Está en la página 1de 2

Protocolo general de evaluación del TDAH

La evaluación del Trastorno por déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un proceso complejo, debido a
la propia complejidad del trastorno. Delimitar qué aspectos son patológicos y cuáles y no, y cuál es el límite
entre una entidad y otra cuando existe comorbilidad, dificultad mucho la exactitud en el resultado final. Es por
ello, que el proceso diagnóstico requiere de minuciosidad, coordinación entre profesionales, tiempo para
valoración, y amplia formación en el campo. Además, es importante recordar que no existe prueba única que
por sí sola permita un diagnóstico exclusivo y fiable.

Esta evaluación completa debe incluir una evaluación familiar (entorno), escolar y psiquiátrica, además de un
examen médico completo que valore la salud general del niño, descartando así otros problemas (visión,
audición, tiroides, desnutrición...)

La sospecha de que un niño/a pudiera padecer un TDAH suele surgir en el ámbito familiar y/o escolar.
Una adecuada evaluación diagnóstica precisa de información fiable de las principales fuentes: familia y centro
educativo. Los protocolos diagnósticos tienen por objetivo recoger de forma sistematizada la información más
relevante aportada desde los diferentes ámbitos.

Pruebas complementarias

Existen otro tipo de pruebas complementarias al diagnóstico, que pueden proporcionar más información al
especialista acerca de la presencia y la intensidad del cuadro sintomático del trastorno así como de las posibles
patologías asociadas o comórbidas a éste como dificultades del aprendizaje o patologías neurológicas:

 Pruebas de neuroimagen
 Evaluación neuropsicológica

Intervención psicológica en el TDAH

La intervención psicológica en el Trastorno por déficit de atención e Hiperactividad (TDAH) es una terapia para
ayudar a los niños y adolescentes a desarrollar sus capacidades cognitivas.

La terapia psicológica, resulta imprescindible de cara a aportar las estrategias conductuales y cognitivas
necesarias para su correcto abordaje por parte de la familia, del entorno escolar y del propio niño.

Focos de intervención

 Cambiar los precedentes y las consecuencias de los comportamientos inapropiados para modificar éstos.
 Establecer reglas claras y consistentes, lo que brinda la oportunidad de predicción de consecuentes, dando lugar
a la corrección oportuna.
 Incrementar las oportunidades de éxito en sus actividades y disminuir las situaciones de fracaso.
 Darle valor y utilidad a las recompensas extrínsecas e intrínsecas.
 Desarrollar el autoconocimiento: Conocer más sobre el propio desarrollo y los aspectos de la persona.
 Abordar los aspectos problemáticos y que generan malestar en la persona.
 Descubrir las potencialidades y posibilidades de la persona.
 Desarrollar competencias a través de métodos de entrenamiento.
 Identificar aquellos factores (internos y externos) que me generan malestar y aprender a evitarlos y/o
afrontarlos.
La intervención psicológica en los niños y adolescentes TDAH debe incluir dominios en los que el afectado
manifiesta algún problema como cognitivo, emocional, comportamental:

ABORDAJE PSICOEDUCACIONAL:

 Explicación del TDAH al afectado


 Posibles problemas o riesgos asociados al trastorno
 Las diferentes vías de intervención y tratamiento que existen
 Aceptación activa del diagnóstico por parte del afectado
 Acuerdos de compromiso y cumplimiento terapéutico

TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL:

 Desarrollo y orientación personal


 Resolución de conflictos
 Entrenamiento en auto-instrucciones
 Organización y planificación de la conducta en función de objetivos y metas.
 Autorregulación emocional
 Entrenamiento en habilidades y estrategias internas

TERAPIA DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA:

 Normas y limites
 Entrenamientos en hábitos positivos
 Modificación de conductas disruptivas y problemas de conducta
 Entrenamiento en conductas positivas

ENTRENAMIENTO EN HABILIDADES SOCIALES:

 Autoestima, comunicación emocional


 Entrenamiento asertivo
 Reglas de sociabilización
 Entrenamiento en conductas prosociales
 Habilidades de competencia social

TÉCNICAS DE RELAJACIÓN Y CONTROL DEL ESTRÉS Y LA ANSIEDAD:

 Relajación y respiración
 Expresión corporal
 Realización de actividades externas como actividades deportivas, hobbies, actividades socio-culturales
 Psicomotricidad

El lenguaje interno o las autoinstrucciones son las que facilitan esta interiorización de las reglas e instrucciones,
ya que fomentan el pensamiento organizado y reflexivo. Los procedimientos autoinstruccionales y las técnicas
de resolución de problemas tienen como objetivo que el sujeto interiorice pautas de actuación generalizables a
distintas situaciones con el fin de alcanzar los objetivos propuestos.