos grandes amigas de las abejas y las mariposas. Nos alimen- tamos de la energía que emite el Sol, los colores y aromas de las flores, el agua y algunas frutas silvestres.

Nintay continuó explicándonos los secretos de su maravi- lloso mundo, luego Seydin le contó un poco de Uraku.

- Debemos marcharnos, - interrumpí la conversación -

una gran misión tenemos que cumplir y necesito comer algo

cuanto antes

¡¡¡Moriré de hambre!!!

Ambas rieron al unísono.

Seydin se despidió de ella con un abrazo. - Gracias Hadita por compartirnos tu sabiduría - me despedí de ella con un beso en la mejilla y continuamos nuestro camino en busca de alimento. Recorrimos el camino que Alur nos recomendó y en pocos minutos llegamos al lugar.

Después de pedirle permiso a un árbol, recogimos algunos frutos y nos sentamos a comer.

- Ummm, ¡que delicia Seydin! ¡Me encanta el sabor de

este alimento! deberíamos llevar algunos para Uraku.

Disfruté plenamente de ese momento. Al terminar saqué mi Lichiwayu y lo toqué con dulces me-

Conexión Chamánica

lodías que me ayudaron a entrar en meditación, momento que aproveché para agradecer al Gran Espíritu por aquel alimento y pedir su protección en este camino, en este pla- neta.

Continuamos caminando y conociendo más lugares esa tarde, este planeta es realmente hermoso, contiene mucha energía. La naturaleza tiene mucho por enseñarnos, solo hace falta estar atentos a sus mensajes.

Al caer la noche regresamos a la casa en el árbol donde estábamos descansando desde el primer momento que lle- gamos.

- Seydin, siento que a veces una extraña energía inten-

ta acercarse a mi corazón

a mi dulce amiguita aquella noche antes de dormir.

no logro identificarla. - le dije

- A que te refieres Yoguín, ¿explícame? - comentó Sey- din mientras se acomodaba para prestar mayor atención.

- Si Seydin, es algo muy extraño, en momentos he senti-

do que me están vigilando, que me observan como esperan-

do el mejor momento para

atacar.

- Amiguito, nada te va a ocurrir, te agradezco que me

cuentes, estaré más atenta, quizá he estado muy distraída por este maravilloso lugar, pero prometo protegerte. - Di- cho esto nos acostamos a dormir.

Esa noche las estrellas brillaban con intensidad en el cie-

Yoguín un cuento mágico

lo, a lo lejos se podían escuchar las olas del mar, aparente- mente todo estaba en calma, era la segunda noche de luna llena.

Conexión Chamánica

Capítulo 4

El ritmo de mi respiración estaba agitado, corría a gran velocidad, ¡al mirar hacia atrás las veía! Me perseguían y cada vez estaban más cerca, emitían sonidos muy extra- ños, ¡me sentía perdido! ¿Cómo podré escapar? No había mucho lugar donde esconderme, mi única espe- ranza era seguir corriendo.

Por ningún lado estaba Seydin, la buscaba por todas par- tes y no la encontré. Al mirar hacia atrás las veía, tres

sombras muy negras que se desplazaban rápidamente por la oscuridad de la noche a gran velocidad, parecían alcan- zarme. Un abismo detuvo mi recorrido, busqué rápidamente op- ciones por donde escapar, pero no las encontré, volteé a

ver aquellas entidades que me perseguían y

¡se estaban

acercando! Giré a mirar la profundidad del abismo, pero aquella noche era tan oscura que no logré ver que tan pro-

Yoguín un cuento mágico

fundo era. Siento decepcionar a Nakaku, no pude cumplir con mi mi- sión, ¡estoy acabado! Las sombras brincaron hacia mí y fue tanto el impulso que todos caímos al abismo.

- ¡¡¡Nooooooooo!!! - me levanté muy asustado.

- Yoguín, ¿¡qué te pasa!? ¿¡qué tienes!? - Exclamó Seydin muy preocupada por mi reacción.

- Fue un sueño amiguita - mi respiración estaba agitada y mi corazón palpitaba fuertemente - menos mal sólo fue un sueño.

- Pero Yoguín, mira

Cuéntame, ¿qué viste? me estas preocupando

estás sudando.

- aún faltaban varias horas para que

el sol saliera. - Te cuento en la mañana amiguita, necesito

tu ayuda

- Fue algo terrible

Pero en la mañana hablamos. Sigue durmiendo.

No fui capaz de continuar mi sueño aquella noche. Había muchas preguntas en mi mente sin respuesta, ¿qué serian esas tres sombras que me perseguían? ¿Por qué tenía tanto miedo?

Al amanecer Seydin Duni no se aguantó y me preguntó sobre el sueño. Le conté lo que había visto muy detallada- mente.

Conexión Chamánica

- Ay Yoguín - me abrazó y luego continuó - ¡No quiero que nada malo te pase, no puedes morir en este planeta! No lo soportaría - Sentí una lágrima correr por su mejilla.

Durante todo el día no pronuncié una sola palabra, sólo tocaba mi Lichiwayu tratando de encontrar respuestas.

- ¿Quieres comer un poco Yoguín? - Manifestó mi tierna amiga Seydin.

- Ahora no Seydin, quiero estar solo, necesito saber que

me pasará. Te lo agradezco. - Continué tocando mi Lichi- wayu.

Seydin me miraba un poco preocupada sin saber qué ha- cer para cambiar mi actitud, nunca me había visto así

Realmente yo nunca había estado así, era una emoción que jamás había sentido, en Uraku estos movimientos energé- ticos no existían. Una especie de tristeza, nostalgia y con-

fusión corrían por mi cuerpo

Era algo muy extraño.

Los días pasaron y mi actitud no mejoraba, realmente no quería hablar con nadie. Ya ni quería tocar mi Lichiwayu.

- Yoguín, no puedes pasarte todo el tiempo así, mira que

debes cumplir una misión

Y ya han pasado 7 días.

- Ahora no Seydin, realmente no quiero hablar, quiero estar solo.

- Pero

¿Que te pasa Yoguín? ¡¡¡Tú no eres así!!! - Mi

Yoguín un cuento mágico

amiguita se preocupaba por mí, pero yo no tenía palabras para responder aquella pregunta.

Seydin, muy triste se adentró en el bosque, dejándome solo. Yo permanecía en la casa en el árbol, no me provocaba salir de ese lugar. Aunque era medio día decidí acostarme a dormir; nada me motivaba, nada tenía ningún sentido para mí, sólo una profunda tristeza en mi corazón que de vez en cuando me hacía llorar. Aquella tarde tuve un sueño algo extraño. Las sombras que me perseguían en mi sueño anterior ésta vez estaban frente a mí, me miraban fijamente, después de un largo si- lencio me rodearon y dijeron:

- Soy la ira - manifestó una de las sombras - Soy el miedo - Dijo la otra - Yo soy la tristeza - Dijo la última de estas entidades oscuras.

De pronto la ira habló y dijo: - nuestra hermana la tris-

teza logró entrar en tu corazón y ahora nos será fácil a nosotros entrar y contaminar tu alma, no tendrás forma de escapar jajajaja! - Rió tenebrosamente. De pronto vi que

se lanzó hacia mí, entrando en mi cuerpo

Desperté muy asustado, miré a mi alrededor y Seydin no estaba por ninguna parte, ya empezaba a anochecer.

Y estoy muy preocupada por él - Mi amiguita había

ido a buscar a Alur, el árbol líder del bosque para contarle

mi actitud - Y realmente sé que algo le está pasando, estoy

-

Conexión Chamánica

muy preocupada. - Manifestó Seydin después de haberle contado toda la historia, incluyendo el sueño tenebroso.

- Sé, quién puede ayudarte, pero tendrás que esperar y

en tres días ir a buscarlo. Es un Chaman y vive en la cima de la montaña. - Comentó Alur.

- ¡¡¡Tres días!!! ¿Y por qué tanto?

- Veras, él en el momento está haciendo su búsqueda de

visión, es una práctica milenaria que consta en adentrarse a la naturaleza cuatro días con sus noches y hoy es su primer día, entonces le faltan tres. Dicha práctica otorga grandes poderes a la persona que la realiza; ayuda a despertar el poder interior, enfrentar tus propios miedos y te enseña a

comunicarte con la naturaleza.

- Pero tres días es

¡Mucho tiempo!

- Él es el único que podrá ayudarte. Él conoce los secre-

tos de éste y otros mundos, sus ojos pueden ver lo infinito y los espíritus le han brindado el poder de la sanación.

Seydin resignada por tener que esperar tanto tiempo le agradeció al árbol y se despidió. Al llegar al lugar donde estábamos descansando me en- contró fuera de la casa sentado cerca al río.

- Yoguín

¿no has comido nada?

- ¡Noo! ¡Y QUIERO ESTAR SOLOO! ¡NO QUIERO QUE

Yoguín un cuento mágico

ME HABLES! - Respondí en tono de grito.

¿Pero

- muy extraña.

porque me hablas así? Tienes una actitud

- ¡¡¡Que quiero estar solo!!!

¿Te parece muy difícil de

entender?! - Me levanté y me fui hacia lo más profundo del

bosque, para ese momento ya había anochecido.

Mi amiguita, con una lágrima en la mejilla entró a la casa

en el árbol donde estábamos descansando en las noches e

intento dormir.

No se que me estaba pasando, reconozco que si tenía una actitud muy extraña, sentía que la energía de la ira reco-

rría mi cuerpo, todo me molestaba y no sabía el porqué. Al caminar por el bosque de vez en cuando pateaba algunas piedras que encontraba en el camino lanzándolas lejos. Recorrí parte del bosque hasta que mis pies empezaron a pedir descanso, me recosté cerca de un árbol y me quedé dormido. Los sueños continuaron, empezaba a sentir que perdía mi voluntad y que estas energías negativas se apoderaban de

mi consciencia. Estaban debilitando mi cuerpo, mi corazón

y mi mente.

Al día siguiente, muy temprano en la mañana unas gotas

de agua que caían en mi rostro me despertaron, estaba em-

pezando a llover. Decidí ir a la casa, para evitar mojarme.

Regresé corriendo. Seydin se alegró de verme

Desafortunadamente no

Conexión Chamánica

puedo decir lo mismo, parece que éste planeta estuviera cambiando toda mi energía. Entré en silencio a la casa ig- norando a mi amiguita mágica. Me senté y cerré mis ojos. Todo el día permaneció lloviendo.

Las horas fueron pasando al igual que los días, una ma- ñana Seydin salió en silencio sin decir para donde iba, ya

se habían cumplido los tres días de espera, iría a buscar al

Chaman. En esa mañana, en medio de mi soledad, empecé a

sentir miedo, un miedo que paralizaba mi cuerpo, mi mente

se

empezó a llenar de dudas

¿Será que no podré cumplir

mi

misión en este planeta? Pensamientos de angustia y ape-

go. Quería devolverme para Uraku… una lágrima salío de mis ojos. Era una hermosa mañana, el cielo despejado, el canto de

los pájaros armonizaba el bosque, una suave brisa acaricia-

ba el cabello de Seydin, quien se dirigía hacia la alta mon-

taña en busca del ser que Alur le había recomendado. No se imaginó que el camino era tan largo, llevaba varias horas de recorrido y aun le faltaba más de la mitad, el can-

sancio empezó a invadir su cuerpo, por un momento pensó

en renunciar a la búsqueda del Chaman, pero al recordar la

promesa que le había hecho a Nakaku y el enorme cariño

hizo despertar su motivación y llegar

que sentía por mí hasta el fin.

A lo lejos podía ver el lugar donde vivía el Chaman. - Por fin he llegado - Pensó y haciendo su último esfuerzo logro llegar. Se acercó a la puerta y empezó a buscarlo por todas par- tes, después de recorrer parte de la casa, lo vio sentado

Yoguín un cuento mágico

meditando cerca de un árbol.

- Disculpe que interrumpa su estado de plenitud - Dijo Seydin con voz suave.

El Chaman abrió lentamente sus ojos y la miró, una calida sonrisa se dibujó en su rostro.

- Hola Chiquita, ¿a qué se debe tu mágica presencia en este lugar? - Preguntó el Chaman.

y me dijeron que

usted es el único que me puede ayudar. - Jajajaja, pero tranquilízate, cuéntame con calma por- que no te estoy entendiendo - Manifestó el Chaman.

- Tengo un grave problema, es Yoguín

- Me han dicho que usted es un chamán - Dijo Seydin y luego le contó lo sucedido.

El Chaman permaneció un instante en silencio, miró hacia el cielo, en el momento que paso un águila volando. Y luego dijo:

- Mi nombre es: Wakokurí, soy un mensajero de los espíritus de luz y tengo el poder de comunicarme con la naturaleza, por eso me llaman Chaman, y sé que le pasa a tu amiguito Yoguín. Te ayudaré. Déjame alisto mi tambor y algunas plantas medicinales y vamos.

Conexión Chamánica

Conexión Chamánica De regreso Seydin y el Chaman Wakokurí se encontraron en el camino con el

De regreso Seydin y el Chaman Wakokurí se encontraron en el camino con el Hadita Nintay quien los acompañó, un pequeño unicornio se unió en el recorrido. El espíritu del águila acompañaba a Wakokurí desde las alturas. - Tenemos que recuperar el alma de Yoguín y devolverle el pensamiento bonito, agradezco la compañía de todos us- tedes amigos mágicos, porque necesitaré de sus fuerzas, nuestro pequeño amigo ha sido contaminado con energías

Yoguín un cuento mágico

muy densas y no lo supo manejar. - Comentó Wakokurí a todos los que nos acompañaban en el momento. Cuando llegó Seydin con Wakokurí y los demás seres que los acompañaban yo estaba acostado en el suelo de aquella casa en el árbol.

- Espérenme aquí, trataré de hablar con él para expli-

carle porque están ustedes aquí. - Dijo Seydin y voló hacia la casa del árbol, los demás se quedaron abajo esperándola.

- ¡Seydin! Que alegría verte - habían pasado casi seis horas desde que mi amiguita había salido esta mañana, mis ojos estaban cansados de tanto llorar.- Sé que me he por- tado muy mal contigo, que no te mereces el trato que te he dado últimamente.

Al escuchar estas palabras, mi tierna amiga me abrazó.

- Ay Yoguín, me tienes muy preocupada, por eso fui a

buscar un gran ser que tiene el poder de sanarte. Te está

esperando allá abajo. Limpié mis ojos para que no se notara que estuve lloran-

do.

- Mi corazón te saluda - Manifestó Wakokurí llevando su mano derecha a su corazón al verme bajar del árbol.

- Gracias señor. - Le dije mirándolo a los ojos y sintiendo su enorme poder.

- Párate aquí mirando hacia el oeste - Luego de decir

estas palabras de su mochila saco un frasco que contenía

Conexión Chamánica

un poco de agua en su interior con unas cuantas plantas aromáticas, acto seguido llevó de esa agua a su boca y la escupió hacia las cuatro direcciones, símbolo que se hacía para invocar la fuerza de los cuatro vientos y proteger el lugar. Después regó un poco de agua en su mano derecha para humedecerla y la llevó hacia mi frente, luego hacia mi pe- cho y después hacia mi abdomen. Se quedó mirándome fijamente a mis ojos y pronunció unas palabras en idioma indígena. Yo admiré su enorme plu- ma que colgaba en su largo cabello.

- Muy bien amigo - me dijo el Chaman - tenemos un gran trabajo por hacer. - Suspiré profundo, Wakokurí continuó hablando - Te mostraré el camino, pero tu tendrás que re- correrlo solo. Una gran batalla tendrás que librar. El pequeño Unicornio se sentó al lado izquierdo de Sey-

din, Nintay lo hizo al lado derecho, yo estaba en el centro

y el Chaman se encontraba frente a Seydin. Encendió un pequeño fuego y preparó su tambor.

-Haremos un viaje Chamánico para recuperar el alma, acuéstate boca arriba- Me señaló hacia el suelo - pon las palmas de las manos en contacto con la tierra y toda tu es- palda deberá estar relajada. - Empezó a tocar su tambor

- Lentamente cierra tus ojos y escucha este maravilloso

sonido. - El tambor me conectaba con el ritmo de mi cora- zón y a su vez con el corazón del universo. - Deja que mis palabras vayan creando el camino y el sonido del tambor te ayudará a recorrerlo. - Continuó hablando y unas extrañas imágenes se fueron formando en mi mente. Por un momento

Yoguín un cuento mágico

me sentía que estaba dentro de la tierra, a lo lejos pude ver las energías que contaminaban mi corazón, sentí miedo, mucho miedo. Luego volé hacia el cielo, todo desapareció y una maravillosa paz rodeaba lo que podían ver mis ojos. De repente, me pareció ver una silueta que se acerca hacia mí.

- ¿Ywi? ¿Eres tú? - Dije una vez pude ver su rostro, un

¿Qué haces

mágico color blanco cubría el lugar - Pero aquí?

- Ésta es mi forma de demostrarte que confío en ti - Es- cuché su voz, realmente era Ywi, ¡estaba ahí! ¡¡¡Frente a mí!!! - Recuerda esto: Todo guerrero tiene pruebas y algunas no son fáciles, pero así es como se entrenan los mejores. Sé que tú lograras superar esta prueba. En instantes tendrás una gran batalla, tendrás que destruir tu debilidad, tus du- das, tus miedos. No puedes rendirte, no aquí, no ahora. Tu corazón es poderoso. - Estas palabras devolvieron en mí ser la fuerza del guerrero. Si Ywi confía en mí, ¡¡¡No lo de- cepcionaré!!! - Ánimo jovencito, recuerda que te espero en Uraku como aquel guerrero que regresa con su victoria.

Un aire de confianza rodeaba mi cuerpo, después de de- cir estas palabras Ywi me abrazó y luego desapareció.

Miré hacia abajo y pude ver un camino dorado que me conectaba con la tierra, pero en medio de ese camino, las energías del miedo, la tristeza y la ira esperaban por mí. Tenían hambre, ganas de atacar.

Inicié el recorrido con la seguridad de un guerrero, había

Conexión Chamánica

firmeza en cada paso que daba. Con la primera energía que me encontré fue con la ira.

- ¡No lograras destruirme! ¡Jamás podrás vencerme! - me dijo con voz fuerte. - ¡Soy más fuerte que tú! - me ata- có velozmente, yo intenté esquivar varias veces sus golpes. Esa energía estaba decidida en hacerme daño, se le sentía mucho odio. - ¡No seas cobarde, no podrás esquivar mis ataques siempre! - Su voz era muy agresiva. - ¡Eres un galli- na, cobarde! - Aquellas palabras me empezaron a poner de mal humor. No aguante más y decidí atacarle.

- Jajajajaja - la ira reía burlándose de mí al ver que es- taba perdiendo mi control. ¡Y lo peor era que mis golpes no podían tocarle! Mis brazos pasaban de lado a lado como si no existiera aquello que pretendía golpear.

¡Había lo-

grado golpearme! ¿Cómo era posible? Yo no puedo hacerle

daño, en cambio con gran facilidad la ira me puede gol-

pear

Ya me sentía cansado y empezaba a molestarme aún

más, verla ahí, burlándose de mí.

Un impacto en mi rostro detuvo mis ataques

Tres golpes más sentí en mi cuerpo, dos en el rostro y uno en mi abdomen. Éste último me dejó sin aliento. Abajo en la tierra, el Chaman Wakokurí continuaba con el ritual. Seydin llevó las manos hacia adelante con las palmas en dirección de mi cuerpo, cerro sus ojos y me proyecto energía. Nintay con su dulce voz entonó un hermoso canto de po- der para darme fuerza.

Yoguín un cuento mágico

De vez en cuando Wakokurí abría sus ojos y miraba hacia el cielo, como si viera mi energía y comprendiera por lo que yo estaba pasando. El sonido del tambor continuaba con su monótono sonido activando poder en mi consciencia.

- ¡De aquí no pasarás! No te permitiré continuar el re- corrido de este camino. - Dijo la energía de la ira mientras recuperaba mi fuerza.

- ¡Tengo que continuar! ¡¡¡y ni tu ni nadie impedirán mi re- corrido.!!! - Volví a atacar, ésta vez lancé algunas patadas. De nada servía , me desgastaba inútilmente, mis golpes no podían tocarle.

- Ya te dije, ¡¡¡TU NO PODRAS DESTRUIRME!!! - dijo con plena confianza en sus palabras.

¿Sería posible aquello que decía? Realmente no encon- traba ninguna forma de ganarle, mis fuerzas empezaban a agotarse. La energía de la ira velozmente se acercó a mí y me gol- peo varias veces.

- Ríndete, tú no podrás ganarme jajajajaja - Su risa me molestaba. Empuñe con fuerza mi mano derecha y lance un puño con gran energía. Bloqueo mi ataque y me golpeo nue- vamente en el estómago.

Sin fuerzas, ya mi corazón empezaba a perder la espe-

ranza

gos; Seydin, Ywi, Nakaku, inclusive a Wakokurí, Alur, Nin-

En ese momento sentí la energía de todos mis ami-

Conexión Chamánica

tay. No sé porque recordé especialmente a la sirena, pero todos ellos confiaban en mí, ¡no podía decepcionarlos!

Giré a mirar a la ira, parecía que tenían mucha más ener- gía, tenía más fuerza que antes.

- ¡LARGATE! ¡¡¡YA VETE DEJAME EN PAZ!!! - Le grité.

- Lárgate, ya vete déjame en paz - Repitió mis palabras burlándose de mí.

- ¡Lárgate, te detesto! ¡Te odio! - Me sentía agotado, lá-

grimas salían de mis ojos, estaba desesperado y ¡enfadado!

Se abalanzó sobre mí lanzándome otro golpe que no pude esquivar.

En medio de tanto enfado; mi cuerpo temblaba, ya no sa- bía como hacer para ganarle, mi mente estaba confundida. Cerré los ojos y respiré profundo. - Debo actuar como gue-

¿cómo actuaría un guerrero en estas

rrero - pensé. Pero

circunstancias? ¿Si un guerrero se enfrentara con la ira que actitud tomaría?

¡De pronto mi mente se aclaró y comprendí! ¡Encontré el secreto! Si atacas a la ira con ira, ¡entonces la volverás más fuerte! y tú te debilitarías fácilmente. El secreto está en comprender su punto de vista, no necesitas estar de acuerdo. Sólo necesitas comprender su punto de vista y que se sienta realmente comprendida por ti. (Esto inclu- ye si estas discutiendo con otra persona, hazle saber que de corazón la comprendes, aunque no compartas su punto

Yoguín un cuento mágico

de vista) Sé que no es fácil, pero eso es un reto que todo

guerrero, toda guerrera debe enfrentar en algún momento

de su vida; comprender a las otras personas y aceptarlas

como son.

También comprendí que para que esta energía no toque

mi corazón es importante no tomarme nada personal y

no tratar de controlar todo. En el momento que intentas controlarlo todo y las cosas no salen como lo esperas, es fácil que en ese momento le des entrada a esta energía.

Abrí mis ojos y miré fijamente a la energía que tenía fren- te a mí y le dije:

- Lo siento - Llevé mi mano izquierda hacia mi corazón - Realmente lo siento, despúlpame por favor.

-

¡Pero

¿qué?!

¿Qué haces? - Exclamó sin compren-

der.

yo no quería

atacarte, no tengo ningún derecho de hacerte daño, eres un ser que también merece respeto. - Caminé en dirección de esta energía, mirándola fijamente.

- Discúlpame, en el fondo de mi corazón yo

- ¡¡¡No!!! No digas esas cosas, no lo merezco un poco confundida.

-

Manifestó

 

-

Sé que actúas desde la ignorancia, que hay rencor en

tu

esencia y lo haces para protegerte, ya que nadie te

ha

enseñado a expresar lo que sientes de otra manera. -

Mirándola fijamente le dije: - Ahora puedes ser mejor.

Conexión Chamánica

te comprendo, y tú

- ¡Noooo! - Ya no estaba tan fuerte como en un momento. Una luz en el centro de su ser empezó a expandirse desha- ciendo toda su oscuridad. Luego pude ver como trascendió dejándome el camino li- bre.

Después de unos segundos continué mi camino, aun me

dolía un poco mi abdomen por los golpes que había recibido, lo que hacía que mi caminar fuera un poco más lento. Con la siguiente energía que me encontré fue con la del miedo que me esperaba ansiosa, al mirarme sentí, por un momento que

mi cuerpo se paralizó y una sensación de debilidad recorrió

mis piernas.

Todas estas energías eran entidades oscuras sin forma definida, no lograba ver con claridad sus rostros, ni brazos, ni piernas. Parecían sombras que cambiaban constantemen-

te de apariencia.

- Veo que lograste liberarte de mi hermana la ira. - Dijo con un tono de voz muy agresivo y luego pronunció las si- guientes palabras con un grito que me atemorizó - PERO CONMIGO NO PODRAS! Este momento será tu perdición.

De repente se convirtió en un monstruo espantoso que me atemorizó hasta el alma. ¡Sus ojos rojos, enormes colmillos y garras, orejas muy largas y su tamaño aumento como diez veces mas!. Esta terrible imagen me hizo correr de regreso hacia donde me había encontrado con la energía de la ira.

Yoguín un cuento mágico

A mitad del camino recordé: Un guerrero enfrenta sus miedos. Me detuve y respiré profundo, sentía mi corazón palpitar fuertemente, mis piernas temblaban aun, en ese momento cerré mis ojos (NO QUERIA MIRARLO) y me giré quedan- do frente a este monstruo, aunque una gran distancia nos separaba. Intenté tranquilizar mi mente y mi respiración, después de unos pocos segundos, fui abriendo mis ojos.

¡Su enorme tamaño me atemorizaba, no sé cómo lograría vencerle! - ¿Cómo actuaría un guerrero en este momento si no tu- viera miedo? - pensé. Luego, algunas imágenes empezaron a llegar a mi mente, imágenes que me fueron dando valor para enfrentar ésta terrible energía.

Respiré profundo y llevé los hombros hacia atrás, el pe- cho adelante queriendo disimular mi temor, me fui acer- cando a la energía del miedo. Al ver que nuevamente me dirigía hacia ella lanzo un rugi- do tenebroso e intento atacarme con sus enormes garras, al ver ese movimiento con su brazo derecho, brinque alto,

evitando que me golpeara. Caí detrás de ella pero

¡¡¡No

había visto su larga cola!!! ¡Estaba atrapado! Con un ágil movimiento envolvió mi cuerpo y me levantó a la altura de su cabeza, giro su rostro hacia mí con una ma- lévola sonrisa.

- ¡Ahora te tengo! Jajajajaja - dijo al tiempo de apre- tarme con fuerza, su cola era muy poderosa y gruesa, no podía soltarme.

Conexión Chamánica

- ¡Aaaaa! - Sentía que me partiría el cuerpo en dos. Casi no podía respirar

El miedo, al ver que mis fuerzas habían desaparecido aflo- jó su cola dejándome caer. Permanecí un tiempo inconcien- te, momento que me ayudo a comprender porque existía el

miedo y

¡La forma de superarlo!

El sonido de su voz me despertó.

- ¡Niño tonto! Ojalá te hayas despedido para siempre de

tus amigos, jajajajajaja porque a partir de este momento desaparecerás del universo.

- E

E

Es… Espera

- Dije haciendo un gran esfuerzo

para hablar mientras recuperaba el aliento.

- ¿Eh? - Manifestó impresionado.

comprendo. - Lenta-

mente me fui levantando. - Ahora comprendo la causa del

miedo.

- Lo

lo he descubierto

ahora lo

- ¿Que dices? ¡CALLATE! NO TIENES DERECHO DE HABLAR.

- Ahora comprendo la causa del miedo y porque intentas inyectarlo en el corazón de todos. Pero mi amigo te puedo ayudar

- ¡¿Amigo?!! No me digas ¡así!- exclamó interrumpiendo mis palabras.

Yoguín un cuento mágico

- Escúchame por favor - lo miré fijamente, su enorme ta- maño empezaba a disminuir. - Sé que le temes a la sola idea de desaparecer, a la idea de morir, le temes a un día dejar de existir. Y todo eso se debe por la falta de confianza en la energía infinita, porque no te entregas al Gran Espíritu y aceptas su maravilloso plan divino. Ahora lo comprendo y ya no tengo miedo, sé que en una parte de la vida (y más en este planeta) el miedo es necesario para la supervivencia, pero no hace falta permanecer con esta energía para siem- pre. Es más bonita y poderosa su esencia opuesta que es el amor.

Al igual que la ira, una hermosa luz en su centro empezó a brillar. Yo continué con las palabras

- Sé que tú tienes el poder de vibrar en un nivel más alto, ¡deja de ser miedo y conviértete en amor! No des- aparecerás, te unirás al Todo.

En ese momento dejo de ser sombra y se convirtió en luz ascendiendo hacia el firmamento. Una especie de seguri- dad y amor se instalaron en mi corazón.

Sólo me faltaba enfrentarme con una energía más para regresar a la Tierra donde estaban el chamán y mis amigos esperándome, para ese momento había entendido que no se trata de atacar sino de comprender y confiar. Ya que son energías que vibran en un nivel muy bajo al nuestro; hay que comprender el comportamiento y confiar en el Universo.

El comprender, transforma la energía de la ira en luz.

Conexión Chamánica

El confiar, transforma la energía del miedo en luz.

Unos segundos caminando y ahí estaba, la tristeza. ¿Qué sorpresa me estaría guardando? ¿Esta energía como me atacaría?

- Jovencito

a ti te estaba esperando

ayúdame por fa-

vor - Me extendió su mano. - Ayúdame, te lo ruego.

A diferencia de las otras dos energías, ésta si se había manifestado en forma humana, era una anciana moribunda. Sus ojos tristes y cansados me miraban fijamente, su brazo derecho extendido hacia mí no dejaba de temblar. Parecía que la quietud se hubiera ido de su cuerpo para siempre, sus piernas, sus brazos y su cabeza no dejaban de moverse, aunque ella estuviera quieta.

ayúdame - No sabía que ac-

titud tomar, pero

poco, al final decidí darle mi mano. - Eres un joven de buen

corazón, puedo sentirlo en tu mirada por el amor de Dios no me dejes sola.

¿como no ayudarle? Aunque lo dude un

- Dame tu mano por favor

Necesito tu ayuda

¿Qué es esto? - Exclamé al sentir que una ex-

traña sensación de frío se apoderaba de mi brazo izquier- do, aquel que decidí extender hacia la anciana para sujetar su mano. - ¡Que me está pasando!

- Pero

El frío subió a mi hombro y luego se dirigió a mi pecho.

Solté su mano inmediatamente

en todo mi brazo izquierdo, empecé a sentir que un dolor

Había perdido la fuerza

Yoguín un cuento mágico

muy intenso se apoderaba de mi corazón. Llevé mi mano de- recha al pecho haciendo presión intentando calmar aquella

¡No desapare-

molestia, pero fue en vano, no desaparecía cía!

La miré preocupado, no entendía que me estaba pasando pero al ver su imagen, me llené de melancolía. Sentí su su- frimiento, su llanto interno que parecía destrozar su alma.

- ¡No puede ser! - dije al ver que todo mi brazo izquier- do se envejecía. Se estaba secando, cada vez más delgado,

perdía masa muscular

gunté a la tristeza disfrazada de anciana. Lagrimas salían de mis ojos, mi alma se ahogaba, parecía sentir todo el dolor de la naturaleza y el dolor de la huma-

nidad, no soportaría mucho.

- ¿Que me está pasando? - le pre-

Cerré mis ojos buscando respuestas, ya que con la ira no hay que luchar sino comprenderla. Con el miedo la clave es

¿Con la tristeza?

¿Qué hacer? Por más que trato de entenderla ¡sigue ahí! Aunque confié en el Universo, es un dolor que debo superar yo solo.

aprender a confiar en el Universo

Pero

Mi mente estaba confundida y no me daba respuestas,

aunque intentara concentrarme de diferentes maneras. ¡No quiero perderme en este dolor! Necesito ayuda.

La tristeza llamó mi atención con extraños sonidos en

forma de llanto; cuando la miré, su imagen era distinta, ya

no estaba en forma de anciana

ahora tenía la presencia de

Conexión Chamánica

un niño hambriento de tres años. - ¿Cómo ayudarle? ¿Cómo ayudarle? - era lo único en lo que pensaba. ¡No encontraba respuesta! Mi brazo izquierdo parecía muerto, las lágri- mas continuaban saliendo de mis ojos con total libertad. La tristeza continuó cambiando de presencia una y otra vez, cada imagen que me mostraba era más cruel que la ante- rior. Ya nada tenía sentido, estaba perdiendo, me sentía solo y quería rendirme para que éste dolor desapareciera de una vez por todas.

¡Cerré mis ojos! me negué a continuar viendo aquellas fi- guras que me mostraba la tristeza y decidí prestar más atención a como se sentía mi corazón; que le faltaba, que anhelaba, que lo lastimaba y como librarme de la oscuridad que lo había tocado.

En ese momento una luz trajo claridad a mi mente y ¡com- prendí! ¡comprendí aquello que no podía ver! Aun con los ojos cerrados le dije:

- ¡No tocaras más mi corazón!

Ella dejo de cambiar de forma, impresionada me pregun- tó:

-¿Qué?

¿Por qué dices tales palabras?

- Desde un principio estuve equivocado - Mis ojos aún permanecían cerrados y mi brazo izquierdo no mejoraba.

¡Y no fue así! So-

lamente desgastaba mi energía. - Hice una pequeña pausa para acomodar mejor las palabras que diría. Abrí mis ojos y mirándola fijamente continué - Con el miedo, pensé que la

- Con la ira creí que tenía que luchar

Yoguín un cuento mágico

única solución era huir. ¡Pero no fue así! Solamente lo esta- ba alimentando y no estaba actuando como guerrero.

- No entiendo a qué te refieres. - manifestó un tanto preocupada.

- Que he descubierto que hay una forma para transfor-

mar la energía negativa en positiva, a eso me refiero. Creía que contigo (la tristeza) la forma era sentarme y llorar, ¡y no es así! lo que hago es autocompadecerme.

Ella no podía creer lo que le estaba diciendo, sus fuerzas empezaban a desaparecer, el dolor en mi pecho lentamente iba desapareciendo y mi brazo poco a poco volvía a su for- ma natural.

Me acerqué suavemente hacia la tristeza y la abracé.

- Eres libre mi amiga, eres libre, suéltate, no te apegues a nada y disfrútalo todo. ¡No estás sola!

- ¿De verdad lo crees? - me preguntó un poco confundi-

da.

- ¡Claro amiguita! así lo creo, tú no estás sola, aunque na-

die esté contigo siempre el universo te acompañará, exis- ten seres espirituales que protegen nuestro camino, seres que algunos llaman guías; otros los sienten como ángeles de la guarda; y otras personas están conectadas con los ani- males de poder. - Sentí que su abrazo era sincero - Por lo tanto no te apegues a nada, libera tu energía. Sé que inten- tas ocultar la felicidad en tu corazón, ¡suéltala! Suéltala, libérala, déjala salir.

Conexión Chamánica

- Gracias, muchas gracias - Me abrazó con fuerza des- pués de manifestar su gratitud y luego se transformó en luz al igual que las energías de la ira y el miedo lo habían hecho.

Ahora el camino estaba libre. Yo Yoguín, del planeta Uraku había ganado la batalla contra la debilidad. ¡Lo logré, lo lo- gré! Soy todo un guerrero, logré ganar.

Recorriendo la última parte del camino, antes de llegar a la tierra donde estaba mi cuerpo dormido y mis amigos es- perándome, comprendí que esta batalla la deben hacer to-

y cuanto antes mejor. Recuerda

que no se trata de luchar, tampoco de intentar vencer; la

clave está en transformar estas energías en luz.

dos los seres de la tierra

¡Yo sé que tú puedes!

¡Cuentas conmigo recuérdalo!

Lentamente fui abriendo mis ojos, todos mis amigos esta- ban alrededor mío. El Hadita aún seguía cantando, Wakoku- rí fue deteniendo el sonido de su tambor, me miró y sonrió al percibir que yo lo había logrado.

- Lo lograste hermanito, lo lograste. - Dijo al tiempo de dejar su tambor a un lado, se acercó y me dio un abrazo representando la bienvenida.

Yoguín un cuento mágico

- Yoguín, me alegra volver a sentir tu energía en com-

pleta armonía, me habías preocupado mucho. -Manifestó

Seydin.

discúlpame

por favor, no fue mi intención gritarte ni hacerte sentir mal. - Dije un poco avergonzado. - Te prometo que no vol- verá a ocurrir, ya transformé en luz la oscuridad que había en mí.

- Amiguita sabes que yo te quiero mucho

Seydin tenía lágrimas en sus ojos de felicidad. - Mi tier- na amiga, que Dios te proteja - pensé al mirarla y sentir su alegría.

Ya estaba anocheciendo, el chamán nos contó un poco más sobre el viaje chamánico y todos escuchamos atentos. Les expliqué lo sucedido con cada energía a la que me tuve que enfrentar, hasta les comenté del encuentro que tuve con Ywi en ese maravilloso viaje chamánico! El chamán me fe- licitó nuevamente y me preguntó sobre el planeta Uraku, entre Seydin y yo le explicamos las formas de vivir, como funcionaban las leyes espirituales, que nos enseñaban en la escuelita, quien era Nakaku y también le hablamos un poco sobre los tres soles y sus mágicos colores.

Al terminar nuestro relato se me permitió montar en el Unicornio y recorrer otras dimensiones que habían en este planeta tierra, aprendimos muchos secretos visitamos; Duendes, Elfos, conocimos otras Hadas y fuimos al lugar donde nacen ¡¡¡los Unicornios!!!

Conexión Chamánica

Dialogar con todos estos maravillosos seres enriqueció tanto mi corazón.

Conexión Chamánica Dialogar con todos estos maravillosos seres enriqueció tanto mi corazón. 83

Yoguín un cuento mágico

Conexión Chamánica

Capítulo 5

Los días y las semanas fueron pasando como las nubes

en el cielo, no podía creer lo rápido que se estaba yendo el

tiempo en éste maravilloso planeta. Tuve la oportunidad de encontrarme varias veces con Wakokurí quien me entregó grandes enseñanzas chamánicas, me explicó el poder de los animales y como descubrir el animal aliado. Hable con Alur, el árbol líder del bosque y con Nintay,

Seydin estuvo conmigo en cada uno de estos encuentros. También visité a mi amiga la sirenita Como no supe su nom- bre, la forma de llamarla era acercándome al mar y tocar

mi Lichiwayu; de alguna manera muy extraña, ella entendía

que la suave melodía era mi forma de llamarla. Hablamos mucho en aquellos días, nos hicimos grandes amigos, siem-

pre nos despedíamos de abrazo

do tenga que viajar de regreso a Uraku.

La extrañaré tanto cuan-

También habíamos retomado nuestras prácticas de yoga

en las mañanas y nos dimos cuenta que en este planeta Tie-

Yoguín un cuento mágico

rra la energía que activa el yoga es muy especial.

Faltaban quince días para regresar a Uraku, cuando llegue ese momento, extrañaré tantas cosas de este planeta; el

color del cielo, el agua, el sabor de las frutas

mente todo es muy hermoso en éste lugar, ¡todo tiene vida!

Definitiva-

Una mañana después de practicar yoga, subí a la casa en el árbol donde nos estábamos quedando Seydin y yo, toqué mi Lichiwayu para entrar en meditación. Mi amiguita viajo al centro del bosque para hablar con Nintay, ellas se ha- bían vuelto muy buenas amigas y compartían secretos de su mundo, volaban juntas, reían y cantaban.

En ese mismo momento, a unos cuantos kilómetros hacia el sur, una pequeña familia preparaba sus maletas, ¡sus va- caciones habían llegado!

- Dijo An-

dri, un niño de 9 años, cabello oscuro, sus ojos pequeños e

inquietos intentaban darse cuenta de todo.

- ¡Papá, papá, ya estoy listo! vamos, apúrate

Conexión Chamánica

- ¡Espera hijo! - exclamó su padre un poco impaciente por
- ¡Espera hijo! - exclamó su padre un poco impaciente por

la intensidad de Andri - tenemos que esperar que llegue tu

madre que se fue a recoger a tu prima, no podemos dejar- las.

¿y falta mucho para que lleguen? - pregun-

tó Andri pocos segundos después. - Hijo, ¡me estas colmando la paciencia! tengo que termi- nar de empacar las maletas - después de una pequeña pausa continuó - Ya sé que tienes grandes deseos que vayamos a terminar lo más pronto posible la casa en el árbol que lle-

- Papá, papá

Yoguín un cuento mágico

vamos construyendo juntos desde el año pasado, pero com- prende algo: hoy no tendremos el tiempo de llegar a traba-

jar en ella. Comprende hijo, llegamos de noche y tendremos

Mañana temprano podemos ir a

organizar un poco de la casa en el árbol.

que organizar para dormir

- Está bien papá. - Dijo Andri un poco resignado por la respuesta de su padre, al tiempo de guardar sus manos en el bolsillo y caminar hacia el patio trasero de su casa.

Un instante después, su padre un poco arrepentido por las palabras que le había dicho a Andri, se acercó a él y le dijo:

-Hijo, sé lo emocionado que estas de terminar aque- lla casa que hemos estado construyendo en el árbol, pero

comprende que en éste momento no es posible

Hijo, te

quiero mucho y deseo que terminemos juntos esa casa en estas vacaciones. Por favor compréndeme. - Andri recibió un gran abrazo de su padre.

A las 3 horas llegó la madre de Andri con su prima. Ya tenían todo listo, el viaje seria a las 4 p.m. En ese momento eran las 2: 43 p.m.

Andri verificó una vez más que todas sus cosas estuvieran en su maleta, en especial su cuaderno y lápiz para dibujar, ese era su gran sueño, ¡un día ser el mejor dibujante del mundo! Aquellas vacaciones después de terminar de construir la casa en el árbol, Andri imaginaba que todas las tardes su- biría a ella para sentarse a dibujar el paisaje que contem-

Conexión Chamánica

plaran sus ojos, inventar algunos dibujos de guerreros y súper héroes.

- ¡Es hora de viajar!- gritó el padre de Andri para que to- dos escucharan - Suban las maletas al carro, parece que esta tarde lloverá y es mejor no salir muy tarde, ya que cuando llueve, el camino se hace peligroso.

Andri fue el primero en empacar las cosas en el carro y una vez adentro apuraba a todos. Sus padres un poco im- pacientes no decían nada para no destruir la emoción de su pequeño hijo.

- ¡Apúrate Elin, eres la más lenta! - dijo Andri a su pri-

ma.

Elin es una joven de 17 años, está cursando el último gra- do del bachillerato. También es la encargada de cuidar a Andri cuando sus padres trabajan. Los domingos estudia violín; instrumento que le apasiona desde que tenía 9 años. Sus ojos color miel formaban total armonía con su cabello corto color castaño. La dulzura, ternura y delicadeza se reflejaban en sus movimientos.

- Apúrate Elin! nos estas retrasando. - Exclamó Andri nuevamente.

Hijo, ¡ya deja esa actitud tan desesperante! - Dijo su ma- dre mientras montaba sus maletas al auto.

Minutos después iniciaron el viaje. Alrededor de las 7:

Yoguín un cuento mágico

18 p.m. empezó a llover, para ese momento Andri estaba dormido, el silencio en el interior del carro se hacía notar. El agua y la oscuridad impedían ver claramente el camino.

A las 8 de la noche llegaron, la lluvia continuaba cayendo fuertemente, todos entraron rápidamente a la casa.

- ¿Papa, a qué hora iremos mañana a la casa en el árbol?- preguntó Andri un poco impaciente.

- Hijo, no empieces nuevamente con eso. Ya te dije que hay cosas importantes por hacer. Quiero que comprendas esto; quizá mañana no sea posible, pero te prometo, como te dije antes, en estas vacaciones terminamos la casa en el árbol. Por ahora, vamos a dormir, ya está tarde y estoy cansado. Mañana organizamos todo. - Luego de darle un beso a su hijo, lo llevó al cuarto para acostarlo.

Todos durmieron tranquilamente aquella noche. Muy temprano, incluso antes de que saliera el sol, Andri salió en busca de la casa en el árbol. Hace pocas horas había dejado de llover, hacía mucho frío y el paisaje estaba oscu- ro. Respiró profundo llenándose de valor y, sin que nadie lo notara abandono la casa. Después de caminar unos cuantos minutos, empezaron a salir los primeros rayos del sol.

- Creo que me falta poco por llegar, hace tanto no cami-

naba por estos lados que

camino correcto - Pensó Andri.

no estoy seguro de estar en el

Los primeros rayos del sol nos despertaron a Seydin y a

Conexión Chamánica

mí. Practicamos yoga dentro de la casa y nos sentamos a meditar. En ese momento escuchamos un golpe en el techo de la casa, seguido de una voz.

- ¡¡¡Quien anda ahí!!! ¡¡¡Baja!!! ¡Estás en mi casa!

Me asomé y vi que era un niño. Rápidamente esquivé la piedra que me lanzó. Aquella roca golpeo nuevamente el techo.

- Cálmate pequeño, nosotros estamos de paso. - Le dijo

Seydin suavemente con aquella dulce voz que la caracteri- zaba. - ¿Quién eres? ¿Qué haces aquí?

- Me llamo Andri. ¡Y ustedes están en mi casa! - Con-

testó el niño. - ¡Deberán marcharse inmediatamente! - El tono de su voz era un poco agresivo y el gesto de su rostro, amenazador.

- ¿Cálmate pequeño, quieres que te cuente porque esta- mos aquí? - le dijo Seydin.

Andri tranquilizándose un poco, miró a Seydin y le dijo.

¿tú eres un Hada? ¿Cómo es que

eres capaz de volar? A demás, eres muy pequeña para ser humana y tus ojos son muy grandes.

- Ahora que lo noto

Seydin sonrió y luego le preguntó.

- ¿Quieres que te cuente la historia?

- ¿Historia? ¿De qué me hablas?

Yoguín un cuento mágico

En ese momento me bajé del árbol. Andri me miró un poco impresionado.

- ¿Quiénes son ustedes? - Preguntó.

Cuando noté que su energía se había tranquilizado le dije:

- Nosotros venimos de un planeta rosado que está ubica- do al otro lado del universo llamado Uraku, ella es mi gran amiga Seydin y yo me llamo Yoguín. Nos da mucho gusto verte.

Andri muy impresionado preguntó:

- ¡¿Que dices?! ¿Vienen de otro planeta? ustedes son extraterrestres?

¿Entonces

- Jajajajajajajaja - Seydin y yo reímos al unísono al es- cuchar aquella definición.

- ¿Extraterrestres? ¿Así es como ustedes llaman a los

seres que habitan los otros planetas de este universo? - Preguntó Seydin con curiosidad.

- ¡Sí! se llaman “extraterrestres” y vienen en naves es-

paciales muy grandes con luces de muchos colores - mani- festó Andri. Después de un breve silencio, preguntó. - ¿Us- tedes donde tienen la nave espacial? - Con curiosidad miró

hacia todas las direcciones esperando encontrarla.

- Nosotros no viajamos así amiguito. Nuestros viajes son diferentes. - Le expliqué.

- ¿Y tú cómo te llamas? - Le preguntó Seydin.

Conexión Chamánica

- Ya te lo dije antes, mi nombre es Andri. Y mi padre está construyendo esa casa conmigo - Dijo señalando la

casa en el árbol. - Hoy logré salir de casa antes que todos se levantaran, hacía mucho no veníamos de vacaciones por aquí.

- Discúlpanos pequeño Andri por utilizar tu casa sin tu

consentimiento. - Manifestó Seydin, y continuó hablando

- Pero cuando llegamos a éste planeta no teníamos donde dormir y, tu hermosa casa nos pareció una buena opción.

- Está bien, los disculpo

¡Y sólo porque me agradaron!

Además no parece que ustedes sean peligrosos.

- ¿Peligrosos? – Nos causó curiosidad ese comentario

de Andri. - sí, peligrosos, me refiero a que ustedes no parecen que vinieron a destruir la Tierra.

¿Y tú por qué crees que vendríamos a destruir la

Tierra? - no aguanté la curiosidad. Seydin de vez en cuando

sonreía al comprender la energía y la inocencia de nuestro amigo Andri. - Es que he visto en algunas películas que cuando los extraterrestres llegan a la Tierra, es para destruirla.

-

No entendí la palabra “Película” y no quise preguntar su significado ya que en ese momento Seydin le explicó la di- ferencia de los seres que habitan el universo. Le contó que en todo el espacio universal existen seres con una cons- ciencia muy evolucionada y otros que apenas están inician- do el proceso evolutivo. Que estos últimos tenían mucho

Yoguín un cuento mágico

por aprender y que lo que más hacían era destruir. Y que al igual que estos seres, algunos humanos también actuaban así; destruyendo todo. También le explicó que para noso- tros la palabra “Extraterrestre” era totalmente descono-

cida. Que en lugar de ésta palabra nosotros utilizábamos el termino; vecinos espaciales o vecinos estelares. Hermanos galácticos también era utilizado en algunos casos. Andri estuvo atento a cada palabra que mi amiga pronun- ciaba. - Si ustedes son de otro planeta que está muy lejos de

¿cómo es posible que sepan hablar el mismo idioma

que el mío? - Preguntó Andri. - Ocurre que antes de iniciar el viaje, nuestra reina Nakaku, nos otorgó el poder, a través una oración muy po- derosa, para que entendiéramos y habláramos cualquier idioma que se maneje en éste planeta. Es por eso que pode- mos comunicarnos contigo al igual que con las piedras, los árboles, las Hadas algún unicornio o Sirena

éste

- ¡¿De veras?! ¿Puedes hablar con las Hadas y Unicor-

nios? No lo puedo creer. - dijo muy emocionado. - Yo nunca

he visto un Hada presentar una?

¿Crees que sea posible que me puedan

Tenemos una amiguita Hada, se llama Nintay, le pregun- taremos si está dispuesta a conocerte y luego te daremos la respuesta. - Le dijo Seydin.

- ¡¿DE VERAS?! ¿Ustedes pueden hablar con las piedras y los árboles? No lo puedo creer, siempre pensé que ellos no hablaban.

Conexión Chamánica

- Nunca dije que ellos hablaran. - Le expliqué. - Lo que dije fue que nos comunicamos.

- ¿Es que hablar no es comunicarse? - me preguntó sin

entender lo que le estaba diciendo.

- Si mi amiguito, hablar es comunicarse, en eso tienes razón. Pero comunicarse no es solamente hablar.

- No te estoy entendiendo.

- Mira - intenté explicarle - existen varias formas de

comunicación. Hablar y escuchar hacen parte, al igual que el escribir y el leer. Pero también hay otras formas que, según parece, son poco conocidas en este planeta.

- ¿Y cuáles son esas formas? - preguntó Andri con curio- sidad.

- Son muchas las formas de comunicarse; está la comu-

nicación telepática, la comunicación extrasensorial, la co- municación corporal. Todas son totalmente diferentes. Y

con cada uno de los seres de la naturaleza la comunicación es distinta. Pero hay algo en común y es la interpretación de la energía.

- ¿La interpretación de la energía?

- Si mi querido amiguito. Todo en el universo tiene ener- gía. Y cuando aprendes a sentir dicha vibración y cuando aprendes a manejar la tuya, entonces es posible tener una comunicación energética.

- ¡Wow! ¡¿De veras?! ¡Yo quiero aprender!

Yoguín un cuento mágico

- De ésta manera es posible comunicarse con las piedras, las flores, el agua, los animales, las nubes, con la madre

Tierra, con los árboles existe en el universo.

Absolutamente con todo lo que

- ¡¿Donde esta Andri!? - Gritó un poco preocupada la mamá del niño, una vez se dio cuenta que su cama estaba vacía.

- ¿Cuál es el escándalo mujer? - preguntó el padre del pequeño.

- ¡Mi amor, es que nuestro hijo no está!

- ¿Cómo que no está? - Preguntó el padre un poco intri- gado. - ¡Espero que no se haya ido solo para el lugar donde estamos construyendo la casa en el árbol! - Exclamó un poco molesto.

- ¿Elin, puedes ir a buscar a Andri? creo que se fue a la

casa en el árbol. - Dijo la madre de Andri, con la esperanza de que se encontrará en ese lugar.

- Si señora, iré de inmediato.

Aquella mañana, eran las 9: 41 a.m. Elin salió en busca de Andri. Camino bosque adentro unos cuantos minutos. En el recorrido, disfrutó de los colores, las formas, el olor del bosque, contempló atenta las flores, escucho con alegría el sonido de los pájaros. El aroma a naturaleza le encantaba. Al llegar notó que Andri estaba hablando con alguien, era

Conexión Chamánica

un ser de pequeña estatura.

- ¡Andri! Te he estado buscando- Elin gritó desde lejos

al tiempo que se acercaba - Tus padres están muy preocu- pados por ti.

Una vez Elin se acercó completamente al lugar donde se encontraba Andri. Éste le dijo:

- Quiero presentarte a mis nuevos amigos - la alegría se notaba en sus ojos. - Él se llama Yoguín y ella es Seydin.

Por alguna razón extraña que yo no comprendí en ese en- tonces, Elin no podía ver a mi amiguita Seydin.

- Hola Yoguin. - Me dijo con una hermosa sonrisa en sus

labios. - Me llamo Elin. - Luego se volteó hacia Andri y le

pregunto: - ¿Y donde está

veo a éste hermoso niño; Yoguín.

Seydin? porque yo solamente

- ¡¡¡Pero si está ahí!!! Mira, ¡frente a ti! - Contestó Andri señalando hacia donde estaba Seydin.

- Andri, ya empezaste a imaginarte cosas. Eso no me pa- rece gracioso. - Exclamó Elin un poco molesta.

Seydin se quedó en silencio comprendiendo como los se- res humanos a medida que iban creciendo, perdían su ino- cencia y se alejaban poco a poco del mundo mágico. Como la parte racional y lógica iban gobernando todo su mundo personal.

Yoguín un cuento mágico

- No entiendo por qué no puedes ver a Seydin, ella pare- ce un Hada. Ambos vienen de otro planeta y

- Ya ¿qué tontería estás diciendo? - interrumpió Elin al pequeño Andri.

- ¡Es verdad! Ellos son extraterrestres.

Discutieron un instante entre ellos. Luego Elin se me acercó y me dijo:

- Me dio mucho gusto conocerte pero, debemos irnos ya. Espero volverte a ver pequeñín.

Seydin y yo nos quedamos viendo como Elin Y Andri se marchaban. En el camino, Elin empezó a interrogar a Andri.

- ¡Ahora si! Dime, cómo conociste a Yoguín? Y no me sal-

gas con que es un extraterrestre porque eso no te lo creo.

- ¡Pero es verdad! ya te dije que es un extraterrestre.

El mismo me dijo que venían de un planeta muy lejano. Ade-

más él y Seydin también pueden hablar con los árboles y las Hadas.

- ¡¿Seydin?! ¿Y dime yo porque no vi a “Seydin”? - Dijo

Elin con tono de ironía - ¡Estas inventando toda esa histo-

ria!

- ¡¡¡Ya te dije que son extraterrestres!!! - exclamó An-

dri un poco impaciente - ¡Pero si no me quieres creer, no lo hagas! A la final nunca crees lo que te digo. Al llegar a la casa los padres le hicieron un llamado de atención por desaparecer sin informarles. Andri no dijo ni

Conexión Chamánica

una palabra, después de escucharlos, se fue a su cuarto y paso allí el resto de la mañana y parte de la tarde intentan- do dibujar Yoguín.

- Yoguín, siento que te pasa algo. Cuéntame, desde que hablaste con el niño, tu actitud cambió. - me preguntó Sey- din.

- Si, amiguita, es que siento que

el motivo de mi viaje

a este planeta, es entregarle la información a él.

- Es verdad que Andri tiene una energía muy especial. Su

corazón es bondadoso y su mente es inquieta por aprender. Quizá tengas razón, pero para que no haya dudas te re-

comiendo que medites para que encuentres la respuesta.

- ¿Sabes, Seydin? Nos quedan pocos días en este plane- ta. Y creo que no aproveché mi estadía aquí.

- ¡Te equivocas Yoguín! ¿No comprendo porque dices

eso? Mira que conociste personalmente cómo funciona la

energía de la ira, la tristeza

Tal vez esa información pueda ser de utilidad para Andri. Es verdad que nos quedan pocos días en este lugar. En 13 noches el portal se abrirá, para entonces todo lo que no hagas aquí en la Tierra quedará sin hacer. Es importan- te que manejes muy bien tu energía para que después no te arrepientas de nada, además, antes de viajar a Uraku, debemos despedirnos de nuestros amigos; Alur, Nintay, el Unicornio, la Sirena y el chamán. Y eso nos llevará un buen tiempo.

¡Y aprendiste a controlarlas!

Yoguín un cuento mágico

Seydin tenía razón. Aquella tarde, tocando mi Lichiwayu, entré en meditación para buscar respuestas, ¿sería esa mi

misión? ¿Entregarle la información a Andri es lo que vine a hacer en la Tierra? Sentí la energía de la reina Nakaku y pocos segundos después apareció su imagen. Aunque me impresionó verla, puesto que no la esperaba, la saludé con el debido respeto que se merecía. Le conté mi inquietud con respecto a Andri

y todo lo que había sentido en el momento que hablé con él.

Con sus sabias palabras aclaró mis dudas, me dijo que jamás dudara de lo que sentía mi corazón, que él tiene una verdad muy profunda que la mente no comprende. Que hace falta conectarse nuevamente con la sensibilidad, todos los seres en el universo pueden hacerlo, para lograr entender el verdadero mensaje del Gran Misterio (Dios), ese men-

saje que está escrito en todos los momentos de nuestra vida. También me dijo que es fácil escuchar el corazón, solamente necesitamos prestarle menos atención a nues- tros pensamientos, menos atención a lo que ocurre fuera de nosotros y llevar la energía hacia dentro. Algunos seres pierden su vida entretenidos escuchando su pensamiento y ocupados resolviendo fantasías de afuera, sin llegar nunca

a comunicarse con su verdadera esencia. Algunas de las palabras que Nakaku me decía, me dejaban pensando, creo que aún no estaba en el momento de com- prender el sabio mensaje que ella me entregaba.

- ¡Andri es hora de cenar! - dijo su madre informándole que todos lo estaban esperando para comer.

Aquella noche mientras comían, Andri se disculpó por

Conexión Chamánica

desaparecer en la mañana sin haberles informado. Les con- tó que conoció un amigo en el bosque, no les quiso decir que venía de otro planeta. ¡Jamás lo entenderían!

- ¿Y cómo lo conociste hijo? - preguntó su madre.

allí

- Esta mañana, cuando fui a la casa en el árbol, él estaba - Andri le contó todo lo sucedido.

Y dice que es un extraterrestre jajajaja - Inte- rrumpió Elin

-

- Andri, no tienes por qué inventar esas historias. Ya es- tas suficientemente grande, como para seguir en tu mundo de fantasía. - Manifestó su padre.

- comentó con desilusión.

En silencio terminó de comer y volvió a su cuarto para con- tinuar con el dibujo de Yoguín que estaba haciendo. Tres

horas después su madre sube al cuarto de Andri para darle las buenas noches.

- Ustedes no comprenden

- ¿Qué haces hijo? - Interrogó su madre.

- ¡Mira mamá! ya lo he terminado - Manifestó Andri con

alegría, mostrándole un papel con un dibujo - Éste es Yo- guín, el niño que conocí ésta mañana.

Yoguín un cuento mágico

102
102

Conexión Chamánica

- Hijo está precioso, espero me lo presentes algún día.

- Siii mamá, te lo presentaré.

- Pero por ahora, hay que dormir - dijo al tiempo de abra- zarlo. - Y espero que mañana no te vuelvas a ir sin permiso.

- Pero mamá

- Ya está tarde y hay que dormir - le dijo sin dejar que terminara las palabras - mañana hablaremos de eso.

Aquella noche Andri se quedó mirando el dibujo hasta que se quedó dormido. En su sueño se vio que hablaba con Sey- din, ella le presentaba un Hada. También sintió que hablaba con una piedra y que ésta le entregaba un gran mensaje so- bre el aprender a valorar lo que se tiene porque solo existe una oportunidad de vivir lo que te ocurre.

- Ven, ¡te quiero compartir algo! - le dijo Seydin en aquel sueño. - Mira las estrellas, ellas tienen un gran mensaje para ti ésta noche.

Andri mirando hacia el cielo estrellado escuchó atenta- mente a Seydin.

- Amiguito, las estrellas brillan con su eterna sabiduría

desde miles de años antes de que tu nacieras. Ellas en si-

- Hizo una pequeña pausa como leyen-

do el cielo, y luego continuó - Cuando tu naciste, cada una, incluyendo los planetas y el Sol, aportaron de su energía

lencio te protegen

Yoguín un cuento mágico

para acompañarte en esta vida. Por lo tanto, no estás solo, nadie puede estarlo, porque la energía del universo es in- finita. Todos los seres del firmamento están acompañados por los astros.

- ¿Todos los seres del firmamento? - Preguntó impre- sionado.

- Así es pequeño. Todos los seres, desde el momento del

nacimiento, todos los planetas, incluyendo el Sol y la luna, envían una gran energía para que acompañe toda la vida de ese nuevo ser que acaba de nacer. Así todas las cosas que ocurren es influencia de las estrellas.

- Pero

¿cómo es esto posible?

- Lo es amiguito. Lo es, porque todos estamos unidos, así

lo que te ocurre a ti le ocurre a todo el universo. Esto se debe a que la energía no funciona por separado, todo hace parte de un todo más grande que no conocemos aún. Todo está interconectado y cuando logres comprender este men- saje con todo tu ser, podrás sentir la unidad mágica con la totalidad.

- ¿Todos estamos conectados?

- Fíjate que tú, haces parte de una familia que a su vez hace parte de un pueblo, que a su vez, ese pueblo hace parte de una ciudad. La ciudad hace parte de un país y éste hace parte de un continente. El continente hace parte de la Tierra y la Tierra hace parte del sistema solar que se en-

Conexión Chamánica

cuentra en una galaxia que a su vez

éste proceso es infinito. - le explicó Seydin - Incluso noso-

tros que venimos de otro planeta, conocemos muy poco de esta maravillosa energía que forma un Gran Espíritu (Dios) que nos protege a todos. Es por eso que tiene gran impor- tancia aprender a valorase a sí mismo. Todo el universo activó mucha energía para que estés en éste momento aquí en la Tierra. Lo menos que puedes hacer es agradecer.

Podría continuar así, y

- ¡Wow! Seydin, es muy sabio lo que me cuentas

- Las estrellas ésta noche tienen un mensaje para ti - Repitió Seydin nuevamente estas palabras. - Es importante que lo grabes en tu corazón. Ellas dicen que no importa si muchos no te comprenden, quizá algunos te critiquen por hacer de esta enseñanza parte de tu vida. Pero la gente tiende a temer o criticar lo que no conoce. Debes fortale- cer tu carácter, urgente que aprendas a amar y valorar tu cuerpo. Cuando te sientas triste o solo, mira una estrella y permanece contemplándola sin parpadear el tiempo que puedas. Las estrellas te ayudarán a comprender que hay muchos seres en el universo que te acompañan.

- Seydin, creo que no me queda muy claro el mensaje que me dices, aun soy muy joven y no comprendo completamen- te. - Manifestó Andri.

- No te preocupes pequeño, que tu corazón sabe muy bien lo que digo. Tu alma comprende perfectamente este mensaje. - Le explicó mi gran amiga Seydin con su dulce voz.

Yoguín un cuento mágico

- Andri pronun-

ció estas palabras en su mente mientras miraba el firma-

mento.

- ¿Mi corazón comprende el mensaje?

- Tu espíritu es evolucionado - Continuó Seydin - y tie-

nes una misión muy importante en éste mundo mi pequeño.

- ¿¡Una misión muy importante!? - Preguntó un poco im- presionado.

En ese momento la imagen empezó a desvanecerse y mi- nutos después Andri despertó. Luego escuchó que su ma- dre lo llamó a desayunar. Aquella mañana Elin practicó violín y le estuvo explicando un poco a Andri de cómo funcionaba la música. Las horas pasaron rápidamente, el pequeño Andri ansioso por volver al bosque para hablar con Seydin y contarle el sueño que había tenido aquella noche, no entendió lo que Elin quiso explicarle.

Después del almuerzo, Andri no aguantó más las ganas de compartir con sus amigos del bosque y sin que nadie se diera cuenta fue a visitarlos. Rápidamente corrió por el bosque hasta llegar al lugar donde estaba la casa en el árbol. Yo estaba haciendo yoga cuando lo vi venir entre los árboles.

- Hola Yoguín - me dijo un poco agitado - ¿Cómo estás?

- Muy bien Andri - Le dije - ¿Cuál es la prisa?

- Es que necesito hablar con Seydin ella y quiero contarle mi sueño.

Conexión Chamánica

Anoche soñé con

- Espérala, ella está hablando con Nintay, la Hadita, no debe tardar.

Después de guardar silencio unos segundos, preguntó:

- ¿Qué estabas haciendo cuando llegué?

- Estaba practicando yoga.

- ¿Yoga? ¿Y eso es qué?

Le expliqué que el yoga es una poderosa practica que uti- lizamos para fortalecer nuestro cuerpo y controlar la men- te. Que lo más importante es la respiración ya que gracias a ella nuestro cuerpo se llena de energía, de vitalidad. A través de las posturas nuestro cuerpo se va fortale- ciendo en cada una de sus cuatro áreas; la fuerza, la fle- xibilidad, el equilibrio y la resistencia. Esto ayuda a man- tener nuestra salud en armonía con la vida. Le propuse que mientras esperaba a Seydin hiciera yoga conmigo. Cuando llevábamos casi 20 minutos practicando posturas de yoga apareció Seydin y se unió a la práctica.

Al finalizar nuestra rutina de yoga sin esperar más tiem- po Andri se le acerco rápidamente a mi amiguita y le dijo:

- Hola Seydin, necesito contarte algo…

- Claro Andri cuéntame.

Yoguín un cuento mágico

Aquel joven le contó el sueño que había tenido en el que aparecía Seydin hablándole de las estrellas, contándole grandes secretos de la energía del universo. También le contó de la misión que ella le había dicho justo antes de despertar, tenía curiosidad en saber a qué misión se refe- ría ella. Seydin escuchó de manera atenta cada una de sus pala- bras al tiempo que observó su energía e intentó ponerse en su lugar, es decir, sentir lo que Andri estaba sintiendo con el sueño. En el momento que Andri terminó de contar su relato, ella le explicó:

- Querido Andri, es importante que sepas que existen varios tipos de sueños; están los que son sueños comunes, éstos los tienen todas las personas, son sueños sin ningún significado aparentemente porque están influenciados por el medio ambiente, es decir; si vez una bicicleta y te gusta y la quieres comprar, en normal que sueñes que estas mon- tando en ella. ¿Comprendes?

- Si, un poco - Manifestó Andri atento al mensaje que Seydin le entregaba.

- En otras ocasiones podemos tener miedo a algún ani- mal, una araña por ejemplo, y resulta que una noche antes de dormir vemos una araña en nuestra casa, es normal que soñemos que la araña nos persigue. Aunque a veces la bici- cleta pueda estar representada por otra cosa en tu sueño, sea un carro o un avión que estés manejando. Igual con la araña, en el sueño puede ser un monstruo o un dragón que te persigue.

Conexión Chamánica

- ¿Es decir que si le temo a una araña y antes de dormir veo una, en el sueño puede aparecer en forma de dragón persiguiéndome?

- Así es pequeño y esto se debe a que en los sueños las cosas a veces aparecen de otra forma.

Andri estaba emocionado con aquella información de los sueños, yo estaba sentado escuchando la conversación a un lado de mi gran amiga Seydin, mientras trataba de com- prender la energía de nuestro amiguito Andri.

- Existe otro tipo de sueño - continuó mi amiga hablando

- que es percibido por seres muy sensibles en los cuales se entrega información y la persona que está soñando puede

aprender muchas cosas.

- ¿Entonces este últimos tipo de sueño es el que yo tuve? ¿Y tú me enseñaste? ¿Tú fuiste hasta donde yo es- taba para entregarme esta enseñanza? - interrogó Andri con curiosidad.

- Aquí lo importante es lo que tu viste en el sueño, lo que tu aprendiste y como te sentiste. Recuérdalo siempre. Aunque existen muchos tipos de sueños y pesadillas, lo im- portante es que prestes siempre atención al cómo te sien- tes, eso es realmente importante.

- ¿Prestar atención a lo que yo siento en un sueño?

Seydin continuó explicándole sobre el maravilloso mun- do de los sueños a Andri, ayudándole a comprender lo que había experimentado la noche anterior. Todas las dudas se

Yoguín un cuento mágico

fueron aclarando en el pequeño menos una.

- Seydin, antes de despertar de aquel sueño, me dijiste que yo tenía una gran misión que cumplir en ésta Tierra. ¿Qué significa eso?

- Todos los seres del universo experimentan la vida

material con la intención de recordar lo que en espíritu se sabe mientras cumplen una misión muy importante. - Por los gestos de Andri pude notar que comprendía poco lo de la misión. - ¿Entonces todos nacen con una misión? - Interrogó Andri.

- Si, todo en el universo tiene un propósito y que tú hayas nacido en éste lugar hace parte de tu evolución y también hace parte de ese propósito. La mayoría de las personas pasan su vida sin comprender esto - Tiernamente le explicó mi amiga Seydin - creyendo que todo es super- ficial, todo es únicamente lo que sus ojos pueden ver. Pero lo cierto es que al nacer, lo hacemos para cumplir una gran misión y descubrir esto es un trabajo que todos deben ha- cer de manera personal.

Andri quedó un momento en silencio tratando de com- prender aquellas palabras. Luego me miró y preguntó:

- Yoguín, ¿tu como descubriste cual era tu misión?

- Amiguito, en nuestro caso es diferente porque des-

de pequeños en la escuelita nos preparan para comprender nuestra misión. Eso es lo más importante en la educación

en Uraku.

Conexión Chamánica

- ¿Desde pequeños? - se quedó pensativo, y luego me preguntó - Cuántos años tienes Yoguín?

- Tengo 143 años Urakus.

- ¡¿143 años?! ¡¡¿Pero cómo es posible que parezcas más

joven que yo que tengo 9 años y seas más bajito?!

- Jajajajajaja Te lo explicaré. Aquí en la Tierra, tengo

unos ummm, 8 años, y soy más bajito que tú, porque nues- tro planeta Uraku es más pequeño que la Tierra. Allá todo tiene una altura más pequeña que aquí.

- ¿Cómo es posible que en Uraku tengas 143 años y aquí en la tierra sean solamente 8?

Le expliqué que en el universo la energía funciona de di- ferentes formas. Lo que en un lado del universo puede ser imposible, en el otro lado es una realidad indudable. Le ex- pliqué que en Uraku la energía funciona de otra manera. También le conté de la maravillosa experiencia cuando salía el tercer Sol y los mágicos colores que formaba la luz de aquel día. Le hablé de la reina Nakaku, le expliqué que en nuestro planeta las leyes universales son interpretadas por las mujeres, quienes tienen más sensibilidad y sabiduría, por eso es importante aprender a respetarlas y tratarla con amabilidad. Obviamente le hablé de Ywi y el inmenso respeto y admiración que sentía hacia él. Andri estaba emocionado escuchando sobre los seres de Uraku.

- Yoguín, ¿y que enseñan en la escuelita de tu planeta?

Yoguín un cuento mágico

- interrogó Andri.

- En nuestro planeta tenemos una escuelita donde todo

niño va para aprender el sagrado arte de vivir. - le expliqué

- Allá se enseña lo más importante en la vida, lo más esen- cial para su evolución.

- ¿Y qué es lo más importante en la vida?

- En la vida lo más importante es aprender a mantener la salud, a conocer el cuerpo, aprender a respirar, es impor- tante saber gobernar las emociones y controlar la mente, el pensamiento para que siempre sea positivo. También es muy importante aprender a conectarse con el espíritu.

- Wow, ¡que chévere! yo quiero aprender eso.

- De esta manera nuestro cuerpo permanece en armonía con el universo. - Le expliqué.

- ¿Y ustedes trabajan? - interrogó el pequeño Andri.

- Así es amiguito, nuestro trabajo consiste en verificar que Uraku permanezca en armonía, ya lo más importante para nosotros es el planeta porque él es nuestro hogar. A cada uno se le otorga una labor, por ejemplo a unos se les encarga el cuidado de los árboles, otros el de los animales, algunos se encargan de que la armonía permanezca según las leyes. Y a su vez todos vigilamos que el planeta permanezca lim- pio. Limpio y sano.

Conexión Chamánica

- ¿Sano? ¿Es que el planeta se enferma? - Preguntó con una gran curiosidad.

- ¡Pero claro! ¿No lo sabias?

- No, no sabía que los planetas se enfermaran.

- Así es amiguito, los planetas al igual que los seres hu-

manos tienen un tiempo de duración, ellos nacen y algún día mueren, la vida de un planeta es muuucho más larga que la de los humanos. Pero desafortunadamente los planetas que tienen vida en su interior; es decir, aquellos que permiten que nazcan seres con inteligencia y un poco de autonomía son los que más rápido se enferman. Y si los seres que lo habitan son de un nivel de consciencia muy bajo se enfer-

man más rápido.

- ¿Y tú crees que aquí en la Tierra los seres tenemos consciencia muy baja?

- No, no todos son de un nivel bajo de consciencia, pero

lo cierto es que este planeta está muy enfermo, está ago-

nizando y necesita urgente de TU AYUDA.

- ¿De mi ayuda? ¿y cómo lo puedo ayudar? - preguntó con gran interés.

Aquella tarde le expliqué que todos los humanos tenían la responsabilidad de usar los recursos naturales con inte- ligencia, que no era posible derrochar el agua y vivir como si nada pasara, que tampoco es normal contaminar el aire y creer que podremos respirar libremente para siempre.

Yoguín un cuento mágico

Llegará un momento en el que será casi imposible inhalar aire sin correr el riesgo de enfermarse por tanta contami- nación. Le expliqué que destruir la naturaleza es una broma de muy mal gusto, que es una autodestrucción, porque gra- cias a la naturaleza este planeta permanece en equilibrio y destruirla es condenarnos al sufrimiento en un futuro muy cercano. Y respondí su pregunta de la siguiente manera:

- Si quieres ayudar al planeta Tierra es importante que empieces a pensar bonito, tener pensamientos positivos, porque una actitud negativa ante la vida, también es una forma de contaminar y destruir. Es importante que te ha- gas consciente de economizar más agua, cuando te bañas o te lavas las manos, intenta que sea solamente lo necesario. No arrojes basura al suelo y mucho menos en los bosques, parques naturales o quebradas, al parecer en éste plane- ta es más importante que las calles estén más limpias que las quebradas o los ríos. - me quedé mirándolo fijamente y luego le dije - Amiguito, puedo sentir que tu planeta esta triste. ¡Se siente ignorado por la mayoría de ustedes y ne- cesita atención urgente! ¡Es importante que los seres hu- manos se vuelvan ecologistas lo más pronto posible!

- ¿Ecolo

gistas? ¿y qué significa ser ecologista? Nunca

había escuchado esa palabra.

- Ecologista significa ser un guardián o guardiana de la naturaleza, significa aprender a ser amigo de los árboles, del agua, del viento y de la tierra y aprender a respetarlos como si fueran tus grandes hermanos. Aunque no los escu- ches, ellos te gritan “¡¡!Auxilio!!!”. Ser ecologista también es respetar la vida en todas sus

Conexión Chamánica

manifestaciones. Ser ecologista es respetar todo, absolu- tamente todo lo que hay en la naturaleza porque cada ser; sea piedra, sea planta, animal o un ser humano merece un lugar aquí, en este sitio que el universo ha seleccionado para que experimente una forma de vibración especial. Ser ecologista también significa que estas conectado con la fe- licidad que hay en tu corazón y la expresas hacia tu familia, amigos y seres que te rodean.

- Wow, ¿eso es ser ecologista?

- Así es, pero ser ecologista es cosa de ¡valientes! No

cualquiera es capaz de hacerlo, solamente los seres más evolucionados aquí pueden lograrlo.

- ¡Yo seré un ecologista! Cuidaré el planeta. - manifestó con decisión.

- Tú puedes ser ecologista y a la vez ser otras cosas,

es decir; tú puedes vivir de manera ecológica y ser un gran dibujante o un gran músico. A Veces, ser ecologista te per- mite también experimentar muchas más cosas.

- Yoguín, me encanta hablar contigo, tienes tanta sa-

biduría. ¿Eso también te lo enseñan en la escuelita de tu

planeta?

- Así es Andri, esto hace parte de la educación de Uraku

y ahora te lo estoy compartiendo a ti para que le enseñes

a tus amigos, porque si no lo hacen es posible que en un fu- turo no muy lejano terminen fabricando un gran desierto.

Yoguín un cuento mágico

¿Te imaginas que si toda la humanidad no se vuelve ecolo- gista, en un futuro cercano habrá ciudades donde no exis- tan árboles?.

- ¿Ciudades donde no exista ni un árbol? ¿Pero eso no puede ser Yoguin, cómo dices eso?

- Si, pronto empezaran unas ciudades a quedarse sin ár-

boles porque les parecerá más importante construir casas

y calles para sus vehículos. Y para visitar un árbol, tendrán que desplazarse largas horas antes de encontrar uno.

- No Yoguín, no me gusta lo que me estas contando - Ex-

clamó Andri, la preocupación se notaba en su rostro. Con

esperanza miro a Seydin.

- Así es, Yoguín te dice la verdad - Le explicó Seydin

- Hemos hablado con algunos seres de la naturaleza y nos

dimos cuenta que el ser humano (Al menos la mayoría, no todos), no le importa lo que sienta el árbol o el jaguar, les

están quitando su territorio bruscamente. Aunque el árbol no hable, él siente, aunque el Jaguar no hable, es un ser vivo y necesita su espacio. Desde que llegamos a la Tierra, hemos hablado con seres de la naturaleza, esta mañana ha- blé con Alur, el árbol guardián del bosque y me dijo, muy triste que; necesitaba ayuda de los seres humanos por- que la ignorancia se está apoderando de la humanidad y está destruyendo el planeta. Me decía que quedaban pocos árboles guardianes, aquellos que guardaban sabiduría de tiempos antiguos. El hombre está acabando con todos, los árboles también lloran aunque las lágrimas no las puedan

Conexión Chamánica

ver los humanos, ellos también sienten. Los humanos están acabando con los bosques y las selvas, ahora quedan pocos árboles en algunos lugares del mundo, estos árboles añoran a sus compañeros ya talados, con la angustia de que pronto les tocara a ellos abandonar obligatoriamente sus raíces.

- Es triste eso que me cuentan.

- Así es amiguito - le dije - y nos da alegría que seas el primer ser humano que vemos, nos da alegría que hayas aparecido antes de nuestro viaje.

- ¿Antes de su viaje? ¿Para donde viajaran?

- De regreso a Uraku. En pocos días regresaremos a casa.

- A

rra?

¿al planeta rosado? ¿Ustedes

se irán de la Tie-

- Así es Andri, nosotros vinimos a cumplir parte de una

misión - Manifestó Seydin - y en pocos días se abrirá la

puerta de regreso a casa.

- Mis amigos. - Dijo Andri con tono de voz triste. Guardo silencio. Luego, retomando la palabra preguntó:

- ¿Me pueden dar algunos consejos para ayudar a salvar el planeta?

- ¡Claro! - Le dijo Seydin - Te daré algunos consejos con

los que puedes empezar y, por favor, compártelos con tus

Yoguín un cuento mágico

amigos, ¡es Urgente!

1. Ahorra agua; al ducharte, al cepillarte los dientes, al

lavar la vajilla. Las plantas que tengas en casa puedes re- garlas con agua ya utilizada.

2. Es importante que apagues todo lo que no utilices; lu-

ces, TV, radio, computadora, fogones, etc. Esto evitara el calentamiento global.

3. No consumas enlatados, ¿fíjate donde va a parar la

lata después de que ya no te sirva? Y eso no se descompone

nunca.

4. No arrojes al inodoro papel, cartón, bolsas plásticas ya

que esto va a parar al mar, hemos conocido una amiga sire- na que nos decía lo dañino que era esta contaminación para los delfines, Ondinas, sirenas y demás seres que viven en el mar, además de la gran contaminación de agua.

5. Tampoco arrojes basura a los lagos, ríos o el mar.

6. El Champú, los jabones ETC, son muy contaminantes,

utilízalos lo menos posible.

7. No arrojes basura al suelo, y ¡mucho menos en los bos-

ques o los ríos!8. Planta un árbol al menos cada año y enseña

a tus compañeros a hacerlo.

9. Utiliza lo menos posible el agua caliente.

10. Reutiliza y si puedes reciclar el papel y el cartón. Es-

cribe por los dos lados de la hoja. Y pañuelos, papel higiéni-

co, platos desechables y servilletas lo menos posible. 11. Hazte amigo de la naturaleza, aunque no sepas comu- nicarte con los árboles, piedras, animales ni aves, respéta- los, también merecen estar aquí.

12. Sonríe más, ayuda los mayores, respeta a tus padres,

confía más en ti. Vive feliz. Aprende a amar.

Conexión Chamánica

Aquella tarde Seydin le entregó grandes herramientas para proteger la naturaleza, el tiempo pasó rápidamente, cuando nos dimos cuenta que estaba anocheciendo, Andri se preocupó porque sus padres se enojarían con él. Pues se había venido sin permiso de sus padres.

- ¡No puede ser! - Exclamó Andri - Mis padres debes de

estar preocupados por mí, ellos no saben que estoy aquí, me deben estar buscando. ¡Me tengo que ir ya!

- Andri -Dijo Seydin - Antes de que te vayas, he hablado con Nintay, el Hada y si quiere conocerte.

- ¿En serio? Que alegría - Manifestó el pequeño con una gran sonrisa en su rostro.

- Permíteme acompañarte - Le dije - el bosque en la no-

che puede ser peligroso, corres el riesgo de que te pierdas o que te ataque algún animal por el camino.

- Seydin, mañana vendré para hablar con la Hada. Mu- chas gracias.

Aquella noche acompañé a Andri a su casa, avanzamos corriendo por el bosque a gran velocidad. Aunque nuestro amigo corría poco y se cansaba rápido, intentaba mantener el ritmo. Las estrellas aquella noche se podían ver con cla- ridad en el cielo, la luna en pocos días se llenaría comple- tamente, lo que nos recordaba que debíamos preparar las cosas para el viaje. Nos detuvimos a mitad de camino para que Andri des-

Yoguín un cuento mágico

cansara un poco, ya que estaba muy agitado y le faltaba el aliento.

- ¡¡¡Ayyy!!! - Gritó Andri - ¡Un animal me acaba de morder en la pierna! ¡Yoguín Ayúdame!

Rápidamente miré hacia la pierna que indicaba Andri. - ¡No te muevas! - Le dije - Quédate quieto, es una ser- piente, puede ser venenosa. Tu estas en su territorio, se ve muy enojada.

- Ayúdame Yoguín, por favor - Manifestó Andri casi llo- rando.

Conexión Chamánica

Capítulo 6

Lentamente me acerqué a la serpiente, realmente estaba muy enojada. Cerré mis ojos y me comuniqué con ella, en una forma telepática y en otro lenguaje, le expliqué que nuestra intención no era perjudicarla, mucho menos inco- modarla. Que por favor nos permitiera estar unos segun- dos mientras revisaba la pierna del niño que acababa de morder. Afortunadamente, aceptó sin poner problema y se marchó. Puse mis manos en la herida de Andri, para hacer una es- pecie de curación energética, logré sacar el veneno, pero la herida permanecería varios días.

Para ese momento los padres de Andri ya estaban muy preocupados por su ausencia.

- ¡No puedo creer que haya vuelto solo al lugar donde está la casa en el árbol - Manifestó su padre un poco furio- so. - ¡Le tendremos que prohibir la salida de esta casa!

Yoguín un cuento mágico

La madre de Andri se asomaba por la ventana con la es- peranza de verlo llegar.

- Tía, no te preocupes, Andri debe estar con el niño Yoguin en el bosque. - Dijo Elin tratando de consolar a la madre de Andri.

- Como pretendes que no me preocupe, el bosque es muy

peligroso en la noche, existen animales salvajes, y si esta

con el niño que tú dices

¡No deja de ser peligroso!

- ¿Quieres que vaya a buscarlo? - Le preguntó Elin, tra- tando de que se tranquilizara.

- ¡No! El bosque en la noche es muy peligroso, además te

puedes perder

No, ni lo pienses.

- ¡Cómo es posible que Andri no comprenda que nos pre-

ocupamos por él!? - Exclamó el padre. - Cuando llegue, ten- dré que castigarlo, no es justo que nos haga esto. De esta casa no volverá a salir solo. ¡La mayoría de sus vacaciones permanecerá estudiando en su cuarto!

Estaban reunidos en la sala, cada uno guardaba la espe- ranza que al minuto siguiente, Andri tocaría la puerta.

- Ojalá esté con Yoguín - Pensó Elin, un poco preocupada

Por favor

Dios, no permitas que nada malo le ocurra. Tráelo sano y salvo a casa - Elin unió las palmas de las manos entrelazan- do los dedos a la altura de su pecho. - Te lo ruego, mira que es un niño indefenso en un bosque peligroso. Ayúdame por

por su ausencia - ¡Cada vez se oscurece más

!

favor.

Conexión Chamánica

- Yoguín, no creo ser capaz de caminar a casa - dijo An-

dri - la pierna me duele mucho. ¡Ay! - intentó levantarse

pero no fue capaz.

- Intentaré entregarte un poco de energía para que lo-

gres recuperar la fuerza mientras llegas a casa. - Volví a llevar mis manos a su pierna y proyecté una gran cantidad de energía, para finalizar dibujé con mi mano derecha un símbolo invisible y sentí que ingreso a su herida, detenien- do la sangre y ayudando a recuperar su fuerza.

Aunque cojeando, logramos llegar a su casa. A pocos me- tros de su hogar le dije:

- Bueno amiguito, hasta aquí te acompaño, no creo con-

veniente que tus padres me conozcan y menos en estas cir- cunstancias.

- Gracias Yoguín te comprendo, ¡A esta hora deben es-

tar furiosos por mi ausencia!. Te agradezco por ayudarme.

- Creo que no estarás mejor mañana, la herida se ve un

poco profunda, le diré a Seydin que venga a visitarte con

Nintay, el Hadita.

- ¡Te lo agradecería! ¡Eso me haría muy feliz! - Expresó

Andri con una sonrisa y mucha luz en sus ojos - ¡Por fin co- noceré un Hada! ¡Yupiii!

En ese momento nos despedimos, Andri cojeando un poco,

Yoguín un cuento mágico

llego hasta la puerta de su casa. Giró para despedirse de mí y luego tocó la puerta. Sus padres descansaron de la preocupación al ver que quien tocaba la puerta era su hijo.

- Nos tenías muy preocupados hijo - Dijo la mamá del pequeño - ¡No vuelvas a hacer eso! - Después de pronunciar estas palabras, lo abrazó.

- Gracias Dios por escuchar mis palabras - Pronunció es- tas palabras Elin en su mente. - Mil gracias - Y dibujó una sonrisa en su rostro.

- ¡Se repite la misma historia Andri! - manifestó su padre aun enojado con el pequeño - ¡Te queda terminante- mente prohibido volver a salir de esta casa! ¡Y la casa en el árbol tendrá que esperar para las próximas vacaciones, porque tú no volverás a ese lugar en el bosque!

Andri abrió los ojos impresionado por el castigo de su padre, jamás lo hubiera imaginado.

- ¡Hijo! - Exclamó su madre muy preocupada - ¡¿Qué te ocurrió en tu pierna?!

- ¡Ay mamá, me duele! - Pronunció Andri al sentir que su madre le tocó la pierna.

- ¿Pero qué te ha pasado hijo? Cuéntame, esto parece la

mordedura de

¡Una serpiente!

Conexión Chamánica

El padre del pequeño y Elin se acercaron inmediatamente para comprobar la observación que hacia la madre del pe- queño.

- Tranquila mamá, aunque si me mordió una serpiente, Yoguín me ayudó a extraer el veneno. Ya no es peligroso.

- ¡Ya me tienes harto con tu amiguito imaginario! - Dijo

su padre furioso. - ¡Tenemos que hacerte curación inme-

diatamente!

La madre de Andri soltó el llanto mientras iba a toda prisa por los implementos para desinfectar la herida. Elin quedó paralizada sin saber qué hacer, la preocupación había bloqueado su mente, estaba en un sólo temblor. Mientras tanto el padre del pequeño acomodó el sofá para acostar a Andri mientras regresaba su madre. La energía en aquella casa estuvo muy tensa toda la noche.

- Yoguín, ¿por qué tardaste tanto? - Preguntó Seydin.

Le conté lo sucedido en el bosque mientras íbamos a casa de Andri.

- Y

ocupada.

¿Cómo se encuentra Andri? - Exclamó un poco pre-

- Andri está bien, le hice sanación con la energía inme-

diatamente. - Le dije - Pero lo que me preocupa son sus

padres, mientras nos despedíamos cerca a su casa, sentí la

energía muy pesada

Creo que no lo dejaran salir más.

Yoguín un cuento mágico

- No te preocupes yoguín - Me dijo al tiempo de acer- carse y poner su mano derecha sobre mi hombro izquierdo y mirándome a los ojos, continuó - ahora has sembrado la semilla en su corazón, una nueva esperanza en éste mundo está naciendo. Has cumplido tu misión.

- Gracias Seydin, gracias por apoyarme y estar ahí ayu-

dándome a encontrar la luz en medio de la oscuridad. - des- pués de un pequeño silencio le dije - Antes de despedirme de Andri le prometí que irías mañana con Nintay a visitarlo.

- ¡Estaba pensando en eso! No te preocupes querido Yo- guín. Todo saldrá bien.

Aquella noche antes de dormir, envié energía de sanación para ayudar a Andri en su recuperación. Al día siguiente me desperté muy temprano y con Seydin practicamos yoga. Practicamos la respiración consciente para aumentar nues- tra energía, luego llegó Nintay y se fue con Seydin a casa de Andri. Yo aproveché para ir a saludar a Alur.

- ¿Cómo sé si he cumpli-

do mi misión en esta Tierra? He hablado poco con Andri y nuestra visita en este planeta va llegando a su final - Aun-

que gracias a Wakokurí ya había superado la tristeza, esta nostalgia no lograba comprenderla. Sólo espero que hablar con Alur me ayude a aclarar éste sentimiento.

Caminé pensativo por el bosque

Había llegado, ahí estaba mi árbol amigo Alur (Aunque había formado amistad con todos los árboles del bosque, Alur era el líder y el de más sabiduría), después de salu-

Conexión Chamánica

darlo, me acerqué en silencio y lo abracé, uní mi frente a su gran tronco y permanecí así, no sé cuánto tiempo. Me sentí árbol, me sentí parte de su ser, parte del bosque, parte de la Tierra. Nuestra comunicación fue telepática, es decir, por medio del pensamiento.

- Has hecho lo que tenías que hacer. - escuché que Alur

me decía este gran mensaje - Todo ha fluido en armonía. Ahora el pequeño Andri empezará a despertar su conscien- cia y enfocarla a su evolución. Además, gracias al encuentro contigo, despertó un deseo incomparable por lo espiritual. Lograste entregar el mensaje de la mejor manera posible. Él un día crecerá y compartirá esta enseñanza con muchos seres, se volverá un gran maestro y guiará a un grupo de personas, un equipo poderoso de seres de luz hacia lo más

alto, hacia el espíritu, ¡hacia la Libertad!

- ¿Hacia la libertad? - dije pensativo.

Alur me mostró algunas imágenes de lo que sería la vida futura de Andri. En aquellas imágenes vi un gran ser con un aura poderosa y magnética, que atraía hacia él seres de luz, personas que estaban dispuestas a aprender de su sabiduría. Andri había creado una gran escuela donde for- maba seres integrales, seres con la capacidad de conocer su cuerpo, gobernar sus emociones, controlar su mente y conectarse fácilmente con su espíritu. Andri se convertiría en un gran sanador; un ser que sería capaz de sanar con la palabra, con la mirada, con un abrazo. Un ser que despertará la felicidad de quienes le rodean. ¡Wow! ¡He cumplido mi misión!

Yoguín un cuento mágico

- Aunque has hecho lo que tenías que hacer - me dijo Alur - Siempre es posible hacer más.

- ¿A qué te refieres con eso? - Mi frente aún seguía

unida a la de su tronco, no sentía diferencia física entre el árbol y yo. No sentía ninguna diferencia entre el bosque, la naturaleza o el planeta Tierra y yo. ¡Todos éramos UNO!

- Quiero decirte que aunque te quedan pocos días en

este planeta, puedes ir a visitarlo un par de veces y entre-

garle más de la enseñanza espiritual, para que lo prepares mejor.

- ¿Prepararlo mejor?

- Así es, puedes entregarle más enseñanza y dejarle una guía a seguir para cuando tú ya no estés.

¡Claro! No había pensado en esa posibilidad. Alur era un gran ser. Creo que extrañaré mucho este planeta y los ami- gos que he conocido aquí cuando regrese a Uraku.

Seydin y Nintay habían llegado a la casa de Andri, el pe- queño estaba en su cuarto acostado en la cama, el dolor en su pierna no había desaparecido aún.

- Hola Andri! - Dijo Seydin entrando por la ventana cui- dadosamente - ¿Cómo estas esta mañana?

Nintay se quedó afuera esperando la señal de Seydin para entrar.

Conexión Chamánica

- Hola Seydin! Que alegría verte - manifestó con gran

emoción - ¡No te esperaba por aquí! - Intentó sentarse, pero

no pudo, el dolor era fuerte. - Me encuentro muy bien cepto por esta pierna, me mordió una serpiente ayer.

ex-

Seydin se acercó a la pierna afectada y puso sus manos para transmitirle energía de sanación.

- ¿Y Yoguín vino contigo? - Preguntó Andri.

- No amiguito. Pero he traído conmigo a Nintay, el Hada de la que te hablé.

- ¿El Hada? ¡Por fin conoceré un Hada! - Al mirar a su alrededor y no ver nada preguntó - ¿Donde esta? ¿Es invi- sible? - La emoción se notaba en sus ojos. ¡Por fin conocería un Hada! Un sueño hecho realidad.

- Hola Andri - Dijo Nintay al entrar delicadamente por la ventana.

Andri no pudo disimular la emoción. Seydin percibió la gran alegría al igual que Nintay.

- ¡Wow! ¡Las Hadas son reales! - Dijo Andri - Yo creía que solamente existían en cuentos.

- Nosotras somos reales, pero no todos pueden vernos.

- ¡Wow! ¡Es un milagro conocerte! - volteó a ver a Seydin

Yoguín un cuento mágico

y le dijo - Muchas gracias por permitir que mi sueño sea una realidad.

Seydin sonrió con gran humildad.

- ¿Y por qué no se dejan ver de todos? - Preguntó Andri a Nintay.

- Yo no dije que no nos dejábamos ver. Nuestra energía

es muy sutil, es decir, que es difícil de percibir por cualquier ser humano. Cuando el corazón es puro y la mente inocente existe la sensibilidad adecuada que permite captar otro tipo de energía en éste planeta. Pero desafortunadamente la mayoría de las personas cuando van creciendo se alejan de la pureza que hay en el corazón y la inocencia, entonces

sus ojos se acostumbran a lo físico y no pueden ver otras

energías, otras vibraciones; dejan de imaginar, se olvidan de soñar, no vuelven a jugar. Se llenan de problemas, de

- Nintay guardó

pensamientos que no les ayuda en nada y silencio y llevo su mirada hacia el suelo.

- Exclamó Andri con gran interés.

- Y

¿Qué? Continúa

- Continuó Nintay - lo más triste, es que a medida

que van creciendo, se alejan de la naturaleza y algunos em-

piezan a destruirla.

- Y

- Ayer Yoguín me hablaba de la importancia de ser ecolo-

gista. ¡Yo seré un guardián de la naturaleza! Te lo prometo.

- Las Hadas, los Unicornios, los Pegasos y demás seres mágicos, nos estamos quedando que un lugar muy pequeño

Conexión Chamánica

donde vivir. El hombre está acabando con la naturaleza, dejando los bosques cada vez más pequeños, los ríos más contaminados.

Seydin continuaba proyectando energía en la pierna de Andri.

- Entonces

¿Los Unicornios y Pegasos también están

tristes? - Preguntó Andri con inquietud.

- ¿Tu qué crees? Interrogó Nintay.

Andri se quedó pensativo unos segundos y luego preguntó:

- ¿Que poderes tienen los Pegasos y los Unicornios?

- Los Pegasos vienen de una dimensión que es mágica,

son seres muy evolucionados en este universo. Ellos tienen el poder de volar hacia las estrellas, de visitar a los seres espirituales y a los seres de esta tierra. Es decir, ellos pueden comunicarse directamente con la energía de Dios

y con los hombres. Se conectan fácilmente con la energía del cielo y de la Tierra. El Pegaso transmite poder, fuerza, felicidad y tranquilidad, la luz que acompaña a un ser de estos es muy pura.

- ¡¡¡Que interesante!!! - El pequeño Andri se sentía muy feliz.

- Los Unicornios - Continuó Nintay - Tienen una energía

de encanto. Ellos tienen mucha creatividad e imaginación. El Unicornio tiene el poder de entregarte energía, luz y

Yoguín un cuento mágico

armonía para tu vida.

- ¿El Unicornio puede entregarme energía, luz y belleza?

- Así es. El cuerno del Unicornio es mágico, con él puede

sanar, proteger, puede luchar, entregar belleza, luz, paz,

y energía. Este es el punto de poder de los Unicor-

nios. Ellos traen sabiduría y están dispuestos a ayudar a todo el mundo para que encuentren su propia luz.

calma

Nintay le entregó algunos secretos de estos seres má- gicos de la naturaleza a Andri. Las horas fueron pasando poco a poco.

- Ha llegado la hora de irnos - dijo Seydin.

- Antes de que se vayan, Seydin cuéntame un poco más de tu planeta rosado.

- Mi dulce Uraku. - Seydin sonrió - Es un planeta muy hermoso. Toda la enseñanza que se entrega en la escuelita está enfocada para que todos tengamos un pensamiento bonito siempre. En Uraku, la escuelita más que un espacio físico, es un compromiso con la formación de todos los que habitamos en el planeta.

- ¿Desde qué año entran ustedes a la escuela? - Andri

se sentía en total plenitud con estos grandes seres acom- pañándolo en aquel día.

- Si te refieres a la edad en que empezamos a recibir la

Conexión Chamánica

enseñanza, lo hacemos mucho antes de nacer. Todo ser en el universo antes de nacer empieza a aprender. En Uraku reconocemos esto y es por ello que la educación mas impor- tante la recibimos en ese momento.

- ¡Que interesante! enseñanza?

¿Y qué es lo más importante en la

- Nuestra enseñanza está orientada hacia el crecimien- to integral.

- ¿Crecimiento integral?

- Así es. El crecimiento integral es aquel que te hace ser un hombre o una mujer completa, es el que te enseña a conocer tu cuerpo, a gobernar tus emociones, controlar tu mente y conectar con tu espíritu.

- ¡Que interesante! Yo quiero aprender eso.

- Eso es lo que todo ser en el universo debería aprender.

Todo hombre y mujer de este planeta necesita aprender las cualidades del guerrero, del sanador, del artista y el maestro.

- ¿Y cómo puedo aprender esas cualidades?

- Empieza haciéndote responsable de tus actos. Es decir que de ahora en adelante no te quejaras más.

- ¿De ahora en adelante no me quejare más? Pero

Yoguín un cuento mágico

- ¡Sin excusa! - Dijo Seydin antes de que Andri pudiera protestar.

Andri se quedó en silencio reflexionando aquellas pala- bras. Pensaba en todas las veces que tuvo una excusa, en todas las veces que se quejó ante sus profesores, ante sus padres y familiares.

- Andri deseo que te sanes pronto - Dijo Seydin mien-

tras dejaba de hacerle terapia - para que puedas regresar al bosque y compartirte más enseñanzas y mostrarte algu- nos lugares que quiero que conozcas.

- Gracias Seydin, gracias por presentarme a tu amiga

Nintay, gracias por venir y ayudarme a sanar mi herida.

Nos veremos pronto.

Seydin y Nintay salieron volando de la casa de Andri y regresaron a la casa en el árbol, para ese entonces yo ya había regresado.

- ¡Hola Seydin! - Saludé a mi amiga al verla llegar - ¿Cómo te fue con Andri?

Ella me contó lo ocurrido en su casa.

- Esta noche iré a visitarlo - Le dije a mi amiga - hoy

hablé con Alur y me dio un buen consejo, creo que debo en- tregarle más enseñanzas a Andri antes de que regresemos a Uraku.

- Me parece muy bien.

Conexión Chamánica

La mamá de Andri fue a su cuarto para visitarlo. Aunque la herida estaba sin ningún síntoma negativo, ella no podía estar tranquila sin que un doctor lo revisara. Andri le ex- plicó que estaba bien pero aun así, ella no dejaba de angus- tiarse.

Las horas pasaron muy rápido aquella tarde. Decidí ir a visitar a Andri para saber cómo estaba. Al llegar a la casa, sin que nadie me viera entré por la ventana de su cuarto.

- ¡Hola Yoguin! Que alegría verte por aquí. - Me dijo An- dri muy emocionado.

- He venido a ver como estas. Seydin me contó lo que habló contigo hoy.

- Si, estoy muy bien, pero aún me duele para mover la pierna. Mi madre dice que no estará tranquila hasta que no

me revise un doctor. - Realmente sentía la alegría que flo- recía en el corazón de Andri - Pero yo sé que ya estoy bien.

- Me alegro por ti mi amigo. Te pondrás bien en unos cuantos días.

- Gracias a ti y a Seydin. En pocos días ustedes se han

convertido en seres muy importantes para mí. Me agrada tanto su compañía que no quisiera que las vacaciones se acabaran. Al escuchar estas palabras guardé silencio mientras mi- raba hacia el suelo como buscando las palabras para decir-

Yoguín un cuento mágico

le

Andri continuó hablando.

- Pero aún me quedan varios días y sé que es cierto lo que me dijiste, en pocos días sanaré completamente y po- dré volver a la casa en el árbol y compartir más tiempo con ustedes. ¡Quiero aprender mucho!

- Andri

- respiré profundo - Ahora que tocas ese tema

quiero contarte algo.

- Si Yoguín. ¡Cuéntame!

Mi tono de voz sonaba nostálgico, las palabras me salían

con dificultad

gaba a su final, solamente un par de días y emprendía el

viaje de retorno a Uraku.

Le conté que mi tiempo en esta Tierra lle-

- ¿Que dices Yoguín?

- Así como lo oyes Andri a Uraku.

En dos días viajo de regreso

- ¿Regresar

a

Uraku? - la alegría había desapareci-

do.

 

- No quiero que te pongas triste Andri.

- ¡Llévame contigo!

Yoguín, llévame contigo a tu plane-

ta.

- Andri, eso no es posible. A Uraku no podemos llegar con nada de otro planeta y esto se debe a que este portal es de regreso. Si logras identificar cual es la puerta de sa-

Conexión Chamánica

lida en este planeta que conecte con Uraku podrás viajar algún día.

- ¿Podré viajar algún día? – (Comentó) Preguntó Andri interesado.

- Pero amiguito - Rápidamente le expliqué - Tú en tu

misión no está el salir de este planeta todavía, debes guiar

a los seres de la Tierra.

- ¿Guiar a los seres de la Tierra? ¿Esa es mi misión en este mundo?

- Así es Andri, parte de tu misión es formar una escuela

de crecimiento integral. Los seres de esta tierra necesitan

aprender a conocerse, a controlar las emociones y los pen- samientos, necesitan casi de urgencia aprender a sanarse

a sí mismos y a conectarse con Dios.

- ¿Voy a formar una escuela de crecimiento integral?

Yo no tengo la informa-

¡Pero apenas tengo nueve años! y

ción para enseñarle a la gente ese conocimiento.

- Tal vez tu mente no se sienta preparada, pero en tu

espíritu ya estás listo. Debes dedicar tiempo para formar- te por que algún día, tu amigo Andri, escribirás un libro.

- ¡Que! ¿También escribiré un libro? Wow, tengo mucho por hacer.

Yoguín un cuento mágico

- Así es tienes aún mucho por aprender pero, cuando estés listo la gente te buscará para que les ayudes a com- prender la vida.

- ¿Y de que será el libro que un día escribiré? - Andri

continuaba pensativo en esta información que le estaba en- tregando.

- El libro tendrá todas estas enseñanzas que te estoy

entregando, será un libro que ayudará a muchas personas

y no solamente lo leerán en tu país, también podrán leerlo seres de otros y otros continentes.

- ¡Wow! Entonces

¡tendré que prepararme mucho!

- Así es, porque un día te convertirás en un gran maestro

y para muchos serás un modelo a seguir. ¡Serás un ser que guiara hacia la libertad!

- ¿Hacia la libertad? - Andri pensó largo tiempo en esta

palabra y luego pregunto - Yoguín

¿Y qué es la libertad?

- La libertad es lo que todo ser humano busca en esencia, en lo más profundo de su ser. La libertad es lo más grande que hay en la vida. La verdadera libertad te permite ser feliz sin depender de nada, también te da la consciencia para amar sin condiciones y a no tomarte nada, absoluta- mente nada; ni lo bueno ni lo malo, de manera personal.

- ¿Y crees que yo seré capaz de enseñar la libertad?

Conexión Chamánica

- Debes de saber - intenté explicarle con otras palabras

- Que la libertad no es hacer lo que “Quieras hacer”. Eso se llama libertinaje. La verdadera libertad nace de un trabajo interior, es decir que para llegar a ser libre, antes debiste haber trabajado sobre ti mismo. Aprender a controlar tus impulsos, tus instintos. En definitiva la libertad es resul- tado de una gran disciplina. - Le mostré mi lichiwayu y le indiqué que intentara tocarlo. Después de varios intentos me lo devolvió afirmando que no podía. - No cuentas con la libertad para hacerlo.

- Ahora entiendo - dijo mientras miraba el lichiwayu en sus manos. - ¿Puedes tocarlo? por favor.

Andri escuchó con los ojos cerrados la hermosa melodía que toqué con el lichiwayu, era como si el sonido lo trans- portara a otro lugar.

- La libertad es consecuencia de una gran disciplina. - Repitió estas palabras como si tratara de grabarlas en su corazón.

- Así es amiguito ese es el secreto de la libertad y esto

enfocado a un trabajo integral interno ayudará a desper-

tar todo tu poder personal.

- Yoguín

¿Y quién me enseñará cuando tú ya no estés?

- Siento la fuerza en tu corazón, si realmente muestras

el compromiso toda la naturaleza y el Universo entero acti- vará las circunstancias para que tu consciencia se expanda.

Yoguín un cuento mágico

- Percibí que Andri entendía poco estas palabras- No te preocupes si no entiendes este mensaje, sé que tu corazón

grabará ésta información y un día todo será claro para ti. Te recomiendo que sigas creciendo en consciencia, que el amor y la felicidad se activen en tu corazón.

me sentiré solo. Los compañeros de mi

Y con-

tigo

sé que no me juzgaras

no quiero estar en éste mundo.

- suspiró. - Quisiera irme contigo,

Puedo ser yo, puedo expresar libremente mis ideas y

escuela no me comprenden ellos me hacen a un lado

- Yoguín, pero

- No amiguito, no puedes viajar conmigo. Lo de tus com-

pañeros de escuela, debes entender que ellos están en un nivel de consciencia más bajo que el tuyo y sus intereses son

por cosas superficiales, cosas sin gran importancia, tratar

de que ellos te comprendan no es realmente importante. Lo que es importante está creciendo en tu corazón. Has lo que más amas, en un futuro muchas personas buscarán tu amistad y te agradecerán por ser como eres, entonces tu espíritu sonreirá por seguir el camino de la luz. - Andri me miró levantando una ceja, queriendo decir que entendía muy poco. - Jajajaja, pronto entenderás esto. Pero debes

saber que el sentido de la vida es

- ¡¿Cuál?!! ¿Cuál es el sentido de la vida? - el interés ha-

bía aumentado.

- Guardé silencio.

- Comprender el sentido de la vida te dará la fuerza ne-

cesaria para enfrentar cualquier circunstancia que llega a tu vida. - Andri me miraba impaciente esperando saber el sentido de la vida. - El sentido más profundo de la vida es Aprender a vivir en armonía.

Conexión Chamánica

Continué explicándole sobre la vida y la evolución de la consciencia cuando de pronto tocaron la puerta de su cuar- to. Era Elin, Andri dio la orden para que entrara, al verme me saludo muy alegre.

- ¿Yoguin, que haces aquí? ¡Me alegra volverte a ver! - Me saludo de abrazo.

Le conté que venía a despedirme, que el día de partir había llegado. Aunque al inicio dudó, le expliqué que Andri tenía razón, yo venía de otro planeta y en la próxima luna llena regresaría a Uraku. Les conté que quizá no nos vol- veríamos a ver físicamente, pues el tiempo en Uraku es más lento que en la Tierra y cuando vuelva (Si es que se me permite regresar en algún otro momento) ya en la Tierra habrían pasado cientos de años. Elin me preguntó que si había sido yo el que hace un mo- mento tocó una hermosa melodía con un instrumento de viento. Después de escuchar mi afirmación, quiso que vol- viera a tocar mi lichiwayu. Luego de escuchar la melodía, fue por el violín y tocó con alegría éste hermoso instrumento. Aunque yo no lo conocía quede enamorado de su dulce, de- licado y fino sonido que me t