Está en la página 1de 2

Es posible encontrar al candidato ideal?

¿Cuál es la manera de lograr que los candidatos saquen el mayor partido a su perfil?
La respuesta es el reclutamiento, el cual se encuentra ligado directamente con la evolución
de la tecnología (el internet, las redes sociales, entre otras), siendo ésta la clave para su
éxito.
El reclutamiento debe estar adaptado a la nueva realidad de las tecnologías, marcando la
diferencia entre quienes saben adaptarse al cambio y quienes lo sufren, entre los que están
preparados y los que intentan reaccionar a destiempo.
El nuevo proceso de selección de personal involucra un proceso evolutivo y el concepto
de buen reclutamiento se expande, haciendo posible lo impensable, pues debe
estrechar lazos y propiciar relaciones mucho más directas entre talentos, reclutadores
y empresas.
Un buen reclutamiento hace que los profesionales sean tratados con transparencia e
igualdad a través de los nuevos canales sociales y de comunicación.
Dentro de las pistas que ayudan a comprender mejor el concepto de reclutamiento
encontramos:
 Activo y pasivo, todos entran en el juego: los procedimientos establecidos llevan al
candidato ideal, independientemente de su implicación en la búsqueda de empleo.
 El fin de las ofertas de empleo: el modelo tradicional de selección de personal carece de
sentido y sus principales fracasos son su orientación y su formato.
 La ley de la atracción: a través de herramientas Web y de la experiencia colaborativa
que se adaptan a las nuevas tecnologías, se logra atraer a un nutrido número de personas
calificadas para el puesto.
El reclutamiento comprende desde la difusión de una oferta de empleo hasta la selección de
un número de perfiles adecuados y competentes. El resultado que se encuentra con los
perfiles adecuados y competentes es el talento, el cual reside en personas comprometidas
con distintos proyectos y que son proactivas, dinámicas, idóneas, la pieza que faltaba en la
estructura organizacional y que de la misma manera refleja el potencial de la
horizontalidad.
Ten en cuenta que el reclutamiento no es simplemente un entorno colaborativo, es mucho
más que la tecnología y las redes sociales que se emplean para reclutar los candidatos, se
trata de un cambio de escenario, una metamorfosis que inicia con la necesidad de
transformar la cultura y las prácticas tradicionales que le permitan a las empresas adaptarse
a los cambios.